Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Justicia III (Adaptada) Cap 29
Hoy a las 6:15 pm por micky morales

» FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26
Hoy a las 6:03 pm por micky morales

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «The rain of stars»
Hoy a las 8:01 am por Klainefan

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 18
Lun Sep 10, 2018 10:05 pm por 3:)

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 9
Lun Sep 10, 2018 9:58 pm por 3:)

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Jul 27, 2018 9:17 pm por Sanny25

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 35 y prolongo fin
Lun Jun 04, 2018 10:30 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Mar Mayo 22, 2018 11:41 pm por 3:)

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
Klainefan
 
3:)
 
micky morales
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Página 5 de 22. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 13 ... 22  Siguiente

Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Sáb Mar 24, 2018 7:59 am

Bueno ya terminense de morder y listo, no se a que esperar tanto por lo inevitable!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Isabella28 el Sáb Mar 24, 2018 8:07 am

Santana dejate llevar.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Tati.94 el Sáb Mar 24, 2018 11:02 am

Ya qiero el proximo cap!!! Donde quedarán después de esto?

De todas formas si Britt"intentara" liberarse con otro, esoty segura de que Santana lo sentiría y lo impediría jajajaj
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 566
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Sáb Mar 24, 2018 7:30 pm

3:) escribió:hola morra,...

que no le muerda,... si aja!!! demasiado tarde!!
san ya la reclamo aunque se sigan negando,.. "por el bien de la manada"!!!
a ver si consigne la info marley y kitt??

nos vemos!!




Hola lu, jaajajaj xD ajajajajajajaj xD si q si xD ajajajajaj. Mmmm q n ni q nada, la manada lo q kiere es q tenga a alguien y no se da cuenta ¬¬ Mmm espero y este caps nos diga mas sobre eso. Saludos =D





micky morales escribió:Bueno ya terminense de morder y listo, no se a que esperar tanto por lo inevitable!!!!!




Hola, jaajaja ya lo hiciste apechuga noma morena! Sufrir¿? jajajaja. Saludos =D





Isabella28 escribió:Santana dejate llevar.




Hola, ajajajaj eso mismo, si esa rubia la cuidara mas q bn ajajajajja. Saludos =D





Tati.94 escribió:Ya qiero el proximo cap!!! Donde quedarán después de esto?
De todas formas si Britt"intentara" liberarse con otro, esoty segura de que Santana lo sentiría y lo impediría jajajaj




Holaaa, tanto tiempo ajajajajaj. Aquí lo dejo! Espero y este caps nos lo diga la vrdd xD AJajaja creo lo mismo y espero lo mismo la vrdd ajajaajaj. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 24

Mensaje por 23l1 el Sáb Mar 24, 2018 7:31 pm

Capitulo 24



Quinn agarró el brazo de Rachel y la atrajo por el pasillo y fuera de la enfermería.

—¿Qué está pasando ahí dentro?

Rachel envolvió sus brazos firmemente alrededor de su cintura y se apoyó contra una de las columnas del porche.

—Creo que deberías preguntar al Alpha.

—Te lo estoy preguntando—se apretó cerca de la castaña, su boca casi rozándole el cuello, haciéndola estremecer y sintió necesidad, temor y confusión. Instantáneamente protectora, le agarró los hombros y la empujó contra su pecho—Qué Sucedió ¿Alguien te lastimó?

Suspirando, Rachel se relajó contra ella, como si diera la bienvenida al apoyo.

—No. Nada como eso. Fue sólo... difícil.

—¿Qué te hizo Brittany?—recordó su advertencia a la rubia.

Encuentra a otra persona para aparearte.

Brittany se había unido con el Alpha hace poco, pero podría fácilmente estar en frenesí otra vez y buscar la liberación. Liberarse con una mujer no apareada como Rachel.

Retumbó con una inesperada oleada de hormonas territoriales y su sexo subió a la prontitud. Envolvió sus brazos alrededor de la cintura de Rachel y le susurró al oído.

—¿Te tentó con su llamada?

Rachel se arqueó en sus brazos e inclinó la cabeza hacia atrás, gimiendo suavemente cuando le lamió el cuello.

—Sabes a quién ella quiere.

—¿A quién quieres?—tiró del lóbulo de su oreja con los dientes y sacudió la pelvis contra su culo—¿A quién quieres, Rachel?

—Por favor.

Rachel se frotó contra ella, sus gritos lamentables de necesidad obligando a sus garras y los caninos y el clítoris a palpitar.

Trató de pensar.

Era más dura de lo que debería haber sido tan pronto, casi como si hubiera estado corriendo con la Alpha durante horas y absorbiendo sus poderosas feromonas.

Rachel, siempre tan cuidadosa de no quedar atrapada en un frenesí, incluso cuando corría y cazaba con la Manada, estaba lista.

Demasiado lista.

—Es la Alpha—respiró profundamente, entendiendo por qué ambas estaban al borde del frenesí sexual.

Santana estaba transmitiendo sexo y furia. Todos los que estaban en las cercanías probablemente estaban sintiendo la llamada.

—¿Ella está bien?

Rachel se apartó abruptamente, con el pecho agitado.

—¿Es lo único que te importa? ¿No te importa lo que Brittany está pasando? ¿Cuánto dolor tiene?

—No, no me importa un Were con el poder de lastimar a la Alpha—gruñó, enfurecida por la necesidad de Rachel y sabiendo que no podía tomarla—Sólo me importa Alpha, y a ti también.

—Eso no es justo—dijo Rachel suavemente, frotándose los brazos como si estuviera fría cuando tenía que arder—Haría cualquier cosa por ella. Todos lo haríamos, ya lo sabes—alargó la mano, pero se detuvo antes de tocarle la mejilla—Sé que morirías por ella. Pero tal vez eso no sea suficiente.

Gruñó.

—Es lo mejor que tengo que darle.

—No—dijo Rachel con un suave movimiento de cabeza—No, no lo es.

—No me confundas con otra persona—dijo en tono serio—No he nacido para tener ternura.

Rachel empezó a protestar cuando la puerta principal se abrió de golpe y Santana salió disparada, sin camisa, con la sangre brotando de las rajaduras superficiales en sus hombros, su rostro y cuerpo a medio cambio.

—El Rover—ordenó Santana, con los músculos de la garganta y el pecho tensos—Consíguelo.

—De inmediato—dijo señalando a través del Compuesto a Emily, quien estaba parada en cautelosa atención al lado del vehículo.

Santana se acercó a Rachel.

—Brittany. Obsérvala. Cuida de ella.

—Por supuesto—dijo Rachel—Lo siento si lastime…

—No—dijo Santana—No hiciste nada mal.

—Espera—agarró el brazo de Rachel, impidiéndole volver a entrar—Si Brittany está en frenesí…

—No lo está—gruñó Santana. Las laceraciones en sus hombros ya se habían cerrado, pero el moretón púrpura sobre su pecho izquierdo permanecía oscuro y enojado. Tiró de su brazo y le dijo a la médico—Ve a verla.

—Ella preguntara por ti—Rachel dijo en voz baja—¿Qué debería decir?

Santana bajó las escaleras mientras Emily tiraba del Rover frente al edificio. Abrió la puerta trasera y ella saltó detrás.


******


—Dile que me he ido—dijo antes de acomodarse—Casa—dijo desde la parte trasera del Rover.

Necesitaba ducharse y cambiarse y dejar el compuesto hasta que ella y Brittany se controlaran más.

Con esfuerzo, invirtió su cambio lo suficiente como para retraer sus garras y caninos. La delgada franja de piel plateada persistió por el centro de su abdomen; Su clítoris y glándulas permanecieron llenos y duros.

Cerró los ojos, ignorando los rumores preocupados de Quinn, mientras el Rover se abría paso a través del bosque.

Cuando llegaron a su cabina, saltó y saltó al porche, arrancándose los pantalones tan pronto como estaba dentro.

Gimió cuando entró en la ducha. Incluso el agua golpeando contra la mordedura en su pecho estaba agonizando. El dolor de la unión incompleta era tan insoportable que finalmente cedió y se acurrucó en el suelo de la ducha, con los brazos envueltos alrededor de su cintura, las rodillas recogidas contra su pecho.

Su sexo estaba demasiado tenso e hinchado incluso para intentar un alivio temporal.

Su cuerpo gritó por Brittany y solo Brittany, para terminar.

La mordida de la rubia la obligaría a liberar todos los químicos y hormonas únicas que la definían. Le inundaría la boca, su piel, su cuerpo hasta que estuvieran vinculadas físicamente tan poderosamente como emocionalmente.

Pero Brittany no quería eso.

¡No dejes que te muerda!

Casi dejaría que Brittany la tomara.

Otro toque, otra raspadura de los dientes de la rubia en su piel, y ella lo habría hecho.

Forzándose en una posición sentada, se apoyó contra los duros azulejos, el agua refrescante se deslizó sobre su pecho y su abdomen. Finalmente, el dolor cedió lo suficiente para que ella se pusiera de pie, y metódicamente se vistió con una camisa de seda oscura y una chaqueta de lino crudo de verano y pantalones.

Finn y Andrew esperaron con Emily y Quinn por el Rover.

Tanto Finn como Andrew tenían marcas de mordidas frescas en el cuello. Quinn y Emily parecían ansiosas y agitadas.

—¿Están bien?—les preguntó en voz baja.

—Sí, Alpha—dijeron ambos inmediatamente.

Asintió bruscamente y subió a la parte trasera del Rover.

—Llévame a mi oficina.




************


Brittany oyó que la puerta se abría y se cerraba en silencio.

Estaba de nuevo sobre la mesa de tratamiento, cubierta con la sábana que Santana había puesto sobre ella cuando se marchó.

—¿Ella está bien?—preguntó.

—Brittany, yo...—Rachel suspiró—No es algo para mí de discutir.

Se sentó, metiendo la sábana alrededor de su cintura.

—Le estoy haciendo daño, ¿no?

Rachel se echó hacia atrás, con las manos apoyadas contra la puerta. Se mordió el labio, en conflicto.

—La mamá de Santana gobernó durante generaciones. Muchos de nosotros no recordamos la última vez que tuvimos un Alpha sin acoplar. No estoy segura, pero creo que todo sobre el apareamiento es más fuerte, más feroz, para el Alpha. Su…—cerró los ojos—Ella nos da todo, y lo tomamos todo. Sólo pide nuestra lealtad. Es difícil para mí hablar de ella de esta manera.

—Tú la amas—dijo suavemente—Yo también.

—Lo sé.

—¿Y tú?

Rachel sonrió.

—Todos pelearíamos por ella. Pero nunca había visto a nadie, ni siquiera a Quinn, quien pueda volverla amable. Ella necesita eso.

—Lo que ella necesita es una pareja que le hará la vida más fácil, no más difícil—agarró los fríos bordes de la mesa de acero hasta que le cortaron las palmas de las manos—Me parece que no puedo estar cerca de ella sin...excitación parece una palabra demasiado suave para ello.

—Por eso lo llamamos frenesí—dijo Rachel—Es más que el deseo, más que la necesidad, es un imperativo biológico para nosotros.

—Pero podríamos enlazarnos con otros, ¿verdad?—sabía que no lo haría.

No podría.

No sería capaz de soportarlo si Santana lo hacía, pero tampoco quería que estuviera sola.

Rachel tenía razón, la manada exigía todo de ella y Santana necesitaba dárselo. Pero ella no podría dar siempre sin alguien para protegerla y cuidarla.

Tragó el dolor en su garganta.

—¿Santana podría enlazarse con alguien más?

—No lo sé—dijo Rachel—Incluso si un Were sobrevive a la muerte de un compañero, nunca se aparean de nuevo. Y no conozco a nadie que no haya completado un vínculo mate una vez que el frenesí de apareamiento había comenzado. ¿Por qué lo harían?

—¿Seguramente algunas parejas no son bienvenidos?

