Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» BRITTANA Si fueras mía reseña y Prólogo
Ayer a las 6:17 am por ana_bys_26

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33
Ayer a las 5:46 am por ana_bys_26

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Ayer a las 5:10 am por ana_bys_26

» FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 4
Sáb Mayo 19, 2018 8:07 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 6
Sáb Mayo 19, 2018 8:03 pm por 23l1

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Not so clear for the Goblin»
Sáb Mayo 19, 2018 10:00 am por Klainefan

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Vie Mayo 04, 2018 8:05 pm por monica.santander

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Jue Mayo 03, 2018 9:26 am por Lydia7

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Mar Abr 03, 2018 8:42 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Sáb Mar 03, 2018 7:38 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittany: GP Brittany: ATREVIDA JEFA. FINAL
Miér Feb 28, 2018 10:40 am por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Dom Feb 25, 2018 7:31 pm por 23l1

» Fic BASADO en Fault the same star
Miér Feb 21, 2018 9:48 am por BrittanaBrittana

» [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo
Mar Feb 20, 2018 1:43 am por monica.santander

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Dom Feb 18, 2018 9:20 pm por micky morales

» [Resuelto]Brittana: GP SANTANA: SU PRINCESA. cap. 12, 13 y Epilogo
Miér Feb 14, 2018 11:30 am por 3:)

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Cap. 25 (FINAL) Y EPILOGO
Miér Feb 14, 2018 7:07 am por micky morales

» Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.
Mar Feb 13, 2018 8:56 pm por Tati.94

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

[Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Lun Feb 19, 2018 8:02 pm

Isabella28 escribió:Que bueno que le fue bien a san y la tonta de britt no aparecio. Si fui muy fina pero tenia unas palabras mas vulgares para britt.




Hola, sii!!! bn ai por la morena linda! JAajajjajaja xD ajajaj si q si xD ajjajaja. Saludos =D






micky morales escribió: Que se cree Brittany para menospreciar asi los exfuerzos de Santana, estupida!!!! se va a arrugar mas que una pasa esperando que la "dulce" Tina haga su vida. Porque carajo no la confronta y lucha por tener una relacion con y como le de la real gana?????




Hola, nose =/ nose q le paso =/ la vrdd si q lo es =S Insisto, se que es la única persona de familia que le queda y todo eso, pero esta viendo solo por la hermana y no por ella =/ Saludos =D





3:) escribió:Hola morra...

La tengo montada en un ovario a britt (muy fino Jajaja)...
Que bueno que san ya dio el giro que necesitaba para empezar algo nuevo...

Nos vemos!!!





Hola lu, jajajaajaj xD jajajaja la vrdd esk si ¬¬ (jajaajajaj nose xq te creo xD) SI! ella si esta pensando en ella! bn ai por la morena! Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 23l1 el Lun Feb 19, 2018 8:03 pm

Capitulo 21



Trató de no dejar que su mirada se perdiera en la hora desplegada en la esquina inferior derecha de su monitor de la computadora, contenta de fingir que no era ya las seis de la tarde.

Eso era difícil de hacer cuando la oficina estaba tan extrañamente silenciosa, el zumbido constante de la productividad habiéndose calmado hace una hora.

Sólo su jefe Will permanecía, excepto que también pronto se marcharía.

Él tenía un hijo de siete años, por lo que a pesar de sus tendencias de adicción al trabajo, nunca se quedaba tan terriblemente tarde.

Ella solía ser de la misma manera, en su mayoría, pero desde la ruptura con Santana y la nueva distancia entre ella y Tina, ya no tenía ninguna razón para correr a casa.

Su soledad sólo se intensificaba cuando no estaba manteniéndose ocupada
con el trabajo.

Un toque en la puerta la sobresaltó a la conciencia. Will se apoyó en el marco de la puerta con una sonrisa tímida en su rostro.

—Lo siento, no fue mi intención asustarte.

—Estoy bien—dijo automáticamente.

Esa era su respuesta estándar a todo el mundo.

Siempre estaba bien, incluso cuando realmente, realmente no lo estaba.

—¿Yendo a casa?

—En unos minutos—Will entró en su oficina, sosteniendo un libro de contabilidad en el que había trabajado esa mañana para uno de sus clientes más importantes—Brittany, ¿está todo bien?

Tragó cuando su garganta se secó.

No estaba segura de por qué él estaba preguntando, pero no podía ser bueno.

—Por supuesto. ¿A qué te refieres?

—Bueno, sólo hubo un error de transposición. Y una inversión de entradas.

El calor se deslizó hasta su rostro.

¿Dos errores?

Por lo general comprobaba dos veces su trabajo, por lo que no podía recordar la última vez que dejó incluso escapar ni un solo error.

—Lo siento muchísimo.

—No te preocupes, los errores ocurren. Dicho esto, no suelen ocurrirte a ti—Will sostuvo el libro contra su pecho, claramente nervioso por la conversación que había iniciado—He notado que pareces un poco... distraída últimamente. Así que pensé en preguntar.

Se tensó ante el intento de la tentativa de Will para llegar a abrirse.

Era un buen hombre, con el cabello rubio que estaba canoso en las sienes y los lentes que le hacían parecer apuesto e intelectual.

De la forma en que hablaba de su hijo, parecía como un buen papá.

Ella había meditado una o dos veces, acerca de cómo su vida habría sido diferente con un papá como él, pero nunca había tenido una conversación personal antes, a pesar de su aire general de bondad.

—Estoy bien. Sólo... algunas cosas que están pasando en casa—cruzó las manos sobre su escritorio para evitar que temblaran.

Odiaba hablar de sí misma con los compañeros de trabajo, incluso los que realmente le gustaban y respetaba.

—Te prometo que no voy a dejar que interfiera con mi trabajo de nuevo.

—No estoy tratando de reprenderte. O entrometerme—Will dio un paso más cerca de su escritorio, pareciendo ganar un poco de confianza—Eres excelente en tu trabajo, Brittany. Tenemos suerte de tenerte. Sólo quiero que sepas que si algo te molesta, si necesitas hablar, soy un buen oyente. Y... espero no estar extralimitandome—exhaló mientras sus nervios volvieron a surgir de forma visible—Lo siento, no significa que te haga que te sientas incómoda. Sólo pensé... si podía hacer algo para ayudar. Si necesitas algo de tiempo libre, o lo que sea... sólo házmelo saber.

Tiempo libre era lo último que necesitaba.

El trabajo era lo único que mantenía su mente fuera del lío que había hecho de su vida. Aún así, Will estaba obviamente tratando de ser útil.

Forzó una sonrisa.

—Realmente aprecio eso, pero no es necesario. Mi hermana y yo tuvimos una discusión, y ha estado pesando sobre mí. Soy su tutora legal, por lo que el principal choque ocasional viene con el territorio, supongo.

La mirada de Will se suavizó.

—Ser papá no es fácil. ¿Qué edad tiene ella?

—Dieciocho. Va a la universidad pronto.

—¿Cuánto tiempo hace que tienes su custodia?

Aparentemente envalentonado por su voluntad de abrirse, él puso el libro mayor casualmente contra la silla al otro lado de su escritorio.

Nunca habiendo tenido una conversación como esta en la oficina, no estaba del todo segura de cuanto debía decir. Ella absolutamente, sinceramente no quería sobrecompartir.

Pero ambos eran simplemente personas, fuera del horario, y se sentía malditamente bien hablar con alguien que no estaba molesto con ella.

—Desde que tenía doce años. Me tomó un año después de que nuestros padres murieron poder sacarla del sistema de acogida. Primero tenía que cumplir dieciocho, y luego tuve que demostrar que podía cuidar de ella.

—Guau. ¿Dieciocho?—Will la miró con un nuevo respeto—No sé cómo lo hiciste. Quiero decir, sé que no eras un bebé o cualquier cosa, pero cuando me convertí en papá a los treinta y cinco, me preocupaba que no estaba posiblemente lo suficiente maduro para cuidar de otro ser humano. Cuando tenía dieciocho años... estaba en la universidad, bebiendo cerveza y persiguiendo a las chicas.

Siempre se sintió celosa cuando la gente hablaba sobre la universidad como un tiempo de libertad, diversión, y el crecimiento personal.

Aquellos que habían sido los años más duros de su vida.

—Tomé la mayoría de mis clases de la universidad en línea y estudiaba por la noche cuando Tina estaba dormida. Trabajaba durante el día, cuando ella estaba en la escuela—avergonzada por la creciente simpatía en los ojos de su jefe, se encogió de hombros—Valió la pena. La alternativa era el sistema de acogida. Yo sólo pasé un par de meses en un hogar de acogida, pero fue suficiente para saber que Tina estaba mejor conmigo.

Will exhaló y sacudió la cabeza.

—Yo ya sabía que eras una contadora impresionante. Ahora resulta que eres en todo un impresionante ser humano. No estoy seguro de que podría haber hecho todo eso.

Agitó una mano hacia él.

—Hice lo que tenía que hacer—no ocuparse de Tina nunca había sido una verdadera opción—De todos modos, aprecio tu preocupación, pero vamos a estar bien. Somos hermanas. Ella no puede seguir enfadada conmigo para siempre.

—Muy pronto se dará cuenta de lo que te has sacrificado por ella. Estoy seguro de que siempre estará agradecida, una vez que haya crecido lo suficiente como para entender.

Estaría mintiendo si negara la esperanza de que fuera cierto.

Desde que Tina nació, había hecho todo lo posible para darle la niñez, y luego la adolescencia, que ella nunca había tenido. No quería tuviera que preocuparse acerca de lo que iba a comer, o donde dormir, o como pagar las facturas con padres que gastaban todo su dinero en heroína.

Cada sacrificio valió la pena si eso significaba que las mayores preocupaciones de Tina podrían ser las calificaciones, los chicos, y entrar a la universidad.

Sentía como si hubiera tenido éxito en su mayoría en ese frente, incluso si su hermana la había recompensado con un comportamiento cuestionable.

Desafortunadamente, estaba empezando a comprender que el costo de la felicidad de Tina era su propia juventud y alegría. En algún lugar del camino, sacrificándose se había convertido en una segunda naturaleza al punto en que no parecía importar que su hermana ya no era una niña.

Acababa de destruir su primera oportunidad real de amar a alguien porque le tomaba tiempo lejos de Tina y porque encontrarlas juntas la habían molestado tanto.

Naturalmente quería que su hermana apreciara lo mucho que había sacrificado para hacerla feliz, incluyendo Santana.

Para ser justos, el miedo a invertir sus emociones en algo que no podía controlar había jugado también un papel importante en la forma en que había saboteado las cosas con Santana.

Ella había imaginado que preocuparse por Tina era lo suficientemente agotador. Estar en una relación romántica estiraría sus recursos mentales y emocionales ya tensos al punto de ruptura, especialmente una vez que la fase de luna de miel se disipara.

Apretó sus manos en puños.

A pesar de que se decía a sí misma que perder a Santana le había facilitado las cosas, es evidente que no era cierto en absoluto.

Nada se sentía ya fácil.

La morena se había introducido en su vida con sorprendente facilidad, y aunque ella sólo había tenido sus llamadas telefónicas regulares durante unas semanas, echaba de menos saber que Santana estaba ahí cuando necesitaba hablar.

O cuando necesitaba sentir los latidos del corazón de otra persona golpeando contra su pecho.

Will se aclaró la garganta, rompiendo su introspección.

—Bueno, trata de hacer algo bueno para ti misma. Tómalo con calma—avergonzado, tomó el libro en sus manos—Después de que Finn nació, mi Emma estaba tan centrada en cuidar del bebé que se olvidó de hacer algo por sí misma. Ella continuó así durante meses, hasta que una noche llegué a casa para encontrarla sentada en el suelo de la cocina, llorando, con una carne asada quemada en el sartén en la encimera encima de ella. Después de eso instituí un descanso de cuatro horas de tiempo libre obligatorias para ella los Miércoles y los Domingos por la noche. Tener permiso para centrarse en sus propias necesidades de vez en cuando parecía hacer toda la diferencia en el mundo.

Le dio una sonrisa triste.

—Lo tendré en mente.

—De todas formas. Si decides que quieres esos días libres, házmelo saber. Ciertamente te lo has ganado—Will golpeó la esquina del libro en su escritorio—Me voy. Tú también deberías.

