Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16
Hoy a las 5:06 pm por Tati.94

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Hoy a las 3:54 pm por 0leocadio

» FanFic Brittana: El Final (Adaptada) Cap 5
Hoy a las 3:51 pm por JVM

» FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25
Hoy a las 3:13 pm por JVM

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «20 days for Christmas»
Sáb Dic 09, 2017 8:02 am por Klainefan

» [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo
Jue Dic 07, 2017 7:30 pm por 23l1

» Fanfic Brittana -Give me love- noticias 13/5/16
Mar Dic 05, 2017 8:33 pm por Tati.94

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Sáb Dic 02, 2017 2:55 am por Isabella28

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 28 FIN
Lun Nov 27, 2017 6:18 pm por 3:)

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 10,11,12Y13
Lun Nov 27, 2017 5:55 pm por 3:)

» BRITTANA CUCapitulo 10,11,12 Y 13
Lun Nov 27, 2017 5:14 pm por JVM

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Jue Nov 16, 2017 10:18 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Nov 13, 2017 8:44 pm por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Jue Nov 09, 2017 1:44 am por Guzco2129

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Vie Oct 20, 2017 9:21 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Mar Oct 17, 2017 11:15 pm por 23l1

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
Tati.94
 
JVM
 
micky morales
 
Isabella28
 
3:)
 
0leocadio
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por JVM el Miér Dic 06, 2017 4:18 pm

Como dijo Britt el ser romántica o dulce para San es algo nuevo sin embargo explicándose lo es ....
Y ciertamente lo que tienen no es una relación ni sexo casual realmente, creo que es un termino medio que es nuevo para ambas, es el inicio de algo nuevo. Y bueno el que San se sienta en paz con Britt parece ser algo muy bueno para ella y su vida... Así que veremos como siguen las cosas :D
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1116
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Tati.94 el Miér Dic 06, 2017 7:08 pm

Isabella28 escribió:Que dulce es santana :-D quiero saber mas de ella.
¿Verdad que si? Y creo que ella no se da cuenta cuán dulce es a veces.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Tati.94 el Miér Dic 06, 2017 7:11 pm

3:) escribió:Bueno san lo esta intentando y bastante bien por lo que se ve...
Britt ya se adaptó a lo que puede llegar a tener con san.. Pero si la cambia seria genial!!!
Lo esta intentando muy duro, todo el tema de la relacion es nuevo para ella. Y Britt esta intentando entenderla.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Tati.94 el Miér Dic 06, 2017 7:13 pm

JVM escribió:Como dijo Britt el ser romántica o dulce para San es algo nuevo sin embargo explicándose lo es ....
Y ciertamente lo que tienen no es una relación ni sexo casual realmente, creo que es un termino medio que es nuevo para ambas, es el inicio de algo nuevo. Y bueno el que San se sienta en paz con Britt parece ser algo muy bueno para ella y su vida... Así que veremos como siguen las cosas :D  
Todo esto es nuevo para ella. Sin dudo ya han iniciado algo muy bueno e intenso para las dos.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Tati.94 el Miér Dic 06, 2017 7:37 pm

Capítulo 11

Cerré y bloqueé la puerta, permaneciendo allí por un momento. Qué extraña noche fue. Qué extraño beso. Fue de lo más raro.

Acababa de tener una cita con mi amigo Dair. Coqueteamos durante bastante tiempo, pero ambos nos hallábamos tan ocupados, e indecisos, que nunca iba a ninguna parte. Y entonces me llamó de la nada, queriendo salir en una cita real. No podía pensar en una buena razón para rechazarlo, así que fui.

Realmente me gustaba Dair, sabía que era el tipo de hombre que debería querer, pero mi corazón no pensaba lo mismo.

Tal vez aún no estaba lista para seguir adelante. El divorcio ocurrió hace más de un año, pero fue un largo y horrible matrimonio.

Oh, y también se encontraba el pequeño detalle de mi amante ocasional. Pero esa situación era menos acerca de seguir adelante, y más acerca de retroceder, o eso me decía a mí misma.

—¿Qué fue eso? —me ladró una profunda y penetrante voz desde la oscuridad en mi sala de estar.

Por supuesto que supe quién era al instante, pero aun así, di un salto del susto. Piensa en el diablo, y aparecerá.

—Tú —dije, sin aliento ahora, mi ritmo cardíaco acelerado por el miedo debido a esas tres palabras rudas.

—Yo —respondió—. Ven acá.

No debí escucharla.

Debería haber encendido la luz y exigirle saber por qué irrumpió en mi casa. Debería haberle preguntado: “¿La puerta se encontraba desbloqueada esta vez?”. Pero por supuesto que no lo hice.

Porque todo lo que pude recordar cuando oí esa voz rasposa de luchadora  era el placer que permanecía tan arraigado en mi mente, provocando que todo mi cuerpo cosquilleara sólo con el recuerdo.

Me acerqué a la silla en la que se encontraba sentada lentamente, guiándome por la tenue luz que entraba de los faroles de la calle de en frente.

Dejé escapar un chillido embarazoso cuando me agarró por las caderas y me puso a horcajadas sobre ella, con mis dos brazos sujetados por las muñecas detrás de mi espalda.

Dios, era rápida.

Al parecer mi cuerpo traidor podía recordar esa velocidad en la rapidez con que sus caderas se movían cuando me penetraba.

—¿Ahora lo besas? —me preguntó, su voz baja y contenida. Tragué, luego me humedecí los labios con nerviosismo.

Quedé atrapada en algún lugar entre el miedo y el deseo. Sabía que ella era peligrosa, cada célula de mi cuerpo lo sabía, pero no parecía haber ningún tipo de elemento disuasivo para mi maldita libido.

—No he sabido nada de ti en semanas —dije firmemente, con un tono más práctico que quejumbroso—. Entras y te vas cuando quieres, me follas hasta dejarme fuera de combate, y te vas mientras sigo durmiendo. ¿Por qué no debería estar viendo a otras personas?

