Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 2 - P IV
Hoy a las 8:46 am por micky morales

» FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Cap 7
Hoy a las 8:29 am por micky morales

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Parental attachment»
Sáb Oct 21, 2017 8:47 am por Klainefan

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Vie Oct 20, 2017 9:21 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Mar Oct 17, 2017 11:31 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Mar Oct 17, 2017 11:15 pm por 23l1

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 23 y 24
Lun Oct 16, 2017 4:02 pm por JVM

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 3,4 y 5
Lun Oct 16, 2017 10:38 am por 3:)

» BRITTANA CUPIDO PORLOGO,6 y 5
Lun Oct 16, 2017 9:23 am por 3:)

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Epílogo
Jue Sep 14, 2017 7:13 pm por 23l1

» Brittana: Toda la Rabia. Epilogo y Bonus
Jue Ago 24, 2017 10:36 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 21, 2017 10:47 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: NO LE RECLAMES AL AMOR. Epilogo
Mar Ago 15, 2017 8:24 pm por micky morales

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo
Dom Ago 06, 2017 8:06 pm por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Mar Jul 25, 2017 6:07 pm por monica.santander

» [Resuelto]Brittana: Hermanastras con Beneficios.. Actualizado 20-07-17
Jue Jul 20, 2017 6:12 pm por JVM

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
micky morales
 
Isabella28
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

[Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿ el Miér Ago 06, 2014 9:45 pm

Soy una tarada... Hace tanto que no actualizaba, que olvidé por completo cambiarle el nombre al tema. Lo siento!

Gaby Klainer escribió:Que bien que volviste...

Oh Por Glee...

Tantos sentimientos en un capitulo...

Casi muero con lo de Blaine y Tina...No se le pueden dar ordenes a Sue Silvester

Kurt es un sexy capitan Cheerio...

Espero que todos sigan el ejemplo de Rachel y se unan al CLub Glee

Puedo pedirte algo... ¿Podrias disfrazar a Kurt Sexy?

Me dio risa la respuesta a mi comentario...xD yo tambien creo que Darren es """""""""""""""""""""""""Hetero"""""""""""""""""""""""""" Por eso es que se lleva tan bien con Chris


besos


Gracias! Gracias :) He pensado en un buen disfraz... Pero no prometo nada... Aunque tengo mis ideas :)

Gabriela Cruz escribió:Podrías desaparecer a Tina,

Tranquila! Si ahora la odias... Te aseguro que luego la vas a amar :)
avatar
ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿
**
**

Femenino Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 21/05/2014
Edad : 23
Klaine Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por Darrinia el Jue Ago 07, 2014 6:00 am

Hola guapa!!!!!

Me ha encantado... Me alegra que Blaine no se deje de Kurt... Odio cuando en los fics (o en la serie, ya que estamos) aparece como un arrastrado, idiota que no sabe hacer otra cosa que satisfacer a un "Dios perfecto y maravilloso Kurt Hummel" que no comete errores... Sin embargo, en este fic es todo lo contrario y eso me ha conquistado...

Amo Blaintina... No me importaría si los pones como pareja XD... Aunque debo decir que quiero... BLAMTINA... Eso es la perfección en persona... O Blamttany (mi trío de favoritos XD)...

Espero que las cosas no sean fáciles para Kurt...

Esperaré pacientemente el próximo capítulo...

Besos
avatar
Darrinia
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2612
Fecha de inscripción : 24/10/2013
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿ el Miér Ago 13, 2014 2:03 pm

Darrinia escribió:Hola guapa!!!!!

Me ha encantado... Me alegra que Blaine no se deje de Kurt... Odio cuando en los fics (o en la serie, ya que estamos) aparece como un arrastrado, idiota que no sabe hacer otra cosa que satisfacer a un "Dios perfecto y maravilloso Kurt Hummel" que no comete errores... Sin embargo, en este fic es todo lo contrario y eso me ha conquistado...

Amo Blaintina... No me importaría si los pones como pareja XD... Aunque debo decir que quiero... BLAMTINA... Eso es la perfección en persona... O Blamttany (mi trío de favoritos XD)...

Espero que las cosas no sean fáciles para Kurt...

Esperaré pacientemente el próximo capítulo...

Besos

Gracias, y somos dos! A mí tampoco me gusta cuando uno de los dos anda de arrastrado... no es demasiado realista. Y, veré que puedo hacer con respecto a Blam y eso... me gusta esa amistad :)
avatar
ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿
**
**

Femenino Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 21/05/2014
Edad : 23
Klaine Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿ el Miér Ago 13, 2014 2:29 pm

Capítulo 5: “Incoherencias”




Tardé mucho en huir de casa sin ser descubierto, pues mi padre no dejaba de dar vueltas por la casa. Esperé a que comenzara a roncar y entonces me apresuré en salir. Rodé por el pasto, aterrizando bruscamente en el patio trasero. Me sacudí la hierba de encima y corrí hasta donde se suponía, Finn me esperaba. Su cuarto.

Al llegar, trepé con habilidad a su ventana y golpeé el cristal dos veces con mis nudillos.

- Hola – saludó él, con su encantadora sonrisa de medio lado – Creí que ya no vendrías.
- Pues ya ves que cumplí con mi palabra – Finn me tomó por los brazos y me alzó como si no pesase nada, metiéndome en su habitación.
- ¿Tuviste muchas complicaciones? – quiso saber, mientras se acomodaba en su cama, dejándome un espacio junto a él.
- Sólo mi padre, que tardó una eternidad en dormirse, pero nada más – me acurruqué junto a él, mientras Finn me rodeaba con un brazo - ¿No se te hace raro? – pregunté luego de un momento en silencio.
- ¿Qué cosa? – consultó, mirándome curioso.
- Nuestra relación… de amistad – traté de sonar casual.
- No, ¿por qué lo dices? – Finn parecía no entender nada.
- Lo digo porque, son muy pocos los chicos que se visitan a escondidas pasada la una de la madrugada, sólo para hablar un rato – expliqué, mirándolo fijo.
- Tal vez, pero… me gusta pasar tiempo contigo – la sinceridad en sus palabras me tranquilizó.
- A mí también, es mi cosa favorita del día – sonreí feliz y luego nos dedicamos a hablar de mis problemas y de los suyos, hasta que tan sólo faltaban diez minutos para las tres de la mañana – Creo que será mejor que me vaya y duerma un poco, o estaré con un humor de los mil demonios por la mañana.
- Okay, te ayudo – ambos nos despedimos y él me sostuvo, mientras salía por la ventana.



Al llegar, bajé a la cocina por algo de agua, pero entonces oí el chasquido de una puerta abriéndose. Me apresuré a sentarme en el sofá para lucir casual.

- ¿Qué haces despierto a esta hora? – murmuró Blaine, mirándome con expresión somnolienta, mientras bajaba los últimos escalones – Espera, ¿no estarás molesto conmigo?
- De hecho, sí – murmuré, apoyando mi mentón en el dorso de mi mano.
- ¿Qué? ¿Por qué? – se sorprendió él, avanzando hacia mí y sentándose a mi lado en el sofá.
- Siento que estás siendo injusto conmigo – Blaine alzó un ceja sin comprender – Tú tienes mucho más de lo que yo tenía cuando llegué a esa escuela.
- Oh, por favor dime que no es el mismo asunto de nuevo. Kurt, creí que ya habíamos aclarado esto – se recostó con evidente frustración.
- Yo también, pero hoy me di cuenta que no – expliqué – Felicidades, ahora estás en el equipo de futbol… también – añadí lo último con ironía – Además, cantarás conmigo y con Mercedes en la competencia local de animadores. ¿Será necesario aplaudir?
- Kurt, ya… Deja eso, ¿quieres? – Pidió, tomando mis manos entre las suyas, haciéndome estremecer con su tacto – Sólo audicioné para todos los clubes porque quería probar suerte. Jamás creí que me aceptarían en todos.
- Eso no suena muy bien que digamos – me burlé – Lo único que quiero, es la normalidad de regreso. Antes de que tú aparecieras todo era tan malditamente perfecto, que nadie se atrevía a mantenerme la mirada más de cinco segundos… Pero, ahora, todos pasan de mí y me ignoran, como si yo no fuera nadie. Incluso Santana se cree mejor que yo… Y eso no puedo permitirlo.
- Y ¿qué demonios quieres que haga? – Exclamó él, molesto - ¿Qué me largue de Lima?
- No – respondí firme – Que te largues de los animadores, con eso basta.

Blaine me miró con ojos entrecerrados, y el ceño fruncido, para luego ponerse en pie con brusquedad.

- Pues, no cuentes con ello – declaró y subió las escaleras a la velocidad de la luz.






- ¡Kurt! – Chilló Rachel histérica, a penas abrí la puerta de mi casa, para que entrara – Te… tengo un chisme que… ¡Uf, vas a morir!
- ¿Un chisme? – Reí - ¿Intentas quitarle el lugar a Mercedes?
- Es acerca de… - se acercó a mí exageradamente, para luego susurrar – De Blaine.
- Entonces me importa muy poco – respondí, indiferente, mientras subía las escaleras con Rachel siguiéndome – Él puede hacer lo que quiera, de hecho… Mira ahora mismo, ¿lo ves aquí? No, ¿y por qué? Porque al “Señor Acaparador” ya no le queda tiempo para nada.
- Hoylovienelgleeclub… – soltó Rachel tan rápido, que al principio creí que no había escuchado bien – El glee club… Ya sabes que yo me uní, pero hoy Tina llegó con él al salón y habló con el Sr. Schue y se unió… Está en el coro ahora.
- Oh por Dios – musité, dejando que una enorme sonrisa se expandiera por mi rostro - ¡Esto no puede ser más perfecto! – Carcajeé exageradamente, haciendo que Rach me mirara extraño - ¡Él acaba de cavar su propia tumba! Ya no tengo nada de qué preocuparme, porque él ha hecho todo el trabajo por mí – tomé ambas manos de mi amiga y la hice dar brincos de alegría conmigo, aunque ella al parecer, seguía sin entender nada.
- ¿Ok? – dijo la castaña, riendo a medias – Vo… Voy a llamar a las chicas… para saber si vendrán… Se… Se están tardando – sacó su móvil y bajó las escaleras, como si se alejara de un maniaco.

¡Tonta! Aun no comprende que era lo único que él no debía hacer. ¿Blaine quería ser popular? Pues, para eso, hay que unirse a los clubes a dónde van los populares. En un principio, creí que era astuto por unirse a los Cheerios y al equipo de futbol, pero ahora que quiere andar cantando y brincando sobre un escenario, cubierto de purpurina… no le sirve de nada los otros clubes.




- He oído que te uniste a un nuevo club – comenté casual, mientras sacaba leche de la nevera. Me mordí el labio para contener la risa – El glee.
- Así es – contestó él, jugando con su dedo sobre la mesada de la isla de la cocina – Tina me dijo que tenían pocos miembros, y que deben ser al menos doce si quiere competir en lo que sea. Creí que sería bueno echarles una mano – tomé dos copas, y las puse sobre el mesón.
- Hmm, ya veo… Es algo así como, ¿tu buena acción del día? – solté una risita.
- No me malinterpretes – se apuró en decir – El club es genial, esos chicos tienen un gran talento y un optimismo que jamás había visto. Se sobreponen a todos los problemas que se les presentan… son increíbles.
- Son perdedores, Blaine – dije, sonando algo arrogante – Pero bueno, si Tina te ha invitado a participar, ¿por qué no? – mencioné su nombre con sorna.

Ambos nos miramos un rato, fijamente el uno al otro, sin abrir la boca para hablar, pero a la vez, diciendo tanto, solo con nuestra forma de mirar. Eran las tres de la mañana, sin embargo no había rastro de somnolencia en ninguno de los dos.

- ¿Has considerado mi petición? – cuestioné, manteniendo la guerra de miradas.
- Ni por un segundo, no lo haré – respondió, sin cambiar su expresión serena – Audicioné como todo el mundo para poder entrar, me merezco estar ahí.
- De acuerdo, pero… ¿Sabes que serás fácil presa para los gays del McKinley? – Él me miró como si yo fuera un chiflado – Hablo en serio, a ellos les excita el uniforme rojo y blanco. A mí me han acosado un montón de veces, de formas muy poco ortodoxas… Pero claro, yo soy gay también así que no me quejo… De hecho, puede que me una al grupito de acosadores, y valla tras de ti.
- ¿Qué demonios estás diciendo, Kurt? – se echó hacia atrás, con cara de pocos amigos – La noche de ayer, estabas escupiéndome en la cara, diciendo el enorme estorbo que soy para ti, y tu popularidad… Y ¿ahora estás ligando conmigo? ¿Sufres acaso de bipolaridad? Porque eres la persona más incoherente que he conocido.
- O sea que, si intento hacer las paces, ¿soy un bipolar incoherente? – Bufé, poniéndome de pie – Pero si no hago nada, entonces soy una persona que antepone su popularidad a todo lo demás. ¡No hay como agradarte, Blaine! Tal vez sólo debería darte un puñetazo, luego abrazarte, e ignorarte de por vida. ¿Serías feliz con eso? Porque estoy dispuesto a golpearte ahora mismo.
- Kurt, ¿quieres callarte? – Musitó bajo – Vas a despertar a todo mundo.

Más que furioso, tomé mi vaso de leche sin tocar aun, y pasé por su lado, vaciándolo sobre su cabeza. Él profirió un sinfín de maldiciones, mientras se ponía en pie, sorprendido. Yo dejé el vaso en una mesa pequeña, al lado de las escaleras y caminé triunfante hacia mi cuarto.

Estaba por abrir la puerta, cuando Blaine me cogió por el brazo, volteándome y apegándome contra la misma. Su rostro demostraba lo cabreado que estaba, y yo no cooperaba con la sonrisa que no podía contener. Sus ojos me miraban entrecerrados, mientras que su cabello, todo rizado, goteaba frente a mi rostro.

- ¿Por qué demonios has hecho eso? – Susurró entre dientes – Ha sido… lo más estúpido… que he visto de ti… Y he visto mucho.
- ¿Y qué quieres? ¿Una disculpa? – Me burlé en su cara – Pues buena suerte con ello.
- Eres… eres un… - nuestros rostros estaban separados por apenas medio centímetro, y yo no podía evitar mirar sus labios rosados y húmedos por la leche. Eran realmente apetecibles, tanto que… ¡Mierda! ¡Él lo ha notado!

Sus ojos viajaron de los míos a mis labios, y yo casi sufro un ataque al corazón. Su expresión se suavizó, manteniendo su vista fija en mi boca. Sentí la sangre subir a mis mejillas, y mi corazón bombear desenfrenado. ¿Él estaba pensando besarme? ¿Qué debía hacer yo si él lo hacía? ¿A qué sabría su boca? ¿Besará bien? ¿Pero qué demonios estoy pensando? ¡A mí no me gusta Blaine! ¡El que me gusta es Finn! Aunque no puedo negar lo bueno que está mi hermanastro. ¡Dios! Esa maldita palabra… hace que todo sea prohibido.

Sentí que deslizaba su mano, desde mi codo hasta la parte baja de mi espalda. Yo solo dejé caer los brazos a los lados, dándole un mejor acceso. Blaine alzó su otra mano, posicionándola en mi nuca. Apretó su agarre en mi espalda, pegando nuestros cuerpos lentamente. ¡Demonios, va a besarme! ¡Blaine me va a besar! ¡Sí!

Ladeó levemente la cabeza, para que nuestras bocas encajaran a la perfección, para luego acercarse a una velocidad infame, lenta y torturadora. Nuestros labios se rozaron levemente, casi como una caricia realizada con el pétalo de una rosa.

Separé los labios para recibirle, pero un enorme ronquido, proveniente de algún lado, nos hizo dar un respingo y Blaine, cayendo en la cuenta de lo que estaba a punto de hacer, abrió los ojos como plato, y corrió a encerrarse en su cuarto.

Yo quedé petrificado contra mi puerta, sin dejar de sentir aun el roce suave de sus labios. El sabor a leche y a Blaine, me invadía las fosas nasales, convirtiéndose en mi fragancia favorita.

De pronto, como si me hubieran abofeteado, desperté de mi ensoñación. Eso había sido estúpido. ¡A MI NO ME GUSTA BLAINE! Y, aunque tenga que convertirlo en mi mantra, para que se me grave en la cabeza, lo haré. Él no debe gustarme… es prácticamente mi némesis, tratando de robarse mi popularidad. ¡Sí, Kurt, céntrate en eso!

Abrí la puerta de mi cuarto y me enterré bajo las mantas, deseando que mañana todo fuera un sueño.



Al levantarme, lo primero que oí fue un contundente portazo. Bajé las escaleras, encontrándome con Alice, preparando una bandeja de desayuno.

- ¿A un no se ha despertado Blaine? – consulté, pero ella me miró algo apenada.
- Él ya… ya se fue cariño – respondió. Todo el sueño que sentía, se evaporó al oír eso – Si quieres, yo puedo llevarte a la escuela, para que…
- No, no te preocupes, basta con que llame a mis amigas – sonreí tranquilizándola y tomé mi desayuno de mala gana.

Una vez que me vestí, esperé por Rach, quien tardó una eternidad en llegar, aunque aún era temprano.

