Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Cap 1
Hoy a las 3:36 pm por JVM

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Hoy a las 3:02 pm por JVM

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Prólogo
Hoy a las 11:30 am por micky morales

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «The most reflexive Halloween of all time» Part IV
Hoy a las 8:09 am por Klainefan

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Ayer a las 11:31 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Ayer a las 11:15 pm por 23l1

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 23 y 24
Lun Oct 16, 2017 4:02 pm por JVM

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 3,4 y 5
Lun Oct 16, 2017 10:38 am por 3:)

» BRITTANA CUPIDO PORLOGO,6 y 5
Lun Oct 16, 2017 9:23 am por 3:)

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Epílogo
Jue Sep 14, 2017 7:13 pm por 23l1

» Brittana: Toda la Rabia. Epilogo y Bonus
Jue Ago 24, 2017 10:36 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 21, 2017 10:47 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: NO LE RECLAMES AL AMOR. Epilogo
Mar Ago 15, 2017 8:24 pm por micky morales

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo
Dom Ago 06, 2017 8:06 pm por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Mar Jul 25, 2017 6:07 pm por monica.santander

» [Resuelto]Brittana: Hermanastras con Beneficios.. Actualizado 20-07-17
Jue Jul 20, 2017 6:12 pm por JVM

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
3:)
 
micky morales
 
Isabella28
 
JVM
 
monica.santander
 
Klainefan
 
Tati.94
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Página 2 de 15. Precedente  1, 2, 3 ... 8 ... 15  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por Kodrame SnapeMalfoy el Miér Ene 09, 2013 1:59 am

Glee no me pertenece, ni tampoco los personajes, ya quisiera yo ser dueña de Blaine, los Hummel-Hudson, etc., pero no, no me pertenecen, esto lo hago por diversión.
AGRADESCO ENORMEMENTE sus comentarios, en serio, así que no teman niñ@s, usualmente los contesto uno por uno por medio de mensaje, para no distraerlos de la historia, pero sepan que en verdad me impulsan para actualizar.

ADVERTENCIA:
Esta historia contendrá situaciones difíciles, mal lenguaje, violencia y por la naturaleza de nuestros personajes principales, una temática homosexual latente, si tienes problemas con cualquiera de estos temas, te recomiendo no sigas leyendo, igual si eres menor de edad no me hago responsable de traumas, yo he advertido que no es una historia apta para todo el público y sin más…iniciamos.

Cap. 7 “Pennsylvania”

El reloj despertador sonó alrededor de las 6:00 de la mañana, y aunque se suponía debía levantar al dueño de aquella pequeña habitación, este ya estaba de pie desde hacía una hora, ahora se encontraba arreglando la cama que los niños solían solo usar por un pequeño tiempo en la noche, ya que tenían la manía de levantarse en la madrugada, y acostarse con él, creyendo que no se daría cuenta, pero él siempre estaba alerta, no dormía profundamente, no podía.

- niños –dijo el pelinegro en voz alta mirando de reojo a los dos niños envueltos en el grueso cobertor mientras él acomodaba la única almohada que había podido comprar en esos años, no es que no tuviera para comprar otra, era solo que había siempre otros gastos más importantes y sus niños preferían compartir una almohada a tener dos y él realmente no necesitaba de una- niños, ya es hora –dijo nuevamente y vio como la pequeña tomaba el cobertor y se cubría el rostro mientras el niño estiraba los brazos para tallarse los ojos con sus manos- si no se levantan les van a ganar el baño…-dijo y termino de arreglar sobre la cama el uniforme de su niña, para después acomodar el de su niño, la escuela era de gobierno pero aun así debían ir uniformados-

No escucho sonido alguno, pero no volvió a llamarlos, solo se movió hacia ellos para tomar un extremo del cobertor y jalarlo, el lado de su niño pronto cedió, pero como todas las mañanas, su niña hacía el trabajo completamente difícil, aferrándose y envolviéndose como si se tratara de un capullo.

- aaaaaww –dijo cuando vio que finalmente su niña había terminado completamente enrollada en el cobertor una vez más, sin dar señales de movimiento- muy bien, basta de cosas lindas, vamos… vamos –dijo y sus manos pronto desenrollaron aquel capullo improvisado hasta llegar a la niña que se tapaba los ojos y murmuraba palabras sin sentido- basta Lizzy –dijo antes de sentarse en el colchón y acariciar sus rizos negros desordenados de la pequeña que se negaba abrir sus ojos azules- ¿quieres que las chicas te ganen el baño? –pregunto mientras su niño se movía para tomar sus cosas de aseo, ponerlas en un baldecito azul con un tigrito pintado- Alex va a ganarle a los chicos y estoy seguro de que alcanzara agua caliente –dijo y pronto la niña se levantó con la mirada azulina molesta- ¿ahora estas molesta con papa otra vez?

- ¡Sí! –dijo ella y se levantó del colchón para ir a sacar sus cosas y meterlas en el baldecito color verde agua que tenía un tigrito con un moño en la cola, pintado- no es justo que me levante temprano y no es justo que Alex se levante sin mí y no es justo que las chicas me ganen el baño si no me levanto temprano y se acaben el agua caliente –dijo mientras buscaba sus pantuflas para ponérselas y salir del cuarto con una toalla blanca en el hombro y su balde verdecito en la mano contraria-

- Tu hermana está molesta –dijo el pelinegro mientras veía a su hijo meter un peine a su balde- oh… ahora tú –dijo levantándose para empezar a doblar el cobertor- ¿Cuándo es que te volviste mayor para peinarte tu solo? –pregunto a su hijo quien solo volvió a verle con una cara casi retadora-

- sabes que se le pasara el enojo y es mejor que la despiertes antes de que tía Gi, Jenny o cualquiera de las chicas le ganen el baño, ella aun no puede con la idea de esperar –dijo el niño castaño de cabello corto y ojos dorados – y papá…-dijo antes de tomar su toalla y meterla en el balde- no me gusta cómo me peinabas…parecía…un nerd, no es nada cool papá y tampoco necesito tantisisisimo gel –dijo y el mayor solo se movió para poner el cobertor doblado en la cama- oye papá ¿crees que podrías ponerme una manzana verde en mi lonchera? La rojas son como…no se, saben como a cascara y no me gusta, en cambio las verdes saben a manzanas ricas sin cascara –pregunto a lo que el mayor solo asintió con una sonrisa en los labios y vio cómo su niño se movía hacia la puerta-

Ahí estaba él, moviendo el colchón viejo bajo la cama después de haber doblado su cobija y haberla colocado en el armario, su vida había sido muchas cosas a lo largo de los años pero no podía quejarse, no cuando tenía una pequeña princesa y un adorable guerrero miniatura, esa idea lo hacía levantarse con fuerzas renovadas cada día.
Después de arreglar el cuarto paso una mano por sus rizos revueltos y pese a que cada día pensaba que tal vez podría aplacarlos decidía que no era lo mejor, no iba con la imagen de peleador que debía reservar y tampoco tenía tanto tiempo como para dedicárselo a sí mismo, así que solo se movió fuera del cuarto y fue a la pequeña cocina que compartían con todo el edificio, ahí preparo dos emparedados, uno de jalea de fresa partido por la mitad y otro de jamón con queso sin las orillas, los envolvió con una servilleta y los coloco en una bolsita para después poner cada uno en una lonchera, las dos eran iguales, rojas con una línea negra a los costados, pero con los nombres de sus niños en el frente.

- ¡Buen día Tigre! –dijo una mujer de cabello negro y piel mulata, alta, de labios carnosos y una gran sonrisa- ¿haciendo el desayuno de tus tigritos? –pregunto la mujer que llevaba una gran camisa que intentaba ocultar sus enormes senos y que llegaba debajo de sus caderas - ¿me harías un poco de café baby? –pregunto y el pelinegro sonrió mientras tomaba una manzana verde-

- Buen día Ebony –dijo el pelinegro quien se movió para sacar un cartón pequeño de jugo de manzana de la alacena para colocarla en la lonchera de su niño, para después sacar otro de naranja y ponerlo en el de su niña, junto a una naranja que había pelado previamente- ¿negro o con leche? –pregunto el pelinegro antes de moverse a la cafetera-

- cariño dámelo con leche –dijo la mujer antes de acercarse a ver las loncheras- hey ¿Cuándo vas a ponerle un par de dulce a tus niños? –pregunto con aire juguetón antes de moverse para sacar de un frasco de vidrio dos paletas de cereza y poner una en cada lonchera- anda hombre relájate, que un poco de dulce una vez a la semana no les hace daño –dijo cuando vio la mirada desaprobatoria del otro mientras sacaba el cartón de leche- además puedes decirles que la tía Ebby les dejo el regalo, así no te lo pedirán a ti

- pero te lo pedirán a ti –dijo el pelinegro antes de tomar una taza y pues verter en ella el café de la cafetera, más un poco de leche- entonces en la tarde cuando estén hiperactivos por el azúcar, tal vez podrías cuidarlos tu –dijo y la mulata rodo los ojos-

- cariño, yo cuidaría a tus niños con todo gusto pero mis clientes me tienen hasta las orejas –dijo antes de que el otro le pasara la taza de café sobre la repisa para preparar los alimentos- y esos viejos blancos, no se cansan de enredarse en estas piernas de chocolate –dijo antes de darle una palmada sonora a uno de sus muslos- a ti te daría un poco de amor de forma gratuita ¿lo sabes bien, no? –dijo antes de mover sus delgadas cejas de forma coqueta-

- Por favor dime que llevas ropa interior debajo de esa camisa –dijo el pelinegro antes de moverse para cerrar ambas loncheras- y tu oferta es un completo halago, pero si te acepto a ti, no sé qué hare para sacarme de encima a las otras chicas –dijo con una sonrisa coqueta en los labios antes de que ella tomase la taza para darle un sorbo- y es en serio Ebony, ponte algo debajo de la ropa, recuerda que hay niños aquí y que no estás trabajando

- por eso mismo cariño debería vestir o no vestir como se me antoje, pero no te preocupes, me las reglas de la casa, y traigo un lindo sostén y unos deliciosos shorts debajo de esta camisa, si quieres te los enseño para que pasen la prueba de calidad ¿Qué dices Tigre? –dijo después de tomar un poco de café para ver como el otro tomaba las loncheras y se movía a la salida- ¿terminaste cariño? ¡oh vamos, no seas injusto!...¡Baby, anda, quiero un poco de lo que Johanna ya no goza!

- así es, disfruta tu café y te veo en la tarde, ¿hoy estarás tomando las apuestas en el sector masculino, verdad? –pregunto, ignorando completamente con una sonrisa divertida lo que la otra le decía, ya se había acostumbrado a eso y las chicas vivían con la idea de que él le seguía siendo terriblemente fiel a la fallecida Johanna, así que a la mulata no le quedo más que asentir antes de mover una mano para alcanzar un pan glaseado de una canasta-

No dijo más, solo salió de ahí para moverse hacia su cuarto, encontrándose con algunos compañeros que lo saludaron en el pasillo y un par de chicas que parecían dirigirse al baño con sus cosas, solo esperaba que la pequeña Lizzy ya hubiese terminado o las otras chicas comenzarían a quejarse y de paso llegarían tarde a la escuela.

Cuando llego al cuarto encontró a la pequeña cambiándose para la escuela, con su toalla envuelta en el cabello, mientras su hijo buscaba en su cajón de juguetes lo que se llevaría ese día para la hora del receso.

- ¿lista para que te arregle el cabello? –pregunto el mayor a lo que la niña asintió y se subió a la cama para quitarse la toalla y usar sus manos para restregar la toalla en sus cabellos negros, que terminaron completamente alocados tras el frote, en lo que su padre iba por un cebillo de cerdas más gruesas y separadas y una caja con varios listones y accesorios para el cabello- ¿Qué quieres el día de hoy princesa? –pregunto mientras veía como su hijo metía a su mochila un yoyo de color azul rey que le había comprado el año pasado- Alex recuerda que no puedes sacarlo antes del receso, no quiero problemas con la profesora –dijo y el niño solo asintió-

- quiero una media cola que termine una trenza, pero quiero que el resto de mi pelo este bien bonito con mis rizos papá –dijo la pequeña de ojos azules y el mayor la movió un poco para poder empezar a peinarla- oye papá ayer vi el prendedor más hermoso bello magnifico estupendo de todo este mundo –dijo la niña mientras su hermano se movía para ponerse los zapatos-

-¿ah sí?...-dijo el mayor- ¿y qué es lo que lo hacía tan especial princesa? –pregunto con una sonrisa en los labios mientras sujetaba parte de sus cabellos con una mano para con la otra tomar una liguita de color verde de la caja de accesorios-

- papá hoy quiero mi liga y mi listón en color verde, recuerda que los viernes mi color es el verde –dijo la niña mientras alisaba los pastelones azules de su falda y el mayor asintió- ¿estas poniendo la liga verde papá? Recuerda papa Lunes Azul, Martes Morado, Miercoles Verde, Jueves Rosado, Viernes Verde y los fines de semana tu puedes escoger-recito de forma que el pelinegro se vio tentado a usar una liga de otro color solo para ver a su niña rabiar un poco, el peligro de ir contra las leyes era demasiado, pero era mejor atenerse o la niña empezara a creer que su papá era lento - pero hoy es viernes y toca verde

- sí, la verde porque es viernes, ya lo sé –dijo el otro un tanto divertido – pero no me has dicho que es lo que tenía ese prendedor tan fabuloso- dijo el pelinegro y ella le miro de reojo, tratando de comprobar que usara los colores que quería, mientras su padre comenzaba a trenzar parte de su cabello- Lizzy si te mueves te saldrá mal la trenza y no quieres que eso pase –dijo el mayor quien coloco otra liguita al final de la trenza, obviamente verde, para después sacar un listón verde y colocarlo al inicio de la trenza- Lizzy, aun no me dices que es lo que tiene de especial el prendedor que viste –recordó el mayor antes de tomar de la cajita un poco de mouse para empezar a acomodar los chinos restantes de su niña-

-¡Oh sí! –dijo la niña de pronto cuando vio el verde de su listón – tiene la forma de un grillito papá, y tú sabes lo mucho que me gustan, es todo verde y tiene las patitas más oscuras y en la parte de los ojos tiene un puntitos negros -dijo con emoción mientras sus manos se movían para jugar con los botones de su blusa- era muy bonito…-murmuro mientras su padre seguía acomodando sus chinos- fui a preguntar por él y me dijo la señora que ninguna niña lo quería, porque a las niñas no le gustan los insectos, y me sentí triste –dijo con suavidad- porque sabes papá, los grillos son lindos y cantan en la noche y…son verdes ¿Cómo no pueden ser lindos?

- es que tú eres rara –dijo el niño castaño quien había terminado de acomodar las cosas en su mochila, aun cuando padre ya lo había hecho- pero es mejor para ti, porque entonces nadie más que tu podrá comprarlo –explico con sencillez antes de cerrar su mochila- yo creo que los grillos son divertidos, pero no hay nada más genial en el mundo que los perros y los lobos y los tiburones y las dragones –dijo acercándose a ellos para ver como su padre terminaba de peinar a su hermana- valla…en serio te gusta el verde –dijo y su padre asintió divertido-

- tu hermana no es rara, es especial Alex –corrigió el mayor antes de guardar las cosas con las que peinaba a su hija dentro de su caja y levantarse para dejarlas sobre la pequeña cómoda que tenían en la habitación, ahí donde también tenía un par de perfumes, uno para cada uno de sus niños y uno para él, además del desodorante y un par de cosas más- mira Lizzy pasare por la tienda y revisare, si no está demasiado caro entonces te lo comprare ¿te parece?-pregunto y la otra asintió antes de correr a ponerse perfume junto a su hermano- muy bien ahora busquen sus abrigos para llevarlos a la escuela –dijo antes de mirarse al espejo, meditando si debía haberse rasurado la ligera barba que tenía después de haberse bañado esa mañana, al tiempo que los niños volvían al armario –

- Oye papá –dijo la niña mientras le pasaba a su hermano su abrigo y este se lo comenzaba poner- me encontré a Jenny cuando salí del baño y me dio un recado para ti ¿te lo digo ahora o hasta que te vea en la tarde? –pregunto la niña mientras sacaba su abrigo y se lo ponía-

- ahora princesa, en la tarde no tendremos tiempo de hablar –dijo el mayor antes de ir a buscar su chaqueta de cuero, para ponérsela y después ver de reojo a sus niños, quienes ya estaban poniéndose sus guantes-

- me dijo… “dile al Tigre que le lleve su regalito a la paloma” –dijo la niña y entonces vio a su hermano quien sonreía con aire de complicidad, mientras se ponía su bufanda- no me quiso decir más, porque es un secreto, pero ella no sabe que nosotros sabemos tu secreto papá –dijo y el hermano asintió- sabemos que la paloma no es una niña

- ¿Cuándo vamos a conocerlo papá? –pregunto el niño antes de tomar los guantes negros de su papá y llevárselos- digo… algún día tenemos que hacerlo, después de todo le hacemos galletas todos los años, seguro debe querer conocernos –explico y el mayor solo tomo sus guantes para ponérselos- yo tendría curiosidad, si alguien me envía galletas para mi cumpleaños y para Navidad –dijo el pequeño y su hermana asintió-

- niños, yo no los obligo a ayudarme con las galletas, ustedes insisten –dijo el mayor mientras se movía para verse al espejo una vez más y ponerse un poco más de loción- además ¿qué les dije sobre los secretos?

- que no se deben saber –dijo la niña antes de tomar su mochila que tenía de Mulan y su grillito, para ponérsela- pero papá nadie aparte de la tía Gi, Jenny y nosotros sabemos tu secreto –explico mientras veía a su hermano ponerse su mochila de Tiburón 2- mamá nos dijo antes de irse al cielo, que algún día tu ibas a querer a tener un novio y yo creo…-un gruñido por parte de su hermano le hizo rodar los ojos- nosotros creemos que si no es el señor de las galletas allá en Nueva York, entonces no, porque por algo le hacemos galletas –dijo frunciendo el ceño- uno no hace galletas para las personas que no quiere y …

-ok, ok niños basta –dijo el mayor acercándose a ellos para ponerse de cuclillas y verlos seriamente- ustedes no pueden hablar tan a la ligera de esto aquí ¿ok?, yo mando galletas a esta persona por que es especial y porque lo prometí, hace mucho, mucho tiempo –dijo y vio cómo su niña se cruzaba de brazos y el niño solo negaba- ya saben niños, aquí no se puede hablar de eso, recuerden que eso los podría poner en peligro y yo no voy a permitir que nada, ni nadie les haga daño nunca ¿ok?

- papá es… -dijo el castaño- es algo tonto, ¿Por qué? ¿Qué tiene de malo? Si tú quieres estar con otro hombre está bien, no es como si te gustara el doctor Arthur…por favor dime que no se parece el señor de las galletas al doctor Arthur, por que en verdad es viejo y borracho y definitivamente no tiene nada en la cabeza aparte de tetas –dijo y su padre abrió enormemente los ojos-

- ¡Alexander Anderson ¿Qué es eso de tetas?! –pregunto el mayor de forma molesta- se llaman busto o pecho o bubis o senos pero… -el pelinegro sentía que podía estarse ahogando, no es que fuese puritano, pero era muy importante para él que sus hijos aun viviendo en ese lugar aprendieran a respetar a las personas- la palabra tetas es ofensiva, si las chicas te oyen decir eso se van a sentir mal ¿y tú no quieres eso, verdad Alexander? –pregunto mientras su niña pestañaba varias veces- lo mismo para ti –dijo mirando a su niña- todos somos seres humanos y no importan lo que los demás digan, todos merecemos respeto, y no debemos hablar de forma despectiva de las partes del cuerpo de las otras personas y la palabra tetas es una palabra muy incómoda para las mujeres ¿entendieron? –pregunto y ambos niños asintieron- bien…-respiro hondo antes de dejar un beso en la frente de cada uno-…niños miren algún día veré como consigo una foto de él pero solo eso, no podemos verlo, ni hablarle, ni nada –dijo y los niños volvieron a asentir- y no es un señor, tiene más o menos mi edad y yo no soy un señor –dijo y vio cómo su niña se reía por lo bajo- Lizzy –dijo antes de levantarse y escucho a su niño reír igual – ok basta de eso debemos irnos, ya después aclararemos eso de que soy un señor –dijo y se movió para tomar sus llaves y su cartera, metiéndola al bolsillo trasero de su pantalón- vallan por Jimmy, ya la tía Gi debe tenerlo listo –dijo y los niños recogieron sus loncheras para salir corriendo en busca de Jimmy, dos años más grande que se iba con ellos todos los viernes-

Entonces el pelinegro solo paso una mano por su nuca, espolvoreando más sus largos chinos negros y se preguntó, que es lo que había hecho para recibir esas dos bendiciones que volvían su mundo de cabeza, no sabía…pero igual lo agradecía.

- Nos vemos más tarde Jo –dijo saliendo para cerrar la puerta, no sin antes lanzar una mirada a una pequeña foto donde una hermosa chica de cabello castaño y ojos azules sostenía en sus brazos dos hermosos bebes de alrededor un año de edad, sonriendo con la cara tan dulce como la de una niña-

Alrededor las 7 de la mañana salieron rumbo a la escuela, irían caminando, pero no era demasiado lejos, de hecho era la escuela más cercana del lugar, pero el frio afuera y la nieve hacia el camino más tardado, sobre todo cuando tenía que decirle a los niños que no se entretuvieran tratando de hacer un muñeco de nieve.

Más tarde, no muy lejos de ahí, sobre una camioneta algo vieja pero solida hasta los faros, reconstruida y modificada, se encontraban cuatro hombres viajando por la carretera de Pennsylvania, ya tenían un par de horas y el conductor no se cansaba de poner sus viejos y clásicos cd como el de AC/DC que se escuchaba en ese momento en el estéreo, alegando que al ser su camioneta se ponía su música.

