Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Cap 1
Hoy a las 3:36 pm por JVM

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Hoy a las 3:02 pm por JVM

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Prólogo
Hoy a las 11:30 am por micky morales

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «The most reflexive Halloween of all time» Part IV
Hoy a las 8:09 am por Klainefan

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Ayer a las 11:31 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Ayer a las 11:15 pm por 23l1

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 23 y 24
Lun Oct 16, 2017 4:02 pm por JVM

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 3,4 y 5
Lun Oct 16, 2017 10:38 am por 3:)

» BRITTANA CUPIDO PORLOGO,6 y 5
Lun Oct 16, 2017 9:23 am por 3:)

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Epílogo
Jue Sep 14, 2017 7:13 pm por 23l1

» Brittana: Toda la Rabia. Epilogo y Bonus
Jue Ago 24, 2017 10:36 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 21, 2017 10:47 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: NO LE RECLAMES AL AMOR. Epilogo
Mar Ago 15, 2017 8:24 pm por micky morales

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo
Dom Ago 06, 2017 8:06 pm por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Mar Jul 25, 2017 6:07 pm por monica.santander

» [Resuelto]Brittana: Hermanastras con Beneficios.. Actualizado 20-07-17
Jue Jul 20, 2017 6:12 pm por JVM

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
3:)
 
micky morales
 
Isabella28
 
JVM
 
monica.santander
 
Klainefan
 
Tati.94
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por Tati.94 el Vie Dic 23, 2016 2:48 pm

Feliz navidad a ti tambien!! Gracias por actualizar,que divertido el punto de vistamde moose
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 221
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por micky morales el Vie Dic 23, 2016 9:57 pm

creo que mas o menos ahi la mascota de britt esta aceptando a santana, hasta pronto, yo regresare el 26 pasala bn!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6484
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por JVM el Sáb Dic 24, 2016 2:49 am

Moose defendiendo a la pequeña Lopez jajajaa. La mama de San haciendo que Britt se sienta en casa y trayendo recuerdos.
* igual feliz navidad un abrazo y que tr la pases increíble con tu familia*
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1066
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por ana_bys_26 el Jue Dic 29, 2016 10:53 am

Capítulo dieciocho



Santana se sentía como un adicto necesitando su droga. El persistente aroma de madreselva mientras seguía a Ashley por detrás puso sus manos húmedas por la necesidad. Viendo las caderas deBrittany doblarse bajo de la capa fina de color caqui cuando entró por la puerta de la casa hizo que los latidos del corazón de Santana se aceleraran. Santana se limpió las palmas de las manos en sus shorts cargo negros y respiró para calmarse. En el fondo, Peyton sabía que era la droga que ella nunca tendría suficiente. ¿Qué me hizo pensar que podría tener una relación platónica con ella?

"No puedo creer lo poco que la casa de tu madre ha cambiado".

"Mm hmm", respondió Santana, escuchando sólo la mitad mientras observaba la seductora y suave piel del cuello de Brittany debajo de su cola de caballo cada vez que se movía su cabeza.

"Quiero decir el sofá, las cortinas..." Al entrar en la cocina, Brittany se volvió a mirar por
encima del hombro y sonrió. "Es como si los últimos doce años nunca hubieran pasado. Bien, a excepción de la televisión obscenamente gigante en la sala de estar, todo se ve de la misma forma".

"Lo sé", murmuró Santana, preguntándose cuál sería la reacción de Brittany si se tratara de empujarla contra la pared y besarla en ese mismo momento.

"Voy a dejar mi bolso aquí en la cocina, si piensas que está bien". Deslizando el bolso de cuero del hombro y sobre la mesa, se dio la vuelta para enfrentar a Santana. Brittany la miró y luego sonrió, corriendo la punta de un dedo en el hombro expuesto de Santana. "Pensé que ibas a ir a asearte".

Con un escalofrío, Santana se movió hacia delante, con la intención de reclamar los labios de Ashley como suyos. Inclinando la cabeza, Brittany dio un paso brusco hacia atrás.

"Nop. Reconozco esa mirada en tus ojos, señoritaLopez, y eso no va a suceder. No con tu madre y la mitad de su familia fuera de la puerta".

Maldita sea. "En realidad, es Dra. Lopez ahora, y lo que mi madre no sabe, no le hará daño".

Brittany se rió. "Bueno, Dra. Lopez, claramente recuerdo…" Ella hizo una pausa y bajó la mirada hacia el sonido de su teléfono sonando dentro de su bolso. Llegó al bolso, frunció el ceño a la pantalla del teléfono y luego lo dejó caer de nuevo en su bolso ceja levantada de Santana, Brittany se encogió de hombros.

"Nadie con quien yo quiera hablar".

"¿Oh? ¿Alguien que yo conozca?"

"Sólo Sarah llamando. De nuevo".

Santana forzó una sonrisa. "Ah, tu paramédica".

"¿Vamos a empezar de nuevo?", bromeó Brittany. Ella sacudió la cabeza y se volvió, caminando hacia el fregadero.

"Lo siento", dijo Sanatana, siguiendo a Brittany través de la cocina. "No pude resistirlo".

"Mmm", Brittany abrió la canilla y pasó las manos bajo el agua. "Bueno, he estado esperando que atrape la indirecta. He estado dejando que vaya al correo de voz cada vez que llama. Podría matar a Melanie por darle mi número sin preguntarme primero".

Una oleada de proteccionismo que normalmente estaba reservada sólo para Sugar picaba en la parte posterior del cuello de Santana. "Si necesitas que hable con ella…"

Brittany llevó las manos al pecho de Santana. "Por favor", ella sonrió. "Soy una niña grande. No necesito eso".

El tacto suave de las manos de Brittany contra su piel era casi demasiado. "¿Qué necesitas?" Santana preguntó en voz baja, con cualquier vestigio de control alejándose.

Brittany se encontró con los ojos de Peyton, sus labios se curvaron en una sonrisa. "Dra. Lopez, ¿no tienes miedo de que alguien sólo pueda venir en este momento y ver lo que hacemos en la cocina de tu madre?"

Santana se inclinó hacia delante, inhalando el aroma embriagador de madreselva mientras llevaba sus brazos alrededor de Brittany. No pudo resistirse a darle a Brittany una sonrisa malévola. "Sé que es arriesgado". Las caderas de Santana empujaron Brittany contra el lavabo y ella la rozó con un beso, mordiendo el labio inferior de Brittany. Descansando su frente contra la de Brittany, ella respiró hondo y la miró a los ojos. "Pero me siento peligrosa en este momento".

"Britt, San, ¿qué están haciendo ahí atrás, niñas?"

"Maldita sea", Santana dijo entre dientes ante el sonido de su madre llamando desde la otra habitación.

"Te lo dije". Los ojos de Brittany sonrieron y se apartó del abrazo. Ella le dio un beso en la mejilla de Santana antes de caminar lejos de la pileta y luego salió fuera de la cocina.

Maldición por dos. Santana suspiró, apoyando sus manos en la encimera. Sus ojos se cruzaron con un movimiento a través de la ventana de la cocina y sonrió al ver a Sugar jugar al fútbol con los gemelos.

Ella estaba feliz de ver a Sugar llevándose bien con sus primos. Los niños eran un poco mayores y, al menos por lo Santana había visto, tendían a jugar duro.

Santana se apartó del mostrador y salió de la cocina. Miró a través de la puerta de tela metálica que conducía al patio trasero cuando caminaba a través de la sala, observando a Brittany señalar un poco con demasiado entusiasmo algo que su madre estaba diciendo mientras que la pareja se puso a estudiar la parrilla.

"Por favor, no se inicien otro incendio", murmuró Santana. Después de la debacle con su padre antes, ella estaba inclinada a abandonar la idea de una comida al aire libre por completo y sólo pedir pizzas.

Entrando en la habitación de sus padres, Santana se despojó de su musculosa cubierta de hollín y la tiró en el cesto de la puerta del baño. Ella abrió la puerta del armario y se quedó mirando sus limitadas opciones antes de seleccionar una de las bien nacidos remeras de los Bravos de Atlanta de su padre con una sonrisa traviesa. Ansiosa por volver afuera, se lavó rápidamente sus manos y la cara en el lavabo del baño y, a continuación, deslizándose la remera sobre su cabeza, se detuvo para mirarse en el espejo.

"Está bien, vamos a hacer esto", dijo, sonando más segura de sí misma de lo que sentía.

La posibilidad de que Brittany y Sugar no se cayeran bien se había enconado en el fondo de su mente todo el día, y no estaba segura de lo que haría si eso ocurriera. Santana rodó su cuello y dejó escapar un suspiro mientras salía del cuarto de baño. Muy bien, he demorado esto el tiempo suficiente.

Nada más al salir, Satana tomó una mirada alrededor del patio trasero, sonriendo ante el sonido de las voces de su madre y Brittany discutiendo.

"No hay manera que termine. Necesita mantenerse durante al menos otros cinc minutos".

"Pamela, la hamburguesa está a unos cinco segundos de convertirse en un trozo de carbón. Está lista para salir de la parrilla, confía en mí".

"Hmphf".

La madre de antana se puso una mano en una cadera. "Luego de que puede ser el que usted come. No voy a correr ningún riesgo de comer algo que prima y terminar encima de conseguir la triquinosis".

"Mamá, no puedes conseguir triquinosis de la carne picada", dijo Santana, caminando detrás de ellas.

Brittany sonrió mientras se acercaba y el pulso de Santana saltó.

Ella le hizo un guiño a Brittany, tratando de reforzar su propia confianza en sí misma. "Eso es sólo en la carne de cerdo".

"Eso dices tú", su madre se quejó. "A mi edad, no puedo correr riesgos por el estilo".

"Oh, por favor". Santana entornó los ojos. "Me lo llevo, si ninguna de las dos lo quiere, me muero de hambre".

"Bueno ve a tomar un plato y un pan de la mesa de picnic y yo…"Brittany se detuvo en mitad de una frase y entrecerró los ojos hacia Santana. "¿Realmente, San? ¿Una remera de los Bravos de Atlanta?"

"¿Qué?", pPreguntó con inocencia fingida. "Pensé que te gustaba chicas en remeras de los Bravos".

"Quiero saber de lo que ustedes dos están hablando. Eso no es una especie de eufemismo lesbianas, ¿o sí?"

Oh, buen Señor. "No, mamá".

Sacudiendo la cabeza, Santana tomó un plato de papel y se dirigió de nuevo a la parrilla. "Sólo una broma privada".

"Bien, sólo recuerda que hay niños corriendo por aquí antes de ir contando chistes sucios".

Haciendo caso omiso de la risa de Brittany Santana aceptó la pieza carbonizada de carne de su madre.

"Sí, señora". Ella se dirigió de nuevo a la mesa en busca de grandes cantidades de condimentos, con la esperanza de que la hamburguesa sabía mejor de lo que parecía.

Haciendo estallar cerca de la tapa de la botella de ketchup, Santana se dio cuenta de Sugar caminando por el patio trasero llevando un Moose de aspecto derrotado. Ni siquiera quiero saber...

"Britt", dijo Santana, mientras se unió a ella en la mesa de picnic, "espero que no creas que estoy corriendo entre tú y Sugar. Si te sientes incómoda de conocerla pronto, házmelo saber. Sé que dijiste que no estás lista para saltar a cualquier cosa en este momento y no quiero que te sientas así esta noche... no sé, no te obligo a nada. Le dije a Sugar que una vieja amiga mía iba a estar aquí y no quiero ninguna presión sobre ti o sobre ella para hablar o llevarse bien o... cualquier cosa". Dios, estoy balbuceando.


Brittanysonrió y puso su mano sobre Santana. "Hey", dijo suavemente, "no pasa nada. He estado esperándolo". Santana observó el pulgar de Brittany moviéndose hipnóticamente a través del lado de la muñeca. "Creo que es lindo que estés tan preocupado por nuestro encuentro con Sugar".

Santana se aclaró la garganta. "Sí, bueno..."

Volvió la cabeza, dejando que su voz se apagara como SUgar se materializó en el lado de la mesa de picnic. Ella retiró la mano de Brittany y enderezó los hombros. "Hey, cariño. ¿Tú y Moose la están pasando bien?"

"Mm hmm", respondió Sugar, aunque Sanrtana pensó que la expresión del rostro de Moose decía lo contrario. Estaba a punto de sugerirle a Sugar que lo pusiera de nuevo en el suelo cuando su hija fijó sus ojos en Brittany. "¿Esta es tu novia?"

Santanasintió que su estómago caía. De repente se quedó muda, Santana intercambió miradas incómodas con Brittany. Bien, puedes hacer esto. Eres un adulto, ¿recuerdas?

"Bueno, Sugar", Santana dijo arrastrando las palabras, rascando la parte superior de la cabeza de Moose cuando se encontró con la mirada inquisitiva de su hija, "esta es Britt. Ya sabes, uh, la persona de la que te he hablado de la noche anterior".

"Mm hmm". Con impaciencia, Sugar cambió a Moose de su hombro izquierdo hacia el derecho. "¿Pero es tu novia?"

"Bueno, ella es una chica y ella es mi amiga, así que supongo que se podría decir que ella es mi novia". ¿Realmente acabo de decir eso?

Sugar arqueó una ceja. "Mamá, no tengo más cinco años".

Brittany sonrió y dio un paso hacia adelante. "Sugar", dijo, "tu madre y yo somos viejas amigas. Me gusta pasar tiempo con ella y me gustaría llegar a conocerlas mejor a las dos, si eso está bien contigo".

"Mm hmm", Sugar asintió. "Eso es lo que pensaba".

Ella se giró y volvió a entrar en el patio, susurrando en el oído de Moose mientras lo hacía.

