Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» BRITTANA Si fueras mía reseña y Prólogo
Ayer a las 6:17 am por ana_bys_26

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33
Ayer a las 5:46 am por ana_bys_26

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Ayer a las 5:10 am por ana_bys_26

» FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 4
Sáb Mayo 19, 2018 8:07 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 6
Sáb Mayo 19, 2018 8:03 pm por 23l1

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Not so clear for the Goblin»
Sáb Mayo 19, 2018 10:00 am por Klainefan

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Vie Mayo 04, 2018 8:05 pm por monica.santander

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Jue Mayo 03, 2018 9:26 am por Lydia7

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Mar Abr 03, 2018 8:42 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Sáb Mar 03, 2018 7:38 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittany: GP Brittany: ATREVIDA JEFA. FINAL
Miér Feb 28, 2018 10:40 am por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Dom Feb 25, 2018 7:31 pm por 23l1

» Fic BASADO en Fault the same star
Miér Feb 21, 2018 9:48 am por BrittanaBrittana

» [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo
Mar Feb 20, 2018 1:43 am por monica.santander

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Dom Feb 18, 2018 9:20 pm por micky morales

» [Resuelto]Brittana: GP SANTANA: SU PRINCESA. cap. 12, 13 y Epilogo
Miér Feb 14, 2018 11:30 am por 3:)

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Cap. 25 (FINAL) Y EPILOGO
Miér Feb 14, 2018 7:07 am por micky morales

» Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.
Mar Feb 13, 2018 8:56 pm por Tati.94

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Página 6 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Cap 24

Mensaje por 23l1 el Lun Feb 19, 2018 8:11 pm

Capitulo 24


Santana


Miré a Penny de reojo con el ceño fruncido.

Me emocioné al ver que el mismo trío de jazz que ya habíamos visto actuaba de nuevo, pero ella había estado rara toda la noche.

En más de una ocasión, había levantado una mano para secarse una lágrima que resbalaba por su mejilla. Cuando le pregunté, preocupada, si se encontraba bien, se desentendió de la pregunta con un gesto impaciente.

—Estoy bien.

Sin embargo, no parecía estar bien en absoluto.

Empujé la silla de ruedas para llevarla de vuelta a su habitación con la esperanza de que la sorpresa que le tenía preparada la animase.

Brittany había mencionado que Penny llevaba un par de días que no comía bien y que parecía cansada.

Esa noche, su cuidadora me dijo que apenas había tocado la cena y que solo había almorzado porque Brittany le había dado de comer.

Sabía que Brittany estaba preocupada.

Había pensado en cancelar la clase de yoga, pero yo la animé a que fuera. Le recordé que solo le quedaban dos clases y que después podría reunirse con nosotras los martes.

Echaría de menos el tiempo que pasaba a solas con Penny, pero las clases comenzarían de nuevo un mes más tarde, de modo que volveríamos a estar solas.

Mi momento preferido de la noche era cuando Penny me contaba historias de Brittany.

Solían estar plagadas de anécdotas graciosas y bochornosas que me arrancaban una carcajada.

Me senté junto a Penny y abrí la caja de la pizza con una sonrisa.

—Voilà!

Cuando descubrí que, además de las hamburguesas de queso, las pizzas eran su perdición, empecé a llevarle pizzas. Al personal de la residencia no le importaba, y me aseguraba de que ellos también recibieran algunas.

Un día, llevé tantas pizzas que todos los residentes pudieron comer si así lo deseaban.

Aquel día me convertí en una héroe.

Ese día, sin embargo, era solo para Penny.

Cogió una porción, pero no hizo ademán de comérsela. Con un suspiro, se la quité de la mano y la devolví a la caja. Le rodeé la frágil muñeca con los dedos y froté la delicada piel de la palma de la mano.

—Penny, ¿qué pasa? ¿Qué te preocupa?

Soltó un suspiro profundo, que pareció agotado y resignado.

—Estoy cansada.

—¿Quieres que vaya en busca de Mike? Puede ayudarte a acostarte.

Tina tenía la noche libre, pero Mike, su novio, le caía bien.

—No, no quiero acostarme.

—No lo entiendo.

Se zafó de mi mano y se frotó la cara con gesto frustrado.

—Estoy cansada de todo esto.

—¿De tu habitación?—si quería otra, se la conseguiría.

—De estar aquí. En esta… vida, si se puede llamar así.

Nunca la había oído hablar de esa forma.

—Penny…

Extendió el brazo y me sujetó la mano.

—Se me olvidan las cosas, Santana. El tiempo pasa y no recuerdo si estoy en el mismo día que hace un momento. Britt viene a verme y no recuerdo si ha estado hace unas horas, hace unos días o hace un minuto. A veces, no reconozco nada y me da miedo. Sé que hay días en los que no la reconozco a ella—le temblaba la voz y tenía los ojos llenos de lágrimas—No me conozco a mí misma la mayoría de los días.

—Ella viene. Todos los días, viene a verte, y aunque tú la olvides, ella te recuerda. Se queda contigo y te hace compañía.

—Soy una carga para ella.

—No—insistí—No eres una carga para ella. Te quiere.

—Seguro que me odias.

—¿Cómo? No, no, en absoluto. Me encanta pasar el tiempo contigo. Ahora formas parte de mi familia, Penny. Te convertiste en mi familia cuando me casé con Brittany—nada más pronunciar esas palabras, me di cuenta de que estaba diciendo la verdad.

—Ella debería estar haciendo otras cosas, como viajar, tener niños y hacer amigos, no cuidando de una anciana.

—¿Por qué dices estas cosas? Sabes que Brittany haría cualquier cosa por ti. Lo mismo que yo—le levanté la mano y besé la fina piel—Por favor, Penny, si llega a oírte…

—Echo de menos a John.

—Lo sé—la consolé—Estuvieron casados mucho tiempo. Claro que lo echas de menos.

—Cuarenta años. No éramos ricos, pero nos queríamos—esbozó una sonrisa tierna—Me encantaba verlo cocinar. Era chef… ¿lo sabías?

—Sí, me lo has dicho.

—Yo era profesora. Teníamos una buena vida. Cuando murió, no sabía cómo iba a poder seguir viviendo. Pero luego encontré a Britt. Ella se convirtió en mi razón de ser.

—Te necesitaba.

—Ya no me necesita.

—Te equivocas, te necesita.

—¿Cuidarás de ella?

—No… no te rindas todavía, Penny. Brittany… se quedará desolada.

Cerró los ojos y dejó caer los hombros.

—Es que estoy muy cansada.

Me entró el pánico al darme cuenta de que no se estaba refiriendo a que quería acostarse.

Estaba cansada de la vida, de estar atrapada en un cuerpo que ya no funcionaba, con una mente que la dejaba confundida y sumida en el olvido.

Me incliné hacia ella y bajé la voz.

—Cuidaré de ella, te lo prometo. No le faltará de nada—podía prometérselo. Me aseguraría de que Brittany estuviera bien—No te rindas. Te necesita, de verdad.

Abrió los ojos y miró un punto a mi espalda.

—¿Puedes darme esa fotografía?

Me volví y le di la foto que me había señalado.

Después de confesar que nos habíamos casado, Brittany le había llevado una foto de nuestra boda, y otra que Tina había hecho cuando estábamos de visita.

En ella, Brittany le sujetaba la mano, Penny le pellizcaba la nariz mientras se reía y yo estaba sentado junto a ellas, sonriendo.

Parecíamos una familia.

Recorrió nuestras caras con los dedos.

—Se convirtió en mi vida desde que perdí a John.

—Lo sé.

—Es todo lo que sabía que sería: lista, cariñosa, fuerte.

—Es verdad. También es guapa. Más dura que el acero. Tú has tenido mucho que ver a ese respecto, Penny.

El comentario le arrancó una sonrisa. La primera que había visto esa noche.

Extendió un brazo y me dio unas palmaditas en la mejilla.

—Eres una buena chica.

Las palabras me hicieron reír. Nadie me había dicho eso en la vida.

—Cuando te haces mayor, Santana, te das cuenta de que la vida se compone de momentos. De toda clase de momentos. Momentos tristes, momentos buenos y momentos geniales. Componen el tapiz de tu vida. Aférrate a todos ellos, sobre todo a los geniales. Hacen que los otros sean más llevaderos.

Le cubrí la mano con la mía.

—Quédate—le supliqué—Por ella. Dale más momentos geniales, Penny.

Con un suspiro, asintió con la cabeza.

—Quiero acostarme ya.

Volví la cara y le besé la palma de la mano.

—Voy a buscar a Mike.

Me miró a los ojos con una expresión feroz que atrapó mi mirada.

—Amor, Santana. Asegúrate de rodearla de amor.

Solo fui capaz de asentir con la cabeza.

Me pellizcó la nariz. Era lo mismo que le hacía a Brittany, su manera de decir «Te quiero».

Sentí el escozor de las lágrimas mientras me dirigía al mostrador donde estaba Mike.





El móvil vibró sobre la mesa de madera y lo cogí, aunque tuve que contener la sonrisa al ver el número.

Golden Oaks.

Me pregunté qué le estaría pidiendo Penny a Tina en ese momento.

Desde la inquietante conversación de la semana anterior, había pedido algo a diario y yo me aseguraba de proporcionárselo.

No le había hablado a Brittany de nuestra conversación. Ya estaba preocupadísima.

Era evidente que Penny estaba empeorando y que su mente divagaba más a menudo.

Estuvo más animada la noche anterior, pero se quedó dormida en cuanto la llevé de vuelta a su habitación. La dejé en las manos competentes de su cuidadora tras besar su mejilla arrugada.

Rechacé la llamada con la idea de devolverla cuando terminase la reunión.

Me concentré de nuevo en Will, que estaba citando los deseos de un cliente para la siguiente campaña, pero el móvil empezó a vibrar de nuevo. Lo miré y vi que era de Golden Oaks.

Se me formó un pequeño nudo en el estómago por la preocupación. Tina sabía que le devolvería la llamada.

¿Por qué insistía?

Miré a Will, que había dejado de hablar.

