Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: El Final (Adaptada) Cap 5
Hoy a las 7:29 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25
Hoy a las 7:25 pm por 23l1

» Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 14 y 15
Hoy a las 4:39 pm por 3:)

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «20 days for Christmas»
Ayer a las 8:02 am por Klainefan

» [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo
Jue Dic 07, 2017 7:30 pm por 23l1

» Fanfic Brittana -Give me love- noticias 13/5/16
Mar Dic 05, 2017 8:33 pm por Tati.94

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Sáb Dic 02, 2017 2:55 am por Isabella28

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 28 FIN
Lun Nov 27, 2017 6:18 pm por 3:)

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 10,11,12Y13
Lun Nov 27, 2017 5:55 pm por 3:)

» BRITTANA CUCapitulo 10,11,12 Y 13
Lun Nov 27, 2017 5:14 pm por JVM

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Jue Nov 16, 2017 10:18 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Nov 13, 2017 8:44 pm por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Jue Nov 09, 2017 1:44 am por Guzco2129

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Vie Oct 20, 2017 9:21 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Mar Oct 17, 2017 11:15 pm por 23l1

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Epílogo
Jue Sep 14, 2017 7:13 pm por 23l1

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
Tati.94
 
micky morales
 
3:)
 
Isabella28
 
JVM
 
Klainefan
 
Gabriela Cruz
 
monica.santander
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Página 4 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Jue Nov 02, 2017 5:51 am

Por Dios, que sea Santana quien vaya a rescatarlos!!! la terca Brittany!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6604
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Jue Nov 02, 2017 10:53 am

Hola morra....

Si britt no muere ahora san cuando la agarre nada bonito va a ser...
Espero que los rescaten rápido!!!

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5188
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Jue Nov 02, 2017 2:24 pm

Hola!!! San tenia razon algo iba a pasar!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4303
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Jue Nov 02, 2017 9:43 pm

Isabella28 escribió:San se va a volver loca...tan pronto se va britt!!



Hola, jajaja dices tu¿? xD eso parece =/, pero tenia q llegar el momento, no¿? =/ Saludos =D





micky morales escribió:Por Dios, que sea Santana quien vaya a rescatarlos!!! la terca Brittany!!!!



Hola perdida!, ayy tmbn lo kiero, pero tmbn creo q si va pude ser peor =/ Pfff esk insisto, ese vichito de querer llevar la contra xD Saludos =D





3:) escribió:Hola morra....

Si britt no muere ahora san cuando la agarre nada bonito va a ser...
Espero que los rescaten rápido!!!

Nos vemos!!



Hola lu, jajajaja XD pero nose xq te creo pero tmbn pongo todas mis fichas en eso ajajajja. Y yo tmbn! Saludos =D






monica.santander escribió:Hola!!! San tenia razon algo iba a pasar!!
Saludos





Hola perdida! esk el instinto no esta por estar!..., pero en este caso ojala se hubiera equivocado, no¿? =/ Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 6 - P II

Mensaje por 23l1 el Jue Nov 02, 2017 9:45 pm

Capitulo 6 - Parte II


Santana estaba a punto de cambiarse de su ropa quirúrgica cuando Quinn metió la cabeza por la puerta de la sala del personal.

La rubia parecía algo más que alarmada.

Era inusualmente sombría, e inmediatamente Santana sintió que su corazón se saltó un latido.

—Pensé que querrías saber, Santana. El convoy de Artie y Brittany están en...

Santana sintió que la sangre se le escurrió de la cara.

Oh, mierda.

—¿Qué pasó?

—Golpearon un IED (Artefacto explosivo improvisado) hace unos veinte minutos.

Los ojos de Santana se cerraron de golpe contra las noticias que había estado temiendo y sin embargo casi esperando desde ayer.

Su peor temor se había hecho realidad. Golpeó su puño en su mano para detener lo que estaba dentro de ella que quería explotar en este momento.

—¡Maldita sea! Lo sabía por la mierda.

Quinn se acercó a ella y le frotó el brazo. Santana apenas registró la preocupación de su amiga. Por el momento, había dejado de sentir, dejado de pensar.

—Sucedió sólo a un par de horas de distancia—Quinn dijo sin que se lo solicitara—Los helicópteros están en camino para evacuar a las víctimas.

Se obligó a mirar a Quinn. Necesitaba ver la verdad en su cara.

—¿Victimas? Muertos, heridos, ¿qué?

—Ambos—Quinn respondió rotundamente.

Santana sintió que se tambaleaba. Necesitaba pensar, pero era tan condenadamente difícil.

Imposible, en realidad.

Quinn cogió una silla, pero le indicó que se fuera. Tenía que recomponerse, tenía que estar lista para ayudar a los heridos, quienes fueran y cualquiera que sea su condición.

—No sabemos que vehículos fueron alcanzados, Santana. Lo más probable es que ella esté bien.

Tomó una profunda y firme respiración, sabiendo muy bien que el intento de Quinn por tranquilizarla era como escupir en el viento.

No había tónica para las realidades de la guerra.

No mirar por el lado bueno.

Era lo que era, y era terriblemente al azar en tratar las cartas de muerte y destrucción. Una docena de escenarios diferentes competían en su mente.

Brittany podría estar bien.

O podría estar muerta.

O podría haber sufrido muchas lesiones, que van desde superficiales a amenazar la vida.

—Vamos—Santana dijo con forzada calma y autoridad.

Si alguna vez necesitaba sacar la experiencia y la mecánica que la había llevado tan lejos en su carrera, era ahora.

—Preparémonos para ellos.




Seis bajas en total, tres DOAs (muertos camino al hospital), tres gravemente
heridos.

Afortunadamente Brittany y Artie no pertenecían en ninguna de esas dos categorías.

Santana no podía creer su buena suerte. Bueno, no era exactamente su suerte, sino de Brittany y Artie, supuso.

Excepto que para ella era casi tan bueno como ganar una lotería. Casi se había desmayado de alegría cuando le dijeron que estaban bien.

No había duda en su mente que se habría culpado de que Brittany hubiera sido gravemente herida. Probablemente se habría torturado con culpabilidad, a pesar de que no era culpa de nadie más que de los talibanes por plantar las minas que el convoy había pasado por encima.

Santana trabajó metódicamente en los soldados heridos, haciéndolo por rutina porque su mente no estaba completamente ahí.

Quería ir con Brittany, porque la rápida visión de ella en el pasillo y la breve reafirmación por parte de Quinn de que estaba bien no habían sido suficientes.

Había ordenado tajantemente a Quinn para que volviera a revisar a Brittany, rayos X y todo, y mientras confiaba en la ojiverde absolutamente, su mente no descansaría hasta que pudiera ver con sus propios ojos que ojiazul estaba bien.




Pasaron otros tres horas antes de que Santana terminara.

Miró su reloj con impaciencia de nuevo.

Era tarde, bien pasada la medianoche. Su mente seguía volviendo a la pálida cara de Brittany y el vacío de su mirada.

Algo en su mirada la había atravesado como una flecha.

Había parecido tan pequeña, tan vulnerable, tan torturada, que el corazón de Santana sufría por ella.

Había querido tomar a Brittany en sus brazos y suavizar el impacto de las cosas horribles que había visto. Al diablo con que sea inapropiado o impropio o deshonroso o en contra de las malditas reglas.

Si pudiera darle a Brittany consuelo, lo haría, sin importar la situación o el costo.

—Quinn—Santana alcanzó a su amiga en el vestuario—¿Está realmente bien?

Quinn parecía agotada, pero su sonrisa estaba energizada.

—Sí, San. Ella estará bien, lo prometo. Algunos cortes, golpes y contusiones. Un poco traumatizada, como te puedes imaginar. Artie tiene un esguince en la muñeca. Ambos tuvieron mucha suerte.

El corazón de Santana todavía latía de preocupación.

Brittany no estaba acostumbrada a la guerra, nunca había visto este tipo de violencia antes, nunca había sido una parte de ella de esta manera.

No tenía capas y capas de experiencia en la guerra engrosando su corazón y embotando sus sentimientos como lo hizo Santana.

El hecho de que Brittany hubiera logrado engañar a la muerte podría significar que habría culpa del superviviente por encima de todo lo demás.

¿Cómo podría posiblemente estar bien de cara a todo eso?

—¿Dónde está ella?

—Se ha ido a la cama.

—¿La dejaste sólo irse por su cuenta?—su tono era acusatorio, su adrenalina infundiendo sus emociones—¿Por qué no está Artie con ella?

Quinn se apoyó en un armario, absorbiendo tranquilamente su ira.

—Artie se estaba tratando a sí mismo, entonces él estaba corriendo por ahí tratando de tomar algunas fotos. No había nadie en el personal disponible para quedarse con ella. Sabes que todos ayudaron en lo posible. Es una mujer inteligente, Santana, y una dura. Va a estar bien.

Apretó los dientes, un hábito cuando estaba estresada. Supuso que Quinn tenía razón.

Brittany estaría bien. Eventualmente. Pero no ahora, no cuando todavía estaba tan terriblemente fresco.

Estaría recordando durante días, tal vez semanas, cada sonido, cada detalle espantoso de lo que había visto.

Los olores se quedaría con ella más tiempo, Santana lo sabía por experiencia.

Brittany estaría frágil y posiblemente en estado de shock.

Maldita sea, ¿por qué no me escuchaste, Brittany? ¿Por qué insististe en ir?

—No es tu culpa, San—Quinn dijo, leyendo su mente—Ella quería ir en ese
convoy, y se aseguró de hacerlo.

Respiró profundamente, desigual.

Podría seguir culpándose, al coronel, a Brittany y Artie. Pero ¿de qué serviría ahora?

La culpa no ayudaría a Brittany, ni daría la fuerza que necesitaría para ayudarla.

Sería un desperdicio de energía.

—Quinn...—su voz la abandonó repentinamente.

Quinn dio un paso adelante y puso sus brazos alrededor de ella.

—Lo sé, San. Sé lo mucho que significa para ti.

—¿Lo sabes?

Quinn se retiró del abrazo y le sonrió. Atrás quedó su habitual actitud de culo inteligente.

—Sí, lo sé. Ahora date prisa y dúchate para que puedas ir con ella.

Santana le dio a su amiga una sonrisa de agradecimiento antes de correr hacía la ducha. Se sintió aliviada que no había tenido que explicar sus sentimientos por Brittany.

Eso habría sido difícil, ya que no los comprendía por completo. En la superficie, su vínculo tenía poco sentido. Aparte de haber crecido a unas pocas millas la una de la otra, eran de mundos separados de muchas otras maneras.

Era profesional y personalmente inestable y sin dirección, y Brittany era el polo opuesto, establecida tanto en su trabajo como en su vida en el hogar.

El futuro de Brittany no podría ser más evidente para Santana.

Está casada y tiene una hija, por amor de Dios. Esto no puede estar pasando. No puedo sentir lo que siento por esta mujer. No hay un futuro en sentirse tan unida a ella.

Pero era demasiado tarde; le importaba Brittany. Y profundamente.

Todo lo que quería era darse prisa hacía sus cuartos compartidos, donde ofrecería a Brittany el tipo de amor y protección que le había ofrecido antes.





Su mini linterna encontró a Brittany en la habitación oscura.

Yacía en posición fetal en su cama, mirando a la pared, ya sea dormida o fingiendo dormir.

Dudó sólo unos segundos antes de sentarse ligeramente en la cama de Brittany y poner una suave mano en su hombro.

El corazón le dio un vuelco ante el temblor que encendió su toque.

—Oh, Brittany—susurró, tratando de mantener la voz firme mientras se inclinaba más cerca.

Frotó el hombro de la rubia, vestido en la delgada camiseta de algodón, esperando una señal.

Tal vez esto no era lo que quería o necesitaba Brittany.

Tal vez ella no era lo que quería Brittany en este momento.

Tal vez Brittany sólo quería estar sola, aunque seguramente si las cosas fueran al revés, ella no dejaría a Santana sola.

Había sido informada sobre lo que había sucedido-cómo Brittany había ayudado a salvar la vida de un soldado arrastrándolo desde un vehículo antes de que se incendiara.

Que Brittany, un no soldado, hiciera eso por un desconocido, le dio un nuevo nivel de respeto por la fotógrafa-y recién descubierto temor por su bienestar.

Ella podría haber muerto tratando de salvar la vida de ese soldado, y ni siquiera era su trabajo.

Oh, al diablo, Santana pensó.

Necesitaba abrazar a Brittany ahora mismo, si era lo correcto de hacer o no.

Tan suavemente como pudo, se acostó junto a ella. Sus cuerpos se tocaron suavemente, y su mano se mantuvo en el hombro de Brittany.

Con el corazón latiendo con furia, mientras esperaba a que Brittany la reconociera, para indicar lo que necesitaba. Le daría todo en este momento.

Lo que ella requiriera.

Fue sólo un instante o dos antes de que Brittany se diera la vuelta y enterrara su cara en su pecho, su cuerpo agitado por los silenciosos sollozos.

Santana apretó su agarre, apretándose contra Brittany, tratando de cubrir la mayor parte de ella como pudiera, tratando de protegerla físicamente de su dolor.

—Oh, Brittany, estás aquí ahora. Ahora estás a salvo—la consoló con suavidad—Se acabó. Se acabó. Te lo prometo, se acabó.

Brittany siguió sollozando contra su pecho, sin decir nada en respuesta. Santana le acarició la cabeza, el cuello, la espalda y la dejó llorar, sin aflojar su agarre, incluso cuando la rubia intentó retroceder una fracción.

Sus cuerpos moldeados juntos perfectamente, como si hubieran hecho esto cientos de veces, y Santana se retorció en la conmoción ante la repentina oleada de excitación entre sus piernas.

Oh, Jesús, pensó en pánico.

Ahora no, Santana, no ahora. Y no ella. Ella es la esposa de otra persona, ¡idiota! Y se supone que debo consolarla en este momento, no ponerme excitada. ¿Cómo podría estar incluso pensando en el sexo en un momento como este? ¡Cristo!

Brittany se movió contra su cuello como si estuviera leyendo el cambio en ella. Santana podía sentir la boca contra su piel y sus las lágrimas en su piel, también.

Oh, mierda.

Había pasado tanto tiempo desde que había tenido a una mujer en sus brazos de esta manera, y sabiendo lo inapropiado de su excitación no hizo nada para extinguirlo.

Francamente, su cuerpo la estaba haciendo enojar en este momento.

Razonar consigo misma no estaba logrando nada. Estaba aumentando su humedad.

Necesitaba alejarse, para poner distancia entre ellas. Excepto que no podía físicamente separarse.

¿Dónde estaba su voluntad de hierro y sus inflexibles códigos de conducta ahora?

¡Maldita sea!

Brittany murmuró algo en contra de su cuello.

—Lo siento. ¿Qué?

La boca de Brittany se deslizó hasta su mejilla. Junto a su oído, susurró:

—Lo siento mucho, Santana.

