Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» BRITTANA Si fueras mía reseña y Prólogo
Ayer a las 11:50 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Ayer a las 11:41 pm por 3:)

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Not so clear for the Goblin»
Ayer a las 11:30 pm por Gabriela Cruz

» FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5
Ayer a las 10:08 pm por 3:)

» FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 7
Ayer a las 9:51 pm por 3:)

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33
Lun Mayo 21, 2018 9:21 pm por micky morales

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Vie Mayo 04, 2018 8:05 pm por monica.santander

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Jue Mayo 03, 2018 9:26 am por Lydia7

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Mar Abr 03, 2018 8:42 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Sáb Mar 03, 2018 7:38 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittany: GP Brittany: ATREVIDA JEFA. FINAL
Miér Feb 28, 2018 10:40 am por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Dom Feb 25, 2018 7:31 pm por 23l1

» Fic BASADO en Fault the same star
Miér Feb 21, 2018 9:48 am por BrittanaBrittana

» [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo
Mar Feb 20, 2018 1:43 am por monica.santander

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Dom Feb 18, 2018 9:20 pm por micky morales

» [Resuelto]Brittana: GP SANTANA: SU PRINCESA. cap. 12, 13 y Epilogo
Miér Feb 14, 2018 11:30 am por 3:)

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Cap. 25 (FINAL) Y EPILOGO
Miér Feb 14, 2018 7:07 am por micky morales

» Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.
Mar Feb 13, 2018 8:56 pm por Tati.94

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
3:)
 
micky morales
 
23l1
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33

Mensaje por 3:) el Lun Abr 16, 2018 11:10 am

Britt necesita relajarse independientemente de lo que llega a hacer el padre...
Es bueno que san este con ella... Me gusta cuando estan juntas!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33

Mensaje por ana_bys_26 el Sáb Mayo 12, 2018 4:08 am

Capitulo veintu nueve


La cabeza de Santana dolía, un dolor sordo presentido, haciéndola llegar a su bolso.

"Disculpe. Ya vuelvo." Salió corriendo de la habitación donde había estado sentado con Helen, Harvey, y varios otros actores, leyendo las primeras escenas.

En la intimidad de la habitación de las damas, utilizó su aerosol nasal, haciendo una mueca ante la forma en que picó, pero esperando que detener el dolor de cabeza. La bilis le subió a la garganta y tragó saliva. Mientras dejaba caer un chorro de agua fría sobre sus muñecas, se dio cuenta de que ella estaba pálida, pero no gris y sudorosa como sucedía durante sus peores ataques. Controlando su reloj, se sintió aliviada al ver que era casi mediodía.

Cuando regresó, todo el mundo estaba recogiendo para el almuerzo. "¿Estás bien, San?" Helen parecía preocupada.

"Estoy muy bien- sólo tengo hambre, supongo. Yo." De repente sonó el teléfono, y el nombre de Brittany brilló en la pantalla.

"Britt, ¿qué pasa?"

Después de una pausa, su amante habló. "¿Interrumpo? Esperaba que estuvieras en tu hora de almuerzo."

"Acabamos de salir."

"Estoy en camino a la oficina para hablar con Em. ¿Podría pasar a recogerte?"

Santana pensó que podía detectar un ligero temblor en la voz de Brittany. "Tengo una hora. ¿Estás bien?"

"Debería estar. Nos vemos fuera del estudio en cinco minutos."

"Hasta pronto, amor."

Helen se aclaró la garganta. "San, no pude evitar escuchar. Si necesitas más tiempo, simplemente avisa. Podemos trabajar a tu alrededor."

Mirando a Helen sospechosamente, Santana asintió. "Gracias. Pero odio ser la diva el primer día."

"No te preocupes por eso, San." Helen le hizo un guiño. "Ve a cuidar de tu chica."

Brittany se sentó en medio del sofá, indicando a Santana que se sentara a su lado. Emily se sentó en el otro lado y agarró las dos manos de Brittany.


"¿Qué vas a decirme?" Susurró Berittany, su voz apenas audible. "Por favor, Emily." Sintió el brazo de Santana rodear su cintura.

"Esto no es fácil," dijo Emily, con voz seria. "He esperado hasta que estuviera segura. Tengo que organizar otra conferencia de prensa, después, nuestros problemas se acabarán."

"¿Entonces por qué me miras así? ¿Qué has descubierto? “

Los ojos tormentosos de Emily eran ilegibles. "Cariño, me temo que mi noticia es buena para todos. Menos para ti." Emily cogió el brazo de Brittany. "Tu padre está muerto.”


avatar
ana_bys_26
---
---

Mensajes : 506
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33

Mensaje por ana_bys_26 el Sáb Mayo 12, 2018 4:22 am

Capitulo treinta

"¿Qué?" la voz de Brittanay no tenía emoción.

"El hombre de California que causó toda esta conmoción no es tu padre. Stuart murió hace casi cinco años."

Agradecida por brazos de su amante que la sujetaban, Brittany se recostó pesadamente contra ella.

"¿Y quién es este idiota tratando de hacerse pasar por su padre?" exigió Santana.

"No lo sabemos todavía. Deberíamos tener más detalles en cualquier momento." Emily aún se aferraba a Brittany pero la dejó ir cuando se levantó y comenzó a caminar.

"¿Así que la motivación de este hombre es el dinero?" dijo con voz ronca. "¿Y la fama?"

"Esa es tan buena como cualquier conjetura. Lo que sea que busca, no es muy inteligente. Tu padre tenía un registro, por lo que será bastante fácil comparar las huellas dactilares."

"¿Cuánto tiempo lo sospechabas?" Santana se recostó contra el sofá, con los ojos entrecerrados.

"Desde que vi copias de fotos policiales de Stuart. Recuerda, conocía a Stuart durante varios años. Incluso si las imágenes de televisión me engañaban, comparé con fotos policiales de tu padre." Emily se encogió de hombros.

"Así que mi padre murió y nadie me lo notificó," dijo Brittany desde donde estaba junto a la ventana.

"Probablemente no tenía nada que sugiriera que tenía un hijo en algún lugar."

Santana se levantó para abrazar a Brittany. "Sin embargo no sabemos las circunstancias, ¿verdad, Emily?"

"No espero que el investigador me permita saber algo pronto."

Brittany miró a Santana, notando su ceño fruncido. De repente se dio cuenta de que Santana también estaba pálida y temblorosa. "Te estás perdiendo tu almuerzo. ¿Em? ¿Puedes conseguir a San algo de comer? Tiene que volver a trabajar pronto."

"Claro. Ahora vuelvo."

"¿Estás bien?"

Santana se frotó la sien izquierda. "Esto fue una gran sorpresa, para ti, por todos nosotros.”

"Sí. No sé qué pensar. O sentir." Brittany levantó los brazos, abrazando Santana más cerca.

"Es normal llorar, amor."

"¿Lo es? Él se había ido todos esos años. Cinco de ellos ya estaba muerto y no tenía ni idea- y no me molesté en averiguar, supongo." Brittany tragó saliva. "¿Y en que estaba pensando este impostor?"

"¿Quién sabe? Pero la parte más desconcertante es que sabe lo suficiente acerca de ti para hacer de su historia algo creíble." Santana frotó la espalda de Brittany con movimientos largos y suaves, y luego le dio una palmada. "Me pone furiosa," gruñó. "Si alguna vez tengo la oportunidad de darle un pedazo de mi mente, le haría-"

"Tienes que ponerte en fila, San. No eres la única. Una vez que golpee la noticia, los amigos de Britt van a tener que tomar número para golpearlo," dijo Emily. "Estamos de suerte. Habían pedido de más del café abajo en la esquina. Sándwiches y café con leche."

Santana había palidecido considerablemente después de su arrebato. Sus manos temblaban mientras tomaba una taza de café, y pequeñas gotas de sudor surgían del labio superior. Brittany se sentó en el sofá y le palmeó el lugar junto a ella. "¿Te unes a mí?"

Santana asintió, dando otro gran trago de café. "Oh, esto es genial. Gracias, Em." Mordió un sándwich de pavo como si se estuviera muriendo de hambre.

"De nada."

Comieron en silencio, Brittany notando cómo poco a poco volvía el color de Santana. Parecía estar sintiéndose mejor ahora. Gracias a Dios. Brittany frunció ligeramente el ceño mientras mordisqueaba su sándwich. No sé qué pensar...o sentir. Está muerto, pero todavía tengo tantas preguntas sin respuesta. Solía pensar que no importaba, que no me importaba. Pero lo hacía. ¿Por qué nos dejó? Y ahora... ¿quién es este hombre? ¿Qué es lo que quiere? Todo ha ido tan rápido que no puedo mantener el ritmo. Miró a Santana. Por otra parte, sé lo que siento por ella. Eso es lo único de lo que estoy segura en este momento, y hasta podría estallarme en la cara. Las preguntas giraban en su mente, dejándole sensación de náuseas.

"Cuando estemos en el aire es un buen momento para la conferencia de prensa," Dijo Santana, limpiándose una mancha de mostaza de la cara. "De esa manera, estamos incomunicadas, cuando la prensa se vuelva loco, porque lo harán. Ahora van a centrarse en este idiota en lugar de en Britt, pero ella va a seguir siendo el centro de atención."

"Oh, Dios," murmuró Brittany. "Van a querer escuchar lo que pienso de él, ¿no es así?"

Santana asintió. "Probablemente. No van a renunciar hasta que se hagas una declaración, pero todavía puedes hacerlo a través de Emily. Piensa en esto por un día o dos. Se necesita tiempo para encontrar el equilibrio, amor."

Ella tenía razón. Me siento como corriendo tan lejos como pueda. Ese viejo patrón. Estoy entumecida, como si carámbanos colgaran de mi corazón, mis sentimientos en animación suspendida. Bueno, tal vez gané minimizando mis pérdidas y corriendo, para variar. Y luego estás tú, Santana. Tú eres la única que puede llegar a mí ahora. Todo lo demás parece poco importante.

Brittany sacudió la cabeza como si despertara de un sueño. "Voy a trabajar en una declaración hoy. Ahora también podría tratar de trabajar un poco aquí en la oficina."

"Buena idea." Emily asintió. "Voy a ver si el investigador ha llegado con más información." Se inclinó hacia delante, Emily la mejilla de Brittany, nena. Esto va a estar bien. Lo prometo."

"Gracias. Sé que será así." Brittany intentado sonar convencida. Santana se deslizó más cerca después de que Emily era de la habitación.

"¿Necesitas un abrazo?"

"Desesperadamente." Brittany puso los ojos en ella, pero disfrutando sintiendo que los fuertes brazos de Santana le rodeaban. "Estás tan tensa. Desprecio a ese idiota por hacerte esto."

"Voy a estar bien. Sólo tengo que envolver mi mente alrededor de todo. A veces me he preguntado si él todavía estaba vivo, o." Brittany se encogió de hombros, ocultando su rostro en el hombro de Santana. "Me tomará un tiempo lidiar con esto, supongo."

"Sí. ¿Y sabes qué? Yo estaré aquí para ayudarte. Lo superaremos juntas, Britt. Citando a Em, mi nueva héroe, 'te lo prometo.'"

Brittany sabía Santana no hacía promesas fácilmente. "Gracias. Voy tomarte la palabra en eso." Ella vaciló. "Te necesito tanto."

Santana hizo una pausa, y luego continuó frotando la espalda de Brittany suavemente. "Oh, Britt. Yo también te necesito. Mucho." apartó el pelo de Brittany con un beso suave. "No sé cómo pasó, pero te has convertido en lo más importante en mi vida. Te amo." Brittany sintió que su corazón se saltaba varios latidos, entonces al instante aceleró y tronó casi dolorosamente en su pecho. Un calor repentino se extendió a través de su pecho, derritiendo el hielo que lo había revestido durante los últimos días. Las lágrimas se formaron en sus ojos, y a ella no le importaba que Santana las besara mientras rodaban por sus mejillas. "Yo también te amo."

Santana buscó en su bolsillo un pañuelo de papel y se lo entregó a Brittany, sonriendo con ternura. "Aquí. Suénate la nariz, amor."

Cuando sintió que su cara se calentaba, Brittany se instaló en el sofá, todavía muy cerca de Santana. "¿Cuánto tiempo tienes antes de tener que volver?"

"Diez minutos. Sentémonos aquí y relájate." Santana alisó el pelo alborotado de Brittany.

Diez minutos no serán suficientes. Necesito horas. Necesito días a solas contigo, pero eso voy a tener que hacer. Tal vez pueda hacerlo hasta que llegues a casa del trabajo. "Acércate más, entonces." Puso a Santana medio encima de ella. "Em se asegurará de que nadie nos molesta."

Santana deslizó sus manos bajo la blusa de seda de Brittany, extendiendo sus dedos sobre el vientre, acariciando suavemente la piel suave. "No puedo dejar de tocarte.”

"Bien."

"¿No te importa?"

"Por supuesto que no. Me encantan tus manos."

Santana trazó un patrón aleatorio en la suave piel de Brittany. Hocicando las sienes de Santana, a cambio,Brittany sintió el latido de la vena contra sus labios. Este símbolo de la vida palpitante en su amante la consoló. Trazó la línea azul débil con la lengua. "Mía," susurró en un tono apenas audible. Dios, ¿cómo podría dejarte ir? Quédate conmigo. Prométeme... aunque sé que no puedo esperar tales promesas. Brittany cerró los ojos, sabiendo que tenía que sacar fuerzas de este breve abrazo, suficiente para aguantar el resto del día. Nada más importaba ahora, en este instante. Mía.