—¿Necesitas contestar, Santana?

—Creo que puede ser importante.

Asintió con la cabeza.

—Cinco minutos de descanso para todos.

Acepté la llamada.

—¿Tina?

—Señora López, siento interrumpirla
—su voz me provocó un escalofrío nervioso en la espalda—Tengo que darle una noticia pésima.

No me di cuenta de que me levantaba, pero de repente estaba de pie.

—¿Qué ha pasado?

—Penny Johnson ha muerto hace una hora.


Cerré los ojos al sentir el repentino escozor. Aferré el móvil con más fuerza y dije con dificultad:

—¿Mi esposa lo sabe?

—Sí. Estuvo aquí esta mañana y acababa de marcharse cuando fui a ver a Penny. La llamé para que volviera enseguida.

—¿Está ahí ahora?

—Sí. He intentado hablar con ella sobre el funeral, pero no consigo que hable. No sabía qué hacer, así que la he llamado.

—Tranquila, has hecho lo correcto. Voy de camino. No dejes que se vaya, Tina. Yo me encargo de los detalles
—colgué y dejé caer el teléfono.

El sonido que hizo al golpear en la mesa, un ruido sordo, se abrió paso en el rugido que oía en mi cabeza.

Sentí una mano en el hombro y, al levantar la cabeza, vi la expresión preocupada de Will.

—Lo siento, Santana.

—Tengo que…—dejé la frase en el aire.

—Yo te llevo.

Me sentía rara.

Desequilibrada.

Mi mente era un torbellino, tenía un nudo enorme en el estómago y me escocían los ojos.

Una palabra cristalizó en mi mente, su nombre apareció como grabado a fuego en mi cabeza.

—Brittany.

—Te necesita. Te llevaré con ella.

Asentí con la cabeza.

—Sí.




Una vez en la residencia, no titubeé, sino que corrí por los pasillos.

Vi a Tina en la puerta de la habitación de Penny, que estaba cerrada.

—¿Está dentro?

—Sí.

—¿Qué necesitas?

—Necesito saber si tenía algo pensado, qué quería hacer una vez que muriese.

—Sé que quería ser incinerada. No creo que Brittany tuviera nada organizado de antemano—me froté la nuca con una mano—No tengo experiencia en estos temas, Tina.

La voz de Will sonó a mi espalda.

—Deja que te ayude, Santana.

Me volví, sorprendida. Creía que me había dejado en la puerta y se había marchado.

Le tendió la mano a Tina para presentarse. Ella sonrió a modo de saludo. Will me habló de nuevo.

—Ve con tu esposa. Un buen amigo mío tiene una cadena de funerarias. Lo llamaré y pondré en marcha las cosas… Tina puede ayudarme.

La aludida asintió con la cabeza.

—Por supuesto—Tina me puso una mano en el brazo—Cuando esté lista, entraré para llevarme a Joey a la sala común. Se va a quedar con nosotros.

—De acuerdo.

—Ayudaré al señor Schuester cuanto pueda.

—Te lo agradezco… y seguro que Britt también.

Will sonrió.

—Pocas veces la llamas así. Entra… te necesita.

Entré en la habitación y cerré a mi espalda sin hacer ruido.

La estancia no estaba nada bien.

No había música, Penny no estaba sentada delante de su caballete mientras tarareaba. Incluso Joey guardaba silencio, acurrucado en su jaula con la cabeza debajo de un ala.

Las cortinas estaba corridas y la habitación estaba envuelta por la tristeza.

Brittany estaba encorvada en una silla junto a la cama de Penny, cogiéndole la mano.

Me acerqué a ella y me permití un momento para mirar a la mujer que me había cambiado la vida. Penny parecía dormida y tenía una expresión plácida en el rostro.

Ya no volvería a confundirse ni a inquietarse.

Ya no intentaría encontrar algo que no recordaba.

Ya no podría contarme más anécdotas de la mujer que en ese instante lloraba su pérdida.

Me agaché junto a mi esposa y cubrí con mi mano la que agarraba la de Penny.

—Brittany—susurré.

No se movió. Permaneció paralizada con expresión vacía, sin hablar.

Rodeé sus tensos hombros con un brazo y la pegué a mí.

—Lo siento, cariño, sé cuánto la querías.

—Me marché sin más—musitó—Estaba a medio camino de casa cuando me llamaron. No debería haberme ido.

—No lo sabías.

—Dijo que estaba cansada y que quería descansar. No quería pintar. Me pidió que apagase la música. Debería haber sabido que algo andaba mal—insistió.

—No te hagas esto.

—Debería haber estado con ella cuando…

—Pero estabas con ella. Ya sabes lo que sentía al respecto, cariño. Lo decía a todas horas: cuando llegara el momento, se iría. Estabas aquí, la persona a quien más quería del mundo, la última persona que quería ver al dejar este mundo, y estaba lista—le acaricié el pelo con una mano—Llevaba lista un tiempo, cielo. Creo que estaba esperando a asegurarse de que estarías bien.

—No me despedí de ella.

La insté a apoyar la cabeza en mi hombro.

—¿La besaste?

—Sí.

—¿Te pellizcó la nariz?

—Sí.

—En ese caso, se despidieron. Eso es lo que hacían. No hacían falta palabras, de la misma manera que no tenías que decirle que la querías. Lo sabía, cariño. Siempre lo ha sabido.

—No… no sé qué hacer ahora.

Todo su cuerpo se estremeció y yo, que no soportaba ver cómo empeoraba su dolor, me puse en pie, la cogí en brazos y volví a sentarme antes de que pudiera protestar.

Seguía aferrada a la mano de Penny y yo podía sentir cómo se estremecía.

—Deja que te ayude, cariño. Will también está aquí. Ya decidiremos qué tenemos que hacer.

Apoyó la cabeza en mi pecho y sentí sus cálidas lágrimas. La besé en la coronilla y la abracé hasta que sentí que su cuerpo se relajaba y que soltaba la mano de Penny, con mucho cuidado, para dejarla sobre la colcha.

Nos quedamos sentadas en silencio mientras le acariciaba la espalda con una mano.

Alguien llamó a la puerta y le di permiso para entrar. Will apareció y se acuclilló a nuestro lado.

—Britt, preciosa, lo siento muchísimo.

Ella contestó con un susurro apenas audible:

—Gracias.

—Ha venido Emma. Nos gustaría ayudaros a Santana y a ti con los detalles, si les parece bien.

Ella asintió con la cabeza al tiempo que otro estremecimiento la sacudía.

—Creo que es mejor que la lleve a casa.

Will se puso en pie.

—Claro.

Agaché la cabeza.

—¿Estás lista, cariño? ¿O quieres quedarte un poco más?

Miró a Will. Le temblaban los labios.

—¿Qué va a pasar?

—Mi amigo, Figgins, vendrá para llevársela. Según me ha dicho Santana, quería ser incinerada, ¿es así?

—Sí.

—Él se encargará de todo, y ya después podemos hablar del servicio que te gustaría darle.

—Quiero celebrar su vida.

—Podemos hacerlo.

—¿Qué pasa…?—preguntó y tuvo que tragar saliva antes de continuar—¿Qué pasa con sus cosas?

—Me encargaré de que lo empaqueten todo y lo lleven al departamento, cariño—le aseguré—Tina me ha dicho que Joey se va a quedar aquí.

—A los otros residentes les gusta… cuidarán de él. Me gustaría donar algunas de sus cosas a aquellos que no tienen tanto como tenía ella. Ropa, la silla de ruedas y cosas así.

—De acuerdo, me encargaré de todo. Cuando estés lista, puedes revisarlo todo y yo me aseguraré de que se haga.

Brittany se quedó en silencio con la vista clavada en Penny. Luego asintió con la cabeza.

—Está bien.

Me levanté con ella en brazos.

No me gustaban los estremecimientos que sacudían su cuerpo ni el temblor de su voz. Me sentía mejor si la llevaba en brazos y ella no protestó.

Miré a Penny y le comuniqué mi agradecimiento y mi despedida en silencio.

Al sentir el escozor de las lágrimas en los ojos, parpadeé. Tenía que ser fuerte por Brittany.

—Iré a buscar el coche—se ofreció Will, que salió de la habitación.

Busqué los ojos de Brittany, enormes por el dolor y la tristeza. Me asaltó una abrumadora ternura, y la necesidad de calmar su dolor me consumió por completo.

La besé en la frente y murmuré contra su piel:

—Estoy aquí. Lo superaremos juntas. Te lo prometo.

Brittany se relajó con mi caricia y esa necesidad silenciosa me conmovió.

—¿Estás lista?

Asintió con la cabeza y enterró la frente en mi pecho, al tiempo que se aferraba con más fuerza a mi chaqueta.

Salí de la habitación con la certeza de que nuestras vidas estaban a punto de cambiar.

Y, una vez más, tampoco sabía cómo enfrentarme a esa situación.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Lun Feb 19, 2018 9:34 pm

hola morra,..

que mal lo de penny!!! pero ya cuando llega la hora solo pasa!!!
san esta en el limbo con todas sus emociones, a ver como lo lleva???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5589
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por TheJadeDiaz el Lun Feb 19, 2018 11:24 pm

Nooo me hiciste llorar con este capítulo en serio me puso muy triste la muerte de penny pero estará en un mejor lujar :'( espero que vengas tiempo mejores de mucha alegría y felicidad para Britt y San
avatar
TheJadeDiaz
**
**

Femenino Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 12/04/2014
Edad : 19
El mundo de Brittany Blake


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Lun Feb 19, 2018 11:49 pm

Que triste capitulo, pobre britt ahora santana tiene que solo apoyarla y consolarla.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Mar Feb 20, 2018 2:22 am

Que triste, se me pianto un lagrimon por Penny!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4405
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Mar Feb 20, 2018 12:51 pm

:( pues Penny dejo todo arreglado sobretodo lo referente a Britt, sin embargo ya veremos como llevan la situacion ambas, al final Penny fue por quien Britt inicio todo este viaje y quien tambien las hizo unirse
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1182
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Mar Feb 20, 2018 7:13 pm

Hasta yo queria a Penny, ella las unio y espero que asi continuen para siempre!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6981
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Mar Feb 20, 2018 7:38 pm

3:) escribió:hola morra,..

que mal lo de penny!!! pero ya cuando llega la hora solo pasa!!!
san esta en el limbo con todas sus emociones, a ver como lo lleva???

nos vemos!!!