—El apareamiento no es aleatorio. No es accidental. El vínculo mate sólo es posible cuando tu corazón, tu mente y tu cuerpo sólo necesitan uno—Rachel sacudió la cabeza, con una triste sonrisa en la cara—A veces no nos apareamos porque nuestros lobos no pueden reconocerse, porque hemos sido heridos o dañados de alguna manera o inconscientemente bloqueamos la llamada. Pero cuando cada uno reconoce al otro, nadie niega jamás el vínculo. Nacemos para ser apareados. Es la forma natural para nosotros.

—Estará bien si me mantengo alejada de ella, ¿no?

—¿Podrías?

No respondió, pero no lo pensó.

Will había dicho que ella podría no ser lo suficientemente fuerte para negar su necesidad de liberación, su necesidad de aparearse. Ella podría perder el control por completo. Al menos si lo hacía, estaba segura de que Quinn la ejecutaría.

La ojiverde no dejaría que hiriera a Santana o a nadie más. Pero mientras podía pensar y razonar, tenía trabajo que hacer.

—Me gustaría conocer a tus padres. ¿Me llevarás al laboratorio?—Rachel vaciló—Por favor. Yo podría no saber nada acerca de la fisiología Were, pero lo hago sobre los humano. Podría ayudarles a interpretar los resultados de mis pruebas.

Rachel asintió con la cabeza.

—Yo iba a enviar los especímenes por mensajería, pero podemos llevarlos nosotras mismas. Mi coche está afuera. Te traeré algo para comer mientras te preparas.

—Gracias—dijo—Gracias por confiar en mí.

—Por supuesto que confío en ti. Eres de la Alpha...—la expresión de Rachel se suavizó con simpatía—Ahora eres Manada.




**********


—Entra—dijo Santana cuando sonó un golpe en su puerta.

Quinn entró y cerró la puerta detrás de ella.

—Tienes visitas.

—¿Quién?

—Los consejeros Wilde y Thornton.

Gruñó y se puso de pie, volviéndose para mirar por la ventana. Una visita de sus contrapartes de la coalición Vampire y Fae fue la última cosa con la que quería lidiar.

Su temperamento estaba demasiado desgastado para la diplomacia y su lobo estaba demasiado cerca para ascender por seguridad. Lo único en lo que podía pensar era en Brittany.

La quería de nuevo.

Quería estar dentro de ella.

Dolía por que Brittany la chupara, la hiciera correrse completamente, tomar todo lo que ella era.

Sus glándulas bombeaban feromonas y cininas a un ritmo furioso y su piel estaba resbaladiza con la potente combinación.

—Les diré que no puedes verlas—susurró Quinn.

Giró y saltó sobre su escritorio, aterrizando frente a la ojiverde, ésta agachó automáticamente la cabeza y la agarró la parte de atrás de su cuello, inclinando su cara hacia arriba hasta que estuvieron casi nariz a nariz.

Los ojos de Quinn brillaban en verde cazador y sus caninos brillaban como espigas blancas contra su labio inferior rojo sangre. Se estremeció en su agarre, su respiración superficial y rápida.

—¿Y qué vas a decirles?—preguntó con voz baja y peligrosa—¿Les dirás que el lobo Alpha está al borde del frenesí? ¿Que no puede controlar a su bestia?

—No es verdad—Quinn le frotó las palmas de las manos sobre su pecho, con la esperanza de calmarla.

Gruñó cuando la ojiverde inadvertidamente acarició la mordida sobre su pecho. El moretón era exquisitamente tierno y todo lo que ella quería era que Brittany enterrara sus caninos.

—Abre mi camisa.

Temblando, Quinn obedeció.

Los músculos de su pecho y abdomen se destacaban como si fueran grabados en piedra y fueran tan duros.

Con un pequeño gemido, Quinn pasó las puntas de sus dedos por el centro de su torso, el dorso de sus dedos rozando la curva interior de su pecho. Un polvo fino de plata marcaba un camino hasta la parte superior de sus pantalones y sería más gruesa dentro, enmarcando su sexo.

—¿Aún crees que tengo el control?—gruñó.

—Lo haces—dijo Quinn, frotándole el estómago—Si no lo hicieras, ya me habrías tomado aquí ahora.

Gimiendo, tiró de ella en sus brazos y le acunó la cabeza en su hombro. Se frotó la barbilla con el cabello, respirándola, apoyándose en la Manada y familia.

Su agonía no era culpa de Quinn, ni la carga de ésta para aliviar.

—Lo siento.

—No hace falta—Quinn le acarició el cuello—Pero tienes que aparearte. No puedes seguir así.

—Mi lobo quiere un compañero. Yo no.

Quinn respiró hondo.

—Al menos necesitas alejarte de Brittany. Ella te está conduciendo demasiado…

—¿Crees que no lo sé?—gruñó—¿Crees que quiero forzar esto en ella?

—Entonces déjame sacarla del Compuesto.

Se apoderó de los hombros de Quinn y retrocedió, bajando la cabeza hasta que estaban de rodillas.

—No la tocarás. ¿Lo entiendes?

—Sí, Alpha—dijo Quinn.

Después de un momento, la soltó y volvió a su escritorio. Se sentó y despiadadamente enjauló a su lobo furioso. Luego cogió una pluma y tiró de una carpeta de archivos delante de ella.

—Envía a los Consejeros.


Un momento después, Zachary Wilde entró con la Reina Fae a su lado. Cecilia Thornton era una rubia voluptuosa con enormes ojos verdes, una cara delicada, una boca pecaminosa y una mente rápida y calculadora.

En su traje de Prada, se veía cada centímetro del CEO de la quinta potencia de marketing de la avenida que era.

Cuando ella se sentó en el trono Fae cambió en sus trajes de diseñador por los vestidos de gasa o cueros elegante, que abrazaban su cuerpo.

No estaba segura del alcance total del poder de Cecilia, pero la había visto reducir a un traidor llevado ante su corte a una masa irreconocible de gelatina trémula, literalmente, con un movimiento indiferente de su mano.

Como todos los monarcas absolutos, Cecilia ansiaba el poder y lo guardaba celosamente.

—Cecilia, pensé que estabas en Washington—hizo un gesto hacia las sillas frente a su escritorio—Por favor. Siéntense.

Una vez caballero, Zachary, el señor, esperó a que Cecilia se sentara antes de sentarse. Llevaba su Armani, dando la apariencia de un ladrón corporativo moderno.

Lo cual era.

Se inclinó hacia adelante con una sonrisa untuosa.

—Perdona esta visita imprevista, Alpha. Como Cecilia llegó inesperadamente por negocios, parecía una oportunidad perfecta para reunirse contigo en privado.

Cecilia cruzó las piernas y dobló sus preciosas manos bien cuidadas en su regazo.

—Especialmente porque pareces demasiado ocupada para programar el tiempo para la junta de coalición.

—La próxima reunión no será hasta finales del mes que viene—señaló, preguntándose qué haría Zachary si ella lo llevaba abajo con los dientes en el cuello, lo que había tenido ganas de hacer desde que entró en la habitación.

—Es cierto—dijo Cecilia sonriendo mientras sus ojos se deslizaban sobre su rostro—Pero a la luz de los acontecimientos recientes…

—¿Acontecimientos recientes?.

—El retraso en la remoción del PR-15 del comité de Weston tiene algunos de nosotros preocupados—dijo Zachary—El proyecto de ley tiene importantes repercusiones económicas, y hasta que podamos asegurar a nuestros accionistas que nuestras corporaciones son sólidas y seguras, nuestros márgenes están en riesgo.

Entrecerró los ojos y apenas reprimió un gruñido.

—No sabía que el objetivo principal de la legislación era preservar tu cartera. Todos los días recibimos reportes de ataques a Praeterns, incluyendo homicidios, porque los humanos no temen ser procesados.

—Por supuesto—dijo Cecilia—, Esas cosas son importantes también, pero sin una ventaja económica, será mucho más difícil para nosotros convencer a los humanos de que es importante reconocer nuestro lugar en la estructura del comercio mundial.

—¿Y la santidad de nuestros territorios, la protección de nuestros jóvenes, nuestro derecho a gobernar la autonomía?—replicó.

—No necesitamos la ayuda de los humanos para preservar nuestras sociedades—Cecilia se encogió de hombros—Dejaremos que los humanos sepan lo que queremos que ellos sepan. Siempre ha sido así.

—Eso supone guardar muchos secretos.

—Exacto—dijo Zachary—Cuanto menos llamemos la atención sobre nuestras...diferencias...mejor será—miró a Cecilia, quien asintió casi imperceptiblemente, luego se volvió hacia ella—Podrías considerar si realmente quieres permanecer tan visible como lo has sido.

—Suena sospechosamente como si quisieras reemplazarme—dijo, apoyándose en su silla.

Decidió que en realidad no quería arrancar la garganta de Zachary. Sería desordenado e insatisfactorio a largo plazo. Desviar los juegos mentales de Zachary y Cecilia realmente ayudó a distraer a su lobo de su objetivo singular, que era encontrar a Brittany y reclamarla.

—Tus opiniones, por supuesto, son invaluables—dijo Zachary—, Pero creo que todos sabemos que el público tiene el tiempo más difícil de abrazar el concepto de otros que son...parte animal.

Rió.

—¿Y crees que no tienen problemas con los vampiros chupasangres?

Los ojos de Zachary se encendieron por un momento, y luego sonrió débilmente.

—Por el contrario, parecen gustarles mucho los efectos secundarios de los chupasangres un montón. Como creo que eres consciente.

—Agradezco las preocupaciones de la coalición—dijo, aunque estaba bastante segura de que Zachary y Cecilia estaban luchando por más poder y no representaba a toda la junta.

Si ella fuera reemplazada por un Were que no tuviera la capacidad de dictar política, y nadie lo hizo, aparte de ella, Zachary y Cecilia harían que la coalición siguiera con sus propias agendas.

No tenía ninguna intención de permitir que eso sucediera.

—Pero no hay nada de qué preocuparse. Los Weres han convivido con los humanos durante milenios sin ser detectados, y no tendremos ningún problema de seguir coexistiendo ahora que saben de nosotros.

—¿Incluso cuando los humanos descubren que eres capaz de transferirles una infección letal?—preguntó Zachary.

Cecilia se echó hacia atrás, una expresión plácida en su rostro, como si estuviera viendo un partido de tenis ligeramente entretenido.

Gruñó.

—¿De qué estás hablando?

Zachary abrió las manos.

—Sólo un...rumor...que un número de humanos han contraído una condición fatal de Weres. Todos sabemos cómo los humanos se enfrentan a una amenaza de esa naturaleza, lo siguiente que saben, querrán aislarlos en los campamentos, regular su cría, experimentar en sus…

—¿Cómo exactamente te enteraste de este rumor?

—Una llamada telefónica—dijo Zachary—En realidad, varios de ellos. Por supuesto, inmediatamente traté de traer esto a tu atención.

—Y ciertamente lo aprecio—se puso de pie, emprendiendo una feroz batalla interna para mantener sus garras y sus caninos retraídos.

Zachary estaba amenazando a su Manada y ella quería dispersar trozos de él por la habitación.

—Tu solidaridad...y la de Cecilia—inclinó la cabeza hacia Cecilia, que le dirigió una lenta e indolente sonrisa—Es muy apreciada, pero puedo asegurarlo, todo es rumor.

Zachary se levantó y extendió la mano a Cecilia, que apoyó sus dedos delicadamente en su brazo como si fuera un consorte real.

—Eso es muy reconfortante, Alpha—dijo Cecilia—Por favor, manténgannos informados.

—Por supuesto—dijo mientras los dos salían.

Cuando la puerta se cerró detrás de ellos, ella gruñó en frustración. Su pecho palpitaba y se frotó la mordedura. Muy pocas personas sabían acerca de las hembras humanas que habían contraído fiebre fever.

Brittany lo sabía, pero nunca la traicionaría a ella y a la manada. Rachel, que era leal hasta la muerte.

Alguien había alertado al Vampiro, alguien que no era Manada.