—Ya no vas a salir más con él. Y si te atrapo besando a un tipo en tu pórtico de nuevo, te lo advierto ahora, no te va a gustar mucho su cara cuando haya terminado con él.

—No tienes ningún derecho a decirme qué hacer —dije con firmeza, incluso mientras mi cuerpo se estremecía—. Ni siquiera te conozco, y ciertamente no sé en dónde desapareces.

—He estado fuera de la ciudad —dijo, con un tono hosco—. Regresé. Y me conoces lo bastante bien. Ciertamente lo suficiente para saber cómo terminará esta noche.

Luché contra ella brevemente ya que me molestaba cada palabra que salía de su boca, pero sólo parecía añadirse a mi problema, porque cada movimiento de mi cuerpo hizo que me rozara contra su evidente erección.

—También te extrañé, cariño —dijo con voz ronca, acercando mi cara a la suya.

Apreté los dientes, enojada por su actitud, y más enojada por el aumento de  la reacción de mi cuerpo ante ella.

—¿En serio? —pregunté con malicia, un atisbo sarcástico en mi tono.

—En serio. Va a ser una noche dura para ti. Ese pequeño beso en tu pórtico  me molestó, así que tengo que follar para sacar un poco de frustración de mi sistema. Pero primero, necesito que te laves los dientes.

¿Quién se creía que era, diciéndome qué hacer? En todo caso, debería ser al revés. Yo tenía la edad suficiente para ser su madre.

Me puso de pie, y retrocedí con las piernas temblorosas. Fui a mi cuarto de baño, inclinada sobre el lavabo para cepillarme los dientes, pero sólo porque  pensé que era justo. Querría que ella hiciera lo mismo si hubiera besado a otra mujer.

Levanté la vista cuando agarró mi largo cabello, envolviéndolo alrededor de su muñeca una vez, dos veces, golpeando su erección contra mi culo.

—Ni siquiera puedes comenzar a entender lo jodido que fue que besaras a Dair de esa manera.

Parpadeé ante su reflejo en el espejo, escupiendo la pasta dental. Un escalofrío me atravesó. Miedo.

—¿Cómo… cómo sabes su nombre? —jadeé. Me dio una de sus sonrisas frías, sus ojos aterradores, incluso mientras seguía frotándose contra mí desde atrás.

—Sé una gran cantidad de cosas sobre ti y tu vida, Brittany. Y hay una cosa que deberías saber sobre mí.

No quería preguntar, no quería saber. Realmente me asustó ahora. Pero no pude evitarlo.

—¿Qué?

—No es prudente sacarme de quicio. —Me rodeó con su mano libre, ahuecando mi sexo crudamente—. Esto es mío. Será mucho mejor para todas las partes involucradas si dejas de cuestionarlo.

Mi cuerpo palpitaba, pero era una distracción que no quería en ese momento. Quería concentrarme. No podía decir una cosa así y no explicarse.

—¿Cómo? —Mi voz era un susurro ronco, pero logré liberar palabra.

—¿Cómo es imprudente? —preguntó.

—No —respondí, mi voz ganando fuerza—. ¿Cómo sabes “una gran cantidad de cosas sobre mi vida”? ¿Cómo sabes su nombre?

—Te dije que trabajo en seguridad. —Hizo una pausa. Sus dedos no dejaban de moverse, frotando, acariciando—. Es parte de mi trabajo… — una pausa  más larga—, investigar a cualquier persona que yo podría estar…—la pausa más larga de todas—, viendo. Y también, a cualquier persona que ellas podrían estar viendo.

Lo reflexioné, o traté de hacerlo. Metió un dedo en mi interior, pero me las arreglé para decirle, con la voz tan firme como pude a través de un estremecimiento.

—No estoy de acuerdo con eso. No lo hagas de nuevo. Es una invasión a mi privacidad.

Sacó el dedo, sus manos yendo a mis caderas. Me dio una mirada bastante aterradora por decir eso.

Sabía que debería estar más asustada. Todo esto debería aterrarme. Así que, ¿por qué no lo hacía?

Era evidente para mí que la pasión podía opacar la precaución. La lujuria invalidaba mis instintos, volviéndome confusa y distante. No podía concentrarme en ellos, y mucho menos prestarles atención.

Santana era demasiado distractora para mí. Incluso ahora, cuando me sentía enojada y más que un poco aterrada, todo en lo que podía enfocarme era la forma en que ella reaccionaba a mí.

Tenía todos esos pequeños indicios que empezaba a notar, los que delataban en qué nivel de enojo se encontraba. Fosas nasales dilatadas. Dientes apretados, seguido por su mandíbula tensándose, lo cual era bastante típico. Pero esta noche, más molesta de lo que jamás la había  visto, hacía todo eso y se añadía a la mezcla el morderse el labio inferior como si simplemente no pudiera evitarlo.

Tan perverso como era, y a pesar de mí misma, a una parte de mí le encantaba. Era caliente.

—Te diré qué —dijo en un suave gruñido que de alguna manera estuvo a punto de ser un canturreo—. Haz caso a lo que dije. Mantente lejos de Dair, y ya no me entrometeré en tus asuntos.

—¿Él específicamente? —pregunté, desconcertada. ¿Tenía un problema con  Dair en particular? ¿O era una cosa de celos más generalizada? Habría sido mucho mejor para mi ego si fuera lo último.

—Él específicamente. Quédate jodidamente lejos de él, ¿de acuerdo?

Al parecer, no lo era.

—No estuvo bien que… que estuvieras… ¿realmente estabas espiándome? —Apenas pude formular la pregunta.

Difícilmente podía mantener la línea de pensamiento en mi cabeza. Una de  sus manos agarraba mi cabello, tirando, mientras la otra se deslizaba a mi sexo. Empujó dos dedos agiles dentro de mí, trabajándolos dentro y fuera a un ritmo firme. Me distraía, deliberadamente, descaradamente.

