Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Those words»
Ayer a las 8:25 am por Klainefan

» FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17
Ayer a las 4:43 am por Isabella28

» FanFic Brittana: Justicia I (Adaptada) Cap 17
Ayer a las 3:06 am por monica.santander

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28
Lun Abr 16, 2018 11:10 am por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 4
Lun Abr 09, 2018 9:30 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Mar Abr 03, 2018 8:42 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Mar Mar 20, 2018 3:14 pm por JVM

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Sáb Mar 03, 2018 7:38 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittany: GP Brittany: ATREVIDA JEFA. FINAL
Miér Feb 28, 2018 10:40 am por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Dom Feb 25, 2018 7:31 pm por 23l1

» Fic BASADO en Fault the same star
Miér Feb 21, 2018 9:48 am por BrittanaBrittana

» [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo
Mar Feb 20, 2018 1:43 am por monica.santander

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Dom Feb 18, 2018 9:20 pm por micky morales

» [Resuelto]Brittana: GP SANTANA: SU PRINCESA. cap. 12, 13 y Epilogo
Miér Feb 14, 2018 11:30 am por 3:)

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Cap. 25 (FINAL) Y EPILOGO
Miér Feb 14, 2018 7:07 am por micky morales

» Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.
Mar Feb 13, 2018 8:56 pm por Tati.94

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Vie Feb 09, 2018 2:39 am por perez102

» FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo
Jue Feb 08, 2018 7:18 pm por 23l1

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
3:)
 
micky morales
 
Klainefan
 
Gabriela Cruz
 
monica.santander
 
Isabella28
 
itzel7
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por micky morales el Dom Nov 26, 2017 7:45 am

Vaya que injusta la actitud de Brittany, estoy segura de que Santana no se acosto con ella por el papel!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6950
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por 3:) el Lun Nov 27, 2017 5:55 pm

Britt la acaba de cagar olimpicamente....
A ver como reacciona san ahora???
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5552
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Ene 21, 2018 6:21 am

Capitulo catoce


Santana recogió el albornoz del suelo y se dirigió hacia su habitación, notando que la bolsa del ordenador de Brittany faltaba. Pensando que su compañera de habitación había ido a una reunión con Gregory o Quinn, Santana fue a su cuarto de baño y accionó la ducha hasta que la habitación se llenó de vapor.

Le dolía el cuerpo de la noche anterior, y los recuerdos de apasionados besos interminables y las manos suaves de recorriendo su cuerpo hicieron a Santana estremecerse interiormente mientras estaba allí desnuda, relajada por un momento por el sonido del agua corriendo.

Sintiéndose inquieta, se repitió la noche que había pasado en los brazos de Brittany, siendo llevada a fondo, empujada repetidamente sobre el borde. Se metió en la ducha, dando la bienvenida al agua caliente derramándose. Lamentó lavar la fragancia de Brittany de su cuerpo, lo que la sorprendió. Nunca antes había deseado saborear el aroma de un amante sobre su piel.

Nunca había experimentado un placer tan abandonado, y darse cuenta de que este amor trascendental había ocurrido con alguien de su propio género la hizo girar la cabeza.

Brittany, hermosa y vibrante detrás de su exterior frío, había mostrado a Santana un lado de ella que la actriz nunca había conocido. No hasta que esta impresionante mujer entró en su vida, su mente... ¿Mi corazón? Dios. ¿Significa esto que soy lesbiana? ¿Y si lo soy? ¿Qué significará eso? ¿Qué pensará la gente? Santana pensó en el vacío que sintió cuando se despertó sola, y se frotó los ojos, tratando de forzar el sentimiento de su mente. Brittany la había llevado bien, varias veces, y Santana se ruborizó al recordar cómo había gemido y rogado por la liberación. Cuando Santana había alcanzado los pechos llenos de Brittany, que estaban apenas cubiertos por la fina tela de la camiseta, Brittany le había apartado las manos, distrayendo a Santana besando cada centímetro de ella. Brittany había presionado contra su ardiente sexo contra el palpitante centro de Santana varias veces, pero siempre con el tejido entre ellas, nunca piel con piel.

Santana había sentido a Brittany correrse al menos dos veces, aunque nunca con su contacto directo. La comprensión la hizo sentirse inquieta, un tono oscuro reverberando a través de todo su ser, dejando una sensación de desolación en el estómago. Tal vez pensó que yo era totalmente inepta como amante lesbiana. Vaya usted a saber. Tal vez no sólo soy una lesbiana pero totalmente incompetente, para rechazarme. Su garganta se cerró y luchó contra el aguijón de sus autocríticos pensamientos.

Su mente daba vueltas en el corto mensaje que Brittany había dejado. Deseando el papel durante tanto tiempo, luego enterarse de que lo había conseguido, parecía irreal, pero sabía que la euforia no estaba muy lejos. Sin embargo, estaba decepcionada de que Brittany no estuviera allí para compartir la emoción. ¿Cómo pudo salir esta mañana sin decírmelo en persona?

Cerró la ducha y se envolvió en una toalla grande. Limpiando el espejo de vapor con una toallita, examinó su reflejo. Sus ojos eran grandes y tormentosamente grises, como se esperaba, con un fuego ardiendo definitivamente en ellos. Inquieta, con un abrumador sentimiento de emoción por conseguir el papel, Santana quería gritarlo desde el balcón. Interpretaré a Diana Maddox en la película, ¡maldita sea!

Un golpe en la puerta la sobresaltó y le hizo llegar a su bata. "Espere un momento."

Atando el cinturón alrededor de su cintura, no tuvo en cuenta el pelo chorreando y se precipitó a través de la suite. Cuando se asomó por la mirilla, vio a Kitty.

Los ojos de su interlocutora se agrandaron cuando Santana abrió la puerta. "Ah, ¿interrumpo la ducha? Lo siento."

"No, no, ya estaba hecho. Por favor entra."

Una vez dentro, Kitty se volvió para mirarla. "Pensé venir y preguntarte si te gustaría tomar el desayuno con nosotros antes de salir para el aeropuerto."

"Claro, me encantaría. Estaré lista pronto" Santana vaciló brevemente. "¿Tienes alguna idea de dónde está Brittany?"

Expresión de Kitty era ilegible. "Brittany se ha ido, Santana. Tuvo que salir de forma inesperada"

Tomó toda la autodisciplina y las dotes de actriz de Santana no mostrar a Kitty cómo se sacudió su estómago. "¿Se fue? Oh. No la escuché irse. Debo haber estado fuera de combate después de ayer."

Santana creyó entrever una mirada de compasión en los ojos de la otra mujer. "Sí, ella se fue muy temprano. Al parecer, se las arregló para conseguir un billete de última hora. Hablé con ella brevemente en el balcón, y me dijo que tenía que irse."

Haciéndose parar de jugar con el cinturón del albornoz, Santana hizo un gesto hacia su pelo y luego a la habitación en general. "Sólo dame un minuto para secarme el pelo y recoger, y estaré para el desayuno. No puedo perder mi cafeína."

"Sé lo que quieres decir." asintió Kitty. "Vamos a estar esperando en una sección privada de la sala de desayunos." Miró a Santana con atención. "¿Estás bien,San? Te ves un poco pálida."

No a punto de hacer el ridículo delante de la amiga de Brittany, Santana dio una amplia sonrisa, deslizándose en su papel más cómodo de diva. "Probablemente estoy un poco con resaca, pero valió la pena. Hemos tenido un montón de diversión, ¿no? Estaré bien en cuanto ponga las manos encima de un poco de café.”

"Fue la bomba." Kitty miró como si estuviera a punto de decir algo más, pero al parecer cambió de opinión. "¿Nos vemos en el piso de abajo un poco, entonces?"

Después de cerrar la puerta, Santana acarició una mano por la cara, dejando que se detuviera en la boca. Se estremeció cuando el agua fría goteó de su cabello dentro del cuello. Oscilando entre sentirse muy contenta y desolada, decidió que mejor calmarse antes de que se enfrentara a los otros. No sería bueno que nadie la viera así.



*****



Brittany miró la densa manta de nubes que le impedía ver nada de la zona de Nueva York cuando el avión descendió en La Guardia. Había bajado el respaldo totalmente y se había tendido en su asiento de primera clase, simulando navegar a través de algunos documentos, pero sus pensamientos habían girado sin rumbo- todos sobre dejar a Santana. Santana, con el aspecto de un ángel dormido, acostada completamente relajada, el pelo se extendía como una sombra de color rojo oscuro sobre la almohada. Ni siquiera se había movido mientras Brittany hacía la maleta. Santana la había visto por unos preciosos minutos antes de agarrar sus maletas y salir de la habitación, cerrando la puerta suavemente detrás de ella.

Comprobó automáticamente el cinturón de seguridad durante el turbulento aterrizaje, pero su mente estaba todavía en la noche anterior. Ojos Marrones mirándola con una expresión maravillosa mientras la pasión montaba el cuerpo menudo debajo de ella. En esos momentos, se dejó ahogar en los ojos de Santana, deleitándose en su capacidad de respuesta. Sin embargo, temía ayer que la noche anterior no podía conducir a nada más. Era muy consciente de la reputación de Santana de siempre tener un plan o un motivo ulterior.

Se sacudió de su ensueño por el curso errático del avión por la pista. Rodó hacia la terminal, y pronto estuvo caminando en las rampas móviles, demasiado impaciente para estar quieta y déjese llevar. Después de que reclamó sus bolsas, continuó hacia la salida cuando de pronto un reportero seguido por un equipo de cámara se lo impidió. Llevando gafas de sol por debajo de su cabello para cubrir sus ojos, Brittany respondió a sus preguntas con respecto a las películas Maddox en una corta, forma educada mientras seguía caminando, sin desear nada más que encontrar refugio en su gran apartamento de dos plantas. Diciendo adiós a la reportera de televisión, llamó a un taxi y dio al conductor la dirección de su casa en Manhattan.

Mientras apoyaba su cabeza en el reposacabezas, respiró hondo. Todavía tenía el olor almizclado de Santana en el pelo.
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Ene 21, 2018 6:29 am

Capitulo quince

Santana cerró los ojos mientras el taxi conducía a la casa de Brittany. Había dejado caer sus maletas en casa de Puck, aliviada de encontrar el apartamento vacío. Queriendo hablar con Brittany cara a cara, había tomado un taxi hacia Golden Beach inmediatamente, con la esperanza de encontrarla en casa.

Sacó la gran pinza de pelo de su cabello, dejando que fluyera libremente alrededor de sus hombros. ¿Por qué estoy tan triste cuando debería estar caminando en el aire? Debo haber estado loca anoche. Despertar sola duele como el infierno, y simplemente puedo entender por qué se fue- sobre todo después de toda esa...pasión.

La nota - a pesar de su mensaje positivo- no transmitía nada sobre el estado de la mente de Brittany. Santana recordó la mirada empática en la cara de Kitty cuando la australiana llegó a buscarla. Ella lo sabía, maldición. Brittany le contó lo sucedido. Mortificada por la repentina comprensión, se estremeció cuando el taxista trató de llamar su atención, elevando su voz.

"¿Estás bien, señora?"

"Bien, gracias. Aquí tiene. Quédese con el cambio." Salió al sol abrasador.

Si antes de ayer alguien le hubiera preguntado lo que podría arruinar un día como éste, Santana habría respondido: "Nada en la tierra verde de Dios." Ahora, su felicidad por conseguir el codiciado papel se vio ensombrecida por el hecho de que Brittany no había esperado para decírselo en persona. ¿Cómo se atrevía? La nota la hizo sentirse más sola que nunca, con una sensación de náuseas en erupción en el estómago. Ella no solía leer más en las cosas que lo que parecía razonable, pero ahora se sentía vulnerable, un blanco fácil. Y lo odiaba.

Cuando llegó a la puerta que conducía al sendero del jardín pavimentado, Santana pulsó el timbre, ya que había devuelto la llave a María cuando se fue tres días antes. El altavoz volvió a la vida con la voz de María, y la puerta se abrió segundos más tarde.

"Bienvenida de nuevo, Sra. Lopez," María le dio la bienvenida en la puerta. "¿Qué puedo hacer por ti? ¿Se te olvidó algo encima del garaje?" La enjuta mujer la estudió detenidamente.

"Hola, María, no me acordé de que trabajabas los domingos."

"Por lo general no, pero voy a tener una semana o dos de vacaciones y quería asegurarme de que todo estaba en orden antes de irme."

Santana frunció el ceño. "¿Brittany no está en casa, por casualidad?"

El ama de llaves enarcó las cejas. "Tenía que salir directamente desde Orlando para volar a Nueva York. Pensé que eras consciente de ello, ya que estaba allí con ella. Había previsto inicialmente ir mañana o el martes."

"Algo ocurrió, supongo." Santans trató de sonar casual, su mente confundida. ¿Qué demonios... a Nueva York? ¿Brittany había escapado? "Voy a volver a Nueva York, y me gustaría estar en contacto con ella. ¿Tiene su dirección?"

María asintió con la cabeza. "Por supuesto. Vamos. He empezado una comida ligera."

Sintiéndose indultada de su creciente depresión, Santana siguió a María a la cocina y se sentó en una mesa pequeña. "Ahí estamos, Sra. Lopez. Voy a buscar una tarjeta de visita y luego unirme a ti."

Mientras Santana contempló la gran ensalada y tostadas Melba delante de ella, de repente sintió náuseas. La suposición de María sólo hizo hincapié en la realidad de la situación. Brittany había optado por Nueva York sin siquiera un adiós, en lugar de regresar a Miami con Santana.

Tensando la mandíbula, agarró con fuerza el tenedor, la vista fija en la ensalada. Encararme por la mañana era tan increíblemente embarazoso, ¿que prefería actuar groseramente? ¿Tan fuera de lugar? Santana sólo podía conjeturar que su primer temor era correcto. Por alguna razón Brittany se vio obligado a ir a Nueva York, la forma en que lo hizo...

María volvió con la tarjeta, interrumpiendo el tren de pensamientos de Santana. Aceptando la tarjeta, Santana levantó una ceja. "Brittany Pierce, Pierce & Associates. ¿Se trata de un bufete de abogados?" preguntó. "¿Su propia empresa?"



"Sí." dijo María. "Emplea varios abogados jóvenes, y sólo hacen trabajo pro bono."

Comieron en silencio, mientras Santana digería esta nueva información. Aturdida, estaba más que impresionada con las múltiples empresas de Brittany. Tal vez había una razón perfectamente lógica para que Brittany volviera tan rápidamente a Nueva York. La idea era reconfortante, pero una voz persistente dentro de ella advirtió a Santana que no asumiera que esto era cierto.

Negándose a ir por el camino de la autocompasión y la ira de nuevo, Santana miró hacia abajo a la tarjeta de visita al lado de su plato. La idea de que Brittany fuera dueña de un bufete de abogados y resultara estar aún más dedicada a poner su fortuna en buen uso no fue una sorpresa. Era el grado de implicación de Brittany, que era impresionante, mucho más allá de lo que Santana sabía, lo que era impresionante. Santana sabía que la gente más rica que Brittany se aferraban a sus carteras como las balsas salvavidas en una tormenta.

Algo que había dicho María apareció antes. Si Brittany había pensado originalmente salir el lunes o el martes, debía haber huido de Santana. ¿Estaba abrumada con pesar por romper sus propias reglas? A sabiendas de su propio papel en lo que había pasado en Orlando, Santana quería enterrar la cabeza en sus manos y gemir en voz alta. Y esa maldita nota. Iré a enfrentarla. No va a salirse con la suya. Vamos a ver lo que tiene que decir por sí misma. ¡Nadie me trata como a una prostituta y se sale con la suya!

Después de terminar lo que pudo de su ensalada y agradeciendo a María, Santana llamó un taxi y se dirigió al apartamento de Puck. No ofreció mucha explicación de su estancia hit- and- run, inmediatamente reservando un vuelo a la mañana siguiente. Estaría en Nueva York justo después del almuerzo el lunes.

Esquivando miradas inquisitivas de Puck, se encerró en el baño de visitas, dejando sus ropas caer al suelo. Miró a su cuerpo en el espejo, viendo las huellas claramente visibles de las caricias apasionadas de Brittany. Santana dejó que sus manos trazaran el enrojecimiento de la piel en el pecho izquierdo, haciendo una mueca cuando el pezón resultó estar más sensible que de costumbre. Aún podía sentir los labios llenos de Brittany cerrarse sobre la piel arrugada, dibujándola en la húmeda cavidad caliente de su boca.

Sal de eso. Santana abrió la ducha y se metió en la corriente de agua fría. Fregando la piel sensible, trató de lavar el recuerdo de Brittany de su mente.

Por supuesto estaba condenada al fracaso.

"Buenos días, Grey. ¿Cómo estás hoy?"

"¡Santana! ¡He estado tratando de encontrarte!" El agente parecía emocionado.

"Lo siento, me olvidé de encender en mi teléfono móvil antes. Lo único bueno de eso es que por lo menos la batería todavía está completamente cargada."

"Bueno, estoy encantado de que hayas llamado. Tengo contratos esperando aquí por ti, varios de ellos.”

Santana dejó de caminar, provocando que un hombre tropezara con ella desde atrás. El Aeropuerto Internacional de Miami era un hervidero de actividad, y todos los pasillos estaban llenos.

"¿De qué demonios estás hablando?"

"Un mensajero me esperaba cuando llegué esta mañana. Se negó a dejar que nadie más que yo firmara los documentos, y no puedo culparlo. ¡Hay cuatro contratos diferentes en espera de tu firma, San! Las tres películas de Maddox y un contrato especial para más convenciones de Maddox. Estamos hablando de alrededor de quince millones de dólares."

Santana estaba sorprendida y tuvo que aclararse la garganta dos veces antes de su voz llegara de nuevo.

"Oh, Dios mío," dijo con voz ronca. "Lo bueno es que estoy en camino a Nueva York, entonces. Estoy en el aeropuerto de Miami."

"Eso es lo que me gusta escuchar. Ven derecha a mi oficina cuando aterrices, querida."

Interiormente sacudiendo la cabeza ante el entusiasmo de su agente, Santana no podía culparlo por estar emocionado. Esta sería una buena pluma en su sombrero, así como una rentable tarifa del 10 por ciento.

"Te llamaré cuando llegue allí, ¿de acuerdo?"

"Ve a por ello."

Santana desconectó y llamó a su hermana mientras siguió caminando hacia su puerta. "Beth, cariño, soy yo. ¿Cómo te va?"

"Sanny, me alegro de que hayas llamado. Tengo noticias para ti," replicó su hermana. "He contratado a alguien para que me ayude en la casa, a tiempo parcial. Frances es su nombre y parece muy buena."

Exhalando profundamente con alivio de que la noticia no fuera mala, Santana sonrió. "Estoy muy contenta. Ahora, ten lista su dirección para mí cuando te llame la próxima vez, y yo me encargo de enviarle un cheque todas las semanas."

"Pero, Sanny."

"No hay peros, cariño, sólo sígueme la corriente. Déjame hacer esto por ti."

Hubo un suspiro de exasperación fingida. "Muy bien, entonces. Así que, ¿cómo fue la convención? No he sabido nada de ti desde que volviste."

"La convención fue muy bien, cariño. En realidad, sólo quería hacerte saber que estoy de camino a casa por un tiempo. Tengo algunas cosas que cuidar con Grey."

"Suena interesante. ¿Alguna cosa que puedas decirme?"

"No, todavía no," Santana sonrió y comenzó a caminar hacia la puerta mientras llamaban a su vuelo. "Te prometo que serás la primera en saberlo, sin embargo, cuando pueda." El tono enérgico en la voz de su hermana era tranquilizador. "Más te vale." Rió Beth.

"Hey, me tengo que ir. Es tiempo de embarcar. Saluda a Joe y Pamela de mi parte, ¿de acuerdo?"

Beth lo prometió y Santana desconectó, asegurándose de que apagaba el teléfono. Pasando a la sonriente azafata, volvió a sus pensamientos de Brittany, preguntándose cómo la otra mujer iba a reaccionar al verla tan pronto. Impaciente consigo misma por dejar que los nervios la alcanzaran, encontró su asiento, guardó su única bolsa en el compartimento superior, y se sentó.

Poco después del despegue, la pantalla integrada en el respaldo frente a ella se iluminó y Santana era capaz de elegir entre una variedad de programas de televisión. Navegando a través de los canales, se encontró con las noticias E!. Sonrió mientras miraba con cierta diversión cómo varios de sus colegas habían hecho el ridículo en la fiesta de inauguración de la casa de un magnate de Hollywood. Santana tomó un sorbo de agua mineral y casi se atragantó cuando una cara familiar llenó la pequeña pantalla. El narrador continuó presentando la siguiente entrevista.

"E! noticias tuvo el placer de toparse con la evasiva editora de los exitosos libros de Diana Maddox,Brittany Pierce, en el aeropuerto de La Guardia en la mañana del domingo. Varias fuentes han confirmado que la Sra. Pierce está en el proceso de casting de las películas basadas en los famosos libros. Esto es lo que la belleza rubia tenía que decir sobre el asunto."

Después de unas imágenes de las portadas de los tres libros de Maddox, el rostro de Brittany apareció a la vista de nuevo. "Ms. Pierce, ¿nos puede decir quién va a interpretar a Diana Maddox?", un periodista le preguntó cuándo Brittany, llevando grandes gafas de sol negras, corrió hacia la salida.

"Vamos a iniciar el proceso de casting mañana," respondió Brittany. "Me pondré en contacto con usted cuando sepa algo más."

"¿Así que no hay noticias sobre quien va a ser la afortunada actriz?" insistió el periodista.

"No, estamos considerando varios nombres interesantes. Como ya he dicho, volveré cuando sepa más."

"¿Está Santana Lopez entre los nombres interesantes a que te refieres?"

"Santana Lopez hizo un trabajo maravilloso retratando a Diana Maddox en los audiolibros y fue clave en hacer aún más éxitos de ventas los libros de tapa dura y las ediciones de bolsillo. Ella es sin duda de interés para nosotros, pero también lo son muchas otras actrices."

"¿Puede darnos algunos nombres más?"

"No, eso tiene que ser una sorpresa. Supernova Productions llevará a cabo una conferencia de prensa tan pronto como se haya tomado una decisión.”

Brittany reconoció a los miembros de la prensa con un gesto majestuoso. Dando un saludo igualmente real, desapareció en un taxi y se fue.

Santana se quedó mirando la pequeña pantalla, con los ojos borrosos por lo que fue imposible ver la cara de la famosa cantante que había sido detenida durante una redada de cocaína en el centro de Los Ángeles

No estando segura de por qué ver a la otra mujer enredaba su estómago en un nudo, apretó los sus manos en puños, repentinamente frías. Viendo a Brittany en su rol profesional sólo se añadía a la distancia emocional que sentía de la mujer con la que había tenido relaciones íntimas tan recientemente.

Cuando parpadeó para contener las lágrimas de confusión, Santana siguió el ejemplo de Brittany, poniéndose sus grandes gafas de sol y reclinó su asiento para poder recostarse en él. Mordiéndose el labio inferior, estaba aún más decidida a obtener respuestas a su creciente lista de preguntas.

Brittany entró en su oficina, sonriendo a la recepcionista sentada en el mostrador de recepción.

"Buenos días. ¿Cómo estás?"

"¡Ms. Pierce! Muy bien. No sabía que se le esperaba en hoy, señora. Creía." La nueva empleado parecía en pánico mientras curioseaba su agenda.

"No te preocupes por eso. Volé un día antes."

La nerviosa joven parecía aliviada. "¿Debería avisar a la Sra. Fielas, señora?"

La asistente personal de Brittany, Emily Fielas, también era su jefa de personal. La enérgica mujer contrató a todos, desde los secretarios judiciales a los trabajadores de limpieza de la firma. Brittany ahora se dirigió a la mesa principal en la oficina de Margo donde por lo general se sentaba la jefa de personal, reina de su dominio.

"Emily, ¿tienes un minuto?" Le preguntó alegremente, caminando hacia ella y haciéndola saltar.

"¡Brittany! Jesús, María y José. ¿Estás tratando de darme un infarto? ¿Tú estás aquí ya?"Emily exclamó con su familiar acento irlandés. Levantándose, se liberó de sus auriculares. "¡Me alegro de verte, nena!" Rodeó el escritorio y envolvió a Brittany en un abrazo de oso.

Emily era la única que podía salirse con la suya llamando Brittany "nena". Una amiga cercana de la madre de Brittany, Emily había vivido al lado de ellos en Chicago y, después de que la madre de Brittany murió, intervino y tomó a la larguirucha de diecisiete años bajo su ala. Se convirtió en un tipo diferente de modelo de rol femenino. Festiva, con un colorido vocabulario, la energética mujer que la cuidó había sido justo lo que necesitaba Brittany.

"Es maravilloso verte, Emily." Brittany sonrió a su amiga, colocando el maletín sobre la mesa más cercana antes de devolverle el abrazo. "Vine antes, lo que significa que puedo participar en la reunión con los abogados del ayuntamiento.”


"Sí, esa petición se va a tomar un poco de puesta a punto," suspiró Emily.

Después de escuchar lo más reciente sobre el caso pendiente, Brittany agarró su maletín y se dirigió a su oficina. Empujó la puerta abriéndola, miró involuntariamente a los dos carteles sobre el sofá. Uno de ellos era la primera puesta en escena en Broadway que había patrocinado, Dream Catcher. Los críticos habían quedado impresionados con el nuevo dramaturgo, y el público había mantenido el show durante un año.

Los ojos de Brittany se estrecharon cuando su mirada cayó sobre el otro, una pieza de colección. Mujercitas se había interpretado en Broadway hacía dieciocho años con una joven Santana Lopez como Jo. Brittany había comprado el cartel en una subasta benéfica hacía cinco años. Por mucho que deseaba hacerlo, se negó a pensar en la mujer que había dejado tan poco tiempo atrás en Orlando. Si lo hiciera, sólo le traería dolor y confusión.

Su escritorio de madera de cerezo estaba vacío, pero Brittany sabía que iba a llenarse de documentos después de la reunión. Dio la bienvenida al ocupado día por delante, esperando que sacara su mente su desastroso fin de semana.


avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Ene 21, 2018 6:38 am

Capitulo dieciseis



Santana salió de la cabina en la parte delantera del edificio de oficinas. Cuando el guardia de seguridad miró con curiosidad mientras firmaba con su nombre y se identificaba, Santana sabía que probablemente la había reconocido, pero se mostró reacio a preguntar. Le dedicó su sonrisa automática de diva antes de dirigirse hacia los ascensores.

El espejo en el ascensor no reveló lo nerviosa que se sentía. ¿Estoy haciendo lo correcto, irrumpiendo aquí como un ñu herido? ¿Me echará y me dirá que rompa mis contratos? ¿O actuará como una diosa de hielo y me congelará? Me temo que voy a vomitar, pero esta es la única forma que conozco para ponerme en contacto con ella. Es tan condenadamente reservada que nunca encontraría su domicilio. Oh, al infierno con ello. Aquí va nada. Tendré que utilizar mi encanto hasta la empuñadura.

Grandes puertas de cristal con Pierce & Associates, Abogados pintado en letras de oro conducían a una recepción oficial. Una mujer de pelo oscuro con gafas negras ultramodernas levantó la vista cuando Santana se acercó a la mesa y le dio una sonrisa de bienvenida.

"Buenas tardes, señora. ¿En qué puedo ayudarle?"

"Me gustaría hablar con Brittany Pierece ¿Está hoy?"

La recepcionista asintió. "¿Tiene una cita, Sra..?"

"Lopez Santana Lopez. No, no lo creo, pero si le pregunta a Brittany, estoy segura de que me verá. No le tomará mucho tiempo.”

"Lo siento, Sra. Lopez. La Sra. Pierce está en una reunión y no puede ser molestada. Si puedes esperar un segundo, voy a avisar a la Sra. Fields, asistente de la Sra. Pierce."

Santana se tragó una respuesta impaciente y esperó a que la recepcionista hiciera una rápida llamada telefónica.

"Ms. Fields estará con usted, Sra. Lopez", dijo la recepcionista. "Ya está aquí."

Una delgada mujer de mediana edad, vestida con un traje azul cobalto y botas de tacón alto, se acercó. "Ms. Lopez, bienvenida," saludó a Santana, extendiendo una mano. "¡Qué agradable sorpresa! No teníamos idea de que estaba en la ciudad. Soy Emily Fields."

Un poco desconcertada por la energía de la otra mujer, Santana le estrechó la mano. "Hola, Sra. Fields."

"Oh, llámeme Emily, por favor."

"Encantada de conocerte, Emily. Sé que no tengo una cita, pero."

"No se preocupe por eso. Estoy segura de que puedo sacar a Brittany de la sala de conferencias por un minuto o dos. ¿Podría venir conmigo? ¿Y le gustaría algo de beber?"

Después de haber ido directamente desde el aeropuerto a su apartamento para cambiarse, Santana no se había tomado la molestia de comer. "Me gustaría un poco de café. Solo, por favor."

"Igual que el nombre, debe ser fácil de recordar." Emily sonrió. "Aquí está la oficina de Brittany. Póngase cómoda y voy a traer un poco de café y, con suerte, a la propia mujer."

Corriendo fuera, la enérgica mujer dejó bastante vacío. Santana entró en la oficina de la esquina y miró a su alrededor con curiosidad. Paredes de marfil y durazno y mobiliario verde bosque daban a la habitación una elegancia femenina. Cortinas melocotón oscuro enmarcaban la gran ventana panorámica con vistas a Manhattan.

Varios diplomas colgaban en la pared detrás de la mesa, y una pintura, que en un examen más de cerca demostró ser un original, colgaban en la habitación. Santana nunca había oído hablar del pintor, pero el nombre de Carl Larson sonado escandinavo. Este retrato de una mujer con un niño, llamado "Estudio idílico," la tranquilizó. Dándose la vuelta para sentarse, Santana descubrió dos grandes carteles. Uno de ellos era de una obra que había visto en realidad hace unos años, y el otro... era de ella. O de ella como Jo March, hace muchos años.

No estando segura de qué creer, Santana se sentó en el sofá sólo para levantarse de nuevo, sintiéndose nerviosa Escudriñó el escritorio vacío, preguntándose si Brittany ya había comenzado a trabajar hoy.

Pasos rápidos se acercaron y Emily volvió con una bandeja. La vajilla Spode y los cubiertos georgianos no sorprendieron a Santana. "Gracias", logró decir. "¿Crees que va a tardar mucho?"

"No, sólo dele unos minutos. Disfrute del café.”

Emily sonrió y se fue después de verter la humeante, negra bebida. Santana se sentó de nuevo y tomó un sorbo de café, confortada por el familiar, rejuvenecedor sabor. Anticipando cómo la cafeína podría entrar en su torrente sanguíneo, viajar a su cerebro, y darle energía, finalmente comenzó a calmarse.

"San," dijo una suave voz desde la puerta. Mirando hacia arriba, tuvo que obligarse a colocar cuidadosamente la delicada taza de café de nuevo en el plato ya que sus dedos habían comenzado a temblar. "Esto es una sorpresa." Brittany llevaba un traje pantalón negro sobre una fresca blusa blanca. Perlas blancas brillaban alrededor de su cuello y en los lóbulos de sus orejas, lo que refleja la luz de una manera costosa y discreta. Una perla más grande estaba en la solapa izquierda de la chaqueta. Llevaba un reloj de oro blanco en la muñeca izquierda, pero no otro tipo de joyas en sus manos.

Este era otro lado de Brittany. Después de haberse acostumbrado a verla sólo en ropa casual, Santana estaba impresionada mientras miraba el aspecto profesional ante e ella. Cuando se puso de pie con los brazos cruzados sobre el pecho, el pelo recogido en un moño apretado, sin un hilo fuera de lugar, Brittany parecía intocable.

"Necesito hablar contigo, Britt," dijo Santana, asombrada de lo tranquila que sonaba. "Siento irrumpir aquí de esta manera, pero no sabía de qué otra manera ponerme en contacto contigo. No podía hablar acerca de esto por teléfono."

Brittany entró y cerró la puerta detrás de ella. "Tienes razón," admitió. "Tenemos que hablar, pero no aquí, así."

"Acabo de volar hoy. Me fui a casa a cambiarme y luego vine directamente aquí. Pero no sé qué pensar."

Un ligero ceño estropeó su frente, Brittany permaneció de pie junto a la puerta. "Yo hubiera pensado que estarías pasando una visita con tu agente primero, ¿o no ha contactado contigo?"

"¿Grey? Hablé con él cuando estaba esperando mi vuelo a Miami. Me habló de los contratos."

"Me sorprende que no fueras y los firmaras de inmediato." No estando segura si Brittany estaba siendo sarcástica, Santana retrocedió.

"Quería hablar contigo primero. Estoy sorprendida de que me estés ofreciendo el papel. Lo he querido desde que los rumores sobre la película comenzaron a propagarse. Ahora estoy toda confundida y-" Echó las manos al aire. "Maldita sea, Britt, ¡no sé qué pensar! Me dejas atrás sin otra explicación que una nota que me hace sentir de como por el amor de Dios-" se interrumpió de nuevo. "Estás dando entrevistas hablando de la gente que probarás para el papel. ¿Qué diablos está pasando?" Al oír su voz casi romperse, Santana se obligó a parar antes de avergonzarse a sí misma más.

"Tenía reuniones importantes aquí en Nueva York," explicó Brittany. "No puedo hablar ahora. Tengo que volver allí." Hizo un gesto vago detrás de ella. "En cuanto a los medios de comunicación preguntándome en el aeropuerto ayer- que no era más que por el bien de las apariencias. Sin duda, te das cuenta de eso. No podemos hacer público quien será la protagonista de las películas antes de la firma de los contratos- y si hubieras leído los contratos antes de venir aquí, habrías visto hemos añadido una cláusula de confidencialidad. No podrás de decirle a nadie que conseguiste el papel hasta una fecha determinada, cuando Supernova de una conferencia de prensa con el director y los actores."

Santana señaló que Brittany evitaba el problema de dejarla sola en Orlando.

"Entiendo que estás ocupada, pero esto es importante. Cuando llamé Grey desde el taxi camino a mi casa, casi me mordió la cabeza por no ir directamente a su oficina. Es sólo que no estoy tan segura de si debería firmar los contratos.”

Los ojos de Brittany se estrecharon. "¿De qué estás hablando? ¿Cuál es el problema? Son contratos estándar para este tipo de proyectos. Eres la elección perfecta para el papel, y has dejado muy claro que lo desea más que nada."

Santana bajó los ojos, una punzada de culpa y otras emociones indefinidas estallan en la boca del estómago. "No es más que nada," murmuró.

