Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Cap 6
Hoy a las 8:58 am por micky morales

» FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 2
Hoy a las 8:46 am por micky morales

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Noah, the angry boy» Part IV
Hoy a las 8:15 am por Klainefan

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Jue Nov 16, 2017 10:18 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Nov 13, 2017 8:44 pm por 23l1

» BRITTANA CUPIDO PORLOGO, 8 y 9
Lun Nov 13, 2017 7:59 pm por JVM

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Jue Nov 09, 2017 1:44 am por Guzco2129

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 25 y 26
Mar Oct 31, 2017 10:10 am por 3:)

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8
Lun Oct 30, 2017 4:34 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Vie Oct 20, 2017 9:21 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Mar Oct 17, 2017 11:31 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Mar Oct 17, 2017 11:15 pm por 23l1

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Epílogo
Jue Sep 14, 2017 7:13 pm por 23l1

» Brittana: Toda la Rabia. Epilogo y Bonus
Jue Ago 24, 2017 10:36 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 21, 2017 10:47 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: NO LE RECLAMES AL AMOR. Epilogo
Mar Ago 15, 2017 8:24 pm por micky morales

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
micky morales
 
3:)
 
Isabella28
 
monica.santander
 
Klainefan
 
JVM
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

{Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por Bella Gleek ♥ el Jue Mar 01, 2012 1:29 pm


Esta historia va dedicada a los fanáticos de Sebastian Smythe o de Grant Gustin. Sé que somos pocos, pero denle una oportunidad a esta historia que no tiene nada que ver con Glee, y de la cual Sebastian es el protagonista. Espero que la disfruten y me ayuden con opiniones e ideas.

Esta es la historia de Sebastian Smythe. Y del pasado que lo llevó a ser el chico engreído, frío y Don Juan que cocemos desde el episodio 3x05. Esta es la historia de su vida antes de mudarse a vivir a Lima. La historia de su familia y sobretodo la historia de su primer amor. Y la explicación de cómo con la perdida de ese amor, una parte de Sebastia, su parte más dulce y llena de vida también se perdió. Los títulos de los capítulos son títulos de las canciones de La Orja de Van Gogh. El único personaje de esta historia que le pertenece a Glee es Sebastian. El resto de los personajes son parte de mi imaginación y del cariño que le tengo a dicho personaje.

CAPITULO 1: ROSAS.

…Y es que empiezo a pensar
que el amor verdadero es tan sólo el primero.
Y es que empiezo a sospechar
que los demás son sólo para olvidar...


Sebastián Smythe enterró su cara en el césped del jardín de su tutor de Español, que el Sr. Smythe había contratado para que su hijo menor regrese bien preparado a clases y no califique con nota deplorable el curso de este año.

—¿Estas oliendo la hierba? — Preguntó Dante Spencer desde detrás de Sebastián. El tutor estaba sentado en la posición de flor de loto, con un libro abierto entre las piernas y revisando un documento en sus manos. Había alzado la mirada para mirar a Sebastian juguetear tendido boca abajo en el suelo. La imagen del chico cuatro años menor, perdido en el jardín como si se tratase de un niño de cinco años que persigue hormigas, le provocó un escalofrió que le recorrió toda su columna vertebral hasta llegar a remolinarse en sus mejillas. Sacudió la cabeza para despejar su mente de aquella imagen que le provocaba más que un escalofrío.

—Huele bien. —Sebastian contestó rodando en el suelo para quedar esta vez tendido mirando el cielo con los brazos abiertos. Aspiró el tibio aire de una hermosa tarde de sol. —Al igual que el verano.

Dante sonrió mientras fingía que revisaba el último cuestionario que Sebastian había contestado. Pero era muy poco lo que había conseguido revisar del examen, porque Sebastian se robaba toda su atención. Sin poder evitarlo, suspiró.

—Estoy tan feliz de que estas clases se hayan terminado, —clamó suavemente Sebastián antes de sentarse en la misma posición que su tutor. — ¡Por fin podré disfrutar de lo que queda de verano!

Dante alzó una ceja por encima de su corrección. —Un comentario más así, Sebastián y le digo a tu padre que no has aprendido nada y que debes pasar conmigo estudiando lo que te queda de vacaciones.
Sebastián frunció el ceño. «Mierda» — pensó.

Dante asintió con la cabeza como si hubiese podido leer el impropio pensamiento de Sebastian. — Además, me ofendes… creí que te gustaban mis clases.

Sebastián se sonrojó. «Mierda» — pensó otra vez. — Hem… Y-yo necesito ir al baño. — Dijo de pronto poniéndose de pie y buscando la forma más rápida para salir de ahí.

Dante se encogió de hombros como no notando el nerviosismo que de repente se había apoderado de Sebastián y siguió sumergido en la corrección, mientras el menor rápidamente corría por el jardín entrando a la casa por la puerta trasera que conectaba el exterior con el interior.