"Sí, amor. Tuya."

Santana cubrió con las mantas los hombros desnudos de Brittany, protegiéndola de la brisa del aire acondicionado. Brittany se había dormido dos veces en el sofá y tropezó hacia la cama sólo después de que lo hiciera Santana.

"Estaré allí," prometió Santana, mientras se arropaba con su ya dormida amante.

Al entrar en el cuarto de baño, Santana se quitó la ropa con alivio. La parte de atrás de su cuello le dolía por la tensión. Rotó su cuello y sus hombros y trató de resolverlo. Abriendo el agua tan caliente como podía soportarlo, se metió en la ducha y cerró los ojos cuando el agua golpeó masajeando sus músculos doloridos.

Las lecturas de esta tarde fueron bien. Se aseguró de que nadie se daba cuenta de que no estaba por encima de todo. La medicina y ver a Brittany ayudaron con el jodido dolor de cabeza. ¡Pero ese hijo de puta que la está acosando! Ow. Siento como un martillo neumático en la cabeza. Santana abrió rápidamente la boca y movió la mandíbula para aliviar la presión.

Tengo que sacar mi apariencia con Leno cuando lleguemos a Los Ángeles y luego hacerlo durante la convención Maddox el sábado. Eso es todo. No más compromisos para mí durante el rodaje. Santana acababa de entrar a la habitación, cuando sonó el teléfono. Asiéndolo, se dirigió a la sala de estar.

"¿Hola?"

"¿Britt? ¿Eres tú, nena?"

"Santana Lopez al habla. Britt no puede atender el teléfono en este momento. ¿Quién es, por favor?" la voz de Santana era sombría.

"¿San? Soy Kitty Wilde. Esto es una sorpresa. ¿Cómo estás?"

Santana podía detectar un tono defensivo en la voz de la mujer.

"Estoy bien, gracias. Britt ha tenido un día difícil. Ella está dormid y-“


"Oh, no la despiertes. Puedo hablar con ella mañana. Sólo llamo para ver cómo está manejando este asunto con su padre."

Al darse cuenta de lo cercanas que eran Kitty y Brittany, Santana extrañamente decidió confiar en ella.

"Ha habido una evolución sorprendente, Kitty." Cuando Santana continuó revelando la información anterior de Margo, apreció el colorido lenguaje de Kitty sobre el impostor. "Exactamente lo que pienso."

“Entonces, ¿qué va a pasar?"

"Em celebrará otra conferencia de prensa mañana, mientras estamos volando a Los Ángeles. Será genial tenerla enderezando a todo el mundo antes de que comience la nueva convención Maddox."

"Supongo que ella ha estado realmente molesta. ¿Está bien?"

Santana estaba demasiado cansada para ser cualquier cosa menos contundente. "Ha tenido un mal momento. Yo me quedo aquí con ella. De hecho, me pidió que mudara de forma permanente, y como no quiero estar lejos de ella, la elección fue fácil."

"Suena muy bien. ¿Le vas a decir que llamé? Le enviamos un correo electrónico, pero he estado preocupada por ella y quería comprobar."

"Por supuesto. Gracias por llamar. Probablemente te hará una llamada por la mañana antes de que nos vayamos. ¿O estarás dormido, entonces?"

"Estaré despierta. Me quedo a horas muy extrañas a trabajar en mi nueva novela."

"Excelente." Santana sonrió. "¿Hay alguna posibilidad de un adelanto? Recuerda, soy una ávida fanática."

Kitty rió. "¿Una vista previa? Bueno, no se lo digas a Quinn. Pero por supuesto. Sólo para ti."

Santana se relajó, finalmente sintiendo la conexión que había hecho con la autora cuando la conoció y durante su aventura en Disney World. "No se lo diré, te lo prometo. Espero con ansias.”

"¡Guay! Ahora sé que es hora de dormir, así que duerme bien. Dale a Britt un abrazo por mí."

"Lo haré. Cuídate."

Finalmente cansada y lista para la cama, Santana regresó de nuevo al dormitorio. Brittany estaba profundamente dormida, abrazando una almohada contra su pecho, con un ceño leve en la frente. Santana dejó caer la toalla y se metió en la cama y se envolvió de inmediato en un estrecho abrazo. "Estás aquí." susurró Brittany.

"Sí. Vuelve a dormir, amor." Santana puso sus brazos alrededor de la caliente dormida forma a su lado. "Shh, allá vamos."

Cerrando los ojos, Santana escuchó a su amante incluso respirando y finalmente se durmió.

En el avión, Brittany miró a Santana a su lado en un cómodo sofá. Ella tenía los ojos cerrados, y Brittany sabía que se estaba centrando en sus dos próximas actuaciones. Más hacia la izquierda, Helen y los Davidson estaban involucrados en una conversación silenciosa. Gregory estaba sentado hacia la parte trasera del avión con un ordenador portátil.

Aunque los productores de Tonight Show habían pedido a Brittany que apareciera con Santana, se había negado. Ella, sin embargo, planeaba acompañar a Santana al estudio.

miró su reloj y respiró hondo, pensando en la rueda de prensa que Emily sostenía en ese mismo instante.

"¿Estás bien?" preguntó Santana, colocando una mano sobre el brazo de su amante. "¿Pensando en la conferencia de prensa?"

"Sí. Me pregunto cómo va. Me siento mal por dejar a Em para manejarlo todo."

"Olvídalo. ¿No has visto la expresión de su cara esta mañana? Estaba esperando golpear a la prensa por su investigación de mala calidad y a ese cretino por intentar una estafa en el primer lugar."

Brittany sabía que Santana tenía razón. Metió la mano en su maletín y sacó una copia del documento que Emily les había dado esa mañana temprano.

Nombre: Trevor Albert White.

Edad: Nació en Chicago, 12 de enero de 1945.

Padres: Fallecidos.

Una hermana: Geraldine White, ubicación desconocida.

Trevor White había vivido en el mismo parque de casas rodantes que Stuart Clint durante muchos años. El hombre estaba discapacitado, principalmente a causa de sus adicciones a las drogas. Al dar la vuelta un par de páginas, Brittany vio que White había cambiado Chicago por California en 1978, igual que su padre. Al parecer, su padre y White habían sido amigos borrachos durante años, a veces trabajando en diferentes emplazamientos de obra juntos.

Leyendo más, descubrió sus que sus mutuas adicciones a las drogas les habían hecho perder varios puestos de trabajo. White no tenía antecedentes como su padre, pero era sospechoso de varios delitos menores.

Echándose hacia atrás y dejando que el montón de papeles descansara sobre su regazo, Brittany se preguntó si era así como White sabía de ella. ¿Había su padre compartido su pasado en Chicago con él, o había sido White parte de su vida, incluso antes de que Stuart Clint abandonara a su familia?

"¿Britt?”

La suave voz la sobresaltó, y miró a Harvey pie junto a ella. "¿Sí? Lo siento. Estaba soñando despierta." “

Sólo quería hacerte saber que Francine y yo estamos completamente contigo. Es terrible cómo un hombre puede tratar a su hija de esta manera."

Brittany hizo un gesto para que se sentara. "Hay algo que no sabes, Harvey."

Los ojos de Harvey se estrecharon mientras escuchaba a Brittany. "Antes que nada, siento que tu padre esté muerto. Aun así, me enfurece que alguien intentaría algo así. No me sorprende, sin embargo. Hay un montón de rapaces ahí fuera, dispuestos a hacer casi cualquier cosa si se benefician de ello." Vaciló por un minuto, acariciándose el bigote varias veces. "¿Cómo te sientes?"

Brittany metió un largo mechón de pelo detrás de la oreja. La pregunta de Harvey solo pareció amable. Sorprendiéndose a sí misma, negó con la cabeza. "Estoy. Un poco perpleja," confesó. "Enfadada, por supuesto, y molesta. Soy grande en la vida privada." Ella le dio una sonrisa irónica. "Muy grande."

Harvey le dio unas palmaditas en el dorso de la mano. "Me unido a eso. Recuerda, no estás sola. Ahora la prensa tendrá otro campo de día- olvidando convenientemente que se equivocaron en primer lugar-pero van a centrarse en él. Obtendrás todos los votos de simpatía."

Brittany hizo una mueca. "No estoy segura de cómo me siento acerca de eso, pero entiendo lo que quieres decir. Es sólo que no quiero que el público contribuya menos a mis obras de caridad."

Harvey sonrió. "No te preocupes. Cuando la gente sepa sobre el ardid de este tío-"

"Van a sacar sus billeteras, donarán dinero a las organizaciones de caridad, y demostrarán a todos, incluyendo a ese idiota, con quien simpatizan realmente." La voz ronca de Santana sorprendió a ambos.

Harvey se echó a reír. "Me quitaste las palabras de la boca, San."

Brittany miró la sonrisa satisfecha en los labios de su amante. Pensó de nuevo en los preciosos quince minutos que había pasado simplemente descansando en los brazos de Santana temprano esa mañana. Las suaves caricias de Santana lo largo de su espalda y sus susurradas palabras de cariño habían calmado a Brittany cuando por fin se dio cuenta de que nunca sería capaz de reconciliarse con su padre- sin explicaciones, sin final feliz. Brittany ni siquiera sabía que hubiera albergado tantas esperanzas. Tal vez eran los restos de su infancia, cuando soñaba con que su padre regresaría.

Vagamente consciente de que Santana y Harvey estaban hablando entre sí, Brittany miró hacia la ventana, la luz del sol que reflejaba en las alas del avión. Le picaba en los ojos, añadiéndose a las lágrimas ya formadas allí. Apenas lo recuerdo, y, sinceramente, pensé que no me importaba. Vivimos nuestras vidas bien sin él, mamá y yo. ¿Por qué estoy tan perdida ahora? ¿Me he engañado a mí misma todo este tiempo? Sus recuerdos de aquel hombre alto, delgado eran, en el mejor de los casos vagos. Recordó los ojos oscuros y cómo él la llamó "la niña" cuando habló con su madre. ¿Alguna vez utilizó mi nombre?

Su madre la había llamado Britty y muchos apodos en base a eso. Algunos eran de origen sueco, y el favorito de Brittany siempre había sido "hjarta lilla," que significa "pequeño corazón." Su madre era afable, con un corazón generoso, suave al tacto, y de belleza pálida. Él, por su parte, era frío y egoísta. ¿Por qué se enamoró de él? ¿Pensaba que podría cambiarlo? Bueno, maldita sea, ni siquiera tener un hijo con ella importó mucho a Stuart Clint. Él sólo se quedó siete años. Puedo hacer esto. Puedo enfrentar a los medios de comunicación y todos los demás. Él no desempeñó un papel en mi vida, ni yo en la suya por más de veinticinco años. Brittany se reclinó en su asiento, con el recuerdo del fuerte abrazo de Santana vívido en su mente. Siempre y cuando te tenga a ti, estaré bien. Me das fuerza cuando más lo necesito, y estos recuerdos de él hacen eso tan importante.

Según Emily, Stuart Clint era un guapo chico malo, con una sonrisa encantadora que había tratado bien a Anna mientras la cortejaba. Pero en cuanto se casaron, él cambió. Cuando Ana dio a luz a Brittany, comenzó a beber en exceso ya a veces a tomar drogas. Un día él se había ido.

Una mano suave se apoderó de la de Brittany, sacándola de su ensueño. "La conferencia de prensa debe haber terminado. ¿Quieres llamar a Em?"

"No. Vamos a esperar hasta que lleguemos al hotel. Debemos llegar rápidamente por que la empresa de seguridad nos está esperando a las puertas."

"¿La empresa de seguridad?" Harvey levantó las cejas.

"Em y yo hablamos," explicó Santana. "Desde la convención y las últimas novedades de este bozo en California atraerán mucha atención, acordamos contratar guardaespaldas."

Acostumbrados a Hollywood y los paparazzi, Harvey asintió. "Bien hecho."

"Ellos nos acompañarán hasta el hotel y nos acompañan en todas partes mientras estemos en L.A. Britt no estaba demasiado interesada en un primer momento, ¿verdad amor? Pero se ablandó cuando le retorcí el brazo."

Brittany se preguntó si Santana se dio cuenta de cómo la palabra tierna se deslizó automáticamente de sus labios, o vio el brillo en los ojos de Harvey, pero no lo creía así y no le importaba.

Se acercó más a Santana cuando Harvey se reunió con su esposa. "Él es un buen hombre."

Santana asintió. "De hecho, me recuerda a mi padre, aunque él no es lo bastante mayor. Oh, es cierto, no eres más que un bebé. Es lo bastante mayor como para ser tu padre," dijo Santana inexpresiva.

"Muy graciosa." Brittany puso los ojos en blanco. "Bromas aparte, si mi padre hubiera sido como Harvey, las cosas serían muy diferentes."

"¿Sabes qué? Creo que Harvey realmente se preocupa por ti. No estoy diciendo que esté a punto de adoptarte, pero sin duda actúa paternalmente a tu alrededor."

Sonrojándose débilmente, Brittany consideró esta observación. "Son todos muy simpáticos. No podría pedir un mejor equipo."

