Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2
Sáb Oct 20, 2018 4:41 pm por 3:)

» FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 10
Sáb Oct 20, 2018 4:34 pm por 3:)

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «My head is a broccoli»
Sáb Oct 20, 2018 7:57 am por Klainefan

» BRITTANA Las Abandonadas
Mar Oct 16, 2018 11:10 am por 3:)

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 22 y 23
Mar Oct 16, 2018 11:06 am por 3:)

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 10 y 11 fin
Mar Oct 09, 2018 6:31 am por micky morales

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Jul 27, 2018 9:17 pm por Sanny25

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 35 y prolongo fin
Lun Jun 04, 2018 10:30 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Mar Mayo 22, 2018 11:41 pm por 3:)

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Lun Ene 15, 2018 12:01 pm

Hola morra....

San como avanzó también retrocedió!
A ver quien entró al rancho de britt?

Nos vemos!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5710
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Lun Ene 15, 2018 9:31 pm

micky morales escribió:No es justo esperar hasta mañana a ver que paso ahi!!!!



Hola, jajajajaaj xD jajaajaj lo siento, aki dejo otro xD Saludos =D




Isabella28 escribió:Raios... Voy a estar todo el dia pensando en que paso ahi!!!



Hola, XD ajajajaj pero aki dejo otro xD Saludos =D





3:) escribió:Hola morra....

San como avanzó también retrocedió!
A ver quien entró al rancho de britt?

Nos vemos!




Hola lu, pfff xD ajajajajajaj xD iba bn, no¿? xD jaajajajaj. Aki dejo un cap para saber mas´...espero xD Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 23l1 el Lun Ene 15, 2018 9:33 pm

Capitulo 21



Demasiado agitada para contemplar dormir después de que Kitty se marchó, bajó hasta el pastizal detrás del establo para comprobar a los caballos.

Ellos no necesitaban ser comprobados, pero necesitaba compañía.

Si entraba ahora, empezaría a pensar en Santana. Y el beso. Ella realmente no quería pensar en el beso.

La última persona que había besado había sido la maestra que había conocido en la feria del condado en el edificio de artes y artesanías.

Ellas habían empezado a hablar de las maquetas de quinto grado que Beth había hecho y lo creativo que los niños eran, haciendo maizales de palillos de dientes y pastizales de pequeños trozos de alfombra interior-exterior.

La cita de la cena que siguió había sido agradable. El beso de buenas noches fue agradable también.

Cálido y tierno y seguro.

El beso de Santana había sido cualquier cosa menos tierno y seguro. El beso era volcánico, una acometida de deseo fundido inmolándola hasta el hueso.

Pensando en el gruñido áspero que había escapado de la garganta de Santana cuando la había presionado al árbol la puso caliente y húmeda de nuevo, ahora mismo.

Sus muslos temblaron, y una terrible urgencia pulsó profundo en el interior.

Quería a Santana dentro de ella en este mismo momento. No alguien segura, no alguien suave y tierna.

No cualquiera sino Santana.

—Dios—murmuró, apoyada contra la ancha puerta de metal.

¿Iba a ser libre alguna vez?

¿Alguna vez querría estar?

Las respuestas tenían que ser sí o perdería la cabeza.

No podía luchar contra su corazón y su cuerpo también.

—Hey, chicos—susurró, deseando poder montar lejos en los campos de luna y emerger en un mundo donde el amor tenía sentido y las promesas nunca se rompieran.

El gran caballo deambuló, seguido por los otros.

Sólo tenía cuatro, dos minis gordos que no eran buenos para casi nada, excepto una sonrisa, y dos mustangs que montaba cada vez que tenía la oportunidad.

Los caballos permanecían el tiempo suficiente para una rápida rascada y confirmar que ella no tenía golosinas para ellos antes de alejarse a pastar en la hierba sin podar, agitando las colas de las moscas, elegantes, cuerpos musculares etéreos en la luz de la luna.

Uno de los gatos del granero se restregó alrededor de sus piernas, y ella se inclinó para acariciarlo.

El aire yacía cerca de sus brazos desnudos, todavía caliente, incluso cerca de la medianoche. En lo alto, la luna corría a través de un cielo azul-negro, brillante y burlona en su perfecta soledad.

El sonido de un rugido del motor se hizo más fuerte, y se dio la vuelta, con el ceño fruncido. Nadie salía tan tarde por la noche a menos que hubiera un problema.

Corrió hacia la casa cuando el familiar SUV se colocó en el porche de nuevo. Kitty salió, cerró la puerta y se dirigió hacia ella.

—¿Se te olvidó algo?

—Me gustaría que entres en la casa, Brittany—el tono de Kitty era plano e impersonal, acerada con mando.

No era exactamente una orden, pero no una petición.

No se movió.

—¿Qué pasa?

—Posiblemente nada—Kitty fue a la parte trasera de la SUV, se inclinó y salió con una linterna grande—Voy a subir a la colina para mirar alrededor. Sólo sería mejor si esperaras en el interior.

—¿Por qué?

—Alguien ha entrado en el lugar de trabajo. San quiere estar segura de que todo está bien aquí.

—¿Entrado?—temor enrollado en su estómago—¿Dónde está San?

—Ella está en el sitio.

—¿Sola?

—Marley está ahí. Me acaba de llamar—Kitty encendió la luz, alumbrando en el patio y el granero.

Un zorrillo se deslizó lejos en la maleza por el pastizal. De lo contrario estaban solas.

—¿No deberías ir ahí? ¿Por qué alguien estaría interesado en mi lugar?

—Si se trata de sabotaje industrial, pueden estar tratando de destruir el equipo aquí. Vuelvo tan pronto como compruebe las cosas.

Sacudió la cabeza.

—Debemos ir a Emma. San podría necesitar tu ayuda.

—Ella quiere que te quedes aquí.

Casi se atragantó con su ira.

—¿Disculpa? ¿San quiere que me quede aquí? No respondo a San. Ella no está a cargo de mi vida.

—No, pero respondo a ella, y tienes razón—Kitty la tomó del pero no trató de moverla—No hay ningún lugar en el que estés en peligro.

—Oh, ¿pero está bien si ella lo está?—tenía problemas para mantener la voz baja.

Los caballos relinchaban suavemente y se acercaron más. Tomó aire y se sacudió la imagen de Santana en la carretera, casi muerta.

El pánico no ayudaría a nadie, pero el miedo agarró su garganta.

—¿Debo recordarte que ella apenas se ha recuperado de la última vez que alguien intentó matarla?

—Créeme, lo recuerdo. Sin embargo ignorando una posible amenaza aquí no va a ayudarla—Kitty señaló hacia la casa—Y no puedo asegurarte que todo está bien aquí hasta que estés segura. Por favor ve adentro.

—Si esa es la única manera que puedo conseguir para ir ayudar a San, bien. Pero apúrate.

—Ya vuelvo.

Se dirigió a la casa, y para el momento en que llegó al porche, Kitty se había ido.




*****


Se acercó a las instalaciones a lo largo del camino de acceso, permaneciendo en las sombras de los pinos tanto como pudo.

Las instalaciones estaban extrañamente silenciosas. No había luces alumbrando en los barracones o por la gran maquinaria colocada al otro lado del campo.

El enorme patio que pronto se llenaría de camiones y equipos estaba a oscuras. Ellos no estaban funcionando a plena capacidad aún y no habían puesto los halógenos que iluminarían el espacio como el día una vez que empezaran a funcionar 24/7.

Su remolque era el más cercano a la carretera de acceso, y un objetivo primordial. La gran antena parabólica en el techo era prácticamente una señal parpadeante que decía material caro en el interior.

Lo más probable era que esto no era nada más que simplemente una travesura maliciosa o como máximo, robo, ellos habían tenido su parte de intrusos en otros sitios con la esperanza de encontrar algunas herramientas sueltas por ahí.

Incluso hubo una retroexcavadora perdida hasta que fue encontrada abandonada después de que se atascó en un pantano a un cuarto de milla del patio.

Las perforadoras no se habían ensamblado todavía, y destruirlas tomaría explosivos. Los vándalos tendrían que ser serios y sofisticados para ir tras ellos.

Manteniendo su linterna en un destello bajo y apuntando al suelo, se abrió paso por el terreno desigual, haciendo lo posible para no levantar rocas o romper ramas en la maraña de matorral en el borde de los bosques.

Una vez, le pareció escuchar el murmullo de voces, apagó la linterna y se detuvo, tratando de localizar el sonido. Por la noche aquí, todo era amplificado.

Un coche pasando en la siguiente cresta sonaba como si estuviera alrededor de la curva.

Tal vez algunos de los del equipo todavía estaban despiertos en uno de los barracones.

Tal vez más de un intruso se ocultaba en el interior del remolque.

Cuando no escucho nada más, reanudó su acercamiento cauteloso hasta que estuvo a menos de veinte pies y pudo ver con más claridad. La puerta del remolque había sido forzada y colgaba torcida. Las ventanas estaban a oscuras.

Se detuvo de nuevo y escuchó.

Nada.

Hasta los grillos estaban silenciosos.

El sudor corría por su cara y se limpió con la manga. Su respiración sonaba tan fuerte en sus oídos, se preguntó si no era audible en el interior del remolque.

Si alguien estaba dentro, estaban haciendo lo mismo que ella, esperando y escuchando.

Después de un minuto, decidió hacer el primer movimiento, tomar un acercamiento agresivo que generalmente funcionaba para ella.

Avanzando hacia el remolque, se deslizó a lo largo del costado hasta que estaba debajo de una de las ventanas traseras. No quería pasar por la puerta y sorprender a alguien saqueando el lugar, especialmente sin respaldo.

Subiendo lentamente, se agarró al alféizar de la estrecha ventana y se alzó hasta que pudo conseguir una mirada al interior. Las doloridas costillas protestaron pero ignoró el insistente dolor.

La luz de la luna se filtraba suficientemente a través de las ventanas para iluminar el espacio de doce por treinta. A pesar de que su visión lateral estaba oscurecida, podía ver la mayor parte del remolque, y parecía vacío.

Bajó hasta el suelo, se quedó sin aliento, y se abrió camino hacia la puerta. Estaba a diez pies de distancia de la puerta abierta cuando Marley susurró:

—¿Cuál es la situación?

Se las arregló para no jadear. En todo caso, el vello en la parte posterior de su cuello se alzó y un escalofrío le recorrió la espalda.

—¿Qué eres? ¿Parte ninja?

