Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: El Final (Adaptada) Cap 5
Hoy a las 7:29 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25
Hoy a las 7:25 pm por 23l1

» Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 14 y 15
Hoy a las 4:39 pm por 3:)

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «20 days for Christmas»
Ayer a las 8:02 am por Klainefan

» [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo
Jue Dic 07, 2017 7:30 pm por 23l1

» Fanfic Brittana -Give me love- noticias 13/5/16
Mar Dic 05, 2017 8:33 pm por Tati.94

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Sáb Dic 02, 2017 2:55 am por Isabella28

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 28 FIN
Lun Nov 27, 2017 6:18 pm por 3:)

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 10,11,12Y13
Lun Nov 27, 2017 5:55 pm por 3:)

» BRITTANA CUCapitulo 10,11,12 Y 13
Lun Nov 27, 2017 5:14 pm por JVM

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Jue Nov 16, 2017 10:18 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Nov 13, 2017 8:44 pm por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Jue Nov 09, 2017 1:44 am por Guzco2129

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Vie Oct 20, 2017 9:21 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Mar Oct 17, 2017 11:15 pm por 23l1

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Epílogo
Jue Sep 14, 2017 7:13 pm por 23l1

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
Tati.94
 
micky morales
 
3:)
 
Isabella28
 
JVM
 
Klainefan
 
Gabriela Cruz
 
monica.santander
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 23l1 el Lun Nov 20, 2017 9:37 pm

Capitulo 5



Brittany pensó en irse.

Había estado en el hospital durante doce horas, y estaba cansada. La espera, la preocupación, el recuerdo la habían llevado de vuelta y el viejo dolor había surgido de nuevo.

A primera vista, este bullicioso, agobiante hospital de la ciudad parecía crudo y sin pulir en comparación con la opulencia de lujo y casi-gran-hotel de Mount Elizabeth, pero como había descubierto después de unos días de vigilia, los hospitales eran todos iguales bajo la apariencia de civilidad, impersonales, a menudo fríos.

Y no era que se estaba poniendo malhumorada, cuando había puesto hace mucho tiempo todo eso a un lado.

Se dio una sacudida mental. Estaría bien después de que durmiera. Tal vez tendría una taza de té y un paquete de esas galletas que guardaba para emergencias.

La idea de acurrucarse bajo una manta en el sofá junto a la ventana grande delantera de su departamento del tercer piso la llenaba de anhelo, pero Santana le había pedido que esperara.

O por lo menos, dio a entender que ella quería que lo hiciera.

Realmente, ¿sería tan grosero irse?

Seguramente Santana López solo estaba siendo educada.

¿Y cuando había comenzado a pensar en ella como Santana, como si en realidad fueran amigas?

¿Cómo podrían ser cualquier cosa sino extrañas, se habían reunido una sola vez antes?

Recordó el momento con toda claridad, cuando obviamente Santana no lo había hecho.

Para ser justa, ella había sido mucho más joven entonces, no sólo en años, sino en muchos otros aspectos.

Un nuevo título de maestría, los primeros meses en el trabajo como una verdadera empleada, ganando un sueldo, y no sólo una pasante en asignación temporal, lo había hecho, se había dado cuenta del sueño que había parecido tan lejano sólo unos pocos años antes.

Ahí estaba ella, en la tierra de las oportunidades, donde en realidad había esculpido la vida que quería para ella, investigar, estudiar, hacer contactos, empujar para hacerse notar.

Sonrió, recordando los primeros correos electrónicos que había enviado a Henrietta López, alguien que no tenía idea de quién era y probablemente ni siquiera se molestaría en leer el mensaje.

Pero Henrietta lo había leído, e incluso había enviado por correo electrónico su respuesta.

Brittany había sido una estudiante universitaria entonces, una estudiante en la Universidad de Harvard, de doble especialización en Inglés y escritura creativa, llenando su currículum con todo lo que se le ocurrió que podría hacerla más comercializable en un mundo que podría ser brutalmente competitivo detrás de la fachada tranquila y culta.

Las posiciones en las agencias literarias eran pocas y codiciadas, a menudo pasadas a los que tenían alguien adentro, un amigo o relación que conocía a alguien que era parte del mundo histórico de la industria editorial de Nueva York.

Había tomado una oportunidad y decidió que la única manera de impresionar a alguien que sin duda recibía cientos de solicitudes y consultas cada año era demostrar que entendía lo que realmente importaba.

Ella no había escrito a Henrietta acerca de sus calificaciones o su valor potencial como empleada o incluso sus deseos y aspiraciones. Había escrito en cambio sobre uno de sus libros favoritos de un autor que Henrietta había guiado desde la oscuridad hasta el estatus de éxito de ventas en librerías en el New York Times, y lo que el libro había significado para ella y por qué.

¿Qué mejor manera de hacer una conexión que compartir la misma pasión?

Realmente no había esperado una respuesta, pero entonces había llegado.

Henrietta López en realidad le había enviado un correo electrónico. Con la puerta abierta en una pequeña grieta, había sutilmente, o por lo menos había pensado, deslizó su pie en ella, y se ofreció a hacer cualquier cosa que pudiera mantenerla a la vista de Henrietta.

Y así había comenzado, una relación que eventualmente floreció en un trabajo y lo más sorprendente, maravillosamente, en una amistad.

Cuando había ido a trabajar para Henrietta, rápidamente se había inmerso en el otro lado de la agencia literaria, la política de adquisición y de promoción y venta. Había sido entrenada para reconocer la buena escritura, temas conmovedores, tropos populares, pero no tenía ninguna experiencia en negociar las aguas volátiles de vender el escrito a una editorial.

¿Dónde estaban los mejores lugares para colocar un romance contemporáneo, un viaje en el tiempo paranormal, una saga familiar?

¿Lo que era candente, y aún más importante, lo que sería candente el próximo año?

¿Cuáles eran los términos del contrato razonables que se esperaban para un autor por vez primera, y cuáles eran los elementos clave que debían ser aprovechados de la mejor manera para sus clientes autores?

Aquellos primeros meses había trabajado lado a lado de Henrietta y Blaine, que había sido su superior entonces y la había gentilmente instruido.

Una parte de su adoctrinamiento de fuego rápido había sido en el arte de las redes de contactos, una de las cosas que le había gustado menos al principio.

Ella prefería la tranquilidad de su oficina y la soledad de su escritorio, inmerso en escritos o haciendo llamadas telefónicas a los autores, incluso la revisión de contratos era mejor que la conversación cara a cara con extraños.

Pero había ido a las reuniones y recepciones, porque Henrietta insistió en que necesitaba hacerlo. Y ahí, en una de las primeras congregaciones demasiado ruidosas, demasiado concurrida, y demasiado falsa amistad, había conocido a Santana López.

Incluso con docenas de personas entre ellas, Brittany le había reconocido de inmediato.

Santana era difícil de no reconocer.


Flashback


Unas pocas pulgadas más baja que ella, había destacado de la multitud precisamente porque se mantenía aparte. Llevaba puesto un traje, la chaqueta y pantalón oscuro bien cortado, no llamativo, pero magníficamente ajustados a su forma desgarbada.

Su cabello había sido a la moda en capas a la longitud del cuello, expertamente resaltando sus rasgos cincelados y acentuando las líneas limpias y nítidas de su cuello y hombros.

Pero había sido su expresión que realmente había definido su separación.

A diferencia de todos los demás, ella no estaba sonriendo, no parecía estar bebiendo el líquido ámbar en el vaso corto que llevaba en la mano izquierda, y no estaba hablando con nadie.

—Ven—Henrietta había dicho, tomando el codo de Brittany—Me gustaría que conocieras a mi sobrina.

Henrietta la había jalado a través de la multitud, besó la mejilla de Santana, y las presento. La expresión de Santana se había suavizado cuando vio a Henrietta acercarse, y después de unas cuantas palabras murmuradas que Brittany no pudo oír, había mirado brevemente en su dirección le hizo un gesto con la cabeza, y dijo algo educado y totalmente impersonal.

Después de tomar el resto de su bebida con una inclinación rápida de la muñeca, Santana gruñó:

—Creo que he cumplido con mi deber aquí esta noche—había besado a Henrietta una vez más y desapareció entre la multitud.

Henrietta había mirado tras ella con una leve sonrisa y sacudiendo la cabeza antes de tirar firmemente a Brittany al siguiente grupo de personas que quería que conociera.


Fin Flashback


Qué joven había sido entonces, y cuán ferozmente Henrietta la había defendido.

Luchó con la tristeza que brotaba en su interior.

Los médicos habían dicho que Henrietta estaría bien de nuevo, y eso era a lo que debía aferrarse. A pesar de todo, no había renunciado a la esperanza.

—Pensé que podrías haberte marchado—Santana dijo desde la puerta.

Comenzó, sintiendo el calor subir a la cara.

¿Cómo sentía Santana tanto, cuando otros pensaban que la conocían pero rara vez lo hicieron?

—Oh. ¿Cómo está ella?

—Dormida. Probablemente conservando su fuerza para comenzar a ordenar a todos en torno a la próxima vez que se despierte.

—Nunca diría que estoy de acuerdo contigo, pero...—se rió—Pensé en irme, solo que podría estar demasiado cansada para moverme.


*****


Santana quería preguntarle en que había estado pensando un momento antes.

Había tenido la expresión más extraña en su cara, media soñadora, con una pequeña sonrisa que era triste de una manera.

Pero no conocía a Brittany lo suficientemente bien como para preguntar algo tan personal, y esa restricción la irritaba.

Debía estar cansada también.

Nunca alguna vez en su vida había preguntado a una mujer lo que había estado pensando.

¿Nunca realmente le había importado lo suficiente para saber?

Quinn había sido la única que le había importado, y siempre habían hablado tanto que nunca había tenido que preguntar. El dolor de su separación la golpeó de la nada, y se encogió de hombros con el pasado. El pasado era historia, el futuro simplemente azar.

Lo único que importaba era ahora, y había estado determinada a vivirlo al máximo desde que había salido en lo que quedaba de su familia.

—Bueno, lamento que estés agotada, pero muy contenta de que todavía estés aquí. Te debo la cena, ¿recuerdas?

Brittany sacudió la cabeza.

—Definitivamente no lo haces. Y tienes que estar más cansada que yo. Sólo he estado sentada aquí todo el día.

—Correcto. Sentada vigilando cuando nadie más lo hizo—extendió una mano—Te debo por eso. Te debo más que eso también. Te encargaste de todo el papeleo, ¿verdad?



*****


Brittany se puso de pie, evitando su mano de Santana.

No podía seguir tocándola. No era apropiado, y además de eso, era molesto.

No estaba acostumbrada a todos los sentimientos que Santana encendía sin el menor esfuerzo y, sin lugar a dudas, involuntariamente.

—No, Tina ayudó. No merezco todo el crédito.

Santana asintió.

—La llamaré y le agradeceré también. Pero primero, la comida.

—Eres muy terca, ¿verdad?

Las palabras salieron antes de que pudiera retenerlas. Ella era por lo general mucho más cautelosa cuando conocía a alguien, y aquí estaba diciendo todo
lo que le venía a la cabeza.

—No quise decir…

Santana se rió.