Hola lu, si =/ eso dicen =/ SI! son tan nuevas para ella, espero y bn. Saludos =D






TheJadeDiaz escribió:Nooo me hiciste llorar con este capítulo en serio me puso muy triste la muerte de penny pero estará en un mejor lujar :'( espero que vengas tiempo mejores de mucha alegría y felicidad para Britt y San





Hola, fue muy triste =( Ese es el consuelo que queda =) Espero lo mismo la vrdd, asik dilo para q pase noma xD Saludos =D





Isabella28 escribió:Que triste capitulo, pobre britt ahora santana tiene que solo apoyarla y consolarla.



Hola, si =( si, parece q no había sufrido lo suficiente o esta siendo muy feliz =/ SI, la morena tiene q demostrar lo q es! Saludos =D





monica.santander escribió:Que triste, se me pianto un lagrimon por Penny!!
Saludos



Hola si q si =( Aaayy ya sabes q no fuiste la única, pero penny las vale =) Saudos =D





JVM escribió::( pues Penny dejo todo arreglado sobretodo lo referente a Britt, sin embargo ya veremos como llevan la situacion ambas, al final Penny fue por quien Britt inicio todo este viaje y quien tambien las hizo unirse




Hola, sabia mujer...Espero y la sepan llevar, pero se ve difícil =/ Si...complicado =/ Saludos =D





micky morales escribió: Hasta yo queria a Penny, ella las unio y espero que asi continuen para siempre!!!!




Hola, o no¿?! y yo! SI, hizo lo mejor para las dos sin q se dieran cuenta, ni ella. Espero lo mismo, asik dolo para q apse xD Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Cap 25

Mensaje por 23l1 el Mar Feb 20, 2018 7:40 pm

Capitulo 25



Santana


El piso estaba tranquilo.

Brittany se había acostado, después de otra noche de silencio. Ni siquiera había cenado, se había limitado a beber varios sorbos de vino y a responder a mis preguntas con murmullos o movimientos de cabeza.

La oí moverse en la planta alta, estaba abriendo y cerrando cajones, y supe que seguramente estuviera ordenando o reorganizando cosas.

Solía hacerlo cuando estaba inquieta.

La preocupación me tenía de los nervios.

Era una situación con la que nunca había tenido que lidiar.

No estaba acostumbrada a cuidar de otra persona.

Me pregunté qué podría hacer para que se sintiera mejor, cómo podría ayudarla a hablar.

Porque necesitaba hablar.





El funeral había sido íntimo y especial.

Puesto que Emma y Will habían sido los encargados de organizarlo, no era de extrañar.

Emma se sentó con Brittany y la ayudó a elegir algunas fotos, que repartieron por la estancia donde se celebró. Su foto preferida de Penny se colocó al lado de la urna, que estaba decorada con flores silvestres.

La gente había mandado ramos de flores, pero el más grande era el nuestro.

Las flores preferidas de Penny descansaban en el jarrón colocado junto a su foto.

Casi todas eran margaritas.

Casi todo el personal de Schuester Group asistió para dar el pésame.

Me mantuve al lado de Brittany, abrazándola por la cintura y manteniendo su tenso cuerpo junto al mío como muestra de apoyo silencioso.

Estreché manos y acepté las condolencias, consciente de cómo su cuerpo se estremecía en ocasiones.

También asistieron algunos de los trabajadores de Golden Oaks, y Brittany aceptó sus abrazos y sus palabras de recuerdo, aunque después siempre regresaba a mi lado, como si buscara el refugio de mi abrazo.

Quedaban pocos amigos de Penny que pudieran asistir al funeral.

Aquellos que lo hicieron recibieron un trato preferente por parte de Brittany. Se agachó frente a ellos y habló en voz baja con quienes iban en sillas de ruedas, se aseguró de que los que necesitaban andadores para moverse encontraran a alguien que los acompañara rápidamente a una silla, y después de la breve ceremonia, compartió unos instantes con todos ellos.

No dejé de mirarla en ningún momento, preocupada por la ausencia de lágrimas y por el constante temblor de sus manos.

Nunca había experimentado el dolor hasta ese día.

Cuando mis padres murieron, no sentí nada salvo alivio por todo lo que me habían hecho sufrir.

Me entristecí cuando Nana se marchó, pero fue la tristeza de la infancia.

El dolor que experimentaba por Penny era una sensación abrasadora en el pecho. Algo que crecía y se extendía de una forma muy extraña.

Descubría que tenía los ojos llenos de lágrimas cuando menos lo esperaba.

Cuando llegaron las cajas con sus pertenencias, tuve que quedarme un rato en el almacén, abrumada por una emoción que no era capaz de explicar. Me descubrí recordando nuestras charlas, el brillo que aparecía en sus ojos cuando mencionaba el nombre de Brittany. Las graciosas y tiernas anécdotas que contaba de su vida en común.

En mi calendario, los martes seguían apareciendo ocupados con el nombre de Penny. De alguna manera, no podía quitarlo todavía.

Y, por encima de todas las extrañas emociones que experimentaba, estaba la preocupación por mi esposa.

Creí que lo estaba manejando todo bien.

Sabía que estaba sufriendo por la pérdida de una mujer a la que había querido como a una mamá, pero no había perdido la compostura.

La serenidad.

Había llorado una vez, pero no la había visto llorar desde el día que Penny murió.

Esa mañana, durante el funeral, se había encerrado en sí misma. Después había salido a pasear y había negado en silencio con la cabeza cuando me ofrecí a acompañarla.

Al regresar, subió directa a su dormitorio hasta que fui a buscarla para decirle que bajara a cenar.

Me sentía pérdida, dada mi escasa experiencia a la hora de consolar a los demás.

No podía llamar a Rachel ni a Will para preguntarles qué debía hacer a fin de ayudar a mi esposa. Pensaban que estábamos unidas y supondrían que yo sabía exactamente qué debía hacer.

Cuando se marcharon del sanatorio esa mañana, Rachel me abrazó y me dijo: —Cuídala.

Quería hacerlo, pero no sabía cómo.

No tenía experiencia con esas emociones tan intensas.

Paseé de un lado para otro por el salón y la cocina, moviéndome inquieta mientras bebía vino. Sabía que podía subir al gimnasio y hacer un poco de ejercicio para liberar tensión, pero no estaba de humor.

De alguna manera, el gimnasio parecía estar muy lejos de Brittany y quería estar cerca, por si me necesitaba.

Me senté en el sofá y el mullido cojín que vi a mi lado me arrancó una sonrisa.

Otro de los toques de Brittany. Mantas de seda, cojines de plumas, colores cálidos en las paredes y los cuadros que había añadido.

Todo hacía que el piso pareciera un hogar.

Me detuve con la copa a medio camino de los labios.

¿Había llegado a decirle que me gustaba lo que había hecho?

Gemí y apuré el vino, tras lo cual dejé la copa en la mesa. Me incliné hacia delante y enterré las manos en el pelo, del que tiré hasta hacerme daño.

Había mejorado durante las últimas semanas, de eso estaba segura, pero ¿había cambiado lo suficiente?

Sabía que mi lengua ya no era tan afilada.

Sabía que había sido mejor persona.

De todas formas, no estaba segura de que bastara. Si Brittany estaba pasándolo mal, ¿confiaría en mí lo suficiente como para que la consolara?

Me sorprendió darme cuenta de lo mucho que deseaba que eso sucediera.

Quería ser su ancla.

Ser la persona de la que ella dependiera.

Sabía que yo había llegado a depender de ella… para muchas cosas.

Me di por vencida, apagué las luces y subí a mi dormitorio. Me puse el pantalón del pijama y un sujetador deportivo y me acerqué a la cama con paso titubeante, si bien acabé saliendo al pasillo.

Eché a andar hasta la puerta de Brittany, y no me sorprendió verla entreabierta. No entendía cómo era posible que mis «ruidos nocturnos», tal como ella los llamaba, la reconfortaran, pero desde el día que confesó que necesitaba oírlos, nunca cerraba mi puerta por la noche.

Por un instante, me sentí rara ahí plantada delante de su puerta, sin saber qué hacía ahí.

Hasta que lo oí.

Sollozos entrecortados.

Sin pensarlo dos veces, entré en su dormitorio. Tenía el estor levantado, de manera que entraba la luz de la luna.

Estaba acurrucada, llorando.

Su cuerpo se estremecía con tanta fuerza que incluso movía el colchón. Tras apartar la manta, la rodeé con los brazos, la estreché contra mi cuerpo y la llevé a mi dormitorio.

Sin soltarla, me metí en la cama y tiré de las mantas para arroparnos. Ella se tensó, pero la estreché con más fuerza.

—Desahógate, Brittany. Te sentirás mejor, cariño.

Se derrumbó entre mis brazos y se pegó por completo a mí. Sus manos me aferraron los hombros desnudos y sus lágrimas me quemaron la piel mientras lloraba de forma inconsolable.

Le acaricié la espalda, le pasé los dedos por el pelo e hice lo que esperaba que fuesen sonidos reconfortantes.

Pese al motivo, me gustaba tenerla cerca. Echaba de menos su suavidad contra mi.

Su cuerpo encajaba a la perfección contra el mío.

A la postre, sus sollozos remitieron y los terribles estremecimientos cesaron.

Me incliné hacia la mesilla de noche y cogí unos cuantos pañuelos de papel para ponérselos en una mano.

—Lo… lo… sie… siento —tartamudeó en voz baja.

—No tienes por qué sentirlo, cariño.

—Te he molestado.

—No, no lo has hecho. Quería ayudarte. Te lo vuelvo a repetir: si necesitas algo, solo tienes que pedírmelo—Titubeé—Soy tu esposa. Mi trabajo consiste en ayudarte.

—Has sido muy buena. Incluso amable.