—Solía ser SWAT.

—Es bueno saberlo—se acercó—El lugar parece vacío. No creo que nadie este alrededor.

—Voy a despejar este remolque, después vamos a comprobar el resto de los edificios.

—Voy a entrar contigo.

—Toma mi pieza de respaldo. Sé que sabes cómo disparar—Marley se inclinó, y cuando se enderezó, tenía una Beretta Bobcat en la mano. Le deslizó la compacta calibre 25—No dispares a menos que tengas que hacerlo. Remolque de metal, rebota.

—No te preocupes—mantuvo el arma cerca de su muslo, apuntando hacia abajo—Tú llama.

—Voy a ir a la izquierda, tu toma la derecha.

—Suena como un plan.

Sólo la forma en que le gustaba a ella, breve y conciso.




*****


Se paseaba en el porche, lo más cerca que se atrevía a entrar.

De ninguna manera podía simplemente sentarse y esperar. La noche sonaba como todas las noches, otro increíble silencio interrumpido por el ruido ronco de la rana toro, el chillido de las zarigüeyas, y el solitario ladrido de un coyote buscando su manada.

En algún lugar, el lúgubre sonido del mugido de las vacas se hizo eco del dolor latente en su pecho. Se quedó mirando la colina detrás del granero hasta que sus ojos ardían.

Kitty estaba ahí en alguna parte, sola.

¿Qué se necesita para que alguien enfrentara el peligro con tanta calma, de manera tan casual?

Su corazón se aceleró, y ella ni siquiera estaba en peligro.

De vez en cuando alcanzó a ver lo que podría haber sido la luz de una linterna cortando la oscuridad durante un instante, o tal vez era solamente la luz estelar reflejada fuera de la ventana de una de las máquinas de Santana.

Los equipos de la morena en su tierra.

Santana estaba en todas partes de su vida, cuando hace semanas sólo había sido un recuerdo que se esforzaba para no volver a visitar.

El olor todavía se aferraba a su piel. La huella de la mano de Santana en su cadera todavía cosquilleaba.

No podía respirar sin saborearla en los labios.

Todo lo que quería en ese momento era verla. Sólo para saber que se encontraba bien.

Entonces la terrible presión en el pecho se aliviaría, y su cabeza iba a dejar de girar.

Envolviendo sus brazos alrededor de ella, se heló a pesar del calor empalagoso, se esforzó por ver más allá de sus campos a la línea de árboles en la cresta bordeando la propiedad Emma.

Rígidos dedos estirados hacia el cielo, espíritus levantándose de la tierra, arañando a la libertad. Sobre esa cresta, las instalaciones de Santana habían aparecido como una ciudad de nómadas en el desierto, apareciendo durante la noche.

Santana estaba ahí, posiblemente en peligro.

La morena había sido siempre la imagen perfecta de peligro para ella, pero nunca había estado asustada por ella.

La morena había representado todo lo que nunca había experimentado, independencia, rebeldía, atrevida aventura.

Todavía lo hacía, sólo que ahora, Santana parecía menos dueña de su destino de lo que había sentido cuando eran jóvenes. Parecía acosada desde todos los ángulos por fuerzas que pretendían hacerle daño.

Y ahora, ella era una de aquellos que le habían hecho daño.

Había sentido a Santana estremecerse cuando sus palabras habían golpeado como puños. Y ahora que había dicho lo que había querido decir durante tanto tiempo, no se sentía mejor por ello.

Lo que había sucedido ese verano hace mucho tiempo, ambas habían sido parte del juego, ambas sabiendo en algún lugar de la parte posterior de su mente que ese sueño era sólo un sueño.

Santana había roto la frágil fantasía primero, pero tal vez en unas semanas, había sido la que acabara el idilio perfecto.

Cuando el verano llegó a su fin y había sido obligada a elegir entre cabalgar con Santana en algún futuro desconocido o regresar a la granja y la tierra que conocía y amaba, tal vez habría sido la rompe corazones.

Había hecho a Santana responsable de su dolor y decepción durante todo este tiempo porque necesitaba culpar a alguien de la pérdida de los sueños inocentes.

Un rayo de luz atravesó la oscuridad y ella se quedó sin aliento. Kitty estaba regresando. Corrió por el camino de tierra a su encuentro.

—¿Encontraste algo?

—No—Kitty dijo—Todo ahí se ve bien.

—¿Podemos ir a Emma ahora?

—San expresamente te quiere a salvo. Lo que está pasando por ahí, no es lugar para…

—¿Qué quieres decir con que San me quiere a salvo? ¿Dijo por qué?

—Brittany—Kitty dijo suavemente—¿Tienes que preguntar?

Se sacudió.

¿Cómo puedes preguntar eso?

¿Podría incluso Kitty ver lo que ella se había negado a admitir?

Entrecerró los ojos.

—Espera un minuto. Marley acaba de llegar esta semana. Pero tú estabas aquí sola hasta que Santana resultó lesionada. Ahora Marley esta con Santana y tú estás... estás asignada a mí, ¿verdad?

—Sí, pero eso no tiene nada…

—¿Idea de San?

—Yo estuve de acuerdo con ella, Brittany. No sabemos lo que está pasando, y tú estabas justo ahí cuando San fue lesionada. Hasta ahora, ningún vehículo dañado ha aparecido, y no hay testigos que se hayan presentado. Nadie está admitiendo ver nada en absoluto. Excepto tú.

—Así que San decidió que yo necesitaba protección, ¿y eso es lo que has estado haciendo? ¿Es de lo que se trataba hoy?

—Realmente no crees eso, ¿verdad?

Estaba tan enojada que sabía que no estaba pensando bien.

—Voy donde Emma. Vengas conmigo o no. No me importa.


Se dirigió hacia su camioneta, entró y sacó las llaves del soporte de vaso donde siempre las dejaba.

Mientras arrancaba el motor, Kitty se subió en el lado del pasajero y le dijo:

—Si vas a hacer esto, sigue mis instrucciones. No queremos ir ahí y sorprender a algún impulsivo que vaya a empezar a disparar a San y Marley o nosotras.

—Bien. Dime qué hacer, y lo haré.

—Y Brittany, acerca del resto de eso…

—Prefiero no decir nada en este momento. Ya le he dicho a una persona que se vaya al infierno esta noche. Eso es suficiente.




*****


El remolque estaba vacío.

Encendió la luz de propano e inspeccionó el caos. Archivadores yacían en sus lados, sus cajones abiertos y tirados boca abajo. La computadora estaba destrozada, y papeles, planos y mapas de estudio despedazados y esparcidos por el espacio.

—Será mejor que comprobamos el resto del campamento—dijo con gravedad.

—Tenemos que llamar al sheriff.

—Vamos a ver si nuestros amigos están todavía alrededor primero. Si es así, me gustaría hablar con ellos a solas.

Marley hizo una mueca.

—Podríamos estar buscando problemas.

—No. Eso es lo que ellos están haciendo—le dio a Marley de nuevo su Beretta y empujó la puerta rota el resto del camino.

Brittany salto hacia atrás con un jadeo de sorpresa. Kitty estaba parada junto a ella, una expresión estoica en su cara.

—Maldita sea, Britt—gruñó—¿Qué estás haciendo aquí?

—No te escucho, al parecer.

—Vete a casa.

Kitty dijo:

—¿Esta el resto del sitio despejado?

—No—dijo mirando a Brittany, que parecía enojada y desafiante y tan jodidamente sexy. Suspiró—Bien. Quédate. Pero por lo menos espera adentro.

—¿Vas a tener cuidado?

—Sí—dijo a pesar de que Brittany estuviera preocupada, dudaba que eso fuera posible.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Lun Ene 15, 2018 10:54 pm

hola morra,...

ahora quien anda jodiendo o saboteando todo???
a ver si britt de a poquito empiece a seder con san!!!
aunque tiene que recuperar el tiempo aunque cueste!!

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5710
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Mar Ene 16, 2018 12:06 am

Britt todavia la ama, a mi no me engaña.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Mar Ene 16, 2018 12:22 pm

Este constante peligro en el que se encuentra Santana hara que Brittany este mas al pendiente de ella y eso terminara por acercarlas cada vez mas!!!! listo, escribi la historia!!! jajajajajajajajajajaja
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7100
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Mar Ene 16, 2018 10:43 pm

3:) escribió:hola morra,...

ahora quien anda jodiendo o saboteando todo???
a ver si britt de a poquito empiece a seder  con san!!!
aunque tiene que recuperar el tiempo aunque cueste!!

nos vemos!!




Hola lu, uff difícil pregunta ¬¬ esperemos y no dañen a la morena otra vez ¬¬ Jajajajaja dices tu¿? xD JAjaajajajajajaj eso si! jajajaja. Saludos =D





Isabella28 escribió:Britt todavia la ama, a mi no me engaña.




Hola, ooooh si! creemos lo mismo la vrdd jaajajaj. jaajaajajaj. Saludos =D





micky morales escribió:Este constante peligro en el que se encuentra Santana hara que Brittany este mas al pendiente de ella y eso terminara por acercarlas cada vez mas!!!! listo, escribi la historia!!! jajajajajajajajajajaja





Hola, ooohhh si q si...jajajaaj q bien, el lado bueno de las cosas jaajajajajaj, xq eso es muy! bueno jajajaaja. JAjajaajaj xD ajajaj dices tu¿? jajajaajaj. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Cap 22

Mensaje por 23l1 el Mar Ene 16, 2018 10:45 pm

Capitulo 22


—La carretera se bifurca a unos veinte pies por delante—dijo a Marley y Kitty—Vayan a la izquierda, las alcanzare en un minuto—se volvió hacia Brittany—¿Tienes tu teléfono celular? Sólo será unos minutos.

—Sí.

No podía divisar gran parte del campamento excepto por las grandes figuras de los edificios en el perímetro, y entonces sólo porque bloqueaban porciones de la luz de la luna.

Cualquiera podía estar ahí, escondiéndose o esperando para saltar a alguien que viniera a buscar.

Brittany tomó su mano.

—¿Por qué no dejas que Kitty y Marley hagan esto? Mejor aún, el sheriff.

—Para el momento en que alguien responda, nuestros visitantes se habrán ido—sonrió, satisfecha por el ceño fruncido formado entre las cejas de la ojiazul.

Brittany estaba preocupada por ella.

Bueno, al menos tan preocupada como estaba enfadada, y una u otra emoción era mejor que el hielo que se había cristalizado en los ojos cuando se había alejado, atrás en el Sly Fox.

