Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Noah, the angry boy» Part III
Hoy a las 3:14 am por Gabriela Cruz

» FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 2
Ayer a las 11:47 pm por Isabella28

» FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Cap 6
Ayer a las 11:29 pm por Isabella28

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Jue Nov 16, 2017 10:18 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Nov 13, 2017 8:44 pm por 23l1

» BRITTANA CUPIDO PORLOGO, 8 y 9
Lun Nov 13, 2017 7:59 pm por JVM

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Jue Nov 09, 2017 1:44 am por Guzco2129

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 25 y 26
Mar Oct 31, 2017 10:10 am por 3:)

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 6,7 y 8
Lun Oct 30, 2017 4:34 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Vie Oct 20, 2017 9:21 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Mar Oct 17, 2017 11:31 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Mar Oct 17, 2017 11:15 pm por 23l1

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Epílogo
Jue Sep 14, 2017 7:13 pm por 23l1

» Brittana: Toda la Rabia. Epilogo y Bonus
Jue Ago 24, 2017 10:36 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 21, 2017 10:47 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: NO LE RECLAMES AL AMOR. Epilogo
Mar Ago 15, 2017 8:24 pm por micky morales

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
micky morales
 
3:)
 
Isabella28
 
monica.santander
 
JVM
 
Klainefan
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Sáb Nov 11, 2017 7:54 am

Reglas para estas dos que parecen un horno en ebullicion??? a ver en cuanto tiempo lo apagan!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6545
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Nov 11, 2017 7:25 pm

3:) escribió:hola morra,..

eh vuelto,... (culpa del trabajo)!!!
es imposible que aguanten mucho sin llegar a eso jaja
a ver como va san con su??

nos vemos!!!



Hola lu, eso parece! aaah se entiende =/ el trabajo es como los estudios ¬¬ aburridos y todo lo malo, pero necesario XD Jajajajaajaj creo lo mismo la vrdd ajajajaj y es como obvio jajajaaj. Ufff esperemos q mas q bn la vrdd! jajajajaja. Saludos =D





Isabella28 escribió:No creo que respeten las reglas mucho tiempo.

Pd: jajajaja me asustaste pense que eras un señorito de verdad, algo sospechaba.
Pd2: de que parte de esta hermosa y movida faja de tierra eres?




Hola, jajajaajjaja yo tampoco lo creo la vrdd jaajajajjajaajajaj. Esperemos y tengamos razón ajajajaj. Saludos =D

Pd: jaajajaja xD ajajaj xD mi "hablamiento" mmm en esto caso "escrituramiento" "nose como se dice" "safrada" no lo dijo xD (no es burla contra él, solo la palabra)
Pd2:mmm de cual crees tu¿?





micky morales escribió:Reglas para estas dos que parecen un horno en ebullicion??? a ver en cuanto tiempo lo apagan!!!!!



Hola, jajajajajajaj xD jajaajajajajajaj solo se quieren hacer las importantes, ya q esas reglas las quemaran ellas solitas jajaajajaj. Ahora ya! ajjajaja... espero xD ajjaja. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4832
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 12 - P I

Mensaje por 23l1 el Sáb Nov 11, 2017 7:27 pm

Capitulo 12 - Parte I



La tranquilidad que inundó a Brittany la sorprendió.

Ella sabía que Susan se llevaría con Santana. Lo había sabido en Afganistán, y por lo tanto no debería haber estado tan sorprendida. Pero verlo sucediendo tan naturalmente la hacía sentir tan feliz, tan completa.

Habían comido una cena de espaguetis juntas-Susan haciendo su habitual trabajo de hacer un desastre supremo en su cara y el plato-y ahora, en un intento por superar el crepúsculo, Santana estaba enseñando a Susan a volar una cometa.

Tenían el parque del vecindario para sí mismas, y Susan gritó de alegría cada vez que la cometa tomaba vuelo, como si fuera mágica.

Brittany se echó a reír cuando Santana le entregó la bola de cuerda a Susan y le dijo que corriera tan rápido como pudiera. Sus pequeñas piernas bombeaban cómicamente, pero tratando como podía, no pudo conseguir la suficiente velocidad para hacer que la cometa se elevara. Susan frunció el ceño profundamente, a punto de llorar, hasta que Santana puso su brazo alrededor de ella y le prometió que conseguiría volar la cometa alto, y que una vez que lo hiciera, podía sujetarse a la cuerda.

Eso lo logró.

Susan se echó a reír y aplaudió mientras Santana corrió hasta que la cometa tomó vuelo. Corrió rápido y duro, soltando cuerda hasta que la cometa estaba bien en su camino. Asegurando de que estuviera estable trotó hasta Susan y Brittany. Entregó con cuidado la bola de cuerda a Susan, quien la tomó obedientemente y prometió no dejarla ir.

Era linda la seriedad que tomó su tarea. Brittany sonrió y parpadeó sus gracias a Santana.

Era sólo su tercera cita y realmente no era necesario que Santana se congraciara con su hija, pero sabía que la morena no estaba tratando de impresionarla o seguir algún guion.

Estaba haciendo lo que le vino naturalmente, y ella era natural con los niños.

—Eres muy experta en esto—Brittany observó.

—Por dios. No he volado una cometa desde que era una adolescente. Fue una gran idea que tuviste.

—Susan me ha estado pidiendo desde la primavera para tomar su cometa volando. Lo vio en un comercial, y ha estado hablando de eso sin parar.

Santana le dirigió una mirada que era tan tierna que sintió su aliento la dejó en un apuro.

Las tres juntas de esta manera se sentía más como una familia para ella de lo que se había sentido en mucho tiempo con Rachel.

En el primer año de Susan estaban ocupadas simplemente cuidando sus necesidades, y en su segundo año ambas estaban tan ocupadas con sus trabajos que en realidad no hicieron tiempo ni esfuerzo para hacer cosas divertidas juntas.

, pensó Brittany, Esto es lo que se siente ser una familia.

—¿Estás bien?—le susurró a Santana.

—No podría estar mejor.

—¿Estás segura?

—Brittany, haciendo esto me hace sentir como una niña de nuevo. Gracias, es maravilloso—besó su mejilla luego le susurró al oído—Viéndote así amable me excita.

—¿Qué quieres decir, viéndome así?

La sonrisa de Santana era desigual y sexy como el infierno. La lujuria oscureció sus ojos.

—Como una M.I.L.F.

—¿Una qué?

—Ya sabes—se puso adorablemente tímida—De esa estúpida película de American Pie—ella echó un rápido vistazo a Susan, asegurándose de que aún estaba ocupada con la cometa antes de inclinarse al oído—Significa 'Madre a la que me gustaría follar.'

Brittany casi se tropezó. Miró a Santana con la boca abierta, y luego se echó a reír desde lo profundo de su vientre.

La frase era algo que habría esperado que saliera de la boca de Artie, no de Santana.

—Pero, Santana López, ¡no sabía que lo llevabas dentro!

—Que, ¿ser una pervertida?—se rió y le echo un beso—Sacas ciertas cosas
en mí.

Le devolvió la sonrisa, pero su interior se agitó con incertidumbre. Se sentía atraída por Santana. La deseaba de una manera que no había deseado a otra mujer en años.

Quería saltar sobre los huesos de Santana, y estaba bastante segura de que felizmente se rendiría.


No tenía ni idea de lo que sucedería después, una vez que Susan fue puesta en la cama. Había estado tratando de no pensar en ello toda la noche, pero siempre estaba ahí en el fondo de su mente, como el zumbido casi imperceptible de las farolas.

Ahora parecía que no podía dejar de pensar en estar en los brazos de Santana más tarde, en besarse de la forma en que se habían besado en el departamento, sobre sus manos ahuecando y acariciando sus pechos.

Oh, Dios.

Ella pulsaba con un anhelo tan fuerte, parecía que sólo podría consumirse en la siguiente respiración.

Estaba húmeda, también. Muy húmeda.

Santana parecía un poco mortificada.

—¿Estás bien? No te ofendí, ¿verdad?

—No, San, no lo hiciste—tomó respiraciones profundas, tranquilizadoras—Todo lo contrario, en realidad—volvió su atención a Susan—Lo estás haciendo genial, cariño. ¿Te estás divirtiendo?

—¡Mira lo alto que es, mami!

Con eso, Susan intentó apuntar a la cometa, y previsiblemente la bola de la cuerda salió de sus manos. Santana salió corriendo, milagrosamente cerrando la distancia entre ella y la cometa fuera de control en pocos pasos.

Susan comenzó a gimotear, las lágrimas a unos segundos, y Brittany en silencio aclamó a Santana.

—Ah, siempre el héroe—dijo cariñosamente cuando Santana regresó triunfalmente con la cometa en la mano.

Santana se inclinó y le dio la cometa a Susan.

—Su cometa, señorita.

Susan soltó una risita y tomó la cometa, que era casi más grande que ella.

—Está bien, puedo sostenerla por ti—Santana ofreció.

Caminaron hacia la casa con Susan entre ellas, sosteniendo la mano de su mamá. No pasó mucho tiempo antes de que su mano libre buscara la de Santana.


De vuelta en la casa, Susan se resistió a cepillarse los dientes y prepararse para la cama.

Un pequeño soborno finalmente resolvió el problema. Se daría prisa si Santana prometía leerle un cuento antes de dormir.

—¿Te molestaría?—Brittany preguntó—Lo siento, ha estado aprendiendo el arte de la manipulación y la negociación últimamente.

—No me molesta en absoluto.

—Bueno. Voy a poner un poco de té. Y que sea breve, ¿de acuerdo?

Santana le guiñó un ojo, sabiendo muy bien que ella estaba ansiosa por algún tiempo a solas.

—No te preocupes, no tengo intención de leerle Guerra y Paz



El té estaba todavía caliente para el momento en que Santana regresó a la sala de estar.

—Gracias por hacer eso, San.

Santana se sentó en el sofá junto a ella y tomó la taza que le ofrecía.

—Es una niña estupenda, Brittany. Has hecho un gran trabajo con ella.

—Gracias. ¿Ella no es demasiado para ti?

—De ninguna manera. ¿Me estás tomando el pelo?

—Pero todo esto es tan nuevo para ti.

Santana dejó la taza sobre la mesa y tomó las dos manos de Brittany en las suyas.

—Brittany, me encanta pasar tiempo contigo. Sé que tú y Susan vienen en el mismo paquete, y quiero que sepas que está más que bien conmigo. Me siento honrada de que me estés dando esta oportunidad.

Se inclinó y beso a Santana en la boca.

No había otra persona en esta tierra a la que quisiera dar esta oportunidad. Quería que Santana fuera parte de su vida y de Susan.

Una gran parte.

