Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Any news from Philadelphia?»
Hoy a las 3:14 am por Gabriela Cruz

» [Resuelto]Brittana: Un toque de Grecia. Cap. 28, 29, 30, 31
Hoy a las 1:47 am por marthagr81@yahoo.es

» FanFic Brittana: Mía I (Adaptada) Cap 7 - Último
Hoy a las 12:44 am por JVM

» FanFic Brittana: Nunca II (Adaptada) Cap 21
Hoy a las 12:02 am por monica.santander

» [Resuelto]FanFic Brittana: Los Sentidos (Adaptada) Epílogo
Dom Abr 23, 2017 7:12 pm por 23l1

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 3 y 4
Dom Abr 23, 2017 1:56 pm por JVM

» [Resuelto]EL EJERCITO VERSION BRITTANY ( CAP 5)
Sáb Abr 22, 2017 2:31 pm por 3:)

» [Resuelto]Brittana: Stripper (Gp Brittany) Epilogo
Vie Abr 21, 2017 11:36 pm por monica.santander

» *FanFic* -A Punto Cero- Capitulo 77- Cuenta regresiva- *Nuevo*
Miér Abr 19, 2017 2:59 pm por f_snix

» [Resuelto]FanFic Brittana: Sexy Amor (Adaptada) Epílogo
Jue Abr 13, 2017 7:56 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Ajuste de Cuentas (Adaptada) Cap 12 - Fin
Mar Abr 11, 2017 11:49 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Blonde Girl (Adaptada) Cap Epílogo
Mar Abr 11, 2017 11:47 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Sin Condiciones (Adaptada) Cap 47 Final
Mar Abr 11, 2017 11:45 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: A los 17 (Adaptada) Cap 43 Final
Mar Abr 11, 2017 11:43 pm por 23l1

» FanFic Brittana: El Affaire López 4 "Algo Raro y Preciso" (Adaptada) Epilogo
Mar Abr 11, 2017 11:42 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana:Wallbanger 2 "RustyNailed" (Adaptada) Final
Mar Abr 11, 2017 11:39 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tras el Telón de Pino (Adaptada) Cap 36 - Final
Mar Abr 11, 2017 11:35 pm por 23l1

» BRITTANA The Camp capitulo 4 y 5
Sáb Abr 08, 2017 11:26 am por 3:)

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 3-4-2017
Sáb Abr 08, 2017 12:44 am por JVM

» Fic Brittana "Lo Aprendí de Ti" - Capítulo 79 *17/04/16*
Vie Abr 07, 2017 7:10 pm por 23l1

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
3:)
 
micky morales
 
Klainefan
 
JVM
 
Tati.94
 
monica.santander
 
marthagr81@yahoo.es
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

[Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizado [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Ene 07, 2017 12:00 am

Prólogo



Santana a sus veintiocho años parecía tenerlo todo, un precioso hogar, su propia agencia de publicidad y una pareja deslumbrante.

En un negocio donde atractivas piernas y bellas sonrisas pueden marcar la diferencia entre ganar o perder.

En una nueva cuenta, Santana ha conseguido muchas, pero faltaba algo en su vida.

Dani, encañadora y atractiva.

Y Brittany una Baby-Dyke con cerebro, talento y un cuerpo irresistible, harán que los fundamentos más firmes de la vida de Santana se tambalee.






*********************************************************************************************************************************

Hola, aquí les dejo el principio de esta nueva historia, espero y es guste!

Gracias por leer y comentar!

Pd: como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd2: aquí mis anteriores historias (adaptadas todas):
Wallbanger: http://gleelatino.forosactivos.net/t22310-resueltofanfic-brittanawallbanger-2-rustynailed-adaptada-final

El Affaire López: http://gleelatino.forosactivos.net/t22380-fanfic-brittana-el-affaire-lopez-4-algo-raro-y-preciso-adaptada-epilogo

A los 17: http://gleelatino.forosactivos.net/t22434-resueltofanfic-brittana-a-los-17-adaptada-cap-43-final

Tras el Telón de Pino: http://gleelatino.forosactivos.net/t22474-resueltofanfic-brittana-tras-el-telon-de-pino-adaptada-cap-36-final

Sin Condiciones: http://gleelatino.forosactivos.net/t22505-resueltofanfic-brittana-sin-condiciones-adaptada-cap-47-final

Blonde Girl: http://gleelatino.forosactivos.net/t22520-fanfic-brittana-blonde-girl-adaptada-prologo#538737

Ajuste de Cuentas: http://gleelatino.forosactivos.net/t22532-resueltofanfic-brittana-ajuste-de-cuentas-adaptada-cap-12-fin

Pídeme lo que Quíeras: http://gleelatino.forosactivos.net/t22535-fanfic-brittana-pideme-lo-que-quieras-adaptada-prologo#539712

Mi Mujer: http://gleelatino.forosactivos.net/t22564-fanfic-brittana-mi-mujer-3-confesion-adaptada-cap-35#542092

Sorpréndeme: http://gleelatino.forosactivos.net/t22576-resueltofanfic-brittana-sorprendeme-adaptada-epilogo#543891

Palabras para Ti: http://gleelatino.forosactivos.net/t22583-resueltofanfic-brittana-palabras-para-ti-adaptada-epilogo

Un Vuelo con Escalas: http://gleelatino.forosactivos.net/t22590-fanfic-brittana-un-vuelo-con-escalas-adaptada-cap-33-final#544923

Secretos del Pasado: http://gleelatino.forosactivos.net/t22595-resueltofanfic-brittana-secretos-del-pasado-adaptada-epilogo

En tus Brazos y Huir de Todo Mal: http://gleelatino.forosactivos.net/t22602-resueltofanfic-brittana-en-tus-brazos-y-huir-de-todo-mal-ii-pasion-adaptada-epilogo

Parejas: http://gleelatino.forosactivos.net/t22615p195-resueltofanfic-brittana-parejas-adaptada-cap-41-final#547481

La Chica de Servicio: http://gleelatino.forosactivos.net/t22617-resueltofanfic-brittana-la-chica-de-servicio-3-rindete-adaptada-epilogo-santana

A su Manera: http://gleelatino.forosactivos.net/t22622-resueltofanfic-brittana-a-su-manera-adaptada-cap-50-final

Pídeme lo que Quiéras 4: Y yo te lo Darpe: http://gleelatino.forosactivos.net/t22630-fanfic-brittana-pideme-lo-que-quieras-4-y-yo-te-lo-dare-adaptada-epilogo

Angel de Fuego: http://gleelatino.forosactivos.net/t22633-resueltofanfic-brittana-angel-de-fuego-adaptada-cap-39-fin

Después de Todo: http://gleelatino.forosactivos.net/t22642-fanfic-brittana-despues-de-todo-adaptada-epilogo

Pintando la Luna: http://gleelatino.forosactivos.net/t22644-resueltofanfic-brittana-pintando-la-luna-adaptada-epilogo

La Luna de Media Noche: http://gleelatino.forosactivos.net/t22647-resueltofanfic-brittana-la-luna-de-media-noche-adaptada-epilogo

Amor en Espera: http://gleelatino.forosactivos.net/t22651-resueltofanfic-brittana-amor-en-espera-adaptada-epilogo

Storms: http://gleelatino.forosactivos.net/t22657-resueltofanfic-brittana-storms-adaptada-epilogo

Fue un Beso Tonto: http://gleelatino.forosactivos.net/t22660-resueltofanfic-brittana-fue-un-beso-tonto-adaptada-epilogo

La Luna de Santana: http://gleelatino.forosactivos.net/t22664-resueltofanfic-brittana-la-luna-de-santana-adaptada-epilogo

Con Todo mi Corazón: http://gleelatino.forosactivos.net/t22666-resueltofanfic-brittana-con-todo-mi-corazon-adaptada-epilogo

La Esposa Del Vecino: http://gleelatino.forosactivos.net/t22668-resueltofanfic-brittana-la-esposa-del-vecino-adaptada-epilogo

Dulce Brittany: http://gleelatino.forosactivos.net/t22671-resueltofanfic-brittana-dulce-brittany-adaptada-epilogo

Eres Para Mí: http://gleelatino.forosactivos.net/t22674-resueltofanfic-brittana-eres-para-mi-adaptada-epilogo

Vampira: http://gleelatino.forosactivos.net/t22679-resueltofanfic-brittana-vampira-adaptada-epilogo

Rojo: http://gleelatino.forosactivos.net/t22687-resueltofanfic-brittana-rojo-adaptada-cap-34-final

Retroceder el Tiempo: http://gleelatino.forosactivos.net/t22695-resueltofanfic-brittana-retroceder-el-tiempo-adaptada-epilogo

Dulce Travesura: http://gleelatino.forosactivos.net/t22699-resueltofanfic-brittana-dulce-travesura-adaptada-epilogo

Compañeras: http://gleelatino.forosactivos.net/t22704-resueltofanfic-brittana-companeras-ii-carretera-del-infierno-adaptada-cap-34-y-35-fin

Pequeño Amor: http://gleelatino.forosactivos.net/t22711-resueltofanfic-brittana-pequeno-amor-adaptada-epilogo

Por la Eternidad: http://gleelatino.forosactivos.net/t22718-resueltofanfic-brittana-por-la-eternidad-adaptada-epilogo

Besos: http://gleelatino.forosactivos.net/t22720-resueltofanfic-brittana-besos-adaptada-epilogo

Bambalinas: http://gleelatino.forosactivos.net/t22725-resueltofanfic-brittana-bambalinas-adaptada-epilogo

Razonable: http://gleelatino.forosactivos.net/t22733-resueltofanfic-brittana-razonable-iii-adaptada-epilogo




***************************************************************************************************************************

SE QUE ESTÁN SACANDO MIS ADAPTACIONES, POR "MI" PARTE Y "MIS" ADAPTACIONES NO ME MOLESTA, PERO AL MENOS NOMBREN AL FORO... SI SUBEN OTRO CAPITULO Y NO LO NOMBRAN, "EN CADA CAPITULO QUE SUBAN", VOY A BORRAR MIS ADAPTACIONES Y DENUNCIAR LA ADAPTACIÓN. Saludos =D




Última edición por 23l1 el Miér Abr 12, 2017 12:27 am, editado 1 vez
avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Sáb Ene 07, 2017 9:54 am

Bienvenida de nvo, aqui esperando con calma y paciencia!!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6072
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Tati.94 el Sáb Ene 07, 2017 1:08 pm

Me parce interensante, ya quiero leer los capítulos
avatar
Tati.94
***
***

Femenino Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 22
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Sáb Ene 07, 2017 3:12 pm

Interesante haber como es que llega Britt para hacer tambalear el mundo de San!
avatar
JVM
********-
********-

Mensajes : 759
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Ene 07, 2017 7:08 pm

micky morales escribió:Bienvenida de nvo, aqui esperando con calma y paciencia!!!!!!!



Hola, jajajaja, no bienvenida tu! y gracias por volver jajajajajaja. Basta de eso xq aki t dejo el primer cap! Saludos =D





Tati.94 escribió:Me parce interensante, ya quiero leer los capítulos



Hola, si¿? espero y siga así jajajajajajaaj. Aquí termina tu espera! Saludos =D





JVM escribió:Interesante haber como es que llega Britt para hacer tambalear el mundo de San!




Hola, vamos bn entonces¿? JAjajaajajajajajajajaja siempre lo hace y siempre lo va hacer jajajajaja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Cap 1

Mensaje por 23l1 el Sáb Ene 07, 2017 7:10 pm

Capitulo 1


Era una cálida y tranquila noche de verano en Melbourne, silenciosa salvo por el continuo y relajante canto de los grillos.

La luna bañaba el departamento, de Santana, proyectando caprichosamente su fantasmagórico halo sobre unos y otros objetos.

