Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Cap 8
Hoy a las 7:37 am por micky morales

» FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Cap 12
Hoy a las 7:29 am por micky morales

» BRITTANA CUPIDO PORLOGO,1,2 Y 3
Ayer a las 10:34 pm por JVM

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Gordon» Part II
Sáb Sep 23, 2017 8:22 am por Klainefan

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN Description,Prólogo
Vie Sep 22, 2017 6:09 pm por 3:)

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 18,19 y 20
Jue Sep 21, 2017 9:34 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Vie Sep 15, 2017 11:24 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Epílogo
Jue Sep 14, 2017 7:13 pm por 23l1

» Brittana: Toda la Rabia. Epilogo y Bonus
Jue Ago 24, 2017 10:36 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 21, 2017 10:47 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: NO LE RECLAMES AL AMOR. Epilogo
Mar Ago 15, 2017 8:24 pm por micky morales

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo
Dom Ago 06, 2017 8:06 pm por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Mar Jul 25, 2017 6:07 pm por monica.santander

» [Resuelto]Brittana: Hermanastras con Beneficios.. Actualizado 20-07-17
Jue Jul 20, 2017 6:12 pm por JVM

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Jue Jul 20, 2017 9:44 am por micky morales

» [Resuelto]EL EJERCITO VERSION BRITTANY. cap. 16
Sáb Jul 15, 2017 12:57 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Qué (Adaptada) Epílogo
Dom Jun 25, 2017 8:14 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: Seductora Irresistible (adaptación. GP Brittany) cap. 20 mas Epilogo
Sáb Jun 24, 2017 7:06 pm por micky morales

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
micky morales
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

[Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizado [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Lun Mayo 08, 2017 11:42 pm

Sinopsis



El trabajo de verano de Brittany Pierce no va a ser en la playa como salvavidas o trabajando en casetas de alquiler como el resto de gente de su edad.

Con una mamá soltera embarazada y que se niega a trabajar, Brittany tiene que remplazarla en su trabajo como sirvienta doméstica en la casa de verano de una familia rica.

Cuando la familia llega para su escapada de verano, Brittany se sorprende al descubrir que la dueña de la casa es Santana López, una de las adolescentes roqueras más ardientes del mundo.

Si Brittany no se hubiese pasado toda su vida criando a su mamá y cuidando la casa tal vez podría ser lo suficientemente normal como para sentirse emocionada por trabajar para una estrella del rock.


Aunque Brittany no se siente impresionada por la fama de Santana, ésta se siente atraída por la rubia.

Todo sobre Brittany le fascina, pero lucha contra su atracción.

Las relaciones nunca funcionan en su mundo y por mucho que la quiera, cree que la rubia se merece algo mejor.

Para el final del verano, Santana descubre que no puede respirar sin Brittany.






*********************************************************************************************************************************

Hola, aquí les dejo el principio de esta nueva historia, espero y les guste!

Gracias por leer y comentar!

Pd: como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd2: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

Pd3: aquí mis anteriores historias (adaptadas todas):

Wallbanger: http://gleelatino.forosactivos.net/t22310-resueltofanfic-brittanawallbanger-2-rustynailed-adaptada-final

El Affaire López: http://gleelatino.forosactivos.net/t22380-fanfic-brittana-el-affaire-lopez-4-algo-raro-y-preciso-adaptada-epilogo

A los 17: http://gleelatino.forosactivos.net/t22434-resueltofanfic-brittana-a-los-17-adaptada-cap-43-final

Tras el Telón de Pino: http://gleelatino.forosactivos.net/t22474-resueltofanfic-brittana-tras-el-telon-de-pino-adaptada-cap-36-final

Sin Condiciones: http://gleelatino.forosactivos.net/t22505-resueltofanfic-brittana-sin-condiciones-adaptada-cap-47-final

Blonde Girl: http://gleelatino.forosactivos.net/t22520-fanfic-brittana-blonde-girl-adaptada-prologo#538737

Ajuste de Cuentas: http://gleelatino.forosactivos.net/t22532-resueltofanfic-brittana-ajuste-de-cuentas-adaptada-cap-12-fin

Pídeme lo que Quíeras: http://gleelatino.forosactivos.net/t22535-fanfic-brittana-pideme-lo-que-quieras-adaptada-prologo#539712

Mi Mujer: http://gleelatino.forosactivos.net/t22564-fanfic-brittana-mi-mujer-3-confesion-adaptada-cap-35#542092

Sorpréndeme: http://gleelatino.forosactivos.net/t22576-resueltofanfic-brittana-sorprendeme-adaptada-epilogo#543891

Palabras para Ti: http://gleelatino.forosactivos.net/t22583-resueltofanfic-brittana-palabras-para-ti-adaptada-epilogo

Un Vuelo con Escalas: http://gleelatino.forosactivos.net/t22590-fanfic-brittana-un-vuelo-con-escalas-adaptada-cap-33-final#544923

Secretos del Pasado: http://gleelatino.forosactivos.net/t22595-resueltofanfic-brittana-secretos-del-pasado-adaptada-epilogo

En tus Brazos y Huir de Todo Mal: http://gleelatino.forosactivos.net/t22602-resueltofanfic-brittana-en-tus-brazos-y-huir-de-todo-mal-ii-pasion-adaptada-epilogo

Parejas: http://gleelatino.forosactivos.net/t22615p195-resueltofanfic-brittana-parejas-adaptada-cap-41-final#547481

La Chica de Servicio: http://gleelatino.forosactivos.net/t22617-resueltofanfic-brittana-la-chica-de-servicio-3-rindete-adaptada-epilogo-santana

A su Manera: http://gleelatino.forosactivos.net/t22622-resueltofanfic-brittana-a-su-manera-adaptada-cap-50-final

Pídeme lo que Quiéras 4: Y yo te lo Darpe: http://gleelatino.forosactivos.net/t22630-fanfic-brittana-pideme-lo-que-quieras-4-y-yo-te-lo-dare-adaptada-epilogo

Angel de Fuego: http://gleelatino.forosactivos.net/t22633-resueltofanfic-brittana-angel-de-fuego-adaptada-cap-39-fin

Después de Todo: http://gleelatino.forosactivos.net/t22642-fanfic-brittana-despues-de-todo-adaptada-epilogo

Pintando la Luna: http://gleelatino.forosactivos.net/t22644-resueltofanfic-brittana-pintando-la-luna-adaptada-epilogo

La Luna de Media Noche: http://gleelatino.forosactivos.net/t22647-resueltofanfic-brittana-la-luna-de-media-noche-adaptada-epilogo

Amor en Espera: http://gleelatino.forosactivos.net/t22651-resueltofanfic-brittana-amor-en-espera-adaptada-epilogo

Storms: http://gleelatino.forosactivos.net/t22657-resueltofanfic-brittana-storms-adaptada-epilogo

Fue un Beso Tonto: http://gleelatino.forosactivos.net/t22660-resueltofanfic-brittana-fue-un-beso-tonto-adaptada-epilogo

La Luna de Santana: http://gleelatino.forosactivos.net/t22664-resueltofanfic-brittana-la-luna-de-santana-adaptada-epilogo

Con Todo mi Corazón: http://gleelatino.forosactivos.net/t22666-resueltofanfic-brittana-con-todo-mi-corazon-adaptada-epilogo

La Esposa Del Vecino: http://gleelatino.forosactivos.net/t22668-resueltofanfic-brittana-la-esposa-del-vecino-adaptada-epilogo

Dulce Brittany: http://gleelatino.forosactivos.net/t22671-resueltofanfic-brittana-dulce-brittany-adaptada-epilogo

Eres Para Mí: http://gleelatino.forosactivos.net/t22674-resueltofanfic-brittana-eres-para-mi-adaptada-epilogo

Vampira: http://gleelatino.forosactivos.net/t22679-resueltofanfic-brittana-vampira-adaptada-epilogo

Rojo: http://gleelatino.forosactivos.net/t22687-resueltofanfic-brittana-rojo-adaptada-cap-34-final

Retroceder el Tiempo: http://gleelatino.forosactivos.net/t22695-resueltofanfic-brittana-retroceder-el-tiempo-adaptada-epilogo

Dulce Travesura: http://gleelatino.forosactivos.net/t22699-resueltofanfic-brittana-dulce-travesura-adaptada-epilogo

Compañeras: http://gleelatino.forosactivos.net/t22704-resueltofanfic-brittana-companeras-ii-carretera-del-infierno-adaptada-cap-34-y-35-fin

Pequeño Amor: http://gleelatino.forosactivos.net/t22711-resueltofanfic-brittana-pequeno-amor-adaptada-epilogo

Por la Eternidad: http://gleelatino.forosactivos.net/t22718-resueltofanfic-brittana-por-la-eternidad-adaptada-epilogo

Besos: http://gleelatino.forosactivos.net/t22720-resueltofanfic-brittana-besos-adaptada-epilogo

Bambalinas: http://gleelatino.forosactivos.net/t22725-resueltofanfic-brittana-bambalinas-adaptada-epilogo

Razonable: http://gleelatino.forosactivos.net/t22733-resueltofanfic-brittana-razonable-iii-adaptada-epilogo

Seducción: http://gleelatino.forosactivos.net/t22737-resueltofanfic-brittana-seduccion-adaptada-epilogo

Dilo a Otra: http://gleelatino.forosactivos.net/t22740-resueltofanfic-brittana-dilo-a-otra-adaptada-epilogo-parte-ii

En Equilibrio: http://gleelatino.forosactivos.net/t22741-resueltofanfic-brittana-en-equilibrio-adaptada-epilogo

Simplemente: http://gleelatino.forosactivos.net/t22743-fanfic-brittana-simplemente-ii-adaptada-cap-3

Nunca: http://gleelatino.forosactivos.net/t22747-fanfic-brittana-nunca-i-adaptada-cap-1#561488

Sexy Amor: http://gleelatino.forosactivos.net/t22748p175-resueltofanfic-brittana-sexy-amor-adaptada-epilogo#562089

Sentimientos: http://gleelatino.forosactivos.net/t22752-resueltofanfic-brittana-los-sentidos-adaptada-epilogo

Mía: http://gleelatino.forosactivos.net/t22754-fanfic-brittana-mia-iii-adaptada-sinopsis





avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Mar Mayo 09, 2017 12:04 am

hola morra,..

ohhhhhhh!!!!
un verano puede traer estragos para una vida humana jajaja
a ver como va la historia!!! y a ver cuanto aguanta en disimular briitt??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5016
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Mar Mayo 09, 2017 11:18 am

Buen comienzo .... Britt nada impresionada y San todo lo contrario súper interesada jajaja
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1018
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Mar Mayo 09, 2017 7:43 pm

Muy interesante, esperando el primer capitulo!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6430
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Mar Mayo 09, 2017 11:36 pm

3:) escribió:hola morra,..

ohhhhhhh!!!!
un verano puede traer estragos para una vida humana jajaja
a ver como va la historia!!! y a ver cuanto aguanta en disimular briitt??

nos vemos!!!



Hola lu, sii!! espera... dices tu¿?... experiencia¿? jajajajaajajaj. Espero y te guste xD jajajajaajaj. Mmm aquí dejo un cap para saber eso! jajajaj. Saludos =D





JVM escribió:Buen comienzo .... Britt nada impresionada y San todo lo contrario súper interesada jajaja




Hola, si¿? vamos bn entonces jajajajajjaja.JAajajajajaj las cosas de la vida, no¿? jajajajajaaj. Saludos =D






micky morales escribió:Muy interesante, esperando el primer capitulo!!!!





Hola, si¿? vamos bn entonces ajajajajaj. Aquí lo dejo! ajajaj. Saludos =




avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Prólogo

Mensaje por 23l1 el Mar Mayo 09, 2017 11:38 pm

Prólogo


La vida siempre ha sido una lucha para mí.

De lo que puedo decir, no eran margaritas para todos los demás tampoco.

Nunca he dejado de lado la fantasía de que un día no habré de sentirme tan sola y aislada del resto del mundo normal. Mi sueño es lo que me mantuvo muchas noches, cuando luché contra el deseo de solo desaparecer.

Sería más fácil si no hubiera nacido.

Estoy segura de que mi mamá ve las cosas de la misma manera. Sé lo que estás pensando y, no, nunca dijo esas palabras, pero mi entrada al mundo cambió dramáticamente el curso de su vida.

Había sido una reina de belleza en el pequeño pueblo de Lima, Ohio donde se había criado.

Todo el mundo dijo que ella iba a hacer algo grande algún día, de alguna manera, tal vez su belleza y encanto habrían abierto esas puertas, si no hubiera conocido al hombre que ayudó a darme la vida.

El hecho es que se escapó para convertirse en una estrella y se enamoró de un hombre muy casado quien no me reconoció, ni la ayudó, por temor a empañar su posición social en la gran ciudad de Nashville, Tennessee.

Una choza de una habitación en las montañas de Tennessee es donde pasamos la primera parte de mi vida. Hasta el día en que mi mamá se levantó y decidió que la vida sería más fácil en Alabama.

En la costa sur, podía encontrar trabajo, y la luz del sol sería buena para nosotras, o al menos eso dijo.

Yo sabía que ella necesitaba un escape, o tal vez sólo un lugar para empezar de nuevo.

Si una persona pudiera ser un imán para los perdedores, mi mamá se ajustaba al perfil, y, por desgracia, estaba a punto de traer a otro niño a la inestable vida a la que se las arregló para dar lugar, la que, en gran medida, confiaba a una niña —a mí— para manejar las cosas.

Si me hubiera dejado tomar las decisiones por ella en el mundo de las citas, como lo hizo con el resto de su vida.

Pero, por desgracia, nos estábamos dirigiendo al sur de Alabama, donde el sol se supone que debe brillar más y lavar todas nuestras preocupaciones... sí, claro.





*********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Mar Mayo 09, 2017 11:58 pm

hola morra,....

amo alabama!!! (no viene al caso jajajaja)
a veces quizás todo seria mal lino si no hubiéramos nacido,.. pero bue!!
a ver como le va a britt!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5016
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Tati.94 el Miér Mayo 10, 2017 2:37 pm

Jjaja ya me leí esta saga, tengo que decirlo no es mi libro favorito de ella pero es lindo y más con las Brittana me lo volveré a leer.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 219
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Miér Mayo 10, 2017 10:25 pm

3:) escribió:hola morra,....

amo alabama!!! (no viene al caso jajajaja)
a veces quizás todo seria mal lino si no hubiéramos nacido,.. pero bue!!
a ver como le va a britt!!!

nos vemos!!!



Hola lu, jajajajaajja esta bn expresar las cosas ajajajaja... yo no lo conozco xD ajajajajaj. Nah! q dices! quien estaría aki si no pasara¿? jaajajajajaj. Aquí dejo un cap para saberlo!... espero xD jajajajaa. Saludos =D





Tati.94 escribió:Jjaja ya me leí esta saga, tengo que decirlo no es mi libro favorito de ella pero es lindo y más con las Brittana me lo volveré a leer.