- Lo siento, había un colapso dos calles más arriba – explicó, mientras yo me montaba en su carro.
- ¿Quieres morir infartada? – Pregunté, siendo incapaz de contenerme, ante lo sucedido ayer, a pesar de que seguí pareciéndome un sueño – Anoche casi fui besado… por Blaine.
- ¡¿Qué?! – Rachel piso a fondo el freno, haciendo que me golpeara la nariz, contra el salpicadero del coche - ¿Me estás tomando el pelo?
- ¡Por Dios, Rachel! – Exclamé, poniendo mi mano sobre mi nariz dolorida – De saber que reaccionarías así, te lo contaba en tierra firme.
- ¿Te ha besado? ¿Qué hiciste? ¿Lo drogaste? – añadió la última pregunta en un tono cómplice.
- No, nada y ¡por supuesto que no! – respondí en orden a sus preguntas, mientras ella retomaba el camino. Bajé la visera de mi lado y me miré en el espejo. Me sorprendí de ver una pequeña cortadura – Demonios – mascullé entre dientes.
- Entonces, ¿cómo has hecho para que un bombón como Blaine, siendo hetero, te besara? - cuestionó, girando en una curva.
- Primero, no nos besamos… - aclaré, enumerando con mi mano derecha – Íbamos a besarnos, incluso me tomó por la cintura y tomó mi cuello… - dije con una enorme sonrisa y los recuerdos flotando a mi alrededor – Y cuando ya me estaba rozando con su boca, nos apartamos asustados, porque oímos un ruido – Rachel me miró sin dar crédito a lo que le contaba – Segundo, no estamos seguros si es hetero, recuerda que dijo haber besado chicos.
- Estando ebrio, cualquiera… - respondió ella con soltura – Una vez me lié con Quinn, en la fiesta que hizo Finn… - se cayó al instante de haber dicho eso, y me miró aterrada. Yo abrí los ojos como platos – Es decir, ambas no sabíamos que eso había pasado, hasta que Puck nos contó… Estábamos demasiado perdidas como para recordar nuestro propio nombre… ¡Así que no me mires así! ¡Si no hubieras estado con gripe, te hubieras cogido a Finn! – me acusó.
- Tienes razón… ¡Maldita gripe! – me quejé, haciendo que ella riera.







El día trascurrió lento, casi como si no quisiera acabar, algo muy poco característico de los viernes. Hoy habíamos planeado con las chicas ir al centro comercial, y ver algunas cosas, tomar helado, ir al cine… Como lo hemos hecho siempre.

- Kurt, ¿puedo hablar contigo un momento? – dijo Finn, apareciendo a mis espaldas.
- Claro, ¿para que soy bueno? – el chico me tomó del brazo y me llevó a un aula vacía.
- Es algo… un poco complicado – se pasó las manos por los costados de su pantalón y soltó el aire que tenía contenido – Digamos que… te gusta alguien, y esa persona es dulce, tierna y siempre te hace reír. Además de ser muy inteligente y talentosa… pero no estás seguro de gustarle – alcé las cejas casi adivinando de quien se trataba. Finn solía ser tan evidente – Aunque se nota que a esa persona le encanta pasar tiempo contigo, porque siempre te busca y hablan por horas. ¿Qué debería hacer? Quiero decir, ¿voy y le digo, “hey, me gustas”, o sólo espero a que las cosas pasen?
- ¡Díselo! – dije sin dudarlo. Cuanto antes lo diga, mejor – Si tú vas y se lo confiesas, esa persona notará lo valiente que eres, y que no temes mostrar tus sentimientos. Sería algo muy romántico y no podría decirte otra cosa, que no sea “tú también me gustas” – dije, lanzando la indirecta, que él no llegó a captar.
- ¿Es… estás seguro? – dudó él, rascándose la nuca sonrojado.
- Al cien por ciento – confirmé ansioso.
- De acuerdo, gracias… aunque tal vez debería preparar algo más elaborado… - dijo más para sí mismo. Yo sólo sonreí complacido – Algo más romántico – se volteó a verme con una sonrisa y besó mi mejilla – Gracias, Kurt.
- De nada.

En cuanto nos separamos en el pasillo, tomé mi móvil y tecleé un mensaje para Rach, Mercedes y Quinn. Las tres ya habían sido puestas al día con lo de Blaine, pero esto era algo mucho más grande.

“Los sueños si se cumplen, y ahora se me van a confesar de la forma más romántica que existe. Mueran de envidia. Finn me dirá lo mucho que le gusto y me pedirá que seamos novios. Acabo de enterarme por boca de él”

Una vez enviado, sonreí satisfecho.

Más tarde, mientras comíamos helado en el centro comercial, les conté con detalle lo que Finn había dicho.

- ¿O sea, que anoche por poco te besa tu hermanastro, y ahora Finn te confiesa amor eterno? – Trató de resumir Rachel – No tienes ni una idea de lo mucho que te envidio.
- Somos dos – añadió Mercedes.
- ¡Tres! – se unió Quinn.
- Lamentablemente, no todos corren con la misma suerte – me encogí de hombros y lamí la cucharilla.
- Yo, en tu lugar – comenzó a decir Quinn – Me tiraba a Blaine, y estaría de novia con Finn. Después de todo, en el instituto todos saben que son hermanastros, por lo que sería algo horrible, pero en casa no está Finn y ambos están solos. Quedará entre familia – me guiñó un ojo y yo negué con la cabeza.
- ¡Por Dios! Estoy escandalizado – reí – Ustedes saben lo mucho que me gusta Finn, y que jamás lo cambiaría por un rollo con Blaine, aunque esté buenísimo.
- Sigo envidiándote profundamente – alegó Rachel.

Todos reímos y luego continuamos con nuestras compras.





Llegué a casa cuando el sol casi se ocultaba. No alcancé a poner la llave en la cerradura, cuando la puerta se abrió de golpe y un ataviado Blaine, recién salido de la ducha, casi se estampa contra mí.


- Oh, lo… lo siento… no… - balbuceó.
- Yo tampoco – lo interrumpí - ¿Dónde vas? – no creía que respondería a mi pregunta, luego de lo ocurrido, pero lo hizo.
- Los chicos me invitaron a jugar x-box, y luego comeremos una pizzas, ya sabes – se oía tranquilo, tal vez lo de anoche no fue importante para él. Pero, ¿entonces por qué huyo esta mañana?
- Un momento – lo frené - ¿Los chicos? ¿Qué chicos?
- Pues Finn, Puck, Sam, Mike… - dijo obvio.
- ¿Mis chicos? – Bufé – Y ¿por qué no me han llamado a mí? Ellos siempre lo hacen.
- Ya, pero es que ahora pedirán las pizzas, y como tú no juegas – se encogió de hombros – Bueno, nos vemos a la noche – bajó la escalinata a medio trote - ¡Dile a mi madre que he salido! ¡Gracias! – gritó, mientras se alejaba y se subía al carro.

Giré sobre mis talones, aun con la expresión de desconcierto en mi rostro. Simplemente no podía creerlo. Entré a mi casa y miré el lugar como si fuera la primera vez que lo hacía. Se sentía tan vacío que…

Caminé a la cocina y saqué un poco de jugo, luego me senté sobre el sofá, o más bien dicho, me recosté sobre éste. Vi la tele un rato, pasando los canales, sin que ninguno llamara mi atención. Estaba perdiéndome a mí mismo. Éste no era yo.

¿Qué demonios me pasa? Yo no debería temer que mis amigos de toda la vida me cambien por un chico que acaban de conocer. Tampoco tendría que estar temiendo que la corona de la popularidad sea arrebatada de mi cabeza. Llevo gobernando esa jodida escuela por tanto tiempo que ya no es extraño para nadie que yo de las órdenes.

Tal vez sólo deba imponerme como lo he hecho todos estos años frente a los nuevos. No porque Blaine sea… bueno, viva conmigo… quedará exento del trato normal. Así debía ser desde el principio.




No sé exactamente en qué momento me dormí, pero poco a poco el sueño se fue esfumando en cuanto sentí unas manos que me movían.

- ¿Kurt? – la voz de mi padre me sentó de maravilla. Por fin alguien en casa.
- Hola, papá – murmuré con la voz ronca debido al sueño - ¿Qué hora es?
- Pues, falta un poco para las once – respondió, acomodándose a mi lado en el sofá - ¿Dónde está Blaine?
- Robándose a mis amigos – respondí sin pensar.
- ¿Qué? – Mi padre me miró extrañado - ¿De qué hablas?
- No, nada, sólo… olvídalo, ¿quieres? – balbuceé. Sinceramente no quería hablar de esto con mi padre.
- Hijo, ¿hay algún problema? Sabes que puedes decírmelo – usó su sutil tono para persuadirme.
- Papá, enserio… no es nada – traté de esquivar su mirada penetrante.
- Kurt, ¿pasa algo malo con Blaine? Necesito saberlo – insistió. Yo me mantuve en silencio, mirando mis zapatos – Sé que tal vez fue algo precipitado para ti, el que Alice y Blaine vinieran a vivir con nosotros tan pronto, pero quiero que sepas que eres mi hijo, y por ende mi prioridad. Jamás antepondría mi felicidad por encima de tu bienestar… Es por eso que, si algo va mal, o si Blaine está haciendo algo que a ti te lastima o te hiere… me lo hagas saber, porque de otra forma no sabré cómo ayudarte.
- No, papá… él no me ha hecho nada… Yo sólo estoy algo preocupado de que…
- ¿De qué? – me instó a continuar mi padre.
- Es que Blaine se ha unido a todos los clubes… Todos… - mi padre no parecía comprender – Literalmente escribió su nombre en todas las fichas de inscripción que encontró – fui más específico, y él asintió en comprensión – Incluso en los Cheerios, y por poco me sacan a mí, por culpa de él.
- ¿Qué? ¿Por qué? – quiso saber mi padre.
- Es que la entrenadora quiere que cantemos juntos en la competencia estatal y yo le hice ver que él apenas se está integrando, y aún no conoce el funcionamiento y todo eso… pero ella no entró en razón.

Mi progenitor miró hacia el frente, volviendo a asentir.

- Y para qué vamos a hablar de los demás clubes – seguí con más confianza – Se ha unido al equipo de futbol, y se postuló para presidente de la clase… Hasta se metió en el coro. Él pretende acapararlo todo en el primer mes de clases y… eso no es normal. ¿Sabes dónde está ahora? Jugando videojuegos con MIS amigos, como si fueran los suyos – recalqué la posesión – No sé qué pretende con todo esto o si simplemente quiere dejarme sin amigos, ni animadores… Está siendo muy egoísta – finalicé, alzando la vista hacia el vestíbulo, donde un dolido Blaine, me miraba con sus ojos cristalizados y el ceño profundamente fruncido.

Él no dijo nada, sólo mantuvo su mirada llena de dolor en mí y caminó a toda prisa hacia la escalera.

Mi padre se había puesto de pie, sin que yo me percatara, siguiendo a Blaine hacia el segundo piso. Me petrifiqué en el asiento y me sentí horrible por haberle dicho todas esas cosas a papá.





Sabía que si quería arreglar algo con Blaine, debía esperar hasta la madrugada. Él jamás faltaba cuando nos peleábamos así que, sólo tenía que bajar y aclarar las cosas con él.

En cuanto el reloj marcó las 3 am. Me envolví en una manta y bajé a medio trote, esperanzado de que en cualquier momento saliera de entre las sombras de la sala, con su camiseta sin mangas y su bóxer ajustado. Pero eso no pasó.

Esperé entonces por alrededor de hora y media, obteniendo el mismo resultado. Él no bajaría. ¡Demonios!

Subí rápidamente e irrumpí en su cuarto, el cual no había pisado desde que se lo enseñé el primer día que llegó. En penumbra no podía apreciar si es que él había realizado algún cambio o no, pero eso no me importaba ahora.


- ¿No piensas bajar para arreglar esto? – susurré, sabiendo que él estaba despierto.
- No – fue todo lo que dijo, conservando su posición bajo las mantas.
- Blaine, por favor… déjame explicarte que…
- ¡Basta! – me silenció, saliendo de debajo del edredón de improviso, haciendo que retrocediera dos pasos con el rápido movimiento de su mano al apartar la manta - ¡Estoy cansado de esta mierda, Kurt! ¡Ya no quiero oírte más!
- Pero, ni siquiera sabes qué fue lo que…
- ¿Es que no te das cuenta? ¡No necesito que me expliques nada, porque ya sé cómo es esto! – Bufó, poniéndose de pie y plantándome cara – Cada vez que tienes la oportunidad, repites exactamente las mismas palabras que le has dicho a tu padre. Dime, ¿cómo vas a explicar eso? Sé que me detestas por estar amenazando tu trono – alzó las manos gesticulando frente a mí – O cómo demonios sea que lo llames. Créeme… ¡NO-ME-INTERESA! ¡No quiero tu popularidad llena de frivolidades y estupideces! Yo… - se apuntó el pecho con fuerza – Yo no necesito las adulaciones baratas de nadie, para caminar por el pasillo de la escuela con la frente en alto. No necesito humillar a nadie para hacerme un sitio en la cafetería… Ni necesito un cartel de neón sobre mi cabeza que diga que soy el rey, para gobernar tu instituto… No necesito nada de eso, no lo quiero… ¡Muchas gracias! Pero esas vanalidades te las dejo todas a ti y puedes hacer con ellas lo que te plazca.
- ¡Y entonces qué demonios quieres! ¿Por qué cada cosa que haces, parece hecha para joderme a mí? – grité con furia.
- A diferencia de ti, sólo lo hago por integrarme y pasar un año escolar rodeado de amigos y personas valiosas – respondió, mirándome con intensidad – Si vas a Dalton y preguntas por mí, todos sabrán de quien hablas… Pero jamás me reconocerán como el rey o el popular que pasaba por encima de los demás… Si no como el chico con el cual todos podían contar, a quien todos le pedían ayuda o simplemente un minuto para hablar… Un chico servicial… un buen amigo… No una cáscara bonita, pero vacía por dentro, que sólo acudía a los demás cuando necesitaba obtener algo de ellos… como tú lo haces – sus palabras fueron como un golpe en mi estómago, dejándome sin aliento, ni qué decir.

Había herido mi orgullo y mucho más que eso… Me hacía sentir un monstruo con todo lo que acababa de decir. ¿Yo era así? ¿Esta era la forma en que los demás me veían? No podía ser cierto.

- ¡Ahora sal de mi cuarto y hazme el favor de no volver a entrar! – exclamó, cogiéndome del brazo y sacándome del interior de la habitación. Cerrando la puerta en mi cara, posteriormente.

------------------------------------------------------------------------------

¿USTEDES QUÉ CREEN? ¿SE LE PASÓ UN POCO LA MANO A NUESTRO BLAINEY? ¿O ES KURT QUIEN TIENE LA RAZÓN?
avatar
ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿
**
**

Femenino Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 21/05/2014
Edad : 23
Klaine Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por Darrinia el Miér Ago 13, 2014 4:16 pm

Hola!!!!!

Lo siento (sobre todo porque seré la única) pero estoy del lado de mi B-Days... Sé que casi todos (y digo bien, CASI) son fans de Kurt y le perdonan cualquier cosa (yo bien sé eso) pero en mi caso, Kurt no es un Dios traído a la tierra...

Y si soy objetiva... ¿Qué es lo que ha hecho Blaine mal? Simplemente ha intentado divertirse y ser él mismo, conocer gente y hacer amigos... Es Kurt el egoísta y narcisista que le molesta que los demás tengan una vida que no implique lamerle el culo... Y eso no me gusta...

Espero que Blaine conozca a alguien (mi mente desea a una persona en concreto, pero sé que estoy sola en eso) que consiga darle celos a Kurt...

Espero que actualices pronto...

Besos
avatar
Darrinia
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2612
Fecha de inscripción : 24/10/2013
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por Gabriela Cruz el Miér Ago 13, 2014 4:22 pm

Por fin hasta que Blaine pone en su lugar a Kurt, espero que Kurt rectifique
avatar
Gabriela Cruz
-*-*
-*-*

Mensajes : 3117
Fecha de inscripción : 07/04/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿ el Dom Ago 17, 2014 10:54 pm

Darrinia escribió:Hola!!!!!

Lo siento (sobre todo porque seré la única) pero estoy del lado de mi B-Days... Sé que casi todos (y digo bien, CASI) son fans de Kurt y le perdonan cualquier cosa (yo bien sé eso) pero en mi caso, Kurt no es un Dios traído a la tierra...

Hola!
Hey! hey! No eres la única acaso no has visto quién escribe el fic ;)
Pero bueno, Blaine es algo así como el "cable a tierra" de Kurt, el que le hace explotar en la cara la burbuja en la cual vive :)


Darrinia escribió:Y si soy objetiva... ¿Qué es lo que ha hecho Blaine mal? Simplemente ha intentado divertirse y ser él mismo, conocer gente y hacer amigos... Es Kurt el egoísta y narcisista que le molesta que los demás tengan una vida que no implique lamerle el culo... Y eso no me gusta...

Vamos! Tampoco hay que ser tan malas con Kurt, él simplemente nunca había tenido a alguien que le hiciera sombra, es todo

Darrinia escribió:Espero que Blaine conozca a alguien (mi mente desea a una persona en concreto, pero sé que estoy sola en eso) que consiga darle celos a Kurt...

Espero que actualices pronto...

Besos

Jajaja... tu mente tendrá que mantenerse en calma por ahora, ya que aún falta mucha historia por delante para este par... Pero prometo compensarte ;)

Gabriela Cruz escribió:Por fin hasta que Blaine pone en su lugar a Kurt, espero que Kurt rectifique

Creo que Kurt es alguien que no cambia facilmente... ¿Será que Blaine lo haga cambiar? Esperemos que sí.
avatar
ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿
**
**

Femenino Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 21/05/2014
Edad : 23
Klaine Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿ el Dom Ago 17, 2014 11:15 pm

Capítulo 6: “A Solas”



Luego del enfrentamiento con Blaine, ambos dejamos de cruzar palabras. Ninguno estaba dispuesto a dar su brazo a torcer y yo no podía dejar de bajar todas las noches a las 3 am de forma puntual, viendo cómo él hacía lo mismo, pero jamás dejé que él me viera.

