Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Cap 3
Hoy a las 12:43 am por Isabella28

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 1- P II
Ayer a las 8:47 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Ayer a las 8:41 pm por 23l1

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «The most reflexive Halloween of all time» Part IV
Miér Oct 18, 2017 8:09 am por Klainefan

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Mar Oct 17, 2017 11:31 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Mar Oct 17, 2017 11:15 pm por 23l1

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 23 y 24
Lun Oct 16, 2017 4:02 pm por JVM

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 3,4 y 5
Lun Oct 16, 2017 10:38 am por 3:)

» BRITTANA CUPIDO PORLOGO,6 y 5
Lun Oct 16, 2017 9:23 am por 3:)

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Epílogo
Jue Sep 14, 2017 7:13 pm por 23l1

» Brittana: Toda la Rabia. Epilogo y Bonus
Jue Ago 24, 2017 10:36 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 21, 2017 10:47 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: NO LE RECLAMES AL AMOR. Epilogo
Mar Ago 15, 2017 8:24 pm por micky morales

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo
Dom Ago 06, 2017 8:06 pm por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Mar Jul 25, 2017 6:07 pm por monica.santander

» [Resuelto]Brittana: Hermanastras con Beneficios.. Actualizado 20-07-17
Jue Jul 20, 2017 6:12 pm por JVM

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
3:)
 
Isabella28
 
micky morales
 
monica.santander
 
JVM
 
Klainefan
 
Tati.94
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Página 11 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... , 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por gleeclast el Miér Feb 25, 2015 3:31 am

Me encanto mucho este genial y muyyyyyyyyyy grandioso capitulo ya quiero ver que pasa entre kurt y blaine espero actualices pronto ya quiero ver que pasa en el siguiente capitulo lo esperare muyyyyyyy ansioso como he dicho antes me encanta mucho esta genial grandiosa y muyyyyyyyyy maravillosa historia
avatar
gleeclast
-*
-*

Masculino Mensajes : 1799
Fecha de inscripción : 26/03/2013
Edad : 20
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por Darrinia el Miér Feb 25, 2015 8:54 am

Hola mi amor!!!

Lo primero, he de decirte que mi lado feminista (lo tengo) defiende a Kurt a muerte (no me gusta la actitud de Blaine)... Y lo de "calienta eso" lo dejamos a parte... Si Kurt dice no, es no y punto. Me da igual si son dos hombres, dos mujeres o un hombre y una mujer. No es no.

Me pides que le de una oportunidad (chance) a Blaine... ¿Por cuál vamos ya? ¿La quinta, sexta?... Si cada vez que se le da una oportunidad, demuestra que lo único que quiere de Kurt es "eso" yo no lo puedo defender... Y está hablando alguien que perdona a Blaine con facilidad y que "odia" a Kurt... En todos los sitios excepto aquí, por cierto.

Me cae muy mal Blaine (ya te dije que negaré toda la vida haber dicho eso) y merece que lo "espabilen"...

Sobre el capítulo... ¡¡¡Que Kurt no tiene la culpa!!! Puede vestirse como quiera sin que nadie lo quiera "violar", puede besar como quiera a Blaine sin necesidad de que acaben en la cama, puede seducir a alguien sin necesidad que acabe en sexo. El arte de la seducción es un arma que todos tenemos para conseguir lo que queremos (no sólo sexo) y para disfrutar entre dos personas que están en las fases previas a una relación para conseguir aumentar la atracción...

Quiero saber más sobre Sam... Espero el capítulo,cariño...

Muchos besos de caramelo, mi amor... Gracias por todas las palabras que me dedicas... Últimamente he estado un poco falta de amor y las necesitaba... Sabes que tú eres muy especial para mí, espero leerte pronto...
avatar
Darrinia
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2612
Fecha de inscripción : 24/10/2013
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por porcelana hummel el Vie Feb 27, 2015 8:21 pm

SantoCristoRedentor!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
jajajaja pero por suepuesto que no eres un descarado-sínico-hijo de la chingada-sin vergüenza jajajaj eres Maxi xD un pervertido sádico dramático al que quiero muchooo!!!
Awwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww! mori de ternura ........
Pero tengo que decirte que en la parte de las Carcajadas de Camerlo, y cuando Kurt dijo que quería llorar .. lo hice .. llore vaya que digamos que me han echo algo asi y la verdad cuando leía esa parte me los hiciste sentir, me sentia Kurt, si me transmitiste esos sentimientos, retrocedi en el tiempo jeje lo bueno que estoy solita ahora porque si no me mandan con el spicolocoloco xD pero vale no te agobio con mis penas xD.... y ahora me das una razón mas para que no me caiga bien Reachel I mean ... jejej es que de por si no me cae tanto su personaje jejej no me odies, pero haaaaaa!!!!.... donde me dejaste a Blainy he!? jaja necesitaba saber que le había pasado al "ese" xDDD, tenia unas carcajadas cuando no podía pronunciar la palabra inpronunciable no podia conmigo misma ayyy ese Carmelo me gusta su amistad me cae bien de echo pero tambien me caia bien el primo de Puck ( el cual no recuerdo ahora mismo sorry ammm Valentin?¿ ash no recuerdo xD ) y no porque fuera sexy, moreno, guapo, sexy, encantador, sexy, cocineros ah! y lo olvidaba sexy!!!! xD. Perdona si no te elogio mas pero mi cerebro no esta funcionando bien ... suele ocurrr cuando tuviste 3 examenes en un dia y solo has dormido cuatro horas .
Nos seguimos leyendo cuidate mucho te mando un enooooooorme abrazote de osos y un estruendoso besote
avatar
porcelana hummel
**
**

Femenino Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 13/10/2013
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por maxi_glee el Vie Mar 13, 2015 7:20 pm

gleeclast escribió:Me encanto mucho este genial y muyyyyyyyyyy grandioso capitulo ya quiero ver que pasa entre kurt y blaine espero actualices pronto ya quiero ver que pasa en el siguiente capitulo lo esperare muyyyyyyy ansioso como he dicho antes me encanta mucho esta genial grandiosa y muyyyyyyyyy maravillosa historia
¡Muchas Gracias Ulises! Amigo, enserio me alegro que te haya gustado el capitulo. Lamento un poco la demora, pero acá nuevamente hehehe. 
Te mando un gran abrazo y espero te guste este nuevo capitulo. Cuídate mucho. 
Darrinia escribió:Hola mi amor!!!
¡Hola mi amorzote bello, hermoso!
Darrinia escribió:Lo primero, he de decirte que mi lado feminista (lo tengo) defiende a Kurt a muerte (no me gusta la actitud de Blaine)... Y lo de "calienta eso" lo dejamos a parte... Si Kurt dice no, es no y punto. Me da igual si son dos hombres, dos mujeres o un hombre y una mujer. No es no.
Okay, Okay..., me quedo claro amor. No, es no, punto ;)..., no sabes cuanto me encanta que seas así; que defiendas con uñas y garras tus congéneres. 
Darrinia escribió:Me pides que le de una oportunidad (chance) a Blaine... ¿Por cuál vamos ya? ¿La quinta, sexta?... Si cada vez que se le da una oportunidad, demuestra que lo único que quiere de Kurt es "eso" yo no lo puedo defender... Y está hablando alguien que perdona a Blaine con facilidad y que "odia" a Kurt... En todos los sitios excepto aquí, por cierto.
Mi amorcito bello, no seas tan rencorosa con el pobre de Blaine (aunque debo de reconocer que me encanta verte enojada, no sé, me vuelves loco hehehe). Solo puedo decirte que él no ha sido criado de la mejor manera. Es un mal educado y siempre la riega. Pero ten fe que Kurt va a ayudarle  en eso.  
 (Darrinia escribió:Me cae muy mal Blaine (ya te dije que negaré toda la vida haber dicho eso) y merece que lo "espabilen"...
Lo sé. Lo sé amor.
Darrinia escribió:Sobre el capítulo... ¡¡¡Que Kurt no tiene la culpa!!! Puede vestirse como quiera sin que nadie lo quiera "violar", puede besar como quiera a Blaine sin necesidad de que acaben en la cama, puede seducir a alguien sin necesidad que acabe en sexo. El arte de la seducción es un arma que todos tenemos para conseguir lo que queremos (no sólo sexo) y para disfrutar entre dos personas que están en las fases previas a una relación para conseguir aumentar la atracción...
Gracias amor. Con estas palabras me acabas de abrir un concepto de seducción que no sabia. Bueno, pueda que al ser un chico, y dado que en los hombres es innato en morbo por sobre la razón, creo que ese es mi punto de ver la seducción. Okay, Okay, lo acepto. Soy débil ante el sexo femenino, que aunque no me ha pasado algo como a Blaine, han habido veces que he confundido la seducción con la insinuación.  Soy de lo peor hihihih. 
Darrinia escribió:Quiero saber más sobre Sam... Espero el capítulo,cariño...
Sabrás de él muy pronto preciosa. Solo que no prometo que te guste su participación. 
Darrinia escribió:Muchos besos de caramelo, mi amor... Gracias por todas las palabras que me dedicas... Últimamente he estado un poco falta de amor y las necesitaba... Sabes que tú eres muy especial para mí, espero leerte pronto...
Las gracias son para ti reina hermosa. Gracias por siempre apoyarme con mis locuras y siempre leerlas. De igual forma, tu también eres especial e importante para mí. 
Te mando muchos besotes tronados acompañados de abrazos y espero te guste este nuevo capitulo. Ojala lo disfrutes. 
Cuídate mucho, amor. 
Ah, por cierto, veras que en este capitulo me ha servido mucho tu comentario. Sobre todo en la forma de pensar de Kurt y en como se da cuenta que él no tuvo la culpa en un cien por ciento. 
De nuevo gracias.
porcelana hummel escribió:SantoCristoRedentor!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
jajajaja pero por suepuesto que no eres un descarado-sínico-hijo de la chingada-sin vergüenza jajajaj eres Maxi xD un pervertido sádico dramático al que quiero muchooo!!!  
Hehehe, es bueno leer eso mi querida Joss. Me alegra mucho saber que me quieres..., All i need is love hehehehe.
porcelana hummel escribió:Awwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww! mori de ternura ........
Me pasa lo mismo con tus comentarios. Siempre muero de la ternura, la risa incontrolable y muchas, muchas cosas cosas ;).
porcelana hummel escribió:Pero tengo que decirte que en la parte de las Carcajadas de Camerlo, y cuando Kurt dijo que quería llorar .. lo hice .. llore  vaya que digamos que me han echo algo asi y la verdad cuando leía esa parte me los hiciste sentir, me sentia Kurt, si me transmitiste esos sentimientos, retrocedi en el tiempo jeje lo bueno que estoy solita ahora porque si no me mandan con el spicolocoloco xD pero vale no te agobio con mis penas xD....
Ohh, en serio no era esa mi intención querida Joss. No era el sentimiento de tristeza el que quería transmitir en esa parte, más bien quería que se leyera chistoso. De verdad lamento si toque alguna parte sensible de tu vida, guapa. 
porcelana hummel escribió:y ahora me das una razón mas para que no me caiga bien Reachel I mean ... jejej es que de por si no me cae tanto su personaje jejej no me odies, pero haaaaaa!!!!....
No tengo razón por la cual odiarte Jossy. Todos somos diferente en nuestra forma de pensar y nuestros gustos. Y acepto mucho que no te guste el personaje de Rachel. 
porcelana hummel escribió:donde me dejaste a Blainy he!? jaja necesitaba saber que le había pasado al "ese" xDDD, tenia unas carcajadas cuando no podía pronunciar la palabra inpronunciable  no podia conmigo misma
Pos, Blaine andaba de parranda hehehe. Nah, broma. Es solo que el capitulo anterior me embargo solamente la voz de Kurt dentro de mi cabeza, así que termine haciendo el capitulo solo con él. No sé porque, pero me gusta explotar más el personaje de Kurt. Bueno, aunque últimamente solo he hecho sufrir al pobre..., es que es tan inocente que no puedo resistirme hehehe.
porcelana hummel escribió:ayyy ese Carmelo me gusta su amistad me cae bien de echo pero tambien me caia bien el primo de Puck ( el cual no recuerdo ahora mismo sorry ammm Valentin?¿ ash no recuerdo xD ) y no porque fuera sexy, moreno, guapo, sexy, encantador, sexy, cocineros ah! y lo olvidaba sexy!!!! xD.
Hehehe, el primo de Puck se llamaba Marcos, y pues, a mi también me caía muy bien. Pero como tuve algunos problemas con ese personaje pase un poco de él. Aunque y quien quita y vuele a parecer ese "sexy, moreno, guapo, sexy, encantador, sexy, cocineros ah! y lo olvidaba sexy!!!!"  hehehe.
porcelana hummel escribió:Perdona si no te elogio mas pero mi cerebro no esta funcionando bien ... suele ocurrr cuando tuviste 3 examenes en un dia y solo has dormido cuatro horas .
Nos seguimos leyendo cuidate mucho te mando un enooooooorme abrazote de osos y un estruendoso besote
No te preocupes por eso mi preciosa Jossy, con muchos elogios y con pocos elogios tus comentarios siempre logran sacarme una sonrisa del rostro. Espero te haya ido bien en tus exámenes. Y guapa, muchas gracias por leer mis locuras dejarme un comentario. Yo también te mando un fuerte abrazo y muchos besitos. Espero te guste este nuevo capitulo y nos seguimos leyendo. 
Cuídate mucho!!!! 
avatar
maxi_glee
********-*-
********-*-

Masculino Mensajes : 1071
Fecha de inscripción : 10/07/2013
Edad : 23
Club Achele Nellie


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por maxi_glee el Vie Mar 13, 2015 11:38 pm

¡HI, HI mi queridos amigos/as! ¿Que tal? Pos, yo por acá, molestando hehehe. 

Okay, Okay, ya entendí. 

Bien, paso a dejarles el nuevo capitulo. Pido una disculpa por la demora, pero ya saben, cosas por hacer. 

Espero les guste y también lo disfruten. Muchas Gracias a todos los que me leen y muy especialmente a esas bellas personas que me animan con sus comentarios. Esto lo hago especialmente por ustedes. Sin duda son los mejores :D.

Sin más que agregar: 
¡A LEER! 


CAPITULO #24: CAMBIO DE PLANES (PARTE DOS)
 
Kurt.
 
Para cuando regrese a mi casa, me di cuenta que mi papá ya había llegado. Vi su carro estacionado afuera y cuando estuve dentro pude ver la luz de su cuarto encendida. Por un momento tuve la intensión de irlo a saludar y preguntarle que tal estuvo su noche de chicos. En realidad todos eran hombres bastante adultos, hombres de su misma edad, hombres arriba de los cuarenta, pero, ¿Ustedes entienden a que me refiero con noche de “chicos”, ¿Cierto?
 
Di un paso y me detuve al instante. Era evidente que si me acercaba, él me preguntaría en donde había estado a estas horas de la noche, y claro, yo no estaba de ánimos para inventar un buen pretexto, ni mucho menos quería mentirle. Y tampoco quería decirle la verdad.  
 
Así que al final me metí a mi cuarto. Ya mañana tendría tiempo de preguntarle. Una vez en mi cuarto me quite la ropa que andaba puesta y me puse la pijama, bueno, si podría llamársele “pijama” a una  camisa vieja, larga,  holgada y desteñida que una vez fue de mi padre y que no recuerdo cómo fue que apareció entre mis cosas.
 
Qué más daba como apareció, lo que si sé, es que me encantaba dormir con ella la mayoría del tiempo. En realidad era muy cómoda para dormir.
 
Me dirigí a mi cama y sin pensármelo un segundo me tire sobre esta tan cansado como un oso hibernando. Deslice las sabanas hasta un poco más arriba de mi cintura y enterré la mitad de cara en la almohada.  Cerré mis ojos.
 
En ese momento lo único que me apetecía hacer era dormir, descansar, y recuperar las fuerzas necesarias para mañana tener los ánimos suficientes de levantarme a las cinco de la madrugada y alistarme para ir a la escuela.
 
¡Pff!, si al menos esa fuera la verdadera razón por la cual quería dormir a toda costa.
 
Era claro que mi única razón de dormir, era para olvidar. Para no pensar más en lo mismo y para sacar de mi renuente cabeza la noche de perros que había llevado este día…, y es que por Dios, habían sido demasiado cosas para una sola noche.
 
Demasiadas.
 
Y no solo hablo de la pelea que tuve con Blaine, sino también, la humillación que pase con Carmelo cuando le estuve contando lo de mi mala racha y cuando se rio de mi genial idea de las flores y los chocolates que le regalaría a Blaine en son de disculpa.
 
Solté un bufido abrumado, pensando en que para ese entonces Carmelo se porto como todo un canalla. Reírse a carcajadas…, ¡de mi! ¡en mi propia cara!... y enfrente de todas esas personas fue la peor humillación que alguien me ha hecho jamás. Aunque debo de aceptar, que sino hubiera sido por él y sus palabras un tanto confortantes y directas a la vez, en este momento seguramente estaría llorando como una condenada y sin saber qué hacer.
 
Solo que…, aun seguía un poco confundido con sus últimas palabras «Sí creo que eres un poco tonto al no darte cuenta de una cosa»  ¿Qué carajos habrá querido decirme? ¿A qué cosa se refería y que yo supuestamente no me había dado cuenta?  
 
¡AHG! Maldito e ingrato Carmelo, solo me dejo con la duda  y al final no me respondió nada.
 
Simplemente no tenía compasión de mi pobre cabeza que estaba hecha un mar de preguntas ahora mismo cuando se suponía que debería de estar dormido, reponiendo fuerzas, y no pensar en nada más que mañana me tocaría un día pesado en la escuela y también en ver cómo le haría para hablar con Blaine y arreglar las cosas.
 
Por cierto; ¿Qué es lo que se supone que le voy a decir a ese tonto mañana que lo vea y lo tenga enfrente? No había pensado en eso. Tampoco creo que yo sea el que deba de pedir una disculpa cuando, sin importar las circunstancias que hayan sido y dejando a un lado el tema de la “seducción”, yo fui al que le toco la peor parte y tuvo que aguantarse sus gritos, su pésima actitud e insultos de cuan miserable soy para el sexo. Por dios, ni siquiera me lo recuerden. De solo pensar nuevamente en sus crueles palabras y su burlona sonrisa, hace que me hierva la sangre y mis ganas de golpearlo (en lugar de pedirle una disculpa) se incrementen.
 
Pero, ¡ohh!, para que me doy mentiras a mí mismo, no va a servirme nada. Ya que,  todos sabemos lo increíblemente orgulloso que es ese cabeza de papa y por supuesto, él no a venir de la nada y pedirme perdón. ¡Claro que no! Sería un delito para su “ego” y su “reputación”. Así que, como me dijo Carmelo, no me tocaba de otra a mí—porque de cierta forma quiero a ese cabeza de brócoli  y no quiero perderlo—, que ir y hacerlo. Pedirle perdón.     
 
Pff, lo que mejor debería de hacer es ir con un psicólogo, pedirle que me haga una especie de hipnosis y así conseguir olvidarme de la dura vida que llevo últimamente.
 
¡Que ya no podía ni con mi alma! Okay, tal vez exagero un poco. Tampoco era para tanto.
 
¿Cierto?
<><><><> 
 Y así de rápido se llego el lunes.
 
Era la hora del desayuno y, como siempre, me encontraba sentado en la misma mesa con Rachel y Puck a mi lado, ellos hablando de cualquier tontera mientras yo no podía con mi cara. Mierda, que cargaba una cara de espanto. Gracias a que no pude dormir nada en toda la noche (como suponía que lo haría pero ya ven que no), tenía unas enormes ojeras que surcaban completamente mis ojos, las abultada bolsas bajo de mis parparos y mi piel estaba más pálida de lo usual.
 
¡Juro que mi cara se parecía a la de un chimpancé moribundo!
 
—Oye, estas un poco distraído.—Murmuro Puck, dándome un pequeño codazo entre las costillas.
 
Alce inmediatamente mi mirada y enfoque hacia su rostro. Sus ojos me miraron y me sentí un poco apenado. 
 
—Esto…, lo siento, solo me distraje un poco ¿Me estabas preguntando algo?
 
—Así veo…, y pues, si. Estaba preguntándote ¿Qué tal tu fin de semana?—Repuso.
 
Malo. Pésimo. Una completa mierda.
 
—Bien, supongo.—Conteste.
 
El pobre no tiene ni idea de lo mal que lo he pasado últimamente. Y creo que es mejor que no lo sepa. No creo ser capaz de aguantar a otra persona riéndose de mí.
 
—Hmmm…, ¿De verdad? Rachel me dijo que ibas a hacer algo asombroso y yo quería saber de qué se trataba y qué tal te fue—Dijo, esbozando una media sonrisa al momento que me clavaba la mirada de forma directa.
 
Trague saliva e inmediatamente gire mi cabeza hacia donde Rachel. Esta me estaba viendo también y tenía en su cara una sonrisa picarona…, ¡AHHHH! ¡La muy perra! ¿Cómo sé había atrevido hacerme tal cosa?..., es que, todo estaba claro, en este mundo no se puede confiar en nadie. Absolutamente en nadie. Mucho menos en una persona tan chismosa como lo era mi amiga.
 
Le lance una mirada de muerte a Rachel, de la cual se percato y no hizo otra cosa más que agachar su rostro, pero ya luego me las arreglaría con ella…, volví mi atención en puck que me miraba a la espera de que le soltara toda la sopa.
 
Carajos, cuando pensé que en este día todo mejoraría, me encontraba nuevamente en una bochornosa situación.
 
—Al final no paso nada.—Le dije a Puck, fingiendo una confortante sonrisa.
 
Este me clavo mucho más profundo la mirada.
 
—Ey, si no me quieres contar.., ¡esta bien! no lo hagas. Pero no me mientas.
 
Mierda.
 
—No, Puck. No es eso…—¡ARG!.—…es solo que de verdad no paso nada. Todos mis planes se vinieron abajo gracias a cierta persona.—Mascullé, casi escupiendo esa última palabra…, por la cual, de alguna manera, hizo que se me apareciera el rostro de Blaine justo enfrente, como un espejismo.
 
—¿Enserio?
 
—Enserio.—Respondí.
 
—Uy, que mal. Yo si tenía unas grandes ganas de escuchar tu loca aventura de fin de semana.—Murmuró Puck, con una sonrisa llena de luz y tranquilidad que no pude evitar llenarme de todo eso. También me reí.
 
—¿Tu qué tal? ¿Cómo te fue el fin de semana?—Le pregunte.
 
—Uff, ¡genial!—Respondió, sus ojos en ese momento brillaban incluso más que las estrellas.
 
—¿Enserio…, y eso?—Me acomode mucho mejor en mi asiento. Por la cara de felicidad de mi amigo, parecía que lo que quería decirme merecía toda mi atención.
 
Rachel también hizo lo mismo que yo y ambos nos acercamos un poco más a Puck.
 
