Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 9
Hoy a las 10:45 am por 3:)

» FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 1
Hoy a las 2:24 am por micky morales

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 22 y 23
Dom Oct 14, 2018 6:28 am por micky morales

» BRITTANA Las Abandonadas
Dom Oct 14, 2018 4:10 am por ana_bys_26

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Four days for Halloween»
Sáb Oct 13, 2018 8:13 am por Klainefan

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 10 y 11 fin
Mar Oct 09, 2018 6:31 am por micky morales

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Jul 27, 2018 9:17 pm por Sanny25

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 35 y prolongo fin
Lun Jun 04, 2018 10:30 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Mar Mayo 22, 2018 11:41 pm por 3:)

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
micky morales
 
3:)
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Página 1 de 7. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Miér Dic 27, 2017 8:37 pm

Sinopsis




Brittany Pierce creció en medio del caos y la incertidumbre, pero ella siempre supo una cosa que era cierta.

Un día seiscientos acres de tierras agrícolas de primera serían de ella. Luego descubre que la certeza ni siquiera puede ser contada.

El padrastro de Brittany ha mantenido importantes secretos, y su sueño de criar una línea de vacas lecheras orgánicas de repente entra en una explosión de humo y llamas.



Santana M. Lopéz es una experta en el manejo de casi cualquier cosa, dinero, negocios y personas.

Adquirir NorthAm Fuel la más nueva refinería operacional de esquisto en las ondulantes colinas del norte del estado de Nueva York no debería ser un gran desafío.

Pero entonces, no había contado tratar con vandalismo, peticiones, y una mujer que nunca había esperado ver de nuevo, una que todavía ronda sus sueños.



Cuando Brittany y Santana se enfrenten en lados opuestos del acalorado debate, el pasado y el presente chocaran en una batalla de voluntades y deseos espontáneos.






*********************************************************************************************************************************

Hola, aquí les dejo el inicio de otra historia.

Pd: como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd2: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

Pd3: aquí mis anteriores historias (adaptadas todas):

Wallbanger: http://gleelatino.forosactivos.net/t22310-resueltofanfic-brittanawallbanger-2-rustynailed-adaptada-final

El Affaire López: http://gleelatino.forosactivos.net/t22380-fanfic-brittana-el-affaire-lopez-4-algo-raro-y-preciso-adaptada-epilogo

A los 17: http://gleelatino.forosactivos.net/t22434-resueltofanfic-brittana-a-los-17-adaptada-cap-43-final

Tras el Telón de Pino: http://gleelatino.forosactivos.net/t22474-resueltofanfic-brittana-tras-el-telon-de-pino-adaptada-cap-36-final

Sin Condiciones: http://gleelatino.forosactivos.net/t22505-resueltofanfic-brittana-sin-condiciones-adaptada-cap-47-final

Blonde Girl: http://gleelatino.forosactivos.net/t22520-fanfic-brittana-blonde-girl-adaptada-prologo#538737

Ajuste de Cuentas: http://gleelatino.forosactivos.net/t22532-resueltofanfic-brittana-ajuste-de-cuentas-adaptada-cap-12-fin

Pídeme lo que Quíeras: http://gleelatino.forosactivos.net/t22535-fanfic-brittana-pideme-lo-que-quieras-adaptada-prologo#539712

Mi Mujer: http://gleelatino.forosactivos.net/t22564-fanfic-brittana-mi-mujer-3-confesion-adaptada-cap-35#542092

Sorpréndeme: http://gleelatino.forosactivos.net/t22576-resueltofanfic-brittana-sorprendeme-adaptada-epilogo#543891

Palabras para Ti: http://gleelatino.forosactivos.net/t22583-resueltofanfic-brittana-palabras-para-ti-adaptada-epilogo

Un Vuelo con Escalas: http://gleelatino.forosactivos.net/t22590-fanfic-brittana-un-vuelo-con-escalas-adaptada-cap-33-final#544923

Secretos del Pasado: http://gleelatino.forosactivos.net/t22595-resueltofanfic-brittana-secretos-del-pasado-adaptada-epilogo

En tus Brazos y Huir de Todo Mal: http://gleelatino.forosactivos.net/t22602-resueltofanfic-brittana-en-tus-brazos-y-huir-de-todo-mal-ii-pasion-adaptada-epilogo

Parejas: http://gleelatino.forosactivos.net/t22615p195-resueltofanfic-brittana-parejas-adaptada-cap-41-final#547481

La Chica de Servicio: http://gleelatino.forosactivos.net/t22617-resueltofanfic-brittana-la-chica-de-servicio-3-rindete-adaptada-epilogo-santana

A su Manera: http://gleelatino.forosactivos.net/t22622-resueltofanfic-brittana-a-su-manera-adaptada-cap-50-final

Pídeme lo que Quiéras 4: Y yo te lo Darpe: http://gleelatino.forosactivos.net/t22630-fanfic-brittana-pideme-lo-que-quieras-4-y-yo-te-lo-dare-adaptada-epilogo

Angel de Fuego: http://gleelatino.forosactivos.net/t22633-resueltofanfic-brittana-angel-de-fuego-adaptada-cap-39-fin

Después de Todo: http://gleelatino.forosactivos.net/t22642-fanfic-brittana-despues-de-todo-adaptada-epilogo

Pintando la Luna: http://gleelatino.forosactivos.net/t22644-resueltofanfic-brittana-pintando-la-luna-adaptada-epilogo

La Luna de Media Noche: http://gleelatino.forosactivos.net/t22647-resueltofanfic-brittana-la-luna-de-media-noche-adaptada-epilogo

Amor en Espera: http://gleelatino.forosactivos.net/t22651-resueltofanfic-brittana-amor-en-espera-adaptada-epilogo

Storms: http://gleelatino.forosactivos.net/t22657-resueltofanfic-brittana-storms-adaptada-epilogo

Fue un Beso Tonto: http://gleelatino.forosactivos.net/t22660-resueltofanfic-brittana-fue-un-beso-tonto-adaptada-epilogo

La Luna de Santana: http://gleelatino.forosactivos.net/t22664-resueltofanfic-brittana-la-luna-de-santana-adaptada-epilogo

Con Todo mi Corazón: http://gleelatino.forosactivos.net/t22666-resueltofanfic-brittana-con-todo-mi-corazon-adaptada-epilogo

La Esposa Del Vecino: http://gleelatino.forosactivos.net/t22668-resueltofanfic-brittana-la-esposa-del-vecino-adaptada-epilogo

Dulce Brittany: http://gleelatino.forosactivos.net/t22671-resueltofanfic-brittana-dulce-brittany-adaptada-epilogo

Eres Para Mí: http://gleelatino.forosactivos.net/t22674-resueltofanfic-brittana-eres-para-mi-adaptada-epilogo

Vampira: http://gleelatino.forosactivos.net/t22679-resueltofanfic-brittana-vampira-adaptada-epilogo

Rojo: http://gleelatino.forosactivos.net/t22687-resueltofanfic-brittana-rojo-adaptada-cap-34-final

Retroceder el Tiempo: http://gleelatino.forosactivos.net/t22695-resueltofanfic-brittana-retroceder-el-tiempo-adaptada-epilogo

Dulce Travesura: http://gleelatino.forosactivos.net/t22699-resueltofanfic-brittana-dulce-travesura-adaptada-epilogo

Compañeras: http://gleelatino.forosactivos.net/t22704-resueltofanfic-brittana-companeras-ii-carretera-del-infierno-adaptada-cap-34-y-35-fin

Pequeño Amor: http://gleelatino.forosactivos.net/t22711-resueltofanfic-brittana-pequeno-amor-adaptada-epilogo

Por la Eternidad: http://gleelatino.forosactivos.net/t22718-resueltofanfic-brittana-por-la-eternidad-adaptada-epilogo

Besos: http://gleelatino.forosactivos.net/t22720-resueltofanfic-brittana-besos-adaptada-epilogo

Bambalinas: http://gleelatino.forosactivos.net/t22725-resueltofanfic-brittana-bambalinas-adaptada-epilogo

Razonable: http://gleelatino.forosactivos.net/t22733-resueltofanfic-brittana-razonable-iii-adaptada-epilogo

Seducción: http://gleelatino.forosactivos.net/t22737-resueltofanfic-brittana-seduccion-adaptada-epilogo

Dilo a Otra: http://gleelatino.forosactivos.net/t22740-resueltofanfic-brittana-dilo-a-otra-adaptada-epilogo-parte-ii

En Equilibrio: http://gleelatino.forosactivos.net/t22741-resueltofanfic-brittana-en-equilibrio-adaptada-epilogo

Simplemente: http://gleelatino.forosactivos.net/t22743-fanfic-brittana-simplemente-ii-adaptada-cap-3

Nunca: http://gleelatino.forosactivos.net/t22747-fanfic-brittana-nunca-i-adaptada-cap-1#561488

Sexy Amor: http://gleelatino.forosactivos.net/t22748p175-resueltofanfic-brittana-sexy-amor-adaptada-epilogo#562089

Sentimientos: http://gleelatino.forosactivos.net/t22752-resueltofanfic-brittana-los-sentidos-adaptada-epilogo

Mía: http://gleelatino.forosactivos.net/t22754-fanfic-brittana-mia-iii-adaptada-sinopsis

Respiro: http://gleelatino.forosactivos.net/t22755-resueltofanfic-brittana-respiro-adaptada-cap-20-fin

Obsesion: http://gleelatino.forosactivos.net/t22758-fanfic-brittana-la-obsesion-adaptada-sinopsis#562904

Por Qué: http://gleelatino.forosactivos.net/t22759-fanfic-brittana-por-que-i-adaptada-prologo#563064

De Mis Sueños: http://gleelatino.forosactivos.net/t22762-fanfic-brittana-de-mis-suenos-adaptada-sinopsis#563275

A Un Ángel: http://gleelatino.forosactivos.net/t22765-fanfic-brittana-a-un-angel-adaptada-prologo#564172

Mientras: http://gleelatino.forosactivos.net/t22763-resueltofanfic-brittana-mientras-ii-adaptada-epilogo

Arco Iris: http://gleelatino.forosactivos.net/t22768-fanfic-brittana-arco-iris-adaptada-prologo#564693

Comportamiento: http://gleelatino.forosactivos.net/t22769-resueltofanfic-brittana-comportamiento-adaptada-epilogo

Por Ti: http://gleelatino.forosactivos.net/t22773-fanfic-brittana-por-ti-adaptada-sinopsis#565129

Sin Compromiso: http://gleelatino.forosactivos.net/t22774-fanfic-brittana-sin-compromiso-adaptada-prologo#565160

Agarrate: http://gleelatino.forosactivos.net/t22775-fanfic-brittana-agarrate-adaptada-sinopsis#565438

Del Amor: http://gleelatino.forosactivos.net/t22776-fanfic-brittana-del-amor-adaptada-prologo#565521

El Final: http://gleelatino.forosactivos.net/t22778-fanfic-brittana-el-final-adaptada-prologo#565842

Acuerdo: http://gleelatino.forosactivos.net/t22780-fanfic-brittana-acuerdo-adaptada-sinopsis#566030



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Miér Dic 27, 2017 8:55 pm

hola morra,..

se ve interesante!!!
a ver que paso tanto en el pasado??

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5705
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Jue Dic 28, 2017 7:26 am

Caramba, muy interesante!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7098
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Jue Dic 28, 2017 4:49 pm

Que paso en el pasado? Tengo una teoria...estas se desvirginaron jajajajja
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Jue Dic 28, 2017 9:26 pm

3:) escribió:hola morra,..

se ve interesante!!!
a ver que paso tanto en el pasado??

nos vemos!!



Hola lu, si¿? espero y siga pareciendo a´si ajajaj. Mmm interesante pregunta! espero y este cap nos diga mas! Saludos =D




micky morales escribió:Caramba, muy interesante!!!!




Hola, si¿? vamos bn¿? espero sig apareciendo así jajaja. Saludos =D




Isabella28 escribió:Que paso en el pasado? Tengo una teoria...estas se desvirginaron jajajajja




Hola, pregunta del millón! si¿? xq no me la dices¿? JAjajajajaajaj xD ese no se olvida xD ajajajja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Cap 1

Mensaje por 23l1 el Jue Dic 28, 2017 9:28 pm

Capitulo 1



Brittany equilibraba un saco de cincuenta libras de alimento dulce en su hombro derecho y se encamino a través del pasillo de la Agway hacia la caja registradora.

La estopa rasguñó un lado de su cuello con cada paso, tan irritante como un poco de paja atrapada debajo de la pretina de sus jeans.

Un goteo de sudor, pegajoso y caliente, corrió por el centro de su espalda.

Los mechones de cabello rubio que habían escapado de su gorra se pegaron a su mejilla, resistiendo sus esfuerzos por deslizarlos con la manga de su camisa de algodón de color rojo y azul a cuadros.

Demasiado maldito calor ya y sin suficiente lluvia encima de eso.

Principios de Junio se sentía como a mediados de Agosto, un calor sofocante colocado pesado en la superficie seca y agrietada de los campos donde las plantaciones de maíz y soja se marchitaban bajo un cielo sin nubes.

Las olas de calor levantaban de la tierra humeante y nublaban el horizonte con brillantes cortinas de neblina.

Las vacas lecheras echadas en la sombra que pudieron encontrar, demasiado embotadas por el sol abrasador para pastar en el pequeño pasto que crecía.

Sus cuentas de alimentos se elevaron en un esfuerzo por mantener su peso arriba y su leche fluyendo.

Si el clima no cambiaba pronto, ella proyecto que las ganancias en el maíz y la leche iban a sufrir. Y tenía este precioso pequeño espacio para la pérdida, no este año.

Su meta era cultivar todo el forraje y ensilaje que su manada necesitaría durante todo el año, y estaba a punto de alcanzar su meta, o pretendía si el calor alguna vez amainaba.

Había invertido tanto en sus cultivos, si tenía que complementar con alimento comprado en la tienda no tendría casi ningún beneficio para transferir en el presupuesto del próximo año.

―¿Te ayudo con eso, Britt?―Rory Flanagan pregunto al doblar la esquina con una larga manguera en la mano.

El delgado de veinte años de edad no era mucho más alto que los metro setenta de ella y probablemente sólo tenía veinte libras sobre los ciento treinta de ella.

Cuando él no estaba trabajando en la tienda de alimentos, trabajaba en la granja haciendo singulares trabajos y dándole a ella y su capataz una mano.

―No, lo tengo, Rory, gracias―sonrió y siguió adelante antes de que él pudiera entablar una conversación.

Él era bien intencionado e inofensivo, pero había tenido un enamoramiento con ella desde que había sido su niñera cuando él tenía diez años, y ella se había quedado sin formas de desviar cortésmente sus torpes avances.

Afortunadamente, cada vez que él estaba en la granja, los dos estaban demasiado ocupados como para hacer algo más que un murmurado hola al pasar.

