Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 27
Hoy a las 10:31 am por 3:)

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 9
Hoy a las 10:03 am por 3:)

» BRITTANA CUCapitulo 9
Hoy a las 8:52 am por 3:)

» FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Cap 8
Hoy a las 8:38 am por 3:)

» FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 4
Hoy a las 8:25 am por 3:)

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Noah, the angry boy» Part IV
Sáb Nov 18, 2017 8:15 am por Klainefan

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Jue Nov 16, 2017 10:18 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Nov 13, 2017 8:44 pm por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Jue Nov 09, 2017 1:44 am por Guzco2129

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Vie Oct 20, 2017 9:21 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Mar Oct 17, 2017 11:31 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Mar Oct 17, 2017 11:15 pm por 23l1

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Epílogo
Jue Sep 14, 2017 7:13 pm por 23l1

» Brittana: Toda la Rabia. Epilogo y Bonus
Jue Ago 24, 2017 10:36 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 21, 2017 10:47 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: NO LE RECLAMES AL AMOR. Epilogo
Mar Ago 15, 2017 8:24 pm por micky morales

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
3:)
 
Isabella28
 
micky morales
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

[Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Vie Mayo 19, 2017 8:19 pm

Capitulo 10


La señora Sue empezó quejarse de mí en el momento en que entramos por la puerta.

Santana sonrió y lo disfrutó inmensamente mientras le aseguraba que Whitney y yo estábamos bien.

—Una chica de tu edad teniendo que correr con su mamá al médico en medio de la noche no es justo, ya te lo digo. Eres demasiado joven para dormir en una sala de espera sola—se volvió y apuntó con la cuchara a Santana—Deberías haber estado ahí. Qué de buena eres, si no estás ahí cuando te necesita.

—La señora Sue, Santana no sabía nada de ello tampoco. No llamé a nadie. No puede culparla por eso.

La señora Sue dejó escapar un sonoro hmmm y comenzó a agitar la olla de sémola con queso de nuevo.

—Bueno, deberías haberla llamado. Habría ido. Eres demasiado joven para estar sola en los hospitales. Gente loca hay por ahí.

Santana tomó mi plato de la mesa y luego torció su dedo para decirme que fuera a sentarme.

La hice a su lado.

—No pensé en llamar a nadie. He estado cuidando de mi mamá durante mucho tiempo. No es gran cosa.

La señora Sue se dio la vuelta y apuntó con la cuchara hacia mí.

—Y eso no está bien. ¿Quién te cuida?—esperó mi respuesta y al conseguir ninguna, asintió con la cabeza—Así es, nadie lo hace. No sabes cuándo pedir ayuda porque nunca has tenido a nadie a quien pedirle antes. Bueno, ahora sí. Tienes una muchacha ahí que parece como si bebería tu agua del baño, si se lo pidieses y me tienes a mí, y al señor Figgins y a Sam. Toma tu elección. Deja de tratar de hacerlo todo sola—dejó escapar un profundo suspiro y se volvió hacia su estufa.

Santana me apretó la mano.

—Tiene razón. Pero preferiría que me llamaras a mí—le sonreí y se rió—Y, sí, si me lo pides, voy a beber el agua del baño.

Me reí en voz alta y sacudí la cabeza.

—Estás loca.

Asintió con la cabeza.

—Por ti.

El corazón me dio un vuelco y respiré hondo para calmarme.

—Lo siento, no te llamé. Tiene razón. No estoy acostumbrada a pedir ayuda. Pero es bueno saber que tengo gente a mi alrededor que le importa. Todo esto es nuevo para mí.

Santana me susurró al oído:

—No importa donde esté, siempre voy a estar ahí cuando me necesites.

Me estremecí por su aliento caliente contra mi piel y asentí con la cabeza, pero no busqué su mirada.

Necesitaba sacar el corazón de mis ojos primero.


Sam entró cuando estábamos terminando nuestro desayuno. Me miró cuando entró en la cocina.

—¿Tu mamá está bien?

—Sí, gracias.

Me dio una sonrisa forzada.

—Bien—dijo y pasó por delante de mí, hacia el guardarropa, para vestirse.

Me volví hacia Santana, ya que terminó su jugo.

—Tengo que ir a trabajar también.

Frunció el ceño, se levantó y llevó nuestros platos al fregadero y enjuagó.

Fui a buscar mi delantal y la señora Sue negó con la cabeza.

—No, el señor Figgins te necesita afuera más de lo que se te necesita aquí. Está luchando contra su artritis hoy. No lo quiere admitir, pero puedo verlo en su rostro. Ve a ayudarle.

Asentí con la cabeza y miré a Santana para decir adiós antes de irme.

Me sonrió.

—Tengo una canción que estoy trabajando y sentarme en el mirador hoy suena como un lugar perfecto para ser creativo. Te veré en unos minutos.

Sonreí y salí.

Sabiendo que Santana estaría fuera conmigo hoy, hizo que el día pareciera mucho más brillante.

Me acerqué al señor Figgins arrodillado en el jardín de hierbas, murmurando para sí mismo.

—Buenos días, señor Figgins. Por qué no se levanta y me deja hacer esto.

Frunció el ceño.

—Tengo un hueso que escoger con usted, señorita. Se supone que ninguna chica de tu edad debería correr por la ciudad en medio de la noche. Deberías haberme llamado.

Mi interior se calentó.

Había hecho una nueva familia aquí.

—Lo sé, señor Figgins y lo siento. Estoy acostumbrada a tomar el cuidado de las cosas por mi cuenta y no pensar en el hecho de que hay gente que se preocupa lo suficiente como para ayudarme.

Se puso de pie lentamente y luché contra el impulso de darle mi brazo. Sabía que su orgullo no tomaría mi oferta muy bien.

—Para que lo entienda, tiene gente que le ayude ahora. Dios sabe que la muchacha López habría salido corriendo si la hubiera llamado. Nunca he visto un perrito tan enfermo de amor en toda mi vida.

Me sonrojé.

—No la llamaría enferma de amor.

El señor Figgins levantó una ceja.

—Eso es así—dijo, y negó con la cabeza—Bueno, supongo que tenemos trabajo del que hablamos, ahora no lo hacemos. Adelántate y saca las malezas de este jardín aquí, pero debes tener cuidado con las hierbas. Una vez que hayas terminado, sigue adelante y recoge un poco de romero y eneldo para la señora Sue. Necesita un poco para la cocina. Voy a ir limpiar la arena y ordenarla en todo el puente.

Asentí con la cabeza, me arrodillé y comencé a desyerbar.

Hacer el jardín nunca fue fácil, porque tantas hierbas parecían malas hierbas.

No era algo que podía hacer sin pensar, así que me concentré en mi trabajo.


El sonido de una guitarra rompió mi concentración, y levanté la mirada para ver a Santana sentado en el mirador rasgueando a distancia y me miraba.

Sonreí y saludé con la mano, y luego me volví hacia mis malas hierbas.

Resultó difícil pensar en lo que tenía que hacer cuando su voz flotaba por el patio.

Me detuve varias veces para escuchar sus palabras, pero no me atrevía a mirarla.

Su música pronto se convirtió en esporádica y me volví para verla escribir en un pedazo de papel y trabajar diligentemente sobre su guitarra. Su ceño fruncido y la concentración hizo difícil de no mirar fijamente.

Sabía que si me pillaba, podría arruinar su proceso.

Otras veces, vi que me observaba, y hacia un guiño y a su vez, me ruboriza. Sin embargo, el calor puso mis mejillas rosadas y por suerte lo ayudó a ocultar.


Después de que terminé de sacar las hierbas y tomado el romero y eneldo de la señora Sue, me dieron la tarea de recoger todos los residuos que puedan haber volado en la noche.

Acababa de llevar un puñado de ramitas a un barril con ruedas donde el señor Figgins, cuando Santiago salió. Se acercó a Santana y volví a recoger los escombros.

Santana se levantó y siguió a Santiago al interior. Traté de no dejar que mi mente se preguntara acerca de dónde iban los hermanos y me concentré en mi trabajo.


Sam vino a llamarme para el almuerzo, y entré a comer con él, la señora Sue y Becky.

Todo el mundo parecía tranquilo, así que no hablé mucho.

Becky mencionó que tenía que escribir una lista de artículos de limpieza para ser recogido de la tienda y Sam nos hizo reír a todos con historias sobre el nuevo chico en la puerta principal.

La señora Sue parecía nerviosa por algo y Becky no me miraba a los ojos.

Sólo Sam parecía en su estado normal.



Después de comer, empecé a limpiar y preparar la fruta fresca que la señora Sue había comprado en el mercado de los agricultores.

Traté de mantenerme concentrada en mi trabajo, y en la cena, cuando Santana aún no había regresado del mirador, accedí a una partida de ajedrez con el señor Figgins.

Lo había pospuesto varias veces la semana pasada, porque Santana siempre había estado esperando por mí. A pesar de que parecía estar cada vez mejor y había ganado incluso algunos partidos recientemente, hoy el señor Figgins ganó porque mi mente se quedó en Santana.

Dejé al hombre de más edad regodearse y sonreí ante su burla, luego entré a la cocina. Sam puso sobre la mesa una bandeja de comida. Me sonrió.

—Oye tú. ¿Quién ganó la partida de ajedrez? Los vi concentrados cuando entré.

Sonreí y me encogí de hombros.

—Él lo hizo. Estaba fuera de juego esta noche.

Sam frunció el ceño y suspiró.

—Sí, lo puedo entender. Han sido inseparables últimamente. Puedo ver por qué su llegada te molesta.

Sus palabras me sobresaltaron.

—¿Qué quieres decir? ¿Su quién?

Sam lanzó sus ojos a la señora Sue, que hizo un sonido de tsking pero se mantuvo de espaldas a nosotros dos.

—Uh, lo siento, pensé que lo sabías. Um...—hizo una pausa y movió los pies como si prefiriera dejar la habitación.

La señora Sue dejó escapar un suspiro.

—Sigue adelante y sácalo, muchacho. Haz dejado al gato salir de la bolsa. No la dejes con dudas.

Sam asintió con la cabeza y me dijo:

—No sé qué cantidad de cosas de celebridades leas, pero Dani Holloway, la princesa del pop, y Santana han sido un tema por un tiempo. Incluso, antes de venir aquí este verano. Voló en su avión privado esta tarde y pasará la noche antes de dirigirse de nuevo fuera para terminar su gira.

Mis rodillas se debilitaron.

—Ahora, no te vayas haciéndolo sonar peor de lo que es, muchacho—la señora Sue regañó—Creo que es sólo una amiga de la joven Santana. La forma en que te ha estado siguiendo por ahí como un cachorro, no puedo imaginar que tuviera otra chica.

No podía formar palabras.

Miré a Sam, quien se encogió de hombros.

No sabía qué decir, ni qué pensar.

Necesitaba tiempo a solas, así que me dirigí a la lavandería a cambiarme.

La idea de que Santana tuviera una novia estrella del pop no tenía sentido para mí.

Nunca había hablado de ella antes.

No creí que Sam me mentiría.

Dani Holloway estaba en esta casa y también pasó a ser la razón por la que Santana nunca regresó. Dolió saber que nunca se tomó el tiempo para explicar.

Pero, de nuevo, ¿Qué podía decirle a su huésped: “Disculpa, pero tengo que ir a decirle a la ayuda de cocina que estás aquí y no voy a volver a verla hoy”? Quiero decir, realmente esta situación sería difícil de entender para alguien en su mundo.

Respiré profundo y me recordé que sabía desde el principio que una relación era imposible.

Era una estrella de rock y yo trabajaba en la cocina y el jardín.

Caminé directo a una situación sin final feliz y lo sabía, pero tomé ese camino de todos modos, sólo porque un par de ojos oscuros como la noche hicieron que mi corazón se acelerara y una sonrisa infantil me hizo derretir.

Estúpida podría ser una palabra demasiado amable para mí.

Me tragué el nudo en la garganta y salí de la lavandería.

Pasé junto a la señora Sue, que estaba retorciéndose las manos esperando por mí.

—Sabía que ibas a salir lastimada—dijo con preocupación en su voz.

Me mordí el labio inferior, seguía sin confiar en mí misma para hablar.

—Espera, ahora, a Sam. Te llevará a casa.

La idea de tener que hablar con Sam y esperar en la casa por más tiempo, mientras que Santana se sentaba en el comedor con una princesa del pop, quien, por razones obvias, era un partido mucho mejor que yo, me hizo entrar en pánico.

Tenía que escapar.

Tragué saliva de nuevo y le dije a la señora Sue:

—Estoy bien, pero quiero ir a casa ahora. La veré por la mañana. Un paseo en bicicleta es justo lo que necesito—sonreí, pero no llegó a mis ojos.

La señora Sue frunció el ceño y me recordó que tuviera cuidado.

Me dirigí a casa lo más rápido que pude.

Cuanto más lejos llegaba, más difícil parecía volver.

La idea de volver, dolía tanto que no estaba segura de poder hacerlo. Sólo soy tan fuerte, tengo un punto de ruptura. Había pedido esto cuando estuve de acuerdo con Santana.

Me dejé deslumbrar por su buena apariencia y su personalidad encantadora.

Sus intensos ojos y una sonrisa juvenil de alguna manera me hacían estúpida y descuidada.

Necesitaba protección de mí misma.

El pensamiento horrible de que pudiera ser como mi mamá me golpeó y las lágrimas quemaron mis ojos.

Me detuve en la playa pública.

Un paseo ayudaría a calmarme antes de ir a casa para hacer frente a Whitney.

Quinn comenzó a bajar desde el soporte del salvavidas. Cuando me vio, tiró su sonrisa despreocupada, burbujeante sobre mí.

—¡Brittany! Te llamé esta mañana, pero no obtuve respuesta. Te dejé un mensaje, sin embargo. Así que, ¿Vas a venir?

Me había olvidado de la fiesta.

—Mmm, sí, iré.

Parecía genuinamente feliz.

No podía entender por qué esta chica bonita, alegre, parecía tan ansiosa por ser mi amiga.