Hola, =O rayoss xD rayos xD pero vamos bn o no¿? Cuál fue el q más t gusto¿? xQ adaptare la saga entera... hasta el q tengo xD ajajajajaj. Ah eso si q es bueno! ajajajajaaj. Espero y cumplir tus expectativas! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Cap 1

Mensaje por 23l1 el Miér Mayo 10, 2017 10:27 pm

Capitulo 1


—Mamá, ¿vas a ir a trabajar hoy?—rodé los ojos a mi muy embarazada mamá que yacía tendida en su cama, en bragas y sujetador.

El embarazo hizo a Whitney una aún mayor reina del drama que antes de tener relaciones sexuales sin protección con otro perdedor.

Gimió y se cubrió la cabeza con una almohada.

—Me siento muy mal, Britty. Sólo ve sin mí.

Había visto venir esto a un kilómetro de distancia incluso antes de salir de la escuela.

El último día de clases fue ayer, pero en vez de ser capaz de salir y ser una adolescente normal y corriente, Whitney esperaba que yo hiciera el dinero.

Era casi como si hubiera planeado que trabajara en su lugar todo el tiempo.

—Mamá, no puedo solo ir a tu trabajo y tomar tu posición. Ellos no estarán bien con que tu hija de diecisiete años haga tu labor.

Sacó la almohada de la cara y me lanzó la mirada malhumorada que había perfeccionado años atrás.

—Britty, no puedo seguir limpiando la casa con el estómago del tamaño de una pelota de playa. Estoy acalorada y cansada. Necesito que me ayudes. Siempre resuelves las cosas.

Me acerqué al aire acondicionado de la ventana y lo apagué.

—Si dejaras de correr el aire por un período continuo a veinte grados, podríamos ser capaces de vivir con menos dinero. ¿Tienes alguna idea de lo mucho que cuesta mantener en funcionamiento un aire acondicionado todo el día?—sabía que no estaba al tanto, ni le importaba, pero aun así le pregunté.

Hizo una mueca y se sentó.

—¿Tienes alguna idea de lo acalorada que estoy con todo este peso extra?—replicó de vuelta.

Necesité de todo mi autocontrol para evitar recordarle que no había usado un condón. Los compré para ella y me aseguré de que su bolso siempre contuviera varios. Incluso le recordé, antes de irse a las citas.

Recordar quién es el adulto en nuestra relación podría ser difícil a veces.

La mayor parte del tiempo, me parecía que los papeles se invirtieron, ser adulta, sin embargo, no significa que ella tomara decisiones inteligentes, porque Whitney, simplemente, no sabía cómo ser responsable.

—Sé que estás acalorada, pero no podemos gastar el dinero que hacemos en el aire acondicionado—le recordé.

Suspiró y se dejó caer sobre la cama.

—Lo que sea—se quejó.

Me acerqué a su cartera y la abrí.

—Está bien, voy a ir a tu trabajo hoy, por mí y espero que me permitan atravesar las puertas. Si esto no funciona, no digas que no te lo advertí. Para todo lo que estoy calificada es para puestos de trabajo de salario mínimo, que no van a pagar nuestras cuentas. Si vinieras conmigo, tendría una mejor oportunidad de tomar esta posición—sabía, mientras decía las palabras, que ya era ignorada.

Ella había trabajado durante dos meses y logrado mantener el trabajo.

—Britt, tú y yo sabemos que lo puedes manejar por ti misma.

Suspiré, derrotada, y la dejé ahí.

Volvería a dormir tan pronto como me fuera.

Quería estar enojada, pero, al verla tan grande, me daba lástima. No era la mejor mamá del mundo, pero me pertenecía.


Después de ponerme la ropa, pasé a su habitación y me asomé por la puerta.

Roncaba, suavemente, con el aire acondicionado, una vez más, calibrado en veinte grados. Pensé en apagarlo, pero cambié de opinión. El apartamento ya se sentía tibio, y durante el día solo se calentaría más.

Salí y subí a mi bicicleta.


Me tomó treinta minutos llegar al puente.

El que me llevaría a la isla exclusiva conectada al Sea Breeze, Alabama. La isla no era en donde la gente vivía, sino donde los ricos llegaban en el verano, que empleaban un montón de personal.

Whitney logró enganchar un trabajo como empleada doméstica en una de las casas, a doce dólares la hora.

Oré por ser capaz de hacerme cargo de su puesto sin problemas.

Encontré la dirección en su tarjeta de empleado que había recuperado de su bolso.

Mis posibilidades de conseguir este trabajo eran escasas.

Mientras más pedaleaba hacia la isla, más y más grandes y extravagantes se volvían las casas. La dirección de la casa donde mi madre trabajaba se encontraba tres casas más abajo.

Ella, por supuesto, tiene que trabajar en la casa más extravagante en el bloque, por no mencionar la última antes de la misma playa.

Me detuve junto una gran puerta de hierro y entregué la tarjeta de Whitney al tipo que trabajaba en la entrada.

Frunció el ceño y me miró. Le entregué mi licencia de conducir.

—Soy la hija de Whitney. Está enferma, y se supone que debo trabajar por ella hoy.

Continuó frunciendo el ceño, mientras que cogía un teléfono y llamaba a alguien.

Eso no era algo bueno, teniendo en cuenta que aquí nadie sabía que iba a venir en su lugar.

Dos hombres grandes aparecieron, y se acercaron a mí. Ambos lucían gafas de sol oscuras y me recordaron a los jugadores que debían ser vestidos con uniformes de fútbol en equipos de la NFL en lugar de estar con trajes negros.

—Señorita Pierce, podemos ver su bolsa por favor—dijo uno de ellos más que preguntar, mientras que el otro la quitó de mi hombro.

Tragué saliva y luché contra el impulso de temblar.

Eran intimidantes, grandes, y no parecían confiar en mí.

Me pregunté si parecía peligrosa para ellos, en todo mi metro con sesenta y siete centímetros.

Eché un vistazo a mis shorts diminutos blancos y camiseta de tirantes color morado y me pregunté si consideraban el hecho de que sería imposible ocultar armas en este equipo.

Me pareció un poco extraño que los dos grandes hombres se mostraran reacios a dejarme entrar. Incluso si pasaba a ser una amenaza, creo que, cualquiera de ellos, podría haberme tomado con los ojos vendados y las manos atadas a la espalda.

La imagen apareció en mi mente y me dieron ganas de reír.

Me mordí el labio inferior y esperé a ver si me sería permitido entrar en las puertas de hierro más grandes que la vida.

—Es libre de ir, señorita Pierce. Por favor, tome la entrada de servicio a la izquierda de la pared de piedra e infórmese en la cocina, donde se le indicará cómo proceder.

¿Quiénes eran estas personas que necesitaban dos hombres del tamaño de Goliat para proteger sus entradas?

Volví en mi bicicleta y entré por las puertas ya abiertas. Una vez que pasé por la esquina de exuberantes palmeras y jardines tropicales, vi la casa. Me recordó las casas de los estilos de vida de los ricos y famosos.

Nunca me hubiera imaginado que existieran casas como ésta en Alabama.

Había estado en Nashville una vez y vi casas similares en tamaño, pero nada tan espectacular como esto.

Me compuse, empujé la bici a la vuelta, tratando de no parar y quedarme mirando el enorme tamaño de todo. Apoyé la bicicleta contra un muro fuera de la vista.

La puerta de entrada para el personal de servicio había sido diseñada para impresionar. Al menos doce metros de altura, una letra S bellamente grabada la adornaba.

No sólo alta, la puerta era muy pesada, haciéndome usar toda mi fuerza para abrirla. Eché un vistazo en el interior del gran pasillo de entrada y entré en una pequeña área con tres portadas en forma de arco, diferentes, para elegir, ante mí.

Como nunca había estado aquí antes, no sabía dónde se hallaba la cocina.

Me acerqué a la primera puerta a la derecha y miré a través de la abertura. Parecía ser una sala de reunión grande, pero nada lujoso y sin aparatos de cocina, así que me trasladé a la puerta número dos, me asomé en el interior, y encontré una gran mesa redonda con gente sentada alrededor de ella.

Una señora mayor se paró frente a una estufa, diferente de cualquiera que hubiera visto en una casa.

Era algo que encontrarías en un restaurante.

Este tenía que ser el lugar.

Di un paso al interior.

La señora de pie me vio y frunció el ceño.

—¿Puedo ayudarle?—preguntó en un tono de autoridad fuerte a pesar de que me recordaba a la tía Bea de Andy Griffith Show.

Sonreí y el calor se elevó, amenazando con atravesar la parte superior de mi cabeza mientras observaba a todas las personas en la sala, mirándome de vuelta.

Odiaba la atención y hacía cualquier cosa para no hacerme notar.

A pesar de que parecía estar haciéndose cada vez más difícil, mientras más crecía.

Quería evitar todo lo que animara a la gente a hablar, si pudiera.

No es que fuera una solitaria, es sólo el hecho de que tengo una gran responsabilidad. Entendí a primera hora en la vida que las amistades nunca funcionarían para mí.

Estoy demasiado ocupada cuidando a mi mamá.

Por lo tanto, he perfeccionado el arte de ser poco interesante.

—Mmm, ah, sí, me dijeron que me presentara en la cocina para más instrucciones—me aclaré la voz en silencio y esperé.

No me gustaba la mirada que me disparó la señora, pero desde que estaba aquí, no tenía más remedio que quedarme.

—Estoy segura que no te contraté. ¿Quién te dijo que vinieras aquí?

Odiaba a todos esos ojos sobre mí y deseaba que Whitney no hubiera sido tan obstinada.

La necesitaba aquí, al menos por hoy.

¿Por qué siempre me hacía estas cosas?

—Soy Brittany Pierce, la hija de Whitney Pierce. Ella... eh... no está bien hoy, así que estoy aquí para trabajar por ella. Eh... se supone… que trabajaré con ella este verano.

Ojalá no hubiera sonado tan nerviosa, pero la gente se quedó mirando.

La mujer del frente frunció el ceño al igual que la tía Bea cuando alguien la hacía enojar.

Era tentador dar la vuelta y correr.

—Whitney no preguntó si podías venir a ayudarla este verano, y no contrato niños. No es una buena idea con la familia viniendo para el verano. Tal vez durante el otoño cuando se vayan, podemos darte una oportunidad.

Mi nerviosismo de ser el centro de atención desapareció de inmediato, y me entró el pánico ante la idea de mi mamá perdiendo estos ingresos que tan desesperadamente necesitábamos.

Si se enteraba de que no podía trabajar por ella, renunciaría. Saqué mi voz de mujer fuera del armario y decidí que necesitaba mostrar a esta señora que podía hacer el trabajo mejor que nadie.

—Puedo entender su preocupación. Sin embargo, si usted me diera una oportunidad, puedo y le demostraré que soy una persona activa. Nunca voy a llegar tarde al trabajo y siempre voy a completar lo asignado. Por favor, sólo una oportunidad.

La señora miró a alguien en la mesa, como para conseguir una opinión. Movió los ojos de nuevo hacia mí, y pude ver que había roto su resolución.

—Está bien, Brittany Pierce, tu oportunidad empieza ahora. Te voy a formar un equipo con Becky aquí, que ha estado trabajando en esta casa tanto como yo lo he hecho. Ella te dará instrucciones y luego me informará. Tendré una respuesta al final del día. Aquí está tu prueba, Señorita Pierce, te sugiero que no lo arruines.

Asentí con la cabeza y sonreí a la ahora de pie, Becky.

—Sígueme—dijo la rubia bajita que parecía tener por lo menos un poco mayor que yo antes de que se volviera y saliera de la habitación.

Hice lo indicado y no realicé contacto visual con ninguno de los otros en la habitación.

Tenía un trabajo que salvar.

Becky me llevó por un pasillo y más allá de varias puertas. Nos detuvimos, abrió, y entró. La habitación tenía estantes de libros desde el piso hasta el techo. Sillas grandes, de cuero marrón oscuro se encontraban esparcidas por la habitación.

No se enfrentan entre sí o parecían ser utilizadas para cualquier tipo de visita o para socializar.

La habitación era claramente una biblioteca.

Un lugar donde alguien podría venir, encontrar un libro, y perderse en una de las cómodas sillas de gran tamaño.

Becky levantó un brazo frente a ella haciendo un gesto hacia la habitación con un poco de estilo.

Me sorprendió que viniera de la señora mayor.

—Este es el lugar favorito de la señora López. Ha estado cerrado todo el año. Vas a desempolvar los libros y los estantes, limpiar la madera con el limpiador especial, y las ventanas con Windex. Vas a aspirar las cortinas, limpiarlas, y encerar las maderas. Esta habitación debe brillar. A la señora López le gustan las cosas perfectas para su santuario. Voy a venir a buscarte a la hora del almuerzo, y vamos a comer en la cocina.

Se acercó a la puerta, y la oí agradecer a alguien. Dio un paso atrás en el interior tirando de un carro lleno de artículos de limpieza.

—Esto va a tener todo lo necesario. Ten cuidado con todas las obras enmarcadas y las piezas de arte. Te advierto que todo en esta casa es muy valioso y debe ser tratado con sumo cuidado. Ahora, espero que trabajes duro y no pierdas el tiempo con tonterías—Becky de rostro hermético salió de habitación.

Di vueltas, viendo la extravagancia de mi entorno.

La habitación no era muy grande, sino que sólo parecía estar llena.

Podía limpiarla.

No se me había pedido hacer algo imposible.

Fui a los suministros para quitar el polvo y me dirigí hacia la escalera que conectaba las estanterías.

Bien, podría comenzar en la parte superior, ya que el polvo siempre cae.


Me las arreglé para desempolvar todo y limpiar las ventanas antes de que Becky volviera a buscarme para el almuerzo.

Necesitaba un descanso y algo de comida.

Su ceño fruncido era una vista agradable. Movió su mirada por la habitación y asintió con la cabeza antes de llevarme de vuelta por el mismo camino que había tomado esta mañana en silencio.

El olor a pan recién hecho me golpeó a la vuelta de la esquina y me metí en la luminosa cocina de gran tamaño.

La señora Sue estaba sobre la estufa, apuntando a una mujer joven que llevaba el pelo recogido en un moño cubierto con una redecilla para el pelo, al igual que la señora Sue.

—Huele bien, Mercedes. Creo que lo tienes. Vamos a probar este lote con el personal hoy, y si a todo el mundo le gusta, puede hacerse cargo de la cocción del pan para las comidas de la familia—la señora Sue se volvió, secándose las manos en el delantal—¡Ah, aquí está nuestra nueva empleada! ¿Cómo van las cosas?

Becky asintió y dijo:

—Bien.

O esta mujer no sonreía mucho o simplemente yo no le gustaba.

—Siéntate, siéntate, tenemos mucho que hacer antes que llegue la familia.

Me senté después de que Becky lo hizo, y la señora Sue dejó bandejas de comida en frente de nosotros.

Debo estar haciendo algo bien ya que Becky dirigió sus palabras en mi dirección.

—Todo el personal come en esta mesa. Todos venimos a diferentes turnos para el almuerzo. Puedes elegir lo que quieres para comer.

