Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Noah, the angry boy» Part III
Hoy a las 3:14 am por Gabriela Cruz

» FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 2
Ayer a las 11:47 pm por Isabella28

» FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Cap 6
Ayer a las 11:29 pm por Isabella28

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Jue Nov 16, 2017 10:18 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Nov 13, 2017 8:44 pm por 23l1

» BRITTANA CUPIDO PORLOGO, 8 y 9
Lun Nov 13, 2017 7:59 pm por JVM

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Jue Nov 09, 2017 1:44 am por Guzco2129

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 25 y 26
Mar Oct 31, 2017 10:10 am por 3:)

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8
Lun Oct 30, 2017 4:34 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Vie Oct 20, 2017 9:21 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Mar Oct 17, 2017 11:31 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Mar Oct 17, 2017 11:15 pm por 23l1

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Epílogo
Jue Sep 14, 2017 7:13 pm por 23l1

» Brittana: Toda la Rabia. Epilogo y Bonus
Jue Ago 24, 2017 10:36 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 21, 2017 10:47 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: NO LE RECLAMES AL AMOR. Epilogo
Mar Ago 15, 2017 8:24 pm por micky morales

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
micky morales
 
3:)
 
Isabella28
 
monica.santander
 
JVM
 
Klainefan
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Activo BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por ana_bys_26 el Jue Sep 21, 2017 7:06 am

Description

Es de alto riesgo los romances en el jet set de actrices, productores y empresarios de fama mundial.

Santana Lopez, una actriz ambiciosa, quiere desesperadamente el papel principal en una próxima película basada en una serie de novelas famosas. Con la reputación de estar dispuesta a hacer cualquier cosa para conseguirlo, la actriz se dispone a impresionar a la mujer detrás del proyecto:

Brittany Pierce la editora rica y con un misterioso pasado, propietaria de los derechos de la película y quién decidirá quién gana el papel tan codiciado. Cuando Brittany se reune con Santana, la mujer que ha idolatrado por muchos años, las chispas vuelan.
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 459
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por ana_bys_26 el Jue Sep 21, 2017 7:12 am

Prólogo


"¡Ese papel es mío! ¡Soy Diana Maddox! "

Santana Lopez puso las manos sobre la mesa de su agente y se lo quedó mirando como una pantera encadenada defendiendo una comida ensangrentada. La comida en cuestión era el papel de la película más caliente en la oferta para una actriz de más de treinta desde
Las horas.

"Sé que lo eres, y así lo hacen todos los fans," Grey Parker trató de tranquilizar a su mejor cliente. Santana siempre había estado dirigida a sus metas ambiciosa y orientada, pero parecía casi desesperada sobre la nueva obra de Supernova Productions. Podía entender su agitación; a los cuarenta y cinco años, estaba mirando los cañones. La mayoría de las actrices de su edad ya estaban actuando de mamás en las películas de televisión de la semana.

"Tú eres mi agente, y te pago un montón de dinero", dijo entre dientes, abandonando su escritorio para pasearse por la oficina de lujo. "Quiero este papel. Tengo que tenerlo."

"No tenemos un guión aún", dijo Grey en un tono suave. "No hacen castings hasta -"

"Oh, por favor. Los están haciendo. Lee la maldita prensa sensacionalista. Brittany Pierce está probando actrices para el almuerzo. Sylvia Goodman estaba en las Noticias E! lanzando indirectas." Ella se detuvo en seco y se volvió hacia él, un movimiento firma de sus días en la pequeña pantalla como la diosa jabonosa Devon Harper. "Me he ganado esto, Grey. Yo soy la que debe traer a Diana Maddox a la gran pantalla. Haz que suceda."

"No te preocupes por nada, querida." Él ocultó una inusual falta de confianza. "Eso está hecho."
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 459
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por 3:) el Vie Sep 22, 2017 6:09 pm

Joder se ve interesante!!!
A ve gasta donde llega san por ese papel...??
Y que tanto esconde britt???
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5130
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por ana_bys_26 el Sáb Sep 30, 2017 5:45 am

Capítulo uno


Brittany Pierce tomó un sorbo de champán y contempló a la multitud que abarrotaba el salón de baile de abajo.

"Creo que somos un éxito." Ella sonrió al hombre de aspecto juvenil a su lado. Gregory Horton era el CEO de una de sus empresas, y un amigo de confianza.

"Trescientos cincuenta invitados, mil dólares por plato." Él salió de los números con patente satisfacción.

"Y eso sin contar la subasta posterior. Debemos ver la mitad de eso otra vez con esas primeras ediciones y las pinturas. Por supuesto que ayuda que seas la dueña de la casa, la mujer que todos quieren conocer."

Brittany disparó a su empleado una mirada burlona. Gregory había trabajado para ella durante siete años, desde que llegó a Florida, y compartían una camaradería tolerante, así como una relación de trabajo sin problemas. A sus treinta y pocos años, como ella, se parecía más a un surfista que a un ejecutivo experimentado. Su rebelde pelo rubio ataría la atención de hombres y mujeres, al igual que sus ojos Azul y amplia sonrisa.

"Deberíamos mezclarnos", continuó. "Pagarán por estrechar la mano de algunas personas antes de que nos sentemos a cenar."

Brittany suspiró. Mezclarse era la parte más difícil. Ella nunca se acostumbraría a la clase de intercambios sin sentido y besos al aire que pasaban en galas benéficas como ésta. Pero había pasado seis meses planeando el evento para el Nebula Circle, un fideicomiso filantrópico que había establecido hacía varios años. Un poco de mezcla no la mataría.

Tirando de la falda de su vestido de noche azul hielo Ungaro, caminó entre la multitud, sonriendo débilmente mientras estrechaba manos. Había conocido a muy pocas de estas personas personalmente, ya que normalmente se mantenía apartada, pero la mayoría de ellos parecía saber quién era -B. S. Pierce, la dueña de Key Line Publishing Inc., la mujer cuyo imperio fue creciendo tan rápido que la revista Fortune la calificó la siguiente Ted Turner. Brittany se preguntaba si alguna vez se acostumbraría a la gente observándola con asombro - y si lo hacía, lo que podría decir acerca de la persona en la que se había convertido.

Ciertamente, los grandes espejos que cubrían las paredes del salón de baile confirmaron que se veía bien. El vestido que fluía suavemente le sentaba como un guante y un moño cubierto con una tela de oro blanco de diamantes contenía el largo pelo rubio. Brittany le disgustaban los anillos y nunca llevaba ninguno, pero un collar de diamantes impresionante llamaba la atención a su escote, y una pulsera a juego rodeaba su muñeca derecha. Era más alta que la mayoría de las mujeres y algunos hombres allí, pero mantuvo la cabeza alta, una postura que había perfeccionado junto con el resto de su cuidadosamente construida imagen pública. Brittany continuó caminando a través de la glamurosa mente vestida multitud. Al estar acostumbrada a que los hombres miraran su cuerpo curvilíneo, ignoró sus miradas todavía saludando cortésmente al hombre. Las miradas de envidia de algunas de las mujeres desaparecieron cuando descubrieron que era tan amable con ellos.

Cuando por fin llegó al otro extremo del pasillo y observó a la multitud por Gregory, se dio cuenta de que hablaba con una pareja y reconoció la mujer que estaba a su izquierda. Santana Ñopez llevaba un elegante vestido negro decorado con una cascada de diamantes de imitación que se extendía desde el hombro izquierdo hacia abajo alrededor de la cintura y en la falda ceñida. Su cabello castaño estaba colocado estrechamente en lo alto de la cabeza, con trenzas delgadas acariciando su cuello. La actriz tenía un obvio, bastante abrumador, carisma, que tenía claramente a todos cautivados e hizo contener el aliento a Brittany mientras se acercaba. Gregory realizó las presentaciones, y Brittany estrechó la mano de Santana y el hombre que estaba con ella Noah Puckerman. Mientras intercambiaban cortesías, se preguntó si los rumores acerca de Santana y Puck eran ciertos. Ellos no parecían amantes, pero Brittany no estaba segura de qué le dio esa impresión.

"Estamos encantados de ver que la versión de audio de los libros de Diana Maddox se ha vuelto tan exitosa, la Sra. Lopez", dijo ella, pensando en lo joven que la actriz parecía. La piel sin defectos de Santana, ligeramente Bronceada, parecía satinada y suave. Sus fijos ojos de color Marron, capaces de retratar una emoción necesaria en el escenario o en la pantalla, barrieron a Brittany de arriba a abajo.

"Bueno, gracias. Y, por favor, llamadme Santana" dijo en la voz baja, humeante que había convencido a Brittany de contratarla para los audiolibros. "Por supuesto el papel era muy natural para mí. Creo que, en muchos sentidos, Diana y yo somos almas gemelas."

Brittany sonrió para sus adentros. La actriz podría haber anunciado su interés en el papel de la película con una sirena. "Tu voz era perfecta", dijo. "Supe que lo iba a ser después de que te vi en el invernadero hace tres años

La boca de Santana se estiró en una brillante sonrisa. "¿Hiciste la selección personalmente?"

"Por supuesto. Los libros de Diana Maddox son fundamentales para mi empresa."

"Y estás pensando en llevarlo a la pantalla. Qué valiente por tu parte después del fiasco V.I. Warshawski."

¿Un disparo de advertencia? O Santana realmente se preocupaba por el personaje o quería que lo pareciera. "Bueno, no he contratado a un idiota para dirigir mi película o escritorzuelos para escribir el guión," dijo Brittany con frialdad. ¿Era su imaginación, o esta actriz estaba realmente entrevistándola- evaluando su competencia para extender la franquicia Diana Maddox en la gran pantalla?

La expresión de Santana era serenamente dueña de sí misma "Estoy segura, de que si consigues el elenco correcto, tendrás a los distribuidores comiendo de tu mano."

"Gracias." Brittany era consciente de que su voz tenía un borde de sarcasmo. No estaba acostumbrada a que alguien insinuara que podría carecer de los conocimientos necesarios para sacar un proyecto. Ligeramente irritada, condujo la conversación hacia cortesías sociales.


"Estoy contenta de que pudierais estar aquí esta noche. ¿Qué haces en Florida, por cierto? ¿Estás rodando aquí?"

"No, acabo de terminar una obra de teatro en Nueva York, y necesito un descanso. Así que estoy leyendo algunos guiones y pasando algún tiempo de calidad con Puck." Al parecer Noah Puckerman se había perdido el cambio de tema. "¿Tienes a alguien en mente para Maddox ya?" preguntó a Brittany, ajeno al resplandor inconfundible de su cita. "He oído que hay un gran interés. Incluso Meryl Streep y Sally Field."

Brittany tuvo que disimular una sonrisa. Ella conocía a Puck profesionalmente. El guapo abogado era un socio principal de una empresa que hacía el trabajo pro bono para clientes del Círculo nebulosa. Su caridad se centraba en los niños que nacían con el VIH y refugios para mujeres, por lo que siempre se necesitaba de ayuda legal voluntaria. No tenía ni idea de que Puck estaba relacionado con Santana Lopez hasta que había leído algunos chismes recientemente. Por un momento le compadecía. La actriz tenía una reputación de masticar a los hombres y escupirlos.

Brittany sonrió débilmente. "No veo bien a Streep o a Field como una potencial Diana Maddox," le dijo a él. "Son actrices maravillosas, pero no de la edad adecuada para empezar."

Casi podía oír las ruedas girando en la cabeza de Santana, pero el rostro perfecto no revelaba nada. Barriendo una mirada rápida evaluando todo, ella hizo un gesto expansivo y proyectó su voz como sólo una estrella de Broadway podría, declarando, "Una noche maravillosa, Brittany. Estoy muy contenta de haber venido." Ella tomó el brazo de Puck. "Ahora no debería alejarle de sus invitados. Tal vez podamos charlar más tarde."

Por alguna extraña magia la multitud se apartó mientras se movía a través de ella, la gente se giraba a mirarla, algunos incluso aplaudieron. Brittany se asombró de ver incluso a los más sofisticados de sus clientes buscando deslumbrados una sonrisa o un gesto de Santana Lopez. Si la mujer estaba tratando de hacer un punto, lo había conseguido. Ella era una artista consumada. Una estrella.

Pero ¿era Diana Maddox? Brittany tenía sus dudas.

"Te ves como el gato que se comió al canario proverbial", comentó Gregory mientras seguía Brittany fuera del escenario después de la subasta.

"Estoy abrumada", dijo Brittany, comprobando su Palm Pilot. "Alguien pagó 12.000 dólares por las primeras ediciones firmadas de los libros de Diana Maddox."

Gregory sonrió. "Sí, y no fue otra que la misma Diana Maddox, o debería decir, Santana Lopez. Ella debe querer la parte de la peor manera."

"¡Gregory! Compórtate."

"No mires ahora, pero está de camino hacia aquí. No hagas promesas que no puedas cumplir."

Brittany dio la vuelta y vio a Santana acercándose, esta vez sin su cita.

"Brittany." La voz gutural parecía acariciar su nombre, por lo que Brittany sintió un escalofrío. "Quería darte las gracias por esta noche. Parece que todo el trabajo duro valió la pena."

"Estoy muy contenta," dijo Brittany. "Y todo va a ir directamente a los niños a los que estamos apoyando. El hotel incluso donó el salón de baile."

"Eso es maravilloso."

"Tu oferta era muy generosa. Fue muy amable de tu parte."

"De nada."

Santana no le iba a preguntar sobre el papel de Diana Maddox. Brittany admiró los nervios de acero de la actriz. No era frecuente que se encontrara con una mujer con toda la fuerza mental que ella misma poseía. Podía sentir la fuerza de Santana y era atraída por ella. "¿Cuánto tiempo vas a estar en Florida?", preguntó.

"Tengo que estar de vuelta en Nueva York dentro de dos semanas."

"¿Te quedas en la ciudad?"

"Estoy en el apartamento de Jared en Bal Harbour. Tenía la esperanza de nadar todos los días ya que es mi forma favorita de ejercicio. Pero el viento ha sido muy fuerte." Santana sonrió con leve autocrítica. "Estoy tan acostumbrada a las piscinas que encuentro intimidantes las grandes olas."

Brittany llevó la mano a su pequeño bolso buscando una tarjeta de visita, una idea tomó forma rápidamente en su mente. "Te diré algo. Vivo cerca de Puck, en Golden Beach. Tú eres más que bienvenida a venir usar mi piscina. Voy a dejar aviso en la puerta de que estás en mi lista de invitados." Una pequeña sonrisa irónica levantó su boca. "No hace falta decir, que es una lista muy corta."

Los ojos de Santana se abrieron, y Brittany pudo oír la sorprendida tos de Gregory detrás de ella.

"Eso es muy generoso." dijo Santana. "No quiero imponer-"

"No lo haces. Te lo prometo. Cualquier día es bueno. Mi ama de llaves te permitirá entrar. Ella está fuera los domingos y los lunes, pero estoy en casa por lo general hasta el almuerzo."

La educada indecisión de Santana desapareció. "Por lo tanto, ¿mañana estaría bien?"

Brittany sonrió ante la descarada pregunta. Siendo directa con ella misma, encontraba refrescante la actitud de Santana. "Claro, ¿por qué no vienes a las once? Podríamos almorzar después."

"¿Estás segura de que no es mucho problema?" Brittany tocó brevemente el brazo de Brittany. "Quiero decir, ¿después de esta noche y todo?"

"Muy seguro."

Gregory volvió a toser, pero Brittany no le hizo caso.

"Te veré mañana, entonces." Santana parecía encantada. "Buenas noches."

Mientras la actriz desaparecía en el mar de los invitados, una suave voz masculina detrás de Brittany preguntó, "¿Qué estás haciendo?"

"Haciendo negocios."

Gregory parecía impresionado. "¿Vas a ofrecerle el papel?"

"No. Voy a hacer que sea muy atractivo para que acceda a rescindir el contrato audiolibro."

Gregory frunció el ceño. "¿Por qué? Las ventas han sido enormes.”

"Una vez que tenga una actriz interpretando a Maddox en la pantalla, tendremos que reeditar todos los libros impresos y rehacer el sonido en la serie de audio para el personaje de Diana. Quiero a la misma actriz haciéndolo todo. Es la única cosa que tiene sentido, y nuestra gente de marketing está de acuerdo."

Gregory hizo una mueca. "No puedes seriamente imaginar que Santana Lopez lo aceptará relajada. Ella no va a terminar. Ella demandará."

"Veremos." dijo Brittany. "Puedo ser muy persuasiva."

Gregory puso su brazo alrededor de su cintura y le dio un rápido apretón. "Ten cuidado. Prométemelo."

Ella le sonrió por encima del hombro. "Te lo prometo."

"¿Te has acordado de llamar a Beth?" Puck salió al tráfico nocturno.

Santana gimió. "No, se me olvidó. Llegaba tarde, pero eso no es excusa. ¿Dijo lo que pasa?"

Beth, su hermana once años más joven, era una enfermera, alejada del glamuroso mundo de Carolyn. Casada desde hacía seis años, ella y su esposo, Joe, vivían en Washington DC con su hija de cuatro años de edad, Pamela.

"No, sólo que tenía que hablar contigo de algo. No sonaba como una emergencia."

Santana se recostó, apoyando la cabeza. Un latido familiar en las sienes le hizo llegar a su bolso y sacar un spray nasal. Si no tenía en cuenta los primeros síntomas, el latido escalaría inevitablemente en una crisis de migraña en toda regla, incapacitándola durante varios días. Tomó su medicina, notando mirada preocupada de Puck en su dirección.

"¿Estás bien?"

"Voy a estar bien. Sólo por precaución." Santana dio un suspiro en silencio. Necesitaba relajarse, estaba cansada después de hacer seis funciones a la semana durante once meses. Si no tenía cuidado iba a terminar con bolsas permanentes bajo los ojos.

"¿Has sabido de tu hermano últimamente?"

"No, no en mucho tiempo. Está en uno de sus hechizos creativos, creo. Si mi cuñada no lo arrastrara a mis shows, nunca conseguiría que viera cualquier parte de mi trabajo."

"Tú vas a cada una de sus exposiciones."

Santana se rió de la crítica implícita. "Eso es diferente. John es un genio. Es mi deber admirarlo, aunque creo que sus esculturas se ven como piezas deformadas de basura"

Puck negó con la cabeza. "Puedes tratar de sonar sarcástica, pero no está funcionando. Sé que estás orgullosa de él."

Santana sonrió. "Sí, lo estoy.”

Ella tenía doce años cuando su madre murió, atropellada por un coche mientras cruzaba la calle. John tenía seis años y la bebé Elisabeth sólo once meses. Su padre había perdido sus amarras cuando mataron a su bella y vibrante mujer, y Santana se había encontrado pronto a sí misma en el papel de su madre, cuidando de sus hermanos.

Shawn Lopez había sufrido un ataque al corazón cuando Santana tenía veintiún años, y había abandonado la universidad para cuidar de su hermano adolescente y joven hermana. La vida había sido una lucha, pero nunca se había arrepentido de tomar esa decisión. Incluso ahora, estaba orgullosa de que haber sido capaz de criar a John y Beth sin ayuda de nadie.

Puck se detuvo en el estacionamiento debajo del gran edificio donde estaba su apartamento con vista al mar. Después tomaron el ascensor hasta el quinto piso, Santana se apoyó contra la pared y cerró los ojos un instante mientras abría la puerta.

"Algunas noches," pensó. "No creo que haya estado en una habitación con tanta gente vestida para matar desde los Globos de Oro."

"La mitad de Palm Beach estaba allí." Puck parecía admirado. "Brittany sabe cómo recaudar dinero, y es una apasionada de los niños. He oído que incluso es voluntaria en el hospital cuando es admitido uno de ellos."

"Extraordinario," dijo Santana. "Estoy sorprendida de que me invitara a usar su piscina mientras estoy aquí."

Puck se detuvo en su camino a la cocina y la miró. "Tengo que admitir que siento curiosidad por dos cosas: sus motivos para invitarte, y los tuyos, para ir."

"Para nadar, por supuesto," dijo Santana ligera. Podía ve a Puck no estaba convencido. La conocía demasiado bien para aceptar la explicación.

"Santana," la reprendió. "¿Desde cuándo compartes tu preciosa vida privada, a menos que haya una recompensa?"

"Me paso horas contigo, ¿no?"