"¿Ves?, te dije que no había nada de qué preocuparse", dijo Brittany pasando a estar al lado de Santana. Envolvió un brazo alrededor de ella y comenzó a masajear la parte baja de la espalda de Santana.

Santana se inclinó de nuevo en contacto de Brittany. "Sí, claro. No estaba preparada para esa pregunta en particular, al menos no de Sugar".

"Puedes agradecer a tus sobrinos por eso", dijo Pamela, acercándose a la mesa. "Escuché los gemelos burlándose de Sugar de ello hace un rato".

"¿En serio?" Santana hizo una mueca y miró a los gemelos, que estaban siendo perseguidos por el jardín por Molly.

"Te dije que eran lobos. Estaba a punto de ir allí, pero Sugar se hizo cargo ella misma".

"Bien, eso es bueno, supongo. Aun así, voy a decirle algo a Mark cuando regresen".

Santana miró la hamburguesa fría y carbonizada sin tocar en la mesa de picnic y apartó el plato. "¿Alguien más quiere pizza?"

avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 452
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por JVM el Jue Dic 29, 2016 4:04 pm

Jajajajaja pues todo salió bien, San muriendo de nervios jajja pero Sugar y Britr se hicieron cargo
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1066
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por monica.santander el Vie Dic 30, 2016 3:57 am

Todo fue tranquilo entre Britt y Sugar!!!!!
Durar y Moose que pareja jaja!!!
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4275
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por micky morales el Vie Dic 30, 2016 7:09 am

Bueno, el primer encuentro estuvo bien, asi que a ver como siguen las cosas!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6484
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por ana_bys_26 el Lun Ene 02, 2017 2:36 pm


Capítulo veinte



"Tienes los perros calientes ¿verdad?"

"Sí, San".

"Son los más baratos ¿verdad?"

"Con picos de pollo y todo", dijo Brittany arrastrando las palabras, echando un vistazo a  la bolsa de plástico asentada a su lado en el coche. Ella nunca había sido un gran fan de los perros calientes y el viaje de compras de esta mañana, probablemente había hecho que renuncie a ellos para siempre. Después de la insistencia de Santana que ella no consiguiera la variedad de carne vacuna, Brittany había cometido el error de leer las etiquetas de los ingredientes antes de decidirse por un paquete de dos por un dólar y cuyo color emparejaba con el interior del cuero gris de su Nissan. "Todavía no entiendo la conexión entre los perros calientes y la pesca".

"Dijeron en el folleto que el Lago de Nelson iba a ser abastecido para el torneo de pesca de róbalo", la voz de Santana se hizo eco a través del sistema Bluetooth del Maxima. "Los róbalos aman los perros calientes, cuanto más baratos es mejor".

"Estos deben funcionar como magia, entonces". Brittany frunció el ceño cuando una camioneta de color rojo que cambió de carril bruscamente delante de ella. "Idiota", murmuró ella, pisando los frenos.

"¿Qué dijiste? Lo siento, hay como un millón de personas aquí y no te escuché".

"Nada", dijo Brittany, dándose cuenta demasiado tarde de que había hablado más fuerte  que ella probablemente quería. "Sólo me preguntaba donde aprendiste el truco del perro caliente".

"Oh, que solía ir a pescar con un amigo nuestro en Texas. Aunque, yo no llamaría a lo que hacía Sugar exactamente como pesca. Sin embargo, ella puede enganchar una rama de árbol con el mejor de ellos".

"Un amigo, ¿eh?" Brittany no pudo evitar la mirada que le dio al pequeño monitor LCD en el centro del salpicadero del Nissan.

"Sí, un amigo. Él era un Boy Scout y sabía todo acerca de ese tipo de cosas, por lo que retrae tus garras".

"Lo siento, sonó mal, ¿no es así?"

"Mmm, tanto como yo he dicho de tu paramédica, no voy a decir nada". Brittany podía sentir la sonrisa tras las palabras de Santana. "Voy a dejarte ir, Saugar está decidida a caer en el lago antes incluso de empezar".

"Por supuesto. Debería estar allí en pocos minutos".

"Estupendo. El sistema está configurado en el lado más alejado del parque, por el gran  roble".

Hubo un silencio incómodo y luego Brittany dijo: "Está bien, nos vemos pronto".  Finalizando la llamada, se quitó de la vía principal y fue por un camino de grava de dos carriles. Los coches iban tanto que por su ojo podía ver en la pequeña carretera, sinuosa que conducía al Parque Dillinger.Brittany hizo una mueca, pensando en lo que Santana había dicho acerca de que hubiera un montón de gente en el parque. Cuando Santana le había dicho hace unos días que ella estaría llevando a Sugar al parque, hogar de día y pescado de los niños anuales de Ridgeview Rodeo, Brittany había imaginado una o dos horas en el parque y tal vez las tres saliendo a comer después para una buena cena. Maldición, va a tomar dos horas sólo para encontrar un lugar para estacionar con todo este tráfico.

Acomodándose en el cuero suave del asiento con un suspiro, Brittany dejó que su mente vagara de nuevo a la conversación telefónica con Santana. Viendo el tráfico hacia adelante, a centímetros delante de ella, Brittany tuvo que admitir que se había sentido más viva en las aproximadamente ocho semanas desde que Santana Lopez que entró en la sala de examen y de nuevo en su vida de lo que se había sentido en años. Una parte de ella quería actuar como si los últimos doce años nunca hubieran sucedido y como Santana había dicho en más de una ocasión, volver a donde lo habían dejado. La otra parte de ella, sin embargo...

Brittany sacudió la cabeza, tratando de alejar ese pequeño fragmento familiar de duda de que amaba justo en el medio de… demonios, de todas las relaciones que había tenido nunca. No voy a dejar que me afecte, pensó Brittany, frunciendo el ceño.

Finalmente llegando a la playa de estacionamiento, Brittany salió de la calle de grava y en uno de los pocos lugares de estacionamiento restantes. Ella apagó el motor y fue a buscar la bolsa de plástico de supermercado cuando oyó el zumbido de su teléfono celular desde el fondo de su bolso.

En un rápido movimiento, lo sacó y apartó el pulgar a través de la pantalla. "Hey, San. Acabo de estacionar, así que dile a Sugar que le llevaré sus perros calientes en un minuto".

Hubo un breve momento de silencio y luego Brittany sofocó un gemido al oír la voz desde el otro extremo de la llamada decir, "Britt, esta es tu madre".

"Oh, hola, mamá. Lo siento, pensé que eras otra persona".

"Obviamente". Brittany suspiró. Diablos, ¿por qué no puedo comprobar el identificador de llamadas antes de contestar el maldito teléfono? "De todos modos, tu padre y yo hemos decidido ir a Kentucky durante unos días".

"¿Kentucky? ¿Qué hay en Kentucky?"

"Tu padre ha decidido que no conseguimos salir a la naturaleza lo suficiente, por lo que  vamos a las Cuevas de Mammoth. Me ha prometido una parada en Nashville en el camino.Me gustaría hacer algunas compras en ese gran centro comercial que tienen allí".

"Ah, bueno, eso suena divertido".

"Mmm. En realidad estamos de camino y justo al sur de Atlanta. Íbamos a ver si querías  reunirte con nosotros para almorzar algún lugar fuera de la calle, pero parece que ya tiene planes".

"Sí, tal vez en su camino de regreso a Florida podemos hacer algo".

"Bien".

Brittany pasó los dedos por el borde de la bolsa de plástico mientras escuchaba a su  madre a transmitir su conversación con su padre.

"Bueno, ustedes tengan cuidado en la calle", Brittany dijo una vez que su madre hubo  dejado de hablar, con la esperanza de poner fin a la llamada.

"Lo haremos". Hubo una breve pausa y luego se preguntó: "¿San qué?"

Maldición. "¿Qué?"

"Cuando contestaste el teléfono, dijiste 'San'. Esa no es la Santana Maxim, ¿verdad?"

Brittany miró por la ventanilla del coche, mirando como dos chicas rubias con cañas de  pescar en mano, corrían riendo. Tan poco como ella hablaba con su madre, Brittany todavía  sabía que en algún momento tendría que decirle a su madre que estaba viendo a Santana nuevo. Las dos nunca se habían llevado bien, especialmente no después de que Brittany había salido del clóset, y ella sólo podía imaginar lo que su madre tendría que decir. No hay momento como el presente, ¿verdad?

"Sí, en realidad", dijo en lo que esperaba fuera una voz segura. "Y es Lopez, no Maxim".

"Lopez, Maxim… la puedo llamar como quiera, sé lo que hago".

"Madre..." advirtió Brittany

"Ningún „madre‟, Brittany. No voy a fingir con esa chica que te volvió gay".

Dios. "¿De verdad? ¿Vamos a tener esa conversación otra vez? Nadie me volvió gay".

"Umm. Di lo que quieras, todo lo que sé es que nunca mirado a otra chica de esa manera hasta que te diste vuelta".

Cerrando los ojos, Brittany se frotó el puente de la nariz. Era una vieja discusión y no una  que sentía querer repetir hoy o alguna vez más, para el caso. "No me voy a sentar aquí y pelear contigo acerca de esto, mamá. Esta es mi vida y voy a vivirla de la manera que yo quiero".

"Acabas de seguir adelante y hacer eso, señorita. Sólo recuerda que no tendrás que patalear alrededor siempre. Tu padre y yo estamos envejeciendo, y lo estarás sintiendo por todo lo que me has hecho pasar a través de los años, una vez que me haya ido".

¿Quieres apostar? Brittany apoyó la frente en el volante y suspiró. "Tú y papá pásenla bien en Nashville".

"Lo tengo", bromeó su madre. "Voy a colgar para que puedas ir con tu pequeña lesbiana ¿y qué nombre dijiste? ¿Sugar? ¿Es que uno de sus animales malolientes?"

"En realidad, Sugar es su hija". Y ella le podría enseñar una cosa o dos acerca de ser madre.

"Me estás tomando el pelo ¿verdad? ¿Ella tiene una hija?"

"¿Qué se supone que significa eso?"

"Oh, por favor. Ya sabes". Al oír risa sin sentido del humor de su madre, le envió una  ola de calor hasta la parte posterior del cuello de Ashley. "¿De dónde vino la señorita Lesbianas de Estados Unidos a encontrar un hombre para…? Pensándolo bien, no importa. Ni siquiera quiero saber". Ella resopló. "Es de un tipo de mierda, ¿no es así?"

Brittany dio un suspiro de exasperación. "¿Qué es eso, mamá?"

"Dándose la vuelta, después de todo este tiempo y agitando un bebé en tu cara, sobre  todo ahora que has dejado que tu reloj biológico se agotara".

"Sugar no es…" Brittany respiró profundamente y sacudió la cabeza. "No, he terminado  aquí. Ustedes dos tengan un viaje fantástico. Dile a papá que lo amo". Brittany pinchó el teléfono, desconectando la llamada y luego lo tiró en el piso. Ella golpeó su palma contra el volante y luego al instante maldijo a sí misma por ello. "Maldita sea, ¿por qué dejé que me haga esto?

Brittany tomó la bolsa de la compra desde el asiento del pasajero y salió de la Nissan, forzándose a sí misma por no dar un portazo tras de ella. Tomando una respiración para calmarse mientras caminaba a través del estacionamiento, Brittany negó con la cabeza. Hoy estaba a punto de pasar tiempo con Santana y Sugar. Querías seguir adelante con tu vida, ¿verdad? Entonces olvídate de ella y centrarte en ellas.

Empujando a la multitud de gente pululando alrededor de la entrada al parque, Brittany rápidamente hizo su camino hacia el lago que ocupaba la mayor parte de la superficie del parque. Vio a Santana y Sugar casi de inmediato, sonriendo cuando vio a la pareja tirando de una línea de pesca que se había enganchado en torno a una rama de un árbol que colgaba bajo.

"¿Con los peces voladores estamos tratando de ponernos al día de hoy?" Brittany sintió que sus rodillas cedían un poco como Santana se dio la vuelta, con sus ojos sonriendo.

"Al paso que vamos, yo sería feliz si nos las arreglamos para conseguir el anzuelo en el agua". Santana cruzó la corta distancia entre ellas, casualmente deslizando su brazo alrededor de la espalda de Brittany y guiándola de nuevo al árbol donde Saugar estaba de pie haciendo un puchero. "Estaba empezando a preocuparme por ti", dijo, quitando el polvo de la mejilla de Brittany con un beso.

"Eh", dijo Brittany, encogiendo un hombro, "me quedé atrapada en el tráfico y esas cosas".

Santasna arqueó una ceja. "¿Y esa cosas?" Ella inclinó la cabeza hacia Brittany, apretando la mano contra su cintura. "¿Todo bien?"

Brittany sonrió y se dejó que inclinarse hacia atrás en el abrazo de Santana.

"Lo está ahora".


***

"¿Nunca?"

"Nop. Jamás".

"¿En serio?"

"¿El escoger una langosta del depósito de langosta roja cuenta?"

"Uh, no". Santana levantó la vista del contenedor de polietileno blanco lleno de agua del  lago con los peces nadando y sacudió la cabeza. "Eso ciertamente no cuenta"

"Bueno, entonces, nunca he ido de pesca", dijo Brittany, mirando hacia abajo en el cubo.

Por la expresión de su cara, Santana pensó que bien podría haber estado mirando alienígenas del espacio exterior como ella vio dos pequeños róbalos. "¿Qué vas a hacer con esas cosas?"

"Vamos a hacer sándwiches de pescado", dijo Sugar, girando alrededor de la orilla del lago en un solo pie.

