Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 27
Hoy a las 10:31 am por 3:)

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 9
Hoy a las 10:03 am por 3:)

» BRITTANA CUCapitulo 9
Hoy a las 8:52 am por 3:)

» FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Cap 8
Hoy a las 8:38 am por 3:)

» FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 4
Hoy a las 8:25 am por 3:)

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Noah, the angry boy» Part IV
Sáb Nov 18, 2017 8:15 am por Klainefan

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Jue Nov 16, 2017 10:18 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Nov 13, 2017 8:44 pm por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Jue Nov 09, 2017 1:44 am por Guzco2129

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Vie Oct 20, 2017 9:21 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Mar Oct 17, 2017 11:31 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Mar Oct 17, 2017 11:15 pm por 23l1

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Epílogo
Jue Sep 14, 2017 7:13 pm por 23l1

» Brittana: Toda la Rabia. Epilogo y Bonus
Jue Ago 24, 2017 10:36 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 21, 2017 10:47 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: NO LE RECLAMES AL AMOR. Epilogo
Mar Ago 15, 2017 8:24 pm por micky morales

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
3:)
 
Isabella28
 
micky morales
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

[Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Página 2 de 13. Precedente  1, 2, 3, ... 11, 12, 13  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Miér Jun 14, 2017 11:48 pm

monica.santander escribió:no lo dejes ahi no seas mala onda!!!!!jajajaja
Saludos



Hola, =O lo siento! esk ahora subo caps y me voy =S es mas no alcanzo hacer mis dos actualizaciones, pero aquí te dejo el siguiente cap! Saludos =D





micky morales escribió:queeeee, lo dejaste ahi, eso no se hace, es algo con premeditacion y alevosia!!!!



Hola, lo siento! pero como dije arriba no tengo mucho tiempo =S Pero aquí dejo el siguiente cap! jaajaj. Saludos =D





3:) escribió:hola morra,...

¬¬ no me gusta cuando los costas ahi a los cap!!! no me gusta! eh dicho jajaja
a ver que tanto trae san entre manos!!! definitivamente le movió el piso a britt jajaja

nos vemos!!!




Hola lu, =o lo siento =/ esk no tengo mucho tiempo como para adaptar y subir dos como antes, pero aquí dejo el siguiente cap! jajajajajajajaaj. Esperemos y algo bueno! jajajaja. Si q si! jajajaja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: De Mis Sueños I (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 23l1 el Miér Jun 14, 2017 11:50 pm

Capitulo 5


Según voy subiendo en el ascensor repleto de ejecutivos con trajes carísimos, mi ritmo cardíaco se va acelerando, trato de respirar pausadamente para poder controlar los nervios y pensar con coherencia.

Estoy en el Luxhaus, si me propuso vernos aquí, es porque se trata de un asunto de negocios y no personal, si no me hubiera invitado a otro sitio, algo como un restaurante o un café.

Como está abriendo una empresa lo más probable es que me proponga trabajo, ¿de qué índole?

No lo sé.

Pero claro, la romántica que llevo dentro, se llenó la cabeza de tonterías.

«¡Tiene novia por dios! ¿Qué otra cosa podría interesarle de ti sino es en el ámbito profesional?».

Es cierto que está más buena que un mango y que he pensado en ella un millar de veces en las últimas veinticuatros horas pero tengo que parar, no puedo seguir fantaseando con esta mujer como si fuera una adolescente.

«Brittany eres una adulta, además de una profesional así que controla tus hormonas».

Cuando el pitillo anuncia que he llegado al segundo piso, tomo un largo respiro y salgo del ascensor con pasos seguros y la espalda recta.

Al llegar a la puerta 221, respiro una vez más, cierro ligeramente el puño y toco con firmeza antes de abrirla.

—Buenas tardes, soy Brittany Pierce—me presento acercándome a una joven morena, sentada detrás de un escritorio que bien podría tener mi edad.

—Bienvenida Señorita Pierce, soy Mercedes la secretaria de la señorita López—replica con una amplia sonrisa—Acompáñeme por favor—se levanta de su silla y sale detrás de su mostrador en forma de curva color marrón—La señorita la está esperando.

La sigo por un pequeño pasillo donde hay varios diplomas colgados en la pared, de los cuales logro distinguir una maestría de ciencias en finanzas y otra en gestión gerencial.

No puedo seguir curioseando porque en ese momento escucho a la secretaria anunciándome al tiempo que abre la puerta.

—Disculpe señorita, su cita de las dos acaba de llegar.

Cuando cruzo el marco de la puerta dándole las gracias a la amable joven, la descubro de pie. Va de traje negro, camisa blanca, y con una falda negra también y sin poder evitarlo mi mirada la recorre de abajo hacia arriba hasta llegar a sus ojos y el entorno desaparece, solo existe ella para mí.

«¡Dios! ¿Acaso todo lo que esta mujer se pone le queda así de bien?»

Me mira con esa forma tan intensa que hace vibrar todo mi cuerpo y comienza a caminar en mi dirección y yo ahogo un suspiro.

La veo acercarse con pasos uniformes y suaves, con la espalda erguida y la cabeza en alto, mostrando elegancia y seguridad en cada paso y no puedo evitar como la última vez...quedarme totalmente embobada.

«¿Será que tendré la misma impresión cada vez que la vea?».

Espero que no porque si no terminará por creer que soy idiota.

En el instante que llega a mí me toma la mano de manera firme pero sin dejar de ser delicada.

—Buenas tardes Brittany, es un placer volver a verte—saluda reteniendo mi mano mucho más tiempo del necesario y atrapándome en el oscuro de sus ojos—Permíteme ayudarte con tu abrigo.

Asiento rompiendo el contacto visual.

Mientras me ayuda a despojarme del abrigo, siento sus manos rosarme apenas unos segundos y cada célula de mi cuerpo cobra vida, durante ese instante creo escuchar mi corazón latir tan fuerte que tengo miedo que ella lo escuche.

Trato de respirar pausadamente, pero se me dificulta aún más cuando la veo recorrer mi cuerpo con las pupilas dilatadas y no puedo evitar que mi rostro se torne carmín.

Me recuerdo que debo ser más profesional en su presencia y concentro la mirada en el ventanal situado detrás de su escritorio que permite el ingreso de la luz natural iluminando así el espacio.

«Como si el lugar necesitara más luz con semejante diosa aquí adentro, alumbrando todo a su paso».

—Toma asiento, por favor—tira de la silla de piel negra y yo me acomodo en ella.

Que modales.

Regresa a su mesa de diseño en caoba y ocupa el asiento que está en frente de mí.

Por un momento me permito salir del embrujo seductor del que soy víctima cada vez que estoy en su presencia, y me permito apreciar el lugar.

El inmobiliario de la oficina es tradicional, los muros son de color crema, la decoración es sencilla, apenas dos cuadros adornan las paredes y un sofá en piel negro complementa el espacio; el ambiente refleja elegancia y jerarquía.

Mi vista se detiene en la estantería donde varios libros llaman mi atención.

Desde aquí creo ver “La Riqueza de Las Naciones” de Adam Smith. Quedo maravillada por la amplia biblioteca que tengo delante de mis ojos, autores como: Napoleón Hill, Carlos Marx, Howard Raiffa. Títulos como: “Ventajas Competitivas de Las Naciones” de Michael Porter, libro que destronó “La Riqueza de Las Naciones”.

—Veo que te gusta mi biblioteca–señala, llamando así mí atención y acomodándose en su sillón de respaldo alto.

—Disculpa, me gusta mucho la lectura y tienes unos volúmenes increíbles—me defiendo mirando la estantería de reojo y sintiendo el rubor remontar por mis mejillas, apenada de haber sido atrapada fisgoneando.

—¿Cuál te gusta más?—pregunta con la mirada fija en mí.

—Gordon Mackenzie—respondo sin dudar.

Ella levanta una ceja, posiblemente sorprendida por mi respuesta.

—¿Se puede saber por qué?

Su mirada se intensifica.

La miro con nerviosismo y me acaricio el cuello sin embargo, no me dejo intimidar.

Yo no tendré los títulos que tiene colgados en el pasillo pero también tengo lo mío. Por algo me he quemado las pestañas y en lectura, bueno creo que no me gana nadie.

—Para mí es uno de los mejores libros que se hayan escrito sobre los negocios, el amor de Gordon por la creatividad y la auto-expresión, de cómo alcanzarla a pesar de los obstáculos—le explico mientras me escucha como si le estuviera contando la cosa más fascinante que hubiera escuchado en su vida—, Hace que leer ese libro sea un placer.

Mi respuesta parece gustarle porque su mirada se vuelve chispeante y su boca se abre ligeramente y yo no puedo estar más feliz.

—Me imagino que te estás preguntando por qué estás aquí—dice recuperando rápidamente la compostura y desabotonando su bléiser.

—Sí, la verdad es que la curiosidad me ha estado matando.

—Bueno, somos una empresa de consultoría financiera y estrategia gerencial. Como te comenté ayer estoy ampliando el negocio. La cede principal seguirá estando en Italia por lo que tendré que viajar a menudo para allá. Así que necesito un colaborador que pueda tomar las riendas del negocio durante mi ausencia.

Me parece muy bien su discurso pero todavía no tengo idea de qué hago yo aquí. Así que la miro con cara de circunstancias.

—No entiendo que tiene que ver eso conmigo—arqueo la espalda y me llevo el pelo detrás de la oreja.

—Sé que eres licenciada en economía, también sé qué hablas español, francés, holandés e inglés y como tú misma comentaste, es bueno rodearse de socios cualificados y políglotas—dice mirándome directo a los ojos de lo más natural, con voz firme—, Y aunque hemos hablado poco pienso que eres una persona muy capaz, por lo que quiero seas ese colaborador.

Mi cara debe de ser todo un poema porque me quedo pasmada.

La miro con los ojos como platos. Tardo varios segundos en recordar cómo se habla o se piensa.

¿Cómo es que tiene tanta información sobre mí?

Dudo entre asustarme y salir corriendo de aquí.

Puede que después de todo sea una acosadora detrás de una encantadora sonrisa o si estar feliz, una oportunidad como esa no se presenta todos los días; que te propongan un trabajo como este, acabando la universidad y sin estar buscándolo es el sueño de todo profesional.

No obstante no estoy eufórica, al contrario estoy inquieta, ¿por qué yo?

No me conoce de nada, la he visto dos veces y cuando me mira o me habla, lo hace de una forma tan natural que parece como si conociera la historia de mi vida.

—Entiendo que te atrape con la guardia baja pero soy una persona que no le gusta andarse por las ramas—se levanta, rodea su escritorio y se sienta en el borde de la mesa—Estoy muy interesada en trabajar contigo—continúa con voz pausada. Extiende la mano, toma unos documentos y me los entrega—Toma, aquí está la propuesta. Espero de verdad que aceptes pero no tardes mucho en darme una respuesta porque como te imaginarás me urge una persona que cubra ese puesto—me mira detenidamente y yo asiento.

Le echo un rápido vistazo a la oferta. Lo primero que me llama la atención es el monto del sueldo... ¡Guau! Es mucho más de lo que podría demandar comenzando una vida activa.

Para que negarlo, es una oferta tentadora.

Demasiado para mi gusto.

En otra circunstancias hubiera saltado sobre ella sin pensarlo dos veces pero en este caso hay algo que no termina de cuadrarme. Hoy en día vivimos en una sociedad dónde nadie te ofrece algo sin esperar nada a cambio y eso hace que desconfíe.

—¿Por qué yo?—pregunto al levantar la cabeza del documento para poder mirarla a los ojos.

Me observa un breve instante sin quitar sus ojos de los míos, puede que estudiando su respuesta.

—¿Por qué no tú?—contesta con una sonrisa cálida antes de mojarse los labios.

Mis ojos bailan de sus ojos a su boca e inmediatamente lo imito mordiéndome el labio inferior.

Parece que la temperatura ha subido repentinamente porque siento como mi cuerpo se acalora.

Observo que traga y solo puedo pensar en lo que sería besar su cuello, su boca, perder mis manos en su cabellera y tirar ligeramente de ella para acercarla más a mí.

Miro cómo acomoda sus pulseras y luego los aretes y no puedo más que imaginar esas manos sobre todo mi cuerpo, tengo que juntar las piernas para calmar el deseo que me invade en ese momento.

Ya estoy desvariando de nuevo.

Tengo que poner distancia, su cercanía me perturba demasiado.

—Lo pensaré—anuncio poniéndome de pie torpemente.

Me detiene tomándome de la mano, su atrevimiento me sorprende y hace que el corazón me dé un brinco, pero extrañamente no me molesta, todo lo contrario, me agrada.

«Pero si cada vez que esta mujer me toque, se me acelera el corazón de esta forma, no voy a llegar a los veinte y cuatro».

—¿Por qué no lo piensas y mientras te invito a comer algo?—propone con una sonrisa seductora y reteniendo aún mi mano—Todavía no he comido nada y me gustaría que me acompañaras.

Sé que no debería por razones muy obvias, no obstante eso no me impide responder:

—De acuerdo.

Se incorpora y me libera de su contacto mientras se dirige al perchero a buscar mi abrigo, en el momento que me ayuda a ponérmelo vuelve a rozar mi cuello y un escalofrío atraviesa mi espina dorsal.

—De verdad me gustaría que aceptaras mi propuesta—dice al tiempo que pone la palma de su mano en mi espalda baja con delicadeza mientras abre la puerta del despacho.

Me derrito al sentir el calor que desprende su mano y sé que ya no hay vuelta atrás, estoy perdida.

Me conduce fuera, de vuelta a la recepción donde le informa a su secretaria que estará ausente unas horas.