Sebastian conocía casi de memoria la casa de Dante. ¿Cuántos años? ¿Seis o siete que lo conocía? Dante era el mejor amigo de Samuel, el hermano mayor de Sebastian. Cuatro años los diferenciaban de su tutor de español, que además era ya estudiante de tercer año de periodismo de la universidad de New York y por si fuera poco era asistente del periódico estudiantil del colegio al que Sebastian asistía. Dante era en pocas palabras, perfecto ante los ojos de Sebastian. No solo se había comportado como un hermano mayor con él muchas veces en que Sebastian se sintió solo y necesitaba consejos sabios o simplemente un abrazo para apaciguar sus penas. Sino que se había vuelto en el confidente de casi todos sus secretos. Bueno, de casi todos; porque Sebastian aún no le había contado a Dante su más grande secreto… Estaba loca y perdidamente enamorado de él.

Cuando Sebastián terminó de subir la escalera y giró a la derecha, abrió la segunda puerta que sabía que correspondía al baño y dirigiéndose al lavadero abrió la llave para empaparse el rostro con el agua que corría.

— Idiota. — Se dijo Sebastián así mismo mientras miraba su rostro mojado al otro lado del espejo. — Porque siempre digo estupideces como esas. ¿Qué estoy feliz de que esta sea la última clase? ¡Idiota, Sebastian! Mil veces idiota… Claro que no estoy feliz… Estas clases eran lo único que detenía a Dante aquí en Nueva York. Ahora se irá de vacaciones a Paris y yo no lo volveré a ver sino hasta el final del verano… ¡Claro que no estoy feliz!

Tomó aire y se secó con una de las toallas que colgaban del extremo izquierdo del lavabo. Contempló su figura en el espejo más grande que colgaba de la puerta del baño. Sebastian Smythe era lo que se podía decir un encanto andante. Era delgado, de tez trigueña, tenía una mirada pícara y siempre hacía un guiño entrecerrando los ojos y arrugando la nariz que acompañado de una leve sonrisa, derretía a cualquiera. Su cabellera era castaña y a los rayos del sol adquiría tonos dorados. Era divertido, espontáneo, un gran jugador de Lacrosse y era muy popular tanto entre hombres como mujeres. Sebastián era uno de esos chicos que los demás no podían evitar mirar y que cuando le han clavado la mirada encima piensan inmediatamente “No está a mi alcance” y Sebastián parecía saberlo. Sin embargo, no actuaba como si eso fuese importante, él no era vanidoso. Simplemente había nacido así y punto. Era guapo, fin de la discusión. Y era gay. Y a nadie le importaba. Porque en realidad, eso no importaba. Sebastian estudiaba en una escuela llamada St. Judes, una escuela privada en dónde lo que primero te enseñaban era a respetar al de al lado. Un privilegio que solo las escuelas privadas podían darse (o porque a las escuelas públicas poco importa enseñar algo así) y al que solo los que tenían el dinero necesario podían aspirar. Por fortuna, Sebastian era uno de ellos. Con términos como “Bullying” lejos de su diccionario, Sebastian tenía todo para ser feliz.

Sin embargo, no lo era.

Estaba enamorado y ese amor no correspondido le quitaba la gracia a todo lo demás. Incluso a si mismo. Sebastian sentía que sin Dante no era nadie. Era un pobre muchacho sin gracia, inmaduro e infantil. Según Sebastian, él mismo era nada, no valía; era un simple, pobre, sin gracia, escuálido y triste mortal.

Y la única solución a sus males sería salir por aquella puerta, bajar por las escaleras, salir por la cocina, cruzar el jardín, mirar a Dante a la cara y decirle que estaba enamorado de él. Besarlo y convencerlo de que él podía hacerlo feliz.

Pero primero tenía que convencerse a si mismo a encontrar el valor para poder declararse.

Y no. No podía.

¿Cómo? ¿Como poder declarársele a un muchacho de otro mundo? Porque literalmente, Dante lo era. Era maduro, inteligente, sofisticado. Seguro de si mismo. Conocía el mundo. Sabía manejar las situaciones, tenía consejos sabios para quién se lo pidiese. Y tenía todo la pinta de una estrella de Rock o un actor de cine en ascenso. Era desaliñado, su cabellera rubia que de vez en vez cobraba tintes más dorados por aquí o más café por allá, era su color natural. Y no se preocupaba de cómo se veía. Jamás se peinaba y de vez en cuando usaba una ligera barba de dos días que le daban aspecto de chico rebelde que enloquecía a las mujeres. Tenía un rostro simétrico, y de facciones duras que le otorgaban la experiencia que otros chicos envidiaban. Usaba camisetas blancas o grises entalladas que dejaban entrever sus marcados abdominales y sobre estas camisas a cuadro desabrochadas que le daban un look de recién levantado. Las gafas Ray-Ban eran el toque final que le brindaba el misticismo a su personalidad. Todos querían saber lo que Dante estaba pensando detrás de esas gafas oscuras o porqué caminaba por la vida con un par de convers negras ya desgastadas.

Era de otro mundo.

Y Sebastian se sentía lejos de su alcance.

¡Toc-toc! Sonó la puerta del baño en lo que Sebastian se dio cuenta de que llevaba más de media hora encerrado ahí.

— ¿Estás bien, Seb? — Se escuchó desde el otro lado. — ¿Te... hum… te duele algo?

Sebastian abrió los ojos de par en par. «¡Dios. Que me trague la tierra ahora!»

Para colmo, Sebastian no era bueno mintiendo. Salió sin pensar dos veces en una excusa que explicara su repentino encierro en el baño porque cualquier cosa que dijese sería puesta en duda. Simplemente abrió la puerta y se encontró siendo escudriñado por un par de intensos ojos azules. Dante lo observaba como esperando una respuesta.