Brittany miró por encima del hombro a la margarita y luego dejó que su mirada caer de nuevo a Santana.

"¿Realmente no vas a cocinar esas pobres cosas o sí?"

"¿Qué otra cosa podemos hacer con ellos?", sonrió Santana. "¿Llevarlos a casa y ponerlos en un acuario?"

Por la mirada en el rostro de Brittany, Santana se percató de que eso era exactamente lo que había estado pensando. Ella sacudió su cabeza. " Britt, éstos son peces. Se capturan, limpian y se comen".

"Captura y limpia lo que desees", Brittany dijo con sequedad. "Voy a tomar mi pescado directamente del menú de almuerzo, frito con un lado de salsa tártara".

Santana no pudo evitar entornar los ojos. "Oh, lo que sea".  Miró a Sugar y frunció el ceño. "Sugar, te vas a caer en el agua haciendo eso. Vuelve aquí y sal del borde". La más mínima inclinación de la cabeza y un dardo de sus ojos en dirección a Santana fueron la única indicación de que Sugar la había oído.

Santana frunció los labios y se quedó como Sugar siguió bailando alrededor de la orilla del lago. ¿En serio?

"Sé que me escuchaste".

"No voy a caerme, mamá". Con cabeza gacha,Sugar dio un paso hacia atrás del lago y echó un vistazo a Santana a través de los mechones de pelo castaño rojizo que habían caído sobre su cara.

"No voy a repetirlo, Sugar", Santana advirtió.

Con un fuerte suspiro de exasperación, Sugar arrastró los pies lejos del lago, arrastrando  su caña de pescar en la hierba tras de ella, para estar al lado de Brittany y el congelador de pescado. Hace demasiado calor y estoy demasiado cansada, pensó Santana, con la decisión de ignorar el ceño fruncido malhumorado de Sugar.

"Entonces, ¿qué te parece si todos pasamos por un helado?", preguntó Brittany, con su voz una octava más alta de lo normal. "Yo invito".

Fue un claro intento de desactivar la acumulación de tensión entre madre e hija y Santana sonrió a Brittany en reconocimiento.

"¿Qué dices, Sugar? ¿Quieres jugar en el lago o quieres que ir por un helado?" Ladeando la cabeza al murmullo ininteligible de Sugar, Santana continuó: "Lo siento, ¿qué dijiste?"

"Dije helado", gruñó Sugar.

"Muy bien, entonces". Santana se levantó, sacudiéndose el polvo de las rodillas y señalando a Brittany. "Suena como si nos hubieras hablado de eso".

"Increíble".

"Vamos a tomar…" Santana se detuvo en mitad de la frase, interrumpida por el coro de  Who Let the Dogs Out perforando el aire de medio segundo antes de que el teléfono celular de sus shorts recortados comenzara a vibrar.

"Agradable", Brittany sonrió, apartándose el pelo de la cara.

"Bueno, ya sabes..." Santana dijo arrastrando las palabras, contestando el teléfono.

"¿Hola?"

"Hola, este es el operador de tres-dos-siete del servicio de Contestación Reliant. ¿Es la Dra. Lopez?"

Maldita sea, Santana maldijo en silencio. Ella había cambiado los fines de semana de  guardia con uno de los otros veterinarios hace semanas, pero al parecer Marjorie, la recepcionista de la clínica, se había olvidado de actualizar el equipo.

"Sí, soy ella".

"Tenemos una llamada en la línea de emergencia de un paciente de la Clínica de  Animales de Ridgeview. Tengo la información del interlocutor lista".

"Un segundo", Santana respondió, "permíteme encontrar algo con que escribir". Ella  apoyó el teléfono en su hombro y empezó a acariciar a los bolsillos de sus pantalones cortos, deteniéndose cuando Brittany le entregó una pluma. Santanas sonrió, mirando como Brittany buscar alrededor de su bolso y sacó una pequeña libreta. "Gracias", articuló antes de decir al operador: "Está bien, adelante". Santana garabateó la información del paciente en el bloc de notas, gimiendo interiormente al reconocer el nombre del propietario. Finalizando la llamada, arrancó la primera página y luego entregó el bloc de nuevo a Brittany.

"Pensé que no tenías que trabajar, mamá", dijo Sugar, dando patadas a la tierra cerca a los peces. "¿Esto significa que no tendremos helado?"

"No, significa que tengo que hacer una llamada telefónica". Ella se inclinó y apartó el cabello de la cara de Sugar. "En el peor escenario, tendré que ir a la clínica durante unos minuos, entonces podemos pasar por los helados después, ¿de acuerdo?"

"Está bien", murmuró Sugar, obviamente, no muy feliz.

Bien, únete al club.

"Lo siento", dijo Santana a Brittany, que sonrió con simpatía a cambio.

"Por favor, ni siquiera pienses en ello. Ese es tu trabajo".

"Gracias por tu comprensión". Santana miró a la multitud de personas que continuaban  dando vueltas por el lago. "Tengo que ir a encontrar un lugar un poco más tranquilo y hacer esta llamada".

Sugar asintió. "Sigue adelante. Voy a mantener un ojo en Sugar mientras estás fuera".

"¿Segura?", preguntó Santana, tratando de no hacer una mueca al oír el tono de su propia  voz. Ella esperaba que Brittany no la hubiera escuchado.

"¿En serio, San?" No tuve esa suerte. Inclinando la cabeza, Brittany arqueó una ceja.  "Enseño en la escuela secundaria. Estoy bastante segura de que soy capaz de poder mirar a una niña de siete años de edad el tiempo suficiente para que puedas hacer una llamada telefónica".  

Bien, ahora sueno como una idiota. Santana tomó la mano de Brittany y ligeramente pasó los dedos por el brazo de Brittany. "Lo siento, eso no salió bien. No quería decirlo de esa manera".

Brittany se mordió el labio inferior y le dio una pequeña inclinación de cabeza. "Lo sé. Creo que todos estamos acaloradas, sudadas, con pequeños mosquitos y hambre y eso simplemente hace que todos estemos de mal humor". Ella hizo un gesto a la distancia del lago. "¿Por qué no vas a hacer tu llamada mientras Sugar y yo empezamos a empacar todo?"

"Suena bien". Santana le dio un beso en la mejilla Brittany y luego bajó la mirada hacia Sugar. "Te comportas con Britt mientras estoy fuera, ¿de acuerdo?"

"Sí, mamá". Sugar apoyó su peso sobre su caña de pescar y se inclinó sobre el cubo de espuma de polietileno, mirando cuidadosamente hacia abajo a los peces. "¿Britt?"

"¿Sí, cariño?"

"Si la gente no puede ver el aire, ¿significa que los peces no pueden ver el agua?"

Brittany lanzó los ojos de Sugar a Santana. Al ver la expresión en blanco en su cara,

Santana sonrió. "¿Cuál es el problema, no es que enseñan ese tipo de cosas en la escuela secundaria?"

"Muy graciosa", Brittany murmuró.

Sonriendo, Santana se apartó, extendiéndose mientras caminaba hacia un afloramiento de  árboles, una de las pocas áreas del parque no llena de gente. Había pasado un tiempo desde que ella había ido de pesca, un hecho que los músculos de sus hombros ahora le recordaban. Tal vez pueda hablar Brittany en otro de esos baños, pensó con una sonrisa maliciosa. Marcando los números en su teléfono, Santana miró hacia atrás y sonrió cuando vio a Brittany y Sugar inclinarse sobre el recipiente de espuma de polietileno de los peces, riéndose de algo.

"¿Hola?"

Santana se alejó del lago, poniendo un dedo en un oído para oír mejor la mujer en el otro  extremo de la llamada. "Hola, ¿señora Campbell? Esta es la Dra. Lopez de la Clínina Animal de Ridgeview. ¿Entiendo que hay algún tipo de emergencia con Príncipe?"

"Oh, hola," Joan Campbell sonó en el teléfono. "No sé si se trata de una emergencia, exactamente..."

¿En serio? "¿Pero sí llamó a la línea de emergencia después de horas?"

"Se trata más de una preocupación. En realidad, la preocupación de mi marido más que  la mía. Él quería que yo llevara a Príncipe ayer, pero tenía tanto por hacer, simplemente no tenía tiempo".

Dios. "Por lo tanto, la señora Campbell… Joan… ¿hay algo malo con Príncipe o no?"

"Supongo que depende de cómo se mire", dijo. "Casi no ha comido nada desde que lo  recorté la semana pasada. Pero, ya sabes cómo pueden ser melindrosos los gatos. Pensé que sólo se había cansado de esa marca de comida, así que le di algo de comida del tipo húmeda que viene en esas latas de color amarillo, y traté con eso, pero no come tampoco. Y ahora eso no es todo, sino que dejó de ir al baño. No es que realmente me importe casi nada, para ser honesta. Esa caja de gato realmente huele mal hasta en el cuarto de baño, déjame decirte".

"Bueno, si no está comiendo, entonces probablemente no vaya a tener ningún movimiento sustancial del intestino. Tiene que ser…" Santana frunció el ceño, enderezando su espalda como un pensamiento de repente se le ocurrió. "Espera, Joan. ¿Qué quiere decir cuando dices que él fue recortado? Si mal no recuerdo, Príncipe no ha sido castrado, ¿o sí?"

"Oh, no ese tipo de recortado", Joan se rió. "Su cabello. O su pelaje... no estoy segura de la palabra correcta. Creo que los perros tienen pelaje y los gatos tienen el pelo, ¿verdad?"

"Yo... tú..." Snatana cerró los ojos y respiró. "¿Qué quiere decir que tenía el pelo...? ¿Qué quiere decir por recortado?", preguntó, aunque ya sabía la respuesta. Por favor, dime que estoy equivocada.

"Ya sabes, recortado. ¿Afeitado? ¿Al igual que con una navaja?" Santana sacudió la cabeza y reprimió un gemido. "Lo llevé a un peluquero, pero él no lo haría", Joan continuó. "Entonces, estaba hablando con mi vecino de al lado y ella tiene una maquinilla de afeitar  eléctrica de cortar el pelo, por lo que le corté el pelo. Bueno, mi marido dice que le arranqué el cuero cabelludo, pero ya sabemos cómo exageran los hombres".

"Lo dices en serio".

"Oh por supuesto".

"Príncipe es un persa del Himalaya, se supone que tienen..." suspiró Santana. "Pensé que  habíamos hablado acerca de las formas apropiadas para mantenerlo".

"Todo ese cepillado se acaba convirtiendo en un pesar todos los días. Tenía que hacer  algo sobre el problema del cabello, era ridículo".

"Joan, sólo voy a salir de lo incierto aquí y decir que afeitar el pelo es la razón por la que  Príncipe está actuando de la manera que está. Continuar dejando comida y agua para él y luego tráelo la mañana del lunes".

"¿Tiene que ser lunes a primera hora? Le dije a mi hermana que me encontraría con ella para desayunar el lunes".

"Sólo el lunes llevar tan pronto como te sea posible, ¿de acuerdo?"

"Bueno. Bien, gracias, Dra. Lopez".

Santana suspiró y luego se pasó la palma de la mano por la cara. Dios, algunas personas no deberían estar cerca de los animales... Al deslizar el teléfono de nuevo en su funda, se dio la vuelta y se dirigió de nuevo al lago. Mientras se acercaba, Santana vio a Brittany, todavía de pie por el cubo de pescado, hablando con un hombre desconocido. Usando jeans de corte y una gorra de béisbol de camuflaje tirada hacia abajo sobre los ojos, parecía tener unos veinte años. Brittany sonrió y asintió a algo que él dijo, y luego saludó mientras se alejaba en dirección a la playa de estacionamiento.

"Hey", dijo Santana, dando un paso a su lado. Ella pasó un brazo casualmente por la cintura de Brittany y le dio un beso en la mejilla.

"Hola a ti misma", sonrió Brittany. "¿Todo bien en el trabajo?"

"Sí. Por desgracia, sólo lo habitual. Nada por lo que voy a tener que ir, sin embargo".  Hizo un gesto con la cabeza hacia el joven. "¿Quién era ese?"

"Oh, uno de mis antiguos alumnos. Casi no lo reconocí, para decir verdad. Él está aquí con su esposa y su niño pequeño". Sin dejar de sonreír, Brittany negó con la cabeza. "Te sorprenderías de los lugares en los que me encuentro a mis alumnos".

"Lo apuesto", comentó Santana ausente, explorando el área alrededor de ellas. "Um, ¿dónde está Sugar?"

"Ella estaba justo aquí hace un segundo". Brittany frunció el ceño, alejándose de Santana mientras se giraba en un círculo rápido. "¡Sugar!"

Santana miró a la multitud pulular alrededor del lago como Brittany volvió a llamar para Sugar. "Esa chica", murmuró. "Ella sabe que no debe caminar lejos así".  

"No hay forma que pudiera haber ido muy lejos". Brittany se mordió el labio y se pasó una mano por el cabello. "Ella, literalmente, acaba de estar aquí conmigo preguntándole a Billy sobre el parche en su sombrero".

Dios, cuando ponga mis manos sobre ella... Santana sacudió la cabeza. El helado estaba definitivamente fuera. Caminó hacia adelante, entrecerrando los ojos mientras trataba de ver los rizos castaños de Sugar entre la masa de gente alrededor del parque repleto.

Volviendo con las manos vacías, indicó a Brittany. "Ve por allí, voy a mirar más hacia el estacionamiento".

"Está bien", Brittany asintió y luego se alejó hacia la glorieta grande blanca que estaba asentado fuera del lago, actuando actualmente como el centro neurálgico de las actividades del Día del Niño. Santana se dirigió a la zona de estacionamiento, con los ojos parpadeando sobre las caras de los niños que pasaba.

