Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» [Resuelto]BRITTANA: MALDITO CUERPO TRAICIONERO. (GP Santana). cap. 34
Hoy a las 3:23 pm por JVM

» FanFic Brittana: Simplemente (Adaptada) Cap 3
Hoy a las 11:10 am por micky morales

» [Resuelto]FanFic Brittana: En Equilibrio (Adaptada) Epílogo
Hoy a las 10:54 am por micky morales

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee “Time for goodbyes” Part V
Hoy a las 8:15 am por Klainefan

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado
Dom Feb 26, 2017 10:26 pm por claudia1988

» [Resuelto]BRITTANA: HERMANASTRA.. SINOPSIS, CAP. 3 y 4
Dom Feb 26, 2017 8:22 am por micky morales

» Fanfic Brittana: Make you feel my love Capítulo 20 (Final)
Sáb Feb 25, 2017 8:54 pm por 3:)

» [Resuelto]FIC Brittana - Pasión...por la danza? - Capitulo 87 FINAL
Sáb Feb 25, 2017 6:07 am por kAh0sR

» Brittana Be my hero capitulo 28,29,30 y 31
Vie Feb 24, 2017 10:49 am por Tati.94

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 16 y 17 (22/02/17)
Vie Feb 24, 2017 10:45 am por Tati.94

» BRITTANA NEVER LET YOU GO G,P SANTANA capitulo 8,9 y 10
Sáb Feb 18, 2017 8:26 pm por 3:)

» *FanFic* -A Punto Cero- Capitulo 77- Cuenta regresiva- *Nuevo*
Mar Feb 14, 2017 10:44 pm por MarisaParedes

» Fanfic Brittana -Give me love- noticias 13/5/16
Mar Feb 07, 2017 7:21 pm por kamilittaz

» Fanfic Brittana G!P: "El cielo en la tierra"
Lun Feb 06, 2017 7:42 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Dilo a Otra (Adaptada) Epílogo - Parte II
Sáb Feb 04, 2017 12:32 am por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 19,20 y 21
Mar Ene 31, 2017 12:57 am por evean

» Fanfic Brittana-Por amor al arte
Jue Ene 26, 2017 7:15 am por micky morales

» Fanfic Brittana: "Una amante de ensueño G!P"
Sáb Ene 21, 2017 4:31 pm por Tati.94

» [Resuelto]Brittana: APASIONADA SOBERBIA . cap. 7, 8, 9, 10 y 11 FIN
Sáb Ene 21, 2017 3:13 pm por monica.santander

» [Resuelto]BRITTANA: SUEÑO DE MEDIA NOCHE: EL TRATO- cap. 45 y Epilogo
Vie Ene 20, 2017 9:10 pm por 3:)

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
micky morales
 
3:)
 
Klainefan
 
Tati.94
 
JVM
 
Gabriela Cruz
 
monica.santander
 
rocio lopez
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

[Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por micky morales el Jue Oct 20, 2016 7:37 pm

Ya lily me esta hartando, aunque la mama de santana no se queda atras, espero que san tenga una conversacion definitiva con la ex pq no es facil que brittany siempre tenga que entender!!!!!

micky morales
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5897
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Jue Oct 20, 2016 9:53 pm

micky morales escribió:Ya lily me esta hartando, aunque la mama de santana no se queda atras, espero que san tenga una conversacion definitiva con la ex pq no es facil que brittany siempre tenga que entender!!!!!

Sip Lily es un fantasma muy poderoso no ha aparecido fisicamente pero ha hecho estragos... Sip Britt parece la querida y no es justo, Santana quiere darle su lugar ojala y pronto se pongo los zapatos y el anillo de compromiso.....

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Jue Oct 20, 2016 9:59 pm

Capitulo 20
BRITTANY



El maldito reloj hace tic tac alegremente, como si no me estuviera volviendo loca por completo. Son casi las dos de la mañana. Santana se ha ido mucho más tiempo de lo que dijo. Me envió un mensaje una vez para decir que se retrasaría más de lo que pensó, pero eso fue todo. Y eso fue hace horas y horas. Sé que no va a volver. Está pasando la noche en esa casa con su ex esposa. Es hora de prepararme para el adiós. Estoy muy familiarizada con este final. Es la única cosa que conozco.

Es hora de empezar a coser. No hay nada más que hacer que trabajar. Pero parece que no puedo enhebrar la aguja, el agua en mis ojos me ciega. Cierro mis ojos con fuerza, limpiando mis lágrimas, las vuelvo a colocar dentro de la caja en la que pertenecen. Hay demasiado que hacer para permitir que me quede atascada llorando por Santana.

Unos segundos más tarde, escucho su llave golpeando la puerta de mi tienda. Puedo decir que está tratando de ser silenciosa, sin querer despertarme, sin querer que sepa lo tarde que llega. Miro hacia abajo a mi aguja e hilo, con la esperanza de que mi cabello, colgando sobre mi rostro, sea suficiente para esconderme de ella. Presiono mis ojos una vez más mientras escucho la puerta cerrarse suavemente.

―¿Me esperaste despierta? ―pregunta.

―Estaba trabajando ―digo, esperando que no se dé cuenta que ninguna pieza está terminada.

―¿Zoe sigue aquí?

―No, Michael la vino a buscar. ―Intento enhebrar la maldita aguja otra vez, necesitando parecer ocupada, queriendo sumergirme en algo más.

Santana desliza sus brazos alrededor de mí desde atrás.

―Bien, vamos a la cama.

Tiene que estar bromeando. No puedo contener la risa sarcástica que se me escapa.

―Adelántate.

―Brittany, nena ―dice Santana dulcemente―. Me dijiste que fuera, no te puedes enojar conmigo ahora.

―Sí, sí puedo ―grito―. Eso fue hace diez horas. Pasaste toda la noche con tu ex. Ciertamente puedo estas enojada por eso.

―¿De verdad quieres pelear por eso ahora?

―Creo que merezco alguna explicación, una llamada, algo. No sólo un estúpido mensaje de texto.

―Creía que te habías ido a dormir. No quería despertarte.

―Por favor, ¿pensaste que sería capaz de dormir mientras tú estabas con otra mujer?

―No estaba con otra mujer ―dice―. Lily ni siquiera estaba allí cuando llegué a la casa, así que la esperé. No llegó hasta hace unas horas.

―¿Y?

―Y, se está comportando mal, tuvimos una gran discusión ―dice Santana―. No estoy segura de lo que se supone que tengo que hacer.

―¿Qué es lo que quieres hacer? ―le pregunto

―Quiero que retome su tratamiento. Pero no puedo hacer que lo haga. Llamé a la terapeuta de Lily mientras la esperaba, me dijo que tengo que dejar que Lily se autodestruya.

―¿Puedes hacer eso?

Toma mi mano.

―No estoy segura de si Lily se quedará en la casa hasta que empiece la escritura de venta, o si se va a ir con sus padres. Pero de cualquier manera, no pasaré una noche allí. No voy a faltarte el respeto. Empaqué mis cosas. Están en mi coche. Es por eso que llegué tarde. Tengo un montón de basura.

Alivio inunda mi corazón.

―¿Volviste a casa conmigo?

―Por supuesto ―dice―. ¿Puedo quedarme?

Me lanzo a sus brazos, besándola con fuerza en la boca. De repente, no me preocupa nada de esto. Lo único que importa es que me eligió a mí.

No sé cuántos viajes hizo Santana de ida y vuelta entre su SUV y mi apartamento, pero por fin tenemos la mayor parte de sus cosas. Luce como si fuéramos acumuladoras, el lugar está tan lleno. Y Santana está poniendo un montón de cosas en la bodega también, pero el resto está amontonado hasta el techo. Creo que es momento de empezar a buscar un nuevo espacio. Santana tiene razón sobre eso.

Pero por ahora, me alegra que esté aquí. Me hace sentir segura, protegida y querida, pero sé que es temporal. Bueno, puede que no sea temporal, porque no puedo dejar de pensar en lo que hay en esa caja de zapatos en la parte superior de mi televisión. Todas las mañanas, me levanto y lucho conmigo misma acerca de si ponerme o no los zapatos. Algo me detiene cada vez, pero sé que uno de estos días, mi corazón va a golpear a mi cabeza y voy a ser lo suficientemente valiente para confiar en lo que Santana y yo tenemos. Pero por ahora, sólo voy a ser feliz.

Escucho a Santana gritar y alzo la vista de mi máquina de coser. Asoma su cabeza desde la parte trasera del apartamento y articula:

―Lo siento. ―Me levanto y camino hacia ella, su mano alcanza la mía mientras sigue gritando a su teléfono.

―No, no iré. Estoy de vacaciones… No me importa si todavía estoy en Dallas… Está bien. Haz lo que tengas que hacer. ―Golpea el teléfono sobre la mesa―. Malditos, piensan que les pertenezco.

―¿Te necesitan en la oficina? ―pregunto y Santana asiente―. Me ayudaste a ponerme al día la semana pasada. ¿Por qué no vas un par de horas? Después puedes encontrarte conmigo en casa de Michael para Halloween.

―Santana me lanza a la cama, y me río―. ¿Qué estás haciendo?
Me arranca la camisa y desliza mis shorts hacia abajo.

―Siguiendo tu consejo. Voy a irme por unas horas.

Comienzo a reír fuerte, y Santana se quita la ropa. Mis ojos pasan sobre sus pechos y estómago, abajo por el camino que conduce a su pene, preparado y esperándome. Es asombroso cómo una mirada lujuriosa de ella puede hacer que todas mis inseguridades vuelen por la ventana.

La empujó sobre la cama y me subo a horcajadas sobre ella. Sus ojos color miel se oscurecen, y sus manos van a mis caderas. Siento su pene contraerse debajo de mí, se inclina hacia adelante, deslizándose dentro.

Sus ojos se cierran cuando me siente, su cuerpo tensándose con necesidad. Me inclino y mordisqueo sutilmente su labio inferior, y me tira más fuerte hacia su boca, luchando con mi lengua, su longitud latiendo dentro de mí, pero no me muevo. Me inclino un poco hacia atrás, mi cabello cayendo sobre su atractivo rostro, mis pechos empujando ligeramente contra sus pechos.

―Horas ―susurro―. Me prometiste horas.

La esquina de su boca se convierte en una sexy media sonrisa.

―Soy toda tuya ―dice con voz profunda―. Córrete, bebé. Haz lo que tengas que hacer.

Sin siquiera darme cuenta, empiezo a moverme. Todo sobre la mujer es embriagadora, incluso su voz. Sus manos cubren mis pechos, acercándolos a su boca, su lengua hace círculos en mi pezón, chupándolo y mordiéndolo gentilmente. Me siento completamente, empujando con fuerza.

―Así es, nena. Monta mi polla. ―Sujeta mis caderas mientras salto arriba y abajo sobre ella. Nunca aparta sus ojos de mí. No me importa si mi cabello está volando por todas partes o si mis pechos se sacuden en diferentes direcciones. Es imposible preocuparse de ello cuando está mirándome así. La aprieto más fuerte.

―Oh, Dios ―gimo.

―Mierda, llega allí, Brittany ―gruñe Santana. Desliza una mano, presionando su dedo dentro de mí, rodeándome―. Córrete para mí.

Mis piernas se tensan, mi boca se abre.

―¡Santana! ―grito, mis músculos vibrando alrededor de ella. No puedo sentir mis piernas, están débiles por el orgasmo que rasga a través de mí. Pero no estoy cerca de detenerme. Miro a Santana, sus ojos oscuros están clavados en mí. Empujo duro, más profundo, queriendo hacer que se corra de esta manera, con ganas de saber que tengo la misma clase de poder sobre su cuerpo como ella que tiene sobre el mío. Sus dedos se clavan en mi culo, su pecho y su cabeza se arquean. Libera su calor dentro de mí. Me arrastra hacia sus pechos, envolviendo sus brazos a mi alrededor. Nos quedamos allí jadeando, esperando a que nuestra respiración vuelva a la normalidad, a que el ritmo de los latidos de nuestros corazones se normalicen. Sus dedos rozan mi cabello.

Alzo la vista, pero no me está mirando. Sus ojos están fijos en la caja de su proposición. Me descubre mirando y rápidamente me da la vuelta.

―Creo que te prometí horas, nena.

Quinn y yo le ponemos su traje a Zoe, riendo incontrolablemente mientras tratamos de unir la docena de hebras de cabello dentro del hueso de su traje de Pebbles. Incluso Michael se ríe ante la escena. Ponemos a Zoe en su coche, pensando que será más fácil entrar y salir con Zoe, y con la esperanza de que nadie tendrá que llevarla todo el tiempo.

El timbre suena, y Quinn contesta. Estalla en un ataque de risa.

―Brittany, tenemos nuestro primer trato o truco.

Agarro el cubo de caramelos y me dirijo hacia la puerta principal. Tan pronto como el porche está a la vista, mi mano vuela hacia mi boca. Me río tan fuerte que casi me hago pis en el pantalón.

―Me encanta que hayas hecho esto ―digo mientras Santana entra, lleva una túnica de color naranja con puntos negros. Una enorme corbata azul y un palo de madera falso encima de su hombro, completan su disfraz de Pedro Picapiedra.

―Yabba Dabba Doo ―dice, haciendo reír a Zoe.

Niego con la cabeza hacia ella, mi sexy pedazo de caramelo de mujer ahora vestida como un hombre de las cavernas.

―Estás loca.

Saca algo detrás de su espalda.

―Para ti.

―No lo hiciste ―grito, bajando el cubo de caramelos.

Santana sostiene el vestido blanco de un hombro con bordes gastados hacia mí.

―Es genial ―grita Quinn―. El color de tu cabello más o menos funciona. Podemos hacerte un moño, una perfecta Wilma Picapiedra.

Santana hace sonar el disfraz.

―No olvides el collar de piedras blancas.

Me río.

―Me veré tan ridícula como tú.

Me golpea con fuerza en el trasero con su palo de hombre de las cavernas.

―Mi sensual mujer de las cavernas.

―Gracias, Santana ―dice Quinn―, el primer Halloween de Zoe será memorable.

―Espera un minuto ―dice Santana, abre la puerta principal y sale al exterior―. No pensaste que estarías fuera de este lío, ¿verdad? ―Saca un vestido azul con un cinturón hecho de huesos y una peluca de color marrón―. Wilma necesita a su mejor amiga. ―Los ojos de Quinn se posan sobre el traje de Betty Mármol, ella alcanza mi mano. Santana tiene razón. Quinn es mi mejor amiga―. Además, siempre he creído que Pedro, Wilma y Betty tenían algo a espaldas de Pablo ―dice.

Quinn y yo reímos y abrazamos a Santana como un sándwich. Ella me golpea con su palo otra vez.

―Ve a prepararte. No puedo esperar para verte en ese pequeño vestido corto.

―Creo que estás disfrutando esto del hombre de las cavernas un poco demasiado ―digo, guiñándole un ojo.

Quinn me empuja hacia el cuarto de baño.

―Ustedes dos pueden jugar al hombre y mujer de las cavernas más tarde.
Vamos a prepararnos.

Santana une un brazo conmigo y uno con Quinn, quien sostiene a Zoe en su cadera, mientras Michael toma una foto de todos nosotros disfrazados para Halloween.

―Sólo una más ―dice Michael.

De repente, siento a Santana girar rápidamente y agarrar a Quinn por ambos brazos, sosteniéndola a ella y a Zoe.

―¡Quinn! ―jadeo.

―Estoy bien ―dice, agarrando los hombros de Santana, dándole las gracias con sus ojos. Si no fuera por ella, habría dejado caer a su hija al suelo.