Santana dio una sonrisa de complicidad. "Oh, Britt, no te das cuenta que Helen, Harvey, y yo somos los que estamos agradecidos de poder trabajar contigo." Ella acarició la pierna de Brittany discretamente. "Y yo estoy más agradecida que los otros dos juntos.”


avatar
ana_bys_26
---
---

Mensajes : 506
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33

Mensaje por ana_bys_26 el Sáb Mayo 12, 2018 4:43 am

Capitulo treitma y uno



Santana se sentó junto a Brittany en el SUV negro y trató de no hacerle saber lo mucho que le latían las sienes. Después de mirar a través de los cristales tintados y estudiando a los guardaespaldas que les acompañaban, cerró los ojos un instante. Trató de bloquear las voces de Francine y Helen, concentrándose en su yo interior. Todo lo que necesito es un par de minutos para relajarme y estaré bien. Sólo unos pocos. Respiraciones profundas. Eso es todo. Tal vez eso ayude. ¡No puedo esperar para llegar a la piscina del hotel! Un baño rápido debería hacerme sentir menos tensa. Me pregunto ¿cuánto tiempo tengo antes de que tenga que estar en el estudio de Tonight Show?

Al ver que tenía un montón de tiempo a menos que algo inesperado sucediera, Santana miró a Brittany. Parecía perdida en sus pensamientos, con las manos entrelazadas sobre el regazo. Cuando Santana se acercó y le dio unas palmaditas en los puños apretados, Brittany volvió rápidamente la cabeza, sus ojos oscurecidos por las emociones.

¿Qué está pasando en su mente? ¿Por qué los negros pensamientos, cariño? Queriendo tranquilizar a su amante, cerró su mirada en los ojos de color azul pálido.

"Estaremos allí pronto," murmuró Santana. "No has cambiado de idea, ¿verdad? ¿Todavía vienes conmigo al estudio?"

Brittany asintió brevemente, sin desviar la mirada. "Por supuesto que voy a ir. Yo te esperaré en la sala verde."

Mientras conducían hasta la entrada del hotel, el portero se acercó a abrir la puerta del coche. Previniendo su intención, el hombre que estaba sentado al lado del conductor se aferró a la manija de la puerta, observando cuidadosamente los alrededores antes de abrirla. Saltó fuera, vigilando a los pasajeros, mientras salían del vehículo. Cuando caminaba hacia la zona de recepción en el hotel con Brittany, Santana escuchó a un hombre gritar. Se volvió hacia el tumulto cuando uno de los guardaespaldas puso su brazo para protegerlas, empujándolas más al lateral.

"¡Maldita sea, ella es mi hija! ¡No me puedes impedir ver mi propia carne y sangre!" Un hombre alto, vestido con pantalones vaqueros y una chaqueta gris, se abalanzó hacia ellos. Extendiendo la mano, le agarró por Brittany.

"¡No!" gritó Santana.

"¡Hey, mírame, chica!" El hombre hervía. "¿No me reconoces? ¡Quítame a estos idiotas de encima! ¡Soy tu padre, maldita sea!”

Brittany se tambaleó hacia atrás, y sólo el agarre de Harvey le impedía caer. Él tiró de Brittany simultáneamente hacia él y puso su brazo protector alrededor de su esposa. "Que infierno."

En medio del alboroto, tres guardaespaldas tumbaron rápidamente al hombre al suelo. Los hombres restantes empujaron a Brittany y su grupo hacia los ascensores.

"Así," instruyó el hombre a cargo. "Ya lo hemos arreglado para su check-in. Las suites del ático están listas."

Una vez que estaban a una distancia segura, Brittany se detuvo para mirar por encima del hombro, con una mirada vacilante en su rostro.

"¿Es él?"

Acercándose, Santana le puso la mano en la parte baja de la espalda de Brittany, su toque era para confortar y proteger. "Si es así, lo vamos a averiguar. La seguridad del hotel y nuestros chicos se harán cargo de la situación. Vamos ahora."

A medida que reanudaron el camino hacia el ascensor, aumentaba la preocupación, Santana se dio cuenta de que Brittany tenía el ceño fruncido. "¿Estás bien?"

Brittany simplemente asintió, aparentemente demasiado desconcertada para conversar. Se puso rígida y miró al frente, con los ojos vacíos. Después de silencioso viaje en ascensor, el grupo apareció en el ático donde Brittany había reservado tres suites para ellos seis.

Santana contempló Brittany ansiosamente mientras los guardaespaldas les dejaron en la puerta, y les aseguró que tendrían publicar un hombre fuera de sus suites e investigar el incidente en el vestíbulo.

Después de Brittany hubiera dado una generosa propina mecánicamente al botones, cerró la puerta tras de sí. Se apoyó en ella por un momento y respiró hondo. "Dios, me gustaría saber de qué se trataba."

Santana dejó su chaqueta en el respaldo de una silla en su camino hacia Brittany. "Estoy segura de que nos lo dirán tan pronto como se enteren de algo," dijo ella con suavidad, poniendo los brazos alrededor de su amante.

"¿Estás diciendo que no asuma nada hasta que sepamos más?"

"Eso es exactamente lo que estoy diciendo, amor. Volverán cuando hayan ordenado las cosas."

"Lo sé." Brittany suspiró, apoyando su frente contra la de Santana. "No estaba preparado para esta clase de"

"¿Despliegue violento? No te culpo." Metiendo un largo mechón de pelo detrás de la oreja izquierda de Brittany, Santana sonrió débilmente. "Buena idea los guardaespaldas, ¿no?"

"Dios, sí." Brittany se estremeció en sus brazos. "No quiero pensar lo que podría haber sucedido si no hubieran estado allí."

"Pero estaban.”



"Sí." La voz de Brittany todavía temblaba cuando soltó a Santana y se volvió hacia sus bolsas. "¿Quieres que te ayude a elegir entre tu ropa?"

Al darse cuenta de que Brittany necesitaba algo que hacer para normalizar el extraño estado de ánimo después del incidente, Santana asintió. "Claro, adelante." Cuando se acercó a la ventana y fingió admirar la vista, se dio cuenta de que su cabeza le palpitaba. Frotándose furtivamente las sienes, sabía que tenía que conseguir un poco de alivio. No podía ir al programa de Leno pareciendo mareada.

"Hey," dijo Brittany, dejando la bolsa de Santana. "¿Te duele la cabeza? ¿Quieres que te frote los hombros?" Se acercó por detrás de su amante.

Santana negó con la cabeza. "¿Sabes lo que realmente quiero? Me gustaría ir a nadar, para tratar de relajarme. ¿Vienes conmigo?"

"Ojalá pudiera," dijo Brittany. "Pero le prometí a Gregory que veríamos algunos detalles de última hora sobre la convención. Lo aplazamos toda la semana y ahora."

"Está bien." Santana sonrió. "Voy a encontrar la piscina y sólo hacer un par de vueltas antes de irme. "

Brittany ahuecó la mejilla de su amante. "Todavía voy contigo al estudio, naturalmente."

"Gracias, pero si te quedas atascada en las reuniones, lo entenderé." Sin la menor idea de por qué estaba casi a punto de llorar, Santana se encogió de hombros, sintiéndose ridícula.

"No voy a quedar atascada." Brittany rozó suavemente sus labios sobre los de Santana. "Ve a tomar tu baño, y estaré aquí para ayudarte a prepararte cuando vuelvas. ¿De acuerdo?"

Obligando a retroceder a sus estúpidas lágrimas y apretando los dientes contra un punzante dolor repentino detrás de sus ojos, Santana asintió. "Está bien. Voy a cambiarme y tomar una ducha rápida, y luego me voy."

Detectando aparentemente la lucha de Santana para controlarse, Brittany miró hacia el reloj despertador junto a la cama. "Sabes, tengo veinte minutos antes de que llegue Gregory. Me encantaría tomar una ducha contigo." Santana no se dio cuenta que tenía un nudo en la cintura hasta que empezó a relajarse.

"¿Sí? ¿Estás segura?"

"Por supuesto. Tengo que asegurarme de que estás bien." Brittany comenzó a desabrocharse la camisa, la piel pálida apareciendo mientras se desvestía. "Un sí definitivo." Extendió la mano, desabrochando la blusa de Santana, deslizándola hacia atrás por encima de los hombros ligeramente pecosos. "¿Seguramente sabes que quiero pasar cada minuto posible contigo?"

Confortada por el deseo se mezclado con amor que vio en los ojos de Brittany, Santana permitió que Brittany la condujera hacia el baño. "No me siento muy bien en este momento" confesó Santana. "Y. Yo lo siento por actuar infantil."

"No estás actuando infantilmente." Brittany encendió la ducha con una mano mientras acariciaba a Santana con la otra. "Lo has dejado todo para estar conmigo la semana pasada."

Eficientemente, Brittany desnudó a Santana antes de arrojar el resto de su ropa. "Ese tipo nos asustó a todos, y tienes un dolor de cabeza que eliminar. Ven aquí. Permíteme frotar un poco de estrés fuera antes de ir nadar."

De pie bajo el agua caliente con las manos de Brittany vagando por su cuerpo, Santana empezó a pensar que encontraría la fuerza para pasar la noche, después de todo.


*******************





"Señoras y señores, ¡den la bienvenida a Santana Lopez!"

Brittany se acomodó en el sofá en la sala verde en el estudio del Tonight Show, sin apartar la vista de la pantalla. Santana se acercó a Jay Leno, con los brazos extendidos para saludarlo. Después se besaron al aire uno a otro, con gracia Santana se sentó en la silla junto a la mesa. Se veía radiante vestida con un vestido verde esmeralda sin mangas, que terminaba justo por debajo de las rodillas. Brittany sonrió, sabiendo que el modo diva estaba en marcha.

"Te ves increíble, San. Bienvenida a L.A. Volaste hoy, ¿verdad?" Leno se hizo eco de la admiración de Brittany.

"Lo hice. Por la convención Maddox de mañana."

"Bueno, estamos por supuesto encantados de que vinieras al programa en tan poco tiempo. Escuché que volaste en un jet privado, con el resto del elenco de la película Maddox."

"Has oído bien, Jay. La productora alquiló un jet que nos ahorrará tiempo, sudor y lágrimas. Nos estamos preparando para rodar la película."

"Suena como una manera lujosa de viajar, aunque supongo que la encantadora Sra. Pierce se lo puede permitir." Brittany contuvo la respiración al ver los ojos de Santana estrecharse.

"Ms. Pierce es una jefa muy generosa," afirmó Santana. "Todos somos afortunados."

"Ahora, acabo de conocer Brittany Pierce, y me parece una mujer sin pretensiones muy discreta."

Santana se inclinó hacia delante para enfatizar la importancia de su declaración. "Ya sabes, es la persona más amable que he conocido- y la más desprendida. Podría estar sentada sin hacer nada con su riqueza. En cambio, le da buen uso, lo que hace la vida un poco más fácil para los menos afortunados. Sé que tú has contribuido a sus obras de caridad durante años, Jay."

Brittany rió y pensó que Leno probablemente lamentaba haber compartido ese pedacito de información en la sala verde. Parecía a la vez halagado y avergonzado. "Es una causa digna para los niños," dijo. "Hubo un desarrollo interesante con el hombre que dice ser el padre de la Sra. Pierce. ¿Qué piensas de eso?"

Brittany apretó los labios ante la intrusiva pregunta. "Eso es opción totalmente de Brittany Pierce comentarlo- o elegir no hacerlo, Jay. Todo lo que puedo decir es que- Me gustaría que la prensa hubiera hecho mejor su trabajo, en lugar de ir de cabeza sobre los talones en busca de un premio. El daño a la vida de la gente no vale la pena."

El rostro de Leno se puso serio, y Brittany se preguntó si había participado en esta feria de chismes. "Tienes razón, Santana." Leno hizo una pausa. "Parece que tú y la Sra. Pierce se han hecho amigas."

La actriz no dudó. "Sí, durante el tiempo que la conozco, ella y yo hemos llegado a ser muy cercanas. Ya sabes, sólo tienes que hacer click con algunas personas. Ella es genial."

Leno asintió, y luego una amplia sonrisa se extendió por su cara. "Ahora, en un tono más ligero, me contaste una divertida historia en la sala verde, incluyendo casi un desastre cuando visitaste a la Sra. Pierce."

Santana esbozó una amplia sonrisa. "Oh, ¿quieres decir el de mis inexistentes habilidades en la cocina y como terminé firmando autógrafos para algunos chicos muy guapos del FDNY en lugar de tomar pizza?” La audiencia en el estudio, respondiendo a Santana como la multitud en la convención de Orlando, rugió, pisoteado sus pies, y silbó mientras les guiñaba un ojo. Brittany sonrió mientras su amante contó la historia de la pizza, embelleciéndola en su manera especial.

"Así que, supongo que ¿eres una buena cliente en los restaurantes?" dedujo Leno.

"Ya lo creo. Eso, y servicios de catering. Creo que soy la única responsable de la expansión de mi restaurante italiano local." Santana sonrió. "Lo hago, sin embargo, hago un excelente café."

"Ahora, las películas Maddox. Has firmado contratos para hacer los tres primeros. ¿Cómo te sientes?"

"Es un verdadero honor ser elegida para esta aventura." Santana se echó hacia atrás, tocando sus labios con el dedo índice. Su rostro se puso serio. "También soy muy consciente de la responsabilidad. Muchos paseos al principio son un éxito, e interpretaré a Diana Maddox." Se encogió de hombros.

"Sí, van a tener tu cabeza si te equivocas," bromeó Leno. "Hay un montón de acción en estas historias." Movió las cejas. "¿Algún reparo en besar a la encantadora Sra. St. Cyr?"

Brittany cerró los ojos y gimió con desesperación.

"No es ni un poco. Además, ella es una mujer muy atractiva. ¿No te gustaría besarla?" dijo Santana con cara de palo.

Leno se saltó un latido y luego movió la cabeza con desaliento mientras el público aplaudía. "Soy un hombre casado. ¿Estás tratando de meterme en problemas?" Sonrió. "Honestamente, Helen St. Cyr es una de las actrices favoritas de mi esposa, a tu altura y Alice Kriege."