El asombro que transmitía su voz me escoció un poco. Sabía que me lo merecía, pero de todas formas no me hizo gracia.

—Estoy tratando de ser mejor persona.

Ella se movió un poco y ladeó la cabeza para mirarme a la cara.

—¿Por qué?

—Porque te lo mereces y porque acabas de perder a un ser querido. Estás pasándolo mal. Quiero ayudarte. Pero no sé cómo hacerlo. Todo esto es una novedad para mí, Britt—usé el pulgar para limpiarle con delicadeza las lágrimas que brotaban de nuevo de sus ojos.

—Me has llamado Britt.

—Supongo que se me ha pegado. Penny te llamaba siempre así. Igual que lo hacen todos.

—Le caías bien.

Sentí un extraño nudo en la garganta mientras contemplaba su rostro a la luz de la luna que se filtraba por la ventana.

—Y a mí me caía bien ella—repliqué en voz baja con sinceridad—Era una mujer maravillosa.

—Lo sé.

—Sé que la echarás de menos, cariño, pero…—no quería decir las mismas frases hechas que había oído pronunciar durante los últimos días—Penny habría detestado ser una carga para ti.

—¡No lo era!

—Ella te lo habría discutido. Te esforzaste para que se sintiera segura. Hiciste muchos sacrificios.

—Ella hizo lo mismo por mí. Yo era su prioridad—se estremeció—No… no sé dónde estaría hoy si ella no me hubiera encontrado y no me hubiera acogido en su casa.

Yo tampoco quería pensarlo.

Los actos de Penny nos habían afectado a ambas… para mejor.

—Lo hizo porque te quería.

—Yo también la quería.

—Lo sé—tomé su cara entre las manos y miré esos ojos rebosantes de dolor—La querías tanto que te casaste con una gilipollas que te trataba fatal con tal de asegurarte de que la cuidaban como se merecía.

—Dejaste de ser una gilipollas hace unas semanas.

Negué con la cabeza.

—Nunca debí comportarme como una gilipollas contigo—para mi asombro, sentí que se me llenaban los ojos de lágrimas—Lo siento, cariño.

—Tú también la echas de menos.

Incapaz de hablar, asentí con la cabeza en silencio. Ella me rodeó el cuello con los brazos y me colocó la cabeza bajo su barbilla.

Era incapaz de recordar la última vez que había llorado, seguramente siendo una niña, pero me eché a llorar en ese momento.

Lloré por la muerte de una mujer que había conocido durante un breve período de tiempo, pero que había llegado a ser muy importante para mí.

Una mujer que con sus anécdotas y sus quebrados recuerdos le había dado vida a la mujer con la que yo me había casado.

Sus palabras me mostraron la bondad y la generosidad de Brittany.

Brittany y ella me habían enseñado que era bueno sentir, confiar y… amar.

Porque, en ese preciso momento, descubrí que estaba enamorada de mi mujer.

Estreché a Brittany con fuerza entre mis brazos. Cuando dejé de llorar, levanté la cabeza y miré esos ojos bondadosos. El aire que nos rodeaba crepitó y cobró vida, una vez abandonadas la relajación y el consuelo.

El deseo y el anhelo que había estado reprimiendo estallaron.

Mi cuerpo ardía por la mujer a la que abrazaba y Brittany puso los ojos como platos, con los iris azules iluminados por el mismo deseo que me consumía a mí.

Para darle la oportunidad de negarse, incliné despacio la cabeza y me detuve antes de rozarle los temblorosos labios.

—¿Por favor?—susurré, sin saber muy bien qué le estaba preguntando.

Su suave gemido fue la única respuesta que necesité y mi boca devoró la suya con un ansia que jamás había experimentado.

No solo eran lujuria y deseo.

Había anhelo y necesidad.

Redención y perdón.

Todo ello envuelto en una mujer.

Fue como renacer en mitad de una violenta hoguera cuyas llamas me lamían la espina dorsal.

Todos los nervios de mi cuerpo cobraron vida.

Sentía cada centímetro del cuerpo de Brittany pegado al mío. Cada curva se amoldaba a mi cuerpo como si hubiera sido creada única y exclusivamente para mí.

Su lengua era como terciopelo contra la mía; su aliento, soplos de vida que llenaban mis pulmones.

Necesitaba sentirla más cerca.

Necesitaba besarla con más ansia.

Mi top deportivo salió raído por mi cuerpo y su ridículo camisón desapareció bajo mis puños, que desgarraron la tela con facilidad.

Tenía que tocar su piel.

Necesitaba sentirla por entero.

Usó los pies para bajarme los pantalones, liberando mi ya húmedo sexo que todo su centro. Gemimos al unísono cuando quedamos piel contra piel.

Brittany era como el helado: exquisita y dulce mientras me rodeaba con sus miembros.

Usé las manos y la lengua para explorarla.

Sus curvas y sus recovecos que siempre habían estado ocultos al mundo eran míos para acariciar.

Me di un festín de sabores.

Cada descubrimiento era nuevo y exótico.

Tenía unos pechos voluptuosos y turgentes, con los pezones duros y sensibles, se llevaban a la perfección con los míos.

Gimió cuando se los lamí para endurecerlos aún más, mordisqueándolos con suavidad. Se retorció y gimió cuando descendí por su cuerpo y le lamí el abdomen, el ombligo y más abajo, donde descubrí que estaba húmeda y lista para mí.

—San—dijo entre jadeos, con una nota asombrada y frenética en la voz mientras la acariciaba con la lengua y con los labios, degustando su sabor.

Arqueó la espalda y se estremeció mientras yo la acariciaba, mientras usaba la lengua para penetrarla y torturarla. Me enterró las manos en el pelo y me obligó a acercarme más, alejándome una vez que encontré el ritmo adecuado.

Sus gemidos y jadeos eran música para mis oídos.

La penetré con un dedo y después con dos para acariciarla en profundidad.

—Dios, cariño, eres tan estrecha…—susurré sin alejarme de ella.

—Yo… nunca he estado con nadie.

Me detuve, levanté la cabeza y asimilé sus palabras.

Era virgen. Debía recodarlo, ser tierna con ella y tratarla con respeto.

Que me hiciera ese regalo, a mí entre todas las personas, me provocó una miríada de emociones que fui incapaz de identificar.

Sin embargo, no debería haberme sorprendido, porque como era habitual en ella, me confundió aún más.

—No pares—me suplicó.

—Britt…

—San, quiero hacerlo. Contigo.

Ascendí por su cuerpo y le tomé la cabeza entre las manos. La besé en la boca con una reverencia que jamás había sentido ni le había demostrado a otra persona.

—¿Estás segura?

Ella tiró de mí para que siguiera besándola.

—Sí.

Me moví sobre ella con cuidado.

Quería que su primera vez fuera memorable.

Quería demostrarle con el cuerpo lo que estaba experimentando con el alma.

Quería hacerla mía en todos los sentidos.

La adoré con mis caricias, suaves y delicadas, deleitándome con el tacto sedoso de su cuerpo.

La amé con mi boca, recorrí su cuerpo de la forma más íntima, memorizando su sabor y su textura.

Avivé su pasión con la mía hasta que se derritió entre mis brazos.

Gemí y siseé cuando comenzó a moverse con más osadía, cuando empezó a acariciarme y a explorarme con los labios y con las manos. Pronuncié su nombre como si fuera una plegaria mientras me acariciaba los pechos, los hombros, la espalda, y cuando me la tocó.

Al final, me coloqué sobre ella, la cubrí con mi cuerpo y uní nuestros sexos, me moví lento para luego penetrarla con dos dedos, espere hasta que me pidió más, solo entonces dejé que la pasión tomara las riendas.

Empecé a moverme con frenesí. La besé sin mucha delicadeza mientras la hacía mía, porque necesitaba su sabor en la boca con el mismo fervor que necesitaba su cuerpo en torno al mío.

Brittany me abrazó con fuerza y gimió mi nombre al tiempo que me clavaba los dedos en la espalda.

—Oh, Dios, San, por favor. Necesito…

—Dímelo—repliqué—Dime lo que necesitas.

—A ti… más… ¡por favor!

—Ya me tienes, Britt-Britt—dije entre gemidos al tiempo que agregaba otro dedo—Solo a mí. Solo yo.

Gritó y echó la cabeza hacia atrás al tiempo que tensaba el cuerpo.

Estaba preciosa en pleno orgasmo, con el cuello estirado y la piel cubierta por una capa de sudor.

Yo también estaba al borde del orgasmo, de manera saque mis dedos y me acomode para q nuestros sexos tuvieran el mejor roce posible y enterré la cara en su cuello y me dejé arrastrar por la intensa oleada de placer.

Volví la cabeza, le cogí la barbilla y acerqué sus labios a los míos para besarla mientras los espasmos sacudían mi cuerpo y se desvanecían poco a poco.

Después, giré sobre el colchón con ella pegada al pecho y la nariz enterrada en su pelo.

La oí suspirar mientras se acurrucaba sobre mí.

—Gracias —murmuró.

—Cariño, el placer ha sido mío.

—Bueno, todo no.

Me eché a reír contra su cabeza y besé esa piel cálida.

—Duérmete, Britt.

—Debería irme…

La estreché con fuerza, renuente a dejarla marchar.

—No. Quédate aquí conmigo.

Suspiró y su cuerpo se estremeció por entero.

—¿Espalda o pecho?—susurré.

Le gustaba dormir con la espalda pegada a mí. Me gustaba despertarme con la cara enterrada en su cálido cuello y su cuerpo unido al mío.

—Espalda.

—De acuerdo—aflojé los brazos para que pudiera darse la vuelta. Una vez que estuvo de espaldas a mí, la abracé y la besé con suavidad—Duérmete. Mañana tenemos mucho de lo que hablar.

—Yo…

—Mañana. Mañana veremos cuál es el siguiente paso.

—Está bien.

Cerré los ojos y aspiré su olor.

Mañana se lo contaría todo.

Le pediría que me dijera qué le parecía.

Quería expresar mis sentimientos, decirle que estaba enamorada de ella.

