Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Nunca II (Adaptada) Cap 21
Hoy a las 7:39 pm por micky morales

» FanFic Brittana: Mía I (Adaptada) Cap 7 - Último
Hoy a las 7:27 pm por micky morales

» [Resuelto]Brittana: Un toque de Grecia. Cap. 25, 26 y 27
Hoy a las 6:03 pm por JVM

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Any news from Philadelphia?»
Miér Abr 26, 2017 3:47 pm por Klainefan

» [Resuelto]FanFic Brittana: Los Sentidos (Adaptada) Epílogo
Dom Abr 23, 2017 7:12 pm por 23l1

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 3 y 4
Dom Abr 23, 2017 1:56 pm por JVM

» [Resuelto]EL EJERCITO VERSION BRITTANY ( CAP 5)
Sáb Abr 22, 2017 2:31 pm por 3:)

» [Resuelto]Brittana: Stripper (Gp Brittany) Epilogo
Vie Abr 21, 2017 11:36 pm por monica.santander

» *FanFic* -A Punto Cero- Capitulo 77- Cuenta regresiva- *Nuevo*
Miér Abr 19, 2017 2:59 pm por f_snix

» [Resuelto]FanFic Brittana: Sexy Amor (Adaptada) Epílogo
Jue Abr 13, 2017 7:56 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Ajuste de Cuentas (Adaptada) Cap 12 - Fin
Mar Abr 11, 2017 11:49 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Blonde Girl (Adaptada) Cap Epílogo
Mar Abr 11, 2017 11:47 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Sin Condiciones (Adaptada) Cap 47 Final
Mar Abr 11, 2017 11:45 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: A los 17 (Adaptada) Cap 43 Final
Mar Abr 11, 2017 11:43 pm por 23l1

» FanFic Brittana: El Affaire López 4 "Algo Raro y Preciso" (Adaptada) Epilogo
Mar Abr 11, 2017 11:42 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana:Wallbanger 2 "RustyNailed" (Adaptada) Final
Mar Abr 11, 2017 11:39 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tras el Telón de Pino (Adaptada) Cap 36 - Final
Mar Abr 11, 2017 11:35 pm por 23l1

» BRITTANA The Camp capitulo 4 y 5
Sáb Abr 08, 2017 11:26 am por 3:)

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 3-4-2017
Sáb Abr 08, 2017 12:44 am por JVM

» Fic Brittana "Lo Aprendí de Ti" - Capítulo 79 *17/04/16*
Vie Abr 07, 2017 7:10 pm por 23l1

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
micky morales
 
Klainefan
 
3:)
 
JVM
 
Tati.94
 
monica.santander
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

[Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Mar Oct 18, 2016 10:44 am

Regrese ya estoy aqui para quedarme, ya tengo internet!!!!!! me encanta como van las cosas entre las chicas!!!! sabia que santana no podria cumplirle a su papa pero si es para quedarse con brittany valdra la pena, hasta pronto!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6072
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Mar Oct 18, 2016 11:45 am

Por fin jajajaja, le toco difícil a San pero derrumbo las murallas de Britt con el primer beso !
Y bueno haber que tal les va ;) esperó que nadie las interrumpa.
Además quien sera quien le marco a Britt, tendrá un hijo???
avatar
JVM
********-
********-

Mensajes : 758
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Mar Oct 18, 2016 9:25 pm

3:) escribió:Hola morra....

Que despues san le pida perdon a su papa a quinn a dios y todos los santos juntos!!!
Era impocible que no padara nada como iba el ambiente jajaja mucha playa bikiny!!!
A ver como termina la noche???

Nos vemos!!



Hola lu, jajajajaja claro, después haga todo lo que quiera, pero ahora es britt, ellas jajajajajaja. Jajajajajajaj obvio, el ambiente no las ayudo a estar muy alejadas que digamos jajaajajajaja. Aquí el siguiente cap para saber de eso jajaja. Saludos =D




micky morales escribió:Regrese ya estoy aqui para quedarme, ya tengo internet!!!!!! me encanta como van las cosas entre las chicas!!!! sabia que santana no podria cumplirle a su papa pero si es para quedarse con brittany valdra la pena, hasta pronto!!!!!!



Hola, bn! eso es más que bueno la vrdd! Si, esperemos y sigan así xD jajajajaja. Esk como poder cumplir¿? osea es britt y es san! osea como¿? jajajajajaja. Saludos =D






JVM escribió:Por fin jajajaja, le toco difícil a San pero derrumbo las murallas de Britt con el primer beso !
Y bueno haber que tal les va ;) esperó que nadie las interrumpa.
Además quien sera quien le marco a Britt, tendrá un hijo???




Hola, si! jajaajajajajajajajaja. El que la sigue la consigue, no¿? jajajajajajajaja. Aquí el siguiente cap para saber eso jajajajajajaja... nooo ni lo digas q pasa xD jajaajajajajaj. =O segunda persona que lo menciona... quizás y si, no¿? jajajajaa. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Cap 7

Mensaje por 23l1 el Mar Oct 18, 2016 9:27 pm

Capitulo 7



Estoy besando a Brittany con desesperación.

Ella me devuelve el beso de igual forma, con la misma entrega con que yo lo hago.

Estoy ansiosa, pero quiero ir despacio, quiero disfrutar de esta bella mujer lentamente.

Comienzo por quitarle las botas que cubren sus largas piernas. Noto que su respiración es entrecortada, agitada y debo reconocer que la mía está de igual forma.

Le acaricio las piernas, de arriba a abajo y voy repartiendo besos en ellas. Brittany sonríe y veo que sus ojos brillan. Viéndola así, me dan ganas de romper toda la ropa que nos separa, quiero unirme a ella, la necesito con urgencia.

Tomo una honda respiración para tratar de calmar mi ansia y vuelvo a besar su boca. Esa boca que me vuelve loca y me deleito cuando muerdo su labio inferior y ella gime para mí.

Cierro los ojos, escucharla gemir es como un gran afrodisíaco y no quiero ni imaginarme cómo serán los gemidos que vendrán luego.

Tomo el dobladillo de su vestido y comienzo a subirlo y, con su ayuda, logro quitárselo completamente. Ahora me alejo para contemplar a la sexy mujer que tengo en mi cama.

Al verla solo en ropa interior, recuerdo las fotografías de Brittany en la tienda de lencería. Trago en seco ante el recuerdo de esas imágenes que llegan a mi mente y sé que ya no puedo alargar esto por más tiempo… Me estoy quemando por dentro.

Me quito torpemente la ropa, con prisa, con desesperación, parezco una adolescente nerviosa y ansiosa en su primera vez.

Eso es extraño, ya que nunca me había sentido así con ninguna mujer. Y digamos que de mujeres sí que sé…y demasiado.

Bajo sobre Brittany y me dedico a besar cada parte de su piel que es suave y tibia, perfecta para mí. Comienzo a subir por su vientre y pone sus manos en mi cabeza, acariciando mi pelo mientras llego a sus pechos.

Le quito el brasier y sonrío para mí al ver lo perfectos que son sus senos. Ella vuelve a gemir y arquea su espalda, yo me aprovecho y la torturo jugando con sus pezones, quiero seguir escuchando esos gemidos, más y más.

La beso otra vez y luego me separo un poco para mirarla a los ojos y fija su mirada en la mía. Siento que algo sucede en mi interior, es como si algo explotara en mi pecho, pero no puedo reconocer esta extraña sensación.

Bajo mi mano hasta el tanga de Brittany y acaricio el centro de su deseo. Está húmeda, excitada, deliciosa y toda para mí. Le quito la diminuta prenda, besando, probando, disfrutando de ella.

El momento llega.

Ya nada nos separa y quiero perderme en ella.

Pero antes de eso la miro, como no creyendo que esté aquí conmigo. Mi corazón palpita más rápido, excitado, desesperado, y de la nada le pregunto:

―¿Estás segura, Brittany?

No sé por qué se lo pregunto, ni yo me entiendo.

―Ya estoy completamente desnuda ¿No crees que es un poco tarde para preguntar eso?―me dice sonriendo coqueta y sé que está segura…

Muy segura.

Brittany se remueve ansiosa como una gata sobre la cama. Vuelvo a bajar sobre ella, la beso otra vez y ahora sí que ya no puedo más y me acodo para que nuestros sexos se rocen a la perfección.

Ambas gemimos de placer y me quedo quieta sintiendo nuestra unión.

Con sus manos comienza a acariciar mi espalda y cuando me muevo, siento que entierra sus uñas en mi piel. Brittany entre abre su boca, como si le costara respirar y ahora sus gemidos son más altos…

Ahhh, un canto de sirena.

Acelero el ritmo, ella me encuentra con sus caderas y conseguimos un ritmo espectacular.

Más rápido.

Más y más me pide ella y yo se lo concedo.

Más y más y más hasta que ambas nos perdemos en el éxtasis del placer y nos dejamos llevar por un orgasmo arrebatador.

Apoyo mi cabeza entre sus pechos. Oigo cómo su corazón late desbocado y sonrío al saber que he sido la culpable de ese ritmo frenético.

Estoy tan bien así, no recuerdo haberme sentido alguna vez tan relajada y contenta después del sexo.

Brittany está con los ojos cerrados y una leve sonrisa en los labios.

Me pongo tras ella para abrazarla.

No decimos nada.

No hace falta.

Esto es lo que es, ambas lo deseábamos.

Acaricio su mano y ella enlaza sus dedos con los míos. Comienzo a besar su hombro y recorro con mi boca hasta su cuello.

Su aroma a mar y verano ahora se mezcla con el aroma a sexo y huele de maravillas.

Su piel es tan suave que no puedo evitar darle un pequeño mordisco en el hombro. Ella se estremece y luego paso mi lengua y beso la pequeña marca que ha quedado.


No sé por cuánto tiempo estamos en esa posición, pero luego ella se gira, me besa y nos volvemos a perder en la frenética pasión que sentimos.




«¿Por qué lo hiciste, Tana? Te dije, te lo advertí, te rogué más de una vez que no te acercaras a esta chica. Pero no me escuchaste. Ella no es cualquiera de tus conquistas. Me has decepcionado, hija»

―¡Papá!

Me despierto sobresaltada luego de tener un sueño con mi papá.

Me estiro en la cama y descubro que estoy sola.

Con mi mano alcanzo mi reloj y veo que ya son las nueve de la mañana. Me incorporo en la cama y observo que la ropa de Brittany no está por ninguna parte en la habitación…

Ella se ha ido.

No puedo evitar sentirme extraña por eso.

Pero, ¿acaso no es eso lo que quería?

Solo una noche de sexo con ella, una noche y nada más.

Sexo sin reproches, sin compromisos.

Ese es mi estilo, eso es lo que hago, pero siento que esta mañana algo me falta…

¿Brittany, tal vez?

Sacudo mi cabeza y me levanto para ir hasta el baño y meterme en la ducha.

El sueño con mi papá aún me perturba.

Siento como si en parte lo hubiera defraudado, pero Brittany y yo somos adultas y además, él no tiene cómo enterarse de lo que ha sucedido en esta habitación.


Luego de ducharme, me visto y salgo de mi cuarto al pasillo.

¿Debería ir hasta la habitación de Brittany?

¿Debería ir a ver cómo está?

Doy tres pasos para ir hasta donde Brittany y me detengo de golpe pensando en lo que estoy haciendo.

No, no debo buscarla, no quiero que ella mal interprete todo.

No quiero tenerla después llamándome y exigiéndome algo que no le voy a dar.

Lo mejor es no buscarla más.


―Buenos días, Tana―me saluda, Quinn que viene saliendo de su habitación.

―Buenos días, Q―respondo al saludo de mi amiga.

―¿Vas a desayunar?―pregunta y yo asiento con la cabeza―Bien, vamos.

Bajamos en el ascensor hasta el restaurante del hotel.

Vamos entrando cuando veo que Brittany viene caminando hasta la salida. Lleva puesto un corto vestido floreado, y puedo notar las amarras de un bikini que asoman por su cuello. Su pelo va recogido en un moño alto, se ve maravillosa.

Cuando llega hasta nuestro lado nos saluda con una sonrisa tímida y cuando su mirada se cruza con la mía ella se sonroja.

Mi entre cuerpo palpita, y es que por mi mente pasan imágenes de ella retorciéndose de placer.

―Buenos días, señoritas―dice ella y su voz hace que mi pulso se acelere ya que recuerdo sus gemidos de anoche.

―Buenos días, Brittany. ¿Ya desayunaste?―le pregunta Quinn, ya que yo no puedo articular ni una sola sílaba.

―Sí. Estaba desayunando con el director. Me acaba de decir que hoy termina de revisar las tomas y si todo va bien no tendrá que repetir nada y podremos volver a casa. Así es que aprovecho y me voy a la playa.

La miro con la cabeza ladeada.

Algo me intriga de esta mujer, es como si quisiera salir corriendo de este paraíso.

Como si no estuviera cómoda estando aquí y quisiera largarse cuanto antes.

―Bien, nos vemos más tarde. Disfruta de la playa.

Vuelve a ser Quinn la que habla, porque yo no puedo.

Ella se despide y gira sobre sus talones para salir en dirección a la playa hasta que la pierdo de vista.

―¿Qué te pasa?―escucho que me pregunta Quinn.

―A mí, nada. ¿Por qué?

―Sí, claro. Lo mejor será que vayamos a desayunar.

Nos sentamos a una mesa y nos sirven el desayuno. Yo estoy distraída pensando en Brittany, no la puedo sacar de mi mente.

Le doy una y mil vueltas a lo que pasó con ella.

Y me reprendo por sentirme así, débil ante una mujer, solo fue una noche, un revolcón y ya.


