Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Últimos temas
» FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19
Hoy a las 7:11 am por micky morales

» FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11
Hoy a las 7:05 am por micky morales

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «When to tell it»
Ayer a las 7:44 am por Klainefan

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 25 y 26
Dom Nov 11, 2018 6:38 am por micky morales

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Jue Nov 01, 2018 7:11 pm por micky morales

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Sáb Oct 27, 2018 4:38 pm por Tati.94

» BRITTANA Las Abandonadas
Sáb Oct 27, 2018 4:23 pm por Tati.94

» Continuación de ''Eres lo mejor que me ha pasado'' Capitulo Final.
Vie Oct 26, 2018 10:13 pm por Tati.94

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 10 y 11 fin
Mar Oct 09, 2018 6:31 am por micky morales

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Jul 27, 2018 9:17 pm por Sanny25

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
micky morales
 
Klainefan
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com
Publicidad

FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Página 6 de 25. Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 15 ... 25  Siguiente

Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 23l1 el Jue Mar 29, 2018 7:36 pm

3:) escribió:hola morra,...

ahora emily es un híbrido???
a ver como reacciona al nuevo cambio???
quiero saber de san!!¿¿???

nos vemos!!!




Hola lu, eso parece =/ Mmm espero y bn, xq no tiene q ser fácil. Espero y este cap nos diga algo. Saludos =D






Isabella28 escribió:Y santana donde esta? quiero saber de ella




Hola, esa es la pregunta del millón. Como dije arriba, espero y este cap nos diga algo al menos . Saludos =D






micky morales escribió:ok bien por Emily pero quien importa es Santana!!!!!





Hola, jajajaajajaj xD ajajajajajajaj, sono malo, pero llevas razón! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 28

Mensaje por 23l1 el Jue Mar 29, 2018 7:38 pm

Capitulo 28




Kitty aparco el Porsche en el Compuesto Were justo antes del amanecer, caminó hacia el lado del pasajero y abrió la puerta.

—¿Estás segura?

—Por supuesto, querida—dijo Samara Cook—No puedo esperar. Especialmente después de que me arrastraras del trabajo, pero me negaste a dejarte alimentarte.

—Esto podría ser peligroso, ella va a tener que alimentarse cada pocas horas—ya había advertido a Samara que los recién convertidos Vampiros en sed de sangre eran insaciables y fácilmente podrían matar a un anfitrión——Puedo encontrar un Were para alimentarla.

—No—el color de Samara se intensificó—Sabes que quiero esto. Y confío en ti.

—Si ella necesita más de lo que puedes dar, todavía necesitaré un Were para unirse a nosotras.

—Todo lo mejor.

—Espero que hayas arreglado la cobertura en el depósito de cadáveres. Hoy no saldremos de aquí—condujo a Samara hacia Quinn, que, sin camisa y descalza, estaba de pie en el porche de un edificio cercano con las manos en las caderas y las piernas extendidas, observándolas a través de los ojos entrecerrados.

Un ligero polvo de color rubio en la cintura de los pantalones negros, que ella no se había molestado en cerrar coincidía con su cabello

La mirada de Samara recorrió lentamente el cuerpo de Quinn.

—Por favor, dime que es ella.

—No—dijo impasible, tomando en el musculoso pecho y abdomen, los fuertes muslos, los brazos entonados, los labios sensuales.

El rico sabor de la Were todavía persistía, a pesar de que se había alimentado de uno de sus anfitriones humanos después de huir de Marley.

Su sed de sangre era inestable y ahora el recuerdo del orgasmo que esta Were había inducido, tan caliente y poderoso como la esencia que había consumido, se burlaba de ella.

—No, ella no.

—Lástima. Es un espécimen increíble.

Subió las escaleras y se detuvo. Un paso por debajo de Quinn, sus ojos nivelados.

—¿Cómo está tu Alpha?

—Los médicos están atendiéndola.

—Tengo que hablar con ella.

—Cuando esté disponible.

Frunció el ceño.

—¿Qué tan grave es?

—La Alpha no es tu problema—dijo Quinn—Especialmente considerando que le dispararon en tu puerta cuando nadie sabía que estaríamos ahí.

—Te debo mucho, Lobo, pero no quieres hacerme enemigo—dejó que el hambre se levantara y atrapó su mirada. Los ojos verdes brillaron—Sería mejor que me dieras tu cuello de nuevo.


******


Se estremeció y luchó por el control.

Ya estaba cerca del frenesí de su lucha con Brittany y el constante látigo de adrenalina mientras trabajaba para asegurar las defensas del Compuesto.

Viendo a ésta vampiro, recordando su mordida y la liberación volcánica que la había despojado de su última gota, la hizo endurecer y palpitar.

Quería dientes en su cuello de nuevo y fuego ardiendo en su sangre. Lujuria luchó con su necesidad de dominar y gruñó, mostrando un desafío.


******


—En otro momento—murmuró leyendo la necesidad de los ojos de la Were que se hacía eco de la suya—Estoy aquí para ver a mi novato.

—Todavía no lo sabemos—gruñó Quinn.

—¿No ha despertado?

—Ella ha estado inquieta, pero todavía esta inconsciente.

—Bien, entonces podemos alimentarla tan pronto como despierte—atrajo a Samara a su lado—La Dra. Cook se ha ofrecido gentilmente a ser anfitrión si es necesario.

—Ven conmigo—Quinn se volvió bruscamente y las condujo por el ala izquierda hasta una habitación iluminada por un solo farol colocado encima de una estrecha cómoda.

Las persianas de madera habían sido cerradas para bloquear la luz del sol emergente.

La lobo indicó el rincón oscuro donde Emily yacía bajo una fina sábana.

—No podemos decir si ella está en el dolor. ¿Qué debemos buscar?

Sacudió la cabeza.

—Si ella se ha convertido, lo sabrás. Su hambre será agonizante y atacará cualquier fuente de alimento.

—Pero uno de nosotros puede alimentarla, ¿verdad?—preguntó Quinn.

—¿Cuántos de ustedes tienen experiencia en hospedaje?

—No lo sé. Algunos, definitivamente—la mandíbula de Quinn se tensó—Es por eso que estoy aquí. Yo la alimentaré.

—Ella será difícil de controlar, asustada. Y no puedes volver a hospedar tan pronto.

—Soy un Were. Nosotros sanamos y regeneramos rápidamente.

—Yo sé eso—asintió hacia Samara—Pero es mejor que tenga un anfitrión experimentado las primeras veces. Después de todo, es más que sólo alimentarse, ¿no?


*****


—Haré lo que sea que ella necesite—dijo con un borde.

Nunca se había enredado con Emily, pero le daría su sangre y su cuerpo y su garganta si eso era lo que necesitaba.

Eran centuri, juramento-ligados el uno al otro así como al Alpha.

—No la perderemos.

—¿Incluso si ella se ha convertido?

Frunció el labio.

—Ella es nuestra. Vampiro o Were, no importa.

—Entonces tiene suerte—Kitty la estudió—Después del atardecer puedo llevarla a cazar. Si necesita más de lo que Samara puede dar antes de eso, te usaré.

—Estaré lista.

Kitty tomó el codo de Samara y la acercó.

—¿Lo estás tú?

—Muy lista—dijo Samara, con los ojos fijos en Emily.

—Déjanos—le dijo Kitty—Yo me encargaré de ella.

Quinn vaciló, luego se fue a regañadientes.

*****


—Es tan hermosa—murmuró Samara cuando la condujo a la cama.

Emily permaneció inmóvil, su cabello negro contrastando un poco con su moreno y delgado rostro.

Deslizó la sábana y alisó su mano sobre el pecho de la lobo para acunarle el pecho. La carne de Emily era tan perfecta y suave como el marfil.

Un débil pulso, lento y distante, golpeaba bajo su pecho perfecto.

Le dijo a Samara:

—Quítate el vestido.

Sin decir palabra, su mirada ávida en el rostro de Emily, Samara cumplió. Dejó la prenda descuidadamente en el extremo de la cama y se sentó junto a la morena.

—¿Está viva?—susurró Samara.

—Sí—acarició la mandíbula angular de la lobo, pasando su pulgar sobre su labio inferior completo—Emily. Emily, despierta.

Los ojos de ésta se abrieron bruscamente y se sacudió hacia arriba, gruñendo, sin rastro de razón en sus ojos.

—Escúchame—dijo con firmeza, agarrando el rostro de Emily con ambas manos, capturando sus miradas—Harás lo que te diga.

Emily se retorció, luchando por romper su agarre.

—Dolor. Tengo que detener el dolor.

—Lo sé—la apretó, sus dedos cavando en el ángulo de la mandíbula, forzando su boca abierta.

Los incisivos de la morena se deslizaron de sus vainas y sus ojos parpadearon como llamas contra un cielo de medianoche.

—Samara, tócala.

Ésta empujó la sábana completamente a un lado y se estiró junto al cuerpo desnudo de Emily, acariciándole el arco de la cadera y presionó un beso en la curva interior del pecho.

Colocando su muslo entre los de la morena, tomó un pezón en su boca. Sus ojos brillaron mientras la chupaba y la acariciaba, sus caderas ondulaban lentamente.

La cara de Emily era salvaje mientras agarraba las caderas de Samara, acercándola más. Jadeando, luchó por romper de su agarre de Kitty.

—La quiero.

—Tu hambre es su placer—susurró, soltando lentamente a la lobo—Toma lo que deseas. Dale lo que necesita.

Samara miró a Emily, su rostro aturdido por el deseo.

—Por favor.

La morena miró fijamente los ojos azules y ansiosos de Samara y luego en el pulso palpitante en su cuello.

—Quiero que me pruebes—susurró Samara, inclinando la cabeza hacia un lado—Quiero alimentarte.

Emily hundió sus incisivos en el cuello de Samara, quien gritó con la espalda inclinada.

Se arrodilló junto a ellas, acariciando a Emily mientras se alimentaba en salvajes y feroces tragos. Empujó su muslo entre las piernas de Samara, sus poderosas caderas revoloteando.

—Oh, Dios, ella es tan fuerte—Samara agarró la mano de la morena y la empujó en la hendidura entre sus piernas—Tócame. Oh por favor.

Gruñendo, Emily rodó a Samara debajo de ella y se montó a horcajadas en su muslo. Enterró la mano dentro de ella y se alimentó vorazmente, su brazo bombeando en sincronía con las ondas convulsivas en su garganta.

Samara agarró la espalda de Emily, con su pelvis levantándose y cayendo, cada vez más rápido.

—Me corro—dijo Samara, gimoteando—Me corro

Las caderas de Emily se sacudieron y se libero, enterrando sus incisivos aún más profundamente.

Sujetó su mano en la nuca de la morena y apartó la boca del cuello de Samara.

—Suficiente por ahora.

—No—respondió Emily, con los huesos en su rostro moviéndose bajo su pálida piel. Parte Were, parte vampiro—La quiero.

—Has comido bastante—insistió—Siente el latido de su corazón, qué tan rápido, cómo estás. No puede dar más ahora mismo. Déjala descansar.

Emily luchó contra su agarre de hierro, frotando su clítoris todavía erecto sobre el muslo de Samara.

—Necesito más.

—Déjala que me tome—le pidió Samara. Mientras lamió el cuello de Emily y le acarició los pechos con manos temblorosas—Por favor. Dios. Se siente tan bien. Estoy en llamas—bajó la mano—Ella está tan hinchada todavía. Ella me necesita.

—En unos minutos—repitió.

Emily necesitaba aprender a tolerar el hambre, controlar su sed de sangre, o nunca estaría a salvo alrededor de un anfitrión.

La morena gruñó amenazadoramente. Su cara se contorsionó en furia.

—La quiero ahora.

—Mírala—ordenó—Te dio vida. No puedes tomar la suya. Satisfácete de otra manera.

El hambre salvaje en los ojos oscuros retrocedió y se apoyó en sus brazos sobre la forma temblorosa de Samara. Suavemente, lamió las marcas de punción en el cuello hasta que se cerraron.

—¿Me dejarás probarte después?

—Sí, oh sí—Samara lloró, retorciendo sus dedos en el cabello negro—Oh, Dios sí, sí.

Emily se movió más abajo, haciendo girar su lengua sobre los pezones erectos de Samara hasta que se retorció.

Cuando la morena besó su camino por el abdomen, Samara se acercó a ella.

—Bésame—le pidió Samara, tirando de ella con una mano detrás de su cuello—Tus ojos están tan hambrientos. Deja que te alimente.

—Otro día—susurró besándola mientras Emily presionaba su boca entre las piernas de Samara.

