Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 33
Hoy a las 9:37 pm por 3:)

» FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 35 - Último
Hoy a las 9:28 pm por 3:)

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 4
Ayer a las 5:46 pm por 3:)

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 10
Ayer a las 12:10 pm por 3:)

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «A boyfriend with celebrate days like this»
Sáb Jul 14, 2018 9:25 am por Klainefan

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Jul 09, 2018 8:03 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Dom Jun 10, 2018 11:46 pm por Caritovega

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 35 y prolongo fin
Lun Jun 04, 2018 10:30 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Mar Mayo 22, 2018 11:41 pm por 3:)

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Jue Mayo 03, 2018 9:26 am por Lydia7

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Mar Abr 03, 2018 8:42 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Sáb Mar 03, 2018 7:38 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittany: GP Brittany: ATREVIDA JEFA. FINAL
Miér Feb 28, 2018 10:40 am por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Dom Feb 25, 2018 7:31 pm por 23l1

» Fic BASADO en Fault the same star
Miér Feb 21, 2018 9:48 am por BrittanaBrittana

» [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo
Mar Feb 20, 2018 1:43 am por monica.santander

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
3:)
 
23l1
 
micky morales
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

[Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Nov 25, 2017 7:20 pm

micky morales escribió:Ambas se piensan eso ya de por si es muy interesante, a ver como siguen las cosas!!!!



Hola, esk si lo piensan, lo sienten...y quiren¿? que esperan xD ajajajajaj. Aquí dejo otro cap para saber más! Saludos =D





3:) escribió:Hola morra...

A las dos les afecto para bien o para mal la cena jajaja la atracción definitivamente esta!
A vr como van las cosas.?

Nos vemos




Hola lu, jaajajajaja son los efectos q causan en la otra jaajajaja. Si que si! y esperemos q lo siga estando o haga ya su efecto jajajaja. Aquí dejo otro cap para saber más! jaajajja. Saludos =D






JVM escribió:ambas con ganas de que la cena no hubiera terminado nunca.... pero estoy segura de que por Henrieta se tendran que ver mas veces de las que pensaban




Hola, ufff y creo q no eran las unicas jajaajajaja. Tienen que, y eso es una muy buena oportunidad, no¿? jaajajj. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5697
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Sáb Nov 25, 2017 7:22 pm

Capitulo 10


Con el corazón palpitante, Santana agarró su teléfono de la mesita de noche antes del segundo timbrazo.

—López.

—Levantada antes de que salga el sol, por lo que veo
—Quinn dijo—¿O no has estado acostada?

La respiración de Santana se disparó en una maldición.

—Pensé que era el hospital.

—Oh, Dios mío
—Quinn sonaba aplastada—Santana, lo siento mucho. No pensé…

—No, está bien
—se frotó la cara y miró la hora. 5:30 a.m.—Estaba acostada aquí despierta. Tienes razón sobre eso.

—Sólo pensé en tratar de atraparte antes de se nos fuera el día. Realmente, soy una idiota.

—Sin comentarios, abogada.

—¿Puedo compensarte para desayunar? Eso es en realidad por qué te estaba llamando. Ha pasado un largo tiempo.

—Fue hace mucho tiempo—Santana señaló.

—Sí, y eso fue hace nueve meses. Y creo que tuvimos casi tanto tiempo juntas como lo tuvimos anoche. Me parece recordar que tu atención estaba en una pelirroja, o era la morena con el tatuaje en ella…

—El desayuno estaría bien.


Quinn tenía una manera de hacer que sus asuntos con las mujeres parecieran como si fueran diversiones con otras mujeres, cuando no había nosotros a considerar en primer lugar.

Ella no podía engañar a una mejor amiga, ¿podría?

No lo creía, pero Quinn parecía estar en desacuerdo.

Normalmente a ella no le importaba, pero hoy estaba demasiado batida para encontrar la crítica implícita simplemente de bromas amistosas. Las dos eran responsables de la distancia entre ellas, y su relación con otras mujeres no era la causa.

Demonios, Quinn probablemente no había estado sentada sola en su penthouse de la avenida Madison suspirando por compañía estos últimos cinco años.

—Nos vemos. ¿Media hora?

—De acuerdo. ¿En Lindy?


Santana sonrió irónicamente. Quinn estaba decidida a mantener vivo el pasado. No podía contar el número de desayunos que habían compartido en las últimas horas de la noche en Lindy, cuando eran jóvenes y todavía mejores amigas.

—Por supuesto. Por qué no.

—Nos conseguiré un reservado.


Quinn desconectó y Santana se dirigió a otra ducha.

Tenía la cabeza embotada y su estómago revuelto. Cuatro horas de sueño por lo general eran suficientes para recargar sus baterías, pero el vuelo trasatlántico, el estrés y la falta de sueño real, repleto de sueños inquietantes la hacían funcionar muy cansada.

No solía soñar a menudo, y nunca sueños como estos. Sueños llenos de rostros amorfos y una agitación sexual hirviente que la dejó agitada e insatisfecha.

Accionó la manija de la ducha a caliente, esperó a que el vapor se elevara, y dejó las luces apagadas en el baño, prefiriendo unos minutos más de oscura soledad antes de que el día entrara.

El calor trajo sangre corriendo a la superficie de su piel y como su piel despertara, la tensión persistente entre sus muslos se aceleró. El ritmo del deseo insistente no podía ser negado. Deslizó una mano por la superficie lisa de su abdomen, atrapó el tenso calor pulsante entre sus dedos, y apretó.

Se quedó sin aliento, su visión nadaba, y una espiral enrollada profundamente adentro. Un gemido bajo escapó.

Acariciaba y jalaba, su pulso latía fuerte en sus oídos, su abdomen duro y apretado. Un puño de presión se apretó y se extendió.

.

El suave apretar de una boca cálida la encerró. Ella se estremeció.

Así.

Se balanceó, agarró el cuello de la mujer arrodillada entre sus muslos, deslizó sus dedos en los mechones largos y sedosos del rubio pelo mojado, acercando la cara pálida, la boca incesante más cerca. Flexionando los músculos, levantando las caderas, empujando, empujando, gimiendo, esforzándose por la conexión, por la unión definitiva.

Sí. Cerca.

El placer se disparó, le atravesó el centro. Con los ojos cerrados apretados,
escarbó hacia la cima. Sin aliento, los pulmones ardiendo, las entrañas doloridas.

Ella tenía que hacerlo, tenía que hacerlo, tenía que...

No te detengas. No te detengas.

Detrás de los párpados cerrados, se vio a sí misma mirando hacia abajo, reuniéndose con los ojos de la mujer mirando hacia arriba, vio el destello de triunfo cuando el suave círculo de labios la atrajo, empujándola.

Sí. ¡Sí! Hazme venirme.

El orgasmo la sacudió.

Sus caderas se sacudieron, una vez, dos, tres veces, y lanzó un brazo para recuperar el equilibrio.

Gimió, un largo suspiro de alivio.

Dios.

¿Cuándo se había venido la última vez tan fuerte?

Con los muslos flojos, el corazón martillando contra las costillas, rápidamente terminó de ducharse, secarse, y vestirse, todo el tiempo consciente de que simplemente se había imaginado a Brittany Pierce haciéndola venirse.

Sólo un truco del inconsciente. Nada más.




Ella caminó a través del parque, un destello de sol de la mañana temprana serpenteando a través de los árboles, la mayoría de los cuales estaban empezando a florecer.

El aire, aún no ensuciado por el smog, hizo alusión a la primavera.

Quinn estaba ya instalada en un reservado con una humeante taza de café frente a ella y otra enfrente de ella. Santana entró.

—Buenos días.

—Hola. Pedí para nosotras.

Santana añadió crema y tomó un sorbo de la bebida fuerte.

—¿Que me pediste?

—Por favor—Quinn bromeó—No ha pasado tanto tiempo. ¿Como si pudiera olvidar lo que has pedido durante los últimos diez años? Huevos fritos y tocino.

—Gracias.

Quinn parecía lista para un día en la oficina, intensa y de moda en una chaqueta gris a rayas, una camisa de lino en un tono gris más claro, y un pendiente de diamantes engarzado en oro oscuro destellando en el hueco de su garganta. Una pulsera que hacía juego rodeó su muñeca derecha y un Rolex de oro adornaba su izquierda. Un anillo , un sello grabado, brillaba en su mano derecha. No era llamativo, pero todo en ello hablaba de poder y privilegio.

La apariencia le sentaba bien.

Santana dudaba de que en realidad pasara mucho tiempo en la corte. Los abogados corporativos con clientes ricos como López Enterprises suelen resolverse los problemas con dinero.

Las largas y agotadoras batallas en los tribunales sólo interfirieron con los negocios como de costumbre, y eso es lo que realmente importaba.

Que el dinero siguiera fluyendo.

—¿Algo sobre HL?—el cabello rubio de Quinn a la longitud de los hombros enmarcaba su cara en capas sueltas, y sus claros ojos verdes la miraban con preguntas.

Por un instante, parecía la tierna, solidaria confidente que una vez había sido.

—No he sabido nada del hospital, así que espero que eso sea una buena señal—su pecho se tensó y se sacó a sí misma fuera del pasado.

Ella y Quinn ahora eran extrañas, su vínculo de recuerdos compartidos, recuerdos de épocas diferentes, cuando habían sido personas diferentes.

—Voy a dirigirme ahí cuando hayamos terminado.

—¿Has hablado con Martín?

—¿Por qué habría?

Quinn suspiró.

—¿Porque es tu papá?

—Vamos, Q. Sabes mejor que eso.

—La vida sería mucho más fácil si los dos realmente se comunicaran de vez en cuando.

—¿Más fácil para quién? Para ti, probablemente. Definitivamente no para mí.

—Sabes que él te quiere en el negocio.

—No, no es así. No, a menos que me someta a un trasplante de personalidad y cambie mi cableado interno al mismo tiempo.

—Eres un miembro votante de la compañía, y…

—Correcto. Eso es lo que le importa, que presentemos un frente sólido. No voy por ese camino. Tal vez tuve suerte y la naturaleza me hizo un favor—frotó el débil dolor de cabeza entre sus ojos—Sabes que no estoy hecha para los negocios, incluso si fuera capaz.

—Oh, vamos—Quinn hizo una mueca de exasperación—Eres perfectamente capaz. Tienes una mente como una calculadora y las dos lo sabemos. Y Martín también.

—Tal vez sea así—tomó un bocado del sándwich que la camarera puso en la mesa en un pase rápido sin palabras.

Divertido, el viejo favorito había perdido su atractivo, como tantas otras cosas que brillaban en retrospectiva y palidecía en el presente.

—Excepto la última vez que asistí a una reunión de la junta…

—¿Uh, disculpa? ¿Cuándo fue eso? ¿Hace tres, cuatro años?—Quinn clavó una sección de tortilla y sacudió la cabeza—Los miembros de la junta podrían estar inclinados a tomarte más en serio si realmente aparecieras de vez en cuando.

—Fueron muy claros en que nunca me sentaría en el asiento grande—tomó un sorbo de café rápidamente enfriándose—Creo que he escuchado las palabras imagen e irresponsable utilizadas mucho.

—Podrías cambiar eso, San. Todo lo que tendrías que hacer es venir a casa, mostrar cierto interés.

—Claro, si yo tuviera algún interés, que no lo tengo.

—Dios, eres terca.

—¿Y tú no?—apartó su plato—¿Alguna vez has pensado que estás comenzando a sonar mucho como Martin?

Los ojos de Quinn se volvieron fríos.

—Soy tu amiga, Santana. Y también sucede que velo por tus intereses, incluso si te gusta fingir que no te importan.

Dejó escapar un suspiro.

—Tienes razón. Lo siento.