―Te dije que esto era una mala idea ―dice Michael, tomando el lugar de Santana como soporte de Quinn―. Sólo la conmoción de prepararse te ha fatigado.

Los ojos de Quinn bajan al suelo.

―Supongo que sí.

―No ―digo, camino hasta la sala de estar y empujo la silla de ruedas de Quinn―. Sólo una casa.

―Brittany, no es el momento para presionar o seguir adelante ―dice Michael, bajando a Quinn en su silla.

―Ahora es el momento exacto para seguir adelante ―le digo―. Porque esta noche es lo único que tenemos.

―Tiene razón ―dice Quinn―. No veré ninguna otra festividad. Esto es todo.

―Oírla decir eso me rompe el corazón.

―Podrías empeorar ―dice Michael.

―Iré. Puedo morir mañana y al menos no lamentaré perder esto.

Michael asiente y empuja la silla hacia la puerta. Santana y yo los seguimos, con Zoe en su coche. Michael elige la casa más cercana, sin escaleras que conduzcan a la puerta principal porque Quinn insiste en caminar con su hija hacia la puerta. Todos vemos mientras Quinn y Zoe llaman a la puerta, uno de sus últimos recuerdos realizándose juntas.

―Di truco o trato ―dice Quinn.

La puerta se abre, y Zoe aplaude.

―Ta ta ta. ―Todos reímos, y Zoe es recompensada con un cubo lleno de dulces que no puede comer, pero no importa. Cuando Quinn se da la vuelta, sus ojos están llenos de paz. Camina hacia mí y Santana, y sostiene mi mirada mientras me entrega a Zoe. Se siente extraño, de alguna manera diferente esta vez. Quinn da un paso atrás y mira a Santana, Zoe, y a mí. Respira hondo. Algo está mal. Puedo sentirlo.

―Nos aseguraremos que Zoe se divierta ―dice Santana.

Me giro, viendo a Michael desaparecer en la oscuridad con Quinn.

―¿Viste la forma en que nos miraba?

―Nena, no tiene mucho tiempo. ¿Lo sabes, verdad?

―Sin embargo, no se trata de eso. No me está contando algo.

―Pensé lo mismo cuando me encontré con ella para un café ese día ―dice Santana.

―¿Qué piensas que es?

―Estoy segura de que tiene muchas cosas pasando por su cabeza.

Niego con la cabeza.

―Normalmente me dice todo.

―Ta ta ta ―chilla Zoe, sacudiendo mi collar de Wilma.

Santana nos besa a ambas en la frente, toma a Zoe en sus brazos y la levanta en el cielo nocturno. Hoyuelos de bebé aparecen.

―Vamos a conseguir más dulces.

Caminamos por todo el vecindario hasta que el coche está lleno de dulces. Zoe no puede comer ni un pedazo de estos, pero Santana se come los suficientes por todos nosotros.

―No sabía que tenías diente dulce ―le digo, tomando asiento en el porche de Michael. Con Zoe ahora adentro y profundamente dormida, decidimos sentarnos afuera y repartir los caramelos así el timbre no despertará al bebé o a Quinn.

Santana rasga la envoltura de una barra de chocolate.

―No puedo recordar la última vez que comí dulces. Supongo que lo extrañé.

Me río tontamente y desenvuelvo una paleta de cereza. Apoyo la cabeza en el hombro de Santana.

―Esta noche ha sido divertida.

Me mira chupando mi regalo.

―Sabes, a veces los estereotipos acerca de ser una chica son simplemente verdad. ―Me río, sabiendo que está pensando en una sola cosa. Realmente es una mujer de las cavernas.

Deslizo la paleta de mi boca lentamente y me inclino hacia ella, dejando que mis labios de cereza hagan cosquillas en los suyos.

―Gracias por esta noche. Por hacerla tan especial.

―¿No sabes que esto es lo que quiero? ―susurra―. Tú y yo, una casa, Zoe, y…

Tira su labio entre sus dientes.

―¿Qué?

―Casi dije una familia… bebés.

―¿Bebés? ―pregunto, al ver su rostro serio―. ¿De cuántos estamos hablando?

―No estoy segura de que pueda hacerlo de nuevo, Brittany ―dice casi en un susurro―. ¿Podrías ser feliz si fuéramos sólo nosotras?

―Pensé que querías niños. Dijiste que tú y Lily….

―Lo hago. ―Se levanta del pórtico y mira hacia el cielo―. Pero si algo vuelve a ocurrir. Si te pasara algo….

―¿Santana? ―Se vuelve hacia mí. No voy a prometerle que nada podría suceder, mira lo que pasó con Lily, lo que está sucediendo con Quinn. No le daré falsas garantías. Además, sé que realmente quiere niños algún día. La he visto con Zoe―. Podría feliz sólo contigo, pero creo que no es realmente lo que quieres.

La esquina de su boca se tuerce ligeramente hacia arriba.

―Siempre pensé que tendría una gran familia, cinco o seis niños. Odiaba ser hija única. Jake siempre fue un mocoso, pero me gustaba tener un hermano. Solía pedirles a mi mamá y a James que tuvieran más hijos.

―No creo que Jake hubiera podido manejar eso.

Ríe.

―Probablemente por eso no sucedió.

―Cinco o seis niños no van a suceder, tampoco.

Envuelve sus brazos a mi alrededor.

―Si quedas embarazada, sabes que seré una imbécil sobre protectora ¿verdad? No voy a ser capaz de evitarlo.

―Si con sobre protectora te refieres a una empleada, una cocinera, y masajes en los pies todas las noches, puedo manejar eso.

―Y sin hacer ejercicio o…

―Oh, me has convencido.

Se ríe otra vez.

―Y voy a vigilarte como un halcón. Cada pequeño problemita y obtienes una revisión por parte del médico.

Le doy mi mejor saludo militar.

―No tengo prisa, Santana. Todavía estoy en mis veintes. Tengo un montón de tiempo. Tú eres la única que está en los treinta y cinco.

Me captura en sus brazos.

―Sin embargo, sigo follando como si estuviera en mis veintes. ―Me rompo en risas, sintiendo su polla contraerse contra mi estómago.

―Más bien como una adolescente. ―Se ríe, y paso mis dedos por su cabello grueso y oscuro―. Nunca haría nada intencionalmente para hacerme daño a mí misma, nunca. Especialmente si llevo a tu hijo. Te amo demasiado. Tienes que confiar en eso.

Planta un pequeño beso en mis labios y susurra:

―Lo hago.

Mi estómago hace una pequeña voltereta. La próxima vez que la escuche decir esas palabras será bajo circunstancias diferentes. Lo sé. Quiero eso. Ahora sólo tengo que averiguar el momento perfecto para hacérselo saber.

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Jue Oct 20, 2016 10:37 pm

CAPITULO 21
SANTANA


―Gran día hoy, nena ―grito a Brittany saliendo de su baño―. ¿Estás lista?

―Sí ―dice mientras recoge su cabello en una cola de caballo.

Voy a perder esto. Mis pequeñas vacaciones se aproximan a su fin. Es el momento de enfrentar el mundo real. Prefiero sin duda el mundo de Brittany al mío, así que tengo un pequeño plan en marcha y espero que esté tan emocionada sobre él como yo. Se acerca a sus cajas de zapatos amontonadas, pero sé que sus ojos están en la caja de zapatos de la proposición encima de la televisión. Contengo la respiración, esperando. No ha pasado mucho tiempo desde que le pregunté, pero aun así, la espera me está matando. Pero no necesito presionarla… tener la caja donde la ve cada vez que entra en la habitación está haciendo el trabajo por mí. Abre una caja y saca un par de zapatillas de correr. ¡Supongo que no será hoy!

Me acerco y la beso en la cima de la cabeza.

―¿Qué dicen esas zapatillas?

―Que tenemos un largo día de caminar por delante.

―¿Estás lista para esto? ―pregunto.

Sé que no está segura de si lo está o no, pero tenemos algunos lugares programados para que los vea. Es el momento de expandir su negocio. Tiene planes de contratar a algunos internos, por lo que un gran escaparate en una localización óptima tiene sentido para un buen negocio. A veces, me pregunto si creo en ella más de lo que cree en sí misma.
Sostiene mi mano y me mira, sus nervios disparándose.

―Sí, en realidad estoy un poco emocionada.

Pasamos el día conduciendo por todo Dallas, pero los lugares son o demasiado grandes, o demasiado pequeños, o necesitan demasiado trabajo. El último lugar que vimos, ni siquiera nos molestamos en entrar. No queríamos despertar al pobre hombre sin hogar durmiendo en la acera. Debería haber despedido al agente inmobiliario por siquiera sugerirlo.
Brittany arroja las hojas de MLS en el tablero de mi Porsche.

―Creo que he terminado.

―Tenemos uno más para ver ―digo―. Tengo un buen presentimiento sobre este. El agente nos va a encontrar allí. ―Brittany alcanza las hojas de la inmobiliaria, buscando el último lugar. Rápidamente intento quitárselas, pero las aleja.

―Santana, ¿miraste el precio? ―jadea―. Y está en venta, no en alquiler.
Esto es inútil

―Pero es perfecto ―digo, entrando en uno de los más acaudalados barrios de Dallas… Park Cities. Es exactamente donde la tienda de Brittany tiene que estar. Encuentro el pequeño edificio. Se ve como algo que encontrarías en París, con el cristal delantero flanqueado por dos enormes escaparates. El exterior es de un blanco vintage con delicados detalles arquitectónicos tallados a mano. Al menos, eso es lo que el agente inmobiliario me vendió. Rápidamente encuentro un sitio para estacionar y abro la puerta de Brittany. Su boca está ligeramente abierta, pero sus ojos me dicen todo lo que necesito saber… se ha enamorado.

Tomo su mano, pero no se mueve.

―No quiero ver esta.

―Pero puedo decir que la amas. Es perfecta.

―No el precio perfecto ―dice―. Y no quiero enamorarme de algo que no puedo tener. Duele demasiado cuando lo pierdes.

Eso es en resumen, la razón por la que no ha aceptado mi proposición. Parece no haber manera de poder convencerla de que soy suya y no voy a ir a ninguna parte. No tengo más opción que seguir demostrándoselo, y esta tienda es una gran parte de eso. Veo al agente saludándonos desde dentro y tiro de Brittany hacia delante.

―Este lugar es nuestro futuro, vamos.

―¿Nuestro futuro? ―pregunta Brittany, finalmente moviéndose hacia la puerta―. ¿Planeas venir a trabajar para mí a tiempo completo?

Me río entre dientes.

―No creo que mi ego pudiera manejar ser tu empleada. ―La guío por la puerta principal y le hago un gesto al agente para que se vaya. Tengo esto.

El lugar básicamente se vende solo. Brittany camina alrededor de la planta baja en silencio. Me quedo atrás y simplemente la dejo deambular. Sé que está esbozando el lugar en su mente… colores, probadores, sofás. No necesita que interfiera en su proceso. Me inclino hacia atrás y observo el espectáculo… sus ojos brillantes, cómo gira su cabello rubio, su culo contoneándose mientras camina. Definitivamente tenemos que estrenar cada centímetro cuadrado de este lugar.

Se da la vuelta y sus ojos atrapan los míos. Mueve la cabeza.

―Tienes razón, la planta baja es perfecta. Pero es demasiado caro y hay todo un segundo piso que no necesito.

―Pero te encanta, ¿verdad?

―Bueno, sí, pero…

Está bien, esto no va a ninguna parte. Es el momento para mi alegato final.

―Puedo ayudar. Yo…

―No me vas a comprar un edificio ―dice, con sus manos yendo a sus caderas.

―No voy a comprarte un edificio. Voy a comprarme un edificio. ―Me pone los ojos en blanco―. Solo escucha. Sabes que no soy realmente feliz trabajando en la firma. Estoy pensando en hacer un cambio. Estoy pensando en ser mi propia jefa.

―¿Qué? ¿Tu propia firma legal? ¿No es eso arriesgado?

―No mi propia firma. En realidad, no quiero litigar más. Me gusta más asesorar en la selección de jurados y es en lo que ha consistido la mayor parte de mi trabajo durante varios años. Y soy buena en eso. Quiero decir, ningún jurado que haya elegido ha ido nunca contra mi cliente.

―¿Nunca?

―Nunca ―digo―. Así que pensé, ¿por qué no empezar mi propia asesoría? El espacio del piso de arriba es perfecto para eso. Hay una entrada privada, aunque la mayoría de mis clientes ni siquiera vienen a mí. Normalmente voy a ellos. ―Sus ojos se alzan. Empieza a subir las escaleras. ¿Tal vez debería decirle que ya vi este lugar? Sé que funcionará. Sé que esto es lo que quiero. Su silencio me está matando―. Puedo elegir para quién trabajar y para quién no. Hacer mis propias horas, mi propio recorrido. Puedo trabajar desde casa. Creo que podría ser útil para criar a Zoe.

―¿De verdad estás en esto conmigo? ―susurra Brittany.

―Desde el primer día, nena.

―Entonces, ¿compraríamos el edificio juntas? ―pregunta―. ¿Cincuenta-cincuenta?

―Podemos hacerlo así, si te hace sentir cómoda. O…

Apunta con su dedo a mi rostro y se ríe.

―Sabía que estabas intentando comprarme un edificio.

―Con la venta de mi casa, tengo algo de efectivo extra. ―Me río y pone los ojos en blanco―. Podemos hacer esto como te haga sentir cómoda, pero no tiene sentido que pidas un préstamo cuando…

―Brittany Lingerie es mi negocio y necesito mantenerlo por mi cuenta… tasa de interés enorme o no. Ya me han aprobado para un préstamo. No permitiré que mi novia me financie.

Su tono es casi amenazante. Sé que necesito recular.

―Como he dicho, lo que sea que te haga sentir cómoda.

Hace un pequeño giro.

―Me encanta.

―A mí también ―digo―. Pero si hacemos esto, eso te deja sin hogar.

―A ti también ―bromea―. Quinn quiere que me quede en su casa. Creo que sería lo mejor para Zoe después…

Extiendo la mano y le froto el brazo.

―Ese es un buen plan. Pero como dijiste, eso me deja sin hogar. Así que hay esta casa en la que pensé…

―¿Una casa?

―Tengo que vivir en alguna parte.

―Es solo… ―Hace una pausa por un segundo―. No creo que vayas a necesitarla.

―Porque… ―pregunto, esperando que diga lo que pienso que está diciendo.

―Creo que vas a vivir con dos chicas ―dice Brittany, con una risita.

La levanto y la giro, besándola con fuerza en la boca.

―No será oficial hasta que te pongas los zapatos y el anillo.

―Pronto ―dice Brittany―. Así que no compres ninguna casa.

―Está bien, ¿tal vez solo un edificio? ―pregunto.

Echa un vistazo alrededor una vez más.

―Estoy lista. Vamos a hacerlo.

El siguiente par de semanas son un torbellino. El propietario del edificio tenía prisa por deshacerse de la propiedad y su enorme hipoteca, sin duda. Así que Brittany y yo nos movimos rápidamente, negociamos el precio un poco por lo bajo y cerramos el trato en dos semanas. Fue una locura. Y además de empacar, había regresado a mi trabajo en la firma. Oculté mis planes por las pasadas semanas porque nunca sabes cómo actuarán los compañeros abogados cuando otro compañero se va. A veces, son cordiales; otras veces, quieren que te quedes para el final del negocio… asustados de que vas a intentar robarles clientes. Espero lo primero, pero no puedo quedarme mucho más tiempo. Tengo que dar la noticia… hoy. En realidad, firmé los papeles anoche, pero los de la mudanza vienen hoy. Me despedí hace un tiempo. Mi nueva vida está esperando.