—Nancy y yo lo hicimos cinco veces y en su casa.—Soltó y de pronto sentí como si alguien me jalaba la silla y hacia que me cayera con golpe al piso. ¡Pero si tenía que ser Puck! Enserio no sé como llegue a pensar que iba a decirnos otra cosa. No sé, algo como que le ayudo a una  anciana a pasar la calle o qué sé yo.  
 
—Pero que sorpresa.—Sollocé, rodando los ojos, como si saber que mi amigo se había devorado a la rubia hueca que conoció aquella vez en el antro era cosa que no me admiraba…, porque enserio, no me admiraba en lo absoluto. Que va, estábamos hablando de mi amigo el braguetero serial.
 
—¡Es que enserio la pase genial, Kurt!…, joder, fue de lo mejor. Además, fue divertido hacerlo dos veces en el “jacuzzi” de sus papas…,¡De sus papas carajo!
 
Ver la efusividad en el rostro de mi amigo, de lo que él juraba había sido un “gran” fin de semana, de cierta forma me daba gracia y me contagiaba de su imperiosa alegría. Pero también me hacía sentir un poco incomodo. Sobre todo comparado con el fin de semana que yo había tenido.  
 
Me preguntaba si algún día yo también podría ser tan feliz con alguien a mi lado como lo era mi amigo en ese momento. De verdad que me daba envidia verlo así: Tan alegre, tan lleno de vida, tan completo que parecía no hacerle falta nada.
 
¿Podría yo serlo con Blaine algún día?
 
Oh joder, ni siquiera había visto a ese cerebro de nuez en toda la mañana y no dejaba de pensar en él.
 
¿Por qué no lo he visto hoy? ¿Será que no ha venido? ¿Tendrá de nuevo problemas como la otra vez?..., ¿Se estará escondiendo…., de mí? 
 
No me extrañaría en lo más mínimo que lo hiciera…, para aquel entonces, por irónico que sonara,  me quedaba muy claro que no iba a saber de él por ese día y tal vez por un buen tiempo. Pero siendo completamente sincero, yo tampoco quería hacerlo aún. No me sentía preparado. Ni siquiera sé qué le diría al tenerlo cerca.  
 
Esta situación era de lo peor.
 
<><><><>  
 
Y así el resto del día se fue volando. Apenas me di cuenta cuando el profesor Daniel dijo que eso era todo y que para la otra clase había tarea. Vaya, ni siquiera recuerdo en lo que había estado pensando en todo el rato para que el tiempo se me haya ido en cuestión de nada.
 
Oh, si. Puck no había parado de contarme en todo el santo día de cuan perfecta era Nancy —y que creía que  por primera vez se había enamorado y que ella era la indicada y bla, bla, bla—, que de cierta forma no pude con su entusiasmo y termine siendo arrastrado por este.
 
Pero debo de aceptar que una parte de mi se lo agradecía. Aunque había veces en las que me costaba trabajo digerir lo poco que se escatimaba de todas las cosas que él y esa rubia hueca hacían, le agradecía el hecho que pudo hacer de mi día uno más fácil de llevar.
 
—¿Quieres que te de un aventón?—Pregunto una vez yacíamos en los casilleros y yo metía mis cosas allí.
 
—No, gracias. Me daré una vuelta por el súper y compraré algunas cosas.—Le respondí.
 
—Como quieras. Te veo luego entonces.—Se despidió.—Ten mucho cuidado al pasarte la calle.—Me grito de lejos con una juguetona sonrisa, a lo que yo puse mis ojos en blanco.
 
A veces me gustaría pensar que lo dice en broma, pero aunque suene raro, él lo decía enserio. ¿Quién se creía? ¿Mi papá sustituto? Ni que yo fuera un niño pequeño al cual hay que decirle como hacer las cosas.
 
Tonto.
 
—Podemos hablar un momento.—Pregunto tras mi espalda una voz tan familiar, tomándome por sorpresa, que incluso me puse helado de golpe.
 
Me quede a secas por un momento, sin moverme de la posición que me encontraba, dudando y esperando volver a escuchar el sonido de esa voz para confirmar que no lo había alucinado o había sido una mala jugada de mi cabeza.
 
No escuche nada.
 
Pero a pesar de eso, yo no encontraba el valor suficiente para voltearme y descubrir que no había nadie detrás de mí.  Mi corazón latía apresurado dentro de mi pecho  y podía sentir mi pulso roer por mi cuello, dando palpitaciones.
 
Al final lo termine haciendo. Me gire y me tope con mi realidad. Que me cayó como un balde de agua fría al cuerpo.
 
Y allí estaba él. Frente de mí, a cinco centímetros para ser exacto, se encontraba Blaine, que me miraba con sus penetrantes ojos color miel y una neutra expresión en el rostro. Mi corazón al darse cuenta de aquella angustiosa realidad que había estado esquivando en todo el día, se soltó en rápidos e inquietantes  latidos que pude escuchar a través de mis oídos, mi garganta se apretó al instante y mi estomago se hizo un nudo ciego.
 
—Solo será un momento.—Repitió Blaine nuevamente, acercándose un poco más hacia mí.
 
Intente decirle algo, mis labios se abrieron pero el impacto de su presencia hizo que mis palabras se ahogaran en el interior de mi garganta.
 
Solo asentí.
 
Blaine se acerco más, tomo de mi mano, y sin decir nada cerró mi casillero.
 
Caminamos. 
 
Me deje guiar  por él usando muy perfectamente el papel de autómata. Su mano estaba tibia, como siempre, pero la ruda y fría manera con la que sujetaba la mía…, hacia que su tacto me quemara.    
 
Los dos íbamos caminando en silencio. Dos conocidos y dos extraños a la misma vez. Y la atmosfera que nos embargaba era incomoda, demasiado incomoda. Por un instante alce la vista hacia su rostro, temiendo encontrarme con su fría mirada, y me di cuenta que tenía el semblante arrugado, sus labios fruncidos en lo que parecía un gesto árido y su vista iba hacia el frente, como si quisiera esquivarme el contacto a toda costa.
 
Lo comprendí en ese momento. Comprendí de que iba todo esto y que era lo que me esperaba una vez nos detuviéramos y llegara el turno de hablar.
 
No necesite de palabras para deducir lo que se aproximaba. La expresión en su rostro y la forma tan brusca con la que apretaba mi mano hablaban por sí misma.
 
Llegamos y él soltó mi mano inmediatamente. La sangre corrió por mis dedos que habían estado atrapados fuertemente entre los de Blaine y cuando logré conectar con mi cabeza, me di cuenta que al lugar que me había llevado era una vieja terraza, sola y abandonada, que se encontraba atrás de los edificios del McKinley.
 
Di un medio giro con mi nuca y sentí que algo andaba mal conmigo en ese momento. Estando parado justo allí, en ese árido lugar, y pensar en lo que seguía después —por exageradamente dramático que se lea—, hacia que mi cuerpo se sintiera pesado y mis pies perdieran equilibrio.
 
Intente tranquilizarme, pero mi desesperado corazón me decía otra cosa.
 
—Blaine…, yo…, yo—¿Qué iba a ser? ¿Suplicarle? ¿Pedirle que me dejara explicarle porqué me comporte así la otra noche para que considerara lo que estaba a punto de decirme?
 
—Deja que yo hable primero.—Me interrumpió, frió, tal cual se había estado comportando para ese entonces.
 
Asentí y guarde silencio inmediatamente. Quise mantener mi vista en alto, quise verle a los ojos para cuando su boca soltara las palabras, pero no pude hacerlo. Mi vista por ella sola se fue a mis pies, mire mis zapatos como si fuera a encontrar algo sumamente valioso en ellos.
 
Lo cierto es, que no tenía las fuerzas suficientes para mirar de frente lo que se aproximaba. Iba a ser destruido y a veces el dolor lastima menos cuando no lo vemos a los ojos.
 
El no me decía nada incluso cuando me pidió hacerlo y su silencio me carcomía por dentro. Joder ¿Por qué no lo hacía de una maldita vez? ¿Por qué no me decía que esto que nunca tuvimos se había acabado para así yo poder tener un motivo por el cual llorar?
 
Lo escuche soltar aire lentamente. Fue un suspiro largo y profundo que me congelo la sangre y me enchino la piel.
 
—Oye, yo…—Se detuvo y soltó otro suspiro más profundo y pausado que el anterior. Lo cual no me ayudaba en nada de lo que digamos.—…, yo comprendo mucho que estés enojado y que no quieras verme ni en frijoles, en serio te entiendo.—Dijo.—Pero quiero que sepas de verdad lamento la manera estúpida con la que te trate anoche en tu casa. Sé que tu solo querías que la pasáramos bien y lo mejor posible y yo lo embije todo de mierda, como siempre lo hago. Pero en serio me arrepiento, mucho…, también entiendo si no quieres perdonarme. Aunque no me gustaría que estuviéramos peleados, no creo poder estar bien con eso. —Añadió, dejándome azorado.
 
¿Queeeé? ¿Se…, estaba…., ¡disculpando!? ¿¡ÉL!? ¿No estaré soñando?
 
Sin creerme todavía lo que acaba de haber escuchado, temeroso, alce el rostro inmediatamente y con mis ojos busque los suyos. Me di cuenta que estos me miraban fijamente y que tenían un sentimiento completamente diferente que al principio…, quise creer que su forma con la que me miraba era más indulgente que al principio, pero no quise llenarme de esperanzas también.
 
Permanecí callado, mirándolo, y él  giro su cuello hacia el lado derecho de la terraza. Se quedo por unos minutos observando a la nada y luego volvió a clavarme su miel mirada. Esta vez había algo diferente en él, tenía las mejillas sonrojadas y me apartaba la vista de vez en cuando, nervioso.
 
¿Podría ser eso posible? ¿Podrías ser que Blaine estaba avergonzado? ¡Avergonzado de verdad! Uff, está claro que cada día que pasa no deja de sorprenderme…, también cada día que pasa me confunde más.
 
En serio lo detesto. En modo literal, claro.
 
Al ver que no le decía nada, dio unos cuantos pasos; los necesarios para estar cerca, y una vez lo tuve enfrente, mi corazón comenzó a bombear dentro de mi pecho.
 
—Por favor di algo. Que me perdonas. Que me odias. Lo que sea…, solo no me tortures con tu silencio.—Pidió, su voz era tan suave que incluso cuando sus manos se encontraban lejos de mi cuerpo podía sentir como si me acariciaba con dulzura.
 
—Eres un tonto.—Susurré, mi voz se quebró al final.
 
—Oh, pues. Gracias por el voto de confianza.—Bromeo alzando sus cejas tiernamente, y su sonrisa hizo que me derritiera al igual que un trozo de margarina frente al calor.
 
Me aferre  a los extremos de su camisa con ambas manos y lo atraje más cerca de mí. Su boca y la mía estaban tan cerca, a un hilo de estar unidas, que pude sentir su aliento bañarme el rostro…, lo absorbí completamente, a través de mi nariz, gustoso, me trague su aliento mentolado al tiempo que mis ojos se cerraban por un medio segundo y disfrutaba de esa inexplicable sensación como si se trababa de un sueño que podía disfrutar despierto.
 
—Creí que ibas botarme.—Susurré, abriendo lentamente mis ojos.
 
Colocó sus manos en mi cintura, rodeándome con sus brazos, y me amoldo en su infinito cuerpo.
 
—Tontuelo ¿Por qué haría eso?—Musito, sonriéndome cariñosamente.
 
—Porque tal vez, de cierta forma, yo no soy tu tipo de persona. Soy diferente de lo que tú quieres. Yo no voy en tu mismo ritmo.—Solté.
 
Me acunó más entre sus brazos y acerco su rostro un centímetro más.
 
—Tienes razón, no eres mi tipo de persona.—Murmuro.—…, eres mucho mejor que eso. Tu eres diferente a todos los chicos con los que he estado, eres diferente de lo que yo soy. Pero eso hace que nos complementemos el uno al otro. Blanco y negro. Amor y odio. Diferente e iguales a la misma vez. A tu lado siempre soy diferente, Kurt. Sacas lo mejor de mí, me haces querer ser mejor persona. Y yo quiero serlo para ti. No quiero alejarme; quiero estar siempre contigo, cada segundo a tu lado si es posible. Quiero platicar contigo siempre. Quiero verte reír a mi lado. Quiero equivocarme, cometer errores, y saber que tengo un lugar donde no seré juzgado  y ser consolado entre tus brazos…, en serio es lo que quiero Kurt…, nunca antes había deseado esto por nadie, pero quiero ser mejor persona para que pienses que te merezco.
 
¿Qué si como me sentía en ese momento?
 
Estaba absorto entre sus palabras, ni si quiera sabia como podía mantenerme de pie. El acababa de decir lo que nunca pensé escuchar salir de su boca ¿No me lo estaré imaginando?  En definitiva este no era el Blaine de siempre, era uno muy diferente. Y creería que estaba soñando si no fuera porque sus apretados brazos en mi cintura se sentían tan reales.
 
Verme en esa situación que me encontraba, no pude evitar soltar una pequeña risita de lo irónicamente idiota que me sentía en ese momento. Al final todo mi drama exagerado del principio —cuando no hacía otra cosa más que pensar en que me mandaría por un caño y me alejaría de su vida, destruyéndome sin piedad—, no fue más que algo producido por mi mente. Todo fue diferente. No era lo que yo esperaba que ocurriera, si era lo que yo quería que ocurriera…, y al final todo me tomo por sorpresa, algo que no era muy raro en él.  
 
—¿Pasa algo?—Preguntó al ver la sonrisa nerviosa en mi rostro.
 
—Tu definitivamente eres un tonto.—Murmuré, curvando mucho más mi sonrisa. «El tonto del cual estas enamorado» Dijo mi mente, y yo le di la razón.
 
Blaine también sonrió. Acerco su rostro completamente y coloco su frente sobre la mía. Su cabello olía exquisito.
 
—Y tú eres la persona más hermosa que conozco.—Susurro, cerrando sus ojos. Yo también lo hice.—Kurt…, de verdad lo siento, siento como me comporte la otra noche…, pero por favor dime que me perdonas.
 
—Ya lo he hecho.—Respondí.—Además, nunca estuve enojado contigo. No puedo hacerlo y tienes la idea de cuánto te desatesto por eso.
 
Nos quedamos en silencio por un par de minutos.
 
—No sabes lo feliz que me haces.—Murmuró, barriendo la punta de su nariz en la mía. Lo cierto es que eso se sintió bastante bien.—¿Qué hacemos ahora?
 
Absorbí el aroma que desprendía de su piel.
 
—Besarnos. Necesito sentirte.—Respondí.
 
Sé que me escuchaba desesperado, y sé que más tarde él utilizaría eso en mi contra. Pero realmente lo necesitaba…, necesitaba llenarme completamente de él para creer plenamente en la felicidad que embargaba mi cuerpo en ese momento.
 
Y lo hizo. Blaine bajo su rostro y junto nuestros labios.
 
—En el interior deseaba que lo pidieras. Yo también necesitaba sentirte…, joder, quiero sentirte siempre Kurt.—Sollozó, alejándose por un medio segundo de mis labios para luego retomar nuestro beso con más pasión y con más hambre.
 
Era como me lo esperaba, al final de cuentas toda aquella locura por la cual había pasado últimamente se fue tan igual como vino. La tormenta se había esfumado y podía ver el arcoíris al otro lado de esta. No sé por cuánto tiempo podré disfrutar de esta felicidad que rodea mi cuerpo, me gustaría pensar que será un largo rato, pero tampoco quiero ilusionarme mucho. Ni siquiera debería de pensar en eso. Qué más daba.
 
En ese entonces lo único que podía hacer era  buscarlo locamente y aferrarme desesperadamente entre sus brazos. Quería sentirlo y llenarme, lo más que pudiera, de todo lo que él me ofrecía.
<><><><>
N/A: Si, si, si ¡lo acepto! Me pase de cursi con eso último, pero, pues, ¿que les digo?..., no es que yo estuviera de esa forma mientras escribía esa parte. No. Para nada. Simplemente salio así, "espontáneamente"..., hehehe. 

Bien, espero les haya gustado el capitulo (ojala no los haya empalagado con las palabras de Blaine. Dios, eso fue raro ¿no? XD). Les deseo un sensacional y bien merecido fin de semana. De nuevo muchas gracias por leerme y pues eso es todo de mi parte. 

Cuídense mucho y nos vemos en la próxima. Haré todo lo posible para no tardar mucho :D.

Bye, Bye!!!!!
avatar
maxi_glee
********-*-
********-*-

Masculino Mensajes : 1071
Fecha de inscripción : 10/07/2013
Edad : 23
Club Achele Nellie


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por gleeclast el Sáb Mar 14, 2015 2:22 pm

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa me encanto fascino y ame esta genial grandioso y muyyyyyyyy maravilloso capitulo espero actualices pronto ya quiero ver que pasa en el siguiente capitulo lo esperare muyyyyyyyy ansioso me encanta mucho esta genial grandiosa y muyyyyyyyyyy maravillosa historia
avatar
gleeclast
-*
-*

Masculino Mensajes : 1799
Fecha de inscripción : 26/03/2013
Edad : 20
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por Darrinia el Lun Mar 16, 2015 1:41 pm

Hola amor!!!!!!!!!!!!!!

Me ha encantado el capítulo, como siempre. Me alegra que sea Blaine el que ha abierto su corazón y le haya dicho lo que siente... Pero sobre todo, me alegra que se haya disculpado... Aunque espero que no vuelva a pasar...

Ya sabes que yo siempre voy a defender mis creencias, aunque eso implique que odie a Blaine, Sam... ¡O incluso a Brittany! ¡Yo siempre defenderé a los indefensos!

Y bueno... Cariño, por mí puedes ponerte cursi siempre que quieras... ¡Me encanta esa parte de ti!

Espero poder seguir inspirándote en otros momentos... Te mando un montón de abrazos y besos de caramelo...
avatar
Darrinia
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2612
Fecha de inscripción : 24/10/2013
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por porcelana hummel el Jue Mar 19, 2015 12:28 pm

SantoPuroYCastocristianoDeLaSantisisisisimaVirginidadSagradaDeMiSerQueMeParioYDioVida!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
okey primero estaba de a y asi fue mi sentimientovolucion
respira ... inhala, exhala ... estoy bien,no estoy morada de emoción tragandome los gritos de emocion porque tengo publico presente y no quiero otra sesion terapeutica con ninguno de ellos xD ..... Hay mi dios que me va a dar un no se qué, que que se yo *0* ... por donde empezar?¿ okey ammmm primero hay mi Kurt jeje mi siento como el porque tambien puedo ser un poco paranoica y me imagino mil y un escenarios de todas las cosas y solita me hago la maldad ( con fics de cierta persona siempre me pasa cofcofmaxicofcof) pero enserio me caia de mi asiento de la risa al imaginar su cara cuando Blaine se disculpo jeje pero simplemente al final me dio diabetes por tanta dulzura y ternura fue taaaaaaaaaaan lasdghlfjglashkdgllahjfgak!! y obvio ya esperaba mi Kliss es que fue tan emotivo bello romantico sacado de una telenovela mexicana pero sin llegar a ser ridicula como lo son todas esas mendigas telenovelas baratas hubiera vomito de lo empalagoso que fue eso si no me gustara tanto esas escenas xD y me dio mucha risa cuando estaba con Puck jajjaa que tuvo su mejor fin de semana llena de sexo duro ocntra el muro ( i contra otras cosas ) de su vida xD pero mi Blaine hay mi glorioso Blaine lo ame xD espero y pronto me des mi Klex ... no es que extrañe tu lado perver ni sea una pervertida que sueñe con Klex y lo espera cada que actualices obvi no .... claro que no ... lo juro! ...
Y ash jejej y por la escena del cap anterior no te preocupes son cosas mias jeje si yo lo leo empiezo a llorar pero se que todos se reian en esa parte jeje.
Noooo no todo lo que necesitas es amor... All you need is MY love xDD
Asi que si soy linda, tierna y dulce no te resistiruas a hacerme sufrir?¿ .... eso explica mucho xD cofcoftusfinalescofcof
Nos seguimos leyendo maxi cuidate asi ritiarto te mando un graaaan abrazote de oso y un estruendoso besote desde tu casa.
avatar
porcelana hummel
**
**

Femenino Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 13/10/2013
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por maxi_glee el Jue Abr 16, 2015 12:27 am

N/A: Hi, Hi, mis..., ¿aún amigos lectores-Klaine? 

Okay,, Okay, Si, lo sé..., se que soy de lo peor, que prometo cosas y al final no cumplo ni las mañanitas..., pero créanme, si yo pudiera tener el tiempo que tenia un par de años atrás escribiría capítulos todos los días..., bueno, tal vez no todos los días pero al menos un capitulo (o dos) a la semana. 

Lastimosamente no lo tengo, por lo tal no puedo hacerlo. 

Y realmente les pido una disculpas por ello, desde lo más profundo de mi corazón de pollo.

Y pues bueno, bastante tarde pero está semana he tenido un poco de tiempo, y a pesar de que he estado un poco bloqueado y con falta de inspiración, he logrado escribir este capitulo. De verdad espero lo disfruten y si ya no quieren seguir la historia, lo comprendo y lo entiendo sin rencores. 

Este capitulo está dedicado especialmente a tres personas maravillosas: Virgi, Joss y Ulises, gracias por estar apoyando siempre esta locura a pesar de los siglos que tardo en actualizar. De verdad mi más sincera gratitud hacia ustedes, son increíblemente geniales y perdónenme que no les haya contestado sus valiosos comentarios, solo cuento con unos escasos minutos para colgar el capitulo y es por eso que no he podido contestarlos, pero prometo la otra vez hacerlo. Gracias por su paciencia y por todo. 

PD: Por alguna extraña razón, no me pregunten cual porque incluso yo mismo no la sé ( o talvez si), he escrito éste capitulo de una forma diferente del patrón acostumbrado. Solo espero haberlo hecho de una manera aceptable, dado que no es mucho mi estilo de escritura y también dado a la poca falta de inspiración que he tenido..., y pues, me gustaría saber que les ha parecido esta "nueva manera" de escritura que he optado. Son completamente libres de decirme si les ha gustado ¿si creen que no ésta bien? ¿Si deberia seguirla o regresar a mi patrón acostumbrado? 

Son completamente libres de dejarme sus sugerencia, tomatazos, lo que sea. 

Ahora sin más..., ¡A leer y muchas gracias! :D





CAPITULO 25: ¿Es Oficial?
 