Brittany en llamas significaba que le preocupaba, y en este momento, ella podría conformarse con cualquier pequeña conexión que pudiera encontrar.

Ser el impacto del temperamento de la rubia era mucho mejor que ser congelada afuera, sacada de la vida de Brittany.

Tal vez tendría que luchar con Kitty por un lugar cerca del fuego, pero lo haría si la rubia le daba el más mínimo indicio que había una posibilidad.

Ahora mismo, sin embargo, tenía que estar segura de que Brittany estaba a salvo.

—Tres juntas pueden cubrir más terreno, y Kitty y Marley no están tan familiarizadas con la disposición como yo.

—Pero están entrenadas para ello.

—Probablemente no hay nadie aquí, Britt—dijo agarró su mano y la apretó—No tardo. Si ves o escuchas algo que te asuste, llame al 9-1-1. Permanece en el remolque hasta que una de nosotras regrese. No te quiero deambulando aquí afuera en la oscuridad.

—¿Oh, pero está bien si tú lo haces?

—Sí, así es. Soy la resistente aquí, ¿recuerdas?—sonrió al resoplido casi ahogado de indignación.


******


Nunca le gustaba ser excluida o dejado atrás, sobre todo si insinuaba lo que fuera que estaban planeando, "tomar prestado" uno de los barcos de Rachel para un rápido viaje a la isla y un poco de privacidad o furtivamente una o dos cervezas de la nevera del cobertizo para una fiesta privada todo por su cuenta, era demasiado difícil para lograrlo.

Casi se rió.

Incluso en la luz de la luna cambiante, una chispa arrogante brilló en los ojos de Santana.

—Eres tan desagradable a veces.

—Sí—Santana dijo, pasando su mano arriba y debajo de su brazo—, Pero eso es lo que te gusta de mí.

—Quisieras—dijo, pero no podía sofocar su sonrisa.

El viejo intercambio, uno que a menudo habían tenido cuando Santana estaba siendo particularmente autoritaria, a veces sólo para molestarla, debería haber dolido, pero no lo hizo.

Tenía razón.

Una de las cosas que siempre había encontrado tan atractivo sobre Santana había sido su confianza, su certeza absoluta, y su negativa a fingir que se sentía de otra manera.

—Muy bien, adelante, pero si te lastimas de nuevo, estás por tu cuenta.

—Sé que no quieres decir eso—Santana dijo en un tono bajo burlón que hizo que su corazón saltara a hiper-velocidad—No me dejarías sufrir, ¿verdad?

—Tal vez, tal vez no. ¿De verdad quieres saber?

—Sólo quiero que estés aquí cuando vuelva—el tono de Santana se puso serio, y la intensidad de su expresión bien podría haber sido una mano acariciando su piel desnuda, dejándola ardiendo.

—¿Dónde más podría ir? Esta oscuro como boca de lobo aquí, y puesto que entre con Kitty y ella tiene la linterna, no tengo idea de cómo volver a salir. Así que soy una cautiva.

—Bueno, entonces tu única esperanza de llegar a casa antes del amanecer es el tiempo por buena conducta—Santana le dio un pequeño empujón hacia el remolque—Tan pronto como regrese, vendré a sacarte.

Subió el primer escalón y miró hacia Santana.

La luz de la luna jugaba malas pasadas a veces, por un instante, casi se perdió en la mirada de deseo en los ojos de Santana.

—No vayas a lastimarte.


*****


—No, no si estás aquí—no le importaba quién estaba mirando, simplemente entonces sólo eran ella y Brittany, y quería que la rubia siguiera mirándola como si fuera la única mujer en el mundo.

Cuando Brittany le dio esa pequeña sonrisa secreta ella podía hacer cualquier cosa.

—¿Qué estás diciendo?—le pregunto a Brittany

—No seas un héroe.


******


El hielo se resquebrajaba bajo sus pies, y estaba en peligro de caer en la fría realidad.

No podía coquetear con Santana así, no cuando estaba coqueteando con casi seguros dolores de cabeza también.

Santana no había cambiado, y ella tampoco. Ella todavía era demasiado susceptible al encanto de la morena, y si no era muy, muy cuidadosa empezaría a imaginar algo que ya había demostrado que no podía entregar.

Se puso tensa, viendo el ardor en los ojos de Santana volverse más caliente.

En cualquier momento, iba a besarla de nuevo, y esta vez, no estaba segura de que sería capaz de decir que no.

Se quedaron ahí, suspendidas sobre el borde de no retorno por lo que parecieron horas antes de que Santana contuviera el aliento y retrocediera.

Ella levantó un dedo, apuntándola como una pistola.

—Quédate quieta. Vuelvo enseguida.

—Voy a estar aquí—dijo, sin preocuparse de lo delgado que el hielo se había convertido.



*****


—¿Está todo bien?—Kitty preguntó cuándo las alcanzó a ella y Marley.

—Las cosas serían mejor si hubieras mantenido a Britt en su casa como te pedí.

Marley murmuró:

—Voy a comprobar las rampas y vehículos todo terreno por aquí y desapareció.

—Tenía dos opciones—Kitty dijo suavemente—Sentar a Brittany mientras ella conducía aquí sola, o venir con ella y al menos detenerla de entrar en algo.

—El taller de máquinas está justo aquí. Si alguien realmente quiere hacernos daño, irían por eso. Le daré un vistazo.

—Por qué no yo…

—Puedo manejarlo.

Kitty se dio la vuelta en frente a ella, bloqueando su camino.

—Antes de entrar en problemas porque estás enojada conmigo, por qué no solucionamos esto.

Destello la imagen de Kitty y Brittany entrando en la taberna, viéndose bien juntas.

Pareciendo como una jodida pareja.

Apretó de nuevo los dientes.

—No hay nada que solucionar.

—¿No hay? Vamos, San, no estoy ciega. Yo estaba ahí esta noche.

—Lo sé.

Kitty había estado ahí bien, testigo de que perdiera el control y prácticamente obligando a Brittany. Pero la ojiazul la había besado, por sólo un segundo, había estado ahí con ella. Su tripa se apretó recordando la dulce sensación de Brittany en sus brazos.

Su garganta se apretó y no podía respirar.

—Además Brittany estuvo cerca de arrancarme la cabeza por no apresurarme aquí para ayudarte—Kitty dijo—Todo lo cual hace que el tipo de historia de viejos asuntos sospechosa.

—Tenemos algunos asuntos sin resolver.

—Me di cuenta de eso—Kitty dijo con sequedad—San, si tiene algo que decir, ahora es el momento.

Tenía mucho que decir, empezando con permanecer lejos de Brittany, ninguno de los cuales tenía ningún derecho a decir. Y encima de eso, ella estaba hasta el cuello en los enredos de negocios con la ojiazul que estaban a punto de ponerse mucho peor cuando los abogados se presentaran y su papá comenzara a presionar para que la perforación comenzara.

Lo que debería hacer por el bien de Brittany era irse lo más lejos posible.

—Lo que Brittany decida hacer no es asunto mío.

—Esa no es una respuesta.

—Es la única que tengo—señaló el camino que Marley había tomado—Vamos a hacer esto.




*****


Hizo una pausa en su paso, tratando de penetrar la oscuridad que se cerró alrededor del remolque, dejando a la débil luz en el interior como un faro intermitente.

Cuando ya no podía ver o escuchar a ellas tres, se metió. Y dio una parada en el umbral de la puerta rota.

El interior era un desastre, basura y pedazos de papel y partes de piezas rotas de computadora cubrían toda la superficie. No le gustaba sentirse impotente mientras todos los demás estaban haciendo algo acerca de lo que había sucedido, pero no podía limpiar hasta que el sheriff viniera.

Comprobó la ventana, todavía no vio a nadie afuera, e inspeccionó el caos en el escritorio de Santana.

Más papel, varios bolígrafos y clips de papel y trozos de papel. Una nota adhesiva con garabatos al azar pegada al borde de un bloc de notas rayado, probablemente algo que Santana había garabateado mientras hablaba por teléfono.

Ociosamente, inclinó la cabeza para leer el cuadrado arrugado y se sacudió cuando los garabatos sin sentido tomaron forma.

BSP (Alquitrán). La garganta de repente seca, las manos temblorosas, se quedó mirando la evidencia irrefutable.

Tal vez era algo más.

Tal vez Santana utilizaba alquitrán en alguna parte del proceso de perforación o tal vez era un subproducto tóxico de la fractura hidráulica.

Estudió el recuadro alrededor de las letras, la pesadez de las líneas, la forma en que las letras se trazaron y rellenaron con precisas líneas cruzadas.

Alguien, Santana probablemente, había concentrado una gran cantidad de energía escribiendo esas tres letras.

BSP.

Brittany Susan Pierce.

Tocó la nota, trazó el pesado diseño entintado. Santana había estado garabateando sus iniciales. La idea, ridícula e intrascendente, era emocionante.

La puerta se abrió detrás de ella y miró a su alrededor. Santana estaba en la puerta, tomando en el espacio y luego en ella.

Su mirada se posó en la nota adhesiva debajo de su mano. Se movió para bloquear la tonta nota de la vista. Pero ella la había visto y no podía no verla ahora.

Podía girar tantas fantasías de una pequeña cosa tonta como esa, justo lo que no podía permitirse hacer.

Si sólo su corazón pudiera escuchar razones.

—¿Encontraste algo?

—No tan lejos. Hay algunas pistas de todo terreno que salen de los bosques. Parece que tuvimos algunos visitantes curiosos recientemente o esto es como los vándalos se marcharon. Nada más parece estar perturbado. Todos los chicos están acostados ya. Una vez que estos chicos van a pasar la noche por lo general ni siquiera se dan la vuelta hasta que es hora de levantarse de nuevo. El trabajo aquí afuera es duro y solitario, añádele al agotamiento físico un par de bebidas y la mayoría de ellos están abajo mucho antes de esta hora de la noche. Nadie está lo suficientemente despierto para comunicar notar algo.

—¿Por qué alguien haría esto?—preguntó.

Santana se encogió de hombros y levantó una pila de papeles de la pila en el suelo en el pequeño sofá debajo de las ventanas.

—Tal vez piensan que nos harán más lento. Tal vez piensan que no vamos a querer continuar si no nos quieren aquí—sacudió la cabeza—Diablos, tal vez es sólo un mensaje de que algo más serio seguirá si no nos largamos.

