Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Cap 8
Hoy a las 7:37 am por micky morales

» FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Cap 12
Hoy a las 7:29 am por micky morales

» BRITTANA CUPIDO PORLOGO,1,2 Y 3
Ayer a las 10:34 pm por JVM

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Gordon» Part II
Sáb Sep 23, 2017 8:22 am por Klainefan

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN Description,Prólogo
Vie Sep 22, 2017 6:09 pm por 3:)

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 18,19 y 20
Jue Sep 21, 2017 9:34 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Vie Sep 15, 2017 11:24 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Epílogo
Jue Sep 14, 2017 7:13 pm por 23l1

» Brittana: Toda la Rabia. Epilogo y Bonus
Jue Ago 24, 2017 10:36 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 21, 2017 10:47 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: NO LE RECLAMES AL AMOR. Epilogo
Mar Ago 15, 2017 8:24 pm por micky morales

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo
Dom Ago 06, 2017 8:06 pm por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Mar Jul 25, 2017 6:07 pm por monica.santander

» [Resuelto]Brittana: Hermanastras con Beneficios.. Actualizado 20-07-17
Jue Jul 20, 2017 6:12 pm por JVM

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Jue Jul 20, 2017 9:44 am por micky morales

» [Resuelto]EL EJERCITO VERSION BRITTANY. cap. 16
Sáb Jul 15, 2017 12:57 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Qué (Adaptada) Epílogo
Dom Jun 25, 2017 8:14 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: Seductora Irresistible (adaptación. GP Brittany) cap. 20 mas Epilogo
Sáb Jun 24, 2017 7:06 pm por micky morales

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
micky morales
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

[Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Página 2 de 12. Precedente  1, 2, 3, ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Mientras I (Adaptada) Cap 4

Mensaje por 23l1 el Jue Jun 29, 2017 10:01 pm

Capitulo 4


Santana


Sabía lo suficiente sobre música country para saber que era la voz de George Strait cantando en los altavoces.

La mano de Becca Lynn apretó la mía mientras caminaba a mi lado hacia la enorme fogata.

La luz de la luna era la única luz en el bosque.

La pequeña área estaba llena con caras desconocidas. Un par de ellas no me importaría conocerlas un poco mejor. Una morena pequeña y coqueta me dio una sonrisa provocadora antes de presionar su gran busto contra el brazo del chico al que se agarraba.

Visualicé al resto de la multitud.

Aun no estaba segura de que haría algo con Becca Lynn esta noche. Podía cambiar de opinión. Tenía el presentimiento de que ella es del tipo de chica que no te puedes deshacer después de una noche de sexo.

Había unas cuantas opciones aquí en la oscuridad.

Mi mente fue a Brittany y me pregunté si vendría. Probablemente este no era su tipo de escenario. Dudaba que Brittany Pierce fuera a fogatas en la noche.

Pero maldición si la idea de tener su trasero pretencioso presionado contra un árbol no sonaba realmente bien.

Podría ser una perra, pero era tan jodidamente sexy que no importaba.

Tenía que seguir recordándome que se encontraba fuera de los límites. Ya tenía mucho con no agradarle a su papá como para obsesionarme con la idea de quitarle sus bragas.

—Déjame ir a traerte una cerveza—dijo Becca, recordándome que se encontraba a mi lado.

—Gracias —respondí, sonriéndole.

—Ahí vienen Sam y Brittany, puedes hablar con ellos mientras no estoy—sonrió, después se giró para apresurarse hacia las largas hieleras acomodadas lo más lejos del fuego como fuera posible.

Por supuesto, Brittany se había presentado con la pareja que no se adaptaba a ella.

Necesitaba alguien quien pudiera enseñarle como soltarse. El buen Sam no era ese tipo.

—Hola, morena. Becca te arrastró aquí, ¿verdad?—dijo Sam con un tono sorprendido mientras se detenía a mi lado.

—Sí. Pensé en comprobar la vida nocturna de este lugar—contesté, moviendo mi mirada de Sam a Brittany.

No me miraba, pero podía darme cuenta que intentaba fuertemente no hacerlo. Su rígida postura me dijo que estaba muy consciente de que la miraba.

Maldición ¿Por qué eso me hacía malditamente feliz?

—Gracias por darnos las toallas húmedas. Fue muy amable—dije, sabiendo que ahora no sería capaz de ignorarme.

Tomó una respiración profunda que trató de ocultar, pero la miré con determinación. Después giró su mirada en mi dirección y fue como una jodida patada en el estómago cuando la luz del fuego iluminó su cara.

He estado con muchas mujeres hermosas, pero nunca había sido afectado por sus miradas.

Había algo en sus ojos que me arrastraba. Quería hacer que la tristeza que trataba de ocultar se alejara.

Brittany Pierce estaba embrujada y mis tendencias provocativas habían sido desechadas.

—De nada —contestó en un tono cortante.

—Probablemente eran para Sam, pero él lo compartió y fue muy apreciado.

Un pequeño ceño arrugó su ceja.

—Mandé dos ahí, ¿no? Uno para cada uno.

Ah, así que admitía que pensaba en mí también. Me gustaba eso.

—De verdad. Bueno, gracias. Tenía la impresión de que no me ayudarías si estuviera incendiándome.

La sorpresiva respuesta de Sam fue una risa fuerte que comenzaba a molestarme.

Lo hacía constantemente.

—Mientras hagas el trabajo que mi papi tiene para ti y trabajes duro entonces estaré más que feliz de abastecerte con agua y toallas húmedas.

Su respuesta muy basada en los hechos.

¿Alguna vez se apasionaba o emocionaba por algo?

Sería una lástima si era tan fría y controlada durante el sexo. Algo en sus ojos me dijo que se contenía.

Había algo que me perdía.

Levantó la mano para poner un mechón detrás de su oreja y vi el brillo de un pequeño diamante en su mano izquierda. Lo miré mientras el entendimiento lentamente comenzaba a asentarse.

Brittany estaba comprometida.

Las palabras me dejaron anonadada.

El mundo girando un poco fuera de eje. Quité la mirada del anillo hacia Sam quien me miraba detenidamente.

¿Sam era su jodido prometido?

—Aquí tienes—dijo Becca Lynn mientras me daba una lata de cerveza.

La tomé de su mano estirada y la abrí tomando un largo trago. Tenía que poner mi cabeza en orden.

No había esperado esto.

Sam y Brittany saliendo era mucho pero, ¿comprometidos?

¿Cómo demonios pasó eso?

—¿Quieres ir a nadar? —preguntó Becca dulcemente.

Necesitaba recordar que estaba con ella. Necesitaba enfocarme en algo más que el anillo de diamante en la mano de Brittany.

—Seguro—logré contestar.

—Becca, no hagas eso—la obvia desaprobación de Brittany me sorprendió.

¿Qué demonios estaba mal con ir a nadar?

¿Estaba contra eso también?

—¿Por qué no?—dijo mientras comenzó a quitarse su blusa por encima de la cabeza.

Guau.

—Entonces, ve a desnudarte en la oscuridad y no enfrente de todos. Especialmente de Sam. Lo harás sentir incómodo.

¿Desnudarse?

¿Íbamos a nadar desnudos?

—No es como si Sam no me hubiera visto desnuda, Brittany.

¿Qué?

—No me quejo. Becca Lynn tiene unas buenas tetas—dijo Sam.

Salió de la nada.

Repentinamente vi rojo.

Me estiré para agarrar a Sam del cuello y lo empuje.

—Discúlpate, ahora maldito idiota.

La expresión de Sam con los ojos muy amplios me dijo que lo había asustado muchísimo pero no me importaba.

Estaba comprometido.

Con Brittany.

¿Qué demonios hacía mirando las tetas de otra chica y hablando de lo bien que estaban en frente de ella?

Idiota.

—Lo siento, Becca —graznó.

—¡No a ella, idiota! ¡Brittany! Discúlpate. Con. Brittany.

¿Por qué demonios sonaba tan confundido?

¿Era un tonto?

—Uh, lo siento Brittany. No fue mi intención, uh, decir eso—dijo nerviosamente.

Sentí una mano en mí jalándome pero la sangre bombeando en mis oídos ahogaba todo lo demás. Giré mi mirada molesta de Sam para ver la expresión asustada de Brittany mientras gritaba y jalaba mi brazo.

Enfocándome en sus palabras tomé una respiración profunda en un intento por calmarme.

—¡PARA! ¡PARA AHORA MISMO, SANTANA!

Lentamente, solté a Sam y miré a Brittany empujarme e ir preocupada sobre Sam como si fuera su maldita mamá.

—¿Estás bien? Está loca. ¿En qué pensaba la tía Sue al mandarla aquí? Lo siento tanto, Sam.

Sam negó con la cabeza y gentilmente alejó sus manos.

—Brittany, estoy bien. No me hizo daño. Solo estaba ofendida por mi comentario y aparentemente pensó que lo estarías también.

Bueno, demonios sí.

Rachel hubiera matado a Quinn con sus propias manos si dijera algo como eso sobre otra.

Brittany no reaccionaba correctamente.

Estaba molesta conmigo. Conmigo.

No con Sam.

—Porque está loca. Es una borracha y ha bebido demasiado.

Eso fue todo.

—Discúlpame, Madre Teresa, pero esta es mi primera maldita cerveza en tres días y solo he bebido la mitad de ella. Esto no es estar borracha.

Abrió su boca para responder y la cerró de vuelta. Después se giró a Sam.

—Vámonos. He tenido toda la diversión que puedo manejar por una noche.

Incapaz de controlar mi boca más tiempo tenía que comentar:

—No sabes lo que es diversión, Brittany Pierce, pero nena, podría mostrarte un mundo de diversión si te sueltas solo un poco.

Sus mejillas se sonrojaron de un rosa brillante, tensó su espalda antes de girarse y alejarse hacia la oscuridad.

Sam negó con la cabeza y después la siguió.

¿Cómo es que yo era la mala aquí?




Brittany


—¿Puedes creerlo? ¿Está loca? Quiero decir, solo te agarró y tú lo dejaste. Con la fuerza que tienes podrías haberte soltado, Sam.

Estaba furiosa y a lo mejor un poco excitada.

Santana enojada… Uf

—Piensa que estamos comprometidos—contestó Sam.

Me congelé.

—¿Qué?

¿De dónde sacó la idea de que Sam y yo estábamos comprometidos?

Sam tomó mi mano izquierda y la levantó.

—Usas un anillo de compromiso y la única persona con la que te ha visto soy yo. Obviamente y por obvias razones Beca no cuenta. Es un error sin mala intención, Brittany. Te defendía. Lo cual tengo que decir que no entendí al principio. Después caí en cuenta de que no se puso como una loca posesiva por Becca Lynn si no que está enojada porque tu prometido había hecho un comentario sugestivo sobre otra mujer. Te defendió.

¿A mí?

Volví a reproducir en mi cabeza todo lo que acababa de pasar.

Becca había estado a punto de desnudarse justo en frente de nosotros. No quería ver la mirada apreciativa de Santana sobre su cuerpo muy desnudo.

Me molestó, mucho.

Después Sam había hecho un comentario sobre sus buenas tetas. Lo cual sabía que de verdad le gustaban. Lo había mencionado más de una vez.

Después…después Santana perdió el control.

Porque pensó que estoy comprometida con Sam. En una manera rara y escalofriante defendía mi honor.

Era…dulce.

Bueno, mierda.

No necesitaba que hiciera cosas dulces por mí. Especialmente cosas raras, escalofriantes y dulces.

Pudo haber herido a Sam o ella misma si Sam solo la hubiera tratado de apartar.

—¿Lo entiendes ahora?—preguntó Sam, recordándome que se encontraba de pie en la oscuridad conmigo.

—Sí. Lo entiendo. Aunque no quiero que te haga daño si te ve con otra chica. Necesito aclarar esto.