Ésta se sacudió y entró en la boca de la morena, gritando su placer contra su garganta.

La sed de sangre luchando por su razón, gruñó y luchó por no enterrar su boca en el cuello de Samara.

Antes de que el orgasmo se desvaneciera, Emily se arrodilló y separó el sexo con una mano y el suyo con la otra. Jadeando, empujó su clítoris en el centro la ojiazul y bombeó en golpes duros y cortos.

—Oh, Dios mío—Samara se sacudió en sus brazos—Oh Dios, ella me está haciendo correr de nuevo.

La pelvis de Emily se sacudió y su cara se contorsionó en rabia y placer. Gimiendo, cayó sobre Samara y mordió su hombro. La mordida hundió a la ojiazul en otro orgasmo convulsivo y la morena siguió con una serie de fuertes golpes entre las piernas de Samara.

—¡Dios, Dios mío!—murmuró Samara, acariciando el pelo húmedo de la morena—Eres asombrosa. Increíble.

—No sé lo que soy—dijo Emily amargamente, empujándose hacia arriba y lejos de la ojiazul. Con los ojos sombríos, la miró fijamente—Puedo sentirte, como siento al Alpha. ¿Qué significa eso?

—Te he convertido. Estamos conectadas.

—¿Estaba muerta?

—¿Importa? Ahora eres un Vampiro viviente.

—No—Emily se puso en pie con dificultad. Desnuda, empapada en sudor y sexo y sangre, dijo desesperadamente—Yo soy un centuri. Soy Manada.

—Sí, lo eres—se fijó en la morena, quién gimiendo suavemente, se balanceó hacia ella y la besó—Tú también eres mía.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!
avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por monica.santander el Jue Mar 29, 2018 10:19 pm

Hola!!!!
Este capitulo es el mismo de ayer.
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4397
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 3:) el Jue Mar 29, 2018 10:46 pm

hola morra,..

sip,.. es el mismo de ayer!!
por ende va doble??? si se puede jaja

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 23l1 el Jue Mar 29, 2018 11:59 pm

monica.santander escribió:Hola!!!!
Este capitulo es el mismo de ayer.
Saludos



Hola, lo siento!!!! que vergüenza aajajajaj y eso que la página me dijo, pero pensé que me había equivocado de número xD Saludos =D






3:) escribió:hola morra,..

sip,.. es el mismo de ayer!!
por ende va doble??? si se puede jaja

nos vemos!!!




Hola lu, ajajaj sii lo siento! pensé que me había equivocado de número, pero no. ajajajaj. JAjaajajaj ajajajaj. Ahora subo el siguiente. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 29

Mensaje por 23l1 el Vie Mar 30, 2018 12:01 am

Caítulo 29



La humedad goteó en los ojos de Brittany y se frotó la cara contra su brazo.

Su visión borrosa no era por el sudor que le corría en los ojos, sino por las lágrimas que apenas se contenían.

Las heridas en el pecho y el abdomen de Santana eran como nada que ella hubiera visto antes.

Mucho peor que las de Lexa.

Incluso los peores casos de gangrena nunca habían sido tan destructivos, tan implacablemente nihilistas.

El hermoso lobo se estaba muriendo ante sus ojos.

—Tenemos que sacar el resto de la plata de ella—dijo—Ahora. No tenemos tiempo.

—No sé cómo—dijo Emma desesperada.

Ella y Emma habían sondeado las heridas durante una hora, tratando de localizar y quitar las balas de plata que estaban envenenando a Santana.

No habían podido encontrar una sola.

—La Alpha siempre ha sido la que ha hecho esto—dijo Rachel desde la cabecera de la mesa de operaciones, donde vigilaba los signos vitales de Santana—Su fiebre sigue subiendo, nunca he visto una tan alta. Si no hacemos algo, la vamos a perder.

La correa que había mantenido en la bestia dentro de ella se rompió. Su lobo rugió a la vida, parte de ella ahora, no un ser extranjero, sino una parte íntima e integral.

Su misma esencia.

Y su lobo sabía, tal como ella lo sabía, tan seguramente como respiraba, que Santana era suya, y no la dejaría morir.

No vio a Santana acostada sobre la mesa.

No vio al Alfa.

Vio su propio corazón.

Y vio a un enemigo. Un enemigo que amenazaba con quitarle todo lo que le importaba.

No entregaría a Santana a ese enemigo mientras su propio corazón latía.

Con un grito salvaje, hundió sus garras en la herida. El veneno en el cuerpo de la morena, purulento y vil, la atraía como el olor salvaje de un intruso en su territorio.

Atacó sin piedad, defendiendo lo que era suyo.

Protegiendo lo más precioso para ella.

Encontró la primera bala y la arrancó fuera. La sangre roja brillante burbujeó en su estela y Emma presionó rápidamente un vendaje limpio a la herida.

No vaciló, si no que rasgo la herida en el vientre de Santana. Encontró una segunda bala, luego una tercera cerca.

—Eso es todo—jadeó—¿Cómo esta ella?

Cuando nadie respondió, levantó la vista de las heridas y encontró a Emma y Rachel mirándola fijamente con expresiones sorprendidas. Siguió sus miradas aturdidas y encontró que su brazo se había cambiado de nuevo.

No lo había sentido ni pretendido.

Probablemente debería estar asustada, pero no le importaba lo que le estaba pasando. Santana se estaba muriendo, y con ella, tenía todas las razones para serlo.

—¿Santana? ¿Cómo esta ella?

Rachel se sacudió hasta la conciencia y escudriñó rápidamente los monitores.

—Su fiebre está bajando. Su ritmo cardíaco también.

—Mira—dijo Emma con asombro—¡Está sanando!

Se volvió hacia los agujeros abiertos en el pecho y el abdomen de Santana, el tejido necrótico estaba retrocediendo, y piel y pelaje sanos estaban creciendo de nuevo.

El lobo estaba sanando.

Santana viviría.

Su visión se atenuó y sus piernas temblaron, y por un momento pensó que caería. Agarró la mesa para estabilizarse.

—Tenemos que llevarla a algún lugar tranquilo. Podría estar desorientada cuando se despierte—vio a Rachel y Emma intercambiar miradas preocupadas.

Santana había sobrevivido a la fiebre, pero ¿saldría intacta y en control de su lobo, el lobo más mortífero de la manada?

No creería lo contrario, no la perdería ahora.

—Consígala lista para moverla. Se lo diré a los demás.

Se quitó los cobertores y salió al pasillo. Quinn y Andrew se agolparon alrededor, encerrándola. Necesitaban contacto, y se dio cuenta de que ella también lo hacía. Les rodeó los hombros con los brazos.

Su inquebrantable presencia la estabilizó.

—¿La Alpha?—preguntó Quinn con brusquedad.

—Ella está sanando. Ahora solo tenemos que esperar a que se despierte.

—¿Ha cambiado?—el rostro de Andrew estaba arrugado por la fatiga y la preocupación.

—Todavía no—sabía que todos compartían el mismo temor tácito. Un lobo rabioso no podía cambiar de forma—Me quedaré con ella hasta que lo haga.

—Eso es peligroso—protestó Quinn—Si se despierta rabiosa…

—¿Quieres tenerla luchando esta pelea sola?—preguntó suavemente.

—Ella no está sola, tiene a la Manada—los ojos verdes fueron torturados y ella dudó de que pudiera sobrevivir a la pérdida de Santana.

La Alpha y su segunda no estaban apareadas, pero estaban ligadas casi con tanta fuerza.

Le acarició la cara.

—Y tu fuerza la ayudará. Agárrate a tu conexión con ella—escaneó sus caras—Ella necesita la manada con ella. Es para lo que vive. Eres tú lo que necesita.

—No tanto como tú—Quinn murmuró

—Todos nosotros—repitió Brittany—¿Está seguro el Compuesto?—querrá saberlo.

—Sí—dijo Quinn, su voz más fuerte—Hemos tenido algunos reportes de incursiones en nuestro Territorio del Norte, pero eso no es inusual. Los Blackpaws prueban nuestra defensa fronteriza con regularidad.

—¿Qué hay de Emily?

—Es probable que se haya convertido—dijo Quinn, sus ojos y voz carentes de inflexión.

—¿Qué pasará?—preguntó.

La ojiverde meneó la cabeza.

—No lo sé. Podría perder algunos o todos sus rasgos Were.

No podía imaginar lo que eso le haría a una dominante Were como Emily, cuyo propósito en la vida era luchar y proteger a su Manada.

—Ella no ha vuelto a cambiar desde que Alpha llamó a su lobo, justo después de que se alimentara de la Vampiro. Ella no mantuvo su lobo largo, incluso entonces—Quinn vaciló, y luego reveló un secreto que sólo unos pocos Weres sabían—Algunos Weres voluntariamente vinculados de sangre con Vampiros. La mayoría pierde su capacidad de cambiar cuando lo hacen.

—¿Quieres decir que se aparean con un vampiro?

—Sí—Quinn hizo una mueca—Ellos intercambian su don más poderoso para vivir con los muertos.

—Tal vez su amor es más fuerte, más importante, que incluso eso—sugirió suavemente.


*******


—No es amor—no pudo ocultar lo que estaba sucediendo en la habitación de Emily, aunque se había retirado a otra parte del edificio cuando había oído el grito de éxtasis de la mujer humana y el rugido de liberación de Emily.

Su sexo se había endurecido con una oleada de placer y aún estaba lista.

Cuando Kitty se había alimentado de ella, había estallado más ferozmente de lo que lo había hecho antes.

La intensidad era exquisita.

Adictivo.

Incluso ahora no podía pensar en ello sin la necesidad de liberar desesperadamente.

—La Vampiro está con ella ahora. Déjame ayudarte con la Alpha.

—Sí—dirigiéndose a su llamada Brittany dijo—Una vez que la hayamos movido, deberías dormir. Y cuida tus otras necesidades.

Sus ojos se estrecharon y sus labios se curvaron. Por alguna razón, pensó en Rachel y rápidamente abolió la imagen.

Si dejaba que la castaña sintiera su llamada, podía seducirla y no se resentiría por ello. Pero Rachel raramente se enredaba y cuando lo hacía, ella siempre escogía un Were no dominante.

No atraería a la castaña en un enlace que no hubiera buscado de buena gana.

Cece, por otra parte, estaba siempre dispuesta.

Su clítoris se retorció ante la imagen de la boca de Cece.

—No estaré lejos, si tú o la Alpha me necesitan.

—Lo sé—Brittany regresó a la sala de tratamiento cuando le agarró su brazo.

—Cuando ella despierte, su nivel de hormona será astronómico, de su lesión, del peligro a la manada, de Emily. Ella estará necesitada—sonrió tristemente—Tú sabes de qué estoy hablando. Lo mismo que te está sucediendo ahora.


******


No podía negarlo.

Sus horas de miedo y ansiedad habían pateado su sistema entero a toda marcha.

Su corazón latía con fuerza, su pulso latía, su clítoris estaba rígido y palpitante.

—Lo que ella necesite, yo me ocuparé de ella.




*****


Santana se deslizó por el bosque tan silencioso como un fantasma, siguiendo el único sendero de decenas que la llevaban a su casa.

El aroma picante de vino viejo y hojas de otoño era familiar, reconfortante, excitante.

Corrió sin esfuerzo, poderosamente, cubriendo el suelo en grandes zancadas.

Su corazón latía con orgullo y pasión.

Era la Alpha, la líder y protectora de su Manada. Siempre sería su corazón, como ellos. Pero ahora no corría sola.

Estaba completa.

Estaba curada.

Sus ojos se abrieron y gruñó.


*******


—Estás bien. Estabas herida, pero ya estás bien—su corazón rebosaba de alegría.

Se había quedado dormida junto a un lobo y despertaba con un Were.

Santana se volvió, su mirada buscándola. Ambas estaban desnudas y sus piernas naturalmente entrelazadas. Los pezones de Santana estaban apretados y cuando sus pechos rozaron los suyos, el calor se acumuló en su vientre.

Apretó la palma de su mano contra su estómago, apoyándose en su calor.

—¿Emily? ¿La manada? ¿Están a salvo?

—Sí. Todo el mundo lo está. Quinn se ha encargado de ello—deslizó las manos por la espalda de Santana. Le encantaban sus músculos, su piel tensa, su olor salvaje—¿Cómo te sientes?

—Soñé contigo—dijo Santana, presionando su rostro contra su garganta e inhalando profundamente—He seguido tu olor. Me llevaste a casa.