Asentí con la cabeza y cogí la bandeja de sándwiches y tomé uno. Saqué un poco de fruta fresca de una fuente.

—Las bebidas están allá en la barra. Puede ir a escoger lo que está ahí o arreglar algo por ti misma.

Me acerqué y vertí un poco de limonada.

Comí en silencio, mientras escuchaba a la señora Sue dirigir a la dama a la que llamó Mercedes. Parecían estar haciendo pan para la comida de esta noche.

Ni Becky, ni yo hicimos algún intento de conversación.


Después de que terminamos, seguí a Becky a la pileta donde se enjuagan los platos y los cargamos en el lavavajilla nosotras mismas.

Al igual, en silencio, volvimos a la biblioteca.

Me hallaba un poco menos nerviosa ahora y más interesada en lo que me rodeaba.

Noté los retratos a medida que caminaba por el pasillo.

Había de dos niños, un hombre y una mujer, muy lindos.

Cuanto más caminaba, más mayores se volvían. Hacia la gran abertura llevaba a la biblioteca, un rostro extrañamente familiar me sonrió desde una pintura de tamaño natural.

Un rostro que había visto muchas veces en la televisión y en revistas.

Anoche durante la cena, había estado en la televisión. Whitney veía los canales de entretenimiento diario durante nuestra comida. La rockera adolescente y galán Santana López era una de sus temas favoritos.

Ayer por la noche había estado del brazo de una chica que se rumoreaba estaría en su nuevo video musical

Ah sí, todos sabían que ella era abiertamente lesbiana y estaba orgullosa de ello.

Becky se detuvo detrás de mí.

Me volví hacia ella, que parecía centrada en el retrato.

—Esta es su casa de verano. Ella va a llegar con sus padres y su hermano en cualquier momento. ¿Puedes manejar esto?

Simplemente asentí con la cabeza, incapaz de formar palabras a partir de la conmoción de ver la cara de Santana López en la pared.

Becky caminó de nuevo, y yo la seguí a la biblioteca.

—Ella es la razón por la que no contratamos adolescentes. Este es un escape privado para ella. Cuando era más joven, sus padres insistieron en que tomara un descanso cada verano y pasara tiempo con ellos lejos de las brillantes luces de Hollywood. Ahora es mayor y todavía viene aquí para el verano. Se va de vez en cuando para ir a diferentes eventos, pero en su mayor parte, esta es su escapada. Trae a su familia con ella, ya que no se ven mucho durante el año. Si no puedes manejarlo, se te despedirá de inmediato. Su privacidad es de suma importancia. Es por eso que este es un trabajo bien pagado.

Me enderecé y agarré el cubo que había estado usando.

—Puedo manejar cualquier cosa. Este trabajo es más importante para mí que una estrella adolescente de rock.

Becky asintió con la cabeza, pero a partir de su ceño, pude ver que no me creyó.


Me concentré con más energía en mi trabajo.

Al final de un largo día, escuchaba mientras que la silenciosa y ceñuda Becky informó a la señora Sue.

Ella creía que iba a ser una buena trabajadora, y que se me diera una oportunidad.

Le di las gracias a ella y a la señora Sue.

Debería ser capaz de ahorrar el dinero suficiente para el otoño, cuando mi mamá tendría al bebé, sin trabajo, y estando de vuelta en la escuela.

Podría hacer esto.

Sí, Santana López era famosa, y sus increíbles ojos negros hacían que me palpitara el corazón.

Me obligué a admitir eso.

Sin embargo, no era sólo porque pasó a ser una de las más bellas creaciones conocidas por el hombre.

Todo el mundo sabía que la belleza es superficial.

Supuse que lo superficial escapando de sus venas sería tan repugnante, que no le importaría si yo limpiaba su casa y paseaba en los pasillos.

Además, los chicos y las chichas eran una especie de la cual yo no sabía nada.

Si, a mí me gustaban tanto los hombres como las mujeres, pero no por eso sabia del tema.

Nunca tuve tiempo para hablar con alguno, incluso cuando hicieron todo lo posible para hablar conmigo.

Siempre he tenido grandes problemas en la vida, como asegurarme de que comiéramos y que mi mamá se acordara de pagar nuestras cuentas.

Cuando pienso en todo el dinero que había gastado, en los condones que metí en sus manos y carteras antes de que saliera con los innumerables hombres que acudían a ella, realmente tuve un momento difícil para no enojarme con ella.

Incluso en ropa de tienda de segunda mano, parecía magnífica.

Uno de sus muchos hombres repugnantes me dijeron que heredé el maldito aspecto. Desde su pelo rubio a sus claros ojos, aunque los míos eran azules y los de ella verdes, pestañas rubias, me las arreglé para conseguir todo.

Sin embargo, me faltaba la única cosa que yo sabía que me salvaba de un desastre seguro, en realidad, yo me veía más bien aburrida.

Algo que a mi mamá le encantaba recordarme, sin embargo, en lugar de estar molesta, me aferraba a ello por la vida.

Lo que ella pensaba sería una caída de mi carácter, a mi me gustaba verlo como un salvavidas.

No quería ser como ella.

Si tener una personalidad aburrida me impediría seguir sus pasos, entonces lo abrazaba.


El departamento en el que vivíamos, por casi quinientos al mes, se hallaba debajo de una casa enorme, vieja.

Entré para darme cuenta de que Whitney no se encontraba en el interior. Con sólo cuatro habitaciones, no podía haber ido muy lejos.

—¿Mamá?

No recibí respuesta.

El sol se ponía, así que salí a lo que Whitney nombraba como patio. Si me preguntan, eso era realmente más como un pequeño trozo de losa.

Estaba de pie en el patio, con su estómago cada vez mayor, a la vista de todos, en un bikini que había comprado en una tienda de segunda mano, hace unas semanas.

Se volvió y sonrió.

La fachada de enferma de esta mañana ya no aparecía en su rostro.

En cambio, parecía estar radiante.

—Britt, ¿cómo te fue? ¿La señora Sue te hizo pasar un mal rato? Si lo hizo, espero que hayas sido agradable. Necesitamos este trabajo, y tú puedes ser tan grosera y poco sociable.

La escuché hablar de mi falta de habilidades sociales y esperé hasta que terminó antes de hablar.

—Me dieron el trabajo para el verano si lo deseo.

Whitney suspiró dramáticamente.

—Maravilloso, realmente tengo que descansar estos próximos meses. El bebé está tomando tanto de mí. Simplemente no entiendes lo difícil que es estar embarazada.

Quería recordarle que traté de evitar su embarazo mediante el sacrificio de dinero para la comida comprándole unos estúpidos condones.

¡Que no ayudaron en absoluto!

Sin embargo, asentí con la cabeza y entré con ella.


—Me muero de hambre, Britt. ¿Hay algo que puedas hacer muy rápido? Estoy comiendo por dos estos días.

Ya había previsto lo que comeríamos para la cena antes de llegar a casa.

Sabía que mamá no podía hacer nada en la cocina. De alguna manera, sobreviví los primeros ocho años de mi vida con mantequilla de maní y mermelada.

Alrededor de la época en que cumplí ocho años, me di cuenta de que mi mamá necesitaba ayuda, y empecé a crecer más rápido que los niños normales.

Cuanto más ofrecía para hacer, más me daba ella.

En el momento en que había cumplido once años, lo hacía todo.


Con los fideos cociéndose y la salsa de carne a fuego lento, fui a mi habitación. Me saqué la ropa de trabajo y me puse un par de pantalones vaqueros de tienda de segunda mano, que resultaban ser el núcleo de mi armario, y una camiseta.

Mi guardarropa era simple.

La cacerola, en la cocina, con los fideos, silbaba para hacerme saber que necesitaba revisar los alimentos.

Whitney no iba a levantarse y comprobar las cosas.

Corrí de nuevo a la pequeña cocina, saqué un espagueti con un tenedor, y lo colgué en la pared detrás de la estufa.

Se quedó pegado.

Estaba listo.

—De verdad, Britt, el por qué tiras los fideos en la pared está más allá de mí. ¿De dónde sacaste esa idea loca?

Levanté mi mirada hacia Whitney. Golpeó el sofá de colores pastel, que venía con el apartamento, con el bikini.

—Lo vi en la televisión una vez cuando era más joven. Se ha quedado conmigo desde entonces. Además de que funciona.

—Es repugnante, eso es lo que es—murmuró Whitney, desde su lugar en el sofá.

Ella no podía hervir agua aunque quisiera, pero decidí morderme la lengua y terminar con la cena.

—Está listo, mamá—dije, mientras ponía un montón de espaguetis en un plato, sabiendo que me pediría le llevara uno.

—Tráeme un plato, ¿Quieres, cariño?

Sonreí.

Siempre un paso por delante de ella.

Rara vez se levantaba en estos días, a menos que fuera absolutamente necesario.

Puse un tenedor y una cuchara en el plato y se lo llevé. Ni siquiera se sentó. En su lugar, lo colocó en el estante de vientre que había desarrollado, y comió.

Puse un vaso de té helado a su lado y volví a buscar uno para mí.

Había trabajado mi apetito hoy.

Necesitaba comida.





*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Miér Mayo 10, 2017 11:23 pm

hola morra,..

interesante verano el de britt,.. entre sue y su mama!!! no que va super!! jajaj
bueno britt quedo con el trabajo,.. espero que no le sea tan pesado,..
a ver como le van las cosas??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5016
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Jue Mayo 11, 2017 7:02 am

La mama de Brittany es una fresca pero bueno esperemos a ver como sera su primer encuentro con Santana!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6430
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Tati.94 el Jue Mayo 11, 2017 1:03 pm

Mis favoritas fueron la de Cage 1 y 2, la de Krit también me gusto. Y la ultima de Rock y Trisha fue muy linda también. Nombrar un solo favorito de una saga de 9 es difícil jaja.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 219
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Jue Mayo 11, 2017 7:25 pm

3:) escribió:hola morra,..

interesante verano el de britt,.. entre sue y su mama!!! no que va super!! jajaj
bueno britt quedo con el trabajo,.. espero que no le sea tan pesado,..
a ver como le van las cosas??

nos vemos!!!




Hola lu, eso parece ajajajjajaa xD que mejor¿? XD jajaajaj es lo q digo xD jajajajaja. Mmm algo bueno, pero nose sabe q podría pasar, no¿? Aquí otro cap para saberlo. Saludos =D





micky morales escribió:La mama de Brittany es una fresca pero bueno esperemos a ver como sera su primer encuentro con Santana!!!!



Hola, si q lo es la vrdd ¬¬ Esperemos y eso sea mejor y más q bueno jajajaja. Saludos =D





Tati.94 escribió:Mis favoritas fueron la de Cage 1 y 2, la de Krit también me gusto. Y la ultima de Rock y Trisha fue muy linda también. Nombrar un solo favorito de una saga de 9 es difícil jaja.




Hola, jajajajaaj uff tengo trabajo no¿? yo recien voy a empezar a leer el segundo xD jajajajaja. Pero espero q te guste esta adaptación y no decepcionarte con las q siguen la vrdd xD ajajajja. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 23l1 el Jue Mayo 11, 2017 7:26 pm

Capitulo 2


No tenía que ser registrada, e incluso me dieron una carta para mostrar en la puerta, para cuando llegara de aquí en adelante.

Las cosas se volvían más suaves.

Incluso Becky me sonrió una vez.

Después del almuerzo, la señora Sue me envió al tercer piso, donde se encontraban la mayor parte de las habitaciones.

Era fácil olvidar la casa de quién limpiaba.

No tenía amigos que me contaran sobre el trabajo. No pensaba en el hecho de que me hallaba en las habitaciones donde la estrella adolescente más caliente en el mundo estaría durmiendo todo el verano, lo que, en realidad, no era un tan gran trato.

Entré en su habitación y di vueltas alrededor.

No era la típica habitación de chica adolescente.

Se veía tan confortable que me pareció extraño.

Una pared tenía bates y pelotas firmadas con diferentes firmas, mientras que algunos sólo se veían en buen estado. Los jerseys que debe haber usado en la infancia, estaban colgados en las paredes con orgullo.

Fácilmente podía imaginar a la pequeña niña que había visto en las fotografías ayer, vistiéndose y jugando en la ciudad como una chica normal.

Hice una inspección más cercana y encontré imágenes de uno de los equipos en los que había jugado.

En las más antiguas, me esforcé para ver cuál de las pequeñas niñas era la actual famosa estrella de rock.

Cuando parecía tener diez u once años, la identifiqué fácilmente.

Los jerseys y las imágenes habían sido puestas en orden por año a partir del jardín de infantes hasta la edad de trece años, luego se detuvieron.

Había sido cerca de un año o un poco antes que recordaba haber oído su nombre por primera vez en la radio. Pareció llevar una vida normal hasta el momento en que el sello discográfico la descubrió.

El espacio arriba de su cama la apartaba de la habitación de una chica normal adolescente.

Guitarras de todas las formas, tamaños, y colores estaban colgadas en las paredes. Muchas de ellas autografiadas; algunas brillaban por ser tan nuevas. Una parecía tener oro verdadero en ella, que no sería de extrañar si así fuera.

Me puse de puntillas y la examiné más de cerca.

Decía Fender en ella. Continué examinando las firmas de las guitarras más caras. Recorrí mi dedo sobre el nombre Jon Bon Jovi y sonreí.

Aparentemente, incluso una estrella de rock tiene ídolos.

En el centro de todas las guitarras colgaba una pequeña, desgastada. El hecho de que estuviese en el centro de toda su colección, hacía obvio que debe haber sido la primera y la que más amaba.

Eché un vistazo hacia la puerta para asegurarme de que nadie estuviera afuera, y luego me puse debajo de la pequeña guitarra y me imaginé cómo todo había empezado.

No era una loca fan pero ver algo que fue responsable de estimular un sueño parecía casi sagrado en cierto modo.

Mi carro de limpieza sin tocar se encontraba cerca de la puerta, y sabía que necesitaba ponerme a trabajar.

No quería aprender cosas nuevas, cosas personales sobre ella.

La quería a ella, superficial e intocable a mis ojos.

Sabiendo que una vez fue linda, una pequeña niña con cabellos oscuros y una sonrisa que algún día podía causar un frenesí le hacía parecer más real y no tan divino.

Necesitaba mantener mi interés en ella al mínimo.

Rápidamente me moví por la habitación sacando el polvo y barriendo, y luego limpié las caras maderas.

Decidí que sería mejor terminar con esta habitación rápidamente antes de que me encontrara con cualquier otra cosa que me haga imaginarlo como la pequeña niña de las fotos.

Concentré mis pensamientos en el futuro y bloqueé los otros acerca de Santana López.

—Brittany, ¿Terminaste ya? La familia ya llegó, y tenemos que ir a los cuartos de empleados—dijo Becky desde la puerta.

Puse mis artículos de limpieza de vuelta en el carro y me dirigí hasta la puerta dónde se hallaba una muy nerviosa, Becky.

—Claro, acabo de terminar.

Becky asintió con la cabeza y se dirigió hacia el ascensor, en el que viajaba el personal de la casa, de un piso a otro, sin ser vistos por la familia.