Él se echó a reír. "Los dos sabemos que es muy conveniente para ti que nuestros nombres estén vinculados en los medios de comunicación. Como he dicho, siempre hay una recompensa." Santana se encogió de hombros inocentemente. "Si ayuda a Brittany Pierce a ver que soy la única opción sana para Diana Maddox, estaré encantada de nadar en su piscina tan a menudo como sea necesario".

"¿Estás segura de que quieres hacer eso?" Puck parecía inquieto.

"¿Qué quieres decir?"

"Es un secreto a voces que Brittany es lesbiana."

Santana parpadeó. "¿Estás seguro?"

"Tan seguro como puedo estar sin llegar a preguntárselo a la cara."

Santana imaginó la alta rubia en su vestido azul, moviéndose con gracia perfecta de una persona a otra en el pasillo de mármol del hotel, dando la mano, sonriendo. Sus joyas brillaban, pero no había logrado robar la atención de sus ojos azul hielo o su melodiosa voz de alto. Brittany no era solo atractiva, era increíblemente hermosa. ¿Y gay?

"¿Santana?"

Ella levantó una ceja. "Si estás esperando a que me sorprenda, no contengas la respiración. ¡Trabajo en el mundo del espectáculo, por amor de Dios!"

Puck le dio una mirada puntiaguda. "En realidad, estaba esperando el anuncio acerca de cómo vas a utilizar la información para tu beneficio."

Un flash de ira ardió por el efecto de la medicación. Sintiendo que la sien izquierda comenzaba a latir de nuevo, Santana le miró. "Muchas gracias. Me haces sonar como una perra insensible."

"No eres nada de eso. Eres una perra maravillosa."

"Eres un hombre horrible," murmuró. "Me haces enfadar tanto a veces." Ella se frotó la sien.

"Sólo porque te veo cómo eres, y no de la forma en que quieres ser vista. Eres muy buena jugando Santana Lopez. Es el papel de toda una vida, si me preguntas."

Era un bromista insoportable. Sin embargo, se sintió relajada mientras ponía su brazo alrededor de los hombros y la hizo entrar en la cocina. "Déjame dejarlo bien con un café con leche," dijo. "Tú eres la única persona que conozco que duerme mejor después de una buena dosis de cafeína."

Santana se encaramó en un taburete junto a la barra de la cocina, viendo como molía los aromáticos granos de café. "Dime algo. ¿Qué quisiste decir cuando dijiste que tenías curiosidad acerca de sus motivos para invitarme?" Preguntó.

Puck colocó una taza en la máquina de café. "¿Ella quiere conocerte antes de decidir si ofrecerte el papel? ¿O hay algún otro programa?" “

“¿Cómo qué?"

"Vas a tener que preguntarle a ella. Pero si yo fuera lesbiana, probablemente me gustaría tenerte nadando en mi piscina." Entregó a Santana su café con leche.

Ella bebió despreocupadamente. ¿Podría Brittany Pierce sentirse atraída por ella? Si era así, no sería la primera lesbiana que Santana había tenido que desalentar cortésmente. Por otra parte, esto podría ser exactamente la oportunidad que necesitaba. Si había una cosa que el espectáculo le había enseñado, era la forma de convertir la lujuria en un contrato de actuación.
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 459
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por ana_bys_26 el Sáb Sep 30, 2017 5:47 am

Capitulo Dos


Brittany salió de su vestido azul y lo colgó cuidadosamente antes de quitarse la ropa interior de encaje y ponerse una bata de felpa blanca. Salió fuera y encendió los chorros del jacuzzi, dejó caer la bata en una silla de jardín, y se metió en el agua caliente. Proyectado a la vista de palmeras y altos muros, su jacuzzi se encontraba justo al lado del patio cerca de la piscina. A Brittany le encantaba la sensación de estar en su propio mundo, desnuda al aire libre. Con un suspiro de satisfacción, se echó hacia atrás y miró hacia el cielo estrellado, asombrada de lo cerca que siempre parecía. Esta era una de las cosas que amaba de Florida - en Nueva York, apenas podías distinguir las constelaciones, debido a las brillantes luces de la ciudad.

Moviéndose en el agua, permitió que los chorros llegaran a todas las partes de su cuerpo, burlando y acariciando su carne, ondeando a lo largo de toda la longitud de la columna vertebral como un millar de pequeños besos. Un estable ojo Marrones y un cabello Negro invadieron sus pensamientos, y ella cerró los ojos, sin sorprenderse que Santana Lopez se hubiera alojado en su mente. La actriz era más que una belleza famosa, era devastadoramente sexy. Algo sobre la forma en que se movía, y la forma en que miraba a Brittany, la inquietó de una manera que no estaba acostumbrada. Cara a cara, Santana la había hecho sentir como si fuera la única persona en la habitación, clavándola con esos ojos increíbles, tirando de ella y reclamando la totalidad de su atención. Le había costado un esfuerzo a Brittany mantener la calma, al menos en apariencia, y sólo pensar en el encuentro aún hizo martillear se corazón en el pecho.

Se preguntó si Santana sabía que era lesbiana. Brittany se daba cuenta de que la gente asumía automáticamente que era gay sólo porque publicó una extensa gama de libros lésbicos muy exitosos y nunca había utilizado varones como acompañantes simbólicos a cualquiera de las funciones a las que asistía. No era algo que intentara mantener en secreto, pero no estaba oficialmente fuera tampoco. Reservada por naturaleza, no confirmó ni negó su preferencia sexual a nadie. Simplemente no era asunto de nadie.

Brittany no había llegado a su posición actual en la sociedad de la noche a la mañana. Ganar uno de las más grandes loterías Powerball multiestatal hacía nueve años había cambiado su vida para siempre. Después de sobrevivir al circo mediático con sus entrevistas, seguido de las obligatorias cartas y llamadas telefónicas mendicantes de extraños y conocidos, había decidido descender por debajo del radar.

Asumiendo el apellido de soltera de su madre sueca, se había mudado a Nueva York, viviendo en Manhattan por dos años mientras asistía al Programa de Literatura Comparada de la Universidad de Barnard. Durante ese período, había aprendido a moverse entre los ricos y famosos, como si ella perteneciera, tomando lecciones de comportamiento y hablar en público. Un régimen de tratamientos de belleza, masajes y visitas regulares al gimnasio cambiaron su aspecto y movimientos.

La chica que una vez había sido Brittany Clint, empleada de banca durante el día para ayudar a pagar sus estudios de literatura por la noche, se convirtió en Brittany Pierce, empresaria. Ella inició un centro de llamadas de nombre Quasar Inc. a principios del auge de la externalización. El negocio rápidamente llegó a ser tan exitoso que fue capaz de venderlo con un buen beneficio y buscar una nueva oportunidad de negocio, algo menos loco. Brittany nunca hablaba de su pasado y le había confesado la verdad a sólo tres de sus mejores amigos, sabiendo que nunca la traicionarían. Había aprendido algunas lecciones difíciles desde el principio, sobre todo que la gente la trataba de manera diferente debido a su dinero y pocos tenían motivos genuinos.

Mientras arqueaba la espalda, inclinó la cabeza en el jacuzzi, para que los chorros le masajearan el cuero cabelludo. Sus pechos desnudos se elevaron por encima de la superficie, sus pezones endureciéndose en el aire húmedo de la noche. Temblando ligeramente, se hundió una vez más en la seductora calidez de las aguas y lanzó un gemido satisfecho. Nunca se había arrepentido de su decisión de seguir adelante. Por mucho que le había gustado Manhattan, anhelaba un ritmo más lento. Después de haber visitado Florida varias veces y enamorada de la forma de vida cosmopolita en Miami, decidió hacerla su hogar.

Compró una editorial de tamaño medio, Key Line Publishing, y la ramificó con prontitud de la no ficción y libros infantiles para publicar literatura gay y lesbiana, así como las novelas tradicionales. Su estrategia dio sus frutos, haciendo pronto a Key Line una espina clavada en los lados de los pesos pesados de la industria.

Brittany regresaba a su apartamento en Nueva York periódicamente, disfrutando de ponerse al día con sus amigos. Mantenía un estrecho control sobre las actividades de negocios en que todavía estaba involucrada y también trabajaba con varias organizaciones de caridad. La mayor parte de su fortuna permanecía atada en un amplio stock y una cartera de renta fija, y bajo los auspicios de su inteligente gestor de inversiones, su patrimonio se había casi cuadruplicado desde su premio de lotería.

Brittany no hacía alarde de su riqueza de la forma en que muchos de los nuevos ricos de Miami hacían. Su situación financiera la hacía objetivo de oportunistas, y aparecer en la lista Forbes de las mujeres empresarias de la influencia no ayudaba. Siempre fue una lucha equilibrar su necesidad de privacidad, lo que en ocasiones llevó a la soledad involuntaria, con la necesidad de hacer negocios con eficacia y prestar un apoyo activo a las organizaciones de caridad que había dotado.

Volviéndose en el agua, se empujó a lo largo de un lado del jacuzzi, y luego a la piscina, necesitando enfriarse. El agua caliente en la bañera de hidromasaje era relajante, pero también la aletargaba si no tenía cuidado. Nadó hacia el otro lado de la piscina, completamente sumergida, disfrutando del sedoso frío del agua contra su piel. Cuando llegó a la escalera, se subió y se sentó en la repisa, escurriendo su pelo mientras la suave la noche una vez más la rodeaba.

Las gotas corrían por sus brazos, brillando contra su pálida piel mientras seguían la curva redondeada de sus pechos llenos. Se detuvieron en la piel arrugada de sus pezones, y el efecto de enfriamiento del agua hizo que se estremeciera. Brittany alisó los riachuelos, pasando sus manos sobre su cuerpo. El toque era extrañamente tranquilizador, pero tenía un matiz amargo al mismo tiempo. Rara vez se sentía sola, pero esta noche era muy consciente de lo que le faltaba en su vida plena. De repente, los ojos de Santana estaban allí, mirándola, con la cabeza ligeramente inclinada, como si Brittany fuera la más interesante, y valiosa persona en el mundo. No estaba segura de por qué la imagen de la actriz estaba grabada en su retina, veía a la mujer más menuda vestida con aquel elegante traje de noche negro, la pedrería acentuando su figura. En persona, ella era todo lo que Brittany había imaginado, tal vez aún más.

Sin tener en cuenta una punzada repentina en su interior, Brittany se puso de pie y caminó hacia el Jacuzzi para apagar los chorros. Un conjunto de puertas de patio se abría a su dormitorio, y ella cogió su bata y pasó a través de ellas, en dirección a su cuarto de baño. Después de una ducha rápida, se secó el pelo y se cepilló los dientes antes de caer en la cama. Por un momento, se quedó completamente quieta, disfrutando de la sensación de la ropa recién lavada contra su cuerpo desnudo, entonces puso su alarma para las seis y media. Tenía mucho trabajo que hacer antes de que Santana llegara a usar la piscina y quería estar lúcida para esta visita, así que no podía permitirse el lujo de quedarse dormida.

Abrazó apretadamente una almohada mientras se acurrucaba bajo las mantas, dejando que su mente vagara a Santana Lopez una vez más. La actriz había hecho mucho por Key Line, interpretando el papel de la investigadora criminal Diana Maddox en su serie de audiolibros de gran éxito. No es de extrañar que ella se viera a sí misma como la opción lógica para el papel en la película.

El estómago de Brittany se apretó ante la idea de tener que decepcionarla. Santana obviamente quería el papel, y tenía las credenciales necesarias para hacerlo. Había ganado un premio Tony en su juventud y diversos premios de cine más adelante en su carrera. Pero su impresionante récord cortaba hielo con los potenciales distribuidores de Santana. Ya habían decidido que una estrella más joven tendría mayor atractivo y tenían sus miras puestas en Sylvia Goodman, una actriz en alza que había atraído la atención por sus papeles secundarios en varias películas importantes. El hecho de que Diana Maddox tuviera más de cuarenta en las novelas no hacía ninguna diferencia. En las adaptaciones cinematográficas, todo estaba en juego.

Apretando su agarre alrededor de la almohada, Brittany suspiró. Estaba tratando de mantener una mente abierta acerca de Goodman. La alta, belleza rubia había sido llamada la nueva Sally Field por algunos columnistas efusivos, y ciertamente tenía el aspecto adecuado para Maddox cuando llevaba una peluca oscura como lo había hecho en varios papeles secundarios recientes. Sin embargo, en la mente de Brittany le faltaban ciertas sensibilidades clave que Santana Lopez poseía en abundancia. Santana aportaba madurez y dimensión a sus papeles que pocas actrices más jóvenes podrían igualar. Pero realmente ¿qué vendía en estos días? El público había sido entrenado a aceptar interpretaciones superficiales, siempre y cuando una película fuera emocionante y tuviera algunas escenas de sexo excitante.

Brittany quería hacer más de una película de Maddox, así que todo dependía de cómo los críticos y el público recibiera la primera película. Por lo que ella podía ver, sacrificar a Santana por Sylvia era por simple pragmatismo. Brittany no tenía el lujo de dedicarse a sus propias preferencias personales, había demasiado en juego.


*********




Santana cogió el teléfono, comprobando automáticamente el reloj de la mesilla. El corazón le saltó a la garganta al ver el identificador de llamadas. ¿Qué estaba haciendo su hermana menor llamando a las dos de la mañana?

"¿Beth? ¿Estás bien?"

"Estoy bien. En serio." Su voz era aguda. "Siento llamarte tan tarde, pero no podía esperar para contártelo."

"Estoy bien. " Santana se irguió sobre su codo. Oyó un hombre en el fondo, Joe el marido de su hermana.

"¡Estoy embarazada!" La voz de Beth se quebró, y ella se puso a llorar


"Oh, cariño. ¡Eso es maravilloso! Estoy tan feliz por ti y Joe." Después de un sonido silenciado, su cuñado empezó a hablar.

"Hola, Santana. Beth está un poco emocional. Ella va a estar bien, pero me hubiera gustado que hubiera esperado hasta mañana para decirte."

La actriz sintió una punzada de culpabilidad por no recordar devolver la llamada de Beth antes. "¿Está todo bien con ella y el bebé? ¿Cuándo te enteraste?"

"Esta mañana. Todo parece normal en esta ocasión. Pero está tan sólo de seis semanas de embarazo, por lo que está nerviosa. Los dos lo estamos."

"Lo sé." Beth había sufrido dos abortos involuntarios seguidos, ambos en su octava semana. Después del segundo, había caído en una profunda depresión. "Ponla de nuevo, ¿verdad, querida?", dijo Santana, pensando rápidamente.

"Estoy aquí." La voz de Beth parecía un poco más fuerte.

"Beth, cariño, escúchame. ¿Por qué no tomas un permiso de ausencia hasta que estés más allá del primer trimestre? Yo te ayudo con las cuentas. Tú y el bebé son todo lo que realmente importa en estos momentos. Por favor, ¿muchacha?"

"Oh, Sanny. No creo que a Joe le gustara eso, pero gracias de todos modos."

"Habla con él. Joe sólo quiere lo mejor para ti. Él sabe que no es su orgullo. Por favor."

"Muy bien." Beth se detuvo. "Estás feliz por mí, ¿no es así? ¿No crees que estoy buscando problemas, intentándolo de nuevo?"

El corazón de Santana casi se rompió con la voz vacilante de su hermana pequeña. Beth la había necesitado más que nunca, cuando su padre murió. Ella sólo tenía diez años y se dirigía a la pubertad. Un primo de su padre se había ofrecido para criar a la joven, pero no estaba interesado en su hermano adolescente John. No dispuesta a dejar a nadie a romper lo que quedaba de su familia, Santana resistió y se convirtió en la tutora legal de sus hermanos menores.

Había llevado la carga de criarlos apoyada sobre sus hombros demasiado estrechos. Mantener su casa de la infancia se tragaba la mayor parte de la asignación mensual del seguro de vida de su padre, y siempre cazaba trabajos a tiempo parcial hasta que consiguió el papel en el serial diario que había puesto en marcha su carrera.

Igual que ella, su hermano John creció demasiado rápido, y a veces pensaba que esto era por qué de que su comportamiento fuera tan a menudo malo e infantil ahora. Beth era diferente. Siempre interesada y orgullosa de los logros profesionales de Santana, su cariñosa hermana dejó claro en su camino afectado que amaba profundamente Santana independientemente de su estatus de estrella. El hecho de que su hermana fuera ya una mujer adulta de treinta y cuatro años no importaba. Santana todavía se sentía responsable.

"Estoy muy contenta por ti, cariño," dijo. "Ahora, ten cuidado y cuídate. Prometo ser mejor y mantener la batería de mi teléfono celular cargado por si me necesitas, ¿de acuerdo?"

"Muy bien. Gracias, Sanny.”

"No seas tonta. Tú harías lo mismo por mí, y más."

"En caso de quedar embarazada, ¿te refieres?" Beth bromeó con un atisbo de su normalmente malvado sentido del humor.

"Listilla."

Siguieron algunas de sus habituales bromas de hermanas, facilitando el estado de ánimo.

Después de colgar, Santana se acurrucó sobre su costado. El cuello y las sienes le dolían un poco, por lo que estuvo aliviada de nadar mañana. Por lo general, mantenía a raya a sus dolores de cabeza. Una vez más se preguntó por qué Brittany la había invitado. No tuvo problemas para imaginarse a la escultural rubia. Brittany la había mirado, enmascarando lo que estaba pasando detrás de esos ojos azul claro. Santana sentía que algo estaba en la mente de Brittany, una razón especial estaba haciendo que la editora le diera la bienvenida de esta manera. Tenía que ser la película.

Esta era su oportunidad, su lanzamiento para demostrar que no era necesario tener en cuenta a nadie más para el papel. Sin duda, era obvio para Pierce- y si no, ¿no podía ser tan difícil de hacerla entrar en razón? Los lectores ya conocían la voz de Maddox a través de los audiolibros; ya le identifican como Maddox. Se preguntó acerca de su competencia. ¿Podría estar considerando seriamente Supernova alguien más? Quienquiera que fuese, tenía que convencer a Annelie de que nadie más podía hacer justicia a Diana Maddox. Ella era la única. Y ella no se iría a casa sin el papel.
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 459
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por micky morales el Sáb Sep 30, 2017 9:25 am

muy interesante, las dos tienen objetivos distintos aunque me parece que el de brittany es el mas desleal!!!! a ver como siguen las cosas despues de la visita de santana a usar la piscina!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6545
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por 3:) el Lun Oct 02, 2017 4:24 pm

A ver hasta donde puede llegar britt... Para liberar se de san a lo largo de los dias ya de por si esta jugando chusco desde el principio!
A ver cuanto empeño le pone san en combenser a britt... O hasta donde es capas de llegar...
A ver que el juego no les salga mal a las dos jajaja
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5130
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por monica.santander el Sáb Oct 14, 2017 11:24 am

Hola!!!! Esto va a ser una Guerra de intereses , veremos quien gana !
Actualizaras pronto???
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4299
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Oct 15, 2017 5:10 am

Capítulo Tres



Santana bajó la ventanilla del asiento trasero mientras el taxi se detenía en la puerta y el guardia de seguridad salía de la cabina.

"Santana Lopez. Brittany Pierce me espera."

El guardia volvió a meterse en la cabina, y luego hizo un gesto al taxista hacia la puerta.

Mirando alrededor de la exclusiva zona residencial, Santana vio varios tipos de arquitectura. La mayoría de las casas eran de color blanco o pastel rodeadas por grandes palmeras. El tórrido calor de Miami ya estaba empezando, y ella no podía esperar para entrar en la piscina.

El coche se detuvo al final del camino cortado por una gran casa blanca apartada de la carretera en un exuberante jardín tropical. Con sus grandes ventanales que crean un emocionante entorno, la casa parecía envolver su camino semicircular. Un renovado, Ford Mustang vintage rojo de los sesenta se situaba frente a la casa. Miró a la derecha, viendo un gran garaje con una plaza.

Los jardines estaban rodeados por un alto muro de hormigón salpicado con ornamentación de hierro forjado negro.

Santana levantó una ceja, pensando en los comentarios de Puck. Brittany obviamente era una persona muy reservada. ¿Era su rumoreado lesbianismo la razón principal, o era una de esas personas ricas que preferían mantener el mundo en condiciones de igualdad? De cualquier manera, era increíble que hubiera invitado a Santana, y no era de extrañar que Puck estuviera especulando sobre sus motivos. Santana pagó al taxista y salió a la húmeda Florida, lanzando su bolso sobre el hombro. Vestida con pantalones cortos blanca de ciudad y una camiseta sin mangas de color amarillo claro, se acercó a la puerta y tocó el timbre.