—Lo haré—asintió a su monitor—Justo después de que vuelva a revisar el informe de gastos que acabo de preparar.

Will sonrió.

—Te veré mañana. Maneja con cuidado.

—Gracias—observó la espalda de Will mientras se alejaba, relajándose sólo cuando él salió de la oficina a través de las grandes puertas de cristal.

Finalmente a solas, defendió su vergüenza mientras repasaba su conversación en su cabeza.

Aunque era cierto que su discusión con Tina la humilló y molestó, fue el rompimiento con Santana que realmente había hecho añicos su mundo.

Casi no podía pensar en otra cosa. Incluso la incomodidad de vivir con alguien que pensaba que era una desviada de alguna manera no era tan malo como no tener la cálida presencia de Santana para volver a casa, ya sea si era su voz o su cuerpo.

Tina la perdonaría con el tiempo, pero la morena desaparecería, retrocediendo en sus recuerdos como el último ‘que pasaría si’.

Santana sería el arrepentimiento rondándola por el resto de su vida.

Se echó hacia atrás en su silla y cerró los ojos.

Si no hubiera apartado a Santana, tal vez habría sido su pesar. Criar de Tina hasta que tuviera dieciocho años, luego rápidamente apartándola con su elección de una pareja sexual, ¿cómo podía sentirse bien acerca de eso?

Por supuesto, se sentiría peor si Santana sólo fuera su pareja sexual. Y claramente no lo era.

Ese fue precisamente el porqué de la sugerencia de ‘sólo contratarte para que me folles’ había ido tan colosal, estúpidamente mal.

Tan hiriente.

Tan destructiva.

Tan precisamente lo contrario de hacer algo por sí misma y centrarse en sus propias necesidades.

Tan típico.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Lun Feb 19, 2018 9:17 pm

hola morra,..

britt de una ves por todas se tiene que centrar se en si misma y dejar que el resto explote!!!
tina en algún momento la va a perdonar!! san no va a estar toda la vida esperando la!!! a ver si activa de una ves??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5589
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Lun Feb 19, 2018 11:35 pm

Le hace falta un empujoncito a britt...nose que vea a san con otra digo yo.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Mar Feb 20, 2018 1:56 am

Espero que Britt desida de una ves por todas hacer algo por Ella misma!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4405
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Mar Feb 20, 2018 7:30 pm

3:) escribió:hola morra,..

britt de una ves por todas se tiene que centrar se en si misma y dejar que el resto explote!!!
tina en algún momento la  va a perdonar!! san no va a estar toda la vida esperando la!!! a ver si activa de una ves??

nos vemos!!!




Hola lu, si que si! Tiene que saber dejar ser libre a tina y vivir su propia vida. Si, solo tiene q procesar lo que vio. Obvio no ¬¬ no después de como la trato ¬¬ Dilo, dilo noma a ver si funciona ¬¬ Saludos =D






Isabella28 escribió:Le hace falta un empujoncito a britt...nose que vea a san con otra digo yo.





Hola, ufff "umpujoncito" o empujonzote!¿? JAjajajaaj sería bueno, no¿? jajajaja. Saludos =D






monica.santander escribió:Espero que Britt desida de una ves por todas hacer algo por Ella misma!!!
Saludos





Hola, tiene que dejar que tina crezca por si misma y tropiece con sus piedras, eso no quita no estara ai ayudandola y poyandola =/ Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Cap 22

Mensaje por 23l1 el Mar Feb 20, 2018 7:32 pm

Capitulo 22



Cuando llegó a casa del trabajo a las ocho de la noche, se sorprendió al descubrir a Tina esperando en su lugar habitual en el sofá.

Desde su explosión hace una semana y media, su hermana había pasado casi todo su tiempo en casa encerrada en su habitación.

Habían hablado no más de lo necesario.

La amistad sobre la que había estado tan entusiasmada después de su salida del armario simplemente había desaparecido. A pesar de que sabía que la tensión con el tiempo se olvidaría y Tina la perdonaría, no había esperado que sucediera en el corto plazo.

Sin embargo Tina la saludó con una sonrisa tentativa.

—Hola, Britt. ¿Tienes hambre? Pedí chino. Debería estar aquí en unos diez minutos.

Ni siquiera podía pensar en la comida. Su estómago había estado en constante agitación desde que Santana le colgó la noche que hablaron por última vez.

—No, gracias. No me siento bien.

La sonrisa de Tina se desvaneció.

—Bueno, ¿quieres ver la televisión conmigo mientras como? Puedes escoger que ver. Incluso veré The Golden Girls o una de esas comedias ridículas de los ochentas que te gustan tanto.

Al parecer, había sido perdonada.

En lugar del alivio que había pensado que sentiría, la ira burbujeaba en su pecho. Ahora que se había salido con la suya y Santana se había ido, Tina estaba lista para ser agradable.

Mientras tanto era miserable y sola.

Tratando fuerte de no arremeter, pasó por delante del sofá sin encontrarse la mirada preocupada de su hermana.

—Honestamente, estoy cansada. Puedo ir directamente a la cama.

—Espera.

Se detuvo. Tan molesta como estaba, no podía alejarse.

De espaldas a Tina, dijo:

—¿Qué?

—Brittany, mírame.

Irritada, se giró y miró hacia abajo:

—¿Qué?

Tina se encogió de hombros, como si estuviera avergonzada y molesta por lo que estaba a punto de decir.

—Lo siento.

Las lágrimas llenaron sus ojos.

—¿Sólo así?

—Darme un descanso, Britt—se puso de rodillas, girando para mirar por encima del respaldo del sofá—Me asustó como el demonio volver a casa y escuchar lo que parecía como alguien golpeándote. Cuando te oí gritar, entré en esta especie de trance. Nunca he estado tan aterrorizada en toda mi vida, pero agarré ese cuchillo y estaba lista para matar a quienquiera que estaba atacándote—hizo una pausa, respirando hondo—No sabía que estabas durmiendo con alguien. Nunca has indicado que eres algo excepto la lesbiana más aburrida del mundo. Por lo que no se me ocurrió que podría estar interrumpiendo algo consensual. No sólo porque sonaba violento, sino debido a que parecía estar matándote encima de ti. Pensé que tu vida estaba en peligro. Realmente lo hice. Pensé...—se estremeció—No importa. El punto es que estaba realmente, honestamente asustada. Así que tal vez exageré un poco una vez que me di cuenta de que estabas bien. No debería haberte empujado... o dicho lo que dije. Así que lo siento por eso. Lo estoy.

—Lo siento, también, que estuvieras asustada.

Se había colocado en el lugar de Tina más de una vez desde aquella noche.

Si ella hubiera entrado en el departamento y oyera lo mismo, también habría irrumpido en la habitación de su hermana con un cuchillo. Esa parte era comprensible.

Así que fue la vergüenza y la ira de Tina cuando se dio cuenta de que su vida en realidad nunca había sido amenazada.

—Entiendo por qué te molestaste. No tenías ninguna razón para pensar que elegiría hacer eso con alguien. Me gustaría que todavía no lo supieras, con honestidad.

—Yo también—Tina giraba un mechón de pelo alrededor de su dedo—Mercedes me dijo que estaba siendo demasiada sentenciosa. Que a la gente le gustan cosas diferentes, siempre y cuando dos adultos están de acuerdo en lo que quieren, y nadie consigue lastimarse gravemente, realmente no es asunto de nadie más. También dijo que le gusta cuando su novio le huele el culo en la cama, y que no es tan jodido como yo creo—ruborizándose, dijo—Entonces ella buscó en Google azotes eróticos y me mostró cuantos millones de resultados de la búsqueda aparecieron. Así que supongo que ella tiene razón. Tal vez yo soy la jodida.

Se suavizó a la humillación en la expresión de su hermana.

—No estás jodida. Eso no es para todo el mundo.

Tina se miró las manos.

—Sí. Así que de todos modos, lo siento por lo que dije esa noche. Acerca de que eres repugnante y esas cosas. Yo... no lo decía en serio.

Repugnante era el menor de los insultos que le lanzó esa noche. Una cosa le había molestado más que el resto.

—Dijiste mucho más que eso.

Tina levantó la mirada.

—¿Cómo qué?

—Sobre Santana. La llamaste un lesbiana. Dos veces.

—Sabes que no soy homofóbica—se enderezó en desafío, entrecerró los ojos—No tengo problemas contigo que eres lesbiana. Yo estaba molesta.

—Sé que estabas molesta, y lo entiendo, pero eso fue totalmente fuera de lugar e hiriente. Estabas fuera de control.

Por mucho que apreciaba que Tina había iniciado una disculpa, quería hacerla malditamente segura de comprender las implicaciones de sus acciones.

—Todas estábamos avergonzadas por la situación, pero tu reacción se convirtió de un momento incómodo en una pesadilla completa. Fue inaceptable.

—Bien. Fue inaceptable—comenzó a rodar sus ojos, luego se detuvo. Suspirando, estudió el tejido debajo de sus manos—Mira, no quiero entrar en toda una discusión acerca de esto, pero...—su voz se quebró, y se aclaró la garganta—Había un hombre en mi último hogar de acogida. Él era un idiota. Se enojaba mucho, él era abusivo, y a veces decía y hacía cosas que... me ponía muy incómoda. Cuando entré y vi a esos chicos esa noche, de alguna manera me recordó aquello. Y me asusté. Sé que dije algunas cosas horribles, y tal vez incluso quise decir algunas de ellas en el momento, pero todo lo que puedo decir ahora es que lo siento. Yo estaba ahí, pero no estaba ahí. Una parte de mí estaba en otra parte. ¿Ya sabes?

La revelación de Tina la dejó sin aliento.

Confirmó algo que siempre había sospechado pero que nunca había sabido con seguridad.

Después de la colocación de hogares de acogida su hermana había sido una chica diferente que la de once años que había perdido en el sistema mientras ella luchaba por la custodia.

Sólo había pasado un año, pero había habido un cambio definitivo.

Por supuesto le había preguntado sobre ello, pero Tina se negó a hablar de su tiempo en su casa de acogida. Es por eso que la había puesto en la terapia tan pronto como se lo podía permitir, casi dos años después.

Dos años, su hermana pequeña había sufrido las consecuencias del abuso por sí sola. Y esto era asumiendo de que hubiera decidido hablar de esto con su terapeuta.

Luchó para tragar.

—Tina…

—Te dije que no quiero hablar de ello.

—Está bien.

Entumecida, se acercó al sofá y se sentó. Todavía no estaba interesada en la noche de TV y chino, pero sus piernas estaban temblando demasiado mal para mantenerse de pie.

Si Tina no quería hablar de ello, no la forzaría. Ni siquiera estaba segura de querer saber. Sin embargo odiaba pensar que su hermana había estado guardando tan terrible secreto.

—¿Le dijiste a tu terapeuta?

—Lo hice. Y estoy bien—jugaba con su pelo—Fue sólo... esa noche, los recuerdos fueron intensos. Y el temor de que podría perderte era muy real. Cuando me di cuenta de que de buen grado te habías puesto en esa situación, que había estado aterrorizada por nada, grite—se quedó en silencio, dándole una mirada tentativa—Además de que tuve una muy mala noche antes de que llegara a casa. Recordar a ese hombre me empujó sobre el borde. Pero aun así, lo siento. No debería haber llamado a tu amiga un lesbiana. Sabía que esto podría lastimarlas a las dos y eso es exactamente por lo que lo dije.

Y justo así, lo último del resentimiento se disolvió.

La culpa lo reemplazó.

Tiró de su hermana en un fuerte abrazo.

—No, yo lo siento.

Tina la agarró por los hombros.

—Basta—retrocediendo la miró con seriedad a pesar de su edad—Es por esto que no quería que lo supieras. No quiero que sientas como si fuera tu culpa, porque no lo fue. Nada de lo que nos pasó fue culpa tuya. Tenías diecisiete años, sin trabajo a tiempo completo y sin manera de cuidar de una niña pequeña. No había nada que pudieras haber hecho que no hiciste. Siempre supe eso. Así que tomó un poco de tiempo para que me recuperaras. Algunos hermanos ni siquiera lo habrían intentado.

Las lágrimas se derramaron sobre sus mejillas.

—Sólo desearía poder liberarte de eso.

—La culpa es de mamá y papá—Tina mostró su mejor sonrisa de humor negro—Siempre lo ha sido.