Sebastian se encogió de hombros. Y dijo en parte una mentira que sabia a verdad. — Necesitaba estar solo un rato…

Dante parpadeó. —Um, —dijo en voz baja. Como desilusionado de que esta vez, Sebastian no le estuviese diciendo todo. Pero tampoco podía obligarlo a contarle que era lo que le sucedía.— ¡Bien! —Dijo convencido después de pasar unos segundos, y comenzó a caminar hacia la escalera para bajar al primer piso.

Sebastian lo siguió. Una vez afuera el aire de de la tarde azulada golpeó el rostro de Sebastian animándolo un poco. El amaba el sol, amaba el verano. Siempre y desde que había descubierto su amor por Dante se imaginaba el verano de su vida junto a él. Y aunque la mitad de unas vacaciones estudiando en su compañía no era precisamente lo que siempre había anhelado, por lo menos estaba con él. Eso era un avance.

Una vez de regreso al lugar de estudios que se habían hecho a un par de metros de la cerca blanca y debajo de un ciruelo, Dante fijó su vista en su reloj de pulsera para concluir que la clase ya se había acabado.

— Debes marcharte, Seb. — Dijo Dante y el menor no pudo notar el deje de desanimo en la voz de su tutor. — Tienes tu hora ¿Recuerdas?

Desilusionado y sintiéndose lo peor del mundo Sebastian asintió con la cabeza. Detestaba esas horas. Detestaba ir a ver al psicólogo una vez por semana, y más encima detestaba la idea de que Dante lo creyese loco o un desorientado mental. Simplemente las horas con el loquero como así lo llamaban su padre y su hermano eran para conversar. La familia Smythe había perdido a la única mujer de la familia. A la esposa y a la madre de los otros tres Smythe que dos años después de la perdida aún tenían que visitar al psiquiatra para conversar un poco de todo.

Sebastian estaba a punto de perderse en su miseria cuando sintió un calor que lo embriagó por completo. Dante le había besado la frente en un gesto fraternal. Y no era la primera vez, cada vez que Sebastian se perdía en sus pensamientos, Dante hacia eso para traerlo de vuelta a la realidad. Y vaya que funcionaba… pero esta vez había sido demasiado para el propio Sebastian…

— Yo… Y-yo tengo que irme… — Dijo nervioso. Recogió su mochila North Face del suelo y le extendió la mano a Dante. — Llego tarde a la cita… —susurró, tratando de evitar que su labio inferior temblara cuando Dante le había estrechado la mano.

Y cuando Sebastian por fin se había convencido de darse la vuelta para salir a la calle, Dante lo llamó. — ¿Quieres que te lleve? —Dante alzó su mano esbozando una radiante sonrisa blanca y enseño la llave de su volvo plateado.

Los ojos de Sebastian se agrandaron. ¿Qué Dante lo lleve al psicólogo? Pero sería totalmente grosero de su parte si se rehusara, ¿no? —Um, seguro —dijo temblorosamente.

Rápido salieron ambos a la calle y se subieron al reluciente vehículo color plata que tenía Dante. El interior del auto olía a popurrí y el aroma invadió a Sebastian de tal forma que soltó un escalofrío. Avergonzado se acomodó en suave asiento del copiloto y clavó su mirada en el exterior. Porque si fijaba sus ojos en Dante, podría terminar haciendo o diciendo algo de lo que después podría arrepentirse. Suspiró.

— Hey, tranquilo—dijo Dante, acelerando por la calle. — ¿No te gusta ir al psicólogo verdad?

Sebastian negó con la cabeza.

— A tu hermano tampoco le gusta ir… — Confesó Dante en confidencialidad.

— ¿En serio? — Preguntó Sebastian asombrado por aquella información que ignoraba de Sam.

Dante asintió sonriendo. — Por si te interesa, Sam piensa que tu estás bien… y yo también lo creo… pero nos preocupa que seas tan poco expresivo a veces… digo… tu padre, Sam y yo, pensamos que te guardas muchas cosas… En fin. Pero que podemos saber nosotros, ¿Verdad? En todo caso… Seb. Cada vez que necesites hablar de algo, sabes que puedes contar con tu hermano, con tu padre…. Conmigo.

—Oh, Gracias. — Sebastian se sonrojó y se inclinó contra el vidrio de la ventana de su puerta. No sabía que responder ante aquella palabrería. Aunque siempre le sucedía que cuando Dante le hablaba con tanta fraternidad, sentía una punzada en medio del estomago. Dante era demasiado maduro, era como un hermano mayor… y era imposible, él que apenas era un chico de segundo año de preparatoria pudiese gustarle. Pero había sido un lindo gesto de parte de Dante decir eso. Nadie lo podía negar.

— ¡De verdad! —sonrió Dante. — Mmm… veamos ¿Estás saliendo con alguien?

— Y-yo… no. — Sebastián se asombró por aquella pregunta.

Y Dante no pudo esconder la felicidad que aquella respuesta le había provocado. Trató de no ser muy evidente. — ¿Y te… um... gusta algún chico?

Los ojos de Sebastian se agrandaron de par en par. ¿De verdad Dante le había preguntado aquello?