Becky se apresuró al entrar una vez que se abrió, y empecé a seguirla cuando una botella de limpiador de cristales se cayó del carro. Saqué un pequeño trapo y recogí la botella del suelo. Limpié lo que había derramado lo mejor que pude.

—Rápido, por favor—Becky llamó, con un tono de ansiedad desde el interior del ascensor.

La familia debía ser dirigida al piso de arriba.

Me puse de pie, y una sensación de hormigueo corrió a través de los pelos de mi cuello.

Sorprendida, me di vuelta y la vi de pie ahí, mirándome.

Ya no era la pequeña niña, en su lugar, estaba la famosa estrella de rock.

Me congelé sin saber qué hacer, ya que mi presencia fuera reconocida tan pronto, no era algo que la señora Sue quería.

Una sonrisa apareció a través de su ridículamente sexy cara, el calor quemaba en mis mejillas, y aparté la mirada, empujando el carro en el ascensor.

No parecía estar enojada de que una adolescente trabajara en su casa. Su sonrisa parecía divertida.

Becky frunció el ceño cuando le eché un vistazo, pero no dijo nada. Puse mi carro lejos y fui a informar a la cocina que ya había terminado arriba.

La señora Sue tenía las manos en las caderas, esperando que llegáramos. Una conversación silenciosa ocurrió entre Becky y la señora Sue. Después la señora Sue asintió, sacó algo de la mesa y me entregó ropa doblada de color negro.

—Todos usan uniformes cuando la familia está en la residencia. Además, ya no limpiarás mas la casa, me vas a ayudar en la cocina y ayudarás al señor Figgins en los jardines. Sin embargo, esta noche te necesito para servir la cena. La señora López ha pedido que todos los sirvientes sean vistos de apariencia atractiva por la familia e invitados. Noah, el joven que contraté para ayudar a Sam en el servicio de la familia, llamó para avisar que estaba enfermo hace unos diez minutos, y tú eres todo lo que tengo. Has demostrado ser una gran trabajadora, y pareces tomar en serio el trabajo. Tú edad me preocupa, ya que la ama de la casa está cerca de tu edad y es una ídolo en los ojos de la mayoría de las chicas. Mi instinto me dice que significa poco para ti. Espero que continúes mostrando esa madurez.

En realidad no sabía qué decir después de todo lo que dijo, así que sólo asentí.

—Bien. Ahora, tienes que usar esto todos los días. Tengo dos más hechos de tu tamaño, y tienen que ser dejados aquí cada noche para ser lavados y planchados. Asegúrate de seguir entrando por el mismo lugar y de inmediato te cambias en el cuarto de lavado. Ahora, necesito que me ayudes a comenzar a preparar la cena antes de ponerte la ropa. Tienes que estar limpia y ordenada para cuando sirvas.


En las siguientes dos horas, corté, rebané, agité, y rellené todo tipo de carnes y vegetales.

Por el momento, la señora Sue me dijo que fuera a cambiarme y a arreglar mi cabello, el agotamiento llenó mi cuerpo.

Me puse una falda negra, que llegaba arriba de mis rodillas, y una blusa blanca con botones y cuello redondo. Me puse un delantal negro sobre mi blusa y falda. Tomando mi cabello suelto, coloqué mis rizos en lo alto de mi cabeza. Me lavé la cara y las manos y suspiré viendo mi cara reflejada en el espejo.

El rostro de mi mamá me consiguió un trabajo como servidor esta noche, pero mi personalidad reservada ganó la confianza de la señora Sue.

Cuando los ojos de mi mamá brillaban con picardía, los míos se encontraban serios y reservados.

La sonrisa de Santana López me deslumbró tanto como lo hizo en las millones de fotos que había visto en revistas y en posters. Sin embargo, no significaba que yo sería lo suficientemente tonta como para ser atraída por ella, como el resto del mundo.

Con un profundo suspiro, abrí la puerta y volví a la cocina, donde la señora Sue esperaba.

—Bien, ahora, recuerda, tú te sitúas en el frente del amo Santana en el momento exacto en que Sam esté…—saludó a un hombre alto y joven que aún no había conocido—Situado frente a la señora López. Ustedes serán los únicos que estén en la mesa esta noche. El señor López y Santiago llegarán mañana, por lo que esta noche, ustedes dos serán los únicos sirviendo. Asegúrate de estar en silencio detrás de la ama Santana mientras ella come y seguir los pasos de Sam. Él te ayudará con cualquier cosa con la que no te sientas segura.

Desvié la mirada hacia Sam quien parecía ser sólo unos pocos años mayor que yo, probablemente en la edad universitaria.

Su cabello rubio y sonrientes ojos verdes inmediatamente me relajaron.

Me tendió su bronceada mano y sonrió.

—Sam Evans.

Deslicé mi mano en la suya, y él la sacudió.

—Brittany Pierce.

Asintió, sin dejar de sonreír, y tomó la bandeja.

—Miré tu valiente desempeño ayer cuando aseguraste tu trabajo aquí. Me sorprendió cómo tus ojos pasaron de nerviosos a determinados en menos de un segundo—tomó la bandeja delante de él, sonreí y levantó el set de bandejas delante de mí.

—Puedes seguirme… desde que sirva la comida de la señora López—me dio un guiño antes de girarse e ir en dirección a la entrada del comedor.

La gran sala no era nueva para mí.

Había limpiado los pisos esa mañana.

Sam tomó su lugar detrás de la señora López, que se sentaba a espaldas de la entrada.

La alarma natural en mi cuerpo me avisó cuando caminaba alrededor para estar detrás de Santana, quien se sentaba en la cabecera de la mesa.

Miré a Sam para que me guiara.

Asintió con la cabeza, y pusimos las ensaladas en la mesa exactamente en el mismo momento. Di un paso atrás. Sam asintió para que me quedara al lado de él, así que lo hice.

—Todavía no entiendo por qué papá está haciendo ir a Santiago a la entrevista en Yale, si él no quiere ir ahí—la voz de Santana sonaba tan suave que parecía casi irreal.

Me sentí como si hubiera entrado a una película, y me quedé observando la escena delante de mí.

—Tu hermano no sabe qué es lo mejor para él. Tiene el cerebro para ser algo más que el hermano menor de Santana López. Puede hacer un nombre por sí mismo, si sólo se centrara en ello, en vez de pasar el tiempo jugando con el mercado de valores. Su cabeza para los números se está desperdiciando.

Santana levantó la mirada hacia mí y pareció sonreír antes de dirigir de nuevo la mirada hacia su mamá.

—Los dos van a empujarlo lejos. Estás en lo correcto, él es inteligente y no necesita que pienses por él.

La señora López soltó una corta y dura carcajada.

—Y tú no estarías dónde estás hoy si yo no te hubiese presionado tan duro. Todo lo que querías hacer era jugar softball con tus amigos y tocar en una banda de garage sin nadie con talento, exceptuándote.

Santana suspiró, tomando un trago de su agua con hielo, y se volvió hacia su mamá.

—Suficiente, Mamá, no empieces a hablar mal de los únicos amigos verdaderos que he tenido.

La señora López miró hacia atrás, y Sam tocó mi mano para llamar mi atención hacia él y la razón por la que me encontraba ahí. Dimos un paso hacia delante, al mismo tiempo, removiendo los platos de ensalada de las López´s.

—¿Podemos conseguir alguna cosa que no sea agua para que beban con su comida?—preguntó Sam con un encantador acento sureño.

Me encontré con sus ojos una vez más mirándome. Luché contra la tentación de permitir que mis ojos miraran en la dirección de Santana.

La señora López suspiró.

—Supongo que una copa de Merlot no debería herirme—miró a su hija y alisó la servilleta en su regazo como si tratara de decidir—Tráeme una copa del Merlot que tenemos en la bodega.

Santana se inclinó hacia atrás, y podía ver que seguía mirándome. Por lo tanto, tomé una calmada respiración y la miré.

—Si pudiera tener un vaso de té helado dulce de la señora Sue por favor.

Asentí y me resistí de regresarle la sonrisa.

—Sí, señorita—respondió Sam. Dio un paso atrás y movió su mano por lo que me dirigí de regreso a la cocina.

Salí del gran comedor e inmediatamente tomé una profunda respiración.

No me había dado cuenta de lo angustiante que podía ser.

Tan pronto como entré en la cocina, Sam me sonrió.

—¿Qué?¿Lo arruiné?

Sam negó con la cabeza, y un mechón de pelo rubio cayó en sus ojos.

—No, estuviste genial. Ahora vamos a buscar la sopa de cangrejo, antes de que la señora Sue tenga un ataque—se giró hacia la ama de llaves— señora Sue necesitamos el Merlot de la bodega.

La señora Sue le entregó la botella ya abierta junto con un vaso.

—Ya lo había pensado, y aquí está el té dulce de Santana.

—Yo me encargo de las bebidas—dijo Sam.

Me sentía demasiado agradecida como para preguntar por qué.

Sólo asentí y lo seguí por el pasillo hasta el comedor. Justo antes de que entrara, Sam se volteó a mirarme.

—Ignora que ella te está mirando. Eres un placer para los ojos. No puedo culparla, pero si quieres mantener este trabajo, trata de mantenerte invisible—guiñó un ojo y luego abrió la puerta.

Mi objetivo en la vida era volverme invisible. Pensé que había estado tratando de hacer eso.

Aparentemente, necesitaba esforzarme más.

—Tengo la intención de tener un montón de tiempo para relajarme en la playa. Me gusta el acceso a las playas privadas que tenemos aquí y la idea de ser capaz de relajarme sin que nadie intente hablar conmigo, conocerme, o conseguir que firme un autógrafo es algo que he estado anhelando por un año. Necesito un descanso. Sé que Kurt odia la idea de que no esté disponible por tres meses, pero lo necesito para mi cordura—Santana me miró mientras colocaba el plato de sopa frente a ella—Gracias—susurró.

—Yo también quiero que tengas un descanso. Kurt piensa que un poco de tiempo en frente de tus fans, este verano, seria genial para RP. Quizás podrías hacer un concierto en la playa, o sólo ir a algunos estrenos de películas.

Santana negó con la cabeza.

—De ninguna manera, Mamá. Me niego que se sepa que estoy aquí. Elegí Alabama por qué no es una zona altamente poblada. Mejor aún, esta pequeña isla es privada. Voy a considerar algunos estrenos de películas, pero nada más. No hay conciertos.

La señora López se encogió de hombros.

—Bueno, le dije a Kurt que lo intentaría, y lo hice. Él puede tratar contigo, tú eres una adulta. No te voy a presionar más.

Santana continuó comiendo, y yo estaba junto a Sam mirando por la ventana y al bol de Santana esperando el momento en que tendría que quitarlo.

Miré a Sam, y se encontró con mis ojos con una sonrisa. Él era todo negocios y me di cuenta de que quería que lo hiciera bien aquí.

Había hecho un amigo.

Sam tocó ligeramente mi brazo y dio un paso adelante. De inmediato lo seguí y levantamos los boles.

—¿Más té dulce, señorita?

Santana me miró y deslizó su mirada hacia Sam.

—Sí, por favor.

En el vaso de la señora López quedaba a lo más un trago. Sam otra vez dio un paso hacia atrás y me permitió salir primero. Hicimos la misma rutina que antes.

Una vez en la cocina, recogimos las bandejas ya preparadas con las más ricas y exóticas comidas que jamás había visto.

—Guau, seguro comen un montón.

—La Señora López raramente prueba su comida hasta el momento, y mi conjetura es que apenas tocará esto.

—La señorita come todo lo suyo.

—Sip, pero ella es una chica en crecimiento.

Me reí con la imitación de la señora Sue que hizo Sam, recogí la bandeja, y lo seguí por el ya familiar pasillo.

Una vez dentro, coloqué la comida frente a Santana, otra vez, y Sam colocó el té dulce por mí.

Santana y su mamá comieron en silencio esta vez.

Ocasionalmente, sentí que me miraba, y un breve toque de la mano de parte de Sam que sin duda me recordaba que necesitaba parecer invisible.

Nunca miré esos curiosos ojos negros.

Mamá e hija intercambiaron unas casuales palabras, pero la mayor parte, comieron en silencio.

Finalmente, después de lo que pareció una eternidad, inspeccioné a Santana para ver si había finalizado, y nuestros ojos se encontraron.

Traté de mirar lejos, pero sus ojos tenían un toque de risa. Me quedé mirando a mis pies, y Sam me apretó el brazo.

Me impresionó.

La miré, y asintió para que tomáramos los platos. Limpiamos los lugares en frente de ellas al mismo tiempo, y caminé hacia la puerta.

—No voy a comer el postre—dijo la señora López a Sam—No me gusta dejarte comiendo sola, pero estoy agotada. Estaré en mi habitación si me necesitas.

Santana se paró cuando su mamá dejó la mesa. Una vez que se fue, se sentó otra vez.

—Me encantaría el postre.

Nos aseguró… o me aseguró a mí.
Sam asintió.

—Sí, señorita—dijo en su tono serio, y nos fuimos.

Una vez en la cocina, Sam colocó su bandeja.

—Bien, esto es raro. Se supone que tienes que tomar su plato, y desde que su mamá se fue, no tengo razón para volver. Yo podría ir en tu lugar, lo que sería la mejor idea, pero me temo que se enojará. Te ha notado, y sé que era bastante inevitable que lo hiciera, pero esperaba que ya que es famosa, no prestaría atención a otra cara bonita—Sam suspiró, apoyó su cadera en la mesa y cruzó sus largas piernas—Estoy dejándote esto a ti.

—¿A mí?

—¿Qué es lo que quieres hacer, Brittany? No es sobre tu trabajo; es sobre el mío. Si no vuelves, podría perder el mío por tomar tu lugar. Creo que ella ya se dio cuenta de que estoy protegiéndote. Si tú vas o no, tu trabajo está seguro… por ahora.

Suspiré y recogí la bandeja con el postre.

No pondría en peligro el trabajo de otro por ayudarme.

—Lo haré.

Sin otra palabra, me dirigí al pasillo por mí misma.

Una vez que entré, los ojos oscuros se encontraron con los míos y sonrió.

—Ah, entonces te dejó que vinieras sola. Me preguntaba si en tu lugar lo vería a él.

No quería sonreír por ese comentario pero lo hice.

Puse el postre delante de ella y tomé mi lugar.

—¿Tú hablas? —preguntó.

—Sí.

Sam había hablado por mí toda la noche.

—Nosotros normalmente no tenemos jóvenes mujeres empleadas. ¿Cómo lo hiciste para convencer a Sue?

—Soy madura para mi edad.

Sólo asintió y le dio un mordisco a un tipo de pastel de chocolate con más chocolate goteando del interior. Después de que masticó y tragó, me miró otra vez.

Volví a mirar por la ventana a las olas rompiendo en la orilla.

—¿Qué edad tienes?

—Diecisiete—esperaba que mi simple respuesta pusiera fin a su interrogación.

—¿Cómo supiste que vivo aquí?

Su pregunta me tomó fuera de guardia y me encontré con su mirada.