Se tragó el nudo dolorido en la garganta y acarició la parte posterior de la cabeza de Brittany.

—Oh, Cristo, Britt. No lo sientas.

No te arrepientas de haber ido en ese estúpido convoy, quería añadir, y no te arrepientas de estar en mis brazos.

Brittany se movió para mirar a los ojos de Santana. Apenas podían verse en la oscuridad.

—Debería haberte escuchado. Debería…

—Basta—llevó su dedo a los labios increíblemente suaves de Brittany—Ahora estás aquí. Y estás a salvo. No dejaré que te pase nada, ¿de acuerdo? ¿Crees eso?

Después de un momento, Brittany asintió.

Oh, Dios, quiero besarla.

Era algo más que un simple pensamiento, más que una fantasía pasajera.

Había un cierto destino en la mente de Santana.

Antes de que pudiera pensar en todas las razones por las que no debería besarla, sus labios se encontraron los unos a los otros por voluntad propia.

Era un beso suave y tierno.

El tipo de comunión de sus almas que sólo el contacto íntimo como este podría traer.

Era lo más pacífico que Santana podría jamás recordar sentir. Luego se congeló. Esto simplemente no podía estar sucediendo entre ellas.

Santana terminó abruptamente el beso.

Diablos, era sólo el estrés de la situación y un antídoto contra el estrés, se dijo.

Brittany necesitaba el contacto físico para sentirse segura, para sentirse viva, y ella...ella lo necesitaba para convencerse de que estaba realmente a salvo y viva.

Su cuerpo pedía a gritos lo que Brittany no podía darle y permitiría.

No lo haría, ¿lo haría? Dios, ¿por qué siempre tengo que ser la noble?

—Britt—susurró.

Brittany se inclinó hacia delante, restableciendo una conexión firme.

Oh, Dios, pensó Santana, justo antes de que su mente racional la abandonara por completo.

Voy a ir al infierno por esto.

La pasión brotó dentro de ella... consumiéndola como un fuego siendo alimentado por el oxígeno.

Estaba lamiendo su camino hasta las piernas y directamente en su alma.

Si esto fuera un sueño, debería despertar ahora. Pero…esto era real. Brittany en sus brazos. La boca de Brittany sobre la suya hace un momento. Sus cuerpos moldeados juntos de nuevo.

Su muslo a sólo pulgadas de distancia de insinuarse entre las piernas de Brittany.

Estaba realmente sucediendo.

Cuando abrió la boca para decir ‘sí’, Brittany gimió-un suave, desesperado, perdido gemido.

El desamparado sonido cristalizó... todo.

En ese instante Santana se dio cuenta de que estaba dispuesta a hacer cualquier cosa por Brittany.

Cualquier cosa, es decir, excepto hacerle el amor esta noche. Eso no podía hacerlo, no con una mujer casada y no con una mujer en una angustia tan obvia.

Santana puso un poco más de distancia entre ellas.

—Tienes que dormir, Britt. Voy a mantener mis brazos a tu alrededor y abrazarte, ¿de acuerdo? Y por la mañana—apretó los dientes—Por la mañana, cariño, tienes que volver a casa. Hogar de paz y tranquilidad y verdor y algunas personas que van a estar muy, muy felices de verte...

Brittany asintió contra ella, su cuerpo hundiéndose en ella. Agarró a la mujer menuda más fuertemente hacia ella y sintió que empezaba a dormirse.

Habría pocas horas de sueño para Santana esta noche.

Ella quería recordar cada minuto de cómo se sentía antes de que se hubiera ido para siempre.




*****


Era el amanecer cuando Brittany se deslizó de los brazos de Santana.

Se alzó con cansancio en el borde del catre cercano la morena, estudiando la forma que dormía en su cama. Ella sacudió la cabeza, tratando de despejarla.

Había empacado la noche anterior. No pasaría mucho tiempo antes de que ella y Artie estarían abordando el avión para el hogar.

Hogar.

Brittany tuvo dificultades para comprender la palabra en este momento, a pesar de que trató con todo su esfuerzo para concentrarse en ello.

La palabra sonaba bien.

Sonaba segura.

Sonaba sensata.

Sonaba como algo que debería dar la bienvenida y esperar con interés. Y lo sería... si no se sintiera tan entumecida y más que un poco perdida.

El hogar no era más que un concepto abstracto para ella en este momento, una palabra extranjera que no podía traducir.

Dios, debería querer salir corriendo de aquí lo más rápido posible. Casi me
muero, ¡por el amor de Dios! Estuve a punto de no volver a ver a mi hija, a punto de ser otra víctima inocente de la guerra. Unos párrafos en un periódico. Unas fotografías para que me recuerden. Otro tonto periodista atrapado en el punto de mira.


Había engañado a la muerte, y en menos de veinticuatro horas vería a su hija.

La alegría que ese pensamiento le daba estaba acompañada por una punzada inesperada de dolor.

Nunca volvería a ver a Santana López de nuevo.

Miró fijamente a la médico, memorizando los planos de su hermoso rostro, su cuerpo fuerte y capaz.

Nunca se había sentido tan física y emocionalmente conectada a otro ser humano como lo había hecho la noche anterior cuando Santana la había abrazado y consolado, dándole exactamente el apoyo que necesitaba para sentirse segura y viva.

El desinteresado regalo de Santana, su ... amor ... le había quitado el aliento.

Todavía lo hacía.

Brittany sabía que tenía que irse, pero quería recordar a Santana de esta manera...sus brazos cubriendo protectoramente el espacio en el que había estado acostada justo momentos antes, su cuerpo curvado ligeramente como para protegerla de cualquier daño.

Observó un momento más, adolorida por dentro.

Quería meterse de nuevo en los brazos de Santana y refugiarse ahí. Tal vez incluso encontrar consuelo en sus labios de nuevo.

Los recuerdos de su beso se precipitaron de nuevo a ella.

Oh, mierda.

No sólo cualquier beso, sino el beso más maravilloso que había tenido nunca.

No había ido más allá.

Gracias a Dios.

Brittany se llevó los dedos a los labios, la suavidad recordándole la misma suavidad que había sentido en la boca de Santana.

Había sido un error darle un beso.

¿O detenerlo?

Estoy casi literalmente casada con Rachel. No se supone que debo ir por ahí besando a otras mujeres. Besé a Santana y debo estar equivocada.

Brittany no había besado a ninguna mujer excepto a Rachel en más de siete años.

Nunca antes había pensado siquiera en eso, y sin embargo no podría haber detenido el beso con Santana incluso si lo hubiera intentado.

Lo había necesitado como necesitaba respirar.

Se levantó, levantó sus dos maletas, miró por encima del hombro por última vez y salió silenciosamente de la habitación.

La manta que colgaba en la puerta se agitaba en su lugar, destellos de polvo vagando perezosamente a través de los rayos de la mañana.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Vie Nov 03, 2017 6:57 am

Momento, Britt se piensa ir asi, sin despedirse???? que injusto es todo, que pasara ahora, listo, si te vi ni me acuerdo????
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6604
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Vie Nov 03, 2017 7:53 am

Que complicado, santana me da penita.
Britt no te vayas!!!
avatar
Isabella28
**
**

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Nov 03, 2017 5:41 pm

Hola morra...

La mejor despedida no es un adiós...
No fue un momento de debilidad iba a ser mas pero bueno..
A ver que pasa ahora que britt se va?

Nos vemos!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5188
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Vie Nov 03, 2017 9:22 pm

micky morales escribió:Momento, Britt se piensa ir asi, sin despedirse???? que injusto es todo, que pasara ahora, listo, si te vi ni me acuerdo????




Hola, mmmm eso parece =/ SI que lo es =/ Aquí dejo otro cap para saber más =O nononono ni lo digas q pasa, no es justo, pero mucho menos para san! Saludos =D






Isabella28 escribió:Que complicado, santana me da penita.
Britt no te vayas!!!



Hola, si que loes. Ayy si a mi tmbn! q venga q yo la cuido jajajaaj. No la dejes! quedate con ella un ratito mas jajaja. SAludos =D





3:) escribió:Hola morra...

La mejor despedida no es un adiós...
No fue un momento de debilidad iba a ser mas pero bueno..
A ver que pasa ahora que britt se va?

Nos vemos!




Hola lu, mmm nop, no¿? =/ Mmmm ay las cosas las cosas xD Aquí dejo otro cap para saber mas =/ saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 7 - P I

Mensaje por 23l1 el Vie Nov 03, 2017 9:24 pm

Seunda Parte



Capitulo 7 - Parte I



Detroit-Windsor, quince meses más tarde era cálido para principios de Junio-un indicio seguro de un verano caluroso y húmedo por delante en la parte más meridional de Canadá.

Santana secó el sudor de su frente al mirar de nuevo a las tres torres de vidrios oscuros y acero Renaissance Center a través del río.

Era el edificio emblemático de Detroit, y aunque no es la estructura más alta de la ciudad, todavía era la más bella.

Santana no se cansaba de mirar a través del río en el paisaje urbano. Era una pequeña broma privada entre los ciudadanos de Windsor que el horizonte de Detroit había sido construido para ofrecer las mejores vistas desde el lado canadiense.

Gracias, Detroit, Santana pensó con una sonrisa.

—Nunca se vuelve aburrido, ¿verdad?—la hermana gemela de Santana, Emily, igualó su paso mientras trotaban su camino a lo largo del sendero pavimentado de la orilla del río—¿Has extrañado esto?

Santana se detuvo para recuperar el aliento.

Con la universidad, la escuela de medicina, la residencia y luego el servicio, habían pasado quince años desde que había vivido en Windsor, y era tan diferente de una base militar como se podría imaginar.

—Si, lo hice—apoyó los codos en la verja de hierro hasta la cintura, con la mirada en el agua de color azul grisáceo.

Las embarcaciones de recreo zigzagueaban alrededor de su acuático patio de recreo, manteniendo su distancia del carguero ocasional.

—Creo que no me di cuenta hasta ahora.

No fue la arquitectura del horizonte estadounidense que la impresionó tanto, sino más bien la pacífica coexistencia de estos dos países que habían luchado una sola vez, hace casi doscientos años, y con gran parte del conflicto teniendo lugar aquí mismo.

Guerra.

Un concepto tan abstracto hasta que lo vivió.

Era feo y malvado.

Trataba las vidas como prescindibles y hacía del caos la norma. Era el infierno en la tierra.

Todo lo que realmente había conocido acerca de la guerra cuando había firmado con los militares era lo que había en los libros de historia.

Había firmado para ayudar.

Su profesión y sus intenciones la diferenciaban de los militares de carrera, había pensado. Debido a que ella era todo acerca de salvar vidas, no tomarlas.

Pero era semántica, en realidad, porque la mayoría de esos soldados no querían tomar vidas tampoco, ella había aprendido. En un mundo de odio y violencia y codicia, no tenían muchas alternativas, sin embargo.

Había aprendido desde el principio que no había manera de darle sentido a las cosas en Afganistán-y no había manera de hacer las cosas bien. No en un período de servicio o incluso los dos que había puesto.

Nunca se había sentido tan inútil e impotente en toda su vida como lo había hecho durante sus recorridos en Kandahar.

—Absorta en los pensamiento, ¿verdad?—Emily le tocó el brazo ligeramente.

Desde que Santana había regresado a Windsor nueve meses antes, Emily, su esposa Hanna habían estado especialmente atentas.

Gallinas madre, más bien.

Quizás su hijos, Ezra, se sentía envidioso.

La consentían constantemente, menos porque pensaban que estaba frágil y más porque estaban encantadas de tenerla alrededor. Pero Santana sabía que también se preocupaban por ella y cómo se estaba adaptando a la vida civil.

A veces atrapaba a Emily mirándola con los labios fruncidos y esa preocupada arruga entre sus ojos.

A veces Emily era más directa, como ahora, sondeando sus pensamientos.

—Sólo me preguntaba por qué nuestros dos países sólo fueron a la guerra una vez.

Emily le dio una risa desconcertada.

—¿Qué diablos te hizo pensar acerca de la guerra de 1812 y todas esas aburridas clases de historia de séptimo grado?

—Me gusta la historia, ¿recuerdas?

—No le enseñes esas cosas a mi hijo.
La ciencia y la medicina eran las obsesiones compartidas de las hermanas, pero Emily odiaba la historia, mientras que Santana le gustaba perderse en buenos libros sobre diferentes épocas.

Eso la hacía sentirse de alguna manera conectada con sus antepasados y a otros que alguna vez habían caminado estos mismos terrenos.

—Sí, lo sé. La gente siempre pensó que eras más inteligente que yo porque siempre puedes proporcionar esas fechas y acontecimientos oscuros y esas cosas.

Santana se rió.

—No me hizo exactamente el alma de la fiesta en la escuela secundaria y la universidad, si recuerdas.

—Cierto. Siempre parecía caer sobre mí para arreglar tus citas.

Santana le dio un puñetazo en el brazo un poco más fuerte de lo que pretendía. Emily era casi del mismo tamaño, pero más suave y menos muscular.

No era la mitad de atleta de lo que era Santana.

—¡Ay!

—Lo siento. Olvido lo frágil que eres.

Eso consiguió la respuesta deseada, con Emily frunciendo la cara hacia arriba en una mueca que recordaba de sus años de adolescencia, cuando Santana podría ganar cómodamente todas sus peleas de juego.

—Santana López Fields, ¿todavía no has aprendido cómo tratar a las damas? Puñetazos en el brazo es un gran no-no, ¿de acuerdo?¿No has aprendido nada en todos estos años?

Santana no tenía la intención de que su suspiro fuera audible.

—Supongo que no o todavía no estaría soltera. O puede que este esperando que Ezra crezca y ser su novia como él mismo lo pidió.

La expresión de Emily se suavizó en simpatía.

—Todavía estás sola porque te cierras más apretada que un tambor. Sé que no te gusta dejar entrar a la gente, pero es algo importante para abrirse a tu pareja, Tana. Compartir es todo en una relación. Ese es mi consejo del día. Y no toques a mi bebé.

Santana comenzó a caminar, y Emily cayó a su lado.

—He estado ahí, he hecho eso, sé cómo es.

—En serio, San. ¿Es que nunca deseas una verdadera novia otra vez? Sobre todo ahora que estás fuera del ejército?

—¿Qué, en lugar de Betsy, mi muñeca explosiva?

Emily le dio un puñetazo en el brazo esta vez, pero Santana apenas lo sintió.

—Eres una niña pequeña, Emily.

—Cállate. ¿Cómo está Betsy estos días?

—No está mal, aunque no es tan genial en prestar atención. Parece que le falta un órgano vital para eso.

Emily comenzó a reír con tanta fuerza que se dobló, y pronto su alegría se convirtió en contagiosa. Santana se rió también desde lo más profundo de su vientre, y las lágrimas rápidamente fluían por su rostro.

Le encantaba poder decirle cosas a su hermana que no soñaría decirle a nadie más. En el momento en que se enderezaron y siguieron caminando, otros en el sendero les daban miradas furtivas, como si una o ambas pudieran estar un poco locas.