El departamento formaba parte de un edificio Art Decó rehabilitado, situado en la playa de Saint Kilda. No era grande, pero transmitía sensación de amplitud y luminosidad.

Se componía de un dormitorio y el baño en una entreplanta que creaba un techo más bajo sobre aproximadamente un tercio del área del piso inferior. Debajo estaban la cocina y el lavadero y un pequeño espacio para el televisor y el estudio. El resto del espacio estaba abierto al techo abovedado y se podía disfrutar de una amplia vista del mar desde ambos niveles a través de los grandes ventanales.

Unas sencillas columnas redondeadas soportaban la entreplanta cuyo borde, como el de la barra de la cocina que quedaba justo debajo, era redondeado, siguiendo la curva de la terraza decó que ocupaba todo el ancho del departamento.

El mobiliario era moderno pero de estilo clásico.

La combinación de colores verdes pálidos, grises azulados y blanco imitaba los tonos del mar.

El calor era opresivo, pegajoso.

En la terraza, recostada en una tumbona, estaba Santana, sola. Llevaba un ligero salto de cama de seda. Tenía una pierna doblada, con el talón apoyado en el borde del asiento. El muslo que quedaba descubierto era terso moreno.

El suave salto de cama había resbalado por su hombro y dejaba entrever sus pechos.

No le importaba que fueran las dos y media de la mañana, ya llevaba ahí sentada un buen rato. El suficiente para haberse bebido media botella de coñac y haberse fumado casi todo un paquete de cigarrillos. El cenicero que había en la mesita de al lado rebosaba y ella se sentía bastante bebida.

Pero había esperado hasta entonces y seguiría esperando hasta que Elaine finalmente volviera a casa.

Vivía con Elaine desde hacía casi tres años, pero las cosas no habían ido bien durante los últimos meses.

Su relación no se había recuperado del todo de la aventura de Elaine hacía un año. Santana había intentado perdonarla, pero las cosas no habían vuelto a ser como antes.

Las mejores amigas de Santana le habían aconsejado que se alejase de ella. A la mayoría, nunca les gustó Elaine, con su actitud de niña mimada y sus maneras afectadas.

Algunas la consideraban una barbie.

A pesar de todo, Santana seguía con ella, reacia a romper esta relación que tanto creía necesitar.

Elaine llegó a su vida en un momento en el que Santana había tocado fondo emocionalmente. Llevaba sola dos años desde la muerte de Alexandra, el gran amor de su vida.

Dos años de cerrar la puerta a todo el mundo.

Algún sórdido encuentro de una noche era el máximo nivel de intimidad que lograba soportar. Estaba absolutamente volcada en su trabajo, organizando su nueva agencia, intentado desesperadamente llenar el enorme vacío de su interior.

Elaine, con sus 25 años, rebosando diversión y vitalidad, hizo que Santana volviera a sentirse viva. Había puesto a la morena en su punto de mira y, al final, consiguió seducirla y aliviar así el dolor de su corazón.

Santana dejó que sucediera porque sabía que no podía continuar como hasta entonces. Creyó que volvía a estar preparada para mantener una relación.

Al cabo de poco tiempo, Elaine se trasladó a vivir con ella y fueron bastante felices durante un par de años.

La morena nunca llegó a amar a Elaine como había amado a Alexandra.

Tampoco lo esperaba: no era posible enamorarse tan profundamente de nadie más.

Y ahora, una vez más le atormentaban las sospechas.

Elaine se había mostrado muy distante últimamente.

Apenas paraba en casa, siempre trabajaba hasta muy tarde y eludía con impaciencia las preguntas de Santana.

En el fondo, Santana no quería creerlo.

¿Acaso no le había prometido Elaine que no volvería a ocurrir?

Sin embargo todo parecía apuntar a lo mismo.

Tras considerar la situación durante un tiempo, por fin Santana había decidido afrontar los hechos. Cualquier amor que hubiera sentido por Elaine, se había desvanecido.

Elaine la estaba poniendo en ridículo y, por parte de Santana, la relación estaba acabada.

Pero no pensaba dejar marchar a Elaine sin castigarla.

Estaba muy enfadada y había decidido enfrentarse con ella esa noche y exigirle la verdad.

De repente, de la oscuridad surgieron unos faros que iluminaron la cara de Santana y uno de los escasos coches que se oían en la carretera de la playa giró por la calle que corría a lo largo del bloque de seis apartamentos y subió por la empinada cuesta hacia los garajes de la parte trasera.

Eran las tres menos veinte.

Por fin Elaine había llegado a casa.

Santana continuó sentada en silencio, mirando hacia el mar. Un rayo de luz de luna cruzó su brazo mientras alcanzaba un cigarrillo más. Sintió que un nudo le atenazaba el estómago y que el corazón le palpitaba por la ansiedad.

Esperó hasta oír girar la en la cerradura, entonces, lentamente, se levantó y entró. Desde las sombras, al lado de la cristalera, observaba vio Elaine se deslizaba dentro de casa: se quitó los zapatos charol negro y tacón alto, en un obvio intento de no hacer lo en el parqué.

Admiró, y no por primera vez, las pierde Elaine. Su elegante traje de chaqueta subrayaba sus caderas bien moldeadas y el ajustado top bajo la chaqueta abierta revelaba sus pechos abundantes.

Dejó el maletín en el suelo cuidadosamente al tiempo que se giraba para cerrar la puerta. Las llaves se le resbalaron de las manos y cayeron al suelo con pequeño tintineo.

—Mierda—masculló mientras se inclinaba rápidamente a recogerlas.

Santana dio una larga calada a su cigarrillo y Elaine se resaltó.

—Por Dios, Santana, ¿qué diablos estás haciendo aquí? Me has dado un susto de muerte—se acercó unos pasos, moviéndose como si se estuviera armando de valor para un enfrentamiento.

Se tocaba el colgante que llevaba al cuello, haciéndolo correr de un lado a otro de la cadena.

Santana, con una voz ronca fruto de la ira, el brandy y el tabaco, dijo:

—Hace horas que te espero. ¿Dónde estabas? Son las tres menos cuarto.

—Ya te había dicho que tenía que trabajar hasta tarde. Había preparar un caso de litigio muy importante—el tono de Elaine sonaba defensivo incluso para ella misma.

Deseó que su en segura enmascarara el miedo que sentía.

Le sudaban las manos.

Entró, se quitó la chaqueta y la lanzó descuidadamente sobre silla. La luz de la luna le iluminó la cara de pleno. Echó a atrás su castaña melena con el gesto que Santana siempre encontraba tan sensual.

Si conseguía rodear a Santana con sus brazos, abrazarla y besarla en el cuello, como a ella le gustaba, probablemente superaría la situación.

Normalmente, era así como se salía con la suya.

Vio que morena jugueteaba con el anillo del dedo corazón de la mano izquierda, haciéndolo girar nerviosamente.

Elaine le dirigió una sonrisa seductora y dijo:

—¿No vas a abrazarme, cariño? Estoy destrozada y quiero irme a dormir.

Pero la fría y determinada mirada de Santana mantuvo la barrera entre ellas.

La pelinegra dio otra calada al cigarrillo y se giró. Se quedó entre las puertas abiertas de la terraza, mirando a la oscuridad.

—¿Quién es ella, Elaine? Sé que estás saliendo con alguien y quiero saber quién es.

Elaine, presa del pánico, notaba que la situación se le escapaba de las manos.

—No seas tonta, cariño. He estado trabajando. Ya sabes que he de estar cuando me necesitan. ¿Qué se supone que le he de decir a mi jefe cuando me pide que me quede más horas? «Lo siento, pero no puedo porque mi novia me monta una escena de celos si no llego a casa a la hora». Ya sabes que el mundo de los abogados es muy competitivo y que si en la empresa no rindo al 150%, es poco probable que me ofrezcan un puesto cuando acabe la carrera, ¿no?

Santana no contestó y Elaine creyó que había ganado terreno. Añadió cariñosa:

—Tú quieres que me vaya bien, ¿verdad, cariño?

Elaine era ambiciosa y muy trabajadora.

Estudiaba Derecho a tiempo parcial y trabajaba como secretaria personal del socio principal de un prestigioso despacho de abogados. Santana dijo que para ella no era ningún problema que de vez en cuando se quedara trabajando hasta tarde; también pasaba a menudo en su propio negocio.

—Nunca he oído hablar de un despacho de abogados que se pase la noche trabajando tan a menudo como el tuyo, y sólo para preparar los casos corrientes. Es mentira, Elaine. Así que dime dónde estabas—hablaba con voz monótona.

Estaba claro que no se iba a derrumbar.

Elaine ya había notado el olor a alcohol y vio la botella y el vaso en la mesa de fuera.

Pasó al ataque.

Levantó la voz y se dirigió a la erguida espalda de Santana como un muro.

—Santana, has bebido demasiado y no tiene ningún sentido que continuemos esta conversación ahora, así que me voy a dormir—tras eso, se giró, recogió la chaqueta de la silla, agarro el maletín y empezó a subir la escalera de caracol de hierro negro hacia la habitación.

Necesitaba una ducha.

Santana levanto la voz hacia la sombra de Elaine que se retiraba:

—Te he estado llamando: he llamado a tu línea directa, he llamado a la línea de tu jefe, he llamado a la centralita. Llame a las nueve, a las diez, a media noche y otra vez a la una. No estabas ahí, Elaine—su voz se alargó en estas últimas palabras como si ahogara un sollozo.

Elaine quedo helada y un escalofrió le recorrió la columna.

No valía la pena seguir mintiendo.

Santana no la iba a perdonar esta vez.

Se había acabado.

Vencida y enfadada soltó la última confesión.

—De acuerdo, Santana. Tengo una aventura. De verdad quieres saber con quién? Vale, espero que estés preparada para esto—hizo una pausa y miro la silueta de la pelinegra en la puerta de la terraza; no se había movido.

Sintió pánico al pensar el impacto de lo que le iba a decir. Apretó los puños e inspiro profundamente.

—Es Sam Evans.

Santana parecía a punto de desmayarse.

Hubo un terrible silencio, solo roto por el constante zumbido de fondo de los grillos. Lentamente, se dirigió hacia el sofá donde se desplomo entre sus almohadones antes de recuperar un hilo de voz apenas más alto que un susurro.

—¿Has estado follando con un tío? Es increíble. Tu eres lesbiana. Desde cuando te interesan los hombres? Todo este tiempo… mientras has estado viviendo conmigo…—su voz se fue apagando.

Elaine sintió necesidad de intentar justificarse, aunque fuera una pérdida de tiempo.

—Por el amor de Dios, Santana, no soy la primera mujer que se acuesta con su jefe para promocionarse. De acuerdo, no es algo de lo que estar orgullosa, pero en la abogacía las mujeres necesitan toda la ayuda posible—se quedó en las escaleras, a la espera de una respuesta.

Santana doblo las rodillas hasta ponerlas bajo la barbilla y las abrazo con fuerza como si intentara desaparecer hecha una bola diminuta.

Pasaron unos momentos antes de que volviera a hablar, en tono moderado.

—Te quiero fuera de mi casa mañana por la noche. Quiero que te lleves todas tus cosas y no quiero volver a verte jamás. En toda tu vida—sin una sola lagrima en los ojos, era evidente que estaba conmocionada.

Elaine subió las escaleras furiosa y Santana la oyó dar un portazo en el baño. Se quedó en el sofá, con la cabeza sobre las rodillas y dejo que las lágrimas rodaran deliberadamente. Se acuno suavemente, intentando calmar el agudo dolor de su pecho.

Era peor de lo que había imaginado.

¿Cómo podía haberse equivocado tanto al juzgar el carácter de Elaine?

¿Y porque habría permitido que esta relación ficticia se alargara penosamente?

Se estiro en el sofá.