—Sobre el trabajo de salvavidas. ¿Cuánto pagan?

Me miró de nuevo, al parecer emocionada por la idea de que fuera una socorrista.

—Doce dólares por hora y ¡Obtienes los beneficios de estar en la playa todo el día!

Ese era un buen dinero.

No tanto como he hecho ahora, pero lo suficientemente cerca.

—Muy bien, si estoy interesada, ¿Qué tengo que hacer?

Me agarró la mano y me condujo hasta el edificio situado en el paseo marítimo, con cuartos de baño, un bar en la playa y algunas oficinas.

—Hay que ir ahí y ver a Unique por la mañana. Te puede dar toda la información. Hay entrenamiento de resistencia y unos días de clases. Dependiendo de lo bien que lo haces, es el tiempo que tarda. Pero Sugar acaba de renunciar la semana pasada y nos falta un salvavidas, por lo que ahora es un buen momento para ir a verlo.

Asentí con la cabeza y puso la información a distancia.

—Gracias, te veré mañana por la noche entonces.

Quinn sonrió.

—Genial, nos vemos.

Di media vuelta y caminé por la playa.

Me había puesto pantalones cortos y una camiseta sin mangas azul, pero la brisa de la tarde todavía tenía el calor del día, así que no importó.

Me acerqué a la orilla de la playa pública y me senté en una de las sillas de alquiler, de madera, abandonadas.

Sin los cojines que vienen con ellas, eran un poco dolorosas, pero no tanto como sentarme en la playa y llenarme de arena.


Me tumbé y cerré los ojos, dejando que el sonido de las olas del mar me sosegaran.

Dejé que esto sucediera.

Sabía que cuando accedí a pasar tiempo con Santana iba a terminar importándome demasiado.

Nunca había dicho que éramos exclusivos.

Nunca dijo que me amaba.

Sí, dijo muchas otras cosas, como que era su aire y que me necesitaba, pero ahora todas esas palabras parecían casi irreales.

Frustradas por mí misma por hacer exactamente lo que todas las chicas en los Estados Unidos hacían, no era diferente del resto.

Sus ojos y su sonrisa me derritieron y enviaron escalofríos por mi espina dorsal.

Tenía que conseguir un agarre y superarlo.

A Santana le gusta pasar tiempo conmigo porque me encontraba del tipo sin condiciones.

Le gustaba estar cerca de mí, porque no pensaba que todo lo que hacía era maravilloso.

Tenía admiradores suficientes.

No pidió ni necesitaba de mi amor.

Fui y me enamoré de ella por mi propia voluntad.

Me froté los ojos con el puño y combatí las lágrimas que se derraman. Llorar no ayudaría a esto o lo haría mejor. Sin embargo, aquí sentada sola en la playa llorando como un perdedor enamorado.

—¡Uf!—me senté y me limpié la cara con mi camisa y decidí que no iba a llorar otra lágrima por Santana López.

El pecho me dolía con la idea de dejar a la señora Sue y al señor Figgins y Sam... diablos me atrevería a perder a Becky, pero ¿Podría estar ahí y verla y estar en su casa, amándola como lo hacía?

Dejé escapar un suspiro, sin saber qué hacer.

En momentos como este, realmente necesitaba una mamá con sentido común y sabias palabras.

—Brittany.

Me volví.

Sam estaba caminando hacia mí.

Me limpié el resto de lágrimas y me levanté. Todavía llevaba su camisa de vestir blanca de trabajo, pero estaba fuera del pantalón y el cuello aflojado.

Cuando se acercó lo suficiente como para oír mi voz sobre el viento y las olas, le pregunté:

—Sam, ¿Qué estás haciendo aquí?

Sonrió tímidamente y apuntó de nuevo a la estación de salvavidas con el pulgar por encima del hombro.

—Tengo una fuente interna.

Confundida, fruncí el ceño y miré hacia donde había hablado con Quinn.
Vio el ceño en mi cara y dio un suspiro dramático.

—¿Sabes el apellido de Quinn?

Negué con la cabeza lentamente, tratando de recordar si me había dicho su apellido.

—Quinn Fabray Evans, también conocida como mi hermana pequeña. Solo que yo no uso mi primer apellido.

Mi boca formó una “O”, y me volví hacia él, estudiando sus características atractivas. De repente, me di cuenta de que él y su hermana compartían los mismos ojos y la sonrisa.

—¿Sabe que trabajo contigo?

Nunca había dicho nada antes y su amabilidad tuvo mucho más sentido al ser la hermana de mi amigo.

Asintió con la cabeza como si fuera declarado culpable de un delito.

—Sí, te mencioné en tu primera noche de trabajo cuando llegué a casa y te recordaba de la escuela.

Asentí con la cabeza, todavía sorprendida por la conexión.

Realmente nunca pensé en el hecho de que Sam tenía familia aquí y poder llegar a conocerla.

Y entonces me di cuenta: lo que sabía sobre Santana.

—¿Sabe...?

Sam negó con la cabeza.

—No. No, no puedo hablarle de Santana. Se volvería loca y comenzaría acechar mi lugar de trabajo.

Sonreí con tristeza, pero una oleada de alivio se apoderó de mí.

—No la veo como del tipo acosador.

Sam se echó a reír y alzó las cejas rubias.

—Santana López pasa a ser todo sobre sus paredes de la habitación.

Sonreí y volví a sentarme.

—¿Por qué has venido a buscarme?

Sam se sentó en la silla a mi lado.

—Eres mi amiga, y no me gusta saber que estás herida. Me gustaría que hubieras esperado a que te llevara a casa, pero entiendo por qué querías irte.

No contesté porque no estaba muy segura de qué decir.

Miramos hacia el agua durante algún tiempo.

Finalmente, Sam me dijo:

—Sabías que sólo estaría aquí por un tiempo. Se va a ir, y vas a estar aquí. Sus mundos son muy diferentes—se detuvo y se aclaró la garganta—No eres como las otras chicas, Brittany, y eso es atractivo. Las personas nos cansamos de lo mismo y cuando alguien tan bella como tú viene, con toda su personalidad dulce, ingenua, aceptando formas, es lo que estamos buscando—empecé a discutir, pero me detuvo con las manos—No estoy diciendo nada de esto bien, así que voy a terminar y ver si puedo explicar esto mejor. La primera vez que te vi, me atrajo de inmediato tu apariencia externa. Sin embargo, después de hablar contigo, conocerte y verte en el trabajo, me di cuenta de había sido atraído a que eras simple y tímida. Mi conjetura es que Santana no ha estado cerca de alguien con tus rasgos en mucho tiempo, y se mezcla todo con el hecho de que eres una rubia hermosa y ¡bam! se enganchó. No se le puede culpar por quererte—su mano se hizo un puño sobre su regazo. Parecía enojado ahora—Pero no puedo culparla por actuar en su interés por ti. Desató todo su encanto en ti, a sabiendas de que sólo podía ser por un corto tiempo. Y para ello, voy a asegurarme de que pague.

Un nudo repentino de miedo se formó en mi estómago, y de inmediato sacudí la cabeza.

—¡Sam, no! Elegí esto. Tienes razón, sabía que no era tan serio para ella, ni siquiera a largo plazo. Dejé que me importara demasiado y es mi estupidez. Nada de lo que hizo estuvo mal.

Sam negó con la cabeza.

—Es más grande y más conocedor de los caminos del mundo que tú. La culpo.

Me eché a reír, no sé cómo, pero lo hice.

—Necesito un amigo, Sam, no un caballero de blanca armadura.

Sam sonrió.

—Soy tu amigo, Brittany y eso nunca va a cambiar. Sin embargo, no me importaría ser tu caballero de armadura blanca tampoco.

Negué con la cabeza.

—Realmente no lo elegí, Sam. Mi corazón lo hizo. No quería amarla. Sabía que iba a terminar rompiendo mi corazón, pero no pude evitarlo. Cada vez que estoy a su alrededor, me quedo de piedra. No es la mujer que todos ven en la televisión. No es una rockera rica y poco profunda. Tiene un gran corazón y está esta niña dentro que todavía necesita la aprobación de aquellos que le importan. Acepta a otros por lo que son y no juzga a las personas.

La expresión de Sam parecía tan triste.

—Te metiste dentro de la estrella y encontraste el corazón. Sólo hará esto más duro para ti—se acercó y tomó mi mano—Estoy aquí con un hombro sobre el que llorar, cada vez que lo necesites.

Quería llorar, pero sabía que no podía hacerlo delante de Sam.

No lo quería enojado con Santana, porque me había convertido en una tonta enamorada.

En su lugar, me puse de pie.

—Tengo que volver a casa.

Puse las manos en los bolsillos de mis pantalones cortos. El viento de la tarde había empezado a enfriarse.

—¿Puedo llevarte a casa?

Pensé en ello y luego sacudí la cabeza.

—Estoy demasiado cerca de casa y el viaje será bueno para mí.

—Está bien, si eso es lo que quieres.

—Lo es—dije.

—¿Va a estar mañana en el trabajo, o vas a estar aquí para el trabajo de salvavidas?

—Voy a estar en el trabajo.

No me había dado cuenta de que había tomado una decisión hasta que lo dije en voz alta.




*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Mayo 19, 2017 10:46 pm

hola morra,...

mmm siempre ahí un beneficio a la duda!!!
a ver si san habla con britt de su "encuentro" con dany??
aunque britt sabia que iba a sufrir,.. se aleja??

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5139
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Sáb Mayo 20, 2017 8:49 am

Bueno pero Santana podria haberse tomado un tiempo para hablar con Britt y explicarle, tampoco es que hasta para ir al baño tenga que acompañar a la tal Dani, o si?????
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6554
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Sáb Mayo 20, 2017 1:34 pm

Pues aunque se aclaren las cosas con San y no pase nada con Dani ... Al final la morena se va ir y esto es lo que pasará.... En fin supongo que San arreglara las cosas con ella
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1079
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Mayo 20, 2017 8:31 pm

3:) escribió:hola morra,...

mmm siempre ahí un beneficio a la duda!!!
a ver si san habla con britt de su "encuentro" con dany??
aunque britt sabia que iba a sufrir,.. se aleja??

nos vemos!!



Hola lu, si q lo ai xD jajajaajaja. Espero y lo haga, osea, la vrdd tiene q! ajaja xD No se q decir a eso =/ Saludos =D





micky morales escribió:Bueno pero Santana podria haberse tomado un tiempo para hablar con Britt y explicarle, tampoco es que hasta para ir al baño tenga que acompañar a la tal Dani, o si?????



Hola, interesante razonamiento, el cual tiene mucha lógica XD esperemos y solo tenga una muy buena explicación! jajajaa. Saludos =D





JVM escribió:Pues aunque se aclaren las cosas con San y no pase nada con Dani ... Al final la morena se va ir y esto es lo que pasará.... En fin supongo que San arreglara las cosas con ella



Hola, =/ q razón llevas y me deprime xD jaajajajajaaja xq es la vrdd jajajajajajaaj. Pero si, tiene q arreglar las cosas, osea, mínimo, no¿? Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 23l1 el Sáb Mayo 20, 2017 8:34 pm

Capitulo 11


Había perdido la cuenta de cuantas veces había intentado convencerme a mí misma de no regresar a la mansión López.

Continué recordándome que necesitábamos el dinero y que no actuaría como lo hizo Whitney.

Yo no escapaba de mi vida.

Me enfrentaba a mis problemas y lidiaba con ellos.

Podía ser más fuerte que un corazón roto.

Tontamente, le entregué mi corazón a alguien que no lo necesitaba, o que no lo esperaba.

Y era única y exclusivamente mi culpa.

Sin embargo, no iba a continuar haciéndolo.

Lección aprendida.

Hace mucho tiempo aprendí a no cometer el mismo error dos veces.

Abrí la puerta de la cocina y la señora Sue se giró al verme.

El alivio empañó su rostro.

Le debió haber preocupado que no regresara. Su expresión, y el hecho de que había sido echada de menos, hicieron que mi regreso valiera la pena.

—Buenos días, señora Sue—miré hacia la mesa esperando encontrarla vacía y me congelé en mi lugar cuando vi a Santana, sentada en el lugar de siempre.

Su frente se arrugó, preocupada.

Asentí un “hola” y me obligué a girarme hacia la señora Sue.

—Si no le molesta, esta mañana me gustaría comenzar desde temprano con el jardín. ¿Puedo regresar más tarde para ayudarla a preparar la comida?

La señora Sue se aclaró la garganta.

Parecía un poco insegura, y finalmente logró asentir.

—El señor Figgins estará feliz de verla tan temprano.

Fui directo hasta la lavandería y me cambié. No podía lidiar con Santana esta mañana.

Necesitaba tiempo.

Además, tenía que trabajar y no tenía tiempo para conversar.

Mi uniforme debía estar limpio y planchado, colgado en el armario junto a todos los demás. Rebusqué entre todos hasta que encontré el mío.

Ayer, cuando había estado haciendo exactamente lo mismo, mi corazón había estado latiendo como loco, sabiendo que Santana estaría esperándome.

Muchas cosas podían suceder en un día.

Mi corazón se rompió un poco y sacudí la cabeza para aclarar mis pensamientos.

No podía seguir así.

Necesitaba encontrar algún tipo de control sobre mis emociones. Por qué cuando, por fin me enamoraba, tenía que elegir a un ídolo adolescente.

¿No podía ser como las adolescentes normales y enamorarme de algún adolescente de la escuela?

¿O del trabajo?

Como Sam, por ejemplo.

¿Por qué mi corazón bailaba el tango para Santana y no podía siquiera saltarse un latido por Sam?

Gruñí frustrada por mi propia estupidez.

Ya encontraría la forma de superar esto.

Abotoné mi camisa y tomé otro respiro tranquilizador, sólo en caso de que Santana aún se encontrara sentado en la cocina.

Cuando abrí la puerta de la lavandería y salí, Santana bloqueó mi camino.

Debí haber esperado que me siguiera.

Santana López no era rechazada.

