Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» BRITTANA Las Abandonadas
Hoy a las 11:10 am por 3:)

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 22 y 23
Hoy a las 11:06 am por 3:)

» FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 1
Hoy a las 10:56 am por 3:)

» FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 9
Hoy a las 10:45 am por 3:)

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Four days for Halloween»
Sáb Oct 13, 2018 8:13 am por Klainefan

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 10 y 11 fin
Mar Oct 09, 2018 6:31 am por micky morales

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Jul 27, 2018 9:17 pm por Sanny25

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 35 y prolongo fin
Lun Jun 04, 2018 10:30 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Mar Mayo 22, 2018 11:41 pm por 3:)

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
3:)
 
micky morales
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Ene 05, 2018 8:58 pm

hola morra,...

pobre de kitt,.. si fuera por san o por britt ya fue fulminada mas de 100 veces por celos jajajaj
que suerte que tiene san por que la encontró britt!!!

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5708
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Sáb Ene 06, 2018 12:49 am

Mmm quien sera? Me dieron penita las 2 sabiendo que ya, no estan en el lago.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Sáb Ene 06, 2018 8:20 am

Claro que es tu asunto, ahora es tiempo de que Santana arregle lo que sea que hizo antes!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7098
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Ene 06, 2018 8:01 pm

3:) escribió:hola morra,...

pobre de kitt,.. si fuera por san o por britt ya fue fulminada mas de 100 veces por celos jajajaj
que suerte que tiene san por que la encontró britt!!!

nos vemos!!



Hola lu, jajaajajaj xD jajaja o no¿? XD y la q menos culpa tiene ajjaaja xD Ooohh si!! pobre morena. Saludos =D





Isabella28 escribió:Mmm quien sera? Me dieron penita las 2 sabiendo que ya, no estan en el lago.



Hola, noseeeee. Ayyy siii... mis brittana q sufren =/ Saludos =D





micky morales escribió:Claro que es tu asunto, ahora es tiempo de que Santana arregle lo que sea que hizo antes!!!!




Hola, si q si! es su segunda oportunidad! Esperemos y esto la ayude a verlo o hacer algo =/ Saludos =D


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Cap 12

Mensaje por 23l1 el Sáb Ene 06, 2018 8:03 pm

Capitulo 12


A medida que la ambulancia se detuvo en el espacio reservado para los vehículos de emergencia detrás del Hospital Saratoga, la paramédica femenina sentada junto a ella dijo:

—Aquí estamos.

Soltó su cinturón de seguridad.

—Quiero entrar con ella.

—Claro—la pelirroja dijo—, Pero la recepcionista probablemente la necesitará para llenar unos papeles en primer lugar.

—Yo...—miró a Santana, que había permanecido en silencio durante el viaje de veinticinco millas.

Sólo las líneas de tensión alrededor de sus ojos delataban la incomodidad que estaba tratando de ocultar.

—¿San? ¿Tienes una tarjeta de seguro?

Los ojos de Santana se abrieron, el marrón agudo fue utilizado para difuminar con el dolor.

—Cartera. Bolsillo trasero izquierdo. Detrás de mi licencia.

—Aquí—la paramédica dijo—Voy a aflojar la correa del pecho para que puedas alcanzarla.

—Esto se está convirtiendo en un hábito—murmuró, inclinándose sobre Santana para deslizar su mano alrededor de la cadera y en su bolsillo trasero.

—Podría acostumbrarme a eso—Santana dijo.

Se echó hacia atrás, la cartera en la mano, y se quedó mirando a Santana.

Su sonrisa estaba llena de confianza, a pesar de la tensión en la mandíbula y el pálido aspecto de su rostro.

Sacudiendo la cabeza, se rió.

—Ahora estás soñando.

Parte de la vida volvió a los ojos de Santana.

—Buen sueño…podrías completarlo con un “Sanny”.

—¿Estás lista?—la paramédica preguntó.

—Sí—dijo, haciendo espacio para los dos paramédicos para deslizar la camilla.

Bajó y corrió para alcanzar el lado de Santana y le agarró cuando las puertas dobles se abrieron hacia el interior y las brillantes luces de la sala de emergencias asaltaron sus ojos.

—Te veré en unos minutos.

Santana apretó los dedos.

—Estoy bien. No te preocupes.

—No lo estoy—mintió claramente.

La última vez que había estado aquí fue la noche en que Ray había llegado desde el campo quejándose de que su cena no había estado acorde con él.

Su cara había estado plomiza, su piel cubierta con sudor. Tres horas más tarde, había fallecido.

No era lo mismo esta vez.

Nada como eso.

Obligó a sus dedos a relajarse, soltando la mano de Santana cuando dos mujeres y un hombre con atuendo médico se inclinaron. En cuestión de segundos, la habían llevado lejos.

Al igual que eso, Santana se había ido también.

—Querida—una mujer llamó desde el otro lado del vacío pasillo—¿Quisiera darme alguna información de entrada?

Saltó, el presente rompiendo centrándola.

Estaba dejando que el pasado rigiera el presente de nuevo, y tuvo que detenerse.

Cansada.

Sólo estaba cansada.

—Si, por supuesto.

—¿Cuál es su nombre?—la mujer en el mostrador, una rubia de apariencia amistosa de mediana edad, mirando una pantalla de computadora, escribiendo con una mano mientras deslizaba un ratón en círculos rápidos con la otra.

—Santana López—Brittany dijo a través de la ventana abierta.

La rubia levantó la vista de la computadora.

—Lo siento. Necesito su nombre completo.

—¿Qué? Oh... uh, es Maria. Santana Maria López. Aquí—dijo a la recepcionista, tirando de una delgada pila de tarjetas de la cartera de Santana detrás de la ventana transparente—Tengo su tarjeta de seguro.

—Gracias—la rubia le tendió la mano y volvió a escribir.

Ordenó las tarjetas, licencia de conducir, AAA, contacto de emergencia, se quedó sin respiración.

La foto estaba arrugada y desgastada.

Su fotografía de graduación, tomada justo antes de que se hubiera ido al lago para el verano.

Oh Dios, su pelo había estado tan corto a comparación de ahora y la improvisada áspera luz de estudio había hecho su nariz demasiado brillante.

No había tenido ninguna otra cosa para darle a Santana cuando le había pedido por una foto.

Habían estado sentadas en el muelle a altas horas de la noche del Viernes, sólo hablando como lo hacían con tanta frecuencia, escuchando los sonidos de la risa llevada sobre el agua de algún barco pasando al otro lado del lago, cuando Santana la había jalado acercándola y susurró, con su boca contra el oído: "Quiero una foto de mi chica para mi cartera."

La chica había sido hace mucho tiempo.

—¿Consiguió la tarjeta, querida?

—Sí—dijo con voz ronca, sosteniendo la tarjeta del seguro—Aquí.

La mujer tomó la tarjeta de su temblorosa mano y dijo con simpatía:

—No te preocupes, cariño. El equipo de ER aquí es el mejor.

—Sí. Gracias—sonrió fugazmente y guardó el recuerdo de nuevo en el pasado a donde pertenecía.




A las 3 a.m. de un sábado por la mañana, la sala de espera estaba desierta a excepción de una joven mamá angustiada sentada frente a ella con un bebé llorando en sus brazos, esperando ansiosamente por alguien para llevarlos atrás a la zona de tratamiento.

Habían estado ahí desde que terminó con la secretaria, hace cuarenta y cinco minutos.

—Dolor de oído—la joven mamá dijo, mirando disculpándose sobre ella mientras balanceaba al inconsolable niño.

—Es horrible cuando están tan mal, ¿no es así? ¿Y no hay nada que puedas hacer?

Algo como el alivio apareció en los ojos de la mamá.

—Me hace sentir tan impotente.

Siempre había pensado que los animales y los bebés tenían muchas cosas en común, tan indefensos, tan incapaces de comunicar sus necesidades.

—Bueno, ellos se ocuparán de ella pronto. Apuesto a que se sentirá mejor por la mañana.

—Eso espero—la mamá dio unas palmaditas en la espalda del bebé y se quedó mirándola por un momento—Um, espero que todo esté bien con...su amiga.

—Gracias. Yo también—dijo en voz baja.



Unos minutos después, una enfermera apareció y afortunadamente tomó a la mamá y al bebé lejos.

Miró su reloj. Casi las 4.

Tendría que llamar a la granja, dejarle saber a Puck que no estaría ahí para la ordeña de la mañana.

Había estado esperando una hora, ¿qué estaban haciendo con Santana que estaba tomando tanto tiempo, y por qué estaba tan molesta?

Los accidentes agrícolas eran demasiado comunes, y ella había atendido a parte de sus amigos, familiares y peones que habían sufrido fracturas y laceraciones y, afortunadamente, pocas veces, extremidades aplastadas o separadas sin perder la compostura.

Pero ver a Santana sangrando y desorientada la había sacudido más de lo que había imaginado posible.

Mientras cada minuto seguía pasando, la ansiedad en su estómago aumentaba.

¿Qué si Santana tenía una de esas hemorragias internas retardadas sobre las que había leído, del tipo que mata a la gente de forma inesperada una o dos horas después de su accidente?

