Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16
Hoy a las 5:06 pm por Tati.94

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Hoy a las 3:54 pm por 0leocadio

» FanFic Brittana: El Final (Adaptada) Cap 5
Hoy a las 3:51 pm por JVM

» FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25
Hoy a las 3:13 pm por JVM

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «20 days for Christmas»
Sáb Dic 09, 2017 8:02 am por Klainefan

» [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo
Jue Dic 07, 2017 7:30 pm por 23l1

» Fanfic Brittana -Give me love- noticias 13/5/16
Mar Dic 05, 2017 8:33 pm por Tati.94

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Sáb Dic 02, 2017 2:55 am por Isabella28

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 28 FIN
Lun Nov 27, 2017 6:18 pm por 3:)

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 10,11,12Y13
Lun Nov 27, 2017 5:55 pm por 3:)

» BRITTANA CUCapitulo 10,11,12 Y 13
Lun Nov 27, 2017 5:14 pm por JVM

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Jue Nov 16, 2017 10:18 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Nov 13, 2017 8:44 pm por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Jue Nov 09, 2017 1:44 am por Guzco2129

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Vie Oct 20, 2017 9:21 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Mar Oct 17, 2017 11:15 pm por 23l1

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
Tati.94
 
JVM
 
micky morales
 
Isabella28
 
3:)
 
0leocadio
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Vie Oct 27, 2017 7:23 pm

3:) escribió:Hola morra...

San necesita ser ese estereotipo de persona dura y cerrada...independiente de lo dani le hizo.... Si no se para arriba de una mina y se acabo todo...
Britt tiene un pequeño abance a su favor... Que san se cuestione su actitud...
A vet como van los últimos días???

Nos vemos!!



Hola lu, dices q lo necesita por por el lugar en que esta¿? Jajajajjaajajajaj esk quien puede con esa tierna rubia¿? Aquí dejo un cap más para ver eso! Saludos =D





Isabella28 escribió:San piensa mucho en los contra, igual se entiende que no quiere pasar denuevo lo que paso con dani y mas si britt esta en una relación...es complicado




Hola, si que si... en los demás la vrdd y nada en ella... osea igual xq piensa q sufrirá x la partida... y es vrdd xD Si que se entiende, pero tmbn keremos q si haga algo con al rubia ajajajajajaj xD Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 4 - P II

Mensaje por 23l1 el Vie Oct 27, 2017 7:24 pm

Capitulo 4 - Parte II




—¡Hey, Mayor! ¿Preparándote para el gran partido de esta noche?

Artie se pavoneó en el gimnasio, una toalla sobre el hombro, una botella de agua en la mano.

Estaba siendo decididamente amistoso últimamente, aún más desde que se había ampliado la distancia entre ella y Brittany.

Cuando se sentó en el banco frente a ella, lo hizo con la casualidad de haberlo hecho cientos de veces antes, como si fueran los mejores amigos.

—Tengo que decirte, estoy tan emocionado que me pediste que jugara esta noche. Escuché que esos tipos con los que nos estamos enfrentando son enormes, pero imagino, si tenemos velocidad, nosotros…

—Artie—interrumpió, no está de humor para hablar de hockey.

Se dio cuenta de que la manera caliente y fría con la que él había estado tratándola estaba carcomiéndola.

Ella quería saber lo que el peso de su resentimiento era y por qué demonios estaba llevándolo.

Se dirigió a él como un oficial haría con un subordinado-directo pero sin emociones.

—No te he gustado mucho desde el primer día que nos conocimos. ¿Te importaría decirme exactamente lo que he hecho para ofenderte?

Las emociones se levantaron y cayeron sobre su cara-sorpresa y confusión al principio, seguida de negación.

Entonces una fría, dura honestidad afiló sus facciones.

—Tienes razón, no lo hice—él suspiró pesadamente, mirando a su alrededor antes de fijar sus ojos cautelosos en ella de nuevo—Casi conduce a Brittany a la locura cuando hago eso.

—¿Hacer qué?

—Actuó como un culo cuando alguien se acerca a ella. Simplemente me lleva mucho más tiempo que el primer día.

—¿Entonces estás celoso o algo?

El impacto de sus palabras resonaron en su propio intestino.

Sí. Él no estaría equivocado al estar celoso, ¿verdad?

—¿Quieres toda su atención para ti? ¿Es así?

Artie sonrió.

—Tengo que admitírselo, Mayor. No te andas con rodeos.

—Prefiero tener la sensación de que no lo tendrías de ninguna otra manera.

La sonrisa de él se disolvió.

—Tienes razón. Esto es bueno, yo y tú hablando. Y no, no quiero a Britt para mí. He estado ahí, he hecho eso.

Santana lo había sospechado.

—¿Historia antigua?

—Sí. Muy antigua.

—Entonces por qué te molesta que Brittany y yo...

¿Qué eran exactamente?

¿Amigas con rápidas?

¿Amistosas conocidas?

¿Amigas?

Se le ocurrió que ella realmente no lo sabía.

Se aclaró la garganta y decidió ser lo más honesta posible.

—No estoy muy segura de que llamaría a Britt y yo amigas, Artie. Pero me gustaría saber por qué ella estando alrededor de mí o verla dirigir cualquier atención hacia mi parece molestarte.

Artie volvió a apartar la vista. Parecía estar luchando consigo mismo sobre cómo responder, su agarre aflojándose y apretándose sobre su toalla.

Cuando por fin la miró, lo hizo con sorprendente apertura.

—Verás, Britt y yo nos conocemos desde hace mucho. Ella es como una hermana para mí. Mi mejor amiga. Soy muy protector con ella. Y a veces, lo admito, actúo como un idiota. Pero no puedo evitarlo. Es muy importante para mí, y me preocupo por ella.

Santana asintió, no teniendo ningún problema con su respuesta hasta el momento.

De hecho, estaba bien que Brittany tuviera a alguien como Artie a su lado.

—¿Dónde encajo yo en todo esto?

—Major López, yo…

—Por favor. Llámame Santana.

—Probablemente no debería estar diciendo estas cosas, ya sabes. Ni siquiera se lo he dicho a Britt.

Santana sintió que sus cejas se arqueaban hacia el cielo.

—No tienes que…

—Sí, tengo, porque no he sido muy justo contigo—se inclinó hacia adelante, con los codos sobre las rodillas, y la miró tan intensamente que ella pudo ver de inmediato que este hombre, a veces grosero, atleta inmaduro, tenía un lado sensible.

Él era un buen tipo debajo de toda esa basura machista, y no debería haberla sorprendido.

Una mujer como Brittany no pondría su confianza y amistad en Artie si no fuera uno de los buenos.

—Verás—él continuó—Brittany fue y eligió a la mujer equivocada hace siete años.

—¿Perdón?

No estaba preparada para esta admisión, porque nunca se le había ocurrido que Brittany podría no ser feliz.

¿Por qué demonios me está diciendo esto?

Él asintió severamente.

—Me rompe el corazón que está con alguien que es tan ... diferente a ella, por lo que no está bien para ella. Es difícil para mí explicarlo, pero si entramos en una habitación con una docena de personas y nos preguntaran cuáles de ellos eran parejas, nunca imaginarías que Britt y Rachel estuvieran juntas.

Muy bien, así que Brittany no había tenido suerte ni la suficientemente inteligencia como para elegir a la Sra. Correcta. ¿Y qué?

—¿Y qué hace esto…

—Espera, Santana. Es más complicado que eso—miró a su alrededor nerviosamente, como si esperara que Brittany entrara por la puerta en cualquier momento y lo atrape en este acto de traición—Dios, Britt nunca volvería hablarme si me oyera hablar de esta manera. Durante todo este tiempo, nunca le he dicho lo que sentía por ella y Rachel por esa misma razón—se encogió de hombros—Aunque estoy seguro de que ha descubierto que no soy el mayor fan de Rachel.

Santana sofocó una carcajada.

—No eres exactamente bueno en ocultar tus sentimientos.

Artie le devolvió la sonrisa.

—¿Tú crees? De todos modos, tan cercanos como estamos, no es mi lugar decirle que ella y Rachel no debería estar juntas.

—¿Pero no eres su mejor amigo? ¿No se supone que debes decirle a tu mejor amigo cuando algo no está bien para ellos?

Ella sabía que Emily seguramente le diría si pensaba que era infeliz o había cometido un error.

Más que decirle, le daría una patada en el culo.

—Sí claro. Tu mejor amigo salta por encima de ti acerca de su amante. ¿Quién crees que va a perder esa pelea?

Él tenía un punto.

—Tienes razón. Probablemente no es una buena idea.

—Diablos, cuando ella me dijo que yo estaba loco por casarme con Tina... mi ex... estaba lívido. No hable con ella por tres meses. A pesar de que terminó teniendo razón, por supuesto.

—Lamento que no sientas que Britt es feliz, Artie.

—Ves, de eso se trata. Ella ni siquiera sabe realmente que no es feliz. Simplemente está metida en este lugar donde sólo, no sé, lo acepta. Ella acepta que ya no salen, que no tienen amigos, no van de vacaciones juntas. Van a la cama a las nueve cada noche. Acepta la segunda clase.

—Tener un niño pequeño puede sacar el estallido de una relación, estoy segura.

Él sacudió la cabeza con pesar.

—No es eso. Britt siempre solía ser muy divertida. Tan llena de vida. Ella ha cambiado con Rachel. Y tú... —la escudriño como si fuera la vaca premiada en el círculo—Eres la clase de mujer con la que debería estar, Santana. Puedo decir que se siente viva cuando está a tu alrededor. Es diferente contigo. Pero no es libre. Está tan lejos de estar disponible, no es gracioso.

—¿Qué?—deseó estar en cualquier parte menos aquí, anonadada como estaba por lo absurdo de lo que él estaba diciendo. Se aferró a la más mínima pizca de entendimiento—¡Jesús, Artie! Cristo, apenas nos conocemos. ¿Cómo podrías pensar que soy el tipo de persona con la que Britt debería estar? Eso es absurdo.

Diablos, Brittany nunca la elegiría de todos modos.

Santana no era del tipo para comprometerse, para vivir la existencia de clase media suburbana de trabajar de nueve a cinco, dos coches en la entrada, unas agradables vacaciones una vez al año.

La sonrisa de Artie era diabólica.