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Jue Oct 20, 2016 10:38 pm

CAPITULO 22
BRITTANY


Nunca pensé que lo diría, pero tengo demasiados zapatos. De acuerdo, estoy mintiendo. Realmente no lo creo. Pero tengo demasiados pares que empacar. Santana me rodea con los brazos por detrás, encuentra con los labios ese punto en el cuello que sabe que me pone increíblemente cachonda. La aparto de un empujón.

―Detente o no lograré hacer nada. De todos modos, ¿no tienes que ir a trabajar?

―Qué te parece si te recojo para comer y podemos celebrar que dejase el trabajo.

La beso, diciéndole que me gusta la idea. En dos semanas, será una mujer libre y comenzará nuestra nueva vida juntas. No puedo esperar. Pero una parte de mí siempre echará de menos este sitio. Brittany Lingerie nació aquí. Mirando alrededor, no tengo ni idea de por dónde empezar a empacar.

―Empieza con esto ―comenta Santana, alcanzando el cajón de la mesilla de noche y riéndose―. Cristo, es rosa brillante.

La golpeo en el brazo y alza mi vibrador sobre la cabeza.

―Dámelo.

―¿Lo echas de menos? ―pregunta, acercándose hasta que estoy atrapada entre la pared y su duro pecho.

―No ―jadeo.

Lo enciende y el zumbido resuena en la habitación. Mi cuerpo reconoce el sonido y aprieto las piernas.
Pasa la mirada por mi rostro y baja el brazo, deslizando el vibrador por la piel del exterior de mi muslo.

―Parece que lo echas de menos.

―No, te prefiero a ti.

Esa fue la respuesta correcta, porque se arrodilla al segundo. Las bragas ya están por los tobillos, levanta la mirada hacia mí con una malvada sonrisa en el rostro.

―Joder, mírate ―exclama―. Tienes el clítoris muy duro. ―Me da un pequeño lametón―. Está pulsando.

Y tiene razón. Me pregunto si así es como sienten una erección los hombres o Santana en su caso por ser intersexual.

―Por favor.

―Jamás tienes que suplicar ―dice continuando, su cálido aliento tensándome. Mi cuerpo sabe lo que puede hacer con esa lengua, esos labios. Siento que pone el virador en mi mano―. Muéstrame qué haces.

Ha perdido la cabeza. No hay forma de que vaya a hacer eso.

―No, te necesito.

Pero no me toca. Su aliento sigue burlándose de mí, pide:

―Muéstramelo, Brittany. ¿Lo introduces en tu interior? ¿Lo dejas vibrando sobre tu clítoris?

Está empujando mi mano en medio de mis piernas, alentándome.

―Me gusta estar encima de él ―susurro.

―¿Lo montas? ―pregunta.

―Sí.

―¿Y no lo echas de menos?
Bajo la mirada hacia Santana.

―¿Echas de menos tu mano?

Me golpea el trasero, duro, acercándome a su boca. ¡Oh Dios, gracias! No hay ninguna forma para describir cómo me hace sentir Santana. Sí, las cosas que le hace a mi cuerpo son alucinantes. Pero es como si no se conformase con nada menos que tenerme totalmente expuesta a ella, en cuerpo y alma. Quiere conocer todas las partes de mí, tanto física como emocionalmente. Y no importa lo mucho que me dé miedo, no desiste. Rendirme a una persona no es algo que hago fácilmente. Es darle a otra persona la munición para hacerte daño, contar todas tus inseguridades y esperar y rezar que la otra persona no las utilice en tu contra. Pero, ahora mismo, no estoy pensando en nada de eso.

―¡Santana! ―chillo.

―Te amo ―susurra, pero aún tiene la cabeza entre mis piernas. Es como si le estuviese hablando a mi vagina. Levanta la mirada y me sonríe, sabiendo lo que estoy pensando―. Tú le hablas a tu trasero, así que debería ser capaz de hablarle a tu coño.

Empiezo a reírme con fuerza, una lágrima me baja por la mejilla.

Se levanta y la seca con el dedo, mirándola.

―¿Sabes?, nunca te he visto llorar.

―Nunca jamás me des una razón para hacerlo ―murmuro.

Apoya la frente contra la mía.

―Eso me mataría, nena ―susurra―. Recuerda, amar sin disculpas.

―Amar sin disculpas.

Lentamente la desvisto, sin importarme que llegue tarde al trabajo, sin importarme que tenga mucho que empacar. Ahora mismo, solo necesito rendirme a esta morena. Estoy lista. Y sé qué hacer.

Santana se marcha a trabajar con mi vibrador en el bolsillo del traje. Probablemente ahora mismo lo está lanzando a la basura, lo que está bien. Con ella alrededor, no lo necesitaré de nuevo. Ese es un pensamiento increíble. ¡Nunca volveré a necesitar un vibrador! Sonriendo, paso las siguientes horas empacando y trabajando, manteniendo un ojo en el reloj. Luego me ducho, me peino, me maquillo y miro entre las cosas que aún no he empacado. ¿Qué queda bien con Tiffany Blue?

Levanto la tapa de la caja de zapatos. El anillo de diamantes todavía está apoyado sobre el tacón, esperando por mí. Río para mí misma, finalmente preparada para dar el siguiente paso, el mayor paso de mi vida. Es algo bueno. Tengo unos zapatos fabulosos para comenzar la jornada. Tomo una falda gris con una abertura y una blusa blanca, luego quito el anillo del tacón y me pongo los zapatos. Quiero que sea Santana el que me lo ponga en el dedo.

Las manecillas del reloj parecen estar moviéndose muy lentamente. Sentada en un taburete en mi zona de trabajo, me doy cuenta de que no me verá los zapatos, así que me inclino hacia la puerta, cruzando las piernas, así los zapatos serán lo primero que vea cuando entre. No hay forma de que lleguemos a comer.

Entonces, espero. Pasan diez minutos y aún no está aquí. Nunca se retrasa. Compruebo el teléfono, sin llamadas ni mensajes de texto, nada. Después de treinta minutos, estoy realmente preocupada. Esto es tan distinto a ella. Espero que no pasase nada malo con sus compañeros. Espero que no lo echasen antes de tiempo. Espero que no esté muerta en alguna cuneta. Mi ansiosa mente que no deja de dar vueltas está agradecida cuando suena el teléfono.

―Brittany, soy Michael. El médico acaba de pedir el hospicio para Quinn.

Le escucho sollozar en el teléfono y bajo la mirada a mis perfectos tacones. ¡Mantente fuerte! Todo el mundo tiene que ser fuerte en este momento.

―Estoy de camino.

―Quinn está con Zoe ―indica―. Quiere un poco de tiempo solo con ella.

―Lo entiendo.

―Deberías venir dentro de un par de horas.

―De acuerdo ―murmuro.
―Una cosa más ―continúa Michael―. Quinn me pidió que te dijese que la vida es demasiado corta. Ponte los zapatos. ¿Sabes qué significa eso?

―Dile que, esta vez, estoy un paso por delante de ella. Dile que los llevo puestos.

Cuelgo el teléfono. El corazón me late con rapidez, tengo la piel sudorosa. Un único pensamiento se me pasa por la cabeza: necesito a Santana. Nunca antes he necesitado a ninguna pareja hombre o mujer. Nunca antes he tenido el deseo de correr a los brazos de una persona como en este momento. ¡Por favor, contesta! Llamo otra vez, el contestador de voz. Dejo un mensaje desesperado antes de intentarlo un par de veces más con su teléfono móvil, luego decido llamar a su oficina. ¿Dónde está?

―Oficina de Santana López ―responde Mona.

―Mona, no estoy segura de si me recuerdas, pero soy Brittany…

―Por supuesto, señorita Pierce. ¿En qué puedo ayudarla?

―Me estaba preguntando si podías ponerme con Santana. No está respondiendo a su teléfono.

―Lo siento. No está en la oficina.

―¿Dijo a dónde iba?

―A su casa ―contesta Mona―. ¿Puedo ayudarla en algo?

―Si sabes algo de ella, por favor dile que me llame. Es una emergencia.

Me levanto de un salto, tomo las llaves y corro hacia el auto. No puedo llegar a ella lo suficientemente rápido. Estoy huyendo del dolor de perder a mi hermana, pero al menos esta vez estoy corriendo hacia alguien. Frenética, logro hacer más giros equivocados de los que haría normalmente. Estaciono en la calle de entrada y tomo una profunda bocanada de aire. Su auto esta justo en el frente. Gracias a Dios, está aquí. En solo unos minutos estaré rodeada en la seguridad de sus brazos.

Hay agentes de mudanza por todas partes, pero ninguno parece saber dónde puedo encontrar a Santana. Si hay un sitio en el que le gustaría pasar tiempo, sería en el cuarto de la bebé. No puedo imaginar lo duro que es para ella decirle adiós a esa habitación. Bajo la mirada a mis zapatos. Hoy se ha convertido completamente en una mierda. La voz de Quinn me llena la cabeza, diciendo de Zoe que algo bueno siempre sale de algo malo. Santana es mi algo bueno en este completo desastre.

Camino hacia el cuarto, la luz está encendida y la puerta está abierta de par en par. Tiene que estar ahí. ¿Tal vez es mejor que la deje sola? ¿Puede que necesite este momento? ¿Pero puede que me necesite ahora mismo tanto como yo a ella?

Mis tacones Tiffany Blue me llevan hacia Santana, mi futuro. Me detengo en el umbral de la puerta, como si hubiese alguna barrera invisible. Nunca la he conocido, pero inmediatamente sé quién es ella. Lily tiene la cabeza apoyada en el hombro de Santana, ella le rodea la cintura con un brazo, mirando la cuna… juntas.

Doy un pequeño paso atrás. Esto es íntimo. Lo siento. La estoy perdiendo. De repente, mi miedo es más grande que mi fuerza y me hace añicos el corazón. Añicos que construirán un muro alrededor de mi corazón para no volver a sentirme así de nuevo. La cuestión de un corazón roto es que, cada vez que te lo rompen, los trozos se hacen más y más duros, hasta que ya no pueden ser penetrados.

Con los dedos, juguetea con el cabello rubio de Lily.

―Aún te amo ―murmura Lily―. Han pasado demasiadas cosas entre nosotras como para que no lo haga.

―Yo también te amo ―susurra Santana.

Me llevo la mano a la boca. Es la única forma para evitar ponerme a llorar. Me quito los zapatos, los dejo en el suelo y alcanzo mi bolso, dejando el anillo en uno de los zapatos antes de mirar por última vez mientras Santana le da un beso en la frente a Lily. Luego salto, corriendo por las escaleras con los pies descalzos. Esta vez simplemente estoy huyendo. No hay nadie hacia quién huir, supongo que nunca lo hay.

¿Qué le pasó a mi vida las pasadas horas? Me duele muchísimo la cabeza, el corazón no deja de latirme con fuerza y Santana no deja de llamar. El teléfono suena cada treinta segundos. Me está volviendo loca. ¡No te vengas abajo! Necesito ser fuerte ahora mismo, pero mi cuerpo no está escuchando. El maldito teléfono suena de nuevo.

―Santana, por favor, deja de llamarme.

―Finalmente dijiste que sí. Llevabas puestos los zapatos ―dice Santana, su voz cediendo.

―Y tú tenías el brazo alrededor de Lily.

―Mierda ―masculla Santana―. No fue nada, Brittany.

―Lo fue, Santana. Ambas lo sabemos.

―No, joder, no lo fue ―grita―. Necesitamos aclarar esto. ¿Estás en casa de Quinn?

―Sí.

―Quédate ahí. Estoy llegando. Solo estoy a un par de minutos. Por favor no te vayas. Tengo que verte.

Salgo al porche de Quinn para esperarle. No hay forma de que vaya a dejarle entrar en la casa o a mi corazón de nuevo. Me cruzo de brazos, protegiendo mi interior, mi corazón. Estaciona en el camino de entrada y sale del auto, llevando los zapatos de proposición en la mano. Se acerca, alcanzándome, pero doy un paso atrás.

―Por favor, vuelve a ponerte los zapatos.

―No puedo ―contesto, tan bajito que apenas me reconozco la voz―. No sería justo para ninguna de las dos. No prolonguemos esto o nos hagamos daño mutuamente.

―¿De qué estás hablando?

―Esto ha sido divertido, pero se terminó.

―Nada se ha terminado. No estoy segura de qué crees que viste o piensas que sucedió con Lily, pero…

―Aún la amas. Puedo verlo en tus ojos. Te escuché decirlo.

―Por supuesto que la amo, pero no como estás insinuando. Te lo dije.

―¿Por qué estabas con ella?

―Llamó muy molesta sobre recoger el cuarto. Me acerqué, así podíamos despedirnos juntas
.
―Así que, ¿te llamó y tú saliste corriendo?

―Bueno, no realmente. Estaba llorando.

―¿Dónde se suponía que tenías que estar?

Santana bajó la mirada y susurra:

―Comida. Olvidé nuestra comida.

―Y merezco ser lo primero en la vida de un persona, no lo segundo después de su trabajo o su ex. No tener que compartir su tiempo.

―Tienes razón ―asegura Santana―. Y lo eres.

―No, no lo soy. ¿Siempre estarás ahí para Lily?

―Está enferma.

―Lo sé ―comento―. ¿Pero qué pasará cuando ella te necesite en mi cumpleaños o durante el funeral de Quinn? ¿Entonces a quién elegirás? ―Santana abre la boca pero la interrumpo―: La amas. Dale otra oportunidad a tu matrimonio.

―Eso es una locura ―exclama Santana―. Estás diciendo locuras. Quiero casarme contigo.

―Pero no puedo jugar un segundo papel por ella y, hasta que esté recuperada, lo haré. Me conozco demasiado bien para saber que no puedo hacer eso. Por favor, no me lo pongas más difícil, Santana. Estoy sobrepasada. Pronto seré una madre. Nunca debería haberte pedido que hicieses esto conmigo. Eso no fue justo.

―Brittany, eso es tu antigua mierda metiéndose en el camino. Lo que viste no fue nada. No necesitas dejarme antes de que yo te deje. No te voy a dejar. Puedes depender de mí.
―Puedo depender de mí misma ―protesto, dando un par de pasos de vuelta a la seguridad de la casa y cerrando la puerta.

Pero no se marcha. Santana golpea la puerta con ambos puños.

―No me apartes de esto, por favor. Solucionemos esto. No quiero pelear. ―Golpea la puerta un par de veces más―. ¿Quinn no te ha enseñado nada?

Abro la puerta de golpe, con las llaves y el bolso en la mano.

―¿Cómo te atreves a usar a mi hermana moribunda para intentar justificar lo que hiciste?

―No lo hago ―responde Santana―. Pero Quinn me ha enseñado lo importante que es no malgastar el tiempo, y pelear es una gran pérdida de tiempo. Tiempo que no podemos recuperar. No quiero perderte, Brittany, ni un segundo. Ese es el porqué me estoy cambiando de trabajo, cambiando mi vida. Sé qué es importante.

―Aparentemente, lo es Lily.

―Maldita sea, Brittany. Lo siento. Siento haberte hecho llorar cuando todo lo que quiero es escuchar tu risa.

―Tengo que ir junto a Quinn y Zoe.

―No antes de que arreglemos esto. Te amo.

―No quiero pelear contigo ―menciono.

―Brittany, algunas veces vamos a pelear. No significa que te vaya a dejar. No estoy cambiando de opinión sobre ti, nosotras o…

Suspiro.