—Me esperas un momento, tengo que darle unas instrucciones a Mercedes antes de irnos.

—Claro.

En cuanto quita la mano de mi espalda, echo de menos su contacto.

—Mercedes, puedes archivar el dossier Pichardo y encima de mi escritorio te dejé la propuesta para Figgins & Sylvester, hay que enviarla hoy antes de las cuatro.

Mientras está hablando con la muchacha aprovecho para hacer lo que no hice antes por la prisa y el nerviosismo: fijarme mejor en el lugar; el ambiente es acogedor, hay una pequeña sala de espera decorada de forma moderna con dos sillones de una plaza, sobre este hay un cuadro en el que se puede apreciar la vista parisina, creo que desde la altura de la torre Eiffel.

También hay otro sofá a juego de dos plazas con estructura metálica en piel de color gris, acompañado de una mesita de centro en cristal.

Creo que podría ser agradable trabajar aquí.

—Vamos—vuelve a poner su mano en mi espalda apenas llega a mi lado.

Salimos por el pasillo en un silencio total. Cuando llegamos al ascensor, este está en la planta por lo que no tenemos que esperar.

El mundo debe de estar conspirando contra mí porque está vacío; en un edifico de oficinas donde circulan cientos de trabajadores y visitantes diariamente.

¿Qué posibilidades hay para que esto ocurra?

Entramos en el ascensor y se dirige al fondo donde se apoya de la pared con las manos en los bolsillos de su abrigo largo de lana de tres botones, yo me mantengo con la cara frente a las puertas, preparada para salir corriendo de aquí.

Me recorre un escalofrío por la nuca, no tengo que voltearme para saber que es porque su mirada está puesta en mí.

Poco a poco el ascensor se va llenando con una dulce electricidad que inunda toda la atmósfera.

Mi respiración se torna irregular y me gana nuevamente el nerviosismo, no quiero girarme para que no se dé cuenta de cómo me afecta, así que me pongo a juguetear con mi iPhone.

Siento sus pisadas acercándose y su perfume inunda toda mis fosas nasales, huele a hierba y ligera notas frutales; una fragancia poderosa que volvería loca a cualquier persona, de esas que te dan ganas de oler más de cerca, tomo un hondo respiro justo en el momento que se abre el ascensor.

Vamos primero al mostrador para devolver el carnet y me guía hacia la calle en dirección de su Mercedes CLS 500 negro, me abre la puerta mostrando así sus buenos modales y no puedo evitar admirar el sedán de cuatro puertas.

—¿Dónde quieres ir a comer?—pregunta en el instante que se sienta detrás del volante.

Yo imito su gesto y me pongo también el cinturón de seguridad.

—¿Conoces el Chile’s?

—No—dice incorporándose en el tráfico—Pero tú solo ordena que yo obedezco.

Sonrío.

—Está en la Place d’arme, no queda lejos de aquí.

—¿Por qué no me cuentas un poco más de ti?—se interesa aún con la vista puesta en la ruta mientras intenta lidiar con el horrible tráfico que suele haber en la ciudad.

—No hay mucho que contar—me volteo un poco en el asiento para poder verlo mejor—Me gusta lo típico: salir con mis amigas, cine, viajes, lectura; nada del otro mundo—le explico justo antes de que mi teléfono anuncie la llegada de un mensaje.

Verifico y no puedo evitar soltar una carcajada que ahogo rápidamente al recodar con quién estoy.


Hola nena! Como aún no tengo señales de ti, me imagino que has de estar de rodillas debajo del escritorio. Hazme sentir orgullosa y hazle de todo ;)
Llámame.



¡Kitty está loquísima!

Ladeo discretamente la cabeza y la encuentro observándome con cierto brillo en los ojos.

Siento como los cachetes se me enrojecen.

Decido no responder porque conociéndola seguro me llama para tener más detalles, así que apago el celular y lo guardo en la cartera.

Durante el trayecto me cuenta un poco más de la empresa. La creó hace ocho años con la ayuda de su mejor amigo, asesoran empresarios en las más diversas actividades económicas y financieras, su especialidad es la estrategia gerencial.

Por el brillo de sus ojos puedo notar lo mucho que le gusta diseñar tácticas para mejorar el rendimiento de todo tipo de compañías.


Veinte minutos más tarde llegamos al Chile's: un restaurante mexicano de dos pisos ambientados con mesas y sillas de madera, acompañado con objetos, fotografías con los lugares y monumentos más importantes del país.

Es muy colorido, no es sofisticado pero se come muy bien.

Cuando pasamos la puerta, nos recibe una joven latina muy simpática de unos veinte años con una auténtica sonrisa.

—Buenas tardes, bienvenidos al Chile’s.

—Buenas tardes—respondemos las dos en conjunto.

No me da tiempo decir nada más porque un remolino que conozco bastante bien viene en nuestra dirección a grandes zancadas.

—¿Qué onda rubia?—me saluda Blaine con mucho entusiasmo, envolviéndome en un abrazo de oso—Cuánto tiempo sin verte por aquí.

El abrazo dura más tiempo de lo necesario o eso me pareció a mí al ver cómo Santana frunce el ceño.

—¡Hola lindo! No sabía que estabas de turno—respondo con una sonrisa, rompiendo el abrazo.

—Lo sabrías si no me tuvieras tan abandonado—toma mi mano, y se la lleva al pecho—El amargado de mi jefe me puso a parir chayotes pero al final pude cambiar el turno de la noche por la mañana...

Yo me río.

¡Qué puedo decir?

Soy amante de los acentos.

—Una mesa para dos—dice Santana dirigiéndose a la anfitriona en un tono de voz plano al momento que lleva su mano a la parte baja de mi espalda interrumpiendo así el discurso de Blaine.

Si la hubiera puesto unos centímetros más para abajo, ¡me estuviera tocando el culo!

—Ya me encargo yo tesoro—anuncia Blaine a su compañera antes de girarse y comenzar a andar.

Miro a Santana pero su rostro no muestra ningún tipo de emoción por lo que no tengo ni idea de qué puede estar pasando por su cabeza.

—Estás bellísima nena—prosigue Blaine mientras nos conduce a nuestra mesa y siento cómo la mano de Santana se tensa.

—Qué va...

—Es la pura verdad. ¿Se puede saber dónde has estado metida?

—Estuve un mes fuera—miro de reojo a Santana que sigue impasible.

En el momento que llegamos a la mesa, tira de la silla invitándome a sentarme, todo sin hacer ningún contacto visual.

Su comportamiento ha cambiado, ya no me sonríe y está más seria, si no fuera porque no la conozco de nada, diría que está molesta.

Blaine nos entrega la carta.

—¡Qué bien! Mira que eres suertuda.

—Bueno, no es para tanto, solo fui a visitar a mi abuela y a mi mamá. Además me dijiste que ibas a Sonora el próximo año.

—Es que no te he contado, recuerdas el primo mío que vino de vacaciones hace ocho meses, bueno que se ha traído a la mujer y al hijo a vivir con nosotros, así que he tenido que cambiar de casa. Como podrás ver, ni yendo a bailar a Chalma podré ir de vacaciones el próximo año o el siguiente—dice todo atropelladamente y a mí, que tengo la costumbre de escuchar las quejas de Blaine, me causa gracia.

Aunque comienzo a preocuparme por Santana que parece que le han metido un palo por el culo.

—, Mi rubia mejor no te sigo agobiando con mis males. Enseguida te traigo lo que te gusta.

—Tú sí que sabes mimarme—digo con una amplia sonrisa—, Pero nada de margaritas por hoy así que tráeme una Fanta por favor.

—¡No! ¿Y eso? No me digas que se ha muerto alguien y no me he enterado.


Bueno nada, solo que con esta mujer alrededor, necesito tener la mente clara.

—No, cómo crees. Solo que es muy temprano.

—¿Y desde cuando eso ha sido un problema para ti?

¡En serio!

Mi amigo y su indiscreción.

Al final Santana va a pensar que soy una persona que se pasa todo el día levantando el codo. Le lanzo una mirada de: ve a ver si puso la marrana y él parece interpretarla muy bien.

—Tus deseos son ordenes mi rubia, en un minuto regreso para tomar su orden.

Cuando Blaine se marcha miro a Santana que sigue con rostro serio.

—Suelo venir mucho aquí. Blaine es un amigo.

«Y yo... ¿Por qué me estoy justificando?».

—¿Siempre es así de simpático?—pregunta con cierta ironía en la voz.

—He de admitir que es un tanto eufórico.

Y un tanto gay pero eso es una información que prefiero no revelar.

La veo revisar el menú, yo siempre pido la misma comida así que ni siquiera lo miro.

—¿No vas a ordenar nada?

—Fajitas de pollo—replico rápidamente con una sonrisa—Cada vez que vengo pido lo mismo.

Asiente y cierra el menú.

—He visto que has estado leyendo la propuesta durante el trayecto. ¿Qué te ha parecido?

¡Vaya!

Directo al grano.

A esta no le gusta perder el tiempo.

—Es una excelente propuesta—digo en el momento que llega Blaine con unos nachos y guacamole.


—¿Están listos para ordenar?—pregunta mientras los pone sobre la mesa—Tú ni te molestes, la pregunta es sobre todo para la dama—señala en dirección a Santana con el lápiz, sostiene un bloque de nota en el aire y toma una postura profesional.

—Lo mismo que Brittany—dice sin siquiera mirarlo y yo saboreo el dulce sonido de mi nombre en su boca.

Blaine anota todo en su libreta y se va.

—Me decías—toma una postura más relajada en su asiento.

—Que la oferta está muy interesante pero quisiera saber algunas cosas antes de tomar una decisión.

—Soy toda oídos—dice tomando uno de los nachos.

—¿Cómo sabías que estaría en el bar ayer?

—Porque quería hablar contigo—confiesa sin ni siquiera pensarlo.

—¿Entonces sabías que trabaja ahí?

Asiente.

—¿Cómo es que sabes tantas cosas sobre mí?

—He hecho una pequeña investigación—dice antes de llevarse un nacho a la boca.

Lo mastica muy despacio todo sin quitarme los ojos de encima. Yo pongo cara de circunstancias.

No sé si sentirme halagada o si sentirme molesta por semejante atrevimiento.

Termina de masticar y luego apoya los codos sobre la mesa.

—Cuando algo me interesa, no dudo en poner todo el empeño que considere necesario.

Su comentario me parece de los más prepotente, aunque para qué negarlo, también un poco sexy.

—Podrías haberme preguntado a mí directamente—respondo sin ocultar mi molestia.

Eso de que ande por ahí preguntando sobre mí, sabrá Dios a quién, no me gusta.

—Tienes razón, pude haberlo hecho, pero no te encontré. Por eso fui a hablar con tu madrina, para saber si estabas desempleada.

Pero bueno, esta mujer no termina de dejarme con la boca abierta.

¿Cuál era la urgencia de dar conmigo como para ir a hablar con mi madrina?

—Pero, ¿cómo supiste que el bar era de mi madrina?

Debo de parecerle disco rayado con tantas preguntas pero es que estoy totalmente desconcertada por su interés.

—Ya te dije, me interesa trabajar contigo y estoy utilizando todos los medios para que eso suceda.

—Sabes que estoy recién graduada y que podrías trabajar con una persona con más experiencia.

—Es cierto, sin embargo tendría que perder tiempo haciendo entrevistas y me urge cubrir el puesto. Además como te dije, suelo equivocarme poco con las personas y tu respuesta de ayer me gustó, fue rápida, clara y acertada.

La escucho hablar y noto como poco a poco comienzo a relajarme desde que llegue a su despacho esta tarde.

Es agradable estar en su presencia.

Es una persona centrada que sabe lo que quiere y aparentemente, me quiere a mí, pero ¿podría trabajar con ella sabiendo que me atrae?

Sobre todo sabiendo que tiene novia.

¿Podría llegar a verla solo como mi jefa?

No creo que encuentre nadie que me haga una oferta como esa sin tener experiencia en el aérea.

¿Qué clase de profesional sería si no aceptara una oferta laboral solo por dejarme llevar de los sentimientos?

—Te agradezco mucho tu confianza, te prometo que la voy a revisar minuciosamente.

—Es todo lo que te pido.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Jue Jun 15, 2017 12:52 am

Britt se hace la difícil jajajaja!!!!!!
Esa propuesta esta super suculenta jajaja!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4300
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Jue Jun 15, 2017 7:53 am

A que tantas vueltas Brittany, acepta y ya!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6554
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Jue Jun 15, 2017 8:45 pm

hola morra,...

san dejo claro que va a mover cielo mar y tierra para tener a britt!!
san y britt tienen menos interés en ser jefa y empleada???? se tienen mas mas ganas!!!
espero que britt acepte!!! va a ser divertido!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5139
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Jue Jun 15, 2017 9:45 pm

monica.santander escribió:Britt se hace la difícil jajajaja!!!!!!
Esa propuesta esta super suculenta jajaja!!!
Saludos



Hola, jajajajaja pero si eso tenemos q hacer, no¿? jajajajajaja. Uff si q si... como rechazarla¿? jajaja. Saludos =D





micky morales escribió:A que tantas vueltas Brittany, acepta y ya!!!



Hola, jajajajaajaj esk tiene q pensar bn las cosas, no es algo así como así... nah! q acepte jajaajaj. Saludos =D






3:) escribió:hola morra,...

san dejo claro que va a mover cielo mar y tierra para tener a britt!!
san y britt tienen menos interés en ser jefa y empleada???? se tienen mas mas ganas!!!
espero que britt acepte!!! va a ser divertido!!!

nos vemos!!!