— No… tampoco. — Respondió como en un espasmo. Pero tenía que ser rápido y aprovechar la ocasión. El también tenía dudas. — ¿Y tu?

Dante no era un chico mentiroso, pero tampoco podía ser muy sincero, no en la situación en la que se encontraba — Hay alguien… pero es imposible. — Dijo sonrojándose. Para evitar el contacto con los ojos de Sebastián, clavó la mirada en el semáforo que aún estaba en rojo.

Y a Sebastián se le cayó el mundo en pedazos. La conversación se terminó en ese mismo instante. Sebastián no quiso preguntar nada más y Dante, aunque muy seguro de si mismo, no se atrevió a decir más. ¿Qué a caso Sebastian no lo veía? ¿Qué tan desapercibido pasaba para el menor?

— Llegamos. — fue todo lo que el mayor dijo después de algo de confesiones.

Sebastian se sorprendió de pronto al verse en la calle frente al consultorio de su doctor. Y antes de que pudiese reaccionar dio un respingo gracias a la vibración de su teléfono móvil. Sebastián lo sacó de su bolsillo y abrió la solapa del avanzado aparato. — ¿Sí? — dijo, contestando la llamada.

La voz del Doctor Howard se oyó a través del auricular. —Joven Smythe ¿Cuánto tiempo más tendré que esperarlo? ¡Llega tarde!— Sonó una voz nada agradable.

Sebastián cerró el equipo una vez el doctor hizo su pregunta, más no le contestó. Simplemente le colgó. Y giró su cuello para echarle un último vistazo a Dante antes de bajar del auto.

Dante le sonrió con ternura. — Supongo que tienes que irte.

Sebastian asintió en silencio.

— Nos vemos, entonces. — Dijo Dante activando el seguro automático para que Sebastian abriera la puerta. Pero el menor estaba inmóvil. Dante se percató de aquello. — ¿Sucede algo malo?

Sebastián negó con la cabeza y sin mirar a Dante salió corriendo auto afuera. Era demasiado doloroso para él pensar que ya no volvería a ver a Dante en el mes que quedaba de vacaciones, pero lo más doloroso era que jamás, jamás se atrevería a decirle lo que sentía por él. Y si algún día se atreviese a decir lo que sentía por el mayor, lo único que conseguiría sería perderlo para siempre.

Dante no estaba a su alcance… Y eso lo mortificaba por dentro.

Sebastián dio un portazo a modo de despedida. Dante abrió los ojos de par en par no comprendiendo el repentino cambio en la actitud de Sebastián. Más no lo regañó ni menos lo cuestionó. Lo dejó irse.

Sin mirar atrás, Sebastián entró al consultorio en dónde siempre y hace ya dos años mantenía citas para ver su evolución con respecto a la muerte de su madre y una posible depresión. Sin mirar siquiera a la secretaria, siguió de largo por la recepción y abrió la puerta del fondo. Y dio otro portazo.

El doctor Howard suspiró. — ¿Arranque de ira, Sebastian? ¿A que se debe hoy?

Sebastian fulminó a su doctor con la mirada mientras se sentaba como de costumbre en el sillón victoriano que el doctor reservaba para sus pacientes. A Sebastian jamás le había agradado aquel doctor. Ni mucho menos sus evaluaciones, ni sus comentarios. Era hiriente y según Sebastian el Doctor disfrutaba haciéndolo sentir poca cosa.

— Si sigues con esos arranques tendré que auto medicarte otra vez.

Sebastián suspiró, pero no le contestó. El doctor Howard en tanto se recostó en su mullido sillón y recorrió con un vistazo rápido el contenido de la página que tenía ante sí. El expediente de Sebastian.

—Y ahora, Sebastián… hablemos, ¿de acuerdo? — Comenzó el doctor.

Sebastián lanzó un profundo suspiro, rascándose la frente con frenesí. ¿Por qué no le decía a su padre que lo que verdad necesitaba era poder expresar lo que sentía, que era eso lo que lo tenía tan mal? ¿Por qué no dejaba de ver a ese doctor de una buena vez? Si, era cierto, aún no superaba la muerte de su madre. Y jamás lo superaría, pero estaba aprendiendo de a poco a volver a ser feliz. Su hermano mayor, su padre, hasta incluso Dante eran motivos suficientes para el sentirse tranquilo, contento y con ganas de vivir. Tenía buenos amigos, le iba bien en el colegio, era un buen deportista. ¿Por qué entonces aquel doctor se empeñaba a no darle de alta y suspender esas citas?

— Sebastian… ¿Sebastian? Te estoy hablando.

Sebastian dio otro respingo. ¿Cuánto se había sumido en sus pensamientos? Cuando observó a su psicólogo, el doctor Howard este estaba escribiendo concentradamente en su cuaderno de notas.

— Sebastian. ¿Sabes cual es tu mayor problema? — El doctor dejó de escribir y clavó su mirada en el muchacho. —El problema es que no eres capaz de decir lo que sientes.

Sebastian se quedó desconcertado ante aquella afirmación. Pero la verdad era que si algún día era capaz de decir lo que sentía, entonces sufriría.

— Mira, Sebastian. Se que no te gusta estar aquí, y que generalmente estás enojado porque te vez obligado a venir aquí… pero jamás me has dicho como te sientes. Siempre desvías los temas, siempre hablas de otras cosas menos de tus sentimientos. Y eso no está bien.