—Esa es una forma suave de decirlo. La mayoría de la gente podría decirlo de otra forma. Pero sí, una vez que pongo mi mente en algo, soy un poco difícil de disuadir. ¿Cuál es tu comida favorita?

—Galletas—dijo al instante.

Santana volvió a reír, un sonido profundo que retumbó en su pecho y parecía rodear a Brittany como un manto cálido envuelto alrededor de sus hombros.

La imagen le pareció que pertenecía a otra persona.

¿Cuándo había sido tan frívola?

De todos modos, no pudo evitar sonreír.

—Además del postre—Santana dijo.

—¿Quién dijo que era el postre?—dijo.

—De acuerdo, admito una comida ocasional de helado, pero no esta noche. ¿Qué te gustaría?

—Casi cualquier cosa, tu elige.

Santana se miró a sí misma.

—Podría tomar una ducha y un cambio de ropa. ¿Sería mucho pedirte que pases por mi departamento conmigo para una parada rápida? Prometo, no será más de quince minutos, y me dará la oportunidad de llamar y conseguir reservas. Voy a tenerte sentada en una mesa en menos de cuarenta y cinco minutos.

—¿Puedes hacer eso en la ciudad de Nueva York?

—Confía en mí—sonrió y Brittany sospechó que esa sonrisa le tomó un largo camino en el mundo-parte encanto, parte diablo, parte sexo.

Y ahora tenía la oportunidad perfecta para pedir la cena. Simplemente podía decir que estaba demasiado cansada para esperar, y demasiado desaliñada.

Pero en realidad no estaba.

A menudo había ido todo el día en el trabajo y luego a un evento con la misma ropa, y ella en realidad sólo había estado sentada la mayor parte del día.

Santana no sabría eso, sin embargo. Ante la oportunidad perfecta de escapar, tuvo que admitir que no quería.

Quería ir a cenar con Santana López.

Quería oírla reír de nuevo.

Quería hacer algo diferente, algo fuera de su rutina ordinaria, y no era tan extraño.

Podría pensar en todo eso más tarde.

—No me importa esperar un poco. Y no tienes que apresurarte.

—No voy a apresurarme. Estoy acostumbrada a los cambios rápidos—Santana recogió el abrigo de Brittany donde lo había dejado en la silla a su lado y se lo ofreció—Alguien que necesites llamar? Cambiar planes o ¿algo así?

—No—dijo casualmente mientras dejaba que Santana la ayudara a ponerse el abrigo, algo que no podía recordar que nadie hiciera antes.

El gesto fue inesperado e inesperadamente delicioso.

—Nos van a llamar, ¿verdad? Si hay algún … problema?

Santana apoyó las manos por un instante en sus hombros después de que el abrigo se posó en ellos.

—Tienen mi número. Pero va a estar bien. Tiene que estarlo, ¿verdad?

Se apoyó contra ella por un brevísimo instante. Ellas compartían el mismo afecto por Henrietta, y Santana tenía que estar aún más preocupada.

—Por supuesto. Henrietta es probablemente aún más terca que tú.

—Tienes toda la razón—Santana deslizó su mano hacia su codo guiándola hacia el pasillo.

Le gustaba el contacto, la intimidad de ese toque pasajero.

—Estoy segura de que heredé todos mi malos rasgos de ella.

—De hecho creo que podría estar pescando, la terquedad, por lo menos. Me he vuelto mucho más persistente desde que llegue a trabajar con ella.

Santana alargó la mano para presionar el botón del ascensor, pero las puertas se abrieron y se detuvo bruscamente.

—¡Q!

Una esbelta rubia con un bolso elegante Tumi al hombro se lanzó a los brazos de Santana.

—San. No puedo creer que hayas llegado aquí primero.

Brittany retrocedió a toda prisa, pero no antes de que registrara la emoción desenfrenada en los ojos de la rubia mientras besaba a Santana completamente en los labios.

—¿Por qué no me llamaste cuando llegaste?—Quinn regañó, una ceja precisamente arqueada grabada fuerte en exasperación.

Santana deslizó un brazo alrededor de la cintura de la rubia, su expresión más ligera de lo que Brittany había visto desde su llegada al hospital.

—Lo intenté. ¿Has revisado tu correo de voz?

—En realidad no. Me acabo de bajar del avión hace una hora y me dirigí directamente hacia aquí. No estaba de humor para mensajes comerciales. Lo siento.

—Nunca has sido muy buena en eso de todos modos. Para un abogado, eres realmente difícil de contactar.

—Auto-protección—la rubia la miró y le tendió la mano—Lo siento por ser tan grosera. Soy Quinn Fabray.

—Brittany Pierce, una de los agentes de Henrietta—retrocedió un paso más—Probablemente debería ir…

—Q, Brittany es una amiga—Santana dijo, apretando su agarre en su codo para que ella no se retirara la próxima vez que el ascensor se abriera—Henrietta está estable, y estábamos a punto de salir por algo de cenar.

—Eso es una gran noticia—Quinn dijo—¿Saben lo que pasó?

—Parece su corazón. Puede ser que necesite cirugía, pero la opinión está abierta ahí—Santana dijo.

—Oh. Traté de contactar a tu papá, pero él no me volvió las llamadas.

—No es sorprendente. Ha estado aquí, pero creo que simplemente vino por un reporte de la situación—la expresión de Santana se oscureció—Ya sabes cómo es eso.

Quinn suspiró, su expresión simpática.

—Santana, vas a tener que hacer algún día la paz.

—No sé por qué—Santana dijo a la ligera, aunque su tono no tenía ningún humor.

—Tu cabeza esta tan dura como siempre, ya veo—Quinn suspiró—Voy a echar un vistazo a HL antes de contactar con la familia.

—Cierto. Adelante. ¿Nos vemos mañana?

Quinn se inclinó y besó la mejilla de Santana.

—Absolutamente. ¿Estarás en el departamento?

Santana asintió.

Quinn esbozó un ademán de despedida y se alejó a grandes pasos.

—Si prefieres esperarla—Brittany dijo—Entiendo perfectamente.

Santana la observó con curiosidad.

—Pareces pensar que voy a dejar que rompas esta cita conmigo, pero no va a pasar. Vamos a cenar.

Sus labios se separaron.

—No creo que hayamos mencionado nada acerca de una cita.

—Muy bien, mi error—sonrió Santana—Pero todavía estamos cenando.

—Mientras nos entendemos.

—Por el momento, estamos de acuerdo—mantuvo la puerta del ascensor abierta para ella—Cena. Sin cita.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por Isabella28 el Mar Nov 21, 2017 8:52 am

Como, quinn? Con santana? Eran pareja, explicame.
avatar
Isabella28
**
**

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por 3:) el Mar Nov 21, 2017 9:59 am

Hola morra...

Los amigos se dan besitios no jaja
A ver cuanto dura la amabilidad de san o en si de las dos.. Cuando la señora H empiece a mover fichas jajaja

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5188
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por micky morales el Mar Nov 21, 2017 6:20 pm

Brittany es algo odiosa!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6604
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por 23l1 el Mar Nov 21, 2017 9:33 pm

Isabella28 escribió:Como, quinn? Con santana? Eran pareja, explicame.



Hola, eso parece. Si, con san. =O ni lo digas q era =O Aquí dejo otro cap para q lo haga por mi jajajajaj. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra...

Los amigos se dan besitios no jaja
A ver cuanto dura la amabilidad de san o en si de las dos.. Cuando la señora H empiece a mover fichas jajaja

Nos vemos!!



Hola lu, jajaajaj si q si jajaajajaj. Mmm esperemos q para siempre, pero q continue ya q seran pareja, no¿? jajajaja. Jajjajaaj esperemos q sea ya entonces la vrdd jajaja. Saludos =D





micky morales escribió:Brittany es algo odiosa!!!!!



Hola, ajajajaja xq¿? jajajaajaj. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 6

Mensaje por 23l1 el Mar Nov 21, 2017 9:35 pm

Capitulo 6


El cielo oscuro sorprendió a Brittany mientras salían de la entrada principal del hospital.

Había sabido, racionalmente, que había perdido el día por la ansiedad y los recuerdos y, más recientemente, una curiosidad que no podía quitarse de encima de la mujer a su lado, pero la noche negra, sin nubes todavía era inesperada.

Miró su reloj para orientarse, casi las 7 p.m., y se dirigió hacia la línea de taxis por la esquina.

Santana la agarró del brazo, y ella desaceleró.

—Espera—Santana miró su teléfono—Nuestro chofer estará aquí en diecinueve segundos.

Brittany se rió.

—¿Lo mejor?

Santana sonrió.

—Nunca me gusta estar parada en el camino agitando el brazo y esperando
que un taxi se apiade de mí.

—No, no puedo ver que quieras esperar por el placer de nadie—tropezó. ¿Y no había salido exactamente de la peor manera posible?—Y por favor, ignora ese comentario ahora mismo.

—Lo haré, ya que es totalmente incorrecto—riendo, Santana deslizó su mano bajo su codo mientras un Town Car negro se deslizó hasta la acera—Aquí vamos.

Para cubrir su vergüenza, Brittany siguió adelante.

Nunca había tenido tanta dificultad haciendo una conversación informal en su vida. Ella no lo hacia a menudo, pero nunca había tropezado con sus propias palabras de la forma en que parecía hacer con Santana.

—Ten cuidado—Santana dijo, apretando la mano en su brazo—Se las arregló para estacionar en un charco del tamaño del Mediterráneo.

—Gracias—evitó el pequeño lago mientras un zarcillo de calor serpenteo por su brazo.

Todavía encontraba el físico ocasional de Santana una sorpresa, y su propio fragmento de placer misterioso.

Ciertamente no necesitaba ayuda para caminar por la acera, pero le gustaba la forma en que el cuerpo de Santana se presionaba contra el suyo mientras se movían.

La conexión estaba enteramente en su mente, por supuesto.

Santana vivía en Europa, y ahí todo el mundo se tocaba más, completamente casual, y no significaba nada.

Al menos, por lo que ella entendía.

Sólo tendría que aprender a ignorar el agradable pulso de electricidad que acompañaba el toque de Santana.

Y sólo para estar segura, deslizó su brazo libre del agarre mientras se deslizaba en el asiento trasero.

Santana le siguió, y el conductor se alejó. El vehículo estaba a una temperatura agradable, pero a pesar de su fatiga, Brittany no estaba ni un poco cansada.

Una energía desconocida le inundó, una sensación que finalmente reconocía como anticipación. Estaba haciendo algo fuera de lo común para ella, ir a cenar con una extraña, incluso si Santana parecía estar lejos de eso después de las últimas horas que habían compartido.

A su lado, Santana se sentó relajada, con un brazo extendido a lo largo de la parte superior del asiento, su mano casi tocando el hombro de Brittany.

Todavía había espacio entre ellas, pero el inexplicable sentido de alguna manera de estar conectadas persistió.

Y estaba siendo frívola.

Frívola, algo que nunca había sido en toda su vida. Incluso cuando era mucho, mucho más joven y la vida era mucho, mucho más simple, nunca había sido frívola.