—No soy tan estúpido como parezco, sabes.

No le devolvió la sonrisa.

—No se trata de niveles de CI.

—Está bien, no lo es. Pero tú eres exactamente por lo que Britt se sentiría atraída, aunque no se lo admita.

—Mira, toda esta conversación me hace sentir incómoda.

—Lo siento. Es sólo que conozco a Britt mejor de lo que ella se conoce a veces. Y viceversa. Es sólo que no la quiero, ya sabes, que haga algo estúpido en este momento. Al darse cuenta de repente de lo equivocada que es Rachel para ella, cortesía tuya. No quiero que seas la causa de que gire su vida al revés. Nunca se lo perdonaría. O a ti—se levantó y niveló una mirada hacia ella que podría haber sido amenazante para alguien más—Ten mucho cuidado con ella, Santana.

Una pequeña brisa podría haberla golpeado en el suelo.

Esto tenía que clasificar como una de las conversaciones más extrañas que había tenido con nadie. Y había tenido algunas, sobre todo durante su rotación de psiquiatría.

—Mira, Artie, realmente creo que eres sólo…

—No, espera—levantó la mano como una señal de alto—Por favor, no me hagas parecer como si estuviera loco o algo así. Cristo, a pesar de que sé que debo sonar como que estoy. Simplemente que no quiero que ella o Rachel culpen sus fallos en la relación en un tercero. Es una manera tan mala de terminar una relación. Créeme, lo sé.

Santana se puso de pie, deseando terminar esta conversación tan pronto como sea posible.

—Mira, Artie. Admiro tus intenciones, de verdad. Sé que quieres lo mejor para Brittany. Pero no hay nada entre nosotras, y ciertamente no quiero causarle ningún problema—no estaba sólo aplacándolo. Era la verdad—No hay nada de qué preocuparse.

Él sacudió la cabeza.

—Ahí es donde te equivocas, Santana. Dios, sé que no me hecho muy claro. Pero sí sé esto. La química entre ustedes dos es como una bomba atómica. Sólo no quiero que estalle.

—No tengo ninguna intención de hacer que ninguna bomba estalle. Créeme.

Artie pareció aliviado, pero no completamente convencido.

—Bien.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Sáb Oct 28, 2017 8:16 am

Bueno, mas claro ni el agua, la relacion de Briit esta en saco roto, Artie a mi parecer quiere que termine por el bien de Britt, pero no por terceros, yo me pregunto, que necesitaria Brittany para decidirse????
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6607
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Sáb Oct 28, 2017 12:22 pm

Pienso que britt no va a esperar a terminar con la enana para lanzarse.
avatar
Isabella28
***
***

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Oct 28, 2017 7:20 pm

micky morales escribió:Bueno, mas claro ni el agua, la relacion de Briit esta en saco roto, Artie a mi parecer quiere que termine por el bien de Britt, pero no por terceros, yo me pregunto, que necesitaria Brittany para decidirse????



Hola, si que si! nada queda aiiii. Mmmm ineteresante, interesante... La costumbre¿? Pero esperemos q no se demora ma´s xD Saludos =D





Isabella28 escribió:Pienso que britt no va a esperar a terminar con la enana para lanzarse.



Hola, aaaai dices tu¿? mmm sería bueno la vrdd jajajaajaj... solo digo xD Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 4 - P III

Mensaje por 23l1 el Sáb Oct 28, 2017 7:22 pm

Capitulo 4 - Parte III


Brittany volvió a leer el e-mail de Rachel, más herida que enojada.

Anoche, había enviado a su amante un largo, emocionalmente agotador correo electrónico describiendo la muerte del joven soldado y cómo valientemente el equipo médico había trabajado tratando de salvarlo.

Describió la ceremonia de la rampa y lo honrada que se sentía de ser parte de todo esto, lo vacía que se sentía después. Y sin embargo Rachel apenas mencionó algo de esto en su respuesta, salvo preguntar si el soldado muerto era estadounidense o canadiense.

Como si eso importara, Brittany pensó con rabia.

Rachel ni siquiera estaba tratando de entender lo que estaba pasando.

No le importaba.

En lugar de ello continuó sobre sus clases y las calificaciones a mitad de trimestre de mierda y como eso iba a reflejarse en ella como profesora.

Habló un poco acerca de Susan, por supuesto.

También hizo una lista de todas las facturas que había pagado y las cosas que había tenido que atender.

Su pequeño modo, tal vez, de hacer que Brittany se sienta culpable por estar lejos.

Cerró con rabia su portátil.

¿A Rachel realmente no le importaba lo que le estaba pasando aquí?

Había estado fuera en asignaciones antes, pero nunca tanto tiempo, ni había estado alguna vez en peligro de esta manera. Ya estaba sintiéndose residente en este lugar, en lo que los soldados y el personal médico estaban haciendo día tras día.

Por supuesto Rachel no lo entendería, pero sería agradable si al menos lo intentara, Brittany pensó.

Al menos podría mostrarle un poco de empatía, tener una pequeña conversación al respecto.

¿Era tan difícil?

Oh, demonios.

¿Cuál era la finalidad de enojarse con Rachel?

No era como si ayudaría en algo. Al menos Rachel estaba haciendo su parte manteniendo el fuego del hogar.

En realidad, ¿no era suficiente?

¿Estaba esperando demasiado de ella?

¿No debería estar feliz de tener la libertad para impulsar su carrera en un nuevo territorio como este?

¿No debería estar agradecida de tener la oportunidad de mostrar al mundo lo que los valientes trabajadores, médicos y enfermeras estaban haciendo aquí?

Brittany estaba agradecida y honrada de dar testimonio de lo que estaba sucediendo en KAF, y no iba a sentirse culpable por ello.

Si no podía conseguir una cierta comprensión de casa, había mucha gente aquí que sabía exactamente lo que estaba sintiendo. Entendía ahora por qué Santana mantenía sus pensamientos y sentimientos para sí misma.

Tal vez ella también había intentado infructuosamente de obtener el apoyo de sus seres queridos.




*****


El hockey era la cosa más lejana de la mente de Santana mientras se vestía para el juego.

Siguió repitiendo la conversación con Artie en su cabeza, todavía sin creer en sus palabras.

Si Brittany era infeliz en su matrimonio, aunque no había dado muestras de ello, era un problema de la rubia.

Que no tenía absolutamente nada que ver con ella, sin importar qué tipo de extraña amenaza Artie pensó que representaba.

Jesús, ¿qué piensa que Brittany y yo estamos haciendo en esa pequeña habitación cada noche?

¿Cree que estamos haciéndolo?

¿O al menos que estamos deseando secretamente estarlo haciendo?


Fue decepcionante que él no le diera a ella más crédito que eso. Que no les diera a ellas más crédito que eso.

Brittany nunca había insinuado que fuera cualquier cosa excepto monógama, y ella no soñaría con seducir a alguien en la situación de la rubia y jugar el papel de destruye hogares.

Tenía mucho más respeto por ella y Brittany que por participar en este tipo de juegos destructivos, juveniles.

Corrió hacia la pista y saludó a sus compañeros más cercanos con un chocar esos cinco, distraída y malhumorada e inusitadamente sólo queriendo terminar el juego.

Le dio a Artie in asentir de cabeza superficial y se alineó en el centro para tomar la confrontación.

Santana corrió duro, decidida a dejar que la acción limpiara su mente y aliviara su estado de ánimo. Rápidamente anotó un gol independiente, luego estableció a Artie para un doblete que apenas falló en anotar.


Después de unos minutos, ella corrió hacia el banquillo para un sustituto, su mente liberada notablemente.

Cuando practicaba deportes, especialmente aquellos tan rápidos como el hockey, había poco tiempo para pensar en otra cosa que la tarea en cuestión.

Eso fue un maldito alivio hoy.

Sus pulmones y piernas ardían, el dolor y la falta de aire manteniéndola enfocada en el juego, incluso mientras estaba en la banca. Después de uno o dos minutos, dejó que su mirada vagara perezosamente sobre las pocas docenas de espectadores de pie o sentados detrás de las tablas.

Ella no estaba pensando en nada en absoluto cuando vio una figura familiar sentada tranquilamente entre ellos-y todo se detuvo.

Su corazón acelerado.

Las respiraciones que había estado luchando hace unos momentos. Y sobre todo, la serenidad que había estado disfrutando.

Parpadeó con fuerza, asegurándose de que la belleza oscura en las gradas era de hecho Brittany, luego con calma se recordó a sí misma respirar de nuevo.

Trató de recordarse no mirar, también, pero no pudo evitarlo.

Brittany se había cortado el pelo.

Era corto, más debajo de la longitud de los hombros, y grueso y liso y rubio.

La nueva forma haciendo su cara, con sus imposiblemente grandes ojos y su boca suave, pareciendo más juvenil. Más despreocupada.

Se veía casi infantil, de hecho.

Excepto... la mirada de Santana cayó un nivel a la camiseta azul turquesa adhiriéndose a sus perfectas curvas.

Brittany era indudablemente toda una mujer.

Santana consiguió pasar el resto del juego sin sufrir lesiones o hacer el ridículo, pero no era exactamente estelar, fallando tres anotaciones y soplando varios pases.

Su mente estaba irrevocablemente fija en Brittany, y ni el juego ni el apretón de manos después con los jugadores del equipo contrario podría provocar su desplazamiento.

¿Cómo se había colado esta mujer dentro de ella tan fácilmente?

¿Cómo podía Brittany llegar a ella de este modo?

Matar esa concentración como una navaja de afeitar que se enorgullecía en sí misma y la convierte en una tarjeta de felicitación andante?

Jesús.

Era como estar de vuelta en la universidad o la escuela secundaria, con todas las mariposas y ponerse tonta y estúpida por una chica.

Una chica que ni siquiera había mostrado ese tipo de interés en ella y, lo peor de todo, ni siquiera estaba disponible.

¿Podría tener un enamoramiento de alguien más inapropiado?

Un flechazo.

La palabra se sentía tan infantil, pero sus sentimientos sin duda tenían todas las características-la tensión nerviosa cuando veía a Brittany, la pequeña emoción que sentía cuando la miraba o le hablaba, el tirón de estar cerca de ella.

También era mucho más que un enamoramiento.

Brittany la hizo pensar en cosas que era mejor dejar en paz.

