Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26
Ayer a las 6:51 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Justicia III (Adaptada) Cap 29
Ayer a las 6:46 pm por 23l1

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «The Manhattan Yacht Club»
Sáb Sep 15, 2018 8:13 am por Klainefan

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 18
Lun Sep 10, 2018 10:05 pm por 3:)

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 9
Lun Sep 10, 2018 9:58 pm por 3:)

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Jul 27, 2018 9:17 pm por Sanny25

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 35 y prolongo fin
Lun Jun 04, 2018 10:30 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Mar Mayo 22, 2018 11:41 pm por 3:)

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Página 7 de 22. Precedente  1 ... 6, 7, 8 ... 14 ... 22  Siguiente

Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Mar Abr 03, 2018 8:51 pm

3:) escribió:hola morra,..

unos terminan la casa!! y otros empiezan otras!!!
a ver como le va a marley a ver que esta haciendo kitt??

nos vemos!!




Hola lu, jajaajajaja lo cual es bueno tmbn, no¿? estamos mejorando ajajajajaaj. Mmm interesante pregunta...espero y bn tambn...y no demoren tanto como las brittana..., pero parece q kitty es igual de cabeza dura q la morena. Saludos =D





Isabella28 escribió:Me perdi de mucho pero ya me puse al dia.




Hola, justo te iba a decir perdida, pero ya lo dijiste tu ajajajajajja. Eso es lo bueno....y mientras puedas leer! Saludos =D





micky morales escribió:Marley es algo cabezota, pensara de verdad ir a meterse en la sede privada de los were alpha?????




Hola, jajaajajajaj marley o kitty¿? Aaaah yayaya si entendí tu punto... solo ella ajajaja...puede q por eso sea perfecta para kitty. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 23l1 el Mar Abr 03, 2018 8:53 pm

Capitulo 2



Quinn saltó en el Rover junto con Jake y Puck.

Todos cogieron los pantalones de la pila en el suelo.

Finn se subió al frente, Quinn cerró las puertas, y Andrew encendió el motor, alejándolos.

El almacén estalló en llamas que lamían la superficie inferior de las nubes colgantes. El sonido de las sirenas que se acercaban cortaba el rugido del fuego.

Todavía desnuda, Quinn se arrodilló en el suelo y tiró de su teléfono móvil de la cintura de sus pantalones negros. En vez de ponerse los pantalones, marco un número.

—¿A quién llamas?—preguntó Santana.

—Emma, para hacerle saber que estás herida—dijo Quinn.

—No—dijo—No necesito un médico.

Quinn, con los ojos todavía cazadores verdes, gruñó bajo en su pecho y le agarró el hombro.

—Alpha, apenas te has recuperado de las heridas que sufriste ayer, y ahora las marcas de las garras no se curan tan rápido como…

—¡Basta!—Brittany dijo antes de su morena pudiera responder.

Una neblina negra de furia redujo su visión hasta que lo único que vio fue la garganta de Quinn.

Otra mujer había puesto sus manos sobre su compañera.

Le agarró la muñeca y la apartó su morena. Empujándola a través del espacio entre los dos bancos, ella se cernía sobre ella.

—Te olvidas a ti misma, Imperator—sus garras surgieron junto con su ira y se clavaron en el hombro desnudo dela ojiverde.

Delgados riachuelos de sangre corrían por la clavícula de ésta y sobre sus pechos desnudos. Las garras y los caninos de Quinn se dispararon, y ella gruñó, los huesos en su cara se deslizaron cuando ella comenzó a cambiar.

El aire se hacía penetrante con el aroma del sexo y la rabia.

No pensó, ella no se preguntó por sus propias acciones. El instinto la impulsó, una necesidad primordial de establecer el orden y proteger a su pareja.

Agarró el cuello de la otra rubia y la arrojó al suelo del vehículo en movimiento. Agachándose sobre su cuerpo desnudo a cuatro patas, raspó sus caninos sobre el pulso de la garganta.

—No cuestiones el juicio de la Alpha. Y no la toques. Ella es mía.

La ojiverde se estremeció, luchando contra su retención. Sus ojos rodaron, saliva brillando en sus caninos descubiertos.

Le mordió la garganta y las cintas escarlatas brotaron de los pinchazos. Montándole los muslos, forzó sus pelvis, aplastándole el sexo bajo el de ella.

La ojiverde se arqueó y gimió. La mordió más profundo haciéndola temblar y que girara la cabeza, sometiéndose.

Mantuvo sus caninos enterrados en el cuello y molió su pelvis hasta que la respiración de la ojiverde se calmó lentamente y yacio dócil.

Gruñó en su pecho.

—El orden en la Manada ha cambiado. Soy la compañera de Santana. Soy Prima ahora.

Era la segunda en rango y dominio ahora, y probaría que ella merecía ese lugar si tuviera que luchar con cada dominante Were en la manada.

Nunca renunciaría a su derecho a estar al lado de su morena, no mientras ella todavía respiraba.

Cuando la ojiverde fue completamente sometida, alivió sus caninos y empujó sus manos para permitir respirar. Lentamente, Quinn le lamió el cuello.

Susurró:

—Si la Alpha necesita cuidado, se lo daré.

—Sí, Prima—Quinn gimió y la lamió otra vez.

Retumbó reconfortante. Había tenido que disciplinar a la ojiverde, con rapidez y claridad, por desafiar a Santana. Ahora lo había hecho, y el enlace de la Manada tenía que ser restablecido.

Le acarició el cuello y trazó las marcas de mordida que había hecho con su lengua.

—Confío en que la protejan en mi ausencia.

—Con mi vida, Prima—la espalda de Quinn se arqueó y su clítoris se alargó y pulsó contra su pierna.

Rodó antes de que la ojiverde liberara en una muestra de sumisión sexual, quién ya se había sometido de cualquier otro modo, y cualquier rendición adicional la humillaría innecesariamente.

Quinn amaba a Santana, y Santana la amaba también. No estaba amenazada por su afecto, y necesitaba a la ojiverde para proteger a su morena.

Tiró de un par de pantalones vaqueros, pero su sexo estaba demasiado hinchado para cerrarlos. Santana se había puesto los vaqueros también, pero los dejó abierto. Se inclinó con la cabeza hacia atrás y los ojos cerrados, su postura aprobando todo lo que había hecho.

—¿Estás bien?—cubrió con la mano la herida del lado su morena, ocultando a los demás la sangre que se filtraba entre sus dedos.

Si hubieran estado solas, la habría atraído a sus brazos, pero no podía hacer eso delante de los demás.

—Sólo cansada—murmuró Santana—Estaré bien.

—Estamos a punto de llegar a la tierra de la Manada.

Santana sonrió, los abrumados planos de su rostro se suavizaron.

—Casa.

La besó, deseando marcarla como suya.

La primera pelea de Santana había desatado cada instinto protector y agresivo que ella tenía, y ahora su lucha con Quinn la había excitado aún más.

Su clítoris estaba tenso e hinchado, sus glándulas sexuales estaban llenas y listas para estallar.

Su morena percibió su necesidad y se arqueó sobre el asiento, sus pezones endureciéndose, su línea de piel de plata engrosándose en su bajo vientre.

Trazó la suave tira de piel entre las duras columnas del músculo con las yemas de los dedos.

No le importaba que no estuvieran solas.

Weres se acoplaban con frecuencia a la vista de otros. Muestras de dominación sexual y reclamación eran tan normales como cazar juntos o los jóvenes durmiendo en una pila enredada de parejas de manada.

—Espera, Prima—Santana susurró, sus palabras estranguladas—Estoy cerca de perder el control.

—Bien—le lamió la marca púrpura en el pecho, su marca, y Santana se sacudió.

Necesitaba probarla.

La necesidad era tan fuerte que gimió suavemente y apretó una mano entre las piernas morenas. Se frotó la mejilla sobre el mordisco del pecho.

—Te quiero.


*******


Volvió la cabeza hacia Andrew al volante del Rover.

La adrenalina y las endorfinas empujaban a su lobo a ascender, y estaba a punto de cambiar. Luchó contra su lobo, pero la llamada de su rubia fue tan fuerte que sus glándulas sexuales se apretaron dolorosamente, como lo hicieron justo antes de su liberación.

Necesitaba estar dentro su rubia, necesitaba vaciarse en ella.

—Dirígete a mis cuartos. Deprisa.

Andrew azotó de golpe al Rover para detenerse frente a su apartada cabaña, con un brazo alrededor de la cintura de Brittany, abrió las puertas dobles traseras.

—Convoca al consejo de guerra. Estaremos ahí pronto—arrastró a su rubia desde el Rover hacia el amplio porche delantero y hacia las sombras.

Le rasgó los vaqueros abiertos y desmenuzó el material suelto. Brittany le rasgó los vaqueros y, antes de que pudiera echarlos a un lado, se metió entre sus piernas.

Entalló su clítoris hinchado en el canal húmedo del sexo de su rubia.

—Estoy lista para correrme ya—gimió.

Las garras de Brittany se clavaron en sus hombros, y sus ojos azules relucían con fragmentos de oro.

—Córrete en mí, córrete en mi—Brittany se quedó sin aliento, sus piernas sujetas alrededor de sus caderas, con la boca en su pecho.

—Muerde—necesitaba la mordedura de su compañera para disparar la liberación total.

Los neurotransmisores y los cininas sexuales hervían en las glándulas enterradas profundamente en la base de su clítoris. Echó la cabeza hacia atrás, estallando los caninos.

—Necesito correrme dentro de ti ahora. Por favor—su visión se fragmentó, y el mundo cambió a planos agudos de gris. Su lobo estaba ganando—¡Britt! ¡Muérdeme!


******


La angustia de su compañera llevó a todos sus pensamientos, excepto en darle lo que sólo ella podía darle.

Gruñendo, le mordió su marca en el pecho, liberando las hormonas que la harían vaciarse.

Santana se hinchó en su abertura y la presión la empujó a liberarse.

Sus caninos aún enterrados en la carne de su amante, arqueó su cuello, exponiendo los vasos vulnerables.

Santana rugió, sus caderas bombeando, y la mordió en la curva del cuello.

Con la esencia de su morena llenándola, llego al orgasmo instantáneamente. Su estómago se convulsionó, y derramó su liberación por el sexo de Santana.

Nunca había estado tan dura durante tanto tiempo.

Las continuas contracciones continuaron incluso después de que Santana se derrumbó contra ella. Estremecida, temblorosa, acarició la espalda húmeda y le besó el cuello, la mandíbula, la boca.

—¿San? ¿Amor? ¿Estás bien?

Su morena jadeó, con el pecho agitado.

Sus caderas se sacudieron incontrolablemente, y su clítoris, todavía hinchado erecto, rodó contra ella, enviándola a otra espiral del climax.

—Te amo—dijo Santana.

Su corazón se detuvo.

Ya no podía imaginar una existencia sin Santana. No podía imaginarse tomar una respiración sin ella, y la guerra vendría.

Santana estaría en el centro de la batalla.

Las lágrimas brotaron en sus ojos, y luchó por contenerlas. No iba a cargar a su morena con sus temores.

Santana era Alpha y moriría antes de abandonar su destino o su deber.

—Te amo—envolvió sus brazos alrededor de su morena—Te necesito.


******


—Te necesito—susurro.

Una admisión que nadie más que Brittany jamás escucharía.

Su compañera le acunó la cara contra su cuello.

—No crees que el pícaro que mataste fue el único detrás del atentado contra tu vida, ¿verdad?

—No—se relajó sobre su lado y le acarició el abdomen—Él tenía su propia agenda, pero él estaba siguiendo órdenes de otra persona. Alguien con un plan más grande. Sospecho que pronto sabremos qué es eso muy pronto.

—No puedes pelear hasta que toda la plata sea purgada de tu sistema. Necesitas cambiar.

—Pronto. Después de que reúna al consejo de guerra. No te preocupes, compañera.

—Pedirme que no respirara sería más sencillo—dijo Brittany.

—Si pudiera ahorrarte lo que vendrá…

Brittany le pasó los dedos por su cabello.

—Luchamos juntas.

Asintió y se relajó en su abrazo.


*******

No temía la muerte.

Sólo temía perder a Santana, y nunca dejaría que eso sucediera.

Nunca.





*** *********


A las tres de la mañana, el tráfico en el Northway era ligero, y Marley pilotó su Camaro al norte de Albany a ochenta millas por hora.

Si fue detenida por una de las omnipresentes policías estatales, jugaría su tarjeta de reportera de investigación y les diría que estaba en el rastro de una historia caliente.

Tampoco estaría mintiendo.

Por supuesto, no tenía ni idea de lo que realmente era la historia, pero estaba malditamente bien de descubrirlo.

Salió del Northway y se dirigió lentamente por una carretera de un carril hacia el bosque de Adirondack, en busca de señales de los límites de los 700.000 acres de territorio lobo Were.

Encendiendo sus luces altas, miró a derecha e izquierda mientras el camino progresivamente se estrechaba, cambiando de pavimento a grava y, finalmente, a tierra.

Un ciervo salió del bosque a su paso, parado con largas y delgadas patas extendidas, sus ojos líquidos más curiosos que asustados. Desaceleró aún más.

Si mataba a un venado esta noche, lo perdería totalmente.

Había pasado demasiado tiempo en sus rodillas en la sangre de Santana y Emily para tolerar una onza más de dolor y sufrimiento.

Justo cuando estaba a punto de darse por vencida, faros se dispararon contra su espejo retrovisor y casi la cegó. Clavó sus frenos, su aliento corriendo desde su pecho.

Bueno, estaba sola en medio de Dios sabía dónde, y no tenía la menor idea de cómo disparar un arma.

Si hubiera tenido una pistola.

Tenía spray de pimienta, y revolvió en su bolsa para ello.

Un golpe la ventana envió una mano helada apretando alrededor de su corazón. Sus dedos se cerraron alrededor dela lata, y lo palmeó mientras se volvía y entrecerró los ojos en la oscuridad.

Una luz brilló en su rostro y parpadeó furiosamente.

—Por favor, identifícate—dijo una voz femenina con el tono brusco que usaba cada policía que había conocido cuando querían ser intimidantes.

—Tú primero—gritó a través de la ventana cerrada.

—Estás invadiendo la tierra de la Manada.

—¿Quién lo dice?—preguntó—No vi ninguna señal.

—Usted pasó una a una milla y media atrás.

—Deberías hacerlos más grandes, entonces, porque lo estaba buscando. ¿Quién eres tú?

La luz parpadeó de sus ojos y brevemente iluminó la cara de una hermosa castaña con ojos verdes. Reconoció los pómulos esculpidos y la mandíbula tallada de cada uno de los Were, hombres o mujeres que había visto.

¿Tenían que ser tan hermosos?

La luz estaba en sus ojos.

—Soy la teniente Aria Montgomery. Puedo ver su identificación, por favor.

—Tú primero.

Creyó oír risas, aunque el retumbar bajo resonante pudo haber sido un gruñido.

La piel de gallina estallo en su piel, pero sus dedos se relajaron un grado en el spray de pimienta en su mano. Algo golpeó contra su ventana, y ella encendió las luces de arriba.

Un ID laminado. La misma cara hermosa. Rango y nombre debajo.

Aria Montgomery, teniente.

Tomando una respiración profunda, golpeó su identificación de la prensa contra el cristal al lado de Montgomery con su foto hacia fuera.

—Marley Rose—dijo ella—Quiero ver al lobo Alpha.

Montgomery se echó a reír.

—La Alpha no ve a los visitantes a la mitad de la noche. Su número de oficina aparece en el directorio telefónico. Llame para una cita.

Bajó la ventanilla.

—Espera. ¿Qué hay de la detective Kitty Wilde? ¿Ella está aquí?

El labio de la Were se curvó en una esquina. La piel de gallina creció aún más.

—Lo siento, no puedo ayudarte. Por favor, da la vuelta y sal de la tierra de la Manada.

—Sé lo que le pasó a tu Alpha anoche. Si no quieres una historia en el periódico sobre alguien disparándole, entonces te sugiero que me lleves a verla.

Montgomery gruñó y metió la cara en la ventana, y la preciosa Were ya no era hermosa. Era terriblemente aterradora.

Ahogó un grito y al instante se sonrojó ante su reacción.

Maldita sea.

Había visto a Weres cambiar antes. No justo en su cara. Los caninos relucientes y los brillantes ojos de oro y el gruñido de advertencia la helaron hasta los huesos, pero también tenía un trabajo que hacer.

Uno que importaba mucho.

Y había tenido un montón de práctica de pie por sí misma. Alzándose bruscamente, miró a la Were y dijo:

—No me amenaces. Estoy de tu lado. Ahora retrocede.

La teniente hizo un esfuerzo visible para detener su cambio, si eso es lo que estaba haciendo. Los músculos de su cara se apretaron, su mandíbula alargada se tensó, y mientras su garganta se agitaba, sus gruñidos se calmaron.

En realidad agachó la cabeza.

¿Qué diablos era eso?

—Mis disculpas, señorita Rose—dijo la teniente, con la mirada fija a la izquierda de su oreja—Si esperas aquí, llamaré al Compuesto.

Todavía temblando por dentro, volvió a colocar el envase de aerosol de pimienta en su bolsa y comprobó rápidamente para asegurarse de que tenía sus herramientas esenciales.

Grabadora digital.

Cámara digital.

Teléfono móvil.

Bloc y lápiz.

Aerosol de pimienta.

Aerosol de pimienta de reserva.

Mentas para el aliento, toallitas húmedas, y una barra de proteína.

Cerró su bolso y lo sujetó en su regazo. Estaba lista.

Tenía que decírselo a sí misma porque no sabía qué esperar si violaba el Were Compuesto. Los periodistas nunca llegaron a través de las puertas.

Infiernos, los periodistas rara vez tuvieron la oportunidad de entrevistar a la concejal López en sus oficinas en Albany. Seguramente no exigían una audiencia con ella en el corazón del territorio de la Manada.

Calculó que sus posibilidades de entrar eran de cero a menos cien, pero iba a sentarse aquí en su coche hasta que alguien le hablara.

—Si quieres venir conmigo.

Saltó.

¡Maldición!

Necesitaba dejar de reaccionar como si temiera a los Weres. Pero caminaban con tanta suavidad, aunque nada parecido a la forma en que Kitty se deslizaba invisible de un lugar a otro, demasiado rápido para que el ojo siguiera.

Los Weres rondaban, rápidos y letales, como los animales que algunas personas sentían que eran.

No eran animales.

No eran seres humanos que a veces se convirtieron en animales tampoco.

Eran lo que eran.

Eran Weres, con una fascinante combinación de rasgos humanos y animales.