Hola lu, si! y eso es muy, pero muy bueno! JAjajajajajaajjaja jajajaaj xD la vrdd esk si xD jajajajaajaj, y como, no¿? jajaajajajaj. Espero lo mismo la vrdd xD SI!!!!... esperemos xD Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: De Mis Sueños I (Adaptada) Cap 6

Mensaje por 23l1 el Jue Jun 15, 2017 9:47 pm

Capitulo 6


Al salir del restaurante Santana insiste en llevarme a casa pero la convenzo de lo contrario explicándole que tengo que hacer algunas cosas y quiero aprovechar que estoy en la ciudad.

Cuando se va enciendo el teléfono y llamo a Kitty para saber si aún está en el trabajo.

—Dime bebé, ¿cómo estuvo? Quiero todos los detalles.

—Si apenas ahora termino...

—¡Wepa! Cuanta vitalidad, mira que mantenerte ocupada toda la tarde
—comenta socarrona cortando mi explicación—Dime por lo que más quieras que superó a Casey.

Empiezo a caminar en dirección a las calles peatonales del centro.

Casey es mi ex. con la que estuve saliendo durante un año y todo era perfecto, pensé incluso que era la persona de mi vida, con la que me casaría y formaría una familia.

Cuando decidimos pasar a la velocidad superior, todo cambió.

El sexo fue un monumental desastre. No me hacía ni cosquillas, así que después de un año de relación casi perfecta y dos meses de sexo mediocre, la dejé.

—Tú sabes que a Casey la supera cualquiera—digo deteniéndome delante de la vitrina de Zara, donde unos vaqueros reclaman mi atención.

¿Qué puedo decir?

Soy loca con las compras.

—Pero no seas boba que no se trata de eso, te llamaba para saber si ya terminaste—continúo con la vista puesta en unos zapatos de tacones que irían perfectos con mi nuevo vestido negro—Y hazme el favor ya deja de pensar solo en sexo.

—Yeah baby, aún estoy aquí, aunque ya casi termino pero déjame que te explique una cosa corazón, el sexo es el motor que mueve el mundo, eso y el dinero claro está.

—Voy a pasar por ti, necesito que hablemos
—le informo retomando la marcha.

La galería donde trabaja Kitty está también en el centro por lo que me toma apenas unos veinte minutos en llegar a pie.

Cuando entro, ella está muy concentrada con una carpeta que lleva en mano.

Se ve tan profesional con su moño alto, su camisa rosa manga larga y su falda de tuvo negra.

—¿Qué tanto le miras a ese papel?—digo acercándome—, La sola razón para que estés tan concentrada en él es que tenga una persona desnuda dibujado.

—Si tan solo fuera cierto, eso alegraría muchísimo mi trabajo—dice con algo de malicia en los ojos antes de darme dos besos en la mejilla—Estoy configurando una exposición. La semana que viene estaremos presentando un artista local y estoy verificando la cronología de las obras—me señala el cuadro que tiene en frente.

Miro los cuadros, no sé mucho, por no decir nada de arte pero los colores me atraen.

—Me gusta.

—Es un artista joven pero si sigue así, creo que podría tener mucho futuro—añade antes de dirigirse hacia una mesa donde deposita los documentos—¿Cómo es que llegaste tan pronto?

—Estaba en el Chile’s—le informo paseándome con pequeños pasos por la galería.

—Almuerzo y todo, esta mujer no hace las cosas a media ¡eh!—dice en tono de burla en el momento que levanta la vista de la carpeta—Yo hubiera pensado que la comida serías tú atada a su carísima mesa de ejecutivo.

—Solo quería hablar un poco más de la propuesta—me giro y me apresuro a decir—, Laboral—hago énfasis en la palabra, aclarando antes de que ella salga con una de sus perlas.

Veo como una sonrisita maliciosa se asoma a sus labios, muestra que tenía razón.

—Es suficiente por hoy—anuncia al tiempo que se quita las gafas.

Suena mi teléfono, al verificar la pantalla del iPhone veo que es Emily.

—¡Hola nena! ¿Cómo estás?

—Bien. Estoy aquí con Kitty en la galería
—le respondo al mismo tiempo que articulo hacia Kitty que se trata de Emily.

—Perfecto. Yo estoy llegando de Ikea, ¿qué les parece si nos reunimos en la Boulangerie de la Gare y así me cuentas cómo te fue en la entrevista antes de irte a tu casa?

—Me parece bien, estaremos ahí en diez minutos, dependiendo del tráfico.



Ayudo a Kitty a recoger y cerrar la galería, caminamos hasta La place de Hamilius donde tomamos la línea dieciséis hasta la estación de trenes.

La cafetería donde quedamos en juntarnos con Emily queda justo al lado.

Cuando entramos ella aún no ha llegado, nosotras buscamos un lugar alejado de la entrada para evitar la fría brisa que comienza a sentirse en esta
época del año.

Mientras esperamos, ordenamos unas bebidas caliente y Kitty me cuenta un poco más del artista que va a exponer la semana entrante.

—Siento la tardanza—se disculpa Emily acercándose a toda prisa a nuestra mesa. Se sacude el agua del pelo—, Pero entre el tráfico y la lluvia, llegar ha sido toda una batalla.

—No puedo creer que ya empezó a llover —se queja Kitty.

Eso es un problema en este país, el clima es bastante homogéneo; un día llueve y el otro también.

—Hanna no encontraba parqueo cerca así que me ha dejado casi llegando a Footlocker—prosigue ocupando una de las sillas—El tráfico en esta ciudad está cada día peor.

—Yo por eso prefiero ir al trabajo en transporte público—dice Kitty—, Porque entre el tráfico y encontrar un parqueo decente que no te cueste un ojo de la cara, es totalmente imposible.

—¿Qué hacías en Ikea?—intervengo después de dar un último sorbo a mi chocolate caliente.

—Bueno, a hora que he decido irme a vivir con Hanna, me he dado cuenta que mi cama es muy pequeña para las dos, así que fuimos a ver algunos muebles que queremos cambiar—levanta la mano para llamar la atención de la mesera.

—O sea que la cama estaba bien para hacer galopetas pero no para dormir—opina Kitty inclinando la cabeza.

Yo sonrío antes de girar la cabeza hacia la recién llegada.

—Me alegro que hayas decidido dar ese paso, todas sabemos la buena mujer que tienes a tu lado.

—Aparte que tiene la paciencia de una santa—agrega Kitty—, Porque para soportar tres años de negativas de tu parte, hay que encomendarse a Dios, padre y todos los santos.

Emily sonríe y yo niego con la cabeza.

—No lo sé, siento como si me faltara algo pero no me hagan caso, mejor cuéntanos cómo te fue en tu cita—en ese momento llega la mesera y ella pide un té, yo aprovecho y me pido otro chocolate.

—Bien.

—¡¿Bien?! Tienes una cita con una desconocida que está más bueno que Naya Rivera y todo lo que tienes que decir es que estuvo «bien»—clama Kitty con un deje de decepción en la voz.

Tiene razón es algo ilógico y creo que la mejor forma para que entiendan es mostrándole la propuesta, así que la saco de mi bolso y se la paso.

Emily acerca su silla a la de Kitty para leerla junto con ella. En el momento que la mesera regresa con nuestras bebidas.

Kitty levanta la vista y lanza un silbido de admiración.

—Recuérdame la razón por la que aún no has dicho que sí.

Resoplo.

—No lo sé—tomo la taza entre mis manos.

—Brittany tesoro, vas a tener que ser más específica—me pide Emily en un tono suave—Es una oferta envidiable, no veo que te retiene.

A parte que la morena me tiene muerta, la verdad no mucho.

—Además de recrearte la vista todos los días, vas a ganar un montón de billetes por hacer lo que te gusta. ¿Tú sabes la cantidad de gente que mataría por estar en tu lugar?—dice Kitty—, No entiendo tu resistencia. Si estuviéramos hablando del gordo barrigón de mi jefe, estoy segura que no estuviéramos teniendo esta conversación.

Me desplomo en la silla.

—Es ella, me confunde, cuando me mira... ¡Puff!—digo llevándome las manos a la sien y dramatizando como si me explotara la cabeza—Pierdo todos los papeles.

—Es normal nena ¡está buenísima! Cualquier persona estaría en el mismo estado que tú.

—No es eso Kitty, he estado atraída por otras personas antes, pero ella me desequilibra, tengo que pensar tres veces una frase en mi mente antes de poder decirla en voz alta—me incorporo en la silla—Además está su interés en que trabaje con ella, la forma que me mira, el tono que usa cuando me habla, como si todo lo que dice en realidad significara otra cosa—continuo gesticulando con las manos y elevando ligeramente el tono de voz—Todo lo que pienso cuando la veo es en lo bien que huele, llevar mis manos a su cabello, partirle el labio de un beso y mejor no sigo porque no estamos en un lugar apto para ilustrar el resto. Para que estemos claras, no logro sacármela de la cabeza.

—¡Vaya! Sí que te ha afectado la morena—dice Kitty elevando las cejas mientras que Emily abre bien grande los ojos—Mi consejo es que te la tires.

—¡Kitty!—la reprende Emily tratando de ocultar una sonrisa.

—¿Qué? Eso se llama tensión sexual, por si no lo sabías y yo sólo conozco una forma de tratarlo.

—Britt, eres una de las personas más capaces que conozco, siempre logras lo que te propones, así que no veo porqué sería diferente en este caso—dice Emily.

—Tengo miedo—confieso con cierto pesar en la voz mirándolas a ambas—De no saber dónde me llevará esto. Tengo la impresión que espera algo de mí, ha puesto mucho empeño para que trabaje con ella y me da pavor no saber bien qué es.

—Solo hay un modo de saberlo—murmura Emily en un tono de voz pausado, al tiempo que pone su mano encima de la mía.



Pasado las siete decidimos dar por terminada la velada, tomo el tren que sale para Thioville y luego un autobús que me lleve a casa.


A las ocho y quince estoy pasando la puerta cuando me asalta el delicioso olor que proviene de la cocina, muestra que mi hermano mayor ha llegado del trabajo.

Entro primero a mi habitación donde me descalzo, me quito el abrigo y dejo el bolso encima de mi escritorio antes de dirigirme al lugar de donde proviene tan rico aroma, lo veo parado en la encimera rebanando el pan.

—¡Hola!—lo saludo mientras rodeo su cintura con mis brazos.

—¡Hola calabacita! ¿Dónde andabas metida?—me pregunta y yo automáticamente pongo los ojos en blanco.

Mike sabe cuánto odio ese apodo.

Cuando cumplí los nueves años quería ser peluquera, así que un día mientras me estaba bañando encontré una tintura de mamá en uno de los cajones del baño; como toda niña de esa edad decidí jugar a que era una estilista.

Me teñí el pelo, pero la operación fue un total fracaso, porque terminé con el cabello rojísimo.

Como castigo mamá me obligó a asistir al colegio durante una semana antes de cambiarme a mi color natural.

Desde entonces mi querido hermano me ha puesto el encantador sobrenombre de “calabacita”.

—Estuve en Luxemburgo, tenía una cita y luego me reuní con las chicas—aprovecho que está distraído y le robo un pedazo de pan—¿Qué hay para cenar ?

—Espaguetis a la carbonara—dice antes de caminar hacia la estufa para verificar la pasta—, ¿Qué clase de cita?

—Puede que haya conseguido empleo—respondo acomodándome en uno de los taburetes y llevándome un pedacito de pan a la boca.

—¡Hey felicidades!—camina hasta donde estoy y me da un beso en la cabeza—, Aunque no sabía que ya estabas buscando empleo.

—Yo tampoco.

—¿Qué? No hables con la boca llena que apenas te entiendo.

—Que hace poco—digo al terminar de masticar.

—¿Y cuándo empiezas?—pregunta mientras echa la pasta en el colador.

—Aún no lo sé... Lo que me recuerda que debo de hacer una llamada—me incorporo y salgo de la cocina.

—No tardes la cena se sirve en cinco minutos —grita a mis espaldas.

Me dirijo a mi cuarto a grandes zancadas en busca de mi cartera, saco la tarjeta de presentación y verifico la hora, esperando no ser muy imprudente; busco mi teléfono y marco su número.

—¡Diga!—responde en el segundo timbre en un tono brusco.

Respiro hondo.

—Buenas noches Santana, soy Brittany.

—Brittany, ¿cómo estás? Espero que hayas llegado bien a tu casa
—dice suavizando la voz.

—Sí, muchas gracias. Disculpa la hora, pero te llamaba para decirte que ya tomé una decisión.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Vie Jun 16, 2017 11:29 am

Vaya hasta que Britt noto a San jajaja y pues si la morena piensa conquistar a la runia mas le vale que termine con su querida novia ... Y pues haber que decisión tomo Britt....
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1079
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Jun 16, 2017 7:37 pm

hola morra,...

mmmm es mas que obvio que san quiere algo mucho pero mucho ultra muchote mas!!! pero lo esta haciendo sutil pone le!!!
¬¬ otra vez!!!! espero que britt aya escuchado y recapacitado para que de el si!!! jaja

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5139
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Vie Jun 16, 2017 8:05 pm

JVM escribió:Vaya hasta que Britt noto a San jajaja y pues si la morena piensa conquistar a la runia mas le vale que termine con su querida novia ... Y pues haber que decisión tomo Britt....



Hola, jaajajajaj ya era hora, no¿? XD Si q si! osea minimo ¬¬ Mmm espero y este cap nos diga. Saludos =D





3:) escribió:hola morra,...

mmmm es mas que obvio que san quiere algo mucho pero mucho ultra muchote mas!!! pero lo esta haciendo sutil pone le!!!
¬¬ otra vez!!!! espero que britt aya escuchado y recapacitado para que de el si!!! jaja

nos vemos!!!