Finalmente, sobre las cuatro, con la ayuda del brandy que había tomado antes, se dejó llevar por el sueño.



*************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D


avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Sáb Ene 07, 2017 8:04 pm

Esa Elaine siempre y por siempre sera una p....
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6072
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Dom Ene 08, 2017 2:28 am

Pues Elaine en su momento fue una bocanada de aire nuevo para San, sin embargo esta nunca se comprometió con la relación ni con la morena, y es hasta este segundo engaño que San dijo hasta aquí, lo que tuvo que hacer desde un principio solo que se aferro a lo que tenia aunque no fuera lo mejor, pero ya abrió los ojos. Y pues Ahora tiene otra oportunidad de empezar de cero
avatar
JVM
********-
********-

Mensajes : 759
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Dom Ene 08, 2017 6:36 pm

Interesante comienzo!!!!!
Veremos como sigue!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4130
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Dom Ene 08, 2017 7:10 pm

micky morales escribió:Esa Elaine siempre y por siempre sera una p....



Hola, si ¬¬ esk tienes q estar ai ¬¬ jajajajaajajajaj xD jajajajajajaajajja. Saludos =D





JVM escribió:Pues Elaine en su momento fue una bocanada de aire nuevo para San, sin embargo esta nunca se comprometió con la relación ni con la morena, y es hasta este segundo engaño que San dijo hasta aquí, lo que tuvo que hacer desde un principio solo que se aferro a lo que tenia aunque no fuera lo mejor, pero ya abrió los ojos. Y pues Ahora tiene otra oportunidad de empezar de cero



Hola, no puedo estar mas de acuerdo con tu gran comentario. Creo q san ya dio su segunda oportunidad a eleine y ella jamas las aprovecho o las valoro, asik ahora ha volar! jajajajajajaja. Si, y xq no con una linda rubia¿? jajajajaja. Saludos =D





monica.santander escribió:Interesante comienzo!!!!!
Veremos como sigue!!!
Saludos




Hola, si¿? osea q vamos bn, no¿? jajajajajaj. Aquí el siguiente cap para saber mas! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 23l1 el Dom Ene 08, 2017 7:12 pm

Capitulo 2


Santana se despertó sobresaltada.

Se sentó y se llevó las manos a la cabeza, que le martilleaba. Tenía los párpados pegados y un sabor horrible en la boca.

Podía oír a Elaine trasteando en la cocina, fuera de su vista.

Como no quería ni verla ni hablar con ella esa mañana, se levantó del sofá y se dirigió a las escaleras a toda la velocidad que le permitía un calambre en la pierna. En cuanto cerró la puerta del baño a su espalda, se miró al espejo para evaluar los daños.

No tenía buen aspecto: los ojos rojos e hinchados y manchas en la cara.

Gracias a Dios, alguien ha inventado el maquillaje—pensó.

Cuando buscaba el enjuague bucal en el armarito de debajo del lavabo, vio el reloj que había en el banco: eran las ocho y media.

Recordó de golpe que era viernes y que aquella mañana ella y su socio, Artie, tenían que llevar a cabo la presentación de una nueva campaña. Se le aceleró el pulso, se sentía aterrorizada, desorientada.

¿Cómo iba a hacerlo?

La cabeza le martilleaba y ni siquiera podía pensar con claridad.

Se consoló un poco pensando que el encuentro no era hasta las once.

Gracias a Dios, así tendría algún tiempo para organizarse.

Se enjuagó la boca hasta que le dolió. Luego atacó los dientes vigorosamente con el cepillo. Mientras abría el grifo de la ducha, oyó con alivio cómo se cerraba la puerta de la calle.

Ahora que Elaine se había ido, se podría tranquilizar un poco, pero tenía que darse prisa.

El contacto con el agua caliente hizo que empezara a sentirse casi humana de nuevo. No era el momento de profundizar en los sucesos de la noche anterior, necesitaba concentrarse al máximo en todo el trabajo que tenía que hacer durante el día.

En el vestidor, escogió la ropa para la presentación de aquella mañana.

Eligió un traje de lino color crudo que combinaba con una falda ajustada, unos dedos por encima de la rodilla, con una chaqueta lisa de líneas amplias.

Abrochó los botones suficientes para no tener que llevar camisa debajo. Le quedaba bien en contraste con la piel morena.

Se puso una sencilla cadena de oro alrededor del cuello y unos pendientes pequeños, también de oro.

Con las medias puestas, deslizó los pies en unos zapatos de salón negros, de tacón alto y se dirigió hacia el espejo para examinar el resultado.

A parte del maquillaje, que podía esperar hasta que llegara a la oficina, tenía un aspecto presentable.

Se pasó las manos por el pelo, largo y oscuro, y suspiró cansada. Le esperaba un día lleno de retos y tendría que esforzarse para superarlos.

Se puso el reloj y los anillos que siempre llevaba y se dirigió al piso de abajo.

Mientras se tomaba un par de analgésicos con el café, pensaba en lo afortunada que era de poder contar con un socio como Artie.

En un día como aquel, en el que no se sentía precisamente dinámica, sabía que podía confiar en él para que supliera sus deficiencias y la ayudara a mantener el buen humor.

Mientras cerraba la puerta del departamento y se dirigía hacia el garaje donde estaba su viejo Mercedes, conservado con el máximo cuidado, recordó con una sonrisa algo que Artie le decía a menudo:

—Lo que yo te diga socia, tu aspecto despampanante es lo que hace que nos ganemos a los clientes, no nuestro talento. Al final, es lo único que les importa a esos desgraciados. Sin ti, estaría perdido. Dios sabe que soy más feo que un pecado.

El negocio se llamaba Adworks.

Santana y Artie habían trabajado antes juntos durante bastantes años llevando algunas cuentas importantes de una gran agencia internacional.

Se sentía cómoda y relajada con él y Artie era un director de cuentas sensacional.

Le gustaba su entusiasmo contagioso y su energía.

Tenía una mente rápida y los pies en el suelo. Siempre llamaba a las cosas «por su puto nombre».

Santana era directora de grupo creativo cuando, hacía tres años, Artie le había propuesto la idea de formar una sociedad. Se dio cuenta de que era la oportunidad que estaba esperando.

Tenía 28 años y estaba cansada de trabajar para otros. Sabía que ella y Artie trabajaban bien juntos y que él era un socio digno de confianza.

Durante un tiempo, fue un trabajo muy duro, pero ahora el negocio iba bien y últimamente el horario era más regular.

Cuando lo necesitaban, contrataban a trabajadores free-lance para que redactaran textos y les ayudaran con las ideas y los diseños. El único personal fijo que necesitaban era un ayudante para que se encargara de diversas tareas que incluían contestar el teléfono, escribir a máquina, y atender a las visitas.

Desafortunadamente, la mujer que ocupaba ese puesto desde que empezaron lo había dejado hacía poco para viajar al extranjero. Era maravillosa y todos los intentos de sustituirla habían sido infructuosos.

No disponer de ayudante en este período de tanto trabajo estaba haciendo las cosas más difíciles.

La oficina era pequeña y estaba en un moderno edificio de oficinas situado en un barrio de moda del centro de Melbourne.

Mientras subía el tramo de escaleras hasta Adworks, Santana volvió a pensar que la semana siguiente, cuando las cosas se hubieran calmado un poco, debía dedicar tiempo a encontrar un ayudante. Cayó en la cuenta, y eso la irritó, de que, además de otras muchas cuestiones más importantes, tendría que preparar la sala de juntas y hacerse cargo de los cafés para la reunión de esa mañana.

Artie nunca recordaba esos detalles.

Por eso, se quedó atónita cuando cruzó el umbral y vio a una mujer joven, de unos veinte tantos años, sentada tras el mostrador de recepción. Tenía la cabeza bajada y estaba hojeando una revista.

Santana se paró en seco, preguntándose quién diablos sería, cuando un gran globo de chicle rosa empezó a salir lentamente de la boca de la mujer. Alcanzó un tamaño enorme antes de romperse con un ruido sordo y ser succionado de nuevo para ser preparado para el próximo globo.

Santana se aclaró la garganta y se dirigió hacia el mostrador. La mujer levantó la mirada y rápidamente, con experiencia, se puso el chicle en la parte trasera de la boca mientras le sonreía.

—Hola, tú debes de ser Santana. Soy Sugar.

—¿De dónde has salido?—preguntó con sequedad.

—Artie me contrató. Es amigo de mi papá—contestó alegremente.

Santana sintió que la rabia la invadía ante la idea de que Artie hubiera contratado a alguien sin consultarle.

Tras mascullar:

—¡Ah!, ¿sí?—se encaminó a su despacho pasando antes por la cocina para conseguir un café. Cerró la puerta y se dejó caer en la silla.

La última cosa de la que quería ocuparse aquel día era de una ayudante nueva y fuera de lo corriente, contratada a sus espaldas.

Revisó su escritorio.

Aún había cosas que preparar antes de las once y quedaba poco más de una hora. El recuerdo de su ruptura con Elaine la noche anterior le vino inoportunamente a la cabeza y no pudo evitar deshacerse en un mar de lágrimas.


Unos minutos después Artie entró en su despacho.

—Gracias a Dios que ya llegado. ¿Dónde estabas?—entonces hizo una pausa y la miró a la cara—¿Qué te ha pasado? ¡Tienes un aspecto horrible!

—Muchas gracias—dijo mientras encendía un cigarrillo y bebía otro trago de café—Y ¿quién diablos es esa niña del chicle que hay ahí fuera?

Artie se sentó en una silla al lado del escritorio de Santana. Parecía bastante incómodo cuando se explicó:

—Bueno, el otro día estaba hablando con un amigo y le explicaba cuánta falta nos hacía un ayudante y... bueno, dijo que su hija podría hacerlo sin ningún problema. Por lo que parece, ella tenía dificultades para encontrar un trabajo. Así que yo, bueno, ya ves... ¿qué podía decirle?

Escoger a los empleados adecuados no era una de las especialidades de Artie y habían acordado que sería ella quien se encargaría de ese tipo de selección.

Ella le contestó con irritación:

—Podrías haberle dicho que tenías que hablarlo con tu socia. Y no es, ninguna sorpresa que tenga dificultades para encontrar trabajo.

La característica más destacable de Sugar, aparte de su habilidad para hacer globos de chicle, era su voz chillona y exuberante alegría.

Santana también había alcanzado a ver que llevaba mallas negras bajo un vestido rojo de tirantes, corto y ceñido, a juego con sus zapatos rojos de plataforma.

Artie, avergonzado, murmuró:

—Si, bueno, yo no sabía que tenía este aspecto, ¿vale?

Santana continuaba mirándolo fríamente.

—¿No podemos tenerla a prueba unos pocos días? Si es un caso desesperado, nos desharemos de ella, ¿de acuerdo?

—Sí. Y supongo que seré yo quien tenga que encargarse de echarla—apartó la mirada rápidamente, pero sabía que él había visto las lágrimas en sus ojos.

—¿Quieres que hablemos de lo que te preocupa, socia?—preguntó con delicadeza.

Ella se miraba fijamente la mano mientras hacía girar uno de sus anillos en el dedo, intentando mantener la compostura.

—Elaine y yo nos hemos separado y hoy estoy un poco hecha polvo. Estaré bien en cuanto haya dejado esto preparado para la reunión.

—¡Mierda!, San, lo siento—se quedó ahí, sintiéndose impotente—Bien. Te dejaré trabajar...—se giró para irse—Por cierto ¿ya ha vuelto de fotocomposición el material gráfico?

Santana recordó de golpe que eso era lo primero que debería haber hecho.

Tendría que haberlo comprobado nada más llegar.

—¡Cielos, no! Aún no lo tenemos.

—No te preocupes, yo me encargo de ello—dijo Artie al cerrar la puerta.