"Santana", la voz de Brittany sonaba desde un altavoz cercano. "La puerta está abierta."

Brittany apareció en la puerta antes de que Santana la alcanzara. Parecía relajada y casual, luciendo una modesta cola de caballo, una camiseta azul celeste y shorts negros.

"Bienvenida. Entra y toma algo antes de cambiarte. Hace más calor hoy, ¿no es así?"

"Seguro que sí. ¡Qué diferencia con Nueva York en esta época del año!" Santana siguió a Brittany dentro, mirando con curiosidad por el pasillo. Una alfombra persa azul, blanca y negra adornaba el parquet de roble frente a la gran puerta de entrada de la sala, que estaba flanqueado por jarrones chinos de cuatro pies de altura llenos de cañas decorativas.

Brittany llevó Santana a su cocina francesa de estilo rústico. Al abrir la nevera, miró por encima del hombro. "¿Qué te sirvo, Santana?"

"El agua mineral está muy bien, gracias."

Brittany sacó dos botellas de Perrier, las abrió, y las vertió sobre vasos altos llenos de hielo. "Aquí tienes. Esto te enfriará." Santana tomó un sorbo de agua mientras miraba a Brittany en el borde de la copa. La mujer más joven se veía impecable, incluso vestida así, en la intimidad de su propia casa. Su piel pálida sugería que no tomaba el sol, y sus magros músculos demostraban que estaba en buena forma.

"Puedes cambiarte en mi habitación de invitados. Déjame mostrarte dónde está. Mientras estás en la piscina, voy a revisar mis correos electrónicos y luego podemos almorzar. ¿Qué te parece?"

"Excelente." Santana siguió a Brittany través de la cocina y salió a otro, más pequeño, pasillo.

"Se puede llegar a la terraza y la piscina a través de esa puerta. Hay un baño de visitas con toallas extra si necesitas algo. Voy a estar allí con mi laptop."

La habitación era un sueño en azul, blanco y oro. Una suave alfombra cubría el suelo, lo suficientemente gruesa como para casi ocultar sus dedos de los pies cuando ella se quitó las zapatillas de deporte. Santana se cambió rápidamente en su traje de baño negro, comprobó su maquillaje, y agarró una toalla de su bolso. Torció su pelo hasta los hombros con una gran pinza de pelo, abrió la puerta de vidrio y se fue afuera.

El gran patio de piedras a varios niveles tenía mesas rodeadas de sillas. Más cerca de la piscina había seis tumbonas con gruesos cojines. Brittany ocupaba uno de ellos, un ordenador portátil en una bandeja baja sobre ruedas sobre sus piernas. Sombrillas blanquecinas proporcionaban sombra.

La piscina era grande y rectangular, con un jacuzzi octogonal cerca de las tumbonas.

"Qué hermoso patio. Su casa es muy bonita"

"Gracias." Asintió Brittany. "Me gusta la decoración."

"Se nota. Me gustaría tener más tiempo para eso, pero siempre parezco estar fuera o trabajando muchas horas." Santana miró a la piscina. "Y esto se ve verdaderamente divino."

Brittany hizo un gesto de invitación. "¡Disfruta!"

Santana le dirigió una amplia sonrisa, consciente de cómo le cambiaba la cara. Sintiendo los ojos de Brittany en ella, se quitó la toalla y la arrojó sobre una silla, luego se encaminó hacia la parte más profunda de la piscina. Mientras se posaba en el borde, se tomó su tiempo antes de meterse, dando a su anfitriona la oportunidad de ver lo bueno que era su físico. Las mujeres de la mitad de su edad tenían problemas para mantenerse en el tipo de forma Santana estaba. Sin esfuerzo, nadó media piscina bajo el agua antes de salir a la superficie y empezar a nadar con movimientos largos y poderosos.

Brittany volvió a concentrarse en su laptop, la imagen del perfecto buceo de Santana y la fluida natación todavía estaban en su ojo mental. Ella sabía que la actriz tenía cuarenta y cinco años, pero sus largas piernas y caderas estrechas eran firmes y bien ejercitadas. Aunque no era muy curvilínea, era increíblemente femenina, y se veía increíble en el traje de baño negro.

Navegando a través de sus correos electrónicos privados, Brittany sonrió para sus adentros al ver el nombre de Kitty en la bandeja de entrada. Su amiga australiana solía escribir los e-mails más indignantes, que siempre la hacían reír a carcajadas.

De: Kitty Wilde Tema:

¡Una semana y contando! ¡Hola preciosa! Sólo quería decirte que finalmente hice reservas de vuelo. Juro que el sistema de reservas en línea será mi perdición. Escribo e-mails, uso procesadores de texto, pero déjame suelta en Internet y estoy obligada a causar estragos. Por algún motivo no me parece que sea compatible con estos sitios web que dicen ser tan a prueba de idiotas. Pensé que reservar un vuelo a Miami sería un pedazo de pastel. ¡Cómo acabé con un billete para Madrid, nunca lo sabré! No te preocupes, cariño, lo arreglé.

Marley viene conmigo desde que decidimos mezclar los negocios con el placer. Volveremos a estar en Orlando porque mi bebé tiene debilidad por Disney World. *gruñido* Estoy segura de que voy a vivir, mientras no tenga que darle la mano a Pluto o Goofy. Así que, bella, ¡te veo en un poco menos de dos semanas!

Kitty

PS. Vimos el anuncio de televisión sobre los audiolibros Diana Maddox. Dios, ¡la voz de esa mujer!


Brittany sonrió y negó con la cabeza. Kitty Wilde, una de sus autoras, era también una de sus mejores amigas. Ella escribía fantasía y la ciencia ficción feminista que tenía un gran número de seguidores, tanto gays como heterosexuales. Al igual que muchos australianos, era franca y refrescante, y no pasó mucho tiempo para que Brittany sintiera como si la hubiera conocido toda su vida. La compañera de Kitty, Marley, una artista especializada en esculturas de metal, ya había vendido a Brittany dos de sus teléfonos móviles.

Brittany levantó la vista de su computadora y observó a Santana girar con elegancia en el otro extremo de la piscina y nadar hacia atrás. Se preguntó cuántas vueltas acostumbraba a hacer su invitada, admiraba su estilo elegante y estado físico. Brittany disfrutaba nadar, pero generalmente estilo braza.

Después de un tiempo, Santana nadó hacia la escalera y salió de la piscina. Aferrándose a su figura, el traje de baño mojado mostró cada músculo, cada curva de su cuerpo. Estaba puerilmente construido en algunos aspectos, sin embargo, tan increíblemente femenina. El agua corría por sus muslos delgados y a Annelie le resultaba imposible apartar la mirada.

Santana se inclinó hacia adelante, arqueando la espalda mientras tomaba el clip de su cabello y dejó que fluyera su pelo castaño despeinado antes de que se lo secara con movimientos lentos. Annelie tragó saliva cuando los brazos levantados de Santana hicieron que sus pequeños, insolentes pechos empujaran contra el traje de baño. El contorno de sus pezones era evidente, ya que se endurecían contra la fría tela.

Poniendo la toalla sobre los hombros se paseó hacia Brittany como si no tuviera ni idea de su propio atractivo. "¡Oh, eso fue fantástico! Nuevamente, gracias por prestarme la piscina. Simplemente no puedo tener suficiente de este tipo particular de ejercicio."

"Como he dicho, te invito a utilizarla mientras estés en Florida. María está alrededor la mayor parte del tiempo, y en sus días libres, o yo estoy en casa o puedes usar una tarjeta llave. Recuérdame que te de una más tarde."

Los ojos de Santana se abrieron, y Brittany los vio volverse de un azul brillante.

"Esto es muy amable de tu parte, Brittany. Sin lo aprovecharé. Si en cualquier momento no es conveniente, tienes que prometerme que me harás saber."

"Lo haré. Ahora, ¿qué hay de comer? ¿Te gusta el marisco?"

Santana se pasó los dedos por el pelo. "Claro, y me muero de hambre. Voy a enjuagarme primero y me visto"

"Puedes usar el baño en la habitación de invitados. El secador de pelo está en el cajón"

"No tardaré."

Brittany entró en la cocina y sacó una bandeja de mariscos surtidos fuera de la nevera, baguettes grandes en rodajas y los colocó en un plato. Pequeños tazones de mayonesa y créme fraiche completaron la comida. Después de que pusiera una de las mesas en el patio con su porcelana azul, puso la comida en el centro de la misma.

Bebiendo su agua mineral, tuvo que esperar unos pocos minutos antes de que Santana se uniera a ella. Como era de esperar, el maquillaje de la actriz era impecable, y los dos peines de marfil frenando su cabello llamaban la atención hacia su cara.

Brittany consideró a la actriz con aparente calma, pero la manera en que la cara de Santana cambiaba cuando sonreía, la forma en que sus labios se estrechaban exuberantes y acogedores, causaron que contuviera el aliento.

"Mmm, esto se ve delicioso. El cangrejo es mi marisco favorito."

"Entonces te encantarán estos. No hay nada como los cangrejos de piedra."

Santana se sentó y untó mantequilla a su pan con moderación. "¿Cuánto tiempo has vivido aquí?"

"Casi seis años. Mi primer año aquí, yo vivía en un condominio cerca de Puck. Quería comprar una casa, pero me tomó un tiempo. Tan pronto como el agente de bienes raíces me mostró esta, sabía que era mi sueño hecho realidad."

"¿Así que tomas decisiones rápidas una vez que sabes que tienes razón?"

No estaba segura de que todavía estuvieran hablando de la casa, Brittany asintió con calma. "Sí, lo hago. Hasta ahora mi instinto no me ha dirigido mal."

"Eso es bastante obvio. Debes estar emocionada con tus decisiones sobre la serie Diana Maddox."

"Sí, está todo saliendo de maravilla. Pero sin los autores y los libros, no iba a suceder. Es realmente un trabajo en equipo." Ella dudó un segundo. "Tengo curiosidad. ¿Habías leído los libros de Maddox antes de aceptar hacer la versión audio?"

"Sólo la primera, Morir por la fama, ya que fue un éxito tan inmediato. Y también, la creación ligada a mi profesión. Después de eso, tenía la intención de leer los otros dos al salir, pero estaba continuamente ensayando y nunca encontré el tiempo."

"¿Qué pensaste cuando te hablamos sobre los audiolibros?"

Santana se limpió cuidadosamente la boca. "Como sabes, hice audiolibros regularmente antes y me gustó, ya que me encanta leer cuando puedo."

Brittany se reclinó en su silla. "Probablemente habrás adivinado que también adoro los libros, porque estoy en el negocio editorial. ¿Cómo era, hacer los audiolibros?, ¿cómo hacer radio?"

"Muy estimulante y divertido. Disfruté trabajando con Helen y Harvey. Los había visto antes, por supuesto, pero nunca había tenido la oportunidad de trabajar con ellos."

Brittany ladeó la cabeza. "¿Cómo te sentiste acerca de hacer las escenas de amor con Helen, aunque sólo fuera sonar como si lo fueran?"

Santana pareció pensarlo. "Nunca había interpretado a una lesbiana antes, así que no tenía ni idea de lo que debía parecer. Pero de nuevo, este era también mi primer papel como investigadora criminal. Cuando Helen y yo grabamos las escenas de amor, en realidad nos poníamos muy cerca y utilizábamos el mismo micrófono. Me sentí muy segura y cómoda con ella. Las dos somos profesionales."

Brittany lo consideró. Era una respuesta directa y honesta. "¿Así que no te sientes incómoda en absoluto?"

Santana le sonrió. "Tal vez me sentí un poco tímida la primera vez que tenía que besarla. Harvey se encargó de eso."

Brittany levantó una ceja. "¿Qué hizo?"

"Él se coló por detrás de mí, y cuando se suponía que habíamos acabado el primer, beso largo, me agarró la cintura. ¡En la cinta, mi grito de sorpresa suena muy apasionado!"

Brittany no pudo contener una carcajada. El bajo ronroneo de Santana fue hecho en broma y totalmente irresistible.

"Sin duda, funcionó para la audiencia. Supongo que has visto todos los sitios web de fans y foros dedicados a Maddox. Debe haber miles."

"Lo confieso que no estoy en los ordenadores, y no uso Internet. Las nuevas tecnologías no son lo mío. Es difícil imaginar la cantidad de información que los fans pueden controlar de esta manera."

"Tenemos una visión bastante clara de todo. Hay listas de Diana Maddox, listas de Santana Lopez, y varias listas sobre los otros personajes."

"Honestamente, no tenía ni idea."

Brittany detuvo un momento. "Internet es una parte importante de nuestra estrategia global de marketing. También hemos establecido una nueva compañía que organiza convenciones de Diana Maddox. Con todo, ella es toda una franquicia."

Santana miró cautelosamente, como si ella no pudiera ver a dónde se dirigía Brittany, compartiendo toda esa información de negocios. "Estoy impresionada," dijo. "Vas a tener todos los ángulos cubiertos una vez que llegues al cine también."

"Precisamente." La apertura perfecta, pensó Brittany, componiendo cuidadosamente la siguiente frase. "Lo que me lleva a algo que tengo que hablar contigo." Detectó un parpadeo inmediato de emoción en los ojos de Santana y se sintió mal. Lo que le iba a decir no era lo que la actriz estaba esperando oír. "Vamos a tener que sacar los audiolibros actuales del mercado."

"¿Qué?" Santana espetó con tono de incredulidad en su voz.

"Quien interprete a Maddox en la película también tendrá que figurar en los audiolibros, por lo que tendremos que doblar su voz" Se encontró con la mirada atónita mirada de Santana sin pestañear. "No tenemos otra opción. Tenemos que mantener la homogeneidad de los lectores y espectadores. Sería confuso si la voz en los audiolibros no es la misma que la actriz que ven en la pantalla. Estoy seguro de que lo entiendes."

Un sonido de llamada vino de la casa y Brittany se levantó rápidamente. "Lo siento. Dejé mi mando en la cocina. Ya vuelvo.”

Ella corrió a la casa, anticipando que una vez que Santana se hubiera repuesto de su sorpresa, mordería el anzuelo y haría su jugada por el papel. Pero en el momento que acabara la discusión, ella aceptaría lo inevitable y aceptaría el trato que Brittany planeaba ofrecerle.

Santana se reclinó en su silla, aturdida. Brittany lo tenía todo pero le dijo que estaba fuera de la carrera. Sus ojos hormiguearon y volvió la cabeza, mirando por encima de la zona de la piscina hacia los jardines bien cuidados más allá. Altas palmeras estaban esparcidas en el perímetro, y las flores tropicales florecían abundantemente en los macizos de flores. Brittany obviamente emplea un jardinero competente.

Sus pensamientos giraban mientras la comprensión la golpeaba. Si Brittany tenía la intención de dejar las ventas de audiolibros y permitir que los contratos que se agotaran, ¿dónde la dejaba? Gracias a un acuerdo de porcentaje de utilidad, recibía un flujo de ingresos constante de ellos. Necesitaba ese dinero para Beth.

Levantándose de su silla, todavía con un vaso de agua mineral, se acercó a la orilla del césped, con el estómago revuelto. Brittany podría hacer exactamente lo que le viniera en gana y no había ni una maldita cosa que Santana pudiera hacer al respecto.

Excepto conseguir el papel protagonista en Morir por la fama.

"¿Un centavo por ellos?" La voz de Brittany viniendo de detrás de ella hizo saltar a Santana. "Oh, lo siento, no quise asustarte."

Santana dio un largo sorbo estabilizador de agua mineral. "Déjame entender esto. ¿Has elegido a alguien para el papel ya?"

"No. Pero mi agente de casting ha trabajado con una lista corta." Ella tuvo la decencia de parecer avergonzada.

"¿Estoy en la lista?"

"Por supuesto que sí." La seguridad parecía un poco hueca.

Santana no podía imaginar a Brittany mintiendo pura y simplemente-parecía demasiado elegante para eso. Concluyendo que su nombre estaba justo en el fondo, dijo, "Tengo la sensación de que no soy la primera opción."

Brittany hizo un pequeño gesto de impotencia.

Santana bajó la mirada del exquisito, rostro sereno de la editorial y se abstuvo de gritar, ¿Qué te pasa? ¡Soy perfecta! "¿Es mi edad?", preguntó secamente.

"No" La negación fue rápida y contundente. "Apenas aparentas treinta y cinco años."

"¿Entonces qué? Hazme un favor y dímelo, ¿de acuerdo?"

Los ojos de Brittany se abrieron una fracción a la contundente petición. "Está bien." Su tono se volvió muy serio. "Tu voz era siempre perfecta para Diana. Pero el cine es un medio visual, y no estoy segura de que tu aspecto sea lo bastante adecuado para ella.”

Santana levantó una ceja. "Es evidente que no habrías elegido a Charlize Theron en Monster."

Brittany suspiró. "Santana, escucha. Sé que quieres el papel, y me encanta el trabajo que has hecho para Key Line. Pero no puedo darme el lujo de permitir que mis propias preferencias personales entren en esta decisión. Estoy arriesgando mucho en esta película. La gente depende de mí para su sustento, así que tengo que escuchar lo que los expertos del sector me dicen o no voy a llegar a un acuerdo de distribución. Sabes cómo son esos tipos."

Era la primera vez que Santana había oído Brittany hablar con verdadera emoción desde su presentación en la recaudación de fondos de Nebula Circle. Se tomó un momento para considerar la mejor manera de responder. Suavizando su tono, dijo:

"Al menos déjame leerte, y mantén una mente abierta. ¿Me darás eso?"

"Absolutamente," dijo Brittany. "De hecho, te daré más. Me siento muy mal por los audiolibros, y quiero hacer las cosas bien contigo. Vamos a hacer esto correctamente."

"¿Qué quieres decir?"

"Las dos sabemos que estoy en mi derecho de dejar de vender los libros y dejar que nuestros contratos simplemente expiren. Pero ninguna de las dos recibe nada de esta opción. Tengo una mejor idea."

"Estoy escuchando"

"Te pagaré cien mil dólares para compensar la pérdida de ingresos, y vamos a terminar los contratos correctamente. Todo lo que tienes que hacer es decir sí, y yo me encargo del trabajo legal."

Santana repitió la oferta mentalmente. Sonaba generosa. Brittany obviamente estaba tratando de hacer lo correcto. Pero su instinto le dijo que buscara excusas. Hacía mucho tiempo que había firmado los contratos de los audiolibros. Ella quería ver exactamente lo que decía la letra pequeña antes de aceptar.

"Tendré que hablarlo con Grey," dijo.

"Por supuesto. Tendré a mis abogados enviándole por fax los documentos de inmediato. Házmelo saber una vez hayas tenido la oportunidad de pensar en ello." Brittany hizo gesto hacia la mesa. "¿Qué tal un poco de café?"

Santana negó con la cabeza. "Normalmente me encantaría una taza, pero tengo que estar en alguna parte. Voy a llamar a un taxi."

"¿Por qué no te acerco? Tengo que hacer unos recados."

Santana estaba a punto de declinar cuando pensó de nuevo. Parecía como si Brittany estuviera tratando de ser su amiga en un nivel personal, independientemente de su relación profesional. Sería corto de miras cerrar esa posibilidad. El papel puede que no fuera suyo de forma automática, pero estaba a su alcance, y cuanto más tiempo pasara con Brittany, mejores sus posibilidades.

"Gracias, eso es muy amable de tu parte," dijo. "Ahora dime la buena noticia- vamos a ir en esa belleza estacionada justo afuera. ¿El Mustang?"

Brittany parecía gratamente sorprendido. "Sí. ¿Te gustan los coches antiguos?"

"Me encantan. Siempre he querido un Corvette Stingray de los setenta, pero desde que vivo en Nueva York conduzco un Volvo XC90, un SUV. Seguro, versátil, y un poco aburrido. Sin embargo no le digas a nadie que lo digo. Pronto participaré en un anuncio de Volvo."

"Te doy mi palabra," prometió Brittany con fingida sinceridad. Después de recoger su bolso, Santana siguió a Brittany al bien cuidado Mustang, donde disfrutó de la sensación del asiento de piel blanca y suave. El aire frío sugería que el automóvil había sido modernizado.

"¿Qué color elegirías si alguna vez te compras un Corvette vintage?" preguntó Brittany, poniéndose un par de gafas de sol.

Santana puso los ojos en ella. "Pensarás que estoy loca, pero me gustaría uno amarillo como Tweety."