Abriéndose paso a través de un gran grupo de personas se reunieron en torno a una mesa cubierta de botellas pequeñas y arena de colores, Santana dejó escapar un suspiro irritado como Daisy no parecía estar a la vista. ¿Dónde diablos está?

Al detenerse en el borde del parque, Santahna se asomó a través del estacionamiento. Era hasta bien entrado el mediodía y aunque no eran muchos los coches en el estacionamiento, como había habido esa mañana, el lote todavía estaba casi lleno. Escogiendo su Toyota Camry negro entre las filas de coches estacionados, ella frunció los labios. Bueno, allí no está.

Santana frunció el ceño y volvió hacia el parque, dando golpecitos con el dedo en la punta de la nariz mientras trataba de pensar en dónde Sugar se podía haber extraviado. Por primera vez, una pequeña semilla persistente del miedo comenzó a arrastrarse hacia arriba desde el fondo de su mente. ¿Qué pasaba si Sugar no se había alejado por sí misma? Santana sacudió la cabeza en un intento de empujar el pensamiento. Aun así, mientras se dirigía de nuevo hacia el lago, la historia de cada película Lifetime que había visto llegó a parpadear en su mente.

"¿Tuviste suerte?"

Santana dio un salto de sorpresa como Brittany se materializó a su lado. Ella se echó un  mechón de cabello fuera de la cara e hizo una mueca. "Dios, me asustaste. No, no encontré signo de ella".

"Ella tiene que estar por aquí", dijo Brittany, con el ceño fruncido. "He estado tratando de recordar el color de su remera, pero juro que no puedo".

Oh, Dios, ¿qué color de remera llevaba puesto? "Era blanco, ¿verdad? Con una especie de caballo en el frente de él... ¿o tal vez un unicornio? Demonios, no sé".

¿Qué clase de horrible madre soy yo no sé qué tipo de remera llevaba puesto? El sudor en la nuca de
Santana se volvió frío.

"Hey, cálmate", dijo Brittany, colocando una mano firme en el brazo de Santana. "Vamos a encontrarla".

Santana se encogió ante el toque y se encontró que tenía que esforzarse para no girar y gritarle, tenías que vigilarla como dijiste que lo harías y ahora no tendríamos que encontrarla, ¿verdad? Santana respiró hondo y dijo: "Creo que hay que revisar el área donde hice la llamada telefónica. Tal vez ella fue a buscarme allí".

"Está bien", Brittany asintió, "vamos a ir". Ella palmeó el brazo de Santana y luego comenzó a lanzarse en esa dirección, mirando a su alrededor a los niños pasar mientras se movía.

Cálmate, pensó Santana, seguido de cerca por Brittany, esto no es culpa de ella. Bueno, lo
es un poco.

"¿Cómo fue que Sugar simplemente corre así lejos?"

Santana se encrespó. "¿Qué estás tratando de decir?"

"No estoy tratando de decir nada, sólo estoy pregunt…"

"No, así no es ella en absoluto", Santana dijo bruscamente, mirando como ella superó el  ritmo de Brittany. "Tal vez si no hubieras estado tan atrapada hablando con el joven Comose-llame-Billy, ¿no?... Entonces
habrías visto a dónde fue".

"Guau, espera un minuto. ¿Estás diciendo que soy la culpable de que Sugar se fuera?"

"No sé... ¿lo eres?"

Brittany se detuvo para mirar a Santana. "Por supuesto que no, no lo soy. Te dije que  estuvo de pie a mi lado todo el tiempo que estuviste fuera por tu llamada telefónica. Le quité los ojos por un segundo".

"Y eso es todo lo que hiciste, ¿no es así?"

Brittany exhaló con fuerza y se pasó una mano por el pelo. "Mira, sé que estás molesta y  asustada ahora… correcto".


"¿De verdad? ¿Lo sabes? ¿Qué sabes, Brittany?"

"No es justo…"

"¿Justo? Me importa una mierda lo que es justo en este momento".

"Maldita sea, Santana". Brittany echó un vistazo a las familias que pasaban y bajó la voz.  "Sí, dije que iba a mirarla, mientras hacías esa llamada telefónica y, sí, quité mis ojos de ella por un maldito segundo y ahora se ha ido. Siento lo suficiente lo que está ocurriendo sin que me hagas sentir tan mal".

¿En serio? Santana sacudió la cabeza. "No tengo tiempo para tus tonterías neuróticas en
este momento, Brittany, no con mi hija desaparecida".

"¿Qué?"

"Me escuchaste".

Brittany dio un paso hacia delante, de pie, cara a cara con Peyton, con sus fosas nasales  dilatadas. "Sí, pero yo no creo que te escucharas a ti mismo. Cálmate y piensa en lo que estás diciendo. Nada de esto está haciendo ningún bien a Sugar".

"No me digas que carajo es bueno para mi hija cuando no te molestaste en verla después de que dijiste que lo harías".

"Te lo dije, quité mis ojos de ella durante un segundo".

"Sí, lo has dicho ya", frunció el ceño Santana.

Cruzando los brazos, Brittany avanzó lentamente hacia atrás y lanzó un suspiro. "Maldita
sea, Santana. Bien, es mi culpa, ¿eso es lo que querías oír? Creo que estaba equivocada y debería haber mantenido un mejor control sobre ella. Siento que no soy madre del año, como tú pareces ser", bromeó ella.

"Es obvio que no eres cualquier tipo de una madre", murmuró Santana.

Con sus ojos oscureciéndose, Brittany bajó la cabeza. "¿Qué se supone que significa  eso?"

"Que si tuvieras siquiera una pizca de instinto maternal en ti, entonces sabrías que no se puede quitar la vista de un niño. No en este tipo de ambiente". Santana hizo un gesto con las dos manos. "Hay cientos de personas caminando por ahí. Todo lo que necesitas es un pervertido, Brittany. Por no mencionar el agua. Ya viste cómo bailaba alrededor del borde del lago. Un resbalón y..." La voz de Santana se apagó cuando se dio cuenta del lugar que no había considerado mirar. Ella sintió que la sangre se iba de su cara. "Oh, dulce Jesús", ella respiró. "El lago…"

Santana se dio la vuelta, casi cayendo sobre mientras trataba de hacer funcionar sus piernas. Las imágenes de Sugar de pie y jugando a la orilla del agua toda la mañana pasó ante sus ojos. Con su corazón latiendo en sus oídos, Santana se estrelló a través de la multitud de personas en su camino hacia el lago, haciendo caso omiso de las miradas de los transeúntes mientras chocaba con ellos. Podía oír a Brittany corriendo detrás de ella. Llegando finalmente al lago, Santana sintió que sus rodillas volvían al ver a Sugar cernirse sobre el cubo de peces que habían dejado atrás. Se dejó caer al suelo y recogió a Suagr en sus brazos.

"Mama, me lastimas".

"Shh", dijo Santana en el cabello de Sugar. "No vuelvas a hacerme esto de nuevo, ¿me  escuchaste?"

Sugar se apartó de agarre de Santana. "¿Hacer qué, mamá?"

Con sus manos apretadas sobre los hombros de Sugar, Santana mal vistas. "¿Dónde te  fuiste? Sabes que no se supone que deben apagarse por sí mismo en cualquier lugar".

Sugar parecía que estaba a punto de llorar. "Lo siento mamá. Vi a Mandy y sólo quería  decirle hola".

Santana abrió la boca, pero se encontró sin palabras. Se abrazó a y luego, de pie,  sacudió la cabeza. "Hablaremos de esto cuando lleguemos a casa, ¿de acuerdo?" Mirando hacia arriba, se dio cuenta de Brittany de pie, a unos metros de distancia, en silencio mirando.

Haciendo contacto visual con Santana, Brittany bajó la cabeza. "Creo que voy a irme ahora".

La expresión de los ojos de Brittany cortó a través de San5tana. Oh, Dios. ¿Qué dije?

"Brittany, lo siento. Sólo estaba…"

"Lo sé", Brittany terminado, su tono era plano. "Estabas molesta". Ella sonrió. "Bueno, entonces otra vez, tal vez no lo sé, no sé ser madre y todo eso".

"Brittany…"

"No". Brittany alzó una mano. "Simplemente no".

Santana cruzó la distancia entre ellas en dos zancadas. "Britt, espera. Ha sido un día largo  y..." Ella sacudió la cabeza. "... Tengo calor y cansancio y entonces me entró pánico cuando pensaba que algo le había pasado a Sugar. Siento lo que dije. Fue totalmente inaceptable".

"No puedo criticarte por que dijeras eso, Santana. Demonios, no soy material de madre y las dos sabemos que nunca lo voy a ser". Brittany se mordió el labio inferior, mirando más allá de Santana para mirar un momento hacia Sugar. "No puedo culparte por decirlo". Miró hacia arriba a Santana, la mirada en sus ojos, pero gritando, yo no puedo odiarte por ello.

Maldición, tal vez realmente había sido demasiado dura con ella. ¿Qué podía decir ahora para hacer las paces con ella? Santana estaba en blanco.

"Brittany…"

Brittany lanzó una sonrisa sin humor y, a continuación, moviendo la cabeza, se volvió y se alejó. Santana observó, congelada en su lugar, como Brittany fue tragada por la multitud.

"Mama, lo siento".

Santana miró hacia abajo para ver a Sugar, con los ojos húmedos de lágrimas, de pie  junto a ella. Ella se agachó y la recogió. Colocando la cabeza de Sugar en su hombro, Santana palmeó la espalda de su hija y exhaló.

"No, está bien, cariño. Todo irá bien", murmuró ella, sin estar segura de a cuál de ellas estaba tratando de convencer.



173
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 452
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por JVM el Mar Ene 03, 2017 4:39 am

Pues la situación se salió de control y entiendo como se puso San pero lo que le dijo a Britt fue muy cruel ..... Supongo que sera una forma para Britt de zafarse por ahora de una relación con ella.
Espero que San arregle las cosas, lo único bueno es que Britt y Sugar se llevaron muy bien!
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1066
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por micky morales el Mar Ene 03, 2017 6:36 pm

no tengo nada que decir, santana se paso de bruta, es todo!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6484
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por monica.santander el Miér Ene 04, 2017 1:07 am

Complicada situación que a San se le fue de las manos!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4275
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Ene 08, 2017 6:40 am

Capítulo veintiuno


"¿Y sólo te alejaste?"

"Sólo me alejé".

"¿Y ella te dejó?"

"¿Dejarme?" Apretó su agarre en el teléfono celular, Brittany cerró de golpe la puerta de la heladera y se puso rígida en su espalda. "Nadie me deja hacer nada".

"Maldita sea, mantén tus tetas Norma Rae", Hanna gruñó desde el otro extremo de la llamada. "Lo que quería decir, ¿ella no trató de seguirte o pararte?"

Brittany se frotó la palma de una mano por los ojos mientras salía de la cocina y a la sala de estar, con Moose trotando cerca detrás de ella. Con un suspiro, cayó sobre el sofá.

"No", respondió ella. "Bueno, ella me llamó cerca de una hora más tarde, pero la dejé ir al correo de voz. Llamó un par de veces desde entonces, pero simplemente no quería hablar con ella, no después de lo sucedido".

Hubo un silencio desde el otro extremo de la llamada telefónica. Brittany pudo escuchar el crujido suave de la estática en la línea. A pesar de la afirmación de Hanna antes de salir de la ciudad que se quedaría en contacto, la llamada de Hanna fue la primera que Brittany había tenido de ella en semanas. El tornado que había pasado por la granja de su primo en la Alabama rural había tomado la mayoría de las torres de telefonía móvil en el área de la misma.

"Entonces, ¿qué sabor de helado estás comiendo?", preguntó Hanna, finalmente hablando.

"¿En serio, Hanna?" Cambiando en el sofá de su sala de estar, Brittany ladeó el teléfono celular en un hombro y levantó las piernas debajo de ella. "Estoy en medio de una crisis en este momento".

"Brittany, ¿cuánto hace que nos conocemos? Dame algo de crédito".

"¿Qué se suponer que eso significa?"

"Puedo estar a un centenar de kilómetros de distancia, pero te conozco lo suficiente como para decir con cierta certeza de que has estado encerrada en el departamento durante toda la semana, de mal humor sobre la gran discusión que tuviste con tu novia. En este momento es probable que estés sentada en el sofá, en una camiseta sin mangas y pantalones de yoga viendo alguna película ñoña en la televisión y comiendo una pinta de helado".

Brittany apretó los labios y pensó en el recipiente de medio vacío de chispas de chocolate con masa de galletas y crema que sólo estaba en freezer. "¿Estás diciendo que estoy equivocada?"

"Estoy diciendo que en el medio de la devastación emocional, debería ser capaz de contar con mi mejor amiga no para sentarse y reírse".

"Me lo tomaré como un sí, entonces".

"Voy a colgar el teléfono ahora".

"Oh, Britt", Cassie reprendió, "¿qué quieres que te diga? ¿Qué ella es una perra? De acuerdo, es una perra".

"Al parecer, ella no es la única hoy en día", murmuró Brittany. Ella le mostró una sonrisa a Moose mientras saltaba en el sofá y se acurrucó a su lado.

"Escuche eso".

"Supuesto para ti."

Hanna hizo un ruido y luego dijo: "Sabes, ¿por qué no te dejo ir y me puedes volver a llamar cuando tengas ganas de hablar?"

"Dios, Hanna, lo siento", se quejó Brittany. "No debería agarrarme contigo. Sólo estoy... diablos, sólo estoy molesta que me engañé pensando que yo podía hacer esto con San nuevo".

"Guau, espera", dijo Hanna bruscamente. "¿Qué estás diciendo? ¿Que una pequeña discusión y ya estás lista para dejarlo todo?"