Ella se unió a la improvisada línea en la caja registradora detrás de dos hombres musculosos en camisas de algodón manchadas de sudor que parecían bastante como la de ella, polvorienta y salpicada con pedacitos de heno, mientras discutían los principales temas de conversación para los agricultores en todas partes: el clima, la economía, y el precio de los alimentos.

Cuando se habían marchado, ella equilibro el saco contra la parte frontal del largo mostrador y sacó la delgada pila de billetes de veintes doblados que había metido en el bolsillo delantero de sus jeans cuando salió de la casa.

Samuel Evans, fornido con mejillas tan sonrojadas como su pelo rubio, atendía el mostrador.

El condado estaba lleno de Evans, una de las familias fundadoras originales junto con los Schuester y Howell, y Samuel había dirigido la tienda local Ag todo el tiempo que ella podía recordar.

Él la miró con aire ausente, y luego sus ojos azul pálido se agudizaron mientras se concentraba en ella.

―Bien, Brittany―Samuel dijo, su voz áspera sonando como la grava crujiendo bajo los neumáticos de su camioneta―Lamente enterarme sobre Ray. Me hubiera gustado estar ahí para el servicio pero mi esposa estaba con su mamá y tuve que conducir ahí para recogerla. Ella no iba a volar, ya sabes.

―Gracias, Samuel. Está bien―creyó la sinceridad de sus palabras, a pesar de que sabía que su padrastro no había sido muy popular entre la mayoría de la gente del lugar.

Ray Phelps no había nacido en el condado de Washington; no había sido agricultor por nacimiento, sino más bien por el matrimonio; y él nunca había sido de la tierra de la manera en que ella y su mamá eran, a pesar de dos décadas de trabajarlas.

Las simpatías de Samuel eran más por ella que por Ray, y ella lo apreció.

―Entonces―él dijo, sacando la palabra cuidadosamente―¿Todavía pensando en ir a lo orgánico? Gran cambio, especialmente manejando las cosas por ti misma.

Sintió que los vellos de los brazos se levantaban y se imaginó si ella hubiera sido su coonhound. Whitney hace tiempo difunta, los vellos a lo largo de su columna vertebral se erizaban también.

Sin importar que las esposas e hijas de los agricultores habían trabajado la tierra igual que los hombres y los chicos por siglos, manejando equipos de arado y tractores, embalando el heno, y transportando productos al mercado, la idea de una mujer a cargo era todavía una rareza.

Al igual que ella había entendido su genuina simpatía por su pérdida, también entendía que bajo su pregunta yacía sincera preocupación también, así que sofocó el gruñido que quería salir de su garganta y asintió.
Colocando dos billetes de veinte en el mostrador, ella dijo:

―Sí. Otros seis meses y toda la manada será certificada."

No añadió si las pruebas de suelo, las pruebas de leche, las pruebas de agua y Señor-sabra-cuantas-muchas otras pruebas todas regresarían libres de pesticidas, contaminantes metálicos, hormonas, y una lista de alrededor de doscientos otros derivados químicos.

No podía pensar en eso en este momento o el pequeño núcleo de pánico que se encono en la boca del estómago se convertiría en todo terror.

Él se aclaró la garganta y registró la venta.

―Bueno, si necesitas alguna ayuda, siempre puedo enviar a Sam alrededor para echarte una mano.

―Aprecio eso―empujó el cambio del segundo de veinte en el bolsillo.

No estaba por encima de aceptar ayuda cuando la necesitaba, pero Sam era la última persona que quería resaltar el ofrecimiento de una mano. Él había estado ofreciendo una mano y mucho más que eso desde el octavo grado, y a pesar del número de veces y modos que ella había dicho que no, él no parecía que estaba recibiendo el mensaje.

Incluso el anillo de bodas que ahora lucía no había disuadido sus esfuerzos.

Ser una mujer soltera en una pequeña comunidad era un poco como ser varón en un asilo de ancianos, una minoría muy codiciada, y aunque ella nunca hizo un secreto que no estaba interesada en la compañía masculina, algunas personas optaron por ignorar ese mensaje también.

―Las cosas están bajo control. Pero gracias―se agachó para levantar el alimento de nuevo.

―Aunque―Samuel continuó―Viendo como ellos probablemente perforaran pronto, puede que no tengas que preocuparte por trabajar la granja durante mucho tiempo. Puedes ser capaz de hacer una fortuna y retirarte―se rió y cerró el cajón en efectivo con un golpe―Sé de un buen número de personas que están esperando para hacer eso.

Carámbanos caían por la espalda de Brittany y se enderezó, dejando el saco donde se apoyó en el mostrador.

―¿Qué quieres decir?

―Escuché en el Grange anoche que el consejo de planificación estableció la revocación de la moratoria sobre la perforación que fue votado hace un número de años, especialmente desde que Rensselaer ha seguido delante y lo ha hecho ya. Ellos dicen que el estado ha puesto fin a todo eso de todos modos después de un tiempo, demasiado dinero en el gas para dejarlo debajo de la tierra.

―Eso no tiene nada...―decidió que cuanto menos dijera mejor.

Había aprendido hace mucho tiempo que el silencio y secretos eran a menudo mucho más seguros que la confianza inapropiada.

Demasiado a menudo, aquellos que pensabas que estaban en tu esquina resultaban no estar.

―¿Cuándo se supone que se votará?

Él se rascó debajo de su cuello, su expresión contemplativa.

―Dicen que en algún momento del próximo mes o así, pero ya se están moviendo las plataformas en Johnsonville. He escuchado que están a punto de comenzar a perforar en el lugar de Emma.

Su granja estaba al lado de la línea del condado dividiendo Washington y Rensselaer, y el lugar Emma era sólo una delgada franja de bosque lejos de su pastizal.

No sabía lo suficiente sobre lo que Samuel estaba hablando, pero lo haría muy pronto.

Agarró el saco y lo hizo balancear sobre su hombro, apenas notando el peso presionándola.

―Supongo que tendremos que esperar y ver después de la votación entonces, ¿no es así?

―Bueno, hay algunas personas que están hablando de algún tipo de petición, tratando de detener las cosas antes de que comiencen. No lo sé. Hay una gran cantidad de dinero invertido en esos derechos de perforación. Una granja del tamaño de la tuya, ¿quién sabe lo que podría valer?

El frío se movió más profundo, amenazando con congelarla en el lugar.

No pudo disimular su preocupación, no podía permitirse el lujo de parecer vulnerable. Samuel no era el tipo de hombre para quien la sutileza era algo natural, y dudaba que él estuviera sondeando por información.

De todos modos, si se corría la voz que ella no tenía un firme control sobre su operación, tendría problemas.

Había tenido ofertas del lugar antes de que Ray estuviera en la tumba, y algunos de ellos habían llegado en forma de amenazas veladas. Nada que pudiera decir a cualquier persona, pero había escuchado lo que no se había dicho.

Vender ahora mientras el precio era bueno, esperar a que sus locos planes se estropeen y estar a merced de quien quiera sacarla del problema.

―Gracias de nuevo, Samuel―dijo, la barbilla alzada y la voz firme―Mantén la calma ahora.

Mientras se abría paso por la puerta y atravesaba la grava del estacionamiento a su camioneta roja Ford F-450, se imaginó la mirada de Samuel siguiéndola.

No le gustaba sentirse como un ciervo en el punto de mira.

Hora de que eso cambie.




*****



Santana se estiró bajo el agua tibia, trabajando para soltar las torceduras de sus hombros mientras el chorro de la ducha golpeo contra su piel como mil agujas afiladas.

En realidad no había registrado cuán riguroso entrenamiento estaba recibiendo del entusiasta sexo la noche anterior, pero estaba sintiéndolo ahora en lugares donde normalmente no lo hacía.

Aunque ahora que lo pensaba, la parte recreativa del recreativo sexo había llegado a ser una especie de rutina en los últimos... bueno, más largo para querer tenerlo en cuenta, por lo que tal vez estaba fuera de práctica.

La noche anterior había sido una sorprendente y satisfactoria excepción, la parte posterior de sus muslos estaban agradablemente apretados, y su cuello ardía cuando inclinó la cabeza hacia atrás para lavar su cabello.

Recordando una especialmente apasionada respuesta de su pareja de cama, se preguntó si ese pequeño interludio había dejado una marca, no es que le importara.

La leve incomodidad bien valía la pena la recompensa, y ella estaba mucho más allá de la hora y el lugar donde los signos de sus recientes actividades fueran una vergüenza.

Sonriendo, tocó el lado de su garganta.

Dani había sido aventurera, sorprendentemente talentosa en más de un sentido, y una maldita buena compañía.

Un Doctorado en biofísica, Dani no había sido capaz de encontrar un empleo en su campo elegido y, siguiendo el consejo de su hermana, había firmado en la American Airlines como asistente de vuelo.

En algún lugar entre los asaltos de sexo de ánimo candente, ellas habían tenido varias conversaciones interesantes sobre películas, libros, y la economía.

La única cosa que Santana no había estado dispuesta a discutir había sido la empresa familiar.

Sin duda Dani hubiera apreciado lo que hizo por NorthAm Fuel, pero a medida que su trabajo bastante dictaba cualquier otra parte de su vida, no lo quería viniendo a la cama con ella.

El teléfono sonó fuera de la ducha, y maldijo en voz baja.

No se había presentado en la oficina anoche y nadie debería tener este número, excepto su asistente Kitty, quién habría intentado su celular.

A las 6 a.m. dudaba que el personal del hotel estuviera llamando, lo cual esperanzadamente significaba un número equivocado. Antes de que pudiera decidir si querer o no contestar, el teléfono dejó de sonar.

Se enjuagó, se secó con la toalla el cabello, y lanzó una toalla seca alrededor de su torso.

Andando descalza sobre los fríos azulejos de mármol del baño del hotel, dio un paso en silencio en el dormitorio, preguntándose si Dani todavía seguiría ahí.

Lo estaba.

Incorporándose en la cama, gruesos cabellos rubios dispersos sobre sus hombros y la sábana blanca arrugada perfectamente doblada debajo de sus pechos llenos, Dani sonrió y le tendió el teléfono.

―Sue le gustaría hablar contigo.

Se encogió por dentro.

Por supuesto Sue podría seguir su rastro.

Sue había estado rastreándola y repartiendo disciplina como sólo ella podría por veinticinco de los sus treinta años en la tierra.

Sue era el estado de la conciencia de Santana que habría silenciado.

―¿Debo irme?―Dani articuló en silencio. Sus curvas llenas que habían encajado tan bien contra del cuerpo más angular, alto de Santana viéndose muy tentadoras perfiladas bajo la sábana.

―No. Quédate―dijo con voz normal.

Le hubiera gustado mantener algunas cosas acerca de su vida personal en privado, pero hace mucho había renunciado a ese castillo en el aire. Nada acerca de su vida había sido privado desde el día que nació.

Siendo la única heredera de una dinastía tendía a colocarla más en la categoría de mercancía que de persona, incluso a aquellos más cercanos a ella.

Tomó el teléfono y se sentó en un lado de la cama junto a Dani.

―Buenos días, Sue.

―Me alegro de haberte encontrado
―la asistente ejecutiva de su papá dijo sin el menor atisbo de sarcasmo o crítica.

A pesar de su voluntad de tomar en la tarea de sus pecadillos, Sue había sido una de las pocas personas que habían apoyado resueltamente a través de rumores, acusaciones y escándalos.

Su papá no la había mucho apoyado manejando el problema, y no estaba segura hasta el día de hoy si él se hubiera preocupado acerca del lado de sus cosas o no.

Ni siquiera estaba segura de que había creído su explicación.

Se alejó el pasado con un irritado encogimiento de hombros. El pasado era el pasado, y nada de eso importaba ya.

―¿Cuál es la emergencia?

―Me temo que tus planes de viaje han cambiado.

―¿Qué paso esta vez?
―metió el teléfono entre la oreja y el hombro y deslizó su mano por debajo de la sábana sobre el suave muslo de Dani.

Dani no tenía que volar hasta la tarde y tampoco ella. Sus planes de mañana habían sido más complicados que el servicio de habitaciones, desayuno en la cama, y más de Dani.

Movió los dedos por la firme curva del muslo de Dani hasta la cremosa, suave piel en lo alto de la parte interna de la pierna. Ésta hizo un sonido de zumbido de placer y apretó su mano sobre la de ella a través de la sábana.

La mano de Dani era suave y femenina, con dedos afilados y manicuradas uñas pintadas de un rosa pálido. Imaginó sus propias manos, muy parecidas como las de su papá así como su grueso cabello oscuro, ojos castaños, y complexión muscular, fuertes anchos dedos, moviéndose ahora sobre la tierna carne de Dani.

La imagen hizo querer ganar su reputación como una pirata corporativa despiadada y saqueadora.

Sonrió a Dani.

―Un minuto.

Dani la miró desde debajo de los párpados medio cerrados, sus ojos oscuros ahumados con la invitación.

―Apúrate.

Su clítoris se tensó.

―Estoy un poco ocupada ahora, Sue. Te llamaré cuando llegue a…

―No vas a Kansas City. Te necesitamos en Hudson Valley.


Se puso rígida.

Entendió el nosotros que significaba su papá, ya que no era inusual para él decidir que necesitaba jalarla de un trabajo a otro en cualquier momento.

No sólo era la vicepresidente de operaciones de muchas empresas de su papá, era su general solucionador de problemas de todo alrededor. Si un trabajo iba mal, él la enviaba para averiguar por qué y arreglarlo.

Si eso significaba concretar acuerdos políticos para encontrar maneras de evitar las problemáticas regulaciones de zonificación o mano dura a subcontratistas para mantener los plazos, ella lo hacía.

Estaba acostumbrada a la vida nómada y ya no luchaba la realidad de que su vida nunca fue realmente suya. Nunca había estado preocupada por ser impopular.

Nunca había realmente querido amigos, ninguno hasta que fue adulta, que estaban más impresionados por la posición que la sustancia.

Por lo general su destino apenas registrado, un hotel, un campo de perforación, que era más o menos como cualquier otro. El avión corporativo la llevaría a cualquier parte donde tuviera que ir.

Pero el único lugar al que no quería ir era a Hudson Valley.

―¿Dónde está Finn? El proyecto Johnsonville es su bebé.

―Finn está en Suiza, supervisando la operación de envío. Y esto no es realmente lo suyo de todas maneras. Alfonso quiere empezar a excavar. Ya estamos moviendo el equipo.

―Entonces manda…

―Santana Maria López
― Sue dijo, una de las únicas personas que alguna vez la llamó por su nombre completo, sólo entonces cuando estaba haciendo un punto inalcanzable―Tu papá te quiere en el Valley. Ha habido un cambio en las registraciones del condado, y la ventana de tiempo puede ser pequeña para nosotros para establecer nuestra presencia.

―Así que él me quiere para llevar las plataformas y hacer que sea más caro deshacerse de nosotros que…

―No creo que una discusión de la estrategia comercial se justifica dadas las circunstancias
―Sue dijo con frialdad, como si tuviera visión de rayos X para ir junto con sus nervios de acero.

Por supuesto, tal vez ella realmente podía ver dónde la mano de Santana había deambulado.