"¿Qué quieres decir?"

"Sábado noche," murmuró Santana con voz ronca, "pasó algo más que la parte física. Si la firma de los contratos supone una brecha entre nosotras...si eso significa que voy a perder la oportunidad."

De repente Brittany pareció relajarse. Bajando los brazos se acercó a Santana y tocó suavemente el hombro izquierdo. "Escúchame. Te prometo que hablaremos, pero no aquí. No será hasta esta tarde. ¿Por qué no cenamos en mi casa? Podemos hablar sin interrupción en un ambiente más privado y," se señaló a sí misma con una sonrisa, "con ropa cómoda."

Santana tragó con fuerza, obligándose a respirar. "Me parece bien.”


"Y, San, ¿hazme un favor? Ve con tu agente y firma los contratos. Eres el que queremos para el papel de Maddox. Nada de lo que ha pasado entre nosotras dos tiene algo que ver con eso, ni tampoco en el futuro."

"Muy bien." La voz de Santana era evasiva.

"Aquí, deja que te de mi dirección." Brittany se acercó a su escritorio y sacó una pequeña libreta y un bolígrafo. "Dejaré que el portero sepa que vienes. ¿Qué tal a las siete?"

"Nos vemos esta noche, entonces." Santana vio como Brittany volvió a caminar hacia la puerta. Era la elegancia personificada- el traje negro a medida se adaptaba a su cuerpo curvilíneo, los tacones altos añadiendo longitud.

Brittany sorprendió a Santana parando frente a ella y levantando una mano para acariciar su mejilla. "Sí, nos vemos luego." Después de que desapareció por la puerta, Santana oyó hablar a alguien fuera. "A mi manera."

Santana tomó su café de nuevo, tomando un largo trago del líquido todavía caliente. Sus ojos volvieron al cartel en la pared de Mujercitas, estrechando los ojos mientras trataba de averiguar su importancia potencial. Algo había hecho que Brittany pusiera esto en su oficina, y se estaba muriendo por saber lo que era. Agregándola a la imagen que Brittany tenía de ella en su casa de Florida, Santana estaba realmente perpleja.

"¿Está todo bien, Sra. Lopez?" Margo asomó la cabeza por la puerta entreabierta. "¿Algo más que pueda hacer por usted?"

Santana negó con la cabeza y dejó la taza de café. "No, gracias, Emily. Estoy bien. Voy a irme ahora, así que gracias por ser tan complaciente."

"Sin problema." Ella acompañó a Santana a la zona de recepción. "Si necesitas un taxi, esta joven estará encantada de llamar a la compañía que usamos."

"Eso sería genial."

Margo indicó a la recepcionista que hiciera la llamada, sonrió y se despidió de Santana antes de regresar al interior de la oficina.

"El taxi estará aquí dentro de poco." “

Gracias. Iré abajo, entonces."

Cogiendo el ascensor, Santana miró su reflejo, notando que tenía más color en sus mejillas que cuando había llegado. Encontrarse con Brittany
por primera vez después de su noche juntas había ido bastante bien.

Cuadrando los hombros, Carolyn respiró hondo y se obligó a no volver a su marco de confusión mental. En este momento tomaría el consejo de Annelie y pasaría por la oficina de Grey. Tenía contratos que firmar.
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Ene 21, 2018 6:56 am

Capitulo diecisiete


Brittany consideró qué ponerse. Hojeando el perchero de ropa en el vestidor, dejó que su dedo rebotara en las perchas y finalmente se conformó con jeans elásticos azul oscuro y una camiseta blanca.

Había llamado para pedir comida italiana, aunque no pizza esta vez. Echando un vistazo a su reloj, Brittany trató de ignorar las mariposas retozando en el estómago.

El timbre de la puerta la sobresaltó, haciéndole caer su cepillo. Castigándose por estar tan nerviosa, lo cogió y lo puso en el armario antes de caminar hacia la puerta y abrirla.

Vestida con un largo abrigo negro, Santana parecía completamente tranquila mientras se apoyaba contra la pared, con una pierna doblada sobre la otra, con los brazos cruzados sobre el pecho.

"Hola, Britt," dijo Carolyn, una sonrisa lenta que hizo poner la piel de gallina en los brazos de otra mujer. "Interesante compañero escaleras abajo. Hablador"

"Sí. Es todo un personaje, pero un poco abrumador."

"Me di cuenta. Creo que le gusto. Pensé que iba a proponerse antes de que pudiera escapar hacia el ascensor."

Santana se detuvo, levantando una ceja. "¿Puedo pasar?”

Ruborizándose débilmente, Brittany hizo a un lado. "Perdóname. Por supuesto que puedes. Podría ivelarme contigo -estoy nerviosa."

Algo vulnerable cruzó los rasgos de Santana onriera y le palmeara el brazo de Brittany "No te preocupes, yo también."

"¿Quieres ver el apartamento?" preguntó Brittany, sabiendo que estaba haciendo tiempo. "Serán otros diez o quince minutos antes de llegue la comida."

"Me encantaría ver tu casa. Muéstrame el camino."

Brittany tomó el abrigo de Santana, notando que la otra mujer se había puesto pantalones caqui y un jersey marrón chocolate. Comenzó la gran gira, mostrando a Santana la gran sala de estar con la chimenea, y luego moviéndose a través de la cocina y el largo pasillo con suelo de parqué de roble. El dormitorio de invitados estaba decorado de manera similar al de Florida, pero el resto de la vivienda era más una mezcla entre el estilo de la Costa Este y la influencia escandinava. Caminando hacia la sala de recreo, Brittany miró a Santana mientras abría la puerta, no quería perderse la reacción de la otra mujer a lo que se escondía detrás de ella.

"Oh, Dios mío. ¡Una piscina!" la mandíbula de Santana cayó de golpe.

"Pensé que te gustaría," sonrió Brittany. "En realidad, es algo más que una piscina. Se llama Endless Poo l. Te la voy a enseñar."

Apretó un botón junto a la piscina de dieciocho por ocho pies, haciendo que el agua se moviera.


"Nadas contra la corriente," explicó Brittany.

Santana parecía impresionada. "Tú sabes de mí y la natación." Sonrió.

"Eres bienvenida a probarla en cualquier momento." Las palabras salieron de los labios de Brittany antes de darse cuenta de lo que quería decir. La invitación colgaba entre ellas, y Santana había abierto la boca para responder cuando el timbre de la puerta las interrumpió.

"La comida está aquí. Podemos terminar la gira más tarde." Mientras desconectaba los controles de la piscina, Brittany se preguntó si sonaba tan aliviada como se sentía.

Después de tomar las bolsas de la mujer del servicio de entregas, Brittany las llevó a la cocina con Santana a remolque.

"¿Querías decir eso?" la voz de Santana era baja.

Sin fingir que no entendía lo que quería decir Santana, Brittany se ocupó con las bolsas de comida. "Por supuesto que sí. Puede utilizar la piscina si quieres." Tomó placas calientes del horno y colocó sus comidas en ellas.

"Has dicho en cualquier momento."

Haciendo una pausa, Brittany echó un vistazo a Santana. Santana estaba seria, y tenía una expresión indescifrable en sus ojos.

"Quise decir eso también."

Santana se acercó más, de pie junto a Brittany en el mostrador. Frunció el ceño y apretó los labios antes de hablar. "¿Por qué huyes? Quiero decir, puedo pensar en varias razones, y las tengo, desde que ayer por la mañana me desperté sola."

Alcanzando la botella de chardonnay Bettinelli que respiraba en el mostrador, Brittany la llevó a la mesa que había puesto para dos cuando llegó a casa. Recogiendo las dos placas, hizo un gesto con la barbilla hacia la mesa. "Por favor, toma asiento."

Santana obedeció, sin apartar los ojos de la otra mujer.

"Imagino que hui. Me entró el pánico," admitió Brittany. "Debes haber visto ya cómo vivo mi vida. Invitarte a quedarte en el apartamento del garaje estaba fuera de lugar para mí, pero quería ayudar. Por lo general, no soy abierta con alguien a quien apenas conozco."

"Me has tratado muy bien," admitió Santana. "Conozco tu reputación de mantener un perfil bajo."

"Y yo te dije sobre mi regla de no involucrarme con mujeres curiosas, casadas o heterosexuales."

"Me lo dijiste, supongo. Hasta el sábado pasado." Santana clavó un hongo.

"Algunas de ellas, todavía las cumplo." Cuando vio que Santana se inmutó, Brittany se arrepintió de su duro tono de voz. "Estaba muy enfadada contigo por presentarte sin invitación y forzar la mano. Nos dejaste sin otra opción que permitirte apropiarte de la convención."

"No voy a disculparme por luchar sucio cuando se trata del papel de Maddox pero sobre lo que pasó después, no era nada que hubiera planeado hacer."

"Y todavía cabe la descripción de las mujeres de las que me mantengo alejada." la voz de Brittany descendió.

"Soy consciente de mi ineptitud en hacer el amor con otra mujer," murmuró Santana. "Sin embargo, ya sabes que Puck y yo somos sólo amigos, y nunca me he cuestionado mi preferencia sexual. Siempre supuse que era heterosexual. Hasta ti."

Sintiéndose mal por el dolor que detectó en Santana, Brittany suspiró. "La ineptitud no es un factor en esto. No creo tampoco que seas del tipo curioso. Pero tienes fama de ir tras lo que quieres, sin tabúes."

"Sí, tienes razón. Lo he hecho. Lo hice por aparecer en Orlando. ¡Pero terminar en la cama contigo no era parte de mi plan!" Brittany detuvo con el tenedor a medio camino de su boca. "Sin embargo, lo hiciste."

"Sí. Lo hicimos." La voz de Santana puso ronca. "Lo hicimos. Y ahora no sé qué hacer."

"¿Qué quieres decir?”

Santana titubeó y luego se encogió de hombros. "Simplemente no sé cómo proceder. Estoy perpleja. Supongo que debería tener dudas sobre lo que pasó y no tenerlo en cuenta, pero no puedo."

Inclinando la cabeza, Brittany cogió su copa de vino. "Esa es una respuesta muy honesta."

"¿Viniendo de alguien como yo, quieres decir?" Santana hizo una mueca. "¿Me darás una respuesta igual de sincera? ¿Te arrepientes de hacer el amor conmigo?"

Brittany estaba a punto de decir que sí, aun sabiendo que no era cierto. Rodando el vino alrededor en el cristal, se quedó mirando el minivortex formado. "No, San, ¿cómo podría?" susurró. Estabas hermosa. Maravillosa, en mis brazos."

"Nunca he experimentado nada como esto en toda mi vida," confesó Santana. "Nadie nunca me hizo sentir de esa manera. Nadie."

Algo en la voz de Santana dio a Brittany coraje de mirarla a los ojos. Para su sorpresa, los ojos de la otra mujer brillaban de un azul brillante. "No pude resistirme a ti," admitió Brittany con voz ronca. "Yo quería. Sabía que podrías estar en mis brazos por todas las razones equivocadas."

"¿Qué razones son esas?"

"Tienes la reputación de ser una oportunista, Santana. En las últimas semanas, he sentido tu interés y simplemente no sabía qué hacer con él."

"¿Mi interés?" Santana levantó la voz. "¡Tu interés por mí es tan claro!"

Brittany cuidadosamente puso sus utensilios abajo y se echó hacia atrás en la silla. "¿De qué estás hablando?"

"Estoy hablando de la imagen de mí, una muy joven yo, en tu escritorio en la casa en Florida. Estoy hablando del viejo cartel del teatro de mí cuando hice Mujercitas que vi en tu oficina hoy. Es un poco demasiado obvio para ser una coincidencia."

Brittany se sintió palidecer. Se frotó la frente, mirando a los ojos enojados de Santana. "Touché."

"Obviamente has seguido mi carrera." Santana parecía más tranquila. "¿Quieres decirme al respecto?"

"Te vas a reír"

"Tal vez, pero a quién le importa. Estamos sólo nosotras dos." Santana tomó un sorbo de vino. "Dispara."

"Cuando tenía doce años, mi madre tenía dos trabajos para mantenernos. Durante las vacaciones de verano, empecé a ver The Passing of Time. Me enamoré de ti como Devon. La red emitía repeticiones cada fin de semana y yo no me perdí un solo episodio. Solía verlos todos los domingos por la mañana, cinco episodios seguidos. Cada vez que estabas en la escena, me acercaba al televisor, viendo cada movimiento, cada expresión facial. Cuando saliste de la serie, quedé devastada y dejé de verla. Mantuve un registro de tu carrera a distancia, vi tus películas para televisión y largometrajes, así como todas las otras apariciones que has realizado, igual que los programas de entrevistas, etc.”

"Me siento halagada, Britt. Realmente lo estoy. ¿De qué hay que reírse?"

"Estuve tratando de llegar a conocerte a través de los medios de comunicación, a pesar de que me di cuenta de que la imagen no puede capturar todo de ti. Eres tan discreta como lo soy yo, si no más. Hay muy poco conocido sobre su familia, aparte de las cosas básicas, lo que yo respeto totalmente. Cuando me dije que tenías reputación de ser oportunista, lo decía literalmente- una reputación. Soy consciente de lo mal que puede ser pero, de nuevo, es todo lo que tenía"

Santana frunció el ceño. "Fui con mi agente y firmé los contratos. No quiero que me entiendas mal. Prefiero romperlos si la firma significa de alguna manera perder tu amistad."

"No, Santana, no estoy seguro de por qué crees que te pediría que hicieras tal sacrificio. Ni siquiera considerarlo."

"Porque te fuiste dejando la nota de la manera que lo hiciste. Sugería que pensabas que te había seducido para obtener el papel, y esta era tu manera de decirlo. La noche fue tan maravillosa. Nada de lo que hicimos o sentíamos me dio motivos para pensar lo contrario - pero la nota lo hizo. Dijiste que querías mi honestidad, y la verdad es que la nota fue como encontrar dinero en la mesita de noche. Me dolió como el infierno."

"Lo siento, San. Debí haberme quedado. Normalmente no soy una cobarde." Brittany apretó los labios. "La nota fue una mala idea, y desde luego no quise hacerte daño." Notando que Santana apenas había tocado su comida, renunció a la idea de comer. "¿Por qué no guardamos la comida y nos sentamos en el sofá y hablamos?"

Santana asintió. "Sí, por favor. Está delicioso y merece más atención."

Pusieron la comida en la nevera y luego entraron en la sala de estar. Brittany hizo un gesto hacia el gran sofá de cuero junto a la chimenea. "¿Quieres una manta?"

"Sí. Tengo frío, por alguna razón." asintió Santana.

Brittany tomó una manta de lana de la butaca al lado del sofá y la extendió a través de sus dos vueltas mientras se sentaba junto a Santana. "¿Mejor? Bueno. Ahora escúchame. Eres perfecta para el papel. La convención lo demostró. Todos en el público te identificaron como Diana Maddox. Eres la actriz más concienciada y profesional, y tu reputación en ese aspecto es impecable. Por supuesto, algunos de tus colegas mujeres han hecho comentarios personales maliciosos acerca de ti, y algunos hombres han hecho comentarios ácidos, probablemente porque los has rechazado. No puedo pensar en nadie más que haga un mejor trabajo con Maddox que tú.”

Santana miró atónita. "¿Y en lo personal? Me has idolatrado durante años, y ahora que me conoces desde hace más de un mes, ¿estás decepcionada?"

Pensando para sí misma, en un centavo, en una libra, Brittany inhaló profundamente y exhaló lentamente. "Eres más de lo que pensé."

Santana estudió las reveladoras mejillas rosadas de su anfitriona. Brittany parecía avergonzada, pero también extrañamente aliviada después de su confesión.

"En cierto modo en Hollywood, no tengo ningún problema llamar cariño, amor y querida a perfectos extraños." Santana sonrió con tristeza. "Y ahora, cuando es necesario, lo único que puedo pensar es que te llamé Brittany el sábado pasado."

"Sí, lo hiciste."

"¿Te importa?"

"No, para nada, viniendo de ti. Debiste haberte dado cuenta de lo encendida que estaba por todo lo que decías."

“Esa era otra cosa nueva para mí," admitió Santana. "Nunca he sido tan vocal en la cama antes."

"Tu voz es increíble. Ahora-te toca." Brittany apoyó la cabeza en el respaldo, las piernas se detuvieron debajo de ella.

Santana sabía que tenía que permanecer veraz o perdería todo el terreno que había ganado.

"Siempre me he considerado heterosexual, aunque he tenido muchas oportunidades para experimentar. Simplemente no estaba interesada en las mujeres que venían a mí, así que no tenía necesidad de reflexionar sobre mi preferencia sexual hasta que te conocí. En la cocina, cuando estábamos arreglando el postre, no me importó tratar de darte un beso. Acababa de tener esta necesidad abrumadora y-"

"Y me alejé."

"Pensé que te había ofendido. Cuando lo explicaras, estaba dispuesta a aceptar y respetar tu punto de vista." Santana sonrió con tristeza. "Después de la convención, que francamente fue bastante el viaje del ego, estaba en el punto más alto emocionalmente. Me sentía mareada, emocionada, y simplemente no podía relajarme. Cuando estábamos juntas en el sofá y te veías tan hermosa. Oh, Dios, Brittany." Buscando ayuda, Santana tomó la mano de la otra mujer en la suya. "Estaba caliente y fría al mismo tiempo, y más aún, sabía que tenía que abrazarte. No tenía segundas intenciones, sin pensamientos del día siguiente. Puedo ser una perra calculadora, pero no tenía ningún plan para seducirte, lo juro."

Santana la estudió por un momento, como si tratara de compensar su mente. "Quiero creerte. Lo que no podía creer, sin embargo, fue como tu voz, la expresión de tu cara, me hizo sentir. Estaba a punto de retirarse, de dejarte en paz ver la tele, cuando vi la pasión en sus ojos.”

"Te retiraste, en cierto modo. Nunca dejaste que te tocara, Britt." Las palabras eran difíciles de decir. Santana se aclaró la garganta. "Estaba desnuda, pero tú nunca se desnudaste completamente."

"Instinto de conservación. Estaba tratando de protegerme de alguna manera." Brittany hizo una pausa. "Pensé, si me toca, como solía fantasear, me voy a romper. No fue porque no quisiera que lo hicieras. Tenía miedo."

"Quería tocarte, de la misma manera que me acariciabas, mucho. Quería saber cómo se sentía hacer el amor contigo. No cualquier mujer. Tú."

Los ojos de Brittany se llenaron de lágrimas. Parpadeando para alejarlas, apretó la mano de Santan a duro antes de soltarla. "¿Yo?"

Santana se puso de rodillas en el sofá. Enmarcó la cara de Brittany con sus manos, no apartaba los ojos de su amante. "Tú. Voy a salir con la proverbial rama ahora y decirte la verdad. Tengo que hacerlo.”

Berittany tragó saliva y apretó los labios en una delgada línea. "¿Me gustará?" susurró con voz ronca.

"No lo sé. Puedes sentirse incómoda o mirarme con lástima. O me puedes dar una oportunidad, a pesar de tus principios." Santana dejó una de sus manos sobre la cola de caballo de Brittany. Liberándola de la pinza grande de pelo, vio como la abundante cascada rubia caía sobre los hombros de Brittany. "Me estoy enamorando de ti, Britt. Realmente lo estoy." Brittany dio un grito silenciado.

"Es cierto," repitió Santana. Brittany se levantó de repente, haciendo caer en su regazo las manos de Santana. Caminó de un lado a otro delante del sofá un par de veces, por lo que Santana contuvo la respiración, temiendo que había sobrepasado el límite final y había hecho imposible su presencia en la vida de Brittany.

"Por favor, Britt." su voz no era más que un susurro.

Brittany se detuvo y se arrodilló frente a su invitada. "Tengo que ser franca, San. Toda esta situación asusta como la luz del día. Soy independiente y valoro mi libertad. Me reservo por un montón de razones. Tenerte ahora aquí. ¡Tengo miedo! Tiene una reputación de hacer cualquier cosa para conseguir lo que quieres-incluso si eso significa dormir para conseguirlo. ¿Cómo es posible que esto no sea sólo una parte de tu plan?"

Sabiendo que no podría haber excusas si iba a tener una oportunidad con Brittany Santan extendió la mano y tiró de la mujer visiblemente angustiada a su lado en el sofá. "Algunos de esos rumores son ciertos, y merezco ser criticada por algunas de las cosas que he hecho, sobre todo en mi juventud. Pero escúchame. Esto es importante."


"Nunca he engañado a nadie. Nunca he tenido una aventura de una noche con alguien para salir adelante. He conspirado y también mentí, luché con uñas y dientes por los papeles, pero nunca he mentido voluntaria o deliberadamente acerca de los sentimientos personales."

"Grey constantemente me dice que soy demasiado sincera para este negocio- podría estar en lo cierto." Obligándose a mantener la calma, Santana suspiró. "Me preocupo por ti. No quiero perder lo que he encontrado contigo. Es por eso que prefiero romper los contratos que arriesgar-"

"No, ni siquiera digas eso." Los ojos de Brittany sondearon los suyos. "Si voy a tener una oportunidad contigo. Será mi decisión, sobre la base de lo que siento- y no de la cantidad que estés dispuesta a probar o darte por vencida." Santana contuvo la respiración cuando Brittany se inclinó hacia delante, deslizando su mano por debajo del cabello de Santana, acariciando la suave piel de su cuello.

"San, dime. ¿Vas a pasar la noche? ¿Vas a dormir a mi lado y, quiero decir, sólo para dormir? Las cosas se mueven muy rápido, y tengo miedo de hacer las cosas mal. No quiero que te vayas, pero no quiero que nos precipitemos en ello- haciendo el amor. Todavía no. El sábado pasado terminamos en algo demasiado pronto. No pudimos resistirnos, y corrimos el riesgo de destruir una amistad en ciernes y una gran relación de trabajo. Ahora, como he dicho, no quiero que te vayas. Por favor, ¿Te quedas?"

Desconcertada, Santana asintió. "No me quiero ir tampoco. Me gustaría quedarme toda la noche. Vamos a tomar las cosas con calma. Podemos llevarlo a cualquier ritmo que te guste o se sientas cómoda, con tal de que sepas que soy sincera."

Brittany miró fijamente a Santana. "Todavía hay mucho por resolver, por aprender, una de otra. ¿Es suficiente para ti, si digo que creo en tus buenas intenciones?"

Santana se dio cuenta de que era lo más que podía esperar en este punto.

"Sí."

De repente Brittany se ruborizó levemente, mirando sus manos antes de levantar la mirada otra vez.

"Puedes estar en la habitación de invitados, si lo prefieres. No quería asumir."

"Shh. Quiero dormir a tu lado. No quiero la habitación de invitados."

Brittany vio a Santana acercarse a la cama king-size. Después de haber terminado su comida recalentada, habían escuchado música suave, las dos perdidas en sus pensamientos, hasta que llegó la hora de dormir. La mente de Brittany había pensado en cómo Santana había sonado, pidiendo Brittany que confiara en sus motivos, sin sonar suplicante o mendigando. La voz como el whisky se elevó y bajó, su timbre provocaba las sensaciones más extrañas en su interior. Era la voz que había admirado durante tanto tiempo y sin embargo completamente diferente. Reflexionando sobre ello, Brittany finalmente se había dado cuenta de las nuevas cualidades, el tono de urgencia, en la famosa voz había sido la sinceridad tan claramente presente. Y aquí viene ella, vestida con una de mis camisetas. Oh, Dios, se ve tan inocente, casi tímida...y tan sexy.

Brittany se metió en la cama, la fragancia de cítricos del gel de ducha de Brittany aferrándose a ella. Mientras miraba a Annelie vacilante, levantó una ceja. "Así que, ¿dónde me quieres?"

Brittany dio una leve sonrisa. "Aquí mismo. De cualquier manera que desees." Hurgando en la gran pila de almohadas, Santana empujó una grande encerrada en una funda de almohada de raso cerca del hombro derecho de Brittany. Entonces se sentó junto a Brittany sin tocarla.

"¿Cómoda ya?"

"Ven aquí." Santana se movió un poco.

"¿Puedo ayudar, señora?" bromeó Brittany, tratando de alejar algo de la tensión.

"Estoy bien, solo normalmente suelo caer dormida en mi lado derecho." El pecho de Brittany se llenó de ternura cuando se dio cuenta de que Santana se sentía más tímida de lo que aparentaba. "Entonces acuéstate sobre el lado derecho. Aquí, así es." Se movió hasta que ella casi podía sentir la espalda de Santana. "Levanta la cabeza." apartó el brazo bajo la almohada. "Ahora vuelve a acostarte."

Ajustó su posición, en cuchara detrás de Santana, su brazo derecho debajo de su cuello, su mano izquierda se extendía a lo largo del muslo de Santana, tocando la piel desnuda justo por debajo del dobladillo de la camiseta, aunque sin sentir las chispas sexuales.

"¿Cómoda?" repitió Brittany.

"Oh, sí," suspiró Santana. "Mucho. "

Colocando un tierno beso en el pelo Negro, Brittany cerró los ojos. Nada podría haberla preparado para el día de hoy. Ahora estaba tocando de oído, completamente en contra de su método normal de operación.

Santana se movió ligeramente. "Buenas noches, Britt-Britt. Que duermas bien."

"Tú también."
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Ene 21, 2018 7:09 am

Capitulo diciocho


La música de Jazz pareció salir de la nada. Santana se agitó, sin saber dónde estaba hasta que logró abrir los ojos y ver la cascada de pelo rubio sobre la almohada junto a ella. Levantando la mirada más lejos, se veía el rostro relajado de Brittany, dándose cuenta de que todavía estaba dormida.

"Britt." Carolyn frotó suavemente el hombro desnudo junto a ella. "Britt, tu despertador dice que es hora de levantarse."

Poco a poco los ojos azul hielo se abrieron, y la cabeza junto a ella se giró. "¿San?"

"Sí, es hora de despertar."

Obviamente, todavía medio dormida, Brittany rodó hacia Santana y envolvió un brazo alrededor de su esbelta cintura. "Buenos días."

"Buenos días." El corazón de Santana corrió mientras inhalaba el dulce aroma de Brittany. Incapaz de resistirse, enterró el rostro en su cuello, sorprendida por la suavidad. "¿Has dormido bien?"

"Muy bien. ¿Y tú?" susurró Brittany, acariciando sus manos y la espalda de Santana.

"Muerta para el mundo. Ni siquiera recuerdo haber soñado."

Brittany se levantó sobre un codo y miró a Santana. "Te ves descansada," murmuró. "Te ves maravillosa."

"Eres hermosa a cualquier hora del día, pero no creo que jamás te haya visto de esta manera." Santana trazó el rostro de Brittany con dedos suaves. "Sin maquillaje, sin joyas. Sólo tú."

Brittany sonrió y le dio un suave beso en la frente de Santana. "Es hora de levantarse, me temo. Tengo reuniones todo el día."

Santana miró el reloj de alarma de nuevo. "Siete en punto. Supongo que debería ir a casa y cambiarme antes de reunirme con Grey. Él quiere repasar algunos detalles del negocio conmigo."

Brittany se puso de pie y se desperezó. En cuanto a Santana, ella dudó. "¿Quieres comer hoy? Hay un buen restaurante a una manzana de la oficina."

Santana sonrió y se levantó de la cama. "Me encantaría. ¿A qué hora?"

Subiendo hacia Santana, Brittany envolvió sus brazos alrededor de ella. "¿Qué tal a la una?" Besó la parte superior de la cabeza de Santana. "¿Quieres oír algo tonto? Estuve a punto de sugerir cenar esta noche pero de repente no creo que pueda esperar tanto tiempo."

"Eso no es tonto," objetó Santana. "Así que, ¿quieres ir a cenar esta noche?"

"Sí. Tenemos que hablar más, ¿no te parece?"

"Me parece. Y quiero mirarte. Me parece que no puedo conseguir bastante de eso."

Colocando los dedos bajo la barbilla de Santana, Brittany echó la cabeza hacia atrás. Se inclinó y la besó con más ternura que pasión. "Nos comprometimos a ir despacio," murmuró. "¿Es esto lo suficientemente lento, San?”

Envolviendo sus brazos alrededor de la delgada cintura de Brittany, Santana frotó la mejilla contra su blusa sedosa después de devolverle el suave beso. Todavía estaba sorprendida por la forma en Brittany la llenaba a partes iguales de pasión, alegría y miedo. "Sí, esto e s lo suficientemente lento para mí."


**********


"¿Así que conoceremos a Santana Lopz para el almuerzo?" preguntó Emily mientras les sirvió otra taza de té. Echó un vistazo a Brittany. "¿Por eso te has ruborizado, nena?"

Brittany caer el dispensador Sweet'n low peligrosamente cerca de la taza. "¿Qué?" Jugueteó con los edulcorantes antes de añadir uno a su té.

"Oh, vamos, Britt. Te conozco de toda la vida. Prácticamente estás dando botes, las mejillas encendidas, los ojos brillantes. No soy ciego."

"Y desde luego no eres sutil en tu acercamiento," sonrió Brittany. "Muy bien. Soy lo suficiente tonta para estar mareada acerca de almorzar con San." Emily la estudió, haciendo que Brittany sonriera tímidamente. "¿Quieres hablar de ello?" Ella levantó una ceja.

Annelie había trabajado duro toda la mañana y ya terminaba una reunión productiva con sus asociados. En un pequeño descanso con Emily en su oficina, se recostó en el sofá y se quitó las zapatillas.

"Está totalmente equivocada para mí," confesó Brittany, "pero no puedo dejar de pensar en ella. Simplemente quiero estar cerca de ella tanto como me sea posible."

"¿Estás enamorada?"

El corazón de Brittany se detuvo, sólo para correr un segundo más tarde, bombeando color a sus mejillas. "Supongo que lo estoy."

"Pensé que Santana Lopez era heterosexual."

"También yo. Y ella. Así que ambas estábamos confundidas." Trazando del borde de la taza con un dedo, Brittany suspiró antes de continuar. "Dice que está enamorada de mí. Hablamos toda la noche ayer, y fue muy contundente, sin dar excusas. Sin embargo, tengo miedo. Es sólo que no sé si puedo confiar en ella. Su reputación no es precisamente alentadora."

"Es una reputación, no una verdad universal. Lo que ella hizo en el pasado - no sabemos nada acerca de su motivación, y desde luego a ti no te hizo nada de eso."

"Lo sé."

"Todos podemos cambiar. Pueden suceder cosas en nuestras vidas que lo cambian todo. Tú más que nadie debe saber eso, Brittany." la voz de Margo era suave. "Ganaste todo ese dinero, y fue el comienzo de tu nueva vida."

Brittany sabía que la otra mujer estaba en lo cierto. Margo había estado con ella cada paso del camino, incluso mucho antes de que ella empezara a crearse una nueva vida. "Conozco a San desde hace alrededor de un mes y ha sido suficiente para reconocer cuando está en su piel profesional y cuando ella es sólo ella. El sábado pasado, después de la convención, así como anoche, era ella misma. Dejó bajar la guardia conmigo de una manera que se armó de valor.”

"Debes ser importante para ella."

Brittany tomó un sorbo de té. "Creo que lo soy. Pasó la noche, y la forma en que encajaba en mis brazos." Podía sentir su rubor y fue incapaz de detener una sonrisa. "Y antes de que preguntes, no, no pasó nada."

"Oh, nena, lo tienes mal." Emily le devolvió la sonrisa, ahuecando la barbilla de Brittany. "Lo juro, si pensara por un segundo que Santana tenía una agenda oculta, no diría eso. He visto a personas rodeándote como depredadores, por tu dinero, influencia o tu aprobación de cualquier producto por el que estuvieran presionando. No creo que ella sea uno de ellos. Al verla venir aquí, prácticamente directa desde el aeropuerto, me dio la impresión de que muy poco más le importaba."

Los ojos de Brittany se ampliaron por las sinceras palabras de Emily. La irlandesa no era fácil de engañar, y oírla hablar abiertamente acerca de Santana significó mucho.

"De todos modos, no tengo ni idea de a dónde va esto," confesó Brittany, "pero sé que no voy a dejarla escapar. He soñado con llegar a conocerla durante años. Ahora que estoy empezando a hacerlo, ella es todo lo que pensaba y más."

"Entonces ve a comer con ella, habla con ella, y aprende quién es en realidad."

"Lo haré." Brittany miró su reloj. "Tengo unas cuantas cosas más que hacer, y luego me voy de aquí durante una hora más o menos."

Emily se bebió el último sorbo de té y le guiñó un ojo mientras dejaba la taza sobre la mesa. "Diviértete."


***************


Grey Parker corrió a través de la zona de recepción, saludando Santana tan pronto como entró por la puerta.

"¡Ahí estás!" Sonrió antes de pasar a su asistente. "Camilla. Trae un poco de café y esos biscotti de chocolate, por favor." Guiando a Santana a su oficina, el calvo agente sonrió. "Así que, cariño, estoy teniendo el mejor cuidado que sea posible. Camilla elaboró los detalles ayer. Te imprimió el calendario de las tres películas y las convenciones. Estarás ocupada los próximos tres años, querida, pero no te preocupes. Es un ritmo cómodo. Empezarás preparándote para Morir por la fama en unas dos semanas." Sacó una silla para Santana.

"¿Ha llegado el guión ya? ¿Cualquier noticia de quien va a interpretar a Erica Becker y Gordon Fisher?"

"Tengo todo bajo control. Conversamos con Greg Horton, por supuesto. Obtendréis los guiones el viernes en la gran conferencia de prensa en el Pierre." Le entregó un documento de Santana. "Aquí está el calendario para eso, por cierto. Comienza a las dos en punto, y los medios de comunicación tendrán la oportunidad de hablar contigo, Harvey Davidson, y Helen St. Cyr"

"Tenía la esperanza por Helen y Harvey." Santana sonrió ampliamente. "¿Vamos a hacer entrevistas individuales o una sesión conjunta?”

"Sólo una sesión conjunta en este punto. Horton está guardando las entrevistas individuales para el estreno. Ya sabes- Leno, Letterman, Conan, los trabajos. Vas a estar muy ocupada, querida. También he renegociado los contratos de los tres anuncios que tenías que hacer para la Volvo Corporation. Tengo que ganarme la vida, ya sabes."

Santana tuvo que reírse ante el obvio deleite de su agente. Recordó cómo ella, como una joven actriz, prácticamente lo había acechado hasta que accedió a verla. Su cooperación había sido fructífera durante años, y ahora ella lo consideraba un amigo.