Hanna había sido la aventurera, la atleta, la temeraria. Había sido lógica, estudiosa, dirigida a un objetivo, reservada, y motivada. Ella disfrutaba de las cosas, muchas cosas, apreciados libros, películas, largos paseos por la playa, y tenía algunos amigos cercanos con los que podía ser tonta.

Pero también apreciaba su tiempo privado, sus pensamientos reservados, y sus planes privados para el futuro.

Nunca había anhelado emociones o aventura o el calendario social muy activo que sus padres querían y ella trató de evitar. Y aquí estaba ahora, teniendo una aventura muy fuera de carácter con una mujer muy atractiva que se interesó en ella en una forma que nadie había tenido nunca.

—¿Dónde estabas?—Brittany preguntó—¿Ayer?




*****


Se volvió en el asiento y la estudió.

La pregunta, sencilla, no parecía nada sencilla cuando Brittany le preguntó.

Brittany era completamente diferente a las mujeres con las que solía pasar el tiempo.

Ella era tan bella, más aún, porque no trataba de serlo y no parecía darse cuenta de que lo era.

Su belleza no era una herramienta, o en algunos casos, un arma.

Su belleza era simplemente lo que la belleza debía ser, una cosa en sí misma para ser disfrutada.

—Lo siento, ¿eso fue demasiado personal?

—Lo siento, no—murmuró.

Ella resistió el impulso de mover su mano otras cuatro pulgadas y agarrar un mechón del cabello sedoso, dorado que descansaba sobre los hombros de Brittany.

Estaba acostumbrada a tocar a las mujeres, y a ser tocada por ellas, en todo tipo de formas, casualmente, seductoramente, en invitación o desafío.

Trató de no tocar a una mujer sin pensar, considerando incluso el contacto más inocente un honor, pero sólo el más mínimo contacto con Brittany dejaba su sistema en estado de alerta.

Brittany le agitaba, una sensación que hacía mucho tiempo pensó que se había hecho inmune en lo que se refería a las mujeres.

Con la mayoría de las cosas, en verdad.

—Me temo que estaba distraída. Estaba pensando que eres muy hermosa.

Brittany dio un pequeño respingo, y en el resplandor nebuloso de las luces reflejadas de las marquesinas y farolas, la sorpresa brilló en su rostro.

—No puedo ser la primera persona que te ha dicho eso—dijo.

—Oh...tal vez—Brittany dijo, su tono pensativo y reflexivo—Creo que definitivamente, al menos completamente fuera de lo normal.

La imagen de una mujer murmurando elogios a Brittany en un entorno íntimo saltó en su cabeza y sofocó un aumento irracional de molestia que llegó peligrosamente cerca de sentir como celos.

Ella no tenía ni el derecho ni el deseo de reclamar toda la atención de nadie, sobre todo no una mujer como Brittany, que claramente no jugaba juegos.

—Bueno, si no lo has escuchado antes, tendrías que hacerlo—observó a Brittany registrar la idea, catalogarla, guardarla. Vio la sonrisa de placer parpadear por un instante, y la satisfacción calentó su vientre.

Le gustaba hacerla sonreír.

—Monte Carlo.

—Oh—Brittany dijo—Eso es correcto. Leí un artículo—se interrumpió, capturando su labio inferior entre los dientes.

—¿De verdad? Uno de ellos, ¿eh?—se rió.

Incluso en la penumbra podía decir que Brittany se había sonrojado.

¿Y cuándo fue la última vez que había visto esa respuesta en una mujer?

No pudo resistir la tentación de burlarse de ella otra vez sólo para ver su tirón en el labio, un pequeño movimiento muy atractivo.

—Puedo afirmar categóricamente que el noventa por ciento de lo que dice no es verdad.

Lejos de parecer avergonzada de nuevo, las cejas de Brittany se alzaron.

—¿Es eso así? Así que no debería creer que eres una ávida patrocinadora de las artes, una importante donante a varias misiones de ayuda humanitaria, y, según el entrevistador, ¿una apasionada defensora de las organizaciones internacionales de derechos humanos?

Incómoda ahora, Santana intentó hacer caso omiso de los sutiles elogios.

—Oh, ese artículo. Más caritativo que la mayoría. Creo que el reportero podría haber estado tratando de ganar puntos con la Fundación.

—Tal vez, aunque recuerdo que el artículo en la Semana Mundial también mencionó tu dedicación al circuito de coche de carreras, tu extraña habilidad en los casinos, y tu...hmm, tendencia para atraer la atención de las estrellas y celebridades.

—La primera parte es cierto, el resto tal vez exagerado.



*****


Brittany sonrió, satisfecha por haber dado vuelta al tablero de Santana para un cambio, regresando la burla y viendo la lucha de la morena con la suave alabanza.

Obviamente Santana prefería mantener su generosidad en secreto.

Comprendió el deseo de privacidad.

—Si eso es lo que quieres que todos piensen, no revelaré tus secretos.

—Gracias—Santana dijo con inusual seriedad.

El conductor se detuvo junto a la acera en frente de un edificio adornado, espigado que reconoció, el Dakota, que alguna vez fue el hogar de John Lennon, Lauren Bacall, Bono, y muchas celebridades actuales.

Miró a Santana.

—¿Tú vives aquí? Pensé que la lista de espera era de largos años.

—Mi mamá tenía un departamento aquí desde antes de casarse, y yo lo he heredado. Lo conservo para cuando estoy en la ciudad.

Recordó haber leído que la mamá de Santana, una heredera de una fortuna familiar automovilística, había fallecido cuando era una niña, y gran parte de la riqueza había heredado de ella.

—Lo siento.

Santana abrió la puerta y se detuvo.

—¿Acerca de?

—Tu mamá.



*****


—Gracias—Santana dijo suavemente, sin pensar que era extraño que Brittany pudiera ofrecer sus condolencias después de casi veinte años.

La pérdida nunca fue menos.

Salió y esperó a Brittany que se uniera a ella antes de guiarla hacia la enorme entrada arqueada al patio interior.

Un portero en librea se enderezó cuando las vio venir.

—Señorita. López. Qué bueno verle de nuevo.

—Hola, Will. Hemos sobrevivido otro invierno, ya veo.

La cara del hombre se arrugó en una amplia sonrisa.

—Nunca perdí un día. Era uno frío también—le apretó el brazo—No lo sabría. Lo pasé en Grecia.

—Siempre en algún lugar soleado para usted—se rió y las acompañó a través del patio de ladrillo a la entrada del este—¿Tiene maletas?

—Las envié por delante desde el aeropuerto.

—Noah se habrá ocupado de ellas por ahora, entonces—sostuvo la puerta para ellas y Brittany entró primero en el amplio vestíbulo.

A menudo se había imaginado como sería, pero en realidad no se había acercado a imaginar la grandeza de la magnífica escalera, los relucientes accesorios de bronce, el alto techo y el elegante adornado, tradicional.

Más allá de la impresionante belleza, la tranquilidad la golpeó primero.

El ambiente era tan silencioso como una catedral. En cierto modo, lo era, siendo una de las residencias más exclusivas de toda la ciudad de Nueva York.

—Gracias, Will—cuando el portero inclinó un dedo a su gorra y se fue, Santana se dirigió hacia una hilera de ascensores con puertas de metal desplazadas e insertó una llave.

Una vez dentro pulsó uno de los botones de la planta superior y el viaje hacia arriba progreso rápidamente.



*****


Cuando se abrieron las puertas, Santana dijo:

—No estoy segura de si tengo abastecido algo de refrescos. Ellos no me esperaban.

—¿Cuánto tiempo ha pasado desde que has estado aquí?—Brittany no podía imaginar tener un departamento en este magnífico edificio y en realidad no vivir en él.

—Casi tres años, creo— Santana dijo con expresión remota.

—¿Y el resto del tiempo viajando?

Santana encajó una llave en la cerradura de una puerta de madera con paneles, con un pesado número cuatro en hierro fundido en ella, y la empujó abriéndola.

—Depende de la temporada y el calendario del Grand Prix. A veces me quedo en un lugar por unos meses, pero no por lo general aquí.

—Estoy siendo entrometida, no soy yo. Me disculpo—siguió a Santana dentro y contuvo la respiración.

Los arcos unieron los amplios espacios principales, con las ventanas de la sala de estar frente a Central Park. Las farolas en el laberinto de las carreteras que atraviesan el parque resplandecían, reemplazando las estrellas que rara vez brillaban por encima de la bruma de la ciudad.

Dos sofás de respaldo alto, con superficies de tejido sutilmente dibujadas, se enfrentaban entre sí con una enorme mesa de café más grande que su mesa de comedor entre ellos.

Lámparas de Tiffany, alfombras de felpa orientales, aparadores altos en relucientes maderas. No estaba segura de lo que había esperado, pero la riqueza, no en dinero, sino en detalle y mano de obra, la asombró.

—¿Esperabas vidrio y acero?

Brittany se rió.

—Estás leyendo mi mente otra vez.

—¿Lo estoy?—Santana preguntó en voz baja—No me di cuenta de que estaba.

Se coloreó.

—Parece que escuchas lo que digo cuando estoy hablando en mi cabeza.

—Me disculpo si me estoy entrometiendo, entonces.

—No—dijo rápidamente—No estás. Yo... es simplemente inesperado, eso es todo. Probablemente mi imaginación.

—Y dime—Santana dijo, todavía de pie junto a ella, su abrigo abierto, su cuerpo liso de alguna manera eclipsando la opulencia circundante—¿Qué esperabas?

De repente muy acalorada, se quitó el abrigo y lo dobló sobre su brazo.

—Perdóname, estoy siendo una mala anfitriona—Santana dijo en el silencio, tomando el abrigo y colocándolo en un espacioso armario junto a la puerta.

Se quitó su abrigo y lo guardó al lado del de Brittany. Su chaqueta la arrojó descuidadamente sobre el brazo del sofá mientras la miraba.

—¿Bien? ¿Qué te imaginabas?

—Supongo que esperaba algo muy moderno y...—por lo general tan buena con las palabras, siempre encontrando la correcta para matizar cualquier significado, buscaba una frase que no sonara superficial o despreciativa.

Santana se rió.

—¿Glamoroso? Excesivo? ¿Extravagante?

—No—protestó, riendo—Estoy tratando de pensar en cómo podría describir un coche de carreras. Supongo que eso es lo que esperaba, eficiente, hermoso en una especie de alta tecnología, pero no tan...personal. Tan íntimo.

—Íntimo—Santana miró alrededor de la habitación como si nunca la hubiera visto antes—Tienes razón, sobre los coches. Creo que son hermosos, una mezcla perfecta de forma y función. Pero no quiero rodearme con ellos—hizo un gesto a la chimenea de mármol, al revestimiento de madera tallada, las complejas molduras del techo—Creo que esta es probablemente la influencia de Henrietta. Pasé mucho tiempo con ella cuando era más joven, y me inculcó un aprecio por la belleza de la artesanía, el cuidado de crear algo que durara.

—Lo sé—dijo en voz baja—Eso es lo que siento de los libros que representamos en la agencia.

—¿Incluso hoy? No ha cedido el arte de la editorial dando paso a la atracción de las grandes empresas? ¿No se han ido todos a un modelo de éxito de ventas? ¿Hoy aquí, mañana ya no?

—No estás del todo equivocada—dijo, impresionada de que Santana pensara en lo que era el mundo editorial.