―Bien―dijo, mordiendo la palabra y conteniéndose de sacar su ira en Sue, un mensajero que no quería matar sin importar lo desagradable de su misiva―¿Cuándo?

Sue se rió suavemente.

[i]―Ahora esa sí es una pregunta tonta. El avión esta abastecido ahora y Kitty está supervisando los arreglos. ¿Cómo aproximadamente una hora y media?

―¿Noventa minutos? Eso es poco…


Dani movió su mano más alto y la presiono en la V entre sus muslos. Estaba cálida y húmeda, y un músculo en el vientre de Santana se torció.

―Diles dos horas―desconectó y arrojó el teléfono sobre una silla cercana.

Jaló la sábana hacia abajo, dejó caer la toalla en el suelo, y se tendió en la parte superior de Dani.

Su cuerpo de metro sesenta y ocho cubriendo completamente a Dani. Los pechos de ésta estaban llenos y firmes contra los de ella. Los músculos en su pecho, perfeccionados de trabajar en el terreno siempre que podía, se tensaron mientras agarraba las muñecas de Dani, sujetándolas ligeramente a la cama.

Dani lamió las gotas de agua de su cuello.

―Estás todavía mojada.

La beso y colocó las caderas entre los muslos de Dani.

―Estaba a punto de decir…

―Si sólo tienes dos horas, no digas nada―Dani envolvió sus piernas alrededor de sus caderas y se mordió el labio―Sólo fóllame.

Rara vez seguía órdenes, pero cuando una hermosa mujer en la cama daba instrucciones, ella no discutía.

Dani no parecía notar cuando su mente fue a la deriva en su próximo viaje y un lugar que esperaba no volver a ver de nuevo.





*********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd2 Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Jue Dic 28, 2017 10:01 pm

hola morra,..

mmmmm falta poco para que se vuelvan a ver???!!
que tanto paso entre las dos???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5705
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Jue Dic 28, 2017 11:06 pm

Ya quiero saber que paso con esas dos y santana como siempre, no le faltan.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Vie Dic 29, 2017 9:17 am

Espero que esa Dani solo sea para polvos pasajeros, ahora a esperar ese encuentro y saber mas del pasado que compartieron!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7098
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Vie Dic 29, 2017 7:36 pm

3:) escribió:hola morra,..

mmmmm falta poco para que se vuelvan a ver???!!
que tanto paso entre las dos???

nos vemos!!!




Hola lu, esperemos y si, no¿? osea ai q conversar las cosas xD Esperemos q no sea nada tan grave para q no se pueda solucionar =/ Saludos =D





Isabella28 escribió:Ya quiero saber que paso con esas dos y santana como siempre, no le faltan.




Hola, y yo!!! esperemos y este cap nos diga ma´s!!!! XD ajajaja o no¿? esa san o es una loquilla o el destino es el loquillo con ella xD Saludos =D





micky morales escribió:Espero que esa Dani solo sea para polvos pasajeros, ahora a esperar ese encuentro y saber mas del pasado que compartieron!!!!!



Hola, la vrdd,...espero lo mismo xD Espero q ambas cosas pasen en este cap xD ajajajaj...muero x saber! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 23l1 el Vie Dic 29, 2017 7:38 pm

Capitulo 2



Las manos metidas en los bolsillos de sus jeans, Brittany de pie en la sombra del granero principal de vacas mientras lo último de la leche era bombeado desde sus tanques de almacenamiento al camión cisterna de transporte que estaba parado en frente de las puertas dobles abiertas.

Justo después de las seis, la última gran tarea del día se terminaba.

El calor era implacable, ella se había levantado desde las cuatro, y estaba cansada de preocuparse y sentirse impotente. Sacudiendo la fatiga, esperaba pacientemente mientras el conductor desconectaba sus mangueras, comprobar los medidores para medir el volumen de leche que había añadido a la que ya había a bordo, y cerrar los puertos en el cuerpo del camión refrigerado.

Él terminó sus tabulaciones, incluyendo la temperatura de la leche, contando las bacterias del lugar, y la calidad general de la leche, y le entregó el formulario para revisar.

Después de que ella puso sus iniciales en el tubo de leche que él había tomado de ella para ser probada después y se lo entregó, tomó el portapapeles, revisando lo que había entrado, y firmó el recibo de la entrega.

Él le dio una copia, metió el portapapeles bajo el brazo, y miró a lo largo de los pastos.

La hierba rozaba abajo hasta casi nada.

―Seguro podría soportar un poco de lluvia, ¿eh?

―Seguro no va a lastimarlo―dijo, sorprendida de cómo un eufemismo podría convertirse en el mantra de toda una región.

La producción de leche había bajado en los últimos días. Cuando las vacas no pastan, no hacen tanta leche. Las cosas no eran graves aún, pero lo serían si estaban mucho más tiempo sin llover.

A diferencia de algunos de sus vecinos de granjas lecheras que no eran orgánicas, ella no podía suplir su alimento con cualquier cosa hormonal o química para reforzar la producción de leche, incluso si la sustancia era aprobada técnicamente, no si quería mantener su certificación de productos lácteos orgánicos.

Y lo necesitaba para cerrar el trato con Empire Yogurt, la siguiente etapa de su plan para hacer su granja en una operación sólida y rentable para el largo plazo.

El yogurt griego era la clave de su éxito. La demanda de yogurt griego orgánico se había disparado, y el consumo de leche en la producción del yogurt más alto-contenido-en leche era enorme.

Las plantas de yogurt necesitaban más leche de lo que las industrias lácteas locales podrían suministrar, y Rolling Hills Farm, su granja, sería una de las pocas granjas lecheras orgánicas en el estado.

Ella estaba en el lugar adecuado en el momento adecuado para construir una relación a largo plazo con los productores especialistas de yogurt.

Estaba casi al final del primer año de su plan de cinco años. En sólo unos meses más, reuniría los requisitos del estado para la certificación orgánica, y tan pronto como lo haya hecho, el acuerdo con Empire Yogurt estaba esperando para ser firmado. Sólo tenía que aguantar hasta entonces.

―Esto es la tormenta imperfecta, ¿huh?―dijo―Suave invierno, cálida primavera, y sin suficiente lluvia. El nivel acuífero cerca de estar vacío.

―Bueno―el conductor dijo―Esta sequía no puede seguir para siempre―se quitó la gorra―Nos vemos mañana.

―Estaré aquí―dijo y lo vio marcharse.

Estaría aquí, con o sin lluvia. Siempre había sabido que este era su lugar.

Claro, se había entretenido saliendo cuando tenía trece o catorce años y estaba cansada de la vida tranquila en la granja y la falta de emoción en la escena local.

No había habido mucho para una adolescente que hacer excepto pasar el rato en el Tastee-Freez o pasar el tiempo en el club 4-H.

Las salas de cine más cercanas estaban a media hora de distancia en auto, y su mamá no quería que anduviera con los chicos y chicas mayores, por lo estaba bastante pegada con los mismos chicos con los que había estado en la escuela toda su vida.

Durante un tiempo, se había imaginado ir a Nueva York o Boston o alguna ciudad lejana para ir a la universidad, tal vez estudiar para ser una veterinaria o una diseñadora de moda.

Luego cuando tenía diecisiete, había conseguido un trabajo en el lago y se fue de casa por primera vez y todo cambió. Había descubierto por qué siempre había sido mejor amiga con los chicos pero no había tomado salir con ellos de la forma en que la mayoría de sus amigas lo hacían.

Con los chicos de la ciudad que venían con sus padres desde la ciudad de Nueva York y Montreal para vacaciones en el lago, descubrió que había mucho más en la vida de lo que se había dado cuenta.

Y entonces se había enamorado, perdió su virginidad, y consiguió su corazón roto todo en un largo verano, inolvidable.

Había sobrevivido, aunque el eco lejano de dolor y desilusión aún resonaba en el silencio de una noche de insomnio, y había aprendido valiosas lecciones, que las personas no eran siempre quién o lo que parecían, y el gran mundo no era diferente que la pequeña comunidad en la que se había criado, excepto tal vez, en conjunto, un poco menos honesto.

El sonido de un cubo de agua siendo pateado le llamó la atención, y suspirando, entró en el granero.

Caminó por la doble fila de casillas, comprobando que las vacas estaban acostadas seguras. Las dejó masticando su alimento que su capataz, Puck, había desembolsado para ellas y, satisfecha de que todo estaba en orden, giró la música clásica en baja y apago las luces.

Los compases de Bach la siguieron a través de los campos para la caminata del cuarto de milla de regreso a su casa.

Tal vez la relajante música no calmaba a las vacas y les ayudaba a hacer más leche de la forma en que algunos estudios científicos sugerían, pero parecía que le gustaba, y también a ella.

Una vez dentro, puso la tetera en la estufa para el té y se sentó en la larga, marcada mesa de roble, y encendió su laptop. Por una vez, la conexión a Internet por satélite era fuerte.

Buscó la perforación de gas en Nueva York y exploró una docena de artículos. Finalmente encontró un nombre, NorthAm Fuels. Unas búsquedas más y se movería por la página principal corporativa.

Se levantó, hizo té, y volvió a sentarse con los restos del sándwich que había comprado en el café en el pueblo anterior. Mordisqueó y tomó un sorbo e hizo clic a través de las páginas.

De repente un nombre saltó a ella, y dejó la taza en la mesa con un ruido sordo que vibró a través de la mesa. Vicepresidente de Operaciones, NorthAm Fuels: Santana M. López.

Se quedó mirando el nombre, un nudo de temor asentándose pesadamente debajo de su pecho.

Santana.

Se había preguntado, intentó no hacerlo, donde estaba, en que se había convertido.

Se rió de sí misma, el dolor tan brillante y fresco como lo había sido hace toda una vida, antes de que reprimiera sin piedad los recuerdos.

Qué importaba en que Santana se había convertido, ella ni siquiera había sabido quién era Santana.

Se obligó a mantener la búsqueda a través de las páginas públicas, reconociendo la mayor parte de la información por la hábil estratagema de mercadotecnia que era.

Pero encontró lo que necesitaba en un mapa multicolor de los EE.UU., destacando varios depósitos de gas y petróleo profundos bajo tierra. Las estrellas rojas marcando los sitios de perforación.

La operación de NorthAm en Nueva York estaba a punto de ponerse en marcha, y su granja estaba justo en medio de todo.

Levantándose rápidamente, revisó a través de los gabinetes en el vestíbulo por la guía telefónica regional. No estaba segura exactamente lo que diría después de todos estos años incluso cuando la encontrara, pero necesitaba consejo, y no quería confiar en nadie local.

En esta unida comunidad, nada era un secreto, y para esto, necesitaba privacidad.




*****


Santana no sabía cómo casi quince años podrían desaparecer sin dejar un rastro de algo, cualquier cosa, que realmente importaba, como si esos años y lo único que había logrado ascendió a nada, pero a medida que el avión dio la vuelta al aeropuerto de Albany, sentía como que tenía dieciocho años de nuevo, cuando se dirigía a su último verano de libertad antes de iniciar el camino que su papá había diseñado para ella.

No había volado al norte del estado de Nueva York ese verano, sin embargo.

Había obtenido una nueva Land Rover Defender con capota por la graduación e insistió en conducir desde los Hamptons con su motocicleta en un remolque en la parte posterior.

También había tenido una guardaespaldas en el asiento delantero junto a ella, el único punto que su papá no había estado dispuesto a conceder.

Podía pasar el verano en la casa de vacaciones de la familia con Emily Fields, pero no se iba a ir sin protección.

Ella parecía pensar que los secuestradores acechaban en cada esquina, y ella sabía que sólo podría presionarlo hasta cierto punto. Además, había imaginado que podría perder a Hanna a voluntad, y había tenido razón.

Su papá no había querido que tuviera una guardia femenina después de que ella había tenido una no tan privada cita con una de sus asistentes la noche de su graduación de la secundaria, y que había sido un error estratégico del tipo que su papá rara vez hizo.

Hanna no podía seguirla en el baño, y baños que siempre tenían ventanas.

Después de las primeras veces que había dejado a Hanna varada, ella se había rendido y decidió disfrutar de las vacaciones.

Y ella misma también.

Esas pocas semanas habían sido una hermosa mentira, un idilio de verano cuando había permitido creerse que ella podría ser cualquier persona que hubiera querido.

Santana entrecerró los ojos contra los sesgados rayos del sol filtrándose a través de las nubes y miró hacia el norte por la ventana mientras el avión se ladeó, como si pudiera ver el desmadejado lago de treinta y seis millas enclavado en el corazón de las Adirondacks, pero no podía atravesar la distancia más de lo que podría reescribir el pasado.

No había vuelto al lago desde aquel verano, pero no se había olvidado el lugar o las personas.

A veces cuando pensaba en ello, y se esforzaba por mantenerse lo suficientemente ocupada para no mirar atrás, pensó que tal vez había sido la última honesta vez en su vida, a pesar de que había tejido una red de engaños con cada uno que importaba.

En su corazón, al menos, había sido honesta.

El intercomunicador silbó y la voz de Joe Hart, el piloto, llenó la cabina.

―Estaremos en tierra en tan sólo unos minutos, señorita López. La hora local es 03:20. Soleado y 89 grados.

Pulsó el botón del intercomunicador en el brazo del asiento, dijo:

―Gracias―y se abrochó el cinturón de seguridad.

Al otro lado del pasillo frente a ella, Kitty Wilde, una rubia bajita, de piernas largas que podría haber sido una modelo postal, abrochó el suyo y dijo:

―Un coche está esperando. Estaremos listos para salir tan pronto como el equipaje este descargado.

Una ex agente del Servicio Secreto, Kitty era una gran mejora sobre Hanna en términos de seguridad, aunque mucho más difícil de zafarse, y era también la mejor asistente que Santana había tenido.

Kitty debería haber estado dirigiendo una división en Industrias López, y Santana le había dicho a su papá una docena de veces en los últimos cinco años, pero Kitty optó por permanecer como su mano derecha.

Kitty era lo más parecido que tenía a una amiga, aparte de Sue.

Ellas nunca habían dormido juntas. Kitty tenía una regla estricta de no dormir con los colegas, y nunca había presionado.

Kitty era simplemente la perfecta asistente y guardaespaldas, otro que su mala costumbre de insistir en que mantenga su teléfono en todo momento. Localización por GPS. Por lo menos, no tiene vídeo.

―Voy a necesitar ropa de campo. Podrías tener…

―Lauren envío otra maleta y tu equipo hoy. Debería de llegar en la mañana.

―Tu eficiencia es terrorífica.

Kitty sonrió.

―Debería pensar por ahora que serías inmune a mi grandeza.

―Nop. Todavía impresionada.

Kitty se rió suavemente y Santana dirigió la vista fuera de la ventana. Las ondulantes colinas del este de Nueva York, la paleta de un artista de verde salpicado a través de un lienzo de brillante cielo azul y ricos campos oscuros, se elevaban de las lejanas montañas de Vermont.

Desde el aire, no mucho parece haber cambiado.