—Es difícil no mirar las fotos cuando sacaba el polvo y trapeaba.

Frunció el ceño.

—¿Aplicaste para este trabajo sin saber que yo vivo aquí?

Me di cuenta de que había asumido que era una fan que había pasado a través de las grietas de su seguridad y ella quería saber cómo lo había hecho.

—Mi mamá ha estado limpiando aquí por dos meses. Sin embargo, su embarazo ha avanzado y me envió aquí en su lugar. Demostré que era digna, y la señora Sue me mantuvo. Mi estadía aquí no tiene nada que ver con usted, señorita, pero tiene todo que ver con el hecho de que quiero comer y pagar el arriendo—sabía que sonaba molesta, pero yo lo estaba, y no podía evitarlo.

Asintió y se puso de pie.

—Lo siento. Cuando te vi, y eres joven y bueno… atractiva, pensé que la única razón por la que alguien como tu estuviera trabajando aquí, era para estar cerca de mí. Asumí que te gustaban las mujeres también. Trato muy poco con mujeres, y asumir que trabajabas aquí para estar cerca de mí no fue justo. Por favor, discúlpame.

Me tragué el nudo en la garganta.

Sentí que este trabajo se me deslizaba fuera de mis manos, pero no iba a llorar.

—Entiendo—me las arreglé para decir.

Una sonrisa de niña apareció en sus labios, y asintió con la cabeza hacia la puerta.

—Supongo que debería haber imaginado que estabas tomada, por la actitud posesiva del otro empleado esta noche. Te miré más de lo que debería, pero me mantuve esperando que preguntaras por mi autógrafo o deslizaras tu número en una servilleta.

Levanté mis cejas en sorpresa.

Se encogió de hombros.

—Esas cosas son parte de mi forma de vida. Sólo lo esperaba.

Le devolví la sonrisa esta vez.

No era tan mala como había creído.

No iba a despedirme.

—Primero, no me fijo si es hombre o mujer, solo me gustan las persona. Y segundo: estoy aquí para hacer mi trabajo, señorita, nada más.

—Hazme un favor y no me llames “señorita”. Sólo soy dos años mayor que tú.

Tomé el plato, con cuidado para no tocar sus manos, y di un paso hacia atrás.

—Está bien—respondí, con la esperanza de irme.

—Entonces, ¿Él es tu novio?

Me atrapó con la guardia baja con esa pregunta, y me detuve en seco.

—¿Quién?¿ Sam?

Una sonrisa torcida apareció en su rostro.

Era difícil no mirarla.

—Sí, Sam es el tipo que se veía muy determinado a asegurarse de que no cometieras errores esta noche, entonces sí.

—No, él es… él es un amigo.

Era extraño decir esas palabras.

Nunca había llamado a nadie amigo en mi vida.

Santana sonrió y se inclinó para susurrarme en mi oído.

—Espero que algún día me consideres una amiga de esa forma. No tengo muchos de aquellos… y también es bueno que te gusten las mujeres.

Mi cara se puso caliente, y mi piel se estremeció con su cercanía. Su aliento cálido en mi piel hacía difícil formar las palabras.

Tragué saliva, tratando de concentrarme en su comentario y no desmayarme a sus pies como una loca lunática.

—Sólo tengo uno—solté, como una idiota.

Santana frunció el ceño.

—Encuentro eso difícil de creer.

Me encogí de hombros.

—No tengo tiempo para amigos.

Santana dio un paso adelante, abriendo la puerta para mí y sonrió.

—Bueno, espero que puedas encontrar algún tiempo en tu apretada agenda, porque sucede que necesito un amigo… alguien a quien no le importe quién soy... alguien que se ría de mis bromas cuando no sean graciosas. Si no me equivoco, no te importa el hecho de que estoy en la portada de la revista Rolling Stone este mes, y en las paredes de las habitaciones de todas las adolescentes en América.

Su comentario pareció facilitar mi momentáneo lapso de sentido común por su cercanía, y negué con la cabeza.

—No todas las adolescentes en América. Nunca has visto mis paredes. Entonces, supongo que estás en lo correcto. No me importa—me alejé, dejándola detrás de mí.





*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Jue Mayo 11, 2017 8:24 pm

Asi se hace Brittany, digna hasta el final, espero labios de mero no sea un problema!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6430
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Tati.94 el Jue Mayo 11, 2017 10:19 pm

Es la misma historia obviamente pero con las Brittana si que es diferente la cosa. por supuesto la leeré.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 219
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Jue Mayo 11, 2017 10:42 pm

hola morra,..

empezaron los cruces,...
vamos que quiere san un bufón para que se ria de sus monerías,.. no jodas!!!
a ver como siguen las cosas!!!??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5016
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Vie Mayo 12, 2017 7:16 pm

micky morales escribió:Asi se hace Brittany, digna hasta el final, espero labios de mero no sea un problema!!!!




Hola, jaajajajajaj XD ajajjaajajajaj si que si! ¬¬ espero lo mismo la vrdd ¬¬ Saludos =D





Tati.94 escribió:Es la misma historia obviamente pero con las Brittana si que es diferente la cosa. por supuesto la leeré.





Hola, jajajajaaj espero y te guste xD ajajajajajajaja. Eso es más q bueno! ajjajaa. Saludos =D





3:) escribió:hola morra,..

empezaron los cruces,...
vamos que quiere san un bufón para que se ria de sus monerías,.. no jodas!!!
a ver como siguen las cosas!!!??

nos vemos!!!




Hola lu, uuuuu!!! ajajajajajaj. XD jaajajaja esta mal ai la morena xD jajajajajajajaaja. Aquí otro cap para saberlo! jaja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Cap 3

Mensaje por 23l1 el Vie Mayo 12, 2017 7:18 pm

Capitulo 3


Sam esperaba por mí en la cocina, bebiendo té dulce y hablando con la señora Sue.

Se puso de pie cuando me vio.

—Bueno, ¿Cómo te fue?

—Ella pensó que yo era una fan que se deslizó a través de las grietas, y quería saber cómo lo había hecho. Le informé que había reemplazado a mi mamá debido a su embarazo, que no era una fan, y que no me di cuenta de que ésta casa le pertenecía a ella cuando acepté el trabajo.

Sam frunció el ceño.

—¿Cómo te tuvo dándole explicaciones?

—No creo que haya ningún problema ahora que ella sabe que no soy una fan loca a punto de resbalar mi número en una servilleta. Dudo que se dé cuenta de mi existencia a partir de ahora.

Sam levantó sus cejas como si no me creyera.

La señora Sue se acercó y tomó la bandeja de mis manos.

—Bien, sabía que ibas a trabajar muy bien. Ahora, ve a cambiarte el uniforme y vuelve a casa. No espero que regreses hasta las siete de la mañana.

Corrí al cuarto de lavado para cambiarme.

Una vez que estuve de nuevo en mi propia ropa, me dirigí a la puerta. La señora Sue tarareaba mientras limpiaba, y Sam estaba apoyado contra la puerta, esperando.

—Es tarde, ¿Conduces o caminas?—preguntó, cuando llegué junto a él.

—Vine en bicicleta.

Abrió la puerta, y salimos a la noche juntos.

—Déjame ponerla en la caja de mi camioneta y llevarte a casa.

Realmente parecía preocupado por mí.

—De acuerdo. Gracias.

Una vez que los dos estuvimos en la camioneta, me relajé y me eché hacia atrás en sus asientos de cuero gastado.

—Así que, ¿Cuánto tiempo llevas trabajando en la mansión López?

Él me miró.

—Comencé el verano pasado. Sólo trabajo los veranos aquí. Soy un local, pero actualmente estoy estudiando en la Universidad de Alabama. Este es un empleo de verano para mí.

—Obviamente es un trabajo de verano para mí también. Voy a empezar mi último año en el otoño. Nos acabamos de mudar aquí desde Tennessee.

Nos quedamos en silencio durante unos minutos, y yo miré por la ventana ya que las familias caminaban por las aceras, aún en su ropa de playa.

Nunca había visto la playa antes de que nos mudáramos aquí.

No podía dejar de estar fascinada observando las olas romper sobre la playa de arena.

—Pareces mucho mayor que una chica de último año de secundaria. De hecho, eres más madura que la mayoría de mis compañeras.

Sonreí para mis adentros.

Si tan sólo supiera.

Pero aquella noche no era la noche para descargar mi vida con alguien que podría llegar a ser un verdadero amigo.

—Lo sé. Siempre he sido una mujer grande en el cuerpo de una niña. Eso pone a mi madre como loca.

—Yo no diría que eres una mujer mayor, sólo eres más madura que el resto de las chicas de diecisiete años.

Las adolescentes normales se reían y coqueteaban por las calles. El romance de verano no era algo que comprendiera, pero al parecer era una cosa muy grande por estos lados.

Las chicas de aquí se referían a los turistas como chicos y otras chicas de verano. Yo realmente no lo entendía, o sí lo hacía, pero no me parecía normal.

Sam se volvió hacia mí.

—¿He herido tus sentimientos? No quise hacerlo. Fue un cumplido, de verdad. Me canso de la estupidez y la superficialidad de las niñas. Eres como un soplo de aire fresco.

Volví la cabeza hacia atrás en dirección a él y lo vi sonreír.

Realmente era un buen tipo.

Deseé que mi interior se volviera cálido y cosquilleara cuando me miraba fijamente, pero al parecer mi cuerpo sólo se reservaba aquella respuesta para las estrellas del rock adolescente.

El pensamiento de que tal vez fuera superficial en mi interior, me hizo sentir enferma.

—Gracias, nunca me han felicitado por mi personalidad extraña antes.

Frunció el ceño y sacudió la cabeza.

—Yo no la llamaría extraña... más bien, refrescantemente única.

Me reí de su intento por hacer que suene mejor.

—Gracias. Refrescantemente única suena mucho más atractivo. Gira a la derecha en el siguiente semáforo, y es dos casas más abajo, a la izquierda.

Permanecimos en silencio el resto del camino hasta el departamento.

—Ponla a un lado. No se nos permite utilizar la unidad del propietario. Son los dueños de la casa. Alquilamos el pequeño departamento de abajo.

Sam se detuvo en la puerta.

—Gracias de nuevo por traerme a casa—abrió la puerta, saltó, y tomó mi bici de la caja de su camioneta.

Vi como él la bajó y la apoyó contra la pared de la casa, junto a la puerta.

—Cuando quieras. Si te marchas al mismo tiempo que yo lo hago, siempre puedo darte un empujón.

Le di las gracias de nuevo.

Él movió los pies y miró hacia mí.

—Puesto que eres nueva aquí, y estamos trabajando juntos este verano, ¿Por qué no salimos una noche después del trabajo, o el domingo durante el día, cuando los dos estamos libres? Te puedo mostrar lo que es divertido por aquí y presentarte a algunas personas. Ya sabes, como amigos.

Parecía divertido, pero me quedé un poco sorprendida por el comentario del domingo.

—¿El domingo? —pregunté.

Él frunció el ceño.

—¿No sabes que todos tenemos libres los domingos, incluso la señora Sue?

Negué con la cabeza.

—No, yo no lo sabía. Pero, sí, me encantaría ir a disfrutar de esta zona con alguien que sepa a dónde ir.

Él sonrió y se pasó la mano por el cabello rubio.

—Genial. Voy a hacer planes esta semana y te haré saber lo que tengo preparado.

Nos despedimos, y lo observé entrar de nuevo en su camioneta. Saludé con la mano, y me volví para enfrentar a Whitney y sus indudables veinte preguntas sobré por qué me había tardado tanto.

El departamento estaba en silencio y oscuro.

Me asomé a la habitación de Whitney y la encontré dormida en la parte superior del cobertor, con el aire acondicionado encendido. Tomé una manta y la cubrí antes de ir a mi habitación y prepararme para una ducha.

Ella había ido a dormir temprano.

No hubo veinte preguntas, y no tuve que cocinar la cena. Sonreí y me dirigí hacia el cuarto de baño.

Necesitaba estar limpia y dormir.

Me las había arreglado para superar mi mayor obstáculo.

Mañana debería ser más fácil.

No habría más encuentros con Santana y tener un amigo debería hacer las cosas aún más agradables.



La semana siguiente cayó en una rutina.

Llegaba al trabajo e iba directo a la cocina con la señora Sue. Ella hablaba mucho más que Becky, y sus historias eran entretenidas. Me contó todo acerca de sus dos hijas y sus siete nietos.

Una de las hijas vivía en Michigan, con cinco hijas a cuesta. La otra hija vivía en Georgia, y tenía una niña de nueve años de edad y un niño pequeño que era amado inmensamente por una familia llena de chicas.

Su vida criando a sus hijas me hizo dar cuenta cuán disfuncional mi vida con Whitney sonaría. Me imaginé una vida completamente normal, como la de la señora Sue.

Yo sabía que algún día podría tener una, tan llena de familia y amor como la que ella parecía tener.

A menudo soñaba despierta con una vida como la que ella me contaba.

Mis primeras tardes con el señor Figgins comenzaron siendo un poco tensas, ya que a él no le gustaba tener una adolescente ayudándolo, pero después de un día de no tener que apoyar sus artríticas rodillas parecía apreciar mi presencia ahí.

Después de mi cuarto día, el señor Figgins y yo nos sentábamos y jugábamos al ajedrez en el mirador, cuando los días de trabajo terminaban. Me ganaba cada vez, pero estaba comenzando a gustarme y le prometí que mejoraría mis habilidades, y que un día lo vencería.

Veía a Sam en las noches, cuando todos nos sentábamos alrededor de la mesa y disfrutábamos de un plato de sopa y ensalada.

La señora Sue siempre enviaba un plato de comida a casa para Whitney, y yo sospechaba que ella lo hacía por mí. De alguna manera, sin que yo le dijera, ella parecía entender cómo mi vida de hogar funcionaba.

Después de que Sam salía del trabajo, nos llevaba a mi bicicleta y a mí a casa.

La señora Sue contrató a otro sirviente que Sam sugirió.

Él estaba trabajando bien, y las cosas parecían funcionar sin problemas con el personal y la familia.

El domingo por la mañana llegó antes de que lo notara.


Me acosté en la cama, tapándome la cara frente a la brillante luz del sol que se colaba por las ventanas. Fue bueno no tener que saltar y prepararme para salir.

Disfrutaba de mi trabajo, pero también me gustaba dormir hasta tarde.

Bostecé y me estiré.

Saldría con un amigo.

Yo estaba más emocionada de lo que una persona normal estaría, pero no pude evitarlo.

Me senté y me froté la cara, tratando de despertar lo suficiente como para ir a desayunar.

La casa estaba muy tranquila todavía, ya que Whitney normalmente dormía hasta las once todos los días.

Fui a la cocina y me serví un plato de Crunchs de mantequilla de maní, y luego fui a sentarme en el pedazo de losa, saliendo por nuestra puerta de atrás.

El sol brillaba fuera del agua, y me calentó mientras yo disfrutaba de mi plato de cereal.

Ese día se sentía como mi primer día real de verano.

Ese día sería capaz de ir y hacer algo que todos los chicos de diecisiete años suelen hacer.