—Maldita sea, Santana, es bueno verte reír.

Santana sonrió. Había pasado mucho tiempo desde que se había reído tanto y fuerte.

Demasiado largo.

—Así que—Emily persistió—Sobre las mujeres. En serio. Hanna tiene una colega que podría ser divertida para que puedas llegar a conocer. Es inteligente, divertida, buena…

—Lamento arruinarte la fiesta, Em. Pero, sinceramente, no estoy buscando, ¿de acuerdo?

—Nunca estás.

—Tal vez esa es la forma en que quiero. Ya que no quieres que este con Ezra.

Permanecieron en silencio durante un rato, ni ansiosas por volver a correr.

Ambas habían trabajado en el hospital la noche anterior, y Santana todavía estaba sintiendo los efectos de un turno ocupado en la sala de emergencias.

Había dormido durante sólo cuatro horas esta mañana, así que era como tener una resaca, pero sin los buenos recuerdos.

—Pienso—Emily finalmente dijo—Solo lo quieres así porque es más fácil para que no puedas exponerte ahí. Para no tener que confiar en nadie, ni dejar tu corazón vulnerable ya que Dani era una horrible perra para ti. Es toda una mierda, sin embargo, sólo para que sepas que no estás engañando a nadie. Incluyéndote a ti misma.

Santana estaba empezando a enojarse.

Una vez al año tenían esta charla-Emily montada en su culo por no salir y recordándole que le gustaba de esta manera.

—¿Realmente tenemos que pasar por todo esto de nuevo, cuando te recuerdo que estoy perfectamente feliz por mi cuenta, y me dices que tengo que echar un polvo o enamorarme o lo que sea que quieras que haga con otra mujer?

El suspiro de Emily fue más divertido que molesto.

—Bien, bien. Sólo quiero que seas feliz, San. Y pensé, ahora que no tienes al ejército como excusa para permanecer soltera...

—Soy feliz, Em. Razonablemente, al menos.

Nunca habría admitido esa última parte a alguien que no fuera su hermana.

—Lo sé. Es la parte razonable que me molesta. Simplemente creo que eres la segunda mujer más maravillosa del mundo, junto con Hanna, por supuesto, y por eso quiero verte más razonablemente feliz. ¡Quiero que seas ridículamente feliz!

Eso provocó una sonrisa de Santana. Ella simplemente no podía verse a sí misma siendo ridículamente feliz.

Y estaba en su mayoría bien con eso.

Diablos, al menos nunca sería lastimada o decepcionada por alguien de nuevo.

—Tienen pastillas para eso, doc.

Emily sacudió la cabeza, pero estaba sonriendo.

—Deja de ser una mierda. Hey, ¿alguna vez has escuchado de esa mujer fotógrafa que conociste en Afganistán? ¿Brittany Pierce?

Emily había hecho un asunto importante de la pieza de National Geographic. Había guardado una copia para Santana, por supuesto, y había dado copias a todos sus conocidos.

Todavía trotaba el artículo siempre que sea posible, mostrando orgullosamente las fotos de Santana.

Pero esta era la primera vez que había mencionado a Brittany desde que Santana se había mudado aquí, y al escuchar el nombre de la rubia ahora casi la hizo tropezar.

—No, no lo he hecho.

Había esperado que Brittany la contactara, pero no lo había hecho. Ni siquiera cuando el artículo salió.

Fue Artie, quién le había enviado un correo electrónico para hacerle saber que había sido publicado, y fue él quién le había informado que las fotos de KAF de Brittany habían ganado el reconocimiento nacional-un premio de la Asociación Nacional de Fotógrafos de Prensa y dos premios en los Premios de Revista Nacional.

—¿No vive en las afueras de Detroit?

—Sí, creo que sí—Santana estaba siendo deliberadamente vaga.

Allá en KAF, había cometido el error de escribir por correo electrónico a Emily sobre Brittany. No los detalles, por supuesto, pero lo suficiente para que tuviera la idea de que la rubia era una mujer especial y que se habían hecho amigas.

Amigas.

Una palabra útil, de uso general, pero que estaba muy lejos de cómo Santana había llegado a sentirse por Brittany.

—¿Por qué no te has puesto en contacto con ella?

Santana se encogió de hombros.

—Probablemente está loca ocupada con su vida. Incluso podría estar viajando por algún trabajo en alguna parte.

—Bueno, podrías averiguarlo, sabes.

—Ella probablemente ni siquiera se acuerda de mí.

Bueno, eso no era cierto, pero valía la pena intentarlo como una táctica dilatoria.

Emily se carcajeó ruidosamente.

—¡Como si se olvidara del tema de su galardonada sesión de fotos! Jesús, San, necesitas un poco más de ego. Deberías haberte convertido en cirujano.

—Bueno, al menos sería una capulla rica.

Emily le dio un manotazo en el brazo con buen humor.

—Los capullos ricos parecen atrapar a todas las mujeres, eso es seguro.

A ellas les gustaba bromear acerca de los cirujanos y su orden jerárquico superior en el mundo de la medicina.

Emily era pediatra y amaba su trabajo. Tampoco cambiaría nada acerca de su especialidad elegida.

—Creía que tú y Brittany habían llegado a ser amigas ahí.

—Supongo que sí.

No se atrevía a hablar de cómo Brittany había llegado y tocó una parte de su alma que había pensado llevaba mucho tiempo muerta. Le sorprendería a Emily cuán rápido y profundamente había dejado entrar a Brittany.

Pero no importaba lo bueno que había sido entre ellas, no importa lo mucho que Brittany había hecho sentir a Santana, simplemente no estaba destinado a ser.

—Llámala, ¿de acuerdo? No tienes muchos amigos por aquí. Puede ser que sea bueno para ti.

—Oh, ¡así que eso es todo! Tú y Hanna está tratando de volcarme a otra persona, ¿eh? ¿Ya estás harta de mí?

Emily se rió y negó con la cabeza.

—Dios, te extrañé, Tana. Es tan genial que estés de vuelta en mi vida de esta manera.

Se detuvieron para ponerse cara a cara, y Santana envolvió a su hermana en un fuerte abrazo.

Había pasado mucho tiempo desde que habían vivido en la misma ciudad.

Demasiado tiempo.

Y la vieja Santana tenía, más se dio cuenta la necesidad de la familia y las raíces. Ella no estaba hecha para una vida larga y transitoria en el ejército.

Una base tenía su atractivo, y si alguna vez se aburría, había cosas que podía hacer y lugares a los que podía ir durante períodos cortos que no requerían reunirse con los militares.

—Entonces, cuéntame—Emily dijo después de un momento—¿Está Brittany Pierce es soltera?

Santana puso los ojos en blanco.

—Oh, basta, ¡por el amor de Dios!

—¡Solo comprobando!

Santana no quería pensar en Brittany y su vida perfecta con su casa suburbana, su ‘esposa’ profesora y su pequeña hija.


Desde su beso, Santana se había preguntado muchas veces si Brittany simplemente había vuelto a su vida y rápidamente desterrado todos sus pensamientos y lo que habían compartido.

En realidad no la culpaba de haberlo hecho, pero todavía dolía.

—Cariño—Emily dijo—Te ves triste. ¿Qué pasa?

—Nada—la emoción cruda ardía en su garganta. Por un instante quiso llorar, y el pensamiento la horrorizó.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Sáb Nov 04, 2017 12:52 am

Maraton ,maraton!!!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4303
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Sáb Nov 04, 2017 9:05 am

Pues si, parece que la muy .....se fue sin despedirse, ahora Santana salio del ejercito asi que solo espero que el destino se porte bien una vez mas!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6604
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Sáb Nov 04, 2017 9:52 am

Santana no estes triste, si quieres una familia vente conmigo echamos al papá de mis niños y tu me los crias jajajajajjaja
Pd: el papá de mis hijos sabe que amo a santana.
Pd2:tengo 2 hijos un niño de 7 años y una niña de 8 meses
avatar
Isabella28
**
**

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Sáb Nov 04, 2017 6:22 pm

Hola morra...

(Pasando por alto el comentario de los cirujanos).... Es bueno que san ya aya salido...
Y por odin (estoy con lo nodrico) que el universo las cruce en el súper quizás jajaja

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5188
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Nov 04, 2017 7:34 pm

monica.santander escribió:Maraton ,maraton!!!!!
Saludos



Hola, jajaajaj ok ok aquí lo dejo! Saludos =D





micky morales escribió:Pues si, parece que la muy .....se fue sin despedirse, ahora Santana salio del ejercito asi que solo espero que el destino se porte bien una vez mas!!!!!




Hola, si que si =/ Ese destino, fue un loquillo con san... esperemos y le de alguna alegria, no¿? Saludos =D





3:) escribió:Hola morra...

(Pasando por alto el comentario de los cirujanos).... Es bueno que san ya aya salido...
Y por odin (estoy con lo nodrico) que el universo las cruce en el súper quizás jajaja

Nos vemos!!!



Hola lu, (jajajajaja dices tu¿? xD) la vrdd esk si... es peligroso =/ un "deber" peligroso =/ JAjaajajaj xD ajjaajajajajaja xD jajaaj entiendo, entiendo tan lectura nos lleva a otros lados ajajajaj. Debe! osea si q debe! ajajajajaj se lo merecen... ambas! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 7 - P II

Mensaje por 23l1 el Sáb Nov 04, 2017 7:37 pm

Capitulo 7 - Parte II



Brittany sintió que la bolsa se deslizaba de su agarre y la atrapó justo a tiempo, las nuevas copas de vino peligrosamente cerca de romperse en pedazos en el pavimento.

Si no fuera por Susan a su lado, habría soltado su insulto favorito, ‘mierda’.

Era reprimida en la mayoría de las normas, pero sin embargo, no era algo que quería que una niña de tres años adoptara.

Los niños tenían una habilidad especial para elegir exactamente el peor momento para decir algo totalmente inadecuado, y Susan tenía una memoria espectacular para una palabra que sólo escuchaba una vez, sobre todo si era una mala palabra.

—Mami, ¡quiero intentarlo ahora! ¿Puedo por favor?

Susan estaba empujando el nuevo patinete que Brittany le acababa de comprar. Había deseado uno durante meses, y el rojo en la tienda que acababan de dejar era más de lo que un niño de tres años podía resistir.

Brittany había cedido, probablemente demasiado rápido. Era tan difícil decirle que no últimamente.

Por supuesto que había culpabilidad detrás de eso. Brittany no necesitaba el costoso terapeuta familiar que habían contratado para decirle eso, pero en este momento sólo quería ver feliz a su hija.

—No, cariño, tienes que esperar hasta que tengas un casco y estemos en casa, ¿de acuerdo?

Soltó la mano de Susan para colocar las bolsas en la cajuela, su mente ya pensando en lo que iba a cocinar para la cena y los artículos que necesitaría para conseguir en el supermercado.

—Mira, !mamá!

Detrás de su espalda, Susan había saltado sobre el patinete y despegado, empujándolo tan rápido como su pequeña pierna podría impulsarla. Se dirigía directamente hacia un coche estacionado, ajeno a ello porque su cabeza se volvió para sonreír de nuevo a su mamá.

—¡Susan!

Brittany estaba cerca y corriendo, con el corazón en la garganta. Lo único que podía hacer era mirar como Susan chocaba con el coche, golpeando su frente en la defensa antes de caer en un montón.

Ella comenzó a lamentarse inmediatamente, lo cual tranquilizó y asustó hasta la mierda a Brittany.

—¡Oh, cariño!—suavemente arrastró a su hija en sus brazos.

Fueron unos segundos antes de que Susan se calmara lo suficiente como para dejar que la examinara. Había un rasguño ensangrentado en la frente, y se estaba formando un bonito chichón.

¡Mierda!

Probablemente no era nada, pero las lesiones en la cabeza no debían tomarse a la ligera.

No correría riesgos.

—Cariño, ¿cómo te sientes? ¿Estás bien?

Todavía había lágrimas en los ojos de Susan y en sus mejillas, pero los sollozos se habían calmado.

—Me duele, mamá.

—Lo sé, cariño. Quiero llevarte a un médico para hacer que todo mejore, ¿de acuerdo? ¿Lo harías por mamá?

Susan se encogió de hombros dudosamente mientras Brittany limpiaba la última de las lágrimas de sus mejillas y limpió con cuidado la sangre de la frente.

—Puedes tener tu helado favorito después de que hayamos terminado. ¿Qué hay sobre eso?

Susan a regañadientes, asintió, y Brittany la levantó y la metió en el coche antes de que pudiera cambiar de opinión.

Habían conducido cruzando la frontera con Windsor por un poco de compras.

Sólo marginalmente estaba familiarizada con la ciudad, pero Brittany sabía que el hospital del centro estaba en algún lugar de Ouellette Avenue, la calle principal de la ciudad.




La sala de emergencias estaba en silencio, y la recepcionista aseguró a Brittany que no demoraría mucho.

Susan, aparentemente no peor por el desgaste, se ocupó rápidamente con la caja de juguetes en la sala de espera.

Habría gruñido después desafiando las órdenes de su mamá con el patinete, pero no ahora.

—El doctor la verá ahora.

Brittany recogió a Susan y siguió a la delgada mujer en ropa de hospital por un pasillo estéril, de color crema y pasó las flechas y las señales pintadas de colores brillantes.

Se quedaron solas en la sala de tratamiento, donde Brittany intentó mantener a Susan ocupada con un juego de palabras, señalando las cosas y preguntando a Susan si sabía lo que eran.

Brittany estaba de espaldas a la puerta abierta cuando el crujir de los zapatos de suela blanda al acercarse y luego frenar indicaba que el médico había llegado. Se dio la vuelta para saludar, una sonrisa amable firmemente fijada en su rostro.

Fue arrancada en un nanosegundo.

—¡Santana!

¡Dios mío!

Los pulmones de Brittany protestaron dolorosamente a su intensa aguda respiración. Sentía como si cada terminación nerviosa estuviera en llamas, tan aguda fue su reacción física ante la impresión de ver a Santana López parada ante ella de nuevo.

No podía respirar por un momento.

Ni siquiera podía parpadear.

Su mente se quedó en blanco.

Santana, con expresión igualmente congelada, se quedó completamente inmóvil, su portapapeles firmemente agarró por los nudillos blancos de repente.

Pareció al menos un minuto antes de que hablara, y Brittany observó las emociones parpadear atravesando su cara-sorpresa, confusión, alegría, preocupación.

Las frenó rápidamente, ofreciendo una sonrisa que estaba entre educada y cálida.

—Brittany Pierce—dijo suavemente—Wow, esto es una sorpresa—le tendió la mano sin ningún entusiasmo especial, y Brittany lo sacudió con decepción.

Un abrazo habría sido mucho más apropiado.

—¿Cómo estás, Brittany?

—Estoy bien, Santana. ¿Y tú?—empezó a sonreír como una tonta...