―No tengo la energía para esto, Santana. Quinn está en el hospicio.

Se acerca un poco.

―Jesús, ¿por qué no me lo contaste?

―Te llamé docenas de veces. Te dejé un mensaje. Estabas demasiado ocupada con Lily.

―Eso no es justo.

―Mira, solo es cuestión de tiempo. Tengo que centrar toda mi energía en Quinn y en Zoe. No puedo tener mi energía dividida ahora mismo; intentando arreglar algo entre nosotras, preguntándome si aún estás enamorada de tu ex. No tengo el tiempo o la energía para eso.

¡Ve junto a Quinn! ¡Simplemente ve junto a Quinn! Sigo repitiéndomelo una y otra vez mentalmente mientras conduzco a casa de Michael. Tengo que estar únicamente centrada en Quinn y en Zoe. Paso a la enfermera del hospicio que se marcha mientras entro en la casa. Quinn está en el sofá, sosteniendo débilmente una libreta y un bolígrafo, sin duda haciéndome una lista de la joyería y cuándo dársela a Zoe. Incluso sostener el bolígrafo parece una lucha. Dejo el bolso en el suelo.

―¿Quinn?

―¿Britt? ―Quinn sonríe ligeramente, cerrando la libreta y dejándola a un lado.

No te desmorones. No ayudará el que te vea llorar. Tomo una profunda bocanada de aire, sabiendo que necesito mantenerme fuerte. Camino hacia mi hermana y me arrodillo a un lado del sofá.

―Estoy aquí.

―Por última vez ―indica Quinn.

―No ―contesto―. Yo…

―No quiero que me veas peor. Por favor, Brittany, no quiero que me recuerdes así.

Me rompe el corazón, pero acepto. Le daré a Quinn cualquier cosa que pida.
Toma mi mano.

―Los domingos de hermanas siempre fueron mi día favorito de la semana.

―También el mío.

―Prométeme que aún hablaremos los domingos ―me pide Quinn.

Me muerdo el labio con tanta fuerza que me saco sangre. Se me llenan los ojos de lágrimas, pero no las dejo escapar. Pero Quinn me conoce muy bien. Puede ver mi lucha.

―No hay una forma perfecta para hacer esto, hermana. Puedo verte intentando ser la perfecta hermana pequeña y decirme adiós justo de la manera perfecta.

―Tengo que asegurarme…

―No hay alma en la perfección ―señala Quinn―. Simplemente sé tú.

―Tengo mucho que decir. Es como un montón de pequeñas bombas estallando en mi cabeza. No quiero olvidar nada.

―Empieza a hablar ―pide Quinn, pero solo hay silencio.

Tengo este pensamiento loco en la cabeza, que cuanto más lo aguante más puedo mantener viva a Quinn.

―Yo empezaré. Necesito hablar contigo sobre Noah.

Está bien, esa es la única cosa que no le daré a Quinn. No pasaré mis últimos minutos con ella discutiendo sobre ese inútil hijo de puta.

―Ahora no, Quinn.

Suspira débilmente.

―De acuerdo, entonces, ¿cómo van las cosas entre tú y Santana?

―Nosotras solo… ―Se me apaga la voz―. Simplemente rompimos…

Quinn abre los ojos como platos.

―¡Brittany, no! ¿Por qué?
Hablar de ello es más difícil de lo que pensé que sería, pero, de todos modos, se lo cuento todo a mi hermana. Si no lo hubiese hecho, Quinn se habría pasado hasta su último aliento intentando que se lo contase. Y se siente bien hablar con mi hermana de este modo, una vez más, por última vez.

―Pensé que era tan perfecta ―menciono.

―Todo el mundo está jodido ―explica Quinn―. Simplemente tienes que averiguar con qué tipo de jodido puedes vivir.

―Voy a echar de menos la gran filósofa que eres.

Quinn sonríe.

―Santana la jodió. Le echaré la bronca por última vez. Pero no te abandonó, Brittany.

―Con el tiempo lo habría hecho. Y no puedo permitir que me dejen otra vez.

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Jue Oct 20, 2016 10:45 pm

CAPITULO 23
SANTANA


No estoy segura de cuánto tiempo me quedé en el porche delantero de Quinn, ¿horas? ¿Minutos? El tiempo había parado porque por segunda vez en mi vida, mi mundo se había estrellado a mi alrededor. Coloco los zapatos en la puerta, donde no puede no verlos y meto la mano en el bolsillo, sintiendo su anillo de compromiso. No puedo creer lo que pasó. No ha terminado. No puede ser. Camino hacia mi coche y lentamente salgo del camino de entrada cuando suena mi teléfono.

―Santana, es Quinn. ―Su voz es suave, dolida.

―Quinn, ¿estás bien?

―Creo que yo soy la que debería preguntarte esto. Hablé con Brittany.

―Brittany no me va a escuchar.

―Eres adorable, pero una idiota total.

―Quinn, te lo juro. No sé lo que pasó.

―Te diré lo que pasó. Estabas con tu ex, dijiste que la querías, tenías tus brazos alrededor de ella y la besabas.

De repente, Quinn no estaba sonando tan débil. Sonaba como si quisiera patear mi culo.

―En la frente. La besaba en la frente.

―Idiota ―espetó Quinn―. Lo mismo que meterle la lengua a Brittany.

―Eso es ridículo. Amo a Brittany.

―Pero dejaste plantada a Brittany por tu ex-mujer.

―La cual está enferma.

―Aun así la has jodido.

―Lo sé ―digo―. Sin embargo sabes que quiero a tu hermana.

―Lo sé. Pero tengo que reventarte las pelotas un poco. Le hiciste daño.

Froto mi pecho. Me duele como el demonio saber que he herido a Brittany.

―¿Qué hago ahora?

―Tú eres la abogada de primera. Dime tú.

―Hacer lo que ninguna otra persona ha hecho alguna vez. Luchar por ella. Mostrarle que es lo primero en mi vida.

―Lo has entendido ―dice Quinn―. Y si eso no funciona, voy a poner en mi testamento que mi último deseo es para Brittany parir tus hijos.

―Gracias, Quinn ―digo―. No estoy segura cómo alguno de nosotros va a seguir adelante sin ti.

―Felizmente, espero ―dice Quinn en voz baja.

―¿Qué puedo hacer por ti? ―pregunto―. ¿Quiere que vigile a Zoe o llamar a alguien? ¿Cómo puedo ayudar?

―Estoy bien. No tengo miedo. Es sólo… ―Su voz se rompe―. Zoe. Voy a perder abrazarla, amarla, ser su madre.

―Quinn, ¿Brittany alguna vez te ha contado sobre mi Zoe? ―Quinn escucha en silencio mientras le cuento sobre Lily, nuestro bebé, cómo todo se vino abajo. Estoy un poco sorprendida porque Brittany no le había contado, pero supongo que Brittany sintió que era demasiado privado para compartir―. Sólo pude sostenerla durante una hora ―susurro―. Y ella nunca tuvo una madre que la sostuviera.

Quinn sorbe en el teléfono.

―La encontraré por ti, te lo prometo. La amaré, abrazaré y besaré. Lo prometo.

―Gracias, Quinn.

―Ahora ve a buscar a Brittany y arregla esto ―dice Quinn―. Creo que se fue a montar.

―Está bien ―le digo.

―Entonces, ¿cuál es el plan para recuperar a mi testaruda hermanita?

―No te preocupes, sé exactamente qué hacer. ―Siento mi garganta apretarse, pero ya no soy la niña que no besa a la chica. Soy una mujer y voy por lo que quiero. Y quiero a Brittany.

Veo a Brittany tan pronto como camino hasta el corral para montar, sólo que no está montando. Ni siquiera se ha vestido para montar. Mystic está pastando en la hierba mientras Brittany está apoyada en ella. Si no la conociera mejor, pensaría que está llorando. Pero ella no necesita llorar para que yo vea su dolor. Diablos, puedo sentirlo desde el otro lado del terreno. Ella está haciendo todo lo posible para contenerlo, para mantenerlo todo dentro, pero es como un campo de fuerza que la rodea, un campo de fuerza que sé que no puedo penetrar. Pero no va a detenerme intentar.

No hay nadie más alrededor. El lugar está vacío, lo cual es bueno si ella comienza a gritarme de nuevo. Su postura se endurece y sé que puede sentir mi presencia. Me detengo por un segundo. ¿Tal vez debería irme? Pero sé que si me voy ahora, pensará que estoy renunciando a ella. Eso no es una opción.

―Hablé con Quinn ―digo. Sus ojos se cierran y su cabeza se apoya en el lado del caballo. Su cabello rubio se echa suavemente en la capa gris de Mystic. Me gustaría que se apoyara en mí en su lugar.

―Necesito estar sola ―dice Brittany.

―Eso es lo contrario de lo que necesitas.

―Esto es exactamente de lo que estoy hablando. No tengo la energía para esto. Por favor, vete.

―No ―le digo―. No te voy a dejar. No voy a decir una palabra más, pero me quedo. Nunca estarás sola otra vez.

―A menos que llame Lily ―me grita.

No pico el anzuelo. En vez de esto, camino unos pocos metros lejos y me apoyo en el poste de la cerca. Espacio le puedo dar, pero no soledad. Y mantengo mi promesa. No le digo otra cosa. Simplemente permanecemos allí, en silencio, rodeadas por el olor a mierda de caballo. Parece adecuado, ya que estamos rodeadas de mierda en la vida real. El pensamiento me hace sonreír. Pienso hacer una broma, ya que normalmente Brittany lo encontraría gracioso. Por lo general se ríe tan fácilmente, pero levanto la mirada y la veo mirando mi sonrisa. Debo parecer una completa idiota, estando aquí, que sonríe mientras su hermana está muriendo. Mi sonrisa se desvanece, pero parece que ella aún quiere pegarme. Le dejaría si pensara que la haría sentirse mejor.

―Me tengo que ir ―dice, agarrando las riendas de Mystic.

―Puedes hacer esto, Brittany ―digo―. Sé que se sientes como que no puedes, pero eres fuerte…

―Sé que puedo ―dice―. Y lo haré sola, como siempre.

―Y una mierda lo vas hacer ―espeto, tirando de ella en mis brazos. Mis manos se enrollan en su cabello mientras sus labios se ciernen cerca de los míos. Su cuerpo está tenso, pero no se aparta. Sé que todavía me quiere. Sé que mis brazos aún la hacen sentir mejor―. Déjame hacerte sentir mejor ―le susurro―. Sabes que puedo. ―Su mirada cae en mi boca y esa es la única respuesta que necesito. Le tiro hacia adelante, asegurándome que mi pene presiona el lugar correcto y su respiración se entrecorta. Moviendo mis manos a su culo, la empujo en mí.
Un dulce gemido escapa de sus labios.

―¿Se siente mejor?

Me empuja a un lado.

―Mi vibrador puede hacer que me sienta igual de bien ―espeta.

―Esto lo dudo ―digo, tratando de aligerar las cosas―. Además, lo confisqué, ¿recuerdas?

Agarra las riendas de Mystic y me señala diciendo:

―Esto no cambia nada.

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Jue Oct 20, 2016 10:50 pm

BRITTANY


Hay mucho que hacer para sentarse y revolcarse por Santana. Me doy unas cuantas horas más de sueño, pero eso es todo. Si no me levanto ahora, esta tristeza, esta pérdida y el miedo me tragara por completo. Sólo hay una cosa que hacer. Lo que siempre hago, me mantengo ocupada.

Es hora de ir a mi tienda y empacar. No estoy segura de qué hacer más allá de eso. He comprado un inmueble con Santana, pero no quiero mudarme allí. De todos modos, tengo que salir de mi agujero de mierda actual, así que tengo que terminar de empacar. Necesito llevar el resto de mi ropa y cosas a la casa de Quinn, de todos modos.

Abriendo la puerta principal, encuentro los zapatos de Tiffany Blue de la proposición en el porche delantero. Mi mirada salta hacia arriba en busca de Santana, pero no está en ninguna parte. Recogiéndolos, se sienten fríos en mis manos. Deben haber estado aquí toda la noche. Estaba oscuro cuando llegué a casa ayer por la noche, así que supongo que no los vi. Los limpio con mi manga de camisa y los abrazo a mi pecho. Son demasiado hermosos para dejar fuera. Y a pesar de que nunca van a estar de nuevo en mis pies, algo en el perfecto par de zapatos siempre me consuela. Santana lo sabe.

Me desplomo dentro en la cama. Desempacar puede esperar hasta mañana.

El problema es que llega mañana y apenas puedo echarme fuera de la cama. Nunca he tenido un problema antes con seguir adelante. Como le dije a Santana, cuando he terminado, he terminado. Pero incluso vestirme me agota. Abro la puerta de entrada, determinada en ir a mi tienda. Una caja espera en el porche delantero. Me agacho y la recojo. No había oído un sonido de fuera mientras estaba revolcándome y no hay ninguna nota, pero sé quién la dejó. Levanto la tapa, encontrando un par de zapatos de Brooks dentro con una tarjeta que decía:

Estos zapatos dicen que es hora de dejar de huir.



Sacudo la cabeza, segura que Santana no va a renunciar, pero un par de zapatos no cambia nada. Pero ¿qué tal con dos pares? A la mañana siguiente, otro paquete pequeño espera en el porche delantero. Un impresionante par de Manolos color rosa sexy, esperan dentro con otra tarjeta.

Estos zapatos dicen que no estoy renunciando. Nunca me rendiré contigo.


Todas las mañanas durante la semana siguiente, un nuevo par de zapatos con una nota espera en el pórtico. Pongo en línea todos los zapatos encima de la mesa del comedor. La mayoría de los hombres envían flores o chocolate. Santana envía zapatos. Esta morena sí que me conoce. Recojo las notas, releyéndolas. Me gusta especialmente la nota que acompaña botas negras de cuero hasta los muslos con punta y tacón de aguja.

Estos zapatos dicen patéame en el culo, pero háblame.



Mientras los zapatos y las notas conmueven, mi corazón está demasiado roto para juntarse de nuevo a sí mismo en este momento, muy debilitado por Santana y demasiado roto por mi hermana, que ha rechazado las visitas durante la semana pasada. La echo de menos ya. Sé que no quiere que la vea luchar, pero me está negando la oportunidad de amarla y esto duele. Pero esto no depende de mí; es cosa de ella y tengo que respetar sus deseos.

Mi vida sin mi hermana, mi vida sin Santana… Ni más ocupada, ninguna cantidad de trabajo jamás será suficiente para llenar el vacío con el que me he quedado.

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Jue Oct 20, 2016 10:54 pm


CAPITULO 24
SANTANA


Una semana de ruego, arrastre, y compras de zapatos no me han llevado a ninguna parte. Pensé que mi plan era a prueba de fallos, pero hasta ahora, no he sabido nada de Brittany. Es una mujer obstinada. No estoy segura de dónde ir desde aquí, pero rendirse no es una opción. Mi corazón no me deja; mi cabeza no me deja; mi alma no me deja. No me importa cuántas veces me cuelga el teléfono, me grita, me ignora, deja mi corazón sintiéndose como basura al lado de la carretera. No me rendiré.

Pero está haciendo mi vida un infierno ahora mismo. No me expulsaron del bufete cuando di aviso en el trabajo, así que tengo una semana para irme. Entonces había planeado comenzar mi nuevo negocio de consultoría, pero se supone que haga eso desde mi nuevo espacio de oficinas, el que se supone comparto con Brittany. He estado moviendo mis cosas allí un poco cada día, mientras superviso algunas renovaciones menores, pero ella no ha aparecido en absoluto, por lo que mi situación laboral parece jodida.