"¿Amarillo canario?" Brittany se echó a reír. El sonido era contagioso, y la actriz se rio. "Nunca lo hubiera imaginado." Confiadamente, Brittany conducía por las calles de la urbanización cerrada y saludó al guardia. Santana estaba intrigada por la extraña mezcla de franqueza y de reserva que se detectaba en la mujer más joven y se preguntó qué la hacía reaccionar. Era obviamente una brillante mujer de negocios. ¿Era su riqueza o su persona lo que le abría las puertas, y era que el dinero o el poder lo que buscaba? Al parecer no era la celebridad.

"Debes tener un gran interés personal en los libros de Diana Maddox ya que supervisas cada detalle," aventuró Santana.

"Creo que se puede decir eso, pero también, le di mi palabra a Delia Carlton de que yo personalmente me aseguraría de que su historia no se torciera o se vendiera a cualquiera de los codiciosos magnates de Hollywood. Organizando las convenciones, dejando a los fans en más sin exponer a Delia, era una manera de lograr esto. Mantener la producción de la película dentro de la familia, por así decirlo, es otra." Brittany sonrió brevemente. "Normalmente no soy una fanática del control, ya sabes. Es sólo que hice una promesa."

Santana asintió. Así que mantener las promesas y honrar la lealtad valía mucho con Brittany. Esto no la sorprendió porque era como todo el mundo que había conocido y trabajado en Key Line. Sin embargo, se preguntó cómo de alta era la oferta de reembolso de Brittany por los contratos cancelados. Había sonado tan sincera cuando sugiriendo liberar a Santana del contrato de una manera decente, pero algo no sonaba muy cierto.

"¿Cómo te sientes?" preguntó Brittany. "Estabas un poco pálida cuando llegaste a casa, pero parece que el baño te hizo mucho bien."

Sorprendida todavía sintiéndose inesperadamente cuidada, Santana sonrió. "Estoy bien, gracias. La natación siempre lo hace. Es relajante y me mantiene. Siempre he sufrido de migrañas y descubrí, mucho antes que cualquiera de los medicamentos más nuevos, que la natación es la mejor forma de manejarlas.”

"No voy a pretender saber lo que es, pero suena doloroso. Eso me recuerda, ya que vas a usar la piscina mucho mientras estás en Florida... ¿Tienes un coche aquí?"

Santana negó con la cabeza. "No. Puck tiene un coche, por supuesto, pero lo usa todos los días. Podría ir en taxi, como el de hoy."

"No, eso sería un inconveniente para ti. Esto es lo que haremos. ¿Por qué no le pides prestado el SUV mientras estás aquí? Tengo este coche y un Jaguar, así que estoy servida."

Santana no podía creer en la generosidad de la otra mujer. "Gracias. Eso es muy amable, y te lo agradezco. Un SUV sería estupendo, ya que estoy acostumbrada a uno."

"Muy bien. Está decidido, entonces." Brittany se detuvo frente al condominio de Puck, dejando el motor encendido mientras alcanzaba en el asiento trasero de bolso.

La acción causó que su cola de caballo barriera hacia adelante a lo largo del brazo desnudo de Santana, haciendo hormiguear su piel por el suave tacto. Sorprendida, miró los cabellos rubios, casi esperando ser espolvoreada con algo mágico.

"Aquí," dijo Brittany mientras revolvía su bolso. "Si no hay nadie en casa, puedes utilizar esta tarjeta." Ella le entregó una llave similar a una de hotel. "La alarma se apaga automáticamente, así que ponla de nuevo en la caja y cerrará y activará la alarma cuando te vayas."

"Eres dulce al confiar en una desconocida, Britt. Es un honor, por supuesto, y va a ser tan bueno para mí, pero aun así..."

"En realidad no eres una extraña." Brittany se encogió de hombros. "Te conozco desde hace años, y estás trabajando para mí también, en cierto modo. Te daré las llaves del Navigator mañana y le diré a los guardias que te esperen."

"Gracias de nuevo. Estoy muy agradecida," dijo Santana mientras salía del coche.

Brittany vaciló, como si sintiera decir algo más, pero se giró para conducir y saludó. "Hablamos más tarde. Ten una agradable tarde, San."

"Tú también.”

Caminando hacia el edificio de apartamentos, Santana miró la tarjeta, sintiéndose casi desorientada. Nada había salido como había planeado, y ahora tenía que reagruparse mentalmente. No le había pasado por la cabeza que Brittany la habría prácticamente descartado antes de que el proceso de casting comenzara en serio. Le enfureció de que la decisión podría estar influenciada por los hombres que pensaban que cualquier actriz de más de treinta y cinco años debería estar haciendo de abuela. ¿Qué es lo que sabían sobre la audiencia de un personaje femenino potente como Diana Maddox?

Tenía que encontrar la manera de mostrar a Brittany Pierce exactamente lo que se tardaba en cautivar a ese público, la forma de hacerse indispensable como Diana Maddox. Sabía que Sylvia Goodman era una buena actriz, hermosa...más joven. Santana se encogió mentalmente de hombros, apretando los labios. Ella podía ser buena, pero no es yo. No es Maddox.
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 459
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Oct 15, 2017 5:13 am

Capitulo Cuantro



Brittany saludó al guardia de seguridad en la recepción en el vestíbulo de un edificio cuidadosamente restaurado del art- deco por el paseo marítimo.

"¿Cómo están las cosas hoy, Earl?" preguntó ella, mientras le pasó en su camino a Key Line Publising.

"Está bien, señorita Pierce. Mi esposa y yo hemos comprado entradas para la convención de Diana Maddox."

"Te veré allí, entonces." Brittany le devolvió la sonrisa. "Espero que los dos lo pasen bien."

"Estoy seguro de que lo haremos. Mi mujer adora los libros."

"Dile que mantenga un ojo en nuestra página Web. Estamos planeando algunas sorpresas."

Con otro saludo, Brittany caminó a través de las puertas de vidrio que daban al edificio y por el pasillo hasta la oficina de la esquina frente a la playa. Saludó a su asistente administrativa con una sonrisa, y luego hizo una pausa para disfrutar de la vista y ver las olas sobre la arena. Al darse cuenta de un sobre grande que estaba encima de su bandeja de entrada en su escritorio, se acercó por ella y al instante reconoció el logotipo distintivo de un fotógrafo famoso, Corazón Pérez.

Curiosa, Brittany abrió y sacó una serie de fotos publicitarias. De repente, sin aliento, tuvo que obligar a sus manos para no dejarlas caer. Santana Lopez miraba desde las brillantes imágenes, su persona irradiaba de ellas con una fuerza sutil. Una nota de Grey Parker estaba unida a la foto superior, de nuevo indicando el interés de Santana en el papel de Maddox.

Brittany había visto varias veces a Santana desde que la actriz había empezado a usar su piscina. Raramente conversaban, pero ella había sido muy consciente de la presencia de la actriz.

De mala gana mirando la primera foto, Brittany vio a Santana con un vestid negro, de cuello alto sin mangas, asemejándose a una pantera. Con el pelo recogido de su cara en un moño ajustado que acentúa sus rasgos, irradiaba tanto arrogancia como peligro mientras se recostaba en un sillón. Santana parecía casi obsesionada, lo que hizo a Brittany preguntarse qué había dicho o hecho Corazón Pérez para sacar esa expresión.

La segunda imagen era completamente diferente. Con su pelo Nergro alrededor de sus hombros, Santana llevaba un caftán largo y blanco hecho de una tela de encaje fino. Una de sus amplias mangas había retrocedido un poco, dejando al descubierto su brazo hasta el codo. Su maquillaje era discreto, haciendo hincapié en sus intensos ojos. Ella sonrió, como si conociera un secreto especial.

La tercera foto hizo jadear a Brittany inaudiblemente y hundirse en la silla del escritorio. Corazón debió usar un ventilador para soplar el pelo de los hombros de Santana, haciéndolos flotar tras ella. Al principio parecía que estaba desnuda, pero cuando Brittany examinó la foto, vio que Santana llevaba una camisa tan transparente, que la luz que se ajustaba como una segunda piel. Pequeños hilos de plata estaban tejidos en la frágil tela, por lo que la piel de Santana parecía brillar. En esta imagen, la actriz se centraba en algo detrás del fotógrafo, con una expresión soñadora en sus ojos.

Las imágenes glamorosas molestaron a Santana. Se levantó de su silla y caminó hacia la ventana. Cuando puso una mano en el frío cristal y vio la playa llena de gente, se inundó de inexplicables emociones. Ella frunció el ceño, simplemente no solía sentirse tan vulnerable.

Santana no se había permitido a sí misma relacionarse con cualquiera en los últimos años. La última vez que dejó que nadie acercara, la relación había terminado en desengaño. Hasta ahora nunca había parecido merecer la pena el esfuerzo de averiguar si alguien la quería por su dinero o por sí misma. Me prometí a mí misma no dejarlo gobernar mis acciones. Supongo que lo hice.

Recordó a Carla, quien la había herido más. El mero pensamiento de la chica de cabello oscuro que había conocido en la universidad hizo retroceder su corazón. Aunque se endureció por la repentina transición de ser ignorado a ser lisonjeada, Brittany todavía había bajado la guardia y dejó que la otra mujer se acercara a ella.

Asistir a algunas de las mismas clases en Barnard, las acercó y Brittany comenzó a alimentar la esperanza de un futuro con la excitante morena. Nunca admitió a nadie cómo se le rompió el corazón cuando oyó por casualidad del plan de Carla para seducir a la "reina de hielo." Cuando Brittany supo que Carla tenía conocimiento de su situación financiera desde el principio, en su estado herido supuso que la otra mujer era una buscadora de oro también.

Saliendo de la relación y cambiando su plan de estudios, Brittany se quedó dentro del estrecho círculo de su grupo de estudio, sin intercambiar más que palabras corteses, de paso con Carla.

Echó un vistazo a las fotos restantes de Santana , pero luego abrió un cajón de su escritorio y puso las imágenes en el interior antes de cerrarlo. Sintiéndose infantil por su inusual comportamiento, cerró los ojos.

"¿Brittany? ¡Me estoy volviendo loca! ¿Quieres echar un vistazo a esto?"

Quinn Fabrey entró por la puerta abierta de su oficina. Una mata de pelo Rubio corto enmarcaban una cara muy cincelada con ojos Verdes y una boca firme. Agitando una gruesa pila de documentos en su mano derecha, la editora en jefe de Key Line obviamente estaba agitada.

"Esto es sólo desde ayer."

"Buenos días a ti también, Quinn" dijo Brittany, agradecida por la interrupción. "¿Qué es eso?"

"¡Correos electrónicos! De repente estoy recibiendo al menos doscientos o trescientos e -mails todos los días insistiendo en que usemos a Santana Lopez como Diana Maddox y Helen St. Cyr como su interés amoroso. ¡Están obstruyendo mi bandeja de entrada! No puedo trabajar así.”

"Cálmate. Déjame ver." Brittany cogió los documentos y comenzó a navegar a través de ellos. "Oh, mi." Ella leyó en voz alta una muestra. "Yo, y cada uno de mis amigos que han leído los libros y escuchado los audiolibros, esperamos que Santana Lopez interprete a Diana Maddox en las próximas películas. Después de escuchar parte la lectura de Maddox de la Sra. Lopez en los audiolibros, simplemente puede haber otra."

"Increíble, ¿no?" Declaró Quinn. "¿Cómo pueden ser así de devotos y leales los fans?"

Brittany negó con la cabeza. "Alucinante."

"¿Cuándo volverás a ver a Lopez?"

"Probablemente mañana. Esta es una semana muy ocupada para mí, así que va a ser el único día que puedo trabajar desde casa." Santana no tenía planes mencionar la finalización del contrato del audiolibro a su personal, o a cualquier otra persona, hasta después de la próxima convención, así que sin problemas cambió de tema, "Hablando de eso, no estarás evitando el almuerzo en mi casa el viernes, ¿verdad?"

"¡Por supuesto que no! Va a ser divertido. ¿Kitty consiguió cambiar su billete? Tengo muchas ganas de conocerla y a Sam después de todo este tiempo." Brittany rió en voz baja. "Sí, después de que casi me estrangula por cambiar las fechas. Había comprado billetes para volar tan sólo después del fin de semana, y luego cuando le envié un correo electrónico y le pedí que viniera más temprano, tuvo un ataque. Sólo el hecho de que logró ahorrar varios cientos de dólares me salvó el cuello."

"¿Estará aquí por la convención también?"

"Sí, ella y Marley decidieron extender sus vacaciones, ya que en realidad no han tenido unas en los últimos dos años."

Quinn asintió, complacida. "Bueno. Tal vez podamos pasar algún tiempo con ellas después de la convención"

Brittany estuvo de acuerdo.

"Creo que voy a ir a trabajar en una respuesta estándar a los fans de Maddox. No hay manera de que pueda corresponderles individualmente."Quinn se movió, saltó de la silla y se fue.

A solas con sus pensamientos, Brittany se sentó frente a su ordenador y abrió el cajón de su escritorio. Mirando hacia abajo al sobre con las fotos que había dejado en la parte superior, suspiró inaudiblemente. Santana se veía absolutamente maravillosa en las fotos, casi tan irresistible como en la vida real. Impaciente con la dirección que sus pensamientos estaban tomando, Brittany giró en su silla y miró al mar otra vez.

Era obvio que la actriz tenía un gran número de seguidores. Numerosos sitios web estaban dedicados a ella mucho antes de los audiolibros - ahora había cientos más. Brittany metió la mano bajo su pelo, frotándose la tensión en el cuello.

El público sólo era fiel hasta cierto punto. Si la actriz que elegían para el papel Maddox hacía su bien trabajo, Santana Lopez pronto sería olvidada por esta parte de sus fans de base, sobre todo si los audiolibros se interrumpían en su forma actual.

Ella es la que siempre vi como Diana Maddox. Brittany hizo el reconocimiento con inquietud. Para ella, Santana era perfecta, como la obstinada y atrevida investigadora criminal. Sin embargo, tenía que dejar su sesgo personal a un lado y escuchar la experiencia del mundo del espectáculo. Hasta ahora, los expertos en marketing habían sugerido tres nombres diferentes de las actrices que consideraron más adecuadas que Santana - más jóvenes, más afiladas, y menos glamorosas, sin duda menos glamorosas.

Tal vez era eso. Su apariencia personal es muy brillante, ¿e incluso demasiado fuerte? No creen que pueda interpretar el papel convincentemente. Brittany dudaba de sí misma, su propia evaluación, porque ella reaccionó como lo hizo a Santana. Tal vez los inversores y expertos en marketing temían que fuera demasiado ella. La misma parte que encuentro tan intrigante.

Diana Maddox era el tipo de personaje que parecía saltar de la página. Desde el momento en que había leído el primer capítulo de Morir por la fama, Brittany estaba convencido de que Maddox podría atraer una cantidad de fans tan grande como otras heroínas de ficción. Conocer a la investigadora lesbiana era tal vez más absorbente que las líneas argumentales de la autora Delia Carlton. Aunque Brittany sabía que estaban sentados sobre un ganador, nunca podría haber previsto que los libros permanecerían en las listas de los más vendidos durante varios años o que las ventas se dispararían en todo el mundo.

Fans de Diana Maddox, y de Delia Carlton, habían inundado la editorial con cartas y mensajes de correo electrónico, con ganas de saber más. Delia no se sentía cómoda con la atención, así que después de una lluvia de ideas con Gregory y Quinn, Brittany decidió dar a Diana Maddox una voz, sin embargo no una cara, y compró los derechos para convertir las novelas en audiolibros. Y en lugar de contratar a un actor en paro o actrices con talento para la grabación, como solía hacer, realizó un casting, con un agente diferente para cada personaje en el libro, además de un narrador.

Para Maddox, Brittany había pensado en Santan Lopez instantáneamente. La voz de la actriz tenía una rara cualidad que hacía que la gente se parara y escuchara. Podía variar entre un gruñido oscuro a un ronroneo seductor, y debido a que se necesita una amplia gama de tonos para la serie, ella era la elección obvia para el papel.

Santana y los demás actores firmaron contratos para leer tres novelas. Brittany esperaba que sólo los fanáticos compraran los audiolibros, pero cuando las ventas de los CDs y cintas no sólo vinculados con los libros de tapa dura y libros de bolsillo los superaron, Key Line escribió historia editorial. Ahora estaban ampliando su mercado de manera exponencial, y que no quedaba mucho tiempo antes de comenzar el rodaje. Incluso Delia Carlton estaba preguntando si la actriz principal había sido elegida ya.

Santana tendría que tomar su decisión pronto.

Sin siquiera echar un vistazo a las brillantes imágenes de Santana, escribió su primer e -mail. Había trabajo que hacer.
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 459
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Oct 15, 2017 5:16 am

Capítulo Cinco


Santana había perdido la cuenta de sus vueltas y el tiempo. Con los músculos temblando, salió de la piscina y alcanzó una gran toalla sobre una tumbona.

"Le puedo hacer un poco de café y un bagel con crema de queso, si quiere, Sra. Lopez," dijo el ama de llaves de Brittany detrás de ella. La pequeña, enjuta mujer la había saludado en la puerta cuando llegó, informándole que Brittany estaría en la oficina todo el día.

"Gracias, María. Me gustaría eso. Me consientes, ya sabes."

"Ah, no es nada. Iba a tomar una taza de todos modos." "Entonces, ¿por qué no te unes a mí aquí en el patio?"

Mary pareció sorprendida y consternada. "Ahora, ¿cómo sería eso? Tengo trabajo que hacer."

Divertido por su aparente paso en falso, Santana entró en la habitación a cambiarse. Cuando regresó al patio, se encontró con café, zumo de naranja, un panecillo y una variedad de frutas.

Santana tomó la taza de café y, aspirando el aroma de su tipo favorito de café, Royal Copenhagen, bebió con cuidado. Black y fuerte, parecía ir directo a sus venas, rejuveneciéndola después de su sesión de extenuantes ejercicios y en secreto se encomendó traer dos paquetes como regalo para Brittany.

Un pitido procedía de su bolso. Sacó su teléfono, hizo una mueca cuando se dio cuenta de dos llamadas perdidas de Beth y una de Grey Parker. Inmediatamente preocupada, llamó a su hermana en primer lugar, pero la comunicación se cortó en el momento que Beth respondió. Cuando no se encendió, se dio cuenta de que probablemente había olvidado cargarlo de nuevo.

Santana tomó su cartera y entró corriendo en la casa, en busca de la ama de llaves. "Disculpe, ¿Mary? ¿Está bien si uso el teléfono? Mi móvil ha muerto, y tengo una tarjeta de llamadas."

"Por supuesto." María la llevó al estudio de Brittany. "Aquí tienes. Puede utilizar el que está en la mesa."

Agradeciéndoselo, Santana se sentó en la silla de cuero negro detrás de la gran mesa de madera de cerezo de Brittany.

Mientras esperaba su llamada, Santana estudió la habitación con curiosidad. Las paredes eran de un agradable bosque verde y la alfombra de color blanquecino. Las estanterías, también de cerezo, contenían numerosas obras de referencia y largas filas de carpetas. Dos sillas de color vino tinto en el otro lado de la mesa eran, obviamente, para los visitantes. Música clásica suave de una fuente invisible permeaba toda la casa, incluyendo la oficina.

"¡Hola!"

"Beth, lo siento. El teléfono volvió a morir."

"Por amor de Dios, Sanny. Eres la persona más técnicamente desafiante que conozco." Su hermana parecía mucho más luchadora, lo que era tranquilizador.

"¿Querías algo?"

"Sí, sé que estarás satisfecha. Me he tomado un permiso de ausencia, y mi jefe dice que cuando quiera volver, mi trabajo me está esperando."

"Eso es maravilloso." Santana sonrió y se reclinó en la silla. El olor de cuero mezclado con perfume aliviaba sus sentidos. "¿Así que Joe está dispuesto a dejar que te ayude?"

"Para ser honesta, estaba más dispuesto a aceptar que yo." Beth se detuvo. "Estaba preocupada por su orgullo. Ya sabes lo que quiero decir."

"Lo sé." En la experiencia de Santana, Joe no tenía ego. Se centraba en lo que importaba. "Escucha, no voy a tener ningún problema en ayudaros durante el embarazo. Si necesitas ayuda en la casa, sólo contratar a alguien. El cielo es el límite."

La voz de Beth era agradable. "Eres tan considerada, cariño. Gracias. Dime, ¿alguien más alguna vez ha tenido la oportunidad de ver este lado tuyo?"