Sam asintió.

—Aprecio eso. Porque esa morena es dura. No es una chica linda y consentida. Me habría dado una paliza si pensaba que lo merecía, sin importarle que yo tuviera más fuerte.

—Está bien. Regresaré. Puedes quedarte o irte. Tomaré la camioneta de vuelta a casa después de hablar con ella.

—¿Estás segura? Quiero decir, a lo mejor opta por no nadar desnuda con Becca y quiera pasar el rato contigo.

No.

Santana a lo mejor no era completamente mala pero aun no era de una manera lo suficientemente buena.

Casey nunca la aprobaría.

—Solo hablaré con ella unos minutos y después me iré.

Sam suspiró.

—Sí, está bien.

Sabía que no lo entendía del todo.

Caminé y le di un a rápido abrazo antes de girarme y dirigirme de vuelta al lago.

El brillo del fuego hizo más fácil regresar.

La multitud alrededor del fuego había disminuido y no veía a Santana por ni un lado.

Eso significaba que se hallaba en el lago.

A lo mejor…desnuda.

Santana a lo mejor no sea lo suficiente bueno para mí comparado con lo que tuve con Casey pero aun podía apreciar la belleza de su cuerpo desnudo.

Realmente nunca había visto el cuerpo de Casey completamente desnudo.

Nunca había visto a ni una persona completamente desnuda, además de mi.

Me dirigí hacia el lago quedándome fuera de la luz de la fogata, así nadie me vio ir ahí.

No quería que la gente hiciera un gran alboroto sobre el hecho de que Brittany Pierce iba ir al lago a nadar desnuda porque yo no lo haría.

Ni siquiera de cerca.

Girando en un viejo roble, me detuve y lentamente miré por la esquina. Salpicaduras y risitas se estaban haciendo más fuertes desde el agua solo a unos metros lejos.

¿Estaba Santana ahí con Becca Lynn?

—¿Vienes, Santana?—la voz de Becca Lynn se hallaba cerca y me alejé más en las sombras.

Traté más fuerte de enfocar mis ojos en la oscuridad.

Santana dio un paso fuera de la oscuridad. Se estiró y aventó sus pantalones de mezclilla en una rama baja. La luz de la luna golpeó la parte trasera de su cuerpo y me cubrí la boca para no hacer ni un sonido.

Porque

¡DIOS MIO!

Su trasero era increíble.

Los músculos de su espalda se movieron mientras caminó hacia el agua.

—Iré si vienes y me atrapas—canturreó.

Su parte delantera estaba completamente desnuda de frente al lago para Becca y alguien más a quien le importara mirar.

No se avergonzaba para nada.

Sabía que la miraban y no le importaba. Por otro lado, cuando tu cuerpo lucia de esa manera no te importaría quien la viera.

Becca Lynn caminó hacia ella, las gotas de agua bajando por su estómago y pechos desnudos.

Me negué a que mi mirada bajara más.

Las manos de Santana se deslizaron sobre su cintura desnuda y bajó su boca a la de ella.

Eso fue todo lo que pude manejar.

Mi pecho tenía un dolor nuevo y extraño, mi estómago se sentía enfermo.

Solo quería volver a casa.

Aclararía las cosas con Santana López en otra ocasión.





*********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Jue Jun 29, 2017 10:59 pm

Y que esperabas brittany pierce, que santana se quedara viendo a becca bañarse en el lago??????
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6430
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Vie Jun 30, 2017 12:43 pm

Idem al comentario anterior Jajaja!! !!!
A San no se le escapa ningunachica jaja !
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4253
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Jun 30, 2017 12:59 pm

Hola morra....

Ídem al primer comen tambien jajaja
Pero va a terminar la noche como beca quiere?? Jajaja
A ver si britt le cuenta a san lo del anillo!!!

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5016
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Vie Jun 30, 2017 8:11 pm

micky morales escribió:Y que esperabas brittany pierce, que santana se quedara viendo a becca bañarse en el lago??????



Hola, mmm podría haber sido tmbn..., pero no paso xD ajjaajaj. Saludos =D




monica.santander escribió:Idem al comentario  anterior Jajaja!! !!!
A San no se le escapa ningunachica jaja !



Hola, idem en la respuesta entonces ajajajajajaj... pero xq no podía ser¿? ajjaajjaaja. Nones... y nose si eso es bueno o malo xD Saludos =D





3:) escribió:Hola morra....

Ídem al primer comen tambien jajaja
Pero va a terminar la noche como beca quiere?? Jajaja
A ver si britt le cuenta a san lo del anillo!!!

Nos vemos!!!



Hola lu, jajaj idem de respuesta entonces jajaajaj xD. =O onononononon ni lo digas! nonononono. Mmmm tiene que... pero el momento es...¿? Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Mientras I (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 23l1 el Vie Jun 30, 2017 8:13 pm

Capitulo 5


Santana


Está noche había sido un fracaso.

Yo no follo a inocentes borrachas de las que no puedo alejarme la mañana siguiente.

Aunque Becca Lynn se sentía toda dispuesta y húmeda, yo no había sido capaz de llegar hasta el final. Su vómito ayudó a que esta decisión fuera mucho más fácil, porque por un momento olvidé cuán molesto puede ser tener a una mujer problemática y pegajosa.

Me quité mis pantalones vaqueros y saqué la colcha, así podía meterme en mi cama.

Las sábanas no estaban mal.

Había esperado sábanas baratas, ya que esto era un granero pero eran agradables.

Suaves.

Cerré mis ojos y me permití imaginarme a Brittany colocando las sábanas en la cama por mí. Sus manos serían suaves o quizás tendrían callos. Hacía todos los quehaceres domésticos y cocinaba.

Espera.

No había visto a su mamá todavía.

Brittany había sido la única mujer que había visto en esa casa.

¿Su mamá había muerto?

¿O sólo la había abandonado?

Su papá la amaba. Eso era obvio.

Mi teléfono sonó y me estiré para agarrarlo. El número de Rachel una vez más iluminó la pantalla.

—Hola, mi chica favorita—dije, a modo de saludo.

—Hola, ¿cómo están las cosas?—replicó Rachel.

Podía escuchar su sonrisa en su voz.

—Calientes y las vacas son más escalofriantes de lo que imaginé, pero mi pequeña cama tiene unas sábanas muy agradables.

—¿Qué hay de la chica?


Rachel no anda con rodeos.

—Estoy bastante segura que ahora me odia ahora más que cuando me conoció.

—¿Por qué? ¿Qué le has hecho?

—No le he hecho absolutamente nada. Sí amenacé a su prometido y lo zarandeé un poco. Nada serio. Pero el idiota hablaba de las tetas de otra chica en frente de Brittany. Fue una falta de respeto.


Rachel se quedó en silencio por un minuto. Sabía que lo procesaba, y tratando de averiguar cómo solucionar mi problema.

—Así que, ¿está comprometida?—fue su respuesta.

—Sí, lo está y el tipo no es un buen partido para ella. Me agrada pero ellos simplemente no encajan, ¿sabes?

—Umm…supongo. Pero están comprometidos, Santana. Eso la hace fuera de los límites.


Podía escuchar la preocupación en su voz.

—No iba a ir tras ella, todos modos, Rach. Está fuera de los límites por muchas razones. Para empezar, su papá me despediría de inmediato y perdería mi beca.

—Está bien. Bueno, te extraño. Voy a estar ahí tempranito el domingo por la mañana para recogerte. Quinn nos va a dar tiempo a solas por la primera parte del día. Luego te dejaré en tu departamento para que te pongas al día con todo el mundo. Sin embargo, Quinn tendrá que llevarte de vuelta esa noche porque nos quedaremos con Aria este fin de semana y tendré que estar lejos de ella la mayor parte de ese día. Además, por mucho que Quinn ame a Aria, necesitará un descanso.

—Gracias, Rach. No puedo esperar para verte. Sólo cuatro días más antes de mi indulto del infierno.


Ella se echó a reír y nos despedimos.



Dos días después.

Sin señales de Becca Lynn y muy pocos atisbos de Brittany. El calor se ponía peor y Sam ya no andaba cerca para ayudarme.

Regresó a trabajar a su granja y me dejaron para que averiguara el resto de las actividades por mi propia cuenta.

Un termo de agua fría mágicamente se mantenía lleno y una toalla fría aparecía un par de veces al día. Siempre aparecían en la puerta trasera del camión de la granja que usaba durante el día. Siempre me encontraba de espaldas o me había ido a orinar.

¿Ella me veía desde adentro?

¿Cómo sabía cuándo yo me encontraba de espaldas?

Maldita sea si la idea de ella observándome desde adentro no me hacía sonreír.

Me saqué mi camisa empapada de sudor por sobre mi cabeza y la tiré a la parte trasera del camión.

Rociando un poco de agua fría sobre mi pecho y por mi espalda, traté de mantener la sonrisa fuera de mi rostro.

Si ella me observaba, le daría un tremendo espectáculo… el cual sería mucho mejor sin este top, pero sería igual de bueno.

Agarré la toalla fría y me dirigí hacia la sombra.

Tenía que ir a arreglar la valla en unos cuantos lugares que Wilson señaló, pero necesitaba refrescarme un poco primero.

Apoyándome contra el árbol, tomé otro trago de agua y envolví la toalla húmeda alrededor de mi cuello.

La brisa era más agradable cuando el sol abrasador no te pegaba directamente.

—¿Qué le hiciste a Becca Lynn?

Girando mi cabeza de su lugar de descanso en el árbol, bebí la primera vista real de Brittany desde la noche en el lago. Su largo cabello rubio recogido en una coleta. Usaba un vestido corto blanco de algodón y un par de sandalias.

También trataba fuertemente de verse severa.

No estaba molesta conmigo. Sólo era entrometida.

Me gustó eso.

—Buenos días para ti también, Brittany—contesté, sin poder evitar una sonrisa.

Ladeó su cabeza y continuó forzando ese ceño fruncido. Había visto el verdadero. Este no era el rostro verdadero de “Brittany enojada”.

—Becca Lynn no ha venido como en dos días. Eso no es normal. Especialmente porque anda de cachonda detrás de ti. Así que, ¿qué hiciste con ella?

—Creo que es lo que no hice con ella—tomé un trago lento de mi agua pero no quité mis ojos de ella mientras dejaba que mis palabras tomaran sentido.

Cambiando de un pie a otro colocó sus manos en su cintura.

—¿Qué significa eso?

—Significa exactamente como suena. No lo hice con ella. Supongo que ese es el problema.

La mueca falsa de Brittany desapareció y frunció el ceño.

—Pero yo las vi a ambas desnudas en el…—su voz se fue apagando y sus ojos se agrandaron.

Dos manchas de color rosado cubrieron sus mejillas.

Brittany Pierce había regresado al lago la otra noche. Me había visto desnuda.

Sí, pasaría un montón de maldito tiempo en la ducha ahora. La imagen de ella escondida para verme desnuda era sexy.

—¿Acaso Brittany Pierce regresó al lago y echó un vistazo?—bromeé.

Estaba segura de que se daría la vuelta y correría pero no lo hizo.

—Yo no quería ver nada. Sólo iba a regresar para hablar contigo…yo sólo pensé en…—no podía decirlo.

Necesitaba que terminara ese pensamiento.

¿Regresó para hablar conmigo?

¿Por qué?


—Apostaría todo a que estuviste dispuesta a atropellarme con tu camioneta esa noche. ¿Por qué regresarías para hablar conmigo?

Brittany retorció sus manos nerviosamente.

Nunca la había visto actuar nerviosa antes.

—Es sobre Sam y yo—comenzó.

Esperé con la esperanza de que me proporcionara un poco de luz en su jodida relación.