Santana tenía que tener algún tipo de conmoción cerebral, ella no sabía dónde estaba al principio.

Su corazón se retorció.

Santana había pensado que estaban en el lago.

¿Por qué siquiera pensaba en eso ahora?

Hace tanto tiempo para ambas.

Muy bien, así que no había olvidado, al menos no del todo. Semanas y meses pasaban cuando no habría pensado en eso, o en Santana, y entonces escuchaba algún fragmento de música en una de las estaciones de rock y ella estaba de vuelta en el cobertizo de botes, diecisiete otra vez, viendo a Santana inclinada sobre la mesa de billar, mostrando como golpear a algunos de los muchachos de la localidad a la bola ocho.

O el sol destellando en el parabrisas de una motocicleta que pasa, y el conductor inclinado vestido de negro sobre el rugiente motor sería Santana, virando en el paseo retorcido del centro turístico en un sábado por la tarde para recogerla después de que ella terminó de limpiar para llevarla alrededor del lago, el viento soplando en la cara, los brazos bien adheridos a la media de Santana.

O a veces, justo antes de quedarse dormida, una cálida brisa pasando por encima de su cara y recordaba el roce de la boca de Santana en su piel.

Estremeciéndose, se levantó y se asomó por la esquina hacia el área de tratamiento.

Todos los cubículos estaban cerrados, sus cortinas corridas. Sólo tres gráficos colocados en el estante en la pared, y oyó al bebé llorando desde algún lugar al final del pasillo.

Una mano apareció desde el interior del cubículo del centro y empujó la cortina.

Una mujer en jeans azules y un delantal colorido decorado con los héroes de acción salió y caminó rápidamente por el pasillo.

¿Estás con Satana López?

—¿San? Sí. Puedo…

—Puede ir a la parte posterior. Ella va a estar lista para marcharse tan pronto como sus tomografías estén completadas.

—Oh, gracias—corrió al cubículo.


Santana sentada en el lado de la camilla, sus brazos apoyados en ambos lados de sus caderas.

Se había quitado la camisa, y llevaba una bata blanca de hospital abierta en la parte trasera por encima de sus pantalones de trabajo. Sus botas colocadas en el suelo junto a la camilla.

Las suturas cutáneas adhesivas cubriendo el corte de tres pulgadas en la frente, el centro de cada delgada franja blanca salpicada con un círculo de sangre seca.

—¿Recibiste puntos?—se detuvo a unos pasos enfrente de Santana cuando la cortina se cerró detrás de ella.

—Sí—Santana hizo una mueca—Veintitrés, la tecnología estuvo contenta de decirme.

—¿Cómo te sientes?

—Estoy bien.

—Por supuesto que sí—suspiro—¿Y ahora, cómo te sientes?

Santana se rió suavemente.

—Mi cabeza se siente como si alguien la utilizó para un tambor. Lo que sea que me dieron para el dolor no ayuda, pero me está haciendo enfermar del estómago. Y realmente quiero salir de aquí.

—Creo que sólo están esperando para ver tus radiografías—frunció el ceño—¿Dónde te estás quedando?

—El Rice Mansion.

—Bueno, no creo que vayan a pedirte que te quedes sola esta noche—se ruborizo—Aunque supongo que Kitty…

—Kitty está en la habitación cruzando el pasillo frente a la mía—Santana dijo cuidadosamente—Estoy segura de que puede echarme un vistazo si es absolutamente necesario.

—Oh—dijo, sintiéndose tontamente aliviada—Bueno, me imagino que será. Ella probablemente estará aquí pronto.

—Siento mucho acerca de esto, Brittany.

—¿Por qué? Nada de esto es tu culpa.

—Bueno, supongo que eso es cuestionable. Alguien obviamente me ha tomado antipatía.

Un escalofrío recorrió hacia debajo de su nuca.

—¿De qué estás hablando?



****


Juró por dentro.

No estaba pensando con claridad, o nunca habría mencionado nada acerca del accidente.

—No es nada.

—No—Brittany dijo bruscamente—No me mientas.

—No lo haré. No lo estoy. Pero realmente no sé nada.

—¿Pero sospechas algo?

—No sé, Brittany—deseaba que el martillo neumático detrás de sus ojos pudiera aligerarse por sólo un segundo para que pudiera recomponerse. No quería empujar a Brittany en sus problemas, pero acababa de decir que no le mentiría—Vi un vehículo detrás de mí, una camioneta creo. Pensé que me estaban siguiendo. Tal vez no. Pero estoy bastante segura de que aceleraron cuando di un paso en la calle.

El rostro de Brittany se puso blanco.

—Dios mío.

—Hey. Está bien. No te preocupes…

—¿Lo siento? ¿No te preocupes? ¿Alguien podría haber tratado de matarte y está bien?—los ojos de Brittany destellaron—¿Hay algo mal contigo? ¿No te preocupa lo que te pase?

—La mayoría de las veces, Brittany, no pienso mucho de nada excepto hacer el trabajo—estaba tan cansada que ni siquiera le importó que había admitido algo que nunca habría revelado a cualquier otra persona en cualquier otro momento—Eso es todo lo que tengo.

—Está bien, basta de esto—Brittany dijo con extraña suavidad—Cuando estés mejor, ya hablaremos.

—No hay nada que…

La cortina se deslizó hacia atrás y un hombre con barba de un día en ropa quirúrgica arrugada y un estetoscopio alrededor de su cuello dijo:

—Bueno, no van a pasar la noche con nosotros. Tienes costillas magulladas, no rotas. Aún mejor, el TAC se ve bien. No hay fracturas, ni evidencia de inflamación cerebral. Eso no significa que no tiene una conmoción cerebral, pero la sacudida, traqueteo, y el rollo no parece demasiado serio. Es posible que tenga dolores de cabeza de manera intermitente durante una semana o dos, ocasional visión borrosa, o incluso un poco de náuseas. Mientras ninguna persista por más de unos pocos minutos, no hay problema—él le tendió una hoja de papel a Brittany—Aquí están las instrucciones neuro controles. Debe comprobar cada par de horas por los próximos diez o doce días y asegurarse de que ninguna de las cosas de esta lista son un problema. Si lo son, tráigala de vuelta.

—Está bien—Brittany tomó el papel con un poco de incertidumbre.

El médico se volvió hacia ella.

—Si no estás al cien por ciento en una o dos semanas, efectuara un seguimiento con un neurólogo. Ustedes dos conduzcan con cuidado.

Él se había ido antes de que pudiera darle las gracias. Le tendió la mano a Brittany.

—Tomaré eso.

Brittany puso el papel detrás de su espalda, una expresión desafiante cruzando su rostro.

—¿Y qué vas a hacer con eso? ¿Hacer tus propios neuro controles?

—Estaba pensando dársela a Kitty.

—Se la daré después de que te hayas instalado en la cama.

—Maldita sea, Britt—dijo, tratando de no gruñir—En el momento en que volvamos, van a ser las cinco de la mañana y tienes que estar de vuelta en la granja. ¿No crees que sé cuando tienes que empezar el día?

—No será la primera vez que he estado despierta toda la noche, Santana. Creo que puedo manejarlo.

—Está bien—suspiro—Te debo.

Brittany la miró durante un largo momento.

—No, San, no me debes—alcanzó su camisa e hizo una mueca—No te puedes poner esto. Esta sangrienta.

Sonrió.

—No voy a casa en una bata de hospital.

—Tal vez pueda encontrar una camisa de reserva.

—Es sólo por una hora—se deslizó cuidadosamente de la camilla y le tendió la mano—Voy a usar eso.

—Si insistes—Brittany dijo dudosamente—Date la vuelta, te desato.

—Yo lo haré—hecho la mano hacia atrás y se quedó sin aliento. Su magullada caja torácica gritó—Bueno. Tal vez no—le dio la espalda—Adelante.

—Dios, San—Brittany con sus manos tocaron su espalda—Estas toda raspada y hay una enorme roncha en tu lado.

Apoyó una mano sobre la camilla. El calor de los dedos de Brittany se incrustó en ella, aflojando los músculos y apretando otros lugares más profundos.

—Se ve peor de lo que es.

—Eso espero—Brittany susurró.

La bata cayó y el calor de las manos de Brittany desapareció.

—Voy a esperar afuera—Brittany dijo bruscamente. Dejó caer la camisa en la camilla y desapareció alrededor de la cortina, dejando a Santana sola.

Se acomodó en su camisa, el dolor un eco lejano, enterrado por el placer del tacto de Brittany.

Sabía que era una tontería, pero se dejó disfrutar de la presencia persistente de las manos de Brittany en su piel.

No habría tiempo suficiente mañana para arrepentirse.

Siempre estaba ahí.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Sáb Ene 06, 2018 8:57 pm

hola morra,...

por suerte a san no le paso nada mas que magulles!
ese mal entendido de kitt cada ves mas grande!!!,.
la sensación,... y la alquimia esta intacta entre las dos!!!