—Disculpa aceptada—Quinn sonrió débilmente—Sólo estoy tratando de conseguir que veas más allá de tu próxima carrera. Estás en la línea para heredar, y eso podría ser bueno si tú y Martin hablaran así tendrías alguna idea…

—¿Quieres decir que aún no ha cambiado su testamento y ha hecho a Jake su heredero?

—Sabes que no puedo hablar de eso.

Pero había algo en sus ojos.

—Él lo hizo. Pero él no puede eliminarme por completo, ¿verdad? Debido a las condiciones de mi fondo fiduciario.

—No puedo comentar sobre eso.

—Pero lo sabes, y todavía me empujas a volver al redil. ¿Por qué?

—Debido a que estás desperdiciando tu vida, San—respondió.

Santana se rió.

—¿De verdad? ¿Esto de alguien que se escabullía? ¿Qué pasó con el derecho de familia y sirviendo al sector público?

—No es una escapatoria seguir la tradición familiar—Quinn dijo rígidamente—Lo es cuando no es lo que querías.

—Tal vez cuando tenía dieciocho años no sabía lo que quería.

—Tal vez cuando tenías dieciocho años lo sabías, y ahora lo has olvidado.

—Estoy contenta con lo que estoy haciendo, orgullosa de mi trabajo.

—Y estoy feliz con mi vida.

Los hombros de Quinn se hundieron y se desplomó de nuevo en el reservado.

—¿Por qué siempre tenemos que pelearnos cuando nos vemos?

—Tal vez no lo haríamos si dejas de intentar convencerme de un traje y una oficina.

—¿Tal vez sólo te extraño? Tal vez me gustaría verte más que cada año o algo así. Maldita sea, Santana. Te amo.

Dejó escapar una respiración lenta.

—Vamos, Q. Hemos estado en ese camino también.

—Sabes a lo que me refiero.

—Sí, lo sé.

Junto con HL, Quinn era la persona que la conocía mejor, en quién más confiaba, incluso después de todo lo que habían pasado.

Habían crecido juntas, soñado juntas, habían sido mejores amigas, y brevemente, dulcemente, jóvenes amantes.

Habían logrado seguir siendo amigas incluso después de que su fase romántica había menguado, al menos hasta que los días felices de la universidad terminaron y tuvieran que seguir adelante.

Ambas habían tomado decisiones que les habían llevado en direcciones opuestas, pero ella aún recordaba los sueños, y la dulzura.

—Yo también te extraño.

—Basta de esto—Quinn se inclinó sobre la mesa y le tomó la mano—Lo siento por Henrietta. Ella va a estar bien.

Apretó la mano de Quinn, y por un momento, recordó cuando las dos estaban de pie contra el mundo.

—Ella tiene que estar bien.





*****


Brittany se despertó antes de que su alarma sonara, la apagó, y se dirigió a la cocina para hacer una taza de té.

Poco después de las seis, acunaba la taza delante de la ventana, envuelta en su bata rosa favorita, pensando en el día por delante. Y a propósito sin pensar en la noche anterior.

Cuando fragmentos de conversaciones flotaban en su cabeza, o algún recuerdo táctil de la mano de Santana en su brazo inundó a través de ella, estableció con firmeza las imágenes a un lado.

Mentalmente, construyó su lista de cosas por hacer.

Tenía que llegar a la oficina para hablar con Tina sobre como cubrir las citas de Henrietta. Más importante aún, quería asegurar a todos que continuarían los negocios como de costumbre.

Estaba familiarizada con la carga de trabajo cotidiana después de seis años al lado de Henrietta. Ya había tomado la mayoría de la revisión de los escritos y las negociaciones de contratos, y sólo tendría que hacer espacio en su día por los que Henrietta todavía trabajaba.

Encontraría un modo.

Tan pronto como todo el mundo estuviera, habría que programar una reunión con los directores de división y obtener información actualizada sobre todos los proyectos en curso.

Afortunadamente, el personal de López era experimentado y leal, todos se mantendrían juntos hasta que Henrietta volviera.

Su garganta se tensó.

Por supuesto que volvería.

Lavó la taza, la puso en el escurridor, y se vistió. Por mucho que quería ir directamente al hospital, estaría haciendo más por Henrietta cuidando de la agencia que había nutrido y crecido durante treinta años, más que sentada frente a su habitación del hospital preocupándose.

Además, Santana estaba ahí, la familia de Henrietta, para cuidar de ella.

Así que ella se haría cargo de la agencia, su familia.

Cuidar de la familia era lo que importaba más que cualquier otra cosa, y tenía que poner eso en primer lugar, como siempre lo había hecho.

Miró su reloj. 7 p.m. en Ámsterdam. Hanna estaría probablemente en la cama, pero eso no importaba. Sólo necesitaba comunicarse con el resto de su familia.

Su llamada fue contestada después de media docena de timbrazos.

—Centro de Atención Residencial Alexandra. ¿Cómo puedo dirigir su llamada?

—Piso tres, por favor.

—Espere.


Otro momento pasó.

—Esta es Kitty.

—Kitty, hola. Soy Brittany Pierce. Sólo quería ver cómo está Hanna.

—¡Hola!
—la sonrisa de Kitty vino a través de la línea—Déjame conseguir a Marley, Clarke está aprendiendo a caminar.

—Oh, que emoción debe estar muy grande. Gracias
—sonrió.

Ninguna cantidad de dinero podría ser demasiado para este tipo de cuidado personal, de hombres y mujeres en quienes confiaba en la persona que más
quería en el mundo.

—Hola, Brittany—Marley dijo alegremente—Ella tuvo un buen día. Un par de apareamientos de garzas construyó un nido junto al pequeño estanque en el borde más lejano del jardín trasero. Ella se sentó fuera la mayor parte del día, y ya sabes lo mucho que le gusta ver los pájaros.

—Si, gracias.

—¿Cuándo vendrá otra vez?

—No por algunos meses me temo. ¿Pero le dirás que he llamado?

—Espera, espera
—después de una pausa—Adelante. Aquí esta ella.

—¿Hanna? Hola, Hanna
—apretó el teléfono más fuerte en su oreja, deseando que su hermana escuchara su voz en el mundo silencioso en el que vivía.[/i]

Cada vez que llamaba, esperaba, sin aliento y congelada en su lugar, por el sonido de la voz de Hanna, una vez tan llena de vida y aventura salvaje.

—Soy Brittany. He estado pensando en ti. Te amo, Hanna.

Pasaron los segundos. La tristeza nunca se alivió.

—Ella lo sabe, señorita Brittany. Yo sé que ella lo sabe.

—Lo sé, Marley. Gracias
—y colgó, el recuerdo de la voz de Hanna no había disminuido después de una década.




Quince minutos más tarde se dirigía a la oficina, una sensación de alivio al alejar el dolor persistente.

Extraño, cómo el trabajo se había convertido en su lugar seguro. Se dejó entrar en la planta baja con su llave y subió las escaleras a la planta superior, esperando una hora libre o más para revisar el calendario del mes y organizar su agenda.

Nadie debía estar por lo menos hasta las siete y media.

El escritorio de Tina estaba vacío, pero una luz brillaba detrás de la puerta parcialmente abierta de la oficina de Henrietta.

Tina debe haber llegado temprano, como ella.

Abrió la puerta y se detuvo abruptamente.

—¡Oh!

Una mujer que no conocía estaba sentada detrás del escritorio de Henrietta. Mediados de los cincuentas, cabello corto rubio cortado en un borde afilado a nivel maxilar, atractiva en un tipo fino, como un cuchillo de forma. Traje oscuro, camisa blanca, ojos inexpresivos.

—¿Puedo ayudarle?—Brittany dijo cuando la mujer la miró como si fuera un intruso.

—No lo creo.

—¿Puedo preguntarle que está haciendo en la oficina de la Sra. López?

La mujer sonrió levemente.

—Soy Sue Sylvester. Voy a estar a cargo de ahora en adelante.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5697
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Dom Nov 26, 2017 8:24 am

Que hace esa vieja usurpadora ahi???? y lo mas importante, quien la puso ahi????
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7048
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Dom Nov 26, 2017 2:22 pm

Me da miedito sue :O que le paso a la hermana de britt?
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Dom Nov 26, 2017 7:17 pm

micky morales escribió:Que hace esa vieja usurpadora ahi???? y lo mas importante, quien la puso ahi????



Hola, nadie lo sabe =/ Otra pregunta q nadie sabe =/ Espero y este cap nos de esas respuestas. Saludos =D





Isabella28 escribió:Me da miedito sue :O que le paso a la hermana de britt?



Hola, jajaja la vrdd esk si xD Nose=/ esa es otra pregunta q espero este cap responda =/ Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5697
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 23l1 el Dom Nov 26, 2017 7:19 pm

Capitulo 11


Brittany se sentó detrás de su escritorio, una taza de té que no podía recordar haber hecho enfriándose enfrente de ella, una pila de escritos sin tocar de un lado y su ordenador portátil abierto y esperando por ella hacia su mano derecha.

No bebió el té, escaneó sus correos electrónicos, realizó una lista de los escritos que tenía la intención de revisar esa tarde, o programar las llamadas de autores que quería hacer antes del almuerzo.

No sacó los últimos planes de comercialización para el programa de lanzamiento de otoño de sus mayores clientes editoriales. No llegó a las propuestas del departamento de derechos sobre que títulos presentar en la

Conferencia Internacional de los Derechos.

No hizo nada en absoluto excepto reunir su ingenio dispersado y luchar por algún tipo de perspectiva. El pánico soplaba en su pecho, haciendo que su respiración corta y su cabeza ligera, fuera totalmente injustificada.

Las últimas veinticuatro horas habían sacudido su mundo, pero podía arreglar eso, había pasado por mucho peor.

Ella sólo necesitaba ser racional e ignorar el miedo aferrando su garganta.

Había sobrevivido a la llamada telefónica que había destruido la vida como la había conocido cuando tenía dieciocho años.

Por supuesto que podía manejar una interrupción pasajera ahora. Ella tenía que.

Tomó un sorbo de su té frío, contenta de que su mano no temblaba.

Ahí. Mejor.

La constricción en el pecho disminuyó y mentalmente enumeró lo que sabía, y lo que necesitaba saber.

Primero y lo más importante, el reinado de Sue Sylvester sólo sería temporal. Henrietta regresaría pronto y todo volvería a la normalidad. Incluso mientras lo pensaba, quería, sabía que no sería cierto.

Henrietta estaría bien, todo el mundo lo sabía, pero ella no sería capaz de dirigir la agencia como siempre lo había hecho, con un dedo en todo, trabajando quince, a veces dieciocho horas al día, regularmente superando a muchos de los empleados más jóvenes.

Ella querría, Brittany no dudaba de eso, y cualquier cambio en su horario tendría que ser sutil.

Ella y Tina tendrían que librar una campaña sigilosa para transferir una parte de la carga de trabajo de Henrietta a las personas mayores, sin que ella lo supiera, pero siempre y cuando Henrietta estuviera a la cabeza, detrás de ese enorme escritorio que probablemente podría flotar en Manhattan si una
segunda inundación de proporciones bíblicas de repente llegara, el negocio volvería a la normalidad.

Hasta entonces, donde exactamente Sue Sylvester había venido y lo que su programa podría ser eran las preguntas críticas.

Tina podría saber quién era ella, y si no lo sabía tendrían que averiguarlo.

Tal vez no tenía el poder que parecía reclamar. Su ocupación propia de espacio privado de Henrietta dolía.

Tan irrespetuosa, tan insensiblemente arrogante.

Respiró hondo.

Perspectiva, necesitaba perspectiva, sobre todo ahora, cuando sus emociones estaban haciendo caso omiso de la razón. No conocía a la mujer, y probablemente estaba siendo injusta.