Y, maldita sea, sí que funcionaba. Lo que acababa de descubrir debería hacer que la detuviera. Era lo suficientemente mayor para saber la   diferencia entre una mujer intrigada y una jodida de la cabeza.

—Estás molesta —señaló. La forma en que lo dijo, algo en su tono, me dio la impresión de que no lo esperaba, como si el que yo estuviera molesta por ser espiada fuera totalmente extraño.

—Estás loca, ¿lo sabes? —espeté a su reflejo.

Ella no discutió, en cambio se inclinó y puso sus labios en mi nuca.

—Eso es restarle importancia —murmuró en mi piel.—Escucha. —Su voz retumbó dentro de mí—. No sabía lo que era esto cuando vine tras de ti la  primera vez. Todavía no lo sé… pero me preocupo por ti. Estoy arruinada. En extremo. Tengo algunos problemas, problemas mentales, problemas graves  para insertarme en la sociedad, y soy muy consciente de ello. Hay cosas que  hago, habitualmente, que no son socialmente aceptables. Sí, te aceché. Sé  más de ti de lo que debería. Tuve mis razones, pero entiendo cómo se ve.  Se ve mal. Y, demonios, si pudiera decirte toda la verdad, probablemente se vería aún peor de lo que sea que estás pensando.

»Pero quiero que sepas una cosa, y es la verdad. Nunca te haría daño. Si está  dentro de mi poder, haría cualquier cosa para evitar que salgas lastimada.

—No sé qué hacer contigo —jadeé. A pesar de mí misma, perdía esta batalla. Era vergonzoso lo rápido que podía hacerme venir con sus dedos.

Su mano vagó por mi cuerpo para agarrar un pecho adolorido. Tocó mi pezón, amasando y pellizcando la carne sensible a su alrededor.

—No dejaré que lo adivines. —Su voz retumbó en mi piel, justo antes de morder la carne entre el cuello y el hombro. Me quedé sin respiración y me arqueé, corriéndome.

¿Qué demonios? Pensé para mí misma, con los ojos fijos en mis manos donde se agarraban del borde del mostrador.

Todavía trataba de recuperar el aliento cuando se empujó dentro de mí. Miré nuestro reflejo, observando la cima de su cabeza gacha mientras empezaba a moverse en empujes cortos y bruscos, yendo más profundo con cada empujón.

Finalmente entró por completo, se retiró, y volvió a penetrarme.

Tiró mi cabeza hacia atrás por el cabello y empezó a follarme enserio.

Y fue entonces cuando levantó la vista, encontró mis ojos, y me di cuenta que seguía molesta como el infierno. Furiosa mientras me tomaba. Gruñía. Literalmente. Gruñendo. Casi me vine en ese momento.

Sabía que era perverso, sabía que parecía tan loca como ella. Pero me   encantaba. Jodidamente amaba lo que le hacía, que estuviera tan fuera de sí como yo.

Una serie de bruscas embestidas más tarde y perdí la cabeza. Apenas pude evitar que mis rodillas cedieran cuando me volví a correr. Con fuerza. Daba miedo lo duro que me corrí. Una pérdida absoluta de mi ser, incluso olvidé por qué me molesté. Lo olvidé todo excepto a la mujer detrás de mí, dentro de mí, la mujer que poseía cada centímetro de mi cuerpo tembloroso.

Y cuando se corrió y sus ojos encontraron los míos en el espejo, todo empeoró aún más.

Oh, no. De ninguna manera.

No había manera de que me estuviera enamorando de esta psicópata.

¿O ya la amaba?

O la verdadera pregunta: ¿Cómo me enamoré de ella?

Ni siquiera la conocía. Era una completa desconocida. Una impredecible. Un absoluto misterio. Y nada de eso parecía importar. No podía mentirme. Había  mucho más que mi cuerpo involucrado en esto.

Fueron los pequeños destellos que conseguí ver de su lado dulce, pensé. El lado de ella que me miraba con asombro cada vez que acababa.

—Mía —le dijo bruscamente a mi reflejo justo antes de inclinarse para besar un lado de mi mejilla—. Eres jodidamente mía, ¿entiendes?

Gimoteé. Eso era lo que me hacía. Me robaba las palabras y me convertía en un lío tembloroso. Se tomó eso como un sí, retirándose lentamente, moviendo su boca por mi mejilla, contra mi cuello, a lo largo de mi hombro, acariciando mi columna.

Y entonces me encontraba en sus brazos, acunada contra su pecho mientras me llevaba a la cama.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por micky morales el Jue Dic 07, 2017 7:04 am

Bueno Brittany en esta historia es muy caliente a mi parecer, si no esta Santana esntonces busca a alguien con quien entretenerse, en fin.... ya lo dije antes, quiero saber mas de Santana!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6607
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Isabella28 el Jue Dic 07, 2017 8:04 am

Santana es demasiado oscura, estoy como brittany me da un poco de miedo y me atrae esta santana mal de la cabeza.
avatar
Isabella28
***
***

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por 3:) el Jue Dic 07, 2017 11:37 am

A estas alturas... Giran mil hipótesis de que carajo hace san y donde se mete...
Creo que san tambien se enamoro.... Perrrooo digamos que sus buenas formas de mostrarlo no son muy normales que digamos a la cuestion
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5190
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por JVM el Jue Dic 07, 2017 1:29 pm

La forma de ser de San da un poco de miedo y a la vez te atrapa asi que en vez de alejarte hace lo contrario y te atrae mas ....
Me llamo la atención el hecho de que le dijera que si le contaba la verdadera razon de porque la "estudio" seria peor, me da a pensar que investigaba a alguien cercano a ella o seria ella ¿?
Y bueno al darse todo de manera inusual creo que van descubriendo poco a poco lo que sienten de verdad la una por la otra. Mientras San le esta dejando en claro a Britt que es suya con esos celos tan fuertes jaja
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1116
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Tati.94 el Jue Dic 07, 2017 8:41 pm

micky morales escribió:Bueno Brittany en esta historia es muy caliente a mi parecer, si no esta Santana esntonces busca a alguien con quien entretenerse, en fin.... ya lo dije antes, quiero saber mas de Santana!!!!!
Si, después de su aburrido matrimonio se dio cuenta de que merecia mas, y San parece que se lo da.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Tati.94 el Jue Dic 07, 2017 8:42 pm