Todavía no estaba segura de cómo caracterizar a los Vampiros, y ella no podía dejar de pensar en eso.

Sobre quién y qué era Kitty.

Sobre quién y qué Kitty necesitaba.

—¿Por qué debería salir?—preguntó.

—Te llevaré al Compuesto.

—Gracias—dijo con su voz más fresca y calmada. Agarró la manija de la puerta y la levantó con determinación. Cuando salió, dijo—Yo podría conducir y seguirte…

—En mi vehículo, por favor—dijo la teniente Montgomery, y de su tono, la conversación había terminado.

Ellas desaparecieron rápidamente en la oscuridad, obviamente pensando que podía ver tan claramente en el denso bosque como ella podía.

El estrecho camino de tierra estaba demasiado cubierto de vegetación, o más probablemente se había dejado así para ocultarlo, y los pequeños trozos de luz de la luna que se filtraban entre los árboles le daban escasa iluminación para permanecer en la pista despejada.

Una forma oscura se alzaba delante y ella vaciló.

Un Humvee, o algo así. Más grande.

Como tanque blindado grande.

Jesús.

¿Qué esperaban?

¿Una guerra?

Su garganta se secó.

La teniente Montgomery de repente se alzó frente a ella, encendió una linterna y apuntó al frente del vehículo.

Arrastró las yemas de sus dedos a lo largo del capó para equilibrarse mientras se apretaba entre el vehículo negro mate y el matorral. Cuando llegó a la puerta del pasajero, se incorporó en el asiento superior.

Sin techo.

Sólo una barra de seguridad. Montgomery ya estaba al volante, y apenas había cerrado la puerta cuando el vehículo se lanzó hacia adelante. Agarró la empuñadura junto a su hombro y se esforzó por ver hacia dónde se dirigían.

No podía ver una maldita cosa.

Norte. Este. ¿Oeste?

Ni idea.

Demonios, podían llevarla a cualquier parte de aquí, dejarla, y ella no tendría la menor posibilidad de encontrar su salida.

—No estás en peligro—dijo Montgomery con voz baja y gutural.

—¿Qué quieres decir?

—Puedo oler tu miedo.

Maravilloso.

Se retorció en el asiento para enfrentarse a la Were detrás del volante.

—No te tengo miedo. Simplemente no me gusta no saber a dónde voy.

—No te gusta no tener el control.

—Oh, ¿y tú?

—Soy una Were.

Como si eso respondiera a todo.

Sus ojos se habían ajustado lo suficiente para que ella pudiera ver la sonrisa que parpadeaba en la esquina de la boca dela teniente.

Ella volvió a ser hermosa de nuevo.

No sólo hermosa, pero francamente increíblemente sexy.

Contuvo el aliento. Tal vez los Weres tenía la misma capacidad de atraer a la presa con un esclavo sexual que los vampiros.

Oh Dios mío.

¿Iba a empezar a lanzarse a los Weres de la manera que quería con Kitty?

—¿Estás casada?¿Apareada, quiero decir?

Lentamente, Aria Montgomery volvió la cabeza y se encontró con sus ojos por primera vez desde que la había dejado para llamar al Compuesto. Pequeñas manchas de oro parpadeaban detrás de la densa cortina de sus pestañas.

—¿Me estás invitando a enredar?

Interpretó esa palabra en su mente.

No fue difícil descifrarlo.

—No, estaba conversando.

Un retumbar que podría haber sido una risa agitada del pecho de Aria.

—Los Weres podría pensar en eso como algo distinto de una observación casual.

—Ya veo. Bueno, entonces puedes fingir que no…

—No estoy apareada. Aun así, como ya he dicho, estás a salvo.

—En realidad, lo que estoy es realmente avergonzada. Lo siento mucho…

—¿Te importa cuando un hombre humano te encuentra atractiva o te invita a...tener una interacción personal?

Su cara se sentía caliente a pesar de la brisa fresca que fluía a través de la parte superior abierta del vehículo.

—Ah, no. Dependiendo de las circunstancias, podría estar halagada. Bueno, no si fuera un hombre. ¿Pero si fuera una mujer? Si probablemente. Pero yo no estaba…

—Estoy bromeando.

Por supuesto que sí.

Los Weres, como todas las especies Praetern, habían vivido lado a lado con los humanos durante miles de años.

Habían permanecido invisibles al aprender a encajar, ocultando sus naturalezas esenciales.

¿Qué esperaba?

¿Que en su hábitat natural los Weres serían menos civilizados, incapaces de controlar sus impulsos básicos?

—Lo siento muchísimo. No quise insultarte.

—No lo hiciste—Aria se rió—Para tu información, los Weres raramente tienen compañeros humanos. Aunque no estoy acostumbrada, mi interés es sólo en otros Weres. Espero que no te sientas insultada.

—No insultada. Absolutamente no. ¿Avergonzada? Absolutamente. ¿Estamos casi ahí?

—Casi. Yo te habría vendado los ojos, pero el centuri dijo que te extendiera la máxima cortesía—Aria miró desde el camino de regreso a ella, y el oro brilló más brillante en sus ojos—Por favor, no me hagas arrepentirme.

—No lo haré—dijo esperando que no descubriera ningún motivo para cambiar de opinión.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Mar Abr 03, 2018 9:43 pm

hola morra,..

joder a ver si de una faking ves quinn entiende que ya san esta mas que apartada!!!
aria y marley???,.. mmmm a ver como lo toma kitt!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Miér Abr 04, 2018 7:49 am

Bueno Marley lo conseguiste, a ver que tal va esa entrevista!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Miér Abr 04, 2018 8:07 pm

3:) escribió:hola morra,..

joder a ver si de una faking ves quinn entiende que ya san esta mas que apartada!!!
aria y marley???,.. mmmm a ver como lo toma kitt!!

nos vemos!!!




Hola lu, jajajaja esk no entiende con nada esa niña...además no kiere perder ni pan ni pedazo ¬¬ Eso parece...jajajaajaj espero y mal ajajajajaja. Saludos =D






micky morales escribió:Bueno Marley lo conseguiste, a ver que tal va esa entrevista!!!!




Hola, jajajajaaj es una buena reportera, no¿? Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 3

Mensaje por 23l1 el Miér Abr 04, 2018 8:08 pm

Capitulo 3



—Siento el amanecer—dijo Betty—El perro te está poniendo a prueba, Regente.

—No te preocupes, cariño, confío en que me tendrás en casa antes de que salga el sol—Francesca, Canciller de la Ciudad y Viceregal de los Vampiros del Este, se extendió a través del espacio entre los asientos delanteros de cuero de color beige de los Rolls y acarició el musculoso y delgado muslo de su Senechal.

Su cuerpo esbelto y engañosamente fuerte se tensó, y sus rasgos ferozmente elegantes se endurecieron.

Nunca renunció completamente a sus responsabilidades como encargado de Francesca, ni siquiera cuando estaba en medio de la sed de sangre.

En otra ocasión, en otro lugar, Francesca podría haber burlado a su protector, tan serio, para relajar su hipervigilancia, incluso para convencerla con una sonrisa.

Pero no esta noche, no cuando recibió una llamada de Bernardo, un lobo Were y uno de sus miembros de la Sombra Señores, informándole de una reunión de emergencia menos de una hora a pleno sol.

Tenía razón en preocuparse.

A diferencia de los Vampiros más jóvenes, ella no sucumbiría al torpor circadiano tan pronto como saliera el sol, pero eventualmente caería en un coma moribundo, incluso protegida bajo la ultravioleta radiación.

Y se incineraría casi tan rápido como un vampiro recién animado si se exponía a la luz solar plena. No tenía mucho tiempo, y Bernardo lo sabía.

No confiaba completamente en sus miembros Señores de la Sombra, ellos podían unir fuerzas para aumentar su fuerza, pero indudablemente cada uno de ellos tenía una agenda privada.

Ciertamente lo hizo.

Fijó sus ojos verdes adriáticos en Francesca. Sus cabellos de medianoche se desangraron en la noche y dejaron sus rasgos pálidos y duros aún más asombrosamente hermosos.

—No confío en ninguno de ellos. Se voltearan hacia ti si es para su ventaja.

—Por supuesto que sí. Pero es mejor estar cerca de tu enemigo—Francesca se echó a reír, pensando en Cecilia Thornton, la Reina Fae y uno de los cinco Señores de la Sombra, además de ella misma, Bernardo, Hiram Corcoran, el único humano y otro Vampiro cuya identidad seguía siendo un secreto incluso para el otro Señores.

Tenía la intención de quedarse muy cerca de Cecilia, cuya belleza dorada escondía un alma despiadada. Se rumoreaba que la unión de sangre con un Fae era aún más potentemente con un Vampiro ferrin que la de los Weres y produjo un exquisito orgasmo.

Se mojó pensando en los placeres que la Reina Fae podía ofrecer. Los músculos del muslo de Betty se estremecieron, y le rozó las uñas sobre el cuero apretado en el ápice de las piernas.

Betty era el vampiro de más alto rango en su casa, más cercano a ella en el linaje, y muy en sintonía con su hambre. Su deseo despertó a la rubia.

—Cuando hayamos terminado aquí, nos alimentaremos juntas.

—Sí, Regente—susurró Betty, maniobrando el Rolls bajo un puente de ferrocarril abandonado sobre un tramo desierto del río Hudson al norte de Albany.

Se detuvo en la línea de una Harley, un Lincoln Town Car y un Lexus SUV plateado.

Los guardaespaldas humanos, los sentries, y los guardias reales Fae rodeaban los vehículos, mirándose el uno al otro con diversos grados de desconfianza y animosidad.

La vista y la audición de Francesca eran diez veces más que las de un humano y aún más agudas que las de un Were. No tuvo ningún problema en reconocer los barcos de guerra llenos de la misma mezcla de guardias armados con armas automáticas patrullando las turbias aguas bajo el puente.

—Ya ves—dijo con ligereza a Betty, pasando los dedos por su antebrazo mientras caminaban una al lado dela otra—Perfectamente seguro aquí.

—No te burles, Regente—dijo Betty con un gruñido bajo—No eres inmortal, simplemente casi así.

Se detuvo y Betty se detuvo al instante. Enmarcó su rostro, sus pulgares trazando el arco afilado de los pómulos y la besó. Dejó que sus incisivos se desenroscaran y rasparan la superficie interna del labio hasta que le sacó sangre. Chupó las diminutas lágrimas, acariciando rítmicamente la punta de su lengua sobre la de Betty.

La bañó en el espectro completo de su esclavitud sexual y la sintió temblar.

—Te preocupas demasiado, querida.

Betty respiró pesadamente, pero su expresión permaneció firme.

—Vamos a escuchar lo que la chusma tiene que decir. Quiero que estés segura antes del amanecer.

—Me encanta cuando eres contundente—dijo Francesca—Supongo que deberíamos.

Mientras se acercaban a los tres Señores de la Sombra ocultos en la oscuridad bajo el paso subterráneo, Hiram Corcoran, el líder detrás de las escenas de HUFSI, Humanos Unidos por la Integridad de las Especies, pinchó un dedo bien cuidado en un corpulento lobo Were de cabello rubio.

—Tus órdenes eran eliminar al lobo Alpha—gritó el humano patricio de pelo plateado—No sólo fallaste, tus subordinados involucraron ala detective Vampiro y a la misma reportera humano que elegimos como conducto de información. Ahora díganos que Santana López, la que se suponía que debías destruir, mató al líder de tu red de distribución de drogas. ¿Podrías ser más incompetente?

Con un gruñido, Bernardo, el Alpha de la Manada Were Black, saltó a través de los seis pies que los separaban en un abrir y cerrar de ojos, obligando al sorprendido humano a tropezar en retirada.

Los caninos de tres pulgadas destellaron en la boca del Were.

—No acepto órdenes tuyas, débil.

—Tal vez deberías—dijo Hiram, con expresión de desdén—No pienses que eres indispensable. Tu dinero de la droga te compró un asiento en nuestro consejo, pero puedes ser fácilmente reemplazado.

—Ahora, muchachos—les reprendió Cecilia, su voz cargada de risa y lujuria—Habrá tiempo para que ustedes midan sus penes cuando controlemos Norteamérica. Hasta entonces, concentrémonos en nuestro gran plan, ¿no?

—Sí, tenemos que concentrarnos en el primer orden de cosas—Francesca se dirigió al lado de la rubia voluptuosa—Debemos bloquear el intento de la Coalición de asegurar la protección legal de las especies Praetern. Legitimar nuestros derechos nos obligará a revelar más sobre nuestra base de poder. Divulgando nuestras tenencias financieras, exponer las fortalezas y debilidades de nuestra especie, permitiendo que los humanos se inserten en nuestros asuntos cuando superan en número nos eliminará la ventaja que tenemos como especie más fuerte.

—No es suficiente—insistió Hiram—La actual Coalición necesita ser destruida. Debemos eliminar al lobo Alpha. Con su partida, la Coalición Praetern necesitará un nuevo líder, y podemos poner a nuestro propio representante en su lugar. Alguien que garantice que el proyecto de ley para proteger los derechos Praetern nunca lo hace fuera del comité.

—Todos queremos ver la Coalición fracasar.

Francesca se preguntó si Hiram realmente apreciaba que su aversión por todas las especies de Praetern se extendía a sus compañeros de la Sombra.

Nunca habría aceptado trabajar con el humano si Hiram no hubiera comandado considerables recursos políticos y financieros. Por ahora, era útil.

En última instancia, él no lo sería.

—Debemos esperar hasta que nuestros números sean más fuertes y estamos preparados para infectar a la población humana con la toxina de la fiebre sintética.

Hiram asintió con obvia renuencia.

—Estoy de acuerdo en que la exposición en este punto sería desastrosa. Es por eso que no podemos permitirnos el tipo de trabajo descuidado que nuestros amigos del perro han estado haciendo.

—Te mataré, humano—gruñó Bernardo al último insulto. Se dejó caer a cuatro patas, su cuerpo resplandeciente en el borde del cambio.

—No tenemos tiempo para esto—dijo Francesca, moviéndose entre los dos machos—Santana López es muy respetada entre los seres humanos y comanda la mayor manada de lobos en este hemisferio. Podríamos considerar la posibilidad de conquistarla a nuestra causa—añadió con una mirada de desprecio al Were—Especialmente ahora que ella y las autoridades han sido alertadas de la posibilidad de un ataque a su vida.

—Santana López es la hija de su papá—dijo Hiram—Ella no le dará la espalda a su visión de Praeterns viviendo abiertamente entre los humanos.

Bernardo retumbó en acuerdo.

—Si no fuera por Antony López instigando el Éxodo y exponiéndonos a todos, no estaríamos negociando con humanos.

—Y no estaríamos negociando con animales que apenas tienen conciencia—replicó Hiram.

—Me temo que por lo que respecta a Santana, Hiram tiene razón—murmuró Cecilia, trazando lánguidamente las yemas de sus dedos a lo largo del borde de su diáfana camisola mientras se sumergía entre sus pechos—La lobo Alpha siempre tan hermosa es completamente incorruptible.

—Tal vez no—musitó—No si tenemos influencia sobre ella.

—Ella necesita morir—dijo Bernardo—Sus tierras me pertenecen.

—No será fácil eliminarla—observó Cecilia con un tono razonable de acero—Pero con ella desaparecida, la Coalición será mucho más maleable. Si hacemos parecer que fue asesinada por los humanos, los otros en la Coalición pronto verán que nuestra única esperanza es crear naciones autónomas donde podamos gobernar como mejor nos parezca sin interferencia.

—¿Por qué no intentar dominarla mientras el trabajo continúa refinando la toxina de la fiebre?—sugirió.

Santana no sería fácil de matar, y ella sería una formidable aliada.

Santana se había convertido en la cara pública de la especie Praetern, representando a la Coalición en Washington.

Morena y hermosa, educada, era la portavoz perfecta, y los medios de comunicación la amaban. Además, la magnífica Were Alpha era tan intoxicantemente poderosa en la cama como por fuera, y ella era muy aficionada a la morena.

Al menos, ella era muy aficionada al sexo que compartían.

—Siempre podemos eliminarla, y dejar pasar algún tiempo puede hacerla pensar que la amenaza ha terminado.

—Tienes razón—dijo Cecilia, con las yemas de los dedos resbalando por debajo de la camisola y acariciando la curva de su pecho—Cuando hayamos levantado nuestros ejércitos y hecho una cuña entre la Coalición y los gobiernos humanos, estaremos en una posición mucho más fuerte para asumir el control y dividir las tierras entre nosotros. ¿Tienes un plan, querida Francesca?

Rió suavemente.

—¿Cuál es la mayor debilidad de un Were?

—¿Aparte de la plata?—dijo Hiram—Su compañera.

—Santana no está apareada, pero hay otros en su Manada por los que moriría—mantuvo la mirada en Bernardo y acarició el cuello de Cecelia—Es probable que Santana piense diferente de la búsqueda de su papá si empieza a perder a los más cercanos a ella. Mientras tanto, podemos concentrarnos en sintetizar la toxina de la fiebre.

Cecilia se volvió hacia Hiram.

—¿Qué dicen tus investigadores acerca de su progreso?

—Tenemos científicos en varios laboratorios trabajando veinticuatro horas al día para sintetizar la toxina capaz de inducir la fiebre Were en los seres humanos—Hiram suspiró—Informan inducir la fiebre en el veinte por ciento de los sujetos. Desafortunadamente, no pueden predecir la severidad de los síntomas o quiénes serán afectados. Las tasas de mortalidad entre los sujetos han sido muy alta.

—No he visto ningún reportaje público sobre los temas que lanzaste—dijo.

Hiram se encogió de hombros.

—Yo esperaba que la reportera alertara al público sobre la posible amenaza, pero hasta el momento, no lo ha hecho—se burló de Bernardo—Ahora que la hemos involucrado en el ataque a López, ella puede estar buscando en lugares en los que preferiríamos que no mirara. Tus experimentos de laboratorio parecen ser fracasos—con aire de suficiencia.

—Dado que los rasgos de los Were sólo se transmiten a través de las hembras, estamos limitados a ser capaz de utilizar sólo sujetos humanos hembras en las prueba—dijo Hiram—Si los hombres Were no fueran impotentes…

—No somos impotentes—gruñó Bernardo.

—No lo atraques, Hiram—dijo Cecilia con un largo suspiro—Sabes sabe tan bien como el resto de nosotros que los hombres Were son capaces de impregnar a las hembras, simplemente no pueden producir hijos Were por su cuenta.

Cortó la discusión.