Por lo general, era mucho más metódica y la cabeza despejada cuando se enfrentaba a un desafío.

Ahora que estaba cansada y asustada y un poco enojada. Más que un poco.

La furia hervía tan cerca de la superficie que su piel le picaba.

Henrietta no debería estar enferma. Una extraña no debería estar sentada en su escritorio.

Su hermana, por la que siempre se había preocupado, admirado, envidiado por su valentía e imprudente alegría de vivir, no debería estar encerrada dentro de su propio cuerpo roto, sentenciada para siempre por un capricho de la naturaleza al silencio.

Sus ojos le punzaban.

Por primera vez en muchos años, su refugio seguro ya no se sentía seguro y quería, necesitaba, culpar a alguien.

El gallardo rostro de Santana López pasó por su mente y su rabia arremolinada apuntó a ella.

Santana era sobrina de Henrietta, una de los herederos López, y ¿dónde estaba ella en todo esto?

Apostando en los automóviles y cartas y, con toda probabilidad, mujeres. Por qué no estaba aquí para contener la tormenta, ¿para que todo sea sólido y seguro de nuevo?

Se detuvo en seco.

Oh. Dios.

No estaba pensando correctamente. Santana no era más responsable de lo que ocurrió aquí en la agencia que un vendedor de hot dogs en la esquina.

Había elegido no ser parte del mundo de Henrietta, del mundo de Brittany, y tenía todo el derecho a hacer eso.

Santana y Henrietta obviamente tenían un entendimiento, y no era nada concerniente de Brittany.

Contar con otra persona, especialmente una mujer a la que ni siquiera conocía para resolver sus problemas no era la forma. Sabía muy bien como resolver sus propios problemas, y podría resolver este.

Enderezando los hombros, alcanzó el té, sólo para descubrir que la taza estaba vacía.

Cuando empezó a levantarse, Blaine se apresuró a entrar, su cabello negro normalmente perfectamente peinado por el viento, sus mejillas ruborizadas, y sus ojos muy abiertos y sin parpadear.

—¿Quién es esa?—susurro, inclinando la cabeza casi imperceptiblemente en la dirección de la oficina de Henrietta dos puertas más abajo.

Brittany le hizo señas.

—Cierra la puerta.

Él cerró la puerta con un pie, quitándose la chaqueta acolchada que usaría hasta que las temperaturas diurnas se mantuvieran por encima de sesenta.

Su sangre de Florida, según él, era demasiado delgada para dar cabida a las temperaturas árticas de la ciudad de Nueva York.

—Ella dijo que su nombre es Sue Sylvester. No sé quién es.

—Nunca he oído hablar de ella, y me acordaría si la hubiera visto—se estremeció—Ella se ve como Maléfica en Versace. ¿Por qué está en la oficina de Henrietta, y está viendo los documentos de Henrietta.

—No sé eso tampoco, excepto que ella dice que está a cargo ahora.

Él se detuvo a medio camino a través del cuarto, la boca abierta.

—¿Qué? A cargo como en... ¿qué mierda?

Se sacudió adelante, tan frustrada como Blaine al estar en la oscuridad.

—No sé lo que eso significa o lo que pretende hacer, pero sospecho que lo averiguaremos pronto. ¿Tina ya está aquí?

—No la vi—Blaine arrastró con desánimo la chaqueta detrás de él y se dejó caer en una de las sillas de cuero de invitados enfrente a su escritorio—¿Cómo está Henrietta, realmente?

—No sé—cerró los ojos y suspiró—Dios, parece que no sé nada.

Cuando los abrió de nuevo leyó la ansiedad y la compasión en la mirada de Blaine y lamentó hacerle preocuparse.

Era hora de dejar atrás la compasión.

—Todas las pruebas no estaban anoche, pero los médicos de la UCI parecían pensar que su estado es muy tratable. La última noticia que tuve, es que estaba bien—miró su reloj, aunque sabía qué hora era.

En el tiempo pasado debería haber estado trabajando.

—Eso fue anoche alrededor de las siete. Estoy segura de que si algo hubiera sucedido desde entonces, Santana…

Blaine se abalanzó.

—¿Santana? ¿La Santana? ¿Santana López?

—¿Hay más de una?—preguntó con calma.

Él cruzó una pierna sobre la rodilla y apoyó su codo sobre su pierna doblada, mirándola con interés especulativo.

—Santana. El nombre de pila ya. ¿Cómo ocurrió eso?

—La conocí en el hospital—dijo, no del todo segura de por qué sentía que necesitaba explicárselo—Ella y Henrietta están obviamente muy cercanas. Ella fue muy amable y estoy segura de que me dejaría...nos dejaría...saber si hubiera algún cambio preocupante.

—¿Cómo es ella realmente?—Blaine preguntó—Sólo la he visto un par de veces, una breve presentación, y no fue exactamente amigable.

—Ella es muy amable y muy…educada.

—¿Educada? ¿Qué significa eso, educada?

Brittany podía sentir sus mejillas calentándose. Eso fue una estupidez decir. Por supuesto, lo que había querido decir era caballerosa, lo que habría sonado aún más absurdo.

—No importa. Sólo quería decir que ella es muy amable y muy servicial. Estaba evidentemente preocupada por Henrietta y lo suficientemente agradable para reconocer que yo también.

—Así que la conociste en el hospital.

—Ya dije eso.

—Y hablaste con ella.

—Sí, Blaine, hable con ella.

—Y…

—Y nada—trató de no enojarse—Las dos estábamos ahí por Henrietta. Era natural que habláramos, y fue un día largo y ambas estábamos hambrientas, así que fuimos a cenar.

Él se enderezó, con los ojos entrecerrados.

—Cenar. ¿Y cuándo ibas a contarme eso?

Nunca, y tan pronto como lo pensó, Brittany reconoció lo extraño que era para ella.

Ella y Blaine eran buenos amigos. Más allá de su vínculo profesional, socializaban tan a menudo como Blaine podía convencerla de eso. Incluso ella le había contado un poco sobre Hanna, y eso era algo que nunca compartía.

Pero no había planeado contarle de Santana.

¿Qué podía decir?

Nada de lo que quería expresar en palabras, no sólo porque las palabras podrían no hacer justicia a exactamente cómo había sido única la noche, sino tal vez, como el temor de reducir el brillo de un amanecer a lo ordinario en una fotografía, no quería poner palabras a la experiencia para que no fallar en su descripción y empañar el recuerdo.

—Debe haber sido una cena muy interesante—Blaine dijo en longitud.

Parpadeó.

—Fue agradable, y como he dicho, ella fue muy amable.

—Si tú lo dices. Sólo espero que no sea demasiado amable cuando entre y bote a la Sra. Intrusa Sylvester por detrás del escritorio de Henrietta.

El corazón de Brittany se desplomó.

—No creo que eso es algo que deberíamos esperar.




A las 8:30 a.m. Tina apareció en la puerta de Brittany, los brazos cruzados sobre el pecho y relámpagos en sus ojos.

—La Sra. Sylvester quiere a todo el personal de alto nivel en la sala de conferencias ahora, por favor—habló tan rígidamente que su cara apenas se movió con sus palabras.

Brittany reconoció la rabia y se apresuró a su lado. Manteniendo su voz baja, dijo:

—No te preocupes. Lo que sea que está pasando, lo manejaremos hasta que Henrietta regrese.

—No voy a recibir órdenes de ella—Tina dijo con los dientes apretados—Lo juro, renunciaré primero.

La agarró del brazo.

—Por supuesto que no lo harás. Ninguno de nosotros puede vivir sin ti, y te necesito para que me ayudes a ocuparme de lo de Henrietta cuando vuelva al trabajo. Nos va a tocar a nosotros conseguir que vaya más despacio sin que se dé cuenta de eso.

Los labios de Tina se curvaron por un instante y dejó escapar un largo suspiro.

—Si no me encantara este lugar y la mayoría de todos en él, lo juro...

—Lo sé, lo sé. Es horrible en este momento, pero lo superaremos.

—Estamos seguros de que no necesitamos ninguna ayuda de ninguna persona ajena para manejar las cosas—Tina miró por encima del hombro y resopló—Ella está pidiendo todo tipo de documentos confidenciales.

—¿La conoces?

Tina sacudió la cabeza.

—No, pero ella recibió una llamada del Sr. López. No podía oír lo que estaba diciendo antes de cerrar la puerta, pero sonaba amistosa.

Brittany no había esperado que el hermano de Henrietta tomara un papel activo en la agencia, desde luego no tan pronto.

No estaba muy segura de que fuera una buena señal.

—Estoy segura de que alguien nos informará pronto.

—Bueno, será mejor que vayas. La forma en que emite órdenes, si llegas tarde no podrías pasar el día.

—Tan pronto como esto se termine, voy al hospital. No importa lo que tenga que decir.

—Muy bien. Estaba planeando ir a la hora del almuerzo.

—Probablemente deberíamos turnarnos o algo así.

—Eso funcionará—Tina dijo—Mientras tanto, voy a hacer un poco más de investigación con nuestra invitada.

—No te preocupes. Tal vez esto no será tan malo como pensamos.

Oyó el resoplido de incredulidad de Tina mientras se apresuraba por el pasillo hacia la reunión.

Al igual que la biblioteca, esta sala conservaba sus rasgos clásicos, con ventanas altas y estrechas enmarcadas con ebanistería oscuro brillante, molduras ornamentales de techo y lámparas antiguas, y una larga mesa de roble estrecha con una docena de sillas alrededor.

Sue Sylvester estaba situada en un extremo, con la espalda recta, los ojos claros deslizándose de un individuo a otro, evaluando de una manera sin sonreír.

Blaine y los otros agentes de adquisición se sentaron en un lado, con un asiento abierto junto al de Sue, mientras que Finn Hudson de negocios, Artie Abrams de marketing, y varios pasantes ocuparon el otro lado de la mesa.

La mirada de Sue aterrizó en uno de los pasantes.

—¿Quién eres tú?

El joven delgado con la camisa a cuadros de cuello abierto y Dockers de color caqui saltó a la atención en su asiento.

—Ryder Lyn. Soy un pasante en…

—Fuera—señaló hacia la puerta con un largo dedo, la uña manicura en cuidadoso rojo sangre—¿Hay alguien más aquí que no sea nivel gerencial?

El otro pasante se levantó y se apresuró a alcanzar a Ryder. Finn se aclaró la garganta.

—Nos gusta tener a los pasantes presentes en estas discusiones. Les ayuda a aprender el funcionamiento de…

—Puedes guardarlo para el anuncio en pago por semana. Su función es obtener café, extraer archivos, y recoger la ropa si es necesario. No vamos a pretender lo contrario.

El cuello de Finn se puso morado, y Brittany podía oír los dientes rechinando.

—A partir de hoy—Sue dijo enérgicamente—Voy hacerme cargo de las funciones del director general. Los jefes de división me reportarán directamente sobre todos los proyectos. Me gustaría tener un resumen de todos los que están en marcha al final del día. ¿Quién se encarga de las negociaciones de contrato?

Brittany miró a los otros agentes.

—Cada agente de adquisición se encarga del suyo, después de hablarlo con…

—Eso explica el retraso—los labios llenos de tono escarlata de Sue se adelgazaron—A partir de este momento en adelante, todos los contratos en proceso me serán remitidos para su revisión. Voy a decidir cuáles serán ofrecidos y los términos.

—Lo siento—Brittany dijo con calma—Pero también tiene la intención de discutir los términos con los autores? O solo…

—Si tienes un escrito que creas puede tener valor, tráemelo. Voy a decidir con quienes firmamos y asumiré el control desde ahí—agitó una mano—Si quieres ser la que esté haciendo la llamada telefónica feliz, adelante.