—Kurt, no te quedes ahí. Vamos, entra…, entra.—Dijo Blaine, enérgico y ansioso como un niño de seis año,  quién, por más que quisiera,  no podía esconder su emoción y la amplia sonrisa de su rostro.
Kurt por otro lado, estaba estático en la puerta. Mirando graciosamente como un niñato de pelo esponjoso lo halaba de su mano efusivamente. Ni siquiera sabía que era lo que le provocaba ver a Blaine actuar de esa manera. Verlo así le provocaba tanta dulzura como ganas de reírse que tuvo que morderse el labio inferior para no hacerlo.
Dio un paso seguido de otro y no vio más que oscuridad.
—No miro nada.—Se quejo, abriendo un poco más sus ojos.
—Esa es la idea.—Respondió Blaine.—Quiero que sea una sorpresa.
Kurt soltó un suspiro. Ahora que lo recordaba, ¿Cómo fue que,—después de haberse estado besando apasionadamente en aquella vieja, vacía, y árida terraza del McKinley…, un lugar para nada romántico, ahora que lo analizaba)— terminaron en la casa del moreno?
Lo único que Kurt recordaba eran las palabras “Vamos a mi casa. Quiero mostrarte algo” y sin darle oportunidad a responder ya se encontraba allí, en la casa de Blaine…, siendo prácticamente arrastrado a su cuarto ¿Esa no sería una mala idea? No es que kurt tuviera miedo de Blaine o algo por el estilo. No. Solo qué, al llegar a la casa, se había dado cuenta que no había nadie más que solamente ellos dos. Y pues, dado las circunstancias acontecidas anteriormente, Kurt en ese entonces no podía dejar de pensar en la vaga idea de que, siempre que los dos se encontraban solos, sin nadie al lado, cosas malas pasaban. Siempre terminaban peleando y sinceramente él no quería hacerlo esa vez. No cuando apenas llevaban más o menos una hora reconciliados.
—No te muevas.—Dijo Blaine, dejando a un castaño parado en medio de la oscuridad.
Kurt escucho el “clip” del interruptor y al instante la habitación fue bañada por una incandescente luz blanquecina. Sus ojos ardieron levemente ante el toque de la inofensiva luz y los cerró. Se mantuvo así por unos escasos segundos y al abrirlos lentamente se topo con una sonrisa y  el rostro de Blaine frente suyo.
El moreno le tomo ambas manos.
—Yo te arruine tu noche el otro día. Y de verdad siento haberlo hecho.—Se disculpo Blaine una vez más, sin importar cuantas veces Kurt le había dicho que no pasaba nada.—…,es por eso que te he traído a mi casa…, voy a compensarlo. Lo prometo.
—Ya te dije que no importa, Blaine. Tampoco tienes que hacer nada para compensarlo.
—Pero ya lo he hecho.—Respondió el moreno, con esa sonrisa tan particular en su rostro.
Kurt frunció su entrecejo.
—Date la vuelta.—Añadió Blaine señalando con su pulgar por sobre el hombro del castaño. Kurt le hizo caso, un poco dudoso,  se dio la vuelta y comprendió a que se refiera el azabache. Miro cada una de las cosas de una forma genuina; desde la pequeña mesita que tenía dos enormes tazones repletos de palomitas de maíz, un jarrón de cristal lleno de zumo de uva, un plato plano con frutitas picadas, y otro hondo con chocolate derretido. Pero eso no era todo, la enorme pantalla de cincuenta pulgadas estaba encendida pero en negro, con el reproductor de DVD en pausa y sobre el borde la cama estaban cuatro cajas de DVDs con las portadas de las películas que a Kurt le encantaba ver incluso cuando se ya se sabía los diálogos de memoria.   
Seria mentir decir que el castaño no se sintió feliz en ese momento. Podía sentir como su corazón bombea con fuerza dentro de su pecho al imaginarse a Blaine planear todo eso solo para él. De cierta forma lo hacía sentirse especial que sus mejillas comenzaban a ponerse de escarlata.
—Tú hiciste todo esto.—Le pregunto a Blaine sin poder esconder su emoción. Se dio la vuelta para verlo al rostro.  
—¿Te gusta?
—Mucho.—Respondió.
A Blaine se le iluminaron los ojos al escuchar de la boca de Kurt aquellas palabras. Se había pasado todo el día planeando como  poder compensar a su castaño (claro, si este aún quería saber de él después del numerito que le armo) de aquella mala forma como lo había tratado la otra noche y temía un poco que su idea no fuera lo suficientemente buena para conseguir su objetivo.
Kurt se acerco a Blaine y paso sus blanquecinos brazos alrededor de su nuca. Miro con sus ojos chispeantes el hermoso rostro del moreno y no pudo evitar darle un suave beso en los labios. El cual basto para que ambos sintieran pequeñas serpientes de electricidad roer sus cuerpos.
—Mi hermano Cooper ayudo un poco.—Confesó Blaine, con sus ojos aún cerrados, aspirando gustosamente la increíble fragancia que desprendía del cuerpo de Kurt.—El dijo que no hay mejor forma de arreglar las cosas que haciendo una mejor versión del lugar donde comenzó el caos.—Ambos abrieron sus ojos pero sus rostros permanecieron igual de cerca. Estaban tan cerca el uno del otro que sus respiraciones se mezclaban entre sí, confundiéndose, y el aliento que salía de sus bocas les rosaba los labios con cada palabra.—¿En serio te gusta? Yo arruine aquella vez nuestra película y…
—Ya basta.—Gruñó Kurt.— Si vuelves a decir que lo arruinaste, que jodiste nuestra noche del otro día,  voy a enojarme en serio.—Le amenazo indulgentemente, colocando la punta de su nariz sobre la de Blaine, moviéndola cariñosamente de un lado a otro.
Blaine sonrió.
—Eso me gusta.—Dijo, frotando igualmente la punta de su nariz sobre la del castaño.
—Deberíamos de comenzar, sino se nos hará tarde. Además…, esa frutita picada y ese chocolate derretido tienen toda mi atención.—Sugirió Kurt al tiempo que recargaba las palmas de sus manos sobre los costados del rostro del de mirada miel.
—Entonces comencemos.—Dijo Blaine, inclinando su boca para robarle un beso a Kurt.
 
 
<><><><> 
Después de veinte minutos de besos constantes y una pequeña lucha por quien se separaría primero del otro, ambos adolecentes terminaron acostados en la cama, con los tazones de palomitas en las manos y viendo la película 'Todos los días de mi vida'. Una película que el castaño no solo había repetido más de cien veces, sino que también, sin importarle que ya se sabía los diálogos de memorias y que era lo que pasaba a lo largo de ésta, no podía evitar sentir la emoción de la primera vez. Aunque realmente no sabía si su emoción era provocada en sí por la película o por el hecho de tener a Blaine a su lado.
¿Quién sabe?
—La estas pasando bien.—Pregunto Blaine, colocando su tazón vacio de palominas  en la pequeña mesa de noche al tiempo que desplazaba sus brazos en la estrecha cintura de Kurt y lo atraía completamente, pegándolo a su pecho. Enterró su nariz en la sedosa y espesa cabellera del castaño y olfateo profundamente el olor a manzanas que desprendía de él. Amaba su olor, en realidad amaba todo de ese chico, que incluso le aterraba pensar que no merecía tenerlo a su lado. Sin embargo allí estaba, a su lado, haciéndolo feliz con su simple presencia.
—Pues, no está tan mal.—Respondió el castaño, fingiendo desinterés con una juguetona sonrisa. Ladeó un poco su nuca para poder ver el rostro de Blaine, quién lo miraba con una corrida sonrisa.
Blaine inclinó su nuca hacia abajo y le dio un tierno beso en los labios.—Eso es bueno saberlo.
Permanecieron un tiempo más en silencio, dedicando toda su atención a la película.
—Quiero saber cosas de ti.—Murmuró Blaine de la nada,  inclinándose nuevamente para darle otro beso al mirada azul y otro más.
Kurt lo miró por un momento confundido.
—Ya lo sabes casi todo.—Contesto, mientras abría sus labios a la espera de otro beso que no tardo en llegar.—lo cierto es que soy bastante normal, como ya has de haberte dado cuenta.
—No me refería a esas cosas.—Replicó Blaine.
—¿Ah, no?
—No.—Afirmó.—Quiero que me digas que es lo que te gusta hacer aparte de tener siempre un libro entre tus manos y ser un estudiante destacado. Quiero conocerte más a ti.. Que me digas que te hace enojar y cuáles son tus mayores sueños…, quiero saber cosas que otros no saben.
Kurt, en silencio,  puso el tazón con palomitas a un lado la cama, se puso de pies sobre la cama para luego poder sentarse a horcajadas sobre el regazo de Blaine. Pasó sus brazos alrededor de su nuca y le vio fijamente.
—¿Enserio quieres saber esas cosas?—Le preguntó. Blaine asintió.—Pero antes, yo quiero saber algo.
—Dime lo que quieres saber.—Pidió Blaine.
—¿Qué somos?—Soltó directamente, sin irse por las ramas.
—¿Ah?
—Sí, Blaine…, bueno…, lo que me pides que haga es algo muy íntimo, ¿Sabes? Y antes de hacerlo, yo quiero saber que somos tú y yo en realidad.
Lo cierto es que sería difícil explicar que fue lo que ocurrió después de las palabras de Kurt, porque sinceramente…, no paso nada. No hubo más que silencio. Un prolongado silencio. Un prologando e incomodo silencio. No. Un prolongado, incomodo y confuso silencio que se envolvió gélidamente alrededor de la piel del castaño y le puso la piel de gallina.
No iba a negarlo, ansiaba con locura saber la respuesta de Blaine, había estado esperando tanto tiempo por hacerlo que no pudo desaprovechar la única oportunidad que se le presento. Pero al mismo tiempo la intriga le carcomía por dentro, Kurt sabía muy perfectamente que solo había una respuesta que se tornaba hacia dos lados, dos caminos diferentes, dos mitades, una repuesta buena y otra no tanto; una desastrosa, una que podría hacerle mucho daño.
Sin embargo, ya no había manera de retroceder, ya todo estaba apostado al destino y prefirió mantenerse firme a una respuesta que parecía tardar siglos en llegar.
El silencio se continúo llenando cada vez más.
—Creo que ya me quedo claro.—Kurt refunfuño luego de un largo tiempo de espera. Con un cansado suspiro alejó sus brazos de la nuca del moreno e hizo el impulso de bajarse de su regazo.
—Espera.—Dijo Blaine, tomándolo de su cintura, evitando que se levantara.
Kurt se detuvo y volvió a alzar la mirada para clavarla con los ojos color miel de Blaine. Éste cogió aire sonoramente al tiempo que movía nerviosamente sus manos arriba abajado sobre la delgada camisa de Kurt que incluso no sabía del inmenso placer que eso le estaba generando al piel de porcelana.
—Me tomaste un poco por sorpresa.—Musitó Blaine, acelerando notablemente el ritmo de sus manos.
—Me di cuenta.—Murmuró Kurt, apretando los labios, haciendo todo lo posible por contener los gemidos que se ahogaban en lo profundo de su garganta. Mierda, eso enserio se sentía bastante bien. La mano de Blaine era tan suave como un guante de seda y a su piel parecía encantarle mucho lo que fuera que ese tonto cabeza de patata estaba intentando hacer.—entonces…—añadió, dando hincapié a lo que realmente le importaba en esos momento. Tampoco era que no estuviera disfrutando lo que Blaine estaba haciendo con sus manos en ese momento, ¡claro que no! ¡en serio lo disfrutaba!, pero,  lo cierto es, que, bueno…, ustedes entienden, ¿cierto?
—¿Entonces qué?—Pregunto, Blaine.
—Tú sabes a que me refiero.—Gesticuló Kurt.
Blaine detuvo sus manos por un momento, Kurt pensó que nuevamente se encontraría frente a un silencio arrollador lleno de pura intriga, pero sin embargo no fue así.
—Pensé que había sido claro en que es lo que siento por ti cuando te dije todo aquello en McKinley.—Murmulló Blaine, volviendo a mover sus manos, se notaba su nerviosismo.
Kurt hizo un repaso mental de cuales habían sido las palabras de Blaine para aquel entonces, lo cierto es que dijo tantas cosas bonitas que no pudo evitar sonrojarse ahora que las recordaba. Le dijo que ambos eran diferentes pero que eso los hacía complementarse, también dijo que él no era su tipo de persona, que era mucho mejor que eso…, dijo que quería compartir muchas cosas con él…, dijo que no quería dejarlo…, y dijo más, dijo mucho más. Pero al mismo tiempo eso no le decía nada, no le daba una respuesta bien clara y Kurt no podía más que interpretar esas palabras como la forma de Blaine pidiendo disculpas…, ¿O había algo más? Si lo había, y Kurt tenía esa respuesta justo enfrente.
—¿Por qué te cuesta tanto decírmelo? ¿A caso aún no soy suficiente para ti?—Al final Blaine no le dejo de otra, si quería de una vez acabar con su intriga tenía que encarar la realidad de frente, como debió de haberlo hecho ya hace tiempo.
—No es eso.—Respondió el moreno.
—¿Entonces qué es?
—Es que…, no lo sé.
—¿No lo sabes?
—No.
Ambos cogieron aire sonoramente, Blaine cada vez estaba más inquieto y Kurt por su parte se sentía más frustrado y decepcionado cada vez más. Una parte de él, la razonable, le estaba diciendo que estaba siendo egoísta por presionar a Blaine a decirle algo que no quería hacer, incluso Carmelo se lo dijo aquella vez, y ahora Kurt entendía el porqué.
Sé dio cuenta que su ansiedad sedienta no había hecho más que obnubilar su razón y convertirlo en una persona obsesiva y agobiante. Amaba como un loco a esa persona que tenía enfrente y solamente quería, deseaba, que éste le dijera que sentía lo mismo por él cuando a lo mejor para Blaine, quizás, él seguía siendo lo mismo que fue la primera vez que se topo con él y se ofreció a caminar a su lado para posteriormente chantajearlo y amenazarlo con leer su tan privado diario intimo a todos en McKinley si no aceptaba ser parte de su absurda apuesta de la cual  Kurt no tenía nada que ver, pero se convirtió en su blanco fácil.
Ahora que lo pensaba un poco, todos estuvo marcado desde un principio.
Kurt no pudo evitar que esos pensamientos funestos invadieran, como una manada de llenas hambrientas, su mente. Blaine no compartía su mismo sentimiento y jamás iba a hacerlo. Al menos no del modo que él deseaba y el silencio por parte de Blaine se lo confirmaba.  
Ja, que nivel de ingenuidad.
—Lo entiendo.—Susurró, fingiendo que no le afectaba, pero era todo lo contrario.
—Kurt, yo de verdad…,
Puso un dedo en sus labios.—Déjalo estar.—Dijo.
—Pero…,
—Será mejor que continuemos viendo la película…, ya casi viene la mejor parte.
Dio la más falsa sonrisa que haya dado y se bajo del regazo de Blaine, por el rabillo de su ojo pudo ver como éste torció en un gesto inescrutable su boca pero no quiso darle mucha importancia. Tomo el tazón que contenía unas cuantas palominas de la cama, apoyo nuevamente su cabeza en el pecho de Blaine y fingió que disfrutaba de la película.
“Nos aferramos al amor que creemos merecer”, era justo lo que Kurt podía ver en ese momento…, estaba enamorado de la persona que no podía corresponderle. Se sentía realmente desdichado  y le dolía tanto que incluso tenía ganas de reírse con todas sus fuerzas hasta quedarse sin aliento. En serio que se estaba convirtiendo en un demente.
 
 
<><><><> 
—Que buena película ¿Quieres ver otra?—Pregunto Blaine, presionado el botón de su control remoto para sacar el disco del DVD.
—Tengo que irme a casa.—Murmuró Kurt deslizándose sobre el colchón de la cama, buscando con sus ojos sus zapatos que estaban tirados en cualquier parte de la habitación.
—Son apenas las siete, es muy temprano. Anda, quédate y veamos la otra película.—Insistió Blaine, insertando el disco en el DVD. La película era “El Diario de Noah”, una película que Kurt también amaba mucho.
—No puedo. Le prometí a papá que esta noche cenaríamos juntos.—Mintió. Kurt sabía que su papá no llegaría esa noche a dormir a casa porque se quedaría en el taller terminando un trabajo de un cliente importante, pero la idea de estar más tiempo al lado de la persona que no sentía nada más que cariño, o algo incluso menor que eso,  por él lo hacía sentirse enfermo. Necesitaba tomar aire.
Encontró sus zapatos de bajo de la cama, se los puso a toda prisa y tomo su bolso.
—Nos vemos mañana Blaine.—Dijo con tono cauto, diciendo adiós con su manos.
—Esto es por lo de hace un rato, ¿cierto?—Murmuró Blaine, deteniendo sus pasos.
Kurt que estaba un par de centímetros lejos del marco de la puerta de Blaine y se dio la vuelta.
—¿Perdón?
—Yo solo sabia…, es por eso que te vas. ¡Te vas porque no quise contestar una absurda pregunta!—Exclamó Blaine, bramando las palabras. 
Kurt no supo que era lo que le afecto más, si el hecho que Blaine comenzará a gritar o el hecho de que  considerara absurdo algo que para él no lo era en ningún sentido. ¿Era eso lo que realmente pesaba Blaine de él, que era absurdo?
—Vaya, es bueno saberlo. Saber que para ti no soy más que algo absurdo.—Masculló, sintiendo como sus manos se apretaban fuertemente en puño. Estaba enojado y no entendía la lógica del porque, era algo que ya sabía, o tal vez escucharlo de la boca de Blaine le afectaba mucho más.
—No me refería a eso y lo sabes.—Refunfuñó Blaine, molesto tiro el control remoto en el colchón de la cama.
Joder, era a lo que Kurt se refería desde un principio…, que fue una mala idea  el haber venido a la casa de ese cabeza de patata sin nadie alrededor. Ellos no pueden estar a solas un rato sin pasarla mal. Mierda, ¿Por qué todo siempre tenía que salir de esa misma manera? Pero lo que más le molestaba a kurt, era que ellos no eran una pareja formal, ni si quiera cerca de serlo, pero peleaban incluso más que una.
—No, no lo sé. Lo cierto es que no sé nada.—Murmuró Kurt, y en ese momento sabía que no iba detenerse.—Tú simplemente me confundes…, me dices muchas cosas, me dices cosas bonitas como que no puedes estar lejos de mí, que soy especial, que te gusta mi diferencia porque te complemento, que quieres compartir muchas cosas conmigo, que quieres conocerme más…, pero cuando te pregunto qué somos pareciera como si te estuviera obligando a que firmes tu sentencia de muerte…,—Se detuvo y dio un par de pasos.—Porque simplemente no me dices que no te importo nada, que solo soy tu almohada que sirve de consuelo cuando te sientes triste, que aún sigo siendo tu elemento para ganar esa absurda apuesta de la cual me obligaste a formar parte…, ¿Solo soy eso, verdad?..., vamos Blaine, solo dime que no sientes los mismo que yo por ti…, creo que me lo merezco dado que tú ya sabes cuales son mis verdaderos sentimientos hacia ti.  
Blaine permaneció en silencio, absorto observaba como el rostro de Kurt se había puesto rojo quizás de la impotencia o el enojo y como lo miraba fijamente con sus ojos perlados de lágrimas. Se sintió fatal, era lo que menos quería, no quería ver a su castaño de esa manera. Sentía una enorme punzada de dolor en su corazón y no hacía más que navegar en un profundo lago de desesperación que poco a poco iba hundiendo su barco. Blaine de verdad quería decirlo, quería gritarlo, quería abrir la boca y que de ésta saliera lo que tenía guardado dentro de sí. Pero al mismo tiempo tenía miedo, un miedo inexplicable y que le atormentaba de una forma que le sacudía el cuerpo y le helaba la sangre.
—Creo que mejor me voy.—Bramó Kurt, dándose la vuelta. Él sabía que Blaine no le diría nada más.
—Tú no sabes nada.—Sollozó Blaine, bajando su rostro, se sentía tan impotente y enojado consigo mismo que pudo sentir las lágrimas brotar de sus ojos involuntariamente. Se sentía raro, más que raro se sentía mal.
—Por supuesto, yo no sé nada.—Kurt masculló, se preguntaba porque Blaine le estaba haciendo eso, porque lo lastimaba en lugar de poner un fin definitivo a su angustia, no era más que un egoísta. Pero para cuando se dio nuevamente la vuelta  no pudo evitar su asombro. Blaine tenía los ojos inyectados de sangre y por ambas mejillas de su rostro recorría un largo surco de lágrimas.
Se quedo helado y su primer impulso fue salir corriendo hacia él y abrazarlo con todas sus fuerzas.
—Tengo miedo.—Susurró Blaine.
—¿Miedo?
—Te amo.
Las palabras llenaron el silenció una vez más. ¿Qué tenía que ver lo uno con lo otro?  Pero más que confusión, esas últimas palabras  era algo que Kurt no se esperaba, no así, no en ese momento, no de tal manera tan arrebatada.
—¿Qué?—Gesticuló, alucinado, azorado y muy confundido.
—Te amo.—Volvió a repetir Blaine, limpiando los costados de sus mejillas al tiempo que se encaminaba y tomaba las manos de Kurt.—Te amo tanto que me asusta al mismo tiempo.— Alzo más alto su rostro y miro más profundamente esos ojos grises que lo observaban con detenimiento y atención. Kurt por su parte seguía estático, sin poder mover un dedo siquiera. Su mente estaba en blanco y se preguntaba si no estaba soñando e incluso delirando, ¿Qué estaba pasando? ¿Qué es lo que acaba de decir Blaine? Tenía miedo y…, ¿lo amaba?
¿Había alguna lógica para eso? Kurt no la encontraba.
—Lamento mucho haber llegado hasta está situación para decírtelo, en serio me afecta más de lo que crees.—Prosiguió Blaine.
¿Por qué lo hacía? ¿Por qué hasta ahora?  
—¿Por favor di algo?—Imploró, llevándose las manos de Kurt a la boca, depositando un beso.
Kurt no sabía si él quería romperse o gritar fuertemente. Se sentía completamente lejano de si, un volcán de emociones a punto de hacer erupción.
Sacudió su cabeza silenciosamente.
—Es mejor que me vaya.—Murmuró, si antes necesitaba tomar un poco de aire, ahora dependía de ello.
Blaine abrió sus ojos como plato.
—¿Qué dices?—Vociferó.—¿A caso no has escuchado lo que acabo de decirte?
—Lo he hecho pero yo.., yo creo que lo mejor es que me vaya.
—¡Por una mierda Kurt!..., ¿en serio quién te entiende?. Me pides que te diga que es lo que realmente siento y cuando lo hago no haces más que lanzarme mierda…,¿¡Qué te pasa!?
—¿Qué qué me pasa? ¿¡Que qué me pasa!? Me pasa que tú eres la peor persona que conozco.
—¿Perdona?
—¿Tu te piensas que soy tonto? ¿Piensas que no me he dado cuenta que solo has dicho lo qué yo quería que me dijeras solo para hacerme sentir mejor?
—¡Eso es mentira!
—¡Por supuesto que no! Sé que tú no me amas, Blaine. Sé que solo lo haces para hacerme sentir mejor, porque me tienes aprecio o qué sé yo…, pero ambos sabemos que al final yo sigo siendo el chico que te ayudará a cumplir la apuesta. Solamente soy eso.—Kurt susurró, su voz sonó quebrada.
Blaine se sentía desesperado, no sabía cómo hacer para hacer entender a Kurt que estaba equivocado, que sus sentimientos eran reales.
Así que hizo lo único que tenía que hacer…, se acerco completamente y lo tomo de la cintura, impidiendo que el castaño escapara, tampoco es que Kurt pusiera mucha resistencia.
—Lo que siento por ti es real, yo te amo ¿Por qué no puedes entenderlo?
El simple hecho era que Blaine había dado a Kurt lo que él quería escuchar, no la satisfacción de ello.
—Porque no me amas. No es amor aquel que piensa y le da mil vueltas. Debiste ver tu cara cuando te pregunte que éramos,  Blaine. Parecía que habías visto un fantasma y estaba claro que pensar en ello te asustaba. ¿Dime si no es verdad?
Kurt creía eso fervientemente. Blaine se quedo mirándolo fijamente.
—Me asustaba, pero no de la forma que tú crees.
—¿Ah, no? ¿Entonces de qué otra forma puedo creerlo?
Blaine soltó una bocanada de aire cansado, se preguntaba porque siempre las cosas tenían que ser difíciles para él.
—¿Recuerdas que antes de decirte que te amaba te dije que tenía miedo? .—Kurt asintió.—¿También cuándo te lleve a la casa de mis abuelos y tú me preguntaste si creía que encontraría a la persona indicada y yo te dije que sí pero tenía miedo de arruinarlo?.—Volvió a asentir, solo que está vez Kurt se pregunto que tenía que ver lo uno con lo otro.—…, pues esa persona eres tú. Te amo demasiado que al mismo tiempo me da miedo arruinarlo. Y cuando me preguntaste que éramos nosotros dos no pude evitar darle vueltas. Yo no tengo un concepto bien claro de lo que es el amor,  más que un concepto, yo no creo en el amor. Para mi es basura.  El único amor que conozco es uno cruel y pura mierda como el que me dieron mis padres…, y me asusta ¿sabes? Me asusta volver a confiar, de entregarme nuevamente a éste y salir lastimado.
—Yo jamás te lastimaría.
—Me gustaría creerte.., ¿Pero cómo puedes estar tan seguro de eso? Tus eres una persona con sueños y metas bien definidas, todo lo contrario a mí, yo no tengo un futuro bien planeado, mi vida está llena de problemas y algún día vas a darte cuenta de eso, conocerás  tipos mejores que yo y me dejarás al igual que mis padres.
Por primera vez Kurt se dio cuenta de lo insegura de sí misma que era esa persona que lo sostenía entre sus brazos. Pudo conocer su mayor miedo y pudo entenderlo de igual forma.
Blaine no solo tenía un mal concepto del amor, sino que dentro de él tenía una cicatriz grande que le recordaba lo maligno que éste podía ser. Para él no era más que un arma de doble filo, una con la que ganabas pero al mismo tiempo te herías a ti mismo con dolor. Ý lo triste de todo era que sus mismos padres, que Kurt no pudo más que verlos como monstros sin alma, le habían mostrado algo así de terrible y despiadado.., Kurt no conocía a esas personas, pero no necesito de hacerlo para saber cuánto daño le habían hecho  a su propio hijo y el chico que le hacía despertar muchas cosas a él.
En ese momento no pudo más que sentir enojo hacía ellos.
—Son escoria.—Masculló con desdén, no consiente de que sus pensamientos se habían escapado de su boca.
—¿Hablando solo? Eso está mal, nene.—Se rió Blaine.
Kurt se admiro de lo rápido que Blaine había cambiado de humor, él también se rió.
—Yo no soy tus papas, Blaine.—Ya afuera de su epifanía se dio cuenta que los brazos de Blaine se encontraban alrededor de su cintura y como algo habitual entre ambos, él paso sus manos tras su nuca, colgándose sutilmente.—No sé en realidad que te hicieron ellos para que desconfíes tanto del amor pero yo no soy ellos.—Repitió.— Solo dame una oportunidad para demostrarte lo contrario. Solo deja que te ame de una manera diferente, solo necesito que te dejes llevar.
Blaine no podía hacer otra cosa más que mirarlo, apreciar detenidamente y con una gran admiración el maravilloso brillo que desplegaba de los ojos de Kurt. En ellos no vio más que una transparencia impregnada  de un sentimiento hermético. Lo lleno de paz y de pronto dejo de tener miedo.
—¿Dónde firmo?—Preguntó.
—¿Uhm?—Gesticulo Kurt, confundido.
—¿Donde debo de firmar para hacerlo oficial?—Repitió Blaine con una sonrisa.
Está vez Kurt entendió el mensaje y no pudo evitar soltar una cantarina risita también. En serio que ese chico era todo un caso y un cero romántico…, pero era así como él lo quería. Fue de esa misma forma que lo atrapo.
—Pues…
Pero justo cuando iba a responder fue interrumpido por los labios de Blaine sobre los suyos, callándolo. Lo beso lenta y completamente, hasta robarle el aliento.
—Entonces…, ¿Ya es oficial?—Inquirió Blaine apartando los labios y colocando su frente sobre la de Kurt, respiraba por la boca.
—¿A qué te refieres?
—Oye,  estas un poco lento…,—Se quejo Blaine, alejando su frente y mirándolo a los ojos con suspicacia.—…, me refiero a que si ya somos…, pues tu sabes…, novios.
Kurt no supo si en ese momento quería derretirse o reírse a todo pulmón. Sentía escalofríos alrededor de su cuerpo y dentro de su garganta apretada de escondía un grito de júbilo…, ¿Novios? Blaine había dicho la palabra “novios”…. Ellos dos ¿novios?
Parpadeó repetidas veces contra su repentino aluvión de emociones y Kurt sabía que parecía peor que una adolecente alocada, se sentía patético e infantil, pero ¿de qué otra forma podía digerir tanta emoción que sentía por dentro?
Estaba feliz.
Y al final dejo que esa felicidad lo condujera a los labios de Blaine, donde no solo lo beso con hambre y deseo, tal como su cuerpo pedía, sino que también barrio su lengua repetidas veces dentro de su boca, haciéndolo sacudir su cuerpo despiadadamente una y otra vez, intensamente.
Y entonces, atrapado en el éxtasis y el frenesí que la boca de Blaine le proporcionaba, y su particular forma de hacer el amor con los labios, Kurt olvido que todo lo demás existía.