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5708
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Dom Ene 07, 2018 5:05 am

Era una buena oportunidad para que Santana le explicara a Britt que Kitty es su guardaespaldas!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7098
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Dom Ene 07, 2018 11:58 am

Que par de tontas!! Tienen que hablar con la verdad, se solucionarán muchas cosas.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Dom Ene 07, 2018 8:15 pm

3:) escribió:hola morra,...

por suerte a san no le paso nada mas que magulles!
ese mal entendido de kitt cada ves mas grande!!!,.
la sensación,... y la alquimia esta intacta entre las dos!!!

nos vemos!!



Hola lu, sii!! mi pobre morena, q sufriera, pero no así =/ O no¿? jajaajajajaj y nadie dice nada xD Uffff... superar¿? mmmm. Saludos =D





micky morales escribió:Era una buena oportunidad para que Santana le explicara a Britt que Kitty es su guardaespaldas!!!!




Hola, si =/ y lo del pasado tmbn...pero la vrdd nose q espera para empezar ya a decir las cosas ¬¬ SAludos =D





Isabella28 escribió:Que par de tontas!! Tienen que hablar con la verdad, se solucionarán muchas cosas.




Hola, o no¿?! ¬¬ SI! eso mismo! aunk una deberia partir...pero no ¬¬ SAludos =D


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Cap 13

Mensaje por 23l1 el Dom Ene 07, 2018 8:17 pm

Capitulo 13



La cortina a rayas en colores pastel se cerró, dejándola sola en el pasillo intensamente iluminado.

No acababa de recuperar el aliento. La espalda maltratada de Santana la atormentaba.

Magulladuras, rasguños, eso era todo.

Todos ellos se curarían. Santana estaría bien.

Un hilo de alivio aflojó la banda de hierro alrededor de su pecho.

Respirar.

Debía ser capaz de respirar ahora.

Dio unos pasos, se apoyó en las paredes frías de yeso. Las palpitaciones en la cabeza se aligeraron pero el fuego en su sangre todavía rabiaba. Sus manos ardían como si fuesen seres vivos, separadas de ella, desatadas por la razón.

El simple toque de la piel de Santana había girado la llave de necesidades y deseos que había exitosamente encerrado, hasta ahora.

Y ahora todo lo que podía ver, todo lo que podía sentir, era a la morena.

Una vez, Santana había sido una caña delgada, toda tendones y músculos, sus caderas tan estrechas como uno de los chicos, su trasero casi demasiado grande para los jeans negros que habían colgado bajo en las caderas, apretujados sobre las cimas de sus pesadas botas negras de motociclista.

Esos músculos todavía estaban ahí, más de lo que recordaba incluso, duros y más definidos.

Los hombros más fuertes de aspecto. Pero lo que la había capturado, lo que le cautivaba aún, era el sutil arco de Santana de la espalda baja curvando en la elevación de sus caderas, caderas que ofrecían una invitación a acariciar que apenas había disminuido.

Santana era una virtual extraña, una mujer que no conocía. Y todavía había querido explorar esas curvas con el abandono salvaje que la habían impulsado a esos paseos imprudentes en moto sobre caminos rurales zigzagueantes, tentadores.

Había querido dejarlo ir, el recuerdo, tristeza, rechazo, y el remordimiento.

Había querido la libertad sin trabas de un corazón sin restricciones.

Estaba perdiendo la cabeza.

Cerró los ojos.

Santana era una mujer que apenas conocía, que estaba herida, y no era su Santana de antes, nunca más.

―Hey―una suave voz llamó, y abrió los ojos.

No, Santana no era suya.

Kitty estaba viniendo por el pasillo, y se dirigió a su encuentro.

―¿Cómo está?―Kitty parecía tan fresca como siempre, pero el helado verde de sus ojos llameaba con intensidad.

―Está bastante golpeada, pero no encontraron nada grave. El médico justo la autorizo para irse.

Señaló el cubículo central. La cortina estaba todavía cerrada. Tomó casi más energía de la que tenía para resistir regresar para ver si Santana necesitaba ayuda.

No era su sitio para ayudarla.

Kitty estaba aquí ahora.

―Se está vistiendo.

―Bueno. Voy por ella―Kitty agarró una silla de ruedas desde una fila en que se alineaban a lo largo de la pared―La SUV está justo fuera. Parece que podrías necesitar un poco de aire.

Sonrió débilmente.

―Tan mal me veo, ¿eh?

―No, no realmente―Kitty se rió―Ha sido una noche muy larga y probablemente una difícil, considerando al paciente.

―Ella ha sido bastante buena, realmente. Pero tiene que ir despacio por un día o dos. El médico dijo que probablemente va a tener algunos efectos secundarios.

―Síntomas post conmoción―Kitty murmuró―Mantenerla tranquila no va a ser fácil.

―Estoy contenta de que es tu trabajo en lugar del mío―dijo.

―¿En serio?―preguntó suavemente.

Sintió que su cara se ruborizaba.

De alguna manera sabía que Santana no le había dicho a Kitty nada acerca de su relación en el pasado, pero la ojiverde era perspicaz, y ella había estado demasiado distraída desde el accidente, preocupada por Santana, preocupada por lo que podría ser revelador.

Se preguntó cuánto era evidente. No es que hubiera mucho que revelar.

Ella y Santana tenían un pasado, pero fue hace mucho, mucho tiempo.

No conocía a esta Santana no más que a la que conocía.

Ellas estaban conectadas, si estaban conectadas en absoluto, por los recuerdos, y los recuerdos eran notoriamente inexactos.

Se encontró directamente con la mirada suavemente interrogadora de Kitty y respondió con total convicción.

―Sí, en serio. Tú conoces a Santana, yo no. Y estoy segura de que no estarías aquí si no fueras la mejor persona para cuidar de ella.

―Bueno, ciertamente no he hecho mucho de un trabajo esta noche―Kitty hizo una mueca―Lo que sucedió es mi responsabilidad. Mi culpa.

Apoyó su hombro contra la pared y estudió a Kitty.

―No apostaría la granja, pero me gustaría apostar mucho que discutes con ella de no ir deambulando tan tarde, y que perdiste.

―Tu apuesta sería segura, sólo el problema no es que se gana o se pierde, sino que había cualquier discusión, para empezar―Kitty sacudió la cabeza―Debería saber mejor de no acercarme demasiado. La amistad deteriora el juicio.

Amistad.

No había dicho una relación personal.

Había dicho amistad.

Por supuesto, Kitty era una profesional, no quería revelar nada personal sobre Santana.

Si había algo personal.

Sacudió la cabeza. Estaba demasiado cansada para adivinar.

¿Y qué importaba?

―Me imagino que es muy difícil pasar tanto tiempo juntas, sobre todo si Santana es... difícil, a veces.

Kitty sonrió.

―Sé que ustedes dos no solo se acaban de conocer, por lo que no me molestaré para proteger la reputación de mi jefa y argumentar que toma bien a ser vigilada todo el tiempo. Pero me gusta lo que hago, y me gusta hacerlo para Santana.

―Me alegro de que ella te tenga―dijo, aún más confundida porque lo decía en serio―Es probable que esté lista ahora. Voy a tomar aire y te encontraré en el coche.

―Gracias, Brittany, por intervenir esta noche. Te necesité. Igual que San.

―Lo dudo, pero de nada―corrió afuera.

Kitty tenía razón.

Necesitaba un poco de aire. Y algo de distancia.

Cada uno de los paramédicos y la joven mamá en la sala de espera por el personal de Urgencias había pensado que ella y Santana estaban juntas, y en ocasiones casi había olvidado que no lo estaban.

La comprensión de que podría deslizarse fácilmente en un mundo de fantasía de nuevo era aterradora.

El sol estaba alto y parpadeó, desorientada.

La larga noche había parecido a la deriva entre el presente y el pasado sin esfuerzo, como si se hubieran disuelto los límites del tiempo y estuviera simultáneamente en dos lugares a la vez, los sentimientos que había tenido hace mucho tan frescos y vibrantes como cualquier cosa que conocía en el presente.

Todo el mundo parecía pensar que ella y Santana estaban involucradas de alguna manera, conectadas, y nada podría estar más lejos de la verdad.

De vez en cuando ella había vislumbrado a la salvaje, renegada infartante que Santana había sido, en la curva de su boca, el brillo de sus ojos, el bajo seductivo tenor de su risa.

Y cuando paso, su corazón anheló.

Pero esta Santana, la mujer que había aparecido en la bruma tardía en un día de verano, estaba más cerca de un enemigo potencial que un amigo, y ciertamente ninguna amante.

Y ni siquiera una vieja foto que la morena probablemente había olvidado siquiera que estaba en su cartera podría cambiar eso.

Santana no estaba aquí por ella.

Santana había llegado por lo que había debajo de la tierra, y si no hubiera sido por eso, no estaría aquí.

Habría continuado con el resto de su vida sin saber nada de Santana.

Esta mujer que había salido del pasado en el presente no era la chica que había conocido, la chica que había amado. Santana era tanto una extraña para ella como Kitty, quizás incluso más.

Kitty parecía querer conocerla, parecía verla como algo más que un obstáculo para la consecución de un objetivo.

Santana había llegado a tomar lo que era suyo. Eso no iba a suceder.