"Bueno. Todavía estoy tratando de envolver mi cabeza en torno al hecho de que voy a interpretar a Maddox, por no hablar de todo lo que viene con ello," confesó Santana "No puedo ni siquiera comenzar a comprender la idea de que esto es sólo el principio."

"Vas a ser identificada como Maddox en todo el mundo, cariño. Los libros ya han sido traducidos a diez idiomas. Internet probablemente se desbordará de rumores en los próximos días."

Santana sonrió, sacudiendo la cabeza. "Por lo que he experimentado con los fans Maddox en la convención, no hay duda sobre eso." Cogió su bolso. "Bueno, voy a almorzar, así que voy. ¿Tienes los contratos que firmé a mano, por cierto? Puedo llevarlos conmigo."

Grey enarcó las cejas. "Le dije a Camilla que los enviara enviarlos por correo a Supernova."

"Almorzaré con Brittany Pierce, así que pensé dárselos directamente a ella."

Afortunadamente, el mensajero no había llegado todavía, así que Camilla entregó el grueso sobre que contenía las copias de Supernova a Santana.

Cuando Grey la acompañó hasta la puerta, dio un apretón amistoso a los hombros de Santana. "Lo mejor para la encantadora Sra. Peterson, querida."

"Por supuesto."

Saliendo por la puerta y cruzando el pasillo para llegar a los ascensores, Santana ya estaba pensando en Brittany. Sólo hacía unas horas desde que se habían separado después de una taza de café, y sin embargo no podía esperar para verla.

Brittany encontró a Santana tomando un sorbo de agua mineral y sonrió mientras se deslizaba hacia su famosa amiga. "Hola."

"Hola." Brittany se sentó junto a Santana. "¿Cómo va tu día?"

"Bien, gracias. Antes de que me olvide, tengo algo para ti." Santana metió la mano en su bolso. "Aquí están las copias."

"¿Los contratos?" Brittany los puso en su maletín.

"Firmados, sellados y entregados," bromeó Santana. "Cuando fui por la oficina de Grey, me di cuenta de la cantidad de planes que tengo que cambiar para hacer estas películas. Es una buena cosa que me desanimara a comprometerme con ningún proyecto importante después de mi última temporada."

"Me alegro de que estés disponible. Revisé tu horario antes de ofrecerte el papel, sin embargo. Sólo para estar segura de no retrasar el proyecto."

"Nunca he roto un contrato en mi vida, pero esta podría haber sido la primera vez."

Brittany arrugó la nariz ante el brillo fresco en los ojos de Santana. Conociendo la reputación de Santana de completa profesionalidad, lo dudaba.

"Hablando de los contratos," Santana continuó: "Estoy muy contenta de trabajar con algunos de los actores de los audiolibros, especialmente Harvey y Helen." Hizo una pausa. "¿Lo sabían durante la convención?"

"En realidad, firmaron hace un par de semanas, pero también tienen una cláusula de confidencialidad. Elegir a Diana Maddox fue la última pieza del rompecabezas. Tu actuación en la convención acabó con cualquier duda sobre el particular."

"Gracias. Entonces, ¿cómo estuvo tu mañana?"

"Muy productiva. Estamos tratando de iniciar nuevos refugios en varias ciudades. Es sólo típico que varios de mis proyectos favoritos llegan a un punto crítico al mismo tiempo." Brittany sonrió y ladeó la cabeza. "Y antes de que preguntes, sí, tú eres uno de ellos."

No segura de cómo tomaría la broma Santana, que estuvo encantada cuando la otra mujer echó la cabeza hacia atrás y soltó una carcajada. Varias cabezas se volvieron en el restaurante, y Brittany repente se sintió orgullosa de ser quien estaba con Santana. De todas las personas que adoraban a Santana Lopez, Brittany era la que había pasado la noche con ella y era el centro de su atención.

"Así que soy un proyecto personal." Santana sonrió. "Bueno, lo tomo como un verdadero elogio."

"Bien. Ahora, ¿has pedido?"

"No, te esperé. Miré el menú, sin embargo. La pasta parece tentadora, pero no sé... ¿debo empezar a vigilar mi peso de nuevo?"

"Absolutamente no. Eres perfecta, y si estás pensando en el papel, recuerda que tu personaje es una mujer de verdad, no una supermodelo."

Santana levantó una ceja y frunció los labios. "¿Quieres decir que no debería tratar de parecer algo que no soy?"

Horrorizada antes de darse cuenta de que Santana estaba tirando de su cadena, Brittany gimió. "Es curioso. Sabes lo que quiero decir. Sé tú misma. Un poco más tú, un poco menos Santana Lopez.”

Tan pronto como había dicho las palabras, Brittany entendió algo sobre su decisión final de casting. No era la glamorosa personalidad pública de Santana la que la hacía ideal para Maddox, sino que era su yo privado, la mujer que Brittany empezaba a conocer. El hecho de que Santana pudiera emocionar al público objetivo de la película sin duda ayudaría a convencer a los distribuidores para llegar subir a bordo, pero el papel en sí necesitaba a la persona real.

Para su sorpresa, Brittany sintió una caricia suave a lo largo de su medio vestida pierna por debajo de la mesa. Mirando a Santana, no vio ninguna indicación de que la otra mujer fuera culpable del toque furtivo. "¿Qué estás haciendo?" murmuró, abriendo el menú.

"¿Yo? Nada. Salvo ser yo misma, por supuesto."

El pie mantuvo la caricia, bien oculto por el mantel blanco y largo. Cuando llegó a su rodilla, Brittany rápidamente lo agarró y le hizo cosquillas debajo. Viendo a Santana morderse el labio inferior, probablemente para no reírse, lo dejó ir después de una mirada severa. "Compórtate."

"Lo habría hecho, si no me hubieras me guiñado un ojo cuando lo dijiste," Santana respondió dulcemente, pero cedió. "Bueno, por ahora."

Asombrada por el inesperado lado juguetón de Santana, Brittany trató de concentrarse en el menú. Al levantar la mirada, cazó a Santana mirándola con una expresión cálida.

"¿Irás a la próxima convención?" preguntó Santana después de pedir pasta. "Revisé el próximo mes de compromisos con Grey, y Los Ángeles se acerca en menos de cuatro semanas."

"Sí, estaré allí. No he ido a California en un buen tiempo, así que será divertido."

"Yo también lo creo. Normalmente me alojo allí varios meses al año, cuando estoy filmando, pero no he estado en todo el año."

Brittany la miró." ¿Puedo entender que te gustaría que fuera?"

"Por supuesto que sí. No puedo pensar en nadie con quien prefiera estar." Sintiéndose interiormente cálida por el comentario de Santana, Brittany luchó para mantener el intercambio informal.

"Lo prepararé todo para nosotras para viajar desde La Guardia. Esta vez, el equipo de Florida no irá. Quinn me dijo que están hasta el cuello de trabajo. Parecía exhausta." Brittany negó con la cabeza.

"Quinn es una buena amiga tuya, ¿no?"

Brittany asintió. "La conozco desde que tenía diecinueve años. Cuando me mudé a Nueva York, ella hizo lo mismo, y compartimos un apartamento los primeros meses. Y, no, Quinn y yo nunca fuimos amantes." Sonrió ante la mirada avergonzada de Santana.

"No iba a preguntar."

"Pero te lo preguntabas."

"Sí.”

Brittany agradeció la respuesta honesta y, saliendo de sus zapatos, golpeó suavemente uno de los pies de Santanas, haciéndola saltar. "Está bien estar interesada."

Mientras comían en silencio durante unos minutos, Brittanyu se preguntó cuánto sabía Santana de su pasado, cuánto podría haberle dicho Puck.

"¿Qué hay de ti? ¿Quién es tu mejor amigo?" Brittany rompió el silencio.

Santana pareció sorprendida. Abrió la boca para responder, pero vaciló. "Creo que mi hermana Beth es mi mejor amiga."

"Siempre quise un hermano o una hermana." la voz de Brittany era melancólica. "Sin embargo crecí en un barrio con una gran cantidad de niños. Siempre había alguien con quien jugar."

Santana sólo asintió con la cabeza y sonrió. "Yo era una niña muy seria. o tuve mucho tiempo para jugar."

Aunque esta última afirmación despertó el interés de Brittany, se dio cuenta que no era el momento ni el lugar para conseguirlo. Ella y Santana tendrían mucho tiempo para llegar a conocerse una a la otra.

“Acerca de la cena de esta noche." comenzó Brittany, entornando los ojos ante la mirada expectante de Santana.

"¿Sí?"

Santana parecía tan ansioso por el futuro de su relación como ella. "¿Está bien si nos quedamos en el apartamento? Había planeado comer fuera, pero pensándolo bien, tal vez necesitamos nuestra privacidad para hablar."

Santana pareció relajarse. "Me gusta la idea de tenerte para mí." Sonrojándose débilmente, hizo una pausa antes de continuar. ¿Quieres que me quede a pasar la noche?"

"Me encantaría que te quedaras, al igual que anoche."

"Muy bien." Santana se recostó contra el respaldo de cuero. "¿Cuando me quieres?"

Brittany quería gemir en voz alta en la capacidad de la otra mujer de hablar con doble sentido. No convencida de que Santana no fuera consciente de ello, empujó su plato vacío a un lado y se acercó más a la mesa. "En cualquier momento después de las siete."
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Ene 21, 2018 7:45 am

[size=24]
Capitulo diecinueve
[/size]

Santana se inclinó y dejó que su dedo suavemente rebotara a lo largo de la colección de CD de Annelie. Jazz, clásica, musicales, pop, y rock - Annelie tenían un gusto ecléctico en música. Eligió Ella Fitzgerald, una de sus cantantes favoritas, dejando que la legendaria voz calmara sus nervios.

"Una buena elección," dijo Brittany mientras entraba en la sala de estar con dos grandes tazas de café. "¿Quieres sentarte en el balcón?"

"Claro, es una bonita noche.”

Brittany puso el café en una pequeña mesa en frente de un conjunto de muebles de caña y luego se acercó a una mesa junto a la puerta. Después de pulsar unos pocos botones, la voz de Ella ahogó el ruido lejano del tráfico. Santana se sentó en los cojines.

"¿No es demasiado alto? Bien." Brittany se sentó junto a Santana. "Ha pasado un tiempo desde que estuve aquí. Trato de mantenerme en Florida tanto como puedo, pero me aseguro de que el apartamento esté listo en cualquier momento."

"Las vistas son maravillosas" . Santana cogió una taza y tomó un sorbo del fuerte café. "Mmm, necesitaba esto."

Brittany inclinó la cabeza hacia un lado. "Así que, ¿estás empezando a sumergirte- en la interpretación de Maddox?"

"Sí, y quería preguntarte, ¿está bien si se lo digo a Beth y Joe? No se lo dirán a nadie."

"Eso está bien. Confío en tu juicio. ¿Sabe su hermana que estabas interesada en el papel?"

"No estoy segura, la verdad. Nuestras conversaciones han sido en su mayoría sobre ella recientemente. Así que darle algo más en qué pensar es probablemente una buena cosa."

Brittany inclinó su cuerpo hacia Santana, sacando una pierna debajo de ella. "¿Qué hace tu hermana para vivir?"

"Beth es enfermera registrada."

"¿Enfermera? Debe poseer un tipo especial de fuerza."

Santana se detuvo con la taza a medio camino de su boca. "Sí," dijo, "Creo que tienes razón. Creo que soy más bien protectora en lo que a ella se refiere, ya que yo la crié."

"Puedo entender eso. ¿Cómo es su marido?"

"Joe es un gran tipo y adora a Beth y Pamela. Él no está muy impresionado con mi fama tampoco, lo que hace posible hablar con él como un ser humano. En realidad, él me trata más como a una hermana de lo que lo hace que John."

"John es un artista, ¿no es así?"

"Sí. No lo he visto en mucho tiempo. Su elección más que la mía. Cuando está en una de sus fases creativas, me trata como a una leprosa. Ya sabes, soy tan comercial que podría contaminar el proceso." Santana sonrió. "Personalmente, creo que está pasando ya sea una crisis de la mediana edad o una seriamente retrasada pubertad."

Brittany sonrió, pero no apartó los ojos. "Eso es difícil de aceptar, ¿verdad?"

Santana se encogió de hombros. "Bromas aparte, se siente como un rechazo. Siempre he estado orgullosa de él y por alguna razón." su voz se fue apagando. "No estoy tan segura de que él sienta lo mismo.”

Brittany extendió la mano y tomó la mano de Santana. "Tienes toda la razón para estar orgullosa de su éxito."

"Gracias, y lo estoy. He trabajado duro. A veces John parece pensar que trabajé demasiado duro en hacerles de madre a él y Beth durante años. Estaba muy enojado después de nuestro padre muriera."

"Eso fue hace mucho tiempo."

"Sí, pero sigue siendo terco como una mula. Fue más fácil con Beth. Ella recuerda a perder a uno de sus padres, no dos."

Brittany puso la cabeza de Santana en su hombro y la rodeó con un brazo. Apoyó la barbilla en la cabeza de Santana, dijo en voz baja: "Yo sé lo que es perder a un padre. Mi madre murió cuando yo tenía diecisiete años. En mi caso, mi único progenitor."

"¿Y tu padre?"

"Él nos dejó cuando yo era una niña. No tengo ni idea de dónde está. A veces me lo pregunto, pero trato de no pensar en ello."

"Eso es muy triste, Britt. Lo siento." Santana se relajó contra ella, inhalando el débil aroma de limón y disfrutando de la suave calidez de la piel de Brittany encima del escote de su camiseta.

"¿Has pensado en lo que hablamos anoche?" preguntó Brittany. "¿Sobre nosotras?"

El tono débil de precaución de Annelie preocupó a Santana." Sí, pero quería decirte esto primero. Dormí mejor anoche que en mucho tiempo. Claro, me desperté un par de veces y no sabía dónde estaba. Pero cuando sentí sus brazos alrededor de mí, me dormí."

Gruesos labios se presionaron contra su cabello, haciendo que Santana suspirara y envolviera un brazo por la cintura de Brittany.

"Pensaba en ti todo el día en el trabajo," murmuró Brittany. "Emily se dio cuenta. Ella me conoce tan bien. Le hablé de ti. No con detalles, por supuesto, pero sabe que estoy interesada. No tienes que preocuparte. Ella nunca se lo diría a nadie."

"¿Ella sabe que es mutuo?"

Brittany hizo una breve pausa. "Sí."

Santana echó la cabeza hacia atrás, con ganas de ver la cara de Brittany. "¿Qué te dijo?" “

Que debería darte una oportunidad. Darnos una oportunidad, en realidad. Me dijo que me formara mi propia opinión sobre ti."

"Señora inteligente. Me gusta.”

"Emiy no es fácil de tambalear. Me di cuenta de que estaba impresionada por ti. Y yo también. Tomó mucho coraje venir a buscarme ayer." Santana sintió que sus mejillas se calentaban. "Tenía que hacerlo."

Levantando una mano, Brattany trazó el labio inferior de su amante. De pronto resultaba difícil recuperar el aliento, Santana abrió la boca e inhaló profundamente.

"Así que." la voz de Santana se fue apagando mientras trataba de enfocar. "¿Qué pensabas...cuando pensabas de mí hoy?" Tenía miedo de la respuesta

El cabello de Brittany rodó por encima de su hombro derecho mientras giraba la cabeza hacia un lado. Mientras sus dedos trazaban el arco de la ceja izquierda de Santana, murmuró: "En escuchar tu voz a primera hora de la mañana. Despertar por la noche, acurrucarme detrás de ti, lo fácilmente que podría - "Brittany se cortó.

"¿Podrías qué?" Santana la engatusó después de un minuto de silencio.

"Podría acostumbrarme a que estés allí."

La ternura desbordaba el tono preocupado de Brittany, Santana levantó ambas manos para acariciar su rostro. "Oh, Britt-Britt," susurró. "No sé qué decir para tranquilizarte. Sólo sé lo bien que esto se siente, cuánto deseo aferrarme a ti."

"¿Qué pasa si decides que no es para ti, después de todo? ¿Si tropiezas con un hombre que pueda darte todo? ¿Y si viene otro papel y tú. Me dolería tanto, Santana. No creo que pudiera soportarlo."

Ella sabía del miedo de que Brittany estaba hablando, así que Santana colocó sus dedos sobre sus labios. "Shh." Moviéndose en el sofá, acercó a Brittany. "La vida no ofrece muchas garantías. Pero no puedo imaginar que algún día me sienta de esta manera con cualquier otra persona, hombre o mujer. Nunca me he sentido así antes."

La pequeña luz que apareció en los ojos de Brittany animó a Santana a continuar.

"Siempre habrá papeles que quiera, y probablemente estaré preparada para caminar a través del fuego para conseguirlos. Pero te prometo que no voy a hacer nada sin hablar contigo."

"Haciendo las películas Maddox, voy a tener el lujo de ser financieramente independiente, por lo que puedo esperar y recoger los papeles que realmente quiera. Ya sabes. Sueño con subir al escenario de nuevo, haciendo una obra de teatro, tal vez en un pequeño formato.".

"Así que, ¿no hay grandes producciones después de Maddox?"

"Oh, yo nunca digo nunca- tal vez, si el guión y las circunstancias lo permiten. Simplemente no puedo imaginarme haciendo algo que no se relacione contigo." Santana sintió que las lágrimas picaban detrás de sus párpados. "Estoy empezando a entender que no tengo que correr más"

"¿Qué quieres decir, correr?”

"He corrido hacia o desde las cosas tantas veces. Admito que es una sensación rara, y tengo un poco de miedo, pero se siente tan bien estar donde quiero estar."

"¿Y dónde está eso?" preguntó Brittany con suavidad.

Santana echó la cabeza hacia atrás, mirando a los ojos azul hielo. "Aquí, en tus brazos, en tu vida." Incapaz de resistirse, tomó la mano de Brittany y se la llevó a los labios, colocando un suave beso en la punta de los dedos.

Los ojos de Brittany se oscurecieron, sus labios abriéndose mientras inhalaba profundamente. "San," murmuró, y deslizó sus dedos por la mejilla de Santana, subiendo por su pelo.

Cerrando los ojos, Santana sintió los labios satinados suaves acariciando su frente, sumergiéndose para besarle los párpados, luego siguió hacia su nariz, sólo para eludir sus labios. Brittany acarició sus mejillas, besando su camino hasta el cuello de Santana y haciéndola suspirar cuando el placer onduló por la espalda.

"Oh, Dios. No me tomes el pelo," respiró Santana. "Bésame." Abrió los ojos lo suficiente para ver el deseo en Brittany antes de que su amante reclamara su boca.

Los ojos de Santana se cerraron de nuevo cuando abrió los labios, permitiendo el acceso a Brittany. Las lenguas se encontraron, jugaron, y probaron la dulzura, su pasión abrumadora. Santana atrajo a Brittany más cerca y sintió fuertes manos que se movían sobre su espalda y tirar de su blusa de seda fuera de los pantalones. Con caricias lentas Santana acarició de arriba abajo por debajo de la ropa. Queriendo experimentar lo mismo, Santana deslizó sus brazos hacia abajo a lo largo de la espalda de Brittany.

Cuando de repente recordó cómo Brittany había evitado su contacto en Orlando, Santana se detuvo y contuvo la respiración. Sintiéndose completamente torpe, se retiró, poniendo fin al beso.

Brittany no la soltó por completo, pero Santana dio un poco de espacio. "¿Estás bien?"

"Sí."

Brittany la examinó. "¿En serio? Puedo ver que hay algo." Santana tragó saliva y trató de sonreír, fallando miserablemente. "Lo siento, yo quiero tocarte, pero tenía miedo de que te retiraras, igual que antes." El corazón le latía con fuerza en su pecho, mientras esperaba para ver cómo reaccionaría Brittany. Para su sorpresa, Brittany se levantó del sofá, sin soltarle las manos.

"Ven conmigo. Está haciendo frío aquí fuera. No, no, deja el café- puede esperar hasta mañana."

En silencio, Brittany rodeó los hombros de Santana con el brazo y la condujo hacia el dormitorio. La habitación estaba iluminada por dos lámparas pequeñas, que arrojaban un brillo suave en las paredes. Deteniéndose a los pies de la cama, Brittany se volvió hacia Santana y la abrazó suavemente a la longitud de medio brazo.

"No estaba a punto de retirarme, no esta vez. Nos pusimos de acuerdo en tomar las cosas con calma, tan despacio como fuera necesario para sentirnos cómodas todavía, pero puedes tocarme de la forma que desees."

Tenía la boca seca de repente, Santana trató de humedecer sus labios con la punta de la lengua. "Me siento torpe."

"No lo eres." Brittany puso los brazos de Santana alrededor de su cintura. "Aquí. Abrázame." Hundió ambas manos en el cabello de Santana.

Santana frotó la mejilla contra el hombro de Brittany, nuevamente inhalando el tenue olor de su jabón de cítricos. Sus manos se deslizaron bajo la camiseta, y extendió sus dedos ampliamente, tratando de sentir la mayor cantidad posible de piel suave de Brittany. Frotando ligeramente hacia arriba y hacia abajo a lo largo de la espalda, se deleitó con lo exquisita que se sentía Brittany. Santana movió sus manos hasta más lejos, encontrando el cierre del sujetador de Brittany. Sus dedos se detuvieron allí, cuidadosamente examinándolo.

"Puedes desengancharlo, si quieres," susurró Brittany, tirando suavemente de la cabeza de Santana atrás, besando sus labios.

Santana dio un grito silenciado, pero logró deshacer el sujetador de encaje blanco. Sin ningún obstáculo en el camino, deslizó sus manos por la piel satinada. "Se siente maravilloso," murmuró. "Simplemente maravilloso."

Brittany soltó Santana por un momento y se sacó su propia camiseta sobre su cabeza, quitando su sostén con ella.

Todo lo que Santana podía hacer era mirar. Los pechos llenos de Brittany eran pálidos en comparación con el resto de su cuerpo ligeramente bronceado, con gordos y rosados pezones, ahora duros y, esperaba, ansiosos de ser tocados. Santana levantó la mirada, mirando a Brittany, que estaba allí medio desnuda, con el pelo revuelto, confiando en ella. 7

"Britt." Levantó las manos, ahuecando los hombros de Brittany, acercándola más y besando su clavícula derecha. "No estoy segura de que esto se califique como de tomar las cosas con calma, pero sin duda no estoy incómoda." Volvió la cabeza hacia un lado, le acarició la curva del pecho suave.

"Yo tampoco." La voz de Brittany era ronca. "Mmm."

Con reverencia, Santana bajó las manos y con cuidado tomó los pechos, hormigueando mientras tocaba a Brittany de esta manera íntima. Los pezones empujaban contra sus palmas, haciendo que quisiera explorar con precisión qué tan rígidos que podrían llegar a ponerse. Sus propios pechos dolían por ser tocados, pero se centró en Brittany, absorta con la sensación de su cuerpo.

Mientras movía sus manos en círculos lentos, la piel arrugada se tensó aún más. "¿Lo estoy haciendo bien?" Santana estaba sin aliento y una sonrisa temblorosa se formó en sus labios. "¿Te gusta así?" Sus dedos pellizcaron los pezones de la manera que a ella misma le gustaba.

Brittany se tambaleó y se agarró fuerte a los hombros de Santana." Sí, sí. Por favor, necesito sentarme."

"Aquí, vamos a desnudarnos primero," sugirió Santana, sintiéndose repentinamente confiado. Se desabrochó su propia blusa y se la quitó y fue a coger el broche de su sujetador entre sus pechos cuando las manos de Brittany la detuvieron.

“Déjame." Brittany desabrochó el sujetador negro de satén de Santana, con los ojos clavados en la piel que estaba revelando. Se agachó y desabrochó los pantalones de Santana, empujando hacia abajo por las delgadas caderas.

De pie frente a Brittany, Santana sintió que su corazón se desbordaba de emociones. La ternura rápido creciendo rápidamente se elevó en su interior, junto con el despertar de la agitación en el interior. Se estremeció, incapaz de apartar la vista de las curvas seductoras ante ella.

Santana se desnudó hasta que también llevaba sólo unas bragas blancas." ¿Vamos demasiado rápido?" Susurró.

"Creo sí," permitió Santana, con su voz gutural de costumbre. "Solo no sé cómo retrasarlo o detenerlo. Ni siquiera puedo recordar por qué debería hacerlo."

Tomó a Brittany en un abrazo firme, sus cuerpos enlazados juntos mientras reclamaba la boca de la otra mujer, separando sus labios para besarla febrilmente. Cuando sintió la lengua de Brittany entrar en su boca, acariciando la suya una y otra vez, la empujó hacia la cama, y ambas cayeron sobre ella, sin querer romper el beso. Alcanzando a Brittany una vez más, la abrazó mientras dejaba que sus labios trazaran la línea de la mandíbula de su amante, por su largo cuello hacia sus pechos.

Cerrar la boca sobre el pezón tenso de Brittany por primera vez y escuchar su nombre gemido en respuesta fue algo Santana sabía que nunca olvidaría. El sabor y la textura de la piel endurecida, en combinación con las manos temblorosas atadas a su pelo, le hizo olvidar las inseguridades. Enganchó una pierna sobre las piernas de Brittany, abrazándola con fuerza, mientras tomaba los pechos de su amante, alternando entre ellos.

"San, por favor. Oh." jadeó Brittany. "Me estás volviendo loca. Por favor, ven aquí." Puso a Santana contra ella, abrazándola y colocando besos en su frente. "Shh. Ahora nos estamos moviendo demasiado rápido."

"¿No me deseas?" murmuró Santana con voz ronca, su corazón martilleando en su pecho.

"Te deseo más de lo que puedo decir," prometió Brittany. "Podría arrasarte toda la noche y todavía no sería suficiente, pero no quiero apresurar las cosas." Se inclinó sobre Santana y la besó en los labios suavemente. "Quiero que lo hagamos lento, y bien."

"Pero se siente tan bien." Santana se ruborizó, pero mantuvo su promesa de nivelarse con Brittany en todo. "Estoy ardiendo. Te deseo tanto."

Una leve sonrisa apareció en los labios de Brittany. "Y yo te deseo. Tu tacto, su cuerpo. Todo de ti." Se agachó y cogió el pecho izquierdo de Santana, agitando suavemente el pulgar sobre el pezón, que estaba tan duro como el suya. "Podría entrar en detalles sobre lo que quiero hacer contigo y por cuánto tiempo." Se lamió los labios lentamente.

"Britt," Carolyn gruñó, su voz un ronroneo bajo. "Entonces, ¿qué hacemos cuando nos sentimos así? ¿Salir de la habitación?"

Brittany besó la punta de la nariz de Sntana. "No, tonta. Vamos a tocar de oído. Lo sabremos cuando llegue el momento. Esta noche, quiero que veas lo mucho que te deseo."

Santana tiró una manta situada a sus pies. "Lo hiciste," susurró. "Dejaste que te tocara. Te gustó cómo se sentía."

"No, estás equivocada," se opuso Brittany, tirando a Santana más debajo de la manta. "Me encantó cómo se sentía."



avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Ene 21, 2018 7:53 am

Caitulo veinte



El chofer de la limusina navegó a través del pesado tráfico Manhattan en el camino a Pierre, un famoso hotel junto a Central Park. La conferencia de prensa tendría lugar en la Sala de Wedgwood.

Brittany miró a Santana, notando el ceño fruncido en la normalmente suave frente mientras miraba por los cristales tintados.

"Estabas agotada cuando volviste ayer. Nunca tuve la oportunidad de preguntarte lo que dijeron tu hermana y tu cuñado cuando supieron sobre el papel."

Santana volvió su atención desde el tráfico y dio a Brittany una rápida sonrisa. "Beth estaba encantada, por supuesto -en parte porque voy a estar trabajando en Nueva York, una vez que empecemos a rodar. Traté de decirle que no voy a poder ir a DC con mucha frecuencia durante el rodaje, pero no estoy segura de que me escuchara."

"¿Cómo le va? ¿Está bien?"

Santana levantó una mano y se frotó la parte posterior de la cabeza. "Creo que lo está haciendo bastante bien. Sin embargo, parecía un poco, no sé, demasiado animada. No podía quedarse quieta mientras hablábamos. Seguía levantándose para ir a buscar las cosas o para ir al baño. Joe parecía preocupado."

"¿Te dijo algo?" Brittany había sentido el nivel de estrés de Santana aumentar desde que había regresado de la capital la noche anterior.

"Hablamos cuando me acercó al taxi. Parece que todos los resultados de sus pruebas están bien. No muestra ninguna de las señales que tuvo cuando perdió los otros dos bebés. Sin embargo, no pude evitar sentir que algo estaba mal."

Brittany tomó la mano de Santana. "Tiene miedo. Tal vez su miedo está afectándola más de lo que se da cuenta. Está en un período crucial, ¿verdad?"

"Sí, está de once semanas. Sé que el tiempo va a trabajar en su favor, y traté de decírselo.”

"Me alegro de que pudieras ser portadora de buenas noticias. Deben haber estado encantados de que vayas a interpretar a Maddox."

"Yo también. La noticia distrajo Beth como un poco."

Viajaron en silencio en la limusina el resto del camino, Brittany tuvo cuidado de no dejar ir de la mano a Santana hasta que el vehículo se detuvo en la entrada trasera del Pierre.

"Lo hemos preparado para a entrar por la puerta de atrás, porque no queremos arruinar la sorpresa. Si todo va según el plan, Harvey y Helen deberían estar allí ya." Brittany apretó la rodilla de Santana tranquilizadoramente antes de que el conductor abriera la puerta y les ofreciera una mano.

Bienvenidas." Gregory se reunió con ellos en la entrada trasera del hotel. "Es bueno verle de nuevo, Sra. Lopez. Brittany, todo el mundo está aquí y estamos listos para empezar."

"Sé que querías que hablara, pero estoy contenta de haber decidido que tú hicieras las presentaciones," dijo Brittany.

"Sólo si escuchas en el lateral y mantienes un ojo sobre nosotros." Sonrió.

"Esa es mi especialidad. Así que, ¿cómo va la participación de los medios?"

"El lugar está lleno. Todas las grandes redes y canales de entretenimiento están aquí, así como periódicos y revistas, incluso varias revistas electrónicas."

Brittany discutió algunos detalles de último minuto con Gregory, mientras caminaban por el hotel hacia el Salón Wedgwood. Echó un vistazo a Santana junto a ellos, preocupada al ver a la otra mujer apretar los labios. Esperaba que esto fuera simplemente una señal de que Santana se concentraba antes de una aparición.

Harvey, su esposa, y Helen les dieron la bienvenida en la sala verde. Para alivio de Brittany, la presencia de Helen parecía distraer a Santana, quien se iluminó en cuanto vio a la otra actriz.

Gregory les hizo un guiño, frotándose las manos. "Deseadme suerte, amigos. Esto es todo."

Mientras desaparecía por la puerta, Brittany oía cámaras apagarse antes de que la puerta se cerrara detrás de él. Alguien dijo el nombre de Brittany, haciéndole darse la vuelta.

"Britt, me alegro de verte de nuevo." Regina Carmichael le tendió la mano. Una mujer muy atractiva en sus cincuenta y cinco años, que había sido la primera opción de Brittany como directora de las películas de Maddox. La carismática mujer era conocida por la adaptación de varios best-sellers a la gran pantalla. Regina mantenía un régimen estricto en sus sets y disfrutaba de una reputación impecable para ceñirse al presupuesto sin comprometer la calidad.

"Regina, te ves maravillosa. Santana, esta es Regina Carmichael. Regina, Santana Lopez."

"Regina, ¿cómo estás? Es bueno verte de nuevo.”


"Estoy bien, y te ves encantadora. Te lo dije, el negro es tu color." Santana dio una risa ronca. "Oh, por favor, no otra vez."

"¿Una broma privada?" Brittany miró de una mujer a otra. "Ahora tengo curiosidad."

"Dirigí a Santana en una película para la televisión hace unos cinco años. Nuestro diseñador insistió en vestir a Santana con colores psicodélicos, así que tuvimos batallas constantes con el vestuario. Tratamos de decirle - en lo que concierne a esta señora, menos es más, y preferiblemente negro."

Brittany tuvo que reírse del visible desagrado de Santana. "¿Colores psicodélicos? Oh, Dios, eso debe haber sido un espectáculo"

"Seguro que lo era. Confisque los negativos."Santana sonrió.

"Ms. Carmichael, está lista."

Regina cuadró los hombros. "Nos vemos allí."

Brittany vio como Santana comenzó a buscar frenéticamente en su bolso. "¿Se te olvidó algo?"

"Maldita sea, necesito un cigarrillo antes de salir allí." Suspiró con impaciencia cuando su búsqueda pareció infructuosa. "Mierda."

Brittany tomó el codo de la otra mujer y la guió hacia un lugar privado. "San, no se puede fumar aquí, y no tienes tiempo para hacerlo en otro sitio."

Ojos Marrones oscuros se volvieron hacia Brittany. Frunció el ceño, Santana golpeó su palma contra la pared. "Dios, no sé por qué estoy tan malditamente nerviosa. Odio cuando mis nervios me hacen esto. Debería saber cómo hacer frente a los temores mejor."

"Sé una manera de vencerlos." Los ojos de Santana se entornaron y Brittany supo que estaba tomando una gran oportunidad.

"¿En serio?"

Mirando por encima del hombro para asegurarse de que estaban fuera de la vista, Brittany puso a Santana en sus brazos.

"Vas a hacerlo muy bien ahí fuera, y tengo algo para ti mucho mejor que cualquier cigarrillo."

"¿En serio?" Santana respiraba, envolviendo sus brazos alrededor de la cintura de Brittany.

"Sí."

Ladeando la cabeza de Santana con un dedo suave debajo de la barbilla, Brittany rozó sus labios suavemente.

"Britt-Britt." Un suave suspiro.


Aprovechando la boca entreabierta, Brittany profundizó el beso de distracción, que se convirtió en un apasionado abrazo. Sólo el hecho de que estaban cerca de Helen y Harvey evitó que Brittany se perdiera en la mujer en sus brazos. Poco a poco dejándola ir, miró la expresión de aturdimiento en los ojos de Santana. "Ya ves, toda relajada."

Aliviada al ver aparecer la lenta sonrisa familiar, Brittany se atrevió respirar de nuevo. "Así que, ¿únicamente para fines medicinales?" Cuando Santana arrugó la nariz, añadió: "Mi objetivo es servirte."

Santana se rió y metió la mano en su bolso. "Lápiz de labios para mí y pañuelo para ti. Llevabas brillo sin color, ¿no? Ven, deja que te ayude." Limpió cuidadosamente los labios de Brittany antes de volver a aplicar el lápiz labial color sombra vino en sí misma.