(CONTINUARÁ)
avatar
maxi_glee
********-*-
********-*-

Masculino Mensajes : 1071
Fecha de inscripción : 10/07/2013
Edad : 23
Club Achele Nellie


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por Darrinia el Jue Abr 16, 2015 10:28 am

Hola amor!!!!!!!!!!!!

Pero que capítulo más hermoso!!!!!!!!! Debo confesar que casi mato a Blaine... Y casi mato a Kurt...

Por primera vez en esta historia (creo), voy a criticar la actitud de Kurt. No tiene que ser tan impaciente. Sabe de los problemas de Blaine por lo que debería tener paciencia y no presionarlo. Cada persona tiene su propio tiempo en el amor y Blaine no es una excepción.

Aun así, me alegra que Blaine haya reconocido todo lo que siente y... ¡¡Por fin son novios!!

El capítulo ha estado muy bien escrito, has demostrado que sabes escribir de diversas maneras ;)

Yo quiero que alguien me prepare una cita como esa...

Gracias mi amor por seguir esta historia, sabes que yo voy a estar por aquí... Esperando que sigas escribiendo... Te mando muchos besos de caramelo...

Besos
avatar
Darrinia
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2612
Fecha de inscripción : 24/10/2013
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por gleeclast el Jue Abr 16, 2015 6:58 pm

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa me encanto fascino y ame mucho este genial grandioso y muyyyyyyyu maravilloso capitulo que bueno que kurt y blaine ya son novios ojalá no se peleen pronto espero actualices pronto ya quiero ver que pasa en el siguiente capitulo lo esperare muyyyyyyyyyyy ansioso que bueno que actualizaste ya extrañaba esta historia me encanta fascina y amo mucho esta genial y muyyyyyy grandiosa historia
avatar
gleeclast
-*
-*

Masculino Mensajes : 1799
Fecha de inscripción : 26/03/2013
Edad : 20
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por porcelana hummel el Vie Abr 17, 2015 11:22 pm

SantoJodidoCristianoResucitadoRedentorDeLaSerenisisisisimaVirginalPuraEIntocableCastidadLlenaDeAmorDelBuenoCarajo!!!!!!!!!!!!!
Osea, y tu quien te crees?¿ un buen escritor al cual amo y adoro que al leerlo me pones los nervios y todas las emociones a mil por hora de su acapacidad?¿ te crees eso?¿ ah si verdad ....... xD maxi que me pusiste como loca sin sus antibioticos ! no no no no no no un día de estos me causaras una crisis nerviosa y no importaria si fueras tu la causa xD, hay mi maxi pero si pareciera que me observas porque solo cheque si habias actualizado dos veces y despues no tuve tiempo ni de recordar mi nombre y cuando de repente y de la nada tengo un hueco en mis activiades se me da por releer los fics y PUM!!!! una salvaje actualizacion es visualiazada por mis bastoncitos de mis ojitos (maldita clase de psicologia xD ) pero hayy!!!!! que bueno que queria leer un poco y pues mira lo bueno esque coincidimos perfectamente. En verdad tengo que decir lo obvio?¿ me super duper encanto el cpaitulo como todos y cada uno de ellos .... carajo tengo otro nuevo capitulo favorito, como sigas escribiedno asi cambio de favoritos como vallas actualizando porque cortito pero re bueno simplemente me encanto no tengo las palabras .... andaba tenidno un dia no muy bueno y me lo has alegrado te lo juro hay mi dios me encantan los primeros "te amo" son taaan lindos y tiernos y luego apasioandos y aaaah!!!!!!!!!!!!!!!!!!! ... no m estoy imagiando nada .... lo juro .... que no! .... xD
Maxi se que tienes mil y un cosas mas que hacer (y mas importantes) que hacerme fangirlear y treparme a las paredes como niña exorcisada con tus historias, tu ni te preocupes por eso no importa los años luz que tardes en actualizar yo seguire aqui bien bonita leyendo en mis ratos libres y comentando sin falta obvi.Espero con ansias y paciencia el prox.
Maxi nos seguimos leyendo cuidate mucho te mando un enorme abrazo de oso grisly y un empalagpso y estontorio besote desde tu casa.
PD: se me pasaba mi digievolción a traves del capitulo xD aqui ta: y a la de give me more give me give me give me more
avatar
porcelana hummel
**
**

Femenino Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 13/10/2013
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por maxi_glee el Mar Mayo 05, 2015 5:47 pm

Darrinia escribió:Hola amor!!!!!!!!!!!!
¡Aloo Chica sexy! 
Darrinia escribió:Pero que capítulo más hermoso!!!!!!!!! Debo confesar que casi mato a Blaine... Y casi mato a Kurt...
Te entiendo amor, te entiendo. Ambos en ese capitulo se comportaron muy intensos (cada quién por su lado), pero no te preocupes en este capitulo se llevarán un poco mejo..., o eso creo hehehe. 
En serio, no sabes cuanto me alegra que te haya parecido hermoso el capitulo. Tenía mis poquitas dudas pero tu como siempre mi bella Virgi brindándome el apoyo que tanto necesito ;D
Darrinia escribió:Por primera vez en esta historia (creo), voy a criticar la actitud de Kurt. No tiene que ser tan impaciente. Sabe de los problemas de Blaine por lo que debería tener paciencia y no presionarlo. Cada persona tiene su propio tiempo en el amor y Blaine no es una excepción.
No puedo estar más de acuerdo, bella.
Darrinia escribió:Aun así, me alegra que Blaine haya reconocido todo lo que siente y... ¡¡Por fin son novios!!
¡SIIII! ¡FIESTA EN MI CASA¡ Yo invito las frías hehehe, lo sé, lo sé soy de lo peor. Pero es que al fin pude juntar a ese par de locos que no voy a negar que disfruto mucho escribir sobre ellos. 
Darrinia escribió:El capítulo ha estado muy bien escrito, has demostrado que sabes escribir de diversas maneras ;)
Lo intento amor, lo intento. Sé que aún tengo mucho que pulir pero poco a poco voy aprendiendo de lo mucho que esta vida tiene para enseñarme. Además, que me digas que lo he hecho bien me llena de mucha inspiración :D
Darrinia escribió:Yo quiero que alguien me prepare una cita como esa...
Dios mío, ahorita mismo me voy al súper a comprar todo para prepararte la mejor cita jamás soñada, amor. Solo preocúpate de llegar  a tiempo. Ah, y entre menos capaz de ropa mejor ;).

*PERVERTIDO*
Darrinia escribió:Gracias mi amor por seguir esta historia, sabes que yo voy a estar por aquí... Esperando que sigas escribiendo... Te mando muchos besos de caramelo...

Besos
Las gracias son para ti mi niña hermosa, la paciencia y apoyo que me brindas no tiene precio. En serio me gustaría publicar más seguido pero eso no se puede. Pero hasta que esto aún siga activo lo hare, solo espero me alcance el tiempo para poder terminar la fic. 

Te mando mucho besostes amorzote hermoso y nos seguimos leyendo :* :*
gleeclast escribió:Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa me encanto fascino y ame mucho este genial grandioso y muyyyyyyyu maravilloso capitulo que bueno que kurt y blaine ya son novios ojalá no se peleen pronto espero actualices pronto ya quiero ver que pasa en el siguiente capitulo lo esperare muyyyyyyyyyyy ansioso que bueno que actualizaste ya extrañaba esta historia me encanta fascina y amo mucho esta genial y muyyyyyy grandiosa historia
¡No sabes cuanto he esperado por ese ¡Aaaaaaa! amigo Ulises! No sé, me eleva al ciento hehehe. 

Amigo, como siempre es para mi todo un placer saber que te gusta cada uno de los capitulos que publico. Tu eres uno de los que me ha seguido por acá por mucho tiempo y me siento dichoso que aún lo hagas. 

Lamento mucho la demora pero he intentado actualizar un poco antes (bueno, si esa se le puede llamar un poco). Amigo, espero disfrutes del nuevo capitulo y muchas gracias por tu apoyo..., me llena de dicha seguirte viendo por acá y espero ser lo bastante gratificante para compensar de alguna forma. 

Te mando un abrazo. 

porcelana hummel escribió:SantoJodidoCristianoResucitadoRedentorDeLaSerenisisisisimaVirginalPuraEIntocableCastidadLlenaDeAmorDelBuenoCarajo!!!!!!!!!!!!!
Sé que nunca lo he dicho pero cada vez que leo está frase me pongo rojo como un tomate 
porcelana hummel escribió:Osea, y tu quien te crees?¿ un buen escritor al cual amo y adoro que  al leerlo me pones los nervios y todas las emociones a mil por hora de su acapacidad?¿ te crees eso?¿ ah si verdad
Este..., yo solo me creo un loco venido de otro mundo sin razón alguna y que solo escribe locuras y que aparentemente le gustan a otras personas hehehe.
porcelana hummel escribió:....... xD maxi que me pusiste como loca sin sus antibioticos ! no no no no no no un día de estos me causaras una crisis nerviosa y no importaria si fueras tu la causa xD,
Eso es bueno saberlo. Soy muy pobre para afrontar una demando por ocasionar trastornos hahaha.
porcelana hummel escribió:hay mi maxi pero si pareciera que me observas porque solo cheque si habias actualizado dos veces y despues no tuve tiempo ni de recordar mi nombre y cuando de repente y de la nada tengo un hueco en mis activiades se me da por releer los fics y PUM!!!! una salvaje actualizacion es visualiazada por mis bastoncitos de mis ojitos (maldita clase de psicologia xD ) pero hayy!!!!! que bueno que queria leer un poco y pues mira lo bueno esque coincidimos perfectamente.
Quería Joss, es el poder de la locura la que nos conecta mutuamente. 
porcelana hummel escribió:En  verdad tengo que decir lo obvio?¿ me super duper encanto el cpaitulo como todos y cada uno de ellos .... carajo tengo otro nuevo capitulo favorito, como sigas escribiedno asi cambio de favoritos como vallas actualizando porque cortito pero re bueno simplemente me encanto no tengo las palabras
No pues, cuando pensé que no podría ponerme más rojo todavía. Leo este pedacito y siento que todo me da vueltas. Joss, eres todo un amor con todo lo que me escribes. 

Solo espero poder seguir manteniendo el nivel de la historia :) 
porcelana hummel escribió:.... andaba tenidno un dia no muy bueno y me lo has alegrado te lo juro hay mi dios me encantan los primeros "te amo" son taaan lindos y tiernos y luego apasioandos y aaaah!!!!!!!!!!!!!!!!!!! ... no m estoy imagiando nada .... lo juro .... que no! .... xD
Te creo, te creo. 
*Mendiga pervertida*
porcelana hummel escribió:Maxi se que tienes mil y un cosas mas que hacer (y mas importantes) que hacerme fangirlear y treparme a las paredes como niña exorcisada con tus historias, tu ni te preocupes por eso no importa los años luz que tardes en actualizar yo seguire aqui bien bonita leyendo en mis ratos libres y comentando sin falta obvi.Espero con ansias y paciencia el prox.
No te voy negar que tengo mucho que hacer. Pero esto también lo hago con todo el gusto del mundo. Disfruto mucho haciéndolo, y más disfruto saber que a ustedes les gusta. No hay palabras...
porcelana hummel escribió:
Maxi nos seguimos leyendo cuidate mucho te mando un enorme abrazo de oso grisly y un empalagpso y estontorio besote desde tu casa.
PD: se me pasaba mi digievolción a traves del capitulo xD aqui ta:                                    y a la de give me more give me give me give me more
HAHAHAHAA Digievolución. Eso si me mato de la risa. Estas reloca mi querida Joss, pero así te quiero ;).
Cuídate mucho y te mando muchos muchos besotes. Como siempre es un lujo verte por acá :D.
avatar
maxi_glee
********-*-
********-*-

Masculino Mensajes : 1071
Fecha de inscripción : 10/07/2013
Edad : 23
Club Achele Nellie


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por maxi_glee el Mar Mayo 05, 2015 6:01 pm

N/A: Hola, hola amigos/as
Ando poco de tiempo y solo pasaba a dejarles el nuevo capitulo. 
¡Muchas gracias a las personas que aún me leen! 
De verdad que les quiero un montón y haré todo lo posible por ser más frecuente en mis actualizaciones.

PD: Ojala les guste el nuevo capitulo ya que he estado un poco corto de inspiración, pero necesitaba distraerme en algo y porque no hacerlo con lo que realmente te gusta hacer.  
Sin más distracción, adelante :)

CAPITULO 26: Situación de Locos.  