- oye Kurt…-fue la voz de Sam que le regreso al mundo - ¿crees que este tal tigre tenga algo que ver con el contador ese? –pregunto el rubio y pudo ver como Puck y Finn miraban por el espejo retrovisor de forma discreta hacia el castaño-

- no creo…-dijo el castaño y un bufido por parte de Puck le hizo entender que debía ser un poco más convincente- he hablado con el detective…el que estuvo al frente de lo que le paso a Blaine –explico y fue algo que Finn afirmo con su cabeza- él aun no puede con la idea de que no se hiciera la autopsia, pero ese es otro asunto…-suspiro tratando de no entrar en las teorías descabelladas de un policía frustrado- los que …bueno, los que hicieron el trabajo sucio están en la cárcel, aun cuando ellos alegan que Blaine merecía eso por ser gay, y el otro está internado en el manicomio, al parecer en la cárcel intento suicidarse y después empezó a delirar, hablando sobre como Blaine aun iba a pagarlo todo y como iba a terminar el casándose conmigo –dijo antes que Puck chasqueara la lengua- nadie ha salido o escapado y sinceramente no creo que esto tenga nada que ver con el secuestro, aunque… hay otra cosa

-¿otra cosa? –pregunto Finn pero vio como Kurt negaba- no hermano, dime, ¿Qué es eso de otra cosa? –pregunto con aire preocupado- no me digas que hay algo más que sabes sobre ese tigre, porque en serio que la sola idea de que un peleador callejero este acosándote desde Pennsylvania no me dejo dormir y no creo que pueda hacerlo hasta que me diga que es lo que quiere contigo

- Nos diga –dijo Puckerman mientras continuaba manejando, solo que ahora le había bajado el volumen a la música para oír mejor al castaño- y créeme princesa, esto de que ese bastardo haya estado mandándote galletas de mierda, no me gusta nada, no me importa si las hace con la leche de su madre o qué, pero nada bueno debe querer, yo conozco a los hombres rudos y créeme que no hacen detalles como esos sin querer meterla

- Puck, no todos los hombres son como tú –dijo el castaño con aire cansado mientras Sam sonreía y se acomodaba mejor en el auto aun lado del castaño- además ¿Qué es eso de con la leche de su madre? Por todos los cielos Puck suena tan terriblemente desagradable que esa sola idea me basta para querer tirar ahora mismo esa caja

- Oh no, no, no, no vas a tirarlas, vamos a ir hasta allá, y yo le aventare las galletas en su puta cara –dijo el hombre del Mohawk- entonces le diré “¡Así que quieres cogerte a MI chico, pedazos de mierda rastrera!” –grito y señalo con uno de sus dedos al parabrisas como si estuviese hablando con otro ser vivo- ¡Pues tómala puto! –un golpe al viento con su mano y Finn tuvo que cuidarse de no ser golpeado pero asintió como si aquello fuese el plan maestro del mundo-

- Puck…-respiro hondo el castaño- en primera tus insultos no tienen lógica alguna –inicio antes de desviar sus ojos azules a la ventanilla – en segunda no soy tu chico, a ti ni siquiera te gustan los chicos –dijo y el mencionado frunció el ceño- en tercera, no, ni lo pienses, no volverá a pasar y te juro que no vas a volver a convencerme de ello –dijo y entonces Finn volvió los ojos hacia Kurt, casi torciendo su cuello y después a su amigo-

- esperen…-dijo Sam - ¿es significa lo que yo creo? –pregunto con cierta gracia y el castaño asintió mientras el chofer solo se miraba indiferente a cualquier comentario, aun a la mirada casi asesina de Finn- ¡¿Cuándo, cómo?!

-Finn –dijo el castaño con aire casi cansino- sé que estas matando a Puck con la mirada, deja de hacerlo –dijo y escucho un resoplido por parte de su hermano y una risa marca Sam que solo le hizo rodar los ojos- fue hace varios años, Puck llego ebrio a mi puerta pidiendo asilo y alegando tener las respuestas a todos los males de mi vida

- ¡Yo! –dijo con orgullo el conductor y Finn juro que no sabía cómo es que ese de ahí seguía siendo su amigo- aun lo creo princesa y créeme que es difícil, pero puedo sacrificarme, si me concentro en tu redondo y frondoso trasero seguro olvido el paquete adicional que llevas al frente –dijo y Finn tuvo que taparse los oídos o terminaría con una imagen en su cabeza que no deseaba tener-

-¡Por todos los cielos, tú y Kurt lo hicieron! –grito Sam y Puck sonrió de lado mientras Finn se apuraba a bajar la ventanilla, necesitaba aire helado en su rostro o terminaría partiéndole la cara a Puckerman para después vomitar de la impresión, a veces el mundo era muy insensible con él-

-No –dijo Kurt de forma tajante y con un furioso tono rosado en el rostro, quitando la vista de la ventaba, para mirar fijamente por el retrovisor a Puck- solo nos besamos, fue todo y ni él ni yo pudimos seguir, además... ¿Cómo que sacrificio? –dijo casi indignado- Puck, lo creas o no, no eres la séptima maravilla del mundo y definitivamente no eres la respuesta a todos mis males, además de que no eres mi tipo, lo siento mucho

- yo creo que Kurt tiene razón –dijo divertido el rubio mientras Finn intentaba que el helado aire de la carretera le borrara la imagen de Puck y de Kurt haciendo cosas poco propias para dos personas que últimamente eran como hermanos- además Kurt es atractivo, así, todo delicadito y eso, es agradable pero…–dijo Sam y miro de reojo al castaño quien levanto una ceja-bueno no te ofendas Kurt, pero creo que Blaine tenía mucho mejor trasero que tu –dijo y Puck miro al rubio casi ofendido-

- ¿eres idiota o estas ciego? –pregunto rápidamente Puck mientras Kurt sacudía la cabeza sin entender cuando había dejado de ser el único con pensamientos “gay” en el auto- claro que no, ¿nunca has visto a Kurt con los pantalones blancos, esos malditos bastardos entallados? Por todos los diablos del inframundo, con ese culo podría pasarme el día –dijo y acto seguido una de sus palmas golpeo de un lado al otro el aire-

-¿podríamos por favor cambia de tema? –rogo Finn cerrando los ojos, aquello no podía estarle pasando, definitivamente no podía y estaba seguro que si Burt escuchaba esa conversación Puck terminaría castrado de por vida y sin manos, además de que Kurt tendría prohibido usar cierto tipo de pantalones, el mismo estaba pensando en encontrarlos y quemarlos-

- espera Finn –dijo Sam antes de acercarse al hueco entre los asientos del conductor y el copiloto- sí, lo he visto y se ve bien, pero no es algo para exagerar, en cambio ¿alguien recuerda unos pantalones negros y unos rojos que Blaine tenia?...ósea amigo eso si era trasero, así abultado, firme y …así –dijo y uso ambas manos como si pudiera estarlo no solo sosteniéndolo si no apretándolo, lo cual escandalizo al castaño y casi hace que Finn quiera saltar por la ventana-

- Hey... ¡hey Sam! –dijo Kurt casi al instante y Sam volvió a verle- ¿Cómo sabes que el trasero de Blaine estaba firme? Y sobre todo ¿Qué ese movimiento de tus manos? –pregunto con un claro toque de celos en su voz-

- ¿no lo estaba? –pregunto Puck levantando una ceja y Kurt casi se ahoga con su propia saliva indignándose por tal pregunta mientras Sam solo se volvía a acomodar en su lugar y Finn rogaba a todos los dioses, santos y fuerzas poderosas del universo que no contestara su hermano aquella pregunta y hablaran de otra cosa, perros, gatos, pasteles, números, incluso aceptaría hablar de faldas o de fertilizante-

- ¡claro! –dijo Kurt y Sam solo le dio una palmada al castaño, logrando que este volviera a sentirse indignado- cuidado donde pisas Sam, porque pudiste ser muy amigo de Blaine, pero no voy a perdonarte que estés imaginando o hayas tocado a mí hombre ¿estamos? –pregunto y Puck solo se rio de la suerte y la cara de Sam quien levanto las manos en señal de paz y de inocencia- Blaine tenía un cuerpo de muerte, era atractivo, firme y estaba perfectamente agradable al tacto, muchas gracias –dijo y Finn rogo al menos que el viendo helado le congelara las orejas para que cayeran a la carretera y se rompieran en mil pedazos-

- hey princesa… -se oyó la voz maliciosa de Puck al volante y Finn aun rogaba que sus orejas se congelaran, conocía ese tono de voz en su amigo y al parecer también Sam lo había aprendido a identificar- ¿era bueno en la cama? Digo… él era quien… ya sabes –movió sus cejas y una señal obscena con su mano dejo las cosas demasiado claras y Finn se odio a si mismo por voltear a ver, así que ahora quería que sus ojos explotaran-
-…o sea ¡eso está fuera de lugar! Además… porque asumes que él era el activo de la relación –dijo indignado- por si lo olvidan –miro a Sam también- yo soy mayor y aparte también SOY HOMBRE –enfatizo el castaño-

- ¿traducción? –dijo Puck mientras Sam reía de buena gana y daba una palmada nuevamente a Kurt- Blaine estaba buenísimo pero era terriblemente malo y frustrante en la cama, posiblemente hasta eyaculador precoz y todo –dijo y nuevamente la expresión indignada de Kurt volvió a su cara- además Kurt, princesa ,cierto eres hombres y cierto eras más grande que él , edad y estatura, pero vamos…aun cuando Blaine tenía sus acciones delicaditas, era más… así… más dado a creer que él la metía –dijo y Finn se aferró a la ventanilla meditando si podría salir por esa ventanilla y solo regresar a pie hasta Nueva York o Lima-

- heeey –dijo ofendido el castaño y se quedó callado por unos segundos, tras los cuales Sam solo volvió a sonreír para ver a Puck quien sonreía con aire victorioso mientras mantenía sus ojos al frente-…Blaine era muy bueno en la cama –se escuchó decir y Finn estaba listo para saltar- ¿creen que solo boxeando era así? ¿fuerte y feroz?...-pregunto y Sam casi se notó orgulloso de su amigo fallecido, mientras Puck solo abría la boca, incrédulo de oír esas palabras de aquel castaño- ok, si le agregan lo dulce y dedicado que era, entonces tenemos la mejor combinación del mundo, Blaine podía ser tan dulce como un cachorrito, pero con el aliciente correcto…-no dijo más su sonrojo furioso lo dijo todo –

- ¡Basta, basta! –grito finalmente Finn antes de ver a Puckerman- Tú no vuelves a estar a solas con MI hermano en tu vida –le señalo antes de mirar hacia atrás y señalar al rubio- Tú no vuelves a hablar de lo sexy o lo que sea que era Blaine, fue prácticamente mi cuñado y definitivamente fue como mi alumno también y …es todo –apunto entonces a Kurt quien seguía colorado pero tenía una clara turbación en sus ojos –y Tú no vuelvas jamás, nunca a decirle a Puck nada de tus cosas intimas, mucho menos a abrirle la puerta cuando este ebrio y mucho menos vuelvas a … hacer cosas… pecaminosas en ningún sitio donde yo pueda poner un pie …-se volvió al frente y se cruzó de brazos – vamos a ir en silencio el resto del viaje y es TODO –dijo antes de subirle el volumen a la música-

Finn era un chico paciente, tal vez a veces muy despistado, incluso podía ser un poco impertinente, pero definitivamente era un hermano celoso y no se sentía muy cómodo escuchando de como su hermano había hecho ciertas cosas con su novio, ex novio, o cualquier chico, sobre todo si estaba Puck cerca, porque Puck no tenía vergüenza y preguntaba hasta por los codos, su curiosidad y el hecho de que aun a veces pensara con la cabeza incorrecta de su cuerpo le hacía tener ganas de golpearse contra la pared, era como cuando Kurt mencionaba sobre Burt y su madre, o sea estaban casados y Burt era un excelente hombre, de hecho si lo quería como aun padre, pero aun así, era SU madre y no podía simplemente imaginar o escuchar de esas cosas, era súper incómodo. Lo que tal vez ninguno noto o no fue consiente del todo, fue que por un momento el tema de Blaine no fue taboo, no saco caras tristes y fue tan natural como si este pudiese entrar en sus vidas nuevamente.

_________________


avatar
Kodrame SnapeMalfoy
-*
-*

Femenino Mensajes : 1515
Fecha de inscripción : 14/12/2011
Edad : 33
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por bonamore el Miér Ene 09, 2013 3:23 pm

Me encanta tu fic!!!! te sigo en FF y cuando veo las alertas me emociono mucho, y ayer vi el fic x aca n I was like wowwww increible!!! me encanto la historia, me dio mucha pena leer lo de Johanna :( y cuando lei lo de Puck y Kurtb omg jajaja y Finn jajaja me imagino su cara jajaja actualiza pronto tu fic es genial
avatar
bonamore
****
****

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 14/09/2012
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por mary04 el Miér Ene 09, 2013 5:51 pm

Adoro el Fic me imagino la cara de todos y me causa demasiada risa
avatar
mary04
-
-

Femenino Mensajes : 1296
Fecha de inscripción : 30/09/2011
Edad : 23
Club Naya/Santana Samuel


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por Kodrame SnapeMalfoy el Miér Ene 09, 2013 7:10 pm

Trabajando en eso n_________n.

_________________


avatar
Kodrame SnapeMalfoy
-*
-*

Femenino Mensajes : 1515
Fecha de inscripción : 14/12/2011
Edad : 33
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por DCazula el Miér Ene 09, 2013 7:18 pm

por una cosa y otra esta historia no la habia leido, pero admito que me heche todos los capitulos ahorita jejeje esta super emocionante, y me tiene con la emocion a flor de piel ahhh ya kiero saber que pasa!! tienes una lectora mas apartir de ahora, saludos =)

_________________
Klisses and Klugs
• • Distrito New York • •

Irma DCazula
avatar
DCazula
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2619
Fecha de inscripción : 19/04/2012
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por ♫Alice Anderson♫ el Miér Ene 09, 2013 8:59 pm

Omg Omg!
acaso TU me quieres matar de la risa!!me encanto Todo lo del cap!!!
lo juro estaba en un lugar publico y riendo y haciendo sonidos de ternura con lo de Blaine!
me dejas en intriga please actualiza pronto!!!!!!!
nos leemos, Chao!
avatar
♫Alice Anderson♫
********-*-
********-*-

Femenino Mensajes : 1051
Fecha de inscripción : 03/09/2012
Edad : 20
Club Darren/Blaine Alex


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por Kodrame SnapeMalfoy el Jue Ene 10, 2013 2:00 am

Actualización en minutos

_________________


avatar
Kodrame SnapeMalfoy
-*
-*

Femenino Mensajes : 1515
Fecha de inscripción : 14/12/2011
Edad : 33
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por Kodrame SnapeMalfoy el Jue Ene 10, 2013 2:20 am

Glee no me pertenece, ni tampoco los personajes, ya quisiera yo ser dueña de Blaine, los Hummel-Hudson, etc., pero no, no me pertenecen, esto lo hago por diversión.
AGRADESCO ENORMEMENTE sus comentarios, en serio, así que no teman niñ@s, usualmente los contesto uno por uno por medio de mensaje, para no distraerlos de la historia, pero sepan que en verdad me impulsan para actualizar.

ADVERTENCIA:

Este capítulo contiene una ligera escena de LEMON, yo advertí.

Esta historia contendrá situaciones difíciles, mal lenguaje, violencia y por la naturaleza de nuestros personajes principales, una temática homosexual latente, si tienes problemas con cualquiera de estos temas, te recomiendo no sigas leyendo, igual si eres menor de edad no me hago responsable de traumas, yo he advertido que no es una historia apta para todo el público y sin más…iniciamos.

-------------------------------------------------------------------

Cap. 8 “Elizabeth al cuadrado”

Algo era diferente, no supo exactamente que o como, tan solo fue consciente de su alarmante situación cuando sus ojos azules se enfocaron en la pared, llena de grafiti color rojo y azul que abarcaba el reducido espacio, “Pelea”, entonces movió sus ojos y pronto se dio cuenta, estaba en el cubículo de un sanitario, no era un sitio sucio pero definitivamente le hacía sentir incomodo que hubiese tantas rayas, tantas palabras y dibujos grotescos, algo no estaba bien y justo iba a darse la vuelta para salir de ahí cuando algo lo golpeo y una fuerte mano tomo su nuca aventándolo hacia un lado, logrando que su cabeza pegara con una de las paredes del cubículo, ahí donde sus ojos leyeron “Sangre” en tinta azul y trazos claramente de pluma, pero no era momento para eso, no cuando un cuerpo ajeno se pegó a su espalda y la mano que le había tomado la nuca ahora le tapaba la boca impidiendo que gritara.

Un aroma extasiante llego a su nariz, la mescla de un shampoo que olía a cerezas y orquídeas, más una colonia que no pudo evitar encontrar completamente familiar, llego hasta sus pulmones, la fuerza del otro hombre detrás de si, le acelero el pulso, más cuando sintió como la mano libre le tocaba con un deseo que le sacudió el cuerpo, aquello no podía ser, aquello no debía ser, pero aun así estaba pasando y su corazón latía desbocado, mientras se le erizaba la piel.

Quiso moverse, incluso forcejeo contra el otro y quiso gritar, pedir ayuda, algo, lo que fuese con tal de salir de ahí, pero el otro apretó más la mano en su boca y recargo completamente su cuerpo contra el suyo y se escandalizo cuando sintió una fricción impropia y salvaje contra sus glúteos, pronto fue imposible ignorar la dureza que encerraban unos jeans ajenos a los suyos y sintió su cuerpo arder, era vergonzoso, pero estaba pasando, él se encontraba excitado al tener a un extraño frotándose contra su cuerpo en un baño de mala muerte.

-shhhh- fue lo único que escucho al pie de su oído y volvió a estremecerse cuando una risa victoriosa y casi jocosa resonó en su cabeza, entonces el olor a cerezas y a orquídeas volvió con una furia enloquecedora- shhhhhh –escucho una vez más y la mano que le había estado acariciando las caderas se movió a sus pantalones desabrochándolos con una rapidez envidiable-

Entonces unos labios besaron su nuca mientras la mano se filtraba entre los pliegues de su ropa y llega justo a donde su cuerpo quería, pero su mente repudiaba con fuerza, esa mano dura, callosa y vigorosa comenzó a masturbarlo con furia, apretándole fuerte sin que llegase a dolerle, lo justo y necesario para que unos gemidos comenzaran a salir de su boca y se estrellaran penosamente contra la mano más morena que le mantenía privado del habla, entonces lo sintió, esos besos en su cuello eran…diferentes, había algo que picaba y sus ojos trataron de mirar hacia atrás, pero solo podía ver unos rizos negros moverse, nada más.

Hacía calor, mucho calor y estaba a punto de terminar, él Kurt Hummel, actor de teatro, columnista de Vogue, estaba a punto de venirse en el interior de un baño público, mientras un completo extraño le masturbaba y le besaba con el deseo más grande del mundo, a la vez que sus caderas se frotaban de forma indecente y salvaje contra su trasero, ese que al inicio tembló con algo de miedo, pero que ahora se movía contra el otro, era…completamente pecaminoso, penoso y sobre todo excitante, jamás en mucho tiempo se había sentido así de acalorado, así de dominado y de enardecido.

-…Kurt….-escucho su nombre y su corazón se detuvo- hey… Kurt…-nuevamente su nombre, pero la voz era diferente, no parecía pertenecer a su ardiente agresor y tuvo que mover su cabeza para sacudir sus ideas, aquello estaba sobrepasando los límites y definitivamente la dureza en sus propios pantalones no le permitía pensar con claridad- ¡Por todos los cielos! –el grito conocido como el de su hermano le hizo abrir los ojos y enfocarlos con la imagen de Finn que parecía acabar de ver a un fantasma-

- Deja de grit… ¡Oh…por los mi diablos! –dijo un Puckerman que acaba de entrar a su vista periférica y entonces lo noto, él estaba recostado en una pequeña cama, estaban en una habitación de color blanco con dos camas- ¡La princesa tiene una erección de muerte! –dijo y el castaño aun adormilado sacudió su cabeza una vez más y entonces bajo la mirada hasta encontrar con aquello que no debían ver ese par de…- en verdad eso debe dolerte

- Dejen que valla al baño –fue la voz de Sam que sonaba divertida y gracias a todos los cielos, lejana- es normal que cuando uno despierte tenga una de esas…recuerden que ninguno de nosotros pudo dormir, por eso rentamos el cuarto…y bueno Kurt pudo haber estado soñando bastante bien -explico el rubio-

Entonces Kurt se levantó tomando su abrigo para cubrir sus pantalones y se apresuró al baño, ese pequeño baño donde apenas podía estar una persona, ahí donde había una pequeña ducha separada del resto solo por una vieja puerta corrediza con el vidrio difuso, y se sintió extraño, el calor de su cuerpo aun adormilado se encontró con la frescura del día y el dolor en su entrepierna le recordó lo vivido…no, más bien lo soñado, ¿Qué había sido eso? ¿Por qué?.