Isabella28 escribió:Santana es demasiado oscura, estoy como brittany me da un poco de miedo y me atrae esta santana mal de la cabeza.
Es verdad, a veces da miedito. Esta un poco loca pero asi nos hace amarla ¿no?
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Tati.94 el Jue Dic 07, 2017 8:45 pm

3:) escribió:A estas alturas... Giran mil hipótesis de que carajo hace san y donde se mete...
Creo que san tambien se enamoro.... Perrrooo digamos que sus buenas formas de mostrarlo no son muy normales que digamos a la cuestion
Nada es normal en la forma en la cual actua, esperemos que aclare que hace en esas benditas escapadas.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Tati.94 el Jue Dic 07, 2017 8:48 pm

JVM escribió:La forma de ser de San da un poco de miedo y a la vez te atrapa asi que en vez de alejarte hace lo contrario y te atrae mas ....
Me llamo la atención el hecho de que le dijera que si le contaba la verdadera razon de porque la "estudio" seria peor, me da a pensar que investigaba a alguien cercano a ella o seria ella ¿?
Y bueno al darse todo de manera inusual creo que van descubriendo poco a poco lo que sienten de verdad la una por la otra. Mientras San le esta dejando en claro a Britt que es suya con esos celos tan fuertes jaja
Si ¿Verdad? Un poco aterradora? Jajaj. Crea muchas dudas sobre por qué la investigó. Y cuál sera el trabajo de San? Todavía no es muy clara sobre ello.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Tati.94 el Jue Dic 07, 2017 8:59 pm

Capítulo 12

―¿Acabamos de tener nuestra primera pelea? ―le pregunté, mucho, mucho más tarde.

Me encontraba acostada en la cama, desnuda, bien descansada, y ella se  quedó en la noche, por una vez, aunque no se hallaba en la cama conmigo.

Merodeaba por mi habitación, completamente vestida, como si hubiera estado esperándome, en lugar de dormirse.

―Si lo hicimos, creo que gané. ―Su tono era sarcástico.

Eso me irritaba. Bastarda arrogante. Pero era cierto. Si peleáramos en el dormitorio, yo perdería.

―¿Sabes, puedes ser un verdadero dolor en el culo? ―Mi tono no fue tan mordaz como debió haber sido.

Eso le gustó. Podría decirlo por la luz profana en sus ojos y el tono de su voz cuando dijo―: Creo que eso es subestimar las cosas. Cariño, soy tu peor pesadilla.

Ja. Esa no era la verdad.

Me levanté, me vestí, y nos preparé el desayuno. Santana caminaba alrededor del comedor mientras esperaba por la comida. Yo trataba de hacer memoria y recordar si alguna vez antes la había visto sentarse. Nada vino a la mente.

―¿Dormiste anoche? ―Le grité. Dejó de caminar, llegando a quedarse de pie a unos metros de la cocina.

―Sí. Todos necesitan dormir, Brittany.

Le lancé una mirada.

―Bueno, anoche dormí durante ocho horas. ¿Cuánto tiempo dormiste? ―Era  una pregunta directa. Estaba bastante segura de que tenía una pista acerca de la respuesta.

―No mantengo un registro.

―Supongo ―empujé.―Tal vez dos horas.

Quería regañarla, pero era muy consciente de que no era su madre.

―Eso no es descanso suficiente para nadie, Santana.

―Es suficiente para mí.

Lo consideré. ―¿Dónde dormiste?

―En tu sofá. En la sala de estar.

―¿Por qué no dormiste en la cama conmigo?

―Estaba siendo considerada. Confía en mí, te hice un favor.

Era bastante obvio que este era un tema delicado para ella, así que solo dije―: Avísame si alguna vez quieres hablar de ello. ―Y luego dejé el tema.

Pero mientras parecía estar en un estado de ánimo hablador (para ella), decidí fisgonear más a fondo.

―Háblame de tu familia ―intenté. Comenzó a pasear de nuevo.

―No hay mucho que contar. No quedan muchos de nosotros. ¿Qué hay de ti?

Suspiré resignada, aunque totalmente esperaba que convirtiera la pregunta sobre mí. Solo que no tan rápido.

―Soy hija única y mis padres se divorciaron cuando tenía veinte. Tengo una  gran familia extendida, pero la mayoría de ellos aún viven en Europa.

―¿Dónde viven tus padres?

―Mi padre vive en Lyon, Francia. También morirá allí, lo garantizo. Dirige un restaurante. En realidad es un chef reconocido mundialmente. Si te interesara la alta cocina, estarías impresionado. Mi madre vive en Estados  Unidos. En Florida. Sin embargo, ese es un acontecimiento relativamente reciente. Creció en España, y ambos me criaron en Francia.

―¿Cómo fue eso?

―¿Crecer en Lyon?

Asintió. Pensé en ello.

—Realmente fue bastante sorprendente. Hay poco de lo que pueda  quejarme. Y todavía soy cercana a ellos. Visito a cada uno de por lo menos dos veces al año. ¿Qué hay de tus padres? ¿Dónde viven?

―Murieron cuando era más joven.

―¿Hermanos?

No respondió durante tanto tiempo que pensé que no iba a hacerlo, pero entonces―: Queda uno.

Eso sonaba inquietante.

―¿Hermano o hermana? ¿Y son cercanos?

Ignoró por completo la primera pregunta.

―Tenemos una relación compleja.

―¿Demasiado compleja para explicarla?

―Por desgracia sí.

Tomé la indirecta, y dejé cerrar otro asunto. Emplaté los huevos, las  salchichas, y el tocino antes de intentar otra.