Hizo que amara y despreciara las profundas conversaciones de la rubia y nadie más pudiera involucrarla.

La hizo desear-rezar-que Brittany simplemente cogería el siguiente vuelo a casa.

Decidida a salir rápidamente, se mantuvo al margen apresuradamente recogiendo sus cosas en una bolsa de lona cuando sintió el inevitable golpecito en el hombro.

—Buen juego, Santana. Tú y Artie parecían que han estado jugando juntos desde hace años.

Se dio la vuelta, inmediatamente fijada por los ojos de Brittany. El pánico se apoderó de ella, el tipo de pánico que la hacía querer huir, del tipo que la convertía al instante en una cobarde.

—Yo, ah, no me di cuenta que estabas aquí—Mentirosa—Um, tu cabello—dijo como si acabara de notarlo—Se ve genial.

Brittany le dio una sonrisa burlona.

—¿De verdad? No he tenido el pelo corto así desde que era una niña. Se siente extraño, pero es tan increíblemente caluroso aquí, no pude soportarlo más.

Santana todavía quería correr pero no tan rápido o tan rápidamente como lo hizo hace un momento.

—Te ves como esa cantante, Britney Spears.

Brittany ladeó la cabeza pensativamente.

—Bueno, eso es todo un cumplido, sobre todo porque soy una fan de la música su música. ¿Qué hay de ti?

A regañadientes, Santana se permitió relajarse.

Sí, ellas podrían hacer esto.

Podrían charlar como conocidas amistosas después de todo. No había nada malo con esto, nada que sugiriera que estaban haciendo algo sin escrúpulos o peligroso.

—¿Quién no sería un fan de Britney? De todos modos, realmente se ve muy bien. Tienes suerte de tener un cabello tan bonito.

Estaba tratando tan fuerte de parecer amigable pero no demasiado amigable, educada pero sin agrandar.

Excepto... Dios.

Ella quería extender la mano y acariciar los mechones sedosos, sentir el espesor entre sus dedos. Su mano temblaba ante la tentación.

Brittany estaba afortunadamente ajena a la pequeña batalla que estaba librando en su interior.

Su sonrisa se amplió con la aceptación de un cumplido.

—Es mi herencia holandesa. Por parte de mi mamá—aclaró en la ceja levantada de Santana.

—Ah. Es por eso que parecías sigues con tu color de piel a pesar del sol, incluso antes de llegar aquí. Desde luego, nunca lo habría adivinado por tu nombre.

—Mi segundo nombre es Susan, al igual que el de mi mamá y mi abuela. Es como una herencia. Como lo es el de mi hija, ya sabes que se llama Susan.

Estaba siendo absorbida.

Sabía que no debería continuar una conversación tan personal, no debía violar la decisión que había tomado de mantener su distancia emocional de Brittany.

Era como saber que no debías salir en esa nevada noche helada para jugar al hockey, pero maldita sea, era el hockey y querías jugar tanto.

—¿Qué significa Susan en Inglés?

—Significa protección o refugio.

Santana asintió con la cabeza.

Tenía sentido. Brittany era encantadora. Impresionantemente hermosa. Y sexy.

¿No había nada que no fuera extraordinario en esta mujer?

¿Por qué no había notado antes cómo sólo estar en su presencia le derretía el corazón como el hielo en una bebida caliente?

Brittany le hacía sentir tantas cosas-torpe, protectora, reconfortada, energizada.

Los sentimientos eran confusos, incluso inquietantes, y sin embargo cuando estaba alrededor de Brittany, todo en su mundo de repente parecía encajar en su lugar.

Era como una rueda girando para descansar.

Sus rodillas temblaron y no por el esfuerzo físico. El pecho le dolía, también, cuando la realización se estrelló contra ella.

No se trataba de un enamoramiento juvenil o de un pequeño encaprichamiento.

Artie tenía razón.

Había algo profundo y peligroso e intenso entre ellas, una química que podía explotar en sus caras si no tenían cuidado. E incluso si Brittany no era consciente de ello, ella lo era, y eso era suficiente.

Tendría que ser cuidadosa por las dos.

—Vas…

—Lo siento, tengo que correr—Santana soltó con una bocanada de aire.

Se alejó sin mirar hacia atrás, preguntándose sólo más tarde lo que Brittany había estado a punto de preguntarle.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Sáb Oct 28, 2017 8:55 pm

Hola!!! Y mi maraton???
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4303
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Sáb Oct 28, 2017 11:55 pm

Y ahora san se va a dedicar a huir de britt?
avatar
Isabella28
***
***

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Dom Oct 29, 2017 4:33 am

Bueno como Santana es tan recta como una tabla, tal vez Brittant deberia ser quien diese el primer paso!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6607
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Dom Oct 29, 2017 12:04 pm

Hola morra..

Santana ya sabe lo que siente... O lo esta asimilando lo que siente por britt!!!
A ver hasta donde llega la barrera y hasta donde corre san para escapar de britt??

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5190
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Dom Oct 29, 2017 7:18 pm

monica.santander escribió:Hola!!! Y mi maraton???
Saludos




Hola, =O no puede ser, habías pedido maraton!!! =o lo olvideee!!! perdón! dejame adelantar unos caps y mañana lo subo!... Lo siento. Saludos =D





Isabella28 escribió:Y ahora san se va a dedicar a huir de britt?



Hola, mmmm nose xq creo q tienes razón =/ pero espero con todas mis ganas q no sea así =/ Saludos =D




micky morales escribió:Bueno como Santana es tan recta como una tabla, tal vez Brittant deberia ser quien diese el primer paso!!!!




Hola, aaaaahh, pero q razón llevas... sip, uno siempre necesita ese alguien q ayude, no¿? jajajajaja. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra..

Santana ya sabe lo que siente... O lo esta asimilando lo que siente por britt!!!
A ver hasta donde llega la barrera y hasta donde corre san para escapar de britt??

Nos vemos!!




Hola lu, si que si... lo cual es bueno. Mmmm esperemos q nada xD q ya caiga en esos brazos palidos jajajaja. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 4 - P IV

Mensaje por 23l1 el Dom Oct 29, 2017 7:20 pm

Capitulo 4 - Parte IV



Una hora más tarde, Santana se duchó y se re-energizó, se dirigió hacia el hospital y al atractivo de un territorio familiar.

Necesitaba escapar de Brittany.

Era vital en este momento mantener la distancia física y emocional entre ellas, porque ya no estaba segura de poder controlar su creciente atracción por Brittany.

Tal vez Quinn podría distraerla con un poco de risa, si pudiera encontrarla.

Se dirigió a la sala de suministros por una enfermera, quien dijo que había visto por última vez a Quinn dirigiéndose hacia ahí.

Sacudió la manija, que estaba o bien atascada o bloqueada.

Maldita sea.

Sacó su tarjeta de identificación de plástico del bolsillo, sabiendo por experiencia que funcionaría igual de bien que una llave. La deslizó a lo largo del interior del marco de la puerta, y la simple cerradura se liberó. Abrió la puerta y se detuvo bruscamente.

La espalda de una mujer desnuda la saludó. Estaba sentada en un carrito de metal, con el pelo rubio, largo y liso. Su cabeza se inclinó un poco hacia atrás mientras gemía su éxtasis.

Quinn, la fuente del placer de la mujer, estaba arrodillada delante de ella.

Oh, ¡Cristo!

Quinn, completamente vestida, estaba realizando animadamente sexo oral a una mujer que-!Jesús !-parecía notablemente como Brittany por detrás.

Oh, Dios, por favor, ¡no dejes que sea ella! Quinn, ¡te voy a matar si lo es!

—Cristo, Quinn, ¿qué crees que estás haciendo?—exigió, con el corazón en
la garganta.

La mujer chilló su alarma mientras Quinn se extrajo de ella y sonrió a Santana.

—Por favor, ¿no tienes modales, Santana?

Su corazón golpeaba, alimentando su pánico.

Dio un paso alrededor del carrito. Tenía que ver la cara de la mujer, tenía que estar segura de que no era Brittany.

Parpadeó con fuerza contra lo que pudiera ver.

—Gracias a Dios—pronunció con un fuerte suspiro.

No era Brittany.

Se dirigió al uniforme arrugado en una silla en la esquina, mirando el nombre cosido en la parte delantera.

—Soldado Banks, ¿no tiene nada mejor que hacer en este momento, como tal vez pelear una guerra?

La joven bajó la mirada tímidamente, tratando de cubrirse con las manos. Estaba apretando las piernas juntas en un vano esfuerzo por ocultar sus partes íntimas.

—Sí, señora.

—Y usted, Capitán Fabray, Nos vemos afuera—no tuvo que esperar mucho tiempo en el pasillo por la ojiverde—Cristo, Quinn, ¿qué pasa contigo? Cualquiera podría haber entrado en tu confraternizar así. Podrías haber sido degradada inmediatamente a teniente.

Quinn parecía completamente despreocupada, como si estuviera casi feliz por ello.

—La puerta estaba cerrada, sabes.

—Sí, bueno, un niño de ocho años de edad podría haber entrado ahí como yo lo hice.

—Lo siento, no sabía que teníamos niños vagando por los pasillos.

El temperamento de Santana brilló caliente.

—Por el jodido amor de Dios, Quinn, esto no es la puta escuela secundaria.

—No jodas, Einstein. Es una zona de guerra donde todos podríamos ser carne achicharrada mañana. Y si voy a morir mañana, entonces voy a tener un poco de diversión primero.

Santana exhaló un largo suspiro, exasperado. Estaba enfadada consigo misma porque se suponía que debía estar vigilando a Quinn, asegurándose que seguía las reglas.

El coronel tendría las cabezas de ambas si se enteraba de la última indiscreción de Quinn.

Miró directamente a su amiga y se suavizó un poco. Ella no quería tirar el rango y jugar al pesado.

Necesitaba hablar con Quinn como una amiga ahora.

—Ah, Quinn. Sé que simplemente te estás divirtiendo un poco.

Y lo estaba.

Quinn nunca significó ningún daño a nadie, pero era un poco demasiado caballerosa acerca de las consecuencias.

—Sabes tan bien como yo que el alto mando por aquí enloquecería si supieran lo que acabas de hacer ahí—levantó la mano para detener la protesta la ojiverde—Y no es por lo de ser gay. Tú lo sabes. Demonios, ya han tenido bastantes años para acostumbrarse a todos nosotros por ahora.