—¿Qué estás comiendo?—preguntó Whitney, mientras caminaba hacia la puerta, o mejor dicho, se contoneaba por ella.

—Cereales de mantequilla de maní—le contesté, y les di otro mordisco.

Se hundió en la silla de jardín a mi lado y suspiró:

—¿Me amas?

Puse los ojos en blanco, sabiendo las palabras que vendrían después.

—Sí —respondí, y tomé otra cucharada de cereal.

—Entonces, ¿Tendrías piedad de mí y mi enorme estómago, y me servirías un tazón cuando hayas terminado?

Ese era un viejo juego.

Ella creía que era lindo preguntarme si la quería antes de pedirme que fuera a buscar algo.

Me comí el resto de mi cereal y bebí toda la leche antes de ponerme de pie.

—Voy a buscar tu cereal —le dije, caminando de regreso hacia la puerta.

—Gracias, cariño —respondió ella sin abrir los ojos.

Le serví un tazón grande, así no tendría que buscar un segundo luego, y se lo llevé.

Tenía que decirle acerca de Sam antes de que él llegara. Le di la taza, y ella se echó hacia atrás, reclinándose en una silla que no era reclinable, y tomó el tazón.

—Muchísimas gracias —dijo, sonriendo.

Volví a sentarme.

—He hecho un amigo en el trabajo, y él viene a buscarme hoy para mostrarme los alrededores y pasar el rato.

Whitney puso la cuchara llena de cereal hacia abajo.

—¿¡Un chico!? ¿Tú?

—Él no es un chico con el que estoy saliendo. Es sólo un amigo. Es de por aquí y quiere salir hoy.

Ella sonrió y le dio un mordisco al cereal. Apenas había tragado cuando dijo:

—No puedo creer que hayas hablado con alguien lo suficiente como para hacer un amigo. ¿O es un recluso también?

Me puse de pie, no me encontraba de ánimo para las bromas de mi mamá.

Le encantaba recordarme que carecía de habilidades sociales.

Empecé a entrar, y ella se rió.

—Sólo estoy tomándote el pelo, Britty. No te molestes. Me alegra que tengas un amigo. Pero no te olvides de mí y estés fuera todo el día. Me siento sola por aquí.

Odiaba cuando ella me hacía sentir culpable.

—Tienes un auto. Ve a un lugar y has algo.

Ella dio un suspiro melodramático.

—Me hace falta ir a buscar una pedicura, ya que no puedo ver los dedos de mis pies.

Negué con la cabeza.

—No, algo donde no se necesite dinero. Como dar un paseo por la playa.

Rodó los ojos en ese momento, y entré. Hice una línea recta hacia el dinero escondido que había salvado de las facturas, y lo escondí en otro lugar.

No tenía necesidad de llegar a casa y ver que había gastado todas nuestras reservas.

Después de que el dinero estuvo asegurado, me fui a prepararme para mi día con Sam.

Tenía que lavarme el pelo y ponerme bloqueador solar.

El sol aquí podría ser brutal.

Pero primero, tenía que encontrar un traje de baño y algo de desgaste.

Miré la hora.

Treinta minutos hasta que llegara a recogerme. Tenía que estar lista para que Whitney no respondiera a la puerta y encontrara una manera de avergonzarme.

—Buenos días —dijo Sam cuando abrí.

—¡Buenos días a ti también! Espera sólo un segundo, voy a buscar mi bolso—me di vuelta, volví a entrar en la sala de estar, y tomé el bolso que había dejado sobre la mesa—Me voy. Sal y ve a hacer algo—le dije a mamá antes de caminar hacia la puerta.

—¿Qué? ¿No lo traes adentro?—todavía estaba vestida con su camisón negro, que se extendía por encima de su estómago.

—No, mamá, no contigo vestida con tu camisa de dormir.

Ella se rió, y me apresuré a volver a la puerta.

—¿Estás lista para ver este lugar desde una perspectiva local?—me preguntó con una sonrisa.

Asentí con la cabeza, emocionada.

—Sí, lo estoy.

Abrió la puerta de la camioneta para mí, y me balanceé dentro. Saltó y se deslizó en un par de gafas de sol oscuras.

—¿Comes ostras crudas?

—¡De ninguna manera!

Él sonrió.

—Debí haberlo adivinado: eres una niña de Tennessee. Pero está bien, también están asando hamburguesas, mazorcas de maíz, y costillas.

—Me encantan las hamburguesas, el maíz, y las costillas.

—Ah, bien. Bueno, vamos a ir a la casa de un amigo. Están asando fuera hoy, con las ostras crudas en su concha como aperitivos.

Hice una mueca ante la idea de algo blando y viscoso sobre conchas que la gente realmente iba a poner en sus bocas.

Él se rió en mi cara.

—Creo que cuando uno crece por aquí, no parece tan malo.

No respondí, porque no estaba segura de que alguien pudiera acostumbrarse a comer baba.

—Mike ha sido mi mejor amigo desde la escuela primaria. Te gustará. Iremos a una parrillada, y luego a practicar esquí acuático. Ellos tienen un barco y vamos a ir a lanzarlo en el puerto deportivo.

—¿Has hecho esquí acuático alguna vez?

—Me temo que no, pero me gustaría intentarlo—parecía que eso era lo que debía decir, porque una gran sonrisa estalló en su rostro.

—Te puedo enseñar. Estarás esquiando antes de que el día haya terminado.


Llegamos a una casa de una sola planta, construida sobre pilotes, como la mayoría de las casas de por ahí.

No era lujosa, y parecía haber sobrevivido a algunos huracanes. El revestimiento había sido remendado unas cuantas veces.

Sam me encontró cuando salí de la camioneta y deslizó un par de gafas de sol en mi cara.

—Vas a necesitarlos. Sin ellos, el sol te dará dolor de cabeza.

—¿Siempre llevas gafas de sol de mujer por ahí?—le pregunté en broma.

Se echó a reír.

—No, tengo una hermana.

Yo no sabía nada de su familia.

Me gustó saber algo sobre él que no fuera lo obvio.

—Por favor, dime que te pusiste bloqueador solar. Incluso los más bronceados se queman con este sol.

—Sí, estoy usando.

—Ven por aquí—dijo, tirando de mí con él a través de un poco de hierba muy alta, que crecía en la arena.

Un simple rectángulo de piscina se encontraba en el centro del patio, rodeado de chicos en traje de baño y chicas en bikini. Ellos arrojaban barro de unas conchas, y me recordé a mí mismo que no debía hacer muecas cuando me hablaran y comieran esas cosas.

Sam me apretó la mano y tiró de mí hacia la fiesta.

—Sam, ya era hora de que llegaras. Todos los depósitos están casi vacíos—llamó un tipo con rastas largas de color marrón.

Sam sonrió y me susurró:

—No voy a comer en frente de ti, te lo prometo.

Negué con la cabeza.

—No, en serio, está bien.

Él se rió y me llevó hacia el grupo de chicos de pie junto al muchacho de rastas. Varias personas llamaron a Sam, y él agitó la mano y asintió con la cabeza.

Mi estómago se revolvió con nerviosismo cuando me di cuenta de que la mayoría me observaba.

—Hola, chicos, esta es Brittany, Brittany este es Mike—un tipo con rasgos asiáticos y un cuerpo fibroso—Artie—un tipo con lentes, pelo castaño y bajito—Y Joe—el chico rasta, que también pasó a tener varios tatuajes y piercings—Hemos sido amigos desde el segundo grado.

Joe se sacudió las rastas de los ojos y sonrió.

—Desde que Mike le dio una paliza a Artie y el viejo Sam aquí saltó a defenderlo, entonces comenzó a recibir golpes de Mike, hasta que yo salté, y todos fuimos suspendido de la escuela.

Los cuatro se rieron de aquel recuerdo, y yo traté de representármelos como niños pequeños en combate.

—Nuestros padres estaban muy orgullosos. Ellos tuvieron delincuentes de escuela primaria—Joe sonrió y se comió otra ostra.

—Joe recordará todo el día si tú se lo permites. No actúes como si disfrutaras de sus historias. No se detendrá—sonrió Sam.

La amistad entre esos cuatro me hizo sentir calor en mi interior.

No era algo con lo que estuviera familiarizada.

—Así que, Brittany, ¿Cómo es que el feo culo de Sam encontró a una hermosa muchacha ciega?—preguntó Mike, a tiempo que daba vuelta una hamburguesa.

Eché un vistazo a Sam sólo para ver como me sonreía.

—Trabajamos juntos. Él vino a mi rescate en mi segundo día ahí, y mi vista es 20/20.

Uno de ellos lanzó un silbido, y el otro se rió malvadamente.

—Sam es un habitual caballero de brillante armadura, te lo aseguro—dijo Joe con un movimiento de sus rastas.

Sam lo empujó juguetonamente, y Joe se echó a reír.

—Voy a llevarla a conocer a otras personas si ustedes tres no pueden comportarse.

—¿Qué he hecho?

Sam le envió una mirada burlona antes de pasar a mí.

—¿Tienes sed?

Joe metió la mano en una hielera detrás de él y me ofreció un refresco. Lo tomé, le di las gracias, y los escuché hablar de un juego de voleibol de playa que tendría lugar el próximo fin de semana, entre ellos y un equipo rival.

Me hacían preguntas, o me traían a la conversación de vez en cuando, pero la mayoría del tiempo simplemente planeaban y proponían estrategias.

No tenía ni idea de que el voleibol de playa fuera un deporte serio.

Una morena de rasgos asiáticos en un ardiente bikini rosado, que apenas cubría las cosas importantes, se acercó por detrás de Mike, le rodeó la cintura con sus brazos, y le besó el cuello.

—Brittany, ella es Tina, la novia de Mike, y Tina, ella es Brittany, una amiga mía.

Tina me sonrió y luego pasó la mano por la cabeza de Mike.

—Si te aburres con la conversación de este grupo, eres bienvenida a quedarte conmigo y las chicas.

—Está bien. Gracias.

—¿Estás aburrida? ¿Quieres ir a nadar y refrescarte?

Yo no estaba muy segura de querer quitarme el vestido de verano frente a todas esas personas. Mi bikini de color rojo no era tan escaso como los que las otras chicas llevaban, y no lo llenaba igual que ellas lo hacían.

Pensé en mis piernas flacas y largas en comparación con las curvas y grandes torsos de las muchachas que yacían ahí afuera, y quise mantener mi ropa puesta.

Sin embargo, también quería hacer amigos y no decepcionar a Sam, así que necesitaba tirarme al sol o nadar. Dado que la natación me mantendría cubierta la mayor parte del tiempo, decidí que sería la mejor opción.

—Nadar me parece bien.

Él sonrió y tiró de su camiseta para revelar un pecho muy bronceado y musculoso.

Tragué saliva y deseé no tener que hacer esto, pero yo sabía que debería tarde o temprano. Así que me quité el vestido y lo puse al lado de la camisa de Sam.

No quería hacer contacto visual con nadie, y deseé poder saltar en el agua sin tener que ir con calma hacia ahí y entrar.

Un silbido desde atrás me sorprendió y oí un "ouch". Me volví para ver a Sam observando a Joe y Artie.

—Lo siento, Brittany, estos dos no tienen modales—tomó mi mano de nuevo.

Él siempre tomaba mi mano por casualidad.

Nunca me había molestado antes, pero que estuviera semidesnudo lo hizo un poco incómodo.

—Vamos. Vamos a nadar—me sonrió sin siquiera prestar atención a mi cuerpo.

Me sentí aliviada y avergonzada, al mismo tiempo.

No quería que Sam me gustara como algo más que un amigo, pero tampoco quería ser tan varonil en mi traje de baño como para que él ni siquiera lo notara.

Decidí dejar de pensar tanto en todo, y sólo lo seguí hacia el agua, a través de las escaleras. Nos unimos a un juego de baloncesto con un objetivo flotante en el centro de la piscina.

Yo apestaba, pero nadie más que Sam y un chico llamado Blaine, parecía ser bueno, así que no me preocupé demasiado.

Después de correr con Sam en la longitud de la piscina, y ganar una de tres veces, salimos a buscar algo de comer. Me acerqué a mi vestido de verano, a tiempo que Sam vino detrás de mí y me ató una toalla alrededor del cuerpo.

—Gracias.

Él sonrió.

Nuestra amistad estaba yendo muy bien, y eso hizo que mi sonrisa brillara un poco más. Tal vez mi personalidad no era tan mala como Whitney decía.

Sam se inclinó y me susurró al oído:

—¿Hamburguesas, costillas, o ambas cosas?

Pensé en el lío que serían las costillas y todas las personas que había en el pequeño patio trasero.

—Hamburguesa —susurré.

Él asintió con la cabeza y se dirigió a la parrilla. Me consiguió una hamburguesa y unas costillas para él.

Nos acercamos a una mesa repleta de cosas para poner en la hamburguesa, y añadí un poco de salsa de tomate y queso. Sam nos consiguió unas bebidas, y nos dirigimos a una zona de sombra desocupada. Nos sentamos y comimos en silencio durante unos minutos.

Lo vi usar por lo menos quince servilletas. Se echó a reír cuando llegó a más, y todas las que había ya no estaban limpias.

—Crees que mi desorden es gracioso, ¿Eh?

Me encogí de hombros y solté otra carcajada que no pude contener. Fui a mi plato y le entregué la servilleta.

—Gracias—la tomó y se limpió—¿Te estás divirtiendo?—preguntó después de haber acabado con la barbacoa de su rostro.

—Sí. Me siento como la más joven de aquí, pero me estoy divirtiendo.

Sam asintió con la cabeza.

—Tú eres la más joven de aquí. Olvidé que en mi viejo grupo, todos tienen mi misma edad.

—No, de verdad lo estoy disfrutando.

Artie, cuya atención parecía estar centrada en nosotros, sacudió la cabeza.

—Me temo que a mi amigo de allá le gustas. Vas a tener que simplemente ignorarlo.

Fruncí el ceño.

—¿¡Le gusto!? ¿Con todas estas mujeres mayores y atractivas por aquí?

Sam dirigió sus ojos hacia mí, estudió mi rostro durante un minuto, y sonrió.

—De verdad lo crees, ¿Cierto?

—¿Creer qué?

—Que las otras chicas aquí son mejores que tú.

Yo me reí y encogí mis hombros.

—No soy ciega, Sam.

Él levantó las cejas.

—O estás ciega o no tienes un espejo en tu casa. Sigue haciendo cosas tan dulces como sonrojarte, y vas a tener a Artie cantando baladas de amor fuera de tu ventana.

Volví a reír y sacudí mi cabeza.

—Realmente espero que no.

Sam miró a Artie.

—Le gustan mucho las piernas, y resulta que tú tienes el mejor par que he visto en un largo tiempo. Pero creo que realmente lo tuviste cuando pestañaste tus ojos azules de bebé hacia él y sonreíste.

Fruncí el ceño.

—No recuerdo haber pestañeado mis ojos hacia nadie, y mis piernas son largas y delgadas.

Sam sonrió.