Hola lu, jajajajajaajajajjaa si! ajajajajaja XD Jajajaajaj mmm pude, pero muy poco sutil xD jajajajaja. JAjaajaj esperemos o q san haga un mejor movimiento xD Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: De Mis Sueños I (Adaptada) Cap 7

Mensaje por 23l1 el Vie Jun 16, 2017 8:07 pm

Capitulo 7


Tras aceptar la propuesta decido integrarme a la mañana siguiente, así que cuando suena mi despertador brinco de la cama y sigo al pie de la letra el programa que he trazado para llegar temprano: ducha en vez de baño, un vestido negro acompañado con una chaqueta de manga tres cuarto blanca y unos tacones de diez centímetros negros, algunos accesorios delicados y un maquillaje sencillo.

Un chocolate rápido, una manzana para comer en el trayecto, tomar el autobús que va directo desde Hayange hasta Luxemburgo por la A31, tiempo total una hora y quince minutos y así es cómo consigues llegar al trabajo antes de las ocho de la mañana, más fresca que una lechuga, aplacando los nervios y la excitación del primer día pero sintiéndote sensual y poderosa.

Al llegar a la oficina Mercedes me recibe con mucha cordialidad, me informa que Santana estará fuera toda la mañana; siento una pizca de decepción pero no lo demuestro.

Luego de ocuparnos de las cosas administrativas: firma de contrato y otras cosas me da un pequeño tour por las instalaciones, sala de reunión, archivero, etc. Me muestra finalmente lo que será mi oficina y lo primero que ven mis ojos es un hermoso ramo de rosas rojas con una nota.


Siento mucho no haberte recibido personalmente en tu primer día con nosotros pero tenía una reunión que no podía aplazar. Pese a mi ausencia, espero que hayas tenido un excelente inicio. Bienvenida a bordo,
Santana.


Las flores están hermosas aunque para ser sincera hubiera preferido lirios azules, ya que son mis flores favoritas.

Mercedes me informa que Santana ha dejado órdenes para que decore a mi gusto el que será mi espacio y que no escatime en gastos.

Me emociona saber que puedo usar la suya mientras organice todo lo que necesito, por lo que me pongo manos a la obra y verifico algunos catálogos con artículos para oficina, escojo: materiales rústicos, una mesa de madera con estructura metálica, para las paredes me siento atraía por un color pastel.

Me sorprende lo eficaz que puede ser Mercedes y pronto me voy sintiendo a gusto y en confianza.



Al final de la mañana ya hemos elegido todo lo que quiero, en cuanto lo instalen tendré una oficina funcional y moderna.



A la hora del almuerzo aprovecho y llamo a las chicas para saber si nos podemos ver pero todas están ocupadas, así que como con Mercedes y le pido que me cuente un poco sobre los contratos que está manejando la empresa actualmente de manera a estar un poco al día cuando llegue Santana.



A las dos de la tarde, estoy ayudando a Mercedes con unas diapositivas cuando llega Santana.

Después de ponerla al día con todo lo ocurrido durante su ausencia me pide que la acompañe a su despacho. A penas pasa la puerta, se disculpa formalmente por no haber estado presente en la mañana y por no tener mi oficina lista, sin embargo me asegura que puedo ocupar la suya mientras tanto, de esa forma podré ver cómo trabaja.

Luego se interesa en mi integración, espera haber acertado con las flores, a lo que le respondo lo a gusto que me ha hecho sentir su secretaria y en cuanto a las rosas, le digo que me han encantado.



Pasamos el resto del día revisando documentos y estudiando la cartera de clientes.

Mientras está trabajando en una propuesta me pide que revise unas previsiones de venta para un grupo llamado Invertech, agregando un diez por ciento a las del año anterior.

Trato de ser lo más eficiente en el pequeño espacio improvisado que me ha hecho alrededor de su mesa.

La veo trabajar y no puedo quedar más que fascinada con su forma de gestionar todo, desde hacer planes financieros, responder llamadas una tras otras pasando de un idioma a otro sin ningún tipo de problema.

La forma de poner en conjunto: conocimientos, eficiencia, seguridad y pasión, comprueba indudablemente la ejecutiva de alto nivel que es Santana López.





Los días van transcurriendo y mi rutina es más o menos la misma, trabajo apoyando a Santana en lo que necesite desde su oficina, la mía estará lista para el lunes que viene.

Estoy súper contenta con la diversidad de temas que tratamos a diario.

He aprendido mucho.


Es viernes por la noche y he quedado con Kitty para ir al cine pero como hoy es el último día de la Kermesse le he pedido que nos pasemos unas horas antes y aprovechar el dos por uno para todas las atracciones.

La Kermesse o mejor conocido como el Schueberfouer es la más grande feria mecánica de la ciudad de Luxemburgo, con más de doscientas atracciones, juegos, diversos restaurantes y Snacks, reúne cada año a más de dos millones de visitantes; nada mejor que las emociones fuertes para votar el estrés acumulado de la semana.

—Brittany vámonos, ya vinimos, jugamos, te ganaste el estúpido peluche ese, ya podemos irnos.

—No, no, no, ya fui donde la señora todo lo veo, todo lo sé—hago comillas en el aire—, Yo soy el centro del universo, así que ahora me toca a mí escoger el próximo juego.

—Deja de burlarte que esto es serio—se queja Kitty parándose en seco, se gira para estar frente a mí.

—Tú sabes que yo no creo en esas cosas, eso de que una persona pueda leerte las líneas de la mano—pongo los ojos en blanco—, Por favor Kitty eso es puro disparate y me sorprende que una mujer como tú crea en esas cosas.

—Bueno te cuento que mi tía Magda es algo así como media bruja, le echó las cartas a mi primo Spencer y le dijo que su esposo le iba a pegar los cuernos y lo iba a dejar en la calle, y ya viste tú lo que le pasó al pobre—dice cruzándose de brazos.

—Vamos Kitty que aquí no se trata de ser adivino, tu primo se casó con un mal hombre que encima es abogado, así que más bien es tener sentido común. Todos sabíamos que lo iba a dejar sin un peso en los bolsillos.

—Bueno allá tú—da media vuelta y retoma la marcha—, Deberías tomártelo más en serio.

—¡En serio! No me jodas que pudo ser más original. Son los cinco euros peor gastados en mi vida. Mira que decirme que una persona desconocida llegaría a mi vida para robarme el corazón...

—¿Y qué esperabas?—se detiene de nuevo—, ¿Que por cinco euros te iba a dar los números del loto?

—Eso si hubiera sido una buena inversión—esbozo media sonrisa y empiezo a caminar hacia ella—Britt vámonos por favor.

—Kitty hace apenas una hora que llegamos, no te traje...

—No me trajiste, me arrastraste hasta aquí que es diferente—me corta mientras tratamos de esquivar algunos niños que corren a nuestro alrededor con algodón de azúcar—Odio estos lugares y bien que lo sabes, ver tantos niños, y tantos gritos, me dan grima, sobre todo cuando vienen y se saturan de dulce, se convierten en verdaderos monstruos.

—Está bien, hacemos una última y nos vamos—propongo tratando de calmar la fiera.

—La rueda de la fortuna—clama y yo la miro como si me acabara de decir que la tierra es plana.

Esa es la única atracción que tolera y es porque la mantiene alejada de la multitud.

—¡Ni loca!—la prevengo parándome en seco y cruzando los brazos—, Eso es para viejos, ¿qué caso tiene venir a la feria si es para montarse en un traste que va más lento que mi abuela en bicicleta.

Comienzo a maquinar como salir de esta, la conozco y sé que me va hacer subir a como dé lugar con tal de hacerme pagar por haberla traído aquí.

Así que rápidamente visualizo algunas de las atracciones.

—Te propongo algo, me subo a la rueda—digo poniendo los ojos en blancos—, Si tú subes conmigo a esa atracción—señalo un juego que está a pocos metros con una sonrisa diabólica.

—¡Pero tú has perdido el juicio! Yo no me monto en eso ni muerta—exclama dando pasos hacia atrás—, ¿Tú has visto el nombre que se gasta?

La venganza de Voldemort es una torre metálica de ochenta y cinco metros de caída libre.

—No seas miedosa—me burlo sin poder aguantar la risa ante su cara de horror.

—Al que construyó esa cosa lo ha de estar buscando la CÍA, el FBI, Interpol y todas las instituciones gubernamentales que no conozco por asesinato premeditado.

Yo no aguanto más y me parto de la risa.

—No seas exagerada.

—¡Hey Rachel!—grita mirando por encima de mi hombro, haciéndose escuchar a pesar de la música que suena, por un momento creo que lo ha hecho para distraerme hasta que me giro y visualizo a Rachel tomada de la mano del marrano de su novio a unos pasos detrás de mí.

—¡Hey chicas! ¿Cómo están?—nos saluda al llegar a nuestro lado.

—Pensé que tenías mucha tarea y que por eso no podías salir esta noche—digo con cierto sarcasmo.

—Sí pero Jesse pasó por mí y decidí hacer un break.

—Nosotras aún tenemos pensado ir a ver la nueva entrega de la saga Stars Wars después, ¿te apuntas?—le pregunta Kitty.

—Hemos quedado con unos amigos, así que no podemos—responde Jesse como si Rachel no tuviera derecho a voto.

—La invitación se extiende a una sola persona—digo entrecerrando la mirada y pronunciando bien cada palabra sin omitir una sola letra.

Kitty disimula una sonrisa en un ataque de tos.

—¿Me imagino que llevan prisa?—pregunto dirigiéndome a Rachel y el muy estúpido asiente rápidamente—, Bueno no te quito más tiempo, ya nos veremos mañana.

—Mañana tengo una comida en casa de Jesse, pero yo te llamo y coordinamos, ¿de acuerdo?

—Perfecto—respondo con los dientes apretados—los observamos marcharse y no puedo evitar alzar la mirada al cielo—No sé cómo lo aguanta —me quejo retomando la marcha.

—Ya olvídalo y vamos a divertirnos un rato—dice tirando de mí hacia la venganza de Voldermort.

—¿De verdad vas a hacerlo?—demando con entusiasmo sin poder ocultar mi sorpresa.

—¡Bah! Ya que estamos aquí... Qué más da.

Antes de que cambie de opinión la estoy empujando hacia la fila donde vende las entradas.



Diez minutos más tardes, entre la fila y la atracción, con miles de improperios saliendo de la boca de Kitty y el corazón en las manos bajamos del juego.

Esto definitivamente...

¡No es para cardiacos!

Como ya le he hecho sufrir bastante le propongo irnos.

—Si me vuelves a invitar el próximo año, te juro que no te volveré a dirigir la palabra nunca más—dice en el momento que se detiene y se lleva las manos a la rodilla.

Yo me río porque todos los años me dice exactamente lo mismo, ella continua:

—No entiendo cómo las personas se suben a eso por voluntad propia, tengo la sensación que todos mis órganos se han mezclado—se incorpora y se frota el estómago—No creo que pueda comer nada en toda la noche.

—Bueno, míralo por el lado positivo, tus caderas te lo van agradecer—la pico porque sé que de esa forma dejará de quejarse y a lo mejor se olvidará de esa ridícula idea de subir a la estúpida rueda.

Achina los ojos y se lleva las manos a la cintura.

—¿Me puedes explicar qué tienen de malo mis caderas?

—Nada—niego con la cabeza y giro sobre mis talones en dirección a la salida.

En el momento del giro tropiezo contra alguien y si no fuera porque Kitty me seguía de cerca me hubiera caído al piso.

—Lo siento Brittany, espero no haberte hecho daño.

—No, descuida Marley. Solo ha sido un ligero golpe—digo al mismo tiempo que me acaricio la frente.

—Hola Kitty.

Se acerca a ella para darle dos besos en la mejilla.

—¡Hola!—responde devolviéndole los besos.

—¿Aprovechando el último día de la Kermesse?—demanda, dando unos pasos hacia atrás para poder mirarnos mejor.

—Yo no diría que aprovechar sea la palabra adecuada, me he pasado toda la noche escuchando las quejas de Kitty.

—Veo que tampoco eres fan de estos lugares—dice mirando directamente a Kitty con media sonrisa.

—Preferiría una colonoscopía. ¿Está claro así o te hago un dibujo?

Marley estalla de la risa y yo pongo cara de resignación.

—¿Y a ti quién te ha arrastrado hasta aquí?—se interesa Kitty.

—Vine acompañada unas amigas—nos informa buscando a alguien con la mirada—Ahí viene San.

¡¿San?!

Esas tres palabras retienen totalmente mi atención.

«¿Habré escuchado bien? ¿Ha dicho San?».

Alzo la vista y la veo aparecer entre la multitud. El corazón pasa a una velocidad superior.

La miro y dejo que el oscuro de sus ojos me atrape como siempre.

«¿Pero qué hace aquí?».

—Aquí está tu cerveza—le comunica a Marley, sin romper el contacto visual en el momento que le pasa el vaso.

—Buenas noches señoritas.

Señor, llevo varios días trabajando con ella y todavía no me acostumbro a tenerla tan cerca sin evitar que los nervios me asalten.

—Buenas noches—respondemos en conjunto.

—Pensé que tenías un vuelo hacia Italia esta noche—le recuerdo entrelazando mi brazo con el de Kitty y ganándome la mirada interrogativa de Marley.

—Lo cancelé en último minuto, vine a acompañar a mi hermana con mis sobrinos.

Asiento absorbiendo cada palabra que sale de sus lindos y carnosos labios.