Si en un principio Kurt no había considerado esa situación como una de las peores torturas del mundo, ahora lo hacía. ¿En qué demonios había estado pensando antes, cuando decidió que sería una buena idea y algo divertido sacar sus horas sociales de último año ayudando a sus “queridos” profesores?
Estaba claro que de divertido, eso no tenía absolutamente nada. Ni una pizca siquiera. Era todo un suplicio en el estricto sentido de la palabra, y para rematar…, no podía creer lo confianzudamente aprovechados que podían ser esas persona. Últimamente no había hecho otra cosa más que pasearse, como un loco mandadero, de un lado a otro por todo el campus sacando firmas a los docentes, sacando  sus copias, pasando cuadros de notas,  ¡incluso se la había pasado trayéndoles sus cafés cuando ellos no hacían otra cosa más que chismorrear y pasar por un riguroso escrutinio el repentino embarazo de la entrenado Sue Sylvester y que Dios sabe quién fue el fulano que la embarazo!
Kurt no veía la hora de tomar sus cosas y salir corriendo como alma que se lleva el diablo de ese lugar. Jesús, y él que pensaba que no había persona más chismosa que su amiga Rachel, pero estaba claro que no había visitado el lugar idóneo.
Lo bueno era que todos ellos habían dejado el salón ya hace unos quince minutos y a él solo le faltaba una hora para terminar sus seis horas de tortura semanal y luego sería libre. Deseaba tanto salir de ese lugar que no podía dejar de mirar cada cinco minutos la hora del viejo reloj que colgaba de la pared.
Colocó la penúltima papeleta que había ingresado al cuadro de notas del profesor de David sobre la pila de exámenes que tenía enfrente y entonces escucho el rechinar de la puerta. No levanto la vista para ver quién era porque dedujo que a lo mejor a algún profesor se le había olvidado cualquier cosa, pero cuando las pisadas de ésa persona se detuvieron justo frente de él, no tuvo otra opción.
—¿Qué haces aquí?—Pregunto sorprendido, mirando a un Blaine que yacía enfrente de él con una sonrisa de comercial de pasta dental.
—Yo también me alegro de verte.—Murmuró éste haciendo un ligero puchero de decepción.
—No me cambies la plática.
—Okay, Okay…,  que aburrido. Vine porque te extrañaba y quería verte, ¿contento?—Confesó Blaine.— Además, también quería ver como estaba yendo tu primer día en este lugar tan…, tan…,—Blaine se quedo callado, mirando alrededor de la sala de profesores con el ceño fruncido y un gesto inescrutable en su rostro.
—Lo sé, lo sé..., este lugar es…,
—…, una mierda.—Dijo Blaine, sin tapujos, robándole la palabra al castaño.
Kurt pudo haberse ofendido o enojado en ese momento por la boca sucia de Blaine y por el poco tacto con el cual se había dirigido al lugar que él había escogido para hacer sus horas sociales. Pero lo cierto es que no tenía ningún fundamento con el cual poder contraatacar. Además, ni que Blaine alguna vez fuera a ser cordial o evitar poder decir lo primero que se le venga a lamente.
—Oye, tampoco está tan mal.—Refunfuño Kurt, queriendo defender un poco lo indefendible. En el fondo él sabía que estaba de acuerdo con Blaine, aunque él no definiría el lugar como una mierda, sino más bien, como un lugar no tan…, no tan…, bueno, tal vez si era una mierda.
—Si tú lo dices.
—que…, ¿A eso has venido? ¿A criticar lo malo o pésimo que es el lugar? Créeme, ya lo he notado.
Blaine abrió la boca para hacer otro de sus tan particulares comentarios pero al notar lo apretada que comenzaba a ponerse la mandíbula de Kurt y lo mordaz en sus palabras,  la cerró y se dio cuenta que, una vez más, había metido la pata. Mierda, ¿por qué siempre terminaba jodiendolo todo y poniendo una barrera entre ambos?
—Ya, ya…, lo siento. No me hagas caso, sabes que soy un cabezota.—Se disculpo, poniendo su mirada de cachorro.
Kurt no pudo evitar reírse al ver esa imagen.
—Eres un jodido manipulador.—Se rió con más ganas.
—Esta es mi arma más peligrosa.—Dijo Blaine con una burlona sonrisa en sus labios. Se acercó al frente del escritorio donde kurt estaba sentado y apoyo sus codos en lo ancho de la tabla para poder inclinar su rostro más cerca.
—Si tu lo dices.—Murmuró Kurt.
Sin decir nada más, Blaine se inclino un poco más y luego de soltar una de sus sonrisas traviesas, le robo un beso al castaño que no hizo intento por impedirlo…, eso hasta que su mente le hizo darse cuenta del lugar donde estaban.
—No podemos hacer esto aquí.—Dijo tranquilamente, poniendo sus manos en los hombros de Blaine, lo cual le sirvió de barrera para mantener esos peligrosos labios alejados de los suyos.
Blaine soltó un bufido—:¿Cuánto falta para que salgas?
—Un poco menos de una hora.—Respondió Kurt.
El moreno se bajo del escritorio donde prácticamente estaba subido y sin desconectar su mirada lo rodeo para incorporarse al lado de Kurt.
—Eso es mucho tiempo. Te necesito ahora.—Dijo en un tono de voz más ronco que lo habitual y entonces, sin pensarlo más tiempo, se lanzó como león sobre los labios del castaño, juntándolos y besándolo lenta y fugazmente.
Apenas y eran unos pequeños roces en sus labios pero Kurt pudo sentir como el suelo que pisaba se sacudió bajo sus pies y no obstante; su cuerpo, siendo impulsado por sí solo, se abalanzo sobre Blaine en busca de más. Blaine no lo dudo ni un microsegundo y para cuando Kurt se puso de pie él lo tomo por la cintura para luego, como si su cuerpo no pesara ningún gramo, subirlo al borde del escritorio y abrirse camino en medio de sus piernas. Volvió a tomarlo por la cintura y, sin dejar de besarlo, lo pego a su pecho completamente, sintiendo como el calor que emanaba el cuerpo de Kurt se combinaba con el suyo y lo prendía cada vez más. Lo deseaba tanto, deseaba tanto a ese chico que no hacía otra cosa que acceder a las demandas de su cuerpo. Entonces lo beso más apasionadamente, junto sus labios al límite y se aferro con más fuerzas al frágil cuerpo del de mirada azul.
Kurt por otra parte se encontraba inquieto, nervioso y extrañamente emocionado. Su mente y su cuerpo para aquel entonces eran una cosa completamente diferente, dos polos opuestos. Mientras su cuerpo no hacía otra cosa que nadar en el interior de un extraño placer que crecía constantemente, su mente era quién le dictaba que los dos estaban jugando en zona peligrosa. La mente de Kurt era consciente que no solo estaba jugándose el hecho de perder el lugar donde hacer sus horas, sino también, que podría ganarse una amonestación. La cual podría ir directo a su record estudiantil y de igual forma afectar su plan de poder ser aceptado en una  buena universidad.
—Blaine… detente, es peligroso.—Murmuró al tiempo que alejaba sus labios con pesar y ponía sus manos en el pecho del moreno, empujándolo para distanciarlo de su cuerpo. Pero éste se negaba a escuchar y entonces tomo con una de sus manos las dos muñecas de Kurt que impedían el contacto.
—¿Por qué intentas negar lo que realmente sientes?—Bufo Blaine.
—No es eso, Blaine. Es solo que…
Blaine no espero a que terminara la frase y lo ataco directamente al cuello.
—¿Dime que no te encanta que haga esto?—Inquirió muy seguro de sí mismo, hablándole al oído con ese estilo de voz terciopelada que tanto hacia a Kurt poner sus pies de gelatina. Se volvió a deslizar hacia el cremoso cuello del castaño y paso su lengua de arriba abajo, marcando tan meticulosamente su mojado camino que el otro no pudo reprimir por mucho tiempo los involuntarios gemidos que salieron de su cuello.—¿Vas a negarlo?
—Claro que no.., ¡Dios mío si!, me gusta lo que estás haciendo. Pero alguien puede entrar y vernos.—Con esos magníficos labios sobre su cuello Kurt no podía pensar con claridad y su voz por otra parte sonaba entrecortada, ¡diablos¡
—Nadie va a entrar nene. Todos están dando sus aburridas clases…, tenemos el lugar para nosotros solos.
—Si, pero…
—Shhhh—Blaine coloco un dedo en sus labios.—No pienses. No hables. Solo deja que tu cuerpo sea quien tome el control.—Le tomo el rostro con ambas manos y le beso la comisura de los labios.—Jesús, ¿Estás temblando?
«¡A la mierda con todo!» pensó Kurt, entonces sintió como su cuerpo dejó de moverse inquieto y miró directamente a los ojos de Blaine. Éste también lo miró y pudo leer en los ojos del otro que ahora realmente estaba decidido a ceder sin replicas. Torció una sonrisa victoriosa y en cuanto iba a inclinarse dispuesto a continuar con el beso que se había quedado a medias, Kurt se le adelanto tomándolo firmemente del cuello de su camilla y lo empujo a sus labios en un abrir y cerrar de ojos, sorprendiéndolo. Blaine se quedo petrificado ante tal acción por un momento pero poco a poco fue perdiendo el control cuando el de mirada azul lo beso otra vez con un roce de labios sobre labios que cada vez prometían más.
Al final Kurt termino cediendo al deseo de Blaine y  no hacia otra cosa que aferrarse con fuerzas a esa pasión que era tan delgada como un hilo de araña pero que lo llenaba con locura y le hacía perder el juicio.
No iba a negarlo, Blaine era bueno dándole justo lo que él quería. El sabor de sus labios era tan dulce como un caramelo capaz de hacer adicto a un niño y  su mente por fin había dejado de ser un obstáculo. Entonces,  para cuando sentía que todo se iba elevando a pies agigantados, el rechinar de la puerta lo hizo caer en si sobresaltándolo y, como pudo, le dio un empujo a Blaine alejándolo inmediatamente de sus labios y de su cuerpo y se bajo del escritorio.
Se quedo de espaldas hacia la puerta y solo podía escuchar las pisadas acercarse cada vez más. Con su corazón latiendo en la palma de su mano se dio la vuelta y vio el rostro de la persona que había entrado. Se sintió de piedra y su estomago de hizo un nudo ciego.
—¿Se puede saber qué está pasando aquí?—Preguntó el profesor David con un tono de voz ronco y severo. Se detuvo al frente del escritorio y cruzo sus brazos al pecho, mirando a ambos jóvenes intercaladamente.
—Yo… nosotros solo…—El rostro de Kurt se había puesto tan rojo como un tomate de la vergüenza y se encontraba tan nervioso que ni siquiera podía pensar en una mentira que poder decir a esa persona que lo miraba tan penetrantemente con esos ojos marrones.
Blaine se acerco y se puso tras de él, le rodeo con sus brazos protectoramente,—A ti que te importa lo que haya estado pasando.—Masculló con desprecio y sin rodeos.
Los ojos de Kurt se pusieron redondos de la sorpresa ante tal cosa y por un instante pensó haberse imaginado eso último pero al elevar su mirada y ver la expresión de desagrado que tenía en el rostro el profesor David, el alma se le fue a los pies inmediatamente.
Kurt ya sabía que entre Blaine y el profesor David existía un tipo de mal roce, pero ¿Que le pasaba a ese idiota? ¿Cómo se atrevía hablarle de esa manera a un profesor…, y mucho peor, ¡Ese era el profesor que le supervisaba las horas sociales! ¡CARAJO!?
—No me sorprende para nada su actitud estudiante Blaine.—Murmuró el profesor David, mirando con desdén arriba del hombro del azul mirada, más bien a Blaine.—Siempre tan prepotente, tan malcriado, tan elevado, y dudo mucho que sepa lo que significa el respeto hacia los demás. Pero si fuera un poco más inteligente…, lo cual no creo…, sería capaz de darse cuenta de cuál es su condición justo ahora y que esté no es un lugar para su soberbia y majadería.
—Te crees mucho, ¿No?—Espetó Blaine.
Ambos se encaraban el uno al otro pero aún así Kurt no pudo dejar de sentirse admirado de la manera escéptica con la cual se comportaba el profesor David. Parecía tan seguro de si mismo  y tenía tanto autocontrol que impresionaba y asustaba a la vez.
—Oh, no estudiante Blaine. Para nada me creo mucho. Yo valgo mucho.
Oh, Oh.
Kurt pudo ver el volcán a punto de erupción que era Blaine en ese momento. Lo sintió bufar tras su espalda y al momento que se puso delante de él hecho toda una furia dispuesto a soltarle dios sabe cuántas barbaridades al profesor David, supo que tenía que hacer algo antes que ese idiota terminara de hundirlos en el mismo pozo que ellos había cavado.
Lo tomo de su brazo aferrándose con todas sus fuerza y lo arrastro como pudo hacia afuera.
—¿¡Pero qué carajos  pasa contigo!?—Kurt gruño molesto una vez estuvieron unos cuantos metros alejado de la sala de profesores.—¿Te das cuenta de la gravedad del problema en la que podemos estar metidos ahora por tu actitud?
—Que va…, ese tipo se lo merecía. Nosotros no estábamos haciendo nada malo y él llego a joderlo todo. Además, se le notaba en la cara que estaba celoso.
¿Celoso?, ¿Celoso había dicho? Kurt se pregunto si Blaine se encontraba del todo bien o se había dado un fuerte golpe en la cabeza porque últimamente estaba haciendo y hablando tantos disparates.
—Tu estas mal ¿¡De que se supone iba a estar celoso!?
—De mi…, pueda que no te hayas dado cuenta, pero yo sí. Tú le gustas…, tú le gustas a ese imbécil.
¿EEEEEEEEEEEEEEEEEH?
Kurt se quedo callado por un par segundos pero con la misma se echo a reír después de haber escuchado eso último. Dios, hace cuanto que no escuchaba un chiste tan malo y que lo hiciera reír tanto.
—Oye, tú sí que estas mal. Definitivamente a él no le gusto. Jesús, no. Eso es…, es escalofriante.—Sintió su cuerpo sacudirse con horror de solo pensarlo.
Los labios de Blaine se fruncieron fuertemente.
—Pues si que le gustas y bastante.—Gruño acercándose y tomando a Kurt por la cadera.—Estoy seguro que tu le pones mucho a esa pequeña rata. Se le nota en la forma como te ve siempre y en cómo te trata diferente de todos nosotros.
El ceño fruncido de Blaine y la vehemencia con la que hablaba hizo que Kurt borrara la sonrisa que se le había formado en el rostro.
—Kurt, promete que te mantendrás lo más alejado que puedas de ese sujeto. Desde el primer día que llegue a ésta escuela él me ha odiado y estoy seguro que ya se dio cuenta que entre tú y yo hay algo. Ahora tiene un motivo para obsesionarse más contigo. 
Kurt soltó un suspiro cansado.
—Creo que te estás poniendo un poco paranoico. El profesor David no…
—Prométemelo Kurt.
Puso sus ojos en blanco. Sabía que discutir con un  lunático y renuente Blaine era caso perdido.—Esta bien, te lo prometo.—Dijo.— Pero ahora tú promete que no volverás a hacer algo como lo de ahora y que pueda generarme más problemas.
—Ey, pero si nosotros no estábamos haciendo nada ma…
—Blaine…
—Okay, Okay lo prometo.
—Bien. Ahora me tengo que ir.
—Voy contigo.—Anuncio Blaine.
—¡Claro que no! Tú no tienes nada que hacer allá dentro. Además me generaras más problemas en mi primer día, Dios.
—Pero Kurt…—El mencionado dio una de sus miradas amenazante, y entonces Blaine pudo notar que su palabra no estaba en juicio.—Bien, bien… te esperare aquí entonces.
Kurt asintió y para cuando hizo acción de irse los brazos de Blaine en su cadera se lo impidieron.
—¿Pasa algo?
—¿Piensas irte sin darme un beso?
Por segunda vez en el día el castaño giro sus ojos hasta dejarlos tan blancos como un par de huevos duros y suspirando tan profundamente como pudo, cerro sus ojos e inclino su rostro hacia el de Blaine.
Blaine por su parte, con una sonrisa marcada de vanagloria, tomó el perfecto rostro de Kurt  entre sus manos pero antes de besarlo dirigió su mirada hacia la ventana de la sala de profesores. Estaba  completamente seguro que ese canalla de David los vigilaba desde adentro, así que aprovecharía ese momento para restregárselo en la cara y dejarle bien en claro que Kurt era solamente suyo y de nadie más.   
Acerco sus labios y se aseguro de dejar su mejor y más presumible beso en los suaves labios del castaño, quién con una expresión inescrutable se alejo de sus labios. 
—Te veo luego.—Dijo Blaine sin poder borrar su sonrisa traviesa del rostro.
—Aja.—Susurró Kurt, sintiéndose atolondrado. Era la primera vez que Blaine lo besaba de esa manera, pero para ser sincero, le había gustaba bastante, demasiado. Joder, ese chico era toda una casa llena de sorpresas.
Dio un par de pasos y antes de entrar a su sentencia de muerte se dio unos minutos afuera de la puerta para arreglar su atuendo y su cabello. Dio un suspiro y abrió. Adentro todo estaba igual que antes, había el mismo silencio y la misma soledad, pero esta vez sus pies temblaban un poco y se sentía ansioso.
No miraba al profesor David por ninguna parte pero cuando entro completamente y se dirigió al escritorio pudo verlo sentado en uno de los sofás de la esquina.
—Espero que este tomando muy seriamente su papel en este lugar, estudiante Hummel.—Murmuró el profesor David sin moverse ni un poco de su posición. Kurt sintió un escalofrió recorrerle el cuerpo, verlo sentado de esa manera, con una de sus piernas cruzada, sus brazos recargados en los apoyaderos del sofá y esa expresión hermética en su rostro, era toda una pasada.
—P-por supuesto profesor. Prometo que no volverá a ocurrir algo igual. Yo de verdad me siento muy apenado y le pido una disculpa.—Su voz le temblaba y podía sentir el descontrol en su cuerpo. Mierda, y lo peor de todo era que se encontraba en esa extraña situación gracias a ese idiota que tenía como novio. En serio que era de lo peor. Pero Kurt estaba seguro que luego vería la forma de cobrárselas a ese ingrato.
—Eso espero.—Dijo el profesor, poniéndose de pies. Kurt soltó un suspiro de alivio y por un segundo dejo de sentir peso en sus hombro,  pensó que eso sería todo pero entonces el profesor prosiguió.—Por cierto, no me parece para nada su amistad con el estudiante Blaine. El es un chico con muchos problemas encima y usted parece todo lo contrario. Sinceramente yo soy un gran admirador de su entrega y su pasión como estudiante. Sus notas son brillantes y su personalidad es intachable. Existen muy pocas personas como usted hoy en día y sería una verdadera lástima verlo metido en algún lio por la culpa de alguien tan soberbio, sin el más mínimo escrúpulo y con una actitud que deja mucho que desear como la del estudiante Blaine. Él simplemente lo llevará por un mal camino. Si por mí fuera, me alejaría lo más que pudiera de él.
Kurt  se quedo clavado en los ojos de esa persona por un buen rato. Repaso cada una de sus palabras silenciosamente en su mente y a pesar que hacia su persona  no había recibido más que halagos, el sentimiento que recorría su cuerpo no era para nada de gratitud sino más bien todo lo contrario. Se dio cuenta que en ese momento se sentía enojado. El escuchar la forma tan despreciativa y desdeñosa como el profesor David se había expresado hacia Blaine hizo que el cuerpo de Kurt se sacudiera lleno de molestia y por primera vez sintió la necesidad de poner a una persona mayor que él en su lugar. ¿Quién era él para hablar de esa manera, sin argumentos, de una persona que en primer lugar ni siquiera conocía, mucho menos se había dado la oportunidad de hacerlo, y en segundo lugar; esa persona no era su amigo sino que su novio? La persona que le movía el mundo completamente, y de la cual habían hablado como su fuera la peor escoria del mundo.
—No tiene derecho de hablar así de Blaine.—Murmuró apretando los puños  hasta que los nudillos se le pusieron blancos. Pero su voz aún así fue lo suficientemente baja e imposible poder ser escuchada por otra persona.
—Perdón…, ¿Dijo algo alumno Hummel?
Lo penetro con los ojos.
—No, nada…, profesor. Creo que seguiré con mi trabajo.—Dijo de mala gana y se dio la vuelta para dirigirse al escritorio y seguir con lo que había dejado pendiente.
El profesor David, ante el notorio cambio  de humor en la actitud de Kurt, prefirió guardar silencio y se quedo un par de segundos más en su misma posición. Miró una vez más antes de tomar sus papeles al castaño quien hacia todo lo posible por no tener contacto visual con él.
—Lamento mucho si lo ofendí con mis palabras, estudiante Hummel. Pero quiero dejarle en claro que si lo hice es porque le guardo cariño y le aprecio mucho. De igual forma no me gustaría ver como el muro que ha construido con tanto esfuerzo se vea desmoronado de un instante a otro por una mala influencia.
Guardo silencio y está vez no tuvo respuesta alguna por parte de Kurt, quién fingía empedernidamente  tener toda su concentración en su trabajo. 
—Creo que me voy. Pero espero piense en mis palabras y lo considere un poco.—Insistió el  renuente profesor tomando unos papeles que estaban arriba del escritorio y con esa seguridad de si mismo que siempre cargaba salió del sala. Dejando a un Kurt con una cara de poco amigos.
—Por supuesto que no tengo nada que pensar.—Farfulló con toda seguridad una vez la puerta se cerró y escucho los pasos de aquel fastidioso hombre alejarse cada vez más del lugar.
Dejó pasar unos pocos segundos para reponerse un poco de la mala vibra que llevaba encima y soltando un frustrado suspiro tomó de mala gana la última papeleta que le hacía falta ingresar al sistema. Solamente le hacían falta quince minutos para al fin poder ser libre y poder tomar un poco de aire  fresco que tanto le faltaba pero le perecían los minutos más eterno del mundo. Le dio la vuelta al papel que tenía entre sus manos y cuando leyó el nombre del estudiante a quien partencia el examen abrió sus ojos como plato. Esa era la papeleta de Blaine y al parecer había reprobado.
Por instinto, más bien por impulso, Kurt comenzó a hurgar acuciosamente ese pedazo de papel que tenía entre sus manos y pudo darse cuenta que había un error. Blaine en realidad tenía un notable, una nota arriba de seis pero por error le habían colocado 4.5 de calificación.
Para Kurt, aquello pudo haberle parecido algo de lo más normal, algo sin sospechas. ¿Qué profesor no se ha equivocado alguna vez en la calificación de un estudiante? Incluso a él ya le había pasado un par de veces. Pero daba la casualidad que aquel no era un simple profesor quién había cometido ese simple error, al menos no lo era para Kurt. Ese profesor que había cometido el error era David…, el hombre que hace unos pocos minutos atrás  no había hecho más que hablar puras conjeturas llenas de basura hacia Blaine y con las cuales dejaba en evidencia que tenía algún problema con su estudiante. 
A Kurt aquello le pareció muy extraño y en medio de su confusión colocó la papeleta encima del escritorio y llevo su vista el techo. Dio un par de vueltas en la silla giratoria, suspiro por un momento y con cada segundo que pasaba toda esa situación comenzó a parecerle cada vez más extraña. Pero más que extraña, sintió como si un golpe crudo de realidad le caía directamente al cuerpo. Al final resulto siendo que Blaine no deliraba en ningún momento, siempre estuvo diciendo la verdad.  A Kurt ahora ya no le quedaba duda alguna que ese profesor, del cual se había hecho la imagen equivocada todo esté tiempo, en serio tenía algún problema con Blaine, lo odiaba y el de mirada azul se preguntaba por qué.
Pero entonces un recuerdo le invadió la mente haciendo que una extraña sensación le recorriera el cuerpo de arriba abajo y se pusiera tenso de golpe. Se sentó recto en la silla que ahora había parado de girar y apoyo sus codos en la tabla del escritorio nervioso.
¿Eso no podía ser real, cierto? 
No podía ser verdad que él le gustara al profesor David, ¿O si?
Mierda, ¿Y si lo era? ¿Y si en verdad le gustaba a ese profesor?
Joder, ¿Qué demonios se suponía que debía de hacer en una situación como esa? 
avatar
maxi_glee
********-*-
********-*-

Masculino Mensajes : 1071
Fecha de inscripción : 10/07/2013
Edad : 23
Club Achele Nellie


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por porcelana hummel el Miér Mayo 06, 2015 7:24 pm

Sa
avatar
porcelana hummel
**
**

Femenino Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 13/10/2013
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por porcelana hummel el Miér Mayo 06, 2015 7:52 pm

SantoCristoResucitadoCastradoSagradoPuroYVirginalComoElAceiteDeOlviaYSho!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Ho por dios!!!!! ... ni si quiera se por donde empezar .... hummm ... okey ..... Maxi que tu y yo estamos conectados jejeje eso explica muchas cosas, te juro que me paso lo mismo, no e tenido tiempo hasta ahora y se me dio por leer jeje gosh! .. Si claro la pervertida soy yo verdad? tu eres el mal pensado que piensa que yo pienso mal xD .... hay maxi andaba escuchando la cancion de Love me like you do mientras leía tu pervertida escena de labio sobre labio y y y ah! ... fue como imaginacion al mil xD y mira ques estoy taaaaaan somnoliente que cuando lei esto: "Jesús, y él que pensaba que no había persona más chismosa que su amiga Rachel" pense que decía: "Jesús y el pensaban que no había persona mas chismosa que si amiga Rachel" jajajja y yo a la de ese yisus (osea di jesús en ingles xD) es un lokillo xDDD jajjaja necesito dormir verdad?. Maldito profesor psicopata que parece que no se ha quitado los pañales ..... osease que onda?¿ Maxi me dejas con a intriga ... como siempre que raro xD hay pero como me reencanta que escribas tus escenas de besos ... no se me encanta hay algo peculiar en como lo escribes que lo haces parecer muy muy muy especial, hermoso,mágico,apasionante y excitante todo a la vez no se ... quiero un beso asi como los que escribes xD 7u7 jeje .. hay y por cierto que se me olvidaba .... Kyaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! que son novios mierda novio novios novios !!!!!! ...... asi asi asi bien bien bien bien .... dios me hiciste gritar.
Maxi jamas podrías decepcionarme eres maxi xD.
Perdona por no deciret mas cosas pero no estoy al cien jeje pero no nececitas que te diga Que ame el capitulo y espero con los nervios de punta el prox. que eso has de saber de sobra, y valla si andas falta de inspiracion no me imagino como sera cuando la tengas que no te has quedado corto y me has echo gritar y suspiras como siempre ... pero quiero saber que pasara xD.
Nos seguimos leyendo hermoso cuidate muuuuchote te mando un gigantesco y apretado abrazo de oso panda y un estontorio besote desde tu casa.
avatar
porcelana hummel
**
**

Femenino Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 13/10/2013
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por Darrinia el Jue Mayo 07, 2015 3:16 pm

Hola mi amor!!!!

Me has hecho sonreír (como siempre), aunque estos días es un poco dificil, tu magia es especial...

Acepto la cita... Sólo dime cuando y donde... Y no te preocupes, no eres el único perver por aquí ;)

El capítulo me ha encantado... Kurt va cayendo en las redes de Blaine y va entregándose más... Voluntariamente!

Sin embargo, algo me dice que el profesor no va a ponerles las cosas fáciles... Espero que de verdad no pase nada malo...