Temblaba, cada instinto la impulsaba a afirmar su vínculo con Santana.

La quería. La necesitaba.

Tenía que alejarse de ella.

—Ahora debes descansar.

Santana gruñó en advertencia cuando trató de alejarse.

—Estás necesitada. Siento tu llamada.

—No puedo evitarlo.

—¿Por qué deberías?—Santana la besó—Me desperté lista para ti.

—Por favor—murmuró, su piel brilló con deseo. Su clítoris estaba hinchado, sus glándulas tan duras que apenas podía soportar la presión del muslo de la morena entre sus piernas—Ya no puedo pelear contigo.


******


—No, no puedes—le mordió el labio inferior y calmó la pequeña mordida con su lengua.

Retumbó con placer cuando su boca tomó la suya en un beso duro, feroz.

Quería que Brittany tomara todo lo que tenía que dar.

Quería conocer la pasión con pasión.

Sus lenguas se estrellaban y luego se apaciguaban, susurrando y rodeándose como si bailasen a la luz de la luna. Cogió la mano de Brittany y la guio entre sus piernas, cerró los dedos alrededor de su clítoris.

—Esto es para ti.


******


—No es seguro—protestó, pero no pudo dejar de tocarla.

La morena ya estaba tan caliente y dura y mojada. Sabía que Santana no estaba pensando, no podía ser, no después de lo que había pasado, lo que su cuerpo exigía ahora.

Pero no tenía fuerzas para negarla.

Necesitaba a la morena tan malamente.

Necesitada para sentir el poder de Santana, vibrante y vital.

—Quiero todo de ti. No podré parar.

—No quiero que te detengas—Santana raspó sus caninos por su garganta—Eres mía. Quiero que te corras en mí.

—Te quiero toda sobre mí—gimió y se frotó contra, el clítoris de Santana se hinchó entre sus dedos—Te quiero. Tengo miedo. Tengo miedo de que te lastime.

—Me has calmado mi lobo. Me trajiste de regreso—Santana la besó de nuevo, sus ojos se volvieron de oro de lobo—Dijiste que me amabas.

Enredo sus dedos por el cabello negro y tiro de su cabeza hacia atrás, le lamió el pulso ondulante.

—Lo hago. Te amo.

Santana le tomó el sexo, burlándose con sus dedos justo en su interior mientras presionaba su palma contra su clítoris.

—Entonces voy a reclamar lo que es mío.

El hambre, una necesidad más intensa que cualquier cosa que hubiera conocido, estalló en su pecho. La empujó sobre su espalda y arrastró su boca por la garganta hasta su pecho, cogió un pezón entre sus dientes y tiró de él.

—No antes de tomar lo que es mío.

Santana gruñó y sus garras se dispararon.

—Ten cuidado, Lobo. No me desafíes.

—O si no, ¿qué?—acomodó su pecho entre las piernas morenas y le rodeó el pezón con su lengua.

Cuando Santana agarró sus hombros e intentó desalojarla, la sacudió y deslizó su boca por el centro del abdomen.

—¿O si no qué, Alpha?—repitió.

—No seré gentil.

—Yo no espero que lo seas—lamió la fina línea plateada entre las crestas duras de los musculosos abdominales. El clítoris de la morena palpitaba contra su pecho, satinado suave y caliente—Voy a hacerte venir en mi boca.

Las caderas de ésta se sacudieron.

—¿Lo harás?

—Voy a beberte hasta que me haya llenado—le inmovilizó las muñecas de a la cama a cada lado de las caderas y levantó la cabeza para verle la cara. Los caninos de la morena sobresalían. Así como los suyos—Entonces puedes hacer lo que quieras.

—¿Por qué debería esperar?—Santana gruñó.

—¿Por qué?—le lamió el clítoris, moviendo lentamente su lengua por la cabeza y por el eje rígido—¿Te gusta esto, verdad?

Santana sacó una mano libre y agarró le el cuello, sus garras presionando pero sin pinchar.

—Sí.

—Yo también—succionó, con cuidado de no empujar sus caninos hacia las glándulas cerca de la base del clítoris de la morena.

No quería hacerla liberar de inmediato, y sabía que Santana quería hacerlo.

Tenía la intención de saborearla.

Quería complacerla.

Quería poseerla.

—Más duro—Santana jadeó, su cuerpo se tensó bajo ella—Llévame hasta el fondo.

—Todavía no—murmuró, jugando con la morena con la punta de su lengua. Le masajeó el estómago con una mano hasta que los músculos tensos se relajaron una fracción—Eso está mejor—le sacudió el clítoris y rápidamente se deslizó más abajo, disfrutando de su esencia. Las piernas morenas saltaron—Me encanta lo lista que estás. Tan feroz y hermosa.

—Britt—gruñó Santana—Hazme venir.

—Y tan impaciente—riendo, deslizó sus dedos en ella.

Al instante, estaba rodeada de músculos calientes y firmes. La extensión interna del clítoris de la morena palpitaba y masajeo la plenitud suavemente con los dedos.

Santana se estremeció, un rumor ominoso surgió de su pecho, le lamió de nuevo.

—Ya casi estás ahí.

Rompiendo su dominio, Santana se levantó y le agarró la cabeza, forzando su clítoris entre sus labios.

—Chúpame—ella exigió, su cara contraída con el placer salvaje—Estoy lista para correrme.

Quería mantenerla tan cerca para siempre, pero tampoco podía esperar más.

Tenía que tenerla.

Quería el sabor de Santana en su boca, en su memoria, en cada parte consciente e inconsciente de ella.

La quería, la necesitaba, cuerpo y alma.

Teniéndola profundamente en su boca, deslizó su mano abajo del vientre moreno y masajeó la base de su clítoris mientras ella la chupaba.

—Sí, ahora—Santana jadeó, entrando en erupción en su boca.

Se corrió muy duro y por mucho tiempo de lo que alguna vez lo había hecho y aún sus caderas bombeaban.

Más, necesitaba más.

Necesitaba dar más, tomar más.

Necesitaba unirse.

Una furiosa y salvaje hambre la invadió, y se volcó sobre su espalda.
—Mía.

—Sí—gritó, tan llena y tan lista que ella quiso gritar por la liberación.

Envolviendo sus piernas alrededor de las caderas de Santana, llevo una mano abajo y se abrió. Al instante, la cresta hinchada del clítoris de la morena se deslizó entre sus pliegues.

Cuando Santana empujó, ella se levantó para encontrarla. Estaba tan cerca y nunca lo suficientemente cerca.

—Ven dentro de mí. ¿Puedes entrar dentro de mí?

—Muérdeme—los ojos de lobo-oro de Santana ardieron en los suyos—Muérdeme ahora.

Con un grito estrangulado, enterró sus caninos en el pecho de Santana.

El clítoris de la morena, rígido con la oleada de su orgasmo, palpitaba salvajemente en su sexo.

Santana le mordió el hombro cuando se vino, y explotó con ella.

—Te amo—Santana jadeó, derrumbándose en sus brazos.

Incluso mientras la sostenía, estremeciéndose y gastándose, su corazón se quebró.

No quería nada más que sostener a Santana por el resto de su vida.

Para pasar su vida al lado de Santana.

Pero ¿y si estaba dañada, verdaderamente mutia?

No podía quedarse con Santana si su presencia hacía un objetivo con los otros Weres, con rivales en su propio Manada.

Dejarla ahora la mataría, pero incluso la muerte no podía hacerla lamentar este momento perfecto.

Por primera vez en su vida, supo que no estaba sola.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por micky morales el Vie Mar 30, 2018 7:25 am

Bueno Brittany ya dejate de tonterias, no pdes dejar a Santana, me tienen harta las dos con sus dudas!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7121
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 23l1 el Vie Mar 30, 2018 7:38 pm

micky morales escribió:Bueno Brittany ya dejate de tonterias, no pdes dejar a Santana, me tienen harta las dos con sus dudas!!!!!




Hola, jaajaj xD jajaaj si esk la rubia debería tomar lo q es suyo y así hace cambiar de opinión a esa cabeza dura...y a mas de uno tmbn! Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 30

Mensaje por 23l1 el Vie Mar 30, 2018 7:40 pm

Capitulo 30




Incluso dormida, supo inmediatamente cuando Santana la dejó.

Los lugares donde sus cuerpos se habían tocado mientras dormían envueltas una en la otra estaban fríos.

Cuando momentos antes había estado contenta y satisfecha, ahora se agitaba de deseo. La mordida en su hombro palpitaba y quería la boca de la morena ahí otra vez.

Dolorida por Santana dentro de ella otra vez, la vio moverse silenciosamente.

No podía comprender cómo podía sobrevivir al estar separada de ella cuando ya ansiaba la vista, el olor y el sonido de ella.

Se obligó a levantarse.

Encontró una pila de camisas y pantalones en el armario y se vistió. Sus manos temblaban. Estaba nerviosa, ansiosa, como lo había sido cuando fue transformada por primera vez, sólo peor.

Quería a Santana, sólo a Santana, y la quería con una ferocidad que alejaba la razón.

Estaba cubierta de sudor sexual, con el estómago apretado y retorcido. Se preguntó si tenía fiebre, si sus células aún se estaban rompiendo, liberando los químicos mutagénicos que la convertirían en un peligro para todos a su alrededor.

Había mordido a Santana, dejó que la morena la mordiera.

¿La había infectado, puesto la vida de Santana en peligro?

Era médico.

Sabía que no debía hacer preguntas cuando lo que necesitaba eran datos, y estaba decidida a hacerlo. Tenía que saber, de una vez por todas, si era un riesgo para los que amaba.

Encontró a Andrew en el vestíbulo cuando salió de su habitación. Él sonrió con un saludo.

—¿Has visto a Rachel?—preguntó.

—Ella acaba de llegar hace unos minutos. Creo que está en el laboratorio.

—Gracias.

—De nada, Prima.

Se detuvo.

—¿Lo siento?

Andrew parecía confundido.

—Me has llamado algo. ¿Prima?

—Oh—dijo Andrew, con el rostro despejado. Sus ojos azules brillaron—Tendré que decirle a Will que está cayendo en su trabajo. Debería haberte explicado todo esto.

—¿Explicar qué?

—Como la compañera del Alpha eres Prima, el equivalente en la jerarquía de la manada al Alpha. La única más dominante es la Alpha misma—se encogió de hombros—Sólo puede haber un Alpha, un líder. Debido a que eres la compañera del Alfa y esencial para su fuerza y bienestar, los centuri están obligados a protegerte como lo haríamos con ella. Como toda la manada.

No podía negar su vínculo con Santana.

No lo negaría. La amaba.

La había reclamado. Y Santana la había reclamado.

—Supongo que no tengo nada que decir en todo eso, ¿verdad?

Andrew sonrió.

—Me temo que no—su expresión se hizo más seria—No es sólo la ley de la manada, o incluso una cuestión de instinto. Toda nuestra existencia depende de nuestro orden jerárquico preservador. Somos depredadores, y sin un Alpha fuerte, nuestra sociedad fracasará. La necesitamos. Ella te necesita.

—¿Saben todos que estamos unidas?—preguntándose qué pasaría si tuviera que irse.

—Sí, podemos sentir tu conexión con la Alpha, tal como la sentimos a ella. Y ustedes dos tú, sus perfumes se han fusionado—la miró pensativamente—¿Puedes sentir la manada?

—Sí—dijo—Desde que Santana llamo por primera vez a mi lobo, pero ahora es mucho más fuerte. Es como mirar hacia el cielo nocturno a miles de estrellas y saber que estoy indeleblemente ligada a cada uno. Puedo estar de pie sola, pero nunca estoy aislada, nunca a la deriva. Estoy conectada.

—Exactamente. Y la estrella guiadora más fuerte y brillante es la Alpha.

—Santana—sintió un momento de rectitud, como si estuviera exactamente donde debía estar, haciendo exactamente lo que ella había nacido para hacer.

Libre de miedo y preocupación por primera vez en tanto tiempo, dio un paso adelante, a punto de pasar el brazo por los hombros de Andrew. De repente, él parecía aterrado y saltó hacia atrás.

—Lo siento.

—No—dijo Andrew apresuradamente—No hiciste nada malo. He querido tocarte desde que saliste de la habitación. Es natural que nos unamos de esa manera. Pero tú y la Alpha están recién apareadas, y los dominantes recién apareados son aún más territoriales y agresivos de lo que es habitual para una pareja acoplada. Y ella es la Alpha. Si me huele en ti...—sonrió—Me gustaría mantener todas mis partes intactas.