- este…¿Kurt? –se escuchó la voz de su hermano detrás de la puerta y juró que quería estrellar su cabeza contra las baldosas del baño y perder la memoria en ese mismo instante- ¿te encuentras…bien? –pregunto Finn logrando que una amortiguada risa marca Sam lograra que los hermanos se apenaran una vez más por la situación, incluso Kurt se preguntó porque había aceptado viajar con esos tres-

- No lo desconcentres, déjalo jalársela en paz –fue la voz de Puckerman que logro que Kurt abriera el grifo del lavamanos y usara agua fría, prácticamente helada para refrescar su rostro- ¡Hey Kurt pondremos música para que puedas gritar mientras te la jalas! –dijo el hombre judío con un tono de voz divertido pero serio y segundos después se escuchó la música en la habitación-

- Mi hermano no está…-fue la voz de Finn y el agua helada más la música y la conciencia de estar con Sam y Noah fue lo que hizo que el calor de su cuerpo y la dureza dolorosa de sus pantalones bajara con vertiginosa rapidez- ¿en serio creen que él este…? –fue la voz más bajita de Finn-

- ¡Te escucho Finn! –grito Kurt antes de tomar una toalla, abrir la puerta y secarse la cara- ustedes…-gruño dejando la toalla de lado para ver a Puckerman acostado en la otra cama mientras Sam sacaba o buscaba algo de su maleta y a su hermano aun se encontraba parado afuera del baño, como imagino- ¡Son unos idiotas! –gruño y la mirada de todos fue de completa incredulidad-

- Hey princesa, no es nuestra culpa que estuvieras tan excitado…bueno, tal vez sí, es mía por estar cerca de ti, pero deberías poder soportar mi increíble sensualidad y masculinidad –dijo Noah Puckerman con aire tan serio que escandalizo al castaño- bueno tal vez es culpa de Finn, si el no grita como colegiala virginal que ve por primera vez una erección, nosotros no nos hubiéramos dado cuenta hasta que corrieras a lavar las sabanas manchadas al baño

-¡CALLATE PUCKERMAN! – fue el grito a coro de los hermanos que logro que Sam riera por lo bajo, mientras Puck alzaba las manos en señal de que no entendía porque las agresiones contra su honesta persona-

- Yo que tú, ya no decía nada- dijo Sam antes de sacar un bálsamo labial del fondo de su maleta para abrirlo y poner un poco en sus labios, el frio a veces los partía y no era nada atractivo para las damas, mucho menos algo que se sintiera bien, entonces una mirada asesina se sintió en su cabeza rubia y decidió que era mejor callarse también-

- ¡Me voy al parque! –dicto el castaño antes de ponerse el abrigo y buscar su celular, su cartera y unos guantes para moverse a la puerta- ¡No los quiero cerca de mí en al menos 2 siglos, ¿entendieron?! –pregunto y miro a los demás, Puck solo asintió aun sin entender por qué el otro estaba tan molesto, Sam solo evito la mirada, no había visto así al castaño y no quería averiguar si los mitos sobre la ira Hummel eran reales, y Finn solo se quedó ahí, cual estatua recién petrificada por Medusa- ¡No sé cómo pueden ser tan… tan… neandertales e insensibles!

- Pero…-dijo Finn cuando Kurt se giró para salir por la puerta y este volvió a verle con la mirada furiosa- ¿Cuál parque? Kurt…este, no estamos en Lima ¿recuerdas? –pregunto con cierto tacto y el silencio a continuación parecía similar al silbido violento del viento cuando se venía un huracán-

- A unas cuadras de aquí, había un parque Finn –dijo el castaño con aire molesto, casi siseante- traigo mi teléfono, y solo si es de vida o muerte me llaman –dijo y sus ojos se mantuvieron fijos en su hermano- necesito alejarme un segundo, solo un segundo de tanta masculinidad ¡no valla ser que el homosexual los ataque mientras duermen! ¡IDIOTAS! –y dicho esto azoto la puerta para caminar con paso raudo por el pasillo-

Se había pasado, lo sabía, el drama que había dejado salir superaba por mucho cualquier cosa que hubiera hecho en mucho tiempo, pero estaba molesto y avergonzado, solo quería caminar, solo un poco, amaba a su hermano y a los chicos pero definitivamente eran un dolor de cabeza, sobre todo cuando perdían lo que las personas normales conocían como “tacto”.

Así camino dos cuadras después de salir del pequeño hotel de aquel pueblo donde vivía alguien que le conocía y que habían ido a buscar bajo el nombre de Tigre, pero eso no importaba ahora, solo quería despejar su mente, y el pequeño parque que había visto cuando estaban buscando un hotel ahí en Strattanville le ayudaría, por eso al llegar al parque busco una banca y después de asegurarse de quitar las hojas secas que había a causa de los árboles se sentó y cerro sus ojos.

No quería pensar en el sueño, definitivamente no quería, pero había sido tan vivido y tan impresionante que aun podía jurar que reconocería ese perfume o ese shampoo en cualquier parte, solo esperaba no hacerlo porque entonces las cosas regresarían a su cabeza y tendían un horrible y penoso problema en sus pantalones, entonces se mordió el labio, aquello era estrés, estaba seguro, después de todo había tenido mucho trabajo y la plática en el camino hacia Strattanville sobre Blaine podía haberle levantado un poco los ánimos y bueno, todo se mezclaba, tal vez él inconscientemente quería eso, ser sometido en…

- ¿un baño público? –murmuro el castaño casi con asco, aquello definitivamente no era cierto, claro que no, a saber qué clase de enfermedades podía acarrear el tener una aventura así con un desconocido en un sitio tan deplorable…aunque sonara sexy, era deplorable e insalubre-

- no se –fue una voz infantil que lo saco de sus pensamientos y logro que abriera sus ojos azules para toparse con unos similares a los suyos- ¿quiere ir al baño? –pregunto una niña de cabello negro y rizado, que llevaba un listón verde en una media cola convertida en trenza- aquí cerca no hay uno –dijo antes de girarse y dejar ver su mochila de Mulan mientras los pastelones de su uniforme bailaban con su movimiento- tal vez si va a una tienda y compra algo pueda entrar al baño –dijo volviendo a verle y la niña le sonrió mientras sus manos sostenían con cuidado una cajita pequeña de cartón-

-no… yo, solo…-dijo el castaño pero no pudo encontrar una explicación que darle a una niña- no te preocupes, solo me preguntaba cosas sin sentido –dijo y la niña levanto una de sus cejas antes de moverse para sentarse a su lado , con cuidado de no tirar su cajita ni de arrugar su uniforme- disculpa…¿estas perdida? –pregunto y la niña callo por un momento antes de asentir - ¿sabes la dirección de tu casa?

- la sé –dijo la niña antes de mover sus ojos al señor aun lado suyo- pero está bien, alguien vendrá a buscarme, no estoy tan lejos, recuerdo ese edificio de allá –dijo señalando con una de sus manos una tienda que decía “Lavandería de Oro”- además papá nos dice que si una vez no recordamos como volver solo debemos quedarnos donde estamos y esperar junto a un adulto responsable –dijo y mantuvo sus ojos fijos en el castaño, evaluándolo- pero también sé que no debo hablar con extraños…-murmuro frunciendo el ceño y el castaño asintió y alejo su mirada de la niña, suponiendo que ahí terminaba la conversación- ¿tiene una identificación oficial con foto? –pregunto y el otro volvió a verla con aire extrañado- es que si me la enseña veré como se llama, entonces no sería un extraño para mi

- ¿y por qué no me dices tu nombre primero? –pregunto el castaño con cierta curiosidad a lo que la niña negó con la cabeza mientras colocaba la cajita de cartón sobre su regazo- ¿no crees que a mí, mí papa me dice lo mismo? Yo tampoco debo hablar con extraños –dijo y la niña volvió a levantar la ceja-

- ¿no me escucho?...no puedo hablar con extraños-dijo como si el castaño fuese lento de entendimiento- usted ya está grandecito para cuidarse solo, seguro su papá entiende, además no estaría hablando, solo me enseñaría su identificación, entonces yo podría decirle mi nombre y ya no seriamos extraños –explico la niña, ante lo cual el castaño no pudo refutar, así que saco su cartera y de esta saco su licencia de conducir y se la paso a la pelinegra- a ver… -con ambas manos tomo la licencia y leyó en voz alta- Licencia de con..ducir –dijo manteniendo sus ojos azules en las letras- Clase D…Kurt Elizabeth Hummel…-parpadeo y volvió sus ojos al otro con una gran sonrisa-

- ¿pasa algo? –pregunto el castaño a lo que la niña asintió de buena gana pero siguió callada, solo sonriéndole- y… ¿puedes decirme que es lo que pasa?...sé que no salgo del todo bien en la foto, pero nadie sale bien en esa clase de fotos, así que no te burles ¿ok? –dijo con suavidad tratando de aligerar esos nervios que de pronto le embargaban al ver una sonrisa tan abierta y franca-

- se llama como yo –dijo la niña y le regreso su licencia de conducir para sostener la cajita que estaba sobre su falda- Me llamo Elizabeth Anderson, tengo 9 años de edad y soy acuario –dijo de buena gana mientras comenzaba a mover sus piernas , balanceándolas y arrastrando sus zapatos negros en el pavimento, moviendo algunas piedritas y hojas secas, al tiempo que Kurt parpadeaba y sentía que el corazón se le había movido con solo escuchar ese apellido- se ve bien… -dijo mientras el aire helado soplaba y movía las pocas hojas en los arboles- en la foto, se ve bien, creo que es un señor muy bonito

-…- aquello fue dulce, increíblemente dulce y Kurt solo pudo preguntarse dónde estaban los padres de una niña tan adorable y porque era Anderson, seguro había muchos Anderson en el país, era obvio, porque Cooper nunca le había mencionado que tuviese parientes en Pennsylvania, menos tan jóvenes, así que debía concentrarse y dejar de pensar en una casualidad tan burda como esa- muchas gracias…-dijo y se vio tentando a acariciar sus cabellos, pero aquello sería malo, muy malo, con el tiempo había aprendido que acariciar niños en público podía ser tomado muy mal, sobre todo si vivías en Nueva York y estos niños no eran conocidos suyos, así que mejor evitar problemas- aunque tal vez la palabra es…guapo o atractivo –dijo con cierto aire divertido, no tenía problemas con que una niña le dijera bonito, solo conversaba-

- No, la palabra es bonito –dijo volviendo los ojos al frente para ver como una perrito pasaba con una pelota en la boca, ella juraba que ese perro lo había visto en la escuela, así que seguro no estaba tan lejos como creía- usted es como una muñequita, pero en señor –dijo y volvió a verlo – señor Hummel –le llamo la niña para tener la atención que de hecho ya tenía sobre ella – no quiero ser grosera, no se valla a molestar, pero como usted no es de aquí…bueno nunca en mi vida lo había visto y no se viste como nadie más aquí, así que supongo que… no es del pueblo…-respiro hondo mientras Kurt seguía su línea de palabras con aire curioso y entretenido- ¿es usted gay?

- ¿disculpa? –pregunto el castaño quien abrió los ojos ligeramente, no esperaba que una niña desconocida, y adorable, claro está, pero desconocida al fin, en un pueblo que jamás había oído mencionar le preguntara si era o no gay- bueno… ¿eso sería malo? –decidió preguntar el castaño-

- aquí si –dijo la niña antes de bajar sus ojos a la cajita – aquí no es bueno ser diferente a otros, y es muy, muy, muy, muuuuy malo que te guste alguien que sea igual que tú, o sea si eres niño, no te pueden gustar los niños –dijo y se notó que la niña estaba molesta al respecto- es tonto –dicto antes de volver a verlo- porque puedes quedarte muy solo y es feo estar solo –dijo y el castaño se vio tentado a tomar a esa niña y robársela, aunque rápido desecho la idea porque era ante todo, ilegal- entonces ¿si es? –pregunto y él por alguna razón, tal vez por el hechizo adorable de esa pequeña, asintió- oh…-dijo y volvió a bajar la mirada, quedándose callada por unos segundo antes de moverse discretamente más cerca del castaño, lo cual no paso desapercibido por él- ¿y ya tiene novio? –susurro tan bajito que de no haber estado la niña ya tan cerca de él, jamás la hubiera escuchado-

-…este…-tartamudeo el castaño, volviendo sus ojos azules al frente y estaba seguro que si se levantaba en ese momento alegando cualquier cosa para huir de ahí, habría pasado como que no le había oído, aunque también había pasado como un cobarde y no era la lección que debía darle a esa niña, por más desconocida que fuese- no…no tengo –murmuro también y la miro de reojo- ¿tú tienes… novia?-pregunto sin saber si aquella pregunta era siquiera legal-

- no tengo edad para pensar en novios o novias –dijo la niña con aire divertido antes de tomar la cajita de cartón que tenía sobre su falda y ponerla a un lado suyo, sobre la banca- mi papá no tiene novio –murmuro y el otro volvió a verla como si de pronto le hubiera brotado otra cabeza- es un secreto…shhhh –dijo poniendo un dedo en sus labios y se sentó de lado para tomar una mano del castaño- papá está muy solo, pero no puede decirle a nadie que es… gay –murmuro suavecito logrando que el castaño parpadeara, sintiéndose en la dimensión desconocida- ahora mismo mi hermano y yo estamos buscándole a alguien, porque es feo verlo triste a veces –dijo con suavidad- por ahora tenemos a un señor que come galletas, que no conocemos y que tal vez no lo quiera, pero si no resulta con él ¿podría usted tener una cita con mi papá?-pregunto la niña con tono educado pero triste, casi esperanzador-

- vivo muy lejos de aquí –dijo el castaño y vio como los ojos azules de esa niña se volvieron más tristes y casi cristalinos, se sintió culpable por alguna razón-…bueno… ¿Al menos es guapo? –pregunto sin entender por qué estaba haciendo aquello, después de todo él no volvería a ese lugar- en caso de que ese señor de las galletas no quiera a tu papá, y en algún momento yo vuelva por aquí, por que yo no puedo salir con alguien feo o viejo –dijo con aire juguetón ante lo que la niña volvió a verlo con una sonrisa en su rostro-

-Papá es el hombre más apuesto, guapo, genial, perfecto, fuerte, magnifico, guapo, lindo, dulce, guapo, súper mega extraordinariamente sexy del mundo entero…-dijo tan rápidamente la niña que Kurt se preguntó si no sería pariente de Rachel- mundial –dijo después de haber tomado aire y Kurt sonrió- en serio, en serio, le enseñaría una foto de papá pero no traigo una conmigo, por eso le digo a papá “papá quiero una foto tuya” –dijo antes de tomar con fuerza la mano del castaño- entonces ¿es un pacto? ¿tendrá una cita con mi papá si el señor de las galletas no lo quiere? –pregunto y el castaño asintió- sé que vive lejos, pero humm –se movió para quitarse la mochila y rebuscar algo- voy a darle la dirección, y cuando vuelva por aquí, pregunta por Lizzy –dijo emocionada- las chicas van a decir que no hay ninguna Lizzy, pero entonces le dice que es Lizzy, la hermana de Alex –explico mientras sacaba una pequeña libretita de color verde que tenía en la portada a un grillo tocando el violín- veamos…

- ¡Hey! –el grito de otro hombre logro que la niña dejara de escribir y levantara la vista para toparse con un hombre alto y extraño que se acercaba agitado hasta ellos- amigo ¿estás bien? ¿sigues molesto con nosotros? –pregunto Finn antes de mover sus ojos castaños a la niña de rizos negros- ¿y esa niña?

- No soy esa niña…-dijo frunciendo el ceño antes de dejar su libreta y el lápiz que acaba de sacar a un lado, junto a la cajita de cartón- ¿Quién es él? –miro de forma fiera al castaño y este levanto la ceja- me dijo que no tenía novio –dijo de mala gana, acusándolo con sus ojos azules- usted me lo dijo

-No soy su novio –dijo Finn y la niña levanto una mano en señal de que se callara logrando que Kurt y Finn se quedaran helados por la actitud tan diva que de pronto había adopta la niña de ojos azules- usted es un extraño y yo no hablo con extraños, porque los extraños son malos, te pueden robar y venderte para cortarte en miles de pedacitos o a un circo o a un sitio mucho, mucho, mucho más feo –explico a una velocidad increíble-

-Es cierto –dijo Kurt y Finn le miro con aire extrañado, el mundo era raro, muy raro- Finn ¿podrías enseñarle tu licencia de conducir? –pregunto el castaño a lo que el otro puso su mejor cara de no entender el punto- por favor solo hazlo, Lizzy…-la llamo y ella frunció un poco los labios, esperaba su explicación, nadie iba a jugar con el corazón de su papá- él es mi hermano

- Si, solo hágalo señor soy muy alto y tapo el sol –dijo la niña y extendió su mano a lo que Finn aun dudoso busco su cartera y saco su licencia-…veamos…esta es de Ohio, hummm… ¡aquí esta!...humm Finn Hudson –dijo y levanto sus ojos azules al dueño de la licencia- sus apellidos son diferentes, no pueden ser hermanos, no soy tonta –dijo y le regreso la licencia mirando de reojo al castaño-

- Si lo somos –dijo Kurt – mira Lizzy, su mamá se casó hace algunos años con mi papá –dijo con suavidad y la niña volvió a clavar sus ojos azules en el que estaba de pie frente a ellos- por eso tampoco no nos parecemos –explico y ella entonces respiro hondo, aliviada- ¿ves? No te engañe, no podría mentirle a una niña tan linda como tú –dijo y ella sonrió-

- Esta bien –dijo la niña de cabello rizado y volvió a tomar su cuaderno para escribir- entiendo, mi hermano y yo somos hermanos de sangre, por que nacimos de la misma mamá y no nos parecemos, eso es porque somos mellizos o algo así –explico antes de oír que alguien se acercaba corriendo-

- ¡Lizzy! –grito un niño de cabello castaño y ojos color miel cuando la vio con dos extraños, y forasteros para acabar con sus nervios, solo esperaba que su papá no se enterara que había perdido de vista a su hermana y esta había terminado con un tipos raros- ¡Elizabeth! –grito y la niña volvió a verlo antes de guardar todo aprisa, aquello era malo, la niña había olvidado ese pequeño detalle- ¡Tía Gi dos hombres se quieren llevar a Lizzy! –grito y ambos adultos prácticamente palidecieron, Kurt tuvo que levantarse rápidamente para evitar que se mal entendieran las cosas por lo cerca que estaba la niña de él-

- Alex cállate –dijo molesta la niña cuando vio lo que su hermano había causado y se colgó una vez más su mochila- la tía Gi se lo va a creer y entonces va a querer golpearlos, no es justo que digas mentiras asi –dijo y el castaño niño miro de mala gana a los dos hombres de ahí-

- No podemos hablar con extraños, lo sabes, papá nos lo ha dicho, miles y miles de veces –dijo el niño de ojos color miel antes de acercarse a ella y tomarla de la mano- ella es mi hermana y si le hacen algo mi papá va a agarrarlos y a romperles todos los huesos …¡a los dos! –dijo y la niña se zafó de su agarre para patear el pie de su hermano- ¡Lizzy!

- ¡eres un tonto, tonto, tonto! –dijo la niña a todo pulmón y señalo a Kurt- él va a tener una ya sabes que con ya sabes quién, si ya sabes quien no quiere a ya sabes quien –dijo y entonces el niño aunque comenzó a sobarse la pierna miro atento al castaño- y ese de ahí –señalo la niña a Finn- es su hermano de otra mamá, sus papaces se casaron y por eso son hermanos como tú y yo, y ahora los asustaste –dijo la niña antes de dar un pisotón al piso- además tú estabas muy ocupado con tus amigos, yo no tengo amigas, por eso me fui –dijo y tomo la cajita de cartón- mira, encontré un grillito muerto y estaba buscando un lugar bonito donde enterrarlo cuando el señor Hummel –señalo a Kurt- dijo algo sobre que quería ir al baño , pero no quería ir al baño realmente, entonces me puse a platicar con él después de que me enseño su licencia –dijo y el niño asintió a cada palabra- así ya no sería un extraño ¿recuerdas?

- niños…-hablo finalmente Finn y puso una mano en el hombro de la niña de cabello rizado- creo que deberían regresar a su casa, ya es un poco tarde y seguro tienen cosas que hacer ¿no? –pregunto con una sonrisa suave en su rostro y todo hubiera salido bien, tal vez si el mundo no estuviera contra él-

- ¡Aléjate de los niños! ¡Ahora!–grito una mujer de cabello largo y pelirrojo que llego acompañada de un niño con el cabello igual al de ella y más grande que los otros dos- más te vale que le quites las manos de encima a esa niña…-dijo Kurt se apuró para romper el contacto que Finn aún tenía sobre el hombro de Lizzy- bien…-siseo y miro de mala gana a los niños- ¡Alexander, Elizabeth, vengan acá ahora mismo! –dijo y los niños no pudieron decir nada solo se movieron hacia la mujer que parecía estar a punto de tener un infarto- ¡¿Qué demonios hacías con esos hombres Elizabeth, sabes lo preocupada que estaba y lo infartado que está tu…?!-grito y rápidamente tomo su teléfono para marcar un numero rápido- bueno… ¿sí? …hombre, ya la encontré…no, no está bien, no, hombre no necesitas venir, ya vamos …¡Hombre que ahora regreso con ellos! –dijo y comenzó a caminar con los tres niños-

Y ahí se quedaron Finn y Kurt observando como esa mujer se llevaba a los dos niños que habían llegado pisando fuerte y haciendo tanto ruido en sus cabezas como para suponer que la vida de un padre siempre era más complicada cuando había dos niños así, aunque algo les decía que también eran una bendición.

-…entonces…-murmuro Finn antes de sentarse en la banca y Kurt le imito, ambos se veían casi extenuados y no estaban seguros si había sido la adrenalina que habían sentido correr por sus cuerpos cuando les acusaron de querer robarse a una niña o el hecho de que esa mujer casi se les va encima- ¿vas a tener una cita? –pregunto de forma casi distraída y Kurt volvió a verle con aire sorprendido- ¿Qué? Eso parece, eso dijo la niña ¿no?