Cuando terminamos de desayunar, llamo a mi papá para informarle de todo lo que he estado haciendo. Él me pregunta si me he portado bien, como lo hacía cuando era niña y yo le digo que sí, que casi he sido un angelito…

Si solo supiera.


Quinn se va junto al director para revisar las tomas y dar el visto bueno. Yo salgo del restaurante y lo primero que veo es la playa.

¿Brittany no iba a estar ahí?

Camino desesperada y la veo recostada sobre una tumbona cubierta solo por un diminuto bikini en color blanco.

Me quedo parada, mirándola desde lejos, sopesando la idea de si acercarme a ella o no.

Me muerdo el labio inferior al ver su cuerpo a esta distancia. Veo que hay varios hombres y mujeres que al pasar por su lado se la quedan mirando y me da ira que sea así…

¿Pero qué me está pasando?

Mis pies se mandan solos y se acercan con cautela hasta ella. Veo que habla por teléfono y me quedo tras de su tumbona para que no vea que la estoy espiando.

―Sí. Si todo va bien volveré pronto. Ya quiero verte.

¿Con quién estará hablando?

¿A quién quiere ver con tantas ganas?

¿A su novio?

¿A su novia?

Y aunque no deba me quedo ahí para seguir escuchando.

―Sí, sí―dice sonriendo.

Un sonido maravilloso.

―Ahora corta, sí corta. Te amo. Un beso grande, grande.

Termina la llamada y ahora sí que ya no me quedan dudas… ella tiene pareja.

Y lo peor de todo… la ama.

Así que la señorita es toda una infiel.

Vaya, me quedo pensativa por todo lo que ha pasado.

Me acerco a ella y me siento en la tumbona del lado. Ella gira su cara para mirarme, pero no dice nada.

Saca un libro desde su bolso y colocándose unas gafas de sol, se pone a leer.

Me ignora y por primera vez en la vida una extraña sensación me recorre por completo.

La sensación de sentirme… ¿usada?

Qué patético, si hasta de pensarlo me doy risa yo misma.

―La señorita de las novelas románticas―le lanzo con ironía.

La rubia gira la cara, me mira por un segundo, y vuelve a lo suyo.

―¿Tú crees en todas las mentiras que están escritas en esas novelas?

Brittany cierra el libro de golpe, se incorpora en la tumbona y se sienta para quedar frente a mí.

Está enojada, lo noto en su ceño fruncido que asoma por debajo de la unión de las gafas.

―¿Tienes algún problema?―me pregunta con la voz enfadada.

―Ninguno.

―Entonces, ¿por qué vienes aquí a criticar lo que lea o deje de leer? Eso a ti no te importa.

―Vaya, estás enojada.

―Yo estaba bien. Tú fuiste la que llegó aquí y comenzó a criticar mi gusto literario. Pero qué hago yo discutiendo contigo, si de seguro lo más cerca que has estado de leer algo interesante ha sido… qué… ¿la etiqueta del gel que usas?

¿Me lo estoy imaginando o esta mujer me acaba de insultar?

De una forma intelectual, pero me insultó en toda la extensión de la palabra.

Voy a replicarle algo, ya me ha picado y se va a tener que aguantar una pesadez de mi parte.

―¿Qué piensas de mí? ¿Crees que soy una ignorante que en su vida ha leído un libro?

―No sé, ni me interesa―dice y se levanta de la tumbona comenzando a recoger sus cosas para irse, pero la detengo con mi mano.

―Brittany…

―¡Suéltame!

―Lo siento. No quise decir lo que dije. Siento haberte molestado por tu gusto de literatura.

―¿Es que sabes lo que me enoja? Que lo dices como si fuera algo malo. Como que yo, por leer romance, fuera una loca soñadora esperando a su príncipe o princesa en un caballo blanco…

―¿Y no es así?

―¡Claro que no! Si yo fuera una loca romántica, no me hubiera acostado contigo anoche.

Esa respuesta me descoloca, no entiendo qué quiere decir con eso.

Ella ve la incertidumbre en mi cara y responde a mi pregunta no formulada.

―Santana, eres una mujeriega de primera, una mujer incorregible…

―Es decir que yo no podría ser una princesa―digo sin pensar.

―¡Claro que no! Tú eres una mujer a la que no le gustan los compromisos, mujer de una noche. La mujer que se cruce en tu camino debe tener claro que no obtendrá nada más que una noche de sexo contigo.

Mi mandíbula se desencaja.

Ninguna mujer me había leído tan bien como lo ha hecho Brittany. Y reconozco muy dentro de mí que, lo que me ha dicho, me ha dolido.

―Ahora si me sueltas, quiero irme.

―No te preocupes. La que se va soy yo. Lamento haberte molestado―la suelto y la dejo sola para que continúe con su lectura al sol.

Camino rápido de vuelta al hotel.

Furiosa por lo que me ha dicho Brittany.

Pero, ¿qué es realmente lo que me molesta?

¿Qué me considere un ignorante?

¿Qué me diga que soy una mujeriega?

¿Qué piense que no puedo ser una princesa como el de las novelas que ella lee?

¿O todas las anteriores?

No sé qué es.

Ni yo me entiendo y eso me jode un montón.

Sigo caminando, pero no vuelvo al hotel.

Tomo un taxi y le pido me lleve a recorrer la ciudad.




Paso todo el día molesto por lo que me ha dicho Brittany, pero cada palabra de las que me ha dicho es verdad.

Almuerzo en un pequeño local y me tomo unos cuantos vasos de licor.

Camino por las calles llenas de colorido, tratando de sacarme esta sensación de que me importe tanto lo que Brittany piense de mí.

Quería sexo con ella, la tuve, ya pasó y ahora mi vida sigue.

Mañana conoceré a otra y luego a otra y así, ¿hasta cuándo?

No sé.

Así es mi vida y estoy cómodo como la vivo.


Quinn me llama al celular y me dice que el director está muy contento con todo, que el viaje se acorta y que está tratando de cambiar los pasajes para el día siguiente.

Suspiro cansada, tal vez debería quedarme el resto de la semana aquí, pero de seguro mi papá pondrá el grito en el cielo si no vuelvo con Quinn.


Me devuelvo al hotel y camino por el pasillo hasta mi habitación para arreglar mis cosas y estar listo en caso de que Quinn cambie los pasajes.

Miro la cama donde tuve a Brittany y mi pulso se acelera. Luego recuerdo que ella estará feliz con el cambio de planes.

Ella es la única que ha querido volver a casa desde el instante en que se subió al avión.

Quiere volver pronto para estar con su novio o novia a la que ama y dentro de mí reconozco que el o la bastardo tiene suerte.

Brittany es única.





******************************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D


avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Mar Oct 18, 2016 10:16 pm

No quiero adelantarme pero yo creo que britt tiene un hijo, no se pq pero lo sospecho!!!! ya san empieza a verse envuelta en las redes pierce!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6072
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Mar Oct 18, 2016 11:38 pm

Hola morra....

La pregunta nunca esta de mas en esa situacion no???
Mmm a san no le molesta lo que se muestra a los demas.... lo que le fastidia es que britt se lo diga de frente y sin tapujos a no esperar nada de san.... las sensaciones de san hacia britt ya cambiaron sino no le molestaria lo que le dijo...
Puede que sea una obviedad entre tantas especulaciones que britt tenga un hij@.... si es asi a ver que san no lo descubra antes no???

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4627
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Mar Oct 18, 2016 11:52 pm

Jajajaja sigo opinando que si hay un pequenin por ahí....
Y bueno San sintiendo cosas que no había sentido antes por Britt, aunque obviamente después de esa noche ya no dejara ir nunca a la rubia.
Haber como sigue su "relación"
avatar
JVM
********-
********-

Mensajes : 758
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Miér Oct 19, 2016 12:45 am

micky morales escribió:No quiero adelantarme pero yo creo que britt tiene un hijo, no se pq pero lo sospecho!!!! ya san empieza a verse envuelta en las redes pierce!!!!!



Hola, =O dices tu¿? esk es lo mas probable... o tenemos poca imaginación jajajajajaajaj. Jajajajaja y como no¿? ya caxo esa morena jajajaja. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra....

La pregunta nunca esta de mas en esa situacion no???
Mmm a san no le molesta lo que se muestra a los demas.... lo que le fastidia es que britt se lo diga de frente y sin tapujos a no esperar nada de san.... las sensaciones de san hacia britt ya cambiaron sino no le molestaria lo que le dijo...
Puede que sea una obviedad entre tantas especulaciones que britt tenga un hij@....  si es asi a ver que san no lo descubra antes no???

Nos vemos!!!



Hola lu, nones, no lo esta jajajaaja. Eso parece =/ Eso es! eso mismo... nada como la vrdd a al cara xD Ya caxo! jajaajaajajaj. Sip... o tenemos poca imaginación jajajajajaaja. Mmmm y si lo descubre que no le moleste xD Saludos =D





JVM escribió:Jajajaja sigo opinando que si hay un pequenin por ahí....
Y bueno San sintiendo cosas que no había sentido antes por Britt, aunque obviamente después de esa noche ya no dejara ir nunca a la rubia.
Haber como sigue su "relación"



Hola, eso parece... o repito, tenemos poca imaginación jajajajajaa. Esa morena ya caxo jajajajaajaja, jajajajajajaja ni tu ni nadie creo ajajajajajajaaja. Aquí el siguiente cap para saberlo jajaajja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Cap 8

Mensaje por 23l1 el Miér Oct 19, 2016 12:48 am

Capitulo 8


Ya estamos en el avión que nos llevará de vuelta a casa y lo hacemos en el mismo orden en el que llegamos hasta aquí.

Brittany al lado de la ventana, yo a su lado y a mi otro lado está Quinn.

Con Brittany no hemos cruzado ni media palabra. Nos hemos sumido en un extraño silencio y me siento rara con eso.

El vuelo comienza y yo no sé qué hacer.

Quiero mirar a Brittany, pero sé que debo dejarla tranquila, mejor no insistir con ella, aunque sé que me será difícil al tenerla tan cerca.

Quinn se acomoda en su asiento, se pone los audífonos para ver una película y yo la imito, ojalá así, se pase el tiempo más rápido.

De reojo veo que Brittany saca el libro que llevaba en la playa y se pone a leer.

Trato de no mirarla, pero mis ojos me traicionan y de vez en cuando, se fijan en ella y en la concentración con la que lee.


Trato de ver de qué va la película, pero no me he enterado de nada y eso que ya va más de media hora desde que inició.

Vuelvo a mirar a Brittany y de pronto veo que una lágrima cae por su mejilla.

¿Está llorando?

¿Qué le pasa?

Siento que algo se estremece dentro de mí.

Me saco los audífonos y poniendo una mano sobre su antebrazo le pregunto:

―Brittany, ¿estás bien?

Gira su cara y veo que sus ojos están inundados en lágrimas. La miro preocupada, cierra los ojos y luego me responde:

―Sí, estoy bien.

―Pero estás llorando. ¿Qué es lo que pasa?

―Nada―dice y se pasa el dorso de su mano por los ojos para secarse el llanto.

―No me digas que nada―susurro―No creo que estés llorando por nada. Dime qué sucede.

Me vuelve a mirar y noto que traga en seco y niega con la cabeza.

―Ya te dije que no es nada. Estoy bien.

―Brittany, estás llorando, no me digas que no pasa nada. Anda, dime por qué lloras.

―No quiero. Te vas a reír de mí.

―Cómo se te ocurre pensar eso. Vamos dime qué pasa.

Me mira, se muerde el labio inferior y se sonroja.

Está avergonzada, pero, ¿por qué?

―Bueno… es que… es…que yo…es…es por el libro.

Brittany dice las últimas palabras de corrido soltando el aire y me mira esperando mi reacción.

¿Qué?

¿Está llorando por ese pedazo de mierda romántica?

Me sigue mirando y no lo puedo evitar.

Juro que no quería, pero su respuesta me hace reír y suelto una enorme carcajada. Luego recuerdo que voy en un avión y detengo mi risa. Vuelvo mi cara hacia ella que me mira con la furia en los ojos.

―Eres una idiota, ¿lo sabías?―me susurra y veo que está muy enojada.

Sé que no debí de haberme reído, pero no me cabe en la cabeza que alguien pueda llorar por un libro, aunque ella lo niegue, es una romántica perdida en espera del príncipe o la princesa azul.

―Lo siento―digo tratando de ponerme seria―Es solo qué… pensé que llorabas por otra cosa y no por un libro.

―Es que yo no sé por qué me empeño en explicarte cosas a ti si no entiendes nada.

―Pero, Brittany… ¿llorar por un libro?

―¿Qué tiene? La escena era triste. ¿Nunca has llorado en tu vida por algo que vieras o leyeras, Santana?

La pregunta que hace me descoloca.

Trato de buscar en mi memoria las veces que he llorado por algo como lo ha hecho Brittany y la verdad puedo contarlas con los dedos de una mano.

La primera vez fue cuando niña y mi mamá nos hizo ver a Quinn y a mí la película "Bambi". Teníamos como seis años y recuerdo que, al morir la mamá del venado, lloré a mares mientras que Quinn solo me miraba y luego se burló de mí en el colegio por semanas.

Y la segunda vez fue a los doce años y mi abuela murió. Aguanté casi estoicamente el funeral, solo derramando una que otra lágrima, avergonzada de que me vieran llorar, pero una vez en mi cuarto, lloré desconsolado.

Mi abuela ha sido la mujer a quien más he amado en esta vida aparte de mi mamá.

Brittany espera mi respuesta, pero no le digo nada, solo la miro y le pido disculpas.

―Lo siento, Brittany. No quise…

―Guárdate tus disculpas y déjame en paz.