Esto no era algo que supiera manejar.

Suspiré, sabiendo que no podría pasar sin que me lo permitiera, así que me aparté para poner algo de distancia entre nosotras.

—Britt, por favor, habla conmigo—buscó mi mano, pero inmediatamente la quité y metí ambas en los bolsillos—Britt, por favor.

Odiaba a la pequeña niña insegura que veía en sus ojos y odiaba el hecho de que me afectara.

Demonios.

—No hay nada de qué hablar, Santana. Trabajo aquí, somos amigas, supongo, y tú has pasado demasiado tiempo conmigo. Tu novia está aquí. No hay problema. Ahora, si puedes apartarte.

Tomó mis brazos y suavemente, pero con firmeza, me empujó de vuelta a la lavandería y cerró la puerta a sus espaldas.

—¿Qué estás haciendo?—pregunté cuando me di cuenta de que nos había encerrado.

—Necesitamos aclarar algunas cosas y no puedo dejar que vayas a trabajar hasta que sepa que las entiendes.

Odiaba la manera en que actuaba como si necesitara algún recordatorio de la realidad.

Me tensé y giré mi vista hacia la ventana.

—¿Recuerdas cuando te dije que tenía que hacerme fotos con todas las chicas adolescentes y estrellas que estén cerca para hacer publicidad?—no me giré ni respondí a sus palabras. Suspiró—Sé que lo recuerdas. De todas maneras, a mí y a Dani nos lanzaron juntas cuando teníamos quince años. Éramos una versión el mundo adolescente, y a la gente le gusta soñar con romances entre nosotras. Ya que los dos hemos pasado nuestros años adolescentes frente a la cámara, nos hemos convertido en amigos.

Las náuseas se revolvieron dentro de mí.

No necesitaba un recordatorio de que Dani sería muchísimo mejor como pareja para ella.

—Pero amigas es lo único que siempre hemos sido. No voy a mentirte, al principio sí intentamos tener una relación. Parecía natural para nosotras, pero fallamos miserablemente. Fuimos capaces de terminarlo y mantenernos como amigas. No sabía que iba a venir ayer. Y durante años ha estado enamorada de una chica de su ciudad natal. Han luchado por hacer que las cosas funcionen, pero con su estilo de vida, nunca tienen bastante tiempo para estar juntas. Acaba de enterarse de que ella va a casarse la semana que viene. Sus familias las comprometieron. Dani está destrozada por todo este asunto. Así que vino aquí a verme. Necesitaba a una amiga—dejó de hablar, y sabía que tenía que girarme y responder.

Sólo es que no estaba muy segura de cómo, sin actuar como la desesperada idiota enamorada en la que me había convertido.

Tomé aire profundamente y exhalé, esperando calmar mis emociones, y entonces me di la vuelta.

—No tenías que explicarme nada. Desde el principio supe que vivías en un mundo del que no sé nada, y del que nunca sabré. Aún cuando ella era tu novia, lo único de lo que deberías sentirte culpable es de besar a alguien más. No me debes ninguna explicación. Simplemente soy alguien con quien pasaste algún tiempo durante un par de semanas en verano—forcé una sonrisa y asentí mi cabeza hacia la puerta—Ahora que ya hemos aclarado todo, tengo que ir a trabajar—caminé hasta la salida y la mano de Santana voló y agarró mi brazo.

Cerré los ojos y esperé a que hablara.

—¿Crees que sólo eres alguien con quién pasé un tiempo?

Tragué el bulto de mi garganta.

Me miraba con incredulidad, y no estaba segura de qué decir. Le regresé la mirada.

Parecía molesta y dolida.

Odiaba saber que la había lastimado.

—¿Entonces, qué soy Santana?—me escuché murmurar—¿Cómo puedo alguna vez ser más que eso?

Me atrajo hacia ella.

—Has sido más que eso desde la noche que te llevé a casa. ¿Quieres saber qué eres?—tomó mi mano y la colocó sobre su corazón—Eres la dueña de esto.

Mis ojos se llenaron de lágrimas.

—No quiero amarte—logré decir a pesar del grosor en mi garganta.

—Dios, espero que sí lo hagas, porque te pertenezco completamente—susurró, y luego se inclinó y me besó con tanta emoción que las lágrimas escaparon y se deslizaron por mi rostro. Sostuvo mi cara al besarme, hasta que mis rodillas se debilitaron y me sostuve en sus brazos para evitar caerme.

Cuando rompió el beso, no me soltó, por suerte, ya que, sin su soporte, no tendría la fuerza para mantenerme en pie.

—Debí haber venido y decírtelo, pero seguía llorando y llorando por todo lo que había pasado. Necesitaba que la escucharan y yo lo hice. Sabía que lo había arruinado cuando vine a buscarte anoche y ya te habías ido. Prométeme que nunca te irás sola a tu casa de nuevo. Me quedé en la entrada de tu casa después de cerciorarme de que tu bici estuviera ahí y miré las ventanas durante un rato, preguntándome cuál sería la tuya. Si lo hubiese sabido, entonces te hubiese buscado, pero no quise despertar a tu mamá—colocó un rizo detrás de mi oreja y temblé ante su tacto—Estoy intentando obligar a mi cuerpo a que te deje ir antes que la señora Sue venga a buscarte, pero vas y tiemblas cuando te toco y debilitas mi decisión de soltarte.

Descansé mi cabeza sobre su pecho y sonreí.

Me amaba.

Sabía que, inevitablemente, mi corazón dolería cuando se fuera, pero sabía que me amaba.



Después del trabajo, esperé a Santana en el cenador.

Le había prometido a Quinn que iría a la fiesta con ella esta noche. Me envió un mensaje a través de Sam con la hora y el lugar donde nos encontraríamos.

Lo había olvidado hasta que me lo recordó.

Necesitaba hablar con Santana al respecto, porque si ella quería hacer algo conmigo, tenía que cancelar mis planes anteriores.

Ojalá no hubiera aceptado la invitación de Quinn, pero parecía muy emocionada por presentarme a la gente.

—¿Por qué frunces el ceño, preciosa?—Santana entró en el cenador y se sentó a mi lado.

—No me di cuenta que lo fruncía. Solo estoy pensando.

—¿En qué?

Suspiré.

—Me invitaron a una fiesta en la casa de un chico, de la escuela. La hermana menor de Sam, Quinn, está en mi curso y ella me invitó para que la acompañara. Le dije que sí, pero eso fue ayer cuando me fui temprano por lo de Dani.

Se inclinó hacia atrás y colocó su brazo a mi alrededor.

—Bueno, ¿Estarías en contra de ir a la fiesta con una cita?

Me enderecé.

—¿Una cita?

Sonrió.

—Sí, a menos que te avergüence que te vean conmigo en público.

No estaba segura de a qué se refería.

Obviamente, no podía significar que iría como ella mismo.

—¿Dices que quieres ir a la fiesta?

Asintió.

—Sí, creo que sí.

Fruncí el ceño y decidí comentar lo obvio.

—Eres consiente que esas personas van a abalanzarse sobre ti, ¿Verdad?

Encogió los hombros.


—Al principio, probablemente, pero me imagino que superaran la sorpresa inicial y nos dejaran solos.

—Puedo cancelarlo.

Sacudió la cabeza, se levantó, y se giró para verme.

—Voy por una razón egoísta. Quiero que sepan que eres mía.

—De acuerdo, pero, ¿Qué sentido tiene, aparte de ser la envidia de todas las chicas de la ciudad?

Sonrió.

—Le haré saber a la población que no estás disponible y que se mantengan alejados.

Me reí.

—De acuerdo entonces, “Señorita Importante Estrella de Rock,” vamos a esa fiesta para que puedas intimidar a todas las personas que se encuentren a ochentas kilómetros a la redonda.



Nos detuvimos en mi casa y corrí adentro para cambiarme de ropa.

Aparentemente, la vestimenta requerida eran trajes de baño. Me puse un pareo negro transparente sobre el bikini, un par de sandalias altas negras en los pies y me dejé el cabello suelto.

Por primera vez en mi vida, podía ser acusada de vanidosa, y lo sabía, pero esta noche quería verme digna de Santana.

Me coloqué algo de pintalabios rojo, rímel, entonces di un paso atrás y aprecié mi trabajo.

Mi reflejo me sorprendió.

El rímel en verdad hacía que mis pestañas resaltaran.

Fui a la sala de estar para despedirme de Whitney. Apartó la mirada del reality de la televisión y me miró de arriba a abajo, y sonrió de oreja a oreja.

—Puedes agradecérmelo por esos buenos genes que decidiste lucir esta noche.

Rodé los ojos.

—Llegaré tarde.

Me despidió con la mano.

—Ten cuidado y todo eso.

Suspiré y me dirigí hacia la puerta.

Ni siquiera me había preguntado para quién me había vestido así. La mayoría de las chicas de mi edad desearían que sus madres las dejaran en paz y yo sólo deseaba que la mía se interesara.

Tomé mi bolso y salí a encontrarme con Santana y su Hummer.

La había dejado afuera por miedo a que Whitney estuviera rondando la casa en ropa interior.

Salió del Hummer y su mirada me recorrió.

Me alegraba haberme puesto las sandalias altas, porque sabía que ayudaban a que mis largas piernas se vieran menos flacuchas.

Dejó salir un silbido bajo.

—Guau, estás increíble.

Me sonrojé y le di una sonrisa.

—Gracias —respondí.

Frunció el ceño.

—Ahora, ¿Podrías volver a entrar y arreglarte un poco menos sexy?

—¿Qué?

Suspiró.

—Estabas preocupada de que llamara demasiado la atención y vas y dejas salir todas tus armas letales—sus ojos examinaron mis piernas de nuevo—Maldita sea, Britt, me va a costar mucho controlarme esta noche y juro que si veo a una persona comiéndote con los ojos, tendrá el privilegio de decirle al mundo que su culo fue pateado por Santana López.

Me reí y rodé los ojos.

—Eres un poco tendenciosa.

Levantó las cejas.

—¿Hay espejos en tu departamento?

Asentí.

—¿Usaste alguno, o lograste convertirte en la fantasía de toda persona sin ninguna ayuda visual?

Caminé a su lado.

—Estás exagerando, vámonos de una vez.

Sus brazos se deslizaron alrededor de mi cintura y me atrajo contra su pecho. Escondió su rostro en mi cuello y gruñó.

—Hueles a gloria.

Sonreí y me incliné hacia ella.

—Gracias.


Besó mi cuello y lamió mi oreja. Mis rodillas se debilitaron y mi cuerpo se llenó de escalofríos.

—San—susurré—, Si continúas haciendo eso, vas a tener que cargarme hasta la Hummer. No soy tan fuerte.

Rió contra mi cuello, abrió la puerta y me sentó en mi asiento. Me regaló una última sonrisa, la cual envió más escalofríos y a continuación cerró la puerta.

Nunca antes me había sentido verdaderamente sexy, pero esta noche lo hacía.

Y sabía que era por ella.

Así que quizá pueda ser creíble que estemos juntas. Pero en verdad lo dudaba.


Condujo por el camino de entrada, e inmediatamente reconocí a Quinn buscándome a mí y a mi bici.

Me giré hacia Santana.

—Cuando Quinn me vea salir de éste vehículo contigo, le va a dar un ataque. Así que prepárate.

Se rió.

—Actúas como si no estuviera acostumbrada a ser tratada como una celebridad—apretó mi mano—No pasa nada. Deja de preocuparte. Esto es normal para mí. Normalmente no vivo escondiéndome como lo hago aquí. Sé cómo manejarlo.

Tomé aire profundamente y exhalé.

—Vamos.

Santana colocó su mano sobre mi pierna.

—Voy a hacerlo público, así que quédate tranquila—sostuvo mi mano mientras caminábamos hacia Quinn, quien se quedó petrificada en el sitio con la boca abierta.

—Hola, yo, um, traje una invitada. Espero que no haya problema.

Sonaba estúpido, pero no sabía qué más decir.

Cubrió su boca abierta de par en par con una mano temblorosa.

—Sí, no hay problema—dijo detrás de su mano, mirando a Santana incrédula y sonreí, porque entendía completamente su incredulidad.

—Quinn, este es Santana, Santana, esta es Quinn, una amiga de la escuela.

Santana tendió su mano y le lanzó su sonrisa letal, temía que la ojiverde fuera a desmayarse. Sacudió su mano y la miró sorprendida, pero parecía no ser capaz de decir ni una palabra.

—Me alegro de conocerte, Quinn.

Ésta lloriqueó.

Finalmente Santana rompió el saludo y dio un paso atrás.

Quinn logró componerse.

—De acuerdo, genial, um, vengan por aquí. Ryder va a querer, um, conocerte.

Me giré hacia Santana y me sonrió para tranquilizarme.

Seguimos a Quinn, que seguía echándonos miraditas cada poco segundos para asegurarse de que no nos hubiéramos desvanecido.

La casa parecía bonita, pero nada comparado con la que vivía Santana.

De dos pisos, una casa estilo de playa amarilla, la gente ocupaba cada puerta y unas cuantas ventanas.


Pasamos por la casa hacia donde estaba la música en vivo. En el centro del patio trasero había un largo escenario.

La gente estaba bailando en frente del escenario y por todo el puente que conectaba la casa con la arena blanca de la playa.

Seguimos a Quinn unos cuantos pasos hasta llegar al área de la fiesta.

Una fogata ardía en la playa y más gente estaba ahí fuera.

Comencé a notar que la gente nos miraba, tratando de decidir si este era o no, de hecho, Santana López.

Quinn nos llevó hasta un grupo de chicos sentados alrededor de un jacuzzi, bebiendo con unas chicas en bikinis diminutos. Se aclaró la garganta, y un tipo alto y flaco con la cabeza rapada se volvió hacia ella.

—Ryder, esta es mi amiga, Brittany, de la que te hablé.

Me miró y me lanzó una pequeña sonrisa.

—Quinn dijo que estabas en la escuela el año pasado. ¿Cómo es que te desperdicié?—preguntó, su sonrisa se convirtió en una arrogante.