Aclarar las cosas.

Y, después, quería ayudarla a trasladar sus pertenencias a mi dormitorio y convertirlo en nuestro dormitorio.

No quería vivir sin que ella estuviera a mi lado.

Me quedé dormida tras exhalar un suspiro de satisfacción que jamás había experimentado antes.




Me desperté sola, con la mano sobre las sábanas frías y vacías.

No me sorprendió.

Brittany llevaba unas noches más inquietas de lo habitual, y la noche anterior parecía incluso peor.

En más de una ocasión había tenido que acercarla a mí y había sentido los sollozos que trataba de disimular. La había abrazado durante toda la noche, permitiéndole que expulsara todas las emociones.

Me pasé una mano por la cara y me senté.

Me ducharía y después bajaría a buscarla a la cocina. Tenía que hablar con ella.

Debíamos aclarar muchas cosas.

Y también debía pedirle perdón por muchas cosas, para poder avanzar… juntas.

Bajé los pies al suelo, cogí la bata y me puse en pie.

Eché a andar hacia el cuarto de baño, pero me detuve.

La puerta del dormitorio estaba cerrada.

¿Por qué estaba cerrada?

¿Brittany creía que iba a molestarme?

Meneé la cabeza.

Era una de las personas más silenciosas que conocía, sobre todo por las mañanas.

Atravesé la estancia y abrí la puerta.

Al otro lado reinaba el silencio. Ni había música ni se oían ruidos procedentes de la cocina.

Eché un vistazo hacia el dormitorio de Brittany. La puerta estaba entreabierta, pero tampoco se oían ruidos dentro.

De repente, sentí un nudo en el estómago y fui incapaz de desterrar la sensación.

Atravesé el pasillo y me asomé al dormitorio. La cama estaba hecha y todo estaba ordenado, impecable.

Parecía una habitación vacía.

Eché a andar hacia las escaleras, cuyos peldaños bajé de dos en dos y fui directo a la cocina al tiempo que la llamaba. No respondió y la cocina estaba vacía.

Me quedé ahí de pie, abrumada por el pánico.

Debía de haber salido.

Tal vez había ido a la tienda.

Había varios motivos que justificaban que hubiera salido del departamento.

Corrí hacia la puerta de entrada. Las llaves de su coche estaban en el gancho.

«Seguro que ha salido a dar un paseo», me dije.

Regresé a la cocina y me acerque a la cafetera. Me había enseñado a usarla, así que al menos podía preparar café.

Hacía un día desapacible.

El cielo estaba encapotado y gris. Necesitaría una taza de café caliente cuando volviera.

Sin embargo, descubrí su teléfono móvil en la encimera. A su lado estaban las llaves del departamento.

Me temblaba la mano cuando las cogí.

¿Por qué había dejado las llaves?

¿Cómo iba a entrar sin ellas?

Miré de nuevo la encimera.

Todo estaba ahí.

Las tarjetas de crédito y el talonario de cheques que yo le había dado. Su copia del acuerdo.

Lo había dejado todo porque me había abandonado.

Algo reluciente me llamó la atención y me incliné para coger sus anillos.

La imagen de Brittany pasó por mi cabeza en distintos recuerdos.

Cuando le entregué la cajita y le dije que no iba a hincar la rodilla en el suelo.

Su expresión cuando le puse la alianza en el dedo el día que nos casamos por las circunstancias, no por amor.

Estaba preciosa, pero no se lo dije.

Había muchas cosas que no le había dicho.

Muchas cosas que no tendría la oportunidad de decirle… porque se había ido.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Mar Feb 20, 2018 9:19 pm

hola morra,...

fue muy bueno para ser verdad (para britt),..
san se mobio muy despacio en descubrir lo que verdad quiere de britt!!!
a ver que hace san ahora???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5589
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Mar Feb 20, 2018 11:40 pm

Me parecia!!!!!! Sabia que Britt se iba a ir !!!
Y ahora que va a hacer San??? Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4405
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Miér Feb 21, 2018 6:45 am

Todo era tan lindo...pero, siempre hay un pero...se entiende que britt se fuera, creo que penso que ya no le hacía falta a san porque ya tiene el trabajo.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Miér Feb 21, 2018 7:30 pm

3:) escribió:hola morra,...

fue muy bueno para ser verdad (para britt),..
san se mobio muy despacio en descubrir lo que verdad quiere de britt!!!
a ver que hace san ahora???

nos vemos!!!





Hola lu, la vrdd esk si =/ iba todo muy bn en su vida ahora. Pfff esk eran paso de hormiga ¬¬ Espero q recuperarla y no a pasos de hormiga ¬¬ Saludos =D





monica.santander escribió:Me parecia!!!!!! Sabia que Britt se iba a ir !!!
Y ahora que va a hacer San??? Saludos





Hola, =/ si¿? yo no =/ Espero y de todo para encontarla y recuperarla la vrdd =/ Saludos =D





Isabella28 escribió:Todo era tan lindo...pero, siempre hay un pero...se entiende que britt se fuera, creo que penso que ya no le hacía falta a san porque ya tiene el trabajo.





Hola, si =/ o no¿? ¬¬ La vrdd esk si =/ Pero espero q san la busque y le haga ver q no es así, ya no! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Miér Feb 21, 2018 7:32 pm

Capitulo 26


Santana


Aunque sabía que no estaba ahí, miré hasta en el último rincón del piso.

Cuando llegué a su armario y a su cómoda, me di cuenta de que había dejado la mayoría de la ropa que le había comprado, pero faltaban algunas prendas.

Las dos cajas que todavía no había abierto seguían en su armario, también había pertenencias suyas en el cuarto de baño, pero la única maleta que tenía había desaparecido.

Recordé que la noche anterior oí que se abrían y se cerraban cajones. Lo que supuse que era una reorganización solo eran los preparativos para abandonarme.

Me senté en el borde de su cama y me agarré la cabeza con las manos.

¿Por qué?

¿Por qué se acostó conmigo si sabía que iba a dejarme?

¿Por qué se había ido?

Mascullé un taco… la respuesta era evidente.

Penny había muerto. Ya no necesitaba los medios para cuidar de ella, lo que quería decir que ya no necesitaba fingir que estaba enamorada de mí.

Nos llevábamos bien, o eso creía yo.

Estaba convencida de que Brittany sentía algo.

¿Por qué no había hablado conmigo?

Solté una carcajada en la habitación vacía. Pues claro que no iba a hablar conmigo.

¿En qué momento le había dicho que podía hacerlo?

Nos habíamos convertido en enemigas amistosas, unidas por un objetivo común.

Ese objetivo había cambiado en su caso.

Tal vez yo hubiera planeado hablar con ella, pero Brittany no tenía ni idea de lo que yo sentía.

Aún era incapaz de entenderlo, no terminaba de asimilar lo mucho que habían cambiado mis sentimientos.

La pregunta que se repetía sin cesar en mi cabeza y que no tenía el menor sentido era: «¿Por qué se ha acostado conmigo?».

Se me heló la sangre en las venas cuando me asaltaron los recuerdos de la noche anterior.

Era virgen… y yo había sido su primera vez.

Estaba tan absorta en el momento, en Brittany, que ni había pensado en el tema hasta ese instante.

Le había hecho el amor por primera vez.

Se había marchado.

No tenía ni idea de dónde estaba

Corrí hacia el despacho, más ansiosa que nunca, y encendí el portátil. Comprobé el historial de navegación, pensando que quizá hubiera usado el ordenador para comprar un billete de avión o de tren, pero no encontré nada.

Comprobé las cuentas bancarias y me quedé de piedra al ver que el día anterior había retirado 20.000 dólares. Recordé que dio un paseo por la tarde, que insistió en ir sola. Había ido al banco y había retirado, o transferido, el dinero de su cuenta.

Dos meses de «salario» fue lo único que se llevó.

Mientras repasaba los cargos de su cuenta, descubrí que, salvo los gastos de Penny, no había tocado un solo centavo.

No había gastado nada en ella.

No se había llevado nada para su futuro.

Estaba más desconcertada si cabía.

No quería mi dinero.

No me quería a mí.

¿Qué quería Brittany?

Tamborileé con los dedos sobre el escritorio. Había dejado las llaves y la tarjeta de acceso, lo que quería decir que no podría entrar en el edificio ni en el piso.

Sabía que, con el tiempo, se pondría en contacto conmigo para pedirme las cajas que había dejado atrás, y yo insistiría en verla primero.

Desvié la vista hacia la estantería del despacho y me di cuenta de que habían desaparecido las cenizas de Penny.

Se las había llevado ahí donde se hubiera ido. Pero la conocía lo suficiente para saber que querría las fotos y el contenido de las cajas que había en la planta superior.

Estaban llenas de objetos personales, cosas que ella consideraba importantes.

Empezó a darme vueltas la cabeza, que se puso a trabajar como lo hacía cada vez que tenía un problema.

Empecé a dividir en compartimentos los problemas y a buscar soluciones.

Podría decirle a los Schuester que se había marchado durante unas semanas. Que la impresión por la muerte de Penny era demasiado para ella y que necesitaba un respiro.

Podría decir que la había enviado a un lugar cálido a relajarse y a recuperarse.

Con eso conseguiría algo de tiempo.

Cuando se pusiera en contacto conmigo, la convencería de que volviera y ya se nos ocurriría algo.

Podríamos seguir casadas.

Le buscaría un lugar cercano y solo tendría que verme cuando la ocasión lo requiriera.

Podría convencerla de que accediese.

Me levanté mientras miraba por la ventana la luz mortecina. El día nublado encajaba a la perfección con mi estado de ánimo.

Dejé que mi mente volara y diseñara distintos escenarios, hasta que decidí que lo más sencillo era lo mejor. Llevaría a cabo mi primera idea, diría que se había marchado unos días.

Tenía su móvil.

Podía mandarme mensajes de texto e inventarme llamadas de sobra, de modo que nadie se enteraría de la verdad.

Salvo que…

Incliné la cabeza hacia delante. No era lo que realmente quería.

Quería saber dónde estaba Brittany.