Albany acurrucado a lo largo del Hudson a través del río de Rensselaer y Troy, su compleja capital elevándose sobre los barrios más antiguos de piedra rojiza.

Tramos de expansión urbana, desarrollos divididos en lotes de uno a dos acres con McMansiones invadiendo al lado de ondulantes piscinas azules poco naturales y serpenteantes caminos, rodeando la ciudad.

A pocas millas más lejos, el campo surgió relativamente indemne.

Agrupaciones de pequeños pueblos que no habían cambiado mucho en los doscientos cincuenta años se hallaban esparcidos en medio de acres de tierras de cultivo.

Mirando por encima de algunos de los suelos más ricos en el noreste con su clarividencia de ingeniero, imaginó las capas de esquisto y roca comprimida muy por debajo de la superficie, que contiene las bolsas de gas natural que esperaban a ser liberadas por sus taladros.

Casi quinientos billones de pies cúbicos de combustible natural esperando ser recolectado, suficiente para satisfacer las necesidades de gas de la nación durante tres mil años al ritmo actual.

Combustible, un producto esencial para una nación industrializada, era tan poderoso como los militares podrían en la redistribución del equilibrio de poder internacional.

Eso no fue un hecho que llevó mucho peso con las personas que se oponían al concepto de la fractura hidráulica, o que simplemente querían mantener la industrialización de infringir sobre el paisaje rural, pero no planeó hacer algunos vagos argumentos políticos en cuanto a por qué los vecinos debían dar la bienvenida a NorthAm y sus perforadoras.

Creando independencia de fuentes de combustible extranjeras reforzaría no sólo la economía nacional sino la local también.

La afluencia de dinero y nuevos empleos era algo que la mayoría de la gente podría obtener detrás.

La meta de su papá había sido siempre poder y dinero, y el combustible a la vez.

Ella no podía fingir que su trabajo no era parte de esa búsqueda por el dominio en el ámbito industrial, pero su compañía creó cientos, si no miles de empleos y revitalizo economías locales en las zonas del país donde la pobreza había sido una forma de vida durante décadas.

Los hombres y mujeres que salieron en mantener una operación de perforación necesitaban vivienda, comida, entretenimiento y servicios médicos.

Pueblos que habían sido poco más que pueblos fantasmas eran repentinamente prósperos.

Estaba orgullosa de eso.

Las ruedas tocaron tierra con apenas un susurro y el avión desaceleró hasta detenerse.

Se desabrochó, se levantó y se estiró. La puerta de la cabina de mando se abrió y la primer oficial, Elaine, una pelirroja de cuerpo estrecho, cabello largo en un uniforme azul marino de buen corte, dio un paso.

Elaine le sonrió:

―¿Disfruto el vuelo?

―Lo hice, sí.

―¿Planes para cenar?

Al otro lado del pasillo Kitty cerró su iPad, se puso de pie y tomó su maletín de un compartimiento sobre su cabeza. Murmuró:

―7 a.m. sitio de revisión.

―Uh huh―dijo, contemplando invitar a Elaine para cenar y tal vez algunas actividades recreativas después de la cena, cuando Joe salió de la cabina de mando y abrió la puerta de la cabina.

Una sofocante brisa sopló dentro, llevando una ola de nostalgia que la catapultó atrás en el tiempo.

El aroma de los pinos del bosque mezclado con la cristalina claridad del viento del lago inundo sobre ella, llenándola con un anhelo tan intenso que se estiró para agarrar el asiento a su lado para no perder el equilibrio.

―¿Está todo bien?―Elaine preguntó con una mirada interrogativa.

―Bien―dijo bruscamente. La pregunta en los ojos de Elaine cambió a sorpresa y un poco de dolor, y añadió rápidamente―Lo siento. Largo día, noche corta. Estoy un poco cansada. ¿Otro día?

―Por supuesto―la expresión de Elaine se suavizo―Vamos a estar en el aeropuerto Marriott durante la noche si cambias de opinión.

―Gracias―Elaine y Joe desaparecieron de nuevo en la cabina de mando para completar su verificación posterior al vuelo, y se giró a Kitty, que tenía su celular en su oído―¿Cuál es el plan?

―El coche está llegando ahora. Tomaremos tu equipaje cargado y…

―¿Sabes qué?―dijo, de repente incapaz de afrontar a otra hora programada por alguien más.

―Toma mis cosas a, ¿dónde vamos?

Kitty abrió su iPad, aunque ella dudaba que realmente necesitara hacer referencia a ello.

―Parece que Sue nos tiene en un B&B en algún lugar cerca del trabajo, el Rice Mansión en... ¿Cambridge? Eso es cerca de cuarenta…

―Yo sé dónde está Cambridge―dijo.

¿Qué estaba Sue pensando?

―Estaré ahí más tarde.

―Quieres que arregle por otro car…

―Sí. Espera, no―agarró su maletín y se lo entregó a Kitty―Pon esto con mi equipaje, quieres―se quitó la chaqueta del traje y le entregó esta también―Toma esto también.

―Muy bien, pero…

―No te preocupes―murmuró―Voy a hacer la reunión.

―Mantén tu teléfono encendido―Kitty dijo mientras ella la pasaba y tomaba los escalones de dos en dos bajando la escalera que había sido empujada arriba contra el cuerpo del avión.

Ignorando la negra compañía SUV, corrió hacia el otro lado en la terminal y al mostrador de información.

Una madura mujer de unos sesenta años levantó la mirada con una sonrisa abierta y centelleantes ojos azules.

―Bienvenida a Albany. ¿Puedo ayudarle?

―Usted puede―dijo, apoyada en el mostrador―¿Dónde está el concesionario de motocicletas más cercano?






*********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd2 Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Dic 29, 2017 9:31 pm

hola morra,...

un verano, un corazón roto,.. muchos reproches??
no seria muy obvio que san por nostalgia recorriera los lugares no???
ya se van a ver??

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5705
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Sáb Dic 30, 2017 6:41 am

Ya voy atando cabos, San tuvo que irse rompiendo el corazon de Britt, pero ya esta aqui, a ver si se encuentran!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7098
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Sáb Dic 30, 2017 8:57 am

Lo dije, pobre britt entrego su flor y la abandonaron espero que san tenga una muy buena explicación.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Dic 30, 2017 10:23 pm

3:) escribió:hola morra,...

un verano, un corazón roto,.. muchos reproches??
no seria muy obvio que san por nostalgia recorriera los lugares no???
ya se van a ver??

nos vemos!!



Hola lu, uff esk los veranos son unos loquillos!!! =/ Y su mente la lleva kiera o no kiera, no¿? Espero y si xD ajajaj. Saludos =D





micky morales escribió:Ya voy atando cabos, San tuvo que irse rompiendo el corazon de Britt, pero ya esta aqui, a ver si se encuentran!!!!



Hola, ufff lo peor q puedo pasar, espero q sea por un gran motivo! y no por cualquier cosa...al menos tendria "se entiende", no¿? Saludos =D





Isabella28 escribió:Lo dije, pobre britt entrego su flor y la abandonaron espero que san tenga una muy buena explicación.




Hola, ajajajajajaj xD aajajajajaj "entrego la flor" ajjajajajajaja xD kjajajajajajaja mori ajajajajajjajajajaj xD ajjajaajjaajajjajaaj xD jajajajajajajajajajaj. Eso mismo espero ¬¬ Saludos =D


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Cap 3

Mensaje por 23l1 el Sáb Dic 30, 2017 10:24 pm

Capitulo 3



Brittany escuchó el timbre del teléfono, sin sorprenderse cuando el contestador hizo clic.

Encontrar a alguien en casa parecía ser una rara ocasión en estos días.

Escuchó el mensaje, a punto de colgar, cuando el pitido de registro salió y de repente se sintió como una cobarde, como una historia que estaba repitiendo ella misma, algo que juró que nunca dejaría que sucediera.

Tomó una respiración, queriendo que su voz sea estable.

―Rachel, sé que esto va a parecer como una extraña petición, y probablemente ni siquiera me recuerdes, pero soy Brittany Pierce y yo…

―!Brittany!
―Rachel sonaba sin aliento―Lo siento, estaba en el muelle cuando oí el timbre del teléfono. Esa colina parece ser cada vez más y más grande todo el tiempo―se rió, sonando del modo en que lo hacía cuando tenía diecisiete, llena de energía y alegría.

Su pecho se apretó, recordando la última vez que había visto a Rachel Berry.


Flashback


―Hola, Rach―puso abajo el plástico cuadrado azul en el carrito de limpieza lleno con soluciones y parafernalia y esperó mientras Rachel subió el estrecho sendero de tierra en la colina del cobertizo de botes en la orilla del lago.

―!Oh, Dios mío, hace mucho calor! ¿Quieres ir a nadar?―Rachel empujó el cabello castaño de sus ojos, su suave, aún tez bronceada de un verano pasado en el agua o en ello.

Llevaba una camiseta sin mangas de color azul marino que dejaba ver su vientre esbelto por encima de los shorts de mezclilla y bronceadas piernas largas.

Ni siquiera era consciente de lo atractiva que era, y a Brittany le gustaba por eso.

Parecía que todas las chicas, o la mayoría de ellas, que llegaron al lago para el verano eran hermosas, o ricas, o, más a menudo, ambas cosas.

A veces, se sentía como el patito feo rodeada de cisnes, aunque sabía que no había nada malo con ella.

Era sólo difícil no sentirse menos cuando ella era tan diferente.

Rachel nunca la hizo sentir de esa manera, a pesar de que la castaña era la hija del jefe.

―Claro―dijo―¿Algo que pueda hacer para ayudarte a prepararte para la fiesta?

―Creo que casi todo está listo―Rachel miró a su alrededor, probablemente buscando por sus padres, y dijo en un susurro―Excepto la cerveza. Matt se hace cargo de eso.

Rachel agarró uno de los cubos de limpiar que ella estaba a punto de llevar hasta el cobertizo en la parte de atrás de la casa principal, y protestó:

―No tienes que…

―Ya lo tengo―Rachel le sonrió―Venga. Terminaste por el día, ¿cierto? Tengo que estar en el agua.

―Sólo un segundo―tomó de la lista de trabajo sacándola del bolsillo trasero de sus shorts de color caqui y verifico dos veces sus habitaciones asignadas.

Había hecho todas las habitaciones individuales en la casa a primera hora de la mañana, y las cabañas junto al lago en la tarde.

Una vez que había cambiado las sábanas y toallas, lavado los platos que habían sido dejados en el fregadero, aspirado, sacudido, y limpiado los baños, ella había marcado como realizado en cada habitación cuando hubieran sido completadas.

Después de dos meses, era rápida y eficiente y apenas pensaba en su empleo como trabajo.

Siendo una recamarera era pan comido en comparación con las faenas en la granja.

Compartió un pequeño departamento en el sótano de la casa principal con otra chica, consiguiendo un hospedaje barato y salario mínimo. Lo mejor de todo, se puso a vivir en el lago, lejos de casa, lejos de la granja y lejos de los chicos de la granja, y tenía que conocer chicas interesantes como Santana.

Se ruborizó y bajó la cabeza.

Sabía que todas las demás chicas hablaban entre sí todo el tiempo sobre sus novios, quien era el mejor besador, quien intentó ir demasiado lejos, y con quien valía la pena ir demasiado lejos, pero ella nunca se les unió.

No le importaba estar afuera por una vez porque su secreto era tan especial.

Al igual que Santana.

―Tierra a Brittany...


Fin flashback


―¿Brittany?

Parpadeó, y el recuerdo bañado por el sol desapareció detrás de las nubes familiares.

―Lo siento―dijo―Por un segundo aquí, sólo escucharte, estaba de vuelta en el lago.

―Bueno, yo estoy de vuelta en el lago
―Rachel rió, el sonido demasiado una parte de su pasado que su corazón dolió―¿Lo puedes creer?―hizo una pausa―¿ Dónde estás?

―En la granja, donde siempre he estado.


La línea quedó en silencio por un momento, y se dio cuenta de que más que simplemente un palmo de años las separaba.

Recordó cuando se fue, y lo que había dejado sin decir.

―Lo siento desaparecí, quería llamar, quería decirte, pero yo…

―Britt
―Rachel dijo suavemente―No te disculpes. Dejaste una nota. Dijiste que tenías que irte. Emergencia familiar, dijiste. Te extrañé, pero entendí.

―Es una larga historia. Una vieja historia ahora. ¿Pero cómo estás? Lo siento... debería haberte preguntado ya. Es sólo tan... bueno hablar contigo.

―Estoy de maravilla. Como he dicho, estoy viviendo de nuevo en el lago con Q.


Mentalmente revisó a través de los muchachos que siempre se habían congregado alrededor de Rachel, tratando de llegar con un rostro para encajar el nombre, y luego lo hizo.

Q.

Quinn Fabray.

La chica de la motocicleta, la que a veces se presentaba en la casa con Santana.

La chica.

―Oh Dios mío. Quinn Fabray.

―Uh Huh.

―Me acuerdo de ella


En realidad no había conocido a Quinn del todo, recordaba una chica de cabello rubio, ojos verdes, silenciosa, un poco dura en sus polvorientas botas negras, jeans negros y camiseta blanca, un poco salvaje y peligrosa como Santana.

Se veían un poco igual, pero Santana había sido diferente, Quinn había sido retirada y melancólica, Santana había sido un encanto.

Ella contó divertidas historias y coqueteó e hizo sentir a Brittany especial.

¿Rachel y Quinn, como había eso sucedido?

―Yo no sabía que tú…


―Nadie sabía
―Rachel dijo, y su pesar se hizo eco a través de la línea―Dios, yo ni siquiera sabía... no me permitía realmente saber... durante un largo tiempo. Pero ahora sé, y estoy siendo compensada por eso.

―Felicidades, entonces
―pensó en la ironía de la situación.

Rachel había estado enamorada de una chica también y no se lo había dicho a nadie, igual que ella.

Habían sido amigas y nunca compartieron sus secretos. Por un breve instante se permitió preguntarse qué podría haber pasado si ellas hubieran, pero apartó el pensamiento.

Ella no era Rachel, nunca lo había sido. Y su historia no podría haber terminado de manera diferente de lo que había sido, sin importar lo que hubiera hecho o dicho.

Santana se había alejado.

―Entonces, ¿qué está pasando?―Rachel dijo―Es genial saber de ti, pero…

―Esto suena terrible, pero no sé de ninguna otra manera de decirlo, necesito asesoramiento jurídico de algo personal. Cuando pensé en quien podía confiar, recordé haber leído sobre ti graduándote de la escuela de leyes. Tus padres lo pusieron en los periódicos locales…

―Oh Dios, lo pusieron todo en el periódico. Tan embarazoso.


Se rió.

―Ellos sólo estaban orgullosos de ti. Pero de todos modos, tu nombre apenas vino a mi cabeza y me arriesgué. Tu mamá me dio tu número. Espero que este bien.

―Por supuesto que lo está. Tengo que decirte, sin embargo, mi trabajo es un tipo de especializado, hago un montón de consulta legal industrial y…

―Entonces supongo que tuve suerte, porque creo que es exactamente el tipo de consejo que podría necesitar.