Mentalmente, Santana se abroncó por no haber sido más meticulosa. Acostumbraba a ser muy organizada, pero, últimamente, los problemas con Elaine habían afectado a su concentración.



En cuarenta y cinco minutos Santana lo tuvo todo a punto.

Consiguió diez minutos para maquillarse y perfumarse y sintió que había recuperado el control.

Llamó a Sugar y le pidió que se encargara de los cafés para la presentación y que estuviera pendiente de la visita del Sr. Puckerman de Judía Foods.

—Artie te indicará cómo prepararlo todo—añadió sonriéndose a sí misma.

Entonces llamaron a la puerta.

Gracias a Dios—pensó—Brittany está aquí con el material gráfico.

Brittany Pierce era una dibujante publicitaria que trabajaba para una pequeña empresa de composición proveedora de compañías de publicidad.

Aunque estaba contratada como tipógrafa, a menudo le pedían que se encargara de todo el diseño.

Santana tenía en gran consideración el trabajo de Brittany. Tenía talento y siempre pedía que fuera ella quien se encargara de los trabajos de Adworks.
Que fuera lesbiana y muy atractiva tampoco era precisamente un problema; a Santana le gustaba Brittany y la consideraba eficiente y simpática.

Hasta ahí llegaba su interés.


**********


Para Brittany la situación era muy diferente.

No podía apartar los ojos de la morena desde que la vio por primera vez, un año atrás, y le pareció que era increíblemente hermosa.

Le encantaba trabajar con Santana y esperaba con ilusión los trabajos para Ádworks.

La atracción que sentía por la más baja había aumentado con el tiempo, hasta tal punto que fantaseaba con ella constantemente.

Pero no tenía la suficiente seguridad en sí misma como para hacer algo en este sentido. También tenía sus dudas sobre si Santana, a quien consideraba una mujer sofisticada de 28 años, estaría interesada en alguien de veintitrés.

—Hola Britt—dijo Santana con una deslumbrante sonrisa, mientras abría la puerta—Lleve un poco de retraso esta mañana, así que sólo podremos echarle una mirada rápida. De todos modos, estoy segura de que estará perfecto, como siempre.

Hizo un gesto a Brittany para que se sentara a la mesa mientras revisaban los diseños. Ella se quedó de pie y se inclinaba hacia la rubia cuando ésta le comentaba algunos detalles.

Santana no tenía ni idea del efecto que estaba produciendo en Brittany, que encontraba muy difícil concentrarse con la cara a tan poca distancia de los pechos de la morena.

Oler su perfume, escuchar esa voz acariciante justo por encima de su cabeza y mirar sus bien cuidadas manos señalando cosas en el papel hicieron que a Brittany se le quedara la boca seca y titubeara más de una vez; se moría por tocar a Santana.

Su imaginación continuó yendo a la deriva y se imaginaba a sí misma besando esa boca tan carnosa sexy y tan tentadoramente cercana.

Demasiado pronto, Santana dijo:

—El trabajo es genial, Britt, justo lo que quería. Gracias una vez más por tu aportación. Sin duda, tus ideas han marcado la diferencia. Como siempre, un gran trabajo. Te debo una comida.

¡Dios mío, que sea verdad!—pensó Brittany mientras Santana abría la puerta.

Brittany se paró en el umbral. Con los dedos, se peinó el cabello, largo y rubio, apartándolo de la cara; una manía que gustaba a Santana, que le sonreía, evidentemente complacida de que el trabajo hubiera salido bien.

Sus ojos azules miraron fijamente a los oscuros de Santana con una franqueza que la morena encontraba arrebatadora.

—Buena suerte con la presentación—dijo Brittany mientras se iba.


**********




A las once en punto Artie asomó la cabeza por la puerta.

—Puckerman está aquí. Empezaremos por los números, como de costumbre. Puedes venir para tu parte dentro de un cuarto de hora, ¿vale?

Santana asintió.

—Buena suerte, Artie.

—Por cierto—añadió Artie—, No podré llevarle a comer. Me ha llamado Finn para una campaña urgente. Tengo que ir a verlo en cuanto acabe con esta reunión. Lo siento.

—No puedes hacerme esto, Artie. No creo que hoy pueda arreglármelas a solas con él—le suplicó Santana.

Artie se encogió de hombros en un gesto de impotencia.

—Lo siento, socia, no puedo ayudarte. Lo harás muy bien—dijo con una sonrisa mientras se iba hacia la reunión.

Puckerman era un cliente difícil, pero la presentación fue un éxito: las inteligentes propuestas de Santana para la impresión combinadas con la contabilidad creativa y las respuestas rápidas de Artie, hicieron que consiguieran la campaña.


Después celebraron la victoria con un abrazo en el despacho de Santana, antes de que ella recogiera las llaves y el monedero y saliera a comer con el cliente.

Esperaba poder salir tan airosa de la comida como de la presentación. El cliente era un hombre egocéntrico y aburrido que intentaba seducir descaradamente a toda mujer con la que se encontraba y Santana no estaba de humor para aguantar a un hombre así clavando la mirada en su escote durante las dos horas siguientes.



No volvió hasta las cuatro y media.

Noah Puckerman había pedido vino una y otra vez mientras explicaba interminablemente y con entusiasmo cómo y con cuánta habilidad había levantado de la nada su exitoso negocio.

Ella intentó beber lo mínimo, aunque sin ofenderle, pero había bebido lo suficiente para sentirse algo achispada.

Oyó un chasquido familiar al entrar en el vestíbulo y se encontró con Sugar que mascaba chicle como una loca y le alargó sus mensajes telefónicos.

—Gracias, Sugar.

Tengo que hacer algo con esta chica—pensó mientras se dirigía a su despacho.

Artie la estaba esperando con una botella de champán.

—Somos geniales, socia—dijo Artie mientras servía el champán—Estuviste fantástica en la reunión, especialmente teniendo en cuenta que esta mañana estabas hecha mierda—le alargó un vaso.

—Gracias—dijo Santana con una sonrisa—, Ya sabes cómo va: una vez empiezas, puedes poner el piloto automático; no es más que otra actuación.


Tras haber revivido cada uno de los momentos gloriosos de la presentación y todos los detalles graciosos de la comida, Artie se fue a casa.

Santana llamó entonces a Quinn, su mejor amiga, que le había dejado un mensaje.

Quinn trabajaba en una oficina en la ciudad y aún estaba ahí.

—Con Rach nos hemos enterado de lo que ha pasado con Elaine—dijo.

Se ha extendido como un reguero de pólvora gracias a sus amigas.

—¿Cómo te sientes, querida?

A medida que el día avanzaba, la situación con Elaine había quedado relegada a un segundo plano en la mente de Santana. Ahora, al oír la voz de Quinn cariñosa y comprensiva, los ojos de Santana se llenaron de lágrimas.

—Dios mío, Quinn, no sé cómo me siento. Creo que aún estoy en estado de shock. Creía estar preparada para un enfrentamiento, lista para terminar con la relación, pero todavía me cuesta creer lo que me dijo. Gracias por telefonearme. Te iba a llamar esta noche, en todo el día no he tenido ocasión.

—Pobrecita
—dijo Quinn compasiva—Deja que te lleve a cenar esta noche. Rach está donde sus padres, seremos solo nosotras

Quedaron en encontrarse una hora después en un bar restaurante muy conocido y regentado por lesbianas, llamado The Three Sisters.





*************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D


avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Dom Ene 08, 2017 8:21 pm

Pero que la deje a la tontona esa!!!!!!! Lo mejor que le puede pasar a San!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4130
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Dom Ene 08, 2017 8:23 pm

Y ahi esta su amiga Quinn para ayudar a San a sobrellevar la traicion de la Elaine, a ver cuando se fija bien en Britt!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6072
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Dom Ene 08, 2017 10:55 pm

hola morra,...

que bueno que san se saco de encima a la flacucha,..
bueno a britt ya la tiene encantada es poco jajaja
a ver como van las cosas ahora,... mas con san  su nueva vida??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4629
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Dom Ene 08, 2017 11:40 pm

monica.santander escribió:Pero que la deje a la tontona esa!!!!!!! Lo mejor que le puede pasar a San!!!
Saludos



Hola, si!!! ya fue! chau! SI!!!! asi encuentra a britt... digo yo jajajaja. Saludos =D





micky morales escribió:Y ahi esta su amiga Quinn para ayudar a San a sobrellevar la traicion de la Elaine, a ver cuando se fija bien en Britt!!!!




Hola, siii, si las quinntana son lo mejor... en amistad obvio jaajajajajaja. Ahora ya!, digo yo jajajajaaj. Saludos =D





3:) escribió:hola morra,...

que bueno que san se saco de encima a la flacucha,..
bueno a britt ya la tiene encantada es poco jajaja
a ver como van las cosas ahora,... mas con san  su nueva vida??

nos vemos!!!



Hola lu, si!!! ahora puede ir por la rubia! espero jajaajajaj. JAjaajajajaj esk son los efecto latinos ajajajjaja. Esperemos y bn xD mmm solo le da mas posibilidades a las brittana, no¿? Saludos =D



avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Cap 3

Mensaje por 23l1 el Dom Ene 08, 2017 11:41 pm

Capitulo 3


Cuando Santana llegó al Sisters, tal como llamaban informalmente al bar, se sentía sorprendentemente relajada.

Quizás fuera a causa del alcohol que había bebido durante el día, pero sentía deseos de dejar a un lado el pasado.

Quería pasárselo bien con Quinn aquella noche.

El champán de Artie y su éxito la habían puesto de buen humor.

Ya había un buen número de mujeres sentadas en las mesas de la parte delantera, donde se servía comida sencilla pero de calidad. Santana dejó atrás las mesas y se dirigió a la barra, al fondo.

Podía notar cómo la miraban las otras mujeres y pensó que era a causa de su traje de chaqueta; la verdad es que llamaba la atención entre tantas camisas de cuadros y tejanos.

Quinn ya estaba sentada en la barra esperándola.

Con los mismos años que Santana, Quinn tenía un carácter vital y maliciosos ojos verdes y su pelo de color rubio que le llegaba hasta los hombros.

Tenía muchos amigos, aunque Santana sabía que el haber estado en pareja con Rach durante mucho tiempo no hacía que su amistad se viera perjudicada.

Fue al encuentro de Santana y se abrazaron cariñosamente.

—Toma esto, Tana, te sentirás mejor—decía Quinn ofreciéndole a Santana un dry martini que ya había pedido para ella.

La morena rió al coger el vaso.

—Gracias, pero te aseguro que no lo necesito: llevo bebiendo todo el día, por no hablar de anoche.

—Bueno, cojamos los vasos, vayamos a una mesa y pidamos algo de comer antes de que te desmayes.

Santana y Quinn habían pasado por muchas cosas juntas.

Se conocían desde hacía catorce años, cuando la que era amante de Quinn trabajaba con Santana y la morena y Alexandra apenas llevaban juntas un año.

Las cuatro se hicieron amigas y supuso un duro golpe para todas que, un año después, la compañera de Quinn la dejara de pronto por otra mujer y se trasladara a vivir a Sydney.

Santana y Alex fueron un gran apoyo para Quinn y con el tiempo se unieron mucho.

De repente, unos años después, la vida de Santana se hizo añicos.

El día después de celebrar su décimo aniversario, Alex murió en un accidente.

Todos los amigos de Santana fueron un consuelo, pero fue Quinn quien realmente la ayudó a rehacer su vida.

La pelinegra no estaba segura de haber sido capaz de superar los dos difíciles primeros años —hasta que apareció Elaine — de no haber contado con la amistad y el cariñoso apoyo de Quinn.

Cómodamente sentadas comiendo focaccia, Santana detalló los sucesos de la noche anterior.

Quinn casi se atraganta con lo que estaba comiendo.