Aún así, no podía dejar de preocuparse acerca de cómo una familia instantánea se sentiría para Santana-ya sea que despertara una mañana y quisiera volver a su vida sola, sin complicaciones.

Cristo, Britt, te estás precipitando con todo.

Como la vida con Susan constantemente le recordaba, era crucial vivir sólo un día a la vez.

Eso es lo que tenía que hacer ahora.

Santana estaba intensificando el beso, su lengua separando los labios sus antes de lanzarse deliberadamente dentro. Sus manos acariciaron suavemente los lados del jersey, de manga corta y sintió que sus entrañas se volvían lentamente en líquido.

Las yemas de los dedos subieron hacia sus pechos, y su mente se deslizó en un abismo gozoso.

Estaba decidida a solo sentir y no pensar.

Se apartó de la boca de Santana y gimió en su cuello. Su cuerpo estaba en llamas, deseando mucho más.

Esas malditas reglas.

Sería divertido si no fuera tan doloroso en este momento.

Quería las manos de Santana en su piel, su boca, también. Quería su cuerpo completamente contra el suyo, presionando en ella, frotando contra ella.

—¿Me quieres tanto como yo te quiero?—Santana susurró con urgencia.

Sus dedos rozaron los pechos de Brittany. Sus labios plantaron pequeños besos a lo largo de la garganta.

—Oh, Dios—Brittany murmuró, su voz estrangulada—Sí.

La boca de Santana encontró la de ella otra vez, y se besaron con una urgencia que bordeaba en la desesperación. Sus manos se dirigieron a la otra, todo sobre la otra.

Jaló a Santana hacia abajo encima de ella.

—Esas malditas reglas tuyas—Santana dijo entre respiraciones.

—Lo sé. Bésame otra vez, San.

La boca de Santana estaba caliente contra la suya, y su cuerpo también. Brittany pasó las manos por los firmes músculos de la espalda de la morena y abajo, hacia su culo.

¡Dios!

Santana se sintió tan bien bajo sus dedos. Tan fuerte. Tan capaz.

Cuando se movió y colocó su muslo entre las piernas de Brittany y tuvo que morderse la lengua para no gritar.

Santana se balanceó contra ella, lenta y suavemente, y sintió que su clítoris se endurecía y palpitaba a la vez de los empujes. Si no se detenían en un segundo, no habría vuelta atrás.

No habría ningún accionar de interruptor y apagar todo ese deseo.

Las manos de Santana se deslizaron bajo la camisa y bailaron sobre su vientre desnudo, dibujando minúsculos círculos ardientes.

De acuerdo, esto es definitivamente contra las reglas.

Pero Brittany no pudo protestar más de lo que podía levantarse del sofá y alejarse. Además, le importaba un comino esas reglas en este momento.

¿De quién fue la estúpida idea de todos modos?

Los labios de Santana se movieron bajando por su garganta. Mordisqueó y chupó, su muslo todavía balanceándose suavemente en el centro de Brittany.

Temía que podría explotar en ese mismo momento en el más dulce, más profundo orgasmo que había tenido nunca. Ella podría también, con sólo un poco más de presión.

Pero cuando Santana la hiciera venirse, quería que ambas estuvieran desnudas, su piel caliente fundiéndose.

Ellas no eran adolescentes jugando, tratando de llegar a la segunda o tercera base.

—San, espera.

Santana se detuvo y la miró bruscamente, probablemente esperando lo peor.

—Esto me está matando—Brittany dijo sin aliento, la frustración anudando sus entrañas.

Santana lanzó una sonrisa lenta y maliciosa. Sus ojos brillaron con la victoria.

—¿Quieres cambiar las reglas?

—Cristo, no. Quiero tirarlas.

Santana se rió tanto que su cuerpo se sacudió.

—Está bien, no tienes que disfrutar de eso tanto—se tocó la cara, las lágrimas de risa todavía en sus ojos—Oh, cariño, lo siento. Pero tu pediste por ello.

Brittany rodó los ojos. Era lo suficientemente mujer para admitir la derrota.

—Sé que lo hice, pero ¿eso fue antes de que supiera que eras tan buena en esto.

Santana la besó rápidamente. Su muslo todavía descansaba entre los de ella.

—Cariño, haría el amor contigo ahora mismo en un instante.

Brittany oyó la sonrisa en su propia voz.

—¿Lo harías?

—Más rápido que un instante. Pero quiero que estés segura de qué es lo que quieres—su dedo trazó el contorno de los labios de Brittany—Estoy lista para dar el siguiente paso cuando tú lo estés.

Brittany contuvo el aliento. Su estómago revoloteaba ante las posibilidades.

Su cuerpo quería a Santana, no había duda de eso. Su corazón la quería, también.

Ella amaba a Santana, incluso si ella estaba demasiado asustada de pronunciar las palabras en este momento.

No era lo que había esperado, no tan pronto después de Rachel. Nada de esto hubiera estado en su radar cuando fue a Afganistán.

Era como una tormenta que había soplado durante la noche y había vuelto su vida al revés, borrando todo lo que había conocido, pero el sol brillaba en su estela y había una prístina superficie sobre la que empezar de nuevo.

Estudió los ojos de Santana durante un largo momento. Vio el amor reflejado en ellos-el suyo y el de la morena, también.

—Sí, Santana. Estoy lista.

Santana se levantó del sofá y le tendió la mano. Ella dio a Brittany una sonrisa libertina, y sus ojos brillaron.

—¿Me llevas a tu alcoba, mi amor?





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4832
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Dom Nov 12, 2017 5:30 am

Lo sabia, a apagar el fuego señores!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6545
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Dom Nov 12, 2017 9:45 am

Jajajaja a la chuña las reglas, estas ya no aguantan mas.
Pd: no, el safrada dijo temblamiento y hablamiento jajajaja Pero tu escrituramiento una vez nomas me dio sospecha.
Pd2: de la 8va region? La mas bonita de chile.
avatar
Isabella28
**
**

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Dom Nov 12, 2017 12:07 pm

Hola morra....

A la mierda las reglar.. Están hechas para romper jajaja
Ya dentro de poco iban a implocionar... Jajaja
Amo el vínculo de san y su!!!

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5130
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Dom Nov 12, 2017 7:24 pm

micky morales escribió:Lo sabia, a apagar el fuego señores!!!!!!



Hola, jajaajajajajaj esk ya era tiempo la vrdd xD lo mejor la vrdd jaajaj. Saludos =D




Isabella28 escribió:Jajajaja a la chuña las reglas, estas ya no aguantan mas.
Pd: no, el safrada dijo temblamiento y hablamiento jajajaja Pero tu escrituramiento una vez nomas me dio sospecha.
Pd2: de la 8va region? La mas bonita de chile.



Hola, jajaajaj esk era obvio... nose como esperaron tanto ajajajaja. Nonesss...nose como lo hicieron la vrdd ajjajaaj. xD Saludos =D

Pd: jajajaajajajaj xD esk los chilenensis hablamos tan re...chilenensis xD jajajaaj q nos descubrimos solitos XD
Pd2: mmm casi casi..., pero no..., pero adivino q tu si, no¿?





3:) escribió:Hola morra....

A la mierda las reglar.. Están hechas para romper jajaja
Ya dentro de poco iban a implocionar... Jajaja
Amo el vínculo de san y su!!!

Nos vemos!!



Hola lu, jajajaaj si q si! jajajaajaj...Mmm si¿? mmm ajajajajajaj dices tu¿? Y nose como lo hicieron antes jajaajaja. Y yo tmbn! ajajajajaja. Saludos =D


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4832
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 12 - P II

Mensaje por 23l1 el Dom Nov 12, 2017 7:26 pm

Capitulo 12 - Parte II


Tan difícil que era para ella ser paciente, Santana se tomó su dulce tiempo con Brittany, queriendo saborear cada toque de su cuerpo.

Deslumbrarla de la forma que ella quería podía esperar. Por ahora, pasó un dedo sobre su estómago, regocijándose cuando la sintió apretarse en respuesta.

Se habían despojado de su ropa hace un momento-un acto que fue sorprendentemente fácil, sobre todo porque era algo que Santana no había hecho con otra mujer en bastante tiempo.

No de esta manera de todos modos.

Había tenido una vida de ver a mujeres desnudas en los vestidores y dormitorios, pero nada de eso se comparaba con la exquisita intimidad de esto.

—Eres hermosa, Brittany. Justo como sabía que lo serías.

Y lo era.

Su cuerpo era fuerte y tonificado, su piel suave, sus curvas sexy como el infierno. Sus pechos eran los más perfectos que Santana había visto jamás-firmes, redondos, suaves.

Sus pezones estaban rígidos, ya no podía resistirlos.

Plantó con firmeza su boca sobre uno, haciendo girar la lengua alrededor de su dureza mientras su mano ahuecaba la parte inferior carnosa del pecho de Brittany.

Se retorcía de placer.

—Oh, San. Dios mío, me encanta la forma en que me tocas—apretó los ojos cerrados y echó la cabeza hacia atrás en la almohada, su cuerpo completamente abierto a Santana.

Santana alternativamente succionó y lamió, ralentizando y acelerando el ritmo, sabiendo y amando que estaba conduciendo a Brittany al borde.

Se movió más completamente hacia ella, cuyo cuerpo estaba tenso de deseo. Sus caderas ondulaban contra Santana, pidiendo más.

Oh, sí. Ella me quiere tanto como yo la quiero.

Santana gimió. Ella empujó su muslo entre las piernas de Brittany, se movió contra ella lentamente pero con firmeza, y sintió la humedad en su propia piel.

Estaba empapada, pero era la humedad de Brittany la que casi la volvía loca.

Necesitaba sentirla ahí, con los dedos y con la lengua.

Deslizó su boca sobre el abdomen de Brittany, deteniéndose por algunos pellizcos juguetones y movimientos rápidos de la lengua. Descendiendo lentamente pero firme, se demoró sobre el centro de Brittany y sumergió sus sentidos en la belleza y el deseo que era la rubia.

Inhaló el olor de Brittany antes de llevar su boca a su suavidad cálida, resbaladiza.

Su lengua se deslizó lánguidamente sobre el clítoris hasta su apertura. Brittany gimió y movió sus caderas, inclinándose para traer la boca con más fuerza.

Santana cumplió.

Su lengua jugueteó con la apertura de Brittany, girando justo en el interior, su humedad mezclándose deliciosamente. Comenzó a oscilar en su boca, débilmente y luego con más fuerza, su cuerpo pidiendo mucho más de la lengua.

Santana complació.

Con un movimiento rápido hundió su lengua en Brittany lo más lejos que pudo. Bombeó furiosamente y fue recibida con un grito amortiguado de alegría-estaba cubriendo su boca con su brazo para mantenerse callada.