Un enemigo.

Quinn golpeó y se metió en el interior de la habitación.

—Lo siento, Alpha, pero mientras estaba comprometida, entró una llamada, una que creo querrás abordar.

—¿Qué es?

—Una petición para una reunión urgente contigo esta noche. De la detective Kitty Wilde.

—La hija de Zachary—Quinn dijo.

—Me pregunto si ella finalmente decidió hacer la voluntad de su papá.

—El momento es sospechoso.

—Bueno, vamos a ver qué tiene que decir. Prepara la reunión.

—Sí, Alpha—Quinn vaciló, luego se fue en silencio.

Volvió a la ventana. El sol se había puesto, pero el cielo nocturno era nebuloso y las luces de la ciudad oscurecían las estrellas. Dolía por el sabor del aire puro de la montaña en sus pulmones, la sensación de agujas de pino bajo sus pies, para vislumbrar un interminable cielo de medianoche.

Deseaba la comodidad de otra corriendo cerca a su lado, sus hombros tocándose, su aliento mezclándose.

Cogió su celular y llamó a Emma.

—¿Cómo está ella?

—Por lo que sé, no muestra signos de descompensación. Es muy fuerte.

—¿Dónde está?
—Emma dudó—¿Dónde está?

—Se fue con Rachel esta mañana. No han vuelto.

—¿Han pasado medio día fuera?

—Sí, Alpha.


Maldijo e interrumpió la llamada.

—¡Quinn!

Ésta entró.

—¿Alpha?

—Encuentra Rachel. Necesito hablar con ella.

—¿Hay algo mal?

Se apoyó en su escritorio, sus garras raspando la superficie.

—Espero que no. Ella y Brittany dejaron el Compuesto juntas esta mañana.

Los ojos de Quinn se estrecharon y dijo:

—¿Rachel está con ella? ¿Con una dominante descontrolada que es probable que este en frenesí en cualquier momento?—gruñó y sus garras se dispararon—Si Brittany la toca, la mataré.

—Te olvidas, ninguna de ellas está apareado. No tienes nada que decir al respecto—Santana hizo una mueca amarga.

Tampoco yo.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Dom Mar 25, 2018 8:25 am

Bueno ya que Santana y Quinn estan tan estupidas pues que Brittany y Rachel se apareen a ver que hacen!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Dom Mar 25, 2018 8:34 pm

micky morales escribió:Bueno ya que Santana y Quinn estan tan estupidas pues que Brittany y Rachel se apareen a ver que hacen!!!!!




Hola, jajaajaja esk por eso se llevan tan bn las dos, xq son iguales ¬¬ Sería muy bueno y ver la reacción de cada quinntana jaajajajaj. Saludos =D
avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 25

Mensaje por 23l1 el Dom Mar 25, 2018 8:36 pm

Capitulo 25



Brittany esperó con impaciencia en una sala de conferencias del décimo quinto piso de un edificio de vidrio y acero, uno de los muchos en el extenso complejo industrial que formaba parte de las industrias López.

Rachel la había dejado para ayudar a sus padres con el análisis de los especímenes de tejido.

Se habría ofrecido voluntariamente para ayudar, pero no era ningún científico.

Sólo estaría en el camino, y tuvo la sensación de que el laboratorio de Berry estaba fuera de los límites, incluso para aquellos que lo lograron a través de la elaborada seguridad en la entrada del edificio.

Con cada hora que pasaba, su agitación física y emocional se aceleró.

La sala de conferencias, a pesar de ser espaciosa y bien ventilada con una pared entera de ventanas que dan una vista de las montañas cercanas, se sentía confinada.

Se paseó, su piel apretada y sus miembros se retorcían con la necesidad de moverse para correr.

Quería estar de vuelta en el Compuesto.

Quería a Santana.

Quería probarla.

Quería marcarla con su boca, sus dientes y sus garras.

Quería correrse de nuevo.

Quería que Santana llevara su aroma en cada célula.

La puerta se abrió y giró con un gruñido de advertencia.

—Lo siento—Rachel dejó que la puerta se cerrara detrás de ella y se detuvo, mirándola con cautela.

Se frotó la frente.

—No, lo siento. Sólo estoy... nerviosa. ¿Nada aún?

—Tenemos bastantes resultados preliminares. Mis padres pueden explicarlo mejor que yo. Estarán aquí en un minuto.

—Genial, gracias—se obligó a sentarse en la mesa de conferencias.

Su camiseta, húmeda de sudor a pesar del aire acondicionado, se le pegaba a la espalda y al pecho. Había elegido a propósito un par de pantalones vaqueros de un tamaño demasiado grande cuando se había vestido antes, pero el más mínimo roce de mezclilla contra su centro enviaba retorcijones de dolor y excitación a través de ella.

—¿Cómo te va?—Rachel se sentó junto a ella.

—Siento que estoy saliendo de mi piel.

Rachel le dirigió una sonrisa de simpatía.

—Lo siento mucho.

Se encogió de hombros con ironía.

—¿Te sientes incómoda conmigo? ¿Te estoy… haciendo algo? ¿Hay alguna objeción?

—No, por supuesto que no—Rachel abrió mucho los ojos—Y tienes razón, debería ser más sensibles a tu llamada. Lo estaba ayer.

—¿Qué quieres decir?

—Nada—dijo Rachel rápidamente.

—Por favor, no me dejes en la oscuridad—dijo con urgencia—Todo se está moviendo demasiado rápido para mí como es. Necesito saber todo lo que pueda.

—Es sólo que...podría no sentir tu llamada porque los Weres no apareados no responden cuando los Weres apareados están en necesidad. Es protector, si los Weres no apareados respondieran a las hembras apareadas en el calor, habría caos. Los dominantes querrían instintivamente criar y los compañeros tratarían de matarlos.

—¿Qué estás diciendo, entonces?

Rachel respiró hondo.

—Hueles como al Alpha. Hueles a apareada.

—No la mordí de nuevo.

—Ella te mordió, ¿verdad?

Se estremeció y cerró los ojos, el recuerdo de Santana tomándola tan potente que su cuerpo gritó para la liberación.

—Sí.

—Creo que tu lobo la quiere, y por eso tu llamada no me afecta casi tanto.

—Siento que no estoy a cargo de mi vida. Hay una gran parte de mí que quiere y no tengo idea de cómo controlarlo.

—Si hubieras crecido, tendrías años para integrar tus instintos. Habrías aprendido poco a poco a controlar tus necesidades e impulsos.

—Creo que eres increíblemente fuerte para haber sobrevivido a la transición y para que sigas siendo tú—Rachel le alcanzó la mano.

—Te conocí cuando eras humana, recuerda. Todavía estás cuidando y valiente. Y honorable.

Hizo una mueca.

—No estoy tan segura de eso.

—¿Por qué no quieres aparearte con la Alpha?

—¿Crees que soy la compañera que ella necesita? ¿Uno de la Manada lo aceptaría?

—Eso es para la Alpha decidir.

—Ni siquiera sabemos lo que está sucediendo en mi cuerpo. ¿Qué pasa si ha habido algún tipo de daño celular permanente, un proceso degenerativo de algún tipo? ¿Y si no puedo cambiar?—suspiró—No me importa decirte, tengo miedo.

Rachel le apretó la mano.

—Te ayudaremos. No estás sola.

No estaba sola.

Antes había estado sola.

La mano de Rachel era cálida en la suya, firme y tranquila. Los ojos castaños eran tiernos y tranquilizadores. Le frotó la mano contra su mejilla y fue consolada.

—Eso es mejor—dijo Rachel suavemente.

—Gracias.

—Tú harías lo mismo por mí—Rachel le acarició la mejilla—No debería haberte traído aquí. Necesitas dormir. Has pasado por demasiado.

—Estoy bien. No puedo dormir. No puedo dejar de querer...—se sonrojó y se calló.

—Tal vez esto esté ocurriendo tan rápido e inesperadamente para la Alpha como lo es para ti. Confía en ella.

—Lo hago—murmuró, dándose cuenta de que había confiado en Santana instintivamente desde el momento en que había visto su lágrima en el hombro de Lexa al arrancar una pieza letal de plata.

Pensando en la morena, imaginando su rostro, recordando las manos y su boca en ella trajo una oleada de anhelo y deseo insoportable.

—Lo hago.

La puerta de la sala de conferencias se abrió y un hombre y una mujer entraron, asumió eran los padres de Rachel.

No eran lo que ella esperaba.

Leroy y Nadia Berry eran de piel morena, pelo oscuro y de ojos marrones como Rachel, y no parecían ser mucho mayores que ella. Si los hubiera conocido en otras circunstancias, los habría puesto entre los primeros treinta y medio.

Claramente, no sólo la vida de los Were era mucho más larga de lo que los seres humanos se dieron cuenta, pero el proceso de envejecimiento en sí era notablemente más lento.

Eso solo hizo imperativo que no permitiera ningún fortalecimiento adicional del vínculo con Santana.

Si su transición no estaba completa, era probable que muriera décadas, si no siglos, ante ella.

—Soy Brittany Pierce—dijo de pie y extendiendo su mano.

Los Berry, cada uno con una carpeta de archivos, se presentaron y se sentaron frente a ella.

—Tú entiendes—dijo Leroy—Hasta que hayamos informado a Alpha de nuestros descubrimientos, no podemos compartir todos los resultados contigo.

—Lo aprecio, aunque estamos hablando de mi situación personal.

Nadia asintió con la cabeza.

—Y somos simpáticos a eso—abrió su carpeta—Hay algunas cosas que podemos decirte ahora.

—Adelante.

—Como probablemente ya sospechas, no hay evidencia de un patógeno biológico. No hay toxinas bacterianas identificables ni componentes virales.

—Un agente químico de algún tipo.

—Ésa fue nuestra idea inicial—el papá de Rachel le pasó un informe de electroforesis en suero—Sin embargo, hemos identificado una para proteína elevada así como sus productos de la degradación en tu sangre. Tenemos suerte de haber conseguido los especímenes cuando lo hicimos. En otras veinticuatro horas, tal vez no habríamos encontrado esto.

—¿Qué opinas de eso?—estudió la impresión.

—Creemos que es un antígeno sintetizado—dijo Nadia—Probablemente uno con propiedades mutagénicas.

Esperó, pero los científicos permanecieron en silencio, dejándola trabajar por sí misma.

A partir de lo poco que se había hecho público de la historia evolutiva de las especies de Praetern, sabía que Weres, Vampiros y humanos se habían diferenciado muy temprano en el desarrollo de los primates, lo que dio lugar a semejanzas de forma, pero con grandes diferencias de función.

Si la fiebre Were fue una reacción tóxica a la plata que produjo una muerte celular sistémica rápida. Ese nivel de destrucción usualmente indicaba interrupción de las funciones subcelulares críticas.

El trabajo más importante de una célula era la producción de energía para sostener la vida, y las mitocondrias eran las potencias que hacían el trabajo.

Las mitocondrias también llevaban ADN, los mapas genéticos a cualquier número de funciones biológicas críticas.

—Los genes Were están en la mitocondria, ¿no?—preguntó—Y el ADN mitocondrial es sólo pasado de la mamá, lo que significa que sólo una hembra puede producir Were descendientes.

Los Berry s no confirmaron ni se negaron, pero no tuvieron que hacerlo, todo estaba mucho más claro ahora.

Recordó la furia de Santana con los varones adolescentes por sacar a Lexa del Compuesto y no protegerla. Todas las hembras Were, y sólo las hembras Weres, llevaban el material genético para preservar y propagar la especie.

—Este antígeno que has aislado, se dirige a las mitocondrias, pero por alguna razón la mía mutó en lugar de destruir.

—Esa es nuestra conclusión actual, sí—dijo Nadia.

—Pero si alguien está sintetizando este compuesto, ¿por qué?—miró desde Rachel a sus padres—¿No están tratando de crear Weres? ¿No es más probable que intenten producir un arma química contra Weres?