Un movimiento por el rabillo de mi ojo captó mi atención. Agarrando los hombros de Brittany, la empujé detrás de mí y me enfrenté a los grandes traseros de vacas parados a unos cuantos metros de nosotras.

Estaban fuera de la valla.

¿Cómo demonios se salieron de la valla?

—¿Qué estás haciendo?—chilló Brittany, golpeando mi espalda mientras la inmovilizaba contra el árbol con mi cuerpo.

No era una gran barrera entre ella y las vacas pero en el momento esta era la mejor idea que tenía.

—¡Deja de pegarme!—le exigí—Y dime cómo rayos meto a estos grandes traseros hijos de puta de regreso en la puerta.

Brittany dejó de golpearme sólo para empujarme duro.

—Oh, por el amor de Dios, Santana. No nos van a atacar—se abrió paso desde detrás de mí y me lanzó una sonrisa divertida—No son toros.

¿A quién diablos le importaba si eran toros o no?

Eran malditamente enormes.

Brittany caminó hacia ellas sin una pizca de miedo y comenzó a gritarles para que se movieran. Zapateó haciendo que retrocedieran y luego lentamente comenzaron a moverse hacia la valla que había quedado abierta.

Ella me miró por encima de su hombro y rodó los ojos.

—Son bestias feroces, ¿no es así?

Estuve dividida entre sentirme como una idiota y reírme de lo malditamente hermosa que se veía arreando ganado.

Una vez que tuvo la última de regreso en la valla, la cerró y colocó el seguro en su lugar.

—Ayudaría si pusieras el seguro la próxima vez—gritó en un tono de voz juguetón.

—Estás disfrutando de esto más de la cuenta —le contesté.

Se encogió de hombros y cruzó sus brazos frente a su pecho.

—Tengo que admitir que tu caballerosidad al tratar de salvarme de esas grandes vacas malas y crueles fue noble de una estúpida manera.

—Estúpida, ¿eh?—me gustó verla juguetona y divertida.

Hasta ahora, todo lo que había visto era la versión tensa de Brittany Pierce.

—No puedes ser una buena vaquera si le tienes miedo a las vacas.

Dejé escapar un suspiro.

—Bueno, maldita sea, ahí se fueron mis planes para el futuro.

Lo que pareció un amago de una sonrisa se dibujó en sus labios pero se desapareció con la misma rapidez. El brillo juguetón de sus ojos desapareció también.

¿Qué había hecho para ponerla de nuevo de mal humor?

Me gustaba la Brittany de la que acababa de tener un atisbo, no ésta triste y sarcástica que había reaparecido.

—No estamos comprometidos. Sam y yo somos amigos. Muy buenos amigos.

Confundida, bajé la mirada hacia el anillo en su mano izquierda sólo para asegurarme que no me lo había imaginado. El diamante todavía seguía ahí, profesándole al mundo que era una mujer comprometida.

¿Con quién demonios estaba comprometida?

La única persona con la que la había visto era Sam y Becca, pero obviamente no era con ella.

—¿Usas ese anillo por diversión?—pregunté en broma con la esperanza de traer de regreso a la Brittany divertida pero en cambio se entristeció.

—No. No lo uso por diversión. No estoy comprometida con Sam. Estoy comprometida con su hermana.




Brittany


¿Comprometida con su hermana?

¿Por qué lo dije como si todavía estuviera comprometida con Casey?

Iba a averiguar la verdad.

Corrí a toda velocidad, tan rápido que ella no podría hacerme más preguntas pero le preguntaría a alguien.

No es que creyera que se sentía curiosa por mí, sino confundida.

No quería que estuviera curiosa sobre Casey.

No quería que supiera todo lo que había sucedido.

Quería que todavía me mirara con ese sexy brillo apreciativo en sus ojos. El brillo que seguiría ignorando.

Me gustaba tener a alguien mirándome con algo más que simpatía.

Una vez que ella supiera, esas sexy sonrisas y miradas desnudándome terminarían.

Se sentiría mal por la pobre Brittany.

Hasta que ella apareció, no me había dado cuenta que todo el mundo me miraba de manera diferente.

Eran cuidadosos conmigo.

Santana no me miraba como si fuera rompible.

Hace diez meses, no había estado lista para que alguien me mirara de otra manera.

Quería que recordaran a Casey cuando me miraran. Ahora necesitaba a alguien, a cualquiera, que simplemente me viera.

No a la tragedia.

Sólo a mí.

Santana no conocía mi pasado. No sabía el dolor que sufrí. Ella no medía cada palabra que me decía y no se mordía la lengua. Me trataba como lo hacía con todos los demás.

Con ella, me sentía normal otra vez.

Era hora de que me sintiera como una humana de nuevo.

El mosquitero se cerró de un portazo detrás de mí y salté.

—El maldito de Will Schuester piensa que puede venir de viaje a mi campamento de caza cada vez que le da la maldita gana con un grupo de banqueros amigos suyo—se quejó papá mientras entraba en la cocina.

Will Schuester era el esposo de la hermana de mi mamá.

Mi mamá había fallecido cuando tenía siete años, así que realmente nunca llegué a conocer a su hermana o al esposo de su hermana. Todo lo que sabía era que mi papá no era su fan.

Mi tía Emma sólo llamaba cuando quería algo. Actuaba como si mi papá le debiera algo porque mi mamá murió en un accidente automovilístico. Papá no había estado manejando pero eso no parecía hacer ninguna diferencia para mi tía.

Todavía lo culpaba.

—¿Qué pasó?—pregunté, extendiendo mi mano dentro del gabinete para conseguirle un vaso.

Lo tomó de mi mano y procedió a servirse un poco de limonada.

—Tu tía Emma llamó y me informó que Will va a pescar al campamento este fin de semana. Que traería amigos con él. Nadie me preguntó. Simplemente se encargaron de hacer estos planes. Bueno, le dije que podía llevar a Sam al campamento éste fin de semana y podían ir a pescar. No voy a cambiar eso—papá negó con la cabeza y tomó un largo trago de limonada.

—¿Vas a ir allá arriba?—le pregunté mientras terminaba su bebida y la colocaba en la mesa en frente de él.

—Sí, tengo que hacerlo. Me iré por la mañana. Santana sabe que hacer ahí afuera y luego se irá el domingo. Ese es su día libre. Ya me dijo que regresaría a la playa por el día.

¿Santana se iría todo el día del domingo?

No tendría que preocuparme por poniéndose muy caliente afuera, así que debería estar aliviada pero no me sentía así.

No quería que se fuera.

Me quedaría aquí sola por mi propia cuenta.

—De acuerdo—me las arreglé para responder.

—Iré a la cuidad y conseguiré un poco más de alambre de púas para la valla. Los malditos toros siguen derrumbando ese pedazo de la valla junto al lado. Supongo que quieren salir a tomar un baño—se quejó papá mientras se dirigía hacia la puerta.

Esperé hasta que escuché la camioneta de papá dejar la carretera antes de dirigirme afuera.

No estaba segura de lo qué hacía exactamente.

Fue una decisión impulsiva del momento.

Santana había entado en el establo hace apenas unos minutos. La observé desde la ventana de la cocina.

Me dirigí hacia el establo.

Abriendo la puerta, entré y tuve que entrecerrar los ojos para ver con claridad. La única luz que había en el establo venía de las grietas del techo, por lo que estaba oscuro comparado con la brillante luz del sol. El olor familiar de heno y madera me llegó cuando me giré para ver si Santana seguía aquí.

Había estado de espaldas a la ventana cuando papá estuvo en la cocina así que era posible que se hubiera ido y no la hubiera visto.

—¿Buscando algo?—preguntó Santana detrás de mí.

Me di la vuelta para mirarla de frente y casi me trago la lengua cuando mis ojos se encontraron con su pecho cubierto solo por un sujetador.

La había admirado desde lejos pero nunca tan de cerca.

Era mejor de cerca.

—Una mujer comprometida no debería estar mirando a otra persona como si quisiera chuparla—el tono burlón en su voz me dijo que realmente no le importaba que la mirara boquiabierta en absoluto.

Lo disfrutaba.

—¿Quién dijo que quería chuparte?—respondí, sorprendida de mi propia respuesta.

¿Acabo de coquetear con ella?

No estaba segura de que alguna vez haya coqueteado.

Santana pasó una mano por su cabello y dejó salir una breve carcajada profunda.

—Tal vez deberíamos cambiar el tema—Santana parecía nerviosa.

¿Mi comentario la puso nerviosa?

—Tú mencionaste lo de chupar, Santana, no yo—esperé para ver cómo reaccionaría esta vez.

—Sí, supongo que sí—dijo arrastrando las palabras y dio un paso hacia mí.

Bien, así que quizás no la había puesto nerviosa.

Personas como Santana probablemente no se ponían nerviosas

—Si realmente quieres hablar sobre chupar, estaré felizmente complacida.

Oh, mi Dios.

Ahora yo estaba nerviosa.

Santana extendió su mano y tomó mi mano izquierda en la suya. La calidez de su palma hizo que todo mi cuerpo hormigueara.

—El único problema con hablar de chupar contigo es que me da ideas. Comienzo a pensar en cosas en las que no debería pensar. Cosas que sólo me atormentaran porque nunca sabré qué tan dulce sabes. Podré ser un montón de cosas, Brittany, incluso podría ser un montón de esos nombres por los que me llamaste, pero no voy a tocar lo que le pertenece a otra mujer.

Abrí mi boca para decir algo y me detuve cuando Santana levantó mi mano izquierda hacia su boca y besó mi dedo anular. Luego su lengua salió y apenas rozó la cima de mi mano.

Ella sonrió con malicia.

En algún momento, dejé de respirar.

Cuando mis pulmones comenzaron a quemar tomé una respiración profunda y Santana dejo caer mi mano de regreso a mi lado.

—Lo siento, tenía que tomar una pequeña probada—luego me guiñó el ojo y se giró hacia la puerta.

Me quedé en silencio mientras ella regresaba afuera al calor del verano.





*********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Jun 30, 2017 9:59 pm

hola morra,...

dios!!!! si que lo sabe hacer san jajajaja
bueno si britt cuenta a medias las cosas,.. para san es mejor jugar con lo prohibido y dejar con muchas ganas a britt jajaja

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5016
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Sáb Jul 01, 2017 8:19 am

Puedo entender que Brittany no haya podido olvidar a su prometida, pero por Dios, ya eso es psicologico, hablar en presente cuando quieralo o no su prometida es parte del pasado es... supongo su forma de protegerse quizas!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6430
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Sáb Jul 01, 2017 12:44 pm

Que bueno que vomito Becca jajajaja
Y pues el compromiso explicado para San aunque no del todo ... Haber que hace San al saber que el compromiso en si ya no existe
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1018
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Jul 01, 2017 8:24 pm

3:) escribió:hola morra,...

dios!!!! si que lo sabe hacer san jajajaja
bueno si britt cuenta a medias las cosas,.. para san es mejor jugar con lo prohibido y dejar con muchas ganas a britt jajaja

nos vemos!!!



Hola lu, jajajaj si q si jajajajajaajaj. Jajajajajaajaj q mejor q lo prohibido¿? mmm y más si sientes q es mutuo¿? jajaja. SAludos =D





micky morales escribió:Puedo entender que Brittany no haya podido olvidar a su prometida, pero por Dios, ya eso es psicologico, hablar en presente cuando quieralo o no su prometida es parte del pasado es... supongo su forma de protegerse quizas!!!!!