- es una larga historia Finn –dijo el castaño y cerro sus ojos antes de estirarse- es una niña muy dulce e inteligente, pero definitivamente no creo que se dé, después de todo nosotros estamos solo de paso aquí y lo sabe…creo que solo quería decir su secreto a alguien -dijo antes de abrir los ojos y cruzarse de brazos- así que no te preocupes

-¿preocuparme? –pregunto Finn mirándolo con aire extrañado antes de recordar la razón por la que había salido finalmente a buscarlo aun cuando Kurt le había dejado claro que quería estar lejos de ellos- hey… amigo, sabes que no tenemos problemas contigo siendo gay –dijo mientras se acomodaba la chaqueta- mira es solo que… bueno es complicado, tu eres mi hermano y bueno ya sabes, te dije que te apoyaría siempre y…

-lo se Finn, exagere las cosas –dijo el castaño- créeme solo fue… vergüenza, a mí tampoco me pone muy cómodo que ustedes sepan esas cosas de mí, es…incomodo lo sé muy bien, y ustedes tienen años apoyándome, sobre todo tu y Puck –dijo y se acercó para palmear su pierna- les perdonare si llegando a casa me pagan un día de spa

- no, espera –dijo Finn y le miro seriamente- Puck me dijo algo y tiene razón, siempre te trato como si fueras no sé, de papel o algo así, como si fueras un niño y no un adulto como yo –explico y el castaño se preocupó ligeramente por cualquier consejo que el otro le hubiese dado- mira quiero que nos apoyemos mutuamente, si tu… un día quieres no sé, hablar de esas cosas puedes hacerlo, hare mi mayor esfuerzo por no escandalizarme tanto –dijo con aire comprometido- es solo que siempre he creído que puedes hablar de esas cosas con Rachel

- ¿en serio crees que le platicaría de esas cosas a Rach?...espera, no ¿en serio crees que ella me daría tiempo de contarle algo?-pregunto Kurt a su hermano y este sonrió de solo recordar que Rachel tenía la mala manía de acaparar la atención de las charlas- son cosas que no hablo con nadie, bueno a veces puedo tener una charla más… así con Dave –dijo y el mayor ladeo la cabeza- vive en Chicago, a veces charlamos por cámara y cosas así

- ¿tú y él?...-pregunto Finn y espero a que su hermano entendiera pero parecía que Kurt no quería agarrar su indirecta- ya sabes… ¿son unidos? –pregunto y Kurt levanto una ceja con aire confundido- ya sabes ¿ustedes están juntos? Como amigos especiales y esas cosas

- ¿ah?...¡Ah!...-Kurt negó rápidamente- deja de juntarte con Puckerman en serio Finn, en serio te está dañando su compañía –dijo el castaño y solo sonrió- no…veras desde lo de su suicidio, intento, intento de suicidio, nos acercamos un poco, después cuando se enteró por Sebastián de lo de Blaine, Dave me contacto con más frecuencia y aun en la distancia nos hemos hablado –dijo y se levantó de la banca- actualmente él y Sebastián viven juntos en Chicago –dijo y su hermano se levantó también- aún no sé cómo es que funcionan juntos pero al menos llevan ya unos 3 años así que algo bueno deben estar haciendo –dijo divertido - ¿vamos de regreso?

- si… vamos –dijo Finn y empezaron a caminar hacia el hotel- tenemos que prepararnos, el sitio este abre a las 6:00 pm y tu tardas años en arreglarte –dijo el más alto a lo que Kurt le dio un ligero empujón con su hombro- es la verdad amigo, es así de …woooooooooooow ¿Qué tanto hace en el baño? –dijo y entonces ambos se voltearon a ver y se rieron- jajaja mas te vale no tardarte tanto o tendrás a Puck diciendo miles de cosas como esta mañana

- el león cree que todos son de su condición –dijo el castaño rodando los ojos mientras Finn asentía- aunque… bueno no es algo raro tampoco, es natural…-murmuro y miro de reojo a su hermano antes de sonrojarse- ¡por Gaga olvídalo, olvídalo completamente, sé que estuvo totalmente fuera de lugar!

- está bien –dijo Finn y puso una mano en su hombro- tienes razón amigo, es normal…digo eres un hombre también y si estas solo o te sientes solo siempre es mejor hacer eso a andar por ahí con sabe quién –dijo y Kurt solo asintió, rogando por que la imagen de su sueño no volviera en ese momento – ya te dije, tratare de ser más abierto y bueno cuando necesites espacio puedes decirme y pues te damos tu espacio para que tú puedas… ya sabes, liberar tensión

- vallamos paso a paso, ¿quieres? –pregunto Kurt sin poder evitar enternecerse por el extraño sacrificio que estaba haciendo su hermano- ¿Qué te parece si empezamos ese lazo de confianza con cosas más tranquilas como decirte cuando me gusta alguien o cositas así? –pregunto y el otro asintió casi agradeciéndole a los cielos por tener un hermano gay tan reservado y serio, él aun no sabría qué sería de su cordura si alguien como Sebastián Smythe.

Agradecía un poco lo que estaba pasando, porque sentía que ese viaje estaba logrando que no se había podido lograr desde que sus padres se casaron, tener ese vínculo especial, no porque sus padres quisieran si no porque ellos mismos lo necesitaban, Kurt necesitaba a su hermano pero también necesitaba un amigo incondicional y Finn estaba completamente consagrado a serlo, sobre todo porque su amigo más importante había muerto hacía varios años, o eso es lo que todos decían, si le preguntaban a él, no lo creía, algo en su corazón y sus entrañas le decía que no podía ser, pero Burt y su madre la habían dicho que no tenía por qué decir eso, menos frente a Kurt, porque él apenas estaba viviendo, apenas estaba abriéndose un poco a otras personas y no lograba nada haciendo que Kurt viviera en la fantasía, aunque Finn insistía en lo mismo que decía el detective, tal vez de haber visto el cuerpo y el rostro de Blaine en el funeral podría sentirlo real, pero lamentablemente aun después de casi 10 años sentía que un día los Anderson le llamaría y le dirían ¡Volvió, Blaine volvió!, entonces la vida sería justa una vez más para su hermano, para él mismo, para todos.

_________________


avatar
Kodrame SnapeMalfoy
-*
-*

Femenino Mensajes : 1515
Fecha de inscripción : 14/12/2011
Edad : 33
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por mary04 el Jue Ene 10, 2013 3:11 pm

Elizabeth me parece una niña tan tierna me alegra q act. mas seguido *BESOS*
avatar
mary04
-
-

Femenino Mensajes : 1296
Fecha de inscripción : 30/09/2011
Edad : 23
Club Naya/Santana Samuel


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por DCazula el Jue Ene 10, 2013 6:19 pm

esa chiquitilla si q es inteligente y simpatica jejejjee amo cuando hablan del señor de las galletas es tan divertido!!, adoro ver q cada vez estan mas cerca de encontrarse ahhh q emocion!! =)

_________________
Klisses and Klugs
• • Distrito New York • •

Irma DCazula
avatar
DCazula
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2619
Fecha de inscripción : 19/04/2012
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por johanna anderson el Jue Ene 10, 2013 10:16 pm

juntalos, juntalos, has que tengan una cita, por que ya sabes quien no uiera salir con ya sabes quien,

AY! Dios, actualiza o voy a morir, actualiza actualiza

quiero klaine KLAINE KLAINE KLAINE
avatar
johanna anderson
******
******

Femenino Mensajes : 323
Fecha de inscripción : 12/06/2012
Edad : 20
Club Darren/Blaine Damian


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por Kodrame SnapeMalfoy el Vie Ene 11, 2013 3:29 am

Lindas debo pulir aun algunas cosas finales, pero si todo sale bien mañana... bueno segun mi reloj ya es "mañana" asi que mas bien mas tarde tendran su continuación

_________________


avatar
Kodrame SnapeMalfoy
-*
-*

Femenino Mensajes : 1515
Fecha de inscripción : 14/12/2011
Edad : 33
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por Klaineglee el Vie Ene 11, 2013 2:03 pm

Por favor, no tardes!!! Estoy emocionada, están tan cerca...
avatar
Klaineglee
**
**

Femenino Mensajes : 64
Fecha de inscripción : 04/01/2013
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por Kodrame SnapeMalfoy el Vie Ene 11, 2013 5:33 pm

Glee no me pertenece, ni los personajes, ya quisiera yo ser dueña de Blaine, los Hummel-Hudson, etc., pero no, no me pertenecen, esto lo hago por diversión.

AGRADESCO ENORMEMENTE sus comentarios, usualmente los contesto uno a uno por mensaje, para no distraerlos de la historia, me impulsan para actualizar.

Se recomienda escuchar las canciones mencionadas cuando aparecen en la narración.

ADVERTENCIA:

Esta historia contendrá situaciones difíciles, mal lenguaje, violencia y por la naturaleza de nuestros personajes principales, una temática homosexual latente, si tienes problemas con cualquiera de estos temas, te recomiendo no sigas leyendo, igual si eres menor de edad no me hago responsable de traumas, yo he advertido que no es una historia apta para todo el público y sin más…iniciamos.

---------------------------------------------------------------

Cap. 9 “La Casona”

El sol comenzaba a caer en Strattanville, ese pequeño lugar donde como en muchos otros había sitios no tan legales, del otro lado del pueblo, a las afueras había un gran y viejo edificio, la pintura blanca desgastada no eran nada, no cuando era un sitio tan sólido como ninguno, antiguamente este había servido como cuartel general de reuniones militares, cuando los marines era caudillos y la mayoría de los extranjeros eran considerados enemigos, contaba con varias habitaciones, pequeñas, una gran cocina comedor donde se reunían las fuerzas armadas, una enfermería y debajo de este, se encontraban túneles y apartados hechos para ocultarse en caso de algún ataque, este enorme refugio subterráneo tenía dos entradas, la que lo conectaba con el edificio y aquel que estaba del otro lado en el granero donde anteriormente tenían a los caballos y las armas.

Ahora en el 2022, vísperas de la Navidad, el edificio era usado solo por un selecto grupo de personas, todos aquellos que fuesen ajenos tenían prohibida la entrada a no ser que se consiguiera el permiso del jefe y de un residente con más de 8 años de antigüedad, las habitaciones estaban separadas, en el primer piso estaba la cocina, la enfermería , una sala de esparcimiento que contaba con una televisión de pantalla plana, una mesa de billar, un bar y un estéreo y un pequeño cuarto que se conocía como la guardería, en el segundo piso se encontraban las habitaciones de las chicas, del lado izquierdo aquellas que bailaban u ofrecían sus caricias por cierto precio, mientras que las habitaciones del ala derecha se encontraban las pocas pero feroces peleadoras, en el centro había un solo baño, con 5 cubículos para el sanitario y 3 cubículos para la ducha, un enorme espejo y 5 lavamanos, en el tercer piso estaban las habitaciones de los hombres, las habitaciones estaban por igual, solo que aquellos que tenían más peleas ganadas obtenían las habitaciones menos atrofiadas y con más espacio, con la posibilidad de meter otra cama si era necesario, en el centro se encontraba el salón de baño, con 5 cubículos para el sanitario y 3 cubículos para la ducha, un enorme espejo y 5 lavamanos.

En el patio trasero se encontraba un gimnasio techado y un gran espacio cercado para actividades varias, después estaba el granero, el cual tenía el acceso hacia el patio clausurado y solo podía entrar del otro lado, la pequeña puerta trasera que era la más conocida por los habitantes del pueblo y por turistas o invitados especiales, el lugar no tenía nombre a la vista, no había letrero alguno, no había horarios colgados pero si preguntaban a los habitantes sabrían que a las 6:00 de la tarde en punto, el foco del exterior se encendía de color rojo y eso significaba que el sitio estaba listo para recibir a sus clientes, solo se podía entrar si se sabía un dato del interior, el nombre de un peleador o peleadora o bien el nombre de alguna de las chicas, si no sabías nada de eso entonces no había forma de que entraras.

En el interior había reglas, los clientes podían hacer cualquier cosa si pagaban por el servicio, pero aquel cliente que se encontrara dañando las instalaciones o a cualquiera de las chicas , sería expulsado y no sería recibido jamás, no se podía golpear a las chicas, no si estas no firmaban un papel de acuerdo y cobraban la tarifa más alta y el cliente debía aparte correr con los gastos médicos en el mejor hospital del estado, así que no era un servicio que usualmente se requiriera, igual si había algún cliente que no aceptara el resultado de las peleas y se pusiera enérgicamente terco era expulsado.

Las chicas se turnaban para descansar de sus roles habituales y esos días se encargaban de cobrar , apuntar las apuestas, servir bebidas y cuidar niños en caso de que existieran, los hombres también descansaban, ellos en el descanso de sus roles se encargaban de la seguridad del lugar, repartiéndose en la sección de pelea y la sección para las chicas.

Usualmente por la mañana la gran mayoría dormía hasta tarde, y utilizaban su tiempo entrenando y puliendo sus habilidades especiales para la tarde o bien pasando cierto tiempo de calidad entre ellos, aunque estaba estrictamente prohibido estar en las habitaciones del sexo opuesto si no tenían algún lazo aprobado por el jefe y se les multaba de forma monetaria, descontándoles de 10 días a 6 meses de sueldo, dependiendo de la falta, esto era porque las chicas no podían tener sus aventuras dentro de la casa, si querían hacer algo como eso debía ser fuera del edificio y si se pensaba cobrar, aun cuando fuese a otro compañero de la casa, debía ser en horario de trabajo y en las instalaciones del subterráneo.

Los clientes no estaban obligados a usar condones, pero se les recomendaba por salud, las chicas iban dos veces al mes a un chequeo regular, acompañadas por algún hombre de confianza y aquella que tuviese algún impedimento de salud, léase enfermedad o embarazo era reasignada a un área diferente, actividades de sus días de descanso, si una chica salía embarazada tenía 3 meses para definir su situación, si quería abortar sería pagado de su cartera, si pensaba tenerlo debía decidir si se quedaba o se iba, si se quedaba tenía un mes después de haber dado luz a su hijo para volver a su trabajo habitual y sus clientes eran avisados para evitar represalias futuras, nadie era forzado a trabajar, todos estaban por su cuenta, pero si decidían irse debían pagar una suma específica, que era el equivalente de las ganancias que generaba dicha persona en un mes, como indemnización al negocio.

No había personas de limpieza, cada quien se encargaba de su espacio y los espacios comunes, tanto del edificio como del subterráneo se limpiaban por turnos, un mes los hombres y otro mes las chicas.

El negocio se había iniciado hace ya 40 años atrás, y el jefe original había pasado su administración a sus dos hijos, el mayor se había encargado de estar al frente de todas las decisiones importantes y el menor al ser médico se había dedicado de todos los asuntos que tuviesen que ver con la salud, con excepción de los chequeos de las chicas, los abortos y los partos, sin embargo hacia cerca 3 años ya, el jefe mayoritario, conocido como Señor James o James había decidido meterse en problemas demasiado grandes con personas demasiado peligrosas y un día que viajo a Chicago ya no regreso, por lo cual el negocio paso directamente a las manos de su hermano, Arthur, excelente medico con un pequeño problema de bebida que usualmente lo mantenía en un estado de embriaguez casi natural, Arthur era todo un visionario, había permitido la entrada al negocio a personas que su hermano jamás habría permitido, incluso clientes, ahora también las personas de color y de otras nacionalidades podían pisar lo que todo el mundo comenzó a llamar desde hacía años, “La Casona”.

Los habitantes del pueblo no tenían problemas con los que ahí trabajaban, bueno salvo las mujeres que seguían haciendo a un lado a toda chica que fuese identificada como empleada del lugar, esto porque era obvio que muchos de los hombres casados, comprometidos y juntados del pueblo solían ir e incluso eran clientes recurrentes de varias de estas chicas, el mismo Alcalde del lugar tenía como amante de planta a una de las chicas de ahí, Jenny se hacía llamar y este hombre solía llevarla a la gran manzana para las fiestas de sociedad en lugar de llevar a su esposa.

Los peleadores eran fácilmente identificados, pues todos solían llevar una placa de titanio con sus datos como lo hacen los marines, colgada al cuello, en la cual venía su apodo , su edad, su tipo de sangre y la fecha en que había iniciado a trabajar, raras veces las placas contenían sus nombres reales, por otro lado las chicas solían llevar un anillo de titanio con sus apodos grabados, podían quitárselos y fingir que nadie los reconocía, pero la verdad es que todo aquel que viviese en el pueblo podía identificar perfectamente a todos los integrantes de La Casona, y eran también los mismos habitantes quienes orientaban a los turistas y en muchos casos recomendaban ir a visitar a una chica o a apostar por alguien en particular.

Esa tarde en particular un grupo de turistas condujo hasta las afueras, ahí donde debía estar la entrada a La Casona, el conductor estaciono su camioneta a orillas del camino, ahí donde otras camionetas, motocicletas y automóviles estaban estacionados, ellos sabían ya mucho del lugar, uno de ellos había salido a hacer unas compras y a preguntar sobre el peleador apodado Tigre y le habían informado, todo, todo lo que necesitaba saber, las reglas, las cuotas y sobre todo los favoritos.

- es tarde –dijo Finn de forma distraída mientras bajaba de la camioneta y miraba discretamente al castaño de ojos azules quien había terminado retrasando un poco la partida argumentando que no por ir a un sitio de mala muerte iba a ir en las fachas en las que había llegado- ¿alguien sabe a qué horas peleaba?

- al parecer depende, a veces tiene tres o cuatro combates al día –dijo Noah Puckerman quien se acomodó la chaqueta y miro de forma discreta al castaño quien caminaba con paso aparentemente tranquilo a través del camino con rastros de nieve que llevaba directo al granero, el cual ya tenía su foco encendido- creo que tal vez pudimos perder una o dos de sus peleas, pero no creo que todo este para el caño

- bueno quien sabe después de todo ya son las 8:30 de la noche –dijo el rubio mientras caminaba con el resto y decidió que no vería a Kurt, seguía evitando su mirada desde que este había tenido un arranque de ira en la tarde cuando Finn accidentalmente había notado que el castaño tenía una visiblemente dolorosa erección en sus pantalones- si no lo vemos luchar podemos preguntar por el o bien por Jenny, nos dejó su tarjeta ¿recuerdan?-pregunto Sam , tras lo cual Puck y Finn asintieron-

- yo quería verlo pelear –dijo Puck antes de patear una pequeña piedra a un lado para que esta fuese a caer en un montoncillo de nieve- definitivamente quería ver si era tan bueno como dijeron en la tienda –dijo y torció los labios-

- ok Puck ya entendí –dijo el castaño deteniéndose ante lo cual los otros tres se detuvieron para verlo- ya entendí, me tarde un poco y estamos retrasados, pero yo no supe a qué horas abrían este sitio hasta alrededor de las 3:00 de la tarde y realmente estuve en un tiempo record si apuntamos que fui el tercero en entrar a la ducha –dijo cruzándose los brazos sobre su pecho- no estoy peleando –aclaro antes de respirar hondo y bajar un poco la voz, tras lo cual el resto decidió acercarse a él- les dije ¿no?...sobre los niños del parque –murmuro y asintieron- lo pensé mucho y tal vez lo más acertado es evitar cualquier referencia a mis preferencias sexuales, no porque tenga miedo…que tal vez si tengo un poco, ejem, el punto es que este parece ser un pueblo con personas de mentalidad algo cerrada y no quiero que eso impida que veamos al famoso Tigre –dijo con cierto fastidio en la voz-

- lo sabemos –dijo Finn y los otros dos asintieron- mientras tu tomabas tu laaaaaaarga ducha hable con Sam y con Puck, y estamos de acuerdo, cierto, aun vistes como…bueno, como tú –dijo mientras le señalaba, logrando que el castaño levantara una ceja de no muy buena gana- peeeero mientras nadie diga nada todo estará tranquilo –dijo antes de ver a Puck de reojo-

- No se preocupen, ya lo dije antes a Finn, no le diré nada Kurt, me comportare y veremos qué pasa, después de todo solo venimos para aventarle las galletas al cabron ese –dijo el hombre del mohicano y Sam quien traía la caja envuelta en papel rojo con el moño dorado la agito- ¡ah sí y ver que cabrones quiere! –dijo con una sonrisa torcida- … entonces… ¿listos?

- Listos –dijo Finn a lo que Sam y Kurt asintieron- preguntaremos directamente por él, si tiene pelea iremos a apostar, creo que lo normal es que dos de nosotros apuesten a su favor y dos apuesten en su contra –dijo y Kurt asintió completamente de acuerdo, aunque su pulso comenzaba a acelerarse de forma peligrosa- muy bien entonces… vamos –dijo y dio una palmada a su hermano, podía sentir sus nervios, de hecho lo entendía, pero ahí estaba él para cuidarlo, para protegerlo y estaba seguro que Sam y Puck pensaban lo mismo-

Fue así como retomaron su camino y en un par de minutos más estaban frente a la pequeña puerta de madera que se dividía en dos partes, una superior y otra inferior, puerta que Finn decidió tocar un par de veces para ver cómo alguien abría la parte superior de esta y un hombre de bigote negro, calvo y con un tatuaje que se asomaba por el cuello de su chamarra color café se asomaba.

- Venimos a apostar –dijo Finn con una sonrisa que logro que Puck quisiera golpear su nuca y recordarle que no estaba ahí para comprar pastelillos, si no para ver a unos tipos golpearse con todo- yo y mi hermano estamos en busca del Tigre y ellos quieren ir en contra de nosotros , así que …

- No me importa –dijo el hombre de la puerta que cerro con fuerza la parte superior , logrando que Finn se quedara impactado , sin embargo antes de que Puck golpeara la puerta con cara de asesino frustrado, esta se abrió totalmente- pasen, al fondo hay unas escaleras que bajan, doblan a la derecha y encontrara un pasillo donde verán a un chica de color, ella les tomara sus apuestas –dijo y vio cómo iban pasando, anclando sus ojos oscuros en la figura más delgada y estilizada del castaño quien se sintió terriblemente intimidado pero siguió caminando- en veinte minutos estará la pelea estelar –dijo cerrando la puerta- y después pueden buscar a Mariana y Marlene, son nuestras gemelas y atienden a grupos como ustedes –dijo y Sam asintió mientras Puck levantaba su pulgar-

Los chicos bajaron unas escaleras de madera que crujían peligrosamente, ninguno dijo nada, abajo se comenzó a escuchar bullicio, mucho bullicio y tuvieron que esperar a que todos bajaran para verse mutuamente, aquello era real, estaba pasando.