"Todos actrices de carácter," observó Santana. "Tu esposa tiene buen gusto, Jay.”

"Naturalmente. Ni que decir tiene. Ella se casó conmigo, ¿no es cierto?" El público se rió.

"Así que, interpretar a Diana Maddox - una atormentada y compleja, personaje lesbiana- ¿no es gran cosa?"

Santana negó con la cabeza, dando una mirada un tanto condescendiente a Leno. "Nunca hago un papel pensando que no es gran cosa, sin importar quién sea el personaje. Interpretar a una lesbiana es una novedad para mí, si no cuentas los audiolibros Maddox, y tengo la intención de hacer mi mejor esfuerzo para dar a Maddox credibilidad y mantenerla natural. Un cierto porcentaje de todas las mujeres son lesbianas o bisexuales - y el concepto del amor de cualquier manera, medida o forma consentida entre adultos es algo bueno, ¿no?"

Pareciendo un poco aturdido por estar en el extremo receptor de la firme mirada de Santana, Leno asintió de buena gana. "Por supuesto."

Santana, obviamente, no había terminado con el tema. "Y en cuanto a ser atormentada y compleja, tiene más que ver con su personaje de con su preferencia sexual." Santana entregó la corrección con una sonrisa atractiva, pero su voz fue enérgica.

Leno buscó el nudo de su corbata, sólo para detenerse a medio camino. Se aclaró la voz, le devolvió la sonrisa. "Ahora, sólo tengo una última pregunta."

"Dispara."

"¿Vas a hacer todas las escenas de riesgo por ti misma? Sé por los libros que hay algunos desnudos, por ejemplo."

Santana puso los ojos en blanco, haciendo reír al público. "Jay, tienes una idea en la cabeza. Bueno, en mi contrato, he accedido a la desnudez parcial cuando lo exija la historia." Se inclinó hacia Leno, poniendo una mano en su brazo. "¿Supongo que por ’ riesgo ’ estás también hablando de las escenas de amor?"

"Eh. Yeah"

"La única vez que me exijo un sustituto o una doble para tomar mi lugar sería si interesa. Cocinar."

El público rugió, y Leno se rió junto con ellos. Brittany sabía que Santana estaba controlando el espectáculo y admiraba la forma en que cautivaba tanto a su anfitrión como a los espectadores. "Sé que dije que era mi última pregunta, pero, si me lo permites, ¿cuáles son tus planes para esta noche? ¿Vas a pintar la ciudad con tus colegas y la Sra. Pierce o.?"

Santana sonrió con nostalgia. "Sabes, me voy directa a la cama. Mañana será un día largo, y quiero estar en mi mejor momento para las personas que asisten a la convención. Incluso vienen de Europa y Australia."

"Bueno, sin duda hemos disfrutado de tenerte aquí en el show, Santana. Muchas gracias por venir.”

Santana se levantó y tomó un arco cuando tronó el aplauso, luego dejó el escenario. Normalmente, los invitados de Leno permanecían en su sillón, pero Santana se habían negado quedarse más tiempo que su espacio.

Brittany se levantó y se dirigió a Gregory. "¿No estuvo genial?"

"Excepcional. Les encantó a todos. Querrán que vuelva cuando la película se estrene."

"Estoy segura de que lo harán."

La puerta se abrió y entró Santana, con los ojos brillantes y una gran sonrisa en su rostro. "Todo hecho," proclamó, con energía vibrando en su voz. "Podemos salir de inmediato, ¿no podemos?"

"Claro. ¿Tienes prisa?" Brittany enarcó las cejas.

"Quiero volver al hotel y pedir algo al servicio de habitaciones. Me muero de hambre."

"Tus deseos son órdenes para mí. Tenemos un comienzo temprano mañana."

Santana se acercó a Brittany y la estudió detenidamente. "Estuvo bien, ¿verdad?"

Brittany quería acariciar la mejilla de su amante, pero decidió no hacerlo ya que el personal del estudio estaba presente. "Fuiste impresionante. Vamos." Escuchando la fuerte música de la banda de la casa en el fondo, Brittany notó un nuevo repunte en el paso de Santana mientras salían del estudio, por lo que se dio cuenta que su amante estaba en su alto rendimiento. Cuando Brittany sintió una suave caricia de la mano de Santana es la suya, un pulgar sigilosamente frotando su palma, se estremeció y miró.

"Compórtate."

Santana sonrió inocentemente. "Está bien."

Apenas cruzaron el umbral.

Brittany se volvió para cerrar la puerta, y Santana se inclinó delante de ella, cerrándola con la palma de su mano y bloqueando el cerrojo. Empujando a Brittany contra la pared, deslizó sus manos con entusiasmo bajo la camisa de seda blanca y le acarició la piel de su estómago.

"¿San?" consiguió decir Brittany, antes de que la otra mujer reclamara su boca, separando sus labios en un beso apasionado. "Ibas a llamar a servicio de habitaciones."

"Shh." Santana empujó la chaqueta de Brittany de sus hombros mientras besaba su camino dentro de la camis1a que estaba desabrochando. Rastreando las delicadas clavículas con besos de boca abierta, hizo gemir a Brittany mientras empujó hacia abajo los tirantes de su sostén y lo dejó caer al suelo, junto con su camisa. "Eres tan hermosa," murmuró Santana.

"Exquisita." Cerró los labios sobre un tenso pezón, haciendo que Brittany se arqueara por el tacto. Mordió el pecho de Brittany sólo de la forma en que le gustaba, haciéndola jadear de placer y casi gemir de dolor.

"Eres insaciable," Brittany tragó saliva. "¿A qué viene esto?" Santana no respondió. En cambio, desabrochó los pantalones negros de su amante, empujando hacia abajo las caderas. Brittany salió de ellos, mirando con asombro como Santana se arrodilló repentinamente frente a ella, deslizando sus bragas de encaje al lado. Poco a poco, interrumpiendo sus intenciones mediante dejando besos en los muslos de Brittany, se desnudó por completo. La belleza de Santana, sus ojos oscuros llenos de deseo, hicieron doler el corazón de Brittany.

Santana comenzó a acariciar su camino hacia arriba. Con cuidado, dejando que sus uñas se arrastraran a lo largo de los suaves muslos, se acercaba al mechón rubio de cabello, por lo Brittany tembló.

"Vamos, amor, abre las piernas para mí," animó Santana. "Eso es. Más. Quiero mirarte."

Sintiéndose totalmente vulnerable y aún más excitada, Brittany obedeció. Santana a menudo había tomado la iniciativa de hacer el amor, pero nunca así. El contraste entre la elegante apariencia de Santana y la propia desnudez de Brittany se añadía a la sensación de estar expuesta. Sin embargo, era una gran emoción.

Brittany quedó sin aliento cuando suaves dedos separaron sus pliegues, explorando cuidadosamente. Santana se puso de pie, su mano siguió trabajando entre las piernas de Brittany. "Tan mojada," susurró. "¿Para mí?"

"Sí." Sintiéndose vulnerable por la reacción de su cuerpo, pero sin vergüenza, Brittany cerró los ojos durante el tierno examen. Sufría por el toque de Santana, sabiendo cómo su amante podría darse un festín con ella, llevarla hacia el abismo con la boca. "Sólo para ti."

Observando a Santana desnudarse lentamente, Brittany notó que las manos de su amante estaban temblando. Se acercó a ella, lo suficientemente cerca para que Santana sintiera el calor que irradiaba su cuerpo, luego envolvió sus brazos alrededor de ella, tirando con fuerza contra su figura desnuda. Bajando la cabeza, devoró los labios de Santana en un beso interminable.

Cuando se retiró, miró a los hipnóticos ojos de Santana- entrecerrados brillantes de deseo.

"Tú me vuelves loca," confesó Santana. "Tu voz, tu cuerpo... cuando me tocas. Haces que me den ganas de hacer." Su voz se desvaneció cuando de repente se ruborizó.

"¿Qué?" Susurró Brittany, ahuecando la parte posterior de la cabeza de Santana. "Dime."

Alcanzando los pechos de Brittany, Santana dejó que sus pulgares trabajaran los pezones sin descanso. "Tengo fantasías." Empujó su muslo entre los de Brittany. "Sobre nosotros. Haciendo cosas."

Oh, Dios. Brittany tragó, su cabeza nadando con las sensaciones que radiaban por todo su cuerpo. El muslo delgado entre los suyos hizo que se humedeciera más en su centro. "Y ¿qué es lo que hacemos en tus fantasías?" Preguntó.

Santana se inclinó y tomó uno de los pezones doloridos de Brittany en su boca, chupándolo por agonizantes segundos antes de responder. "Por alguna razón, tengo esta imagen en mi cabeza." Su mano se deslizó entre sus cuerpos, buscando la cresta dolorida de nervios entre los pliegues de Brittany y frotándola en círculos lentos. "De ti, de rodillas, en una silla, sosteniéndote en el respaldo..." Sus dedos empujaron más adelante, extendiendo la humedad."…y yo, detrás de ti, explorándote." Dos dedos entraron en Brittany, enroscándose en su interior hasta que encontraron el lugar que la hacía ponerse rígida. "Y me pides que te tome, para hacerte mía." Los dedos comenzaron un movimiento hacia dentro y hacia fuera, mientras le besaba el cuello a Brittany, su lengua pintando un abriendo caminos a lo largo de su mandíbula. "Gimes mi nombre, y tengo acceso a cualquier parte de ti que quiera. Nada es tabú. Quieres que lo tome todo”

"San. Oh, sí." Brittany estaba completamente envuelta en el sonido de la voz de su amante y lo que estaba diciendo. La escena que pintó era emocionante, y sabía que no pasaría mucho tiempo hasta que la empujara al precipicio. Llévame. "¿Y qué pasa entonces?”

"Entro en ti, con mis dedos, con mi lengua." Santana movió sus labios a la oreja de Brittany. "Sueño con hacer esto, tomarte por completo."

Temblando por todas partes, la respiración se entrecortó y sus piernas se volvieron cada vez más débiles, Brittany estaba sorprendida por la franqueza y la confianza de Santana. Sin decepcionar a su amante, tomó suavemente un puñado de pelo castaño, girando boca arriba la cara de Santana para otro beso profundo.

"Es verdad, ya sabes," suspiró ella. "No hay nada que no puedas hacerme, porque nos amamos. Voy a cumplir todas tus fantasías, una por una, en la medida de mis capacidades. Lo deseo, mucho." Todo. Quería hacerlo todo con esta mujer.

Annelie sintió que las lágrimas brotaban cuando Santana presionó su sexo empapado contra su muslo. "Britt, no puedo creer lo que me haces sentir. Sólo hablar de ello, confesando cómo invades mis pensamientos en un momento dado, me hace sentir más que. Oh. Nunca había…No puedo creer esto."

Brittany sintió a su amante empujar contra ella, gemidos apagados por la boca de Santana colocando besos de boca abierta a lo largo de su clavícula. Ahuecó el culo de Santana, ayudándola a montar en el muslo interpuesto entre los suyos. "¿Y cómo termina tu fantasía?"

"Por lo general, termina con. Uh. Conmigo que te penetro con tantos dedos como me permites." Santana murmuró algo inaudible.

"¿Qué?"

"Nada."

"Dime. Me puedes decir cualquier cosa."

Santana suspiró, sacudiendo sus caderas, sus dedos presionando contra Brittany se volvieron frenéticos. "Me permites, en mi mente, estimular en todas partes que yo quiero. Me dejas...Oh, ¡Britt! ¡Oh!”

Santana llegó, y sintiéndola arquearse contra ella hizo que el cuerpo de Brittany convulsionar junto con ella. Poco a poco, sus rodillas cedieron mientras sus músculos internos apretaron los dedos de Santana una y otra vez. Lanzas de placer atravesaron su cuerpo, y gimió en voz alta, aferrándose a Santana. Deslizándose a lo largo de la pared hacia el suelo, finalmente se sentó con su amante a horcajadas sobre su regazo, abrazándola con fuerza mientras trataba de recuperar el aliento.

"Mi amor... Britt, te amo." La voz de Santana se rompió, y sollozos apagados la sacudieron. "Mi niña preciosa."

"Shh. Yo también te quiero. Eres mi corazón, San. Sólo tú." Brittany la besó. "Me gustaría mucho dejarte hacer todo en tu fantasía. Nada de lo que quieras probar podía hacerme sentir incómoda, porque eres tú. Te adoro. Tengo fantasías también. Tengo tantas cosas que quiero hacer contigo. Por ti."

"Nada... nadie... me ha afectado nunca de esta manera. Simplemente tienes que ser tú. No me puedo imaginar la sensación... esto, con nadie más.”

Brittany sintió hacerse un nudo en su garganta por las emociones desnudas en la voz de Santana. Se negó a llorar, pero mantuvo aún más fuerte a la mujer en sus brazos. Sin dudar de la veracidad de Santana, Brittany sabía que ella sentía lo mismo. Se sentaron en el suelo hasta que el aire acondicionado las hizo tiritar. Brittany ayudó a su cansada amante a para ponerse de pie y la llevó al baño, donde una ducha caliente las calentó. Después de cepillar sus dientes rápidamente, se metieron en la cama, Brittany acunando a Santana desde atrás.

Ella me devastó. Me apretó contra la pared, insaciable, y me encendió más allá de lo que he vivido con ella... ni con nadie. Casi dormida, Brittany pensó en cómo Santana había hecho el amor con ella. Ella me dominaba, pero ella trató de controlarme. ¿Cómo lo hace? No tenía ninguna experiencia amorosa con mujeres antes de mí. Me reclamó esta noche. No hay otra palabra para describirlo.