Antes de que pudiera pensar en algo que decir, Quinn aclaró su garganta de nuevo, y dijo:

—Y ella es su cita esta noche, Santana López.

Ryder pasó de mirarme lascivamente a mirar a Santana, que pasó su brazo alrededor de mi cintura.

Santana actuaba calmada y cómoda, casi como si conociera a todos aquí y no estuviera a punto de ser atacada por locos admiradores.

—Santana López—Ryder se puso en pie y se quedó mirando incrédulo.

Creo que se la comió con la mirada.
De nuevo, Santana, siempre tan amable, le tendió la mano:

—Siento haber invadido tu fiesta.

Sacudiendo la cabeza, Ryder se recuperó un poco y tomó la mano de Santana.

—¡De ninguna manera! Diablos, no estás invadiendo mi fiesta. Eres Santana López. No necesitas una invitación en ningún lado. Especialmente aquí.

Las chicas en el jacuzzi se recuperaron de su conmoción inicial y salieron del agua para venir donde estábamos.

—¡Oh dios mío! ¡Soy una gran admiradora tuya! Me llamo Marley Rose. Tengo tu nuevo CD en mi auto, ¿Me lo podrías firmar por favor?

Santana sonrió amablemente y asintió.

—Estaría encantada, Marley.

Marley tomó la mano de su, todavía, muda amiga y gritaron juntas mientras corrían por el CD y un bolígrafo.

Otros, dándose cuenta de lo que estaba pasando, nos tenían rodeadas en segundos.

Gritando el nombre de Santana, agitaban papeles y bolígrafos hacia ella, así como camisetas y zapatos y bolsos e incluso un par de bragas.

Santana estuvo forzada a soltarme para firmar autógrafos, así que decidí echarme a un lado. Di un paso hacia atrás y una chica de pie detrás de mí me empujó a un lado. Me hundí más atrás de la multitud, siendo codeada y forcé mi camino hacia la libertad.

En cuanto alguien perdió el control, esto se convirtió en un frenesí.

La banda dejó de tocar.

Oí gritos y proclamaciones de la multitud, diciendo que debían estar soñando.

Se empujaban y gritaban su nombre.

Escuché a un chico diciendo que había escrito una canción que quería que Santana escuchara.

Esto era una locura y yo había dejado que él caminara hacia ella.

Suspiré y me di la vuelta cuando escuché a una chica preguntarle a alguien que estaba a su lado:

—Me pregunto si me firmaría un autógrafo en el estómago.

Me di cuenta de lo mucho que se lanzaran sobre ella.

Yo la tenía para mí y era fácil pensar que éramos normales, pero Santana nunca sería corriente.

Siempre sería alguien a quien yo no podría mantener.

Miré fijamente hacia el agua y decidí escapar hacia la serenidad de la ahora desierta playa.

—¡Disculpen! ¡Disculpen! ¡Escuchen todos, por favor!—la voz de Ryder Lynn vino de los altavoces.

Me di la vuelta para verlo de pie en el escenario. Se veía bastante complacido consigo mismo.

—Me doy cuenta de que tenemos a una invitada muy especial esta noche, pero si quieren quedarse en esta fiesta, tendré que pedirles que se comporten como si fuera uno de nosotros y le den a Santana algo de espacio. Si no pueden hacer esto, los tendré que acompañar fuera de la propiedad.

Miré hacia la multitud de alrededor de Santana y muchos protestaron y se quejaron después del discurso de Ryder, pero lo escucharon.

Incluso a través de la estrecha multitud, no pude ver a Santana y pensé que aún tendría que lidiar con varios admiradores antes de arreglárselas para quedar libre.

Me giré hacia la orilla y me pregunté si sería capaz de encontrarme si me iba hacia la playa.

Unas manos se deslizaron alrededor de mi cintura.

—No me digas que ibas a dejarme con la multitud y te ibas a ir sola—susurró Santana en mi oído.

Me apoyé sobre ella y disfruté de la comodidad de sus brazos.

Odiaba lo perdida que había estado cuando había sido de todos, menos mía:

—Ryder no es un mal anfitrión. Sólo le hice saber que quería libertad esta noche para estar contigo y se hizo cargo.

Sonreí.

—Bueno, estás haciendo de su fiesta el evento más extraordinario que esta ciudad jamás ha visto.

Santana besó mi cabeza.

—¿Estás bien?—preguntó en voz baja.

Asentí.

—Estoy bien.

Aflojó su agarre y se acercó a mi lado, todavía sosteniéndome contra su lado.

—¿Quieres que nos escapemos por ahí, solos tú y yo, o quieres estar en esta fiesta a la que vinimos? Sólo para que lo sepas, estaré de acuerdo en lo que decidas.

Quería escapar y mantener a Santana sólo para mí. Pero también vine esta noche porque Quinn me invitó y quería estar con ella un rato y conocer a las otras personas.

La multitud pronto volvió a la fiesta.

Muchos seguían mirando a Santana.

No los podía culpar.

Yo quería quedarme mirándola.

—Creo que debería buscar a Quinn y mezclarme—dije de mala gana.

Santana me tomó de las manos y me acercó.

—Cuando esto termine, podemos estar algún rato a solas.

Me sonrió maliciosamente.

—Pasar el rato a solas contigo es mi pasatiempo favorito.

Me sonrojé y me di la vuelta hacia el corazón de la fiesta. A medida que pasábamos entre la gente, iban presentándose a sí mismos, y Santana nunca dejó de ser agradable y educada.

Estrechaba sus manos y algunos valientes invitados le pedían que autografiara sus cosas.

Quinn vino a mi lado.

—Oye, siento lo de antes. Espero que Ryder lo haya hecho todo más fácil.

—Sí, lo hizo. Ya lo esperábamos, o algo similar, así que no fue una gran sorpresa.

Quinn sonrió.

—Bueno, ella es la ídolo adolescente más sexy de América.

Santana le sonrió y pareció como si ella fuera a desmayarse, así que le di un codazo en las costillas.

Necesitaba esforzarse en no abrumar con su sonrisa.

Quinn se controló a sí misma.

—Vale, entonces quiero presentarte a algunos amigos. Pero—dijo—, Probablemente estén más interesados en conocer a tu cita.

—No hay problema, ya lo sé.

Nos llevó hacia un grupo de chicas que me resultaban familiares. Recordaba a unas de ellas de la escuela.

—Oigan, chicas, quiero presentaros a Brittany. Estuvo en la escuela durante las últimas semanas. También vendrá en el último curso. Brittany, esta es Kitty…—una pequeña rubia—, Bree…—una pequeña con una sorprendente piel bronceada—, y Jane—una morena alta.

Todas las chicas me sonrieron, pero sus ojos se desviaron hacia Santana.

—Te recuerdo de español—dijo Jane, mirando de mí hacia Santana.

Cuando miré hacia mi morena, la atención de Santana parecía estar enfocada exclusivamente en mí.

Me sonrió tranquilizadoramente.

—Entonces, ¿Cómo se conocieron?—preguntó Bree, y los tres pares de ojos se centraron en Santana.

Sólo Quinn parecía acordarse de mi presencia.

Santana apretó mi mano.

—La conocí a través de un amigo en común. Después caí bajo sus encantos y, al parecer, no tengo suficiente.

Me sonrojé, y las cuatro chicas tuvieron pintadas unas cursis sonrisas en sus rostros y una de ellas incluso suspiró.

—Guau, no puedo creerme que la novia de Santana López viva en Sea Breeze.

Comencé a corregirla.

Yo no era la novia de Santana y ella se iría pronto.

—Bueno…

—Ella se preocupa por mi privacidad. Pero, me gusta el hecho de que quiera tenerme todo para ella—su mano apretó la mía y contuve una carcajada.

Quinn suspiró.

—¿Mi hermano sabe algo de Santana?

Miré a Santana y asintió.

—Sí, lo sabe.

Quinn sacudió su cabeza.

—Lo juro, él sabe algo como esto y ni siquiera piensa en que es lo suficientemente importante como para compartirlo conmigo.

—No seas dura con él. Le pedí que no se lo contara a nadie —le aseguré.

Quinn no se tranquilizó, pero se encogió de hombros.

—Bueno, no creo que me olvide de cómo me he quedado cuando te he visto salir de su auto sosteniendo su mano, juro que creí que estaba alucinando.

Me reí y Santana se rió a mi lado.

—Voy a presentarles a otras personas—dijo Quinn a sus amigas—Y seguro que tienen hambre. Las veo luego, chicas.



Durante la siguiente hora, nos presentó a tantas personas que sabía que no podría recordarlos a todos.

Pero, sin duda, ellos me recordarían a mí.

De alguna manera yo me aparecía famosa a sus ojos.

Se me ocurrió que no quería ser el centro de atención. Me preocupaba que no fuera capaz de lidiar con la manera en que esto cambiaba mi vida. Nos sentamos cerca de la fogata y escuchamos a los chicos hablar sobre la próxima temporada de fútbol.

Todos parecían muy emocionados y listos para que iniciara. Trataban de impresionar a Santana con sus historias e incluso un par le preguntaron a Santana sobre su gira y su habilidad para tocar la guitarra de oído.

Respondió a sus preguntas como si se las supiera desde siempre. Su habilidad para actuar tan cómodamente en cualquier situación me asombraba.

Hicimos una pequeña multitud cuando otros comenzaron a notar que ella estaba respondiendo preguntas y conversando.

Esta multitud no parecía tan alocada como la de antes, sólo curiosa.

Me comí una salchicha que Santana asó para mí mientras hablaba. La había hecho mientras respondía preguntas sobre Dani.

Todos parecían tener preguntas sobre la princesa del pop.


Cuando terminamos de comer, se puso de pie y me tomó de la mano.

—Si nos disculpan, quiero bailar con Britt.

Sus rostros brillaron con decepción y creo que incluso escuché a alguien suspirar.

Caminamos lo bastante cerca para escuchar la música. Se agachó, me quitó los tacones y los colocó al lado de sus zapatos. Me sacó de la luz y me puso a la luz de la luna en la playa.

Le asintió al pinchadiscos.

Que se había colocado en lugar de la banda, y luego me asintió a mí. La canción comenzó e inmediatamente reconocí la voz que venía de los altavoces.

Santana me sujetó más cerca mientras su suave voz de terciopelo cantaba suavemente las palabras de su canción.

—Déjame sujetarte cerca sólo por esta noche. Cuando no estás en mis brazos, nada parece estar bien. Sólo ver tu sonrisa ilumina mis noches oscuras. Así que, nena, por favor baila conmigo bajo la luz de la luna—se echó hacia atrás e inclinó mi rostro hacia el suyo—Tu roce es mi única adicción. Tus latidos me quitan el aliento. Romperás mi corazón si no te quedas. Tus suspiros me cantan cada noche y tu risa es mi único sol. Abrázame y susúrrame que me amas. Abrázame y dime que no hay un mundo sin ti a mi lado. Abrázame, necesito que me guíes. No puedo vivir sin ti. Abrázame y susúrrame que me amas. Abrázame y dime que no hay un mundo sin ti a mi lado. Abrázame, necesito que me guíes.

La canción terminó, y yo estaba en los brazos de Santana, incapaz de apartar mi mirada de sus ojos azules de acero oscuros con emoción.

—Nunca había entendido esas palabras hasta esta noche. Las canté, pero no las escribí. No quise grabar la canción, pero perdí la batalla. Ahora, cuando cante esas palabras, tendré un rostro que poner detrás de ellas—se detuvo y trazó una línea desde mi oreja hasta mi barbilla—Sólo espero ser capaz de hacerle frente a esas palabras cuando esté a miles de kilómetros lejos.

Tragué el nudo que tenía en mi garganta.

No quería pensar en la idea de ella a miles de kilómetros lejos.

Apoyé mi cabeza contra su pecho y me sujetó más cerca.




*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por M.heya el Sáb Mayo 20, 2017 9:25 pm

Hola me facinan tus historia las e leido todas poco e conentado pero las e leido y son las que me gustan y te queria pedir permiso si me dejaras adaptar una de tus historias con otros personajes me gusta la historia y me gustaria compartirla bueno hay me dices si me dejas o no de antemano gracias.
avatar
M.heya
*
*

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 30/08/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Sáb Mayo 20, 2017 10:10 pm

hola morra,..

bueno,.. era bueno el beneficio no!!
britt se tiene que acostumbrar a ese estilo de vida de ahora en adelante!!
ahi que disfrutar el presente los momentos de a uno,.. el futuro falta por ahora!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5139
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Dom Mayo 21, 2017 1:03 am

Pues Britt se hará famosa en la escuela jajaja haber como lidia con toda la atención...
Y pues haber como sigue la noche !
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1079
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Dom Mayo 21, 2017 8:28 am

Santana parece muy sincera asi que espero que algo se les ocurra para no dejar por ahi un corazon roto!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6554
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Dom Mayo 21, 2017 8:20 pm

M.heya escribió:Hola me facinan tus historia las e leido todas poco e conentado pero las e leido y son las que me gustan y te queria pedir permiso si me dejaras adaptar una de tus historias con otros personajes me gusta la historia y me gustaria compartirla  bueno hay me dices si me dejas o no de antemano gracias.



Hola, eso es muy bueno y espero siga así! ajajaajaj Nah, es entendible, no siempre se puede comentar ajjaajaj. Si obvio q puedes, mientras coloques el nombre del foro todo bn! Eso si cuidado q otra persona me pidio adaptar algunas, pero nose cual xD ajjajajaaj, pero por mi todo bn! Gracias por leer, comentar y publicarlas! Saludos =D




3:) escribió:hola morra,..

bueno,.. era bueno el beneficio no!!
britt se tiene que acostumbrar a ese estilo de vida de ahora en adelante!!
ahi que disfrutar el presente los momentos de a uno,.. el futuro falta por ahora!!

nos vemos!!!