Miro que cierra el libro, lo mete en su bolso y saca un Ipod. Se acomoda en su asiento y se pone los audífonos para luego cerrar sus ojos.

Me siento mal, nunca he experimentado esta sensación de molestia que tengo en mi interior.

Siento que debería ponerme de rodillas ante ella y pedirle perdón besando sus pies.

¿Pero qué mierda me pasa?

Observo a Brittany dormir y el recuerdo de la noche que pasamos juntas llega a mi mente.

Recordar lo suave que es su piel y lo deliciosa que es su boca me hace remover en el asiento.

Miro a mi otro lado y veo que Quinn duerme plácidamente como si nada le molestara en el mundo y yo ahí en medio con un insomnio del demonio.

Vuelvo a mirar a Brittany que tiene su cabeza recostada hacia mi lado y paseo mis ojos detenidamente por cada facción de su rostro.

Esta mujer es bella, muy bella.

Su piel, ahora bronceada, me invita a que me acerque y la toque y estoy tentada a hacerlo y no me importa nada.

Con mi mano acaricio su mejilla, suavemente, esperando a que ella no lo note. Brittany solo se mueve un poco y sonríe con agrado pero no abre sus ojos, está profundamente dormida.

Yo me quedo ahí mirándola fijamente, tratando de guardar en mi mente el recuerdo de su cara. Y dentro de mí nace algo, un fuerte deseo se apodera de todo mi ser, y es la necesidad de tenerla otra vez en mi cama.




No sé cuánto tiempo me quedé mirando a Brittany, no sé en qué momento me quedé dormido, solo sé que, ahora Quinn me zamarrea para que despierte y yo no quiero, ya que estoy soñando con ella.

―San… San―escucho que dice mi amiga mientras tira de mi hombro.

Pero yo no quiero despertar, no quiero que Brittany se aleje de mí.

―Hmmm.

―San, despierta, ya vamos a aterrizar.

Abro lentamente los ojos y miro a mi lado y veo el rostro de Brittany que me mira seria, de seguro aún está molesta conmigo por reírme cuando lloraba mientras leía su libro.

El avión aterriza y luego de unos minutos ya estamos pisando el suelo del aeropuerto. Recogemos nuestro equipaje y nos dirigimos al auto de Quinn, pero Brittany se despide antes de que lleguemos al estacionamiento.

―Muy bien, señoritas, voy a tomar un taxi. Espero que lleguen sin novedad a sus casas.

―Pero Brittany, te podemos llevar a tu casa―digo en tono ansioso, no quiero dejarla ahí para que se vaya en un taxi.

Quiero llevarla hasta su casa.

―No, gracias. Voy a tomar un taxi.

―¿Estás segura, Brittany?―pregunta Quinn, pero está visto que ella quiere mantenerse lo más alejada de mí que le sea posible.

―Sí, Quinn. Ahora las dejo.

―Bueno. Te llamaré en la semana para coordinar una reunión.

―Muy bien―dice y le estrecha la mano a Quinn.

Luego se pone frente a mí y me estira la mano para despedirse. Yo le estrecho la mano y no se la quiero soltar.

Quisiera tirar de ella hasta tenerla entre mis brazos y volver a besarla.

La deseo con una locura que me asusta.

―Hasta pronto, Santana―se despide mirándome fijamente con sus hermosos ojos azules que me encantan y que pueden ver a través de mí.

No quiero que se vaya, quiero que se quede aquí, porque no sé cuándo la volveré a ver otra vez.

Pero debo dejarla partir.

Ella está en casa y de seguro quiere ir a ver a su pareja…

Maldito sea.

―Adiós, Brittany. Ha sido un placer haber hecho este viaje contigo.

Se sonroja y me suelta la mano de golpe rompiendo así la exquisita sensación que nos unía.

Toma su maleta y comienza a caminar hasta llegar a un taxi. Sube y el automóvil se pone en marcha y se comienza a alejar hasta que lo pierdo de vista.

―Tana, ¿estás bien?―escucho que me pregunta Quinn

―Estoy muy bien, Q. Muy bien.

Me subo al auto de mi amiga y comienza a conducir en dirección a mi casa.

Yo me siento rara, algo me molesta y no sé qué es.

Bueno, sé que es Brittany la que me perturba, pero no entiendo por qué ella me hace sentir de esta manera.

He tenido a muchas mujeres a lo largo de mi vida y siempre es lo mismo. La que me gusta, la tengo, y luego nada más.

―¿Qué pasa, Tana?

―Nada, Q. ¿Por?

―Porque estás muy callada, pensativa y apostaría mil a uno a que es Brittany la que te tiene así.

―Estás muy equivocada, solo estoy cansada.

Quinn suelta una carcajada, no sé qué le pasa a esta idiota, pero sé que se está riendo a mi costa.

―Yo sé lo que pasó, San.

Me giro para mirar a mi amiga y veo su cara de diversión.

¿A qué se refiere con que sabe lo que pasó?

¿Qué es lo que sabe Quinn?

―¿Lo que pasó? ¿Y qué fue lo que pasó, Q?

―Lo que pasó entre tú y Brittany en Aruba y no me lo niegues, San, porque la vi salir de tu habitación muy temprano en la mañana.

Abro los ojos de par en par por lo que oigo.

Quiero negárselo todo a mi amiga, pero ella la vio y no le puedo mentir. Sin embargo, no digo nada, ni media palabra.

―Vamos, Tana. No te pongas así que no le diré nada a tu papá. Si le cuento algo es capaz de matarme porque no te mantuve vigilada en el viaje.

―Quinn, te juro que traté de mantenerme alejada de ella, pero me fue imposible.

―Bueno, era obvio que irías tras ella. Le pusiste el ojo encima y no ibas a parar hasta que la consiguieras. Solo esperemos a que ella no nos joda con tu papá.

―No lo hará―digo con rotunda seguridad, como si conociera a esta mujer desde hace mucho.

―San, no te voy a dar un discurso de moral. Ya eres una mujer hecha y derecha, aunque a veces no lo demuestres y te comportes como una cría. Por lo menos ya no seguirás molestando a Brittany.

―Claro―digo, pero la verdad es que sí quiero ver otra vez a Brittany y perseguirla hasta tenerla otra vez bajo mi cuerpo.

Discutir con ella y que me salga con algunas de sus ocurrencias.

―¿Qué mierda es lo que te pasa?―pregunta Quinn al ver que estoy seria y no sé qué responderle porque ni yo me entero de lo que me pasa hoy.

―A mí, nada.

―Algo te pasa. Y no me digas que nada porque parece que vienes de haber recibido la sentencia de muerte y no de un paraíso como Aruba.

―Q, no quiero hablar. ¿Podrías callarte, por favor?

―Wow, wow, estás peor de lo que pensaba. Te dejó muy mal Brittany.

―Qué dices, idiota. Solo estoy cansada y…

―Bla, bla, bla. Ya deja de darte tantas vueltas y reconoce que te gustó esta mujer más de lo que pensabas.

―No. Estás muy equivocada.

―Sí, claro. Lo que te pasa es que pensaste que sería como siempre. Que te llevarías a Brittany a la cama y al otro día "si te he visto no me acuerdo". Pero, algo pasó…Vaya, quiero saber qué fue. Vamos cuenta.

―¿Quieres dejar de hablar tantas estupideces juntas y poner atención en la carretera? Quiero llegar de una pieza a casa.

Quinn niega con la cabeza y veo que tiene una sonrisa en la cara como si le hubieran contado el mejor chiste del mundo.

Esta cabrona no va a parar hasta que lleguemos a la mansión López.

―Pensé que nunca llegaría este día, amiga.

―Qué día ni que nada. Cállate de una vez quieres.

Quinn se calla, pero se sigue riendo.

El viaje continúa en total silencio.

No quiero que mi amiga me siga hablando de Brittany.

No quiero que me diga que la ojiazul me gusta más de lo que quisiera.

No quiero que me haga pensar en ella.



Llegamos a la mansión López y me encuentro con mi mamá en el salón y me acerco a ella para saludarla.

―Hola, mamá―la saludo dándole un sonoro beso en la mejilla.

―Hola, querida. ¿Cómo estuvo todo por Aruba? Tu papá estaba tan preocupado y no me quiso decir por qué.

Trago en seco el nudo que se ha formado en mi garganta, ya que sé por qué mi papá ha estado preocupado… por Brittany.

―Sí, mamá todo bien.

―¿Quieres comer algo?

―No. Creo que subiré a mi cuarto a darme una ducha y bajaré para la cena.

Mi mamá acerca una de sus manos y me acaricia el rostro. Me mira fijo a los ojos y luego me pregunta:

―¿Estás bien, hija?

Por Dios.

¿Qué les ha dado a todos por preguntar si estoy bien?

Estoy bien, muy bien, muy pero que muy bien.

―Sí, mamá. Estoy bien. Solo un poco cansada por el viaje.

―Está bien, hija―dice, pero sé que está preocupada―Ve a ducharte y baja para la cena.

Me voy a mi habitación y enseguida entro en la ducha dejando que el chorro de agua golpee mi cabeza.

Tal vez esto haga que me aclare un poco.

Cierro mis ojos y lo primero que veo es a Brittany.

Estoy pensando que esta mujer me ha embrujado. No es posible que me tenga pensando en ella cada diez minutos.

Me doy de cabezazos contra la pared de baldosas de la ducha, esto no puede seguir así, tengo que olvidarme de Brittany ya.

Mañana me iré a algún club y de seguro no me faltará con quién olvidarla.

Sí, eso es lo que debo hacer.



Me visto y veo que falta una hora para la cena.

Me tiro sobre mi cama y saco mi teléfono para ver si tengo alguna llamada perdida y me encuentro con otro mensaje de Dani pidiendo que nos veamos.

¿Y si salgo con ella?

Tal vez me ayude para distraerme y dejar mi obsesión por Brittany. Pero Dani es un dolor de cabeza y si la llamo y me voy con ella, de seguro que pensará que ya es mi novia.

Novia… que palabra más lejana y sin sentido para mí.



La hora de la cena ya llega y bajo hasta el comedor.

Mi papá está ahí junto a mi mamá y mi hermana.

―¡Tana!―grita Emily y se lanza a mis brazos para saludar.

―Hola, hermana.

Me da un fuerte abrazo y luego me deja libre para que llegue hasta mi papá y lo salude.

―Hola, papá―saludo y él me da un abrazo.

Luego se separa de mí y me mira la cara. Se queda callado, pero noto que me escruta con detenimiento cada facción.

Me pongo nerviosa porque pienso que mi papá puede leer mi mente y averiguar lo que hice con Brittany.

«Lo siento papá» digo para mis adentros.

«No quise decepcionarte»

―¿Estás bien, hija?

Vaya, otro más que se preocupa por mí.

¿Qué estará demostrando mi cara que todos me preguntan lo mismo?

¿Tan mal me veo?

―Muy bien, papá. ¿Por qué lo preguntas?

―Bueno… es que―dice alargando la frase―No es nada. Déjalo. Si dices que estás bien, te creo. Ahora vamos a cenar.

Llegamos a la mesa y trato de volver a ser la Santana de antes, lanzando bromas a mi hermana y hablando de frivolidades.

Pero, la verdad, es que me siento extraña.



La cena termina y con mi papá nos vamos a la biblioteca a beber algo.

Lo pongo al día de todo lo que hicimos en Aruba y él queda feliz con lo escucha, veo el orgullo en su rostro.

Luego, me da algunas instrucciones para el día siguiente y lo dejo para ir a mi cuarto.

Me meto en la cama y pienso en qué me pasa.

Brittany removió algo en mí que no sabía que existía y tengo que reconocer que eso me está jodiendo por dentro.

No quiero que sea así, pero Brittany me gusta más de lo que me haya gustado cualquier otra mujer con la que he estado.

Pero tengo que olvidarme de ella.

Esta mujer tiene pareja y además, por lo que escuché, la ama.

Vaya, cuando pensaba que mi vida seguiría igual que siempre, todo se complica cada vez más para mí.




******************************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Miér Oct 19, 2016 3:15 pm

que desesperacion, me gustaria que la historia tuviese capitulos de una hora, si ya se, es imposible pero es tan interesante que quedo de malhumor jajajajajajajajaja
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6072
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Miér Oct 19, 2016 3:42 pm

Hola morra...

Britt despues de esa noche le dejo ese no se que?? A san!!! Jaja
Tanto se le nota a san que tiene ese no se que en la cara jajajaj
A ver como lo sobre lleva???

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4627
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Miér Oct 19, 2016 7:08 pm

micky morales escribió:que desesperacion, me gustaria que la historia tuviese capitulos de una hora, si ya se, es imposible pero es tan interesante que quedo de malhumor jajajajajajajajaja



Hola, jajajajaja si la vrdd que si =/ ademas de esto de las clases no me deja actualizar las dos veces en el día ¬¬ pero prometo que el viernes subo un maratón... y todos los viernes! para reponer esos días que no y xq son muy pocos, ok¿? jajajajajja. Y para que no sea tanto la agonía, dejo el siguiente cap! jajajaja. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra...

Britt despues de esa noche le dejo ese no se que?? A san!!! Jaja
Tanto se le nota a san que tiene ese no se que en la cara jajajaj
A ver como lo sobre lleva???

Nos vemos!!!



Hola lu, jajajajajajajajajaja sip jaajajajajaj. Jajajajaja eso parece... la rubia la dejo marcada, no¿? jajajajaja. Aquí el siguiente cap para saber más de eso! jajajaja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Cap 9

Mensaje por 23l1 el Miér Oct 19, 2016 7:10 pm

Capitulo 9


Es viernes, día siguiente de la vuelta desde Aruba, y yo voy caminando temprano por el vestíbulo del Holding López.