Mi situación de vivienda también es jodida. He estado atascado en un cuarto de hotel sola desde que mi casa se vendió, ya que no tengo una mejor opción. Definitivamente no estoy corriendo a casa con mi mamá y padrastro. Jake se ofreció a dejar que me quede en su casa, pero eso sería peor que el ahogamiento simulado. Y ni siquiera pienso en conseguir mi propia casa. No voy a renunciar a los sueños que Brittany y yo compartimos.

Pero comida para llevar y televisión del hotel es difícilmente una vida. Dios, la extraño ―todo sobre ella, sobre nosotras― quien soy cuando estoy con ella, cómo ella me hace sentir. La forma en que era, la forma en que las cosas deberían haber sido removidas en mi mente. He pasado por mucho en los últimos dos años, pero sé que nunca superaré a Brittany alejándose. Nunca he sido de las que permiten mostrar mis sentimientos, incluso cuando Lily y yo perdimos a nuestro hijo. La fuerza está en el control. Pero Brittany cambió eso. La había dejado entrar, la dejé ver mi dolor, lloré en sus brazos.

Me acerco a la cómoda de hotel y abro el cajón, encontrando el anillo de compromiso de Brittany. Deslizándolo en mi meñique, tomo una respiración profunda. Me pregunto qué está haciendo, ¿cómo esta Quinn, cómo esta Zoe? Le pedí a Michael que me mantenga informada, pero tiene cosas más importantes en su mente, por lo que no he tenido noticias de él. Un fuerte golpe en la puerta me remueve de mi mal humor. Quitándome el anillo, lo coloco seguramente de nuevo en el cajón.

Los golpes vienen de nuevo, esta vez más fuerte. ¿Tal vez es Brittany? Abro la puerta, y Jake pasa volando directamente más allá de mí.

―Bueno, así que Brittany era secretamente una total psicópata. Es hora de que saques tu culo.

―Brittany no es secretamente una psicópata ―digo, todavía de pie junto a la puerta abierta, con la esperanza de que Jake saldría de nuevo por ella.

―¿Era una cosa sexual? ―pregunta Jake―. ¿Tiene un montón de amantes?

―Cristo, no.

―¿Fuiste tú? ¿Siempre la dejas colgada? Ya sabes, lo peor es un casi-orgasmo.

Cierro de golpe la puerta. Jake no va a ninguna parte.

―No, no es una cosa sexual.

Jake se apoya contra el escritorio.

―Joder, sabía desde el momento en que la vi que era de las que vuelan tu mente.

―Estás cruzando la línea de mierda, Jake. ¿No tienes una inyección de penicilina que deberías estar recibiendo?

Jake se ríe.

―Sin guante, no hay amor.

No puedo evitar la pequeña sonrisa en mi cara. Jake es un total idiota, pero sé que está tratando de animarme.

―¿O es que Brittany usa caramelos de zorra? (pastillas anticonceptivas)

―¿Caramelos de zorra? Amigo, realmente eres un imbécil. No es asunto tuyo.

Jake inclina su cabeza.

―¿Cómo puedo ayudar?

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Jue Oct 20, 2016 11:01 pm

BRITTANY


Santana ya me ha conseguido botas, zapatillas deportivas, stilettos, cuñas, sandalias, plataformas, y hasta un par de pantuflas. ¿Qué podría estar esperándome esta mañana? Realmente no importa, sin embargo, porque no importa qué tipo de zapatos están esperando, no puedo dejar que me detenga. Es tiempo de recomponerme por Zoe, tiempo para salir de la casa. No hay otra opción.

Pero cuando abro la puerta, no me encuentro con una caja de zapatos, pero si con un par de zapatillas de ballet unidos a su ex-esposa. Miro hacia arriba a la cara perfecta de Lily. ¿Qué hice para merecer esto?

―Esto estaba en tu porche ―dice ella, sonriendo ligeramente y tendiendo una caja de zapatos.

Lo tomo de ella, viendo costras en lo que parece ser marcas de dientes curándose.

―Gracias.

Ella juguetea con la correa de su bolso.

―Esto era más fácil cuando practiqué. ¿Supongo que sabes quién soy?

―Lily López.

―Lily Page ―corrige―. Volví a mi apellido de soltera. ¿Podemos hablar un momento?

―Hago un movimiento hacia una pequeña mesa en el porche, y tomamos asiento―. Santana me dijo…

―No tengo tiempo…

―Me dijo lo mucho que te ama.

―¿Cuándo fue esto?

―Cuando vino a California ―dice Lily.

―¿La has visto recientemente?

―La vi esta mañana para tomar un café. Fue la primera vez que la he visto desde que salió de la casa ese día. ―Extiende su mano hacia mí, pero no me toca―. No pasó nada entre nosotras, por favor, conoce eso.

―Aprecio que digas eso y vengas aquí, pero…

―Es un desastre. Por favor, habla con ella.

―¿Estás aquí para decirme que me reconcilie con tu ex?

―Lo estoy. Voy a volver al tratamiento, con mi dinero esta vez. Quiero ver a Santana feliz. La hice tan triste, pero es diferente contigo.

―Santana todavía te ama. La escuché decirlo.

―¿Querrías a una persona que odiase a su ex esposa? ¿Una persona que podría convertir el amor al odio en dos segundos? ¡No! La amas porque ella no es una persona que puede hacer eso. No soy una amenaza. No estoy tratando de recuperarla.

―¿Pero lo amas?

―Por supuesto. Pero la culpé por lo que pasó durante mucho tiempo, su abandono, su trabajo. Le pagan para notar cosas sobre la gente, pero ella no me notó vomitando una docena de veces al día. Así que por mucho tiempo cuando la miré, la odié.

―¿Pero ahora no?

―No, esto fue mi culpa, mi enfermedad. Cuando finalmente admití que necesitaba conseguir ayuda, Santana estuvo allí para mí, pero cuando miro en sus ojos, todo lo que veo devolviéndome la mirada es dolor. Dolor que causé.

―Tienes una enfermedad. Santana sabe eso.

―Lo tengo, y eso mató a nuestro bebé y nuestro matrimonio. Santana hubiera permanecido casada conmigo para siempre, tratando de resolver las cosas, tratando de perdonarme. Ese es el tipo de mujer que es. Hicimos lo de la terapia. Santana no es una desertora, pero no podía soportar ver esa mirada en su rostro. Ella y yo compartimos una historia, pero tú eres su futuro. No soy una amenaza. ―Levanta sus brazos en el aire―. Mírate, Brittany. Has hecho un negocio exitoso por tu cuenta. No he trabajado en años. ¿Te has mirado en el espejo últimamente? Tienes curvas matadoras. Tu cabello es para morirse. Estoy tan desnutrida, el mío es frágil y se desprende. Tu piel resplandece. Mis manos tienen cicatrices con las marcas de mis dientes. Mis dientes son falsos porque los míos se pudrieron.

Ella, obviamente, todavía tiene mucho trabajo por hacer para mejorar.

―Lily, te ves como una maldita modelo.

Lily sonríe.

―Y eres dulce, también. No es de extrañar que Santana te ama.

―Me gustaría que fuera así de simple.

―Lo es ―dice Lily―. Mira, me he apoyado en ella demasiado. Eso fue un error de mi parte, y dañó tu relación. Esa no era mi intención. Y yo no voy a hacer eso nunca más.

―Todavía fue a ti.

―Porque soy débil ―dice Lily suavemente―. Sólo vino a mí porque me estaba cayendo a pedazos. Y mi conjetura es, que nunca la has dejado verte derrumbarte.

―Tomo una respiración profunda―. Déjame darte un pequeño consejo. Amar a alguien, realmente amar a alguien, significa dejar que ellos vean tus vulnerabilidades e inseguridades. Dejar que alguien te ame en tus peores y más oscuros momentos.

Lily se levanta, me da una pequeña sonrisa, y vuelve a su coche. Cuando se ha ido, levanto la tapa de la caja de zapatos.
Un par de pequeñitos, delicados zapatitos de bebé están acurrucados en papel de seda con una nota apoyada encima de ellos.

Estos zapatos son una promesa, una promesa del futuro que quiero contigo.

Mi teléfono suena, y busco a tientas en mi bolso para encontrarlo, respondiendo sin aliento. El mundo deja de girar.

―Entiendo. Estoy en camino. ―Cuelgo y presiono el número de Santana.

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por 3:) el Vie Oct 21, 2016 12:27 am

San le mostro con creces que ama a britt... espero que lo entienda ahora!!!
Obviamente lily no ayudo mucho en la ecuacion... pero tambien tiene muy claro su postura en la relacion...
A ver que pasa con quinn!!!... me gusto lo de noche de brujas!!!!
Y qie tanto habra orquestado quinn????... a ver que tanto va en el testamento???

3:)
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4397
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por JVM el Vie Oct 21, 2016 1:27 am

Primero he decir que me sacaste unas lágrimas jajajaja
Es muy fuerte ver partir a alguien y bueno que esa persona no te deje estar a su lado en esos momentos.
San si la cago porque en un momento importante digamos desapareció además de que la situyen la que la vio su rubia no fue la mejor. Sin embargo ha tratado de corregir sus errores y demostrarle que esta vez ella será lo primero en su vida. Y el momento para que lo veo y sienta Britt parece que llego :'(

JVM
********-
********-

Mensajes : 636
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Vie Oct 21, 2016 3:27 am

3:) escribió:San le mostro con creces que ama a britt... espero que lo entienda ahora!!!
Obviamente lily no ayudo mucho en la ecuacion... pero tambien tiene muy claro su postura en la relacion...
A ver que pasa con quinn!!!... me gusto lo de noche de brujas!!!!
Y qie tanto habra orquestado quinn????... a ver que tanto va en el testamento???

San tuvo que hacer lo que le tocaba tras el malentendido entiendo perfecto a Britt cuando tomo por fin la decision de aceptar la propuesta aceptando el anillo y usando los zapatos, encontrarse semejante cuadro, ella no puede aceptar ser el segundo plato, nunca.....
Es dificil y no me gusta la parte en la que Quinn nos dira adios....

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Vie Oct 21, 2016 3:30 am

JVM escribió:Primero he decir que me sacaste unas lágrimas jajajaja
Es muy fuerte ver partir a alguien y bueno que esa persona no te deje estar a su lado en esos momentos.
San si la cago porque en un momento importante digamos desapareció además de que la situyen la que la vio su rubia no fue la mejor. Sin embargo ha tratado de corregir sus errores y demostrarle que esta vez ella será lo primero en su vida. Y el momento para que lo veo y sienta Britt parece que llego :'(

oh si eso me puso un poco triste y por eso no continue subiendo me tome un tiempo y mi hermano me tranquilizo compartiendo su hamburguesa conmigo..... ahora si continuare con lo que estaba creo que en estas horas de la madrugada llegare hasta el fin de la historia... asi que tendran material para leer...

San la cago a lo grande, no puede queriendo decir que quiere a Brittany y tratarla como la segunda opcion..... ojala la logre convencer con zapatos o con acciones, pero ante lo que le esta pasando a Quinn sera como un poco dificil......

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Vie Oct 21, 2016 3:36 am

SANTANA


Mi teléfono vibra contra la madera de mi escritorio, y miro hacia abajo para ver el nombre de Brittany destellar a través de la pantalla. ¡Finalmente! No me importa si está llamando para decirme que me vaya al infierno. Es la primera comunicación de ella en una semana. Desbloqueo mi teléfono, pero el texto dice sólo una palabra. Mi corazón se detiene. ¡Zoológico!

Sé lo que eso significa. Quinn está a punto de morir, hoy. Y Brittany está cumpliendo el deseo de su hermana. Agarro mis llaves y le mensajeo a Brittany que estoy en camino y la encontraré allí.

Esta no es la forma en que quiero volver a verla, pero no voy a defraudar a Quinn. Y este no es el momento para mencionar algo acerca de mi relación con Brittany. Esto no es sobre ella y yo. Hoy no es el día para entrar en todo eso, pero sé lo difícil que va a ser. Me aplastará no ser capaz de envolver mis brazos alrededor de ella y prometer amarla a través de ello.

Le gano a Brittany y Zoe al zoológico y compro las entradas, esperándolas en la entrada. Es un hermoso día de otoño en Dallas, ni una nube en el cielo, un ligero frío en el aire. Hay un stand de recuerdos enfrente, y un pequeño oso pardo en un tutú rosa brillante llama mi atención. A Zoe le va a encantar. Pago por él y camino de ida y vuelta frente al zoológico hasta que veo a Brittany empujando un cochecito hacia mí, con sus ojos en el suelo. Se ve hermosa, pero no voy a decirle. Caería en oídos sordos, de todos modos. Ella aspira a tomar un cumplido en un buen día, por lo que rebotaría directamente de ella hoy.

Zoe suelta un chillido ruidoso, agitando sus brazos por mí. Brittany para el cochecito, y me agacho y le doy a Zoe mi mano y coloco el oso junto a ella.

―Hola allí, Hoyuelos.

Los ojos de Brittany se levantan a los míos.

―Gracias por venir.

Asiento ligeramente y me agacho para tomar a Zoe del cochecito. Puede que no sea capaz de llevar cualquier dolor de Brittany, pero puedo llevar a su sobrina. Esa podría ser la única cosa que puedo hacer para aliviar su carga, por lo que llevo a Zoe y su nuevo oso toda la tarde mientras Brittany empuja el cochecito detrás de nosotras. Zoe está sonriendo y riendo, teniendo el mejor momento, mientras que su madre se está muriendo. Es exactamente lo que quería Quinn, pero el dolor que viene de Brittany es palpable. Claro, ella sonríe cuando Zoe la mira, pero sé que apenas está controlándose. No decimos mucho la una a la otra durante la tarde, pero espero que mi apoyo silencioso sea suficiente. Espero que pueda sentir lo mucho que la amo.

―Helado ―dice Brittany suavemente―. No podemos olvidar el helado.

Levanto a Zoe alto en el aire y planto una trompetilla en su barriguita mientras se ríe.

―¿Vainilla o chocolate? ―El bebé chilla―. ¿Qué hay de las dos cosas?

―Lo conseguiré ―dice Brittany, caminando hacia un pequeño stand.

Me siento a una mesa con una sombrilla brillantemente coloreado y coloco a Zoe encima de ella, sosteniéndola frente a mí. Ella alza la vista al arcoíris que la sombrilla está haciendo, extendiendo sus pequeñas manos como si esperara tocarlo. Brittany camina de vuelta con un cono con dos bolas y se sienta a mi lado, tan cerca que su cuerpo está casi apoyado en el mío. Sostiene el cono delante de Zoe, cosquilleando sus labios con él. Zoe arruga su nariz y sacude su cabeza.

―Vamos, Zoe ―dice Brittany, con su voz quebrada―. Sólo un poquito, por mami.

―Déjame intentarlo ―digo, tomando el cono y sosteniéndolo hasta los labios de Brittany. Ella está conteniendo una sonrisa, pero toma un enorme, dramático mordisco para mostrarle a Zoe, que aplaude. Entonces sostengo el cono de nuevo bajo la boca de la niña, y ella cae hacia adelante, todo su rostro aterrizando en el cono. Ambas rompemos a reír. Como de costumbre, mi cuerpo reacciona a su risa, y mi corazón enloquece en mi pecho. Dios, cómo he extrañado ese sonido, tanto así que es casi doloroso cuando Brittany presiona sus labios juntos, deteniendo su risa.