―¿Por qué nunca dejas que te toque? ―le pregunté, tono neutro, casi sobre  la marcha. Hubiera querido abordar este tema con ella desde el principio.

―¿De verdad quieres saber? Es jodido. Probablemente solo me tendrás más miedo.

Eso hizo lo opuesto de lo que ella pensaba que sería. Ahora me sentía más intrigada, con sólo el más mínimo toque de inquietud. Puse los platos en la  mesa, luego me dirigí a la cocina por las bebidas.

Agarré dos vasos y una jarra de zumo de naranja en el viaje de regreso, pero ella aún no había tomado asiento. Me pregunté si comía de pie. Tomé mi propio asiento, nos serví un vaso de zumo, y levanté la vista hacia ella.

Finalmente, se sentó, aunque parecía incómoda, como si pensara que fue un error al segundo en que lo hizo.

―Dime ―rogué suavemente.

Sin decir una palabra, comenzó a comer. Empecé a comer también,  resignada al hecho de que se trataba de otro tema al que no se abriría.

Me distrajo rápidamente por el modo en que comía, como si ésta fuera su última comida en la tierra. Era extraño. Sus modales se hallaban bien. Usaba los utensilios y cerraba la boca cuando masticaba. Pero cada movimiento era muy económico y mecánico. Tuve una idea.

―Eres militar, ¿verdad?

Ella pretendió no oír, terminando su comida antes de que yo incluso salara mis huevos.

―El asunto de no tocarme. ¿Eso va a ser un ultimátum para ti?―preguntó finalmente, disparando sus ojos hacia mí.

Su cara estaba grabada en piedra. A tal punto que, si sonreía en ese momento, pensé que podría agrietarse.

―Me gustaría tocarte ―dije con cuidado―. ¿Eso va a estar permanentemente fuera de los límites?

Tomó una respiración profunda.

―Fue hace mucho tiempo, pero ¿ves esta cicatriz? ―Levantó su camisa,  dejando al descubierto su torso mutilado. Pasó el pulgar por la peor de sus marcas, la larga irregular que subía por su costado tenía que haber venido de algo terrible.

Bajé mi tenedor y estiré el brazo, trataba de tocarla, pero me agarró la mano, sujetándola firmemente en la suya.

―Lo veo ―respondí finalmente, porque ella parecía estar esperando por eso.

―Una mujer me la hizo.

Parpadeé. No lo esperaba.

―Follábamos en ese momento ―agregó. Mierda.

―¿Por qué… por qué lo haría?

Hizo una mueca.

―Fue contratada para matarme. Supongo que pensó que su mejor  oportunidad era atraparme cuando me encontraba distraída, y casi funcionó.

Mierda.

―¿Por qué alguien sería contratado para matarte? Dime en qué estás, involucrada, Santana. Tengo derecho a saber.

Su boca se torció. 

―Por tu propia seguridad, no puedo decirte mucho. Pero... solía ser una espía del gobierno.

Eso tiene sentido.

―¿Aun lo eres?

―Es complicado.

―¿Qué pasó con esa mujer que intentó matarte?

―Rompí su cuello.

Vio mi cara, tomó una respiración profunda y añadió―: Me hizo mierda, pero aún me hallaba dentro de ella cuando lo hice.

Me observaba de cerca, como si necesitara ver mi reacción.

Temblaba, y me esforcé, pero mantuve mis ojos en los suyos.

―Tenía que hacerlo ―continuó―. Sabía que me desangraría si no encontraba ayuda pronto, y si perdía el conocimiento con ella todavía viva, habría acabado conmigo.

Asentí, aun temblando. Lo entendía. Sonaba como un claro caso de defensa propia, pero fue completamente terrible y como a nada a lo que jamás hubiera estado expuesta. Esta era mierda pesada. Incluso más pesada de lo que sospeché.

―Y no fue la única ―agregó en voz baja―. He matado a mucha gente.

Ahora temblaba completamente. No sabía cómo reaccionar a esto. Estaba más allá de mi campo de experiencia. Así que más allá de ella, me avergonzaba admitir que algún pequeño y patético ruido escapó de mi garganta. Fue tranquilo e involuntario, pero aun así Santana lo oyó.

Y lo abordó. Muy a la perfección, pensé.

―Shh shh ―dijo en voz baja, una mano estirándose para apartar el pelo de mi cara―. Esa es la razón por la que no deberías temerme. Sí, soy una  asesina. Nunca seré una tipa normal. Sé que no me integro. Hay personas ahí fuera como yo, y si Dios quiere, nunca te tropezarás con una, ellos se mezclan, fingen ser normales, para que no se activen tus instintos, o hacerte creer que tienen la menor cosa incorrecta en ellos. Esos son de los que tienes preocuparte. Soy una asesina, pero no una sociópata.

O era completamente ingenua, o ella era completamente experta manipulándome, pero su alarmante discurso ayudó. Aun así, sentía como que algo muy grande se encontraba atrapado en mi garganta. Tragué  saliva con fuerza.

―¿Pero solo eres una asesina debido a tu trabajo? ¿Mataste a, como, chicos malos, verdad?

Jesús, soné como un niño que necesitaba consuelo, me di cuenta. Pero lo hice. Deseaba mucho saber que era una de las buenas.

―Seguía órdenes, y cuando has matado a tantas personas como yo lo he hecho, es imposible suponer que todos ellos eran justificados.

Esto realmente me hizo sentir mejor. Al menos había sido controlada, y lo hizo por orden de otra persona, no una compulsión suya.

―Estoy tratando de ser sincera contigo ―me dijo con seriedad―. Sin embargo, y sé que he dicho esto antes, no tienes que temerme. Juro que nunca te haré daño.

Mi corazón dio un lento giro en mi pecho. Cuánto más vulnerable comprendía que era, más fuerte lo sentía. Sabía que era ingenuo de mí, pero le creía. Completamente.

―Sé que no lo harás ―respondí.