—Las mujeres dominantes también pueden inducir el embarazo, y esa es una razón importante por la que necesitamos controlar al Were Alpha. Sólo ganará fuerza entre las Manadas Were si se aparea y produce un heredero.

—Sólo quieres a los Weres para comida—dijo Bernardo, con sus caninos destellando—¿La sangre te hace correr más fuerte que la de un humano, ¿verdad, chupasangre?

—Sueñas conmigo tomando tu sangre—canturreó, atrayéndolo a su esclavitud.

Sus ojos brillaban y una erección se abultó detrás de la bragueta de sus sucios jeans azules. Forzó una imagen sexual tras otra en su mente.

—Tienes hambre de mi mordida, por el olor de mi placer cubriendo tu piel, por el calor de mi boca cerrándose sobre tu p…—continuo.

Las caderas de Bernardo se sacudieron y una mancha húmeda se extendió por el frente de sus pantalones.

Riéndose, lo soltó con un chasquido casual de sus dedos, y él se tambaleó, sacudiendo su cabeza en un aturdimiento.

—Pero me temo que no eres suficiente para mí.

—Perra—murmuró, pero sus ojos quemaron oro con frenesí prolongado.

—Necesitamos más sujetos—dijo Hiram, apartándose de la exhibición sexual con una expresión de disgusto.

—He hecho buscar a mis tripulantes de la calle—dijo Bernardo—Encontrar hembras humanas que no se van a extrañar no es fácil.

—Entretanto, vamos a retrasar los atentados a la Alpha. Si ella fuera a traer la Manada Timberwolf a nuestro campamento, tendríamos un ejército formidable cuando llegue el momento de ejercer nuestro dominio.

—Muy bien, vamos a esperar—Hiram Corcoran se volvió hacia ella—Tienes dos semanas para traer a Santana López a nuestro lado. Entonces debe morir.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Miér Abr 04, 2018 9:01 pm

hola morra,...

empezó la casería!!!
a ver que no mueran en el intento!!!
seria ventaja de que no sepan que no sepan de britt!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Jue Abr 05, 2018 7:39 am

Imbeciles los que van a morir son ellos con sus ridiculas alianzas, es cierto que mejor es que no sepan de la compañera de Santana!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Jue Abr 05, 2018 8:14 pm

3:) escribió:hola morra,...

empezó la casería!!!
a ver que no mueran en el intento!!!
seria ventaja de que no sepan que no sepan de britt!!

nos vemos!!!




Hola lu, si q si! =o ni lo digas q pasa =/ Claro q lo es...esperemos y siga siendo así ajajaj. Saludos =D





micky morales escribió:Imbeciles los que van a morir son ellos con sus ridiculas alianzas, es cierto que mejor es que no sepan de la compañera de Santana!!!!




Hola, si!!! espero lo mismo, asik si, eso dile para q pase jaajjaaja. Eso mismo, asik q siga siendo así jajaj. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 4

Mensaje por 23l1 el Jue Abr 05, 2018 8:15 pm

Capitulo 4



Marley apoyó ambas manos en el salpicadero cuando el vehículo rebotó sobre una pista progresivamente más accidentada.

Después de lo que parecían kilómetros de senderos tortuosos, Aria frenó frente a una cerca de alambre de púas de ocho pies de altura.

Un macho y una hembra, altos y musculosos y con las mismas BDN negros que Aria, aparecieron en los faros frente a la puerta. Ésta se asomó del vehículo.

—Me han autorizado a traer a un visitante al cuartel general.

El macho, pesado y rubio, acechando hacia el lado del vehículo. Acechando era la única palabra que podía traer a la mente. La forma en que sus largas piernas cubrían el suelo y sus ojos nunca vacilaban en la áspera luz halógena le recordaba el modo en que los depredadores cazaban en la naturaleza que ella había visto.

Se acercó a Aria y miró dentro del camión, con los ojos vagando lentamente sobre su cara y su cuerpo.

—¿Quién es esta?

—Una reportera.

Un gruñido enroscó su labio superior, casi hermoso.

—Ella tiene permiso para entrar—Aria se enderezó en el asiento, pareciendo más alta y más ancha de repente.

El aire alrededor brillaba como si uno o ambos de los Weres emitieran electricidad.

Esto no podría ser bueno.

—¿De quién?

—Mike.

El macho retumbó, y el sonido habría sido aterrador si no hubiera oído a Aria hacer un gruñido similar no hace tanto tiempo. Lo que estaba pasando en el Compuesto, los Weres no querían que nadie lo testificara.

Decidir el silencio era el camino más sabio, ella sujetó su lengua firmemente entre sus dientes.

Aria señaló hacia la puerta con su barbilla.

—Ábrela—durante un largo rato, el macho vaciló. Emitió un gruñido retumbante.

Un reto.

Los cabellos de los brazos de Marley se levantaron.

El macho permaneció inmóvil mientras el gruñido de Aria se hacía más fuerte. Finalmente, se encogió de hombros con la más pequeña inmersión de su cabeza y se volvió.

—Asegúrate de que no vague.

Aria clavo el embrague y se internó más en el bosque.

—¿Qué es lo que nadie quiere que vea?—Marley preguntó después de que unos momentos había pasado y el sonido agitado y resonante que emanaba del pecho de Aria se había calmado.

—El Compuesto es nuestro hogar. Aquí no nos gustan los forasteros.

—No soy una espía ni nada.

Aria la miró.

—Interesante elección de palabras.

—Sólo quería decir…

—No importa. Si lo eres, nunca saldrás de aquí viva.

—¿Y cómo decidirás si soy un enemigo?

Aria sonrió con sólo las comisuras de su boca.

—Lo sabremos.

Marley no podía decidir si eso era sólo una amenaza vacía diseñada para asustarla, o si los Weres eran sensibles a todos los indicios físicos y emocionales humanos.

Si eso fuera así, sus años de vivir con un papá controlador serían útiles. Había aprendido temprano cómo esconder sus sentimientos sobre lo que realmente importaba.

Una valla de estambre aún más alta que el eslabón de la cadena por la que habían pasado antes salía de la oscuridad, denotando la barrera final al interior del Compuesto.

Al corazón de la tierra de la Manada.

Se frotó las palmas de la mano en los pantalones, de repente sorprendida por la enormidad de dónde estaba. Aparentemente, estos guardias sabían que ella era esperada, porque como Aria maniobró el vehículo a través de la tierra plana, desnuda hacia la puerta barricada, se abrió lentamente.

Respiró hondo.

Juego encendido.

Una vez dentro, apareció un grupo de edificios de dos pisos con troncos y piedra, dominados por una enorme estructura de tres pisos con escalones de piedra y un porche frontal tan ancho como una carretera de dos carriles.

El suelo entre los edificios era de tierra dura y otros vehículos como el que montaba estaban estacionados cerca de cada uno de ellos. Aquí y allá figuras sombrías vestidas de BDUs pasaban de un edificio a otro a través de los delgados dedos de luz emitidos por luces de seguridad ocultas bajo los aleros de los pesados tejados de pizarra.

Aria hizo detener el vehículo frente al edificio central y un hombre moreno de cabellos gruesos y negros que caía hasta los hombros, bajó por las escaleras y se dirigió hacia el lado de Marley.

Vestido con la misma camiseta negra y BDUs negro que Aria, era tan hermoso como ella. Afortunadamente, no sintió la menor punzada de deseo.

Tal vez había estado equivocada al suponer que los Weres, como los Vampiros, exudaban algún tipo de atrayente sexual.

Por supuesto, el terror tiende a amortiguar la libido incluso cuando la fuente era sobrenatural.

Él agarró la manija de la puerta y la abrió de golpe, y su pulso saltó. Sus ojos podrían haber sido hermosos si no hubieran sido tan duros como las piedras en el edificio detrás de él.

—Soy Mike, capitán de la guardia. Me temo que tu viaje ha sido por nada. La Alpha no está aquí.

—Me gustaría esperar.

Él sacudió la cabeza y su pecho se flexionó debajo de la camisa. Oh, él era llamativo, de acuerdo. Poderoso y dominador.

No es de extrañar que rara vez vieras a más de dos Weres juntos en público.

La pura fuerza física de ellos haría a los humanos nerviosos. Incluso los guardias del Alpha se mantuvieron fuera del ojo público tanto como podían.

Bueno, tenían antes de esta noche, pero ella apostó que cambiaría.

Las longitudes a las que los Weres, los Vampiros, todos los Praeterns, debían haber permanecido sin ser detectados eran asombrosas. Y deprimente.

Pero esa no era su batalla, al menos esta noche.

Habían pasado más de veinticuatro horas desde el intento de asesinato. No había oído ni una sola palabra de Kitty ni de ninguno de los Weres.

Había sido cortada, cortada, y no podía permitir que eso continuara. No podía pretender que no había presenciado lo que había presenciado.

¿Y qué pasa con la próxima llamada que recibió de su fuente anónima, diciéndole que otra chica estaba de camino a la sala de emergencias con fiebre letal?

Si nadie respondiera a sus preguntas, se vería obligada a informar lo que sabía.

No le gustaba estar sin opciones, y las filas cerradas de los Weres y los Vampiros no la dejaban con ninguna.

—Es imperativo que hable con tu Alpha.

—Me temo que no será posible. Le pedí a Aria que te trajera aquí porque no parecías entender la situación. O abandonas nuestro territorio inmediatamente, o me veré obligado a detenerte.

—Disculpa. Parece que eres el que no entiende la situación—Marley bajó del vehículo para enfrentarse a él en pie de igualdad.

No importaba que fuera un pie más alto que ella y dos veces más ancho.

Nunca podría lo mejor físicamente. No podía hacer frente a cualquiera de ellos, aunque hubiera tenido una pistola con ambas manos.

Pero no luchó con sus manos, ella luchó con su cerebro. Al menos cuando estaba trabajando, lo cual no siempre podía contar con Kitty Wilde alrededor, al menos.

Aria se deslizó alrededor de la parte delantera del vehículo y se colocó a medio camino entre ella y el capitán. Su presencia era extrañamente reconfortante, aunque no era lo suficientemente tonta como para pensar que había encontrado un aliado.

Pero al menos Aria se había levantado por ella cuando los guardias del perímetro no habían querido dejarla pasar, y no se sentía tan sola como lo había hecho sólo unos minutos antes.

—Yo estaba con la Alpha cuando le dispararon. Por lo que sé, podría estar muerta. O me lo demuestras de otra manera, o los titulares de mañana te obligarán a decirle al mundo dónde está.

A su lado, Aria se tensó.

Los ojos de Mike ardieron, y los huesos en su rostro se transformaron de guapo a mortífero. Un sonido amenazador rodó desde lo más profundo de su pecho, y Marley contuvo un suspiro.

Sus entrañas se estremecieron y rezó para que sus piernas la sostuvieran.

—Ya veo que todavía estás instigando problemas—observó una voz fría desde las sombras cercanas.

Intentó, como el infierno, contener la oleada de emoción que el solo escuchar la voz de Kitty agitó, porque la maldita Vampiro sentiría la carrera de su sangre.

Lo último que quería era que Kitty Wilde supiera que el sonido de su voz elevaba su temperatura hasta diez grados.

Lentamente, se volvió y la vampiro entró en el pequeño círculo de luz. Se veía terrible. Siempre delgada, todavía exudaba una fuerza parecida a la katana, esbelta, afilada, grácil y absolutamente mortal.

Ahora parecía extenuada y frágil, su pálida piel se apretaba sobre los afilados huesos de su rostro, sus ojos profundos charcos de insondable oscuridad sobre los cráteres de las mejillas.

Un vacío desconocido llenó su pecho.

—Pensé que podrías estar aquí. ¿Cómo supiste que…?

—Sentí a un humano en el Compuesto—Kitty sonrió con ironía—No podía pensar en alguien tan tonta como para venir aquí. Este no es un lugar seguro para ti.

No había dejado que nadie le dijera dónde pertenecía en mucho tiempo.

Había tenido toda la vida a alguien que le decía lo que debía y no debía hacer. Cruzó los brazos bajo los pechos.

—¿Oh enserio? ¿Y por qué es eso?

Kitty miró a Aria ya Mike.

—Podrían darnos unos minutos, por favor.

Mike gruñó, y Aria se acercó a él.

—Ella amenazó al Alpha—dijo Mike—Ella no va a ninguna parte. La llevaré a la detención…

De repente, Kitty estaba a unos centímetros de Mike, su rostro cercano al suyo, sus ojos brillantes de color carmesí.

—Yo reclamo derechos de sangre. Tócala y yo te escurriré, Lobo.

Mike gruñó. El aire alrededor del cuerpo de Aria resplandecía como olas de calor sobre el asfalto, y en su lugar había un enorme lobo negro y marrón, labios hacia atrás y ojos dorados entrecerrados.

Oh, esto no era bueno.

Kitty hizo algo, ella no tenía idea de qué, pero Mike se estremeció, su rostro se contorsionó como si hubiera sido apuñalado.

Aria emitió un gemido agudo y se desplomó a los pies de Mike.

Oh mierda. Esto era malo.

¿Y qué mierda eran derechos de sangre?

—Kitty—dijo con urgencia.

Quería tocarla, pero no estaba segura de lo consciente que estaba la vampiro de su presencia.

La expresión de la vampiro vaciló entre la furia y el deseo.

Oh mierda. Había visto esa mirada antes.

Kitty necesitaba alimentarse, y ahora tenía dos Weres en su esclavitud.

—Kitty. Detente. No me van a lastimar. Déjalos ir.

La mirada verde se deslizó de Mike a ella y el fuego en sus ojos la golpeó con tal fuerza que su estómago se apretó. Su piel ardía y su aliento se atrapó en su garganta.

Ahogó un gemido.

La necesidad de la vampira era tan fiera que la sentía en su propio núcleo.

¿Cómo podría Kitty soportarlo?

—Estoy bien. No me van a hacer nada. Ahora detente. Lo que sea que estás haciendo con ellos, detente.

Aria gimió suavemente y Mike se quejó.

Los ojos de la rubia brillaron de nuevo, luego se estremeció y los Weres se inclinaron hacia atrás. Aria gimió infelizmente, y Mike maldijo más inventivamente.

—Solo un momento, por favor—dijo Kitty.

—Cinco minutos—dijo Mike bruscamente—Entonces se va con una promesa de no poner en peligro al Alpha, o la tomo.

Kitty le agarró el brazo y la apartó.

—No piensas seriamente que puedes amenazar con exponer a la Were Alpha y simplemente salir, ¿verdad? Con su Alpha en peligro, los Weres matarán a cualquier persona que consideren una amenaza.

—Te ves horrible. ¿Qué son los derechos de sangre?

La boca de Kitty se curvo.

—Gracias, y nada de lo que tengas que preocuparte.

—Lo dices tú—suspiró. Elige tus batallas. Correcto. Con Kitty era todo lo que había—Por qué estás aquí. ¿Es Emily? ¿Ella está bien?

—Es demasiado pronto para decirlo. ¿Escuchaste lo que acabo de decir? No deberías estar aquí.

—¿Qué sucede contigo?

Kitty sacudió la cabeza con impaciencia.

—Nada. La transición de un novato es difícil. Estoy bien.

—¿Qué hay de Santana? Esta ella…

—Está viva, eso es todo lo que puedo decirte.

—Entonces, ¿por qué no puedo verla? ¿Dónde está?—apretó las manos en las caderas.

—No debería haberte dejado presencia la reunión anoche No hubieras visto lo que viste. Tienes que olvidarlo.

—¿Oh enserio? ¿Qué esperas que yo haga? ¿Olvidaste que alguien intentó matar a Santana López? No importa quién sea, eso es noticia. Pero ella es quien es, y alguien que intenta asesinar al Concejal de los EE.UU…

Kitty le apretó los hombros, sus ojos calientes llamas.

—No sabes en lo que te estás metiendo aquí. Podríamos estar al borde de la guerra. Tienes que estar lejos de nosotros. Lejos de Santana. Lejos de mí.

—Déjame ir—se quebró, sacudiendo sus hombros libres—No me estoy alejando de la historia. Si no me dices lo que necesito saber, encontraré a alguien que lo haga.

El rostro pálido se tensó.

—Podría obligarte a hacer lo que te digo. Podría hacerte creer que lo que viste era simplemente un sueño.

Su corazón se convirtió en hielo.

—Si haces eso, te odiaré por el resto de mi vida.

—Puede que termines sintiéndote de esa manera de todos modos, pero al menos estarías viva.

—Olvidas que ya soy parte de esto. Alguien me dijo algo sobre esas niñas enfermas. Alguien quiere que yo sepa, quiere que el mundo sepa. Vas a necesitar mi ayuda.

—¿Por qué te importa?

Luchó por las palabras.

La pregunta resonó con algo que nunca había escuchado de ella.

Demasiada resignación.

Prefería mucho la arrogancia, pero no podía dejarse distraer por emociones que ni siquiera podían ser reales. Kitty probablemente podría hacerla sentir algo.

—Alguien casi mató a Santana. Alguien está haciendo algo que está matando a esas chicas. No creo que esas dos cosas sean sucesos aleatorios.

—Lo olvidé. Lo que busca es la historia.

—Claro que lo estoy. Soy reportera. Eso es lo que hago. Pero…

¿Pero qué?

¿Qué podía decir?

¿Cómo podía explicar lo que ella misma no entendía?

Hace sólo unos días, la historia había sido todo. Pero ahora, ahora eran los individuos los que importaban.

Esas muchachas sin nombre importaban.

Santana importaba.

Y también Kitty, maldita sea.

No sabía cómo se sentía al respecto, así que no dijo nada.

—Tengo que irme—dijo Kitty—No puedo dejar a Emily con Samara…

—¿Samara? ¿Samara está aquí?—lamentó la pregunta tan pronto como ella la expresó.

Nada como anunciar que estaba celosa, lo que no era.

Sólo porque la atractiva, toda derecho, lo admito, hermosa, doctora tenía un caso masivo de cachonda por Kitty y prácticamente le ofreció una vena en el instante en que la vio no le importaba en absoluto.

Ni un poquito.

—Bueno, parece que tienes que alimentarte.

—Ella está aquí por Emily.

—¿Que pasa contigo?

—No soy tu preocupación. Necesitas aprender a mantenerte alejada de lugares a los que no perteneces.

—He escuchado eso toda mi vida—dijo, y el hielo alrededor de su corazón se convirtió en piedra.

Le habían dicho muchas veces que ella era el sexo equivocado, el color equivocado, el todo equivocado para que alguien o cualquier cosa le dijera lo que podía pensar, sentir o hacer.

—No dejo que nadie me diga a dónde pertenezco. Por lo menos de alguien con algo que ocultar—concluyo.