―Está bien reírse, Brittany ―digo suavemente―. Creo que Quinn quería que compartieras esto con Zoe.

Sus ojos se cierran, resistiendo, y dice:

―Creo que a Zoe le gusta el chocolate. ―La cara de Zoe está cubierto de helado, y ahora tiene sus dedos clavándose en las bolas―. Así que Lily vino a verme esta mañana ―susurra Brittany.

Mi cabeza gira rápidamente.

―¿Qué?

―¿Realmente no lo sabías?

―Jesús, no ―digo, limpiando la cara de Zoe―. Lo siento, Brittany. No puedo imaginar por qué haría eso.

―Me dijo que quiere que esté contigo.

―Mierda. ―¿Lily honestamente pensó que eso iba a funcionar? Si lo hace, le debo una grande, pero algo me dice que Brittany necesitará más que una visita de mi ex―. Justo lo que buscabas estoy segura, la bendición de mi ex esposa.

―En realidad, me agrada ―dice Brittany mientras suena su teléfono.

Lo saca y se aleja. Termino de limpiar a Zoe, mirando los ojos de Brittany todo el tiempo. Sé el momento en que escucha que su hermana se ha ido porque sus ojos azules se opacan y casi puedo ver el muro alrededor de su corazón hacerse más grueso. Tiene que hacerlo, para bloquear el dolor. No está lista para sentirlo ahora mismo. Cuelga el teléfono y se acerca, tomando al bebé en sus brazos y descansando su cabeza en la parte superior de Zoe.

―Mami se ha ido ―susurra.
―Ma ma ―dice Zoe alegremente.

―Mami se fue, chau-chau, a los ángeles.

―Chau-chau ―dice Zoe.

―Así es. Ma ma, chau-chau.

Eso fue todo para mí. De ninguna manera solo puedo sentarme aquí en silencio. Envolviendo mis brazos alrededor de mis chicas, susurro:

―Te tengo. Las tengo a las dos. ―Sorprendentemente, Brittany me permite abrazarla. Se siente increíble tenerla tan cerca, pero odio que sea bajo estas circunstancias. No estoy segura de cuánto tiempo nos quedamos así, pero Zoe eventualmente comienza a retorcerse, forzándome a liberarlas. La tomo de Brittany y me dirijo hacia la salida del zoológico.

Zoe descansa su cabeza en mi hombro, el ritmo de mi zancada arrullándola. Para el momento en que llegamos al coche de Brittany, el bebé ha dejado un charco de baba en mi camisa. Pongo a Zoe en su asiento para bebé, acurrucando su oso junto a ella, luego cargo el cochecito y abro la puerta del coche para Brittany. Ella se desliza dentro, y me arrodillo delante de la puerta abierta del coche, insegura si ella está bien para conducir. No hay nada que pueda decir en este momento, nada para aliviar su dolor.

Ella mira hacia abajo hacia mí, pero no dice una palabra. No necesita hacerlo. Sé que está muerta de miedo de abrir su boca. Sé que está asustada de que comenzará a llorar y no será capaz de parar. He estado allí, justo donde ella está. Toma mi mano y le da un pequeño apretón luego llega a la puerta de su coche. Me paro, y ella gira la llave de encendido sin tomar otra mirada en mí.

No voy a dejarla. Ella tiene que saber que estoy aquí. La sigo todo el camino a casa, con la esperanza de que me pueda sentir allí. Con la esperanza de que sepa que estoy allí. Con la esperanza de que pueda sentir mi apoyo, mi amor empujándola hacia delante.

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por 3:) el Vie Oct 21, 2016 9:06 am

Finalmente llego el dia....
Todavia no se como hace britt para no romperse!? Obvio no lo va a hacee delante de zoe... pero a ver como lo lleva...
Es bueno que le contara la visita de lily... a ver que pasa???

3:)
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4397
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por micky morales el Vie Oct 21, 2016 8:18 pm

No pde ser estoy llorando cual bebe por un helado, pobre quinn, que triste, bien por santana, no se que mas decir, estoy tan triste!!!!!

micky morales
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5897
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Vie Oct 21, 2016 11:36 pm

3:) escribió:Finalmente llego el dia....
Todavia no se como hace britt para no romperse!? Obvio no lo va a hacee delante de zoe... pero a ver como lo lleva...
Es bueno que le contara la visita de lily... a ver que pasa???

Ha sido muy triste subir estos capitulos, aunque sea ficticio pero si uno esta metido en la historia como que te toca, yo hice dos intentos de subir mas de cuatro cap. en ninguno de los intentos pude. Por el momento subire el cap. 25.

Espero que Lily desaparezca ya de la historia pero ya.

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Vie Oct 21, 2016 11:37 pm

micky morales escribió:No pde ser estoy llorando cual bebe por un helado, pobre quinn, que triste, bien por santana, no se que mas decir, estoy tan triste!!!!!

Dimelo a mi, no pude subir los capitulos que supone que subiria ayer, me senti un poco afectada, dos intentos de continuar con las actualizaciones y no pude.... por el momento solo subire el cap. 25----

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Vie Oct 21, 2016 11:38 pm

CAPITULO 25
BRITTANY


¿Conoces ese sentimiento que tienes cuando no hay un nombre para lo que estás sintiendo? Esa soy yo en este momento. No sé cómo hacer esto. No sé cómo enterrar a mi hermana. Tal vez si me quedo en la cama todo el día, no tendré que hacerlo. Es irracional, lo sé, pero quiero evitar este momento el mayor tiempo posible. Es por eso que llamé a los médicos y especialistas una y otra vez; queriendo evitar este día. No quiero hacer frente a un mundo sin Quinn en él.

Escucho un pequeño golpe en la puerta antes de que Michael asome su cabeza. Trata de sonreírme, pero su boca no cooperará.

―Cariño, ¿todavía no estás vestida? Kurt está abajo y la niñera acaba de llegar para cuidar a Zoe. Es hora de ir.

Por un segundo, pienso que sólo no iré. No van a enterrarla sin mí. Michael se sienta en la cama a mi lado, su traje azul marino oscuro arrugándose.

―¿Has dormido en absoluto? ―Sólo sacudo mi cabeza. Zoe durmió bien, así que ni siquiera puedo echarle la culpa a ella. Michael deja escapar una respiración profunda―. Necesito que cuides de ti misma, niña. ―Se gana una leve inclinación de cabeza―. Entre tu ruptura con Santana y Quinn dejándonos, estoy preocupado por ti… muy preocupado.

―Estoy bien, Michael.

―Desearía que me llamaras papá ―dice―. Solías llamarme así cuando eras más joven. Sería bueno todavía oír eso de parte de una de mis hijas.

¿Está hablando jodidamente en serio? ¡Va a decirme eso hoy! Lanzo las sábanas a un lado y salto de la cama. Michael me mira por un segundo, pero no hace intentos de irse.

―Vamos a llegar tarde ―digo, tratando de echarlo fuera de la habitación.

―Tengo que decirte algo ―dice―. Advertirte sobre algo.

―¿Advertirme? ―Tiene toda mi atención ahora. Mi hermana está muerta. ¿Qué es posiblemente peor que eso?
― Noah va a venir hoy. Está muy mal y…

―¡No doy una mierda cuán mal está él!

―Era el deseo de Quinn que se le permita asistir ―dice Michael―. Es el padre de Zoe, así que…

―Por supuesto que tú dirías eso ―digo.

―¿Qué se supone que significa eso?

―Nada.

―Sé que esto es difícil, Brittany. Pero Noah tiene el derecho…

―Supongo que sabes todo acerca de los derechos que los padres tienen, ya que no conseguiste que el mío me llevara. No vas a cometer el mismo error otra vez, ¿eh?

―¿De qué estás hablando? ―pregunta Michael.

―Lo sé, ¿está bien? ―espeto―. Sé que nunca me quisiste después de que mamá murió. Sé que querías devolverme a mi padre biológico.

―No estoy seguro de porqué dices eso. Nunca ni siquiera consideré eso.

Lanzo mis brazos en el aire.

―No mientas. ¿Podemos dejar de fingir? Te oí. Deja de actuar como si me amaras, como si me quisieras. Sé que no lo haces.

―No sé lo que pensaste que oíste, pero nunca…

―Te oí en el teléfono sólo días después de que mamá murió. Te oí preguntar “¿Puede su padre llevársela?”. Asumo qué estabas hablando con tu abogado. Sé que estabas tratando de deshacerte de mí antes de que la tierra sobre la tumba de mamá estuviera asentada.

Michael levanta sus brazos, tratando de envolverme en su amor, pero retrocedo.

―Oh, Brittany, ¿es por eso que te volviste tan distante conmigo?

―Una respuesta bastante normal cuando descubres que el único padre que jamás has conocido no te quiere.

Inclina su cabeza.

―Es todo lo contrario, niñita. Estaba asustado como la mierda de que tu padre apareciera y te alejara de mí.

Mi cabeza se sacude ligeramente. Eso no puede ser cierto. Sé lo que oí.

―No, estabas en el teléfono y…

―Me oíste preguntar si tu padre podría llevarte -―dice Michael—, no que quería que él te llevara. No podía soportar la idea de perderte después de perder a tu madre tan de repente. Estaba preso del pánico, y quería saber mis derechos. Necesitaba saber si tenía argumentos en los que apoyarme si tu padre biológico se presentaba.

Mi respiración se atora. Todo lo que creía mi vida entera está cayendo en un montón de escombros.

―¿Me querías? ―pregunto, mi voz sonando pequeña y débil. Odio cuando sueno de esta manera.

Michael camina hacia mí y coloca sus dos manos sobre mis hombros.

―Cualquier hombre estaría contento de llamarte su hija. Ha sido uno de los mayores privilegios de mi vida el ser tu padre.

Me derrito en sus brazos.

―Papi.

Mirando hacia abajo a mis zapatos negros hundiéndose ligeramente en el suelo todavía húmedo por el rocío de la mañana, decido no volver a usarlos de nuevo.
Porque estos zapatos dicen que estoy enterrando hoy a mi hermana.

El ataúd negro envuelto en rosas está a metros de mí. El sonido de sorbos y sollozos ahogados llenan el aire. Pero nada de esto se está asimilando. No puedo absorber ninguna cosa que el ministro dice, o algún consuelo de los muchos amigos de Quinn y miembros de la familia. No quiero escuchar que Quinn está en un lugar mejor; la quiero aquí conmigo. No quiero escuchar que al menos no está sufriendo más. ¿Qué pasa con todo el sufrimiento que Zoe experimentará sin su madre alrededor? No quiero escuchar que se pondrá más fácil con el tiempo. El tiempo se ha detenido porque Quinn era el tiempo. Ella era el amor. Ella era la alegría. Ella era cada minuto, cada segundo, cada fibra de mi alma. Ella era todo.
Que me condenen si me quedo parada aquí y le aseguro a la gente que todo va a estar bien. Así que estoy de pie, con la mirada fija en el ataúd mientras las personas pasan. No tengo prisa por volver a la casa de Quinn, de todos modos; para hacer frente a todas aquellas personas, hacer frente a Noah. Fue lo suficientemente malo que apareciera para enterrar a Quinn cuando no tuvo las pelotas para verla morir.

Me alegro de que Zoe esté en casa con una niñera y no sometida a ese tipo de veneno hipócrita. Si él tiene dos dedos de frente, permanecerá lo más lejos de mi sobrina hoy.

Doy un paso al ataúd y pongo mi mano sobre la parte superior. Una oleada de calor se eleva por mi cuerpo, y levantó la vista, esperando ver el espíritu de Quinn, pero encuentro los ojos marrones de Santana fijos en mí.

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Vie Oct 21, 2016 11:39 pm

SANTANA


Dando un pequeño paso hacia el ataúd, meto mis manos en mis bolsillos. Quiero que Brittany sepa que estoy aquí, pero sé que esto no es el momento ni el lugar para forzarme a volver en su vida o exigir alguna conversación sobre nuestro futuro. No está en su estado mental para nada de eso. Su cuerpo está tan rígido, se ve como si se romperá en dos en cualquier momento. Y conozco esa expresión en su cara. Solía verla en el espejo cada mañana; como si al hacer un movimiento en falso, todo se vendría abajo; el temor de que nunca más serás capaz de recoger los pedazos una vez que caen. Ahí es donde Brittany está en este momento. Ella se dejará llevar por la rutina, sonreirá cortésmente sin saber lo que se dijo. Llevará comida a su boca para comer, pero no tendrá ningún sabor. Va a conducir, pero sin recordar cómo llegó allí.

Le digo que la amo mil veces en mi mente. ¿Recuerdas cuando bailamos en tu pequeña cocina, y te dije que nunca bailarías sola? ¿Recuerdas eso, cariño? Bueno, tampoco harás esto sola. Deseo que pudiera leer mi mente justo ahora, así lo sabría. Pero en cambio, se gira y camina hacia la línea de limusinas, su cabello rubio meciéndose en la brisa de otoño. Pongo mi mano sobre el ataúd y bajo la cabeza.

―Cuida de mi Zoe por mí.

Me paso toda la tarde al igual que todos los demás invitados al funeral, sentada alrededor de la casa de Quinn, intercambiando historias y haciendo alguna pequeña charla. Viendo a Zoe jugando alegremente en el suelo sin una pista de que nunca volverá a ver a su madre de nuevo es casi físicamente doloroso. Se está haciendo tarde y casi todos se han ido, pero no he tenido la oportunidad de decir nada a Brittany, y lo necesito. Incluso si es el momento equivocado. Incluso si me grita. Tengo que decirle que la amo. Prometimos amar sin arrepentimientos, y me arrepentiré de no decirle esas dos pequeñas palabras. La busco en la planta baja entre los últimos invitados antes de subir las escaleras. Antes de que mi pie toque el escalón más alto, escucho a un hombre gritar y a Brittany gritando de vuelta.

No es asunto mío, pero no voy a dejar que un tipo le grite a la mujer que amo, incluso si ella es capaz de responderle. Empujo la puerta al cuarto de Zoe, y los ojos de Brittany se disparan justo hacia mí. Corre y agarra mi brazo.

―Dile, Santana. Dile.

Alejo su salvaje cabello de la cara.

―¿Qué está pasando?

―Dile que no se va a llevar a Zoe de esta casa. ¡Dile!

Brittany parece frenética mientras me ruega que la ayude. Nunca he conocido a Noah, pero sé instintivamente que es el hombre que me está mirando. Extendiendo la mano, digo:

―Santana López, el abogado de Brittany.

Noah alza sus brazos.

―Cristo, Brittany. ¿Llamaste a tu abogado? Soy el padre de Zoe.

Brittany camina hasta estar a un centímetro de su rostro.

―¡No, no lo eres!

Simplemente caminé dentro de una tormenta de mierda completa. Tiro hacia atrás a Brittany, diciéndole:

―Vamos a hablar de esto por un minuto. Estoy segura de que todos queremos lo mejor para Zoe.

―¡Y él no! ―espeta Brittany.

Noah mira hacia otro lado.

―Sé lo mucho que me odias, y tienes todo el derecho, pero…

―Elegiste el corazón equivocado para romper ―gruñe Brittany―, cuando rompiste el de mi hermana.

―Ella sigue siendo mi hija ―grita Noah.

Brittany endereza su espalda.

―¿Qué pensaste que yo haría? ¿Darte a Zoe y desearte lo mejor?

