Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Parental attachment»
Hoy a las 12:57 am por Gabriela Cruz

» FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Cap 8
Ayer a las 9:37 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 3 - P I
Ayer a las 9:29 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Vie Oct 20, 2017 9:21 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Mar Oct 17, 2017 11:31 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Mar Oct 17, 2017 11:15 pm por 23l1

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 23 y 24
Lun Oct 16, 2017 4:02 pm por JVM

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 3,4 y 5
Lun Oct 16, 2017 10:38 am por 3:)

» BRITTANA CUPIDO PORLOGO,6 y 5
Lun Oct 16, 2017 9:23 am por 3:)

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Epílogo
Jue Sep 14, 2017 7:13 pm por 23l1

» Brittana: Toda la Rabia. Epilogo y Bonus
Jue Ago 24, 2017 10:36 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 21, 2017 10:47 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: NO LE RECLAMES AL AMOR. Epilogo
Mar Ago 15, 2017 8:24 pm por micky morales

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo
Dom Ago 06, 2017 8:06 pm por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Mar Jul 25, 2017 6:07 pm por monica.santander

» [Resuelto]Brittana: Hermanastras con Beneficios.. Actualizado 20-07-17
Jue Jul 20, 2017 6:12 pm por JVM

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
Isabella28
 
micky morales
 
3:)
 
JVM
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

[Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Jue Oct 12, 2017 5:59 pm

Hola morra...

Mal que mal sea bueno o malo britt esta buscando o tratar de hacer lo bueno para el bienestar de su mamá... Aunque venda el alma al diablo por salvarla...
Se me que emily le dio una carta blanca a san... Puede que sea la última si lo sabe hacer bien es a todo o nada!!!

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5081
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Jue Oct 12, 2017 8:18 pm

monica.santander escribió:Sabias palabras de Emily, espero que no sea tarde para San!!! Odio  la situacion  de Britt!!!
Saludos



Hola, si que lo fueron... y espero un pouito q si o q cuesta la vrdd =/ Y no eres la unica =/ Saludos =D




micky morales escribió:Espero de verdad que san saque  britt de esa m... antes que sea demasiado tarde, por otra parte tal vez paresca que no tengo sentimientos pero que egoista la madre de britt al practicamente obligarla a hacer lo que ella hacia!!!!



Hola, yo tmbn, no merece estar en esa situación =/ Mmmm tienes un punto ai..., pero yo creo q britt lo hubiera ehco, no¿? Saludos =D





JVM escribió:Parece que Em sabe mas de lo que dijo ..... Y San pfff esa llamada le hubiera ayudado pero prefiere seguir sufriendo tontamente.
Y Britt bueno empezando mas que bien con su nuevo trabajo, espero que aguante todo esto :/



Hola, tmbn lo pienso. No tengo comentarios para la morena ¬¬ Espero lo mismo la vrdd... lo cual es dificil, no¿? Saludos =D




3:) escribió:Hola morra...

Mal que mal sea bueno o malo britt esta buscando o tratar de hacer lo bueno para el bienestar de su mamá... Aunque venda el alma al diablo por salvarla...
Se me que emily le dio una carta blanca a san... Puede que sea la última si lo sabe hacer bien es a todo o nada!!!

Nos vemos!!



Hola lu, si q si... lo cual es entendible =/ Si q si =/ Dices tu¿?... xq lo creo tmbn xD Entonces esperemos y lo haga po =/ Saludos =D


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4721
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Jue Oct 12, 2017 8:20 pm

Capitulo 26


Brittany


Esa fue la tercera vez esa semana que Sam aparecía durante mi turno, causando problemas.

Literalmente me arrastró del único hombre al que le hacía un baile erótico mientras me envolvía con su chaqueta.

Maldiciendo a más no poder.

Le rogué a Sue que me dejara controlarlo y no lo echara. Lo entendió cuando se enteró de que era un amigo de la familia que tenía dificultades lidiando con mi nuevo trabajo.

Solamente me advirtió que era mejor que no sucediera de nuevo.

Así que ahora Sam venía y pagaba por todos mis tiempos disponibles para bailes y me llevaba a la parte de atrás, donde continuaba diciéndome que se casaría conmigo y que se haría cargo de los gastos médicos de mi mamá.

Cuando eso no funcionó, me suplicó que recibiera ayuda del Seguro médico.

Le expliqué que la atención que mamá recibiría no era suficiente. El seguro no cubría todo lo que necesitaba, y las cuentas médicas comenzarían a acumularse pronto… tenía que desnudarme durante varios años para pagarla en este momento.

Una vez que mi turno terminó, Sam me acompañó a mi camioneta.

—No puedo soportarlo más, amor. Vas a tener que parar. Voy a ser arrestado la próxima vez que tenga que escuchar a uno de esos cachondos hijos de puta hablar sobre tus tetas y las cosas que quieren hacerte.

Me gustaba fingir que esos hombres no se encontraban ahí y no hablaban o pensaban en mí.

Escuchar a Sam decírmelo me hizo sentir sucia.
Mi piel se hallaba sensible por restregármela cuando me limpiaba cada noche.

A pesar de que nadie me tocaba, podía sentir sus ojos en mí. Me hacía sentir barata y sin valor.

Pero pagué todas nuestras cuentas y puse suficiente dinero del costo de la cirugía de mamá que se estaba organizando ahora.

—Sam, por favor. Solo deja de venir. Me gustaría que Mike nunca te hubiese dicho. Sabe por qué lo estoy haciendo y que no tengo otra opción. Al venir solo estás haciéndomelo más difícil. Puedes venir cada maldita noche que trabaje, pero no puedo parar. Necesito este dinero. Así que, por favor, déjalo ir.

Sam pateó mi rueda y maldijo, y luego dejó escapar un grito enojado.

—¡Esto es una mierda! ¿Dónde está esa niña bonita ahora? ¿Eh? ¿Con todo su maldito dinero? Te quería, pero huyó como loca cuando las cosas se pusieron difíciles—se señaló a sí mismo—¡No estoy huyendo! A alguien le tiene que importar, Britt. A alguien le tiene que importar, o te vas a perder a ti misma.

Ya me perdí.

Odiaba mirarme en el espejo. Me sentía mancillada.

Saber que mamá vivió toda mi vida así me rompía el corazón aún más.

Lo hizo por mí.

Esta horrible sensación desagradable con la que vivió por mí. La mujer hastiada en la que se convirtió tenía sentido.

Los hombres no podían tocarla emocionalmente porque los alejó.

Lo entendía ahora.

Tenías que hacerlo para sobrevivir.

Si te enfocabas en la forma en que te veían, era demasiado difícil.

—Esta es mi elección. La hice y voy a vivir con eso. ¡No voy a dejar que mi mamá muera! ¿Me escuchas?—grité, incapaz de controlar mis emociones—¡No voy a dejarla morir! Así que aléjate, maldita sea. Solo necesito que te alejes—abrí la puerta de la camioneta y entré.

No miré a Sam mientras salía del estacionamiento.

Me aseguré de encontrarme lo suficientemente lejos antes de dejar caer la primera lágrima.




Nuestro complejo de departamentos no se hallaba en la mejor zona de la ciudad, pero era barato.

Eso era lo que importaba ahora.

Mamá tenía un arma, y me encontraba muy segura de que podría utilizarla si lo necesitaba.

Cogí mi lata de gas pimienta cuando abrí la puerta de la camioneta y mantuve mi dedo en el gatillo mientras corría por las escaleras hacia la puerta que nos pertenecía.

Inspeccionando para asegurarme de que me hallaba sola, abrí la puerta y me apresuré para entrar, luego cerré las tres cerraduras que nos daban algo de seguridad.

Una vez que sabía que nos encontrábamos a salvo, tranquilamente fui al baño para limpiarme.

Mamá siempre se hallaba dormida cuando llegaba a casa, así que cuando entraba con el rímel corriendo por mi cara cada noche no lo veía.

Abriendo el agua tan caliente como pude, me desnudé y entré en la pequeña ducha, dejando que el agua me limpiara.

Cerré los ojos y me imaginé la suciedad que se aferraba a mí yéndose por el desagüe.

Era la única manera de que pudiera hacerle frente.

Me quedé bajo el agua, enjabonándome una y otra vez, hasta que el agua se enfrió.

La frialdad a veces no era suficiente para alejarme.

Había un entumecimiento que venía con el agua helada. Esta noche no me quedé para esa parte.

Me sentía agotada mental y físicamente.

Sue mencionó que tenía ojeras esta noche, y luego hizo un poco de magia con el maquillaje.

Los dedos de mis pies palpitaban debido de los tacones que teníamos que llevar durante toda la noche, y me estremecí mientras caminaba en silencio a la habitación y me metía en la cama.

Mamá roncaba suavemente a mi lado.

No conseguimos un departamento de dos dormitorios ya que este nos ahorraba dinero, y porque la casa que alquilamos antes también vino con una de las camas que utilizábamos; no era nuestra.

Solo mi cama nos pertenecía.

No compramos otra cama cuando ambas podíamos dormir en ésta.

Y una vez que mamá comenzara con los tratamientos de quimioterapia, me necesitaría cerca por la noche.

Jalé las mantas hasta la barbilla y cerré los ojos. Era mi parte favorita del día.

Podía escapar y soñar acerca de cosas fuera de mi alcance.




Santana


Necesitaba un cierre.

Tenía que ser eso.

No podía avanzar.

No podía dejar de pensar en ella, y no podía dejar de estar tan malditamente enojada con todos.

Le gritaba a la mayoría de la gente lo suficientemente valiente como para hablar conmigo.

Su camioneta no se encontraba fuera de la casa. Ningún auto se hallaba ahí.

El lugar lucía vacío.

No salí, pero en cambio le dije a David que me llevara a Live Bay.

Si no se encontraba ahí, estaría alguien que supiera dónde podía encontrarla.

Antes de marcharme, la llamé, pero su celular se hallaba desconectado.

Pensar el por qué desconectó el número me ponía tan nerviosa que no pude concentrarme en la verdadera razón por la que me encontraba aquí.

Para terminar las cosas.

Necesitaba verla y decirle exactamente lo que pensaba de ella, y entonces podría alejarme.

Verla de nuevo y ver que no era lo que imaginé en mi cabeza me ayudaría a lidiar con el hecho de olvidarla.

Todavía se hallaba en un maldito pedestal en mi cabeza, y la chica en el teléfono que me dijo que se acostó con Sam no coincide con la chica que me dijo que me amaba.

La única manera de demostrarme a mí misma quien realmente era, sería viéndola.

Entré a Live Bay y el imbécil con el que se acostaba cantaba en el micrófono.

Estaría aquí.

Escaneé la multitud buscando a alguien que conociera, pero no vi a nadie familiar ni a Brittany.

Di un paso entre la multitud y miré de nuevo al escenario mientras el idiota con delineador de ojos me miraba.

Dejó de cantar y entrecerró los ojos contra las luces del escenario mientras me miraba fijamente.

Me encontraba lista para esto. Me importaba bien poco que fuera hombre y tuviera más fuerza que yo.

Era mujer y nosotras sabíamos cómo defendernos y más cuando necesitábamos algo.

Necesitaba una buena razón para golpearlo hasta la mierda.

Di un paso hacia adelante, y sus ojos se enfocaron lo suficiente para darse cuenta que era yo a quien veía.

Vi a uno de los miembros de la banda darle un codazo, tratando de llamar su atención. Sacudió la cabeza, sin romper la mirada furiosa que me daba.

Me señaló.

—¡Tú!—rugió, saltando fuera del escenario y caminando hacia mí.

Oí el resto de la banda detrás mientras comenzaban a moverse, pero no podía apartar la mirada.

¿Cuál era el problema de este tipo?

Parecía a punto de matarme.

Era yo el que tenía el puto derecho de estar enojado. No él.

Cuando se acercó, echó sus brazos hacia adelante y los conectó con mis hombros empujándome. Me tambaleé, al no estar preparada para su movimiento, pero me las arreglé para moverme justo a tiempo antes de su próximo empujón. Mi puño golpeó su cara con un golpe sólido.

Dos miembros de la banda lo agarraron por detrás y el otro se puso de pie frente a mí, levantando las manos.

—Tranquila morena—me dijo, y con cautela dejé caer el puño que subí de nuevo para dar otro golpe satisfactorio.

La sangre en su labio no era suficiente.

Quería verlo en el maldito suelo, inconsciente. Me la arrebató.

—¡Lo voy a matar! ¡Es una patética hija de puta, y quiero verla muerta!—gritó Sam mientras luchaba contra los agarres de los otros chicos.

—Tranquiliza tu culo, Sam. Luchar con Santana no la está ayudando. No tienes que olvidar que sigue siendo una mujer, y lo sabes, así que deja la culpa y ve a calmarte de una puta vez—dijo Mike mientras daba un paso al lado Sam—Actúa como hombre—le dijo Mike.

Sam giró su furiosa mirada de nuevo a mí.

—La dejó. Como la mimada y arrogante pedazo de mierda que es. ¿No se supone que las mujeres piensan con los sentimientos? Ni siquiera trató de ayudarla. ¡Ama a esa patética hija de puta que tenemos aquí!

Mike se puso delante de Sam y dijo algo lo suficientemente bajo que no pude escucharlo.

Quería saber qué pensaba que le hice a Brittany, porque seguro que no tenía los hechos claros.