Imaginó que alguien tocaba a Santana, y su furia posesiva surgió tan fuerte y dura que gruñó.

Quería el sabor de la morena en su boca.

Ahora.

—Entiendo.

Andrew sintió claramente su necesidad porque dijo rápidamente:

—Ella está con Emily, si quieres que te lleve a ella.

—No, sé que tiene cosas que hacer. Y yo también. Si ella me está buscando…

—Ella sabrá dónde estás. Siempre sabrá dónde estás.

—¿Lo hará?—dijo suavemente, preguntándose si tendría algún futuro con la morena en absoluto.





**************


Santana entró en la habitación y tomó en las figuras en la cama.

Kitty estaba sentada con la espalda contra la pared. Su camisa estaba abierta y sus pechos desnudos.

Emily y una hembra humana desnuda que no reconoció reclinadas en el regazo de Kitty, sus extremidades sinuosamente entrelazadas.

Parecían estar dormidas.

—El sol está casi abajo.

—Lo sé—Kitty acarició el cabello de Emily y ésta retumbó en su sueño, un sonido típico de placer, y acarició el pecho humano—Los ciclos de sueño de Emily serán erráticos durante unos días. Pronto se despertará, con hambre.

—Necesitamos hablar.

—Sí—Kitty se desprendió suavemente y se acercó—Samara no podrá hospedar por más tiempo. Quiero llevar a Emily de vuelta a la ciudad conmigo esta noche.

—¿A cazar?

—Sí. Necesita ser supervisada mientras aprende a alimentarse.

—¿Cuánto tiempo?

Kitty levantó una ceja.

—¿Esperas que vuelva?

—Por supuesto—había sentido a Emily despertar y sabía que estaba escuchando—Ella es mi lobo, mi centuri. Aquí es donde ella pertenece.

—Es una vampira de mi casa.

Gruñó.

—¿Me desafías, Vampiro?

Kitty se encontró con su mirada impasible.

—Ella debe alimentarse para vivir. Será nocturna y fotosensible. Tal vez no sea capaz de cambiar.

—Entonces déjame morir—le suplicó Emily.

Giró en su dirección, dejando que su lobo se levantara.

—Tu lobo vive. Puedo sentirla.

—Alpha—dijo Emily bruscamente—, Si no puedo servirte a ti y a la Ma…

Saltó a través de la habitación y le agarró la barbilla, forzando los ojos a los de ella.

—Siente mi llamada. Tu lobo vive.

Emily se estremeció y durante unos segundos sus ojos se volvieron del color ámbar dorado. Luego se estremeció y agarró su abdomen, incapaz de ahogar un grito.

—Me duele. Alpha, tengo tanto frío.

—Lo sé—se arrodilló y le tiró la cabeza contra su pecho. La besó y acarició su mejilla—Lo sé. Por eso quiero que vayas con Kitty—cuando Emily murmuró una protesta, la sacudió ligeramente—Hasta que hayas aprendido a controlar tu hambre y cómo satisfacerla.

Emily alzó los ojos atormentados hacia ella, con las lágrimas en las mejillas.

—Prefiero morir antes que dejar la manada.

Enmarcó su rostro y besó su frente.

—¿Me sientes en tu corazón?

—Sí, Alpha.

—Te tengo en el mío. No te dejaré ir. Volverás a nosotros.

—Sí, Alpha—enterró la cara en su cuello.

La acunó, acariciando sus temblorosos hombros y miró a Kitty:

—Si algún daño le llega…

—Ninguno lo hará—dijo Kitty con absoluta seguridad—Será mejor que te preocupes por ti misma.

—Emily necesita alimentarse—dijo sintiendo que la boca de su loba estaba caliente contra su garganta.

Suavemente la dejó de nuevo en la cama. Los ojos de Emily brillaron salvajemente y sus incisivos desenvainados. Gruñendo, se volvió hacia Samara, quien inmediatamente la alcanzó.

—¿Me necesitas, nena?—Samara murmuró, guiando a Emily a su cuello.

Ésta gimió, su cabeza cayó hacia atrás, mientras la loba se hundía en ella. Sus caderas rodaron mientras el rico aroma de cobre llenaba el aire.

Se alejó de la cama y se unió a Kitty al otro lado de la habitación.

—¿Estarán seguras si salimos al vestíbulo?

Kitty se estremeció casi imperceptiblemente y apartó la mirada de la ávida alimentación de Emily.

—Por unos pocos minutos. Entonces tendré que detenerla.

Salieron y se quedó en la mirada embrujada de Kitty. Había visto a Francesca con la misma expresión muchas veces para no reconocerla.

—¿Cuánto tiempo puedes contener tu sed de sangre?

—Estoy bien—dijo Kitty—Me alimentaré cuando consiga a Emily de regreso en la ciudad.

—Ese honor es inusual para un vampiro—dijo secamente—Pero entonces, nos encontramos en una situación inusual.

Kitty se rió.

—La segunda piensa que traté de asesinarte.

—¿Lo hiciste?

—Si te quisiera muerta, lobo—dijo Kitty—, Lo haría yo misma.

—Eso es lo que pensé.

—¿Alguna otra idea?

—Si esto hubiera ocurrido hace unas semanas, habría dicho que HUFSI estaba detrás de él.

—Han estado haciendo campaña para que todos los Praetern sean castrados—comentó Kitty—Y han salido fuertemente en contra de la nueva ley de derechos de Praetern.

—Hay un montón de facciones militantes que no van a ser influenciadas por ninguna votación—dijo—Han hecho amenazas de muerte regulares.

—Ciertamente es posible—dijo—Históricamente, matar a la figura de proa no impide que un movimiento efectúe el cambio, pero los fanáticos rara vez aprenden de la historia. ¿Tienes dudas ahora?

Desde dentro de la habitación, Samara gritó. Sintió el lobo de Emily esforzándose por la libertad y perfumando las feromonas salvajes mezcladas con un elemento más fresco y más agudo.

—Ella es una centuri. Su lobo es fuerte. Eventualmente ella va a cambiar—advirtió Santana—¿Podrás manejarla?

Kitty sonrió burlonamente.

—Los vampiros saben cómo manejar Weres cuando nos alimentamos. ¿Quién más te quiere muerta?

—Alguien quiere crear pánico entre los humanos y desacreditar a los Weres. Tal vez piensen que tendrán una mejor oportunidad de hacerlo si también eliminan el liderazgo.

—Puede que no sea sólo un movimiento contra Weres—dijo Kitty—Puede haber un asalto mucho más grande que viene en todos nosotros.

—Entonces es bueno que estemos del mismo lado.

—Es una suerte que tengamos una alianza—dijo Kitty suavemente—¿Qué planeas hacer?

—Mi Manada ha sido desafiada. Eso no puede permanecer—sonrió, sus caninos completamente expuestos—Tengo la intención de ir a cazar.

—No informé el tiroteo—Kitty se encogió de hombros—Soy un detective, pero este es el negocio de Praetern. Avísame si necesitas ayuda.

—Solo cuida a Emily—asintió—Espero oír de ti pronto, acerca de tu búsqueda de las víctimas humanas, vampiro.

—Y esperaré el informe de tus científicos.

—Cuida de mi centuri.

—No me insulte, lobo.

—Buenas noches, vampiro—avanzó rápidamente hacia el ala adyacente, ansiosa por encontrar a su compañera.

Había estado lejos de ella durante demasiado tiempo.

Su lobo estaba inquieto y nervioso. No quería a su compañera fuera de su vista.

Necesitaba tocarla.

Necesitaba probarla de nuevo.

Necesitaba afirmar su reclamación.

Sabía antes de llegar al otro lado del edificio que Brittany ya no estaba en su habitación.



Cuando se encontró con Andrew hablando con Quinn en el centro del edificio de la enfermería, sus ojos eran completamente de oro y su rostro afilado hasta el borde de un cuchillo.

—¿Dejó a la Prima desprotegida?—gruñó.

Andrew se estremeció.

—Está en el edificio, Alpha.

—Eso no es lo que te pregunté—se acercó y él retrocedió.

—Lo siento, Alpha. Debería haber ido con ella—Andrew apartó la cabeza cuando lo apretó contra la pared.

Deslizó sus garras en su abdomen, lo suficientemente profundo como para hacerle temblar. Con la boca contra la oreja, le advirtió:

—No vuelvas a hacer eso.

—Alpha—dijo Quinn suavemente, cuidadosamente sin tocarla—Ella está bien. No permitiremos que le pase nada.

Giró la cabeza, sus caninos brillando.

—Aún no entiende las formas de la Manada. No entiende los peligros de afuera.

—Ella no lo necesita—dijo Quinn—Ella es la Prima. Está en su sangre.

Andrew pasó la boca por la parte inferior de su mandíbula.

—Somos suyos como somos tuyos.

—Gracias—apoyó su frente contra Andrew y le acarició la nuca, retirando sus garras.

Suspiró y cerró los ojos.

Quinn se inclinó hacia ella y la rodeó con su brazo su cintura.

—¿Cómo está Emily?—preguntó Quinn.

—Ella está viva—colocó su brazo sobre el hombro de la rubia para que pudiera descansar contra su pecho—Necesitaremos un reemplazo temporal para ella en la guardia. Los dos hablen con Finn y háganme saber a sus candidatos.

—Envié a Finn de vuelta con Jake y Puck para rastrear el olor del tirador— dijo Quinn, refiriéndose a los dominantes que ya eran tenientes y candidatos principales para ser elevados a centuri.

—Bien—sus ojos flamearon oro—Nos iremos tan pronto como haya visto a mi compañera.

—Sí, Alpha—dijeron Quinn y Andrew juntos.

Siguió el perfume de Brittany a través del edificio, su impaciente hambre aumentó hasta que todo lo que ella deseaba era a la ojiazul debajo, dentro y sobre ella.

Cuando abrió la puerta del laboratorio, lo único que vio fue a Rachel con la mano en el hombro desnudo de Brittany.

Con un rugido, saltó hacia ellas.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 3:) el Vie Mar 30, 2018 8:47 pm

hola morra,....

bueno ya esta hecho el "ritual" final!!!
san san san,..va a tener que aprender a manejar a su lobo!!!
a ver como va la nueva alianza???

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 23l1 el Sáb Mar 31, 2018 7:39 pm

3:) escribió:hola morra,....

bueno ya esta hecho el "ritual" final!!!
san san san,..va a tener que aprender a manejar a su lobo!!!
a ver como va la nueva alianza???

nos vemos!!





Hola lu, sii! xfin! ya era hora ¬¬ ajjajaja. JAajajaj mm nose xq lo veo casi, muy imposible jajajaja. Tiene que ir bn...vrdd¿? Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 31

Mensaje por 23l1 el Sáb Mar 31, 2018 7:40 pm

Capitulo 31




Brittany colocó a Rachel detrás de ella con un brazo, bloqueándola de Santana, cuyo lobo se acercaba tanto a la superficie que sus ojos y su rostro habían cambiado parcialmente.

El resplandor brillante de la excitación en el torso desnudo de la morena ensanchó su piel y su sexo se hinchó, preparándose para su compañera.

—Aléjate de ella—gruñó Santana en dirección de Rachel, todo su cuerpo temblaba con el esfuerzo de no separar a castaña.

—Santana—murmuró, presionando la boca contra el mordisco del pecho.

Había sentido que la morena la llamaba mucho antes de que llegara a la habitación, había sentido su poder, hambrienta y exigente.

Su propia necesidad había crecido en el corto tiempo que habían estado separadas hasta que apenas podía permanecer en el laboratorio.

Había querido atravesar el Compuesto hasta que encontrara a Santana y recordarle al Alpha y a cualquier persona cercana a ella exactamente a quién pertenecía la morena.

Raspó los dientes por la mordedura y su morena se estremeció.

—Te extrañe.

Gruñendo siniestramente, la morena la agarró por detrás de la cabeza y tiró de ella hacia adelante, cubriendo su boca con un beso feroz.

Los pezones morenos estaban calientes y duros como diamantes mientras se frotaban en su pecho a través de su fina camisa.

Presionó sus caderas en las de la morena y rastrilló sus garras romas por el centro del abdomen. La atrajo, dio la bienvenida a su buscadora lengua, su exigente boca.

Cuanto más daba, cuanto más tomaba, más tranquila se volvía Santana, hasta que finalmente soltó su boca. Luego arrastró sus caninos por su cuello y besó el mordisco en su hombro.

El calor se lavó a través de ella y su estómago se apretó.

—No tienes que gruñir—murmuró—Sólo tengo hambre para ti.