—Nosotras estábamos a punto de subir a la rueda de la fortuna—anuncia Kitty—, Si gustan pueden acompañarnos.

¡¿Qué?! ¡¿Qué!?

La miro y veo el brillo de malicia que se extiende por sus ojos.

¡No! No.

No será capaz.

—Creí que íbamos tarde para llegar al cine.

—Tenemos tiempo—afirma con total serenidad y después ladea la cabeza y les pregunta—Entonces qué... ¿Se apuntan?

«Tierra trágame».

—Yo no tengo ningún inconveniente—declara Santana.

—Yo prefiero esperarlas aquí abajo si no les importa—dice Marley con cara de agobio.

—Bueno vamos—pide Kitty dando media vuelta y tirando de mí entre la multitud.

A cada paso se voltea para asesorarse que los chicas están detrás de nosotras.

—¿Se puede saber qué haces?

—Caminando—responde fingiendo inocencia.

Como la rueda está al otro lado del parque, tardamos al menos quince minutos en llegar. Una vez ahí Santana se ofrece y paga las entradas de las tres.

No dejo de mirar a Kitty que está mucho más tranquila de lo usual y me siento cada vez más nerviosa.

Estamos llegando al final de la fila, ya es casi nuestro turno, solo falta que se monten unas personas en la cabina que está antes de la nuestra cuando Kitty anuncia:

—Como que me da pena dejar a Marley tan solita.

Yo la miro con desconfianza.

—¿Por qué mejor no suben ustedes y yo me quedo aquí haciéndole compañía?—dice retrocediendo.

Yo la mato, juro que la mato.

—¿Y tú desde cuando eres tan altruista?—digo con ironía al tiempo que tiro de su mano para evitar que se vaya.

—De verdad lo siento, además tengo que ir al baño—le grita con cara de pena a Santana que parece estar pasándosela en grande con nosotras e ignorándome a la misma vez.

Encima la muy mentirosa tiene el descaro de parecer afectada.

—Esta es mi venganza por haberme hecho subir a ese juego del demonio—murmura soltándose de mi agarre, antes de desaparecer escaleras abajo.

Aquí es donde sale publicado mañana en el periódico: «JOVEN DE VEINTITRÉS AÑOS ASESINA A SU MEJOR AMIGA EN El SCHUEBERFOUER, AÚN SE DESCONOCEN LOS MOTIVOS».

Todavía no puedo creer que me haya hecho esto, no se contenta solo con hacerme subir a este trasto sino que me obliga a hacerlo en compañía de la morena.

Respiro varias veces en lo que ocupo mi asiento, me pongo el cinturón de seguridad, mientras Santana hace lo mismo en la silla del frente.

Comenzamos a subir y yo miro en todas las direcciones que pueda, salvo en la que se encuentra mi acompañante al tiempo que sigo maldiciendo a Kitty en silencio usando todos los idiomas que conozco.

—No tengas miedo, si llegara a pasar algo yo te cuidaré. Después de todo, las posibilidades que haya un temblor de tierra o se desprenda una cabina de estas son muy altas—dice con cierta ironía en la voz. Se muerde el labio, evitando así una sonrisa divertida que amenaza con salir.

«¡Ja ja ja! Que chistosita me ha salido la niña».

—No tengo miedo, sin embargo si llegara a ocurrir una de las catástrofes que mencionaste, te voy a permitir que hagas de súper héroe y me salves—respondo insolente poniendo los ojos en blanco.

—Si no tienes miedo entonces has de querer mucho a ese peluche.

Yo la miro con cara de no entender nada, hasta que sigo la dirección de su mirada y reparo en que estoy abrazando mi nuevo peluche. Ni siquiera recordaba que lo llevaba en las manos.

—Te aferras a él como si tu vida dependiera de ello—continúa con ese aire de suficiencia en la mirada que dice “nena sé que te pongo nerviosa”

—Lo que pasa es que lo quiero mucho.

«¡Brittany no pudiste estar más patética!»

Con esta mujer no soy capaz de articular dos palabras coherentes, es como para darme de golpe yo misma.

—¿Puedo saber por qué lo quieres tanto?—pregunta con suavidad como si se estuvieras dirigiendo a una niña de cinco años, sin ocultar su diversión esta vez.

Ella ha de creer que tengo un retardo o algo parecido.

—No veo por qué no quererle, los peluches son tiernos, suaves y huelen increíblemente bien–replico atropelladamente sin estar muy segura que haya entendido.

No creo que ni yo misma lo haya hecho, ¿qué clase de respuesta es esa?

Asiente mostrando todos sus dientes y yo la imito, divertida al fin por lo absurda que es esta conversación.

—Bueno entonces, creo que tendremos que re-bautizarte.

Bajo la cabeza para ocultar el rubor de mis mejillas. Al levantarla evito mirarla, así que me enfoco en la vista que se abre a nosotras, desde aquí podemos ver toda la ciudad.

Es como estar viendo un millón de estrellas a tus pies.

—Tengo que admitir que la única razón que hace soportable subir a esta vieja cosa es la increíble vista.... ¡Es hermosa!

—No puedo estar más que de acuerdo.

Giro la cabeza y la encuentro observándome detenidamente.

¡Oh padre!... ¿Cuánto tiempo le falta a esto por llegar?

No puede sencillamente decir esa clase de cosas y esperar que yo me mantenga tranquila.

¿Quién dijo que subir a la venganza de Voldemort no es para cardiacos?

Subir a cualquier juego con la persona que te trae muerta, eso sí que te causa un infarto.

El próximo minuto que tarda en bajar la rueda lo paso tratando de controlar mi respiración y mis pensamientos, no sabía que se podía pecar tanto en tan poco tiempo.




********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Jun 16, 2017 10:20 pm

hola morra,...

bueno,.. se estan complementando muy bien en el trabajo por lo menos!!!
jajaja muy buena jugada la de kitty!!! sobrevivirá britt???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5139
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Sáb Jun 17, 2017 8:50 am

Este jueguito entre Santana y Britt es sumamente divertido y kitty haciendo de las suyas. Hasta pronto!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6554
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Sáb Jun 17, 2017 1:15 pm

Ojala hubieran ido juntas las brittana a la feria jajaja y pues las cosas van poco a poco y Britt aun poniéndose nerviosa con la morena jajaja
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1079
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Jun 17, 2017 8:05 pm

3:) escribió:hola morra,...

bueno,.. se estan complementando muy bien en el trabajo por lo menos!!!
jajaja muy buena jugada la de kitty!!! sobrevivirá britt???

nos vemos!!!



Hola lu, algo es algo... y un gran indicio, no¿? esperemos y si xD jajajaja. Jajajajaja es muy inteligente esa kitty y me parece bn jajaajaj. Esperemos y si xD Saludos =D





micky morales escribió:Este jueguito entre Santana y Britt es sumamente divertido y kitty haciendo de las suyas. Hasta pronto!!!!



Hola, jajajajaja dices tu¿? osea van bn las cosas y entre ellas jajajajaaj. Esa kitty es de muy buena ayuda, esperemos y siga así jaajajaj. Saludos =D





JVM escribió:Ojala hubieran ido juntas las brittana a la feria jajaja y pues las cosas van poco a poco y Britt aun poniéndose nerviosa con la morena jajaja



Hola, eso mismos ¬¬ pero al menos se juntaron ajajjaja. Van avanzando muy bn las cosas y esperemos q sigan así jajajaa. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: De Mis Sueños I (Adaptada) Cap 8

Mensaje por 23l1 el Sáb Jun 17, 2017 8:09 pm

Capitulo 8



Extraño esos días donde entregar un trabajo a tiempo en la universidad o saber si le gustabas o no a una persona era tu mayor problema.

O esos días donde no saber qué ponerte para salir de fiesta con tus amigas eran el fin del mundo.

Cuando entras al ámbito laboral todo cambia y automáticamente dejas de hacer lo que realmente quisieras.

Apenas puedo reunir a todas mis amigas en un mismo lugar, cada una tiene sus problemas y responsabilidades:

Kitty ha estado ocupada con su exposición; el fin de semana pasado tuvo que viajar a Bruxelles para conocer un nuevo artista.

Rachel ha retomado sus clases en la universidad donde estudia pedagogía, el poco tiempo que le queda entre la universidad y sus tareas se lo dedica a la cosa que tiene por novio.

Y Emily, ahora que ha dado un paso más en su relación, ha decido dedicarse más a su nueva compañera de piso.

Lo único que realmente sigue igual, es que no importa lo cansada que esté siempre encuentro la manera de leer un poco, aunque sea un capítulo, porque cansada, vaya sí que lo estoy.

Ha pasado un mes desde que comencé a trabajar; no me quejo, al contrario me encanta lo que hago, al lado de Santana aprendo algo nuevo cada día.

Claro, cuando no me la paso embelesada soñando en cómo se vería desnuda o cómo serían nuestros hijos, es que desde lo sucedido en la rueda de La Fortuna: las miradas detenidas donde puedo ver el reflejo de mi propio deseo, los roces intencionales, o al menos eso me parece a mí, esos que hace que se te erice todo el vello corporal; se han vuelto parte de nuestra rutina laboral.

Entre el trabajo que cada día es más, lo que es algo bueno y tratar de descifrar lo que pasa entre nosotras estoy exhausta.

—No me gustaría que nos agarre desprevenido en el cierre de este año—dice Santana revisando unos documentos desde su sillón de ejecutivo—, Es preferible que hicieras un balance comparativo de las cuentas de PIP del año pasado y del actual—pide sin levantar la vista de la carpeta—, En forma de reporte sería mejor.

—De acuerdo, lo tendré listo esta misma tarde—anoto lo que ha pedido.

—Es viernes y hemos tenido una semana movida, puede esperar hasta el lunes.

—El lunes en la mañana tengo una reunión con Motta & Adams, no sé cuánto tiempo estaré fuera, así que prefiero tenerlo listo para el final de la tarde—le informo verificando mi agenda.

—¿Cómo va eso?

—Bueno, reduje un poco los gastos de marketing y encontré un local más económico, así que nos mantenemos en el budget—respondo con una sonrisa orgullosa, es el primer contrato que cierro yo sola sin la intervención de Santana, de acuerdo, se trata de una pequeña empresa pero para mí este proyecto es como mi bebé.

—Espero que el local siga siendo competitivo.

—Sí, incluso ya tenemos varias fichas con clientes potenciales, entre ellas yo—me señaló con el dedo, luego me acomodo en la silla y cruzo las piernas.

Mi último comentario hace que levante la vista de sus papeles y me mire detenidamente.

—No necesitas ir al gimnasio, eres perfecta tal como estás—dice recorriendo mis piernas que quedan al descubierto gracias a mi falda de tubo.

Sigue su recorrido visual y se detiene más de lo necesario en el escote de mi camisa rosa pálido, para terminar con la mirada en mis labios, involuntariamente me lo muerdo y me vuelvo a acomodar en la silla de cuero tratando de controlar mi respiración que comienza a acelerarse.

Me llevo el pelo detrás de la oreja antes de clavar la vista en mi agenda.

—Quería comentarte que el plan de inversión para el proyecto de Flanagan & Smythe se sale del presupuesto.

Santana se levanta, se quita el bléiser y la acomoda en el respaldo de la silla.

—¿De cuánto estamos hablando?—pregunta con cierto tono divertido.

Estoy segura que se ha dado cuenta del nerviosismo en mi voz. Aunque no la veo, sé que tiene esa sonrisa de satisfacción en los labios, disfrutando de mi miseria.

Levanto la mirada y trago en seco.

¡En serio!

Como si con el bléiser puesto no fuera distracción suficiente.

Vamos Brittany tú puedes, no pierdas la compostura y por favor no te quedes mirándola como tonta.

—Novecientos mil euros, o sea más del diez por ciento del presupuesto.

La veo rodear su mesa, se acerca y se inclina sobre los documentos que tengo en la punta del escritorio y me empapo de ese aroma que tanto la caracteriza y que se ha vuelto mi fragancia preferida en los últimos días.

Tengo que tomar un respiro profundo antes de poder continuar.

—Te lo cuento por si quieres echarle un ojo antes de que lo comunique con Rory.

—No lo creo necesario, recuerda que comenzamos a trabajar esa propuesta juntas, además me parecía un proyecto un tanto ostentoso desde un principio—dice mientras pone un brazo en el respaldo de mi silla.

La miro de reojo y ¡sorpresa! Aquí estoy yo nuevamente embobada admirando sus facciones, es tan femenina, no es que sea la mujer más bella de la tierra, mi antiguo novia era incluso mucho más atractiva físicamente, pero Santana tiene ese no sé qué en la mirada que me cautiva.

Llevo tanto rato admirando sus rasgos, que solo salgo de mi ensoñación cuando gira la cabeza y me pierdo en el oscuro de sus ojos.

Solo me permito dejar de contemplarlos para mirar su boca, se puede decir que hago un tango entre sus labios y sus pupilas que se dilatan cada vez más.

Siento esa fuerza que me atrae hacia ella.

Santana reduce de unos centímetros nuestra distancia, está tan cerca que puedo sentir su aliento sobre mis labios, tanto que por un instante creo que me va a besar y yo no hago más que desearlo.

Sus ojos brillan y me miran seductores, mi respiración se vuelve irregular y me muerdo el labio de puro deseo.

Quiero, no, necesito que apague este fuego que me recorre entera.

Sin embargo como bien dice el dicho “algunos nacen con estrellas y otros nacen estrellados” y en mi caso, es lo segundo.

—Buongiorno amor mio—saluda una voz femenina a nuestras espaldas, rompiendo nuestro momento particular, persona que ha entrado sin ser avisada y sin tocar la puerta.