Ella nunca apareció en la agencia, nunca asistió a ninguna de las reuniones de negocios, pero sabía claramente la dirección del cambio en los últimos años.

—Eso es lo que me gusta de nuestra agencia. No sólo buscamos los tipos de obras que más venden. Buscamos los tipos de obras que vivirán, que añadirán algo a la comprensión de nuestro tiempo o provocarán el pensamiento, o simplemente ser un bello ejemplo del arte.

Santana sonrió.

—Puedo ver que Henrietta ha tenido una influencia sobre ti también, o tal
vez es al revés. Tal vez ella te eligió porque eres un alma afín.

—Si eso fuera cierto, estaría muy honrada.

Santana se dirigió hacia el otro extremo de la gran sala, bordeó detrás de una barra hasta la cintura, y abrió un alto gabinete de caoba para revelar un refrigerador oculto.

Ella se rió entre dientes.

—Cuando envié mi equipaje por delante, alguien decidió abastecerse de algunos suministros—sacó una bandeja de quesos y otros aperitivos y colocó una botella de champán al lado de él—sírvete tú misma mientras me baño. Te prometí una cena y no más de una espera de quince minutos.

Mientras hablaba, Santana abrió la botella de champán, sacó dos copas estriadas de una vitrina sobre el mostrador, y vertió el vino espumoso. Ella cogió la suya y sostuvo la otra hacia Brittany.

—¿Tu bebes?

—En ocasiones.

Y nunca nada con una etiqueta así.

Brittany tomó la copa y bebió. Las burbujas jugaron a través de su lengua como el sol.

—Oh. Esto es … bueno.

Santana sonrió.

—Ya vuelvo.

—Tómate tu tiempo—dijo, viendo como Santana se movía con suavidad hacia el pasillo—No tengo donde estar esta noche.

Santana miró por encima del hombro, con un brillo oscuro en sus ojos.

—Bien. Tampoco yo, y estoy disfrutando de la compañía.




********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por micky morales el Miér Nov 22, 2017 7:11 am

Un muy sutil coqueteo, eso esta bien!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6604
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por 3:) el Miér Nov 22, 2017 12:02 pm

Hola morra...

Se van a empezar a complementar de a poco.. La atracción esta en las dos jajaja
Todo el tiempo del mundo parese jajaja

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5188
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por JVM el Miér Nov 22, 2017 4:05 pm

Pues la cita no cita va mas que bien, ambas sintiendose de una manera especial junto a la otra... asi que espero que todo vaya de maravillla
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1113
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por 23l1 el Miér Nov 22, 2017 9:43 pm

micky morales escribió:Un muy sutil coqueteo, eso esta bien!!!!!



Hola, jajajaajaja si que si ha ambas cosas! aajjaj que sigan así q van más q bn! ajjaaj. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra...

Se van a empezar a complementar de a poco.. La atracción esta en las dos jajaja
Todo el tiempo del mundo parese jajaja

Nos vemos!!



Hola lu, espero y tengas toda la razón! ajajaja. Uff esk se atraen sin darse cuenta jajaja. Jajajaajajaj quien las apura¿? jajajaaj. Saludos =D





JVM escribió:Pues la cita no cita va mas que bien, ambas sintiendose de una manera especial junto a la otra... asi que espero que todo vaya de maravillla




Hola, jajajaaaj es vrdd jaajjaaj. Lo cual es muy bueno! Espero lo mismo la vrdd! Asik esperemos y sea asi jajajaja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 7

Mensaje por 23l1 el Miér Nov 22, 2017 9:45 pm

Capitulo 7


Santana se apoyó en sus brazos extendidos, las palmas en la suave pared de azulejos, dejó caer la cabeza y cerró los ojos mientras el agua caliente se deslizaba sobre sus hombros y la espalda.

Las largas horas del interminable día y la noche de insomnio anterior se asentaron en sus huesos con un cansancio alucinante.

Nada nuevo, en realidad.

Sólo otra parada en el carrusel de su vida, sin rumbo en movimiento, sin relajarse, sin detenerse nunca, ni siquiera cuando estaba en un solo lugar.

Algunos días, tenía que concentrarse para recordar donde había estado, las brillantes luces del casino, el rugido de la multitud que presionaba cerca de la pista, los susurros urgentes en la oscuridad de las mujeres que apenas tocaba y recordaba aún menos borrosas y desvanecidas en lazos indistinguibles en una cadena, tirando de ella.

Y aquí estaba ella, de vuelta al principio, como un ouroboros, una serpiente persiguiendo su propia cola mientras se consume en su incesante carrera para escapar de su destino.

—Dios—murmuró—Debo estar cansada.

Enderezándose con un resoplido agravado, alcanzó ciegamente el champú, encontrándolo en el lugar donde lo había dejado hace quien sabe cuánto tiempo.

Se preguntó distraídamente mientras se enjabona su cuerpo y se lavaba el pelo si las personas de la limpieza sustituían los productos sobre una base regular.

Sospechaba que si lo hicieron.

Una de esas pequeñas cosas que rara vez pensaba. Estaba tan acostumbrada a vivir en hoteles que su propia casa se sentía como uno y se mantuvo en la misma manera que todos los otros lugares elegantes que frecuentaba.

El Dakota, con toda su historia y encanto, exudaba la misma atención cuidadosa a los detalles como un hotel de cinco estrellas, y con la excepción de los pocos empleados como Will, era casi tan impersonal.

De alguna manera ella se había despojado de su vida de todas las conexiones personales, los valets entregando su coche, los botones recogiendo su ropa de lavandería, los porteros y otros asistentes llevando su equipaje y entregado su comida.

Las mujeres casi tan impersonales, encantadoras y un momentáneamente entretenidas, pero al mismo tiempo, casi extrañas, satisfacían su necesidad de contacto humano donde el sexo era un subproducto, pero no el objetivo.

Ella nunca fue una de imponer la responsabilidad de su situación en los demás.

Había hecho de su vida lo que ella quería que fuera, sin apegos, sin deberes, y sin obligaciones más allá de lo financiero, la más fácil de todo para manejar.

No tenía ninguna razón para quejarse en estos momentos extraños cuando se encontraba sola y la conciencia registrada, el aislamiento tan intenso que el dolor era palpable.

Con vehemencia, cerró los grifos y salió de la ducha al cuarto vaporoso.

Se veía a sí misma como sólo un contorno ondulado en el espejo nublado. Incluso cuando los espejos eran cristalinos, ella rara vez se miraba. Tal vez tenía la esperanza de no ver su reflejo desaparecer junto con la sustancia de su vida.

—Y no estamos sólo siendo existencial—murmuró secándose vigorosamente el pelo en un esfuerzo por restaurar un poco de cordura en su cabeza.

Revolcarse en la autocompasión no era su estilo, y sinceramente, rara vez incluso pensaba en sí misma o en dónde se dirigía.

Los únicos ofendidos por su estilo de vida nómada eran Martin y posiblemente Quinn, aunque ella nunca lo había dicho francamente.

La súbita enfermedad de Henrietta la había arrastrado fuera de su complacencia y destrozado el aburrimiento letal, recordándole que la vida podría todavía patearla en el estómago, sin importar cuán cuidadosamente se apartara de cualquier cosa que pudiera tocarla.

Ella no había contado con que Henrietta perturbara la piedra angular de su vida casi muriendo.

Henrietta era sólo HL, como el Atlántico fue siempre el Atlántico. Dondequiera que Santana deambulaba, sabía dónde descansaba su centro.

Henrietta era la fuerza que la mantenía conectada con el mundo de alguna manera real. Ahora se sentía como un globo en una cuerda deshilachada, en peligro de flotar por completo.

—HL no va a ninguna parte. Vas a asegurarte totalmente de ello—arrojó la toalla en el conducto de la lavandería, encontró la copa medio vacía de champán en el tocador, y la bebió de un rápido trago.

Basta ya.

Lo que necesitaba era una comida para restaurar su fuerza, lo que Will podía arreglar con una rápida llamada telefónica, y una mujer para quitar sus pensamientos de sus propias reflexiones inútiles.

Y ciertamente tenía eso.

Brittany Pierce era mucho más interesante que cualquier mujer con la que había pasado tiempo en recuerdo reciente.

Todo lo que necesitaba estaba a sólo unos minutos.


******


—¿Estás bien?—Santana preguntó mientras salía del baño y se dirigía hacia su dormitorio.

Se materializó en el otro extremo de la sala y se detuvo tan abruptamente como si se hubiera topado con un muro de piedra.

—¡Oh! Lo siento.

—Sabes, lo dices mucho—Santana se detuvo, y ladeó la cabeza—¿Soy yo que te hace sentir incómoda, o todo el mundo?

—No, como cuestión de hecho, no lo hago. No estoy. Incómoda. Por lo general—dijo girando su cabeza hacia otro lado.

—Entonces soy yo. ¿Por qué?

—¿Tienes que preguntar?—señalado con un brazo en su dirección—¿Has notado que estás desnuda?

Santana miró hacia abajo.

—Oh eso. ¿Debo disculparme, entonces?

—No. Estoy bien. No es necesario disculparse—mantuvo la mirada evitada, pero no había ocultado su visión lo suficientemente rápido como para borrar la impresión de la forma desnuda de Santana, ahora firmemente impregnada en las células de su cerebro.

Esbelta, tonificada, bronceada, con seductoras líneas elegantes que se extienden desde los pechos compactos por un largo abdomen hasta el débil oleaje de caderas y muslos musculosos.

Santana era tan brutalmente elegante como los coches de carreras que parecía amar, una máquina perfecta en forma humana, femenina en gracia, masculina en poder.

Hermosa.

Tragó.

—Estaré en la sala de estar. Por favor toma tu tiempo.

Oyó que Santana se reía mientras se apresuraba a alejarse. Una puerta se cerró detrás de ella, y dio un suspiro de alivio al tener unos momentos para serenarse.

Necesitaba encontrar su equilibrio en torno a Santana, una nueva y desconcertante experiencia.

Apreciaba a hermosas mujeres por la estética, ¿quién no?

La forma femenina era una feroz combinación de delicadeza y fuerza, el rostro femenino incesantemente cautivador.

¿Por qué sino los museos se llenarían de siglos de esfuerzo tratando de captar el misterio de la mujer?

Santana no debería tener ningún efecto más en ella que una pintura exquisita o una escultura espectacular, pero seguía perdiendo el aliento cuando la miraba.

Y ahora tenía la imagen de ella desnuda estampada en su memoria.

Totalmente su culpa.

Si hubiera estado pensando en lugar de disfrutar de una segunda media copa de champán, se habría dado cuenta de que estaba entrando en el espacio privado de Santana cuando entró en el pasillo.

Pero no había esperado que estuviera desnuda.

La mujer era tan increíblemente informal sobre cuestiones físicas, tocándola sin esfuerzo si respetuosamente, y tratando su propio cuerpo como si no fuera nada especial, y sin duda lo era.

Especial. Refrescante, emocionante.

Y mejor no pensar en ello demasiado.

Tal vez había tenido demasiado de muy fino champaña después de todo. Tiene que ser eso, a pesar de que en realidad no se sentía desinhibida en lo más mínimo.