Quinn puso los ojos en blanco.

—Mira, éramos dos adultos que estaban de acuerdo en esa habitación, Santana. Aunque admito que podría haber elegido un lugar más privado. No es que existe tal cosa por aquí—agregó sarcásticamente.

—Sabíamos cuando nos unimos que la privacidad era una cosa del pasado. Y Quinn. ¿Un soldado? ¿Qué demonios es eso?

—Lo sé, pero técnicamente no tengo ninguna autoridad sobre ella. Ella no está en nuestra unidad. Está en comunicaciones.

Era su turno de poner los ojos en blanco.

—Quinn, ¿por qué siempre estás cortejando problemas para ti misma? Sólo te quedan un par de meses más aquí, igual que yo. Un polvo rápido en un armario de suministros no vale la pena dañar tu carrera otra vez, ¿de acuerdo?

Quinn sacudió la cabeza. Estaba haciendo todo lo posible para permanecer firme en su desafío, pero parecía a punto de llorar.

—El ejército toma algo de ti, Santana, algo que quizás nunca podrías tener de nuevo. Se llama tu espíritu, tu personalidad. Y maldita sea, no van a robar la mía. No voy a convertirme en un soldado de molde o enfermera.

Santana no estaba totalmente de acuerdo, pero entonces tal vez era mejor moldear su propia personalidad a lo que el ejército necesitaba.

Quinn, obviamente, no lo era.

—¿Puedo preguntarte algo Quinn?

—Por supuesto.

—¿Qué hizo que te unieras?

Quinn se rió.

—Además del hecho de que pagaron mi matrícula de enfermería y llegar a estar rodeada de mujeres 24/7?

Santana le concedió una sonrisa.

—Sí, además de eso.

—¿Y además del hecho de que tengo la oportunidad de ver maravillosas partes del mundo como ésta?

Santana se rió.

—Sí, además de todos los viajes glamorosos.

—Bien—se animó—Me gusta el reto. Es decir, es la vida y la muerte todos los días, y no sólo para nuestros pacientes, sino para nosotros. Me encanta tomar riesgos. Me encanta la emoción de ello. Y me encanta ayudar a las personas que realmente lo necesitan, ¿sabes?

—Sí—lo sabía.

El tratamiento de las infecciones del oído y la abstinencia de drogas en una típica habitación de emergencia del hospital se esfumaban con bastante rapidez.

—Así que ese es mi punto, entonces. No arruinar todo teniendo esa necesidad de emociones y los riesgos en tu tiempo personal, también.

Quinn cruzó los brazos sobre el pecho y miró hacia abajo.

—Lo sé, San. Tienes razón—levantó los ojos, el desafío desaparecido. En su lugar había una mirada tranquila de determinación—He dado todo al ejército durante los últimos siete años, y probablemente obtendrán otros dieciocho de mí. Hago el mejor trabajo que puedo hacer, día tras día.

—Lo sé, Quinn. Eres una enfermera impresionante.

—Vamos—dijo, dirigiendo el camino por el pasillo—Vamos afuera a caminar
un poco.

El aire caliente les golpeó como un muro, y Santana sintió que su aliento la dejaba por un momento. Saludó a un par de soldados que conocía, ralentizando su paso para el de Quinn más corto.

—La cosa es, Santana, quiero mantener una pequeña parte de mí que el ejército no pueda tener. No puedo sobrevivir en este ambiente si no lo hago. Y esa parte de mí necesita ser un poco salvaje a veces. No loca, pero sólo un poco salvaje. Es quién soy.

—Lo sé, lo sé—admitió.

No podía relacionarse totalmente, porque no era como Quinn.

Ella era conservadora y prudente por naturaleza. Una seguidora de las reglas y sobre todo una persona introvertida.

Tampoco pensó que cumplía cadena perpetua de la forma como Quinn estaba.

—Solo te estoy pidiendo que seas inteligente al respecto. No corras riesgos tontos y no se los restriegues en la cara.

—¿Qué? ¿No restregar en sus caras nuestra sexualidad? Santana López, me decepcionas.

—No me avergüenza el hecho de que me siento atraída por mujeres, Quinn. Sólo estoy diciendo que es una institución conservadora, dominada por los hombres. Todavía pueden hacer que sea incómodo para nosotros si lo desean. Y lo harán.

—Bueno, por mi parte puedo manejar un poco de incomodidad.

Bueno, yo no puedo. No tan fácilmente como tú de todos modos, Santana quería decir, pero no lo hizo.

Sabía que el mundo-y el ejército-podría utilizar toda una serie de Quinn Fabray , personas con las agallas y personalidades indomables para desafiar el status quo y forzar el cambio y la aceptación.

Pero la gente como Quinn eran mejores escogiendo sus batallas.

—Ten cuidado—dijo ominosamente—Te están observando.

—Ah-ha. ¿Eso es por lo que el Coronel Hudson te llevó aparte? ¿Para decirte que te asegures que no salté sobre los huesos de Brittany Pierce o algo así?

—Algo así.

—Bastardo—Quinn murmuró.

—Bueno, no es que fuera un territorio nuevo para ti.

Sabía que su tono estaba atado con desprecio, porque la idea de Quinn tratando de seducir a Brittany la puso ridículamente celosa.

—Oh, por el amor de Dios, ¿tenemos que repasar eso otra vez?

Tres meses antes, Quinn había sido sorprendida en delito flagrante con un periodista visitante.

Podría no haber sido un problema, excepto que otro periodista visitante los habían pillado, celoso que no estaba recibiendo el mismo tratamiento favorito, divulgó.

—No crees que Hudson probablemente pueda olvidar ese tipo de vergüenza para el hospital, ¿verdad?

—Supongo que no, pero sabes que te lo prometí después de eso que lo mantendría en la familia, por así decirlo.

Quinn y sus reglas constantemente ajustadas eran de risa.

—De acuerdo, mira. Aquí está el trato. Si quieres seguir tentando al destino, bien. Sólo no tientes el mío, también, ¿de acuerdo?

—Santana, nunca deberías haber consentido en ser mi guardián.

—¿No? ¿Quién más? ¿Prefieres que sea alguien que te delataría en un abrir y cerrar de ojos, sin el más mínimo remordimiento? ¿Alguien que no te gustara o no podrías confiar?

—Bien, bien. Tienes un punto. Me comportaré con una condición.

Oh, no.

Santana se detuvo porque Quinn lo había hecho. Miró con temor la cara de su amiga, donde encontró una expresión que era previsiblemente llena de diabluras.

—¿Qué?

—Deja de ser una mierda con Brittany.

El corazón de Santana dio un vuelco.

—¿De qué estás hablando?

Quinn la fulminó con la mirada.

—Has estado tratando de evitarla últimamente, y cuando no puedes, estás siendo una perra grosera.

—No lo estoy siendo—respondió indignada.

Bueno, al menos la parte de perra grosera no era cierto.

—¿Qué hay en ella que te asusta tanto, Santana?

Sacudió la cabeza. Tan cercanas como ella y Quinn eran, esto no era algo que pudiera compartir con ella.

—Está bien, mira, me atrapaste. Me temo que voy a empezar a adoptar su acento de Michigan.

Quinn se rió, pero sólo por un instante.

—Estás tan llena de mierda, Santana López. Y lo digo con el debido respeto.

—Sí, claro.

—De todos modos, puedes guardar tus pequeños secretos. Pero sé que en la noche en ese pequeño catre tuyo, con el de ella a sólo pulgadas de distancia, la obediente y muy profesional Santana López está pensando algunos pensamientos muy impropios.

—Cállate—golpeó a su amiga ligeramente en el brazo.

—No todos los diques aquí son tan calientes como tú.

Quinn se encogió de hombros.

—Qué pena.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Lun Oct 30, 2017 3:36 am

Jajajaja Quinn es una lokilla...san san san que haremos contigo.
avatar
Isabella28
***
***

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Lun Oct 30, 2017 8:15 am

Quinn si que sabe disfrutar de la guerra!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6607
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Lun Oct 30, 2017 10:57 am

Hola morra...

Si ahí que morir que sea feliz y vendecido por dios jajaja su ubiece sido britt... San ata a quinn en un misil y hasta marte no baja jajaja
San necesita amor... En todo el sentido de la palabra!!

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5190
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Lun Oct 30, 2017 8:47 pm

Isabella28 escribió:Jajajaja Quinn es una lokilla...san san san que haremos contigo.




Hola, jajajajaj dices tu¿? jajajajajajajajaj Xd jajajajajaj quinny, quinny ajajajjajaja. Mmmm colocarle una linda rubia de ojos azules¿? aaah no eso ya lo tiene xD jajajaja. Saludos =D





micky morales escribió:Quinn si que sabe disfrutar de la guerra!!!!!




Hola, jajajajaja xD ella sabe ver el lado bueno y sacar tiempo bueno tmbn ajajajajja. Saludos =D






3:) escribió:Hola morra...

Si ahí que morir que sea feliz y vendecido por dios jajaja su ubiece sido britt... San ata a quinn en un misil y hasta marte no baja jajaja
San necesita amor... En todo el sentido de la palabra!!

Nos vemos!!




Hola lu, jaajajajjaaj xD jajajajaja quinn sabe hacer las cosas, no¿? Jajajaja minimo eso jajaja xD jajajaja. SI que si! todo todo... y mucho tmbn! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 5 - P I

Mensaje por 23l1 el Lun Oct 30, 2017 8:49 pm

Capitulo 5 - Parte I



Brittany fijó sus ojos en la imagen de su hija en la pantalla de su ordenador portátil.

Susan estaba sonriendo esa sonrisa sin dientes, adorable, sus ojos azules brillando con malicia.

Ella cumpliría dos años en un par de semanas, y Brittany estaba encantada de haber sido capaz de arreglar para estar en casa para el evento.

Rachel había puesto a Susan en la webcam una vez desde que Brittany había llegado a Afganistán, y ella había llorado durante toda la conversación.

Echaba tanto de menos a Susan, extrañaba el sentirla y olerla en sus brazos, la charla constante y la curiosidad sin fin, los abrazos y besos al final de un día, Susan quedándose dormida en sus brazos.

El vacío hoy era casi demasiado para soportarlo.

Quería llorar de nuevo.