—Espero que siempre te mantengas de esta manera. Dulce e inocente. Pero yo quiero ser quien te ilumine. Tus piernas son sexys como el infierno, y tus pestañas son tan gruesas y largas que al parpadear parece que los estás golpeando, y eso es muy atractivo.

No estaba segura de creerle, pero le sonreí de todos modos.

—Eres un buen tipo. Gracias por tratar de hacerme sentir mejor.

—¿Eso es lo que estoy haciendo? —preguntó con una sonrisa burlona.

Sonreí.

—Yo creo que sí.

Se echó a reír y sacudió la cabeza.

—Claro, lo que digas, Brittany.





*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Mayo 12, 2017 8:09 pm

hola morra,...

es una mujer embarazada,.. pero joder que fastidio!!!
es bueno que britt se relacione con gente de su edad,.. y se comporte en la mejor manera como una!!
a ver como termina el dia!!

nos vemos!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5016
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Vie Mayo 12, 2017 8:37 pm

bueno, parece que sam no tiene otras intenciones, a ver como termina el dia para brittany!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6430
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Mayo 13, 2017 7:18 pm

3:) escribió:hola morra,...

es una mujer embarazada,.. pero joder que fastidio!!!
es bueno que britt se relacione con gente de su edad,.. y se comporte en la mejor manera como una!!
a ver como termina el dia!!

nos vemos!




Hola lu, si q lo es ¬¬ saca lo peor y deja mal a las embarazadas xD Si que si, su mamá no es de gran ayuda XD Esperemos y bn para ella... y san xD Saludos =D





micky morales escribió:bueno, parece que sam no tiene otras intenciones, a ver como termina el dia para brittany!



Hola, esperemos y no... y ni lo intente la vrdd ¬¬ Esperemos y bn... y junto a san xD digo yo jajaja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Cap 4

Mensaje por 23l1 el Sáb Mayo 13, 2017 7:20 pm

Capitulo 4


El miércoles por la noche, Sam vino a buscarme al jardín.

—Hola, Brittany, la familia López está cenando esta noche en casa de un amigo, así que voy a salir temprano. ¿Cuánto tiempo más hasta que te bajes?

Miré al señor Figgins que parecía estar sufriendo realmente de su artritis hoy y sabía que no podía salir temprano.

No me haría daño al montar mi bicicleta a casa esta noche.

—Sigue adelante. Tengo trabajo aquí. Además, quiero hacer una parada en el supermercado y recoger unas cuantas cosas en mi camino a casa.

Sam frunció el ceño como si estuviera tratando de decidir algo. Finalmente, dijo:

—Realmente no me gusta la idea de que regreses a casa por la noche, y luego tratando de andar en bicicleta con bolsas de alimentos.

Empecé a discutir con él y asegurarle que todo estaría bien, pero su mirada dejó la mía y aterrizó en algo detrás de mí.

Me volví y vi a Santana López viniendo hacia nosotros desde el interior del mirador. Yo ni siquiera la había visto irse dentro.

—Estoy de acuerdo contigo en viajar a casa en la oscuridad con los alimentos. La voy a suministrar a casa. Puedes irte ahora. Ella estará a salvo.

Sam me miró con preocupación.

Le sonreí como para tranquilizarlo, de que me gustó este arreglo.

—Uh, eh, sí, claro, Srta. López, gracias. Nos vemos mañana, Brittany—dijo con una arruga entre sus cejas.

Me di cuenta de que no estaba seguro acerca de esto.

—Nos vemos mañana—le contesté y lo vi de mala gana dar la vuelta y alejarse.

No porque quería mirarlo más tiempo, sino porque tenía que calmarme antes de que me enfrentara a Santana.

De alguna manera, me había convertido tan patética como el resto del mundo adolescente.

Había visto atisbos de Santana los dos últimos días, y cada vez que miraba hacia mi, me sonreía. Mi corazón dio un pequeño vuelco traidor.

Antes de darme cuenta, tendría un cartel estúpido de Santana en mi pared.

—Gracias—logré decir sin tropezar con mi lengua.

Me dio una de esas sonrisas destinada a derretir corazones en todas partes.

—Si hubiera sabido que ibas a andar en bicicleta para ir y volver del trabajo habría hecho algo al respecto hace mucho tiempo. Me alegro de tener estos empleados reflexivos. Pero de nuevo, él es tu amigo, ¿No es así?

Le sonreí.

—Sam es un buen tipo.

Santana dijo en voz baja:

—¿Y yo qué... Yo soy una buena tipa?

No estaba segura de qué decir a esto, así que me decidí ser sólo honesta.

—No te conozco, en realidad, pero sí sé que firmas mi cheque de pago, así que no estoy muy segura de cómo responder a esto.

Santana echó atrás la cabeza y rió.

Me sorprendí a mí misma sonriendo.

Parecía casi tocable cuando se reía.

Ofreció su brazo y lo tendió a mí para conectar mi mano a través.

—Bueno, entonces, Brittany Pierce, ¿Por qué no me haces el honor de dar un paseo por la playa para que podamos hablar? Entonces tal vez puedas decidir por ti misma si soy una buena tipa o no.

Fruncí el ceño y miré al señor Figgins.

—No sé si puedo, ya ves, el señor Figgins tiene artritis, y me necesita para el deshierbe, si quiere admitirlo o no. Ponerse de rodillas no le resulta fácil y muy doloroso.

—¿En serio?—preguntó con preocupación en su rostro, y se volvió y se acercó a donde estaba el señor Figgins fingiendo trabajar, aunque yo sabía que había estado observando a Santana y a mí.

No pude oír lo que dijo Santana, pero el señor Figgins parecía gustarle lo que escuchó y asintió con la cabeza, estrechó la mano de Santana, y parecía estar guardando sus cosas.

Santana volvió hacia donde yo estaba.

—El señor Figgins ha decidido tomarse la tarde libre y descansar sus rodillas. También me pidió que te dijera que podía esperar hasta mañana para su juego de ajedrez.

Sonreí al hombre mayor a quien yo había llegado a preocuparme. Hizo un guiño, y yo negué con la cabeza hacia él.

Santana, una vez más ofreció su brazo, y vacilé antes de deslizar mi mano en el interior de su codo doblado.

—Está bien.

No estaba segura de qué decir y me preguntaba si podía oír mi corazón latiendo en mi pecho.

—Vamos a ver, no sólo te preocupas sobre las rodillas de los viejos, sino que también juegas al ajedrez con ellos en la noche.

Me puse rígida y se detuvo.

Ser molestada acerca de mi relación con el señor Figgins me molestaba.

—Tranquila, tigre—acarició mi mano—No me burlo de ti. Estoy realmente impresionado. No he conocido a una chica con compasión antes, y estoy intrigada.

Me relajé.

—Me imagino que en tu mundo, las personas son muy diferentes que aquí, en el mundo real. Estoy segura que si pasaras algún tiempo con una chica todos los días, verás que no soy única.

Me sonrió.

—Las personas de todos los días son quienes me escriben cartas de admiración y compran mis conciertos. Son las personas que gritan mi nombre y corren detrás de mí como animales enloquecidos. Tú no has tratado incluso de colarte en mi habitación y arrojar a chorros tu perfume en mi almohada.

Dudé, mi mandíbula cayendo en estado de shock.

—Por favor, dime esas cosas no han ocurrido antes y que los compones.

Santana se encogió de hombros y negó con la cabeza.

—Tengo miedo de que lo tengan. Son sólo unos pocos ejemplos. Dejé fuera las no aptas para los oídos de una joven. No quieres ni saber a qué grado van las personas para conseguir mi atención. Es una de las razones por las que necesitaba esta escapada de verano. Si no tengo esto, habría salido del negocio hace mucho tiempo—llegamos a la orilla y se detuvo. Hizo un gesto con la mano sobre la arena blanca a nuestros pies—¿Quieres sentarte?

Me hundí en una posición al estilo indio. Ella se sentó de forma suave, lo que me hizo sentir torpe.

¿Por qué me importa?

Nunca he pensado en la forma en que me siento antes.

No tenía necesidad de empezar a pensar en ella como más que cualquier otra cosa que no sea una mujer.

Un tipo que firma mi cheque de pago.

—Así que, cuéntame sobre Brittany Pierce—se echó hacia atrás sobre sus manos y estiró sus piernas delante de ella.

Me encogí de hombros, sin saber qué decir.

—¿Qué quieres saber? No soy muy interesante.

Se rió entre dientes.

—No estoy de acuerdo, pero no vamos a discutir. Háblame de tu familia.

La sangre corrió a mis mejillas por la petición, pero me obligué a hablar en vez de sonrojarme como una idiota.

—Bueno, vivo con mi mamá, y siempre ha sido sólo ella y yo. Sin embargo, está embarazada en este momento, así que nuestros dos pronto serán de tres. Nos acabamos de mudar aquí hace unos meses desde Tennessee. Me encanta el océano mucho más que las montañas, por lo que la medida ha sido buena.

Santana me miraba mientras hablaba, y me concentré en mirar fijamente mis manos.

—No quiero que entres en tu espacio personal, así que dime si te pregunto algo que sientes que no es asunto mío. ¿Dónde está el papá del bebé?

Me reí de su pregunta, porque, sí, era personal, y la respuesta era sórdida, pero algo en ella me hizo relajarme y decirle cosas que normalmente no hablaba.

—Mi mamá es hermosa, pero por desgracia no tiene sentido común. A ella le gusta la atención que recibe de los hombres y recoge los peores—le di una pequeña sonrisa que sabía que no llegaría a mis ojos—Cuando digo peores, ¡Me refiero a lo peor! Ellos están casados o comprometidos, o tan despreciables que nunca considerarían sentar cabeza. El hombre que donó a mi concepción está casado, y yo aún sé quién es y dónde vive, pero nunca tuve intención de ir a presentarme. El papá de este bebé es también un perdedor. No está casado, pero no tiene ninguna intención de ayudar o contribuir a la crianza de este niño.

Estaba compartiendo demasiada ropa sucia, así que dejé de hablar y miré por encima de las olas del mar.

Ella se sentó, y su brazo rozó el mío. El calor se precipitó a través de mi cuerpo.

—Tú eres el adulto en casa, ¿Verdad?

Me tensé en la descripción correcta.

Asentí con la cabeza, ya que podía sentir su aliento cerca de mi cuello.

—No es de extrañar que seas tan diferente. Tienes demasiado sobre tus hombros para considerar incluso colgar carteles de alguna estrella de rock adolescente superficial en tus paredes.

Sonreí ante su humor.

—Tú no eres superficial. Por supuesto, pensé que lo serías en un principio, pero me sorprendiste.

Dedos se deslizaron por mi muslo y me tomó la mano.

—¿Es este trabajo que paga las cuentas, entonces? Cuando mencionaste que pagabas por la comida de la noche en que nos conocimos, pensé que tal vez era broma o siendo melodramática, pero ahora....—se detuvo.

Cogí donde lo había dejado.

—Ella está demasiado dentro de su embarazo, y le es muy difícil trabajar. No mantiene sus trabajos bien. Durante el año escolar, lucha de un trabajo a otro. Estuvo aquí hasta mi primer día fuera de la escuela.

No dijo nada, y yo tampoco.

Nos sentamos ahí, cogidas de la mano y mirando la puesta de sol sobre el agua.

Justo antes de que se hundiera, Santana se puso de pie.

Extendió la mano para que la tome.

—Será mejor regresar antes de que el sol se ponga por completo.

Sus dedos nunca dejaron los míos mientras caminábamos de regreso a la casa.

La única manera de explicarlo es decir que estaba muy cerca de una experiencia fuera del cuerpo.

Tomarse de la mano con Santana López y sentir que conectamos. No parecía una estrella de rock más. No era la tipa que vi en los carteles y en revistas.

Ella no era el bombón que había visto en MTV.

No era más que Santana.

Pensé en Sam, a veces me cogía la mano y lo casual que parecía. Pero el calor de la mano de Santana envió una sensación de hormigueo hasta mis brazos.

Ella era una estrella de rock, y yo era su criada, por amor de Dios.

¡Limpiaba sus vegetales!

Nos detuvimos frente a la entrada de la cocina.

—Gracias por el paseo de hoy—sonrió de nuevo hacia mí, y mis entrañas se hicieron papilla.

Estaba en problemas.

Me gustó de esta manera, más mujer de lo que debería, teniendo en cuenta las circunstancias.

—De nada—sé que suena estúpido, pero yo realmente no sabía qué más decir.

—¿Cuándo necesitas que te lleven a casa?

Negué con la cabeza.

Casi me había olvidado de su promesa de suministrarme a casa.

—Voy a estar bien, de verdad. He estado en la tienda un millón de veces en mi bicicleta. Sam no se da cuenta que es muy manejable.

—Fuera de cuestión. Voy a tener un coche esperando por ti en la entrada principal. Cuando estés lista para irte, puedes hacerlo. El conductor te llevará a donde tú necesites ir.

Empecé a discutir y colocó uno de sus dedos con mucho talento sobre mis labios.

—No discutas. No me gusta la idea más que tu amigo lo hace. Él tiene razón. No es seguro.

Sabía que iba a estar bien, pero no quería estar aquí discutiendo sobre si hacer exactamente lo que prometió a Sam que haría.

—Está bien, voy a ir a ver si la señora Sue necesita ayuda antes de irme.

Santana sonrió, aparentemente satisfecha de que no iba a discutir.

—Gracias por el paseo—dijo de nuevo y se volvió para irse.

Quería verla alejarse, pero supe que no me haría ningún bien. No importa cuán loca la idea de una gran amistad con Santana López parecía, realmente creí que estábamos en el comienzo de una.



Ayudé a la señora Sue a terminar los platos, y luego volví a la lavandería para cambiarme.

Quería llegar a casa, acostarme en la cama y pensar en mi tiempo libre en el agua con Santana.

Quería memorizar cada palabra y mirada.

Quería una palmada porque mi reacción rayaba en ridículo.

Necesitaba la esperanza de que ella mantuviera las distancias y no seguiría una amistad conmigo porque, me temía, yo podría llegar a ser una de esas personas enloquecidas con un flechazo.


Dije mi adiós a la señora Sue y salí por la entrada a personas asalariadas.

Caminé hacia el frente de la casa y me detuve en el vehículo plateado, muy caro, esperando por mí.

Debería haber esperado la extravagancia ya que dudaba que Santana poseyera cualquier cosa normal.

Caminé hacia el coche.

Un hombre vestido de negro se puso al lado de la máquina. Dio un paso hacia adelante con una expresión seria en su rostro y abrió la puerta. Lo recordaba como uno de los grandes hombres que habían estado aquí el primer día que llegué.

—Gracias —le dije, y entré.

Yo no esperaba a nadie más.

—Mi intención era dejarte ir sola a casa, pero no me gusta la idea. Espero que no te importe la compañía—Santana se sentó en el asiento justo enfrente de mí, bebiendo una cara botella de agua y viendo tv, sostuvo un control remoto en la mano y la apagó.

Me senté en el asiento de cuero negro y sonrió.

El corazón me latía en el pecho, y yo quería no parecer afectada por su apariencia.

