Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Those words»
Ayer a las 8:25 am por Klainefan

» FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17
Ayer a las 4:43 am por Isabella28

» FanFic Brittana: Justicia I (Adaptada) Cap 17
Ayer a las 3:06 am por monica.santander

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 27 y 28
Lun Abr 16, 2018 11:10 am por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 4
Lun Abr 09, 2018 9:30 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Mar Abr 03, 2018 8:42 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Mar Mar 20, 2018 3:14 pm por JVM

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Sáb Mar 03, 2018 7:38 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittany: GP Brittany: ATREVIDA JEFA. FINAL
Miér Feb 28, 2018 10:40 am por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Dom Feb 25, 2018 7:31 pm por 23l1

» Fic BASADO en Fault the same star
Miér Feb 21, 2018 9:48 am por BrittanaBrittana

» [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo
Mar Feb 20, 2018 1:43 am por monica.santander

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Dom Feb 18, 2018 9:20 pm por micky morales

» [Resuelto]Brittana: GP SANTANA: SU PRINCESA. cap. 12, 13 y Epilogo
Miér Feb 14, 2018 11:30 am por 3:)

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Cap. 25 (FINAL) Y EPILOGO
Miér Feb 14, 2018 7:07 am por micky morales

» Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.
Mar Feb 13, 2018 8:56 pm por Tati.94

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Vie Feb 09, 2018 2:39 am por perez102

» FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo
Jue Feb 08, 2018 7:18 pm por 23l1

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
3:)
 
micky morales
 
Klainefan
 
Gabriela Cruz
 
monica.santander
 
Isabella28
 
itzel7
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17

Página 9 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9

Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17

Mensaje por 3:) el Lun Abr 16, 2018 10:34 am

Hola morra...

Acción de la buena...
Ya dejen que em mate a todos a ver si se lo e interesante!!!...
Kitt no es manada... Además. No hace micho para ayudar o mejor dicho con trolar a em para mi esta dejando mucho que decear además de que ya se vinvulo con quinn!!

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5552
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17

Mensaje por 23l1 el Lun Abr 16, 2018 7:13 pm

micky morales escribió:Vaya, al fin algo interesante, era hora y me encanta Marley, todo el mundo a los pies de Santana como si por ser alpha no pudiese estar equivocada!!!!!




Hola, ajajaja dices tu¿? Toda la razón..., pero solo por los lobos xq por los vampiros no la alaban tanto, no¿? jajajajaj. Saludos =D






3:) escribió:Hola morra...

Acción de la buena...
Ya dejen que em mate a todos a ver si se lo e interesante!!!...
Kitt no es manada... Además. No hace micho para ayudar o mejor dicho con trolar a em para mi esta dejando mucho que decear además de que ya se vinvulo con quinn!!

Nos vemos!!!





Hola lu, eso dicen jajajaaj. XD ajajajajajajaaj xD ajajajajaja dices tu¿? Mm o no¿? xq mejor no se va con marley y listo¿? y cierta rubia de ojos verdes con una morena bajita tmbn¿? Saludos =D


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5494
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 15

Mensaje por 23l1 el Lun Abr 16, 2018 7:14 pm

Capitulo 15



Antes de que perdiera los nervios, Marley caminó por el pasillo hacia la habitación donde Kitty había llevado a Emily.

La puerta estaba rodeada de astillas, que parecían una enorme boca llena de hileras de dientes dentados. La boca de un tiburón esperando para tragarla o arrancarla a pedazos. Dos pasos en la habitación llena de sombras, se detuvo abruptamente.

Al otro lado de la habitación, Kitty arrodillada de espaldas a la puerta junto a una cama de metal. Las sábanas arrugadas estaban manchadas de manchas oscuras de lo que sólo podía imaginar que debía de ser sangre.

Emily estaba desnuda y estaba tendida enroscada en su costado, con los brazos envueltos alrededor de su cintura, las piernas estiradas, el rostro un gesto de dolor.

Kitty le acarició el pelo y murmuró algo en un tono bajo y suave. Su camisa estaba tan empapada de sangre que sólo el arrugado cuello blanco indicaba el color qué había sido.

La estaca había desaparecido. Kitty debió haberla sacado.

¿Cómo podía seguir funcionando?

Debe sentir dolor.

Dios, ¿era capaz de excluir todas las emociones que definían a los humanos, el miedo, el dolor, la necesidad, el deseo?

¿Era verdaderamente diferente?