—Déjalo hablar. Quiero saber qué es lo que hice exactamente, porque de la forma en que lo veo, yo fui la que fue jodida—dije a la espalda de Mike, y todo el mundo que nos rodeaba se calló.

Mike lentamente se dio la vuelta, y su atención se hallaba completamente centrada en mí ahora.

—¿Perdón?—dijo. El borde de la advertencia en su voz solo añadía más a mi confusión.

¿Qué les dijo Brittany que hice?

—No le hice nada a Britt. Durmió con él y rompió las cosas conmigo—dije, señalando a Sam.

—¡No durmió conmigo!—rugió Sam, luchando por soltarse ya que lo contuvieron de nuevo—¡Solo te quería a ti! Créeme, traté como el infierno, pero solamente te quería y tú huiste, dejándola a la primera señal de problemas. ¿Qué pasa? ¿Una stripper no es lo suficientemente buena para ti? ¿Estar obligada a malditamente desnudarse para pagar las facturas del hospital de su mamá es demasiado bajo para tu culo arrogante?

—¡Basta!—dijo Mike, parando a Sam—Sácalo de aquí antes de que lo calle yo mismo.

Ya no me importaba que Mike tuviera el físico de un muro de ladrillos.

Necesitaba saber de qué demonios gritaba Sam.

—¡No!—dije, moviéndome hacia él—Quiero saber lo que está diciendo—le dije a nadie en particular—¿Quién está desnudándose para pagar las facturas del hospital de su mamá?—me detuve cuando las palabras que salieron de mi boca tuvieron sentido—No—dije, sacudiendo la cabeza—no se referían a…—¡No!

Mentía.

Sam me miró con incredulidad.

—No lo sabes—dijo, casi demasiado silencioso—No te dijo una mierda—negó y se soltó del agarre de los chicos—¡Hija de puta!—rugió—¡Ni siquiera sabes una maldita cosa!

Me giré para mirar a Mike, aun sintiendo el horror de lo que dijo registrándose en mi cerebro.

—¿Qué facturas de hospital?—me las arreglé para preguntar a través de la fuerte tensión en mi garganta.

—Las de su mamá. Tiene cáncer. No tienen seguro, y tiene que hacerse una mastectomía. Tuvieron que mudarse a un lugar más barato, y Britt tuvo que conseguir un trabajo que paga las facturas y paga el gran pago mensual que tiene que hacer en el hospital para que su mamá pueda obtener la cirugía y obtener quimio.

Mi pecho se sintió como si alguien hubiese dejado caer una carga de putos ladrillos sobre él.

—¿Cuándo lo descubrió?

—Hace aproximadamente cuatro semanas.

—Ni siquiera sabe una maldita cosa—seguía desvariando Sam—Me dijo que no era su problema. Pensé que trataba de jodidamente protegerla, pero ni siquiera se lo dijo.

Lo miré y toda su historia empezó a tener sentido.

—Nunca durmió contigo hace cuatro semanas.

No era una pregunta.

Sabía la respuesta.

—Joder, ni siquiera me hablaba hace cuatro semanas. Se encontraba demasiado ocupada escapando de la ciudad sin decírselo a nadie. No he tenido a Britt desde que la alejaste de mí.

Mi sangre latía en mi cabeza, y sabía que me sentía pasmado, ya que mi respiración era forzada.

—¿Dónde está? —le pregunté a Mike.

—En Mobile donde Sue—respondió Sam en su lugar—Mike no sabe una mierda. Soy el que va ahí y paga por todos los malditos bailes eróticos para que no tenga que dárselos a ninguno de esos hombres y más de una mujer lujuriosos.

La imagen del cuerpo de Brittany estando en exhibición para un grupo de hombres era todo lo necesario.

Me di la vuelta y eché a correr.






*********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4721
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Jue Oct 12, 2017 9:27 pm

hola morra,...

joder no puede ser mas mierda lo que tiene que pasar britt,..
a ver hasta donde se arrastra santana para que britt y si su ¿orgullo? deje que san se acerque? y la deje ayudarla??
a ver con reaccionan cuando se vean,.. y en que contexto?? espero que san no la vea bailando sino es una masacre!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5081
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Vie Oct 13, 2017 12:41 am

Hola!!!!!! Maratonnnnnn!!!!!! Esto merece un maraton!!!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4278
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Vie Oct 13, 2017 8:34 am

POR DIOS AHORA SI SE PUSO LA COSA BUENA, ESPEREMOS A VER QUE HACE SANTANA!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6494
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Vie Oct 13, 2017 9:32 am

Jaja jaja apoyo la idea del maratón!!!
Y me alegra que San haya ido por su "cierre" así se pudo enterar de toda la verdad y pues quedo como la estúpida que es al no saber nada ..... Ahora le toca arreglar las cosas! Sacar a Britt de ahí y ayudarla aunque dudo que la rubia acepte...
Y por cuanto a Sam dudaba del amor hacia Britt pero todo lo que ha hecho me deja en duda ...
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1070
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Vie Oct 13, 2017 7:39 pm

3:) escribió:hola morra,...

joder no puede ser mas mierda lo que tiene que pasar britt,..
a ver hasta donde se arrastra santana para que britt y si su ¿orgullo? deje que san se acerque? y la deje ayudarla??
a ver con reaccionan cuando se vean,.. y en que contexto?? espero que san no la vea bailando sino es una masacre!!!

nos vemos!!!



Hola lu, la vrdd esk no =/ ni palabras ai, vrdd¿? =/ Pfff espero que más q eso la vrdd :@ Espero que intente hacer todo para por lo menos este cerca de britt ¬¬ Mmmm interesante momento, no¿? jajajaja =O interesante pregunta jajaja. =O te imaginas!¿? jajaja seria bueno así sufre jaajajajaj (notese la risa malvada). Saludos =D





monica.santander escribió:Hola!!!!!! Maratonnnnnn!!!!!! Esto merece un maraton!!!!!
Saludos



Hola, jajaajaj vrdd! se me había olvidado mmm dejame ver que puedo hacer xq creo q no quedan tantos caps, ya sea adaptado o para el fin de al historia =/ Saludos =D





micky morales escribió:POR DIOS AHORA SI SE PUSO LA COSA BUENA, ESPEREMOS A VER QUE HACE SANTANA!!!!



Hola, jajaajjaaj dices tu¿? jaajajajajajaaj. Espero q y de todo la vrdd ¬¬ SAludos =D





JVM escribió:Jaja jaja apoyo la idea del maratón!!!
Y me alegra que San haya ido por su "cierre" así se pudo enterar de toda la verdad y pues quedo como la estúpida que es al no saber nada ..... Ahora le toca arreglar las cosas! Sacar a Britt de ahí y ayudarla aunque dudo que la rubia acepte...
Y por cuanto a Sam dudaba del amor hacia Britt pero todo lo que ha hecho me deja en duda ...



Hola, dices tu¿? jajajaaj intentare hacer lo mejor q pueda, ya q como dije antes, nose si tenga caps de reserva o para el final de al historia... si eso pasa podríamos llegar a un acuerdo, no¿? jajja. A mi tmbn la vrdd, apoyo lo q dices la vrdd! Si q si y q sufra la vrdd! Q sufra! q sufra! y le cueste todo de todo! LA vrdd esk si... o amigo noma mejor ajjajaja. Saludos =D


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4721
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Cap 27

Mensaje por 23l1 el Vie Oct 13, 2017 7:44 pm

Capitulo 27


Brittany


Sam no había vuelto desde que le grite afuera. Necesitaba llamarlo y disculparme.

El no merecía eso.

Y sin el aquí desviando todos los bailes de regazo, tenía que soportar mi camino a través de ellos más y más a menudo.

Era casi mi turno para el escenario.

Este era el momento más fácil de la noche. Las luces me cegaban, así que no podía ver a las personas observando.

Estaba sola ahí arriba y bailando por diversión.

Ajuste la parte de arriba de terciopelo rojo. Mi pezón casi se mostraba, era tan bajo. Me lo estaría quitando pronto de todas formas, pero a Sue le gustaba que estuviéramos cubiertas cuando saliéramos al escenario.

—Te toca—llamó el director del escenario, y revise mi lápiz labial para asegurarme de que estaba bien antes de dirigirme hacia las escaleras y las cortinas.

La primera noche que había hecho esto había estado tan enferma que estaba asustada de vomitar en el escenario.

Pero entonces había caminado ahí afuera y me había dado cuenta de que no podía verlos.

El ritmo comenzó, y supe que era mi señal. Jale la cortina y levante la pierna antes de suavemente dejarla salir, entonces el resto cayó hasta que estaba parada ahí en mi disfraz y tacones. Escuché los usuales gritos y silbidos, pero los apagué.

El frio metal del tubo toco mi mano mientras comenzaba mi rutina y me enfocaba en la música.

Un alto grito me sorprendió, y entonces otro sonido.

Deje de bailar y trate de ver en la habitación oscura. Podía ver a una mujer moviéndose a través de la multitud hacia el escenario, pero estaba tan oscuro que todo lo que podía decir era que estaba empujando a las personas fuera de su camino.

Mire alrededor, buscando a alguno de los guardias antes de que el llegara al escenario.

Había Escuchado historias de horror acerca de hombres trepando al escenario para llegar a la bailarina, pero no de una mujer.

No estaba segura de que alguna vez sería capaz de volver aquí de nuevo después de ese tipo de experiencia.

Retrocedí, lista para correr detrás del escenario, cuando las luces golpearon la cara de la mujer.

Santana.

Esto no estaba bien.

¿Por qué Santana estaba aquí?

Vi mientras saltaba al escenario y acechaba hacia mí con una mirada determinada en su rostro.

El envolvió un abrigo a mí alrededor.

—Fuera del escenario Britt. Si no quieres que derribe a cada maldita persona en este club, saldrás de este escenario por mí—su voz era urgente.

Ryder uno de los guardias del club, salto al escenario y camino hacia Santana.

Tenía que actuar rápido.

La empuje detrás de mí y negué con la cabeza hacia Ryder

—No. Ella está conmigo. Está bien. Voy a lidiar con ella—le dije, empujando a Santana hacia atrás mientras caminaba en reversa.

—Garrison lo quiere fuera de aquí—me informo Ryder estaba segura de que Garrison lo quería, pero eso no estaba pasando.

Al menos, no de la forma en que ellos pensaban.

—Si Garrison me quiere aquí, entonces va a dejarme manejar esto—respondí.

Ryder levanto su mirada por encima de mi hombro hacia Santana, entonces de nuevo hacia mí.

—Voy a decirle. Apresúrate —me dijo.

Asentí y me di la vuelta hacia Santana empujándola detrás del escenario conmigo.

Cuando estábamos fuera de vista, levante la mirada hacia ella, tratando de no pensar en cuan limpia olía.

Como contrario a mí.

Comencé a retroceder, dándome cuenta de que me estaba tocando.

Estaba sucia, no necesitaba tocarme.

Sus manos se tensaron en mis brazos.

—Vas a conseguir tu ropa y vamos a irnos.

No sabía porque ella estaba aquí o como supo dónde encontrarme, pero no podía irme.

Perdería mi trabajo.

Quería irme con ella.

Quería verla y escucharla hablar. Pero no podía.

—No puedo. Van a despedirme.

—Bien, porque has terminado aquí—dijo, tomando mi mano—¿Dónde está tu camerino?

—Necesito este trabajo. No entiendes. Esto no es algo que estoy haciendo porque quiero.

—¿Crees que no se eso?—me interrumpió—La única razón por la que has estado quitándote la ropa enfrente de esas personas es porque estas desesperada. He hablado con Sam y Mike. Se todo lo que tu debiste haberme dicho—negó con la cabeza—No puedo creer que me mentiste. Tu…—se detuvo y cerró los ojos, entonces murmuró una maldición—Voy a golpear la mierda fuera de Emily cuando la vea. Ella lo sabía.

¿Emily?

¿Qué demonios tenia Emily que ver con esto?

—Este no es tu problema. Es mío. Tengo una forma de resolverlo, y sabía que no serias capaz de manejar que me quitara la ropa, así que hice lo que tenía que hacer—le explique.

—Porque me estas protegiendo—dijo, mirándome como si hubiera hecho algo noble en lugar de algo degradante.

—Si no fueras tan famosa con la multitud, te despediría—dijo Sue detrás de mí—Finalmente nos deshicimos del tipo tatuado ¿y ahora este? ¿En serio? ¿No puedes decirles a tus parejas que se queden como el infierno lejos de aquí cuando estás trabajando?

Comencé a explicar, pero Santana me agarró y me puso detrás de ella como si estuviera protegiéndome de Sue.

—No tienes que lidiar con eso más, porque ella no va a volver—dijo.

Sue elevó una ceja y la cadera, entonces miró por encima de su hombro a mí.

—¿Es verdad?

Abrí la boca para decir que no.

—Sí, lo es. Britt ha terminado aquí—dijo Santana.

Tenía que hacer algo.

—No Santana detente—dije luchando para liberarme de ella—No puedes venir aquí y hacer esto. Tengo cuentas que pagar, y esto las paga. No puedes solo…

—¿Me amas Britt? —preguntó, interrumpiéndome.

¿Por qué estaba preguntándome eso?

Ella sabía que la amaba. Ya le había dicho eso.