Me acerco a Tina y ella me saluda y luego me entrega mis mensajes.

―Tina, ¿sabe si Quinn llegó?

―Sí, señorita López. La señorita Fabray ya llegó y está en la oficina de su papá.

―Bien, gracias.

Camino por el pasillo y llego hasta la oficina de mi papá. Entro sin llamar a la puerta, y me encuentro con que, Alfonso y mi amiga, están bebiendo licor.

―¿No es demasiado temprano para estar bebiendo?

―¡Tana! Ven y celebra con nosotros.

―¿Celebrar? ¿Y qué es lo que celebramos?

―¡Que Lucy y Rachel van a ser madres!

Abro los ojos de par en par y miro a mi amiga como pidiéndole que me aclare lo que acabo de escuchar de boca de mi papá.

¿Quinn va a tener un hijo?

―Eso… es… ¿eso es verdad, Q? ―pregunto confundida.

Aún no creo lo que me están contando.

―Sí, amiga, es verdad. Rach me lo confirmó anoche.

―Wow. ¿Pero, primero no iba la parte del matrimonio y luego la de los hijos?―le suelto con sorna a mi amiga.

Quinn me mira con cara de querer matarme y mi papá sufre un ataque de tos. Luego me extiende un vaso con licor para brindar por la felicidad de mi amiga.

―Creo que lo de la boda puede esperar. Rach quiere tener al bebé y luego preocuparse por la boda.

―Bueno, esto solo es un pequeño cambio de planes―dice mi papá.

¿Un pequeño cambio de planes?

Esto lo cambia todo, sobre todo para mí, ya puedo oír a mi papá…

No, por favor, Dios, no lo permitas.

―Felicidades, Q―digo entre dientes alzando el vaso de licor para luego bebérmelo de golpe.

Quinn me mira feliz, con esa cara de idiota que me dan ganas de rompérsela de un golpe.

Luego de que mi papá la felicite una vez más, Quinn y yo salimos de la oficina de Alfonso y entramos en la de mi amiga.

La ojiverde se sienta con una sonrisa en la cara, mientras yo siento que el mundo se me viene encima.

―Ay Quinn, Ay Quinn. ¿Por qué te gusta tanto joderme la vida?

―¿Qué? ¿Yo por qué?

―Primero lo del matrimonio con Rachel y ahora que vas a tener un hijo. ¿No sabes que Alfonso va a empezar con lo de que entre en vereda y además ahora va a querer nietos? Maldita sea.

―¿Y qué tiene? Tu papá tiene razón, ya estás en edad…

―Ah no, Quinn. No me vengas tú también con eso de que siente cabeza. Además, a mí no me gustan los niños.

―Cuando tengas los tuyos no dirás lo mismo.

―Ese día nunca llegará―digo con rotundidad y Quinn me suelta una carcajada la muy idiota.

¿Qué ha pasado con mi mejor amiga?

No reconozco a esta zombi enamorada que está frente a mí.

―Ya te lo dije una vez, Tana. Nunca digas nunca.

―Lo mejor será que me vaya y te deje sola con tu felicidad.

Me giro sobre los talones y salgo de la oficina de Quinn para llegar hasta la mía. En mi camino me encuentro cara a cara con Rachel. Esta bruja que ha hechizado por completo a mi amiga, la miro y ella me saluda con una sonrisa de victoria… Claro, sabe que ahora tiene a Quinn agarrado y para siempre.

―Buenos días, Santana―me dice sonriendo ladina.

―Buenos días―le respondo cortante y sigo mi camino.

Entro en mi oficina y me tiro en mi silla ejecutiva. Tomo una honda respiración y trato de ordenar todos mis pensamientos.

Cierro los ojos y puedo ver a mi papá pidiéndome que me case pronto y que tenga un hijo para criarlo junto con el de Quinn.

No, no, no.

Eso no llegará a suceder, nunca, nunca.

Antes prefiero la horca.

Porque pensándolo bien, el matrimonio también es una especie de horca, pero legal.

Ahora tendré que tomar una decisión y es que, si no quiero escuchar a mi papá a diario con su cantaleta, tendré que marcharme de la mansión López y buscarme un largar propio.

Quizá hable con Marley.

Ella le consiguió un buen lugar a Quinn y de seguro me encuentra algo a mí.

Sí, la llamaré en estos días.





Solo quiero que este día termine pronto.

Tenía la intención de invitar a Quinn para que saliéramos por ahí a distraernos un poco, pero de seguro que Rachel no la deja salir conmigo.

Pero no me faltará quién me acompañe.

Haré algunas llamadas y todo listo.







Estoy entrando en el club.

Hice unas cuantas llamadas y mis amigos respondieron de inmediato y afirmativamente a mi invitación.

Nos acercamos al sector Vip y pedimos algo de beber. Puedo notar de inmediato cómo las personas que hay a nuestro alrededor nos miran de arriba abajo y eso me hace pensar que será una buena noche.

Necesito que lo sea ya que tengo que sacarme a Brittany de la cabeza.

Ella me ha estado torturando los pensamientos estos días y no puedo seguir así.

Sigo paseando mis ojos buscando algo que me guste, cuando algo llama mi atención.

Junto a la barra y de espaldas a mí, veo a una mujer enfundada en un ajustadísimo vestido blanco con la espalda descubierta. Lleva el cabello rubio suelto que cae en ondas por sobre uno de sus hombros.

Voy bajando mi vista y me fijo en cómo la tela del vestido se ajusta deliciosamente a sus caderas. De seguro no lleva ropa interior, ya que el vestido parece que hubiera sido hecho sobre su piel y no se marca nada.

Me remuevo inquieta en mi lugar y mi cuerpo reacciona ante tal pensamiento.

Ella está acompañada por dos chicas más y veo que un hombre se le acerca y posa una mano en su cintura. Me vuelvo a fijar en su espalda y una electricidad me recorre todo el cuerpo.

―Que se gire, quiero verle la cara―digo entre dientes y mis deseos se cumplen.

La chica gira su rostro y sonríe a algo que le ha dicho el hombre junto a ella.

«Esto debe ser una broma o tal vez el destino»…

¿De dónde salió ese pensamiento?

Estoy petrificada al ver que, la mujer a la que he estado comiéndome con la mirada, es Brittany.

Se ve tan exquisitamente deseable que siento unas incontrolables ganas de correr hacia ella. Pero está con un hombre que le habla y le habla y ella le sonríe.

¿Será ese su novio, el cornudo?

Maldita sea.

Yo vine a este lugar para tratar de olvidarme de ella y de este deseo que me invade por dentro, pero la veo y todo lo que pensaba hacer se ha ido a la mierda.

Noto que el tipo se aleja a la pista con una de las chicas que acompañan a Brittany y la deja sola en la barra.

¿Debería ir hasta ella?

¿Sera la otra chica su novia?

Tengo unas enormes ganas, pero no sé si es la mejor idea.

Desvío la vista hacia alguien que entra en el Vip y no puedo creer que esto me esté pasando a mí. Veo que Dani se viene acercando hacia donde estoy.

Qué mal, tengo que sacármela de encima, esta chica es una gran molestia.

Me levanto y paso por su lado cuando ella me saluda.

―¡Hola, Santana!―me grita para hacerse escuchar sobre la estridente música electrónica que suena en el lugar.

―Hola―digo y sigo mi camino dejándola ahí parada.

Sé que tengo que hacer algo pronto, algo que la desanime o es capaz de seguirme durante toda la noche con tal de que le preste atención.

Estoy a medio camino y noto que ella viene detrás de mí, por Dios.

¿Es que no se da cuenta que no quiero nada con ella?

Miro en dirección de la barra y sé que Brittany se va a enojar más de lo que ya está conmigo, pero en este momento ella es mi salvación.

Camino rápido hasta llegar a ella. La tomo por el brazo y la giro para que quedemos frente a frente. Me mira asombrada, no entiende qué estoy haciendo y para que no preste objeción le digo:

―Luego te explico todo.

Y me acerco más a ella y la beso.

La ojiazul trata de moverse, pero con mi mano en su espalda desnuda la acerco más y la aprisiono firmemente a mi cuerpo. La sigo besando y noto que ella se deja hacer.

Me sorprendo al sentir tanta necesidad por su boca.

No entiendo nada de lo que me está pasando con esta mujer.

Brittany me responde el beso entregándose por completo.

Oh, por Dios, mi cuerpo se está comenzando a calentar y va a ser víctima de combustión espontánea.

Me aparto del beso y veo que Brittany continúa con los ojos cerrados. Sonrío al verla así, totalmente entregada a mí. Lentamente abre los ojos y la saludo:

―Hola, Brittany―digo sonriéndole de lado.

―Supongo que tu explicación es muy buena―dice suspirando.

―Buenísima. Pero vamos a otro lado y te lo explicaré todo. ¿Estás sola?―pregunto, a ver qué me dice.

Quiero saber quién era el hombre y las dos chicas que estaban junto a ella hace un momento.

―Estoy con unos amigos, pero están bailando en la pista.

No me dice nada de que el tipo y las chicas con la que la vi sea su novio o novia.

Nada, ninguna señal, es decir que esta noche está sola.

La tomo de la mano y la guío por entre la gente hasta que llegamos al Vip. Nos sentamos en unos de los sofás mientras pido algo para beber.

Ella me mira, sin decir nada.

Sé que quiere que le dé una explicación por mi comportamiento, pero yo no quiero hablar, lo que deseo es besarla y besarla y volverla a besar.

―¿Y bien?―me pregunta levantando una ceja―¿Cuál es tu explicación para haberme besado?

―Brittany, siento haberte abordado así, pero es que estaba siendo acosada.

―¡¿Qué?!―me dice riendo―Qué excusa más mala.

―Es verdad. ¿Por qué no crees que pueda ser acosada?

―¿Cómo quieres que crea eso, cuando eres tú la que se pasa persiguiendo a las mujeres? Esto es ridículo.

―Es verdad, Brittany.

La miro y comienzo a explicarle todo con lujo de detalles.

¿Por qué?

¿Por qué me importa lo que Brittany piense de mí?

―Salí con una chica una vez, "solo una vez" y desde entonces me ha estado llamando y persiguiendo. Y hoy me la encuentro aquí. Yo no quiero nada con ella, no sé cómo no se da cuenta.

―¿Y has tratado diciéndoselo de frente?

―No.

―¿Y no crees que sería mejor decirle que no quieres nada con ella de frente en vez de evadirla y esconderte?

Si esto fuera una partida de ajedrez, Brittany me tendría en jaque.

Lo que me ha dicho me deja sin palabras para replicar, por primera vez en mi vida una mujer me deja mudo.

La mesera se acerca a nosotras con nuestras bebidas y yo tomo el vaso para beber la mitad de su contenido de golpe.

Un silencio incómodo se hace entre las dos.

Miro a Brittany que fija sus ojos en los míos y así nos quedamos por unos segundos. Mi pulso se acelera, los recuerdos de la noche vivida con ella en Aruba vuelven con nitidez a mi mente y siento mi entre pierna palpitar.

No aguantaré tener a esta mujer cerca sin poseerla.

Maldición, estoy hecha una estúpida a su lado, no puedo pensar en nada más que no sea en ella y odio sentirme así.

―¿Así que estás con unos amigos?―le pregunto.

―Sí, son compañeras de mi agencia de modelos.

―¿Y las chicas con la que estabas?

―¿Qué pasa con ellas?

―¿Son tus compañeras de trabajo o algo más?

―Ellas son compañeras, ya te lo dije.

―¿Y el tipo con el que estabas?

―¿Qué pasa con él?

―¿También es un compañero de la agencia de modelos?

Brittany me mira levantando una ceja.

No sé por qué tuve que abrir mi gran boca y hacer esa pregunta. Qué me importa a mí con quien esté ella…

«Pero sí te importa»

Ella sonríe con suficiencia, de seguro que sabe cuánto me afecta tenerla cerca.

―Lo que tú quieres saber si alguna de esas personas son mi pareja, ¿no?

Y resulta que además de guapa esta mujer es adivina y me ha leído el pensamiento.

―Sí―contesto de forma brusca.

―¿Qué clase de mujer crees que soy, Santana?

Veo que los ojos de Brittany echan chispas y de seguro que, si pudiera, me daba un derechazo en la cara.

―¿Tú crees que si yo tuviera pareja estable hubiera pasado una noche contigo? ¿Qué yo estaría hablando tan tranquila aquí y me hubiera dejado besar?

―Bueno, yo pensé que…

―No, tú no piensas y ese es el problema. Solo quiero decirte una cosa, ya que tanto te interesa, no tengo novio ni novia. Y si tuviera soy una persona fiel, porque estaría con una persona a la que amara, pero es obvio que tú no entiendes eso.

Ah, Brittany, me acabas de dar "Jaque Mate".

Fidelidad, que palabra más insípida, retrograda y cabrona.

Yo soy una infiel por naturaleza, por eso nunca he tenido novia y sí muchas mujeres con las que disfrutar la vida…

Porque cómo dicen por ahí, "la vida es una sola".

Con Brittany nos miramos por un momento, directo a los ojos, y siento que mi pulso se acelera nuevamente. Verla así de enojada me enciende como el infierno.

Le doy otro sorbo a mi bebida antes de que me calcine y veo que Brittany saca su celular desde su bolso.

Está recibiendo una llamada.

Frunce el ceño y noto preocupación en su rostro. Digita la pantalla y contesta:

―Hola, ¿pasa algo?

Noto que se tensa, ¿Quién la estará llamando para provocarle este estado?

―Sí. Voy de inmediato.

Corta la llamada y se levanta desde el sillón.