Asintió y luego se retiró a su lado del sofá. Con su ira disipada, no estaba segura de cómo se sentía.

Autorecriminarse era una obviedad, teniendo en cuenta lo que Tina acababa de revelar.

Halagada, de que finalmente su hermana había confiado en ella lo suficiente para decirle.

Frustrada, porque había apartado a Santana por razones que parecían cada vez menos importantes ahora que ella y Tina estaban hablando de nuevo.

Tantas emociones se arremolinaron en su interior, amenazando con explotar.

—¿Estás bien?— Tina la empujó con un pie cubierto con el calcetín—No te dije eso para molestarte. Quería que supieras que no estaba siendo una idiota esa noche sólo por el placer de serlo.

—Sé que no lo estabas—lanzó un suspiro tembloroso—Y no sé cómo estoy.

—Britt—sonó el timbre de la puerta. Tina le tendió la mano en una súplica
silenciosa para que no se levantara—Esto sólo tomará un segundo. No te vayas a ninguna parte.

—Está bien—cerró los ojos, apoyando la cabeza en el cojín del sofá mientras su hermana pagaba al repartidor.

Quería meterse en la cama y quedarse ahí para siempre. Ahora que sabía exactamente cómo su encuentro con Santana había impactado a Tina, se sentía más que deprimida.

Y aun así, lo que anhelaba más que nada era una simple llamada telefónica con la morena o, mejor aún, ser sostenida en sus fuertes brazos. Eso era lo único que sabía iba a aliviar el dolor en su pecho.

Tina le tocó el brazo.

—Britt.

Sobresaltada, se sentó.

—Sólo estaba descansando mis ojos.

—Parecía más como si estuvieras molesta—ignorando las cajas de comida en la mesa de café, se sentó con las piernas cruzadas en el sofá y buscó en
su rostro—Por favor, no estés triste. Te dije que estoy bien.

—No es eso—vaciló y luego admitió—Bueno, no del todo.

—¿Entonces qué?

—Solo estoy... cansada.

—No, estás triste—Tina dijo—Es obvio. Has estado abatida aquí durante días. Tenía la esperanza de que el disculparme ayudaría.

—Lo hace.

Su hermana ladeó la cabeza.

—Pero, ¿hay algo más que está mal?

Se encontró con los ojos de Tina.

—No quiero hablar de ello.

Su hermana asintió. Se dio la vuelta a la mesa de café y abrió el recipiente de pollo al limón con un suspiro de felicidad. No teniendo la suficiente paciencia para los palillos, cogió un tenedor y metió un bocado a la boca.

Poco refinado como siempre.

Sin romper su atención de su comida, Tina dijo:

—Entonces, ¿tu amiga? ¿Santana?

—¿Qué pasa con ella?

Por mucho que intentó mantener su voz tranquila, sabía que sonaba molesta y defensiva. Con esfuerzo, relajó sus hombros.

—¿Estás saliendo con ella? Es decir, ¿es tu novia o algo?

—No—hizo una pausa, luchando por traer su creciente emoción bajo control—Ya no nos vemos.

—Oh—masticaba en silencio, luego le dio una mirada de soslayo—¿Fue por lo que sucedió esa noche? Porque ella parecía algo más que solamente una folla amigos. La forma en que te defendió y todo.

Una lágrima se escapó de sus ojos y siguió su camino por su mejilla, la limpió con una indiferencia que no sentía.

—Es complicado. Eso es todo.

—¿Complicado cómo?—dejó de masticar—Espera, Santana lo terminó, ¿verdad?

No respondió.

La respuesta era demasiado compleja para condensar.

Había usado su obligación de Tina como su principal justificación para huir, pero sinceramente, su respuesta de huida era más sobre su propio miedo que otra cosa.

Santana había estado dispuesta a tomar lo que podía dar, siempre y cuando su relación significara algo.

Tina había sido la excusa más conveniente de por qué ella no tenía nada que ofrecer, pero no era la verdadera razón que había huido.

Si hubiera realmente querido que las cosas funcionaran, la impresión inicial de su hermana de su novia no habría sido un factor decisivo.

Si hubiera tenido el valor de tener una oportunidad en otra persona, nunca habría dejado de luchar para hacer que funcionara, al igual que ella nunca habría renunciado a cuidar de su hermana.

Aumentando visiblemente su molestia, Tina dijo:

—¿Ella rompió contigo por mí?

—No, no fue así.

Tuvo problemas con la forma de explicar su relación con Santana sin admitir que había comenzado como sexo con una desconocida que tuvo un desvío inesperado en una verdadera atracción.

Pero no quería que Tina se preocupara de que había arruinado una relación a largo plazo cuando había estado evitando hacer un compromiso desde el principio.

—Ella sabía que yo no estaba buscando nada serio. Qué tengo demasiadas cosas encima para dedicar tiempo a una novia.

—¿Cómo qué? Apenas sales de la casa excepto para ir a trabajar—sus ojos se estrecharon—Espera, ¿te refieres a mí?

—Bueno, eres parte de ello, obviamente.

—¿Por qué es tan obvio? No es como si fuera una niña. No exactamente necesitas estar en casa para supervisarme cada segundo—en un arrebato recogió un bocado de pollo en su boca y lo masticó con rabia—No me culpes de tu soltería.

Se encogió ante las duras palabras.

—No lo hago. Pero he cuidado de ti desde el día que naciste, y ahora estás a punto de irte a la universidad. No hay nada malo en querer pasar tanto tiempo como sea posible contigo mientras todavía estás viviendo conmigo. Eso no quiere decir que te culpo por el hecho de que estoy sola.

—Lo que sea. No estoy diciendo que pienso que deberías salir con esa dominante ni nada, pero es una excusa bastante pobre que actúes como si yo fuera la que te impide hacerlo.

A pesar de que acabara de llegar a una conclusión similar, se exasperó por la evidente irritación de Tina. No era como si criar a una adolescente fuera fácil hasta la fecha.

Perdiendo su tenue agarré sobre su control, arremetió:

—¿No crees que tú haces que salir sea más difícil para mí? La noche que intente salir a cenar con Santana, volví a casa para encontrarte desmayada borracha en el sofá. Y luego cuando finalmente tuve una noche para mí y la invite a nuestra casa, irrumpiste inesperadamente debido a que mentiste sobre el lugar donde ibas a estar. ¿Por qué no siento que eres una complicación legítima en mi vida? He sacrificado todo por ti. ¿Por qué no una relación, también?

Tina dejó su tenedor y empujó su comida. Luego se echó hacia atrás en el sofá, cruzando los brazos sobre su estómago. Las lágrimas en oleadas de sus ojos mientras ella la miraba con silencioso horror.

—Nunca te pedí sacrificar todo por mí.

Hizo una mueca.

No debería haber tirado eso en la cara de Tina. Incluso si estaba enfadada, no era culpa de su hermana.

—No, tienes razón. No lo hiciste. Y no tienes que hacerlo. Yo quería.

—No quiero que estés triste. No quiero que estés sola—se frotó las lágrimas sin mirarla—¿No has estado escuchándome? Realmente estoy preocupada por lo que te vaya a pasar cuando me vaya a la escuela. ¿No te parece que soy consciente de que prácticamente vives para mí? ¿Cómo crees que me hace sentir sobre crecer e irme?—finalmente se encontró con sus ojos—Honestamente, por eso he estado tan perra últimamente. Supongo que pensé que podría hacer que no me extrañes tanto cuando me haya ido.

Resoplando, murmuró:

—No importa lo desagradable que seas, todavía te extrañaré.

—Sí, sé eso—Tina se arremango hasta la rodilla su pantalón de pijama—En serio, no me gusta la idea de que podrías honestamente creer que no puedes tener una novia debido a mí. Si tenías a alguien, y no digo que tiene que ser Santana, que conste, pero si tuvieras a alguien, entonces por lo menos no estarías tan sola. Tendrías otra persona para cuidar.

—No estoy segura de que eso es lo que quiero.

—Bueno, alguien para que cuide de ti, entonces.

Sonrió ante el recuerdo de Santana haciéndole la crepa para el desayuno.

¿Cuándo fue la última vez que alguien te cuidó?—si eso es todo lo que había que ser en una relación, sería fácil comprar en la visión de Santana de ellas juntas.

Desafortunadamente, no era tan ingenua como para pensar que el brillo de un nuevo amor tarde o temprano se acabaría. Al final del día, su vida estaba lejos de ser emocionante, y Tina siempre sería una parte esencial de la misma, sin importar su edad o dónde viva.

Teniendo en cuenta de donde había venido, sentía como si lo estuviera haciendo bien por su cuenta.

¿Realmente quería dar a alguien el poder de determinar algo tan fundamental como su felicidad?

Resopló en silencio. Como si no lo hubiera hecho ya.

Habían pasado casi dos semanas desde que había hablado con Santana, y no se había sentido realmente feliz incluso una vez en ese momento.

Sin duda el dolor disminuiría con el tiempo, pero no estaba segura de que su arrepentimiento lo haría.

Empujó el pie de Tina con el suyo.

—Tienes razón. No es tu culpa que no tengo a alguien. Es mía. Estoy muerta de miedo ante la idea de estar en una relación.

—¿Por qué?

—No quiero enamorarme de alguien sólo para que me decepcione—tragó el nudo en su garganta—No estoy acostumbrada a depender de nadie sino de mí misma. Estoy acostumbrada a estar en control. La idea de dar mi corazón a alguien, sin la forma de detenerla de pistolero si quisiera, me aterroriza.

—¿Crees que Santana va a pisotear tu corazón?—intentó y no pudo reprimir una risita—Quiero decir, realmente pisó muy fuerte tu culo bastante bien. Pero parecías disfrutar de eso.

—Cállate—con la cara ardiente, dijo—Creo que Santana me trataría como a una reina, al menos al principio. Lo que me preocupa es lo que pasaría cuando se dé cuenta de la aburrida obsesa del control que soy en realidad. No es que piense que ella me trataría mal. Sólo que va a irse en algún momento, y luego voy a tener que empezar todo de nuevo. Pero con un corazón roto.

—Oh Dios mío, eso es deprimente—Tina se acercó de rodillas, llegando a golpearle el muslo—¡Reacciona! ¿Me estás diciendo en serio que estás eligiendo estar triste y deprimida porque si intentas ser feliz, tal vez no funcione? ¿De qué tienes tanto miedo? Obviamente no es estar sola, o triste y deprimida. Ya lo eres.

Hizo una mueca en lo que temía era una batalla desesperada de no perder la compostura.

Tina fue contundente, pero también tenía razón:

—Lo sé. No tiene mucho sentido.

—Realmente no—su expresión se suavizó—Siempre has sido la mejor hermana, y la mejor mamá, así que sé que serías una novia increíble, también. Santana, o quien sea, sería estúpida como para dejarte ir. La mujer correcta no lo hará—sonrió—No importa lo aburrida y controladora que puedas ser.

No estaba segura de que la sorprendió más: las amables palabras de su hermana o que sonaba como si realmente creyera en el amor verdadero.

—La mujer correcta, ¿eh? ¿Crees que hay alguien ahí fuera para todo el mundo?

—Creo que hay alguien para ti.

—Oh, Dios. ¿Puede ser que en realidad me las arreglé para criar a una optimista idealista?

—No, criaste a alguien que cree que hay gente en este mundo que te aman tanto que harían cualquier cosa por ti—sus fosas nasales se ensancharon mientras se esforzaba por contener lo que parecía ser una aplastante ola de emoción—Y no creo que no puedas depender de nadie excepto de ti. ¿Por qué deberías?

Esas sentidas palabras la dejaron atrapada entre risas y lágrimas. Para escuchar tal esperanza e idealismo juvenil de Tina hizo que cada momento de lucha, cada sacrificio, valiera la pena.

Desde el día en que nació su hermana, todo lo que había querido era darle lo que ella nunca había tenido.

Al parecer esto fue lo que el éxito parecía.

Esperando sacar provecho en el obvio momento de gratitud de Tina, dijo:

—Por favor, dime dónde estabas la noche que se suponía permanecerías en el campus. Prometo intentar no disgustarme con lo que sea que me digas. Sólo quiero saber. Dijiste que tuviste una muy mala noche así que necesito
asegurarme de que estás bien.