Una semana pasó antes de que alguno de los dos le dirigiera la palabra al otro, hasta esa tarde en que decidí invitar a Finn a casa para ver una película.

Habíamos planeado algo así como una cita, aunque Finn no lo veía así. Pero, quizá esto le ayudara con su confesión, puesto que desde que me había comentado que le gustaba alguien, no me ha dicho absolutamente nada más y me niego rotundamente a creer que se trataba de alguien más que no fuera yo.

- Siéntete como en casa – dije, entrando junto con Finn a la casa, que gracias a Dios, se encontraba vacía. Papá en el taller, Alice seguramente de compras y Blaine… en sus clubes, o planeando su discurso como presidente de la clase.
- ¿Qué película vamos a ver? – preguntó él, quitándose la chaqueta y acomodándose en el sofá.
- No lo sé, escoge alguna que te guste. Iré por palomitas – sugerí, encaminándome hacia la cocina.

Optamos por ver “Avengers”, aunque no fuera de mi agrado, eso no importaba con tal de tener a Finn contento.

Mientras estábamos acurrucados en el sofá, él comenzó a juguetear con mi cabello, haciéndome delirar con su suave tacto. Poco a poco, fue descendiendo hasta mi oreja, acariciando el lóbulo de esta. Disimuladamente me volteé a mirarle y me sorprendió hallar sus ojos fijos en mí. Una corriente eléctrica me atravesó el cuerpo de punta a punta.

Su mano no se detuvo, a pesar de que ambos estábamos teniendo una guerra de miradas. La película quedó en el olvido, mientras nuestros ojos se perdían en los del otro. Sentí que su vista se centraba en mi boca, haciéndome recordar a un húmedo chico de cabello azabache y rizado, goteando leche tibia sobre mi pijama. Entonces, unos deseos enormes de besarlo se apoderaron de mí, y sin miramientos, tomé la iniciativa de acercarme a su boca.

- ¡Mamá, estoy en casa! – gritó una voz familiar, haciéndome pegar un brinco a cinco milímetros de la boca de Finn. Retrocedí como electrocutado por él y volteé mi mirada al recién llegado para fulminarlo con ella – Oh, hola Finn… No sabía que estabas aquí… - ¡claro, y a mí ni los buenos días!
- Sí, em… Kurt me invitó a ver una película, pero creo que ya se me hizo tarde – comenzó a ponerse de pie, sin mirarme y con la cara enrojecida de vergüenza.
- No, no tienes porqué irte – me apresuré en decir, pero él ya iba a medio camino hacia la puerta, poniéndose la chaqueta rápidamente.
- En serio, no puedo quedarme, Kurt… - miró a Blaine y chocaron los puños con familiaridad – Nos vemos mañana – murmuró y desapareció junto con un portazo.

Tratando de no enloquecer, tomé una almohada del sofá y estampé mi rostro contra ella, gritando con todas mis fuerzas. Necesitaba sacar toda mi frustración y el almohadón contenía a la perfección el ruido. Sabía que a dos metros, Blaine me estaba mirando como si yo hubiera enloquecido, pero no podía importarme menos.

Una vez que me cansé de gritar, arrojé con violencia la almohada al pecho de Blaine, escupiéndole un “Gracias” y subí a la carrera hacia mi cuarto, encerrándome en él.

Estaba simplemente perplejo. Esta era la segunda vez que pasaba lo mismo… ¿Es que acaso tengo prohibido besar? Cada vez que lo intento, algo pasa… Pero eso no es lo que me tiene más consternado… sino el hecho de que iba a besar a Finn, pensando en Blaine, lo cual es una completa locura. El recuerdo tan lúcido de la noche en que casi nos besamos inundó mi mente, mientras tenía a Finn a cinco centímetros y sólo por eso me arrojé sobre él… ¿Qué demonios pasa conmigo? Estoy comportándome como un idiota.



Las 3 am. Me puse mi albornoz y bajé. Era estúpido, porque sabía que no sería capaz de encarar a Blaine, pero necesitaba hacerlo hoy… porque estaba odiándolo tanto que ya no era sano. ¿Cómo se puede odiar y desear a una persona al mismo tiempo? Eso no es posible, no puede serlo.

Esta vez la lamparilla junto al sofá, se encendió en cuanto llegué al vestíbulo, y Blaine se puso en pie frente a mí.


- ¿Insomnio otra vez? – murmuró bajo, sin mirarme a los ojos.
- Prefiero llamarlo ira contenida – respondí con dureza – Estoy tan furioso que simplemente no puedo dormir.
- Yo soy quien debería estarlo, pero sin embargo estoy aquí, nuevamente dándote la oportunidad de una disculpa.
- ¿Y por qué crees que voy a disculparme después de lo que has hecho esta tarde? – le increpé.
- ¿De qué estás hablando? Yo no he hecho nada – la confusión era evidente en su rostro.
- Claro que sí ¡Arruinaste el momento más importante de mi vida! – Bufé, apuntándole el pecho con un dedo – Hubiera besado a Finn de no ser porque tu llegaste – solté sin inhibiciones. Me sorprendió la expresión molesta y el ceño fruncido en la cara de Blaine.
- ¿Qué? – balbuceó en un susurro.
- Eso, arruinaste mi primer beso con Finn, y créeme que vas a lamentarlo – amenacé, pero él parecía sumido en sus propios pensamientos.
- No sabía que… que tú y… Finn…
- Pues ahora lo sabes. Y estuve esperando por dos malditos años que esta oportunidad se presentara – mi frustración se iba incrementando con cada palabra que salía de mi boca.
- Supongo que debes estar muy cabreado entonces – su rostro se relajó, volviendo al de antes – Lo siento. Pero eso no quita lo que tú hiciste.
- Nadie es perfecto – me justifiqué, alzando una ceja altaneramente – Ni siquiera yo.

Una sonrisa de improviso, me desarmó.

- ¿Alguna vez dejas de ser tan… tú? – rió tranquilamente.
- Tomaré eso como un cumplido y diré que no. Amo como soy – no comprendía su comportamiento.
- Ven aquí – murmuró, arrastrándome hacia la cocina, donde había dos vasos servidos con leche, uno frente al otro. Ambos nos sentamos en silencio – Sé que la otra noche dije cosas que tal vez te lastimaron. Y me siento muy mal por ello, pero eso no quita que es lo que siento y pienso. No pretendo ser arrogante, sino completamente franco contigo, como lo soy con todo mundo. Así como hay cosas que debes odiar de mí… yo también tengo mi listado de cosas que no soporto de ti.

Me limité únicamente a asentir, ladeando mi cabeza y alzando mis cejas, para demostrar que no era de mi agrado aquello del “listado”. Él tomó mis manos por sobre el mesón de la isla de la cocina y las envolvió con las suyas.

- Me encantaría poder llevar la fiesta en paz contigo – añadió – Y sin te soy sincero, odio las peleas y discusiones tontas que tenemos. Preferiría mil veces que me golpearas, a que te molestaras conmigo.
- Tomo nota – bromeé, relajándome.
- ¿No es que vayas a realmente golpearme, o sí? – yo confirmé con una mirada y luego reí.
- ¿En serio crees que podría pegarte? ¿Aún si quisiera hacerlo? – dudé.
- No lo creo – presionó más el agarre de nuestras manos y me miró casi con dulzura.




Ya tan sólo falta una semana para la bendita fiesta, que aún no sé cómo llevar a cabo luego de que todo se fuera al carajo hace dos semanas.

Blaine continuó en las animadoras, tal y como me lo hizo saber. No tiene ni la más mínima intención de retractarse de ello, y por ende, cada día se hace mucho más popular en McKinley. Ahora todo el mundo lo conoce, e incluso algunos tienen la osadía de ponerlo al mismo nivel que yo. Eso sin contar con que tiene a casi toda la escuela decidida a votar por él en las elecciones de presidente de la clase.

Si bien en un principio lo consideré una idiotez, hoy en día ya no pienso que lo sea. Ha abarcado mucho más terreno del que jamás me hubiera imaginado y no sé cómo demonios pararlo de una buena vez. He pensado en poner a circular rumores en la escuela, para bajarle los humos, pero creo que eso sería caer demasiado bajo.

Aunque lo peor comenzó cuando los chicos convirtieron a Blaine en uno de ellos. Ahora ya no es a mí a quien llaman cada vez que se juntan a jugar con la consola… sino que es a él. De hecho, está de íntimo con Finn y Puck, pues desde que está también en el equipo, no se separan ni para meterse a las duchas.

Lo que me preocupa es que, hace una semana Finn me comentó que les había estado hablando del club glee y que sería genial que entraran. Yo me aterré al punto que casi sufro un paro cardíaco. No daba crédito a lo que oía, y peor aún, darme cuenta de que Finn estaba considerándolo, al igual que Noah.

Y, si hablamos de Blaine, no puede quedar fuera la que parece ser su maldita sombra. Tina Cohen Chang. Pasan tanto tiempo juntos, que todo el mundo ya asume que están saliendo.

Lentamente estoy sintiendo que todo mi sacrificio de años, se va directo a la basura.



- ¿Qué te parece esta canción? – me preguntó Finn, presionando el botón de “play” de su mp4.
- Stand by you… es bastante linda y una de mis favoritas – respondí. Luego de oír más de la mitad. ¿Será que quiere dedicármela?
- He pensado mucho y… - abrí los ojos, expectante – Creo que sería perfecta para mi audición al glee.
- ¿El Glee? – Bufé, incrédulo - ¿De qué demonios estás hablando? ¿Acaso no te bastó con lo del otro día?
- Es que no le veo lo malo – se defendió vagamente.
- Está lleno de perdedores, tu reputación se irá por un tubo y tendrías que despedirte de tu popularidad… incluso de tu puesto como quarterback – resumí.
- Blaine está dentro, y él no es ningún perdedor. Al contrario, ¿sabías que todos votarán por él para presidente? – sentí que la sangre me hervía en las venas.
- ¿Por qué? ¿Qué es lo que lo hace tan perfecto? ¿Qué te dijo para que ahora quieras ser su perrito faldero y seguirlo ciegamente a donde sea que él vaya y hacer todo lo que él hace? ¡Dime! – grité, perdiendo los estribos.
- ¡Mierda, Kurt! ¿Puedes calmarte y dejar de gritar? – Finn alzó las manos en un intento de contenerme.
- ¡No! – Chillé - ¡No quiero calmarme!
- No creí que le tuvieras celos – murmuró, sentándose en su cama.
- ¿Celos? – Mi voz se elevó un par de octavas - ¡Yo no tengo celos! ¡Y por ti, puedes irte a freír espárragos! ¡Ya no vuelvas a pedir mis consejos, si luego irás corriendo a donde Blaine te diga, como si todo fuera un jodido juego de “Simón dice”!

Salí del cuarto de Finn, dando el más escandaloso de los portazos y corriendo hacia la puerta principal. Ni siquiera me despedí de Carole, su madre, quien me miró salir desde la cocina.

La ira y la impotencia, hacía que mi cabeza doliera, y las lágrimas ardieran desesperadas por salir. Pero las contuve, porque no le daría en el gusto a mi debilidad de ponerme a llorar en plena calle.

No muy seguro de cuanto lo soportaría, corrí para llegar lo más rápido posible a encerrarme a mi cuarto.




- ¿Y sólo por eso lo mandaste a la mierda? – cuestionó Rachel.
- No puedo creerlo – se sumó Quinn.
- Eso fue muy egoísta, Kurt – añadió Mercedes - ¿Y dices que lo amas?
- Esto no tiene nada que ver con amor… Él quería unirse al club glee – las miré a todas, una por una, para enfatizar la última frase – Sin ofender, Rach.
- De cierta forma extraña… ya me he acostumbrado – dijo ella como si nada.
- Yo sigo creyendo que eso fue egoísta – acotó Mercedes – Blaine es un chico muy agradable – me señaló con un dedo amenazante – ¡Digas lo que digas, lo es! Hemos compartido un par de clases y fue él quien se acercó, preguntando si a mí no me molestaba su compañía y luego ya no había clase en que no nos juntáramos.
- ¿Y me lo dices ahora? – dije ofendido por su traición.
- Yo también he compartido un par de clases con él – musitó la rubia, alzando su mano como si estuviera pidiendo la palabra en clases – Y, créeme que es cien por ciento hetero. Estoy segura de que ha intentado ligar conmigo.
- ¡Dios! Con ustedes creo que no necesito enemigos – me quejé, poniéndome en pie con mi bandeja – Prefiero no comer, a sentarme con un par de traidoras – melodramáticamente, me fui del lado de las chicas y me deshice de la bandeja para salir de la cafetería.

Esto cada vez empeoraba más. ¿Y qué rayos se supone que haga yo? Ya no cuento ni con el apoyo de mis propias amigas, porque creen que estoy comportándome de forma egoísta con él. ¡Ash!

De todos modos, ¿quién las necesita?



Este día fue horriblemente largo, estuve solo y me peleé con todo mundo. Puck intentó uno de sus juegos extraños y lo insulté groseramente. Además de equivocarme en un ejercicio matemático, cuando el profesor me hizo ir al pizarrón. Todos se rieron de mí como si yo no fuera nadie y terminé por tratarlos de idiotas, pero con eso sólo conseguí que el profesor me mandara a dirección. Por suerte, Figgins sólo me dijo que debía contenerme y no explotar, y que todo era culpa de la entrenadora Sylvester por inculcarnos de forma violenta que no nos dejemos pasar a llevar, por lo que salí de inmediato de la oficina del director.

Al llegar a casa, noté que había un par de maletas en el vestíbulo. Abrí los ojos sorprendido, creyendo lo peor. ¿Será que mi padre rompió con Alice y ahora ellos se devuelven a Westerville?

Las risas de la segunda planta me hicieron echar a un lado mis cavilaciones.

- Papá, estoy en casa – vociferé, mientras me sacaba el bolso y lo colgaba tras la puerta.
- Kurt, que bien que has llegado, así podrás darle el recado a Blaine.
- ¿Recado? ¿De qué hablan, y por qué hay maletas aquí? – mi padre bajó las escaleras rápidamente y besó mi mejilla en saludo.
- Pues, son nuestras maletas – señaló a Alice, quien aparecía en el rellano de la escalera – Y el recado es… que nos vamos a desaparecer este fin de semana. Su hermano nos invitó a pasar los días en su casa de campo, que está cerca de un lago. Así que nos vemos el lunes – besó mi frente y tomó dos de las maletas, para llevarlas fuera.

Me quedé pensando un poco en lo que acababa de decir mi padre. Es decir, que tendré la casa sola un fin de semana, con Blaine… ¿Estar a solas con Blaine? No sé si sea algo bueno o malo.

Esperé hasta que las llantas resonaron contra el asfalto de la calle y el vehículo desapareció. Corrí a mi cuarto, pero me detuve una vez que estuve dentro de éste. ¿Qué se supone que haga? Finn no querrá verme, y las chicas son unas traidoras. Fuera de ellos, no tengo más amigos con los cuales hacer planes para este fin de semana.

Me lancé sobre la cama, lanzando un bufido frustrado. Más tarde, el sonido de una puerta al cerrarse, me despertó. Miré la hora en mi móvil, y sólo entonces fui consciente de que había dormido toda la tarde. Señal más que clara de que comenzaba a tener depresión.

- ¡Mamá! – Oí llamar a Blaine desde la sala - ¡Mamá!... ¡Burt! – Ante el silencio, lo sentí subir los escalones a la carrera - ¡Mamá! ¡Ya estoy en casa! – Insistió - ¿Kurt? - ¡Bingo! – Kurt, ¿dónde está todo mundo?
- Se han ido a la casa de tu tío – expliqué con voz monótona, sin abrir ni siquiera los ojos, manteniendo mi posición sobre mi cama – Ese que tiene un lago cerca.
- Oh… Y… ¿cuándo volverán? – preguntó.
- El lunes – no dije nada más, y esperé a que él se fuera a su cuarto.
- Bien, ¿qué hacemos entonces? – Su proposición me tomó por sorpresa - ¿Vemos una película? ¿Encargamos sushi? ¿O una pizza?

Me alcé en la cama, ayudándome de mis codos, para mirarlo y asegurarme de que no fuera mi mente jugándome una mala pasada. Al parecer él hablaba muy en serio. ¿Pero qué demonios pasa por la cabeza de este chico? ¿Acaso no se ha dado cuenta de que él es el principal motivo por el cual me he peleado con medio mundo? Y, aun así, ¿pretende que haga de cuenta que nada ha pasado y veamos una película? ¡Está verdaderamente mal! ¡Muy, muy equivocado!

- No, gracias – fue todo lo que pude decir, para no soltar a “Hulk” de mi interior.
- ¿Qué quieres decir con “no, gracias”? – cuestionó, moviendo la cabeza, mientras hablaba.
- Quiero decir que no me importa lo que hagas este fin de semana, mientras a mí no me molestes – farfullé entre dientes – No quiero que te esfuerces en ser amable conmigo, cuando sé que me odias tanto como yo a ti.
- Yo no te odio…
- ¡No me importa! – Exploté - ¡Sólo sal de aquí y cierra la maldita puerta!

Él alzó las manos en señal de rendición y cerró tras de sí la puerta, regresándome a la soledad que llevaba acompañándome desde esta mañana.



Esa noche no bajé a cenar, ni tampoco a la madrugada. Simplemente me quedé mirando a la nada, hasta que mi despertador sonó. No me di cuenta del pasar de las horas, pero qué más da, si ya era hora de levantarme.