—¿Me amas?—repitió mientras la miraba fijamente.

—Sabes que lo hago —respondí finalmente.

—Dilo.

No tenía tiempo para esto.

Lo había dicho una vez y ella no lo había dicho de regreso. No estaba diciéndolo de nuevo.

Tenía un trabajo que salvar.

—No veo que eso…

—Dilo Britt—suplicó, acercándome a ella. Su voz había caído a ese sexy sonido que siempre hacía derretirme.

—Te amo—le dije, incapaz de decirle que no.

—Te amo más. Y no voy a dejar que ni un solo hombre ni mujer vea lo que me pertenece de nuevo. Voy a ocuparme de eso. De todo. Tu mamá va a tener el mejor tratamiento médico disponible. No voy a discutir contigo al respecto. Así es como va a ser. Voy a cuidar de ti porque tú eres la razón por la que me levanto en la mañana, y cuando alejaste esa razón de mi era miserable. Jodidamente miserable. Nunca quiero sentirme así de nuevo.

—¿Me amas?—repetí, aun estancada en esa parte de todo lo que acababa de decir.

Una sonrisa apareció en sus labios.

—Más que a la vida —me dijo.

—¿En serio? —pregunté, necesitando escucharlo de nuevo.

—Oh por el amor de Dios, ella ya lo dijo. Te ama. Consigue tu ropa y vete. No podía imaginarme porque no tenías una persona encantadora corriendo detrás de ti para salvar el día—la voz de Sue me recordó que no estábamos solos. Me di la vuelta para mirarla, y ella asintió hacia la puerta trasera—Ve. Nunca perteneciste aquí para empezar—dijo, entonces se dio la vuelta para alejarse.

—Vámonos —dijo Santana en mi oído.

—Tú no puedes solo pagar las facturas médicas de mi mamá. No es correcto—discutí—Ni siquiera tienes el dinero. Es de tu mamá, y ella me odia. Trató de pagarme para romper contigo.

—¿Ella que? —me preguntó.

Mierda.

No había querido decir eso.

—Ella, uh… el día después de que me dejaras la última vez. Ella vino a mi casa y me ofreció dinero para romper contigo y desaparecer. No lo tomé y le dije que no. Entonces descubrí lo de mi mamá esa noche, así que obtuvo su deseo de todas formas.

Santana tomó una respiración profunda y apretó los dientes.

—¿Ella te ofreció dinero? —repitió con incredulidad.

Solo asentí.

Ella en verdad iba a odiarme ahora.

—¿Por qué no lo tomaste? Cuándo descubriste lo de tu mamá, ¿Por qué no lo tomaste? ¿Por qué hiciste esto?—dijo, mirando alrededor con disgusto.

—No podía tomar dinero por romper contigo. Te amo. No podía hacer eso—le die, pensando que eso se explicaba por sí solo.

No dijo nada al principio. Solo me sostuvo.

—Vámonos —susurró finalmente.

—No puedo. Tu mamá no va a pagar las cuentas de la mía —le recordé.

—No tocaría el dinero de mi mamá. Además, ella está a punto de tomar un golpe en asignación. Emily me debe, y no tengo dudas de que ella está esperando a que la llame con su tarea específica.

No podía tenerla pidiéndole a su hermana tanto dinero.

—No. No voy a dejarte hacer eso. Amo que quieras ayudarme, pero no puedo permitir que le pidas a tu hermana que te de esa cantidad de dinero.

Santana frunció el ceño.

—¿Darme? Infiernos, Emily no va a darme una mierda. Ella me presta algo, pero no me estará dando nada. Cuando cumpla veintitrés, la totalidad de la herencia de mi abuelo se volverá mía por su última voluntad y testamento. Emily lleva la cuenta de cuanto voy a deberle en un par de años, te lo aseguro. Pero voy a tener más dinero en el banco que ese hermana mío estrella de rock, y ella lo sabe.




Santana


Brittany estaba envuelta en mi abrigo y sentada en silencio mientras manejaba su camioneta.

Ella no había dicho mucho desde que habíamos dejado el club.

Verla en ese escenario y escuchar a las personas alrededor hablando de sus tetas me había golpeado al mismo tiempo.

Había actuado por impulso, necesitando protegerla. Ahora que la tenía fuera de ahí, todo estaba comenzando a asentarse, y quería romper algo.

Ella nunca habría tenido que hacer eso, pero habían sido sus intentos por sobrevivir.

Era todo lo que sabía hacer, y ella había estado dispuesta a cualquier cosa para ayudar a su mamá.

Todo a excepción de tomar el dinero de mi mamá.

Porque me amaba.

Deseaba que hubiera tomado el dinero de mi mamá. Ni siquiera estaría enojada por eso en este momento.

Estaría jodidamente aliviada de que hubiera tenido el dinero para cuidar de su mamá y que aun estuviera a salvo en su casa.

—Aquí—dijo ella, rompiendo el silencio, y mire a los baratos departamentos a mi izquierda.

Solo estaba empeorando.

Me estacioné, y la oscuridad rodeando el lugar por los faroles quemados no me estaba ayudando a lidiar con esto.

Apagué la camioneta y me senté ahí, mirando al frente.

—¿Por cuánto tiempo has vivido aquí? —pregunté.

—Un poco más de tres semanas —dijo suavemente.

—¿A qué hora llegas a casa por la noche?

Ella jugó con las manos en su regazo.

—Cerca de las tres —dijo finalmente.

Ella estaba bien.

Nada le había pasado.

Estaba viva.

Seguía recordándome una y otra vez que estaba bien.

—¿Santana?—su voz sonaba insegura.

Levante la mirada hacia ella.

—¿Sí?

—Llevo a Mace conmigo cuando voy de la camioneta al departamento, y mamá tiene un arma. Hay tres cerrojos en la puerta—dijo ella, tratando de reasegurarme.

—Déjame llevarte a la puerta —le dije, y abrí la puerta de la camioneta.

David ya había estacionado la limosina y estaba caminando hacia nosotras. Él iba a asegurarse de que llegáramos a salvo al interior.

Incluso David veía el peligro aquí.

No era solo yo siendo sobreprotectora.

—Voy a tenerlas fuera de aquí mañana—le dije mientras me adelantaba a abrir la puerta.

—Bien—fue su simple respuesta.

Abrí la puerta y la ayudé a bajar.

Ella apretó el abrigo más a su alrededor y me dejó entrelazar los dedos con los suyos mientras me llevaba por las escalera y entonces a la esquina más alejada del edificio.

Ella abrió la puerta.

Me había preparado para el interior, pero verlo aún era difícil de manejar.

—Necesito tomar una ducha—dijo ella, mirando alrededor insegura de lo que yo planeaba hacer.

La pequeña habitación con un sofá tenía una mini cocina adjunta. Entonces dos puertas. Una debía ser la habitación y otra el baño.

Estaban compartiendo una habitación.

—Ve a tomar una ducha, estaré aquí—le dije, asintiendo hacia el sofá.

—Me toma un rato. Me gusta estar… limpia —dijo, la última palabra tan suave que casi me la perdí.

El significado detrás de sus palabras hizo que mi corazón se sintiera como si hubiera explotado.

Ella pensaba que estaba sucia.

—Está bien—le dije, y cuando se dio la vuelta para ir al baño, la seguí.

Ella me miro cuando alcanzó la puerta.

—¿Qué estás haciendo?

—Voy a bañarte—le dije, y no esperé a que dijera nada más.

Entré al baño y encontré el interruptor de la luz. La pequeña habitación tenía una diminuta ducha en la esquina.

—Es demasiado pequeña para nosotras dos —dijo ella.

—No necesito entrar a bañarme contigo—le digo, y abro la cortina de la ducha—Quítate la ropa Britt. Déjame hacer esto.

Ella desliza mi abrigo de sus hombros y lo cuelga de la puerta.

—¿Por qué? —pregunta mientras comienza a desabotonar su camisa.

—¿Por qué voy a bañarte?—le pregunto, alcanzando su camisa para desabotonarla y quitársela.

Ella asiente y deja hacerme cargo del trabajo de desvestirla.

—Porque voy a asegurarme de que sepas para el momento en que haya terminado de cuan perfecta y hermosa eres. Pretendo lavar todos esos malos recuerdos de ti con mis manos. Vamos a dejarlos aquí. No vamos a llevarlos con nosotras.

Sus ojos se llenan de lágrimas, y dejo de bajar el cierre de su falda.

—Te amo—dice, entonces sonríe a través de sus lágrimas.

—Yo te amo más—respondo, y dejo la falda caer al piso—Es hora de que te sientas segura. Pretendo asegurarme de que te sientas así cada día de tu vida.

Sus ojos se amplían y bajo sus pantis.

Ella sale de ellas, y tomo su mano mientras la guio a la ducha antes de encender el agua caliente.

—Déjame saber si está demasiado caliente—le digo mientras entra.

—Me gusta lo más caliente posible.

Me estiro y toco la suave piel de su brazo.

—Eso va a quemar tu piel —le digo, frotando la suave piel desnuda.

—Lava la suciedad —dice simplemente.

Alcanzo el jabón.

—Va a lavarla de todos modos. No necesitamos agua hirviendo—le digo mientras enjabono mis manos, entonces las pongo en sus hombros y comienzo a masajear su cuerpo, lentamente adorándola con cada toque.






*********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

Pd2: Chic@s la mento decirle que no me quedan caps de reserva y además solo dos caps más (contando epílogo), los cuales no estan adaptados =/ PERO! les tengo una propuesta... podría subir normal oi, mañana y pasado, pero el otro viernes les dejo un maratón de las dos historias x subir este¿? O mañana subir el último cap y el epílogo... ustedes deciden

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4721
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Sáb Oct 14, 2017 12:30 am

Hola!!! (Soy la nueva denuevo) Te había dicho que me encantan tus adaptaciones cierto?.
avatar
Isabella28
*
*

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Sáb Oct 14, 2017 1:00 am

Me encanto la primera option. Maraton viernes que viene!!!
Me encantan San protectora!! !
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4278
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Sáb Oct 14, 2017 9:21 am

Hola morra....

Más que claras ya quedaron las que claras entre ellas no mas secretos!!!

Nos vemos!!

Pd;;; primera opción!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5081
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Sáb Oct 14, 2017 9:40 am

noooo por piedad, primera opcion!!! al fin san hizo lo que tenia que hacer solo decir "te amo" ahora a cuidar de su chica y todo lo demas!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6494
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Sáb Oct 14, 2017 5:53 pm

Igual voto por la prirra opción!
Y bueno ahora le toca a San corregir todos los errores y estar a lado de Britt, por cuanto a la suegra haber como le va cuando hable con la morena. Y que decir Britt elegido sin saber a la hermana mas rica jajaja ;)
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1070
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Oct 14, 2017 8:28 pm

Isabella28 escribió:Hola!!! (Soy la nueva denuevo) Te había dicho que me encantan tus adaptaciones cierto?.



Hola, jajaaj bienvenida aquí otra vez! JAajaj es bueno q estes presente así todo bn jajaajajaj. Puede... ajajajajaj, lo cual es muy bueno y espero q siga así jaajaja. Saludos =D





monica.santander escribió:Me encanto la primera option. Maraton viernes que viene!!!
Me encantan San protectora!! !
Saludos




Hola, jaajajaja eso es bueno jaajajajaj. Si que si! Esta más q presente! Aii si a mi tmbn! ajajajaj y creo q no somos las únicas jajaja. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra....

Más que claras ya quedaron las que claras entre ellas no mas secretos!!!

Nos vemos!!

Pd;;; primera opción!!!



Hola lu, jajajajaajaja si que si, lo cual era tiempo y es bueno, no¿? ajajaj. Saludos =D

Pd: la cual va ganando!





micky morales escribió:noooo por piedad, primera opcion!!! al fin san hizo lo que tenia que hacer solo decir "te amo" ahora a cuidar de su chica y todo lo demas!!!!!



Hola, jajajajaaj lo bueno esk esa va ganando jajaajaj. Bn ai por la morena... mejor tarde q nunca, no¿? ajajajaja. SI que si! jajajajaj. Saludos =D





JVM escribió:Igual voto por la prirra opción!
Y bueno ahora le toca a San corregir todos los errores y estar a lado de Britt, por cuanto a la suegra haber como le va cuando hable con la morena. Y que decir Britt elegido sin saber a la hermana mas rica jajaja ;)



Hola, la cual ya gano! ajajajaja. Si q tiene q ¬¬ Así se nos olvida las tonteras q hizo, no¿? xD Uyyyy espero q mejor q como le fue britt la vrdd xD Jajajajajaaj esk las brittanas se perteneces jajajaja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4721
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Cap 28 - Último

Mensaje por 23l1 el Sáb Oct 14, 2017 8:30 pm

Capitulo 28 - Último


Brittany


Abrí mis ojos para ver a mi mamá tomando una taza de café y observándome.

Tomó un trago mientras yo me restregaba los ojos y me daba la vuelta para encontrar que Santana ya no estaba acurrucada a mi lado en el sillón.

—Relájate. Tu caballero de armadura blanca está afuera en el teléfono encargándose de nuestros arreglos de mudanza. No quería despertarte.

Me senté y miré por la pequeña ventana.

Podía ver la espalda de Santana mientras se paraba ahí, hablando por teléfono.