Yo hago lo mismo, algo le pasa y quiero saber qué es.

―¿Pasa algo, Brittany?―me acerco y le tomo una mano.

―Me tengo que ir.

―Te llevo―le ofrezco.

―No es necesario, gracias.

Da un paso y trata de soltarse de mi agarre, pero no se lo permito.

―Brittany, sé que algo pasa. No te pediré que me lo cuentes, solo quiero que me dejes llevarte a dónde quieras ir.

Me mira debatiéndose en su interior si aceptar o no mi oferta. Al final su mirada se suaviza y no lucha por soltar mi mano y me dice:

―Está bien, acepto que me lleves a casa, gracias.

Asiento afirmativamente con la cabeza y caminamos tomadas de la mano hasta llegar a la salida del club.

Llegamos a mi auto y le pido a Brittany me dé su dirección para comenzar nuestro camino.

Quisiera preguntarle qué es lo que sucede, la noto muy inquieta y siento unas enormes ganas de ayudarla, de contenerla…

¿Qué me está pasando?



Llevo conduciendo diez minutos y ninguno de las dos hemos abierto la boca para nada.

Ahora la inquieta soy yo, porque pronto llegaremos a destino y tendré que apartarme de ella.

Entramos a una zona donde comienza un barrio residencial.

Creo que hace años no venía por esta parte de la ciudad. Recuerdo que algunos de mis compañeros de colegio vivían por aquí.

La mayoría son lindas casas que evocan la vida familiar. Casi todas pintadas en colores claros y con ante jardines muy bien cuidados.

Detengo el auto fuera de una de estas casas… La casa de Brittany.

Es una construcción de dos pisos de color blanco, con un jardín de rosas y una reja blanca, solo falta el perro y los niños correteando por aquí para que fuera la perfecta postal de la felicidad.

―Gracias por traerme, Santana.

―Brittany, quiero saber si quisieras salir conmigo. Podríamos ir a cenar o…

―No, Santana. Creo que es mejor que no.

―Pero, es solo…

―No.

Brittany se saca el cinturón de seguridad y pone la mano en la puerta para abrirla y salir del auto.

―Brittany…

―Adiós, Santana. Créeme, es mejor así.

Sale, comienza a caminar y mis ojos se fijan en su trasero y en ese bendito vestido que hace que mi imaginación vuele.

Llega a su puerta, la abre y la pierdo de vista.

Me siento devastada por el rechazo de Brittany y lo que dijo de que era mejor así.

¿Para quién es mejor?

Porque yo no siento que para mí sea mejor.

Odio esta situación, odio sentirme así.

Es primera vez que invito a salir a una chica después de acostarme con ella.

Nunca fue necesario desplegar mi galantería ni atenciones a ninguna mujer, pero con Brittany todo es distinto y eso me está jodiendo la maldita cabeza.

Miro una última vez hacia la casa de Brittany y siento que ya es hora de irme.

Enciendo el auto y salgo a toda velocidad por esa calle, huyendo de lo que siento, huyendo de esta mujer que me está comenzando a poner el mundo patas arriba.

Y no quiero que sea así.




Brittany


Entro en casa con el corazón palpitando a mil por hora.

Acabo de dejar a Santana en la calle sin una explicación de lo que me ha pasado hoy y además con una negativa a una invitación a salir.

Santana me descoloca y hace que afloren sentimientos que creía haber adormecido dentro de mí hace mucho. Pero esto no debe seguir, y lo mejor es haberme negado a salir con ella.

Ya bastante me he reclamado el haberme acostado con ella en Aruba como para venir a complicarme la vida ahora. Y aunque me gusta y la deseo con cada centímetro de mi piel, sé que esta mujer no me conviene, no es la persona que necesito en mi vida.

Me despego de la puerta donde me había quedado paralizada pensando en Santana y comienzo a caminar por mi casa.

Mi urgencia por llegar aquí tiene una muy buena razón y un nombre.

Corro hasta su habitación, mi mamá ha dicho que tiene mucha fiebre y no me gusta verla enferma.

Entro en el cuarto y veo a mi mamá sentada a su lado poniendo compresas frías sobre su pequeña frente.

Ahí en la cama, está mi razón de vivir y por la que me levanto todos los días.

Ahí se encuentra una buena razón para que me aleje de Santana.

En esa cama está mi hija… Susan.




******************************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Miér Oct 19, 2016 10:34 pm

Lo sabia!!! soy medium, tiene una hija, yyyyyyy no veo pq esa seria una razon para dejar de ver a santana?????? bueno, si, a san no le gustan los niños!!!!! hasta pronto!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6072
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Jue Oct 20, 2016 12:11 am

Hola morra...

San va a ser lapidaria de sus propias palabras...!!!
Nunca digas nunca... a nada!!!! Es cuestion mia o a san le agaro el karma de ante mano???...
Britt es muy tajante con lo de san... a ver si va a poder cumplir con mantenerse lejos....!!!

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4627
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Jue Oct 20, 2016 12:47 am

micky morales escribió:Lo sabia!!! soy medium, tiene una hija, yyyyyyy no veo pq esa seria una razon para dejar de ver a santana?????? bueno, si, a san no le gustan los niños!!!!! hasta pronto!!!!!



Hola, jajajajaja siii, jaajajajaja era lo mas probable... =/ No, la vrdd esk no lo es ¬¬ Aaaa, pero ese es un pequeño detalle... no pasa nada, no¿? Jajajajajajaja. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra...

San va a ser lapidaria de sus propias palabras...!!!
Nunca digas nunca... a nada!!!! Es cuestion mia o a san le agaro el karma de ante mano???...
Britt es muy tajante con lo de san... a ver si va a poder cumplir con mantenerse lejos....!!!

Nos vemos!!



Hola lu, ufff eso creo =/ Nonesss... es lo peor jajajaajajajajajaj. Ufff sip, creo q si xD jajajaajjaajaja. Sip =/ Esperemos y... no jajajajajajaaj. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Jue Oct 20, 2016 12:49 am

Capitulo 10


«―Ven Brittany. Eso es, ven conmigo

―No. No puedo, no puedo.

―Sí puedes. Me deseas tanto como yo a ti.

―No, no podrá ser, nunca, nunca.

―Vamos, bésame, bésame, Brittany.

―Por favor, Santana, no, no puedo. »



―¡Mami! ¡Mami!

Estoy en medio de una nebulosa.

Imágenes de Santana y la voz de Susan se juntan en mi mente.

Siento que una suave mano me acaricia el rostro y comienzo a abrir mis ojos lentamente.

―Hola, mami.

―Hola, Susy. Buenos días.

Ella me sonríe y doy gracias a que ha amanecido mejor. Anoche estaba con mucha fiebre y me quedé despierta hasta altas horas de la madrugada hasta que la fiebre por fin cedió.

Susan me mira fijamente el rostro y con su pequeña mano me acaricia la cara. Me acerco más a ella para abrazarla y luego le beso su mejilla sonrosada.

Ella es mi vida, mi todo.

Es lo único que necesito para ser feliz en este mundo, por eso no me gusta verla enferma, menos con fiebre, eso me desespera y me angustia en demasía.

Susan tiene seis años. Y nació cuando yo tenía veintidós. Estaba iniciando mi carrera de modelo cuando conocí a su papá… Sam.

Él también tenía una promisoria carrera como modelo. Trabajábamos para la misma agencia y había veces que coincidíamos con los mismos clientes.

Fue así que comenzamos a salir.

Él era divertido y me encantaba estar a su lado. Yo me enamoré perdidamente de ese hermoso hombre que se comía el mundo sin que nada le importara.

Hasta que, después de seis meses de seudo relación, le dije que estaba embarazada. Él, horrorizado con lo que escuchaba, me dijo que no se iba a hacer cargo del bebé. Que él tenía un futuro y una vida por delante, que era joven y que no necesitaba de un hijo y una mujer que lo mantuvieran amarrado.

Me destrozó el corazón dejándome sola con su hija, de la que nunca quiso saber nada.

Susan ya tiene seis años y él no la conoce.

Ni siquiera le dio su apellido.

Pero ya nada importa, ella es mi vida.

Yo le doy todo lo que necesita.

―Buen día, preciosuras. ¿Quieren desayunar?―mi mamá nos pregunta desde la puerta de la habitación.

―¡Sí!―respondemos Susan y yo al unísono.

Mi mamá ha sido un gran apoyo en mi vida.

Sin ella no podría cumplir con mis compromisos y yo no podría dejar a mi hija con nadie más que no fuera ella.



Llegamos a la cocina donde mi mamá ya tiene la mesa dispuesta para el desayuno. Y con Susan atacamos las delicias que tenemos ante nuestros ojos.

―Mami, ¿hoy vamos a salir a pasear?

―No sé, amor. Creo que debería llevarte al médico. Anoche tuviste fiebre.

―Ayyy mami, yo quiero ir al parque. Por favor.

―Primero vamos al médico y si no tienes nada, vamos al parque, ¿está bien?

―Está bien―dice mi pequeña con tono de resignación.

―Llegaste muy rápido anoche, hija. ¿Quién te trajo?―pregunta mi mamá y siento que me sonrojo de inmediato.

―Una amiga―digo cortante, pero sé que mi mamá está curiosa por saber quién me trajo a casa.

Ella es así, aunque no se mete en lo que hago con mi vida, se preocupa de con quién salgo, se preocupa de que no vuelva a sufrir.
Desde que era joven ella supo de mi gusto por las mujeres como por los hombres.

―¿La conozco?―me dice como si nada, mientras le unta mermelada a una tostada.

―No.

―¿Y?

―¡Mamá!―digo entornando los ojos y ella sonríe pícara.

―Ah, ahora quiero saber quién es ese amiga tuyo, vamos cuéntame.

―¿Mamá, tienes una amiga nuevo?―me lanza de pronto Susan y ahora las miro a las dos que me observan con curiosidad esperando les cuente de la nuevo amiga que tengo.

―Bueno, más que mi amiga, digamos que es mi jefa.

―¿Tu jefa?

―La hija de mi jefe. Santana López, es hija del dueño del holding López.

―Ya, ya―dice mi mamá tratando de ordenar en su cabeza las preguntas que me quiere hacer―¿Y cómo es que ella te trajo anoche?

Siento como si en este momento estuviera en un interrogatorio policial.

Mi mamá es una experta en sacar información y sé que no me dejará tranquila hasta saciar su curiosidad.

―Coincidimos anoche en el club. Me saludó y cuando estábamos hablando sonó mi teléfono. Yo salí casi corriendo del local y ella, al verme así, se ofreció a traerme.

―¿Le dijiste que era por tu hija?

―No, mamá.

―¿Por qué no?

―Porque ella es hija de mi jefe, solo fue amable al traerme. No es ni mi amigo, ni nada―doy un sorbo al jugo de naranja y siento un poco de molestia de tratar este tema con mi mamá.

―Pero si dijiste que era tu amiga. Britty, ¿qué pasa con esa mujer?

―Ay, mamá. No quiero hablar de ella, ¿está bien?

―Britty, yo solo quiero…

―No te preocupes mamá. No pasa nada con ella, así que tranquila.

―Ay, hija. Yo quiero verte feliz. Pido al cielo que te mande una buena persona que te ame a ti y a mi princesa.

―Ya, mamá, no sigas con eso, por favor.

Ella se calla y sigue con el desayuno.

Sé que está preocupada por mí y que desea que yo tenga lo mejor, pero, ¿cómo decirle que, aunque me atraiga Santana, ella es justamente lo que no necesito en mi vida?



Terminamos de desayunar y Susan y yo nos preparamos para ir al médico, me quedaré más tranquila si él la revisa.


Llegamos a la consulta del pediatra y todo sale bien, la fiebre de Susan es por una infección en la garganta que está comenzando. Me da los medicamentos que debe tomar y luego pasamos el resto del día fuera de casa.

Vamos un momento al parque y luego nos vamos a almorzar.

Susan está feliz, le encanta eso de almorzar en restaurantes.



Terminamos el almuerzo y creo que ya es hora de volver a casa.


Terminamos el día y gracias al cielo, la fiebre no volvió esa noche.








Estoy entrando al Holding López.

Quinn me ha citado para una reunión.

Llego hasta el piso que se me indica y la recepcionista me recibe con una gran sonrisa.

―Señorita Pierce, buenos días.

―Buenos días―saludo a esta mujer que, desde la primera vez que puse un pie en este edificio, ha sido muy amable conmigo.

―La reunión es en la sala de juntas. Ya la esperan ahí.

―Gracias.

Comienzo a caminar y siento que mi corazón empieza a latir más rápido, creo que se me va a salir del pecho.

Todo esto porque voy a ver a Santana.

Me paro frente a dos enormes puertas de cristal, miro hacia adentro de la habitación y ahí está ella. Mi cuerpo se estremece al verla, va vestida con una falda ceñida de color negro y una camisa ajustada blanca, impecable como siempre.

Su negro cabello peinado meticulosamente en una cola de caballo y veo que está seria hablando con un hombre.

Es la mujer más guapa que han visto mis ojos y a la que más he deseado también.

Por todos los cielos, esto no debería estar pasándome, no con ella, no con esta mujer que nunca se llegará a enamorar, menos de una mujer en mi situación.

Veo que Quinn repara en mi presencia y se acerca hasta las puertas de cristal para darme la bienvenida.

―Buenos días, Brittany. Te estábamos esperando.

―Buenos días―digo y entro con los pies temblorosos a la sala de juntas.

La mirada de Santana se ancla en la mía y me sonríe. El brillo de sus ojos me cautiva y me pierde a la vez.

No, no, no.

No vayas por ahí, Brittany, esta morena no te conviene, recuerda eso.