Afganistán era el lugar más lejano y peligroso que había visitado desde que quedó embarazada de Susan, y aunque era una gran oportunidad para su carrera, ahora calculaba el costo de una manera que nunca había hecho antes.

Ser mamá había sido tan nuevo y extraño para ella al principio.

Era como atravesar un país extranjero, sin la ayuda de un mapa o un intérprete.

Había leído todos los manuales de bebé, hablado con otras mujeres que habían tenido hijos.

Había sabido esperar noches de insomnio, cansancio hasta el agotamiento, la preocupación obsesiva por una tos o un estornudo. Para lo que no había sido preparada era cómo había cambiado por dentro y tan rápidamente.

No era sólo el bienestar de Susan que la preocupaba ahora, sino el suyo propio.

La maternidad había hecho a Brittany consciente de su propia mortalidad.

Se esforzó más en comer bien, dormir bien, hacer ejercicio, no correr riesgos tontos con su cuerpo. Todo porque quería estar ahí para Susan durante el tiempo que físicamente pudiera.

Susan la hizo que dudase, la hizo cuestionarse el valor de las asignaciones como ésta, le hizo sopesar los beneficios y las privaciones de nuevas maneras.

Sin embargo, no podía sacudir el hambre que todavía tenía profesionalmente.

Todavía disfrutaba de las grandes asignaciones, visitando lugares exóticos, conociendo gente interesante, tratando de capturarlo todo con su cámara digital.

Su trabajo, había llegado a sentir, era mucho más que proporcionar una ventana a la historia; lo estaba viviendo. Su involucramiento emocional en tareas como ésta la hizo sentir no sólo como un testigo de la historia, sino también como alguien que invirtió en ella.

En verdad sabía, había comenzado a acercarse a su trabajo de manera diferente mucho antes de que se convirtiera en mamá.

Cuando había comenzó a salir, había tratado de ser objetiva y emocionalmente desconectada de sus temas. Era la forma en que pensaba que se suponía sería.

Y entonces un día, su máscara no sólo se deslizó, sino que cayó para siempre.

Había estado haciendo un reportaje fotográfico sobre las personas sin hogar, todo el tiempo diciéndose que estas personas eran borrachos o psicópatas o que de alguna manera habían elegido ser indigentes.

Eran personas en circunstancias desafortunadas, pero no personas con las que pudiera identificarse, porque no eran como ella. Entonces conoció a una mujer de su edad con una hija pequeña.

Huérfana desde que era adolescente, rebotando de un pariente a otro. Violada y embarazada por un primo, abandonó la escuela y huyó. No quería que le quitaran a su hija, y por eso se mantuvo moviéndose de un lugar a otro, prostituyéndose periódicamente, robando comida y pequeñas cosas.

Fue triste y más triste aún mirar a los ojos a su pequeña hija y no ver ninguna esperanza ahí.

Después de encontrarse con el par, Brittany lloró hasta quedarse dormida cada noche durante una semana. Luego se puso a buscar de nuevo a la mujer y a la niña con los ojos fantasmagóricos.

Estaba decidida a conectarlas con una agencia social que pudiera ayudarlas.

Oh, sí, iba a salvarlas.

Ser el buen samaritano. Pero no las pudo encontrar de nuevo. Sus huecas expresiones aún la perseguían a veces.

Después de eso, nunca fue buena en distanciarse de sus temas. Se dejó sentir su dolor, su alegría. Escuchaba y miraba, absorbiendo todo lo que podía de ellos.

Sus fotos se hicieron más fuertes a medida que su participación crecía.

Comenzó a ganar premios, hacerse notar en su profesión. Tomó mucho de ella-demasiado quizás.

Su familia era su salvación.

Susan traía tantas cosas a su vida todos los días-alegría sobre todo, preocupación a veces- pero siempre, siempre Susan la hacía sentirse necesaria, la hacía sentirse parte de algo mucho más grande que ella o su carrera o su relación con Rachel.

Fue ese amor que actuó como un contrapeso a su carrera.

Si no tenía cuidado, el trabajo, especialmente del tipo profundo en que te involucras emocionalmente, podría absolverte la vida.

Podía ver que eso le pasaba a Santana, porque la morena no parecía tener una la vida fuera del ejército.

Hizo clic en una imagen de su amante.

Rachel se veía estudiosa y seria en la foto. Tenía sus gafas de lectura porque la cámara la había sorprendido.

La miró más de cerca. A decir verdad, Rachel parecía irritada, la diminuta arruga, familiar entre los ojos revelaba cómo se sentía.

A Rachel no le gustaban las interrupciones cuando estaba trabajando. A ella le gustaba compartimentar su vida, y a pesar de que había hecho la transición a la paternidad mejor de lo que había esperado Brittany, Rachel desdeñaba cualquier cosa que no había tomado en cuenta o planeado.

Su obsesión por la organización la convirtió en un padre y pareja muy confiable, pero no exactamente la hizo divertida y extrovertida. De hecho, no podía recordar la última vez que habían salido en el calor del momento y habían hecho algo divertido- y no sólo porque eran padres.

Incluso antes de Susan, no habían hecho mucho de lo que se podría llamar espontáneo.

Brittany había rechazado muchas ofertas de improvisadas barbacoas, paseos en barco con los amigos, juegos de pelota, porque sabía que Rachel no querría ir.

Hizo clic a otra imagen, esta de las tres jugando en el parque.

Demonios, ¿de qué tenía que quejarse realmente?

Aunque obsesiva y admirablemente dedicada a su propio trabajo como profesora de economía, Rachel siempre había apoyado su carrera y su tiempo lejos de trabajo, asegurándose de que cuando se iba que todas las facturas se pagaban a tiempo y que las tarjetas de cumpleaños y de Navidad se enviaran.

Tomaba los coches para un servicio regular y lavaba la ropa, también.

Ella también había apoyado a Brittany cuando quiso tener un bebé a pesar de la interrupción que aportaría a sus vidas, y había hecho más que su parte con Susan después de su nacimiento.

Aunque su relación no fue autorizada legalmente, fueron comprometidas a través de Susan.

Rachel era estable y sólida como una roca, por lo que Brittany estaba agradecida.

Aunque se daba cuenta de que la gratitud no era lo mismo que el amor con el corazón martillando, que Rachel no era exactamente un meteorito que ponía su corazón o cuerpo en llamas, había mucho que decir acerca de la previsibilidad de su vida.

Aunque mundana, su vida en casa era su refugio, su santuario, después de asignaciones difíciles como ésta-asignaciones sabía que estaría haciendo ahora con menos frecuencia.



Artie entró en la tienda de los medios de comunicación, silbando una vieja melodía de Aerosmith.

Parecía especialmente alegre.

—Oh, bueno, Britt, esperaba que estuvieras aquí.

—Te ves muy enérgico para un tipo que tuvo que correr el culo jugando al hockey anoche. ¿No estás adolorido, viejo semental?

—Ah, hay buen dolor y hay mal dolor. Y el hockey es definitivamente del tipo
bueno de dolor.

—Seguro que parecías que lo estabas pasando bien.

—¡Oh, sí, fue increíble!—Artie no podía dejar de sonreír—Sabía que jugar con Santana sería muy divertido. Creo que ella es en realidad una mejor persona organizando que un anotador puro, aunque nunca lo sabrías la mayor parte del tiempo. Ella misma tiene que hacer tanto del trabajo. Necesita un buen compañero de juego, eso es lo que es.

Sí, probablemente sí, pensó Brittany, su mente alejada del hockey.

No tenía muchas ganas de bromear sobre el partido de anoche o de hablar de Santana.

Todavía estaba herida y confundida por la fría recepción que la morena le dio.

Artie estaba hablando con entusiasmo y con todo detalle sobre las jugadas que él y Santana había hecho juntos. Brittany asintió como si estuviera interesada, pero dejó que su mente vagara.

¿Por qué Santana estaba trabajando muy duro últimamente para evitarla?

¿Por qué estaba tan nerviosa a su alrededor cuando no podían evitarse mutuamente, como en su diminuta habitación?

No debería importarle.

Artie y ella se irían en pocos días, después de todo.

Pero Santana la fascinaba. Tiraba de sus fibras sensibles.

Necesitaba saber de lo que la morena tenía tanto miedo.

Tenía una buena idea, sin embargo.

Brittany claramente planteaba una amenaza para el control que era tan esencial para Santana.

Sintió pena y alegría por eso.

Un poco de vulnerabilidad, un relajamiento de ese control, era exactamente lo que Santana necesitaba, o el dolor que seguramente debía estar sufriendo en el interior podría causar un daño irreparable.

Brittany no era ninguna psicóloga, pero había visto muchas personas dañadas en su vida.

Ella está huyendo de lo que necesita. Y lo que necesita es dejar que sus emociones salgan de vez en cuando, para apoyarse en alguien más de vez en cuando.

—He oído que hay un convoy saliendo mañana. Deberíamos engancharnos en él, Britt.

Brittany obligó su atención a Artie de nuevo.

—Lo siento, ¿qué?

—Me quedé hasta media noche mirando todas nuestras fotos hasta el momento. Has hecho un gran trabajo aquí en la base. Esas cuando el joven soldado murió... increíbles. La ceremonia de rampa. Y esas fotos en esa clínica de poliomielitis son fantásticas, también. Pero nos estamos perdiendo todo el aspecto médico de las cosas. Sabes, en el campo. Hay un par de médicos que se dirigen a una base de operaciones mañana para relevar a un par de otros ahí. Creo que deberíamos ir con ellos.

Brittany sabía exactamente de que estaba hablando Artie.

Era el elemento que faltaba-fotos de médicos poniéndose a sí mismos en peligro con el fin de proporcionar a los soldados heridos ayuda inmediata de vida o muerte.

Cerró su computadora portátil con un zumbido, con el corazón latiendo con temor inusitado.

—Tienes razón, Artie. Supongo que lo he estado posponiendo.

Él acercó su silla y la miró con simpatía.

—Puedes quedarte aquí y yo puedo ir, ya sabes.

Brittany sonrió a su viejo amigo. Él siempre había estado dispuesto a caer de espadas por ella.

Simplemente nunca se sintió tan real antes.

—No, Artie. Es mi proyecto. Necesito ir.

—Podría ser muy peligroso, Britt.

Nunca se había visto más serio, y sintió un cosquilleo de miedo.