Me metí a la ducha de forma mecánica, luego me vestí y me arreglé el cabello frente al espejo.

Al bajar, me llevé la gran sorpresa de que había un contundente desayuno esperándome sobre la mesa, con algo escrito en un papel doblado.

Lo tomé y leí su contenido.

“No sé qué pasa contigo, y sé que es un riesgo tratar de averiguarlo, tratándose de ti. Pero como ya te he dicho, pretendo llevar la fiesta en paz… a pesar de todo.- Blaine”

Mis muros crepitaron sobre el suelo ante su gesto tan noble y dulce. ¿Por qué no podía ser simplemente alguien horrible conmigo? Así podría odiarlo sin cargo de consciencia.

Me senté y disfruté de mi desayuno, descubriendo que realmente tenía mucha hambre, por no haber cenado.

Como no veía a Blaine por ningún lado, decidí darme a la tarea de ordenar la casa. Era algo que solía hacer los sábados, antes de que Alice llegara a vivir con nosotros, por lo que no sería nada raro y me serviría para distraerme.

Conecté mi mp4 al equipo de música de la sala y comencé mi tarea.

Mientras limpiaba la cocina, oí la puerta cerrarse.

- ¿No me has esperado para ayudarte con las labores domésticas? – dijo Blaine, depositando un par de bolsas sobre la isla de la cocina.
- No te preocupes, yo puedo solo – traté de sonar amable, pero no lo logré.
- ¡Vamos! Déjame ayudarte – insistió él.
- De acuerdo, aunque sólo me falta la sala – expliqué, avanzando a través de la estancia - ¿Y qué es eso que has traído?
- Pues, tenía ganas de comer algo especial, así que fui al supermercado a comprar algunos ingredientes que faltaban – finalizó con un encogimiento de hombros, luego su expresión cambió, mientras apuntaba el equipo de música - ¡Adoro esa canción!



- ¿En serio? – alcé una ceja incrédulo.
- Por supuesto que sí, ¡Es totalmente asombrosa! – la canción resonó por la sala y él comenzó a cantar - Dear, I fear we're facing a problem, you love me no longer, I know and maybe there is nothing that I can do to make you do – tomó mis manos, obligándome a bailar con él, mientras continuaba meneándose al ritmo de la música - So I cry, I pray and I beg… ¡Hey, canta conmigo!
- Love me, love me, say that you love me – canté.
- Fool me, fool me, go on and fool me – se unió él.
- Love me, love me, pretend that you love me – dijimos a coro - Leave me, leave me, just say that you need me, so I cried and I begged for you to… Love me, love me, say that you love me, leave me, leave me, just say that you need me… I can't care 'bout anything but you...

Me hizo dar una vuelta, y yo no pude evitar reír, por lo ridículo de la situación y lo gracioso que se veía Blaine bailando así conmigo.

- Lately I have desperately pondered – puso una cara rara, mientras cantaba - spent my nights awake and I wondered, what I could do have done in another way, to make you stay – parecía que la letra de la canción encajaba a la perfección con nuestra situación - I don't care if you really care, as long as you don't go, so I cry, I pray and I beg…
- Love me, love me, say that you love me – continué yo, dejándome envolver por su intento de solucionar las cosas - Love me, love me, pretend that you love me… Leave me, leave me, just say that you need me…

Mientras bailábamos en la sala, no me percaté del borde del mueble, junto al sillón, por lo que tropecé, interrumpiendo la canción. Para evitar darme un golpe, me agarré de Blaine, pero ambos perdimos el equilibrio, cayendo finalmente sobre el sofá. Al menos no nos habíamos golpeado. Él se encontraba sobre mí y yo no había caído en la cuenta de que estábamos peligrosamente cerca, su rostro se encontraba pegado al mío, nuestras narices rozándose, y con una sola cosa en mente.

Blaine no titubeó ni un segundo a la hora de acomodarse encima de mí, para luego tomar mi rostro entre sus manos y presionar sus labios contra los míos.

Me espanté en un principio al sentir que estaba besándome, pues era algo tan utópico que creí que jamás ocurriría. Pero ahora que estaba pasando, no era capaz de reaccionar y responderle.

Me golpeé mentalmente, diciéndome a mí mismo que tenía sobre mí a uno de los chicos más increíblemente sexys del McKinley y que no podía dejar pasar esta oportunidad.

Sin hacerlo esperar más, envolví mis brazos alrededor de su cuello y le dejé paso a su lengua, que sin temor se adentró en mi cavidad, luchando con la mía.

Blaine era un increíble besador y no podía creer que estuviese demostrando toda su habilidad conmigo. Su mano izquierda acarició mi rostro, para luego bajar hasta mi espalda y poder presionarme más cerca de él, mientras que la otra se perdía entre mi cabello, profundizando el beso a un nivel extasiante.

Yo deseaba dolorosamente poder recorrer su cuerpo al completo con mis manos, memorizando cada parte de él… Y tal vez unas, más que otras.

Nos besamos largamente, como si quisiéramos explorarnos el uno al otro, conociéndonos por medio de aquel primer beso.

Sin darnos cuenta, las cosas comenzaron a subir de intensidad, y sólo lo noté, cuando él se quitó la corbata de moño, junto con su camisa roja a cuadros, de mangas cortas. Yo no sabía si esto estaba bien… pero sin duda, se sentía bien, por lo que preferí dejarme llevar.

Mi camiseta voló por el aire cinco minutos después, cayendo al suelo, junto con los zapatos de Blaine y los míos.

- No sabes… cuanto deseaba… besarte – soltó en medio de un par de besos en mi cuello. Yo sólo podía cerrar mis ojos, disfrutando de la exquisita sensación de sus suaves y húmedos labios en mi piel.
- Oh, Blaine – medio gemí, cuando besó un punto sensible en mi clavícula.

Bastó eso, para que regresara a apoderarse de mis labios con rudeza y pasión, haciéndome delirar.

Sin tener en cuenta el tiempo, continuamos besándonos, como si mañana fuera a acabarse el mundo, tomándonos medio segundo para recuperar el aire perdido y juntando nuestros labios nuevamente con desesperación. Mi boca estaba enrojecida y levemente resentida con las mordidas que Blaine se empeñaba en darme.

Sus manos temerosas, jugaron con el cinturón que yo traía puesto, como a la espera de mi confirmación. A pesar de que no estaba muy seguro de que deseaba ir tan rápido, se lo permití, dejando que me lo quitara de un tirón, arrojándolo a algún lugar de la sala. Al momento en que creí que me quitaría mi pantalón, lo vi dudar, optando por el suyo, desabotonándolo lentamente, como si quisiera hacerme delirar con sus movimientos. Una vez que bajó la cremallera, los deslizó, tratando de no dejar de besarme ni por un segundo. Finalmente se los quitó del todo.

Me deleité con la vista de él en bóxer, que hacía mucho no veía, pues había dejado de bajar por las madrugadas.

No me permitió ver mucho, pues su cuerpo volvió a pegarse al mío, enviando vibraciones a todas partes. Ponía sentir que me deseaba, pues la forma en que me besaba y como reaccionaba su anatomía ante la situación, me lo decía.

Otros minutos más pasaron y él y yo estábamos sólo en ropa interior. No sé cómo llegamos a esto o si se supone que deberíamos estar así, pero creo que ya es algo tarde para pensar en las consecuencias que esto pudiera tener.

- ¿Estás… seguro de esto? – logré balbucear, sin alejarme de sus besos.
- ¡Demonios, sí! – masculló, aproximando sus manos a mi bóxer.

Era obvio lo que ocurriría a continuación. Haría el amor con mi hermanastro y luego nuestros padres nos echarían de casa por inmorales, pero no había vuelta atrás. Dejé que Blaine tomara el control de la situación, siendo él quien retirara aquella única prenda que me cubría.

Comenzó lentamente a bajarlo, jugando conmigo y haciéndome sufrir cruelmente. Su mano se deslizó por la tela para tocarme, sin embargo, no llegó lejos.

El estridente tono de llamada del celular de Blaine, nos hizo pegar un salto. Maldije por lo bajo, mientras que él rebuscaba entre su pantalón olvidado en el piso, para callar el molesto ruido. Lo vi mirar la pantalla con una expresión indescifrable, luego contestó.

- Hola, Tina - ¡Oh, mierda!

-----------------------------------------------------------------------

¡Uh, uh! Mal momento para interrumpir Tina... Pero, les pediré que no la odien, porque la amistad con Blaine tiene un propósito :)

Espero sus comentarios!

avatar
ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿
**
**

Femenino Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 21/05/2014
Edad : 23
Klaine Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por Gabriela Cruz el Lun Ago 18, 2014 12:33 am

Odio a Tina cada vez más, espero que pronto desaparezcá.
avatar
Gabriela Cruz
-*-*
-*-*

Mensajes : 3117
Fecha de inscripción : 07/04/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por Darrinia el Lun Ago 18, 2014 3:03 am

Hola!!!!

Amo a Tina... ¡Sí, has leído bien! No creo que fuera el momento adecuado para tener sexo...

Estoy un poco negativa últimamente, lo sé, pero tiendo a esperar lo peor de los fics... Así no me decepciono y sólo me pueden sorprender para bien...

Por cierto, me pides que no sea mala con Kurt... Hay tres tipos de personas que no soporto y el Kurt de este fic encaja a la perfección en uno de esos tipos (y ahora es cuando entiendes el motivo por el que Rachel, Quinn y Santana nunca me llegaron a gustar).

Pero volvamos a tu fic... ¿Qué culpa tiene Blaine de entrar cuando está a punto de besar a Finn? Cada vez entiendo menos a Kurt... Lo sé, me pides que no lo odie pero... O cambia un poquito, o no me gusta como es...

¿Vas a compensarme? Yo ya sueño con Blam como pareja o Seblaine... O que aparezca Cooper!!! Ok, yo sigo soñando con el universo perfecto, donde Blam son una realidad tan asquerosamente adorable que duele, Cooper está cerca de su hermanito (y tiene una relación con Sebastian, culpa de un fic), Kurt ya no puede dañar a mi bebé y Brittany y Tina son las madrinas de todos los hijitos de mi Sammy-Days y Blainy-Days (además de las Damas de Honor de su boda)... Mi mundo perfecto :D

Ok, será mejor que deje mis locuras... Espero el próximo capítulo...

Besos
avatar
Darrinia
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2612
Fecha de inscripción : 24/10/2013
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por Gaby Klainer el Mar Ago 19, 2014 9:13 pm

Hola...

1. NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO TINA COHEN CHANG COMO TE ATREVES A INTERRUMPIRLOS EN UN MOMENTO ASÍ, POR QUEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE... ESTABAN A UNOS MOMENTOS, A SOLO UNOS DE TENER KLEX...QUE CRUEL ERES TINA

2. Adoro Furt como pareja(Guilty Pleasure), pero los amo como hermanos y bromance... Son tan lindos... *w*

3. Creo que Kurt se siente inseguro por Blaine y por eso actua tan egoista...pero es mi Kurt y nunca lo he podido odiar, o tener rencor del todo, siempre hay una parte de mi amor por Kurt

4.Ojala y todos se unan a Glee Club

5.Quiero ver mas Blaine celoso

6. No me importa si los corren de la casa por inmorales, yo quiero leer Klex... jkaskjhsdkjshdkh Klex... (Lado perver saliendo a la luz xD)

Besos
avatar
Gaby Klainer
********-*-
********-*-

Femenino Mensajes : 911
Fecha de inscripción : 01/07/2013
Edad : 17
*Kurt/Chris Fans* Marissa


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿ el Jue Sep 04, 2014 11:00 pm

Gabriela Cruz escribió:Odio a Tina cada vez más, espero que pronto desaparezcá.
Take it easy! Ella cumplírá un gran papel en todo esto... Confía en mí.
Darrinia escribió:Hola!!!!

Amo a Tina... ¡Sí, has leído bien! No creo que fuera el momento adecuado para tener sexo...

Estoy un poco negativa últimamente, lo sé, pero tiendo a esperar lo peor de los fics... Así no me decepciono y sólo me pueden sorprender para bien...

Por cierto, me pides que no sea mala con Kurt... Hay tres tipos de personas que no soporto y el Kurt de este fic encaja a la perfección en uno de esos tipos (y ahora es cuando entiendes el motivo por el que Rachel, Quinn y Santana nunca me llegaron a gustar).

Pero volvamos a tu fic... ¿Qué culpa tiene Blaine de entrar cuando está a punto de besar a Finn? Cada vez entiendo menos a Kurt... Lo sé, me pides que no lo odie pero... O cambia un poquito, o no me gusta como es...

¿Vas a compensarme? Yo ya sueño con Blam como pareja o Seblaine... O que aparezca Cooper!!! Ok, yo sigo soñando con el universo perfecto, donde Blam son una realidad tan asquerosamente adorable que duele, Cooper está cerca de su hermanito (y tiene una relación con Sebastian, culpa de un fic), Kurt ya no puede dañar a mi bebé y Brittany y Tina son las madrinas de todos los hijitos de mi Sammy-Days y Blainy-Days (además de las Damas de Honor de su boda)... Mi mundo perfecto :D

Ok, será mejor que deje mis locuras... Espero el próximo capítulo...

Besos
Dios! Darrinia... me haces reír un montón! Trataré de tomar ideas de tus comentarios... Así que espera y verás... Obviamente Klaine es Klaine... asique Blam... creo que no podré con ello, pero si como amistad :)
Gracias por comentar :D

Gaby Klainer escribió:Hola...

1. NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO TINA COHEN CHANG COMO TE ATREVES A INTERRUMPIRLOS EN UN MOMENTO ASÍ, POR QUEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE... ESTABAN A UNOS MOMENTOS, A SOLO UNOS DE TENER KLEX...QUE CRUEL ERES TINA

2. Adoro Furt como pareja(Guilty Pleasure), pero los amo como hermanos y bromance... Son tan lindos... *w*

3. Creo que Kurt se siente inseguro por Blaine y por eso actua tan egoista...pero es mi Kurt y nunca lo he podido odiar, o tener rencor del todo, siempre hay una parte de mi amor por Kurt

4.Ojala y todos se unan a Glee Club

5.Quiero ver mas Blaine celoso

6. No me importa si los corren de la casa por inmorales, yo quiero leer Klex... jkaskjhsdkjshdkh Klex... (Lado perver saliendo a la luz xD)

Besos
Jajajjaa... Iré por partes :D
1.- Creo que no era el momento... sólo quise ser algo cruel con ustedes y tenerlos al borde del asiento ;)
2.- Yo también los adoro, son amigos y hermanos a la vez :3
3.- Kurt está más que inseguro, con el potencial que Blaine tiene.
4.- Yo también pretendo eso.
5.- Trataré :D
6.- Jajajajjaa... mientras escribía, mi lado perver estaba super ON

Y bueno, en general gracias a todos por comentar y leer y demás... Espero continuen haciendolo porque son ustedes quienes me motivan a seguir escribiendo :D
avatar
ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿
**
**

Femenino Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 21/05/2014
Edad : 23
Klaine Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿ el Jue Sep 04, 2014 11:04 pm

Hola! Un nuevo capítulo para todos ustedes :D

Capítulo 7: “Cuentos”



Decir que le he visto la sombra a Blaine, sería decir mucho. Aparentemente, luego del extraño cambio de energía de ayer, se ha espantado, y no sé si tomarme eso como algo malo o totalmente desastroso. Obviamente yo fui quien recogió la ropa a la carrera y se encerró en su cuarto, pero él jamás vino a saber si me encontraba bien o algo. Sólo oí cuando acabó de hablar con Tina y posterior a eso, una puerta cerrarse.

No sé ni siquiera si ha venido a casa, o dónde durmió, porque su cama no está deshecha y sinceramente estoy aterrado. Creo que Blaine está enfrentando esta nueva experiencia de la forma equivocada, pero lo comprendo. No es fácil descubrirse con un gusto particular por los chicos, cuando se suponía que le gustaban las chicas. Aunque para mí no fue igual, porque siempre fui consciente de lo que era y lo que quería, pero he leído casos similares en blogs.

De todos modos, la situación está más que complicada, porque aún no he ideado un plan para acercarme a él sin que me entren ganas de lanzarme encima o reírme histéricamente bajo un ataque de nervios. No sé cómo demonios abordarlo y tampoco puedo quedarme encerrado en mi cuarto hasta la graduación. Además de que mi padre no debe notar nada raro entre nosotros, aunque él sabe que hemos estado enemistados por un par de semanas, pero si ni siquiera somos capaces de mirarnos a los ojos, mi padre lo descubrirá. Me conoce demasiado bien, y bastaría con que me sonrojara al mirar a Blaine para que notara que algo ha pasado. Y a algo, me refiero a algo relacionado con lo que mi padre espera que haga después de los treinta.





Ya era tarde, cuando oí la puerta principal cerrarse estrepitosamente. Estaba seguro de que se trataba de mi padre.

Bajé a la carrera, encontrándome casi de frente con Blaine en las escaleras. Él me miró consternado, casi como si estuviera comenzando a congelarse, y yo no estaba en condiciones diferentes. Sabía que, viviendo juntos, no pasaría mucho para que volviéramos a toparnos así, pero no podía evitar dejar de pensar en la forma como me devoró la boca ayer.