- ¿estás bien? –pregunto Finn a su hermano y este asintió mirando a Puck y después a Sam- ok, vamos, ese hombre dijo a la derecha –dijo antes de señalar a su lado y noto como su hermano se acercaba más a él mientras que Puck iba atrás de él y Sam atrás suyo- si alguna chica ofrece sus servicios vamos a tener que aceptar, al menos uno de nosotros o de hacerle creer que nos la pensaremos en aceptar –dijo y miro a su hermano quien entendió la indirecta de que debía mostrar más interés en aquello y fingir lo que hacía años no fingía, pero aun así asintió-

Caminaron al lado derecho hasta que el bullicio se volvió más sonoro y la música tomo forma, ahora se podía escuchar claramente el intro de “Ass Like That” de Eminen, una canción de varios años atrás pero que seguía sonando tan machista y sexual como la primera vez que Kurt la había escuchado y tuvo ganas de salir de ahí, no se sentía a gusto, las paredes de piedra estaban rayadas con palabras que solo había oído por boca de Puck y de los trabajadores de su padre, no se asustaba por las palabras, ni por los miles de papeles que parecían viejos volantes y carteles de pelas pasadas, si no por que definitivamente no sabía cómo moverse en un sitio así.

- Hola guapos –dijo una chica de color cuando llegaron a un punto en el cual había una sencilla mesa- mi nombre es Ebony y estoy lista para lo que quieran corazones –dijo con aire coqueto ante lo que Kurt solo pudo pasar saliva, el atuendo de esa mujer voluptuosa era escandaloso, cierto abajo era más cálido ahí abajo pero aun así el andar con un short tan provocativo, y una blusa tan pegada al cuerpo que…-

-Oh…por …-murmuro Kurt y desvió sus ojos azules de los senos de la mujer, con el rostro sonrojado y repitiéndose a sí mismo que debía ser valiente, un hombre …heterosexual no despegaría la mirada si viera como los escandalosos pezones de una mujer de su calibre se mostraban indecentemente aun con la blusa puesta-…apostar…vamos a apostar

- huuuy cariño –dijo la morena antes de morderse el labio y ver al resto- me encantan los tímidos, en verdad me encantan, más si tiene su carita de muñequito –dijo y tomo su pluma para ver fijamente al castaño- es una lástima que no esté atendiendo clientes el día de hoy, si no sin duda te ofrecía mi servicio súper especial para los muñequitos callados como tú –dijo y se apuró a sacar una tarjeta color rosado con su nombre en ella “EBONY”- te incluye masaje relajante, masturbación con la mano, después con mis niñas hermosas –dijo mientras se acariciaba los costados de los senos de forma casi indecente- además de la clásica posición del misionero para terminar en la de cangrejo, y por un precio adicional te incluyo también la de perrito y una mamada tan profunda como quieras –dijo al tiempo que se levantaba y le ofrecía la tarjeta directamente a Kurt-

Entonces todo pareció congelarse, Puck quiso saltar y tomar la tarjeta para verse interesado pero se notaría mucho más lo que ya Kurt estaba haciendo obvio al ponerse tan tenso y nervioso, Sam se quedó callado, mudo y sin palabras, mientras Finn solo abrió los labios para decir algo que nunca salió de su boca.

-…si…-dijo Kurt tomando la tarjeta y después de respirar hondo sonrió de forma abierta a la mujer- es toda una lástima que no trabajes…digo porque si me gustaría… todo eso, todo –dijo y uso un mano para hacer girar su dedo índice – disculpa, no acostumbro a pagar…por esas cosas pero me interesaría, ¿Cuándo… cuando trabajas?-pregunto y la morena sonrió ampliamente-

- El lunes me tienes trabajando desde las 6:00 de la tarde hasta las 4:00 am , así que corazón mío no dudes en venir con mami Ebony, podría terminar de alimentarte si te animas –dijo la morena y movió sus cejas con aire sugerente al tiempo que a Kurt se le erizaba la piel- pero basta, basta, ahora ustedes quieren apostar –dijo antes de volver a su lugar, y volver a tomar la pluma y unos boletitos- ¿por quién vienen y a nombre de quien y de cuanto hago cada volantito?

- Mi hermano y yo vamos por el Tigre –dijo Kurt mientras se guardaba la tarjeta rosada en su gabardina de diseñador- Somos Finn y Kurt Hummel-Hudson –dijo señalando primero a Finn y después a si mismo- ellos son Noah Puckerman y Sam Evans, y van contra lo que nosotros apoyemos, todos vamos apostar $100 verdes así que …-sonrió lo más tranquilo que sus nervios y su carrera como actor le permitían, y cada quien saco su dinero para pasárselo a Kurt y que este se lo diera a la mujer, mientras ella asentía para comenzar a llenar las boletas de apuestas y guardar el dinero en una caja de seguridad bajo llave-

- humm nuestro Tigre esta ahora terminando su ronda en el cuadrilátero de Lucha libre…-dijo la mujer de cabello negro más sus ojos se fijaron en las hojas de horarios que tenía también en la mesa y negó- perdón esa fue a las 7:00, su equipo gano por cierto …hum ahora está en el de box, está por terminar el quinto asalto –dijo y levanto la mirada- en unos veinte minutos estará en el cuadrilátero sin reglas, su pelea final y la estelar de ese cuadrilátero –explico y movió sus ojos al rubio y al hombre del mohicano- ustedes van a favor de Martillo –dijo y frunció el ceño- personalmente creo que es un maldito bastardo que me encantaría que muriese ahogado con su propia saliva, pero pelea bastante bien y ha vencido 3 veces a mi querido Tigre pero incluso yo misma he apostado a que esta vez gana, así que suerte –dijo y les extendió sus boletas a lo que las tomaron- se van por ahí –dijo señalando el pasillo central- y hasta el fondo verán como ya hay personas esperando, aún es temprano para esa pelea, así que pueden ir y alcanzar alguna silla de las de enfrente, a la salida pasan a una caja, que está en la parte superior, hasta el fondo, ahí están las cajas donde pueden cobrar su dinero con su boleta de apuestas en mano –dijo de buena gana- que gane el mejor –sonrió especialmente a Kurt y les invito a pasar-

Caminaron un par de pasos antes de que Puck se le echara encima a Kurt, rodeando su cuello con uno de sus brazos de forma fraternal y una sonrisa orgullosa en los labios.

- La morenaza quería un poco de nuestro Kurtie –dijo con sorna Puck a lo que el castaño el empujo y después le metió un codazo entre la segunda y tercer costilla, lo suficientemente fuerte como para lograr que se alejara- aaaagh…nuestro Kurtie… se está volviendo todo…un hombre –dijo con gracia pero algo de dolor pintado en el rostro, ciertamente no esperaba esa reacción en ese momento-

- Imbécil…-murmuro el castaño mientras seguían caminando, la música de fondo aún era demasiado para sus nervios, no conocía esa canción y definitivamente no quería poner atención a la letra, pero al menos había salido victorioso de su primer encuentro con una mujer de tan complicada profesión, era increíble todo lo que había oído, en su vida había pagado por sexo y definitivamente no quería saber cuánta vergüenza le daría oír las tarifas y los “paquetes” de los hombres que se prostituían, no por todos los cielos, aquello era terrible-

Siguieron caminando hasta que llegaron a una sala algo reducida, que tenía en el centro un tipo de cuadrilátero, solo que este estaba hacia abajo, era como un cajón profundo con paredes de piedra, al acercarse encontraron varias sillas al frente de ese lado, pudieron notar que a los lados del cuadrilátero había objetos, como sillas, bancos, bats y un par de nudilleras de acero.

- Creo que esto será sangriento…-murmuro Sam al observar el lugar y tomar asiento en una silla de fierro aun lado de Puck- ¿creen que se maten? –pregunto a lo que Finn puso la cara de horror más notable de todas, Kurt solo negó como rogando que no tuviera que presenciar algo como eso en vivo, todo aquello iba contra todos sus valores-

- No, no pueden –dijo Puck antes de rascarse la nuca miro a su otro lado, donde Kurt se notaba completamente tenso y preocupado- cuando el otro peleador no puede detienen la pelea –dijo y miro a Finn quien se sentó a un lado de Kurt- generalmente es así, si hubiera muertes no sería ganancia para el lugar y tendrían que estar recontratando, parece que aquí, al menos en este pueblo este sitio es “legal” –dijo mientras usaba los dedos para puntualizar las comillas- el de la tienda me dijo que la tal Jenny es amiga íntima del Alcalde

- Valla eso… tendría lógica ,aquí todo parece muy organizado –dijo el rubio mientras las demás personas iban llegando, el ruido pronto comenzó a ser tal que Kurt se vio tentado a tapar sus oídos, y lo peor de todo es que hacía calor, ahí abajo hacia un calor de los mil demonios- se está llenando –dijo el rubio y los demás miraron alrededor, de hecho de pronto parecía que se habían vaciado varias peleas y los que estaban en ellas de espectadores se habían ido directamente a esa- miren después de todo llegamos temprano –dijo antes de poner una mano en el borde de piedra que había al frente- aquí podremos asomarnos, aunque me preocupa que empiecen a empujar

- para eso están los barandales…-dijo Kurt antes de respirar hondo y ver aquel barandal de metal que parecía completamente oxidado- aunque no creo que pueda acercarme mucho…-murmuro y movió sus ojos azules abajo, para encontrar dos puertas, aquello era como un tipo de mini coliseo romano, solo esperaba no ver tanta violencia como para salir corriendo a vomitar, no quería ni imaginar perderse en un sitio como ese-

- tal vez le pueda lanzar la caja –dijo Sam moviendo una vez más la caja envuelta, esa que por un momento Kurt había olvidado que traían con ellos y se preguntó qué tan raro se podía ver el rubio cargando algo así- así Puck y yo ganaríamos –dijo de buena gana el rubio tratando de limar la tensión que Kurt aun parecía transpirar, a lo que Puck levanto el pulgar y sonrió de buena gana, completamente deseoso de infringir violencia a quien sea que se atreviese a poner así de tenso al castaño-

Entonces las pocas luces que había en el lugar bajaron, logrando que Kurt se tensara más sobre su asiento, mientras los gritos de emoción completamente masculina llenaron el lugar, era como si Kurt hubiese entrado al mundo de la testosterona humana y eso seguía incomodándolo horriblemente, al menos agradecía estar con sus amigos y su hermanastro o definitivamente comenzaría a tiritar de ansiedad.

- ¡Buenas noches! –se escuchó por las bocinas que debían estar en algún sitio del lugar, la voz de un hombre- ¡Bienvenidos a la pelea masculina de la noche! ¡¿Están listos para lo que se viene?! –pregunto y un gruñido colectivo sacudió el lugar, Kurt pudo observar que su hermano y Puck gritaban de una forma bastante convincente mientras Sam solo levantaba el puño, porque si, por alguna razón levantaban el puño, entonces algunas luces comenzaron a bailar hasta que de pronto todo quedo en completa oscuridad-

- cielos…-murmuro quedito el castaño y pronto sintió una suave toque en una de sus manos, esas que estaban completamente empuñadas en su regazo y al mirar a un lado vio aun atreves de las sombras la mirada serena y tranquilizadora de su hermano quien de alguna forma le seguía apoyando, entonces el toque se fue cuando las luces se enfocaron en el pozo que era aquel pequeño coliseo-

- Llego la hora…-escucho la voz en el altavoz y Kurt no pudo evitar llevar sus ojos azules a las puertas que había abajo, estaba seguro que de ahí saldrían los famosos luchadores y dentro de su pecho su corazón volvió a latir con fuerza, estaba a punto de conocer a una persona que por 5 años había estado manándole un obsequio- esta noche…pondremos el intro de aquel que ha ganado ya 2 de 3 peleas consecutivas el día de hoy…veamos si saben de quien se trata…

La voz hizo eco en el lugar y pronto las notas de una guitarra eléctrica comenzaron a resonar en las bocinas del lugar e inmediatamente varios de los presentes comenzaron a golpear el piso con sus pies, al tiempo que la batería y el bajo entraban en la melodía.

"Enter Sandman" de Metallica comenzó a tomar forma poco a poco entre las notas que salían de las bocinas, Kurt había oído esa tonada antes, pero no estaba del todo seguro de su nombre o de la banda, solo sabía que la había oído y por el comportamiento de Puck y de Finn estaba seguro de que la había oído por ellos, el preámbulo de las notas parecían eternas pero pronto se dio cuenta el castaño que comenzaba a sentir una emoción que le corroía los huesos al punto de que sus manos dejaron de estar apuñadas en su regazo para ir al barandal frente a ellos, con el toque insistente de la batería lo supo, esa persona estaba por salir, lo sabía, lo podía sentir todo su ser y tuvo que pasar saliva con dificultad, se tardaba, se tardaba mucho, tanto que no se dio cuenta como comenzaban a corear “tigre, tigre” bajo las notas de los instrumentos eléctricos, para cuando el vocalista comenzó con “said you pray…” una de las puertas se abrió de golpe y un hombre salió de ahí, logrando que el aliento se le fuera de cuerpo con cada paso, ese hombre vestido solo con unos pantalones deportivos en color negro, que no eran completamente flojos pero definitivamente no era pecaminosamente ajustados, no había camisa que cubriera su torso o su espalda bronceada y amplia, unas cuantas vendas en sus manos daban ese toque de peleador aguerrido que terminaba de lucir gracias a la placa estilo militar que colgaba de su cuello y descansaba en su pecho, firme y fuerte a la vista, cabello negro como la misma noche, brilloso antes las luces, rizado y revuelto sin parecer completamente desordenado.

-…cielos…-murmuro el castaño sin saber por qué esa sola figura le estaba cortando el aliento, no había algo mas y ese algo más le pego de lleno cuando el personaje en cuestión se giró hacia ese lado del público y levanto un brazo, ahí con una barba de saber cuántos días, unas cejas pobladas y unos ojos ambarinos estaba la última persona que creyó poder ver en el mundo- …no puede… ser…-abrió los labios para decir algo pero nada salió de ellos, la música seguía golpeando fuerte los alto parlantes y el público se enloqueció-

- Tiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiigrrrrrrrrrrrrrrrreeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee- gruño el anunciador y fue entonces que vio como el peleador en cuestión daba una patada en el aire para después hacer unos movimientos rápidos de boxeo y la sangre se le fue a los pies al castaño, aquello no podía ser posible, debía ser un sueño, una pesadilla, debía estar confundiéndolo todo, era simplemente imposible-

-…es… ¿Blaine? –escucho la voz de Puckerman a su lado quien parecía tan impresionado como el mismo castaño, el ruido de las personas y la música lo ensordecía- maldita sea se parece…tanto…en serio…-Puck seguía tratando de hablar pero nada concreto salía, pronto Kurt supo que no solo él y Puckerman estaban impresionados, Sam y Finn se habían quedado mudos-

- Ahora… suelten al martillo –fue la voz más demoniaca que el anunciador hizo por los alto parlantes y Kurt vio como aun con al música sonando se abrió la otra puerta, de ahí salió un hombre más alto, mas corpulento, de cabello corto rubio, de barba larga, lleno de tatuajes en el pecho, en la espalda, con solo un short camuflajeado en dos tonos de verde que levanto ambos brazos antes de gruñir al público y que este le acompañara-

La música seguía tocando y Kurt no podía sacar sus ojos del pelinegro quien al momento se puso en guardia, ambos hombre parecían dos animales acechándose mutuamente, estudiándose, los notas de los instrumentos eléctricos y la letra de la canción no ayudaban mucho a tranquilizar sus nervios, estaba seguro que ese de ahí era Blaine, estaba completamente seguro y a la vez algo gritaba que no, que no podía ser, pero no quería pensar, solo ver y no ver.

Pronto el famoso martillo se fue contra el pelinegro y los ojos azules de Kurt vieron como este lo recibía pero terminaba derrumbado por él, con el otro sobre su cuerpo en el piso, de solo verlo sintió una angustia terrible en el pecho, era el inicio y no podía imaginar lo que debía sentir que una masa de ese tamaño te aventara al roñoso suelo de cemento.

Ahí en el suelo el rubio de gran masa sometió al pelinegro y comenzó a golpear su rostro, aunque realmente golpeaba los antebrazos que el otro usaba como su propio escudo y había gritos, música y más gritos, todos vieron como en algún punto el pelinegro bajo la guardia y el mayor aprovecho para que su codo golpeara de lleno su rostro, pero no espero que el moreno aprovechara ese movimiento para impulsar su cuerpo hacia adelante y sacarse de encima al otro, mas gritos y la música seguía sonando con fuerza en su oídos, pronto el hombre de cabello rizado se levantó y con una patada en el aire evito que el otro terminara de levantarse.

La música seguía ahí, las palabras tomaban un tono casi mortal, tétrico e incluso satánico en la cabeza del castaño cuando vio como de alguna forma ambos ya de pie comenzaba a lanzarse golpes certeros, no había reglas , su cabeza ahora lo entendía bien, no había faltas o golpes prohibidos, no es que supiera mucho de pelea pero Blaine en su tiempo le había enseñado un poco de Box, mas sus conocimientos en defensa personal, le mostraban que aquello era una pele real, no una donde te dieran más puntos si golpeabas cierta parte de cuerpo, entendió que el primero en terminar inconsciente sería el vencedor.

Un golpe, una patada, ambos hombres eran igual de buenos, igual de feroces y certeros pero definitivamente el rubio tenía un estilo más desgarbado, parecía no pensar las cosas mientras que cada movimiento del moreno parecía ser analizado, como si sus propios músculos fuesen los que estudiaran los movimientos del otro.

Pronto el moreno se movió hacia un extremo, del lado donde Finn, Kurt, Puck y Sam estaban, pero no los vio, este parecía importarle poco o nada los gritos, abucheos o alabanzas, cuando llego ahí tomo impulso y se fue contra el otro que había aprovechado que el pelinegro se iba para ir a tomar una silla metálica aun doblada.
Sin importar nada el moreno se fue contra el rubio y lanzándolo hacia el otro extremo con él encima, logrando que el rubio soltara la silla y terminara volando a un lado, entonces lo vieron, el pelinegro golpeo una y otra y otra vez los costados del rubio, logrando que este cerrase los ojos y gruñera aparentemente de dolor.

Violencia, había mucha violencia pero en algún punto el pelinegro dejo de golpearlo, dejándolo pegado a la pared para alejarse y observarlo, entonces empezó a caminar de un lado a otro, y no se pudo entender porque podría haberse llamado Tigre, casi parecía uno al acecho, esperando que el famoso martillo moviera un musculo para volver a la carga, pero no se movió, termino resbalándose hasta caer al piso y fue entonces cuando el Tigre se giró para mirar hacia arriba , topando sus ojos ambarinos con las luces que había hasta el techo, se le veía cansado, sudaba de arriba a abajo, ahí bajo las luces Kurt pudo notar como algunos de sus chinos estaban más húmedos que otros y no supo si debía agradecer su buena vista o maldecirla porque su cabeza gritaba que ese de ahí no podía ser Blaine, aunque su corazón latía como loco, agitado, emocionado, creyó que de no ser por la distancia que había entre el “escenario” y su lugar, ya habría corrido hacia el otro.

- ¡Voltea…voltea maldita sea! –fue el grito de Puckerman que lo saco de su ensoñación, y antes de que pudiera decir algo más el pelinegro había sido derrumbado por una silla, esa misma silla que había salido volando y que al parecer el martillo había alcanzado en algún momento para levantarse e ir contra el otro-

- maldito cobarde –gruño Finn frunciendo el ceño al ver como el rubio golpeaba una y otra vez al pelinegro en el suelo con aquella maldita silla y la gente gritaba, emocionada, era como si en verdad fuesen solo dos animales de pelea, no , ni los animales debía ser tratado así ya, aquello era una barbaridad-

En algún momento la música termino y Kurt pudo escuchar más claramente al público, había insultos, vítores, todo era brumoso, estaba acabando con su cordura, la brutalidad, el sudor, la sangre, si en algún momento el martillo había soltado la silla y había sangre en esta, por lo cual cuando volvió sus ojos al pelinegro y vio esta misma atreves de sus rizos, sus piernas temblaron y se preguntó en qué momento se había levantado y se había aferrado al barandal frente a ellos, tal vez un poco antes o después de Finn y los demás, pero no importaba, no cuando el pelinegro se removía en el suelo y el rubio mastodonte le decía algo con una sonrisa en los labios.

Entonces algo paso, no supo que, ni cuando, ni como, pero el pelinegro se había impulsado barriendo el piso con una patada al suelo antes de levantarse y empezar a golpear ahora si salvajemente al rubio en el piso, aquello ya era una masacre, pronto las vendas del pelinegro se comenzaron a teñir de rojo y supo que algo no estaba bien cuando varios hombres entraron a la arena para sacar al pelinegro de encima del otro, y aun así se necesitaron 3 hombres para contener al pelinegro que luchaba por salir de su agarre e ir directo contra aquel que había quedado en el suelo con una sonrisa ladina en los labios, pero imposibilitado para moverse.

- ¡¡Y Tigre gaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaana!! –grito el anunciador por las bocinas y el estallido rugió en el lugar, para muchos todo había terminado ahí, pero Kurt podía ver como el odio pintaba la cara del pelinegro que estaba completamente golpeado pero listo para más-

No, ese de ahí no podía ser Blaine, él estaba muerto, así de sencillo, no podía, no había nada en el mundo que lo llevase ahí, Blaine no era así, no tenía esa mirada feroz llena de odio, no metía las manos si no era necesario y no levantaba su puño cerrado contra otro ser humano por dinero, no podía era solo una casualidad y quería ver en ese rostro más maduro, molesto y casi salvaje los vestigios de su antiguo ex novio.