―Bueno, dime lo que está pasando, y si no puedo ayudar, probablemente puedo referirte a alguien que pueda.

―Si todo está bien contigo. Voy a hacer una cita e iré a verte. Quiero hacer esto correctamente, quiero pagar…

―Vamos a ver lo que necesitas primero
―Rachel dijo―Cuando me mudé de nuevo al lago permanentemente, abrí una oficina en Albany. Déjame revisar mi calendario.

―Gracias, lo aprecio.

―No seas tonta. Estoy muy contenta de que hayas llamado. Espera…


Se acercó a la ventana y miró hacia el pastizal atrás mientras esperaba. La manada de ciervos que vivía en los bosques que separan la propiedad de las granjas vecinas estaban pastando en el campo de heno detrás de su casa.

Contó trece esta noche.

Sus caballos deambulaban indolentemente en los pastos de verano frente al gran granero, mordisqueando la hierba. Uno de los gatos persiguió a un sapo en el patio de piedra áspero fuera de la cocina.

Había amado el lago, despertarse por la mañana con las ventanas abiertas y la vigorizante, fresca brisa soplando desde el agua, y las agujas de pino crujiendo bajo sus tenis mientras se dirigía a la cabaña más alejada para comenzar su día, y el aroma silvestre limpio que llenaba el aire.

La granja tenía su propia belleza, sus propios aromas terrosos, sus increíbles silencios místicos.

Amaba ambos lugares, pero el lago tenía sólo tristeza para ella ahora.

―Se suponía que debía estar en la corte mañana por la tarde―Rachel dijo―Pero ha habido un aplazamiento, así que estoy abierta. ¿Por qué no nos reunimos al mediodía y tenemos un almuerzo de trabajo?

―Eso sería genial, ¿si estás segura?

―No puedo esperar a verte. Aquí está mi dirección de la oficina.

―La tengo
―dijo, anotándola―Estaré ahí.

―Bueno. Nos vemos mañana entonces.

―Adiós, Rach
―colgó y deambuló por la cocina, extrañamente inquieta.

Por lo general, a esta hora de la noche estaba lista para leer durante una o dos horas e irse a dormir.

Esta noche, sus recuerdos la atormentaban.

Finalmente, se sentó en la esquina de la gran cocina en el viejo escritorio de pino de su mamá, su escritorio ahora, para pagar algunas cuentas. En las raras ocasiones en las que la soledad o los recuerdos la atormentaban, trabajaba.

Y como había aprendido ese verano en el lago, nada dura para siempre.




*****


A horcajadas en su Harley, vestida con el equipo de moto que había comprado junto con la motocicleta y su ropa de negocios doblada en una alforja, Santana se dirigió al norte de Albany a la Ruta 67 y siguió al este a través del río Hudson en el Condado de Washington.

A las 07:30, el tráfico era escaso.

Tan pronto como despejo algunas pequeñas ciudades sólo más allá de las afueras de la ciudad, estaba en la región de granjas y rugiendo sobre serpenteantes carreteras de un solo carril bordeada a ambos lados por campos de maíz, heno y pastos donde las vacas, caballos, y la ocasional alpaca pastaban.

El Hudson se encaminaba a través de las colinas a su derecha, entrando a la vista durante unos segundos mientras arrancó sobre una subida.

Abrazando las vueltas, vislumbró la puesta del sol reflejándose en el agua y fue atravesada por el recuerdo.

Había viajado estos caminos antes, ayer parecía, más rápido de lo que debería, sintiéndose libre e invencible y al mando de su destino.

Las mismas carreteras, la misma sensación de libertad, y se dirigía al mismo lugar.

Sabía que no debía pero parecía no poder tomar un camino diferente, entonces o ahora.

El sitio de trabajo, que es donde se dirigía.

Había dejado Albany diciéndose que así podría ver el campamento base ahora como a primera hora de la mañana, teniendo una idea del lugar antes de tener que trabajar sobre el terreno y comenzar a tomar decisiones que no podrían ser deshechas.

Una vez que el taladro mordiera en la tierra, estarían comprometidos. Los hombres y maquinaria estarían hasta que NorthAm lograra lo que quería, por el tiempo que tomara, meses, años quizá, para alcanzar los depósitos de gas enterrados, para hundir las cubiertas de perforación, para inyectar los millones de galones de agua y arena y productos químicos que forzarían al combustible a la superficie.

Esta noche, antes de hacer la llamada para empezar a excavar, quería ver la tierra virgen.

Sabía dónde estaba el campo, había visto los estudios geológicos cuando se había sentado en los planes de abrir una docena de nuevos sitios en las zonas más probables para la perforación de alto rendimiento.

Si permanecía en la 67, estaría ahí en diez minutos, pero sin pensarlo un segundo, redujo a la izquierda y siguió el río más al norte hacia la Ruta 40 y Cambridge y a la granja de Brittany.

Ni una cosa había cambiado, aparte de todo.

Los mismos centenarios caserios todavía dirigían la vista del río a través de acres de verde, las vacas todavía trepaban por pendientes cacarañadas con arbustos de bayas y salpicado con árboles de manzana, y el aire todavía olía como libertad.

Alzó la visera en su casco y dejó que el aire de la noche azotara en su cara, llevándose con eso, por unos preciosos momentos, todos sus arrepentimientos.

Redujo la velocidad al llegar al pequeño grupo de casas de madera blancas que marcaban el camino que conduce más allá de la granja de Brittany, su mano tan cerrada en el acelerador sus dedos apretados.

Se obligó a relajarse, diciéndose que estaba sólo conduciendo pasando en su camino a otro lugar, pero desaceleró aún más mientras venía sobre el ascenso y miró abajo hacia el extenso caserio amarillo situado a un cuarto de milla de la carretera, unos pocas luces encendidas ya, faros de bienvenida que no estaban destinados para ella.

Aflojo de nuevo en el acelerador, notando la pintura fresca roja en el gran establo de vacas más arriba en la carretera que solía ser de color amarillo, los campos secos y el maíz en apuros, las líneas del cercado como Brittany misma, ordenada, precisa, cuidadosa.

Se deslizó alrededor en una curva y ahí estaba el camino de entrada de tierra apisonado, el buzón de metal negro exactamente donde lo recordaba, y ahí estaba Brittany, sobres en una mano y la otra protegiendo del sol su cara, mirando en su dirección.

Pudo haber conducido pasándola, pretendiendo no haberla reconocido, no haberla visto, pero eso era una mentira que no se atrevía a decirse.

La mirada de Brittany se mantuvo estable cuando frenó y puso una pierna abajo, trayendo a su Harley a una parada en el camino a unos pocos pies de distancia de Brittany.

Se quitó el casco, golpeada por los reflejos del cabello rubio de Brittany y la forma en que sus rasgos eran aún más hermosos de lo que habían sido cuando era más joven.

―Hola, Britt.

―San―Brittany en voz baja.

―Te ves igual―murmuró.

―No lo soy. Y no me digas Britt―dijo.






*********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd2 Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Sáb Dic 30, 2017 11:40 pm

hola morra,..

un reencuentro general forzado con todos!!!
mmmmm,... que tanto llego a hacerle san a britt!!???
si asi empiezan en su primer encuentro??

nos vemos!!

PD; curiosidad!!!! viste la peli soy el numero cuatro????
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5705
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Dom Dic 31, 2017 7:07 am

Vaya, lo que paso entre ellas no debe haber sido nada agradable, bien, nos veremos en un par de dias asi que FELIZ AÑO NUEVO!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7098
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Dom Dic 31, 2017 7:50 pm

3:) escribió:hola morra,..

un reencuentro general forzado con todos!!!
mmmmm,... que tanto llego a hacerle san a britt!!???
si asi empiezan en su primer encuentro??

nos vemos!!

PD; curiosidad!!!! viste la peli soy el numero cuatro????



Hola lu, ufff las cosas q esta haciendo este destino...es un loquillo jaajajajaj. MM de bn o de mal¿? xD Queremos ver los demás o no¿? jajaja. Saludos =D

Pd: sip... x¿?




micky morales escribió:Vaya, lo que paso entre ellas no debe haber sido nada agradable, bien, nos veremos en un par de dias asi que FELIZ AÑO NUEVO!!!!!!




Hola, creo q el final de esa etapa no lo fue =/ Las fiestas suelen causar eso jaajajaj. Feliz Año Nuevo! Saludos =D


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Cap 4

Mensaje por 23l1 el Dom Dic 31, 2017 7:51 pm

Capitulo 4


Santana era la última persona que esperaba ver, y por un latido del corazón, su cabeza dio vueltas y un revoltijo de pensamientos, todos ellos absurdos, corrieron a través de su mente.

Santana parecía exactamente la misma, su voz tan suave y rica como el negro chocolate de sus ojos. Su cabello castaño oscuro sobre el cuello de la gruesa chaqueta de piel negra, era una pulgada más largo de lo que había sido y todavía arrastrado por el viento y salvaje.

De todas las cosas que podría haber recordado, pensó en el cabello de Santana y como siempre le había gustado la forma en que se veía, como si acabara de subirse a su motocicleta, agitado e indómito.

Sólo la forma en que Santana siempre le había parecido.

Cruzó los brazos sobre su pecho, no había sido tomada por apariciones en mucho tiempo, por lo que se permitió mirar.

Santana de pie, sus piernas enfundadas en cuero negro, a horcajadas en la reluciente moto negra, sus polvorientas botas negras firmemente plantadas en la tierra del camino de entrada.

Todavía parecía que poseía todo a su alrededor. Probablemente asumió que lo hizo.

O lo haría.

Tal vez por eso había estado tan encantada con la morena, su absoluta confianza era magnética.

Dejado de lado el tirón de apreciación junto con algo aún más profundo, algo más visceral que no podía controlar pero que no tenía que aceptar, ya no más.

Ese verano había tenido apenas diecisiete años, salida de la granja, y nunca había conocido a nadie como Santana antes.

Guapa y extrovertida y tan, tan encantadora.

Había estado demasiado cegada por la imagen de Santana para ver. Si hubiera sabido lo que era una Land Rover, se habría preguntado cómo una chica tenía una SUV de setenta mil dólares.

Nunca se había dado cuenta de que el cabello de Santana no había sido cortado enfrente en el salón de la peluquería de un ranchero local a un lado del camino de la forma en que el suyo había sido, sino en algún estilizado salón caro.

Nunca vio la casa de Santana.

No había preguntado mucho de nada.

Cuando habían hablado, y parecía que habían hablado todo el tiempo cuando estaban juntas, Santana le preguntó sobre ella, haciéndola sentir especial, y había disfrutado de la atención.

El aspecto áspero y descuidado de la morena había camuflajeado su riqueza y privilegios a la ingenua muchacha de granja que no había conocido nada mejor.

Pero la conocía mejor ahora. Había sido engañada entonces, pero no era inocente ahora.

―Escuche que venías a la ciudad―dijo y sintió lo helado en su tono.

―¿En serio?―Santana dijo―No lo sabía hasta esta mañana.

―Bueno, supongo que debería decir que la reputación de tu empresa te precede. NorthAm Fuels, ¿cierto?

Santana asintió, su mirada apreciativa.

―No sabía que serías tú.

―¿Esperabas que no lo fuera?―Santana dijo.

―Tus palabras, no las mías.

―Britt―Santana desvió la mirada, pasó su mano a través del cabello―No sé qué decir.

―No hay nada que decir―se dio la vuelta, cuidadosamente colocando los sobres en el buzón.

Había olvidado como Santana siempre hacía sonar su nombre como si se tratara de un suspiro, como si sólo decir la palabra era tan satisfactorio como un beso.

Y por un segundo en este momento, Santana se había visto realmente perturbada.

Como si el pasado la atormentara también.

―No.

―¿Qué?

El susurro de Santana vino a ella en el viento de la manera en que la imagen solía venir a ella mientras yacía despierta mirando las nubes sopladas sobre el lago, escuchando el distante sonido de un trueno e imaginando un motor de motocicleta cada vez más fuerte.

Nunca más.

Quería gritarle que saliera de su camino de entrada, fuera de su mente, fuera de los lugares profundos en el interior que todavía recordaba.

Tomando una respiración, saliendo del pasado con determinación, silenciosamente cerró la tapa del buzón y plegó arriba la bandera roja para indicar al cartero que parara por una recolección en la mañana.

Se volvió hacia la casa, mirando a Santana sobre su hombro mientras se alejaba.

―El tiempo para decir algo hubiera sido hace años. Cuando esto importaba.




*****


Apretó los dientes.

La rabia en la voz de Brittany, el desdén en su rostro, cortando profundo.

No podía dar a Brittany las respuestas que quería ahora, no más de lo que podría haber hecho el día que se fue.

Demasiados secretos de gente serían revelados, ¿y para qué?

Había causado la situación ella misma, y no podía deshacer el daño que había causado.

Sintiéndose desvalida, reaccionó instintivamente y totalmente fuera de lugar, diciendo detrás de ella:

―¿Alguna vez dejaras la granja?

Brittany se detuvo, girándose.

―No. Nunca se me había ocurrido, no después de que renuncié a la idea de escaparme contigo.

―Jesús, Britt―apretó el soporte abajo con el talón, saltó de la moto, y se dirigió hacia la rubia, levantando pequeñas nubes de polvo y piedras bajo sus botas―Éramos prácticamente niñas. Soñadoras.

―Oh, lo sé―Brittany dijo en voz baja, sus ojos como el invierno―Ahora lo sé. Créame.

―Por lo tanto, podemos…



******


―No―dijo.

Lo último que quería era los viejos recuerdos resurgiendo.

Sabía que habían sido jóvenes, sabía que había sido una tonta, y estaba tan enojada consigo misma mientras estaba con Santana.

Había creído sin dudas, confiado con tonta inocencia, y la culpabilidad en su dolor era lo que la había llevado adelante durante los años.

Nunca iría a ciegas en una relación de nuevo, y aunque la lección había sido insoportable, había sido muy importante.

Tal vez tenía más que agradecer a Santana de lo que alguna vez se imaginó.

―No somos amigas, San.


*****


―No espero eso―dijo, sorprendida de lo mucho que deseaba que Brittany sintiera de modo diferente.

Estaba acostumbrada a hacer frente a la desconfianza e incluso a la aversión cuando se presentaba en un nuevo lugar para impulsar la agenda de NorthAm, pero siempre había creído que Brittany había visto a la verdadera ella.

Quería, necesitaba creer eso.

Era evidente que se había equivocado.

―Sólo pensé que podíamos hablar.

Brittany sacudió la cabeza.

―¿Por qué? Somos extrañas, y si lo que estoy escuchando es cierto, no tenemos nada más en común.

Frunció el ceño.

―¿De qué estás hablando? ¿Qué has escuchado?

―Estás aquí para comenzar la perforación en la propiedad Emma, ¿verdad?

Revolvió su carpeta mental de archivos de estudios de mapas topográficos, llamando a las coordenadas de los puntos de perforación previstas en el este de Nueva York, sobreponiendo las líneas de puntos denotando propiedad de parcelas.