—O bien es posible—dijo Nadia—Lo único que podemos estar seguros de ahora es que toda la evidencia indica que este agente es casi uniformemente fatal en los humanos. Pareces ser la excepción.

—Quizás—dijo con voz vacilante—Tal vez el proceso degenerativo se retrasa.

—No—dijo Leroy—Hicimos tu ADN mitocondrial de las biopsias musculares. Tus perfiles son indistinguibles de los nativos ADN Were.

Su corazón saltó.

—¿Normal?

—Estructuralmente, sí. Queda por ver si todos esos sitios de genes están activos.

—Quieres decir, si voy a ser capaz de cambiar.

Rachel sacudió la cabeza.

—Ya has cambiado.

—Sí, cuando Santana me forzó a hacerlo.

Nadia Berry se inclinó hacia delante.

—¿La Alpha te forzó a cambiar?

—Sí—se sonrojó—Fue entonces cuando la mordí y ella cambió también.

Nadia lanzó una mirada de preocupación a su esposo.

—¿Qué? ¿No es normal que Santana sea capaz de forzar un cambio?

—Sí—dijo Nadia—, Pero tú estabas todavía en la agonía de la fiebre. Y tú la mordiste.

Su corazón se retorció.

—¿Crees que podría haber trasladado algo peligroso a Santana? ¿Que esta toxina podría lastimarla?

—No lo sabemos. Podríamos saber más de tus células progenitoras para determinar cuán completa y estable ha sido una mutación—dijo Nadia.

—Cualquier cosa. Hazlo.

—Nos gustaría permiso para hacer ambas biopsias de médula ósea y biopsias laparoscópicas de ovario—dijo Leroy.

—Sí, por supuesto—dijo inmediatamente—Deberíamos hacerlo ahora. ¿Tienes el equipo aquí?

—Espera—dijo Rachel—No podemos hacer procedimientos de esa magnitud sin discutirlo con la Alpha.

—Sí, podemos—insistió—Tienes mi permiso y necesitamos esta información—se volvió y tomó las manos de Rachel—Y necesitamos saberlo. Necesitamos saberlo por el bien de Santana. Por favor.

Rachel vaciló, luego asintió con la cabeza.

—Antes de que hagamos algo—dijo Nadia—La Alpha quiere hablar con Rachel. Su imperator llamado aquí hace unos minutos buscándola.

—La llamaré ahora—dijo Rachel, levantándose—¿Puedo usar tu oficina, mamá?

—¿No tienes tu móvil?—preguntó.

—No funcionan en este edificio—dijo Rachel—Las transmisiones de radio están bloqueadas por razones de seguridad. Sólo funcionan las líneas terrestres—hizo una pausa—Puedes venir conmigo si quieres hablar con ella.

Quería oír la voz de Santana casi tanto como quería verla, tocarla.

—No. Quiero que tus padres cosechen los especímenes ahora. Dile a Santana...dile que estoy bien. Pero no le hables de las biopsias. Yo me haré responsable de esto. Necesito saber si la he lastimado.

—Ella estará enojada—Rachel miró a sus padres—Con todos nosotros. Debes oler lo que es Brittany.

Leroy dijo:

—Ella es la compañera de Alpha.

—No—se levantó de un salto—No, no lo soy. Y si hay la menor posibilidad de que sea un peligro para ella, no puedo volver al Compuesto. No puedo volver a verla. Nunca.




***********


El celular de Quinn sonó mientras salía del Rover frente a la casa de Kitty Wilde en State Street.

—Fabray

—Es Rachel. Mis padres dijeron que la Alpha me estaba buscando.

—¿Estás bien?
—preguntó.

—Sí, estoy bien. ¿Por qué?

—¿Tú y Brittany no se han enredado? ¿No te ha tocado?

—¿Qué?
—exclamó Rachel—¡No! Por supuesto que no.

—Sólo ten cuidado
—dijo bruscamente. Alcanzó a Santana y tendió el teléfono—Alpha, tengo a Rachel.


*****


Se detuvo en los escalones y cogió el teléfono.

—¿Todavía está Brittany contigo?

—Sí, Alpha. Ahora está...con mis padres.

—¿Cómo está ella?

—Ella parece bien.

—Quiero de vuelta en el Compuesto ahora, y quiero que Emma la revise en cuanto regrese. No tardaré mucho
—la castaña guardó silencio—¿Rachel?—gruñó.

—No sé si quiere volver al Compuesto, Alpha.

—Ella no sabe lo que es mejor para ella ahora mismo. La quiero en un lugar seguro.

—Entiendo, pero…

—No importa, mantenla ahí. Estaré ahí en menos de una hora. Dile que voy. Dile eso.

—Sí, Alpha.


Le devolvió el teléfono a Quinn.

—Vamos a escuchar lo que la Vampiro tiene que decir.





***********


Marley probablemente debería haberse sentido intimidada por el grupo reunido en el estudio de la librería de Kitty, pero estaba fascinada.

Como grupo, eran intimidantes, pero como individuos, eran impresionantes, no podía dejar de mirar al lobo Alpha.

Había visto fotos de Santana López, la había escuchado en televisión.

Había esperado que ella fuera hermosa y confiada.

No esperaba que fuera tan magnética. Muy poderosa. Los Weres con ella, macho y hembra, eran tan impresionantes, salvajes y peligrosos y cautelosos.

La Alpha llevaba un traje elegante con un sentido de desconsideración estudiado y los demás, en pantalones militares oscuros y camisas negras, parecían exactamente a los soldados que eran.

Kitty era un contraste fascinante. Elegante, refinada, completamente contenida.

Era una cifra, un enigma, sólo sus oscuros ojos de obsidiana hacían alusión a la limitada letalidad que mantenía tan atada.

Pero sabía qué poder mortal estaba debajo de su exterior. Había visto al depredador sin cagarse.

Santana, con sus guardias a su lado, estaba de pie a un lado de la espaciosa sala de techo alto, rechazando la oferta de Kitty de sentarse en los sofás y sillas de cuero frente a una chimenea de mármol.

—¿Algo para beber?—preguntó Kitty, indicando un aparador antiguo y una variedad de licor en botellas de cristal.

—No—dijo Santana—Me sorprende saber de usted, detective, y no del comisario de policía. Tengo una buena relación con ella, y no me ha informado de ninguna investigación relacionada con Weres.

—No hay una investigación oficial, todavía—dijo Kitty—Pero sospecho que habrá una en poco tiempo. Alguien quiere que el público sepa que los humanos están infectados con fiebre Were.

Santana giró hacia ella.

—Supongo que ahí es donde entras, señorita Rose. Es bastante inusual involucrar al público cuando todo lo que tienes es especulación, aunque eso no parece importar mucho a la prensa en estos días.

Alzó la barbilla.

—Tengo un trabajo que hacer, Alpha. Y tengo la responsabilidad de informar la verdad, especialmente si hay un peligro para el público.

La mujer de pelo rubio que había sido presentada como segunda de Santana gruñó, mostrando un destello de caninos completamente extendidos. Deslizó sus ojos hacia ella y se negó a bajar la mirada incluso cuando la Were gruñó una advertencia.

—La Sra. Rose no es la causa de tus problemas, Alpha—dijo Kitty suavemente.

No había visto a la vampiro moverse, pero de repente estaba entre ella y los Weres.

Santana miró desde Kitty hasta ella.

—¿Cómo oíste sobre estos rumores?

—Una fuente anónima—dijo ante la expresión de disgusto de Santana, añadió—Y no, no estoy siendo difícil. Realmente no lo sé.

—Quien haya contactado a la Sra. Rose también puede haber alertado a otros—dijo Kitty—Me encontré con el rumor de las fuentes de inteligencia de monitoreo anti-Praetern grupos.

—Déjame adivinar, HUFSI—dijo Santana.

—¿Qué?

—Humanos Unidos por la Integridad de las Especies—explicó Kitty—Una rama pequeña pero radical de algunos de los grupos más civilizados que tratan de bloquear la legislación sobre los derechos Praetern.

—Estás bromeando—murmuró, mentalmente haciendo una nota para investigar al grupo.

No podía creer que sus compañeros humanos pensaran que tenían el derecho de relegar especies enteras a algún tipo de estatus de segunda clase.

Pero de nuevo, sus antepasados habían sido esclavos, así que no estaba segura de por qué se sorprendió.

—Desafortunadamente, HUFSI no es el único grupo, solo uno de los más militantes—Santana le preguntó a Kitty—¿Cuál es tu interés en esto, detective? Los vampiros no suelen involucrarse en algo que no les afecte directamente.

—Mi trabajo es ver que no haya más víctimas.

—Tu papá no parecía especialmente preocupado por las víctimas.

Kitty se quedó completamente quieta, la quietud de un depredador justo antes de un ataque.

La segunda Were del Alpha dio un paso adelante, poniéndose al frente de su Alpha, separó sus labios, mostrando sus dientes. Kitty lentamente atrapó la mirada del guardia y envió una ola de poder.

Los ojos verdes de la Were se nublaron y murmuró inquieta, profundamente en su pecho.

—Quédate abajo, Vampiro—murmuró Santana.

Kitty sostuvo a los Were en esclavitud un momento más, luego se encogió de hombros con indiferencia elegante.

—Mi responsabilidad es mantener la ley. No sigo la agenda de mi papá.

—¿Incluso cuando la ley no protege a tu especie?—preguntó Santana en voz baja.

—Ese es tu trabajo, ¿verdad, consejera? Para ver que la ley lo haga.

Se adelantó hasta que Kitty ya no la protegía.

—Todos sabemos que hay muchas facciones que no quieren ver a los Praeterns reconocido, legalmente, socialmente, económicamente o políticamente. Tal vez es un lugar para empezar. ¿Quiénes son tus enemigos, Alpha López?

Santana sonrió y miró fijamente a Kitty.

—Más todos los días.

Se había cansado de ver que la lobo Alpha y la Vampiro se ponían a prueba. Esperaba que una o ambas hicieran pis en la alfombra en cualquier momento.

—Mira, ninguna de nosotras quiere ver a otra chica muerta. Es por eso que o bien averiguarnos qué es exactamente lo que las está matando, y rápido, o tendré que ir al público. Ahora, ¿trabajamos juntas o no?—Santana y Kitty la miraron fijamente—¿Qué?—preguntó irritada—¿Se suponía que debía levantar la mano para pedir permiso para hablar?

Aquella sonrisa de mercurio recorrió la boca de la vampiro y sintió una oleada de calor.

—Es una cuestión de asuntos policiales—dijo Kitty.

—Se trata de negocios—soltó Santana.

—Oh, por el amor de Dios—Marley dijo, plantando sus manos en sus caderas.

—¿No pueden hacer una alianza temporal o algo así?

Santana levantó una ceja. Kitty frunció el ceño.

—No tengo ninguna razón para confiar en ti—dijo Santana a la vampiro.

—Y no tengo ninguna razón para compartir información contigo.

—Entonces tenemos un punto muerto—dijo Santana y se volvió para irse.

—Sabes—interrumpió—Puedo contar mi historia sin ninguna de las dos. Volveré al ER y entrevistaré a Brittany Pierce nuevamente. Entonces decidiré si vamos a hacerlo público.

El lobo Alpha giró lentamente y le fijó una mirada plana y dura.

Los Weres con ella se movieron en una formación de Kitty detrás de ella.

Se estremeció como si un viento frío hubiera soplado sobre su piel.

—Cuidado, lobo—murmuró Kitty.

—Brittany no tiene nada que ver con esto—la voz de Santana cayó a un rumor gutural.

—Está bien—dijo satisfecha de que su voz no se estremeciera—Entonces serás mi fuente. No puedes decirme que no estás investigando estas muertes.

—Eres muy valiente o muy tonta—dijo Santana.

—Ella es ambas—dijo Kitty.

—No creemos que los humanos fueron infectados por Weres—dijo Santana, todavía viéndola—No sabemos quiénes son estas hembras humanas o de dónde vinieron. No sabemos cómo explicar lo que les sucedió. Pero lo averiguaremos.