Mientras Santana se volvía para regresar a la sala verde, Brittany la detuvo. "Tengo una idea," dijo en voz baja. "Cuando terminemos aquí, tenemos una semana antes de que comience todo el circo. ¿Por qué no volvemos a Florida mientras tanto? Tengo cosas que atender allí y-"

"Y tengo que empezar a estudiar el guión. Suena como un plan. ¿Podemos irnos esta noche?"

"Si es posible, o mañana por la mañana."

"De acuerdo."

Regresaron a la habitación donde Helen estaba sentada en un sofá, hablando con Harvey y su esposa. Brittany miró a Santana cuando se acercaba a los otros tres, ahora con cada centímetro de profesional segura de sí misma.

Se abrió la puerta a la sala Wedgwood, y pudieron oír a Gregory anunciar, "Les presento a dos increíbles actrices y un igualmente espléndido actor que darán vida a los personajes principales de las famosas novelas de Delia Carlton."

Los actores se acercaron a la puerta.

"En primer lugar, en el papel principal, como Diana Maddox - ¡Santana Lopez!" Brittany dio un paso a través de la puerta antes de volver la cabeza sobre su hombro y lanzar a Brittany una amplia sonrisa. Guiñando, pronunció, "Hora del espectáculo."
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por micky morales el Dom Ene 21, 2018 9:13 am

Vaya, gracias por volver y con varios y muy buenos capitulos, hasta pronto!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6950
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por 3:) el Lun Ene 22, 2018 1:16 pm

Ya esta mas que aclarado de que san no se acostó con britt por el guión...
A ver como van las cosas ahora???
Gracias por volver!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5552
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Mar 25, 2018 6:29 am

Capitulo veinti uno


Brittany sonrió mientras miraba la forma durmiente a su izquierda. Santana se había precipitado desde el hotel hasta su apartamento, cogiendo unas cuantas cosas, tomando un taxi a la casa de Brittany y montado con Brittany a La Guardia. Aunque entusiasmadas con la conferencia de prensa, se había quedado dormida en el vuelo a Miami.

"¿Puedo ofrecerle algo?" preguntó un asistente de vuelo.

"No, gracias, estoy bien," dijo Brittany, mirando hacia arriba. "Oh, espera. ¿Puede traerme una manta para mi amiga?"

Cuando la azafata volvió con una manta azul, Brittany la metió alrededor de Santanay, cuidando de no despertarla. Se recostó en su asiento, sonrió ante la idea de una semana de buen tiempo, sola, más o menos, con Santana. Deseaba mantener a la otra mujer en sus brazos, sin ser molestada, sólo estar cerca. Imaginarse ajustar el cuerpo de Santana tan bien con el suyo, cuando se acurrucaron durante la noche, hizo latir del corazón de Brittany más rápido.

Había algo frágil en sus delicadas manos, y sin embargo, podría ser tan fuerte cuando empujaba a Brittany sobre su espalda, recorriendo su cuerpo. Los ojos de Santana, cambiantes, al mando, pero vulnerables, eran uno de sus mayores activos, añadiéndole misterio. Brittany los había visto disparar puñales, llenarse de lágrimas, oscurecerse con pasión, e iluminarse con picardía y risas.

Al principio, pensó que todavía era otro truco de actor, un rasgo aprendido que la otra mujer podría encender y apagar como un grifo. Todavía consideraba a Santana ingeniosa, pero había decidido conscientemente confiar en que su amante no se pondría a actuar a su alrededor, al menos no cuando realmente importaba.

Santana se agitó a su lado, extendiendo una mano de debajo de la manta. "¿Britt?"

"Estoy aquí, San." Britt tomó la mano entre las suyas. "Vuelve a dormir. No estaremos en Miami hasta dentro de una hora"

"Pensé que te habías ido," susurró la ronca voz. "Tal vez un sueño."

"Shh. No voy a ninguna parte sin ti."

Brittany mantuvo la mano de Santana, acariciándola con su pulgar. Este toque pareció calmar a la mujer agotada, que se acercó más y dejó caer la cabeza sobre el hombro de Brittany. "¿Me lo prometes?"

"Te lo prometo."

El suave aroma de perfume almizclado de Brittany envolvió a Santana, haciendo que sigilosamente besara el pelo castaño. Con la ternura casi ahogándola, frotó la mejilla contra la parte superior de la cabeza de Santana, sin importarle las miradas curiosas de la auxiliar de vuelo.

"Hogar, dulce hogar," exclamó Santana cuando el taxi se alejó.

"Me alegro de que pienses de esa manera," comentó Brittany, tirando de su bolso por el camino. "Es un cambio agradable de las concurridas calles de Nueva York. Es increíble lo rápido que te queda atrapada en el ritmo allí."

Santana sonrió Brittany cuando arrugó la nariz. "Lo sé. Estuvimos allí menos de una semana, y aun así es un alivio estar de vuelta aquí. ¿Tal vez el hecho de que vamos a estar en Nueva York durante el rodaje sea un factor?”

"Suena plausible."

Caminaron por el camino y Santana se detuvo en las escaleras que conducían al apartamento del garaje, sintiéndose de repente vacilante y ridículamente tímido. "Bueno, yo -"

"No te -"

Ambas rieron y señalaron que la otro debía continuar.

"Tú primero," insistió Santana.

Brittany se encogió de hombros. "Iba a preguntar si preferías quedarte en la casa conmigo. Es decir, puedes utilizar el apartamento del garaje todo lo que quieras... pero te echaría de menos si lo hicieras." Su voz se apagó mientras señalaba entre la casa y el apartamento, con un ligero rubor en sus mejillas.

"Igual que yo, pero no sabía cómo expresarlo," confesó Santana. "No quiero que pienses que estaba dando las cosas por sentado."

"Sé que no lo haces. Te quiero conmigo tanto como sea posible mientras que nosotros tenemos algo de tiempo libre."

"Tienes razón. Por lo tanto, ¿debería deshacer la maleta en la habitación de invitados en la casa, por ahora?"

"No, prefiero que la deshagas en mi armario y te quedes conmigo en mi habitación."

Santana profundamente. "Pero ¿qué pasa con María?"

"María es leal y no levantará una ceja. Es tan sencilla como puede ser y protectora conmigo, lo que se extiende a mis amigos y la gente que quiero."

Santana quería preguntar a Brittany qué categoría encajaba ella, pero sabía que el camino de entrada en frente de la casa, totalmente visible para los vecinos, no era el lugar adecuado.

"Guíame," murmuró, sintiendo arder sus mejillas.

Brittany le dirigió una mirada de curiosidad antes de entrar.

La casa fresca era un cambio agradable de la húmeda noche exterior. Brittany se acercó a la mesa de mármol pequeña en el pasillo y cogió una nota. "María ha hecho las compras para nosotros y algo de comer."

"Muy bien, pero no tengo hambre."

Las mujeres entraron a la habitación de Brittany, Santana se detuvo en el umbral para verlo todo dentro. La cálida pared de color arena dorada, las cortinas marrón chocolate, y una cama de matrimonio elevada reflejaban la personalidad de su dueña, pensó Santana. Sintiéndose lo agotada que estaba, no podía esperar a acostarse en la dorada y blanquecina colcha a cuadros y descansar la cabeza sobre las grandes almohadas. Las mantas Polarfleece dobladas cuidadosamente a los pies de la cama parecían suaves y eran justo lo que necesitaba para envolverse alrededor.

Brittany apagó la luz de techo y encendió las lámparas pequeñas en la ventana y en las mesitas de noche.

"Mejor," dijo. "No me gustan las luces del techo."

"Acogedor," estuvo de acuerdo Brittany. Puso su bolso en la habitación y miró a su alrededor buscando la puerta del armario.

"Estoy muy cansada. Creo que voy a deshacer la maleta mañana. Es tarde."

“Buena idea. ¿Por qué no abrimos la ducha - " Brittany se detuvo cuando Santana frunció los labios. "¿Qué?"

"¿Tienes una bañera?"

"Ven aquí." Britt sonrió mientras le daba un codazo a Santana hacia otra puerta, al lado del armario. "Voilá."

Por supuesto, el baño de Brittany era un estudio de elegancia y funcionalidad discreta. Contaba con una gran cabina de ducha y un jacuzzi oval.

"Oh, maravilloso." Santana suspiró al ver la gran bañera. "Nunca he visto un jacuzzi con tantos chorros."

Brittany se inclinó, girando la llave de agua para llenarlo. "Sólo será un minuto."

"Muy bien." Santana se volvió y entró en el dormitorio de nuevo, hurgando en su bolso para encontrar su corta bata de baño. Se tiró sobre la cama y comenzó a desnudarse cuando unas manos suaves se envolvieron alrededor de su cintura desde atrás.

"Puedo ver cuáles van a ser mis mayores," Britttany respiró contra su cuello. "Cualquier cosa con agua... piscinas, bañeras, duchas, océanos, lagos."

Pivotando, Santana dio una sonrisa mientras levantaba una ceja. "Oh, no tienes ningún rival, Brittany - ninguno en absoluto. De hecho." Vaciló y su corazón se aceleró. "De hecho, me gustaría que te unieras a mí, si quieres."

Los ojos de Brittany se oscurecieron, y sus labios se separaron. "¿Estás segura? Se supone que debemos tomar las cosas con calma, ¿recuerdas? No quiero que te sientas obligada a-"

Santana interrumpió a Brittany besándola rápidamente en la boca. "Tienes que estar bromeando. ¿Obligada? ¿Obligada a tener la mujer más bella del mundo en la bañera conmigo?" Movió las cejas, haciendo reír a Brittany.

"Muy bien, me encantaría tomar un baño contigo."

Las mujeres se desnudaron, ambas con cuidado de no echar una ojeada a la otra demasiado descaradamente, pero Santana era muy consciente del alto y voluptuoso cuerpo a su lado.

Volvieron al cuarto de baño, la mano de Brittany tomando la de Santana mientras entraba en la bañera y poco a poco se hundía en el agua caliente, gimiendo por su efecto sobre los doloridos músculos.

“estaba más tensa de lo que pensaba. Esto es el cielo."

"Espera hasta que empiecen los chorros," dijo Brittany mientras se unía a ella. "¿Me quieres detrás de ti?"

"Sí, por favor. Parece que funciona bien cuando dormimos, así que ¿por qué no?" Santana saltó cuando Brittany encendió los chorros. El agua fluía y burbujeaba a su alrededor, masajeando cada centímetro de su cuerpo. Recostada contra su amante, saboreó la sensación de piel suave. Brittany estiró las piernas a ambos lados de Santana, moviéndose para sentirse cómoda. Santana se movió, girando a la izquierda para poder envolver un brazo alrededor de las caderas de Brittany y descansar su cabeza entre sus pechos. Cerró los ojos y suspiró con alivio.

"¿Cómoda?" preguntó Brittany, alzando la voz para ahogar los chorros. "Endiabladamente así."

"Bien. Yo también."

Se quedaron en silencio por un tiempo, de vez en cuando se acariciaban suavemente siempre que sus manos hacían contacto con la piel caliente. Finalmente Santana levantó la cabeza y miró soñolienta a Brittany.

"Creo que es hora de enjuagarse e ir a la cama. Estoy demasiado cansada para comer. Haré justicia mañana a la comida de María, te lo prometo."

Brittany se estiró y apagó los chorros. "Deja que te ayude. Te ves positivamente borracha."

"Estoy muy sobria- pero agotada."

"Lo sé. Ven aquí."

Brittany ayudó a Santana a ponerse de pie y ducharse. El agua un poco más fría las enjuagaba, ayudando a Santana a encontrar su centro. Brittany la envolvió en una toalla grande de una barra caliente al lado de la bañera y luego tomó una para ella. "¿Estás bien?"

"Estoy bien. Voy a tomar mi cepillo de dientes de mi bolso y -"

"Aquí, utilice uno de los nuevos." Brittany abrió un cajón. "Estás demasiado cansada para hacer otra cosa que tropezar en la cama. "

"Eso es lo que trae la vejez," bromeó Santana.

"Oh, no te preocupes. Voy a tropezar justo detrás de ti." Plegando la colcha, Santana subió entre las sábanas egipcias de algodón fresco, demasiado cansada para molestarse con un camisón. Brittany apagó la luz del baño y dejó sólo una pequeña lámpara en el tocador antes de unirse a Santana. A diferencia de Santana, llevaba una camiseta blanca y larga.

"Mmm," murmuró Santana y rodó en los brazos de Brittany. "Olemos muy agradable. ¿Es vainilla?”

"Uh – huh."

Suaves labios rozaron su frente. Adormilada mirando a su amante,Santana sonrió. "Sea lo que sea, me gusta." Levantó un pesado brazo y tiró de Brittany abajo, besándola. "Y.... Me gustas." Otro beso. "Mucho." Su voz era un susurro. "Oh, Dios, una barbaridad."

"Está arrastrando las palabras. Ven aquí." Brittany tomó a la mujer desnuda en sus brazos. "Tentadora." Acurrucándose cerca, se las arregló para volver a Santana hacia ella, un brazo bajo su cuello y el otro a lo largo de la cadera. "Tenemos todo el fin de semana para relajarnos antes de tener que ir a trabajar."

"Bueno."

Santana se sintió a la deriva, con su trasero cubierto por Brittany, sintiéndose completamente segura.

"¿Britt?"

"Sí."

"Dulces sueños."

Brittany dio un beso a lo largo del hombro de Carolyn. "Tú también."

"¡No puedo creer que llegue tan tarde!" Brittany se precipitó a través de la cocina, tomando el bolso y un maletín antes de pasar a Santana, que estaba sentada disfrutando de su primer café del día. "Nunca me he quedado dormida."

"Debo ser yo, entonces." Santana sonrió. "Cálmate. No van a empezar sin ti."

Brittany hizo una mueca. "No me gusta mantener a la gente esperando." Disparó a la divertida mujer una mirada inquisitiva. "¿Qué vas a hacer hoy?"

"Voy a empezar a leer el guión, nadar y también podría reunirme con Puck para el almuerzo. Dejó un mensaje en mi contestador automático. Todavía tengo un poco de ropa y otras cosas en su apartamento- mi libreta de direcciones, por ejemplo."

Santana notó un sutil cambio en la conducta de Brittany. Cuadrando los hombros y apretando un poco la mandíbula, le dedicó una sonrisa automática. "Por supuesto." Su voz era amable.

Sin saber qué decir, Santana se levantó de la silla y trató de cambiar de tema. "¿Estás segura de que está bien si muevo mis cosas aquí en vez de al apartamento del garaje?"

Brittany evitó su mirada por un momento. Finalmente mirando directamente a Santana con ojos inexpresivos, habló en un tono de voz bajo. "Por supuesto. Siéntete libre de utilizar cualquier espacio que consideres oportuno."

Sabiendo que algo andaba mal, Santana se acercó a Brittany y tiró de ella en un abrazo. "Gracias." Ella echó la cabeza hacia atrás y se sorprendió cuando los labios de Brittany descendieron sobre los de ella, por lo que abrió la boca y dejó que la lengua de Brittany la examinara por completo. Girando la cabeza, Santana se aferró a la mujer ahora apretándola contra el mostrador mientras saqueada su boca. Atrapada en la pasión, Santana le devolvió el beso mientras el fuego se elevaba en su interior. Jadeó en busca de aire cuando se retiraron, y pudo ver una gran variedad de emociones en los ojos de Brittany.

"¿Cómo se supone que voy a dejarte ir a trabajar cuando me besas así?" dijo Britt con voz ronca.

"Dios mío, Britt"

"Estaré en casa alrededor de las tres, una hora más tarde, a lo sumo."

Santanasaliva. "Estaré aquí. No puedo esperar."

Una leve sonrisa apareció en los hermosos rasgos de Brittany. "Yo tampoco."

Mientras Brittanycaminó por la casa y por la puerta, Santana tomó su taza de café y tomó un sorbo para calmar su dolorido cuerpo.

¿Qué demonios había pasado? Sentía que había provocado involuntariamente el dolor de Brittany, y le dolió profundamente. La mención de ver a Puck, no importaba lo trivial que fuera la razón y a pesar de que nunca había sido su amante, obviamente, provocó el miedo de Brittany de que Santana la dejaría por un hombre. Yo y mi boca grande. Debería haberme dado cuenta... Imaginarse la situación inversa, que Brittany se reuniera con una ex amante en este punto frágil en su relación en ciernes, hizo contraerse se estómago. Más tarde, una vez que estuvieran establecidas y más seguras en sus papeles juntos, sería otra cosa.

"Maldita sea," murmuró Santana y cogió el teléfono inalámbrico. Dejó un mensaje en el servicio de contestador de Puck pidiéndole que enviara sus cosas a su dirección de Nueva York. De ninguna manera iba a arriesgarse a verle; de hecho, se sintió aliviada de no tener que hacerlo.


avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Mar 25, 2018 6:49 am

Capitulo veinti dos

Santana se sentó en el sofá del salón, ansiosa por empezar con el guión. Después de sólo unas pocas páginas, se dio cuenta de que Delia Santana debía haber sido fundamental en la adaptación de la novela. El lenguaje fluía, y las escenas eran conmovedoras, emocionantes, y en ocasiones incluso desgarradoras. Varias escenas entre Maddox y Erica Becker las desafiarían a ella y a Helen. Santana leyó varias de sus líneas en voz alta, absorta en su trabajo.

Se preguntó cómo abordaría Regina las escenas románticas, especialmente la controvertida y muy explícita escena cuando Maddox y Becker hacían el amor en la oficina de Maddox a altas horas de la noche. Obviamente implicaría desnudez parcial, lo que no era ningún problema siempre y cuando avanzara a lo largo de la historia. Leyendo la escena de nuevo, Santana se ruborizó de pronto imaginando a Brittany como Becker.

Durmiendo cerca de Brittany cada noche, Santana había compartido apasionadas caricias con ella, sin embargo, las mujeres todavía se reprimían. Santana había aprendido un par de cosas que volvían a Brittany loca de placer. Para su sorpresa, la mujer serena y compuesta amada por Santana prodigaba atenciones ásperas pero cariñosas. Santana había usado sus dientes en los pezones de Brittany en un momento especialmente caliente, mordiendo y tirando de las sensibles puntas. De repente con miedo de haber ido demasiado lejos, se disculpó por ser demasiado impaciente, pero Brittany se arqueó debajo de ella, gimiendo y pidiendo más. Eso fue lo más cerca que habían llegado a hacer el amor desde Orlando. Santana finalmente se había retirado, obligándose a no extender las piernas de Brittany y su mergirse en la suavidad entre ellas.

Controlando su reloj, Santana se dio cuenta de que ya era hora de nadar. Todavía se sentía un poco inquieta después de la emotiva escena de esta mañana, con una tensión de alerta alrededor de sus sienes. Con suerte, la natación podría aliviarlo.

Vestida con su traje de baño negro, se zambulló en la piscina y comenzó sus vueltas, aliviada de cómo el ejercicio vigoroso calmaba sus músculos. Santana perdió la noción del tiempo, y sólo cuando sus piernas se sentían como el plomo nadó hacia la escalera y subió, sus músculos temblorosos con la estimulante fatiga.

Un movimiento en la esquina de sus ojos la hizo saltar. María no debía llegar hasta mañana. Entonces vio a Brittany entrar en su estudio, sin siquiera mirar hacia el patio o en la zona de la piscina.

Santana envolvió una toalla alrededor de sus hombros mientras pasaba a través de la puerta de la sala hacia el estudio. Cuando entró, Brittany estaba ojeando una carpeta, con la espalda hacia Santana. Una rápida mirada hacia el reloj de pared hizo saber a Santana que era la una y media.

Envolvió sus brazos alrededor de Brittany por detrás y le dio un beso en el cuello justo debajo de la cola de caballo. "Bienvenida a casa. Llegas temprano."

Brittany dio un grito silenciado y giró en los brazos de Santana.

"Whoa, San, ¡me has se asustado! No pensé que estarías en casa."

"Nunca me fui. A decir verdad, me sentí aliviada al dejar un mensaje para Puck para que envíe mis cosas. He estado leyendo el guión y, como se puede ver nadando."

Una pequeña luz, un rayo de esperanza, brilló en los ojos de Brittany, haciendo galopar el corazón de Santana. "Fui una estúpida," susurró Brittany. "Y celosa. Lo siento."

"No lo sientas. Invertí los papeles, y la sola idea me hizo ponerme verde. No estamos listas para acompañantes masculinos y Lisa-Betty-Jennys de nuestro pasado todavía."

Brittany se apoyó en la mesa y levantó una ceja. "¿Lisa-Betty-Jennys? ¿De qué estás hablando?"

"No sé el nombre de alguna de tus ex novias- y no quiero, todavía."

"Lisa-Betty-Jenny. Suena como que crees que he tenido un harén completo," murmuró Brittany, pero la chispa de felicidad estaba de nuevo en sus ojos.

"Por supuesto que sí. Eres la mujer más bella del mundo - ¿quién podría resistirse?"

Brittany echó la cabeza hacia atrás y estalló en carcajadas inusualmente contundente. "Dios, tú me matas, Santana," resopló. "Tu sentido del humor. Perverso y loco.”

“Perverso y loco, ¿eh?" Santana negó con la cabeza. "Suena como una película sórdida para mí."

"Si alguna vez produzco una película de esa clase, sé a quién encasillar."

"Cuidado, Pirce. Está patinando sobre hielo fino."

"Oh, ¿sí?" Brittany pasó por alto el hecho de que Santana estaba empapada bajo la toalla y tiró de ella para darle un beso. "¿Qué tal esto para derretir el hielo?" Bajó la cabeza y capturó la boca sonriente debajo de ella.

Sintiéndose aliviada y eufórica porque estaban de nuevo en marcha, Santana le devolvió el beso, perdiéndose en el sabor familiar de Brittany. "Me derrites. Me enciendes como nadie lo ha hecho," gimió. "Eres tan maravillosa."

"Y estás temblando. No puedes estar aquí, medio desnuda y mojada, con el aire acondicionado en marcha."

"Debería darme una ducha, supongo."

Brittany levantó una mano y metió un mechón de pelo goteante detrás la oreja de Santana. "Puedo frotarte la espalda, si quieres."

Santana suspiró con satisfacción. "Por favor, no dudes en frotar cualquier parte del cuerpo que desees."

"Te recordaré que has dicho eso."

Brittany comprobó el espejo retrovisor del coche de gran alcance que conducía. El asiento de cuero oscuro olía a limón pulido. El Chevrolet Corvette Stingray amarillo canario del 1969 estaba en perfecto estado, y le había dado al distribuidor una buena propina por hacer esto posible.

Lo había llamado desde Nueva York. Recordando el tono de nostalgia en la voz de la actriz cuando habló de ese coche, Brittany había decidido darle una sorpresa con uno.

El comerciante tenía conexiones en todos los EE.UU. y Canadá y encontró la marca exacta y el año en dos días. Sus mecánicos instalaron aire acondicionado, un sistema de sonido Bose, y airbags en el techo.

Comprobando el espejo retrovisor de nuevo, Brittany atisbó a Quinn conduciendo su Mustang dos coches detrás. Su amiga había levantado no una, sino dos, cejas inquisitivos cuando Brittany reveló su sorpresa.

"¿Un coche?" preguntó Quinn mientras se sentaba en la oficina de Brittany. "Eso es muy especial. Quiero decir, no tiene la misma connotación que darle un collar de diamantes, pero." Vaciló. "De verdad te gusta, ¿no?”

Brittany se reclinó en su silla y cruzó las manos sobre el regazo. "Sí, me gusta. Sé que sospechas de ella, pero ella es diferente cuando te las arreglas para encontrar a la Santana real detrás de la diva."

"Vi algo de eso en el almuerzo y luego en Orlando," dijo Quinn. "Sin embargo, su representante no es precisamente alentador. No pierdas la cabeza o tu corazón."

Brittany inclinó la cabeza, mirando a su protectora amiga con cariño. "Creo que es demasiado tarde para el segundo."

Los ojos de Quinn se agrandaron. "Oh, chica, ¿estás segura? No estás solo. Bueno, ¿deslumbrada?"

"Estoy cayendo de cabeza sobre los talones, y estoy aterrorizada. No puedo evitarlo."

"¿Y qué pasa con ella?"

"Ella dice que está enamorada de mí." Brittany podía oír su voz suavizarse y supo Quinn notó en el cambio. "Está desconcertada, especialmente en relación con el aspecto físico. Supongo que nunca se dio cuenta de que podría sentirse atraída por una mujer. Estoy tratando de darle espacio y tiempo."

"¿Pero?"

"Parece que no lo quiere- o lo necesita."

Los labios de Quinn se extendían en una amplia sonrisa. "Así que, ¿no puede mantener sus manos lejos de ti?"

Enrojeciendo, Brittany negó con la cabeza. "Es mutuo. No soy de contar esas cosas, pero tú eres mi mejor amiga y bueno, no me he sentido así, nunca. No estoy segura de donde nos estamos dirigiendo. Quiero hacerla feliz, y darle este coche es un intento de demostrarle cómo me siento. Además, me muero por ver la expresión de su cara. Por alguna razón, está como loca por este tipo de coche como yo sobre el Mustang."

"Hey, no estoy discutiendo. Si hay algo que se interpone entre yo y mi Beemer, no respondo de las consecuencias."

Después de que ella y Quinn se detuvieron en la entrada, Brittany saltó del Corvette y gritó: "Espera aquí. Voy a ir a buscarla. Es probable que esté en la piscina."

"Muy bien."

Quinn salió del Mustang y se apoyó en él mientras Brittany caminó hacia la puerta. Mientras paseaba por la casa tranquila, vio varias señales de la presencia de Santana. Su bolso en la mesa de pasillo, el guión en la mesa de café, y en la cocina, varias bolsas de Royal Copenhagen apilados al lado de la cafetera.

Brittany oía a María zumbando en el lavadero mientras caminaba hacia el patio. Encontró a Santana descansando en una tumbona en la sombra, medio vaso de jugo de naranja a su lado en el suelo. Brittany se arrodilló junto a la silla y besó los labios de Santana suavemente. "Hola, aquí." Tuvo que admirar la compostura de la otra mujer. Santana simplemente abrió los ojos y miró a Brittany con los párpados pesados, una sonrisa perezosa en sus labios. "Estás en casa temprano."

"Sí, y tengo una sorpresa para ti." Brittany tiró de la mano de Santana "Vamos, que está enfrente."

"¿Una sorpresa?" Santana levantó una ceja. "¿Me gustará? Tal vez debería habértelo dicho. Las sorpresas me ponen nerviosa."

"Te va a encantar." Brittany trató de sonar tranquilizadora, esperando tener razón. Quería que Santana aceptara el regalo con el espíritu que se lo daba. Cogiendo la mano de su amante, la condujo a través de la casa y abrió la puerta principal.

Santana se detuvo en seco y se quedó mirando el Corvette. Mirando entre el vehículo y Brittany, parecía un espectador en un partido de tenis. "¿Britt?"

"Es para ti. Quiero que lo tengas, por conseguir el papel... y también sé que nunca te lo permitirías."

"¿Qué quieres decir, para mí? ¡Oh! ¡Oh!" Santana iba con los pies descalzos por el sendero del jardín y hacia el camino de entrada.

Hizo un gesto distraído a Quinn, que parecía sorprendida al ver a la generalmente elegante estrella dando vueltas alrededor del Corvette sólo con un traje de baño y el cabello húmedo. Moviendo sus pies rápidamente, realmente saltando de un pie a otro, se veía como un niño ansioso, a pesar de que Brittany sabía que el asfalto caliente era la causa real.

Brittany paseó para unirse a las otras dos, sin apartar los ojos de la mujer sin habla, que estaba abriendo la puerta y subiendo al coche. Santana deslizó sus manos sobre el volante y por el salpicadero, una mirada reverente en su rostro mientras tocaba la piel oscura.

"Brittany, ¿cómo diablos pudiste recordarlo? Te hablé de esto cuando estuve aquí para nadar por primera vez."

Brittany se agachó, apoyando los antebrazos en la puerta. "Recuerdo todo lo que me dices."

Santana se quedó quieta por un momento y luego sonrió trémula. "Lo haces, ¿eh?" Su voz era apenas un susurro. Después de unos segundos su expresión cambió, y un brillo esperanzador apareció en sus ojos. "¿Podemos ir a dar una vuelta?"

Quinn se había acercado al lado de Brittany. "Creo que deberías hacerlo. Pero hay un pequeño problema, Santana."

"¿Qué?"

"No llevas más que un traje de baño.”

Brittany se echó a reír al ver la expresión de sorpresa en el rostro de Santana cuando se miró a sí misma.

"No es un problema," insistió Santana. "¡Dos segundos!" Saltó del coche, casi tocando a las otras mujeres durante en el proceso, y corrió hacia el sendero del jardín y a la casa. Antes de que ninguna de ellos tuviera tiempo de decir una palabra, se apresuró a regresar de nuevo, corrió por el camino, y la abrazó con fiereza Brittany. "Oh, lo olvidaba. ¡Gracias, gracias, gracias!" Dejándola ir, desapareció de nuevo.

"Creo que le gusta," ofreció Quinn. "Hago esta evaluación a pesar de su reacción sobria y elegante."

Dando un codazo en el costado de Quinn por ser una listilla, Brittany negó con la cabeza. "Tenía la esperanza de que sería feliz, pero no tenía idea que estaría tan emocionada. ¿Crees que mi idea fue brillante?"

"Sí, eso, o va a esperar que sus sueños de la infancia se cumplan en un abrir y cerrar de ojos a partir de ahora." Quinn elegantemente evitó el segundo codo. "Estuvo malditamente cerca de atragantarte- creo que debes haber elegido el regalo perfecto."

"Es curioso. De hecho, no me importaría cumplir unos cuantos sueños más, si reacciona de esta manera."

Cuando empezaron a caminar hacia la casa, Quinn miró a Brittany pensativa. "Y bromas aparte, realmente no había esperado que Santana fuera así. Bueno, supongo, no indiferente. Va a mostrarte que nunca se debes asumir nada."

"Es cierto."

Para su sorpresa, Santana se reunió con ellos junto a la puerta en pantalones cortos de color caqui y una camiseta verde con el texto "Un contrato verbal no vale ni el papel en que está escrito." Llevaba el pelo recogido en una sencilla coleta, todavía húmedo. Quinn asintió con la cabeza.

"Bonito traje, pero puede ser que necesites zapatos."

"¡Maldición!"

Santana se dio una palmada en la frente y volvió a desaparecer, mientras que Quinn metió la mano en su bolso para buscar su teléfono móvil. "Vosotras dos id por delante. Puedo dejarme fuera cuando llegue el taxi. Si la dejamos esperando, va a explotar."

"Creo que tienes razón. Ya está aquí."

"Oh, Britt-Britt, no puedo esperar para conducir esa belleza," dijo con entusiasmo. "¿Adónde vamos?"

"Tú decides. Es tu coche."

Enganchando el brazo alrededor de Brittany, Santana sonrió. "Voy a tener que pellizcarme para realmente creer eso."

"Sin pellizcos- no puede haber moretones en Diana Maddox." Quinn sonrió mientras se acercaba a ellas. "El taxi estará aquí en unos pocos minutos, así que chicas divertíos."

Santana agarró de la mano a Brittany tirando de ella hacia la puerta. "¡Gracias, Quinn! ¡Adiós!"

Corriendo por el camino hacia el coche, Santana se detuvo de repente, liberando sus manos y presionándolas sobre su boca.

"¿Santana?"

"Es hermoso."

"Y tuyo. Tuve todo tipo de razones para comprarlo para ti- pero sobre todo, sólo quería hacerte feliz."

Sin importarle si alguien las veía, Santana se dio la vuelta y abrazó a Brittany fuerte. "Y lo hiciste. No tienes idea de cuánto."

Después de que se subieron al vehículo, su nueva propietaria encendió el poderoso trueno V8. Con cuidado, se retiró en el camino cerrado y dio la vuelta.

"¿Llevas el cinturón de seguridad?" preguntó Santana, guiñándole un ojo a su amante.

"Por supuesto."

"¡Tweety y yo te vamos a dar una vuelta, cariño!"

¿Tweety? ¿Cariño? Brittany gimió en voz alta.

Santana sonrió ampliamente, deslizó el coche en marcha, y rugió camino abajo.

Brittany apagó el ordenador y la luz en su estudio. Pasando por los e-mails marcados como "urgente" se había tomado más tiempo de lo que esperaba.

"¿Santana?" Brittany asomó la cabeza a la sala de estar, pero no obtuvo respuesta. Después de un rápido vistazo a la cocina y el dormitorio, sonrió con complicidad y abrió la puerta principal. Santana estaba sentada en el escalón más alto de los cuatro que conducían a la entrada. Sus ojos estaban fijos en el coche amarillo que había conducido durante dos horas por la tarde. "¿Santana?" repitió Brittany, caminando por el sendero y sentándose a su lado. "¿Es difícil separarte de tu nuevo amor?" Bromeó.

Santana volvió la cabeza y sonrió. "Sí. Todavía no puedo creer que hayas pasado por todos esos problemas. Me pregunto si tienes alguna idea de lo increíble que es esto"

"Creo que tengo una idea, pero ¿por qué no me lo dijiste?"

Acercándose rápidamente, Santana suspiró. "Sabes, cuando papá murió abandoné varios sueños. He perdido algunas cosas, y algunas personas, porque no quería que Beth y John se perdieran nada. No me malinterpretes – nunca estuve resentida por eso- o con ellos. Fue mi elección hacer los sacrificios que hice, y me gustaría hacerlos de nuevo.

"Pero dándome el Corvette- significa mucho. Soñaba con tantas cosas cuando crecía, especialmente este coche. Pero me negué a mí misma tales sueños. Tú me has devuelto parte de mi juventud. Gracias."

Brittany tragó saliva, luchando por contener las lágrimas. Había detectado que el coche era algo importante para Brittany, pero no tenía ni idea de lo que simbolizaba. La gratitud de Santana desató un nudo en el interior que no se había dado cuenta que estaba allí. El calor se extendió por sus venas mientras observaba la expresión suave en el rostro de Santana.

"Me alegro de que te guste. Estoy aún más feliz de haber seguido el estímulo momentáneo de la idea. Como ya he dicho, tengo varias razones para este regalo, pero la mayor de todas era que quería hacerte feliz. Honestamente, cuando conduje el coche a casa para ti, tenía miedo de que pudieras pensar que estaba loca."

"No, nunca. Nadie ha hecho algo así por mí. Nadie. Me ha dado más primeras veces que nadie."

"Espero que sea una buena cosa."

"Lo es."