Sebastian se quedó pensativo unos instantes.

— Ni siquiera con tus más cercanos eres sincero. Porque piensas que si te entregas de corazón a las personas, terminarás perdiéndolas. Te estás sumiendo en una depresión y es solamente tu culpa.

Sebastian se esforzó por no romperse a llorar o por no gritarle al doctor para que se callara.

— Te estás encerrando en tus inseguridades, en tus miedos a perder a alguien otra vez. No puedo dejar de pensar que estás cayendo en una depresión. Sebastian, ni siquiera te ves listo para tener una relación y a tu edad eso no es bueno.

Por primera vez Sebastian escuchó algo de las palabras del doctor que lo obligó a abrir la boca. — ¿C-como que no estoy listo para una relación?

El doctor Howard sonrió. — Sebastian. Eres un chico demasiado inseguro. Si no eres capaz de deducir como te sientes contigo mismo, menos lo sabrás hacer con otra persona. Y la verdad es que a tu edad, nadie quiere a un chico problemático o depresivo como novio.

Aquel último comentario le dolió en todo su corazón, pero Sebastian no tenía ninguna intención de dejar que el doctor adivinase hasta qué punto. Sabía, sabía que siempre el doctor Howard buscaba la forma de lastimarlo o hacerle sentir mal.

— No soy depresivo.

— Si no eres un chico depresivo… ¿Por qué sigues aquí entonces?

— Por que lo que a usted le interesa no soy yo, o mi padre o mi hermano… sino el dinero que le podemos pagar.

El doctor Howard suspiró. — No te cancelo las citas o te doy de alta… porque necesito que comiences a ser sincero y a expresarte… antes de eso, seguirás viniendo aquí. ¿Estás durmiendo bien?

Sebastian asintió con la cabeza.

— ¿Te estás alimentando bien?

Sebastian volvió a asentir. Se sentía un completo idiota y lo peor es que el doctor se veía de lo más contento interrogándolo como si fuese un niño de cinco años.

— ¿Te has sentido interesado en alguien últimamente?

Sebastian negó con la cabeza de forma mecánica. Esa pregunta siempre se la hacía el doctor Howard y Sebastian siempre le contestaba que no. No confiaba en el doctor como para confesarle un sentimiento tan grande como era su admiración a Dante — Usted mismo dice, doc que yo no estoy listo para una relación. ¿Cómo me pregunta entonces si me siento atraído por alguien? — La voz de Sebastian no transmitió ningún tipo de emoción.

—Sebastian, tienes que comprender… el hecho que tú sientas algo por alguien, no significa que vayas a terminar en una relación con ese alguien especial. Lo digo porque tú deberías tener dos dedos de frente como para querer ser novio de alguien… pobrecillo… por ese alguien, digo.

— Ni piense que sus palabras me afectan, doc —recalcó Sebastian con irritación — además, como yo no le cuento todo… pues usted no tiene como saber.

El doctor Howard lanzó un suspiro. —Muy bien, Sebastian. Como quieras, pero nunca vas a encontrar la paz si sigues negándome información. Se acabó la cita… ahora lárgate y dile a tu padre que no se olvide de desfundar ese cheque…

— Tranquilo, doc. Ese cheque es todo lo que tendrá de mi parte. — Dijo Sebastian guiñando un ojo mientras se levantaba y se marchaba de aquel infeliz lugar.

Una vez cerrando la puerta detrás de si, Sebastian se sintió más tranquilo. Abandonó el consultorio con un poco más de satisfacción. Jamás, jamás permitiría que aquel doctor lo dejase sentir pésimo. ¿Así eran todos los psicólogos? Para Sebastian, el propio doctor Howard estaba loco. O era un resentido, un amargado.
Sebastian no le confiaba todos sus secretos, ni todas sus penas, porque él ya tenía a alguien que lo escuchaba, que lo apoyaba y con esa persona le bastaba. Y si bien, el doctor había dado un acierto al decir que el no se atrevía a confesar sus sentimientos por temor a perder a ese alguien especial, tampoco iba a dejar que aquella verdad lo atormentase más. Tenía que aprender a vivir con ese sentimiento no correspondido y nada más. Porque quería a Dante de tal forma que prefería tenerlo como amigo a no tenerlo como nada en su vida.

Caminó tranquilo por la avenida principal rodeando central Park. Los Smythe vivían en un acomodado piso en el Palace. Un edificio residencial que quedaba en pleno centro del East Side de Nueva York. Caminando desde la oficina del doctor apenas eran un par de cuadras.

Pero no pudo no recordar las palabras del doctor, y aunque por más que luchaba por pasarlas por alto y no prestarle atención, la voz del doctor resonó en su mente como si lo estuviese escuchando hablar a su lado mientras caminaba

Te estás encerrando en tus inseguridades, en tus miedos a perder a alguien otra vez. …Sebastian, ni siquiera estás listo para tener una relación y a tu edad eso no es bueno.

Y toda la satisfacción que había sentido al salir victorioso de la consulta médica, mientras caminaba por las calles y recordaba al doctor y sus palabras, toda esa satisfacción se esfumó.