- Am… Yo… Yo creí que… - tragué el enorme nudo en mi garganta – Que… era mi padre…
- Oh… pues… sólo soy yo – respondió, sin mirarme a la cara en ningún momento. Intentó esquivarme para huir a su cuarto, pero no lo permití.
- ¿Dónde has estado? – pregunté, esforzándome enormemente por mantenerme sereno – No te he visto ni el aire después de…
- No es asunto tuyo – me cortó antes de que acabara la frase.
- Si huyes, luego de besarme… creo que sí es asunto mío – solté con firmeza. Por primera vez, miró directo a mis ojos, abriendo la boca para decir algo, pero cerrándola luego de que nada saliera.
- Yo… No… - balbuceó, tomando mi brazo con su mano – No… puedo… no puedo…
- ¿Qué es lo que no puedes? – Inquirí, algo brusco - ¿Decir en voz alta que besaste a un chico? ¿Es eso?
- ¡Sí, maldita sea! – Con el puño cerrado, golpeó la pared a nuestro lado, haciéndome dar un pequeño brinco debido a la sorpresa - ¡Por qué eres tan condenadamente…! – dejó las palabras en el aire, jalándome hacia él con vehemencia, y presionando su cuerpo contra el mío, que descansaba sobre la pared que acababa de golpear.

Sus labios se apoderaron de mi boca sin mi consentimiento, y ni siquiera era capaz de quejarme. Me gustaba el salvajismo que empleaba para besarme, tan repentino y sorpresivo, robándome el aliento. Era exquisito sentir su lengua recorriendo el interior de mi boca y luchar con la mía por dominar el beso. Sus manos me acercaban cada vez más a él, al punto que creí que atravesaríamos la pared si continuaba presionándome.

- ¡Estamos en casa! – gritó desde el vestíbulo la alegre voz de mi padre. Blaine se apartó tan rápido de mí, y yo de él, que me golpeé la cabeza contra el muro, y él por poco tropieza con el final de la alfombra.
- ¡Chist! – le gesticulé a Blaine con un dedo en mis labios, para que no hiciera ruido. Él asintió, con los ojos abiertos de par en par, como un cervatillo asustado en la carretera.

Lo tomé del brazo y lo tironeé hasta que estuvimos en mi cuarto. Hice que se sentara sobre mi cama, mientras que de mi cajón del escritorio sacaba una baraja de naipes ingleses, acomodándolos rápidamente como si lleváramos un juego avanzado de carioca, dándole unas cartas a él para que las sostuviera, mientras me acomodaba yo, con mis propios naipes.

- Cuando mi padre entre, fingirás la mayor de las sonrisas y olvidarás todo lo ocurrido antes de eso, ¿de acuerdo? – le susurré a la velocidad de la luz. Él sólo asintió, aun asustado – Sí él se da cuenta de que actúas raro, lo sabrá. No es psíquico, pero adivina – finalicé, con una mirada que no dejaba lugar a discusiones. Él volvió a confirmar con la cabeza.

Ordené los naipes de mi mano, para que fuera creíble el hecho de estar los dos jugando.

- ¿Kurt? ¿Blaine? – oí los pasos de mi padre en la escalera.
- ¡En mi cuarto, papá! – vociferé, para no levantar sospechas de nada.
- Oh, aquí están – saludó, entrando a mi cuarto con una sonrisa cansada, seguramente por las horas de viaje - ¿Por qué lo obligas a jugar ese juego tan aburrido? – bromeó mi padre, mientras le desordenaba el pelo a Blaine.
- Ya sabes que me gusta tener a alguien a quien ganarle – me encogí de hombros con soltura, pero temía que el moreno no fuera capaz de quitar la cara de espanto que aún tenía.
- No dejes que te gane – le aconsejó a Blaine, apuntándole con su dedo índice, para luego salir del cuarto – Te lo restregará en la cara cada vez que pueda – cerró la puerta tras de sí y yo solté un suspiro tan largo y profundo que creo que tomó un minuto entero.
- ¿Por qué no has dejado que me fuera a mi cuarto? – Quiso saber en susurros - ¿Para qué el juego de naipes?
- ¿Es que acaso no lo pillas? – Musité bajo – A mi padre le habría bastado con verte la cara para saber que aquí ocurrió algo. Si hay una persona sobre este planeta al que no puedes engañar fácilmente… ese es a mi papá – él me miró con los ojos entrecerrados – No se le escapan los detalles, y tu expresión de culpable no ayudaba demasiado.
- Yo me largo – dijo, después de guardar silencio, mirando hacia la nada.
- Mas te vale bajar a cenar y pretender que eres el chico más feliz del mundo – le advertí – Y no tienes que molestarte en darme las gracias – ironicé, en cuanto noté que él simplemente se iba sin más.
- Ugh – se quejó, cerrando la puerta tras de sí.

Conservando el buen humor, reuní los naipes de regreso en el mazo, tratando de olvidar los últimos minutos vividos.

- ¿Blaine? – oí la voz de Alice en el pasillo – Mi pequeño, te extrañé – sonreí ante el apodo.
- Yo a ti, mamá – la voz del moreno resonó ahogada, tal vez, en un abrazo.
- ¿Estás bien? – se notaba la preocupación en su voz – Te ves… no sé… molesto ¿Ha pasado algo con Kurt?
- Oh, no… él es una persona increíble… nos la hemos pasado genial – me percaté del esfuerzo que estaba poniendo él, en sonar creíble. Espero que con su madre le funcione.

No me di cuenta del momento exacto en que presioné mi oído contra la puerta para poder oír mejor su conversación, pero ya estaba en aquel asunto, así que… qué más.

- Realmente me alegro de que se lleven bien, porque sinceramente… en un principio estaba algo nerviosa – añadió casi en susurros.
- ¿Por qué habrías de estarlo? – Dudó él – Sé cuidarme solo, y sólo fue un fin de semana.
- No, yo… estaba refiriéndome al hecho de vivir todos juntos – yo alcé las cejas a la nada, esperando que desarrollara la idea, para comprender – Mira, sé que Kurt es un chico maravilloso, pero tú también lo eres, y él perfectamente podía fijarse en estoy acabar… mirándote con otros ojos… ya sabes a qué apunto.
- Oh, eso – siseó él.

No sabía cómo reaccionar ante aquello, ya que de cierta forma, es más que lógico que lo pensara, pues no se puede negar que Blaine es demasiado atractivo para su propio bien.

Sin embargo, creí que Alice no temía ante eso. Es decir, independiente que yo me colgara del cuello de su hijo, él no tendría por qué verse afectado con eso si es tan “hetero” como ella supone.

Si supiera…


Preferí dejar de husmear en la conversación “madre-hijo”, regresando a la comodidad de mi cama.

Luego de cenar los cuatro juntos, con Blaine y yo pretendiendo ser los mejores hijos del mundo, me fui a dormir. Mañana sería lunes y necesitaba estar descansado para enfrentar un inicio de semana prácticamente sin amigos.





- ¿Te has enredado en las sábanas? – bromeé en cuanto vi a Blaine bajar la escalera a toda prisa.
- No estoy de humor – gruñó, vertiendo zumo de naranja en un vaso.
- ¿Y cuándo eso ha sido impedimento para burlarme de algo? – escupí, tomando de mi taza.
- Cierto… - pude ver un atisbo de sonrisa – Olvidaba con quien estaba hablando – dicho eso, robó una tostada de mi plato, así como yo lo hiciera hacía tiempo atrás. Seguí el trayecto del pan con una ceja alzada, viendo como desaparecía en tres mordiscos. Él rió ante mi expresión, sacudiéndose las migajas de la boca y cogiendo su bolso para salir – Si no quieres irte pidiendo un aventón, será mejor que te apures – comentó, saliendo de mi campo de visión.
- Idiota – bufé, acabando con mi café.





Estaba de pie, apoyado en mi taquilla, como cada inicio de semana… con la diferencia de que esta vez, no tenía a nadie a quien esperar. Siempre eran las chicas quienes aguardaban por mí, aquí, en nuestro punto de reuniones… Pero hoy, estaba solo.

Cuando más necesito un par de oídos que escuchen todo lo que he vivido este fin de semana de locos, no hay ninguno. ¡Demonios!

Tal vez si las buscara, ellas consideraran dejar su amor por Blaine de lado, y comenzar a apoyarme en esto.


- ¿Mercedes? – pregunté a la espalda de la morena.
- ¿Uh? – Se volteó, cambiando su expresión al verme - ¡Oh, qué honor! ¿Ahora nos hablas? – exclamó, llena de sarcasmo.
- Por favor Cedes, no hagas de esto un espectáculo, ¿quieres? – susurré, ya que ella había llamado la atención de los demás ocupantes de la cafetería.
- De acuerdo… Pero me debes una disculpa… y una copa extra grande de helado de vainilla con chips de chocolate – advirtió con su dedo índice señalándome amenazante.
- ¿Y qué hay de la dieta? – arrugué el entre cejo.
- Al diablo – masculló. Le di una sonrisa de lado y la envolví en un abrazo de oso.

No fue diferente con Quinn y Rachel, quienes no dudaron en pedir algo en compensación, como una manicure o un facial. Yo accedí, porque realmente adoro a estas chicas.


- ¡No lo aguanto más! – bufé, tan alto como pude, para silenciar la conversación que el trío llevaba en el carro de la rubia. Nos dirigíamos al centro comercial, en busca de algunas cosas para la fiesta del fin de semana.
- ¿A qué te refieres? – cuestionó Rachel a mi lado.
- Si quieres ir al baño, te esperas que ya queda poco para llegar – sentenció Fabray.
- ¿Qué? ¡No! – chillé, mirándolas contrariado – No… no es mi vejiga el problema… Es… - tomé aire – Es que… Blaine me besó. El sábado. Y casi lo hacemos.

Todas las chicas prorrumpieron en sonoras carcajadas, haciéndome dar un respingo. ¿Se reían… de mí? No podía ser cierto.

Rieron a mandíbula batiente, hasta que nos aparcamos en el estacionamiento del centro comercial, disminuyendo en leves risillas contenidas.

- ¡Dios, creo que hacía mucho que no reía tanto! – comentó Mercedes, mirando a las chicas, para volver a reír.
- ¿Han acabado ya de mofarse de mí? Porque mi paciencia se agota rápidamente – farfullé, mirándolas de una en una con el ceño profundamente fruncido.
- No puedes culparnos – se justificó Rach, con una mano en su estómago – Menos si dices cosas tan divertidas.
- ¡Oh, ya lo pillo! – Bufé con ironía – Ustedes creen que estoy mintiendo, ¿no? Pues, Blaine y yo realmente nos besamos, y hubiéramos hecho mucho más de no ser porque Tina lo llamó en ese preciso momento – expliqué.

Ellas volvieron a mirarse, divertidas con lo que yo les decía. Una nueva oleada de risas las golpeó y sentí mi sangre hervir al darme cuenta de que era inútil tratar de desahogarme con ellas, ya que no creerían nada de lo que les dijera.

- Creo que tu padre tiene razón con lo del fijador de cabello – musitó Quinn, conteniendo un sonrisa – Se te ha ido al cerebro.
- ¡Ya basta! – exclamé en un siseo bajo, para no llamar más la atención de las personas a mi alrededor, que llevaban un buen rato mirando a mis amigas como si hubieran escapado de un manicomnio - ¡Acabemos el asunto!



Lamentablemente, y para mi mala suerte, cada cosa de la que hablábamos, se relacionaba de una u otra forma con el “tema” y mis queridísimas confidentes acababan sumidas en un renovado ataque de risa. Era irritante escuchar sus burlas y bromas al respecto, diciendo que estaba comenzando a delirar o a tener sueños eróticos con Blaine… e incluso cosas peores. En momentos, no sabía si estaba con mis amigas o con los chicos.





Martes. Apenas había sobrevivido al primer periodo de clases y ya quería morirme de una vez. Había pasado la noche en vela, con las risas de mis amigas revoloteando a mí alrededor, como en una caricatura.

- ¿Han escuchado la última? – dijo Rachel, sentándose al lado de Mercedes en el laboratorio de ciencias.
- ¿Lo de que Becky fue suspendida por destrozar los xilófonos de la sala de música? – quiso confirmar la morena.
- Nope – negó Rach enérgicamente con la cabeza, agitando su cabello.
- ¿Entonces? – pregunté, mirándola sin ánimos.
- Ya saben que Jacob siempre anda siguiéndome como un psicópata, ¿no? – comenzó a explicar, pero la interrumpí.
- ¿Jacob? – interrogué.
- Jacob Ben Israel – aclaró, continuando con lo que decía – Bien, él estaba como un loco persiguiéndome a la clase de Matemáticas que tenía a primera hora y entonces le oí decir algo de que no podría verme el resto de la mañana porque debía acabar con un artículo del periódico del instituto. Yo me reí, diciendo que nadie lo leía, pues decía sólo mentiras, pero él me enseñó una foto que fue bastante aclaratoria, y no estaba trucada ni nada.
- ¿Podrías ir ya al grano? – pidió Mercedes, rodando los ojos ante la interminable historia de Rachel.
- Okay, Okay… de acuerdo, en la foto vi a Blaine besando a Tina – concluyó, con voz grave, mirándome con algo de temor.

Yo tardé en procesar lo que acababa de oír, sintiendo el sonido de los engranes de mi cabeza trabajando en tratar de comprender aquello.

- No… no quería ser imprudente, Kurt… - su voz se tiñó de compasión – Porque sé que… pues… te gusta o algo así… Pero creo que no hubieras querido ser el último en enterarte.
- ¿Qué no le gusta Finn? – opinó Mercedes y ambas se sumieron en una conversación, como si yo no estuviera junto a ellas.

Simplemente no era capaz de emitir sonido. Y, aunque pudiera, ¿qué diablos se supone que tendría que decir de todos modos? Blaine sólo es… mi hermanastro… aunque me duela reconocerlo. Fue una estupidez, desde un principio creer que algo entre nosotros, por muy aventurero y divertido que pudiera ser, resultaría.

- ¡A la mierda! – grité de pronto, y antes de que me diera cuenta, estaba saliendo del salón.
- ¿Señor Hummel? – oí tras de mí la voz de la maestra, pero la ignoré y corrí por el pasillo, para huir de allí lo más rápido que me era posible - ¡Señor Hummel!


Para mí mala suerte, todo McKinley hablaba de lo mismo. Y es que Blaine se había hecho tan malditamente popular, que todo el mundo sabía quién diablos era. Y lo que es peor, consideraban que ambos hacían una hermosa pareja. ¡Puag!

Pero no voy a creerlo hasta que lo vea. ¿Por qué? Porque es muy normal el hecho de que ya los den por novios, puesto que la chica esa no se le despega por nada del mundo. A mí muchas veces me vincularon con los chicos, pero sólo era amistad… Aunque, en el caso de Blaine… ¿Será sólo amistad? Muy dentro de mí… espero que sí.

Me decidí por quedarme en una butaca, mirando hacia el campo de futbol. El lugar estaba desierto y eso era precisamente lo que necesitaba. Deseaba tanto volver atrás, comenzar de nuevo… y me mata la idea de pensar en que si hubiera sido más amable con él, la historia sería otra.

“¿En qué hubiera cambiado?”, contradijo mi mente, “de todos modos hubieran sido hermanastros y lo vuestro sería casi una abominación, desde cualquier punto de vista”.

Cierto. Aunque repitiera mil veces estos dos meses junto a él… prácticamente nada cambiaría. Porque no hay nada que pueda hacer con el amor de mi padre y Alice. Ellos se hubieran encontrado bajo cualquier circunstancia y se habrían enamorado el uno del otro, lo que me regresa al punto negro en toda esta situación… El ser “hermanastros”. Si antes detestaba la palabra… ahora la odio con todo mí ser. Lo hacía ver todo tan fuera de lugar, tan prohibido e inadecuado. Tan imposible.





- ¿Vamos a hablar de el “asunto”? – comenté, envuelto en una manta delgada, mientras Blaine me miraba algo molesto.
- No – su respuesta fue cortante y no dejó lugar a discusiones.
- Es que… no lo entiendo – insistí, apartando la copa vacía hacia un lado. Nuevamente nos encontrábamos en mitad de la noche.
- Yo menos – su tono no se suavizó – Así que cambiemos de tema, o tendrás que quedarte solo – solté un suspiro frustrado y accedí, asintiendo con la cabeza.
- He oído que tú y Tina son novios – él rodó los ojos - ¿Qué? He cambiado el tema… Ahora, dime… ¿es cierto?
- ¿Por qué te preocupas de eso? – la suspicacia en la mirada miel de Blaine, me hacía creer que algo ocultaba o se divertía viéndome en aquella situación, tipo chica celosa.
- Créeme que si están o no saliendo, me da igual – fingí el mayor desinterés que me fue posible – Es sólo que JBI tiene una fotografía, y aunque yo no la he visto, Rachel dice que ustedes están besándose.
- ¿Y qué con eso? – podía jurar que estaba disfrutando de un chiste interno.
- Nada – me encogí de hombros – Tal vez mañana estará repartido por todo McKinley, como titular del periódico escolar.
- ¿Ese que nadie lee? – quiso saber. Yo asentí, reprimiendo mis ganas de chillar por el hecho de que él no lo negara.
- Entonces… Tina finalmente lo ha conseguido – si por sentado, ya que él no se dignaba a cooperar.
- ¿Quién sabe? Tal vez sí… tal vez no… - divagó, jugando con sus dedos en la isla de la cocina – Es una chica muy linda después de todo.
- Claro… - decidí no decir nada más, porque tenía el presentimiento de que él sólo intentaba desquiciarme con su ambigüedad a la hora de responder, dejando demasiado a la imaginación y nada claro.