Giro medio cuerpo para poder identificar la procedencia de esa voz que desconozco, no obstante mi desconcierto dura poco cuando me encuentro con una castaña de piernas largas que no me es totalmente desconocida.

—Ciao bella—dice ante la mirada de asombro de Santana y mía antes de tirarse encima de ella, cerrar sus manos alrededor del cuello y estampar sus labios contra los suyos; llevándose la castaña el beso que anhelaba hace unos segundos con todo mi ser.

Lo veo todo en cámara lenta y no puedo obviar el retorcijón que me da en el corazón, así que aprieto los dientes para ahogar un grito de sorpresa.

—Elaine, no te esperaba—dice Santana al romper el beso que solo duró segundos pero que para mí ha sido uno de los más largos que he presenciado en mi vida.

—Lo sé corazón, pero quería darte la sorpresa.

Es mucho más bella de lo que recordaba, transmite frescura y seguridad en cada gesto.

—Dios mío, ¿dónde he dejado mis modales?—clama al reparar en mi presencia—, Elaine de Martino la fidanzata de Santy.

¿Fidanzata?

Busco rápidamente en mis conocimientos lingüísticos y... ¡prometida!

La miro durante un instante tratando de buscar una corrección de su parte pero no lo hace, creo ver una pizca de arrepentimiento cruzar por sus ojos antes de retirar la mirada.

Bueno bien Brittany, si tenías alguna duda sobre qué relación tenían, te lo han dejado clarito.

No sé si sentirme triste o decepcionada, así que elijo las dos cosas.

—Brittany Pierce—me presento sin titubeos, al mismo tiempo que me levanto de la silla, mirándola directamente a los ojos.

—Así que tú eres la nueva empleada de mi Santy...

¿Mi Santy?

¡En serio!

Se puede ser más cursi.

—No es mi empleada, trabajamos en conjunto—la corta con los músculos en tensión.

Cobarde.

Todos estos días se la ha pasado evaluando cada centímetro de mi cuerpo, creo que hasta ha de haber visto el lunar que tengo detrás de la pierna derecha de tanto que me ha observado y ahora, ni siquiera es capaz de verme a la cara.

Tengo que salir rápido de aquí porque si no, capaz y le pongo la jodía’ carpeta que tengo en la mano de sombrero.

—Bueno, tú pagas su sueldo así que viene a ser lo mismo—dice jugando con los botones de su camisa—, Aunque no me habías dicho que era tan hermosa. Claro, a su manera.

¡Perdón!

¿Y esta tipa?

—Espero no tener razones para estar celosa—esboza media sonrisa más falsa que la cartera Louis Vuitton que compré en el mercadito que ponen los jueves cerca de la casa—Brittany querida no me lo tomes en serio, suelo ser muy bromista.

—Tranquila, no tienes nada de qué preocuparte, está claro que Santana solo tiene ojos para ti—digo devolviéndole la sonrisa y mirando de reojo a Santana que hasta ahora se ha quedado más tiesa que el pelo de la estatua de la libertad.

—Elaine, aún no me has dicho a qué se debe esta sorpresa—se separa de ella y camina de regreso a su mesa.

—Amore, ¿se te olvidó que hoy es diez de octubre?

Santana la mira con aire de hoy es viernes pero no tengo ni puta idea de qué hablas.

Yo empiezo a recoger los papeles, esto es algo de ellas y me siento cómo una intrusa. Quizás se ha olvidado de su aniversario o algo por el estilo.

—Es tu cumpleaños—anuncia en el momento que se quita el abrigo Burberry.

Trato pero me es imposible ocultar mi sorpresa así que la miro directamente por primera vez desde que su prometida aterrizó en la oficina con las cejas levantas, pero Santana ni se inmuta y sigue revisando la información que tiene en manos.

Lo doy por imposible.

Yo debo de estar más ciega que un topo, es la única forma de que haya confundido tanto las cosas.

Comprendo que no somos amigas íntimas pero trabajamos más de cuarenta horas a la semana juntas por lo que pudo dejarlo caer en alguna ocasión.

—¡Ah eso! No debiste molestarte en venir porque no pienso hacer nada.

—Santy no lo digas cómo si no fuera nada del otro mundo—la escucho llamarla por ese estúpido nombre y no puedo evitar poner mentalmente los
ojos en blanco—Tenemos que salir a celebrarlo, podemos invitar a dos o tres de tus amigos además de tu hermana Bree.

—Elaine sabes bien que en esta ciudad solo tengo una amiga y es Marley, los demás son conocidos—la corta en un tono seco.

—Bueno entonces podríamos invitar a Brittany—propone en un tono demasiado cariñoso para mi gusto en el mismo momento que rodea la mesa y se apoya, casi sentándose en la punta del escritorio cerca de la silla de Santana y dándome la espalda a mí.

¡Qué!

No, no lo creo.

No hay forma que yo la aguante toda una noche toqueteando a Santana como si fuera un muñeco.

—Te lo agradezco pero no puedo, he quedado con alguien.

Santana levanta la vista de sus carpetas y frunce el ceño.

Ahora me miras, interesante. Por un momento pensé que ya no existía en esta habitación.

—Es una pena pero me imagino que una muchacha como tú tiene cosas más importantes que hacer como para pasar la noche en compañía de unas aburridas como nosotras, ¿no?

¿Qué edad se cree esta que tengo?

—A lo mejor algún novio… o novia—añade y siento cómo la mirada de Santana se contrae—, Pero si cambias de opinión, eres más que bienvenida.

—Muchas gracias—le dedico una sonrisa que no me llega a los ojos.

—Santy me llevas al hotel, vine desde el aeropuerto y estoy agotada.

—¿Por qué no a casa de Bree?

—Tú sabes que yo adoro a tus sobrinos Santy pero prefiero quedarme en el hotel. Tú sabes, para no molestar.

Termino de recoger mis cosas bajo la atenta mirada de Santana.

—Si me disculpan, voy a seguir trabajando en mi oficina para que puedan conversar a gusto—me dirijo hacia la puerta.

—No hemos terminado.

—Lo sé pero ahora mismo tienes cosas más importantes que hacer, como ocuparte de tu prometida ¿no te parece?—no le doy tiempo a replica y salgo del despacho despidiéndome de Elaine.

Al entrar en mi oficina me recuesto en la puerta, cierro los ojos y ahogo un gruñido de frustración en las carpetas.

«Qué tonta, mira que eres estúpida y bruta».

Hay que ser bien burra para creer que una mujer así está soltera. Pero entonces; todo lo que ha ocurrido entre nosotras... El juego de palabras, las miradas ¿qué ha sido todo eso?

Hace un momento en su despacho, me iba a besar, yo sé que sentía las mismas ganas que yo de culminar ese beso.

«Es humana Brittany, todos son iguales ¿qué más se puede esperar?».

Ya no sé qué pensar.

A lo mejor la he deseado tanto que mi mente me ha jugado una pasada.

Escucho mi teléfono sonar en alguna parte, camino hacia mi mesa y lo busco entre todos los papeles que tengo encima del escritorio, cuando por fin lo encuentro ya se ha caído la llamada.

¡Maldición!

¿Quién me manda a hacer tan desordenada?

Verifico el remitente y me alegro de ver que es Kitty, no lo pienso ni un segundo y le devuelvo la llamada.

—Hola preciosa ¿Cómo va tu día?

—Si omitimos la parte donde San casi me besa antes de ser interrumpido por nada más y nada menos que su prometida, que por cierto es la misma Barbie que estaba con ella en el Sabor Latino la noche de mi regreso, bueno todo de maravilla
—digo acomodándome en mi silla y dejando fluir mis emociones.

—¡Wepa! Sí que ha estado movídita la mañana. ¿Pero tú estás segura que es su prometida?

—Si no lo estaba cuando me lo dijo, el beso que le dio me lo dejó clarísimo
—exclamo mordazmente.

—Qué vaina, o sea que la tipa se presentó para dejar claro que el árbol ya está meado. Como mujer debo reconocer que es inteligente, como amiga debo decir que es una zorra.

—Es inteligente, sofisticada, elegante, con una manicura perfecta. Yo ni recuerdo la última vez que me hice una.

—De acuerdo, no me digas más, la tipa es Miss simpatía 2008 ¿y qué? Tú también tienes lo tuyo, ¿dónde dejaste ese sabor que tanto le gusta a las personas?

—Lo dejé en la oficina de Santana hace un rato
—respondo al momento que dejo caer la cabeza en el respaldo de la silla.

—O sea que la tipa te dio nocaut.

—Cuando descubres que la persona que te trae arrastrando la cobija desde hace un mes está comprometida con Miss perfect, cualquiera queda fuera de combate
—cierro los ojos mientras me llevo una mano al cabello y acomodo unas mechas rebeldes.

—¿Quién ha dicho que sea perfecta? Además a esa morena le gustas.

—Yo también pensaba lo mismo pero ya no estoy segura.

—Britt que lo he visto, tú lo que necesitas es recargar energías, te la has pasado trabajando como burro. Esta noche vamos a salir, a darnos unos tequilazos, ponernos un buen jumo y te vas a olvidar de todo.

—Tienes razón, no voy a dejar que esto me afecte, que se quede con su barbie, total, en esa morena se lo pierde
—respondo más animada antes de que Santana entre sin llamar a la puerta—, Entonces quedamos como es previsto esta noche, ahora debo dejarte porque mi jefa está aquí—digo haciendo énfasis en la palabra «jefa».

—Acábala nena, muéstrale quien manda—es lo último que escucho antes de colgar.

—¿En qué puedo ayudarte?—le pregunto mirándola con indiferencia unos breves instantes antes de teclear la clave de mi computadora para empezar la sesión.

—Saliste tan deprisa de la oficina que quería saber si estabas bien, además no habíamos terminado el asunto de Flanagan—dice ocupando uno de los sillones.

—Quise darte la privacidad que necesitabas con tu prometida—me felicito mentalmente por haber dicho la última palabra sin poner en evidencia mi molestia—Y en cuanto a la propuesta, pensé que estábamos de acuerdo que no es viable al menos que encuentren un inversionista—le recuerdo sin mirarla mientras sigo tecleando algo en la pc—Voy a llamar a Rory para concretar una cita y explicarle la situación.

—No tienes que concretar una cita, con una simple llamada basta—la dureza de su voz hace que despegue la vista de la laptop y la mire con el ceño fruncido.

¿A este que le pasa, desde cuando le importa cómo manejo yo un cliente?

—Podría hacerlo por teléfono pero prefiero tener un contacto directo con él mientras le explique las cosas para poder evaluar su postura—hablo pausadamente manteniendo un tono plano.

Aprieta la mandíbula, veo un brillo que no logro distinguir en su mirada: lujuria, enojo, no lo sé, pero recordando el consejo de Kitty, no me dejo intimidar y le mantengo la mirada con una seguridad que no siento dado que por dentro estoy que tiemblo de la rabia.

—En ese caso prefiero que lo trates con Ernest—sugiere después de tragar saliva, suavizando la voz pero con la respiración acelerada—, Él tiene mucha más experiencia y será más fácil explicarle porqué no es factible, sobre todo si no voy a estar presente.

Tiene razón pero estoy muy molesta en estos momentos para concedérsela.

—Te recuerdo que el trato no lo cerré con Ernest sino con Rory y me siento mucho más en confianza con él

—Claro cómo se deshace en halagos cada vez que te ve—dice elevando la voz en el momento que se levanta de la silla precipitadamente—, Es tan baboso que deberías llevar un babero a la reunión.

¿Pero qué clase de droga se estará fumando?

La miro con los ojos como platos.

En el tiempo que llevo conociéndola nunca la he visto perder la compostura y a mí nunca me había hablado en ese tono.

Parece molesta, cuando la que debería estar cabreada aquí soy yo.

—¿Tienes algún problema con la forma en la que manejo esta cuenta?—me pongo también de pie, imitando su tono y apoyando las palmas de las manos en la mesa.

—No, el problema no es contigo...

—Bueno explícate mejor porque por el tono de tu voz tengo la impresión de que estás poniendo en duda mi capacidad laboral—la corto alzando la voz más de lo debido.

Me mira con los ojos inyectados de sangre, parece un toro que se va a lanzar sobre su presa y yo le mantengo la mirada desafiante con la respiración tan acelerada, que parece que acabo de correr un maratón.

«Brittany estás hablando con tu jefa, cálmate que de esta te despiden mi hija».

—¿Sabes qué?, tienes razón, tú manejas esa cuenta así que haz lo que mejor te parezca—me dice dejando caer los brazos para después salir dando un portazo.

Me desplomo en mi silla totalmente confundida.

Puede que luego me arrepienta por haberle puesto el frente, pero no importa.

No pienso permitir que siga con este juego de celosa cuando es ella quien tiene cola que le pisen.




Una hora más tarde trato de hacer el balance comparativo que ha pedido Santana, digo trato porque estoy demasiado inquieta para concentrarme.

Me imagino que ya no debe de estar en la oficina, así que salgo de mi cueva aún molesta con el comportamiento de Santana.

Paso delante de Mercedes sin detenerme y bajo al Kebab de enfrente por algo de comer.

Al salir del edificio me golpea la brisa que anuncia la llegada del otoño. Miro al cielo y es el reflejo de cómo me siento yo en estos momentos, gris.

Al llegar al pequeño local de comida rápida, me siento en una de las mesas y pido un plato de salchichas turca con papas fritas.

«¡Vaya mierda de día!».

Aún no puedo creer que haya discutido con Santana.

No entiendo qué fue lo que pasó, ¿cómo pasamos de casi besarnos a gritarnos de esa forma?