Hola, y es más q obvio y entendible sisis, esk es tan duro y ella cree q puede sola o con su familia esta bn..., pero no contaba con uan gran morena! ajajajajajajajaj. PEro tmbn creo q es para protegerse y no sufrir mas. Saludos =D






JVM escribió:Que bueno que vomito Becca jajajaja
Y pues el compromiso explicado para San aunque no del todo ... Haber que hace San al saber que el compromiso en si ya no existe




Hola, jajajaajajajajaj xD ajajaj asco! pero si ajajajajajaj. Esperemos y si y q sea la misma rubia... asi ya se declaran su amor no reconocido por ellas mismas jajajaja. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Mientras I (Adaptada) Cap 6

Mensaje por 23l1 el Sáb Jul 01, 2017 8:25 pm

Capitulo 6



Santana


Manejé lo más lejos que pude de ese maldito granero.

Cuando el lago estuvo a la vista, me hice a un lado y salté fuera del camión. Luego me dirigí agua.

Necesitaba refrescarme.

Quería que Brittany detuviera sus pequeñas coquetas observaciones y maldita sea, lo arruiné.

Estúpida. Estúpida. Estúpida.

Empecé a desabrochar mis vaqueros.

—Oye, si planeas desnudarte dame tiempo para irme primero, pero no me molestaría mirar—me di la vuelta para ver a Sam acercándose desde su lado de la valla.

No es exactamente a quién quería ver en ese momento. Mi cabeza parecía pensar sólo en su futura cuñada.

—Hace calor—contesté.

La molestia en mi tono era inevitable.

Estaba enojada. No tenía ninguna razón para estarlo, pero me sentía así.

¿Por qué no sólo había follado a Becca Lynn?

Me habría dado alivio físico y enfadado a Brittany. Si ella volvía a odiarme entonces dejaría de cazarme y de decir mierda que no era de su incumbencia.

—Sí, lo hace. Aquí no tenemos mucho de esa briza del golfo como tienen ustedes allá abajo en la costa.

No me sentía de humor para hablar del clima.

—¿Estás trabajando?—le pregunté antes de decirle que se fuera para así podría desnudarme.

—Nah, terminé. Iré a pescar con mi papá este fin de semana. Pensé en venir aquí y echar un vistazo a la línea de la cerca antes de irnos.

¿Sólo su papá?

Él nunca mencionaba a su hermana. Ni una sola vez. Eso era extraño.

—¿Tu hermana también va?

La sonrisa fácil de Sam desapareció.

—Uh, no.

—¿No vive por aquí? Nunca lo he visto en casa de Brittany.

Sam metió las manos en los bolsillos de sus vaqueros y su ceño se profundizó.

—¿Qué sabes acerca de mi hermana?

—Nada, excepto que está comprometida con Brittany.

¿Cuál era el problema aquí?, ¿por qué la rareza sobre su hermana?

Era una pregunta sencilla.

—¿Britt te dijo eso?—preguntó Sam todavía frunciendo el ceño.

—Sí.

Sam dejó escapar un profundo suspiro y sacudió la cabeza.

Algo andaba muy mal aquí.

—No debería decirte esto porque le corresponde a Brittany contártelo. Aún así, al menos debes saber la verdad. Britt estuvo comprometida con mi hermana.

¿Rompieron?

Excepto, que ella aún lleva el anillo.

¿Tenía problemas mentales?

¿Era eso lo que me perdía aquí?

—Santana, mi hermano está muerta.

Eso no había sido lo que esperaba.

Casi había estado convencida de que Brittany era un poco inestable. Estoy segura que no esperaba oír que llevaba el anillo que su prometida muerto le dio.

—Ella estaba en el ejército. Hace unos dieciocho meses hubo una bomba cerca de Bagdad. Ella junto a otros cuatro soldados. Se había propuesto a Britt en su último permiso.

Bueno, mierda.

—Aún lleva el anillo —dije, tratando de comprender todo.

—Sí, lo lleva. Crecieron juntos. Todos lo hicimos. Ella era mi gemela. Pero ella y Britt eran inseparables. Eran tan parecidas.

No tenía una respuesta para esto.

¿Qué podía decir?

¿Que lo sentía?

Eso parecía demasiado superficial.

El tipo perdió a su hermana. Brittany había perdido a su prometida. Lo siento no era exactamente lo suficientemente profundo.

—Hazme un favor y no le digas que te lo dije. Ella no lo superó. Como puedes ver, aún lleva el anillo y no se sube a ese maldito Jeep que tiene para conducirlo—se detuvo y la preocupación en sus ojos era evidente.

Él no quería que Brittany estuviera molesta.

—No voy a decirle que lo sé —le aseguré.

—Gracias—empezó a darse la vuelta y alejarse cuando se detuvo y me miró—Recuérdalo la próxima vez que actúe como una completa perra. Ella no te ha dado una oportunidad justa, pero creo que es porque se siente atraída por ti y eso la asusta. Dudo que alguna vez te de un descanso. Simplemente ignóralo.

Ella había empezado a darme algún tipo de descanso en el granero hace rato. Ahora deseaba haberme quedado más tiempo con ella para ver en que terminaba todo.

Hui porque había estado muy cerca de besar sus pequeños y lindos labios.

Que estuviera comprometida había sido una bandera roja. Luego tenía que pensar en mi beca. Pero a decir verdad, si Brittany me hubiera presionado lo suficiente yo me hubiera roto.

—Oye, Sam—lo llamé y él se detuvo de nuevo—, ¿Alguna vez sonríe?

Había estado esperando ver su sonrisa. Pensé que tal vez no sonreía porque yo estaba cerca. Después de escuchar esto, me preguntaba si alguna vez sonreía.

—No he visto su sonrisa desde el día antes de que recibiéramos la llamada sobre Casey. Era el fin de semana y yo decidí sorprender a todos viniendo a casa desde Vanderbilt. Recuerdo caminar por la puerta de la cocina y Britt se encontraba sentada a la mesa con mamá, mirando revistas de bodas. Ambas chillaron y saltaron a abrazarme. Recibimos la llamada a la mañana siguiente.


Me dolía el pecho.

No era realmente una chica emocional. Había tenido una jodida vidala mayoría del tiempo.

Aun así, la imagen que él acababa de pintar de una Brittany feliz con su vida por delante y luego que se la arrebataran… me dolió.

—¿Cómo es su sonrisa? —le pregunté.

Sam se veía pensativo por un momento. Entonces respondió:

—Increíble.




Brittany


Papá se había ido por fin de semana y Santana se iría mañana.

Sam ni siquiera estaría por aquí.

Pensé en llamar a Becca Lynn pero no estaba segura de quererla en casa. Lo que sea que hubiera ocurrido con ella y Santana fue malo, porque no me había llamado o pasado por aquí.

Envolví film adherente alrededor de los dos emparedados de pavo y queso suizo que le había hecho a Santana para la cena.

No había cocinado nada, pero Santana necesitaría comer.

Me estiré bajo el mostrador y saqué una botella de deportes. Tenía que estar cansada del agua. La llené con el resto de la limonada que había hecho para papá.

Incapaz de resistirme, dejé las dos cosas sobre el mostrador y fui al espejo del pasillo para comprobar mi pelo y rostro.

No iba a pensar mucho acerca de por qué quería verme atractiva para Santana. Si pensara en ello, lo más probable es que la respuesta me molestaría.

Una vez que estuve segura de que me veía lo suficientemente bien, regresé a la cocina y cogí el plato de comida, agarré una bolsa de papas fritas y la limonada, y luego me dirigí al granero.

El sol comenzaba a esconderse y era más tarde de lo que normalmente traía su cena.

Normalmente, me las arreglaba para llegar aquí antes de que terminara de trabajar y se la dejaba sobre la mesa junto a su cama. Pero esta noche, quería verla.

Quería que tocara mi mano de nuevo e hiciera que mi cuerpo cosquilleara.

Había pasado tanto tiempo desde que un simple toque me había hecho sentir viva.

Era emocionante.

Echaba de menos la emoción.

Abrí la puerta del granero. Mirando a la derecha vi la puerta de su habitación cerrada. El único aire acondicionado en el granero era la pequeña unidad de la ventana en el cuarto de atrás.

Mantener la puerta cerrada era la única manera para ella de mantener la habitación fría, así que siempre la mantenía cerrada.

Normalmente no tenía que preguntarme si estaba ahí o no, porque sabía que no lo estaba. Pero no la había visto entrar, por lo que todo lo que sabía era el hecho de que el camión se encontraba estacionado afuera.

Con un fuerte agarre sobre el plato en mi mano, me dirigí a la puerta.

Empecé a llamar y decidí inclinarme hacia adelante y escuchar primero. Tal vez se encontraba en la ducha, o en el teléfono. Pegué la oreja a la madera cálida.

No podía oír nada.

Tal vez si dejaba la limonada en el piso y usaba mi mano para ahuecar mi oído en la puerta podría oír mejor.

Me agaché y puse la botella deportiva a mis pies, luego usé mi mano para ver si hacía más fácil el oír a través de la madera.

—¿Qué está pasando ahí? No debe ocurrir nada importante. Es jodidamente pequeña esa habitación—la divertida voz de Santana me sobresaltó y casi dejo caer el plato que sostenía con una mano—Guau, nena. No dejes caer mi cena—rió. Entonces extendió la mano y tomó el plato de mis manos.

Me pilló tratando de espiarla.

Esto no podría ser más embarazoso. Arrastrarme bajo mi cama y no salir durante una semana sonaba atractivo ahora mismo.

—Antes de que la patees, ¿puedo tener esa botella de ahí abajo?—señaló la limonada que había dejado abajo para poder ser más eficiente en mi espionaje.

Me incliné y la recogí.

Tal vez podría entregársela y luego correr de aquí sin tener que hacer contacto visual. Le tendí la botella deportiva, pero mantuve mis ojos desviados de los suyos.

Podía sentir la diversión en su rostro.

No tenía que verla.

—Ah, vamos, Britt. No puedes no mirarme. No tuviste ningún problema en escuchar a través mi puerta. Quién sabe lo que podrías haber oído si hubiera estado ahí.

Me estaba tomando el pelo y tenía todo el derecho de hacerlo. Yo no podía aguantar la pequeña burbuja de risa. Levantando mis ojos, encontré su mirada.

—No puedo creer que me atraparas—le respondí con honestidad.

Esperaba que saliera con otra broma, pero en su rostro ya no había diversión.

Parecía estar estudiándome de cerca.

Una sonrisa de satisfacción se formó en sus labios y levantó el plato con los emparedados.

—Hay dos aquí. ¿Vas a comer conmigo?

Oh. Guau. Um. No.

Empecé a sacudir la cabeza cuando ella se inclinó hacia adelante, haciéndome estremecer por la calidez de su piel.

—¿Y por qué no?—preguntó en un susurro ronco cuando la puerta detrás de mí comenzó a abrirse.

—Ya comí —solté.

—Entonces, hazme compañía mientras como—respondió, alejándose ahora que tenía abierta la puerta detrás de mí—Vamos, Britt, es agradable y fresco.

Ahí es cuando debería haberme negado cortésmente y regresado a la casa.

Excepto que no lo hice.

Me di la vuelta y entré en la pequeña habitación que ocupaba Santana durante la semana.

Como todas las otras veces que había estado aquí para dejar su cena, la cama era un desastre.

Nunca la hacía.

También había un montón de ropa sucia en la esquina. El único hábito de limpieza que la chica tenía era que cada noche colgaba su toalla de baño en la parte posterior de la puerta.

Recordé que sólo le había dejado una toalla y una toalla de manos cuando le preparé la habitación.

¿Tenía que utilizar la misma toalla?

Me sentí culpable por ser una mocosa prejuiciosa a principios de esta semana.

Ella había trabajado duro toda la semana. Se merecía toallas limpias cada noche.

Santana caminó alrededor de mí, ya que me había detenido en el medio de la habitación, y fue a tomar asiento en su cama sin hacer. Comenzó a desenvolver el plato de emparedados como si no hubiera sido alimentada en días.

Echando un vistazo al reloj de la pared sobre su cama vi que eran pasadas las ocho. Habían pasado más de seis horas desde le había traído agua fresca y una rebanada de pastel de limón de la señora Holly.