—Estoy bien—Tina tomó una respiración profunda, y luego levantó las manos en el aire como si admitiera la derrota—¿Recuerdas a Sam Evans?

—Por supuesto. El chico con el que salías el año pasado, que te llevó a su baile de graduación.

—Él vive en el campus. Se suponía se quedaría en su habitación después de esta fiesta de la fraternidad como prometió, excepto que pasó todo el tiempo que estuvimos ahí hablando a esta zorra en un estado permanente de borrachera. Mientras tanto uno de sus compañeros de fraternidad que estaba borracho y desagradable y toqueteando, y Sam ni siquiera se preocupó de dejar de hablar a esa perra para decirle que se largara. Así que me fui—cruzó los brazos sobre el pecho en su clásica postura defensiva—No bebí nada, lo juro. No estaba lista para otra resaca.

—Muy bien. Te creo.

A pesar de que sus instintos le gritaban dar un sermón a Tina sobre los peligros de fiestas de fraternidad, no era el movimiento correcto en ese momento.

—Gracias por decírmelo.

—Sí—resopló por lo bajo—Es vergonzoso. Dormí con él después de la fiesta de graduación del año pasado, e incluso eso no era suficiente para mantener su interés.

Cerró los ojos. Deseó no haber escuchado eso.

—Supongo que estamos sobre las cosas que no queremos saber la una de la otra.

—Supongo que sí—la diversión en la voz le dijo que había elegido hacer esa revelación a propósito—Estábamos seguros, por cierto.

—Es bueno saber. Todavía traumatizada—finalmente abriendo los ojos, no pudo evitar devolverle la sonrisa—Sabes, él es un idiota. Y eres demasiado buena para él.

—Sí, eso es lo que dijo Mercedes, también.

—Siempre supe que me gustaba esa chica—frunció el ceño cuando un pensamiento se le ocurrió—Espera, ¿pensé que tú y Mercedes y habían reñido’

La expresión de Tina se volvió tímida.

—Nuestra pelea fue acerca de que pasé la noche con Sam. Ella pensó que yo era una idiota por ir hasta ahí y recompensarlo con sexo ya que casi nunca me mensajea. Cuando él sacó esa mierda en la fiesta, no podía permanecer exactamente enfadada con ella por tener razón. Por suerte, ella me perdono por la forma en que me encabrone con ella cuando trató de advertirme. Ella entendió. La belleza de la amistad incondicional, supongo.

—Supongo.

Nunca había tenido una amistad incondicional antes, probablemente porque siempre se había dicho que no tenía tiempo para eso, tampoco.

En tan sólo unas semanas, Santana era lo más cerca que nunca había llegado a tener de un verdadero amigo. Desafortunadamente, no sabía si la morena tan fácilmente la perdonaría si se armaba de valor para disculparse.

Y no estaba segura de que era lo suficientemente valiente para averiguarlo.

Suspirando, cogió un par de palillos de la mesa de café. Todavía no tenía hambre, pero tenía que comer en algún momento.

—Oye, ¿Tina?

—¿Sí?—le ofreció el recipiente, viendo como capturó una pieza de pollo entre sus palillos—Presumida.

—Vamos a hacer un trato. No más mentiras. Tienes dieciocho años de edad, y tienes razón, estás creciendo. Así que si prometo tratarte como la adulta joven que eres, ¿prometes actuar como tal? Eso significa confiar en mí no para ser irrazonable o reaccionar de forma exagerada cuando me digas lo que está pasando en tu vida—hizo una pausa. En una noche de confesiones, sólo parecía correcto admitir su miedo más profundo—No quiero perder el contacto contigo simplemente porque no vivas conmigo. Sé que no soy tu mamá, pero la forma en que siento por ti, puedo muy bien serlo. No me gustaría que te convirtieras en una extraña ahora que ya no tienes que escucharme más.

—Nunca dejaría que eso ocurriera. Te necesito y siempre te necesitaré en mi vida, incluso si a veces discutimos. Y prometo, no más mentiras—se encontró con su mirada—Ahora, ¿me prometes algo?

Vaciló, y luego dijo:

—Por supuesto.

—Prométeme que vas a llamar a Santana y preguntarle si quiere volver a intentarlo.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Mar Feb 20, 2018 9:37 pm

hola morra,..

muy buenos de tina por arreglar las cosas con britt,. tarde pero bue!!!
a ver que tan tarde es para san y britt???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5589
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Mar Feb 20, 2018 11:14 pm

Por fin esa chica maduro!! !! Bien por Tina, veremos que hace ahora Britt!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4405
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Miér Feb 21, 2018 6:22 am

A tina la envolvieron en diario que maduro tan rapido? Ojala britt cambie de actitud.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Miér Feb 21, 2018 7:24 pm

3:) escribió:hola morra,..

muy buenos de tina por arreglar las cosas con britt,. tarde pero bue!!!
a ver que tan tarde es para san y britt???

nos vemos!!!




Hola lu, si que si, como era de esperar necesitaba un tiempo para asimilar lo que vio...además tmbn se entiende un poco más xq britt es tan sobreprotectora =/ Espero y le haga caso a su hermana ahora jajajajaja. Saludos =D





monica.santander escribió:Por fin esa chica maduro!! !! Bien por Tina, veremos que hace ahora Britt!!!
Saludos




Hola, jajajaaja solo necesitaba asimilar lo q vio jaajajajja. SI! Además se entiende xq britt estaba tan pendiente de ella =/ Espero y hacerle caso a su hermana xD Saludos =D







Isabella28 escribió:A tina la envolvieron en diario que maduro tan rapido? Ojala britt cambie de actitud.






Hola, jajajaajaja jajajajajajaj xD jaajajajajajajajaj XDjajaajajaj como las paltas jajaajajajajajajaj, pero como dije, solo tenia q asimilar lo q vio. Y se sabe xq britt piensa en tina antes q en ella =/ Y espero lo mismo la vrdd. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Cap 23

Mensaje por 23l1 el Miér Feb 21, 2018 7:26 pm

Capitulo 23



No era tan fácil, por supuesto.

Si simplemente le hubiera dicho a Santana que no tenía tiempo para citas, sería una cosa.

Podía llamar, decirle que había reconsiderado, y como esto resulto, podría hacer tiempo en su agenda para enamorarse.

Pero había hecho algo mucho más cobarde que eso.

Egoístamente había vuelto las buenas noticias de Santana en un motivo de ruptura.

Luego había sugerido que las cosas serían mucho más simples si tan sólo pudieran volver a jugar de acompañante de alto precio y el cliente patético, sin amor.

Había trivializado su conexión muy real al dar a entender que todo lo que necesitaba de Santana era sexo sin emociones.

Y lo había hecho sabiendo, sabiendo, que no era cierto.

No estaba segura de que pudiera perdonarse ella misma. Si hubiera perdido a Santana para siempre porque había tenido demasiado miedo para intentar mantenerla, se posicionaría como uno de los errores más tontos de toda su vida.

Aun así, tan asustada como estaba de averiguar si había arruinado su oportunidad con la morena, tenía que tratar de disculparse.

El tiempo, y su conversación con Tina, habían puesto un montón de cosas en perspectiva.

Alejar a Santana había sido un movimiento débil.

Era más miserable ahora, y menos presente en cada aspecto de su vida, de lo que había sido incluso con la ‘distracción’ de las citas.

Gracioso cómo romper con Santana habían logrado exactamente lo contrario de lo que pretendía.

Sin la morena, parecía estar peor, como hermana, como contadora, tal vez incluso como un ser humano. Objetivamente, tenía sentido para ver si en realidad podría hacer que una relación funcione.

Si pudiera, estaría mejor.

Si no, estaría exactamente en la misma situación que está ahora.

Que Tina no sólo le había dado su bendición sino también rotundamente la animó a perseguir a Santana le dio el valor que necesitaba para tragarse su orgullo y le enviar un mensaje.


¿Conseguiste el trabajo?


Fue breve, al grano, y no casi la disculpa que sentía, pero se dijo que era prudente mantener su mensaje breve hasta que supiera siquiera si incluso respondería.

No tenía sentido volcar su corazón a un público indiferente.



Cuando llegó la respuesta, cuarenta minutos más tarde, la simple palabra no revelaba nada sobre el estado de ánimo de Santana.


Sí.


Sonrió mientras sus ojos se llenaron de lágrimas.

Debería haber estado ahí para tranquilizarla antes de su entrevista, luego para felicitarla una vez que hubiera terminado.

Pero no lo había hecho.

Con dedos temblorosos, envió un mensaje de vuelta.


Estoy muy orgullosa de ti, Santana. Te lo mereces.


Luego esperó.

Y esperó.


Una hora más tarde, aún no había respondido.

No dispuesta a renunciar tan fácilmente, envió otro mensaje. Algo sin ambigüedades, esperaba.


Te extraño.


Su teléfono sonó ni cinco minutos más tarde.

Las dos frases en la pantalla alcanzaron dentro de su pecho, agarrando su corazón, y sacudiéndolo como un lobo hace con su presa.


Este es mi número personal. Si deseas concertar una cita, llama a Sue en la agencia.


Muy bien.

Obviamente Santana todavía estaba molesta.

Se mordió el labio y se debatió qué hacer a continuación.

No había querido realmente contactar a Sue y fingir que ella y Santana no eran más que acompañante y cliente, pero si ésa era la única manera en que vería a la morena, que así sea.

Iba a jugar cualquier juego que Santana quisiera si eso significaba que podía disculparse cara a cara.

La ventaja de hacer una cita era que la morena estaría obligada profesionalmente a reunirse con ella.

El inconveniente era que tendría que echar mano de su cuenta de ahorros para que esto ocurra.

Resopló.

Debe estar enamorada.

Entregándose a ese pensamiento, buscó el número de la agencia Xtreme
Encounters y marcó.



*****


Agotada después de un largo día en su nuevo trabajo, descansaba en su sofá y se negó obstinadamente a preguntarse cómo Brittany respondería a su último mensaje de texto.

Había cruzado el límite, diciéndole para que llamara a Sue y hacer una cita, y ella muy bien que lo sabía.

Pero Brittany no podía tener las dos cosas.

O bien tenían una relación profesional o personal.

La rubia había elegido profesional, y si quería algo más profundo, iba a tener que hacerlo mucho mejor que los mensajes de texto impersonales, vagos.

En un mundo perfecto, Brittany podría contestar en respuesta que no quería hacer una cita, que quería disculparse.

Decir que había cometido un tremendo error, y que lo sentía, y que no había estado loca al sentir como si tuvieran el tipo de química que podría superar cualquier obstáculo.

Ella rogaría por otra oportunidad, y podría sentir su sinceridad, entonces por supuesto que la perdonaría.

Ese era el mejor de los casos.

El peor de los casos, Brittany podría tomar sus instrucciones concisas como un hostil adiós y desaparecer de su vida para siempre. A pesar de su persistente ira, no era lo que quería.

Todavía podía ver un futuro con la rubia, prácticamente podía saborear la vida que harían juntas.

No era que no quería que Brittany regresara.

Sólo quería sentirse como si fuera la que estaba siendo perseguida, al menos por un rato. Necesitaba saber que Brittany estaba dispuesta a trabajar para ganar su regreso.

Suponiendo que la rubia incluso la quería de vuelta de esa manera. Era muy posible simplemente anhelaba un encuentro casual, pagado.

Tal vez extrañaba el sexo pero aún no estaba lista para ofrecer más.

Tal vez creía honestamente que era capaz de follarla sin amarla, lo que significaba que estaba loca como la mierda encima de ser la mujer más perfecta que había conocido.

Su estómago dio un cambio repentino cuando su celular comenzó a zumbar a través de su mesa de café. Tardó un momento en darse cuenta de que tenía una llamada real y no sólo una respuesta de Brittany.

Rodó sobre su costado y agarró su teléfono antes de que cayera por el borde de la mesa. Su garganta se le secó cuando vio el nombre de Sue en la pantalla.

Rodó sobre su espalda y respondió, su corazón golpeteando mientras miraba hacia el techo.

—Ella en realidad trató de hacer una cita, ¿verdad?

—Ella lo hizo
—la cálida voz de Sue logró relajar la tensión en los hombros, lo que le permitió exhalar lentamente—Le dije que le regresaría la llamada. Ni siquiera quiero suponer lo que prefieres que le diga.