Esperaré tu actualización, mi amor... Te mando muchos besos de caramelo
avatar
Darrinia
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2612
Fecha de inscripción : 24/10/2013
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por gleeclast el Sáb Mayo 09, 2015 5:26 am

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa me gusta fascino y encanto este genial grandioso y muyyyyyyyyy maravilloso capitulo ojalá el maestro no haga nada para separar a kurt y blaine que bueno que actualizaste ya extrañaba esta historia espero actualices pronto ya quiero ver que pasa en el siguiente capitulo lo esperare muyyyyyyyyyy ansioso me encanta fascina mucho esta muyyyyyyyy grandiosa y maravillosa historia
avatar
gleeclast
-*
-*

Masculino Mensajes : 1799
Fecha de inscripción : 26/03/2013
Edad : 20
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por maxi_glee el Vie Jun 05, 2015 9:02 pm

Aloja!!! \(°o°)/
Lamento  la demora del nuevo capitulo, y de igual manera les pido una disculpa por no dar las debidas explicaciones. Solo cuento a lo sumo con cinco minutos, tiempo que solo me da a gran cosa para subir el capitulo  y de no hacerlo no creo tener más tiempo adelante D:
Recuerden que les agradezco mucho y espero les guste el nuevo capitulo que aunque sea cortito como siempre lo he hecho con mucho cariño. 
Éxitos a grandes anchas y nos leemos pronto amigos. 
PD: Por supuesto que aunque sean solo cinco minutos tengo tiempo para ustedes y para agradecerle el grato apoyo que aún me siguen dando. Joss, Virgi, Ulises..., si de algo estoy seguro es que esta historia aún esta en pie gracias a ustedes, porque siguen estando a mi lado y brindándome su grato y sin palabras apoyo. De verdad me siento pésimo por no responder sus comentarios tan hermosos y que gracias a ellos saco inspiración, pero quiero que sepan que si los he leído y en serio muchas, mucha gracias. 
Son los mejores y les dedico este capitulo y cada uno de los que he publicado. Cuídense mucho. Y por supuesto, nos leemos pronto. Les quiero un montotonazo ^^)

CAPITULO 27: Preparando Galletas.
:
:
—¿Sabes?..., mi casa estará de nuevo sola.—Anunció Blaine con una cara ilusionada al mismo tiempo que daba paso y metía su mano en la bolsa del pantalón para sacar la llave de su auto. Dio un paso tras otro a la espera por una respuesta a sus palabras que parecían haber sido más bien dirigidas a la nada que al castaño que llevaba al lado.
Inclino su cuello para mirarlo y tal como supuso, Kurt no daba indicios de vida. Y Blaine para nada era un tonto, sabía que algo le pasaba a ese chico. Todo el rato de la tarde se la había pasado en cierta forma distraído, perdido, absolutamente en la nada. Incluso en clases había momentos que se quedaba en blanco y no había contestado a las preguntas que los profesores le hicieron poniendo la escusa que se había distraído un poco, bueno, en si no era una escusa que se había distraído, pero para Blaine no era algo común en Kurt. El siempre pone la más atención posible en clases  y se sabe todas las respuestas por más complicadas que sean. Entonces ¿Qué carajos le pasaba ahora? ¿Por qué todo el día ha estado tan callado y suspirando como si algo le preocupara?, Blaine pensó.
Y de cierta manera Blaine deducía bien, Kurt si tenía algo que le preocupaba. Pero lo que no sabía era que los nervios lo estaban destrozando internamente,  por dentro no era más que un remolino de emociones a punto de caer por un acantilado y esparcirse por todos lados… Kurt se negaba rotundamente a que una situación como esa pudiese estar presente en su vida, le parecía absurda y a la vez le llenaba de confusión que estaba a un paso de la demencia y no de un modo literal. Era imposible que su profesor de matemáticas pudiera tener esa clase de sentimientos hacia él. No, no y no… por supuesto que no, él no podía gustarle al profesor David, ¿cierto? ¡Que él era su alumno!, una persona que lo respetaba y que admiraba mucho su trabajo como docente. Además, aunque Kurt debía de admitir que su profesor no estaba nada mal, que está “más bueno que el pan”, como le dice Rachel la mayoría de veces…, ese hombre era por lo menos quince años mayor que él y para nada tenía pinta de que le gustaran los hombres, ni siquiera tenía una pisca de ser gay.
Pero ahora que Kurt lo pensaba bien, jamás  había escuchado al profesor David alardear o mencionar alguna vez a su esposa en clases o por lo menos hablar de alguno de sus hijos, como suelen hacer la mayoría de los profesores, y tampoco llevaba un anillo puesto, lo que era aun peor para el castaño y no le aportaba nada a su tranquilidad que había estado anhelando todo el rato de clases. Joder, inclusive esa tarde había sacado fuerzas de done le fue posible para aparentar serenidad en su clase de matemáticas y no salir corriendo al baño a vomitar cada vez que ese sujeto pervertido le miraba y le dedicaba una sonrisa que le hacía poner los pelos de punta del horror.
¡Por una mierda!
—Kurt…, ¡Kurt!..., ¡KUUURT!
—Si, diga, mande.—Dijo saliendo de golpe de su debate mental, sintiéndose nervioso y con la respiración agitada.
—Cielos.., ¿Tu donde estas metido chico?—Farfullo Blaine mirándolo con recelo.
—Yo… bueno, pues.., solo iba pensando un poco.—Confesó, tratando de calmarse al mismo tiempo que seguía siendo escrutado por la mirada inquisidora del de ojos miel.
Blaine, sin decir media palabra, dio unos cuantos pasos. Dio los necesarios para ponerse enfrente y llevar su mano a la blanquecina mejilla del castaño.
—Ya me di cuenta de eso. A decir verdad, me parece que todo la tarde te la has pasado pensando ¿Quieres contármelo?—Movió su mano hacia arriba y hacia abajo lenta y pausadamente, rozando suavemente los lomos de sus dedos sobre la cálida mejilla de Kurt.  
—No es la gran cosa. Solo pensaba en mi papá.—Mintió Kurt, cerrando sus ojos y dejándose llevar por esas caricias tan llenas de magia que Blaine le estaba haciendo sentir.
—¿Qué pasa con él? ¿Tiene alguna clase de problemas?
Kurt abrió sus ojos.
—Más o menos.—Respondió. Se sentía fatal por estarle prácticamente mintiendo en la cara a su novio y por involucrar a su papá, pero no se sentía en convicción para confesarle a Blaine que realmente se sentía fatal luego de lo ocurrido en el salón de profesores y de todas las hipótesis que tenía dentro de su cabeza. Además, ya sabía lo paranoico que ese tonto cabeza de brócoli podía ser y lo que menos quería Kurt era hacer un revuelo.
—¿Has escuchado lo que te he dicho mientras caminábamos?—Pregunto Blaine haciendo a un lado lo de hace unos segundos y dedicándose nuevamente a lo que le hacía sentir ilusión.
—Creo que no ¿Qué era?—Confesó Hummel, poniendo una cara de disculpa.
Blaine soltó un suspiro.—Te  he dicho que de nuevo no habrá nadie en mi casa y que si te apetecía ir y así terminamos de ver las otras dos películas que ayer nos quedaron pendiente. ¿Qué dices?
Kurt puso una cara pensativa.
—Pues… yo creo que.
—Tú crees que.—Prosiguió Blaine impaciente al ver que éste se detenía, torturándolo.
—Claro que voy tonto ¿Tú qué crees? Jamás me perdería ver una película o de pasar un rato a solas contigo.—Respondió Kurt con una sonrisa, haciendo que Blaine soltará el aire que sin darse cuenta había estado reteniendo en sus pulmones.
Emocionado Blaine tomo el mentón del de mirada gris para levantar su rostro un poco y así poder besarlo de una manera suave y un poco descarada a la misma vez.  
—Creo que deberíamos de mantener un poco de control en lugares como este.—Dijo Kurt alejando sutilmente de sus labios a Blaine quién lo miro con el ceño fruncido.— Sé que muchos por acá son de mente abierta pero siempre hay alguna que otra persona a la que puede generarle problemas.—Añadió mirando para todos lados, como si fueran un par de ladrones.
Blaine puso sus ojos en blanco. Ahí iban de nuevo.
—Nene, a mi eso me importa un comino.—Mascullo luchando frenético contra el obstáculo que Kurt estaba poniendo con su mano y que le impedía acercarse. En ese momento lo que los demás pensarán le importaba una mierda, a él únicamente se le antojaba acercarse y devorarse esos labios tan sensuales de su novio que tanto le ponían al borde de la locura.
Kurt en cambio seguía en su posición un tanto absurda.—Blaine lo digo en serio ¿Qué pasa si nos ve un enfermo homofóbico y se ponga todo loco con intensiones de lastimarnos? Recuerdo que una vez mi papá me dijo que hay personas que son idiotas y que no aceptan a personas como nosotros y yo le creo, ya lo he vivido antes.
El moreno detuvo sus jaleos por un momento y se quedo tranquilo mirando a Kurt expectante. Su comentario le saco un poco del carril.—¿Alguien se ha atrevido a lastimarte antes?—Pregunto poniendo cara preocupada, pensando en las mil y una cosas que podría hacerle a ese canalla que se haya atrevido a lastimar a su chico.
—No, Blaine. Nadie me ha lastimado antes, pero en mi antigua escuela vi como otros sujetos le daban una paliza otros dos chicos solo por ir tomados de la mano y no quiero que personas así nos hagan algo como tal.
Soltó un suspiro de alivio. No porque le alegrara lo que le habían hecho a los otros chicos sino porque no tenía nada que ver con Kurt. El castaño aflojo su guardia por un instante y Blaine tomo esa oportunidad para volverse a acercar y tomarlo del mentón, obligándolo a que lo viera.
—Kurt, siento mucho que hayas visto lo que le hicieron a esas personas, son imbéciles, tan imbéciles como los que me jodieron a mí la vida en Dalton. Pero te prometo que nada de eso nos pasara a nosotros. Yo ya no soy débil, nunca más, y quien se atreva a ponerte un dedo encima le pateare el culo ¿me entiendes?
—Si, pero yo creo que…
—Tú no crees nada. Kurt, mierda, nosotros también tenemos derecho a ser libres, a no reprimirnos nada. Y si yo quiero besarte, no lo sé, en un parque lleno de gente lo voy a hacer sin importarme un pepino si a esas personas les gusta o no. Por mí que se joda el mundo entero, yo solo te quiero a ti.
El castaño enrojeció en ese momento. Enrojeció tanto que sus mejillas parecían un par de cerezas y le avergonzaba en sobre manera que prefirió girar su rosto hacia un lado. Dios, ese chico sí que era bueno dando discursos ¡y de qué manera carajo!. Kurt pensó que en un futuro Blaine debería considerar la idea de navegar en las aguas de la política…, con esa soltura y maestría de convencimiento seguro gana.
—Eres un jodido manipulador.—Sollozo sin girar su rostro que aún seguía rojo.
—Que te digo guapo, son años de práctica.—«Tan humilde como siempre», pensó Kurt ante el engreído de su novio.—Pero ven acá, hay algo que se quedo pendiente y yo quiero terminarlo.—Con esa cara endemoniadamente roja y esos labios hinchados era más que evidente que Blaine se sintió tocado y con ganas de terminar su trabajo de la manera más impecable que existiera en este puñetero universo. Con sus dedos colocados bajo la barbilla del castaño lo obligo una vez más a que lo mirara, perdido eternamente en el peculiar brillo de sus ojos grises combinados con finos destellos azules fue acercando sus labios paulatinamente hasta juntarlos y perderse en ellos completamente.
Kurt, rindiéndose al final y por supuesto dejándose llevar, elevo sus brazos al aire para asirse en el cuello de Blaine y enredar los dedos en su esponjoso cabello con olor a fresas. Cielos, los labios de Blaine eran como el lago y él poco a poco se iba hundiendo en sus profundidades que ya no podía sentir que el mundo de afuera giraba.
Para ellos todo dejo de existir y tal como lo dijo Blaine, no se reprimieron nada. Allí, revelándose contra el mundo y contra todos se basaron ansiosamente, con las bocas abiertas, ambas lenguas deslizándose la una sobre la otra sin importarles en lo más mínimo que un par de personas que pasaban a su lado les miraran.
Que se jodiera el mundo.
<><><><> 
—¡Idiota me pisaste!
—Lo siento, lo siento.—Se disculpo Blaine con una sonrisita traviesa al tiempo que presionaba el botón para encender el bombillo.—¡Ahg!, mis ojos.—Se quejo.
—Veo que tenias razón cuando dijiste que no había nadie en tu casa… ni siquiera están tus empleados.—Murmuró el castaño, mirando alrededor de la sala acuciosamente.
—Bueno, pues, eso…, eso.
—¿Blaine….?—Le miro penetrante, si de algo sabía Kurt era que cuando ese tonto comenzaba a balbucear siempre, siempre había algo detrás de ello… algo macabro, por supuesto. ¡Que le conocía bastante!
—Creo que ellos nos están porque yo se los pedí.—Confesó el moreno, tomándole de su mano.—Ya sabes, yo quiero que solo estemos tu y yo, sin estorbos. ¿No te parece súper?
Y no. Lo cierto era que Kurt no lo entendía. Bueno, si, si lo entendía, pero… ¡Uuhg!
—¿A-a-ah sí?—Tartamudeó nervioso. De un momento a otro sintió que sus piernas comenzaban a perder fuerzas y el oxigeno se hizo un poco más pesado. Sin darse cuenta se soltó de la mano de Blaine y se dio la vuelta ¿Por qué Blaine querría que estuvieran solos? ¿Solo ellos dos? ¿Sin nadie al alrededor? Y si, si.., la otra noche también habían estado solos. Pero no solos, solos. Es decir, al menos habían estado los empleados de la casa pero ahora todo era diferente. Era como si Blaine quisiera….
Sintió como unos brazos le rodearon de la cintura por atrás y el olor a fresas que desprendía del cabello de Blaine le invadió el olfato.—No tienes porque preocuparte, nene. No está en mis planes hacer algo malo ó algo que tu no quieras que hagamos.., solo veremos las películas y pasaremos el rato juntos, igual que anoche.—Le susurró al odio, leyéndole el pensamiento de igual forma que le puso nervioso de lo cerca que estaban esos labios de su ojera.
Se sintió avergonzado. Dios, ¿Tan fácil era de leer sus pensamientos?
—Tonto, no estaba preocupado porque pudiera pasar algo malo.
—¿Ah, no?
—No.—Respondió pero sus temblorosos pies decían otra cosa.
—Pues…—Blaine colocó sus dedos en las solápalas de su camisa de botones y le desabrocho los dos primeros.
—¿¡Que haces!?
—Tu dijiste que no te preocupaba.—Subrayó el ojimiel, bajando con descaro sus dedos al otro par de botones. 
—¡Pero tampoco dije que me hacía ilusión que pasara!—Exclamo el piel de parcelada alejando de golpe.
Blaine en ese momento no pudo evitar soltarse en risas.
—¿Cuál es el chiste, idiota?—Gruñó.
—Ninguno, solo que tu eres adorablemente gracioso.—Confesó Blaine, sin parar de reírse de lo ocurrido.
—¡Qué pesado!—Mascullado Kurt, volteando su sonrojado y arrugado rostro a un lado.
«Joder, ¿Por qué es tan  matadoramente adorable cuando se enoja y pone esa cara roja» pensó Blaine, derretido por dentro.
—Ya, ya.., no vale la pena que nos enojemos por una estupidez.—Dijo dando un par de pasos hacia Kurt.—Mejor vamos a la cocina a ver si preparamos algún bocadillo para acompañar con las películas.—Sugirió tomando la mano de Kurt quién al sentir su tacto en un dos por tres se le olvido que estaba un poco cabreado.
Le dedico una sonrisa.
—Vamos entonces.—Le dijo.
—Pues, vamos.—Repitió Blaine devolviéndole la sonrisa.
 
 
Kurt siguió a Blaine a la cocina tomado de su mano. Cerró de golpe sus ojos cuando la luz del foco le golpeo el rostro sin aviso.
—¿Qué se te antoja?—Pregunto Blaine, soltándose de su mano para asaltar el refrigerador y sacar un montón de alimentos.
—Pues…—Miró a su alrededor, admirado de lo gigante y asombrosa que era ese cuarto de cocina. Ese cuarto de cocina era tan amplio, tan limpio que incluso brillaba celestialmente con la luz del foco, tenía una línea de electrodomésticos de primera y los colores de las paredes a Kurt le perecieron tan impecables que sintió la necesidad de arrodillarse y alabar al genio que estuviese detrás de esa obra de arte. Hombre, con una cocina de ese nivel Kurt se la pasaría cocinando mil o dos mil platos al día si fuera posible.—Puedo hacer galletas si quieres.—Propuso dándose la vuelta de golpe, ni siquiera él lo sabía pero la simple idea le hacía sentirse emocionado, incluso más que eso.
—¿Ah? ¿Tú sabes hacer galletas?.—Preguntó Blaine quién se había estado distrayendo un poco comiendo mantequilla de cacahuate con una enorme cuchara.
—Pues claro tonto, ¿tú qué crees?—Vociferó Kurt mordiendo su labio, realmente se sentía emocionado.
—¿Y puedes hacer de esto?—Volvió a Preguntar el moreno extendiendo en dirección al rostro de Kurt su cuchara cubierta de mantequilla de cacahuate. Si había algo que Blaine amara con tanta devoción era eso, la mantequilla de cacahuate. Blaine incluso la consideraba como una de sus perdiciones con la cuál fácilmente podía ser chantajeado, lo cual le alegraba que solo Sam supiera. 
—Asco, eso lo sacaste de tu boca.—Dijo frunciendo su nariz.— Pero si, si  puedo hacer galletas de mantequilla de cacahuate, de avena con canela, de pasta de nuez y mi especialidad…, ¡galletas con chispas de chocolate!
—Pues no se diga más.—Alentó Blaine sintiéndose contagiado por la alegría de Kurt.—Tu te encargas de las galletas y yo de las películas. Voy al  cuarto a instalar todo y de paso me daré un baño, ¿no hay problema que te deje solo?
—No, claro que no. Tu vete a hacer eso—Dijo Kurt echando prácticamente a Blaine del cuarto de la cocina haciendo un gesto con su mano.
El moreno lo vio por un medio segundo de manera extraña pero sin decir nada se fue y entonces Kurt se quedo solo, solo con su fantasía a punto de hacerse realidad. Tomo un suspiro profundo y en cuestión de segundos tenía todos los ingredientes para preparar las galletas encima de la isleta, qué joder, era toda una pasada. Definitivamente se sentía como pez en el agua, o como un niño en una juguetería.
Hecho la harina en el cuenco, coloco un poco de agua, le puso los huevos y saco una cuchara grande de la gaveta de la isleta con la cual comenzó a batir todo tal cual había aprendido, con suavidad y tomándose su tiempo necesario. De pronto Kurt se sintió dentro de una especie de deja vú, le parecía haber vivido esa escena antes. Y entonces  sonrió a grandes anchas, claro que ya había vivido esa escena mucho antes, cuando era más pequeño y estaba a su lado la persona que le había enseñado a preparar las mejores galletas de chispas de chocolate del mundo, su madre. La verdad es que él solo había aprendido de ojo ya que al ser apenas un niño de siete años no podía hacer gran cosa que alcanzar los ingredientes y mirar atento a cada uno de los movimientos de su madre. Pero lo recordaba todo tan claramente como si hubiese sido ayer.
Colocó los demás ingredientes en el cuenco y batió un par de veces más. Una vez todo mezclado de la manera debidamente correcta metió su dedo en la masa que olía estupendo  y se lo llevo a la boca. Chupo un poco la punta y un sabor impregnado de nostalgia le invadió el cuerpo. Esa era justa la masa de las galletas de su madre y a Kurt se le humedecieron los ojos que tenía cerrados al pensar que ella hubiese estado muy orgullosa de él en ese momento.
Permaneció con los ojos cerrados un par de segundos más entregándose al sabor de antaño que le traía ciento de recuerdos hasta que sintió que alguien le observa y al abrir sus parpados se encontró con lo cierto. Blaine, recargado en el marco de la puerta,  lo miraba con ojos de anhelo y total admiración.
—Vaya que si eres dedicado.—Murmuró dando paso.—Ver la manera como preparabas todo era realmente hermoso.—Añadió apoyando sus codos en la tabla de la isleta, mirando a Kurt fijamente.
Kurt, con sus mejillas echando fuego de la vergüenza por lo que había dicho Blaine, metió su dedo una vez más en la masa de las galletas y lo apunto en dirección del moreno.
—Prueba.
Creyó que Blaine alargaría su mano y le robaría un poco de masa de su dedo pero en lugar de eso el pelinegro fue más astuto y se lanzo por otra hazaña. Se acerco tomándolo al mismo tiempo de su mano y metiendo el dedo del castaño a su boca. Chupo muy lentamente la masa que cubría el dedo del piel-blanquecina haciendo círculos con su lengua, provocando que éste ahogara un gemido estrangulado en su garganta mientras en su mente se convencía que esa era solo una forma de probar la masa de las galletas. Sin embargo, la forma en que Blaine le miraba y la forma en que hacía gestos “extraños” con su cara, no hacían otra cosa que acelerarle el corazón con fuerza y sacudirle de manera loca el suelo que pisaba. ¡Cielos!
—Creo que ya probaste bastante.—Dijo nervioso sacando su dedo de la boca ajena. Las mejillas se le encendieron aún más siendo cubiertas de un intenso color escarlata que le delataron imprudentemente.
—Está deliciosa.—Murmuró el moreno mirándole traviesamente junto con una sonrisa maliciosa.
—Que bueno que te gustara.—Fue lo último que pudo agregar antes de ponerse a formar las galletas con el molde que de cierta forma, más que dedicarse a ello, buscaba calmar lo nervioso e inquieto que se sentía su cuerpo en ese momento.
Se sintió observado de arriba abajo por un par de ojos atentos todo el rato que estuvo formando -en silencio, bastante silencio a decir verdad - las galletas y las colocaba en la lata. Sería un mentiroso decir  que aquello no era incomodo cuando realmente lo era pero aún así no busco romper con el silencio. Siendo sincero, todavía sentía encima lo ocurrido hace unos pocos minutos atrás y las sensaciones de ello estaban más vivas que cuando ocurrió. No podía ver a Blaine siquiera a la cara sin evitar sonrojarse al recordar lo bien que se sentía su dedo dentro de esa húmeda boca y la forma en cómo éste lo miraba tan penetrantemente que juraba haber sido absorbido por esas orbes color miel.  
Mierda, se sentía un tonto por ello, ¿Por qué demonios algo tan insignificante como eso lo ponía de esa manera tan descolocada? ¿Qué carajos le ocurría?
Sacudiendo su cabeza de un lado a otro intentando eliminar esos impuros pensamientos de su mente, abrió la puerta del horno colocando la lata que contenía las galletas con distintas formas sobre la parrilla. El vapor le llego al rostro poniéndole las mejillas rosadas y al darse la vuelta y cerrar la puerta del horno fue prácticamente arrastrado por unas fuertes manos hacia la pared siendo acorralado por un cuerpo que se interpuso al frente suyo.
—No sabes cuánto me pone verte haciendo todas estas cosas.—Le susurró Blaine al odio mordiéndole el lóbulo de la oreja.
Soltó un pequeño gemido que se encargo que fuera lo menos audible posible.
—A ti te pone todo lo que se mueve.—Le dijo en tono burlón mirándole al rostro.
—Ja-ja muy astuto blanquito.—Chistó acercando su rostro para quedarse a escasos centímetros de sus labios.—Pero en definitiva nada me pone de la manera en que lo haces tú; tu rostro, tus ojos, tus… labios.—Le delineo la boca con el pulgar y sin mediar más palabras comenzó a devórasela de forma sedienta. Más bien ambos se devoraron el uno al otro con igual intensidad y demanda, perdiéndose locamente.
Kurt en medio del apasionando beso que cada vez prometía más, se rio sobre los labios de Blaine pensando qué…, se le había olvidado lo divertido que era preparar galletas.