—Ella te estaba tocando—Santana dijo ferozmente, su brazo alrededor de su cintura, su pelvis apretada contra la suya.

—Necesitaba que ella sacara sangre para algunas pruebas—dijo acariciándole la cara.

Rachel, que se había retirado silenciosamente al otro lado de la habitación, le dijo:

—Es mi culpa, Alpha. Sé mejor que estar sola con ella ahora.

—¿Qué pruebas?—Santana movió su cabeza alrededor, fijando a la castaña con una mirada plana y dura.

—Queremos repetir el análisis del ADN mitocondrial—dijo Rachel.


******


—¿Por qué?—su cuerpo se enrolló fuertemente, impulsada por una fuerza primal más fuerte que cualquier otro para proteger a su compañera.

No permitiría que nada le hiciera daño.

Brittany alisó sus manos arriba y debajo de su espalda y le besó el cuello.

—Necesito estar segura de que los cambios en mis células son estables. Que no estoy llevando ningún tipo de mutágeno que pueda ser un peligro para ti o…

—Estás bien—gruñó—Eres mi compañera. ¿Crees que no podría decir si hay algo mal?


*******


—No soy una Were nacido—dijo suavemente, sabiendo que esta barrera podría impedir que el resto de la manada la aceptara como compañera de la morena, y aunque ésta se negara a reconocer el problema—No sabemos si serás capaz de sentir todo de mí como lo harías si yo fuera nacida.

—Lo sé—Santana le mordió la barbilla lo suficiente como para hacer que se quejara—Eres mi pareja y digo que estás bien.

—Si no te importa, Alpha—dijo clavando sus garras en el culo de la morena a través de sus vaqueros—Me gustaría comprobarlo con algunas pruebas. Necesitamos la información

Santana entrecerró los ojos y flameo oro fundido, pero frotó la frente por encima de la ella y murmuró:

—Como quieras, Prima.

Inclinó su boca sobre la de la morena y la provocó con un rápido movimiento de su lengua dentro de su labio inferior.

—No tomará mucho tiempo.

Santana se colocó detrás de ella y envolvió sus brazos alrededor de su cintura, apoyando su barbilla en la parte superior del hombro. Corriendo sus manos arriba y debajo de su vientre debajo de su camisa, miró a Rachel, que estaba intentando no mirándolas pero estaba etiquetando una fila de frascos de sangre multicolores.

—Vamos, Rachel. Se rápida.

—Debemos tener los resultados de estas y de las biopsias de ayer en unas horas—dijo Rachel mientras envolvió un torniquete alrededor de su brazo.

—¿Qué biopsias?—exigió Santana

Rachel permaneció en silencio.

Giró su cabeza y mordió suavemente la mandíbula de su morena.

—Lo explicaré en unos minutos. Deja que Rachel trabaje.

Santana se quejó y le acarició el cuello.

—Está bien.

Sonriendo, Rachel llenó los tubos y sacó el torniquete de su brazo. Recogió los frascos y salió bien de la esfera entre ellas.

—Yo misma los llevaré al laboratorio.

—¿Me llamaras tan pronto como obtengas los resultados?—preguntó.

—Por supuesto.

—Cierra la puerta detrás de ti—dijo Santana, deslizando su mano hasta el botón de sus pantalones vaqueros. Le trazó la boca sobre su oído y la empujó hacia el mostrador con el empuje de sus caderas contra su culo—Hueles a hambrienta.

Agarró el mostrador con ambas manos mientras Santana se aferraba a su espalda. Y cuando le bajó los pantalones vaqueros y la apretó, la dulce presión la elevó hacia la liberación.

—Quizás deberías encargarte de eso.

—Voy a hacerlo—Santana ligeramente le mordió el lóbulo de la oreja.

Empujo los pantalones y los echó, luego abrió las piernas.

—En mí ahora.

Santana le apretó el clítoris entre sus dedos, haciéndolo saltar, hincharse y gimió, mientras la morena retumbó satisfecha.

—Estas tan dura y mojada para mí.

—Todo el tiempo—le cubrió la mano y dirigió sus dedos donde los necesitaba—Te quería cuando me desperté.

—Lo sé—Santana le destrozó la camiseta y chupó la marca de acoplamiento en su hombro, dejándola guiar sus caricias sobre su sexo hinchado—¿Bien?

—Voy a correrme—dijo sin aliento, y la guio con los dedos más bajos—Por favor, necesito sentirte.

Santana se alejó y rápidamente se despojó de sus pantalones. Desnuda, se frotó el clítoris en la hendidura de su culo y le enterró sus dedos en el núcleo. Rodó sus caderas haciendo que la morena gimiera.

—Quiero correrme por todos lados en ti.

—Oh sí—movió las manos hacia atrás y le hundió sus garras en el culo, tensando sus músculos alrededor—Tu clítoris es tan caliente. ¿Te hace sentir bien, amor? ¿Es eso lo que necesitas?

Las caderas de Santana se sacudieron y ella desnudó sus caninos, la plata se extendió como un relámpago de verano sobre su vientre.

—Mía. Dilo.

—Tuya.

—Dilo de nuevo—Santana jadeó, una mano alrededor de su garganta, la otra dentro de ella.

—Amo ser tuya—giró su cabeza y le mordió el labio.

Santana empujó dentro de ella y ella la apretó con fuerza.

—Me estoy corriendo por ti. ¿Puedes sentirme correrme?

Santana empujó más profundamente entre sus piernas y ella se adelantó sobre el banco, inundándole la mano.

El clítoris de la morena se endureció en la cúspide de la liberación.

—Más—Santana gimió y le mordió el hombro.

Su culo se apretó mientras se vaciaba violentamente y Santana pasaba con un rugido. Sus garras arrastraron profundas zanjas sobre el banco mientras su compañera la rodeaba en un frenesí de dientes y garras, y todavía sentía el llamado de Santana.

Santana necesitaba más.

Santana necesitaba terminar.

Santana la necesitaba.

Una oleada de posesión furiosa se arqueó a través de ella y pasó el brazo por encima del mostrador, empujando carpetas de archivos y bandejas de instrumentos a un lado.

Girando alrededor, se levantó sobre el mostrador y agarró las caderas de la morena, la arrastrando entre sus muslos y le clavo sus piernas alrededor de la cintura.

El clítoris de Santana se clavó bajo el de ella, deslizándose entre sus pliegues y provocando su entrada. La presión era tan intensa, el placer tan exquisito, ella inmediatamente se preparó de nuevo.

—Fóllame—exigió y hundió sus caninos en el pecho moreno.


******


Su lobo estalló en una furia.

Caderas empujando fuerte y rápido, agarró la parte posterior del cuello de Brittany, sus garras apenas rompiendo la piel.

La rubia condujo su mordedura de acoplamiento más profundo en el músculo sobre su pecho, forzándola en la liberación final.

—Dilo—gritó Brittany.

—Tuya—susurró, derramando su esencia en el corazón del ser de Brittany.

La rubia apretó a su compañera con fuerza hasta que su último temblor se calmó, luego calmó el mordisco que había hecho con su lengua.

—Me encanta la forma en que te corres por mí.

—No te has corrido—dijo apoyando la cabeza en el hombro de Brittany, su respiración saliendo superficial—Lo siento. Te necesitaba tanto.

Riéndose, Brittany pasó los dedos por su cabello.

—Oh, creo que puedo perdonarte por perder el control, Alpha.

Le besó el cuello de Brittany.

—Sólo tú podrías hacerme eso.


******


Su corazón se detuvo.

Había permitido el vínculo mate, aunque sabía que estaba siendo egoísta.

—Te amo demasiado.

—Entonces, ¿por qué estás infeliz?

Santana se inclinó hacia atrás y le estudió el rostro, con un ceño fruncido en la suave piel entre sus cejas. Cuando miró a otro lado, la morena suavemente juntó su barbilla y la forzó a encontrarse con su mirada.

—Dime.

Alisó sus palmas hacia adelante y hacia atrás sobre el pecho y fuerte de la morena, luego colocó sus brazos flojamente alrededor de la cintura.

—Incluso si estoy completamente sana, no soy la compañera adecuada para ti.

Santana gruñó, alargando los caninos.

—No—dijo suavemente, frotando su pulgar sobre el labio inferior de la morena—No soy Manada nacida. Los otros Alphas, incluso algunos de tu propia manada, no aceptará una Prima que no se REGII.

—La Manada Timberwolf aceptará lo que les digo que acepten—dijo Santana oscuramente.

—Tal vez. Y tal vez algunos intentarán desafiarte.

—Déjalos.

—Ahora no es el momento de agitación en la Manada. No ahora, cuando tanto depende de tus negociaciones en Washington—su mano tembló donde descansaba sobre la cara de Santana—No ahora, cuando alguien está tratando de matarte. Necesitas todos tus aliados detrás de ti. No necesitas nada, nadie, para hacerte vulnerable.

Santana entrecerró los ojos.

—¿Quién te dijo esto?

—No importa. Es cierto, ¿no?

—Quinn—Santana gruñó—Tiene que aprender…

—Ella te ama—la besó suavemente—Y tú la amas. Deja de gruñir.

Santana le agarró los hombros y se movió hasta que pudo verle los ojos.

—Escúchame, Prima. Yo soy la Alpha de este Manada y elijo con quien me apareo. Mi lobo te elijo. Yo te elegí.

—Santana—susurró—No puedo darte cachorros.

—¿Sabes cómo nos criamos? ¿Te lo dijo Will?

—No. Los padres de Rachel me lo explicaron ayer.

Se estremeció, pensando que había estado hablando de ciencia mientras alguien había estado esperando a asesinar a Santana.

—Sé que una hembra dominante puede engendrar otra hembra receptiva. Que las cininas liberadas por la mordedura de apareamiento cuando te corres contienen proteínas portadoras que entregan la firma de ADN mitocondrial al óvulo y lo activan.

Santana sonrió, una sonrisa supremamente satisfecha.

—Sí. Exactamente lo que acabamos de hacer. ¿No me sentiste vaciarme en ti?

Sus caderas se sacudieron y sus pechos se tensaron.

—Por supuesto que te sentí—pasó su lengua por el centro de la garganta de la morena y mordió el grueso músculo por encima de su clavícula—Puedo sentirte dentro de mí ahora. En todas partes—rió inestablemente—No puedo creerlo, pero ya estoy lista para ti.

—Estoy llena para ti también—Santana tomó su mandíbula—Esto es más que frenesí de apareamiento. Tu transformación ha acelerado todo. Esto es frenesí de cría.

—Pero un Mutia no puede…

—Detente—con infinita ternura, le besó la frente, sus ojos y su boca—Eres mi pareja. Mis instintos me dicen que estamos criando ahora. Si no tenemos un cachorro propio, esta vez, o nunca, nombraré a un sucesor de entre los más fuertes de la manada cuando llegue el momento.

Le acarició la cara con dedos temblorosos.

—No puedo evitar que cumplas tu destino. Naciste para ser Alpha, y deberías ser capaz de ver a tu hija…

—¿Así que me vas a entregar a otra?—preguntó—¿Vas a dejarme criar con otra mujer?

Su lobo estalló tan rápido que no tuvo tiempo de razonar ni reaccionar.

Su rostro cambió, sus mandíbulas se alargaron y una gruesa línea de piel fluyó por el centro de su vientre. Sus garras rastrillaron los hombros de Santana. En una voz gutural de rabia posesiva, gruñó:

—¡Mía!

—Tuya—Santana inclinó la cabeza hacia atrás y le dio el cuello.

Le agarró la garganta en su mandíbula y la sacudió con fuerza. Con un grito, Santana se corrió en su estómago.

Cuando Santana se hundió, la atrapó y la besó. Le acunando la cabeza contra su hombro, susurró:

—¿Te he hecho daño?

—Nunca me harás daño mientras nunca me dejes—Santana jadeó cuando otro espasmo la sacudió—Dime que no me dejarás.

—No lo haré. No puedo—inclinó la cabeza contra la de la morena—Voy a morir antes de dejarte.

—Estarás en peligro porque eres mi compañera. El ataque de anoche, podría ser sólo el comienzo.

—No tengo miedo—su único miedo era perder a Santana, y haría cualquier cosa y todo en su poder para protegerla.

—No creía que necesitara una compañera. Pensé que una compañera me haría débil—Santana se enderezó, sus ojos anudados con oro de lobo. Su rostro estaba tranquilo, fuerte, seguro—Te amo. Te necesito, y no sólo porque una Manada es siempre más fuerte con una pareja Alpha para conducirlos—pasó el dorso de sus dedos sobre su mejilla—Nunca supe lo sola que estaba hasta que ya no estaba sola. Ya corres conmigo en mis sueños. Pronto, correremos juntas en nuestra tierra, con nuestra manada. Dime que me amas. Dime que correrás a mi lado.