Tomó una respiración muy profunda, sentándose de nuevo, y mientras la miraba fui testigo de que algo de tensión la abandonaba.

―Gracias por eso ―me dijo solemnemente―. Incluso mi propia hermana me tiene miedo, y mientras lo entiendo, me molesta.

Una hermana. Guardé esa pequeña información. Me sentía contenta de aprender lentamente acerca de ella, si eso era lo que necesitaba, con tal de estar haciendo algún tipo de progreso.

―Te diré lo que haremos ―empezó en un tono brusco―. Dejaré que me toques cuando no estemos teniendo sexo. Me dejas atarte cuando lo estemos haciendo.

Oh Dios. Con solo unas pocas palabras, me excité y alarmé en partes iguales.

Pero entonces... tanto como sabía que estaba saltando de cabeza, confiaba en ella, al menos con algo como esto.

―¿Habrá excepciones a esta regla? ―Empujé―. ¿O esto siempre va a ser un trato para ti?

Se pasó una mano por la cara, con aspecto cansado.

―Voy a trabajar en ello, ¿de acuerdo? Haré lo mejor para ser servicial, pero podría tomar algún tiempo. Mi cableado está apagado. Ha sido mucho tiempo.

―Lo entiendo ―dije. No, no en realidad, pero las dos sabíamos lo que realmente quería decir, que estaba, estoy tratando de entender.

Estábamos sentadas a unos metros de distancia, nuestras sillas enfrentadas. Moví la mía, acercándome más a ella, hasta que me encontré a un fácil alcance de la mano.

Se sentó firme, postura rígida, los brazos cruzados sobre su pecho. Parecía incómoda y miserable, no la invitación más combinante, pero seguí adelante. Puse mis manos sobre ella por primera vez, una en su pecho, la otra en su cuello.

Se crispó una vez, como un animal nervioso, pero me dejó hacerlo. Progreso. Ella intentaba someterse a algo que iba claramente en contra de su naturaleza, y lo hacía por mí.

Mi corazón se suavizó por ella aún más.

Siempre había tenido un lugar sensible en mi corazón para lo salvaje. Cuando era joven, no podía contar las veces en las que adopté perros y gatos callejeros que no se hallaban cerca de ser domesticados.

Tenía un carácter paciente, aun siendo una niña. Recordaba cómo manejaba esas criaturas salvajes, cuidándolos, alimentándolos, esperando incesantemente hasta que llegaban a desear el toque de mi mano.

Mi amante no era muy diferente. Un salvaje desafío, por decir lo menos. Pero podría ser muy tenaz. Si alguien se encontraba a la altura de las circunstancias de domesticar a una mujer como Santana, descubrí que era yo.

Su piel se sentía increíble bajo mis manos, su cuello tenso y fuerte, su pecho duro y blando en todos los lugares correctos. Pasé mis manos sobre él en  círculos pequeños, manteniéndome enfocada en su pecho y cuello,  masajeando, relajando. Sabía tomarlo con calma.

―¿Esto está bien? ―pregunté, con un tono reconfortante, casi un canturreo.

Dejó escapar el aire que había estado conteniendo, luego inhaló, exhaló, inhaló, exhaló, finalmente, dijo―: Está bien.

Continué, acariciando su cuerpo con un ligero toque. Traté de charlar con   ella mientras lo hacía, pero como de costumbre, no era demasiado habladora.

―Fue agradable despertar contigo aún aquí, por una vez ―dije. Su única respuesta fue un poco alentador gruñido.

―¿Tienes que irte pronto? ¿O puedes quedarte un rato?

―Necesito hacer algunas llamadas esta noche, pero aparte de eso, debería tener algo de tiempo.

Me incliné hacia ella, colgando mi brazo por encima de su nuca así podía poner mi mejilla contra su pecho. Mi mano libre se deslizó hacia abajo a su estómago, masajeando.

―¿Así que tenemos el día juntas?

―Si estás libre, sí.

―Puedo tomarme el día libre. Voy a tener que hacer un par de llamadas esta mañana, pero no es nada importante.

―Perfecto ―dijo brevemente.

Nos quedamos así durante mucho tiempo, conmigo a horcajadas de su regazo mientras yo pasaba las manos por encima de ella con ternura, consiguiendo que se acostumbrara a mi tacto.

En algún punto (algo disimulada por parte de Santana) mi camisa y sujetador desaparecieron.

Ella todavía estaba completamente vestida, y yo me encontraba decente de la cintura para abajo, pero fue una de las experiencias más eróticas de mi vida.

Le acaricié el pelo mientras ella me tocaba con ambas manos, su cara hundida entre mis suaves y sensibles pechos, acariciando sin cesar.

Acuné su cabeza contra mi pecho. Froté mi sensibilizado pezón adelante y atrás, adelante y atrás, rozándolo a lo largo de su mejilla hasta que gimió, levantó la cabeza hacia un costado, y lo tomó en su boca.

Había intentado prolongarlo durante todo el tiempo que podía antes de que   se volviera puramente sexual, pero nuestra química era un explosivo con una mecha muy corta.

Estaba un poco impresionada de que duráramos tanto como lo hicimos.
----------
¿Que tal lo que contó San? ¡¿Que mas habrá echo?! ¿O todavía hace? 
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por micky morales el Vie Dic 08, 2017 5:05 am

Muy poco a poco San se va abriendo con Britt, falta saber mucho mas sobre ella!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6607
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por JVM el Vie Dic 08, 2017 3:34 pm

Pues San se va abriendo poco a poco y lo bueno es que se esta esforzando por Britt porque dure lo que tienen... y pues Britt con la paciencia necesaria para ir al paso de San
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1116
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Tati.94 el Vie Dic 08, 2017 7:32 pm

micky morales escribió:Muy poco a poco San se va abriendo con Britt, falta saber mucho mas sobre ella!!!!
Pasito a pasito. Si creo que faltan muchas cosas mas.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Tati.94 el Vie Dic 08, 2017 7:34 pm

JVM escribió:Pues San se va abriendo poco a poco y lo bueno es que se esta esforzando por Britt porque dure lo que tienen... y pues Britt con la paciencia necesaria para ir al paso de San
Si, se nota que esta poniendo mucho esfuerzo de su parte, tratando de salir de su zona de confort y todo por Britt.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Tati.94 el Vie Dic 08, 2017 7:40 pm

Capítulo 13

Fue un día extraño, pero no extraño de mala forma. En su mayor parte, todo lo contrario. Y, sorprendentemente, no pasamos todo el tiempo en la cama.