(CONTINUARA…)  
avatar
maxi_glee
********-*-
********-*-

Masculino Mensajes : 1071
Fecha de inscripción : 10/07/2013
Edad : 23
Club Achele Nellie


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por gleeclast el Sáb Jun 06, 2015 3:47 am

Me encanto mucho que actualizaras me gusta encanto y fascino mucho este genial grandioso y muyyyyy maravilloso capitulo ojalá kurt ya no piense tanto en lo del profesor espero actualices pronto sabes que me encanta fascina mucho esta genial grandiosa y muyyyyyyyy maravillosa historia espero actualices pronto ya quiero ver que pasa en el siguiente capitulo lo esperare muyyyy ansioso en serio me encanta mucho esta grandiosa historia
avatar
gleeclast
-*
-*

Masculino Mensajes : 1799
Fecha de inscripción : 26/03/2013
Edad : 20
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por Darrinia el Sáb Jun 06, 2015 7:59 am

Hola mi amor!!!

Precioso capítulo, como siempre... Me alegra mucho que las cosas entre ellos vayan bien, aunque empieza a preocuparme un poco sus diferencias... Blaine siempre tan perver y Kurt evitando cualquier cosa perver... Espero que no acaben distanciándose por eso o, peor aun, por culpa del profesor...

Me alegra que hayas actualizado, no puedo esperar a leer más de esta historia...

Cariño, espero poder leerte pronto... Besos de caramelo
avatar
Darrinia
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2612
Fecha de inscripción : 24/10/2013
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por porcelana hummel el Lun Jun 08, 2015 7:47 pm

SSSSSantisisisimoSantoPuroCastoDevotoVirginalDeLaInicenciaDeLaSancristiaDeMisTaquicardíasCarajo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Cargen a 200 ... despejen! ..... otra vez .... despejen! ...... Estoy viva de milagro! .... .... es que demonios que casi me da un no se que con semejante final (ni si quiera deberia sorprenderme) y es que ellos y y y y Kurt mi lindo Kurtie y y y tambien Blainy Days y es que los ambos pero pero pero peor pero David!!!!! es que digo .. yo ... me rindo ... contigo no se pude ... no mas no ... me rindo ante ti Maxi enserio me tienes a tu merced xDDD .... Creo que ya deje en claro que el capitulo me porvoco un ataque pero buuueno ... Te lo repito donde se consiguen besos así? quiero una docena para llevar porfavor, es que me encantan tus besos maxi no se son taaaaaaaaaaaaaan y no se simplemente me gusta leerlos ( y no es como si me regresara capitulos solo para leer eso ... obvio no .... dije que no!) algun dia tu me porvocaras problemas de hipertension porque me tienes como no tienes idea.
Perdona maxi tampoco dispongo de muhco tiempo asi que solo te vuelvo a reiterar que jamas dudes en que leere tu hermosa historia que me traes!! xD ... no importa se que debes estar ocupado lo entiendo yo tambien ultimamente pero seguire por aca hasta que ya no respire
Nos seguimos leyendo lindo cuidate muchoooottototote y no te esfuerces mucho vale? te mando un beso y un abrazo desde tu casa.
PD: Quiero unas galletas de mantequilla de mani sabe delicioso xD soy Team Blaine xD
avatar
porcelana hummel
**
**

Femenino Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 13/10/2013
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por maxi_glee el Mar Jun 30, 2015 8:18 pm

gleeclast escribió:Me encanto mucho que actualizaras me gusta encanto y fascino mucho este genial grandioso y muyyyyy maravilloso capitulo ojalá kurt ya no piense tanto en lo del profesor espero actualices pronto sabes que me encanta fascina mucho esta genial grandiosa y muyyyyyyyy maravillosa historia espero actualices pronto ya quiero ver que pasa en el siguiente capitulo lo esperare muyyyy ansioso en serio me encanta mucho esta grandiosa historia 
Hola, hola mi queridisimo amigo Ulises. Como siempre, desde tiempo de antaño, para mi es un placer saber que esto aún te gusta a pesar de los siglos que tardo en actualizar. Sobre lo del profesor, pues, creo que Kurt si tendrá un poco que pensar en él, pero no te preocupes entre el profesor pervertido y Kurt las cosas no serán tan feas como se miran hehehe. 
Amigo, un placer contar aún con tu apoyo, muchísimas gracias por estar todavía acá. Te mando un grandote abrazo y espero te guste el nuevo capitulo. Cuídate mucho y nos leemos luego.   
Darrinia escribió:Hola mi amor!!!

Precioso capítulo, como siempre... Me alegra mucho que las cosas entre ellos vayan bien, aunque empieza a preocuparme un poco sus diferencias... Blaine siempre tan perver y Kurt evitando cualquier cosa perver... Espero que no acaben distanciándose por eso o, peor aun, por culpa del profesor...

Me alegra que hayas actualizado, no puedo esperar a leer más de esta historia...

Cariño, espero poder leerte pronto... Besos de caramelo
¡Que hay mi niña hermosa! 

Oh, pues, ¡muchas gracias amor!, me alaga mucho saber que, a pesar de todo, consigo hacer capítulos hermosos ;)

Y como siempre tu, mi preciosa virgi, prediciendo cosas..., si bien son bastante notable las diferencias que hay entre Blaine y Kurt no te preocupes, si pueda que eso les haga ver cosas y cuestionarse a ellos mismos por esas diferencias pero no los hará alejarse, y tampoco el profesor ese.  ¡Que no!, ya me ha costado la vida unirlos hehehe. Eso si, en este capitulo veras un poco de las hipótesis que te has creado en tu preciosa cabecita, y ah, y también hay un plus anexado, que creo que te va a gustar, creo ;). 

Lamento un poco la demora pero acá esta un capitulo más de esta mi locura, amor. 

Espero te guste y lo disfrutes mucho, sobre todo la parte final *pone cara traviesa* 

Besos para ti también preciosa y nos seguimos leyendo pronto. 

Cuídate mucho, mucho!!!! ¡Muack!

porcelana hummel escribió:SSSSSantisisisimoSantoPuroCastoDevotoVirginalDeLaInicenciaDeLaSancristiaDeMisTaquicardíasCarajo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Cargen a 200 ... despejen! ..... otra vez .... despejen! ...... Estoy viva de milagro! ....   .... es que demonios que casi me da un no se que con semejante final (ni si quiera deberia sorprenderme) y es que ellos y y y y Kurt mi lindo Kurtie y y y tambien Blainy Days y es que los ambos pero pero pero peor pero David!!!!! es que digo .. yo ...   me rindo ... contigo no se pude ... no mas no ... me rindo ante ti Maxi enserio me tienes a tu merced xDDD .... Creo que ya deje en claro que el capitulo me porvoco un ataque pero buuueno ... Te lo repito donde se consiguen besos así? quiero una docena para llevar porfavor, es que me encantan tus besos maxi no se son taaaaaaaaaaaaaan     y no se simplemente me gusta leerlos ( y no es como si me regresara capitulos solo para leer eso ... obvio no .... dije que no!) algun dia tu me porvocaras problemas de hipertension porque me tienes como no tienes idea.
Perdona maxi tampoco dispongo de muhco tiempo asi que solo te vuelvo a reiterar que jamas dudes en que leere tu hermosa historia que me traes!! xD ... no importa se que debes estar ocupado lo entiendo yo tambien ultimamente   pero seguire por aca hasta que ya no respire   
Nos seguimos leyendo lindo cuidate muchoooottototote y no te esfuerces mucho vale? te mando un beso y un abrazo desde tu casa.
PD: Quiero unas galletas de mantequilla de mani sabe delicioso xD soy Team Blaine xD
En definitiva, necesito de tus comentarios para vivir. Es que, ¿como carajos logras ponerme tan rojo como un tomate? Tu eres un amor de amores mi preciosa Joss. Y si, si me ha quedado claro lo mucho que te ha gustado el capitulo con tu fangirleo hehehe.

¿Qué como se consiguen besos así? Pues, solo necesitas dos bocas, juntarlas y dejar que surja la magia por si sola..., nah, la verdad es que ni yo sé como escribo besos así, típicamente solo traslapo al papel la sensación que se siente al besar, y así me salen los besos heheheh. Por cierto, como si no bastara con lo rojo que me pones al principio, me has matado con lo que dices que te gustan mis besos, sos una loquilla mi precisa Joss, una loquilla que me pone al extremo ;)

No hay problemas guapa, al igual que yo sé que ustedes también tienen cosas que hacer y que les absorben sus tiempo, pero en serio me siento gratificado que aún así se tomen la molestia de leerme y dejar un comentario. Simplemente son lo mejor. 

Preciosa, muchas gracias por siempre apoyarme y hacerme fangirlear con tus alucinantes comentarios ;9

Te mando mucho, mucho besotes llenos de abrazos de oso, cuidate mucho y nos seguimos leyendo. 

PD: Pronto te mando tus galletas de mantequilla de mani, y la verdad es que si, son grandiosamente deliciosas.
avatar
maxi_glee
********-*-
********-*-

Masculino Mensajes : 1071
Fecha de inscripción : 10/07/2013
Edad : 23
Club Achele Nellie


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por maxi_glee el Mar Jun 30, 2015 9:00 pm

Hola, hola. 
¡Nuevo Capitulo!
Espero les guste y de ante mano muchas gracias por su apoyo a la historia. 
Recuerden que éste loco les quiere mucho y pues, les dejo abrazos para todos :D.


ADVERTENCIA: Escena un poco subida de tono al final del capitulo, bueno tampoco es tan fuerte, pero si tiene un poco de lemón que, para dejarlo en claro,  esta vez no trata de dos hombre..., así que, si les ofende algo como tal, pueden saltarse esa parte y leerse los últimos dos párrafos.  Luego no digan que no advertí. 

(como si fueran hacer caso a la advertencia xD hehehe)

Ahora, ¡A disfrutar!

Capitulo 29: TOCAMIENTOS.