—Te amo, Santana—dijo, la alegría eclipsando todos los arrepentimientos.

Viviría, no importa qué demonios dentro de ella o enemigos de fuera la amenazaban.

Lucharía porque no dejaría a Santana sola.

Santana era suya, para siempre, para amar, cuidar y proteger.

—Eres mi corazón, mi compañera. Siempre estaré a tu lado.

Santana la atrajo hacia sí y enterró la cara en su cuello. Cuando se dio cuenta de que temblaba, le acarició el pelo.

—¿Qué es?

—Tengo que irme por unas horas—Santana inspiró profundamente en su olor—Regresaré tan pronto como pueda.

—Me acabas de pedir que corra a tu lado—dijo, con la boca contra el cuello de Santana.

No podía pedirle que no fuera.

Santana era la Alpha. Tenía que dirigir.

Pero ya no tenía que dirigir sola.

—¿Crees que te dejaré cazar sola?

—Es demasiado pronto—dijo Santana—Tu lobo…

—La lucha fue traída a nosotros, la tuya por el Éxodo, la mía por una mordida de una chica moribunda. No elegimos el tiempo ni las circunstancias. Si cazas, yo también. Soy tu pareja. No me pidas que sea menos. No ahora, no cuando te he dado mi corazón.

Los ojos de Santana brillaban de orgullo y posesión. La besó con fuerza, sacando fuerza de la su propia fuerza.

—Te amo.

—Entonces déjame amarte.

Con una inclinación de cabeza, Santana le agarró la mano.

Quinn, la Alpha llama, es hora de cazar.








********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 3:) el Sáb Mar 31, 2018 9:41 pm

hola morra,..

san si que va por todo para que nadies se acerque a britt jajaja
a ver si puede con los celos,..??? ya quedo demasiado claro que no las van a separar por nada ni mucho menos por nadies!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por Isabella28 el Dom Abr 01, 2018 4:55 am

Que posesivas!! Santana no queria estar cerca de ella y ahora no la suelta.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por micky morales el Dom Abr 01, 2018 12:31 pm

Excelente, ya era hora, ahora a cazar!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7121
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 23l1 el Dom Abr 01, 2018 7:59 pm

3:) escribió:hola morra,..

san si que va por todo para que nadies se acerque a britt jajaja
a ver si puede con los celos,..??? ya quedo demasiado claro que no las van a separar por nada ni mucho menos por nadies!!!

nos vemos!!!




Hola lu, ajajjaja xD ajjaj si de por si es uan costumbre que al inicio sean territoriales y celos@s, san será el 100000% mas ajjaajajaj. Mmm difícil, muy difícil ajajajaja. Lo cual me encanta ajajajj...y ya era hora xD Saludos =D





Isabella28 escribió:Que posesivas!! Santana no queria estar cerca de ella y ahora no la suelta.





Hola, ajajajajajaj, como dije antes, es normal q los primeros meses sea así, pero con san sera 10000% veces mas ajajajajaj. JAajjaajaj esk ya no lo puede negar de nada jaajjaja. Saludos =D






micky morales escribió:Excelente, ya era hora, ahora a cazar!!!!





Hola, ajajaj eso mismo, eso mismo ajajajajajaja. Eso tmbn, tienen q recuperar fuerzas ajajajaj. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 32

Mensaje por 23l1 el Dom Abr 01, 2018 8:01 pm

Capitulo 32



—Finn y los mellizos han estado siguiendo el olor desde anoche—dijo Quinn mientras Andrew conducía al Rover desde el Compuesto.

Brittany se sentó en el banco de lado con su espalda contra la pared con Santana descansando en el suelo entre sus piernas. Ésta inclinó su cabeza hacia atrás contra su estómago, y ella le pasó sus dedos por el cabello, incapaz de dejar de tocarla incluso por un minuto.

Al igual que Santana y los demás, sólo llevaba unos pantalones vaqueros, y cuando la morena se echó hacia atrás y ociosamente pasó las uñas romas sobre su flanco desnudo, ella gruñó suavemente.

Sabía que una pelea venía y ella estaba preparada, su adrenalina bombeaba, un toque de pelaje negro de medianoche fluía bajo su vientre, su clítoris erguido y palpitante.

Su lobo arañó la superficie inferior de su piel, exigiendo la libertad de cazar o enredarse, los dos impulsos casi indistinguibles en su recién transformado sistema.

—¿Han avistado a la presa?—preguntó Santana.

—Perdieron el olor en uno de los almacenes en el río anoche, pero pasaron todo el día comprobando edificios similares y siguiendo rastros del olor. Recién recogieron nuestra presa hace unas horas. Finn informa que lo que queremos es con media docena de pícaros.

Santana gruñó.

—Los pícaros nunca han sido agresivos antes.

—Están cargando contenedores en camiones—dijo Quinn—Finn piensa que es DSX.

—¿La variante de la metanfetamina?—preguntó.

—Sí—dijo Santana—Muy adictivo y muy tóxico para nosotros.

—Si los pícaros están fumando drogas—sugirió—, Deben ser parte de un anillo de tráfico más grande. Necesitan proveedores, distribuidores, probablemente protección policial. Con ese tipo de respaldo, podrían sentirse intocables. Eso podría explicar por qué se arriesgarían a un asalto total.

—La mayoría de los pícaros suelen ser demasiado indisciplinados para llevar a cabo cualquier tipo de operación ilícita—dijo Santana—Quien quiera que esté a cargo no es un adicto a la DSX medio-feroz.

—¿El asesino?—preguntó.

—Probablemente.

Masajeó los músculos de la nuca de Santana. Si encontraron al tirador, la morena tendría que destruirlo, pero temía que Santana no fuera lo suficientemente fuerte como para pelear.

Sus heridas de bala casi la habían matado. Conociendo sólo una manera de proteger a su pareja, alcanzó lo más profundo de su interior y tocó a su lobo.

Al instante, su piel quemó y el dolor se estremeció a través de sus huesos. Recordaba su sueño y la agonía del cambio.

Temía que no pudiera cambiar a tiempo para mantener a su compañera a salvo, pero tenía que intentarlo.

El dolor se intensificó y gimió.

Detente—Santana telegrafió—Eres todo lo que necesito.

—Quiero ir contigo. Quiero estar a tu lado.

Santana le acarició la pierna y giró su cabeza para besarle el estómago.

No, a menos que cambies. No estarás a salvo, de lo contrario.

¿Y si no puedo?

No te preocupes—Santana tiró de la piel de su vientre con sus dientes, y luego lamió la pequeña marca de propiedad—Tu lobo sabrá cuándo sea el momento.

Le acarició la mejilla y captó la mirada de Quinn mientras estaba sentada frente a ellas observando.

La ojiverde no podía oír lo que había ocurrido entre ellas, pero 3lla podía llegar a Quinn.

Si no puedo ir con ella, te la confío.

Quinn se sacudió, la sorpresa en sus ojos rápidamente dando paso a la resolución.

Y la respeto.

—Sí, Prima.




—Gira aquí—dijo Santana mientras sentía la llamada de Finn.

Andrew condujo por un estrecho camino cubierto de vegetación entre una estrecha franja de árboles y el borde del río justo al sur de la ciudad. A través de la amplia extensión de agua, un silbato de tren sopló.

Las rayas de las nubes azules y negras patinaban por la cara de una brillante luna llena.

—Ese es el edificio más adelante. Detente aquí y seguiremos el resto del camino a pata.

Cuando salieron del Rover, miró a la luna.

Su piel hormigueaba y el calor se balanceaba en la boca de su estómago.

Finn salió de la oscuridad seguido por dos jóvenes increíblemente hermosos, el moreno ligeramente más alto que el castaño, ambos estaban desnudos excepto por pantalones, ambos perfectamente musculosos como una estatua de Miguel Ángel.

Inmediatamente, los tres recién llegados se amontonaron alrededor de Santana y ella acarició a cada uno de ellos a su vez.

—¿Qué has encontrado?—preguntó Santana.

—Hay siete en el interior, Alpha—dijo Finn—Incluyendo al que seguimos del parque frente a la guarida de la Vampiro.

—¿Y estás seguro de que uno es el tirador?

—Sí, Alpha—respondió la rubia con vivacidad—Su olor es denso de plata. Blowback de la munición que utilizó.

—Bien hecho, centuri—Santana agarró los hombros de los dos jóvenes tenientes—Jake. Puck. Bienvenidos a mi guardia.

Hermanos de inmediato se arrodillaron y tocaron la frente en los muslos de Santana. Ella los acarició brevemente, luego los animó a levantarse.

—Finn, toma a Jake y a Puck y aseguren la parte trasera. Andrew y Quinn, conmigo—abrió los brazos—Vamos, mis lobos. A la caza.

Trató de ver el cambio centuri, pero todo lo que pudo discernir fue un ligero resplandor antes de que sus sombras se desdibujaran en una danza oscura e hipnótica.

En cuestión de segundos, al parecer, Santana estaba rodeada de cinco fieros lobos.

Un enorme gris, Finn; Un largo y musculoso rojo-gris, Quinn; Un rojo esbelto, Andrew; Dos blancos y grises, Jake y Puck. Sólo Santana permanecía en forma de piel, y sin embargo no parecía menos peligrosa ni menos poderosa que los animales que se apiñaban contra ella.

—Voy contigo—dijo.

—No. No puedo arriesgarme a perderte—Santana la arrastró hacia delante y la besó ferozmente—Espera en el Rover. Te amo.

—¡San!—gritó mientras la morena se alejaba, tan elegante como sus lobos.

Desde lo más profundo de su interior, oyó-sintió su otra llamada de sí misma, reclamando su lugar.

Santana no debe ir sola.

Su lobo de medianoche era el cielo para las estrella de Santana. Conocía su destino y lo que debía hacer.

Dio un paso, luego otro, luego estaba corriendo. Corriendo libre. El aire caluroso del verano bailaba sobre su lengua, llevando insinuaciones burlonas de presa que corrían por el matorral, el sabor agrio de los pícaros frenéticos por la droga, el agudo sabor del centuri.

Y la poderosa, caliente prisa que era Santana.

Cubrió el suelo con grandes y delgados pasos y alcanzó el lado de Santana justo cuando se preparaba para romper las puertas del almacén.

—Bienvenida, compañera—Santana se agachó y enterró su puño en su cuello.

Juntos, saltaron a la puerta y se estrellaron hacia dentro, Quinn y Andrew elevándose más allá de ellos para aterrizar en medio de un variopinto grupo de pícaros asustado.

La mayoría estaban medio desnudos, cubiertos de restos desordenados de ropa hecha jirones.

Varios parecían y olían mal.

Tres hombres llevaban rifles automáticos, y mientras se llevaban las armas a los hombros, Quinn, Andrew y ella se lanzaron como uno solo.

No pensó. Su único imperativo era proteger a su pareja.

El guardia cayó con los dientes en el cuello y ella sacudió la cabeza y los hombros con ferocidad instintiva. Se quedó flojo y lo dejó caer, corriendo hacia el lado de Santana.

Quinn y Andrew se dirigieron hacia las sombras a ambos lados de Santana.

Los demás pícaros habían corrido, dejando a un solo varón rubio de pie en un rayo de luz de luna que se filtraba a través de una claraboya rota por encima de ellos.

A diferencia de los otros renegados, se veía en forma y saludable. Su camisa y sus pantalones oscuros abrazaban su estructura musculosa como si fuera hecha a medida. Sus afilados ojos azules eran claros y llenos de odio.

—Sergi Milos—Santana gruñó, su voz resonando en el espacio cavernoso—Tus perros te llamaron Rex—se rió—Podrías vivir mil vidas y nunca merecer ese nombre. Pero no tendrás la oportunidad.

—Al igual que tu mamá—refunfuñó Rex—Dejas que tu centuri pelee por ti. Ahora te mataré justo como la maté.

—Ya has fracasado—extendió los brazos, mostrando su torso inmaculado—Sólo un cobarde usa balas en vez de dientes y garras.

—Tu manada debería ser mía—replicó Rex.

—¿Eso es lo que te prometió el Alpha Blackpaw cuando lideraste el ataque contra mi mamá? ¿Cuándo la emboscaste?

—Sus guardias tuvieron suerte y lograron derrotar a mis lugartenientes, o yo ya sería Alpha. Bernardo me prometió la mitad de su territorio.