Más culpa se revolvió en mi estómago por cómo había estado tratándola.

—Si eso no es suficiente puedo ir y hacer uno o dos más—le ofrecí mientras tomaba un gran bocado del emparedado.

Sonrió mientras masticaba, y luego tomó un largo trago de limonada.

—Esto es muy bueno. Gracias. Me moría de hambre. Y el pastel de limón que el hada invisible me trajo más temprano estuvo increíble también.

¿Qué?

—¿Hada invisible?—pregunté confundida.

Santana se veía tan sincera.

—Ya sabes, el hada que por arte de magia me trae agua y trapos fríos cuando me doy la vuelta.

Quería ser una mujer lista, eh.

Bueno bien, dos podrían jugar ese juego.

—Oh, esa hada. Sí, tiene una aversión a las personas arrogantes que piensan que tienen el mundo en sus manos.

Santana dejó el emparedado en su mano y entrecerró los ojos:

—¿Eso es cierto? Umm… y yo que esperaba que un día finalmente apareciera y me diera un poco de diversión en el trabajo.

—Lo dudo —le contesté sin poder evitar sonreír.

—Bueno, demonios. Tendré que pensar en algo que no sea mi sexy hada en topless la próxima vez que necesite un descanso.

Oh, Dios mío, ¿quiso decir…?

—Estás enferma—dije a través de mi risa horrorizada.

—¿Yo? Tú eras la que escuchaba por mi puerta. ¿Qué era lo que esperabas oír, Britt? Si hubiera sabido que vendrías con la esperanza de un espectáculo podría haber estado más preparada.







*********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Sáb Jul 01, 2017 9:20 pm

hola morra,..

bueno san ya sabe la verdad,.. no por britt pero bueno es un comienzo!!!
lo esta haciendo bien,.. de apoco britt va cediendo jajaja a ver cuanto aguanta!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5016
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Dom Jul 02, 2017 9:33 am

tal vez san podria cambiar y ser una buena opcion para britt, pq asi con su fama de mujeriega, esta algo dificil!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6430
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Dom Jul 02, 2017 9:44 pm

3:) escribió:hola morra,..

bueno san ya sabe la verdad,.. no por britt pero bueno es un comienzo!!!
lo esta haciendo bien,.. de apoco britt va cediendo jajaja a ver cuanto aguanta!!!

nos vemos!!!



Hola lu, si xD ajajajaj eso es lo bueno, sabe xD ajjaajajaj. Si, y eso es bueno! ajajajajaj. Y como no¿? jajajajajaja. La nada misma! jaajajajaj. Saludos =D





micky morales escribió:tal vez san podria cambiar y ser una buena opcion para britt, pq asi con su fama de mujeriega, esta algo dificil!!!!!



Hola, podría¿? DEBERÁ! jajajajaajajaj Ufff si q lo es XD pero por britt todo se puede jajaja. Saludos =D


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Mientras I (Adaptada) Cap 7

Mensaje por 23l1 el Dom Jul 02, 2017 9:47 pm

Capitulo 7


Santana


Maldita sea si su sonrisa no era jodidamente hermosa.

Por no mencionar que esa risa me hizo querer sumergirme en ella y guardarla para más tarde. Con sólo saber que era yo el que la estaba haciendo sonreír, hacía que todo lo demás pareciera menos importante.

—Sólo me aseguraba de que no estabas en la ducha o al teléfono—explicó.

Claro.

Eso era lo que había estado haciendo cuando yo estaba ahí de pie en las sombras del granero y la vi esforzarse para oír algo a través de la puerta. Había hecho falta toda mi fuerza de voluntad para no estallar en carcajadas.

—¿Habrías entrado si hubiera estado en la ducha? Ya has visto mi trasero desnudo.

Se sonrojó otra vez.

Debía de haber conseguido una vista malditamente buena.

—Tengo que volver a la casa —dijo, y empezó a retroceder hacia la puerta.

—Por favor, no te vayas. No te fastidiaré más, lo prometo.

Quería que se quedara.

Quería llegar a conocerla y quería que confiara en mí lo suficiente para contarme la verdad sobre el anillo de su dedo.

Pude ver la indecisión en su rostro. Esa era una buena señal. Alguna parte de ella quería quedarse aquí.

—¿No estás agotada?—preguntó.

Estaba extremadamente agotada, pero no estaba lista para renunciar a ella por el momento.

—En realidad no, sólo solitaria. Todos mis amigos están a una hora de distancia. Necesito un amigo aquí.

Se acercó y se sentó en el extremo de la cama.

Iba a quedarse.

—¿Me estás pidiendo que sea tu amiga, Santana López?

No exactamente.

Pero ahora, amigas sería.

—Supongo que sí.

—¿Por qué querrías ser amiga mía? No he sido nada excepto mezquina contigo desde que llegaste.

Porque me fascinas.

No estaba lista para oír eso todavía.

—Supongo que controlas si mis sábanas son o no lavadas. Pensé que si fuéramos amigas entonces eso pasaría más a menudo.

—No. tú controlas si se lavan o no se lavan tus sábanas. Sabes dónde están el jabón y el agua—me respondió.

En verdad era una mocosa cuando quería serlo.

—Bueno, en ese caso voy a tener que conseguir a una mujer aquí a la que le guste lo suficiente como para que me ayude.

Pude ver por su expresión que pensó que estaba bromeando.

No lo estaba.

En verdad tenía la intención de llamar a Rachel y hacer que se pasara por mi casa y me trajera algunas sábanas limpias y un par de toallas. También necesitaba algo de champú y jabón.

Estaba cansada de lavarme el pelo y el cuerpo con el detergente para lavar los platos que había encontrado debajo del fregadero de la estación de alimentación.

—Buena suerte con eso —gorjeó.

Terminé lo último de mi sándwich y abrí la bolsa de patatas fritas antes de reclinarme contra la pared y apoyar las piernas sobre la cama.

—Podrías sorprenderte con lo que soy capaz de conseguir.

Rodó los ojos y se movió para mirarme.

—Tu ego no conoce límites, ¿verdad?

Lancé otra patata en mi boca y mastiqué lentamente, disfrutando de la grasa. Ella me estudió mientras masticaba. Sus ojos cayeron en mi cuello.

¿Por qué miraba mi cuello?

Luego la punta de su rosada lengua salió disparada y se lamió el labio inferior.

Bueno, maldición.

Simplemente no era tan fuerte.

Dejé la bolsa de patatas en la cama y balanceé las piernas para volver a bajarlas al suelo. Sus ojos se ampliaron con sorpresa y se alzaron para encontrar mi mirada. Me detuve frente a ella y extendí la mano para tomar la suya y tirar de ella hasta que estuvo de pie. Tiré delicadamente de ella hacia mí, luego, antes de que tuviera tiempo de pensar o negarse, cubrí sus finos labios rosados con los míos.

Estuvo inmóvil en mis brazos sólo por un momento. Sus labios se aflojaron y empezó a devolverme el beso con entusiasmo. Le di un pequeño mordisco a su labio superior, luego dejé pequeños besos a través de su labio inferior y lamí cada cálida comisura.

Cuando un suspiro escapó de su boca, tomé ventaja totalmente y deslicé mi lengua dentro de la oscura calidez de la suya.

Era más dulce de lo que había imaginado.

Sabía a limonada y rayos de sol.

Su lengua empezó a unirse en la exploración, y por primera vez en mi vida mis rodillas se volvieron un poco débiles.

Deslicé ambas manos alrededor de su cintura y las coloqué en sus caderas.

Quería explorar su cuerpo del modo en que estaba consiguiendo explorar los sedosos confines de su boca, pero no estaba seguro de si estaba lista para más.

Lentamente, sus manos ascendieron por mi pecho sobre el suave algodón de mi sujetador y de mi camiseta de tirantes. Pasó las yemas de sus pulgares por encima de mis pezones, los cuales estaban más que duros, y agarré su cintura con más fuerza, forzándome a mantener las manos en una zona segura.

Mierda, ¿cuándo había mantenido mis malditas manos en una zona segura alguna vez?

¿Cómo demonios sabía qué era una zona segura?

El suave gemido que escapó de su boca fue mi perdición.

Mis manos se deslizaron hasta sus costillas y ahuecaron sus tetas. La dura punta de sus pezones se presionaba contra la tela se su sujetador y su camisa.

Eso no era suficiente.

Necesitaba más.

Extendí la mano hacia abajo y empecé a levantar el bajo de su camisa mientras dejaba caer besos ansiosamente a lo largo de su mandíbula y mordisqueaba su oreja.

—San, no.

Me congelé.

Volví a dejar caer el bajo de su camiseta sobre su estómago desnudo y me aparté un paso de ella.

El olor de su piel y el sabor de sus labios se quedaron pegado a mí. Cerrando los ojos, tomé una profunda respiración.

Eso no era suficiente.

Necesitaba más distancia.

—Entonces vete—le respondí con una respiración entrecortada.

—Lo siento…

—No te disculpes. No hay razón para ello. Simplemente necesito que te vayas—me las arreglé para decir con voz ahogada.

Una vez que la puerta se cerró detrás de ella, me giré y abrí la cortina de la ducha, luego metí la mano y la volví hacia el agua fría.




Brittany


El sueño me había eludido.

Cada vez que cerraba los ojos, todo lo que podía ver era ese beso. Luego cambiaría y estaría besando a Casey.

No era tan apasionado y loco.

No se había sentido tan perversamente delicioso.

Luego se establecería la culpabilidad.

Casey había sido perfecta y buena. Me había amado a mí y sólo a mí.

Santana no era para nada buena y estaba lejos de ser perfecta, excepto por su apariencia exterior.

A Santana simplemente le gustaban las mujeres.

No me amaba.

Nunca amaría a nadie.

Yo tenía que ser el peor tipo de persona por siquiera admitir que ese beso de Santana López había sido la cosa más alucinante que había experimentado jamás cuando Casey me había besado muchas veces.

Ella me había sostenido en sus brazos y había bailado conmigo a la luz de la luna.

¿Cómo podía pensar que el insensato beso de Santana se sentía mejor que cualquier momento en la presencia de Casey?

Apartando las mantas, me di por vencida tratando de dormir hasta tarde.

Agarré un par de pantalones cortos y una camiseta de manga corta de mi armario y me dirigí por el pasillo a mi cuarto de baño.

Santana se marcharía hoy.

¿Debería dejarle ir sin decirle nada acerca de mi abrupta partida de anoche o debía seguir adelante y hablar de esto ahora?

Decidí acabar de una vez en lugar de pensar en ello todo el día.



Una vez que estuve limpia y vestida, me encaminé al exterior.

Había un sedán plateado aparcado en el camino de entrada. La persona que iba a llevar a Santana debía de estar aquí. Me dirigí al granero y vi que la camioneta que usaba para trabajar no estaba.

¿Había ido a hacer algo antes de marcharse?

La puerta del granero se abrió y salió una curvilínea y bajita morenita.

Llevaba lo que parecían sábanas para la cama y una toalla. Cuando sus ojos se encontraron con los míos, sonrió y empezó a caminar hacia mí. La falda corta que llevaba mostraba un par de piernas realmente asombrosas.

La odiaba.

Luego se acercó lo suficiente para que viera el cristalino color marrón de sus ojos, y real, realmente la odié.

¿Quién era y por qué estaba en mi granero?

—Hola, Soy Rachel, una amiga de Santana. Le traje sábanas limpias y algunas toallas y paños. Pensé en llevar estas a casa conmigo hoy y lavarlas. Puedo traérselas de vuelta esta noche. De esa forma puede tener un juego extra.

No había estado bromeando acerca de conseguir algo de ayuda. Pero yo había estado bromeando acerca de no lavar sus sábanas. Iba a cambiarlas hoy y a asegurarme de que tuviera suficientes toallas y trapos para la semana.