―Eso es exactamente lo que vas a hacer ―dice Noah, lanzando unos papeles a Brittany―. Quinn y yo nunca firmamos los papeles del divorcio. ―Brittany me mira, y rápidamente recojo los papeles sin firmar para examinarlos―. Crees que sabes todo lo que Quinn quería, pero no es así. Quinn y yo pasamos mucho tiempo juntos los últimos meses. Llevó a Zoe a visitarme, y después de que Quinn se puso demasiado enferma para viajar, vine aquí para pasar tiempo con Zoe, a veces los domingos cuando Quinn estaba contigo.

Brittany sacude la cabeza de un lado a otro.

―No, no. Ella me habría dicho.

Pasando mis ojos sobre los papeles, me doy cuenta de que Brittany no tiene argumentos en los que apoyarse. Sí, Noah es un idiota, pero ningún tribunal va a quitarle un bebé a su padre.

―Quinn me pidió que fuera tutor de Zoe ―dice ella―. Me mudé aquí para hacer precisamente eso. Está incluso en su testamento.

―Ese era su plan original, sí, pero nosotros estuvimos hablando, Brittany. No podía divorciarse de mí porque yo tenía su seguro de salud, así que eso mantenía las líneas de comunicación abiertas entre nosotros.

―¿Así que me estás diciendo que te perdonó?

―No, nunca dijo eso ―dice en voz baja.

―Correcto ―ataca Brittany―. Debido a que abandonaste a tu esposa enferma, querías que ella…

―¡Jódete, Brittany!

Interponerme entre Brittany y Noah, es todo lo que puedo hacer para no darle un puñetazo.

―Puedo hacer una llamada telefónica a un juez y obtener la custodia de emergencia de Zoe dada a Brittany. Una jodida llamada de teléfono.

Noah da un paso atrás.

―Yo no quiero que sea así, y tampoco lo querría Quinn.

Me giro hacia Brittany, y vuela a mis brazos, agarrando mi camisa.

―Por favor, no dejes que se la lleve. Por favor, Santana, por favor.

Inhalo profundamente, tan agradecida de que esté finalmente en mis brazos otra vez. Sé que esta es mi oportunidad, pero si estropeo esto, Brittany me va a culpar para siempre.

―Ve a buscar a Zoe ―digo, acariciando su rostro, pero sus ojos se abren con miedo―. ¿Confías en mí? ―Asiente―. Ve por Zoe.

Ella mira entre Noah y yo antes de salir.

―Ahora lo entiendo ―dice Noah―. Ustedes dos están juntas.
Me reclino contra la cuna de Zoe, con los brazos cruzados. Sé que la ley está de su lado, pero no hay manera de que esté sacando a Zoe de aquí esta noche. Sólo tengo que tener cuidado.

―Sí, por lo que conozco a Brittany mejor que nadie. Esta no es la manera de manejar esto.

―¿Sabes que tengo todo el derecho a llevármela?

―Lo sé ―le digo―. Y sabes que puedo detenerte. Tal vez no para siempre, pero por un pequeño lapso, puedo hacer tu vida muy difícil.

Noah mira hacia la puerta.

―Sabes, Brittany y yo solíamos llevamos muy bien.

―Entonces, tratemos de volver a eso, porque no importa lo que pase, se necesitan mutuamente. ¿De verdad crees que sólo puedes tomar a Zoe y no necesitar ninguna ayuda de Brittany, nunca?

―No ―dice Noah―. Mis padres han muerto, y sólo tengo un hermano, y está en el ejército, viaja todo el tiempo. Sin embargo, Michael y Kurt ayudarán. Sé eso.

―¿Así que planeas educar a una niña pequeña sin la ayuda de una mujer? ―Noah exhala. Parece lo suficiente sensato ahora. Puedo trabajar con eso―. ¿Ha ido Zoe incluso alguna vez a tu casa? ¿Tienes cuarto de bebé? ¿Zoe ha dormido alguna vez allí? ¿Has cambiado su pañal? ¿La has alimentado? ¿Le has dado su medicina? ¿Sabes cuál es su canción favorita? ¿O el sabor de helado?

―Basta ―gruñe Noah―. Lo entiendo, pero es mi hija, y Quinn me quería con Zoe. Hablamos de ello.

―Está bien, pero vamos a pensar en Zoe. Su madre no está aquí para arroparla en la cama esta noche. ¿De verdad crees que deberías llevártela y ponerla en una cama extraña, en una casa extraña, con un hombre que apenas conoce?

―Ella me conoce ―dice Noah―. Pero entiendo tu punto. Debemos hacer de esto una transición calmada y sin problemas.

―Vamos a asegurarnos de que esto es lo que quieres. Que puedes manejarlo. Vamos a hacerlo más fácil para Zoe.

Brittany entra cargando a Zoe, que aplaude con entusiasmo por mí. Dios, amo a esa niña. Pero no puedo hacer esto sobre mí. Tengo que mantener la concentración. Tomo a Zoe, y ella planta un húmedo beso en mi mejilla.

―Hola, Hoyuelos ―digo, besando su frente.

Noah nos está mirando fijamente. Míranos largo y tendido, amigo. Esto es lo que le estás quitando a Zoe.

―¿Puedo sostenerla por un minuto? ―pregunta.

Le entrego Zoe a Brittany. Esto tiene que ser su decisión. No puedo sobrepasarme, pero le doy una leve inclinación afirmando que está bien. Brittany da dos pasos hacia Noah.

―Ella se retuerce mucho, así que tienes que sostenerla bien. ―Le pasa a Zoe. La cara de Zoe se estruja inmediatamente, su labio sobresale, y Brittany se extiende para tomarla de nuevo, pero tomo su mano y la traigo a mi lado. Este individuo tiene que ver exactamente lo difícil que va a ser.

―Es papá ―susurra Noah, tratando de contener a su hija mientras ella arquea la espalda.

Él mira hacia mí y Brittany en busca de apoyo, pero no ofrecemos ninguno. Sé lo que quiere Zoe. Si él sólo pegara sus nudillos a su boca, estaría súper feliz. Ella necesita algo para morder. Zoe suelta un grito que te eriza la columna, tratando de alcanzar a Brittany, quien rápidamente va hacia ella. Levanto el dedo, y Zoe se acerca, tan feliz como puede ser.

La baba escurre por mi mano, veo a Brittany lanzarle una sonrisa malvada. Ella está haciendo mi trabajo aquí mucho más difícil.

―Adiós, Noah ―resopla.

―Regresaré mañana ―dice―. Ten a mi hija lista.

―¡No! ―grita Brittany.

―Noah ―digo con calma―. No estás listo para llevártela mañana.

Él libera una respiración profunda.

―¿Qué tal si vengo mañana y sólo visito a Zoe por unas horas?

Siento a Brittany a punto de destriparlo verbalmente de nuevo, por lo que deslizo mi brazo alrededor de su cintura.

―¿Brittany?

―Me quedaré aquí ―dice Noah―. Puedes utilizar el tiempo para limpiar, o puedes verme todo el tiempo. Sólo un par de horas.

―Voy a estar aquí, también ―digo, pero Brittany nos mira lanzándonos dagas a ambos. La jalo a un pequeño rincón de la habitación y susurro―: Brittany, tienes que permitir que esto suceda.

―¿Por qué?

―Porque incluso si obtienes la custodia de Zoe, ningún juez va a retirarlo por completo. Él no es un criminal. Tiene derechos, nos guste o no. ―Ella mira a Noah―. Se verá mejor si pareces estar cooperando, también, si se llega a una batalla judicial. ―Contengo la respiración. Sé que estoy jugando a ambos lados aquí, pero ninguno de ellos está listo para tomar una decisión importante en este momento.

―¿Vas a estar aquí? ―pregunta Brittany.

Sonrío, agradecida de que confía en mí para cuidar de ella.

―Por supuesto.

―Y si trata de simplemente llevársela, ¿podrás detenerlo?

―Voy a hacer mi mejor esfuerzo. ―Inclino la barbilla―. Pero no creo que lo vaya a hacer.

―Mañana, al mediodía ―dice ella, caminando de vuelta.
Noah se extiende por la mano de su hija, pasando su pulgar a través de la piel suave del bebé.

―Papi te verá mañana. ―Entonces sale por la puerta.

Brittany abraza a Zoe con más fuerza, sosteniéndola contra su pecho, frotando su cabeza calva. Doy un paso cauteloso hacia adelante.

―Ella luce cansada. ¿Te gustaría que la meciera mientras ves al resto de los invitados?

―No.

―¿Qué tal si le consigo su biberón? ¿Y algo de comer para ti también?

Ella niega con la cabeza.

―Sólo quiero abrazarla. ¿Me puede dar unos minutos, por favor?

Michael y Kurt fueron los últimos en salir. Le tomó a Brittany media hora convencerlos de que estaría bien. Michael está claramente preocupado por su otra hija, y por primera vez en la historia, escuché a Brittany llamarle papá. Quinn tiene razón, algo bueno siempre sale de algo malo, porque cualquier dolor y tristeza que Brittany sentía por Michael parece haber desaparecido.

Me giro hacia la casa, que es un desastre; tazas, platos, y restos de comida por todas partes. Pero va a esperar hasta mañana. Desabrocho un par de botones de mi camisa de vestir. Me dirijo arriba mientras Brittany sale de la habitación de Zoe.

Ella levanta su dedo a la boca.

―¡Shh! Finalmente se durmió.

―Todos se han ido ―le susurro.

―Todos, salvo tú ―dice Brittany en voz baja.

Me encojo de hombros, pero sé las siguientes palabras que salgan de mi boca podrían morderme el trasero.

―Me quedo —le digo con firmeza. Y para mi sorpresa, no plantea ninguna objeción―. ¿Has hablado con Michael y Kurt? ¿Sabían algo de esto?


―Ambos sabían que Quinn seguía hablando con él. Pero no sobre la custodia.


―Noah parecía pensar que lo ayudarían.


―Ellos lo haría por el bien de Zoe ―dice―. Pero los dos me dijeron que si tienen que elegir un bando, están en el mío.


―Eso es bueno ―le digo.


―Simplemente no puedo creer que Quinn nunca me habló de nada de esto. ―Zoe empieza a llorar, y Brittany baja la cabeza―. Extraña a Quinn.


―Iré por Zoe. ¿Por qué no intentas descansar?


Me dirijo hacia la habitación de Zoe, y Brittany captura mi mano.


―Me alegro de que estés aquí. ―Pero igual de fácil, retira su mano de la mía y se aleja.


Me toma un cuarto de hora mecer a Zoe hasta que deje de llorar y duerma de nuevo. Esta es la parte complicada, bajarla sin despertarla. Esto debería ser un deporte olímpico, pero lo logro sin muchos problemas. Una pesadez llena mi pecho, mirando hacia abajo a su dulce rostro. Alcanzando el pequeño oso del zoológico, lo coloco junto a Zoe y luego cierro suavemente la puerta detrás de mí.
La puerta de la habitación de invitados, la habitación de Brittany, está abierta. Su perfil entra a la vista. Es una mujer fuerte. Camino hacia ella y me arrodillo.

―Si Zoe se levanta, iré por ella. Quiero que duermas.

Brittany salta.

―No, hay mucho que hacer. Tengo que limpiar la casa y escribir las gracias y…


¿Realmente cree que pueda sólo mantenerse ocupada a través del dolor de perder
a su hermana? Probablemente sí, hice lo mismo durante mucho tiempo.


―Y yo te ayudaré con todo eso a partir de mañana. En este momento, tienes que dormir.


―No estoy cansada ―dice Brittany, con los ojos buscando alrededor de la habitación algo que hacer―. Todavía no he desempacado completamente.


―¿Necesito abrazarte y mecerte hasta que te duermas también? ―pregunto―. Porque lo haré.


Un sonrisa muy suave adorna sus labios, pero sólo por un segundo.


―Me encantaron los zapatos que enviaste ―dice Brittany―. Todos ellos.


―¿Tienes un par favorito? ―pregunto.

―Los Tifanny Blue aún son mis favoritos ―dice Brittany, presionando sus ojos. En verdad desearía que no hiciera eso. Se sentiría definitivamente mucho mejor si sólo dejara todo salir.


Deslizó mi brazo alrededor de ella, diciéndole:


―Lo siento tanto, me perdí cuando los usaste.


Ella sale de mis brazos.


―¿Qué le dijiste a Noah?


―Que estaba manejando esto de la manera incorrecta.


―No debería estar manejando esto de cualquier manera. ―Brittany chasquea―. No va a llevarse a Zoe.


―Brittany, él tiene derechos ―digo con gentileza.


―¿Crees que merece ser su padre, después de lo que hizo?


―Sabes que no ―digo―. Sabes que quiero educarla contigo. Sabes que no quiero perderla.


―¿Entonces, cómo pelearemos?


Me gusto el sonido de ese nosotras.


―Por ahora, creo que le permitiremos las visitas. Una vez que tenga una probada de lo que en realidad es ser un padre, puede que cambie de opinión.


―¿Y si no lo hace?


―Entonces haré lo que quieras que haga.


—¿Lo llevaras a la corte?


―Absolutamente, si es lo que quieres.

―Pero perderás Brittany. ―Aleja la mirada―. A menos que haya algún profundo secreto oscuro, historial criminal, abuso o uso de drogas, no tienes una oportunidad ―digo suavemente tomando su mano―. Pero haré mi mejor esfuerzo.


―Gracias por decirme la verdad. ―Brittany mira hacia mí y asiento―. ¿Qué pasa con la voluntad de Quinn? Si me hace su tutora, ¿no ayuda eso?


―Sí, ayuda, pero no es suficiente para darte la custodia completa.


Brittany se hunde en la cama.


―¿Y te asegurarás de estar aquí mañana al mediodía?


Coloco mi mano en su rodilla.


―No te voy a dejar esta noche, mañana o el día después.


―¿En verdad?


―No voy a dejarte. ―Creo que veo penetrar mis palabras, al menos una capa o dos.


―¿No se supone que esta es tu última semana en la firma?


―Lo era, pero lo pospuse cuando Quinn murió.


―¿Lo hiciste?


―Por supuesto. ―Brittany cierra los ojos y mueve la cabeza―. Duerme un poco. Te veré en la mañana.

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por JVM el Sáb Oct 22, 2016 12:25 am

Bueno por fin llego el momento :(
Britt y San cumpliendo la voluntad de Quinn, mientras la rubia trata de ser fuerte por la pequeña. Sin embargo esta viendo que San esta a su lado apoyándola y mas ahora con Puck, que solo viene a alterar mas las cosas, no se puede llevar a la bb así como si nada, espero que se de cuenta de eso.

JVM
********-
********-

Mensajes : 636
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Sáb Oct 22, 2016 1:24 am

JVM escribió:Bueno por fin llego el momento :(
Britt y San cumpliendo la voluntad de Quinn, mientras la rubia trata de ser fuerte por la pequeña. Sin embargo esta viendo que San esta a su lado apoyándola y mas ahora con Puck, que solo viene a alterar mas las cosas, no se puede llevar a la bb así como si nada, espero que se de cuenta de eso.

Me gusta la idea de una familia formada por las Brittana y Zoe, que piensas tu????

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Sáb Oct 22, 2016 1:25 am

CAPITULO 26
BRITTANY


Frotando mis ojos, miro el reloj. Es casi la hora del almuerzo, casi la hora de Noah. Salgo de la cama con rapidez y trastabillo por las escaleras mientras recojo mi cabello en la parte de arriba de mi cabeza. Escucho a Santana hablar y a Zoe riendo. Está tumbada en el sofá, con sus rodillas levantadas, jugando con Zoe, pero tiene su teléfono en su oreja. Miro alrededor. La casa está totalmente limpia. Debe haber estado despierta toda la noche.