—Bernardo ordenó su ejecución como parte del nuevo tratado después de la campaña fallida contra nosotros.

—Bernardo es un débil—Rex se rió—Como puedes ver, no me ha hecho caer.

—No lo haré—Santana gruñó—Destruiste tu propia especie con drogas. No eres capaz de dirigir a nadie.

Rex tembló de rabia.

—Cuando te ponga abajo como la perra que eres, reclamaré la Manada Timberwolf y todo su territorio.

—Acepto tu desafío—dijo Santana suavemente—Aquí y ahora.

Los ojos de Rex flotaron alrededor de la habitación.

—Emboscaste a mis guardias. No tengo testigos.

Finn apareció detrás de Rex, arrastrando a dos aturdidos guardias con él. Lanzó el macho y la hembra al suelo.

—Aquí están tus testigos.

—Cambia—ordenó Santana—, Y trae tu desafío.

Con un gruñido vicioso, el rostro de Rex se contrajo y luego su cuerpo se transformó. No tan rápido como el centuri había cambiado, pero dentro de un minuto, un enorme lobo blanco con dementes ojos oscuros se posó babeando a unos metros de Santana.

Recobró el aliento, preguntándose por qué la morena, con la cara completamente tranquila y compuesta, permanecía en la piel mientras permitía que su enemigo asumiera su forma de lobo más fuerte.

Luego, sin advertencia, Rex se lanzó a la garganta de Santana, haciendo quebrar las mandíbulas. Pero ésta ya no era el objetivo de pie que había previsto.

En cambio, un lobo plateado chocó con él en el aire, agarrando su cuello en sus mandíbulas mientras cortaba el arco de su salto. Sus garras rastrillaron su pecho y debajo de su vientre y la sangre empapó su piel plateada.

Gruñó, temblando, apenas capaz de contener su instinto para impulsarse en la pelea. Pero Santana era su Alpha y su pareja, y ella confiaba en ella, creía en ella.

Se mantuvo firme, gruñendo amenazadoramente cuando uno de los pícaros se habría alejado.

Rex era más pesado que Santana por cuarenta libras, pero a pesar de la sangre que fluía de sus heridas, las mandíbulas se cerraron con fuerza, sus ojos de lobo y oro se derritieron de furia.

Los lobos se estrellaron contra el suelo, sus cuerpos un montón de músculos y sangre. El aire vibraba con sus gruñidos de rabia.

Rex rasgó el flanco suave de Santana, tratando de desalojarla.

Sintió el dolor abrasador mientras sus dientes rebanaban el lado de Santana.

Enfurecida por su ataque a su compañera, se acercó a la morena con su corazón y mente, enviando todo su amor y fuerza.

Ahora, amor. Llévalo ahora.

Con un tremendo estallido de fuerza, Santana arrancó su cabeza viciosamente hacia adelante y hacia atrás, desgarrando el cuello de Rex en una espuma de carmesí.

Él cayó sobre su espalda, convulsionando en su agarre. A horcajadas sobre su cuerpo espasmódico Santana levantó su cabeza salpicada de sangre y aulló en victoria.

Ella brillaba con poder y orgullo en la luz de la luna.

Tembló con una oleada de alegría por el triunfo de su compañera y unió su voz a la de Santana. Mientras los centuri se hicieron eco de sus gritos, los Weres pícaros se encogieron en el suelo, con la cabeza hacia abajo, charcos bajo sus piernas.

Santana giró la cabeza, buscándola. Cuando sus ojos se encontraron, su piel retrocedió y se tambaleó en posición vertical. Sin pensar en cambiar, simplemente se levantó para encontrarse con ella, su lobo silenciosamente retirándose.

Tomó a la morena en sus brazos, la sangre caliente pintando sus pechos y abdomen.

Quinn se apiñó cerca de Santana, con el hocico recogido en un gruñido mientras guardaba el flanco herido. Ésta se estremeció en su abrazo.

—¿Qué tan mal estás herida?—dijo, demasiado suavemente para que los demás oyeran.

Le acarició la espalda y le habría acurrucado la cabeza en su hombro si los pícaros no hubieran estado observando.

—Estoy bien. Ya se cura—Santana se frotó la mejilla sobre la de ella—Te sentí conmigo.

—Sí. Por siempre.

Los ojos oscuros se nublaron de dolor.

—Mató a mi mamá.

—Lo sé. Lo siento.

—Debe haber caído al suelo antes de que se pudiera ejecutar la orden de ejecución. Ahora ella ha sido vengada—Santana suspiró y envolvió su brazo alrededor de sus hombros—Los maestros de Rex sin duda lo reemplazarán por la mañana. El mal parece estar en un suministro interminable.

—Has derrotado a un retador—hizo un gesto a los dos pícaros de rodillas a unos pies de distancia, siendo vigilado por el centuri—Ellos han sido testigos de tu matanza y otros oirán de ella. Has enviado el mensaje de que defenderás tu Manada hasta la muerte.

—Me temo que siempre habrá otra batalla, compañera—dijo Santana.

—Y cuando llegue, Alpha—murmuró antes de besarla—, Todos estaremos a tu lado.

—Mientras estés conmigo, puedo enfrentar cualquier desafío.

—Siempre, mi amor. Siempre.


Continuará…







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por 23l1 el Dom Abr 01, 2018 8:03 pm

Sinopsis



Santana, la lobo Were Alpha, forja una alianza incómoda con la detective Vampiro Kitty Wilde, heredera de un clan poderoso de Vampiros, para combatir a un ejército de la sombra de los seres humanos y de los pícaros Praeterns encaminados a destruir cualquier esperanza de la aceptación legal de la especie no humana.

Con fuerzas externas que amenazan con destruir la Coalición Praetern, varias adolescentes femeninas fueron desaparecidas y el caos desciende sobre los guardias personales de Santana cuando ésta y su nueva compañera son superadas por el frenesí de cría.

Mientras Santana lucha por proteger a su Manada, Kitty lucha su destino, así como su creciente hambre por la reportera humana, Marley Rose.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por micky morales el Lun Abr 02, 2018 7:23 am

mejor imposible con Rex fuera vamos a la segunda parte a ver como trabajan juntos lobos y vampiros!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7121
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 3:) el Lun Abr 02, 2018 7:30 pm

hola morra,..

uno menos,.. al fin san ajusticio a su mama y a su manada!!!
a ver como va la nueva alianza de los neófito y los laicans!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 23l1 el Lun Abr 02, 2018 8:03 pm

micky morales escribió:mejor imposible con Rex fuera vamos a la segunda parte a ver como trabajan juntos lobos y vampiros!!!!




Hola, espero y las cosas mejoren...Aki la dejo! Saludos =D






3:) escribió:hola morra,..

uno menos,.. al fin san ajusticio a su mama y a su manada!!!
a ver como va la nueva alianza de los neófito y los laicans!!!

nos vemos!!!




Hola lu, lo cual e smuy bueno jajajaja. SI! una cosa menos que se quita de su espalda. Espero que mejor así ai menos peligro. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 1

Mensaje por 23l1 el Lun Abr 02, 2018 8:05 pm

Capitulo 1



Las fosas nasales de Brittany se dilataron ante el hedor de la carne desgarrada y la sangre congelada.

El suelo de tierra del almacén abandonado absorbía los fluidos corporales salpicados de los lobos Weres muertos, los cadáveres brillaban húmedos bajo las hilachas de la luna de plata, atravesando los agujeros del destartalado techo.

Su compañera jadeaba junto a ella, el pelo polvoriento de Santana enmarañado de sudor y su piel de bronce manchada de sangre. Su cuerpo delgado y musculoso brillaba con una capa húmeda de adrenalina y feromonas.

Cuatro marcas de garras profundas y deshilachadas le arrancaron el costado. Desiguales arañazos por los dientes de los pícaros cubrían su pecho y hombros.

El líder pícaro no había muerto fácilmente.

¿Qué tan malo es?—no habló en voz alta.

No dejaría que los demás se enteraran de su preocupación, pero no necesitaba hacerlo. Su vínculo mate las conectó emocionalmente, físicamente y psíquicamente.

Todos habían estado en la piel durante la batalla y habían cambiado de nuevo a la piel al final de la pelea.

Las heridas de Santana debían haber sanado ya, pero ella no estaba en plena fuerza. No veinticuatro horas antes, había clavado sus garras en el abdomen moreno y extraído múltiples fragmentos de balas de plata.

La plata seguía circulando en el sistema de Santana, envenenándola.

Se estremeció.

Había llegado tan cerca de perderla, y su compañera no estaba fuera de peligro todavía. Alguien todavía quería que Santana muriera.

¿San? ¿Qué tan malo es?

Los músculos de mi costado están rotos. Él se perdió mi articulación de la cadera. Ya estoy sanando.

Tienes que cambiar. Te curarás más rápido—se apoyó en Santana, necesitando el contacto.

Necesitaba mucho más que eso, pero esperaba hasta que le diera órdenes a los cazadores.

Los centuri, la guardia de élite de Santana, formaron un semicírculo detrás de ellas, protegiendo sus flancos. La morena los había conducido en una incursión de caza en retribución por el intento de asesinato contra ella que había casi matado a Emily, una de sus centuri.

Había aceptado el desafío del pícaro Were y había luchado hasta la muerte.

Comprendió por qué Santana había aceptado el desafío del pícaro Were y por qué se había enfrentado a él sola, pero de pie y viendo cómo el lobo más grande y loco rasgaba a su compañera casi la había vuelto loca.

Había querido lanzarse a la lucha, poner su propio cuerpo entre Santana y el pícaro, para arrancarle el corazón de su pecho.

No había hecho nada.

Santana era Alpha, y no podía gobernar su Manada si no podía soportar un reto.

La Timberwolf Manada la respetaba, la amaba, pero no seguían a un Alpha que no podía protegerlos. Sin un líder fuerte y una jerarquía clara, un orden social de depredadores que era gobernado tanto por el instinto como por el intelecto descendería al caos.

Sabía todo eso, pero sus instintos, su misma alma, se burlaban de ella para proteger a su pareja. El impulso todavía hacía que sus tripas se revolvieran.

—Deberías estar curada por ahora. Cambia, Santana.

Después de que consiga a mis cazadores en casa.

—Quinn protegerá tus centuris. Por favor amor.

—Confía en mí, compañera. Soy más que lo suficientemente fuerte para hacer lo que hay que hacer. Por mis lobos, por ti—Santana le apretó la parte de atrás del cuello, sus garras todavía extruidas arañando levemente los músculos gruesos a lo largo de su columna vertebral.

Suprimió un escalofrío de placer.

La batalla liberó una inundación de neurotransmisores que bloquearon el dolor, pero una vez que la amenaza había pasado, los químicos se transformaron en estimulantes sexuales.

Todos los cazadores con Santana estaban excitados. Así como ella, incluso más que los demás.

Ella y Santana se aparearon recientemente, y el enlace mate exigía una conexión física casi constante y liberación sexual para fusionar los marcadores químicos y hormonales que las definían como una pareja acoplada.

—Entonces date prisa y termina. No sabemos cuántos más pícaros pueden estar en su camino, y tú has luchado lo suficiente esta noche.

—Te preocupas demasiado—los pensamientos de Santana contenían un toque de risa y el orgullo que corría en la sangre de una larga línea de Alpha Weres.

Santana se dirigió a los dos pícaros encogidos que se arrodillaban en charcos de sangre y orina sumisa, con la cabeza inclinada y los miembros temblando.

Ella y los cazadores habían matado a los otros pícaros, dejando a estos dos vivos para dar testimonio del resultado del desafío y difundir el mensaje de que Santana estaba viva, no sólo viva, sino mortal y sin piedad.

Pensamientos de Santana Contenía un toque de risa y el orgullo que corría en la sangre de una larga línea de Alpha Weres.

La morena se dirigió a los dos pícaros encogidos que se arrodillaban en charcos de sangre y orina sumisa, con la cabeza inclinada y los miembros temblando.

Ella y los cazadores habían matado a los otros pícaros, dejando a estos dos vivos para dar testimonio del resultado del desafío y difundir el mensaje de que Santana estaba vivo, no sólo Vivo, pero mortal y sin piedad.

—Dile a tus amos que la Alpha dela Manada Timberwolf dice que estas calles son mías. Esta ciudad, este territorio es mío. Si vendes drogas para envenenar a mis lobos, vendré por ti. Si amenazas a mi manada, vendré por ti. Si rompes las leyes de mi tierra de la Manada, vendré por ti. El desafío se publica—pateó el cadáver sin vida del pícaro cuya garganta había arrancado—Y no seré tan rápida como lo fui con este perro callejero. Ahora ve.