¿Podría ser inmune a esos sentimientos y seguir siendo capaz de compasión y ternura?

Porque Kitty era tierna y cariñosa. Había sido compasiva con Emily desde el momento en que había recibido un disparo. Y había sido protectora y preocupada por ella en Nocturne.

Kitty era heredera de una poderosa dinastía, no tenía que ser detective de policía.

Pero lo era.

Hizo su trabajo porque le importaba.

—Necesitas atención médica—dijo dando un paso más.

No creería que a Kitty no le doliera.

Kitty la había sentido antes de llegar a la puerta. Un roce de calor en la parte posterior de su cuello, un hormigueo brillante en sus fosas nasales, un torrente de energía en su sangre.

Humana. Presa. Sí. Pero más. Marley.

—No puedes entrar aquí.

—Ya estoy dentro. Deja que Emma o Rachel te revisen la espalda. Podrías estar herida en el interior.

—No lo estoy.

—¿Cómo lo sabes?

—Lo sé. No puedo dejar a Emily ahora mismo—giro a la lobo sobre su espalda y apoyó su palma ligeramente entre los senos, sujetándola con la fuerza de su mente.

Podía haberla controlado sin tocarla en absoluto, pero había estado donde Emily estaba cuando ella había llegado por primera vez a su poder.

No había sido tan estúpida, pero su control había sido errático durante los primeros meses, y su papá la había mantenido contenida.

Había estado indefensa de hambre y salvaje de necesidad. Recordaba el doloroso aislamiento de ser abandonada, víctima de sus propios impulsos, inmovilizada y privada de cualquier contacto.

Encarcelada en soledad tan absoluta que los últimos vestigios de cordura erosionados como arena en el viento.

Prometió entonces nunca infligir semejante agonía a otro ser.

Había planeado nunca convertir a un humano o un Were, y sin hijos nacidos o convertidos, nunca tendría que torturar a un Vampiro.

Había tenido tanto cuidado de vigilar a sus sirvientes de sangre por cualquier signo de adicción y reemplazarlos antes de que llegara al punto en el que tendría que convertirlos para salvar su cordura.

Pero no había contado con salvar una vida e inadvertidamente alterar una para siempre.

Mirando a la morena ahora, se preguntó si la novata le agradecería cuando finalmente recuperara la conciencia, o trataría de matarla. Independientemente del resultado, no dejaría a su Vampiro sola y con dolor.

—Ni siquiera deberías estar en el Compuesto con ella así.

—Todavía estás sangrando. Puedo decirte que desde donde te veo no tienes ni una gota de sobra.

Se alejó de la cama, manteniendo una mano en Emily. Marley estaba enmarcada en el resplandor rectilíneo de luz dorada que cortaba a través de la puerta destrozada.

Su cuerpo era una silueta oscura, curvas fuertes y suaves promesas. Al instante, todos sus impulsos convergieron a la vez.

El hambre le roía las entrañas.

El hambre por la sangre, el hambre por el olor que burlaba su mente y deshilachaba su control.

Su clítoris era suave y silencioso, pero sabía que la primera oleada de sangre de Marley la haría correrse. Su garganta dolía y sus encías palpitaban. Sus incisivos desenvainados.

Estaba tan hambrienta, y Marley estaba tan cerca.

—Vete mientras puedas.

No se retiró, sino que se arrodilló a su lado, con los dedos calientes contra su nuca.

—No puedo. Cada vez que doy la espalda, casi te matan. Entiendo que eres inmortal, pero...—los dedos se deslizaron en su cabello—No estás bien. Estás temblando.

—Marley—susurró—No sabes a lo que te estás arriesgando.

—Sé que no puedo salir de este edificio ahora mismo. Finn está en camino. Lo recuerdo, es enorme. ¿Puede darle de comer a las dos?

Se estremeció. Necesitaba la sangre, pero quería a Marley. Nunca había tenido problemas para separar la sangre del sexo.

No se alimentaba para correrse, se alimentaba para vivir.

El orgasmo siguió de la alimentación, una idea biológica posterior. Ahora la promesa de satisfacción sexual era tan hueca como el acto.

Necesitaba alimentarse, pero quería lo que no podía tener. Sexo sin sangre.

Sin la sangre de Marley.

—Emily está tomando cada onza de mi control. No estás a salvo a mi alrededor.

—Sí, ya lo dijiste antes. Es curioso, eres el último Vampiro que jamás esperaría ser toda habladora—sonriendo le tocó la mejilla con las yemas de los dedos—¿Qué pasaría si te diera mi sangre? Solo esta vez.