—¿Mudanza? —pregunté.

—Sip. Me alegro que no nos quedáramos a desempacar la mayoría de las cajas, no es que toda esa mierda hubiera cabido.

—¿A dónde nos mudamos? —le pregunté.

—No estoy segura. Ella ha estado haciendo todos estos planes. Solo pude escuchar pequeños pedazos, pero parece que tienen los mejores doctores para mi cirugía y tratamiento en la Ciudad Nueva York. Nos está mudando para que estemos juntas. Luego cuando haya acabado y tenga una cuenta limpia de salud, hará arreglos para que tenga un condominio con una linda vista al Golfo, y tú estarás con ella.

Ella ha estado escuchando todo lo que Santana dijo.

—¿No estás segura? Suena a que sabes exactamente todo lo que ha estado haciendo—le dije.

Se encogió de hombros.

—Está justo afuera de la ventana, y habla muy alto. Tampoco es un fan de este lugar. La hace ponerse muy enojada y ruidosa cuando habla de aquí.

Pase una mano por mi cabello, tratando de alisarlo antes de salir por la puerta.

—Deja de agitarte el cabello. La chica esta tan hundida que ya no es divertido. Entré esta mañana para encontrarla viéndote dormir.

Sonriendo, abrí la puerta y camine hacia afuera. Santana volteó a verme.

—Sí, lo quiero hecho para hoy. Hazme saber cuándo se haya hecho. Ya tengo la mudanza en camino.

No se despidió antes de colgar, metiendo su teléfono en su bolsillo y eliminando la distancia entre nosotras.

—Buenos días, dormilona—se burló, luego presiono un beso suave en mis labios.

—Buenos días—dije, deseando que me besara como si no fuera a romperme.

Me trató con tanta ternura anoche, y ahora esto. El recuerdo de anoche es uno que jamás olvidare, pero eso fue anoche.

No soy frágil.

—Tenemos mucho de qué hablar, pero ahora porque no vas a vestirte y te llevo a ti y a tu mamá a desayunar.

Dejar que se encargara de todo era fácil, pero no estaba bien.

Dejándole todos mis problemas no era de lo que se trataba esta relación.

—¿Qué hay sobre la mudanza?—le pregunté, no muy segura de por dónde comenzar.

—Vienen a empacar tus cosas y moverlas a la casa de Emily en Sea Breeze por ahora.
—No podemos quedarnos con Emily—le dije, pensando en su mamá llegando otra vez.

Había una gran posibilidad de que mi mamá le sacara los ojos.

—Solo nos vamos a quedar esta noche. Nos vamos a Nueva York en la mañana, y la cirugía de tu mamá está programada para el día siguiente, con el mejor cirujano que el dinero puede comprar. Su recuperación y la quimioterapia también se llevaran a cabo ahí, y tú te quedaras en el penthouse en donde nos quedamos cuando estábamos juntas. Está reservado para Emily cuando lo necesite. Ella ya lo tiene apartado para ti y tu mamá. Cuando ella esté lista, sus cosas la estarán esperando en un condómino de dos cuartos con vista al Golfo en el Turquise Place. Con todo y servicio de limpieza.

—Santana no puedes.

—Puedo y lo haré. Te dije que te estaba cuidando. Déjame hacer esto.

—Comprándole a mi mamá un condominio es irse un poco a los extremos—dije.

—Tengo una intención oculta—me dijo y dándome un beso en mi cuello—Si tu mamá está feliz y a salvo, puedo convencerte de que vivas conmigo. Tengo mi propio departamento en Boston y sin compañeros de cuarto. No quiero dejarte por semanas completas de vez en cuando, y si te tengo conmigo, puedo enfocarme en pasar mis clases.

Todo esto suena muy perfecto.

—¿Qué pasará cuando te canses de mi o te des cuenta de que no estoy hecha para tu futuro?

—Nunca me cansare de ti. De hecho, mientras más tiempo paso contigo más loca me vuelvo por ti. ¿Y de qué futuro mío no estarías hecha?

—No fui criada para ser la esposa de una político como Elaine—dije.

Santana se rio y mordisqueó el lóbulo de mi oreja.

—Gracias a Dios, porque no voy a dejar a una político cerca de mi esposa. No puedes confiar en esos bastardos.

Incliné mi cabeza para que el pudiera verme en vez de besar mi oído.

—Estoy hablando de ti —le dije.

Asintió.

—Ah, claro. Más de la plática de mi mamá, asumo. Bueno, déjame asegurarte que no tengo la más mínima intención de ser una político. No estoy interesada y nunca lo estaré.

No quería ser una político.

No le estaba estorbando en su carrera.

—¿Entonces mi historial como stripper no te dañará en el futuro?—pregunté, odiando remarcar una preocupación obvia.

Se rio y corrió su pulgar sobre mi labio inferior.

—Deja de preocuparte, Britt. La única cosa que puede dañar mi futuro es que tú no estés de acuerdo en vivir conmigo, porque no me puedo concentrar si no estás a mi lado.

Quiero esto.

Todo esto.

—¿Esto es verdad? —pregunté.

La puerta del departamento se abrió.

—Me muero de hambre, y ella dijo que iba a alimentarme. Ve y vístete y arréglatelas con el hecho de que obtuviste el cuento de hadas que querías—dijo mamá guiñando un ojo, y regresando a la casa, luego se detuvo y se rio antes de voltear a verme—Supongo que al final fue Logan después de todo. Y todo este tiempo yo pensé que sería Britt quien ganaría a Rory al final. Huh. Me equivoque. Demonios. Necesito volver a ver la última temporada y ver donde me perdí.

Cuando ella cerró la puerta me volví hacia Santana. Su ceño estaba dirigido hacia mí.

—¿Quién es Logan?

Me cubrí la boca para ocultar mi risa, no puede resistirme y sacudí mi cabeza.

Santana vaciló en su ceño. No podía entender porque yo pensaba que esto era divertido, lo que solo hizo que me riera más fuerte.

—Logan, Britt. ¿Quién es Logan? —repitió.

Logre controlar mi risa y limpiar las lágrimas de mis ojos.

—Él es el novio rico de Rory Gilmore —logré decir sobre otra risita.

—¿Rory quién?

—Gilmore. Mi mamá piensa que todos los problemas de la vida pueden resolverse por medio de Gilmore Girls—dije, y su expresión confusa sigue ahí—Si sabes lo que es Gilmore Girls, ¿No?

Sacudió su cabeza.

—Es un programa de televisión. Tiene como 7 temporadas—le expliqué.

Santana volteó a ver la puerta del departamento por la que mama había entrado.

—Estoy tan confundida.

Solo me reí de nuevo y presione un beso sobre sus labios.




Santana


Brittany estaba en mi cuarto en la casa de playa de Emily, viendo por la ventana y sonriendo.

Caminé dentro del cuarto y envolví mi brazo alrededor de ella.

Me amaba, y confiaba en mí para cuidarla.

Seguí su mirada y vi a su mamá en bikini tumbada afuera de la piscina.

—Ella podría estar disfrutándolo un poco demasiado—dijo Brittany, la diversión en su voz era clara.

—Puedo ver de dónde sacaste esos excelentes genes—contesté, y su pequeño codo se clavó en mi estómago—Ay—dije, riendo.

—No mires a mi mamá. Sé que aún se ve bien en bikini —dijo.

—Ella es caliente para su edad. Eso es todo lo que estoy diciendo. Tú, por mucho, tienes el cuerpo más sensual de todos—le aseguré, girándola en mis brazos—Y me parece que no puedo dejar de tocarlo.

Brittany me miró a través de sus pestañas.

—Has estado sosteniéndome. No tocándome—dijo. Siguió mirándome con ese mohín sexy, luego saco su lengua y la corrió por encima de su labio inferior—Siéntate, San—me dijo, y me empujó hacia atrás hasta que la parte posterior de mis piernas golpearon la silla detrás de mí—Enciende la música—dijo, y me entregó mi iPhone.

—¿Qué estás haciendo?—me las arreglé para preguntar cuando se inclinó hacia adelante y recorrió mis muslos con sus manos.

—Enciende la música. Algo sexy—dijo, inclinada de pie de tal forma que su escote estaba justo delante de mi nariz.

No podía apartar los ojos de ella.

Tenía miedo de perderme algo.

Miré hacia abajo hasta que encontré a Nelly e hice click. Hot in Herre. Luego la envié a los altavoces en mi habitación antes de dejar caer mi teléfono.

Brittany sonrió con malicia por mi selección de canción y comenzó a mover sus caderas de una forma que debería ser ilegal mientras poco a poco se quitaba la ropa.

Quería ayudarla y tenerla desnuda pronto, pero sus ojos se quedaron fijos en mí mientras bailaba, haciendo difícil el moverme.

Estaba fascinada.

Nada nunca había sido tan sexy.

Nada.

Podía oírme a mí misma jadeando cuando cada pieza de ropa cayó olvidada al suelo.

Cuando se quitó sus bragas, empecé a acercarme a ella, pero levantó la mano y sacudió su dedo.

—No, no—dijo, y abrió de golpe mis piernas, se movió entre ellas, agarró el respaldo de la silla y comenzó a darme un baile—Tienes derecho a tocar—susurró en mi oído mientras sus duros pezones rozaron mi barbilla.

—¿Eso me hace especial? —pregunté, tocando a lo largo.

—Muy, muy especial —dijo, presionando un beso en mis labios.

—Bien, porque no creo que vaya a aguantar toda la canción —le dije.

—Entonces no lo hagas—ella dijo, sonriéndome y mordiéndose el labio inferior.

Me alcé hacia ella y tome su cara con mis manos.

—Dame ese labio—dije, tirando de el en mi boca y disfrutando de su grosor antes de saborearlo.

Se sentó en mi regazo y renunció a toda pretensión de baile cuando envolvió sus brazos alrededor de mi cuello.

Nunca esperé enamorarme, pero entonces, nunca había imaginado a alguien como Brittany.

Era una hermosa contradicción.

La idea de dejar que otra persona poseyera mi corazón no era atractiva.

Sonaba débil y tonta. Algo destinado a la letra de una canción.

Estaba equivocada.

Cuando pensé en mi futuro ahora, Brittany fue todo lo que pude ver, y eso era todo lo que necesitaba.

No podía pedir más.





*********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4721
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Dom Oct 15, 2017 6:37 am

santana en verdad es un principe azul!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6494
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Dom Oct 15, 2017 12:30 pm

Hola morra....

Ame todo lo que hizo san... Definitivamente el príncipe azul deceaso!!

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5081
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Dom Oct 15, 2017 1:13 pm

Todo solucionado.... Aún falta la operación y otras cosas pero pasaran por todo juntas!
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1070
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Dom Oct 15, 2017 7:26 pm

micky morales escribió: santana en verdad es un principe azul!!!!



Hola, aajajaj si esas caritas suelen causar las brittana jajajajaa. Aiiii si q lo es!!!! xfin hizo bn las cosas, no¿? jajaaj. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra....

Ame todo lo que hizo san... Definitivamente el príncipe azul deceaso!!

Nos vemos!!




Hola lu, aiii y yo...y no somos las únicas jajajaaj. Si que si!.... y mejor tarde q nunca, no¿? jajajaj. SAludos =D





JVM escribió:Todo solucionado.... Aún falta la operación y otras cosas pero pasaran por todo juntas!





Hola, si que si! q mejor¿? jajajaja. Si, juntas y todo saldrá bn! todo mejorará!!!! jajaja. SAludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4721
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Dom Oct 15, 2017 7:31 pm

Epílogo

Brittany


Me paré en el espejo y miré mi estómago.

Se hallaba en ese punto donde me veía gorda, pero no estaba embarazada.

No me gustó esta fase del embarazo.

Mis tetas eran más grandes, y a Santana le encantaba eso. Hasta hoy no me preocupé.

Me encantaba saber que llevaba al bebé de Santana López.

Ya que yo quise ser la primera en probar el tratamiento para quedar embarazada con sus óvulos.

Tenía clases todo el día, y quería sorprenderla en el almuerzo. Pero cuando le envié un mensaje de texto, dijo que tenía que ir a la biblioteca y sacar algunas investigaciones de algunas blah, blah, blah cosas que no entendía.

En el momento en que respondió mi texto, ya me encontraba en el campus de Harvard y tuve que regresar a casa.

Me encontré a chicas de mi edad en blusas apretados y lindas faldas pequeñas por todo el lugar.

Todas eran inteligentes y brillantes como Santana.

Parecían todo lo que yo no era, y las odiaba.

Odiaba que estuviera ahí todos los días con chicas así. Yo me encontraba en casa, embarazada, tomando cursos universitarios en línea porque mis náuseas me impidieron asistir a la universidad en persona.

Mientras estoy en casa, ella se encuentra aquí viviendo esta vida de una persona universitaria, viendo todo lo que le quité.

Las lágrimas brotaron en mis ojos en tanto miraba mi propia imagen en el espejo frente a mí.

Arruiné su vida.

No era nada en comparación a lo que se merecía.

Tuve mi cuerpo y apariencia antes, pero ahora perdía eso.

¿Y qué tenía que competir con esas chicas?

No tenía nada.

Era exactamente lo que decía su mamá: una carga.

—Britt-Britt, bebé, ¿estás llorando?

Levanté la cabeza para ver a Santana entrando en la puerta del dormitorio, moviéndose directamente hacia mí en una zancada.