¿Cómo no iba a hacerlo?

Una mujer por la que había llegado a preocuparse profundamente y cuya compañía había disfrutado tanto en tales circunstancias adversas estaba de pie ante ella-rígida y un poco distante, pero la conexión todavía estaba
ahí.

—¿Cuándo regresaste a Windsor?

—Estoy bien, Brittany. Me mudé aquí el pasado otoño.

Un cosquilleo de placer revoloteó en el estómago de Brittany al saber que Santana vivía tan cerca.

¡Dios!

Era bueno volver a verla.

Se había preguntado tantas veces durante los últimos quince meses cómo estaba, si había terminado su viaje de forma segura, si se había quedado en el ejército o ido a la práctica privada en algún lugar.

Debería haber escrito... pero la vida y todo el drama con Rachel durante el año pasado había dejado poca energía para pensar en nada ni a nadie.

Fue sin lugar a dudas más que eso, también, por supuesto.

Los últimos momentos que había pasado en la base con Santana habían sido tan intensos, las sensaciones que la habían atravesado tan impactantes, que no se atrevía a repasar nada de eso.

Admitir el anhelo en ella que Santana había liberado podría traer más que problemas, por lo que había dejado su necesidad y sus deseos incómodos detrás en Afganistán.

Donde pertenecían.

—Entonces—Santana continuó, sus ojos moviéndose a las pequeñas manos agarrando los muslos de Brittany por atrás—¿Qué te trae por aquí?

Brittany tragó, esperando como que su cara no hubiera revelado sus pensamientos.

—Mi hija, Susan—se hizo a un lado, empujando suavemente a Susan hacia adelante.

La niña parada con torpeza, la timidez en el modo completo, mientras Brittany contaba lo que pasó.

Santana se arrodilló, mirando a Susan a los ojos, pero sin tocarla. Su voz era baja y amable, paciente, también, como si tuviera todo el tiempo del mundo.

—Eso no fue muy agradable de ese nuevo patinete, ¿verdad?—esperó a que Susan estuviera de acuerdo—Ahora, si te levantó en esa mesa de ahí, ¿me dejas echar un vistazo a tu chichón, Susan?

Susan obedeció, y Santana la levantó como si sus treinta libras no fueran nada.

—¿A qué velocidad iba cuando golpeó el coche?—preguntó a Brittany.

—Digamos, en una escala del uno al diez, con diez siendo extremadamente rápido, como si fuera un adolescente en una moto—pensó por un momento, recordando el desesperado pánico al ver a Susan a punto de estrellarse—Alrededor de un tres, tal vez cuatro, ya que era un poco cuesta abajo.

Santana estaba revisando las piernas y los brazos de Susan, doblándolos con cuidado, preguntándole si algo le dolía. Sintió su cuello, manipuló su cabeza, todo el rato hablando en voz baja a Susan y dejando su dedo en el
estetoscopio.

Su dulzura y simpatía con los niños no sorprendió a Brittany, pero le complacía incluso más que ver a Santana tratar a los niños en Afganistán, porque esta vez era su hija.

Consolaba a Brittany, porque sabía que si había algo malo, Santana lo encontraría y se encargaría de ello.

La morena le hizo más pregunta.

—¿Había llorado Susan de inmediato después de que ocurriera? ¿Había estado actuando de manera diferente al momento desde el accidente... sueño, mala del estómago, excesivamente enérgica?

Sus respuestas parecían satisfacer a Santana, que sonrió una vez, luego comenzó a revisar los ojos de Susan con una linterna de bolsillo.

—Ella está bien, ¿verdad?

—Sí—respondió, y Brittany vio la verdad en sus ojos.

Santana sacó un pequeño oso de peluche de un armario y se lo entregó a Susan, quién lo aceptó con los ojos muy abiertos y tímidos. Pegó una tirita en su cabeza.

—Ahora, el oso tiene una pequeña pupita en su cabeza al igual que tú, Susan. Por lo que tu oso de peluche tiene que ser cuidado por unos días y no hacer nada para herirse de nuevo, ¿de acuerdo? ¿Puedes recordar eso?

Susan asintió, agarrando al oso con ella, y el corazón de Brittany se elevó un poco.

Estaba agradecida de que Susan no estaba gravemente herida y muy contenta de que era Santana haciendo que su hija se sienta segura y especial y cuidada.

—Voy a conseguir una bolsa de hielo para aplicar a ese bulto—le dijo—Y quiero que ustedes dos se queden por lo menos una hora para asegurar que nada cambia. No quiero que estés atrapada en el tráfico veinte minutos a partir de ahora y que repentinamente se ponga mal del estómago o algo así, ¿de acuerdo?—desapareció antes de que pudiera decir algo más, y luego regresó con una pequeña bolsa de hielo—¿Qué tal si llevo a ambas a pediatría y pueden permanecer ahí por un tiempo? Tienen una bonita sala de juegos que sé que Susan disfrutará.

—Claro, gracias—realmente quería preguntar si Santana podía sentarse con ellas, pero sabía que sería imposible.

Tenía muchas más preguntas para Santana, la mayoría de las cuales giraban sobre cómo se encontraba.

¿Estaba feliz de volver a la vida civil?

¿Había llegado a algún tipo de paz con su tiempo en Afganistán y todo lo que había sido parte de ahí?

¿Si había encontrado a alguien con quién compartir su vida?

Su empezó a calentarse en su siguiente pregunta secreta.

¿Santana había pensado mucho en ella en los últimos quince meses, o si había rechazado los pensamientos como ella lo había hecho, temerosa de que fueran demasiado inquietantes?

Santana no revelaba nada en su voz o sus modales, tratándola más como una conocida lejana que como la amiga cercana que se había vuelto en la base.

Era como si nada especial hubiera pasado entre ellas-y no las conversaciones profundas, el compartir de sus sentimientos, las lágrimas, los abrazos, el beso que le derritió el corazón y la golpeó hasta el hueso.

La tristeza de todo la golpeó con una fuerza sorprendente.

Tragó el doloroso nudo en la garganta, afligiendo la pérdida de algo que había sido muy especial, al menos para ella.


Santana las condujo hasta un piso y les mostró dónde esperar, instruyendo a Brittany para aplicar el paquete de hielo lo mejor que pudiera. Prometió regresar y revisarlas en una hora.

Sus ojos eran remotos, su lenguaje corporal formal, como si ella y Brittany apenas se conocieran.

Una vez, en KAF, había un dolor en los ojos de Santana, dolor que había permitido ver a Brittany.

Confiar, también.

No había dado ninguna pequeña parte de sí misma a Brittany, y ahora se había ido como si nunca se la hubiera dado.

Bueno, pensó malhumorada. No es como si tuviera a alguien a quien culpar sino a mí misma. La dejé sin decir adiós y nunca la contacté de nuevo.



Brittany leyó una historia a Susan mientras mantenía la bolsa de hielo sobre su cabeza, tratando de no pensar en Santana.

Tratando de no recordar lo segura, amada y viva que se había sentido en sus brazos esa noche.

Había recurrido a esos sentimientos muchas veces en los meses de discordia y finalmente separación de Rachel, pero se había negado a vincularlos directamente a Santana, se había negado a nombrarla como la persona que había desatado sentimientos tan maravillosamente tranquilizadores pero terriblemente inapropiados en ella.

—Disculpe, ¿es usted Brittany Pierce?

Una mujer en una bata de laboratorio se acercó, con una expresión amable, pero curiosa.

Le resultaba vagamente familiar.

Brittany se levantó y echó un vistazo a su etiqueta con su nombre. Dra. Emily López, Pediatría.

—Hola—murmuró, dándose cuenta de la semejanza ahora.

Se estrecharon la mano, Emily apretando ambas manos sobre las de Brittany.

Fue un saludo mucho más cálido que el de Santana antes.

—Eres la hermana de Santana—no pudo evitar sonreír a la mujer, que parecía tan genuinamente encantada de conocerla.

—Sí, o más bien, Santana es mi hermana—se rió—Yo soy la que tiene la antigüedad por aquí—volvió su atención a Susan y se puso en cuclillas—¿Y cuál es tu nombre, niña grande?

Susan se encogió de hombros y trató de fundirse en el sofá.

—Esa es mi hija, Susan.

—¿Y cuántos años tienes, Susan?

Una vez más su hija se encogió de hombros, y Brittany se inclinó y le acarició la cabeza con afecto.

—Susan acaba de cumplir tres esta primavera.

—Mi hijo también tiene tres añitos. Veo que tienes una pupita—murmuró con simpatía—¿Te caíste y te lastimaste la cabeza?

Susan asintió, y Brittany llenó los detalles.

—Tu hermana está cuidándonos.

—¿Santana sabe que estás aquí?—sonrió—¡Apuesto a que estaba tan contenta de verte!

Contenta no era exactamente la palabra que Brittany habría elegido para describir la reacción de Santana.

Sorprendida, inestable, confundida y finalmente resignada, tal vez.

—Fue una gran sorpresa para ambas—Brittany ofreció tranquilamente, decepcionada de nuevo de que Santana no había parecido feliz de verla.

¿Estaba Santana molesta con ella por dejar la base sin despedirse?

¿Decepcionada de que nunca había vuelto a conectar con ella?

¿O fue que le recordaba demasiadas cosas dolorosas que prefería no pensar?

Maldita sea, Santana, ¿no podemos hablar de ello? ¿No podemos hablar de lo que hemos pasado? ¿La intensidad con que nos preocupábamos la una de la otra?¿Cuánto nos dimos voluntariamente de nosotras mismas y lo protegidas que nos sentimos la una de la otra?

Demonios, tal vez incluso podamos hablar de ese beso y cómo me quemó como si mis entrañas fueran de lava, haciéndome olvidar todo acerca de mi entera existencia exceptuando ese momento.

Sí, hablaremos de eso algún día Santana López. Cuenta con ello.


—Bueno—Emily dijo, poniéndose de pie. Era aproximadamente una pulgada más alta que Santana y de complexión más fina, pero sus ojos eran de la misma mezcla de marrones oscuros y negro, y sus rápidas sonrisas eran idénticas—Me alegro de que se hayan encontrado la una con la otra—asintió con la cabeza hacia Susan—Es una lástima que fuera bajo estas circunstancias—giró los ojos interrogantes en Brittany, como esperando una explicación de por qué nunca se había puesto en contacto con Santana de nuevo.

—Sí, lo es—una lágrima no deseada se alzó en su ojo. Algo duro y doloroso se movió dentro de ella—Sabes, Emily... —tartamudeó, empujó hacia abajo el pánico tratando de esforzarse.

¿Cómo podía explicar el infierno que había pasado en los últimos quince meses?

Los meses alternos de supresión y erupción de tantas emociones crudas, el creciente e irreparable abismo entre ella y Rachel, y su casi desesperada preocupación acerca de su propia mortalidad y la de sus seres queridos.

Durante días después de su regreso de Afganistán, no dejó a Susan fuera de su vista.

Y en última instancia, había examinado con detenimiento sus aspiraciones profesionales, concluyendo que nunca volvería a hacer otra tarea que la pusiera en un peligro tan grave.

En su mayoría trabajaba para el periódico de Detroit y revistas locales ahora, pegándose cerca de casa.

No sabía cuándo estaría lista mental y emocionalmente para aventurarse más lejos, y ser la mamá primaria de Susan ahora la hacía querer permanecer cerca.

—Está bien—Emily dijo con dulzura, dando un paso más cerca—No puedo realmente comenzar a entender todas las cosas que sucedieron allá. Santana me ha contado algunas cosas. No es suficiente—la preocupación corrió por su rostro—Me contó un poco acerca de lo que te pasó.

Brittany asintió, miró rápidamente a su hija y luego a Emily. Sabía que Emily no insistirá en el tema, y no lo hizo.

—Sabes—Emily añadió cálidamente—Tengo una idea maravillosa, y espero que al menos lo consideres.




*****


Santana vaciló afuera en la puerta.

Tomó una respiración profunda, y luego otra. Estaba superando el shock ahora de ver a Brittany.

Su corazón acelerado se había asentado bastante rápidamente una vez que había empezado a examinar a la hija de Brittany, los deberes de su trabajo, ocupaban toda su atención.

Había intentado no mirar a los ojos de la rubia con demasiada frecuencia, no la tocó de nuevo después del apretón de manos, y había esperado como el
demonio que las pequeñas paredes que colocó la protegieran.

No lo habían hecho.

Ahora deseaba que le hubiera pedido a Emily que examinara a Susan una última vez, para que no tuviera que ver a Brittany y otra vez sentir la fiebre de tantas emociones tirando de ella como la invisible corriente submarina de una corriente de lago.

Abrió la puerta y se sorprendió al encontrar a su hermana y Brittany conversando como viejas amigas.

Se detuvieron bruscamente, como atrapadas en una especie de conspiración.

Santana no estaba acostumbrada a ser la persona ajena donde Emily se preocupaba, y frunció el ceño.

—¿Cómo está Susan?

Emily respondió, mirando a su hermana de una manera enigmática pero crítica, como si ella había hecho algo malo la castigaría por ello más tarde.

—Lo está haciendo bien, Santana. No hay signos de lentitud o náuseas. Mamá dice que está comportándose con normalidad.

Santana miró a Brittany para su confirmación.

—Ella no está desmejorada—Brittany parecía la desmejorada, sin embargo.

Se veía cansada y resignada a la distancia que Santana se empeñaba en mantener entre ellas.

Santana se acercó a Susan, le hizo un par de preguntas, y la examinó rápidamente.

—¿Segura que la traerás a la sala de emergencia de inmediato si algo cambia?—le dijo a Brittany.

—Por supuesto que lo haré, Santana.

Sonrió, pero fue por cortesía, no por placer. No encontró ninguna alegría en ver a Brittany, sólo los recuerdos de algunos de los momentos más terribles que jamás había tenido en su vida, cuando pensó que la ojiazul había muerto o gravemente herida.

Ver a Brittany también le recordó lo fácil que había sido abrirse a esta mujer, cómo había dado algo de sí misma que nunca volvería de nuevo.

—Sé que lo harás.

Emily se aclaró la garganta, mirando de una a la otra. Algo sin duda era diferente con su hermana.

—Tengo que correr—Emily dijo rápidamente—Fue un placer conocerte, Brittany.

Emily alcanzó a Brittany y le dio un abrazo, la espontaneidad y la calidez de eso la sorprendiendo haciéndola balancearse sobre sus talones por un instante.

¿Por qué es tan fácil para Emily darle un abrazo a Brittany?

¿Y para Brittany regresárselo?


Emily desapareció mientras Brittany se ocupaba de tener lista a Susan. Se iría en cuestión de minutos, y la idea hizo que Santana se moviera incómodamente.

Quería que Brittany desapareciera de su vida tan rápido como había llegado de nuevo en ella, y sin embargo, la perspectiva de que esta mujer saliera de su vida de nuevo le dejaba una sensación innegable de malestar en la boca del estómago.