-…Kurt…Kurt –la voz de Puck volvió a sus oído y entonces el castaño se giró a verlo- hey ¿estás bien? –pregunto preocupado antes de que el castaño abriese sus labios para mentir pero su cabeza término negando, era obvio, estaba alterado-

- debemos irnos –dijo Kurt sintiendo la necesidad de aire, aire limpio y de algo de soledad, quería pensar, quería estar lejos de ahí, ahí donde ese famoso tigre había arrasado con odio con un horrible hombre, ahí donde ese hombre de cabello negro y ligera barba tenía un parecido espantoso a Blaine, su Blaine- vámonos…-volvió a decir casi suplicante, entonces Finn le tomo de los hombros y lo giro hacia él-

- No –dijo el chico más alto de ojos café- vamos a llegar al fondo de esto- dijo y Finn movió sus ojos al rubio –ve a buscar a la tal Jenny, debemos vernos con ese tal Tigre ahora mismo –dijo con una voz que se notaba no aceptaría un no como respuesta, entonces volvió a ver a Puck- vamos a llevar a Kurt a un sitio con menos gente –dijo y Puck asintió antes de volver a ver alrededor, el lugar estaba vaciándose-

- vi una señal de sanitarios antes de entrar, si esperamos unos minutos puede que los encontremos despejados –dijo Puckerman ante lo cual Finn asintió, pero Kurt no decía nada, solo estaba al borde del colapso-

Y se repetía, ese de ahí no podía haber sido Blaine, porque él estaba muerto, porque lo habían enterrado hacía ya casi diez años, porque Blaine habría buscado la forma de encontrarles, de regresar a Lima, a Westerville o a Nueva York, porque sabía que su familia lo amaba, porque sabía que había mucho por hacer, tenía muchas promesas que cumplir y Blaine no rompía sus promesas…

Tomo aire y sintió como lo guiaban a algún lado, no estuvo seguro a cuál pero Finn y Puck estaban a su lado y podía seguir divagando sin temor a nada, entonces una idea vino a su cabeza, la única forma sería que Blaine estuviese atado a ese lugar, que lo estuviesen obligando a hacer aquello porque se negaba a creer que si ese de ahí era Blaine lo hubiese abandonado todo, lo hubiese abandonado a él.

_________________


avatar
Kodrame SnapeMalfoy
-*
-*

Femenino Mensajes : 1515
Fecha de inscripción : 14/12/2011
Edad : 33
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por DCazula el Vie Ene 11, 2013 6:28 pm

Creo que me acaba de dar un colapso nervioso de la emocion y la ansiedad!! vio a su tigre!!!! ahhh lo encontro!! ahhh por dios no voy a poder dormir de esperar a ver lo que sucede ahhh estoy que grito de la adrenalina!!! =) actualiza pronto plz!!

_________________
Klisses and Klugs
• • Distrito New York • •

Irma DCazula
avatar
DCazula
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2619
Fecha de inscripción : 19/04/2012
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por ♫Alice Anderson♫ el Vie Ene 11, 2013 8:32 pm

omg omg no e leeido pero enseguida me voy a mi casa a leer!!!
me matan las ancias me siento como mision imposible!
chao
avatar
♫Alice Anderson♫
********-*-
********-*-

Femenino Mensajes : 1051
Fecha de inscripción : 03/09/2012
Edad : 20
Club Darren/Blaine Alex


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por mary04 el Vie Ene 11, 2013 9:17 pm

¡¡LO vio, encontró a Blaine esto es fantastica!! estoy muy feliz espero Act.
avatar
mary04
-
-

Femenino Mensajes : 1296
Fecha de inscripción : 30/09/2011
Edad : 23
Club Naya/Santana Samuel


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por GabrielaGlee el Vie Ene 11, 2013 10:59 pm

Hola nueva lectora
dios mio! amo tu historia es demasiado buena escribes increíble !
espero actualización c:
avatar
GabrielaGlee
****
****

Femenino Mensajes : 184
Fecha de inscripción : 19/12/2012
*Kurt/Chris Fans* Cameron


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por Kodrame SnapeMalfoy el Sáb Ene 12, 2013 2:56 am

Glee no me pertenece, ni los personajes, ya quisiera yo ser dueña de Blaine, los Hummel-Hudson, etc., pero no, no me pertenecen, esto lo hago por diversión.
AGRADESCO ENORMEMENTE sus comentarios, usualmente los contesto uno a uno por mensaje, para no distraerlos de la historia, me impulsan para actualizar.

ADVERTENCIA:

Esta historia contendrá situaciones difíciles, mal lenguaje, violencia y por la naturaleza de nuestros personajes principales, una temática homosexual latente, si tienes problemas con cualquiera de estos temas, te recomiendo no sigas leyendo, igual si eres menor de edad no me hago responsable de traumas, yo he advertido que no es una historia apta para todo el público y sin más…iniciamos.

--------------------------------------------------------
Cap. 10 “Enfermería”

La furia lo había dominado y odiaba que pasara eso pero definitivamente era un hombre con límites y había cosas con las que nadie debía meterse, solo esperaba que el rumor se corriera y se entendiera correctamente el mensaje.

Le dolía el cuerpo, había tenido tres combates muy reñidos esa tarde, primero lucha libre junto a dos compañeros que conocía desde hacía un par de años pero que por desgracia aún les faltaba dominar los saltos sobre las cuerdas, al final habían terminado gracias a que los del otro equipo habían tenido un pequeño retraso de reflejos y les había dado la oportunidad de vencerlos en el momento indicado, después había tenido solo 5 minutos para ponerse sus ventas y guantes de boxeo para entrar a la siguiente pelea, que duro solo un par de asaltos antes de terminar dejando a su contendiente imposibilitado para continuar, ya sabía que cuando terminara debía quitarse los guantes y tener un chequeo rápido con Arthur para después ir a la estelar de esa noche, con Martillo.

Martillo era un peleador que había estado en La Casona desde antes de que él entrara, tenía ya 15 años peleando ahí con ellos y definitivamente era bueno, demasiado bueno, tenía de hecho la mejor habitación, pero también tenía muchos enemigos, su carácter era completamente insoportable, todos los peleadores eran hombres duros e incluso difíciles de tratar en ocasiones, pero de alguna u otra forma había algo por lo que terminabas haciendo buen equipo con ellos, sin embargo Martillo había dejado de hacer equipo y había sido condenado solo a la arena de la lucha callejera sin reglas por que no podían hacer que respetara los puntos básicos de las otras dos, le importaba poco si mandaba al hospital a sus contendientes y no dudaba en ser violento o grosero fuera del trabajo, al menos para suerte de muchos Martillo pasaba su tiempo libre ejercitándose en el gimnasio y el patio que dentro de la casa.

El pelinegro había luchado varias veces con él, varias había perdido y otras había empatado, pero esa noche había ganado, después de varios años le había ganado al gran Martillo y tal vez con algo de suerte esta vez no tendría que estar hospitalizado gracias a ese mal nacido, así que ahí estaba él en la enfermería justo después de que Arthur le había revisado y curado varias heridas, contando 3 puntadas que tenía en la frente gracias a los golpes provocados por la silla.

- te has pasado –dijo el hombre mientras le daba unas pastillas y un cono con agua- ahora mismo están llevando a Martillo al hospital del condado –dijo con aire fastidiado mientras el pelinegro se levantaba de la pequeña y vieja camilla para tomarse los analgésicos- tu no pierdes los estribos, no de esa manera y no tengo problemas, eso te está volviendo más hombre de lo que eras cuando llegaste, pero ¿Qué carajos pensabas cuando viste que no se movía y seguías golpeando su inmunda cara? –pregunto antes de tomar una botella de vodka que tenía a medias para servirse un trago-

- nadie le decía nada cuando era yo o cualquiera de los otros los que iban al médico –dijo de mala gana el pelinegro antes de volver a recostarse en la camilla – ¿has terminado o puedo retirarme a mi cuarto? –pregunto con aire serio a lo que el otro solo negó riéndose ligeramente-

- eres un idiota ¿verdad? –pregunto el medico antes de levantarse de su banquillo para terminar de empinarse su bebida y dejar el vaso en su escritorio- siempre se le dice pero ya vez que le entra por un oído y le sale por el culo a ese hijo de su puta madre jajajaja –la jocosidad de sus palabras era la habitual, muchos incluso pensaban que no se tomaba el negocio tan en serio como su hermano- además no, no puedes irte, debes estar un tiempo aquí en observación, no valla ser que esos golpes en la cabeza te causen un problema que no pienso costear –dijo antes de estirarse un poco- además nuestra amiga Giselle ya viene en camino con tus hijos, al parecer nadie les dijo que su papa pelearía otra vez con el gran Martillo y se pusieron tan insoportables como siempre, y bueno vienen –dijo y se movió hacia el gabinete para sacar un par de vendas- entonces… ¿vas a decirme que paso? –pregunto mirándole de reojo el médico – espero que no haya sido ninguna mariconada Tigre, por que recuerda que es algo que no voy a aceptar, mi hermano habrá muerto pero seguimos sin aceptar florecillas del campo en el ring y obvio no te voy a poner a prostituirte porque me daría tanto asco que terminaría vomitando todo mi licor, además no voy a exponer a mis chicas a que estén cerca de alguien que pueda contraer SIDA y esparcirlo por…

- ¡No es nada de eso! –gruño el pelinegro antes de empuñar su mano y golpear la camilla, entonces volvió a levantarse para quedar sentado y verle fijamente a través de sus pupilas ambarinas- se metió con mi hija –gruño y espero un poco de conciencia por parte del otro- ¡Dijo que en cuanto cumpliera los 15 años tú la reclutarías como a Jo! –dijo y una sonrisa amarga surco sus labios- que ya te había apartado el primer número –gruño y entonces el medico volvió a verlo con aire sonriente- Mis hijos no van a trabajar aquí y lo sabes muy bien –gruño y entrecerró sus ojos – no lo voy a permitir…

- Tigre, Tigre, Tigre –dijo antes de sentarse en su banco para acercarse con las vendas limpias- dame tus manos voy a cambiarte esa mierda que tienes ahí –dijo el mayor aun con una sonrisa desquiciante- lo sabes Tigre, nadie aquí es obligado a trabajar…¿oh si?...digo, no recuerdo haberte puesto una pistola para que pelearas, ni recuerdo haber maltratado a Johanna para que empezara a abrirle sus piernas a cuanto cliente se le atravesaba –dijo y el pelinegro apretó sus puños sin acercar sus manos al otro-…¿oh si lo hice? –pregunto y aunque el pelinegro quiso asentir, no lo hizo, Johanna había estado ahí porque no se sentía capaz de hacer nada más y él se había quedado solo por un tiempo cuando aún creía que su padre le había hecho todo ese daño por su orientación sexual, después solo no había podido irse, dejando a Johanna y a los niños- mira… tu hijo quiere ser como tú, lo he visto Tigre, ese niño tiene potencial, deberías aprovecharlo y cuando tenga 15 podemos hablar al respecto…-dijo y el pelinegro frunció el ceño- sobre la niña…-sonrió- será una chica hermosa, muy muy hermosa, pero si ella no quiere entonces no trabajara aquí, solo recuerda que no podemos tener adolescentes que no trabajen con nosotros, así que… tendrías que mandarla a otro lado…sola –dijo y el pelinegro resoplo- sé que aún no tienes el dinero para irte de aquí con ellos así que piénsalo, como padre debes ver lo mejor para ellos, puedes alejarla de aquí y rentarle un cuartito en el pueblo, pero ¿imaginas lo que pasara? Todo el pueblo sabe quién fue su madre …-dijo y entonces el pelinegro se giró violentamente para tomarlo de las solapas- una puta es un puta aquí y en todos lados , así como un maricon es un maricon en todos lados –dijo el médico, mirándolo aun sin miedo alguno- …no son tus hijos , no sé qué cabrones te importa si el mocoso termina partiendo madres y pateando culos por dinero como tú o si la chiquilla se vuelve tan puta como la madre –dijo y se soltó del otro que temblaba de coraje- pero pasare la voz… nadie se mete con los hijos del tigre, no hasta que ellos firmen un contrato después de sus 15 años –dijo y el pelinegro se movió para salir de la camilla con la mirada más fiera del mundo, cuando la puerta se abrió ligeramente y una mujer rizos rubios , labios rojos y una bata de baño se asomó-…¿Qué paso Jennifer, tu cliente va a pagar con tarjeta de crédito o vienes a ver si puedes chuparle la verga a este maricon? –pregunto manteniendo sus ojos en el otro, sabía que no podía irse, aun lo tenía de alguna manera retenido ahí y le encantaba echarle en cara, al menos cuando estaba a solas o con las pocas chicas que sabían, lo que pensaba de él y su homosexualidad-

- Mi cliente ya pago, Arthur no te preocupes –dijo ella y siguió solo asomada, sin entrar- y no, créeme ya me canse de estar arrodillada por esta tarde, así que no gracias –dijo con aire divertido sin ofenderse- traigo una visita especial, los deje esperando afuera, son unos clientes súper especiales e importantes y lo buscan a él –dijo la rubia con tono cantarín-

- tu sabes que no pueden entrar clientes a este lugar Jennifer, así que no estés jodiendo la madre y regrésalos por donde vinieron, si quieren dejarle dinero que te lo dejen, si quieren un puto autógrafo diles que después se los vendemos con mucho gusto –dijo el médico antes de aventarle las vendas al otro, vendas que atrapo en el aire- vas a curarte solo perro –le dijo al pelinegro con sorna, quien frunció el ceño y solo volvió a sentarse para poner las vendas aun lado e ir quitándose las que tenía en sus manos-

- es que…vienen buscando a Blaine Anderson –dijo ella casi con aire triunfal ante lo que el mayor volvió a verla casi horrorizado- hay dos de ellos que son hijos de un congresista de Ohio y dicen que informaran a las autoridades si no les permitimos verlo –dijo e inmediatamente el otro se acercó a ella, aunque lo que él no sabía era que ellos realmente no habían dicho nada de hablar con la policía, pero estaba segura que no le gustaría al otro tener policías de otro estado revisando sus negocios –

-¿Qué significa eso? –pregunto el mayor a la mujer quien termino de abrir la puerta- ¿Dónde carajos?...no se supone que…-torció los labios y la miro fijamente tratando de culparla, desde que esa mujer se había fijado en el pelinegro le había protegido a capa y espada, al ser la amante del alcalde la convertía algo así como la ley en toda la Casona-

- nada, creo que alguien termino localizando a nuestro tigre –dijo divertida la rubia antes de acomodarse mejor la bata- yo te aconsejo Arthur, querido que los dejes entrar, después de todo no parecen muy convencidos, tal vez no se dan cuenta de que tu mejor peleador es un chico que desapareció hace ya casi 10 años…-dijo ella y el medico gruño por lo bajo- creo que una vez que estuve en Nueva York supe del caso, lamentable que para cuando él se enteró ya estaba demasiado enamorado de sus dos hijos como para dejarlos aquí …¿no crees querido? -siseo ella –

- que pasen –dijo el médico y ella le extendió un papel que ya tenía su firma- bien, que pasen que pasen y su se lo quieren llevar , que se lo lleven, no me importa, aún tengo a martillo y otros más que me dan buenas ganancias, pero tienen que pagarme mi parte como dice en el contrato –gruño el mayor y paso de largo – y no son sus hijos , recuérdalo Jennifer –gruño y siguió caminando hasta toparse con un grupo de 4 hombres a los que decidió que no vería-

-…-ella regreso sus pasos y vio a los 4 hombres aun esperando, uno de ellos tenía los nervios a flor de piel, lo recordaba bien, le había visto tantas veces en el pasado que le daba ternura encontrarlo así de nervioso, si porque ella debía entregar ese mismo paquete que uno de ellos aun llevaba en manos, solo que siempre debía cuidarse de que nadie la viera, y se había cansado, ya estaba harta de que un hombre tan bueno como el pelinegro tuviese que renunciar a todo por sus hijos- chicos, vengan…-dijo y pronto le siguieron- solo…les advierto que esta aun un poco molesto…ese bastardo debió meterse con algo muy importante para lograr que nuestro tigre sacara sus garras totalmente –dijo y les cedió el paso, entonces ella vio al pelinegro usando un poco de alcohol para verterlo en unos algodones y empezar a curar sus nudillos- cariño, tus visitas…

-no los conozco…-dijo el pelinegro sin levantar la vista, concentrándose en las heridas de sus manos- no se quien sea ese tal Blaine Anderson…-murmuro sintiendo que una parte en su pecho se contorsionaba de dolor-

- qué raro…-dijo la rubia- la última vez que supe, ese es el nombre que aparece en el acta de nacimiento de los mellizos –dijo ella con aire dubitativo- si no eres tú, entonces tendré que informar al alcalde para que busque a su padre real ¿no es así?-dijo y pronto vio como el pelinegro levantaba la vista y también sintió como los recién llegados se quedaban impactados por lo que había dicho- ¡Oh, acabas de recordarlo cariño! –dijo con dulzura fingida- voy cerrar y esperare aquí afuera para que nadie los interrumpa –dijo volvió sus ojos a los otros antes de sonreírles y salir por la puerta, cerrándola detrás suya-

Entonces un silencio cayó en el lugar, el pelinegro volvió a bajar la mirada y siguió concentrándose en sus heridas, mientras los cuatro recién llegados se mantenían de pie, impactados, observándolo fijamente.

Ahí sentado se encontraba un fantasma, ahí sentado curando sus heridas estaba alguien que habían enterrado hace ya casi 10 años, alguien que habían creído perdido y que ahora resultaba ser un peleador a sueldo, un hombre con…hijos.

- Hola…-se escuchó una voz que rompió el silencio y el pelinegro aventó el algodón ensangrentado para tomar una de las vendas- ¿Blaine?... ¿en serio? –pregunto una conocida voz, pero él no dijo nada, solo siguió vendando una de sus manos- ¡Blaine voltea! –grito el rubio y fue cuando el pelinegro levanto la vista una vez más, su mirada era triste pero sería- ¡¿Qué es lo que ha pasado?!

- ¿me vieron? –pregunto el pelinegro y paso sus ojos por cada uno de ellos, ahí estaba Puckerman, casi idéntico a como lo recordaba, solo que incluso ahora se veía más seguro de su mismo, si era sano y posible, del otro lado estaba Finn, alto y más maduro de lo que recordaba, Sam estaba más delgado y su cabello era un poco más largo ahora pero definitivamente su rostro estaba igual, finalmente estaba él, Kurt, alto casi etéreo, no quería pero sus ojos despidieron esa aura de ensoñación, de tristeza y de lejanía-

- ¡¿Qué si te vimos?! –dijo Puckerman antes de dar una palmada al hombro del castaño- ¡hombre es la cosa más extrema e increíble que he visto en toda mi vida!-dijo y miro de reojo a Finn- nos tenías al borde, sabíamos que tenías ciertos movimientos, pero…eso que vimos…fue…

-…salvaje…-soltó el pelinegro mientras se sentaba al borde de la cama- lo se…-torció ligeramente los labios- pero es lo que puedo hacer por el momento para mantener la vida que llevo aquí…-respiro hondo y se llevó una mano a la nuca ahí donde descansaba la cadena de mi placa- creo que deberían irse, este no es un lugar en el que deban estar…-murmuro con suavidad- en serio…deberían irse

- hey, Blaine, en serio mira… tienes que salir de aquí, dinos que debemos hacer, como podemos ayudarte –dijo Finn dando unos pasos adelante – todos creían que tu… habías muerto –dijo con cuidado, sabía que ese tema era sensible, tal vez demasiado para su hermano, aun cuando el otro realmente estaba ahí, vivo- tus padres, tu hermano…todos los de New Directions…nosotros –dijo pero el pelinegro cerro sus ojos negando- ¿te tienen…obligado? –pregunto con suavidad-

-…tiene hijos ¿recuerdan? –dijo Kurt con cierta amargura en sus labios, aun no podía creer eso y definitivamente quería una explicación, la quería en ese momento, la quería ya, aunque sentía que si movía un solo musculo solo terminaría corriendo hacia el otro para abrazarlo con cuidado, quería curar esas heridas, quería besar esa frente, filtrar sus dedos por esos malditos rizos negros, él quería…tantas cosas-

- cierto…-dijo el rubio parpadeando un poco antes de pasarle la caja a Kurt, sentía que aquello ya debía tener algo de lógica para el castaño, habían pensado en aventarle esa caja a quien acosara a Kurt pero resultaba que solo se trataba de Blaine, ¡BLAINE!- no quiero ser grosero pero… ¿no se supone que tu no…?-murmuro y el pelinegro esbozo una sonrisa y asintió- …entonces ¿Cómo es que…?