Veo que se acerca a saludarme, pero antes de que logre estar a mi lado, es su papá el que me extiende la mano.

―Bienvenida, Brittany. Qué bueno es verla de nuevo.

―Gracias, señor López.

El hombre me saluda con amabilidad y esos risueños ojos oscuros tan igual a los de su hija.

―Hola, Brittany. ¿Cómo estás?

Santana me extiende la mano estrechando la mía. Su contacto me electrifica y la suavidad y la tibieza de su piel me perturba. Trato de soltarme de su mano pero me lo impide.

―¿Todo bien en casa?―pregunta susurrándome y acercándose un poco más hacia mí.

―Sí. Todo bien, gracias.

No sé por cuánto estuvimos así, mirándonos y con nuestras manos enlazadas. Pero Quinn se encarga de romper la burbuja y nos pide que tomemos asiento para empezar la reunión.

Me siento a la gran mesa y Santana se sienta a mi lado.

Tomo un vaso de agua que está frente a mí y doy un gran sorbo. No sé cómo aguantaré estar al lado de esta mujer, cuando el aroma de su perfume inunda mis fosas nasales y hace que mi cuerpo vibre con deseo anticipado.

La reunión da inicio y Quinn comienza a hablar sobre lo que quiere lograr con la campaña de verano. Luego proyecta lo que será el spot de televisión y veo las tomas que realizamos en la playa de Aruba.

Santana a mi lado se remueve en su silla y cuando llega la parte que fue filmada en el club, suelta un suspiro, mientras que por mi cabeza, pasan imágenes de esa noche en el cuarto de Santana.

El aire se vuelve denso para mí y me siento como si la temperatura hubiera subido un par de grados.

Necesito que esto termine pronto, necesito salir de aquí ya.

Santana gira su cara hacia mí y veo que una sexy sonrisa asoma en su boca, de seguro se ha acordado de lo mismo que yo y siento que mi cara se calienta de lo roja que me he puesto.

Esta mujer debe ser un castigo divino.

No puedo creer que me haga sentir así solo con tenerla a mi lado, no, no, no.

Quinn nos informa que dentro de una semana se realizará la fiesta de lanzamiento de la campaña y a la cual yo debo asistir como rostro de ésta.


La reunión termina y yo quiero salir corriendo del edificio, lejos, lo más lejos que pueda de Santana.

Me despido de todos los presentes y comienzo a salir de la sala de juntas, pero la morena se ofrece para acompañarme hasta el ascensor.

―Brittany, me gustaría pasar a buscarte a tu casa y llevarte hasta la fiesta de lanzamiento. ¿Qué dices?

―Gracias por la oferta, pero no.

―¿Cómo qué no?―dice con el ceño fruncido, incrédula de que la haya rechazado.

―Lo que oíste. Puedo llegar sola a la fiesta. No es necesario que me pases a buscar.

Llegamos hasta el ascensor y yo aprieto el botón para llamar al aparato.

―Brittany, ¿por qué tengo la impresión de que quieres alejarte de mí?

La miro fijamente a los ojos, tratando de decirle que, aunque yo la desee con todo mi cuerpo, lo único que quiero y debo hacer es alejarme de ella.

Que tiene toda la razón.

La llegada del ascensor me salva de contestar. Entro en el cubículo y cuando me voy a despedir, ella pone la mano para que el ascensor no se cierre.

―Por favor, Brittany. Deja que vaya por ti.

―Déjalo, Santana. Es mejor así. Nos vemos―digo y le retiro la mano de la puerta para que el ascensor se cierre.

Me mira con la cabeza ladeada, sé que está pensando qué diablos es lo que pasa conmigo, pero no dice nada más y el acero de la puerta nos separa.


Cuando llego a la calle agradezco la brisa que me golpea la cara.

Tomo una honda respiración y sacudo mi cabeza para despejarme un poco.

Giro mi cara y observo el gran edificio del Holding López y pienso que Santana es tan distinta a mí, con su vida asegurada y sin preocupaciones.

No piensa en nada más que no sea en ella y en divertirse con la chica de turno.

Me enciende de sobre manera y eso me preocupa, porque hace mucho que no sentía algo así por una persona, pero sé también que no debo pensar más en ella, tengo que alejarla de mi vida y tal vez si le digo que tengo una hija ella ya no insistirá más.

Sí, creo que eso es lo que debo hacer.

Yo necesito una persona que quiera una vida conmigo y no solo una que otra noche.

Qué injusta es la vida, me encanta esta mujer y es justo en la que no debo poner mis ojos.








Voy en el taxi que ha pasado por mí para llevarme hasta la fiesta de lanzamiento.

Estoy nerviosa ya que veré a Santana.

Todos estos días he pensado en ella.

Todos estos días me he torturado pensando en esta mujer en cual no debo pensar.



Entro en el club donde se lleva a cabo la fiesta, y lo primero que veo es a ella…a Santana.

Está hablando con tres chicas.

Les habla y sonríe, se nota que está en su elemento y al verla ahí una punzada de celos me invade por dentro.

¡Pero qué tonta!

¿Qué esperaba de una mujer como ella?

¿Qué se enamorara perdidamente de mí solo por pasar una noche con ella?

Santana tiene razón, soy una romántica pérdida en espera del príncipe o princesa.

Quizás deba dejar de leer tantas novelas románticas.

Camino unos pasos, pero voy en otra dirección, no quiero que ella note que he llegado y me mezclo entre la gente.

Voy saludando a quien conozco hasta llegar a la barra. Ver a Santana acompañado ha hecho que una rabia inexplicable se apodere de mí.

Maldita sea, esto no puede estar pasándome.

Pido un trago en la barra y luego me voy hasta un rincón.

No quiero que nadie me vea, pero sé que eso durará poco, ya que cuando Quinn me busque, tendré que aparecer ante el público.

Pero de momento me voy a beber este trago tranquilamente en este lugar, casi oculta de la gente.

―¿Te estás escondiendo de algo, querida?―la voz de una mujer me saca de mis pensamientos.

Es una bella y elegante mujer que debe tener la edad de mi mamá.

Me mira con una cálida sonrisa en los labios.

―No, es solo que quise alejarme del gentío.

―Sabes que eso no va a durar mucho, ¿verdad? Más si eres el rostro de la campaña.

―Claro―digo sonriendo―, Pero disfrutaré de este momento lo más que pueda.

―Soy Maribel López, la esposa de Alfonso.

La mamá de Santana.

Vaya y yo que quería alejarme un poco de todo lo que tuviera que ver con la morena.

―Es un placer conocerla, señora López. Mi nombre es Brittany Pierce.

―El placer es mío. Pero querida, no nos ocultemos más y socialicemos con los invitados. Además, estás tan guapa en ese vestido, que sería un pecado ocultarte.

La mujer me toma del brazo y comenzamos a caminar para volver al bullicio de la masa de gente.



La señora López es muy agradable.

Es una buena conversadora y hace que por momentos me olvide de que estoy ahí y de que estoy nerviosa porque en cualquier momento me encontraré con su hija.

―Vi el comercial que filmaron en Aruba. Sales muy bien, Brittany. Bellísima.

―Gracias, señora López.

―Maribel, dime Maribel, que eso de señora López me hace sentir vieja.

Sonrío con ganas al escucharla decir eso, esta mujer es muy simpática y me da mucha confianza.

―Bien. Gracias, Maribel.

―Ay, Aruba. Me encanta Aruba. Alfonso y yo fuimos de luna de miel ahí, ¿sabes? Es todo tan fantástico, y el ambiente te invita al romance.

Si esa mujer supiera lo que me pasó a mí en Aruba y que su hija fue la responsable de todo.

Al pensar eso no puedo evitar recordar a Santana desnuda.

No, por Dios, no esos pensamientos y delante de su mamá.

―Veo que las bellezas se juntan.

Me giro al escuchar esa voz tan conocida para mí.

Ella está ahí a mi lado.

Santana me ha encontrado.

―Gracias por el piropo, hija. Aquí, estábamos con Brittany conociéndonos un poco.

―Hola, Brittany―Santana se acerca y me besa la mejilla.

Yo tiemblo al sentir su aroma y sus labios en mi piel.

―Hola, Santana―me tomo lo que me resta de mi trago y trato de no mirarla directo a los ojos, no quiero que su mamá note cuánto me afecta Santana.

Nos quedamos ahí, conversando.

Yo trato de solo prestarle atención a Maribel.

Quiero que todo esto termine pronto y salir de aquí, alejarme de Santana.

Un fotógrafo de algún medio de prensa nos pide una fotografía.

Santana se coloca en medio de nosotras y nos pasa sus manos por la cintura. Noto que me sujeta firmemente y puedo sentir el calor de sus manos traspasando la tela de mi vestido.

Luego, Maribel le pide al fotógrafo que nos haga una foto a Santana y a mí, solas.

Quiero resistirme, pero Santana ya me tiene firmemente agarrada y no me permite alejarme de su lado. Mi piel se eriza cuando huelo su aroma y solo pienso en perderme por ahí con ella.

Así nos quedamos al lado de su mamá, como si fuera lo más natural del mundo que ella me tenga tomada de la cintura, como si fuéramos una pareja formal.

Todo eso dura hasta que llega Alfonso López y Santana me suelta como si le quemara.



La presentación de la campaña comienza.

El spot para la televisión se presenta al público presente y luego comienzan las fotografías de rigor.

Estoy conociendo a varias personas que me felicitan por la campaña, de vez en cuando levanto mis ojos y veo a Santana que me mira risueña.

Voy interactuando con más y más gente.

Un par de hombres me dan conversación y ahí me quedo, escuchando divertida lo que ellos me cuentan.

De pronto siento que alguien se pone a mi lado, levanto la vista y me encuentro con Santana, que me mira seria, con el ceño fruncido y apretando la mandíbula.

―Brittany, ¿me acompañas, por favor?

La miro, pero no puedo decir nada.

Algo pasa por mi mente, pero sé que es una locura, ella no puedo estar celosa.

―Como siempre tan inoportuna, Santana. Con Brittany estábamos teniendo una conversación muy interesante―uno de los hombres con los he estado hablando le dice eso a Santana con cierto aire burlón y veo que ella se tensa a mi lado.

―Lo siento, pero es que tengo que hablar algo muy urgente con ella.

―De seguro puedes esperar―el hombre ahora se cruza de brazos y sonríe de lado―Vete a dar una vuelta, de seguro consigues algo por ahí.

Noto que Santana empuña su mano, de seguro que quiere golpear a este hombre por lo que ha dicho. Da un paso para acercarse más a este hombre con el desafío en la cara, está a punto de iniciar una pelea.

Reacciono antes de que se forme un escándalo y tomo de una mano a Santana para sacarla de ahí.

―Vamos, Santana.

Camina a mi lado, pero cuando salimos del gentío, comienza a caminar más rápido y tira de mí para llevarme a algún lugar que desconozco.

―¿Dónde me llevas?―pregunto cuando entramos a un pasillo donde no se ve un alma.

―Ya verás, Brittany, ya verás.

Nos detenemos frente a una puerta, gira el pomo y ésta se abre. Santana entra y yo tomada de su mano lo sigo.

Estamos dentro de una oficina.

Me suelta y se mueve a poner el seguro de la puerta. Estamos casi en penumbras solo nos ilumina la luz de una lámpara que hay sobre el escritorio.

Santana se para frente a mí y me mira con esos ojos que hacen que un calor nazca en mi interior. Mis piernas se vuelven temblorosas y entre abro la boca porque de pronto me cuesta mucho respirar.

―Santana, ¿qué hacemos aquí?―pregunto, pero no alcanzo a decir nada más ya que se abalanza sobre mí y me besa desesperada.

Hunde sus manos en mi cabello y luego me da un pequeño tirón. Deja mi boca y ahora besa mi cuello que está expuesto para ella.

Baja una de sus manos a mis caderas y me da un fuerte apretón a una de mis nalgas. Doy un respingo ante tal ataque y sonríe sobre mi boca.

―He deseado hacer esto desde que te vi. Estás tan malditamente sexy en este vestido, Brittany. Estoy convencida de que te vistes pensando en torturarme.

Mi cabeza da vueltas y mi corazón bombea con una rapidez impresionante.

La deseo, la deseo con una locura que no sabía que existía.

La deseo aquí y ahora, aunque sea en este lugar y ante el peligro de que alguien nos pueda descubrir.

Trato de despejar mi mente, debo reaccionar, esto no puede estar pasando.

―Santana…―digo casi jadeando mientras me va recostando sobre el escritorio.

―Silencio Brittany. Si no es para gemir no abras tu linda boquita.

―Pero, es que estamos en…

Y ya no digo nada más.

Santana me vuelve a besar esta vez más invasiva y su mano ya se encuentra bajo mi vestido.

Ahogo un gemido en mi garganta y sé que ya estoy perdida.

Porque, aunque no quiera y me resista, Santana López sabe exactamente qué hacer para que me derrita entre sus manos.

Y en este lugar, decido no pensar en nada más y entregarme a ella.




******************************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D


avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Jue Oct 20, 2016 10:54 am

Jajajaja pues ya todos notaron el cambio que Britt ha hecho en San aunque ella aun se resista....
Y bueno si le atinamos jajajaja con la hija de Britt
Como dijo Britt, lo que ella necesita es una relación seria y mas por su pequeña, así que si le cuenta a San veremos como reacciona, porque es de lo que esta huyendo!
Y bueno que decir San celosa de que alguien de acerque a su rubia, así que fue por ella jajajaja. Espero que la noche termine bien!
avatar
JVM
********-
********-

Mensajes : 758
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Jue Oct 20, 2016 11:44 am

Hola morra...