—Disculpe—Brittany dijo, orgullosa de que su furia no resultara en un grito—Me temo que no entiendo cómo vas a determinar los términos cuando los agentes son los que hacen las recomendaciones basadas en nuestro conocimiento de…

—Como todos llegamos a conocernos—Sue dijo con frialdad, su sonrisa tan afilada como una cuchilla de afeitar—Me explicaré. Por esta vez. El balance final de López es apenas aceptable, y no es difícil discernir por qué. Mi revisión rápida revela un alarmante porcentaje de títulos con escasos a ningún margen de beneficio. La única manera de convertir este bajo record de desempeño es ser más selectivos en las obras que llevamos a cabo. Aunque aprecio que los agentes adquisidores puedan tener un cierto cariño por algunas obras que no, por así decirlo, no pagarán por sí mismas, no somos una organización de caridad. Nosotros queremos libros que estén garantizados para vender. Puedo asegurarles, soy muy capaz de determinar cuáles podrían ser.

Blaine levantó la mano.

Sue lo miró con una ceja flechada.

—Sí, ¿señor…?

—Anderson. Blaine Anderson—le dio su mejor mirada cándida, yo-no-haré problemas—Así que lo que estoy escuchando es que nuestra experiencia como agentes de adquisición no va a jugar un papel en la decisión de los autores que firman. Qué esperas que hagamos, ¿entonces?

—Estoy segura que eres muy hábil revolcándote por el montón de escritos. Deshacerte de los restos y desechos. Sólo queremos las perlas—se concentró en Finn—Me gustaría ver las proyecciones presupuestarias para el resto del año en mi bandeja de entrada a las 8 a.m. mañana. Eso es todo por ahora—giró sobre su tacón de seis pulgadas de espesor y se dirigió hacia la puerta, aspirando la mayor parte del aire de la habitación con ella.

Finalmente Finn volvió a la vida.

—¿Quién demonios puede hacer esto?

Cada cabeza giró en dirección de Brittany, algunas caras indignadas, algunas conmocionadas.

—No sé—dijo por lo menos por centésima vez aquella mañana—Pero voy a averiguarlo.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5697
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Lun Nov 27, 2017 6:32 am

Y esta que se cree, la nueva Henrietta??? Santana donde estas????
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7048
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Lun Nov 27, 2017 11:28 am

Hola morra....

A rey muerto rey puesto!!! Ya se empezaron a mover las fichas!!!
A ver si san llega a intervenir y se le cumple el sueño a quinn.. Solo ahí que ver que rubia na convence jajaja

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5660
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Lun Nov 27, 2017 4:42 pm

espero llegue San al rescate de la empresa y de todos¡
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1182
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Lun Nov 27, 2017 7:12 pm

Yo creo que san se va a quedar por britt ;-)
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Lun Nov 27, 2017 9:36 pm

micky morales escribió:Y esta que se cree, la nueva Henrietta??? Santana donde estas????




Hola, nose ¬¬ pff ni a los talones ¬¬ Eso mismo me pregunto yo ¬¬ Saludos =D





3:) escribió:Hola morra....

A rey muerto rey puesto!!! Ya se empezaron a mover las fichas!!!
A ver si san llega a intervenir y se le cumple el sueño a quinn.. Solo ahí que ver que rubia na convence jajaja

Nos vemos!!




Hola lu, eso parece ¬¬ Y no para bn al parecer =/ Mmm tienes razón ai...qui´zas y se da cuenta q martin no esta haciendo bn las cosas =/ Saludos =D





JVM escribió:espero llegue San al rescate de la empresa y de todos¡




Hola, espero lo mismo la vrdd...y sea rápido =/ Saludos =D






Isabella28 escribió:Yo creo que san se va a quedar por britt ;-)




Hola, jajajaajajaj tiene que xD jajaajajajaj. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5697
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 12

Mensaje por 23l1 el Lun Nov 27, 2017 9:37 pm

Capitulo 12



El teléfono de Santana sonó mientras buscaba su cartera para pagar la cuenta en Lindy.

Habían logrado abrirse camino a través de múltiples recargas de café y una segunda ronda de pan tostado mientras se mantenían alejadas de los temas incendiarios de López Enterprises, las relaciones de Santana o la falta de ellas, y la carrera de Quinn.

Comprobó la lectura y se quedó sin respiración.

—Es el hospital.

—Tengo esto—Quinn dijo, agarrando la cuenta de la otra su mano—Adelante, contesta.

—López—Santana dijo.

—Soy el Dr. Bryan Ryan. Soy uno de los cirujanos cardiotorácicos consultando en Henrietta López. Tengo entendido que usted es su tutor médico.

—Es correcto. Soy su sobrina
—comprimió la oleada sofocante de ansiedad—¿Hay algo mal?

—Las arterias coronarias de su tía son extremadamente frágiles, con bloqueos sustanciales en los tres afluentes principales. Desafortunadamente, las obstrucciones se producen en múltiples niveles, haciendo la colocación de endoprótesis vascular poco práctico.

—¿Qué significa eso en términos de tratamiento?
—se preguntó por qué los médicos y abogados necesitaban tantas palabras para decir las cosas más simples.

¿Querían hacer las comunicaciones difíciles o era simplemente más seguro ser incomprensible?

—Ella necesita la cirugía, y mi recomendación es proceder de inmediato.

—¿Ha cambiado algo?

—No, ella está médicamente estable, pero otro ultraje irrevocablemente podría dañar partes sustanciales del músculo cardíaco, poniendo en peligro su pronóstico a largo plazo.


Santana se levantó y se dirigió a la puerta, vagamente consciente de que Quinn la estaba siguiendo.

—Voy en camino. ¿Está despierta?

—Basta que ella parece entender lo que le he dicho, pero no creo que sea capaz de firmar un formulario de consentimiento quirúrgico.


Salió a la calle y agitó por un taxi.

—¿Cuándo planea operar?

—Tan pronto como digas que puedo.

—Quiero verla primero.

—El quirófano estará listo en cuarenta minutos. Yo prefiero no esperar.


Se lanzó delante de un taxi y se detuvo con un chirrido, rociando sus pantalones con la masa fundida de la nieve de ayer.

—No se preocupe, estaré ahí—abrió la puerta trasera y saltó.

Quinn, pisándole los talones, jaló la puerta cerrándola.

—¿Está loca, señorita?—gritó el taxista, con el ceño fruncido en el espejo retrovisor—Casi la atropello.

—Sabía que no lo harías. Llévame al St. Luke en quince minutos, y no me importa cómo lo hagas.

—No llegaría hasta ahí en quince minutos si las calles estuvieran vacías, y eso no va a suceder.

Quinn se inclinó hacia delante.

—Hay una propina de cien dólares para ti si haces que suceda.

Él puso el coche en marcha y se disparó hacia el tráfico, exprimiendo en la fila delante de un autobús.

Cuando pisó los frenos para evitar por poco golpear una limusina negra, Santana y Quinn fueron arrojadas contra el respaldo del asiento. Los frenos chirriaron y los claxon sonaron.

—Tal vez deberías haberle ofrecido cincuenta—Santana dijo entre dientes, mientras Quinn, presionada a su lado, luchaba por enderezarse—Podríamos llegar ahí con vida.

—Vamos a llegar ahí. ¿Qué dijeron?

Santana le relató las recomendaciones del médico.

—Cirugía de emergencia. Dios, San. Todo está sucediendo tan rápidamente.

—Ya conoces a Henrietta. A ella le gustaría ir por todo. Y eso es lo que vamos a hacer.

—Me alegra de que estés aquí—Quinn la agarró de la mano.

—Yo también—apoyó sus manos unidas sobre su rodilla.

Había olvidado lo que era hacer frente a la incertidumbre y el miedo con alguien a su lado.

Pensó en la noche anterior y Brittany esperando tan pacientemente por ella, a pesar de su agotamiento, a pesar de que habían sido desconocidas.

El recuerdo la calentó.

Tenía que llamar a Brittany.

Tan pronto como viera a Henrietta, la llamaría.

El taxista se ganó su propina aunque le tomó veintidós minutos en lugar de quince. Después de entregarle al conductor su dinero saltó y sostuvo la puerta para Quinn.

Se apresuraron a cruzar la acera, a través del vestíbulo y a los ascensores. Fuera de la UCI, Santana dijo:

—Saldré tan pronto como sepa lo que está pasando. No creo que vaya a tardar.

—Está bien, haz lo que tengas que hacer.

—No tienes que esperar, debes tener un día muy ocupado.

Quinn sonrió y le besó la mejilla.

—San, no seas idiota.

—Bien. Correcto. Voy a trabajar en eso—se dio la vuelta.

—San—dijo tranquilamente detrás de ella—Tendré que llamar a Martin.

Miró por encima del hombro.

—¿Por qué?

—Porque él es su hermano, porque es mi trabajo, y porque es lo correcto por hacer.

—Haz lo que tengas que hacer—golpeó su palma en el botón rojo y se situó satisfactoriamente en la pared. Las puertas se abrieron bruscamente y entró.

A Martin no le importaría, y él no vendría. Ella lo dejó fuera de su mente.

Inmediatamente, una mujer joven con el pelo negro corto y ropa quirúrgica marrón se movió para interceptarla.

—Lo siento, las horas de visita no están por…

—Soy Santana López. Mi tía va ser operada pronto. Un Dr. Ryan…

—Oh, por supuesto—le tendió la mano—Soy la Dra. Unique Adams, la compañera de cuidados intensivos. He estado cuidando de su tía durante la noche.

—¿Ella está bien?

—Sí. Vamos, le llevaré abajo. Ella puede o no despertar mientras estás ahí, pero ha estado lúcida durante períodos cortos.

—¿Y la cirugía todavía está programada?

—El quirófano acaba de llamar. Están enviando por ella ahora.

Su estómago se tensó. No sabía mucho acerca de la cirugía, pero sabía que esto era importante.

Y Henrietta, siempre más grande que la vida, parecía más pequeña, diminuta, tumbada tan inmóvil debajo de las sábanas blancas.

El ácido ardía por su pecho.

La residente desapareció mientras ella se inclinaba sobre la cama y tomaba la mano de Henrietta.

Como ayer, el pitido metonímico de las máquinas, el desplazamiento rítmico de las lecturas digitales, los tubos y ampolletas y bolsas de todo intensificaron la sensación surrealista de haber sido catapultadas en un universo extraño.

—Hey, HL. Es Tana.

Henrietta estaba inmóvil y Santana frotó la mano entre las suyas. Absolutamente segura de que Henrietta estaba catalogando cada palabra y acción, incluso si no lo mostraba, reportó en la sensatez, la manera de llegar al punto en que HL había infundido en ella cuando era joven.

—Así que los médicos piensan que la mejor manera de conseguir que tu corazón esté afinado y funcionando de manera óptima es llevarte a un deshuesadero para una revisión. Algo sobre redirigir las líneas de combustible. El mecánico, el tipo con el nombre de Ryan, parece como si supiera lo que está haciendo, así que le dije que siguiera adelante—se aclaró la garganta irritada—Realmente te necesito de vuelta al volante, HL. Creo que mucha gente lo hace. Este no es momento para estar sentada en la carrera.

Un surco formado entre las cejas de Henrietta y sus párpados se abrieron lentamente. Sus ojos deambularon por un instante y luego se encontraron con los suyos.

La bruma dio paso a la claridad aguda.

—¿Quién está sentada?

Se rió, un gran peso levantándose de su corazón.

—Sólo aprovechando al máximo una parada de descanso, ¿verdad?

—¿Qué tan mal?

—Corregible—Santana le besó la mano—Te van a operar en unos minutos.

—Huh. La agencia…

—Estará ahí cuando salgas de aquí—dijo con vehemencia—No te preocupes por eso.