Kitty gimió y cerró los ojos. No podía seguir mirando el pulso palpitante de la garganta de Marley. Los pocos segundos que oía la sangre que corría por los grandes vasos del cuello le habían llenado la boca de hormonas.

Productos químicos que mantendrían abierta la herida de mordida mientras se alimentaba, estimulantes que fluirían en el sistema de Marley, calmándola incluso mientras inflamaban sus nervios.

Los temores de la castaña, tal vez incluso su repugnancia, se embotarían mientras las hormonas inundaban su cerebro y la obligaban a un clímax abrumador.

Ambas se correrían, y no significaría nada.

—No puedo.

—¿Por qué no?—Marley se puso de rodillas hasta que estaban una frente a la otra, rozó sus dedos a lo largo del borde de la mandíbula—Eres la primer Vampiro que he conocido que se resiste a tomar sangre cuando se le ofrece. Betty ni siquiera fue invitada y ella...

—¿Betty?—la mente de Kitty se nubló de furia—¿Cuándo viste a Betty?

—En Nocturne esta mañana.

Kitty se apoderó del hombro de la castaña, el miedo se peleaba con ira.

—Pensé que habíamos acordado que no volverías a ir ahí.

—No, tú lo dijiste. Nunca estuve de acuerdo con eso. Te dije que no iría sin una escolta, y lo intenté, lo intenté de verdad. Necesitaba entrar, y yo estaba trabajando cómo podía hacerlo con seguridad cuando la Viceregal y Betty me invitaron. Estaba segura con ellas.

Kitty rió severamente.

—No puedes ser tan ingenua. ¿Segura con cualquiera de ellas? ¿La vampiro más poderoso del Hemisferio Occidental y su ejecutor? ¿Qué hizo Betty?

—Ella no hizo nada. Simplemente asume demasiado.

Soltó a Emily y agarró la barbilla de Marley, girando su cara primero de un lado a otro, mirando su cuello.

—Si te mordiera, la mataría.

Le agarró las muñecas y apartó las manos de su rostro.

—Para. Incluso si lo hiciera, ¿qué sería para ti?

—Nadie te va a morder—luchó por no reclamarla entonces, para no enterrar sus incisivos en el cuello de Marley e inyectar su esencia en su sangre. Quería beberla, atarla—No estarás a salvo en los lugares en los que insistes en ir a menos que ya te hayan reclamado. Reclamo derechos de sangre sobre ti. Nadie te morderá excepto yo.

—¿Eso significa que estamos comprometidas?

Apretó los dientes.

—Significa exactamente lo que dice. Ningún Vampiro se alimentará de un anfitrión reclamado, no sin riesgo de muerte.

—Bueno, no tengo intención de pertenecer a nadie. Y ciertamente no voy a renunciar a mis derechos a alguien que ni siquiera está interesada en utilizarlos. Me niego.

Sacudió la cabeza.

—No puedes. El anfitrión no tiene nada que decir al respecto.

—¿Anfitrión? ¿Estás seguro de que no quieres decir esclavo?

—Tan pronto como haga saber que he reclamado derechos de sangre, estarás a salvo. Debería haberlo hecho…

—No creo en amenazas vacías. No vas a reclamar nada, especialmente algo que tienes demasiado miedo de tomar—le agarró el rostro con ambas manos y la besó.

Los sentidos de Kitty se llenaron de ella. Un calor abrasador, una dulzura insoportable, unos zarandeos poderosos se deslizaron por su boca y por su garganta. Su vientre se calentó, y el hambre se clavó en su espina dorsal.

Gimió y agarró los hombros de Marley, abriendo su boca y permitiendo que su lengua entrara en su boca.

La castaña debería haber tenido miedo, pero no lo estaba. Su la lengua buscó, hundiéndose más profundamente en su boca, su lengua acariciando con fuerza la de Kitty.

—Ten cuidado—murmuró, sus incisivos estaban desnudos, peligrosamente afilado—No te cortes. Si te pruebo, no podré evitar beberte.

Jugó con su lengua sobre los incisivos.

—Quizá quiera que lo hagas.

Gimió y sacudió la cabeza.

—Marley, no lo hagas.

—Sabes tan bien—acarició sus palmas sobre el pecho de Kitty, las puntas de sus dedos trazando su clavícula y arrastrando hacia abajo a las curvas interiores de sus pechos—Solo dime que lo que siento es real. Dime que no me estás haciendo nada, que solo somos nosotras.