Después de un breve silencio, Santana extendió la mano y acarició el brazo de Brittany. "Se está haciendo tarde. ¿Quieres ir a la cama?"

"Sí."

Se levantaron y se fueron a la casa, apagaron las luces y se desvistieron en silencio. Santana se había puesto una de las camisetas de Brittany, y Brittany mantuvo su camisola de La Perla y bragas mientras subían a la cama.

Llegando a Santana, Brittany le acarició el pelo, colocando un sendero de besos por la frente lisa y abajo en la sien y las mejillas, sólo para encontrar la boca medio abierta de Santana, lista para ser devorada. Deslizó su lengua dentro y acarició su contrapartida, que encontró la de ella con entusiasmo. El beso continuó hasta que ambas estaban sin aliento y empezó a tirar de la poca ropa que llevaban puesta.

"Por favor, déjame." susurró Brittany, tirando de la camiseta de Santana. "Quiero tocarte."

Sin decir palabra, Santana tiró el resto del camino sobre su cabeza, y luego la arrojó a las sombras. "Entonces tócame." Su voz, un ronroneo bajo, hizo temblar a Brittany.

Acercándose, medio encima de ella, Brittany sintió el cuerpo desnudo de Santana. Dejó que sus manos se movieran a lo largo de la curva irresistible de las esbeltas caderas de su amante, hacia su pecho. Brittany con avidez llenó su mano con los pequeños pechos de Santana. Los oscuros pezones endurecidos en picos, y Santana inhaló bruscamente cuando los dedos de Brittany tiraron suavemente de ellos, moldeándolos en puntos aún más duros.

"Britt." Santana se arqueó en el tacto. "Más.”

Sin nada que objetar, su propio corazón latiendo con fuerza en su pecho, Brittany bajó la cabeza y tomó un pezón entre sus labios. Lo aspiró profundamente en su boca, dejando que su lengua lo trabajara sin descanso antes de rozarlos con los dientes. Santana gemía y movía las piernas sin descanso, como si tratara de acercarse.

"Shh." dijo Brittany alrededor de húmedo, rígido pezón. "No hay prisa, San. Relájate y disfruta." Se trasladó al otro pezón, premiándolo con la misma atención. El increíble sonido de la famosa voz gimiendo su nombre una y otra vez hizo responder al cuerpo de Britrtany. La humedad se agrupó entre sus muslos, y sabía que no podría parar esta noche.

Dejó temporalmente de lado el pezón enrojecido y se movió sobre Santana, con cuidado de no poner demasiado peso en ella. Santana abrió rápidamente sus piernas, dejando espacio para ella.

"Te deseo," susurró Brittany en el oído delicado debajo de sus labios. "Si quieres parar, me lo tienes que decir ahora."

"No, no, no te detengas. Estoy en ardiendo. Ardiendo para ti." La voz de Santana era apenas audible. "Te deseo tanto. Pero."

Brittany esperó un momento, pero cuando Santana no continuó, se apoyó sobre un codo, inclinó la cabeza de Santana, y miró a sus ojos. "¿Sí? Dime."

"Te deseo. Pero por favor, ¿puedo quitarte la ropa?"

Brittany trató de humedecer sus labios repentinamente secos. "Por supuesto." Sentándose, se llevó a Santana con ella. Brittany levantó los brazos, permitiendo a Santana tirar de la camiseta por encima de su cabeza. Acostándose en un movimiento fluido, levantó sus caderas, indicando con las manos a Santana para que tirara de sus bragas.

Santana vio como Brittany se tumbada junto a ella, sus caderas se elevaron para hacer posible que Santana quitara su última prenda. Con dedos temblorosos, Santana tiró del dobladillo de la ropa interior, totalmente blanca a excepción de un modesto triángulo de rosas bordadas. Poco a poco las bajó por las largas piernas que parecían no terminar nunca y las tiró en el suelo, notando el hecho de que estaban húmedas de excitación de Brittanay.

Miró las sombras suaves que formaban los valles y colinas de todo el cuerpo sensual de Brittany. Tenía la piel naturalmente pálida, bronceada ligeramente por el sol de Florida. Los rizos rubios en el vértice de sus muslos le hicieron contener el aliento.

"Eres tan hermosa. Me pone nerviosa tocarte. Temo que hacer algo mal. Incluso hacerte daño."

"Nunca podrías hacerme daño." La voz de Brittany era baja, confiada.

"Puedes hacer lo que quieras. Tócame en cualquier lugar. Nada está prohibido o mal."

"¿Estás segura?" Santana se mordió el labio inferior, con ganas de nada más que explorar los misterios de su amante.

"Muy segura. Quiero tus caricias."

"Prométeme que me dirás si yo-"

"Sanny... Lo prometo."

Tranquilizada suficiente para moverse en la parte superior de su amante, Santana suspiró de alivio cuando por fin sintió todo el cuerpo de Brittany contra el suyo. Se adaptaban muy bien juntos, a pesar de su diferencia de altura.

Santana colocó besos en un camino increíblemente caliente a lo largo del cuello de Brittany, saboreando la piel cálida y húmeda. Pezones apretados llenaron su boca, creando una necesidad de chupar con fuerza, morderlos, pero cedió, simplemente lamiéndolos hasta Brittany arqueó la espalda, rogándole que hiciera más. Santana agradecida, con ganas de agradar. Dejó que sus dientes rasparan sobre la piel sensible, provocando gemidos de Brittany en cada toque.

Cuando ambos pezones eran rosados y crudos por su abundante atención, Santana bajó y le besó el tenso estómago, rodeando el ombligo antes de soplar en él haciendo a Brittany estremecerse. "Cosquillas, ¿eh?" murmuró Santana. "Es bueno saberlo."

Se movió más abajo, reacia a tocar los húmedos rizos. Brittany confiadamente separó más las piernas. "San, por favor tócame. De cualquier manera que desees."

Estando situada en el lado derecho de Brittany, Santana colocó su palma contra el calor de su húmedo sexo. Asombrada por la conocida sensación sedosa, movió sus dedos mientras miraba a los ojos de Brittany, en busca de señales de que lo estaba haciendo bien. Oscurecidos ojos entrecerrados y labios aún más llenos cuando deslizó sus dedos entre los pliegues empapados para encontrar el clítoris hinchado.

Suave, lentamente, Brittany lo rodeó, esparciendo la humedad alrededor de la arista que sobresalía de los nervios como lo hacía cuando se tocaba. Brittany gimió con voz casi inaudible al cuidadoso tacto. Disfrutando de la sensación de ella, Santana deslizó su brazo bajo el cuello de Brittany, acercándola mientras besaba el cabello húmedo en la sien. "Ya está. ¿Así?"

"Mmm. Sí. Y más."

Satisfecha de estar en el camino correcto, Santana intentó hacer caso omiso de su propio cuerpo dolorido, consciente de lo absolutamente excitada que estaba. Cuando Brittany levantó sus piernas, involuntariamente moviéndose hacia su mano, tarareó en respuesta. "Sí, así. Ábrete a mí." Movió sus dedos para encontrar la entrada de su amante. Dando vueltas, sintió que Brittany se giró hacia ella y ocultó el rostro en su cuello.

Tomando este movimiento como una señal de aprobación, Santana deslizó dos dedos dentro, encantada de sentir que los músculos de Brittany se contraían como para atraerla dentro. Aunque no tenía idea de donde encontró el coraje, hundió sus dedos en el interior, con cuidado de no dejar que su uñas romas arañaran los sensibles tejidos.

"¡Ah!" Brittany arqueó la espalda y puso sus pies en la cama de nuevo, sus caderas ondulando contra la vacilante mano. "¡Santana!”

Descansando en el codo, asegurándose de que abrazaba a Brittany cerca con el brazo izquierdo, Santana empujó sus dedos empapados dentro y fuera, una variedad de sentimientos la recorrió al darse cuenta de que Brittany estaba a punto de correrse.

Cuando Santana sintió una pequeña sensación de revoloteo alrededor de sus dedos, apretó el pulgar contra el clítoris hinchado de su amante, frotándolo con fiereza hasta Brittany dio un grito silenciado contra su cuello. Los músculos se apretaron alrededor de ella, una y otra vez, y el cuerpo delgado en sus brazos temblaba mucho después de que Santana hubiera extraído suavemente sus dedos.

Poco a poco, Brittany contuvo el aliento, todavía se aferraba a Santana, que se mecía con ella. Sintiéndose protectora, orgullosa, y casi mareada, colocó una serie de besos en la frente húmeda debajo de ella. "¿Estás bien, cariño?" preguntó con voz ronca.

"Mmm. Más que bien. Más como maravillosamente." Brittany suspiró, moviéndose para mirar a Santana. "Me enviaste a través del techo."

Aún temerosa por la experiencia de ser capaz de conducir a esta increíble mujer sobre el abismo, Santana voluntariamente abrió las piernas para acomodar a Brittany mientras se sentaba entre ellas.

"Oh."

"Tu turno," murmuró Brittany. "Tu turno para volar." Pasó un brazo por debajo de la pierna de Santana, levantándola mientras dejaba que su sexo se frotara contra Santana.

Santana sintió que su humedad se mezclaba con la de Brittany, y la necesidad dolorosa entre sus piernas se reavivó, por lo que sus caderas se movieron. Britttany bajó la cabeza y chupó un tieso pezón en su boca, una sensación de calor viajó a lo largo de la terminal nerviosa sensibilizada mientras utilizaba la lengua sin descanso.

Santana enterró sus dedos en el pelo de Brittany, abrazándola mientras murmuraba su nombre. Pronto se dio cuenta de que su amante se movía lentamente, colocando besos con la boca abierta por el estómago de Santana.

Cuando llegó a los rizos húmedos entre las piernas temblorosas de Santana, ella las extendió más, acariciando el interior de sus muslos. Gimiendo en voz alta por la anticipación, Santana sintió que Brittany separaba sus pliegues, y luego una lengua caliente estaba allí, encontrando cada terminación nerviosa inflamada, sin ceder hasta que el fuego la consumió.

"Britt... oh, Dios." Arqueándose, Santana presionó contra la codiciosa, amorosa boca, con ganas de experimentarlo todo. Tras una breve pausa, que casi la llevó a la locura, dedos lentos entraron en ella, empujando dentro con fuerza suave mientras la ágil lengua reanudaba sus actividades.

Incapaz de contenerse, y sin saber si se suponía que debiera, Santana dejó que las olas pasasen sobre ella, inundando su sistema cuando fue arrojada al abismo. Las flechas de placer se dispararon de entre sus piernas, a través de las piernas y el estómago. Tirando de Brittany, la levantó encima de ella, aferrándose a su amante mientras la besaba profundamente. Saboreándose en los labios de Brittany, perdió sus últimos miedos a no ser adecuada, en la cama o de otra manera- al menos en este momento compartido de seguridad, seguridad e intimidad.

"Oh, cariño," Santana suspiró cuando Brittany se sentó junto a ella, tirando de las sábanas para cubrirlas. "Britt." Se acurrucó cerca, recuperando poco a poco el aliento.

Brittany acarició el cabello de Santana y sonrió débilmente, mirando profundamente a los ojos de Santana.

"No estoy segura de si lo que estás buscando se puede encontrar en los ojos de una persona," dijo Santana.

"Entonces, ¿qué estoy buscando?"

Brittany frunció el ceño. "Estás buscando cómo me siento, ¿no es así?" Brittany se vio atrapada. "Supongo que sí."

"Vamos a hacerlo de esta manera. Usemos palabras." Santana tomó la barbilla de Brittany. "Ya te dije que me estoy enamorando de ti. Es verdad, Brittany. Te quiero."

Las lágrimas brotaron de los ojos de Brittany. "Santana." Tosió, sonrojándose profundamente.

Santana le guiñó un ojo. "Ahora, no te ahogues. No soy peligrosa ni nada."

"Sí, lo eres," dijo Brittany en tono grave. "Eres muy peligrosa para la paz de mi mente, mi corazón y mi concentración. Por otra parte, no lo haría de ninguna otra manera." Hizo una pausa y respiró hondo temblando. "Yo también te quiero."

Brittany se inclinó para darle un beso. "Me alegro. Creo que lo sabía, pero me encanta escucharlo." Ella se acurrucó más, encontrando una posición cómoda sobre las almohadas. "Esto se siente muy bien."

Imitando los movimientos de Santana, Brittany se puso en cuchara detrás de ella, acariciando su cabello. "Estoy de acuerdo. No creo que esta cama nunca se haya sentido mejor." Deslizó la mano por la curva de una cadera. "Espero que no estés muy cansada."

"Sigo estando un poco sin aliento, pero no realmente cansada. ¿Por qué? "

La voz de alto de Brittany reverberó contra la piel de Santana. "Te deseo de nuevo."

En un remolque con corrientes de aire lejos de la casa de Brittany un hombre delgado y calvo levantó una botella de cerveza a los labios y bebió un sorbo mientras mantenía los ojos clavados en el viejo televisor. La bella rubia en la pantalla había pasado de ser una niña flacucha y desgarbada a una mujer impresionante. Sus labios se abrieron en una sonrisa para revelar los dientes manchados de nicotina, y dio una risa ronca.

"¿Qué hay de eso? La pequeña Britt creció.”

avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por micky morales el Dom Mar 25, 2018 7:36 am

Que bueno que volviste con este par de excelentes capitulos, y ahora, este quien es?????
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6950
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por 3:) el Lun Mar 26, 2018 4:36 pm

Que bueno que volviste!!!
Ahi no jodas!!?, ahora quien es???
Me. Encantan los gestos de britt para san!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5552
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Abr 01, 2018 5:48 am

Capitulo veinti tres


El cabello de Santana ondeaba al viento desde la ventanilla abierta mientras conducía hacia un centro comercial recién inaugurado. Conduciendo el vehículo amarillo como si fuera una extensión de sí misma, Santana parecía más contenida y relajada de lo que Brittany la había visto nunca.

Después de un rápido desayuno de café Royal Copenhagen de Santana y bagels tostadas con queso cremoso, Brittany había anunciado que se tomaría el día libre y sólo estará disponible a través de su teléfono móvil.

"¿Qué hay de ir de compras?" Santana había preguntado, mirando a Brittany por encima del borde de su taza. "Tengo que recoger algunas cosas, y podríamos tomar el Corvette." Santana movió las cejas por su propia sugerencia, haciendo reír a Brittany en voz alta antes de que estuviera de acuerdo.

Brittany estaba sorprendida por el ambiente tranquilo y relajante entre ellos, una relajada camaradería que no había esperado. Recostándose en el asiento del pasajero, disfrutó el viaje al centro comercial.

Cuando Santana se detuvo en un gran estacionamiento y cuidadosamente aparcó lejos de cualquier otro vehículo, Brittanysonrió a sabiendas, la sonrisa se convirtió en un gesto de preocupación cuando se oyó el gemido de Santana después de que saliera del coche.

"¿Qué pasa?"

Santana suspiró, sonriendo tímidamente. "Anoche usé músculos que no sabía que tenía. Durante toda la noche, debo añadir."

"Oh, mi. Bueno, eso nos enseñará a no ser tan entusiasta, bromeó Brittany.

"No digas eso. La práctica hace al maestro."

Enganchando su brazo por debajo del de Santana, Brittany se inclinó para susurrarle al oído. "Bueno, en ese caso, estoy a favor de la perfección."

Una vez dentro del centro comercial, se dirigieron a una tienda que tenía ropa de varios diseñadores famosos. Una compradora eficiente, Santana compró varios pares de pantalones y camisas de manga corta, así como una nueva chaqueta de mezclilla y zapatillas de deporte, que Brittany sugirió.

"¿Estás pensando en algo especial, sugiriéndome zapatos como estos?" preguntó Santana, guiñándole un ojo mientras sacaba su tarjeta de crédito.

"De hecho, lo hago." Brittany no se había dado cuenta hasta ese instante tenía una plan gestándose. "Tengo una idea brillante.”

Salieron de la tienda y se dirigieron hacia el centro del centro comercial donde varios proveedores más pequeños tenían quioscos. "No puedes tenerme así. Tienes que decírmelo." Santana levantó una ceja.

"Eres linda cuando pides," bromeó Brittany. "Está bien, está bien. Mañana es viernes, y damos a todos el día libre porque trabajaron horas extras para preparar juntos la convención de Orlando. ¿Te gustaría conducir hasta Orlando y pasar el fin de semana en Disney World?"

Brittany siguió caminando y finalmente se dio cuenta de que Santana ya no estaba a su lado. Paró, se dio la vuelta y la vio de pie a unos pasos atrás, mirando el cemento del suelo. "¿San?"

"¿Disney World? ¿Cómo en los paseos, exposiciones, y el ratón Mickey?"

"Exactamente. Fuegos artificiales. Desfiles. Restaurantes."

Los ojos de Santana comenzaron a brillar, y luego echó la cabeza hacia atrás, riendo con voz ronca. "Oh, nunca dejas de sorprenderme, Brittany," dijo. "Nunca hubiera imaginado que estabas pensando en Disney World...pero ¿por qué no? Me encantaría ir. Una vez que lleguemos a Nueva York, no vamos a tener mucho tiempo para correr y jugar."

"Voy a llamar a Quinn y que ella haga los arreglos."

Caminaron en silencio por un momento, mirando los escaparates de las tiendas que pasaban. Santana miró Brittany con una expresión pensativa. "Se me acaba de ocurrir algo. Te quedarás en Nueva York, por el momento también, y no serás capaz de pasar tiempo con tus amigos allí. Britt, ¿por qué no le preguntamos a algunos de ellos para que se unan a nosotros en Disney World? Quiero decir, a menos que ya tengan planes."

El corazón de Brittany se desbordó. Parte de ella quería Santana a para ella, pero otra parte quería presentarle a su círculo de amigos, para hacerles entender que pertenecía. "¿Estás segura? Podría ser divertido, por supuesto."

"Yo no habría sugerido lo contrario. Así que todavía te tengo para mí toda la noche, por supuesto." Santana dio una amplia sonrisa.

"Eso no hace falta decirlo. Podemos encajar varios más en el Lincoln, más equipaje. ¿Qué hay de Quinn y Rechel? Y piensa que Kitty y Marley se encuentran todavía en Orlando."

"Muy bien. Suena como que podríamos tener un montón de diversión."

Brittany volvió Santana, mirando sus ojos sonrientes. "Entonces, está decidido."

"No puedo esperar."

Continuaron sus compras, y en un momento Brittany pidió a Santana que esperara mientras ella desaparecía en lo que Santana llamaba una tienda gizmo. Dándose la vuelta para explorar las ventanas de la tienda de enfrente, Santana tuvo una idea repentina.

Miró por encima del hombro para asegurarse de que Brittany estaba ocupada con el vendedor, luego corrió por el suelo de mármol hacia la tienda. Menos de diez minutos después colocaba un elemento bien envuelto en su gran bolsa, sonriendo interiormente mientras caminaba de vuelta a la otra tienda justo a tiempo para saludar a Brittany.

"¿Encontraste lo que querías allí?" Santana levantó una ceja.

"Sí, lo hice. Lo siento, tomó más tiempo de lo que pensaba."

"No es un problema, pero ahora tengo hambre. ¿Tomamos algo aquí o?"

"¿Por qué no nos dirigimos a la playa y vemos lo que podemos encontrar?"

"Suena como un plan. Vamos."

Reunieron sus bolsas y se dirigieron hacia el aparcamiento. Mientras Santana condujo el coche fuera de la zona de aparcamiento y se dirigió hacia la carretera, Brittany abrió su bolso y sacó su móvil, pulsando la marcación rápida.

"Quinn, soy Britt. Sí. De compras, en realidad. Bien. Ahora, San y yo tenemos una gran idea. ¿Cómo te gustaría unirte a nosotros e ir a Disney World durante el fin de semana? Del viernes al domingo. ¿En serio? ¡Fantástico! Quiero llevar a Rechel, si es posible. Por lo que yo sé, Kitty y Marley se encuentran todavía en Orlando. No creo que le importe el cambio a nuestro hotel. ¿Puedes encargarte de las reservas? Brillante. Gracias. Voy a llamar a Kitty y Rechel más tarde. Bueno, hablamos pronto. Ciao"

"¿Quinn está en el juego?" preguntó Santana.

"Sí, ella no tenía ningún plan para el fin de semana. Se encargará de todo."

"Súper. Espero con ansias." Santana sonrió, sin apartar los ojos de tráfico por delante de ellos. Un toque suave en el muslo le hizo dar un grito inaudible.

"¿Por qué no tomamos la ruta escénica, a lo largo de la playa?" sugirió Brittany, haciendo pequeños círculos en la pierna de Santana.

"Oh, Dios, Britt, haré lo que quieras, pero es mejor que no toques mi pierna así mientras estoy conduciendo."

"Pensé que estabas completamente absorta en la conducción de este coche. ¿Cómo puede una pequeña caricia tener tal impacto?"

"Depende de quién está dando a la pequeña caricia. Ya basta." Santana sonrió, sin apartar los ojos de la circulación. "Eso, o me veré obligado a detenerme y tener mi camino contigo."

Encantada, Santana oyó gemir a Brittany en voz baja antes de retirar la mano. "Bueno, conduce, entonces."

Santana rió mientras conducía hacia la playa, girando hacia el sur por la carretera más pequeña siguiendo la costa. Pasaron junto a las zonas turísticas llenas, y cuando el tráfico disminuyó, Brittany apuntó hacia la izquierda. "¿Qué pasa con ese lugar?"

“¿Barnacle Bill Crab Shack?" leyó Santana. "¿Has estado allí?”

"No, pero se ve realmente lo suficientemente pintoresco para ser digno de un intento." Sintiendo gruñir su estómago, Santana estuvo de acuerdo. Se volvió hacia el estacionamiento de grava, en busca de un lugar remoto para su amado coche. Bajo un grupo de palmeras, apagó el motor y se estiró antes de abrir la puerta.

"¿Todavía te duele?" Brittany frunció el ceño. "Puede que tengamos que llevarte a un salón de masajes antes de empezar a trabajar la semana que viene. No podemos dejar que Diana Maddox cojee o pestañee cada vez que se mueve."

"Muy graciosa. No, no estoy herida- solo un poco sensible."

Caminaron hacia la gran terraza que rodeaba la casa, notando las rústicas mesas y sillas. La puerta se abrió de golpe, sorprendiendo a las dos, y un hombre alto, flaco luciendo una cola de caballo roja y bigote salió.

"¿Les gusta el marisco?" preguntó bruscamente, mirándolas.

"Sí," respondió Brittany, levantando una ceja.

Una amplia sonrisa se dibujó en su pecosa cara. "¡Entonces han venido al lugar correcto! Pasen dentro donde está agradable y fresco, y les serviré una copa de nuestro té helado casero."

Santana suspiró para sus adentros. "¿Tiene café?"

"¡Claro que sí! No tenemos ningún latte de lujo, pero tenemos café recién molido, y la cerveza es lo suficientemente fuerte como para sacaros los calcetines."

"Suena maravilloso." Santana suspiró de alivio ante la perspectiva de no tener que tomar té, ya que detestaba esas cosas. "¿Eres Barnacle Bill, tal vez?"

"No, yo soy Pete. Su hijo."

Brittany sonrió débilmente. "Entonces, ¿realmente hay un Bill?"

"Sí, está en la cocina."

Santana tuvo que reprimir una risita o arriesgarse a ofender al colorido hombre que les mostraba el interior.

Grandes ventiladores de techo mantenían el aire frío alrededor de las mesas con manteles a cuadros rojos y blancos. Las paredes estaban cubiertas de tarjetas postales, carteles impares y arte marítimo, junto con medias de red. Pete les mostró una mesa del rincón, haciendo un gesto para que se sentaran antes de entregarles los menús forrados en cuero. "Les traeré sus bebidas. ¿Un té helado y un café?"

"Sí, por favor," dijo Brittany.

Santana abrió el menú, y abrió los ojos a las muchas opciones de diferentes mariscos. "Creo que podríamos haber tropezado con algo extraordinario," dijo. "Si su sabor es tan bueno como parece en el menú, tenemos un ganador.”

"Estoy de acuerdo. Creo que voy a probar el plato de marisco mediano."

"Yo también."

Hicieron su pedido cuando Pete regresó con las bebidas, Santana pasó apuros para no reírse cuando él asintió con la cabeza a su elección.

Recordando el pequeño paquete en el bolsillo, lo sacó discretamente, sosteniéndolo en su mano antes de levantar la mirada a Brittany. "Tengo algo para ti," comenzó, "y espero que te guste."

"¿En serio? ¿Qué?"

En silencio, Santana empujó el regalo sobre la mesa, sin apartar los ojos de Brittany mientras tomaba el pequeño paquete. Disparando a Santana una mirada curiosa, quitó lentamente el papel negro y oro. Cuando Brittany vio el nombre de la marca en la caja de madera pequeña, sus cejas se levantaron.

"¿Cuándo tuviste tiempo?"

"Cuando estabas en la tienda gizmo."

"Ah." Brittany abrió cuidadosamente la caja y levantó el algodón para revelar el elemento debajo. "Oh, Santana, es hermoso," suspiró. Las lágrimas de repente brotaron de sus ojos, sorprendiendo a Santana.

"Britt, no llores." se inclinó sobre la mesa. "Aquí, déjame ponértelo." Levantó de la caja un brazalete de oro blanco, una cadena sencilla con tres talismanes engarzados- un corazón, una cruz y un ancla. Santana se había enamorado de su aspecto anticuado y de inmediato pensó en Brittany. "Ya está. Se ve maravilloso en tu muñeca, pero por supuesto puedes devolverlo si -"

"Nunca," dijo con voz ronca Brittany. "Me encanta. Nadie me había regalado nada tan romántico."

Santana no pudo contener una amplia sonrisa. "Me alegro de que te guste." Brittany miró, con su rostro compuesto de nuevo. "Me gusta." se aferró a la mano de Santana. "No puedo creer que esté aquí contigo. Temo que voy a despertar y descubrir que es un sueño." Santana acarició con el pulgar por la parte posterior de la mano de Brittany. "En ese caso, estamos teniendo el mismo sueño," dijo. "Nunca pensé que alguna vez me sentiría así con nadie- y no hay lugar en el que preferiría estar." Pasos aproximarse anunciaron conocer la presencia de Pete, pero Brittany mantuvo la mano de Santana en la suya. Silbando fuera de tono, Pete colocó su comida delante de ellas, sin dar ninguna indicación de que se hubiera dado cuenta de sus manos unidas.

"Coman y sean felices," dijo y se fue a saludar a un nuevo grupo de clientes.

Santana hizo un guiño a Brittany cuando abordó un camarón jumbo. "Sean feliz... suena bien para mí.”

"Hablando de eso, compré algo para ti, pero voy a dártelo en el coche."

Santana se lamió los labios sugestivamente. "Algo que no me puede dar en público. Ahora tengo curiosidad."

"Puedo ver lo que estás pensando, pero no dejes que la imaginación pueda contigo," advirtió Brittany, levantando su tenedor en un simulacro de amonestación.

"¿De qué estás hablando? ¿Qué imaginación?" Santana hizo lo posible por parecer inocente.

"Sabes lo que quiero decir." Sonrió Santana. "Come tu comida y dejar de tratar de hacerme sonrojar."

Santana dio una rotunda risa ronca, por lo que varias personas giraron sus cabezas. "Está bien, Britt. Me portaré bien y dejaré que muestres tu regalo en privado más tarde.”

Brittany miró la pulsera, la expresión de sus ojos reblandeciéndose. "Es hermosa."

A Santana le resultó imposible no sonreír mientras miraba la belleza que tenía delante. Se acercó más. "Es bonito," estuvo de acuerdo en voz baja. "Pero tú eres hermosa."

Brittany se echó a reír al ver la expresión en el rostro de Santana cuando le dio el dispositivo de manos libres para su teléfono móvil. "¿Qué es esto?" Santana frunció el ceño. "Tú me conoces a mí y las cosas técnicas. No somos compatibles."

"Sí, lo sé. Esto es para hacer tu vida más fácil. Se conecta aquí, en el encendedor de cigarrillos, así. Cuando conectas tu teléfono móvil a la corriente. Así. Y ahora puedes hablar sin usar las manos. Y también, que carga el teléfono. Inteligente, ¿eh?"

"Muy inteligente...espera, ¿Qué quieres decir, sin usar las manos?"

"Todo lo que tienes que hacer es pulsar un botón si suena el teléfono, y luego sólo puedes hablar en voz alta. Es como un altavoz. Te hará conducir más segura. Puedes centrarte en el tráfico a tu alrededor en lugar de al teléfono móvil."

"Increíble." sonrió Santana. Y yo que pensaba que habías comprado algo travieso."

Brittany rodó los ojos y se echó a reír. Sintiendo un ligero rubor que subía por sus mejillas por involuntarias imágenes intermitentes ante sus ojos, tuvo que preguntar. "¿Travieso? ¿Por ejemplo?"

Ahora le tocó a Santana a ruborizarse. "Oh, no lo sé. Como aceite de masaje, o bueno, algún juguete de alta tecnología, o algo así. Quiero decir, después de todo, estabas en una de esas tiendas. Tienen todo tipo de cosas."

"Oh, San." sonrió Brittany. "Si quisiera comprar algo así, me gustaría ser un poco más sutil. Sólo te estás burlando de mí."

"Un poco. Este fue un regalo muy pensado. Gracias, Brittany." Santana se inclinó y besó la mejilla de Brittany.


"No hay de qué. En cuanto a las otras sugerencias, lo pensaré un poco. Estoy a favor de los aceites de masaje y, bueno, supongo que un juguete puede ser divertido." Brittany guiñó un ojo a Santana, quien arrancó inmediatamente el coche y salió del aparcamiento.
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Abr 01, 2018 6:04 am

Capitulo vinticuatro



El sol estaba bajo en el horizonte, apenas por encima de la línea de costa, cuando Brittany salió del Lincoln en el estacionamiento fuera de su oficina.

"Ya era hora." Quinn las recibió a ella y Santana con un bostezo. "Me puse cuatro relojes de alarma diferentes para no llegar tarde, y tenéis el descaro de presentaros." miró su reloj. "Dos minutos tarde."

"Ah, deja de lloriquear, Quinn." sonrió Brittany. "¿Estamos listas para irnos?"

Miró a su alrededor y vio a Rechel caminando hacia ellas, sacando una pequeña maleta con ruedas. Saludando con la mano a la diminuta Castaña, Brittany volvió a Santana.

"Parece que podemos salir de inmediato."

"Mmm," la voz ronca detrás de ella estuvo de acuerdo. "¿Quieres conducir? Suenas muy alegre."

El suave ronroneo tomó la picadura de las palabras, y Brittany sólo sonrió. "Por supuesto. Tuviste un difícil despertar esta mañana."

Quinn levantó una ceja por la información, pero se abstuvo de hacer comentarios. "No me importaría conducir," sugirió.

"Eso está bien. Llevaré el coche a través del tráfico de la mañana," ofreció Brittany diplomáticamente. Quinn era una buena conductora, pero poseía un temperamento de feroz, lo que hacía ser un pasajero toda una experiencia. En más de una ocasión, Brittany había tratado de señalar que el conductor del vehículo infractor no podía escuchar sus coloridas palabras.

Pareciendo un poco disgustada, Jem abrió el maletero del Lincoln y colocó su bolso dentro. Rechel hizo lo mismo y se subió en el asiento trasero junto a Quinn.

"¿Todas preparadas?" preguntó Brittany, mirando por encima del hombro.

El tráfico de la mañana no estaba muy congestionado aun, por lo que condujeron rápidamente a través de la ciudad y se dirigieron hacia el norte. Brittany se sentó perdida en sus pensamientos mientras las otras mujeres charlaban detrás de ella. Una cosa tan ordinaria como esa, ir de fin de semana con amigos. Aun así, mucho viajaba en esto. ¿Aceptarían a Santana cuando se dieran cuenta que la amo? ¿Estará cómoda con ellas, sabiendo que lo saben? Este sería su primera, aceptada, muy pequeña, experiencia de estar fuera del armario. Echó un vistazo a su muñeca derecha y vio el destello de la pulsera, los pequeños talismanes brillaban cuando el sol brillaba a través de las ventanas.

"No he estado en la House of Mouse en al menos cinco años," dijo Quinn desde el asiento trasero. "Realmente es uno de mis lugares favoritos, pero creo que he estado muy ocupada últimamente.”

Brittany sonrió interiormente ante las palabras de su jefa de editoras. No mucha gente sabía de la cara más lúdica de Quinn, y podía ver por las cejas levantadas de Santana que estaba sorprendida.

"Fui a Disneyland con mi hermano y mi hermana hace años." Santana volvió la cabeza hacia Quinn. "A ellos les encantó, por supuesto, pero sobre todo recuerdo lo difícil que era mantenerse al día con ellos. Va a ser genial no tener que perseguir a los niños."

"Me gusta especialmente Epcot," dijo Quinn. "Es mi parte favorita de Disney World."

"Nunca he estado en Disney World," confesó Rechel. "Soy una cobarde terrible cuando se trata de montañas rusas. Espero que no penséis que soy una completo aburrida."

"No, no te preocupes," respondió Santana. "Yo no soy tan atrevida. Prefiero los juegos más lentos."

La conversación fluyó con facilidad cuando se dirigían hacia Orlando. Brittany disfrutó de los comentarios jocosos y las risas, de vez en cuando mirando por encima a Santana, quien se sentó medio vuelta hacia el asiento de atrás, tomando parte las bromas. Brittany sonrió, su corazón radiante, mientras observaba a Santana disfrutar y tomar un interés activo en lo que a sus otras amigas tenían que decir. El fin de semana prometía ser maravilloso.

La suite ejecutiva de un dormitorio tenía todo lo que podían necesitar. Santana se acercó a la ventana y abrió la cortina para admirar las vistas del lago y el Hotel Dolphin en el otro lado.

"Lindo." sonrió, volviéndose a Brittany. "Tengo que decir que los cisnes en el techo de nuestro hotel son un poco más elegantes que los delfines de aspecto regordete en ese."

Brittany se acercó y puso su brazo alrededor de los hombros de su amante. "Estoy de acuerdo. Es un buen punto de vista. Mira. Hay barcos que nos llevarán a los distintos parques."

Brittany la atrajo hacia sí. "Me gustó el viaje en coche hasta aquí. Pareciste conectar con Quinn y Rechel." Santana sonrió. "Espero que sí. Parece que les gusté."

“No suenes tan sorprendida. Por supuesto que les gustaste. Eres maravillosa." rozó sus labios contra los de Santana.

"Yo no lo doy por sentado. Sé que soy respetada en el negocio. En realidad, creo que asusto a mucha gente. Viene con el territorio, y puedo ser abrasiva y un poco demasiado franca, a veces."