—¿Que se tiraba a su jefe? Eso sí que no me lo había dicho ningún pajarito. Siempre me había parecido una pequeña zorra oportunista, pero no creía que ni siquiera ella fuera a caer tan bajo.

—Sí. Bueno, no creo que piense propagar este detalle a los cuatro vientos—dijo Santana y tomó un trago de agua helada—Si te he de decir la verdad, me siento como si me hubiera quitado un peso de encima.

Quinn, con los codos apoyados en la mesa, contemplaba la situación. Tenía la cabeza levemente inclinada y se estiraba suavemente del lóbulo de la oreja, como hacía siempre que estaba pensando.

—¿Sabes, cariño?, estoy contenta de que te hayas decidido a llevar las cosas hasta el final. Hacía meses que no eras feliz, ya era hora de que dieras algún paso.

Santana asintió.

—Sí, debería haberlo dado hace un año, pero supongo que me faltó valor. Incluso ahora, no puedo evitar recordar los buenos momentos y me gustaría poder hacer retroceder el tiempo—encendió un cigarrillo y jugueteó con su encendedor dorado—Pero tienes razón, ya era hora de dar algún paso, aunque va a ser raro volver a vivir sola.

Los ojos de Quinn brillaron mientras le sonreía:

—Ahora eres una mujer libre. Puedes volver a disfrutar de la vida. Ya sabes, al estar con mi enanita no te puedo acompañar, pero tienes todo mi apoyo.

Se hacía tarde.

Quinn se desperezó y miró el reloj.

—Tendría que empezar a retirarme, querida.

—Ya, creo que es hora que llames a tu enanita, ¿no?—se bulo Santana—Yo estoy cansadísima, pero creo que me quedaré un rato más. Quiero asegurarme de que no me encuentro a Elaine en casa. Esta noche ha de recoger sus cosas.

Se desearon buenas noches y cuando Quinn se fue, Santana volvió a la barra. Estaba un poco achispada y le apetecía otra copa. Instalada en su taburete, con un combinado de vodka y tónica en la mano, inspeccionó el local.

Como era viernes por la noche, empezaba a estar muy concurrido; habían subido la música y esto junto con las conversaciones animadas y las risas provocaba un estruendo considerable.

Sumida en sus pensamientos, se sobresaltó cuando notó una mano que le tocaba el hombro con delicadeza. Se giró y se encontró con la cara sonriente de Dani Johannson.

—Me acabo de enterar de que Elaine y tú se han separado. ¿Estás bien?—Dani acercó un taburete y se sentó al lado de Santana.

Santana sonrió:

—Cómo vuelan las noticias en esta ciudad, ¿no? Estoy bien, gracias.

Dani también sonrió:

—Y ya vagas de bar en bar buscando un plan.

Entre risas, Santana respondió:

—No creas. De hecho, debería irme a casa. Ha sido un día muy largo.

—Por lo menos, deja que te invite a una copa antes de irte—dijo Dani con su voz profunda y acariciadora.

Santana dudó un momento y miró a Dani.

Sus ojos marrones, persuasivos, sostuvieron su mirada. Con gesto de seguridad en sí misma, se pasó la mano por el pelo largo y rubio. A Santana le gustaba el aspecto alborotado que tenía y su sonrisa era cautivadora.

—¿Sí? —preguntó Dani.

También con una sonrisa, Santana respondió:

—Sí, ¿por qué no?

Había conocido a Dani en una fiesta hacía un par de años. Se había fijado en una mujer bajita y de buen aspecto que la miraba sonriente durante un rato hasta que, cuando Santana se quedó sola, encontró la ocasión de acercarse a ella y presentarse.

A Santana le fascinaron su seguridad y sus modales francos, y que fuera consciente de su atractivo sexual.

Dani coqueteó con ella abiertamente y le propuso que salieran juntas. Santana rehusó cortésmente y le explicó que tenía una relación con Elaine.

De todos modos, eso no pareció enfriar el interés de Dani y flirteaba con ella cada vez que se encontraban en cualquier punto de la ciudad.

Nunca pareció importarle lo más mínimo que Santana tuviera pareja e insistía descaradamente h pedirle una cita.

Desde que la conoció, todo el mundo le hablaba de su reputación de mujeriega. Como no había tenido nunca una relación seria, se decía de ella desdeñosamente que utilizaba el sistema de «usar y tirar».



Sostuvieron una agradable charla durante la siguiente media hora y Santana se dio cuenta de que disfrutaba con su compañía y con su insinuante coqueteo.

Recordó que ahora era soltera y que, como había dicho Quinn, ya era hora de divertirse un poco.

Empezaba a notar los efectos acumulados del alcohol que había tomado durante el día y de la falta de sueño de la noche anterior, así que decidió que era hora de irse.

—Podríamos quedar para tomar algo un día de estos, o quizás para cenar—dijo Dani.

—Estaría bien—contestó Santana sonriendo.

Se levantó para marcharse y, de pronto, se sintió algo mareada. Dio un traspiés y se llevó una mano a la cabeza. Al momento, los fuertes brazos de Dani la rodeaban sujetándola firmemente.

En algún lugar de su confusa mente, Santana era consciente de que le gustaba sentir los brazos de Dani a su alrededor. Los labios de Dani rozaron su mejilla y notó una sensación que hacía meses que no sentía: los primeros indicios de deseo.

Se quedó entre sus brazos un poco más de lo necesario, antes de apartarse de ella.

Rechazó educadamente el ofrecimiento de Dani de llevarla hasta casa y, logrando apenas retirarse con dignidad, llamó a un taxi y se fue a casa.

Eran las once y media cuando entraba en su departamento oscuro.

Para su alivio, no había ni rastro de Elaine y una rápida ojeada le indicó que ya se había llevado sus cosas.

Se había ido.

Echó una mirada a la cama aún deshecha en la que había dormido Elaine la noche anterior. La almohada tenía esa forma estrujada que le daba Elaine cuando la abrazaba durante el sueño.

El recuerdo de los momentos felices y el impacto del final de la relación volvieron a golpearla. Las lágrimas se desbordaron y trazaron surcos por sus mejillas.

Deshizo la cama y volvió a hacerla con sábanas limpias de algodón adamascado. Se dio una larga ducha caliente y pensó que mejor se tomaba las cosas con calma durante un par de semanas.

Dani Johannson le había parecido muy atractiva aquella noche, pero, sin duda, necesitaba poner orden en su mente antes de empezar a pensar en salir con alguien; tenía que hacer un montón de cambios en su vida.

Tenía que acordarse de recoger el coche de la oficina al día siguiente, pensó mientras se metía en la cama. En cuestión de segundos estaba profundamente dormida.




*************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Lun Ene 09, 2017 1:35 am

Que no elija a la rubia equivocada!!
Dani es sólo para pasar el rato pero para algo serio Britt que la quiere en secreto y no sabe como acercarsele !!
Espero elija bien !! Jajaja
avatar
JVM
********-
********-

Mensajes : 759
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Lun Ene 09, 2017 9:31 am

Pienso lo mismo, espero de verdad que no elija a la rubia equivocada, Dani sirve para un pasatiempo, pero Brittany tiene que ser la definitiva!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6072
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Lun Ene 09, 2017 7:17 pm

JVM escribió:Que no elija a la rubia equivocada!!
Dani es sólo para pasar el rato pero para algo serio Britt que la quiere en secreto y no sabe como acercarsele !!
Espero elija bien !! Jajaja



Hola, noo!!! osea tiene que estar con al rubia, pero de ojos azules!!!! Aiii esas rubias estan volviendo loca a la morena jajajajajaajjaja. Espero y la rubia correcta demuestre sus sentimientos! Espero lo mismo! Saludos =D





micky morales escribió:Pienso lo mismo, espero de verdad que no elija a la rubia equivocada, Dani sirve para un pasatiempo, pero Brittany tiene que ser la definitiva!!!!




Hola, nooo, espero y no, osea su rubia es de ojos azules! Jajajajajajajaja ambas rubias son importantes, pero repito la mejor es al de ojos azules! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Cap 4

Mensaje por 23l1 el Lun Ene 09, 2017 7:19 pm

Capitulo 4


Era miércoles.

Habían pasado casi dos semanas desde que Elaine se fue y Santana estaba cenando con sus amigas Quinn, Rachel, Kitty y Marley en el Sisters.

—Y cómo llevas la vida sin Elaine—preguntó Kitty.

—Bueno, aún me estoy acostumbrando a su ausencia—dijo Santana—Las cosas más tontas son las que más se notan. Por ejemplo: las mañanas, sin las prisas locas para arreglarse para ir al trabajo, compartiendo el baño y tropezándonos en la cocina. Y, sin ella en la cama, tardo más en coger el sueño. Es raro cómo se acostumbra uno a las cosas—se miró las manos y jugó con el anillo—Y su perfume. Me he dado cuenta está mañana mientras me vestía de que el aroma de su perfume ha desaparecido por completo—levantó la mirada y sonrió—Qué tontería, ¿no?

—Bueno, yo me alegro de que al final se haya acabado todo—dijo Marley—Estuviste mucho tiempo desconfiando de ella y eso te estaba volviendo loca. Aunque aún no me puedo creer que se estuviera tirando a un tío. Es increíble.

En ese preciso momento, se vieron interrumpidas por la llegada de Dani Johannson. Había visto a Santana en la mesa mientras se dirigía hacia la barra para encontrarse con sus amigas.

—Hola—saludó a todas y dedicó una cálida sonrisa a la morena—¿Cómo estás, Santana? Creo que ya va siendo hora de que te llame por lo de la cena que me prometiste.

—De acuerdo—dijo Santana—Llámame la próxima semana, si quieres.

—Nos vemos luego—dijo Dani, metiéndose las manos en los bolsillos de los tejanos y alejándose a grandes zancadas.

Santana se rió al ver las caras boquiabiertas de sus amigas.

—¿Qué es lo que les pasa?—les preguntó.

—¿Dani Johannson?—dijo Quinn con tono de incredulidad—¿Vas a salir con ella?

—Quinny—reprocho Rachel.

—Ya veo que estás superando lo de Elaine bastante rápido—le dijo Kitty con una sonrisa.

—Bueno, seré sincera—dijo Santana con firmeza y haciendo una pausa para encender el cigarrillo de Kitty y el suyo—Por supuesto que estoy dolida por el comportamiento de Elaine pero, sobre todo, me siento humillada. Hacía tiempo que dejé de quererla y, obviamente, no voy a aparentar que me ha roto el corazón.

—Lo sabemos, querida—le respondió Quinn—Pero tú no quieres salir con gente como Dani Johannson.

Con una risa, Santana contestó:

—Bueno, de hecho, creo que sí que quiero.

—Claro que sí. ¿Por qué no, Quinn?—intervino Marley—Ahora que Santana está soltera, tiene que volver a salir y a divertirse. Y Dani es una mujer atractiva.

—Y hace siglos que va detrás de ti ¿verdad, Santana? La he visto otras veces intentando ligar contigo.

Quinn se estiraba del lóbulo de la oreja mientras escuchaba los comentarios.

—Santana puede aspirar a algo más. Dani es una engreída y se acuesta con todo el mundo.

—A mi Quinny no le simpatiza del todo Dani—dijo Rachel.

Marley asintió pensativa:

—Sí, y es muy atractiva.

Todas, menos Quinn, rompieron a reír.

—Vale. Pero sé de mujeres a las que les ha hecho mucho daño, y no me gusta nada—dijo Quinn a la defensiva.

Sonriendo ante la preocupación maternal que había despertado en Quinn, Santana le dijo:

—Q, por el amor de Dios, he quedado con esa mujer para cenar, no para casarme con ella. Además, que Dani parezca evitar las relaciones serias no la convierte en una mala persona. Yo también la encuentro atractiva y por lo poco que hemos hablado, me parece muy divertida.