—Te lo juro—murmuró, acariciando con los dorsos de sus dedos sobre los pechos de la castaña—No estás cautivada. Pero tienes que parar.

Marley se acercó más, poniéndose a horcajadas en sus caderas mientras se arrodillaban en el suelo, su entrepierna descansando contra la de ella.

—Estaba tan preocupada afuera en el pasillo. Tenía tanto miedo de que te pasara algo—le besó la boca, su cuello y su garganta—Sé que estás herida, pero todo en lo que puedo pensar es tenerte dentro de mí. Sólo tócame. No me muerdas, si no quieres, pero Dios, tócame...

—No puedo tocarte y no morderte—sus manos temblaron mientras agarraba los brazos de Marley y la mantenía alejada—Y si te muerdo, la próxima vez que quieras besarme no sabrás si es tu deseo o la llamada de mi sangre a la tuya. ¿Qué pensarás entonces?

—No lo sé. Ni siquiera sé si me importa.

—Te importará.

La luz del vestíbulo fue bloqueada repentinamente, y una gruesa sombra se extendió por el suelo.

Gruñó y tiró a la castaña contra su costado, protegiéndola con un brazo alrededor de sus hombros.

—Es Finn—dijo él desde la puerta—He venido a ayudar a Emily.

—Vete ahora—le dijo a Marley, inestable. La ayudó a ponerse de pie—Haz lo que sea que hayas venido a hacer con la Alpha, y luego vete. Estarás más segura.

—Deja de hablar como si fueras el enemigo.

Hizo una mueca.

—¿Estás segura de que no lo soy?

—Sí—apoyó su mano en la cadera de Kitty—¿Puedes por lo menos ir a ver a un médico ahora?

—Dentro de unos minutos—respiró hondo. Inútil ocultar la verdad—No puedo ir a ninguna parte hasta que me alimente.

—¿Te alimentarás de Finn?

—Sí, si él me lo permite. Por favor. Vete—se estremeció, calambres casi doblándola.

Emily se sacudió en la cama, el olor de su necesidad la despertó.

Hizo un gesto a Finn.

—Quítate la camisa. Deja los pantalones si no quieres acoplar con ella…

—No—dijo Finn bruscamente, quitándose la camiseta mientras se acercaba a la cama—Ella no querría, si pudiera elegir.

—Entonces sólo abre y acuéstate—tuvo problemas para sacar las palabras, tenía la garganta tan estrecha.

Olía a tierra y bosque, lleno de poder y vida. No estaba segura de cuánto tiempo podía seguir sin colapsar ni atacar a alguien.

Atacando a Marley.

—Tengo lo que necesito—le dijo a la castaña—Más de lo que me puedes dar. Ve.

Debería irse.

Ella sabía que debía irse.

Kitty había sido muy clara.

“Tengo lo que necesito”.

Cerrando los ojos, tocó sus labios con las yemas de los dedos. Estaban tan sensibles, que todavía podía sentir los besos de Kitty. Se pasó la punta de la lengua por el interior de su boca, por sus labios.

No saboreaba la sangre.

Deseaba que lo hiciera.

Dios, ¿qué significaba eso?

La había besado, quería el beso. Quería más.

No había mentido. Había estado aterrorizada durante el conflicto en el pasillo. Kitty había sido horriblemente herida y podría haber muerto de muchas maneras.

Así como cualquiera de las demás ahí.

No habría querido que ninguna de ellas muriera, pero sólo perder a Kitty habría desgarrado algo dentro de ella.

¿Por qué?

Kitty estaba tratando tan duro como pudo para alejarla

¿Cuántas veces una chica tuvo que oír que no quería recibir el mensaje?

Pero ella no podía sacar la sensación de las manos de Kitty sobre ella fuera de su mente, fuera de su cuerpo.

Las manos de la vampiro se habían estremecido. Nunca había estado con una amante que la hubiera deseado tanto.

Tal vez el deseo de Kitty era solo por la sangre.

Tal vez eso era todo lo que Kitty quería.

Pero si eso era, ¿por qué no había tomado su sangre?

¿Y por qué diablos se la había ofrecido?

Nunca había tenido el deseo de compartir sangre en los dos años que había conocido de la posibilidad, aunque cada vez que presenciaba la alimentación de los Vampiros no sólo estaba fascinada, sino que estaba excitada.

Un gemido de enfrente la llevó a abrir los ojos.