―Setenta y cinco acres un cuarto de milla saliendo en la 74, en su mayoría campos de barbecho, árboles de segundo crecimiento en las elevaciones, una lengua de Marcellus Shale de dos mil quinientos pies hacia abajo. ¿Es esa?

―Lo haces sonar como si estuviera en la luna.

―¿Qué?

―Impersonal.

Frunció el ceño nuevamente.

―No te entiendo.

Brittany agitó una impaciente mano.

―Sabes, San, esta tierra es más que líneas en un mapa y estudios geológicos. Hay gente en esta tierra, familias que han estado aquí desde hace cientos de años. Gente, San, que son una parte tan importante de la tierra como lo que pasa a través de ella.

―Lo sé―trató de refrenar su frustración.

Estaba tratando de ponerse al corriente en este proyecto, todavía tenía papeleo para revisar, algo más que era atípico para ella.

Siempre hizo un punto para estar encima de cualquier situación antes de que comenzaran las negociaciones, y había planeado pasar la noche repasando todos los datos relacionados con las ordenanzas locales, preparación de la comunidad, y los acuerdos de derechos.

Nada de esto le importaría a Brittany.

―No puedo decir con certeza exactamente donde vamos a empezar, pero eso podría ser correcto. El lugar de Emma.

―Bueno, sucede que está justo sobre esa cresta―Brittany señaló una colina, iluminada por el sol poniente, detrás de su casa. Una docena de ciervos se perfilaban en la cresta―Y no puedo decir que eso es algo que quiero que suceda.

―Mira, Britt, este no es el modo en que usualmente hacemos negocios. Una vez que consiga un vistazo en el sitio, voy a visitar las granjas vecinas, explicando lo que vamos a hacer y por qué no va a ser un problema.


*****
}


Sonrió levemente.

Santana era tan firme, tan directa, su mirada nunca vacilante. Sería tan fácil de creerle.

La idea era aterradora.

No quedaría atrapada de nuevo por la intensidad en los ojos de Santana. No podía permitirse el lujo de estarlo, en muchos niveles.

―¿Significa que vas a vender la línea de la compañía?

―No, voy a estar dando los hechos. Algo que podrías querer escuchar antes de formarte una opinión.

Colocó las manos en las caderas.

―¿Los hechos? ¿Es eso algo parecido a la verdad, San?

―No me conoces, Britt…si tu…

―Tienes razón, San. Finalmente estamos de acuerdo. No te conozco. Nunca lo hice―un rubor coloreo sus mejillas y se giró alejándose, caminando a zancadas por el camino―Y no me digas Britt, yo solo te digo San, porque se que no te gusta tu nombre completo, pero si lo sigues diciendo yo cambiare el San por Santana.


*****


―!Maldita sea, Brittany!―caminó tras de la rubia, sus pasos más largos alcanzándola rápidamente.

La agarró del brazo y Brittany se dio la vuelta, levantando una mano, la miró fijamente, esperando el golpe, sintiendo como si hubiera estado esperándolo durante mucho tiempo y sin realmente preocuparse.

Tal vez se sentiría mejor si Brittany la golpeara. Se merecía alguna penitencia, después de todo.

Brittany retrocedió un paso, una expresión de terror drenando el color de su cara.

―Lo siento―bajó la mirada hacia su mano agarrando su muñeca―Por favor déjame ir.

Dejó caer la mano.

―¿Hay alguna manera de que podamos empezar de nuevo?

―Ninguna en absoluto―la mirada de Brittany era cerrada, su voz curiosamente plana―Si hay algo que necesitas discutir, por favor llámame primero. No pases por aquí.

Miró a la granja.

Tanto que quería preguntar. Saber.

―No lo haré. Lo siento.

―Sí―Brittany en voz baja―Yo también. Sobre muchas cosas.

―Voy a llamar―dijo sabiendo que siempre había sido demasiado tarde.

―Adiós, San.

No se movió, esperando que Brittany regresara, esperando para ver más allá de las sombras el verano brillante iluminado por el sol que habían compartido.

Pero Brittany siguió caminando, dobló una curva, y desapareció detrás de un trío de altos pinos.

―Idiota―Santana murmuró, regresando a su moto.

Que había esperado, apareciendo de la nada después de todos estos años, un beso y, y... se detuvo al lado de la moto, viendo nada, nada más que la cara de Brittany, el calor en sus ojos.

Una vez ese calor había sido deseo, Brittany siempre había estado tan contenta de verla, tan abierta, tan acogedora.

Tirando de ella en un beso, una caricia de los dedos a través del cabello.

Ella, no Brittany, era se suponía que había sido la experimentada, ella no era virgen después de todo.

No realmente, no técnicamente.

Ese día en el solarium mientras todo el mundo celebraba en el patio, Alison había tomado su mano, guiándola bajo su vestido, debajo de las bragas de seda, colocándola sólo así.

Santana había estado ebria en sentirla a ella, drogada en los suaves jadeos de placer, demasiado ocupada para escuchar pasos en las baldosas de mármol mientras Alison le mordía el cuello y llegaba al orgasmo en su mano.


Nada sobre Alison en comparación con Brittany, a la alegría consciente, sin restricciones que Brittany había tomado en su placer mutuo.

No había habido nadie como ella desde entonces. Tal vez después de la primera vez, nunca podrá volver a ser.

―Idiota.

Se colocó su casco, pasó una pierna por encima de la Harley, y piso fuerte el motor de arranque. El motor rugió, volviendo a la vida, y arrancó, acelerando demasiado rápido, su rueda trasera derrapo en la curva cerrada en frente del establo de vacas de Brittany.

Ella casi se cae de la moto ahí y, su corazón corriendo, acelero de nuevo y resistió el estremecimiento, sacudiendo la moto de regreso en línea.

Matándose o alguien más no iba a cambiar la forma en que Brittany sentía por ella.

Se merecía cada pedazo de las recriminaciones de Brittany y debería haber esperado algo peor.

No había hecho nada para cambiar lo que había pasado, no había sabido defenderse a sí misma o por Brittany y tal vez, en algún lugar profundo en su corazón, ella no había querido.

Tal vez había sabido desde el principio que esos pocos meses idílicos en el lago eran pura fantasía, y les había egoístamente permitido seguir adelante.

Todo porque Brittany la había mirado como si pudiera hacer cualquier cosa, y cuando estaba con la rubia de ojos azules, había creído que podía.

Brittany había tenido tanta fe en ella, que se había dejado soñar, sobre la libertad, la felicidad, el amor.

Brittany la había liberado, y no le había importado quien podría pagar el precio de esa libertad.

Y cuando todo se vino abajo, ella no era una heroína más. Se había caído en la línea de la manera que siempre hacía, consintiendo a las demandas de su papá, aceptando su racionalización, su partida era la única manera de proteger a Brittany, que un escándalo público la arruinaría a ella, así como a ella misma.


Flashback


―Podemos resistir cualquier cosa―su papá dijo―Pero esta chica, ¿puede ella? En una ciudad como esa, donde los rumores, las especulaciones, ¿no tendrá fin? Si te preocupas por ella, Santana...

Si te preocupas por ella, él había dicho.

Y se había mentido, una vez más.

Bajo la mirada calculadora de su papá, había dicho:

―No fue nada serio. Lo que has oído es una exageración.

Su papá asintió, como si hubiera escuchado lo que esperaba oír.

―Muy bien. Se está manejando la situación. Hanna se encargará de recuperar tus pertenencias y el Defender. No vas a necesitar la motocicleta en Stanford. Se han hecho arreglos para que puedas llegar temprano en California. Deberías hacer tus maletas.

Tres semanas antes.

La quería fuera de la casa, fuera del estado. Había querido conducir de nuevo al norte.

Para ver a Brittany.

Para explicar.

Como siempre, él había leído su mente y adelantó sus deseos.

―Entiende―su papá dijo con fría resolución―No puedes ver a esta chica de nuevo. Por tu propio bien.

No puedes ver a esta chica de nuevo.


Fin Flashback


Tomó la esquina hacia la Ruta 74 a cuarenta millas por hora, superando el carril y desviándose por encima de la línea central.

Los faros de un vehículo aproximándose la cegaron momentáneamente, y tiró de la moto hacia atrás por instinto cuando un maldito camión de cemento, sonó la claxon.

Por tu propio bien.

Su papá le había dado la excusa perfecta para alejarse.





*********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd2 Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 23l1 el Dom Dic 31, 2017 7:53 pm

Capitulo 5


Se quedó mirando el alto techo pintado de estaño en su gran habitación en el segundo piso del B&B.

No había dormido mucho.

No lo hacía usualmente, a menudo trabajando hasta altas horas de la noche, durmiendo unas horas, luego levantándose a trabajar de nuevo.

Había aprendido a dormir en el avión cuando lo necesitaba, en camiones, remolques en el lugar de trabajo, o casi cualquier otro lugar. Era básicamente una nómada y se había acostumbrado a estar sin raíces.

La noche anterior, ni siquiera había conseguido sus pocas horas de rutina de sueño, demasiado nerviosa de su encuentro con Brittany.

Demasiado exaltado de formas que no había estado en tanto tiempo que había olvidado incluso que podría ser.

No vivía una vida aburrida, negocios desafiándola, el trabajo de campo satisfaciéndola, y el sexo tomaba de su mente lo que podría estar ausente de su vida en las pocas horas cuando no estaba trabajando.

La mayor parte del tiempo estaba contenta, pero al ver a Brittany le había recordado que una vez había algo más.

Después de perder algo, era más fácil pretender que nunca lo había tenido y qué no lo necesitaba, y Brittany lo acababa de hacer mucho más difícil.

Cansada del techo y sus propios pensamientos oscuros, abandonó la cama a las cuatro y media, se duchó y se vistió con ropa de campo, pantalones de trabajo caqui verde bosque, camisa de algodón marrón, botas de construcción, y salió a mirar por el pueblo.

Cambridge era una pequeña ciudad tranquila en medio de ondulantes colinas y tierras de cultivo, muy lejos de las grandes ciudades para estar dentro de una distancia fácil de desplazamiento, y poblada en su mayoría por familias que habían estado ahí durante siglos.

Para una extensión de cuatro cuadras en el pueblo propiamente dicho, la calle principal, bien llamada la Calle Principal como lo era en casi todas las pequeñas ciudades de Nueva Inglaterra, estaba alineada a ambos lados con pequeños negocios, una supermercado IGA para la compra de alimentos esenciales, una gasolinera, tienda de conveniencia, dos tiendas de antigüedades, un restaurante, un bar, una pizzería, un restaurante de comida china para llevar, la oficina de correos, y la ferretería ACE, el edificio más grande de la ciudad.

La mayoría de los lugares no habían cambiado desde la última vez que había viajado con Brittany detrás de ella en la motocicleta.

Habían venido desde el lago juntas una o dos veces, una vez cuando le había dicho a Brittany que quería ver dónde vivía, otra cuando la rubia le había pedido por un viaje de regreso a la granja.

Recordó haber conocido al padrastro de Brittany cuando había estado dirigiéndose a los campos, recordando el duro destello en sus ojos cuando él la había inspeccionado, la forma en que le había preguntado su nombre y cómo conocía a Brittany.

Él no había sido beligerante, pero su instinto le dijo que él era peligroso. En retrospectiva, había estado en lo cierto.

Ray Phelps.

Brittany rara vez hablaba de él excepto para decir que había estado ocho años cuando su mamá se había casado con él y catorce años cuando su mamá había muerto en un accidente de tráfico en una carretera un frío invierno.

Phelps había muerto no hace mucho, su papá le había enviado un correo electrónico con las noticias. Ella había estado sorprendida en ese momento, preguntándose por qué su papá había mantenido las vistas en el hombre.

Cuales sean las razones, él estaba fuera del cuadro, y la granja era de Brittany ahora.

Brittany parecía como si la vida le satisfizo.


Caminó al final de la pequeña zona de negocios donde comenzaban las casas residenciales, cruzó la calle y se dirigió de nuevo a la cafetería.

Camiones de reparto Ford, Dodge, y Chevy llenaban ambos lados de la calle delante de la cafetería. En el interior, las pocas mesas y la mayoría de los taburetes en el largo mostrador estaban llenas de hombres y mujeres en ropa de trabajo como el de ella, sentados en silencio con los periódicos en frente de ellos o hablando en voz baja sobre el café.

Se abrió paso por el largo, estrecho pasillo a un taburete en el otro extremo de la barra, consciente de todo el mundo mirándola, algunos con descarada curiosidad, otros con ocasional interés.

Una mujer joven, tal vez de veinte años, con el pelo castaño claro recogido en una cola de caballo y una camiseta azul cielo de cuello redondo que decía Café de Susie en letras blancas, se dirigió a su manera con una cafetera en la mano.

Ella llenó la taza blanca de porcelana delante y dijo:

―¿Necesita un menú?

―No, estoy bien―dijo, señalando el café―¿Cómo supiste?

La chica sonrió.

―Nadie viene aquí antes de las cinco que no quiera café.

―Es verdad―vertió un poco de leche en el café, bebió, y levantó las cejas―Esto no es Maxwell House.

―Claro que no. Green Mountain French Roast, molido fresco para cada olla.

―Las cosas se están poniendo aburguesadas por aquí.

La chica resopló.

―No es difícil, pero no hay razón para que no podamos tener un buen café. Entonces, ¿qué va a querer?

Escaneó la pizarra en la pared frente a ella donde los especiales del día estaban escritos en letra negra.

―Voy a querer el omelet del agricultor. Tostadas de pan integral. Gracias.

―Por supuesto.

Bebió el café muy bueno y se comió el igualmente buen omelet con queso, jamón, champiñones, espinacas, salchichas y patatas mientras organizaba su día en su mente.

A su alrededor, el murmullo de voces le dio una agradable sensación de comunidad, algo que en realidad nunca se dio cuenta en los restaurantes de las grandes ciudades, donde sin importar cómo muchas personas se congregaban, todos parecían ocupar islas separadas en un vasto océano.

Desconectada, sola.

Otra cosa a la que se había acostumbrado.


Terminó de comer e iba a sacar para la cuenta cuando una cepa de conversación se elevó por encima de todas los demás, atrayendo su atención.

―He escuchado que van a comenzar a perforar muy pronto―una voz masculina ronca dijo desde algún lugar en la barra.

Dejó el billete e indicó por otra taza de café. Mientras trabajaba en su relleno, escuchó.

―He escuchado que Artie Abrams trata de detener todo eso―dijo un segundo hombre―No quiere su tierra contaminada.

―Artie no quiere que nada se cambie, ese es su problema. Jake―otra persona intervino―Creo que es una buena idea. Estas personas del gas, ellos traerán dinero, mucho de ello. No sólo para los que vendan los derechos, también, sino para todo el mundo. Ellos tendrán que transportarlo todo hacia afuera, ¿no es así? Tienen que construir carreteras para sus grandes camiones, tienen que tener casas para la gente que está trabajando ahí. Tienen que comer, ¿cierto? He leído acerca de estas cosas. Todo el mundo termina haciendo dinero.