—Brittany…

—Brittany puede ocuparse de todo—se pasó una mano por el pelo—Demonios, ella es como una miniatura de ti.

—No es verdad. Es más suave—la voz de Henrietta era una imitación débil de su habitual pregonar fuerte.

—Eso es lo que quieres que todo el mundo piense—se burló—Pero lo sé mejor.

—Ella...necesitará…ayuda. Martín…

—Al diablo con Martin—se inclinó más cerca—Escucha, deja de preocuparte por la agencia. Ha estado ahí cien años, y estará ahí un centenar más. Pero haré todo lo que pueda, lo juro.

—Bien... siempre conté contigo...—sus ojos se cerraron y el corazón de Santana se retorció.

Nunca había querido que nadie contara con ella, sobre todo cuando temía decepcionarla. Pero no podía decirle que no a Henrietta.

—Lo juro.




*****


Brittany no regresó a su oficina, sino que salió directamente de la sala de conferencias, bajo las escaleras, y salió a la hora punta de la mañana deteniéndose el tiempo suficiente para agarrar su abrigo y el bolso de su oficina.

Estaba demasiado enojada para pensar, y si se quedaba era probable que dijera algo que lamentaría a uno de los empleados.

No importa qué tan enfurecida encontró la presencia innecesaria de Sue, ella era una de los miembros de alto nivel y, como segunda de Henrietta de hecho, tenía que mantener el orden y el funcionamiento de la oficina.

Si eso significaba soportar a Sue Sylvester por el momento, eso es lo que todos tendrían que hacer hasta que pudiera encontrar algún otro plan.

Era una planificadora. Eso es lo que hacía.

No importa a qué desafío se enfrentara, no daba marcha atrás. Se tomaba su tiempo, resolvía las opciones, hacia un plan, y lo hacía posible.

Si tan sólo pudiera hablar con Henrietta. Durante la última media docena de años, Henrietta había sido su confidente, profesional y personalmente, y hasta entonces no se había dado cuenta de lo mucho que contaba con ella.

Si López era su familia, Henrietta era el corazón. No es de extrañar que todos se sintieran tan perdidos.

Cortaba a través de la multitud como si estuviera guiada por un radar, evitando por reflejo los grupos de turistas deambulando temprano por la mañana, los viajeros que se centraban como ella en llegar a sus destinos, la multitud de vendedores ambulantes que montaban sus puestos, y las entregas de gente empujando carros de mano a través de la acera cargados con cajas de cerveza y cajas de comida y todas las demás mercancías que mantenían a Nueva York funcionando las veinticuatro horas del día.


Cuando finalmente llegó a St. Luke, un poco sin aliento, pero ya no estaba al borde de la rabia, apartó a Sue de su mente.

Tiempo para todo eso más tarde. Ahora sólo se trataba de Henrietta.

Mientras empujaba a través de las puertas dobles hacia el bullicioso vestíbulo, deseó no haber podido llamar a su mamá en mucho tiempo, sólo para oír la reconfortante bienvenida en su voz y saber que había un lugar en el mundo en el que todo estaría bien.

Un deseo tan absurdo como querer deshacer el pasado.

Cerró los ojos en el ascensor, esperando que el dolor se asentara sobre un dolor sordo en el fondo de su alma, como siempre lo hacía. Compuesta de nuevo, siguió a la multitud al pasillo y giró a la derecha hacia la unidad de cuidados intensivos.

De la nada, pensó en Santana.

¿Su dislexia direccional hizo algo tan simple como recordar de qué manera la convirtió en un reto?

¿Qué tipo de esfuerzo tomó para desplazarse en un mundo físico cada vez más complejo cuando se enfrentaba a un bloqueo inherente a su lugar en ella?

Santana no querría su simpatía, ni tenía ninguna, sólo el respeto por un reto alcanzado y conquistado.

Nunca había visto o escuchado una palabra sobre la condición de Santana, que sólo hablaba de lo bien que lo manejaba, ya que nada más acerca de su vida parecía libre del escrutinio público.

Se ruborizó con un placer inesperado, dándose cuenta de que Santana había compartido algo tan privado con ella.

Miró su reloj, no estaba exactamente segura de cuando comenzaban las horas de visita, pero en realidad no importaba.

Esperaría.

—¿Brittany?

Se asomó a la sala de espera.

—¡Q! Buenos días—mientras hablaba, el miedo pasó por ella—Dios, ¿es Henrietta? ¿Ha pasado algo?

Quinn, con aspecto elegante y sereno, se levantó rápidamente y se apresuró hacia ella.

—No, no, al menos no de emergencia. Pero San recibió una llamada esta mañana en el desayuno, y los cirujanos quieren operar de inmediato. Ella está adentro. No he oído nada más que eso.

Se esforzó para descifrar el aluvión de palabras.

Henrietta. Cirujanos. Santana. Desayuno. Esta mañana. Quinn y Santana, juntas.

Y por supuesto, por qué no. Agarrando a sus pensamientos desenfrenados, editó lo ajeno, lo que no era de su incumbencia, lo que no, no podía, importar.

—¿Está peor? ¿Es por eso que quieren operar tan rápido?

Quinn sacudió la cabeza.

—No creo que haya habido nuevos avances, pero por lo que pude reunir, cuando revisaron todas las pruebas, ellos sintieron que no podían esperar.

—Dios—Brittany susurró.

—Ven, siéntate. ¿Quieres un café? ¿Té?

—¿Qué? No, yo…

—Te ves sólo un poco temblorosa—Quinn murmuró.

—No, estoy bien. Sólo en shock—frenó sus nervios—Pero sin duda podría tomar un poco de té.

Quinn dijo:

—Lo conseguiré. Necesito más café también.

—No, estoy muy bien ahora. Acabó de llegar corriendo y no estaba lista.

—¿Cómo es?—Quinn murmuró—¿Cómo tomas tu té—continuó, vertiendo agua caliente de una gran jarra.

—¿Supongo que no hay leche?

—Mini Moo.

—Eso servirá.

Quinn volvió con un té hirviendo y una taza de café suyo y se sentó junto a ella.

—Nos hemos conocido antes, en una de las reuniones López. Fue breve, creo que justo después de que empezaste las prácticas para Henrietta.

—Lo siento—dijo—No lo recuerdo, pero era muy abrumador al principio, tantas personas que sólo conocí por unos segundos. Estoy segura de que he olvidado al noventa por ciento de ellos.

Quinn sonrió irónicamente.

—Después de un tiempo te das cuenta de la impronta facial. Pero es probable que no necesites esa habilidad en la agencia. Es una especie de su propio pequeño universo, enclaustrado.

Se rió.

—Bueno, no es un monasterio, pero estamos muy unidos. Todo el mundo está muy preocupado por Henrietta.

—Ella inspira ese tipo de lealtad—Quinn miró en dirección de la UCI, como si estuviera tratando de ver el interior de las puertas cerradas—No creo que haya algo más que pudiera haber conseguido que San volviera aquí tan rápido.

—Supongo que si la hubieras llamado, habría venido.

Quinn, en ese momento cada pulgada un abogado, la clavó con una mirada penetrante.

—¿Cómo es eso?

—Pude ver anoche que son muy buenas amigas—dijo—Creo que ella sería muy leal a sus amigos.

Una sombra se agitó en los ojos de Quinn, un remolino de gris pasando por el sorprendente aguamarina.

—Leal. Ella lo es. De hecho, no creo que haya una sola cosa que significa más para ella que eso.

—Eso lo dice todo, ¿no es así?—dijo—Confianza, verdad, todo lo que importa.

—Exactamente lo que diría Santana, si es que alguna vez realmente hablara de esas cosas—Quinn dijo en un tono distante. Su atención volvió a centrarse en ella—Tienes una muy buena lectura de ella. Pensé que se acababan de conocer.

—Lo hicimos, pero…—hizo un gesto a la habitación, el vestíbulo vacío, el zumbido de las voces lejanas—Este lugar tiende a despojar la superficie muy rápidamente, no es así. Pasamos mucho tiempo esperando ayer, sin nada que hacer más que hablar.

—Conozco a Santana de toda mi vida—Quinn dijo—Ella no es por lo general una partícipe.

Sonrió.

—Eso no me sorprende. ¿Crecieron juntas?

—Nuestros padres crecieron juntos, escuela preparatoria, universidad, incluso estudiaron derecho juntos. Nuestras familias eran como una gran familia. Tenemos casi la misma edad, así que literalmente nos conocemos desde el principio.

—No sabía que el Sr. López era también un abogado.

—Martin nunca practicó. Mi papá, como mi abuelo, es el abogado López.

—Y ahora tú.

—Y ahora yo—Quinn dijo en voz baja.

—¿Siempre supiste que trabajarías con tu papá?

—No—Quinn dijo—Tenía visiones de un camino diferente, pero en algún lugar a lo largo del camino, cedí. O tal vez simplemente cambie de opinión.

—¿Por casualidad conoces a Sue Sylvester?—preguntó.

—¿Sue? Oh—Quinn dijo—¿Se presentó en la agencia ya?—dio una risa corta—Eso suena como Sue. No pierde el tiempo.

Se puso rígida.

—Sí, ella está ahí. No la esperábamos.

—Martin le dio instrucciones para revisar la agencia, ya que, por supuesto, Henrietta no estará disponible por un período indefinido de tiempo.

—¿Revisar?

—Mantener las cosas en marcha—Quinn dijo, probablemente siendo deliberadamente imprecisa, la forma en que los abogados eran a menudo.

—Ya veo—dijo, con la esperanza de estar equivocada acerca de la verdadera agenda de Sue.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5697
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Lun Nov 27, 2017 11:21 pm

Britt esta un poco celosa :-D que henrietta se recupere para q no deje a mi britt solita.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Mar Nov 28, 2017 10:31 am

Hola morra...

Deferentes veciones de por que sue esta ahí...
Espero que en la cirujia salga todo bien!!!

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5660
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Mar Nov 28, 2017 5:55 pm

Me alegra que en este momento sin saberlo el destino o lo que sea haya juntado de nuevo a San y a Britt, asi contaran con apoyo
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1182
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Mar Nov 28, 2017 9:30 pm

Isabella28 escribió:Britt esta un poco celosa :-D que henrietta se recupere para q no deje a mi britt solita.



Hola, jaajajajaj xD jajajaajajaj si q lo es jajajaajja. SI!!! o britt se ponga la falda y defienda lo q es suyo! Saludos =D





3:) escribió:Hola morra...

Deferentes veciones de por que sue esta ahí...
Espero que en la cirujia salga todo bien!!!

Nos vemos!!




Hola lu, mm si, pero no debería esta =/ Tiene que! pero espero lo mismo la vrdd! Saludos =D





JVM escribió:Me alegra que en este momento sin saberlo el destino o lo que sea haya juntado de nuevo a San y a Britt, asi contaran con apoyo




Hola, jajaajajajaj el destino...el cual siempre es un loquillo con ellas jajajajajaja. Es lo q importa! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5697
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 13

Mensaje por 23l1 el Mar Nov 28, 2017 9:32 pm

Capitulo 13



Brittany se levantó para depositar su taza de cartón en la basura justo cuando Santana entró.

Se detuvo bruscamente, emboscada por la conmoción de una onda de sensación.

Había esperado verla, pero no había previsto el impacto. De hecho, se estremeció, y no era de frío en lo más mínimo. En todo caso, se sentía febril, en todas partes.

Todos sus razonamientos mentales de por qué ella no debería estar cautivada por Santana López desaparecieron rápidamente con el primer vistazo.

La cara de Santana estaba ajustada en líneas apretadas, sombras tenues que magullaban la piel bajo sus ojos, pero seguía siendo igual de impresionante como lo había sido la noche anterior.