—Entonces tú y yo no tenemos nada más que discutir. Adiós, señorita Rose.

La noche fue instantáneamente más fría, más vacía, como si alguna fuerza vital hubiera desaparecido repentinamente.

Kitty se había ido, y ella se detuvo a mirar a su alrededor.

No la vería, la ojiverde era una maestra en desaparecer.

Sólo otra razón para no dar una mierda por ella.

Caminó hacia el vehículo donde Aria esperó, afortunadamente ya no en forma de lobo.

—Ya terminé aquí. Por ahora.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Jue Abr 05, 2018 9:17 pm

hola morra,..

en se rio!!!!! tod@s perooooo todo@s tienen complejo de celos o que les pasa???
se quieren alejar una de la otra, pero es como una manzanita roja jajajajajaja

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Vie Abr 06, 2018 5:58 am

Que fastidio con esos lobos, una cosa es protejer y otra ser insoportables!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Vie Abr 06, 2018 7:19 pm

3:) escribió:hola morra,..

en se rio!!!!! tod@s perooooo todo@s tienen complejo de celos o que les pasa???
se quieren alejar una de la otra, pero es como una manzanita roja jajajajajaja

nos vemos!!!




Hola lu, jaajajaj o no¿? esk una de ellas tiene que serlo, pero no lo quieren admitir, xq no toman lo q es suyo y listo¿? JAjajaaj xD ajajaajaj como deben sufrir, no¿? Saludos =D






micky morales escribió:Que fastidio con esos lobos, una cosa es protejer y otra ser insoportables!!!!





Hola, ajajajaj xD son muy intensas jajajaaj xD pero cada una tendrá su horma, no¿? Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 23l1 el Vie Abr 06, 2018 7:21 pm

Capitulo 5



El rugido de un poderoso motor rompió la quietud del alba, y Rachel Berry se precipitó hacia el amplio porche de los cuarteles de los sentries.

Los vehículos habían entrado y salido del Compuesto toda la noche, pero éste era diferente.

El Rover estaba de vuelta. El Alpha y sus Centuri habían regresado.

Su sangre se precipitó cuando el pesado vehículo retumbó más cerca y las vibraciones de sus ruedas sobredimensionadas recorrían el suelo y las piedras debajo de sus pies descalzos.

Había estado tratando de dormir y no había podido, no mientras Quinn y los demás estaban en una cacería.

Tampoco podía descansar con heridos en el Compuesto.

Era médico, e incluso si no entendía lo que le estaba pasando a Emily, había sentido el malestar en la Manada. Uno de los suyos estaba en peligro.

Había esperado a que la llamaran, asfixiando el terror que llenaba su pecho, pero ninguna palabra había llegado.

Caminaba, cada paso agitando la sensación de náusea en su estómago. Su lobo merodeaba con ella.

Vuelo.

Lucha.

Enredo.

Sus instintos luchaban con su razón, y su cuerpo palpitaba de necesidad.

Agarró la columna del porche y tiró de la noche en su pecho. Su lobo la arañó, probando su resolución, más agitado de lo que había sido desde el último calor terrible.

Se estremeció.

La luna montó baja, y el cielo brillaba con un resplandor naranja en el este.

Casi alba.

El Rover entró en el patio central del Compuesto y las puertas se abrieron.

Andrew, los mellizos, y Finn saltaron. Sus músculos de la garganta se cerraron y una oleada de adrenalina electrificó su piel.

Quinn.

¿Dónde estaba Quinn?

Saltó la barandilla sobre la tierra llena de polvo.

—Finn, ¿dónde…?

—Ahí—Finn sacudió la cabeza hacia la parte trasera del vehículo.

Por último, finalmente Quinn saltó, sin camisa, sexo brillando, poderosa y salvaje.

La aspiró, tierra y rica, repleta de lujuria de batalla. Al igual que los demás, Quinn sólo llevaba vaqueros desabrochados. La delgada línea elegante de piel roja que bisecaba la parte inferior de sus abdominales grabados atrajo la mirada como un imán.

El aroma de la ojiverde se profundizó, las feromonas inundaron sus fosas nasales y su sexo se apretó en respuesta. Se sintió mojada. Se encontró con la mirada caliente de Quinn, obligada a reconocer su disposición por el trueno de necesidad que se había estado construyendo en su vientre durante horas.

Deseando señalar su voluntad.

Luchaba con tanta frecuencia para contener sus instintos, pero no esta noche.

Esta noche quería.

Necesitaba.

Los ojos de Quinn se estrecharon y un gruñido de advertencia resonó en su pecho.

Se estremeció y apartó la mirada.

¿Por qué el rechazo la sorprendería?

Quinn siempre se negó a tomarla, incluso cuando estaba en frenesí.

Si ella no estuviera tan cerca del frenesí, admitiría que era mejor así, pero, maldita sea, todavía le dolía.

—¿Todo el mundo está bien?—preguntó.

—Todo bien—Quinn apoyó sus manos en sus caderas, tomándola.

Ella la había olido mucho antes de que el Rover se detuviera. Sol y arbolitos. Incluso en la penumbra, el pelo castaño por de los hombros de Rachel brillaba alrededor de sus rasgos delicados.

Sus pechos llenos debajo de su camiseta blanca estaban bien apretados, y sus ojos, normalmente índigo profundo, brillaban con pedazos de diamantes blancos.

Su clítoris saltó y su estómago se estremeció.

Rachel nunca se enredó con Weres más dominante que ella, ventilando su frenesí sexual con Beta Weres poco probable que incitar a un vínculo de pareja.

Rachel era una sanadora, no una asesina.

Se merecía lo que ella no podía darle.

Ternura.

—¿Alguna palabra de Emily?—se estremeció interiormente ante la dureza de su tono, pero ocultando su necesidad cuando la rodeaba con tanta fuerza, su lobo se tensó en su garganta.

A ella le dolía tener que basarse en la Manada.

Necesitaba el toque de otro lobo ahora más que nunca. Luchar con Brittany, someterse a ella, la había inundado con hormonas.

Su piel ardía, y la presión en sus profundidades la volvía loca por liberarse.

No se atrevió a acercarse más a Rachel, ésta se enredaba con ella, voluntariamente por la intensidad de su olor, y no quería eso.

Su necesidad, no la de Rachel.

No.

Eso no es lo que ella quería.

Se frotó el abdomen, tratando de entorpecer el latido que crecía por segundo.

—¿Rachel?—dijo—¿Cómo está Emily? ¿La vampiro se encargó de ella?

Rachel parecía no haber oído, su mirada siguió el movimiento de su mano mientras se frotaba el estómago.

—Quinn, déjame…

—No—gruñó.

Estaba demasiado cerca del borde para estar cerca de Rachel ahora vendría a ella en cualquier momento, y no sería capaz de resistir.

Sus caninos palpitaron y sus garras se dispararon.

Retrocedió un paso.

Rachel se acercó.

—¡No!

—Quinn—murmuró—, Necesitas…

—Necesito ver a Emily—dio otro paso atrás.

En el lapso de unos pocos días desde que Santana había tomado una compañera, el orden dela Manada había cambiado, y los cambios la habían dejado sentir desplazada e impotente.

Ahora una de sus compañeras de manada más cercanos podría estar muriendo.

Quería rasgar y desgarrar a sus enemigos en pedazos, y ella quería follar.

Estaba tan cerca del borde que su lobo rondaba su piel.

—La Vampiro está con ella y no dejará entrar a nadie—dijo Rachel.

—Ella me dejará entrar—gruñó.

No quería a Kitty Wilde en el Compuesto, incluso si la detective Vampiro hubiera venido a cuidar a Emily.

Wilde podría haber salvado la vida de Emily ofreciendo su sangre mientras el corazón se curaba, pero ahora...ahora probablemente se convertiría…

¿Q qué?

¿Parte Were?

¿Parte Vampiro?

Fuera lo que fuera, para sobrevivir necesitaría a Wilde, una Vampiro en la que no confiaba.

Su respiración se atascó, recordando lo que había sucedido después de que la detective se había agotado tanto alimentando a Emily.

Wilde estaba en peligro de morir.

Para mantener al Alpha, gravemente herida, de dar su propia sangre para revivir ala Vampiro, había abierto su propia yugular y había dejado que Wilde se alimentara de ella en su lugar.

Los productos químicos erógenos en la mordedura dela Vampiro la habían hecho llegar al orgasmo. Instantáneamente, continuamente, liberándose una y otra vez hasta que ella estaba excavada y vacía.

La idea de desnudarle el cuello ala Vampiro la llenó de aversión, pero sus glándulas se hincharon en anticipación.

—Tengo que irme.

—Tu llamada es tan fuerte—dijo Rachel—Está bien, Quinn. Yo qui…

—No quieres esto—no la usaría, aunque la necesidad fuera mutua.

Ansiaba más que placer, ansiaba el éxtasis, el olvido insensible de la mordedura de un Vampiro.

—Y yo tampoco.

—Quinn…

—No—arrancó su mirada lejos de Rachel, sangrando por el dolor en los ojos castaños y se alejó.





******


Toni se tensó en sus grilletes, la superficie áspera de la pared de bloques de cemento raspando su espalda desnuda.

Contó las pisadas que se aproximaban, ignorando la quemadura y la húmeda y espesa sangre acumulada en el hueco en la base de su columna vertebral.

Tres hombres, uno ligero y rápido, uno tropezando, otro pesado y firme.

Olfateaba el aire, sus fosas nasales ardían ante el olor acre de sudor enfermo, humo de cigarrillo y excitación de testosterona. Su celda de seis por seis era sin ventanas, pero la atracción de la luna era inexorable, llamándola incluso en la oscuridad y oscuros confines de su prisión.

Aún no amanece.

Temprano para la primera prueba del día.

En lo profundo del tejido de su ser, su lobo se paseaba incansablemente.

Nunca más descansó.

Las semanas de cautiverio, la constante tortura, la incesante hambre la mantuvieron cerca de la superficie.

Toni apenas había aprendido a cambiar a voluntad antes de que los humanos con capuchas que ocultaban sus rostros la hubieran cogido corriendo sola en el bosque y hubieran lanzado redes de plata y acero sobre ella, arrastrándola de la tierra de Manada hasta este lugar. Una vez, el cambio había sido su mayor alegría.

Ahora se esforzaba por no hacerlo.

No permitiría que tuvieran a su lobo, ya era bastante malo que la obligaran a darles su victoria.

Moriría antes, entregaría su lobo a sus sondas y máquinas.

La débil luz de las bombillas desnudas que colgaban del techo en el pasillo fuera de su celda apenas alcanzaba la pared trasera donde estaba encadenada.

Lo último de la luz desapareció cuando los guardias se acercaron a su celda, y ella se incorporó en las piernas temblorosas.

¿Cuándo habían traído comida?

No había cambiado, no había corrido en semanas. Se estaba muriendo, pero no dejaba que vieran su debilidad. Entonces los dedos de luz regresaron a la celda y los guardias avanzaron.

Habían venido por Verónica, no por ella.

¡Eso no estaba bien!

Siempre la llevaban primero a la prueba, no a Verónica, y la ataron a una elaborada silla de contención con los brazos extendidos a noventa grados y las piernas separadas por tirantes horizontales atados al tobillo por los puños plateados.

Las quemaduras tóxicas en sus muñecas y tobillos de su fútil paliza para liberarse nunca completamente curado.

A veces, con más frecuencia últimamente, las reunían, y trataron de hacer que Verónica la obligara a criar, excitándola con las manos y la boca.

Toni se estremeció.

El cambio en la rutina provocó un estremecimiento de inquietud por su espina dorsal.

—Toni—Verónica susurró bajo para cubrir el sonido de las llaves que chocaban en la cerradura de la celda adyacente.

—Estoy aquí, Verónica. No voy a dejarte nunca—subvocalizo.

Los humanos oirían sólo un gruñido, pero su compañera de manada la entendería.

No podía proyectar su mente de la manera en que la Alpha podía hacerlo, pero podía comunicarse en un rango demasiado bajo para ser inteligible para cualquier otro que no fuera otro lobo Were.

Los tres guardias humanos con uniformes de color caqui arrastraban a Verónica por el pasillo, a través de las puertas de acero sin ventanas al final del pasillo, y fuera de la vista.

Toni presionó su oreja contra el grueso muro de piedra. Por lo general, el oído era lo suficientemente agudo como para penetrar varios pisos de un edificio, y meros muros no eran obstáculos.

Pero fue recompensada con sólo silencio. Tal vez habían encontrado una manera de impregnar las paredes de plata.

¿Bloquearía la plata el sonido?

La Alpha lo sabría.

El rostro de la Alpha llenó su mente, y con la imagen vino un anhelo de casa y Manada tan agudo que su estómago se retorció, y se deslizó por la pared. Mareada y débil, apoyó la cabeza sobre las rodillas.

Nunca dejaría que sus captores la vieran angustiada.

No permitiría que Verónica viera su miedo.

Era una Dominante Were, ella necesitaba ser fuerte, ella necesitaba proteger a su compañera. Verónica no era tan dominante como Toni en el orden de la Manada, y eso la convertía en la protectora de Verónica.

Pero, ¿cómo podía proteger a su compañera cuando no tenía idea de cómo liberarse?

Se había acercado psíquicamente una y otra vez, con la esperanza de encontrar algún indicio de la Manada, algún sentido de que ella no estaba tan sola y aislada como se sentía.

Días, semanas habían pasado, y no había respuesta.

Se deslizó en una neblina negra hasta que el tintineo metálico seguido por la reja de acero sobre piedra le advirtió que los guardias regresaban. Ahora ellos la tomarían.

Su entrepierna se tensó en preparación por el dolor venidero. La respuesta fue automática después de tantas sesiones en el laboratorio.

Su cuerpo estaba condicionado ahora para anticipar el dolor con cada toque.

No le importaba.

El dolor hacía que su mente fuera aguda y su espíritu fuerte.

No la romperían.

No avergonzaría a su Manada gritando.

No decepcionaría a su Alpha mostrando debilidad a aquellos que trataron de destruirla.

Los tres hombres aparecieron frente a su celda.

—Mira esa—dijo el delgado y calvo con el olor a decadencia que flotaba a su alrededor, Elliot, era llamado—A ella le gusta usar los dientes.

—Lástima que las bonitas sean tan desagradables—el joven Ames sostuvo el collar de sujeción al final de una larga varilla flexible en una mano.

Su boca se dividió en una sonrisa, y él agarró su entrepierna con su mano libre. Toni gruñó, adelantando la cabeza hacia adelante y dejando que sus caninos se deslizaran por su labio inferior.

—Quédate atrás y compórtate—ordenó el tercero, un hombre grande, de cabello negro y rizado, con la piel morena y los ojos enojados, mientras desbloqueaba la celda.

Toni sacudió la cabeza cuando Ames empujó el collar de sujeción hacia su cuello con la vara, pero las anchas cadenas que la sostenían encadenada a la pared le permitían moverse muy poco, y eso le facilitaba colocarle el collar.

En cuestión de segundos, el amplio collar plateado se cerró alrededor de su garganta, y un dolor ardiente se desgarró por su cuello y hasta su pecho.

Su espalda se arqueo, ella no pudo detenerlo, pero se mordió la lengua para evitar que el más leve gemido escapara. La sangre llenó su boca, y ella se la tragó.

Los gritos de furia de su lobo llenaron su cabeza.

A través de la nube de agonía que se desgarraba en su mente, oyó risas.

—¿Dónde está Verónica?—gruñó, feliz de que su voz no temblaba.

Mientras el gran guardia, Matt, controlaba la larga varilla atada al cuello, Elliot se unió a Ames. Los dos introdujeron las llaves en los grilletes de sus muñecas y rápidamente le esposaron los brazos a la espalda.

—Parece que tu novia no es tan luchadora como tú—dijo Elliot, montando sobre su muslo mientras trabajaba.

La rigidez de sus pantalones le rozó la pelvis desnuda.

—¿Dónde está ella? ¿Qué le has hecho?—su corazón le dio un martilleo en el pecho y tembló al borde de cambiar.

Tenía hambre de saborear su sangre, de desgarrar su carne de sus huesos, de hacerles pagar por cada momento de dolor y humillación que habían infligido a Verónica.

Dentro su lobo rugió, arañando sus entrañas, rasgando su psique. Sudor estalló en su frente y pecho, los músculos en su estómago se convirtieron en piedra, y su línea de pelaje negro entró en erupción en el centro de su vientre.

La rabia y el dolor endurecieron su clítoris.

—Parece que ella está lista para nosotros—el guardia que olía a muerte agarró su sexo, girando hasta que sus glándulas sexuales hinchadas se endurecieron de la presión implacable, y ella gruñó, golpeando su cabeza de lado a lado.

Le arrancaría la garganta.

—Será mejor que descanse en eso hasta que la lleves al laboratorio—dijo el gran hombre con los furiosos ojos oscuros, empujando la vara de control hacia la mano de Ames y soltando el agarre de Elliot en el sexo de Toni—Si tenemos que aturdirla y ella pierde esas cosas, los jefes no estarán felices.

—Esta tiene mucho de sobra—dijo Elliot con desprecio—Con la cantidad de esperma que hace, probablemente podría poblar todo el campo con esos malditos mutantes.

—Sí, bueno, los jefes lo quieren en un tubo de ensayo, no en todo el maldito piso. Déjala sola.

—¿Te estás convirtiendo en un amante de los lobos de repente, Matt?—dijo Elliot.

—Lo que amo es mi culo de una pieza—dijo Matt —¿Ustedes la tienen? Vámonos.

Tan pronto como los puños de sus tobillos se abrieron, se levantó y se sacudió la varilla atada al cuello, tal como lo hacía cada vez que venían por ella.

Al igual que cada una de las docenas de veces antes, Ames desencadenó el choque eléctrico y las llamas se dispararon a lo largo de su sistema nervioso.

Sus músculos se convulsionaron y cayó al suelo, incapaz de sofocar los gemidos arrancados de su garganta. La oleada de corriente hizo que su clítoris se sacudiera, y sus caderas bombearon impotentes.

Una sacudida más como esa y ella se liberaría. Una bota golpeó su cadera.

—Levántate, perra.

De ninguna manera la romperían.

De ninguna manera.

Gruñendo a sus pies, se aferró a la imagen de Santana y de su casa.

La Alpha vendría por ella.