—No te irás, ¿verdad?—debería estar contenta de que Santana podría irse.

Todos sus problemas se resolverían.

Pero tan pronto como lo pensó, sabía que era más fantasía. Santana desapareciendo de nuevo no resolvería sus problemas.

Todavía tendría que averiguar lo que Ray había hecho a sus espaldas con NorthAm.

Todavía tendría que decidir lo que iba a hacer cuando la compañía regresara, ya que lo harían.

Y ella todavía tenía que poner sus sentimientos por Santana en un lugar donde no se abriría a sí misma a más daño.

—No—Santana dijo, observándola cuidadosamente—No me estoy yendo.

Un peso levantado de su pecho.

—¿Esto sucede a menudo?

—Bastante a menudo. Por lo general en cualquier comunidad hay al menos una persona que se opone a lo que estamos haciendo, aun cuando la mayoría entiende el procedimiento y nos da la bienvenida.

—¿Así que la resistencia no es tan rara?

—Yo no lo llamaría resistencia tanto como dudar. Naturalmente, la gente no quiere hacer algo que en realidad no entienden o han escuchado acerca de opiniones negativas. Nuestro trabajo en esta etapa es la educación, porque sin el apoyo de la comunidad, el proyecto se vuelve mucho más difícil. Necesitamos mano de obra local para construir nuestra infraestructura. Traemos a nuestros propios técnicos para el trabajo experto, pero dependemos de los locales para el noventa por ciento del resto de nuestras necesidades, y son un montón, construcción, servicios públicos, vivienda, comida, ropa, atención médica, entretenimiento.

Se imaginó todos los escaparates vacíos en la calle principal y los anuncios de “Se vende” atestando cada cuadra.

La operación de NorthAm sería como tener una enorme nueva fábrica apareciendo en la ciudad casi de la noche a la mañana. Y eso sin siquiera mencionar lo que los propietarios obtendrían por los derechos de perforación.

Entendía por qué algunos lugares darían la bienvenida a las empresas de fractura hidráulica.

—Eso tiene que ser grande para la economía local.

—Lo es. Es por eso que una vez que nos ponemos en marcha, la mayoría de las comunidades están felices de tenernos.

Se frotó los ojos. Estaba tan cansada.

Demasiado cansada para dar sentido a todos los contradictorios sentimientos.

—¿Dónde están Marley y Kitty?

—Tenemos que presentar un informe policial para documentar lo que pasó por el seguro. Kitty está esperando por la patrulla en la carretera. Marley está tomando un último paseo alrededor para asegurarse de que todos estamos seguros.

—Lo siento, quería ordenar un poco—levantó ambas manos desvalidamente.

—Gracias, está bien. Voy a ordenar todo en la mañana y luego tendré que faxear a la oficina lo que sea que no pueda resucitar—le tendió la mano—Vamos, te llevaré a casa. Quiero comprobar tu sitio otra vez también.

—¿Qué hay de Marley y Kitty?

—Ellas pueden viajar de regreso a la ciudad juntas una vez que hayan terminado con el sheriff.

Miró alrededor en la oficina desarreglada.

—¿Estás segura?

—Es tarde, y estás cansada. Estoy segura.

—Lo siento por esto—dijo en voz baja.

Santana tomó su mano.

—Está bien. No es tu culpa.

—Tal vez no—murmuró dejando que Santana la condujera fuera del remolque—, Pero siento como si fuera parte de ello de alguna manera.

—No lo eres.

—Es mi comunidad.

Santana mantuvo la puerta abierta de la camioneta para ella mientras se metía en el lado del pasajero.

—Vives aquí. Pero no eres responsable de lo que hace todo el mundo.

Sus caras estaban sólo a pulgadas de distancia. La mandíbula de Santana era un arco de perfecto marfil que ansiaba trazar con sus dedos. Si se inclinaba sólo una fracción, sus bocas se encontrarían.

El olor de Santana, ahumado y oscuro, se arremolinaba en el aire, y sus pezones se tensaron.

Estaba muy cansada de hacer siempre lo que era razonable.

—¿Sigues tu propio consejo? ¿Sobre la mayoría de las cosas?

Santana tragó, su mirada clavada en su boca.

—Generalmente no.

—¿Crees que por una noche te podrías olvidar de NorthAm?

—¿Tú puedes?

No podía ver el mañana y no le importaba.

Todo lo que podía ver era a Santana.

—Sí.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Mar Ene 16, 2018 11:13 pm

hola morra,...

ya a britt le esta afectando y mucho que san este serca,..
esa milesima de segundo que se olvida,.. puede ser el karma de por vida de las dos para bien o para mal,.. a ver como termina la noche??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5710
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Miér Ene 17, 2018 12:16 am

Que se les olvide todo nomas y piensen en ellas.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Miér Ene 17, 2018 8:32 am

Me gustaria que Britt comenzara con preguntarle a Santana el pq se fue sin explicaciones!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7100
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Miér Ene 17, 2018 11:03 pm

3:) escribió:hola morra,...

ya a britt le esta afectando y mucho que san este serca,..
esa milesima de segundo que se olvida,.. puede ser el karma de por vida de las dos para bien o para mal,.. a ver como termina la noche??

nos vemos!!!




Hola lu, jajajaajaj y como no¿? enojada y lo q kiera, pero de q es difícil lo es jajajaja. JAjajaja suele pasar, no¿? xD Eso si =/ Espero q bn la vdd XD ajjajaja. Saludos =D





Isabella28 escribió:Que se les olvide todo nomas y piensen en ellas.



Hola, ajjaajajajajajajaj dices tu¿? jajajaajajajaj q actuen y luego piensen o no¿? jajajajaja. Saludos =D





micky morales escribió:Me gustaria que Britt comenzara con preguntarle a Santana el pq se fue sin explicaciones!!!!




Hola, mmmm interesante comienzo..., qui´zas kiere q la morena parta ya q ella fue la q "empezó" no¿? Xd Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Cap 23

Mensaje por 23l1 el Miér Ene 17, 2018 11:09 pm

Capitulo 23



Contuvo la respiración durante todo el camino desde el sitio de trabajo de vuelta a la granja.

El paseo de dos minutos se sentía como una hora mientras mantenía deliberadamente la mente en blanco, negando la persistente voz en su cabeza la oportunidad de decirle que estaba siendo tonta, autodestructiva y rotundamente loca, negándole a la razón la oportunidad de hacerle cambiar de idea.

No quería cambiar de idea.

Quería a Santana.

La morena se detuvo delante de la granja y le tomó la mano.

—Puedo caminar hasta la puerta y decir buenas noches.

—¿Puedes?—nunca había escuchado a Santana tan tenue.

El pecho de la morena exhaló y su mano tembló en la de ella.

—No lo sé, voy a tratar si eso es lo que quieres.

La única luz en el patio venía de la gran luz de seguridad sobre el granero, pero era suficiente para iluminar los rasgos de Santana.

Los huesos fuertes en su valiente cara se destacaban fuertemente, los músculos finos a lo largo de su mandíbula fueron esculpidos de acero, sus ojos reflejando la luz de las estrellas como puntos de espada.

Su cuerpo estaba completamente inmóvil, pero sintió la tensión en espiral por el brazo de Santana y en su mano.

La morena era cualquier cosa menos tenue, era un cable de alta tensión a la espera de electrificar al desprevenido.

Pero no estaba tropezando en un campo de fuerza desprevenida. Ella caminaba con los ojos abiertos y su paso firme.

—Ya te dije lo que quiero. No cambio de idea fácilmente.

La esquina de la boca de Santana se retorció y lentamente giró la cabeza, encontrando su mirada.

—Pero crees que lo hago.

—Demuéstrame que estoy equivocada—sabía que estaba jugando un juego peligroso.

Santana podría tener una correa sobre su temperamento, y su deseo, en este mismo instante, pero ella era un gato de la selva con nada más que una fina capa de domesticación manteniéndola bajo control.

Presionarla un poco, y tomaría lo que quería.

Había estado en el extremo receptor de esa hambre y le gustó, pero esta noche ella quería algo más.

Quería ser la que mordiera.

—Sólo dame la oportunidad y lo haré—Santana, fijándola con esa mirada predadora, apretando la parte posterior de su cuello y la atrajo a través del espacio entre ellas, una lenta pulgada a la vez.

Resistió permitir que sus cuerpos se tocaran, pero no podía luchar contra la atracción de los ojos de Santana.

Cuando sus labios se tocaron, la morena la besó, tan suave y lentamente y dulcemente cuando su boca había sido dura y rápida y áspera antes esa noche.

El fuego no era menos caliente por haber contado toda la noche.

Su respiración en los pulmones quemaba.

Agarró la camisa de Santana como lo había hecho antes, en ningún peligro de caer, pero igual de propensa a perderse en la arremolinante llamarada.

Gimió suavemente y mordió el labio de Santana, tan hambrienta como la morena. Cuando la mano de ésta rozó en la parte inferior de su pecho, se apartó.

—No quiero hacer esto aquí—susurró—Te quiero apropiadamente.

Santana se rió, sus dedos arrastrándose sobre su pezón mientras su mano cayó lejos.

—¿Que es apropiadamente?

—En la cama. Desnuda. Bajo mi voluntad.

Santana se estremeció y bajó la cabeza durante un largo segundo. Cuando levantó la vista, incluso la apariencia civilización había desaparecido, dejando nada más que cruda necesidad.

—Dime lo que quieres, y será tuyo.

—Lo haré—dijo, porque esta noche ella estaba tomando lo que quería sin tener que preocuparse acerca de mañana, y sin arrepentimientos.

Abrió la puerta de la camioneta, bajó de un salto, y se dirigió a la casa sin mirar atrás.

En el momento en que llegó a los escalones de la entrada, Santana estaba ahí. Sin decir más, agarró su mano y la condujo a través del amplio porche, a través de la puerta que daba a la sala, y subió las escaleras centrales a su dormitorio.

No se detuvo en el umbral, no se detuvo hasta que llegó al lado de la gran cama con dosel que había sido de su mamá y de su abuela antes de eso.

La amplia ventana abierta junto a la cama admitía una brisa intermitente que no hizo nada para enfriar el fuego en su sangre.

—Estate quieta.


****


De alguna manera sabiendo que no debería hablar, observó sus manos a los costados, determinada a dejar que Brittany marcara el ritmo.

El juego de Brittany, las reglas de Brittany.