Maldición, eso es correcto. No queremos despertar a Susan.

Santana no quería detenerse. Podría haberse quedado para siempre en esa carne suave y húmeda, pero no quería que Brittany todavía se viniera. Había mucho más que quería descubrir.

Mucho más que quería compartir.

Retiró su lengua e insertó un dedo.

—Oh, Dios, San—susurró con urgencia. Su respiración era corta y superficial.

Cuando la lengua de Santana encontró su clítoris y comenzó a acariciarla con firmeza, Brittany contuvo el aliento con fuerza.

—¡Oh, sí, me voy a venir!

Santana se separó.

—No quiero que te vengas demasiado rápido.

Brittany agitaba la cabeza alrededor.

—No puedo evitarlo. No me hagas esperar, Santana. Te necesito tanto.

Santana reanudó alegremente sus orales atenciones, encontrando la sincronización correcta para su lengua y su dedo. Trabajaba el clítoris de Brittany, metió un segundo dedo en el interior y sintió algo intangible en el interior.

Era como truenos retumbando en la distancia, luego acercándose más y más.

El orgasmo de Brittany se acercó con fuerza creciente, el comienzo tembloroso de sus piernas y surgiendo a través de su cuerpo, como un terremoto ondulando hacia afuera.

Santana sintió las contracciones cuando Brittany apretó y tuvo un espasmo
contra sus dedos. Gritó cuando dio un último y violento empuje, luego se calmó en pequeños temblores.

Santana se retiró lentamente y se arrastró hasta Brittany, envolviendo sus brazos alrededor de ella. La abrazo con fuerza mientras se meció contra ella.

¡Dios!

Quería mantener a Brittany así todas las noches. La intensidad del impulso la sacudió.

¿Quién era esta persona que se convirtió en la presencia de Brittany?

Nunca había querido abrazar a alguien y mantenerse de esta manera como lo hacía ahora.

Ni siquiera con Dani.

Hacer el amor con Dani había sido como un deporte, cada sesión un ejercicio para subir más alto, ir más rápido, correrse más duro sólo para demostrar que podían.

No era tierno y lleno de asombro como esto.

—Oh, cariño—calmó, acariciando la cabeza de Brittany—Te sentiste tan maravillosa. Eres tan maravillosa.

Brittany tembló suavemente contra ella. Santana se apartó para mirarla y vio las lágrimas deslizándose por sus mejillas. Besó a cada una y apartó las lágrimas.

—¿Estás bien? ¿No te moleste de alguna manera?

Brittany negó con la cabeza en el hombro de Santana, hundiéndose más profundamente.

—Estoy bien—finalmente murmuró—Estoy mejor que bien.

—¿Estás segura?

—Sí estoy segura. Tú sólo ... me haces sentir cosas que nunca había sentido antes. Me haces sentir tan amada y deseada.

Santana se congeló.

No habían mencionado la palabra ‘A’ antes, pero era exactamente la forma en que sentía por Brittany.

La amaba y la deseaba y lo hizo desde hace mucho tiempo, se dio cuenta.

—Esto se debe a que eres tú—lo dijo suavemente.

No confiaba en sí misma para mirar a los ojos de Brittany, sabiendo que probablemente perdería si lo hacía.

La mano de Brittany estaba en su muslo, trazando un patrón invisible, enviando diminutas corrientes de electricidad emergiendo a través de su cuerpo.

Estaba mojada. Estaba ardiendo de deseo.

Quería que la mano se moviera hacia arriba, para tocarla, para tomarla.

Santana cerró los ojos.

—Oh, Britt. Necesito…

—¿Sí?—sus ojos le dijeron a Santana que estaba dispuesta a darle todo.

Oh, Dios.

Necesitaba tanto de Brittany.

Amor. Sensibilidad. Comodidad.

También lo necesitaba rápido y duro en este momento. Y profundo.

Oh, sí, te necesito muy dentro de mí.

—Necesito... necesito que me hagas el amor—tragó con fuerza contra su garganta apretada—Y no quiero que seas amable.

Sin palabras, Brittany se movió encima de ella y empezó a chupar duro en sus pechos.

Los pezones de Santana respondieron, casi dolorosamente.

Oh, sí, necesitaba esto de Brittany.

Necesitaba sentir su deseo de la una por la otra profundamente en cada músculo y tejido.

Nunca tendría suficiente de Brittany de este modo. Sólo si sus cuerpos pudieran escalar uno dentro del otro sería suficiente.

Santana gimió en voz baja y se retorció un poco debajo de Brittany.

—Oh, sí, Britt. Eres tan hermosa. Me haces querer venirme así.

—No—susurró—Aún no.

Ella movió su mano hacia abajo y apretó el clítoris de Santana entre dos dedos, ésta movió sus caderas en un movimiento circular al ritmo mientras comenzó a pasarle la mano.

Estaba tan húmeda y palpitaba dentro.

Tener solamente los dedos de Brittany ahí podría saciar su deseo. En ese preciso momento, puso un dedo en el interior.

La sensación absorbió el aliento de Santana.

Sentir a Brittany ahí, donde más la necesitaba, era abrumador.

Era como volver a casa, un tren que entraba en la estación después de un largo viaje.

Era una unión que era mucho más que sólo sexo.

Cuando Brittany metió un segundo dedo y comenzó a bombear duro, dejó escapar un grito ahogado. Su mente se vació mientras su cuerpo absorbió la sensación de la rubia sobre y dentro de ella.

Sacudió sus caderas al tiempo de las poderosas embestidas de Brittany, su
coordinación en perfecta sincronía como si lo hubieran hecho cientos de veces antes.

Cuando el pulgar de dela rubia encontró su clítoris y presionó sobre el, ya no pudo contenerse. Echó la cabeza hacia atrás mientras su cuerpo se tensaba con el orgasmo.

Comenzó en el centro y se disparó hacia afuera, encrespando los dedos de los pies y en puños. Dejó que las poderosas convulsiones oscilaran su cuerpo, montando las olas mientras los colores brillaban detrás de sus párpados.

Brittany la abrazó con fuerza mientras las últimas ondulaciones del orgasmo disminuían. Santana hundió la cara en el pelo rubio, sorprendida por las lágrimas que subieron repentinamente y burbujeaban justo debajo de la superficie.

Nunca había llorado durante el sexo, pero estaba lista ahora.

Estaba agotada pero tan increíblemente saciada también... en mente, cuerpo y alma.

Sostuvo a Brittany más cerca, necesitándola apretada así, la longitud de su cuerpo.

Te necesito, casi murmuró, pero no lo hizo.

Brittany la besó en los labios.

—Eres maravillosa, Santana. ¿Estás bien?

Una sonrisa borró las lágrimas no derramadas de Santana.

—Me siento genial. Me siento como si hubiera alcanzado y tocado el sol.

—Oh, cariño—besó la punta de su nariz, luego sus párpados—¡No sabía que eras una poeta! Dios, eres polifacética, ¿verdad?

Santana se rió.

—Tengo muchos más talentos para mostrarte, ¿no lo sabías?

—Bien, porque espero ansiosamente todos y cada uno.

Santana rodó sobre Brittany, inmovilizándola con su cuerpo mucho más fuerte.

—Te podría mostrar más de ellos en este momento.

Los ojos de Brittany se agrandaron de placer.

—No tendrás ningún argumento de mí parte.

Santana mordió su cuello, disfrutando de los pequeños escalofríos que le daba a Brittany. No pasó mucho tiempo antes de que sintiera a ondulando contra ella otra vez, exigiendo, empujando en ella. Deslizó su mano entre ellas, sonrió a la humedad de Brittany y metió un dedo.

—Oh, sí, San—susurró con urgencia—Necesito que me tomes así.

Santana deslizó otro dedo dentro. Colocó su muslo detrás de su mano y comenzó a embestir en Brittany. Las caderas, la pelvis y los dedos se alzaron y cayeron juntos a un ritmo acelerado.

La vela en la mesilla de noche parpadeaba, su baile de luz naranja en las paredes mientras Brittany se corría contra ella, lanzando su humedad sobre la mano de Santana.

—Dios, me encanta cuando te vienes, bebé—Santana pronunció suavemente.

Ella podía hacerle esto a Brittany durante toda la noche.

—Oh, San. Me haces sentir tan segura, tan amada.

Santana la besó suavemente, mientras Brittany se quedaba inerte en sus brazos.

—¿Puedo abrazarte mientras duermes? Parece como si estuviera a punto de quedarte dormida.

Los párpados de Brittany se abrieron.

—No hasta que vuelva a hacerte el amor.

—Oh no. Hay mucho tiempo para eso después, cariño. En este momento necesitas dormir.

Brittany se acurrucó más fuerte, con la cabeza sobre el hombro de Santana.

—Bueno. Solo por un rato.

Santana se durmió instantes después de sentir que Brittany respiraba rítmicamente contra su pecho.



Soñó que ella y Brittany caminaban por una playa en algún lugar, los pantalones enrollados hasta las rodillas, el agua golpeando contra sus tobillos, la arena aplastada entre sus dedos de los pies.

No sabía cuánto tiempo había estado dormida cuando sintió que Brittany se extraía de su abrazo y se levantaba de la cama.

Años de ser un médico y un soldado despertaron bruscamente a Santana.

Al instante estaba alerta.

—¿Qué sucede?

—Escuché a Susan despierta. Tengo que ir a ver cómo está.

Era un cuarto para las tres.

—¿Quieres que vaya también? ¿Crees que está enferma?

—No, estoy segura de que está bien. Lo hace a veces, probablemente malos
sueños.

Brittany desapareció, y Santana se acomodó en la cama con las manos detrás de la cabeza. Casi no podía creer que estuviera en la cama de la rubia.

Brittany, quién siempre sería una mamá primero.

Este era un nuevo territorio para Santana, y sin embargo le complacía sin fin fuera una mamá. Y una buena en eso.

Ella era paciente, considerada, amable y cariñosa.

Todas las cualidades tan
indiscutiblemente en exhibición con su hija. Santana se enamoró aún más de ella. Le encantaba que Brittany se entregaba tan fácil y tan desinteresadamente.

Santana volvió a dormirse, reanudando su sueño de ellas dos en la misteriosa playa.



No sabía cuándo Brittany se había metido de nuevo en la cama, solo que lo había hecho.

Su cuerpo, como un imán, se deslizó hacia Brittany y se acurrucó en ella. Acomodadas en forma curvada, sus cálidos cuerpos mezclándose.

Un suspiro de satisfacción escapó de Santana.

Ella podría yacer solo así para siempre, olvidando que había personas enfermas y moribundas ahí afuera, olvidando que había una guerra en un lugar lejano, olvidado de Dios.