Ya era bastante malo haber perdido la conexión con la rubia todos estos meses.

El aliento le atravesó la garganta. Si no tenía cuidado, incluso podría hacer lo impensable y llorar.

!Dios, cualquier cosa menos eso!

—Bueno—Brittany dijo a través de una fina sonrisa. Sus ojos parecían húmedos, como si las lágrimas estuvieran al alcance de la mano para ella, también—Nosotras estamos en nuestro camino. Gracias por cuidar de Susan.

Santana bajó los ojos, incapaz de mirar esas piscinas azules sin necesitar mucho más de Brittany de lo que la misma rubia podría alguna vez darle.

Brittany había tomado la mano de Susan, y Santana sonrió al vínculo evidente entre la mamá y la hija y de lo mucho que se parecían. Se quedó mirando las manos entrelazadas, sintiendo que algo era diferente.

Torció la cabeza, tratando de no ser obvia.

Cristo, ¿por qué no lo había notado antes?

El anillo de Brittany había desaparecido. No había ni siquiera una marca para indicar que había estado ahí hasta hace poco.

La respiración de Santana se atrapó en su garganta. Sabía que tenía los ojos muy abiertos por la sorpresa, confusión, excitación.

Que su cara estaba ardiendo y probablemente viva con todas las emociones luchando por la supremacía en ella.

Cuando levantó la vista de nuevo, Brittany había vuelto la cabeza y estaba buscando su bolso.

Antes de que Santana pudiera pensar en algo que decir para hacer que se detuviera, se había ido
.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 8 - P I

Mensaje por 23l1 el Sáb Nov 04, 2017 7:39 pm

Capitulo 8 - Parte I


Era raro hoy en día tanto para Rachel como para Brittany acomodar a Susan en la cama.

Brittany observó desde la puerta mientras Rachel sacaba la figura durmiente de su hija desde el asiento del coche y la llevaba hasta la cama. Dejó que una ola de tristeza cayera sobre ella.

Sabía que Susan todavía deseaba despertarse con sus dos madres en la casa, meterse en su cama por las mañanas y hacer que se turnaran para leerle por la noche.

Susan seguía llorando algunos días por no tener a su familia viviendo bajo el mismo techo, y rompía el corazón de Brittany cada vez.

Susan había tenido dificultades para acostumbrarse a ir y venir entre las dos, por lo que habían acordado por el bien de ella que pasaría la mayor parte de su tiempo con Brittany, quién conservó la custodia principal.

No habían luchado al respecto, afortunadamente, pero para Susan el resultado era el mismo-un hogar roto.

La hizo triste por el bien de Susan, pero no arrepentida. Por mucho que quería apaciguarla, no podía volver a una relación en la que las dos personas involucradas ya no tenían mucho que decirse la una a la otra.

Rachel la culpaba de la ruptura. No había ningún misterio en eso.

De acuerdo con Rachel, fue el viaje a Afganistán que había sido su perdición. La acusó de haber dejado parte de ella ahí.

No había regresado la misma persona, dijo.

Brittany tuvo que estar de acuerdo: Ella no era la misma persona. No había querido volver a cerrarse a sí misma, a ser la esposa de Rachel y la mamá de Susan, para cumplir sus papeles a la perfección sin tiempo para ser ella misma.

Sin tiempo para sólo respirar. Dormir hasta tarde o dejar los platos sucios en el fregadero. Para olvidarse de recoger la tintorería o dejar un tiempo la factura sin pagar.

Para pasar leyendo toda la noche si así lo deseaba. Ella había tenido el impulso de hacer todas esas cosas cuando regresó de Afganistán, y le habían dado palpitaciones a Rachel.

Era una depresión, Rachel le decía con impaciencia una y otra vez.

Necesitaba ayuda.

Y si bien era cierto que durante unas semanas había estado entumecida por el trauma que había presenciado en Kandahar, el malestar de un matrimonio muriendo en la vid había profundizado y prolongado ese entumecimiento, había hecho algo profundo dentro de Brittany querer gritar y escapar de sus confines ahogados.

Finalmente se había dado cuenta de que nunca se recuperaría a así misma y su felicidad bajo el peso asfixiante de su relación con Rachel.

—¿Qué tal una copa de vino juntas?—Rachel preguntó esperanzadamente en la planta baja.

Se inclinó casualmente contra la encimera de la cocina, como si todavía viviera ahí.

—¿Por qué? ¿Tienes algo en mente?

Si era algo que ver con Susan, no era necesario hablar de ello con una copa de vino.

Rachel parecía incierta por un momento.

—No, um, no realmente. Sólo pensé que sería bueno, eso es todo.

Muy bien, Brittany pensó cínicamente. ¿Qué es lo que quiere? ¿Quiere cambiar el horario con Susan? ¿Pedir prestado algo? ¿Anunciar algún tipo de noticia?

Era difícil a veces para Rachel ser franca y decir lo que quería decir.

—Muy bien—Brittany concedió, sintiéndose cansada repentinamente.

Rachel le hacía eso. La hacía sentir como si fuera a colapsar por el agotamiento.

Una especie de pesadez parecía descender sobre su alma cuando tenía alrededor a Rachel. Había sido así desde Kandahar. Antes de eso, también, probablemente, excepto que no se había dado cuenta.



Una media copa de vino después, Rachel finalmente se acercó a su agenda, acercándose a Brittany en el sofá.

—Entonces—dijo suavemente, su brazo arrastrándose sobre el respaldo del sofá—Realmente quería decirte lo mucho que te extraño.

Oh, Dios, pensó Brittany.

Habían estado viviendo separadas durante siete meses.

¿No habían pasado esta mierda?

¿Los viajes de culpabilidad y necesidad?

¿Rachel jugando la carta solitaria?

—Mira—Brittany dijo con toda naturalidad—Sabes que no quiero tener conversaciones así, Rachel.

—Lo sé. Sólo te estaba diciendo lo que siento, eso es todo.

Era algo más que eso, y Brittany sólo miró a su antigua amante, sintiéndose un poco mal por ella, pero no demasiado.

Salir de debajo de Rachel los últimos meses había sido como despertar de un profundo sueño, un lento emerger de la infelicidad que había confundido con el aburrimiento o el destino.

—Rachel, ¿hay algo que quieras?

—Sí—respondió en voz baja. Y luego su boca estaba en la de Brittany, suavemente al principio, pero rápidamente más y más insistente.

Desesperada casi, y era desagradable.

—Rachel—murmuró contra su boca—Detén esto.

No se detuvo, y su mano cubrió el pecho de Brittany.

—¡Maldita sea!—se levantó de un salto, la ira brillando intensamente por sus venas—¿Qué coño crees que estás haciendo?

Rachel se echó hacia atrás como si hubiera recibido una bofetada.

—Jesús, cálmate, Britt. Solo pensé…

—¿Qué? ¿Que necesitaba algo y tú eres la mujer que me lo da?

—Está bien, no tienes que actuar como si no vendrías a mí si yo fuera la última mujer sobre la tierra, por amor de Dios. No parecía importarte tener relaciones sexuales conmigo antes.

—Sí—respondió amargamente—Las seis veces al año lo tenían.

—Oh, no—Rachel saltó del sofá, su cara enrojeciendo—No pongas todo eso en mí. Casi no querías que te tocara después de que Susan nació.

Tal vez sea porque ya no estaba enamorada de ti, Brittany quería gritar.

—Es hora de que te vayas, Rachel.

—¿Qué, tienes miedo de la verdad?—exigió airadamente.

—No tengo miedo de la verdad. Sólo creo que es demasiado tarde para la maldita verdad, Rachel.

—Bien. Lo que sea—Rachel estaba en la puerta en unos pocos pasos rápidos—No esperes que vuelva a ofrecerme.

—No te preocupes—dijo a la puerta cerrada—No lo haré.




*****


Santana no podía recordar la última vez que se había sentido tan libre, tan relajada, tan sin compromisos.

Dejó que la cálida brisa le revolviera el pelo mientras aceleraba a lo largo de la autopista EC Row, la barra T del techo de su Corvette 1978 a buen recaudo en el área trasera de la escotilla.

Le encantaba así, volando por la carretera, la sensación del sol y el calido aire de casi estar en un convertible, la música maniobrada a niveles casi ensordecedores.

Comprar la clásica belleza plateada hace dos meses la había hecho sentir como una niña otra vez. Era la primera indulgencia que había hecho por ella misma en años.

Le encantaba lo bajo que se sentaba en el suelo, cómo el coche parecía casi levantarse del suelo en línea recta, cómo la gente la miraba como si fuera una idiota.

Sí, una idiota.

Los conductores de Corvette tenían la reputación de ser greñudos, de mediana edad, chicos usando cadenas de oro llenos de testosterona y modales de mierda, pero a ella no le importaba.

Casi se sentía como uno de ellos cada vez que se sentaba en el asiento del conductor de cuero y encendió el ronco motor.

Sonrió mientras ‘No has visto nada aún’ de Bachman-Turner Overdrive salía desde los seis altavoces.

Sólo había sido un bebé entonces, pero las viejas canciones de rock de la década de 1970 siempre la hacía sentirse bien. Lo mismo con viejas canciones de Motown.

Se había alejado de escuchar música en los últimos cuatro años.

Todo en el Ejército estaba tan regimentado, no había mucho tiempo ni privacidad para escuchar música.

Bueno, no más.

Santana escuchaba música ahora tan a menudo como podía, en el coche, en su iPod mientras está corriendo o en el gimnasio, cuando tenía tiempo para cocinar.

Le encanta ir a un club, pero era reacia a ir por su cuenta y no había hecho muchos nuevos amigos todavía.

Tal vez podría conseguir que Emily y Hanna fueran con ella alguna noche y que la niñera pudiera cuidar a Ezra.

Eso sería una explosión.

Había oído que había un nuevo club de baile de lesbianas y gays en la ciudad. Era hora de poner un poco de presión seria sobre su hermana gemela y su amante de irse de juerga con ella.

Las presionaría acerca de ello en la cena esta noche.

Le encantaba el hecho de que Emily y Hanna vivían a pocas cuadras de la antigua casa de la familia. Un casco antiguo con antiguas casas coloniales o victorianas, Walkerville había sido gradualmente engullida por Windsor y ahora parecía un pequeño enclave de la ciudad.

Redujo la velocidad al pasar junto a su antigua escuela secundaria, una majestuosa estructura de piedra construida a finales del siglo pasado.

Dios, ¿habían pasado realmente veinte años desde que ella no recorría los pasillos, la estrella de los equipos de baloncesto y fútbol?

Primera de la clase académica, también, junto con Emily. Las hermanas eran envidiadas, a veces incluso los objetivos para los chicos celosos, de mente estrecha que nunca había llegado a conocerlas.

Especialmente a Santana, la más introvertida.

Se burlaban de ella a veces o la evitaban, pero su genuina humildad y honestidad siempre ganaban a las personas con el tiempo.

Una vez que se dieron cuenta de que ella realmente no creía que era mejor que los demás, que no estaba tratando de demostrar nada a nadie más que a sí misma, ellos la tomaron y se convirtieron en su amiga.

Boston estaba tocando en la radio del coche ahora, y Santana cerró los ojos por un instante. No querría volver a la escuela secundaria, en realidad no.

Fue un tiempo tan catártico-al darse cuenta de que le gustaban las chicas, tratando de averiguar quién era realmente y cómo sentirse cómoda en su propia piel, decidiendo sobre su trayectoria profesional, realmente aprendiendo cómo hacer frente a todas esas emociones adultas por primera vez.

Fue una bendición y fue un infierno, y sin embargo no cambiaría nada de eso.

Tantas puertas se habían abierto para ella, entonces...puertas a si misma.

Había sido el verdadero comienzo de la persona que Santana López llegaría a ser un día.

Giró hacia la calle de Emily.

Envidiaba a hermana y a su idílica vida, viviendo en su maravillosa casa antigua con el amor de su vida y el hijo de ambas.

Así era como se imaginaba viviendo un día, a pesar de que aún no estaba convencida de que era algo más que una fantasía.

Ella no era Emily.

Ella no era material de ‘matrimonio’ o “hijos”.

No era del tipo de establecerse en cualquier lugar durante mucho tiempo, para abrirse realmente y confiar en alguien de nuevo. Para perderse con alguien.

Se había convencido que no era para ella.

Salir sola para tomar largos paseos en bicicleta o caminatas, paseos en su Vette-esa era la Santana López que conocía y era cómodo.

Así que por mucho que le gustara entretenerse con la idea de una vida como la de su hermana, en esos momentos de quietud, débiles antes de dormir o al despertar, era casi tan probable que le sucediera como un meteorito cayendo del cielo y aterrizando en su precioso coche.


No reconoció el nuevo Chevy Malibu con placas de Michigan en la calzada de entrada de Emily.

Emily no había mencionado nada sobre otro invitado para cenar, pero Emily y Hanna eran populares, y su piscina también. No era exactamente inaudito que un amigo saliera a nadar por la tarde.

Había venido hace un par de meses para lo que pensaba que iba a ser una cena tranquila para las tres, sólo para descubrir que era una cena para siete.

Hanna, con sus cálidos ojos azlues centelleando de placer, la saludó con entusiasmo con un beso en ambas mejillas. Entonces le lanzó una mirada fulminante que Santana sabía que no significaba.

—Oh, San. Han pasado veinte y seis días desde que estuviste aquí por última vez, sabes. Casi pensé que te habías mudado de nuevo.

Santana puso los ojos en blanco. Hanna, era como una gallina mamá para ella, y disfrutaba en secreto la atención.

Que suerte tenía el pequeño Ezra de tener unas mamás así, pensó.

—¿Has estado comiendo?—Hanna la barrió con ojos penetrantes sobre ella.

—Sí, Mamá, he estado comiendo.

—Bueno, esta noche te llevaras las sobras a casa.

Hanna era una buena cocinera, y puesto que era la reina de las cazuelas, Santana confiaba que habría suficientes buenas sobras para el congelador.

—¡No es necesario que me lo digas dos veces!

Emily entró en el vestíbulo, envuelta en una toalla grande, los tirantes de su traje de baño, asomándose a través.

—Hey, hermana—envolvió los brazos húmedos a su para un rápido abrazo. Sus ojos brillaban con malicia.

—¿Qué?—preguntó, mirando a Emily dudosamente.

—¿Qué quieres decir?

—No me vengas con eso. ¿Qué piensas hacer?

—Nada—Emily respondió con astucia, con una sonrisa en su voz.

Santana miró a Hanna en busca de ayuda, pero simplemente se encogió de hombros y se acercó de nuevo a la cocina.

—¿Dónde está Ezra?

—Está adentro. ¿Te importa nadar, San? Está bastante caluroso afuera hoy. Le encantaría que su tía perdida jugara con él.

Santana sacudió la cabeza, resignada a someterse a las maquinaciones más evidentes de su hermana para meterla en la piscina. Quizás Emily estaba de humor para una buena pelea pateando el culo con fideos flotadores.