Kitty le agarró ligeramente el codo y la movió hacia atrás, poniendo distancia entre ella y Santana.

—El médico forense piensa que las niñas estaban detenidas en algún lugar, un hospital, antes de que llegaran a la sala de emergencias.

—¿Un hospital?—preguntó Santana suavemente—¿O un laboratorio?

—Oh, Dios mío. ¿Crees que alguien estaba experimentando con ellas?

—No lo sé—dijo Santana—Sólo puedo decirles que los humanos no son generalmente susceptibles a la fiebre Were. Lo que tengan, no es eso."

—¿De cuántos estamos hablando?—dijo Kitty.

—Cuatro sospechosas.

—Dame los nombres de las víctimas y haré chequeos de antecedentes—dijo Kitty—Si no tenemos una pista sobre los perpetradores, entonces estudiaremos a las víctimas. La victimología puede decirnos que les pasó a ellas.

—Nuestro médico te llamará con los nombres—dijo Santana cuidadosamente—Entonces deberíamos volver a hablar.
—Sí—dijo Kitty—Y puedes decirme lo que tus científicos han descubierto.

—¿Así que tenemos una alianza?—preguntó .

Santana miró fijamente a Kitty.

—¿De acuerdo, Vampiro?

Kitty sostuvo la mirada de Santana durante un largo momento, luego, con una ligera inclinación de su cabeza, dijo:

—De acuerdo, Lobo.

—Nos pondremos en contacto—Santana se volvió para irse y Emily aun lado y Quinn al otro.

Kitty abrió el camino hacia el pasillo y cruzó el vestíbulo.

—Te llamaré una vez que haya realizado las búsquedas—Kitty abrió la amplia puerta de cristal y un cristal se hizo añicos, lloviendo fragmentos multicolores sobre el suelo de mármol.

Quinn gritó.

Fue derribada de repente y atrapada por un peso pesado. Alguien cerró de golpe la puerta. Apenas capaz de respirar, consiguió girar la cabeza. Una brillante hoja de sangre roja se deslizó en cascada por el pulido vestíbulo de mármol hacia su rostro.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Isabella28 el Lun Mar 26, 2018 4:00 am

Que paso? Quien ataco a Quinn.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Lun Mar 26, 2018 7:52 am

Y ahora que paso?????
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Lun Mar 26, 2018 12:04 pm

Holap morra.....

:O:O:O:O:O que paso????
Seria muy bueno que muriera quinn... Pero nop!!! A ver que paso con. El ataque???

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5723
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Lun Mar 26, 2018 7:44 pm

Isabella28 escribió:Que paso? Quien ataco a Quinn.



Hola, noseee!!! Tampoco lo se!!!! Y son grandes preguntas, q espero q este cap las responda. Saludos =D





micky morales escribió:Y ahora que paso?????




Hola, nosEE!!! y quiero q este cap lo diga! Saludos =D





3:) escribió:Holap morra.....

:O:O:O:O:O que paso????
Seria muy bueno que muriera quinn... Pero nop!!! A ver que paso con. El ataque???

Nos vemos!!!




Hola lu, nosee!!! nadie lo sabe!!! =O noo!!! xq dices eso? =(Espero, es mas, debe explicarlo este cap! Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Lun Mar 26, 2018 7:46 pm

Capitulo 26



—¡Marley!—Kitty se agachó junto a ella, pasando urgentemente las manos sobre su cuerpo—¡Marley! ¿Estás herida?

—No, no, no lo creo—se incorporó y su corazón dio un vuelco..

La cara de la rubia estaba manchada de sangre y el frente de su camisa blanca salpicado de carmesí.

—Dios mío, Kitty. ¡Estas sangrando!

Ésta negó con la cabeza.

—No, no lo estoy.

—¿Qué era? ¿Qué pasó?

—Disparos—dijo Kitty.

—¿Quién…?—se detuvo cuando la horrible escena entró en foco.

A unos cuantos metros de distancia, el lobo Alpha se arrodilló en un escarlata extendido, uno de los Weres uniformados en negro acunado en sus brazos.

Los guardias habían formado una barricada física entre Santana y la puerta principal dañada. La sangre brotaba de un agujero en el hombro del Alpha y empapaba su camisa, pero ella no pareció darse cuenta.

Sus ojos, fieras dagas de oro en una cara salvaje, se fijaron en la hembra en sus brazos.





*****************


Brittany fue despertada de su sueño post-procedimiento por un dolor agudo en su pecho.

Se levantó de un tirón en el sillón.

—Algo está mal.

—¿Qué ocurre?—Rachel se levantó rápidamente del escritorio donde había estado funcionando un ordenador y corrió hacia su lado—¿Sientes dolor?

Hizo una mueca.

—Sí. No lo sé.

Rachel apartó la sabana y examinó las pequeñas incisiones en la parte baja de su abdomen, donde su mamá había insertado los instrumentos para hacer las biopsias.

—Estos están casi sanados. No hay evidencia de sangrado. ¿Dónde está el dolor?

—No hay, mi abdomen superior. Y mi pecho—apretó los dientes mientras otro dolor punzante se disparaba por su pecho—xomprobó el monitor en un soporte al lado de su silla. Su EKG era estable, su pulso y su presión arterial normales—Todo parece normal. No soy yo. No soy yo.

—Y que…

Gruñó con otra oleada de dolor tortuoso, éste lanzando por su lado derecho, sus garras le rompieron los extremos de las yemas de los dedos, sus caninos estallaron, inundando su boca con sangre caliente.

Se puso de pie.

—Santana. Ha ocurrido algo.





***********


—Emily—dijo Santana suavemente—, Tengo que sacar las balas. El sangrado no se detendrá hasta que lo haga.

La sangre fluía desde la esquina de la boca de Emily y salió de un cráter en el centro de su pecho. Sus ojos sostuvieron en ella, tranquila y sin temor. Asintió, su voz apenas un susurro.

—Sí, Alpha.

Su pecho ardía con cada respiración, pero el dolor no era nada comparado con su rabia.

Emily había saltado delante de ella, había tomado la mayoría de las balas destinadas para ella. Ahora su lobo, su centuri, estaba herida, sufriendo, y no la dejaría morir.

Su brazo se movió y sus garras, de tres pulgadas de largo y afiladas, brillaron.

—No tengas miedo. Estoy aquí.

—Lo sé—gritó cuando hundió sus garras en la herida, sus ojos se pusieron en blanco, su cuerpo se contorsionó en un arco rígido.

Un río carmesí se precipitó alrededor de su miembro, añadiéndose al lago de medianoche que las rodeaba. Tiró una bala de plata y la arrojó a un lado, luego volvió a meter la mano en la herida tres veces más.

—Le golpearon el corazón—gruñó, agarrando el órgano destrozado para frenar el flujo—Hay mucho daño. Ella sangrará hasta morir antes de que pueda sanar.

Kitty se dejó caer a su lado.

—Mi sangre puede mantenerla viva hasta que sane.

—Está casi vacía.

—Entonces tenemos que darnos prisa. Decida, Lobo.

Se encontró con los ojos de Kitty.

—¿Se convertirá?

—No lo sé. Posiblemente.

—Hazlo.

Kitty se quitó la chaqueta y la camisa, luego abrió la gran arteria en la curva de su codo derecho. La sangre brotaba en una fuente escarlata. Deslizó su mano detrás del cuello de Emily y le volvió la cara en la curva de su brazo. La abrazó y canturreó:

—Bebe, Emily. Bebe.

Emily se estremeció, su garganta trabajó convulsivamente mientras tragaba.


*****


Marley se mordió el labio, preguntándose cómo todos los demás podían estar tan calmados, tan mortalmente calmados.

Tal vez la muerte tenía un lugar diferente en el orden natural de estos depredadores, que parecían tan humanos, pero no lo eran.

El vestíbulo parecía y olía como un cementerio.

El inestimable lienzo de lino estaba cubierto de grandes franjas de rojo, como si alguien hubiera lanzado un pincel sumergido en sangre en ellas.

El suelo de mármol estaba inundado con la sangre de Emily y la Alpha.

No recordaba haberse acercado a Kitty, no recordaba haberla tocado, pero ahora se arrodillaba en una piscina congelada a unos cuantos centímetros con la mano en su espalda. Los ojos verdes estaban cerrados y su cuerpo temblaba bajo sus dedos.

Su cabello estaba tendido en húmedos zarcillos en su cuello. Su impecable piel había pasado del blanco más puro al ceniza.

Y aun así Emily bebió.

Los únicos sonidos eran los desesperadas tragos de Emily y la respiración rápida de Kitty.

—¿Está sanando?—preguntó por fin.

—Sí, lentamente—dijo Santana, su antebrazo todavía profundamente en el pecho de Emily—Su corazón está tratando de ganar. Sólo un poco más.

Kitty gimió, más agonía que placer y ella deslizó su brazo alrededor de los hombros de la vampiro y murmuró:

—¿Estás bien?

Sin decir palabra, Kitty asintió.

Pasaron segundos.

Un minuto. Otro.

—Ella está casi bien—Santana retiró su mano y presionó su palma sobre la herida en el pecho de Emily, ésta se encogió alrededor del brazo de Kitty, su boca trabajando febrilmente en la carne pálida.

La ojiverde se hundió y ella apenas la alcanzó antes de que se derrumbara por completo.

—Tenemos que parar esto. Es demasiado, Kitty no puede dar más.

—No—susurró Kitty, con la cabeza apoyada en su hombro con el brazo todavía extendido—Estoy bien.

—No lo estás—lloró—Estás tan débil. Puedo sentirlo—le dio una mirada a Santana implorante—Por favor. ¡Esto la está matando!

Kitty rió débilmente, sus labios helados contra su cuello.

—No tengas miedo de los muertos, recuerda.


*****


—Vampiro—espetó Santana—¿Estás unida a la sangre?

Kitty guardó silencio. Ella maldijo y se inclinó sobre su centuri alimentándose.

—Emily—suavemente le tomó la barbilla y apartó su rostro del brazo de la vampiro—Tienes que parar.

Emily no luchó, pero casi instantáneamente dejó de respirar y se quedó floja.

—¡Alpha!—gritó Quinn—Déjala beber. No podemos dejarla…

—Espera—agarró los hombros de Emily y llamó a su lobo.

En el fondo, su propio lobo se levantó. Sus heridas ardían y quemaban, pero su lobo era fuerte. Dejó fluir su poder a Emily, llamando a la parte que era suya y siempre sería suya.

El cuerpo de Emily se sacudió y sus ojos se abrieron, vacíos y sin ver, respiró como si estuviera ahogándose. Luego brilló y se movió.

El elegante lobo marrón se derrumbó de inmediato, pero su pecho subía y bajaba y su corazón latía.

Suspiró, débil y casi agotada.

Su centuri viviría.

—¡Kitty! ¡Dios, Kitty!—Marley agarró a Kitty con fuerza—Ella está inconsciente. ¿Qué está pasando?

Pasó a Emily a Andrew.

—Llévala al Rover.

—Sí, Alpha—Andrew levantó suavemente al lobo y la sujetó contra su pecho.

—Finn, ve con él. Asegura la calle. Asegúrate de que el tirador se haya ido.

—Sí, Alpha—exclamó Finn, protegiendo a Andrew y a Emily mientras conducía el camino.

—Kitty no está respirando—Marley se ahogó, el pánico cerrando su garganta—Se está muriendo.

—Ella se levantará—dijo Quinn—Ella es un vampiro.

—No, no sin un lazo de sangre—dijo Santana—Si muere ahora, no se animará. Necesita sangre ahora antes de morir. Tiene que alimentarse.

—Lo haré—Marley dijo rápidamente—Dime…

—No eres lo suficientemente fuerte. Dámela a mí. Deprisa.

—Alpha—exclamó Quinn—, ¿Qué estás haciendo? Estás herida. No puedes…

—No la dejaré morir—gruñó—Ella salvó a mi lobo.

