Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17
Hoy a las 2:46 pm por Tati.94

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Those words»
Ayer a las 8:25 am por Klainefan

» FanFic Brittana: Justicia I (Adaptada) Cap 17
Ayer a las 3:06 am por monica.santander

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28
Lun Abr 16, 2018 11:10 am por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 4
Lun Abr 09, 2018 9:30 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Mar Abr 03, 2018 8:42 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Mar Mar 20, 2018 3:14 pm por JVM

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Sáb Mar 03, 2018 7:38 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittany: GP Brittany: ATREVIDA JEFA. FINAL
Miér Feb 28, 2018 10:40 am por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Dom Feb 25, 2018 7:31 pm por 23l1

» Fic BASADO en Fault the same star
Miér Feb 21, 2018 9:48 am por BrittanaBrittana

» [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo
Mar Feb 20, 2018 1:43 am por monica.santander

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Dom Feb 18, 2018 9:20 pm por micky morales

» [Resuelto]Brittana: GP SANTANA: SU PRINCESA. cap. 12, 13 y Epilogo
Miér Feb 14, 2018 11:30 am por 3:)

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Cap. 25 (FINAL) Y EPILOGO
Miér Feb 14, 2018 7:07 am por micky morales

» Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.
Mar Feb 13, 2018 8:56 pm por Tati.94

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Vie Feb 09, 2018 2:39 am por perez102

» FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo
Jue Feb 08, 2018 7:18 pm por 23l1

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
3:)
 
micky morales
 
Klainefan
 
Gabriela Cruz
 
Tati.94
 
monica.santander
 
Isabella28
 
itzel7
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Página 3 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por micky morales el Miér Ene 10, 2018 8:55 am

Por supuesto que Brittany oculta algo, solo abra que esperar que San se enamore para que quiera saber mas y empiece a preguntar!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6950
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Isabella28 el Miér Ene 10, 2018 9:12 am

Santana en su nube de pasión y calentura no se da cuenta que britt esconde algo.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 386
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por JVM el Miér Ene 10, 2018 6:46 pm

Pues Britt realmente todo un misterio, pero a pesar de todo esta haciendo sentir a San de lo mejor en todos los sentidos porque aunque no este al 100 hace que se sienta confiada y segura... Espero que pronto se descubra mas de la vida de la rubia
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1182
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Tati.94 el Miér Ene 10, 2018 9:23 pm

3:) escribió:ya empezaron los peros de britt!!! empieza por la casa!!
san ya esta en la nube jajajaj a ver cuanto les dura el amor???
Esperemos que dure por mucho! Porqe no querria llevarla a su casa?
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Tati.94 el Miér Ene 10, 2018 9:30 pm

monica.santander escribió:Sigo muuuuuuyyyyyyy intrigada por Britt!!!!
Saludos
Si. ¿Que secretos guardara?
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Tati.94 el Miér Ene 10, 2018 9:38 pm

micky morales escribió:Por supuesto que Brittany oculta algo, solo abra que esperar que San se enamore para que quiera saber mas y empiece a preguntar!!!!
Oculta algo. Prácticamente no se sabe nada de ella. San hasta ahora no le ha preguntado cosas importantes
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Tati.94 el Miér Ene 10, 2018 9:41 pm

Isabella28 escribió:Santana en su nube de pasión y calentura no se da cuenta que britt esconde algo.
Pienso lo mismo. Po ahora San esta un poco ebria de Britt ajajaj
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Tati.94 el Miér Ene 10, 2018 9:44 pm

JVM escribió:Pues Britt realmente todo un misterio, pero a pesar de todo esta haciendo sentir a San de lo mejor en todos los sentidos porque aunque no este al 100 hace que se sienta confiada y segura... Espero que pronto se descubra mas de la vida de la rubia
Si todas estamos expectantes por saber mas sobre Britt. La rubia hace sentir muy bien a San que lo necesitaba de verdad.
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Tati.94 el Miér Ene 10, 2018 9:47 pm

Capítulo 8


Me quedé dormida en el segundo que me acosté en mi cama y medio esperaba despertar sola. Pero no lo hice, esta vez.

Desperté envuelta alrededor de ella, su cabeza rubia enterrada debajo de mi barbilla, uno de sus brazos sobre mis costillas, sus uñas trazando patrones suaves sobre mi espalda.

La habitación se encontraba poco iluminada, por lo que no podía ser tan tarde. Me sentí aliviada. Quería más de ella y no mañana. Hoy. Ahora.

Mi mano acarició su pelo suave, y ella se movió hacia atrás para mirarme, su mirada muy alerta, como si no hubiera dormido en absoluto.

Tomé su rostro con ambas manos y comencé a besarla. Fue un beso lento, con la boca abierta. Húmedo, cálido y perfecto. Hubiera sido feliz sólo permaneciendo en la cama y besándola así, pero ella se relajó, y luego comenzó a gemir, y supe que no sería suficiente por mucho tiempo.

Mis manos comenzaron a vagar. Llevaba una camiseta blanca, una de las mías, pensé, pero rápidamente descubrí que no llevaba nada debajo.

Pude notar que se había duchado mientras yo dormía. Su cabello se encontraba seco, pero olía a mi jabón. Respirando por la boca (la que estaba avanzando) lo que encantaba, la saboreé, marcándola como mía.