Finn yacía de espaldas en el centro de la cama con Emily acurrucada sobre él, desnuda, a horcajadas sobre su muslo cubierto de mezclilla. Los ríos carmesí brotaban de cuatro rasguños largos por el centro de su enorme pecho.

Emily se inclinó y lamió la sangre, y gimió de nuevo.

Kitty, apoyada contra la pared del lado lejano de Finn, acarició la espalda de la morena, su mano pálida seductoramente delicada contra la piel blanca del Were.

Miró a través de la habitación, y su mirada se fijó en la de ella.

La voz de Kitty susurró en su mente.

Esto es lo que soy. ¿Es esto lo que quieres?

Su vientre se tensó mientras el sexo de la morena se hinchaba y palpitaba. El dolor se movió más profundo, apretando como la erección de Finn empujó contra sus vaqueros. Los incisivos de Kitty brillaban contra su labio inferior, la lava girando en sus ojos.

Hambre, hambre dolorosa.

El hambre de Kitty.

Sus muslos temblaron, y cerró las rodillas para mantenerse de pie.

Ella era Finn, ella era Emily, la necesitaba.

Encontró su voz, pero apenas podía susurrar.

—Para.

Vete. No quieres esto.

Debería irse, pero no pudo.

No podía obligarse a alejarse, no mientras su corazón latía entre sus muslos.

No mientras la necesidad de Kitty era tan grande.

Finn gruñó y tiró de la cara de Emily contra su cuello. La mano de Kitty se deslizó por el centro de la espalda de la morena y sobre su culo mientras se inclinaba más cerca y le besaba la cien.

Finn volvió la cabeza hacia la puerta, exponiendo más de su cuello a Emily, y su mirada se deslizó por su rostro. Parecía tranquilo, sin miedo alguno.

Cuando la morena le agarró el hombro y le clavó los incisivos en el cuello, su cuerpo se arqueó y sus ojos chispearon oro. Su boca se abrió en una mueca, pero su rugido fue de placer. Rodo su muslo, sus pechos desnudos contra su pecho, los sonidos de ella tragando fuerte en la habitación densamente silenciosa.

La respiración de Finn se hizo áspera y rápida, con el pecho y el vientre levantándose. Emily gruñó, sus caderas sacudiéndose, sus garras dejando huellas oscuras por su vientre.

Miró más allá cuando Kitty se puso de rodillas, con la cara rígida. Finn extendió un brazo en su dirección, y Kitty cogió su enorme muñeca en su mano.

La vampiro se estremeció, una cuchilla en peligro de romperse.

—Aliméntate—susurró. Kitty la miró, la cordura sangrando lentamente de sus ojos. No podía soportar el dolor—Aliméntate.

Con un gruñido, la ojiverde mordió en la curva del brazo de Finn, abriendo su vena braquial.

Su cuerpo se sacudió.

Las dos vampiros se alimentaron, y Finn gimió. Emily se retorció y lo empapó en su esencia. Su rostro a medio cambió y él se corrió.

La intimidad era aplastante, y finalmente tuvo que alejarse.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5494
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17

Mensaje por 3:) el Lun Abr 16, 2018 9:44 pm

hola morra,...

a esta altura,.. un adoquin de de 100cm mas duro, puede llegar a comprender el sanguificado de "alejar se",....
la terquedad,... a estas alturas estoy esperando que a cada una le pase la guillotina por el cuello!!"

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5552
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17

Mensaje por 23l1 el Mar Abr 17, 2018 6:58 pm

3:) escribió:hola morra,...

a esta altura,.. un adoquin de de 100cm mas duro, puede llegar a comprender el sanguificado de "alejar se",....
la terquedad,... a estas alturas estoy esperando que a cada una le pase la guillotina por el cuello!!"

nos vemos!!!





Hola lu, dices y crees tu¿? mm¿? Jajajaajaj esk nose xq no kieren ver lo q tienen frete a sus ojos la vrdd ¬¬ q esten con otras y listo, no¿? Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5494
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 16

Mensaje por 23l1 el Mar Abr 17, 2018 6:59 pm

Capitulo 16



Marley pasó por encima de los restos astillados del umbral y entró en el pasillo.

Rachel caminaba arriba y abajo no muy lejos, frotándose los brazos como si estuviera fría, pero la enfermería estaba tibia. Levantó la vista mientras la ojiceleste se acercaba, sus rasgos elegantes excavados con preocupación.

—¿Cómo están?—preguntó Rachel.

Marley notó que la puerta de la sala de tratamiento seguía cerrada mientras caminaban juntas hacia las puertas delanteras.