—Haber dime ésta, ¿En qué año se comenzó a hablar del barroco literario?
—Esa me la sé, claro que me la sé…, haber…, fue en el año 2034.
—Blaine, cariño, ¡ese año ni siquiera llega!... ¡Ya déjate de bromas y tómatelo en serio!
—Lo siento, lo siento.—Dijo éste riéndose a rienda suelta mientras daba vueltas sobre el colcho de la cama.—Es solo que, no me lo tomes a mal, pero esto ya me súper aburrió. ¿Qué clase de enfermo sin vida social se aprendería todas estas cosas acerca de la literatura, de autores de libros y todo eso mega-ultra-híper bah? 
—Pues acá estás viendo uno de esos enfermos sin vida social.—Murmuró Kurt con sarcasmo, bajando su mirada a los apuntes de su cuaderno.
«Mierda», pensó Blaine.
—Sabes que no me refería a eso, nene. Definitivamente tú no eres nada de eso. Lo que pasa es que ya llevamos más de tres horas darle y darle a esto a mi nada de nada, no logro concentrarme. A lo mejor necesito un poco de motivación.  
—¿Motivación?—Inquirió con suspicacia 1alejando el cuaderno de su vista para mirar a Blaine.—Chico, ¿para ti es poca motivación saber qué éste examen es lo único que tienes para recuperarte de las bajas calificaciones que llevas?
—Que eso ya lo sé, joder.—Farfulló Blaine.—Solo estaba diciendo que me falta motivación y que no me concentro. Creo que necesito buscar una técnica de estudio.
—Búscala entonces.—Resoplo Kurt volviendo a poner la atención en su apuntes.—Mi consejo es que la relaciones con algo que te gusta.
—Siendo así, ya tengo esa técnica.—Confesó el moreno, acercándose un poco más.—Pero necesito de tu ayuda.
—Haber, dime cual es esa técnica—Murmuró mirándolo con receló, apartando nuevamente los apuntes. Por alguna extraña razón podía oler lo que se aproximaba…, a pesar del poco tiempo que llevaba junto a ese cabeza de patata, Kurt le conocía bastante bien para darse una idea de lo que se pasaba por la cabeza de ese loco.
—Pues, tú dijiste que buscará una técnica que se relacione con algo que me gusta.
—Ajá.
—Bueno tú me gustas mucho y a ti te gusta la literatura, que tal si los junto para crear un juego educativo que me sirva como técnica.
—¿Qué clase de juego?—Podía olerlo más cerca, Kurt podía conocer el olor de la locura que ese tonto estaba a punto de decirle.
—Este, pues…, tiene que ver un poco con los juegos de cartas donde apuestan quitarse una prenda. En este caso tú me haces preguntas como por ejemplo “¿Quiénes son los personajes de ese libro que me leíste donde él era un puto amo y ella una loca enamorada limpia culos?” y si yo contesto correctamente tú te quitas una prenda y si fallo yo me quito una. ¿Te sale?
Lo miró estupefacto.
—Haber…, Primero, el señor Darcy no era un puto amo, sino más bien, un mezquino orgulloso incapaz de aceptar que amaba a Elizabeth, y ella definitivamente no era una loca enamorada limpia culos. Y segundo, tu de chiquito seguramente te caíste de la cama, cierto…, ¿Pero al menos has escuchado la clase de locura que has dicho? ¡Dios!
—No es una locura.—Se defendió Blaine.— Vamos, míralo de esta forma, si lo haces tendré una motivación por aprenderme la teoría y querer responder las preguntas.
—Si, claro. Oye, si quieres verme desnudo solo lo pides y ya.—Farfulló Kurt molesto, sin pensar en sus palabras.
—Okay.—Dijo Blaine mirándolo a los ojos.—¿Quiero verte desnudo?
—¿¡Qué!?—Pero ya era demasiado tarde para reaccionar, cuando menos lo supo ya tenía al de ojos miel metido entre sus piernas y los labios paseándose de arriba abajo sobre su blanco y frágil cuello.—Blaine…, yo no…, yo no estaba hablando ens…
—Cielos, me encanta como sabe tu piel.—Murmuró éste con voz ronca, ignorándole olímpicamente. Se acerco a sus labios y le clavo un beso que le dejo sin aliento.
No iba a mentir, ese beso le había gustado bastante.
—¿Entonces quieres hacerlo? ¿Quieres verme desnudo?—Preguntó temeroso, aferrándose a una pequeña esperanza perdida de que Blaine se negaría.
Claro, como si eso algún día fuera a pasar.
—Nene, ¿Tú qué crees? Luego de todo este tiempo de estar a tu lado es claro que quiero.
Era evidente.
De nuevo el moreno le ataco el cuello pero está vez sus manos no perdieron el tiempo y con astucia le desabotono todos los botones de la camisa dejando su pecho al descubierto. Colocó las palmas de sus manos sobre los blancos abdominales nada musculosos ni marcados y le acaricio con la yema de los dedos de arriba abajo lentamente, tan lentamente como si quisiera trazarse un mapa en su mente que le recordase lo maravilloso que es el lugar donde se encuentra su más grande tesoro.
Kurt sintió la presencia de varios dientes clavarse placenteramente sobre la delicada piel de su cuello, arrebatándole así mismo el segundo gemido de la tarde, y entonces reparo en su mente obnubilada que esa situación en la que se encontraba era estrictamente diferente a las muchas otras, definitivamente se salía del huacal. Y es que, últimamente no habían sido más que eso…, un estira y afloja contante en donde Blaine se la había pasado toda la última semana insinuándole cosas de “ese” modo tan dignas de él  mientras el castaño se la había pasado buscando la manera de salir ileso a cada una de esas trampas, que no iba a negar, en muchas de ellas por poco y muerde el anzuelo.
Muchos se preguntarán ¿Qué carajos pasa con él al resistirse a tanta tentación junta? Ó tal vez pensaran  que es un raro-hippie-virginal  hecho de madera que no le atraen en lo más mínimo esas cosas del sexo que a todo mundo parece volver unos locos sin reparo. Pero lo cierto era que no, ya a esas alturas que llevaba de conocer a Blaine, y de las muchas veces que éste ha hecho su lucha, no es que no le dieran ganas de hacerlo. Blaine le gustaba, mucho, demasiado. También tenía bien en claro que ya no era el mismo chico que conoció desde un principio; bueno, al menos ya no era tan arrogante con los demás como era antes y lo de ser un extraterrestre pervertido eso iba por ahí. Otro punto a favor era que Kurt ya sabía de los sentimientos que tenía hacia él, muy a su manera sabía que le amaba o al menos algo así.
Pero sin importar cuantas veces Kurt se hiciera una lista de todas las virtudes de Blaine, y de lo muy bien que iba su relación, el miedo siempre estaba latente dentro su cuerpo. Tampoco era como si él fuera una chica a quién le fueran a romper el himen con dolor en su primera vez, ni siquiera sabía si el dolor era una de las causas de su miedo, aunque tampoco era que no le importase en lo más mínimo. Más bien era el temor a lo desconocido. Le aterraba lanzarse al vacio sin un paracaídas y sin tener la más mínima idea de lo que se encuentra al otro lado de éste.
Estaba claro que Blaine ya había estado con muchos otros chicos antes que él, que conocía muy bien del tema. Cosa que a Kurt lo hacía sentirse chiquito e inseguro ¿Y si cometía un error? ¿Y si no lo hacía bien? ¿Si era un asco en su primera vez? ¿Si no era lo suficiente para Blaine?
Dios, de solo pensar en eso le hacía sentir vértigos, calambre en la pansa. Además estaba el hecho de que tu primera vez te marca para siempre, y Kurt, si bien no quería que fuera una primera vez de telenovelas pintada de arcoíris, de igual forma no quería recordar una mierda de primera vez. Ustedes saben, al menos algo decente era lo que Kurt quería como primera vez, algo para poder recordar y contárselo a sus nietos algún día en el futuro. Y para necesitaba….
—Joder, eres delicioso. Me encantas nene.—Escuchar esas palabras y sentir unas manos desplazarse libremente sobre la parte baja de su ombligo le hizo salir de su debate mental y hacerlo caer como un golpe fuerte a la realidad.
Puta madre, ¿En qué momento había sido desnudado casi completamente dejándolo solo en bóxers?
Los dedos de Blaine se desplazaron un poco más hacia abajo, aferrándose libremente al elástico del bóxer de Kurt dispuesto a todo con el fin de poder complacer sus ganas que tenía de ver a su chico expuesto, sin ninguna barrera y completamente desnudo ante él. Sus dedos temblaban de la emoción al mismo tiempo que se repita una y mil veces si esto en realidad estaba ocurriendo. Era raro ver que kurt no ponía ninguna resistencia o intensión de alejarse cuando en la última semana no había hecha más que ser un esquivo ante todas las insinuaciones que Blaine le había hecho. Definitivamente ese era un sueño, un sueño del cual Blaine estaba disfrutando mucho y del cual se daba cuenta que le había hecho llegar tan lejos como nunca antes había podido lograr hacerlo.
Pero entonces tuvo que despertar, el sueño en un abrir y cerrar de ojos se había esfumado.
—¿Qué crees que intentas hacer idiota?—Le dijo Kurt tomándole de las manos, impidiéndole hacer nada.
—Yo pensé que… pues.
Sintió el estomago en la garganta de solo pensar en lo que hubiera podido pasar de no haber salido de su ensoñación a tiempo. Seguro a estas alturas ya habría terminado violado por ese cochinote calenturiento y con un dolor insufrible en el trasero.
—Definitivamente pensar no es tu fuerte.—Gruño zafándose como pudo de las garras de Blaine y buscando un puesto libre en la cama. Se sentó en la orilla mientras esperaba que las hormonas de su traicionero cuerpo se quedaran quietas en su sitio, joder ¿Que le había hecho ese chico? Era la primera vez que se sentía caliente de un modo distinto, es decir, al mil, ¡al millón!
—¿Estas enojado?—Preguntó Blaine imitando sus movimientos, sentándose a un lado.
—No. Pero tú sabes que este tipo de situaciones me descolocan un poco. Aún no estoy listo, Blaine.
—Lo sé, lo sé. Y yo dije que me comportaría y que esperaría.—Recalco poniendo una mano tras su espalda dándole caricias.—Te parece si nos olvidamos de todo esto y seguimos estudiando que es la razón por la que estamos acá.
—Lo siento.—Kurt ni siquiera sabía porque pedía perdón, incluso se sentía un estúpido por hacerlo. Pero lo estaba haciendo. ¡Qué situación más de mierda!
—Tonto, no pidas disculpas. Que te comprendo y si te soy completamente sincero, esa es la parte de ti que más me encanta y te hace diferente a los demás. Algún día pasara y será especial, lo prometo.—Le dio otra caricia en su espalda.
Eso debería de haberlo hecho sentir mejor. Sin embargo el efecto no estaba ahí. Por alguna extraña razón no estaba.
<><><><> 
—Si, si papá, claro…, ¡Que ya te dije que me dejes de tratar como un niño de cinco años! ¡Por supuesto que se me cuidar solo! ¿Tú qué crees?... Okay, okay, vale. Adiós, te quiero.
—¿Qué quería?—Pregunto Blaine mirando como Kurt ponía el celular a un lado de la cama.
—Nada.—Soltó el castaño con desgane.—Solo decirme que no llegará esta noche a dormir y que, pues tu sabes, que tenga cuidado al encender la cocina de la casa, me vaya temprano a la cama y todas esas cosas que me enojan. Jesús, yo ya no soy un niñito, ya casi cumplo los dieciocho.
—Mi suegrito es todo un amor.—Murmuró Blaine ganándose así una mirada matadora.—Digo, ¿¡qué le pasa!?, tu ya eres todo un adulto capaz de cuidarse por sí solo, coño.
—Buen intento.—Dijo Kurt tomando la almohada de la cama y dándole con ella un pequeño golpe en el hombro a Blaine.
—Ya, ya. Pero oye, ¿Por qué no te quedas aquí esta noche?—Propuso tomando la almohada entre sus manos.
Kurt detuvo su movimiento en el aire. ¿En serio le pedía eso después de lo ocurrido esa tarde?  Ni de madre, por supuesto que él no se quedaría a dormir en esa casa. No, claro que no. Además, de quedarse le tocaría dormir con Blaine, en su cama, con sus cuerpos juntos en la oscuridad de la noche, el silencio cerniéndose en cada rincón  y seguramente sin nadie al lado. Irrevocablemente eso no sucedería.
—No creo que sea buena idea.—Contesto.
—¿Por qué no? Acá hay mucho espacio y tu papá no estará está noche. ¿Acaso preferirías estar solo, sin nadie en tu casa, que quedarte aquí conmigo, haciéndome compañía y durmiendo abrazaditos en lo ancho de mi cama?
En otras circunstancia —donde su cabeza no estuviera haciéndose conjeturas tras conjeturas y siendo prácticamente un vendaval de pensamientos que para nada ayudaban a su tranquilidad.— tal vez el ofrecimiento de Blaine le hubiera parecido de lo más tentador, pero ahora eso de tentador no tenía nada. Y ni siquiera tenía una escusa convincente para negarse a pasar la noche pegados como boas en la cama de ese chico que con la simple mirada le estaba causando estragos en el estomago. ¡Uhg!, allí iba de nuevo.
Blaine por su lado no era para nada un tonto. Conocía esa mirada perdida, ese rostro pensativo, labios fruncidos  y esas manos que no dejaban de moverse la una a la otra constantemente.
—Oye, oye, si te estoy ofreciendo que te quedes es porque seré responsable y no intentare hacer algo indebido. Pero si no quieres quedarte, no lo hagas y ya.—Resoplo, tomando de mala gana los apuntes que había hecho en lo largo de la tarde fingiendo que los repasaba, cuando la verdad es que ni siquiera tenía las fuerzas ni la devoción de leer una letra más. ¡Que había estudiado en una sola tarde y para una sola materia lo que había estudiado en lo largo de su vida!  Además estaba el hecho de que, si bien reconocía que no estuvo bien lo que le hizo a Kurt esa tarde, aunque no era para tanto, o tal vez si, joder qué más daba… el hecho era que le fastidiaba mucho que éste lo tratara como un psicópata incapaz de controlar sus impulso y que aparte de todo le rehuyera. ¡Tampoco es que se lo fuera comer! Bueno, al menos no esa noche.
Pero lo que estaba en cuestión, era que es un poco pesado tratar de mejorar y no recibir un poco de crédito por ello. Cometes un error y todo lo bueno que logras es reemplazado por éste, te vuelven a mirar como un bicho raro. Y si, debía de aceptar que muchas veces sus impulsos le han traicionado comportándose como un imbécil con Kurt, y también estaba el hecho que ya no es el mismo de antes, que —aunque no lo demuestre— estaba haciendo todo lo posible por cambiar para ese chico de ojos impresionantes, para ganarse su confianza y borrar de esos bellos ojos la imagen de ese chico perdido de sí mismo y sin propósito de nada. Y vaya que le estaba costando más de lo que pensaba. 
Pero, ¿Valía la pena? Por supuesto que sí. Kurt, irrevocablemente, era diferente de todos…, diferente en todo aspecto a cada uno de los chicos con los que había estado antes. Blaine ya ni siquiera recuerda el rostro de la última persona que estuvo con él antes de todo ese asunto de la apuesta y toda esa mierda. Sin embargo recordaba cada uno de los besos de Kurt; su forma de hacerle vibrar la piel con el simple rose de esos labios húmedos, en como sus pies pierden resistencia volviéndose de gelatina, y claramente lo que más recuerda es la manera en que esa boca es capaz de hacerlo olvidarse completamente de que este mundo gira en su mismo eje y que todos giramos junto con él. Todo se detiene, se congela, pero su cuerpo y su corazón no se detienen, ellos laten con fuerzas y sin cansancio, siguen más vivos que nada.
Soltó un suspiro…, “claro que vale la pena cambiar sobre todo si la vista es así de hermosa”, se dijo en su mente dejando escapar una pequeña sonrisa. Pero definitivamente ser rechazado de la forma como él había sido, y sobre todo por la persona más le importaba, dolía tanto como una herida abierta.
—Yo… voy a quedarme.—Dijo Kurt balbuceando luego de unos minutos donde se había limitado únicamente a mirar a Blaine y entonces se dio cuenta que era un poco injusto con él. Debía de reconocer que a él no era el único que le afectaba esa extraña situación, a Blaine también le afectaba. Incluso le afectaba mucho más dado que jamás había tenido que esperar tanto por una persona pudorosa y cuadrada como lo era Kurt, el sexo para él nunca había sido una limitación que no pudiera conseguir en cualquier lado. Sin embargo, le estaba echando ganas, Blaine se lo estaba montando impresionantemente y el castaño reconocía su gran de egoísmo y que no había estado dando el crédito debido por ello.
—No tienes porque quedarte sino quieres hacerlo.—Murmuró Blaine con indiferencia,  sin apartar su mirada de los apuntes que ni siquiera estaba leyendo. Se reprendió por dentro por estarse comportado así de frío, pero que podía hacer, así era como respondía cada vez que algo le lastimaba.
«Siempre lo mismo» suspiró el castaño cansadamente, sintiendo el peso del estrés caer sobre sus hombros. Era claro que ellos jamás estarían compenetrados, que individualmente había cosas que les faltaban y los separaba. Sin embargo, Kurt sabía que para armar un rompecabezas no todas las piezas deben de ser iguales, solo deben encajar y eso es lo que hacían él y Blaine, encajaban…, juntos lograban anclar lo que al otro le faltaba,  juntos conseguían ser perfectos.
—Vamos Blaine, deja de portarte tan frio.—Pidió como un niño, moviéndose sobre la orilla la cama para acercarse.
—No lo estoy haciendo.—Respondió quedamente.
—Si, si que lo haces. Ni siquiera me miras.
—Yo solo estoy intentando estudi….
—Ya, ya… te entiendo.—Le interrumpió.—Entiendo completamente que este molesto por mi actitud paranoica y porque también  no estoy dándote el crédito suficiente por lo mucho que te esfuerzas para que esto que tenemos funcione bien para los dos…, bueno,  más bien para mí que para ti. Pero si ayuda de algo, diré lo siento por intentar rechazarte y pues, si he decidido quedarme es porque, aunque seas un pervertido y yo un paranoico, sé que no me obligarías a nada, confió en ti Blaine.—Llevo sus manos a las mejillas del moreno y posteriormente a su cabello para pasar sus blancos y largos dedos por entre los azabaches rizos revueltos y enredados.—¿Entonces no quieres que me quede?—Volvió a preguntar esbozando su más presumible sonrisa, la cual muchas veces había logrado conseguir hacer que su papá le concediera sus berrinches como comprarle sus caramelos preferidos o su colección plumas de colores. 
—Tramposo...—Murmuró Blaine, pensando en que jamás podría estar enojado mirando ese par de ojos hermoso junto con esa sonrisa y que Kurt lo sabía y lo estaba usando a su favor.
—Lo aprendí del mejor.—Admitió el castaño.
—Ya cállate y mejor dame un beso.  
—Lo que usted diga y mande señor.
—Eres un demonio blanquito.—Dijo Blaine tomando entre sus manos los labios que Kurt le estaba ofreciendo.—Ni siquiera tienes idea de lo loco que estoy por ti.
—Tal vez no, pero me lo imagino.
Entonces no espero a que Blaine lo besara, lo hizo él. Le beso atrevidamente hasta quedar tendidos sobre el colcho de la cama y con las bocas sin aliento.
<><><><><> 
—¡Uff! Qué buena cena de la hoy, jamás había comido tanto desde aquel desayuno que preparó tu papá.—Confesó Blaine dándose pequeños golpes en la pansa.—Pero ahora estoy muerto, el estudio me ha dejado completamente exhausto.—Se tiró de golpe sobre la cama quedando boca abajo.—Ahh, creo que hoy dormiré para siempre.
—No seas exagerado, si solo has estudiado una tarde. Además eso te pasa por querer levantar materias a última hora.
—Que te digo nene, estudiar no es mi fuerte.
—Si, claro, todos sabemos lo que es tu fuerte.—Dijo Kurt con sarcasmo, sentándose en la orilla de la cama.
Blaine apoyo su rostro en un codo para poder mirar a Kurt y entonces dijo:
—Sé a qué te refieres…, pero te diré que algún día te darás cuenta de lo magnifico que soy en esa parte y te puedo asegurar, que ese día me pedirás a través de tu deliciosa boquita que te lo haga una y otra vez hasta que me quede completamente seco.
El escarlata se apoderó del rostro Kurt en ese momento, haciéndole arder las mejillas como fervientes llamas de fuego. «¡Ese idiota!» pensó muerto de la vergüenza, pero no se sentía molesto por lo que le dijo. Después de todo él ya sabía cómo era ese capullo pretencioso y aparte él lo había provocado con su comentario.
—Te pusiste rojo, nene.—Atribuyó Blaine, siendo picado por dentro y con ganas de lanzarse una carcajada. No sabía a ciencia abierta si hacia esa clase de burradas porque disfrutaba molestar al puritano de su novio con esa clase de cosas que sabía que lo ponían de los nervios, o simplemente lo hacía porque le encantaba ver esas mejillas rojas como el carmesí y, que en cierto modo, lograba convertir ese rostro perfecto en una verdadera obra de arte digna de admirar.
—¿Lo disfrutas mucho, cierto?—Farfulló Kurt.—Pero veras como algún día yo me burlo de ti.—Añadió con aire esperanzado.
—Buena suerte con eso.—Reto el moreno ensanchando su sonrisa traviesa.
—Bestia.—Replicó el mirada gris.
—Ya, ya…, mejor metámonos a la cama, era de verdad cuando dije que estoy muerto del cansancio.—Sin decir más se puso de pie  y comenzó a desnudarse.
—¿Qué haces?—Pregunto el castaño observando la escena con los ojos como plato.
—Preparándome para dormir, no es obvio tontito.
—Claro, pero ni siquiera has ido a buscar un pijama.
—Bah, paso de ellas. Hace tiempo que no las uso y la verdad es que se duerme mejor solo en calzones. A veces también duermo sin nada.
—Pudiste haber conservado esa última información para ti.—Masculló Kurt.—Pero dime, ¿Qué me pondré yo para dormir? Dado que no tenia en mis planes el que me quedaría no me he traído nada de ropa ni cepillo de dientes.
—En el baño hay un par de cepillos nuevos y puedes dormir al igual que yo, en ropa interior.
—¡Estás loco! 
—¿Qué tiene de malo? Además los dos somos hombres, tu sabes lo que yo tengo y de igual forma yo.
—De eso nada.—Replicó el castaño.—Pasa que jamás he dormido desnudo y no lo voy a hacer ahora, mucho menos ahora que me meteré a la cama con otro, que aparte de todo, es un pervertido. Dios, no, ¡qué vergüenza!
—Ash, sí que eres un paranoico.—Bufó Blaine dirigiéndose al ropero.—Toma, es lo único que tengo que te pueda servir dado que no tengo un pijama que prestarte.
Kurt tomo entre sus manos el pequeño trapo que Blaine le estaba ofreciendo.
—¿Piensas que me pondré esto?—Levanto el pequeño trapo con desdén.
—Pues, dado que prácticamente soy de la misma estatura que tu, es lo único grande que tengo entre mi ropa que pueda taparte. Eso era de mi hermano Cooper y no sé cómo ha llegado en mi ropa.
El Cataño miro aquel centro de color blanco una vez más. Resignado y resoplando por lo bajo se puso de pie.
—Qué más da, al menos me tapara y no tendré que dormir desnudo.—Reflexiono metiéndose al baño y cerrando la puerta presionando el botón para echar llave.
«Joder, en serio es el chico más complejo y diferente que he conocido» pensó Blaine sacándose la camisa por el cuello, estaba  claro que Kurt era todo un caso ¿A qué chico de hoy en día le daba pena dormir solo en ropa interior con otro chico? o en todo caso, ¿Qué chico se encerraba en el baño con llave solo para cambiarse un centro?
Se tiró sobre la cama lleno de cansancio y con una sonrisa picara en el rostro, pensando en lo malditamente adorable que era su chico.
<><><><><> 
 —Oye, ¿todo está bien?—Pregunto quince minutos después de que Kurt se había metido al baño y no hacía el menor de los ruidos.
—Sí, solo me estoy cepillando los dientes.—Contesto éste alzando levemente la voz.
—Carajo, como tarda—Se quejo Blaine.
Pero de pronto la puerta se abrió iluminando la habitación con la luz del baño o tal vez esa fue una señal celestial que indicó al moreno que a su cuarto había llegado de visita, lo que para él fue, la criatura más endemoniadamente sexy que le robo el aliento. —¿Como lo hace?—Susurro casi sin voz aferrado a la idea, de que solo podía existir un hombre en este mundo capaz de llevar puesto sobre su cuerpo solamente un gastado y para nada reluciente pedazo de tela, como lo era aquel centro, y hacer de éste la prenda más excitante.  
—Deja de verme así.—Lo riño Kurt sintiéndose avergonzado ante aquellos par de ojos que ahora eran oscuros y lo devoraban completamente. Caramba, este chico sí que tiene problemas, pensó. El para nada era un bobo y le basto con ver ese par de ojos traviesos para saber los pensamientos que se atravesaban por esa cabeza tétrica y retorcida.
Blaine extendió su mano.
—Ven a la cama…, amor.—Le dijo, haciendo de pronto que el piso que el castaño tenia bajo los pies se sacudiera estruendosamente. Por enésima vez en ese día las mejillas se le pusieron rojas como brazas ardiendo, joder, y el corazón de la nada comenzó a dar aporreos sobre su pecho, como queriendo escapar. Si Kurt no recordaba mal, esa era la primera vez, desde que la vida del uno se vio enmarañada en la otro, que Blaine le decía de esa manera. Típicamente solía llamarle por nene, baby, blanquito y otros más, pero nunca amor.
Cielos, no lo iba a negar…, escuchar esa palabra, y de esa manera tan salidas de la nada, tan natural y espontáneamente,  lo hizo sentirse tan bien que se lleno de la necesidad de abrir la enorme ventana del cuarto y gritarlo al mundo. Pero obviamente, no lo hizo. Se limito simplemente a tomar la mano que le ofrecía la persona que, sin darse cuenta, había conseguido sacarle una sonrisa y se metió bajo las sabanas junto a él.
Blaine se acomodo tras de él, pegándole el pecho a su espalda y con la nariz enterrada en su nuca, haciéndole costilla con el aliento. Con el silencio cerniéndose sobre ambos y los cuerpos unidos brindándose un agradable calor, poco a poco fue sintiendo la pesadez del cansancio caer sobre sus ojos que cerro de pronto hasta quedarse completamente dormido.
<><><><><> 
Dos horas habían pasado desde que las luces habían sido apagadas y no había más que silencio reinando en la oscuridad de aquel cuarto. No obstante, por alguna extraña razón inexplicable, el sueño había abandonado el cuerpo del moreno que no hacía más cosa que apretar los ojos con fuerzas en busca de éste. Resoplo por quinta vez con amargura, parpadeó incansablemente, pero el sueño se veía cada vez más lejano.
—¡Pero que carajos!—Gruñó a la mar de molesto, apretándose con más fuerzas al cuerpo ajeno que tenía entre sus brazos. Acabando con sus opciones enterró su nariz sobre aquellos cabellos castaños suaves y sedosos. Absorbió lo más profundo que pudo su olor delicioso, pensó que tal vez, entre esa dulzura que llegaba a su nariz, encontraría la manera de quedarse dormido pero de igual manera fallo. Su cuerpo no sintió ni el más ápice de sueño, sus ojos estaban más abiertos que nunca, y sin embargo, se vio encontrado en una extraña sensación. Bajo su piel sintió un mesurado calor crecer cada vez más, su cuerpo comenzó a reaccionar extraño, y él conocía esa sensación. Blaine considero que tal vez había sido un error aferrarse mucho al cuerpo del castaño que dormía plácidamente bajo sus brazos, ahora que estaban completamente unidos, podía sentir claramente el rose de sus pieles y el calor que compartían. Si bien no podía ver bajo las sabanas, si se daba cuenta como el centro se le había subido a Kurt hasta el muslo dejando al desnudo esas piernas tan suaves y firmes que se encontraban enredadas con las suyas también desnudas. Prácticamente estaban piel contra piel, y eso a Blaine comenzó a excitarle.
En medio de sus piernas pudo sentir como cierto “amiguito” comenzó a despertarse involuntariamente, la piel de su cuerpo se encontraba cada vez más cliente, ardía y su frente estaba sudada.
—¿Qué me pasa?—Vociferó una vez se encontró frente al espejo de su baño que ni siquiera recordaba el momento en que había llegado allí, por dentro no era más que un vendaval de emociones ardientes que se estrellaban unas con otras, y dejándose llevar por esas emociones se llevo la mano a su “amiguito” que ahora se encontraba completamente erguido.—Ahh.—Gimió con el simple tacto de sus dedos sobre la tela del bóxer, teniendo en ese momento la respuesta.
Había pasado tanto tiempo sin tener el más mínimo contacto carnal, que ahora era su cuerpo quién lo pedía a gritos, le pedía liberación y él añoraba también esa liberación. Se sentó en el inodoro y bajo el bóxer hasta las rodias. Coloco todos los dedos de la mano rodeándole su miembro, el simple tacto de piel desnuda contra piel desnuda provoco en su erección más placer que esta se convirtió dura como el acero. Y entonces comenzó a moverla de arriba abajo, en parsimonia, lenta y placenteramente. 
—Joder, que bien se siente…—Susurró con su corazón acelerado y emocionado, dándole a su mano un poco más de velocidad. Blaine podía contar con los dedos de sus manos las veces que había acudido a la masturbación, y la verdad era, que ni siquiera recordaba haberla utilizado una vez más desde que había cumplido dieciséis años, la edad donde perdió la virginidad en la casa de un chico que conoció en un antro. Desde ese día, jamás tuvo problemas por conseguir sexo, bastaba con ligar con alguien y hacer un mínimo esfuerzo para conseguirlo. Nadie jamás se le había negado, todos siempre querían hacerlo…, todos menos, irónicamente, el chico del cual estaba loca y perdidamente enamorado y que le movía el mundo entero.
Blaine se preguntaba porque, incluso antes de que él y Kurt fueran novios, no había sido capaz de estar con otra persona. Además, antes lo único que los unía era una apuesta, él podía simplemente estar con el chico que quisiera sin sentir que le era infiel a su  ahora novio. Sin embargo, desde aquel día…, aquel día donde todo comenzó,  no había hecho más que rechazar a chico tras chico que se le acercaban con propuestas descaradas y que seguramente el Blaine de antes, el que no tenía en su mente un rostro tan bello robándole cada segundo de su tiempo., hubiera aceptados con ojos chispeantes.
—¿Por qué me torturas de esta manera Kurt, mi Kurt?—Musitó moviendo cada vez más descomunal su mano. Acto seguido, sus pasamientos fueron asaltados por el rostro de un chico con piel blanca como la nieve y ojos de color cambiante. A su mente se vinieron los recuerdos de esa tarde cuando estudiaban, esa tarde cuando Kurt por primera vez desde que estaban juntos le proporciono acceso a su piel que él fue desnudando poco a poco. Recordaba cada centímetro, cada milímetro de esa piel desnuda, de lo maravillosa que era y que se sentía a pecado bajo las yemas de sus dedos.
Un escalofrió le recorrió la espina dorsal sacudiéndole el cuerpo, el solo pensar en esa tarde, en ese momento, en esa piel y en lo que daría porque Kurt le hubiese permitido llegar hasta donde su cuerpo pedía a gritos, le estaba cortando la respiración. Blaine sabía que pronto tocaría con las puntas de sus dedos el clímax, su mano se movía cada vez más rápido y su cuerpo era una bomba de tiempo a punto de explotar.
—Mierda… mierda…mierda…¡¡Ahh!!—Explotó entre jadeos, corriéndose sobre su mano un liquido caliente y viscoso.—Te amo maldita sea.—Susurro con su cuerpo lleno de frenesí y con su mente aún siendo invadida por el rostro de la persona que, imaginariamente, le había provocado el mejor orgasmo de su vida.
Una vez su cuerpo volvió a la normalidad, se subió el bóxer luego de haberse limpiado su parte íntima, se lavo las manos y al salir del baño sus ojos se dirigieron a la figura que se encontraba encima del colcho de su cama. Definitivamente era la vista más hermosa, Kurt dormía plácidamente mientras su cuerpo entero estaba siendo bañado por la luz tenue de la luna que se escabullía por la ventana, parecía que habían sombras a su alrededor pero solo eran las hojas de los arboles que se proyectaban con la luz.
Afuera el viento silbo con canto de júbilo metiéndose a través de la ventana que se encontraba abierta de par en par, moviéndole los mechones de cabellos castaños de Kurt que cayeron sobre su rostro. Ese rostro angelical que aquella noche se veía tan hermoso bajo las sombras y tan inocente que Blaine sintió una punzada de remordimiento calvársele en el pecho al recordar lo sucedido en el baño y que lo realizado, lo había hecho pensando en ese chico con hermoso rostro que dormía tranquilamente y sin la más menor idea.
Pero aún así, el remordimiento que le quemaba el cuello como hierro derretido, no le impidió volver a meterse bajo las sabanas de la cama, pasar sus brazos nuevamente alrededor de su chico y cerrar sus ojos para, lo que quedaba de esa noche, quedarse dormido con la más grande sonrisa en el rostro.

(CONTINUARA…)     

*Los personajes del libro que hacen mención Blaine y Kurt son el Sr. Darcy y Sra. Elizabeth del libro Orgullo y Perjuicio del Autor Jane Austen, que si me lo preguntan a mi, es un clásico súper increíble, se los recomiendo por sino lo han leído, yo lo leí hace años porque lo vi en el librero de una prima y me gusto bastante, a parte que lo leí nuevamente este año allí por abril. Ah, y lo que dijo Blaine sobre los personajes no es verdad el  Darcy no así y Elizabeth definitivamente no es así... solo que ustedes saben como es Blaine y su forma particular de ver y entender las cosas xD.
N/A: Pues nada, eso era todo el capitulo, creo que ya tenía bastante de no escribir un capitulo largo así que ahora que tuve un poco más de tiempo me explaye. Solo espero no les haya aburrido el estira y afloja eterno de Kurt y Blaine que hubo en este capitulo jijijij.
Bien, les mando muchos abrazos de osos, y espero vernos pronto. 
Cuídense mucho!!!!  
avatar
maxi_glee
********-*-
********-*-

Masculino Mensajes : 1071
Fecha de inscripción : 10/07/2013
Edad : 23
Club Achele Nellie


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por gleeclast el Miér Jul 01, 2015 1:41 am

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa me encanto fascino mucho este genial grandioso y muyyyyyyy maravilloso capitulo ojalá pronto kurt y blaine pasen al siguiente nivel me encanto mucho que actualizaras espero actualices pronto ya quiero ver que pasa en el siguiente capitulo lo esperare muyyyyyyyy ansioso me encanta fascina y me gusta mucho esta genial grandiosa y muyyyyyyyyy maravillosa historia
avatar
gleeclast
-*
-*

Masculino Mensajes : 1799
Fecha de inscripción : 26/03/2013
Edad : 20
Klaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: FIC-KLAINE: I Owe It To My Diary.—CAP.#30—"LA PEOR VERGÜENZA"— ACTUALIZADO (21/07/2015)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 11 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... , 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.