Las puertas de Urgencias se abrieron y Kitty empujó a Santana en una silla de ruedas. Un ligero sudor empañaba la frente de la morena, y cada pizca de color se había drenado de su cara.

La morena estaba adolorida, otra cosa que ella no podía hacer nada para cambiar.

Tristeza, pesada y oscura, tiró de ella, y empujó hacia atrás en las nubes mentales forzando su cuerpo a moverse.

Corrió a la SUV estacionada detrás de una ambulancia a veinte yardas de distancia y abrió la puerta trasera al igual que Kitty maniobró la silla de ruedas al lado.

Santana apoyó ambas manos en los brazos de la silla y empezó a empujarse a sí misma.

―Espera―la agarró del codo―Ve lento. El cambio de posición probablemente va a causarte mareos.

Santana se apoyó en ella cuando se puso de pie. Se balanceó.

Kitty retrocedió la silla.

―¿La tienes?

―Sí―deslizó un brazo alrededor de la cintura de Santana, quien no discutió por una vez, y que era casi tan preocupante como el ligero temblor que corría por el cuerpo de Santana. Apretó su agarre―Aquí, el asiento está justo detrás de ti. Agárrate a mí y simplemente relájate adentro.

―Por qué no te subes en la parte de atrás con ella―Kitty dijo.

Empezó a protestar, pero Kitty ya estaba dirigiéndose hacia el otro lado de la SUV.

Podría argumentar ya sea por ninguna buena razón, o seguir a Santana dentro y asegurarse de que estuviera colocada. Se subió al lado de la morena y cerró la puerta.

Santana apoyó la cabeza contra el asiento y cerró los ojos.

―Si me entero de quien me hizo esto, voy a tener que atropellarlos solo para que sepan lo mal que se siente.

―¿Todas aseguradas?―Kitty preguntó.

Se inclinó sobre Santana y buscó alrededor su cinturón de seguridad. Hizo clic en la hebilla y luego abrochó el suyo. Se sintió un poco tonta siendo chofer alrededor, pero si hubiera estado sentada en el asiento delantero, se habría pasado todo el viaje dando la vuelta para comprobar que la morena se encontraba bien.

Bien podría también subir atrás aquí donde ella lo sabría.

―Listas tanto como es posible.

―Hazme saber si quieres que me detenga―Kitty dijo.

El vehículo se deslizó suavemente fuera del estacionamiento, y Santana se quejó en voz baja.

―El coche va en una dirección y mi estómago en la otra.

―Aquí. Acuéstate―aflojó el cinturón de seguridad de Santana y la atrajo hacia abajo hasta que su cabeza estaba en su regazo―Trata de no moverte demasiado. Tal vez puedas dormir.

―¿Es de mañana?―Santana murmuró.

―Sí. Cerca de las cinco de la mañana.

Santana apretó la mejilla contra su bajo vientre y cerró los ojos.

―Lo siento, Britt. Realmente arruine tu noche.

Se rió de lo absurdo de todo.

Santana, que había retumbado en su vida y la había llevado a lugares que nunca había imaginado, y luego acabado con sus sueños y rompió su corazón, pidiendo disculpas por algo totalmente fuera de su control.

¿Que era una noche perdida en comparación con muchas de ellas?

―Por favor no te disculpes más. No podías evitar lo que sucedió.

―Tal vez. No lo sé―Santana suspiro, deslizando su mano alrededor de la su cintura―Yo pensaba que estaba haciendo lo correcto, lo único. No era justo, hacerte pagar por lo que yo era.

Se congeló.

―¿De qué estás hablando?

El zumbido constante del potente motor de la SUV era el único sonido. El aliento de Santana calentó su vientre.

―¿San?―incluso a través de su camisa de algodón, el calor de la mano de Santana en la parte posterior era como una antorcha de fuego contra su piel.

Tan caliente, cuando dentro de ella era tan frío.

Quería agarrarla, zarandearla. Gritarle para que hablara, para decirle al fin algo, cualquier cosa, por qué.

Por encima de todo por qué.

―¿Qué hiciste?

―No sé―Santana dijo finalmente―Nada. No importa ahora.

―Quizás tengas razón. No te preocupes de eso ahora―avergonzada de su propio egoísmo, apoyó la mano sobre el hombro de Santana para estabilizarla contra el sutil movimiento del vehículo.

Conversar con Santana cuando era apenas consciente de su entorno no iba a conseguir ninguna respuesta.

La respiración de la morena se suavizó en el lento, ritmo profundo del sueño, mientras el vehículo acuchillaba sobre las carreteras vacías.

Ya, el calor elevándose del asfalto suave en ondas que distorsionaban el horizonte. Los campos y las montañas distantes brillaban dentro y fuera de foco, al igual que sus pensamientos.

Santana parecía llevar un pozo profundo de tristeza, dolor que ella reconoció, un reflejo del suyo propio.

Acarició el pelo de negro, sus dedos permaneciendo sobre la cálida piel de su cuello. Tan rara vez había tenido la oportunidad de proteger a Santana.

La morena siempre la había apoyado, protegido, la hacía sentir única y preciosa.

Le había advertido de los muchachos demasiado entusiastas que no aceptarían rechazos corteses, suavizado las críticas de Ray de sus sueños por la granja pero asegurándole que ella podría hacer algo, desterrado sus inseguridades con las palabras susurradas de deseo.

Con Santana se había vuelto segura, confiada, audaz.

Suspiró.

Tantas cosas buenas que había olvidado, enterradas por la ira y el dolor.

Santana no había sido mucho mayor que ella, y debería haber perdonado sus promesas rotas, el pasado de la mayoría de las personas estaban llenas de ellas.

Deslizó un mechón de pelo oscuro a través de sus dedos. Podría tratar de perdonar a la chica que Santana había sido, pero eso no iba a cambiar el presente.

Nada bueno podía salir de Santana estando aquí ahora.

Alzó la cabeza, cogió a Kitty viendo en el espejo retrovisor. Sus ojos eran suaves con simpatía.

¿Por ella?

¿Por Santana?

―Ella está bien―susurró.

Kitty asintió y volvió la mirada hacia la carretera. Y se preguntó lo que había mostrado en su cara.

¿Pero entonces, que podría mostrar?

Todo lo que sentía era frío.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Dom Ene 07, 2018 10:16 pm

Hola!!
Que dificil la situacion de las dos!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4397
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Dom Ene 07, 2018 11:53 pm

Me dan pena las dos, pero santana tiene que contar sus razones para que britt la perdone.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Lun Ene 08, 2018 7:50 am

Quisiera ver a Kitty como una buena amiga para no detestarla tanto por acercarse a Britt, por otra parte es evidente que este par todavia guardan sentimientos una por la otra solo es cuestion de hablar, aunque por ahora lo veo dificil!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7098
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Lun Ene 08, 2018 9:46 am

Hola morra. ...

El sentimiento esta... aunque brrit la quiera odiar por haberla dejado.... se merecen una charla no definitiva pero que san explique el por que???

Nos vemos!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5708
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Lun Ene 08, 2018 7:38 pm

monica.santander escribió:Hola!!
Que dificil la situacion de las dos!!
Saludos



Hola, ooohh si..., pero las cosas pintan peor para cierta morena, no¿? =/ Saludos =D





Isabella28 escribió:Me dan pena las dos, pero santana tiene que contar sus razones para que britt la perdone.




Hola, la vrdd esk si...se entienden las dos posturas =/ Si, o al menos entienda lo q paso =/ Saludos =D




micky morales escribió:Quisiera ver a Kitty como una buena amiga para no detestarla tanto por acercarse a Britt, por otra parte es evidente que este par todavia guardan sentimientos una por la otra solo es cuestion de hablar, aunque por ahora lo veo dificil!!!!



Hola, jajaajajajajaj y yo, y yo xD ajajajaaj. Pienso igual..., pero a q hablen xD ajajajajaj. Justo eso ajajajaj. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra. ...

El sentimiento esta... aunque brrit  la quiera odiar por haberla dejado.... se  merecen una charla no definitiva pero que san explique el por que???

Nos vemos!




Hola lu, si q si, Esk como poder¿? jajaajajajaj. SI! pero como¿? si brit no la kiere ni ver xD Y san no lucha =/ Saludos =d



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Cap 14

Mensaje por 23l1 el Lun Ene 08, 2018 7:40 pm

Capitulo 14



Kitty estacionó la SUV detrás del B&B y se volvió a ellas.

―Llegamos.

―San―Brittany susurró―Despierta.

―Dile a Kitty que conduzca un poco más―murmuró, aferrándose a Brittany con más firmeza.

Había estado en la cama con mujeres que no la excitaban, o la consolaban, tanto como pasar los últimos cuarenta minutos envuelta en Brittany.

―¿Por qué?―Brittany preguntó.

―Me gusta la forma en que hueles. Un poco como el trébol y el sol.

―Creo que esa es una de mis vacas que estás agarrando―Brittany dijo, su voz extrañamente ronca.

―Las vacas son agradables también―no tenía que abrir los ojos para saber que Brittany tenía el ceño fruncido, dos pequeños pliegues verticales grabados entre sus cejas de color dorado.

Brittany no querría elogios de ella.