Santana tenía la costumbre de llamar a Brittany suya, pero de una manera que hacía a Brittany sentirse amada y protegida, no poseída. Tal vez fuera porque tomaron turnos para ser la fuerte. Acariciando a Santana, sintió el desnudo culo de su amante contra su sexo y de pronto recordó la fantasía de la otra mujer de tomarla en todas las formas posibles. En absoluto sorprendida por cómo funcionaba la mente de Santana, Brittany se comprometió a convertir esa fantasía en realidad. Pronto.

"Puedes creer que alguien va a recorrer grandes distancias por la oportunidad de hacer una única pregunta- ¿y ellos quieren saber si mi ombligo está hacia dentro o hacia fuera?" El tono de incredulidad de Santana hizo que los otros pasajeros se doblaran mientras el jet fletado se estabilizaba a los treinta mil pies. Era justo antes de la medianoche.

"Estoy aún más asombrada de que hayas encontrado orientación y mantuviste la risa cuando respondiste," la esposa de Harvey, Francine, ofreció, secándose las lágrimas de sus mejillas. "De hecho, hubo algunas preguntas escandalosas dirigidas a todos vosotros.”

"Todavía no puedo superar la pregunta sobre mis botas," añadió Helen. "¿Has oído a esa chica llamarlas botas fóllame?" sonrió. "Me quedé muy sorprendida y consternada. Ahora no las puedo llevar sin preguntarme que señales estoy enviando."

"Mentirosa,Brittany resopló. "¡Estaba halagada!"

Helen dio un manotazo en broma al brazo de Brittany. "Bueno, ¿puedes culparme? La chica tenía la mitad de mi edad."

"Y tan enamorada de ti, estaba lista para subir al escenario." Rió Brittany. "¿Quién puede culparla? Confesó que Erica Becker es su personaje favorito, y allí estaba Erica, en carne, y- con botas muy especiales." Harvey le guiñó un ojo.

"Sí, unas botas muy útiles," bromeó Brittany.

Helen puso los ojos en blanco antes de enviar a Harvey una amplia sonrisa.

"Lo diré." Harvey se acarició el bigote, tratando de mantener una cara seria. "Pero no creo que la chica hubiera reaccionado de la misma manera si yo hubiera llevado esas botas."

"No te subestimes," dijo Santana. "¿Quién sabe?"

"¡Qué va! Sin embargo, me alegro de que no estemos haciendo ninguna convención más durante un tiempo. Mi mano se tiene que recuperar primero." Harvey movió los dedos de su mano derecha en el aire.

"¿Tu mano? ¿Qué te pasó?" Santana frunció el ceño.

"Debo haber firmado más de mil autógrafos. Soy un hombre viejo, ¿recuerdas? No puedo imaginar la cantidad de vosotras, dos bellezas han firmado."

"Por lo menos el doble que el hombre viejo," bromeó su esposa. "Creo que incluso Britt firmó más autógrafos que tú."

Santana sonrió mientras miraba a su amante, sentada a su lado. "Tienes un montón de atención, ¿verdad?"

"Más de con la que estaba cómoda al principio, pero una vez que superé mi primer pánico, estuve bien. La gente era muy amable."

Santana no se había dado cuenta hasta después de las actuaciones de cómo las personas habían rodeado Brittany, deseosas de mostrar su apoyo y queriendo autógrafos. Ella bien podría imaginar la primera reacción de Brittany.

"¿Britt? Tengo faxes para ti," dijo Gregory detrás de ellos. "¿Quieres que te los traiga?"

"No, voy a volver allí." Brittany desapareció de la zona de recepción.

"El lunes es laborable como de costumbre, así que," murmuró Helen. "Estoy realmente emocionada por continuar con las lecturas. ¿Fue el viernes cuando empezamos los primeros ensayos de estudio?"

"Sí, creo que sí." Santana asintió. "Por lo que yo sé, han completado el apartamento de Erica Becker. Por entonces, deberían haber estado a punto de terminar la casa de Maddox y el interior de la estación de policía.”

Continuaron hablando por un momento hasta que Brittany regresó con una expresión extraña en su rostro.

"¿Qué pasa?" Santana sintió aletear su corazón.

"La empresa de seguridad envió por fax una copia del informe de la policía del viernes por la tarde. Trevor White está bajo custodia, como sabíamos, y esperan que la ADA vaya ir tras él con una lista de los cargos." Brittany se sentó junto a Santana de nuevo. "Estoy aliviada de que no resultara ser mi padre."

Santana alcanzó a rodearla, apretando los hombros de Brittany. "Lo sé, amor. Así somos nosotros."

"Además, Regina dejó un mensaje. Quería que todos se tomaran el día libre mañana y trabajaran en sus escenas en casa. Al parecer, tenía que hacerse cargo de algunos de los problemas que habían surgido, pero estará lista para las lecturas del martes."

"Sabes, eso no es una mala idea. Tengo jet lag incluso con la diferencia de tres horas," dijo Harvey y de repente olió el aire. "Oh, Dios mío, dime que es lo que creo que es."

Brittany, saliendo de su ensueño, sonrió ante la mirada de esperanza en el rostro de Harvey. "Si te refieres a las mejores hamburguesas con todos los extra que el dinero pueda comprar, lo son. El chef las está preparando en la cocina."

"¿Patatas a la francesa? ¿Aros de cebolla? ¿Cuartos de libra?"

Los ojos de Harvey se abrieron cuando Brittany asintió a cada sugerencia. "Y una ensalada," añadió. "Dios, ¿estás tratando de matarlo?" gimió Francine.

"Él no es un hombre joven. Él no puede hacer una dieta como esa."

"No va a ser a partir de hoy. Esta es una ocasión especial," dijo Brittany. "Hemos tenido mucho italiano, marisco y comida japonesa últimamente. Estaba de humor para una hamburguesa normal. Veo que no soy la única."

"Muy bien," murmuró Francine. "No hay aros de cebolla y mucha ensalada, Harvey."

"Sí, querida." Harvey se frotó las manos. "Voy a ver si puedo ayudar al chef. Sólo para traer las cosas aquí, querida. No haré ninguna cata, lo prometo."

Desapareció hacia la parte trasera del avión. "Para ser actor, es un mal mentiroso," su mujer suspiró, haciendo reír a los demás.

"Voy a tener que hacer una declaración mañana," murmuró Brittany a Santana. "Em dijo que varios periódicos y las redes no se dará por vencido. "

"¿No puedes hacer a través de ella?"

Brittany lo consideró. "No, ella habló por mí toda la semana pasada. Si esto me ha enseñado algo, y tienes un papel importante en esto, es que tengo que saber cuándo dejar de esconderme. Voy a organizar una conferencia de prensa y leer una breve declaración. Si alguien quiere cualquier comentario después del lunes, van a tener que conformarse con Em."

"Buena chica. Estoy orgullosa de ti. Sé que no está en su naturaleza hacerlo, pero tienes razón. Lo harás bien." Le dio una palmadita a la rodilla de Brittany.

"Eres buena para mí.”

El corazón de Santana tomó velocidad. "Y tú eres aún mejor para mí," susurró.

"Mirad, no es esto el cielo, ¿os pregunto?" El tono encantado de Harvey de la voz les hizo volver la cabeza. Se puso de pie junto a la mesa de café frente al sofá, sosteniendo una bandeja atestada con las hamburguesas. "¡Patatas a la francesa y aros de cebolla marchando!" Le disparó a su esposa una sonrisa avergonzada. "Y ensalada."

Santana sacó su móvil del bolsillo encendiéndolo mientras caminaba a través de La Guardia. Le dolían los hombros de dormir en una posición incómoda en el avión.

"Una llamada perdida," observó, frunciendo el ceño. "¿Quién en la tierra me llama a esta hora?"

Brittany cogió el teléfono. "Ven, deja que te enseñe cómo comprobarlo. Allí, se dice móvil de Joe. Si pulsas dial, llamará automáticamente a su número."

Mientras Santana llamaba a su cuñado, una sensación inquietante agrió su estómago. Nadie respondió. Nadie respondió en su casa tampoco. "Oh, Dios mío, ¿qué pasa?" murmuró. "¿Por qué me llama en medio de la noche, a menos que-"

Brittany se unió a Santana en el asiento trasero de la limusina que esperaba. "¿Tienes algún otro número que puedas intentar? ¿La ayuda que contrataste?" “

No, no tengo su número. De todos modos no trabaja los fines de semana."

"¿Probaste el correo de voz?" Queriendo darse una palmada en la frente, Santana dio un puñetazo a los números. Volvió el teléfono de lado para que Brittany pudiera escuchar también.

"San, soy Joe. Beth está en el hospital. Llámame tan pronto como sea posible. Si no puedo contestar el teléfono, llamar a mis padres." Él dio otro número D.C., haciéndola lucha a través de su monedero buscando un bolígrafo, maldiciendo violentamente.

"Tranquila, San. Espera hasta que encuentres un bolígrafo, y luego déjame escuchar de nuevo." Santana se quedó mirando el tráfico que pasaba con ojos ciegos, mientras Brittany anotó el número.

"Ya está. Ahora puedes marcar.”

"Yo. ¿Y si ha perdido el bebé?" La voz de Santana era apenas audible. "Va a destruirla. Oh, Dios."

"No pienses en lo peor. Haz la llamada, y luego pensaremos qué hacer."

Alcanzando a Brittany con una mano, Santana empezó a marcar con la otra. Vagamente se dio cuenta de que sus dedos se habían entumecido.
avatar
ana_bys_26
---
---

Mensajes : 506
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33

Mensaje por micky morales el Sáb Mayo 12, 2018 7:52 am

gracias por actualizar, me encanta esta historia, ojala todo este bien con la hermana de San!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6986
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33

Mensaje por 3:) el Lun Mayo 14, 2018 10:07 pm

me encanta como van las cosas!!! y se haya arreglado el problema del invecil ese que se hacia pasar por el padre!!!
a ver como esta la hermana de san!!!!????
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Mayo 20, 2018 5:32 am

[size=18]Capitulo treinta y dos[/size]

Brittany miró a Santana, que estaba sentada con las manos apretadas sobre el regazo. Conduciendo el Volvo por la I-95 hacia la D.C., Brittany se sintió aliviada por la falta de tráfico a esta hora. El coche, que se manejaba con facilidad, era más cómodo que su propio pequeño deportivo.

"Estoy contenta que decidiéramos coger tu coche. No es más que un viaje de cuatro horas, probablemente, menos en este momento del día." Brittany extendió la mano y acarició las manos en puños. "¿Por qué no tomas una siesta? Vas a estar agotada cuando lleguemos allí."

Unos dedos fríos se cerraron alrededor de la mano de Brittany. "Lo sé. Estoy muy preocupada."

"Estoy segura de que Joe lo intentará con tu teléfono móvil de nuevo tan pronto como le sea posible. Sus padres parecen agradables."

"Sí, lo son. Cuando hablé con su madre, ella seguía tratando de consolarme, a pesar de que está preocupada también. Realmente llevan a Beth a sus corazones."

"¿Así que no hay problemas para tu hermana con la familia política?"

"Tal vez al principio, pero eso fue todo por mí."

"¿Por tu culpa? ¿Por qué?" Brittany frunció el ceño, sorprendida ante el tono desolado de voz de Santana.

"Sospecho que pensaban que yo era esa dudosa persona de Hollywood que había echado a perder a su joven hermana. Finalmente, llegaron alrededor y empezaron a tratar a Beth como una hija perdida hace mucho tiempo. Incluso finalmente se calentaron conmigo."

Brittany escuchó la desesperación detrás del simulacro de sarcasmo. Y sufriste por ello por el bien Beth, ¿no? Sabías cómo te percibían y no dijiste ni una palabra. Oh, Santana, si supieras lo evidente que tu vulnerabilidad es para mí. Puedes pensar que lo estás ocultando bien, y tal vez lo hagas, de personas que no son yo. Saber muy bien lo perjudicada que estaba hizo que Brittany quisiera proteger Santana en cualquier forma que pudiera. Se dio cuenta de lo imposible que era, pero, viendo la expresión de dolor en el rostro de su amante, ella se comprometió a intentarlo. Nunca tendrás que hacer frente a una cosa sola otra vez, Santana.

"Cierra los ojos, San," sugirió Brittany, elevando las manos que sujetaba a los labios. "Voy a poner un poco de música." Encendió el equipo de música, que sintonizaba una emisora de música clásica. "Excelente."

Santana reclinó su asiento y se estiró. Llegó a una manta detrás de ella en el asiento trasero y la extendió sobre sus piernas. "Ella tiene que estar bien," murmuró. "Ella tiene que estarlo."

"Shh, simplemente, relájate ahora."

Brittany estableció el control de velocidad a 65 millas por hora y se acomodó, rodando los hombros. El tráfico era todavía escaso, y confiaba en que llegarían D.C. más rápido en coche que en avión. De esta manera, podrían ir directamente al hospital, donde Beth estaba en tratamiento por el parto prematuro. Según la madre de Joe, que se quedaba a la pequeña Pamela, Beth tenía una hemorragia y contracciones.

Santana le había contado más sobre abortos involuntarios anteriores de Beth, mientras se dirigían desde el aeropuerto hasta el apartamento de Santana. No sólo había perdido a los bebés, sino que también había pasado por algunas complicaciones dolorosas. Beth es sin duda valiente para intentarlo de nuevo después de tales pruebas.