Me aparté de su suave boca con un jadeo, enterré la cara en su cuello, y tomé una respiración profunda. Esta cosa entre nosotras, esta energía loca que me afectaba más cuando se encontraba cerca, no parecía estar desapareciendo mientras más la tenía.

Era lo opuesto.

Realmente esperaba que no desapareciera de mi vida en el corto plazo, pero era muy consciente de que tenía poco o ningún control sobre eso.

Se apartó de repente, movió su cuerpo de debajo del mío, y se alejó.

Parpadeé, una vez, dos veces, tratando de pensar rápido, tratando de mantenerme al día con todo lo que estaba pasando, pero mi cuerpo no cooperaba.

—Tenemos que comer —me dijo, su rostro y su voz ilegible—. Nos saltamos el almuerzo, y es tiempo para la cena. Estoy hambrienta.

Asentí, todavía tratando de levantarme de mi neblina de lujuria. No estaba segura de cómo lo hizo, pero mi cerebro todavía no funcionaba.

—¿Te importa si busco en tu cocina para ver qué hay de comer? —preguntó, levantándose de la cama.

Yo todavía palpitaba, mis ojos en su cuerpo, la boca formando palabras que tenían casi ningún significado para mí.

—Siéntete como en casa.

Salió de la habitación.

Mi mano fue a mi polla y comencé a acariciarme. No podía hacer que bajara tan rápido, y necesitaba alivio. No era como si no estuviese acostumbrada a trabajos manuales. Y tenía unas deliciosas imágenes en mi cabeza sólo de los últimos diez minutos a solas.

—¡Ven a hacerme compañía! —Oí su llamada desde el pasillo y me detuve masturbándome con una maldición. Si había incluso una pequeña posibilidad de que podría correrme con ella, en lugar de pensar en ella, tendría que simplemente ir.

¿Quién sabía cuánto tiempo duraría esta pequeña aventura nuestra? Ciertamente yo no, y tenía que saborear cada encuentro exquisito.

Me puse un par de pantalones cortos de gimnasia, y eso fue todo. Tenía la esperanza de que necesitara la menor ropa posible de nuevo en un futuro muy próximo.

Ella ya se encontraba colocando la comida en el mostrador más cercano a la estufa cuando me la encontré en la cocina.

Me recosté contra la isla, cruzando los brazos sobre mis pechos. y la observé. Había encontrado el único lugar en la enorme sala de pie que la llenaría. Ella no se quejó.

—Espero que no te importe desayuno para la cena. Estoy haciendo tostadas francesas y tocino.

La escuché, simplemente no sabía procesar realmente sus palabras, todavía observándola y palpitante con cada uno de sus movimientos.

—No puedo creer que tengas mantequilla real en tu casa. Incluso tenías un esparcidor a temperatura ambiente. Y el azúcar en polvo. ¿Horneas?

El hecho de que ella hubiese hecho la última parte en una pregunta era lo único que tenía mi mente para mantenerme concentrado, y mi boca contestó.

—No, no lo hago. A la señora que abastece la cocina y limpia la casa le gusta usar mi cocina para hornear cuando está aquí.

—Vaya, ¿alguna vez haces algo loco como comer una galleta?

Me reí, pero entonces trató de llegar hasta los armarios para tomar algo, y mi camiseta se subió en lo alto de sus muslos, luego su culo, y la risa se cortó.

—Sí, a veces voy a comer una galleta. —le dije con cara seria, apenas.

—Bueno, eso es algo. No voy a presionar mi suerte y preguntarte cómo te sientes acerca de la mantequilla.

No le respondí o reaccioné. No por un largo tiempo. Solo la vi mientras cocinaba, y cuando colocó cinco pedazos de pan con huevo recubierto en una sartén en la parte superior, y enjuagaba sus manos mientras los huevos crepitaban y se cocinaban, me moví detrás de ella, presionando la parte delantera de mi cuerpo con fuerza contra la parte posterior de la de ella.

Tuve que luchar para no tomarla allí, en ese momento, pero algo que había dicho había quedado conmigo, y me sentía aventurera. Liberó algo dentro de mí estar con alguien como ella, alguien que sabía que no me diría que no.

Le levanté las manos mojadas en el segundo en que cerró el grifo. Le di la vuelta y la senté en el mostrador.

Agarré la mantequilla, la canela y el azúcar en polvo, alineándolos cerca de su cadera, y arranqué su camiseta sobre su cabeza sin decir una palabra.

No protestó, en vez de eso se apoyó en sus manos para poder verme. Se encontraba completamente cómoda estando desnuda, y encontré que eso me encendía más. Nada parecía disgustarla o hacerla retroceder. Era liberador estar con una mujer así. Era sin duda nada que hubiera experimentado antes.

Metí dos dedos en la mantequilla, y unté un pezón y luego el otro, y luego hice otra vez, engrasándola espléndidamente.

—Lo entiendo, te gusta la mantequilla —dijo sin aliento, con sólo la sonrisa más dulce.

Sonreí y extendí una generosa cantidad de canela sobre la mantequilla, frotándola, torciendo y pellizcando sus pechos en el proceso. Cada pico duro
temblaba antes de haber terminado. Luego vino el azúcar en polvo. Lo unté en todas partes, pero también la canela. Estaba segura de que ninguna de nosotras se preocupaba por el desorden.

Ni un poco.

Empujé sus nalgas, y llevé la mantequilla a su coño, frotándola sobre sus labios, su pequeño monte, su clítoris, incluso empujando dentro. Se retorció mientras cubrí su sexo con canela, pero estuve segura que no lo le picó. 