Lo creía con todo su corazón.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Vie Abr 06, 2018 8:52 pm

hola morra,..

en serio quinn ahora rechaza a rachel!! todavía no le entra que san no va a ser para ella o dure demasiado duro el golpe en el ego!!!
a ver si san llega??

nos vemos
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Sáb Abr 07, 2018 7:26 am

Que suplicio para esas pobres atrapadas por esos desgraciados, como sabra Santana que las tienen????
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Sáb Abr 07, 2018 7:50 pm

3:) escribió:hola morra,..

en serio quinn ahora rechaza a rachel!! todavía no le entra que san no va a ser para ella o dure demasiado duro el golpe en el ego!!!
a ver si san llega??

nos vemos




Hola lu, para mi quinn es al versión rubia de san, no kiere, pero no deja kerer xq no se atreve y x eso kiere "cuidar" san xq son iguales, pero para su mala suerte la morena ya tiene pareja...y espero q quinn tmbn y rach la ponga en su lugar jajajaja. Aquí otro cap para saberlo. Saludos =D






micky morales escribió:Que suplicio para esas pobres atrapadas por esos desgraciados, como sabra Santana que las tienen????




Hola, si que si. Las están torturando =/ Creo q al principio habían hablado de que una pareja se había ido, pero no creían que fuera así, asik por eso creo q ai una leve sospecha...esperemos q las busquen =/ Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 6

Mensaje por 23l1 el Sáb Abr 07, 2018 7:51 pm

Capitulo 6



Quinn saltó al porche de la enfermería en forma de L y se dirigió hacia la puerta.

—No puedes verla—dijo una voz tranquila desde las sombras.

Se detuvo, con respecto a la pequeña morena acurrucada en una silla de Adirondack. Los ojos claros de Emma se arremolinaron con infelicidad.

—¿Ella está viva?

Emma suspiró y, levantándose de su asiento, la atrajo hacia un fuerte abrazo. Le pasó los dedos por su cabello y le acarició la espalda, se relajó en el abrazo de la médico, las suaves caricias calmando algunos de los bordes afilados de su lujuria y calmando el temor acre que había soportado mientras miraba a Santana luchar contra el pícaro.

Durante toda su vida, había estado al lado de su la Alpha jugando juegos de dominación cuando eran cachorros, peleando con ella como una adolescente, luchando junto a ella como un adulto.

Prefería morir que ver a Santana sufrir una sola lesión, y había fracasado en protegerla dos veces en tantos días.

Le había pedido que tomara una compañera, sabiendo que no podía darle al Alpha la protección que necesitaba, pero ella nunca habría elegido a Brittany.

La médico era una recién convertida Were, una mutia.

No todo el mundo en la manada la aceptaría, y ella sería estéril, incapaz de dar a Santana una heredera. Ella era una responsabilidad política, físicamente inferior, y no digna de la Alpha.

Pero la naturaleza y la ley de Manada dictaron que se inclinara ante la voluntad de Brittany, y ella lo había hecho. Se había sometido, y antes de ese día sólo se había puesto de rodillas para Santana.

La quemadura de la humillación hervía en su vientre, y gruñó.

—¿Qué pasó?—Emma continuó acariciándole los hombros y los brazos.

—Nada—empujo el aroma dulce profundamente en sus pulmones.

La medico estaba apareada, y sus caricias no incitaron su necesidad de enredarse, pero era casi tan dominante como Santana, y su frenesí acabaría por agitar a Emma.

Ni Emma ni su compañero Will les importaría eso, pero ella se liberó y retrocedió.

Por primera vez en su vida, sus necesidades la diferenciaron de la Manada.

—Háblame de Emily.

—Ella esta...—Emma mantuvo sus dos manos. Su voz vibró de ira y preocupación—La he oído gritar. No sé cómo de consciente esta. Todavía puedo sentir sus lazos con la Manada, pero no sé...lo que ella es.

La bilis se agitaba en su estómago.

El corazón de Emily había sido destrozado por una bala de plata para Santana, e incluso el tratamiento de la Alpha de sus heridas no había sido suficiente para salvarla.

Se había estado muriendo, había muerto, y la Vampiro le había impedido que pasara más allá de la ayuda de nadie, dándole sangre a Emily. Sangre que colonizaría sus órganos, infestaba su sistema, la convertía de la dominante Were centuri que había sido en algo...otro.

Algo, tal vez, no Manada.

—No me importa lo que sea—dijo—Tengo la intención de verla.

—Ten cuidado, Imperator—dijo Emma—La Vampiro es poderosa, y la Alpha le ha dado permiso para estar aquí. Estamos en deuda con ella.

—Sé lo que le debemos—dijo las pulsaciones rápidas y duras en su sexo un potente recordatorio que ella no podía, y no quería, ignorar.




******


Kitty vio a la doctora Samara Cook estallar en el orgasmo por tercera vez en tantas horas.

Emily tiró de los pinchazos que había hecho en el cuello de Samara, y ésta gimió, sus caderas ondulando más y más rápido.

Los familiares y extáticos gritos de Samara le encendieron la sed de sangre.

Hasta hace poco, había sido ella quien se alimentaba del cuello de la ojiazul.

Había sido la que liberaba las hormonas que hacían correr a Samara. No podía detener el aumento de su sed de sangre, no cuando no se había alimentado en toda la noche y el olor pesado de sangre y sexo arrojados por Emily y Samara impregnaban el aire, pero ella era lo suficientemente fuerte como para no unirse a ellas.

No importaba cuánto deseaba enterrar su boca en la ingle de la ojiazul y beberla.

Como toda su especie, ella llegaba al orgasmo en la agonía de sed de sangre cuando se alimentó, pero la liberación fue puramente física.

Cuando los seres humanos, y en raras ocasiones Weres, mostraron signos de querer más que los orgasmos rompientes que su alimentación indujo, ella siguió adelante.

Desde que Samara había mostrado signos de estar emocionalmente unida, rara vez la dejaba ser anfitriona. Ella no toleraría una conexión emocional con sus anfitriones, no cuando el siguiente paso fuera la adicción a la sangre.

No quería la responsabilidad.

Primero serían dependientes de ella para las hormonas que su mordedura proporcionada para alcanzar la satisfacción sexual.

Entonces querrían unirse a la sangre y convertirse. Y convertirse más a menudo que no dio lugar a la muerte de los anfitriones humanos. La espiral era inevitable.

Samara gritó, agarrando la espalda de Emily y montando la mano enterrada profundamente entre sus muslos.

Su estómago se agitó y su visión brilló.

Su hambre golpeó en sus lomos, y el aroma rico obligó a sus incisivos a desenvainar.

Al otro lado de la habitación, los ojos de Samara se abrieron de golpe, buscándola.

—Kitty—Samara susurró, su voz una súplica.

Estiró un brazo en una invitación, luego abruptamente, sus ojos rodaron hacia atrás, y ella se quedó floja en los brazos de Emily.

—Ya has tomado suficiente—advirtió.

Cuando la morena continuó alimentándose, ella saltó a la cabecera de la cama y tomó una mano bajo la barbilla, apartando su boca del cuello de Samara.

—Detente.

—¡No!—Emily hizo girar su cabeza, sus ojos un infierno de rojo y oro.

Vampiro y Were.

Como todos los recién convertidos Vampiros, ella era voraz e incapaz de controlar su sed de sangre. Esos impulsos aceleraron el frenesí sexual inherente provocado en Weres por el peligro o desafío y la hizo letal.

Probablemente debería dejar que la morena muriera ahora.

Si la ayudaba a vivir, ella sería responsable de ver que la novata no se descontrolara mientras aprendía a alimentarse sin desgarrar a sus anfitriones.

—Ella está inconsciente. Tomaste mucho demasiado rápido.

—La quiero—gruñó Emily.

—Ella necesita recuperarse—todavía no sabía por qué había ofrecido su propia sangre para salvar a la Were.

No tenía ninguna inclinación particular por Weres. A diferencia de los Fae, los Magos y los Psi, los Vampiros y Weres no confiaban en la magia y habilidades extrasensoriales para mantenerse con vida.

Los vampiros y los weres eran criaturas depredadoras cuya supervivencia dependía del poder físico y del dominio.

Eran más a menudo rivales que aliados.

Emily había actuado instintivamente cuando se había lanzado en el camino de las balas destinadas a Santana, cualquier Were habría hecho lo mismo.

Pero no esperaba ver a la Loba arriesgar su propia vida tratando de salvar a uno de sus guardias. Ésta, con sangre derramada por múltiples heridas en su torso, había luchado por la vida de Emily.

Ningún Vampiro habría probado su existencia por un subalterno.

Probablemente ni siquiera por un miembro de la familia. Así que ella había ofrecido su propia sangre para mantener a Emily viva lo suficiente como para sanar, pero había estado demasiado cerca de la muerte y no había podido reponer sus propias reservas de sangre.

Había incorporado la sangre de Kitty y se había convertido en una rara quimera, tanto Were como Vampiro.

Emily, como ella, como todos los Vampiros vivos o resucitados, dependía ahora de los compuestos ferrosos portadores de sangre de los humanos y Were para suministrar oxígeno a sus tejidos.

Sin ella, su propia sangre se despojaba lentamente de los elementos esenciales necesarios para sostener la vida, y ella se sofocaba, una célula a la vez.

Le acarició el rostro húmedo de Emily.

—El hambre no te matará. Eres más fuerte que tus impulsos.

Emily sacudió la cabeza. Sus incisivos brillaban.

—Ella estuvo de acuerdo.

—Ella morirá.

—No me importa.

—Lo harás.

Y yo también.

Emily era su responsabilidad ahora, suya para protegerla y controlarla mientras Emily aprendía a satisfacer sus necesidades. Incluso para los Vampiros poderosos y experimentados como ella misma, el impulso de absorber cada onza de calor y fuerza que un anfitrión podía proporcionar era difícil de contener.

Para un recién convertido Vampiro, la sed de sangre era tan exquisitamente dolorosa, la necesidad de alimentarse de manera abrumadora, dejarían un rastro de cuerpos detrás de ellos antes de que fueran cazados y destruidos.

No permitiría que una de sus líneas se convirtiera en un animal.

Apretó la mandíbula de Emily.

—Harás lo que te diga.

—Necesito más—el grueso cabello negro de Emily se aferraba en mechones húmedos enredados en su cuello, su piel estirada sobre huesos afilados.

Los músculos de su torso se ondularon, y un tenue polvo de piel marrón explotó por la división entre sus abdominales tallados. Sus pezones se apretaron en pequeñas piedras duras. La agresión en Weres siempre fue acompañada por excitación sexual, y ella era doblemente peligrosa con todos sus impulsos exigiendo satisfacción.

—La quiero.

—Ya casi amanece. Vamos a cazar después de que duermas—la sostuvo en su lugar con la fuerza de su mirada—Te encontraremos otro anfitrión.

—Ahora—se lanzó hacia su garganta, y ella la arrojó a través de la habitación. Emily se estrelló contra la pared y cayó sobre su espalda.

Antes de que pudiera recuperarse en sus pies, saltó encima de ella. Conduciendo su muslo entre las piernas, agarró simultáneamente las muñecas en una mano y las clavó en el suelo de madera.

La morena rugió, sus ojos ciegos charcos de fuego.

Le retorció el cabello en su puño y presionó su boca contra la oreja.

—No me obligues a matarte—advirtió, el peso de su cuerpo se magnificó una docena de veces por el poder de su mente esclava.

La morena lloriqueó, y la cordura apareció a través de la agonía de un hambre sin fin y de una abrasadora necesidad sexual. Envolviendo una pierna alrededor de su muslo, molió su sexo hinchado en su cadera

—Ayúdame. Por favor. Por favor.

—Lo haré—abandonó su agarre en el cabello y empujó el plano de su mano entre sus cuerpos, patinando sobre las llanuras de piedra del abdomen y hacia su sexo. Palmeó el clítoris hinchado y presionó rítmicamente, ordeñando las glándulas a ambos lados. Rozó su boca sobre la de morena—Córrete en mi mano. Déjame sentirte pasar, Lobo.

Ésta se arqueó como un arco descubierto, sólo con la cabeza y los talones tocando el suelo. Su abdomen se contrajo, la pelvis se sacudió y ella soltó una furia de placer y dolor.

Temblando de necesidad, la mantuvo en el suelo hasta que los espasmos se detuvieron. Emily seguía siendo suficiente para excitar su sed de sangre, pero no era suficiente para satisfacerla.

Si intentaba alimentarse de la lobo, probablemente la mataría y se envenenaría a sí misma. La sangre de los vampiros estaba demasiado ferrosa-agotada para sostener a otro Vampiro.

Cuando Emily se calmó, se alejó, jadeando.

El hambre despojó a su control, implacable e imparable, pero ella no se habría alimentado de la morena aunque pudiera.

No se había imaginado el rostro disolviéndose de placer en su mordisco, sino el de una hembra humana que no tenía intención alguna de saborear.

Marley Rose despertó más que su hambre, incitó más que su sed de sangre.

Ella despertó un anhelo que no podía permitirse sentir, una necesidad de conexión que sólo hacía daño.

Había visto de primera mano el resultado inevitable.

Había visto morir a su mamá porque su papá había sido demasiado débil o demasiado egoísta o simplemente demasiado indiferente para resistir el placer momentáneo.

Los vampiros tenían milenios para satisfacer sus necesidades. Los humanos sólo tenían una vida fugaz y una esperanza frágil para la inmortalidad.

Podría ser un depredador, pero no se convertiría en asesina.

Empujándose sobre sus rodillas, abrochó su camisa con manos temblorosas y se la metió en los pantalones. La morena estaba acurrucada sobre su costado, con las rodillas estiradas, las caderas y los muslos se flexionaban lentamente mientras su orgasmo se desvaneció.

Inclinó y pasó los dedos por el cabello negro

—Vístete. Nos vamos—no esperó una respuesta, pero procedió a cubrir a Samara con una sábana y levantó a la semiconsciente mujer en sus brazos.

Las mordeduras en el cuello ya se estaban desvaneciendo, pero ella estaba flotando al borde de una pérdida de sangre seria. Siempre empujaba el puesto cuando ella hospedaba.

—¿La lastimé?—susurró Emily, de pie.

Había sacado unos vaqueros y una camisa del armario y se había vestido mecánicamente.

—La Dra. Cook estará bien después de un día de descanso y algunos suplementos nutricionales—dijo—No olvides que se ofreció como voluntaria. Quería el placer de darte de comer.

—El dolor no desaparecerá.

—Tu cuerpo está seriamente desprovisto de oxígeno—abrió la puerta e hizo un gesto para que Emily la precediera por el pasillo hasta el vestíbulo principal de la enfermería—Lo que estás experimentando es el envenenamiento por ácido láctico severo. Necesitas reabastecer los compuestos ferrosos portador con frecuencia, o el dolor se convertirá en debilitante. Si no te alimentas, tus células se descomponen, y tus músculos y órganos se desintegrarán. Te quedarás paralizada, perderás conciencia y morirás en cuestión de horas.

—¿Ya no estoy muerta?—dijo amargamente.

—No, no estás muerta. Eres pre-animada, un Vampiro viviente.

—¡Soy un lobo Were!—por un instante, el lobo de Emily volvió a subir y sus ojos se movieron hacia el oro ámbar. Los huesos de su angulosa cara se afilaron.

Un profundo retumbar de advertencia resonó en su pecho.

Frenó el paso, impávida por el peso de Samara. Aunque otros frecuentemente malinterpretaron su forma delgada y su tez pálida como delicada, era más fuerte que cualquier ser humano e incluso algún Alpha Weres.

Su linaje era antiguo, y cuando se levantó después de la muerte, si se levantó, estaría entre los vampiros más poderosos del mundo. En cualquier otro momento no habría tolerado la exhibición de dominación de Emily, pero no quería someterla de nuevo.

Emily seguía siendo demasiado inestable, su sistema en caos, fluctuando salvajemente entre sus impulsos de Were y Vampiro. La mayoría de los Weres que se convirtieron, y que sobrevivieron al cambio, eran más Vampiro que cualquier otra cosa.

Muchos nunca cambiarían de nuevo. Pero Emily no era cualquier Were, ella era una de las más fuertes Weres alguna vez convertidos. Donde caería en el espectro, la extensión eventual de su poder, era desconocida.

Era probable que fuera una de esa clase.

—Deberías darme las gracias, Lobo, no me desafíes—capturó la mirada de Emily en su esclavitud—No tenemos tiempo para esta rebelión esta noche. Ya viene el amanecer.

Emily se estremeció, incapaz de romperse completamente. Su rostro estaba luminoso de dolor, pero aun así logró hablar.

—¿Cuándo se detendrá el hambre?

—Cuando te hayas alimentado lo suficiente.

—¿Quién?—su mirada se fijó en el rápido pulso que rodeaba el cuello de Samara—¿Ella puede...un poco más?—sus incisivos cayeron, y como si sintiera su llamada, los parpados de la rubia se abrieron.

—Déjame alimentarla—susurró Samara, retorciéndose entre sus brazos.

—No—dijo—Más y nunca romperás la adicción a la sangre. No te convertiré en una puta.

—Estoy ardiendo—los ojos azules eran suplicantes, sus labios húmedos e hinchados. Sus pezones se endurecieron contra su brazo—Que ella me haga correr. La necesito.

—No.

La morena gruñó.

—Déjame probarla.

La voz de Emma atravesó el pasillo como un látigo.

—Ese ser humano necesita atención. Al menos déjame darle un poco de líquido.

Emily se puso en cuclillas.

—Quédate fuera de esto.

Quinn saltó a través de la puerta y aterrizó entre Emma y Emily, sus caninos y garras se extendieron.

—Retirarte, centuri.

—No te respondo—los ojos de Emily flamearon Vampiro rojo.

—Tú me respondes—atrapó la mente de Emily y alivió a Samara, inconsciente nuevamente, en los brazos extendidos de Emma—Tómala. Algunos fluidos intravenosos.

—Yo sé qué hacer— Emma miró desde Emily a Quinn, quien gruñó ante el desafío la morena—No dejes que peleen.

—Mi Vampiro necesita alimentarse—luchó por retener a Emily por la fuerza de la voluntad.

Había juzgado mal lo fuerte que sería tan pronto después de convertirse. Emily no era como cualquier otro Vampiro pre-animado, era más como un recién resucitado, muy fuerte y muy difícil de controlar.

—No tengo tiempo de llevarla de vuelta a la ciudad y encontrar otro anfitrión.

—La alimentaré—la mirada de Quinn cambió de Emily a Kitty—Les daré de comer a las dos.

Kitty la estudió y Quinn le sostuvo los ojos.

—Ven conmigo—dijo la Vampiro y arrastró a la morena.

—Déjala ir. Estoy lista—Quinn se tensó, lista para saltar si Emily se lanzaba hacia ella.

Ésta no se veía como cualquier Were en las garras del sexo o el frenesí de batalla que en que la había visto alguna vez, los ojos no brillaban de oro de lobo, si no encendidos con llamas carmesíes.