Además, si la rubia la tocaba ahora, era probable que se rompiera y fuera demasiado rápido, demasiado duro, demasiado lejos.

El palpitar en la cabeza igualó el palpitar en su ingle y borró cualquier razón y restricción que la hicieron humana.

Ahora mismo, era nada sino hambre y deseo y la furiosa salvaje necesidad de tomar y reclamar y poseer.

Tembló en el ardor.

En un charco de luz de la luna, Brittany se desabrochó la camisa, la dejó caer al suelo, y lentamente se desabrochó el sujetador. Lo dejó caer en la parte superior de la arrugada camisa y ahueco sus pechos, ofreciéndoselos como un regalo que nunca merecería.

—Eres tan jodidamente hermosa—gimió, sus uñas cavándose en sus palmas.

Los pechos de Brittany eran firmes y rectos, sus pálidos pezones apretados en la luz de la luna.

Quería sus labios sobre ellos, sus manos sobre ellos, su boca llena de ellos. Su vientre y muslos y culo apretados, y la presión en la ingle tenia a su pelvis balanceándose hacia adelante.

Ansiaba follar y ser follada.

Su pecho levantado, su respiración apenas algo más que un sollozo, y todavía Brittany se mantenía lejos.

—Te deseo tanto, Britt.
—¿Lo haces?—Brittany sonrió, agitó las yemas de los dedos sobre sus pezones. Por un instante su cuello se arqueo y cerró los ojos, y luego su mirada se clavó en ella—Demuéstralo.

Echó la cabeza hacia atrás, gruñó profundo en su garganta.

—¿Cómo?

—Mira—Brittany susurró mientras se desabrochaba sus jeans, bajó la cremallera lentamente, y empujó el resto de la ropa quitándola.

Recordaba cada pulgada del cuerpo de la rubia, recordaba cada vez que se habían besado, cada vez que habían jugado juntas y bromearon una a la otra, quitaron la ropa una a la otra, se corrieron juntas.

Brittany siempre había sido hermosa, pero ahora estaba más allá de la descripción, esculpida en elegantes curvas y planos exuberantes y músculos tonificados por la edad y su vida en la granja.

—¿Me dejaras tocarte?

—Pronto—Brittany murmuró, empezando a abrir los botones de su camisa—Primero, tenemos que ponerte desnuda.

Nadie le había ordenado en la cama, ni siquiera Brittany hace mucho tiempo cuando le podría haber dicho que se abriera una vena y lo habría hecho.

Pero la rubia podría tener lo que quisiera en este momento.

Se obligó a respirar en torno a la acuchillante necesidad que latía en sus profundidades.

Brittany le abrió la camisa, deslizó las manos sobre sus pechos, y gimió. Cuando las uñas arañaron por su vientre, sus caderas se sacudieron nuevamente y el apretado nudo de la necesidad de su clítoris pulsó.

—No puedo prometer cuánto tiempo puedo estar quieta.

Brittany dio un paso atrás, sus palmas sobre su pecho.

—No quiero que te muevas.

—Lo estoy intentando.

—Puedes hacerlo mejor que intentar. Sé lo fuerte que eres.

—No lo soy. Ya no. No contigo desnuda.

Brittany sonrió, besándola suavemente.

—Bien.

Vía las manos de Brittany, cada célula ardiendo, mientras le desabrochó el cinturón, abrió sus pantalones, lentamente bajándolos por sus muslos. Se quitó las botas y la rubia le quitó el resto de la ropa.

Cuando se arrodilló ante ella y la besó en la parte interior de su muslo, casi se cae.

—Cristo, Britt. No puedo seguir con esto.


*****


—Mmm. Claro que puedes—persistió con la boca contra la piel morena, respirando profundamente y esperando su corazón estabilizarse y el vertiginoso deseo asentarse lo suficiente para poder seguir adelante.

Le encantaba el poder que tenía sobre Santana, la primera vez que realmente había estado en control.

Le encantaba la manera en que sabía, la forma en que olía, el modo en que su cuerpo duro temblaba cada vez que la tocaba.

Nunca se había sentido tan poderosa, o tan malditamente afortunada.

Acarició los muslos de Santana, trazó las líneas grabadas de músculo, perdiéndose en las esculpidas columnas hasta acariciar arriba sobre el arco de los huesos de la cadera a los músculos curvados suavemente de la parte baja del abdomen.

Se acercó más hasta que sus pechos rozaron los muslos de Santana, sus pezones se contrajeron dolorosamente con el ligero contacto. Le besó el estómago y envolvió sus brazos alrededor de ella, llenando sus manos con los tensos montículos del culo.

Cerró los ojos, frotó la mejilla contra el vientre de Santana.

—Quiero lamer cada pulgada de ti.

Los dedos de la morena entraron en su pelo, apretando contra la parte posterior de su cuello.

—Quiero correrme en tu boca, Britt. Por favor. Por favor déjame.

Se rió suavemente.

—Podría. Después—levantó la cara, maravillada por la belleza del cuerpo desnudo de Santana y la infame angustia en su rostro. Necesidad tan pura que se sentía bendecida—Pero primero, vas a hacer que me corra.

La otra mano de la morena entró en su pelo, sosteniendo su cabeza y le sonrió.

—Sí. Lo haré. Muy duro.

La arrogancia se precipitó de nuevo en los ojos de Santana, el destello de satisfacción que dijo que era suya y todo lo que quería, todo lo que deseaba.

Se movió, lista para Santana para tomarla ahí mismo, en el piso. Antes de que rogara, se levantó rápidamente, la agarró de la mano, y tiró de ella hacia la cama.

Empujó a un lado las mantas, se tumbó en la sábana, y tiró de Santana sobre ella.

—Ahora entonces. Ven a mí ahora.

Santana se montó a horcajadas en cuatro patas, sus muslos a ambos lados de sus caderas, sus brazos encerrando sus hombros. Miró hacia abajo, una sonrisa salvaje haciendo su boca parecer mortal y peligrosa y deliciosa.

—Dime que quieres.

Le devolvió la sonrisa y se lamió los labios.

—Follame.

El hambre que destelló a través del rostro de Santana estuvo a punto de hacerla correrse.

Se quebró.

—Oh Dios mío. Deprisa.



******


Rió, al oír la necesidad que había vivido por una vez, podría vivir ahora.

Se inclinó hacia abajo, deslizando la lengua sobre los labios de Brittany.

—¿Sí? ¿Es eso lo que quieres? ¿Yo dentro de ti?

Los ojos de Brittany destellaron y atrapo su labio, lo mordió tan fuerte que gimió.

—Sí, maldita sea. Quiero que me hagas correrme.

Ahuecó su centro, deslizando sus dedos a lo largo de su hendidura, rodeando su entrada. Su brazo tembló. Su garganta estaba tan apretada que apenas podía formar palabras.

—¿Segura?

—Me voy a correr si no lo haces ahora—Brittany levantó las caderas, agarró su muñeca y la llevó dentro. Un sollozo escapó de su pecho y se arqueo fuera de la cama—Dios. Sí. Ahora mismo.

—Espera, bebé—gimió presionado la cara contra la garganta de Brittany—Déjame que te tengo un rato primero. Por favor—ignorando la presión latiendo en su pelvis, acarició a través de la estrecha vaina, empujando más profundo con cada golpe.

Las piernas de la rubia sujetas alrededor de su culo mientras los dientes encontraron su hombro.

—Eso es bebé, móntame.

—Voy a correrme sobre ti en cualquier momento—Brittany jadeó.

—Sí lo harás—a horcajadas sobre el muslo, moliendo su clítoris en la satinada piel de la rubia alisada por el sudor—Sí lo harás.

—Oh mierda. Dios. Voy a correrme tan duro.

—Está bien, bebé, está bien. Córrete para mí ahora—se vanaglorio de los latidos del corazón del Brittany alrededor de sus dedos, ahogada en la placentera piscina en sus ojos.

Cuando Brittany gritó su nombre mientras se acercaba, supo más allá de toda duda que nunca querría más.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Jue Ene 18, 2018 6:55 am

Bueno, follar y despues hablar es lo mismo que hablar y despues follar jajajajja.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Jue Ene 18, 2018 8:17 am

Buen punto isabella 28 el orden de los factores no altera el producto!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7100
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Jue Ene 18, 2018 10:07 am

Hola morra....

Si altera el factor... Si hablan no follas y si follan no hablan jajaja
Va a ser una noche demasiada intensa jajana
A ver como va???

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5710
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Jue Ene 18, 2018 10:01 pm

Isabella28 escribió:Bueno, follar y despues hablar es lo mismo que hablar y despues follar jajajajja.


Hola, ajajajajajaj xD ajajajaj dices tu¿? jajajaajajaja xD yo le veo una leve diferencia xD Saludos =D





micky morales escribió:Buen punto isabella 28 el orden de los factores no altera el producto!!!!!




Hola, jajajaajajaja lo crees tmbn¿? jajaajaj xq no creo lo contrario ajajajaj. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra....

Si altera el factor... Si hablan no follas y si follan no hablan jajaja
Va a ser una noche demasiada intensa jajana
A ver como va???

Nos vemos!!!




Hola lu, eso mismo pienso yo xD AJajajajajajajaaj XD y si la conversa termina mal, menos xD ajajajaj. Eso parece ajajajajaj. Aquí dejo otro cap para saber más! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Cap 24

Mensaje por 23l1 el Jue Ene 18, 2018 10:03 pm

Capitulo 24



No podía moverse, no podía hablar, pero sabía lo que quería.

Más.

Quería más.

Más de la increíble libertad de estar en el momento y sólo el momento, no el pasado o el futuro, sin pensar, sólo con la sensación.

Más de Santana.

—Oh Dios mío.

—No voy a responder a eso porque no puedo defenderme en este momento—Santana murmuró.

Se rió y acarició la longitud de la espalda de la morena hasta que su mano se posó en el culo. Santana la cubría, su peso desconocido pero bienvenido.

La habitación estaba caliente, su piel alisada por el sudor, pero no habría tenido a la morena moviéndose por nada en el mundo.

Deslizó su pierna alrededor de la parte exterior de Santana, cubriendo su pantorrilla en la curva de la pierna, inmovilizándola.

—No estaba hablando contigo.

—¿Alguien se unió a nosotras mientras no estaba mirando?

—No voy a alimentar tu ego y decirte que eres maravillosa.