―Sí―una mujer elevó la voz―A menos que resultes ser uno de aquellos cuya agua resulta contaminada por todas la materia que sube junto con el gas. El Whiteside Creek pasa justo por donde se supone estarán perforando, y la mayoría de nuestra tierra consigue el agua de ahí. Si el agua queda contaminada, nuestros cultivos y nuestro ganado van a enfermarse. Tal vez nosotros también.

Lanzó una mirada por la barra a la mujer. Cuarenta y algo, cabello rubio retenido con un simple clip dorado, rasgos elegantes, y ojos azules duros como el diamante.

Bonita y disgustada.

―Estoy con Artie―la mujer continuó―Y también lo están muchos de nosotros. No necesitamos a estas personas que vienen de donde estén viniendo a tomar lo que quieren y luego nos dejen con el lío. Esta tierra son tierras de cultivo, eso es lo que significa, y eso es lo que deberíamos estar prestando atención.

El barullo de voces se hizo más fuerte mientras la gente lanzo sus opiniones, hablando a la vez, diseccionando los problemas.

Había escuchado todo eso antes y a menudo se enfrentaba a los prejuicios promovidos por la falta de hechos. La gente sólo sabía lo que habían leído o escuchado, por lo general no de las empresas de fracturación hidráulica.

A los medios siempre les gustaban una buena historia, y las buenas historias eran a menudo de un solo lado. En la mayoría de las situaciones, un equipo de avanzada de NorthAm entraba en un área para tratar con las relaciones de la comunidad mucho antes de que comenzara el trabajo del sitio, pero esta vez había sido arrojada al fuego y tendría que hacer frente a la resistencia por su cuenta.

Pero no en la cafetería a las cinco de la mañana, ella quería hacerlo cara a cara, familia por familia, para empezar.

Justo cuando estaba haciendo una nota mental para tener a Kitty estableciendo una reunión de la ciudad una vez que tuviera sentido de donde la mayoría de la comunidad iba a pelearse, Kitty entró.

Todas las conversaciones se detuvieron. Santana podría haber conseguido algunas miradas curiosas, pero Kitty, incluso en ropa casual, que por sus pantalones negros hechos a medida, una camiseta blanca de forma ajustada y una chaqueta ligera para cubrir su arma, atrajo miradas directas.

Kitty se acercó a ella como si ajena a la atención, pero ella sabía que la rubia podía recitar exactamente donde todo el mundo estaba sentado y como se veían.

―Buenos días―dijo.

―¿No podías dormir?―Kitty asintió con la cabeza a la chica de la barra que dejó una taza llena de café por su mano derecha.

―Gracias.

―Simplemente no puedo esperar para empezar.

Kitty se rió.

―Lo apuesto. Supongo que necesitaremos una reunión de la ciudad antes de que esto sea hecho.

―Acertaste―pensó en las conversaciones que acababa de escuchar, pensó en la automática desconfianza de Brittany de ella y la empresa.

Realmente necesitaba hablar con los agricultores, incluyendo Brittany.

Esa idea era la mejor cosa de la mañana hasta ahora.




*****


Acercó a su mejor lechera en el establo de ordeña y la ató con una soga floja al anillo montado en la pared.

Después de sumergir cada ubre en un contenedor de Betadine, que une los tubos de succión a cada uno y arrancó la automática máquina de ordeñar. Inmediatamente, el líquido espeso blanco fluyo en los tubos de recogida.

Deslizó la mano por el costado de la vaca mientras la leche entró en los tubos esterilizados que llevan la leche a los tanques de almacenamiento. En un buen día, esta vaca, Buttercup, podría darle más de cien galones de leche.

Y Buttercup come la misma cantidad de alimentos, por lo menos cien libras de maíz, heno y grano, y bebe cincuenta galones de agua. Multiplicado por ochenta, la manada consume una cantidad increíble de alimento.

Confió en sus campos para el maíz y la alfalfa para sostener su manada, y si no lo consiguiera este año, estaría sacando de su cuenta bancaria para complementar pronto.

La puerta en el otro extremo del establo se abrió, dejando entrar un rayo de sol de la mañana, y su capataz, Puck, un chico de su edad, se dirigió hacia ella.

Puck había estado en la granja todo el tiempo que ella podía recordar, comenzando como un niño trabajando en los campos junto a su papá.

Él había crecido con las necesidades del negocio, tomando cursos en la cría de animales en la noche en la universidad de la comunidad donde ella finalmente había conseguido su título cuando tenía veinte.

Él nunca había querido irse y comprar su propia granja, diciendo que nunca podría encontrar un lugar tan hermoso para trabajar o gente tan amistosa para trabajar.

―¿Cómo van las cosas?―preguntó.

Sin Puck, dudaba que sería capaz de manejar todo lo que había que hacer en la granja. Incluso con un montón de ayuda, la agricultura era un trabajo de diecisiete horas al día.

La mayoría de las granjas lecheras en el país eran negocios familiares debido a que llevaba a una familia de un modo u otro para dirigir una granja, cuidando las vacas, rotándolas a los puestos de alimento o los campos y en el granero para ordeñar dos veces al día, asegurando que tenían la mezcla de alimento correcto y oportuna atención veterinaria y un entorno de vida limpio y saludable.

Agregando a esto el estrés del parto, alimentar y cuidar de las jóvenes, por no mencionar de la documentación de toda su vida desde el nacimiento hasta las que fueron sacrificadas de la manada o murieron por otras causas.

El Estado regula todo lo relacionado con la producción de leche desde la salud de la manada a la composición del suelo a la forma en que la leche es almacenada y transportada.

Cuando ella no está supervisando directamente la ordeña, se ocupa del ganado, o el estado de los campos, o está haciendo el papeleo.

Cuando regresaba a la casa en la noche ella siempre tenía un formulario u otro para completar o actualizar. En la mayoría de las granjas, las familias extensas, cónyuges, hijos, múltiples generaciones de miembros de la familia, dividían las faenas.

Con su mamá muerta y ahora su padrastro, Puck era un miembro crítico de su granja familiar.

―El rendimiento se ha reducido un poco―Puck dijo―El calor.

―Jake temía eso―suspiró, tomó el portapapeles que él le entregó, y pasó la vista hacia abajo a los totales por el ordeño de la mañana. Alrededor del 10 por ciento―¿Cómo el forraje se mantiene? Creo que podríamos ser capaces de conseguir otro recorte de los campos de nuevo la próxima semana, pero no estará listo para alimento por un rato.

―Vamos a estar bien por un rato―él deslizó una barra de chicle de menta de su siempre presente paquete que llevaba en el bolsillo delantero y le ofreció uno.

―Gracias, no―dijo como siempre lo hacía.

Había dejado de decirle que detestaba el chicle de menta cuando tenía diez años.

―Los terneros parecen todos bien. Creciendo bien. Se espera mañana al veterinario―Puck dijo mientras doblaba un pedazo en la boca.

―Correcto.

Mañana ya era Sábado. Por lo general nunca olvidaba citas, pero había estado un poco distraída, con las noticias acerca de la perforación... y Santana.

Hizo una mueca, sacudió la cabeza.

―¿A las ocho, verdad?

―Sí. Puedo encargarme de eso si quieres.

―Gracias, pero voy a tener que estar ahí―apagó la máquina de ordeñar cuando la cantidad que llegaba de la bolsa de leche casi flácida se redujo a un chorrito, quitó los tubos de succión de las ubres, y las limpio de nuevo con Betadine―Vas a tener suficiente para hacer con la ordeñada. El transporte estará llegando justo entonces también.

―Bueno. Estaba pensando en tener a Rory moviendo algunos de los cortados arriba para los novillos, el pasto se ve un poco delgado.

―Bien, gracias. Tengo que estar fuera esta tarde. Llámame si surge algo.

―Lo haré―Puck liberó el atado en la vaca para llevarla de vuelta a su puesto―¿Planeas estar en la reunión de la ciudad mañana por la noche?

―¿Es mañana también?―se frotó los ojos, cabeceando.

Trataba de dirigirse a las reuniones de la ciudad cada vez que podía, pero esta era una que no podía permitirse el lujo de perder. La cuestión de la perforación, sin duda, estaría en la agenda.

―Estaré ahí.




Satisfecha de que todo estaba bajo control por el momento, empezó a volver a la casa y su segunda taza de café.

Una camioneta negra giró en el camino justo cuando llegó a su porche. Se detuvo y esperó, reconociendo al conductor mientras se acercaba.

Artie Abrams era dueño de una granja grande al sur de la de ella. Cada vez que se encontró con él en las reuniones de Grange, siempre era amistoso, pero ella no diría que lo conocía bien.

Tenía la sensación de que sabía de lo que esta visita se trataba, sin embargo.

―Hola, Artie―dijo cuando él salió de su camioneta.

Era un gran hombre bien afeitado, de su edad también, en forma con sólo un poco de blandura alrededor de su parte media.

Como de costumbre, llevaba una camisa de trabajo color caqui, pantalones y botas pesadas, su cabello castaño cubierto por una gorra negra de los Yankees.

―Britt―él dijo, caminando por el sendero de piedra hacia ella―¿Tienes un minuto? Lamento aparecer tan temprano. Probablemente tienes ordeña…

―No hay problema. La ordeña está hecha―bajó las escaleras, tratando de no dejar su molestia mostrarse por su velada sugerencia de que ella no tendría el trabajo de la mañana bajo control a las 7 am―Pasa. Estaba a punto de tomar otra taza de café. Tengo algunos panques de arándanos de Bree. Si te interesa.

―Siempre estoy interesado―él dijo, palmeando tristemente su estómago mientras ella lo conducía a la parte trasera a la cocina.

Trajo café, platos, y mantequilla y colocó los panques frente a él. Ella tomó un sorbo de café y esperó mientras Artie partió un panque por la mitad y generosamente le unto mantequilla.

―Supongo que estás aquí acerca de la perforación.

Él dio un mordisco, masticó, tomó un sorbo de café, y tragó.

―Lo estoy. Las cosas están moviéndose muy rápido, más rápido de lo que esperábamos, y no creo que estemos listos para este hábil equipo que enviaron aquí. Ya tienen remolques y personas en el lugar Emma y gran maquinaria llegando cada hora. Si no hacemos algo, van a estar perforando a finales de la próxima semana.

―Parece que el caballo ya ha dejado el establo. Emma y un buen número de otros firmaron sobre sus derechos de gas hace años, ¿verdad? Y ahora el estado parece bastante decidido a que la perforación siga.

―Todo eso es cierto, pero otros pueblos han sido capaces de bloquear la perforación, y podríamos ser capaces de reducirles la velocidad por un tiempo, hacerlos demostrar que no van a comprometer nuestras granjas.

Estuvo de acuerdo con él, que era exactamente la razón por la que planeaba hablar con Rachel esa tarde, pero ese era su negocio.

―No me imagino que eso va a ser fácil.

―Podría ser si todos estamos juntos. Estás más cerca del lugar Emma que yo, tienes que estar preocupada―Artie se detuvo con los últimos restos de panque en su mano―Sé que Ray estuvo hablando con ellos tiempo atrás.

Una mano fría rozó su columna.

No había sabido eso. Y no estaba dispuesta a confesar eso a Artie.

―Cualquier cosa que afecte mi granja me concierne.

―Escuche que enviaron una especie de pez gordo para ejecutar este proyecto, que seremos impresionados o demasiado intimidados para enfrentarse a él.

El pez gordo era Santana.

Pensó en lo que Santana había dicho la noche anterior, que estaría hablando a los agricultores acerca de la perforación y cómo podría afectarlos. Tendría una difícil venta con Artie y los de su clase, pero no era esa su preocupación.

No quería información de segunda mano de cualquiera, incluyendo Santana.

―Bueno, ciertamente estoy interesada en los hechos, y puedes estar seguro de que voy a estar velando por los intereses de mi tierra y mis animales.

Él la estudió en silencio y ella le sostuvo la mirada. Si él estaba tomándole la medida, no le importaba.

Estaba acostumbrada a eso.

―Sé que bastantes personas te han hablado ya acerca de vender―Artie dijo casualmente―Y entiendo esta es tu casa familiar. Pero tienes quinientos acres de tierra que necesitas atender. Eso es un montón de trabajo para una muj… persona. Podría ser que podríamos llegar a un acuerdo donde puedes conservar la casa y un poco de tierra, véndeme los campos y el ganado…

―No―dijo, manteniendo su tono amistoso―No estoy interesada en vender. Podrías trasmitir eso, porque el mensaje no parece ser que pegue.

Él sonrió.

―Pensé que le darías una oportunidad―se puso de pie, recogió la gorra que había dejado sobre la mesa―Espero que veas las cosas a mi manera, Britt. Cuantas más personas se opongan a la compañía de combustible, mejor oportunidad tendremos de mantenerlos afuera. Y créeme, eso es lo que queremos hacer.

―Gracias por venir, Artie.

Lo acompañó hasta la puerta y lo vio marcharse.

No se sorprendió que él había hecho una oferta por su granja y brevemente se preguntó qué motivaba su oposición a la perforación.

Artie le parecía el tipo de hombre que siempre tenía un plan de contingencia. Santana lo manejaría, aunque no sabía por qué creía eso.

Ella no sabía nada de la mujer en que Santana se había convertido. Y no quería.

Realmente no quería pensar en Santana en absoluto, a pesar de que había hecho casi nada, excepto exactamente eso desde que la morena había aparecido de la nada, como si nunca se hubiera ido.





*********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd2 Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Cap 6

Mensaje por 23l1 el Dom Dic 31, 2017 7:55 pm

Capitulo 6



Sostuvo la puerta para Kitty al salir de la cafetería.

―Realmente debes hacerme saber cuándo vas a salir―Kitty dijo.

―Casi no creo que necesite protección por aquí―hizo un gesto a las calles en su mayoría vacías en el corto paseo de regreso al pequeño estacionamiento detrás del B&B donde Kitty había estacionado la SUV.

―Sé que puedes cuidar de ti misma, pero subestimas tu propia importancia. Y si no estás preocupada por ti misma, sólo considera lo que sucedió a Ryder en Londres el año pasado.

―Lo sé, lo sé.

Ryder Lynn, jefe de la división norteamericana de NorthAm, había sido asaltado y robado su maletín junto con unos papeles importantes de fusiones.

El robo había seriamente comprometido el acuerdo final.

Ellos nunca habían sido capaces de determinar si el ataque fue específicamente dirigido o al azar, pero el espionaje industrial y descaradas tácticas de mano dura se vuelven en algo habitual en el mundo altamente competitivo de la adquisición internacional de combustible.

Añadir eso al alto perfil de su papá y una considerable riqueza, y ella era un potencial objetivo para el secuestro o el ataque.

No le gustaba la falta de privacidad que acompañaba la seguridad personal, pero no estaba conscientemente tratando de hacer el trabajo de Kitty más difícil.

―Iba a llamar a una hora decente.

―Estaba despierta―Kitty abrió la SUV con el mando a distancia.