Así que no le diría que se sentía incluso mejor de lo que ella olía, firme y lisa debajo de su mejilla.

Deseaba poder saborear su piel. Estaba segura de que sería cálida como la miel.

No le diría a Brittany eso tampoco.

―Vacas o no, no me muevo.

―Sí, lo harás―Brittany dijo, la risa y una pequeña parte de irritación en su voz―Tengo una granja para dirigir, y tú tienes que estar en la cama.

Abrió los ojos una fracción. La camisa de Brittany era un rico, amarillo vibrante.

Debe ser por eso que olía a sol.

―¿Qué día es hoy?

―Sábado.

―Hmm―cerró los ojos y se acurrucó más cerca―¿Qué vas a hacer hoy?

―¿Qué? Oh, si me apuro, voy a llegar antes de que termine la ordeña, para que pueda obtener las estadísticas sobre el rendimiento de la mañana, asegurarme de que la manada está bien. El veterinario estará llegando a las ocho para vacunar a los terneros. Necesito obtener muestras del suelo para el estado—Brittany se detuvo―Dios, San. No quieres escuchar estas cosas aburridas.

―Quiero, Britt―murmuró, imaginándola caminando alrededor de la granja, confiada e intensa y en casa. La rubia le había hecho creer en el hogar, hace mucho tiempo―Siempre te he imaginado en la granja. Feliz. Desearía poder ayudar.

―Puedes―la voz de Brittany había aumentado distante, perdido su suave calor―Puedes encontrar algún otro lugar para cavar pozos. Algún lugar lejos de nuestras granjas y nuestra agua.

―¿Qué pasa si no hay ningún otro lugar?―susurro, ni siquiera estaba segura de que había hablado lo suficientemente alto para que la escuchara.

Pero debe haberlo hecho.

La mano de Brittany en su espalda se había ido. La suave caricia de los dedos a través del cabello sólo un recuerdo.

La puerta de la SUV se abrió y Kitty dijo:

―¿Necesitas una mano?

―Sí―Brittany dijo.

―No―dijo―Vete.

―Está bien―Brittany dijo―Kitty, agarra sus pies y yo agarro…

―Está bien, está bien―dijo―Me voy a mover.

―Cuidado―Brittany dijo rápidamente.

Se incorporó lentamente, esperando que su cabeza o el estómago a rebelarse.

Ninguno lo hizo.

El dolor de cabeza era feroz, pero su estómago se había asentado, y cuando abrió los ojos a medias y con cuidado se asomó por la ventana, su visión parecía normal hasta que la luz brillante golpeó sus retinas y se transformó en picos de hielo.

Cerró los ojos.

―Ay, maldita sea.

―¿Qué? ¿Qué es?"―Brittany apretó su brazo.

No quería salir de la SUV, no porque el movimiento le fuera hacer daño, sobreviviría eso, sino porque Brittany estaba a su lado, y la ira y la desconfianza que se había interpuesto entre ellas como un muro de piedra había caído.

Un alivio temporal.

Una vez que salieran del vehículo, ambas serían arrojadas de nuevo en sus vidas separadas, y Brittany se volvería a perder. Pero no podía mantenerla aquí bajo falsas pretensiones, tampoco.

No era justo jugar con sus simpatías.

La naturaleza humanitaria dela ojiazul era sólo una de las cosas que la hacía tan especial. Brittany verdaderamente, genuinamente se preocupaba sobre toda cosa viviente, animales, plantas, personas.

Se acercaría, ofreciendo ayuda o consuelo o aliento, a cualquiera que lo necesitara. No quería ser sólo una de los muchos que tuvieron la suerte de beneficiarse de la ternura de Brittany.

No cuando sabía lo que era ser la única, en el corazón de la rubia.

Se apartó suavemente del asimiento de Brittany.

―Ahora estoy bien, estoy lista―cuando abrió los ojos, vio algo que podría haber sido pesar en el rostro de Brittany, antes de que sonriera fugazmente y se deslizara fuera del coche.

En el segundo siguiente, Kitty se inclinó, extendió una mano, la agarró y lentamente salió del vehículo. Mientras se ponía de pie, la mano de Kitty vino a descansar en su cintura, donde la de Brittany había estado, respetuosa y de apoyo.

Los límites de Kitty siempre habían sido inalcanzables, pero de alguna manera todavía dejaba que supiera que le importaba.

―Gracias.

Kitty dijo:

―Me alegro de que el propietario original haya puesto ese elevador para que pudiera llegar arriba desde el coche sin que la gente lo vea en la casa principal. ¿Puedes hacerlo?

―Si vamos lento―murmuró.

Cada respiración era un golpe en el pecho y su estómago de nuevo amenazaba revolverse.

No iba a enfermarse enfrente de Brittany.

―Apóyate en mí si lo necesitas―Kitty dijo.

Brittany cerró la puerta y se apartó de la SUV.

―Me voy.

―Britt, espera―buscó frenéticamente por alguna forma de mantenerla y que no se alejara.

¿Qué podía decir?

Puedes olvidar por qué vine, ¿quién soy? ¿Lo qué he hecho? ¿Lo que voy a hacer?

Sin palabras que podrían no ser mentiras, dijo:

―Gracias.

Brittany miró por encima del hombro.

―Escucha a Kitty. Descansa un poco.

Se detuvo, dejando que Kitty pensara que necesitaba un minuto más para conseguir sus piernas debajo de ella, pero en realidad sólo esperó hasta que Brittany desapareció a la vuelta de la esquina.

De repente más cansada de lo que nunca podía recordar, se dejó caer ligeramente. Kitty estaba ahí, deslizando su brazo más firmemente alrededor la cintura.

Kitty era más baja que Brittany y que ella misma, y cuando se permitió apoyarse en ella, el olor de Kitty era fresco y crujiente, como una brisa del mar.

Brittany era la tierra, Kitty el mar.

―¿Sabías que ella estaría implicada en todo esto antes de llegar aquí?―Kitty preguntó.

―No. Sabía que estaría aquí, pero no justo en medio de todo. Entré en esto casi a ciegas.

―Tal vez deberías salir de nuevo.

Se tensó y un eje del dolor atravesó su pecho, respiró profundo.

―Ellos sólo van a enviar a alguien más. Por lo menos conmigo, le darán un trato justo.

―Es posible que no desee expresar esa opinión en voz alta―Kitty la guío hacia la entrada trasera.

―Especialmente alrededor de cualquiera de las personas del proyecto. Su lealtad es a la persona cuyo nombre aparece en su cheque de pago.

―Supongo que soy afortunada que no eres un espía corporativo, entonces.

Esperó a que Kitty abriera la puerta y la sostuviera para ella.

―Aunque me imagino que te han pedido proporcionar información de inteligencia sobre mí.

Kitty encontró su mirada:

―La compañía ofrece mi cheque de pago, pero siempre he considerado que trabajo para ti. No para NorthAm Fuel.

―¿O mi papá?

La mirada de Kitty no se alteró.

―O tu papá.

―Pero él te lo ha pedido, ¿no es así? ¿Para mantenerlo actualizado?

―Por supuesto, con frecuencia―Kitty sonrió―Eres conocida por caer fuera de la red.

―¿Y desde que estamos aquí?

―Sí.

Una mano fría alcanzó y le apretó el corazón.

―¿Él mencionó a Brittany?

Los ondulantes mares verdes en los ojos de Kitty cubiertos de hielo. Casquetes polares, densos e impenetrables.

―Sí.

Apretó los dientes.

―¿Cuándo?

―Al parecer no estabas contestando el teléfono para nadie anoche, no sólo yo. Él quería un informe del progreso. Le informe que probablemente tendrías algo para él pronto, y transmití el mensaje.

―¿Y?

―Me preguntó por los propietarios, y él mencionó a Brittany―Kitty presionó el botón para llamar al pequeño elevador a su nivel―Quería saber si ella presenta algún tipo de problemas especiales.

―Problemas especiales―empezó a sacudir la cabeza y de repente se detuvo cuando un géiser del dolor se disparó en la parte superior de su cráneo―Para él significa que estoy perdiendo la perspectiva. Desviándome del problema.

Kitty la observó de forma constante.

―¿Lo estás?

La puerta del elevador se abrió y entró.

―No.




*****


Anduvo rápidamente a través de las calles por la mañana temprano.

No exactamente las seis en un Sábado por la mañana, el bullicio habitual y alboroto de los contratistas, electricistas y otros comerciantes que transportan suministros de Agway y la ferretería para camionetas y plataformas estaba ausente.

Los agricultores estaban ocupados con tareas de la mañana en establos y campos, y los camioneros con trayectos de larga distancia habían tomado el desayuno en la cafetería a las 3 o 4 a.m. y se habían ido.

Un corredor o dos pasaron, apenas notándola, absortos en la música de su iPod o el latido de sus propios corazones. Una anciana siendo jalada por un perro salchicha bajito, gordo le sonrió y la saludo. Le devolvió el saludo y un poco de la pesada fatiga en sus hombros desapareció.

―Hermoso día―la mujer dijo.

―Sí, lo es―respondió distraídamente, su atención en su camioneta.