"Bueno, tienes un alma gemela en Quinn. Ella llama pala a una excavadora, si entiendes lo que quiero decir. No tienes que fingir con ella, y no creo que lo hicieras. Todas parecisteis pasar un buen rato charlando" "Lo hicimos." Santana asintió, abrazando a Brittany. "Ahora, ven aquí y dame un beso correctamente."

Brittany rápidamente bajó la cabeza, capturando los labios de Santana en un beso inicialmente más amoroso que erótico. Cuando se profundizó, Santana sintió que sus rodillas se torcían mientras deslizaba las manos por debajo de la camiseta de Brittany y las movió sobre la suave piel. Instintivamente, empujó la delgada tela para revelar el sujetador de encaje blanco.

"Oh, San... favor..." El susurro ronco de Brittany hizo que sus manos temblaran.

"Lo sé, lo sé, tenemos que salir de aquí e ir a jugar." Santana mordisqueó el labio inferior de Brittany. "Eres demasiado tentadora, mi amor. Eres tan." Su voz se quebró cuando Brittany apartó los ojos muy abiertos. "¿Qué? ¿Qué hay de malo?"

"Nada." Brittany tragó. "Tú. Tú me llamaste mi amor."

Al darse cuenta de la forma sin esfuerzo en que las palabras habían salido de sus labios, Santana se ruborizó. "Lo hice. Sé que tengo la costumbre de usar términos cariñosos con bastante libertad, pero nunca he llamado a nadie amor."

Los ojos de Brittany brillaban. "Me gustó."

"A mí también."

Al oír que llamaban a la puerta, Brittany dio otro beso rápido a Santana antes de contestar. La vista de las otras mujeres, ambas vestidas con pantalones cortos y camisetas, Rechel con una gorra de béisbol de color amarillo brillante, hizo sonreír a Santana.

"¿Estáis listas?" preguntó Quinn, sonando impaciente. "Me muero de hambre. Kitty y Marley se registrarán esta tarde y se reunirán con nosotras esta noche para la cena."

"Suena muy bien. Estamos listas." Brittany y Santana tomaron sus mochilas. "Vamos a jugar."

Quinn miró atentamente a Brittany cuando ella se aseguró de que la puerta estaba cerrada con llave. "Te ves un poco sonrojada. ¿Estás bien?"

"Por supuesto," le aseguró Brittany. "Nunca me he sentido mejor."

Kimonos, el restaurante japonés en el Swan Hotel, tenía luces tenues y un ambiente acogedor. Brittany sentó cerca de Santana en el sofá, descansando su brazo por detrás de los hombros. Al otro lado de la mesa, Kitty y Marley se habían unido a ellas y ahora se centraban en Jem, que estaba sentada en el extremo corto de la mesa muy ocupada llenando el formulario que sustituía a un menú normal. Se había apoderado del formulario y soportaba una gran cantidad de comentarios escandalosos mientras escribía en él.

Cuando la camarera llegó con sus bebidas, Quinn le entregó el formulario con una sonrisa de disculpa. "Lo siento mucho. Espero que puedan leer todos los cambios que hemos hecho. Esta gente no puede decidirse."

Las otras mujeres levantaron su voz en protesta, alegando que era Quinn la que había hecho un lío con el menú. Sonriendo con indulgencia, la camarera les aseguró que todo estaba bien.

Cuando Rechel comenzó a pinchar inocentes rollos California con fervor en lugar de utilizar los palillos correctamente, Santana le dijo, "Rechel, ya están muertos. Sujeta así los palillos y muévelos así.”

"Lo he intentado," murmuró Rechel. "Funcionan mejor de esta manera." Ella clavó otro rollo. "¿Ves?"

La risa estalló alrededor de la mesa por sus violentos esfuerzos.

"Disculpe, Santana Lopez ¿verdad?" interrumpió una voz femenina. Brittany miró a dos mujeres de pie junto a ella, con sus ojos fijos en Santana.

"Sí, lo soy." Su voz era baja y sin compromiso.

"Nos encanta, Sra. Lopez. Por favor ¿podemos tener su autógrafo?"

Santana enderezó los hombros, sus ojos de un Marrones apagado mientras bajaba sus palillos. "Normalmente, me encantaría, pero no firmo autógrafos mientras salgo a cenar con amigos y familiares. Por favor respeten mi regla. Encuéntrenme después en el vestíbulo y me alegraré de hacerlo."

"No queremos interrumpir," la otra mujer insistió, para consternación de Brittany. "Pero ahora que ya la tenemos, ¿no podría hacer una excepción? Solo tiene que firmar aquí Para Dolly, en mi recibo." Abrió un pequeño trozo de papel hacia adelante, sosteniendo un bolígrafo.

La voz de Santana fue educada, pero lo suficientemente fría para hacer que Brittany tuviera un escalofrío. "Por favor, no ahora. Gracias."

Las dos mujeres dudaron por un momento, pero cedieron y se fueron con miradas hoscas en sus rostros. Murmurando entre ellas, pisotearon hacia la puerta. Santana tomó una respiración profunda y luego sonrió hacia Rechel. "Ahora, ¿dónde estábamos? Aquí, déjame ayudarte."

Temerosas, las otras miraban como Santana colocaba suavemente los dedos de Rechel en la posición correcta alrededor de los palillos y la sonrisa en el rostro de la pelirroja se amplió cuando se las arregló para agarrar un trozo de salmón en el plato y llevarlo a la salsa de soja, lo mojó y, a continuación, lo puso en su boca. "¡Lo hice!"

Quinn se inclinó más cerca de Brittany, bajando la voz. "Maldita sea, ¿has visto eso? Me sacó de quicio."

Brittany aún tenía que recuperarse de la reacción de Santana a las rudas aficionadas. Echando un vistazo alrededor de la mesa, vio a Kitty y Marley mirando a Santana con un nuevo respeto.

"¿Te lo hacen mucho?" preguntó Mar.

Santana se encogió de hombros. "Sí, por desgracia. Es un inconveniente definitivo de la fama. Trato de recordar siempre a los fans y firmar autógrafos cuando lo piden. Pero tengo una regla. Quiero comer en paz. Más tarde, firmaré cualquier papel o foto que traigan, pero no ahora."

"Creo que lo manejaste muy bien. Fuiste más moderada de lo que podría haber sido," dijo Quinn. "Estoy impresionada con la forma en que te metiste en el papel Santana-Lopez-la-diva. Te deslizaste fuera de él incluso más rápido." Santana puso los ojos en blanco. "La diva, ¿eh? Supongo que es una segunda naturaleza para mí.”

"Nunca me había dado cuenta de lo que podía ser la fama," comentó Rechel. "Ser un nombre familiar y nunca disfrutar de total anonimato igual que el resto de nosotros. "

Brittany sintió que una mano tocaba la suya. Mirando hacia abajo, entrelazó sus dedos con los de Santana. Su primer instinto cuando las dos mujeres se acercaron a su amante había sido para protegerla, pero se había dado cuenta rápidamente de que Santana estaba mucho mejor equipada, y que solía manejar este tipo de situaciones. Al apretar la mano entre las suyas, Brittany quería transmitir su empatía. El pulgar frotando el dorso de la mano le sugirió que Santana entendía.

"Déjame desnudarte."

Los ojos de Brittany se abrieron con el suave gruñido detrás de las palabras de Santana. Sus brazos se mantuvieron a los lados mientras su amante empezaba a desabotonarse la camisa de algodón blanco. Poco a poco, pero sin dudarlo, Santana descubrió la piel desnuda cubierta sólo con un sujetador.

"Eres exquisita." Santana miró el sendero de marcas de lápiz labial vino tinto que había dejado en la pálida clavícula de Brittany. "Preciosa."

Ella empujó la camisa de los pasivos brazos de Brittany y la vio caer al suelo. Arrodillándose para recogerla, cambió de opinión y se desabrochó los pantalones de color beige en su lugar. A medida que los deslizaba hacia abajo sobre las caderas voluptuosas, tiró de las bragas debajo y las quitó también. Totalmente expuesta, Brittany cerró los ojos, temblando visiblemente mientras movía sus pies y salía de su ropa.

Santana se levantó con la ropa en sus manos, doblándola con burlona lentitud y colocándola en la silla junto a la mesa. Volvió su atención a Brittany, llegó a su alrededor hasta el cierre, y le quitó el sujetador. Lanzándolo en la silla, lentamente frotó la espalda de Brittany, abajo sobre su trasero.

"Oh, es tan bueno." murmuró. "Y tan mía."

"Sí." La voz de Brittany sonaba débil.

"Ven aquí, cariño." Santana la guió hacia la cama. "Acuéstate y relájate. Vuelvo en un segundo."

Brittany obedeció, contenta de no estar de pie ya que sus rodillas se sentían débiles. Vio a su amante caminar hacia el baño, sólo para regresar unos minutos después, desnuda, llevando algo en la mano.

"Tengo algo para ti," murmuró Santana. "Creo que te va a gustar. Eres tan sensible, tan entusiasta. Sí. Definitivamente creo que te va a gustar esto, Britt-Britt."

Brittany examinó lo que tenía Santana en la mano- una botella blanca de origen desconocido. "¿Qué es eso?"

"Solía quemarme gravemente por el sol, y esto me salvó. Aún protege mis hombros de las quemaduras. Al estar fuera toda la tarde con ese top...te has quemado los hombros un poco.”

"¿Qué lleva?"

"Hierbas. Aloe vera sobre todo, pero también otra hierba, muy estimulante y vigorizante se podría decir. Pica un minuto, pero luego se siente muy bien. Confía en mí."

Santana abrió la botella y apretó su contenido en la palma de una mano, después la frotó contra la otra. Pasando a la cama de rodillas, cubrió los hombros rojos de Brittany y comenzó a masajear la crema en ellos.

Al principio picaba, dolorosamente. Brittany estaba a punto de quejarse cuando el dolor se convirtió en una sensación de hormigueo, una sensación calmante. Gimió de placer cuando Santana extendió la crema por sus brazos.

"No, te lo dije. ¿No se siente bien?"

Brittany sólo pudo asentir. Se sentía mejor que bien.

Santana tomó más crema en sus manos, masajeó ahora por delante a Brittany, entre sus pechos hacia su estómago.

“No estoy quemada ahí," murmuró Brittany, en realidad sin quejarse.

"Lo sé, pero se sentirá bien de todos modos."

Se sentía floja mientras las suaves manos de Santana frotaban la crema hormigueante en su estómago, por sus caderas, y a lo largo de sus piernas. Incapaz de resistirse, abrió las piernas para ayudar a Santana a llegar a su alrededor.

"Darte la vuelta. Déjame hacer tu espalda."

Brittany obedeció, gimiendo en voz alta, cuando las fuertes manos de Santana masajearon más crema en la espalda. La sensación e hormigueo estaba en todas partes, brillando en su piel, mejorando el tacto de las caricias amorosas.

"Date la vuelta otra vez." La voz de Santana era más gutural que de costumbre, vibrando de deseo.

Brittany se giró sobre su espalda, mirando con anticipación cómo Santana tomaba más crema y bajaba las manos. Arqueó la espalda, tratando de prolongar el contacto mientras las manos de Santana tocaban los pechos. La crema calentaba y enfriaba sus pezones al mismo tiempo, poniéndolos imposiblemente duros. Ruidosos gemidos salieron de su garganta cuando la intensidad del placer aumentó.

"Ahora, así." Santana dejó la botella a un lado y se trasladó en la parte superior de Brittany, colocando besos sobre la frente y mejillas antes cernirse sobre sus labios. "Tú me vuelves loca, lo sabes. Absolutamente loca." Por último, un beso, el que Annelie había estado esperando, caliente e intenso. Separó las piernas, permitiendo a Santana ponerse entre ellas. "Tú. Sólo tú."

Brittany no podía soportarlo más. Necesitando la liberación más de lo que nunca lo había hecho, se dio la vuelta en la cama king-size, bajando la cabeza a los pechos de Santana. Capturó un pezón entre los dientes, tirando sólo para calmarlo con su lengua un momento después. Se agachó, encontró los húmedos pliegues entre las piernas de Santana y la penetró bruscamente al sentir la abundante humedad.

"¡Ah!" Santana se aferró a ella, al parecer dispuesta a hacer que cambiaran de rol. "Sí. Oh, sí."

Frotando su hinchado sexo contra el muslo de Santana, Brittany presionó sus dedos más profundamente, con el pulgar sobre el dolorido clítoris dolor, mientras prodigaba besos con la boca abierta de un pecho a otro.

"Oh, San. Te necesito tanto. Te amo." Su voz se quebró. "Me haces desearte tanto."

"Soy tuya. Toda tuya. Tuya para hacer lo que quieras. Tuya." Santana se arqueó, envolviendo una de sus piernas alrededor de Brittany. "Tómame."

Las últimas palabras pusieron a Brittany sobre el borde. Apretándose con fuerza contra su amante, movió su pulgar sobre la mojada cresta de los nervios de Santana. Estaba desesperada porque Santana la siguiera a las profundidades del placer sin fin. Convulsionando por su orgasmo, ella seguía acariciando a la mujer en sus brazos, decidida a darle lo que ella estaba sintiendo.

"Eso es." murmuró Santana. "Sí, sí."

Cuando los temblores de Brittany comenzaron a disminuir, Santana se puso rígida bajo ella, atrapada en su propio terremoto, gritando el nombre de Brittany. Lo fuertes músculos de Santana apretaron los dedos de Brittany, revoloteando por momentos preciosos hasta Santana comenzó a asentarse.

Brittany trató de recuperar el aliento mientras levantaba la cabeza para mirar a Santana. Ruborizada y despeinada, nunca había parecido más hermosa. Poco a poco, Brittany retiró sus dedos, ahuecando el excedido sexo de Santana. Luego se acostó junto a su amante.

"San." Brittany apartó las hebras errantes de pelo de los ojos de su amante. "Wow." Esos ojos inolvidables miraban vagamente hacia ella, y una lenta sonrisa se extendió en los labios de Santana.

"Wow, también. Muy buena elección de palabras."

Tirando de las mantas, crearon un nido en el centro de la cama ya que el aire acondicionado no tardaría en enfriarlas. Dando la espalda contra Brittany, Santana se acurrucó, como era su costumbre.

"Te quiero, Britt." Su voz fue un susurro suave.

Brittany, aún no acostumbrada a las declaraciones a corazón abierto de Santana, sintió su pulso cardiaco irregular. "Yo también te quiero. Mucho." Al oír su propia voz a punto de romperse, se sonrojó y escondió su rostro en el cabello de Santana.


"Lo sé. Lo siento." La voz ronca contenía una multitud de emociones. "Dulces sueños.”

Brittany puso la mano en la cadera de Santana y cerró los ojos. Cansada allá de las palabras, disfrutó el latido suave dentro de su cuerpo, sabiendo que el sueño estaba sólo a unos minutos
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por 3:) el Lun Abr 02, 2018 8:01 pm

va viento en popa jajaja
me gusta mucho como van las cosas!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5552
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Abr 08, 2018 6:21 am

Capitulo veinticinco


Santana y Brittany habían levantado seis sillas alrededor de una de las pequeñas mesas redondas, en la zona de desayuno y se sentaron esperando que Rechel y Quinn se unieran a ellas. Bebiendo su café, Santana pensó en la noche anterior. Para su sorpresa, había despertado a Brittany dos veces durante la noche, iniciando más de irresistible amor. Debería sentirse un poco avergonzada por no ser capaz de resistirse a ella, pensó, pero no pudo. Brittany era tan sensible y la energía sexual entre ellas increíblemente irresistible; las cautivaba a los dos. Santana estiró su pierna derecha discretamente, sintiendo un extraño, pero agradable, dolor en los músculos.

Rechel parecía descansada y lista para enfrentar el día cuando se acercó a la mesa, un café con leche en la mano. Quinn, sin embargo, se veía con cara de sueño.

"¿Estás bien, Quinn?" preguntó Brittany mientras las dos mujeres se sentaron.

"Estoy bien," murmuró Quinn. "Simplemente no pudimos dormir mucho anoche."

“Lamento escuchar eso."

"Nuestros vecinos eran muy ruidosos. No podría decir si el sonido provenía de abajo o de arriba."

"Dormí como un bebé", dijo Rechel. "No oí nada."

"Tienes que ser sorda," resopló Quinn. "Alguien estuvo en ello como si no hubiera mañana. Honestamente, este es un complejo familiar, ¡por amor de Dios!"

Santana tuvo que morderse el labio para no reírse en voz alta. Echando un vistazo a Brittany, la vio sonrojarse un rojo profundo.

“Britt, te dije que eras demasiado vocal," susurró, inclinándose más cerca.

"¿Qué?" exclamó Rechel, sentada al otro lado de Brittany. "Ahora que lo pienso, escuché un alboroto también. ¿Eras tú?"

"Eres una mujer muerta, Sanny," murmuró Brittany entre dientes.

Santana miró a Quinn y Rechel, que de repente se tiró al suelo, al parecer para arreglar los cordones de sus zapatos mientras sus hombros se agitaban sin lugar a dudas. Cuando se sentó de nuevo, Rechel se tapó la boca con una mano, con los ojos brillantes.

"Oh, Dios," Brittany suspiró, sacudiendo la cabeza mientras se unía a las risas. Clavó a Santana con los ojos. "Pagarás por esto," prometió, no pudiendo borrar una amplia sonrisa en su rostro. "Tarde o temprano."

"Promesas, promesas," respondió Santana con un gesto despreocupado de la mano.

Brittany sonrió. "Estás condenada.”

"Oh, tenemos montar en esta atracción," se entusiasmó Quinn. "¡Es nueva! Todo el mundo está hablando de ello."

Después de un día lleno de diversión en el clima cálido, las seis mujeres habían disfrutado de la mayor parte de las atracciones de Epcot y ahora se acercaban a la nueva atracción.

Brittany miró el folleto en sus manos. "Misión: Espacio. Suena divertido. Entrar cuatro a la vez, asumir roles como navegante, piloto, comandante e ingeniero, y aterrizar una nave espacial en Marte. Es todo un paseo salvaje."

"No estoy segura." Rechel pareció vacilar, como hizo Marley. "Salvaje"

" No te preocupes. Estás en el suelo, en un asiento, girando en una cámara centrífuga, creando fuerzas g. Sin embargo aquí dice que debes evitarla si eres propensa a marearte."

"Normalmente no soy tan atrevida, pero quiero intentarlo," dijo San5ana y se levantó. "¿Quién más?"

Con el tiempo, todas decidieron ir. Después de esperar la cola y ver un video instructivo con el actor Gary Sinise, fueron conducidas en filas de cuatro, lo que significaba queMarley yRehel tenían que esperar.

Entrando en la vaina, Kitty subió primero, seguida por Santana, Quinn, y Brittany.

"Ah, bueno," dijo Kitty. "Yo soy la ingeniera. Es la primera vez."

"Soy la comandante." Sonrió Santana.

Quinn estaba feliz de estar en el asiento del piloto, y Brittany rodó los ojos por ser el navegador. Una barra las aseguró en sus asientos, y la pared frente a ellos de repente se acercó para ofrecer a cada una de ellos botones y un joystick.

Después de que Gary Sinise les instruyera de cómo operar los controles, esperaban el despegue. Annelie mantuvo sus ojos en la pequeña pantalla que mostraba la vista desde la ventana del transbordador espacial. Los motores se encendieron con una vibración atronadora y una sorprendentemente fuerte fuerza g la presionó en su asiento.

"¡Whooohooo!" Quinn le gritó a su lado. "¿Sientes eso?"

"Centraos en la misión y en dirigir esta cosa," respondió Santana. "¡Haz las maniobras, piloto!"

"Sí, señora," replicó Quinn alegremente.

Cada una tenía diferentes tareas durante la misión a Marte, pero, a pesar de su mejor esfuerzo, todavía estuvieron cerca de estrellarse en la pista de aterrizaje en la colonia de Marte. Santana seguía ladrando órdenes, por lo que las otras tres querían doblarse de risa.

Se deslizaron a lo largo de la pista, rompiendo las barreras. Brittany sombría escuchaba la voz de Gary Sinise mientras su nave espacial estuvo al borde del abismo, balanceándose hacia adelante y hacia atrás. "No mováis un músculo."

"¡Yo no hago!" Kitty gritó desde la estación del ingeniero. "¡Oh, Dios mío!”

"¡Bienvenidas a Marte!"

Las luces se encendieron, y las barras de seguridad soltaron su tenaza. Las cuatro mujeres salieron al exterior con las piernas temblorosas, todas sonrisas.

"¿No fue divertido?" sonrió Quinn. "Creo que he hecho un trabajo impresionante como piloto, si se me permite decirlo."

"¿Un trabajo impresionante?" Kitty levantó las cejas. "¡Prácticamente te estrellaste!"

"Es indicativo de cómo conduce un coche," bromeó Brittany, cuando Jem le lanzó una mirada de burla.

"No puedo creer lo divertido que era," añadió Santana. "Todo se sentía tan natural para mí, siendo capitán de nave espacial. ¿Quién lo sabía?"

Brittany intercambió una mirada con Quinn y Kitty antes de estallar en un ataque de risa.

Santana miró a sus compañeros con cierta sorpresa. "¿Qué? ¿Qué fue lo que dije?"

Decidiendo que era el momento para helado, se sentaron en un banco a la sombra, y Brittany repente sintió una mano en su rodilla. Se preguntó si Santana era consciente de la exhibición pública de afecto, mientras colocaba la suya encima de Santana y frotaba su pulgar sobre sus nudillos. Al oír un suave ingesta de aliento, notó los ojos un poco sorprendidos de Santana.

"¿Un buen helado?" preguntó Brittany inocentemente.

"Maravilloso," dijo Santana con voz ronca. "Me encanta el chocolate."

"Oh, Dios, mira Rechel y Marley," Quinn soltó un bufido, rompiendo el estado de ánimo.

Las dos mujeres fueron tropezando hacia ellas, pareciendo un tanto mareadas y pálidas.

Santana se levantó. "Rechel, ven siéntate. Ven, deja que te ayude." Sostuvo a la mujer de aspecto enfermo alrededor de los hombros. "Tomó un par de respiraciones profundas. Britt, abre mi mochila. Tengo una botella de agua sin abrir."

Rechel, ¿estás bien?" dijo Brittany, mientras le entregaba el agua a su amiga.

"Uh, sí, creo que sí. Debieron advertir a la gente acerca de la enfermedad del movimiento. Ew."

Marley se había recuperado con mayor rapidez y seguía abanicándose con un folleto. "Creo que es hora de cenar," sugirió. "Rechel se sentirá mejor con algo de comida."

"Buena idea," coincidió Quinn "¿Alguna sugerencia?"

"¿Qué pasa con la parte escandinava de Epcot?" dijo Brittany

"Mi herencia sueca necesita albóndigas."

"Me parece bien," coincidió Santana.

El sol se había puesto en el momento en que encontraron el restaurante adecuado y pidieron su comida. Rechel comenzó a verse mejor después de comer un aperitivo.

"Tu color ha mejorado, por lo menos," señaló Santana mientras el camarero servía el segundo plato, albóndigas.

"Ahora estoy bien, gracias. ¿Puede creer lo salvaje que es esa atracción?"

"Pensé que me iba a quedar sorda de Santana ladrando órdenes." Quinn puso los ojos en blanco. "¿Es siempre la mandona, Britt?"

Brittany miró a su amante, notando el guiño de Santana. "Normalmente es muy mandona, excepto cuando se trata de hacer una cosa." Ella vio que los ojos de Santana se abrían mientras las otras mujeres silbaban y reían. Brittany se acercó más a Santana. "Te dije que me vengaría."

"No puedo creer que hayas dicho eso."

"¿Qué quieres decir? Estaba hablando de nuestra relación profesional, como actriz y productora ejecutiva."

"Ajá. Cierto."Santana dio una lenta sonrisa.

Brittany se centró en la forma en que sus amigas se burlaban de SSantana sobre su capacidad para deslizarse en el personaje en una caída de sombrero, cuando Rechel se lo puso. Ver a todos tan a gusto a su alrededor calentó el corazón de Brittany.

La voz de Marley rompió su ensimismamiento.

"Britt, ¿puedes llamar al pequeño extraño aquí? Quiero un poco de postre noruego."

Después de haber sacado la caja que había olvidado hasta que vio el programa de televisión, el hombre delgado tiró de la banda de goma rodeando una pequeña pila de cartas. La caja había estado en el armario durante años, y ahora podría ser muy útil. Abriendo la primera carta, se rió con un sonido sibilante.

“Britt pregunta por ti todo el tiempo'," leyó en voz alta. "Grande."
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Abr 08, 2018 6:38 am

Capitulo veinti seis


"No, no es así. Me veo como si estuviera en un huracán," dijo Santana, tratando de ser paciente. Odiaba que la peinaran y maquillaran, pero estaba decidida a no expresar su aversión a la maquilladora que trabaja en ella.

"Es un estilo contemporáneo," explicó el estilista. "Diana Maddox -“

"¡Es una investigadora criminal muy trabajadora con poco o nada de tiempo por la mañana para crear esto!" Santana hizo un gesto hacia el espejo. "Estás perdiendo el tiempo. Conozco a Regina Carmichael. A ella no va a gustarle este look." A decir verdad, simplemente no podía imaginar pasar por el proceso más doloroso de crear el salvaje peinado cada mañana antes de la filmación.

"Vamos a tomar una foto de todos modos." El estilista hizo un gesto hacia el fotógrafo. "Por si acaso."

Murmurando entre dientes, Santana subió a la tarima y permitió al fotógrafo de estudio hacer su trabajo. "Me gustó la primera versión que creaste," dijo. "El simple toque francés encajaba con el personaje." La otra mujer parecía que estaba a punto de objetar cuando el móvil de Santana las interrumpió.

"Lopez."

"Oh, querida, suenas molesta," la saludó Beth la saludó en el otro extremo. "¿Qué pasa?"

"Nada, cariño. Estoy en el trabajo, preparando mis accesorios."

"Bienvenida de vuelta a Nueva York."

Queriendo darse una palmada en la frente por olvidarse de llamar a su hermana la noche anterior, Santana respiró hondo y salió del alcance del oído. "Lo siento, no he llamado enseguida, muchacha. Cuando llegamos por la noche me quedé en la cama, inconsciente."

"¿Te divertiste?"

"Nos lo pasamos muy bien, sobre todo en Disney World, montando en todo y comiendo bien."

"Muy bien. Escucha, Sanny." Vaciló la voz de Beth. "No estoy segura, pero vi algo en la televisión y tenía la sensación de que debía decírtelo."

"¿Qué es?" Una repentina punzada inexplicable hizo cuadrar los hombros a Santana.

"Se trata de tu nueva jefa. Vi algo en E! Noticias primero y luego un corto segmento de la cadena NBC."

Con escalofríos corriendo por su espina dorsal, Santana presionó el teléfono móvil cerca de su oído. "Adelante."

"Al parecer, el padre de Brittany Pierce se ha presentado, acusándola de permitir que él viva en la pobreza, de la asistencia social. Está diciendo que su trabajo de caridad no es más que un acto de hipocresía, ya que ni siquiera se preocupan por su propia carne y sangre."

"¿Qué?"

"No me gustó como sonaba eso. Lo presentó como si fuera una perra rica despiadada con un pobre, enfermo, viejo papá."

En el corazón de Santana corrió tan fría la furia que estalló en el fondo de su estómago. Este era el tipo de historia que marcaba una cacería de los medios. Con tanta prensa sobre la película Maddox y el interés en la mujer detrás del proyecto, los medios de comunicación atacarían cualquier atisbo de escándalo exponiéndolo lascivamente. Sabiendo que el tiempo era lo más importante, se puso a averiguar el mejor plan.

"Gracias por contármelo tan rápido, cariño. Esto causará problemas a Brittany, así que tengo que hacerlo bien. ¿Puedo ponerme en contacto contigo esta noche?"

"Por supuesto. Estaré aquí."

Santana colgó y se acercó a la zona de distribución donde guardaba su bolso. Peinándose el pelo, poniendo los ojos en blanco mientras destruía el ridículo peinado, levantó la mano con desdén cuando la esteticista se acercó. "Lo siento, vamos a tener que continuar mañana. Algo ocurrió que no puede esperar."

"Pero."

"Mañana." Hurgando en su bolso, Santana encontró la tarjeta de visita de Emily. Levantó la vista y vio que el estilista estaba en medio. Suspirando interiormente, luchó para no verter su irritación sobre ella. "¿Puedes llamar a mi coche? Te veré en la mañana a las ocho." Santana tomó su abrigo y ya estaba llamando a Emily mientras salía de la habitación.

"Emily, soy Santana Lopez."

"Santana, ¿cómo estás? Britt no está aquí. Ella está trabajando en su apartamento hoy." El acento irlandés alisaba la manera enérgica de hablar de la otra mujer.

"Lo sé. Estoy en mi camino de vuelta allí. Es a ti a con quien necesito hablar. Ha surgido algo."

"Adelante." La voz de Emiley era cautelosa.

"Tuve una llamada de mi hermana en DC que vio algo inquietante en las noticias de hoy sobre Britt. No es bueno." Santana transmitió lo que Beth había dicho.

Hubo una pausa, haciendo pensar a Santana que se había cortado.

"Em, ¿estás todavía-"

"¡El hijo de puta!" explotó Emily. "Nosotros nos encargaremos de él. ¿Por qué demonios ese delincuente tiene que arrastrarse de debajo de su roca?"

"Eso es una obviedad. Dinero."

"Sí." Emily se aclaró la garganta. "Te das cuenta de que esto va a golpear con fuerza, ¿no? Cuando la caza de brujas de los medios está activada, todas las apuestas están perdidas."

"Estoy de acuerdo." Santana se acercó al coche junto a la acera, se metió en el asiento trasero, y dio la dirección de Brittany. "No puedo imaginar cómo lo tomará. La privacidad es muy importante para ella."

"Dile que estaré allí tan pronto como sepa más. Y San, gracias por llamar.”

Se obligó a relajarse contra el reposacabezas y frotándose la frente, Santana esperó que Brittany no estuviera viendo la televisión mientras trabajaba. Sabiendo que Brittany prefería escuchar jazz suave o música clásica, lo dudaba. Quince minutos más tarde, el coche se detuvo en el condominio.

Fuera de la puerta del apartamento, Santana tuvo que parar y tomar aire de limpieza. Estaba furiosa, furiosa de lo que había sido en mucho tiempo, y en un fantasma de un hombre que sólo fue a poner sus manos en un poco de dinero de su hija.

Cuando Santana abrió la puerta y entró, oyó la voz agridulce de Billie Holiday.

"¿Britt?" Santana dejó caer su bolso en el pequeño armario en el pasillo y se dirigió hacia el estudio de Brittany. Parando en la puerta, sintió que su corazón se derritió cuando vio a su amante completamente enfocada en su ordenador. Tenía el pelo recogido en una coleta, y llevaba un chándal azul polvo. "¿Britt?"

Retrocediendo, Brittany levantó la vista, una sonrisa suave difundiéndose en los labios al ver a su amante. "San, ¿qué haces en casa ya? Pensé que los accesorios tomarían todo el día." Una arruga apareció en su frente. "Te ves tan seria. ¿Hay algún problema? Oh, Dios, es Beth ¿todo bien?"

Santana se acercó a la mesa y se sentó en el borde, inclinándose para darle un beso rápido. "Beth lo está haciendo bien. Ella me llamó antes y tenía una noticia que quería compartir contigo en persona."

"¿Qué noticia? No puede ser buena. Puedo decirlo por tu cara. Vamos. Me asustas."

"Ahora, escúchame, amor."Santana tomó la barbilla de Brittany. "Parece que tu padre ha decidido flotar a la superficie y hacer acto de presencia."

Hubo un silencio de asombro cuando Brittany palideció.

"Es probable que te viera en la televisión y juntó dos y dos," continuó. "He llamado a Emily. Ella está lidiando con él en estos momentos."

"¿Mi padre?"

"Sí."

"¿Quién? Quiero decir, ¿Cuándo?" La voz de Brittany dejó de funcionar. Cuando las palabras aún no vinieron, alcanzó un mando a distancia en su escritorio y apretó un botón. Las puertas se abrieron en la estantería para revelar un televisor con pantalla de plasma. Al pulsar otro botón, hizo clic en el canal de entretenimiento. Después de un anuncio, apareció un segmento de noticias con una elegante mujer rubia.

"Estamos hablando con Miranda Lewis, quien tiene lo última en la historia Brittany Pierce. Como ustedes saben, Brittany Pierce es la productor ejecutiva y editora responsable de traer el famoso personaje de Diana Maddox a nosotros en forma impresa, así como audiolibros los galardonados. Siempre ha habido una cierta mística en torno a la belleza difícil de alcanzar, que es una de las mujeres más ricas del país. Comparte la primicia con nosotros, Miranda.”

Santana se movió para colocarse detrás de Brittany, colocando ambas manos sobre sus hombros.

"Bueno, Cathy, resulta que la impresionante Sra. Pierce, también conocido por su generosidad y esfuerzos filantrópicos, ha estado ocultando un secreto que parece fuera de lugar. La conocemos, entre otras cosas, como la presidente del Nebula Circle, una empresa dedicada a la construcción de refugios para los sin techo y recaudar dinero para los niños necesitados. Esto es lo que es difícil de entender. Resulta que el padre de Brittany Pierce ha vivido en la pobreza la mayor parte de su vida, y él dice que ella no ha levantado un dedo para ayudarlo."

"Él nunca... Yo no sabía," susurró Brittany. "Yo."

Santana acarició la parte superior de su hombro derecho, a través de su sudadera. "Él está incapacitado, no puede trabajar para ganarse la vida y salir adelante en su bienestar. Su nombre es Stuart Clint, y me reuní con él hace unas horas en la Laguna Remolque y Camping Park." La escena cambió a un parque de casas rodantes en decadencia, haciendo zoom sobre un hombre flaco, de pelo gris con penetrantes ojos azules. Vestido con una camiseta roja y pantalones vaqueros desteñidos rotos, desde luego daba el efecto.

"Díganos, señor Clint, ¿por qué ha elegido dar un paso al frente en este momento?"

"He echado de menos tener a mi hija en mi vida durante mucho tiempo. No quería echar a perder las cosas para ella, al presentarme, ya sabes, con el aspecto que tengo. No encajaría. Ella es una, bueno, supongo que se podría llamar parte de la jet set. Estoy en el otro extremo de la cuerda-realmente abajo en mi suerte, se podría decir. Últimamente, he estado enfermo, y no hay ningún tipo de seguro y eso. Cuando la vi en la televisión con sus fantásticos amigos, pensé que tal vez podría ayudar a su viejo padre. Así que he estado tratando de ponerme en contacto, pero ella nunca contestó mis cartas. Ni siquiera podía descolgar el teléfono."