Emily era toda Vampiro, una extraña en el cuerpo de un compañero de manada.

—Ella te arrancará la garganta—advirtió Kitty.

—Puedo manejarla—el lobo de Quinn se preparó para pelear.

—Quiero que la lobo esté debajo de mí—gruñó Emily.

Quinn casi lloriqueaba en necesidad, pero no por la llamada de Emily. La parte del Vampiro era ascendente, pero su atracción sexual no era nada como la compulsión magnética que emanaba dela delgada y pálida Vampiro que ahora descansaba su mano ligeramente en el cuello de Emily.

La esclavitud de Kitty martilleó a Quinn con otra ola de poder sexual, y su clítoris se puso erecto.

—La tomarás de la manera en que te diga que la tomarás—le dijo Kitty a la morena suavemente—Cuando lo diga—miró a Emma—Tendremos que quedarnos aquí. Después de que Emily se alimente, cerca del amanecer, dormirá.

—Trae ala humana a la sala de tratamiento—dijo Emma—Hay habitaciones vacías en el pasillo que puedes usar.

—¿Es seguro?—preguntó Kitty.

—Estarás a salvo. La Manada te protegerá—Emma se detuvo frente a la sala de tratamiento y acarició la mejilla de Quinn—Ten cuidado.

Ésta asintió cortante, frenesí comiendo en sus entrañas. Había combatido la lujuria demasiadas veces desde la caza con la Alpha.

Quería vaciar, sin sentido, sin fin.

Quería los dientes de un Vampiro en su garganta.

Empujó a través de una puerta y no vio a las Vampiros moverse, pero de repente ellas estaban al otro lado de la habitación, flanqueando la cama.

Esperándola.

Cerró la puerta e hizo algo que nunca había hecho dentro del Compuesto, lo cerró con llave.

—Quítate los pantalones.

Quinn no escuchó las palabras dela Vampiro, las sintió en su cabeza. Kitty todavía agarraba la parte posterior del cuello de Emily y parecía estar reteniéndola, no por la restricción física, sino con la fuerza de su mente.

La camiseta empapada de sudor de la morena se aferraba a su pecho, esbozando sus tensos e hinchados senos. No se había movido, ni siquiera parecía estar cambiando bajo la presión del frenesí sexual, como hacía la mayoría de los Weres dominantes cuando necesitaban enredarse.

Quinn no podía detectar su olor, no sentía el pinchazo en su piel de una transmisión de su necesidad.

Todas las señales habituales que marcaban a la morena como Were, como Manada, estaban silenciadas o desaparecidas.

Los ojos eran opacos focos rojos de fuego, desprovisto de reconocimiento o conexión. Sus labios no se curvaban en un gruñido de salvaje demanda sexual, sino en un seductor rizo sobre brillantes incisivos.

Su pecho se contrajo. Emily no era Emily, y la pérdida pesaba tanto en su corazón que casi se puso de rodillas.

Estaba unida a sangre con Emily como lo estaba con Santana y con el otro centuri, y perder uno de los suyos era peor que perder una parte del cuerpo. Un negro abismo de desesperación amenazó con tragarla, y ella rugió en agonía.

No más.

No podía soportar más.

Agarró los bordes de su bragueta abierta con ambas manos y arrancó el pesado lienzo de sus muslos. Su lobo le arañaba para que cambiara, pero ella se aferró a su control destrozado.

—Déjala suelta—exigió, su voz áspera por sus espesas cuerdas vocales.

—Aún no—Kitty se desabotonó la camisa con una mano.

Su suave y pálido cuerpo brillaba como mármol tallado. Con un movimiento rápido de su muñeca ella rasgó la camiseta de la morena abajo del centro. Ésta arrancó los restos de la camisa y se quitó los vaqueros.

Sonriendo levemente, susurró a Quinn:

—Ven y únete a nosotras.

Emily se tensó en el agarre de Kitty, un gemido agudo reverberando en su pecho. Sus ojos fijos en el cuello de Quinn. Una oleada de deseo sexual la golpeó, y su sexo se tensó.

¿Cuál llamada la capturo?

¿Kitty?

¿Emily?

Qué importaba.

—Ven aquí, pequeño Lobo. Déjanos saborearte.

Sus caninos y garras entraron en erupción, su línea de piel se encendió y su clítoris palpitó. Como todos los Weres dominantes, el sexo y la agresión eran dos puntos en el mismo espectro. Si no lo soltaba pronto, lucharía contra el primer Were que incluso oliera como un desafío, y Emily era la candidata más cercana.

Quinn saltó a través de la habitación, aterrizando ligeramente en cunclillas delante de las dos vampiros.

Emily luchó en el agarre fantasma de Kitty, los músculos de su pecho y cuello tensándose.

Su lobo se erizo ante el desafío y gruñó.

—No pelees con ella—dijo Kitty—No puede evitarlo. Su hambre la está gobernando. Lo único que conoce es dolor.

Su corazón se atascó, y la urgencia en su lomo retrocedió. Se enderezó y le tomó la mejilla a la morena.

—Emily, estoy aquí.

Ésta se arqueó como si una corriente eléctrica se disparara a través de su espina dorsal, y su lamento se convirtió en un aullido. Le Agarró los brazos y tiró de ella hacia la cama, cubriendo el cuerpo cuando cayeron.

Su espalda se estrelló, y el muslo moreno pasó entre sus piernas, aplastando su sexo. Una agonía ardiente se encendió en su núcleo, y su lobo saltó más allá de sus restricciones.

¡Ella estaba bajo ataque!

Tenía que defenderse.

Le mordió el hombro, enterrando sus caninos profundamente en los músculos. Ésta se sacudió y se pasó en su estómago, cubriéndola con una victus caliente y espesa.

Emily se echó hacia atrás, incisivos desnudos para atacar, luchó, pero la morena era fuerte, tan fuerte.

Vio venir la muerte.

¿Sería realmente tan malo?

Su muerte sería rápida, y se ahogaría de placer. Podía dejarlo ir. Deja ir todo.

Sólo tenía que rendirse.

¡No! Si Emily la matara, Emily estaría perdida para siempre.

Se llevó las manos al cabello morenos, apartándole la cabeza, impidiéndole alimentarse. Impedirle que le diera lo que su alma gritaba. Nunca creería que estaba perdida para ella, perdida para la Manada.

Sollozó cuando la presión en su ingle hizo a su estómago acalambrarse y su mente se nubló.

No quería pensar. Sólo quería unos minutos de paz.

Pero Emily la necesitaba más de lo que necesitaba para escapar.

Emily era Manada, y Manada lo era todo.

—Emily. Emily. Soy yo.

El resplandor en los ojos se oscureció, y la incertidumbre centelleó sobre su rostro.

—¿Quinn? ¿Qué?

—Está bien. Tienes que alimentarte. Quiero alimentarte.

Emily se miró a sí misma, con las manos sujetando a Quinn a la cama, a la piscina de fluidos vitales que relucían en sus estómagos.

—¿Qué hice?—se estremeció, su cara se contorsionó, y la razón dejó sus ojos.

Kitty se subió a la cama, montó las caderas de Quinn detrás de Emily, y tiró a ésta contra su pecho. Le sostuvo la cabeza en su hombro.

La morena parecía no luchar, pero su piel ondulaba continuamente como si estuviera estremeciéndose en su interior.

Kitty dijo:

—Ella necesita alimentarse. Sus períodos de lucidez serán cada vez más cortos. Si no la alimentas, morirá.

—Ella no va a morir—Quinn giró su cabeza, exponiendo su cuello. Su clítoris pulsó contra los pantalones de Kitty—Dile que tome lo que necesita.

Ésta bajó a Emily hasta que se acostó en la cama junto a Quinn y guio la cara de la morena contra la garganta de la ojiverde.

—Aliméntate.

Emily golpeó duro y rápido, su mordisco como un cuchillo cortando la garganta de Quinn y abajo en su pecho. Entonces una oleada de poder erótico la envolvió, como si mil manos, mil bocas, la acariciaran simultáneamente.

La voz de Kitty fluyó sobre ella, baja, cálida y calmante.

—No te preocupes, pequeña Lobo. Tú eres nuestra ahora.

Se arrodilló entre las piernas de Quinn, y ésta agarró el hombro de Emily, sus garras cavando en el músculo. La morena tiró de su cuello y cada tirón golpeó en su ingle.

Gruñendo, sollozando, la rubia más alta se arqueó de la cama. Kitty la tomó en su boca, sus incisivos perforando su sexo a ambos lados de su clítoris.
El placer más intenso que cualquier cosa que Quinn había experimentado había estallado dentro de ella. Retorciéndose bajo el delgado peso de Kitty, lloriqueó y se corrio en la boca.

La liberación abrasadora sacó el aliento de su pecho y quemó todos los miedos, aniquilando la soledad y la incertidumbre en completo olvido. Su lobo retrocedió y ella dejó de luchar.

Kitty sostuvo el cuerpo retorcido de Quinn en la cama con una mano presionada contra su rígido abdomen. Ella bebió, absorbiendo el poder de la sangre y victus.

Su cuerpo, casi muerto de hambre, se ruborizó con la rápida infusión de la vida.

Poderosa sangre Were unida a la suya, más potente que cualquier otra droga. Sus caderas se sacudieron, y ella estallo en el orgasmo en medio de la sed de sangre. Bebió y se corrió, tragó después trago, hasta que las glándulas de Quinn estaban vacías y su clítoris se suavizó.

La satisfacción que la envolvía era tan electrizante que no quería detenerse.

Distante, oyó un salvaje gruñido, y Emily pasó otra vez en una gruesa inundación contra la cadera de Quinn. Kitty se arrastró lejos del sexo de la loba y agarró el hombro de la morena.

—Déjala ir.

El cuello y el pecho de Quinn relucían con una sábana roja. Los ojos de Emily estaban cerrados, su garganta trabajando convulsivamente mientras chupaba la corriente de sangre lentamente arrastrando de la garganta de la rubia.

Una mano sostenía el pecho de Quinn, apretando mientras tragaba. Las caderas bombeaban constantemente en sintonía con el ritmo de la alimentación de Emily, sus muslos empapados con su liberación. El olor de la sangre y el sexo hizo que el estómago de Kitty se estremeciera y su ingle latía.

Después de convertir a Emily, se había alimentado de cuatro anfitriones antes de precipitarse al Compuesto para atender a la novata.

Todavía no se sentía repuesta.

Todavía necesitaba más.

Necesitaba más de la Were. Pero, aunque fueran tan fuertes como esta Were era, si tomaban más, la matarían.

Kitty agarró la mandíbula de Emily, apretando hasta que obligó a su descendencia a abrir su boca, y la arrastró lejos. La sujetó en sus brazos, haciéndola temblar y lloriquear, con los ojos abiertos pero sin ver.

Le acarició su pelo.

—Pasara. Sobrevivirás. Duerme ahora.

Emily se estremeció y se quedó inmóvil. El amanecer estaba rompiendo.

Quinn gimió y rodó sobre su lado, apretando una mano entre sus piernas. Sus caderas se mecían mientras las hormonas que la morena inyecto en su sistema continuaban estimulándola.

Kitty cerró los ojos, saboreando la languidez de la comida y el clímax. Los Were eran poderosos.

La sangre de Quinn la llenó de más fuerza que cualquier huésped que hubiera tenido. Acarició la cabeza de la Were mientras la Were se presionaba contra su muslo.

Podría acostumbrarse a esto.

La Were retumbando, se arrastró sobre su muslo, y se extendió entre sus piernas. Una boca caliente se movió sobre su sexo. Con la sangre fresca circulando en sus venas, ella sería capaz de estallar en el orgasmo de nuevo.

Tal vez entonces ella podría desterrar el sonido de la voz de Marley y la ardiente prisa de deseo que Marley encendía cada vez que la veía.

Levantó las caderas y dejó que la Were la tomara entre sus labios.

Podría estar satisfecha con esto.

Muy, muy fácilmente.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Dom Abr 08, 2018 7:46 am

Dios mio! esta historia deberia llamarse "la vida es un orgasmo"
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Dom Abr 08, 2018 3:02 pm

Hola morra...

No jodan.... Los donantes de sangre!!! Y la de óvulos vivirian felices con todas ellas!!!
Así me parece que san muere antes que que estas terminen su multi orgasmo!!

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Dom Abr 08, 2018 7:36 pm

micky morales escribió:Dios mio! esta historia deberia llamarse "la vida es un orgasmo"





Hola, jaajajajajaja xD ajajajajjajaja XD ajajajajajajajajaja morí ajajajajajajajajajajajaja jaajajajajajajajajjaajajaj...ok... lo crees¿? jajaajjaajajajajajaj. Saludos =D






3:) escribió:Hola morra...

No jodan.... Los donantes de sangre!!! Y la de óvulos vivirian felices con todas ellas!!!
Así me parece que san muere antes que que estas terminen su multi orgasmo!!

Nos vemos!!




Hola lu, jajajaja xD ajajajajajaja y como no ser celosa¿? xD ajajajajaja. AJajajaajajajaja xD ajjaajajajjaja no q siga viva para disfrutar y hacer disfrutar a su rubia ajajaj. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 7

Mensaje por 23l1 el Dom Abr 08, 2018 7:37 pm

Capitulo 7


Marley llegó al Club Nocturne cuando los primeros susurros del amanecer brillaron por encima de las montañas a través del río hacia el este.

Rebotando sobre el estacionamiento de hormigón agrietado con hierbas altas creciendo en las grietas, ella cruzó por la primera fila de vehículos estrechamente empaquetados y trató de no pensar en Kitty.

Sobre con quién estaba o lo que estaba haciendo.

Kitty Wilde personificaba absolutamente todo lo que la molestaba, era fría, remota, condescendiente y arrogante.

No importaba que fuera terriblemente atractiva, sin siquiera intentarlo, eso era todo el punto, ¿recuerdas?

Los vampiros no tenían que tratar de ser sexy, simplemente lo eran. Todo era biología, y lo sabía.

Ella lo sabía.

Por qué su cuerpo no podía ponerse al día con su cabeza, ella no lo sabía.

Se había acostumbrado a ignorar el constante zumbido cuando estaba cerca de Kitty, pero no pudo evitar pensar en ella, ni de preocuparse por no haberse recuperado de salvar a Emily.

Su estómago se tambaleó ante las imágenes tecnicolor de la lobo primero, luego Kitty casi muriendo.

Rojo, rojo brillante. Así maldita sea como mucha sangre.

Se encogió ante el recuerdo de ofrecerse a sí misma, ofreciendo su sangre por llorar en voz alta, para salvar la vida de Kitty, y ser rechazada de plano.

¿Cuántas veces tuvo que escuchar la palabra no?

Kitty había dejado perfectamente claro que no la quería ni la necesitaba.

Bien.

Recibió el mensaje.

Era una reportera de investigación, y Kitty Wilde era una detective y una fuente potencial en una historia en desarrollo.

Eso era lo que necesitaba recordar.

Eso era lo que importaba entre ellas.

¿Y si Kitty no quería contarle lo que le había pasado a la Were Alpha?

Bien. Tenía otras fuentes para aprovechar.

Apretó a su Camaro en un pequeño espacio entre una camioneta y un BMW, apago el motor, y se sentó mirando la puerta sin ventanas, sin adornos del club de vampiros más caliente de la ciudad, mientras que el motor marcó como un corazón de descoloramiento.

El Club Nocturne parecía tan muerto como la mayoría de sus habitantes, sin letreros, pintados sobre ventanas y luces de seguridad desnudas que no hacían más que reírse de la oscuridad que colgaba de los accesorios sueltos.

Podría haber sido un aviso diciendo: "Condenado, permanecer fuera” enyesado en el frente.

Quería salir del coche, pero sus brazos y piernas eran tan pesados como los trozos de hormigón bajo los pies.

La última vez que había estado dentro, casi había cedido a la seductora esclavitud de una vampira y su amante. La vampiro había venido a rescatarla en ese momento, y después de reprenderla y llamarla un idiota en pocas palabras, le había hecho prometer que no volvería a entrar sin una escolta.

Como si una escolta fuera fácil de encontrar.

Especialmente ahora, entrecerró los ojos a su reloj, a las 4:40 am. Menos de media hora hasta el amanecer.

Los Vampiros resucitados saldrían pronto, necesitando ser secuestrados en sus guaridas antes del amanecer. Si esperaba hasta entonces, estaría a salvo.

Bueno, tal vez no sea seguro. Pero más segura de lo que sería en este momento, cuando cada Vampiro en el club estaría en un frenesí de alimentación, saciando su necesidad sangre antes de dormir.

Bueno, Kitty dijo que dormía durante el día, ella no estaba segura de lo que el resucitado hacia exactamente.

¿Dormían, comatosos, morían?

¿De verdad?

Al igual que los Weres y todos los otros Praeterns, los Vampiros no revelaron mucho sobre su biología o su sociedad. Kitty dijo que los pre-animados, Vampiros vivientes como ella misma, podrían tolerar exposiciones cortas de radiación ultravioleta.

En cuanto a los Vampiros resucitados nadie, al menos humano, realmente parecía saberlo. Había leído informes de científicos humanos que insistían en que los Vampiros resucitados realmente estaban muertos y sólo parecían reanimados.

Los fundamentalistas y xenófobos se unieron a informes como ese como prueba de que los Vampiros no merecían protección legal o derechos civiles o mucho de cualquier cosa.

Cuanto más tiempo pasaba alrededor de Kitty, menos se daba cuenta de que lo sabía.

No sabía con qué frecuencia necesitaba alimentarse o cuánta sangre necesitaba para mantenerse.

No sabía qué pasaba cuando Kitty moría, pero esa idea la asustaba.

Lo único que sabía era que Kitty era capaz de cautivar a su anfitrión de sangre, y que cuando se alimentaba, todos estallaban en el orgasmo.
Beneficio lateral agradable. Sabía eso, y sabía que la vampiro no la quería.

—No volveré ahí—murmuró.

¿Por qué demonios había prometido a Kitty que no entraría en el club sin una escolta?

Nocturno era el club de Vampiro más popular de la ciudad y se llenaba cada noche con Vampiros y Weres y humanos. Aquí era donde encontraría la información que necesitaba.

O por lo menos una pista.

Sobre la infección que había aparecido en cinco adolescentes humanas. Una infección que había matado a cinco niñas. Y sobre Santana López y quién la quería muerta.

Odiaba dar marcha atrás de su palabra, a pesar de que Kitty prácticamente había coaccionado su cumplimiento.

Esa vampiro era muy persuasiva.

Tuvo un rápido recuerdo instantáneo de Kitty cautivando a Mike.