—Ella me envió un mensaje hace unas horas. Me felicitó por el nuevo trabajo, me dijo que me echaba de menos
—vaciló—Para ser justos, le dije que hiciera una cita. Creo que tal vez yo estaba esperando que sólo se disculpara en cambio. O llamarme. O algo.

—Bueno, ella hizo lo que le dijiste que hiciera. ¿Ahora qué?

—No sé.


Trató de imaginar el encuentro de Brittany para la fantasía sexual. Todavía quería follarla, nada había cambiado al respecto.

Pero estaba tan lastimada y tan enfadada que honestamente no sabía cómo estar cerca sin perder la calma. Si resultaba que todo lo que Brittany quería era una buena follada, dura, se rompería.

—¿Qué te dijo?

—Que le gustaría verte tan pronto como sea posible. Ella quiere pagar por toda la noche.


Hizo una mueca.

Había regresado su parte del dinero de Brittany por su primera cita, pero la agencia había guardado su parte. Ahora estaba dispuesta a pagar miles de dólares por la oportunidad de estar con ella otra vez.

Luchó contra una oleada de culpabilidad ante la idea de que la rubia se separara de su dinero duramente ganado justo cuando se disponía a pagar la universidad de Tina.

—No estamos tomando su dinero.

—Lo sé
—el tono altivo de Sue transmitió su disgusto de que siquiera vaya ahí—Ella parecía muy nerviosa. No le demostré que yo sabía de las dos. Cuando le pregunté lo que quería, podía sentir que se esforzó por contestar.

—¿Y?

—Ella quiere tu castigo. Quiere, y cito, para que tomes lo que es tuyo.


Su respiración se detuvo mientras su mente empezó a correr a través de diversas formas que podía hacer exactamente eso.

Trató de no pensar en las implicaciones de la elección de las palabras de Brittany, demasiado temerosa a creer que realmente había tenido un cambio tan dramático del corazón.

—Oh.

—¿Mojada?

—No puedes imaginar.


Sue se rió entre dientes.

—Claro que puedo—se aclaró la garganta—Entonces, ¿debo organizar algo?

—Sí
—dijo, luego sacudió la cabeza—No. Es decir, no lo sé.

—Si, lo sabes.


Suspiro.

—Por supuesto que quiero volver a verla. Pero si aparezco y lo único que quiere de mí es un buen polvo, no creo que seré capaz de manejarlo.

—Pero al menos entonces lo sabrás
—Sue hizo una pausa[/i]—Si esto era sólo sobre el sexo, ¿no crees que pediría a alguien más? ¿Alguien sin complicaciones?[/i]

No era como si tuviera una verdadera decisión para hacer. Por supuesto que iría.

—Muy bien. Dile que cualquier noche este fin de semana funciona, después de las seis. Pero no quiero que venga a mi casa. Hasta que ella me diga lo contrario, esto son negocios.

—Te dejaré utilizar uno de los departamentos de la agencia. El mío, si es necesario.


Aliviada, dijo:

—Eres una buena amiga.

—Claro que lo intento. ¿Algo más que quieras que le diga?

—Pídele que repita nuestra palabra de seguridad: unicornio. Asegúrate de que la recuerda
—se estremeció cuando comenzó a planificar su encuentro—Ella puede necesitarla.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Miér Feb 21, 2018 8:53 pm

Sue muy buena amiga, a ver si se despejan las dudas entre las dos esa noche!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6981
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Miér Feb 21, 2018 9:22 pm

Huuu agarrate Britt lo que te esperan!! ! Insisto no me gustan los golpes!!!!
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4405
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Miér Feb 21, 2018 9:38 pm

hola morra,...

buuueno britt va haciendo bien las cosas,... se fue por la tangente para llegar rápido a san jajaja
san la va a hacer aguantar una buena sesión de sado duro o no???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5589
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Miér Feb 21, 2018 11:45 pm

Pobre britt le van a dar hasta que duela, santana se las va a cobrar.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Jue Feb 22, 2018 8:00 pm

micky morales escribió:Sue muy buena amiga, a ver si se despejan las dudas entre las dos esa noche!!!!





Hola, si que lo es. Jajjajajajaj crees tu¿? xD Saludos =D





monica.santander escribió:Huuu agarrate Britt lo que te esperan!! ! Insisto no me gustan los golpes!!!!





Hola, jajaajajajaajajajaj o no¿? xD jajaajajaja pienso igual xD Mmm xD cosas de la vida xD Saludos =D





3:) escribió:hola morra,...

buuueno britt va haciendo bien las cosas,... se fue por la tangente para llegar rápido a san jajaja
san la va a hacer aguantar una buena sesión de sado duro o no???

nos vemos!!!




Hola lu, sii!!! mejor tarde q nunca, no¿? xD JAajajajajajaja es una loquilla XD jaajajaj. Mmmm interesante pregunta xD jajaajja. Saludos =D





Isabella28 escribió:Pobre britt le van a dar hasta que duela, santana se las va a cobrar.




Hola, jaajajaj xD jajaajajajaja dices tu¿? jajaajajjajaaj xD ajajjaaj aii estas brittana, son unas loquillas jajajaja. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Cap 24

Mensaje por 23l1 el Jue Feb 22, 2018 8:03 pm

Capitulo 24



Su mano tembló cuando llamó a la puerta de un departamento en la planta superior.

Comprobó la hora en su teléfono celular y luego la dirección que Sue le había dado. Santana había accedido a reunirse con ella la noche del Sábado a las ocho en punto, y durante tres días ahora, se había preocupado por lo que iba a pasar cuando la viera de nuevo.

Había tanto que quería decir.

Dudaba que recordaría algo de eso una vez que Santana estuviera parada frente a ella. Sólo de pensar en la posibilidad de tocarla la hacía sentirse mareada, como si fuera a desmayarse.

Deseaba que abriera la puerta para que pudiera ir a sentarse.

Junto con el juicio de custodia de Tina, ningún momento lo había alguna vez sentido tan importante.

Para todos los logros académicos y triunfos de carrera que había acumulado, nada verdaderamente la había realizado como un fin de semana con Santana.

Si hubiera perdido la oportunidad, aunque mínima que pudiera haber sido, para de alguna manera tratar y convertir este fin de semana mágico en meses o incluso años, estaría devastada.

Ahora que se había abierto a la idea de estar con Santana, la idea de que ella pudiera haber tirado la relación que podrían haber tenido la aplastó. Si se necesitaría dejar al descubierto su alma para convencerla y para recuperarla, y aunque eso no siempre fue fácil para ella, estaba lista para hacerlo ahora.

Sólo esperaba tener la oportunidad antes de que la pasión las arrasara.

Desesperadamente quería saber dónde se encontraban antes de saltar a la cama, pero si Santana iniciaba el sexo, sería incapaz de resistir. Incluso con su palabra de seguridad.

Se estremeció, y luego volvió a llamar.

Estaba un poco más temprano, pero esperanzadamente de que la perdonaría por eso, también. Estaba demasiado impaciente para esperar en su coche durante otros cinco minutos.

La anticipación la estaba matando.

Necesitaba saber si podría perdonarla.

Necesitaba disculparse.

Un cuerpo caliente se presionó contra su espalda, haciéndola jadear. Fuertes dedos le taparon la boca y amortiguaron el sonido.

—No—esa palabra, susurrada junto al lóbulo de la oreja, convirtió a su interior líquido—No hagas esto más difícil de lo que tiene que ser.

Cerró los ojos y se dejó caer contra el pecho de Santana. No estaba segura si estaba interpretando un papel o abogándole no traer la emoción en lo que estaban a punto de hacer.

Esperaba que fuera lo primero, porque lo último era imposible. Había sido una tonta por alguna vez pensar incluso por un momento que podría permitirle tocarla sin que significara algo.

Esto significaba todo.

Cuando la morena dejó caer su mano de la boca hacia la garganta, ella murmuró:

—Santana…

—No—apretó los dedos muy ligeramente en su cuello. Su otra mano presionando una llave en su palma—Abre la puerta. No estamos aquí para hablar.

Ladeó la cabeza, introduciendo la llave en la cerradura sin salir del agarre posesivo de Santana.

En algún lugar debajo de ellas, un coro de risas masculina fuertes rompió el silencio. El recordatorio de que alguien pudiera interrumpirlas intensifico la sensación de peligro y desencadenó una inundación embarazosa de humedad entre sus piernas.

—Entra—alcanzando más allá de su cadera, agarró su mano y la obligó a girar la perilla.

Abrió la puerta y entraron en un amplio vestíbulo con un suave movimiento. Luego cerró la puerta con un silencioso clic. Apenas tuvo la oportunidad de mirar por el departamento ricamente decorado antes de que le agarrara su muñeca y tirara de ella hacia atrás en un aplastante abrazo.

—¿Quieres ser castigada? Lo conseguiste.

Había tanto que tenía que decir, pero como ella temía, no tenía ni el tiempo ni la presencia de ánimo para encontrar las palabras.

Santana la arrastró hasta el sofá, tirando de su camisa y el sujetador sobre su cabeza y lanzándolos al suelo. Se giró, esperando un beso, pero cogió su barbilla antes de que pudieran juntar sus bocas.

—No—Santana la agarró por los hombros y le dio la vuelta, forzándola sobre el brazo del sofá.

Luchó contra su instinto de pelea y se entregó a la voluntad de Santana. Sus pies salieron del piso mientras la sujetaba por la nuca, empujando de lado su cara en el cojín.

—Esto es lo que querías.

Gimió cuando la morena alcanzó debajo de ella y abrió el botón de sus pantalones. Abrió la boca para iniciar la conversación que desesperadamente necesitaba tener, pero no podía hablar.

Las manos morenas eran fuertes y ya tan familiares, y las había extrañado más de lo que se había dado cuenta. Ahora esas manos estaban sobre ella de nuevo, se resistía a hacer o decir algo que pudieran hacer que se detuvieran.

Si Santana no podía perdonarla, esta sería su última vez juntas. No quería acabar con eso antes de que comenzara.

Así que se quedó impotente mientras la desnudaba, fría, eficiente y sin ningún afecto discernible.

Le bajó la cremallera de los pantalones rápidamente, sin molestarse en ser amable mientras los contoneaba bajándolos por las caderas y sacándolos.
Sus bragas siguieron.

Cuando Santana agarró sus muslos y se vio obligada a abrir las piernas, acercó los codos sólo para recuperar la ilusión de control. El aire frío en el departamento golpeó sus labios vaginales expuestos, haciéndola incómodamente consciente del hecho de que estaba literalmente goteando con la excitación.

Le dio una fuerte nalgada baja en su nalga izquierda, luego repitió la acción en el otro lado.

—No me puedes decir que no te estoy dando exactamente lo que quieres. No cuando te ves así.

La extendió muy abierta, usando su mano libre para acariciar sus labios, suavemente al principio, luego con más fuerza hasta que jadeó y se apartó.

—Lo único que quieres es follar, ¿no? Eso es todo lo que una chica como tú realmente necesita.

Su aliento se atrapo en su garganta.

Santana no había dicho o hecho algo que no había dicho o hecho antes, sin embargo todo acerca de esta experiencia se sentía diferente. Sintió el duro borde en esas palabras, a pesar de su tono liso.

Sus dedos eran tan hábiles como siempre, deslizándose sobre sus pliegues, rodeando su clítoris, provocándola con la promesa de penetración. Pero no había amor en las caricias de Santana.

Se sentía aún más impersonal que su primera vez.

Necesitaba más.

Necesitaba todas las cosas que había dado por sentado antes, la intimidad, la conexión, la palpable adoración en el tacto. Cuando arrastró los dedos inquisitivos hasta rodear su ano, ella plantó las manos en el sofá y trató de recuperar el equilibrio.

De repente, no quería dejar que Santana la tomara así.

Sin ese hilo de amor y confianza entre ellas, no era lo mismo.

—Espera.

Santana la empujó de nuevo en el cojín del sofá sin cesar el movimiento de la punta del dedo alrededor de su apretada abertura.

—Chica tonta—alcanzó bajo el su pecho con la misma mano que había obligado a bajar y ahuecar un pecho en su palma—Sabes que no va a funcionar.

Se mordió el labio. No quería utilizar su palabra de seguridad.

Se sentía como admitir la derrota. Así que dijo la única otra cosa que pensó que podría hacer que la morena se detuviera, lo cual también era lo más importante que tenía que decir.