Necesitaba saber que se encontraba a salvo.

Quería hablar con ella.

Estaba desolada por la muerte de Penny y no pensaba con claridad. Creía que estaba sola.

Me aferré al alféizar de la ventana con la vista clavada en la ciudad.

Estaba ahí fuera, en alguna parte, y estaba sola. Tenía que encontrarla. Por el bien de ambas.





Regresé a mi edificio y aparqué en mi plaza de garaje, tras lo cual apoyé la cabeza en el reposacabezas del asiento.

Había hecho un recorrido por todos los sitios a los que ella podría haber ido y que se me habían ocurrido.

Había estado en el aeropuerto, en la estación de tren, en la estación de autobuses e incluso en varios locales de alquiler de coches.

Había enseñado su fotografía cientos de veces a un montón de personas, pero no había descubierto nada.

Se había dejado el móvil, de modo que no podía llamarla.

Sabía que tenía una tarjeta de crédito propia e intenté ponerme en contacto con la entidad emisora, para saber si la había usado hacía poco, pero me despacharon enseguida.

Si quería dicha información, tendría que contratar a alguien.

Había sido incapaz de encontrar una sola pista yo sola.

Desanimada, subí al departamento a duras penas y me tiré en el sofá, sin encender las luces siquiera.

El sol empezaba a ponerse y la oscuridad de la noche se iba comiendo el cielo.

¿Dónde narices estaba?

La rabia se apoderó de mí y agarré lo primero que encontré para estamparlo contra la pared. Se estrelló y se hizo añicos, regando la habitación con trocitos de cristal.

Me levanté, furiosa, echando humo por las orejas. Di vueltas por la estancia, aplastando el cristal bajo los zapatos mientras deambulaba de un lado para otro.

Cogí una botella de whisky, la abrí y bebí directamente.

Por eso no dejaba que las emociones entraran en mi vida. Eran como un burro, lento y perezoso, que te coceaba en la cara cuando menos lo esperabas.

A mis padres siempre les había importado una mierda y había aprendido a contar solo conmigo misma.

Había bajado la guardia con Brittany y la muy zorra me había jodido.

¿Quería irse?

Bueno que se fuera, adiós muy buenas.

Que se quedara donde estuviera.

Cuando por fin llamase para interesarse por sus cosas, se las mandaría con los papeles del divorcio.

Me quedé helada, con la botella a medio camino de mis labios. El abismo que había amenazado con abrirse en mi pecho durante todo el día apareció de repente.

Me senté con gesto cansado, olvidada la botella.

No era una zorra y no quería que se fuera. La quería ahí. Conmigo.

Quería que me hiciera preguntas con esa voz tan dulce.

Quería su risa traviesa.

Quería ver cómo me miraba con esa ceja enarcada y me susurraba «Que te follen, López».

Quería que escuchase mis ideas y quería oír sus elogios.

Suspiré, un sonido triste y fuerte en la estancia vacía.

Quería despertarme con ella a mi lado y sentir su calidez envolviéndome, de la misma manera que ella había envuelto mi corazón muerto y lo había devuelto a la vida.

Recordé la discusión que mantuvimos un par de semanas antes. La forma en la que había intentado convencerme de que el amor no era tan malo.

¿Sentía algo por mí?

¿Sería posible?

Me había burlado de ella por ser una exagerada, me había burlado de la tristeza que vi en sus ojos, del cansancio que oí en su voz cuando me dijo que estaba cansada de mentir y que el sentimiento de culpa la abrumaba.

Insistí en que no le hacíamos daño a nadie.

Will había conseguido una trabajadora estupenda, Penny había tenido una residencia maravillosa, Brittany conseguiría una vida mejor una vez que todo terminase y mi vida seguiría como si nada.

Nadie se enteraría y, por tanto, nadie sufriría.

Me había equivocado de parte a parte: las dos estábamos sufriendo.

Quería recuperar a mi esposa y, en esa ocasión, quería que fuera real.

El único problema era que no sabía cómo conseguirlo.




Estuve dando vueltas por la habitación, enfurruñado, durante horas, con la botella de whisky siempre a mano.

Cuando me rugió el estómago a las dos de la madrugada, me di cuenta del tiempo que llevaba sin comer.

Una vez en la cocina, abrí el frigorífico y saqué el recipiente con las sobras de espaguetis. Sin molestarme en calentarlos siquiera, me senté a la mesa, enrollé la pasta fría en el tenedor y empecé a masticar.

Incluso fríos estaban buenísimos. Todo lo que Brittany preparaba estaba buenísimo.

Mi mente recordó la noche en la que me preparó un filete con espárragos y salsa bearnesa, una comida que igualaba a cualquiera de las que hubiera disfrutado en Finlay’s.

Mi elogio fue sincero, y a cambio obtuve uno de sus raros rubores. Con esa piel tan blanca, sus mejillas solían adquirir color cuando cocinaba o bebía algo caliente.

Si estaba furiosa, o nerviosa, su piel acababa con un tono rojo intenso, como si se hubiera quemado, pero ese leve rubor era distinto. Resaltaba su cara y hacía que estuviera más guapa de lo normal.


Flashback


—Me gusta —susurré.

—¿El qué?

—Cómo te ruborizas. No lo haces a menudo, pero cuando te elogio, te pasa.

—A lo mejor es que no me elogias lo suficiente.

—Tienes razón, no lo hago.

Se llevó una mano al corazón con asombro fingido.

—¿Me das la razón y me elogias? Qué día más excepcional en la casa de las López Pierce.

Eché la cabeza hacia atrás y solté una carcajada. Acto seguido, cogí la copa de vino y la miré por encima del borde.

—Cuando era niña, durante una breve temporada, mi postre preferido fue el helado con sirope de fresa.

—¿Solo durante una breve temporada?

—Nana me lo preparaba. Después de que se fuera, no volví a probarlo.

—Ay, San…

Negué con la cabeza, ya que no quería oír sus palabras de consuelo.

—Me lo llevaba y a mí me encantaba mezclar el helado con el sirope. Hacía que todo se volviera rosa y dulce—recorrí el borde de la mesa con un dedo—Tu rubor me lo recuerda.

Brittany se quedó en silencio un instante y luego se acercó a mí, se inclinó y me besó en la coronilla.

—Gracias.

No levanté la vista.

—Ajá.

—Pero si crees que unas cuantas palabras bonitas te van a librar de fregar los platos, vas lista, López. Yo he preparado la cena. Tú recoges.

Me eché a reír mientras ella salía de la cocina.


Fin Flashback


Dejé el tenedor a medio camino de mis labios.

La quería ya en aquel momento.

El intercambio de comentarios ingeniosos, las bromas que ella me gastaba, el consuelo que me ofrecía su presencia…estaba ya presente, pero yo no lo había reconocido.

El amor no era algo que conociera o comprendiera.

Solté el tenedor y aparté el recipiente, perdido el apetito. Eché un vistazo a mi alrededor y vi su impronta por todas partes.

Estaba en cada rincón del departamento.

Esos toques que Brittany había añadido, haciendo que el lugar fuera algo más que el sitio donde vivía.

Lo había convertido en un hogar.

En nuestro hogar.

Sin ella, el departamento no era nada.

Sin ella, yo no era nada.




—¿Santana? ¿Qué haces aquí?

Me volví y observé cómo se desarrollaba delante de mí esa escena tan conocida.

Mi jefe entró en mi despacho y me descubrió recogiendo mis cosas. En la mano tenía una foto del día de mi boda. Una foto a la que miraba fijamente, a saber cuánto tiempo llevaba haciéndolo, mientras pensaba y recordaba.

Will entró con expresión desconcertada.

—Se supone que estabas en casa con Britt. Te dije que te tomaras todo el tiempo que hiciera falta—se fijó en la caja que había en mi escritorio—¿Qué pasa?

—Tengo que hablar contigo.

—¿Dónde está Britt?

Lo miré a los ojos directamente.

—No lo sé. Me ha abandonado.

Se apartó, a todas luces asombrado. Se metió la mano en el bolsillo para sacar el móvil.

—Lauren, cancela todas mis citas y todas las reuniones del día. Sí, todas. Concierta nuevas citas si puedes. Estaré fuera de la oficina—colgó—No he visto tu coche abajo.

Negué con la cabeza.

—He venido en taxi.

—Deja la foto en la mesa y acompáñame. Vamos a un sitio más íntimo donde podamos hablar.

—Casi he terminado—repuse—No tenía muchas cosas aquí.

—¿Estás renunciando a tu puesto?

Mi suspiro iba cargado de dolor.

—No, pero en cuanto oigas lo que tengo que decirte, no tendré trabajo. Así es más fácil.

Frunció el ceño, pero habló con voz firme.

—Suelta la foto, Santana. En cuanto hayamos hablado, ya decidiré qué hacer.

Miré la foto que sujetaba con mano temblorosa.

—Ahora mismo.

Obedecí.

Will me ofreció el abrigo mientras me miraba fijamente.

—Tienes muy mala cara.

Me puse el abrigo y asentí con la cabeza.

—Me siento fatal.

—Vamos.


No hablamos en el coche.

Volví la cabeza hacia la ventanilla y clavé la vista en la ciudad que tanto quería, pero de la que seguramente me iría.

Sin Brittany y sin el trabajo que quería, no habría nada para mí en Victoria.

Una vez que zanjara las cosas con Will y con Brittany, me mudaría a Toronto. Era una ciudad enorme, impersonal. Ahí podría perderme.

—Santana.

Me sobresalté y miré a Will.

—Ya hemos llegado.

Estaba tan ensimismado que ni me había dado cuenta de adónde íbamos.

Me había llevado a su casa.

Lo miré con el ceño fruncido.

—Aquí tendremos intimidad absoluta. Emma está en casa, pero no nos molestará.

Tragué saliva.

—Ella también merece oírlo.

—A lo mejor dentro de un rato. Pero primero hablaremos nosotros dos.

Abrí la puerta del coche, demasiado cansado para protestar.