Bueno sí, estaba molesta por eso le grité, pero en mi defensa estaba dolida.

Pero ella, ¿por qué me gritó? ¿por qué se molestó?

Después de todo, no he sido yo quien se la ha pasado todo un mes haciéndole ojitos para luego sacar un Ken del armario.

Luego está su comentario sobre Rory Flanagan, como si estuviera celosa pero ¿por qué debería estarlo?

Yo no soy nada de ella y está claro que después de lo ocurrido hoy, entre nosotras nada es posible.

¿Cómo puedo yo competir con semejante monumento de mujer?

Tengo que olvidarme de este asunto y ser fuerte para enfrentar lo que venga, solo que no me siento con fuerzas sino todo lo contrario, me siento llena de inseguridades.

Puedes ser la mujer más segura del planeta pero cuando tocan las teclas del corazón, toda esa seguridad se esfuma.

Estoy tan perdida en mis pensamientos que ni siquiera me di cuenta cuando me trajeron mi pedido, miro la comida y me doy cuenta que no tengo hambre así que pago la cuenta y salgo del Kebab sin probar bocado.

Todo lo que quiero es que este día termine, poder salir con mis chicas y así olvidarme del asunto.

Claro si es que puedo.


Regreso a la oficina, Mercedes me informa que Santana no ha vuelto. Mejor así, a lo mejor no regrese en todo el día.

Me encierro de nuevo en mi cueva y decido enfocarme en mi trabajo.

No puedo seguir permitiendo que mis sentimientos por aquella morena afecten mi rendimiento laboral.

Abro la carpeta de PIP y empiezo a hacer el reporte. Prometí que estaría listo para final de la tarde y pienso cumplir.


Es viernes y el cuerpo lo sabe porque comienzo a sentir el cansancio de la semana.

Binn... Binn...

—Dime Mercedes

—Te busca la Señorita Wilde.


Verifico la hora en la computadora y compruebo que son las cuatro. Me extraña que este aquí tan temprano.

—Dile que pase por favor—le pido frotándome los ojos y cuelgo el intercomunicador.


Diez minutos más tarde aún no ha entrado en mi oficina y me pregunto qué la estará reteniendo.

Me levanto de mi puesto y salgo al pasillo donde la descubro hablando muy a gusto sobre Florencia con Santana.

—Hola nena, iba a buscarte cuando me encontré con tu jefa y ya sabes que no me puedo resistir a hablar con una chica linda—dice Kitty señalando a Santana con el dedo.

Ésta se ríe de su comentario mientras yo me quedo impasible.

—¿Por qué no me dijiste que estaba de cumpleaños? De haberlo sabido no me presento aquí con las manos vacías.

—Será porque no lo sabía—respondo destilando todo el veneno que puedo e ignorando su presencia.


Bien podría haber dicho, que es un idiota que no consideró necesario mencionarlo en los treinta días que llevábamos trabajando juntas pero no debo olvidar que sigue siendo mi jefa, así que prefiero mantenerme cortés.

—Bueno, entonces la guapetona aquí presente nos ha invitado a una pequeña celebración que hará esta noche.

¡Ah sí!

¿No había dicho que no haría nada?

Se puede ver que su querida prometida tiene buenos dotes de persuasión.

Mejor ni lo pienso porque estoy segura que no me gustará la dirección de mis pensamientos.

—Le he dicho que ya hemos quedado, de hecho vine a buscarte más temprano porque Ryder y su amigo nos estarán esperando en la plaza a las siete, digo si no le importa a tu jefa que te robe una hora antes.

¡¿Ah?!

¿Ryder?

¿Y ese quién es?

Miro a Santana que se ha puesto rígida de pronto.

—No, claro que no me molesta—responde entre los dientes.

—Te mandé un e-mail con el reporte de la cuenta Zizes—le informo sin apenas mirarla—Voy por mis cosas y nos vamos—miro a Kitty que tiene una sonrisita de satisfacción en los labios—Que te diviertas esta noche, me aseguraré de traerte algo bonito el lunes a mi regreso—digo sarcástica pasando por su lado.

Tan pronto como entro en la oficina empiezo a ordenar los papeles de Zizes Industries, cuando escucho la puerta cerrarse a mi espalda.

—Kitty dame unos minutos, recojo este desorden y nos vamos por esos tequilas que me prometiste—continúo introduciendo rápidamente los papeles en una carpeta.

Al cabo de unos segundos me parece extraño que no haya hecho ningún comentario sarcástico referente a mi comportamiento con Santana.

—Te comieron la lengua los ratones...

No logro terminar la frase porque ahogo un grito de sorpresa al encontrar a Santana parada como una estatua detrás de la puerta.

Tiene sus ojos fijos en mí con la mandíbula apretada y todos los músculos de su cuerpo denotan tensión. Veo sus fosas nasales moverse al ritmo de su respiración.

Parece león enjaulado preparado para atacar a su presa, se ve tan salvaje y amenazadora que no puedo evitar tragar en seco, sin embargo intento no demostrar ninguna emoción.

—¿Se te ofrece algo?—pregunto tratando de evitar el temblor en la voz.

Debe de haberse vuelto completamente loco porque:

—Ya sé lo que quiero de regalo de cumpleaños—responde con voz ronca antes de acortar a grandes pasos la distancia que nos separa, enterar sus manos en mi cabello y estampar con fuerza sus labios sobre los míos sin dejarme tiempo a reacción.

Mi respiración se agita, una corriente eléctrica se apodera de mí y la miro con los ojos bien abiertos en el momento que siento nuestros dientes chocar con torpeza mientras se hace espacio en mi boca para sonsacarla todo a su
antojo.

Ella baja su mano derecha por mi espalda apretando su pelvis contra mí, aprisionándome.

Yo tengo que haber perdido el sentido común porque cierro los ojos, relajo mis músculos y no sólo le permito el acceso sino que le respondo con la misma fuerza, dejándome arrastrar por su pasión; sus labios son dulces y tiernos, me transportan a una dimensión paralela donde solo existimos ella y yo.

Siento el roce cálido de su lengua y solo puedo aspirar a más. Su mano sube lentamente hasta mi cuello y profundiza el beso que se torna más pasional, más intenso.

Santana se traga cada uno de los gemidos que salen de mi garganta. Me besa con fervor y yo me acaloro.

La siento temblar aunque puede que sea yo, de lo único que estoy segura es que cada caricia es puro fuego y que cada roce enciende mi cuerpo y consigue que toda yo me derrita entera entre sus brazos.

Poco a poco el beso va perdiendo intensidad hasta que separa su boca de mí y pega su frente a la mía.

—Lo siento pero llevo tanto tiempo queriendo hacer esto que no he podido controlarme más—se disculpa con la respiración agitada.

Yo aún pasmada y con las emociones a flor de piel no digo nada, me limito a observarla.

—¿Te puedo soltar?

Asiento sin estar segura con las piernas todavía hechas gelatina.

Me suelta y trato de recuperar el ritmo normal de mi corazón y la compostura.

—Tengo que irme—es todo lo que logro decir antes de tomar mi bolso y salir de la oficina sin mirar atrás.


Una vez que llego a la recepción miro levemente a Kitty que está hablando con Mercedes y le informo que estoy lista para irnos, me sigue por el pasillo en total silencio.

No me atrevo a mirarla, no sé qué decirle.

He besado a Santana, horas después de haber conocido a su prometida.

¿En qué clase de persona me convierte eso?

Al entrar al ascensor me llevo la mano a los labios que siguen hinchados por su beso.

¡Y qué beso!

No sé cómo he permitido que esto pasara.

«Ha de ser porque lo has deseado desde que la conociste».

—Me ha besado—mi tono es casi inaudible.

—Lo sé.

La miro y ella tiene la mirada fija en la puerta del ascensor.

—Y por la cara que traes, deduzco que le has devuelto el beso.

Asiento

—Dios mío Kitty, ¿qué he hecho?





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Sáb Jun 17, 2017 9:36 pm

hola morra,..

juego de poderes jajaja
si matan los celos san camina por las paredes es poco!!!
a ver cuanto dura la barbie italiana dando vueltas alado de san,..???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5139
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Sáb Jun 17, 2017 11:54 pm

Y si en algun momento Genoa que pasar!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4300
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Dom Jun 18, 2017 10:35 am

Santana es una imbecil, mas o menos en que momento manifesto tener una novia y todavia se cree con el derecho de celar a Brittany!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6554
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Dom Jun 18, 2017 8:05 pm

3:) escribió:hola morra,..

juego de poderes jajaja
si matan los celos san camina por las paredes es poco!!!
a ver cuanto dura la barbie italiana dando vueltas alado de san,..???

nos vemos!!!



Hola lu, si que si! jajaaja... quien ganara¿? Jajajajaja y eso es lo mínimo xD jajajajaja. ¬¬ q se vaya a italia noma ¬¬ Saludos =D





monica.santander escribió:Y si en algun momento Genoa que pasar!!
Saludos



Hola, nonononono jajajaj o sisisis jaajjaajajja. Saludos =D





micky morales escribió:Santana es una imbecil, mas o menos en que momento manifesto tener una novia y todavia se cree con el derecho de celar a Brittany!!!!!



Hola, en momentos si q lo es =/ Esa actitud es una gran estupidez de su parte la vrdd =/ SAludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: De Mis Sueños I (Adaptada) Cap 9

Mensaje por 23l1 el Dom Jun 18, 2017 8:07 pm

Capitulo 9



Bip... Bip...

Cuando suena mi viejo despertador, yo ya estoy despierta.

No he dormido bien estos dos últimos días.

Desde que Santana me besó el viernes por la tarde, solo he pensado en dos cosas: lo mucho que me gustó besarla y en si debo o no volver al trabajo.

Ese día en la noche tenía previsto salir con Kitty y Emily pero el miedo de encontrarme con ella pudo más.

Es cierto que en Luxemburgo hay una gran variedad de restaurantes donde puedes ir a celebrar tu cumpleaños sin embargo para la comunidad latina, la elección es bastante restringida, solo existen cuatro lugares y como últimamente me topo con ella hasta en la sopa, preferí no tentar mi suerte y quedarme en casa de Kitty.

Esa noche Rachel estaba cenando con el hijo pródigo lo que me vino como un guante porque no estaba de humor para enfrentar su ojo crítico y Emily tuvo que ir a visitar a su suegra, por lo tanto solo nos quedamos ella y yo.

De camino a su casa nos paramos en la gasolinera a comprar una botella de tequila, al llegar a su departamento decidimos ver el maratón de la temporada tres de sexo en Nueva York.

Cuando íbamos por el episodio tres, ese donde Carry se entera por el New York Times que Big se va a casar con una joven alta y guapa, sacando así todas sus peores inseguridades, o al menos eso creo, porque para ese entonces mi visión estaba bastante afectada por el alcohol.

Desde que llegué a mi casa el sábado por la tarde, ha sido un poco de lo mismo: televisión y comida en cama, todo en soledad porque mi hermano se quedó en casa de su novia, e incomunicada, dado que con las prisas dejé mi teléfono en la oficina.

En dos horas debo estar en el trabajo y no tengo ni idea de lo que tengo que decirle a Santana.

Me levanto y en lo que me preparo vienen las mismas preguntas: ¿por qué me besó?

Tenemos un mes trabajando juntas, entonces, ¿por qué ahora que su novia está en la ciudad?

No logro entender.


Llego al trabajo puntual, sigilosamente paso a toda prisa delante del puesto de Mercedes y me encierro en mi oficina.

Lo primero que hago es recuperar mi teléfono donde encuentro varias llamadas de mi hermano, Rachel, mi mamá, más de veinte llamadas de Santana y algunos mensajes de texto:


Te estoy llamando, por favor respóndeme.
Tenemos que hablar.

No me odies, estoy en el Sabor Latino pensé que estarías aquí.

Sé que debería disculparme pero la verdad es que no me arrepiento.
Me encantó besarte.
Después de todas las llamadas que te he hecho, es obvio que no quieres hablarme.
No te molesto más.



Sé que tenemos que hablar pero ahora mismo no tengo ni idea qué decirle.

«Tampoco te la puedes pasar toda la vida escondida».

Suelto un largo suspiro y pongo el teléfono en silencio.

Me hago una nota mental de llamar a mi mamá más tarde. Hace solo un mes y algo que no la veo y la extraño mucho.

Estoy cansada de pensar siempre en lo mismo, miro el reloj y aún me queda una hora antes de mi cita con Sugar Motta para la visita del nuevo local donde será la apertura de su gimnasio pero como no me quiero encontrar con Santana, recojo mis cosas y salgo de la oficina tan rápido como entré.

Sé que es una estupidez porque no puedo posponer para siempre nuestro encuentro pero es muy temprano para tratar cosas que den dolor de cabeza.


El local está situado en el segundo piso de un conocido Mall, rodeado de tiendas para mujeres, cuenta con un gran parqueo gratis y la facilidad de tener la parada de autobús en frente donde circulan todas las líneas.

Motta ha quedado encantada con la localidad y hemos cerrado el trato con el dueño. Como plan de marketing hemos decidido ofrecerle la inscripción gratis a las primeras cincuenta personas, con un contrato ininterrumpible de un año.



Regreso a la oficina y Santana no está así que después de llamar a Rory para concretar nuestra próxima reunión, me enfoco en la preparación de una oferta que pueda ayudar a su empresa a obtener la promoción deseada reduciendo los costos.




Estoy tan sumergida en el trabajo que no me doy cuenta que ha pasado la hora de la comida hasta que Santana interrumpe en mi oficina con cara de haber sido atropellada por un camión.