Un gemido suave vino del asiento del pasajero. Brittany volvió la cabeza y vio a Santana acurrucándose, una profunda arruga estropeaba su frente. Su respiración se producía en ráfagas cortas mientras ella aparentemente luchaba con algunos demonios en su sueño. Brittany extendió la mano y estrechó el hombro más cercano a ella. "Cariño, estás soñando. Despierta."

Santana se alejó de su mano, gimiendo. Estaba temblando debajo de la manta, y las lágrimas se esbozaron en sus pestañas.

Leyendo las señales de tráfico, Brittany vio que estaban a pocos minutos de una zona de descanso. Salió de la interestatal, estacionó, y se volvió a Santana. "¿Cariño? Despierta. Ven aquí."

Se inclinó para abrazarla. Santana luchó su abrazo por un momento, pero luego pareció reconocer el tacto. Miró a Beittany entre lágrimas mientras parpadeaba con fiereza. "¿Britt?"

"Has tenido un mal sueño. Ahora estás bien."

Aclarando su garganta, Santana trató de incorporarse, pero cambió de idea. "¿Dónde estamos?"

"A mitad de camino, tal vez un poco más. ¿Estás bien?"

Los ojos de Santana se estrecharon y una sonrisa irónica apareció en su rostro. "Me pregunta eso mucho, ya sabes." Brittany sonrió, acariciando el cabello de su amante. "Y tú también. ¿Quieres un café?"

Santana levantó el asiento de atrás y tiró la manta a un lado. "Un café podría funcionar”

"¿Quieres que consiga unos para nosotras?"

"No, gracias, amor. Necesito estirar las piernas." Santana se bajó del coche, apretando su abrigo más cerca a su alrededor mientras la brisa otoñal hacía estragos con su pelo.

Santana dio la vuelta al coche para estar cerca de Santana. Sin dudarlo, retiró los mechones despeinados de la cara de su amante, dejando que su dedo pulgar rozara rápidamente contra sus labios apretados. "No te preocupes. Estaremos allí en nada de tiempo."

"Lo sé. Es sólo."

"…ella era tu bebé."

Conectando su brazo por debajo del de Brittany, Santana asintió. "Estoy tan contenta de que lo entiendas. Si no te amara ya, me enamoraría de ti en este instante."

"San" Joe estaba pálido y necesitaba un afeitado. "Beth estará tan feliz de verte. Diablos, me alegro de que estés aquí." Le dio un firme abrazo.

"¿Cómo está?" Santana se retiró, examinando los rasgos de Joe para detectar cualquier signo de desastre y dándose cuenta de los círculos oscuros bajo los ojos.

"Está haciendo todo lo que le dicen y no se queja, pero tiene miedo." Joe miró por encima del hombro de Santana. "¿Usted debe ser la señora Pierce?"

"Oh, lo siento." Santana suspiró, con ganas de patearse a sí misma. "Joey, éste es mi buena amiga, Brittany Pierce. Britt, este es Joseph Rossi."

"Lo supuse. Encantada de conocerte, Joe. Por favor llámame Brittany. Me hubiese gustado que nos hubiéramos conocido en circunstancias más felices."

"Encantado de conocerte también, Brittany. Estoy tan contento de que hayáis podido venir. Beth no puede esperar para conocerte. Tal vez puedas distraerla un poco." Santana se dio cuenta de que su cuñado no parecía convencido. "Vamos. Ella está en la habitación 1412."

Santana se detuvo en la puerta, mirando a su hermana en la cama con varias vías intravenosas conectadas a su brazo. Beth estaba más que pálida. Santana entró.

"Hola, pequeña. ¿Cómo estás?"

Ojos de Beth se abrieron de golpe. "¡Lyn!" Sacó una mano y se echó a llorar. "Oh, Sanny está sucediendo de nuevo. Me voy a perder a mi bebé."

Santana se precipitó a la cama, tomando a su hermana pequeña en sus brazos y meciéndola. "No sabes eso, cariño. Joe acaba de decirme lo valiente que eres. Dice que está siguiendo las órdenes del médico al pie de la letra. Ten fe en eso."

"No puedo pasar por esto otra vez. Estoy muy asustada. Lo estaba haciendo todo bien en casa también. No estaba de pie, dejando que la ayuda lo hiciera todo. Y Pamela ha sido buena como el oro. ¿Por qué está pasando esto ahora? Nunca debimos haberlo intentado otra vez.”

El corazón de Santana dolía. Echando un vistazo por encima del hombro, vio a Brittany y Joe esperando. Brittany levantó la mano, indicando que sabía que Beth no estaba en condiciones de conocer a un extraño. Moviendo su teléfono móvil, hizo un gesto hacia la salida. Santana asintió.

Centrándose en su hermana Santana ignoró su incómoda posición, no queriendo dejar de lado a la angustiada mujer. "No lo sé, pero estoy aquí ahora. Y también Joe. Vamos a ver cómo va esto, y tú y el bebé vais a estar bien. No me iré hasta que estés bien, te lo prometo." Meciendo cuidadosamente a Beth un poco más, esperaba que sus dotes interpretativas no le fallaran. Quería creer sus propias palabras, pero era difícil.

Santana sintió que la delgada forma en sus brazos se relajaba gradualmente. "Eso es, cariño. Sólo tienes que dormir. Es lo mejor para ti. Estaré aquí. Joe también."

Joe entró y la ayudó a bajar a la ahora dormida Beth sobre las almohadas. "Increíble," susurró, acariciando el cabello de su esposa. "Ha tenido problemas para relajarse, incluso cuando los médicos le dijeron que sería mejor para ella y el bebé. Vosotras dos tienen una conexión asombrosa."

"Sí, la tenemos." Santana alargó la mano a Joe. "Y también vosotros dos."

"Sí, pero a veces se necesita a la persona que te consoló cuando eras pequeño."

"Sé que sin duda he perdido a nuestra madre en los últimos años. Beth no se acuerda de ella, por supuesto, pero yo sí. Cuando mamá murió, aunque era joven, sabía que tenía que ser una madre para Beth. Fue extraño. Nuestro padre era maravilloso en muchos sentidos, pero no podía entender lo difícil que era todo." Ella dedicó a Joe una sonrisa nostálgica. "No me malinterpreten. Beth era un bebé hermoso y me encantó atenderla."

Joe se detuvo dos sillas más alrededor de la cama. "Sé que lo hiciste. Eras sólo una niña, y de repente tuviste dos hijos propios."

"Es cierto."

Joe acarició la frente húmeda de su esposa. "Tenía miedo de quedarse dormida antes. Estaba convencida de que el bebé se habría ido al despertar."

"Oh, Dios, pobre Beth. No es de extrañar que estuviera tan agitada."

Pasos casi silenciosos se acercaron por la espalda, lo que los hizo girar la cabeza. Brittany miró vacilante, pero Joe se levantó, señalando la silla vacía junto a Santana. "Por favor, toma asiento. Beth estaba dormida, pero sé que no le importa que estemos aquí. De hecho, sé que se sentiría segura si se despertara con el sonido de nuestras voces."

"¿Estás seguro? Gracias." Brittany se sentó. "San, llamé a Em y le hice saber dónde estamos."

"Bueno. ¿Todo está bien al final?"

"Sí. Le dije que disfrutara su domingo. Todo funciona puede esperar hasta que vuelva.”

Los tres se sentaron en silencio, de vez en cuando participaban en conversaciones triviales mientras Beth descansaba. Joe había estado despierto toda la noche, pero se negó a dejar a su esposa y volver a casa a dormir la siesta. Santana admiraba su resistencia.

Buscando el rostro de Beth, casi transparente en su palidez, Santana quería hacer un pacto con el diablo si su hermana no perdía a su hijo. De repente Beth se sacudió y se despertó con un sobresalto, su cuerpo acurrucándose cuando dio un grito silenciado.

"¡No! Oh, me duele."

Joe apretó la alarma y Santana se levantó, tomando la mano de Beth. "Cálmate, Beth. Hemos pedido ayuda. Trata de relajarte, cariño."

"¡No puedo! Me duele mucho." Beth liberó su mano, presionando las dos manos sobre su estómago como para proteger al feto en peligro. "No, no, no, esto no puede estar pasando." Su voz se convirtió en un grito cuando el dolor atormentaba su cuerpo.

Brittany desapareció por la puerta, cuando varios de los empleados médicos entraron. Santana apretó la espalda contra la pared, viéndolos administrar más drogas y tratando de calmar a su hermana. A menos que la echaran, no estaba dispuesta a salir. Le había prometido a Beth estar allí. Joe miró a su cuñada desde donde estaba inclinado sobre Beth.

"¿San? Por favor, trata de hablar con ella de nuevo. Está temblando tan mal" Sus ojos oscuros estaban llenos de lágrimas.

Rodeando al personal médico que trabajaba en torno a Beth, Santana se acercó a la cama. Se inclinó hacia abajo, abrazando a Beth. "Por favor, bebé, dejar de luchar. Deje que los medicamentos hagan su trabajo y simplemente relájate. Vamos, trata de inhalar y exhalar. Agradable y lento. Cálmate."

"Tú no lo entiendes," gimió Beth, lágrimas y gotas de sudor se mezclaban en las sienes. "Simplemente no lo entiendes. Nunca has sido madre, y no sabes lo que es perder a un hijo. ¡No es como perder un maldito papel!"

Poniéndose rígida por las mordaces palabras, Santana tragó saliva y se obligó a recordar que su hermana tenía un montón de dolor y estaba bajo una gran tensión. "Shh, cariño, cálmate. Eso es todo. El medicamento de funciona, ¿no? ¿Puedes sentirlo?"

Poco a poco los calambres disminuyeron, y después de un tiempo Beth cayó en un sueño profundo. Santana estiró su dolorida espalda, mirando a Joe y al médico. "¿Qué está pasando ahora?"

"Le dimos un nuevo medicamento," dijo el joven médico. "Lo único que podemos hacer es esperar y ver. Has hecho un gran trabajo calmando a la Sra. Rossi. Ha estado aterrorizada desde que entró."

"Gracias." Santana se movió del camino para dejar que Joe se sentara en la cama junto a su esposa. "Ella tiene que ver tu cara cuando se despierte."


Joe apretó los labios en una fina línea. "Estoy tan contento de que estés aquí, San.”

"Ella es mi bebé," dijo Santana. "Voy a ver si puedo encontrar un poco de café, ¿de acuerdo? Voy a estar a la vuelta de la esquina." Salió de la habitación de Beth y encontró Britany esperando junto a la puerta.

"¿Dijiste algo sobre café?" preguntó Brittany, sosteniendo una taza. "Aquí tienes." Con los labios temblorosos, Santana forzó una sonrisa, aceptando la bebida humeante.

"Gracias.”

"Sobre lo que Beth dijo era su dolor y el miedo los que hablaban. Ya lo sabes, ¿verdad?" Brittany sopló en su té caliente, estudiando cuidadosamente la cara de Santana encima del borde de su taza.

"Sí," respondió Santana rápidamente. "Por supuesto que sí."

Bebiendo su café, Santana se apoyó contra la pared, tomando una respiración temblorosa. El dolor de Beth era el suyo.

"Te ves 100 por cien mejor, cariño."

"Me siento mejor, también." Beth esbozó una sonrisa cansada.

Brittany estaba en la puerta, sin querer molestar a las hermanas. Reconoció la expresión cautelosa en los ojos de Santana y se preguntó si Beth la notó.

"Si estás bien," Santana continuó, "hay alguien que quiero que conozcas. ¿Britt?"

En el momento justo, Brittany entró en la habitación y se acercó a ellas.

"Beth, esta es Brittany Pierce, amiga mía. Brittany, esta es mi hermana Beth."

"Oh, es genial conocerte al fin, Brittany," dijo Beth efusivamente, con el color regresando a sus mejillas. La mujer atormentada que Brittany había visto antes había desaparecido. Ahora, casi diez horas después, el peligro parecía haber terminado, al menos por ahora.

"Me alegra ver que te sientes mejor," Brittany sonrió. "Estaba buscando conocerte a ti y a tu familia."

"Gracias por ayudar a que San llegara aquí tan rápido." La expresión de Beth se puso seria. "Joe me dijo que condujiste todo el camino."

"Estaba feliz de ayudar."

Beth vio enrojecerse las mejillas de Santana. "¿Sanny? ¿No quieres sentarte?" Hizo un gesto hacia la cama.

"Sí."

Santana se sentó en el borde de la cama, tomando la mano de Beth en la suya. "La única cosa que importa es que te sientas mejor. A los dos."

"No, no es lo que importa. Te dije cosas horribles. Sanny, yo no lo decía en serio." Beth se aferró a la mano de su hermana. "Tenía miedo, y no me daba cuenta de la forma en que salió." Lágrimas cayeron de los ojos grises azulados así como de los de Santan. "Lo siento.”



Brittany vio disminuir la tensión en los hombros de Santana mientras se inclinaba para besar a su pequeña hermana.

"Silencio, ahora. Sabía que te dolía. Entiendo, Beth. No le des un segundo pensamiento."

"Tú lo sabes todo, y más, de ser madre. Eres mi hermana, pero eres mi madre también."

Sintiendo las lágrimas surgir de sus propios ojos, Brittany tuvo que tragar saliva cuando oyó el amor y la sinceridad evidentes en la voz de Beth. Santana estaba lista para comprender y perdonar lo que también calentó su corazón. Echando un vistazo a Joe, lo vio guiñar hacia ella. Brittany sonrió, asintiendo con la cabeza en respuesta.