—¡Entonces la alimentaré!—Quinn se abrió paso entre ellas.

Arrodillándose, se quitó la camisa, Agarró el cuerpo flácido de Kitty, y la jaló en su regazo. Abrió su yugular con un rápido corte de su garra y presionó la boca de la vampiro contra la herida.

Con sorprendente dulzura, susurró:

—Aliméntate, Vampiro. No te mueras.

Kitty se estremeció, sus párpados revoloteando. El atractivo de la potente sangre la atraía hacia atrás desde el borde de un abrumador abismo. Con un gruñido, levantó la cabeza, los ojos en llamas y hundió sus incisivos en el cuello de Quinn.

Ésta se sacudió ante el choque, sus ojos cambiaron a verde cazador antes de que sus párpados se cerraran lentamente. Gimiendo suavemente, se tambaleó, su agarre en los hombros de Kitty aflojándose.


*****


—Déjame ayudar—Marley se deslizó detrás de Quinn y apoyó a la cautivada Were contra su pecho.

La cabeza cayó sobre su hombro mientras Kitty bebía en tirones profundos de su cuello. Sintió que Quinn temblaba, la oía gimotear de placer.

Los ojos de Kitty se abrieron y se clavaron en los de ella, y no pudo apartar la vista. La fuerza del hambre de Kitty la mantuvo cautiva y no quiso nada más que satisfacerla.

De repente, el verde de los iris flameó el color de la sangre que pintaba la habitación, y Quinn se arqueó violentamente. Kitty gruñó y profundizó un poco más.

Quinn rugió y sus caderas se sacudieron convulsivamente. Abrazó a la Were retorciéndose, estupefacta y horrorizada al encontrarse excitada en medio de la carnicería.

Santana retorció su mano en el cabello de Kitty y la apartó del cuello de u lobo.

—Cuidado, Vampiro. No la vacíes.

Silenciosa con la sed de sangre, Kitty gruñó y se retorció en el asimiento de Santana.

Quinn protestó débilmente:

—No la detengas.

La vampiro intentó enterrar de nuevo sus incisivos en el cuello de Quinn. Santana gruñó una advertencia y la arrastró unos cuantos centímetros más.

—Más—gruñó Kitty, con el pecho subiendo y bajando.

Soltó a Quinn, que se acurrucó en el suelo, con la cara hundida de saciedad. Con cuidado, se arrastró hasta Kitty y le acarició la mejilla, sin advertir los peligrosos incisivos que brillaban a pocos centímetros de su mano.

—Kitty. Kitty, está bien.

—Necesito más.

—Lo sé, lo sé—murmuró acariciando la nuca—Pero puedes esperar, ¿verdad? No quieres hacerle daño, ¿verdad?

Kitty tembló como si estuviera en medio de un violento escalofrío y la miró fijamente, el reconocimiento lentamente comenzando en sus ojos.

Con un sobresalto, rompió el agarre de Santana y se alejó de los demás.


******


—Aléjense de mi. Todos ustedes. Salgan.

Santana agarró a Quinn por la nuca y la levantó en posición vertical, apoyándola con un brazo alrededor de su cintura, dijo:

—Mi manada está en deuda contigo, Vampiro.

—Puede que no me agradezcas cuando tu Centuri despierte hambrient. Necesito estar ahí cuando ella lo haga. Cuando me haya ocupado de mis necesidades, iré.

—Cuidaremos a Emily hasta que llegues.

—Tienes que ocuparte de tus propias heridas, Lobo—dijo con la mirada fija en el todavía sangrante agujero del hombro de Santana.


****


—No te preocupes. No somos tan delicados como tú—envió una llamada silenciosa a Andrew y la puerta se abrió.

—¿Alpha?—preguntó Andrew.

—Toma a Quinn.

Andrew llevó a la rubia fuera y ella lo siguió hasta la puerta.

—Cuida tu espalda, Vampiro. El tirador sigue ahí. Tal vez tiene más de un objetivo.

—Sus balas eran de plata—le recordó Kitty.

—Las suficientes balas te dejarían caer lo suficiente para tomar tu cabeza. Y te necesito en buen estado de salud para cuidar de mi lobo.

—No te preocupes. No somos tan lentos como tú.


******


Los ojos de Santana destellaron ante el reto y sonrió.

—Veremos un día. Ten cuidado, Vampiro.

Una vez que la habitación estaba despejada, Kitty le dirigió una mirada fija.

—Necesitas irte. Usa el teléfono en el pasillo para llamar a un taxi. Toma un impermeable del armario por la puerta para cubrir tu ropa.

—No te dejaré así. Estabas prácticamente muerta—se puso en pie insegura.

Estaba empapada en sangre, pero no estaba herida físicamente. Kitty ya no parecía estar al borde de la muerte, pero su rostro era delgado y hueco, sus ojos hundidos.

Estaba peligrosamente débil y trataba de esconderlo.

—Sé que necesitas alimentarte más. Alimenta de mí.

—No—Kitty le dedicó una sonrisa burlona—No te preocupes, estaré bien cuidada.

Y luego se fue.

Parpadeó, mirando alrededor del vestíbulo ensangrentado. Estaba sola y la casa estaba completamente en silencio.

—Bien, bastarda desagradecida, me iré—dijo tomando su teléfono—Pero no te has librado de mí.



************


Mientras Andrew los hacía avanzar hacia el norte hacia el Compuesto, Finn se sentó con la espalda apoyada contra la pared lateral del Rover con Emily, desnuda y en forma de piel otra vez, en sus brazos.

Quinn se desplomó a su lado, lentamente recuperando fuerza y conciencia.

—¿Cómo está?—preguntó.

—Ella cambió de nuevo tan pronto como llegamos fuera—dijo Finn—Está inconsciente.

Se esforzó por mantenerse erguida en el banco frente a él.

Necesitaba cambiar, y pronto, si iba a tener alguna esperanza de curar sus heridas. La quemadura de ácido que se extendía a través de su pecho y abdomen señaló que la toxina se estaba propagando rápidamente.

Se desabrochó la camisa y examinó la herida de bala en el lado derecho de su abdomen, la que había cuidado de no dejar que los otros vieran.

Si sus centuri se hubieran dado cuenta de la extensión de sus heridas, podrían haber sido capaz de dominarla y obligarla a regresar al Compuesto, y no podía dejar a Emily o a la vampiro morir.

La carne alrededor de las dos heridas de bala era negra y enconada. Plata.

Se estremeció y empezó a sudar.

Los músculos de su abdomen y piernas se contrajeron violentamente y cayó de rodillas en el suelo de la furgoneta, apenas alcanzando un brazo extendido.

No podía cambiar aquí. Si lo hacía, y la fiebre la tomara, sería un peligro para todos.

—¡Alpha!—exclamó Finn.

Quinn se sacudió y se agachó junto a ella rodeándole los hombros con su brazo.

—Alpha, tienes que cambiar.

—No hasta que alcancemos el Compuesto.

—Estaremos ahí en quince minutos—insistió Quinn—Por favor, Santana…cambia.

Le sostuvo la mirada con ferocidad.

—Asegura nuestras fronteras. Esta podría haber sido la primera ola de un asalto total.

—Andrew—Quinn llamó, su enfoque nunca dejando su cara—Llama a Mike, dile que refuerce nuestras fronteras. Alerta general.

—Sí, Imperator—replicó Andrew.

—Brittany—tosió sangre, negra con envenenamiento de plata—Protégela.

—Sí, Alpha—dijo Quinn, sus ojos salvajes con pánico.

—Te quiero, Q—apretando los dientes contra el dolor, tomó el rostro de la rubia en su palma y se obligó a permanecer consciente hasta que pudo dar lo que podría ser su última orden—Dirige mi manada. Protege a mis lobos. Cuando llegue el momento, mátame.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Lun Mar 26, 2018 10:03 pm

hola morra,...

en serio no tienen un banco de sangre serca???en fin!!!
definitivamente la vinculación esta entre las dos!!! a ver si britt deja que muera o no??

nos vemos!!!

avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5723
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Isabella28 el Lun Mar 26, 2018 10:13 pm

Quedo la pura santa caga!!
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Mar Mar 27, 2018 7:47 pm

3:) escribió:hola morra,...

en serio no tienen un banco de sangre serca???en fin!!!
definitivamente la vinculación esta entre las dos!!! a ver si britt deja  que muera o no??

nos vemos!!!





Hola lu, jaajajaj xD ajajajaajaja puede que no...además con eso q no todos los humanos kieren a los lobos, vampiros y esas especies =/ Tmbn lo creo! y quiero q sea así jajajajaaj. Mmmm creo q va mas por el si q por el no xD Saludos =D






Isabella28 escribió:Quedo la pura santa caga!!





Hola, jajajaajaaj no lo pudiste decir mejor, xq eso esta pasando ajajajaja. Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 27

Mensaje por 23l1 el Mar Mar 27, 2018 7:48 pm

Capitulo 27



Leroy Berry irrumpió en la sala de recuperación donde Brittany estaba apresuradamente tirando de su ropa.

—Rachel, Emma acaba de llamar. Debe regresar al Compuesto inmediatamente.

—¿Por qué?—exclamó Rachel.

—¿Qué ha pasado?—preguntó.

—Hay heridos.

—¡Santana!—se estremeció cuando el dolor en su pecho se agravó—Está herida, ¿verdad?

—No lo sé—Leroy vaciló—Pero estás más segura aquí. La Alfa no querría que estuvieras en peligro.

Quiso aullar de rabia.

Ignorándolo, agarró el brazo de su hija. Necesitaba estar con Santana.

Nada más importaba.

—Deprisa.



La espera para el ascensor era interminable.

El enorme atrio del suelo estaba lleno de Weres masculinos y femeninos en BDUs grises, armados con armas cortas y rifles de asalto, corriendo hacia las entradas.

Una mujer de cabello oscuro las detuvo antes de llegar a la salida del estacionamiento donde Rachel había dejado su coche.

—Nos necesitan en el Compuesto—explicó Rachel.

—Sí, señorita. Un equipo de seguridad las escoltará a ambas—la mujer inclinó la cabeza hacia Brittany deferentemente.

—Tengo mi coche—dijo Rachel.

—Estamos en alerta general—respondió el guardia—No puedo permitir que te vayas sin protección.

—Bien, sea lo que sea, pero tenemos que darnos prisa.

Incluso mientras hablaba, un vehículo blindado parecido al que había visto en el Compuesto se detuvo ante la puerta. Más guardias se apresuraron dentro y rápidamente las rodearon.

Se dejó llevar por la parte trasera del vehículo.

—Llegaremos pronto—murmuró Rachel—¿Cómo te sientes?

—Sólo necesito encontrar a Santana—apretó sus puños en sus muslos y cerró los ojos.

La superficie de su cuerpo ardía a pesar del fino brillo de las hormonas de adrenalina que cubrían su piel.

Olía a Santana y a su unión única.

No sabía quién era, ni qué se convertiría, ni siquiera si viviría lo suficiente como para saberlo.

No le importaba.

Sabía todo lo que necesitaba saber.

Necesitaba estar con Santana.

Cada instinto, cada emoción, cada impulso físico le decían que esto era cierto. Una verdad que ella no podía entender, pero no podía cuestionar.

Trepó hacia adelante entre los asientos ocupados por dos hombres Weres, sus expresiones ferozmente salvajes.

—Permanezca en la carretera todo el tiempo que pueda antes de girar sobre una carretera de acceso al Compuesto. Harás mejor tiempo. ¿Tienes un detector de radar en esta cosa? No queremos que lo recojan.

El macho estaba detrás del volante y la miró, con las fosas nasales ardiendo, sus ojos bajaron hasta el nivel de su hombro.

—Sí.

—Si alguien intenta interceptarnos, intenta superarlos. Si eso falla, ejecútelos fuera del camino. Sólo llévame al Compuesto.

Él se enderezó:

—¡Entendido!



Nadie trató de detenerlos en su loca carrera hacia el norte.