Reclamo derechos de sangre.

Otra cosa que ella no sabía. El aire en el coche de repente parecía demasiado caliente, demasiado cerca, y abrió la puerta para una cierta ventilación.

Derechos de sangre.

¿Qué demonios?

Como si estuviera libre para reclamar.

Maldita sea el ego de la Vampiro.

Kitty había sido tan inflexible acerca de que no fuera sola al club, como si estuviera indefensa.

Ella no estaba indefensa.

Había estado defendiéndose por sí misma y haciendo un buen trabajo por años. Así que bien, ella podía copiar a ser despistada, pero ella no estaba indefensa.

Tamborileó con los dedos en el volante, buscando una escapatoria. Nada se le ocurrió. Apretó las yemas de sus dedos y se recordó a sí misma que ella era una reportera de investigación siguiendo una pista caliente y nada, nada y nadie, le impidió obtener una historia.

—Especialmente no una vampiro arrogante que casi me dijo que me quería fuera de su vida—cogió su bolso y automáticamente revisó dentro para asegurarse de que todavía tenía su spray de pimienta, que no le haría un poco de endemoniado bien si algún Vampiro quería morder su cuello.

Saltó del Camaro justo cuando un Rolls-Royce de plata se deslizaba hacia el club.

Dos hembras emergieron, incluyendo una que no reconoció pero que le recordó a Kitty en ese modo etéreo de todos los Vampiros, magra, morena, pálida, dolorosamente bella.

Cada movimiento grácil, fluido, y totalmente poderoso. La otra que conocía de los medios de comunicación. Francesca, Viceregal y Canciller de la Ciudad.

Se precipitó hacia el par cuando los Rolls se alejaron. Pensó rápidamente y disparó desde la cadera.

—Disculpe. Disculpe, Viceregal. ¿Tienes algún comentario sobre el intento de asesinato dela lobo Alpha anoche?

La oscura Vampiro que ella no conocía apareció de repente a unos centímetros, su expresión desdeñosa pinchando el ya sensible ego.

—¿Quién eres tú?

—Marley Rose, Albany Gazette—trató de esquivar para hablar directamente con la Viceregal, pero la otra Vampiro bloqueó su camino de nuevo sin parecer que se movió en absoluto.

Estiró el cuello, tratando de ponerse en contacto con los ojos. Tal vez no es tan inteligente con un Vampiro, pero, hey, puntos por las pelotas.

—¿Sabe que el ataque ocurrió en la casa de una prominente Vampiro?

—Llama durante las horas de oficina mañana—dijo la vampiro que tenía que ser guardaespaldas, con una voz que le recordaba demasiado a Kitty—Nuestro director de medios…

—¿Por qué? Ahora estamos todos aquí.

La Viceregal apoyó una mano pálida y delgada sobre el oscuro brazo dela Vampiro.

—Está bien, Betty. Seamos buenas anfitrionas, ¿verdad?—extendió su mano—Soy Francesca.

—Marley Rose—tomó la mano dela Viceregal, y cuando Francesca sonrió, el calor le rodó por el vientre, y casi se desmayó. Gracias a Dios por las sombras, porque su rostro debe estar llameante—Gracias por verme.

—El placer es todo mío. ¿Vamos adentro?

—Sí. Gracias." Marley siguió a las dos Vampiros en unas piernas demasiado firmes, decidiendo que harían muy bien como la acompañante que ella había prometido a Kitty Wilde que tendría la próxima vez que entrara al Club Nocturne.





*****



Los dedos de Brittany atravesaron el cabello de Santana, rascándole suavemente el cuero cabelludo y masajeando su cuello.

Las suaves caricias eran cómodamente posesivas.

La morena retumbó y enganchó su muslo un poco más alto sobre el de la rubia, presionando su centro hacia la cadera.

Si pudiera, la empaparía con su esencia sólo para asegurarse de que todos reconocieran a Brittany como suya. El vínculo mate las unía en todos los sentidos, pero saber que su reclamación era irrefutable no era suficiente.

No cuando la rubia lo era todo.

En el fondo, su lobo se asentó con un suspiro de satisfacción y cerró los ojos. Descansaba también, en el único lugar en el que había estado a salvo, se sentía completamente en casa.

—Puedes dormir unos minutos—dijo Brittany.

Santana le acarició el cuello.

—Tenemos que reunirnos con el consejo de guerra.

—Lo sé. Sólo por una o dos horas, suficiente para que cambies y te sanes.

—Estoy bien—le acarició el pecho, acarició sus pechos y su vientre.

Su compañera estaba preocupada. Se preocupada demasiado.

Aquella parte de Brittany que había sido humana, que nunca había vivido en la clandestinidad, que nunca había tenido que luchar contra adversarios que ella pensaba que eran amigos, se enfrentan a enemigos que la veían sólo como una criatura a ser erradicada, esa parte de ella aún no confiaba en la fuerza y la astucia de su lobo.

O de Santana.

—Prometo no dejarte nunca.

La rubia se puso rígida por un instante, luego comenzó a acariciarla otra vez.

—Necesitaré tiempo para aprender a amarte.

Santana se apoyó en su codo y apretó su barbilla en su palma. Dejó que su lobo se levantara y llamó al de ella. Los relámpagos de oro atravesaron las profundidades de los ojos azules, y los planos de su cara se afilaron y se hicieron más audaces.

—Sabes cómo amarme. Nunca lo dudes.

Los caninos de Brittany se forzaron a salir, y ella se frotó contra Santana, su piel resplandeciente y caliente.

El frenesí de apareamiento de la morena aumentó. Gruñendo suavemente, rodó sobre la ojiazul y agarró una muñeca en cada mano, sujetándola. Flexionó sus caderas y presionó fuertemente entre los muslos de su compañera.

Un dolor, más duro y más agudo que el que había conocido, se asentó en su lomo y se sintió hinchándose, haciéndose más dura y más grande de lo que había estado en el calor de su primer apareamiento.

Las llamas lamían su núcleo y se estremeció.

Brittany gimió y se estremeció, ácido fregando sus entrañas. Marcó sus garras arriba y abajo de la espalda morena.

—¿San? Dios. ¿Qué es? Siento...te necesito de nuevo—gimió, sus pechos tan apretados sus pezones ardiendo. Su estómago se apretó, una fibra tras otra se contrajo hasta que la superficie dura de su abdomen se anudó en cuerdas. Un doloroso abismo se abrió dentro de ella—Me duele. San... ¿qué está pasando? Por favor…

—Estarás bien. Yo me encargaré—empujó su pelvis entre los muslos de y clavó su clítoris entre los pliegues calientes del sexo.

Cuando la cabeza hinchada se instaló en la depresión superficial de la abertura de Brittany, sus caderas bombearon involuntariamente.

Ésta clavó sus garras en su culo y envolvió sus piernas alrededor de las caderas, inclinó su pelvis, encerrándola dentro de ella. Tenía el estómago apretado, los músculos de su estómago apretados en los tensos receptáculos enterrados profundamente entre sus muslos.

—Estoy ardiendo. Estoy ardiendo. Dios, San. Haz algo.

—Necesito correrme en ti de nuevo—gimió y le lamió el mordisco en el hombro—Voy a correrme pronto. Espera.

—Lo estoy intentando. Ah Dios... apúrate—las hormonas de la morena la inundaron y se retorció, ordeñándola con sus apretados músculos internos—No puedo soportarlo. Necesito que te corras.

Santana gruñó y atrajo la cara de Brittany hacia su pecho.

—Ahora. Ahora.

Brittany la mordió y explotó, las caderas bombeando, la sangre hirviendo en sus venas.

Su esencia cubría a su pareja.

Su pareja.

Suya.

Santana hundió sus caninos en el hombro pálido y ésta aulló, corriéndose sobre ella en olas calientes.

No podía dejar de vaciarse, no pensaba que alguna vez se detendría, hasta que finalmente sus brazos se rindieron y se dejó caer sobre la rubia.

—Jesús, ¿qué fue eso?—Brittany jadeó, sosteniéndola con ambos brazos alrededor de sus hombros.

—¿No lo sabes?—dijo con una risa temblorosa.

—Te amo. Te quiero constantemente, pero nunca he sentido algo así antes—se estremeció—Parecía que estaba en llamas dentro. Duele, San. Todavía me duele.

Suspiró.

—Todo está sucediendo tan rápido.

—¿Qué quieres decir? ¿Todo? ¿Qué pasa conmigo?

—Nada. No hay nada malo en ti—la incertidumbre de la rubia rasgó su corazón.

No quería que su pareja temiera lo que era natural para un Were, pero su rubia todavía no creía que ella no fuera de alguna manera peligrosa, que la fiebre, el convertirse, no la había dañado.

—¿Qué tienes miedo de decirme?—preguntó Brittany.

—Creo…creo que estamos criando. Lo que sientes, lo que estamos sintiendo, es frenesí de cría.

Brittany succiono una respiración.

—El dolor, el ardor dentro del apareamiento, ¿te sientes así también?

—Sí.

—Pero Quinn dijo que no puedo…

—Quinn no lo sabe. Ninguno de nosotros lo sabe. Todo lo que sabemos es que tu lobo es fuerte y saludable, y quiere criar.

—¿Qué significa eso? ¿Y qué hacemos al respecto?

Santana rodó sobre su costado y colocó Brittany contra ella. Le acarició el cabello de su cara, y pasó su pulgar a lo largo del borde audaz de la mandíbula.

—No sé por qué está sucediendo tan rápido. Tal vez…

—No me guardes las cosas—dijo Brittany—No necesito ese tipo de protección.

Su lobo se erizo ante la orden en la voz de la rubia, y retumbó. Con el suave gruñido de Brittany, se puso en pie.

—Tal vez tu lobo perciba que la manada está en peligro y no tengo un heredero.

Los ojos azules se oscurecieron.

—No te pasará nada.

—Lo sé—dijo rápidamente—, Pero nuestros lobos no piensan de esa manera. Todo lo que saben es que la Manada necesita un líder fuerte, y nosotras somos la pareja Alpha.

—Y ahora que estás apareada, tu lobo quiere criar. Criar conmigo.

—Sí.

Brittany trató de sentarse, y ella la abrazó por la cintura.

—No lo hagas. No huya de mí.

—No puedo darte descendencia.

—No lo sabemos. No sabemos nada en este momento.

—Entonces tenemos que averiguarlo. Los padres de Rachel pueden haber descubierto algo en las muestras que ya les di.

—Cuando lo hagan, me llamarán—le acarició la cara—Hemos estado buscando estas respuestas durante mucho tiempo.

—¿Y qué hacemos acerca de este frenesí de cría? Sólo nos quedamos...—hizo una pausa y señaló a las dos que aún estaban en el porche, desnudas, expuestas y vulnerables—No he podido pensar en nada más que en tenerte desde la cacería. Estamos prácticamente indefensas.

Santana rió.

—¿No puedes sentir Finn y Jake?

Brittany alzó la cabeza, olisqueó el aire. Los centuri estaban cerca.

—Infiernos.

Santana volvió a sonreír.

—¿Estás quejándose del acoplamiento?

—No, Dios no. Me duele mucho hasta que lo hacemos, y entonces, Me mantendré conectada así contigo para siempre si pudiera. Pero, ¿qué pasa cuando no concibo? ¿Qué hará tu lobo?

—No importa lo que mi lobo quiera hacer. Eres mi compañera.

Brittany apoyó su mejilla contra su hombro.

—Este es un momento terrible para que esto suceda.

—El frenesí de cría nunca es conveniente. Sin embargo, puede ser agradable.

—Enredarse contigo veinticuatro horas al día es mucho más que agradable—sonrió y frotó su mejilla en el pecho moreno.

—No pasarán veinticuatro horas al día—le mordió la barbilla—Tengo un negocio de la Manada por atender.

—Y yo tengo un trabajo.

Su piel hormigueo.

—¿Qué quieres decir?

—Soy médico, ¿recuerdas?—frunció el ceño—Podría no mantener mi trabajo en la sala de emergencias ahora, pero yo…

—Ahora eres mi compañera.

—¿Y qué? ¿Se supone que debo calentar tu cama y nada más?

Gruñó.

—¿Quieres pelear conmigo ahora, Prima?

—Tal vez. Tal vez lo hago—rompió el abrazo y se sentó—No, maldita sea. No, no quiero pelear. Pero necesitamos información. Sobre lo que nos está pasando y por qué un puñado de chicas humanas tenían fiebre Were o algo parecido a ello. Necesitamos saber por qué me convertí después de que una de ellas me mordiera.

—¿Y cómo quieres hacer esto?—se sentó detrás de la rubia y extendió sus piernas a ambos lados de las caderas, abrazándola contra su pecho—Quiero trabajar en López Industries con los Berry`s. Con su experiencia y mis muestras de tejidos, podemos…

—¡No!—rugió, y Finn salió disparado del bosque, le gruñó y desapareció—No serás un sujeto de prueba. Eres mi pareja. Eres prima De la Manada Timberwolf.

Brittany le frotó los brazos, rascando levemente la parte superior de sus manos apretadas.

—Yo soy tu pareja. Y eso hace que la Manada también sea mi responsabilidad. Y necesitamos saber a qué nos enfrentamos. Si sucediera lo que me paso a otros humanos y no podemos contrarrestarlo, los humanos tratarán de contener la amenaza al contenernos. La encarcelación sería la solución más fácil, si se detuviera en eso.

—Nos cazarían—su garganta se espeso cuando comenzó a cambiar.

—No podemos permitir que eso suceda—dijo Brittany—Debes dejarme ser tu compañera y hacer mi trabajo.

Apoyó la barbilla en el hombro de Brittany, respirando profundamente para centrarse en el olor de su compañera. Cada instinto la empujaba a mantenerla a salvo dentro del Compuesto, custodiada por sus centuris.

—Te asignaré guardias. Los tomarás cada vez que salgas del Compuesto.

La rubia suspiró.

—Si eso te hará sentirte mejor, de acuerdo.

—Prometerás tener cuidado.

Ahora la rubia rió suavemente.

—Sí. Lo haré.

—Si estoy en lo cierto, y estamos al borde del frenesí de cría, no podré estar lejos de ti por mucho tiempo.

Se retorció en los brazos morenos y buscó en su rostro.

—¿Qué quieres decir? ¿Qué sucederá?

—Si no nos acoplamos, el dolor incitará a nuestros lobos. Podríamos ser peligrosas. Especialmente yo.

—Entiendo. Eres Alpha, y el imperativo biológico de criar es el más fuerte en ti—peinó sus dedos a través del cabello y la besó—Estoy aquí. Soy tuya, y te quiero tanto como te necesito.

—¿Estás lista para reunirte con el consejo de guerra?

—Estoy lista para lo que sea que debamos hacer para proteger a nuestra Manada.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Lun Abr 09, 2018 6:44 am

Y ahora viene la cria, era obvio con tanta sobadera!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Lun Abr 09, 2018 7:44 pm

micky morales escribió:Y ahora viene la cria, era obvio con tanta sobadera!!!!




Hola, jajaajajaj xD ajajaja q mejor¿? ajajajajajaja. AJajajajajajajaaja ajajajajajaja ajajajajajajaj morí ajajajajajaja xD ajjaajjaj y no se cuidaron ¬¬ aajajajajajaja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 8

Mensaje por 23l1 el Lun Abr 09, 2018 7:46 pm

Capitulo 8



En el interior, Nocturne se parecía mucho a la forma en que Marley lo recordaba desde su última visita.

El almacén convertido tenía techos altos perdidos para ver detrás del conducto y la oscuridad, las filas de las ventanas horizontales rendidas impenetrable a la luz del día con la pintura negra, y los candelabros de la pared sombreados que lanzaban apenas bastante luz para que los clientes de la barra hicieran su camino entre los modulares de cuero extensos y las mesas ocasionales y las sillas en la barra masiva del cromo-y-granito que ocupa una pared entera.

Se asomó a la espesa nube, con la esperanza de no pisar a nadie, calculando que la mayoría de los clientes tenían visión sobrehumana junto con todo lo demás.

Los vampiros y los Weres superaban en número a los humanos al menos cinco a uno. Ella estaba acostumbrada a estar en la minoría, la mayoría de los periodistas de investigación todavía eran hombres, ella era afroamericana y era lesbiana.

Había sentido las sutiles y no tan sutiles barbas de los prejuicios, pero nadie había intentado matarla por sus diferencias.

Todavía.

—Si quiere hospedar—dijo secamente Betty—, No tendrá mucho tiempo antes de que los Resucitados se vayan.

—No—dijo esperando que no sonara demasiado, demasiado apresurada—Estoy aquí para hablar con la Viceregal Francesca.

—Entonces le sugiero que se quede cerca.

—Lo hare.

Como si estuviera a punto de alejarse cuando todos los vampiros se alimentaban. Cada pulgada de superficie horizontal estaba ocupada con parejas y tríos o grupos en combinaciones más variadas de géneros y especies que un generador de números aleatorios podía predecir.

Unos cuantos humanos y Weres se inclinaron más o menos erguidos contra la barra, algunos pareciendo aturdidos, probablemente habiendo hospedado y todavía en una felicidad post-orgásmica.

Otros estaban siendo alimentos por Vampiros que se arrodillaron entre sus piernas extendidas o bebían de sus cuellos o pechos. A veces dos o tres Vampiros alimentados a la vez de un solo anfitrión. Recordó la advertencia de Kitty desde la última vez que había estado aquí.

¿Quieres ser obligada a tener sexo?

Atrapada en la esclavitud de un Vampiro iría de buena gana, y ella lo disfrutaría.

Si los sonidos y las vistas que la rodeaban fueran una indicación, ella lo disfrutaría muchísimo. Y lo más probable era que quisiera hacerlo una y otra vez.

El placer mantuvo a los humanos y Weres volviendo a ofrecer sus cuerpos y su sangre noche tras noche en Nocturne y media docena de otros clubes como todo alrededor de la ciudad.

Los vampiros argumentaron que sus interacciones con sus anfitriones eran perfectamente seguras. Después de todo, no mataron a sus anfitriones de sangre, sino todo lo contrario.

¿Por qué ellos intencionalmente eliminan la fuente de alimento que necesitan para sobrevivir?

No, por el contrario, ofrecían recompensas exquisitas.

Hace un día, ella tenía a una Were en sus brazos mientras la vampiro se alimentaba de ella. Su excitación, sus orgasmos, la habían excitado, a pesar de que había estado arrodillada en un charco de sangre.

Se estremeció.

Ni siquiera había sido el foco de la esclavitud de la rubia, y estaba dispuesta a darle sangre.