—De acuerdo.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Miér Feb 21, 2018 8:09 pm

Bueno, llego el momento de la verdad!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6981
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Miér Feb 21, 2018 9:36 pm

Donde te metiste Britt!!!????
Si Si llego la hora de la verdad!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4405
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Miér Feb 21, 2018 9:51 pm

hola morra,..

llego la hora de que se sepa la verdad, lo bueno es que san va de frente sola!! no ahi nada que perder no???
a ver que pasa ahora?

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5589
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Miér Feb 21, 2018 11:59 pm

Siento pena por las 2, santana esta segura que la van a echar pero no le importa mucho esta mas preocupada de su britt.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Jue Feb 22, 2018 7:10 pm

Creo que a Britt la sobrepasaron las cosas y sin Penny por quien hacia todo se ha de sentir perdida, al final no se podia confiar de lo que tenia con San por como empezaron las cosas.
Y San me alegra que ahora que sabe lo que siente por Britt y que luchara por ella empiece a ser sincera con las personas a su alrededor sobretodo quienes la han apoyado en este tiempo y pues que mejor que empezar con Will; espero que despues de oirla al menos la ayude a encontrar a su rubia
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1182
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Jue Feb 22, 2018 8:08 pm

micky morales escribió:Bueno, llego el momento de la verdad!!!!!




Hola, si que si! ya era tiempo la vrdd =/ Saludos =D





monica.santander escribió: Donde te metiste Britt!!!????
Si Si llego la hora de la verdad!!!
Saludos





Hola, interesante pregunta =/ SI! ya era el momento...Saludos =D





3:) escribió:hola morra,..

llego la hora de que se sepa la verdad, lo bueno es que san va de frente sola!! no ahi nada que perder no???
a ver que pasa ahora?

nos vemos!!!





Hola lu, si que si! SI!, esta haciendo lo q debió hacer desde el principio. Ahora, no =/ Aquí dejo el siguiente cap para saberlo! Saludos =D






Isabella28 escribió:Siento pena por las 2, santana esta segura que la van a echar pero no le importa mucho esta mas preocupada de su britt.





Hola, aaaah tienes un punto, si ahora yo tmbn =/ Saludos =D






JVM escribió:Creo que a Britt la sobrepasaron las cosas y sin Penny por quien hacia todo se ha de sentir perdida, al final no se podia confiar de lo que tenia con San por como empezaron las cosas.
Y San me alegra que ahora que sabe lo que siente por Britt y que luchara por ella empiece a ser sincera con las personas a su alrededor sobretodo quienes la han apoyado en este tiempo y pues que mejor que empezar con Will; espero que despues de oirla al menos la ayude a encontrar a su rubia




Hola, tienes un gran punto ai, y creo lo mismo, ella hacia las cosas por penny y si ahora no esta...q¿? Mejor tarde q nunca, no¿? En todo sentido, ya sea por darse cuenta de sus sentimientos y por ir con la vrdd. Espero eso tmbn...osea tiene q! xD Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Cap 27

Mensaje por 23l1 el Jue Feb 22, 2018 8:09 pm

Capitulo 27



Santana


Contemplé los terrenos de la extensa propiedad a través de la ventana.

Por mi cabeza pasaban los recuerdos de aquel primer día, cuando traje a Brittany.

Lo nerviosas y aprensivas que nos sentíamos.

Lo bien que ella interpretó su papel.

Desvié la mirada hacia la terraza.

Al recordar la cena con la que celebramos nuestra boda, sentí una opresión en el pecho. Brittany estaba guapísima y encajaba a la perfección entre mis brazos mientras bailábamos.

Lo que solo debería haber sido una pieza más de mi plan acabó siendo un día alegre.

¿Ya la quería entonces?

—Santana.

Me volví para mirar a Will, que me ofreció una humeante taza de café.

—He pensado que te vendría bien.

Acepté la taza con un asentimiento de cabeza y me volví de nuevo hacia la ventana.

Mis pensamientos eran caóticos.

No sabía cómo empezar la conversación, pero sabía que debía mantenerla. Necesitaba aclararlo todo para poder decidir mi siguiente movimiento.

Tras inspirar hondo, me volví de nuevo hacia Will. Estaba apoyado en su mesa con las piernas cruzadas a la altura de los tobillos, disfrutando de su café.

Demostraba la misma actitud serena de siempre, si bien su expresión era intensa.

—No sé por dónde empezar—admití.

—El principio suele ser la mejor elección.

No estaba segura de cuál era el principio en mi caso.

¿El motivo real por el que me marché de Tanaka Inc.?

¿El acuerdo al que llegué con Brittany?

¿Los cientos de mentiras y engaños que lo siguieron?

—¿Por qué te ha dejado Britt, Santana?

Me encogí de hombros, sintiéndome indefensa.

—No lo sé. ¿Tal vez porque no sabía lo que siento por ella?

—¿Y qué sientes, exactamente?

—La quiero.

—¿Tu mujer no sabe que la quieres?

—No.

—Creo que has encontrado el principio.

Asentí con tristeza, consciente de que tenía razón.

—Te mentí.

—¿En qué sentido?

Me senté y dejé la taza de café en la mesa. Si la sostenía, era posible que acabara aplastándola entre las manos o que la estampara, sin importarme el contenido, contra la pared.

Ninguna de las dos posibilidades pintaba bien durante una conversación civilizada, aunque tal vez esa no lo fuera.

—En todos. Todo fue una mentira.

Will se sentó frente a mí y cruzó las piernas. Se pasó los dedos por la raya del pantalón y después alzó la vista.

—¿Me mentiste para conseguir el puesto en Schuester Group?

—Sí.

—Dime por qué.

—No me nombraron socia cuando me tocaba y quería cabrear a Ken, pero también quería quedarme en Victoria. Me gusta la ciudad. Me enteré de que había una vacante en Schuester y fui a por ella.

Salvo por el leve movimiento de su barbilla, Will no reaccionó y se mantuvo en silencio.

—Sabía que nunca me contratarías. Había oído que diriges tu negocio como si fuera una familia. Mi reputación era de todo menos estelar en el terreno personal—solté una carcajada—No importaba lo que pudiera aportar en el terreno profesional, porque mi estilo de vida y mi personalidad impedirían que me consideraras siquiera como candidata.

—Eso es cierto.

—Se me ocurrió que si pensabas que yo ya no era esa persona, tal vez podría tener una oportunidad.

—Y urdiste este plan.

—Sí.

—¿Cómo acabó Britt involucrada en el plan?

—No lo hizo de forma voluntaria. Dadas las reglas existentes en Tanaka, sabía que ella era la opción más obvia. Además del hecho de que es distinta del resto de las mujeres con las que he salido, su trabajo como mi asistente personal ofrecía la fachada perfecta—me encogí de hombros, resignada—Ni siquiera me caía bien. Ella tampoco estaba loca por mí que digamos.

—Bueno disimularon bien.

—Teníamos que hacerlo. Era importante para ambas—me incliné hacia delante con gesto serio—Ella lo hizo por una razón, por una sola razón, Will.

—Por Penny.

—Sí. Le pagué para que fingiera ser mi prometida. Prácticamente la obligué a casarse conmigo para seguir con la farsa. Brittany detestaba las mentiras y los engaños—me froté la nuca y me clavé los dedos con fuerza—Los apreciaba, los aprecia, tanto que creo que al final fue una carga demasiado pesada para ella. No podía seguir haciéndolo.

—¿Hasta qué punto estaba al tanto de este engaño Kitty Wilde?

Ya había decidido que no permitiría que otras personas sufrieran por mi culpa. Me negaba a poner en peligro a Kitty o a Marley.

—No sabía nada. Le conté la misma historia que te conté a ti. En caso de que sospechara algo, guardó silencio. Creo que pensaba de verdad que yo había cambiado, porque de otra manera no habría aceptado formar parte de todo esto. Marley—añadí—No sabía nada. Nada.

Me miró un instante mientras se golpeaba la barbilla con un dedo.

—No estoy seguro de que Kitty sea tan inocente como la pintas. Sin embargo, lo dejaré pasar. Marley es una empleada de confianza, así que creo que no estaba al tanto de nada.

—No lo estaba.

—De modo que acabaste en la empresa. ¿Cuál era tu plan?

Incliné la cabeza, me puse las manos en la nuca y entrelacé los dedos mientras hacía fuerza.

Me sentía tensa e inquieta, con los nervios de punta.

—Santana, necesitas tranquilizarte. Intenta relajarte.

Solté el aire con fuerza, me solté la cabeza y lo miré.

—Will, no sé dónde está mi mujer. No puedo relajarme. Mi vida es un caos y la única persona que puede mejorarla está ahí fuera, en algún sitio—dije al tiempo que agitaba la mano en dirección a la ventana—, Y piensa que no me importa.

—¿Cuándo te enamoraste de ella?

—No tengo ni idea. Supuestamente debía de ser una farsa. La necesitaba para mejorar mi imagen. Pensé que si podía poner un pie en la empresa y demostraros mi valía a ti y a los demás, demostraros lo que podía aportar a las campañas, tal vez mi vida personal no tuviera tanta importancia. Al final, me divorciaría de ella y cada una continuaría con su vida por separado. Yo seguiría trabajando y ella disfrutaría de una posición económica mejor que la que tenía antes. Y nadie se enteraría de nada.

—¿Pero?—la pregunta flotó en el aire, breve pero enorme.

—Las cosas cambiaron. Yo cambié. Lo que suponía que debía ser una farsa se convirtió en realidad. Nos hicimos amigas. Aliadas. Y después algo más. Pero no me di cuenta. No me di cuenta de lo importante que Brittany había llegado a ser para mí. Jamás imaginé que sería capaz de albergar semejantes sentimientos por otra persona.

—¿Dónde encaja Penny en esta situación? Porque creo que es una parte importante de todo esto.