Trabajé un poco, y luego fuimos a dar un largo paseo. Santana llevaba la correa de Tato, y mi perro caminaba justo detrás de ella, mostrando  claramente deferencia a la personalidad dominante de Santana. Lo juro todo lo que Santana tenía que hacer era mirarlo y se dejaba caer de espaldas en sumisión.

En su otra mano sostenía una de las mías.

Por desgracia, antes de que llegáramos demasiado lejos, nos cruzó una de mis vecinas, Deborah Dillon, y por la forma en que sus ojos bizcos se pegaron a nuestras manos entrelazadas que nos haría el tema candente del día.

Maldita sea. Sabía que era demasiado esperar que no se diera cuenta de lo joven que ella era. Tenía que suceder con nosotras caminando por mi barrio así.

Simplemente no lo pensé hasta que vi a la vecina que menos me gusta pasar el rato en el patio del frente con sus hijos, lo que era sin duda una cosa extraña, la mayoría de los días sus hijos se encontraban vagando por el vecindario. No podía recordar la última vez que realmente fue vista fuera con ellos.

He aquí por qué yo (y todo el vecindario) no tenía mucha tolerancia a la familia Dillon, también conocida como la Los Apestosos Dillon. (Juro que no fui a la que se le ocurrió eso.)

Nadie culpaba a sus hijos, que tenían nueve, siete y cinco años, pero eso tampoco quería decir que teníamos paciencia con ellos.

El de nueve años de edad, hacía poco tiempo golpeó a la chica más dulce del barrio, una preciosa niña de ocho años llamada Gilley, que no le haría daño a una mosca. De hecho, fui testigo de esto (fue un golpe duro e impactante  de ver), ya que ocurrió mientras caminaba con Tato. Sus padres no lo  reprendieron. Desecharon todo el asunto con—: Es propio de un niño de nueve años.

Tuve dos niños de nueve años, propios una vez, así que sabía muy bien que no era el caso. Esto no fue lo más grave que hizo el niño de nueve años, solo la más reciente que vi de primera mano.

Al de siete años lo puedes ver cualquier tarde golpeando a su hermano de cinco años sin sentido. Todo el mundo, y me refiero a todo el mundo, ve esto,  y hemos intentado intervenir y detenerlo, pero los padres se mostraron  inflexibles diciendo que el hermano más joven necesita algunos golpes para “hacerlo más fuerte”.

Y el de cinco años, que me daba más pena de los tres, era más conocido por  excavar cráteres del tamaño de una pelota de playa en los jardines de otras  personas, o en general por destruir propiedades, ya que los tres niños no eran supervisados.

Todos ellos eran agresivos o se dirigían a serlo, pero no culpaba a los niños que eran demasiado jóvenes.

Todo el mundo culpaba a los padres. Debido a que los padres eran idiotas. Idiotas desordenados. El tipo de desorden que, literalmente, caía sobre todos a su alrededor.

Literalmente, debido a que el perro ingobernable que dejaban suelto vagaba  por horas, día y noche, haciendo caca en el patio de todos y corriendo a los perros que se cruzaban en su camino.

Mi perro, Tato, hacía lío en mi patio trasero, pero yo sabía era mi responsabilidad limpiar ese desastre. Su perro, el típico idiota de moda,  dejaba su desastre por todas partes excepto en su patio trasero, es decir, en cada patio delantero en la cuadra.

Cuando Virginia Gant, una dulce anciana de sesenta y cuatro que vivía a tres  casas de la mía, les mencionó que esto era quizás grosero, su respuesta fue enviar a sus tres chicos puerta a puerta con tarjetas de presentación, ofreciendo limpiar el excremento de perro por el barrio... por una cuota.

Convirtieron ser padres irresponsables y dueños de mascotas en un negocio. Admiraba su descaro. Además, la historia era graciosa. El padre (cuando  se encontraba cerca) era el tipo del que debías mantenerte alejada ya que   tendía a encontrar cualquier excusa para ponerse cariñoso con mujeres que no eran su esposa.

Y la madre, que siempre estaba perpleja cuando alguien la enfrentaba por sus muchos, muchos líos, había raspado con su coche el lado del parachoques posterior del mío hace unos meses atrás.

Mi coche se detuvo, a la inversa del de ella que siguió a toda velocidad por su camino de entrada, con música a todo volumen, justo como venía. Toqué el claxon tres veces, alto, sin embargo se estrelló contra mí, y más tarde afirmó nunca haber oído el claxon.

Y entonces afirmó que teníamos la misma culpa, ya que retrocedimos hasta el otro, a pesar de que ni siquiera iba marcha atrásY Y entonces afirmó que,  no, espera, ella cambió la versión de nuevo, porque tenía casi la certeza que de repente retrocedí hacia ella.

Todo el incidente fue tremendamente frustrante para alguien como yo, que tendía a pegarse a la verdad, porque su historia cambió tres veces antes de que resolviéramos la cuestión, pero al final la compañía de seguros descartó mi culpa, y desde entonces evité su culo loco.

La mejor manera de describir a Los Apestosos Dillon sería decir que viven en conflicto. Disfrutan de la atención negativa, de cualquier tipo, por lo que pude ver.