Al verla vestida con su camisa blanca y falda de tubo, pareciendo una de esas personas de élite que nunca seré, envió mis lágrimas a un sollozo.

No hice amigos aquí porque nadie me quería.

No era como ellos.

Yo era diferente.

Santana se distanció de sus amigos en la escuela, y sabía por qué. A ellos no les gustaba.

No era elegante y rica.

Sus brazos me rodearon y me presionaron contra su pecho.

—¿Qué pasa, cariño?—su voz era tan suave y paciente. Lo que me hizo llorar aún más—Me estás asustando, Britt—dijo con un tono preocupado mientras pasaba su mano por mi cabeza y luego tomaba mi cara—Dime qué ocurre. Odio cuando lloras.
Traté de controlar mis sollozos y me limpié el rostro con lágrimas, ahora preocupada porque iba a estar toda roja y manchada.

No es exactamente algo que quiera al volver a casa.

—¿Alguien te dijo algo? Juro por Dios que, si lo hicieron, mataría a alguien...

Se vio obligada a defenderme mucho en este mundo. Ahora que no hacíamos mucho con la gente con la que solía pasar tiempo, sucedía cada vez menos.

Sacudí la cabeza para que se tranquilizara. Sorbí, tragando el más reciente ataque de lágrimas que amenazaban con liberarse.

—Soy una... carga...—me ahogué, con mis palabras seguidas por un sollozo.

—¿Ha estado mi mamá aquí?—preguntó enfadada.

Sacudí la cabeza.

—No, es justo... solo la ver…verdad—hipé—No encajo en tu mundo. Solo obstruyo tu vida—terminé, luego enterré mi cara en su cuello.

Sus brazos se apretaron alrededor de mí.

—Pones color en mi vida, Britt-Britt. Me haces reír y me das una razón para sonreír incluso cuando las cosas son una mierda. Eres mi mundo. No sé de dónde sacas esta mierda. Bebé, nunca has sido y nunca serás una carga. Nunca.

Le besé el cuello y bufé.

Sus palabras siempre me ayudaron a estabilizarme.

El mes pasado, mis emociones fueron como una montaña rusa. Mi exterior en general duro se estrelló y quemó en alguna parte alrededor de las doce semanas de embarazo.

Y todo hirió mis sentimientos.

Santana pasó las manos por mis caderas anchas y agarró mi trasero.

—Sin bragas. Jodidamente caliente—dijo, sonriendo—Te extrañé hoy. Odio estar lejos de ti. Ojalá pudiera ponerte en mi bolsillo y llevarte a todas las clases conmigo.

Sonriendo entre mis lágrimas, la besé bajo la barbilla.

—Estoy demasiado gorda para meterme en tu bolsillo.

Sus manos apretaron mi trasero.

—Nada en ti es gordo. Eres toda curvilínea, suave y llevas a mi bebé. La mujer más perfecta en la Tierra—terminó esa pequeña declaración dulce, luego cubrió mi boca con la suya.

Hambrienta, gimoteé y me abrí para ella.

El suave empuje de su lengua mientras giraba alrededor de la mía antes de moverse hacia adentro y fuera me hizo pensar en dónde más me gustaría que se introdujera en mi cuerpo.

Me meneé contra ella.

—Olvidé mencionar: siempre tan caliente y excitada, también—dijo Santana con un gruñido, alcanzando mi camisón y quitándomelo con una mano.

Estaba completamente desnuda debajo.

—¿Qué necesitas, Britt? ¿Qué te hará sentir bien? Es hora de que me haga cargo de mi chica, y soy toda tuya.

Cuando una persona como Santana López se ofrece a cuidarte, es difícil reunir pensamientos.

Cualquier cosa que hiciera me haría feliz.

Pero sabía exactamente qué hacer para volverlo loca.

Siempre le encantó mi trasero, pero ahora que se encontraba más lleno, se hallaba obsesionada con él.

Me di la vuelta y puse mis palmas sobre el tocador, pegando mi trasero hacia ella y extendiendo mis piernas.

—Necesito ser follada—dije dulcemente, mirando hacia atrás sobre mi hombro en dirección a ella y moviendo mis pestañas con burla.

Sus ojos eran calientes y pegados a mi culo. Levantó su mirada con lo que le pedí para mirarme.

Hice un puchero con los labios que la volvían loca.

—Date prisa, estoy muy dolorida.

—Mierda, Britt—gimió, sacando su camisa sin siquiera desabrochársela, luego arrancó su falda más rápido—Me encanta este culo. Y la chica traviesa a la que está unido. Ella me pertenece.

Agarró las mejillas de mis nalgas con las manos y las apretó, luego me dio una palmada en el culo, viéndolo moverse. Con otro gruñido calmó la piel rosada de sus manos, y luego se inclinó para besar cada punto que abofeteó.

Meneé el trasero esta vez.

—Estoy excitada. Por favor—supliqué, y mordí mi labio.

Su mirada volvió a mi cara, y se inclinó sobre mí y besó mis labios, luego tiró el que mordí poniéndolo en su boca y chupándolo.

—¿Quieres que te folle? ¿Eso hará que mi chica sea feliz? —preguntó con una voz ronca que me hizo temblar.

—Ajá —respondí, y me presioné contra ella.

Con una mano agarro mi cadera y con la otra entró con sus dedos, deslizándose dentro de mí lentamente. Los músculos de su cuello destacaron cuando echó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos.

Era hermosa.

Y cuando lo hizo, me hallaba tan jodidamente caliente.

—El mejor coño del mundo—jadeó, y luego sus ojos se abrieron y me encontraron mirándola—Mi coño. Mi coño apretado y caliente—dijo mientras se balanceaba dentro y fuera de mí.

—Sí—concordé, dejando caer la cabeza hacia adelante. Cada vez que se hallaba completamente dentro de mí, golpeó el punto que me hizo llorar—Todo tuyo.

—Mierda sí, lo es—coincidió—Te amo, Britt. Te amo mucho. Pero también amo a este coño.

Sonriendo, miré hacia arriba y la encontré mirándome en el espejo.

Sus ojos ardían de necesidad y lujuria.

Me encantó saber que le hice salir de control. Me gustaba probar a mi chica buena.

Hacerle actuar como la chica mala que era solo cuando estaba en la cama conmigo.

—Más duro—dije, luego me lamí el labio inferior.

Sus ojos brillaron y su agarre en mis caderas se tensó.

—Britt—jadeó cuando nuestras miradas se quedaron fijas.

Quería que dijera más.

—Hoy te necesitaba tanto que tuve que jugar con mi coño. Quería tus dedos—dije, haciendo pucheros—Me encontraba muy mojada.

Se estremeció.

El oírme hablar sucio la excitaría antes de que estuviera lista. Pero la quería de todos modos.
—Tocaste mi coño... Si hubiera sabido que me necesitabas, cariño, habría saltado la clase para volver a casa y follar a mi chica.

—Quería tu coño en mi lengua—dije, observando su rostro cambiar mientras luchaba por liberarse. Su pulgar se deslizó hacia abajo hasta frotar mi clítoris en el ritmo de su empuje—Haciéndome jadear mientras me jalas el pelo—dije a través de mi jadeo.

—Britt, mierda, amor—su voz fue estrangulada mientras me golpeaba con más fuerza.

El orgasmo se estrelló en mí, y agarré el tocador antes de gritar su nombre y empujar contra ella.

—¡¡Miiiiiiierda!! AAAHH, MIERDA SÍ, Britt—gritó Santana cuando con una mano le toque el clítoris.

Caí hacia delante y aleje mi mano de ella y apoyé la cabeza en mis brazos.

Empezó a acariciar mi espalda, luego se movió para frotar mis pechos, luego mi estómago.

—Eres increíble. Juro por Dios, no sé cómo me las arreglé para salir de esta habitación—se rio, luego lentamente salió de mí—Quieta—dijo en un susurro—Déjame ver nuestra liberación corriendo en ti y bajando por tus piernas.

Temblé y me quedé quieta.

Santana podía ser muy traviesa cuando quería serlo. Esta noche definitivamente estaba siendo una chica mala.

—Ahí está. Justo por esos muslos cremosos y suaves. Maldición, eso es bonito—respiró, de cuclillas y poniendo una mano en cada una de las mejillas de mi trasero y extendiéndolas para que pudiera ver mejor.

—¿Vas a dejarme moverme pronto? —le pregunté.

Pasó el dedo por los pliegues cubiertos de nuestra liberación.

—Esto me hace querer follarte de nuevo. Maldita sea, Britt, nunca me cansaré de ti.

—Entonces deja que me mueva y tomaremos una ducha muy larga—sugerí.

Santana se puso de pie.

—Hecho.


Santana


Brittany se encontraba en la cocina con el ceño fruncido mientras miraba fijamente la receta delante.

Últimamente empezó a cocinar cada noche.

Traté de decirle que no tenía que hacerlo, pero realmente quiso hacerlo. Así que la dejé.

Momentos como este, cuando se veía adorable mientras trataba de averiguar algo, lo hizo valer la pena.

Sin embargo, a veces la comida que hacía era difícil de tragar.

Me acerqué por detrás y agarré su cintura creciente.

—¿Necesitas ayuda? —pregunté, y gritó.

—Me asustaste. No te oí entrar—dijo, dejando caer la receta y dándose la vuelta para besarme.

—Probablemente es el hecho de que tengas la radio tan fuerte que los vecinos puedan oírla—respondí.

Se echó a reír, luego agarró el control remoto del sistema estéreo y lo apagó.

—Lo siento. Me ayuda a pensar. ¿Qué haces aquí? Pensé que no llegarías a casa hasta las ocho. Empezaba a hacer la cena.

Me apoyé en el mostrador y la llevé conmigo poniéndola entre mis piernas.

—Decidí que la sesión de estudio podía irse a la mierda. Quería salir con mi chica esta noche. Te extrañé.

Me dio esa sonrisa sexy de la que me enamoré desde el primer momento en que me la mostró.

—Pensé que te di un poco de amor extra esta mañana para mantenerte feliz durante el día.

Su lengua en mi sexo que me despertó fue fantástica.

—Cariño, todo lo que hizo fue hacerme pensar en esta dulce boca todo el día—dije, inclinándome para besarla.

Envolvió los brazos alrededor de mi cuello y se hundió en el beso también.

Si dejara que esto dure demasiado, acabaríamos desnudas en la maldita cocina.

Últimamente lo hacíamos por toda la casa.

Rompí el beso.

—¿Qué dices? ¿Quieres salir conmigo y cenar? Puedes pedir postre, y luego podemos regresar y puedes darme mi postre.

Sus ojos brillaron. Sabía lo que quería para el postre.

—Está bien. Sí. Esta receta es demasiado complicada, de todos modos.

Le di un mordisco de su cuello, luego me alejé.

—Vámonos.

Sonrió burlonamente hacia mí.

—Sabes que no estoy vestida para ir a ninguna parte. Necesito al menos treinta minutos.

—Britt, en serio, cariño, no puedes ser más hermosa. Si te arreglas más bella de lo que eres, terminaré en una pelea esta noche porque un estúpido hijo de puta estará mirando a mi mujer.

Se echó a reír y me dio una palmada en el brazo.

—No digas tonterías. Seré rápida.

La miré mientras corría hacia el dormitorio.


Le tomó treinta y seis minutos, pero verla arreglada y sentirse bien consigo misma valió la pena.

Se encontraba radiante, y me encantó.

Brittany se despertaba hermosa.

No tenía que hacer nada para volverse impresionante. Pero eso la hacía sentirse bien consigo misma.

Eso era lo que importaba.

El pasado par de meses actuaba diferente.

Sabía que se suponía que era emocional, pero parecía que trataba de aferrarse a mí.

Como si tuviera que trabajar duro o algo.

Al igual que con hacerme las comidas. Ese fue el comienzo. Ahora teníamos sexo como conejos.

Por mucho que me encantara el hecho de que cayera de rodillas y empezara a chuparme el coño en cualquier momento, me molestaba que lo hiciera.
Antes, nuestra vida sexual solía ser buena.

No, era increíble.

Pero últimamente se desesperaba por ello. Como si estuviera tratando de cumplir todas mis fantasías.

Cuando traté de hablar sobre ello, me distraía con el sexo o comenzaba a hablar de otra cosa completamente diferente. Y aunque contraté a alguien para limpiar el lugar tres veces a la semana, Brittany también limpiaba.

Le ocurría algo.

Solo necesitaba averiguar qué.

Pensé en llamar a su mamá, pero no sabía si tendría alguna idea.

Ella no vivía aquí con nosotras, y no veía lo que Brittany se encontraba haciendo.

Además, decirle a su mamá que de repente chupaba mi sexo todo el tiempo tampoco parecía apropiado.

Tenía que resolver esto por mi cuenta.

Quería a Brittany feliz.

No tratando de hacerme feliz.

Me hacía feliz solo con el hecho de respirar.

No necesitaba que se convirtiera en Martha Stewart con un lado travieso.

Me gustaba Brittany tal como era.

El camarero del lugar italiano que sabía que a Brittany le encantaba nos sentó en una mesa. Intentó decirme que quería ir a comer comida tailandesa.

Eso era una mentira.

Era a mí a quien le encantaba la comida tailandesa. Una vez más, trataba de darme lo que pensaba que yo quería.