"¿Qué? ¡Nunca ha habido ninguna carta, y mucho menos llamadas!" Brittany se levantó de la silla. "Está mintiendo, San."

"No tienes que convencerme. Sé que lo hace." Santana se acercó a ella.

"Era una niña realmente dulce. Hermosa, con el pelo de oro y todo. No puedo creer que el cambio en ella desde que consiguió el dinero. Imagínese, está creando estas organizaciones de caridad, pero deja a su propia carne y sangre sufrir así. Simplemente no es correcto. He estado callado demasiado tiempo. De hipocresía, eso es de lo que estamos hablando."

"¡Está mintiendo!" Agarró el control remoto Brittany y apagó el televisor. "Tengo que llamar a Em." Sus manos temblaban tanto que el teléfono se deslizó entre sus dedos y cayó al suelo, golpeando la batería de su compartimiento. "Maldita sea."

"Britt, escucha." Santana abrazó suavemente por los hombros. ·Em está de camino aquí, tan pronto como informe a Greg Horton.”

Al principio, Santana pensó que Brittany iba a liberarse de su tacto, pero luego se arrepintió, Abrazándola. Su esbelta figura temblaba.

"No puedo creer que esto esté pasando," susurró. "No puedo creer haga esto después de todo este tiempo. ¡Él nos dejó! Un día, cuando llegué a casa de la escuela estaba en el primer grado - se había ido."

"Entra en la sala de estar, amor." Santana besó la mejilla de Brittany y se dio cuenta de que su amante estaba llorando. "Vamos a sentarnos en el sofá." Ella le guió a través de la vivienda, con un brazo alrededor de su cintura. Sentándose, abrazó a Brittany, quien se quedó con ella. "Ya está. Te tengo."

Se sentaron en silencio por un momento, mientras Brittany recuperaba la compostura. Cuando por fin se retiró, la expresión de sus ojos hizo doler el corazón de Santana.

"No hay forma de que pueda saber algo personal acerca de mí," murmuró Brittany, recostándose contra las almohadas en el sofá. "Desde luego, no era una niña hermosa, como él dice. Aun así, tiene un extraño sentido de lo que más me haría daño." Apretó los dientes, parpadeando nuevas lágrimas.

"He trabajado muy duro para llegar a donde estoy. Nunca quise estar en el ojo público. Cuando gané la lotería, fui repentinamente famosa en el área de Chicago y todo Illinois. Las personas que normalmente no me darían la hora de repente querían ser mis mejores amigos. Las mujeres que me habían dado la espalda durante toda la secundaria ahora me hablaban como si hubiéramos sido amigas desde la infancia.

"De hecho, cuando era un preadolescente friki, me despreciaban. Después de un verano florecí y los chicos comenzaron a actuar tontamente a mí alrededor, me odiaban. También resultó que mis supuestos amigos frikis me empezaron a ver como una especie de traidora. Pero cuando me hice rica, todos ellos eran de repente mis amigos perdidos hace mucho tiempo."

Ella se encogió de hombros, secándose las lágrimas con la manga de su sudadera. "Así que me fui. Solo estuve en contacto con Emily, Rechel y Quinn. Tomé el apellido de soltera de mi madre…pagué a alguien para enseñarme a caminar, hablar, comer...todo, así podría encajar en los círculos de la alta sociedad y las grandes empresas. Sólo quería dar al dinero buen uso, que me dejaran sola, y para, tal vez...sólo tal vez, encontrar alguien a quien amar."

Santana tomó las inquietas manos de Brittany, tirando de uno de ellas a sus labios. Sin apartar los ojos de su amante, le besó la palma de la mano y la frotó contra su mejilla. "Encontraste a alguien a quien amar, que te quiere. Sé que tu privacidad es importante, y no puedo imaginar cómo debe de doler esto. El hecho de que tu padre esté haciendo esto es terrible."

"Pero escúchame, amor. Sé cómo funciona esto. La prensa huele una primicia, y no son estúpidos. Ellos ven una historia aquí. Eres una mujer hermosa, rica a quien conocen muy poco. Quiero decir, que has cubierto sus huellas bastante bien. Un drama familiar se desarrolla en público, y saltan sobre ello. La cosa es que en un día o dos, van a perder el interés. Es la naturaleza de los medios de comunicación.”

"Pero esto se refleja en algo más que en mí, San," dijo Brittany, con los ojos brillantes. "Está cuestionando mi credibilidad en mi trabajo de caridad. No importa lo que pueda hacerme personalmente. Esto podría dañar seriamente nuestros proyectos."

Santana sabía Brittany tenía razón. "Lo entiendo. Pero hay que ver más allá de tu dolor. Empieza a pensar en el control de daños. Entonces te sentirás capaz, no una víctima. Margo te ayudará, y todos nosotros."

Los ojos de Brittany se estrecharon. "Tú has estado en una situación similar, ¿no es así?"

Santana se encogió de hombros. "Varias veces. Soy una celebridad, por lo que la prensa me trata como propiedad pública. Invaden mi vida privada por capricho. Es lo mismo para cualquier persona como nosotras, Britt."

Brittany hizo un gesto hacia ella, moviendo la mano. "Me siento...desnuda. Odio no tener el control, no la última palabra. Supongo que eso me hace una fanática del control." sonrió sin alegría.

"¿Por no querer que tu vida privada se exhiba en la televisión? No lo creo. Escucha, desde el principio hice un trato conmigo misma de dónde trazar la línea. Nunca les dejo acercarse a mi casa o los niños, pero ignoro los llamados escándalos personales. Enseñé a John y Beth a ignorar lo que dijeran los medios de comunicación acerca de mí. Ya sabes...siempre y cuandolos tres sepamos lo que es verdad…"

"No estoy acostumbrada a este tipo de escrutinio. Debería haber sabido esperarlo," dijo Brittany.

"Bueno, tú no tienes que hacerlo sola. Cuando te conocí, parecías muy reservada, distante, incluso intimidante. Pero estaba decidido a llegar a conocerte. Al principio era conseguir el papel de Maddox, por supuesto."

Los ojos de Brittany agrandaron. "¿Y después?"

"Pronto se convirtió en otra cosa. En Orlando, en la convención, se intensificó a algo que nunca podría haber imaginado. Eres una contradicción, Britt. Tan retirada y privada y, sin embargo, con una fuerte red de amigos y colegas. Consigues captar muy bien la gente que haría cualquier cosa por ti, porque saben que estarías ahí para ellos en un instante."

Brittany se sonrojó ligeramente. "Se están convirtiendo rápidamente en tus amigos también."

"Me dejaron y trataron de llegar a conocerme sólo por tu bien. Tengo que hacerlos mis amigos, espero que pueda, con el tiempo. De todos modos, para un individuo tan solitario, tienes una extensa vida privada."

Brittany se sentó en silencio por un momento, teniendo en cuenta los comentarios de Santana. "¿Estás diciendo que no soy tan privada o tan distante como pienso?" Tomando la barbilla de Brittany, Santana se inclinó para darle un beso rápido. "Ya no. Lo eras, por varias razones válidas, pero como tuviste éxito en los negocios y has pasado por la facultad de derecho, tu confianza creció. Y aprendiste quiénes eran sus verdaderos amigos. ¿No lo ves? Sólo darme una oportunidad, va en contra de casi todos tus principios, apunta a una cosa. Has cambiado."

Acercándose rápidamente a Santana, Brittany envolvió sus brazos alrededor de ella. "¿Cómo es que puedes ver las cosas con tanta claridad? ¿Cómo?"

"No lo sé. Te quiero. Me encanta observarte cuando no lo sabes, viendo cambiar tu expresión, al oír tu voz cuando hablas con alguien más. Eres la mujer más hermosa que he visto en mi vida. Tu cuerpo se mueve con tal esbeltez y gracia y -bueno, por supuesto eres muy caliente." Santana sintió, más que oyó, a Annelie dar una breve carcajada. "No puedo quitar mis ojos de ti. Por no hablar de mis manos.”

"Sabes, eso es lo que Jem me dijo después del almuerzo. Estabas mirándome todo el tiempo. ¿Incluso entonces?"

"Incluso entonces."

Santana dejó que su cuerpo se deslizara hacia atrás, terminando contra el reposabrazos del sofá, llevando a Brittany con ella. "¿Por qué no nos relajamos hasta que Margo llegue? Ella es una mujer inteligente, y te quiere."

"Está bien." Brittany movió a un lado y pasó un brazo y una pierna alrededor de Santana, como si necesitara el mayor contacto posible. "Estoy tan contenta de que estés aquí. ¿Cuándo necesitas volver al estudio?"

"No hasta mañana."

Brittany suspiró y se relajó más en su amante. "Bueno."

Santana cerró los ojos. El aroma a limón suave de Brittany la rodeaba, recordándole Florida, y de haber sido diferentes las circunstancias, nada podría haber evitado que hiciera el amor con ella.

Brittany inhaló el olor almizclado de Santana, recordando cómo conoció el suave perfume por primera vez cuando Santana intentó besarla en el almuerzo hacía semanas. Parecía que hacía más tiempo; muchas cosas habían sucedido desde entonces. Su corazón aún latía dolorosamente, como si tratara de liberarse de su caja torácica. Cada respiración era difícil, y odiaba la forma en que la hería lo que su padre había hecho pareciendo impregnar su cuerpo.

Santana la había calmado, le ayudó a conseguir poner el pánico inicial bajo control. Brittany estaba contenta de que su amante hubiera sido la que le diera la noticia. Caerse a pedazos era horrible, pero hacerlo delante de Santana no era tan malo. Al darse cuenta de las implicaciones de este pensamiento, Brittany volvió la cabeza y besó la suave mejilla a su lado en el cojín.

"¿Y eso por qué?" Santana sonaba somnolienta.

"Porque estás aquí."

Sonriente con los ojos todavía cerrados, Santana volvió la cabeza y apretó sus labios contra los de Brittany. "Sí, estoy, y no voy a ninguna parte.”

El sonido de la voz gutural de Santana era tranquilizador. Envolvió el corazón de Brittany como una armadura, y por un momento, supo por instinto que mientras Santana estuviera allí para amarla, no podían realmente perforarla.

El timbre de la puerta la hizo saltar y sentarse tan rápido que casi hizo caer a Santana al suelo. "Eso debe ser Emily."

"¿Cuánto tiempo he dormido?" preguntó Santana, aferrándose a Brittany para que no se cayera de la cama. "Hey, tranquila, te esperará."

Brittany ayudó a Santana a recuperar el equilibrio. "Has dormido una hora o así. Pensé que estabas despierta antes. Me hablaste."

"¿Lo hice? ¿Qué fue lo que dije?"

Volviendo la cabeza sobre su hombro mientras caminaba hacia el pasillo, Brittany sonrió suavemente. "Cosas sentimentales. Debería haber sabido que no estabas muy lúcida."

"Oh, divertido," murmuró Santana, guiñándole un ojo. "Mentirosa."

Emily se acercó y envolvió a Brittany en un largo, firme abrazo.

"Te tengo cubierta, muchacha," dijo, su acento irlandés más sensible que de costumbre. "Tengo la mejor gente arreglando las cosas. No te preocupes." se echó hacia atrás y miró a Brittany. "¿Alguna vez te he fallado?"

"Ni por un segundo." Brittanhy tragó. "Es solo."

"Duele."

"Mal."

"Vamos. Vamos a sentarnos y te voy a llenar."

Entraron en la sala de estar, Emily saludó a Santana con un apretón de manos. "Gracias por darme la información tan rápidamente. Estoy en deuda contigo."

"Cuando se trata de Britt, haré cualquier cosa para mantenerla a salvo y feliz." Santana se puso seria. "Estaba tan enojado que estaba lista. Sólo sabía que eras la indicada para llamar y que tenía que volver a casa. Es decir, aquí." Al parecer no se inmutó en lo más mínimo por su desliz, Santana hizo un gesto hacia el asiento. "¿Por qué pasas y hablamos? Voy a hacer un poco de café."

"Gracias. El café es un regalo en este momento." Emily sonrió.

La expresión de Margo se suavizó cuando Santana desapareció hacia la cocina. Se sentaron, Emily en el sillón y Brittany en el sofá. “

Ella te ama."

No era una pregunta, pero Brittany respondió: "Sí, así es. Ferozmente.”

"Tendría que estar ciega para no darme cuenta. Me gusta su sentido de la lealtad. De todos modos, te voy a dar algunos detalles. Como ya sabes, Stuart Clint ha aparecido en Los Ángeles alegando que le has descuidado durante todos estos años. Él está tratando de hacerte a ser una hija cruel que quiere un halo de salvar a las masas en lugar de cuidar a un envejecido, amoroso padre." Brittany sintió desaparecer la sangre de la cara. "Oh, Dios."

"No te preocupes, nena. Esta mierda no va a volar. Lo siento por mi lenguaje. Estoy tan furiosa, que estoy perdiendo mis modales. Stuart no ha dado un comino por ti los últimos veintisiete años - ni una señal, una palabra o una tarjeta de él - y ahora esto. ¿Sabes el investigador privado que a veces utilizamos en la empresa? Lo llamé, y este caso es ahora su única prioridad hasta que tengamos lo que necesitamos. Debería tener todos los papeles que necesitamos de Chicago y California en un día o dos."

Santana volvió con una bandeja y la puso sobre la mesa de café.

Después de entregar a las mujeres en el sofá de una taza de café humeante a cada una, se dio la vuelta para salir de la habitación.

"No, San, por favor, quédate. Esto te concierne a ti también."

"Sí, quédate," se hizo eco de Brittany, extendiendo una mano.

"Claro, déjame tomar mi taza." Santana volvió con el café y se sentó junto a Brittany. "He oído la última parte. Así que ¿es sólo cuestión de mantener la calma durante un par de días, Emily?"

"Sí. Sé que es duro para ti, Britt, y sólo puedo empezar a comprender cómo debes odiar esto. Está haciendo un idiota aún más grande de sí mismo, ya que no hay forma de que pueda demostrar todo lo que está diciendo."

"Tengo una teoría sobre eso," dijo Santana. "Él tiene la esperanza de que Brittany le pagará para mantenerlo callado. Cuenta con que ella no tena las pelotas para mantenerse firme y revelar su farol."

Los ojos de Brittany se abrieron por la elección de las palabras de su amante, así como del tono vehemente de Santana que revelaba su furia.

"Yo no podría haberlo dicho mejor," estuvo de acuerdo Emily. "Se trata de un sistema rápido y mal planificado por el dinero, y nada más."

Brittany dejó la taza después de un sorbo y se estremeció cuando se recostó contra el sofá. "Odio la forma en que esto afecta mis obras de caridad." Su voz se quebró y tragó dos veces para tratar de aclararla. "Sólo la idea de la gente creyéndole. Pensando esas cosas sobre mí." Santana se acercó y le pasó un brazo alrededor de los hombros. "Ahora, no dejes que esto te afecte. La gente se enterará de la verdad. Los que cuentan nunca lo creerían. En pocos días lo tendremos todo resuelto, y se arrepentirá de haber intentado esto.”

"Es mi padre," susurró Brittany. "¿Cómo puede hacer esto a su hija, aunque me abandonara? Simplemente no lo entiendo." Volviéndose a Santana, no pudo contener las lágrimas.

Brittany lloró casi sin hacer ruido en el hombro de Santana, haciendo que Santana y Emily intercambiaran miradas de simpatía y preocupación.

"Vas a estar bien, cariño," prometió Emily. "Sólo vamos a hacer el trabajo. No tienes que hacer una declaración. Yo me encargaré de todo eso."

Brittany se levantó, cogiendo una caja de Kleenex. "No puedo pedirte eso."

"¡Claro que puedes! Haré una declaración a la prensa tan pronto como tenga toda la información que necesito, desafiando a ese bastardo a presentar alguna prueba de sus acusaciones."

Santana estaba impresionada con la clara estrategia de futuro de Emily. "Por si sirve de algo, creo que tienes razón," dijo ella. "Britt debería hacer una declaración personal sólo cuando tengamos las pruebas."

"Así es." Emily sonrió.

"Está bien," dijo Brittany, sonándose la nariz. "Basta de lágrimas. Tengo hambre."

"Y se me está haciendo tarde." Emily se levantó. "Tomen algo de comer, señoras. Saldré sola. Te llamaré más tarde, nena." Saludó y salió por la puerta principal.

"Ella es un conejito de Energizer que cobró vida." Sonrió Santana. "Con ella cuidando las cosas, estarás bien, amor."

Brittany asintió. "Espero que sí."

"¿Por qué no te pones cómoda? Voy a ver lo que hay en el congelador."

"¿Vas a cocinar?"

Sin ofenderse, Santana se rió ante el tono dudoso de voz de Brittany. "Ya me lo imaginaba. ¡Por amor de Dios, hasta yo puedo descongelar una pizza!"

"Está bien, está bien. Gracias."

Santana fue a la cocina, abrió la nevera, y encontró una pizza de mozzarella tamaño familiar. Después de leer el paquete con cuidado, encendió el horno y se fue al baño. Cuando regresó, el horno estaba caliente, así que puso la pizza dentro, sintiéndose segura de que estaría lista pronto. Después de ajustar el temporizador, Santana se unió Brittany, que estaba de pie en el balcón junto a la barandilla.

"Dentro de veinte minutos a partir de ahora tendremos una deliciosa pizza," prometió, abrazando a Brittany desde atrás. "Mientras tanto, ¿puedo interesar a mi mejor chica en algún besuqueo, tal vez?"

Brittany rió en silencio. "Algún besuqueo, ¿eh?" Se giró en los brazos de Santana, "¿Y dónde va a tener lugar ese besuqueo si se puede saber?”

"Por supuesto que puedes. ¿Ves esa esquina de allá? Los únicos capaces de vernos son las gaviotas y otros pájaros de altos vuelos."

Brittany miró al banco de madera dura. "Parece muy incómodo."

"Voy a hacer que valga la pena." Santana levantó las cejas sugestivamente.

"Oh, ¿sí?" Brittany se dejó arrastrar hacia el banco. "¿Qué tienes en mente?"

"Entra en mi sala." Santana se sentó en el banquillo, llevando a Brittany con ella. "Aquí. Justo así." Mirando a los tormentosos ojos de su amante, esperaba que la cercanía distrajera a Brittany. Entrelazó sus dedos a través de los largos cabellos y cerró la distancia entre ellas, capturando los labios de Brittany con los suyos. "Abre la boca," respiró Santana. "Sí." Profundizando el beso, oyó el gemido de Brittany mientras sus lenguas se encontraban en un movimiento tentadoramente lento, saboreándose. Santana bebió con avidez sus besos, su pasión por la mujer en sus brazos encendiendo sus sentidos.

Sus manos se movieron por la espalda de Brittany y se deslizaron bajo su sudadera, sólo para descubrir que no llevaba sujetador. "Oh, Dios, Britt. Esto se está descontrolando," murmuró. "Se siente maravilloso." Dejando que sus labios quemaran un sendero por el cuello de Brittany, deslizó sus manos hacia delante, ahuecando los pechos llenos de Brittany. Santana tomó nota con satisfacción lo duros que estaban los pezones, cuando pincharon sus palmas. Empujó la sudadera, deseosa de sacarla del camino.

Un estruendo ensordecedor rompió el estado de ánimo. Brittany se sacudió, mirando con los ojos abiertos a Santana.

"¡Es la alarma de humos!"

Humo gris oscuro salía de la cocina. El tono agudo de la alarma de humos perforó los tímpanos de las mujeres que corrieron al interior.

"Que infiernos." Brittany miró a través del humo, detectando la fuente. "¡Hay algo que se quema en el horno!"

"¡Puse una pizza, por amor de Dios! Sólo han pasado unos pocos minutos. ¿Cómo es que ya se quema?"

"No lo sé. Abre la puerta de la terraza y a ver si podemos ventilar el humo." Brittany se puso un guante y abrió la puerta del horno. Más humo se derramó, y tosió cuando arrancó una pizza a medio hacer. Tiró la bandeja en el fogón, luego usó una espátula para confirmar sus sospechas.

Santana se apresuró a volver hacia ella. "No lo entiendo. ¿Qué pasó con la pizza?"

Brittany se acercó a un panel en la pared y marcó una serie de números, silenciando la alarma de humos. "No hay nada malo con la pizza." Hizo todo lo posible para sonar seria. "Sólo que no quitaste la bandeja de cartón debajo de ella.”

La mandíbula de Santana cayó mientras miraba a la bandeja del horno con su quemado contenido. ¿Bandeja de cartón? Decía: 'Llevar al horno a 400 F durante veinte minutos' - nada de bandejas de cartón."

"Probablemente estaba atascada contra la parte inferior de la pizza, y simplemente no lo notaste. No ha pasado nada. El sistema de ventilación limpiará el aire dentro de media hora más o menos."

"Oh, Dios. ¡Sabía que era una mala cocinera, pero esto es realmente ridículo!" Santana gimió, apoyada en el gabinete. "¿Qué vamos a comer ahora? No pizza ahumada, ¿espero?"

"No, esto tendría un sabor extraño. ¿Por qué no salimos a por algo o simplemente tomamos un bocadillo?"

"Un sándwich suena muy bien. Nada que prenda fuego."

Brittany rió por el evidente disgusto de Santana. "Es cierto. ¿Por qué no volvemos a la terraza hasta que el resto del humo se haya ido?"

Salieron, se pusieron junto a la barandilla, y vieron el cielo volverse más oscuro a medida que la noche se acercaba. "Bonito con todas las luces encendidas, ¿no es así? El ruido de la ciudad puede ser una sensación hogareña," dijo Santana. "Solía, cuando llegaba a casa tarde después de un show, sentarme fuera en mi muy pequeño balcón con una copa de vino. Simplemente relajándome, escuchando a la ciudad que nunca duerme, ya sabes."

"Sí, lo sé. La diferencia con las aterciopeladas, noches perfumadas de Florida es enorme- pero amo a las dos."

"Hablando de sonidos, espero que nada malo haya pasado. Una gran cantidad de las sirenas están sonando por ahí." Santana se inclinó sobre la baranda del balcón. "Oh, mira, vienen por tu calle."

"Sí, veo las luces. Hay dos más."

"Me pregunto qué está pasando. Oh."

Las dos mujeres se miraron cuando dos camiones de bomberos se detuvieron frente al edificio y los bomberos saltaron, mirando hacia arriba.


"Oh, maldita sea, no llamé a la recepción abajo para asegurarme de que sabían que era una falsa alarma," murmuró Brittany. "Esto es vergonzoso."

Caminaron hacia el interior, y Brittany marcó el número del escritorio del portero. "Hola, Fred, esto es culpa mía. Me olvidé de llamar. Sí, todo está bien." Hizo una pausa. "¿Lo hacen? Pero en realidad no era realmente fuego solo humo del horno. Oh, claro. Envíalos arriba. Entiendo." Colgó y se volvió hacia Santana. "Ya que estamos en el piso decimoquinto, quieren llegar y asegurarse de que lo arreglamos correctamente."

Santana se sonrojó ligeramente. "Les diré que yo tengo la culpa.”

"No te preocupes. Apuesto a que esto ocurre todo el tiempo. También podríamos abrir las puertas y dejar que nuestros héroes entren. En realidad, me alegro de que sean concienzudos."

Unos minutos más tarde, las puertas del ascensor se abrieron y dos hombres bomberos salieron. "Veo que estaban esperándonos," dijo el primera con una sonrisa. "Escuché la alarma de humo activarse, señora."

"Sí, pero fue sólo por un plato de cartón perdido en el horno. Está bien ahora," explicó Brittany.

"Vamos a echar un vistazo, ¿eh?"

"Por supuesto. Entre."

Los hombres dieron miradas apreciativas a Brittany antes de cumplir para saludar cortésmente a Santana. "Buenas tardes, señora." Después de una ligera vacilación, el más viejo continuó: "Perdóneme, señora, pero ¿no es Santana Lopez?"

"Sí, lo soy. Buenas noches. Muy amables de pasar por aquí."

Brittany estaba en apuros por no reírse cuando vio a Santana caer en un tono regio de la voz, como si saludara a sus súbditos.

"Soy un gran fan," dijo el bombero "y mi esposa. No puedo esperar a ver las películas Maddox."

"Gracias. Informe a su esposa que le dije hola. Por cierto, esto fue mi culpa. Estaba tratando de cocinar, cosa que no puedo, así que de ahora en adelante voy a seguir pidiendo para llevar." Santana sonrió y levantó las manos en un gesto desdeñoso.

Obviamente llevados por el encanto de Santana, los bomberos comprobaron rápidamente el horno y el ventilador encima. "Me alegra ver que todo está bien, señora," ofreció el bombero más joven.

"Fue mi culpa por no llamar a recepción. Gracias por el doble control."

"Un placer," dijo el otro hombre, con una mirada de admiración a Santana. "Más vale prevenir que curar."

Brittany apenas había cerrado la puerta detrás de ellos antes de que se echara a reír. "Dios mío, San, tienes admiradores en todas partes. Pensé que iban a arrodillarse delante de ti y preguntarte si les autografiabas su casco."

Santana se acercó a ella y rodeó con sus brazos alrededor de la cintura de Brittany. "Lo habría hecho, si me lo hubiera pedido. En este momento, me gustaría firmar sobre ti."

"¿Escribir en mí? ¿Cómo?"

Inclinándose hacia adelante, Santana dejó que su lengua traza la muesca en la base del cuello de Brittany. Un suave ronroneo emanó de la garganta de Santana mientras dejaba que su boca viajara hacia los labios de su amante.

Brittany gimió y se mantuvo cerca de Santana. "Tratando de continuar lo que comenzaste en el balcón, ¿verdad? Oh, mmm, eso se siente bien." Sintió las suaves manos bajo su camiseta, acariciando a lo largo de su espalda.

"Por supuesto. Estaba en algo bueno. Podía sentirlo," murmuró Santana.

"Simplemente no puedo dejar de tocarte cada vez que puedo."

"Me gusta el sonido de eso. ¿Y si nos adentramos en. ¡Oh!" Las manos exploradoras de Santana habían alcanzado los pechos de Brittany y encontró los pezones erectos esperando su contacto. "¿Por qué no te vas a la habitación mientras yo cierro las puertas del balcón?"

"Muy bien. Dame un minuto, sin embargo. Tengo que ir al baño, después de todo este entusiasmo." sonrió Santana.

"Por supuesto. Estaré allí en un santiamén."

Brittany dio un beso suave en los labios de Santana antes de regresar a la sala de estar. Después de cerrar la puerta, oyó un zumbido tenue, que finalmente se dio cuenta era procedente de la bolsa de Santana. Dudó un momento y luego sacó su teléfono móvil. El nombre Beth aparecía en la pantalla. Sabiendo que la hermana de Santana alcanzaría el servicio de contestador en cuestión de segundos, Brittany rápidamente presionó el botón Responder.

"Móvil de Santana Lopez. Brittany Pierce al habla."

"Oh. Hola, Brittany. Soy la hermana de Santana, Beth. ¿Está Santana?"

"Hola, Beth. Sí, está, pero está en el baño ahora mismo." De repente nerviosa, Brittany se encontró buscando a tientas un cable telefónico inexistente para girar alrededor de sus dedos.

"Oh, no la interrumpas. ¿Cómo te va, Brittany? Es un placer hablar contigo." La voz de Beth era ligera y alegre, muy a diferencia de Santana.

"Lo estoy haciendo bien. Gracias por alertar a San hoy. Ella me dijo que la llamaste al trabajo."

"Estaba impresionada de cómo alguien puede ser tan retorcido. No pretendo saber nada acerca de tu vida privada, Brittany, pero sé que eres una buena amiga de San. Tenía la sensación de tendrías necesidad de la ayuda de tus amigos una vez que los medios de comunicación comenzaron en esto."

"Estabas en lo cierto. El apoyo de San significa mucho para mí." Brittany se detuvo allí, sin saber qué más decir.

"Ella puede ser muy protectora, ya sabes. Cuando se apega a alguien, eres su amigo de por vida. Si le haces daño, retrocede y le cuesta mucho superarlo. Es más sensible de lo que la mayoría de gente se da cuenta."

No estando segura acerca de los motivos de Beth para compartir esta información, si se trataba de una advertencia o información, Brittany respondió desde su corazón. "Entiendo lo que dices. No creo que San permita a cualquier persona entrar en su lado sensible muy a menudo. Ella ha sido maravillosa para mí."

"Tiene cosas buenas que decir acerca de ti también," dijo Beth con un tono de voz amigable. "No puedo esperar para conocerte. Le pregunté a San si podía venir y sentarse en el set cuando el embarazo esté más estable, por lo que Joe y yo podemos ir por una semana. Joe es mi marido, por cierto."

"Lo sé. Y tu hija Pamela. ¿Cómo le va? Me han dicho que es la favorita de su tía."

"Oh, lo está haciendo muy bien. San es su ídolo, en todas las categorías."

"¿Con quién estás hablando?" Santana entró en la sala, vestida sólo con una toalla. "¿Es ese mi teléfono móvil?"

"Es tu hermana. Beth, San está aquí. Fue un placer hablar contigo."

"Igualmente, Britt. Ahora cuídate y mantente fuerte, ¿de acuerdo?"

"Gracias, Beth. Lo haré."

Brittany pasó el teléfono a Santana. Queriendo dar a las dos hermanas privacidad, había comenzado a salir de la habitación cuando un brazo fuerte se colocó alrededor de su cintura y la atrajo hacia abajo sobre el sillón. Santana se sentó en el brazo, la mano moviéndose por el cabello de Brittany, acariciándola suavemente. Relajándose, Brittany se apoyó en ella, sin escuchar sus palabras, más que la voz ronca, el calor de ella, mientras cerraba los ojos. No sabía cuánto tiempo llevaba sentada allí descansando tras el largo día, y ni siquiera levantó la vista cuando Santana colgó el teléfono. Santana se deslizó hacia abajo en el regazo de Brittany, permitiendo a Brittany acunarla. Sus labios se encontraron en un beso que comenzó suavemente, sólo para volverse apasionados en cuestión de segundos. La toalla de Santana se desenvolvió por sí misma, y las manos de Brittany vagaron por al desnuda, ligeramente húmedo, la mujer que tenía delante.

"Te deseo," murmuró Santana. "Oh, Dios mío, cómo te deseo."

"Soy tuya. Me tienes." Brittany deslizó la mano por el estómago de su amante, anidando sus dedos en los rizos antes de acunar su montículo. "Y parece que te tengo."

Santana abrió rápidamente sus piernas y miró a Brittany. "Sí, lo haces." Su espalda se arqueó cuando Brittany separó cuidadosamente los pliegues resbaladizos. "Oh."

Completamente cautivada por los sonidos que Santana hizo cuando Brittany encontró la pronunciada cresta de nervios, ansioso por su tacto, sintió que su corazón se aceleraba. Debido a que en un principio no había permitido a Santana tocarla o siquiera verla desnuda, se dio cuenta de lo vulnerable que Santana debió sentirse, estando desnuda mientras ella estaba completamente vestida. La importancia de la confianza de Santana la abrumaba. "Te quiero." La voz de Brittany casi se rompió. "¿Tienes alguna idea de cuánto te amo?"

"Sí. Lo siento, todos los días." Santana levantó sus piernas. "Tómame. Por favor"

No queriendo que Santana a mendigara, Brittany obedeció, presionando dos dedos en el interior y al mismo tiempo capturando sus labios en un beso de espera. Ondas de placer presionaron sus dedos juntos, y rítmicos temblores los masajearon mientras Santana se tensaba. Profundizando el beso, Brittany capturó los gemidos apagados cuando su amante llegó en sus brazos.

Cuando el aliento de Santana se había reducido a la normalidad, Brittany cuidadosamente sacó sus dedos y puso una manta sobre ellos. Acariciando el pelo alborotado de Santana , se dio cuenta de que todavía estaba en shock por lo que había hecho su padre, pero la cercanía de Santana le había ayudado a empezar a encontrar su equilibrio de nuevo.

"Te quiero, Britt-Britt" Llegó un susurro ronco desde el interior de la manta. "¿Soy demasiado pesada para ti?"

"No. Eres perfecta."

********

Emily se levantó de su silla de oficina cuando el fax zumbó a la vida. Varios documentos aparecieron, uno tras otro, y navegó a través de ellos con los ojos entrecerrados. Cuando la máquina escupió el último artículo, Emily se mordió el labio inferior, pero la expresión de su rostro era triunfante.

"Nena, si estoy en lo correcto acerca de esto."

Emily cogió la grapadora, sintiéndose totalmente satisfecho por la oportunidad de golpear algo mientras sujetó los importantes documentos juntos.
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por micky morales el Dom Abr 08, 2018 7:33 am

Excelentes capitulos, esta historia es lo maximo!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6950
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por 3:) el Lun Abr 09, 2018 10:31 pm

me encanta cuando estan juntas!! definitivamente san es capas de matar a quien sea si toca britt,..
em,.. em,.. que tanto grabo o hizo em!!!!???
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5552
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Abr 15, 2018 7:56 am

Capitulo veinti siete


Algo le estaba asfixiando. Tirando hacia la izquierda, Brittany trató de liberarse.

"¡No!"

“Britt, despierta. No es más que un sueño. Estoy aquí."

La voz de Santana finalmente se filtró y Brittany abrió los ojos para ver Santana tirando de las sábanas envolviendo su cuerpo.


"No sé cómo te las arreglaste para conseguir retorcerte," dijo Santana. "Has tenido una mala noche."

"¿Qué quieres decir?" Brittany estaba ronca.

Todo lo que podía recordar eran sombras revoloteando y un sentimiento de frustración. "Has estado dando vueltas desde que apagamos las luces. Tenía que abrazarte para conseguir estabilizarte."

"Lo siento. No quise mantenerte despierta. Tienes un largo día por delante." Brittany se estremeció y tomó una almohada.


"No me importa. No es nada que un poco de café no pueda arreglar." Santana arrancó la almohada de las garras de hierro de Brittany y la atrajo hacia sí. "¿Por qué no tomamos una ducha caliente juntas? Tus dedos están como el hielo."

Brittany se quedó con ella. "Me gustaría eso. ¿Podrías solo abrazarme un poco más?"

"Todo el tiempo que quieras." Santana le acarició la espalda con movimientos suaves y circulares. "¿Mejor?"