Que bueno que su este bien!!!
Ninguna de las dos puede tener las manos separadas una de la otra jajaja
Britt tendria que decir le a san... lo de su!!!
Ya conocio a la suegra!!! Jajajaja... a ver como termina la fiesta??? Y sobretodo la noche???

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4627
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Jue Oct 20, 2016 7:51 pm

Vaya que tipo mas grosero, menos mal que britt reacciono pronto o esa fiesta iba a terminar muy mal, lo de ellas ya es inevitable asi que a ver que pasa ahora!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6072
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Jue Oct 20, 2016 10:44 pm

JVM escribió:Jajajaja pues ya todos notaron el cambio que Britt ha hecho en San aunque ella aun se resista....
Y bueno si le atinamos jajajaja con la hija de Britt
Como dijo Britt, lo que ella necesita es una relación seria y mas por su pequeña, así que si le cuenta a San veremos como reacciona, porque es de lo que esta huyendo!
Y bueno que decir San celosa de que alguien de acerque a su rubia, así que fue por ella jajajaja. Espero que la noche termine bien!




Hola, sip... si que lo notaron la vrdd jajajaajaajja y si, si que se resiste =/ Si que si! jajajajaajaja. Mmm si, tiene razón... tiene que ver por su hija y ella misma... esperemos y que la morena reaccione bn... y no huya ni nada osea... todos cambiamos, no¿? =/ Jajajajaja su yo interior habla y ya la quiere para ella jajajajajajaja. Espero lo mismo la vrdd jajajaja. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra...

Que bueno que su este bien!!!
Ninguna de las dos puede tener las manos separadas una de la otra jajaja
Britt tendria que decir le a san... lo de su!!!
Ya conocio a la suegra!!! Jajajaja... a ver como termina la fiesta??? Y sobretodo la noche???

Nos vemos!!!



Hola lu, si! ese es un gran miedo de las madres, asik uno menos para la rubia mayor jajajajaja. Jajajajajjaajajajaj nones jajajajaaj y como poder¿? jajajajaja. Sip, tendria... pero ha que lo haga xD jajajajajaja. Jajajaajaj y que manera jajajajajaaja. Esperemos y bn =/ jajajajaaj. Saludos =D





micky morales escribió:Vaya que tipo mas grosero, menos mal que britt reacciono pronto o esa fiesta iba a terminar muy mal, lo de ellas ya es inevitable asi que a ver que pasa ahora!!!!!




Hola, si ¬¬ jajajaja ya conoce a la morena jajajaajja, bn ai por la rubia jajajajajajaja. Obvio que lo es... esperemos y ellas se den cuenta jajajajaja. Aquí el siguiente cap para saber mas! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 23l1 el Jue Oct 20, 2016 10:46 pm

Capitulo 11


No puedo creer que esté cometiendo esta locura.

Estoy encerrada en una oficina y recostada sobre un escritorio para tener sexo con Santana López.

No sé qué me pasa, no sé por qué hace que mi mente se quede en blanco y no piense en nada.

Estoy aquí con ella, en este lugar, donde alguien con facilidad podría descubrirnos, pero me gusta y no me importa nada en este momento.

Me gusta sentir todo esto que Santana provoca en mí y sé que no debería ser así, pero no puedo evitarlo, lo que siento es más grande que yo.

Santana va besando lentamente mi escote y mi piel se eriza ante ese contacto, sus manos suben y bajan por mis piernas y es en uno de esos recorridos en los que pierdo mi ropa interior.

Se está tomando todo el tiempo del mundo, besando y explorando, como si tras la puerta no existiera una fiesta llena de gente.

Quiero resistirme, quiero levantarme del escritorio, pero cuando hago un amago de incorporarme, me besa y me vuelve a recostar en el mismo sitio.

―Santana―le suplico susurrando, pero no me escucha.

Está totalmente concentrada en lo que está haciendo… en lo que está haciendo conmigo.

Coloca una mano en uno de mis senos y lo aprieta por sobre la tela del vestido y el brasier. Yo solo puedo jadear y cerrar los ojos por el placer del cual soy presa y porque sé lo que vendrá, y eso me excita más aún.

Santana ahora baja hasta mi intimidad y yo suelto un gemido que ella responde con otro gemido.

Por todos los cielos, ¿qué estoy haciendo?

¿Por qué no puedo resistirme a esta mujer?

Alejo esos pensamientos de mi mente ya que quiero concentrarme en sentir, en experimentar todo el placer que es capaz de darme.

Enredo mis manos en su pelo mientras sigue con su implacable asalto hasta que, dentro de mí, un fuego comienza a surgir.

Me retuerzo bajo su boca porque cada vez estoy más cerca de tocar el cielo, lo sabe, por eso sigue presionando su lengua contra mí haciéndome estallar en miles de pequeños pedazos.

Me muerdo el labio inferior fuertemente para que no se escape el gran grito de placer que quiero soltar en este preciso instante.

Trato de juntar mis piernas, pero me lo impide levantándose y colocándose entre ellas.

Yo, aún medio atontada por el placer recibido, levanto un poco la cabeza y abro los ojos. La miro observarme con sus ojos brillantes de deseo y una sonrisa de satisfacción en los labios.

―Brittany, Brittany. Tan exquisita como me lo imaginé―se relame los labios y luego recuesta su cuerpo sobre mí y me besa, esta vez más profundo, con más deseo si es posible, con más desesperación.

Se separa de mi boca y vuelve a estar de pie y erguida frente a mí observándome con detenimiento.

Con prisa se sube su vestido y se baja las bragas y mirándome fijamente a los ojos une nuestros sexos.

Ahora ya no puedo aguantar el gemido que nace desde mi interior.

Tengo miedo de que alguien nos escuche, pero no puedo reprimirme más.

Santana comienza a moverse lento, torturándome y haciendo que la desee con locura.

Esto no puede estar sucediéndome a mí.

Yo, que trato de huir de esta mujer que es peligroso para mi vida y sin embargo aquí estoy dejándome hacer por ella.

―Santana… Santana―digo entre gemido y gemido, exigiéndole con eso que termine con mi tortura y me lleve a tocar el cielo otra vez.

―Sí, Brittany.

Se acerca a mi cara y me besa. Luego entre abre sus labios respirando agitado sobre mi boca.

― Sí, sí, sí.

Ahora comienza a moverse más rápido y yo me acoplo al ritmo que marca con sus caderas.

Quiero más, más y más.

Quiero volver a sentir esa explosión que estalla dentro de mi cuerpo cuando llego al clímax.

Santana gime en mi oído, es el sonido más excitante y erótico que he escuchado nunca.

Está rendida a mí y eso me hace sentir deseada, extasiada, y mi excitación llega a su punto límite.

Me embiste, ahora con fuerza, quiero gritar, abro mi boca y Santana la cubre con la suya absorbiendo mi grito.

Ya estamos ahí, al borde del precipicio. Listos para lanzarnos de cabeza a esta sensación que hace que mi cuerpo vibre.

Me embiste una vez más y se deja ir sobre mí justo en el momento en que mi cuerpo es envuelto por la deliciosa sensación del orgasmo.

Santana se queda sobre mí por unos segundos, besándome la clavícula con un beso perezoso. Yo cierro los ojos, relajada, plena, con una sonrisa dibujada en la cara, hace tanto tiempo que no me sentía así.

Se levanta y me toma de una mano, me ayuda a incorporarme y quedo sentada sobre el escritorio con el vestido subido hasta mi cintura.

Santana se acomoda la ropa y yo me bajo del escritorio y comienzo a buscar mi ropa interior.

Santana se acerca con la satisfacción dibujada en la cara, toda despeinada luego de lo que vivimos.

―¿Buscas esto?―me pregunta y veo que saca mis bragas.

―Sí, gracias―le digo y le arrebato el pedazo de tela de su mano y me las coloco con prisa.

Se acerca y con una de sus manos me levanta el mentón. Nos miramos y siento que quiere decir algo, pero al final no dice nada y en vez de eso me besa lento, con una ternura que me hace estremecer de pies a cabeza.

¿Qué me pasa a mí con esta mujer?

No tengo que ponerme en ese plan.

Esto es solo una aventura de una noche.

Un polvo sin importancia para ella y yo quisiera poder pensar lo mismo, pero no puedo y los sentimientos en mi interior se arremolinan por salir.

―¿Estás bien?―Santana toma mi mano mientras me hace la pregunta.

―Sí, estoy bien.

¿Bien?

Estoy más que bien.

Estoy satisfecha luego de esta sesión de sexo. Pero algo me dice que no estoy del todo bien como quisiera.

―Bien―me acaricia el rostro y yo cierro los ojos ante ese contacto―Debemos volver antes que nos echen de menos. Mi papá sobre todo.

―¿Qué pasa con tu papá?―pregunto curiosa mientras abre la puerta y yo me paso las manos por el pelo y me aliso con prisa el vestido.

―Me mata si nos ve salir de aquí juntas.

―¿Qué?―le digo mientras abre la puerta y salimos al pasillo.

―Lo que oyes. Mi papá me tiene estrictamente prohibido acercarme a ti desde el primer día en que te vi.

―No entiendo. ¿Por qué tu papá actuaría así?―pregunto asombrada por lo que me está diciendo.

―La verdad, es que creo que conoces un poco de mi pasado. Mi papá no quiere que mezcle negocios y placer. El piensa que si te seduzco, tú puedes dejar la campaña o tal vez ir por ahí con algún chisme a alguna revista y eso.

Me quedo muda con lo que oigo.

No puedo creer que piensen que yo podría hacer una cosa semejante como la que me ha dicho Santana.

Ella lee la molestia en mi rostro y se apresura en hablar.

―Pero yo sé que tú no eres así.

―¿Cómo lo sabes? No me conoces, no sabes quién soy.

Comienzo a caminar enfadada de que piensen que puedo sacar provecho de los encuentros con Santana.

―Brittany. ¿Qué pasa?

―Nada, voy al baño―digo, buscando por el pasillo las puertas que me muestren los baños.

―Espera―me dice y toma mi mano mientras me mira fijo a los ojos.

Me siento molesta.

Me siento triste de saber que he sido solo un capricho más de la hija de papi.

Trato de soltarme de su agarre, pero me mantiene firmemente sujeta.

―Será mejor que me sueltes. Voy al baño y tú deberías volver a la fiesta, no querrás que tu papá se entere que estabas conmigo, ¿verdad?

Solo me mira, y abre la boca para decir algo, pero no se lo permito. Me suelto de su agarre y camino a toda velocidad hasta el baño.


Entro en el servicio y me miro al espejo.

Soy una tonta, una verdadera tonta, pensando en que Santana era diferente.

No me puedo quejar ahora, lo hecho, hecho está.

Tengo que pensar fríamente, tuve sexo con ella y ya, eso es todo.

Me mojo la nuca y me retoco el maquillaje. Debo volver a la fiesta, además necesito beber algo y ojalá algo con alcohol.


Salgo del año y camino dudosa hasta donde se encuentra la gente.

Me siento paranoica.

Como si todo el mundo me mirara y supiera lo que estuve haciendo en una oficina con Santana.


Llego hasta la barra y pido un Vodka naranja, me giro un poco para observar a mi alrededor y la veo.

Tan sonriente y despreocupada que me indigna.

Como si nada hubiera pasado, como si yo no existiera.

Me irrita sentirme así.

Hace mucho tiempo prometí no sentirme así por ninguna persona.

Sabía que Santana López sería un problema en mi vida.

Sabía que no tenía que meterme con ella.

¡¡¡Pero qué tonta soy!!!

Me gustaría tener una pared de mármol frente a mí para darme de cabezazos por ser tan bruta.

Me bebo el contenido de mi vaso casi de golpe.

Camino para despedirme de Alfonso, excusándome de que me ha surgido una emergencia. Él muy amable se despide y cuando termina de estrechar mi mano, camino lo más rápido para llegar hasta la salida de ese club.

Paso cerca de Santana, está junto la salida y no la puedo esquivar. Apuro mi paso, estar en este lugar me asfixia, solo quiero salir de aquí e irme a casa.


Llego a la calle y pregunto al portero por un taxi, el cual no se demora nada en llagar. Abro la puerta y voy a subirme cuando escucho mi nombre:

―¡Brittany!―grita Santana parada en la entrada del club.

Yo me subo de prisa al taxi y apuro al conductor para que se aleje lo más rápido de ese lugar.

Giro mi cara y la veo parado en medio de la calle observando cómo me alejo.

Es mejor así, debo repetirme eso un y otra vez, es mejor que eso se termine ahí.



Llego a casa y me voy directo a ver a Susan, ella duerme tranquilamente, con una paz que ya quisiera tener yo.

Voy hasta el dormitorio de mi mamá desde donde veo que hay luz bajo la puerta, de seguro se quedó dormida con la lámpara encendida.

Abro la puerta y veo que está sentada en su cama leyendo un libro. Me mira y deja de leer colocando el libro sobre su mesa de noche.

―¿No es muy tarde para estar despierta, mamá?

―Sabes que no me puedo dormir hasta que llegas a casa. ¿Todo bien en el lanzamiento?―pregunta y veo que me escruta la cara con preocupación, de seguro se nota lo mal que me siento.

―Sí, todo bien. Me voy a dormir, estoy cansada―me acerco y le beso la mejilla y ella me desea buena noche.


Llego a mi habitación y comienzo a desvestirme y me coloco una camisola para dormir.

Ya en la cama cierro los ojos y lo primero que veo es a Santana y comienzo a recordar nuestro encuentro en la oficina del club.

Aún puedo sentir sus manos en mi piel y su boca en mi boca, quiero dormir, pero sé que será una larga noche pensando en Santana.





Despierto sobresaltada al día siguiente.