Solo hacía cosquillas, y por la humedad allí, me di cuenta de que había algo más. Palmeé una amplia cantidad de azúcar en polvo en la parte superior, por si acaso.

Tenía hambre.

Me aparté y disfruté de mi obra, babeando al ver su cuerpo desnudo recubierto y preparado para mi placer. No pasó mucho tiempo antes de que no resistiera y me puse a trabajar en lamerla.

Amasando sus senos mientras chupaba cada pezón, lamiendo, acariciando, chupando. Arqueó la espalda y pude sentir cada movimiento inquieto de sus caderas mientras chupaba y chupaba, frotando duro en cada punta madura.

Me aparté para admirar su cuerpo de nuevo. Cada seno alegre se encontraba rosa por la atención, limpios de canela ahora. Mis ojos se movieron hasta su coño, que todavía necesitaba mis cuidados.

Me alejé, empujando mis pantalones cortos con impaciencia.

Ella gimió en una protesta, cambiando sin cesar, abriendo sus muslos aún más. Sabía lo que venía. Ya le había mostrado lo mucho que amaba chuparla. Pero podía esperar unos minutos más y disfrutar.

Metí mis dedos de regreso en la mantequilla, esparciendo una pequeña cantidad en la punta de mi polla. Un poco de canela y azúcar, también. Para mí más que ella. No podía tenerla chupando durante demasiado tiempo, o arruinaría todos mis otros planes.

Me eché hacia atrás contra el borde de la encimera, agarré la base de mi polla dura.

No tuve que decir una palabra. Ella saltó, se puso de rodillas, me lamió la punta una vez, dos veces, y luego empezó a chupar duro.

La atraje de regreso por el pelo cuando estuve demasiado cerca, la levanté de nuevo en su posición, luego moviéndome hacia abajo, enterré la cara entre sus muslos. La posición no era precisamente cómoda, pero apenas lo sintió.

Estaba buscando a fondo hasta el último pedazo de dulzura, haciendo que se viniera dos veces, dos dedos empujando profundamente y moviéndose  duro mientras mi boca trabajaba, antes de terminar. Se aferraba a mi nuca, todavía llorando, cuando me retiré.

Tuve que forzar sus dedos para ponerme de pie.

Enterré una mano en el pelo y comencé a besarla, chupando su boca mientras mi dura erección probaba su entrada. Rompí la conexión con sus labios el tiempo suficiente para ver mi mano guiando mi polla a casa. Empujé más o menos hasta la empuñadura y empecé a follarla duro. Era  tan suave, siempre, pero aún más suave ahora, después de tanta atención de mi boca trabajada.

Agarré su pelo, chupé su lengua, y palmeé su pecho mientras me impulsaba dentro y fuera, disfrutando de la sensación tanto que me mantuve de venirme  por el tiempo que pude soportar.

No fue tan largo, pero no se quejó.

—Dios, no puedo creer que estoy desnuda dentro de ti —me quedé sin aliento corriéndome, todavía retorciéndome profundamente en ella—. Se siente tan bien, pero no puedo creer que lo estoy haciendo.

Apretó con fuerza mi empuñadura, y ordeñó otra sacudida saliendo de mí.

—Yo tampoco. —Se quedó sin aliento de nuevo.

La tostada francesa se quemó. No era una sorpresa. La hizo nuevo.

Me encontraba muerta de hambre, y me comí dos platos llenos. Moví la cabeza arriba y abajo y en serio cuando dije que era la mejor comida de mi vida.

—¿Quién podría haber adivinado lo que haría una declaración inocente de mantequilla?

Yo aparentemente había recuperado lo suficiente como para convertir eso en
un desafío. La tuve riendo y extendiéndola sobre la mesa, alejando el plato mantequilla, antes de saber muy bien lo que había planeado.

Subí y me puse a horcajadas sobre sus caderas.

Extendí una cantidad generosa de mantequilla cremosa entre sus tetas, y empecé a jugar con ellas con las dos manos, masajeándolas suavemente al principio, y luego más áspero cuando sus pezones alcanzaron su punto máximo en crestas duras. Todavía no podía creer que fueran reales, a pesar de que claramente lo eran, pero ella era tan delgada en todas parte, y sus tetas se desbordaban de mis grandes manos.

Comenzó a gemir y a jadear para estimularme. Ella era, después de todo, la que me había dado la idea. Empujé los dos globos maduros juntos, probándolos, amasando con firmeza para asegurarme de que podía manejar lo que planeaba. No se inmutó, ni una mueca de dolor, no, se encontraba excitada y jadeando en su placer, y tomé eso como el significado de que podía hacer lo que quisiera en su gloriosa pecho.

Pasé una mano debajo, reuniendo la humedad adicional de su coño mojado. La mantequilla era aceitosa y más que suficiente, pero anhelaba su calor húmedo.

Lo froté sobre mi polla, bombeando en ella hasta que unas pocas gotas de pre-semen salieron. Me moví por su cuerpo, tomando puñados de sus grandes senos y empujándolos juntos para que abrazaran mi polla.

Agarrando con fuerza, empecé a empujar y empujar, follando entre sus pechos carnosos, sus delicadas manos cubriendo mi pene con estímulo.

Follé sus tetas.

Esto era algo que sólo alguna vez había visto hacer en el porno. Mi ex esposa, incluso si había estado dispuesta, no tenía suficiente de estar encima para follar así.