—¿Samara?

—Emma está con ella. Está durmiendo. Ella lo necesita.

Rió con ironía.

—Puedo imaginar. Emily esta...—sacudió la cabeza, imaginando lo que sería alimentar a la morena repetidamente en su estado salvaje, aparentemente insaciable.

Verla impredeciblemente de peligroso depredador a víctima indefensa de sus propias necesidades voraces había llenándola de piedad.

Presenciar su fiesta en Finn había desencadenado miedo y fascinación, podía entender fácilmente cómo hospedar a Emily podría ser adictivo.

—¿Cuánto tiempo estuvo Samara con ella?

—Casi un día.

—Me sorprende que haya sobrevivido.

—No es culpa de Emily—dijo Rachel en voz baja.

—Por supuesto que no lo es—dejó de caminar y agarró el brazo de la morena—¿Es eso lo que piensas? ¿Qué encuentro a Emily repugnante o repulsiva? ¿Crees que quiero que sea castigada de alguna manera?

Rachel suspiró.

—Me temo que no nos has visto hoy en nuestro mejor momento. No sé lo que debes pensar después de haber presenciado ese caos en el vestíbulo—alzó las manos y las dejó caer, su expresión cansada—Primero Emily casi nos ataca, luego Aria y Quinn peleando...

—Estaban peleando por ti, ¿no?—preguntó—Estaba leyendo eso, ¿no?

Rachel se apartó el pelo de la cara. Sus manos temblaban. Las sombras rodearon sus ojos, haciendo que la superficie marrón profundo impenetrable como la superficie de un lago de montaña cortado de la roca.

—Sí ellas lo estaban. No quise que eso sucediera. Ni siquiera dije que sí a Aria.

—¿Tienes que hacerlo? Quiero decir, me di cuenta de que era involuntario.

Rachel sonrió.

—La parte de la atracción puede ser rápida e inesperada, especialmente ahora con la Alpha...—recobró el aliento y sonrió otra vez, sacudiendo la cabeza como para castigarse—Todo el mundo está un poco agitado, y eso a menudo conduce a la agresión, especialmente para los Weres más dominante.

—Como Quinn y Aria.

—Sí.

—La agresión y el sexo van de la mano a veces. No necesariamente en un mal camino—pensó Marley—El sexo de reconciliación es probablemente un ejemplo clásico, no que tenga toda esa experiencia con él.

La morena sonrió débilmente.

—Después de una pelea quieres estar más cerca, volver a conectar, tocar de nuevo.

—Sí a veces. Tal vez más a menudo de lo que nos gustaría admitir—pensó en el beso que había iniciado.

No había entrado en esa habitación planeando besar a un Vampiro.

Había seguido a Kitty porque había tenido miedo por ella. Nunca había tenido miedo de ella, incluso cuando la rubia había estado cerca de matar a Emily.

Y no tenía ninguna duda de que la habría matado si hubiera pensado que era la única manera de mantener a todos a salvo.

Kitty habría sufrido, pero lo habría hecho. No, ella no había tenido miedo de ella, pero había tenido miedo por ella.

Cuando se conocieron por primera vez, ella había sido igualmente seducida y repelida por el encanto sin esfuerzo de la vampiro.

Había odiado saber con qué facilidad podría caer presa, literalmente, a la esclavitud dela Vampiro. Mantuvo su distancia, mantuvo sus paredes y resistió ver a Kitty como algo diferente de un depredador sexual. Los últimos días habían cambiado su opinión. Sus barreras habían comenzado a desmoronarse mucho antes de que ella hubiera visto esa estaca que salía de la espalda de la rubia, incluso antes de que la hubiera visto casi desangrarse, salvando la vida de Emily.

Kitty había salido de su camino para protegerla de ser involuntariamente cautivada por un par de vampiros en Nocturne, e incluso cuando estaba siendo fastidiosamente dominante, ella estaba tratando de protegerla.

Kitty arriesgaba su vida una y otra vez protegiendo a los demás, y lo que era realmente aterrador, incluso más que verla sangrar, era saber lo poco que le importaba que pudiera morir.

La había besado porque quería que Kitty supiera que alguien le importaba si vivía o moría.

Que le importaba.

Oh dios.

No quería ir ahí por mucho tiempo.

—A veces queremos que el sexo nos recuerde que todavía estamos vivos, que estamos seguras. Y que aquellos por los que nosotras…nos preocupamos están a salvo.