La Ford estaba donde la había dejado la noche anterior, a tres cuadras del B&B, al otro lado de la calle de la Taberna Sly Fox ahora cerrada. Redujo la velocidad mientras se acercaba, mirando a Rory Flanagan, apoyado en la parte delantera de la camioneta.

―¿Rory?―preguntó.

El joven se dio la vuelta, la vio y sonrió ampliamente.

―Hola, Sra. Pierce. Vi su camioneta estacionada aquí y pensé que tal vez debería mantener un ojo sobre ella. Estuvo aquí toda la noche, ¿verdad?

―Gracias, Rory―sintiéndose torpe se detuvo por la puerta del conductor―¿Estás trabajando en la tienda de comida hoy?

―No hasta el mediodía―Rory corrió alrededor de la parte delantera de la camioneta para unírsele.

Quería llegar a casa, pero él había estado tratando de hacerle un favor y apreciaba la idea, sin embargo innecesaria.

―¿Cómo sabes que mi camioneta estaba aquí desde anoche?

―Oh―Rory se encogió de hombros―Todo el mundo se enteró de lo que pasó bastante rápido. Vine a ver, pero estaban ocupados. Cuando vi la camioneta todavía aquí esta mañana, pensé que estaría de regreso tarde o temprano.

―Bueno, estaba probablemente segura pero aprecio que cuidaras de ella―sacó las llaves del bolsillo donde habían estado toda la noche.

Había salido de la casa con nada más que su cartera y las llaves, sin esperar estar afuera mucho tiempo. Por suerte había logrado mantener a ambos, a pesar de que no tenía ningún recuerdo de poner las llaves en su bolsillo cuando había escuchado el accidente.

El estómago le dio un vuelco.

Cuando había oído la camioneta golpear a Santana. Dios, ella podría haber muerto.

―¿Estás bien, Brittany?―Rory preguntó, dando un paso más cerca.

―Sí, estoy bien―dijo, sonriendo para probar su punto―Pero se me está haciendo tarde. Gracias de nuevo.

―Oh, por supuesto, en cualquier momento―él agarró la parte superior de la puerta cuando ella la abrió, jalándola el resto de manera abierta, sosteniéndola para ella como si estuviera a punto de entrar en un buen hotel.

Ella sentó detrás del volante y tomó la manija para cerrarla. Él parecía mucho más grande de pie al lado de la camioneta, cerniéndose sobre ella, que lo que era cuando ella estaba afuera.

―Adiós, Rory.

Su sonrisa nunca vaciló.

―Entonces ¿cómo está ella? La representante de la compañía de perforación.

―Ella está bien. Por suerte nada grave―no quería que nadie pensara que Santana estaba vulnerable, a pesar de que no tenía ninguna razón para creer que todavía estaba en peligro.

―Creo que tuvo suerte esta vez, ¿eh?

―¿Esta vez?―un escalofrío recorrió le espina dorsal.

―Bueno, ya sabes, los accidentes y esas cosas son bastante comunes en esa línea de trabajo.

―Supongo que sí. A pesar de que esto no tenía nada que ver con su trabajo.

Él se quedó en silencio por un momento. Luego asintió lentamente.

―Supongo que no.

Tiró de la puerta.

―Bueno, será mejor que me vaya. Quehaceres.

―Correcto―él soltó la puerta y dio un paso atrás una pulgada―Si me necesitas para poner en algunas horas extras o quieres alguna entrega especial, sólo avísame. En cualquier momento.

―Lo haré. Adiós ahora―cerró la puerta y cuidadosamente saco la camioneta hacia adelante, con miedo de que pudiera atropellar sus pies si él no se movía hacia atrás un poco más.

Finalmente lo hizo. Dio la vuelta de la esquina y por fin era libre.

Dirigiéndose a su casa, bajo las ventanas para dejar entrar el aire de la mañana y el primer calor del día barrió con ello.

Se preguntó si Santana estaría durmiendo todavía. Si Kitty estaba con ella.
Por un instante, se imaginó a Kitty sentada al lado de la cama de Santana, con la mano apoyada en el hombro o la cara. La intimidad la perforó y sin piedad cortó la imagen de su mente.

―No es tu lugar para preguntarte. O para preocuparte. Por qué no puedes recordar eso.



Mientras conducía las últimas millas a la granja, se obligó a revisar las cosas que tenía que hacer ese día.

En el momento en que llegó, había casi olvidado las horas llenas de preocupación en el hospital, la presión de la cara de Santana contra su abdomen, y la forma en que su brazo le rodeo su cintura posesivamente, confiadamente.

Podría haber olvidado todo por completo si no hubiera todavía sentido el pelo de Santana deslizándose entre los dedos y el calor de su aliento contra su piel.

La vista de su gran granero rojo centinela colocado sobre los amplios campos de maíz y soja y heno mitigando los duros bordes de la noche, y entró en el estacionamiento de tierra delante del granero principal con un suspiro de alivio.

Es tan bueno estar en casa.

Apago el motor, saltó y corrió adentro. Puck ya tenía la última de las vacas en los puestos de ordeña.

―Lo siento. No pude volver a tiempo.

―Está bien, oí lo que pasó. Todo está bien ahora, espero.

―Sí, creo que sí―observó la cremosa leche fluir a través de los tubos transparentes a los tubos de vacío―¿Cómo fue el rendimiento esta mañana?

―Sobre lo mismo. Hasta el momento, el alimento se mantiene y están todas bastante bien. El pozo está comenzando a correr un poco bajo, sin embargo―él sacudió la cabeza y dijo lo obvio―Desde luego que podríamos utilizar un poco de lluvia.

―Sí. Podríamos.



Se mantuvo ocupada en el granero, revisando los terneros y esperando al veterinario.

Ellos no terminaron con los exámenes, el papeleo, las vacunas, el etiquetado, y todas las otras cosas que necesitaba hacer para certificar al estado que su manada estaba saludable hasta el mediodía.

Por último, con nada más que el almuerzo y un vaso de limonada fría en su mente, condujo de regreso a lo largo de la carretera que bordeaba la granja y se dirigió a su camino.

La camioneta de Artie Abrams estaba estacionada en su patio de entrada.

Con un suspiro, se bajó y lo encontró sentado en los escalones del porche de su casa.

―Hola, Artie.

―Brittany―él dijo levantándose y golpeó la gorra contra sus jeans y trozos de polen dorado flotaron en el aire―Vi tu camioneta en el granero grande. Pensé que estarías viniendo ahora. Escuche sobre el alboroto de anoche. ¿Alguna noticia más sobre lo que pasó?

―No que yo supiese.

Él sacudió la cabeza.

―No puedo decir que esa mujer busca algo excepto problemas cuanto más está aquí.

Apretó las palmas en sus muslos. Ella no era inclinada a luchar por naturaleza, pero sus manos querían enroscarse en puños.

―¿Qué quieres decir?

―Bueno, ella no es demasiado popular con un buen número de personas. ¿Ella ha estado alrededor para hablar contigo todavía?

―No en ningún detalle.

―Sospecho que lo hará. Lo que sea que te ofrezca por tu tierra, es probable que no va a ser suficiente. Yo no estaría firmando nada…

―Artie―dijo sosteniendo su carácter por un hilo―Aprecio tu preocupación, en serio. Pero no estoy a punto de hacer decisiones precipitadas. Acerca de la perforación o de vender.

Él sonrió un poco paternalmente, un poco maliciosamente cuando sus ojos se posaron sobre su cuerpo y de vuelta a su cara tan rápido que podría haberlo imaginado.

Pero sabía que no era así.

―Estoy seguro de que ese es el caso―Artie dijo―No eres del tipo precipitado. Pero espero que des la debida consideración a las cosas... acerca de la perforación y en mi oferta. Te prometo que podríamos resolver algo que sea adecuado para nosotros dos.

―Voy a hacer eso―como si se dejará influir por la promesa de un trato justo por parte de un hombre que pensaba que no sabía el valor de su propia tierra.

―¿Nos vemos en la reunión Grange esta noche?

―Estaré ahí.

―Bien. Eso es muy bueno―Artie colocó su gorra en la cabeza y pasó por delante de ella, su cuerpo casi rozándola.

No se movió hacia atrás cuando él paso.

Una vez que él condujo fuera y la dejó finalmente, afortunadamente sola, se fue a la cocina para preparar su almuerzo.

El folder que Santana había dejado con el papeleo de Ray colocado en la mesa como una invitación sin respuesta.

Haciendo una pausa en el camino hacia el refrigerador, se quedó mirando el folder y cogió el teléfono.

Marcó el número que ya se sabía de memoria.

―¿Hola?

―¿Rachel? Hola. Es Brittany.

―¡Hola, Britt! Justamente estaba pensando en ti. Fue tan genial verte.

―Bueno, no podrías pensar eso cuando te diga por qué he llamado.

―Estoy sentada. Adelante.



Se rió. Se había olvidado lo bueno que era tener una amiga.

―Creo que Ray podría haberme metido en algunos problemas con NorthAm. Le hicieron una oferta por los derechos de la perforación sobre la tierra y al parecer estaba negociando con ellos. Creo que el dinero podría haber cambiado de manos.

―Creo que necesitas representación―Rachel dijo, la risa yéndose de su voz.