Brittany tenía mucho en la cima, más que suficiente, y era tan suave y caliente que era como si estuviera follando a una nube en mi propio sueño húmedo.

Sus dedos delgados ahuecados sobre mis manos, una deslizándose entre nosotras para ahuecar mi escroto, rascando ligeramente mientras usaba sus exuberantes pechos duramente.

Perdí mi mente cuando me vine, tocando mi polla y chorreando semen por todo su pecho, hasta en la barbilla, arrastrándome hasta que mi polla se apoyó en su pómulo, y había marcado una buena parte de su cara bonita.

Me disculpé profusamente por ello, juré que no tenía idea de por qué había hecho eso, incluso cuando me moví de nuevo por su cuerpo y apoyé mi polla todavía retorciéndose contra su pecho abusado, y terminé bien contra esa carne suave, pero ella rio, aun cuando no podía abrir los ojos hasta que le había conseguido un paño de cocina limpio y húmedo.

Fue una de esas cosas que no podía creer que había hecho después de los hechos, y el hacerlo se había sentido como un borrón de absoluto placer sin sentido.

La lavé en la ducha, no podía dejar de acariciarla y besarla y diciéndole lo dulce que era, y por supuesto pidiendo disculpas varias veces más por venirme en toda su cara.

Nunca había estado así antes.

Insaciable, herida, e incluso más allá de saciada todavía me encontré a mí misma endureciéndome lo suficiente como para frotarme contra su espalda.

Era todo para el espectáculo. Me pasé, pero aun así disfruté la sensación de ella, la novedad de tocar a otro ser humano por el simple contacto. Se movió contra mí, y era como que estábamos haciendo una danza obscena en la ducha. Fui con ello, empujando sus manos en alto contra el azulejo. Esto duró por un tiempo antes de que mi mente pervertida lo llevara un paso más allá.

Separé sus mejillas y empujé mi polla en su culo, no con cualquier presión real. Me sentía audaz y quería medir su reacción.

Arqueó la espalda y me dejó hacerlo. Mi mente se puso borrosa, porque me di cuenta de que sólo por ese breve contacto, me iba a dejar follarla por allí.

No pasaría hoy, pero no era el punto. El punto es que esta hermosa mujer me dejaría tomarle de todas las maneras en que podía pensar, y yo disfrutaba eso.

Me encantó. Lo necesitaba.

Me hizo sentir tan deseable, cuando no me sentí tan deseada durante tanto tiempo.

Pero volviendo a mi polla en su culo. Me froté allí, enjaboné arriba y empujé mientras se preparó y abrió más las piernas. Mordí su hombro y trabajé  sólo mi punta con cuidado insoportable.

Todo su cuerpo se estremeció y mordí más fuerte, luego la saqué y la moví lejos.

Enjaboné mi mano de nuevo, limpiándonos a ambas, acariciándome, curiosa si era posible para mí eyacular de nuevo. Pero me detuve rápidamente.

Necesitaba tener un poco más de fe de que había más por venir mañana, y en este caso, iba a trabajarme hasta en un estado de coma.

Giró la cabeza y me lanzó una mirada inquisitiva.

—No tienes que parar —dijo en voz baja. Me agaché y besé su hombro.

—Tú eres la chica más dulce, pero no puedo ir posiblemente por otra ronda hoy.

Asintió y se volvió hacia la pared, dejando caer la cabeza hacia adelante mientras el agua pasaba por encima de ella. La bajé con mis dedos, sonriendo en su cuello mientras jadeaba y temblaba en mis brazos.

Fue glorioso. Ella era gloriosa.

Nos metimos en la cama desnudas y todavía un poco húmedas. Estaba envolviéndome a su alrededor cuando dijo suavemente: —Es hora de que me vaya. Tengo que hacer de una chica que vende cigarrillos esta noche.

La apreté.

—No. Quédate conmigo.

Sacudió la cabeza.

—No puedo. No esta noche. Puedo volver cuando haya terminado, si quieres, pero será muy tarde.

—Eso está bien. Vuelve siempre que puedas.

Asintió y entró en mi armario.

Seguí, incluso tan cansada y pasó que me sentía débil, porque no quería que se escapara de nuevo mientras dormía. Ese era un patrón que tenía muchas ganas de romper.

Su bolsa de lona estaba allí, y comenzó a rebuscar en ella.

—Ah, se me olvidaba decirte. Mientras dormías, el cerrajero vino y cambió las cerraduras. Dijo que le habías dado instrucciones previas, y que podía cobrarte más tarde, así que no se molestó en despertarte. Dejó tus nuevas llaves en la despensa del mayordomo.

—¿Dejó repuestos?

—Sí.

Me puse unos pantalones cortos.

—Necesito tu número de celular —dije mientras me dirigí fuera del armario, a la caza de las llaves.

—No tengo uno —respondió. Eso me detuvo en seco.

—¿No tienes un número de celular? —pregunté tontamente.

—No tengo un celular.

Me quedé atónita. Incluso yo, la persona más solitaria que conocía, tenía un celular. Estaba en sus veinte años y, obviamente, era muy sociable. No tenía ningún sentido en absoluto. De hecho, había un montón de cosas sobre ella que no estaban sumando.

—No me gustan —dijo, volviendo a rebuscar en su bolso—. No me gusta la idea de que actúan como un dispositivo de seguimiento.

—¿Qué pasa con un pre-pago? No creo que ni siquiera tú tengas que usar tu nombre real para aquellos.