Hola lu, jajajaja si q lo es xD jajaajaja. Si que tiene, auk cueste, si es lo que quiere... debe... ambas. Eso si, vivir el día a día y así el futuro! Saludos =D





JVM escribió:Pues Britt se hará famosa en la escuela jajaja haber como lidia con toda la atención...
Y pues haber como sigue la noche !



Hola, uff q lo será =/ y nose si sera muy bueno... Aquí otro cap para saber ma´s! Saludos =D





micky morales escribió:Santana parece muy sincera asi que espero que algo se les ocurra para no dejar por ahi un corazon roto!!!!



Hola, pienso igual, y espero q si encuentren la solución! se lo merecen ajajaa... y no kiero corazones rotos =/ SAludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Cap 12

Mensaje por 23l1 el Dom Mayo 21, 2017 8:22 pm

Capitulo 12



Santana me hizo prometer que no iría a trabajar la mañana siguiente, después de quedarnos hablando hasta las tres.

El sol estaba más brillante y mis pequeñas persianas blancas no hacían mucho para bloquear la luz.

Me estiré y me levanté.

Eché un vistazo a la habitación de Whitney, ella ya estaba despierta. Cuando entré en la cocina, estaba poniendo un tazón de cereales. Frunció el ceño.

—Será mejor que no pierdas este trabajo por exceso de sueño. De todos modos, ¿A qué hora llegaste?

Ya era hora de contarle lo de Santana.

Quería que la acompañara a un acto benéfico la semana siguiente y debía contárselo a Whitney.

No sabía por dónde empezar, así que me senté en la mesa.

—Tenemos que hablar de algo—se sentó con su plato en la mesa.

—Chica, si me dices que estás embarazada, me da algo.

Me reí.

—Eso no va a pasar. Y, no, no es sobre eso.

Whitney ladeó la cabeza.

—¿Eso responderá mi pregunta sobre la hora en que llegaste anoche?

Asentí.

Me hizo un gesto con la cuchara para que continuara y luego tomó un gran bocado de sus cereales.

Tomé una respiración profunda.

—No estoy segura de por dónde empezar.

Whitney se detuvo con la cuchara en el aire.

—¿Quieres decir que esto va a ser así de bueno?

Rodé mis ojos.

A veces deseaba que ella fuera una mamá normal, pero entonces yo no sería normal, ¿por qué esperar que ella lo fuera?

—Bueno, cuando trabajabas para los López, ¿Sabías para quién trabajabas?

Ella asintió con la cabeza.

—Por supuesto, la roquera adolescente Santana López. No podía pasar por alto sus fotos por las paredes.

Suspiré, aliviada de que al menos supiera eso.

—Bueno, estoy saliendo con ella—me detuve y esperé.

Tragó el bocado y dejó caer su mandíbula.

—Ni hablar.

Esperaba una respuesta más profunda de ella. Pero entonces, la profundidad no era realmente una de las características de Whitney.

—Hemos estado viéndonos durante un par de semanas y bueno, tiene que ir a Hollywood para un acto benéfico la semana que viene y quiere que la acompañe como su cita.

Eso captó la atención de Whitney.

—¿Ella quiere llevarte a Hollywood?

Asentí con la cabeza y mordió su cereal en pocos segundos.

—No creo que sea buena idea—dijo finalmente.

No había esperado que le importara si me iba o no.

—¿Puedo preguntar por qué?

Se echo hacia atrás en el asiento y suspiró.

—Britty, hasta Santana López, nunca habías salido con nadie. Eres hermosa, pero eres joven e ingenua. Su mundo no es algo para lo que estés lista. Claro, salir con ella aquí es una cosa, pero entrar en su mundo es otra. Sé que no soy la mejor mamá del mundo, pero te amo y voy a decirte que no, para protegerte. No estás lista para eso, y el dolor que esto te va a causar no se puede comparar con nada de lo que hayas experimentado. Una relación con ella, con cualquier cantidad razonable de tiempo, es imposible. Sólo vas a enamorarte de ella, y ella se va a ir. Tiene que hacerlo. No puede ser Santana López en Sea Breeze, Alabama.

Quería discutir, pero sabía que tenía razón.

—Yo ya estoy enamorada—susurré.

Se puso de pie, caminó hacia mí, puso sus manos sobre mis hombros y apretó.

—Ah, bebé, estás a punto de descubrir realmente lo que el amor duele—me besó la cabeza y salió por la puerta trasera.

No podría ir y eso me decepcionó, pero de alguna manera sabía que sería lo mejor.

Yo no encajaba en su mundo en Hollywood.

Ni siquiera podía manejar algo tan simple como la secundaria.





Santana no tomó bien la decisión de mi mamá, pero la aceptó.

Decir adiós, aunque sea por un momento, hizo que me doliera el pecho.

Le tuve pavor todo el día.

Si esto era lo que sentía al verla irse durante poco tiempo, ¿cómo de peor sería en septiembre?

La oí caminar detrás de mí antes de que dijera algo. Me levanté de mi trabajo con las rosas y me volví hacia ella.

Parecía alguien sacado de una revista, luché contra en impulso de extender mi mano y apoderarme de la Santana a quién yo amaba, no de la desconocida delante mio.

Extendió la mano, tomando la mía y me quitó el guante de jardín.

—Ya te echo de menos—dijo, mientras empezaba a besar mis dedos—Estos van a ser dos días muy largos.

Me obligué a sonreír.

—Se acabarán antes de que nos demos cuenta.

Frunció el ceño y me acercó más a ella.

—Que Dios me ayude si me piden que cante una canción de amor. No sé si seré capaz de recordar las letras.

Sonreí y extendí mi mano para pasar los dedos por su grueso y oscuro pelo.

—Vas a tener a todos comiendo de la palma de tu mano. Todo lo que tienes que hacer es sonreír.

Sonrió abiertamente.

—Creo que eres un poco tendenciosa.

Me eché a reír.

—No, no lo soy. Te he visto hechizando una habitación llena con sólo una sonrisa.

Frunció el ceño y se inclinó para besar mi mejilla, y luego besó un camino a mi oreja antes de susurrar:

—Tú eres la única a la que me interesa hechizar.

Suspiré.

—Bueno, no te preocupes, estoy completamente hechizada.

Se echó hacia atrás y metió la mano en su bolsillo.

—Tengo algo para ti, pero en realidad es para mí. Necesito que lo tomes, así seré capaz de estar tranquila mientras estoy fuera—sostenía un teléfono plano en su mano—Por favor mantenlo contigo en todo momento, así podré oír tu voz cuando lo necesite.

De alguna manera se las arregló para decir las únicas palabras que me harían aceptar un regalo como este de ella.

—No sé si puedo usarlo. Parece complicado.

Sonrió.

—Es una pantalla táctil. Al tocar la pantalla, todos los botones necesarios aparecen.

Seguí las instrucciones y la pantalla cobró vida.

—Es como el iPod que me diste.

—Eso es porque es un iPhone.

Lo puse en mi bolsillo.

—Solo estoy a una llamada de distancia.

Santana sonrió con tristeza.

—Odio esto—no quería hacer las cosas más difíciles para la morena, así que me obligué a sonreír—Volverás pronto.

Se acercó para besarme.

No quise cerrar los ojos.

Quise verla mientras hacía girar mi mundo. En el momento en que su mano trazó mi cara, perdí toda la concentración y simplemente disfruté de estar en sus brazos.

Dio un paso atrás y rompió el beso.

—Regresaré tan pronto como pueda—dijo con voz ronca.

Me gustó saber que nuestro beso le había afectado.

—Lo sé.

Me dio una sonrisa más y se fue.

La observé hasta que estuvo casi fuera de mi vista. Se dio la vuelta y se detuvo a mirarme. Se llevó dos dedos a la boca y sopló un beso hacia mí antes de dar la vuelta a la esquina.

El pequeño teléfono en mi bolsillo me recordó que me llamaría pronto y oiría su voz.

Tendría que ser suficiente para soportarlo.



Sam me llevó a casa después del trabajo.

Santana había dejado un coche para que me llevara a casa, pero no me atreví a ir en su auto, sin ella.

—¿Qué tengo que hacer para hacerte sonreír?—preguntó, cuando nos detuvimos junto al departamento.

Suspiré y forcé una sonrisa.

—Nada.

Se recostó en su asiento y cerró los ojos.

—Espero que sepa lo que tiene.

Miré a mi amigo, sin saber qué decir. Dejé caer mi mano de la puerta del coche.

Al parecer, quería hablar.

—Yo soy la única que se ha llevado algo especial. Santana no es como las personas piensan. Es una chica maravillosa, es amable, educada y dulce. Me hace reír y es feliz solo con tenerme. En sus brazos me siento segura. Es como si al final hubiera encontrado el lugar al que pertenezco.

Sam dejó escapar una breve y fuerte risa.

—Brittany, tenerte no es una dificultad para ella, puedo prometértelo. ¿Y cómo sabes que no puedes encontrar todas esas cualidades en otra persona? Santana no es la única en la tierra amable, educada y dulce.

—Estoy segura de que tienes razón. Pero ninguna persona de las que he conocido ha hecho que el corazón me vaya a mil por hora y que entre tal hormigueo con sólo entrar en la habitación. De algún modo, ella es la única que ha sido capaz de tocar mi alma.

Sam suspiró y sacudió la cabeza.

—Tienes razón, no es algo que cualquiera pueda hacer por ti. Es sólo que apesta que Santana López sea la única que haga que te estremezcas.

Dejé escapar una pequeña risa.

—Siempre la amaré. Pero sé que pronto, tendré que aprender a vivir sin ella y seguir adelante. Sólo que ahora mismo no es el momento.

Sam asintió.

Abrí la puerta y salí.

—Gracias por traerme.

Sonrió.

—Cuando haga falta.

Caminé adentro.

Sam era un gran tipo y si yo no amara tanto a Santana, tal vez podría sentir algo por él.

Pero mi alma ya estaba tomada.



No quería quedarme dormida por miedo a perderme la llamada de Santana.

Barrí la cocina y fregué el baño antes de finalmente tomar una ducha. Dejé el teléfono en el lavabo por si el teléfono sonaba.

Cuando terminé, me puse el camisón y entonces volví a la cama, luchando contra el impulso de acurrucarme.

Sabía que si lo hacía, caería dormida.

Cerrar los ojos estaba fuera de cuestión a pesar de lo mucho que me pesaban. Me senté en el borde de la cama y pensé en la verosimilitud de que ella me llamara esta noche.

Casi me había convencido de que no llamaría cuando oí a Santana cantando Wanted Dead or Alive.

No esperaba un tono de llamada como este y me reí mientras contestaba el teléfono.

—Hola.

—Hola, preciosa.

—¿Puede ser que tenga la única versión grabada de Santana López cantando Wanted Dead or Alive de tono de llamada?
—le pregunté, incapaz de detener la sonrisa tonta de mi cara.

—Sí, así es. Cuando pensé en una canción para que sonara cuando te llamara, me di cuenta de que nunca había grabado una canción que te gustase, así que fui a mi estudio en casa y grabé lo único que sabía que disfrutarías.

Sonreí y puse las piernas estilo indio en mi cama.

—Resulta que me he convertido en una fan obsesionada. Podrías haber puesto cualquiera de tus canciones y habría sido feliz.

—¡Ah! ¿Sí? Ojalá me hubieras dicho que eras una fan. Habría dejado abierta mi puerta para que pudieras colarte y echar perfume en mi almohada.


Me reí en voz alta y entonces me cubrí la boca para que Whitney no se despertase y viniera.

No había vuelto a discutir con ella por Santana y esperaba no hacerlo.

—Yo no uso perfume.

—¿Quieres decir que hueles así de bien sin ayuda?

—Supongo que sí.

—Hmm…bueno, que te parece si te firmo un autógrafo en una parte de tu cuerpo…yo elijo
—se rió entre dientes en el teléfono.

Me sonrojé y la sonrisa tonta se quedó en mi cara.


—Bueno, quizá no estoy tan loca como una fan, pero soy una. Escucho tu música todas las noches mientras me duermo.

Gimió.

—Britt, ¿tenías que recordármelo? Ya me es bastante difícil cerrar los ojos para dormir. No necesito imágenes de ti acurrucada en tu cama, con el pelo suelto, escuchándome cantarte al oído.

—Lo siento, pero no quiero que pienses que prefiero el trabajo de Jon Bon Jovi al tuyo.

—Gracias.

—De nada.

—Te echo de menos.

—Yo también te echo de menos.

—Duérmete. Te veré pronto.


Suspiré y deseé tener un póster suyo en la pared.

—Buenas noches, San.

—Buenas noches, Britt.


Le di a colgar y me metí en las sábanas con Santana sonando en mis oídos.




La señora Sue estaba de pie atrás de Mercedes, que parecía estar haciendo pan, cuando entré en la cocina, a la mañana siguiente.

—Ahora la señora López dice que necesita que sea integral, pero lo quiere suave y esponjoso, no pesado.

Mercedes asintió con la cabeza y continuó amasando la masa frente a ella.

Sonreí y pasé junto a ellas hacia la sala de lavandería para cambiarme.

El día de hoy no iba a ser fácil sin Santana, pero al menos estaba en su casa, cerca de sus cosas.

Era mejor que nada.

Me puse mi uniforme y volví a la cocina.

—Adelante y agarra un poco de pan fresco de por ahí. Mercedes lo hizo para el almuerzo de hoy, pero está realmente bueno con un poco de mantequilla mientras aún está caliente.

No tenían que decírmelo dos veces.

Mi estómago gruñó.

Corté un pedazo y le puse mantequilla. El pan fresco hecho en casa derretía mi boca.

—Oye, no te comas todo lo bueno—Sam me dio un codazo en las costillas y tomó el cuchillo para rebanarse un pedazo también.

Le sonreí.

—Buenos días a ti también.

Sonrió y le dio un mordisco a su pan. Sam cerró los ojos y gimió en voz alta y la pobre Mercedes saltó. La señora Sue puso los ojos en blanco.

—Muchacho, ¿No puedes comer en silencio?

Con una sonrisa, sacudió la cabeza.

—No.

Me limpié las manos en una servilleta de papel y me giré hacia la señora Sue.