¿Qué estoy diciendo? Brittany bajó la mirada hacia Moose y le rascó la nuca.

"¿Discusión? No estar de acuerdo sobre dónde ir a comer la cena es una discusión, Hanna. Eso no fue una discusión lo que tuvimos ahí, fue..." Ella sacudió la cabeza. "Te dije lo que dijo".

"Britt, tú dijiste que ella estaba molesta. La gente dice cosas locas cuando pierden los estribos, lo sabes, cosas que no se le ocurriría decir de lo contrario".

"Esas palabras no sólo vienen de la nada, Hanna. Si lo dijo, entonces ella lo ha estado pensando".

"¿En serio, Britt? Las he visto a las dos juntos. Santana está loca por ti".

Brittany dejó escapar un largo suspiro. "Por lo tanto, ¿piensas que estoy exagerando?"


"No importa lo que pienso", dijo Hanna cuestión de manera casual. "Brittany... mira, voy a ser brutalmente honesta contigo…"

Brittany soltó una risa burlona. "¿Quieres decir que no lo has sido hasta este punto?"

"Muy divertido. Mira..." Hanna exhaló con fuerza. "Eres mi mejor amiga, ¿verdad?"

"Bien..." Brittany estuvo de acuerdo, no sabiendo a dónde iba Hanna.

"Durante el tiempo que te conozco, has hablado acerca de encontrar a alguien y formar una familia. Pero es todo charla, Britt. En el momento en que la relación comienza a tomarse en serio, algo pasa… Te escapas".

"¿Estás loca? ¿Cuándo he hecho eso? Nombra una vez".

"¿Qué hay de todas las veces? Cada vez, Britt. Siempre hay algo que hacen o algo que dicen…"

Brittany se enderezó en el sofá, ignorando el gruñido que su repentino movimiento provocó en Moose.

"Está bien, sí, tal vez yo soy la que rompe las cosas la mayor parte del tiempo…"

"Todo el tiempo…"

"Pero no voy a permanecer con alguien que no está bien para mí".

"Diablos, Britt, ¿ni siquiera existe esa persona? ¿Qué es lo que estás buscando?, porque no creo que realmente saberlo".

"Eso no es justo, Hanna".

"Tal vez, pero es cierto y tú y yo sabemos eso. Oh, diablos, espera un minuto", dijo Hanna. Brittany asintió, dejó caer la cabeza sobre el sofá mientras escuchaba que Hanna colgó el teléfono, y luego escuchó con leve interés a la voz apagada de Hanna hablando bruscamente a alguien. Unos momentos después, Hanna volvió al teléfono. "Lo siento, Elvis me está volviendo loca entrando y saliendo".

"¿Entrando y saliendo?", Preguntó Brittany, arqueando una ceja. "¿Quiero sabes lo que eso significa?"

"Oh, tú sí. Ya sabes, primero él quiere entrar en la casa, entonces él quiere volver a salir, y luego de nuevo, y así sucesivamente. Le dije a mi prima que ponga una puerta para perros así yo no pienso en todos los pollos dentro de un radio de veinte kilómetros que alguna manera entran dentro y tratar de picotearme dormida".

"Picotearte en tu sueño, ¿eh?", Sonrió Brittany. "¿Eso significa que la vida de la granja no es para ti?"

"Digamos que sé cómo Zsa Zsa Gabor sentía en ese viejo programa de televisión".

"Estoy bastante segura de que era Eva, no Zsa Zsa".

"Bueno, quienquiera que fuese, tenía la idea correcta", se quejó Hanna.

"Estás tan loca". Brittany bajó la mirada hacia Moose. "No es necesario que salgas, ¿verdad?" Moose le devolvió la mirada en respuesta y luego bostezó. Voy a tomar eso como un no.

"Así que de todos modos," Hanna continuó, "nunca respondiste a mi pregunta".

"¿Que era?"

"No estarás pensando honestamente en romper con San, ¿verdad?" Brittany se mordió el labio y puso la cabeza en un intento de evitar la tensión que podía sentir armarse. "¿Lo estás?" Repitió Hanna.

"Yo..." Ella cerró los ojos y se frotó la parte posterior de su cuello. "Maldita sea, no sé lo que voy a hacer Hanna. Es decir, yo sé que lo que hizo estuvo San mal…"

"Es la segunda vez que dices eso, así que voy a dejarlo ahí".

"Bien…"

"Sé que probablemente no quieras oír esto, pero San no estuvo mal el otro día en el parque. Tú lo estabas".

"Uh, ¿perdón?" Brittany se incorporó bruscamente. "No era la maníaca. ¿No escuchaste lo que he dicho antes? San estaba completamente fuera de sí".

"No, no lo estaba. Britt, le dijiste que mirarías a Sugar y no lo hiciste. Sí, tal vez ella no debería haber dicho algunas de esas cosas que dijo, pero pienso que ella tenía todo el derecho de molestarse".

"Eso es basura, Hanna". Brittany sintió la tensión en su cuello en un giro de calor enojado. "Quité mis ojos de Sugar por dos segundos. Eso no le da derecho a estar allí delante de toda esa gente y gritarme".

"¿Sugar tiene qué? ¿Cinco, seis años? Dos segundos es todo lo que necesitan a esa edad".

"Ella tiene siete", irrumpió Brittany. "¿Y cuándo llegaste a ser de repente una experta?"

"Trabajé a tiempo parcial en un centro de veraneo mientras estaba en la universidad. El peor trabajo que he tenido. Casi me hizo cambiar mi especialidad de educación. Cuando son tan jóvenes, que hay que vigilarlos constantemente".

"¿Realmente, Hanna?" Brittany dijo arrastrando las palabras, sin tratar de enmascarar el agravamiento de su voz.

"Sí, en verdad", respondió Hanna. "Se necesita un segundo para que un niño de esa edad se meta en problemas. En un segundo que podrían tener pintura de dedos por toda su ropa, o un lápiz de color empujado en su nariz..."

"Oh, santo cielo, Hanna".

"... O tomar un trago de una botella abierta de cloro. No son como uno de nuestros chicos de escuela secundaria, Brittany. A veces, dos segundos es todo lo que se necesita para que algo serio suceda".

Rememorando, la discusión con Santana cruzó por su mente. En ese momento, ella había estado demasiado molesta por las palabras de Santana para registrarlas realmente. Todo lo que necesita es un pervertido, Brittany. Por no mencionar el agua. Ya viste cómo bailaba alrededor del borde del lago. Un resbalón y...

"Oh Dios, Hanna..."Brittany sintió un escalofrío recorrerla. "Ella podría... La podría haber matado".

"¿No tienes un botón al medio, no Britt?"

"No, pero podría haberlo hecho. El lago estaba allí y ella podría haber caído. Oh, Dios, la expresión del rostro de San justo antes de que ella se echara a correr hacia el lago... ¿A quién diablos estoy jodiendo? No necesito estar cerca de niños. Dios, ¿qué clase de persona horrible soy?"

"No sea tan dura contigo misma. Vas a ser una madre maravillosa y tendrás un montón de tiempo para averiguarlo cuando realmente tengas que hacerlo", dijo Hanna. "Pero sí es necesario que te disculpes y dejes a San saber que te diste cuenta lo trágico que podría haber resultado".

"Creo que voy a vomitar".

"Oh por el amor de Dios. Cálmate".

"No, lo tengo magníficamente. No hay vuelta atrás, no hay manera de que tuviera que volver ahora".

"Está bien, sólo retrasa tu rollo de Señorita Neurótica. Mira, voy a estar allí esta noche".

"¿Qué? ¿Esta noche?" Brittany frunció el ceño. "Hanna, que no tienes que volver a casa por mí".

"Bueno, no lo tengo, para ser honesta. Ya había planeado estar en casa este fin de semana. Le dije a mi padre que lo llevaría el cuatro de julio a los fuegos artificiales. Es por eso que he llamado, en primer lugar, para hacerte saber que yo iba a ir".

"¿Qué voy a hacer, Hanna? Tengo que tratar de hacer esto mejor".

"Hey, vamos a resolver esto, no te preocupes. Sólo cálmate y no hagas nada estúpido, al menos no hasta que consiga llegar allí".

"Bueno. Ten cuidado en el camino de regreso".

"Lo haré. Cuídate".

Brittany puso fin a la llamada y se inclinó hacia delante para colocar el teléfono sobre la mesa de café. Miró a Moose, que estaba descansando su cabeza sobre su muslo. Rascando la parte posterior de su cuello, ella suspiró. "Dios, Moose, no sé si esto se pueda solucionar. ¿Qué crees que debería llamarla o esperar a que Hanna llegue aquí? Oh, no sé qué hacer".

Ella recogió al perro y lo abrazó contra su pecho mientras se volvía a recostar en el sofá.

"A veces me gustaría que pudieras hablar", ella dijo mientras se acariciaba contra su cuello.

"Por supuesto, es probable que no hagas nada más que pedir galletas de mantequilla de maní, pero todavía sería agradable".


***

¿Qué diablos? Santana frunció el ceño mientras ponía su negro Toyota Camry en la calzada. En lugar de su cuidador de color amarillo brillante Volkswagen Escarabajo de Maggie estacionado frente a la casa, Santana el plateado Buick de Pamela. Santana hizo clic en un botón negro en la visera del coche y vio que la puerta del garaje se levantó lentamente. Ella suspiró y sacudió la cabeza, preguntándose por su madre a esta hora.

Apagándolo, Santana salió del coche e hizo clic en el botón de la llave para cerrar la puerta del garaje. Se puso las llaves en el bolsillo y luego se alejó de la Camry, dando dos pasos antes que un dolor agudo golpeara su espinilla izquierda.

"Maldita sea, Sugar. No dejaré que quites tu bicicleta de aquí", Santana maldijo, y su voz resonó en el garaje. Deteniéndose a frotar su pierna dolorida ahora, tomó la bicicleta de color rosa brillante que se encontraba en su camino y la empujó hacia un lado. La rueda delantera se volvió, chocando contra un conjunto de palos de golf, golpeándolos hacia el suelo de cemento con un fuerte golpe. Maldita sea.

"¿Qué demonios está pasando aquí?"

Santana sacudió la cabeza en la dirección de la voz y miró a su madre, de pie en la puerta.

"Nada", le espetó. "Sólo Sugar dejando la mierda donde no pertenece. Como de costumbre". Peyton ladeó la cabeza hacia un lado. "¿Qué haces aquí, por cierto? ¿Le pasó algo a Maggie? ¿Por qué no me llamó?"

"No, tu padre quiere ir de compras para los fuegos artificiales. Pensé que Sugar querría ir con él, así que vine temprano para ayudar a conseguir sus cosas y enviar a Maggie a casa temprano". Pamela se apoyó en el marco de la puerta y cruzó los brazos. "¿Qué estás haciendo en casa tan temprano?"

Santana se inclinó y recogió la bolsa de golf de color carmesí, poniéndola en posición vertical contra la pared del garaje. "Las cosas estaban lentas en la clínica hoy, así que continué y despegué temprano ya que mañana tengo la 5k". Deslizó un hierro nueve en la bolsa. "Estábamos en la misma longitud de onda, supongo. Pensé continuar y llevar a Sugar a tu casa". Santana tomó otro palo de golf y miró a Pamela.

"Gracias de nuevo por dejar que fuera".

"Por supuesto". Pamela siguió mirando hacia abajo a Santana desde la puerta. "No tiene sentido que llevarla a las cuatro en punto de la mañana, cuando ella sólo podía pasar la noche".

Santana sacudió la cabeza. "Te dije que tenía que estar allí a las siete de la mañana, no a las cuatro".

"La misma diferencia", murmuró Pamela.

Dios. Santana resistió el impulso de entornar los ojos mientras volvía el palo a la bolsa.

Ya era bastante malo que estuviera atrapada para ir a la maldita carrera. Después de todo lo que había estado pasando con Brittany, ella iba a tratar de retirarse, pero al ser uno de los principales patrocinadores de la clínica, ella estaba atrapada: era o bien correr la 5k o ayudar al hombre a la mesa de Bienestar Animal. "Bueno, de todos modos, lo aprecio. Voy a tratar de ir a la cama temprano y conseguir una buena noche de sueño". Sí, correcto. Si lo hacía, sería la primera vez en toda la semana que sucedería.

"Mmm, bueno, bueno. Tal vez eso te sacará del mal humor que has tenido toda la semana".

"No he estado de mal humor", murmuró Peyton, más para sí que para su madre.

"Puedes mentirle a otra persona, pero no a mí. Lo has estado y lo sabes. No sé por qué no llamas a Britt, te disculpas y luego simplemente continúan adelante con las cosas".

Santana miró por encima del hombro. "Porque no tengo nada de qué disculparme, es por eso". Bueno, tal vez no del todo. "Además, no tengo que hacerlo. He llamado y envié un mensaje y ella sólo me ignora. Si Britt se preocupara lo suficiente acerca de nosotras, entonces ella me habría llamado de vuelta y hablado de ello como un adulto". Santana cerró un último palo en la bolsa y se volvió hacia Pamela. "Pero eso está bien, si quiere actuar como una chica de quince años, entonces ella lo puede hacer todo lo que quiere, sin mí".

Santana dio un salto de sorpresa como el coro de Who Let the Dogs Out chilló, con el sonido reverberando en las paredes del garaje.

"Tengo que cambiar ese maldito tono de llamada", dijo ella, desenganchando el teléfono de su cinturón.

Santana escudriñó identificador de llamadas del teléfono en la penumbra del garaje y luego, moviendo la cabeza, dio una risa burlona. Sí, ahora me llamas. Ella apretó un botón en el lateral del teléfono para silenciar el timbre y luego se lo metió en su bolsillo trasero.