—Te amo.

Santana se quedó inmóvil. Mantuvo las manos sobre su cuerpo, pero la estimulación se detuvo inmediatamente.

—¿Qué?

—Es decir, creo que...—no estaba segura de si se trataba de una locura concluir que amor era lo que estaba sintiendo.

Se conocían desde hace menos de dos meses.

¿Era posible enamorarse tan rápido?

Ni siquiera sabía lo que se sentía.

Pero si esto no era, ¿qué era?

Exhalando, fue con lo que su corazón le decía.

—Estoy enamorada de ti.

La mano de Santana cayó lejos de su trasero. Ella exhaló, un enganche audible en su aliento.

—No te burles de mí, Britt.

La temerosa esperanza en la voz de Santana la hizo marearse de alivio. Tal vez no era demasiado tarde, después de todo.

Miró por encima del hombro y se encontró con los ojos oscuros. Aún extendida sobre el sofá, se sentía vulnerable y expuesta en todos los sentidos.

Esperaba que Santana pudiera ver eso, también.

—No lo hago. No lo haría, nunca sobre eso, San.

Una lágrima cayó de los ojos oscuros y siguió su camino por la mejilla, en total contradicción con su mirada de acero.

Contuvo el aliento, consciente de que este era, el momento en que determinaría si tenían un futuro juntas.

Acababa de darle el poder para destruirla. Todo lo que podía hacer ahora era esperar que no lo hiciera.


*****


Brittany la amaba.

Aturdida por la declaración, en un primer momento no estaba segura de cómo reaccionar.

Había pasado las últimas dos semanas en completa agonía debido a la incapacidad de Brittany para compartirse a sí misma, y ahora aquí estaban

La rubia plantada y extendida abierta en el sofá como una actriz porno, con voz entrecortada confesando su amor justo cuando estaba lista para darle una follada fría, indiferente simplemente para demostrar algo.

Había tantas formas que se había imaginado que esta cita podría desarrollarse, pero de alguna manera nunca anticipó cómo esto realmente se sentiría.

Asqueada por lo que casi había hecho, se apresuró a jalar de la rubia del sofá y en sus pies. Girando por lo que estuvieron cara a cara, ella buscó sus ojos, las fosas nasales dilatadas.

—Lo siento mucho. Fui egoísta, y una cobarde. Decirte que te pagaría para mantener relaciones sexuales conmigo... fue inexcusable. Fue repugnante—sacudió la cabeza y apartó la mirada—También fue una estupidez. El sexo no es suficiente. No contigo.

—Para mí, tampoco—había pasado las últimas veinticuatro horas preparando su corazón por lo que podría de alguna manera intentar y follarla sin amarla, como si eso fuera posible. Permitiendo que la pared que había erigido bajara era más difícil de lo que había pensado que sería—¿Qué ha cambiado?

—Nada, en realidad—claramente auto-consciente, Brittany cruzó los brazos sobre sus pechos desnudos y levantó un hombro en un encogimiento de hombros avergonzada—Yo. Me di cuenta de lo idiota que estaba siendo. Soy miserable sin ti.

—Yo también—se suavizó cuando la rubia se estremeció. Se quitó la chaqueta y la envolvió alrededor de los hombros, ayudando a cubrir su pecho—Aquí.

Brittany tiró de la chaqueta cerrada y dejó caer un rápido beso en la mejilla antes de que pudiera retroceder.

—Gracias.

Mareada en la sensación de los labios finos contra su piel, apretó los puños a los lados y puso un poco de distancia entre ellas. No estaba preparada para bajar la guardia por el momento.

—¿Qué hay de Tina?

La sonrisa que Brittany le dio estaba teñida de dolor.

—Estamos bien. Tuvimos una larga conversación, ella se disculpó por exagerar esa noche, y ella también...—su voz vaciló—Ella me ayudó a entender su estado de ánimo cuando nos encontró. Afortunadamente, su mejor amiga la ayudó a decidir que no soy una pervertida irremediable, y como resultado, está más preocupada por mí acerca de estar triste y sola cuando se vaya a la escuela que acerca de mi saliendo contigo.

Exhaló temblorosamente.

Estaba tan cerca de desmoronarse y simplemente jalar a Brittany en sus brazos, pero necesitaba asegurarse de que estaba diciendo lo que parecía que estaba diciendo.

—Pensé que eras incapaz de estar en una relación.

La sonrisa de la rubia desapareció.

—Sé que dije eso, pero supongo que espero que en realidad no sea cierto—se removió con la chaqueta apretándola alrededor de sus hombros—No quiero que sea. Soy mejor cuando estoy contigo. Soy feliz, San

Lo último del dolor y rabia se desvaneció.

La tomó el brazo y la llevó hasta el sofá, sentándose y tirando de ella en su regazo en un movimiento rápido. Abrazándola fuerte, le besó los labios.

Había olvidado lo suaves que eran.

Entre besos, murmuró:

—Te perdono.

Ahora sollozando, Brittany esforzándose para igualar los besos de a través de las lágrimas.

Todo su cuerpo temblaba.

—¿De verdad?

—Por supuesto. Yo también te amo.

Brittany se separó para enterrar su cara en su cuello, ella frotó la mano hacia arriba y debajo de la columna vertebral, memorizando la sensación de tener a la mujer que amaba de nuevo en sus brazos.

Trató de no pensar en las hermosas curvas, desnuda debajo de su chaqueta de cuero, o los pliegues calientes, húmedos que sabía que estaban presionados contra sus jeans azules.

Ahora que el muro de Brittany se había derrumbado, sólo quería hacerle el amor. Sin embargo, sentía que estaba todavía tratando de procesar el ser perdonada.

—Estoy muy orgullosa de ti por conseguir ese trabajo, San—apretó sus manos en puños en su camisa, trayéndolas incluso más cerca—Odio que peleamos justo antes de tu entrevista. No me puedo imaginar cuán difícil…

La interrumpió con otro beso.

—Tenías miedo. Eso sucede—presionando su frente con la de la rubia, murmuró—Sólo prométeme que realmente volviste. No creo que pueda manejar tenerte huyendo de nuevo.

Brittany sacudió la cabeza y reinició sus besos.

—No, estás pegada conmigo—se movió para que pudiera ponerse a horcajadas sobre sus muslos, sentada en su regazo para que estuvieran cara a cara de nuevo—Voy a hacer mi mejor esfuerzo para no arruinar esto. No tengo idea de lo que estoy haciendo, pero estoy lista para intentarlo. Quiero intentarlo, contigo.

Su corazón se hinchó hasta que sintió como si su pecho fuera a reventar.

—Lo harás de maravilla—le acunó las mejillas, alejándose para mirarla a los ojos—¿Esto quiere decir que eres mi novia?

Brittany rompió en la sonrisa más boba, y por la forma en su cara de anhelo, su expresión probablemente coincidía.

—Creo que lo hace.

—¿Y eso significa que puedo hacer el amor contigo ahora?

La rubia se quitó la chaqueta y la dejó caer al suelo. Ella bajó la mirada y admiró los pechos que había intentado no notar antes, cuando había estado intentando distanciarse emocionalmente.

Suaves, redondos, y encumbrados con pezones que siempre parecían estar duros, pechos que la hicieron salivar como una adolescente caliente cada vez que los veía.

Brittany curvó una mano alrededor de su nuca.

—Besa mis pezones.

Lentamente, deliberadamente, dejó caer un beso húmedo en uno, luego el otro. Chupó el pico duro en su boca, alcanzando entre los muslos para acunar su montículo. Brittany suspiró y apretó su agarre en su cuello.

Saboreando el increíble calor de la carne resbaladiza contra sus dedos, le rodeó el clítoris tan suavemente como pudo.

—Oh, San—Brittany gimió, meciendo sus caderas en un ritmo lento y sensual. Gimiendo suavemente cuando tomó un pezón entre sus dientes y mordió—Entra. Te necesito dentro de mí.

Sin humor para provocar, deslizó sus dedo índice y medio en la rubia, conduciéndolos tan profundo como podía. Brittany se agarró a sus hombros y gritó, una sonrisa jugando en su cara mientras se ajustaba a la invasión.

Le tomó el pecho en su boca como pudo, sin parar el movimiento de su dedo pulgar contra su clítoris hinchado. Cuando los muslos comenzaron a temblar, lo frotó rápido, desesperada por escucharla correrse.

—Te amo—Brittany susurró, moviendo su mano para apoyarla en su cabeza—Te amo, Santana. te amo.

Superada por la intensidad de esas palabras, soltó su pecho con un mordisco lascivo y la miró a los ojos.

—Te amo, Britt. Te sientes tan bien envuelta alrededor de mis dedos. Tan apretada. Tan hermosa—estaba balbuceando, pero estaba bien.

Tendrían tiempo para la elocuencia más tarde. Ahora mismo necesitaba que Brittany supiera que el peso emocional de este momento era mutuo.

—Voy a hacer todo para hacerte feliz. Cualquier cosa.

—Sólo tú—Brittany jadeó, subiendo y bajando en sus dedos—Solo te quiero a ti.

Enredando la mano libre en el cabello rubio, la atrajo para otro beso apasionado. Le humedeció el labio inferior, luego lo mordió ligeramente.

—Córrete por mí, bebé. Déjame escucharte.

Le clavando las uñas en su cabello, y le montó sus dedos hasta que llegó a su clímax con una serie de gemidos dolorosamente femeninos.

Bajó su mano para presionar entre los hombros de Brittany, manteniéndola en posición vertical mientras descendía desde su altura. El cuerpo pálido se contrajo con cada caricia de su dedo pulgar contra su clítoris sensible, pero en lugar de apartarse, sólo se abrazó más cerca.

—Soy tan estúpida—Brittany dijo en un susurro entre lágrimas y se dejó caer en la mano entre sus piernas, sosteniéndola en su lugar—Casi te perdí.

—No, no lo hiciste—sin quitar los dedos de la rubia, movió sus cuerpos para que yacieran en el sofá, vientre contra vientre.

Utilizó su brazo libre para reunirlas en un fuerte abrazo, alarmada por la cruda emoción que brotaba de la mujer en sus brazos.

—No llores. Te tengo—cerró los ojos mientras Brittany se acurrucaba contra su pecho y respiraba hondo.

Jugó con los finos vellos en la nuca de Brittany, contenta cuando eso parecía ayudarla a calmarse.

Después de algún tiempo, la rubia exhaló temblorosamente.

—Realmente quiero que tú y Tina se conozcan. Adecuadamente, esta vez—apartándose, le dio una tentativa sonrisa—Tal vez podrías venir a cenar pronto.

Sonrió.

Ser invitada a la vida de Tina le dijo más sobre las intenciones de Brittany que cualquier número de declaraciones de amor alguna vez podría.

—¿Qué tal si hago la comida favorita de Tina? ¿Cuál es?

—Ella dice que la mejor cosa que alguna vez comió fue el pollo satay en este pequeño lugar tailandés en el centro—le trazó con el dedo sobre sus labios, devolviéndole la sonrisa—Pero si le haces algo casero tailandés o asiático, estaría totalmente impresionada.

—Pollo satay es.

Brittany sustituyó su dedo con su boca, dándole un beso lento, profundo.

—Ella va a amarte una vez que te llegue a conocer.

La leve ansiedad rodó a través de su estómago ante la idea de que no pudiera. Apreciaba la confianza de Brittany, pero le preocupaba cuáles podrían ser las consecuencias de su relación con Tina no cumplir con las expectativas.

—Eso espero.

—Ella lo hará. E incluso si no lo hace, por alguna extraña razón, lo que importa es que te amo—levantó su muslo, permitiéndole quitar finalmente la mano.

Luego deslizó su propia mano entre sus estómagos, abriendo hábilmente el botón en sus jeans y deslizándose dentro. Permitiendo a sus piernas abrirse, gimió cuando le acarició el clítoris cuidadosamente.

—Lo que importa es que eres mía.

Sus músculos internos se apretaron a las palabras. La fuerza de su reacción a la idea de pertenecer a alguien la sorprendió.

Debía odiar la idea, pero no lo hizo. De hecho, no podía pensar en nada que deseara más que pertenecer a Brittany Pierce, en cuerpo y alma.