Después de todo, en realidad no planeaba seguir adelante con la mini-fantasía que había tenido de deslizar la palma sobre la suave pendiente del
pecho de Santana y abajo...

Colocó sólidamente la copa de champán sin terminar en un extremo de la mesa y apartó su mente de un territorio peligroso. Decidida a desterrar los pensamientos de Santana, desnuda o no, volvió a escanear la sala de estar, finalmente localizando lo que había pensado que faltaba.

Librerías.

Su departamento mucho más pequeño estaba lleno de estanterías en cada pulgada disponible de la pared, rincón, y grieta. Y aun así, no tenía suficiente espacio para todo lo que quería mantener y tenía montones de lecturas y ocultos a ser leídos debajo de las mesas, mesitas de noche, incluso la cama.

Claro, ella era una niña de la edad moderna y tenía un montón de libros digitales en varios diferentes lectores electrónicos, pero aún amaba la sensación de la forma física y siempre había sido una coleccionista.

Las primeras ediciones, ediciones raras, títulos poco conocidos que representaban algo nuevo y excitante en el momento. A ella le gustaba mantenerlos, cada uno un pedazo de historia que marcó su propia vida, o hitos en la publicación, o cambios en el mundo que la rodea.

Santana no tenía estanterías, al menos ninguna visible en la parte principal del departamento, lo que era inusual dada la decoración tradicional.

De alguna manera, siendo sobrina de Henrietta, Brittany hubiera esperado que Santana fuera una amante de los libros.

No tenía idea de por qué pensaba eso, ahora.

No era como si el amor por la literatura fuera heredado genéticamente. Sus padres ciertamente le habían inculcado un amor por la lectura por ejemplo, su mamá, más que a su papá, que limitaba la mayor parte de su lectura a las noticias del mundo, las finanzas, la política y otras áreas que impactaron en su trabajo.

Su mamá había sido la fantasiosa, leyendo de todo, desde novelas, misterios, fantasía, biografías, hasta las novelas gráficas.

Sonrió, recordando la primera vez que su mamá había compartido un cómic adulto con ella. Todavía podía sentir la oleada de emoción de tener la copia de su mamá del libro encuadernado con las páginas brillantes, coloridas y lo especial que había sido el momento compartido.

Tantos momentos de su vida marcados por el descubrimiento de un libro amado.

—Puedes darte la vuelta ahora—Santana dijo suavemente—Estoy presentable.

Se volvió lentamente, pensando que Santana había sido más que presentable sólo unos momentos antes. Finalmente, logró mantener al menos algunas palabras embarazosas para sí misma y no dijo nada.

Santana sonrió como si todavía estuviera leyendo su mente, lo cual era molesto y atractivo a la vez.

Muy parecido a la propia mujer.

—Si no supiera mejor—dijo, fingiendo molestia—Creo que lo has hecho a propósito.

—Podría haberlo hecho, si hubiera sabido que lo hubieras disfrutado.

—Yo no he dicho eso—entrecerró los ojos—¿Realmente disfrutas impactando a la gente?

—¿Estabas…—Santana preguntó en voz baja, de repente muy cerca—…Impactada?

—No—dijo, incapaz de ocultar la verdad—No lo estaba.

—¿Entonces qué?

—Sorprendida—susurró—Eso es todo.

—¿Así que realmente no me encuentras impactante?—Santana pasó un dedo sobre la parte superior de su mano.

—No—dijo suavemente, sintiendo el peso del pulso de dedo de Santana en su centro—Te encuentro inesperada.

La mirada de Santana se intensificó.

—¿No como los rumores y columnas de chismes quieren hacerte creer?

—Podría ser culpable de disfrutar de la elegancia y el glamour de tu mundo—dijo, dejando que Santana buscara en sus ojos—, Pero puedo distinguir la realidad de la fantasía en el mío.

—¿Puedes?—Santana murmuró, capturando sus dedos en su palma—¿Qué tal esta noche?

—¿Qué hay de esta noche?—tuvo la extraña sensación que estaba cayendo en las corrientes arremolinadas en los ojos de Santana y se preguntó si le importaba.

—¿Estás segura de que no te gustaría que esto fuera una cita?—los dedos de Santana se unieron con los de ella—Porque yo lo haría.

—No puedo pensar en una idea peor.

Santana no parecía ofendida. Parecía curiosa.

—¿Por qué?

—Oh, un millón de razones—dijo ligeramente, resistiendo el impulso de dar un paso atrás.

No podía retirarse.

Ella nunca se retiró. Y si lo hacía ahora, Santana sabría en un instante que se sentía atraída.

Apenas podía ser culpada por una respuesta inconsciente y puramente automática.

Santana López era hermosa, inteligente, lista, y sorprendentemente tierna.

—Eres la sobrina de Henrietta, y probablemente no es una buena idea para nosotras tener cualquier tipo de relación personal bajo las mejores circunstancias, pero definitivamente no estas. Probablemente desaparezcas en cualquier momento, lo cual está bien, en realidad, pero no tiene sentido pretender que tenemos algo en común. Así que creo que cualquier tipo de relación entre nosotras debe ser puramente amigable y profesional.

La esquina de la boca de Santana trabajó como si estuviera tratando de no reírse.

Frunció el ceño.

—¿Qué?

—Amigable y profesional. Correcto—se inclinó hacia delante, la besó suavemente en la boca—De acuerdo.

Sus labios se abrieron cuando Santana le soltó la mano. El corazón le retumbaba en sus oídos y una sensación torcida se enrollo en su interior.

No estaba segura de sí era el beso o la audacia de Santana que la desorientó, pero por un instante se olvidó de todo excepto el suave calor de la boca de Santana López.

El beso fue apenas un beso, sólo un toque fugaz, suave y sedoso. Sólo lo suficiente para hacer que sus labios cosquillearan.

Ella tiró de su labio inferior por un segundo, deseando que la sensación desapareciera.

Ahí.

Mucho mejor.

Se quedó mirando a Santana, la encontró observándola con una expresión oscura, penetrante que la hizo temblar.

—¿Por qué has hecho eso?

Santana se encogió de hombros, ni un poco perturbada por la molestia en su voz.

—Porque he estado pensando en ello desde que entré en la ducha. Y porque tienes una boca increíblemente atractiva.

—Pero acabo de decir…

—Lo sé—Santana dijo fácilmente—He oído. Pero si te parece bien, voy a estar en desacuerdo.

—¿Con qué?—se cruzó de brazos, mirando a Santana encender las velas en cada extremo de una mesa de comedor situada en una alcoba con ventanales de piso al techo y una vista espectacular del parque.

—La parte puramente profesional. Estoy bien con amigablemente, sin embargo—Santana tocó una consola en la pared y tranquilas notas de música llenó la habitación.

La sensación comenzó a regresar a las manos y los pies de Brittany. No se había dado cuenta de que no podía sentirlos hasta entonces. Se concentró en mantener la voz firme.

—Debería irme.

—Vamos a cenar, ¿recuerdas?—Santana sonrió—Lo siento si te ofendí. No fue mi intención hacerte sentir incómoda.

Suspiró.

—No lo hiciste. No estoy ofendida por una hermosa mujer besándome.

La sonrisa de Santana se convirtió en sorpresa.

—Gracias.

—Seguramente lo has escuchado antes—dijo haciéndose eco de Santana más temprano.

—No cuando realmente lo creía—Santana sacudió la cabeza, como si ahuyentara un pensamiento no deseado—Llamé al hospital mientras me vestía. Ningún cambio.

—Supongo que eso es bueno—se alegró por el cambio brusco de tema.

Batallar con Santana sobre el tema de los besos y las citas era demasiado peligroso.

—Creo que sí—hizo un gesto hacia la mesa—También llamé a Will. La cena debe estar aquí en un momento. Te prometí nada más que una espera de cuarenta y cinco minutos.

—Pensé que íbamos a salir.

—No sé tú, pero estoy molida—Santana sacó una silla, la sostuvo mientras la observaba—Pensé que esto podría ser más tranquilo y más relajante. ¿Te importa?

—Realmente no es necesario. Puedo tomar un taxi…

Llamaron a la puerta.

—Quédate, Brittany—dijo suavemente—Por favor.

Se sentó.




********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por micky morales el Jue Nov 23, 2017 6:34 am

El primer movimiento de San perfecto, a ver como va la cena!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6604
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por 3:) el Jue Nov 23, 2017 10:38 am

Hola morra....

Un besito no es problema jajaja... Bueno las dos ya dejaron impuestas sus reglas... A ver cual de las dos gana???
A ver como va la cena??

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5188
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por JVM el Jue Nov 23, 2017 1:27 pm

jajaja San haciendo cosas inesperadas .... ya se vera al final cual termina siendo su relacion, y pues mientras a disfrutar la cena
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1113
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por 23l1 el Jue Nov 23, 2017 9:55 pm

micky morales escribió:El primer movimiento de San perfecto, a ver como va la cena!!!!



Hola, o no¿?! esk esta haciendo bn las cosas esta linda morena jajajaaj. Esperemos q más q bn la vrdd jajajaja. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra....

Un besito no es problema jajaja... Bueno las dos ya dejaron impuestas sus reglas... A ver cual de las dos gana???
A ver como va la cena??

Nos vemos!!



Hola lu, jaajaj noo, la vrdd esk no ajajajajaj. Si que si... q bn, no¿? jajajaja. Mmmm mmmm... aii x cual apuestas tu¿? jajajaj. Aquí otro cap para saberlo! saludos =D





JVM escribió:jajaja San haciendo cosas inesperadas .... ya se vera al final cual termina siendo su relacion, y pues mientras a disfrutar la cena




Hola, jajaajajajaj la sal de la vida, no¿? jajajaja. Esperemos q termine de lo mas bn al igual q esa cena jaajajaj. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 8

Mensaje por 23l1 el Jue Nov 23, 2017 9:57 pm

Capitulo 8



—Gracias, Noah—Santana dijo al portero que entregó el gran carrito de comida cubierto con relucientes platos de acero inoxidable—Ya me encargo yo desde aquí.

Su cara registró la menor sorpresa antes de que él asintiera rápidamente.

—Estoy feliz de servirle a usted y a su invitada, Sra. López.

—Puedo manejarlo, pero gracias—se hizo a un lado para que Noah pudiera introducir el carrito en la habitación y cerró la puerta tras de sí.

Ella no quería compañía.

Quería estar a solas con Brittany Pierce, y colocar la mesa le daría unos minutos para conseguir su juego en orden.

No había tenido la intención de besarla.

El pensamiento había pasado por su cabeza, eso era cierto. Había querido besarla desde el momento en que la había encontrado casi dormida, esperando por ella afuera de la unidad de cuidados intensivos.

Brittany había parecido vulnerable y delicada, pero sabía mejor que pensar que necesitaba ser rescatada. Había visto la fuerza de Brittany, así como las sombras de algún dolor cuando se había parado junto a la cama de Henrietta y declaró su certeza de que iba a estar bien.

Desafiando al destino a discrepar.

Brittany era cualquier cosa menos frágil, lo que la hacía aún más deseable.

Sin embargo un inexplicable impulso de protegerla de lo que sea que la atormentaba y un instinto primitivo de reclamar su atención no eran excusa para besarla.