Si ese fuera el caso, Santana se lo agradecería. Más fuerte y un poco más grande que Emily, siempre había sido capaz de dominar físicamente a su gemela en sus pequeños juegos de superioridad.

—Claro, sólo déjame ponerme mis cosas. Oye, ¿a quién pertenece el coche
misterio?

Emily se encogió de hombros, fingiendo indiferencia.

—A sólo un amigo que pasó.

—Hu huh.

El sentido arácnido de Santana estaba hormigueando, pero lo dejó pasar. Alcanzó la bolsa de deporte que había puesto junto a la puerta, y luego trotó a un dormitorio de invitados a cambiarse.

No era del tipo de usar bikini y nunca lo había sido. Si bien apreciaba un bikini o una sexy pieza en una mujer atractiva, personalmente prefería la comodidad y la funcionalidad de un short y un sujetador deportivo.

Hanna presionó una cerveza en sus manos y le dio una sonrisa cómplice mientras Santana salía por las puertas correderas de cristal a la piscina.

¿Qué estaba pasando con esas dos, de todos modo… Santana se detuvo repentinamente.




********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 8 - P II

Mensaje por 23l1 el Sáb Nov 04, 2017 7:42 pm

Capitulo 8 - Parte II



Todo se detuvo excepto sus ojos, que nadaban con la imagen de Brittany, su hija y Ezra sentados en los escalones de la piscina, jugando con un pato de goma, haciendo que el agua saliera de su pico como por arte de magia.

Con desesperación, sus ojos buscaron a Emily, que estaba sentada en el borde de la piscina, con los pies colgando en el agua, parecía avergonzada pero no exactamente arrepentida.

Le dio a Santana una sonrisa de impotencia, como si dijera, ‘sólo estoy haciendo esto por tu propio bien.’

Santana frunció el ceño hacia ella.

Maldita sea de todos modos por pensar que sabía lo que era mejor.

Emily siempre había sido así, arrastrándola a fiestas, tratando de convencerla de las citas, haciendo interferencias con sus padres.

Siempre le había amamantado, ahora que lo pensaba.

Siempre había visto a Santana como emocionalmente frágil.

Tal vez todo era parte de su vínculo. Donde una era fuerte, la otro era débil.

Emily la cuidaba emocionalmente, mientras que Santana la protegía físicamente.

Sólo que en este momento, le gustaría ir ahí y ahogarla en la piscina durante un buen minuto más o menos.

¡Eso le enseñaría!

De acuerdo, no lo haría, pero seguro que sería divertido.


Después de lo que parecieron minutos, Brittany finalmente la vio. Ella no parecía sorprendida en absoluto.

Lejos de eso, de hecho, parecía como si hubiera totalmente anticipado la llegada de Santana.

Maldita sea, ¡te voy a matar, Emily!

Hanna quedara viuda y el profe Ezra huérfano de una mamá


Pero la idea fue sólo un destello, porque cuando volvió a mirar a Brittany, sólo sintió alegría, el tipo de alegría que levantó su alma, le infundía el corazón, y la hacía sentir más ligera que el aire.

—Hola, Santana—la sonrisa de Brittany era genuina, pero tentativa, como si estuviera preocupada por su reacción.

Le tomó un momento para encontrar su voz.

—Hola.

Sí, eso fue brillante. Así se hace, Santana. Vaya manera de mostrarle lo que sólo mirarla te hace.

Susan estaba siendo tímida, agarrándose a su mamá y Brittany murmuró algo alentador para ella.

Ezra corrió al verla y se tiró a sus brazos.

Santana se puso en cuclillas para alcanzarlos y saludarlo luego se dirigió hacia las rubia y se puso frente a ellas, agradecida por el desvío de Susan, porque realmente no quería tener que echar un buen vistazo a Brittany en ese bikini blanco.

Que debería ser ilegal en un cuerpo como el suyo. Lo había notado lo suficiente como para saber cuánto.

—Hola, Susan. ¿Te sientes mejor después de tu pequeño accidente?

Ella asintió una vez, miró a su mamá para responder por ella.

Había pasado una semana, y Brittany explicó que Susan estaba de nuevo en su antiguo yo, el percance en el olvido. Sólo un rasguño y un leve moretón eran evidentes.

Hanna salió con una bandeja y llamó a los niños. Una merienda de galletas de animales y una caja de jugo ahuyentaron su timidez y tenía sus pequeñas
piernas corriendo hacia el patio lo más rápido que la llevarían.

—Hey, Susan, no corras cerca de la piscina—Brittany gritó, luego se volvió hacia Santana—Ella tiene un apetito muy grande para una niña pequeña— sonrió—Se parece a su papá biológico de esa manera.

Santana se sentó en el borde de la piscina y metió las piernas en el agua, con cuidado de tocar accidentalmente a Brittany.

Nunca había logrado desalojar el recuerdo del último día de Brittany en KAF. Había estado tan asustada al principio que la rubia hubiera resultado herida o algo peor.

Más asustada de lo que había estado en su vida. Y entonces no había deseado nada más que abrazarla, para calmarla, para borrar todas las cosas terribles que le habían ocurrido.

Sostener a Brittany en sus brazos, besarla, consolarla, se había sentido como el regalo más natural y maravilloso para su alma y cuerpo.

Se había sentido más viva, más llena de propósito sostenerla de lo que había sentido en años.

El cuerpo de Brittany contra el de ella había disuelto todas las capas protectoras en las que se había resguardado. Debería haber sido aterrador o amenazante, pero se había sentido tan sorprendentemente bien.

Tan bien, de hecho, que había querido inapropiadamente mucho más. Fue una suerte que Brittany se había apartado de ella al amanecer y fuera de su vida por lo que había pensado que era para siempre.

No habría sido capaz de perdonarse a sí misma si algo más hubiera sucedido entre ellas esa noche.

Santana luchó por recuperar su concentración, porque las cosas se agitaban en ella.

Cosas que había aprendido tan bien cómo cerrar e ignorar.

Brittany había dicho algo sobre el papá de Susan, y era la oportunidad perfecta para ella y hacer la pregunta que siempre había querido.

—¿Es Artie su papá biológico?

Brittany se limitó a mirarla por un momento, midiendo si contestar tal vez, y luego una pizca de incomodidad pasó rápidamente.

—Sí. ¿Cómo supiste? ¿Fue el comentario del apetito?

Santana sonrió. Era casi como en los viejos tiempos otra vez.

—Sí. Eso y sólo lo pensé, ¿a quién más puedes ir sino a tu mejor amigo?

—Me conoces mejor de lo que pensaba, Santana—dijo tan tranquilamente, pero las palabras estaban llenas de significado, y algo se encendió en ella, como una llama atrayente.

Se metieron en el agua al mismo tiempo, paradas en la parte menos profunda, tratando de no mirarse la una a la otra, pero era inútil.

Estaba hipnotizada.

Brittany era preciosa, con su cabello alborotado, rubio, y sus ojos azules tan llenos de inteligencia y compasión.

Santana había encontrado a Brittany fascinante mucho antes de que alguna vez hubiera hablado con ella, y ahora no quería dejar de mirarla.

Sus ojos cayeron con una aparente mente propia de los suyos, y cuando tomó todo de Brittany, sintió su aliento puesto en su pecho. Su corazón comenzó a martillear en serio.

Sabía que sus ojos se habían ensanchado con la agradable impresión de la impresionante visión delante de ella y que sus labios se habían separado en anticipación.

Sí, probablemente se veía como una adolescente con sobrecarga de hormonas.

Y sí, sentía como la brisa más leve podría derribarla en este momento, pero estaba más allá de preocuparse.

No podía controlar más su reacción ante Brittany en ese bikini revelador de lo que podía controlar el clima.

La rubia era sencillamente impresionante.

Era la mujer más sexy que Santana había visto en su vida, sin excepción.

Sus pechos eran absolutamente perfectos. Redondos, llenos. No demasiado grandes o demasiado pequeños. Los pezones como capullos de rosa debajo de la delgada tela. Su cintura era ajustada, su piel tensa y bronceada, sus piernas debajo del agua musculares. Una pequeña protuberancia en el fondo del bikini hizo agua la boca de Santana.

Dios.

No se había sentido tan locamente atraída por el cuerpo de una mujer en años.

El impulso primario en ella era a la vez desconcertante y delicioso. Era todo
lo que podía hacer para no alcanzar y tocar.

Brittany se zambulló de cabeza en el agua y comenzó a cortar su camino a la parte más profunda. Santana no podía estar segura de cuánto de su reacción había resonado en Brittany.

Mierda.

Tenía que comportarse, hacer un llamamiento a su antiguo soldado o su personalidad médica.

Mostrar un poco de distancia profesional y respeto.

Sí claro. ¿Cómo le mostré esa última noche en KAF cuando se aferraban mutuamente tan desesperadamente en esa diminuta cama?

Los ojos de Santana se desviaron hacia su hermana. Emily estaba sonriendo como si estuviera enterada de todo, y se arrastró fuera y la salpicó con tanta agua como pudo.

Emily chilló, pero no hizo nada para borrar la sonrisa de su cara.

—Entonces—Santana dijo en voz baja, acercándose hasta Emily—¿Vas a decirme de que se trata todo esto?

Emily no trató de negarlo.

Ellas estaban más allá de fingir inocencia la una con la otra.

—Quería llegar a conocerla mejor.

—¿Y?

—Y... —Emily vio a Brittany salir del agua, envolverse una toalla alrededor, luego ir hacia su hija. Su mirada se posó de nuevo en ella, un mirada de acero de no-discutas-conmigo—Santana, sé cuánto tiempo ha pasado desde que has estado con una mujer.

Su mandíbula se puso rígida.

—Cristo, Emily. Si sólo quisiera echar un polvo, no piensas…

—Por supuesto que no se trata sólo de sexo. Eso no es lo que quería decir,
San.

Dejó escapar un suspiro de exasperación.

No quería pensar en el sexo con Brittany. Era demasiado difícil contemplar algo tan imposible como eso.

—Quiero decir—Emily continuó en un susurro—Que te acercaste mucho a Brittany en Afganistán. Creo que algo muy profundo ocurrió ahí entre ustedes dos.

Las cejas de Santana se dispararon en la frente.

Ella nunca le había dicho a Emily lo cerca que ella y Brittany habían llegado en ese breve tiempo juntas en KAF.

Nunca había mencionado cómo Brittany había llegado dentro de ella, la había tocado de una forma que nadie más había hecho. Había insinuado algunas cosas tal vez, pero ni siquiera había llegado a darle a Emily una idea de lo mucho que había llegado a preocuparse por la rubia.

Santana tragó duro.

—Eso fue hace más de un año, Emily. No nos hemos visto ni hemos estado en contacto desde entonces. Fue sólo un breve momento que algo... no sé. Simplemente ya no importa, ¿de acuerdo? Se acabó. Sea lo que fuere.

Se había resignado a eso hace mucho tiempo. Y había estado más que bien con eso hasta que Emily comenzó a entrometerse.

—San, creo que esa mujer te hace feliz. Más feliz de lo que nunca has sido. Ella es buena para ti, así que admítelo.

—Ella está casada—Santana susurró—Cristo, Emily. ¿A qué diablos crees que estás jugando?

—No estoy jugando a nada, y no estés demasiado segura de que no es soltera.

—¿Sólo por el hecho de que ya no lleva un anillo?

—No sé nada de eso. Pero Susan soltó algo a Hanna sobre la casa de su otra mamá y que a veces se queda con su otra mamá.

Santana sacudió la cabeza con ferocidad, las lágrimas ardiendo justo debajo de la superficie.

No le importaba si Brittany era soltera o no.

No quería importarle, al menos, cuáles eran sus condiciones de vida o si estaba con alguien.

Estaba muy bien por su cuenta, muchas gracias. Sin drama, sin angustia, sin preocuparse por los sentimientos de otra persona o el estado civil o cualquiera de esa mierda.

Comenzó a salir de la piscina, pero Emily le puso una mano en su antebrazo.

—No te vas a ir, ¿verdad?

Santana se contuvo de decir algo malintencionado. Ella quería irse, pero no le haría eso a Emily y Hanna. O a Brittany, que sin duda debía estar tan confundida e incómoda con todo esto como ella.

—Prométeme esto, Emily. No más mierda haciendo a mis espaldas en lo que se refiere a Brittany, ¿de acuerdo? Necesito que dejes esto por sí solo.

Emily asintió gravemente.

—De acuerdo.





*****

Brittany era muy consciente de que Santana no podía apartar los ojos de ella en la piscina.

Había sido un tipo de crueldad usar el bikini blanco, nítido.

Había querido que Santana se fijara en ella, y chico, ¡lo hizo!

Los ojos de Santana la habían cubierto como un artista acariciando la pintura sobre un lienzo, llenando cada hendidura, cada golpe suave y minucioso y texturizado.

Apartó la mirada rápidamente, fingiendo desinterés, cuando Brittany intentó atraparla en ello, pero sintió la cálida mirada de Santana sobre ella como la luz del sol sobre su piel.

No había sido su imaginación, la forma en que Santana la había tocado, la había besado con tanto sentimiento, allá en la base de Kandahar.

Y todo seguía ahí, cada último jirón de su vínculo, visible ahí en los ojos de Santana.

Era casi como si no hubiera pasado el tiempo.

Mierda, pensó Brittany¿Qué demonios voy a hacer ahora?

Santana no era alguien con quién jugar, ni tampoco ella, para el caso.

Ellas no eran simplemente el tipo de mujeres que se entregaban a un sexo estúpido, sin sentido, y por lo tanto una cita estaba fuera de la cuestión.

Santana era demasiado honorable para ese tipo de cosas, de todos modos, y ella estaba saliendo de una relación a largo plazo y que aún estaba luchando con todo su equipaje adormeciendo su mente.

También estaba Susan para tener en cuenta.

No tenía intención de introducir mujeres en la vida de su hija que podrían no estar alrededor para el desayuno o la cena la noche siguiente.

Las yemas de los dedos de Santana rozaron su brazo mientras le daba a Brittany una toalla, y con ese toque electrizante, era dolorosamente, irritantemente claro que nunca podrían ser sólo amigas.

El tiempo para eso había ido y venido.

—Gracias—murmuró, un cosquilleo en el estómago en la suave sonrisa de Santana.

—Cuando quieras.

Tenía que mirar hacia otro lado, porque esos ojos color avellana estaban húmedos y penetrantemente llenos de algo que Brittany no quería descifrar en este momento.

Había aceptado la invitación de Emily para nadar y cenar porque pensó que tal vez había llegado el momento de renovar su amistad con Santana.

Estaba claro que la idea había sido un error.

No podría haber una inocente amistad, porque la lujuria y el deseo y algo mucho más profundo estaban firmemente arraigados en ambas.

Explorar una relación con Santana, aunque profundamente atractiva, simplemente no era posible en este momento.

Decidió que ella y Susan cenarían y se irían tan pronto como fuera posible cortésmente.