"Sí, lo soy," Santana estuvo de acuerdo. "Lo sé. Tú lo sabes." Puso su mano sobre el vientre redondeado de su hermana. "El pequeño hermano o hermana de Pamela sólo tendrán que esperar hasta que sea seguro salir y unirse a nosotros."

"Estoy seguro de que el bebé no se atreverá a discutir con la abuela." Joe sonrió, haciendo reír a Brittany y Beth cuando Santana le dio una mirada letal. "Sólo bromeaba, Sanny."

"Una cosa es ser madre, pero una abuela es algo completamente diferente," Santana resopló, incapaz de reprimir una sonrisa.

"Me voy a quedar aquí esta noche," dijo Joe. "¿Por qué no os doy las llaves y vais a la casa? Debéis estar agotadas."

"Sí, por favor," imploró a Beth. "Acabamos de rellenar la nevera y el congelador. Estoy segura de que hay algo fácil que podáis hacer. Quizá pizza congelada, o. ¿Qué?" Ella miró hacia atrás y adelante entre las dos mujeres cuando Santana rodó los ojos y Brittany resopló ante sus palabras. "¿Qué dije?"
avatar
ana_bys_26
---
---

Mensajes : 506
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33

Mensaje por ana_bys_26 el Dom Mayo 20, 2018 5:46 am

Capitulo treinta y tres


La corriente artificial de la piscina sin fin se deslizó a lo largo de su piel como una caricia mientras Santana nadaba con fuerza hacia ninguna meta. Sabiendo que las condiciones de Beth eran estables, se sentía aliviada de estar en casa en Nueva York.

Después de que habían dispuesto del coche y su equipaje, Santana se duchó y se ha ido directamente a la piscina, mientras que Brittany se dirigió hacia el estudio para cuidar de los negocios.

Santana sintió la tensión en las articulaciones retroceder mientras mantenía un ritmo constante. Estaba segura de que la natación se haría cargo de la sensación de ardor en los músculos de la parte posterior de su cuello y entre los ojos.

Cuando un par de largas piernas aparecieron, Santana pulsa el botón stop mientras flotaba en el agua contra la corriente.

"¿Terminaste tus e-mails ya?"

"Sí." Brttany se encogió de hombros. "No había tantos. Quería preguntarte algo. Quinn envió un correo electrónico, y suena como que está lista para unas vacaciones después de la locura de la semana pasada. Creo que ha pasado todas las noches en vela más de lo admite.”

"Bueno, ¿por qué no le pedimos que venga y se quede con nosotras? Tendrá el apartamento para ella sola la mayor parte del día ya que estaremos a estar en el trabajo. El lugar es lo suficientemente grande."

Brittany dio una débil sonrisa. "¿Cómo puedes ser tan perspicaz? Siempre pareces entender."

Santana nadó hasta la escalera y salió del agua. Alcanzando una toalla, le devolvió la sonrisa. "Eres tan increíblemente atenta y siempre quieres saber mi opinión sobre estas cosas. ¿Por qué no iba a hacer lo mismo? Quinn es una buena amigo tuya, y me gusta. Si Quinn necesita un descanso. Además, ella no es estúpida. Ha descubierto la verdad acerca de nosotras, ¿no?" Santana se acercó a Brittany, envolviendo los brazos alrededor de su amante.

"Sí." Brittany acarició el cabello húmedo de Santana. "¿Por qué no te tomas otra ducha rápida y te secas el pelo? Voy a darle una llamada a Quinn."

"Adelante. Dile que le mando saludos." Santana soltó a su amante, acariciando su trasero mientras se iba. Brittany levantó una ceja sardónica por el gesto, pero tenía un brillo de humor en sus ojos

Santana siguió la sugerencia de Brittany y luego subió a la cama, su cuerpo se sentía pesado y letárgico. Puso un poco de música suave, tiró de las mantas sobre su cuerpo desnudo, y se acomodó en las almohadas, dejando que la música la rodeara.

Habían salido de D.C. después del desayuno con una última visita a Beth en el hospital. Santana acordó dejarla sólo cuando se mostró satisfecha de que su hermana estaba mejor. Explicando a Beth y Joe que se estaba quedando con Brittany durante el rodaje, les dio el número de su propia línea, rogándoles que la mantuvieran informada.

Beth lloró cuando se despidieron, pero se iluminó cuando Brittany prometió a ella y Joe un recorrido por el estudio. Santana sonrió al ver la expresión en el rostro de su hermana cuando Brittany se había ofrecido a ser su guía personal.

"Esto parece acogedor." La fría voz de contralto hizo saltar el corazón de Santana.

"Ven a la cama," sugirió, moviendo de un tirón la colcha. "Sé que es sólo por la tarde, pero estamos agotadas. Has hecho la mayor parte de la conducción."

"Buena idea. Ahora vuelvo."

Brittany regresó pronto oliendo a su gel de baño especial de pomelos, su largo cabello ligeramente húmedo.

"Estoy demasiado cansada para hacer el amor," confesó Santana, "pero me encantaría que te unieras a mí."

"¿Vestida así?" interrumpió Brittany, dejando caer al suelo su corto albornoz.

Allí de pie, tan desnuda como Eva antes de la caída, Brittany hizo que la garganta de Santana se contrajera. Suavemente se aclaró la garganta. "Oh, mi.”

Brittany se acercó a la cama, se metió debajo de las sábanas, y tiró de Santana en sus brazos. La piel suave contra la piel suave hizo a Santana perder el aliento. Demasiado cansada para pensar en el sexo, dejó que sus manos se deslizaran lentamente por el cuerpo de Brittany; sólo sentirla era suficiente.

"Lo sé, en una relación, no siempre hay que agradecer a los demás", murmuró Santana. "Esta no es una de esas veces. Has hecho tanto por mí, amor. Y no doy nada de eso por sentado."

Brittany presionó un suave beso en la frente. "Lo sé."

"¿Viene Quinn?"

"Sí. Volará la mañana del miércoles."

"Bien. ¿La recogerás?"

"No puedo. Estoy en reuniones todo el día. Enviaré un coche para ella."

Descansando en el hombro de Berittany Santana cerró los ojos. Cuando puso la almohada debajo de su mejilla para no pesar sobre su amante, suspiró con satisfacción. "Esto es el paraíso."

"Mmm."

Las suaves curvas de Annelie presionaron contra Santana mientras la atraía más cerca, envolviendo una delgada pierna a su alrededor. "¿Estás bien?"

"Más que bien. Es perfecto."








***********




Emily levantó la vista de su escritorio en el corazón de la oficina.

"¡Britt! Bueno, has vuelto. ¿Hiciste todo el trabajo del que te hiciste cargo desde casa ayer? Cuando hablé con Santana antes, dijo que estabas hasta pasada la medianoche para afinar tu presentación. ¿Cómo fue la reunión?"

"Excelente." Annelie sonrió. "Realmente avanzamos, Emily. Parece que tenemos el visto bueno a esos refugios. ¿Qué quería San?"

"Sólo decir hola, creo. Ella volverá a llamar más tarde."

"De acuerdo. ¿Está todo bien aquí?"

Brittany gesticuló hacia las otras oficinas. "Funcionando sin problemas ahora podemos centrarnos en las cosas importantes. Ah, hablando de eso, hay un paquete para ti. De California."

Santana había comenzado a caminar hacia su oficina y ahora se detuvo abruptamente, su corazón acelerándose. "¿California?"

"Sí, del investigador."

"Pensé que había recibido toda la documentación con respecto a mi padre y Trevor White. Preferiría no leer nada más sobre ese impostor." Brittany frunció el ceño.

"Lo sé, pero aquí está de todos modos, nena." Emily le entregó un gran paquete. "Parece que una gran cantidad, sólo para ser los documentos."

"Voy a echar un vistazo a esto en mi oficina. Retén mis llamadas por ahora, a menos que sea personal."

"Lo haré."

Brittany tiró el paquete sobre el escritorio vacío, luego puso su mano sobre él, como si tratara de evaluar su contenido. De pronto, llena de ansiedad, sintió su boca endurecerse. Respiró hondo antes de deslizar un abridor de cartas a lo largo del borde del envase, abriéndolo con cuidado y mirando dentro.

No encontró documentos legales o algo parecido a lo que el investigador le había enviado previamente. En cambio, Brtittany sacó dos grandes pilas de sobres pequeños hechos jirones. Respirando con dificultad, vio el nombre de su padre en ellos y, dándole la vuelta a uno, reconoció el nombre de su madre como el remitente. Están fechadas entre marzo de 1978 y diciembre de 1981.

Cuando investigó el gran paquete con más cuidado, sacó una sola hoja de papel, al que echó un vistazo, esperando una aclaración. El paquete era de hecho del investigador, quien explicaba cómo la policía había descubierto las cartas entre las pertenencias de Trevor White.

Con manos temblorosas, Brittany desató la cuerda y abrió la primera carta, escrita sólo una semana después de que su padre se fue.

Querido Stuart,

En primer lugar, espero que tu viaje hacia el sur fuera bien y te sientas mejor.

Estabas tan molesto cuando te fuiste y estoy agradecida de que Britty no estuviera en casa para presenciarlo. Ella te adora y ver a su padre en su estado mental actual habría sido demasiado para una niña como ella.

Escribirte a un apartado de correos es preocupante. ¿Cómo voy a ser capaz de localizarte en caso de que algo me suceda a mí o a Britty? ¿Hay un número de teléfono donde pueda llamar? Por favor, házmelo saber.

Britty pregunta por ti todos los días cuando llega a casa de la escuela. Es difícil decirle que no estoy segura de cuándo vas a volver a casa.

Por favor, escribe pronto, Stuart. Te echamos de menos y estoy segura de que podemos hacer que funcione si tan solo me dieras, y Britty, otra oportunidad.

Tu amorosa esposa,

Anna

El tono de esperanza en la primera carta de Anna disminuía en cada carta que Britttany leía. Había escrito a su marido por más de tres años - en un primer momento, todas las semanas, y luego cada mes. Frases desgarradoras de cómo Brittany había dejado de preguntar por su padre después de un tiempo, y lo sola que Anna se sentía a la espera de que su marido se comunicara con ella. En las últimas seis cartas, su tono se volvió resignado y resentido. Cuando se había perdido tres cumpleaños y cuatro navidades, Anna escribió la última carta en la víspera de Año Nuevo, 1981.

Stuart,

Britty tiene diez años. Sus tres últimos cumpleaños han pasado desapercibidos para ti. No hay regalos, ni regalos de Navidad...ni siquiera una tarjeta. Si la hubieras visto sentada junto al teléfono, vestida, y haciendo caso omiso de los amigos que invitó a su fiesta, a la espera, temerosa de perder tu llamada...que por supuesto nunca llegó.

Me enfadas tanto y tengo que ser honesta - Te odio por lo que has hecho con ella. No me importa lo que me has hecho a mí, que soy una mujer adulta que puedo cuidar de mí misma. Pero la niña.

Aquí la letra era ilegible, tal vez por las lágrimas de su madre.

...no voy a escribir más. Has sido un miembro invisible de esta familia desde hace tres años, pero no más. No esperamos tener noticias tuyas. Si decides regresar a Chicago, que sepas; que no eres bienvenido aquí.

Anna

Brittany se reclinó en su silla, con los ojos llenos de lágrimas y su estómago apretado en un nudo. Anna había odiado a su padre al final. ¿Quién podría culparla? Cómo deseaba y esperaba que volviera. Cada día, durante el primer año, esperaba que llamara. Cuando no lo hizo, cuando mamá finalmente dejó de tranquilizarme, todavía me aferraba a la esperanza de que vendría. Si no era ese día, entonces el próximo cumpleaños, la próxima Navidad...

Brittany recordaba la esperanza de que fuera a volver y reparar su pequeña familia. No sé por qué estuve tan esperanzada por tanto tiempo. No mostró ningún interés los primeros siete años de mi vida. Mamá me dio amor incondicional, pero pensando hacia atrás, me doy cuenta de que sólo me toleraba como mucho. E incluso mamá finalmente llegó a su punto de ruptura. La lectura de las cartas le había dejado ver el lado más humano de su madre, lo cual fue un alivio.

Saltó cuando sonó el teléfono, dejando caer la última carta cuando llegó hacia él.

"Pierce."

"Hola, amor. ¿Cómo va tu día?" El sonido de la familiar voz ronca hizo rodar lágrimas por las mejillas de Brittany.

"Oh, San."

"¿Qué pasa?"

"Nada. Recibí un paquete por correo. Viejas cartas de mi madre a mi padre, y sólo he leído algunas de ellas."

"Oh, Britt-Britt. Pensé que no sabía dónde estaba.

"No lo sabía. Al parecer, le dio un apartado de correos como dirección. Por lo que puedo decir de sus cartas, él nunca respondió."

"Maldita sea." La maldición se hizo eco de los sentimientos de Brittany.

"¿Cómo van las cosas hoy?" preguntó, con ganas de cambiar de tema. "Estupendo. Hemos terminado las primeras escenas, y esta semana vamos a empezar a ensayar en el estudio.”

"¿Con qué escena estás empezando?"

"En la que Maddox se presenta en casa de Erica, exigiendo saber por qué su pareja está actuando tan extraño."

"Esa es la escena anterior a su cita en la oficina. ¿Estás nerviosa por actuar con Helen?"

"En realidad no. Creo que es bueno que estemos haciendo esas escenas primero. Extrañamente, Helen y yo nos estamos convirtiendo en amigas. Me temo que nos de la risa si llegamos a ser demasiado familiares, no importa lo experimentadas que seamos. Tenemos que mantener la tensión el mayor tiempo posible.”

"Puede que tengas razón. ¿Cómo se siente Helen?"