Este era un santuario donde nada podía tocarlas.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4832
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Dom Nov 12, 2017 10:49 pm

San es tan tiernita y abrazable le amo con toda mi hambre ( mi hambre es mas grande que mi corazón).
Pd: entre chilenos nos entendemos jajajja
Pd2: soy nacida y criada en lota...pero ahora vivo en coronel, tu eres de mas al sur o al centro dame pistas po
avatar
Isabella28
**
**

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Lun Nov 13, 2017 6:29 am

Que lindas, ahora a ver si San deja sus reservas y actua como se espera de ella!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6545
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Lun Nov 13, 2017 10:26 am

Hola morra....

Ahora a recuperar el tiempo perdido jaja
Me encanta san... Y todo lo que es jajaja
A ver el día después????... Se ensamblo la filia?.

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5130
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Lun Nov 13, 2017 8:39 pm

Isabella28 escribió:San es tan tiernita y abrazable le amo con toda mi hambre ( mi hambre es mas grande que mi corazón).
Pd: entre chilenos nos entendemos jajajja
Pd2: soy nacida y criada en lota...pero ahora vivo en coronel, tu eres de mas al sur o al centro dame pistas po





Hola, jajajajajaajajaj xD ajajajajajajajajajaj XD la vrdd esk si, yo tmbn la abrazo con todo (JajaJAjaja si, eso suele pasar jaajja) Saludos =D

Pd: jajaj si q si jajaja.
Pd2: aaah, suele pasar (eso q te tienes q de donde te crías =/) Y el norte¿?..., pero de donde estas mas al...norte





micky morales escribió:Que lindas, ahora a ver si San deja sus reservas y actua como se espera de ella!!!!



Hola, si que si! jaajajajajaa. Esperemos y si ¬¬ ajajjaajaj. Jajajajaaj xD jaajajajaj sii ajajaj. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra....

Ahora a recuperar el tiempo perdido jaja
Me encanta san... Y todo lo que es jajaja
A ver el día después????... Se ensamblo la filia?.

Nos vemos!!!



Hola lu, jajaja siii, esk ya era tiempo ajajajaja. Y a mi tmbn! esk es un amorr! Aquí lo dejo¿? Espero y si° jJjJ. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4832
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 13

Mensaje por 23l1 el Lun Nov 13, 2017 8:41 pm

Capitulo 13



Santana permaneció largo rato mirando el sobre, temiendo abrirlo.

Era del Departamento de Defensa Nacional-las fuerzas armadas. Ella había terminado con ellos, su contrato había expirado hace meses. Había hecho sus cuatro años, más unos cuantos meses para ayudar a entrenar a otros médicos que salían de viaje.

Era libre de irse, ellos le dieron las gracias por sus servicios con una medalla por servir dos recorridos en Afganistán.

Estaba de regreso en la vida civil y feliz de estar ahí.

¿No es así?

Cuando ya no pudo soportar el suspenso, abrió el sobre. Necesitaba saber lo que querían con ella.

Lo leyó rápidamente, luego lo leyó de nuevo más despacio. Ellos se apoyaban en los médicos-como siempre-y querían que ella se incorporara a las fuerzas regulares para un viaje de seis meses, que sería de nuevo en KAF. Ellos le darían un buen bono si lo hacía y posiblemente otra promoción.

Santana dobló cuidadosamente la carta y la dejó sobre su escritorio.

La ignoraría. Eso es lo que haría.

Ellos conseguirían la indirecta cuando no recibieran una respuesta. O seguirían molestándola, conociéndolos, en cuyo caso de plano les diría que no.

Santana se preparó para el trabajo-otro turno de noche-y dejó que su mente se desplazara hacia Brittany.

Sólo dos noches más y estarían juntas de nuevo, esta vez en su casa porque sería el fin de semana lejos de Susan.

Le gustaban los números.

Hacía exactamente trece días desde que ella y Brittany habían hecho el amor por primera vez, no es que estuviera contando ni nada.

No podía esperar hasta ver a Brittany de nuevo, lo que a este ritmo era aproximadamente cada cinco días. Las dos estaban ocupadas, y aunque no era suficiente, tendría que serlo por ahora.


Acababa de ponerse su ropa quirúrgica en la sala de médicos cuando sonó su teléfono celular. El número desconocido apareció, pero lo contestó de todos modos, en caso de que fuera Brittany.

—López aquí.

—Hola, Santana. Es Quinn! ¿Cómo estás?

—Jesús, Fabray, ¿eres tú?
—replicó sorprendida.

Habían pasado meses desde que había oído de Quinn, y eso había sido un e-mail, no una llamada telefónica.

Quinn se rió entre dientes en el otro extremo.

—Si, soy yo. ¿Te atrapé en un mal momento?

Santana echo un vistazo a su reloj.

—Empiezo mi turno en cuatro minutos.

—Muy bien, lo haré rápido, Mayor.

—Simplemente la vieja Santana ahora.

—Lo sé, lo sé. Escucha, voy a estar en la ciudad mañana. ¿Nos vemos para tomar una copa?

—Claro, me encantaría, pero, ¿qué demonios estás haciendo en Windsor?

—Tengo que estar en Sarnia en un par de días para hacer algo de reclutamiento de mierda Relaciones públicas. Pensé en desviarme a Windsor por una noche y verte. ¿Estás libre mañana por la noche por casualidad?

—Afortunadamente, sí. ¿Qué tal cenar y una copa?

—Perfecto. Sólo dime dónde.


Le dio el nombre de un restaurante en Riverside Drive y prometió reunirse con ella a las seis y media.

—¿Te reconoceré sin el uniforme o de tu ropa de hospital?—Santana bromeó.

—Sí, voy a ser la que está en tacones de aguja y el vestido revelador.

—¡Pagaría por ver eso!


Para Quinn vestirse de esa manera era tan poco probable como Santana de hacerlo, pero la visión le dio unos minutos de entretenimiento.





Quinn le dio un largo abrazo exuberante en el restaurante.

—Dios, es bueno verte, Santana. ¿Me extrañaste?

Sonrió a su amiga, quién, estaba feliz de notar, no llevaba tacones y un vestido revelador. Sólo pantalones caqui y una camisa polo azul.

—Si, lo hice. Es genial verte. Te ves bien, Quinn.

La ojiverde se veía feliz, en forma. Como si no tuviera ninguna preocupación en el mundo, que era tan típico de Quinn.

—Mi Dios, Santana, te ves por una vez como si no tuvieras el peso del mundo sobre tus hombros. Algo-o alguien-te está tratando bien—le hizo un guiño para el efecto, pero Santana ignoró el cebo.

Se sentaron junto a las ventanas del piso al techo que daban al otro lado del río y del horizonte de Detroit. La escena era tan familiar para Santana que apenas lo notaba ahora.

—Gran vista—Quinn comentó entusiasmada.

—¿No has estado en Windsor antes?

—Una o dos veces cuando era una niña, eso es todo.

—¿Esperando tus deberes de reclutamiento mañana?

Quinn rodó los ojos.

—No exactamente, pero es mejor que sentarme en mi base tratando resfriados o desgarres de Ligamento Colateral Medial durante todo el día.

sabía cómo era eso. En casa, la vida de base era bastante aburrida, y al menos este viaje por carretera estaba sacando a Quinn de la base, haciendo algo diferente, conociendo gente.

Con su personalidad extrovertida, estaba segura de que Quinn sobresalía en el reclutamiento, aunque al parecer según los informes cada vez se estaba haciendo más fácil en los últimos años.

Erróneamente, la guerra estaba ayudando, junto con una agria economía.

Los reclutas potenciales fueron atraídos no sólo por un sentido del deber y de la realización, sino también por la perspectiva de la acción, la emoción de la guerra.

El miedo se deslizó en el estómago de Santana. Seguramente Quinn no estaba aquí para reclutarla.

¿Lo estaba?

No era como si Quinn fuera falsa, pero el momento era ciertamente sospechoso.

—No sabrás nada acerca de que el Departamento de Defensa Nacional me contacto, ¿verdad?

Quinn parecía realmente perpleja, y Santana se permitió relajarse un poco, la ojiverde era su amiga primero, un miembro de las fuerzas armadas en segundo lugar, en lo que se refiere a Santana.

—¿Se pusieron en contacto contigo?

—Recibí una carta ayer. Están buscando una nueva gira de seis meses.

Quinn se ordenó un whisky doble. Santana ordenó una Bud Light.

No tenían prisa por pedir la cena.

—Jesús, San—soltó un silbido bajo—Sabía que era difícil para los doctores,
pero apenas he tenido incluso un descanso aún.

No había abandonado por completo a los militares todavía. Al menos no mentalmente. Había puesto su uniforme en una caja y no lo había mirado desde su regreso, pero la vida civil todavía parecía un poco desconocida para ella.

Era como visitar un lugar en donde habías vivido una vez. Conocías todos los puntos de referencia, conocías el camino alrededor, pero no te sentías como en casa.

Se había acostumbrado a la rutina, le gustaba estar ocupada en el trabajo, le gustaba ver a su hermana con regularidad.

Y Brittany...bueno Brittany era la luz de su vida. Pero una parte de ella sólo estaba pasando por los movimientos, aún no plenamente aquí. Como si un pie todavía estuviera en Afganistán.

—Me estoy acostumbrando—Santana contestó, intencionalmente evasiva.

Quinn no podía entender verdaderamente cómo era, un soldado de carrera y enfermera militar, alguien que una vez dijo que la única forma en que dejaría el ejército era en un ataud.

Sus bebidas llegaron, y Quinn tomó un largo trago de la suya. Eso era lo único sobre el ejército que a Santana no le gustaba, la cultura de la bebida.

Ella entendía las razones.

El alcohol proporcionaba entumecimiento instantáneo, un antídoto contra las pesadillas y los recuerdos, una manera de vivir cada día como que podría ser el último.

Y mientras lo entendía, siempre había evitado ir por ese camino. Era demasiado condenadamente tentador caer en esa trampa.

Potencialmente destructiva, también.

—¿Lo extrañas?—Quinn preguntó.

Santana se encogió de hombros.

—A veces. Echo de menos la camaradería, ese sentimiento de ser parte de una familia instantánea, ¿sabes?

Quinn asintió ante su respuesta.

—Echo de menos trabajar hacia un objetivo común todo el tiempo, como si todos fueran parte del mismo trabajo. Echo de menos el trabajo.

—Pero obtienes toda la acción que necesitas en el trabajo aquí, ¿verdad? Es decir, por supuesto que no es lo mismo, pero...

—No es lo mismo en absoluto. Aquí no tengo que preocuparme de que el chico con el que acabo de tomar un café vaya a entrar con sus intestinos colgando fuera de su cavidad corporal dos horas más tarde.