—No me importa decirte que fue increíble—Santana se empujó hacia arriba en el codo y apoyó la cabeza en la copa de su mano. Jugando con su pelo con la otra mano, le sonrió—Creo, no, sé, que nunca he tenido un orgasmo sólo de hacer que alguien se corra antes.

Entrecerró los ojos y apretó el culo moreno, dejando sus uñas cavar sólo un poco.

—Hablar de otras... experiencias... podría no ser una muy buena idea en ese momento.

—Qué tal...—Santana le mordisqueó la barbilla—Eres asombrosa. Increíble. Fríes mi cerebro. Te quiero otra vez.

—Eso es mejor—se apretó por dentro, sintió que se hinchaba de nuevo—Porque quiero que me tengas otra vez.

—Mmm. Bien—Santana se empujó arriba en ambos brazos y comenzó a deslizarse fuera de su cuerpo—Esta vez planeo hacerte…

La agarró por la cintura, sosteniéndola en su lugar.

—Pero todavía no.

—¿Por qué no?

Mientras Santana estaba con la guardia baja, levantó las caderas y logró rodar sobre ella. Se rió de la mirada de consternación en el rostro de la morena cuando cayó encima de ella, sujetándola hacia abajo.

—No crees que vamos a hacer todo en tu calendario, ¿verdad?

—A decir verdad—Santana levantó la cabeza, rozando la mejilla sobre su pecho y besando su pezón—No puedo pensar en mucho de nada en absoluto. Excepto que no puedo conseguir llenarme de ti.

—Vas a tener tiempo de sobra para probar antes de que salga el sol.

Por un instante, una cortina cayó en los ojos de Santana, impidiéndole ver debajo de la sólida superficie marrón.

La barrera fue una conmoción después de lo que acababan de hacer, lo que acababa de experimentar, y que quería que el escudo desapareciera.

Besó a Santana fuerte, profundizando en su boca, llamándola de vuelta, exigiendo que esté con ella.

Con ella en el momento.

Cuando los brazos de la morena llegaron a su alrededor, firmes y posesivos, suavizó el beso, jugueteando un poco a lo largo del borde del labio inferior hasta que gimió.

—¿Alguna queja?

—Ninguna—Santana murmuró, ahuecándole pecho. Deslizó el pulgar atrás y adelante sobre su pezón, haciéndolo fruncirse y pulsar. Esbozó una sonrisa de satisfacción cuando ella se quedó sin respiración—Ninguna en absoluto.

—Así que por el momento...—besó a Santana en la boca, en el borde de la mandíbula, en la curva de su cuello.

La morena sabía a bosque, rico y picante.

Una gota de sudor salpicada en el hueco entre las clavículas, y la atrapó en la punta de su lengua.

Agría y dulce, únicamente Santana.

—Aquí es donde puedes quedarte quieta.

Santana hizo una mueca, sus ojos brillantes.

—Eso ya lo hice.

—No—murmuró, rodeando el pezón de Santana con la lengua—Estabas pareciendo quieta entonces. Esta es la siguiente etapa.

Santana enredó los dedos en su pelo.

—¿Cuántas etapas hay?

Sonrió, apoyando la barbilla en el pecho de Santana. La presión del muslo de la morena entre sus piernas estaba haciendo que sea difícil para ella concentrarse en las palabras.

Todo lo que quería era probar y tocar y oler y el sonido de Santana fuera de control por ella.

—No estoy segura todavía. Lo estoy inventando sobre la marcha.

Santana rió, un sonido profundo resonante que vibraba en su pecho. Le encantaba el sonido, quería escucharlo una y otra vez.

—Reírse de una mujer en la cama podría ser peligroso.

—Oh, no, bebé. Lo estás haciendo bien en lo que a mí respecta—Santana dijo.

—Y eso es todo lo que importa.

Al darse cuenta de lo mucho que significaba eso, apartó los pensamientos de lo que sucedería en la mañana.

Por esta noche, no había mañana.

Avanzado poco a poco hacia abajo, besando los pechos y el abdomen de Santana, se instaló entre los muslos abiertos. Tiró de la piel alrededor del ombligo hasta que la morena siseó y sus muslos se apretaron contra el exterior de sus.

Santana estaba húmeda y caliente contra su vientre, y olvidó lo que había tenido la intención de hacer.

Lento, eso era, iba a ir lento y atormentarla, pero Dios, la quería ahora.

Quería saborearla, para tragársela, para llenarse con todo lo que era Santana.

—Maldita sea—jadeó—No puedo esperar.

—Bien—Santana dijo, su voz ronca. Se incorporó sobre los codos y la miró—Tampoco yo.

—Sólo un minuto más. Te ves tan hermosa en este momento—le acarició sus pechos, su vientre, y la base de su clítoris hasta que los muslos de la morena temblaban y sus ojos vidriosos.


*****


La gloria en necesidad amenazaba con detener su corazón.

Meciendo las caderas en sus manos, Brittany la tomó en su boca.

Ella estaba resbaladiza y dulce y caliente y dura y todo lo que deseaba.

Todo.

Observó a Brittany tomarla, forzando sus brazos para apoyarse mientras sus músculos se derretían y su control se destrozaba.

Devastada por placer, luchó para memorizar todo lo relacionado con el momento, el brillo plateado de la cara de Brittany en la luz de la luna, la caída de su enmarañado cabello rubio sobre un hombro, la forma en que murmuraba suavemente en su garganta cuando la tomó más profundamente en su boca.

Si la mañana era el final de este milagro, necesitaba cada minuto para durar toda la vida.

—Me encanta ver que como me haces correrme—susurró y Brittany se sacudió, gimiendo suavemente. Los ojos azules estaban casi cerrados, su expresión posesiva y feroz—Me gusta cuando me posees.

Brittany levantó la mirada, sus labios rozando su clítoris.

—Me gusta poseerte.

—Me gustaría esto aún mejor si te corrieras mientras me haces correrme.

Brittany besó su clítoris y ella se sacudió. La rubia sonrió.

—¿Es eso lo que quieres? ¿Que me corra contigo en mi boca?

—Sí. Sí—se estremeció, sintiendo lo último de su control romperse, un hilo a la vez—Joder sí.

—De este modo, ¿entonces?—las pupilas de Brittany parpadearon, sus párpados bajaron, y deslizó una mano por la cama debajo de su vientre y entre sus piernas.

Contuvo la respiración mientras sus caderas involuntariamente se alzaban.

—Oh sí—dijo casi sin respirar—Eso es exactamente lo que quiero.

—Esto me va a volver loca—Brittany dijo.

—Entonces no voy a estar sola—cubrió la parte posterior de la cabeza de Brittany y presionó contra su boca—Tómame profundo. Estoy lista para ti.


****


El calor se desbordo a través de ella, se ahuecó ella misma y cerró los labios a su alrededor de nuevo. Deslizando sus dedos a cada lado de su clítoris, se acarició ligeramente.

La presión se erigió profundo dentro mientras se mecía más y más rápido contra su boca.

No era ajena a hacerse correr, pero nunca de esta manera, nunca teniendo a Santana dentro de su boca y a punto de explotar.

La sensación de la morena en el punto de correrse la empujó hacia el borde más rápido de lo que pretendía llegar.

Se apartó, gritó:

—Oh Dios, me voy a correr.

Santana agarró su cabeza con ambas manos y empujó contra su boca.

—También yo. No te detengas. Quiero estar en tu boca cuando lo hagas.

Cerró los labios alrededor del clítoris de Santana cuando el placer estalló sobre ella. Se corrió en oleadas mientras la morena pulsaba dentro de ella, dando exactamente lo que quería.

Todo.




******



Permanecía despierta viendo salir el sol con Brittany acurrucada contra su frente.

El trasero pálido estaba acunado en la curva de su pelvis y la espalda contra sus pechos. Acarició suavemente el vientre y los muslos, no queriendo despertarla, pero necesitando tocarla.

No había dormido mucho, demasiada hambrienta por Brittany para hacer más que dormitar entre orgasmos.

Cada vez que volvía a la conciencia, la necesidad venía con eso, una salvaje cosa sin sentido arañando dentro de ella, exigiendo el sabor y el aroma y el calor de la rubia.

La tomó, una y otra vez, con las manos y la boca y el corazón, devorando, consumiendo, disfrutando en poseerla.

Finalmente se había compadecido de Brittany y la dejó dormir a pesar de que la necesidad todavía latía a través de ella.

Cuidadosamente, deslizó sus dedos sobre el suave delta entre las piernas de la rubia y respiración de ésta cambió y supo que estaba despierta.

Besó la punta de su hombro.

—Buenos días, Britt-Britt.


****


—Buenos días—dijo en voz baja.

Había estado despierta unos minutos, absorbiendo la sensación de estar en los brazos de la morena, de la forma en que la tocaba, reverentemente, como si fuera preciosa, y con un sentido sin remordimientos de propiedad que la hizo querer estar completa.

Alcanzó abajo, agarrándole la mano y entrelazó sus dedos, y la puso hasta su pecho y el pezón se endureció contra la palma de la morena.

Santana la apretó, su clítoris se estremeció, y de alguna manera, increíblemente, estaba lista de nuevo.

—¿Qué hora es?

—Un poco después de las cinco.

Suspiró.

—No puedo creer que haya dormido tan tarde. Tengo que ir a ayudar con la ordeña.

—Si ayudo, ¿te puedes quedar aquí un poco más?

—San, no sabes nada acerca de las vacas.

—Aprendo rápido—Santana chupó la unión del cuello y su hombro, se estremeció.

—No tienes que hacerlo—tenía un poco de problema para controlar su respiración.

Santana le hacía cosas que no podía controlar y realmente no quería. Razón de más para levantarse y conseguir un cierto sentido de nuevo en su confundido cerebro.

—El aire huele a lluvia—Santana dijo.

Sacudió la cabeza.

—No está en el pronóstico.

—Los pronósticos están equivocados a veces. Impredecibles.

—Lo sé.

Santana le acarició el cuello, besó el punto justo debajo de la oreja que la hizo gemir.

—¿Cómo estás?

—No lo sé.


****


Se tensó, esperando por las recriminaciones y el arrepentimiento.

—Britt…

—Estoy bastante segura de que voy a estar adolorida en lugares inusuales por un día o dos, y—Brittany rodó sobre su espalda y le besó la garganta—También estoy bastante segura de que quiero que me folles de nuevo.

—¿Sí?

—Sí.

Casi suspiró fuerte.

Brittany todavía estaba aquí, con ella.