Lo que Santana no añadió era que antes, al mirar a Dani a los ojos, le había dado un vuelco el corazón.

Cuando se encontraron hacía una semana, el comportamiento de Dani había dejado muy claro que la deseaba y esta noche, al mirar con franqueza a los ojos de Santana, no había disimulado su interés.

Cuando la conversación se fue por otros derroteros, Santana pensó que, si estaba escrito que tuviera una aventura con Dani, a ella no le molestaría en absoluto.



Un día de la semana siguiente, sobre las nueve y media de la mañana, Santana estaba sentada en el despacho revisando su agenda vacía.

La semana anterior habían estado trabajando como locos para lanzar la nueva campaña de Judía Foods. Ahora las cosas estaban bajo control y Artie iba a estar fuera casi todo el día, intentando conseguir nuevos encargos.

Santana pensó que podría aprovechar el día para hacer algo útil, como encontrar un ayudante experimentado, que no se pasara todo el día mascando chicle. Sin embargo, tenía que admitir que a pesar de los inquietantes globos rosas que emergían de su boca con regularidad, Sugar estaba haciendo un buen trabajo.

Siempre llegaba a su hora y, aunque no tenía experiencia, bastaba con enseñarle una silla vez cómo hacer los trabajos nuevos. Aún era un poco lenta con el procesador de textos para hacer las cartas y demás, pero las hacía y estaba mejorando.

También había demostrado que era fiable para tomar los recados y para cuidar de todo cuando Santana y Artie estaban fuera.

Como para reforzar estos pensamientos positivos, llamaron a la puerta y, acompañada por el ruido sordo de la explosión de un globo, entró Sugar llevando una taza de café.

—Estaba haciendo café y he pensado que querrías una taza—dijo alegremente.

—Gracias, Sugar—respondió Santana sorprendida—Muy bien—dijo mientras Sugar salía del despacho—, Le daría otra oportunidad: se limitaría a comentarle lo del chicle.

Cuando estaba pensando si irse de compras, recordó de golpe que le había prometido a Brittany Pierce llevarla a comer.

Cogió el teléfono, era el día perfecto si Brittany estaba libre.


******


Cuando Brittany colgó el teléfono, el corazón le latía con fuerza: pensaba que estaba a punto de disfrutar de lo más parecido a una cita que podría haber soñado, con la mujer que adoraba.

Santana le había preguntado si le gustaba la comida japonesa y había sugerido un restaurante al otro lado de la ciudad. Respondió que sonaba fantástico, pero, consciente de su inexperiencia, confesó que nunca había probado la comida japonesa.

Con su voz, Santana la tranquilizó, diciéndole que aún era mejor si no la había probado antes, que así sería una aventura.




Santana dejó por un momento de leer la carta de vinos y miró a Brittany que, al otro lado de la mesa, estudiaba el menú con mucho interés.

Se había recogido el pelo en una trenza que dejaba caer sobre un hombro e iba enroscando el final de ésta entre sus dedos. En un gesto de concentración, se mordía suavemente el labio inferior.

—¿Has de volver pronto al trabajo?—le preguntó Santana.

Brittany levantó la vista y la miró.

—No, es un día tranquilo. He dejado el teléfono del restaurante para que me llamen si me necesitan.

—Bien—dijo Santana con una sonrisa—, Entonces podemos pedir sake. Tienes que probarlo. He pensado que, para empezar, podíamos pedir una botella de Chardonnay. ¿Te parece bien?

—Sí, perfecto—respondió Brittany sonriendo y sostuvo la mirada de Santana con su habitual e inquietante franqueza.

La morena miró el menú que tenía Brittany en la mano y le preguntó:

—¿Hay algo que te apetezca?

—Todo parece fantástico, pero creo que será mejor que pidas tú por las dos—dijo Brittany con una sonrisa, mientras le ofrecía el menú.

Santana rió:

—Muy bien, entonces voy a pedir un surtido de platos. Creo que es la mejor manera de disfrutar de la comida japonesa. Pronto empezaron a llegar los platos. Estas cositas rebozadas se llaman gyoza—explicó Santana—Y hay que mezclar un poquito de esta pasta, wasabi, con la salsa para mojarlas; pero ve con cuidado: es picante.

—¡Oh, rollos de California!—dijo Brittany con entusiasmo, sirviéndose algunos—Ya los había probado antes. Me encantan.

Llegaron las jarras con el sake caliente y Santana sirvió un poco en el diminuto bol de Brittany.

—Ahora tú me has de servir a mí—dijo—Que uno se sirva su propio sake se considera maleducado y que trae mala suerte. No recuerdo por qué.

Brittany rió:

—De acuerdo—dijo y llenó la copa de Santana.


********


Santana saboreó un trozo de sashimi y miró a Brittany.

Era evidente que estaba disfrutando de la experiencia y descubrió que también le resultaba muy agradable iniciarla en ello.



Durante la comida, hablaron de mil y una cosas y Santana se dio cuenta de que Brittany era interesante y muy buena compañía.

—Has dicho que pintabas en tu tiempo libre—dijo Santana—¿A qué tipo de pintura te dedicas?

—Bueno, en la Universidad estudié Bellas Artes, así como Diseño Gráfico—explicó Brittany, mientras hacía girar la trenza entre sus dedos—Me gusta trabajar con acrílico sobre tela y pinto muchos motivos diferentes, pero en este momento me he concentrado en los paisajes, aunque mi estilo es surrealista: me interesa más plasmar los estados de ánimo y provocar emociones que crear reproducciones de cosas.

—¿Has expuesto alguna vez?—preguntó Santana.

Brittany volvió a reír:

—No, por Dios. Sería maravilloso, pero no sabría ni por dónde empezar. La verdad es que no sé si son buenas o no.

—Bueno, yo conozco a la mujer que se encarga de la Galería de Arte de Mujeres. Es amiga de una amiga—dijo Santana—Si quieres, puedo llamarla a ver qué dice. Estoy segura de que querrá ver tu trabajo y, por lo menos, podrá darte algún consejo.

Las pupilas de Brittany de dilataron de placer:

—Sería fantástico. No sabes cuánto te lo agradecería.

Santana sonrió:

—Te llamaré tan pronto como me haya puesto en contacto con ella.

—También me gustaría que vieras mis pinturas—dijo Brittany—Me importa mucho tu opinión.

—Con mucho gusto, pero no me pidas que te haga una crítica erudita—sonrió—Soy una de esas personas que sólo saben lo que les gusta pero no saben por qué.

Al echar una ojeada al reloj, Santana se sorprendió de ver que eran las cinco en punto.

El tiempo había pasado volando.

Pidieron la cuenta, pagó Santana y se levantaron para irse. Al ponerse en pie, Brittany parecía algo inestable.

—Estoy un poco mareada—dijo—No creía haber bebido tanto.

Santana rió:

—Eso es el sake. Va subiendo sin que te des cuenta. Te llevaré a casa y ya recogerás el coche mañana.

—Es una sensación agradable la que produce el sake ¿verdad?—comentaba Brittany mientras se acomodaba en el coche al lado de la pelinegra—No me siento bebida, solo es como si estuviera flotando.

Santana asintió, sonriendo mientras arrancaba el coche. Tras recorrer con la mirada el perfil de Brittany, concluyó que realmente era muy dulce.

Brittany vivía en un departamento alquilado de dos habitaciones que compartía con otra chica. Estaba situado al otro lado del río Yarra, que dividía la ciudad en dos. Era una zona conocida por tener un buen mercado de alimentos frescos y como enclave de cafés y bares gays.

De camino a casa decidieron que era una buena ocasión para que Santana viera las pinturas de Brittany.

—Creo que son maravillosas, Britt—exclamó Santana con auténtica impresión—Me gustan especialmente éstas de los arbustos—se volvió—Ya te dije que no soy una experta en cuestiones de forma o de técnica, pero puedo decirte que tienes talento. Estoy segura de que a la mujer de la galería le interesarán éstos.

—Muchas gracias—contestó Brittany, obviamente complacida con la respuesta de la morena.

Estaban en el dormitorio: había pinturas colgadas por todas partes y se amontonaban a lo largo de las paredes.

Mientras Santana se concentraba en otro cuadro, podía sentir cómo Brittany la observaba.

Cuando se giró para decir que iba siendo hora de irse, se quedó paralizada por el modo en que Brittany la estaba mirando: su mirada era abiertamente sexual.

El sol del atardecer que entraba por la ventana proyectaba una difusa luz dorada sobre su rostro, en sus ojos lucía esa fuerza cálida y desconcertante y su pelo destellaba con la luz.

Paralizada, se estremeció ligeramente cuando Brittany, con descaro, dio un paso adelante y la besó en la boca con delicadeza y la rodeó con sus brazos y Santana pudo sentir que una peligrosa calidez se despertaba en su interior.

Brittany la volvió a besar apasionadamente y, sin pensarlo, Santana se encontró devolviéndole el beso por instinto.

Cuando la rubia gimió, Santana volvió en sí y rápidamente se apartó de ella.

Se sentía desorientada y muy avergonzada.

—Lo siento, Britt. No debería haberlo hecho—inmediatamente, se dirigió hacia la puerta.

Brittany la siguió.

—San, por favor, no te enfades. ¿Estás con alguien?, ¿es por eso?

Ya en la salida, Santana titubeó. La pasión que vio reflejada en los claros ojos de Brittany la obligó a apartar la mirada.

—No, Britt. Pero ese no es el problema. Lo siento, tengo que irme.


Mientras conducía hacia su casa, Santana empezó a dudar de su salud mental.

El beso con Brittany había estado fuera de lugar. Trabajaban juntas y abrazarse no había sido profesional. Se echó la culpa, después de todo era mucho mayor que ella.

Pero lo que la preocupaba era la reacción que había tenido: el beso que devolvió había provocado una corriente de deseo que atravesó su cuerpo.

Hacía meses que no se acostaba con nadie; debe de ser por eso, decidió Santana.

Sencillamente, la próxima vez que se vieran tenía que quitarle importancia a lo sucedido. Había salido airosa de situaciones más embarazosas que aquella.

Le quedó, sin embargo, el persistente recuerdo de la boca de Brittany en la suya y la inquietante sensación de que había algo en aquella mujer que la fascinaba.



Era sábado, unas pocas semanas después de la marcha de Elaine, y Santana había pasado el día reorganizando el departamento.

Ahora que ya no estaban las cosas de Elaine, se dedicó a llenar los espacios vacíos y a cambiar las cosas de sitio.

Había ido al mercado temprano y volvió con un montón de agapantos azules y lirios dorados que repartió en jarrones por toda la casa.


Al final de la tarde, puso música clásica de fondo, se relajó en un baño de burbujas, lujo que raras veces tenía tiempo de permitirse, y leyó un libro.

Se sentía más centrada y disfrutaba del tiempo que pasaba sola en casa.

Se daba cuenta de que había estado viviendo con mucha tensión. En su relación con Elaine había muchas cosas insatisfactorias, no sólo sus aventuras, y ahora la vida era mucho más relajada.



Más tarde, se preparó una comida ligera: ensalada y fruta, y la sacó a la terraza.

Se sentó y contempló el bullicio de la playa, al otro lado de la carretera, mientras empezaba a oscurecer. Respiró profundamente el cálido aire del atardecer y se sintió en paz con el mundo.


Eran cerca de las ocho cuando sonó el interfono.

Al contestar, le sorprendió oír la voz de Dani.

—Estaba por aquí cerca y pensé que podía pasarme a ver qué estabas haciendo—dijo Dani.

—No pensaba salir esta noche, pero si quieres entrar a tomar algo, estás invitada—Santana le abrió la puerta un momento después—Entra.