Esto se salía de las manos.

Sus ojos se iluminaron mientras tomaba el menú y empezaba a leerlo. Eso me hacía feliz.

Ver a mi prometida embarazada babeando por comida. Ella ansiaba cosas.

Sabía que sí, pero no me lo diría. Habría ido a casa y ella habría salido y comprado cosas extrañas que nunca solía comer.

—Quiero que ordenes tres cosas. Come lo que quieras y nos llevaremos a casa las sobras para que puedas disfrutarlas durante el resto de la semana, en caso de que tengas antojo y yo no esté ahí.

Brittany me miró desde su menú.

—¿Cómo sabías que intentaba decidir entre tres cosas?

Sonreí.

—Porque eres mía y te conozco. Decidir entre la ricotta y Grana Padano gnocchi, lasaña pesto y canelones es siempre difícil. Solo llévate los tres.

Brittany apretó los labios y cerró el menú.

—Bien entonces. Lee mi mente. Supongo que soy predecible.

Riendo, negué con la cabeza.

—Britt, no eres nada predecible. Y me encanta eso de ti.

Inclinó la cabeza mientras me miraba. Como si no creyera que amara eso.

Brittany no necesitaba afirmaciones como esta. Otra cosa nueva que me molestaba.

—Britt—dije, apoyada en la mesa y más cerca de ella—Adoro todo sobre ti. No deberías preguntar eso ahora.

Me sonrió y pareció que dejó escapar un suspiro de alivio.

—Santana, ¿cómo estás? Apenas te veo fuera del campus—dijo Jamieson Kennedy mientras se detenía junto a nuestra mesa.

Miró a Brittany, y pude ver el destello de aprecio en sus ojos. Era algo con lo que aprendí a lidiar. Brittany era hermosa, y los hombres siempre lo notaban.

Más de una mujer también.

—Tengo mejores cosas que hacer cuando terminan las clases—contesté con una sonrisa, luego le guiñé un ojo a Brittany.

—Santana, hola. Te extrañamos en el grupo de estudio anoche—dijo Vivian Northrop mientras caminaba junto a Jamieson.

Ellos tenían una relación inestable y llevaban años así. Ese círculo social, parecían practicar la endogamia y seguir saliendo unos con otros.

Era extraño y aburrido.

A Vivian, sin embargo, le gustaba recordarme que una vez dormimos juntas.

No es algo en lo que haya pensado hasta que me preocupé de que lo mencionara.

Especialmente delante de Brittany.

—Vivian. Ambos ya conocen a Britt—dije; asintiendo hacia ella en tanto que, de repente, parecía que preferiría estar en cualquier otro lugar.

—Oh, no me di cuenta de que seguían juntas. Pensé...—Vivian fue abrazada por Jamieson y ambos utilizaron esas sonrisas falsas que odiaba.

—¿Pensaste qué?—pregunté, ahora sintiéndome molesta.

Porque dejé muy claro que tenía una relación con Brittany y la mencionaba regularmente.

Hizo un gesto como si no fuera nada.

—Simplemente no les he visto fuera de clases, y supuse que tenías una relación seria.

Frunciendo el ceño, me recordé que era una perra.

—Estoy en una relación seria. Estoy comprometida—dije, tomé la mano de Brittany y la cubrí con la mía—Con Britt.

Vivian actuó sorprendida a medida que miraba a Brittany, después giró la cabeza.

—Oh, bueno, estoy segura de que tu mamá está emocionada—dijo—Nos veremos luego, Santana—entonces se fue.

Jamieson se encogió de hombros.

—Esa es solo Viv. Ya sabes cómo es —dijo, excusándola.

—Sí, lo sé —respondí.

Cuando se alejó, miré a Brittany, quien miraba fijamente su regazo. Apreté su mano.

—Oye, no te molestes por eso. Vivian es una perra de primera clase. Está nerviosa y le gusta decir cosas que la hacen sentirse mejor consigo misma.

Brittany solo asintió.

Entonces la vi respirar profundo a la vez que levantaba la cabeza para mirarme.

—Está bien. Ya estoy acostumbrada a esto.

No me engañó la sonrisita forzada.

—¿Es eso lo que te molesta? ¿Los elitistas idiotas por aquí? Dado que ninguno de ellos tiene importancia. Nada de lo que hagan o digan es importante.

Suspiró y apartó la mirada, mirando hacia el comedor.

—Lo sé. Está bien.

No, no lo estaba.

—Britt —empecé, pero entonces se acercó el camarero.

Dejé que Brittany hiciera su pedido. Solo ordenó la lasaña. Por lo que pedí lo que yo quería, y sus otras dos opciones para llevar.

No dejaría que Vivian maniática Northrop arruinara la cena de Brittany.


Brittany


Al día siguiente, a la hora del almuerzo, me sentí muy agradecida de que anoche Santana pidiera mis otros dos platos favoritos.

Coloqué un poco de ambos en un plato y los calenté.

Anoche me costó mucho quedarme dormida. Una vez que por fin lo hice, dormí tanto que no desperté cuando Santana se marchó esta mañana. Se levantó e hizo su propio café, y se fue sin siquiera un beso de mi parte.

Arruinó mi mañana.

Me preocupaba no ser lo que ella necesitaba.

Lo que pensaba que la haría feliz.

Anoche había estado decidido a que fuéramos a comer a mi restaurante favorito y, al final, deseé tanto que hubiéramos elegido comida tailandesa.
Me quitó el apetito enfrentar a esas personas, aquellas que me consideraban menos.

No quise comer.

Bajo la mirada vigilante y preocupada de Santana, me obligué a tragar. O al menos, la mitad.

No pude con más que eso.

En algún momento, Santana se daría cuenta de lo que ha hecho.

Me hallaba sentada aquí, esperando que lo averiguara. Es brillante y va a hacer grandes cosas.

¿Qué podía hacer?

¿Hacer ropa?

¿Quién quiere que le haga ropa?

Nadie.

Eso es quién.

Me hundí en el sofá con mi plato de comida y froté mi estómago.

Íbamos a ser madres en tanto Santana seguía en su universidad de la Ivy League. Pronto habría pañales y noches sin dormir, y no tendríamos casi ningún momento para tener sexo.

¿Qué tanto tiempo pasaría antes de que alguna chica de una de sus clases le quitara todo el estrés y satisficiera sus necesidades?

Mi apetito desapareció de nuevo.

Bajé el plato y me puse de pie.

No debería haber comido todos esos carbohidratos. Iba a engordar.

En cambio, necesitaba caminar.

Mi cuerpo tenía que seguir siendo perfecto para que cuando nuestro bebé estuviera durmiendo, pudiera mantener a Santana interesada.

¿Estaríamos casadas para entonces?

Santana no mencionó elegir una fecha.

Cuando me propuso casamiento, no me encontraba embarazada. Ahora, no parecía muy emocionada con llevar a cabo la boda. Lo cual no ayudaba a sentirme segura con esta relación.

Quería ir a ver a mi mamá.

Hablarle sobre todo esto. Me haría sentir mejor. Sería un cambio lindo estar cerca de gente que no me despreciaba.

Mi teléfono celular sonó justo cuando ataba mis deportivas. Era Santana. Lo presioné contra mi oreja.

—Oye, tú—dije, intentando sonar feliz.

—Oye, cariño. Dormiste bien. Esta mañana me gustó verte acurrucada en la cama como un ángel—su voz me hizo sonreír.

—Lamento no haberme despertado para despedirme.

—No lo lamentes. Me gustó dejarte arropada y descansando. Me hallaba a punto de almorzar y sé que tienes comida italiana en el refrigerador, pero pensé que querrías venir al campus y comer conmigo.


Bajé la mirada hacia mis leggings y la camiseta sin mangas que vestía. No usaba maquillaje y tenía recogido mi cabello en una cola de caballo.

—¿Ahora?—pregunté, esperando que dijera: No, en media hora.

—Sí, lamento decírtelo recién, pero cancelaron una reunión con un profesor y me di cuenta de que hoy tendría tiempo para comer.

Deseé verla.

Y no quería rechazarla.

[i}—No me veo bien. Iba a caminar. Estoy con mi ropa de realizar ejercicio.[/i]

Santana se rió.

—Me di cuenta. Pero, Britt-Britt, te ves preciosa sin importar lo que llevas puesto. Ven a comer conmigo. Por favor.

A las Vivian de Harvard les iba a encantar esto.

Iba a darles algo con lo cual burlarse durante semanas. Quizás meses.

—Está bien, ya mismo salgo para allá.

—Te esperaré en el patio de la cafetería principal.


Genial.


Todo el camino me preparé para todas las chicas esnobs y delgadas que me miraban como si fuera un insecto que necesitaba ser aplastado.

Pero el rostro sonriente de Santana, en cuanto doblé la esquina hacia el patio, hizo que no importara nada.

Me sonrió y comenzó a caminar hacia mí de forma decidida.

Cuando nos encontramos, agarró mi cara y me besó con ganas. Era un tipo de beso de reclamación que le gustaba hacer en público.

Me hizo sentir especial y me encantó.

Cuando se alejó, oí un abucheo y un silbido. Alguien más nos dijo que consiguiéramos una habitación.

Santana era ajena a todos.

—Hola, Britt-Britt—susurró, luego presionó un beso más en mi boca—Anda. Vamos a comer—deslizó su brazo alrededor de mi espalda a medida que caminábamos hacia la cafetería.

En cuanto entramos, sentí ojos sobre mí. Pero no me concentré en ninguno de ellos.

—Hoy tienen lasaña, pero no creo que se comparará con la de anoche. Aunque está bueno el pollo a la parmesana. Creo que te gustará.

—Suena bien. Confío en ti —le dije.

Me condujo hasta una mesa y sacó una silla para mí.

—Espera aquí. Iré a traer la comida. No tienen tu refresco, pero sí Sprite. ¿Quieres eso?

Asentí y le sonreí.

Guiñó un ojo, luego se dirigió a ponerse en la fila.

Aquí era la única chica embarazada. No tenía que mirar a mi alrededor para saberlo.

Las chicas que asistían a esta universidad no se quedaban embarazadas.

La silla a mi lado se movió, y un tipo se sentó, mirando fijamente mi pecho.

—¿Este asiento está ocupado? —preguntó.

—Sí —respondí.

Éste, en realidad, tenía un suéter atado alrededor de su cuello.

¿En serio?

—No te he visto por aquí. ¿Qué clases estás tomando?

¿Acaso no le había dicho que ese asiento se hallaba ocupado?

—No soy de aquí. Y ese asiento está ocupado.

Sonrió y se inclinó.

—Eso lo explica. No te ves como las chicas de aquí. Pero me gusta la forma en que rellenas una camiseta. ¿Con quién estás aquí? ¿Novio?

—Conmigo. Y es novia. Muévete, Devin—gruñó Santana, bajando la bandeja de golpe, haciendo que Devin y yo nos sobresaltáramos.

Devin se puso de pie.

—Maldición, Santana, contrólate. Solo hacía que tu amiga se sienta bienvenida. Era obvio que no era de aquí.

Santana dio un paso hacia él, y el enfadado apretón en su mentón me decía que Devin necesitaba huir.

—Es mi prometida, idiota. Y el hecho de que no encaje aquí es una de las muchas razones por las que la amo.

Se encogió de hombros.

—Ya entendí—levantó las manos en señal de rendición—Ya me voy.

Santana permaneció de pie mirándolo fijamente hasta que estuvo contenta con lo lejos que se movía Devin. Luego volvió su mirada hacia mí.

—Iré a traerte algo de beber, pero estoy intentando decidir si necesito llevarte conmigo.

Comencé a decir algo cuando sonrió.

—Es broma. Regresaré enseguida, y me disculpo por él. Es un imbécil.


Santana


Me sentí agotada cuando llegó el fin de semana.

Entre estar al día con mis estudios y tareas, y asegurarme de que Brittany era feliz, todo lo que quería hacer era dormir.

El sábado por la mañana en cuanto abrí los ojos y me concentré en el despertador al lado de la cama, era las once.

En todo el semestre no había dormido hasta tan tarde.

Oí la ducha y el olor a café y panqueques llenaba el apartamento. Olía a que Brittany llevaba un tiempo despierta.

Aparté las mantas, me puse de pie y me estiré. Aún me encontraba desnuda de la última ronda de sexo que tuvimos anoche.

Después de hacerlo por tercera vez en una noche, no creo que volviera de la última.

Todo lo que pude recordar fue que sostenía a Brittany a medida que el placer me recorría.

Tuve que haberme desmayado después de eso.

Fui al baño, y se hallaba empañada la mampara de cristal, pero todavía podía ver a mi preciosa prometida enjuagando el champú de su cabello. Tenía los ojos cerrados y la cabeza reclinada.

Abriendo la mampara, entré y ella abrió los ojos.

Su jadeo sorprendido se convirtió en una sonrisa.

—Buenos días—dije, deslizando mis manos alrededor de su cuerpo resbaladizo y acercándola—Hacía frío en la cama.

Se rió.

—Algunos no podemos dormir toda la mañana. Tenemos hambre—bromeó.

—Olí eso. ¿Me preparaste algo?

—Por supuesto.

Moví la mano para tocarla suavemente entre las piernas.

—¿Estás adolorida? Porque yo sí, y estoy pensando que si me duele, entonces a ti también.