«A lo mejor si soy inseguro» Pensó Sebastian para sus adentros mientras un intenso nudo se aferraba a su garganta. «Soy un cobarde también… y tal vez no merezco amar ni ser amado… soy un idiota»

Tembloroso, Sebastian entró al Lobby del edificio en dónde vivía. Ya había caminado lo suficiente para llegar a su residencia y menos mal, porque lo único que quería en este momento era subirse al ascensor y llegar a casa para esconderse a llorar. Era cierto, el doctor tenía razón ¡No estaba listo para una relación! ¡Nadie quería tener como novio a un chico tan problemático y depresivo como él!

Convencido de esto, Sebastian entró al ascensor y presionó el número correspondiente al de su piso. Y mientras el ascensor subía, las lágrimas comenzaron a descender por sus mejillas. Y el no las detuvo. Llegaría arriba, abriría la puerta de su casa y se echaría a llorar escondido. Total, ni su padre ni su hermano se encontraban a esas horas en casa. Podía llorar solo sin darle explicaciones a nadie.

Cuando las puertas del ascensor se abrieron. Automáticamente dio un paso tras otros para alcanzar la puerta de su piso, y escuchó su nombre.

— Sebastian…

Fue como voltear en cámara lenta. Y como si de pronto el pudiese detener el tiempo, y sus propios latidos. Frente a él, se encontraba de pie descansando el peso de su cuerpo apoyado en la pared, l chico mayor, que lo escrutaba con su iris color azul cielo, y un pequeño ramo de rosas rojas en la mano.

— ¿Qué… por qué me miras de esa forma? — dijo Dante con un timbre tan característico como tierno.

— Y-Yo… rosas rojas. — Fue todo lo que pudo expresar. — ¿Traes rosas? — la voz de Sebastian se cortó.

De la nada también dejo de respirar, y no volvió a escuchar ni siquiera el acelerado latido de su corazón. Las lágrimas también dejaron de caer.

— Sam me contó que eran las flores favoritas de tu mamá… y que se hicieron tus favoritas una vez ella…

Sebastian asintió. Entendía lo que Dante quería decir. — C-cuando tengo rosas rojas cerca… Siento que estoy con ella.

Dante lo miró con ternura. Y una sonrisa confundida se asomó en sus labios. — ¿Estuviste llorando?

Sebastian negó con la cabeza. Y se secó cualquier rastro de lágrimas de sus ojos o sus mejillas— Nada de que preocuparse. — Lo cortó. No quería hablar de él, no quería contar nada sino saber que estaba haciendo Dante de pie ahí. — ¿y tu… por? —pero no pudo concluir su pregunta.

Sin embargo, Dante lo había entendido. — Quise traerte algo… un obsequio. – y enmudeció. Sebastian se veía frágil ante su mirada, y también irresistible. Sebastian era todo lo que Dante podía llegar a admirar de alguien. Era tierno, sensible y lleno de secretos que se moría por descubrir. Pero eso le dolía también. ¿Por qué Sebastian querría estar con un tipo mayor? El St. Judes estaba lleno de chicos que parecían sacados de catálogos de revistas de alta costura y cualquiera de ellos y esto era sabido por todos, cualquiera de ellos se moría por estar con alguien como Sebastian. Dante sabía que simple y sencillamente, Sebastian no estaba a su alcance.

Que irónico. ¿No?

Sebastian no pareció notar el silencio incómodo de Dante. Y Suspiró y movió la cabeza para apoyarla en el hombro de él. Refugiándose en sus brazos.

—Joder. Me alegraste el día, Dan —le dijo Sebastián. — Ojalá hubieses visto como traté al doctor. Me porté pésimo.

— ¿Qué quieres decir? ¿Qué hiciste que estuviese tan mal? —preguntó Dante con una mezcla de miedo y excitación.

Sebastián sonrió arrugando su nariz y entrecerrando los ojos. — Nah… — Ya se sentía mucho mejor. Tanto que no se lo podía explicar así mismo. — No importa… aunque creo que esta vez el cheque le saldrá más caro a mi papá.

Dante irrumpió en una carcajada. Y después de eso sucedió…. Ambos se miraron directamente a los ojos. Mientras la distancia entre ellos se fue estrechando poco a poco. Dante tomó la mano del menor con firme delicadeza, estrechándola un poco para sentir que de verdad tenía a Sebastián a su lado. El menor por su parte cerró los ojos unos isntante, para tratar de definir si aquello estaba pasando o era solo una jugarreta de su mente enamorada. Cerró los ojos un segundo, y al abrirlos se vio frente a frente con los del mayor… Tan brillantes y azules, el mar mismo encerrado en esa mirada. Nadie supo muy bien cómo, pero esa mirada los llevó a sentir la respiración del otro tan cerca que podían simplemente fucionarse en aquel momento.

Y el ascensor sonó indicando que alguien se bajaría en aquel piso.

Y la conexión y la cercanía se rompieron. Dante soltó la mano de Sebastian al tiempo en que las puertas del ascensor se abrieron.

Sebastián aún temblaba de excitación y confusión. Cuando vió a su hermano salir del ascensor. Cargando paquetes y una caja que parecía ser un pastel.

— ¡chicos! — Exclamó el risueño hermano de Sebastian. — Vaya… creí que llegaría tarde para la fiesta.

Sebastián sacudió su cabeza. — ¿Qué fiesta?