—Lo sé, Artie—no podía vacilar si iban a hacer esto.

Maldita sea.

Debía permanecer en la base donde era más seguro. Quedarse por el bien de Susan.

Pero cuando había aceptado esta misión, fue con toda la intención de hacer el mejor trabajo posible.

No había llegado hasta aquí, conocer a todas estas personas increíbles, desinteresadas, sólo para salir con algo a medias.

—Este proyecto no estará completo sin esas tomas. No voy a sentir como que he hecho lo mejor que he podido-o hecho bien por los hombres y mujeres que tienen que estar ahí afuera.

Odiaba cuando su sentido del deber y orgullo profesional se imponían sobre el sentido común y el instinto de conservación.

Ir a lo seguro no era lo que la convertía en una gran fotógrafa, sin embargo... nunca lo había hecho, nunca lo haría. Y nunca volvería a tener esta oportunidad de nuevo.

—Maldita sea.

—Estaré contigo en cada paso, Britt.

Sonrió halagada, consolada de que Artie estaría a su lado, tal como lo había
estado durante gran parte de su vida.

—Lo sé. Y estoy muy agradecida de tenerte como mi amigo, Artie.

—No vas a enviar un correo electrónico a Rachel, ¿verdad?

—Diablos, no. Ella me diría que estoy loca.

Y tendría razón.

—Supongo que tenemos que obtener el permiso de la Mayor López, sin embargo.

—Sip.

Artie parecía inquieto.

—Voy a hablar con ella.

Artie y Santana parecían llevarse mucho mejor ahora, pero estaban lejos de ser los mejores amigos. Brittany sabía que tenía mejores probabilidades de conseguir que Santana estuviera de acuerdo.

—Hablaré con ella mientras vas a arreglando las cosas con el comandante del convoy.

—Muy bien. Por cierto, se tarda la mayor parte del día para llegar a este FOB (Base Operativa Avanzada) y otro día para volver. Sólo tendremos que ser capaces de poder llevarlo a cabo antes de que nos vayamos.

Brittany asintió solemnemente.

Sólo eran dos días.

Dos días. Los convoyes entran y salen de aquí todo el tiempo.[justify]





[justify]********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Mar Oct 31, 2017 8:53 am

Hola morra...

Rachel es la piedra solida de la relación.... Cuidado que a britt sa misma piedra no la este ahogando sola...
A ver si san le da el permiso o no?

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5190
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Mar Oct 31, 2017 7:42 pm

3:) escribió:Hola morra...

Rachel es la piedra solida de la relación.... Cuidado que a britt sa misma piedra no la este ahogando sola...
A ver si san le da el permiso o no?

Nos vemos!!




Hola lu, eso parece =/ jajajaajjaaja nose xq creo que llevas la razón! jaajaj. Mmmm si es peligroso... no, no¿? Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 5 - P II

Mensaje por 23l1 el Mar Oct 31, 2017 7:43 pm

Capitulo 5 - Parte II



Cuando salieron de la tienda de los medios de comunicación, fueron azotados por una tormenta de arena arremolinada. Casi golpeó a Brittany sobre su culo.

—¡Jesucristo!—se giró para volver a entrar, pero Artie agarró su brazo en un apretón de muerte y tiró de ella hacia el hospital.

—¡Es sólo una tormenta de arena! ¡No te matará!

No, pero podría mutilarte, pensó.

La dura arena le picaba la piel sin descanso. Era como estar en un chorro de arena.

Instintivamente, se subió el cuello de la camisa para taparse la nariz y la boca. Apenas podía ver a más de tres pies delante de ella. Era como una tormenta de nieve, sólo que café, áspera y dolorosa.

—Eres un hijo de puta, Artie—murmuró detrás de su camisa.



*****


Santana inclinó suavemente la cabeza de Brittany hacia atrás y apretó un par de gotas limpiadoras en cada ojo.

La rubia parpadeó rápidamente y lanzó un gemido de alivio.

—Oh, eso se siente mucho mejor, Santana. Gracias. Siento como si tuviera arena en cada uno de los poros y orificios de mi cuerpo.

Santana se rió; podía entender totalmente.

—Una ducha va a hacer maravillas, pero aun así, no creo que alguna vez te sientas como si no estuvieras cubierta aquí.

La omnipresente arena apenas registró algo más, ella estaba tan acostumbrada a eso. Era como la constante tierra bajo sus uñas cuando era una adolescente y trabajaba en los campos de tomate. Simplemente se convertía en una parte de ti.

—Dios, mi equipo de cámara ha estado tomando una paliza de todo este polvo, también. Tengo que pasar una buena hora al día teniendo todo aparte y limpiándolo.

Santana sonrió. El polvo hizo estragos con su equipo médico a veces, también.

—Es sorprendente lo buena que te vuelves en esto aquí en limpiar la arena de las cosas.

Brittany la miraba con curiosidad.

—¿Extrañaras este lugar?—la pregunta fue repentina y formidable, como una gran piedra salpicando en un estanque prístino.

Santana le entregó a Brittany un pañuelo para los ojos, comprando algo de tiempo.

No iba a extrañar el lugar, eso es seguro, pero echaría de menos las cosas abstractas, como la camaradería de los juegos de hockey, las rápidas amistades, haciendo un buen trabajo en condiciones adversas.

—Voy a extrañar a la gente—dijo simplemente, sintiendo sus emociones burbujeando peligrosamente justo debajo de la superficie.

Brittany La miró con afecto audaz.

—Te echaré de menos, Santana.

El estómago de Santana cayó a sus botas. Ella parpadeó una vez, dos veces, sintió que su boca se apretaba. Su pecho se tomó una pesadez que sus respiraciones superficiales no podían aliviar.

También extrañaría a Brittany. Más de lo que probablemente debería, y ciertamente más de lo que razonablemente podría justificar.

Esta mujer se había acercado más de lo que nadie había hecho en mucho tiempo para descubrir los secretos de su alma, para escuchar sin juzgar ni intenciones ocultas, para preocuparse por ella por lo que realmente era y tal vez podría ser.

Alguien dijo una vez que extrañas lo que no tienes, pero eso no es verdad, pensó Santana .

Echaría de menos la profunda amistad que casi tenía con Brittany... podría haber tenido, si tuvieran más tiempo juntas.

Pero no podía decirle esas cosas. No tenía ningún sentido.

Su tiempo juntas casi había terminado.

Invertir más de sí misma en Brittany ahora equivaldría a pasar por encima de un acantilado.

Brittany se aclaró la garganta con impaciencia.

—Vine aquí para verte por una razón, Santana.

—Muy bien—respondió. Vio pasar una sombra sobre el rostro de Brittany.

Se apoyó en el mostrador de madera de la sala de tratamiento, los brazos cruzados sobre su pecho.

Por favor, no más confesiones de desnudar el alma. No podría tomar otra.

—Artie y yo queremos unirnos a la compañía B mañana en un convoy a FOB
Hawksbridge. Estarán llevando suministros y relevando a un par de médicos—habló con un sorprendente desapego, como si hubiera hecho una docena de convoyes antes y no eran más que asuntos de rutina. Lo cual, por supuesto, nunca fueron—Sería un día ahí, luego regresar al siguiente. Es esencial para nuestra misión aquí. Me gustaría tu permiso para ir.

Santana no dijo nada durante unos instantes. No podía, porque su voz la había abandonado por completo.

Brittany fuera de la base, y sin ella para garantizar la seguridad la rubia... era impensable.

Irresponsable.

Los convoyes eran increíblemente arriesgados. Ellos eran susceptibles a las minas terrestres, emboscadas, ataques suicidas.

No sería ella la que daría a Brittany un boleto en dicho territorio peligroso.

—No—declaró.

—¿Qué quieres decir con no? ¿Por qué no?—parecía indignada con vehemencia, sus ojos centelleantes—Artie lo está organizando con el comandante de la Cohen-Chang.

—Soy responsable de ti aquí. Tú lo sabes. Y no voy a darte permiso.

—No hay ninguna razón para negármelo. Asumo toda la responsabilidad por Artie y yo.

—No. Lo siento.

Brittany saltó de la mesa de tratamiento, afrontando con rigidez su cuerpo, coloreando su rostro, haciéndola parecer adorablemente enojada.

—¿Por qué? ¿Por qué no me dejas ir?

—No es seguro. De hecho, es increíblemente peligroso. Tienes una hija que te espera de vuelta en casa—Y una pareja, pero no quiero pensar en eso—No voy a dejar que lo hagas. No vale la pena, Brittany.

Con las manos en las caderas, Brittany se enfureció.

—La gente en ese convoy también tienen hijos esperando por ellos, Santana. Ellos tienen un trabajo que hacer, al igual que yo. Yo debería ser la que decida lo que se requiere, si vale la pena el riesgo.

Santana sabía que estaba siendo una capulla por usar la tarjeta de autoridad y tomar la decisión de las manos de Brittany. Pero tenía un mal presentimiento en la boca del estómago.

Se lo estaba diciendo, el modo en que sus atléticas rodillas le decían que venía una tormenta, que Brittany no debería ir en este convoy.

Un frío estremecimiento la recorrió.

Había sentido algo similar hace tres meses, cuando un joven médico-Guy Forrester-fue asignado a una misión de una semana de duración en dirección a Kabul. Había estado nervioso por ello y había hablado con Santana sobre sus presentimientos.

Se había sentido mal por él y todo mal por Santana, también. Pero eran impotentes frente de sus órdenes. Así que se había ido.

Él nunca regresó.

—Lo siento, Brittany—tragó fuertemente contra la decepción y el enojo visible de la rubia, pero estaba haciendo lo correcto, maldición.





Observó los vehículos blindados maniobrar en su posición.

Las monstruosidades ruidosas, polvorientas, malolientes y voluminosas parecían imponentes e impenetrables, pero ella sabía que no lo eran.

En este momento, ese conocimiento la asustaba hasta la mierda.

Porque Brittany estaba en una de esas ambulancias Bison (Transporte blindado de personal), que no estaban marcadas con el fin de negar al enemigo un objetivo.

Con su pintura marrón moteada, ocho neumáticos grandes y ametralladora montada, eran indistinguibles del resto de los vehículos en el convoy.

Brittany no debería estar ahí.

Aunque Santana había negado la solicitud de Brittany, no significaba nada, como se vio después.