—Brittany no quería que yo la conociera ni que me involucrara en su vida. No quería confundir aún más la pobre mente de Penny. La noche que organizasteis la fiesta cuando me uní a la empresa y que bebí demasiado, Brittany y yo discutimos. O más bien yo hice la imbécil y la presioné. Me contó lo del accidente de sus padres y la forma en la que Penny apareció en su vida. Me dijo, con claridad meridiana, lo que pensaba de mí—pese a la preocupación que sentía y a la seriedad de la conversación, esbocé una sonrisa—Aquella noche vi un lado de Brittany que no había imaginado que tenía. No era la pusilánime insignificante por la que la había tomado. Era, y es, apasionada y fuerte. Leal—la sonrisa desapareció—Y me abrió los ojos para que me viera realmente como la cabrona que era. Con ella y con todos los que me rodeaban. Al día siguiente, fui a conocer a Penny.

—Supongo que te causó una gran impresión.

—Me recordó a alguien de mi pasado. Una de las pocas personas amables con las que conté en la infancia—tiré del mechón de la frente y dejé de hablar, consciente de que debía organizar mis pensamientos. No quería ahondar tanto en mi pasado con Will—Pese a todo, Brittany se casó conmigo aquel día porque teníamos un acuerdo y mantuvo su palabra.

—Y te enamoraste de tu mujer.

—Sí, lo hice. Pero demasiado tarde.

—¿Por qué dices eso?

—Porque me ha abandonado. Ha dejado todo lo que le di. El teléfono, el dinero, hasta el coche. No sé cómo encontrarla ni dónde puede haber ido.

—¿Y los objetos personales de Penny? ¿Se los ha llevado?

—No, todo sigue en el piso, junto con el resto de sus cosas. Supongo que se pondrá en contacto conmigo para decirme dónde debo enviarlo.

—No debes esperar hasta entonces.

Me puse en pie y regresé a la ventana.

—No creo que haya motivo para esperar, pero necesito encontrarla.

—¿Estás dispuesta a luchar por ese motivo, Santana? ¿Quieres luchar?

Me di media vuelta al instante.

—Sí. Quiero luchar por todo. Por ella. Por mi trabajo. Por todo.

Will se puso en pie y cruzó los brazos por delante del pecho.

—Sospeché que estabas mintiendo la primera vez que hablamos.

La miré boquiabierta.

—¿Cómo?

—Estaba segurísimo. Pero tu forma de pensar me dejó intrigado. Despertaste mi curiosidad. Después de hablar contigo, tuve la impresión de que había mucho más de lo que se veía. Atisbé una chispa, a falta de una palabra mejor. Por primera vez en toda mi vida, quería contratar a una persona de la que no me fiaba por completo. Emma opinaba lo mismo sobre ti. Su opinión era incluso más firme si te soy sincero. Tenía la impresión de que necesitabas que te dieran una oportunidad.

—Ya me dijiste algo parecido en una ocasión.

Asintió con la cabeza.

—Britt… ella fue la clave. Una mujer sincera y real. Aunque no te dieses cuenta, a su lado eras distinta—sonrió—Santana, en realidad ha sido muy divertido ver cómo te enamorabas de ella. Emma y yo hemos sido testigos. Hemos visto los cambios que se han obrado en ti—me observó atentamente con la cabeza ladeada—En la oficina eras una maravilla. Tu forma de pensar, tus vertiginosas ideas, tus conceptos. Tu entusiasmo me dio alas de nuevo. Fue un espectáculo digno de contemplar.

Sentí un nudo en la garganta.

Era consciente del tono ominoso de sus palabras, el uso de los verbos en pasado.

Mi carrera profesional en Schuester Group había llegado a su fin.

Aunque sabía que era lo que iba a suceder, oírlo fue un duro golpe. Porque en el fondo aún quedaba una débil esperanza que murió en ese instante.

—Will, es tu empresa. El tiempo que he pasado en ella me ha demostrado, sin la menor duda, que es el ambiente más positivo y creativo del que he formado parte en mi trayectoria profesional. Tu forma de alentar el trabajo, la energía cohesiva que fluye en el ambiente que has creado. Ha sido un honor trabajar para ti. Ni siquiera sé cómo expresar lo arrepentida que estoy por haberte engañado. No voy a pedirte que me perdones, porque sé que no lo merezco. Solo te pido que perdones a Brittany. Yo la obligué a hacerlo. La presioné hasta que no le quedó alternativa—hHice una pausa, sin saber qué más añadir—Aprecia mucho a Rachel y a Emma. Cuando regrese, me alegrará mucho saber que sigue teniendo una amiga en la que poder apoyarse.

—¿Adónde te irás?

Me encogí de hombros.

—¿A Toronto? No lo sé. No me iré de la ciudad hasta que ella vuelva y lo aclaremos todo.

Enarcó las cejas.

—¿Así es como piensas luchar? Me da la impresión de que ya te has rendido.

—Will, no puedo trabajar para una compañía mediocre que se dedique a la publicidad online. No volveré a Tanaka Inc., así que no tengo alternativa, salvo irme a otra ciudad y empezar de cero.

—¿Yo te he despedido?

—Supongo que lo harás en cualquier momento.

—¿Y cuándo lo haga?

—Te estrecharé la mano y te agradeceré que seas alguien a quien podré respetar durante el resto de mi vida, alguien que creyó en mí hasta el punto de darme una oportunidad. Muy pocas personas han creído en mí—tragué saliva para aliviar el nudo que las emociones me habían provocado en la garganta.

Brittany era una de esas personas.

—¿Por qué me estás contando todo esto, Santana?—quiso saber, confundido por los motivos que me habían impulsado a hacerlo—Podrías haber guardado silencio y haber tapado todo esto. Britt podría haber regresado y todo habría quedado en agua de borrajas. Mis sospechas habrían seguido siendo eso, sospechas.

Enfrenté su mirada.

—Brittany no es la única cansada de vivir una mentira. Quiero empezar de cero, ya sea aquí o en otro sitio. No esperaba que el plan cambiara de rumbo. No había planeado enamorarme de mi mujer y no esperaba que me importase tanto la opinión que tuvieras de mí. No esperaba…—carraspeé y empecé de nuevo—No esperaba sentirme tan unida a tu familia. Nunca he experimentado nada igual. Nunca he contado con una familia real como la tuya. Es como si hubiera llegado a mi propia encrucijada y no me quedara más alternativa que contarte la verdad. Siento mucho haberte decepcionado, Will. No hay palabras que puedan expresar lo mucho que lo siento.

Will se acercó a mí y le tendí la mano. Me sorprendió ver que me temblaba. Él bajó la vista sin hacer caso de mi gesto. En cambio, me colocó una mano en un hombro y me miró a los ojos.

—Santana, no voy a despedirte.

—No… ¿No?

—No. No voy a hacerlo ahora. Tienes trabajo que hacer. Necesitas encontrar a tu mujer y traerla de vuelta. Después discutiremos sobre tu futuro en la empresa y en general.

—No lo entiendo.

—Aquí hay más de lo que parece haber. Tu pasado ha sido el catalizador de la persona en la que te has convertido como adulta. Una persona que, sinceramente, no era muy agradable hasta que conociste a Britt.

—¿Qué es lo que quieres, Will?

—Quiero que encuentres a tu mujer. Que descubras qué está pensando, qué está sintiendo. Que seas sincera, que pongas tus cartas sobre la mesa.

—¿Y después?

—Tráela a casa o ponle fin. En cualquier caso, encarrila tu vida. Tú y yo nos sentaremos después y hablaremos. Hablaremos de verdad. Creo que tienes mucho que ofrecerle a mi empresa—hizo una pausa y asintió con la cabeza como si hubiera tomado una decisión—Creo que mi familia y yo tenemos algo que ofrecerte.

—¿Y qué debo hacer para conseguirlo?

—Ser honesta. Sincera. Quiero saber cómo ha sido tu vida. La Santana que eras y la Santana que eres. Y también espero que le pidas perdón a mi familia. Si sigues en la empresa, tendrás que ganarte de nuevo nuestra confianza.

—¿Vuelvo a la casilla de salida?

—Yo diría que ahora mismo ni siquiera estás en la casilla de salida.

—Lo entiendo.

Y lo entendía de verdad.

Su propuesta me había sorprendido. Y también me aterraba.

La idea de hablarle de mi pasado… de la persona que fui mientras crecía y antes de empezar a trabajar para él… me atemorizaba.

Sin embargo, había algo que necesitaba hacer antes.

—No sé cómo encontrar a Britt.

—Te sugiero que hagas lo mismo que has hecho hoy conmigo. Que empieces por el principio.

—¿Cómo?

—El día del funeral de Penny, Britt y yo hablamos largo y tendido. Creo que sé dónde puede estar. Si miras con atención, encontrarás la respuesta en tu casa.

—Dímelo—le supliqué—Por favor.

—No. Debes averiguarlo tú. Debes llegar a conocer a tu esposa por ti misma. Si lo intentas, si piensas, serás capaz de hacerlo, Santana—me dio un apretón en el hombro—Tengo fe en ti.

—¿Y si no puedo?

—En ese caso es que no lo deseas lo suficiente. Si la quieres, si la quieres de verdad, lo descubrirás—guardó silencio un instante y me miró con gesto pensativo—Voy a hacerte una pregunta. Quiero que la contestes sin pensar. Quiero que me digas lo primero que pienses.

Enderecé los hombros.

Eso se me daba bien.

—Dispara.

—¿Por qué quieres a Britt?

—Porque con ella veo el mundo de otra manera. Es mi ancla—encogí un hombro porque no era capaz de encontrar las palabras para explicarme—Hace que la vida sea más alegre. Me ha enseñado lo que significa el amor de verdad.

Will asintió con la cabeza.

—Te llevaré a casa.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Jue Feb 22, 2018 9:23 pm

hola morra,...

lo tomo demasiado bien todo lo que le contó san!!!
a ver como y cuanto tarda san en encontrar a britt???

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5589
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Jue Feb 22, 2018 10:40 pm

Hola!!!!
Ponete las pilas San y encontra pronto a Britt!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4405
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Vie Feb 23, 2018 12:19 am

Es muy bonito lo que siente san por britt, ojala la encuentre pronto.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Vie Feb 23, 2018 7:01 am

No se si estoy sensible pero hasta un par de lagrimas derrame, que lindo todo lo que Britt desperto en Santana, ahora a encontrarla!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6981
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.