—No importa. No me gustan.

Me alejé, pensando sobre eso. ¿Estaba en algún tipo de problemas con la ley? ¿Por qué estaba tan paranoica acerca de ser rastreada? ¿Quién demonios no tenía un teléfono celular?

Encontré las nuevas llaves, pero dejé la mía donde estaban, llevando la segunda creada para ella.

Las tomó sin protesta y una garantía de que volvería más tarde.

Lo intenté de nuevo para convencerla de tomar uno de mis coches, pero no quiso oír hablar de ello. Era tan vehementemente contra de que la lleve.

No sirvió de nada cuando pude ver lo que llevaba. Había desaparecido en mi cuarto de baño durante unos quince minutos, con esa canción del borracho en la cocina sonando en la radio de mi cuarto de baño, pero salió viéndose como un millón de dólares, llevaba más maquillaje del que jamás le había visto, su pelo alisado y cayendo por su espalda.

Pero fue su traje que realmente me atrapó. Pantalones cortos negros minúsculos y un top blanco apretado y sin mangas. Y sus zapatos, Dios, no me había dado cuenta de su tipo de zapatos hasta que vi sus sexy piernas en tacones de tiras blancos estilo gladiador que iban hasta las rodillas.

Eran asesinos, y no podía soportar que fuera a salir sola de esta manera, sea cual sea la razón. Intenté de nuevo convencerla de tomar un coche. Estaba agitada cuando acababa de salir por mi puerta delantera, claramente a pie.

Me llevé mi coche más anodino, un Prius negro, menos de cinco minutos después.

El guardia de barrio sabía lo que buscaba antes de que lo pidiera.

—Le acabo de llamar un taxi, señora. Está esperando al otro lado de la puerta—dijo en voz baja, señalando en esa dirección.

Estaba pasando más allá de la puerta justo a tiempo para verla entrar en un taxi.

Al menos no se iba a pie, o Dios no lo quiera, haciendo autostop. Ese había sido mi miedo, la razón por la que la había seguido, para disipar mis temores.

Pero aun así, como si todo el control de impulsos me hubiera dejado, me encontré siguiendo el taxi mientras se apartaba. Quería ver lo que hacía, a dónde iba. Había dicho algo acerca de ser una chica de cigarrillos, que, a decir verdad, no me gustó en absoluto. Quería ver todo lo que conllevaba, aunque no tenía la intención de que me vea. La última cosa que quería hacer era asustarla.

Era la primera vez que seguí a alguien, y me quedé muy atrás mientras seguía al coche en la ciudad, a la pista. Casi los perdí dos veces, mientras trataba de permanecer discreto, pero con un poco de suerte, y algunas luces rojas, me las arregle para verla salir del vehículo a la entrada de uno de los casinos más pequeños.

Dejé mi coche fuera al valet, y entré en el edificio a tiempo para verla moverse en la línea densa de las máquinas tragamonedas, y luego a las mesas. Me quedé atrás cuando se sentó a una mesa de blackjack, y con calma entregó algo de dinero por fichas.

Tomé residencia en una máquina tragamonedas que la bloqueó de la vista, y
viceversa, excepto cuando estiraba un poco la cabeza para verla, lo cual hice una vez por minuto, para estar segura de que no se movió.

Y no lo hizo. No por horas. Dos, por lo menos, que estaba segura, porque me senté allí y la observé durante tanto tiempo.

Hombres llegaron y se sentaron a su lado, uno tras otro, jóvenes y viejos, pero siempre se iban después de unas cuantas rondas. Ella no parece estar convirtiéndose en el encanto para ellos. De hecho, nunca vi su cabeza tanto como miraba en su dirección, lo que hizo cosas muy buenas para mi pecho muy apretado.

Y todo el tiempo, su pila de fichas creció. Por mucho.

No me quedé rondando por ahí mucho después de dos horas. Perdí los nervios. No quería ser atrapada siguiéndola. No me podía imaginar que estaría regresando a mi si se daba cuenta de que había invadido su privacidad así.

Estaba en casa desde hacía una hora treinta y seis minutos, bien despierta en mi cuarto oscuro, cuando abrió la puerta y entró.

Tenía una docena de preguntas, cosas que me moría de ganas de saber acerca de lo que había estado haciendo, y lo que me había dicho que estaba haciendo, pero me las arreglé para morderme la lengua.

Así que tenía un problema con el juego, y suerte decente en las mesas, por lo menos esta noche.

Me dije a mí misma que podía permitirse un vicio así. Al menos no había estado fuera caminando por las calles, o follando en una barra de striptease, como me había medio convencido de que lo haría.

Entró en mi armario en silencio, sólo encendiendo la luz allí después de que cerró la puerta. Estaba siendo considerada para no despertarme. Sólo estuvo allí por un minuto antes de que apagara la luz de nuevo y abriera la puerta otra vez.

Estaba acostada en mi lado, usando nada más que mis boxers, y se metió en la cama en el lado vacío, a mi espalda. En el momento en que su cuerpo completamente desnudo se puso en contacto con mi espalda desnuda, jadeé en voz alta, tensándome.

—Shh —dijo en voz baja, su mano suave deslizándose a lo largo del costado de mis abdominales, y luego hacia abajo a mi polla rígida. Entonces fue su turno de jadear, su toque suave cambiando a un fuerte apretón.

Me di la vuelta y empecé a besarla.