Quizás la policía local reconoció el vehículo como uno de los de Santana y lo aprobó. Aún así, el viaje de treinta minutos parecía interminable, y para cuando el Compuesto llegó a la vista a través de una rotura en el bosque, estaba lista para abrirse camino fuera de la parte trasera del Rover.

Las puertas, fuertemente fortificadas con guardias armados colocados en una estrecha pasarela que corría por la parte superior de la empalizada, se abrieron abiertamente al acercarse.

El conductor apenas desaceleró mientras avanzaban.

—La enfermería—ordenó.

No esperó a que se detuviera, sino que abrió las puertas traseras y saltó mientras seguían moviéndose.

Golpeó el suelo corriendo, apenas notando la sensación de sacudida cuando aterrizó. Nunca se había sentido tan fuerte, tan segura de su destino.

Finn y Andrew flanquearon la puerta de la enfermería.

—¡Donde esta ella!

—Dentro—dijo Finn, moviéndose para bloquear la puerta—, Pero…

Él tenía sesenta libras de músculo más pesado que ella, pero ella tenía velocidad y voluntad a su lado.

Lo cogió por sorpresa cuando giro su hombro y lo golpeó en el pecho. Él gruñó y cedió. Cerró la puerta con el edificio.

—Detente—gritó Quinn, abriendo el camino a una puerta cerrada a mitad del pasillo.

—Sal de mi camino—gruñó.

Quinn, sus ojos cazadores verdes, gruñó una advertencia y se lanzó hacia delante antes de que ella pudiera reaccionar y la golpeó contra su espalda, fijándola con una rodilla en su pecho, metió las garras en su garganta, a milímetros de distancia de arrancarle la tráquea.

—No perteneces aquí, mutia.

Su lobo se volvió salvaje.

No sería dominada.

No se mantendría alejada de Santana.

Actuando por puro instinto, golpeó a Quinn en el costado de la cabeza, sorprendiéndola por unos segundos críticos. Alzando la cabeza, la agarró por la garganta y la arrojó.

Antes de que la ojiverde pudiera tomar represalias, saltó, se montó a horcajadas sobre su pecho y la ahogó.

—No me mantendrás alejada de ella.

Quinn se estremeció, golpeándole los brazos, arañándole los hombros y el pecho.

Al ir a matar, sus garras se dispararon y las metió en el cuello de Quinn, quien aullando en agonía, se arqueó y se retorció. La sangre salió de las heridas de su garganta hasta el pecho. Su grito agonizante era el de un alma agonizante que se extendía en la oscuridad por la conexión, la familia, el hogar.

Por la manada.

Su grito le golpeó el corazón, y la neblina roja de su furia se evaporó.

Quinn era manada.

Quinn era de Santana.

Quinn era suya.

—Ella me necesita—dijo, relajando su agarre en el cuello de la ojiverde.

Apretó las punciones que había hecho y de inmediato dejaron de sangrar.

—Nadie puede ayudarla—las lágrimas fluyeron por la cara de Quinn—Es demasiado tarde.

—Estás equivocada—susurró, tan segura como había estado de cualquier cosa en su vida.

Se puso de rodillas, dejando que Quinn saliera de debajo de ella. Rachel, seguida por Finn y Andrew, se amontonaron a su alrededor.

La castaña exclamó:

—Oh Dios mío. Brittany, tu brazo.

Miró fijamente al brazo que ya no era un brazo, sino un miembro cubierto de piel negra, elegante e inclinada con garras letales.

Cuando habló, sus palabras eran gruesas y guturales, apenas reconocibles para sus propios oídos.

—¿Que está pasando?

Quinn le tocó el rostro, sus propias facciones contorsionadas por el shock.

—Has cambiado parcialmente. Nadie sino la Alpha puede hacer eso.

—La compañera del Alpha puede—murmuró Finn.

—¿Emma está con ella?—se puso en pie inestablemente.

Le dolía el brazo y cuando volvió a mirar, su mano apareció como su mano una vez más.

—Nadie está con ella—dijo Quinn—Ella nos ordenó salir cuando cambió. Queríamos quedarnos, pero tan pronto como ella cambió...—su voz se rompió—Ella esperó demasiado tiempo y hay demasiadas heridas. Demasiada toxina, extendiéndose demasiado rápido—se enderezó, su rostro una máscara de dolor—No nos está transmitiendo. Está perdida en su lobo. Está rabiosa.

—No, no lo está—el lugar dentro de ella que sólo Santana había tocado resonaba con la vida.

Sabía que si la morena se hubiera ido, ese espacio dentro de ella se convertiría en un vacío frío y oscuro que se expandiría hasta que la oscuridad la tragara.

Si eso sucediera, se rendiría sin luchar.

Sin el calor de Santana y la pasión y la luz brillando en algún lugar de su vida, se perdería.

—No se ha ido.

Quinn la miró sin ira, pero con infinita pena.

—Ella ordenó que yo la ejecute, y seguiré sus órdenes hasta la muerte. Tendrás que matarme para detenerme.

—Si la necesidad alguna vez llega, no te voy a detener. Tú eres su mano derecha y su valiente corazón. Pero hoy no morirás, y tampoco ella—le ahuecó la mandíbula—Eres su segunda, y ahora mismo, necesitas salvaguardar la Manada. ¿Quién es el tercero?

Finn se adelantó.

—Yo lo soy.

—Entonces ustedes dos saben lo que tienen que hacer. No voy a dejarla morir—se volvió hacia Rachel—Ayuda a Emma a preparar una sala de operaciones.

—Ella no te reconocerá—advirtió Quinn mientras ella llegó a la puerta cerrada—Ella va a destrozarte.

Hizo una pausa y le pasó el dorso de sus dedos por la mejilla.

—No me hará daño. Pero si me equivoco, no la dejes sufrir.



Entró en el cuarto iluminado por la luna.

La cama estaba vacía. Un gruñido bajo y ominoso emanó de la esquina más alejada de la habitación.

—¿Santana?

El gruñido se convirtió en un rugido. Los finos cabellos de su nuca se levantaron y su lobo se agitó inquieto.

Reconoció a su lobo ahora, su cautela, su fuerza, su valentía.

Su obstinada negativa a ser dominada.

Su lobo quería cambiar. Ella lo quería.

Sus huesos se deslizaron uno encima del otro, el dolor casi dejándola caer sobre sus rodillas.

Sus músculos se extendían hasta el punto de desgarrarse.

Su sexo se estremeció y lágrimas salieron de sus ojos. Se pasó el antebrazo impacientemente por la cara.

No podía cambiar. Todavía no sabía cómo darle el control a su lobo sin perderse.

—Santana—dijo suavemente, bajándose hasta sus rodillas. Dejó caer sus manos a sus lados, exponiendo su pecho y vientre a la habitación oscura—Es Brittany.

No tuvo ninguna advertencia, ningún rasguño de garras en la madera, ningún relámpago de piel de plata a la luz de la luna, antes de que la masiva bestia la golpeara en el torso y la tomara por la garganta.

Cada instinto la empujó a luchar, y sus caninos y garras se sacudieron hacia afuera.

Pero no luchó.

El lobo negro gruñó en su cara. Levantó la barbilla y le dio al lobo su cuello.

—Santana, no te haré daño. Nunca te haré daño.

Garras se clavaron en su pecho y rastrillaron su vientre, atrayendo fuego y sangre.

Los ojos de lobo-oro que miraban los de ella estaban llenos de nada más que rabia y dolor, completamente desprovisto de reconocimiento. La sangre enmarañaba la gruesa piel del pecho y el vientre del lobo.

Su corazón le dolió por el dolor de Santana.

Lentamente, alzó la mano. "Deja que te ayude. Deja que la manada te cure."
El lobo retrocedió sus labios, sus ojos se estrecharon y sus orejas se inclinaron hacia atrás.

Se estaba preparando para atacar.

—Te amo—acarició la poderosa cabeza del lobo—Te necesito. Todos te necesitamos.

Los pesados músculos de los hombros del lobo se agruparon.

—Te han hecho daño—susurró, acariciando suavemente el hombro sano del lobo. Sus lágrimas se mezclaban con la sangre de la morena—Pero eres fuerte. Tu lobo es fuerte. Santana. Encuéntrala. Ayúdala—envolvió ambos brazos alrededor del cuello del lobo y apoyó su mejilla contra el enorme hocico.

La sangre goteaba en el suelo y el enorme cuerpo se balanceaba.

—Lucha, Santana. Por favor amor. Lucha.

El lobo sacudió la cabeza, gimoteando inseguro. Ella se sentó y se llevó la gran cabeza negra a su pecho, dispuesta a mendigar y negociar con cualquier poder que pudiera existir para salvar a esta gloriosa criatura, este valiente y noble ser cuya fuerza feroz y corazón generoso habían capturado el suyo.

Enterró su rostro en el cuello que olía como Santana y ella, y a ellas juntas.

—Te amo. Santana, por favor, vuelve. Te necesito. Te necesito mucho.

El lobo lamió su cuello y, con un suspiro, se acostó en su regazo. Con cuidado de las heridas, envolvió sus brazos aún más protectoramente a su alrededor.

—Te amo.

No deberías haber venido aquí—la voz de Santana, firme, fuerte.

Sus lágrimas humedecían la piel brillante bajo su mejilla, pero su corazón latía de alegría.

¿Dónde más podría estar?

—En algún lugar seguro.


Frotó su barbilla en la cabeza del lobo.

Siempre estoy a salvo contigo. ¿Confiarás en mí?

—Siempre.

—¿Me dejarías ayudarte?

—Sí.


Entonces el inmenso lobo cerró los ojos y se rindió al su abrazo.

Quinn—telegrafió—, Te necesitamos.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Mar Mar 27, 2018 9:07 pm

hola morra,...

ya es imposible negar que ya son pareja!!!
a ver como termina ya que britt la convenció,..
vuelve????

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5723
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Isabella28 el Miér Mar 28, 2018 4:14 am

Las dos ya son una, ya nadie las separa ni la muerte.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Miér Mar 28, 2018 9:06 am

Que mas necesitan para entender que tienen que porque si estar juntas??????
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Miér Mar 28, 2018 7:41 pm

3:) escribió:hola morra,...

ya es imposible negar que ya son pareja!!!
a ver como termina ya que britt la convenció,..
vuelve????

nos vemos!!!




Hola lu, obvio! solo falta q abran bn los ojos y listo jajaajaj. Esperemos q mas q bn jajaajajajaj. Eso espero xD tiene q, no¿? Saludos =D






Isabella28 escribió:Las dos ya son una, ya nadie las separa ni la muerte.





Hola, si que si. Siempre, pero ahora ya lo saben ajajajaj. NO! ni q se les ocurra jajajaaj. Saludos =D







micky morales escribió:Que mas necesitan para entender que tienen que porque si estar juntas??????





Hola, nose, nose ¬¬ esk cierta morena es tan dura de cabeza q hace q la rubia le crea ¬¬ Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 28

Mensaje por 23l1 el Miér Mar 28, 2018 7:42 pm

Capitulo 28



Kitty aparco el Porsche en el Compuesto Were justo antes del amanecer, caminó hacia el lado del pasajero y abrió la puerta.

—¿Estás segura?

—Por supuesto, querida—dijo Samara Cook—No puedo esperar. Especialmente después de que me arrastraras del trabajo, pero me negaste a dejarte alimentarte.

—Esto podría ser peligroso, ella va a tener que alimentarse cada pocas horas—ya había advertido a Samara que los recién convertidos Vampiros en sed de sangre eran insaciables y fácilmente podrían matar a un anfitrión——Puedo encontrar un Were para alimentarla.

—No—el color de Samara se intensificó—Sabes que quiero esto. Y confío en ti.

—Si ella necesita más de lo que puedes dar, todavía necesitaré un Were para unirse a nosotras.

—Todo lo mejor.