- no puedo decirlo –dijo el pelinegro volviendo sus ojos al rubio- lo siento, no puedo…al menos no aquí –murmuro y movió sus ojos hacia Finn esperando que entendiera que debía llevarse a Kurt de ahí, que no era un sitio que debiera estar pisando el castaño, la sola idea de saber que había estado pisando un sitio como La Casona comenzaba a revolverle el estómago de culpa- oh…veo que…-murmuro cuando sus ojos volviendo al castaño y observo la caja que tenía en sus manos-…entonces…¿Jenny? –pregunto y el castaño asintió, sintiendo que el dolor que trasmitían los ojos dorados de Blaine se le pasaba –

-¡papá! –la puerta se abrió de golpe y un niño castaño de ojos dorados entro apurado, con una niña de la mano que lloraba de forma lamentable- permiso…permiso –dijo el niño abriéndose paso hasta llegar frente a su padre quien les observo asustado- ¡Lizzy, mira, mira papá está bien! –dijo el niño soltando la mano de su hermana para bajar la otra mano de la niña, esa que cubría sus ojos mientras los sollozos salían-

- Lizzy –dijo con cariño el pelinegro antes de tomar a la niña en brazos y sentarla en su regazo –princesa…-murmuro el pelinegro mientras la niña de rizos negros seguía llorando y se pegaba a su padre, logrando que este hiciera una mueca de dolor cuando su pequeña se había pegado demasiado a uno de los costados que le habían lastimado en su encuentro de boxeo- Lizzy, mírame…

- ¡Escuchamos por Mandy que habías peleado con el Martillo! –dijo el niño quien se subió a la cama y empezó a revisar la espalda de su padre- tienes una raspada horrible papá ¿volvió a tirarte al suelo? –pregunto antes de apurarse a tomar una gasa y el pomo de alcohol- esto va a arderte papá –dijo el niño mientras la pequeña comenzaba a parar de llorar y el pelinegro asentía-

- esta vez gane –dijo el pelinegro con suavidad y el niño no pudo ocultar una sonrisa orgullosa antes de empezar a curar el raspón de su espalda- Au…Alex, recuerda que arde –dijo con cierta gracia, entonces lo recordó, no estaba solo, cuando movió sus ojos hacia sus cuatro invitados, noto como sus semblantes se habían suavizado, aunque no entendía la mirada de Kurt , ni por que Finn se había acercado para tocar el hombro del castaño con una sonrisa casi divertida- Lizzy, Alex…pongan atención –dijo y el niño tiro la gasa sucia a un lado para tomar otra mucho más grande y limpiar con agua oxigenada- niños ¿me escuchan? –pregunto y la niña asintió aun escondida en su pecho, mientras que el niño volvía a asomarse para que le viera asentir- quiero que se presenten ante estas personas –dijo y entonces su niño volvió sus ojos a los extraños ahí adentro-

- ¡Lizzy, Lizzy, mira! –dijo el niño señalando a Kurt y a Finn, logrando que Blaine frunciera el ceño y que la niña finalmente separara del pecho de su padre- wooooooow…ellos son…

- Alexander…-llamo el pelinegro con voz seria- ¿Qué te he dicho sobre apuntar a las personas? –pregunto y el niño se bajó de la cama dispuesto a refutar algo que su padre le negó con la mirada- nada jovencito, los modales son primero, vamos –dijo y tomo a Lizzy para bajarla , pero la niña se había quedado con la boca abierta ante lo visto, logrando que el pelinegro estuviese más consternado por la educación que estaban mostrando sus mellizos- Elizabeth …-murmuro ante lo cual la niña movió su cabeza y se apuró a secar el resto de sus lágrimas con las mangas de su abrigo color verde pistache-

Entonces tomo la mano de su hermano y ambos niños se miraron antes de asentir y dar un paso al frente, ahí más cerca de esas personas que no estaban muy seguros que hacían ahí, pero que al ver la caja de regalo que habían ayudado a envolver en las manos del castaño que había prometido tener una cita a Lizzy, con su padre, lograban que las cosas fuesen mucho más sencillas en lo que se refería a emparejar finalmente a su papá con alguien.

- Muy buenas noches –dijo el niño de ojos ambarinos, cabello castaño bien peinado hacia arriba, chamarra negra, pantalones azul oscuro y converse de color blanco con negro- mi nombre es Alexander Anderson y ella es Elizabeth Anderson, es mi hermana –dijo mientras la niña sonreía abiertamente, su cabellos estaba suelto, dejando libres sus rizos negros, solo tenía una diadema color verde que combinaba con su abrigo, abajo llevaba un vestido sencillo color blanco, con unas mallas blancas y unos zapatos de color verde oscuro- es un placer conocerlos –dijo el niño antes de soltar la mano de su hermana – lamentamos haber entrado sin presentarnos, pero tenía que mostrarle a Lizzy que papá estaba bien –dijo mirando fijamente a Puckerman, tal vez demasiado fijamente- ¿son conocidos de papá?

- Aleeeex –se escuchó murmurar a la niña de ojos azules y su hermano le miro de reojo- ¿ya viste la caja? –murmuro aun pero desgraciadamente los cinco hombres de la habitación le habían oído y se podía ver algunas sonrisas divertidas en sus labios-

- Si…-dijo y miro de reojo a su papá- Lizzy, te están oyendo todos –dijo el niño antes de negar – yo…-miro nuevamente a su padre de reojo- ok, papá me va a regañar pero Lizzy y yo queremos saber, si entonces usted, señor Hummel es el señor de las galletas –dijo con una seriedad increíble, casi con el tono de “que intenciones tiene con mi padre”-

- un segundo… -dijo el pelinegro levantándose para acercarse a sus hijos – Alex ¿Qué significa eso y como sabes, que él se apellida así? - pregunto antes lo cual la niña soltó una risita que trato de callar con una mano en su boca- ¿Lizzy?

- No los regañes…-murmuro el castaño sin poder apartar los ojos de esos niños, esos que le habían robado de cierta manera el corazón esa misma tarde- Lizzy y yo nos conocimos en la tarde…-murmuro antes de acercarse a los niños y ponerse de cuclillas- si… parece que yo soy el famoso señor de las galletas –murmuro mirando a Lizzy y después a Alex- pero yo no sabía , por eso no les dije nada de eso…-murmuro con suavidad antes de volver sus ojos azules al pelinegro- tienes unos hijos adorables Blaine…-murmuro y el pelinegro asintió sin poder cortar el contacto visual con el otro, al tiempo que los niños se miraban entre sí para después ver a los dos adultos-…tal vez mañana podríamos hablar en otro lugar –murmuro el castaño antes de morderse el labio y es que aun cuando estaba molesto, quería abrazarlo, quería saber que se sentía tocar su mejillas rasposa o como se sentiría pasar sus dedos por aquella cadena platinada que relucía de forma increíble en la piel del otro-

- yo…mañana tengo algo que hacer –murmuro el pelinegro sin apartar los ojos del otro, sus mejillas blancas había tomado un tono rosa tan suave que le aceleraba el pulso y era perfecto de lejos, ahora que estaba un poco más cerca podía ver sus hermosos ojos azules, su piel perfecta, su dulce aroma, suave pero increíblemente elegante y refinado, sutil pero imposible de pasar por alto y se sintió sumamente culpable cuando vio un deje de tristeza en las pupilas azules, verdosas, grises, los ojos del castaño eran increíbles, podían tener tal vez todos los colores más perfectos combinados y separados que simplemente le recordaban porque había perdido el aliento cuando se habían visto por primera vez-

- ¡Que venga! –dijo el niño de pronto, rompiendo el ambiente que se había formado entre el pelinegro y el castaño logrando que estos volvieran a la tierra de los simples mortales de golpe- mañana iremos a un parque a una hora de aquí –dijo el niño mientras miraba al castaño de ojos azules- si quieren pueden venir con nosotros y entonces platican con nuestro papá –dijo el niño ante lo cual la niña asintió –

- sí, sí, sí que vengan, todos, todos juntos –dijo y se asomó para ver a los otros tres- salimos a las 8:00 de la mañana en punto, nos veremos en la estación de autobuses –explico la niña- lleven ropa cómoda –dijo con una gran sonrisa antes de volver su atención al castaño - ¿no te gustan las galletas?...papá dijo que te gustaban –dijo la niña antes de acercarse acariciar la envoltura roja del regalo- ¿van a venir? –pregunto suavemente y Kurt no pudo evitar asentir-

- ahí estaremos –murmuro el castaño antes de levantar una mano y acariciar la cabeza de la niña, ahí donde descansaba su diadema- y no sabía que tu papá me enviaba las galletas, pero ahora que se va ser lo que cene esta noche –dijo y la niña lo vio por unos minutos antes de asentir, entendiendo que el castaño no pudiera comer algo si creía que se lo enviaba un desconocido-

- lamento interrumpir –dijo Puckerman logrando que el niño rápidamente volviera sus ojos a él- pero en lugar de ir en camión podríamos ir en mi camioneta, aún hay espacio –dijo el chico e inmediatamente el niño asintió mirando a su papá – además podríamos irnos más tarde…vamos es sábado ¿en qué cabeza cabe despertarse taaaaaan temprano en sábado? –pregunto mirando directamente al pelinegro al tiempo que la niña miraba fijamente a su padre-

-valla…-murmuro y aun cuando había pasado años siendo observado por muchas personas, tal vez en ese momento, en que tenía tantos ojos conocidos en si esperando una respuesta que realmente quería dar, se sentía nervioso-…bueno sería perfecto, entonces… digan dónde nos vemos y ahí iremos –dijo el pelinegro dejando claro entre líneas que no podían verse cerca de ahí, tal vez más en el centro, rogaba que fuese más en el centro del pueblo- y…tenemos que salir a esa hora, lo siento Puck –dijo y el aludido levanto una ceja-

- ¡Es por Lizzy! –soltó el niño inmediatamente- dice que si no nos vamos temprano nos van a ganar los mejores lugares del parque y ella quiere llevar una manta para hacer un día de campo –dijo antes de volver sus ojos a su padre- tendremos que comprar más cosas para llevar papá, incluso podemos pasar por unas cervezas para tus amigos…-dijo y el pelinegro sacudió su cabeza- tus amigos toman cerveza ¿no papá?

-esperen…-dijo Finn de buena gana- no se preocupen, nosotros compraremos un par de cosas, ustedes solo vallan ahí donde se vieron con Kurt esta tarde –dijo y ambos niños asintieron- ya nosotros nos encargamos de lo demás ¿ok? –dijo y movió sus ojos a Blaine quien solo asintió, aunque realmente no tenía otra salida- bueno entonces… nos vamos –dijo y puso su mano en el hombro de su hermano para que este se levantara-

- No, no pueden –dijo el niño repentinamente- es que… Lizzy y yo no los conocemos –dijo y señalo a Puck y a Sam quienes sonrieron a su modo- sabemos que él es Finn Hudson y que él es Kurt Hummel, que son hermanos porque sus padres se casaron, pero no sabemos quiénes son ellos y creo que deberíamos –dijo el niño quien mantuvo sus ojos en Puck, salvo cuando menciono a Kurt, Finn y dio un vistazo rápido a Sam-

-oh… bueno –dijo Blaine- él es Noah Puckerman –dijo señalando al del mohicano- es el mejor amigo de Finn Hudson –después volvió sus ojos al rubio y le sonrió con suavidad- él es Sam Evans y era una gran amigo mío en la escuela –dijo y entonces ambos niños vieron fijamente al rubio quien sonrió- ¿pueden irse ahora niños? –pregunto y los niños asintieron de buena gana – ok…bueno…-volvió sus ojos a los demás- supongo que entonces los veremos mañana, y supongo que mis hijos me dirán a donde debemos llegar para verlos –dijo con suavidad ante lo cual recibió puras afirmaciones al puro estilo de cada uno de ellos-

Entonces así se despidieron Blaine se quedó ahí en la enfermería, con sus dos hijos, cada uno le ayudo a vendarse sus heridas y después de tomas los analgésicos que debía tomar al día siguiente se marcharon a su habitación, pues tenían mucho que arreglar para el día siguiente.

Kurt y compañía salieron del lugar lo más rápido posible y aunque el castaño no quería cobrar las boletas de apuestas, Puck y Sam le convencieron de que debían hacerlo, aquella pelea había sido genial, mucho más genial ahora que sabían que Blaine estaba vivo, al salir y regresar al hotel, no dijeron nada, cada uno se llevaba una impresión de lo sucedido, cada uno tenía una teoría de lo que le pasaba a Blaine, pero no querían decir nada, no porque sabían que al día siguiente podrían hablar más libremente con el otro, con suerte y hasta regresar a Lima con el pelinegro.

Al llegar al hotel y su habitación Kurt se dejó caer en la cama que había proclamado como suya desde el primer momento en que entraron, Finn se movía para sacar su saco de dormir y extenderlo en el piso del suelo, por otro lado Puck se quitó la chaqueta y la aventó al sofá que según el lucia mucho más cómodo que la cama y Sam solo se sentó en la otra cama para quitarse los zapatos.

Cada uno comenzó a arreglarse para dormir, cada uno tomo su turno en el baño y finalmente alrededor de la media noche estaban listos, cada uno en su lugar, recostados cuando una risa salió de los labios de Puckerman.

- Te juro que no quiero saber de qué te ríes –dijo Kurt mientras se acomodaba de lado y abrazaba una de las almohadas, enfocando sus ojos en la mesita de noche donde había dejado el regalo, ese que finalmente no había abierto, de pronto era especial muy especial-

- ¿Alguien más se dio cuenta de que si la princesa y el enano hubieran tenido hijos serían exactamente como son Lizzy y Alex? –dijo recostándose de lado para ver a los demás, logrando encontrar con la sonrisa de Finn quien solo asintió casi con orgullo-

- sí, eso mismo creí cuando vi la escena romántica entre Blaine y Kurt –dijo Sam levantándose para acomodar su almohada, la otra se la había pasado Finn, ya que Puck era muy rudo y podía usar los cojines del sofá- ese momento mágico en que todo se detuvo y Blaine casi le declara su amor eterno a Kurt –dijo divertido y emocionado- en serio sentí que en cualquier momento se besarían y sería así como el fin de un cuento de Hadas –dijo y Finn no pudo evitar sonreír ante lo que Kurt se tapaba la cabeza con la sabana - ¡Oh Blaine te amo! –dijo el rubio imitando la voz de Kurt quien inmediatamente se destapo para verle con cara asesina-

- ¡Princesa te amo más! –dijo Puckerman imitando la voz de Blaine – vamos a coger románticamente a la arena de pelea –dijo y entones un zapato de Finn salió volando –heeeeeeeey cuidado hombre, vas a matarme –dijo divertido antes de que Kurt indignado y colorado se volviera a recostar tapándose la cabeza- ¿Qué no vez que eres prácticamente tío? –dijo y Finn quien amenazaba con lanzar su otro zapato se detuvo en seco con una sonrisa casi boba en sus labios- lo cual vuelve completamente indecente todo lo que seguro estaba pasando por la cabeza de tu hermanito y “EL TIGRE” grrrr –dijo divertido antes de volver a recostarse y oír como Sam se reía también-

-¡¡CALLENSE!! –se oyó la voz amortiguada de Kurt debajo de las sabanas antes de mover una mano para apagar la lámpara - ¡Mañana tenemos que levantarnos temprano idiotas! –grito y sin más se acurruco bajo las mantas, sin poder evitar que su corazón latiera con fuerza-…no puedo creer que sean tan inmaduros…-murmuro suavemente y no supo si escucharon o no, solo lo dijo y cerro sus ojos tratando de no pensar en Blaine y lo que le había hecho sentir verlo vivo, verlo tan cerca, en no pensar en esa idiotez que decía Puck, en no pensar que si, de hecho esos niños eran una combinación perfecta de ellos mismo, de una forma tan alarmante que incluso le robo un suspiro, suspiro que logro que varias risas a su alrededor le hicieran sonrojar furiosamente- ¡DUERMANCE YA! –grito abrazando con fuerza su almohada rogando a todos los cielos no tener ninguna clase de sueño que lograra más vergüenzas para él, no con ellos ahi-

Estaba molesto con Blaine, si, lo estaba , no se había comunicado en todo ese tiempo, pero algo en su corazón le decía que debía ser paciente y esperar a mañana, además, no le importaba si al final de todo los niños se iban con ellos, Lizzy era adorable y Alex era un niño tan protector que le enternecía de solo recordar cómo se había movido a ayudar a Blaine con sus heridas, como si fuera lo más natural del mundo y tal vez para ellos lo era, Blaine tenía una familia…si, pero estaba dispuesto a perdonarlo todo por una sola razón…y eso era que Blaine estaba…vivo, así…vivo.

_________________


avatar
Kodrame SnapeMalfoy
-*
-*

Femenino Mensajes : 1515
Fecha de inscripción : 14/12/2011
Edad : 33
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por DCazula el Sáb Ene 12, 2013 7:13 pm

si!!!!! ellos ya se encontraron ...aunq me dio mucha nostalgia y tristeza la distancia de blaine a kurt....era para correr y abrazarlo y besarlo...pero bueno es el primer encuentro que mas podia decir...adore que los niños entendieron que era el señor de las galletas coool ya tiene nombre y cara para ellos, sensacional...ahora hasta van de dia de campo y kurt piensa que bien pueden ser una familia, me hace sonreir tanto =)!!

_________________
Klisses and Klugs
• • Distrito New York • •

Irma DCazula
avatar
DCazula
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2619
Fecha de inscripción : 19/04/2012
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por ♫Alice Anderson♫ el Sáb Ene 12, 2013 7:25 pm

me estoy muriendo!!!!!!!!
avatar
♫Alice Anderson♫
********-*-
********-*-

Femenino Mensajes : 1051
Fecha de inscripción : 03/09/2012
Edad : 20
Club Darren/Blaine Alex


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por mary04 el Sáb Ene 12, 2013 8:53 pm

Por lo menos Kurt ya sabe q Blaine esta vivo...... espero es algo triste q el no sepa quien es Kurt espero Act.
avatar
mary04
-
-

Femenino Mensajes : 1296
Fecha de inscripción : 30/09/2011
Edad : 23
Club Naya/Santana Samuel


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por Kodrame SnapeMalfoy el Dom Ene 13, 2013 10:30 pm

Glee no me pertenece, ni los personajes, ya quisiera yo ser dueña de Blaine, los Hummel-Hudson, etc., pero no, no me pertenecen, esto lo hago por diversión.
AGRADESCO sus comentarios, usualmente los contesto uno a uno por mensaje, para no distraerlos de la historia, aunque hay unos a los que no puedo, pero aun así me impulsan para actualizar y mejorar.

La nota anterior la puse porque quería dejar claro que me movió el hecho de ser llamada homofóbica, no el de mis carencias como escritora, estoy en el camino y cada vez intento mejorar, acepto bien esas, pero basta de quejas y aclaraciones, sigamos adelante.

ADVERTENCIA:
Esta historia contendrá situaciones difíciles, mal lenguaje, violencia y por la naturaleza de nuestros personajes principales, una temática homosexual latente, si tienes problemas con cualquiera de estos temas, te recomiendo no sigas leyendo, igual si eres menor de edad no me hago responsable de traumas, yo he advertido que no es una historia apta para todo el público y sin más…iniciamos.

----------------------------------------------------------------

Cap. 11 “Cita Grupal”

El sol aun no salía, algunas estrellas aún se encontraban en el azulado cielo cubierto apenas por unas cuantas nubes pasajeras, el reloj despertador descansaba suavemente en su lugar, esperando que fuesen las 6:00 de la mañana para despertar a los integrantes de aquel pequeño cuarto, aunque se esperaba que el mayor se levantase una media hora antes para tomar su ducha y prepararse antes de que tuviese que levantas a sus niños, pero este sábado era diferente, el pelinegro no sintió que sus niños se levantaran en la madrugada en busca de su compañía y eso de alguna forma le preocupo, pero así era la vida, sus niños estaban creciendo, dentro de no mucho tendrían 10 años y eso lo acercaba más a la complicada etapa de la pubertad cuando tendría que lidiar con dos chicos a la vez y sentía que sería difícil.

Las manecillas del reloj indicaban que faltaban veinte minutos para las 5:00 de la mañana, y un par de niños que debían estar durmiendo ya estaban levantados sacando sus respectivas cosas de aseo para llenar sus baldecitos, su padre yacía dormido en el colchón cercano a la cama, usualmente dormía profundamente solo un par de horas y era ese momento en el cual el otro estaba complemente desconectado.

- ¿En serio Alex? –Murmuro adormilada la niña quien aun en pijama y con los rizos revueltos se tallaba uno de sus ojos- papá dijo que si nos levantábamos a las seis tendríamos todo a tiempo para ir…

- pero no íbamos a ir con ellos Lizzy y aún hay cosas que debemos preparar, por eso cuando papá se levante y valla a bañarse nosotros ya estaremos listos y podremos ayudarle a hacer la comida para el día de campo –dijo el niño de cabello castaño antes de acercarse para tomar la toalla de su hermana y doblársela- Lizzy si doblas tu toalla y la pones en el balde puedes tener tu otra mano libre –dijo antes de meter la toalla doblada en el balde- ¿ves? –Pregunto y la niña solo bostezo asintiendo- además tu eres la que dice que si llegamos temprano tendremos mejor lugar ¿acaso no quieres encontrar el mejor lugar de todos para estar con ellos?

- humju –asintió la niña antes de volver a bostezar para tomar su balde y bajar la mano de sus ojos- ¿No crees que él se parece a mamá Alex? –Pregunto la niña mientras veía a su hermano tomar su propio balde y comenzaban a caminar hacia la puerta-
- Si mamá hubiera tenido un hermano …si, tal vez –dijo el niño abriendo la puerta con cuidado, dejando salir a su hermana para después salir él y cerrar cuidadosamente la puerta- pero si, bueno tiene los ojos como mamá y también su cabello es del mismo color, pero …no sé, él se ve más…no se -movió los hombros mientras caminaban- pero me agrada parece buena persona, sería bueno si él y papá terminan juntos como queríamos –dijo y la niña asintió antes de apretar la mano de su hermano con la suya-

- Alex ¿crees que tengamos abuelos y tíos y primos y todo? –pregunto la niña quien prácticamente dejaba que su hermano le guiase por el pasillo- ya sabes, porque la mami de mamá murió hace mucho, mucho y el papi de mamá era un señor muy malo y feo…-murmuro- es feo estar solos nosotros tres…me gustaría tener muchos tíos y tías y primos y primas y abuelos –dijo con suavidad- no como la tía Gi…tal vez como Jenny, que quieran a papá y a nosotros –murmuro quedito-

- una vez papá dijo que teníamos abuelos, deben ser sus papás –dijo de buena gana el niño tratando de animar a su hermana- además si es papá y el señor Hummel se juntan y se casan entones tendremos dos abuelos más y un tío –dijo antes de detenerse- ya sabes, el grandote, Finn Hudson –dijo y se encargó de quitar unos rizos de la cara de su hermana- ya llegamos a tu baño Lizzy, así que hazlo rápido, vendré por ti en cuanto termine –dijo y la niña asintió antes de bostezar y sonreírle-

- Alex, Alex ¿crees que le agrademos a la familia del señor Hummel? –pregunto la niña, antes de ver como su hermano asentía y le palmeaba la cabeza, como si fuese varios años más grande que él- no tardare, nada, nada, nadita –dijo de buena gana, entonces el volvió a sonreírle y sin más vio cómo su hermano corría por el pasillo hasta las escaleras, para ir al baño de hombres en la otra planta-

Mientras tanto en otro lado del pueblo un castaño de ojos azules, salía vestido del baño, dejando escapar un poco del vapor que se había encerrado ahí por la ducha caliente, solo le restaba peinarse y estaría listo.