"¿Quién era?"

"Britt", Santana respondió, sorprendida de que el nombre casi le quedó atrapado en la garganta. Ella cerró los ojos y respiró profundamente, sintiendo el peso de los últimos seis días miserables asentarse en la parte posterior de los hombros.

"¿Y no vas a hablar con ella?", preguntó Pamela bruscamente. "San, ¿qué es lo que te pasa?"

"No, no voy a hablar con ella", respondió Santana, mirando a su madre. "Te… te dije que tuvo toda la semana para hablar. No tengo tiempo para jugar".

"Ahora, San..."

"No, mamá, no empieces con eso. Fue un error pensar que podíamos simplemente volver donde dejamos las cosas hace doce años".

Pamela hizo un sonido que sonaba sospechosamente como un resoplido. "Bueno, demonios si podías".

"¿Qué?" Santana levantó una ceja. "No esperaba oírte decir eso".

"No seas idiota, Santna. Te crié para ser más inteligente que eso". Pamela sacudió la cabeza. "No puedes continuar donde lo dejaste con Britt porque no eres la misma persona que eras en aquel entonces. Ni lo es ella".

"Creo que tienes razón en eso".

"Claro que la tengo. ¿Cuándo no he tenido razón en algo?" ¿En serio?

"Independientemente de lo que puede haber sucedido, una cosa que sé que no ha cambiado y es la cantidad que ustedes dos, chicas, se preocupan por la otra. Puedo decir eso con sólo mirarte".

"Eso puede ser, pero no me... diablos, simplemente no lo sabemos". Suspiró Santana. Dios, estoy agotada. "Amo a Britt, tanto que duele. Si se tratara de mí... pero no de Sugar. Lo pensaría, también. Me dije después de la ruptura con Carol que no iba a permitir que nadie se acercara a ella hasta que estuviera segura". Ella sacudió la cabeza. "Fui y regiamente la jodí, ¿verdad? Sugar ha estado tan molesta como lo he hecho yo esta semana. Ella le tiene cariño a Britt".

"Bueno, creo que Sugar está más unida a ese perro que a Britt".Pamela inclinó la cabeza hacia un lado. "Y, por cierto, siempre pensé que Carol era una perra".

Sí, voy a tener que estar de acuerdo contigo. "¿No podemos hablar de esto ahora? Yo prefiero simplemente olvidar el pasado un par de meses, incluso si sucedió y volver a cómo eran las cosas".

"No creo que sea así de fácil", dijo Pamela sonriendo. "Si lo fuera, me gustaría volver y comprarme un nuevo par de aros de diamantes en lugar de esa monstruosidad de televisor que tengo en mi sala de estar".

"¡Mama, estás en casa!" Una Sugar sonriente apareció en la puerta, mirando a escondidas detrás de la espalda de Pamela. "La abuela llegó temprano. Íbamos a ir por algunos fuegos artificiales con el abuelo de hoy".

Santana le devolvió la sonrisa y dio un paso hacia la puerta. "Eso está muy bien, cariño".

Ella intercambió una mirada con su madre, con la esperanza de que iba a dejar que el tema de Brittany.

"Vamos a entrar y terminar conseguir que vayas, ¿de acuerdo?"

"Está bien", dijo Sugar y luego echó a correr de nuevo en la casa.

Pamela observó a Sugar correr por el pasillo y luego se volvió de nuevo a Santana. "No tienes que darme esa mirada, sé lo que estás pensando. Voy a dejar que esto por ahora, pero tienes que pensar largo y tendido sobre las cosas antes de ir y tomar una decisión precipitada que vas a lamentar más adelante".

Santana abrió la boca para responder y, a continuación, más rápido, la cerró. No podía negar que Pamela tenía un punto válido.

"Lo haré", prometió ella, subiendo rápidamente la escalera y pasando junto a su madre. "Pero hoy no. Estoy demasiado cansada para pensar en otra cosa que tratar de dormir un poco en este momento".

avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 452
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Ene 08, 2017 8:04 am

Capítulo veintidós


"Entonces, ¿dónde han desaparecido, entonces?"

"¿Cómo se supone que voy a saberlo? Tal vez fue ese gato que mencionaste que le gusta pasear por el lugar. Sabes que no puedes confiar en un gato".

Elvis ladeó un ojo y pareció considerar la posibilidad. Entendí por completo su escepticismo. Es decir, demonios, yo me habría culpado si mi hueso de jamón faltara de su escondite en el patio trasero… y sabía que yo no lo había tomado. No es que no hubiese tenido la tentación, pero Elvis era mi mejor amigo y los amigos no les hacen ese tipo de cosas a los amigos. Por supuesto, el hecho de que había desaparecido para el momento en que Britt y yo pasamos por su casa para comprobar las cosas era irrelevante.

"Mmm", Elvis se quejó, obviamente, no estaba convencido. "¿Supongo que el gato se fue con mis masas de pizza, también?"

"Elvis, si no nos damos prisa, terminaremos perdiendo a Britt y a Hanna", dije rápidamente, apresurando mi ritmo.

"Estamos con correa, Moose. No vamos a perder a Hanna y Britt", Elvis resopló, explorando los árboles de tras de mí. "¿Sabes algo acerca de mis masas de pizza que no me estés diciendo?"

Lancé mis ojos hacia Elvis y luego aceleró, con la esperanza de que no sería capaz de ver la mirada culpable en mi rostro. "Ahora estás siendo paranoico", le dije a Elvis, haciendo mi mejor esfuerzo para recordar el delicioso sabor de la pizza abandonada de Donatello fuera de mi mente. Medio mirando hacia atrás a Elvis, no me di cuenta de que Britt y Hanna habían dejado de caminar hasta que casi me topé con la parte trasera de ellas.

"No sé quién está más loca… tú por meterme esta idea o yo por seguirla", dijo Brittany, con la mirada fija en la masa de la gente frente a nosotros. Tenía que haber cientos de personas, la mayoría de éstas vestidas como Brittany, en una remera y pantalones cortos, se concentraron en una pequeña sección del parque. Algunos estaban de pie bajo tiendas riendo y hablando, otros agachados en el suelo estirándose. No creo que jamás hubiera visto tanta gente en un lugar y, tengo que admitir, que me hizo sentir un poco nervioso.

"Oh, date un descanso", dijo Hanna. "¿Quieres tratar de hablar con ella acerca de esto o no?"

"Por supuesto que sí". Brittany le lanzó a Hanna una mirada de soslayo. "Pero no veo cómo en medio de la Cuatro de Julio 5k sea el momento, ni el lugar, para estar teniendo una conversación profunda y significativa sobre el futuro de nuestra relación".

"Mira, tú misma has dicho que has intentado llamarla anoche y ella no respondió. Si vas a su casa, ¿qué la detendrá de simplemente cerrarte la puerta en la cara o ni siquiera responderte en primer lugar?" Hanna cambió la correa de Elvis de su mano derecha a su izquierda y luego empujó hacia arriba en sus gafas.

"No, lo mejor es sacarla a la luz y entonces ella no tendrá más remedio que hablar contigo".

"Supongo que tienes razón, pero esto parece ser un poco extremo".

"Tiempos extremos requieren medidas extremas", declaró Hanna. "Además, ya te has registrado y pagado por la maldita cosa, es posible que también consigas tu remera"

Brittany miró a Hanna y sacudió la cabeza. "Eres increíble".

"Eso es lo que dicen todos, querida".

"¿Estás segura que no sabes nada sobre mi masa de pizza, Moose? Las tenía en un lugar muy seguro, así que me parece extraño que eso y mi hueso de jamón, ambos hayan desaparecido", dijo Elvis, dejándose caer en el suelo junto a mí. Se rascó detrás de la oreja y luego sacudió la cabeza, casi golpeándome con una de sus enormes orejas.

"¡Oye, cuidado!" Corté, saltando hacia atrás. "Y no, no sé nada al respecto. Te lo estoy diciendo, tuvo que ser el gato. Los gatos son unos imbéciles". Miré hacia él, agradecido de que parecía estar convenciéndose. "De todos modos, quédate en silencio. Estoy tratando de escuchar lo que está diciendo Brittany, suena importante".

"¿Oh?" Elvis levantó sus ojos hacia arriba en dirección a ellas.

"Está hablando de ella y la Dra. Lopez".

Elvis frunció el ceño. "¿Qué pasa con ella y la Dra. Lopez?"

"Ellas tuvieron una discusión el otro día", explicó. "Me temo que van a romper".

"¿Qué? Yo creía que era lo que querías". Elvis inclinó su cabeza hacia mí. No le hice caso y volví mi atención a Brittany y Hanna.

Brittany se hizo a un lado como dos mujeres que usaban unas a juego con su piel y ajustadas camisetas sin mangas y pantalones cortos llegaron caminando más allá de nosotros. Se volvió hacia Hanna y sacudió la cabeza. "Esta es una mala idea. Vamos a ir a casa. Estoy dispuesta a admitir que he jodido mi vida y voy a tener que vivir con las consecuencias. Tal vez podamos pasar por la tienda de mascotas en el camino y voy a recoger el kit de principiante de loca de los gatos". Brittany bajó la mirada hacia mí.

"Moose, ¿te gustaría tener un gatito?"

¿Qué? Yo sabía que Brittany había estado alterada, pero no tenía idea de las cosas estaban
tan mal. "No, Britt, ¿has perdido la cabeza?"

"Oh, detente," dijo Hanna, golpeando a Brittany en el brazo. "Estás alterando a Moose".

Brittany no respondió y en su lugar comenzó a frotar su rostro con ambas manos. "¿Qué he hecho, Hanna?", dijo Brittany con la voz quebrada. "¿Cómo puedo mejorar esto?"

Hanna puso un brazo alrededor de Brittany y la atrajo hacia sí. Dándole palmaditas en el hombro le dijo: "Oye, va a estar todo bien".

"Pero, ¿y si no lo hace?" Brittany levantó la mirada y se encontró los ojos de Hanna.

"Tenías razón ese día en el parque, Hanna.Britt es todo".

Hanna sacudió la cabeza. "No entiendo".

"La indicada, Hanna, ella es la única", dijo Britt. "La única con la que quiero estar.

Me acosté en la cama toda la noche de anoche sólo pensar en ello, pensando en ella". Dios, que no empiece a llorar de nuevo. Ella contuvo las lágrimas que amenazaban con escapar.

"Ella es la única y la he alejado, probablemente esta vez para siempre".

"Oh, cariño, no, no lo hiciste". Hanna le dio a Brittany un abrazo, dio un paso atrás, luego se enderezó sus gafas. "Vamos a dar vuelta este lío. Vas a ir allí y encontrar a San y decirle cómo te sientes. Créeme, estoy segura que te está extrañando tanto como tú la extrañas. Esto va a funcionar".

"¿Y si no lo hace?"

"Entonces sé dónde puedes conseguir algunos gatos gratis, no tendrás que ir a la tienda de mascotas y comprar uno".

A Brittany le dio un poco de risa. "Siempre allí con esa palabra de aliento, ¿no es así, Hanna?" Con un suspiro y rápido movimiento de su cabeza, Britt comenzó a moverse hacia adelante. "Muy bien, vamos a hacer esto".

"Impresionante".Hanna tiró de la correa de Elvis e hizo un gesto hacia una gran carpa azul a nuestra izquierda. "Ahí está el área de cuidado de mascotas, vamos a dejar a los chicos".

A medida que caminaba más cerca de la perrera improvisada, Brittany bajó la mirada hacia mí. "¿Piensas que los perros van a estar bien? Me pregunto si no deberíamos haberlos dejado de vuelta en mi casa".

"Oh, van a estar bien", respondió Hanna. "Y no es que no podríamos, pero al menos no con Elvis. No voy a ser responsable de la aniquilación total de tu departamento por un perro de caza como de cuarenta y cinco kilos. Podrías haber dejado a Moose en la casa, si estuvieras preocupada por eso".

"No, él ha estado deprimido toda la semana, odiaría dejarlo solo. Creo que él sabe que algo anda mal. Los perros pueden captar en ese tipo de cosas, ya sabes".

"Sí, bueno, estarán bien y en las capaces manos de las personas de la clínica de animales. Ellos son los que tienen la perrera".

"No puedo creer que Hanna acaba de decir eso", Elvis resopló como una mujer a la que conocía de la oficina del veterinario le entregó a Brittany un sujetapapeles y una pluma.

"¿Me veo como el tipo de perro que podría 'totalmente aniquilar' tu casa?"

"¿Tengo que recordarte lo que ocurrió en Acción de Gracias?"

Elvis bajó la cabeza. "Pensé que habíamos acordado no hablar de Acción de Gracias de nuevo", gruñó.

"Además, te dije que no fue mi culpa que el sofá quedara atrapado en el fuego".

"Sí, bueno, entonces, no…"

"Está bien, Moose, sé bueno con estas personas", dijo Brittany, interrumpiéndome mientras le daba mi correa a una adolescente con un sombrero de color rosa brillante.

"Estaremos de vuelta en un rato".

"Eso va para ti también", añadió Hanna. Se apartó de la tienda y luego hizo un gesto a Brittany con una mano. "Muy bien, vamos a ver si podemos localizar a Santana Maldita Lopez y conseguir este espectáculo en escena".

"¿Quiere decir que la Dra. Lopez?" La chica en el sombrero de color rosa pedido.

Brittany asintió. "Sí. ¿La has visto en absoluto?"

La muchacha señaló por encima hacia la multitud. "Sí, ella estuvo aquí antes ayudarnos a ponernos en marcha. Estará corriendo la 5k, así que estoy segura de que está por la zona de salida ahora".