¿Qué le ofrecería si realmente estuviera obligada?

De ninguna manera.

Cuando le diera su cuerpo, lo haría con su mente clara y con pleno conocimiento de las consecuencias.

Oh no, ella no iba a desviarse.

Una mano se extendió de la oscuridad y le acarició el cuello, con las puntas de los dedos fríos por su garganta hasta la piel expuesta entre sus pechos.

—¡Oh!—jadeó e inmediatamente se arrepintió.

Una inundación de olores la envolvió, el sabor de la sangre fresca y adrenalina, la espesa y seductora especia del sexo y el salvaje torrente de tierra y bosque que sólo podía ser de un Were.

Aún peor, se sintió mojada y supo que no había manera en el infierno de que cada Vampiro dentro de cincuenta pies de ella no lo supiera.

Tropezó hasta detenerse.

—Considerándolo, tal vez mi tiempo es malo. Voy a volver…

—No tienes nada que temer, querida—Francesca le tomó el brazo, tirando de ella a su lado—Aquí nadie te molestará.

Su piel hormigueó, y si Kitty no hubiera demostrado exactamente lo sutil y persuasivo que era la esclavitud de un Vampiro, no habría reconocido la fiebre del poder que se disparó desde la Viceregal Vampiro.

A pesar de la falta de luz, la camisola de Francesca era notablemente translúcida. Tenía senos magníficos, blanco lechoso y con punta rosada.

Su presión se hizo más pesada.

Le encantaría correr su lengua a lo largo de la curva…¡Jesús, estaba perdiendo!

Desprendió el brazo del agarre de Francesca con la mayor indiferencia posible. Ofender a su anfitriona sería una mala idea en este momento.

—Quiero decir, estoy segura de que estoy a salvo contigo.

—Rara vez mezclo el negocio con el placer—dijo Francesca, su voz un ronroneo divertido—Al menos, no hasta que nos conozcamos un poco mejor.

Sintió que su cara se ruborizaba. Cambio de tema. Era una periodista, maldita sea.

¡Haz una pregunta!

—¿Que pasa contigo? Quiero decir, es casi el amanecer, y no tienes que…

Betty gruñó:

—No necesitas preocuparte por las necesidades de la regente. Estoy aquí para ocuparme de eso.

Francesca pasó su brazo por el cuello de Betty y la besó.

—Y siempre superas mis expectativas.

Los ojos de Betty se cerraron y su delgado cuerpo tembló.

Ahogó un gemido.

Su mano estaba a pocos centímetros del pecho de Betty. Horrorizada, la quitó. Con la boca seca y el corazón palpitante, dolía por acariciar los puntos duros de los pezones, que acariciaban su camisa de seda oscura.

Las caderas de la vampiro rodaron, e instantáneamente se imaginó en su espalda, la Vampiro empujando rítmicamente entre sus piernas. Dobló sus piernas alrededor de las caderas delgadas, abriendo su centro al deslizamiento caliente y resbaladizo del sexo dela Vampiro.

Unas ondulaciones de placer se extendían a lo largo de su espina dorsal, y se arqueó, retorciendo sus dedos en el pelo dela vampiro, arrastrando la cabeza hacia abajo para meter su lengua en la boca de su amante.

Los ojos de Kitty se clavaron en los de ella, brillando charcos de fuego.

Oh Dios, quería correrse gritando en esos ojos.

Kitty.

Si sólo Kitty quisiera…se estremeció.

No Kitty.

No Kitty, no Betty.

Se arrastró a unos cuantos pasos de Francesca y Betty, jadeando para respirar e indescriptiblemente excitadas. Concentrarse en Kitty la ayudó a recoger los fragmentos de su control desgarrado.

La rubia vampiro podría estar con Samara ahora mismo, alimentándose de ella, complaciéndola, corriéndose con ella.

Dondequiera que estuviera, no estaba pensando en ella. Y que me condenen si pienso en ella.

Buscó en la habitación, con la esperanza de que las escenas de sed de sangre pusieran fin a sus fantasías no deseadas sobre Kitty y ayudarla a luchar contra la excitación que la abordaba adentro y afuera.

A través de los ojos borrosos, contempló el cuadro carnal que se desarrollaba en rápidos destellos de carne desnuda, caras torcidas y gritos orgásmicos.

Justo frente a ella, un vampiro masculino desnudo con el cabello rubio y flotante se arrodilló sobre una sección de cuero negro, empujando su pene entre los muslos de una vampiro femenina y bellamente hermosa que se alimentaba de la ingle de un macho Were erguido a medio cambio.

Los huesos de la cara del Were se alargaban y sus caninos sobresalían sobre un labio inferior lleno. Los músculos esculpidos en el culo del Vampiro masculino se contrajeron cada vez más fuerte, mientras que el abdomen dela Vampiro femenina onduló con onda tras ola de orgasmo.

Apartó la mirada.

Francesca y Betty estaban de pie abrazadas, observándola. La elegante boca de la segunda se burló, pero la sonrisa de la primera era juguetona.

—¿Sorprendida?

—Pensé que no podías...—soltó e inmediatamente se mordió la lengua.

Kitty dijo que la alimentación provocó el orgasmo, pero esas dos Vampiros no se alimentaban la una dela otra y estaban condenadamente seguras de correrse.

¿Eso significaba que Kitty…no Kitty, Vampiros, podrían tener sexo regular?

No es que ella supiera lo que era el sexo regular. Ojalá le hubiera preguntado un millón de preguntas más.

Francesca le acarició el pelo, con las frescas puntas de sus dedos rozando la parte posterior de su cuello.

—¿Pensaste qué, cariño? ¿Que no estábamos interesadas en el sexo entre nosotras? ¿Que el sexo no era más que un efecto secundario casual de una buena comida?

Su cara se encendió. Eso era exactamente lo que había pensado.

—No claro que no. No he pasado mucho tiempo pensando en tu vida sexual.

—Eso es inusual—dijo Betty con sarcasmo—Eso es lo único que la mayoría de los periodistas quieren hablar con nosotras.

—Bueno, yo no soy tu típica reportera—era tan curiosa como cualquier otra persona, pero no estaba dispuesta a admitirlo, especialmente ahora.

—Bueno, para que conste—dijo Francesca, su voz ondulando por su espina dorsal tan suave y cálida como una caricia—, Algunos de nosotros disfrutamos del sexo incluso cuando no nos alimentamos, aunque por lo general la experiencia es infinitamente más placentera cuando la sangre y el sexo se combinan.

—Por supuesto—dijo tratando de sonar casual e informada.

Cerca, un hombre humano, que se reclinó en una gran silla de cuero con un vaso de cristal con líquido ámbar en su mano derecha, gimió y eyaculó en la boca de un vampiro masculino.

Su mueca de placer se disparó directamente a través de ella, y su estómago se apretó. Desvió los ojos a tiempo para ver a una mujer era masturbada hasta el orgasmo por una vampira femenina vestida de cuero que la sostenía en su regazo y se alimentaba de su cuello.

La expresión aturdida de la mujer y su grito de éxtasis recorrieron su piel como fuego.

Suficiente.

Dios, no podía tomar otro segundo sin subir en llamas.

—¿Hay algún lugar más tranquilo donde podamos hablar?

—Vamos a un lugar más cómodo—Francesca alargó un brazo y un hombre y una mujer se materializaron en la oscuridad, con sus arrebatadoras miradas fijas en ella mientras acariciaba brevemente a cada uno—Si no te importa darnos un momento, Betty y yo haremos una breve pausa para—una sonrisa sensual le convirtió el rostro simplemente hermoso a impresionante—Cuidar de nuestras necesidades más apremiantes—la punta de la lengua humedeció levemente su labio inferior.

Se tragó un gemido.

Sus pezones hormiguearon y el ritmo constante que había comenzado en su entrepierna en el momento en que había entrado en la puerta se intensificó en una reverberación.

—Feliz de esperar. Lo que tengas que hacer.

Francesca estaba de repente muy cerca. Ella arrastró las yemas de sus dedos por su garganta y ligeramente a lo largo de la curva exterior de su pecho, una caricia que podría haber sido inocente si estuvieran en otra parte.

Pero no estaban en ningún otro sitio, ¿no? trató de no temblar y fracasó.

—Un día te recordaré que lo has dicho—Francesca la besó ligeramente en la mejilla—Te prometo que no te arrepentirás.

Mantuvo su mirada firmemente fija en el culo muy agradable de Betty, siguiéndola detrás de los dos Vampiros y sus anfitriones de sangre. Con suerte, Francesca no podía leer las mentes, porque lo siento no cubría la mitad de lo que ella estaba sintiendo ahora.





*******


Santana y Brittany subieron las escaleras de piedra hasta el edificio de la sede, en el centro del recinto amurallado de diez acres.

Los guardias patrullaban encima de las paredes de troncos fuertemente fortificadas que enmarcaban el perímetro exterior.

Santana había duplicado los sentries tras el ataque y aumentado las patrullas a lo largo de los cientos de kilómetros que bordeaban su territorio.

El aire del Compuesto estaba lleno de olor a agresivos Weres en alerta.

Abrió las dobles puertas de madera y, con Brittany a su lado, caminó por el pasillo y entró en la sala del consejo que ocupaba todo un lado del edificio. Las ventanas, como de costumbre, estaban abiertas, y la brisa de la madrugada atravesaba la habitación, llevando el olor del bosque y la presa.

Su lobo retumbó, deseando correr.

Necesitaba cambiar para que su metabolismo sanara sus heridas persistentes. Los cortes en el flanco y en la espalda se habían cerrado, pero los músculos de abajo estaban todavía crudos y débiles.

A su lado, Brittany se puso rígida, y un segundo después, la presión de la mano le calentó la parte inferior de la espalda.

—Estoy bien.

—Por supuesto que lo estás. Sólo necesito tocarte.

Se inclinó sobre la caricia y escudriñó la habitación.

Finn ocupaba su lugar habitual justo en el interior de la puerta, con las piernas abiertas y los brazos cruzados sobre el enorme pecho.

Los hermanos, Jake y Puck, jóvenes y esbeltos, ocupaban los extremos opuestos de un sofá de cuero marrón. Sus caras suaves y ansiosas desmentían su velocidad y astucia. Eran rápidos y ágiles en el campo y completamente intrépidos.

Andrew, delgado pero fuerte y exteriormente tranquilo, se apoyó en la chimenea. Él era lento a la ira, firme en una pelea, y sigilosamente letal.

Mike, el capitana de sus sentries , se paseaba frente a las ventanas abiertas mientras su segundo.

Maya guerrera de pelo oscuro y cuerpo duro, muy parecida a Quinn, apoyada contra la pared cercana, sus profundos ojos oscuros.

Ambos sentries estaban agitados y recubiertos de hormonas de estrés.

Maya se había acoplado recientemente con Emily, pero no se habían apareado.

La compañera de Mike, Tina, estaba criando, y su necesidad de estar con ella permeaba el aire.

Si Brittany no hubiera estado a su lado, habría sentido lo mismo.

—¿Dónde está Quinn?

Finn y Andrew intercambiaron miradas.

Gruñó, una advertencia baja en su pecho.

—Creemos que ella está con Emily.

Avanzó al sofá, y Jake y Puck se sentaron abruptamente, tan cerca de la atención como podían estar sin estar de pie. Se quitó la camiseta que se había puesto después de una ducha rápida.

—Levántense—dijo.

Los dos jóvenes Weres se levantaron de un salto. Los ojos de Jake, de un marrón oscuro, brillaban de excitación y un estallido de pelaje se disparó por el centro de su abdomen debajo de su camiseta blanca recortada.

Puck gimió, su pelaje resplandeciente mientras la piel corría justo debajo de la superficie.

—A partir de este día, su lealtad y sus vidas me pertenecen a mí ya los centuri. Al servirme, sirves las Manada, y la Manada es todo.

—Sí, Alpha—dijeron sin aliento.

Extendió el antebrazo.

—Muerdan.

Jake vaciló sólo un segundo, luego agarró el antebrazo con ambas manos, sus caninos estallaron mientras su rostro parpadeaba entre lobo y Were. Mordió y sus ojos se cerraron, su cuerpo estremeciéndose mientras la sangre forjaba el lazo.

Acarició su cabello, y después de un segundo, guio su rostro fuera. Puck lo siguió y, una vez liberado, él y Jake inclinaron la cabeza y rozaron sus mejillas contra el pecho de Santana. Ella los recogió en sus brazos y los dejó respirar en ella, dándoles su fuerza y su poder.

Ambos cambiaron, incapaces de absorber su llamada en forma Were. Los dos lobos blancos y grises gimieron y se frotaron contra sus piernas.

Les acarició la espalda.

—Bienvenidos, centuris. Vengan conmigo mientras recogemos a nuestra imperator—girando sobre sus talones, se alejó y salió al patio.

Brittany se unió a ella y los dos lobos las flanquearon. La puerta de la enfermería estaba abierta y Santana siguió el olor de su medicus a la sala de tratamiento.

Emma y Rachel se inclinaron a ambos lados de una camilla, atendiendo a la humana de pelo rubio que había visto con la Vampiro y Emily la noche anterior.

El cuello y los senos de la humana se puntuaron con marcas de punción. Había estado alimentando, vorazmente.

Emily.

Su centuri había hecho eso.

—¿Qué tan mal está herida?—preguntó.

—Ella está débil—Emma dijo mientras Rachel ajustaba un goteo intravenoso—Ella está agotada, pero creo que está durmiendo. Le estamos dando algo de líquido. No tengo ninguna de las drogas que los Vampiros usan para ayudar a reponer las reservas de sangre humana.

—Deberíamos conseguir algo—dijo Santana.

Emma la miró hacia el vacío vestíbulo.

—Sí. Yo me encargaré de eso.

Brittany dijo:

—¿Necesitas mi ayuda?

—Estás más familiarizada con la fisiología humana que yo—dijo Emma—Si no te importa, Prima, me sentiría mejor si la examinas.

Brittany miró a Santana.

—¿Me necesitarás enseguida?

Santana le acarició la nuca y la besó.

—Adelante. Ella vino aquí para ayudar a nuestra centuri. Tenemos que cuidar de ella. Estamos en deuda con ella.

Brittany acarició la espalda.

—¿Dónde estarás?

—Recordando a mi imperator a donde ella pertenece.

—Anoche fue difícil para todos nosotros—Brittany dijo en voz baja.

—Ella olvida su lugar.

—Quizás no lo sepa.

—Entonces lo hará.

Santana saltó al vestíbulo y echó fuera por Quinn. Sintió sangre, mucha sangre, y su lobo se despertó con un gruñido, buscando el peligro.

Empujó la puerta cerrada de la habitación donde ella percibió a Quinn, y la encontró cerrada con llave. Gruñendo, la empujó con fuerza y la puerta golpeó contra la pared interior.

Cuando un gruñido de advertencia la saludo, cambió parcialmente y saltó al centro de la habitación. Quinn, cubierta de sangre y brillo sexual, agachada en la cama delante de Emily y Kitty.

El cuello de Quinn estaba rasgado, su pecho entrecruzado con marcas de garra, su sexo magullado e hinchado.

Las tres estaban desnudas.

Emily pareció inconsciente y Kitty estaba desplomada contra la pared, despierta pero apenas alerta.

Quinn gruñó,

—No te acerques más.

—¿Me desafiarías, Imperator?—susurró.

Ésta gimió, sus garras y caninos se extendieron pero su mirada bajó.

Kitty le agarró el antebrazo.

—Está bien, pequeño Lobo—murmuró, con las palabras entrecortadas.

Incluso en la luz difusa del vestíbulo, su piel ordinariamente pálida estaba enrojecida.

—Ven conmigo—Santana inundó la habitación con su llamada.

Su lobo estaba golpeado y herido, más débil de lo que debería ser. Si Quinn percibía debilidad en la Alpha, podría desafiarla y no podía permitirse el lujo de aceptarla cuando pudiera perder.

Tenía que controlarla ahora, antes de que el instinto de Quinn invalidara sus lealtades.

—Déjalas.

Quinn se estremeció.

—No.

Se lanzó a través del espacio entre ellas y llevó a Quinn al suelo. A su lado, le rodeó la garganta apretó. Los ojos verdes rodaron y todo su cuerpo tembló, pero en lugar de resistir como esperaba, ella parecía ansiosa por someterse.

Gruñó, y Quinn se arqueó debajo de ella, ofreciendo más de su garganta. La soltó y se agachó sobre el vientre.

—¿Qué estás haciendo?

—No lo sé—Quinn jadeó—No puedo dejarlas.

—¿Ambas? ¿No sólo Emily?

—Cualquiera de ellas.

Presionó su palma entre los pechos de Quinn.

—Eres mía, Lobo.

Kitty dijo lentamente:

—Hemos intercambiado sangre. Siente el vínculo y quiere protegernos.

—¿Cuánto tiempo durará eso?—preguntó sin apartar la mirada de Quinn.

—Hasta que caiga el sol—Kitty suspiró—Esta vez.

Se arrodilló y tiró de la rubia más alta en sus brazos.

—Quédate aquí hoy, Imperator. Descansa. Mantenlas a salvo.

—Lo siento—Quinn le acarició el cuello y le frotó sus pechos contra.

Le besó la frente.

—Emily es Manada, y la Vampiro la salvó. Tienes razón de estar aquí.

Quinn le besó la garganta y se montó a horcajadas en su muslo, su línea de piel se encendió. Sus caderas se flexionaron y ella se quejó lastimeramente.

Desde el otro lado de la habitación, Brittany gruñó:

—Quinn, eso es suficiente.

Santana levantó a Quinn y la guio de regreso a la cama.

—Estaré de vuelta al atardecer.

—Sí, Alpha—murmuró Quinn, extendiéndose para que su cuerpo bloqueara a las dos Vampiros dormidas de cualquier persona que pudiera entrar por la puerta.

—Está bien— Santana besó a Brittany y la sacó de la habitación antes de que el impulso territorial de su compañera la empujara a una pelea con la ojiverde—Quinn me necesitaba. Mis lobos necesitan tocarme.

—No es así—dijo Brittany—Quinn siempre te ha querido.

—Ella está unida a mi sangre. Los lazos son muy fuertes.

Brittany gruñó.

—No me importa. Nadie te toca así.

Santana sonrió. Sentía lo mismo con Brittany.

—Huelo tu necesidad.

—Quiero tu boca en mí. Termina tu reunión, San. Entonces nos iremos.

Su corazón palpitaba con fuerza en su pecho, y una inundación caliente de deseo ungía sus muslos.

—Como tú ordenes, Prima.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 7 de 22. Precedente  1 ... 6, 7, 8 ... 14 ... 22  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.