―Lo hago lo mejor que puedo. Puedo cerrar mis cuentas la semana que viene ―dice y hace cosquillas a Zoe, quien se ríe―. No creo que me estés escuchando. La hermana de mi novia ha muerto y vamos a cuidar de su hija, así que no me preocupa la elección del jurado para… ―Sus ojos atrapan los míos―. Estaré la próxima semana.

Me acerco y tomo a Zoe, dándole un pequeño abrazo.

―¿Has dormido algo? La casa está impecable. No tenías que hacer eso.


―Hoyuelos y yo nos levantamos temprano ―dice, haciendo cosquillas en la barriga de la bebé―. Quería que durmieras. ¿Te sientes mejor?

Asiento que sí, pero ambas sabemos que estoy mintiendo.


―Noah estará aquí en cualquier momento.


―Lo sé, así que dejé el pañal de Zoe bonito y pesado ―dice Santana, haciéndome reír.


Veo sus ojos encenderse. Supongo que mi risa todavía funciona para ella―. Y acabo de darle un biberón, así que espero que vomite por todo él.

Le hago cosquillas a Zoe en la barriga, haciéndola reír.

―Vamos a revolver las cosas aquí para asegurarnos.

El timbre suena y Santana se levanta para contestar. Echa un vistazo atrás hacia mí antes de abrir la puerta y dejar que Noah entre. Noah camina directo hacia mí y Zoe, con sus brazos extendidos. No quiero entregarle a Zoe, Noah sólo se queda de pie delante de mí como el egoísta y arrogante bastardo que es… como si tuviera derecho a estar aquí, a tener cualquier tiempo con Zoe.

Santana da un paso a mi lado.


―¿Por qué no la llevas al patio trasero? Le gusta columpiarse ―le dice a Noah y no puedo evitar sonreír. Santana es una malvada genia. ―Noah toma a Zoe y sale por la puerta de atrás―. ¿Qué tal si comemos algo?

En la cocina, me quedo ante la ventana de atrás, observando a Noah y Zoe. No es que piense que vaya a secuestrarla, pero no estoy preparada para estar lejos de Zoe, es mi última conexión con Quinn. Santana aparece a mi lado, sosteniendo un plato bajo mi nariz.


―Sobras.

―Gracias ―digo―. Te escuché discutir con tu firma antes.

―No es importante ―dice Santana―. Pero tal vez podamos llevar a Zoe a pasear más tarde. Necesito recoger algunas cosas. ―Tira de su camisa y pantalón, todavía vestido del funeral.


―No estoy segura de querer ir a esa casa de nuevo.


―La casa se vendió la semana pasada ―me recuerda Santana.


―Oh, es verdad. ¿Dónde te quedas?


―En un hotel ―dice Santana encogiéndose de hombros―. Era eso o quedarme con Jake o mi madre y James.


―Lo siento. Supongo que realmente arruiné las cosas para ti ―digo con culpabilidad.


―Bueno, tal vez puedes solucionarlo ―dice Santana, tomando mi mano. No se la tomo de vuelta, sin embargo. Simplemente no tengo la energía para meterme en todo, pero aparentemente ella lo hace―. Lily estaba histérica cuando me llamó ese día. Debería haberte llamado y ponerte sobre aviso, y sé que te hirió verme abrazándola, pero…


―Te oí decir que la amabas.
Sus ojos oscuros se entrecierran en mí. Nunca ha lucido tan molesta como hace en este momento.


―Mírame, Brittany. Mírame a los ojos y dime, en tu corazón, que piensas que estoy enamorada de Lily y no de ti.


―Creo… ―Hago una pausa―. Creo… ―Lo intento de nuevo―. También te necesitaba, Santana. Y, una vez más, corriste hacia ella.


―Me necesitabas ―susurra Santana, acunando mi rostro―. Porque Quinn estaba en el hospicio y estabas a punto de ser madre y tu negocio se está moviendo y tú te estabas moviendo y fui a Lily cuando me necesitó, pero me necesitabas más.


―Sí.

Santana aparta un mechón de mi cabello de mi rostro.


―Pero te levantas cada mañana y trabajas duro, y olvidé que eso no significa que no estés aterrorizada. Olvidé que eso no significa que no me necesites. Eres tan malditamente fuerte todo el tiempo, Brittany.


―Estaba intentando no permitir que mi mierda te tocara. No quería sobrecargarte demasiado.


―¿Porque pensabas que me iría?


―Sí, ¿por qué no ibas a hacerlo? Esto es un completo desastre.


―Un hermoso desastre ―dice Santana―. He tenido algo aparentemente perfecto. Y prefiero a mi diseñadora de lencería con un horrible sentido de la dirección, mal gusto para los equipos de fútbol, que contonea el culo, obsesionada con los zapatos, que monta en caballo como una niña salvaje y se sonroja cuando está desnuda.


―Lo siento, Santana ―digo―. Supongo que esperaba que te fueras en algún punto y entré en pánico.


―Te amo, Brittany, y siento haberte dado la más pequeña razón para dudar de eso.


―Se inclina hacia abajo, con sus ojos fijos en los míos.


―¡Mierda! ―grita Noah, entrando por la puerta trasera, sosteniendo a Zoe lejos de su cuerpo cubierto de vómito.


Aprieto mis labios, intentando no estallar en carcajadas. Santana me codea juguetonamente en el costado y recibe a Zoe de Noah.


―¿Cómo estuvo el tiempo de papi? ―pregunto.


Noah alza la mirada de su camisa.


―Ya que a papi le vomitaron encima, creo que volveré esta noche y llevaré a mi hija a cenar.


―Nunca acordamos que Zoe dejaría la casa contigo ―espeto.


Santana termina de limpiar el rostro de Zoe, preguntando:


―¿Tienes un asiento para el auto?


―Bien, compraré uno.


―¿Sabes de qué tipo? ―pregunta Santana.


―Supongo que tú lo sí ―espeta Noah.


―Sí, así es. ―Santana tira de mí a su lado y sostiene a Zoe en la otra cadera―. Puedes venir aquí a cenar, alimentar a Zoe, bañarla, llevarla a dormir.


―O puedo llevármela en este momento ―dice Noah.

―¡No! ―grito, tomando a Zoe en mis brazos―. No puedes llevártela, Noah.


― Ella debe haberte dicho para ahora que no vas a tener la custodia. Sólo estás alargando esto. Es mi hija.


―¿Por qué siquiera la quieres? ―grito, entrando en todo―. Querías matarla.


Noah arremete hacia mí.


―¡Perra! ―Santana nos empuja a Zoe y a mí detrás de ella, arrojando sus brazos al cuello de Noah, forzándolo a retroceder y sujetándolo contra la pared―. Sólo quería salvar a Quinn ―dice Noah con lágrimas cayendo por su rostro―. Quería salvarla. La amaba. ―Santana lo suelta y Noah se hunde en una silla―. Pensé que una vez que me fuera, entendería cuán grave era su enfermedad. Pensé que aceptaría el tratamiento. Podríamos haber tenido otros hijos, pero había solamente una Quinn.


―Entonces, ¿por qué la dejaste?


Su pecho empieza a jadear y doy un pequeño paso adelante.


―Nunca tuve intención de divorciarme de ella. Pensé que me iría y ella vería las cosas a mi manera, pero en su lugar, pidió el divorcio. Una vez que me di cuenta de que no iba a cambiar de opinión, le supliqué que me perdonara. Le supliqué que me dejara volver, pero no me lo permitió. Te tenía a ti. ―Me mira a los ojos―. Tomaste mi lugar.


―No lo hice…


―La llevaste al doctor. Fuiste a Lamaze. Estuviste en la sala de partos. La ayudaste a nombrar a mi hija. Y la ayudaste a morir ―espeta. Santana y yo intercambiamos una mirada. Sé que lo que Noah dice es verdad. Tomé su lugar―. Debería haber estado aquí para todo eso. Quería hacerlo, pero Quinn no me hablaba. La única razón por la que no firmó los papeles del divorcio fue por el seguro. Ya no me amaba.


Le entrego a Zoe a Santana y me arrodillo frente a él.


―Sí, lo hacía, o no te hubiese dejado acercarte a Zoe.


―Ese fue el mejor día de mi vida ―dice Noah―. Me llamó inesperadamente. Lo recuerdo porque fue el día que hiciste ese programa de televisión con ese imbécil de las noticias de la mañana.


Santana dice:

―Ese es mi hermanastro.

―¿Espera? ¿Ese fue el día que te llamó? ―Miro a Santana―. Fue el día que nos conocimos.

―Sí, me llamó durante el almuerzo y me preguntó si quería ver a Zoe.


Miro por la ventana, preguntándome qué de ese día había impulsado a Quinn a llamar a Noah. Las ventas subieron a pesar de la entrevista. Había conocido a Santana. Las cosas iban bien. Zoe deja escapar un pequeño chillido y todos la miramos mordisquear felizmente la barbilla de Santana. Ella sólo se encoge de hombros.


―Parece feliz con ustedes dos ―dice Noah en voz baja―. Eso duele.


―¿Puedes decirme por qué la quieres? ―pregunto.


―Porque era el deseo de Quinn y porque haría cualquier cosa, daría cualquier cosa, por hacerla feliz, incluso si es demasiado tarde. Pero sobre todo porque la amo. Quiero una oportunidad de hacerlo mejor de lo que lo hice por Quinn.


―Ven esta noche. Santana y yo saldremos y puedes pasar por su rutina nocturna con ella, aquí.

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Sáb Oct 22, 2016 1:32 am

SANTANA


Conduzco como loca para llegar a mi hotel rápidamente, sabiendo que Brittany no quiere estar fuera mucho tiempo. Ya ha revisado su teléfono quince veces desde que nos fuimos. Brittany es una nuez difícil de romper. Me sentí ahogarme al escuchar el dolor de Noah, cómo sintió que tenía que elegir entre su esposa y su hija. Nadie sale ganador en esa situación.


Pero Brittany no va a ser ni un poco tolerante con él. Si Noah va a estar en la vida de Zoe, va a ser en los términos de Brittany. Desafortunadamente, parece estar cuestionando sus propios términos.


La tomo de la mano y la llevo al ascensor y subimos a mi habitación. Es una habitación normal y sólo traje lo que cabría en el armario y la cómoda del hotel. Todo lo demás está en un depósito. Saco una bolsa de lona y empiezo a meter cosas en ella. Esto no se parece a lo que había imaginado que sería mi primera vez en una habitación de hotel con Brittany. Había esperado que estuviésemos en nuestra luna de miel en algún lugar exótico.


―¿Y si se la lleva? ―pregunta Brittany, paseándose por la pequeña habitación, en pánico.


―Entonces lo acusaremos de secuestro ―digo con rapidez.


―¿Y si ella se ahoga? ¿Crees que aprendió a hacer la reanimación cardiopulmonar infantil?

―Probablemente no ―digo.


―¿Y si la deja sola en la bañera?


―No creo que sea un idiota.


―¿Y si llora?


―Va a llorar.


―¿Y si enferma?


―Nos llamará.


―¿Y si la pone a dormir sobre su barriga?


―Le enviaré un mensaje y le recordaré que no lo haga.


―¿Y si…?

Sus preguntas no me molestan. Sé que necesita la seguridad, pero no puedo soportar verla pasearse un segundo más con su culo contoneándose. Ambas nos hemos disculpado por lo que sucedió, así que supongo que lo hemos solucionado, pero no se sentirá así hasta que sus labios estén sobre los míos, hasta que mis brazos la envuelvan, hasta que me diga que todavía me ama. Sin advertencia, le doy la vuelta y la atraigo contra mí… con fuerza. Con nuestros labios cerca, puedo sentir la calidez de su boca llamándome. Las motas de cielo en sus ojos azules están vivas con luz y humedece sus labios, esperándome. No pierdo más tiempo, chocando mi boca contra la suya, abriendo sus suaves labios y acariciando su lengua con la mía.


Mis dedos se enredan en su cabello cuando la aprieto más y un suave gemido se escapa. Besa mis labios gentilmente unas pocas veces cuando nos separamos. Su sonrisa alcanza sus ojos, con la promesa de un nuevo comienzo.


―No puedo creer que no te rindieras conmigo. Te amo tanto.


Por primera vez desde que encontré esos zapatos azules fuera del cuarto de mi hija, mi pecho se relaja y mi estómago se desanuda.


―Pensé que no podría volver a escuchar esas palabras de ti.


―Te prometí que no te dejaría ―dice―. Y nos prometimos amor sin arrepentimientos.

Pero ya tengo arrepentimientos…


―Sin arrepentimientos ―digo―. Los remordimientos son para siempre. Son las cosas con las que nos castigamos una y otra vez. Como Noah hará por dejar a Quinn. Como yo tengo por no reconocer lo que estaba pasando con Lily. El remordimiento es la más sádica jodida de mente. Así que sin remordimientos para nosotras.

―Está bien, sin remordimientos. ―Me besa tiernamente en los labios―. ¿Crees que Zoe está bien?


―Creo que está bien, pero sé que quieres volver ―digo, entrando en el cuarto de baño―. Sólo déjame tomar algunas cosas. ―Oigo a Brittany decir algo, pero no puedo entenderlo, así que saco mi cabeza del baño―. ¿Qué?


Me mira a los ojos.


―Empaca todo. ―Salgo del baño, dedicándole toda mi atención―. Nuestro plan era vivir juntas. No se suponía que tuvieras tu propio lugar. ¿Te mudas conmigo? ―Está loca si piensa que voy a ir con eso. La rodeo y abro un cajón de la cómoda―. ¿Me has oído? ―pregunta.


Remuevo algunas cosas en el cajón.


―Te he oído.


―¿Bien?


―Nuestro plan nunca fue vivir en pareja. ―Me vuelvo y caigo sobre una rodilla, tendiendo su anillo de compromiso. Dios, espero que no me rechace de nuevo―. El plan era que te casaras conmigo.


Brittany se pone de rodillas delante de mí.


―Sí. ―Extiende su mano para que le ponga el anillo―. ¿Santana?


Niego, creo que estoy conmocionada.


―¡Has dicho que sí! ―Me río con incredulidad y le pongo el anillo―. Pensé que
tendría que comprarte una docena más de pares de zapatos.


Se ríe en voz alta, alcanzando su teléfono.


―Tengo que llamar… ―Jadea y cubre su rostro con sus manos.



En su felicidad, ha olvidado que su hermana está muerta. Envuelvo mis brazos a su alrededor y paso mis dedos por su cabello.


―Hola, Quinn ―susurro. Los ojos de Brittany se abren de golpe―. Finalmente he conseguido que tu terca hermana diga sí. Tal vez fuiste tú con una pequeña intervención divina. ―Codeo a Brittany, pero niega―. Brittany no está preparada para hablar ahora. Creo que tiene miedo de empezar a llorar y no poder parar. ―Brittany se aferra con más fuerza a mi pecho―. Zoe lo está haciendo bien y no te preocupes por todo lo de Noah. Lo solucionaremos. Haremos lo mejor para Zoe. ―Miro abajo por un segundo―. ¿Cómo está mi Zoe? Espero que la encontraras. Espero que la estés abrazando.

marthagr81@yahoo.es
-*-
-*-

Femenino Mensajes : 2840
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 35
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por JVM el Sáb Oct 22, 2016 1:57 am

Jajajaja Puck dándose cuenta lo que es ser verdadero padre....
Y bueno Britt por fin le esta dando otra oportunidad a San y a ella misma para ser feliz...
Y como dijo San intervención divina jajajaja

JVM
********-
********-

Mensajes : 636
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Brittana: Cruda Desnudez GP-Santana (Adaptación) FINALIZADO

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.