Sabía que era mejor no jugar con mujeres que no eran abiertas a ser jugadas, y Brittany era una de esas.

Ella no emitió una sola vibración de jugar, ni había dado ninguna indicación que quería ser besada.

Santana era buena en descifrar señales, al leer la seducción en una aparente falta de interés que simplemente la invitaba a la persecución, y nunca presionaba donde no era deseada.

No había estado pensando en sexo cuando había cedido al impulso de probar, sólo había estado pensando en otro toque, otro incendiario instante de contacto que la sacudió más que el encuentro más desenfrenado.

Esta vez, ella había sido la presionada por el deseo, impulsada a romper sus propias reglas por una necesidad desconocida de despertar en Brittany el mismo tipo de anhelo que se agitaba en ella.

Brittany había dicho que no se sintió ofendida por el beso, pero el hecho de tomar libertades no era como ella.

No quería entrar en esas aguas de nuevo.

Una mujer, especialmente la protegida de Henrietta, que podría fácilmente hacerle olvidar todas las razones por las que sólo jugaba con las jugadoras, tenía un peligro escrito por toda ella.

No, Brittany estaba demasiado cerca de casa, demasiado peligrosa en su atractivo, también demasiado fuera de la zona de seguridad.

—No puedo decir que he hecho esto antes—Brittany dijo, mirando por encima del hombro para verla acercarse con el carrito.

—¿Qué es eso?—preguntó, olvidando rápidamente su resolución de mantenerse alejada.

Brittany tenía una forma de mirarla con tanta claridad absoluta, como si la pantalla que Santana colocara entre ella y el resto del mundo fuera completamente invisible.

Su piel se calentó como si Brittany la tocara con sólo mirarla. La mayoría de las mujeres no podían tocarla incluso cuando estaban desnudas juntas.

—Cenamos en un lugar tan hermoso, con una vista como esta—Brittany balanceó su mano hacia la ventana y la noche brillante.

—Me alegro de que te guste.

—Me gusta—Brittany dijo en voz baja—Gracias.

La tranquila vibración de placer en su voz hizo que la sangre de Santana palpitara.

Se aclaró la garganta.

—Espero que no te importe, pedí para nosotras. ¿No eres alérgica a algo o
aversión a ciertos alimentos?

—En realidad, soy gluten, productos lácteos, carne, carbohidratos y ácidos libres.

—Bueno, pedí agua mineral. Eso debería ser seguro.

Brittany se rió.

—Soy principalmente vegetariana, pero confieso que sucumbo a un buen filete de vez en cuando. Yo vivo para la pasta y nunca encontré un plato de mariscos que no me gustara. Estoy segura de que todo lo que pediste está bien.

Comenzó a destapar los platos.

—Eso fue poco amable.

—Sospecho que puedes manejarlo—Brittany sonrió—¿Puedo ayudarte?

—No, quédate ahí—dobló una servilleta blanca como la nieve sobre su antebrazo y apoyó un plato en él—Voy a servir a la señora esta noche.

Un ligero color se elevó hasta las mejillas de Brittany.

—Muy bien entonces. Gracias.

—Un placer—murmuró.


*****


Brittany se acomodó en su silla y se preparó para esperar.

Recordaba permanece a la espera en los actos formales que sus padres habían celebrado en su casa para los visitantes dignatarios cuando la fiesta era pequeña y la embajada hubiera sido demasiado fría e impersonal.

Nunca le había gustado estar sentada en la gran mesa en el otro extremo, lejos de los adultos, siempre sintiéndose como si estuviera ahí más para el espectáculo que por su presencia.

De vez en cuando su mamá lanzaba una mirada y le sonreía, como si le dijera que sabía que estaba todavía ahí, pero su papá rara vez le daba una mirada, demasiado perdido en conversar con quienquiera que estuviera festejando.

Sus recuerdos del comedor formal impersonal se desvanecieron mientras Santana silenciosamente se movía detrás de ella, deslizando los platos frente a ella con una descripción susurrada, llenando la copa de vino con una calculada cascada de líquido color rojo sangre, deslizando otros platos al centro de la mesa con utensilios de plata para servir posicionado dentro.

—Haces esto muy bien—murmuró.

Santana se sentó a su lado, lo suficientemente cerca como para que detectara su aroma especiado.

—Mi papá siempre insistió en una mesa formal cuando la familia cenaba junta. Aprendí de ver a la servidumbre. A veces incluso les ayudaba, sólo para molestarlo.

—¿Rebelión adolescente?

Santana tomó un sorbo de vino.

—Más que eso, supongo. Tal vez la rebelión de por vida.

—¿Tienes hermanos?—preguntó.

—Lo tengo ahora, un medio hermano. Él es...—hizo una pausa, como si estuviera contando en su cabeza—Él debe tener seis. No lo he visto en mucho tiempo.

Tomó un bocado de la deliciosa comida.

—Debe ser extraño tener un hermano más joven.

—A decir verdad, no creo que la segunda familia de mi papá pueda tener algo que ver conmigo. No tengo nada contra el muchacho, por supuesto. Pero no conozco a su mamá o a él, y mi papá y Marguerite, ese es el nombre de su esposa, lo tomó muy bien después de que me fui de casa.

—¿Cuál es su nombre?

—Jake—sirvió un poco más de vino en su copa.

—No más—dijo, riendo ligeramente—No estoy acostumbrada a esto.

—Por supuesto—llenó su copa y puso la botella a un lado—¿Qué hay de ti? ¿Familia grande, familia pequeña?

Dejó cuidadosamente el tenedor. Por lo general se las arreglaba para evitar hablar de la familia, que no era tan difícil ya que sus colegas eran de negocios y el tema no venía a menudo.

Henrietta lo sabía, pero ella nunca había compartido la historia con nadie más, ni siquiera Blaine.

No toda la historia.

—Pequeña, supongo. Una hermana mayor. Hanna.

—¿Ella está aquí en la ciudad también?—preguntó conversacionalmente.

—No. No esta.

—Eso es duro, cuando eres cercano—como si estuviera escuchando la tensión en su voz, Santana la observó de forma constante—Suena como si lo fueras.

—Sí—dijo alrededor del nudo en la garganta—La extraño.

—¿Dónde esta ella?

—En casa, en Ámsterdam.

—Ah, no me di cuenta—sonrió—Pareces muy americana.

Se rió.

—Escuelas de habla inglesa, y he estado aquí casi una década.

—¿Regresas a menudo, entonces, a Ámsterdam?

—Un par de veces al año—sacudió la cabeza cuando Santana ofreció otra porción de uno de los entrantes.

Santana cubrió el plato.

—¿El resto de tu familia sigue ahí?

—Hanna y yo somos las únicas que quedamos.

—Ah. Lo siento, entonces. Debe haber sido un reto, viniendo aquí sola.

—Estaba decidida, así que no lo pensé mucho en ese momento—dejó escapar un suspiro, y forzó una sonrisa—Y he tenido suerte. La agencia es un gran lugar para trabajar, y he hecho algunos buenos amigos.

—Así que cuéntame acerca de ti y Henrietta—dijo—¿Cómo acabaste aquí? López no es la agencia literaria más grande de Nueva York, y me parece que tu vas para la cima.

—López es más pequeña que algunas, es cierto—dijo, sabiendo que sonaba protectora—Pero también es una de las más respetadas.

—Ah—Santana dijo suavemente—Así que valoras la sustancia sobre la demostración.

—Me gusta pensar que sí.

Santana se echó hacia atrás, acunó su copa de vino.

—¿Cómo se conocieron tú y Henrietta?

—Bueno—Brittany dijo—Creo que se puede decir que la perseguí.

Santana rió.

—Ahora hay una historia que realmente quiero escuchar.

—Está bien.

Le contó a Santana cómo se había puesto en contacto primero con Henrietta, y el desarrollo gradual de su relación de trabajo a larga distancia que culminó
en su traslado a la agencia, y, finalmente su profunda amistad.

Cuando terminó, Santana asintió.
—Puedo ver que Henrietta se hubiera intrigado por alguien sin tantas patrañas. Eres buena en eso, ¿verdad?

—Supongo que eso es cierto—se encogió de hombros—Siempre he sido del tipo pragmático. Para mí, la mayoría de las cosas son en blanco y negro. Digo lo que pienso, y prefiero que otros hagan lo mismo. Me gusta que la vida sea sencilla.

—Eso te pondría en la minoría—Santana terminó su vino y deslizó la copa lejos—En mi experiencia, la gente rara vez dice lo que piensa, y muchas veces no quieren decir lo que dicen. Todo es un poco un juego.

—¿Para ti también?—preguntó.

—Oh—Santana dijo, riendo—Definitivamente.

—¿Y cómo sabes cuando algo es real?

—Bueno, todo es real en el momento, ¿no es así, incluso cuando se trata de un juego? Solo tienes que saber que estás jugando.

—No sólo estamos hablando de cartas y coches, no es así.

La expresión de Santana se aplano.

—No.

Brittany frunció el ceño.

—Estoy bastante segura de que sería terrible fingir algo distinto de lo que siento.

—Creo que sería demasiado. No juegas.

—En realidad, soy muy buena en las cartas. Me han dicho que tengo una excelente cara de póker.

—¿Blofeas?—Santana preguntó.

—Sí, en la medida en que soy capaz de mantener mis pensamientos y sentimientos para mí.

—Supongo que se podría considerar un blofeo—dio un golpecito con el dedo a su mano—Tendremos que jugar algún día.

Se sonrojó.

—No lo creo. Me temo que eres demasiado experimentada para mí.

—No sé—Santana dijo pensativa—Puede ser que he encontrado a mi pareja. Pero estaba pensando más en jugar juntas, no una contra la otra.

Brittany sintió que la conversación volvía a alejarse una vez más del tema y entrar en un campo que no podía comprender. Ella nunca estaba del todo segura de que lo que estaban hablando era lo que realmente estaban diciendo.

El subtexto era todo en la ficción, pero prefería un lenguaje más claro en la vida real.

—No me encontrarías una buena pareja. Me temo que no conozco ninguna de las reglas.

—Oh, no te preocupes. Estaría encantada de enseñarte.

—Dudo que alguna vez tengamos la oportunidad—dijo un poco fría.

La sonrisa de Santana era exasperantemente arrogante y solo un poco demasiado convincente para contemplar.

—Entonces, ¿qué haces para ocupar tu tiempo?—Santana preguntó, aparentemente imperturbable por su tono—Si no disfrutas los juegos?

—Leo, por supuesto—dijo.

—No, no, eso es trabajo.

—De ningún modo. Bueno, por supuesto que a veces, pero a pesar de que es un trabajo, sigue siendo uno de mis mayores placeres. ¿No te sientes así por tu trabajo?

—No trabajo. Debes haber leído eso. Me paso el tiempo buscando nuevas maneras de evitarlo.

—Ah—dijo, sin creerla un minuto.

Santana podría no tener un trabajo convencional, pero nada de ella le sugería que era perezosa. En todo caso, vibraba con dinamismo y vitalidad inquieta.

—¿No estar ganando es un trabajo? Es decir, llegar primero o superar las probabilidades requiere esfuerzo y pensamiento y probablemente resistencia. Ciertamente, un jugador profesional trabaja.