—Um, no, no me importa.

Sonrió y me entregó un agua de lujo.

—¿Tienes sed?

Tomé el agua con la esperanza de que facilitaría mi garganta repentinamente seca.

—Sí, gracias.

—De nada. ¿A qué supermercado quieres ir?

Sonreí ante la idea de Santana López preguntando dónde quería ir a comprar comida.

—Los alimentos de Sea Breeze estarán bien. Está más cerca de mi departamento.

Cogió el mando a distancia de nuevo, y con un clic de un botón, el cristal tintado entre nosotras, y el conductor, bajó.

—Los alimentos de Sea Breeze por favor, Finn.

El gigante asintió con la cabeza en el asiento delantero y Santana hizo rodar el vaso de nuevo.

—¿Te importa si voy dentro contigo? Estoy deseando tomar un poco de chocolate.

Fruncí el ceño al recordar su deseo de permanecer oculto.

—No, no me importa, pero ¿No soplarás tu cobertura si te ven caminando alrededor de Sea Breeze comiendo una barra de dulce?

Me guiñó un ojo y sonrió.

—Sí, lo haría, pero estoy preparada—metió la mano en el asiento y abrió un compartimiento.

Me tomó toda mi fuerza de voluntad no inclinarme y husmearla, olía tan bien.

La había visto antes, pero no tanto como lo hacía ahora, a tan corta distancia.

Se echó hacia atrás en su asiento, y compuse mi rostro en una sonrisa curiosa. Se puso una gorra de béisbol negra con la letra A en la parte frontal, que reconocí inmediatamente como el logotipo de la Universidad de Alabama.

—Un buen toque—le dije sonriendo ante su intento de ir de incógnito.

Luego se deslizó unas gafas tintadas.

—¿No está un poco oscuro para ellos?

Sonrió.

—En realidad estos sirven para la noche. Son vidrios utilizados para ver, no para dar sombra al sol, así que puedo no sobresalir demasiado.

Sus pantalones vaqueros de diseño y la camiseta negra se aferró a su pecho y brazos.

Fruncí el ceño.

—No, vas a llamar la atención en esa camisa.

Bajó la mirada hacia sí misma.

—¿Eso crees?

Traté de no tartamudear por la conmoción que mi sistema sacó de su sonrisa.

—Lo sé. Cualquier persona en un radio de diez millas va a mirar hacia abajo si la usas. Es imposible no hacerlo…o esos pantalones.

Una enorme sonrisa estalló en su rostro.

—¿Quieres decir que te gusto en esta ropa? ¿Soy imposible de perder?

Suspiré y me senté un poco más erguida.

—Soy madura para mi edad, Santana, no ciega.

Se echó a reír y abrió de nuevo el compartimiento debajo del asiento.

—Por mucho que me guste la idea de que no puedas quitarme los ojos de encima, no quiero llamar la atención, así que ¿Qué tal esto?—se deslizó en una vieja, azul desteñida, camisa de jean. Cubría su cuerpo de una manera impresionante.

—Mejor —le aseguré, al tiempo que el enorme vehículo utilitario se detuvo.

Santana deslizó la pared de vidrio hacia abajo.

—Finn, no abras las puertas y ve al parque de estacionamiento. Quiero parecer normal, por lo que sólo debes pasar el rato en el coche.

Finn frunció el ceño y asintió.

—Vamos de compras.

Santana saltó, tomó mi mano, y yo salí detrás de ella. Caminamos en silencio hacia la entrada de la tienda de comestibles.

De repente, los nervios me asaltaron.

¿Qué pasaba si la gente la reconocía y la bombardeaban?

Yo no quería que su intento de ser agradable fuera arruinado por locas fans adolescentes.

Entramos en la tienda, y me volví para ver a Finn detrás de nosotras. Se detuvo y se quedó fuera de la ventana de cristal. Al parecer, estaría montando guardia en caso de una loca carrera de fans.

Debí haber imaginado que aquel gigante hacía las veces de guardaespaldas.

—¿Dónde primero?—preguntó Santana, sonriendo mientras sacaba una cesta de compra y caminábamos dentro.

—Pareces muy entusiasmada con la compra de alimentos—dije en voz baja, no queriendo que ninguno de los que nos rodeaban me oyeran.

—No he estado en un supermercado desde que era una niña colgado en el carro de mi mamá, pidiendo goma de mascar.

Sentí lástima por la niña que se perdió de cosas tan simples como los supermercados.

—Bueno, entonces, vamos a hacer de esta compra memorable. Si eres bueno, te voy a conseguir un poco de Big League Chew.

—¿Todavía las hacen?

Me encogí de hombros.

—Claro, esto es el Sur, Santana. Las cosas no cambian aquí a menudo. El tiempo como que se detiene.

Ella asintió con la cabeza.

—Lo sé, es una de las razones por las que me encanta estar aquí. Nadie tiene prisa.

Yo caminaba adelante, y ella me seguía con el carrito. Me avergoncé un poco cuando me di cuenta de que sería testigo de mis compras de ganga.

No había pensado en el hecho de que iba a ver cuánto me preocupaba el precio del pan.

No podía salir de esto ahora.

También podría tragarme mi orgullo y obtener lo que necesitaba.

Tomé una barra de la panadería. No quería enfrentarme a ella, pero sabía que me miraba.

Me acerqué a las carnes frías y elegí el picadillo que Whitney adoraba.

Odiaba perder dinero en carnes caras, pero si no lo hacía, me vería obligada a escuchar los gemidos de Whitney durante una semana.

Un susurro salió de detrás de nosotras.

—No, mamá, ¡Sé que es ella!

Y me volví para ver a una niña de la edad de nueve años, estudiando a Santana.

Ella le sonrió, y su rostro se iluminó y la niña se fue del lado de su mamá y ésta extendió la mano para agarrar su brazo, pero falló.

—Lo siento, ella está convencida de que eres Santana López.

Santana sólo sonrió y se encogió de hombros, y luego se puso en cuclillas, a su nivel.

—Hola—dijo en un tono que, juro, podría derretir la mantequilla.

—Eres Santana López, ¿No es así?

Miró a la mamá y de nuevo a la niña y puso un dedo sobre su boca.

—Sí, lo soy, pero ¿Puedes guardar el secreto?

Su carita se iluminó y sonrió de oreja a oreja. La mamá parecía aturdida.

Santana metió la mano en el bolsillo de sus pantalones vaqueros y sacó una tarjeta.

—Aquí, esto tiene mi número de teléfono y dirección de correo electrónico. ¿Tienes una pluma, Brittany?

Yo estaba tan fascinada como la niña. Me tomó un segundo para registrar lo que pedía. Agarré mi mochila, saqué un bolígrafo y se lo entregué. Lo firmó y le preguntó su nombre.

—Megan Jones —contestó ella.

Ella sacó otra tarjeta y escribió su nombre en ella.

—Ahora, Megan, dile a tu madre que llame a mi agente. Estará esperando una llamada de una Megan Jones. Voy a estar parando en Pensacola, Florida, durante mi gira este otoño, y esto te dará asientos de primera fila y un pase a bastidores.

La niña empezó a chillar, y Santana volvió a poner un dedo sobre sus labios. Ella asintió vigorosamente y se tapó la boca.

—Sólo guarda el secreto de que estoy aquí, ¿De acuerdo?

Ella asintió y Santana la besó en la frente antes de levantarse. Los ojos de la madre brillaban con lágrimas. Me di cuenta que las lágrimas también quemaban la parte de atrás de mis ojos.

La madre sonrió a través de sus lágrimas.

—Gracias, yo no, quiero decir, no puedo…—respiró hondo y sonrió—Gracias. Ella te ama. Estás en todas las paredes de su habitación—más lágrimas comenzaron a derramarse por su rostro, y ella las secó—Siento estar siendo tan tonta, pero este año no ha sido fácil para ella. Su padre fue asesinado en Irak, y las cosas han sido difíciles—se le escapó un pequeño sollozo, y negó con la cabeza, sonriendo—Muchas gracias.

La niña corrió hacia su madre y le entregó la tarjeta. Se volvió a Santana, puso su dedo meñique en la boca y sonrió. Se inclinó y le sopló un beso. La mano de la pequeña se acercó, tomó el beso invisible, y lo puso sobre sus labios.

Mi corazón se derritió mientras las veía alejarse, la niña mirando hacia atrás y sonriendo hasta que se perdieron de vista.

Me sequé las lágrimas de mi cara.

—Sí, eso me tuvo también.

Se acercó a mí, me limpió una lágrima de la mejilla, y metió un mechón de cabello detrás de mí oreja.

—Sin embargo, no fue mi intención hacerte llorar. Sólo tengo una debilidad por mis fans más jóvenes.

—No, me encantó poder verte con ella. Fue precioso. Fuiste tan dulce con ella, y yo pude ver el mejor momento de su vida.

Santana sonrió.

—Dudo que sea el mejor.

Levanté las cejas y respondí:

—Bueno, te equivocas. Cuando ella tenga treinta años, hablará acerca de la noche en la que conoció a Santana López en una tienda de comestibles.

Santana sonrió maliciosamente.

—Si te doy pases para el backstage y te soplo un beso, ¿Será el punto culminante de tu vida?

Me las arreglé para evitar ser hipnotizada por sus increíbles ojos que se centraron en mí con tanta atención.

—No, sólo funciona con las fans.

Frunció su entrecejo y colocó su mano sobre su corazón.

—Ouch.

Me reí y me giré hacia el pasillo de los cereales, dejándolo detrás para que me siguiera.

Nos las arreglamos para encontrar el resto de las cosas que necesitábamos sin ningún otro encuentro.

Santana mantuvo su mirada al piso.

Parecía estar muy interesada en las cosas de nuestro carrito, a los ojos de algún observador casual. Sin embargo, yo sabía que no quería hacer contacto visual con nadie.

Tomó un gran paquete de Reese’s Peanut Butter Cups, mientras yo encontraba su Big League Chew en la cola hacia la caja, y lo agregaba a nuestro carro cuando ella no prestaba atención.


Una vez que las compras estuvieron hechas, ella las puso en el carrito y caminamos fuera.

Finn se detuvo esperando por nosotras, y luego caminó detrás lentamente. El vehículo profirió un pequeño “bip” y las luces se encendieron mientras nos aproximábamos.

Santana comenzó a colocar nuestras compras en la cajuela de este, sin darse cuenta, o ignorando a Finn, cernido detrás nuestro.

—Yo lo haré—dijo Finn.

Santana miró de vuelta al gigante y sonrió.

—Yo me encargo. Tú solo conduce.

Finn asintió, dio un paso atrás y dejó que Santana terminara, pero no se movió hasta que abrió la puerta para nosotros. Suspiró e hizo un ademán para que pasara primero. Se deslizó hacia adentro detrás de mí, sentándose a mi lado, en vez de enfrente, esta vez.

—Está determinado a no dejarme impresionarte con mi educación, y se está llevando toda la gloria—dijo sonriendo.

Ya no la veía como una persona artificial y egoísta.

No después de la escena de la cual había sido testigo en la tienda de alimentos.

Nunca olvidaré la expresión de la pequeña niña cuando Santana besó su mano, mientras siga con vida.

—¿Vas a compartir esos profundos pensamientos conmigo?

Me encogí de hombros.

—Sólo estoy recordando la expresión de la pequeña niña. Lo que hiciste fue muy amable. No te imaginaba de esa forma.

Frunció su entrecejo.

—¿De qué forma?

—Bueno, supongo que no creí que fueras a notar a la pequeña niña, o siquiera que le fueras a hablar, tú hiciste su sueño realidad. Es decir, pudiste haberla rechazado pretendiendo que no eras Santana López—dejé de hablar y miré en su dirección, ya que su boca había formado una sonrisa torcida—¿Qué?—pregunté.

Ligeramente, pasó su dedo desde mi oído hasta mi mentón.

—Creo que eres la única chica que he conocido que está impresionada por mi amabilidad con los niños.

Mi corazón retumbó en mi pecho con su tacto. Llenar mis pulmones de aire me resultó muy difícil.

—Bueno, realmente necesitas ser más selectiva sobre con quién pasas el tiempo, entonces—me las arreglé para decir, sin sonar completamente sin aliento.

Echó su cabeza hacia atrás y rió, haciéndome imposible no sonreír.

—Tienes razón, Brittany, debería hacerlo, y creo que he encontrado alguien con quién quiero pasar el tiempo, una persona que tiende a llorar por niñas que no conoce y que han perdido a su padre en la guerra.

No quería pensar en la dulce niña sin padre.

Si lagrimeaba de nuevo, iba a lucir ridícula.

—Te cansarás de mí rápidamente. Soy aburrida—admití en voz alta, antes de que pudiera darme cuenta.

Deslizó un dedo en mi mentón, levantando mi cabeza.

—Nada sobre ti es aburrido. El sólo verte pensar es entretenido.

Fruncí el ceño, entonces besó mi cabeza, de la misma forma que lo había hecho con la pequeña niña, y río suavemente.

—No frunzas el entrecejo, hermosa. Tú me fascinas.

Mi cara comenzó a calentarse, y mi corazón latió tan fuerte en mi pecho, que creí que en cualquier momento se saldría fuera de este.

No era justo que con tan poco esfuerzo, ella pudiera afectarme de tal forma.

El vehículo se detuvo, haciendo que notara que estábamos fuera de mi departamento.

La miré ceñuda.

—Nunca te dije cómo llegar.

Sonrió y abrió mi puerta.

—Trabajas para mí, Brittany. Me tomé el trabajo de conseguir tu dirección y dársela a Finn antes de salir.

—No había pensado en eso—murmuré.

Salió del vehículo y me ofreció su mano. Deslicé mi mano en la suya y descendí.

—¿Puedo llevar las bolsas dentro por ti? —preguntó.

—¡No!—pensar en que Whitney pudiera verla o, incluso peor, pensar en lo que ella estuviera usando, me aterrorizaba—Um, yo… es sólo que mi mamá no está muy a favor de la compañía humana estos días.

Abrió la cajuela del auto.

—Bueno, al menos déjame cargarlas hasta la puerta.

—De acuerdo—caminé a su lado hasta la puerta, tomando las bolsas de sus brazos una vez ahí.

Entonces me acerqué y tomé la goma de mascar. No sabía qué decir, así que se la alcancé y, al hacerlo, su rostro se iluminó. La sonrisa, que recordaba de sus fotos de pequeña, apareció en ella.

Era una sonrisa de la cual las revistas jamás habían conseguido un vistazo.

—Tomaré esto como una señal de que lo he hecho bien.

—Gracias, otra vez, por la compañía y el viaje —dije, asintiendo.

—Cuando quieras —contestó, haciendo una reverencia en broma.

La miré por última vez, entré y cerré la puerta y me apoyé en ella.

Santana López acababa de sacudir mi mundo, y no estaba segura de qué hacer al respecto.





*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Sáb Mayo 13, 2017 9:46 pm

hola morra,..

no me gusta que sam le haga desplantes a britt,..
ame el gesto de san con megas,..
las apariencias engañan a veces,.!!

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5016
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.