―Bueno, es obvio que sabías dónde estaba.

―Saber dónde estás no es suficientemente. Necesito estar contigo―Kitty hizo una pausa, mirando la Harley junto a la SUV, luego a sus ojos―Eso es por casualidad.

Le dio la sonrisa que por lo general conseguía una a cambio, con la mayoría de las mujeres.

―Culpable.

Kitty sacudió la cabeza.

―Sólo ten cuidado, y mantente en contacto conmigo. La cafetería decididamente se sintió fría esta mañana.

Suspiro.

―Tengo mucho trabajo que hacer.

―Bueno, has tenido práctica. Eres buena en poner las cosas en perspectiva para la gente.

―Gracias.

―Todavía quiero que tengas un perfil bajo por un tiempo.

―Voy a tratar de comportarme.

Kitty asintió con la cabeza, mirando escéptica.

―Eso debería ser interesante.

Riendo, se acomodó en el asiento del pasajero y abrió el maletín que Kitty había llevado consigo, contenta de dejarla manejar.

Kitty era una buena conductora y ella necesitaba el tiempo para revisar las especificaciones en el trabajo.

Cuando sonó su teléfono celular, comprobó la lectura y respondió.

―Hola papá.

―¿Cómo está el clima?
―el profundo barítono de su papá resonó incluso con una conexión escasa.

Él siempre había sido capaz de dominar una habitación con sólo una mirada y una palabra.

―Caluroso.

―Eso he escuchado
―dijo algo en un murmullo bajo a otra persona y luego regresó enérgicamente.

―Tienes algunos cabos sueltos por ahí que necesitan atención inmediata. Sue te enviara un correo electrónico con los detalles de las adquisiciones todavía en negociaciones. Querrás asegurarlas tan rápidamente como puedas.

―Qué quieres decir, ¿adquisiciones? Pensé que Finn tenía todo arreglado.

―No esperábamos dar luz verde a este proyecto tan rápidamente, y Finn no había presionado para cerrar las ofertas. Necesitamos tener acceso sin restricciones a todos los sitios de perforación para determinar los lugares óptimos. Vamos a continuar con esto antes de que alguien en la legislatura cambie de opinión otra vez. Una vez que estemos perforando, el impulso hacia adelante hará imposible que nos detengamos.

―¿Qué tipo de presupuesto?

―El que sea que necesites. Echa un vistazo a lo que originalmente negociamos y trabaja desde ahí. Debes ser capaz de manejar las negociaciones con un grupo de agricultores.


Contuvo una réplica.

La discusión con su papá siempre había sido un ejercicio de inutilidad.

Pensando en la oposición de Brittany y la resistencia que había oído esa mañana, sugirió:

―Tal vez deberíamos retroceder un poco y hacer un poco más trabajo por adelantado. Hay una buena cantidad de oposición.

―Y eso es exactamente por qué tenemos que avanzar más rápido. Tenemos un punto de apoyo, ahora necesito que lo expandas. Estoy seguro de que lo harás.

―Correcto. Voy a mirar sobre el papeleo de Finn tan pronto como pueda. Entonces, voy a establecer reuniones con los propietarios.

―Confío en que no vas a complicar los asuntos con la vieja historia.


Apretó el teléfono con tanta fuerza que sus nudillos dolieron.

―El pasado no tiene nada que ver con lo que está pasando aquí ahora.

―Bien. Me alegra escucharlo. Voy a esperar un informe mañana.

―Está bien, haré lo que pue…

―Y no te olvides de la celebración del cumpleaños de Annabelle. Te esperan.

―En mi calendario
―la madrastra número dos era una versión más joven de la madrastra número uno y, aunque bastante agradable, era esencialmente una extraña―No me lo perdería―corto y deslizó el teléfono en el bolsillo delantero de su pantalón. Miró por la ventana, el resplandor de su temperamento bloqueando el paisaje.

―¿Problemas?―Kitty preguntó tranquilamente.

―Nada más que lo de costumbre―apretó el puño sobre su rodilla.

Su papá todavía suponía que podía dirigir su vida privada así como profesional, tal vez porque ella lo dejó.

―¿Puedo ayudar?

―No―dijo suavemente―Esta va por mi cuenta.




*****


Llegó a Albany con diez minutos de adelanto y estaciono en Lark Street en la esquina de la dirección que Rachel le había dado.

Subiendo las anchas escaleras de piedra a la casa de piedra rojiza de tres pisos, recordó de cómo se sentía ser la chica que vino a trabajar en el centro turístico en lugar de una de las chicas que pasaban el verano de vacaciones ahí.

Pero Rachel no había sido realmente una de esas chicas privilegiadas, tampoco.

Había sido la hija del propietario del centro turístico, y había habido un montón de días en que ella y Brittany había trabajado lado a lado cuando las cosas se pusieron atareadas.

Para el momento en que pulsó el timbre de bronce junto a las amplias puertas de nogal, había olvidado las inseguridades del pasado.

Ella no era esa chica más y no lo había sido durante mucho tiempo.

Una voz femenina vino por el intercomunicador.

―¿Sí?

―Hola, tengo una cita con Rachel Berry hoy
―automática miró arriba a la cámara metido en la esquina del rincón y sonrió.

―Por supuesto. Pase.

La cerradura sonó, y el pomo ornamentado de bronce giró en su mano. El vestíbulo era tan elegante como algunas salas de estar en las que había estado, antigua mampostería en el suelo, revestida de madera de nogal oscuro, y por encima de eso, tapices en una muda impresión floral que supuso que era original.

Siguió la escalera sinuosa de caoba hacia arriba hasta el segundo piso donde una discreta placa anunció Rachel Berry Abogada.

Entró en una sala de espera con una gruesa alfombra oriental y acabados de madera oscura, donde una mujer en un vestido de lino de color verde pálido que complementaba su cabello negro y ojos marrones estaba sentada detrás de un escritorio pasado de moda de cerezo.

―¿Brittany?―la mujer dijo.

―Sí.

―Mercedes Jones, asistente legal de Rachel. Ella está a punto de acabar una conferencia telefónica y estará contigo en un minuto.

―Gracias.

―¿Necesitas algo mientras estás esperando? ¿Agua con gas? ¿Café? ¿Té?

―No, estoy bien, gracias―dijo de nuevo y se sentó en una de las sillas ocasionales dispuestas en una pequeña zona de estar delante de las ventanas.

Viendo la gente que caminaba, ella trató de recordar la última vez que había estado en la ciudad.

¿Dos años?

¿Tres?

En los últimos años, cada vez más los trabajos de la granja habían caído en ella, lo cual proporcionaba una conveniente excusa para su progresivamente vida ermitaña.

No había salido con nadie después de algunas relaciones ocasionales durante la universidad que eran más de amistad que apasionada, y aunque detecto algún interés en algunas mujeres se mantuvo con regularidad en el pueblo y en las reuniones de Grange, siempre se las arregló para eludir cualquier posibilidad de intimidad.

Estaba cansada de decepcionar a las que esperaban algo más, algo que parecía incapaz de dar y había olvidado cómo se sentía. Se dijo que estaba demasiado ocupada para una relación, y que era cierto en parte.

La otra parte no quería mirar demasiado de cerca.

Una puerta se abrió detrás de ella y se dio la vuelta, agradecida por el sonido de los pasos disipando su auto análisis.

Rachel se veía exactamente igual, una versión más sofisticada de la joven que recordaba.

Bajita, pelo castaño oscuro y esbelta, con ojos marrones, un rostro clásico en forma de corazón, una nariz especial, pero le daba un toque y pómulos arqueados.

Vestida con pantalones carbón a rayas con tacones bajos negros y una fresca camisa azul de cuello abierto, se las arregló para parecer totalmente profesional y muy atractiva al mismo tiempo.

Se puso de pie y le tendió la mano, negándose a pensar en cómo se veía en su camisa amarilla de algodón, pantalones marrones, y mocasines.

―Rachel, yo…

―!Britt!―Rachel la envolvió en un abrazo y la apretó―Es genial verte.

Rachel olía a almendras y vainilla, como siempre, y su voz ligeramente ronca era tan cálida y amable como recordaba.

Un nudo se formó en su garganta, y por un segundo tenía problemas para pronunciar las palabras.

―Hueles igual.

―Y tú te ves genial.

―Lo siento por esperar tanto tiempo―susurró.

Rachel la agarró de sus hombros y se echó hacia atrás, sus ojos brillantes.

―Eso no importa. Ahora estás aquí y yo estoy tan contenta. ¿Tienes hambre?

―Estoy hambrienta―dijo riendo.

Rachel enroscó su brazo a través del suyo y tiró de ella hacia la puerta.

―Vamos, entonces. Yo también. Mercedes, estaré de vuelta en un par de horas.

―Todo está tranquilo aquí―Mercedes agitó una mano―Que la pases bien.




Rachel se la llevó a un pequeño restaurante, modesto a la vuelta de la esquina donde estaban sentadas enseguida en una mesa redonda para dos cerca de la ventana delantera.

―No es lujoso―Rachel dijo―Pero hornean su propio pan y sus emparedados son geniales. Las ensaladas son buenas también, si lo prefieres.

―Voy a seguir tu ejemplo.


Mientras esperaban la comida que Rachel ordenó, dijo:

―Antes de llegar demasiado lejos en las cosas, permíteme explicarte un poco acerca de lo que hago. Es posible que desees hablar con alguien más.

―Cuando dije que quería consultarte, no sé en realidad si necesito representación legal. Mayormente necesito una opinión informada, y quería una de alguien en que podía confiar en darme respuestas directas. Y confidenciales.

―Muy bien―Rachel dijo―Mi práctica en su mayoría se ocupa de temas de desarrollo empresarial, particularmente cuando regulaciones ambientales y cuestiones de cumplimiento surgen.

Asintió.

―Entonces, ¿cuánto sabes de fracturación hidráulica?

―Mucho más de lo que piensas―Rachel esperó mientras la camarera colocaba enormes emparedados en frente de ellas―Quinny es una investigadora del Departamento de Conservación Ambiental del Estado, y su especialidad, más o menos, es el agua. Bueno, el agua y todo lo que hay en ella, especialmente peces―sonrió como si estuviera pensando de alguna broma secreta―Créeme, eso es un hecho para algunas conversaciones interesantes alrededor en nuestra casa.

Se rió.

―Puedo imaginar.

―Quinny ha testificado en una serie de audiencias estatales concernientes en el impacto de la perforación hidráulica profunda y ha elaborado informes sobre el impacto de la fracturación hidráulica en la capa freática, vida acuática, y un montón de otras cosas―se detuvo, sacudió la cabeza―De hecho, probablemente deberías estar hablando con ella y no conmigo.

―Puede ser que quiera―estuvo de acuerdo―Pero están a punto de iniciar la perforación cerca de mi granja, y estoy preocupada. No soy la única. Un buen número de agricultores de la zona se oponen a la perforación, y no estoy segura de que nadie realmente tiene suficiente información para tomar una decisión informada.

―¿Qué han dicho los representantes de la compañía de gas? Ellos por lo general proyectan cuán profundo tienen que ir, la proximidad a la capa acuífera en tu área, la composición del propulsor que van a estar infundiendo, y cómo todo lo que podría afectar potencialmente el terreno circundante.

―Santana acaba de llegar a la ciudad ayer y realmente no hemos oído nada todavía.

Rachel ladeó la cabeza.

―Santana. ¿No es la San del lago?

―Sí.

―Wow. Hablando de coincidencias.

Sintió su rostro calentarse y bajó la mirada hacia su plato.

―Una sorpresa para mí también.

―Entonces, ¿qué quieres hacer?

Esa fue la pregunta que había estado dando vueltas en su mente desde que se había enterado sobre NorthAm.

Tomó una respiración.

―¿Hay una manera de retrasarlos al menos hasta que los que podrían verse afectados puedan obtener una imagen clara de lo que va a pasar?

―Probablemente. Una orden judicial de emergencia se podría obtener con bastante rapidez. No detendría las cosas indefinidamente, pero ganaría algo de tiempo y daría a todos la oportunidad de discutir los asuntos. Tal vez hay alternativas de donde planean perforar o alguna información que pueden proporcionar para ayudar a disipar las preocupaciones.

Asintió.

―¿Cómo podemos ir sobre eso?

―Necesitas un abogado para que te represente, o a un número de propietarios, si es posible―Rachel explicó mientras terminaban de comer―Ahora, estoy simplificando algunos aquí, pero un caso puede ser hecho que la perforación presenta un posible daño a los seres humanos a través del agua o de otros peligros ambientales, y sobre esa base podríamos solicitar una orden judicial prohibitiva.

―¿Eso no requiere algún tipo de evidencia?

―No necesariamente―Rachel dijo―Ese es el poder de este tipo de argumento.

―Todo suena tan complicado.

―Es posible que nada de esto será necesario, y unas conversaciones ayudará a poner la mente de todos a gusto―Rachel se inclinó hacia atrás con un suspiro―Eso es generalmente el mejor resultado, la acción legal puede ser larga y costosa y a menudo no es necesaria.

―Espero que tengas razón.

―Entonces―Rachel dijo, tomando un espresso que había ordenado―Cuentame sobre San. ¿No la has visto desde aquel verano en el lago?

―No―dijo en voz baja―Perdimos....el contacto.

―Pero en aquel entonces, ¿estaban...?―las cejas de Rachel se alzaron interrogantemente.

―Sí, por un tiempo. Ya sabes, aventura de verano.

―A veces esas aventuras son el comienzo de algo mucho más serio―Rachel murmuró.

―Tú y Q. Yo sabía que fueron a la escuela juntas, pero no me di cuenta de que estabas involucrada.

Rachel sonrió.

―Durante mucho tiempo yo no sabía lo que estaba pasando entre nosotras. Sólo sabía que quería estar con ella más que con cualquiera. Y luego cuando finalmente entendí, todo se volvió tan complicado, y...―suspiró―Bueno, ambas cometimos algunos errores. Pero lo resolvimos.

―Has tenido suerte―dijo en voz baja.

Las segundas oportunidades hacen buenas historias, pero no había manera de volver el tiempo atrás.

Una vez que el amor se perdió, se mantuvo perdido.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



¡Feliz Año Nuevo!





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Lun Ene 01, 2018 10:27 am

Britt no quiere nada con san, igual que te dejen despues de dar tu flor y tu confianza es feo.
Gracias por el maraton y feliz año nuevo.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Lun Ene 01, 2018 11:43 am

Regrese y aqui estoy feliz año nuevo!!!!! parece que en verdad Britt detesta a San, pero hasta cuando?????
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7098
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Lun Ene 01, 2018 2:01 pm

Holq morra...

Definitivamente san la cago olímpicamente con el " consejo de papi"... Causa y efecto por las decisiones que tomo
No se la vaba hacer fácil britt, ya si buscan asesoría legal ya esta para pie de guerra... Jajaj
A ver como va el segundo encuentro y a la larga llega esa especie de segunda oportunidad???

Nos vemos!!!

FELIZ AÑO NUEVO!!!!....
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5705
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 7. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.