— Tu cumpleaños, tonto. — Dijo Sam como un hermano mayor suele tratar al menor. — No me digas que olvidaste que hoy cumplías dieciséis. Y yo que me desviví por ir a Brooklyn a buscar tu pastel de chocolate y naranja que tanto te gusta… Papá ya debes estar por llegar… pidió permiso en fiscalía… Pero ¿Qué hacemos aquí parados? ¿Me ayudan?

Dante fue el primero que reaccionó y tomó alguno de los paquetes de Samuel, mientras el mayor abrió la puerta de residencia. Ambos entraron.

Sebastian se quedó afuera. Tratando de descifrar lo que había sucedido. ¿Acaso… acaso Dante lo iba a besar? Como saberlo. Ahora con Sam en la casa, jamás podría averiguar lo que hubiese sucedido. Sebastián hundió su rostro sutilmente entre las rosas que sostenía en sus manos. Cuando algo, algo más rugoso que el pétalo de una rosa le raspó la nariz.

Curioso, Sebastián alzó la vista para encontrarse con un papelito blanco. Una típica tarjeta que solían acompañar esos arreglos florales. La letra, era la de Dante sin dudas… la leyó.

“Creo que me gustas”

Sebastián parpadeó dos, tres veces y volvió a leer.

“Creo que me gustas”

— ¡Sebastian! — Gritó Samuel desde adentro, sacando al menor de sus pensamientos. — ¿Que esperas? ¡Entra ya!

...Continuará.
avatar
Bella Gleek ♥
****
****

Mensajes : 195
Fecha de inscripción : 10/02/2012
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por Slett el Vie Mar 02, 2012 8:27 pm

uuuuuuuuuuuuuuuuuh!!!me gustoo !!!! continlomporfa y creo que soy nla primera y nueva lectora :D
me gusto ese supsenso ....
Saludos
avatar
Slett
****
****

Femenino Mensajes : 170
Fecha de inscripción : 25/10/2011
Edad : 22
Jake FC Damian


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por Kenigal el Vie Mar 02, 2012 9:21 pm

O por DIOS no soy fan de Sebastián O Grant Gustin pero este fic es espectacular, wwwwwwooooooo escribes genial, es estupendo, como le confesó con un tarjeta que le gustaba DIOS no puedo esperar para el siguiente cap, aquí fiel lector.
avatar
Kenigal
********-*-
********-*-

Masculino Mensajes : 1009
Fecha de inscripción : 15/12/2011
Edad : 27
Klaine Matheus


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por asmoothcriminal el Vie Mar 02, 2012 11:36 pm

Awwwwwwwwwwww!
Me encanta! No, no me encanta. Amé tu fanfic *-*
Que tierno que es Danteeeee, asdasd. Y Sebastian, awwww.
Espero la actualización, no me dejes con la intriga! Saludos :D
avatar
asmoothcriminal
*
*

Femenino Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 27/01/2012
Edad : 22
FC Grant

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por klaineforever el Sáb Mar 03, 2012 12:00 am

wauuuuuuu es la primera vez que leo tu fanfic, cuando termine de leerlo me quede asi ...dante un chico lindo el cual sebas esta enamorado, se le declara, awww es la cosa mas hermosa y tierna k haiga leido k trate de sebas...es serio me muero de ansias por leer el siguiente cap...porfavor actualiza rapido ... nos leemos... fue un capitulo lleno de ternura y amor jejej aunke si me rei demasiado con las palabritaz de sebastian jejej ese chiko cuando no ... continualo pliz....

klaineforever
******
******

Mensajes : 308
Fecha de inscripción : 28/12/2011
Klaine Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por Sebastian Smythe el Lun Mar 05, 2012 6:13 pm

hohohohohoh jejej em encanto el fin de sebastian jejej es muy bueno en verdad es exelente me encanto
avatar
Sebastian Smythe
*
*

Masculino Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 01/03/2012
Edad : 21
FC Grant Samuel


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por ÐM ★ Beяяy ★ __ ❤ Яose ❤ el Mar Mar 06, 2012 3:32 am

OMG me fasinoo esta increiblee completoo y me dejo con una gran ??? que pasara esta increible como lo narras ya que me imagino cada cosa que pasa hooo amo a Grant y mas como describes a Sebastian es fabuloso.......

Era delgado, de tez trigueña, tenía una mirada pícara y siempre hacía un guiño entrecerrando los ojos y arrugando la nariz que acompañado de una leve sonrisa, derretía a cualquiera. Su cabellera era castaña y a los rayos del sol adquiría tonos dorados. Era divertido, espontáneo, un gran jugador de Lacrosse y era muy popular tanto entre hombres como mujeres. Sebastián era uno de esos chicos que los demás no podían evitar mirar y que cuando le han clavado la mirada encima piensan inmediatamente “No está a mi alcance” y Sebastián parecía saberlo.