Cuando la vio una chispa se encendió en su mirada oscura y ese intenso enfoque similar al láser fijó en ella.

El deseo inmediato de consolarla luchaba con su vacilante sentido de auto-conservación. Cuidar de alguien era lo suficientemente seguro, siempre y cuando mantuviera un firme agarre sobre la realidad, ¿no es así?

—Hola, Santana—Brittany no pudo evitar el placer de verla en su voz.

Tanto para el firme agarre de la realidad. Debería alejarse del camino, dejar que Santana fuera a Quinn, que la había acompañado, después de todo, pero no podía escapar de la mirada de Santana.

A pesar de las nubes turbulentas en los ojos de Santana, se hizo aún más cálida, como si hubiera entrado en un charco de sol en un día nublado.

No podía renunciar a ese calor, incluso si corría el riesgo de ser quemada.

Aún no.


*****


—Brittany, estás aquí—dijo, golpeada por una ola de alivio que la dejó aturdida.

No se había dado cuenta de lo mucho que había querido verla hasta que la voz constante, compasiva de Brittany la envolvió.

Tendría que tener cuidado con una reacción tan atípica, pero no tenía la energía para luchar contra lo que necesitaba en ese momento.

Brittany estaba aquí, y sólo verla ayudó a aliviar un poco del miedo arañando su interior.

—Iba a llamarte—alcanzó la mano y se detuvo, como si una pared invisible se interpusiera entre ellas—¿Cómo está?

—Estaba despierta un poco. Sonaba como ella, simplemente muy débil.

Brittany suspiró.

—Oh, eso es una gran noticia.

Quinn se acercó a ellas, pasando una mano por el brazo de Santana.

—¿Esta la cirugía programada todavía?

Santana miró a Quinn, todos sus sentidos aún en sintonía con Brittany, como si un imán gigante dirigido al centro de su pecho la atrajera en esa dirección.

—Sí, momentáneamente. Se estaban preparando para llevarla a la sala de operaciones ahora mismo.

Detrás de ellas, las puertas de la UCI se abrieron con una carrera hidráulica. Dos hombres y tres mujeres empujaron una camilla de la mitad del tamaño de una cama de hospital cargada de monitores, bolsas de fluido IV, un tanque de oxígeno, gráficos y papeles, y montones de otros equipos.

Henrietta se perdió en medio de ese caos, y el temor que brotaba en medio de Santana se convirtió en un torrente de asfixiante temor.

Ella corrió a alcanzar la camilla, buscando debajo de las sábanas y aparatos por la mano de Henrietta.

—HL—murmuró con urgencia—Soy Tana. Nos vemos en un rato, ¿de acuerdo?

Henrietta no respondió, pero sus dedos se tensaron sobre los de Santana.

—Vas a estar bien—su espalda rozó la pared mientras el equipo se detenía frente al ascensor.

Las puertas se abrieron y Santana buscó desesperadamente una manera de
detener la locura.

—Me temo que no puedes ir más lejos. Te mantendré informada—dijo el miembro de la UCI.

—Te amo—dijo mientras la mano de Henrietta se deslizaba de la suya y el equipo maniobró la cama en el ascensor. Estaba en la puerta—Dónde…

Las puertas se cerraron y se quedó mirando a la nada, más indefensa de lo que había estado alguna vez en su vida.

Ella apretó las manos, un suspiro golpeando en la brillante superficie metálica.

—Maldita sea.

Brittany estaba de repente a su lado, agarrando su brazo.

—Venga. Ellos te buscaran en el área de espera.

La miró, momentáneamente desgarrada. Odiaba esperar, odiaba estar indefensa.

Respiró hondo.

—Cierto. Cierto. Tienes razón. Gracias.

Brittany sonrió.

—No tienes que darme las gracias.

Quinn se había detenido por el pasillo y buscó en su bolso. Ella sacó su teléfono, lo miró y frunció el ceño.

—Oh por el amor de Dios.

—¿Problemas?—preguntó mientras se acercaba.

Quinn dejó caer el teléfono en el bolso y se quedó mirándola, claramente analizando sus opciones.

Ella dejó escapar un largo suspiro.

—Voy a tener que irme. Lo siento mucho.

Hizo una mueca, un escalofrío ondulando a través de ella.

—Déjame adivinar. Martin te ha convocado en la oficina. ¿Le has dicho dónde estabas?

—Si, por supuesto.

—¿Conmigo?

—San—Quinn dijo, un tono de súplica inusual en su voz—Él es mi cliente y la familia de Henrietta. Tuve…

—No importa. Deberías ir. No quieres hacerle esperar. Podría tener una empresa para comprar o algo igualmente importante.

Quinn miró de Brittany a Santana, sus mejillas ruborizadas.

—Realmente lo siento.

—No te preocupes por eso.

—¿Me llamarás?—Quinn pulsó el botón del ascensor.

—Claro—dijo con cansancio.

—No me iría si no tuviera que hacerlo, San. Tú lo sabes.

Se apretó el puente de la nariz y asintió.

—Lo sé. Está bien.

Brittany habló por el repentino silencio mientras las puertas del ascensor se cerraron.

—Me iba a quedar, si no te importa la compañía.

—No me importaría en absoluto—sonrió con tristeza—Lo siento por el drama
familiar. Martin sabe cómo empujar todos mis botones.

—No hay necesidad de explicar—Brittany dijo suavemente.

—Me alegra que estés aquí. Odio esperar.

—Yo diría que te acostumbras a ello, pero eso no es cierto—Brittany recordó bien el pánico apenas tolerable cuando todo en el mundo se salió de control y una crisis se apiló encima de otra.

El tiempo se convirtió en un destello de ansiedad alimentada por la adrenalina y los períodos de espera que mermaron el alma. Ella apoyó la mano ligeramente en el centro de la espalda de Santana.

—Venga. ¿Quieres café?



*****


Santana hizo una mueca y se dejó caer en un sofá de tela de color naranja opaco contra la pared.

Dos sillas a juego flanqueadas, junto con un sofá de imitación de cuero en la pared opuesta. La alfombra era de tela de color marrón oscuro.

—No. He tenido más que suficiente.

Se sentó junto a Santana.

—¿Has comido algo?

—El desayuno. Estoy bien.

Recordó. El desayuno con Quinn. Convenientemente lo había olvidado.

Y convenientemente no iba a pensar en cómo llegaron a estar juntas a primera hora de la mañana, o lo que hubiera ocurrido antes del desayuno, o anoche, con mayor precisión.

Ella había después de todo, rechazado la invitación de Santana bastante sutil pero inconfundible para pasar la noche anterior. Una invitación que sólo podía significar tiempo en la cama.

Por supuesto que había dicho que no, ¿y por qué Santana no buscaría otra compañía?

Sobre todo con alguien como Quinn, una mujer increíblemente atractiva con la que compartía una historia y un evidente afecto profundo.

Probablemente eran amantes a tiempo parcial.

—¿Y tú?—Santana preguntó.

Saltó.

—¿Lo siento? ¿Qué hay de mí?

Santana le dirigió una mirada de curiosidad.

—¿Ya comiste?

—Un té y una galleta...—se encogió de hombros y sonrió con timidez—Lo que se siente como un millón de años atrás, pero no quiero ir a ninguna parte.

—Apuesto a que puedo encontrar un lugar para entrega.

Agarró el brazo de Santana cuando tomó su teléfono.

—No realmente. Quiero decir, estoy segura de que puedes. Pero no quiero que lo hagas. Estoy demasiado nerviosa para comer de todos modos. Voy a tener hambre más tarde, cuando tengamos buenas noticias.

Santana giró la mano y su palma se deslizó fácilmente sobre la de ella. Se quedó mirando sus manos juntas.

Ella no podía.

Ni siquiera la conocía. Incluso mientras pensaba en las palabras, deslizó sus dedos entre los de Santana y apretó suavemente.

—Realmente va a estar todo bien.

—Gracias.

—De nada—a regañadientes alejo su mano de la de Santana—Sólo siéntate y cierra los ojos por un momento, entonces. Ayudará.

Santana la miró.

—Parece como que has tenido alguna experiencia.

—La tengo—dijo en voz baja.

Santana esperó, mirándola, y su silencio, la compasión tácita en su mirada, trajeron el pasado corriendo hacia atrás antes de que ella pudiera levantar las barreras.




—Yo tenía diecisiete años, tan sólo unas semanas antes de que viajara a los Estados Unidos para la universidad.

Como siempre sucedía cada vez que pensaba en ello, o, en raras ocasiones, hablaba de ello, el presente se desvaneció y estaba otra vez en su viejo dormitorio, la mirada fija en su armario, tratando de decidir qué dejar atrás.

Vivir donde nevara sería divertido, eso esperaba. Por lo menos era una buena razón para ir de compras, a pesar de que pensaba hacer la mayor parte de eso una vez que llegara.

Durante el último mes había recorrido el sitio web de la universidad, no sólo por las clases que quería tomar, que era la parte más emocionante, sino también por las actividades de interés en el campus y fuera, preguntándose qué tan bien encajaría ya que ella no conocía a nadie.

Tan intimidante como la idea de estar sola en un lugar nuevo a veces, ella aún no podía esperar a ir.

Qué aventura, especialmente para ella, el miembro menos aventurero de la familia.


Flashback


El teléfono sonó y ella lo ignoró, sacando tres camisas, levantándolas y luego poniéndolas de nuevo.

Simplemente no podía llevarse todo, y tenía que llevar sus libros.

No podía vivir cuatro años sin ellos.

Siguieron pasos en el pasillo con un fuerte golpe en su puerta parcialmente abierta.

Miró al mayordomo. Ella empezó a hablar, pero la expresión de su cara estranguló las palabras en su garganta.

—Una llamada para usted, señorita Pierce—Joe dijo con un tono formal extrañamente ajustado. Él tendió el teléfono. Su mano temblaba—Es la policía.

Frunciendo el ceño, tomó el teléfono.

¿No deberían estar hablando con su papá, si algo andaba mal?

Él pronto estaría en casa. Una hora, si el tráfico desde el aeropuerto no era
pesado.

—¿Hola? Esta es Brittany Pierce. Me temo que mi papá...

Recordaba la voz de un hombre, palabras que no tenían sentido, su cerebro de repente lento y perezoso, tratando desesperadamente de discernir el significado detrás de frases que no podían aplicarse a su vida.

Accidente. Lesiones. Puente aéreo. Hospital.

Emergencia. Emergencia. Emergencia.

Había estado tan fría, helada, durante días y días.


Fin Flashback


Brittany tembló y una cálida mano se cerró sobre la suya.

Ella parpadeó, y Santana estaba ahí, sólida, real y cálida.

—Mi papá tuvo una reunión corta en Yakarta, y él y mi mamá tomaron unos días de vacaciones. Mi hermana quería bucear y fuimos con ellos. Supliqué, tenía demasiado que hacer preparándome para mi viaje a los Estados Unidos—tomó aliento, el dolor en su pecho cortando su respiración—Estaban en un pequeño avión, bajaron justo debajo del aeródromo. Nadie fue capaz de determinar por qué. El piloto y mi...—tragó saliva—Mi mamá murieron al instante.

—Brittany—Santana murmuró suavemente—Lo siento muchísimo.

Parpadeó el abrasador dolor del recuerdo.

—Un coche vino por mí, desde la embajada. Mi papá trabajaba para la oficina de relaciones exteriores. Mi papá y mi hermana Hanna fueron llevados al centro de trauma. No sabía de mi mamá hasta que llegué al hospital. Incluso entonces me tomó horas para que alguien me dijera algo.



*****


—No puedo imaginar lo horrible que debe haber sido.