"Vamos directo allí, entonces", dijo Hanna. "Tal vez podamos encontrarla antes de que comience la carrera".

"Sólo asegúrese de parar y recoger su paquete de la primera mesa de registro. Ellos tienen la mayor parte de esa zona bloqueada".

"¿Bloqueada?" Brittany frunció el ceño a la chica. "¿Qué significa eso?"

"La participación es mucho más alta de la que los organizadores esperaban, por lo que sólo está permitiendo a los corredores por detrás de la zona precintada".

Brittany se volvió hacia Hanna. "Está bien, volví a pensar que era una mala idea".

"¿Qué? ¿Por qué? Britt, pensé que hablamos sobre esto ya".

"See, pero…"

"¿Pero qué?" Hanna puso una mano sobre el hombro de Brittany. "Vamos, ¿qué es lo peor que podría pasar?"

"Bueno, vamos a ver..." Brittany se puso una mano en la cadera. "Para empezar, Peyton podría decirme que me vaya a la mierda y yo podría terminar teniendo que correr esa maldita carrera".

"Oh, Brittany, tienes que pensar en positivo sobre esto". Ella agarró a Brittany por el brazo y empezó a alejarla de la tienda. "Ahora, vamos a ir a la mesa de registro".

La chica del sombrero color rosa nos condujo a mí y a Elvis a través de una pequeña puerta y hacia el vallado en la zona detrás de la tienda. Me quedé quieto mientras ella desenganchó mi correa y luego entré. Había tal vez una media docena de perros por ahí, algunos de los cuales reconocí de la clínica de animales.

"Hey", Elvis me llamó, "No vayas demasiado lejos, tenemos que hablar un poco más acerca de mis masas de pizza".

"Oh, date un descanso, Elvis. Estoy enfermo y cansado de escuchar acerca de tu pizza de pepperoni", gruñí y luego me marché hacia la parte de atrás de la valla. Me tumbé en la hierba y empecé a mirar a la gente que pasaba. No me sorprendió cuando Elvis giró y se sentó a mi lado.

"¿Qué pasa Moose? ¿Qué te tiene tan molesto?", preguntó en voz baja. "¿Es por la pelea que Britt y la Dra.Lopez tuvieron?"

"No". ¿A quién estaba engañando? Puede que sea capaz de engañar a Elvis, pero no podía mentirme a mí mismo. "Sí", admití, volviéndome hacia Elvis.

Él frunció el ceño. "No entiendo, Moose. Odias a la Dra. Lopez. ¿No estás feliz de que ella y Britt finalmente van a romper?"

"Bueno... es sólo que mi Britt nunca ha sido tan feliz. Y pasar tiempo con Sugar me ha hecho..." Apoyé la cabeza sobre mis patas y suspiré. "Me ha hecho pensar mucho acerca de cuando era un cachorro y vivía con la familia Shaw. No me había dado cuenta de lo mucho que extrañaba estar alrededor de niños. Estas últimas semanas con Britt y Sugar y..." Por mucho que me mataba admitirlo, tenía que hacerlo. "... Y San me han hecho sentir como parte de una familia de nuevo. Ahora que Britt y San están discutiendo,
me temo que todo va a desaparecer".

"¿Quieres decir que la Dra.Lopez, verdad?"

"¿Qué?" Miré a Elvis.

"Acabas de llamar a la Dra. Lopez, San".

"Oh". No me había dado cuenta de ello. Tenía que ser porque estaba tan molesto, no había otra explicación para ello.

"Mira, Moose, tienes que creer que va a estar todo bien". Hizo un gesto hacia la multitud de gente con la cabeza. "Ya has oído a mi Cassie, ella tiene un plan para hacer que todo mejore y los planes de Hanna siempre funcionan".

"Espero que tengas razón", dije y luego me volví a ver a la gente que pasaba por la perrera de mascotas.

"Por supuesto que la tengo". Elvis se acercó más y se quedó en silencio fuera de la valla.

"Hey, Moose", dijo después de un largo momento.

"¿Sí?"

"¿Cómo supiste que mi pizza era de pepperoni?"


***

Brittany era positiva en una cosa: iba a matar a Hanna. Bueno, tal matar era una palabra demasiado fuerte.

"Lo estás haciendo bien, dulzura, simplemente mantenlo. Puedes hacerlo", una mujer rubia empujando un cochecito doble resonó, ralentizando el tiempo suficiente para animar a Brittany. Ella forzó una sonrisa, dejándola caer una vez que la mujer se aceleró y desapareció rápidamente entre la multitud de corredores en frente de ella. No, matar es sin duda la palabra.

Se limpió una gota de sudor de los ojos y después se comprueba el reloj que Hanna le había dado antes de que se separaran en la mesa de registro. "Por si acaso", Hanna había dicho, "toma mi podómetro. Te ayudará a llevar la cuenta de lo lejos que has corrido".

Por si acaso, mi culo. Brittany escudriñó lectura de salida digital del dispositivo, que decía que ya había corrido dos punto cuatro millas. Bueno, ella no había corrido exactamente la distancia completa. Había estado más dando un paseo rápido penosamente desde su camino hasta la última colina, tiempo durante el cual, estaba bastante segura: su pulmón izquierdo se había derrumbado.

A menos de una milla para irme. Puedes hacerlo.Brittany resolló en una respiración profunda y luego inmediatamente se arrepintió. Su pecho se sentía como si estuviera en llamas y sus piernas mantenían la amenaza de abandonar por ella. Había estado tentada a descansar por un minuto o dos en la última estación de agua, pero había tenido miedo de que si lo dejaba, de entonces nunca comenzaría de nuevo. Ya era bastante malo que fuera a casa sinSan. Brittany no quería tener que soportar la vergüenza de ser sacada de la carrera sobre una camilla porque estaba demasiado fuera de forma para terminar la maldita
cosa.

Pensando en Santana, el dolor en su pecho se retorció. Habían hecho contacto con sus ojos momentos antes del comienzo de la carrera, y ella todavía no podía quitar la imagen de la cara de Santana fuera de su cabeza. Por un instante, cuando Santana le devolvía la mirada, se había sentido como si fueran las únicas en el parque. Por último,Brittany fue llamada a través de la multitud, "Lo siento... Te amo". Una mirada cruzó la cara de Santana que Brittany no pudo leer y, por un segundo, Santana parecía que iba a caminar hacia ella. Pero entonces el locutor llamó para comenzar la carrera y la multitud empezó a moverse y Santana con ésta. Arrastrada por el mar de los corredores, Britany había comenzado la
carrera impulsada por el pensamiento loco de que ella sería capaz de ponerse al día con Santana y de alguna manera podría hablar con ella durante la carrera. Ahora, en lo que era equivalente a una marcha hacia la muerte treinta minutos más tarde, Brittany sabía que era una locura pensar que ella sería capaz de hablar con Santana sólo con eso. Era obvio que Santana había visto a Brittany... e igualmente evidente que si ella realmente hubiera querido hablar con Brittany, o estar cerca de ella, lo habría hecho en algún momento durante los últimos dos punto cuatro millas.

Brittany miró como un calvo y groseramente con sobrepeso hombre jadeaba junto a ella.

Viendo al hombre con su gris y recubierta de sudor remera pegada a la espalda apartarse de ella, Brittany se quejó. Maldición. Esto es ridículo. Podía oír la voz de Santana en su cabeza recordándole mirar siempre hacia delante durante una carrera, pero ignorado mirar por encima del hombro. Ella se encontró con los ojos de un octogenario en un traje amarillo brillante que le iba ganando.

Oh diablos, no.

Apretando los dientes, Brittany quiso que sus piernas cooperaran y le dio una patada al acelerador. Obligando a su cuerpo a funcionar como el camino comenzó a hacer una inclinación pronunciada, le dio una pequeña medida de satisfacción, pasar al hombre de la remera gris cuando llegaron a la cima de la colina. Desde su nueva posición ventajosa, Brittany pudo ver globos rojos, blancos y azules atados a conos de construcción de color naranja brillante en la distancia. A pesar de todo lo que se había dicho a sí misma durante la carrera que iba a aceptar que el la había sido bendecida con una segunda oportunidad con Santana, magníficamente la había tomado y sólo tendría que vivir con las consecuencias…

Brittany no pudo evitar escanear las caras de la gente dando vueltas por delante de ella. Incluso desde esa distancia, estaba claro que Peyton no estaba entre los que estaban animando a los corredores cuando cruzaban la línea de meta.

Su atención se centró en la multitud, Brittany no vio la caída del camino hasta que estaba entrando en esta. Su pie izquierdo se fue a la derecha y el pie derecho hacia los lados. Una fracción de segundo más tarde, ella estaba siendo lanzada hacia adelante en una caída libre torpe, aterrizando con un golpe seco de huesos discordantes. Sus ojos se llenaron de lágrimas como un dolor ardiente envolvió ambas rodillas.
Una mano fuerte se apoderó de uno de sus hombros y dijo con voz grave, "Oh, Dios
mío, ¿estás bien?"

Brittany levantó la cabeza para encontrarse con los ojos preocupados del hombre de la remera gris.

"Yo… Creo que sí", dijo, con la voz entrecortada.

"¿Quieres que consiga un poco de ayuda?", preguntó, ayudando a Brittany a ponerse de pie.

Haciendo una mueca, ella negó con la cabeza. "No, está bien. Ya casi hemos llegado, puedo hacerlo".

Obviamente no convencido, el hombre frunció el ceño. "¿Estás segura?"

"Sí, voy a estar bien", dijo, moviendo la cabeza. "Siga adelante".

Él pareció indeciso por un momento y luego con una palmadita suave, casi de disculpa en la espalda de Brittany, se alejó al trote. Observó que el hombre miraba hacia atrás una vez y luego siguió adelante.

Tomando una respiración profunda para calmar sus nervios, Brittany dio un paso vacilante hacia adelante. Su rodilla izquierda picó más fuerte que la derecha, pero, flexionando las piernas, nada se sentía roto. Ignorando el hilo de sangre que se filtraba en una pierna, ella se obligó a continuar la gloriosa carrera.

Está bien, puedo hacer esto. La línea de meta está justo allí. A medida que se acercaba, Brittany escuchó los aplausos de los espectadores y de los que ya habían terminado la

carrera cada vez más fuertes. La única persona que quería ver más que cualquier otra estaba a la vista. Brittany hizo una mueca cuando la piel alrededor de la rodilla izquierda parecía estar apretando con cada paso que hacía. Sintiendo las lágrimas comenzar a desdibujarse en su visión, Brittany se secó los ojos.

El latido en las rodillas de Brittany y la capacidad de recordar si se suponía que debía respirar por la nariz y exhalar por la boca, o al revés, de repente era demasiado. Secándose otra lágrima, Brittany se detuvo y cojeó hasta el borde del camino. Se inclinó hacia delante, haciendo un jadeo irregular mientras apoyaba una mano en cada muslo adolorido. Brittany cerró los ojos y sacudió la cabeza como el peso de la última semana cayó entre sus omóplatos, ahogando el dolor en su rodilla.

¿Qué demonios estoy haciendo? Esto no tiene sentido, pensó Brittany, limpiándose la nariz con el dorso de una mano. En la misma instancia, se dio cuenta de un fuerte brazo Brittany envuelto alrededor de su cintura y un aliento cálido contra su oído. Brittany abrió los ojos y se volvió para mirar en los huecos ojos color marron de Santana.

"Hey, vas a estar bien", dijo Santana, con preocupación evidente en su rostro. Sus ojos se clavaron en la rodilla ensangrentada de Brittany. "¿Crees que puedes caminar? Si no, entonces puedo…"

"No, estoy bien", Brittany respondió rápidamente, avergonzada por el tirón feo en su voz. Ella olisqueó y se enderezó, dejándose apoyarse de nuevo en Santana. "Es sólo un rasguño".

Santana dio una breve inclinación de cabeza. "Bueno, si hubieras escuchado lo que te dije, esto no habría sucedido. Deberías haber estado al tanto, con tus ojos en la calle delante de ti, no mirando sobre su hombro cada cinco minutos para ver si está o no pasando al residente más viejo de Ridgeview".

Una llamarada de ira se disparó a través de Brittany , dejando a un lado todos los pensamientos del dolor punzante en su rodilla. Dio un paso bruscamente lejos de Santana. "Oh, diablos, no, sólo sé que estás de pie allí y decirme…" Ella se congeló a mitad de una frase y arqueó una ceja como un pensamiento se le ocurrió. "Espera un momento... estabas delante de mí. ¿Cómo supiste que estaba mirando hacia atrás?"

"Fui tan lejos como la parte inferior de la última colina y me detuve". Santana sonrió. "Estabas tan ocupada dando a la mujer pasando una mirada de mierda y mueres que pasase por delante de mí".

Increíble, pensó Brittany, sacudiendo la cabeza. Se frotó los ojos y luego respiró profundo. Brittany contempló a Santana durante un largo minuto mientras procesaba lo que la otra mujer acababa de decir.

"¿Por qué te detuviste?", preguntó en voz baja.

"Te vi y luego comencé la carrera. El primer trozo fue una locura con todo el mundo en movimiento a la vez. Me encontré con ellos y luego..." Santana bajó la mirada hacia la calle y luego se volvió, al parecer para fijar su mirada en un punto justo por encima de la cabez de Brittany. "... Simplemente me di cuenta que yo no quería continuar más. No sin ti".

"San..." Brittany sintió que las lágrimas se acumulaban en sus ojos de nuevo. Ella se encontró incapaz de terminar la pregunta que se había formado en su mente, con temor de la respuesta.