La rubia había ido por encima de su cabeza hacia el coronel, que sumariamente había decidido que si viajar con el convoy era lo que necesitaba Brittany para su reportaje fotográfico, entonces eso es lo que haría.

Santana había discutido con la coronel Cohen-Chang hasta hace unos momentos para revertir su decisión, pero se negó.

Presionar aún más habría sido inútil, así que había salido disparada, con la esperanza de atrapar a Brittany y que cambiara de opinión. Lo que le habría dicho si la hubiera alcanzado, no estaba segura.

Una sensación de impotencia había absorbido gran parte de su lucha, pero no podía haber estado por encima de mendigar.

Lo que podría o no podría haber hecho no importaba, porque era demasiado tarde. La ira y la preocupación se arraigaron en su lugar.

Ella no quería despedirse así-parada rígida, con las manos detrás de la espalda, mirando impotente a las grandes máquinas rodar lentamente en sus posiciones, mientras que Brittany estaba sentada en algún lugar dentro,
probablemente sin siquiera saber que ella estaba aquí viendo.

Se sentía como un pequeño guijarro en una tormenta de arena, expuesta y completamente impotente contra fuerzas mucho mayores.

Quería correr al Bison más cercano, golpear su trampilla y sacar a Brittany si estaba ahí. Pero Santana López no se atrevería a pensar en interferir con una operación militar.

Ella iría al paredón por un paciente, pero no rompería el protocolo y correría como una tonta al Bison de Brittany.

Un brazo se deslizó alrededor de su cintura.

—Ella va a estar bien—Quinn dijo en voz baja.

—Lo sé—su voz no contenía una pizca de convicción.




********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Miér Nov 01, 2017 4:43 am

Me fastidia que las cosas entre ellas sean tan lentas, si Brittany quiere morir, es su problema, para que pide permiso si al final no va a tomar en cuenta las opiniones????
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6607
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Miér Nov 01, 2017 5:48 pm

Hola morra...

Es entendible la posición de san... Espero que no pase nada... (Una utopía?)
San tiene muy presente que britt tiene pareja... Si no...

Nos vemos!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5190
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Miér Nov 01, 2017 7:20 pm

micky morales escribió:Me fastidia que las cosas entre ellas sean tan lentas, si Brittany quiere morir, es su problema, para que pide permiso si al final no va a tomar en cuenta las opiniones????



Hola, jaajajaj un poco si la vrdd... aunk creo q un poco es mi culpa donde parto los caps xD Mmmmm... es como cuando te llevan al contra y tu lo haces igual xD jajajaja. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra...

Es entendible la posición de san... Espero que no pase nada... (Una utopía?)
San tiene muy presente que britt tiene pareja... Si no...

Nos vemos!



Hola lu, si, osea quiere algo, pero sabe q ese algo al final se ira y sufrira =/ Nononono ni digas q pasa (xq no¿?) Si, lo cual es lo unico q la frena... xq como dices, si no... jajajaja. SAludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 6 - P I

Mensaje por 23l1 el Miér Nov 01, 2017 7:22 pm

Capitulo 6 - Parte I


El médico y el artillero que montaban en las entrañas del Bison con Brittany y Artie eran buenos chicos, no como el soldado sádico que había sido su compañero de asiento volando a la base casi dos semanas antes.

Su charla amistosa ayudó a pasar el tiempo mientras golpeaban a lo largo del interminable camino de grava.

Era casi como si estuvieran en una carretera en casa, en su camino hacia los puestos locales de frutas y verduras.

Brittany estaba sudando mucho por debajo de su chaleco y casco, a pesar de que el vehículo estaba supuestamente con aire acondicionado. El aire caliente descendía continuamente como una nube pesada, invisible desde la torreta en la azotea del cañonero, que estaba constantemente abierta.

El artillero, un joven agradable de las praderas canadienses, saltó arriba y abajo de la abertura como una caja de sorpresa con esteroides.

No quería que los soldados sintieran que tenían que entretenerla a ella y Artie, pero sospechaba que no podían dejar de hablar porque daban la bienvenida a la refrescante compañía.

Hablaban sin cesar de sus familias en casa. Uno tenía una esposa y dos hijos, el otro era soltero pero tenía un novio estable y un Golden retriever.

Hablaron de las otras cosas que echaban de menos, como sus equipos deportivos, sus mascotas, sus coches, la piscina de un amigo, el bar favorito del vecindario, las barbacoas en el patio trasero, las rondas clasificatorias del hockey a la vuelta de la esquina.

Las cosas cotidianas que no extrañas hasta que se van.

La radio cobró vida con una advertencia. Había informes de que las mujeres y los niños habían abandonado repentinamente el siguiente pueblo, una señal segura, dijo el médico en un tono casi complaciente, que los talibanes estaban en la zona y atrincherándose para la lucha.

—¿Qué significa eso?—Brittany preguntó, sus sentidos aumentando a una mayor conciencia—¿Van a emboscarnos?

El artillero, el sargento Blaine Anderson, parecía decididamente infeliz, pero no particularmente preocupado.

—Podría no significar nada. O tal vez…

Sus palabras fueron interrumpidas por una lluvia de balas que salían desde algún lugar delante de ellos.

La radio cobró vida con maldiciones y exclamaciones precipitadas. El convoy–una docena de vehículos–fue atacado por el lado norte de la carretera donde un lecho de un río, o una zanja seca, corrían en paralelo.

Anderson saltó a su torreta, girando su ametralladora en bruscos movimientos y ruidosamente disparando alrededor, todo su cuerpo temblando por la reverberación.

Los casquillos vacíos del cañón caían como granizo, algunos aterrizando directo a los pies de Brittany.

¡Jesús! ¿Podría esto realmente estar pasando?

Echó una mirada a Artie, que se había puesto un poco pálido. Él le dio una rápida sonrisa que no llegó a sus ojos.

—No te preocupes—susurró—Esta cosa está blindada.

El médico, el Cabo Hummel, estaba mirando a través de un periscopio que atravesaba el techo del vehículo.

—Los hijos de puta están tratando de acosarnos. No parece que tuvieran alguna artillería pesada para nosotros hoy.

Sus palabras no lograron tranquilizar a Brittany. Las balas seguían rebotando en el Bison, emitiendo un sonido de tink tink al chocar.

Se acurrucó con más fuerza en la esquina trasera, tratando de hacerse más pequeña, y entonces, justo así, todo había terminado. El tiroteo se desvaneció como un eco lejano, y dejó escapar un suspiro prolongado en el silencio misericordioso.

—¿Primera vez bajo fuego?—el joven cabo sonrió a los dos, el alivio claramente grabado en su rostro.

Artie asintió.

—Supongo que se nota, ¿eh?

—Nah. Lo hiciste bien. Con suerte eso es todo por este paseo. Debemos estar en FOB Hawksbridge en un par de horas más.

Brittany esperaba que él tuviera razón.

Por favor, no dejes que esto sea el calentamiento previo.





Los soldados de la Base Operativa Avanzada (FOB) se emocionaron al ver el convoy. Recibieron a los recién llegados con un choque de manos y les dieron una ovación ruidosa, saludándolos con fuerza y entusiasmo como si fueran un equipo deportivo llevando a casa el gran trofeo.

Brittany sabía que era sobre todo porque estaban contentos de conseguir más comida y ropa, municiones y suministros médicos. Los más felices eran la media docena de hombres que, por una razón u otra, estaban siendo relevados.

Ella se despediría del Cabo Hummel, que estaba reemplazando a otro médico que había estado estacionado en la pequeña base de la ladera de la montaña durante tres semanas.

Brittany y Artie comieron con los soldados, jugaron cartas, tomaron fotos de ellos.

Los soldados no podían recibir suficientes noticias e historias de casa e incluso de KAF. No había acceso a Internet en Hawksbridge. Ni televisión ni radio tampoco.

La base temporal estaba efectivamente aislada del mundo exterior. Era como acampar, con tiendas de campaña y una cabaña de madera, letrinas que eran sólo agujeros de lujo cavados en el suelo.

La noche era hermosa, la luna y las estrellas proporcionaban la única luz, y Artie y Brittany, agotados por los acontecimientos del día, extendieron sus sacos de dormir en el interior del Bison.

Se sentía casi seguro en sus confines gruesos, de acero.

El sueño la reclamó rápidamente, y los sueños la llevaron a su casa por un tiempo demasiado breve.



Después de un desayuno de huevos revueltos y carne seca, comenzaron a prepararse para el viaje de regreso a Kandahar.

—Maldita sea, no creo que vayamos a conseguir alguna foto de los médicos
haciendo su trabajo en el campo—Artie dijo con decepción—Tendríamos que quedarnos aquí por unos días y salir en algunos ejercicios con ellos. Quizás entonces.

Brittany sacudió la cabeza con gravedad.

—No podemos. Sabes que tenemos que volver a casa en algo así como en treinta horas.

¿Eso es realmente tan pronto?

Ella sabía que a Artie le hubiera encantado que dijera que sí, pero no podía perder su vuelo a casa. Sus planes de viaje estaban prácticamente tallados en piedra, ya que a los militares no le gustaba desviar sus preciosos planes y protocolo.

Le dio un guiño lúdico.

—Tal vez alguien se corte accidentalmente su dedo o algo así.

Artie negó con la cabeza, pero estaba sonriendo.

—Sí. Esa es la única acción que probablemente veremos.




Fotos espectaculares de los médicos corriendo con soldados heridos, ensangrentados serían la pieza principal de su misión en Afganistán.

Era mórbidamente egoísta quererlas, sin embargo, ya que vendrían a costa del dolor de otra persona o tal vez de su vida.

Brittany tampoco sabía cuánta más sangre y violencia podría soportar, cuánta más muerte y miedo y pérdida podría hacer frente. Estar bajo fuego en el convoy la había convencido de que por su trabajo no valía la pena morir.

Quería volver a casa con Susan. Estaba lista para dejar Afganistán detrás-el país y la violencia de todos modos.



Se retiraron cuando el sol subió más alto, su Bison ocupó la parte trasera de nuevo.

Fue sólo cuando transportaron a los heridos que corrieron delante del grupo, explicó el nuevo médico, el Cabo Ryder. Mientras él hablaba, los pensamientos de Brittany se volvieron a un fotógrafo que había conocido en la parte temprana de su carrera.