Se movió cuidando de no pisar a su hermano, quien dormía plácidamente y a pierna suelta en su saco de dormir, los ronquidos de Puck aún estaban por toda la habitación haciendo sintonía con los más suaves de Sam y los sonidos que aún no podía descifrar de su hermanastro.

Respiro hondo y tomo su celular, era aun de madrugada, pero definitivamente quería estar listo a tiempo y tal vez ir a comprar un par de cosas en cuanto dieran las seis, no había empacado nada para un día de campo con niños, pero al menos había colocado una muda de ropa más deportiva, definitivamente no quería desentonar tanto en el parque.

Estaba seguro que su padre y Carole estarían durmiendo, pero tenía un horrible cargo de conciencia y la noche anterior habían llegado y se había metido a la cama sin más, no se había conectado para comunicarle a su familia que estaban bien, que no tenían que preocuparse, pero aun cuando se hubiera conectado sabía que su padre ya estaría dormido y sinceramente con tantas cosas que habían sucedido no podría dejar algo claro y quería ser honesto con su padre, aun cuando sabía que este se molestaría al saber que la razón por la cual él y los demás habían decidido viajar a Pennsylvania, era algo más que una salida recreativa.

Había muchas cosas, muchas y quería ser sincero, quería decirle todo a su papá aun cuando él mismo no sabía todo, pero lo sabría, pronto sabría aquello que Blaine estaba ocultando y se irían, si se iría de ese lugar, Blaine volvería con su familia, con ellos.
Se armó de valor y después de respirar profundamente decidió lo que podía mandarle a su padre, así que se conectó a internet por medio de su teléfono celular, agradeciendo que el hotel tuviese esa facilidad ya instalada para los clientes y después se conectó a su correo electrónico para comenzar a escribir, sabía que más tarde su padre iba a querer saberlo todo y esperaba sinceramente tener toda la información necesaria, con algo de suerte y la gran noticia opacaba el hecho de que le habían mentido, ligeramente.

“Hola Papá

Te escribo desde Pennsylvania, llegamos el día de ayer por la tarde, ningún problema en el camino, no te preocupes Puck es más confiable manejando de lo que había imaginado, es un pueblo pequeño pero tiene lo necesario.
Aunque la razón de este correo no es ese, antes que nada quiero dejar claro que estamos bien, y ahora aunque sé que vas a molestarte te lo diré, la razón real por la que estamos aquí es ya que hace 5 años inicie a recibir un paquete de alguien que no conocía, nunca te lo dije para no alarmarte, siempre creí que era algún tipo de error, pero resulta que no, definitivamente no lo era, el punto es que los muchachos y yo decidimos buscar a esta persona y es así como llegamos a este pueblo…papá…era Blaine.

No le digas a nadie a aparte de Carol por favor, estamos seguros de que es él por si estas dudando, pero por alguna razón no puede marcharse de aquí, él día de hoy iremos con él y sus niños a un día de campo y nos explicara muchas cosas, y si papá leíste bien, Blaine y sus niños, eso es algo que también nos explicara, pero antes de cualquier cosa debo decírtelo, no me importa, sé que los niños son cosas importantes, pero no me importa papá, son adorables, inteligentes y llenos de tanta dulzura que es imposible no enamorarse de ellos.

Hace mucho tiempo me dijiste papá que el amor verdadero lo perdona todo, se olvida del orgullo y busca la forma de seguir viviendo, sé que amaste a mamá con todas tus fuerzas y que ahora Carol lo es todo para ti, pero sabes papá…para mí no hay nadie más, lo supe siempre, Blaine lo era todo para mí, mi orgullo no me permitió perdonarlo y entenderlo cuando más lo necesito, pero ahora ya no soy el mismo niño engreído papá, ahora luchare por ganármelo otra vez, y ganarme también a su hijos...

Lo quiero escribir para cuando me moleste mucho con él, porque sé que me molestare, y necesito que me lo recuerdes, me recuerdes lo mucho que he meditado, lo que he sufrido con su ausencia y lo que en verdad deseo estar con él una vez más, aun cuando el Blaine que conocí cambio, no importa, lo conoceré una vez más y estoy seguro papá que me volveré aún más loco por él de lo que ya estaba en la escuela.

Hoy me conectare en cuanto lleguemos del parque, aunque creo que eso será ya entrada la noche, si gustas podemos hablar entonces y tendré ya las respuestas a todas esas preguntas que ahora tienes.

Solo recuerda, que estamos bien, yo estoy bien.

Te amo papá”


Había sido tardado escribir todo eso desde su teléfono celular, no tenía la rapidez que tenía los adolescentes de ese tiempo y es que eran maquinas, él nunca pudo ser tan terriblemente rápido, pero había terminado justo cuando los hombres en sus camas comenzaban a dar señales de vida, le dio enviar y después de que recibió que su correo había sido enviado se movió para arreglar su cabello, en cuanto otro de los chicos estuviese listo lo arrastraría a la tienda más cercana para comprar un par de cosas, tal vez algunas frutas y bebidas, no estaba seguro si Blaine llevaría algo en específico así que optaría por cosas sencillas y naturales, después de todo los niños necesitaban cosas orgánicas en lugar de cosas envasadas, era mejor, si definitivamente era mejor.

El tiempo avanzo y cada quien hizo lo que tenía que hacer, cuando faltaban un par de minutos para reunirse Blaine estaba sentado ya en una banca con sus dos niños una gran mochila y una canasta enorme de nombre con una manta encima, el frio aún se sentía en el ambiente, agradecía haber llegado temprano pero aún estaba molesto, sus hijos le habían dado el susto más grande del mundo cuando al abrir sus ojos encontró la cama vacía.

- papá…-murmuro la niña quien llevaba dos trenzas que descansaban sobre sus hombros y llegaban a la altura de su pecho- ¿ya no nos quieres? –pregunto mientras le miraba con sus ojos azules cristalinos-

No dijo nada, Blaine solo respiro profundamente y palmeo el gorro de color amarillo con blanco que había escogido para ese día, Elizabeth llevaba un abrigo de color mostaza y bajo este llevaba una blusa color blanca con unas margaritas bordadas del lado derecho, la cual llegaba debajo de sus caderas, unas mallas color crema y unos zapatos deportivos blancos con unos grillitos verde pasto en los laterales, sus guantes eran blancos con motitas crema y su bufanda era de color verde pasto.

- papá está molesto –dijo el niño de cabello castaño que estaba aún lado de su hermana y sostenía un balón de futbol americano color café – no es que no nos quiera, solo sigue molesto –murmuro queriendo verse más maduro de lo que era, aunque muy en el fondo tenía miedo, su padre no solía molestarse tanto con ellos, y el día anterior ya los había castigado sin ver sus programas favoritos por haberse movido de su lugar a la salida del colegio-

El pelinegro miro de reojo hasta donde estaba su niño sin más sonrió suavemente, sabía que su hijo estaba creciendo demasiado rápido y sabía que no habían querido asustarlo, pero aun así no podía olvidar como su corazón se había detenido al no encontrar a sus hijos esa mañana, había tomado una chaqueta y al abrir la puerta para ir a buscarlos con las ideas más horribles en su cabeza, se había encontrado con ellos dos regresando tranquilamente por el pasillo, bañados y vestidos.

Alexander llevaba un gorro color azul marino, unos pantalones deportivos en el mismo color, una chamarra igual con ribetes azul cielo en los costados de las mangas y abajo una camisa color blanca con un tiburón mostrando sus dientes dispuesto a atrapar a quien sea, uno tenis blancos con negro, una bufanda azul con negro y unos guantes negros.

Blaine por su parte había terminado con unos pantalones deportivos negros, mas entallados de los que usaba para pelear pero muy cómodos, al menos para él, una chamarra negra a juego que llegaba un poco debajo de sus caderas, abajo una camisa de color blanca de manga corta, unos converse negro con blanco , un gorro blanco que tapaba parte de sus chinos negros pero que aún dejaba varios asomándose, unos guantes sin dedos en color negro y su barba de un par de días seguía ahí, había pensado en rasurarla pero su ducha había sido demasiado rápida, no quería dejar más tiempo solos a sus hijos, mucho menos después de haberlos reprendido como lo había hecho cuando los metió de la mano a la habitación y les ordeno que no volvieran nunca a salir sin su permiso.

- papá –dijo la niña mientras se acurrucaba más cerca de su padre, tratando por todos los medios de recuperar la atención total de este y de paso hacer que ya no estuviese molesta con él- en serio, en serio ya no lo vamos a hacer nunca jamás en la vida –murmuro la niña abrazándose al antebrazo de su padre- nunca, siempre, siempre estaremos cerca y te pediré permiso para todo, siempre, siempre –dijo y Blaine estaba derritiéndose por dentro, le mataba que su niña estuviese así pero sabía que tampoco le hacía mucho bien en consentirla tanto después de haberse portado mal, ya dos veces seguidas su pequeña Lizzy se había expuesto demasiado- palaaaaaaaaaabra papá

- llegaron –fue la voz del niño lo que hizo que tanto su padre como su hermana movieran sus ojos al frente – woooooow se ven todos tan geniales –murmuro el niño y apretó más los dedos sobre su balón, estaba seguro de que podría lograr jugar bastante ese día y eso aun cuando no quería demostrarlo lo ilusionaba de una formaba que lograba que sus ojos amielados brillasen con intensidad-

Aun con toda la emoción, ninguno de los niños se movió, tenían reglas muy claras y no querían enfadar más a su padre, no ese día, pero ambos querían correr a recibir a las personas que habían llegado y que incluso lograban poner nervioso a su padre.

- hola –dijo Finn de buena gana quien llevaba una maleta de gimnasio al hombro, al no prevenir que harían algo como ir a un parque llevaba unos jeans azules, tenis, una camisa amarilla y su chaqueta para el frio más una bufanda negra-

- ¡¿listos?! –Pregunto Sam quien más previsor había llevado unos pantalones deportivos sueltos en color azul su ribete gris a los lados, una chamarra a juego y abajo una camisa de algodón color gris, un gorro gris-

Los niños asintieron más siguieron sin moverse, Blaine sabía que aquello estaba poniendo al borde a sus niños, sobre todo a Lizzy quien se apretaba más a su brazo y mantenía sus ojos fijos en el grupo que estaba frente a ellos.

- Heeeeey ¿Qué le pasa a los enanos? –pregunto Puck con una ceja levantada antes de acercarse a los niños y sonreírles, Puck había decidido ser sencillo, unos jeans negros, tenis negros, camisa de color verde militar y una chaqueta deslavada que le cuidaba bien del frio- ¿no están emocionados? –pregunto con un una sonrisa cómplice que logro que ambos niños volviera a asentir- ¿Siempre son así de callados o que tienen? – pregunto levantando la vista hacia el pelinegro quien solo suspiro antes de dejar un beso en el gorro de su niña-

- papá está molesto –dijo Alex antes de rascarse la mejilla- esta mañana salimos del cuarto muchísimo antes de la hora y no, nos encontró –explico con cautela- no queríamos molestarlo, solo queríamos estar listos temprano –dijo y Puck frunció el ceño antes de levantarse, mas no se atrevió a decir nada, él era padre también y cuidaba a Beth cada que se lo permitían, definitivamente no podía evitar ser súper sobre protector con su hija, así que entendía un poco el punto del pelinegro-

- Lizzy, cariño –dijo Kurt acercándose a la niña quien miro a su papá para obtener su aprobación y después lanzarse a abrazar al castaño- linda, tranquila –murmuro antes de levantarse con la niña en brazos mirando ligeramente molesto al pelinegro quien solo rodo los ojos por los mimos que estaba obteniendo su hija cuando debía seguir pensando en sus actos- anda… ¿estas lista? –pregunto y la niña asintió sin poder despegarse del castaño quien llevaba unos pantalones deportivos en color rojo, entubados, unos converse negros con las suela blanca, una camisa color plomo de maga larga, un saco rompe vientos color negro, una bufanda vaporosa roja y unos guantes a juego- dejamos algunas cosas en la camioneta de Puck –dijo el castaño, solo Finn bajo la mochila por si querían guardar algo –dijo y movió sus ojos al balón del pequeño Alex- ¿cariño no quieres que guarden su balón? –pregunto suavemente-
- no, muchas gracias señor Hummel –dijo el niño de cabello castaño antes de que su padre se levantara del banco para entonces hacer lo mismo-

- ok, entonces podemos irnos –dijo Kurt y miro a Puck quien ya se levantaba para mostrar sus llaves, vamos, la camioneta esta estacionada por aquel lado –dijo y señalo con un movimiento de su rostro hacia donde, sus brazos seguían ocupados sostenido a la pequeña, mientras que el niño se movía cerca de Puck y de Finn, entonces escucho bostezar a Lizzy- ¿linda estas bien? –murmuro cerca de su oído ante lo cual la niña solo asintió y se pegó más al cálido cuerpo del castaño-

-solo tiene sueño –dijo Blaine acercándose a su lado, cargando su mochila en uno de sus hombros y el canasto en su otra mano- es muy mala despertándose temprano, sobre todo si lo hace antes de lo indicado –dijo y Kurt solo le miro de mala gana, como reprendiéndolo por seguir repitiéndole a la pequeña que había hecho algo incorrecto-

- creo que entendieron Blaine, muchas gracias –dijo el castaño entrecerrando ligeramente los ojos antes de notar a detalle las cosas que llevaba el pelinegro-…¿no quieres ayuda con eso? –pregunto más suavemente antes de ver como el otro negaba cargando la canasta y la mochila- bien, entonces vamos…

Fue así como caminaron rumbo a la camioneta de Puckerman a unas cuadras del lugar, acomodaron las cosas en la parte de carga, para después seguir la dirección de Kurt sobre como irían acomodados en el interior, obviamente de la mejor forma posible para que todos fueran lo mas cómodos.

Al volante iba Puck, quien seguía insistiendo que al ser su camioneta, se ponía su música y lo manejaba él, aun lado , en el asiento del copiloto iba Finn y entre ellos se acomodó el lugar de un pequeño asiento donde Alex fue acomodado, el cual por cierto agradeció con una enorme sonrisa el ir al frente observando todo, con su cinturón debidamente acomodado claro este; en la parte de atrás iba Sam en una de las ventanillas, en medio Blaine y del otro lado Kurt, quien decidió que no soltaría a la pequeña Lizzy y esta se acurruco inmediatamente contra el castaño para caer dormida tan pronto como la camioneta se movió.

El resto del camino surgió tranquilo, Blaine miraba de reojo de vez en cuando a su pequeña, quien había encontrado en Kurt un sitio tibio y cómodo, Alex aun siendo un chico callado por naturaleza, al menos mas que su hermana, se encargó de soltar de cuando en cuando preguntas al aire, sobre deportes, sobre película viejas y todos participaban, todos excepto Blaine que prefería ir callado observando lo que estaba sucediendo, entendiendo que sus hijos se estaban adaptando demasiado fácil a ese grupo de personas que lo habían sido todo para él en su pasado y tuvo miedo, miedo porque sabía que no podía irse, porque el dinero que tenía no bastaba para pagar la tarifa de su salida, rentar una casa o un departamento en otro lado sin hacer pasar incomodidades a sus hijos o hacerles perder clases y Blaine quería lo mejor para ellos, en verdad quería sacarlos de ese lugar donde habían nacido y crecido, ese sitio que aun que tenía buenas personas tenía varias que contaminarían sus espíritus.

No dijo nada, hubo un punto en el que solo cerro los ojos y cruzo sus brazos sobre su pecho dormitando ligeramente o más bien simulando que dormía, él camino duro un poco más de una hora, Alex sabía llegar, solía ir despierto todo el camino y había memorizado el mas mínimo detalle para dar las indicaciones a Puck y a Finn.

Cuando al fin de todo llegaron y el motor se detuvo abrió sus ojos, ayudo al bajar las cosas y les guio entonces a la entrada, sin poder evitar oír como Puck y Sam socializaban cada vez más con Alex, preguntándole sobre lo que hacía en el colegio, escucho como su hijo les hablaba de sus materias preferidas y de las que no entendía, de los castigos de su maestra y de cómo había logrado la mejor nota en ciencias ese mismo año, por otro lado Kurt había despertado a Lizzy ya de la mano la animaba a caminar mientras esta aun adormilada musitaba cosas sobre el parque, las hojas, los insectos y las flores que había en primavera.

Blaine llego a la taquilla pago la admisión y pese a que Finn intento pagar el suyo le dijo que era su forma de agradecer que sus hijos estuvieran tan cómodos y animados ese día, ni Puck, ni Sam , ni Kurt pudieron convencerlo de lo contrario y los niños ayudaron mucho a distraerlos de sus intentos de pagar mas tarde.

Alrededor de las 7:30 de la mañana estaban instalándose bajo un gran árbol que tenía apenas unas cuantas hojas de color amarillo y bailaban suavemente por la brisa fría de la mañana, no muy lejos estaba un gran espacio para jugar lo que quisieran, además de que del otro lado estaba el área infantil con columpios, resbaladillas, escaleras, torres de acero para trepar , sube y bajas y varias cosas mas, una mesa de madera bastante grande era ahora ocupada para sacar las cosas y los niños no dudaron en salir corriendo al área de juegos para ser los primero en subirse a todos, una vieja manía que hacía que el despertarse temprano valiera la pena para ellos, ser los primeros.

- Mucha energía –dijo Sam mientras sacaba la manta de la canasta que Blaine llevaba y ayudaba a acomodarla sobre el césped, por que Lizzy había dicho que era el lugar perfecto para tomar una siesta, si “alguien”, léase ella, tenía sueño y quería tomar una- ¿siempre llegan a esta hora?-pregunto mirando al pelinegro quien sacaba de la canasta un par de contenedores de plástico en color verde limón-

- A Lizzy le gusta decir que fue la primera en subirse a todo –dijo de buena gana, pero con un suave toque de tristeza en sus ojos- no tienen muchos privilegios y no puedo decirles que no cuando quieren algo que puedo lograr –dijo y eso logro que el resto que estaban terminando de ayudar le miraran seriamente-

- Hombre…-dijo Puck antes de acercarse al pelinegro y hacer que se sentara- creo que ahora es el momento de hablar –dijo y miro de reojo al resto para que se sentaran- no preguntamos nada en el auto porque…bueno, por los niños, pero ahora que parecen estar entretenidos puedes hablar –dijo y tomo asiento aun lado de él-

Kurt termino sentado frente al pelinegro y a su lado Finn, quien terminaba frente a Puck, Sam finalmente había decidido tomar el otro flanco de Blaine y después de sacar de una hielera 4 latas de cerveza y uno de una bebida enlatada que sabe que contenía pero que Kurt tomaba como licor ligero, dio unas palmadas al hombro del pelinegro quien solo respiro hondo.

- ¿Cómo llegaste aquí?...-murmuro Finn mas antes de que Blaine contestara negó rotundamente y abrió su lata de cerveza- olvídalo, eso puede esperar, la cosa aquí Blaine es…¿tus hijos? –murmuro y una patada debajo de la mesa por parte de Kurt le hizo entender que nuevamente no había tenido tanto tacto como hubiese deseado- no me mal entiendas, son… asombrosos, pero… pero se supone que eres gay, hombre

- Que sea gay no hace que deje de …ser fértil Finn –murmuro el castaño quien aunque no quería oir , entendía si por alguna razón del destino, él había terminado procreando esos niños con alguna chica, aunque rogaba porque esa etapa de confusión bisexual hubiese terminado con el beso que había tenido con Rachel hace varios años atrás-

-…son mis hijos…-murmuro el pelinegro cerrando los ojos- pero no de la forma en que todos creen –murmuro y entonces abrió sus ojos para ver a Kurt frente a él- su madre me encontró prácticamente muerto a orillas de las carretera y fue ella quien logro que curasen mis heridas …ella era una buena chica y yo definitivamente no recordaba la mayor parte de mis cosas, supe que mi nombre era mi nombre solo porque llevaba conmigo una identificación escolar –murmuro y noto al mirar alrededor como las preguntas se iban formando en los presentes-…realmente es una larga historia …

- no te preocupes tenemos todo el día –dijo Finn logrando que Puck asintiera antes de tomar un trago a su cerveza, Sam volvía a palmear su espalda y Kurt sintió la terrible necesidad de alcanzar la mano del pelinegro y tomarla , sin embargo solo le sonrió con suavidad y con un movimiento de su cabeza le animo a seguir-

Blaine supo, que después de muchos años de ocultar quien era en realidad, de soltar solo algunos datos de su vida a pocas personas, ese día podría decirlo todo, no estaba seguro de poder resumirlo bien, pero al menos ese día tal vez podría ser un poco mas el mismo de lo que era todos los días frente a los demás, porque tal vez en esos casi diez años los únicos que le conocían mejor eran sus hijos.

_________________


avatar
Kodrame SnapeMalfoy
-*
-*

Femenino Mensajes : 1515
Fecha de inscripción : 14/12/2011
Edad : 33
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por ♫Alice Anderson♫ el Dom Ene 13, 2013 11:20 pm

increible cap!

espero con ancias el siguiente!

ya tengo internet y no tengo que pasar el ridiculo en publico!

nos leemos proto, Chao
avatar
♫Alice Anderson♫
********-*-
********-*-

Femenino Mensajes : 1051
Fecha de inscripción : 03/09/2012
Edad : 20
Club Darren/Blaine Alex


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por DCazula el Lun Ene 14, 2013 12:26 am

ohhhh ya estan empezando a salir las cosas q emocion!!... adoro a lizzy deseando una familia y pensando si la familia del sr hummel los querra ahhh me dan ganas de abrazarlos.... adoro la historia realmente =)

Pd.-por q no pide prestado a kurt para pagar la tarifa e irse de ahi jejejeje ok no

_________________
Klisses and Klugs
• • Distrito New York • •

Irma DCazula
avatar
DCazula
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2619
Fecha de inscripción : 19/04/2012
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: KLAINE -FIC -Tigre - Epilogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 15. Precedente  1, 2, 3 ... 8 ... 15  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.