Sacudiendo la cabeza, Santana continuó: "No, déjame terminar. Después me detuve allí, me quedé viendo todos los que pasaban, buscándote. Todo el tiempo todo lo que podía pensar era que tú y yo... y me refiero a todo". Ella extendió la mano y apartó un mechón de cabello del rostro de Britt. "Todo ello, todos nosotros, de la clase de química de la señora Walker a esa pesca estúpida". Su boca se curvó en una sonrisa irónica. "Y, no quiero herir tus sentimientos, pero tuve un montón de tiempo para pensar".

Oh, por el amor de Dios. Dejó que Santana tratara de hacer una broma, mientras que Brittany estaba medio muerta y sangrando en el lado de la calle. Se limpió con una mano los ojos. "Mira, siento lo que pasó en el parque. Eso fue completamente…"

"No", dijo Santana, mostrando su palma hacia arriba a Brittany. "Escuché tus mensajes de voz… todos ellos. No tienes que pedir disculpas de nuevo. Lo que pasó fue..." Ella se encogió de hombros y suspiró. "... No todo fue por ti. Yo estuve fuera de línea con algunas de las cosas que dije y lo siento por eso. Ocurrió".

Brittany se mordió el labio inferior, mirando lejos de Santana para ver a un grupo de mujeres correr. "Pensé que te había perdido. Cuando me miraste directamente y sólo corriste la vista... pensé que te había perdido".

Santana levantó una mano y suavemente pasó los dedos por el lado de la mejilla llena de lágrimas de Brittany. "No importa cuántas macetas de flores me tires por la cabeza o hasta qué punto tengo que correr, yo siempre voy a volver por ti. Tal vez a veces tengo un momento difícil para decir lo que siento, pero necesito sepas que te amo y nada va cambiar eso".

Deslizando la mano por el cabello de Brittany y detrás de su cuello, Santana la atrajo hacia sí y se cubrió la boca de Brittany con la suya. El deseo se hinchó en Brittany y ella se fundió en Santana, envolviendo sus brazos alrededor de la espalda de Santana cuando el beso se hizo más profundo.

Finalmente rompiendo el beso, Brittany apoyó la frente contra Santana y la miró a los ojos. "Te amo," murmuró. "Nunca he dejado de quererte. Todo lo que quiero es estar en sus brazos". Brittany inhaló profundamente y luego se quejó. "Pero en este momento estás raspando contra de mi rodilla y me duele como el infierno".

Con una sonrisa y un beso a Brittany en la punta de la nariz, Santana dio un paso atrás, dejando caer su mirada a la pierna de Brittany. "Realmente diste un número con tu rodilla, ¿no?"

"¿Ustedes señoras necesitan ayuda?" Britany miró por encima del hombro para ver a un hombre con una gorra de béisbol de los Georgia Bulldogs tirada hacia arriba al lado de ellos en un carrito de golf blanco.

"Uno de los otros participantes dijo que él pensaba que podía requerir asistencia médica".

"Oh, no", dijo Brittany. "No es tan malo como parece. Creo que voy a estar bien".

"¿Segura?" Santana arqueó una ceja. "Podemos saltar a un coche de regreso si lo deseas".

Sacudiendo la cabeza, Brittany desestimó al hombre. "No realmente. Se lo agradezco, pero estoy bien".

"Bien, entonces", dijo, girando la rueda de regreso. Él sonrió y asintió con la cabeza a un grupo de corredores que pasaban y luego se dirigió de nuevo hacia la zona de meta.

Santana observaba el carrito alejarse y luego volvió su atención de nuevo a Brittany.

"Entonces, ¿estás segura que puedes hacerlo?"

Brittany asintió. "See, estoy segura".

"Muy bien, vamos a hacerlo", dijo Santana, comenzando a caminar hacia el mar de globos de color rojo, blanco y azul.

Poniéndose a su lado, Brittany inclinó la cabeza hacia un lado. "¿Sabes?, no es tan lejos. Ahora que tomé dos veces aire, creo que voy a estar bien para seguir". La expresión del rostro de Santana le dijo a Brittany exactamente lo que ella misma estaba pensando. "Bueno, tal vez no correr, pero al menos puedo trotar".

Santana se agachó y deslizó su mano en la de Brittany. Sonriendo, entrelazó sus dedos.

"Creo que nos hemos corrido el tiempo suficiente. Vamos a tomarlo con calma desde aquí".

avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 452
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por micky morales el Dom Ene 08, 2017 11:01 am

ahhh pero que lindas, ahora si las cosas van por buen camino!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6484
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por JVM el Dom Ene 08, 2017 11:27 pm

Pues por fin arreglaron las cosas, con Britt herida pero lo bueno es que no fue tan feo jajaja. Ahora a seguir adelante!
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1066
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por 3:) el Dom Ene 08, 2017 11:32 pm

que bueno que se arreglaron,..
ammmm lindo momento para arreglarse jajaja pobre britt!!!
moose esta decretando y empezando a acostumbrarse a san jajaj
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5072
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Ene 15, 2017 6:24 am

Epílogo



"¿Cómo quieres tu hamburguesa?"

"Término medio, por favor".

"Moose, no creo que la Dra. Lopez estuviera hablando contigo".

Miré a Elvis que yacía a mi lado en el patio trasero de Pamela y me encogí de hombros.

"Un hombre puede soñar, ¿no es así?"

Después de que la carrera había terminado, todos nos fuimos al parque y llegamos a la casa de Pamela a comer hamburguesas y perritos calientes.

Pensándolo bien, permítanme expresarlo de otro modo.

Después de que la carrera hubo terminado, todos los que estábamos fuimos al parque y llegamos a la casa de Pamela para que las personas pudieran comer hamburguesas y perritos calientes. Elvis y yo, por el contrario, fuimos "tratados" con una comida seca, comida para perros relativamente sin sabor y seca que la Dra. Lopez —Santana— había desenterrado de la cajuela de su coche. Tan loco como suena, yo estaba teniendo un tiempo difícil llamándola por otra cosa que su nombre de pila, desde que lo dije primero en el parque.

"Bien hecho, si no es mucha molestia", dijo Brittany, levantando la vista de la sandía que estaba tallando para responder a la pregunta de Santana. "O por lo menos lo suficientemente bien como para que no haya muestras de color rojo".

"Por supuesto", respondió Santana, mirando por encima de la parrilla que estaba en el extremo opuesto del patio. "No es problema".

"Así que, volviendo a las masas de pizza..."

Había estado desviando las preguntas persistentes de Elvis desde el parque y rápidamente me estaba quedando sin excusas para no hablar de „el misterio del escondite de alimentos que faltaban‟.

"¿Sabes, Elvis? ¿No deseas jugar en el patio un poco?"

"No", respondió con un movimiento de sus enormes orejas. "Superé al época de juegos, Moose".

Fantástico.

"Hey, mamá", Sugar gritó desde el patio trasero. Miré para verla sosteniendo dos estacas de metal de gran tamaño. "¿Puedo jugar a las herraduras?"

"Oh, buen Señor", Santana murmuró en voz baja. "Sugar, déjalas antes de que te lastimes", volvió a gritar.

"Voy a cuidarla". Brittany asentó el cuchillo gigante que había estado utilizando para cortar la sandía en la azul y blanca tela de plástico que cubría la mesa de picnic. Ella cruzó la distancia entre la mesa y la parrilla y se abrazó a Santana. "Termina de trabajar en las hamburguesas", dijo ella, inclinándose para besar a Peyton en la mejilla. Ahogué un gruñido ante la vista.

"¿Seguro?", preguntó Santana, sonriéndole.

"Mm hmm", respondió Brittany y luego salió fuera al patio trasero. Ella le sonrió a Sugar y tomó las cosas en sus manos, ante un gesto de que la siguiera a una sección plana del patio trasero. Agachándose, Brittany empujó una de las estacas en la hierba y luego comenzó a pasearse lentamente hacia adelante, contando sus pasos en voz alta con Sugar mientras se movía.

Una sombra cayó sobre mí y Elvis, con mi atención lejos del patio. Levanté la cabeza para ver a Santana por encima de nosotros. Antes de saber lo que estaba pasando, ella se inclinó y me recogió. Santana me dio la vuelta para que ella y yo estuviéramos de frente.

"Moose, no te atrevas a morderme", dijo ella, torciéndome de modo que no podía retorcerse fuera de su alcance.

Resoplé ante la implicación que iba a hacer tal cosa. No había forma que fuera a morder a San. Bueno, al menos no con Britt de pie a pocos pies de distancia.

"Tú y yo tenemos que hablar, amigo". Santana ladeó la cabeza. "¿Me estás escuchando?"

"Está bien, está bien... ¿qué es?" Corté. No estaba seguro de lo que estaba haciendo, pero yo estaba dispuesto a aceptar lo que fuera. Al menos por el momento.

"Lo tomaré como un sí", murmuró. Santana echó una rápida mirada en la dirección de Britt y luego de nuevo a mí. "Está bien, ahora escucha. Sé que no te gusto, y eso está bien. Pero me gusta Britt..." Ella frunció el ceño y sacudió la cabeza. "No, amo a Britt y si ella me lo permite, quiero pasar el resto de mi vida con ella".

La miré fijamente durante un minuto y luego a Britt y a Sugar, que estaban riendo y lanzando herraduras en el patio trasero. Era como le había dicho a Elvis en el parque, que nunca había visto a mi Britt más feliz. Por mucho que odiara admitirlo, sabía que Santana tenía razón.

"Sin embargo, sé que tú y Britt tienen un acuerdo igual que Sugar y yo", Santana continuó, "así que me gustaría que nosotros dos tratáramos de llevarnos bien... por amor a Britt. Más que eso, quiero que los cuatro seamos una familia". Ella me movió en sus brazos y luego empezó a rascarme detrás de la oreja cortada. "¿Qué dices a eso?"

Vi a A Sugaranzar una herradura en una de las estacas de metal. El borde de la herradura golpeó la estaca y luego se dio la vuelta con un sonido hasta que la herradura finalmente se estableció en la hierba. Britt hizo un sonido de alarido y luego, riendo, extendió su mano para darle una palmada a Sugar.

Sabía mi respuesta antes de mirar de nuevo hacia Santana, pero quería asegurarme de que no había ninguna duda en su mente en cuanto a lo que era. Estiré mi cabeza y la lamí en la mejilla. Los ojos de Santana parecieron brumosos por un segundo y luego me dio un gran abrazo. Caminamos a la parrilla y con la mano libre ella tomó un pequeño trozo de carne de hamburguesa cocida que estaba a un lado.

"Se me cayó esto antes", dijo en un tono bajo cómplice. Con una rápida mirada por encima del hombro, continuó, "Pero no dejes que Brittany te vea comiendo esto y lo puedes tener".

Mi boca se abrió en estado de shock.

"No me mires así", se rió entre dientes Santana. "Considera que es un contrato por un tiempo, así que no te acostumbres. Es mi forma de decir gracias". Ella puso la carne en el hormigón por la parrilla y luego puso abajo al lado de ésta. Sin decir una palabra, Santana cerró la tapa de la parrilla y luego se dirigió hacia el patio trasero para unirse a Brittany y a Sugar.

"Oh. Mi. Dios. ¿Moose, eso realmente sucedió?", preguntó Elvis, saltando por encima de la parrilla y casi golpeándome. "¿Acaso la Dra.Lopez en realidad te dio una hamburguesa?"

"Sí", dije asintiendo. "Ella lo hizo".

"¡No lo puedo creer! ¿Puedes creerlo? No puedo..." Elvis continuó balbuceando, pero dejé de escuchar lo que estaba diciendo y, en cambio, me encontré siendo atraído por el juego de herradura en el patio trasero.

"Aquí, Elvis". Empujé la hamburguesa hacia él. "Puedes tener esto".

"¿Qué?" Él levantó una pata y se la puso en mi frente. "¿Te sientes bien?" Él bajó su pata y luego entrecerró los ojos hacia la hamburguesa. "¿O hay algo malo en ello?"

"Ninguno de los dos", dije, dando un paso a su alrededor. "Sólo considéralo un reembolso por tus masas de pizza".

"¿Estás seguro, Moose?", Preguntó Elvis, con una ceja levantada.

"Estoy seguro".

"Claro, si tú lo dices. No voy a discutir contigo en este caso", dijo Elvis, engullendo un trozo de hamburguesa. Al parecer, no tenía necesidad de ser más convincente.

Había conseguido casi ir hasta el borde del patio cuando Elvis me llamó. "Hey, Moose, ¿a dónde vas? ¿Seguro que no deseas este último bocado de hamburguesa?"

"No", dije, sin mirar hacia atrás y yendo al patio trasero. Suagr me vio venir y se arrodilló sobre la hierba entre Britt y San, agitando sus manos con entusiasmo hacia mí. "Quédatelo. Voy a ir a pasar algún tiempo con mi familia".


FIN
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 452
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por 3:) el Dom Ene 15, 2017 6:14 pm

al fin tregua entre moose y san jajaj
me gusto la historia!!!! me divirtia las partes de moose!! jajaja
gracias por compartirla!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5072
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por monica.santander el Dom Ene 15, 2017 7:05 pm

Hermosa historia!!!!
Gracias por continuarla hasta su final!!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4275
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por micky morales el Dom Ene 15, 2017 8:09 pm

Muy buena gracias!!!! sabia que al final moose entenderia que san es lo mejor para su britt!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6484
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por JVM el Mar Ene 17, 2017 4:07 pm

Jajajaja una tregua para vivir en paz como familia, hasta Elvis se llevó su recompensa jajajaja.
Gracias por la bonita historia!
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1066
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Brittana Mordedura de Amor Epílogo FIN

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.