Valoró rápidamente el aspecto de Dani: vestía de ese modo informal que le sentaba tan bien, con tejanos, una camiseta y una chaqueta ligera y, como de costumbre, llevaba las manos en los bolsillos.

—Espero no llegar en mal momento—dijo Dani con una sonrisa y besó a Santana en la mejilla.

—No es mal momento—respondió—, Pero si lo que quieres es ir a cenar, me temo que esta noche yo paso. Como puedes ver—dijo con una sonrisa, tirando de su albornoz—, No esperaba compañía. De todos modos, ¿qué quieres tomar?

—Un whisky con soda estará bien, gracias.

Dani siguió a Santana a través de la habitación hasta la cocina, y la morena podía notar cómo la miraba.

Dani se quitó la chaqueta y la colgó del respaldo de una silla.

—Este departamento es fabuloso—dijo Dani.

Santana le alargó su bebida.

—Gracias. La vista del agua es maravillosa: cambia constantemente. Desde el dormitorio, arriba, es aún mejor. Luego te lo enseño. Salgamos a la terraza, hace una noche preciosa.

El sol empezaba a ponerse sobre el mar y soplaba una brisa cálida y suave. Se sentaron y hablaron plácidamente durante una media hora.

En todo ese rato, Dani no apartó los ojos del muslo descubierto de Santana. También se le resbaló el albornoz del hombro repetidas veces y Santana lo volvía a colocar en su sitio.

Santana era plenamente consciente del modo en que Dani la miraba, y estaba disfrutándolo. Decidió que si la rubia tomaba la iniciativa, ella estaría encantada de secundarla; suponía que el sexo con Dani sería excitante y sin complicaciones.

—¿Otra copa? —preguntó Santana.

—Gracias—respondió Dani dándole el vaso a Santana. Sus dedos se tocaron y las dos se miraron a los ojos.

La tensión sexual era muy potente.

Santana sintió que algo, muy hondo en su interior, se agitaba y, con dificultad, apartó su mirada de la de Dani. El deseo que la más baja abrigaba por ella parecía aumentar a cada segundo.

Cuando Santana entró a por las bebidas, Dani se levantó y la siguió. Anduvo detrás de ella y le deslizó los brazos alrededor de la cintura.

—Te deseo, Santana—susurró.

La más alta giró entre sus brazos para darle la cara. Vio cómo aumentaba la urgencia de su deseo, haciéndola sentir ardiente y debilitándola. Bajó la mirada de los ojos de Dani, oscurecidos por la pasión, a la tentadora boca.

—Bésame, Dani.

Los brazos de Dani se apretaron con fuerza alrededor de Santana y la besó, lentamente al principio, explorando la forma de sus labios, recorriéndolos delicadamente con la lengua.

Santana estaba ansiosa: podía sentir su creciente humedad al subir las manos, ponerlas tras la cabeza de Dani y besarla con avidez.

Se besaron profunda y apasionadamente y cuando Dani movió la mano para acariciarle las caderas y los muslos, a Santana prácticamente le cedieron las piernas.

—Ven conmigo arriba—logró decir entrecortadamente.

El sol poniente dibujaba en el cielo una profusión de franjas doradas y rosa intenso.

El dormitorio estaba inundado de suaves tonos rosados, el ventilador del techo giraba lentamente y se oía cantar a los grillos fuera.

Ellas estaban de pie, al lado de la cama. Dani atrajo a Santana entre sus brazos y volvió a besarla.

Hacía mucho tiempo que Dani no deseaba tanto a nadie y luchaba contra la urgencia desesperante que sentía de empujar a Santana sobre la cama y tomarla sin más miramientos, penetrando con los dedos en la cálida humedad que sabía que la estaba esperando.

En silencio, se convenció para ir más despacio, para saborear cada momento.

Sin dejar de besar a Santana, alargó los brazos y le desató el albornoz. Lo abrió y recorrió con las manos su cuerpo tembloroso: no llevaba nada debajo. A Dani casi le cedieron las piernas cuando deslizó los dedos por el suave vello de entre los muslos de Santana y gimió en su boca cuando subió las manos y le hizo caer el albornoz de los hombros.

Luego, la tendió en la cama.

Santana parecía deliciosamente indefensa.

Dani controlaba la situación, tal como le gustaba, y a la morena le parecía bien. Totalmente vestida, se sentó a horcajadas sobre Santana. Le contempló la satinada piel de la garganta y la línea de los hombros, los pechos con los pezones duros como cerezas; recorrió con la mirada el estómago firme, las caderas el pequeño montículo de vello oscuro.

Dani quería besar cada centímetro de su cuerpo, quería quitarse la ropa y sentir a Santana contra ella, pero ahora no podía detenerse para desnudarse.

Ansiaba saborearla y estar dentro de ella.

Bajó la cabeza y tomó con la boca uno de los pezones de Santana, excitándolo con la lengua. La morena se estremecía y movía las caderas.

—¡Oh, Dani!—murmuró sin apenas aliento.

Cogió la mano de Dani y la guió hacia abajo, a través de su vientre, hasta colocarla entre los muslos. Dani gimió cuando deslizó los dedos por la increíblemente cálida humedad.

No recordaba haber tocado a ninguna mujer que estuviera tan mojada.

La pasión se hacía incontenible mientras sincronizaba el ritmo de sus caricias con el de las caderas de Santana. Entonces, la penetró.

—Sí—jadeó Santana y levantó las caderas, llevando a Dani más profundamente.

Dani podía sentir cómo se iba gestando el poderoso orgasmo de Santana, mientras empujaba profunda y rítmicamente con los dedos y continuaba acariciándole los hinchados pezones con la lengua.

En un momento, la pasión de Santana alcanzó la cúspide.

Para entonces, Dani estaba desesperada y mientras los temblores continuaban recorriendo el cuerpo de la pelinegra, se tumbó sobre ella y empujo con fuerza las caderas contra las de ella.

Lentamente, Santana bajó de las nubes y al darse cuenta de la acuciante necesidad de Dani, le desabrochó los tejanos y deslizó su mano dentro, bajo las bragas, en su sexo.

Dani se frotó contra los dedos de Santana y las caricias la llevaron rápidamente a un orgasmo estremecedor y entre gemidos, cayó encima jadeando para poder respirar.

Santana abrazó con fuerza el cuerpo de Dani mientras las dos se recuperaban.

No pasó mucho tiempo hasta que volvió a sentir que la excitación la invadía y alargó las manos hacia Dani. Quería mirar su cuerpo, tocarla, explorarla.

Con suavidad, empezó a quitarle la camiseta por encima de la cabeza y admiró sus pechos firmes y abundantes. Luego, la tumbó bajo ella para poder besárselos.

Iba a ser una noche muy larga.




Cuando Santana se despertó a la mañana siguiente, hacía mucho tiempo que no se sentía tan bien.

Miró a Dani, que seguía durmiendo y el rescoldo de la pasión volvió a avivarse con el recuerdo de los detalles de la noche que habían compartido.

La mañana era fresca y se deslizó sigilosamente fuera de la cama para ir a hacer café. Su bata estaba en el suelo, donde Dani la había dejado caer la noche anterior.


Cuando volvió con una bandeja con dos tazas de café recién hecho, Dani ya estaba despierta:

—Es justo lo primero que me apetece por la mañana—dijo con una sonrisa insinuante—, Un café caliente y una mujer ardiente.

Con la espalda apoyada en montones de almohadones apilados, se sentaron en la cama y se tomaron el café al tiempo que disfrutaban de la vista del mar que centelleaba al primer sol de la mañana.

No pasó mucho rato antes de que Dani estirara el brazo y metiera la mano en el albornoz de Santana para acariciarle los pechos.

—Ven aquí—le exigió con voz baja y ronca.

—No puedo—protestó Santana—, Por muy tentador que sea. Tengo demasiado que hacer para pasarme todo el día en la cama.

Empezó a levantarse, pero Dani la agarró por el albornoz y la hizo caer en la cama. Antes de que pudiera volver a huir, se le había subido encima y le sujetaba los brazos.

—Vas a tener tiempo para esto, nena—murmuró—, Aún no he acabado contigo.



Más o menos una hora después, Santana estaba en la puerta despidiendo a Dani con un beso.

La rubia dijo que la llamaría pronto. Estaban de acuerdo en continuar con la relación pero de un modo informad.

Cualquier otra cosa era impensable para Dani y, sin duda, Santana tampoco estaba interesada en una relación seria.

Parecía que el acuerdo estaba hecho a su medida.

Dani no dijo cuándo iba a llamar, pero Santana estaba segura de que sería pronto.




Durante las siguientes semanas, Santana y Dani se acostumbraron a una rutina saludable: Dani pasaba una o dos noches a la semana en casa de Santana.

Salieron a cenar un par de veces y, a pesar de que cada una disfrutaba con la compañía de la otra y de las gratas conversaciones, el interés mutuo era claramente unidimensional.

Tenían amigas diferentes, vivían vidas diferentes y ambas eran felices al restringir básicamente al dormitorio el tiempo que pasaban juntas.

Santana empezaba a creer que lo tenía todo: su vida se estaba reestructurando de maravilla; socializaba con sus amigas; el trabajo iba bien y tenía una vida sexual fantástica.

¿Qué más se podía pedir?—pensaba con satisfacción.





*************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D


avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Lun Ene 09, 2017 8:45 pm

hola morra,...

no ahi dos sin tres,... estoy con quinny no me gusta dani!
a ver que pasa ahora con el beso de britt,... la "movió" un poco a san!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4629
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Lun Ene 09, 2017 10:29 pm

mmm me da mala espina Dani!!!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4130
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Mar Ene 10, 2017 12:16 am

3:) escribió:hola morra,...

no ahi dos sin tres,... estoy con quinny no me gusta dani!
a ver que pasa ahora con el beso de britt,... la "movió" un poco a san!!!

nos vemos!!!



Hola lu, mmm eso dicen jajajaajajajajaj. Mmm no la vrdd esk no es al rubia para la morena =/ Uff esperemos y las cosas mejoren entre ellas la vrdd ajjaajajajajajaj. "Poco" diría yo es poco ajajajaja. Saludos =D





monica.santander escribió:mmm me da mala espina Dani!!!!!
Saludos




Hola, si, osea me cae bn y todo, pero no es la rubia que necesita san! como amiga puede, pero nada mas jajaajaj. Saludos =D


avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 23l1 el Mar Ene 10, 2017 12:18 am

Capitulo 5


Un domingo por la mañana, Quinn y Santana estaban juntas tomando un café en la terraza de su bar favorito.

Solían quedar en el mercado para hacer la compra juntas. En el suelo a su alrededor, se amontonaban las bolsas con flores y alimentos frescos.

—No puedo quedarme mucho rato—dijo Santana—Mi familia viene a casa a comer. Es el cumpleaños de mi mamá y le prometí a Jake que cocinaría comida tailandesa, sin darme cuenta de que iba a ir mal de tiempo.

Quinn sonrió mientras se daba tironcitos de la oreja:

—¿Ya sabe tu mamá que Elaine se ha ido?

Santana puso los ojos en blanco:

—Puede que Jake se lo haya dicho, no sé, pero estoy preparada para sus horribles comentarios.

—¿Y qué más has estado haciendo últimamente? ¿Aún ves a Dani o ya has recuperado la cordura?

Santana, exasperada, sacudió la cabeza y luego sonrió.

—Sí, aún veo a Dani, y nuestra relación no podría venirme mejor. Es justo lo que necesitaba—encendió un cigarrillo.

Quinn suspiró y se pasó una mano por el pelo:

—Bueno yo creo que es una lástima y me parece una estupidez que siendo una persona tan maravillosa estés perdiendo el tiempo con Dani. No creo que tengan demasiadas cosas en común. Por lo visto, únicamente se trata de sexo.