—Sí—dijo Rachel—, Cuando nos enredamos, nos conectamos entre nosotros y con la Manada.

—¿Qué le pasa a un vampiro vivo cuando mueren?—preguntó.

Justo en ese momento, ella realmente necesitaba saberlo. Tal vez entonces podría poner las inquietantes preocupaciones sobre Kitty a descansar.

Rachel frunció el ceño.

—Se levantan. No sé exactamente cuánto tiempo toma. Ellos no discuten el proceso.

—¿El cien por ciento de las veces?

—Supongo que sí, pero realmente no lo sé. Tal vez la Alpha lo haga.

—Dios—susurró repentinamente dando sentido a la conversación apresurada en el vestíbulo de la casa de la ciudad de la vampira.

Quien había revivido a Emily.

Santana le había preguntado si estaba unida a sangre, y no había contestado. Entonces la morena dijo a Quinn que Kitty no se levantaría sin un lazo de sangre.

La vampiro podría morir, realmente morir.

—¿Cómo puedes mantener tantos secretos?

—A veces los secretos nos mantienen a salvo—dijo Rachel en voz baja, casi como si no quisiera que oyera.

—Y a veces nos pueden matar.

—Sí—cogió el mango de la pesada puerta principal—Aria está esperando afuera para llevarte al Alpha. ¿Estás lista?

—Sí—dijo, deseando estar con Kitty.

¿Qué haría ella si volviera a esa habitación ahora?

¿Encontraría algún lugar en esa cama con Finn, Emily y Kitty?

¿Quería ser parte de lo que había visto compartir?

La idea de ser tan vulnerable, tan expuesta, era suficientemente aterradora.

Compartir algo tan íntimo con alguien que no sea su amante podría ser más de lo que podía manejar.

—¿Puedes ver que alguien reemplaza esa puerta antes de la mañana? Debería ocuparme de lo que vine aquí.





*****


Kitty yacía de espaldas en la habitación que oscurecía rápidamente, Emily se cubrió con ella y Finn durmió junto a ellas, su brazo arrojado sobre ambas.

La morena murmuró con irritación, atrajo su muslo hacia el de ella y deslizó su mano por su vientre y entre sus piernas. Le agarró la muñeca de la morena y apartó la mano.

Finn y Emily despertarían en unas pocas horas, y luego llevaría la llevaría a casa.

Escuchó los pasos de Marley desaparecer por el pasillo, y sus entrañas dolían.

El sabor de la castaña aún se demoraba en su boca. Bajo el afilado cobre de la sangre de Finn, los dulces besos de la humana la tranquilizaron.

Había alcanzado el clímax en el instante en que la poderosa sangre había corrido a través de su cuerpo, pero tan cerca después de que la había besado, sólo había sido consciente de Marley cuando se había alimentado.

De su sabor y su aroma y su calor.

Tan fácil de imaginar que el brazo de Finn había sido la garganta de Marley debajo de su boca, la sangre llenándola de la sangre. Su clítoris pulsaba ahora, animado por la sangre del Were.

Si la castaña estuviera aquí, podría hacer el amor con ella, y podría incluso ser capaz de correrse sin alimentarse de nuevo. Los efectos secundarios de la nueva infusión de sangre no mantendrían su capacidad sexual durante mucho tiempo, no importaba.

Marley no estaba aquí, y estaba tan contenta. Aunque estuviera dispuesta, no podía ofrecerle ni siquiera la más simple de las intimidades, no sin ponerla en peligro.

No podía abrazarla ni besarla ni hacerle el amor sin morderla.

Incluso ahora, completamente alimentada y satisfecha, tenía hambre de ella. La sed de sangre se elevó como una tormenta malévola, atravesándola hasta que todo lo que ella sabía era dolor.

Dolor y el sabor de Marley en su boca.




*****


Marley había pensado originalmente que la amplia extensión del Compuesto era el corazón del territorio, pero al seguir a Aria a través del amplio porche y entrar en el edificio central, se dio cuenta de que había llegado al santuario interior.

Una enorme chimenea de piedra de doble cara se alzaba desde el centro del primer piso hasta las vigas abiertas de tres pisos. Piedra era probablemente la palabra equivocada. Los cantos rodados describían con más precisión lo que formaba el hogar.

Claramente, los gruesos monolitos grises, algunos más altos que ella, habían sido cincelados de las montañas circundantes. Los pisos eran de madera, cada uno fácilmente de un pie y medio de ancho, tallado en árboles antiguos.