Santana sonrió. A las hermanas se les permitía ver a través de una. Tenía que mantener al resto del mundo alejado o se la comerían viva. "No. Tengo que mantener mi imagen como una bruja sobre ruedas para mantenerlos en estado de alerta."

Un pequeño suspiro. "¿Vas a venir de nuevo este fin de semana?"

"Ese es el plan. Te llamaré cuando sepa qué vuelo estaré. Cuida de ti misma y abraza a Joe y Pamela."

"Lo haré. Cuídate también."

Al ir a llamar a Grey, Santana vislumbró una pequeña imagen en un marco de plata en el otro extremo de la mesa. Era una foto de la promoción de Paso del Tiempo, tomada durante la segunda temporada. Una más joven Santana Lopez miraba con la confianza que sólo era superficial en ese momento.

Su éxito como Devon Harper había abierto muchas puertas para ella en el mundo del espectáculo, sobre todo cuando la audiencia del programa subió y estaba acreditada para atraer a un público más amplio. Ella había interpretado a Devon Harper durante más de dos años, a la vez que buscan papeles menores en la gran pantalla.

Santana respiró hondo y miró a la fotografía una vez más. ¿Por qué Brittany Pierce conservaba una imagen de ella en su estudio?

La única imagen que pudo ver fue una foto de grupo en una pared. Parecía una reunión de antiguos alumnos - Brittany con un montón de otras mujeres.

Un tic en la comisura de su boca se convirtió en una sonrisa. Tocando el marco de imagen con una bien manicurada uña, Santana pensó en ello un poco más. Brittany, al parecer, podría ser un fan suya desde hacía mucho. Si jugaba bien sus cartas, podría resultar bastante útil.

Su mente se aceleró, puso la foto sobre el escritorio y llamó a su agente.



**********

Quinn sacó la cabeza por la puerta de la oficina de Brittany. "¿Puedo hablar contigo?"

"Vamos, entra." Brittany dio su editora jefe de una rápida sonrisa. "¿Qué es?"

"Un par de cosas. En primer lugar, vamos a tener que encontrar por lo menos dos autores más en el género de la fantasía o tendremos un catálogo desequilibrado. ¡Estoy segura de que vi un manuscrito prometedor y ahora no lo encuentro!"

Quinn era famosa por perder cosas. Llaves, teléfonos móviles, carteras... Brittany no podía llevar un registro de las veces que toda la oficina estaba alborota- todo lanzándose para ayudar a la energética editora a encontrar sus pertenencias desaparecidas.

"¿Cuál era el título? ¿Quién era el autor?"

"Creo que fue algo con Sueños del dragón. "

"Ah, lo siento. Está en mi casa. Quería leerlo este fin de semana, pero no he tenido tiempo para hacerlo. Voy a tratar de terminarlo mañana por la mañana."

"¿Va a leer un manuscrito no solicitado, mientras que Santana Lopez está de visita?" preguntó Quinn, claramente horrorizada.

Brittany parpadeó. "¿Cómo te enteraste de que Santana viene?"

"Tu ama de llaves dejó caer una insinuación suficientemente grande como para hundir el Titanic." Quinn sonrió. "Movimiento inteligente. Puedes preguntarle acerca de la convención y escucharla sobre el papel de la película."

"Eso no es de lo que se trata, Quinn. Ofrecí a Santana el uso de mi piscina mientras ella está en Florida, y estaba muy agradecida. Eso es todo - sin agendas."

"¡No puedo creer que la hayas tenido horas paseando por tu casa en un traje de baño sin decir una palabra! ¿Cómo es en persona?"

"Es muy agradable y muy carismática, casi tan fascinante como parece en el escenario y la televisión. Más aún, en mi humilde opinión."

"¿Hay alguien que conozco deslumbrada?" bromeó Quinn.

"Tú me conoces mejor que eso." Brittany trató de ocultar su vergüenza con una tos leve. "Ella compró las primeras ediciones de los libros de Diana Maddox por 12.000 dólares durante la subasta. Me pareció que era bastante increíble. Ella estaba allí con su novio."

"¿Quién es su novio?"

"Noah Puckeman. Es de la firma de abogados que utilizamos para los clientes del Nebula Circle."

"Oh, él. Es un buen tipo."

"Sí, lo es. Buen gusto en mujeres también, obviamente."

Esto provocó un pequeño grito de asombro. "Britt, ¿qué estás diciendo?”

Aturdida por lo que había saltado de su boca, Brittany guardó silencio momentáneamente. Ella encontraba a Santana Lopez muy atractiva, pero nunca mezclaba negocios con placer, y desde luego no con mujeres heterosexuales involucrados.

"Bueno, ella es hermosa y lo tiene, ¿no te parece?" Se detuvo, sabiendo Quinn no se dejaría engañar por un segundo.

"Uh – huh."

"De todos modos, voy a traer el manuscrito mañana y podemos hablar de ello." Asumiendo su tono más serio, dijo: "Por lo tanto, ¿vamos a echar un vistazo al marketing de la convención?"

"Sí, pero hay algo más." Los ojos de Quinn se estrecharon ligeramente. "Esas inundaciones de e- mails -- nuestro gurú de la Web dice que se originan en la oficina de Grey Parker."

"¿En serio?" Tendría que haberlo adivinado."

"Me pregunto si su ídolo de la pantalla lo sabe." Quinn hilaba fino. Brittany le lanzó una mirada. "Mi primera conjetura sería que no. Tengo la impresión de que Santana apenas puede hacer frente a los teléfonos móviles, deja solos a los ordenadores."

"Estoy segura de que es lo suficientemente inteligente como para encontrar a gente que pueda. Parece que su representante sigue las tendencias."

Brittany sabía que su redactora jefe tenía razón. "Bueno, Grey Parker puede hacer lo que le gusta agitando a las fans. Pero no va a comprar nada a su cliente."

"Te escucho." Quinn chasqueó los dedos. "Por cierto, me voy al Blue Beach Café para cenar con mi hermana y su marido esta noche. ¿Quieres unirte a nosotros? Tenemos reservas a las ocho."

Brittany no esperaba otra noche sola en casa, sobre todo a donde la seguían llevando sus pensamientos de momento. "Me parece una buena idea. Nos vemos allí."
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 459
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por micky morales el Dom Oct 15, 2017 7:15 am

creo que ya es tiempo que britt y san compartan mas en otro ambiente!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6545
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por 3:) el Lun Oct 16, 2017 10:38 am

El proyecto de britt puede que le salga bien... Sin san o como ya es un clásico lo arruine...
Puede que cuando pasen mucho tiempo juntas seconosacan mas que bien jajaja
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5130
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Oct 29, 2017 5:29 am

Capituloo Seis


El Blue Beach Café, ubicado donde empezaba la playa más popular en Key Biscayne, era un edificio largo, de un solo piso con una terraza frente al mar.

Santana y Grey Parker paseaban sobre el largo porche, con la suave perfumada noche envolviéndolos. Aún no había superado el shock de enterarse de que su agente había viajado a Florida ayer, que había accedido a reunirse con él para cenar. Siguiendo al camarero a una mesa junto a la barandilla, la actriz se envolvió con más fuerza el chal, sintiendo un escalofrío. Sonrió brevemente y amablemente agradeció al camarero que sacó una silla para ella.

"Tomaré un whisky, por favor," le pidió, sorprendiéndose a sí misma. Estaba un poco fría, y tal vez el alcohol encendería un muy necesaria fuego dentro.

"Una cerveza, gracias." Grey se inclinó hacia atrás en su silla, mirando alrededor de la gran cubierta. "Al parecer, es difícil conseguir una mesa aquí. Al menos eso es lo que dijeron en el hotel."

"Sí, creo que sí. Es popular." Santana se centró en el menú hasta que el camarero volvió con sus bebidas y algo de agua helada. Bebiendo el alcohol, se dio cuenta de que le gustaba demasiado el calor que se extendió a través de su sistema de manera.

"Pareces inquieta." Grey frunció el ceño.

"Estoy bien, sí. Estoy bien, admito que me siento un poco frustrada por el último giro de los acontecimientos. No sé qué hacer con los contratos, Grey. La Sra. Pierce está tratando de ser decente con ello, por lo que puedo cortar por lo sano sin tener que perder mucho."

"No tan rápido, querida. Me acerqué a los contratos antes de salir de Nueva York, y mi consejo es que te aferres a ellos. No vamos a tirar la toalla todavía. Va a tomar un poco de ingeniería, sin embargo."

"Estaba tan segura. Error mío," Brittany resopló, hurgando en su bolso. "¿Te importa si fumo?"

"No, adelante." Le dio un codazo al cenicero acercándolo a ella.

Santana encendió y aspiró profundamente. Había recortado mucho en los últimos años, pero siempre anhelaba un cigarrillo cuando se sentía así - sacudida, al límite. Maldita sea, ¿qué hay de malo en mí? No es como si me sintiera tan...derrotada tan pronto en la carrera. Había estado teniendo problemas para dormir. Preocupándose por Beth, viendo el papel de Maddox poco más allá de su alcance estaban haciendo que las venas en las sienes palpitaran dolorosamente. ¿Por qué no puede Annelie ver que soy la perfecta elección? Ella sabía la respuesta. A través de los años, había hecho algunos enemigos en el negocio por negarse a jugar su juego. Uno de los más ilustres encuestadores de cine, una vez la acusó de ser "demasiado." Quizás soy demasiado. Demasiado yo. Demasiado Santana Lopez.

"Tal vez sea mejor simplemente retirarse," murmuró. "Los asesores de Peterson parecen decididos a elegir a Sylvia Goodman. Por lo que entiendo,Brittany es una productora ejecutiva novato. Está obligada a escucharlos."

"Todavía podemos influir en ellos. Escúchame, Santana. Tengo noticias para ti. Una empresa hermana de Supernova Productions está planeando un evento en Orlando, el sábado dentro de dos semanas."

"¿Qué tipo de evento?" Ella miró fijamente a través del humo.

Al darse cuenta de que sonaba enfadad,Santana trató de calmarse. No era culpa de Grey que se sintiera picada porque el papel parecía estar deslizándose fuera de su agarre.

"Tienen una convención sobre Diana Maddox, y los aficionados de todo el mundo asistirán. Algunos de sus colegas de los audiolibros estarán allí. Esto me dice que han sido probados para sus respectivos papeles en la película." Hizo una pausa, mirándola atentamente. "¿Exactamente hasta qué punto estás dispuesto a ir para tener este papel?"

"No sé lo que quieres decir. Creo que me he ganado el derecho a interpretar a Maddox. El público me conecta con este personaje.”

"La atención del público es voluble, y lo sabes. Hay que provocar alguna perturbación en los planes de Supernova. Agitar el bote, en una manera de hablar" Los ojos de Grey brillaban. El agente estaba evidentemente emocionado ante la posibilidad de causar problemas.

"¿Qué sugieres?"

Grey se inclinó sobre la mesa, hablando con una voz reservada simulada. "Sugiero que les estropees la fiesta."



********************



Quinn la vio primero.

"Maldita sea, ¿no es Santana Lopez la que está sentada ahí?"

La primera reacción de Brittany fue inmediatamente darse la vuelta; aunque se obligó a girar de manera casual en su silla, mirando a la sección de fumadores.

"Sí, lo es. El hombre con el que está es Grey Parker, su agente." Su voz era tranquila. "Si el Blue Beach Café no fuera tan popular, yo diría que era bastante la coincidencia."

"Es una coincidencia", insistió Quinn. "Aquí, ven a sentarte a mi lado para que pueda verla."

No estando segura de por qué obedeció, Brittany levantó se y cambió los asientos. Lo primero que notó fue la errática manera de fumar de Santana. Las manos de la actriz se sacudieron cuando se puso el cigarrillo entre los labios o los dedos inquietos golpeaban contra el mantel.

Quinn se dio cuenta también. "Ella parece al límite."

"Sí."

Brittany observó a Santana descartar el cigarrillo y tomar el resto de su bebida. Ella parecía furiosa, cada movimiento tenso testimonio de su control. Por supuesto Santana no permitiría que su público viera que ella tenía algún tipo de rabieta. La actriz se quedó mirando el vaso, siguiendo el viaje del humo hacia el techo, y miró hacia el océano. Cuando se dio la vuelta a Grey, su rostro estaba sereno.

Un camarero trajo a la actriz una nueva bebida, y los ojos de Santana sosteniendo el vaso con las dos manos hicieron fruncir el ceño a Brittany, a continuación miró rápidamente a otro lado. Hasta ahora, parecía que Santana no había notado a Brittany y su fiesta. Se preguntó brevemente lo que el agente de e Nueva York estaba haciendo en Florida. No queriendo a Grey Parker en su caso esta tarde, decidió no reconocer a los dos a menos Santana la viera.

"No lo entiendo," dijo Quinn. "¿Por qué no le pedimos que hable como invitada en la convención? Ella sería como un empate."

"Porque si lo hacemos, el planeta entero asumirá que va a estar interpretar a Diana Maddox en la película."

Claramente Quinn pensaba que era ideal. "Yo no veo el problema. Quiero decir, sé que tienes que pasar por los castings, pero -"

"El problema es la distribución," dijo Brittany. "Estoy negociando con posibles distribuidores en estos momentos, y, francamente, nadie está hablando de Santana Lopez. Esos tipos quieren a Sylvia Goodman."

Quinn se quedó perpleja. "Pero ella es demasiado joven. Y esa voz - Marilyn Monroe tomando helio."

Brittany rió por la descripción. Quinn estaba en lo cierto. La chillona voz sin aliento de Sylvia era totalmente equivocada para Maddox. Pero a pesar de que Brittany estaba financiando la película, no era una distribuidora. Si no conseguía una distribución decente, no habría ninguna diferencia de lo buena que fuera su película. Se marchitaría en la taquilla o, peor aún, terminaría yendo directamente a video.

"Sé que no es lo ideal, pero tengo que pensar en ella," dijo Brittany. "No puedo darme el lujo de lanzar una actriz que no les haga ir detrás."

"Veo el problema." La consternación de Quinn era palpable. "¿Qué vas a decir a Santana acerca de la convención?"

"Nada en absoluto. Ella es una mujer ocupada. Con un poco de suerte, no se dará cuenta de que está sucediendo hasta que se acabe."

Cuando la hermana de Quinn y su marido se unieron a ellos en la mesa, Santana estaba agradecida por el cambio de tema. Pero a pesar de sus bromas amables, le resultaba difícil concentrarse en la conversación.

A medida que continuaba la noche, más personas entraron en el restaurante, de vez en cuando oscureciendo la vista de Santana a Brittany, que estaba sentada fumando un sinfín de cigarrillos después de terminar su comida. Sin embargo sus ojos buscaron constantemente a la actriz, mirando con avidez, festejando desde la distancia, que era totalmente insatisfactoria. Pero era todo lo que Brittany nunca podría hacer.





*****************



Conduciendo hasta la casa de Brittany al día siguiente, Santana se sentía resuelta y extrañamente separada. Aparcó y, tirando del bolso hacia ella, salió del Navigator.

Para su sorpresa Brittany, vestida informalmente con pantalones blancos y una camiseta de color amarillo claro, apareció en la puerta y saludó con la mano.

"¡Hola! Eres madrugadora hoy, San."

La luz del sol se reflejaba en el largo pelo de Brittany, que le caía sobre los hombros hoy. Su sonrisa era amable y abierta.

"Sí," Santana se interrumpió antes de dejar saber a la otra mujer que no había pegado ojo la noche anterior. Ajustando sus rasgos para no traicionar su fría determinación, le devolvió la sonrisa.

Brittany hizo un gesto hacia el pasillo. "Antes de nadar, tengo que comentarte algo si no te importa. ¿Te unes a mí en mi estudio?"

"Por supuesto." Santana empujó sus gafas de sol a la parte superior de su cabeza.


Fijando la mirada en Brittany, puso una expresión brillante. "Como has dicho, llego pronto."

En el estudio, sus ojos se posaron inmediatamente sobre varias grandes fotos brillantes apiladas sobre el escritorio. Todavía estaba sorprendida por lo bien que había salido. Corazón tenía talento, dándole un aspecto joven y vibrante en cada disparo. No es que eso hubiera hecho ninguna diferencia para Brittany, que rápidamente tomó las revistas de modas y las puso a un lado.

"Veo que mis fotos promoción llegaron," comentó Santana deliberadamente.

"Sí, Grey Parker las envió. Son maravillosas. Corazón Pérez es un muy buen fotógrafo. Admiro su trabajo enormemente. "

Aun mirando la foto de sí misma en el equipo etéreo con los hilos de plata, Brittany vio, por el rabillo del ojo, a Brittany moviéndose al otro extremo de la mesa y sigilosamente poniendo boca abajo la imagen de la década de los noventa de Santana.

Asombrada, el corazón le latía por el inesperado movimiento, Santana continuó, "Necesitaba nuevas imágenes porque he recibido mucho correo de los fans de Maddox que quieren poner un rostro a la voz." Instintivamente, fingió que no se había dado cuenta de la sutil maniobra de Brittany y guardó esa información para referencias futuras. Mirando a la otra mujer, le dio una amplia sonrisa, sabiendo por experiencia como podía atraer a la gente. Tocó el hombro de Brittany, apretándolo suavemente. "Lo que sea por los fans, ¿verdad?"

"Por supuesto."Brittany sonaba tranquila, pero su hombro se sentía tenso bajo el toque de Santana.

Dejar caer la mano, se quitó las gafas de sol desde lo alto de la cabeza y las metió en su bolso. "¿Vas a trabajar hoy?"

"Sí, dentro de un rato. Pensé que podríamos hablar de los contratos primera."

"Oh, sí, los contratos. Bueno, Grey me aconsejó aferrarme a ellos. Él se encarga de estos asuntos para mí, y yo confío en su juicio." Santana se encogió de hombros. "Hablamos sobre esas cosas anoche, y si fuera necesario, estaría feliz hacer una prueba de pantalla, para demostrar que soy la más adecuada para el papel de Maddox."

Cruzando los brazos, Brittany parecía sorprendida. "Todavía intento de retirar los audiolibros tal y como están en el mercado," señaló. "Eso significará una pérdida significativa derechos para ti. Creo que el consejo del Sr. Parker no está en tu mejor interés, financieramente."

"Tal vez. Grey, por supuesto, está de acuerdo conmigo que soy la adecuada para el papel y tengo una ocasión muy buena en comparación con las otras actrices de su lista. Una prueba de pantalla debe demostrarlo más allá de una sombra de duda." Santana dejó que el acero en su voz se hiciera más evidente. "No importa cómo se mire, tengo más experiencia y soy la más cercana a la edad de Maddox. También conozco al personaje de una manera que ellas no."

Apoyando la cadera contra el escritorio, Brittany endureció sus ojos. "Una prueba de la pantalla es, por supuesto, siempre útil para la comparación, y sé que es un trámite para alguien de tu

fama tener que hacer una. ¿Por qué hacerla cuando ya te he explicado las razones de los expertos en marketing?"

"Si no recuerdo mal, también prometiste que podía leer y que mirarías con una mente abierta," dijo Santana, no reconociendo el intento de Britany de ponerla fuera. "Entonces, ¿qué hay en esta semana?"

La otra mujer pareció forzar un suspiro profundo. Se encogió de hombros, con cortesía sólo marginal en su voz, dijo, "Lo siento, pero mi agenda está llena. No puedo encajarte con tanta rapidez, y también tengo que tener el actual director presente, así como al director de casting."

"¿La semana que viene, entonces? Sin duda eso dará a cada una el tiempo suficiente para coordinar." Santana adoptó un tono alegre de su voz. "Estoy disponible en cualquier momento, excepto el fin de semana."

"Veré lo que puedo hacer y contactaré contigo a través de tu agente." Entrecerrando los ojos, Breittany tomó las fotos de promoción y las puso de nuevo en el sobre con movimientos rígidos. "Ahora tengo que prepararme para el trabajo."

Permaneciendo completamente encantadora a pesar de la irritación apenas disimulada en la voz de Brittany, Santana levantó su bolso sobre su hombro, dándole a la otra mujer una amplia sonrisa. "Bueno, mejor me voy tomar mi baño. Que tengas un buen día, Brittany."

Mirándola con una expresión indescifrable en sus ojos, Brittany asintió majestuosamente. "Tú también San."
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 459
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Oct 29, 2017 5:32 am

Capitulo Siete



Sin lugar a dudas, era Kitty Wilde en la puerta. Su acento australiano llegó a través del sistema de intercomunicación.