Le vi ponerse en pie, paseándose descaradamente delante de mí con su acostumbrada ropa interior ajustada al cuerpo, sin inhibiciones, para dejar la copa en el fregadero. Opté por centrar la vista en el diseño de la mesada, evitándose así mirarle el trasero, lo cual sólo haría la situación aún más incómoda de lo que ya era.

- Bien, me voy a dormir – murmuró, mirándome con la intención de despedirme. Yo me puse en pie, antes de que se acercara más a mí y la proximidad de su cuerpo me afectara.
- Pues, que descanses – iba a darme la vuelta, para deshacerme de mi vaso, cuando él me miró de lado, tomándome del brazo.

Se aproximó a mí, observando mis labios con diversión. Yo estaba a muy poco de perder la cordura y caer colapsado al suelo. Su respiración chocó con mi rostro y me derretí por dentro. Su mano se posó en mi boca, y su dedo pulgar me recorrió el labio inferior lentamente, en una caricia muy sensual. Me contuve de gemir de satisfacción.

Luego de eso, se alejó de mí con una sonrisa.

- Tenías un poco de leche – musitó, ladeando la cabeza en un gesto explicativo – Hasta mañana.

Él caminó con soltura hacia las escaleras, desperezándose en el trayecto, alzando sus manos por sobre su cabeza, dejando una increíble vista de su espalda y de lo que hay más abajo.

Yo solté todo el aire que había contenido en mis pulmones, de golpe en cuanto desapareció. Había retenido la respiración con el suave tacto de su mano en mí.

Para espabilarme, revolví mi cabello con brusquedad y golpeé mi rostro un par de veces.

¿Qué Blaine es hetero? ¿Qué está de novio con Tina? ¿Qué no me ha besado? Ja, ja… Discúlpenme si carcajeo con ironía, pero eso sólo son cuentos… ¡Cuentos baratos!

-----------------------------------------------------------------------------

¿Que les pareció? :D
Espero sus comentarios...

avatar
ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿
**
**

Femenino Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 21/05/2014
Edad : 23
Klaine Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por Darrinia el Vie Sep 05, 2014 6:33 am

Hola!!!!!

Ah! Me encanta! Amo esta historia! Blaitina <3 Jajajaja, soy la única a la que le puede encantar la idea... XD

Veamos, ¿te he dado alguna idea con mis comentarios? La verdad es que estoy loca (muy loca) pero bueno, me gusta como soy "I'm beautiful in my way 'cause God makes no mistakes" (creo que lo escribí bien...)

Entiendo que Blam solo vive en mi cabeza (y en la de unos poquitos Blamer que he tenido el placer de conocer a través de mis fics Blam XD) pero si escribes su amistad para mí será genial, no te preocupes...

Yo con tal de que Blaine no sea un idiota integral, Sam y Brittany no sean los malos de la historia, Cooper aparezca y que Kurt no esa el centro del universo, yo estaré bien...

Pero no me hagas mucho caso, soy rara. Me emocioné con la escena Blaittany en el último capítulo de la quinta temporada y me emocionan los spoilers de la sexta (salvo un pequeño detalle que me hizo querer llorar)...

Lo dejo aquí que creo que te estoy aburriendo... Espero ver como avanza esta historia...

Besos
avatar
Darrinia
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2612
Fecha de inscripción : 24/10/2013
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por Gabriela Cruz el Lun Sep 08, 2014 1:26 pm

Sigo diciendo lo mismo odio a Tina.
avatar
Gabriela Cruz
-*-*
-*-*

Mensajes : 3117
Fecha de inscripción : 07/04/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por Helidra el Mar Sep 09, 2014 10:01 pm

la verdad esta historia me ha encanto y espero con ansias el siguiente capitulo.

si Kurt es bastante borde y superficial pero dentro de todo le encuentro algo de razón, y Blaine... bueno que se decida de una vez, por que por mas sincero que se crea, no lo es, y la verdad es que me gustaría que se cayera un poco, todo le resulta muy fácil!!!

estoy segura que si cae veremos lo noble que puede ser Kurt, y también estoy segura que el olvidara que quería verlo caer y correrá en su ayuda.

okey sigue pronto por favor!!!
avatar
Helidra
**
**

Femenino Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 07/03/2014
Edad : 28
Club Darren/Blaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿ el Vie Sep 19, 2014 3:03 pm

Darrinia escribió:Hola!!!!!

Ah! Me encanta! Amo esta historia! Blaitina <3 Jajajaja, soy la única a la que le puede encantar la idea... XD

Hola :D Digamos que a mi también.

Darrinia escribió:Veamos, ¿te he dado alguna idea con mis comentarios? La verdad es que estoy loca (muy loca) pero bueno, me gusta como soy "I'm beautiful in my way 'cause God makes no mistakes" (creo que lo escribí bien...)

Por supuesto que me das ideas y bastantes :) Y sí, creo que asi se escribe

Darrinia escribió:Entiendo que Blam solo vive en mi cabeza (y en la de unos poquitos Blamer que he tenido el placer de conocer a través de mis fics Blam XD) pero si escribes su amistad para mí será genial, no te preocupes...

Hmmm... Puede que si :)

Darrinia escribió:Yo con tal de que Blaine no sea un idiota integral, Sam y Brittany no sean los malos de la historia, Cooper aparezca y que Kurt no esa el centro del universo, yo estaré bien...


De acuerdo, tomo nota ;)

Darrinia escribió:Pero no me hagas mucho caso, soy rara. Me emocioné con la escena Blaittany en el último capítulo de la quinta temporada y me emocionan los spoilers de la sexta (salvo un pequeño detalle que me hizo querer llorar)...

Fue extrañamente genial y mala a la vez esa escena... Y si lo dices por lo de Klaine y Blainofsky, somos dos

Darrinia escribió:Lo dejo aquí que creo que te estoy aburriendo... Espero ver como avanza esta historia...

Besos

Por favor, nunca me aburres, al contrario, me encantan tus comentarios, siempre me hacen reír :D

Gabriela Cruz escribió:Sigo diciendo lo mismo odio a Tina.

¿Por qué tanto odio con la pobre? Ni solos tiene... xD

Helidra escribió:la verdad esta historia me ha encanto y espero con ansias el siguiente capitulo.

Pues, muchas gracias y tranquila que lo tendrás

Helidra escribió:si Kurt es bastante borde y superficial pero dentro de todo le encuentro algo de razón, y Blaine... bueno que se decida de una vez, por que por mas sincero que se crea, no lo es, y la verdad es que me gustaría que se cayera un poco, todo le resulta muy fácil!!!

Jajaja... Sí, aunque Kurt desde el principio dijo como era, y sí, Blaine necesita un poco de dificultades, pero esas ya vendrán más adelante, lo prometo

Helidra escribió:estoy segura que si cae veremos lo noble que puede ser Kurt, y también estoy segura que el olvidara que quería verlo caer y correrá en su ayuda.

okey sigue pronto por favor!!!

Exactamente, más adelante en la historia veremos otra cara de Kurt que no conocemos y a Blaine reaccionando ante eso... Ok ya... No daré spoilers xD


Y muchas gracias a todos por tomarse un minuto para comentar y leer... Los adoro a todos :D
avatar
ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿
**
**

Femenino Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 21/05/2014
Edad : 23
Klaine Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿ el Vie Sep 19, 2014 3:20 pm

Capítulo 8: “Mal”



No estaba muy seguro de lo que ocurría con Blaine. Estaba actuando muy extraño y no tenía idea de cómo se supone que deba reaccionar ante eso. Además de ser arrebatadoramente sexy, se empeña en sacarme de quicio, con sus frases ingeniosas y sus respuestas a medias.

Anoche casi me mata con sólo quitarme una jodida gota de leche, y esta mañana me arrebató de las manos mi taza de café, para bebérsela él, dejando un poco sólo para fastidiarme con el hecho de tener que posar mis labios donde estuvo su boca.

Luego, se fue todo el camino al instituto, rozando mi pierna cada vez que pasaba un cambio. Su mano no dejó de tocarme y la sensación de que disfrutaba de una broma interna, no me abandonó en ningún momento.

No sé si es que trama algo o sólo lo hace a modo de diversión. Aunque también he considerado la posibilidad de que sea una venganza.

De todos modos, me arruinó la mañana. Él es el único culpable de que llegara con una erección al instituto, la cual tuve que disimular con mi bolso y tardé un siglo en aplacar.

Fue algo muy cruel.

- ¡Cien por ciento confirmado! – Exclamó Mercedes, llegando a mi taquilla – Blaine y Tina son novios.
- ¿Qué? – yo contuve la risa.
- Acabo de verlos juntos – explicó ella – Son novios. Los rumores eran ciertos.
- Ver para creer, querida – murmuré, perfeccionando mi imagen en el espejo de mi casillero.
- Entonces ve a la taquilla de Blaine y comprobarás lo que te digo.
- ¿Qué te hace pensar que me importa eso? – simulé desinterés – Por mí, como si se le quemara en pelo. Me vale lo que haga. Ahora me voy a clase, nos vemos – me apresuré en decir y salí disparado hacia el salón de Lengua.

Inevitablemente, me desvié en el camino, pasándome por un pasillo que daba directo al locker de Blaine. En efecto, se encontraba allí.

Mi corazón se detuvo por completo, y el aire comenzó a escasear. Un sudor frío me cubrió las manos y tuve que mantener mi consciencia al corriente de que estaba en pleno pasillo, para no caer al suelo.

Él sonreía, luciendo realmente feliz, con su perfecta hilera de dientes resplandeciendo. Sus ojos estaban entrecerrados por la amplitud de su sonrisa, y sus manos, se encontraban aferradas a la cintura de ella.

La chica sonreía tanto como él, compartiendo la misma alegría, mientras sus brazos descansaban alrededor de su cuello.

De improviso, ella se aproximó a su boca, siendo recibida cálidamente por él, quien la besó profundamente y sin inhibiciones. Se besaron prolongadamente, por lo que parecieron horas, mientras yo me encontraba allí, como un mero espectador de aquel encantador espectáculo, con la excepción de que para mí, era todo menos eso… Era repulsivo y más doloroso de lo que estaba dispuesto a reconocer.

No podía creer lo que mis ojos estaban mirando. No era real, no podía serlo… Y lo peor de esto, es que ni siquiera sé por qué es que duele tanto. Es como si me hubieran arrancado una parte del cuerpo de cuajo, sin miramientos, sin contemplaciones.

Se sentía horrible. Quería morir.

Por una breve fracción de segundo, él alzó la mirada, encontrándose con mis ojos, que ardían por el hecho de que ni siquiera había pestañeado. Su expresión varió, pasando por muchas reacciones, desde sorprendido, hasta contrariado, acabando en seriedad absoluta, para regresar sus ojos a la chica.

¿Quién demonios era ese chico y qué había hecho con Blaine?

Porque yo ya no lo reconocía. Él me había besado a mí… robó mi primer beso. O al menos uno que valiera la pena considerar, y ¿ahora estaba con ella? ¿La besaba a ella? ¿Aun sabiendo que yo estoy mirándolo? Esto es aún peor que mi teoría de la venganza… Esto es odio puro.

Creo que él está tomando lo de su gusto por los chicos peor de lo que yo pensé. Está pasando por la famosa “etapa de negación”. Es evidente. Se le hace tan difícil aceptar que siente algo por mí, que prefiere sacarse el gusto con Tina.

Siendo incapaz de ver aquella horripilante escena por más tiempo, puse mi cuerpo en piloto automático y caminé hacia el salón que me correspondía.

Me pasé el día de la misma forma. No sé si me llamaron la atención o si estuve o no con mis amigas, porque no era consciente de nada. Mi alrededor pasaba en medio de una nebulosa. Me había perdido a mí mismo.




Para mal de todos, luego de pensarlo mucho, sólo había una cosa que podía hacer. Si Blaine quería jugar bajo el sucio despecho, yo también lo haría.

- Quiero presentarme para presidente de la clase – le informé a la entrenadora Beiste, con mi mejor sonrisa.
- Pero, si ya estamos a dos semanas de las votaciones – informó ella, negando con la cabeza.
- Lo sé, pero… Me da igual, quiero ser uno de los candidatos – me vi en la obligación de insistir.
- ¿Y por qué quieres ser electo? – quiso saber la entrenadora. Apoyando sus manos sobre sus rodillas, mirándome con atención, lo que me incomodó un poco.
- Porque… he visto que sólo hay dos postulantes, y uno de ellos es prácticamente un analfabeto, que suele venir ebrio a clases – expliqué, intentando sonar sincero – No quisiera que el instituto quedara en las manos equivocadas. Yo he estudiado aquí desde siempre, por lo que quién mejor para gobernar. Además, tengo pasta de líder, se me da bien eso de organizar todo y hacerlo funcionar, lo hago con los Cheerios, ¿por qué no podría con la presidencia? – volví a sonreír, esta vez con mayor ahínco.
- Sí, puede que tengas razón… pero luego no andes llorando por los rincones si no ganas – se burló, tomando una ficha y escribiendo mi nombre.
- La cualidad de un buen ganador, es saber perder – cité y luego de darle las gracias, me retiré de los vestuarios porque apestaban horriblemente.

Sabía que estaba haciendo algo malo, pero ya no me importaba. Jugaría sucio, si eso significaba estar al nivel de Blaine. No es justo que sea él el que siempre gane en todo.

Esta misma tarde me pondría a diseñar mis carteles de campaña. Y serán tan increíbles, que en comparación con los suyos, parecerán hechos en “Photoshop”, mientras que los de él, en “Paint”

Tuve que irme caminando hasta mi casa, ya que las chicas se marcharon sin mí, Finn estaba molesto conmigo, Puck manejaba una motocicleta a la cual jamás me subiría y Blaine estaba ocupado en sus clubes.

De camino iba pateando una piedra, en tanto mi mente pensaba cuáles serían mis siguientes pasos y qué estrategias de campaña usaría si quería ganar. Tenía que ser más listo que él, ir un paso adelante y sacarle ventaja en todo lo que más pudiera. Esta vez Kurt Hummel iba a derr…


- ¡Aaah! – chillé, en cuanto el parachoques delantero de un lujoso carro negro me golpeó en la pierna al frenar. Caí hacia el lado, aterrizando con mi espalda, teniendo una visión frontal del auto agresor.
- Lo… lo siento mucho… - oí, tras el ajetreo de quien baja a toda prisa de un coche - ¿te has hecho daño? – unos ojos amables, de color azul celeste, me miraron desde arriba, tendiéndome la mano.
- No… no lo creo, fue… fue sólo el susto… - le sonreí de medio lado y cogí la mano que él me tendía – Suelo ser algo exagerado… o eso me dicen.
- Me diste un gran susto… creí que te mataría – rió él, una vez que estuvo frente a mí y yo de pie – Venías tan perdido, que creí que eras alguna clase de loco, con trastorno mental… o algo por el estilo.
- Disculpa mi imprudencia, yo… - me sonrojé, encogiéndome de hombros – Creo que venía pensando demasiado en mis problemas.
- ¿Un mal día? – consultó, con una expresión amistosa.
- Algo así – un claxon nos sacó de nuestra plática, llevándonos de regreso al presente, en donde estábamos en medio de la calle, obstaculizando el tráfico.
- Que torpeza – comentó él, regresando al carro, pero no sin antes hacerme un gesto con la cabeza para que subiera de copiloto - ¡Vamos! Te llevo a casa.
- Uh… - dudé por dos segundos y luego sopesé la idea de ir caminando y no correr con la suerte que había tenido ahora – De acuerdo.

Ambos continuamos la conversación una vez arriba. Le pregunté su nombre, a lo que él respondió que se llamaba Elliot Gilbert, además de contarme que estudiaba en una universidad de Nueva York y que estaba sólo de paseo por las festividades y esas cosas, visitando familiares. Yo le expliqué algunos de mis problemas más complicados y él sólo escuchó en silencio, asintiendo de vez en cuando, hasta que acabé de hablar.

- Le gustas – dijo en cuanto terminé – No hay duda.
- Imposible – negué escéptico – Se besaba con la asiática, yo lo vi meterle la lengua hasta la garganta – bufé molesto de sólo visualizarlo en mi cabeza.
- Es eso o… debe ver a un psiquiatra – sugirió en una mueca divertida.
- Tal vez… - reí – ¡Oh! mi casa está doblando en esta calle – indiqué.
- Okay.

Giró en la esquina y se detuvo a mitad de cuadra, poniendo el freno de mano.

- Bien, sano y salvo – bromeó – Ha sido un placer golpearte con mi carro… Y lo digo en el buen sentido – yo contuve una expresión de espanto – Porque gracias a eso te conocí.
- Pues, que bien que no me mataras – fue mi turno de bromear – Dios bendiga tus reflejos.
- No será la última vez, ¿cierto? – me miró de lado, en un gesto que se me hizo enormemente tierno.
- Claro que no, bueno… dependerá de ti… no han de ser gratis los vuelos desde Nueva York.
- Tengo mis contactos – su sonrisa iluminó su rostro – De todos modos, apúntame tu número de teléfono. Ten – me entregó su móvil y yo tecleé rápidamente en él, lo que me había pedido.
- Ya está – comencé a bajar – Muchas gracias por escucharme, enserio que necesitaba hablar con alguien y quitarme esto de encima.
- Por nada, soy bueno con esas cosas – estampó de la nada un beso en mi mejilla, desarmándome – Hasta pronto, Kurt.
- Adiós, Elliot – salí del carro y cerré la puerta tras de mí, algo sorprendido.

Sentí que alguien se acercaba a mí, pero poco me importó. Yo me quedé esperando a que el chico que acababa de conocer, se marchara calle arriba.

- ¿Y ese quién era? – La voz de Blaine me paralizó – No lo había visto antes.