Brittany me abrió las piernas y montó mi mano.

—Un poco—susurró—Pero si te duele, puedo besarla y hacer que se sienta mejor.

La agarré bajo los brazos justo cuando comenzaba a arrodillarse de nuevo.

—No—dije, deteniéndola. Me hizo sonreír el ceño fruncido que arrugó su frente—Siéntate—dije, empujándola hacia el banco detrás de nosotras—Y abre tus piernas—ordené. Luego me arrodillé.

—San, estoy... bien...

—Yo no. Tengo hambre—respondí, abriendo sus piernas con las manos.

Se estremeció con la primera lamida. Sus manos estaban en mi cabello con la segunda. Empecé a burlarme y a complacer cada lugar, excepto el único que sabía necesitaba mi lengua.

Cuando empezó a estirar mi cabello y a suplicar, cedí y acaricié con mi lengua su clítoris hinchado, luego lo estiré y succioné. Era algo bueno que tuviera muchísimo cabello porque estiraba tan fuerte que tenía la certeza de que me arrancó un poco.

—¡SAAATANA!—gritó, temblando en tanto su cuerpo convulsionaba y sus muslos sostenían mi cabeza con firmeza a medida que cabalgaba la ola.

Cuando sus piernas se relajaron y cayó contra la pared, presioné un beso en su estómago, luego dos en el interior de sus muslos antes de levantarme y sentarme a su lado.

—Ese es mi desayuno favorito.

Se rió y puso su mano sobre mi hombro.

—Sí, bueno, tengo mucha suerte. Sin embargo, iba a besar el tuyo para hacerlo mejor.

—Esta mañana necesitaba mimarte. Por mucho que me encante cuando estás entre mis piernas, me gusta ser quien hace que mi chica grite de placer.

Me sonrió, luego besó mi barbilla.

—Gracias.

—De nada, pero ¿me estás agradeciendo por la manera impresionante en que desayuno, o por querer?

—Ambos y ninguno. Por amarme.

Me acerqué y subí a Brittany en mi regazo. Luego acuné su rostro entre mis manos.

—Nunca, jamás, me agradezcas por amarte. Eres la mujer loca de todos mis sueños.

Brittany envolvió sus brazos a mi alrededor y suspiró felizmente.

Quizás era esto.

Tal vez con lo que sea que lidiaba, ahora desapareció.

Dios, lo esperaba.


Brittany


La semana siguiente fue más fácil.

No tenía tanto miedo de perder a Santana.

Pasamos el fin de semana viendo películas, acurrucadas en el sofá, y comiendo comida china y pizza.

Me ayudó emocionalmente tener un fin de semana perezoso.

A pesar de que esta semana Santana estuvo hasta tarde, dos veces, con grupos de estudio; logré no entrar en pánico o sentirme necesitada.

Ella también se veía más feliz. No siempre me preguntaba qué ocurría.

Esta noche, sin embargo, íbamos a un evento.

El cumpleaños de su amiga Mercedes era esta noche, y a le encantaba tener fiestas. Organizaba la mayoría de las fiestas de cualquier ser humano que conocía.

Porque tenía más dinero que Dios, era un evento en vez de solo una fiesta.

Mercedes y Jane eran las únicas amigas de Santana que me gustaban. Eran amables conmigo, y me sentía cómoda con ellas.

Elegí un vestido que hice recientemente, y no permitía usar bragas o un sujetador.

El vestido escondía mi pancita de bebé, pero acentuaba mis senos de modo que un sujetador era imposible.

El hermoso color azul, era uno por el que desarrollé recientemente una debilidad. Y la tela daba una sensación cremosa y suave.

Dejé mi cabello suelto y me puse los tacones que Santana me compró hace un par de meses cuando babeé por ellos.
La mirada en la cara de Santana cuando salí del dormitorio, le dio un aumento extra a mi autoestima, lo cual necesitaba para enfrentar a esta multitud. Seguido de un:

—Maldición, estás sexy.

Estacionamos en el club de campo en el cual solo estuve una vez y nunca quise volver.

Había sido una comida familiar que terminó mal.

Hanna, básicamente, discutió con la mamá de Santana y Emily.

Antes de entrar, necesitaba saber quién estaría ahí. O si una persona estaría ahí.

—¿Estará Elaine?—pregunté.

Asintió, luego deslizó su mano alrededor de mi cintura.

—Y se sentirá muy inapropiada en cuanto vea a mi hermosa prometida. No te preocupes por ella.

Intenté creer eso, pero sabía lo atractiva que era. También sabía que se acostó con mi mujer.

Eso me enfurecía. La detestaba.

Las puertas se abrieron para nosotras, y nos recibieron dos hombres en esmoquin.

Luego nos dirigimos al salón de baile. Cuando entramos, el lugar ya se hallaba lleno. El baile en pleno apogeo, y por todas partes, había grupos de personas fabulosamente vestidas con bebidas elegantes en sus manos.

—¡Britt! —gritó Mercedes al vernos entrar.

Santana se rió a mi lado.

—Creo que ya está borracha—dijo a medida que nos acercábamos a la cumpleañera.

—Creo que tienes razón.

—¡Viniste! Baila conmigo, Britt. Déjala, morena. Es mi cumpleaños—dijo Mercedes, extendiendo las manos para tocarme.

Santana me estiró hacia atrás y sacudió la cabeza.

—Feliz cumpleaños, Mercedes. Pero mi mujer está fuera de los límites. Encuentra a otra persona.

Sacó su labio inferior y pateó.

Sip, definitivamente se encontraba borracha.

—Pero quiero tocarla.

Santana me acercó más.

—La tocas y cuando te despiertes sobria, tu nariz estará rota. ¿Lo comprendes?

Mercedes soltó una carcajada y luego le dio una palmada en la espalda.

—Eres una dominada.

Antes de que pueda decir algo más, alguien vino a hablar con ella y se olvidó de nosotras.

Santana me apartó de Mercedes y nos acercamos a la barra.

—Si no se encontrara borracha y no fuera uno de mis mejores amigas...—murmuró Santana—Necesito una bebida. ¿Quieres agua con gas? ¿Un poco de jugo de arándano?

Asentí y Santana se volvió para pedir un whisky solo y para mí agua con gas.

Vi a una chica que conocí cuando fuimos a una fiesta en la ciudad de Nueva York.

Nuestra noche terminó mal y me fui a casa sola.

—Hola, Santana. No te he visto mucho este semestre—dijo la chica, mostrándole su sonrisa e ignorándome por completo, aunque ya nos conocíamos.

—Hola, Spencer—respondió mientras me entregaba mi agua con gas, teñida de rosa por el jugo de arándano.

—Tú y Elaine no han estado haciendo nada juntas últimamente—dijo Spencer, al fin dándome una rápida mirada antes de mirar de nuevo a Santana.

—No. Desde que estoy comprometida y esperando un bebé, no paso tiempo con otras mujeres. Tengo a la que quiero—respondió Santana, luego tomó mi mano—Disfruta de la fiesta, Spencer—dijo sin mirarla, llevándome lejos.

—La recuerdo de Nueva York —dije.

—Lo siento. Ella es un buitre —dijo.

Asentí, y luego Santana se detuvo a hablar con algunas personas que no parecían muy interesadas en mí.

Mientras hablaban de una clase que tomaban, miré alrededor de la habitación.

Cuando una voz femenina se unió, volví mi atención hacia el grupo hablando.

—Puedes tomar mis notas. Las necesito también, pero si quieres quedarte después de clase, puedes conseguir una copia de las mías. Solo te pediré que me lleves a tomar un café a cambio—dijo ella.

—¿Tienes todas las notas? —preguntó Santana, en lugar de decirle que no la llevaría a tomar café.

—Sí. Hasta la última. Soy meticulosa—contestó.

¿Por qué suena como si quisiera decir otra cosa?

No era su admiradora.

—Eso sería genial, Phoebe. Gracias.

¿Espera, qué?

—No hay problema—dijo, y luego empezaron a hablar de cosas de las que ya no sabía nada.

La sensación de no encajar en este mundo comenzó a hundirse de nuevo.

La alejé, pero cada vez que Phoebe decía algo y Santana reía, me encogía.

Era alta y linda. Y compartían tres clases. Se especializaban en la misma cosa.

—Britt—dijo Jane, acercándose a nosotras con un vaso en la mano y sonriendo.

Me gustaba Jane. Era amable.

—Hola, Jane —respondí.

—Baila conmigo, Britt —dijo, moviendo las cejas hacia Santana.

—No, Jane. Vete —dijo Santana, sonando divertida.

—Bailaré contigo, Jane—dijo Phoebe, empujando a través del grupo para caminar muy cerca de Santana antes de deslizar un brazo alrededor de Jane y susurrar algo en su oído mientras miraba a Santana.

Las cejas de Jane se elevaron.

—Sucio, Phoebe. Me gusta—dijo, y la sacó a bailar.

Me alegré de verla irse, pero cuando me sonrió por el hombro de Jane, supe que no me imaginé cosas.


Santana


La mano de Brittany agarró mi brazo.

—Llévame al baño—dijo, cerca de mi oído.

Dejé nuestros vasos y la llevé a los baños más cercanos.

—Parece que uno está vacío —le dije.

No estaban separados para mujeres y hombres. Solo existían seis baños privados. Tres a cada lado del pasillo fuera del salón de baile.

Abrió la puerta, luego se volvió hacia mí y me agarró la mano para llevarme dentro.

—¿Me necesitas? —pregunté confundida.

Brittany cerró la puerta y le puso llave, luego se volvió y me agarró la cara y me atacó. Dejé que su boca regordeta creara el camino mientras yo disfrutaba del paseo.

No sabía muy bien de qué se trataba, pero últimamente aprendí a no cuestionarlo.

—No estoy usando bragas—dijo contra mis labios—Fóllame—sus manos se movieron para subir su vestido, revelando su culo redondo en el espejo detrás de ella.

Mierda.


—Quiero tus tetas libres para que pueda verlas rebotar mientras te follo—le dije, buscando la cremallera de su vestido.

Noté que no llevaba sujetador.

Me volvía, y a todos los hombres aquí, y más de una mujer locos.

Tuve que evitar cubrirla con mi chaqueta.

Hizo a un lado el vestido cuando cayó al suelo, y rompí nuestro beso para poder recogerlo y colgarlo en el gancho detrás de la puerta.

Mi hermosa Brittany se paró delante de mí, usando esos sensuales tacones de plata que le compré cuando se enamoró de ellos hace unos meses después de verlos en una vitrina de una tienda.

Dejaba que mis ojos lentamente tomaran la visión de su cuerpo justo cuando Brittany levantó su pierna y apoyó en el asiento de inodoro cerrado.

—Te necesito dentro de mí, San.

Maldita sea.

La agarré por la cadera, luego deslicé mis dedos dentro de su coño ya húmedo.

—Mieeeeeda—gruñí, enterrando mi cabeza en su cuello y moviéndome dentro y fuera de ella mientras coincidía con cada empuje—¿Esto es lo que querías, Britt?—le pregunté mientras le lamía el cuello.

—Dios, sí—gimió, y puso sus manos en el fregadero para prepararse.

Retrocedí lo suficiente para ver sus pesados senos rebotando.

—¿Quieres que me corra afuera para que no gotees toda la noche?—le pregunté mientras sus paredes comenzaban a apretar mis dedos de una manera que dispararía mi liberación en un momento.

—Conmigo—jadeó mientras subía mi vestido y movía mis bragas y me penetraba también.
No podíamos quedarnos aquí mucho tiempo si caminaba sin bragas y goteando nuestro clímax entre las piernas.

Me pasearía con un calentón, incapaz de no pensar en ello.

Brittany movió su pierna hacia arriba y la envolvió alrededor de mi cadera.

—Sí, sí, oh Dios, sí, eso es... Me voy a... ¡AAAHHHH!—echó la cabeza hacia atrás y su cuerpo se sacudió bajo mis manos.

Entre la vista de su liberación y el conocimiento de que alguien se hallaba obligado a escucharnos aquí, me corrí detrás de ella, gritando.

Sosteniéndola.

No fue hasta después de que lentamente salió de mí y yo de ella que me di cuenta de lo extraño de la situación.

¿Por qué Brittany me arrastró lejos de la fiesta para hacer esto?

Sabía que las mujeres embarazadas eran cachondas, pero parecía diferente.

Se comportaba de forma salvaje y se sujetaba a mí con fuerza mientras follábamos.

Como si tuviera que aferrarse a mí.

—Vas a arrepentirte de no hacer que me corra afuera—le dije besando el lado de su cara.

—Nunca me arrepiento de eso —respondió.

Quise creer que se encontraba tan satisfecha como yo y que esto no era una manera de tranquilizarse a sí misma de que yo era suya.

No tenía que usar el sexo para aferrarse a mí.


—Britt—le dije, alisando el pelo de su frente—, Por mucho que me guste el hecho de que me trajiste al baño en una fiesta para follarme, me preocupa que lo hayas hecho por las razones equivocadas.

Se puso rígida debajo de mí.

—Solo te deseaba.

Este no era el lugar para hablar de esto, pero íbamos a hablarlo pronto.

La limpié y la vestí. Entonces me enderecé mientras se arreglaba el cabello y el maquillaje.