—Espero que hayas arreglado la cobertura en el depósito de cadáveres. Hoy no saldremos de aquí—condujo a Samara hacia Quinn, que, sin camisa y descalza, estaba de pie en el porche de un edificio cercano con las manos en las caderas y las piernas extendidas, observándolas a través de los ojos entrecerrados.

Un ligero polvo de color rubio en la cintura de los pantalones negros, que ella no se había molestado en cerrar coincidía con su cabello

La mirada de Samara recorrió lentamente el cuerpo de Quinn.

—Por favor, dime que es ella.

—No—dijo impasible, tomando en el musculoso pecho y abdomen, los fuertes muslos, los brazos entonados, los labios sensuales.

El rico sabor de la Were todavía persistía, a pesar de que se había alimentado de uno de sus anfitriones humanos después de huir de Marley.

Su sed de sangre era inestable y ahora el recuerdo del orgasmo que esta Were había inducido, tan caliente y poderoso como la esencia que había consumido, se burlaba de ella.

—No, ella no.

—Lástima. Es un espécimen increíble.

Subió las escaleras y se detuvo. Un paso por debajo de Quinn, sus ojos nivelados.

—¿Cómo está tu Alpha?

—Los médicos están atendiéndola.

—Tengo que hablar con ella.

—Cuando esté disponible.

Frunció el ceño.

—¿Qué tan grave es?

—La Alpha no es tu problema—dijo Quinn—Especialmente considerando que le dispararon en tu puerta cuando nadie sabía que estaríamos ahí.

—Te debo mucho, Lobo, pero no quieres hacerme enemigo—dejó que el hambre se levantara y atrapó su mirada. Los ojos verdes brillaron—Sería mejor que me dieras tu cuello de nuevo.


******


Se estremeció y luchó por el control.

Ya estaba cerca del frenesí de su lucha con Brittany y el constante látigo de adrenalina mientras trabajaba para asegurar las defensas del Compuesto.

Viendo a ésta vampiro, recordando su mordida y la liberación volcánica que la había despojado de su última gota, la hizo endurecer y palpitar.

Quería dientes en su cuello de nuevo y fuego ardiendo en su sangre. Lujuria luchó con su necesidad de dominar y gruñó, mostrando un desafío.


******


—En otro momento—murmuró leyendo la necesidad de los ojos de la Were que se hacía eco de la suya—Estoy aquí para ver a mi novato.

—Todavía no lo sabemos—gruñó Quinn.

—¿No ha despertado?

—Ella ha estado inquieta, pero todavía esta inconsciente.

—Bien, entonces podemos alimentarla tan pronto como despierte—atrajo a Samara a su lado—La Dra. Cook se ha ofrecido gentilmente a ser anfitrión si es necesario.

—Ven conmigo—Quinn se volvió bruscamente y las condujo por el ala izquierda hasta una habitación iluminada por un solo farol colocado encima de una estrecha cómoda.

Las persianas de madera habían sido cerradas para bloquear la luz del sol emergente.

La lobo indicó el rincón oscuro donde Emily yacía bajo una fina sábana.

—No podemos decir si ella está en el dolor. ¿Qué debemos buscar?

Sacudió la cabeza.

—Si ella se ha convertido, lo sabrás. Su hambre será agonizante y atacará cualquier fuente de alimento.

—Pero uno de nosotros puede alimentarla, ¿verdad?—preguntó Quinn.

—¿Cuántos de ustedes tienen experiencia en hospedaje?

—No lo sé. Algunos, definitivamente—la mandíbula de Quinn se tensó—Es por eso que estoy aquí. Yo la alimentaré.

—Ella será difícil de controlar, asustada. Y no puedes volver a hospedar tan pronto.

—Soy un Were. Nosotros sanamos y regeneramos rápidamente.

—Yo sé eso—asintió hacia Samara—Pero es mejor que tenga un anfitrión experimentado las primeras veces. Después de todo, es más que sólo alimentarse, ¿no?


*****


—Haré lo que sea que ella necesite—dijo con un borde.

Nunca se había enredado con Emily, pero le daría su sangre y su cuerpo y su garganta si eso era lo que necesitaba.

Eran centuri, juramento-ligados el uno al otro así como al Alpha.

—No la perderemos.

—¿Incluso si ella se ha convertido?

Frunció el labio.

—Ella es nuestra. Vampiro o Were, no importa.

—Entonces tiene suerte—Kitty la estudió—Después del atardecer puedo llevarla a cazar. Si necesita más de lo que Samara puede dar antes de eso, te usaré.

—Estaré lista.

Kitty tomó el codo de Samara y la acercó.

—¿Lo estás tú?

—Muy lista—dijo Samara, con los ojos fijos en Emily.

—Déjanos—le dijo Kitty—Yo me encargaré de ella.

Quinn vaciló, luego se fue a regañadientes.

*****


—Es tan hermosa—murmuró Samara cuando la condujo a la cama.

Emily permaneció inmóvil, su cabello negro contrastando un poco con su moreno y delgado rostro.

Deslizó la sábana y alisó su mano sobre el pecho de la lobo para acunarle el pecho. La carne de Emily era tan perfecta y suave como el marfil.

Un débil pulso, lento y distante, golpeaba bajo su pecho perfecto.

Le dijo a Samara:

—Quítate el vestido.

Sin decir palabra, su mirada ávida en el rostro de Emily, Samara cumplió. Dejó la prenda descuidadamente en el extremo de la cama y se sentó junto a la morena.

—¿Está viva?—susurró Samara.

—Sí—acarició la mandíbula angular de la lobo, pasando su pulgar sobre su labio inferior completo—Emily. Emily, despierta.

Los ojos de ésta se abrieron bruscamente y se sacudió hacia arriba, gruñendo, sin rastro de razón en sus ojos.

—Escúchame—dijo con firmeza, agarrando el rostro de Emily con ambas manos, capturando sus miradas—Harás lo que te diga.

Emily se retorció, luchando por romper su agarre.

—Dolor. Tengo que detener el dolor.

—Lo sé—la apretó, sus dedos cavando en el ángulo de la mandíbula, forzando su boca abierta.

Los incisivos de la morena se deslizaron de sus vainas y sus ojos parpadearon como llamas contra un cielo de medianoche.

—Samara, tócala.

Ésta empujó la sábana completamente a un lado y se estiró junto al cuerpo desnudo de Emily, acariciándole el arco de la cadera y presionó un beso en la curva interior del pecho.

Colocando su muslo entre los de la morena, tomó un pezón en su boca. Sus ojos brillaron mientras la chupaba y la acariciaba, sus caderas ondulaban lentamente.

La cara de Emily era salvaje mientras agarraba las caderas de Samara, acercándola más. Jadeando, luchó por romper de su agarre de Kitty.

—La quiero.

—Tu hambre es su placer—susurró, soltando lentamente a la lobo—Toma lo que deseas. Dale lo que necesita.

Samara miró a Emily, su rostro aturdido por el deseo.

—Por favor.

La morena miró fijamente los ojos azules y ansiosos de Samara y luego en el pulso palpitante en su cuello.

—Quiero que me pruebes—susurró Samara, inclinando la cabeza hacia un lado—Quiero alimentarte.

Emily hundió sus incisivos en el cuello de Samara, quien gritó con la espalda inclinada.

Se arrodilló junto a ellas, acariciando a Emily mientras se alimentaba en salvajes y feroces tragos. Empujó su muslo entre las piernas de Samara, sus poderosas caderas revoloteando.

—Oh, Dios, ella es tan fuerte—Samara agarró la mano de la morena y la empujó en la hendidura entre sus piernas—Tócame. Oh por favor.

Gruñendo, Emily rodó a Samara debajo de ella y se montó a horcajadas en su muslo. Enterró la mano dentro de ella y se alimentó vorazmente, su brazo bombeando en sincronía con las ondas convulsivas en su garganta.

Samara agarró la espalda de Emily, con su pelvis levantándose y cayendo, cada vez más rápido.

—Me corro—dijo Samara, gimoteando—Me corro

Las caderas de Emily se sacudieron y se libero, enterrando sus incisivos aún más profundamente.

Sujetó su mano en la nuca de la morena y apartó la boca del cuello de Samara.

—Suficiente por ahora.

—No—respondió Emily, con los huesos en su rostro moviéndose bajo su pálida piel. Parte Were, parte vampiro—La quiero.

—Has comido bastante—insistió—Siente el latido de su corazón, qué tan rápido, cómo estás. No puede dar más ahora mismo. Déjala descansar.

Emily luchó contra su agarre de hierro, frotando su clítoris todavía erecto sobre el muslo de Samara.

—Necesito más.

—Déjala que me tome—le pidió Samara. Mientras lamió el cuello de Emily y le acarició los pechos con manos temblorosas—Por favor. Dios. Se siente tan bien. Estoy en llamas—bajó la mano—Ella está tan hinchada todavía. Ella me necesita.

—En unos minutos—repitió.

Emily necesitaba aprender a tolerar el hambre, controlar su sed de sangre, o nunca estaría a salvo alrededor de un anfitrión.

La morena gruñó amenazadoramente. Su cara se contorsionó en furia.

—La quiero ahora.

—Mírala—ordenó—Te dio vida. No puedes tomar la suya. Satisfácete de otra manera.

El hambre salvaje en los ojos oscuros retrocedió y se apoyó en sus brazos sobre la forma temblorosa de Samara. Suavemente, lamió las marcas de punción en el cuello hasta que se cerraron.

—¿Me dejarás probarte después?

—Sí, oh sí—Samara lloró, retorciendo sus dedos en el cabello negro—Oh, Dios sí, sí.

Emily se movió más abajo, haciendo girar su lengua sobre los pezones erectos de Samara hasta que se retorció.

Cuando la morena besó su camino por el abdomen, Samara se acercó a ella.

—Bésame—le pidió Samara, tirando de ella con una mano detrás de su cuello—Tus ojos están tan hambrientos. Deja que te alimente.

—Otro día—susurró besándola mientras Emily presionaba su boca entre las piernas de Samara.

Ésta se sacudió y entró en la boca de la morena, gritando su placer contra su garganta.

La sed de sangre luchando por su razón, gruñó y luchó por no enterrar su boca en el cuello de Samara.

Antes de que el orgasmo se desvaneciera, Emily se arrodilló y separó el sexo con una mano y el suyo con la otra. Jadeando, empujó su clítoris en el centro la ojiazul y bombeó en golpes duros y cortos.

—Oh, Dios mío—Samara se sacudió en sus brazos—Oh Dios, ella me está haciendo correr de nuevo.

La pelvis de Emily se sacudió y su cara se contorsionó en rabia y placer. Gimiendo, cayó sobre Samara y mordió su hombro. La mordida hundió a la ojiazul en otro orgasmo convulsivo y la morena siguió con una serie de fuertes golpes entre las piernas de Samara.

—¡Dios, Dios mío!—murmuró Samara, acariciando el pelo húmedo de la morena—Eres asombrosa. Increíble.

—No sé lo que soy—dijo Emily amargamente, empujándose hacia arriba y lejos de la ojiazul. Con los ojos sombríos, la miró fijamente—Puedo sentirte, como siento al Alpha. ¿Qué significa eso?

—Te he convertido. Estamos conectadas.

—¿Estaba muerta?

—¿Importa? Ahora eres un Vampiro viviente.

—No—Emily se puso en pie con dificultad. Desnuda, empapada en sudor y sexo y sangre, dijo desesperadamente—Yo soy un centuri. Soy Manada.

—Sí, lo eres—se fijó en la morena, quién gimiendo suavemente, se balanceó hacia ella y la besó—Tú también eres mía.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Miér Mar 28, 2018 8:58 pm

hola morra,...

ahora emily es un híbrido???
a ver como reacciona al nuevo cambio???
quiero saber de san!!¿¿???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5723
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Isabella28 el Miér Mar 28, 2018 11:24 pm

Y santana donde esta? quiero saber de ella
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Jue Mar 29, 2018 7:15 am

ok bien por Emily pero quien importa es Santana!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 22. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 13 ... 22  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.