La mano que había estado apuñando alrededor de su corazón, lentamente aplastando la vida de ello como las horas de la noche se había desangrado, dejándola ir y ella pudo respirar de nuevo.

Todavía tenía tiempo.

Besó a Brittany ligeramente y le acarició el vientre, la ahuecó entre sus piernas. La rubia estaba mojada, abierta para ella, y gentilmente facilitó el interior.

Brittany respiró, sus párpados aletearon.

La besó.

—¿Bien?

—Increíble—Brittany cubrió le mano y la mantuvo inmóvil en su interior—Sólo permanece ahí durante un minuto. Si te mueves, me voy a correr demasiado pronto.

—Nunca es demasiado pronto. Pero me quedo aquí así para siempre si tú quieres.

Los ojos de Brittany vidriosos, y agarró el labio inferior entre sus dientes.

—Me encanta sentir como me haces correrme.

Besó su pecho, rozó la boca sobre el pezón de la rubia, y volvió a ver su rostro.

—Me encanta hacer que te corras.

—Si me follas un poco en este momento, lo haré.

—Cualquier cosa que quieras—la acercó, un brazo alrededor de los hombros y la abrazó fuerte contra su pecho.

Brittany deslizó su pierna por encima de su cadera, abriéndose, dándole espacio para moverse.
La acarició largo y lento y profundo, su pulgar sólo cepillando el clítoris de Brittany cada vez que entraba. Las caderas ésta marcando el ritmo, y ella siguió.

Cuando la rubia empujó con más fuerza contra su mano, cogió velocidad y cuando los dientes le rozaron su hombro, la besó, bebiendo los gritos de placer de Brittany mientras su orgasmo inundó alrededor de sus dedos.

Cuando la rubia se dejó caer en sus brazos, enterró su cara en la curva del su cuello.

—Dios, Britt, eres tan hermosa. Te a…

—Santana, no—Brittany murmuró—Sólo…no.

En silencio, asintió.

Entendió.

Brittany la quería en la cama, al menos en este mismo momento, pero eso es todo lo que quería.

No confiaba en ella para más.

Y no la culpaba.

Brittany no tenía ninguna razón para confiar en ella, y el saberlo era un cuchillo en su corazón.

Un chasquido retumbó partiendo el aire y Brittany se apartó, medio sentada.

—Oh Dios mío. Creo que era un trueno.

El cielo afuera de la ventana abierta se volvió negro como la noche. Brittany saltó de la cama y corrió para mirar afuera.

—Debes ver el cielo. Relámpagos por todas partes.

—Algo grande viene—dijo sabiendo que las tormentas de cambio habían llegado.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Jue Ene 18, 2018 10:30 pm

hola morra,..

esta mas que claro que para britt es follar,.. y para san es obvio mas!!
algo bueno salio de la noche!!! LLUEVEEEEE!!!!! jajajaja
a ver como va las cosas ahora???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5710
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Vie Ene 19, 2018 12:29 am

Con la noche que se mandaron hicieron hasta llover, podrian salir a la lluvia a enfriarse un poco... digo yo.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Vie Ene 19, 2018 8:52 am

vaya a pesar de la follada no estoy feliz, Creo que para Britt solo fue eso y es triste!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7100
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Vie Ene 19, 2018 7:28 pm

3:) escribió:hola morra,..

esta mas que claro que para britt es follar,.. y para san es obvio mas!!
algo bueno salio de la noche!!! LLUEVEEEEE!!!!! jajajaja
a ver como va las cosas ahora???

nos vemos!!!




Hola lu, =/ si...o eso kiere q creamos, que espero sea así la vrdd xD OBVIO!!! si lo fue, estoy segura! jaajajjaaj. JAjajajaaj es el efecto brittana ajajajajaj, pero bn ai, viendo el lado bueno de las cosas jajaajaj. Aquí dejo otro cap para saber más! Saludos =D





Isabella28 escribió:Con la noche que se mandaron hicieron hasta llover, podrian salir a la lluvia a enfriarse un poco... digo yo.




Hola, o no¿?! como dije, efecto brittanan, q ni la naturaleza puede resistirse jaajajajajajaj. Jajajajaaja noo, q así les da frío y se quedan juntitas jaajajajaj. Saludos =D






micky morales escribió:vaya a pesar de la follada no estoy feliz, Creo que para Britt solo fue eso y es triste!!!!




Hola, esk como dices, fue "follada" y no "hacer el amor" =/ Eso parece, espero y no lo sea la vrdd =/ xq si lo es =/ Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Cap 25

Mensaje por 23l1 el Vie Ene 19, 2018 7:29 pm

Capitulo 25



―Voy a tomar una ducha rápida―Brittany dijo, girando desde la ventana.

Se sentó en el borde de la cama, esperando para ser despedida.

Brittany le había advertido que la noche terminaría al amanecer, pero ella no era voluntaria para irse aún.

Visiones de la rubia en la ducha hacían difícil para ella pensar de lo que debería ser su siguiente paso, de todos modos. Lo único que sabía con certeza era que no quería decir adiós, y temía una vez que saliera de la puerta de Brittany, el adiós podría ser muy definitivo.


*****


Como si de repente se diera cuenta de que estaba desnuda, apresuradamente reunió la ropa esparcida por el piso y la arrojó sobre un antiguo sofá demi azul marino empujado hasta los pies de la gran cama de caoba.

Sin mirar a Santana, ordenó a través de la maraña de sus camisas enredadas, los pantalones y la ropa interior. Tal actividad reveladora, con aquellas despojadas ropas del innegable testimonio de su intimidad previa, aunque parecía como si quisiera evitar pensar en lo que significaban.

Su expresión era remota, vuelta hacia el interior, indescifrable.


*****


Esperó, su corazón palpitante.

―Me ofrezco para compartir el agua, pero para ser honesta―Brittany dijo mientras se enderezaba y finalmente la miraba de nuevo―No confío en mí misma ahí contigo, y tengo cosas que hacer. Si hay una tormenta viniendo, tengo que comprobar el granero de los novillos y llevar el alimento adicional para las vacas. Me tengo que ir.

―Eso no suena demasiado malo para mí. La ducha aparte, quiero decir―sonrió, no podía evitarlo.

El ceño fruncido formado entre los ojos de Brittany sugirió que reír no era una buena idea en este momento.

―No, no me imagino que lo sea―Brittany tiró de la camisa que había usado la noche anterior―Y parte de mí piensa que es una gran idea también. Pero en caso de que no lo hayas notado, no somos realmente adolescentes, y tengo un negocio que atender. No he estado haciendo un gran trabajo de eso últimamente―sacudió la cabeza y suspiró―Tal vez no he estado haciendo un buen trabajo de eso nunca.

Agarró sus pantalones de la pila, se los puso y se levantó.

―Eso no es cierto, y lo sabes. Esta parece una excelente granja y puede que yo no sepa mucho acerca de las vacas, pero desde el aspecto de las cosas por aquí, estás haciendo todo bien.

―Sí, tan bien que ni siquiera sabía que Ray había firmado sobre los derechos de perforación para tu empresa―Brittany frotó la cara―Dios, debo parecer como un idiota. Soy una idiota.

―Pura mierda. No puedes ser responsable de lo que no sabías.

Brittany, vestida sólo con su camisa, puso las manos en las caderas y le dio una dura mirada.

―Está bien, tal vez tengas razón en eso. Pero parece que las cosas que no conozco siguen apareciendo en mi vida y redirigiéndola, y estoy cansada de no ser la que maneja el autobús.

De todas las direcciones de la mañana después que pudiera haber tomado, esta era la que había esperado evitar.

Por un poco más de tiempo, al menos.

Do un paso hacia Brittany y se detuvo ante su fría mirada que le dio.

―¿Tenemos que hacer esto ahora? Anoche fue…

―Anoche fue anoche. Pero el buen sexo no hace que los problemas desaparezcan, y NorthAm es un problema.

―No soy Northam―dijo en voz baja. Recogió la camiseta que se había puesto trabajo y se la puso.

―No, no lo eres. Pero volviste a entrar en mi vida y de repente descubro que no puedo tener más remedio que dejarte desgarrar mi tierra―Brittany tiró de sus jeans y se acercó a la ventana otra vez, manteniendo la distancia entre ellas. Su mirada moviéndose más allá de ella a la cama y suspiró―Nunca parezco tener ninguna opción en lo que a ti concierne.

―Lo hiciste anoche.

Brittany cerró los ojos.

―Sí, lo hice. Gracias.

―Maldición, Brittany. No quiero tus gracias―tiró de su bragueta y se metió la camiseta en sus pantalones.

Había estado evitando esta conversación prácticamente la mitad de su vida, y tal vez había llegado el momento de parar. Brittany no era capaz de mirarla sin ver el pasado, y tal vez la única manera de poner el pasado a descansar era desenterrarlo primero.

―Sé que no te deje ninguna opción ese verano. No tengo una excusa, pero tengo una razón. Yo pensaba que estaba haciendo lo correcto.

―Entiendes que no tengo idea de qué estás hablando―Brittany apoyó un hombro contra el marco de la ventana y cruzó los brazos sobre su pecho―Cómo puedo, puesto que todavía no tengo ni idea de lo que sucedió en aquel entonces.

―Es compli…

―No quiero escuchar que es complicado. Yo sé lo complicado que era―Brittany se pasó una mano por el pelo―Qué tan difícil hubiera sido, San, ¿sólo llamarme y decirme que tenías que irte? Incluso si no querías decirme por qué, ¿sólo para decir adiós?

―Temía que si lo hiciera no sería capaz de irme―dijo, su voz tan baja que Brittany apenas podía oírla.

―No entiendo.

Volvió a sentarse en la cama y agarró el colchón a ambos lados de las caderas para evitar golpear con sus puños. Se obligó a encontrarse con la confusa, enojada, y herida mirada de Brittany.

―Mi papá me hizo irme. Él no me dio ninguna opción.

―El mío hizo lo mismo, pero intente llamarte. Una y otra vez―Brittany se quedó en silencio, esperando claramente más.

―Mi papá estaba equivocado. Estaba equivocado. Pero sucedió hace mucho tiempo, y…

―¿Y lo has olvidado?

―No. Nunca. Jesús, Britt, no estaba mintiendo cuando te dije que te amaba.

La expresión de Brittany cambió sutilmente, la ira y la confusión dando paso a la tristeza como el recorrido de sombras a través de un estanque tranquilo.