Cuando finalmente abrí la puerta y Brittany salió, Phoebe se quedó ahí, mirándonos con los ojos muy abiertos.

Me preocupaba que Brittany se avergonzara, así que comencé a inventar una excusa.

Pero se volvió hacia mí y me besó, presionándose a mí. Luego sonrió con una mueca complacida, se dio la vuelta y se pavoneó más allá de Phoebe, pareciendo una mujer muy arrogante.

Miré a Phoebe, que no sonreía. Y entonces me di cuenta: la sugerencia de Phoebe de que le comprara un café a cambio de pedir prestado sus notas alteró a Brittany.

Nunca tuve la intención de llevar a Phoebe a tomar un café. Iba a comprarle uno y llevarlo a clase como agradecimiento.

Pero Brittany no lo vio así.

Marcó a su mujer.

Me reí y sacudí la cabeza. Entonces fui detrás de mi escandalosa mujer.

Nunca había un momento aburrido con Brittany.

Dios, amaba a esa mujer.


Brittany


El resto de la noche, Santana mantuvo su mano sobre mí en todo momento.

No hablaba con otras chicas, y seguía preguntándome por mis muslos mojados y yo por los de ella.

Para cuando nos fuimos, me encontraba lista para llevarla a casa y tener una sesión más larga y más intensa en la cama.


De vuelta en casa, me quité los zapatos y los metí en el armario.

Cuando giré, Santana se encontraba apoyada en la puerta del dormitorio con una sonrisa en los labios.

—Entonces, le mostraste a Phoebe que te pertenecía esta noche. No me quejo, pero la próxima vez no tendrás que recurrir a ese tipo de medidas. Puedes decirme que te hace sentir incómoda. Phoebe es una coqueta, y la he ignorado durante tanto tiempo que ni siquiera me doy cuenta. Pero entiendo por qué lo hiciste.

Salir del baño para encontrar a Phoebe parada ahí mirándonos era incluso mejor de lo que esperaba.

Necesitaba recordarle a Santana cómo podía hacerle sentir.

Y necesitaba recordarme a mí misma que me quería.

Que era yo quien la excitaba.

—No sabía que nos escuchó—dije honestamente.

Se rió entre dientes.

—Estoy segura de que no, pero apuesto a que el hecho de que fue ella quien nos atrapó hizo tu noche.

Asentí.
No tenía sentido mentir.

Santana se echó a reír y cubrió el espacio entre nosotras en dos grandes zancadas.

—Estás muy loca. Ella no compite contigo, Britt. Nadie lo hace. Para mí: Eres todo.

—Me intimidan. Todas ellas. Son como tú. No soy así.

Eso fue tan honesto como lo fui con ella.

Asintió.

—Sí, todas tienen los mismos objetivos de carrera que yo. Algunas incluso más. Mucho más que yo. Todos crecimos de manera similar. Pero ninguna me ha hecho sentir que no podía respirar sin ella. Ninguna eres tú, Britt. Y nunca lo serán. No saben cómo hacer su propia ropa. No saben lo divertido que puede ser un día entero de tumbarse en un sofá viendo todas las películas de Rocky, o cómo salir de la cama pareciendo una maldita diosa. Solo tú, Britt. Grábatelo en la cabeza, amor. Pero si quieres jalarme a los baños y follarme para recordarme cuánto quiero tu cuerpito sexy, entonces hazlo. Porque fue excitante. Muy caliente.

Sus palabras trajeron lágrimas a mis ojos, y una risa burbujeó en mí.

¿Me volví loca con esto del embarazo?

Santana me sostuvo y nos quedamos ahí mientras me recuperaba.

—Me encanta este armario—dijo—Huele a ti. Cuando no estás y te echo de menos, vengo aquí. La otra mañana, cuando te encontrabas durmiendo, entré aquí antes de irme y respiré hondo.

Moví la cabeza y la miré.

—¿En serio?—pregunté, sorprendida.

Sonrió.

—Sí. Estoy tan loca por ti como lo estás por mí. Te olvidas de eso. Siento que estoy fallando de alguna forma. No quiero que dudes de lo obsesionada que estoy contigo.

—La próxima vez recuérdame que hueles mi armario cuando me extrañas. Creo que eso me ayudará.

—Lo haré.


Durante el mes siguiente me las arreglé para poner mis emociones en orden.

Seguía saltando sobre Santana regularmente, pero a ella no parecía importarle cuánto deseaba tener sexo.

Dijo que la noticia de nuestra pequeña escapada en el baño durante la fiesta de Mercedes se esparció, y ahora era la envidia entre sus amigos.

Parecía pensar que era gracioso, y me alegré de que mi momento de celos no causara problemas.

Hoy era viernes, mi día favorito de la semana.

Significaba que tendría a Santana dos días enteros. Incluso cuando estudiaba se hallaba aquí, así no le echaba de menos.

Trabajé en algunos trajes nuevos de maternidad para mí mientras ella leía.

Me aseaba después de terminar mis cursos diarios en línea. Quería mi título de negocio.

Finalmente decidí que quería diseñar mi propia ropa, no trabajar para otra persona.

Tal vez crearía una línea de boutique para niños. Todavía no estaba segura.

Pero sabía que para dirigir un negocio, necesitaba un título.

La puerta se abrió y Santana entró, llevando dos grandes bolsas de papel, con una sonrisa en la cara.

—Estoy en casa.

Riendo, me acerqué y le besé la cara.

—Eso veo.

Me besó, luego se apartó.

—No empieces eso ahora. Te tendré desnuda y contra una pared antes de que lo sepamos. Y antes de jugar, tenemos trabajo que hacer—dijo, luego levantó las bolsas que llevaba.

—¿Trabajo? —pregunté, confundida.

—Sí. Trabajo. Del tipo divertido—me aseguró, y se acercó a la mesa de café y dejó las bolsas.

La seguí cuando comenzó a retirar... ¿Folletos?

—¿Qué es eso?

Santana levantó un puñado y me los tendió.

—Son lugares. Destinos de boda. Tenemos que decidir para poder usar la fama y el poder de mi hermana para obtener la fecha y el lugar que quieras.

Alcancé los folletos que me entregaba, pero mi mente no procesó esto lo suficientemente rápido.

—He estado ocupada con la escuela—continuó Santana—Has estado muy ocupada con la escuela y follándome como conejos. Y aunque he disfrutado mucho de esa parte, necesito que reservemos la fecha. Estoy lista para hacerte Brittany López Pierce. Me harté de ser paciente y darte tiempo. Vas a decidir para este fin de semana.

—En cualquier lugar—dije honestamente.

No lloraría porque tenía dos bolsas llenas de lugares para bodas.

No lloraría porque ella era tan increíblemente dulce.

Me miró de nuevo mientras sacaba su propio puñado para revisar.

—Quiero casarme contigo. Me casaré contigo donde quieras. Diablos, Britt, iré a Las Vegas y dejaré que Elvis lo haga. Pero te mereces la boda de tus sueños. La que has pensado desde que eras niña, y por Dios, te la daré. Tener una hermana que el mundo adora es útil para algunas cosas. Esta es una de ellas. Ahora, ven a sentarte conmigo y veamos esto.

Se sentó y estiró su brazo para que me uniera a ella.

Respiré y sonreí.

—De acuerdo.

Me senté cerca de ella y puse mi pila en su regazo.

—Miremos todos hasta que vea uno que me gusta.

—No. Tienes que amarlo. No me detendré hasta que esto sea todo lo que siempre quisiste.

Puse la cabeza sobre su pecho.

—Eres todo lo que siempre quise.

Me besó en la cabeza.

—Bien. ¿Quieres que Elvis haga esto?

Riendo, meneé la cabeza.

—No lo creo. Empecemos con los lugares de la costa este. Podemos movernos hacia el oeste desde ahí.


Santana


El sol decidió brillar hoy.

Eran principios de primavera en Alabama del sur, y la brisa podría ser fría si el sol no estuviera.

Pero hoy apareció.

Las peonías coloridas (sí, sé lo que son ahora) decoraron los extremos de las filas de sillas blancas y fueron tejidas en la pérgola de madera.

Me paré justo al lado de mi hermana.

—Cuando solíamos jugar aquí en los veranos, ¿te imaginaste esto?—le pregunté, sonriendo, sabiendo la respuesta.

—Diablos, no —dijo con una risita.

Asentí viendo hacia las bolas de cristal con velas encendidas colgando de los árboles.

—Espero que no incendiemos el lugar.

Emily sonrió.

—Creo que estamos a salvo.

Mirando a su alrededor, vi varios pares de ojos observándonos con sonrisas grandes y cursis.

Tina Chang-Cohen-Chang, Marley Wilde Rose y Rachel Fabray Berry sostenían ramos de peonias y llevaban vestidos de estilo similar pero no idénticos.

Y cada uno era de un color diferente, a juego con las peonias por todo este lugar.

—Se supone que deben estar calladas en este momento—dijo Quinn desde el otro lado de Emily, con una sonrisa en su rostro.

Madison May Chang-Cohen-Chang y Aria Fabray Berry llegaron caminando por el pasillo, arrojando pétalos al suelo mientras sonreían a los amigos y familiares que las observaban.

—Es el momento—susurró Emily cuando la música, que fue elegida después de un montón de debate y cambios, comenzó.

Mi pecho se apretó y luego mi corazón comenzó a golpear mientras esperaba a que Brittany entrara por ese rincón de árboles.

Primero apareció el satén blanco, y luego vino mi chica. Sus ojos me encontraron de inmediato, y todas las cosas que alguna vez se encontraban mal en el mundo eran correctas ahora.

Nunca pensé en sentar cabeza.

Entonces una rubia salvaje y magnífica con un bate de béisbol hizo señas hacia mi coche y subió adentro.

Mi mundo nunca fue el mismo desde entonces.

Escuché la inhalación de Emily y supe la causa. Pero ahora mismo solo veía a Brittany.

No pude ver nada ni nadie más.

Pasó el último mes haciendo su vestido.

Trabajó hasta altas horas de la noche y le dedicó tanto amor.

Fue perfecto.

Ella era perfecta.

Cuando llegó a mí, bajé el escalón, tomé su mano, y la atraje a mi lado. Mi hermana bajó y tomó la mano de Hanna, y se pusieron a nuestra izquierda.

Cuando planearon esto, Brittany y Hanna consideraron dejar que sus madres las acompañaran por el pasillo.

Ambas fueron criadas solo por sus madres. Pero al final decidieron caminar una al lado de la otra para encontrarse con nosotras.

—Estás impresionante—susurré mientras miraba a Brittany con asombro.

—Gracias—dijo, sonriendo tan brillante que puso el sol en vergüenza—Te amo.

—Te amo más—le dije mientras metí su mano en mi brazo y la mantuve a mi lado.

Eché un vistazo a mi hermana, que sostenía a su novia en su brazo, pareciendo tan consumida como me sentía.

Compartir este día entre nosotras no fue idea nuestra.

Las chicas rubias y de ojos color azules llegaron con la idea de una boda doble en la casa de Emily en Sea Breeze.

Quisieron casarse donde todos tuvimos buenos recuerdos.

Cerca de la familia y amigos que nos vieron enamorarnos. Que estuvieron ahí a través de los altibajos.

Y fue perfecto.

—Estamos reunidos aquí hoy—comenzó el ministro, y Brittany me apretó el brazo.

Este era el momento.

Al parecer, en mi intento de darle a Brittany su cuento de hadas, ella me lo dio a mí.

Y yo ni siquiera sabía que tenía uno.

Hasta ahora.
Era este.

Se dijeron los votos, y aunque mi hermana era famosa por sus letras, mis votos eran exactamente como me sentía.

No intenté hacerlos tan bonitos como los de Emily. Pero los míos fueron para nosotras.

Míos y de Brittany.

Nuestra historia.

Nuestro principio y nuestro para siempre.

—Ambas pueden besar a sus novias.

Mi parte favorita de la ceremonia.

Acuné la cara de Brittany en mis manos y miré a la hermosa mujer que ahora era mi esposa.

—Hola, señora López—susurré antes de tomar su boca y besarla.

Las felicitaciones desaparecieron mientras sostenía a mi esposa en brazos.

Mi esposa.

Maldición, era una afortunada hija de puta por tenerla.



*********************************************************************************************************************************

Hola, aquí dejo el fin de otra linda historia. MUCHAS GRACIAS a todas las personas que se dieron el tiempo de leerla y más aun de comentarla!

Gracias!

Ya subo el inicio de la siguiente!

Pd: como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd 2: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!
avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4721
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Lun Oct 16, 2017 12:40 am

Hola!!!! Como siempre gracias por seguir publicando!!!
Ame el final,despues de tantas dudas de Britt y la pasiencia
admirable de San se casaron!!!!
Gracias otra ves!! !
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4278
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Lun Oct 16, 2017 7:43 am

gracias, gracias y mil millones de gracias, asi debia terminar, hasta la proxima!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6494
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Lun Oct 16, 2017 9:08 am

Hola morra...

Como siempre geniales tus historias!!!
Ame la forma de marcar el territorio que tiene britt jaja
Me gusto la boda!!!!

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5081
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Lun Oct 16, 2017 12:20 pm

Me encanto!!! Dios bendiga la paciencia de santana igual entiendo un poco a britt... Gracias por adaptar libros tan bellos.
avatar
Isabella28
*
*

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.