"Hola, preciosa. ¡Estamos aquí y nos estamos muriendo de hambre! "

Brittany abrió la puerta y se apresuró a encontrarse con Kitty y Marley. Como siempre estaba sorprendida por la apariencia de la pareja. Kitty vestida con jeans oscuros, una camisa de mezclilla sin mangas y un sombrero de béisbol atascado en su pelo rubio y corto. Marley, la más alta de las dos, llevaba unos vaqueros negros y una camiseta con una impresión enigmática decorando la parte delantera. Un tatuaje celta se extendía desde el hombro hacia abajo a lo largo de su abdomen, que Brittany había admirado en una visita privada. Marley se movía sin esfuerzo entre la elegancia clásica y la dureza de la inteligencia callejera.

"Kitty, Marley, bienvenidas. No puedo creer que ya estéis aquí. Pensé que había agotado nuestra amistad por arrastraros a la ópera cuando estuve en Sydney."

"Estuvo cerca," murmuró Kitty con buen humor, tirando de Brittany en un cálido abrazo. "Te ves muy bien, pero estás tan delgada. ¿Estás trabajando demasiado duro, querida?"

"No es difícil con tantas cosas sucediendo -- iniciar la primera convención de Maddox y comenzar a emitir la película. Ha sido agitado." Ella abrazó a Marley y les hizo señas para que la siguieran. "Os voy a mostrar vuestra habitación, y entonces tendremos la cena."

Después de lavar los platos, sus invitadas se reunieron con ella en el comedor. Decorado en un estilo nórdico moderno con muebles de madera de pino, paredes azules suaves, y una alfombra de color blanquecino, la habitación inspiraba una sensación de serenidad. La mesa tenía capacidad para diez personas con facilidad, pero Brittany rara vez la utilizaba para entretenimiento formal. Sobre todo le gustaba reunir a su pequeño grupo de amigos para disfrutar de la cocina de María.

"Me gustan los colores de aquí," dijo Marley. "Me alegro de que no pusieras cortinas. Mirando hacia fuera la piscina y el patio le da una verdadera sensación de aire libre."

"Gracias. Tenía la esperanza de comprar una de sus teléfonos móviles de acero galvanizado para colgar allí." Brittany apuntó a una viga en el patio.

"Así que, ahora tengo mucha curiosidad, me siento tentada a rebotar," Kitty exclamó después de un par de bocados. "Quiero saber todo acerca de Santana. ¿Cuántas veces la has visto?"

"Casi todos los días. Ella viene aquí a nadar."

"¡Hey, tú! Recuerda con quién estás hablando." Sonrió Kitty. "No trates de engañarme con una no-respuesta como esa."

Brittany miró con calma a su invitada australiano. "Ella tiene que nadar todos los días por su salud. No puedo decir más que eso."

"¿Interpretará a Maddox en las películas?" preguntó Sam.

"No lo sé todavía. El casting comenzará pronto, y yo tengo la última palabra sobre los cuatro personajes principales. Será una experiencia interesante, eso es seguro."

"Has hecho esto antes, ¿no? " preguntó Kitty. "Quiero decir, que ¿has avalado varias obras de teatro en Nueva York y aquí en Florida?"

"Sí, pero nunca ha estado involucrada con el casting. Confiaba en que los consejeros harían las cosas bien. Pero la empresa tiene mucho más en juego esta vez."

"Supongo que si las películas explotan será el final de Diana Maddox," observó Kitty.

"Precisamente. Es por eso que Delia Carlton quería que fuera muy práctica con todos los aspectos del proyecto antes de que ella vendiera los derechos de la película."

"Así que ¿cuándo oiremos si Santana Lopez está haciendo el papel?"

"Todavía no", dijo Brittany suavemente.

"Está bien, no te molestaré," reconoció Kitty, haciendo levantar a Marley una incrédula ceja. "Entonces, ¿qué hay en la agenda para el próximo par de días?"

"Tenemos almuerzo de los autores aquí en casa mañana. Quinn viene, así que ustedes dos finalmente llegarán a conocerla."

"¡Ya era hora! Sólo ha editado seis de mis novelas."

"¿Va a venir Carolyn a nadar mañana?" preguntó Marley esperanzada.

Brittany lo dudaba seriamente después de su última fría conversación. "No estoy segura de sus planes," dijo en un tono evasivo.

Kitty suspiró. "Si yo fuera tú, estaría arrastrándome sobre mis manos y rodillas para conseguirla en la película."

Brittany mantuvo una sonrisa plácida. "Lo tendré en cuenta."


***********



Santana se despertó con la cabeza palpitando. Apenas había dormido, su mente trabajando horas extras en sus planes para la próxima semana. Annelie todavía no le había dado Grey una cita para la lectura, pero tampoco había otras actrices que hubieran leído, por lo que siempre había algo. Había decidido nadar hoy, por primera vez desde su infeliz discusión, sólo para mantener a Brittany bajo presión. La convención estaba sólo a ocho días de distancia, y estaba decidida a ofrecer una excelente lectura que marcaría el punto de referencia cuando Brittany tuviera que considerar otras actrices.

Después de la ducha, escudriñó sus ojos en el espejo y cuidadosamente aplicó crema con vitamina K a las ligeras bolsas y ojeras que notó. La mascarilla de algas marinas que había usado en la ducha había eliminado la mayoría de los rastros, y trataba con las últimas tenues sombras con un lápiz corrector. Una vez que hubo terminado espolvoreando un poco de polvo sobre su siempre discreta base, se miró de nuevo, y a continuación, puso el maquillaje en el bolso para que pudiera volver a aplicarlo después de nadar. Lo último que necesita hoy, era parecer cualquier cosa menos que lista para la cámara.

Aunque los guardias la conocían ahora, siempre detenían el coche de todos modos. Santana no tenía claro si esto se debía a que los residentes de Golden Beach insistían en las medidas de seguridad más estrictas o porque simplemente querían comérsela con los ojos. Como siempre, ella era encantadora para ellos. Estrellas que ignoraban la gente anónima pronto se encontraban preguntándose cómo las historias desagradables llegaron alrededor y sus secretos eran expuestos.

Mientras aparcaba el coche y se dirigió por el camino de piedra, se sorprendió por un inesperado revoloteo en su parte media. La idea de enfrentarse a Brittany de nuevo era ardua, y se armó de valor para la posibilidad de que ella no fuera especialmente bienvenida. No es que importara. Había decidido a pesar de todo que iba a decirle a Brittany que ya no desea tomar ventaja de la piscina.
Estaba a punto de entrar cuando la puerta se abrió y Brittany se quedó allí sonriéndole. "Llegas temprano." dijo. "Justo a tiempo."

"¿Perdón?"

Brittany sobresaltó a Santana extendiendo ambas manos para tomar las suyas. "Tengo algunas personas aquí que quiero que conozcas. No te preocupes. Es muy informal y-"

"¿Tienes invitados?" El sonido de varias voces femeninas riendo la hizo estremecerse. "Mira, yo no quiero molestar."

"Tengo a algunos amigos para el almuerzo, y me encantaría que te unieras a nosotros. Por favor, di que sí."

La invitación directa parecía genuina. Santana miró a Brittany, tratando de evaluar su expresión. No vio nada excepto honestidad.

"Ellos me matarían si supieran que estabas aquí y que no llegaron a conocerte. ¿Por favor?" Brittany continuó su lanzamiento. "Me vas a hacer quedar bien."

Esta alegría inesperada era irresistible. "Está bien," dijo Santana. "Me encantaría quedarme y conocer a tus amigos. ¿Quiénes son?"

"La mayoría de ellos son autores." Brittany la llevó al interior. "También Quinn, mi editora en jefe, está aquí. Ella es una de mis mejores amigas, y también lo es Kitty Wilde."

"¿Kitty Wilde? A Puck le encanta su trabajo. Está realmente interesado en la ciencia ficción y la fantasía. Leí una de sus novelas cuando lo visité la primavera pasada y me pareció fascinante."

"¿En serio?" Brittany sonaba sorprendida. "Estará encantada cuando se lo digas."

Caminando hacia la sala de estar, Santana se dio cuenta de que estaba nerviosa por conocer a los amigos de Brittany. Inhalando profundamente, ella se metió en su piel profesional. Esto no era más que otra audiencia y, en palabras de Puck, su mejor papel era siendo ella misma.

Las mujeres estaban sentadas cómodamente alrededor de la mesa de café. La actriz estaba segura de que escuchó un exhalado, "Oh, Dios mío," de alguien.

Mientras Brittany hacía las presentaciones, Santana se inclinó sobre la mesa y estrechó la mano de todas. Tuvo que sonreír cuando notó cómo parecían aturdidas por su presencia.

"Esto es increíble," exclamó Marley. "Sabía que había una posibilidad de que te conociéramos, pero no creí que fuera hoy."

"Es muy amable de Annelie incluirme," dijo Santana.

Quinn sonrió. "Sí, bueno para nosotras."

Se trasladaron a la habitación contigua, donde las sillas rodeaban la mesa oval. Un mantel de lino blanco con porcelana blanca y adornos de color azul claro y melocotón hacían que la mesa pareciera festiva. Sentándose tras felicitar a María, y mantener un ojo en las cosas, Brittany se aseguró de que Santana terminara a su lado.

"¿Qué te trae a Florida, San?" Deena, una novelista romántica canadiense, preguntó mientras desenrollaba la servilleta.

"Estoy visitando a un amigo y también asistí a la recaudación de fondos del Nebula Circle. Oí que la noche hizo un montón de dinero para los niños."

"Lo hizo," Brittany estuvo de acuerdo, "gracias a personas generosas como tú."

"Asolo compré unos pocos libros," dijo Santana. "Vi que alguien compró una pintura de una buena suma."

"Es cierto." Asintió Brittany. "Teníamos algunas cosas buenas para la venta."

Las mujeres pasaron la siguiente media hora mezclando la apreciación de la comida de María con la conversación. Sarah, una diminuta mujer de Texas, las entretuvo con una escandalosa historia sobre la última aventura de su madre.

"¡No puedo creerlo!" Santana jadeó en busca de aire entre ataques de risa. "¿Ellas llamaron al 911 debido al pitido de un audífono?"

"Es una historia real," prometió Sarah. "Mi madre y su hermana honestamente pensaban que el misterioso sonido provenía de un satélite que se estrelló desde el espacio."

Brittany rió hasta que le dolía el estómago. De pronto sintió que Santana le puso una mano en la rodilla de apoyo cuando la actriz se dobló, riendo desde el fondo de su garganta -un sonido totalmente sexy.

"¡Muy bien!" Suspiró Sarah. "¡Y es por eso que mi pareja dice que está preocupado genéticamente!"

Brittany miró a Santana, asombrada de lo relajada que parecía otra mujer. Ella se unió a la diversión, escuchó con atención a la historia de Sarah, y el sonido de su risa había hecho Brittany sentir escalofríos.

Echando la cabeza hacia atrás y riendo otra vez, Santana se limpió las lágrimas de sus ojos con una servilleta de melocotón. Le guiñó un ojo a su anfitriona y comenzó, "Eso me recuerda un incidente mientras estaba filmando en Spey Valley, en Escocia..."

Las mujeres alrededor de la mesa escucharon atentamente la historia de Santana de ruidos extraños en la noche resultando ser ovejas desbocadas. Animados, sus ojos brillantes, la actriz las tuvo a todas en su mano, y obviamente lo sabía. Sus manos. Siempre me han gustado sus manos. Bien cuidadas y expresivas, que se movían con el cuento, haciendo hincapié en el horror de Santana cuando el sonido fuera de la casa se había acercado. Ella mostró claramente su inquietud cuando se acercó a la ventana, llegando para abrir una ventana imaginaria sobre la mesa, sólo para retroceder rápidamente, presionando el lado derecho de la espalda apoyada en el hombro de Brittany.

"Escuché algo 'bah '. Muy fuerte." Voz de Santana era un mero susurro. "Me detuve en el aire y me incliné hacia delante de nuevo, en realidad metiendo la cabeza por la ventana." Se inclinó de nuevo hacia delante, los ojos muy abiertos. "Algo húmedo y frío, y en extrema necesidad de una pastilla de menta, ¡apareció a un centímetro delante de mí!"

Retrocediendo, Santana presionó de nuevo contra Brittany, para demostrar su consternación. "Por lo menos una docena de ovejas se había escapado de su encierro y se agolpaban en mi jardín."

Incapaz de contener la risa, junto con todos los demás por la expresión del rostro de Santana, Brittany se dio cuenta de que la otra mujer había puesto una vez más la mano en la rodilla. Como si Santana se hubiera dado cuenta de esto también, casualmente se retiró, volviendo a su posición relajada en la silla.

La conversación siguió fluyendo con facilidad entre las mujeres, y Santana parecía apreciar el gastar bromas. Ella era el centro de atención pero también absolutamente encantadora cuando preguntaba a las demás. Cada una de las mujeres presentes, obviamente, estaba halagada de que Santana Lopez mostrara un interés individual en ella. Cuando, en ocasiones, se volvió directamente a Brittany, sus ojos no tenían nada del desafío decidida del otro día. En cambio, parecían más azul que gris, indescifrables. ¿Cuánto de esto es una actuación, Santana? ¿Todo? ¿Algo? Podría ser tan fácil asumir simplemente estás siendo honesta. Que esto es realmente quien eres.

Unos momentos después de que María se llevara los platos del almuerzo, Brittany se levantó y dijo, "Voy a ir a ver si María necesita una mano con el postre."

"Puedo ayudar también," ofrecio Santana, poniéndose de pie.

Esto planteó algunas objeciones por parte de las otras huéspedes, que parecían estar disfrutando de su compañía. Ligeramente, Santana dijo, "Hablad entre vosotras, pero aseguraos de que se trata de mí. ¿De acuerdo?"

Brittany se sorprendió al oír a Santana hacer esa pequeña broma a sus propias expensas. Las carcajadas las siguieron por el pasillo hacia la cocina.

María estaba cargando el lavavajillas. "He batido la crema, pero eso es todo," dijo. "Se puede decorar si quieres."

"Tenemos mousse de chocolate con crema batida y frambuesas," explicó Brittany, abriendo el refrigerador. Ella encontró la crema y puso parte de ella en una manga pastelera. Entonces empezó a dibujar pequeños círculos de crema en la mousse.

"Se ve delicioso, pero por otra parte, lo era toda la comida," dijo Santana. "¿Los frutos van en la parte superior?"

Brittany le lanzó una mirada divertida. "Sí. Si quieres, puedes apilar algunas frambuesas justo dentro del círculo de crema -unos cinco en cada uno." Echando un vistazo a Santana, ella volvió a sonreír, mirándola sacar la punta de la lengua mientras se concentraba en su tarea.

"Normalmente no cocino," confesó Santana.

Brittany rió. "Tengo noticias para ti. Esto no es cocinar. Esto es decoración."

"Ah, semántica." Santana arrugó la nariz ante su anfitriona. "Esto es más difícil que poner mantequilla y mermelada sobre una tostada, que es donde me suelo dibujar la línea."

Brittany negó con la cabeza. "Tienes que estar bromeando. ¿Mermelada sobre una tostada? Eso es lo de menos nutritivo que puedas comer."

"No, no es broma. Y resulta que me encanta la mermelada de albaricoque." Después de decorar las últimas copas de mousse, Brittany se movió a su izquierda. Santana se movió a la derecha, al mismo tiempo, tratando de alcanzar la última de las bayas. De pie lo suficiente para que sus brazos se tocaran, organizó cinco bayas en las dos últimas copas y se comió una de las dos frutas restantes.

Levantando la otra, se la acercó a los labios de Brittany. "¿Quieres la última?" El gesto sugerente contradecía lo que parecía inocencia en sus ojos.

Haciendo caso omiso de sus instintivas reservas, Brittany bajó la cabeza y tomó la baya. Sus labios tocaron brevemente las puntas de los dedos de Santana, y aplastó la fruta con la lengua, vio esos notables ensancharse.

Brittany no apartó la mirada, y durante un buen rato las dos mujeres se quedaron paralizadas, la atención de Santana clavada en la boca de Brittany. Moviéndose lentamente, como si no supiera lo que estaba haciendo, la actriz puso una delgada mano acariciando sobre el codo de Brittany y salió caminó dentro de su espacio personal, inclinándose como si fuera a besarla Brittany podía sentir el calor que irradiaba el cuerpo de Santana, impregnando el aire a su alrededor. Podía oír la sangre corriendo en sus oídos y sentir su presencia reveladora en sus mejillas. Hasta que Santana no estuvo a sólo un aliento de sus labios no trató de calmarse. Reuniendo fuerzas suficientes, se las arregló para retirarse un paso.

"¿Brittany?" La voz de Santana era casi inaudible, con los ojos oscuros y muy abiertos.

Tragando saliva, Brittany encontró su voz. "Lo siento. No puedo."

Sus ojos se encontraron; ninguna mujer pudo retirarse por completo. Brittany trató de evaluar la expresión de Santana. Ella no parecía herido, sino sorprendida y desconcertada -sorprendida por su propia iniciativa. Brittany no podía imaginar por qué Santana había tratado de besarla. Seguramente sabía que Brittany era gay, era prácticamente un secreto a voces. Tocada por algo completamente vulnerable en su expresión, Brittany levantó una mano vacilante, queriendo templar el rechazo. Pero antes de que pudiera hablar, pasos rápidos anunciaron la presencia de María y Santana saltó un paso atrás.

"Veo que has hecho un gran trabajo. ¿Quieres que me lo lleve?" preguntó el ama de llaves.

Brittany inmediatamente salió de su aturdimiento. "No, no, está bien. Los llevaré. ¿Por qué no traes el café, María?"

Ella no sabía si dar a Santana una sonrisa tranquilizadora o no, por lo que levantó la bandeja y salió de la cocina, escuchando a la actriz seguirla.

Al entrar en el comedor y fueron arrastradas por la risa y la conversación de nuevo, Brittany robó una mirada a Santana alguna razón, estaba triste de ver que la mujer vulnerable de la cocina había desaparecido. En su lugar Santana Lopez, la actriz ambiciosa, una vez más se apoderó de la habitación.

María se puso las tazas de café en una mesa mientras Britrtany entregó la mousse de chocolate. Quinn tomó la silla junto a Santana y Brittany volvió a sentarse a su otro lado. Santana se quedó sin aliento por el roce de ese pequeño cuerpo tan cerca del de ella. Su corazón seguía siendo atronador, como si tratara de escapar de su caja torácica. El incidente en la cocina de Brittany la había atrapado con la guardia baja.

¿Qué le había pasado? Sólo su habilidad para deslizarse en su personaje estrella la había salvado de huir y avergonzarse más allá. Allí de pie con dos frambuesas sobrantes en sus manos, había actuado de forma impulsiva. Brittaany había estado allí, su pelo como una nube de oro alrededor de sus estrechos hombros, mirándola con oscurecidos ojos azul hielo. Podría haber jurado que me respondió en un primer momento. Santana se preguntó qué estaba pensando ahora la editora.

Después de haber sido abordada por varias lesbianas a lo largo de los años, la mayoría de ellas trabajando en su línea de negocio, tenía más o menos estandarizada una forma de cortesía para hacerles saber que no estaba interesada. Ella usaba la misma técnica con la mayoría de los hombres; estaba muy lejos de la devoradora de hombres que alguna columnista de chismes la había vinculado con ser. Claro, ella utilizaba su atractivo sexual cuando le convenía, pero en comparación con algunos de sus colegas, era prácticamente una monja. ¿Es eso lo que instintivamente hacía? Echando un vistazo alrededor de la mesa, apenas evitó morderse el labio inferior cuando empezó a temblar. No pensó que nadie se diera cuenta.

Santana sentía la presencia de Brittany a su lado como el calor que irradiaba sobre su piel. Nunca había sentido incluso la atracción más remota hacia una mujer. ¿Cómo iba a encontrar a las mujeres maliciosas, competitivas que conozco el más mínimo atractivo? No es como si fuéramos amigas, exactamente Brittany no era una amiga, ni era una compañera o rival. Ella tiene mi futuro. La idea hizo que Santana tragara saliva y casi se olvidara de sonreír hacia Kitty, que estaba discutiendo algo con Brittany. Enfoque. No dejes que te vean perdiendo el equilibrio. Santana suspiró. ¿Por qué lo hago? ¿Por qué demonios me baja mis defensas de esa manera?

"Oh, mousse de chocolate," exclamó la mujer frente a ella, interrumpiendo los pensamientos de Santana. "Me ha gustado desde que era una niña." "Como mi sobrina," añadió Brittany, tratando de encontrar su aspecto disponiendo sus pensamientos en una dirección diferente. "A Pamela le encanta el chocolate, como a mí."