—Jesús, yo sé—los ojos de Quinn se desviaron hacia el río afuera. Estaba perdida en sus propios pensamientos, sus propios recuerdos terribles.

—¿Has cambiado de opinión acerca de dejar el ejército algún día, Quinn?

Una sonrisa nerviosa apareció en la cara de la ojiverde.

—Es curioso, te iba a preguntar si alguna vez regresarías.

Santana vaciló, e incluso mientras lo hacía, sabía que su vacilación le decía mucho a Quinn.

—No es fácil ajustarse. Quiero decir, es más difícil de lo que pensaba.

—Pero debe ayudar que tienes a tu hermana aquí. Además del hecho de que creciste aquí.

Santana tomó un sorbo de cerveza.

—Ayuda. Es ciertamente más fácil que si hubiera intentado establecerme en otro lugar—se encogió de hombros.

Cristo.

¿Cómo podía destilar sus sentimientos en un par de frases?

¿Explicar este sentimiento de no estar completamente ahí?

Como la única vez que realmente se sentía en el ahora en estos días fue cuando estaba con Brittany y ocasionalmente en el trabajo.

—A veces siento que la única vez que realmente estaba viviendo en el momento era ahí—lo dijo en voz tan baja que no estaba segura de que Quinn la hubiera escuchado excepto que ésta comenzó a asentir lentamente detrás de su vaso.

—Esto se debe a que tenemos que estar ahí. No puedes permitirte el lujo de no estar totalmente al cien por ciento ahí. Las personas pueden morir si no lo estás. Nosotros podemos morir.

—Es casi como una droga, ¿verdad?

Quinn sonrió.

—Sip. Y soy adicta.

Esa fue la parte que hizo que Santana se fuera. No quería ser adicta a ese estilo de vida.

No quería ser adicta a nada-para renunciar a tanto control.

—Entonces tal vez es como si estuviera en retiro o algo así.

—¿Tienes algún recuerdo o pesadillas?

No podía recordar un momento en que ella y Quinn habían hablado tan libre y abiertamente antes. Habían sido amigas cercanas, pero esto era un nuevo nivel de su amistad.

A ella le gustaba.

—Sí, tengo algunas.

Eso era un eufemismo, pero no tenía ganas de entrar en muchos detalles con Quinn. Sólo la estaba viendo por unas pocas horas. No quería hablar de cómo los viajes las habían jodido a ambas.

Quinn terminó su bebida y señaló por otra.

—A veces también las tengo. Van desapareciendo. Esto ayuda—señaló su vaso vacío.

—Creo que voy a dejar que ellas desaparezcan por sí solas.

—Sí, bueno, tú siempre has sido la pura—los ojos de Quinn estaban siguiendo a una hermosa mujer que estaba graciosamente tomando un asiento en el bar.

Santana se rió.

—Veo que no has cambiado.

—Demonios, no. Una buena mujer siempre es la cura a todos tus problemas,
créeme.

—Muy bien, tienes un punto.

Tomó un minuto para que el comentario se registrara con Quinn. Cuando lo hizo, sus ojos se abrieron y dejó escapar un grito.

—Bueno, ¡Mierda! No me digas que finalmente has conocido a alguien.

Sintió un rubor trabajar su camino hasta sus mejillas.

Maldita sea.

Odiaba cuando eso pasaba. Sabía que estaba escrito en toda su cara que se había enamorado de alguien.

No sólo de alguien.

Brittany.

Trató de ser evasiva, fría, aunque sabía que Quinn no la dejaría salir del gancho.

—Podría haberlo hecho, sí.

—¡Oh, Dios mío!—sostuvo su refrescante su vaso a modo de saludo y tomó su cinturón—Santana, no lo creo. ¡Finalmente! Dios, ¿cómo incluso lo manejaste? ¿Por lo menos sabes cómo preguntarle a una mujer?

—Está bien, Fabray, ahora estás siendo desagradable—sonreía mientras hablaba.

No podía no sonreír al pensar en Brittany.

—Lo siento, no pude resistir—sus ojos brillaban con malicia—¿Eso significa que has perdido tu virginidad con ella?

—Cállate—la fulminó con la mirada, luego rompió en una sonrisa—Tal vez lo haya hecho.

—Dios, Santana, ya era hora. Entonces quién es esta maravillosa mujer, porque tengo que conocerla.

Soltó un aliento nervioso.

Era difícil decirle a Quinn la siguiente parte, que era Brittany.

Por un lado, no quería que pensara que tenían algo allá en KAF cuando no lo tenían.

Por otro lado, Quinn iba a burlarse de ella que lo supo todo el tiempo.

¡Argh!

—Es alguien que ya conoces—dijo, tratando de ganar tiempo.

—Hmm. No me lo digas. ¿La pequeña linda técnica de rayos X que regresó al mismo tiempo que tú?—meneó las cejas—No me hubiera importado una ronda con ella.

—¿Cómo lo hiciste en la sala de suministro con esa soldado con la que te encontré?

No estaba en Quinn ruborizarse o parecer castigada. Estaba predeciblemente presumida en cambio.

Ella nunca se había disculpado por ser una jugadora.

Como había dicho muchas veces, había estado ahí y hecho la relación a largo plazo.

—Algo por el estilo—suspiró para el efecto—Algunos de ellas son mucho más difíciles de conseguir que otras.

—Bueno, siempre diste la prueba de la vieja escuela, ¿verdad?

Quinn entrecerró los ojos hacia ella.

—Estamos hablando de tu vida amorosa, no la mía. Así que dime mi pequeño cordero, ¿quién es?

Cuadró los hombros y miró directamente a los ojos de Quinn.

—Brittany Pierce.

—¡Oh Dios mío! ¿Esa hermosa fotógrafa?

Asintió con la cabeza. No podía mantener la sonrisa de sus labios que apenas podía dejar de respirar.

—Sí. Ella es la única—incluso su voz se había suavizado ante la mera mención de Brittany.

Dios.

Brittany le hacía eso. La convertía en instantánea papilla.

La boca de Quinn se abrió.

—Me estás tomando el pelo.

—¿Parezco como que estoy bromeando?

—Tienes razón, ¿en qué estoy pensando? Nunca harías bromas sobre algo así. Jesús—empezó a sonreír como la sabelotodo que era—Está bien, siempre supe que había algo caliente entre ustedes dos. Por no mencionar que podía decirte que estabas loca por ella.

—¿De verdad lo supiste todo el tiempo?

—Oh sí. Eras un caso completamente perdido cuando pensabas que había sido herida.

Una avalancha de emociones sacudió a Santana. Incluso entonces, no sabía lo que haría si algo le pasaba a Brittany.

Ahora... Cristo.

Ahora estaría absolutamente devastada.

Sólo considerar la posibilidad la hacía sentirse mal del estómago.

—Jesús, Santana. Lo siento. Te ves verde de repente.

Se recompuso.

—Estoy bien. Lo siento. No es un buen recuerdo, eso es todo.

—Lo sé. Entonces, ¿cómo contactaste con ella otra vez?

Le contó la historia de que Susan se lastimó y Emily invitó a Brittany y Susan a su casa para cenar sin decirle a Santana.

—¿Y?—preguntó, ese brillo ahí en sus ojos otra vez, y no era del whisky.

—¿Y qué?

Quinn tendría que trabajar por ello si quería más de Santana.

—¿Comenzaste a salir de inmediato? ¿Estás durmiendo con ella? Y...espera. Mierda. Pensé que tenía pareja o algo así.

Se rió.

Era tan típico de Quinn dejar que su boca se adelantara a sus pensamientos.

—Sí a los tres, pero ella y su pareja se separaron hace unos meses.

Quinn asintió lentamente, tomando todo. Procesándolo.

Atrás quedó la actitud de culo inteligente de hace unos momentos cuando se dio cuenta de la realización.

—Estás totalmente enamorada de ella, ¿verdad?

Santana compró unos minutos tomando un largo sorbo de su cerveza ahora tibia. Tendrían que pedir comida pronto o Quinn estaría bien en su camino para emborracharse.

—¿Pedimos la cena?

—Sí, pero no hasta que contestes a mi pregunta.

Suspiró y cedió ante la inevitabilidad de la persistencia de Quinn.

—Creo que estoy enamorada de ella.

Era un eufemismo, pero no iba a declarar su amor por Brittany a otros cuando aún no había dicho las palabras a la ojiazul.

Quinn se reclinó en su silla, evaluándola con una sonrisa descuidada en su cara.

Permaneció en silencio durante un largo minuto.

—Santana, no sabía que lo tenías en ti. Mi Dios, ¿sabes lo grandioso que creo que es eso?

—¿Lo sabes? No me vas a dar tu charla motivacional de Quinn de cuántos peces hay en el mar esperando engancharse?

Quinn sacudió la cabeza lentamente. Parecía que no podía borrar la sonrisa tonta de la cara.

—No importa lo mucho que haya bromeado con tu celibato y lo loca que pensé que eras, sé que no eres del tipo de salir y dormir por ahí. Simplemente no eres de esa manera, Santana López.

—Tienes razón sobre eso. Tengo casi treinta y seis años. Si no he echado una cana al aire hasta ahora, no voy a hacerlo.

—¿Es ella la única?

—¿La única?

Quinn la miró astutamente.

—Sí. ¿Cómo la que has estado esperando?

Santana era recelosa.

Todavía medio esperaba que Quinn comenzara a burlarse de ella o castigarla para dejar pasar todas las otras oportunidades.

Oportunidades en las que no tenía ningún interés.

Miró directamente a los ojos de Quinn.

—¿Y si te dijera que creo que ella es la única?

Quinn le sostuvo la mirada durante mucho tiempo, hasta que sus ojos comenzaron a humedecerse.

—Diría que eres una condenada mujer afortunada. Yo no podría ser hecha para ese tipo de vida en este momento, pero ¿por ti mi amiga? No podría estar más feliz.

—¿De verdad?

—Absolutamente.

Sabía y apreciaba que Quinn fuera tan sincera y genuina.

—Gracias.

—Entonces—le guiñó un ojo—Cuéntame todo sobre ella. Y su hija, también.



Durante la cena, Santana habló sin parar sobre Brittany y Susan.

Incluso le dijo a Quinn acerca de su visita al antiguo fuerte. Lo mejor de todo era que hablaba de cómo Brittany la hacía sentirse-amada, deseada, apoyada.

Como si realmente importaba. Contenta. Completa.

—Parece que has golpeado el premio gordo, mi amiga. Se nota en tu cara. Demonios, en todo tu cuerpo.

Sonrió con timidez.

—No me verás en desacuerdo con eso.

—Supongo que eso significa que vas a romper esa carta, ¿eh?