Los dos vacilaron un instante, luego se dieron la vuelta, todavía de rodillas, y se arrastraron fuera de la vista. En cuestión de segundos, el ruido de pasos que huían resonaba por el cavernoso edificio.

Santana se volvió hacia Quinn, su segunda y la líder de su centuri.

—Quémalo.

—Sí, Alpha—dijeron los Were.

Más pequeña y llena de pechos que ellay, el musculoso cuerpo de Quinn era una máquina de pelea. La imperatorde la Manada, la ejecutora de Santana, vivió para protegerla.

—Andrew, busca al Rover. Puck, el acelerador está en el compartimiento bajo el suelo. Finn toma a Jake y patrulla la carretera de acceso. No queremos que los lugartenientes de este mestizo nos tomen por sorpresa si vienen a buscarlo—escupió sobre el cuerpo desnudo del pícaro muerto.

Puck, uno de los más nuevos centuri, corrió con Andrew. Finn, gruñó su asentimiento y se alejó con Jake mellizo de Puck.

Santana deslizó su brazo alrededor de su cintura.

—¿Feliz ahora?

Santana estaba temblando e instintivamente la atrajo lo más cerca que pudo sin que pareciera ser su soporte. Verla dominar a los pícaros la despertó aún más que la pelea, y ella no había pensado que eso era posible.

Su piel hormigueaba con feromonas y brillaba con un brillo sexual que reflejaba al de Santana. Su clítoris pulsaba y su sexo se apretaba rítmicamente.

Sus músculos internos golpeaban, y sus glándulas sexuales, los nódulos de oliva enterrados profundamente en la base de su clítoris que producía los únicos neurotransmisores sexuales, estaban duros y listos para estallar.

—No seré feliz hasta que te tenga a solas y debajo de mí.

Santana rió.

—No hasta que te haya tenido debajo de mí, y corrida en ti.

—Todavía no eres lo suficientemente fuerte para eso.

—He sido lo suficientemente fuerte hace unas horas.

Necesitaba a Santana tan mal que su sangre ardía.

—Eso fue antes de que tuvieras que pelear, y ahora estás herida de nuevo. Esperaremos a enredar hasta que hayas cambiado y terminado de sanar.

—Soy lo suficientemente fuerte como para tomar a mi pareja—Santana le mordió el cuello, su mordisco abrasador a través de ella y haciendo que sus caderas se sacudieran—Y voy a correrme en ti muy pronto.

—Estoy lista.

Santana la besó, su mano en su pelo, inclinando su cabeza hacia atrás. Le metió la lengua profundamente en la boca, su beso reclamando, una demanda; caliente, dura y furiosa.

El calor ardía en su vientre, apretando su clítoris, llenando su pelvis de sangre y victus, la esencia de la vida Were. Sus glándulas pulsaron, y ella gruñó en la boca de Santana.

Quinn dijo detrás de ellas:

—Los incendiarios están listos, Alpha.

Los ojos resplandecían hasta el oro de lobo y se clavaron en los de ella con la promesa de su apareamiento.

—Hazlo.

Dejando al centuri para encender el incendio, ella y Santana se dirigieron al todoterreno negro fuertemente fortificado. Llenó sus pulmones con el olor fresco y limpio de la noche, animales en la maleza, polen en la brisa, peces en el río cercano.

Vida.

—Te quiero en la enfermería tan pronto como nosotras…

—No—Santana se detuvo y la agarró los hombros—Te dije que eso no es lo que necesito.

—Lo sé…

—No, no lo haces—Santana tiró de ella cerca, su boca contra su garganta—Tú. Te necesito a ti.

El calor rugió a través de su sangre clavando su clítoris tan fuerte que casi se corre.

Necesitaba reclamar a Santana tan mal como ésta la necesitaba. Dolía por tocarla, saborearla y saber en sus huesos que Santana estaba viva y bien y suya.
Gruñendo ante la necesidad, se apretó contra la morena, frotando sus pechos desnudos. Sus pezones se endurecieron, sus pechos se tensaron y su piel se encendió. Sus garras y caninos extruidos.

Antes de rendirse a la llamada de apareamiento, se alejó, gimiendo ante la dolorosa separación.

—No, estás herida. No deberíamos…

Santana gruñó y su cara cambió, los crudamente hermosos planos de los bordes afilados de su lobo.

Ella era una Alpha Were, y negarle era peligroso.

Le acarició el pecho hasta que los tensos músculos de Santana se relajaron. Demasiado suavemente para que nadie lo oyera, susurró:

—No me gruñas, amor. No me asustas.

La esquina de la boca de Santana se curvo.

—Esa fue una de las primeras cosas que noté sobre ti cuando todavía eras humana. Deberías haber tenido miedo. Incluso ahora, deberías estarlo. Pero nunca lo has sido.

—Amo tu furia. Amo tu fuerza—pasó sus dedos por el cabello negro—Amo tu poder. Nunca temeré a eso.

—Pero tampoco dejarás que te controle, ¿verdad?

Abrió la puerta trasera del Rover y se acomodaron en los bancos, atornillados longitudinalmente, a los lados del compartimento.

—No.

Santana rió.






*************


—Me gustaría hablar con la detective Kitty Wilde, por favor—dijo Marley Rose cuando el teléfono de la jefatura de policía fue contestado por una voz lacónica que reconoció como el despachador nocturno.

Para gritar, ¿era el único que había trabajado alguna noche?

—Como te dije la última vez, señora, ella no está trabajando. Y no, ella no llamo por los cinco mensajes que ya le dejó. Tal vez deberías tomar la pista.

Se sonrojó.

—Mi interés es profesional—¿Y por qué explicaba algo que no era asunto de nadie a un hombre que ni siquiera conocía?—Puede decirme cuándo está programada…

—Llegó a las veintidós.


Alrededor de veinticuatro horas.

—Seguramente Usted tiene procedimientos para…

—Su teniente no parece preocupado. Tal vez debería tomar la pista y buscar otro tipo de trabajo
—resopló—Realmente no necesitamos policías Vampiro, ¿verdad?

Un clic fue seguido de aire vacío. Miró fijamente el silencioso teléfono.

¿Desde cuándo estaba bien que los funcionarios de la ciudad ni siquiera fingieran ocultar sus prejuicios contra Praeterns?

¿O la discriminación siempre había sido tan flagrante, y ella sólo ahora se daba cuenta?

Dios, esperaba que no hubiera sido tan ciega.

Este plan para localizar a la elusiva Detective Wilde no funcionaba, era tiempo de probar algo más.

Había estado observando la casa de Kitty casi sin parar desde que alguien disparó a los Were Alpha ahí después de una reunión con Kitty.

La rubia había dado su propia sangre para revivir a un guardia Were moribunda y ella casi moría. Hablando de una enorme bola, y ella no había llamado.

Había estado ahí, realmente justo ahí. Arrodillada en la sangre y rezando para que alguien no muriera.

Había evitado reportar el tiroteo porque no tenía la historia más grande, quería saber qué había detrás de esos disparos. Y si ella reportaba un intento de asesinato contra la Consejera Were de Asuntos de los Estados Unidos, la AP enterraría a la ciudad en locutores de televisión y ahí tendría su oportunidad en la historia real.

No, algo grande se estaba preparando y Kitty era su mejor fuente.

Era una declaración triste, considerando cómo la detective Vampiro no estaba hablando con ella en este momento, pero bueno, un periodista trabajó con lo que tenía.

Detective Kitty Wilde.

Dios, qué dolor en el culo.

Ni siquiera le gustaba la maldita Vampiro, pero tampoco quería verla morir, o lo que sea que hicieran los Vampiros vivientes antes de reanimarse como Vampiros Resucitados.

Ni siquiera sabía que un Vampiro podría morir por renunciar demasiado de su propia sangre, pero entonces ¿quién sabía cuáles eran las reglas de todos modos?

No era como si los Vampiros, o cualquiera de los Praeterns, permitieran a los humanos en sus secretos.
Bueno, está bien, tal vez eso era comprensible, teniendo en cuenta que los humanos habían hecho un trabajo muy bueno de barrer la especie Praetern algo como hace un milenio, y todos se habían escondido y no habían resurgido hasta hace dos años, cuando el papá de Santana más o menos anuncio al mundo.

—Hey, todo el mundo, hay un montón de especies sobrenaturales que han estado viviendo entre ustedes por siempre, y estamos cansados de escondernos.

El gran Éxodo había vuelto el mundo al revés, y los humanos, superando en número a los Praeterns por miles a uno, no estaban tan seguros de que realmente querían compartir el espacio vital con especies como Vampiros y Weres que simplemente podrían considerarlos presas, o los Fae que tenían todo tipo de poderes mágicos, o los Psi que pudieran influir en las mentes, o los Magos cuyos encantamientos, hechizos y magia eran mejores armas de las que los seres humanos habían podido construir.

Los humanos, a pesar de su número, a menudo construyeron sus culturas basadas en el miedo, como Marley llegó a darse cuenta cada día más.

Bueno, ella no tenía miedo. Estaba cabreada.

Había intentado ayudar a Kitty, le había ofrecido sangre.

¿Y qué obtuvo por sus esfuerzos?

Kitty prácticamente la arrojó hacia fuera en su oído.

Había dejado la casa de la rubia, pero no iba a permanecer desaparecida.

Era una reportera de investigación, y quería saber quién había tomado disparos a alguien de tan alto perfil como Santana López, y mientras estaba en ello, quería saber lo que estaba pasando con las niñas misteriosas que estaban apareciendo en ER con fiebres mortales de las que nadie quería hablar.

No es cierto.

Alguien quería hablar de ellas porque él, pensaba que era un él, que no podía decir en realidad por la voz ahogada en el teléfono, la había estado llamando para decirle sobre estos casos.

¿Por qué?

¿Por qué alguien quiere alertar a la prensa sobre estas infecciones?

¿Eran, como decía la persona que llamaba, casos de fiebre Were que se transmitía a los humanos?

Si eso era cierto, necesitaba alertar a la población humana.

¿No es así?

¿No era su responsabilidad, aportar las historias que marcaron la diferencia, exponer los peligrosos secretos que en última instancia cuestan vidas?

Todavía no había escrito nada al respecto.

Se dijo a sí misma que era porque no sabía lo suficiente, pero ¿cómo podía saber lo suficiente si nadie le decía nada?

Sintiéndose como una acosadora, había esperado y observado y esperado un poco más, desde antes del amanecer del día anterior hasta bien después del amanecer, para que Kitty regresara.

Cuando la Vampiro no se había mostrado, había pensado que Kitty pasaba las horas del día en otro lugar, y se había ido a casa por unas horas de sueño inquieto, y luego de vuelta a observar antes del atardecer.

A medida que pasaban las horas, todavía no había señales de Kitty, había empezado a preocuparse.

Tal vez Kitty no se había recuperado de casi desangrarse, o el equivalente vampírico de la misma.

Tal vez Kitty estaba en el hospital, aunque llegó a pensar en ello, nunca había visto a un paciente vampiro en el hospital.

Al igual que Weres, ellos no buscaron atención médica convencional.

Después de darle a la Were su sangre, Kitty había dicho que necesitaba alimentarse.

Y le había dicho a Santana López: No me agradecerás cuando tu Centuri despierte hambrienta.

Necesito estar ahí cuando lo haga.

Cuando me haya ocupado de mis necesidades, iré.

Sacó su computadora portátil de debajo del asiento delantero y dirigió una búsqueda de Google en Santana López. Había leído suficientes exposiciones y editoriales sobre la Were Alpha y el Adirondack Timberwolf Manada para tener una idea general de dónde se encontraba su Compuesto.

Después de escanear algunos artículos, hizo clic en Google Maps y marcó las coordenadas de su GPS.

Tiempo para cazar.

Primera parada, la sede privada de los más poderosos Were Alpha en el Hemisferio Occidental.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 3:) el Lun Abr 02, 2018 8:47 pm

hola morra,..

unos terminan la casa!! y otros empiezan otras!!!
a ver como le va a marley a ver que esta haciendo kitt??

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por Isabella28 el Lun Abr 02, 2018 10:31 pm

Me perdi de mucho pero ya me puse al dia.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por micky morales el Mar Abr 03, 2018 9:58 am

Marley es algo cabezota, pensara de verdad ir a meterse en la sede privada de los were alpha?????
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7121
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 25. Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 15 ... 25  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.