—¿Qué tiene hoy para mí?

Sonrió y señaló la despensa.

—Te necesito para que revises y compruebes todas las fechas de caducidad. Tenemos que tirar todo lo que esté viejo y remplazarlo.

Asentí y me fui directa a trabajar.



Con Santana cantando en mis oídos, la mañana pasó volando.

Sam se unió a mí a la hora de comer.

—¿Cómo te va?—me sonrió y se sentó con su plato lleno de comida.

—Bien, gracias, ¿Y a ti?

Sam se encogió de hombros.

—Lo mismo de siempre, supongo.

Me estudió, como esperando que yo dijera algo.

—¿Qué?—le pregunté, antes de tomar otro bocado de mi Sándwich Reuben.

—Nada, sólo que pensaba que podrías estar un poco enfadada. No has hablado mucho esta mañana y me figuré que ya lo sabías.

Fruncí el ceño y bajé mi vaso.

—¿Qué?—parecía que intentaba decidir si contestarme o no—¿Y bien?

—Um, ¿Por qué no salimos fuera y comemos… y hablamos?

Un nudo nervioso se formó en mi estómago, pero quería saber lo que Sam sabía y yo no.

Cogí mi comida y lo seguí al mirador.

—Está bien, dime de qué se trata.

Sam no se sentó. Se acercó al borde del mirador y apoyó una cadera contra la barandilla.

—Quinn está subscrita por e-mail a varios sitios web de noticias adolescentes. Esta mañana vino corriendo a mi cuarto antes de irme, preguntándome si aún estabas saliendo con Santana. Le dije que sí y me enseño el Teen Star Follower. Salían fotos de Santana, tomadas ayer por la noche en la ciudad con la actriz Elaine Baily.

Mi estómago se estremeció, pero esto me había pasado antes con Santana y sabía que ella no podría hacer nada con las fotos publicitarias y como la noticias se reportaban.

Forcé una sonrisa.

—No es gran cosa. Tiene que dejarse tomar esas fotos por razones publicitarias. No estoy preocupada.

Sam suspiró y metió la mano en el bolsillo trasero para sacar unos papeles.

—Las imprimí.

Tome los papeles de sus manos y me dejé caer en el asiento con las imágenes de Santana sosteniendo las manos de una hermosa chica de cabello castaño.

Una foto le mostraba inclinándose hacia abajo y riéndose de lo que ella estaba diciendo.

La otra lo mostraba con su brazo alrededor de los hombros de ella, señalando hacia algo y sonriendo. No quería leer las palabras pero me vi a mí misma leyéndolo de todos modos:

—Anoche Santana López fue visto por primera vez en las últimas semanas de brazo de Elaine Baily (The Dream Date y Winter Way). Ambas parecían muy interesadas la una en la otra. Suponemos que los rumores de que Santana ha estado escondiendo a una nueva chica, con suerte, son falsos ya que parece muy interesado en la Señorita Elaine.

Le entregué los papeles a Sam y me levanté.

—No tengo hambre. Tengo que volver al trabajo.

Me agarró del brazo cuando pasé a su lado.

—Ella no te merece.

No quería que viera mi cara, porque las lágrimas amenazaban con caer en cualquier momento.

—Yo no soy parte de su mundo. Ella tiene una vida fuera de su vida de aquí conmigo—me ahogué en un susurro. Me solté y empecé a regresar a la casa.

Sam se colocó detrás de mí y me agarró la mano.

—Detente, Brittany.

Me detuve, pero no me di la vuelta. Las lágrimas rodaban por mis mejillas y no quería humillarme.

—Sé que he dicho esto antes, pero tú vales más de lo que ella te da. Eres hermosa, inteligente, amable, y divertida, y no te importa si tú cabello está hecho un desastre o si se te rompe una uña. No estás demasiado ocupada para jugar al ajedrez con un anciano y estás manteniendo a tu mamá y nunca te quejas—suspiró, tomó mi rostro, y lo giró hacia él—¿Por qué no te das cuenta de lo especial que eres?

Mantuve baja la mirada.

Limpió mis lágrimas.

—Debería patearle el culo por hacerte llorar.

Negué con la cabeza.


—Elegí esto. Es mi elección. Yo lo elegí. No puedo evitar lo que mi corazón siente.

Sam apretó su mandíbula y asintió con la cabeza antes de dejar caer las manos y dar un paso atrás como si lo hubiera quemado.

Era un buen tipo. Odiaba que la verdad lo lastimara tanto.

Cerré la brecha que él había creado y extendí una mano para tocarle la cara.

—Tú también eres especial y un día alguien va a robarte el corazón y convertirse en una chica con suerte—dejé caer la mano y me di la vuelta para alejarme.

—Pero, ¿Y si ella ya lo ha hecho, pero su corazón está tomado?—preguntó en un ronco susurro.

Cerré los ojos y respiré hondo, entonces me di la vuelta para mirarlo.

—Entonces es que ella no es la correcta.

Caminó hacia mí en una larga zancada.

—¿Pero qué pasa si ella está equivocada?—preguntó, justo antes de que su boca cayera sobre la mía.

Me sorprendió al principio y a continuación entré en pánico.

No podía estar haciendo esto.

Puse mis manos sobre su pecho y lo empujé antes de girar y correr. Corrí directamente a mi bicicleta y pedaleé hacia casa lo más rápido que pude.


El teléfono sonó.

Acababa de llegar a mi calle y estaba sin aliento por haber pedaleado tan rápido. Me detuve, dejándome caer contra un árbol y respiré hondo.

Necesitaba responder a esto.

Hablaría con ella sobre la actriz cuándo llegara a casa, pero no sacaría conclusiones mientras no estuviera aquí para defenderse.

Incluso aunque las imágenes fueran bastante incriminatorias.

—Hola—contesté.

—¿Dónde estás?—la voz de Santana sonaba fuerte y tensa.

—Uh…—me di cuenta de que eran las dos de la tarde, y estaba casi en casa. ¿Cómo podría explicar eso?—Bueno, estoy parada junto a la carretera hablando contigo—dije en el tono más suave que pude reunir.

—¿Por qué no estás en mi casa?—su tono sonaba un poco menos fuerte, pero aún tenso.

—Bueno, eh…—no quería mentir, pero tampoco quería decir la verdad. Al menos, no por teléfono—Me voy a casa temprano.

Hizo una pausa durante un minuto.

—¿Vas a decirme por qué?

—¿Tengo que hacerlo?

—Sí, creo que debes.

—Me duele la cabeza.
—no era mentira.

—Santiago me acaba de llamar. Vio algo desde su ventana hará unos treinta minutos.

Suspiré y apoyé la cabeza contra el árbol.

—Esto es algo que quería esperar y discutir cuando llegaras a casa.

—No puedo esperar. Dijo que estabas llorando y dijo que…dijo que Sam te beso.


La última parte sonó tan fuerte y enojada que temí por Sam. Santana podría ser una mujer, pero se notaba con fuerza.

—Hay mucho más que eso.

—Entonces dime.


Sabía que esto no terminaría hasta que le contara todo.

—La hermana de Sam, Quinn, vio en internet unas fotos tuyas de anoche con Elaine Baily y tú estabas realmente muy simpática y delicada en ellas. Parecías feliz. Pasé un mal trago con las fotos, y Sam dijo algunas cosas de nuestra relación que yo no quería oír y lloré un poco. Él me detuvo y trató de consolarme y empecé a dejarme llevar de nuevo y me… me besó.

Santana no dijo nada durante lo que parecía toda una vida.

—Está despedido y ahora voy en un avión de regreso a casa.

—¡Santana, no! Él, él…creo que está enamorado de mí.


Santana dejó escapar una risa firme.

—Lo sé.

—Bueno, sólo estaba preocupado por mí y trataba de convencerme de que alguien como él sería un mejor partido para mí.


Santana siseó.

—¡Ahora está despedido! Te dije que no lo despediría a menos el dijera algo en tu contra y lo hizo. Trató de convencerte de que no te amo.

Suspiré.

No podía soportar esto.

Todo era por mi culpa.

—Yo no le devolví el beso y lo aparté rápidamente. No ha pasado nada.

—Sé que no lo hiciste y que lo empujaste. Santiago lo vio todo. También te vio correr a toda prisa. Me llamó y me lo dijo inmediatamente. Salí de una sesión de fotos y llamé a mi piloto. Ahora voy de camino a ti.

—Ya me has explicado lo de las fotos. Pero no estaba preparada para verlas de primera mano, y leer las palabras de los periodistas no fue divertido. Traté de manejarlo sin molestarte.


Santana suspiró.

—Cada una de esas fotos fueron tomadas anoche por su publicista. Va a salir en una nueva película y necesitan la propaganda. Me dijeron que hacer en cada una de las fotos.

El alivio apartó un poco el dolor, pero la culpa todavía pesaba en mí, ya que Sam iba a perder su puesto de trabajo.

—Gracias por explicármelo todo.

Se rió otra vez y ese fue el sonido cálido que tanto me gustaba.

—Espérame. Te veré pronto.

—Lo haré.





*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Dom Mayo 21, 2017 9:53 pm

hola morra,...

no me gusta como van las cosas,..
se de primera mano "favores" por publicidad en muchas cosas,... pero se puede decir que no, a pesar de lo que te puedan decir!!!
britt lo eligió pero san la puede hacer mucho mas fácil con la prensa,.. espero que no se canse!!! joder hasta pienso que sam es bueno por ahora para britt!!!!

nos vemos!!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5139
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Dom Mayo 21, 2017 10:07 pm

Que va a ser bueno ese labios de pescado, es una bruja que se la pasa pendiente de todo lo que hace santana para irle con el chisme a britt, que fastidio!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6554
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Lun Mayo 22, 2017 3:13 pm

Mmm la vida de San le va a traer muchos malos ratos a Britt y Sam pues trató de hacerle ver las cosas a Britt como el las ve pero ella tiene razón en que sabia en lo que se metía ... Aunque no creo que del todo
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1079
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Mar Mayo 23, 2017 12:18 am

3:) escribió:hola morra,...

no me gusta como van las cosas,..
se de primera mano "favores" por publicidad en muchas cosas,... pero se puede decir que no, a pesar de lo que te puedan decir!!!
britt lo eligió pero san la puede hacer mucho mas fácil con la prensa,.. espero que no se canse!!! joder hasta pienso que sam es bueno por ahora para britt!!!!

nos vemos!!!!



Hola lu, no¿? se ve un difícil futuro, no¿? =/ Entonces no tengo nada q decir a eso =/ QUE!!!!! ai ai no si q q decir. Saludos =D





micky morales escribió:Que va a ser bueno ese labios de pescado, es una bruja que se la pasa pendiente de todo lo que hace santana para irle con el chisme a britt, que fastidio!!!!!




Hola, si!!!! esk el mete mas palabras q no ayudan en nada y solo perjudica a las brittana. Él no sabe nada de nada! Saludos =D





JVM escribió:Mmm la vida de San le va a traer muchos malos ratos a Britt y Sam pues trató de hacerle ver las cosas a Britt como el las ve pero ella tiene razón en que sabia en lo que  se metía ... Aunque no creo que del todo




Hola, eso si es vrdd, pero no se sabe el final, no¿? Si q lo es! es cosa de ella, no de esa cosa q se dice amigo ¬¬ ANh no kiero darle la razón la vrdd =/ Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Cap 13

Mensaje por 23l1 el Mar Mayo 23, 2017 12:20 am

Capitulo 13


Santana no tuvo que despedir a Sam; él renunció.

La señora Sue dijo que era lo mejor y, para que no me preocupara, Sam volvería a la universidad en unas semanas, y probablemente necesitaba este tiempo libre para prepararse.

Sin embargo, Noah también renunció, y eso dejó a la señora Sue con un problema.

Sin sirvientes.

—He visto dos candidatos hoy, y solo uno es apropiado. Pero necesitará algo de ayuda por ser su primera vez—la señora Sue se detuvo sobre un montón de hojas frente a ella.

—Lo haré esta noche. Sé cómo. El único candidato apropiado puede ayudarme.

La señora Sue posó sus ojos en mí y frunció el ceño.

—No estoy segura. La ama Santana no le va a gustar mucho. Ya está quejándose de ti trabajando fuera en el sol, y me hizo prometerle no hacerte tocar camarones u ostras de nuevo desde que descubrió cuánto los odias.

Me reí.

—Bueno, lo superará. Además, ¿Qué más puedes hacer?

La señora Sue mordió su labio inferior, y luego asintió.

—Bueno, supongo que tienes razón. Tú eres mi única salida de este lío.

La puerta se abrió, y Santana entró con una sonrisa en su rostro.

—Ah, justo a quien quería ver—se inclinó y besó mi nariz, y le dio a la señora Sue su encantadora sonrisa de niña pequeña.

—¿Tienes algo de té dulce?

—Sabe que sí. Acabo de hacer uno fresco—se incorporó para servir su bebida—Mientras está aquí, quería hacerle saber que como despidió a mis sirvientes, Brittany estará ocupada esta noche con el chico nuevo entrenándolo.

Santana frunció el ceño.

—No, no va a hacerlo.

—Santana, no veo por qué no. La señora Sue necesita ayuda—me incorporé y puse mis manos en las caderas, lista para pelear.

Sonrió y deslizó sus brazos por los míos.

—La familia cenará fuera esta noche, y yo estaré ocupada. No necesitamos sirvientes—se giró hacia la señora Sue y sonrió—Tómese la noche libre—me miró—¿Me harías el honor de ir a cenar conmigo?

La señora Sue se echó a reír, y yo sonreí.

—Me encantaría.

Tomó mi mano y me guió hacia la entrada a la parte principal de la casa.

—Buenas noches, señora Sue—dijo por encima del hombro.

Caminamos a su habitación.

—Hice que mi estilista te comprara ropa para el viaje que no llegaste a hacer conmigo. Si queremos disfrutar una comida sin admiradores, entonces tenemos que ir a un lugar donde el código de vestimenta sea un poco más estricto que en la mayoría—abrió su gran closet entró y salió con una larga caja blanca—Para ti—dijo sonriendo.