Me irritaba que esta chica se me hubiera adelantado.

Imagínate, Santana tendría a hermosas mujeres a su entera disposición.

¿A quién estaba engañando?

Si yo la rechazaba, simplemente tenía una fila esperando su oportunidad. El hecho de que lo había dejado anoche probablemente ya estaba fuera de su radar esta mañana.

Todo lo que habíamos hecho era besarnos.

Había perdido el sueño por ello y Santana había estado ocupado llamando a su “amiga” para que le trajera sábanas limpias y toallas.

¡UGH!

—Yo llevaré las sábanas. No me importa lavarlas. Iba a lavarlas hoy mientras ella no estaba—el tono molesto de mi voz no le pasó desapercibido.

Un ceño de preocupación arrugó su frente.

—Oh, lo siento. Supongo que ella no quería molestarte. Me llamó y me preguntó si me importaría traerle cosas que necesitaba, y mencionó las sábanas. Supuse que mientras esperaba a que alimentara a las vacas podía adelantarme y cambiar las sábanas.

Era demasiado atractiva para ser la llamada rápida de algún persona para saltar cuando Santana dijera salta.

¿La chica no tenía nada de amor propio?

Su papi debería haberle enseñado que era algo más que el felpudo de alguna persona.

La cara y el cuerpo de Santana probablemente conseguían que las personas hicieran lo que quisiera.

No esta chica.

Yo no me convertiría en otra de sus muchas fans. Tenía orgullo.

—Estoy segura de que Santana lo podría haber logrado por su cuenta—espeté y tomé las sábanas, una toalla sucia y trapos de sus brazos.

Rachel se rió.

—Se podría pensar eso. Desafortunadamente, se ha acostumbrado a que las mujeres se ocupen de ella. Esto es difícil para ella. Por supuesto, necesitaba esta llamada de atención. Cualquier cosa para hacerlo dejar de beber y conducir.

Seguro que sabía mucho sobre Santana.

¿Mantenía a esta alrededor de forma regular?

No la habría tomado por una mujer que mantenía a una chica cerca. O tal vez ella simplemente conocía las normas y estaba bien con ellas.

De nuevo, su papi debería haberle enseñado mejor.

El sonido del camión de la granja retumbó mientras venía rodando hasta que se detuvo al lado del granero.

Rachel me lanzó una sonrisa y luego saludó a Santana con un gesto mientras salía.

¿Por qué estaba ya solo en un top deportivo?

Eran las ocho de la mañana.

Todo lo que había hecho era alimentar a las vacas.

—Rach, ¿trajiste las cosas?—gritó, y se dirigió hacia nosotras.

—Sí, y lo puse todo en tu habitación por ti. Incluso hice tu cama. Está agradable y limpia.

—¿Qué pasa con una camiseta?

Rachel asintió.

—Sí, está sobre tu cama.

Se detuvo enfrente de Rachel y tiró de ella para darle un abrazo de oso, luego enterró la cabeza en la curva de su cuello. Ella palmeó su espalda y se rió de algo que Santana murmuró contra su cabellera.

En verdad no tenía ganas de verlas besarse, así que empecé a darme la vuelta y a caminar de regreso a la casa con los brazos llenos de ropa sucia.

—Britt, espera. ¿Conociste a Rach?

Genial, quería presentarnos.

¿Qué se supone que debía decirle?

Yo había sido la que la besó anoche, y ahora sería la enana la que la besaría y probablemente se acostaría con Santana hoy.

—Sí, lo hice—respondí tan fríamente como era posible.

Santana frunció el ceño y bajó la mirada a Rachel como si tuviera la respuesta a por qué yo estaba molesta.

—Está bien, bueno, me voy. Te veré esta noche. Ya alimenté a las vacas. Todo debería estar bien.

Con una breve inclinación de cabeza, me di la vuelta y caminé hacia la casa tan rápidamente como pude.

Tenía que entrar y controlarme a mí misma.

Todo lo que la mujer había hecho era besarme.

¿Por qué estaba actuando como si ella y yo tuviéramos algo más?

No teníamos nada.

Estaba tan poco disponible para mí como una persona podía estarlo.

Lanzando las sábanas a la lavadora, le fruncí el ceño a la ropa de cama de algodón como si tuvieran la culpa.

Estúpida mini morena, que tenía que venir.

Había cambiado sus sábanas por ella y le trajo más toallas y paños porque yo había descuidado darle suficientes suministros.

Gran trabajo, Brittany.






*********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Dom Jul 02, 2017 11:34 pm

hola morra,..

es imposible ya que se aguanten las dos,.. mas con el beso!!
ohhhh eso se ciente como celos en el aire!!!,.. y ver que "otras" concierten a san en lo mas básico de una supervivencia,.. jajaja

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5016
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Lun Jul 03, 2017 8:10 am

Pobre san, siempre es mas facil pensar lo peor de una persona!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6430
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Lun Jul 03, 2017 9:36 pm

3:) escribió:hola morra,..

es imposible ya que se aguanten las dos,.. mas con el beso!!
ohhhh eso se ciente como celos en el aire!!!,.. y ver que "otras" concierten a san en lo mas básico de una supervivencia,.. jajaja

nos vemos!!!



Hola lu, jajajaa si q lo es... y era obvio tmbn ajajajajajaj... UFff eso no ayudo en nada es mantenerse alejadas ajajajajaj. Si, la vrdd esk si! ajajajajajaj. Mmmm nose si kiero saber jajajaja. Saludos =D





micky morales escribió:Pobre san, siempre es mas facil pensar lo peor de una persona!!!!!



Hola, eso es vrdd =/ y esta mal, pero lo hacemos igual xD Esperemos y britt se de cuenta. Saludos =D


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Mientras I (Adaptada) Cap 8

Mensaje por 23l1 el Lun Jul 03, 2017 9:38 pm

Capitulo 8


Santana


—¿Qué demonios le hiciste a Brittany?—pregunté mientras me subía en el asiento del pasajero del Volvo de Rachel.

Esperaba suavizar las cosas con Brittany antes de irme ese día, pero se puso a la defensiva, por lo que mantuve mi distancia.

No quería molestarla frente a Rachel.

—Así que también lo notaste. Pensé que sólo estaba siendo paranoica. No tengo ni idea de qué hice para molestarla, pero tengo la impresión de que no le agradó que te trajera sábanas limpias y te hiciera la cama—Rachel me disparó una mirada de advertencia—No has hecho nada con ella, ¿no, Santana? Está comprometida.

Apoyé la cabeza en el reposacabezas y suspiré.

Casi me sentía como si estuviera traicionando a Brittany por decirle a Rachel la verdad.

Pero, demonios, tenía que decírselo a alguien.

Rachel era la mejor amiga que tenía. Tal vez podría ayudarme a resolver esto.

—No está exactamente comprometida—comencé.

—Sí, lo está. Vi el diamante en su mano izquierda.

—Sí, lo sé, pero la tipa que puso ese anillo en su mano fue asesinada en Bagdad hace dieciocho meses.

La brusca exhalación de Rachel fue seguida por un:

—Oh, Dios mío.


—El tipo con el que pensé que estaba comprometida es el gemelo de su prometida. Sólo son buenos amigos.

—Pero aún lleva el anillo—susurró Rachel—Es increíblemente triste. ¿Cuándo te lo dijo?

Me pregunté si alguna vez iba a decírmelo. La noche anterior, incluso a pesar de que hizo que huyera, fue un magnífico beso. Incluso antes del beso, estuvimos hablando y se rió.

No sólo sonrió, sino que se rió.

—No me lo dijo. Fue Sam quien lo hizo.

—¿Sam? ¿El gemelo de su prometida?

—Sí.

—Qué trágico.

El dolor que apretaba mi pecho cuando me permitía pensar en Brittany sufriendo volvió.

—No es la perra que aparenta ser. Es realmente divertida si logras traspasar sus murallas.

Rachel se aclaró la garganta y se removió en su asiento.

—¿Lo lograste?

—Algo. Le hice sonreír y reír. Sam dijo que no la había visto sonreír desde el día antes de la muerte de Casey.

Rachel estiró la mano y palmeó mi rodilla.

—Si es lo suficientemente inteligente como para verte, a la auténtica tú, no a la que eres con las mujeres con las que quieres acostarte, entonces es una mujer a tener en cuenta.


—No es porque quiera acostarme con ella—respondí, estirando la mano para apretar la suya.

—No, pero San, contigo siempre se trata de meterse en sus bragas al menos un poco. Pero creo que esta vez quieres más.

¿Quería más?

¿Era sólo porque era difícil?

¿O en realidad quería más?

—Sí, tienes razón. Meterme en sus bragas siempre ha sido mi prioridad.

Rachel sacudió la cabeza y se rió.

—Te he extrañado esta semana. Live Bay no es lo mismo sin ti. Incluso creo que Marley podría haber derramado una lágrima cuando no estuviste ahí para cantar la parte de Picture de Kid Rock cuando la tocaron a través de los altavoces mientras la banda tomaba un descanso.

—¿Hizo de Sheryl Crow en la partes de Kid ella sólo?—pregunté.

—Sí, desafortunadamente lo hizo. Se paró sobre la mesa con el cepillo de un extraño en la mano a modo de micrófono.

—Apuesto a que fue bastante divertido —respondí.

—O tan malo como una pesadilla. Depende de cómo lo veas.



El viaje de una hora con Quinn fue más fácil esa vez.

No estuvo enojada todo el viaje. Probablemente no había sido asesinada aún porque Rachel lucía malditamente feliz.

Después de dejarme, pensé en pasarme por la casa y hablar con Brittany.
La camioneta de su papá aún no se encontraba ahí. Seguramente no se sorprendería al verme en su puerta a las nueve de la noche. O podría esperar a que ella viniera a mí.

Antes de que pudiera llegar al extremo más alejado de la casa, escuché la grava siendo aplastada en la entrada mientras un auto entraba. Girándome, me aseguré de que fuera Wilson. No quería que alguien entrara con Brittany sola en la casa.

El asiento de pasajero de la camioneta de Sam se abrió y Brittany se bajó de un salto.

—¡San está de vuelta!—farfulló felizmente. Su mano se aferraba a un lado de la puerta para estabilizarse.

—¡Brittany! Maldita sea, te dije que me esperaras. Vas a caerte en la grava y a lastimarte—Sam bordeó la parte delantera de la camioneta y rápidamente envolvió un brazo alrededor de la cintura de Brittany.

—¿Está borracha?—le pregunté con asombra mientras me acercaba a la entrada, sin sentirme seguro de lo que veía.

—Más que borracha. Fue al maldito Honky Tonk con Becca Lynn. Lauren, la propietaria, me llamó hace casi una hora. Dijo que necesitaba ir a buscar a Brittany. Becca Lynn se desmayó sobre la barra. Ya había llamado al papá de Becca.

—Fue divertido—dijo Brittany con una desaliñada sonrisa, alejándose de los brazos de Sam para caer contra mi pecho.

Envolví los brazos a su alrededor rápidamente para evitar que se cayera de rostro en la grava.

—Sí. Luces como si hubieras pasado un buen rato—respondí mientras ella deslizaba sus brazos hacia arriba y se aferraba a mi cuello con las manos.

—También deberías venir.

Asintiendo, levanté la mirada de su adorable y borracha expresión para mirar a Sam. Se encontraba de pie detrás de ella, esperando su próximo movimiento.

—Necesitamos llevarla a la cama. Su papá no llegará hasta mañana. Aún tiene un montón de personas en su campamento de caza.

—¿Debería quedarse sola en la casa en este estado? —pregunté mientras se reclinaba pesadamente contra mí.

—Probablemente no—Sam deslizó una mano por su cabello y miró de regreso a su camioneta.