―Así creo. Quiero contratarte.

―Muy bien. Voy a tener que mirar el papeleo. ¿Puedes escanearlo y enviármelo por correo electrónico?

―No tengo un escáner aquí, pero puedo hacerlo el Lunes en el pueblo.

―Eso es probablemente lo suficientemente pronto. Mientras tanto, no te preocupes por ello. Tienes que estar preparada, sin embargo. Podrías estar mirando una larga negociación aquí.

―Estoy acostumbrada a esperar
―dijo, entrecerrando los ojos por la ventana hacia el brillante cielo sin nubes. Sin un indicio de lluvia―Soy una agricultora, después de todo.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Lun Ene 08, 2018 9:04 pm

hola morra,...

si fuera por san a britt nunca la dejaría libre a britt y la ataría a ella jajaj
a ver hasta donde le mintieron a britt???

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5708
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Mar Ene 09, 2018 9:23 am

San se dejo llevar y britt dura como ella sola la mujer.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Mar Ene 09, 2018 11:17 am

Hubo un breve acercamiento con el accidente de San pero ahora las veo en un punto muerto!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7098
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Mar Ene 09, 2018 9:47 pm

3:) escribió:hola morra,...

si fuera por san a britt nunca la dejaría libre a britt y la ataría a ella jajaj
a ver hasta donde le mintieron a britt???

nos vemos!!




Hola lu, jaajajaj lo cual me parece mas q bn ajajajjaajajaj..., espero y lo logre xD =/ espero y no sea mucho la vrdd. Saludos =D





Isabella28 escribió:San se dejo llevar y britt dura como ella sola la mujer.



Hola, si...su papá jugo con ella =/ JAjajaaj pero esk como no sabe la "vrdd" tiene q, no¿? xD Saludos =D






micky morales escribió:Hubo un breve acercamiento con el accidente de San pero ahora las veo en un punto muerto!!!!




Hola, siii q bueno!! =O nononono xq¿? nnonononon =/ saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Cap 15

Mensaje por 23l1 el Mar Ene 09, 2018 9:48 pm

Capitulo 15



La Grange era un recuadro cuadrado, con marcos de madera colocados en las cuatro esquinas, donde un espolón del Delaware y del Ferrocarril Hudson una vez habían conectado las ciudades industriales a lo largo del río Hudson con las granjas del norte del estado.

Los agricultores construyeron sus graneros lo largo de las vías por lo que el tren podría descargar mercancías y maquinaria y recoger productos, heno, leche y carne.

Ahora las vías estaban pavimentadas, formando una de las principales carreteras del condado que unían las comunidades rurales esparcidas sobre el campo.

La estrecha intersección de dos vías de la antigua línea de ferrocarril limita al norte cien acres de su granja.

Cecidió caminar las dos millas a la Grange para la reunión.

Tal vez el ejercicio resolvería algunos de los nudos en el cuello y los hombros. Las punzadas y calambres se habían puesto cada vez peor durante la larga tarde y la noche, recordándole el sueño que se había perdido.

No es que una noche perdida fuera inusual, había pasado un montón de noches sin dormir a lo largo de los años, esperando a un nuevo becerro para aparecer, viendo los informes del tiempo mientras esperaba superar una lluvia de diez días con una anticipada cosecha de heno.

Echarse una siesta era su especialidad, en cualquier momento, en cualquier lugar, acurrucada en la cabina de su camioneta, en una vieja camisa extendida sobre una pila de heno en el granero, en el columpio del porche.

Hoy no, sin embargo. Había intentado una siesta, pero no pudo.

Incluso con todas las ventanas abiertas en su dormitorio sombrío orientado al norte, en el segundo piso, la masa sólida de aire agolpada en el interior era pesada y caliente.

Sin un soplo de brisa.

Había dado vueltas y más vueltas en la parte superior de las sábanas durante veinte minutos, reviviendo el recuerdo de Santana tirada en la calle, aturdida y sangrando, y la visión de su espalda desnuda, magullada y hermosa todo al mismo tiempo, y la forma en que el rostro se había suavizado en el sueño, haciéndola parecer a la vez vulnerable y deseable.

Había yacido despierta pensando en las múltiples facetas de Santana, su piel cosquilleaba y su sangre corría, excitándola de una manera que ninguna otra mujer había sido capaz de excitarla.

Y lo que más que le molestaba de todo era saber que no era un recuerdo que la atormentaba, sino una mujer que tenía gran surgimiento en el lienzo de su vida en este momento.

Santana no era un producto de su imaginación o una chica vista a través del lente empañado del tiempo. Ella era una mujer hermosa, segura, atractiva cuya voz golpeaba acordes largos, silenciosos en su corazón.

Irritada consigo misma por ser tan susceptible al encanto de Santana de nuevo, finalmente se había levantado, duchado y vestido, matando el tiempo hasta que pudo ponerse a leer una de las novelas que había tenido la intención de hacerlo por varias semanas.

No importaba que tuvo que mantener releyendo página tras página cuando se dio cuenta que no sabía lo que sus ojos acababan de pasar. Al menos se había mantenido ocupada y pensamientos de ojos oscuros ahogados y una sonrisa seductora a raya.

A las 8 p.m., el sol finalmente se dejó caer sobre el horizonte y una leve brisa prometió un poco de enfriamiento durante la noche. Caminó a lo largo del lado de la carretera, evaluando sus campos y los de sus vecinos.

La tierra estaba polvorienta y agrietada, como los labios resecos de un alma perdida vagando en el desierto.

El maíz estaba a la mitad de la altura que debía estar, amarillamiento en la base de los tallos, los brotes andrajosos de insectos, las plantas incipientes incapaces de combatir tanto el interminable calor y el ataque de plagas de la naturaleza.

La soja estaba atrofiada, y el heno crecía muy lentamente, incluso para un segundo corte cuando debería haber estado listo para un tercero. Las vacas desplomadas con sus cabezas caídas, colas silbantes con indiferencia en cualquier trozo de sombra que pudieran encontrar bajo los árboles a lo largo de los bordes de los pastizales.

Cada cosa viviente, humano, animal y vegetal, se marchitaban en la sequía implacable.

Finalmente ella apretó el paso y se detuvo de torturarse con imágenes de una mujer que no quería en su vida y el clima que no podía cambiar.

Las camionetas llenaban el estacionamiento de grava en frente del edificio de la Grange de tablilla blanca y ambos lados de la carretera adyacente al mismo.

Las grandes puertas dobles en lo alto de los cuatro amplios escalones de madera estaban abiertas, sostenidas ahí por plantadoras de hierro usadas como topes.

Las persianas de listones negros dobladas hacia atrás de las ventanas abiertas. Hombres y mujeres estaban afuera, hablando y fumando.

Asintió para algunos y se dirigió hacia el interior. Filas de sillas de madera formando líneas irregulares en la gran habitación individual.

Una mesa de madera junto con cuatro sillas desvencijadas colocada en el centro de una plataforma improvisada en la parte delantera. Los miembros de la junta del pueblo y el presidente de la Grange congregados en un racimo en una esquina bebiendo café, esperando por cada uno rezagado y sentarse.

Buscó un asiento en el lado opuesto de la habitación, donde Artie Abrams esperaba reunido con varios de los grandes propietarios. Haciendo su camino en una estrecha fila, ella saludo a Mike Chang, su vecino más cercano.

―Hazme compañía―Mike dijo, señalando el asiento junto a él―Y tal vez me quede despierto.

―¿Cómo están las cosas en la granja?―se acomodó en la silla con respaldo de listones junto a Mike y trató de encontrar una cómoda posición.

Mike era un hombre jovial, de incontenible buen humor y optimista. Esta noche, incluso él se veía un poco cansado.

―Oh―Mike dijo con un toque de su habitual buen humor―Estamos haciéndolo bien. Mirando el cielo y haciendo lo que podemos. Estaba pensando que podría conseguir a Tina haciendo una danza de la lluvia una de estas noches si no llueve pronto. Ya sabes, uno de esos ritos lunares que se supone que llaman a los espíritus femeninos de la tierra y todo eso.

Se rió.

―¿Por qué creo que vas en serio?

Sus ojos brillaban.

―Bueno, si no llueve, al menos va a ser un buen espectáculo.

Miró alrededor de la habitación.

―Si ella te escucha, vas a estar en problemas.

―Está en casa, tenemos una vaca a punto de dar a luz. Ella quiere asegurarse de que el bebé está bien.

―Bueno bien, estás a salvo por un tiempo.

―Podría funcionar aún mejor si hubiera dos mujeres que hacen la danza, estás invitada a venir y unirte a ella.

Lo miró solemnemente por un momento.

―¿Eso quizás requiera estar desnuda?

Mike rió, su amplio vientre sacudiéndose sobre sus desteñidos jeans.

―No he oído eso desde Woodstock. Y yo creo que sí.

―Bueno―dijo contemplativamente―Realmente quiero que llueva.

―Voy a tener a Tina llamándote si se pone aventurera―él se rió de nuevo y ambos miraron hacia adelante mientras tres hombres y una mujer deslizaron hacía atrás sus sillas en el suelo de tablón y se sentaron detrás de la mesa frente a la multitud.