El dolor aún persistía cuando dijo:

―Sabes, no te culpo por eso. ¿Cómo podría? A veces decimos cosas que queremos decir en el momento, y luego la vida cambia y cambiamos y…

―No, maldita sea, eso no es lo que sucedió―se puso de pie―Mis sentimientos por ti no han cambiado. Ellos nunca cambiaron.


****


Nunca había visto a Santana tan molesta.

Había esperado irritación, actitud defensiva, tal vez incluso desdén, pero no esto.

Santana estaba dolida.

Eso, más que incluso la noche anterior, cuando había dudado que podía sentir algo más por la morena, o cualquiera, de lo que hizo en ese momento, la empujó para romper el caparazón que había construido a su alrededor.

Agarró los hombros de Santana y acarició los tensos músculos bajo sus dedos.

―Está bien, despacio, San.

―No puedo soportar que pienses que no me importaba.

Se obligó a recordar la forma que Santana la había tocado. Acarició la parte exterior de sus brazos, encontró sus manos y entrelazó sus dedos.

―Sé que lo hiciste. Ahora despacio y simplemente dime lo que pasó.

―Te quiero, siempre te he querido. Pero no se trata sólo de mí, Britt―los ojos oscuros de Santana nadaban con la frustración y la infelicidad.

Quería besar la tristeza lejos, pero eso no era lo que necesitaban. Un beso y estarían de vuelta en la cama.

El sexo entre ellas era demasiado bueno, demasiado incendiario.

Demasiado liberador en el momento.

Pero cuando la pasión fluía, las sombras de todo lo que había sido y todavía podría ser permanecerían, y tarde o temprano, tendrían que llegar a este callejón sin salida de nuevo.

Apretó los dedos de Santana, sonrió débilmente.

―No entiendo. Dices que tu papá te hizo irte. Algún asunto familiar, ¿algún secreto?


******


Apartó la mirada.

No podía encontrar la manera de salir de esto sin lastimar a Brittany, y ella se negaba a mentir.

Había mentido por omisión todos estos años, y no iba a seguir haciéndolo.

―Mi papá quería que rompiera contigo. Tenía sus razones, y me fui con ellas.

―¿Tu papá? ¿Pero cómo pudo siquiera saber?

―No conoces a mi papá―hizo una mueca―No hay nada que él no pueda saber si él quiere.


******


―Sí, ¿pero quién? Las únicas que nos vieron ser amistosas fueron Rachel y Quinn, e incluso no sabían que estábamos juntas―lentamente aceptó que nunca supo el cuadro completo, nunca supo todo de Santana.

Cuánto de su vida había sido una mentira, en parte de su propia creación.

―Nunca vi a nadie más contigo, guardaespaldas ni nada. Pero había uno, ¿verdad? Alguien como Kitty. Es por eso que nunca podrías estar segura de cuándo vendrías a verme, siempre decías que podría ser tarde. Estabas a escondidas, ¿verdad?"

―Pensé en ello como el robo de mi libertad―Santana le acarició la mejilla―Eso es lo que siempre has sido para mí, Britt. Libertad. Lo único que sabías de mí eran las cosas que te mostré, los secretos que te dije, los sueños que compartimos. Me diste un lugar para ser yo misma, para ser libre.

―Creo que podría ser lo más agradable que alguien me ha dicho alguna vez―deslizó sus dedos por el pelo de Santana, ansiando curar las heridas que escuchó en su voz, borrar el dolor que vio en sus ojos―Tú fuiste mi sueño, San. Tal vez eso no era justo, pero eso es lo que eras.

―Lo siento―Santana susurró.

―¿Entonces quién le dijo a tu papá acerca de mí? Que estabas juntándote con una plebeya. ¿Tu guardaespaldas?

Un músculo saltó en la mandíbula de Santana.

―Maldita sea, Brittany, no se trataba de eso.

―¿Entonces de qué se trataba?

El silencio se prolongó y esperó.

Santana estaba ocultando algo, y no podía por su vida imaginar lo que era.

Aún cuando la morena estaba avergonzada de que había cedido a las demandas de su papá, no era un gran pecado. La mayoría de los adolescentes, sin importar cuán fuertes e independientes se creían ser, tenían problemas para esquivar los deseos de sus padres.

Ese día Ray apareció de la nada y le dijo que la quería de vuelta en la granja, ella se había ido, sin hacer preguntas. Claro, ella había pensado que tendría la oportunidad de ver de nuevo a Santana.

Hablar con ella de nuevo.

Encontrar una manera de estar juntas, pero ella no le había peleado cuando él le había dicho que tenía que ir.

―Ray―dijo lentamente, algo frío y ajeno deslizándose por su mente. Algo que ella no quiso ver, pero sabía que debía―Ray se presentó el mismo día que te fuiste. Él nunca me dijo por qué tenía que volver a casa con tanta prisa. Sólo que las cosas habían cambiado y que me quería en casa―su mirada afilada, perforada en Santana―¿Tu papá lo llamó? ¿Es así?

―Britt―Santana dijo con cansancio―Ray está muerto. Eso ha quedado atrás de nosotros ahora. Qué…

―Importa, San. Importa porque yo era parte de eso, pero nadie me dio la oportunidad de ninguna de las decisiones. Todo el mundo, incluyéndote, decidió por mí. Y quiero saber por qué.


***


Se liberó del agarre de Brittany en su mano, rompiendo la última conexión entre ellas, y se acercó a la ventana.

Nubes rodando por el cielo como furiosas olas en un mar mortal, bloqueando el sol.

―El viento está arreciando. Las lluvias estarán aquí en cualquier momento. Deberías bajar al granero.

―No necesito que me digas cómo manejar mi granja―Brittany dijo detrás de ella―Y puedo regresar a hacer eso más pronto si dejaras de esconderte.

Se dio la vuelta.

―Está bien, si eso es lo que quieres, entonces aquí está.


*****


Los ojos de Santana se volvieron fríos y duros, se preparó.

No era ajena al dolor, pero cuando el daño provenía de Santana, temía que podría no ser lo suficientemente fuerte.

―Está bien. Sí. Dime.

―Ray nos vio la noche que estábamos teniendo relaciones sexuales en el pajar. No estoy segura de cómo él descubrió quién era yo, pero lo hizo.

―Él sabía tu nombre, no habría sido tan difícil de encontrar el resto de ello. Nunca se me ocurrió tratar de averiguar algo acerca de ti, pero probablemente no habría sido tan difícil. Apuesto que había incluso artículos sobre ti en los periódicos.

―Claro que hubo. No estaba en la clandestinidad, sólo fingiendo que estaba―Santana dijo amargamente―Es bastante fácil leer sobre el heredero López si alguien realmente quería ver, y supongo que tal vez él lo hizo.

―¿Qué hizo él?―dijo, hielo congelando alrededor de su corazón.

Santana miró directamente a sus ojos. Los suyos eran oscuros como el cielo tormentoso afuera.

―Él contacto a mi papá y amenazó con vender una historia a los tabloides sobre nosotras. Él afirmaba que te seduje, que me aproveche de ti.

El aire perforó sus pulmones y por un segundo no podía respirar.

―¿Qué? ¿Cómo pudo él…¡eso es ridículo!

―Tenías razón sobre los artículos de prensa sobre mí y mi familia, mi papá es un hombre muy poderoso con una gran cantidad de enemigos. Hacemos buen chisme, y a la prensa rosa le encantan las historias de indiscreciones sexuales.

―Pero lo habría negado, por supuesto. Le hubiera dicho a todos—se detuvo, miró a Santana―Le hubiera dicho a todo el mundo que estaba contigo porque te amaba.

―Eso no habría cambiado nada. Si Ray hubiera llevado a cabo esto y la historia salía, la prensa habría tenido un día de campo, mi papá habría puesto sus abogados en ambos y te hubiera hecho pedazos―Santana dijo suavemente―Pero no antes de que todos en este condado hubieran escuchado de los asesores de mi papá cómo tú me sedujiste y tu papá trató de chantajear al mío. Ustedes habrían sido noticia de primera plana, Britt. Tu vida habría sido el tema de chismes en el comedor y la Grange y cualquier otro lugar, siempre.

―¿Así que decidiste que lo mejor para mí era que desaparecieras? ¿Para mantenerme en la oscuridad acerca de Ray? Tu silencio me dejó confiar en él, y mira lo que hizo, él siguió adelante robando mi vida.

Sus manos temblaban, ordenó a sus temblorosas extremidades no tambalearse.

―Maldita sea, Santana, ¿por qué no confiabas en mí? ¿No merecíamos la pena creer?

Santana le agarró los hombros.

―Sé que parece que es así, Britt, pero…

―Te voy a decir cómo parece―se apartó―Parece que si tomaste el camino más fácil. La manera de no avergonzar a tu papá o tu apellido con un escándalo. Supongo que incluso entiendo eso.

―Eso no es cierto. Yo pensaba que estaba haciendo lo correcto para ti.

―Tal vez no quería que decidieras eso, Santana, pero nunca preguntaste. Tenías razón cuando dijiste que fue hace mucho tiempo. No importa ahora. Se acabó. Se acabó hace mucho tiempo, simplemente no lo sabía―se acercó a la puerta del dormitorio, cuestionándose a sí misma y todo lo que había conocido.

Ray había manipulado su vida por años y nunca lo había sabido.

Ella nunca se permitiría ser vulnerable de nuevo.

Miró hacía atrás, temerosa de que había cometido un gran error. Santana tocaba el corazón de ella tan fácilmente y tan profundamente que no podía pensar racionalmente acerca de nada.

―Ahora estás de vuelta, y yo tengo que tomar otra decisión. Al menos esta vez, voy a ser responsable de lo que me pase.

―Podemos por lo menos…

―No sé―rió sin humor―Lo único que sé con certeza es que no puedo decidir nada contigo en mi cama.

Santana asintió.

―Me marcharé.

Su visión nadaba con confusión y pesar, incapaz de confiar en nada que sentía.

Sólo el dolor era real.

―Adiós, Santana.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Ene 19, 2018 9:38 pm

hola morra,...

ya se sabe la verdad,.. sobre por que se separaron???,.. bueno san por intentar hacer lo bueno, no le salio tan bien que digamos!!!
a ver que las cosas estan mas o menos claras,.. a ver que pasa entre ellas??

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5710
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Sáb Ene 20, 2018 5:58 am

Entiendo a britt, eso tenian que resolverlo las 2 pero san decidió hacerlo sola.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.