Amee como lo describiste yaa deseo el otro capitulo ojala y lo subas prontoo :)
avatar
ÐM ★ Beяяy ★ __ ❤ Яose ❤
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2263
Fecha de inscripción : 28/07/2011
Edad : 25
Marley Blellie


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por Sebastian Smythe el Mar Mar 06, 2012 5:51 pm

Hola me emcanto tu fic me encata la traña de Sebastian pero la frase mm no recuerdo donde la escuchaba Jejejej creo que es una cancion de oreja de vango
avatar
Sebastian Smythe
*
*

Masculino Mensajes : 9
Fecha de inscripción : 01/03/2012
Edad : 21
FC Grant Samuel


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por pattyholdbrok el Dom Abr 01, 2012 6:33 pm

está genial me encanto oye cuando subes el próximo capítulo ? por favor no tardes quiero saber que pasa con Sebastian :)
avatar
pattyholdbrok
*
*

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 01/04/2012
Edad : 21
FC Grant

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por PoyitaGleek el Dom Abr 01, 2012 7:59 pm

Lo Ame Lo Ame!
Me gusta Mucho como Escribes! ♥
Continua Pronto! ♥
Saludos
avatar
PoyitaGleek
---
---

Femenino Mensajes : 547
Fecha de inscripción : 20/01/2012
Edad : 19
Clun Quinn --


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por IrisG-Snixx el Dom Abr 01, 2012 8:16 pm

me encanto como escribes y la historia es fantastica , ojala la continues pronto
avatar
IrisG-Snixx
-*
-*

Femenino Mensajes : 1530
Fecha de inscripción : 18/02/2012
Edad : 19
Lea/Rachel Cameron


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por pattyholdbrok el Mar Abr 24, 2012 1:45 am

ya paso mucho tiempo y no lo has subido , necesito saber que pasa con ellos
avatar
pattyholdbrok
*
*

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 01/04/2012
Edad : 21
FC Grant

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por ÐM ★ Beяяy ★ __ ❤ Яose ❤ el Jue Abr 26, 2012 4:41 pm

pattyholdbrok escribió:ya paso mucho tiempo y no lo has subido , necesito saber que pasa con ellos

Es verdad :)

actualiza pronto qu enos dejaste ????

:) XD :)
POrfis sigue con el fic

que esta muy interesante :)
avatar
ÐM ★ Beяяy ★ __ ❤ Яose ❤
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2263
Fecha de inscripción : 28/07/2011
Edad : 25
Marley Blellie


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por Maru Criss el Lun Jul 23, 2012 10:48 pm

siguelo, siguelo, siguelo. porfavor es muy bueno lo que escribes, estoy por desbordar de la ternura, siguelo. me metere en tu conciencia para que lo sigas. siguelo, siguelo. encerio, siguelo. Ame lo que hicistes.
avatar
Maru Criss
*****
*****

Femenino Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 20/07/2012
Edad : 19
Klaine Cameron


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por Danni Criss el Lun Jul 23, 2012 11:03 pm

Puedo abrazarte.. Realmente ame tu fic, es hermoso.
avatar
Danni Criss
***
***

Femenino Mensajes : 124
Fecha de inscripción : 24/04/2012
Edad : 25
FC Grant Nellie


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por ÐM ★ Beяяy ★ __ ❤ Яose ❤ el Mar Jul 24, 2012 12:52 am


Looo has dejadooo olvidado ;( OJALA y lo actualices porque me fasinaa este fic esque es unicoo y amoo a SEBASTIAN jajjaja porfis continuaaa.............

XD
★★★★★ ★★★★★ ★★★★★ ★★★★★

avatar
ÐM ★ Beяяy ★ __ ❤ Яose ❤
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2263
Fecha de inscripción : 28/07/2011
Edad : 25
Marley Blellie


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por AnaGleek* el Lun Jul 30, 2012 12:29 pm

Hola Bella Gleek ♥: te escribo para saber si actualizarás tu fanfics, si tienes alguna dificultad (escuela, trabajo, tiempo etc...) te pediría por favor nos informes para mantener informad@s a las personas que te siguen, si quieres puedes hacerlo por MP para que nos mantengamos informados.
Esperamos tu respuesta
avatar
AnaGleek*
-*-
-*-

Mode FanFic
Femenino Mensajes : 2618
Fecha de inscripción : 30/12/2010
Edad : 22
We Love Mr. Schue Damian


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por darckel el Vie Oct 19, 2012 9:50 pm

hola me encanto tu historia porfavor siguela es muy buena
avatar
darckel
********-*-
********-*-

Masculino Mensajes : 1028
Fecha de inscripción : 02/10/2012
Edad : 20
Klaine Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por Emy_Rodriguez Groff el Miér Nov 07, 2012 9:43 pm

Hola Bella Gleek: te escribo para saber si actualizarás tu fanfics, si tienes alguna dificultad (escuela, trabajo, tiempo etc...) te pediría por favor nos informes para mantener informad@s a las personas que te siguen, si quieres puedes hacerlo por MP para que nos mantengamos informados.
Esperamos tu respuesta

Moderadoras Zona Fan fics
avatar
Emy_Rodriguez Groff
-
-

Mode FanFic
Femenino Mensajes : 1446
Fecha de inscripción : 25/05/2011
Edad : 36
Club St. Berry ♥ Cameron


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por VicAgron el Jue Mar 21, 2013 2:13 am

Pff, amo a Sebastian desde el primer capitulo en el que salió y con este fanfic creo que lo amo más jeje espero que sigas escribiendo para saber como es el desenlace de esta historia
avatar
VicAgron
***
***

Masculino Mensajes : 115
Fecha de inscripción : 20/03/2013
Edad : 24
Clun Quinn Samuel


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: {Fic} "Sebastian Smythe" - Capítulo 1: Rosas.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.