—¿Se puede saber por qué me estás evitando?

—Yo no te estoy evitando—balbuceo—, He estado muy ocupada y no he tenido tiempo de ir a hablar contigo.

—Has estado tan ocupada que no has podido responder aunque sea una de las tantas llamadas que te he hecho durante todo el fin de semana—dice en un tono entre tranquilo y amenazador mientras se acerca a mi escritorio.

—Me he dejado el móvil el viernes cuando...

—Te besé y saliste de aquí como alma que lleva el diablo—termina la frase por mí en el instante que se inclina hacia delante, apoyándose de la mesa y yo solo puedo tragar en seco.

Entonces así es como lo haremos, sin rodeo.

—San escucha. Me encanta mi trabajo y no quiero arruinar esta dinámica que tenemos colaborando juntas, así que lo mejor será que nos olvidemos de lo que pasó.

—¡Oh! así es como quieres que sigan las cosas.

«No pero es lo mejor».

—Sí—digo sin mirarla a los ojos.

—¿No te interesa saber por qué te besé?—pregunta con cierta decepción en la voz buscando mi mirada.

Llevo todo el fin de semana buscando una respuesta a esa pregunta, pero ¿de verdad importa el motivo?

Sobre todo cuando sabes que está comprometida.

—No—respondo con firmeza mirándola directamente a los ojos y nunca me había dolido tanto pronunciar esa palabra.

—Brittany no hagas esto, yo sé que te sorprendí al besarte pero también sé que lo deseabas tanto como yo. Estoy segura que cuando nos besamos, se te erizó todo el cuerpo, sé que temblabas por la emoción, que sentías que el corazón se te iba a salir del pecho y que hubieras querido poder parar el tiempo para que ese momento nunca llegara a su final.

¡Oh padre!

—¿Sabes cómo sé todo eso?—inquiere y yo no estoy segura de querer saber la respuesta—, Porque yo sentí exactamente lo mismo.

¡Oh santo!

Que me maten ahora mismo.

—San por favor, tienes novia y yo no salgo con personas comprometidas, si quieres que siga trabajando para ti, es mejor dejar esto así.

Me mira con dureza durante unos segundos que parecen eternos hasta que asiente.

—De acuerdo, si eso es lo que quieres, entonces juguemos a que aquí nunca ocurrió nada—dice con cierta debilidad en la voz y la decepción pintada en la cara—Aunque para serte sincera, pensé que eras más valiente—sale de la oficina negando con la cabeza.

Puede que efectivamente esté siendo cobarde pero no quiero ser la espinita que se saca antes de caminar hasta el altar.

¿Y si para ella es solo eso?

Un desahogo, y yo termino enamorada hasta las trancas.

Porque ¿quién no se enamoraría de una mujer así?

Además Elaine por muy mal que me cayera no se merece un engaño de esa magnitud, por lo tanto, lo mejor es no darle más vueltas al asunto y olvidarme de eso, o por lo menos intentarlo.



El resto de la semana casi no nos vemos, utilizamos a la pobre Mercedes para dejarnos mensajes: “salí a comer” “ voy a una reunión puede que llegue tarde” “me voy más temprano”

Estoy segura que se ha de reír a nuestras espaldas por lo ridículo de esta situación, sobre todo porque nuestras oficinas están a pasos de distancia.

La verdad es que extraño nuestras pláticas, nuestros intercambios de ideas para un proyecto, extraño su sonrisa pícara y aunque suene raro, extraño hasta... sus labios.

No he dejado de pensar ni un solo segundo en ese beso, cuando me acuesto en las noches y cierro los ojos puedo hasta sentir sus labios sobre los míos.

Santana no ha vuelto a mencionar el tema, yo sé que fui yo quien se lo pidió pero no estaría mal que insistiera un poquito, ¿o sí?

Para ella es como si nunca hubiera pasado.

Llevo semanas sin salir a divertirme así que esta noche pienso dejarme llevar y olvidarme de todo.

—Hoy quiero beber y bailar hasta que me duelan los pies.

—Tú tranquila nena que con ese vestidito que traes, todos nuestros tragos serán por la casa.

Miro mi nueva adquisición, un vestido de dos tela negro, la parte de arriba está hecha en encaje con una abertura desde la parte baja de la espalda hasta la nuca donde se cierra en un botón, la parte de abajo es una falda caída en tela satinada dejando lo justo a la imaginación; lo he acompañando con unos zapatos de taco alto color nude.

—Kitty tiene razón, estás de infarto—dice Emily mientras nos acomodamos en nuestra mesa habitual.

—Cuando salgas de aquí, lo dejas colgado en mi armario y mañana te vas para tu casa con uno de mis vaqueros.

—Pensé que habías dicho que parezco una zorra con él—le recuerdo a Kitty con una sonrisa.

—Por eso mismo lo quiero—me devuelve la sonrisa y me guiña un ojo—Esto está full, si no vamos por nuestras bebidas puede que el deseo de ajumarnos esta noche quede solo en eso. Al menos que hagas uso de tus dotes de seducción con Sam y nos ponga un mesero personal—comenta socarrona.

La miro y le saco la lengua como una niña de preescolar.

—Vamos, será mejor que empieces a beber para que dejes de decir tantas tonterías. ¿Qué te traigo?

—Un cosmo—me responde Emily mientras me levanto para dirigirme a la barra.

Voy canturreando «Ella y yo» de Don Omar con Aventura.

Llegar a la barra es una batalla por la cantidad de personas que hay, tenemos más de quince minutos esperando que nos atiendan; Kitty pierde la paciencia y pasa detrás de la barra como perro por su casa bajo la mirada de asombro de todos los presentes, incluso, la de Mason el bartender que la mira como si no pudiera creer lo que ven sus ojos.

Así es ella, nunca pasa desapercibida, ya sea por sus actos, o por sus modelitos, como es el caso esta noche que lleva ese vestido rojo pasión que le queda ceñido al cuerpo.

Yo estallo en carcajadas mientras la veo servirse a su antojo, al terminar se acerca a Mason y le susurra algo al oído, esté se queda atontado con una sonrisa malévola en los labios mientras la observa alejarse contoneando las caderas. Llega hasta mí y me entrega mi Baileys.

—¿Qué le dijiste para que tuviera esa cara de baboso?

—Que si se porta bien le daré una recompensa al final de la noche, así que ya no tendremos que esperar por nuestros tragos—responde con una sonrisa de satisfacción.

Pobre chico me imagino que las horas se le harán eternas hasta el cierre.

Regresamos a nuestra mesa sorteando a las personas e intentando no tirar las bebidas.

Cuando llegamos a la mesa ya nos esperan cuatro chupitos de tequila.

—¿Y eso? —le pregunto a Emily.

—Lo han traído hace unos instantes—responde mientras tiende una nota—, Han tardado mucho.

—La barra está infernal esta noche—le informa Kitty revisando la nota, veo que una sonrisa de suficiencia se dibuja en sus labios, en el momento que se gira para mirar en dirección de la barra.

—Déjame adivinar, nuestro barman está haciendo méritos—digo quitándosela de las manos.

—Para que vayas calentando motores, Bombón—leo la nota en voz alta para hacerme escuchar por encima de la música, intentando contener la risa antes de enseñársela a Emily.

—¿Y eso qué significa?

—Nada, Kitty haciendo de Kitty—comento partiéndome de la risa—A ver cómo sales de esta, Bombón—hago énfasis en la última palabra.

—Una tiene que saber usar sus armas—se encoge de hombros, toma el chupito en las manos—, De un solo trago hasta el fondo.

No esperaba empezar la noche con algo tan fuerte pero son gratis y quiero divertirme por lo tanto qué más da.

—A nosotras—levanto el vaso, luego me tomo el trago de un solo tirón y siento el líquido arder en mi garganta, tanto que tengo que toser para recuperar el aire.

—Como caperucita no está aquí esta noche, me toca el suyo—dice Kitty echándole manos al segundo vaso.

—Pensé que le avisarías a Rachel que estaríamos aquí.

—Lo hice pero lo más seguro es que el lobo feroz está en casa y no ha podido salir—le respondo a Emily torciendo el gesto—Saben que esta noche es de nosotras así que olvidémonos de todo. A la pista y que comience la fiesta.




Seis chupitos de tequila y tres Baileys, más tarde, estoy en la pista bailando como una posesa; empieza a sonar «Sexy movimiento» y toda la disco deja caer un grito por la emoción.

Comenzamos a bailar al ritmo de Wisin y Yandel e intento cantar tan alto como la música me lo permite.


“Tienes un cuerpo brutal (woo)
Que todo hombre, desearía tocar (woo)
Sexy movimiento (oh, oh, oh)
Y tu perfume combinao' con el viento (qué rico, huele)
Mami te noto, mohosa
Y tú eres, otra cosa
Préndete y ponte rabiosa
Y sin pensarlo, mi hermosa
El momento, se goza
Te roza todo una diosa
Que poderosa, cenicienta
Mata con la vestimenta
Echa pimienta y sé mi sirvienta
Representa usa las herramientas
Y enseguida me tienta
Con un beso, de menta”



El que no suda bailando reggaetón, sencillamente no lo está disfrutando.

Estoy desenfrenada, dejando que mi lado de bailarina y el amor por lo latino se apodere de mí; siento una mano posarse en mi cadera, estoy a punto de voltearme y mandar a este salido a freír papas, cuando me envuelve esa fragancia que he aprendido a conocer tan bien y el corazón se me acelera, desliza su otra mano por mi vientre y me acerca a su cuerpo.

¡Ay santo, que calor!

Me muero, pero del gustito de tenerla tan cerca.

Puede que sean los tragos o porque realmente lo deseo, dejo caer mi cabeza en su hombro y muevo mi cadera al ritmo de la música.

«Me desespero (tú lo sabes) .Quisiera, sentir tu cuerpo. Es el momento
De venir a mí, no pierdas más tiempo»
—canturrea sensualmente en mi oído y su cálido aliento provoca sensaciones agradables en mi bajo vientre.

Sabía que era latina, pero no que sabía hablar español… lo cual era obvio.

Sé que mañana me voy arrepentir pero ahora mismo solo cierro los ojos y me dejo llevar por el mar de sensaciones que Santana me provoca.

Baja su mano derecha de mi cadera para luego subirla lentamente por debajo de mi vestido.

—Alguien nos puede ver—digo deteniendo sus movimientos.

—No lo creo, la pista esta full y todo el mundo está en lo suyo, aunque para serte sincero no me importaría atraer la mirada de una persona en particular, para que vea lo que provoco en ti cuando te toco—deja suaves besos en mi cuello según va exponiendo su punto y yo trato de acordarme cómo respirar para no desmayarme aquí mismo—Ves lo que somos capaz de hacer juntas—dice mordiéndome el lóbulo de la oreja—, Imagínate cómo será cuando te haga mía.

No sé si es su voz, el roce de sus dedos sobre mi piel, el juego de luces, la oscuridad o el hecho de estar rodeados de personas que hace la escena tan seductora.

Toda yo me derrito en sus brazos.

En estos momentos dejaría que hiciera conmigo todo lo que se le antoje.

—Dices que no te interesa lo que pasó entre nosotras, pero tu cuerpo te delata y me dice todo lo contrario.

—Eres una pretensiosa.

—Y tú una cobarde–replica rápidamente.

—Yo no soy cobarde...

Me corta el suave roce de sus labios en el cuello mientras continúa con sus caricias acercándose peligrosamente a mi centro, torturándome, entre una deliciosa mezcla de su aroma y de lo prohibido que hacen que me excite cada vez más.

—Claro que lo eres, y lo seguirás siendo hasta que no aceptes que tú y yo es algo inevitable—cesa sus caricias y se va de la misma forma que vino, como ladrón en medio de la noche.

Dejándome temblando como una hoja y frustrando todos mis deseos. Sino fuera porque tengo los pantis empapados y que a pesar de mi embriaguez aún conservo un poco de lucidez, diría que todo lo he imaginado.

¿A qué juega?

No puede tocarme de esa forma y desaparecer como si nada.

Estoy molesta con ella por dejarme en este estado de excitación pero más lo estoy conmigo por mostrarme débil delante de ella y caer a la primera ocasión que se presenta.

Busco a Kitty entre la gente, que extrañamente ha desaparecido de la pista.

Voy a la barra y pido una botella de agua, en cuanto el camarero que no es Mason me la entrega, cosa que me da una pista de donde podría o más bien con quién podría estar Kitty, me tomo la mitad de un sorbo.

«Puede que no haya esperado el cierre después de todo».

Regreso a la mesa junto a Emily y me desplomo en la silla, trato de hablar con ella de cosas sin importancias pero no logro relajarme, solo pienso en cierta persona con ojos de color negro.

Maldita Santana, me ha arruinado la noche.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4840
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Dom Jun 18, 2017 9:25 pm

hola morra,...

a estas alturas,.. nadies se acuerda de la novia de san jajaja
san es una pequeña diablilla apareciendo y torturando a britt jajaja
a ver quien aguanta mas en el juego???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5139
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Lun Jun 19, 2017 12:08 am

Jajajaaj Buena jugada San!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4300
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Lun Jun 19, 2017 8:45 am

Porque santana se comporta como sino tuviese pareja, pq no habla de ella con britt, no seria lo mejor????
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6554
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Lun Jun 19, 2017 12:50 pm

Jajajaja pobre Britt como la dejo así San jajaja
Pero aunque pase algo entre ellas sigue existiendo la relación de la morena a menos que ya se haya ocupado de ella...
Ahora haber si vuelven a hablar de lo que paso
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1079
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 13. Precedente  1, 2, 3, ... 11, 12, 13  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.