La empujé sobre su espalda, mis manos recorriéndola ávidamente, como si no la hubiera tenido en días. Semanas.

La follé rápida y ásperamente, y me dejé llevar directamente a dormir justo encima de ella, todavía enterrada hasta el final.

Nunca me armé de valor para preguntarle incluso ni una de mi docena de preguntas.
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por 3:) el Miér Ene 10, 2018 10:54 pm

espero que san empiece a hacer efecto esas preguntas!!!
muchas cosas no cierran,.. a ver que hace san??
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5552
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por monica.santander el Miér Ene 10, 2018 11:36 pm

Sigue mi insertidumbre con Britt!!!
Y San esta hasta las manos!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4392
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por micky morales el Jue Ene 11, 2018 7:58 am

Hasta ahora solo se trata de sexo lujurioso, que pasara cuando se involucren sentimientos?????
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6950
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Isabella28 el Jue Ene 11, 2018 8:19 am

Britt nos tiene a todas en alerta.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 386
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Tati.94 el Jue Ene 11, 2018 4:54 pm

3:) escribió:espero que san empiece a hacer efecto esas preguntas!!!
muchas cosas no cierran,.. a ver que hace san??
Si, todas queremos saber mas de Britt! Y San todavía no empieza con el interrogatorio!
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Tati.94 el Jue Ene 11, 2018 4:57 pm

monica.santander escribió:Sigue mi insertidumbre con Britt!!!
Y San esta hasta las manos!!!
Saludos
Que se de prisa con las preguntas. Ya queremos saber mas de esa rubia misteriosa!
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Tati.94 el Jue Ene 11, 2018 5:01 pm

micky morales escribió:Hasta ahora solo se trata de sexo lujurioso, que pasara cuando se involucren sentimientos?????
Si por ahora. Y creo qe ls sentimientos estuvieron desde el principio ya me entenderás despues.
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Tati.94 el Jue Ene 11, 2018 5:05 pm

Isabella28 escribió:Britt nos tiene a todas en alerta.
Jaja nos tiene atentas a todo lo hace o dice
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Tati.94 el Jue Ene 11, 2018 5:11 pm

Capítulo 9


Despertar, el brillante sol de la mañana sobre nosotras, con ella aun envuelta en mis brazos, fue una experiencia que no olvidaré pronto.

Y, como si mi cuerpo hubiese olvidado profundamente que no tenía veinte años, encontré mi usada polla poniéndose rígida entre un respiro satisfecho y el siguiente.

En algún momento de la noche, me había alejado de ella, o ella me había empujado así que no la aplastaba, y ahora estaba en mi espalda, su sedosa cabeza con una suave mejilla sobre uno de mis pechos, un delgado brazo enroscado a mi lado, sus pesados pechos aplastados, calientes y deliciosos, contra mis costillas.

Si tuviera un poco de auto control, me hubiese quedado allí saboreando el momento, pero estaba agotada, había utilizado todo lo de mi vida antes de conocer a esta hermosa criatura.

Así que la puse sobre su espalda en un instante, chupando sus todavía suaves pezones, mi erección frotándose contra la suavidad de la parte interna de su muslo, listo para tomarla, dormida o no.

Cuando aún seguía sin despertarse, pero yo estaba más que lista, me moví hacia abajo por su cuerpo y empecé a comerla como una mujer hambrienta.

Fue entonces cuando se despertó, pero no como esperaba. Ella respingó y luego amablemente empujo mi cabeza lejos. Me cerní sobre ella, usando  un codo para sujetarme, el otro moviéndose hacia su coño, mis ojos curiosos en su cara.

Tenía dos dedos profundamente enterrados en ella cuando los empujó, también. Su expresión seguía suave por el sueño, pero un poco preocupada.

—¿Podrías sólo… abrazarme? —preguntó con el tono más vulnerable que alguna vez había escuchado de ella.

Me estaba ablandado, abatida con unas pocas palabras tranquilas. Me sentí como una hija de puta, solo pensando en una cosa desde el momento en el que se me había acercado. ¿Qué clase de idiota no sabía simplemente abrazar a una chica, en lugar de ir a por un polvo rápido, cuando ella dormía tan tiernamente, tan confiadamente contra ella?

Yo, aparentemente.

—Por supuesto —le dije rígidamente, cuando lo que quería mostrar era mi total arrepentimiento. No quería usarla solo para eso, aunque ella no pudo haberlo visto de esa manera.

Me acosté rígidamente de espaldas, y la atraje sobre mí, justo como estuvimos cuando ella había estado durmiendo tan plácidamente. Un incómodo brazo fue hacia ella. ¿Es esto lo que quería decir con abrazarse? De repente no daba la talla.

No estaba muy segura de cómo ser casualmente cariñosa. No era una mujer expresiva. Consideré como había llegado a eso, cómo había llegado al punto en el que una mujer muy hermosa sólo quería que yo la abrazase, tocarme, y que la tocase, no necesariamente de manera sexual, pero a menudo, y como no tenía ni idea de qué hacer con eso. Mi primer y último instinto (a menos que estuviésemos hablando de sexo) era mantener mis manos para mí,mismo.

Pensé en mi infancia, y en cómo podía contar con una mano las veces que fui abrazada. Mis padres fueron eruditos y sabios y quizás incluso buenos, pero nunca nada cercano a cariñosos.

Y por supuesto, pensé en mi ex mujer, y en lo que habría hecho si yo sólo quisiese tenerla sentada en mi regazo, o digamos, poner mi brazo a su alrededor.