La sala se calmó poco a poco, excepto por el roce de los pies y unas pocas personas que aclaraban sus gargantas.

De vez en cuando un teléfono celular sonó, y alguien murmuraba lo siento.

La mayoría de los asuntos eran los habituales de una pequeña ciudad, cuáles carreteras estaban en la lista para ser repavimentadas y cuáles tendrían que esperar hasta el próximo año, una propuesta para prohibir el vertido de desechos de los tanques de petróleo y gas y piezas de máquinas pesadas en la gran área local de desechos, otro para hacer cumplir la ordenanza largo tiempo ignorada contra la partida de matanza en una propiedad privada.

Los argumentos fluyeron hacia atrás y adelante entre los que se oponían a la regulación de lo que una persona podía hacer en su propia tierra y los que insistían en que la práctica era un riesgo para la salud y algunos que simplemente disfrutaban de una buena pelea.

Finalmente todos acordaron en la mesa los asuntos más discutibles e investigar lo que los condados vecinos habían hecho para resolver problemas similares.

Escuchó a medias, sabiendo que nada importante se decidiría y cualquier cambio sería pequeño y no era probable que alterara sustancialmente la forma de vida en la comunidad local.

En realidad, nadie quería tener nada que cambiar, al menos no el tipo de cambio que pudiera poner en peligro la preciada independencia de cada uno.

A veces el progreso era más lento en llegar, pero la mayoría de la gente valoraba los beneficios de preservar lo que más importaba, la vitalidad de la forma de vida que la comunidad había conocido desde hace cientos de años.

Todo el mundo disfrutaba de un buen chisme acerca de quién estaba haciendo qué, dónde y tal vez con quien, pero al final, vivir y dejar vivir era más que una frase vacía.

Por último, el presidente de la Grange, Holly Holliday, una viuda que ahora dirigía la franquicia de la familia, se levantó y dijo:

―Creo que es hora de que hablemos sobre el tema que sé que muchos de ustedes están aquí para discutir. Ese es la perforación que está a punto de marchar por aquí. Hemos debatido los pros y los contras en los últimos años, pero hasta que una cosa está a punto de suceder, eso es todo lo que es, hablar. Ahora tenemos que tomar algunas decisiones.

Artie Abrams se puso de pie.

―No creo que haya mucho para decidir lo que es necesario. Esta perforación podría poner en peligro los medios de vida de la mayoría de la gente en esta sala―miró a su alrededor, su mirada persistente en ella por un momento antes de continuar―Tenemos que detenerlos antes de que comiencen.

―¿Y cómo planeas hacer eso, Artie?―Sebastián Smythe, el dueño de un importante negocio de limpieza de maleza, dijo desde la parte de atrás de la sala―¿Disparándoles?

―Por cualquier medio necesario.

―Bueno, no creo que todos estemos de acuerdo con eso―dijo Blaine Anderson, un lechero de la parte este del condado, de pie y frente a Artie―Algunos de nosotros hemos hecho acuerdos con NorthAm. Están dispuestos a pagarnos un buen dinero por el acceso limitado en nuestra tierra, y por mi parte pienso que el dinero que van a traer en la comunidad, y puedes apostar que será una gran cantidad de ello, va a ser bueno para todos nosotros―se volvió a Brittany―Tienes una gran extensión justo cerca del campamento principal de NorthAm. Van a estar perforando cerca de ti o en tu tierra, si vas a dejarlos. ¿Qué opinas al respecto, Brittany?

Se puso de pie, la mirada de todos en la sala posándose en ella mientras apoyaba ambas manos en el respaldo de la silla de madera delante de ella.

Miró a su alrededor a sus amigos y vecinos antes de enfrentarse al consejo de la ciudad y al presidente de la Grange. Nada como el advenimiento inminente de la fractura hidráulica que había dividido el sentimiento de la comunidad desde el movimiento de la reforestación de la tala indiscriminada de pastizales y preservar algunas de las zonas montañosas un siglo antes.

Lo que ella dijera, haría que algunas personas se enojaran.

―Lo más importante para mí es que mi tierra se mantenga limpia y el agua se mantenga a salvo para mi rebaño y mis cultivos. En este momento, no sé cómo juzgar lo que realmente es el peligro. No soy un químico o un geólogo. Pero traer a la compañía de combustible en nuestras vidas es algo más que el hecho de que algunas personas ganen dinero o si la comunidad se beneficia con nuevas carreteras o si hay un peligro real para algunos de nosotros que incluso no podría en realidad ocurrir. Tenemos que tomar decisiones inteligentes ahora para que no nos encerremos nosotros mismos en una esquina en un futuro, a favor o en contra de la perforación.

―Bueno, ¿cómo esperas obtener esa información?―Artie dijo, su tono y lenguaje corporal un desafío―Por supuesto no puedes esperar que NorthAm te lo proporcione.

―Ese no es el caso―trató de mantener su ira de mostrar en su voz. Si la discusión degeneraba en disputa, no llegarían a ninguna parte―San... Santana López, la jefa del proyecto, dijo que su equipo puede ver la capa freática y proyecciones de reflujo y darme una evaluación del riesgo que afecta a mi tierra. Me imagino que cualquier otra persona que quiera conseguir…

―¿Y confías en ella?―Artie se burló―¿Por qué demonios deberías? ¿Por qué puedes esperar que López te diga la verdad? Toda ella y su compañía de lo que se preocupan es conseguir lo que hay bajo el suelo. Ella no se preocupa por lo que ocurra con los que tienen que quedarse aquí cuando NorthAm tenga sus pozos y se vayan para el próximo proyecto.

―Creo que no puedes asumir automáticamente que NorthAm, o las personas que lo llevan, no se preocupan por lo que pasa aquí―no estaba segura de cómo encontró el argumento para el lado de las cosas de Santana, pero no le gustaba ser empujada a las esquinas, y no le gustaba tomar decisiones sin todos los hechos. Y sobre todo no le gustaba la forma en que Artie parecía estar señalando a Santana, convirtiéndola en la cara del enemigo. La decisión vino fácilmente cuando pensaba en lo que quería, la verdad―Voy a dejarles hacer sus pruebas en mi tierra.

―Bueno, puedes ayudarles todo lo que quieras―Artie dijo―, Pero no hay ninguna razón para que cualquiera del resto de nosotros tengamos que creer lo que dicen.

―Lo que yo sugiero―Santana dijo desde el fondo de la sala―Es que también pueden conseguir un grupo independiente para verificar nuestros hallazgos.

Todas las cabezas en la sala se giraron hacia la parte posterior mientras Santana caminaba confiadamente por el pasillo. Dudaba que nadie más que ella, y probablemente Kitty, podían saber que la morena se estaba sosteniendo con rigidez.

Su paso nunca falló y ni un destello de dolor mostró en su rostro. Santana le sonrió por un instante antes de detenerse frente a la mesa y girarse hacia la habitación.

―Lo siento, no he tenido oportunidad de hablar con alguno de ustedes antes de esto. Soy Santana López, y estoy a cargo del proyecto NorthAm aquí. Sé que hemos tomado a muchos de ustedes por sorpresa, y espero ser capaz de responder a todas sus preguntas durante las próximas semanas―miró a Artie, nada mostrando en su rostro―Incluso las suyas.

Unas pocas personas se rieron y Artie frunció el ceño.

Ella lentamente se sentó, observando a la tranquila, segura, imponente mujer lentamente encantar a la mayoría de las personas en la habitación con su candor y buena voluntad para escuchar sus preocupaciones.

Después de pasar días tratando de no pensar en Santana, finalmente admitió que quería conocer todo sobre ella.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Mar Ene 09, 2018 11:38 pm

hola morra,..

bueno ahora a limpiar todas las dudas del proyecto sea verdad o mentira!!!
a ver como van las cosas???
a ver como toma britt verla a san ahi??

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5708
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Miér Ene 10, 2018 8:18 am

Britt en el fondo....pero bien en el fondo, la quiere perdonar.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Miér Ene 10, 2018 8:30 am

No se porque imaginaba a Santana llegando a aclarar ciertos puntos y Britt encandilada jajajajajajaja
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7098
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Miér Ene 10, 2018 11:01 pm

3:) escribió:hola morra,..

bueno ahora a limpiar todas las dudas del proyecto sea verdad o mentira!!!
a ver como van las cosas???
a ver como toma britt verla a san ahi??

nos vemos!!



Hola lu, eso mismo! ai q aclarar bn las cosas de una vez! Esperemos y bn, no¿? XD Mmmmm esa es una interesante pregunta xD ajajjaja. Saludos =D





Isabella28 escribió:Britt en el fondo....pero bien en el fondo, la quiere perdonar.




Hola, jajajaajajajajaj lo crees¿?...xq yo tmbn, xq la sigue queriendo...y como no¿? xD Saludos =D





micky morales escribió:No se porque imaginaba a Santana llegando a aclarar ciertos puntos y Britt encandilada jajajajajajaja




Hola, jajajajaajajajajjaa xD ajajajajaj xq son las brittana y tienen q estar juntas de una y otra manera¿? XD Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5871
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.