Tenía otros planes.

Podía notar que estaba esforzándose mucho por decidir qué era lo correcto.

—Tengo algunas cosas que empacar esta noche y mañana temprano tengo que ir a revisar el apartamento al que nos mudaremos con mi primo este otoño. ¿Crees que podrías cuidarla?

Así que Sam se sentía listo para seguir con su vida.

¿Ya se lo dijo a Brittany?

¿Ese era el por qué se emborrachó completamente?

—Sí. Ve. Estaremos bien.

La indecisión en su rostro mientras estudiaba la parte trasera de la cabeza de Brittany me hizo pensar que, después de todo, podría quedarse para cuidarla.

Entendía ese tipo de vena protectora.

La tenía con Rachel.

Brittany descansó su cabeza contra mi pecho.

—¿Estás bien con ello, Britt?—preguntó Sam.

—Mmh —respondió, luego comenzó a olfatear mi camisa.

Sam sacudió la cabeza, y luego me miró de nuevo.

—Está tratando con la vida. Tiene que seguir adelante sin Casey y sólo ahora comienza a darse cuenta de eso. Se buena con ella.

—Por supuesto—respondí y besé la parte superior de su cabello con olor a cigarrillo.

No era algo que alguna vez hubiera esperado oler en Brittany Pierce.

Sam me estudió por un momento, luego, con un rápido asentimiento, se volvió y se dirigió a su camioneta. Esperé hasta que saliera de la entrada antes de mover a Brittany.

—Necesito llevarte a la cama, cariño. ¿Quieres que te levante o puedes caminar? ¿Necesitas vomitar?

Brittany soltó risitas contra mi pecho e inclinó la cabeza hacia atrás para sonreírme soñolientamente.

—Llévame a tu cama —dijo, arrastrando las palabras.

—Esa es una mala idea, hermosa. Ya verás que cuando estés sobria, mi cama será el último lugar en el que querrás estar.

Sacudió la cabeza luego presiono un beso con sabor a tequila en mi boca.

—Quiero dormir en tu cama, por favor—se las arregló para no soltar las palabras de corrido esa vez.

¿Cómo se suponía que le dijera que no cuando actuaba toda dulce y juguetona?

Estaba más que ebria, pero era una ebria linda.

—¿Sólo dormir? —pregunté.

—Sólo dormir.

Me arrodillé y deslicé un brazo por debajo de sus rodillas, luego la acuné contra mi pecho y la llevé al granero.

Ese probablemente no era mi momento más inteligente, pero no iba a renunciar a la que podría ser mi única oportunidad de dormir toda la noche con Brittany Pierce en mis brazos.



Brittany


—No te duermas aún. Necesitas beber agua y tomar esta aspirina antes—la voz de Santana era incluso más sexy cuando actuaba todo autoritario.

Me reí y la miré fijamente mientras se cernía sobre mí. Su cama era linda y suave, y sólo quería cerrar los ojos.

Pero ¿cómo se suponía que una chica ignorara las órdenes de una persona que lucía así?

Estiré el brazo en el aire.

—Levántame—le dije.

Santana sonrió y se estiró hacia mi mano, que desafortunadamente se sentía demasiado entumecida como para que disfrutara totalmente de su toque.

Una vez que me hubo sentado en el borde de la cama, se arrodilló frente a mí hasta que nos hallábamos con los ojos al mismo nivel. El vaso con agua por el que corrió a la casa se encontraba en una mano y las blanquecinas pastillas que odiaba en la otra.

—¿Puedo sólo beber el agua?—pregunté, frunciendo el ceño hacia las pastillas.

Odiaba tragarlas.

Lo hacía si tenía que hacerlo, pero odiaba el sabor que dejaban en mi garganta y cómo se sentía mientras bajaban.

—Si no tomas la aspirina vas a tener un dolor de cabeza horrible por la mañana. Bébete todo el vaso con agua y toma la pastilla.

Su voz sonaba toda profunda e hipnótica.

Me preguntaba si me hablaría mientras dormía. Tendría que pedirle eso.

Pero primero, necesitaba beber el agua.

—Odio tragar pastillas—gruñí, estirándome para coger el vaso con agua.

La sonrisa de Santana reapareció, y estiró una mano para meter algo de cabello detrás de mi oreja.

Traté de meter ese cabello detrás de mi oreja antes, pero no podía hacer que mi mano cooperara. Seguía sin encontrar mi oreja.

—Puedes hacerlo. Estoy aquí por si me necesitas. Incluso sostendré tu mano. Por favor, Britt, sólo toma la pastilla—sus ojos eran demasiado ridículamente lindos como para pertenecerle a una persona.

Especialmente una mujer con curvas perfectas como las suyas, y tales pechos, su espalda… Oh, me encantaba esa espalda y lo que había más debajo de ella también.

—No es justo que tus pestañas sean tan largas y onduladas. Y yo gasta un montón de tiempo y dinero tratando de conseguir pestañas como las tuyas.

Santana se rió, estirando una mano para pasar el pulgar bajo mi ojo izquierdo.

—Sí, bueno, mis pestañas no se comparan a tus ojos. Son jodidamente increíbles.

Oh. Guau.

—Desearía no haber huido anoche—admití mientras continuaba tocando mi mejilla, luego mi mandíbula.

—Fue bueno que lo hicieras. Estaba a punto de perder el control—su voz había bajado hasta un ronco susurro que me hizo temblar.

—Tal vez quería que lo perdieras.

La sonrisa de Santana volvió.

—Estás borracha, Britt. Puedo asegurarte que la Brittany sobria no querría que perdiera el control. Ella quiere que mantenga la distancia.

¿Era cierto?

No, no lo era.

La Brittany sobria sólo se sentía determinada a vivir por sus propias reglas.

—Bébete el agua—Santana acercó el vaso a mi boca.

Tomé un pequeño sorbo y el frío del agua en mi boca se sintió refrescante.

No me di cuenta de lo seca que tenía la boca. Ya había tomado unos cuantos tragos largos cuando Santana estiró el brazo y alejó el vaso de mí.

—Ahora toma la aspirina—ordenó, acercándome la pastilla.

Abrí obedientemente la boca y la puso en mi lengua. Acercó el agua a mis labios de nuevo y tragué la píldora con facilidad.

Ni siquiera la sentí en mi garganta.

Tal vez sólo debería emborracharme cada vez que estuviera enferma y necesitara tomar pastillas.

Tal vez sólo necesitaba que Santana me las diera.


—Buena chica—dijo cuándo me terminé el resto del agua—Ahora acuéstate, pero pega ese lindo trasero a la pared. También tengo que entrar en la cama.

Observando sus hombros y sus largas piernas comencé a preguntarme si iba a ser posible.

En serio no quería dormir en la casa esa noche.

Quería estar con Santana.

Pero, ¿qué pasa si hacía que no descansara bien?

—Haré que lo logremos. Sucede que sé cómo dormir en una con una chica de forma cómoda—me aseguró.

Retrocedí hasta que todo mi costado izquierdo tocaba la pared.

—Ahora ponte de lado.

Hice lo que dijo.

Luego la cama se hundió con su peso y se deslizó detrás de mí. Un cálido brazo se envolvió alrededor de mi estómago mientras se acomodaba contra mi espalda.

Era linda.

Realmente linda.

—¿San?

—¿Sí?

Quería sentirla cerca.

Ya no quería que hubiera mentiras entre nosotras. Pero el pensamiento de decir el nombre de Casey mientras estaba borracha y acurrucada contra Santana parecía incorrecto.

No podía hacerlo.

Así que, en su lugar, cerré los ojos.





*********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Lun Jul 03, 2017 11:12 pm

hola morra,..

mmmmm la borrachera de britt fue por casey o por san????
me gusta como van las cosa entre las dos,.. de apoco pero bien!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5016
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Mar Jul 04, 2017 1:10 am

Hola!!
Si el padre de Britt la encuentra en el granero se arma!!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4253
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Mar Jul 04, 2017 1:59 pm

Me alegra que Britt vaya avanzando ya y con San... Primero le gustó, luego el beso y ahora dormir juntas, sin contar sus celos contra Rach jajajajaja
Haber como le va al despertar....
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1018
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Mar Jul 04, 2017 8:32 pm

3:) escribió:hola morra,..

mmmmm la borrachera de britt fue por casey o por san????
me gusta como van las cosa entre las dos,.. de apoco pero bien!!!

nos vemos!!!



Hola lu, mmm interesante pregunta... esperemos q por san xD jajajajaja. Si, a mi tmbn. Van paso a paso y van bn en ellos asik bn! Saludos =d





monica.santander escribió:Hola!!
Si el padre de Britt la encuentra en el granero se arma!!!!
Saludos



Hola, ufff si q si! y pobre san! no se si podría correr ajajajajajaja. Saludos =D





JVM escribió:Me alegra que Britt vaya avanzando ya y con San... Primero le gustó, luego el beso y ahora dormir juntas, sin contar sus celos contra Rach jajajajaja
Haber como le va al despertar....



Hola, si q si y eso es bueno, ella va avanzado también en ese tema y a su ritmo, pero va bn. JAjajajaj en ese punto tmbn va avanzando y de lo más bn, como dije a su ritmo, pero bn! JAjaajaja esos son los mejores indicios! ajjaaj. Esperemos q mas q bn! ajajaj. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Mientras I (Adaptada) Cap 9

Mensaje por 23l1 el Mar Jul 04, 2017 8:33 pm

Capitulo 9


Santana


Después de una semana de despertar con el sol, mis ojos se abrieron con facilidad antes de que el sol hubiera salido completamente.

Brittany estaba haciendo un suave ronroneo en su sueño. Sus piernas habían conseguido enredarse con las mías en algún momento de la noche.

La suave seda de su piel deslizándose contra mis pantorrillas era difícil de resistir.

Pero me las arreglé.

Sin embargo, no era un ángel por completo. No pude contenerme. Cuando agarró mi brazo con su mano y tiró de él para ponerlo más a su alrededor, mi mano izquierda quedó cerca de su pecho izquierdo.

Así que sí, había captado una sensación. Pero maldita sea, soy una mujer.

También eran muy agradables.

Suaves pero firmes, y su pezón era bonito y duro, incluso en sus sueños.

Por mucho que lo odiara, acomodé mi brazo alrededor de ella y desenredé mis piernas de las suyas. Tan silenciosamente como pude, me deslicé de la cama. Agarré un par de pantalones vaqueros, una camisa de trabajo y me fui de la habitación para ir a vestirme.

No quería despertarla.

Ella en verdad necesitaba dormir.

Estaría dispuesta a apostar que era su primera experiencia de ebriedad.

Había sido tan malditamente linda.

Si sólo a la Brittany sobria le gustara tanto como lo hacía a la Brittany borracha.

Con un suspiro, me puse los pantalones vaqueros y até los cordones de mis botas. Era el momento de volver a las vacas.

Al salir al sol de la mañana, no me sorprendió ver a Sam ahí.

Me preguntaba si él incluso había conseguido algo de sueño preocupándose por dejar a Brittany conmigo.

Tuve que cuestionar un poco su sentido común.

Nunca dejaría a Rachel con una chica como yo mientras estuviera borracha y sin pensar con claridad.

Sam se paseaba de un lado a otro delante de la puerta del establo con una mueca de preocupación. Su cabello se veía como si se hubiera olvidado de cepillarlo o se hubiera pasado la mano tantas veces que lo había arruinado.

—Pensé que tenías que salir temprano esta mañana—le dije a modo de saludo.

Sam dejó de pasearse y cerró la distancia entre nosotros. Casi parecía lo suficientemente valiente para tomarme.

—Morena, por favor, dime que tú no…

—Sólo le di una aspirina, un poco de agua y dormí a su lado.