No me gustaba la idea de ella comprándome ropa, pero la sonrisa ansiosa en su rostro me hizo morder mi lengua y olvidarlo.

La puse sobre la cama y la abrí. En el interior había un vestido azul pálido que parecía estar hecho con una tela tan delicada que se rompería cuando lo tocara.

—Tengo miedo de dañarlo —susurré y la miré.

Se rió y se acercó detrás de mí. Su aliento acariciaba mi oído.

—Todo lo que vas a hacer es causar la envidia de todos a tu alrededor—volvió a su closet y regresó con una caja de zapatos—Necesitarás estos también.

La abrí. Dentro había un par de zapatos plateados de tacón de puntilla con tiras.

—Espero poder caminar en estos—mi voz sonó nerviosa, incluso para mí.

Tomó uno, lo deslizó por su dedo y lo dejó colgando.

—Estos sí se ven complicados, pero puedo imaginarlos puestos, y la imagen me está haciendo sudar. Necesitamos alejarte de mí—tomó el vestido y me guió a una habitación de huéspedes—Tienes un baño a tu disposición, y encontrarás que tiene todo lo que podrías necesitar para vestirte para esta noche.

—Está bien—dije, mientras ella dejaba el vestido sobre la cama y regresaba a la puerta. Me dio una sonrisa arrogante—Te recogeré a las siete, si eso está bien.

Miré el reloj en la mesa de noche.

Decía un cuarto para las seis ahora.

—Te veo entonces.

Hizo una reverencia y cerró la puerta.

Caminé al baño contiguo. Maquillaje y geles de baño, jabones, sales, cremas y diferentes lociones corporales, splashes, y polvos llenaban los mostradores de mármol.

Mordí mi labio para no reír en voz alta.

Había estado preparada para que yo dijera “sí”.

Un pedazo de papel estaba sobre las toallas, paños de baño, esponjas, lufas y otros objetos que nunca había visto antes. La tomé y sonreí cuando me di cuenta de que era de Santana.


Brittany,
No tenía idea de lo que necesitarías. Me tomé la libertad de comprar todo lo que pensé que olía bien. Nada de ello huele tan bien como tú, pero la vendedora me aseguró que todas las mujeres querían sentirse mimadas en el baño. Así que solo lo compré todo. En cuanto al maquillaje, tú no necesitas ninguno. Tu belleza natural es suficiente para ponerme de rodillas, pero quería que fueras feliz, así que hice que la vendedora me diera todo lo que una hermosa rubia con piel increíble y sorprendentes ojos azules con pestañas que son largas y rizadas sin ningún tipo de ayuda podría necesitar. Dijo que parecía como que no necesitabas nada, pero me dio un par de cosas que creía te harían feliz.
Te amo, Santana.



Me reí, tomé la nota, y la guardé en mi bolso.

Olí las diferentes fragancias y finalmente me decidí por una, y luego comencé la tarea de verme lo suficientemente bonita para el vestido.



Santana tocó a mi puerta exactamente a las siete, y me deslicé sobre los sexys tacones plateados.

Me quedaban perfectamente.

Ella, de verdad, había hecho su tarea.

Abrí la puerta, y mi corazón se aceleró. Verla en un vestido negro hizo que mis rodillas se pusieran ligeramente débiles.

—Realmente deberías advertirle a alguien antes de que te muestres ante ellos vestido así—dije con asombro en mi voz.

Nunca había visto a nadie tan increíblemente perfecta.

Fue ahí cuando me di cuenta de que estaba mirándome, bueno, mi cuerpo, y su mirada se detuvo en mis pies.

—Creo que voy a darle a mi estilista un aumento—sus ojos encontraron los míos, y sonrió, una lenta y sexy sonrisa que no ayudó a mis débiles rodillas—Eres increíble—dijo finalmente, tomando mi mano y halándome contra ella. Su cálido, limpio olor a jabón, enjuague bucal, y Santana, hizo correr la sangre en mis venas. Sus labios tocaron mi oreja—Quiero tomarte, besarte, y disfrutarte en este vestido justo aquí en esta habitación toda la noche, pero no puedo.

Me estremecí.

—Por favor no te estremezcas. Me hace algo—dijo en mi oído de nuevo.

Sonreí.

—Bueno, deja de susurrar en mi oído y trazar figuras en mi espalda desnuda, y yo me detendré—me obligué a decir a través del deseo obstruyendo mi garganta.

Tomó mi mano y comenzamos a caminar.

—Tengo que ponernos alrededor de la gente. Ahora—dijo con un sentido de urgencia que comprendía completamente.



Finn estaba a la puerta del Bentley que había visto usar solo a la señora López.

Él asintió.

—Señorita Pierce, señorita López—dijo sin emoción mientras entrábamos.

Santana puso su brazo detrás de mi espalda.

—Sé de buena fuente que no te gusta la mayoría de la comida de mar.

Sonreí y asentí, sabiendo que la fuente era el señor Figgins.

—Así que, estoy limitada a dos opciones. Esta área es para turistas. El ocasional turista de siempre, pero hay unos establecimientos más difíciles para entrar. ¿Has escuchado alguna vez de “Le Cellier”?

Por supuesto que no.

Negué con la cabeza.

—He estado ahí un par de veces. Es bueno, pero más importante, es un lugar donde podemos disfrutar una comida juntas y no lidiar con admiradores.

Dejé salir un suspiro feliz, me recosté en el asiento y crucé mis piernas.

Santana se aclaró la garganta, y la miré.

—Podrías intentar no mostrarme ninguna pierna mientras estamos solas. Estoy teniendo un momento difícil por ello—su sonrisa era forzada, y contuve una sonrisa.

—Lo siento—dije suavemente y metí mis piernas cruzadas hacia el asiento.

Llegamos al establecimiento, y había hombres esperando para abrir nuestra puerta.

Tomó mi mano y nos llevó hacia la anfitriona, quien inmediatamente notó a Santana.

—Señorita López, tenemos lista su mesa. Por aquí.

Santana estaba en lo cierto. Los otros comensales no iban a venir a pedir autógrafos, pero sí lo reconocieron mientras caminábamos. Muchos susurraron, y sus ojos la siguieron.

Estábamos ubicadas en una mesa alejada del comedor principal, donde no había gente alrededor nuestro.

Santana movió la silla para mí, y me senté, agradecida de que no íbamos a estar a la vista de los ojos curiosos.

Sonrió.

—¿Lees francés, o debo ordenar por ti?

—¿El menú está en francés?—pregunté, sorprendida.

Asintió.

—Sí, y sé que debo alejarme de las ostras y camarones. ¿Estás de acuerdo con ternera o langosta?

No estaba muy segura de con qué estaba de acuerdo. El restaurante más bonito en que jamás había estado tenía un menú en inglés y nada costaba más de quince dólares.

—Sólo ordena algo que creas que me gustará.

Rió entre dientes.

—Está bien.

Un mesero apareció, y Santana ordenó en francés, por supuesto. La miré, hipnotizada por su voz y la forma en que las palabras extranjeras fluían de su boca con tanta facilidad.

Se detuvo.

—¿Qué quieres beber?

Fruncí el ceño y casi odié preguntar.

—¿Tienen Coca Cola?

Rió entre dientes y volvió a hablar en francés.

Una vez que estuvimos solas de nuevo, se inclinó hacia mí y susurró:

—Te ordené langosta porque sé que aquí es buena. Además, no sabe para nada como ostras o camarones.

Antes de que pudiera responder, una Coca Cola apareció frente a mí, y frente a Santana. Tomó un sorbo y estiró una mano hacia mí. Deslicé mi mano en la suya y suspiré.

—Es difícil estar cerca de ti y no tocarte de alguna manera.

Sabía exactamente a qué se refería.

El pensamiento debió ser uno feliz, pero el hecho de que estábamos a mitad de julio me recordaba lo cerca que estaba de no poder tocarlo más.

—No se suponía que eso te pondría triste—dijo suavemente.

Me obligué a sonreír.

—No lo hace. Solo estaba pensando acerca de lo rápido que terminará el verano. Lo rápido que ya se ha ido.

Sus ojos mostraron una emoción que no comprendí.

—Lo sé—dijo y apretó su agarre sobre mi mano. Miró la bebida frente a ella, y luego a mí con tristeza en sus ojos—No puedo pensar en ello ahora mismo. Dejarte será lo más difícil que jamás he tenido que hacer. No estoy segura cómo seré capaz de hacerlo—se calló y volvió su mirada lejos de mí.

Deseé no haber traído a colación nuestro futuro cercano.

Odiaba ver el dolor en sus ojos.

—Lo resolveremos. No dejemos que nos desanime ahora. Aún tenemos un mes y medio.


Forzó una sonrisa y asintió.

—Tienes razón—se paró y rodeó la mesa y levantó su mano.

La miré en su vestido, y mi respiración se cortó en mis pulmones.

Ella, realmente, era impresionantemente hermosa.

—¿Bailarías conmigo?

Deslicé mi mano en la suya y la seguí hacia el salón principal, donde la banda tocaba. Me metí en sus brazos y deseé poder quedarme ahí para siempre. Sus manos descansaban en mi espalda baja, y yo deslicé mis manos hacia arriba y las dejé en sus hombros.

Gracias a que sus tacones eran muy altos, ella quedaba un poco más alta que yo y se inclinó hasta que el calor de su aliento me hizo cosquillas en mi oído y cuello.

—Te sientes increíble en mis brazos—me estremecí y deslicé una mano detrás de su cuello—Sin embargo, si el anciano caballero de la mesa a nuestra izquierda no deja de comernos con los ojos las piernas, voy a tener que ir a sacarlo.

Contuve la risa y giré mi cabeza para ver al ofensivo anciano.

—Estás loca—susurré.

Asintió.

—He estado loca desde el día en que subí a mi habitación y te encontré limpiando algo del piso. Nunca olvidaré pensar, “no me importa si ella se escabulló hasta aquí para acercarse a mí, si ella me deja enredar mis dedos en esos rizos y mirar dentro esos ojos azules de bebé, puede acercarse tanto como quiera.”

No me había dado cuenta de que había sentido algo por mí ese primer día.

—¿En serio? Pensé que estabas enojada porque una admiradora loca se había colado dentro.

Sonrió con malicia.

—¿Cómo crees que alguien se enoje con alguien que pudo haber caído del cielo?

Me sonrojé y posé mi cabeza en su hombro. Terminamos el resto del baile en silencio.

Memoricé sus latidos y cerré mis ojos para conservar el momento en la memoria.

Sabía que un día no muy lejano necesitaría recordar lo bueno que había sido este momento. Cuando todo acabe, no quería pensar nunca que había cometido un error al amarla.

Quería recordar siempre cómo me hizo sentir, y así sabría que el dolor valió la pena.

Santana me regresó a mi asiento antes de tomar el suyo. Tomé un trago de mi Coca cola y noté que había un tipo de pan en una bandeja de plata en el centro de la mesa.

Santana cortó una rebanada de pan y le puso algo que podría haber sido aceite en lugar de mantequilla, y luego me lo ofreció.

—Su pan es muy bueno —me aseguró.

Tomé un mordisco y decidí que el aceite extraño sabía mucho mejor que la mantequilla. Ella había untado un trozo con el aceite delicioso y de alguna manera se las arregló para ser sexy mientras comía pan.

Me pregunté si le daban lecciones sobre esas cosas a las estrellas de rock.

Y si lo hacían, si podría entrar en una de esas lecciones.

—¿De qué te ríes? —preguntó.

No me había dado cuenta de que mis pensamientos se mostraban en mi rostro.

Me encogí de hombros.

—Estoy pensando en la manera en que haces cosas tan simples, como comer pan, atractivas.

Me dio una sonrisa torcida y se inclinó hacia mí.

—Tal vez de la misma forma que haces sexy el respirar.

—¿Qué? —pregunté, confundida.

Levantó sus cejas.

—Cuando respiras, me da escalofríos.

Reí y sacudí mi cabeza.

—Eres muy buena con las palabras.

Me guiñó un ojo, se recostó en su asiento y tomó un trago de su Coca cola.

—Me haces sentir poética.

Un mesero llegó detrás de Santana, y escuché uno detrás de mí así que me senté con la espalda recta y esperé que ellos sirvieran nuestra ensalada.

—Lo maravilloso de Alabama es que recibes nueces en tu ensalada—dijo Santana cuando los meseros se fueron.

Concordé con ella.

Me encantaban las nueces, pero nunca antes pensé en ponerlas en mi ensalada.


Una vez terminamos nuestra comida, y Santana pagó la cuenta, fuimos afuera hacia Finn y el Bentley esperándonos en la puerta del frente.

Cómo hizo eso Finn, jamás lo sabría, pero él siempre estaba a tiempo.


Fuimos a mi departamento en silencio.

Me acurruqué en los brazos de Santana y jugó con mi cabello. Fue uno de esos momentos cuando las palabras no son necesarias.

Finn ralentizó y se estacionó justo en la calle frente a mi departamento.

—Gracias por esta noche.

Santana sonrió hacia mí e inclinó mi cara para que coincidiera con la suya antes de besarme suavemente. Cerré mis ojos y me presioné más cerca ha ella.

Se apartó solo lo suficiente para mirar a mis ojos.

—Te amo, Brittany Pierce—susurró con voz ronca.

Sonreí y besé su rostro con suavidad.

—También te amo, Santana López.

Gimió, me trajo más cerca, y enterró su cara en mi cabello.

Quería quedarme así para siempre.

No quería que septiembre llegara nunca.

—Tú eres cada canción que he cantado. Jamás dejaré que algo te lastime de nuevo. Por primera vez en mi vida, mis sueños no son sobre mí—levanté mis ojos para encontrar los suyos, y sonrió—Son sobre ti.



*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Mar Mayo 23, 2017 1:13 pm

Hola morra...

Primera salida oficial De novias...
Muy buena pero san queriendo matar al viejito jajaja
Mmm... Esa promesa de no lastimarla mas no me la creó!