—Muy cierto—Santana dijo—Pero no soy una jugadora profesional en el sentido de que me gano la vida haciéndolo. Me gusta ganar, no hay duda de eso, pero si pierdo, nadie sufre por ello.

—Semántica.

—No voy a discutir el lenguaje con un tipo literario—Santana dijo ligeramente—¿Y además de los libros?

Se dio cuenta de cómo hábilmente Santana desvió la conversación de sí misma, pero apreciaba el deseo de privacidad, valorándolo ella misma.

—Películas…

—Son sólo otra forma de libros, ¿verdad? Los guiones se tradujeron en forma visual?

Sonrió apreciativamente.

—Hay similitudes definitivas, por supuesto, en términos de la estructura de la historia y caracterizaciones, pero con la capacidad de inyectar narrativa, como los autores hacen en la ficción, por ejemplo, los libros no están obligados a la clase de caracterización rápida y desarrollo de la trama que los guionistas son.

—Tampoco depende de los actores que deben comunicar subtexto a través del movimiento corporal y el habla—Santana añadió.

—Sí—dijo—¿Cual prefieres? ¿Películas o libros?

Santana guardó silencio durante un largo momento.

—Me gustan las películas pero prefiero escuchar los libros cuando tengo tiempo.

—Ah, eres una audiófila. Me gustan también, pero echo de menos el ritmo más lento de la lectura—Brittany dijo—Me preguntaba donde guardabas tus libros, pero por supuesto querrías que fueran portátiles, ya que viajas mucho.

Santana miró alrededor de la habitación como si fuera un lugar nuevo y extraño.

—No tengo ningún libro porque no soy una muy buena lectora.

Se quedó inmóvil.

La voz de Santana se había desvanecido, como si hubiera ido algún lugar más allá de su conversación.

—Cuando era pequeña no podía leer en absoluto—Santana dijo como cuestión de hecho con la mayor naturalidad, como si relatara una historia acerca de otra persona—Ellos lo etiquetaron como dislexia, pero no demostré todos los signos. No mezcló las palabras, tengo principalmente confusión de direccionalidad. Fue una vergüenza para mi familia.

—Seguramente no para Henrietta—dijo con vehemencia.

Santana esbozó una sonrisa débilmente.

—No, no para Henrietta. Pero mi papá estaba avergonzado por lo que inicialmente pensaba que era algún tipo de discapacidad mental.

—Lo siento mucho—murmuró.

—Una vez que tuve la edad suficiente para verbalizar lo que estaba sucediendo, se dieron cuenta y me dieron el tipo de terapia adecuada, todo en secreto, por supuesto—hizo una mueca—Puedo interpretar la mayoría de los mapas con un poco de esfuerzo, pero puso fin a mi deseo de conducir coches de carreras.

—Así que los patrocinas—sabía que Santana no apreciaría la simpatía por algo que obviamente había conquistado, pero no pudo evitar sentirse triste.

Una carga tan dura cuando su familia había sido tan poco solidaria. La idea de Santana sufriendo sola solo la enfureció.

—Estoy bien con todo ahora—Santana susurró, tomando su mano como si fuera la que necesitara de consuelo.

—Me alegra que tengamos los audiolibros, entonces. Y que los disfrutes.

—Afortunadamente, resulta que tengo una memoria fotográfica para los números—Santana sonrió—Puedo recordar una hoja de cálculo entera de valores después de un rápido vistazo. Me da una muy buena ventaja en cualquier cosa que requiera probabilidad.

—¿Tal como las cartas?—dijo, tratando de tener un tono más ligero.

—Exactamente. Probabilidad, estadística, cualquier cosa que requiera números es fácil para mí. Me tomó un tiempo para que apareciera, pero una vez que lo hizo, el resto—se encogió de hombros—Digamos que mi suerte en las mesas viene naturalmente.

—¿Es por eso que no estás interesada en la agencia?

—No sería nada buena en ello, y tanto como Henrietta quería que me uniera a ella en el cuarto piso, creo que ella sabe que no estoy preparada para ello—se levantó y empezó a limpiar la mesa—Además, la junta nunca lo permitiría. Soy la oveja negra, recuerdas.

Se levantó para ayudarla.

—Déjame ayudar. Me has acompañado toda la noche.

—Me gusta acompañarte—Santana murmuró.

—Y he tomado bastante de tu tiempo esta noche—dijo mientras Santana empujaba el carrito de comida a un lado—Realmente debería irme a casa.

—Por supuesto. Te llamaré un coche.

—Oh, eso no es necesario. Puedo conseguir fácilmente un taxi

Santana tomó su mejilla y pasó sus dedos por su cabello.

—No, no lo harás. Te veré en la planta baja y en un coche.

—Eres muy amable—murmuró, se apoyó en la mano de Santana sin pensar, y observó como el calor parpadeaba a través de los ojos.

Pensó por un instante que estaba lista de ser besada de nuevo.

No se movió.

—No—Santana susurró—No lo soy.

Y se alejó, dejándola sin su beso e inesperadamente decepcionada.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por Isabella28 el Vie Nov 24, 2017 6:58 am

Aparecí ;-) que le paso a santana ahora, quede igual que britt :-* .
avatar
Isabella28
**
**

Mensajes : 99
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por micky morales el Vie Nov 24, 2017 7:08 am

Bueno se sienten atraidas y ese es un buen punto entre las dos, ahora Britt esconde algo a mi parecer y seria interesante saber que!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6604
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por 3:) el Vie Nov 24, 2017 10:23 am

Hola morra....

Uhhhh se están llevando demaciado bien...
Para mi san empieza a sentir cosas... O a asustarse jajaja

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5188
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por JVM el Vie Nov 24, 2017 3:02 pm

las dos muy distintas y sin embargo guardan un pasado no tan agradable con su familia al parecer .... y pues para se su primer no cita todo mas que bien se abrieron un poco , asi que haber como siguen las cosas
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1113
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por 23l1 el Vie Nov 24, 2017 9:26 pm

Isabella28 escribió:Aparecí ;-) que le paso a santana ahora, quede igual que britt :-* .


Hola, eso misma iba a decir...estabas media perdida por estos lares del fic... Nadie lo sabe =/ no fueron las unicas jajajaja, pero dejo otro cap para saberlo xD Saludos =D





micky morales escribió:Bueno se sienten atraidas y ese es un buen punto entre las dos, ahora Britt esconde algo a mi parecer y seria interesante saber que!!!!



Hola, si q si! jajaajjaajaj. Si¿? dices tu¿?algo bueno o malo¿? Pero si lo es, si q es necesario saber jaja. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra....

Uhhhh se están llevando demaciado bien...
Para mi san empieza a sentir cosas... O a asustarse jajaja

Nos vemos!!!




Hola lu, siii lo cual es más q bueno asik q siga así noma jajajajaja. Mmm interesante razonamiento...espero q a sentir cosas jajajaja. Saludos =D






JVM escribió:las dos muy distintas y sin embargo guardan un pasado no tan agradable con su familia al parecer .... y pues para se su primer no cita todo mas que bien se abrieron un poco , asi que haber como siguen las cosas




Hola, lo cual se atrae, no¿? Tienes un gran punto aii....lo cual mas las une jajajaja. JAjajaaj sii, q sigan asi noma jajajaaj. Aquí otro cap para mas! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 9

Mensaje por 23l1 el Vie Nov 24, 2017 9:27 pm

Capitulo 9



Santana deslizó sus manos en los bolsillos y observó como el taxi se alejaba, siguiendo su curso a lo largo del parque hasta que se dio la vuelta y desapareció.

Había escoltado a más mujeres de lo que había pensado alguna vez contar en un taxi o un coche en medio de la noche, viéndolas fuera de sus otras vidas, de sus otros amantes.

Afortunadamente, pocas de sus parejas se preocupaban de pasar la noche, como haber reconocido antes de que las citas hubieran comenzado.

Incluso cuando la noche dio paso al amanecer, no podía recordar un solo caso en que ella y su compañera de cama habían compartido el desayuno.

Sentarse frente a alguien durante una comida requería un nivel de conversación íntima que generalmente evitaba.

No fue así con Brittany, sin embargo.

De alguna manera habían viajado sin esfuerzo a regiones que raramente atravesaba, incluso en su mente.

Pensamientos de su familia, perdidos en el tiempo o en la tragedia, no eran paisajes que le importaba ver, pero ella había tocado todo eso con Brittany.

Y Brittany se había aventurado ahí con ella también, por un momento, antes de apartarse de cualquier pena que llenaban esa parte de su pasado.

Quería saber, quería ayudar a aliviar ese dolor, pero esperaría hasta ser invitada, a pesar de que la espera no era su actitud habitual.

La velada con Brittany había sido una salida en más de un sentido. Pasar tiempo con la rubia no era como pasar tiempo con otras mujeres.

No había estado deseando que se fuera, sino todo lo contrario. Incluso ahora, un dolor hueco se filtraba en su pecho, como si Brittany hubiera tomado algo de la energía y la emoción de la noche con ella.

No estaba acostumbrada a la compañía de otras mujeres, apreciaba la intimidad que habían compartido, pero siempre se había sentido satisfecha con lo físico.

Oh, ella estaba consciente de Brittany físicamente, de acuerdo. Podía imaginar hacer el amor con ella.

Sentada frente a ella en la mesa pequeña, lo había imaginado más de una vez. Incluso ahora, las imágenes vibrantes eran tan claras e insistentes, el deseo surgió como una pesada mano apretando profundamente adentro.

Hizo una mueca, cogida desprevenida y no en absoluto contenta.

Ya había catalogado mentalmente todas las razones por las cuales incluso pensar en Brittany de esa manera era una mala idea, y al recordar que su cabeza no gobernaba su cuerpo sólo hizo que los impulsos físicos ingobernables fueran más agravantes.

No iba a ser capaz de dormir hasta que desterrara el deseo persistente por una mujer que no quería desear.

Un paseo en la oscuridad y una desviación de un tipo más familiar podrían reorientar su interés en una dirección más segura.

Encorvando los hombros dentro de la chaqueta de lana ligera que se había puesto para acompañar a Brittany a la planta baja, se dirigió hacia el centro y al club metrosexual que recordaba de su última visita.

Si Cosmos ya no estaba ahí, podría seguramente encontrar otro sin ninguna dificultad.

Nueva York nunca dormía, después de todo, y los neoyorquinos eran notoriamente aventureros y sin prejuicios, al menos cuando se trataba de sexo.

Mientras caminaba rápidamente a través de las calles todavía ocupadas, esquivando charcos y el montón de lodo ocasional sobrante de la nieve tardía, contempló llamar al hospital para comprobar a Henrietta.

Pasaban de las once.

Sin duda si hubo algún cambio, algún problema, alguien ya se habría puesto en contacto con ella.

Qué demonios.

El tiempo no importaba realmente, los hospitales funcionaban las veinticuatro horas del día.

Bordeando entre los taxis que se amontonaban a través de la intersección, sacó su teléfono celular y se desplazó hasta el número que había guardado antes.

Después de media docena de timbrazos, la operadora del hospital respondió y la envió a través de la unidad de cuidados intensivos.