—¿Está bien?, ¿hiciste algo con ella?, ¿está enferma? Maldita sea, no debería de haberla dejado. Casey se pondría furiosa conmigo. Estaba vulnerable y simplemente la dejé. No puedo simplemente dejarla—detuvo su diatriba y comenzó a pasearse de nuevo.

—Está bien. Me ocupé de ella. Está cómoda y segura. No ha pasado nada.

Sam sacudió la cabeza y siguió paseándose.


—No. No, no está bien. Ella nunca va a estar bien. He estado esperando a que estuviera bien durante dieciocho meses. Sé que Casey quiere que me quede y cuide de ella. He estado haciendo lo que sé que ella habría querido durante un año y medio. Renuncié a mi beca para ir a Vandy. He perdido un semestre de clases. Fui a este estúpido colegio comunitario vaquero sólo para poder estar cerca de ella. Pero no puedo seguir haciendo esto. Quiero vivir de nuevo. Voy a extrañar a Casey por el resto de mi vida, pero no quiero mantener el luto—se detuvo y puso sus manos en sus caderas, sus ojos se veían vidriosos como si estuviera tratando de contener las lágrimas—No puedo dejar mi vida por ella nunca más. Pero me temo que si no hay nadie aquí para atraparla cuando caiga, como anoche en ese maldito bar, entonces va a estrellarse y a arder. Nunca sería capaz de perdonarme si algo le sucediera. Ella siempre tuvo a Casey. Ella era su mejor amiga, su protectora, y la hacía sentir completa. Pero yo no soy Casey.

Cerré la puerta del granero firmemente detrás de mí después de comprobar si la puerta de la habitación estaba todavía cerrada.

No quería que Brittany escuchara esto.

Entendía que Sam lo tenía que dejar salir, pero Brittany no tenía que estar tan jodidamente cerca cuando lo hiciera.

—¿Por qué no vamos a otro lugar y hablamos de esto?—le sugerí, alejándome de la granja y acercándome a la casa.

—Tienes razón. Lo siento. Maldición, está todavía dormida, ¿verdad?

Asentí y lo llevé hasta el porche, en donde tenía una vista de la puerta del establo, pero estábamos lo suficientemente lejos y sabía que ella no sería capaz de oírnos.

Sam subió los escalones y se pasó las manos por el pelo otra vez. Incluso sacó los extremos un poco, como si estuviera tratando de infligirse dolor.

—Tengo que hacer esto. Tengo que ir a Louisiana y tener todo preparado para el otoño. Pero cada vez que pienso en volver a casa y decirle a Britt que me voy en agosto para ir a la escuela, siento que voy a vomitar.


El pobre tipo estaba golpeándose a sí mismo.

Estaba en lo cierto, sin embargo, no podía seguir poniendo su vida en suspenso por Brittany.

No era su responsabilidad.

El hecho de que ella había sido de su hermana no la hacía suya ahora que su hermana se había ido.

¿Por qué nadie le dijo esto antes?

—Mi mejor amiga también es una mujer. Entiendo lo que sientes. Sé que si Rachel me necesitara, me gustaría estar ahí. Dejaría el mundo por ella, pero hubo momentos en nuestra vida en los que me hubiera gustado no tener esa responsabilidad. La diferencia es que Brittany no era tu mejor amiga. Era de tu hermana. No se trata de Brittany. Esto es acerca de quieres cumplir la que crees que habría sido la última voluntad de tu hermana. En mi opinión, lo conseguiste. No conocía a la chica, pero creo que has hecho tu trabajo. No creo que alguna vez quisiera que perdieras tu vida por Brittany.

Sam se sentó en la vieja mecedora de madera en la que a menudo había visto a Brittany sentada mientras bebía un vaso de té con la mirada perdida en el espacio.

—Tú la viste anoche. ¿Qué pasa si eso sucede cuando me haya ido?

Diablos, yo no era una maldita psiquiatra.

¿Qué esperaba de mí?

Estaba pidiendo sabiduría de la mujer que trabajaba en una granja durante todo el verano a causa de conducir bajo la influencia del alcohol.

—Es una chica grande. Va a estar bien. Tiene a su papá aquí velando por ella, y tiene otros amigos.

Sam se frotó la nuca con nerviosismo.

—¿Qué hay de ti? Mientras estés aquí, ¿te tiene?

¿A mí?, ¿qué clase de pregunta de mierda era esa?

Ella no me quería.

A veces estaba muy, muy segura de que me odiaba. Pero sí, si me necesitaba sabía sin lugar a dudas que me gustaría estar ahí.

Se había metido bajo mi piel.

—Sí, me tiene. Mientras esté aquí, voy a estar disponible si me necesita. Incluso si no me quiere.

Sam se echó a reír y se levantó.

—Te quiere. Simplemente no quiere quererte. O al menos eso es lo que dijo en mi camioneta anoche.

Le dijo a Sam que no quería quererme.

Me gustaba.

Podía trabajar con eso.

—La Brittany ebria es otra cosa—le contesté.

Sam se acercó a la escalera y me tendió la mano. Me quedé mirándola y me di cuenta de que quería estrecharme la mano. Me estrechó y la sacudí un buen rato antes de soltarla.

—Cuida de ella por mí.

Asentí.

—Lo haré.




Brittany


No podía recordar todo lo que le había dicho a Santana mientras estaba ebria.

Todo lo que sabía era que había sido dulce y me había acostado en su cama oliendo a tequila y cenicero.

Mientras estuvo fuera en el trabajo esta mañana, cambié las sábanas e hice su cama.

Me odiaba por dormir en sábanas que olían como el interior de un bar toda la semana.

Ese fue el único contacto que había tenido con ella.

La estaba evitando.

Estaba segura de que ella también lo sabía.

No podía dejar de sentirme culpable por no llevarle agua y hielos, pero no me atrevía a mirarla a la cara por el momento.

¿Había roncado?

Dios, probablemente había roncado.

Ni siquiera sabía si roncaba. Además, mi aliento tenía que haber sido atroz. Aun así me había dejado dormir en su cama con ella.

¿Cómo podía una chica llegar a hacer el ridículo con tanta facilidad?

Realmente debería escribir un libro sobre cómo quedar como una tonta.

Santana tampoco había venido a buscarme hoy. Probablemente estaba preocupada de que yo pensara que lo que sucedió era más que ella.

Apuesto a que la hermosa morena bajita estúpida nunca llegó a su cama lloriqueando como una idiota y apestando a tabaco.

Ella simplemente no parecía de ese tipo.

Me quedé sin cosas que hacer en la ciudad y ninguna de las películas del cine parecía atractiva.

Lo único que quedaba por hacer era esconderme en casa.

Varios vehículos entraron en el camino, dado todo el sonido de la grava. Me acerqué a mirar hacia fuera para ver qué estaba pasando.

Eran camiones cargados de chicas.

Un montón de chicas.

¿Qué demonios?

Corrí escaleras abajo hasta el porche delantero.

Fuertes insultos eran arrojados por ahí junto con un montón de risas y comentarios lascivos.

Santana saltó sobre la cerca y una enorme sonrisa se extendió por su cara cuando la manada de chicas hizo su camino hacia el granero.

Ellas eran sus amigas. Eso estaba claro.

Golpeó sus palmas con algunas e hizo algunos comentarios con su sonrisa arrogante, por lo que supe que probablemente era algo travieso.

—¿Te quedas en casa por el próximo par de horas?—dijo papá, mientras subía los escalones del porche con el ceño fruncido.

—¿Quiénes son?—le pregunté, sorprendida de que Santana hubiera dejado a un montón de chicas venir a verla aquí.

—Es el equipo de Softbol de tu tía Sue. Las envió aquí para hacer un poco de tiempo de vinculación con la muchacha. No lo quiere teniendo su mente fuera de la meta. Le dije que estaría bien por un par de horas. Se supone que la llevarán a la ciudad para comer algo y traerla de vuelta.

—¿Puedo sentarme en el porche?—le pregunté, con ganas de verlas.

Era interesante ver a Santana con sus compañeras de equipo.

—Supongo, pero cuando regresen por ese camino entrarás. ¿Escuchaste?

—Sí, señor—le contesté.

Él todavía me trataba como si fuera una chica de dieciséis años, en lugar de una mujer de veinte.

Parte de eso era mi culpa.

Había sido tan dependiente de Casey, que cuando murió me hice pedazos.

Papá tuvo que cuidar de mí como si fuera una niña de nuevo. No me acordaba de comer. No respondía llamadas telefónicas. No iba a ninguna parte. Le di control completo sobre mi vida. Mi edad no significaba nada para él.

Todavía pensaba que tenía que cuidar de mí.

Hasta que me mudara, sabía que siempre se sentiría así.

Un fuerte silbido interrumpió mis pensamientos y bajé la mirada hacia el granero, para ver a tres muchachas sentados en la parte trasera del camión de la granja, mirándome.

La castaña con el pelo largo recogido en una coleta era más guapa que las otras y ella lo sabía.

La sonrisa insinuante en su rostro y la inclinación de su cabeza lo hacía evidente; en verdad pensaba que yo simplemente me pasearía por ahí porque me silbó.

Tal vez todas las jugadoras de Softbol estaban llenas de sí mismas.

Santana salió del establo, sus ojos fijos en los míos. Desvió la mirada hacia las chicas del camión y les dedicó un solo movimiento de cabeza. Las tres le dijeron algo y ella no pareció muy contenta.

Pero ellas no miraron hacia mí.

Me pregunté si les advirtió que se fueran porque era la sobrina de la entrenadora Sue o porque no quería que coquetearan conmigo.

De alguna manera no creo que realmente le importara si coqueteaban conmigo.

Ella era muy coqueta.

No era ninguna sorpresa que sus amigas también lo fueran.

Las chicas comenzaron a regresar por el camino ahora que Santana tenía ropa limpia.

Papá estaba de vuelta en su oficina y me pregunté si podía quedarme sentada en la mecedora mientras ellas pasaban.

Santana guio al grupo mientras se acercaban a la parte delantera de la casa.

Recorrí al grupo con la mirada y entonces mis ojos volvieron a ella. Estaba mirándome. Sentí que mi cara se calentaba.

¿Y si me hablaba delante de todas ellas y decía algo estúpido y todas se reían de mí?

Decidí que era mejor hacer lo que papá dijo, después de todo. Girando, agarré el pomo de la puerta y entré corriendo.

Me acerqué a la nevera por un vaso de agua.

Odiaba que algo tan estúpido como un grupo de chicas me pusiera nerviosa.

Hubo un golpe en la pantalla de la puerta, luego se abrió una grieta y Santana asomó la cabeza.

—Oye, ¿estás bien?—preguntó con una mirada de preocupación en su rostro.

—Sí, estoy bien—le contesté, sintiéndome rápidamente tonta por correr al interior.

—Lo siento por las chicas. No querían hacerte sentir incómoda. Estaba bañándome, así que no sabía que te estaban molestando.

¿Había estado preocupada porque me hicieran sentir incómoda?

Eso era… dulce.

—Oh. No. Estaba bien. Ni siquiera sé lo que dijeron.

Una sonrisa torcida brilló en su rostro.

—Probablemente una buena cosa. Sin duda que eres una bonita imagen, yaciendo en el porche con esos pantalones cortos. No puedo decir que las culpe por mirar fijamente, hasta las que no juegan en nuestro equipo—mi cara se sentía enrojecida y un claxon sonó afuera—Me tengo que ir. Sólo quería asegurarme de que estabas bien.

Asentí, dio un paso atrás y dejó que la puerta se cerrara. Entonces me guiñó un ojo antes de girarse y alejarse.





*********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4589
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Mar Jul 04, 2017 9:09 pm

Ahora las cosas van encaminadas de buena forma entre ellas, podria decirse que son amigas y san ya no se siente tan mujeriega!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6430
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 12. Precedente  1, 2, 3, ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.