Nos vemos!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5139
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Mar Mayo 23, 2017 4:03 pm

Cita elegante jajajaja y pues que bueno que disfruten el tiempo que están juntas!
Haber quien es el nuevo empleado....
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1079
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Mar Mayo 23, 2017 6:35 pm

Espero que el nvo empleado no sea otro dolor en el c.....
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6554
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Tati.94 el Mar Mayo 23, 2017 9:02 pm

Se puede ser mas tierna y lindas???? Imposible!!! Ese amor es puro y es lo que me gusta de esta historia.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 222
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Mar Mayo 23, 2017 11:11 pm

3:) escribió:Hola morra...

Primera salida oficial De novias...
Muy buena pero san queriendo matar al viejito jajaja
Mmm... Esa promesa de no lastimarla mas no me la creó!

Nos vemos!



Hola lu, sii!!! q emoción! ajajajajaj. JAjaajajaja bn ai x la morena! ajajajajaj. =/ la vrdd yo tampoco, pero tengo toda mi fe en q si la cumpla =/ Saludos =D





JVM escribió:Cita elegante jajajaja y pues que bueno que disfruten el tiempo que están juntas!
Haber quien es el nuevo empleado....




Hola, si q lo fue jajaajajajaj. Si q lo, es mejor vivir el momento y ya después el futuro q sera el presente jajajaja. =O Saludos =D





micky morales escribió:Espero que el nvo empleado no sea otro dolor en el c.....




Hola, quee!!! xq lo dices q pasa!! nanananananah Saludos =D





Tati.94 escribió:Se puede ser mas tierna y lindas???? Imposible!!! Ese amor es puro y es lo que me gusta de esta historia.




Hola, aii no creo!!!!! si son un amor! Eso mismo digo yo! ajajajajajaja. SI!!!!! aiii!! q lindas!!!! ajajajajaj. SAludos =D




avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Cap 14

Mensaje por 23l1 el Mar Mayo 23, 2017 11:12 pm

Capitulo 14



La mañana del domingo, dormí hasta tarde otra vez.

Podía oír a Whitney en la cocina.

Me estiré antes de levantarme y tomar mi teléfono, deslizándolo en el bolsillo de los pantalones de mi pijama.

Se suponía que me encontraría con Santana esta tarde para ir a surfear, algo que nunca había intentado.

Caminé por el corto pasillo hacia la cocina y vi a Whitney apoyada en la barra bebiendo un gran vaso de leche.

—Ya era tiempo de que la bella durmiente se despertara.

Ahogué un bostezo y me encogí de hombros.

—Así que dormí hasta tarde. Me levanto temprano todos los días de la semana.

Whitney asintió.

—Sí, pero hoy es el día en el que descubrirás lo que les pasa a las chicas que salen con estrellas de rock.

Le fruncí el ceño.

—¿De qué estás hablando?

Ella se apartó de la barra y tiró el periódico del domingo sobre la mesa delante de mí.

—Lo bueno es que tienes la piel gruesa, porque esto no es halagador—se dio la vuelta y salió de la habitación.

Bajé la mirada por segunda ocasión a una foto de Santana, pero esta vez era mi cintura la que su brazo envolvía. Parecía estar susurrando en mi oído o besándola.

Me hundí en la silla cuando me di cuenta de que llevaba puesto mi traje de baño. La foto había sido tomada en la fiesta del 4 de julio mientras estábamos bailando.

Por encima de nuestras fotografías, decía, "La Princesa del Rock es atrapada por su mucama.[/color]" Mi estómago cayó.

Santana López ha estado viviendo semi encubierta este verano aquí en Sea Breeze, cortejando a su sirvienta contratada, la señorita Brittany Pierce. La pareja fue vista junta en una fiesta celebrada en la casa del alcalde Lynn. El hijo del alcalde Lynn, Ryder, celebró su fiesta anual del 4 de julio en casa de sus padres en Seagull Drive, y Brittany Pierce estaba invitada. Cuando hablamos con Ryder, él dijo, "Nadie se lo esperaba. Brittany es sólo una chica que se mudó aquí este año. No teníamos ni idea de que ella estaba saliendo con Santana López. Pero las dos eran inseparables”. Brittany es una empleada de los López, y va en bicicleta hacia su casa en la exclusiva isla de Sea Breeze, donde sólo los extraordinariamente ricos tienen casas de verano. Ella trabaja en su cocina y le sirve la comida. Al parecer, la lleva a casa después del trabajo. Brittany vive con su mamá, quien es una mamá soltera que está a punto de tener un bebé, en un departamento aquí en Sea Breeze. Brittany parece ser la única con un trabajo. Curiosamente, se las arregló para ser la chica de verano de Santana López.[/color]


Cerré los ojos y apoyé la cabeza sobre la mesa.

No podía creer que el periódico local se haya enterado de esto.

Habían pintado a Santana como una fría idiota que se aprovechaba de sus empleadas.

—Será mejor que vengas aquí Britty—la voz de Whitney llamó desde la sala de estar—Las cosas parecen estar cada vez mejor y mejor.

Levanté la mirada.

Ella estaba viendo la televisión. Yo sabía que en el fondo no quería ver lo que estaba mirando, pero me puse de pie y me obligué a caminar hacia ahí.

Star Follower tiene la primicia sobre la rockera adolescente favorita de todos. Santana López quien fue visto con Baily Kirk la semana pasada aquí en Beverly Hills, ha sido localizado en Alabama. Así es, fanáticas. Ella ha estado pasando su tiempo este verano en la costa de Alabama y no solo. Ha estado saliendo con su sirvienta contratada. La ayudante de cocina.

Fotos mías con Santana aparecieron en la pantalla.

Nuestra fuente de información privilegiada dice que ella monta en bicicleta a su casa, donde es empleada para trabajar en la cocina y en el jardín. Cuando Santana tiene algún tiempo libre, lo gasta encantando a esta local de Alabama. Al parecer, la chica, que vive en un pequeño departamento y se encarga de su embarazada y aún soltera mamá, ha subido por la escalera y encontró una manera de salir de la pobreza. Nos queda preguntarnos si ella se las arreglará para exprimir una mejor forma de vida de esta enamorada estrella rock. Santana López realmente es una chica con gran corazón. ¡Es una de las razones por las que es tan increíblemente comestible!

Salí corriendo de la habitación y fui directo al baño.

Esta vez, me puse enferma.

Después de que vacié todo lo que tenía dentro, mojé mi cara, y luego me dejé caer en el suelo, apoyando la cabeza en la bañera.

Esto no era algo que hubiera estado esperando.

Me había preparado para mucho, pero esto no era algo que temiera.

Ahora, mi vida estaba siendo salpicada en todos los medios.

O yo parecía una vagabunda excavando oro, o sonaba como si Santana estuviera tomando ventaja de una estúpida e ingenua niña sureña.

Se oyó un golpe en la puerta del baño.

No podía hacer frente a Whitney en estos momentos.

Únicamente necesitaba estar sola.

—Vomitar no va a mejorar esto. Podrías venir a escuchar las otras versiones de otros canales de noticias. Algunos de ellos no nos pintan como basura blanca.

Gemí.

—No.

Me quedé en el piso del cuarto de baño hasta que oí a alguien en la puerta de nuestra casa, y yo sabía sin lugar a dudas que era Santana.

—Britty, cariño, tienes compañía—llamó nuevamente la voz de Whitney desde el otro lado de la puerta.

Yo no quería dejarlo ahí con ella, así que me puse de pie y me miré a mí misma en el espejo.

Mis ojos estaban inyectados en sangre, y no había nada que pudiera hacer al respecto.

Abrí la puerta y en vez de Whitney estaba una muy molesta Santana que me agarró y me llevó a sus brazos.

—Te lo juro, voy a matar a quien hizo esto.

Empecé a llorar de nuevo.

Yo no quería hacerle esto, porque ella estaba obviamente castigándose a si misma al respecto.

Se apartó lo suficiente para que yo pudiera ver su rostro.

—¿Quieres venir conmigo?

Asentí con la cabeza.

Santana me condujo con su brazo firmemente alrededor de mi cintura.

—Señora. Pierce, sólo voy a llevarme Brittany por un rato. Voy a traerla de vuelta pronto.

Whitney soltó un bufido.

—Sólo asegúrate de traerla de vuelta más feliz de lo que es ahora.

Frunció el ceño y nos fuimos a su Hummer.

Finn se sentó en el asiento del conductor, y me alegré de no tener que renunciar a los brazos de Santana para que conduzca.

Un flash se disparó, y Santana se puso delante de mí.

—Date prisa, entra en el coche—se deslizó detrás de mí, y estábamos en la protección de los oscuros vidrios polarizados—Britt, lo siento mucho—susurró de nuevo.

Aspiré y me limpie los ojos.

—No es tu culpa.

Soltó una risa dura.

—Sí, lo es. Fui descuidada. Yo quería que todos supieran que eras mía, y te puse en el camino del peligro. Los medios de comunicación son como buitres hambrientos. Toman hasta secarte. Esto no va a desaparecer.

Me estremecí al pensar en más de mi vida personal siendo compartida con el mundo.

—¿Cómo haces esto? ¿Cómo manejas la invasión de la privacidad?—susurré a través de las lágrimas obstruyendo mi garganta.

Suspiró.

—Es lo único que he conocido desde hace mucho tiempo.

—Esto es difícil—admití.

Sus ojos estaban atormentados.

Odiaba ser la causa de todo esto.

Estar conmigo parecía que sólo le traerá problemas.

—Yo soy fuerte—me obligue a sonreír—Puedo vivir con esto.

Santana no dijo nada durante unos minutos.

Extendió la mano atrayéndome hacia sus brazos, y nos sentamos en silencio.

—Te prometí que nunca dejaría que nada te lastime de nuevo—cerró los ojos con fuerza y susurró, como si las imágenes en su cabeza fueran demasiado—, Y en lugar de eso no sólo te hice daño a ti, sino a tu mamá.

Le toqué el brazo odiando verla tan desgarrada por dentro.

—Te dije que era difícil. No es tu culpa.

Dejó caer su agarre y se alejó de mí y se inclinó sobre sus rodillas.

—¡No, Britt, no! Todo esto es mi culpa. Soy la estrella de rock adolescente favorita del mundo. Vivo en los medios de comunicación. Pero oírlos—se detuvo y apretó su mandíbula—, Oírlos hablar de ti de esa manera. Necesito... quiero lastimar a alguien.

Me deslicé en mi asiento para acercarme a ella.

—San, por favor, yo debería haber sabido que algo así pasaría. Sí, me duele, pero puedo vivir con esto. Puedo vivir con cualquier cosa, siempre y cuando te tenga a ti.

Sacudió la cabeza con violencia.

—No te das cuenta, Britt, esto es sólo el principio. Tu vida nunca volverá a ser la misma. Sabía esto cuando me di cuenta de que quería estar contigo. Mi vida no está hecha para las relaciones. Sólo chicas en el centro de atención pueden manejarlo, y nunca he encontrado una a la que quisiera. Luego llegaste. Dulce, magnífica, desinteresada... todo lo que nunca había conocido. Fui egoísta al permitir que esto suceda. Fui egoísta cuando me decidí a encantarte, y cuando funcionó, fui egoísta por querer aferrarme a ti—tomó mis manos entre las suyas—Te amo más que a nada ni nadie que haya conocido. De alguna manera te has convertido en la canción dentro de mí. Es porque te amo tanto, que voy a salir de tu vida permitiéndote sanar y encontrar a alguien digno de ti. Alguien que te pueda llevar al cine y salir por una pizza sin tener que preocuparse de ser mutilado por los fanáticos, o ser fotografiado y aparecer en todas las noticias. Quiero que tengas más de lo que puedo dar.

Miré por la ventana y noté que estábamos sentadas afuera de mi departamento de nuevo.

—Yo no soy lo suficientemente fuerte para hacer esto, Britt. Si me amas, sal del coche y marchate.

Mi corazón se rompió, y no podía respirar profundo. Mis ojos estaban nublados por las lágrimas no derramadas.

Pero no me moví, no pude.

—Yo no quiero alejarme de ti. Te quiero, ¿cómo puedes pedirme que haga esto?—susurré.

Me estudió con ojos duros.

—Britt, me iba de todos modos en unas pocas semanas. No podríamos haber seguido viéndonos después de que me vaya. Esto, y más, ocurriría si tratara de volver aquí durante mi tiempo libre.

—Pero dijiste que me amabas.

Su risa sonaba dura y mecánica.

—A veces, Britt, el amor no es suficiente. Esta es una de esas veces.

La puerta de mi lado se abrió, y Finn se quedó con la mano extendida hacia mí.

Los ojos de Santana parecían desprovistos de emoción.

—Adiós, Britt.

Siempre supe que Santana tendría que ser quien acabara con esto, de otra manera yo nunca podría alejarme.

Pero ella lo quería ahora.

Quería que me fuera.

Yo era un obstáculo para su vida.

No podía encajar.

Me odié por mi debilidad y mis emociones.

Pero sabía que eran parte de mí, y no podía evitarlo.

No podía ser lo que ella necesitaba.

Salí del coche y me dirigí hacia la puerta, donde mi mamá estaba esperándome.

De algún modo había sabido que iba a volver de esta manera.

Las lágrimas rodaron por mi rostro mientras me dirigía a ella, y por primera vez desde que era una niña, me lancé a sus brazos y lloré.





*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Mar Mayo 23, 2017 11:42 pm

hola morra,....

ahhhh joder,... que se quede con sam mejor!!!
san se fue al carajo!!!! desde ya se arrepiente de lo que hizo, pero pero enserio??? te amo pero te dejo libre, para que sanes????
es mas egoísta dejarla que estar con ella y afrontar a los "buitres",...

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5139
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Miér Mayo 24, 2017 12:59 pm

San que fácil se rindió.... Y todo por el idiota de Ryder, queria sus 5 minutos de fama .......
Y pues por fin la mamá de Britt esta desempeñando su papel
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1079
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.