Me volteé a mirarlo, con mi mejor cara de perra, y le alcé el dedo corazón frente a su rostro.

- ¡Que te jodan, Blaine! – farfullé con los dientes apretados, caminando luego a paso veloz hasta el interior de mi casa.
- ¿Qué? – vociferó a mi espalda - ¡Oye! ¡N-no huyas! ¡Ven aquí! – gritó, persiguiéndome.
- ¡Déjame en paz! – musité, en tanto me esforzaba en abrir la jodida puerta.
- ¿Por qué te comportas así conmigo? – se hizo el desentendido, mientras se paraba a mi lado en el pórtico.
- ¿Es enserio? – Me giré sobre mis talones, plantándole frente - ¿Realmente estás preguntándome algo tan estúpido? ¿No eras el más listo en tu escuela de Westerville?
- ¿Por qué la tomas conmigo? – su voz sonaba ofendida.
- ¡Dios! Tú debes sufrir el caso de amnesia de corto plazo más grave del mundo – musité, negando con la cabeza incrédulo – Es decir, me besas, me ignoras, me vuelves a besar y luego me vuelves a ignorar… - él apartó la mirada con evidente incomodidad ante mi franqueza – Juegas conmigo, eres encantador y coqueto… Para después llegar al instituto y anclarte a la boca de Tina, como si fuese un maldito caramelo a base de marihuana. ¿Cómo demonios se supone que debo actuar frente a eso? ¿Eh? ¡Dímelo!
- Po-podrías, por favor… n-no hablar tan alto – pidió, cerrando los ojos, como si le costara hablar – Mi madre podría estar dentro y… no quiero que te oiga hablar…
- ¿Por qué? ¿Es que acaso no soportaría saber que su perfecto hijo es gay? – escupí con sarcasmo.
- Yo no soy gay – dijo, con tal convicción, que me hizo retroceder un paso, por la dureza de su voz.
- Bien, entonces… ¿Que te gusta besar chicos? – me burlé, sin humor en mis palabras.
- ¡Ya basta! – Exclamó, con la mirada clavada en mí – Estoy harto de esto, y de que trates a toda costa de ponerme una condenada etiqueta. ¡No soy como tú! ¿De acuerdo?
- ¡Entonces defínete de una maldita vez y deja de jugar conmigo! – Chillé, fuera de mí, con las lágrimas amenazando por salir.

Me sentía tan idiota, creyendo que Blaine podía sentir algo por mí, cuando solo se divertía viéndome ilusionar.

Abrí la jodida puerta y entré a grandes zancadas. Estaba vacía, gracias a Dios. Por muy molesto que pudiera estar con Blaine, no deseaba crear un problema para mi padre y Alice.

- ¡Hey! ¿A dónde vas? – me cuestionó él, en cuanto puse un pie en el segundo escalón, para huir a mi cuarto.
- A un lugar en donde no vea tu cara – solté, caminando con mayor seguridad.
- ¡No hemos acabado esta conversación! – tomó mi brazo y me volteó bruscamente - ¡Así que no te irás hasta que no aclaremos todo! – podía ver el fuego llameando en sus ojos de miel.
- Me haces el favor y me sueltas, antes de que te abofetee – traté de sonar tranquilo, pero me era imposible ocultar la ira que burbujeaba dentro mío – Además, yo ya dije todo lo que tenía que decir.
- ¡Pero yo no! – Me haló del brazo y me regresó al vestíbulo de un tirón - ¡Eres la persona más molesta, egocentrista, pesada, egoísta, manipuladora y prepotente que he conocido – bufó, dándose un segundo para tomar aire y continuar – Pero también eres tan condenadamente sexy, que… ¡Dios! Tus malditos ojos azules, tu boca, t-tu… cuerpo… yo… simplemente n-no… puedo… - balbuceó incoherentemente, sorprendiéndome – No dejo de pensar que… está mal… esto no es normal… tú eres un chico… ¡y uno horriblemente antipático!… pero te veo y… y-yo no sé qué demonios me pasa que no puedo… cuando pasas… no puedo dejar de mirarte… y te odio tantísimo por eso…
- Blaine… - susurré cabreado. Nuevamente jugaba conmigo y no iba a permitírselo más – Vete a la mierda – de un rápido movimiento, me deshice de su agarre y me volteé para regresar arriba, sin embargo él me envolvió con sus brazos por la cintura, haciéndome que le viera a la cara, para luego capturar mi boca con la suya.

Sentí el ardor en mis ojos y las lágrimas nuevamente luchar porque las dejara caer. Me sentía tan impotente ante la situación. Blaine estaba siendo muy cruel conmigo y yo lo estaba dejando hacerlo. Él sabía el efecto que tenía en mí y se aprovechaba de ello para hacer y deshacer con mi voluntad, burlándose una y otra vez. Lamentablemente, estaba besándome de manera deliciosa y no podía apartarme de él por mucho que deseara recobrar aunque fuera un poco de mi dignidad. Era tarde.

Me dejé estrechar por sus brazos, pegándome a su cuerpo. Enredé mis manos nerviosas en su cabello, olvidándome de la exagerada cantidad de gomina que solía usar, desordenándolo. Le abrí paso a su lengua y me entregué por completo en aquel beso.

Sus manos curiosas, viajaron por mi espalda, levantándome la parte de arriba del uniforme, introduciendo sus masculinas manos y deslizándolas por la piel de mi espalda, haciéndome dar un respingo de satisfacción. Yo, en tanto, lo besaba como si mi vida dependiera de ello, profundizando el beso, al presionarlo con mis manos en su nuca. Un par de risas apagadas y el tintineo de un conjunto de llaves, nos lanzó lejos el uno del otro, y yo, en un intento desesperado, corrí a mi cuarto, sin importarme en las condiciones que se encontraba Blaine.

La puerta se abrió, y mi padre y Alice entraron, sumergidos en una alegre conversación que le dio tiempo de subir a la segunda planta al moreno también.

- Por los pelos – susurró, pasando por mi lado, hacia su cuarto.
- Disimula – le señalé el desorden que le había dejado en el cabello con una sonrisa de medio lado, y desaparecí tras mi puerta.

Necesitaba la privacidad de mi cuarto para gritar contra mi almohada y llorar encerrado en el baño. Lo peor de todo, es que soy consciente del mal que nos estamos haciendo, pero no puedo dejar de hacerlo.

Cuando pone sus manos acunando mi rostro, no puedo más que derretirme, junto con mi fuerza de voluntad. O cuando sus suaves labios rosas, tocan los míos, se produce una agradable descarga eléctrica que me eriza todo el bello de la piel, y me desconecta del mundo a mí alrededor. No puedo hacer nada contra eso.



- Chicas, necesito que se concentren y me ayuden, de verdad – dije, con el móvil en mi mano - ¿Dónde están?
- Yo estoy en el patio, junto con Rach – respondió Mercedes, del otro lado de la línea.
- Okay, ¿y tú Q? – pregunté, a mi tercera amiga.
- Frente a ti – en efecto, ella caminaba directo hacia mí, por lo que en cuanto nos juntamos, se enlazó a mi brazo y fuimos hacia el encuentro con las demás.
- Tenemos la fiesta sobre nuestras cabezas, y aún no hemos hecho nada más que entregar las invitaciones. ¡Gracias a Dios que Mercedes nos cedió la casa!
- ¿Qué harían sin mí? – se dio ínfulas, la morena. Yo rodé los ojos.
- Aunque la idea en un principio, fue en mi casa – aclaré – Y si he desistido de ella, es sólo por comodidad… Y porque si tengo que ponerme un puñetero disfraz, la idea es lucirlo también por la calle.
- ¡Amén! – soltó Quinn a mi lado.
- Entonces, ¿se supone que iremos hoy a comprar todo? – quiso saber Rachel.
- Exacto, no podemos tardarnos más. La fiesta es el sábado y ya hoy es jueves – declaré – ¡No queda nada!
- Tranquilo, lo conseguiremos – murmuró Rachel – Además, estuve hablando con él y está más que feliz con todo esto, así que aunque algo salga mal, él no lo notará.
- ¿Has hablado con él? ¿Con quién? ¿Con Blaine? – Solté las preguntas atropelladamente – Creí que habíamos dicho que la fiesta era más para nuestra diversión, que para darle la bienvenida a él.
- Bueno, pero Blaine fue el motivo principal, ¿no? – rebatió la castaña.
- ¿Por qué te empeñas tanto en defenderle? – farfullé, algo cabreado.
- ¿Y por qué no? Blaine es un chico increíble… Y yo me he dado el tiempo de conocerlo… Y su voz cuando canta es…
- ¡Basta! – Chillé – No quiero escuchar lo perfecto y lo mucho que lo admiras, ¿okay?
- ¡Hey! No la tomes con la chica – me riñó Mercedes.
- Es que siempre tienen que estar alabándolo, como si fuera un ser supremo… Pues, ¿saben qué? ¡No lo es! – enfaticé lo último – Es tan humano y también comete errores, así que ya dejen de hablar de él como si le conocieran, porque no tienen una puta idea de cómo es en realidad – sentía la vena de mi frente bombear con fuerza. Estaba más que alterado.
- ¿Y luego te preguntas por qué la gente no te soporta? – Soltó Rachel - ¿Te digo algo? Blaine tiene razón, sólo eres amable por conveniencia, pues estoy harta de tener que aguantarte, Kurt. Eres egoísta y sólo piensas en ti. Llevo aguantando tu rollo de chico popular por tres años y ya no pienso seguir haciéndolo. No voy a estar a tu sombra en mi último año, no más. Así que por mí, te puedes ir a la mierda.

Me quedé con el celular fuertemente pegado a mi oído, con una mueca de estupefacción enorme en el rostro. No podía creer lo que acababa de escuchar. ¿Rachel Berry me mandaba a la mierda? ¿A mí? ¿Pero quién demonios se ha creído? Yo, que he soportado por igual sus caprichitos de niña consentida, que le he dado un sitio en esta escuela, que la he apoyado y nunca la he dejado sola…. Y ahora sin más, por culpa de un extraño, ¿me da la espalda? ¿Cómo se atreve?

- ¿Kurt? – Oí a mi lado, a mi rubia amiga, mientras agitaba mi brazo – Kurt, ¿estás bien?
- No… no… - susurré, conteniendo la ira y las lágrimas de impotencia – No lo estoy.

Ella me quitó el móvil y luego me envolvió en un abrazo cálido, del que casi no fui consciente.

Me sentía realmente mal… con una increíble mezcla de sentimientos, y ganas de ahorcar a Rachel.

--------------------------------------------------------------------------------

Hey! Aparecí nuevamente! Ammm... y aprovecho de decir a mis compatriotas que felices fiestas... (Esto para los que sean de Chile) Y bueno, espero sus comentarios :D
avatar
ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿
**
**

Femenino Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 21/05/2014
Edad : 23
Klaine Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por Darrinia el Vie Sep 19, 2014 5:31 pm

Hola!!!!

Como en todo fic, llegó ese momento en el que no puedo defender a Blaine :( Tina o Kurt... Sé que es difícil elegir (sería más facíl si Sam entrara en escena... sí, soy la loca Blamer) pero... No puede jugar con los dos! Y eso es exactamente lo que está haciendo... Lo siento, pero eso no me ha gustado... Una cosa es que bese a Kurt y esté confundido y no sepa lo que siente y otra es lo que está haciendo...

Me encanta que esté con Tina... ¡De verdad! Pero no si luego va besándose con Kurt... Es infiel y no es sincero... Eso no puedo excusarlo...

Tranquila, estoy acostumbrada a que me decepcionen con Blaine...

Por otra parte... ¡¡Me emociona la posibilidad de Kelliot!! No sé por qué pero es el único chico (a parte de Blaine) que me gusta para Kurt...

Espero la actualización...

Besos

avatar
Darrinia
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2612
Fecha de inscripción : 24/10/2013
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por Gabriela Cruz el Vie Sep 19, 2014 10:35 pm

Espero que pronto termine esa relación o dime este fic es blantina o Klaine
avatar
Gabriela Cruz
-*-*
-*-*

Mensajes : 3117
Fecha de inscripción : 07/04/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por Gaby Klainer el Mar Sep 23, 2014 1:14 am

Bueno ya que al parecer Blaine se convirtio en un malvado y esta lastimando a mi Kurt, solo dire....

KELLIOT *-* KELLIOT *-* KELLIOT *-*

Enserio, es que, en solo esa parte en que salio Elliot en este capitulo se gano mi corazón...

Bueno, tambien ayudo el hecho de que Blaine este jugando con Kurt y con Tina...

Y pues, Rachel, creo que, la torturare por hacer sentir mal a mi Kurt

Espero mas Kelliot para que Blaine sepa que no puede solo jugar con Kurt...

Owww Quinnie es un Angel, tan linda con mi Kurt

Besos
avatar
Gaby Klainer
********-*-
********-*-

Femenino Mensajes : 911
Fecha de inscripción : 01/07/2013
Edad : 17
*Kurt/Chris Fans* Marissa


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por Helidra el Mar Sep 23, 2014 9:23 pm

okey me tienes mas que metida en tu wn. y la aparición de Elliot estuvo... maravillosa, porque el fantástico y por que le ayudo a demostrarle Blaine que no lo tiene tan fácil, me gustaría que se liaran pero no en plan amor, sino en ese plan amigos con derecho a roce, mas bien apoyarse y bueno satisfacerse un poco.

que Blaine sufra un poco... pero no mucho!!! que se suba por las paredes al ver que no puede tener a Kurt en secreto.

por favor actualiza pronto!!!
avatar
Helidra
**
**

Femenino Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 07/03/2014
Edad : 28
Club Darren/Blaine

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿ el Sáb Oct 11, 2014 2:55 pm

Hola, ¿me extrañaron? Tardé por temas de trabajo, como algunos ya leyeron en FF, pero he vuelto :)


Capítulo 9: “Fiesta”
[Primera Parte]


Ni siquiera sé por qué estoy poniendo todo esto, no debería hacerlo… Pero aunque estoy odiando a todo el mundo en este preciso momento, tenía mi carta bajo la manga, y sé que valdrá la pena una vez que haga mi jugada maestra.

- ¡Hey, Quinn! – Exclamé al ver que la rubia no ponía los globos donde le había dicho – Es en la esquina, sí, justo sobre aquel mueble, sólo quita el jarrón, pero con cuidado que mi madre lo amaba.
- Ash, de acuerdo – se quejó y de mala gana quitó la reliquia de mi difunta madre.

Como Mercedes había llamado a última hora para decirme que sus padres tenían un asunto que hacer en casa y ya no la podríamos ocupar para la fiesta, no me quedó más remedio que organizarlo todo en la mía. Para mi suerte, mi padre fue muy comprensivo en cuanto le mencioné que era una “fiesta de bienvenida” para Blaine. ¡Bff! Ahora son tan unidos, que incluso pareciera estar más al pendiente de él que de mí, que soy su propio hijo. Pero últimamente todo el mundo lo hace así que no lo culpo. De seguro, dentro de su cuarto, Blaine ha de tener cientos de muñecos para realizar Budú o algo así.

Agradecía el hecho de que Quinn, Puck y Mercedes, estuvieran ahora mismo ayudándome a decorar. Aún es temprano y faltan al menos unas cinco o cuatro horas para que comience a llegar la gente, pero también necesitaremos tiempo para arreglarnos y ponernos nuestros disfraces.

Yo me había pasado por una tienda, en cuanto vi en la vidriera algo que era totalmente para mí. Siempre he sido un amante de las películas de Disney, por lo que vestirme de Peter Pan lo consideraba genial. Mayas más que ajustadas, un lindo cinturón, aquel mono sombrerito… La mezcla perfecta entre inocente y sexi, inofensivo y cautivador.

Estiré mi brazo, para poner un globo sobre la planta del comedor, pero no llegaba lo suficientemente alto. Me sorprendí cuando unas manos me levantaron como si nada y me permitieron cumplir con mi cometido. Luego me regresaron al suelo, no sin antes rozarme contra su cuerpo masculino.

- Gracias – susurré apenas, al voltearme y ver de quien se trataba.
- Cuando quieras – el tono sugerente que usó me hizo sonreír.
- Tú no pierdes ocasión, ¿no? – Reí, viendo como pasaba una mano por su mohicano – Eres todo un ligón.
- Solo con las que están buenas, y tú eres muy parecido a una chica… Si fueras una, serías la más buena de todas – trató de insinuarse.
- ¿En serio esa es tu mejor frase? – Me burlé en su cara – Ahora entiendo por qué hasta la tarada de Santana te dejó.
- Hey, ella no me dejó… Fui yo quien se aburrió de ella – volteó a mirar a otro lado, claramente mintiendo.
- Ya, claro… - reprimí otra risita y caminé hacia la cocina, para echarle una mano a Mercedes.



Me miré al espejo de cuerpo completo, apreciando a la perfección mi atuendo para esta noche. Me di una vuelta, y luego me giré para observarme por detrás. Acomodé una vez más mi pequeño sombrerillo y decidí que ya era hora de bajar. Quedaba casi nada para las 9 de la noche, asique, como buen anfitrión, debía comenzar a poner el ambiente propicio para la fiesta, empezando con la música.

Salí de mi cuarto y bajé a la sala. Toda la decoración terrorífica había quedado fantástica. Los globos naranjas con diseños de caras, como si fueran calabazas. La telaraña falsa alrededor de las puertas y ventanas, incluso en las lámparas. La bola de disco, en medio del salón, previamente despejado. La mesa con bocadillos junto a la pared, con todo tipo de caramelos y comida en temática de Halloween. Simplemente genial, no pudo haber quedado mejor.