—¿Qué quieres decir?

—Estar enamorada y todo, no es exactamente propicio para salir corriendo a Afganistán.

Se encogió de hombros.

—Mucha gente ahí están casados o tienen otras personas importantes aquí.

—¿Crees que Brittany estaría bien con eso?

Santana instintivamente sabía que no iba a estar bien con Brittany. Del mismo modo que no estaría bien si Brittany se fuera a Afganistán o Irak en otra asignación de fotos.

Sería diferente si Santana estuviera ahí para vigilarla, para ayudar a mantenerse a salvo.

¿Pero ir ahí sola?

Santana nunca permitiría que eso ocurriera.

—No creo que a ella le guste, no. Y no la culpo.

—¿Entonces?

—Eso no tiene importancia. ¿Quién dijo que quería volver ahí para otro viaje?

—No lo hiciste, pero al menos has pensado en ello, ¿no es así?

Mierda.

Bueno.

Era sólo un núcleo de pensamiento, pero Quinn tenía razón. No había descartado la opción de las manos.

—No estoy considerándolo seriamente, ¿de acuerdo?

—Está bien, lo que tú digas. Pero necesitas hablar con Brittany al respecto. Incluso si no estás pensando seriamente en ello, ¿de acuerdo? Habla con ella.

—¿Cómo sabes tanto de novias, Señorita Chica-en-cada-Puerto?

Quinn echó la cabeza hacia atrás y se echó a reír.

—Siempre he sido una buena oyente, y a las mujeres les encanta hablar conmigo.

Se carcajeó ruidosamente.

—¿Tienes tiempo para conversar en la cama?

—¿Cómo crees que las meto en la cama?

Santana sacudió la cabeza.

—Realmente eres algo, mi amiga.

—Así es, y no lo olvides.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4832
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Lun Nov 13, 2017 11:01 pm

Santana la va a cagar, lo se y ya no la quiero abrazar.
Pd: coronel esta al lado de lota a 10 minutos y estoy rodeada de mar, tu eres del norte?
avatar
Isabella28
**
**

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Mar Nov 14, 2017 11:45 am

Hola morra...

Se me hace que britt lee la carta primero!!! Tienen que hablar si o si... Por ahí sirve de incentivo y se dicen lo que sienten!!
Me encanta quinn jajaja

Nos vemos
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5130
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Mar Nov 14, 2017 7:04 pm

Santana, ni lo pienses!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6545
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Mar Nov 14, 2017 10:02 pm

Isabella28 escribió:Santana la va a cagar, lo se y ya no la quiero abrazar.
Pd: coronel esta al lado de lota a 10 minutos y estoy rodeada de mar, tu eres del norte?



Hola, que!¡? xq lo dices =S Mmmm ai tenemos una mínima discrepancia... esk es san xD ajjajaaj. Saludos =D

Pd:y yo q te iba a decir q parte de chile no tiene mar..., sakando santiago xD Mmmm sip.





3:) escribió:Hola morra...

Se me hace que britt lee la carta primero!!! Tienen que hablar si o si... Por ahí sirve de incentivo y se dicen lo que sienten!!
Me encanta quinn jajaja

Nos vemos



Hola lu, =S dices tu¿? mmm... puedee. Si que si! tiene q! Entonces q hablen la vrdd, ya tiene q decirse las cosas y formar la familia jajajaja. Y a mi tmbn! ajajajaja ella esta ayudando a las brittana jajaja. Saludos =D





micky morales escribió:Santana, ni lo pienses!!!!!




Hola, aiii q complicada la cosa, pero como dices, ni lo pienseee! jajaja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4832
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 14 - Último

Mensaje por 23l1 el Mar Nov 14, 2017 10:04 pm

Capitulo 14 - Último



El apetito voraz de Santana ocultaba su nerviosismo.

Habían traído comida para llevar, y ahora estaban bebiendo vino frente a los ventanales de su departamento, disfrutando del horizonte de Detroit otra vez.

El sol se ponía detrás de los rascacielos, lo que les dejaba en la sombra, sus ángulos mitigados parecían de alguna manera más suaves.

Habían tenido una pequeña sesión de besos antes de la cena. Santana esperaba que fuera sólo el calentamiento para lo que vendría después.

Se estaba muriendo por meter a Brittany en la cama. Forzó a los pensamientos de sexo de su mente, imágenes de chupar los pechos de la rubia, de tocarla en los lugares que la hacían clamar por más.

Ya habría tiempo para eso más tarde. En este momento necesitaban hablar.

Tenían que hablar de la carta.

Tenían que hablar de lo que estaba empujando y tirando, acerca de lo que la atraía y la rechazaba sobre la oferta del ejército.

Y tenían que hablar de las dos.

Se acurrucaron juntas en el sofá, sus piernas sobre la mesa de café en frente de ellas. El brazo de Santana estaba envuelto holgadamente sobre los hombros de la rubia, y la cabeza de ésta descansaba contra ella.

El horizonte se alzaba ante ellas, las luces parpadeaban. Santana casi no quería romper el silencio amigable.

Era agradable así. Era perfecto, en realidad.

Sólo estar juntas sin distracciones, sin interrupciones, sin agendas. Aparte de ir a la cama, por supuesto.

—Algo está en tu mente—Brittany aventuró suavemente, su presagio sacudiendo a Santana.

No debería haberla sorprendido porque, cara a cara, era difícil ocultar algo de Brittany.

Estaban demasiado conectadas para que eso sucediera.

—No voy a negarlo, pero ¿qué te hace pensar así?

—Puedo sentirlo en los latidos de tu corazón.

—¿Puedes?

Brittany asintió contra ella.

—¿Es algo serio?

—Algo así.

Ambas se enderezaron, ambas tensas. Brittany la miró a los ojos, amabilidad en su expresión, pero preocupación, también. Ella forzó una sonrisa.

—Todo lo que tengas que decirme, San, quiero que sepas que eso no cambia lo mucho que te respeto y te adoro.

Su corazón saltó a la garganta. No había esperado eso.

Cristo, debe pensar que estoy rompiendo con ella o algo así.

Efectivamente, Brittany había palidecido un poco. Santana instintivamente alcanzó su mano  y le dio un apretón.

—Recibí una carta el otro día del Departamento de Defensa Nacional.

Brittany tragó visiblemente.

—¿Y?

—Me pidieron que volviera a Afganistán para una misión de seis meses.

Brittany se desplomó un poco. Sus ojos se cerraron, y luego se abrieron. Su boca era una línea recta de preocupación.

—Tenía miedo de esto.

—No puedo decir que me sorprenda tampoco.

Brittany se puso muy quieta.

—¿Qué vas a hacer?

—Yo ... no quiero ir.

—Eso no responde a la pregunta, Santana—se levantó de un saltó y comenzó a caminar—Cristo, no puedo hacer que salgas allá. No cuando simplemente te encontré de nuevo. No cuando te has convertido en una parte tan importante de Susan y de mi vida.—su voz se perdió, y el corazón de Santana se derritió.

Odiaba que ella estaba poniendo a Brittany a través de esta angustia, pero era la angustia que estaba pasando ella misma.

No podía dejar de compartirlo.

—Está bien, espera, Britt. Estás saltando a conclusiones.

Brittany se dio la vuelta.

—¿Lo estoy?

—Sí. Nunca dije que me iba.

—Nunca dijiste que no fueras

Santana respiró hondo para calmarse. No era una de escapar en el alcohol, pero podría tomar una bebida ahora.

—Me estás poniendo un poco nerviosa paseándote alrededor de esa manera.

Santana dio unas palmaditas en el sofá, y Brittany consintió.

—Lo siento. No quiero hacerlo, pero me estás asustando.

—Lo siento. Yo solo...—Santana se dejó llevar su propio espacio, tratando de encontrar la mejor manera de expresarse.

Era nueva en estas cosas, nueva incluyendo a otra persona en sus pensamientos y planes y acciones. A ella le gustaban los manuales, podría devorarlos rápidamente, y en este momento sería divino tener uno sobre cómo comunicarse con su novia.

La inspiración divina no estaba a punto de atacar, sin embargo, y ya no podía detenerse.

—No sé si puedo hacer más diferencia allá de lo que ya he hecho. He hecho mi parte. He hecho un recorrido de un año y una de seis meses antes de eso..

—¿Y sin embargo se siente como un asunto pendiente?

—Sí.

Eso es exactamente cómo se sentía, y sin embargo, este era el tipo de asunto que probablemente nunca sería terminado, sin importar cuántos cuerpos, o recursos, o dinero el mundo lanzó a la guerra.

—¿Es un asunto pendiente para ti, San Porque eso es lo que importa aquí.

—No depende de mí salvar el mundo. Sé eso. Creo eso. No puedo hacer una diferencia en el resultado de la guerra. Pero puedo hacer una diferencia en la vida de algunas personas.

—Estás haciendo una diferencia en la vida de las personas aquí, San, y no sólo en tu trabajo. Estás haciendo una gran diferencia en mi vida y en la vida de mi hija.

Las palabras de Brittany resonaron en ella, se arraigaron en sus entrañas.

Sí, Brittany estaba en lo cierto.

No se trataba sólo de Santana y de la maldita guerra ni de los soldados ahí, ni de las personas aquí que ayudaba a sanar diariamente.

Había que pensar en Brittany y Susan. La familia.

Podrían ser una familia juntas.

Santana supo instintivamente que su mundo, su destino, estaba sentado a su lado. Se trataba de construir un futuro juntas, de ser amada y de dar amor.

Por el resto de su vida.

Tiró de Brittany en un fuerte abrazo. Estaba segura de que estaría a salvo en Afganistán, de que podía superarlo muy bien, al menos físicamente.

¿Pero a qué costo?

¿Podría esperar realmente que Brittany la esperara?

¿Para poner su relación en ciernes en espera y luego recogerlo de nuevo como si nada hubiera pasado?

¿Iban a ser incluso las mismas personas en seis meses?

¿Volvería ella con recuerdos y pesadillas aún más devastadoras que las que ahora tenía?

Las lágrimas brotaron de ella con una fuerza sorprendente. Brittany la abrazó mientras los sollozos sacudían su cuerpo, meciéndola suavemente.

Nunca había llorado así delante de nadie. La conmoción la horrorizó por un instante, pero permitió que las emociones se derramaran hasta que estuvieran gastadas.

Le permitió a Brittany absorber todo su dolor, confusión, temores. Estaba a salvo con Brittany.

Ella era amada por Brittany.

—San, escúchame—susurró finalmente, tomándola de la cara suavemente en sus manos—No voy a lanzar mis miedos y necesidades a ti en este momento, ¿de acuerdo? Sólo quiero decir esto. Es tu vida, San. Tu vida. Que quieres hacer con eso? ¿Qué te hace feliz?