La única imagen que viene a mi mente es una de ella estando enfadada. ¿Qué me pasaba que estuve con una mujer así durante tanto tiempo? ¿Por qué eso fue tan normal para mí?

Por alguna razón, nunca tuve la opción, el simple placer de estar en compañía de alguien que disfrutaba de ser tocado, y de tocar.

Brittany se acurrucó en mi pecho, una de sus manos de terciopelo trazando suaves dibujos en mi clavícula, tocando solo por tocar.

Me di cuenta de que los disfrutaba, pero también, tuve dificultades adaptándome o correspondiéndole. Acaricié su espalda, insegura de qué hacer, qué quería ella, o incluso qué quería yo. Mi mente seguía a medias en el sexo que no estábamos teniendo en estos momentos, pero la otra mitad quería explorar esta otra cosa, esta nueva intimidad, si tan solo pudiese superar mi propia incomodidad y averiguar cómo.

Me puse un chándal y una camiseta, ella se puso unos bóxers y una camiseta ajustada sin sujetador, y llevamos nuestra extraña sesión de  tocar a la cocina, donde ella nos hizo la comida.

De alguna manera, habíamos conseguido dormir casi hasta el mediodía. No podía recordar un momento en el que había hecho eso, incluso durante uno de mis trances sin dormir con una fecha límite.

Nos hizo emparedados mientras apoyé una cadera contra la encimera y miré, sin ayudar, demasiado perdida en mis propias reflexiones, y sólo generalmente aturdida por su presencia.

Ella me sacó de balance, moviéndose para besarme el hombro o acariciando dulcemente mi pecho.

—Amo este punto… justo aquí —murmuró en mi esternón, posando su hermoso rostro ahí, sus labios cariñosos dándome cinco rápidos besos que se movieron hasta mi clavícula, como si fuese la cosa más natural del mundo.

Clávame un tenedor, he terminado, pensé, mi mente sintiéndose un poco sensible.

La abracé rígidamente, queriendo hacer más, deseando saber cómo responder de un modo que la haga sentir cómo ella me está haciendo sentir, que era maravillosamente.

No parecía importarle mi inepta respuesta a sus delicados afectos. Afortunadamente, ella era infaliblemente paciente conmigo, como si supiera  por qué dudé.

Comimos juntas, y luego me convenció en pasar la tarde viendo la televisión.

Salió bien (aunque era lo último que había querido hacer) porque me dejó trabajar en algunas de mis limitaciones de tocar, cuando sentí que estaba adecuadamente distraída.

Se reía de algún programa espantoso cuando casualmente me pidió que le frotase el cuello.

Encontré que podía dar afecto con un propósito. Fue una buena manera de soltarme. Me esforcé en frotarle el cuello y los hombros hasta que se convirtió en un charco lánguido en mi dolorido regazo.

Finalmente empujó mis manos con una risa, tirando de ellas sobre sus hombros para así poder besar lentamente cada uno de mis nudillos.

—No haces nada a medias, ¿verdad? —preguntó con cariño. Eso no lo hago. Acertó en eso.

Enterré la cara en su pelo y la besé hasta su sien. Sin embargo, le estaba cogiendo el tranquillo, a este baile de afecto. Ya comenzaba a sentirse más natural.

—Tengo que decirte, estoy esperando un poco que este no sea realmente el único tipo de programa que te gusta —le dije, después de horas en nuestra maratón de horribles programas de la vida real en la televisión.

Se giró y me sonrió.

—Por supuesto que no, pero no quiero poner nada demasiado fascinante. Tengo que confesar, soy una puta de atención, en lo que a ti respecta, y quiero toda tu atención en mí.

Mis ojos trataron de salirse de mi rostro.

—No sé qué programa en el planeta piensas que podría distraerme de ti. Ni siquiera puedo pensar en esa idea.

Se encogió de hombros, moviéndose más en mi regazo. Hacia mi muy evidente erección.

—¿Así que sólo estamos viendo esta mierda para que te preste atención? —pregunté, sintiéndome escéptica. Ella no podía pensar realmente que  necesitase una estratagema así para llamar mi atención… ¿verdad? La   daba por más observadora que eso.

—No puede hacer daño.

Mordí su cuello y la acaricié. Le había enseñado concentración. Alcancé mi límite en todo el toque no sexual.

Como si se diera cuenta, sin ni siquiera tener que hablar, encendió la música, una canción sensual con un ritmo fuerte, con la cantante femenina cantando a todo pulmón algunas de las letras más obscenas que había escuchado nunca.

—¿Acaba de decir que se corrió como Monica Lewinskey por todo su vestido de noche? —pregunté, sintiéndome vieja y un poco lenta. Ella se rio.

—Sí. Y ni si quiera llevó una toalla.

Una risa de sorpresa escapó de mí, pero ella se movió, arqueó la espalda, y fue cortada de golpe.

La mantuve firmemente en mi regazo, de espaldas, y levanté su ajustada camisa sobre sus pechos, tirando anchos pantalones hasta sus pies.

Tiré de mis pantalones de chándal hasta las rodillas, y la levanté por las caderas, mi polla buscando su entrada resbaladiza. Empujé en ella, mis manos empujándola hacia abajo por las caderas hasta que me dejó entrar.

La música reproduciéndose mientras la tomaba así, tan lentamente como pude soportar, deteniéndome ocasionalmente, sentada hasta la empuñadura, para jugar con sus suaves y redondos pechos, y chupar su sedosa y suave nuca.