Subí el volumen al equipo de sonido casi ensordeciéndome. La música resonaba a través de los alto parlantes con tal fuerza, que de seguro, habría fiesta para toda la cuadra.

Le texteé a mi amiga, para saber cuándo vendría, y me senté en el sofá a esperar una respuesta.

“Voy en camino” – fue todo lo que recibí, luego de quince minutos.

Del piso de arriba, descendió Blaine. Al verlo, mi mandíbula casi tocó el suelo. Estaba vestido con unas mayas como las mías, pero en color negro, junto a unas botas hasta bajo la rodilla, con detalles en azul, al igual que en el pecho, donde tenía todo un asunto de súper héroe, con capa y todo.

- ¿Qué te parece? – preguntó orgulloso, situándose frente a mí, con las manos en jarras.
- ¿Y quién demonios se supone que eres? – Cuestioné, molesto de que no se fijara en mi disfraz – Porque Batman usa una máscara, así que…
- Oh, no… No soy Batman – contestó casi ofendido – Soy… “Nightbird” – nuevamente sonrió y ajustó su posición con las manos en la cintura y el pecho alzado, como un verdadero súper héroe lo haría.
- ¿Quién? – negué con la cabeza, empequeñeciendo los ojos. Jamás había oído hablar de alguien con ese nombre.
- Nightbird… Lo he creado en el club de súper héroes – explicó, dejándome con la boca más abierta aún.
- ¿Hay un “club de súper héroes” en la escuela? – lo vi resoplar sorprendido y entonces el timbre nos interrumpió.
- Voy…. Voy a – señaló la puerta, con un brazo flojo y dejó la frase sin terminar, caminando hacia la puerta.

Debía reconocer que, aunque no tuviese una idea de a qué héroe representaba o que súper poderes poseía… El traje le sentaba de maravilla.

- ¡Hola Blaine! – oí la conocida voz de Finn.
- Hola Finn… ¿Y los demás? – quiso saber el moreno.
- Oh, Sam está con Mike, ya vienen de camino y Puck me dijo que se iba a tardar un poco - ¡Genial! El trío a solas.
- Pero pasa, pasa… No te quedes ahí parado – ambos entraron en la sala y yo, fingí estar muy ocupado con la música, revolviendo mis discos.
- ¡Woah, esto está increíble! – Exclamó el alto, mirando todo el lugar – Han hecho un gran trabajo.
- En realidad, todo lo ha hecho Kurt – aclaró Blaine, sacándome un sonrisa que ellos no pudieron ver, porque les estaba dando la espalda.
- Genial – susurró, con el asombro aun en su voz.
- Es… ¿Estás vestido de Frankenstein? – medio rió el moreno.
- Sí, ¿no es original? – la alegría de ambos era perceptible en sus voces. Parecían dos niños.
- Totalmente asombroso – le apoyó.




Al cabo de media hora, la casa ya estaba llena. Prácticamente todas las personas que habían sido invitadas, habían asistido… Aunque aún faltaban algunas. Preferimos dejar la puerta abierta, ya que el volumen de la música no nos permitía escuchar si alguien tocaba el timbre. Pero de todos modos, yo me instalé en la entraba para recibir a mis invitados como buen anfitrión.

En el interior, todos bailaban como locos, se enseñaban los disfraces, bebían y se zampaban sin contemplación los bocadillos. Tendría que ir a rellenar las bandejas pronto.

- Hola, Kurt – oí la voz del idiota más grande de McKinley, por lo que me puse en medio para no dejarlo pasar – Bonita fiesta.
- Sí, lo es… Pero es una pena que tú no hayas sido invitado – le sonreí falsamente, mientras me cruzaba de brazos.
- Yo no necesito invitación, y mis amigos tampoco, ¿o sí? – le dijo al grupito que se escudaba tras de él.
- Bueno, aquí si la necesitan… - declaré molesto – Así que… O se largan ahora mismo, o llamo a los chicos para que los saquen a patadas.
- Uuui… Qué miedo – todos carcajearon de forma exagerada, chocando los puños entre ellos.
- ¿Kurt, hay algún problema? – la voz cálida de Blaine, me infundió más seguridad, frente a esos idiotas.
- Sólo son un par de tarados que pretenden colarse a nuestra fiesta, sin que se les haya…
- ¡Dave! – me quedé de piedra, cuando quitó su mano de mi hombro, y pasó por mi lado para saludar al cavernícola – Creí que no vendrían, chicos – chocó los puños con todos ellos, y yo no podía creerlo.
- No nos van mucho estas fiestas, pero eres nuestro colega, así que… Aquí estamos – explicó Karofsky, del que hasta ese momento no me había percatado que estaba vestido como un zombie, al igual que sus amigos – Aunque la princesita de hielo no nos deja pasar.
- Oh, es que no le había comentado nada… - Blaine se volteó a mirarme como si nada – Kurt, ah… me tomé la libertad de invitar a algunos amigos – me palmeó en hombro con confianza y el grupo de Dave pasó por mi lado, como si yo fuera una mueble más.

¿Pero qué mierda?...

- Hola, Hummel – más gente indeseable - ¿Me dejas pasar o qué? No puedo si estás ahí en medio con cara de estúpido.
- ¿Qué haces aquí, Santana? – Negué con la cabeza, viéndola de arriba abajo, metida en un disfraz rojo, de diabla. Buena elección – No me digas que te invitó Blaine – la morena asintió, triunfante.
- Verás, cara de nena – comenzó a decir, mientras yo rodaba los ojos – Cuando fingiste ser poseído por la entrenadora Sylvester, y me mandaste a mí y a tu querido hermanito a la base, algo increíble pasó. Resulta que el chico, es un cielo, además de estar buenísimo… Y como soy lesbiana – señaló a su novia, a su lado, vestida de “Catwoman” - …No puedo tirármelo, así que preferí conservarlo como amigo, porque a diferencia de ti, él no es ningún idiota con aires de superioridad.
- ¿Has acabado ya? – Alcé una ceja – Porque mi tiempo es muy valioso, como para desperdigarlo contigo que… me importas muy poco, o casi nada. Sólo entra y no robes nada.
- Tranquilo, tus muñecas Barbie están a salvo, al igual que tu colección de Pequeños Ponis – se burló.
- Perra – murmuré a sus espaldas.

Estuve supervisando la ida y venida de gente, hasta que me arte de ver a personas que aseguraban haber sido invitadas por Blaine. Finalmente me interné en la fiesta, para comenzar con mi plan maestro.

Mi querido moreno estaba pegado a su “novia”, por lo que no tuve ningún cargo de consciencia cuando lo jalé del brazo, apartándolo de ella.

- ¡Atención todo mundo! – grité para hacerme oír por sobre el ruido y la música – Como muchos saben, esta fiesta tiene un motivo, y tiene nombre y apellido… ¡Blaine Anderson, señores! – alce su mano izquierda como si acabara de ganar una competición de boxeo y todos vitorearon – De acuerdo, ya todos conocen muy bien la tradición de los cumpleañeros.
- ¿La tradición? – consultó ansioso a mi lado.
- Sí, cada uno de tus amigos te dará diez dólares por cada chupito de tequila que bebas. Si logras beber dieciocho, que es la cantidad de años que cumples, se duplicará la cifra de dinero… ¡Buen negocio! ¿No? – le animé y él sonrió con entusiasmo.
- ¡Sí, bebe! – vociferó Puck.
- Bien, lo haré – confirmó Blaine, aproximándose a la mesa, en donde lo esperaban las copas.

Las cinco primeras se las bebió de un solo trago, acompañado de un coro de “¡Bebe! ¡Bebe! ¡Bebe!”, de parte de los idiotas del equipo y la demás gente. Yo sonreía satisfecho de haber conseguido que comenzara a emborracharse tan fácilmente. Esto estaba saliendo mejor de lo que esperaba.

Lo que me hacía conservar la sonrisa en mi rostro, era principalmente, la expresión de ira en la cara de Tina. Ella no esperaba que alguien le apartara de su noviecito. ¡Pues ya ves que yo lo hice!

Cuando llegó a la décimo quinta, creí que se rendiría y no bebería más, pero sólo se detuvo para impulsar a sus amigos a que lo vitorearan con más ahínco. Era oficial, el alcohol ya comenzaba a surtir su efecto en él, y lucía simplemente hermoso; con la barbilla y los labios mojados en tequilla, una sonrisa enorme adornando su perfecto rostro, los ojos brillantes, reflejando las luces de la bola de disco y su pelo ligeramente revuelto, al igual que su traje de superhéroe, la mezcla perfecta entre dulce y sexy.

- ¡Dieciocho! – Gritaron todos, apartándome de mis cavilaciones - ¡El hijo de puta lo ha hecho! – aclamó Puckerman.
- ¡Hey, no te metas con mi madre! – amenazó Blaine, señalándole con un dedo.
- Tranquilo, es broma – lo frenó Finn, al ver que se ponía algo agresivo.
- ¡Lo hice! – vociferó el moreno, cambiando drásticamente de humor, volviendo a la sonrisa boba.
- ¡Bien, es hora de pagar! – señalé yo a sus amigotes.

Todos fueron entregándole el dinero a Blaine de uno en uno, soltando maldiciones y refunfuñando que los dejaría sin dinero por suertudo.

- Estoy sorprendido – dije en su oído, acercándome a él más de lo necesario para que me oyera – No creí que bebieras así.
- No lo hago – carcajeó él, alcoholizado – Solo por hoy.
- Entonces baila conmigo… - él me miró dubitativo – ¿Sólo por hoy? – repetí sus palabras, poniendo mi mejor cara de inocente.
- De acuerdo, pero solo una canción, no quisiera dejara Tina tanto tiempo sola – Ugh.
- No creo que le moleste a la vampiresa – dije, haciendo énfasis en su atuendo. Lo jalé de la corbata y me pegué a él para comenzar a menearme al ritmo del electro pop que resonaba por la casa.

Era inevitable no querer acercarme a su cuerpo cálido y ligeramente sudoroso. Olía a tequila, menta y su delicioso perfume. Hace mucho que había olvidado que teníamos más gente a nuestro alrededor, incluso aunque chocáramos con ellas de vez en cuando mientras bailábamos. Su sonrisa no abandonaba su perfecto rostro desde que el alcohol irrumpió en su sistema.

De la nada, su mano envolvió mi espalda, acercándome a él y pegándome a su torso. Me tensé en un principio, sin saber muy bien cómo reaccionar ante su suave tacto. Pero en cuanto sentí que continuaba riendo contra el lóbulo de mi oreja, me relajé. Sabía que unos metros más allá, su novia nos miraba, pero no me importaba nada, porque era Blaine quien me acercaba a él.

Bailamos así un par de minutos, hasta que nuevamente fue jalado, pero esta vez, lejos de mí por alguien. Rachel.

Ella le susurró algo al oído y el moreno se carcajeó. Qué otra cosa sino, ya que desde que había bebido, se reía de todo. Y una vez más estaba solo.

Me quedé en medio del cúmulo de gente que me rodeaba, todos saltando, gritando y divirtiéndose, en tanto que yo era empujado y mecido, con mi mejor cara de póker.

Solté un bufido entre dientes y me abrí paso entre las personas, para acercarme a Mercedes.


- ¡Esta fiesta está increíble! – exclamó ella en cuanto me vio - ¡Lo mejor del año!
- Tonterías – farfullé, bebiéndome una copa de algo que no supe identificar, hasta que ya había pasado a través de mi garganta - ¿Olvidaste ya mi cumpleaños? Yo jamás olvidaré ese 25 de Mayo.
- Sí, esa también fue sorprendente, pero esta es más… Creo que nunca habías tenido tanta gente en casa.
- De la cual no conozco ni la mitad – me quejé, haciendo una mueca – La mayoría fue invitada por Blaine… ¡Ash! ¿Ya viste que hasta Santana está por ahí?
- Sí, pero que eso no te desanime, después de todo… Eres tú el anfitrión y de quien todo mundo hablará en el instituto la próxima semana.
- Eso espero, porque si no es así… no habrá servido de nada – continué bebiendo lo que supuse era vodka, arrugando el entrecejo por el ardor en mi esófago.
- Yo que tú, no bebería tanto de esa cosa – me advirtió mi amiga – He visto a una chica salir disparada a vomitarlo todo.
- ¡¿QUÉ?! – Chillé agudamente - ¿Que fue a vom…? – Fui incapaz de acabar la frase – ¡Más le vale que le haya atinado al inodoro! – dije en tanto que daba grandes zancadas para llegar al lavabo más cercano, a cerciorarme de que las imágenes grotescas en mi mente no se materializaran en mi baño.

Abrí la puerta de un tirón, llevándome las manos a la boca… Luego, oí como un cristal se quebraba estrepitosamente en la sala y todos vitoreaban.

- ¡Mierda! – esto era mucho peor que mis pesadillas de baños sucios y fiestas alocadas.

Espero que la comida y el alcohol se acabe pronto para que todo mundo se largue de una maldita vez.


-----------------------------------------------------------------------

No me odien por no responder a sus reviews, lo haré en cuanto suba el siguiente :)
avatar
ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿
**
**

Femenino Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 21/05/2014
Edad : 23
Klaine Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por Darrinia el Sáb Oct 11, 2014 8:04 pm

Hola guapa!

Lo primero tengo que decir que me encanta tu firma... Esos son el Klaine que me enamoraron... Se miraban con amor y me hacían sentir felicidad... Ahora me dan nauseas...

Anyway, el capítulo... Tengo sentimientos encontrados... Kurt no me cae bien pero no entiendo a Blaine (muy malo debe ser para que a mí se me esté escapando... :/ ).

No sé... Espero a ver como avanzan las cosas antes de juzgar a ninguno...

Besos
avatar
Darrinia
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2612
Fecha de inscripción : 24/10/2013
Club Darren/Blaine


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿ el Dom Oct 19, 2014 10:11 am

Darrinia escribió:Hola!!!!

Como en todo fic, llegó ese momento en el que no puedo defender a Blaine :( Tina o Kurt... Sé que es difícil elegir (sería más facíl si Sam entrara en escena... sí, soy la loca Blamer) pero... No puede jugar con los dos! Y eso es exactamente lo que está haciendo... Lo siento, pero eso no me ha gustado... Una cosa es que bese a Kurt y esté confundido y no sepa lo que siente y otra es lo que está haciendo...

Me encanta que esté con Tina... ¡De verdad! Pero no si luego va besándose con Kurt... Es infiel y no es sincero... Eso no puedo excusarlo...

Tranquila, estoy acostumbrada a que me decepcionen con Blaine...

Por otra parte... ¡¡Me emociona la posibilidad de Kelliot!! No sé por qué pero es el único chico (a parte de Blaine) que me gusta para Kurt...

Espero la actualización...

Besos

Bueno, Blaine digamos que está haciendo algo por debajo de la mesa... y obviamente eso no se ve nada bien, pero él cree que sí... Es algo enredada mi explicación pero en el siguiente capítulo comprenderás un poco más a qué me estoy refiriendo.
Y Kelliot está barajandose aun, quedan muchos personajes por aparecer aun, como Seb y Cooper :)

Gabriela Cruz escribió:Espero que pronto termine esa relación o dime este fic es blantina o Klaine
Tranquila, es KLAINE, y créeme que ya en el siguiente capitulo lo verás :D
Gaby Klainer escribió:Bueno ya que al parecer Blaine se convirtio en un malvado y esta lastimando a mi Kurt, solo dire....

KELLIOT *-* KELLIOT *-* KELLIOT *-*

Enserio, es que, en solo esa parte en que salio Elliot en este capitulo se gano mi corazón...

Bueno, tambien ayudo el hecho de que Blaine este jugando con Kurt y con Tina...

Y pues, Rachel, creo que, la torturare por hacer sentir mal a mi Kurt

Espero mas Kelliot para que Blaine sepa que no puede solo jugar con Kurt...

Owww Quinnie es un Angel, tan linda con mi Kurt

Besos
Estoy muy feliz de que les haya gustado Elliot... porque será alguien importante para Kurt... ok, me cayo... Gracias por tu comentario linda :)
Helidra escribió:okey me tienes mas que metida en tu wn. y la aparición de Elliot estuvo... maravillosa, porque el fantástico y por que le ayudo a demostrarle  Blaine que no lo tiene tan fácil, me gustaría que se liaran pero no en plan amor, sino en ese plan amigos con derecho a roce, mas bien apoyarse y bueno satisfacerse un poco.

que Blaine sufra un poco... pero no mucho!!! que se suba por las paredes al ver que no puede tener a Kurt en secreto.

por favor actualiza pronto!!!
Jajajaja... que se suba por las paredes! eso me gustó!... :D Los celos se vienen y como en una avalancha! ;)
Darrinia escribió:Hola guapa!

Lo primero tengo que decir que me encanta tu firma... Esos son el Klaine que me enamoraron... Se miraban con amor y me hacían sentir felicidad... Ahora me dan nauseas...

Anyway, el capítulo... Tengo sentimientos encontrados... Kurt no me cae bien pero no entiendo a Blaine (muy malo debe ser para que a mí se me esté escapando... :/ ).

No sé... Espero a ver como avanzan las cosas antes de juzgar a ninguno...

Besos
Te recomiendo seguir tu propio consejo y esperar antes de juzgar ;) Gracias por tu comentario y yo también amo al Klaine de mi firma, ese que se decían tanto con la mirada que daban asdfghjklñ muchos feelings... *.*
avatar
ℳᵎᵎℛᶯᵅ✿
**
**

Femenino Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 21/05/2014
Edad : 23
Klaine Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: [Fic Klaine] ¨Love Fool¨ Cap. 22 y 23 (Actualización Doble)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.