—Tú me haces feliz—dijo, con la voz quebrada.

—Y tú me haces feliz. Más feliz de lo que nunca he estado. Pero tienes que decidir lo que te satisface como médico y como persona.

Se apartó lentamente de los brazos de Brittany y se sentó en el sofá. Cerró los ojos, pensó en la niña con la forma rara de cáncer. Había un montón de gente a la que no podía salvar, mucha gente a la que apenas podía ayudar, o que sólo podía ayudar durante unos minutos o unas horas o unos pocos días.

Y luego estaban aquellos cuyas vidas hacían una verdadera diferencia.

Había recibido una buena carta de un soldado hace unos meses, dándole las gracias por trabajar en él, por salvar su vida. Estaba aprendiendo a caminar de nuevo, pero estaba vivo, y estaba agradecido por eso.

Y hace apenas un mes en el trabajo, una mamá había enviado una cesta de fruta al hospital, dando las gracias a Santana por tratar la pierna rota de su hijo y por hacerlo sentirse tranquilo y cuidado.

No se trataba de gratitud, sin embargo. Se trataba de hacer el mejor trabajo que podía, y que significaba no sólo el cuidar a las personas, sino preocuparse por las personas.

Santana no podía hacer ese tipo de trabajo en cualquier parte. Sólo donde estaba Brittany.

Sin la presencia cotidiana del amor de Brittany, su trabajo se sentiría vacío.

—Tú—dijo abriendo los ojos y mirando fijamente a Brittany—Eso es lo que me satisface. Contigo soy la persona que realmente soy por dentro. La persona que siempre quise ser-y una mejor doctora. Gentil, cariñosa, compasiva, competente, paciente.

—Eres todas esas cosas, San. Incluso sin mí. Esas fueron las cualidades que me atrajeron de ti en primer lugar.

—Pero contigo, es seguro ser todas esas cosas, Britt. Contigo quiero ser la mejor persona que pueda ser. Contigo, puedo ser todo y hacer todo lo que pudiera desear hacer.

—Oh, San—la besó suavemente—Sólo quiero que seas feliz.

Santana era feliz. Más feliz de lo que había sido o esperado ser.

Porque ahora, en este mismo momento, era la culminación de todo lo que siempre había hecho, en todas partes que alguna vez había estado, todo lo que ella era.

Todo estaba justo aquí.

No había nada más que buscar. Había trabajo por hacer aquí, y diferencias por hacer-o no.

No tenía que viajar al otro lado del mundo para volver a los lugares que ya había estado y cosas que ya había hecho, para buscar su futuro.

Su futuro estaba aquí. Ahora mismo.

Una lágrima se deslizó por su mejilla, sólo una solitaria esta vez. Devolvió el beso de Brittany con una intensidad que provenía de lo más profundo de su alma.

—Soy feliz. Tan feliz, porque te amo, Brittany Pierce. Y estoy profundamente enamorada de ti.

Los ojos de Brittany se ensancharon por un segundo. Ella sonrió y lágrimas de alegría brotaron de sus ojos.

—Oh, Dios, Santana. Yo también te amo. Y estoy tan profundamente enamorada de ti.

La besó de nuevo, luego se rió.

—¿Quieres mostrarme, mi amor?

—¡Sí! ¿Quieres mostrarme, mi amor?—Brittany bromeó en respuesta.

—Ahora que es un reto que estoy más que feliz de tomar.



Hacer el amor fue más intenso todavía.

Se tomaron su tiempo, explorando el cuerpo de la otra con los dedos y la boca. Había besos y toques que eran rápidos y lentos, ligeros y ásperos. La fricción que era alternativamente como una pluma e intensa.

Tomaron la alegría de la otra y la devolvieron.

Dejaron que sus cuerpos expresaran sus sentimientos, transmitieran su amor y el deseo, comunicando su necesidad.

El segundo orgasmo de la noche de Brittany la hizo llorar lágrimas de alegría y alivio.

Nadie había alcanzado dentro de ella así antes y tocó esa parte sagrada de ella, la parte que estaba llena de maravilla y belleza.

Pero Santana lo hizo. Era dueña de ese lugar ahora. Estar con ella era como volver a casa.

Sí, estoy en casa con ella. Ella es mi hogar.

Estaba todavía dentro de ella. No se estaba moviendo, sólo estaba ahí, cuando el orgasmo de Brittany se redujo.

Era un momento que la rubia deseaba que pudiera durar para siempre. Justo de esta manera.

Besó a Santana en la nariz y le dijo que si muriera en este mismo instante, su vida estaría completa.

—Wow—Santana sonrió—Nunca antes una mujer me dijo eso después de hacer el amor.

—¿No sabes que ahora ya no soy cualquier mujer?

Retiró lentamente su dedo y sostuvo a Brittany.

—Tienes razón en eso, amor. Tú eres mi mujer. Para siempre.

—Oh, me gusta cómo suena eso.

Se quedaron en silencio abrazadas. Las velas encendidas en las dos mesitas de noche.

Una sirena distante cortó a través de la noche, un presagio de pena o una tragedia o dificultades en la vida de alguien, pero no en la de ellas.

Nada podía tocarlas aquí.

La sirena se había desvanecido hace mucho tiempo cuando Brittany finalmente dijo con timidez:

—Entonces, ¿entiendo que no vas a volver al ejército?

Por favor, por favor, no después de todo esto, no me digas que vas.

—Cariño, todo lo que podría desear está aquí. Contigo y Susan. Mi hermana, Hanna y Ezra. Mi trabajo.

—¿Sin arrepentimientos?

—No. Tengo que dejar mi pasado justo donde está.

Santana salió de la cama y fue a su armario. Ella sacó una caja del estante superior. Brittany se incorporó, observando como su morena sacaba su uniforme de gala.

Lo sostuvo, no a Brittany, sino a sí misma. Los botones de bronce y las medallas brillaban incluso en la luz de las velas parpadeantes.

—No lo he sacado de esta caja desde que regresé—Santana dijo en voz baja, impasible.

—¿Por qué no?

—Tenía miedo, supongo. Temía que traería demasiados recuerdos, buenos y malos.

—Pero los recuerdos están ahí, y salen si se les quiere o no.

—Ahora lo sé—Santana colocó cuidadosamente el uniforme en la caja, alisándolo, sacudiendo un pedazo de pelusa—Estaba preocupada, también, que al verlo me llamara de vuelta de alguna manera.

Brittany contuvo la respiración.

—¿Lo hace?

Santana volvió a colocar la caja en su lugar en el armario, luego se volvió hacia Brittany.

Estaba demasiado oscuro para ver la expresión de su cara, y la rubia tenía miedo de la respuesta.

—No—el tono de Santana fue definitivo.

Brittany sintió que el aire volvía a sus pulmones.

Gracias a Dios.

Santana se arrodilló al lado de la cama.

—He tomado una decisión. No tienes que preocuparte, ¿de acuerdo? Te amo, y planeó pasar el resto de mi vida contigo.

Brittany dejó que la alegría de las palabras de Santana se arrastraran sobre ella.

Era como una cálida caricia.

—Te amo, también, Santana. Y estoy tan feliz de que sientas que tienes todo lo que quieres aquí. Porque yo también lo tengo.

Santana se movió para darle un beso, y ella felizmente acepto.

—¿Puedo preguntarte algo San?

Asintió mientras se sentaba en la cama junto a ella.

—¿Tiene recuerdos o pesadillas?

Santana se encogió de hombros.

—A veces.

—En serio, ¿qué tan malos son?

Este no era el momento de ser evasiva. Si Santana estaba sufriendo, Brittany quería ayudarla.

—No es están tan mal. Tengo una pesadilla cada par de semanas. Recuerdos, casi nunca ahora. Excepto a veces si hay un ruido fuerte, inesperado, como un tubo de escape de un coche o algo así. Me asusta cuando eso sucede.

—Sin embargo estabas tan tranquila y fría en Afganistán cuando estuvimos bajo ese ataque con cohetes en mi primer día en la base.

—Lo sé, pero todo ese estoicismo desgasta a una persona.

—Sé que lo hace, cariño—acarició el brazo de Santana—¿Has visto a alguien?

—No, pero he leído mucho.

—Sabes, hay un grupo de apoyo que se reúne a las afueras de Detroit todas las semanas. Es para cualquiera que haya trabajado en una zona de guerra. Soldados, profesionales de la salud como tu, periodistas, trabajadores civiles. Fui a unas cuantas sesiones y me pareció muy útil. ¿Quieres venir conmigo alguna vez?

Santana se quedó en silencio durante un largo rato.

—Muy bien.

—Wow, eso fue fácil.

—Simplemente no le digas a nadie que soy tan fácil de convencer en lo que a ti concierne.

—Está bien, no lo haré. Pero, ¿por qué no vuelves a meterte en esta cama conmigo? Creo que tenemos algunos asuntos pendientes—Brittany ronroneó.

Santana se lanzó sobre la cama junto a ella.

—Este es exactamente el tipo de negocio que espero que nunca se termine.

Brittany se rió.

—No en esta vida, no lo será.








********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4832
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Mar Nov 14, 2017 10:54 pm

Me asustaste santana!!! Pense lo peor.
Pd: yo vivo frente al mar...santiago tiene la piscina con olas XD que parte del norte.
avatar
Isabella28
**
**

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Miér Nov 15, 2017 2:01 am

Bien San!!! Muy buena decision!!!!
Me encanto el capitulo!.
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4299
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Miér Nov 15, 2017 6:59 am

Asi se hace San, la decision correcta!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6545
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Miér Nov 15, 2017 10:42 am

Hola morra...

Muy buena y correcta desicion de san...
Si que supo asustar a britt mientras hablaba jajaja

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5130
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Miér Nov 15, 2017 8:52 pm

Isabella28 escribió:Me asustaste santana!!! Pense lo peor.
Pd: yo vivo frente al mar...santiago tiene la piscina con olas XD que parte del norte.




Hola, o no¿? jajaja osea q se cree xD ajajajaj. Siempre pasa xD jajajaajaj. Saludos =D

Pd: ajjajaja y yo tmbn...osea cerca ajajajaj. JAjajaja xD algo es algo, no¿? Adivina buen adivinador... jajajaja.





monica.santander escribió:Bien San!!! Muy buena decision!!!!
Me encanto el capitulo!.
Saludos




Hola, si!!! más q bn! ajjaajajaj. Si q si! esta si es san! ajajajja. Que bueno q fuera así, espero y el epílogo tmbn ajja. Saludos =D





micky morales escribió:Asi se hace San, la decision correcta!!!!!