Los párpados pesados con el placer de tener la mano suave, delicada de la rubia trabajando dentro de sus shorts, luchó con un repentino e intenso deseo de dejar que la posea por completo.

Era un privilegio que no permitía ni siquiera aquellos en los que confiaba, ni Rachel, ni siquiera Quinn durante el par de citas que habían trabajado juntas, y así fue la manera perfecta para entregarse a la ojiazul por completo.

No tenía idea de si Brittany entendía cuán significativo este acto sería.

—Britt-Britt, espera.

La rubia se congeló, luego retiró su mano de los jeans.

—¿Quieres que use mi lengua en cambio?

Le cogió la muñeca, manteniéndola cerca.

—No, quiero tus dedos—inusitadamente tímida, se encogió mientras el calor se alzó en sus mejillas—Yo sólo... creo que estaría más cómoda en la cama.

—De acuerdo—la mirada de adoración en la cara de la rubia ayudó a calmar su acelerado corazón—Definitivamente quiero que te sientas cómoda, porque estoy a punto de darte el mejor sexo de tu vida.

No tenía ninguna duda de que Brittany haría exactamente eso. Al instante, su ansiedad disminuyó.

La necesidad se hizo cargo.

Se extrajo a sí misma de su abrazo, luego la ayudó a pararse.

—De nuevo.

—¿Disculpa?

—Estás a punto de darme el mejor sexo de mi vida... de nuevo—incapaz de resistirse a tocar la blanca piel desnuda, pasó las manos por la espalda hasta asentarse en su culo—Quiero probar algo nuevo—dijo apretando suavemente—Si estás dispuesta.

—Voy a tratar casi cualquier cosa al menos una vez—Brittany entrelazó sus dedos y la condujo hacia el dormitorio—Lo que sea que quieras.

Observó las caderas de Brittany movimiento mientras caminaban.

—Realmente eres la chica perfecta—el calor reconfortante de la mano de la rubia ayudó a fortalecer sus nervios para lo que estaba a punto de hacer.

Cuando llegaron a la cama king-sized, respiró hondo y lentamente se quitó la camisa, disfrutando de la forma en que los ojos azules se quedaron clavados en su cuerpo.

—Es por eso que quiero darte algo que no he querido darle a nadie en mucho tiempo.

Brittany levantó la mirada para encontrarse con la suya. Luego le tocó la mejilla, frotando su pulgar sobre su labio inferior.

—Sólo si realmente estás cómoda.

—Prometo que te diré si no lo estoy.

Dejando caer su mano, Brittany curvó las puntas de sus dedos en la cinturilla de sus jeans. Sus músculos abdominales se tensaron cuando los nudillos rozaron su piel desnuda.

La garganta de la rubia se movió, pero nunca rompió el contacto visual.

—Quieres que vaya dentro de ti.

Exhaló. Asintió.

—Sí.

—Creo que asumí que no disfrutabas de eso.

—No lo hago, con otras personas—avergonzada, murmuró—Con los hombres—aliviada por la falta de juicio en la mirada azul, levantó un hombro,
permitiendo una breve sonrisa—He disfrutado por mi cuenta, sin embargo, un par de veces. Y yo... quiero saber cómo te sientes dentro de mí.

Brittany se tambaleó ligeramente sobre sus pies.

—Yo también.

Bajó la mirada hacia la mano de la rubia en sus pantalones, luego alzó una ceja, un intento de bravuconería que no sentía realmente.

—Vamos, entonces.

—Sí, ama—mordiéndose el labio, Brittany desabrochó y bajo el cierre de sus jeans, luego se arrodilló en el suelo para quitarlos. Quitó las bragas después, dejándola desnuda.

Luego plantó su boca entre sus piernas. El repentino movimiento la tomó por sorpresa, enviándola a caer de espaldas sobre la cama.

Sin ni siquiera detenerse, la rubia se arrastró hacia adelante y presionó los muslos separándolos sobre el colchón. Volvió a trabajar con un gemido sensual, lamiendo arriba y abajo su hendidura lentamente.

Hizo eco de su gemido.

—Oh, mierda—puso su mano en la nuca de la rubia, disfrutando de la sensación de control que recibió de sostenerla en el lugar—Eso es muy bueno.

Podía sentirla sonreír contra su humedad. Sus delgadas manos se deslizaron hasta descansar en su estómago, luego se movieron más arriba, cubriendo sus pechos.

Levantó la cabeza para poder ver, emocionada por la vista de una hermosa mujer dándole placer con tanto entusiasmo. Pronto sus muslos comenzaron a temblar.

Tiró del cabello rubio.

—Detente antes de que me hagas correrme.

Brittany dio un último beso en su clítoris, haciéndola temblar. Se levantó y se deslizó sobre su cuerpo tendido y a horcajadas sobre sus caderas.

Se mordió el labio ante el calor abrasador del coño de la rubia en su estómago. Quería rodarla y sumergirse dentro de su apretado calor, pero se resistió, tanto como quería el fuego dentro de su propio vientre saciado.

Brittany se balanceó contra ella mientras se inclinaba para capturar su boca en un beso que llevó el propio sabor distintivo.

Rompiendo el beso, la rubia susurró:

—Estás a cargo. Dime qué hacer.

Envolvió sus brazos alrededor de la espalda pálida y suavemente la colocó sobre el colchón a su lado. Luego le tomó la mano llevándola a su boca para poder besar sus nudillos.

—Comienza con un dedo—le estiró el dedo índice y lo chupó en su boca—Ve lento.

Brittany se apoyó en un codo. Se inclinó para otro beso, dejando su mano sobre su estómago antes de deslizarla más abajo, entre sus piernas.

Respirando hondo, dejó que sus rodillas se abrieran.

No estaba completamente segura de por qué estaba tan nerviosa. Brittany no le haría daño. Y no era como si no hubiera sido cogida más veces de las que podía contar.

Por supuesto, aquellas habían sido algunas de las experiencias más dolorosas y humillantes que había tenido nunca. Eso la puso tensa ante la posibilidad de dejar que suceda de nuevo, sin importar quien se preparaba para penetrarla.

Sin embargo, esto era diferente.

Esto era sobre su placer, no de su pareja.

No era sólo un cálido agujero, húmedo para Brittany. Por la forma en que cautelosamente metió los dedos en sus pliegues antes de tocar su clítoris en una caricia ligera como una pluma, estaba claro que no pasaría nada sin su consentimiento.

Si a ella no le gustaba, Brittany se detendría. Debido a que la quería.

Se relajó.

Jugaba con el pelo rubio, mirándola a los ojos.

—Se siente tan bien.

—Tú también—le besó su labio inferior mientras suavemente deslizaba su dedo más abajo para gentilmente sondear en la abertura—Estás tan húmeda.

De hecho lo estaba.

Confiada de que Brittany le daría nada más que placer, le cubrió la mano de con la suya.

La rubia inhaló como si fuera a hablar, pero antes de que pudiera decir algo, ella guio su dedo adentro. Cerró los ojos ante la deliciosa sensación de sus paredes internas apretándose alrededor de Brittany, luego gimió por la forma en que se retorcía contra su costado con un gemido satisfecho.

—San, nena, mírame.

Abrió los ojos, curiosos sobre el temblor en la voz. Al ver un rastro de incertidumbre en los ojos azules, le acarició la mejilla y sonrió.

—No te detengas.

Brittany tarareó contra sus labios cubiertos.

—Nunca—retiró su dedo, luego con cuidado empujó dentro.

Saboreó cada delicioso movimiento, cada maniobra de la yema del dedo contra sus sensibles paredes interiores. Era todo lo que podía hacer para no empezar a gemir y pedir más.

Avergonzada por lo cerca que estaba a punto de perder el control por completo, decidió recuperar la ventaja. Tomó un puñado de cabello rubio y apretó lo suficiente como para llamar su atención.

—Dime lo que quieres—Brittany le acarició el clítoris con la yema del pulgar, los dedos follándola lentamente—Voy a hacer lo que digas.

—Sólo quédate aquí conmigo—le sostuvo la cara a pulgadas de la suya, besándola una y otra vez mientras empujaba suavemente dentro de ella.

A pesar de lo vulnerable que este acto la hizo sentir, o tal vez incluso a causa de eso, su excitación estaba en un vertiginoso pico.

No podía recordar la última vez que había querido correrse tanto. Aún sabiendo que iba a perder el control no detuvo el deseo de esa liberación con todo el corazón.

—No me sueltes.

Brittany curvó su brazo libre por debajo de sus hombros, tirando de sus cuerpos juntos.

—No lo haré.

Presionó la cara en el cuello pálido y se agarró con fuerza y la rubia le frotó expertamente, concentrándose más en su clítoris que en bombear en ella.

Era tan perfecto, exactamente lo que quería, y en verdad confiar en Brittany lo suficiente para conducirla a través de esta experiencia fue el más potente afrodisíaco imaginable.

El clímax rodó a través de su cuerpo en crecientes olas, robándole el aliento y encrespando los dedos de los pies. Incluso aunque desesperadamente hubiera querido deducir las cosas, no podía parar.

Se convulsionó alrededor del dedo de Brittany, sintiendo cada contracción. Cuando finalmente se retiró, se encontró con la mirada azul y le permitió ver en su cara cuando el placer comenzó a disminuir.

—Eso fue increíble—Brittany susurró—¿Estás bien, cariño?—la besó justo debajo de su ojo izquierdo, luego el derecho, haciéndola consciente de que estaba llorando.

Se imaginó.

No le gustaba mostrar debilidad en la cama, pero estaba dispuesta a perdonarse a sí misma, dadas las circunstancias. Al menos estaba segura de que Brittany no pensaba mal de ella por ello.

—Estoy perfecta.

—Palabras más verdaderas—sonriendo, le besó la comisura de la boca, luego se movió, poniendo su cabeza en su pecho. Suspiró, enroscando el brazo alrededor de su cintura abrazándola cerca—Me gusta estar dentro de ti.

—Me ha gustado, también—la besó en la coronilla de la cabeza—Tal vez podamos hacerlo de nuevo en algún momento.

Brittany le lamió el pezón erecto que sobresalía a meras pulgadas de sus labios.

—Podemos hacer lo que quieras. Cuando quieras—levantó la cabeza, ofreciéndole un guiño coqueto—Considérame tu esclava sexual lista y dispuesta.

Oh, las cosas que iba a hacer para Brittany esta noche.

De repente estaba muy contenta de haber pensado en traer su pene, paleta, y otros juguetes.

Nunca se sabe cuándo necesitarás las herramientas del trabajo. Su mente yendo salvaje con las posibilidades, la jaló en la parte superior de su cuerpo y la agarró del trasero con las dos manos.

—Eres realmente mi chica de los sueños.

—Igual, Sanny—movió las caderas, manchando su humedad en su vientre—Entonces, ¿el mejor sexo de tu vida?

Se rió entre dientes.

—Por el momento—levantó ambas manos, trayéndolas abajo agudamente al trasero de Brittany.

La rápida inhalación de las nalgadas gemelas provocó el combustible para que el fuego ardiera en su vientre.

—Pero estoy lista para tratar de superarlo.

—Yo también—Brittany chilló cuando les dio la vuelta, luego se disolvió en risas mientras le sujetó las manos sobre su cabeza—Ama.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Jue Feb 22, 2018 9:49 pm

hola morra,..

simplemente dos palabras pueden cambiar todo, como el aleteo de una mariposa!!!
ahi que recuperar el tiempo perdido jajaja
a ve el encuentro de san y tina??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5589
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Jue Feb 22, 2018 10:22 pm

Menos mal!!!! Cuanta calentura contenida, jajajaaj!! !
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4405
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Jue Feb 22, 2018 11:35 pm

Menos mal brittany dejo su miedo de lado y le dijo que la ama.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Vie Feb 23, 2018 7:11 am

Al fin, por los clavos de cristo, ya era hora de que Brittany se diera una oportunidad y se la diera a San!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6981
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Vie Feb 23, 2018 7:34 pm

3:) escribió:hola morra,..

simplemente dos palabras pueden cambiar todo, como el aleteo de una mariposa!!!
ahi que recuperar el tiempo perdido jajaja
a ve el encuentro de san y tina??

nos vemos!!!