Intentó evitar mirar a Santana.

Se centró principalmente en Emily y Hanna, que eran muy curiosas acerca de su trabajo y todos los lugares en que había estado.

Las dos se apasionaron por Susan, entonces ella y Ezra comieron el favorito de los niños por excelencia, macarrones con queso, mientras que el resto de ellas cenó la pasta de Hanna y la cazuela de pollo Alfredo.

Santana no parecía exactamente sombría, pero parecía preocupada.

—Entonces—Hanna dijo señalando a Brittany después de una larga pausa sobre el pastel de limón—¿Has comenzado a salir?

Casi se atragantó con la boca llena de pastel. Por el rabillo del ojo vio a Santana hacer una toma doble, mientras que Emily dio a su amante un golpe en la rodilla.

—B-bueno—Hanna balbuceó, su cara volviéndose de color rosa—Lo siento, se me escapó. No tienes que responder a eso.

Brittany no se molestó. Hanna era una trabajadora social, y hacer preguntas personales no fue una sorpresa. Que la pregunta había sido hecha en presencia de Santana hizo que Brittany se encogiera internamente por una razón que no quería pensar.

Las tres se inclinaron hacia adelante en sus asientos, esperando claramente su respuesta.

Santana era obviamente la más interesada porque miraba a todas partes excepto a Brittany, y su corazón se apretó.

Le debía a Santana una explicación de lo que había sucedido en su vida los últimos meses, pensó.

No por la innegable atracción crepitando entre ellas, sino porque en el fondo, había un lazo de amistad y respeto mutuo.

No podían sentarse aquí y ser educadas extrañas, fingiendo indiferencia.

No después de lo que habían pasado juntas el año pasado.

Dirigió su respuesta a Santana y trató de sonar casual.

—No, no lo he hecho. Supongo que no me he acostumbrado todavía a todo el asunto de ser soltera de nuevo—sonrió impotente, como pensando que ellas lo entenderían todo—No creo que sea tan fácil como las películas y los libros hacen que parezca. Especialmente cuando eres padre, también.

Susan chupó las migajas de sus dedos, completamente ajena al tema.

—Supongo que algunas mujeres se asustan por los niños, ¿eh?—Emily estaba tratando de sonar comprensiva, pero en verdad, Brittany no tenía idea de si las mujeres tenían miedo de salir con ella porque tenía una niña.

No había llegado tan lejos con nadie todavía, ni tenía ningún deseo real de hacerlo.

Brittany fue evasiva.

—Estoy segura de que el tipo de mujer correcto no lo es.

Hanna inclinó la taza de café hacia Brittany.

—Aquí está el tipo de mujer que no está asustada por los niños. Ellas están ahí fuera, ya sabes.

—Gracias, pero en realidad no me importa en este momento.

Santana le dirigió una mirada empática, y Brittany comprendió de inmediato que la morena era una de esas mujeres que no tenía miedo de involucrarse con una madre soltera.

Ella era buena con los niños.

No, estupenda con los niños.

Ella estaba con los pies en la tierra cuando llegaran.

Inesperadamente vinieron imágenes de Santana jugando con Susan-enseñándole a andar en bicicleta, leyendo una historia para ella, jugando a la pelota con ella.

Jadeó un poco, sólo para sí misma, porque pensar en Santana como parte de la vida de Susan se sentía más real que abstracta, más como un recuerdo o tal vez una premonición que una simple fantasía.

—Mami, es hora de bailar—Susan anunció a todo el mundo.

—Eso es algo que hacemos en casa, cariño, no cuando estamos en casa de otra persona.

—¿Por qué?—Susan no estaba exactamente quejándose, pero estaba cerca de eso.

Brittany se disculpó con sus anfitrionas.

—Es algo que hacemos todas las noches después de cenar. Bailamos por una canción o dos.

Hanna se levantó de un salto, deleite puro en su cara. Ella aplaudió las manos con entusiasmo.

—Oh, sí, vamos a poner algo de música. Ezra será mi pareja.

Emily se rió y estuvo de acuerdo con la idea, pero Santana parecía horrorizada.

La hizo sonreír.

Sí, sería como tener miedo de que Brittany la viera hacer algo tan primitivo y despreocupado como bailar.

Su sonrisa se convirtió en una risita.

Esto solamente podría valer el precio de la entrada.

—Podemos, mamá?

—Muy bien, cariño, siempre y cuando esté bien con Hanna y Emily.

—Oh, está más que bien—Hanna dijo antes de salir corriendo por el adaptador de iPod en la habitación de al lado.

En unos instantes llamó para que se unieran a ella. Susan estaba casi rebotando del techo en anticipación. Santana se deslizó al cuarto por último, como un perro con las orejas hacia abajo, temiendo lo siguiente.

Su resistencia fue cómica, especialmente cuando Hanna maniobró a Natalie Cole ‘Esto será (Un amor eterno).

Santana trató de fundirse en la pared mientras el resto de ellas comenzaron a moverse sin reparos al ritmo de la música disco.

Susan siempre salía de su caparazón a la música. Se perdió en cualquier ritmo loco que estaba pasando en su cabeza, que nunca coincidía con la canción.

Pero eso estaba más que bien con Brittany, a quien le gustaba ver la felicidad en el rostro de su hija y los movimientos desiguales, totalmente espontáneos.


Ezra, Emily y Hanna estaban pasando un buen rato juntoss, girando entre sí, riéndose como adolescentes, mientras eran transportadas en su propio pequeño mundo.

Santana se acercó más, y Emily la agarró de la mano y la llevó hacia el círculo. Para el momento en que llegó The Temptations ‘No es demasiado orgullo para rogar’, Santana estaba riendo con la cabeza hacia atrás y moviéndose tan hábilmente y con alegría como el resto de ellas.

Brittany se movió a su lado, y empezaron a bailar juntas. Fueron sutiles sobre eso, pero sus cuerpos encontraron una sincronía inmediata.

Era como si ambas fueran parte del mismo instrumento, el movimiento de una llenando y guiando a la otra, como una vela que responde a una ráfaga de viento.

No se tocaron, pero Brittany se encontró deseándolo, aunque fueran sólo sus manos o el rozar sus caderas.

Algo, cualquier cosa, para sentir el calor y la electricidad del cuerpo de Santana.

La canción terminó y Susan se quejó con decepción, con ganas de más.

—No, cariño, es hora de que nos vayamos. Será tarde cuando lleguemos a casa, ¿de acuerdo?

Susan volvió a protestar, pero no desafió a su mamá. Brittany dio las gracias a sus anfitrionas.

Tenía sentimientos encontrados acerca de irse.

Era lo mejor, a pesar de que no podía negar que quería más tiempo con Santana. Como si leyera su mente, la morena se ofreció a acompañarla a ella y a Susan a su coche.

Por lo tanto, tendrían un momento a solas. O algo así, si no contaba a Susan.

Brittany abrochó a su hija en el asiento del coche y se paró junto a su propia puerta abierta, esperando que Santana dijera algo o esperando una epifanía que le proporcionara algo brillante que decir y la forma correcta de decirlo-cualquier cosa que les daría la oportunidad de quizás verse otra vez sin ningún tipo de presión, sin que parezca una cita.

Brittany quería ver a Santana de nuevo, pero mientras veía a la morena sentirse más incómoda por segundos, sintió que sus perspectivas se oscurecían.

—¿Estás molesta con tu hermana por no decirte que yo iba a estar aquí?—aventuró.

Santana se rió, más para sí misma.

—Estaba un poco al principio.

—¿Y ahora?

Santana dejó escapar un suspiro nervioso, tomando tiempo para ordenar sus pensamientos.

A Brittany le gustaba eso de Santana. Rara vez dejaba escapar las cosas.

Sus palabras fueron medidas, debidamente razonadas, honestas aunque un poco distante a veces.

Vamos a trabajar en eso, Santana López.

—Ahora estoy contenta.

—Sólo... ¿contenta?

—Sí. Contenta—se apoyó en la puerta del conductor abierta mientras Brittany se metía y se sentaba.

—Estoy contenta, también.

En realidad, se sintió aliviada. Emocionada. Asustada.

Ver a Santana le hizo todas esas cosas y mucho más.

Cerró los ojos por un momento, del modo en que un nadador haría antes de
sumergirse en una piscina. "

—¿San?

—¿Sí?

Brittany tragó rápidamente su miedo antes de sucumbir a el.

—¿Te gustaría venir a mi casa a cenar el próximo fin de semana? Sólo seríamos nosotras. Susan estará con Rachel.

Los ojos de Santana escudriñaron el horizonte, ahora oscureciendo con la progresión de la puesta del sol. La espera estaba matando a Brittany, y pasó por lo menos un minuto antes de que la morena la mirara de nuevo.

La sonrisa más pequeña curvó sus labios, y había una rara petulancia en su expresión.

—Me encantaría. ¿Me equivoco al pensar en ello como una cita?

La boca de Brittany se había secado.

Una cita.

Iba a ser una cita.

Por supuesto que era, sólo ellas dos, cenar en su casa.

¿Qué más podía pensar Santana?

Y merecía una respuesta sincera.

—Sí—Brittany dijo con determinación—Una cita.



********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Nov 04, 2017 7:49 pm

Isabella28 escribió:Santana no estes triste, si quieres una familia vente conmigo echamos al papá de mis niños y tu me los crias jajajajajjaja
Pd: el papá de mis hijos sabe que amo a santana.
Pd2:tengo 2 hijos un niño de 7 años y una niña de 8 meses



Hola, =O nose xq no se marco tu comentario! pero igual lo respondo ajajaja. JAjaajajajajaj xD jajaajaj o de lo mas bn yo le doi bbs no pasa nada ajajajaja. Saludos =D

PD: es lo mejor, tiene q saber q algun dia lo dejaras por ella.

PD2: Ay si son unos bbs! jaajaj
avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Dom Nov 05, 2017 8:35 am

vaya, al fin el encuentro se dio, ahora la primera cita!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6604
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Dom Nov 05, 2017 6:33 pm

Hola morra...

Bendita sea emily jajaja buena enserona para san!!!
Su primera sita oficial!!! A ver como les va???

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5188
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Dom Nov 05, 2017 7:10 pm

Hola!!!! Que lindo reencuentro gracias al chichon de Susan!!!
Espero esa cita con ansias!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4303
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Dom Nov 05, 2017 8:00 pm

micky morales escribió:vaya, al fin el encuentro se dio, ahora la primera cita!!!!!



Hola, sii!!! esperemos que el destino se porte mejor ¬¬ SI!!! q les vaya mas q bn! Saludos =D





3:) escribió:Hola morra...

Bendita sea emily jajaja buena enserona para san!!!
Su primera sita oficial!!! A ver como les va???

Nos vemos!!



Hola lu, ajajajaj sii!!! esk esa si es un hermana bn bn jajajajaja. jajaajajaja si q lo fue jajajaja. Uyy q nervios jaajajajaj. Esperemos q más q bn, pero aquí dejo el cap para saber! SAludos =D





monica.santander escribió:Hola!!!!  Que lindo reencuentro gracias al chichon de Susan!!!
Espero esa cita con ansias!!!
Saludos



Hola, jajaajjaaj esk el destino se tiene q portar mejor con san, no¿? jajajaja. Y no eres la unica jajaja. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Cap 9 - P I

Mensaje por 23l1 el Dom Nov 05, 2017 8:02 pm

Capitulo 9 - Parte I



Era justo lo que siempre se había imaginado: la casa de Brittany estaba en una calle con amplias avenidas y bordeada de árboles de arce perfectamente espaciados.

La casa era un bungalow de ladrillo. Pragmática, acogedora, agradable, sin pretensiones.

Aparcó su Corvette en frente de ella y se sentó por un momento.

Estaba nerviosa.

Esta noche era una cita, y tanto emocionada como asustada. No había estado en una verdadera cita en... no podía recordar cuándo.

Ni siquiera sabía lo que se esperaba de ella.

¿Podría besar a Brittany al fin?

¡Dios, eso esperaba!

¿Y qué tipo de beso debería ser?

¿Un beso en la mejilla?

¿Un beso rápido en los labios, o de la forma en que la había besado en Kandahar?

Oh, Jesús, ¡Santana, supéralo!

Se rió y sacudió la cabeza a sí misma y sus reflexiones adolescentes. Podría volverse loca con las posibilidades, o simplemente podía dejar que lo que iba a suceder, sucediera, y no preocuparse por ello.

Brittany la saludó en el porche, no con una sonrisa sino con el ceño fruncido. Por supuesto, era el ceño más adorable que había visto nunca.

Casi soltó la botella de vino en su mano repentinamente húmeda mientras el disgusto de Brittany se intensificaba.

Mierda.

—¿Qué pasa, Brittany?

Brittany sonrió, pero no fue alegre.

—Lo siento mucho, Santana. Mi horno se descompuso. Estaba todo listo para poner el pollo parmesano adentro, y sólo dejó de funcionar. No lo puedo creer. De todas las veces para que esto ocurra.

Santana la siguió hasta la cocina y puso el vino en la encimera.

—Gracias por traer eso, San. No tenías que hacer eso—se inclinó y le dio un rápido beso en la mejilla—Lo siento por el pésimo saludo antes.

Santana pasó sus ojos sobre la figura ceñida, blusa de manga corta y pantalones de diseño de Brittany.

Maldita sea, iba a ser difícil de comportarse, pero lo último que quería hacer era presionar a Brittany para arrojarse a ella.

Oh, sí, ¡me encantaría arrojarme a sus pies en este instante!

Había muchas cosas que podía hacerle a Brittany mientras estaba de rodillas, Santana pensó, sintiendo de inmediato un rubor abrirse camino hasta su cuello. Se aclaró la garganta y forzosamente borró su pequeña fantasía traviesa.

—Me alegro de verte, Brittany, aunque tu estufa no funcione—dejó escapar un suspiro nervioso—¿Por qué no echo un vistazo y veo lo que está pasando con ella?

Brittany dejó escapar una risa.

Dios. Estaba tan nerviosa como ella, y el pensamiento era tranquilizador.

—No me digas que tienes un segundo trabajo arreglando electrodomésticos o algo así.

—No. Sólo una preocupación antinatural de cómo funcionan las cosas—abrió la puerta del horno y se dio cuenta de inmediato que el elemento de fondo se había quemado. Le señaló a Brittany, que llevaba su decepción en el más lindo ceño fruncido que había visto.

—Maldición, quería cocinarte algo agradable, San. Esto realmente es una
mierda. Lo siento mucho por esto.

Le dedicó a Brittany con una sonrisa. Ella realmente quería inclinar su barbilla con su dedo índice y darle un beso en los labios, pero no era lo suficientemente valiente para ese nivel de intimidad todavía.

Demonios, ni siquiera sabía a donde iba todo esto. Por lo que sabía, podría ser su primera y última cita, aunque seguro esperaba que no.