He soñado con Santana y era un sueño muy erótico.

Tengo que parar con esto.

Lo bueno es que no la veré más, ya que no tengo que ir por el Holding para nada.

Nada a menos que me soliciten ir.



Me levanto y voy a ver a Susan.

Ella también se viene despertando recién. Me acerco a ella y le beso la mejilla.

―Hola, bella durmiente.

Mi pequeña sonríe, con una carcajada contagiosa cuando con mi nariz le hago cosquillas en su cuello.

―Hola, mami. Pero tú si te pareces a la bella durmiente.

―¿Yo?

―Sí. Tienes el mismo color de cabello que ella y eres linda, muy linda, como una princesa. De seguro que si te quedas dormida viene alguien especial a despertarte con un beso como a la bella durmiente.

Yo sonrió por la ocurrencia de Susan.

Desde que comprende un poco mejor las cosas le he explicado que una relación entre personas del mismo sexo no tiene nada de malo.

Ella lo tomo de la mejor manera y dijo que eso era normal si se tiene el mismo amor que ella me tiene.

Ah… la inocencia de los niños.

Yo también quisiera creer como ella que una persona vendrá a rescatarme desde la torre, pero no será así.

Estamos en el mundo real, en el mundo cruel.

―Vamos, levanta. Que la abuela de seguro ya tiene el desayuno.

Susan se levanta y se pone una coqueta bata rosada de Hello Kitty en conjunto con sus pantuflas. Me pide que le haga una coleta en su largo y rubio cabello, no puede ir despeinada a desayunar.

La miro y siento una angustia terrible, si hace nada que era una pequeña que apenas hablaba y ahora va camino a convertirse en toda una pequeña damita.


Llagamos hasta lo cocina donde mi mamá nos espera con la mesa ya servida.

Susan me pide una tostada con Nutella y yo como una con mermelada de frambuesa.

Mi mamá me mira, como queriendo preguntarme algo, pero noto que se contiene. Yo hago como que no me doy cuenta de nada y sigo con mi desayuno.

Ella va en busca del periódico y vuelve a la cocina, cuando noto que se detiene de golpe en la mitad de la habitación.

―Así que esta es tu amiga. Es muy guapa hija, muy guapa.

¿Qué?

¿A qué se refiere mi mamá?

―Estás aquí―me dice risueña, agitando el periódico delante de mí―Apareces en la página de sociales del periódico. Y estás junto a… a sí, Santana López.

Me extiende el periódico y yo busco la página que ella me ha dicho. Veo la fotografía que nos tomaron a Santana y a mí anoche en el lanzamiento y siento que me sonrojo de inmediato.

―Mami, la abuela tiene razón, ella es muy guapa―me dice Susan que ha asomado su cabeza para ver la fotografía.

Mi mamá sonríe y mi hija observa detenidamente la publicación.

―Y bien, Britty, vamos cuenta que pasó anoche.

―Nada, mamá. No pasó nada. No fui a divertirme, fui a trabajar.

―Y esta es la hija de tu jefe. Vaya hija, es muy guapa.

―Sí, mamá, muy, muy guapa.

―¿Pero qué les pasa a las dos?―pregunto irritada al par de nuevas admiradoras de Santana.

―Nada―dicen las dos al mismo tiempo y yo pongo mis ojos en blanco.

No quiero hablar de Santana.

No quiero saber nada de ella.

Solo quiero olvidarme de todo lo sucedido con esa mujer.

Mi teléfono suena, me levanto de la silla y camino hasta mi cuarto donde lo dejé. Miro la pantalla y el número no me resulta familiar así es que lo corto.

No estoy de ánimos para contestar llamadas equivocadas.

Dejo el teléfono sobre la mesa de noche y éste vuelve a sonar. Decido que, aunque no estoy de humor lo voy a contestar.

―Hola―digo tratando de no sonar apática ni de mal humor.

Pensándolo bien la persona al otro lado del teléfono no tiene la culpa de que yo esté así.

―Hola, Brittany―me dice una voz grave y seductora.

Una voz que yo conozco muy bien.

Una voz que anoche gemía en mi oído…La voz de Santana.





Santana




No sé que estoy haciendo.

Solo sé que necesito saber cómo está Brittany.

Anoche se fue desde el club sin despedirse de mí. Siento que algo pasó con ella y quiero saber qué fue.

Tuve que rogarle a Quinn durante toda lo que me quedaba de noche, para que me diera el número de Brittany, hasta que por cansancio se lo saqué.

Aquí estoy llamándola.

Me responde al segundo intento.

―Hola.

Mi cuerpo vibra al escuchar su voz.

―Hola, Brittany.

―Santana
―dice y noto algo de tensión en su voz.

―Brittany, quiero saber cómo estás. Anoche te fuiste sin despedirte y mi papá me dijo que habías tenido una emergencia. ¿Estás bien?

De pronto caigo en cuenta que no sé que estoy haciendo.

¿Qué me importa a mí la vida de Brittany?

Pero algo dentro de mí me grita que le pregunte, quiero saber cómo está.

―Todo bien, gracias.

Es todo lo que me dice.

Algo le pasa, hay algo que le pasa conmigo, de eso estoy segura.

―Me preguntaba si te gustaría almorzar conmigo.

―No
―responde en seco.

―¿No?

―No, no me gustaría. Ahora tengo que cortar…

―¿Qué sucede, Brittany? ¿Estás enfadada?

―No sucede nada. ¿Tienes algo más que decir?

―No. Es que yo solo…

―Bien, entonces que tengas un buen día, Santana. Adiós.


Y me corta la llamada.

¿Habré marcado bien el número?

Porque ésta no es la misma Brittany que se entregó a mí por completo el día de ayer.

¿Por qué me importa y me duele tanto su rechazo?

Me jode sentirme así, sentir que una mujer puede conmigo, esto es lo peor.

Pero no voy a rogarla, ese no es mi estilo.

Nunca he rogado a una mujer en mi vida y esta no será la primera vez.

Si no quiere salir conmigo, ella se lo pierde, yo no la persigo más.


Me meto a la ducha y dejo que el agua me vaya relajando los músculos ya que estoy tenso, Brittany me ha dejado así.

Trato de alejarla de mis pensamientos, ya no quiero perder mi tiempo pensando en ella.



Desayuno solo y luego me entero que mi mamá ha organizado un almuerzo familiar al que vendrán Marley y su esposa Kitty y Quinn junto a Rachel.

No lo puedo creer, tengo que aguantar a toda esta gente.

A Marley me alegra verla, pero a Quinn, ya tengo bastante con verle la cara a diario a la idiota esa y ahora lo tengo que ver el día domingo.

Me vuelvo a mi habitación y me tiro sobre la cama, estoy desanimada, con un humor del demonio.

No quiero que nadie me moleste.

Coloco la cabeza bajo la almohada y me quedo dormida.



No sé por cuánto tiempo he dormido, pero algo me sobresalta.

Una conversación y unos susurros, me han despertado.

―Muévela, tal vez esté muerto, Quinn.

―No creo, eso sería tener mucha suerte.

―Ya, tonta. Mira que no es normal que duerma hasta esta hora. Vamos muévela.

Escucho a Marley y a Quinn que hablan y se ríen de mí. Yo sigo bajo la almohada, no quiero tratar con este par.

No tengo ganas.

―Déjala y volvamos al salón. Digámosle a Alfonso que venga a por ella.

―No. Yo la despierto―dice mi castaña amiga.

Comienza a moverme y dice mi nombre un par de veces hasta que decido salir desde mi escondite.

―¡Por qué no me dejan en paz!―digo un poco brusca.

Más de lo que quería.

―Pero, San. ¿Qué es lo que te pasa?

―Lo siento, Mar―digo tratando de enmendar mi error y me acerco a mi amiga para abrazarla.

―Si quieres me voy.

―No, no. Estoy feliz de verte Mar. A esta idiota no tanto―digo mirando a Quinn y mi castaña amiga sonríe con ganas.

―Ya, deja de pelear con Quinny. Ahora levántate que nos esperan para almorzar.

―Bien―digo como una adolescente enojada.

Me levanto de la cama y salgo de mi habitación para llegar hasta el comedor.


Todos están en el salón esperándome.

Quinn se reúne con Rachel que me saluda con una sonrisa y Marley se queda conmigo aún sujeta de mi brazo.

Veo que su esposa se acerca a nosotras y me saluda.

Ahora que ya estamos todos juntos, mi mamá nos pide que pasemos a la mesa.

Todos están felices y yo trato de estar de buen ánimo aunque me está costando más de lo normal.

La negativa de Brittany me tiene mal.

No debo seguir por ahí, tengo que olvidarla como a cada mujer con la que me he acostado.

«A ella no, imbécil» resuena de pronto en mi mente y creo que me estoy volviendo loca, ya escucho voces.



El almuerzo inicia y todo es un parloteo insoportable.

Me gustaría salir de ahí y viajar a un lugar muy, muy lejano donde nadie me hable de nada.

―¿Y cómo estuvo el lanzamiento de campaña?―pregunta Marley.

―Excelente. Todo salió perfecto―responde mi papá.

―Sí, Marley. Si vieras la publicidad que hicieron en Aruba―comenta mi mamá―Además, la modelo que es rostro de esta campaña es bellísima y muy simpática. Se llama Brittany. Anoche estuvimos conversando por un buen rato, es muy educada además de bonita.

Siento que me hundo en la silla.

Yo no quiero oír de Brittany, y ahí en la mesa mi mamá saca el tema.

Brittany le simpatizó.

―Sí. La contratamos porque era justamente el perfil que queríamos para la campaña―mi papá sonríe cuando habla de ella.

¿Acaso él también está bajo el hechizo de Brittany?


Todo lo que sigue es escuchar de Brittany, Brittany, Brittany.

Mis padres la alaban y Quinn solo me mira con una sonrisa socarrona que ya quiero borrarle yo del rostro de un solo golpe.

Marley comenta que ya quiere conocerla, que le ha causado curiosidad todo lo que han hablado de ella.

No, por Dios, cállense, no quiero oír más el nombre de esa mujer.




Ya es tarde y todos se retiran.

Yo corro hasta mi cuarto y luego de sacarme la ropa me meto en la cama.

Quiero dormir y ojalá al despertar no pensar más en ella.








Han pasado dos semanas desde la última vez que vi a Brittany.

Y no ha pasado ni un solo día que no haya pensado en ella.

Odio lo que pasa conmigo.

Estoy desconcentrada en el trabajo y siento un ansia enorme de verla otra vez.

No puedo creer que esto me esté pasando a mí.

No puedo pensar con claridad y, cada noche, ella se cuela en mis sueños con su cuerpo desnudo y sus hermosos ojos, pidiéndome con su boca que la haga mía.

Si ya parezco una adolescente teniendo sueños húmedos, esto no va conmigo. Lo que tengo que hacer es ir y acostarme con otra mujer y dejar toda esta maldita situación a un lado y para siempre.



Estoy en la oficina, me renuevo en mi silla pensando en ella.

Pensando en lo que debo y no debo hacer.

Me agarro la cabeza con las dos manos y una desesperación que nunca antes había sentido se apodera de todo mí ser.

Y, sin pensar en nada más, tomo una decisión.

Me levanto de la silla, tomo mi chaqueta y camino por el vestíbulo para llegar al ascensor.

Llego al estacionamiento y camino muy rápido hasta mi auto. Entro en él y lo pongo en marcha para salir del edificio del Holding hacia mi destino.

No sé qué estoy haciendo, no sé por qué actúo de esta forma, casi sin pensar en nada.

Solo sé que quiero verla con desesperación.

Necesito tenerla frente a mí en este instante aunque sea para discutir.


En este momento conduzco mi auto hasta la casa de Brittany.




******************************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D


avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Oct 21, 2016 1:00 am

Hola morra....

Se imoregnaron una de la otra... jajaja
Ammm y sobre todo san ya tiene nueva a admiradora con su y la suegra.. parese que las respectibas familias les cayo bien una de la otra jajja
Llego el momento... a ver si san se anima atocar???...
Va a ver a su???
avatar
3:)
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4627
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Vie Oct 21, 2016 1:41 am

A San le falta pensar mejor las cosas antes de decirlas, hizo sentir a Britt como una mas....
Pero la rubia la esta haciendo sufrir jaja
Y bueno haber que sorpresa se lleva la morena en casa de Britt, conocerá a sus dos admiradoras??
avatar
JVM
********-
********-

Mensajes : 758
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Vie Oct 21, 2016 2:11 am

3:) escribió:Hola morra....

Se imoregnaron una de la otra... jajaja
Ammm y sobre todo san ya tiene nueva a admiradora con su y la suegra.. parese que las respectibas familias les cayo bien una de la otra jajja
Llego el momento... a ver si san se anima atocar???...
Va a ver a su???




Hola lu, mmm no entedi lo que escribiste xD ajjaajajajajajjaa. Algo que juegue a favor de la morena xD jajajaja. Eso parece... esperemos y siga siendo así jajajaajaj y las ayude jajajajajaajaja. Ufffff esperemos y si! jajajajaja. =O mmm aquí dejo el siguiente cap para saber eso! jajajaja. Saludos =D





JVM escribió:A San le falta pensar mejor las cosas antes de decirlas, hizo sentir a Britt como una mas....
Pero la rubia la esta haciendo sufrir jaja
Y bueno haber que sorpresa se lleva la morena en casa de Britt, conocerá a sus dos admiradoras??



Hola, si =/ no dijo nada bueno la vrdd =/ sip... tonta morena ¬¬ Jajjaajajajajajaja tiene que saber si era una más o algo más no¿? jajajajajaa. =O mmm bueno aquí dejo el siguiente cap para saber eso! jajaja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.