Hola lu, oooohh si q si jaajajajaj! Uyyy sii! ajajajajajajaj. Eso tmbn merece un oohh sii!!! ajajajaj xD Mm interesante pregunta...interesante, espero y este cap nos diga algo. Saludos =D





monica.santander escribió:Menos mal!!!! Cuanta calentura contenida, jajajaaj!! !
Saludos





Hola, sii!!! AJajajajajajaj xD jajaja y eso no estuvieron separadas tanto tiempo jajajajajaj. Saludos =D







Isabella28 escribió:Menos mal brittany dejo su miedo de lado y le dijo que la ama.






Hola, ssiii!!! y mejor tarde q nunca vrdd...además q era EL momento xD Saludos =D







micky morales escribió:Al fin, por los clavos de cristo, ya era hora de que Brittany se diera una oportunidad y se la diera a San!!!!!





Hola, siii!!! jajajaja xD ajajajajaj XD la vrdd esk si, pero mejor tarde q nunca, no¿? Amora el amorrr, el amorrr Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Cap 25-Último

Mensaje por 23l1 el Vie Feb 23, 2018 7:36 pm

Capitulo 25 - Último


[centerSeis Meses Después…[/center]


—No puedo creer que Tina está trayendo a casa un novio. Ya— miró hacia la puerta delantera, resistiendo el impulso de llamar al teléfono celular de su hermana para ver qué tan cerca estaban.

Les había dicho que la cena era a las seis en punto, y eran casi seis con cinco minutos.

—Prácticamente acaba de entrar en el campus y ya tiene un chico.

Santana probó un bocado del pollo satay que había sacado de la estufa, y luego sopló en un segundo bocado antes de ofrecérselo. Mordió, sonriendo a los sabores familiares.

Era el favorito de Tina, por lo que su morena lo hacía cada vez que regresaba de la escuela para visitar.

—Delicioso. Eres la mejor es esto.

—Ella es una buena chica.

Dejando su vigilar de la puerta principal, entró en la cocina y se puso detrás de Santana, envolviendo sus brazos alrededor de su cintura. apoyó la mejilla en la espalda, cerrando los ojos y suspirando.

—Tienes razón. Ella es. Así que dime que deje de preocuparme por ella y este muchacho.

—Deja de preocuparte por ella y este muchacho—bajó la cuchara de madera en su mano y se giró en sus brazos, abrazándola—Parece como un buen chico, de todos modos. Ella dijo que él también es un escritor, pero un artista, también. Al parecer publica una serie de novela gráfica en línea, algo sobre zombies. De todos modos, parece más como un friki que un chico de fraternidad, y si me preguntas, eso es algo bueno.

—Tienes razón, lo es—se quedó en silencio durante un minuto, luego arrugó la nariz—¿Zombies? ¿De verdad?

Santana se encogió de hombros, dándole una sonrisa tímida.

—Los zombis son geniales. Yo como que quiero leer sus cosas.

Rodó los ojos.

—Estupendo. Ahora sí que soy la aburrida, sosa de la familia, ¿no?

Los ojos oscuros se iluminaron a su caracterización de su situación como familia.

Sabía que lo harían.

La mejor parte es que lo decía en serio. De alguna manera, en menos de un año, Santana se había convertido en una parte indiscutible de su unidad familiar no convencional.

Incluso a Tina realmente le gustaba.

La morena le beso la comisura de la boca y murmuró:

—No eres aburrida—dejó caer la mano a la cinturilla de sus jeans, luego cuidadosamente se deslizó dentro apenas rozando el borde del área sensible que todavía le dolía por el ardor de su azote favorito de la noche anterior—Todo lo contrario.

—Me alegra que pienses eso.

—Sé eso—se apartó ante el sonido de la llave en la puerta principal—Seré feliz de recordarte cuán no sosa y aburrida estarás tan pronto como se vayan.

—Te tomó la palabra—dijo mientras salía de la cocina, sonriendo en el guiño que Santana le dio a la salida.

Se acercó a la puerta justo a tiempo para saludar a Tina y el chico cuya mano sostenía. Era delgado, asiático y de buen cuerpo, nada del tipo de su hermana, por lo que sabía, sin embargo estaba absolutamente brillante mientras obtuvo su primer vistazo en ellos.

—¡Britt!— Tina soltó la mano de su novio y le dio un emocionado abrazo—Quiero que conozcas a Mike. Él vive en el mismo pasillo que yo en el dormitorio... y tenemos una clase de escritura creativa juntos. Mike, esta es mi hermana Brittany.

Trató de mantener una mente abierta mientras estrechaba la mano de Mike.

Parecía lo suficiente bien educado, pero ella aún tenía que conocer a alguien que pensara que era lo suficientemente bueno para su hermana.

Él le dio una cálida sonrisa.

—Es realmente un placer conocerte. Tina habla de ti todo el tiempo.

Ésta le dio un codazo a Mike en el costado.

—Cállate.

La sonrisa de adoración que él le dirigió a su hermana parecía muy auténtica y alivió algunas de sus aprehensiones.

Una mano se posó en la parte baja de la espalda al mismo tiempo que Tina echó un vistazo y se iluminó.

—Y esta es la novia de Brittany, Santana. Ella es la que está a punto de impresionarte con su pollo satay. San, este es Mike.

—Al menos ella no construye sus expectativas a niveles irrazonables—Santana estrechó la mano de Mike, riendo—Es un placer conocerte, Mike.



******


—Me puedes llamar a Mike—él jugueteó con sus mano libre, pareciendo muy diferente de los atletas y chicos universitarios con los que Tina había salido en la escuela secundaria.

Gracias a Dios.

—Gracias por invitarme a cenar.

—Es un placer—dijo Brittany—Tina ha estado hablando mucho de ti, también. Es bueno tener finalmente la oportunidad de conocerte.

Envolvió su brazo alrededor de la cintura de la rubia.

—En ese sentido, si todos quieren tomar asiento, la cena está lista. Sólo necesito servirla.

—Yo te ayudaré—Tina se interpuso entre su hermana y Mike, tocándole el brazo.

Cuando la soltó y se dirigió a la cocina, Tina la detuvo con otro tentativo toque. Luego le dio un rápido abrazo.

—Es realmente bueno verte, San.

Se encontró con los ojos azules por encima del hombro de Tina, claramente sorprendida por la demostración espontánea de afecto como Brittany estaba.

Aunque Tina y ella se habían llevado bien desde su segunda reunión, este era un nuevo nivel de comodidad.

—Gracias, Ti—le devolvió el abrazo—Lo mismo digo.


*****


Estúpidamente feliz, las vio caminar hacia la cocina del brazo.

La aceptación de Tina por Santana, y la sorprendentemente rápida amistad que se había formado entre ellas, habían sido inesperada.

También fue la razón por la que seis meses con su morena de alguna manera se sentían más como seis años. Toda la preocupación que había hecho en el comienzo de su relación parecía tonta ahora.

Estar con Santana se sentía tan fácil, y tan correcto. Incluso cuando no estaban de acuerdo, se las arreglaron para hacerlo de alguna manera que fortaleció su fe en su vínculo.

Se giró hacia a Mike, suavizando su nerviosa expresión.

—¿Qué tal si nos sentamos?

Mike asintió.

—Dirija el camino.

Mientras se sentaba al otro lado de Mike en la mesa del comedor, las risas estridentes de Tina y Santana salieron de la cocina. Sonrió en instinto, capturando la mirada de Mike cuando él hizo lo mismo.

Él se aclaró la garganta, y luego exhaló en un apuro.

—Espero que esto no sea demasiado, pero quería decirte lo mucho que te admiro. Tina me contó sobre su infancia, sus padres...—estaba claramente nervioso por su contacto visual sostenido. Se quedó mirando la mesa—De todos modos, ella es una chica realmente genial, y es obvio que tú has tenido mucho que ver con la forma en que ella resultó.

—Bueno, gracias—su cara se calentó, como siempre lo hacía cuando alguien expresaba admiración por lo que nunca se sintió como una opción—Hice lo que pude.

—Eres impresionante. Tina es realmente especial—aclarándose la garganta otra vez, logró encontrarse con su mirada—Mis padres son médicos, y mi hermano y yo teníamos la más sobre prevista, infancia privilegiada que puedes imaginar. Conocer a Tina realmente me ha abierto los ojos. Ella me hace una mejor persona—hizo una mueca—Sé que no hemos estado juntos mucho tiempo, y probablemente estoy loco por incluso decirte todo esto…

—No, lo entiendo—inexplicablemente, la resistencia a la idea de que Tina tuviera un novio estable se derritió.

Reconoció la luz en los ojos de Mike cuando hablaba de su hermana.

—Me enamoré de Santana casi inmediatamente. Me tomó un poco de tiempo admitirlo, pero cuando conoces a la persona adecuada, a veces sólo lo sabes.

Mike le sonrió.

—Totalmente—se encogió de hombros, pareciendo relajarse—En realidad, su situación, de criar a un hermano, ha inspirado una idea para una nueva novela gráfica que quiero escribir. Tina ha acordado colaborar conmigo en la historia. Creo que va a ser increíble.

Así que Tina había logrado encontrar a alguien para crear con ella. Su afecto
por el chico se desbordó.

—Bueno, me gustaría leerlo.

La expresión de Mike se volvió tímida.

—Espero que te gusten los zombis.

Contuvo una risa.

Por supuesto que tenía que haber zombis.

—Lo intentaré.




Para el momento en que Tina y Mike se fueron eran un poco más de tres horas después, la garganta y su vientre le dolían por todas sus risas durante la cena.

Tina y Santana habían estado en una forma rara, intercambiando historias y divertidas pullas, mientras que Mike interrumpió de vez en cuando con los comentarios sorprendentemente divertidos.

Era un tipo encantador, y honestamente podría decir que ella era cautelosamente optimista acerca de su idoneidad para Tina.

Como haciendo eco de sus pensamientos, Santana se volvió hacia ella tan pronto como se cerró la puerta detrás de Tina y Mike.

—Me gusta él.

—Él está bien—dijo, luego le dio un impotente encogimiento de hombros—Parece un buen chico.

—Parece que él viene de una buena familia—le tomó la mano, llevándola al sofá. Se sentó y la puso en su regazo, deslizando una mano por debajo de la camisa para acariciarle su costado desnudo—Tengo la sensación de que la trata muy bien.

—Más le vale. O de lo contrario te enviaré tras él.

—Toda la razón—Santana murmuró.

Le acarició su cuello, exhalando a medida que todo su cuerpo se relajaba.

—Tú y Tina estaban adorables esta noche.

—Fue divertido estar con ella. Ahora que no piensa que soy una idiota golpea hermanas, en realidad parece que nos llevamos bastante bien—sus manos le recorrían su cuerpo, alisando su estómago antes de colocarlas en su espalda—Creo que sabe lo mucho que amo a su hermana mayor.

—Te amo, también—colocó sus brazos alrededor de los hombros de Santana y apoyó la cabeza contra su pecho. Cerrando los ojos, se concentró en el repiqueteo constante de los latidos del corazón—Ella sabe. Ella puede ver lo feliz que soy.

—Soy feliz, también—sus manos se movieron para cubrir sus pechos—Eufórica, en realidad.

—Yo también—su aliento se enganchó cuando los pulgares frotaron sobre sus pezones. Todavía adolorida de las abrazaderas que había usado la noche anterior, el áspero contacto los hizo escocer—¿Puedo hacer algo para hacerte aún más feliz?

—Puedes dejar que te lleve a la cama—los dientes afilados le mordisquearon el lóbulo de la oreja—Y entonces podrías dejarme que te tome

Se echó hacia atrás y bateó sus pestañas.

—Me parece que si quisieras tomarme, no deberías estar pidiendo mi permiso—excitada por la obra que estaba a punto de iniciar, susurró—Unicornio, ¿verdad?

La expresión de Santana se endureció aun cuando sus ojos brillaban.

—Vamos entonces, chica mala—moviéndose rápidamente, se puso de pie y la levantó por encima del hombro como si no pesara nada. Luego llevó la palma de la mano hacia abajo sobre su trasero con una estruendosa nalgada—Tengo planes para ti.

Se mordió el labio contra el delicioso dolor que le entregó a su cuerpo ya adolorido, entonces rompió en una risa.

No podía esperar.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5579
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Feb 23, 2018 9:09 pm

hola morra,...

ensamblaron demasiado bien los cuatro jajaj
san con tina mucho mas!!!
me gusto mucho la historia!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5589
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.