"¿Cuántos años tiene?" preguntó Gillian.

"Tiene cuatro, hacia los cuarenta."

"Conozco el sentimiento. ¡La hija de mi mejor amigo es como eso!"

"Pamela es muy inventiva y, siendo hija única hasta ahora, está acostumbrada a salirse con la suya. Una vez, cuando tenía apenas dos años y estaba cuidando de ella durante el fin de semana, quería salir a jugar en el arenero del parque. Le dije que no, que estaba lloviendo y que tendría que esperar hasta que el sol saliera.”

"Supongo que eso no funcionó."

"Lo hizo, al principio. Podía ver la lluvia desde la ventana y parecía aceptar un no por respuesta." Santana tomó un sorbo de café, satisfecha de ver que todas colgaban de sus palabras. De alguna manera le ayudó a encontrar sus aspectos de nuevo. "De todos modos, estaba haciendo algo de hierro para mi hermana... Ahora, no te sorprendas tanto, Kitty. Puedo forjar."

Ignorando el comentario después de dar a Brittrany una media sonrisa, Santana continuó. "¿Sabes cuando de repente te das cuenta que la casa está demasiado tranquila – lo que normalmente significa que el niño o la mascota en cuestión trama algo? Fui en busca de Pamela y - hablando de mascotas - la encontré en caja de arena de su gato, sacando arena para gatos en su pequeño cubo de plástico.

" "Ew." Quinn frunció el ceño. "Y Dios sabe qué más."

"Exactamente," dijo Santana. "Y, por supuesto, ella utilizó su sonrisa más angelical cuando me miró y dijo: 'arenero, tía Sanny,' viéndose absolutamente adorable."

Las mujeres se echaron a reír, meneando la cabeza, mientras comentaron sobre los niños y los animales domésticos que habían topado.

"¿' Tía Sanny '?" Brittany murmuró junto a Santana. "Suena muy lindo."

Santana levantó una ceja ante su anfitriona. "Ni lo intentes." Brittany se limitó a reír. "Vamos a ver."

Brittany se despidió de sus invitados que regresaban a su hotel. El taxista que mantenía abierta la puerta para ellas los miraba con asombro mientras las cuatro mujeres riendo parecían literalmente pasar por encima de su vehículo.

"¡Nos vemos pronto!" Brittany alzó la voz para que la escucharan, y le devolvió el saludo.

Brittany se volvió hacia Quinn, que se quedó a su lado, esperando a que el taxi se alejara antes de caminar a su propio coche.

"¿No son grandes? Creo que la comida fue un éxito."

"Lo fue y, por supuesto, tener a Santana Lopez como invitada sorpresa de honor fue mal."

Brittany sonrió. "No. Pensé que Marley se iba a desmayar cuando Santana la abrazó."

"Es cierto, pero Brittany sólo tenía ojos para ti."

Brittany había comenzado a caminar hacia la sala, donde Kitty y Quinn estaban esperando, pero ahora se detuvo en seco. "¿Qué quieres decir?"

"Fue muy sutil pero también muy evidente, al menos para mí. Creo que el resto de ellas estaban tan cautivadas con su presencia, que no estaban prestando atención. Pero no podía apartar los ojos de ti.”

Mirando a su buena amiga, Brittany no sabía qué decir. "¿Era tan obvio?" “

Tal vez sólo para mí. Cuando volviste de la cocina, parecías nerviosa, y ella hizo en gran espectáculo con la historia de su sobrina. ¿Ha pasado algo?"

"Decoramos la mousse de chocolate," Brittany logró, tratando de sonar casual. "Eso es todo."

Los ojos de Quinn se suavizaron. "No creo que eso sea todo, cariño, pero no quiero entrometerme, porque no es de mi incumbencia. Sólo estoy mirando hacia fuera por ti. Santana quiere esa papel, y quien sabe lo que está dispuesta a hacer para conseguirlo." Brittany se estremeció ante las sinceras palabras. "Lo sé," susurró. "Y sin embargo, tiene sus momentos vulnerables, Quinn. Cuando ella es sólo Santana y no actúa...lo he visto."

"Simplemente no creo en ello demasiado, muchacha. Ten cuidado y piensa en lo que está en juego aquí." Quinn puso su brazo alrededor de la cintura de Brittany y la abrazó rápidamente. "No quiero que te hagan daño - o te usen."

"No lo haré."

"Está bien, es justo."

Regresaron a la sala, donde Kitty y Marley parecían decididamente dormidas.

"El jet lag ha llegado, por lo que veo," comentó Quinn. "Creo que es hora de volver a casa, pero tengo ganas de verte en la oficina el lunes antes de salir a Orlando, Kitty. Todavía tengo tres capítulos de tu última novela para editar, y voy a tratar de acabar con ellos este fin de semana."

"Excelente." bostezó Kitty. "Es un honor que trabajes el fin de semana para mí."

"No es un problema. Me gustaría ir con vosotras si tuviera tiempo. Puedo tratar de visitar Disney World después de la convención, a menos que todo se vuelva loco en la oficina después."

"Creo que podemos dejarlo para que Gregory lo maneje," sugirió Brittany. "Deberías tomar unos días de descanso entonces. Sé cómo te gusta Epcot." Quinn sonrió tímidamente. Era una broma constante en la oficina lo mucho que la editora de fuerte voluntad adoraba "el House of Mouse."

Marley se levantó de su posición desplomada en el sofá, estirándose y haciendo una mueca a causa de sus dolores musculares.

"No sé vosotras, pero yo voy a la cama. Estoy agotada." Dio un rápido abrazo a Brittany. "Hoy ha sido maravilloso y Santana Lopez fue genial."

"Yo secundo eso," dijo Kitty, y siguió el ejemplo de su compañera. "Ella era muy agradable y muy divertida para hablar. Parecimos gustarle honestamente."

Brittany asintió. "Creo que pasó un tiempo estupendo, me lo dijo antes de irse.”

Marley sonrió. "No puedo esperar para decírselo a mi madre - ella es también un gran fan de Lopez - realmente estreché su mano, hablé con ella durante toda una tarde, y hasta tuve un abrazo suyo."

Después de que las dos mujeres se despidieron de Quinn y salieron de la habitación, Brittany volvió hacia Quinn, y se encogió de hombros. "Me alegro de que no notaran las miradas especiales. No quiero ningún rumor. Si - y digo si- le doy a este papel a Santana, será sólo por el mérito, no por otra razón."

Quinn levantó una ceja. "Espero que seas capaz de notar la diferencia. Asegúrate de que cualquier decisión que tomes se hace por la razón correcta."

Brittany sabía que la otra mujer estaba en lo cierto. "Lo haré."

"Te ves cansada también. El almuerzo se convirtió en un evento de todo el día. ¿Vas a descansar un poco?"

"Es demasiado temprano para mí todavía. Tengo algunas cartas a cuidar, y luego voy a relajarme con un vaso de jugo de manzana en el patio. Parece que va a ser una noche maravillosa."

"Debo ir a casa y empezar a trabajar en los tres últimos capítulos. No quiero crear falsas esperanzas, pero parece que Kitty puede tener su mayor éxito hasta el momento. Tuve que obligarme a leer lentamente y crear apuntes, cuando en realidad quería abrirme paso a través de las páginas y devorar el libro." "Que bien, ¿eh?"

"Qué bueno."

Las dos mujeres se abrazaron de nuevo, y Jem se fue.

Brittany paseaba en su estudio y había abierto su e -mail, en busca de mensajes marcados como "urgente." Los quería fuera del camino antes del fin de semana, ya que tenía varias cosas planeadas con Kitty y Marley. Una hora y media más tarde apagó el ordenador, fue a la cocina y se sirvió un vaso de zumo, y luego vagó a la parte totalmente proyectado del patio. Sentada en una silla cubierta, inhaló el húmedo aire de la perfumada noche. Todavía era temprano, y no tenía ganas de ir a la cama aun.

Santana la había tomado por sorpresa en la cocina. Los finos labios, volviéndose tan llenos cuando sonreía, se habían separado mientras Santana había tocado su brazo. Había tomado toda la voluntad de Brittany no responder a la hermosa mujer.

Brittany pensaba acerca de las advertencias de Quinn. Estuvo de acuerdo con la evaluación de la otra mujer de Santana Lopez de muchas maneras. Aun así, Quinn no había visto a Santana cuando la diva se iba y daba cabida a la mujer real.

Bebió un sorbo de zumo. Tal vez eso fuera todo. Habían bromeado en la cocina, decorando la mousse de chocolate y actuando como dos amigas -no la productora y la actriz. Santana le había ofrecido la frambuesa con un aspecto realmente inocente en sus ojos, y sólo cuando los labios de Brittany habían rozado sus dedos se había alterado la situación.

Ver a Santana deslizarse de nuevo en su papel como ella misma, la diva con una imagen que mantener, era como presenciar un milagro. De parecer aturdida y avergonzada en la cocina, la actriz había barrido la sala, como si hubiera entrado en un escenario de Broadway de admiradores y simplemente se adueñara de la situación. Ella había contado su anécdota, la voz firme y de buen humor, y su público se había tragado anzuelo, línea y plomada.

Sin embargo, había habido varios momentos en los que sus ojos se habían cerrado. El hecho de que las dos se hubieran sentado casi tocándose no había ayudado.

Brittany había, cuando era una adolescente deslumbrada, seguido la carrera de Santana, primero como Devon Harper en la televisión y más tarde como actriz de teatro y de cine. Nunca había llevado un libro de recuerdos, y el pequeño subsidio que su madre podía permitirse el lujo de darle no proporcionaba el suficiente dinero para ir a ver sus películas, excepto en ocasiones especiales. Algo en la elegante cara con ojos atractivos y la voz gutural ronroneante habló Brittany en muchos niveles. Ella sospechaba que siempre lo haría.

Brittany bebió el último sorbo de zumo y se levantó. Sea cual fuera el motivo de Santana para tratar de besarla, que no volvería a ocurrir, estaba segura. La actriz parecía devastada cuando Brittany se retiró. Recordando lo cansada y apagada que se veía justo antes de irse, Brittany se preguntó si debería haberse ofrecido a recoger a Santana en el aeropuerto cuando regresara a DC el domingo. Considerándolo por un momento, decidió que hacer esa clase de oferta podría dar a entender que estaba dispuesta a comprometer sus principios. Santana estaba empeñado en conseguir la lectura y Brittany no quería hacerlo antes de la convención. Eso sería buscarse problemas.

Entró en la silenciosa casa, puso el vaso vacío en el lavavajillas y siguió hasta el dormitorio. Abriendo de la ducha, frunció el ceño. ¿Qué podría haber sucedido si hubiera dejado a Brittany besarla? Por lo que ella sabía, todas las relaciones anteriores de Santana Lopez habían sido con hombres, lo que sugería que no albergaba ningún interés auténtico en Brittany. Era más que probable que Quinn tuviera razón al advertirla. Santana no estaba por encima de la manipulación de cualquiera que se interpusiera en su camino. Ella tenía una sólida reputación de ser una estrella arrogante.

Desnudándose y entrando en la ducha, Brittany cerró los ojos, disfrutando del agua pulsante masajeando sus rígidos hombros. A pesar de lo que dijo Quinn, una sensación extraña existió entre ella y Santana en la cocina, algo casi tangible. Ella había visto a la verdadera Santana sólo por un momento, y quería volver a verla.

El agua corría por su cuerpo como manos acariciándola. Castigándose a sí misma por caer en fantasías inútiles, Brittany cogió el jabón y una esponja, y luego se frotó la piel hasta que brillaba.

Una molesta voz dentro de su cabeza se preguntaba si estaba tratando de lavar la sensación del tacto de Santana, aunque fuera breve.

Simplemente no lo sabía.
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 459
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Oct 29, 2017 5:36 am

Capitulo ocho

Santana se sintió aliviada de que sólo un puñado de personas viajara en el vuelo de regreso a Miami. Tenía dos asientos en primera clase para ella, y aunque las miradas de los asistentes de vuelo revelaron que la reconocieron, fueron lo suficientemente profesionales para dejarla sola. Probablemente veían suficientes celebridades para toda la vida.

Tirando de sus piernas debajo de ella, Santana se movía inquieta en el asiento. No había dormido bien durante la estancia con su hermana. La pequeña Pamela había estado poco menos que encantada de verla y exigió la mayor parte de su atención. Beth, a su vez, estuvo pálida y con náuseas la mayor parte del fin de semana, y todo lo que Santana podía hacer era proporcionar comentarios de apoyo acerca de su incipiente embarazo.

Tarde ese sábado, después de que Santana cayó dormida en su habitación, se encontró con Joe en la cocina. Su migraña se había intensificado desde que el vuelo del viernes por la noche y estaba cerca de ser insoportable.

"¿Estás bien, Sanny?" Joe parecía preocupado.

"Sólo necesito un poco de zumo para mis pastillas. Voy a estar bien. "

"¿Dolores de cabeza otra vez?"

"Sí."

Después de un breve silencio, su cuñado se acercó a ella y le puso un brazo tranquilizador alrededor de su hombro. "Eres tan protectora con Beth, pero me dirías si algo estuviera realmente mal, ¿no?"

Luchando contra las lágrimas, Santana se apoyó en el fraternal toque, tentada en realidad de gritar en el hombro. "Por supuesto que sí. No es nada que no pueda manejar." Nada de lo que hubiera manejado antes de muchas maneras diferentes.

"Nunca la he visto tan pálida y cansada," insistió Joe, su voz era amable. "Sé que este fin de semana no está resultando ser mucho de descanso. Es sólo que Pamela te adora, y Beth...bueno, supongo que Beth siempre será tu hermana menor si no cortas un poco sus lazos."

Santana le dirigió una mirada penetrante. "¿Qué se supone que significa eso?"

"Beth tiene treinta y cuatro años, pero supongo que para ti siempre será el bebé al que criaste desde que tenías doce años."

Santana se había tragado una réplica mordaz, sabiendo que tenía razón. Beth y John habían dependido de ella por su afecto maternal durante mucho tiempo. Sus luchas habían fortalecido sus lazos, y cuando John se mudó de la casa a los veintiún años para ir a la escuela de arte, Santana le había fallado terriblemente.

Santana miró sin decir nada a su cuñado. Se preguntó, y no por primera vez, si Beth sabía el tesoro que era, levantó la mano y le palmeó el brazo.

"Lo sé, Joey, lo sé. Un día, me pondré a hacerlo."

Su tono de voz medio en broma había funcionado. Joe sonrió. "Sólo quiero saber si hay algo que pueda hacer por ti. Prometido." Santana se movió en su asiento otra vez, afectada por el aire a presión. Las sienes le latían, pulsando en oleadas dolorosas, y ni siquiera el spray nasal parecía funcionar. No había podido ir a nadar en cualquier parte de DC, pero tal vez podría pasar por donde Puck, recoger su bolsa de deporte, y de cabeza a casa de Brittany.

La idea de Puck, de estar bajo la mirada conocedora de su amigo, la hizo retroceder y chuparse el labio inferior, mordiendo con fuerza. Siempre parecía ver a través de ella. Puck era su amigo y que él la conocía bien, demasiado bien, y a veces se encargaba de señalar sus debilidades.

Santana suspiró. Tenía la sensación de que pensaba mucho sobre sus necesidades. La clarividencia de Jared podría ser preocupante también. Una pequeña voz dentro insistió en que un verdadero amigo te acepta y te quiere, por lo que eres. Pero ¿cómo iba a saber quién soy? Tal vez soy la única culpable. Nunca lo dejé por completo.

Cuando se conocieron hacía cinco años, se había sentido aliviada cuando todo lo que Jared parecía querer de ella era amistad. Sólo entonces se empezó a relajar a su alrededor, sintiendo por primera vez en años, los signos incipientes de camaradería.

Puck no había estado demasiado impresionado de que su novio de la universidad, y más tarde su primer y único marido, se hubieran "acobardado," como él lo llamaba, debido a sus circunstancias. "Beth y John eran sólo niños," había dicho. "¿Dónde se supone que debían ir, si no podían estar con vosotros?"

Santana sonrió ante el recuerdo. Había perdonado hacía mucho a Derek, su primer novio serio, por no querer ser una figura paterna a los veintidós años de edad. Aun así, la muy joven, desconsolada mujer que era en ese momento se sintió desesperadamente abandonada y rechazada.

Su matrimonio con Frank Thorpe tres años más tarde duró sólo eso, tres años. Después de un noviazgo tormentoso mientras filmaban juntos durante su primer papel en un largometraje, se casaron. Claro que cayó de culo muy rápido después de la luna de miel. No podía tomar una decisión. O no era en absoluto lo que quería, o era demasiado. Volvió la cabeza hacia el cielo oscuro fuera de la ventana, Santana sintió las lágrimas llegar a sus pestañas, pero se negó a dejarlas caer más lejos. Pasé tres años sola con el tiempo su ultimátum de que tenía que elegir entre él y sus hermanos puso fin al matrimonio. Sabía lo que yo elegiría.

Después de esos sus relaciones eran cortas, quemaron al rojo vivo, pero terminaban antes de que las llamas redujeran a cenizas su vida otra vez, dejándola insatisfecha y vacía. Santana se había recuperado de uno de estos -dos meses calientes con un productor de Broadway- en una amistad platónica con Puck, y con los años habían encontrado un tono cómodo entre ellos, que funcionaba mientras él no tratara de cambiarla demasiado. En este momento sintió sus ojos de Argos en ella, juzgando sus motivos y desafiándolos. Le molestaba más de lo habitual, probablemente desde que se había perdido a sí misma en algunas de sus acciones más recientes.

"Señoras y señores, ahora estamos acercándonos al aeropuerto internacional de Miami y aterrizaremos en diez minutos."

El avión rebotó dos veces antes de salir rodando por la pista. Le entraron náuseas, por lo que Santana tragó saliva varias veces. Lo que daría por estar en el tranquilo barrio donde vivía Brittany, tumbarse en una hamaca después de un largo baño.



*************


Brittany flotó en el suelo y sonrió cuando el Mustang dio un rugido sordo. Conduciendo por la concurrida calle hacia la rampa, se acomodó contra el respaldo después de poner un preludio de piano de Debussy. La música suave y romántica llenó el coche y bajó el tono del motor. Después de haber pasado cuatro horas en la oficina, estaba camino a casa para encontrarse con su amiga Charlotta. Habían pasado muchos años, por lo menos veinte años, calculó Brittany. Habiendo crecido en el mismo barrio de Chicago, habían asistido a la misma escuela antes de que Charlotta se mudara a un barrio diferente al norte de la ciudad.

Brittany frunció el ceño al pensar en las dificultades que había pasado su amiga de la infancia. Charlotta enfermó hacía dos años y perdió su puesto de trabajo mientras se recuperaba. A continuación, su ex marido había ganado la custodia de sus tres hijos, alegando que era una mala madre y no podía mantenerlos. Charlotta había estado demasiado débil para luchar, demasiado enferma como para mantenerse firme y Annelie se culpó a sí misma por no estar en contacto.

Se había enterado de la situación de Charlotta hacía apenas cuatro meses, y la convenció para ir a Florida temporalmente a recuperar su salud. Había ayudado mediante el pago de una clínica de rehabilitación y luego firmó conjuntamente un contrato de arrendamiento de un pequeño, pero bonito apartamento en las afueras de la ciudad. Después de haber tocado fondo, la otra mujer estaba más allá del orgullo. Había aceptado con gratitud la ayuda de Brittany, desesperada por recuperar la custodia de sus hijos.

Brittany sabía que Charlotta amaba a su nuevo lugar y ya había empezado a preparar dos habitaciones pequeñas para los niños. Iba a venir a recoger las últimas de sus cosas de la casa de Brittany esa mañana, después de haber estado allí varias semanas antes. Estaría encantada con el contrato que Brittany tenía en su maletín formalizando la nueva posición de Charlotta como asistente en el Nebula Circle. El trabajo por lo menos acabaría con sus problemas financieros.

Ajustando el ritmo más rápido en la autopista, Brittany pensó en la reciente reunión con Gregory y Quinn en Key Line. Gregory les había actualizado sobre todos los contratos firmados para la próxima convención y también informó de que tan bien preparado estaba el merchandising. Además de las fotos habituales de las estrellas, audiolibros y más copias de tercera edición de todos los libros Maddox, también había pedido tazas, carteles, llaveros, y toallas de felpa, todas mostrando el logotipo de Key Line y todos los títulos de los libros Maddox. Entonces Brittany había revelado la gran sorpresa de la tarde -tres ejemplares de la primera edición firmados por Delia Carlton, el primer premio en un sorteo del Nebula Circle.