—No tenía ningún otro familiar cercano, y todos mis amigos—Brittany se encogió de hombros—Bueno, ellos eran adolescentes, y esto era algo que nadie sabía cómo hacer frente.

—Así que estabas sola—mordió las palabras, enojada por algo que no podía
cambiar, pero deseó desesperadamente haber sido capaz de hacerlo.

Poder haber estado ahí de alguna manera, para compartir algo del dolor, para protegerla de alguna manera del horror.

—Por supuesto, la gente vino del empleo de mi papá para ayudarme con los detalles, y se ocuparon de las facturas y seguros, cosas así. No lo recuerdo. Yo realmente no preste siquiera atención. Me quedé con la familia de mi mejor amigo al principio.



*****


No se había dado cuenta de que tenía frío, no se había dado cuenta que Santana se había movido y le entregó una taza de té caliente.

Sus dedos estaban entumecidos en la taza.

—Gracias.

—No tienes que decirme el resto.

Sonrió débilmente.

—Quiero, si no te importa.

—Por supuesto que no.

—Mi papá nunca despertó. Unos diez días después del accidente, desarrolló complicaciones pulmonares severas. Murió sin saber lo que pasó, y una parte de mí estaba casi contenta. Él hubiera odiado estar sin mamá —hizo una mueca—No sé si eso es egoísta de mi o no.



*****


—No hay una célula egoísta en tu cuerpo—el dolor atravesó su corazón.

No podía pensar en una sola palabra que fuera un consuelo adecuado, pero Brittany parecía dar la bienvenida a su toque, y necesitaba tocarla en ese momento.

Tomó la mano de Brittany de nuevo, lo sostuvo entre las suyas.

—Hanna estuvo en coma durante seis semanas—Brittany dijo, su voz más fuerte ahora—Contusión cerebral severa y, por supuesto, muchos huesos rotos que con el tiempo sanaron. Pero ella...—se frotó los ojos, sacudiendo la humedad ahí—Ella sufrió una grave lesión cerebral y nunca se recuperó totalmente. No es comunicativa y requiere cuidados las veinticuatro horas.

—En Ámsterdam—dijo.

—Sí. Me demoré en llegar a los Estados hasta que fue dada de alta e instalada. Todos los médicos y asistentes sociales, sintieron que sería mejor si se quedaba en un entorno familiar.

—¿Y a largo plazo?—preguntó suavemente.

—Los milagros ocurren, por supuesto, y físicamente aún es joven y fuerte, pero...—Brittany suspiró—Es probable que necesite una vida de atención ininterrumpida.

—¿Trasladarla aquí está fuera de cuestión?

—Aparte de los problemas de inmigración, creo que conoce y responde al personal que se ha hecho cargo de ella desde el principio—Brittany dijo—Además, el cuidado de la salud en Ámsterdam es muy bueno, si puedes permitirte el lujo de pagar por ello. Había dinero del seguro de mi papá, pero, bueno, eso no dura para siempre. Tengo la suerte de tener un trabajo maravilloso que me gusta, y que me permite ganar lo suficiente para cuidar de ella.

—Por lo que ayudas a pagar por su cuidado—dijo—Eres extraordinaria.

—No, en absoluto. Ella es mi hermana—se ruborizó—No puedo decirte cuántas veces he deseado que mi vida fuera menos complicada. Estuve enojada durante mucho tiempo, con todo el mundo. Pero no tenía a nadie realmente para culpar. Eso es lo peor de todo, no tener a nadie a quien culpar.

—Di lo que quieras—murmuró—Pero me pareces asombrosa.



*****


A medida que el calor se extendió a través de ella, se maravilló de lo especial que Santana podía hacerla sentir.

Por el momento, había dejado que ella misma lo creyera.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5697
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Tati.94 el Mar Nov 28, 2017 10:43 pm

Me encanta esta Santana, es como muy abierta para hablar, no se. Siempre te leo aunque a veces no comente por cuestiones de tiempo. 

Pd:Lo de naya me dejo como WTF. Que carj.. Pasó?
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 561
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Mar Nov 28, 2017 10:52 pm

Trágica la vida de la pobre britt :-( quinn no me termina de simpatizar.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Miér Nov 29, 2017 7:49 am

Santana ya tiene que enterarse de lo que esta pasando con la empresa!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7048
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Miér Nov 29, 2017 8:56 am

Hola morra...

Muy mal por la trajedia de la familia de britt!!!!
Me gusta la actitud de san con respecto a a britt!!
Todavia le voy a dar el beneficio de la duda a quinn... Para que no sepa lo que esta y quiere hacer Martín la empresa...

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5660
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Miér Nov 29, 2017 2:38 pm

Ambas brindandose el apoyo que necesitan, espero el tiempo pase rapido estando juntas y pronto tengan noticias de H.L.
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1182
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Miér Nov 29, 2017 10:12 pm

Tati.94 escribió:Me encanta esta Santana, es como muy abierta para hablar, no se. Siempre te leo aunque a veces no comente por cuestiones de tiempo. 

Pd:Lo de naya me dejo como WTF. Que carj.. Pasó?



Hola, tiene ese nose q te gusta, no¿? Lo importante esk puedas leer! Y yo a ti jaajjaaj.

Pd: A mi tmbn! pero sigo culpando al rubio pelo feo =/





Isabella28 escribió:Trágica la vida de la pobre britt :-(  quinn no me termina de simpatizar.



Hola, la vrdd esk si =/ Mmmm no, esk prefirio el trabajo q su amiga =/ Saludos =D




micky morales escribió:Santana ya tiene que enterarse de lo que esta pasando con la empresa!!!!!



Hola, sii!!! a es tiempo y tmbn tiempo de q se ponga la cabeza...o ayude. Saludos =D




3:) escribió:Hola morra...

Muy mal por la trajedia de la familia de britt!!!!
Me gusta la actitud de san con respecto a a britt!!
Todavia le voy a dar el beneficio de la duda a quinn... Para que no sepa lo que esta y quiere hacer Martín la empresa...

Nos vemos!!



Hola lu, si que si =( triste tmbn. Y a mi tmbn! bn ai por la morena q siga a´si ajajajajaj. Mmm esperemos y tengas razón..tmbn se lo doi xD ¬¬ Saludos =D






JVM escribió:Ambas brindandose el apoyo que necesitan, espero el tiempo pase rapido estando juntas y pronto tengan noticias de H.L.




Hola, lo cual es muy bueno!! Esperemos y si...aspi las junt ajajajajaj. Si eso tmbn es importante...para q las junte jajaj. Saludos =D


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5697
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 14

Mensaje por 23l1 el Miér Nov 29, 2017 10:13 pm

Capitulo 14


Una mujer en ropa quirúrgica azul con una máscara de papel arrugada colgando alrededor de su cuello dio vuelta a la esquina en la sala de espera y se detuvo a medio camino, mirando de Brittany a Santana.

—¿Sra. López?

Santana se puso de pie.

—¿Sí?

—Soy Becky Jackson, la enfermera cardióloga de OR. El Dr. Ryan quería que le dé una actualización.

—¿Todo está bien?

La enfermera asintió.

—Sí, el caso va a la perfección. El médico está empezando la última anastomosis. Será por lo menos una hora y media antes de que su tía se dirija a la sala de recuperación y a mediodía antes de que pueda verla—sonrió—Creo que es posible que desee tomar un descanso. Vaya a buscar algo de comer. Tenemos su número, ¿verdad?

—Sí.

—Entonces, si no está aquí cuando el médico termine, nos aseguraremos de que alguien le llame.

—Estaremos aquí—no dejaba nada al azar, y si la energía positiva desempeñaba algún papel en el destino, tenía la intención de darle todo lo que tenía.

—De acuerdo entonces. Estaremos fuera tan pronto como hayamos terminado—se fue tan rápido como había llegado y se volvió hacia Brittany—¿Tienes hambre?

—En realidad no. Estos lugares siempre parecen llevarse mi apetito.

Hizo una mueca.

—Sé lo que quieres decir—echó un vistazo a la decoración escueta en la sosa sala, un poco sucia que parecía haber absorbido todos las tragedias que se llevaron a cabo dentro de sus paredes—Ellos intentan, lo entiendo, pero este lugar es a ambas partes desolación, y parte desesperación, y la última parte desesperanza.

Brittany la miró con preocupación.

—Creo que podría ser una buena idea si damos un paseo.

—Lo siento, tienes razón—se frotó el dolor de cabeza entre sus ojos—La espera me está afectando. Odio estar impotente.

—Créeme, lo sé.

Oyó el dolor introducirse en la voz de Brittany y se maldijo por dentro. Ella no era la única que sufría.

—Y esto tiene que ser terrible para ti. Lo siento, no es muy sensible de mi parte querer mantenerte aquí.

—Quiero estar aquí por Henrietta—Brittany dijo, añadiendo en voz baja—Y si te está ayudando, me alegro.

—Me ayuda más de lo que crees—murmuró—Pero me siento bastante egoísta en este momento. Esto tiene que traerte algunos recuerdos terribles.

—Estoy bien, de verdad. Por favor, no te preocupes por mí.

—Sé que estás bien. Me has convencido que eres fuerte—bromeó suavemente y se sintió recompensada cuando Brittany se rió—Pero creo que me preocuparé de ti de todos modos.



*****


—Simplemente no demasiado—reprendió, conmovida por el tierno tono de la morena y sorprendida por la facilidad con que podía aceptar el consuelo cuando rara vez podía hacerlo de cualquier otra persona.

La simpatía y la comprensión de Santana la fortalecieron, en lugar de hacerla sentir pequeña y diminuta.

Había trabajado tan duro para ser alguien.

Se levantó, y en un impulsivo giro, tomó el brazo de Santana y tiró de ella hacia el pasillo.

—Vamos, salgamos por un rato.



*****


Con agradecimiento, se dejó guiar a los ascensores.

Ceder el control no era algo natural, pero con Brittany era fácil.

La cuerda floja en la que había estado tambaleándose desde que había recibido la llamada telefónica del cirujano dio paso a tierra firme por primera vez en todo el día.

—Gracias.

—De nada—Brittany dijo—Si necesitas algo, en cualquier momento, sólo avísame.



*****


Santana la miró tan seriamente, durante tanto tiempo, que se sonrojó.

Deseó poder leer la mente de la morena en ese momento y se alegró de que ésta no podía leer la suya, sobre todo desde que había de repente empezado a pensar en el beso.

Santana no podía imaginar que significaba ese tipo de ayuda, ¿podría?

Las puertas del ascensor se abrieron en el concurrido vestíbulo y la salvó de tener que preocuparse acerca de cómo Santana podría haber interpretado su oferta.


Una vez fuera, la luz del sol, lejos del olor a antiséptico, la enfermedad y la muerte, se dirigieron hacia Central Park, esquivando a través de la multitud, mientras se las arreglaban para permanecer juntas.

Cuando la multitud se volvía demasiado pesada y amenazaba con separarlas, Santana curvó su mano través del hueco de su brazo con tanta naturalidad como si hubieran caminado juntas un centenar de veces.

Cuando pasaron frente a un vendedor ambulante que asaba nueces, Santana desaceleró.

—Sabes, creo que probablemente necesito poner algo en el estómago. ¿Castañas?

—Te confieso. Soy un poco adicta a las tostadas dulces.

Santana sonrió.

—Hecho.

Santana compró dos bolsas, le dio una y siguieron caminando.

—Cuando mi mamá murió—dijo después de unos momentos de silencio—Tuve suerte. Tuve a Henrietta que me ayudo a entenderlo todo.

—Te envidio eso—dijo en voz baja—Ninguno de mis padres tenían hermanos, así que nuestra familia era una unidad bastante pequeña. Mi papá estaba a menudo lejos por negocios, o cuando no lo estaba, estaba preocupado con eso. Él nos quería, lo sé, pero no siempre estuvo presente para nosotros. Mi mamá y mi hermana eran mi mundo.