Hola, siii ajajajajaj. Si q si! aajaajajaj. Mejor tarde q nunca jaja. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra...

Muy buena y correcta desicion de san...
Si que supo asustar a britt mientras hablaba jajaja

Nos vemos!!!



Hola lu, si que si! esk ya ya tenia q jugar todas su cartas ahora o ahora jajajaja. JAjajaja es una loquilla esa morena, no¿? jajajaja. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4832
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Miér Nov 15, 2017 8:55 pm

Epílogo



Tres Meses Después


Era el tipo de día de finales de Septiembre que podría engañarlo pensando que el verano estaba a punto de llegar a su cenit, en lugar de estar en declive.

Hacía calor pero sin el distintivo bochornoso tan común en la zona.

Hanna estaba jugando con Susan y Ezra en la piscina a pocos pies de distancia.

Emily estaba asando.

Brittany sentada en el regazo de Santana en la silla de Adirondack de cedro en la cubierta de la piscina, mirando a su hija chapotear.

Era el tipo de momento del que Santana deseaba poder tomar una instantánea y sólo mantenerla en su corazón y su mente para siempre.

Esta era su familia, y no quería que una sola cosa cambiara. Nunca. Bueno, tal vez una cosa.

—Sabes—Emily dijo, señalando con su volteador de hamburguesa—La vieja casa de Schuester Pillbusry que está a la vuelta de la esquina acaba de salir a la venta.

Brittany se animó.

—¿Es ese hermoso edificio de tres pisos de estilo victoriano con el grandioso vitral doble en la puerta del frente?

—Esa.

Santana miró a su amante.

—¿Has estado estudiando las casas por aquí o algo así?

—Oh, Dios mío, San, esa casa es preciosa. Siempre he querido una casa así.

—Y siempre he querido una mujer como tú.

Se besaron hasta que Hanna y Emily comenzaron a hacer ruidos burlones.

—¿Quién dice que no se puede tener todo—Brittany bromeó.

—Exactamente—Santana añadió—Por lo tanto, Britt. Mi amor.

—Sí, San, cariño.

—¿Qué te parece que compremos esa casa?

Los ojos de Brittany se iluminaron.

—¿En serio?

—En serio.

—¿Y vivir juntas?

—Bueno, sí, esa es un poco la idea.

Brittany echó la cabeza hacia atrás y se rió, y Santana quiso mordisquear en la suave piel de su cuello expuesto.

—Es una idea maravillosa, Santana. Pero también podemos encontrar hermosas casas victorianas para vivir en el otro lado del río.

—Sí—Hanna respondió—Pero ellas no estarán en nuestro vecindario.

—Cierto.

—Hay otra buena razón para vivir en este lado de la frontera, corazón.

Brittany le dio a Santana una mirada escéptica.

—¿El cuidado de la salud universal?

Fue el turno de Santana de reírse.

—Entre otras cosas, sí.

—¿Qué otras cosas tienes en mente?

Santana se apartó cuidadosamente de debajo de Brittany. Nada de esto estaba planeado, ni un solo segundo de ello.

De hecho, era tan contrario a Santana, sopló su mente por un instante. Pero sólo por un instante, porque entonces estaba demasiado ocupada preocupándose por la reacción de Brittany.

Oh, qué demonios, se dijo.

Ya era demasiado tarde, ya estaba de rodillas, y Brittany tenía la más extraña mirada en su cara-desconcierto, confusión, curiosidad, preocupación.

Santana sintió los ojos de todas sobre ella, sabía que estaban todas preguntándose si acababa de perder la cabeza.

Bueno, estaban a punto de averiguarlo.

—Brittany Susan Pierce, cariño—se tragó su repentino nerviosismo, pero logró mantener la mirada azul—¿Quieres casarte conmigo?

No había ni un sonido, ni un movimiento, sólo su propio latido del corazón en sus oídos.

Había empezado a preguntarse si no había sido un gran error, cuando una amplia sonrisa dividió la cara de Brittany.

El corazón de Santana bailó cuando Brittany le echó los brazos alrededor, riendo salvajemente, cubriendo su rostro con besos ásperos.

Emily y Hanna estaban aplaudiendo y gritando, e incluso Susan y Ezra estaba chillando de la emoción.

—¿Es eso un sí?—arriesgó, medio en broma, medio en serio.

—Oh Dios mío. ¡Sí!—apoyó la frente contra la de Santana—Sí, Santana López, me casaré contigo. Y sí, vamos a comprar la casa a la vuelta de la esquina, astuto demonio.

Santana se rió y felizmente saltó desde el suelo.

—Hey, la venta de esa casa fue pura coincidencia.

Brittany echó una mirada de duda a Emily, quien simplemente se encogió de
hombros.

—No tenía idea de que mi hermana estaba a punto de hacer la pregunta, pero si quieres darme parte del crédito, lo tomaré felizmente.

Brittany negó con la cabeza.

—Tengo la sensación de que las hermanas López hacen un dúo muy potente cuando ponen juntas sus cabezas.

—Oh, Dios—Hanna gritó—Britt, cariño, tú y yo vamos a estar en problemas con ustedes sólo viviendo a la vuelta de la esquina.

Todas se rieron, pero la perspectiva de vivir tan cerca de Emily, Hanna y Ezra, en su antiguo vecindario familiar no menos, complació a Santana sin fin.

—Va a ser difícil, quiero decir legalmente, ¿qué Susan y yo nos mudemos aquí?

Santana con confianza sacudió la cabeza. Ya había hecho la investigación durante una noche lenta en el trabajo recientemente.

—Obtendrás un estatus de residente permanente tan pronto como te casas conmigo.

—¿Qué hay de Susan?

Santana se puso nerviosa otra vez.

—Ella también lo hará si legalmente la adopto.

Brittany la miró durante un largo momento, sin expresión. Santana pensó que lo acababa de echar a perder cuando la rubia rompió repentinamente en una sonrisa.

Sus ojos estaban bailando.

—Me encantaría eso y creo que Susan también lo haría.

El alivio barrió a través de Santana, con tanta fuerza que se tambaleó por un instante.

—¿Qué pasa con Rachel, causara algún problema?

Brittany negó firmemente con la cabeza.

—Rachel no tiene derechos legales con Susan, gracias a nuestras leyes arcaicas. Sin embargo, ella es una gran parte de la vida de Susan, y durante el tiempo que Rachel quiera, me gustaría que tuviera derechos de visita.

A Santana no le gustaba especialmente, pero no se podía evitar el hecho de que Rachel sería parte de sus vidas durante mucho tiempo.

—Muy bien. Lo solucionaremos, cariño. Ahora, vamos a llamar a ese agente de bienes raíces, ¿de acuerdo?

—Whoa—Emily contrarresto—Es Domingo. Creo que es posible que tengas que esperar hasta mañana.

—No en tu vida—Santana dijo—No voy a darle a Britt otro minuto para cambiar de opinión acerca de esto.

Brittany echó los brazos alrededor del cuello de Santana.

—De eso, querida, no tienes que preocuparte nunca.




Tres Años Después…



Todos estaban en la casa de las Brittana celebrando el primer año del pequeño Santiago Jackson López Pierce.

Después de que Santana y Brittany se casaran, Susan les había pedido si le podían dar otro hermanito y ellas no se pudieron negar.

Esta vez fue Santana la que se quedó embarazada con un ovulo de Brittany y Artie iba ser el donador de esperma.

Y nueve meses después había llegado a la familia LoPierce Santiago, quien era igual que Santana, pero con los mismos ojos que Susan y Brittany.

Y si, como Susan dijo, otro hermano.

Ya que le habían comentado que Artie era su papá, quien con Sugar habían tenido una hija, quien ahora tenía dos años, Marley.

Pero Marley no era la única hermana que tenía Susan, ya que Rachel también había sido mamá…con Quinn.

Si, las Faberry estaban casadas hace un año y ya tenían su pequeña hija, Kitty.

Ellas se habían conocido una vez que Quinn había ido a visitar a las Brittana y en esa visita había chocado con Rachel que había ido a dejar a Susan de una ida al parque.

El amor fue a primera vista y no pudieron negar la inmediata atracción.

Brittany al principio lo tomo con shock y miedo de que Rachel le hiciera pasar lo mismo que ella vivió a Quinn, pero cuando las vio tan compenetradas que supo que Rachel, al igual que ella, había encontrado a su persona.

Por otra parte, para Santana no fue tan diferente.

Pero por el hecho que quizás Quinn iba que Rachel iba a ser una más para la ojiverde como lo eran sus demás conquistas.

Pero para su suerte también se equivocó.

Quinn, al poco tiempo de conocer a Rachel, pidió la baja y se dedicó trabajar en el hospital junto con Santana.

Como había dicho una vez la ojiverde, el ejército no le quitaría su esencia y mucho menos dejaría al ejército…, pero cuando el amor llega, llega.

Hasta el mismo ejército puede pasar al olvido si tienes un amor por el que luchar y vivir día a día.

Ese amor que había hecho cambiar a Rachel también.


—¿Que tanto piensas?—dijo Brittany abrazando por la espalda a Santana.

La morena se da la vuelta para mirar a su rubia y besarla.

—En lo feliz que soy—dijo volviéndola a besar—En cómo me cambio la vida al conocerte y no solo a mí. Ya que con tu llegada de una u otra forma también lo hizo con Q.

Ambas se dieron vuelta para mirar como Quinn abrazaba a Rachel, quien tenía en brazos a Kitty.

Ellas estaban conversando con Emily y Hanna, quienes estaban viendo a los niños jugar.

También estaban Artie, Sugar y Marley.

—Tú fuiste lo mejor que nos pudo pasar San.

La música empezó a sonar por todo el lugar y todos los ojos viajaron a Susan.

—¡Tiempo de bailar gente!—grito entusiasmada.

Todos los presentes le hicieron caso y empezaron a bailar con sus familias.

Santana y Brittany se miraron y corrieron la vista hacia sus hijos que bailaban. Sonrieron con amor.

—¡Venga mamis!—grito Susan.

Ambas empezaron a caminar, pero Santana la detuvo un momento.

—Te amo Britt.

—Te amo San.




FIN







********************************************************************************************************************************

Hola, aquí del dejo el final de otra historia. MUCHAS GRACIAS por comentarla y leerla!

Gracias.

Ya subo el inicio de la siguiente!

Pd: como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd2: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4832
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Miér Nov 15, 2017 11:17 pm

Que bonito es lo bonito :-D san me fascinas!!! me encanto como todas tus historias que me las leí todas ;-) gracias gracias.
Pd: es hermoso tener la playa cerca aunque no me puedo bañar :'( soy alergica al agua de mar...y tu debes ser de...coquimbo?
avatar
Isabella28
**
**

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.