—UCI, Higgins—dijo un hombre.

—Soy Santana López. Me preguntaba si me podrías dar una actualización sobre el estado de mi tía. Henrietta.

—Espera un segundo.


Un poco más de un segundo después, una mujer se puso al teléfono.

—Hola, soy Sugar, la enfermera de Henrietta. ¿Quién es, por favor?

—Santana López. Henrietta es mi tía.

—Oh, claro, Bree te mencionó anteriormente. Ella está bien. Todos sus signos vitales están estables, sus resultados de laboratorio se ven bien, y ella está descansando cómodamente.


Santana se preguntó cómo sabían si Henrietta estaba descansando cómodamente o de otra manera.

Si Henrietta tuviera algo que decir sobre las cosas, estaría medio despierta en todo momento, sólo para asegurarse de que todos se mantenían en el camino.

—¿Ha estado atenta, hablando?

—De vez en cuando ella emerge por unos segundo, un minuto, tal vez, y ella sabe dónde está. Pero no es insólito que los pacientes que han sufrido este tipo de agravio físico de alguna forma se interiorizan. Es parte del proceso de curación. Es perfectamente normal.

—Uh huh
—Santana hubiera preferido escuchar que HL estaba arengando al personal y causando un alboroto, pero sabía que era demasiado pronto.

Su deseo de hacer que toda la maldita pesadilla desaparezca no iba a ser suficiente para que así sea.

—Gracias. ¿Está segura de que alguien me llamará si hay algún cambio?

—Voy a estar aquí toda la noche. Si hay algún problema, le llamaré, y le haré saber que estabas preguntando por ella si se despierta.

—Eso sería genial. Gracias
—desconectó y deslizó el teléfono en el bolsillo del pantalón.

La sensación incómoda de su mundo siendo ligeramente inclinado persistía.

Tratando de dejar de lado su preocupación por Henrietta, dejó que sus pensamientos derivaran de nuevo hacia Brittany.

Ella debería estar en casa ahora.

Una llamada telefónica estaría fuera de lugar, pero la necesidad de oír su voz hizo que sus dedos apretaran alrededor de su teléfono.

—Maldita sea—murmuró.

De alguna manera, había dejado ir a Brittany sin conseguir su número de teléfono.

Para bien.

Tal vez su cabeza estaba en el juego después de todo, sólo que esta vez se trataba de un juego que no estaba acostumbrada a jugar.

Rara vez tomaba el número de una mujer o intercambiada el suyo, a menos que conociera a alguien que le gustaría volver a ver, alguien cuyo sentido del humor, inteligencia aguda, y amor por el juego correspondían con los suyos.

Luego le daba su número y tomaba el suyo después de que acordaron las reglas básicas.

Sin promesas, sin condiciones, y sobre todo, discreción.

Pero nunca había sido impulsada por alguna profunda necesidad interior para volver a conectarse, para aferrarse.

Cosmos estaba donde lo recordaba, su letrero brillante en rojos y azules. Se dirigió hacia él, sacudiendo las incómodas sensaciones y preguntas sin respuesta.

Una mezcla de bar de vinos tradicional y club de baile, el largo espacio rectangular estaba atascado desde la entrada hasta muy atrás.

La gente congregada en seis filas alrededor de la barra, gritando, bebiendo, riendo. Todo el mundo era joven o quería ser, hermosa y temeraria y buscando la próxima aventura. La música la abordaba, un ritmo rápido, frenético que hacía juego con el frenesí sexual de la multitud.

Ignorando las miradas de mujeres y hombres, se acercó a la barra y le hizo señas a uno de los dos camareros que se agitaban y se deslizaban alrededor del estrecho pasillo en una pantomima loca de los bailarines fuera en la pista.

—¿Qué quieres tomar?—una pelirroja de ojos negros con una camisa blanca de cuello abierto y pantalones negros ajustados deslizó un posavasos de cartón hacia ella.

—Cualquiera que sea cerveza oscura que tengas de barril—dijo.

La bonita camarera asintió, sacó un chorro, y lo pasó a través de la barra. Santana empujó uno de veinte, rechazó el cambio, y se giró a mirar el jolgorio.

Los cuerpos se retorcían en la pista de baile, las cabezas inclinadas cerca de las pequeñas mesas, y las figuras se movían sigilosamente entre las sombras, iniciando subrepticiamente el baile que tocarían antes de que terminara la noche.

Santana deliberadamente no estimuló las miradas apreciativas que venían en su camino, evitando el contacto visual, una ligera inclinación de cabeza, o una inclinación de su vaso que sería una señal de que estaba lista para jugar.

Ella no estaba interesada en una conexión. La impersonalidad del sexo casual con una extraña nunca tuvo mucho atractivo, especialmente cuando el sexo era sólo un intento desesperado para evitar la soledad.

Prefería volver a repetir la velada con Brittany que conformarse con una pobre sustituta.

Y ni siquiera estaría pensando en Brittany si no hubiera estado tan malditamente cansada y preocupada por Henrietta.

Necesitaba dormir un poco, no pocas horas de olvido físico, y volvería a ser ella misma.

Ella se quedó el tiempo suficiente para una segunda cerveza y cuando el alcohol finalmente se filtró en sus músculos y supo que sería capaz de dormir, se dirigió hacia la noche sola.

Quince minutos más tarde estaba de vuelta en su departamento, despojándose de su ropa al lado de la cama en la que no había dormido en tres años.

Mientras retiraba las mantas y se deslizaba desnuda por debajo, pensó en el beso fugaz que había robado a Brittany.

Sonrió para sí misma.

Besos robados. Algo que no había hecho desde que era una adolescente.

Ella no había tenido que robar besos después de eso. Mujeres dispuestas que siempre estaban dispuestas a darlos.

El deseo imprevisto por Brittany era tan fresco e inocente como nada de lo que había experimentado durante esos primeros acoplamientos juveniles, y esa realización era tan inquietante como imposible de olvidar.




*****


—¿Cuánto es?—Brittany preguntó cuándo el taxista se estacionó en doble fila frente a su edificio de departamentos.

—La otra señorita se encargó de ello—dijo el conductor, girándose en su asiento con una amplia sonrisa—Muy generosa.

—Oh, gracias, entonces.

Por supuesto Santana se había ocupado de ello.

Santana estaba obviamente muy acostumbrada de cuidar a las mujeres. Su confianza y fácil manera de tomar el control no le pareció demasiado dominante, sino meramente habitual.

Y, tuvo que admitir mientras metía su llave en la puerta del vestíbulo y se dirigía a su departamento, que había disfrutado siendo mimada.

Había crecido sin necesidad de nada, había ido a buenas escuelas, tenía toda la ropa que había necesitado, tenía las ventajas del puesto de su papá y la posición de su familia, y nunca pensaba mucho en lo que quería.

Cuando niña y adolescente, sus necesidades siempre habían sido satisfechas. La vida había cambiado después del accidente, pero entonces había estado demasiado concentrada en lo que tenía que hacer para estar preocupada por los lujos, físicos o de otro tipo.

Todo lo que había querido era tener éxito.

Ella estaba haciendo eso.

Todavía no estaba ahí, todavía tenía metas, cosas que quería lograr en la agencia.

Y estaba todavía lejos de asegurar el futuro de Hanna.

Estaba tan acostumbrada a estar cada día un paso más hacia el logro de todo eso, la velada con Santana había despertado inesperadamente su aprecio por las cosas que había dejado de lado.

Cosas tan simples como disfrutar de la atención de una mujer y Santana era una maestra en eso.

Tenía amigos con quienes hablaba, socializaba, pero ninguno de ellos la miraba con el intenso enfoque que Santana tuvo toda la cena.

La atención de la morena fue tan absoluta, que Brittany podría fácilmente haber creído que era la única cosa en el mundo de Santana que importaba.

Durante unas horas, se dejó disfrutar de la sensación, sabiendo todo el tiempo que no podía ser cierto.

Ella se rió de su tontería mientras se quitaba el abrigo y se dirigió directamente hacia el cuarto de baño y la ducha. Tan agradable como la velada con Santana habían sido, no era probable que se repitiera.

Una vez que Henrietta estuviera en vías de recuperación, Santana desaparecería, volviendo a una vida tan lejos de ella como para ser inimaginable.

Viajando constantemente, en busca de la próxima emoción, la próxima mujer emocionante.

Brittany definitivamente no era una de esas.

La mayor emoción que solía tener durante el transcurso de un día era un nuevo escrito fascinante sacado de la pila de los no solicitados.

Cuando cerró los ojos para enjabonar su pelo, una imagen de la cara de Santana se formó bajo sus párpados.

La mirada profunda clavada en la suya, acercándose más y más hasta que el suave calor se deslizaba a través de su boca.

El beso.

Con los ojos todavía cerrados, el vapor levantándose a su alrededor, encerrándola en una cálida nube, se dejó llevar en el recuerdo sólo unos minutos más.

Con los dedos en los labios, todavía podía sentir la electricidad.

Jamás en su vida había sido besada cuando no se lo esperaba, cuando no sabía de alguna manera que vendría.

Cuando había pasado una noche con alguien cuya compañía disfrutaba, a quien encontraba atractiva y sabía que se sentía atraída por ella, un beso había sido el siguiente paso lógico, o el último.

Por lo general, el último.

Algunas habían ido más lejos que eso. No era una monja, después de todo.

Pero sinceramente, las pocas horas agradables en la cama no habían sido suficientes para llevarla a repetir los encuentros.

Se conocía demasiado bien como para pensar que ella podría tener una relación sexual con alguien simplemente por el mero hecho de lo físico, y no había sentido nada lo suficientemente profundo como para ofrecer cualquier otra cosa.

Ella nunca se tergiversaría a sí misma a nadie.

Para ella, las mentiras eran mucho más que palabras habladas.

Las acciones eran verdad.

Salió a la pequeña habitación llena de vapor, dejando sólo la luz en la ducha. Se envolvió una toalla alrededor de su pelo y se secó con otra, decidiendo que la velada fue un momento fuera de tiempo para ella y Santana.

Ambas amaban a Henrietta, y su enfermedad les había sacudido. Su afecto compartido era un vínculo que las había unido en un momento de temor e incertidumbre.

Santana era fascinante, pero ella era todo lo contrario.

No podía imaginar una sola razón por la que Santana la buscaría de nuevo.

Mientras se metió en la cama, aceptó la velada por lo que había sido, un cruce fugaz de vidas muy diferentes, para no repetirse.

Mientras se volvía de lado y colocaba las mantas alrededor de ella, presionó sus dedos contra los labios de nuevo.

El recuerdo del beso permaneció.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por micky morales el Sáb Nov 25, 2017 7:35 am

Ambas se piensan eso ya de por si es muy interesante, a ver como siguen las cosas!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6604
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por 3:) el Sáb Nov 25, 2017 8:35 am

Hola morra...

A las dos les afecto para bien o para mal la cena jajaja la atracción definitivamente esta!
A vr como van las cosas.?

Nos vemos
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5188
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por JVM el Sáb Nov 25, 2017 2:26 pm

ambas con ganas de que la cena no hubiera terminado nunca.... pero estoy segura de que por Henrieta se tendran que ver mas veces de las que pensaban
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1113
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.