—Entonces estamos iguales, te envidio eso—se encogió de hombros—De mis padres, yo estaba más cerca de mi mamá. Amaba a mis padres como los niños lo hacen, buscando apoyo y la protección y alabanza—se rió, sin humor en su voz—A pesar de que había muy poco en el departamento de elogios.

—A veces los padres tienen una extraña manera de mostrar su afecto—aventuró—Y algunos simplemente no ven a sus hijos, ni ven el valor de ellos. Ciertamente no hay excusa para sostener algo contra ti que no fue tu culpa.

Santana le dirigió una mirada, una sonrisa irónica suavizando la tensa línea de su mandíbula.

—Eres muy amable y muy perceptiva, y aprecio que tomes mi lado. Supongo
que la culpa es de ambos lados, yo no era particularmente agradecida de niña, al menos no de las cosas que mis padres podrían proporcionar—se encogió de hombros—La seguridad y buenas escuelas, y no querer ninguna de las cosas físicas. Me doy cuenta de que soy muy afortunada, y es totalmente inmerecido. Nací en la seguridad y la riqueza.

Ella se rió de nuevo y sacudió la cabeza.

—Y quejarme de mi infancia ahora me hace sonar como el culo.

—De ningún modo. No creo que ningún niño aprecie las circunstancias de su nacimiento, si es difícil o no, privilegiados o no, y cada niño tiene el derecho de sentirse amado.

—Sí, bueno, no tengo ninguna queja. Mi mamá no tenía exactamente un gran momento de las cosas tampoco. La habían preparado toda su vida para ser la esposa de un hombre, y ella era la primera. La decepción de mi papá por no tener un hijo, pero una hija quien ni siquiera está a la altura, hicieron su relación bastante difícil.

Se detuvieron cuando llegaron a la entrada de Central Park.

El clima aún era lo suficientemente frío como para disuadir a todos excepto a los más valientes que se quedaban quietos por mucho tiempo, y Santana señaló un banco desocupado.

—¿Tienes demasiado frío para sentarte? Prometo dejar de quejarme de mi horrible pasado. He sobrevivido bastante bien y Martin debe estar mucho más feliz ahora, con un hijo y una joven esposa que le diera lo que siempre quiso.

Recuperó de nuevo una protesta.

Las experiencias de Santana le parecían terriblemente injustas, pero apreciaba que quisiera restarles importancia.

—Tengo que confesar, no estoy lista para volver a esa habitación. Pero sólo quiero decir que creo que tu papá es el que más perdió por no ver en mujer realizada, exitosa te has convertido.

Santana la miró fijamente.

—Gracias. No mucha gente estaría de acuerdo contigo.

—Lo que piensen los demás no importa, sin embargo, ¿verdad?—dijo mientras se sentaban una junto a la otra, terminando sus castañas—¿Que pasa contigo?


*****


Levantó una ceja.

—¿Qué quieres decir?

—¿Estás satisfecha?

—¿Con lo que he hecho de mi vida? Claro—dijo al instante, preguntándose como lo hacía sobre la verdad de sus palabras—Soy un éxito en cuanto a tomar las decisiones correctas y apoyar a los equipos adecuados, y soy muy buena en las mesas.

Brittany se rió.

—Así que entiendo.

—Como ya he dicho, no tengo ninguna queja.

Algo acerca de su espera compartida, y su preocupación compartida, hizo las revelaciones de Brittany que nunca hubiera hecho de otra manera.



*****


Sabiendo que Santana amaba a Henrietta de la misma manera que ella la hacía audaz.

—¿Qué hay de las otras cosas en la vida? ¿Quieres una familia?

—Dios, no. ¿Qué haría yo con una esposa e hijos? ¿Qué haría yo por ellos?—Santana dijo, expresando pensamientos que rara vez entretenía—Probablemente no sería mejor en la crianza de los hijos que mis padres, y no tengo ningún deseo de ensillar a algún pobre niño con el legado López.

—¿Qué te hace pensar que serías papá de la forma en que tus padres lo hicieron? Creo que eres muy perceptiva y obviamente, amas a Henrietta, y que es más importante para criar a los hijos que comprender y cuidar?


*****


—Nada—dijo temiendo que Brittany le diera demasiado crédito y malditamente segura de que nunca podría estar a la altura de la lealtad desinteresada que mostraba hacia su hermana. Queriendo desviar la conversación, respondió—¿Y tú? ¿Cuáles son tus objetivos a largo plazo además de gobernar el mundo literario?

Brittany se rió.

—Realmente, no me veo estableciéndome por un largo tiempo. Yo trabajo, bueno, trabajo cuando Henrietta trabaja, y ya sabes cómo es eso.

Frunció el ceño.

—Lo sé, y vamos a tener que hacer algo al respecto cuando se recupere.

—Estoy totalmente de acuerdo contigo. Tina y yo haremos todo lo posible, pero no estaría de más si intercedes para que reduzca la velocidad también.

Hizo una mueca.

—Creo que eso podría resultar en matar al mensajero, pero lo intentaré—dio golpecitos con un dedo contra la barbilla de Brittany—Y tú eres bastante buena desviando preguntas. ¿Qué deseas además del trabajo en tu vida?


****


Su cara se ruborizó por el breve toque y un estremecimiento de emoción corrió a través de ella.

No podía recordar estar tan sensibilizada a la presencia física de otra persona.

Se había tomado la mano con mujeres, besado a mujeres, estado en la cama con varias, y no podía recordar su corazón latiendo tan rápido o la electricidad disparando bajo la superficie de su piel del más casual de los toques.

Concentrarse en la conversación era difícil, pero se aferró a la pregunta para evitar pensar en las manos de Santana sobre ella.

—Cuando y si estoy en condiciones de mantener una familia, o al menos sustancialmente contribuir, me gustaría casarme y tener hijos. No veo eso en el corto plazo.

—¿Debido a Hanna?—Santana preguntó suavemente.

—Eso es en parte, ya que sé que estaría llevando importantes responsabilidades financieras para cualquier tipo de relación a largo plazo—dijo—Pero la mayor parte se debe a que en este momento mis objetivos están orientados a mi carrera.

—Bueno, me imagino que cualquier mujer que te amé entendería lo de Hanna, y nadie digno de ti querría que hagas algo diferente.

Su garganta se tensó.

—Gracias.

—¿Con qué frecuencia vas a casa en Ámsterdam?

—Dos o tres veces al año. Cuando tomo mis vacaciones.

—Estoy segura de que Henrietta te daría todo el tiempo que necesites, vacaciones o no.

—Oh, lo haría—dijo lentamente—Pero por mucho que quiero ver a Hanna, siempre es difícil.

—¿Cuándo es tu próximo viaje?

—Bueno—suspiró—Estaba planeando ir a principios del mes de Julio, justo después de que tengamos las publicaciones de verano todo plegado. Ahora, sin embargo…

—Escucha—Santana dijo—Henrietta no volverá a trabajar para entonces, pero estoy segura que la agencia funcionará sin ti ¿por qué dos o tres semanas?

Se rió.

—Estoy bastante segura de que puede. Tina probablemente podría ocuparse de todo o la mayor parte de ello, por ella misma en este momento.

Santana rió.

—Estás absolutamente en lo correcto.

—Aunque ahora, hasta que mi situación de la visa se establezca, no quiero salir del país.

—¿Disculpa?—frunció el ceño—¿Qué quieres decir?

—Oh, es sólo una especie de complicación—dijo rápidamente. No había tenido la intención de llevar sus problemas a Santana—Se resolverá en cuanto las cosas se calmen un poco.

—¿Qué tipo de complicación?—Santana dijo con insistencia.

—Henrietta me estaba diciendo, justo antes de que ocurriera. Puede haber dificultades para renovar mi visa. Las políticas de inmigración se han vuelto mucho más restrictivas, y a menos que ... hasta que la solicitud de trabajo sea aprobada, estoy un poco en el limbo.

—¿Quién lo está manejando?

—Los abogados de la agencia, pero confieso que en realidad no sé quién.

Jadeó.

—Oh Dios, espero que no sea Sue.

—¿Sue?—frunció el ceño—¿Qué tiene ella que ver con todo esto?

—Oh, ¿la conoces?

Santana resopló.

—Sue ha existido todo el tiempo que tengo, creo. Ella es algo así como un sicario para mi papá, se encarga de hacer recortes, en sus palabras, eliminar
al personal y reorganizar las adquisiciones que no están produciendo—hizo una mueca—Solía pensar que había algo personal entre mi papá y ella, y quizás lo hay, pero eso no es algo en lo que realmente quiero pensar. ¿Entonces qué pasa con ella?

Tuvo dificultades para imaginar a Sue Sylvester intimidando con alguien, pero entonces, su idea de intimidad era mucho más que sexo.

—En realidad no es algo que tienes que estar preocupada justo ahora.

Santana la estudió durante un largo momento.

—¿Por qué es eso?

—Estás aquí por Henrietta, y una vez que ella este bien tu trabajo habrá terminado. La agencia no es tu problema.

—¿Cómo conoces a Sue?—dijo, haciendo caso omiso de los intentos por cambiar de tema.

—Ella se presentó esta mañana en la agencia y dice que está a cargo.

—Idea de Martin, estoy segura—dijo.

—No pensé en preguntar exactamente de dónde venía. Ella ya estaba instalada en la oficina de Henrietta cuando llegué, y no se me ocurrió que tal vez no perteneciera ahí.

—Las líneas de mando en López Enterprises están muy enredadas, pero Martin y Henrietta son hermanos, como sabes, y heredaron todas las participaciones de la familia cuando mis abuelos murieron. A Henrietta no le importó involucrarse, por lo que entiendo, en cualquier cosa de la agencia. Ya había estado ahí desde el momento en que salió de la universidad. Con el fin de mantener la paz, mi papá se fue junto con él, y básicamente separan los intereses comerciales entre los dos.

—¿Formalmente?—preguntó.

—No lo sé. Nunca he tenido ninguna razón para preguntar. ¿Que ha estado haciendo hasta ahora?

Hizo una mueca.

—Ella se acomodó en la oficina de Henrietta, y a partir de esta mañana, planea hacerse cargo de todas las decisiones importantes.

—Maldita sea. Lo último que Henrietta va a necesitar mientras se está recuperando es una especie de lucha sobre quién está a cargo de la agencia.

—Tal vez no se llegue a eso.

—Nada de lo que Martin y Sue hagan, podría ser bueno—Santana hizo una bola con su bolsa de anacardo y se la metió en el bolsillo—Q podría saber lo que está pasando, si ella me lo dirá. Ella no maneja el negocio legal de la agencia, ya que Henrietta era lo suficientemente inteligente como para ver a medida un conflicto de intereses, pero todos los abogados de Enterprises se conocen entre sí.

—Siento arrastrarte a esto.

—Henrietta querría que manejaras las cosas en su lugar.

—No lo sé…

—Yo—Santana dijo con convicción—Y tendremos que ver que eso ocurra. Voy a llamar a Q hoy.

—Tienes más que suficiente para preocuparte. Al menos deja que esperar hasta…

Santana llevó un dedo a sus labios.

—Déjame hacer esto por ti. No es nada en comparación con lo que tu presencia aquí significa para mí.

Su corazón se aceleró mientras sus ojos se encontraron con los de Santana.

—¿Me hará algún bien discutir?

El pulgar de Santana susurró sobre sus labios.

—Ninguno en absoluto.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5697
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Tati.94 el Miér Nov 29, 2017 11:02 pm

Bueno que bien que San sepa de Sue y pretenda hacer algo al respecto.
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 561
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.