Eran los peores vecinos, pero en raras ocasiones tuvieron la oportunidad de molestarme en forma personal. En su mayor parte, eran más divertidos que  cualquier otra cosa, demonios, daban al resto de los vecinos algo gracioso para hablar en una base regular, pero esto se añade al hecho de que sabía Deborah se había puesto del lado de mi ex en el divorcio y le contaría lo que vio antes de que terminara el día, y, así, toda la diversión se convertiría rápidamente en molestia.

—¿Por qué no te gusta esa mujer? —me preguntó Santana cuando estuvimos fuera de su alcance del oído.

Por supuesto se daría cuenta de algo por el estilo. No dije ni una palabra, ni  siquiera hice una cara desagradable, pero me tenía la certeza de que mi mano se tensó sobre la de ella.

¿Por dónde empezar con esta pregunta? Me pegué a la cuestión pertinente  a la mano.

—Es amiga de mi ex marido. Va a llamarlo para decirle todo acerca de   vernos de la mano juntas al final del día, lo garantizo.

—¿Eso le molesta? ¿Todavía está celoso de ti?

Busqué las palabras adecuadas, sabiendo que sería fácil meter la pata con este tema.

—No es probable. Es más él va a disfrutar... frotando tu edad en mi cara. Creo que lo usará para decirme cosas desagradables.

—¿Quieres que reorganice su rostro por ti?

Sonreí, suponiendo que era una broma. La estudié por un momento, y murió  la sonrisa.

—No, no, claro que no. Mi ex es una molestia, nada más. Él ni siquiera me molesta más. Ciertamente no hay necesidad de violencia.

Pareció conformarse con el tema, o al menos lo dejó después de eso.

—¿Alguna vez te voy a fotografiar? —le pregunté de brazos cruzados algún momento más tarde mientras estudiaba su rostro a la luz del sol. Sería genial para mi cámara.

Le lancé una mirada mientras esperaba su respuesta. Su expresión me dijo claramente que esto nunca sucedería.

—No es probable —dijo, y ambas sabíamos que era un eufemismo.

Seguíamos caminando de la mano, había pasado bastante tiempo, algo así como una pareja normal. Fue agradable.

—Guardaré las imágenes para mí.

—No puedo. Lo siento.

En realidad sonaba triste, así que no presioné.

—Sabes, si queríamos algo normal, deberíamos hacer algo loco esta noche como salir de casa e ir a una cita.

Se detuvo tan bruscamente que tiró de mi brazo.

—¿Quieres eso? —preguntó. No podía dilucidar qué pensaba de la idea, no por su tono o expresión. Mi boca se torció irónicamente.

—A excepción de ti, la mayoría de las mujeres les gusta ser llevadas a citas en ocasiones, Santana. Es bastante normal.

Lucía reflexiva, más que nada, como si estuviera pensando algo.

—¿Qué involucraría esa cita?

Mujer imposible.

—Cena. Bebidas. Tal vez baile.

Parecía un poco horrorizada por la última sugerencia. Era exasperante.

—Jesús, era solo una idea. Infiernos, simplemente llévame a cenar y al cine. ¿Cuál es el sacrificio?

—Escoge la película.

—Me sentiría feliz de hacerlo, con tal de que no te quejes cuando seleccione una comedia romántica. Es probable que solo veas películas de acción.

Su cara se encontraba atrapada en algún lugar entre desconcertada y rígida. Me pareció entrañable que algo tan mundano la estresara.

—No me gustan las películas de acción —dijo por fin—. Las odio. Lo que quieras. Una comedia romántica es tan buena como cualquier cosa.

Me pareció que era prometedora.

—¿Y dónde te gustaría comer? —preguntó.

—Sorpréndeme. Sin embargo, no comida rápida. Una comida servida.

Tomó una respiración profunda, y la dejó escapar.

—Escogeré el lugar equivocado. Si me dices dónde quieres ir, tendríamos  una mejor noche.

La estudié. Esto no era algo a lo que estuviese acostumbrada, podía verlo. Así que lo hice más fácil para ella.

—Bueno. Voy a encontrar la película adecuada, y escogeré el restaurante. Pero conducirás, señora.

Me mostró los dientes en lo que solo podría llamarse una sonrisa siniestra.

—Claro que lo haré. Nunca fue una cuestión.

Lo sugerí, pero la forma en que lo dijo era un poco irritante. Sin embargo, no me sorprendió su declaración. Parecía la tipapque siempre tenía que conducir. Ni siquiera me dejó llevar la correa de mi propio perro en este paseo.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por micky morales el Sáb Dic 09, 2017 5:56 am

jajajajajajaja Brittany la sometida y Santana firme como gendarme!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6607
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Isabella28 el Sáb Dic 09, 2017 9:56 am

Santana parece que viene de otro planeta, es muy rara.
avatar
Isabella28
***
***

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por JVM el Sáb Dic 09, 2017 3:45 pm

jajajaja pues si San llevando las riendas de todo .... y pues que se corra el chisme, quien no quisiera ser visto a lado de Santana ¡
Y bueno pues la morena haciendo casi todo para hacer feliz a su rubia :D jajaja (excepto el baile)
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1116
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Tati.94 Ayer a las 9:26 am

micky morales escribió:jajajajajajaja Brittany la sometida y Santana firme como gendarme!!!!!
Jaja si, si... ¿ O sera al revés?
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Tati.94 Ayer a las 9:28 am

Isabella28 escribió:Santana parece que viene de otro planeta, es muy rara.
Si que es rarq, pero la amamos igual ¿no? Junto con toda su locura jaja.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Tati.94 Ayer a las 9:31 am

JVM escribió:jajajaja pues si San llevando las riendas de todo .... y pues que se corra el chisme, quien no quisiera ser visto a lado de Santana ¡
Y bueno pues la morena haciendo casi todo para hacer feliz a su rubia :D jajaja (excepto el baile)
Si, que todos lo sepan ¿Vual es problema? Esa San parece muy dura pero ya tiene su cita con la rubia jajaj veamos como va todo.
avatar
Tati.94
*****
*****

Femenino Mensajes : 284
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.