—Me gustaría llevarte a cenar—dijo, entonces preocupada que podría haber insultado a Brittany, que todavía llevaba un adorable pequeño delantal alrededor de su cintura—Quiero decir, me encanta que cocinaste, pero podríamos tomar eso en otra ocasión y salir a cenar esta noche.

Brittany negó con la cabeza, pero estaba sonriendo.

—Honestamente, no estaba tratando de conseguir que me llevaras a cenar, sabes.

Ahora Santana realmente quería besarla. El repentino impulso la sorprendió. Nunca había tenido el deseo de besar a una mujer en la primera cita de la manera en que quería besar a Brittany en este momento.

Casi podía imaginarse a sí misma cerrando la distancia entre ellas, presionando a Brittany contra la encimera, con las manos a cada lado de ella en la superficie de granito, su cuerpo duro y excitado contra la rubia, sus labios rozando suavemente al principio, luego mucho más exigente.

Oh, diablos sí, le gustaría...

—Hay un grandioso pequeño lugar italiano a sólo unas cuadras de distancia.

—¿Eh?—Santana tuvo que recuperar su mente de nuevo a lo que Brittany estaba diciendo.

—Un restaurante. Un italiano que es muy bueno.

—Bien, bien. Suena bien para mí.





Los manteles eran a cuadros y las velas parpadeaban en cada superficie.

Dean Martin, Frank Sinatra y Mel Torme cantaron desde los altavoces ocultos. Era un lugar pequeño, una docena de mesas íntimas, y sólo la mitad de ellas estaban llenas.

—Esto es maravilloso—Santana dijo, tomando en su entorno.

No había estado en un buen restaurante en un rato, y el italiano era su favorito.

Ella inhaló profundamente, cerró los ojos contra los olores maravillosos de la albahaca, ajo y queso. Estar en un restaurante con Brittany no era algo que hubiera imaginado hace un par de semanas.

Tanto podría cambiar en un corto lapso de tiempo.

Sin duda había aprendido esa lección sirviendo en Afganistán.

Encontrarse con Brittany de nuevo hace dos semanas en el hospital, y luego en casa de su hermana, y ahora en una cita. Fue un inesperado, aunque totalmente delicioso, giro de los acontecimientos.

—Espera hasta que pruebes la comida—Brittany le hizo un guiño, y con ello, un destello de humedad surgió entre sus piernas enviándola momentáneamente revoloteando.

Los recuerdos de Brittany en su bikini blanco inundaron su mente con repentina ferocidad, haciendo que Santana sujetara las piernas juntas.

Brittany era ardiente.

Mucho más ardiente incluso de lo que recordaba de su tiempo en Kandahar. Estaba segura de que Brittany había estado tan ardiente entonces. Probablemente sólo no se había permitido apreciarlo completamente.

Ahora era diferente.

Ellas no estaban confinadas por ningún tipo de protocolo o los estrechos cuarteles de la base. Más que eso, Brittany estaba soltera ahora.

Oh, Dios, necesito tranquilizarme.

Ella no había tenido relaciones sexuales en un par de años, no desde un rollo de una noche mientras estaba fuera un fin de semana cerca de su base en Petawawa, Ontario.

Había estado muy lejos de ser una experiencia satisfactoria y no había estado ansiosa por repetir. Desde entonces, había encontrado que su mano izquierda hizo el truco igual de bien y sin las complicaciones.

Ahora, sin embargo, ella quería sexo.

Sexo con Brittany.

Hacer el amor con Brittany.

La necesidad de tocar y ser tocada por Brittany la quemaba como un fuego que no podía ser extinguido.

La rubia estaba hablando de sus restaurantes favoritos en la ciudad y tuvo que forzar su atención lejos del sexo y trató de concentrarse en lo que estaba diciendo.

Era sólo que... Brittany se metió en este lugar de tal sentimiento crudo en su interior.

No podía dejar de pensar en todas las cosas maravillosas que le gustaría hacer con ella-todas las formas que quería amarla.

Casi se ahoga con el agua que había comenzado a beber, la palabra ‘amor’ reverberaba en su mente y la agitaba de una manera que no recordaba haber estado nerviosa.

Maldita sea, ¡que me está pasando!

Y ahora Brittany la miraba divertida, como si le leyera la mente.

Los dioses deben haber estado pendiente de ella, sin embargo, porque la camarera, una mujer mayor, corpulenta con un fuerte acento italiano, escogió ese momento para traer su dominante personalidad a su mesa.


Era exactamente lo que Santana necesitaba para volver a concentrar su atención-cinco minutos de la mujer demostrativa y conversadora y su casi ininteligible resumen del menú, por no mencionar la corta serenata, de risa que les dio.

Era todo lo que Santana y Brittany podían hacer para sofocar sus risas y pedir su comidas, pero en el momento en que desapareció, ambas rieron mucho y fuerte.

—Dios—Brittany dijo, con los ojos todavía brillantes de lágrimas de risa—Es tan bueno reír contigo, San. Es bueno reírse, y punto.

—No has tenido mucho de eso últimamente, supongo.

—No—suspiró profundamente, pero su rostro permaneció impasible—No lo
he hecho.

Santana necesitaba saber que había pasado entre Brittany y su pareja. Cada detalle.

Ahora.

Le preguntó con toda la suavidad que pudo:

—¿Qué pasó contigo y Rachel? ¿Me dirás?

Pasó un largo rato antes de que Brittany respondiera. Tanto tiempo que pensó que no lo haría.

—Nada era lo mismo para mí cuando volví de Afganistán. Yo sólo ... no sé. No volví a ver nada igual, ¿sabes? Recuerdo estar sentada en un restaurante con Rachel poco después. Era extraño, pero me di cuenta de cosas como nunca las había visto. Los reflejos en los lentes de un hombre, la arruga en el vestido de una mujer en la mesa de al lado, la forma en que Rachel sostenía el cuchillo y tenedor. Era como si hubiera estado en alguna niebla antes, y de repente no sólo estaba notando las cosas más comunes y mundanas, sino las encontraba fascinantes. ¿Fue así para ti, San? ¿Fue cómo salir de una habitación oscura a la luz?

La intrusiva camarera llegó con una botella de Toscana Chianti e hizo una gran demostración de servirles una copa mientras charlaba acerca de que es un muy buen año.

Santana nunca había querido poner un bozal a nadie de la manera que quería en esta mujer. O tal vez podría simplemente hacer una pequeña cirugía en su laringe, sí.

Eso la silenciaría para siempre.

Brittany sonrió a través de la mesa hacia ella, probablemente pensando en sus propias maneras de deshacerse de la desagradable camarera.

Esperaron a que se fuera, no entablaron conversación con ella hasta que finalmente captó la indirecta y se fue.

—Lo siento, San. Ella debe ser nueva aquí. No te habría traído…

—Está bien, de verdad—se inclinó sobre la mesa y tocó la mano de Brittany
por tan sólo unos segundos-segundos que deseaba fueran minutos.

—Entonces—Brittany dijo suavemente—Lo que decía antes. ¿Te sentiste diferente después de que saliste de Afganistán?

Sentirse diferente ni siquiera empezaba a describir las cosas. Todavía se sentía como una extraña en una habitación llena de gente que todos se conocían entre sí-inconexa, un poco fuera de sí misma, un poco ajena.

Era como ser la última persona en la habitación para conseguir una broma o la única persona que aparecía en ropa de calle a un evento de etiqueta.

Sabía que nunca sería la misma otra vez, que tenía cicatrices invisibles. Sin embargo, al mismo tiempo, se sentía terriblemente expuesta.

—Sí, por supuesto—Santana replicó—¿Cómo puedo no hacerlo?

—Pero ni siquiera vi el cinco por ciento de lo que viste ahí.

—No importa. Viste lo suficiente para saber que la vida es barata en algunos lugares, que el horror y la tragedia pueden visitar a cualquiera, en cualquier momento. Que la vida es para ser apreciada, siempre.

—Creo que Rachel simplemente pensó que yo estaba totalmente jodida por estar ahí y que debería superarlo y volver a nuestra vida. No podía ver cómo las cosas habían cambiado para mí.

—¿Cómo eran diferentes? Es decir además de notar cosas que no habías notado antes?

—Oh, Dios—Brittany pensó por un momento, su frente un adorable mapa de
concentración. Santana quería besar las líneas suaves de nuevo—Apenas podía siquiera mirarla. Era como si algo hubiera cambiado en mí, como si ya no fuera la misma persona, ¿sabes? Y cuando la miraba, y a mi, y a nosotras como pareja, me sentí como una impostora.

—¿Una impostora?

Brittany tomó un largo sorbo de vino.

—Sí. Como si estuviera viviendo esta vida de domesticidad pero que no era realmente yo. Era otra persona, porque seguramente no me sentía feliz con Rachel. Simplemente no sentía más mi vida, ¿sabes? Quiero decir, ¿cómo podría sentarme en casa doblando la ropa lavada una semana después de casi volar por los aires?

Su comida llegó. La camarera apenas les dijo dos palabras, lo que casi sobresalto a Santana de la silla.

—Los milagros nunca cesan—Santana hizo un guiño a través de la mesa y vio como Brittany estalló en risas—Oh—gimió después de tomar su primer bocado de la de cuatro setas en salsa de crema de gorgonzola—Esto es maravilloso.

—La comida es genial si puedes aguantar a la camarera.

—Por esto, aguantaría todo—Santana saludó a Brittany con su copa de vino y tomó un sorbo.

Por esta comida, el vino y la mujer sentada frente a ella, haría cualquier cosa, ¡incluso besar los zapatos de la molesta camarera!



Comieron en silencio durante unos minutos hasta que Santana abordó de nuevo el tema de Brittany y Rachel.

Tenía que saber si la rubia había terminado con esa parte de su vida, porque nunca podría ser sólo amiga de esta mujer otra vez, no de la forma en que habían sido en Kandahar.

—Entonces, ¿te diste cuenta después de haber estado en Afganistán que no eras feliz con Rachel?

—Sí. Dios, suena como una especie de película de clase B, ¿no es cierto? La mujer tiene un cambio de vida, una experiencia traumática y decide que no puede volver a la vida que estaba viviendo—Brittany se quedó mirando la copa de vino por un largo momento, luego volvió los ojos grandes y húmedos hacia ella—Nunca pensé que sería un cliché, que me despertaría un día y me sentiría totalmente infeliz con ella.

Santana nunca había tenido esa experiencia. Su única relación seria, Dani, había terminado en sorpresa y no de su elección.

Pero sabía lo que se sentía tener quitada la alfombra de debajo de ella.

Sabía lo que era sentir que la relación había sido una mentira.

—¿Crees que siempre estabas infeliz con ella o simplemente de repente?

Recordó las palabras de Artie, cómo Brittany y Rachel nunca habían sido la una para la otra, pero esto dependía de la rubia para decirle eso.

—Pensé que era feliz, desde el principio. Y ella siempre me dejó viajar a todo el mundo para mis asignaciones de fotos, que me pareció genial. Entonces comencé a darme cuenta que cuando me dejaba ir, siempre jugaba a la mártir, siempre me hacía sentir culpable por lo generosa que estaba siendo en dejarme ir. Habíamos empezado a resentirnos sin admitirlo—una lágrima se deslizó por su mejilla y Santana casi lamentó empujarla sobre el tema—Me perdí con ella. Un poco a la vez para que ni siquiera realmente notara que había cambiado. Pero era como si ni siquiera me reconociera más. Al volver de Afganistán, acabe de darme cuenta de que tenía que vivir mi vida por mí, cuidar de mi propia felicidad por un cambio, porque la vida es condenadamente demasiado corta, ¿sabes?

Asintió con la cabeza. Ella lo sabía muy bien.

Emily había hablado con ella sobre lo mismo después de que regresara de su segundo viaje. Le había preguntado a quemarropa cuando iba a empezar a vivir la vida por sí misma, para encontrar lo que realmente la hacía feliz.

Santana había decidido no renovar su contrato con el ejército, pero había rechazado a Emily, no queriendo pensar tan profundamente acerca de cosas como la felicidad personal.

Ahora no podía evitarlo.

Brittany había encontrado el coraje para hacerlo, y Santana tenía tanto respeto y admiración por ella que casi le quitó el aliento.

—¿Fue duro?

Brittany se rió, pero no era de alegría.

—Oh mi dios, San. Fue lo más difícil que he tenido que hacer. Susan es lo que lo hizo tan difícil, cambiando la única forma de vida que había conocido—se limpió una última lágrima de la mejilla—Algún día ella entenderá por qué tuve que hacerlo. Espero que lo haga, de todos modos. Quiero que sepa que tienes que vivir tu vida por ti mismo en primer lugar. Qué tienes que ser fiel a ti misma.

Dios.

Lo que no haría por un poco del coraje de Brittany. Por supuesto, Santana había sido valiente ante la guerra y valiente en luchar contra los traumas médicos diarios.

Pero la marca de valentía que Brittany tenía... no, eso era algo que Santana no tenía.

A sus propios oídos su voz sonó áspera, emocional:

—¿ Susan se divide el tiempo entre las dos?

—Sí. Tengo la custodia legal exclusiva, pero generalmente Rachel la recibe todos los fines de semana. Bajo la ley de Michigan, a Rachel nunca se le permitiría adoptar a Susan, pero ella quiere tener una relación con Susan, y nunca privaría a Susan de eso.

Santana levantó la ceja.

Era sorprendente cuán lejos estaba detrás de este estado vecino con respecto a los derechos de los homosexuales.

En el país de ella, a los homosexuales se les había permitido casarse legalmente desde el año 2003 y se les permitió adoptar legalmente a los niños desde mucho antes de eso.

—¿Está Susan adaptándose bien?

—Ahora lo está. Fue muy difícil los primeros meses.

—¿Y tú? ¿Cómo te estás adaptando?—prácticamente tuvo que sentarse en su mano para evitar llegar a través de la mesa y sostener firmemente la de Brittany.

—Estoy bien—la sonrisa de Brittany iluminó el corazón de Santana—Estoy haciéndolo mucho mejor ahora.

¿Ahora como últimamente o ahora porque estamos en una cita? Santana se moría por preguntar.

Le dio una sonrisa a Brittany inocua en cambio.

—Me alegro.


Ellas terminaron de comer en agradable silencio, hasta que Santana, después de deliberar durante unos instantes, le preguntó:

—¿Alguna vez pensaste en ponerte en contacto conmigo los últimos meses?

Brittany, a pesar de su piel perpetuamente bronceada, se sonrojó un poco.

—Sí. Muchas veces, San. Pero no quería confundir mis problemas. Necesitaba hacer lo que estaba haciendo por las razones correctas. Era algo que tenía que hacer por mi cuenta, por mí misma, sin ninguna distracción.

Santana no quería presionar el tema más lejos. Ella tenía miedo.

—¿Nos vamos?

—Sí, pero sólo si vienes a tomar un café a mi casa.

Santana asintió con entusiasmo. No le gustaría nada mejor.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Dom Nov 05, 2017 10:33 pm

Por que quedo ahi????
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4303
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.