Era un perro viejo, un veterano de la guerra civil de El Salvador a principios de la década de 1980. Había pasado meses ahí, incrustado alternativamente con ambos lados, hasta que un día, la pequeña compañía de soldados con la que viajaba fue emboscada.

Él se había arrojado al suelo cuando comenzó el tiroteo, como le habían ordenado, y cuando finalmente se detuvo, él fue el único que se levantó.

Incluso ahora, Brittany recordó la mirada torturada, lejana en sus ojos cuando él le había contado la historia.

Su roce con la muerte al instante terminó sus días como fotógrafo de guerra. Volvió a trabajar en los Estados Unidos para un periódico, tomando fotografías de las ferias del país y pequeños accidentes. Simplemente no valía la pena su vida, le había dicho simplemente.

Ahora entendía lo que él quería decir.

También entendía ahora por qué Santana no quería que ella y Artie hicieran este viaje.

Santana sólo había estado tratando de protegerla. Sin embargo, a Brittany no le gustaba que otros tomaran las decisiones por ella, incluso si fueran bien intencionadas.

Era una de sus grandes fallas y había causado dolor con personas que le importaban muchas, muchas veces.

Su sentido del deber, su compromiso de alcanzar los más altos estándares en su trabajo, habían anulado su sentido común.

Por favor, Santana, que no estés en lo cierto esta vez.

Su vehículo blindado comenzó a ralentizarse, finalmente se detuvo. Brittany y Artie intercambiaron una mirada de preocupación mientras que sus dos compañeros sin palabras se deslizaron a través de la trampilla de acero en el techo.

—No me gusta esto, Artie—susurró con urgencia.

—Relájate. No escucho ningún disparo ni nada—sonrió—Tal vez están perdidos, y sólo están mirando un mapa.

—Muy gracioso. ¿Cómo puedes perderte por el único camino que conduce de regreso a Kandahar?

—Muy bien, así que tal vez se quedaron sin gasolina o algo así.

El pulso de Brittany se aceleró, y una sensación de malestar se metió en el estómago.

Parar significaba que algo estaba mal.

Artie podría bromear todo lo que quisiera, pero estaba asustado.


Pasaron los minutos.

Los únicos sonidos eran voces amortiguadas y el ruido metálico de acero golpeado.

Artie ya no podía soportar el suspenso. Ignorando las protestas de Brittany, sacó la cabeza hacia el sol de la tarde.

—El camión por delante de nosotros parece haberse descompuesto—anunció a Brittany—Voy a averiguar lo que está pasando.

—Oh, no, no lo harás. No me quedaré sola en esta cosa.

Él había salido ya y estaba agachado en el techo, mirándola con el rostro silueteado contra el sol.

—Bueno, ¡vamos entonces!

Miró por un momento su mano extendida, luego la agarró y tiró de ella hacia arriba.

Qué diablos.

Todo el convoy estaba aquí, después de todo. Era un vehículo averiado que los había sacado de su paso, no una emboscada.



Después de más martillazos y una corta sesión de estrategia, el Cabo Ryder les dijo que la mayor parte del convoy seguiría adelante, mientras que su Bison y otro situarían el vehículo descompuesto en una escolta lenta de regreso a Kandahar.

Habían logrado atascar el camión en la segunda marcha, pero la transmisión fue disparada de otro modo, les dijo.

Su Bison llevaría al trío de regreso.

Brittany consideró engancharse en un paseo con uno de los vehículos más rápidos, pero luego desechó la idea. No quería que nadie pensara que la ‘chica’ en esta misión era un bebé, una pelele que necesitaba ser mimada.

Las mujeres periodistas tenían constantemente que demostrar su valía en los conflictos armados, y no estaba dispuesta a poner a sus colegas de vuelta en una o dos décadas por salir corriendo de regreso a KAF.

Su mini-convoy comenzó a serpentear hacia atrás, el viaje de regreso a la base alargado ahora por lo menos un par de horas más. Sería de noche cuando llegaran, y por una vez, ella tenía ganas de su pequeño catre y la estrecha habitación que compartía con Santana.

Sonrió un poco.

Santana le daría mucha actitud cuando regresara, pero sería capaz de contrarrestar diciéndole que su preocupación y sobreprotección habían sido en vano.

Inclinó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos, sintiendo el peso de la cámara en su mano. Siempre la tenía lista, como el arma cargada de un soldado. Si algo debe pasar, no quería estar buscándola. No es que ella quisiera que pasara algo.

Mañana estaría regresando a casa.

Volviendo a su hija. Volviendo a Rachel, que probablemente estaba muy por detrás en su trabajo y ansiosa para que se hiciera cargo de las funciones parentales y domésticas.

Los exámenes finales de los estudiantes de Rachel estaban a sólo un mes de distancia, lo que significaba una montaña de trabajo de preparación para Rachel.

Sonrió.

.

Rachel volviéndose loca ahora, odiando que estaba retrasándose paulatinamente, probablemente maldiciendo esta asignación a Afganistán, aunque ella-Lo sintió antes de escucharla-una ola de energía convulsionando a través de ella, succionando hasta que su interior se sentía como que estaba siendo sacado de ella.

Y entonces el sonido de la explosión llego, tan fuerte que la dejó aturdida. El zumbido en los oídos temporalmente la ensordeció y desorientó.

Por un destello de un momento o tal vez más, la mente de Brittany quedó completamente en blanco. Y luego, como si poco a poco saliera del sueño, trató desesperadamente de comprender el significado de todo esto.

Dios, ¿que está pasando, que está pasando?

La pregunta daba vueltas por su mente, incluso cuando sintió que el pesado vehículo blindado se deslizaba sobre su costado, el metal chirriando como un animal salvaje.

Ella estaba en el aire, y luego rebotaba en algo duro, y todavía se esforzaba por darle sentido a todo mientras su cuerpo absorbía más cortes y contusiones.

Alguien estaba gritando-una voz de hombre, así que supo que no era ella.

Oh, Dios, no voy a morir de esta manera. No voy a morir de esta manera. No aquí. No moriré aquí, en este lugar, tan lejos de mi hija. Este horrible lugar.

Lucharía contra esta fuerza que estaba tratando de reclamarla.

Lucharía por todo lo que valiera la pena, porque ella valía más que morir de esta manera.

Se puso a sí misma en una posición sentada, desorientada porque todo estaba de lado. Pero el movimiento y el ruido se habían detenido gracias a Dios.

Estaba extrañamente callado, como si el tiempo se hubiera congelado. Entonces Artie gimió y maldijo, levantándose con cautela.

—Oh, Artie, ¡gracias a Dios!

—¿Estás bien?—un pequeño hilo de sangre corría por su mejilla.

—Yo, creo que sí.

El Cabo Ryder parecía estar de una sola pieza también. Él cogió el rifle que se había caído de su mano. La rodilla en sus pantalones estaba rota y ensangrentada, su barbilla raspada.

—Tenemos que salir de aquí. Hay municiones y oxígeno en esta cosa y comenzara a cocerse. Movámonos. ¡Ahora!

Su cámara de alguna manera seguía agarrada con fuerza a su mano, Brittany se puso de rodillas y siguió a los dos hombres fuera de la escotilla del techo.

Dado que el Bison estaba de lado, era sólo un pequeño salto al suelo. El polvo y el humo y gases del diesel la ahogaron de inmediato. Una nube rodeaba a los tres vehículos blindados torcidos, accidentados, que ahora parecían juguetes Tonka.

Casi se tropezó con su artillero, quien, sólo se dio cuenta entonces, que debió de haber salido de la torreta. Se retorcía en el suelo, agarrándose el hombro, el cuello lleno de sangre debido a la metralla.

El médico se inclinó hacia él, sacó un trapo de un bolsillo y lo presionó contra el cuello de su compañero.

—Aguanta, Blaiene. Conseguiremos un helicóptero aquí y te evacuaremos, ¿de acuerdo? Vas a estar bien. Abrams—le gritó—Encuentra un radio que funcione antes de que estas malditas cosas nos exploten.

Había más cuerpos esparcidos alrededor de los vehículos. Los brazos de un soldado colgando flojamente desde la puerta del conductor de un segundo Bison, como si se hubiera tratado de arrastrar hacia afuera y se hubiera rendido.

Por puro instinto, Brittany corrió hacia él, lanzando su cámara detrás de su espalda, e intentó abrir la pesada puerta.

Al principio no se movía.

Tiro tan fuerte como pudo, gruñendo por el esfuerzo. Finalmente se abrió con un crujido, el soldado cayendo en sus brazos cuando la puerta finalmente cedió.

Lo agarró por el cuello de la chaqueta y lo arrastró lentamente lejos del vehículo, sus botas raspando un sendero irregular en el polvo detrás de él. Artie corrió a su lado.

—Jesucristo, ¡Britt! La próxima vez que quieras ser un héroe, no lo hagas todo por tu cuenta, ¿de acuerdo?

Justo como el Cabo Ryder había predicho, la munición pronto comenzó a explotar por el calor. Las balas que detonaban dentro sonaban como palomitas de maíz.

El fuego lamió la parte inferior del primero de los Bisons, y luego otro. Hubo una fuerte explosión, y no pasó mucho tiempo antes de que todos los restos estuvieran en llamas.

El humo negro se elevaba en una columna siniestra, como una nube de buitres dando vueltas al animal atropellado.

Ryder y otro soldado estaban de rodillas atendiendo a los dos o tres sobrevivientes, y Brittany finalmente pensó en su cámara. La llevó a sus ojos, ni siquiera segura de si aún funcionaba, y comenzó a tomar fotos. Miró a través del visor sin ver realmente, tomando las imágenes por rutina.

Ella no tenía idea de cómo iban a resultar y no le importaba, porque en este momento, sacar fotografías era lo único que se sentía normal sobre todo esto.

Necesitaba sentir que tenía un trabajo que hacer, también.

—Cristo—Artie dijo a su lado—Espero que los talibanes no vean ese maldito humo y empiecen a disparar sobre nosotros.

Ella apartó su cámara lejos y lo miró. Quería estrangularlo.

¿Tenía que ser tan malditamente pesimista?






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Miér Nov 01, 2017 9:22 pm

San se va a volver loca...tan pronto se va britt!!
avatar
Isabella28
***
***

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.