"Tomaremos un jet Lear a Orlando Internacional" había continuado Gregory, "y lo he arreglado para los transportes. Todos tenemos suites en el piso once, como Brittany solicitó. La mayoría de ellas consisten en suites contiguas, por lo que habrá un grupo muy unido. Hice una reserva adicional para la señora McNeil y la Sra. Jordán, para que puedan unirse a nosotros allí, así como Charlotta Hazelwood."

"¿Has averiguado cuántos clientes han reservado habitaciones?" preguntó Brittany.

"No hay vacantes. Decidieron llevarlos al hotel contiguo situado en el otro lado del gran centro comercial. Los dos hoteles han reservado seis plantas en las que se siguen recibiendo consultas."

"¿Cuántas entradas hemos vendido?"

Gregory levantó los números en su ordenador portátil. "Todos los pases para todos los se vendieron tan pronto como fueron puestos a la venta. Alrededor del 75 por ciento de los pases de un solo día también. Tenemos miles de entradas no clasificadas que permiten al visitante asistir a ciertos eventos, y aproximadamente la mitad se han vendido."

Brittany hizo algunos cálculos mentales. "Por lo tanto, ¿hemos vendido cerca de dos mil entradas?"

"Exactamente." Gregory sonrió. "Estamos bien pasada la mitad."

"Increíble," dijo Brittany. "Bueno, va a ser interesante ver lo que las fotos, libros, audiolibros y otras mercancías traen consigo."

Después de la reunión, a solas con Quinn, Brittany dio un suave suspiro y se recostó en su silla, tratando de alcanzar un vaso de agua mineral.

"Hay días en que siento que la responsabilidad pesa sobre mí," admitió cuando vio a Quinn levantar las cejas. "No he emprendido tanto trabajo en mucho tiempo."

"Y ahora el ritmo es a toda velocidad," ofreció Quinn.

"Sí. Además, estoy nerviosa por no tomar la decisión correcta acerca de las películas. Se lo prometí a Delia y ella confía en mí. Si escojo a la persona equivocada para interpretar a Diana Maddox, todo el proyecto podría arruinarse." Brittany hizo una mueca por sus dudas. "Lo siento, no quiero sonar tan pesimista."

"Está bien, muchacha. Es bueno para ventilar, ¿no lo sabías? No me gustaría ser la que toma esa decisión. ¿Quién querría hacer un enemigo de por vida de Santana Lopez?" Ella se rió de su propia broma.

Brittany no lo encontró tan divertido.

"¿Vino otra vez durante el fin de semana?" Quinn tomó una bolsa de patatas fritas con sabor a lima.

Brittany negó con la cabeza. "No, ella ha estado en DC Algunos asuntos de la familia."

"Ah. Bueno, he estado pensando. Conozco los trajes de la Sra. Sin aliento..." Se interrumpió cuando Brittany gimió. "Oh, perdón, la Sra. Goodman, para interpretar a Maddox, pero no estoy convencida. Creo que Santana Lopez puede hacer cualquier maldito papel que le echen encima. Ella es un verdadero camaleón."

Brittany sabía que Quinn tenía razón. La carrera de Santana era una prueba de ello.

"Nunca he dudado de su capacidad como actriz, pero eso no quiere decir esté bien como Maddox. "¿Y si está bien y tomo la decisión equivocada, por la razón equivocada? Brittany trató de analizar sus sentimientos, pero simplemente hacer lo que los expertos le aconsejaron parecía la manera más lógica. ¿O simplemente la más fácil? No, no era nada fácil decepcionar a Santana.

Quinn la miró de cerca. "¿No crees que le debes el beneficio de la duda?"

Haciendo una mueca por la verdad detrás de las palabras de su amiga, Brittany suspiró. "Su contribución a los audiolibros. Bueno, ella es la principal razón por la que lo están haciendo tan bien." Expresar este hecho innegable hizo que sus razones para aplazar la lectura de Santana parecieran mezquinas. Estoy siendo injusta. Ha ganado. "Sin embargo, estoy en contra de dar a Santana el papel de forma predeterminada, sólo por eso." O porque una vez fui una adolescente deslumbrada que hubiera dado mi brazo derecho por verla actuar.

"Creo que necesitas saber mucho más de ella antes de tomar tu decisión. ¿Cuándo es su prueba de cámara?"

¿Estaba Quinn leyendo su mente? Brittany tomó un sorbo de agua. "No la he programado aún, pero debo llamar a Parker. Tal vez más tarde."

"Muy bien." Quinn cerró la bolsa de patatas fritas y le dio una sonrisa socarrona. "Si me preguntas, creo que ella va a volar a todo el mundo como Maddox. Pero sólo soy yo."

Ahora, mientras conducía a través de las puertas, Brittany se preguntó cómo iba a ser capaz de hacer frente a Santana después de lo que ocurrió en la cocina durante el almuerzo. Todavía podía vívidamente ver cómo la actriz se había inclinado hacia ella, la mano suave en el brazo, como los finos labios se acercaban.

Una vez que hubo aparcado en el camino de entrada, Brittany agarró su maletín y salió. Superando los pensamientos de la hermosa mujer de su mente, luchó para centrarse en las cosas de último minuto para hacer antes de que Charlotta llegara.

El camino estaba llenó de coches, bloqueando el camino de entrada a la casa de Annelie. Murmurando entre dientes, Santana condujo hasta un pequeño aparcamiento al principio de la calle y logró encontrar el último lugar disponible. Abrió la puerta, y la humedad la envolvió mientras agarraba su bolso del asiento del pasajero.

Capitulo ocho

Santana se sintió aliviada de que sólo un puñado de personas viajara en el vuelo de regreso a Miami. Tenía dos asientos en primera clase para ella, y aunque las miradas de los asistentes de vuelo revelaron que la reconocieron, fueron lo suficientemente profesionales para dejarla sola. Probablemente veían suficientes celebridades para toda la vida.

Tirando de sus piernas debajo de ella, Santana se movía inquieta en el asiento. No había dormido bien durante la estancia con su hermana. La pequeña Pamela había estado poco menos que encantada de verla y exigió la mayor parte de su atención. Beth, a su vez, estuvo pálida y con náuseas la mayor parte del fin de semana, y todo lo que Santana podía hacer era proporcionar comentarios de apoyo acerca de su incipiente embarazo.

Tarde ese sábado, después de que Santana cayó dormida en su habitación, se encontró con Joe en la cocina. Su migraña se había intensificado desde que el vuelo del viernes por la noche y estaba cerca de ser insoportable.

"¿Estás bien, Sanny?" Joe parecía preocupado.

"Sólo necesito un poco de zumo para mis pastillas. Voy a estar bien. "

"¿Dolores de cabeza otra vez?"

"Sí."

Después de un breve silencio, su cuñado se acercó a ella y le puso un brazo tranquilizador alrededor de su hombro. "Eres tan protectora con Beth, pero me dirías si algo estuviera realmente mal, ¿no?"

Luchando contra las lágrimas, Santana se apoyó en el fraternal toque, tentada en realidad de gritar en el hombro. "Por supuesto que sí. No es nada que no pueda manejar." Nada de lo que hubiera manejado antes de muchas maneras diferentes.

"Nunca la he visto tan pálida y cansada," insistió Joe, su voz era amable. "Sé que este fin de semana no está resultando ser mucho de descanso. Es sólo que Pamela te adora, y Beth...bueno, supongo que Beth siempre será tu hermana menor si no cortas un poco sus lazos."

Santana le dirigió una mirada penetrante. "¿Qué se supone que significa eso?"

"Beth tiene treinta y cuatro años, pero supongo que para ti siempre será el bebé al que criaste desde que tenías doce años."

Santana se había tragado una réplica mordaz, sabiendo que tenía razón. Beth y John habían dependido de ella por su afecto maternal durante mucho tiempo. Sus luchas habían fortalecido sus lazos, y cuando John se mudó de la casa a los veintiún años para ir a la escuela de arte, Santana le había fallado terriblemente.

Santana miró sin decir nada a su cuñado. Se preguntó, y no por primera vez, si Beth sabía el tesoro que era, levantó la mano y le palmeó el brazo.

"Lo sé, Joey, lo sé. Un día, me pondré a hacerlo."

Su tono de voz medio en broma había funcionado. Joe sonrió. "Sólo quiero saber si hay algo que pueda hacer por ti. Prometido." Santana se movió en su asiento otra vez, afectada por el aire a presión. Las sienes le latían, pulsando en oleadas dolorosas, y ni siquiera el spray nasal parecía funcionar. No había podido ir a nadar en cualquier parte de DC, pero tal vez podría pasar por donde Puck, recoger su bolsa de deporte, y de cabeza a casa de Brittany.

La idea de Puck, de estar bajo la mirada conocedora de su amigo, la hizo retroceder y chuparse el labio inferior, mordiendo con fuerza. Siempre parecía ver a través de ella. Puck era su amigo y que él la conocía bien, demasiado bien, y a veces se encargaba de señalar sus debilidades.

Santana suspiró. Tenía la sensación de que pensaba mucho sobre sus necesidades. La clarividencia de Jared podría ser preocupante también. Una pequeña voz dentro insistió en que un verdadero amigo te acepta y te quiere, por lo que eres. Pero ¿cómo iba a saber quién soy? Tal vez soy la única culpable. Nunca lo dejé por completo.

Cuando se conocieron hacía cinco años, se había sentido aliviada cuando todo lo que Jared parecía querer de ella era amistad. Sólo entonces se empezó a relajar a su alrededor, sintiendo por primera vez en años, los signos incipientes de camaradería.

Puck no había estado demasiado impresionado de que su novio de la universidad, y más tarde su primer y único marido, se hubieran "acobardado," como él lo llamaba, debido a sus circunstancias. "Beth y John eran sólo niños," había dicho. "¿Dónde se supone que debían ir, si no podían estar con vosotros?"

Santana sonrió ante el recuerdo. Había perdonado hacía mucho a Derek, su primer novio serio, por no querer ser una figura paterna a los veintidós años de edad. Aun así, la muy joven, desconsolada mujer que era en ese momento se sintió desesperadamente abandonada y rechazada.

Su matrimonio con Frank Thorpe tres años más tarde duró sólo eso, tres años. Después de un noviazgo tormentoso mientras filmaban juntos durante su primer papel en un largometraje, se casaron. Claro que cayó de culo muy rápido después de la luna de miel. No podía tomar una decisión. O no era en absoluto lo que quería, o era demasiado. Volvió la cabeza hacia el cielo oscuro fuera de la ventana, Santana sintió las lágrimas llegar a sus pestañas, pero se negó a dejarlas caer más lejos. Pasé tres años sola con el tiempo su ultimátum de que tenía que elegir entre él y sus hermanos puso fin al matrimonio. Sabía lo que yo elegiría.

Después de esos sus relaciones eran cortas, quemaron al rojo vivo, pero terminaban antes de que las llamas redujeran a cenizas su vida otra vez, dejándola insatisfecha y vacía. Santana se había recuperado de uno de estos -dos meses calientes con un productor de Broadway- en una amistad platónica con Puck, y con los años habían encontrado un tono cómodo entre ellos, que funcionaba mientras él no tratara de cambiarla demasiado. En este momento sintió sus ojos de Argos en ella, juzgando sus motivos y desafiándolos. Le molestaba más de lo habitual, probablemente desde que se había perdido a sí misma en algunas de sus acciones más recientes.

"Señoras y señores, ahora estamos acercándonos al aeropuerto internacional de Miami y aterrizaremos en diez minutos."

El avión rebotó dos veces antes de salir rodando por la pista. Le entraron náuseas, por lo que Santana tragó saliva varias veces. Lo que daría por estar en el tranquilo barrio donde vivía Brittany, tumbarse en una hamaca después de un largo baño.



*************


Brittany flotó en el suelo y sonrió cuando el Mustang dio un rugido sordo. Conduciendo por la concurrida calle hacia la rampa, se acomodó contra el respaldo después de poner un preludio de piano de Debussy. La música suave y romántica llenó el coche y bajó el tono del motor. Después de haber pasado cuatro horas en la oficina, estaba camino a casa para encontrarse con su amiga Charlotta. Habían pasado muchos años, por lo menos veinte años, calculó Brittany. Habiendo crecido en el mismo barrio de Chicago, habían asistido a la misma escuela antes de que Charlotta se mudara a un barrio diferente al norte de la ciudad.

Brittany frunció el ceño al pensar en las dificultades que había pasado su amiga de la infancia. Charlotta enfermó hacía dos años y perdió su puesto de trabajo mientras se recuperaba. A continuación, su ex marido había ganado la custodia de sus tres hijos, alegando que era una mala madre y no podía mantenerlos. Charlotta había estado demasiado débil para luchar, demasiado enferma como para mantenerse firme y Annelie se culpó a sí misma por no estar en contacto.

Se había enterado de la situación de Charlotta hacía apenas cuatro meses, y la convenció para ir a Florida temporalmente a recuperar su salud. Había ayudado mediante el pago de una clínica de rehabilitación y luego firmó conjuntamente un contrato de arrendamiento de un pequeño, pero bonito apartamento en las afueras de la ciudad. Después de haber tocado fondo, la otra mujer estaba más allá del orgullo. Había aceptado con gratitud la ayuda de Brittany, desesperada por recuperar la custodia de sus hijos.

Brittany sabía que Charlotta amaba a su nuevo lugar y ya había empezado a preparar dos habitaciones pequeñas para los niños. Iba a venir a recoger las últimas de sus cosas de la casa de Brittany esa mañana, después de haber estado allí varias semanas antes. Estaría encantada con el contrato que Brittany tenía en su maletín formalizando la nueva posición de Charlotta como asistente en el Nebula Circle. El trabajo por lo menos acabaría con sus problemas financieros.

Ajustando el ritmo más rápido en la autopista, Brittany pensó en la reciente reunión con Gregory y Quinn en Key Line. Gregory les había actualizado sobre todos los contratos firmados para la próxima convención y también informó de que tan bien preparado estaba el merchandising. Además de las fotos habituales de las estrellas, audiolibros y más copias de tercera edición de todos los libros Maddox, también había pedido tazas, carteles, llaveros, y toallas de felpa, todas mostrando el logotipo de Key Line y todos los títulos de los libros Maddox. Entonces Brittany había revelado la gran sorpresa de la tarde -tres ejemplares de la primera edición firmados por Delia Carlton, el primer premio en un sorteo del Nebula Circle.

"Tomaremos un jet Lear a Orlando Internacional" había continuado Gregory, "y lo he arreglado para los transportes. Todos tenemos suites en el piso once, como Brittany solicitó. La mayoría de ellas consisten en suites contiguas, por lo que habrá un grupo muy unido. Hice una reserva adicional para la señora McNeil y la Sra. Jordán, para que puedan unirse a nosotros allí, así como Charlotta Hazelwood."

"¿Has averiguado cuántos clientes han reservado habitaciones?" preguntó Brittany.

"No hay vacantes. Decidieron llevarlos al hotel contiguo situado en el otro lado del gran centro comercial. Los dos hoteles han reservado seis plantas en las que se siguen recibiendo consultas."

"¿Cuántas entradas hemos vendido?"

Gregory levantó los números en su ordenador portátil. "Todos los pases para todos los se vendieron tan pronto como fueron puestos a la venta. Alrededor del 75 por ciento de los pases de un solo día también. Tenemos miles de entradas no clasificadas que permiten al visitante asistir a ciertos eventos, y aproximadamente la mitad se han vendido."

Brittany hizo algunos cálculos mentales. "Por lo tanto, ¿hemos vendido cerca de dos mil entradas?"

"Exactamente." Gregory sonrió. "Estamos bien pasada la mitad."

"Increíble," dijo Brittany. "Bueno, va a ser interesante ver lo que las fotos, libros, audiolibros y otras mercancías traen consigo."

Después de la reunión, a solas con Quinn, Brittany dio un suave suspiro y se recostó en su silla, tratando de alcanzar un vaso de agua mineral.

"Hay días en que siento que la responsabilidad pesa sobre mí," admitió cuando vio a Quinn levantar las cejas. "No he emprendido tanto trabajo en mucho tiempo."

"Y ahora el ritmo es a toda velocidad," ofreció Quinn.

"Sí. Además, estoy nerviosa por no tomar la decisión correcta acerca de las películas. Se lo prometí a Delia y ella confía en mí. Si escojo a la persona equivocada para interpretar a Diana Maddox, todo el proyecto podría arruinarse." Brittany hizo una mueca por sus dudas. "Lo siento, no quiero sonar tan pesimista."

"Está bien, muchacha. Es bueno para ventilar, ¿no lo sabías? No me gustaría ser la que toma esa decisión. ¿Quién querría hacer un enemigo de por vida de Santana Lopez?" Ella se rió de su propia broma.

Brittany no lo encontró tan divertido.

"¿Vino otra vez durante el fin de semana?" Quinn tomó una bolsa de patatas fritas con sabor a lima.

Brittany negó con la cabeza. "No, ella ha estado en DC Algunos asuntos de la familia."

"Ah. Bueno, he estado pensando. Conozco los trajes de la Sra. Sin aliento..." Se interrumpió cuando Brittany gimió. "Oh, perdón, la Sra. Goodman, para interpretar a Maddox, pero no estoy convencida. Creo que Santana Lopez puede hacer cualquier maldito papel que le echen encima. Ella es un verdadero camaleón."

Brittany sabía que Quinn tenía razón. La carrera de Santana era una prueba de ello.

"Nunca he dudado de su capacidad como actriz, pero eso no quiere decir esté bien como Maddox. "¿Y si está bien y tomo la decisión equivocada, por la razón equivocada? Brittany trató de analizar sus sentimientos, pero simplemente hacer lo que los expertos le aconsejaron parecía la manera más lógica. ¿O simplemente la más fácil? No, no era nada fácil decepcionar a Santana.

Quinn la miró de cerca. "¿No crees que le debes el beneficio de la duda?"

Haciendo una mueca por la verdad detrás de las palabras de su amiga, Brittany suspiró. "Su contribución a los audiolibros. Bueno, ella es la principal razón por la que lo están haciendo tan bien." Expresar este hecho innegable hizo que sus razones para aplazar la lectura de Santana parecieran mezquinas. Estoy siendo injusta. Ha ganado. "Sin embargo, estoy en contra de dar a Santana el papel de forma predeterminada, sólo por eso." O porque una vez fui una adolescente deslumbrada que hubiera dado mi brazo derecho por verla actuar.

"Creo que necesitas saber mucho más de ella antes de tomar tu decisión. ¿Cuándo es su prueba de cámara?"

¿Estaba Quinn leyendo su mente? Brittany tomó un sorbo de agua. "No la he programado aún, pero debo llamar a Parker. Tal vez más tarde."

"Muy bien." Quinn cerró la bolsa de patatas fritas y le dio una sonrisa socarrona. "Si me preguntas, creo que ella va a volar a todo el mundo como Maddox. Pero sólo soy yo."

Ahora, mientras conducía a través de las puertas, Brittany se preguntó cómo iba a ser capaz de hacer frente a Santana después de lo que ocurrió en la cocina durante el almuerzo. Todavía podía vívidamente ver cómo la actriz se había inclinado hacia ella, la mano suave en el brazo, como los finos labios se acercaban.

Una vez que hubo aparcado en el camino de entrada, Brittany agarró su maletín y salió. Superando los pensamientos de la hermosa mujer de su mente, luchó para centrarse en las cosas de último minuto para hacer antes de que Charlotta llegara.

El camino estaba llenó de coches, bloqueando el camino de entrada a la casa de Annelie. Murmurando entre dientes, Santana condujo hasta un pequeño aparcamiento al principio de la calle y logró encontrar el último lugar disponible. Abrió la puerta, y la humedad la envolvió mientras agarraba su bolso del asiento del pasajero.

avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 459
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por micky morales el Lun Oct 30, 2017 9:27 am

A veces me confundo entre santana y brittany y los verdaderos nombres de la historia que tambien salen a relucir, la historia es muy buena, a ver que pasa cuando se vuelvan a encontrar!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6545
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por 3:) el Lun Oct 30, 2017 4:34 pm

Independientemente de que santana llegara a usar o este usando la carta de seducir a britt... No creo que gane por eso...
A ver como les va ahora que se vean...???
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5130
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.