"Realmente me habló de su, bastante inocente, encuentro con otra mujer. Fue hace mucho tiempo y nunca llevó a nada, pero ella pensó que iba a acceder al recuerdo cuando hagamos las escenas de amor. No le dije a ella, pero creo que adivina que tengo mucho que aprovechar."

Brittany tuvo que reírse. "¡Eres mala!"

"No, soy buena en ser mala, quieres decir." Había una sonrisa en la voz de Santana. "Me tengo que ir, amor. ¿Estás bien con lo de las cartas?"

"Lo estoy ahora. Escucha, voy a llevarlas a casa esta noche. ¿Las leerás conmigo? Tengo que hablar sobre algunas de las cosas en ellas. O tal vez deberíamos esperar, hasta que Quinn esté allí."

"Podemos leer en la cama antes de ir a dormir. No hay razón para esperar y hacer que pese en tu mente."

Brittany dio un suspiro de alivio. "Suena como una gran idea. Es una cita, entonces."

Cuando colgó, Brittanyy sintió las mariposas salir de su estómago, al menos por el momento.

Sus pensamientos cambiaron a Santana. Sonaba un poco estresada, pero eso era lo normal en el comienzo de un nuevo trabajo. Gracias a Dios que Santana no estaba demasiado preocupada por hacer las escenas de amor. ¿Qué pasa si me ponía celosa porque ella va estar casi desnuda con otra mujer en un par de escenas? Ahora sé cómo Santana y Helen planean acercarse a las escenas, sin duda no hay nada de qué preocuparse.

Sacudiendo la cabeza, Brittany miró su reloj y se dio cuenta de que Quinn debía haber llegado al apartamento. Marcó el número de su casa. "Residencia Pierce."

"Soy Pierce. ¿Cómo fue tu vuelo?"

"Corto y turbulento. Traté de trabajar en el vuelo, pero se puso tan mal, que creo que he hecho muescas permanentes en mi portátil. Era todo lo que tenía para aferrarme."

"¿Estabas trabajando en el avión, Quinn? ¿No se suponía que tenían que ser unas vacaciones?"

"Una cosa intermedia, me temo. Acabo de recibir dos nuevos manuscritos, y necesitan mi opinión antes de que acabe la semana. Uno es muy prometedor y el otro. Bueno, vamos a decir que no puedo obtener un control sobre él."

"Intrigante de todos modos. Si necesitas otra opinión, házmelo saber."

"Claro. Por cierto, ¿cuándo vas a estar en casa? Estoy cocinando."

Brittany sonrió. Las habilidades en la cocina de Quinn era uno de sus secretos mejor guardados. "Suena maravilloso. Estaré en casa sobre las seis y San, poco después."

"Bueno, entonces sabré que esperar. Voy a correr a la tienda de comestibles que pasé a una manzana de distancia. Parecía prometedora."


"¿Marco’s? Tienen todo lo que puedas necesitar. Especialmente su sección de mariscos"

"¿Es una petición?"

"Bueno, ya sabes que me encantan todo tipo de pescados y mariscos."

"¿Qué hay de langosta gratinada con ensalada?"

"¡Excelente! ¿Nos vemos a las seis, entonces?"

"Seré la que lleva delantal."

Colgando, Brittany trató de imaginar a su jefe de redacción con un delantal. Quinn intimidaba a un montón de gente, ya que no toleraba las tonterías y no lo ocultaba. Tal vez si la vieran con un delantal y gorro de cocinero, pensarían diferente.

Su estado de ánimo repentinamente más brillante después de sus dos llamadas telefónicas, Brittany puso las cartas de su madre de nuevo en el paquete. Las cosas pasarían, una cada vez.

No quedando nada de la comida. Santana miró su redondeado estómago, preguntándose si sería capaz de ponerse su ropa en el trabajo. Iban a rodar la primera escena un día antes de lo esperado.

"Quinn, me vas a causar todo tipo de problemas. Langostas ayer, y hoy este plato increíble. Haré estallar los botones en toda mi ropa," se quejó.

"¿Qué puedo decir? Me encanta cocinar. No tengo tiempo cuando estoy en casa porque trabajo mucho y, francamente, cocinar para uno no es muy inspirador." Quinn se encogió de hombros. "Me alegra que te haya gustado."

"¿Gustarme?" gimió Brittany, desabrochando sus pantalones vaqueros. "No creo que esa es la palabra correcta."

Mirando a los platos vacíos, Quinn sonrió. "Lo tomo como un cumplido."

"Tenemos que tener a los Davidson y Helen durante una noche," dijo Brittany. "No podemos mantener las habilidades de Jem como un secreto así. Nunca nos perdonarán."

"Me gusta Helen St. Cyr," dijo Quinn. "Ella parecía realmente tener los pies en la tierra y agradable cuando hablamos brevemente en la convención de Orlando."

"Lo es," Santana estuvo de acuerdo. "Nos llevamos mejor todo el tiempo, y creo que ella y Brittany hicieron muy buenas migas volando de regreso de Los Ángeles."

"Tiene un gran sentido del humor." Brittany compartió la historia de las botas fóllame de Helen.

Quinn se rio a carcajadas, echándose hacia atrás en su silla. "Oh, Dios, las cosas que la gente quiere saber. Todavía me estoy riendo de la pregunta de la mantequilla de cacahuete suave o crujiente de alguien te preguntó, San."

"En Los Ángeles, se trataba de mi ombligo," dijo Santana. "Sin embargo es bastante inocente."

"Tenemos que invitar a algunas personas del grupo." Brittany pasó un dedo sobre sus labios. "Quizás Regina y Gregory."

"Y Em."

"Sí, eso sería muy divertido," dijo Brittany "Podemos hacer un encuentro casual, nada de lujos. Excepto la comida, por supuesto. Me comprometo a ser tu esclava cocina, Quinn."

"Bueno. Odio lavar los platos."

"Llamaré al servicio de limpieza.”

A medida vaciaron la mesa y llenaban el lavavajillas, Santana se movió con cuidado, ya que los destellos de luz brillaban detrás de sus párpados. La comida no había detenido de su dolor de cabeza en aumento. Como no quería preocupar a los demás, se volvió hacia Brittany con una sonrisa ocasional. "Creo que es hora de mi natación, amor. Me reuniré contigo en el salón después."

Brittany frunció el ceño. "Te ves pálida. ¿Tienes un dolor de cabeza?"

"Uno pequeño. Fue un largo día. Un baño se hará cargo de eso." Santana se obligó a sonreír.

Brittany no parecía muy convencida, pero cedió. "Muy bien. Te voy a hacer un poco de café con leche."

Santana volvió a sonreír, esta vez más genuinamente. "Oh, eres un tesoro. ¿Royal Copenhagen?"

"Por supuesto." Brittany la besó en la nariz. "Adelante."

Santana disparo a Quinn una mirada y se sintió aliviada al ver su sonrisa. "Vosotras dos sois demasiado monas para las palabras," dijo.

Poniendo los ojos en fingida exasperación, e inmediatamente lamentándolo ya que envió una sacudida de dolor a través de sus sienes, Santana fue a prepararse. Examinando su cara en el espejo del baño, se dio cuenta de que Brittany tenía razón. Estaba pálida, con sombras oscuras debajo de los ojos.

Cuando Santana se abrió paso entre el agua fría, sus brazos parecían más pesados de lo normal. Cambiando de la braza a paso de tortuga, trató de ignorar el dolor en sus hombros. La corriente parecía más fuerte de lo normal, lo que hizo que se preguntara si había cambiado accidentalmente los ajustes. Después de otros diez minutos de dolor punzante, decidió parar y se sorprendió de lo difícil que era salir de la piscina.

Tropezando en la ducha dejó que el flujo de agua caliente cayera por su cuerpo, aliviada por la forma en que se relajó. Santana cerró los ojos, deseando que su respiración se calmara. No puedo dejar que Quinn y Brittany me vean de esta manera. Tengo que mantener estos dolores de cabeza tontas bajo control.

Después de la ducha, Santana evitó el ruidoso secador y en su lugar tomó dos Relpax, sabiendo que la dejarían inconsciente.Quinn y Brittny estaban en la sala hablando, música baja sonando de fondo.

"Señoras, me dirijo a la cama."

La cabeza de Brittany respingó. "¿Ya? No son más que las ocho y media." Se acercó a Santana y presionó el dorso de la mano contra la frente de Santana. "¿No quieres tu café?"

"No lo siento, amor. No esta noche. Debo estar preocupada por el primer día de rodaje. Estoy exhausta."

"Déjame que te arrope. Ahora vuelvo, Quinn."

"No te preocupes por mí,"

Quinn sonrió, agitando una cubierta de DVD en su dirección. "Encontré una película que no he visto. ¿Te importa si la pongo?"

"Por supuesto que no."

Después de Brittany dobló las mantas, Santana subió, vestida con una de las largas camisetas de Brittany. "Gracias, amor."

"Shh, simplemente, relájate. ¿Quieres que te frote las sienes?"
"¿Podrías besarlas en su lugar? Ayuda cuando presionas tus labios justo donde duele." Brittany se inclinó sobre Santana y la besó en la frente. Poco a poco el dolor se disipó, atenuándose a un latido débil. "Oh, sí.”

Sin decir nada, Brittany siguió besando su frente. El movimiento era hipnotizante, y Santana se sentía a la deriva hacia el estado semiconsciente justo antes de dormir. "Tanto." Murmuró. "¿Mejor?"

"Te quiero."

"Lo sé. Duerme. Yo también te amo," susurró Brittany contra su piel. "Vas a estar bien. Eso es todo. Duerme."

Santana quería decir lo mucho que apreciaba el cuidado de Brittany, pero las palabras que se formaron en la cabeza nunca llegaron a sus labios. Regina Carmichael sacudió la secuencia en el aire, una señal segura de que tenía algo importante que decia


*****************



"Escuchen, damas. Tenéis que hacer que el público se dé cuenta hasta qué punto la negación y evasión de su mutua atracción atormenta a Erica. Esta escena determina la tensión para la importantísima donde Erica besa a Maddox. Santana, interpreta a Maddox desconcertada, todavía furiosa. Helen, Erica está a la defensiva e igualmente enfadada. Habéis hecho un gran trabajo en el ejercicio de simulación. Ahora mostradme que lo podéis llevar al máximo. ¿Todo claro?"

Santana asintió enérgicamente. "Sí."

Se cambiaron a su posición, Santana pie debajo de un escalera de cemento que conducía al apartamento de Erica y Helen arriba, detrás de una puerta verde. El personal se agitaba a su alrededor. "Muy bien, gente. Mirad brusco. ¡Cámara!"

"Cámara en marcha."

"¡Silencio! Escena veintidós. Toma uno. ¡Acción!"

Santana se apresuró a subir las escaleras y llamó a la puerta.

"¡Corten! Lo siento, San, el micrófono estaba en la toma. Una vez más, por favor."

Caminando hacia abajo, inhalando profundamente, se preparó para el siguiente intento. Después de algunos ajustes, Regina dio su orden.

"Toma dos. Acción."

Santanna repitió su maniobra y llegó a la parte superior de las escaleras.

"Bueno. Vamos a pasar a la siguiente escena, mientras todavía estás ahí arriba, San. ¿Estás lista, Helen?," Dijo Regina después de la tercera toma.

"Así es."

Tragando contra sus náuseas, Santana se preparó para iniciar la escena de la pelea con Helen.

Por orden de la directora, Helen abrió la puerta y la miró. "Diana, que sorpresa," dijo ella con resentimiento. "Trabajando todo el día, como de costumbre. ¿Qué pasa?"

Santana se apoyó en el marco de la puerta, mirando a Helen con los ojos entornados. "Te fuiste en medio de nuestra conversación."

"¿Conversación?" Helen resopló. "Estaba sermoneando. Te lo juro, si alguna vez me hablas en ese tono condescendiente de voz de nuevo, Yo-" Su voz se rompió, cayendo completamente fuera de personaje. "¿San?" El sudor corría por la espalda de Santana debajo de la camisa y la chaqueta de cuero negro. Todo borroso, y las escaleras a la izquierda de ella se balanceaban. Trató de alejarse de ellas, pero sus piernas no cooperarían. Las náuseas le hicieron tragar saliva, y comenzó a caer.
"Oh, Dios. ¡San!"

A medida que su dolor se hacía insoportable, quitándole la visión, sintió las manos apretarse en su chaqueta. Se cayó, esperando chocar contra los escalones de cemento, pero incapaz de detenerse. A lo lejos, oyó voces gritar su nombre.

Helen observó a Santana ponerse mucho más pálida. De hecho, ella rápidamente se volvió gris. Cuando comenzó a caer hacia las largas escaleras, Helen actuó por impulso. Extendiendo la mano, se las arregló para agarrar las solapas de la chaqueta de cuero de Santana y tirar de la otra mujer hacia ella.

El cuerpo de Santana se estrelló contra el de ella mientras ambas caían en el pasillo del apartamento de Erica Becker. Aterrizando dolorosamente en el suelo, Santana encima de ella, Helen perdió a su respiración durante un minuto.

Cuando Santana no trató de moverse, Helen logró hacer funcionar su voz. "¿San? ¿Estás bien?" Luego liberó una mano y tocó la mejilla de Santana que estaba fría y húmeda.

"¡Santana!”
avatar
ana_bys_26
---
---

Mensajes : 506
Fecha de inscripción : 21/11/2015
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33

Mensaje por micky morales el Lun Mayo 21, 2018 9:21 pm

Por Dios que le pasa a San???? espero no sea nada grave!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6986
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.