Santana sonrió y asintió:

—Sí, más o menos es eso, sólo sexo—rio mientras Quinn fruncía el ceño con desaprobación—De verdad, Q, Dani no es ningún monstruo; no te gusta porque crees que se acuesta con todo el mundo. Estás siendo demasiado crítica—se encogió de hombros—Claro que no me gustaría descubrir que me estoy enamorando de ella: desaparecería en un abrir y cerrar de ojos—hizo una pausa para beber un sorbo de café—Pero no hay ningún peligro de que suceda, por eso me conviene tanto. Ahora mismo no quiero implicarme emocionalmente con nadie. Me equivoqué tanto la última vez: mira lo que pasó con Elaine.

—No soy crítica al juzgar a Dani, sino exigente—dijo Quinn—No la soporto porque creo que utiliza a las mujeres. Y estoy segura de que ahí fuera, en alguna parte, existe una mujer con la que podrías pasar ratos muy agradables, que comparte tus intereses y que no tiene el cerebro en la entrepierna.

Santana tenía la mirada perdida en el infinito y hacía girar el anillo en el dedo:

—Bueno, hay una mujer que reúne estas características y que, de pronto, ha mostrado interés por mí; me tomó por sorpresa. Es inteligente, tiene talento y parece que tenemos muchos intereses en común—volvió a mirar a la ojiverde que la contemplaba con la boca abierta.

—Bueno—dijo Quinn—, Podrías habérmelo dicho. ¿Y cuáles son las malas noticias?

—Tiene veintitrés años, cinco menos que yo. Estas son las malas noticias.

Quinn movió la cabeza con incredulidad:

—¿Y crees que eso es una mala noticia? Por el amor de Dios, debes de estar bromeando. ¿Quién es?

Pidieron más café y Santana le habló de Brittany, del día en que fueron a comer y de la escena en el departamento de la ojiazul.

Santana dio una calada a su cigarrillo:

—Lo que más me asombró fue cómo reaccioné. No he podido dejar de pensar en eso. Probablemente se ha encaprichado de mí, es algo pasajero. Quiero creer que bebió demasiado en la comida y que a estas alturas ya se le habrá olvidado.

Quinn se encogió de hombros:

—Estás como una cabra. Brittany parece maravillosa. Ya que has descubierto que te atrae, ¿por qué no lo intentas?

Santana sonrió:

—Por el amor de Dios, Quinn, dame un respiro. Justo ahora mi vida está empezando a recuperar una cierta normalidad. No quiero empezar nada que pueda resultar demasiado complicado—se miró el reloj—¡Mierda, tengo que irme!—se levantó, cogió apresuradamente todas sus bolsas y se despidió de Quinn con un beso.

—Que pases un bonito día con mamá—le dijo Quinn sonriendo.

—Sí, seguro—respondió sombría Santana por encima del hombro, mientras se iba corriendo.





—Tía Tana —chilló Jane, y se lanzó al ataque en cuanto la morena abrió la puerta.

Inclinándose para atraparla, levantó a su sobrina de tres años y le dio un abrazo. Jane le llenó la cara de besos con babas e inmediatamente empezó a estirarle de los pendientes.

—Buenos días—dijo su hermano Jake, besándola en la mejilla—Voy a dejar esto en la cocina—entró a grandes zancadas: llevaba una caja que contenía vino y un pastel de cumpleaños.

Su esposa, Bree, la saludó cariñosamente mientras avanzaba con dificultad, acarreando una bolsa enorme con juguetes, libros y ropa de recambio para la niña.

Jane se retorció entre los brazos de Santana y, en cuanto bajó, corrió hacia la bolsa que su mamá acababa de dejar en el suelo e inmediatamente, la yació y esparció el contenido por toda la casa.

—Esto tiene un aspecto distinto—dijo Maribel, la mamá de Santana, escrutando con la mirada el departamento mientras entraba.

—Hola, mamá—dijo Santana y la besó fugazmente en la mejilla.

La relación de Santana con su mamá era, en el mejor de los casos, educada y distante y en el peor, tensa.

Nunca había aceptado el lesbianismo de su hija y la postura que adoptaba acerca de sus relaciones era despectiva: se negaba a tomarlas en serio.

Hacía mucho tiempo que Santana se había acostumbrado a que su mamá evidenciase lo orgullosa que estaba de su hermano, quien parecía haber satisfecho todas sus expectativas.

Al contrario que Santana, había recompensado los años de sacrificio de su mamá formando un matrimonio «normal» y dándole una nieta preciosa.

Cuando era más joven, Santana solía discutir con su mamá sobre su situación, intentando conseguir que la aceptara; pero hacía tiempo que se había rendido. Decidió que no necesitaba la aprobación de su mamá y que sería más fácil no tomarse en serio sus comentarios ignorantes.

Santana se reunió con Jake, que estaba en la cocina abriendo el vino.

—¿Todavía no le has dicho a mamá que Elaine se ha ido?—preguntó él.

Santana removía una cazuela que tenía al fuego.

—No. Esperaba que tú ya se lo hubieras comentado, para evitarme el problema.

Jake le ofreció un vaso de vino, sonriendo abiertamente, con una sonrisa idéntica a la de Santana:

—Debes de estar bromeando. Te lo he reservado.

Santana le sonrió:

—Muchas gracias—le tendió un plato—¿Puedes llevarlo dentro?

Mientras Jake servía el vino y Bree se peleaba con Jane para conseguir ponerle el babero, Santana llevó la comida a la mesa: había preparado pastelitos de curry, sopa agridulce de polio, ternera al curry verde y un plato de fideos de marisco, sin especias, para que Jane pudiera comer.

—Estos son los tuyos, cariño—dijo Santana besando a Jane en la frente, mientras le ponía delante unos pastelitos de curry sin picante.

—Todo tiene muy buen aspecto. Gracias, Santana—dijo la Maribel.

Maribel era mas baja que Santana y tenía los ojos marrones y penetrantes. Su voz excesivamente cultivada era el legado de su educación en una escuela privada de principios de los años cincuenta.

Hacía unos años que el papá de Santana había muerto y su mamá no se había vuelto a casar.

Ese día cumplía sesenta y dos años.

—Mmmmm, está delicioso—dijo Jake sirviéndose más curry.

—¿Cómo es que Elaine no está? ¿Vendrá más tarde?—preguntó Maribel.

Bree y Jake miraron rápidamente hacia Santana que, con tranquilidad, seguía poniéndose más arroz en el bol.

—No, no vendrá más tarde. Se ha ido, mamá. Nos hemos separado.

—¡Ah! Era esto lo que había cambiado. Ya no están aquí sus cosas—respondió—¡Qué pena! Me gustaba Elaine, era una chica tan guapa.

Santana y Jake se miraron y cruzaron una mirada de complicidad.

—Bueno, no importa—continuó Maribel—Supongo que no tardarás mucho en encontrar a otra compañera de piso.

Bree se tapó la boca con la mano para ahogar una risita.

Santana sirvió más vino para todos y en tono indiferente dijo:

—Sí, pensé en poner un anuncio en el periódico: «Se busca mujer para compartir departamento de una única habitación con una sola cama». Pensé que recibiría muchas respuestas.

Su mamá se giró y miró a través de los ventanales. Santana y su hermano intercambiaron una sonrisa.

—Saben—dijo Maribel, que seguía mirando hacia afuera y hacía girar su largo collar de perlas entre los dedos—, Creo que esta tarde va a llover.

Jane distrajo la atención de todos al coger con la mano un puñado de fideos y lanzarlos al suelo, y la conversación derivó hacia otros temas.



Con gran alivio, Santana les acompañó a la puerta unas cuantas horas más tarde.

Disfrutaba con la compañía de Jake y Bree y adoraba a su sobrina, pero una tarde con las dos, su mamá y su sobrina, era agotadora.

Habían pasado cuatro semanas desde la comida con Brittany.

Santana seguía pensando en la atracción que sentía por ella y se preguntaba cuáles serían los sentimientos de la rubia.

Después del beso, Brittany parecía muy turbada y se había ruborizado, no le había quitado importancia sonriendo divertida, como podría haber hecho.

Tras haber recreado mentalmente ese momento varias veces, al fin, Santana se decidió a llamarla.

Brittany parecía haberse quedado muda y sin respiración. Hubo un incómodo silencio antes de que Santana dijera:

—Lamento no haberte llamado antes, es que he estado muy ocupada últimamente, pero he hablado con la mujer de la galería y me dijo que le encantará ver tus pinturas. Te daré su número por si quieres llamarla y quedar.

—Fantástico. Muchas gracias
—tartamudeó Brittany.

Santana le dio el número de teléfono y estaba a punto de despedirse y colgar.

—¿San...?—dijo Brittany.

—¿Sí?—esperó Santana.

—San, yo... bueno... no importa —masculló Brittany.

Santana era consciente del tono incómodo y vacilante de Brittany. Su corazón le dio un pequeño vuelco al constatar que ella también se había olvidado del abrazo de hacía algunas semanas: no había sido porque hubiera bebido demasiado.

—¿Qué, Britt?

—Yo... querría verte, dijo, darte las gracias por la comida.


Santana rió aliviada.

—¡Ah, aquello! No hay de qué—entonces dijo que tenía que irse y se despidieron.

Esas palabras confusas dieron a entender muchas cosas a Santana y le preocuparon.

En aquella comida, Brittany había revelado mucho sobre sí misma. Santana se había visto gratamente sorprendida al descubrir tanta sensibilidad y una inteligencia tan reflexiva en alguien tan joven.

Brittany conseguía reflejar al mismo tiempo fuerza y vulnerabilidad, cosa que a la morena encontraba cautivadora.

Al besarla tan apasionadamente, la más alta había demostrado que se sentía fuertemente atraída por ella y Santana tenía que admitir que, le gustara o no, también se sentía seriamente atraída por Brittany.

Tendría que intentar apartarla de su mente; después de todo, pasaba mucho tiempo con Dani y, sin duda, eso la ayudaría a valorar más objetivamente sus pensamientos sobre Brittany.



El sábado siguiente, se encontró de nuevo con Quinn para hacer la compra y tomar café y le explicó la conversación telefónica con Brittany.

Santana apagó su cigarrillo.

—Así que ni estaba borracha, ni se ha olvidado de lo ocurrido y parece que le intereso más de lo que yo desearía.

—Bueno, en cualquier caso no tiene el aspecto de ser un capricho pasajero—dijo Quinn—, Y a ti también te gusta. Entonces, ¿por qué no te dejas llevar? Por el amor de Dios, ten una aventura con ella y saca de una vez a la maldita Dani de tu vida.

Santana suspiró.

—Porque, Q, ella tiene algo especial. Brittany no es como Dani, y tengo miedo de que si dejo que las cosas sucedan, se convierta en algo muy serio para mí. Emocionalmente, no puedo confiar en mí misma en estos momentos, no estoy preparada para tener algo serio y con Brittany no sería algo superficial... Por suerte, Dani está cerca para evitar que piense en ella—encendió otro cigarrillo y echó el humo, mientras se reclinaba en la silla—No voy a liarme con alguien de veintitrés años.

Quinn se rió.

—Joder, yo mataría por tener a alguien de veintitrés años suspirando por mí.

Santana también se río y dejaron el tema.




*************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*
-*-*

Mensajes : 3952
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Mar Ene 10, 2017 1:33 am

Pues entiendo la parte de que San no quiere una relación seria ahora por lo que vivió con Elaine, pero eso de la edad y mil excusas se me hace tonto. Creo que podría explicarle a Britt su situación, pero en fin parece que mientras esta cómoda con lo fácil, osea Daño jajajaja. Sin embargo no puede sacar a la rubia de su cabeza, haber como le va!
avatar
JVM
********-
********-

Mensajes : 759
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Seducción (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.