"Sí." La garganta de Brittany dolía y sus mandíbulas se sentían doloridas, haciendo que se preguntara si había apretado los dientes mientras dormía. Hociqueando el suave cuello de su amante, inhaló el aroma familiar del jabón de sándalo de Santana sintió que sus nervios de punta se asentaban. "¿Te mudas conmigo?" Las palabras saltaron antes de Brittany dio cuenta de lo que había dicho.

Santana se movió a su lado, colocando dos dedos debajo de la e barbilla de Brittany, inclinando la cabeza hacia atrás y mirando fijamente. "¿Qué has dicho?"

"Quiero decir, vivir conmigo durante el rodaje." Brittany tragó, dándose cuenta de que estaba dando marcha atrás. "El estudio está cerca, así que vas a recortar el tiempo de viaje. Y no puedo imaginar que no vuelvas a casa conmigo. Si sientes que hay mucha gente. Siempre puede volver a tu lugar." Brittany odiaba la forma en que sonaba suplicante. Esto es demasiado pronto. Me va a rechazar. Conteniendo la respiración, esperó a que Santana dijera algo.

"¿Estás segura?" La voz de Santana era evasiva.

"Muy segura." ¿Lo estoy? Sí, lo estoy. Quiero mucho esto. San besó a Brittany firmemente, luego sonrió con ironía.

"Muy bien. Voy a pasar por mi casa y empaquetar algunas cosas. Me encantaría quedarme aquí." Los ojos de Santana comenzaron a brillar. "Por supuesto, sólo lo estoy haciendo por una razón."

Brittany exhaló, la tensión empezaba a salir de ella. "¿En serio?" arqueó una ceja.

"La piscina," dijo Santana con cara de palo.

Aturdida por la rapidez con Santana podía distraerla, Brittany rió. "Por supuesto. La piscina." Entonces su risa se escapó mientras abrazaba a Santana. "Me encantará tenerte aquí. Tal vez no dejaré que te vayas." Al darse cuenta de que había hablado de nuevo sin pensarlo, dejó de reír y le puso una mano a la boca.

Santana parecía no darse cuenta de la incomodidad de su amante. "Quizá tengas tener que sacarme de aquí con un destornillador"

Relajándose, Brittany se deleitó en el abrazo de Santana y en su ritual matutino de ducharse juntas. Tal vez ahora pudieran hacerlo durante el día.

"Volveré bastante pronto," dijo Santana. "Si necesitas algo o simplemente quieres hablar, llama a mi móvil.”

"No quiero molestarte."

Santana agarró los hombros de Brittany con suavidad y la miró con firmeza. "Escúchame, amor. Nunca me podrías molestar."

"Odio sentirme tan vulnerable. Me siento como pidiendo disculpas."

"No conmigo, ni con nadie." Santana se inclinó hacia delante, rozando sus labios con los de Brittany. "Vas a trabajar desde casa hoy también, ¿no es así?"

"Sí, voy a estar aquí. Ocultándome."

"Britt, no le debes explicaciones a nadie. Estás a la espera de escuchar lo que Emily encuentre. Entonces vamos a decidir qué camino tomar. Eso es todo."

Pero me siento como una cobarde. No estoy acostumbrada a esconderme y dejar a otras personas combatir mis batallas. Aun así, Santana probablemente estuviera en lo cierto. "Muy bien. Tengo un montón de trabajo que hacer."

Brittany sonrió con nostalgia. "Esperemos que el tiempo vuele."

"Me daré prisa en volver a casa," prometió Santana. "Tengo que correr."

Brittany encendió su ordenador y escuchó su silbido silenciado. Bebiendo un poco caliente té Earl Grey, estuvo feliz de ver el nombre de Kitty en su bandeja de entrada. Pronto estaba mirando a la sonriente cara de su amiga con Marley en un restaurante de South Beach. Elevando la taza de nuevo a sus labios, Brittany sopló sobre el té humeante y leyó.

De: Kitty Wilde

Asunto: ¿Qué está pasando?

¡Hola nena!

¿Qué está sucediendo en tu cuello de los bosques? Marley y yo vimos E! Noticias de hoy, y tu cara bonita estaba servida en la maldita cosa. ¿Están locos? Esto es una prueba más de que la prensa sólo hace dinero rápido - ¡no comprueba sus fuentes! ¿Qué puede una ex-periodista trabajadora como yo decir para redimir a mi antigua profesión? Sinceramente, los peces gordos de arriba están controlando esto. ¡Si se hubieran molestado en comprobarlo, habrían sabido lo poco cumplidor que es tu papá! ¡Maldita sea, esto me hace enfadar tanto!

Si hay algo que pueda hacer, no dudes en pedírmelo- Intentaré llamarte esta noche si puedo averiguar la diferencia horaria. Voy a poner la alarma, si tengo que hacerlo.

Oh, por cierto, visité el sitio Web oficial de Maddox Diana y vi que va a haber otra convención en Los Ángeles este fin de semana. ¿Vas a estar allí con el elenco? En ese caso- ¡fotos, por favor! Te quiero, preciosa. No dejes que te afecte.

Kitty



Kitty no sabía nada de Santana y ella. De repente, deseó hablar con ella y cogió el teléfono, pero se sobresaltó cuando sonó. "¿Hola?"

"Soy yo." La voz ronca familiar sorprendió a Brittany y le dolía la garganta por las lágrimas contenidas.

"San. ¿Se te olvidó algo?"

"No una cosa. Sólo quería oír tu voz antes de llegar al estudio. Te echo de menos."

Sintiendo como si su corazón estuviera sobre el más suave algodón, Brittany lanzó un suspiro melancólico. "Yo también te echo de menos. ¿Estamos siendo tontas?"

"Por supuesto que no. ¿Estarás bien, amor?"

"Sí. Voy a estar bien." Ahora que has llamado.

"Bueno. Supongo que necesitaba escuchar eso. Oh, estamos aquí. Hablamos más tarde." Un beso sonó a través del teléfono.

"Te quiero. Que te diviertas, San."

"Lo haré. Ciao."

Brittany se reclinó en su silla. Es increíble cómo llega muy dentro de mí. Todo lo que tiene que hacer es hablar. Las palabras no importan es la forma en que suenan. La voz de Santana resonaba dentro de ella, calentándola. Estirándose y encontrando más fácil respirar, Brittany alcanzó su ratón y comenzó a trabajar.

Santana miró alrededor de la habitación de su apartamento, comprobando para ver si necesitaba algo más. Después de poner un poco de ropa y artículos de tocador en dos grandes maletas, hizo una pausa, tratando de alcanzar el teléfono y marcando el número de Brittany. La suave voz contralto respondió inmediatamente.

"Pierce."

"Hola, amor, soy yo. Estoy en el apartamento y casi termino de empaquetar."

"Bueno. Te echo de menos."

"Estaré en casa pronto." Casa. Santana sonrió para sus adentros. "¿Cómo fue tu día, Britt?" Presionó el último de sus artículos hacia abajo en una de las bolsas, cerrando con una mano mientras sostenía el teléfono cerca de su oído.

"Largo, pero está bien. Por cierto, Emily va a venir más tarde con más información."

Santana vaciló. "Mira, si necesitas una mayor privacidad un rato."

"No, no. Te necesito. Te quiero aquí cuando venga."

El corazón de Santana se fundió por el tono apresurado de Brittany. "Estamos en esto juntas, amor. Estaré en casa pronto. ¿Quieres que te recoja cualquier cosa?"

"No, solo ven a casa."

"Voy a coger mi correo y me voy. Tendré que remitirlo a tu dirección, si te parece bien."

"Por supuesto. Buena idea."

"Nos vemos pronto." Santana colocó dos dedos en sus labios y sopló un beso ruidoso en el teléfono. La suave risa de Britt valió la pena.

"Pronto."

¿Qué va a pensar de mí, encontrándola en la puerta de esta manera? Esperando en la puerta abierta del ascensor para llegar al piso decimoquinto, Brittany sintió que su rostro se calentaba cuando pensaba en lo necesitada que debía parecer. Después de un pitido silenciado, Santana salió, seguida de un portero cautivado tirando de sus maletas detrás de él. Dios, ella es hermosa, incluso cuando está cansada.

"Muchas gracias por su ayuda. Ahora estoy bien." Santana le dio una propina generosa, y entonces ella y Brittany sacaron las bolsas del umbral. "Hola. Ya estoy en casa."

Al cerrar la puerta, Brittany envolvió sus brazos alrededor de su amante y la abrazó con fuerza. "Sí, lo estás, y se siente tan bueno abrazarte." Besando suavemente los labios de Santana, se apartó un poco. "Te ves cansada."

"Largo día. Estamos listas para la sesión de mañana de imagen de promoción. Regina y yo finalmente decidimos un look. Simple pero moderno." Santana continuó contando a Brittany cómo una multitud de fans habían estado esperando en frente de su apartamento cuando ella se dejó caer por las maletas. "No tenía idea de que pudieran averiguar donde vivo. Mi número no está en la guía."

Brittany frunció el ceño. "Ellos tienen sus formas. Siempre me he asegurado de que nadie sepa dónde vivo. Estoy muy contenta ahora."

Santana había sacado una de sus maletas a la habitación. "Yo también. ¿Dónde quieres que ponga mis cosas?"

"En ese armario y los cajones de allá. Yo te ayudaré más tarde. Emily debería estar aquí en-" Miró su reloj- "veinte minutos. Pedí italiano para nosotras, y está manteniendo el calor en el horno."

"¿Sin la bandeja de cartón, espero?" Santana levantó una ceja, haciendo sonreír a Brittany.

"No hay bandejas de cartón." Se acercó a su amante, envolviéndola en otro abrazo. "No hay fuegos hoy...bueno, al menos no en la cocina." Inclinándose, trazó los labios de Santana con su lengua, persuadiéndola a abrir la boca. "Mmm. Oh, sí." Brittany profundizó el beso mientras acariciaba la espalda de Santana debajo de su chaqueta.

"Oh, Britt." Santana respiró contra la boca de Annelie. "Yo. Mejor me refresco antes de cenar. Oh.”

Brittanydejó la llamarada pasión arder por un minuto antes de ceder. "Sé que tienes razón, pero es difícil dejarte ir. Te sientes tan bien."

Santana levantó una mano y acarició la mejilla de Brittany. "Así que, aférrate a ese pensamiento. Sólo será un segundo."

Abriendo una botella de Beaujolais Royale, Annelie pensó en cómo Santana encajaba en sus brazos. Sólo se sentía correcto. El sonido del timbre del teléfono la sacó de su ensueño.

"Pierce."

"Hola, nena, soy Quinn. ¿Cómo estás?"

Brittany dedicó una sonrisa irónica. "Estoy bien. ¿Cómo están las cosas en Florida?"

"Quería llamar ayer, pero no quería molestarte. Sé que todo el infierno está roto, y me imaginé que tenías a Santana y Emily allí ayudando a lidiar con todo."

"Eso es verdad, pero agradezco tu llamada. Ha sido torpe y muy doloroso, pero lo estoy manejando. Gracias a Dios, no estoy sola."

"Mira, Britt, estoy llamando por una razón. El guardia de seguridad donde vives llamó, preocupado porque un pelotón de medios ha establecido un campamento a las puertas. No estoy segura de cómo se enteraron de dónde vives." Brittany cerró los ojos, ahogando un gemido. "Creo que tienen sus fuentes. Eso es todo lo que necesitaba," murmuró.

"Gracias por avisarme. ¿Te puedes deshacer de ellos?"

"Son lo suficientemente inteligentes como para no entrar, así que no podemos tocarlos. Sé que estarás en Nueva York por mucho tiempo, por lo que probablemente se irán cuando se den cuenta de que no estás aquí." Quinn hizo una pausa.

"Maldito sea ese hombre. ¡Podría retorcerle su jodido cuello!"

"Cálmate. Necesito que mantengas la calma. ¿Se han acercado a alguna de las empresas?"

"¿Es una broma? Estamos inundados con llamadas, pero hasta ahora no comentado nada hasta la rueda de prensa. ¿Estás bien con eso?"

"Excelente. Te enviaremos por fax la declaración que Margo le va a dar a la prensa, probablemente mañana. Quiero que des una conferencia de prensa y utilices su declaración. Tenemos que mantener un frente unido. Es de vital importancia para todos nuestros proyectos."

"Lo tienes, nena. Intentaré controlarme, pero me conoces. Estoy lista para hacerlo." Quinn estaba obviamente erizada.

Brittany lo entendió. Oyó el timbre de la puerta y miró hacia arriba.

"Yo iré," dijo Santana, que salía de la habitación.

"Emily está aquí. Gracias por llamar. Hablamos más tarde, amiga. Ten cuidado.”

Brittany escuchó a Santana saludar a Emily "Hola, vamos entra. Espero que tengas buenas noticias."

"¡Está mejorando!" el acento irlandés de Emily era más evidente de lo habitual. "¿Dónde está?"

"Con nuestra cena. Acabo de llegar a casa."

Cuando las dos mujeres entraron en la cocina, Emily abrazó firmemente a Brittany. "Hola, nena. ¿Cómo te sientes?"

“Bien. San ha accedido a vivir conmigo mientras está filmando, así que eso ayuda."

Emily no se inmutó, aunque Brittany detectó un brillo curioso en sus ojos. "Suena como un gran arreglo." hizo un guiño a Santana. "Va a estar más cerca para ti, ¿no es así?"

"Sí, pero esa no es la verdadera razón. Es sólo que no quiero estar lejos de ella."

Oh, mi...Santana, ¿sabes lo que estás diciendo? Brittany miró a su amante. La inesperada candidez de Santana le quitó el aliento. Echando un vistazo a Emily, Brittany notó su sonrisa de satisfacción.

"Me alegro de que os unáis. Vamos a cenar en la mesa, así puedo informarte de lo que he descubierto."

Mientras comían Emily sacó una pila de documentos y se los entregó a Brittany.

"Esto es lo que he confirmado hasta ahora. Los medios de comunicación se vuelven locos, sobre todo debido a las películas Maddox. Si las cosas no hubieran sucedido tan juntas, a la prensa no le hubiera importado."

"Dame la versión corta," dijo Brittany, mirando de mala gana la gran pila de documentos.

"Estos documentos prueban que tu padre debía once años de manutención de los hijos y no pagó un solo centavo. Y su hoja de antecedentes penales incluye dos veces por tráfico de drogas y varios DUIs. Estas completas listas telefónicas de tu casa en Florida y el apartamento demuestran que está mintiendo acerca de tratar de comunicarse contigo. Y no existen registros que muestren que alguna vez trató de comunicarse contigo, ya sea en la oficina de Florida o la firma de abogados."

"Buen trabajo, Em" ofreció Brittany, sintiendo caer parte del peso de los hombros. "¿Algo más?"

"Copias de documentos cuando tu madre declaró por tu custodia exclusiva. Tenías diez años, y ahí es cuando ella perdió la esperanza de que fuera a volver, si no recuerdo mal. No iba a decir nada malo de él, ni siquiera después de que el tribunal le otorgó la custodia total, Annie. A veces me gustaría ir a despotricar, pero luego ella me miraba con esos suaves ojos azules y me recordaba que eras su hija. Sin él, no estarías tú. Te lo juro por Dios, nena, era una santa."

¿Qué hubiera hecho sin su silenciosa fuerza? Brittany de repente recordó la forma en que la mano de su madre se había sentido contra la parte posterior de la cabeza, una de sus raras caricias. Después de su muerte, yo no creía que pudiera sobrevivir sin ella. Más de quince años, pero, hasta la fecha, la echo de menos. Oh, Madre...

Anna Clint había trabajado en dos empleos para mantenerlas mientras Brittany terminaba la escuela secundaria, pero había muerto poco antes de su graduación. "Sí, era una santa, en muchos sentidos," dijo Brittany. "No creo que alguna vez me levantara la voz."

"Nunca le diste una razón, hijo. No es que no la exasperaras, siempre con la nariz en un libro o viendo tu serie favorita en la televisión - no recibiendo suficiente luz solar de acuerdo con tu mamá." Emily arrugó la nariz ante Brittany y guiñó un ojo a Santana. "No tengo que decir que serie era, ¿verdad?"

"No, puedo adivinar." Santana sonrió. "Pero no me quejo."

"Sí, si no hubiera estado completamente deslumbrada contigo, entonces- ¿quién sabe dónde estaríais las dos ahora?"

"Hey, deja de hablar de mí como si no estuviera aquí," gruñó Brittany afablemente. "Em, ¿es esto suficiente para desacreditar a mi...padre?"

"Más que desacreditarlo, nena. Esto no es simple difamación. Stuart Clint está tratando de dañar tu reputación. Por cierto, varias organizaciones en las que estás trabajando han enviado correos electrónicos y telegramas de apoyo, Britt."

"He tenido varios mensajes de correo electrónico también. Espero que sientan lo mismo cuando todo esto haya terminado."

Emily asintió. "Estoy segura de que lo harán. Los papeles de la custodia ayudan a probar que Stuart se negó a aportar para ti después de que tuvieras siete años. Incluso antes de eso, tu madre fue quien puso la comida sobre la mesa. Lo sé, porque yo estaba allí y vi que se quedaba cosiendo hasta después de la medianoche cada noche después de que había trabajado todo el día en su trabajo de verdad de secretaria en el juzgado. Y lo que es más, él nunca trató de ponerse en contacto contigo. Esto le va a sacar del agua, cariño."

"Algunos hechos siguen existiendo," opuso Brittany, su voz casi le traicionó. "Vive en la pobreza. Está discapacitado. A pesar de todo, sigue siendo mi padre."

Emily frunció el ceño. "No le debes nada."

"No, tal vez no, pero no me cuesta mucho meterlo en un programa y comprarle una vivienda digna."

Santana intercambió miradas con Emily. "Tienes mucho tiempo para pensar en eso después de la conferencia de prensa. Por cierto, ¿cuándo es?"

"Mañana a las tres en la sala de reuniones en la oficina. Sólo me atendré a estos hechos. A continuación, la pelota está en el tejado de Stuart. También tengo a nuestro investigador cavando en busca de más información. Prometió que estaría el jueves, a más tardar."

Removiendo la comida sin rumbo alrededor de su plato, Brittany parecía inquieta. "Suena como que tienes todo cubierto," murmuró. "Te lo agradezco,Em . Es sólo.”

"Sí, lo sé." Emily tomó la mano de Brittany y la acarició. "Lo sé, nena."

Emily y Santana charlaban mientras terminaban su comida. Brittany renunció a tratar de comer más. Escuchando a las otras mujeres hablar, se echó hacia atrás en su silla y escuchó el familiar sonido de la voz de su madre en la lejanía. Después de todo, él es tu padre, Brittany.
avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Abr 15, 2018 8:09 am

Capitulo veinti ocho


Las mujeres en el sofá escuchaban a la cantante de jazz Diana Krall y miraban dos troncos arder en la chimenea.

Santana se sentó de lado, con la espalda contra el reposabrazos y sus piernas sosteniendo el cuerpo de Brittany. Perdida en sus pensamientos, se peinó el pelo largo y sedoso, con dedos lentos. Relajarse así, sujetando a Brittany en sus brazos, era casi impensable. Surrealista. Santana inhaló el aroma cítrico del champú de Brittany. Ella estaba tan callada esta noche. Odio verla sufrir. Si pudiera ponerle las manos encima a ese hijo de puta, lo haría. Haría cualquier cosa para protegerla. Antes de irse, Emily me pidió que cuidara de ella y, maldita sea, lo haré.

Brittany levantó la cabeza. "¿San?"

Saliendo de sus oscuros pensamientos con respecto a Stuart Clint, Santana miró a su amante, su expresión se transformó en una suave sonrisa. "¿Sí, amor?"

"¿Estás segura de que estás cómodo? Siento como que te estoy aplastando."

"Estoy más que cómoda. Baja la cabeza."

Mientras Brittany apoyaba la cabeza en el hombro de Santana de nuevo, Santana besó la sien de su amante, paralizada por el olor a limpio de los limones. "Esto se siente tan bien. ¿Puedes relajarte?"

"Uh -huh. Finalmente me estoy calentando."

"Bien. Ya no tiemblas. Una buena señal."

"Me hubiera gustado ayudarte a deshacer las maletas antes, pero ¿qué te crees que disfrutaría más?"

"¿Qué?"

"Verte poner las pequeñas fotos de tu hermana y su familia, y John, en la mesilla de noche." Hubo un breve silencio. "¿Puedo hacerte una pregunta?"

"Lo que sea."

"Las cosas se están moviendo muy rápido. ¿Tienes alguna duda sobre nuestra relación? Tal vez siento que soy más de lo que esperabas. Lo entendería si lo fuera."

Santana inclinó suavemente la barbilla de Brittany atrás para poder mirarla a los ojos. "Escúchame, amor. De todos los lugares en que podría estar ahora mismo, no puedo pensar en ningún lugar en que prefiera estar. Abrazándote, acariciarte frente al fuego así es simplemente maravilloso. Eres la persona más increíble que he conocido, y estás manejando esta situación tan bien. Me siento honrada de que me has dejado participar. Te amo.”

Las lágrimas brotaron de los ojos de Brittany pero permanecieron no derramadas mientras se aferraba a Santana, girando sobre su lado y hundió la cara en la base del cuello de Santana.

"Yo también te quiero. Supongo que sólo necesitaba ser tranquilizada. Una vez más."

"Tantas veces como sea necesario, amor. Soy toda tuya.”

Santana podía sentir a Brittany tragar saliva. "Sí."

Tirando de la manta más apretada alrededor de ellas, Santana acarició el cabello de su amante. "Cierra los ojos y relájate. Te tengo."

Un ligero temblor reverberó por Brittany antes de dejarse ir.



************

"Muy bien, vamos a ver...Helen, envuelve tus brazos alrededor de San por detrás. Sí, así. San, un poco más de esa bella sonrisa. Bueno. La amas. Demuéstralo. "

La cámara hizo clic varias veces cuando Hernández, el joven fotógrafo de cabello oscuro, disparó contra el elenco en diferentes agrupaciones.

"Las necesitamos más cerca. Son una pareja, después de todo," la directora, Regina Carmichael, dijo a Hernández.

"Está bien, entonces, vamos a hacerlo de esta manera," dijo. "San, gira la cabeza un poco hacia Helen. Sí, eso es. Sigue mirando a la cámara. Helen, mira a San. Bien."

"Ahora necesitamos una foto de ellas abrazadas," decidió Regina. "Muy bien. ¿Qué hay de la escena en la oficina?"

"Oh, Dios, la escena," murmuró Helen detrás de Santana. "La que los aficionados Maddox están todos muriéndose por saber cómo vamos a lograr."

"No podemos ocultarnos como lo hicimos en la versión de audio," susurró Santana a su vez, tratando de no reírse del tono seco de la voz de Helen.

"¿Qué tal un fondo negro, un escritorio de madera y una silla, tal vez una silueta de una ventana detrás de ellas, con una luna pálida fuera?" sugirió Hernández. "Puedo poner fácilmente la ventana y la luna de forma digital."

"Suena excelente." asintió Regina. "Pruébalo. Necesitamos estas fotos para la convención en Los Ángeles el sábado."

"Lo tengo." Hernández hizo que sus ayudantes prepararan el escenario, luego llamó a las actrices de nuevo. "Está bien, señoras, ¿qué tal si intentamos esto?" Guió el brazo derecho de Helen, haciendo que se apoyara en ella mientras él la hacía inclinarse un poco hacia atrás. "Así," continuó, tomando la otra mano de Helen y colocándola justo debajo del hombro derecho de Santana. "O bien puede parecer como que estás sosteniendo la espalda de Maddox o deseando acercarla más. Inclina la cabeza, Helen. Eso es todo. Santana, mira sus labios, no sus ojos. Grande.”

La cámara hizo clic cuando Hernández tomó una serie de fotografías Santana miró la boca de Helen y de repente vio los labios llenos de Brittany, sabiendo muy bien cómo sabían cuando se separaban debajo de ella y cómo se sentían contra cada centímetro de su cuerpo. Sintiendo el rubor en sus mejillas y sus ojos estrecharse, Santana contuvo el aliento.

"Wow, brillante, San. Esa mirada es justo lo que necesito. Ahora, Helen, mira a San. Sí. Eso es todo. Bien." Cuando estuvo satisfecho, Hernández se descolgó la cámara. "Gran trabajo. Gracias, señoras."

Regina se unió a ellas, agitando a Helen y Santana. "Vamos a comenzar los ensayos de mesa mañana y tomaremos toda la semana que viene. Eso es todo por hoy."

Santana no podía esperar para ver Brittany, porque la conferencia de prensa probablemente había acabado. Estaba preocupada por cómo la había afectado, sabiendo que despreciaba estar en el centro de atención. Sacó su teléfono móvil, se dirigió de nuevo a la sala de maquillaje con Harvey y Helen.

"¿Cómo está Britt?" preguntó Helen en voz baja.

"Tan bien como se puede esperar. En cuanto a todo lo sórdido. No lo sé. Emily Fiselds confía en el resultado, pero nunca se sabe."

"Sólo dile a Britt que le mando saludos, y que todos nosotros conocemos la mentira de su padre"

La expresión de Santana se suavizó. "Gracias, Helen. Se lo diré. En este momento, es un hecho." Apretó la marcación rápida en su teléfono.

Cuando Brittany finalmente respondió, sonaba sin aliento. "¿Hola?"

"Britt, ¿estás bien? ¿Qué pasa?"

"Estoy bien. Estaba nadando."

"Quería asegurarme de que estás bien. ¿Cómo fue la conferencia de prensa?"

"Bueno, en primer lugar, tanto E! News como CNN lo cubrieron. Em hizo genial, aunque- cuestionó la capacidad y la voluntad de investigar la situación de los medios. Cuando ella les dio copias de su documentación, se podía oír caer un alfiler."

"Apuesto a que ella les dio el infierno. Es una campeona. ¿Quiere quedarse esta noche?"

"No lo sé. Una parte de mí quiere salir y mostrar al mundo que no me importa. La verdad es. Que me importa." Santana pudo oír a Brittany tomar una respiración profunda. "Es mi padre."

"Estaré en casa pronto. Podemos hablar de ello entonces. Helen y Harvey envían sus mejores deseos. Están contigo, amor."

"Diles hola y que los veré el viernes. Les envío más detalles sobre el vuelo a Los Ángeles mañana.”

"Está bien."

Cuando Santana colgó, esperaba que Helen no hubiera oído la expresión de cariño. Sonrió con cuidado y transmitió la información.

"Estupendo. Gregory me dijo que Britt de fletó un jet privado."

"Creo que sí." Santana sonrió. "No quiere perder el tiempo. Además, tengo que estar en Jay Leno la noche del viernes. Lo han pedido a la gente de relaciones públicas en varias ocasiones. Ya que estamos en la ciudad." se encogió de hombros.

Helen la miró con simpatía mientras entraban en maquillaje. "Mejor tú que yo." hizo una mueca. "Encuentro esas entrevistas cortas, rebuscadas bastante desconcertantes."

"No me importa," dijo Santana. "Disfruto bastante de combatir con comediantes egoístas."

Santana caminaba detrás de una pantalla y en poco tiempo se transformó de Maddox en si misma con sus pantalones y camisa.

"¿Estás lista, Helen?"

Saliendo a la ocupada calle para encontrar a sus chóferes esperando, Santana se volvió hacia Helen. "Te agradezco tu lealtad a Brittany. Está pasando por un momento difícil."

"Pero te tiene a ti." La voz de Helen era suave. "No eres la habitual competitiva a su alrededor. Incluso podría sospechar que realmente te gusta, si no te conociera mejor."

Santana se sonrojó ligeramente y se cuidó de no revelar demasiado. "Bueno, ¿y si lo hago? No estropearía mi imagen demasiado, ¿verdad? Ella es una mujer increíble." Helen rió, puso un brazo alrededor de los hombros de Santana, y apretó. "Eso es, cariño. Eso es ella."

Brittany miró la esbelta forma deslizándose por el agua como una anguila. Santana había utilizado la piscina sin fin, casi todos los días. Brittany miró su reloj y se dio cuenta de que su amante había perdido la noción del tiempo otra vez, porque no tenía que contar vueltas en esta piscina. Apagó el interruptor, viendo detenerse el agua y el cuerpo en el traje de baño negro alcanzar la pared de forma inesperada, luego se hundió por debajo de la superficie. Farfullando, Santana surgió, mirando a Brittany.

"Dios mío, ¿estás tratando de ahogarme? De repente, la corriente se había ido y." tosió. "Deja de reír, mujer."

Brittany hizo todo lo posible para deshacerse de la sonrisa en su cara. "Lo siento."

"No, no lo sientes. ¿Qué pasa?"

"Nada, aparte de que has estado nadando durante más de cuarenta y cinco minutos seguidos. Mira, estás temblando.”
Santana miró su reloj resistente al agua y sus brazos temblorosos con genuina sorpresa.

"Oh. Está bien. Será mejor que salga, entonces."

Brittany la vio moverse hacia la escalera y entonces se dio cuenta de que sus brazos estaban tan débiles que no podía subir.

"Aquí, déjame ayudarte." le tendió la mano y agarró a Santana, pero se resbaló y cayó de nuevo al agua. Sólo tomó Brittany un segundo para darse cuenta de que el corchete del reloj de Santana estaba enganchado en el extremo de la manga, tirando de ella hacia abajo también. El agua se cerró sobre la cabeza de Brittany mientras caía dentro, completamente vestida.

"Oh, por amor de Dios, ¿estás bien?" Santana jadeó con voz gutural mezclada con alegría cuando salió a la superficie. Brittany se apartó el pelo empapado de la cara.

"Creo que sí." Tosió. "¿Fue esta la venganza?"

"En realidad no." Santana escondió el goteante pelo de Brittant detrás de las orejas. "Fue un accidente. Sin embargo te ves deliciosa con la ropa semitransparente."

Brittany, obviamente sin sostén, miró la camisa. "Dios." Mirando de nuevo hacia Santana, inmediatamente se sintió caliente en el interior por el brillo travieso en los ojos de su amante. "Te gusta eso, ¿eh?"

"Mmm." Santana acercó más a Brittany, acariciando su cuello. "Deliciosa."

"Me quedaría y exploraría este sorprendente uso de la piscina, pero todavía estás temblando, San. Será mejor que te metas en una ducha de agua caliente."

"O bañera. Juntas."

"Podría arreglarse. Hey. No vamos a desnudarnos en la piscina."

"Muy bien, Brit. Si tú lo dices."

"¿Qué quieres decir, de acuerdo? ¿Creías que no volverías a ver a mi camisa flotando lejos de mí?"

"No te preocupes. Se puede conseguir más tarde. No va a llegar muy lejos."

La oscuridad se instaló alrededor de ellas, sólo una pequeña luz de noche dando un débil resplandor. Santana se relajó contra Britttany quien, como de costumbre, se acurrucó detrás de ella, calentando su espalda, con una mano en la cadera de Santana.

"Simplemente no puedo entender lo que está pensando," susurró Brittany.

"¿Quién? Oh. Tu padre." Brittany suspiró.

"¿Por qué no llamó o vino a verme? ¿Y por qué decir mentiras tan obvias?"

"Probablemente pensó que no correría el riesgo de un escándalo – tú le pagarías."

"¿O es que está resentido?"

La voz de Brittany era apenas audible mientras se acercaba un poco más, envolviendo su brazo alrededor del pecho de Santana. "Puede que mi madre hiciera o dijera algo...o...tal vez yo lo hice."

Santana se volvió y miró a Brittany. "Ni siquiera lo pienses. Nada puede justificar lo que hace este hombre. Nada."

"Durante mucho tiempo después de que se fuera, me culpaba a mí misma. Tenía miedo de preguntarle a mi madre porque ella daba excusas por él. Pensé que volvería. Cuando no lo hizo, sabía que era mi culpa. Ya oíste a Margo ayer. Mi madre era una santa."

Santana se volvió y abrazó a Brittany. "Escucha. Estoy segura de que tu madre era una maravilla. Basta con mirarte a ti, a su hija. Pero ella no podía ver tu dolor o tu culpabilidad. Y te hería al excusar al bastardo. Estoy segura de que no quería. Pero nadie es un santo. Era un ser humano, con sus propios defectos y temores. Lo que pasó entre tus padres no tuvo nada que ver contigo."

"Ella nunca dijo una mala palabra en su contra."

"Encomiable, pero apuesto a que dijo algunas cosas en su mente. Si tenía un gramo de tu fuego, lo hizo."

"Le debo cuidar de él ahora. Sin él."

"No le debes nada, amor. Lo tiró todo por la borda cuando te abandonó. Emily está de acuerdo conmigo. Pero es tu decisión. Yo te apoyo pase lo que pase."

"Lo sé, San. No puedo dejar de pensar en él. Tal vez de alguna manera." La voz de Brittany se apagó.

"¿Iniciaste esto? Oh, Britt, por supuesto que no. Ambas hemos reevaluado nuestra vida últimamente. Nos hemos dado una oportunidad, contra todo pronóstico, lo que da a los demonios pasados una gran oportunidad para clavarnos sus garras. Tu padre te vio en la televisión y decidió tomar una oportunidad."

"Me gustaría saber qué hacer."

"Darle un par de días, amor." Santana puso su pierna alrededor de las caderas de Brittany, tratando de envolverse a su alrededor. Sabremos más mañana. Aquí. Deja que te abrace."

"Está bien." Brittany suspiró. "Oh, Sanny."

Enterrando su cara en el cabello de Santana, finalmente comenzó a relajarse de nuevo. Mientras maldecía al hombre que estaba acosando a su amante, Santana deslizó sus manos bajo la camiseta de Brittany, sin sentir nada más que piel suave. "Allá vamos, simplemente relájate. Esa es mi chica." Santana mantuvo su voz en un ronroneo bajo, que parecía funcionar. Sin importarle cómo me dolían los brazos, habló a su amante hasta dormirse. Después de sólo unos minutos, Britt se desplomó cerca de ella, con la respiración profunda. "Eso es, amor. Duerme. Ya te tengo. Nadie será capaz de hacerte daño mientras yo esté aquí, cuidándote. Te quiero tanto." Santana inhaló profundamente. Tengo que dominar mi rabia hacia ese idiota o no seré de mucha ayuda para ella. Sosteniendo a Brittany cerca, estaba decidida a protegerla.


avatar
ana_bys_26
*******
*******

Mensajes : 493
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por micky morales el Lun Abr 16, 2018 8:37 am

Son tan lindas juntas aunque me parece que San es la que esta mas enamorada pq Britt se contiene, no se porque, a menos que no sienta lo mismo que Santana, en cuanto al anciano del padre de Britt deberian darle unas cuantas patadas por su viejo trasero para que no fuese hablador!!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6950
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.