Cuando no pude aguantar más, mis manos fueron a sus caderas y empecé a empujar en serio de nuevo, mis ojos cerrados por el placer, mandíbula apretada con cada uno de sus gemidos necesitados.

Le di crédito a todas mis eyaculaciones del día anterior mientras la hacía venirse una y otra vez otra vez, parando para acariciarla en cada uno de sus deliciosos orgasmos, aún dura y palpitante dentro de ella. Mi resistencia, gracias a Dios, parecía estar bajo control de nuevo, al menos por el momento.

—Oh, Dios —gimió, mientras bajaba de otro orgasmo aprieta pollas, sus brazos lanzados hacia arriba y atrás alrededor de mi cuello, empujando sus exuberantes pechos en mis ocupadas manos—. Eso fue increíble. Eres impresionante. Yo nunca… ¿dónde has, cómo haces que… sea así?

No tenía ningún tipo de respuesta para eso, excepto sentir un brillante placer. Sujeté sus caderas y la moví un poco más en mi abusada polla, apretando los dientes para evitar correrme. Por encima de todo, quería darle placer. Cuanto más mejor.

Era escritora, pero nunca había sido bueno con frases románticas, ni en papel o en la vida real. Para compensar eso, quería hacerla sentir con mi cuerpo lo que ella me hacía sentir con sus dulces y halagadoras palabras.

En algún momento, sus bóxers quedaron en el suelo, y se encontraba abierta, de rodillas en el sofá a mis lados. Me encontraba encorvada, caderas en el borde del sofá para un mejor ángulo.

Pasé las manos por la parte exterior de sus muslos. Era más que un poco impresionante como mantuvo su postura, abierta tan ampliamente encima de mí.

Sujeté sus caderas de nuevo y bombeé dentro de ella fuertemente, una vez, dos veces, absorbiendo sus gritos de éxtasis con profunda satisfacción.

Froté su culo, deslizando las manos por sus piernas hasta que pude masajear la parte interna de sus muslos.

—¿Estoy estirándote demasiado así? Estás malditamente cerca de romperte.

Su única respuesta fue gemir y moverse encima de mí, girando sus caderas, haciendo que cuerpo entero se apretara en placer mientras su apretada vagina me trabajaba. Hubiera jurado que estaba lo suficientemente profundo como para tocar su cuello uterino. Golpeé fuertemente, y golpeé una pared tan sólida que convulsionó sobre mí. Sí, eso fue todo. Lo hice una y otra vez, pero me detuve cuando sus gritos empezaron a sonar alarmados.

—¿Te estoy haciendo daño?— pregunté, mis manos temblando. No sería capaz de aguantar mucho más.

—Es demasiado —sollozó, pero se movía contra mí—. Me siento tan llena.

Empecé a empujar de nuevo, follándola con absoluta desesperación, pero no yendo muy profundo, no moliendo contra esa deliciosa parte suya hasta el final, cuando se derrumbó de nuevo, y me dejé finalmente correrme, afortunadamente, enterrada tan profundo como pude con un áspero gemido.

---------------------
Chicas se me ha olvidado mencionarlo antes, esta historia tiene 3 libros. Solo para que sepan.
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por JVM el Jue Ene 11, 2018 5:15 pm

bueno ya sabe que Britt juega pero aun asi hay algo mas sino de lo contrario no habria problema en que le dijera a San... Pero mientras se sabe que sigan disfrutando su tiempo juntas
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1182
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Isabella28 el Vie Ene 12, 2018 4:55 am

Santana se nos va a enamorar si es que ya no lo esta, y britt le correspondera o sera estrategia.
Y las adaptaras todas? Si? Porfii porfii..
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 386
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por micky morales el Vie Ene 12, 2018 6:33 am

3 Libros suena muy bien para mi, de verdad Brittany sentira algo por Santana???
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6950
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por 3:) el Vie Ene 12, 2018 5:19 pm

Holap. ..

Demasiado intenso para los primeros días de relación o lo que tienen!!!... san esta a una ronda de orgasmos múltiples de enamorarse que lo reconozca es otra cosa! !!
Britt britt... para mi si esta enamorada vamos a ver que hace?

avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5552
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Tati.94 el Vie Ene 12, 2018 6:04 pm

JVM escribió:bueno ya sabe que Britt juega pero aun asi hay algo mas sino de lo contrario no habria problema en que le dijera a San... Pero mientras se sabe que sigan disfrutando su tiempo juntas
Si debe de haber algo mas grande detrás de todo porque sino no le hubiera mentido sobre el juego, además de que estaba ganando bastante dinero.
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Tati.94 el Vie Ene 12, 2018 6:08 pm

Isabella28 escribió:Santana se nos va a enamorar si es que ya no lo esta, y britt le correspondera o sera estrategia.
Y las adaptaras todas? Si? Porfii porfii..
Por supuesto qe las adaptare todas!!! Jaajaja . No creo qe todo lo que siente San sea lujuria sino no le importaría si esta a su alrededor o no.
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Tati.94 el Vie Ene 12, 2018 6:13 pm

micky morales escribió:3 Libros suena muy bien para mi, de verdad Brittany sentira algo por Santana???
Qe bien que quieran los 3 libros! Que si Britt siente "algo" por San? Creo que lo siente "ttodo"en mi opinión.
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 555
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10, 11, 12  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.