Las paredes eran troncos, precisamente tallados y unidos.

Dudaba que un solo clavo se utilizara en cualquier parte de la construcción del inmenso edificio. A pesar de su tamaño y su amplio plano, la sede no parecía fría o impersonal. Las alfombras gruesas definían múltiples áreas de asientos, y los muebles de madera y cuero parecían bien utilizados.

Deseó una oportunidad de sacar su cámara y tomar unas fotos, pero Aria se movió rápidamente por un amplio pasillo y más profundo en el edificio.

—¿Estás segura de que quieres hacer esto?—Aria se detuvo frente a dos puertas de madera talladas de doce pies de altura.

Las amplias manijas de hierro forjado tenían forma de enormes garras tan largas y gruesas como sus antebrazos.

—¿Por qué no?—preguntó, como si no pudiera pensar en un millón de razones.

Comenzando con el hecho de que acababa de presenciar cosas que ningún humano probablemente había visto antes, y los Weres probablemente querrían mantenerlo así.

—A veces ponerse en medio de la lucha de otra persona puede ser mortal.

Hizo una mueca.

—Creo que ya estoy en esta. Alguien ciertamente quiere que lo sea—sonrió a la ojiverde, cuyos ojos habían vuelto cálidos. Su rostro todavía era sutilmente diferente, sin embargo; Más limpia, más larga, más duramente hermosa si eso fuera posible—Pero gracias. Yo aprecio tu preocupación.

—De nada—Aria dio un fuerte golpe en la puerta. Desde adentro, la voz de Santana rodó hacia ellas, y la puerta vibró—Vamos.

—¿Cómo sabes quién es?

—Ella lo sabe—se detuvo en el mango y abrió las puertas con su hombro. Luego se apartó y permitió que la siguiera.

Esta habitación era tan impresionante como el resto del edificio. Otra gigantesca chimenea, varios sofás y sillas de cuero de gran tamaño. Un enorme escritorio contra una pared, altas puertas francesas se abrían en la noche.

Igualmente ventanas altas, también abiertas.

Se estremeció cuando un viento frío recorrió la habitación.

Santana se paró de espaldas a la resplandeciente chimenea, descalza en vaqueros azules y una camiseta oscura. Brittany estaba junto a ella, vestida de forma similar, con un brazo alrededor de la cintura de la Alpha.

Los sofás y las sillas y el espacio de la pared estaban ocupados por casi una docena de Weres, la mayoría de los cuales ella nunca había visto antes. Afortunadamente, incluso cuando estaba ligeramente intimidada, de acuerdo, tal vez mucho intimidada, había aprendido a no mostrarlo.

Ocultar sus emociones le había hecho pasar por la infancia con un mínimo de críticas y había probado ser ventajoso durante las entrevistas difíciles.

Esto definitivamente iba a calificar como una entrevista difícil.

—Tengo entendido que querías verme—dijo Santana—Si has venido hasta aquí, supongo que es importante.

—Lo es, Alpha—entró más profundamente en la habitación hasta que se quedó de pie frente al sofá, donde los dos rubios Weres que había visto antes ocupaban cada una de sus extremidades, casi tocándose. Mantuvo la mirada fija en ella—Aprecio que me hayas visto con tan poca antelación.

Ésta asintió con la cabeza.

Era aún más imponente con los vaqueros y la camiseta que llevaba como una segunda piel que ella en los trajes a medida que llevaba cuando apareció en la televisión, y era condenadamente impresionante entonces.

El poder de Santana llenó el cuarto, y no tenías que ser un Were para sentirlo.

Respiró hondo.

—Tengo un mensaje para ti de la Viceregal y uno de un llamador anónimo.
Marley levantó la barbilla.

—Y tengo algunas preguntas.

La boca de Santana parpadeó. Ella no creyó que fuera una sonrisa.

—Empecemos con el problema crítico. Mike dice que mencionaste a las mujeres desaparecidas.

—Sí. Recibí una llamada de un hombre, especie no identificada, desconocida esta tarde. Afirma que las mujeres Weres están siendo retenidas cautivas en alguna parte…

La habitación estalló en un estruendo de gruñidos y rugidos, tan vicioso y tan ruidoso que su piel estalló en piel de gallina y el pelo en la parte posterior de su cuello se levantó.

Nunca había pensado que eso fuera posible. Se estremeció pero logró reprimir el temblor en sus brazos y piernas.

Casi esperaba que Santana gritara a los Weres rebeldes, pero nunca levantó la voz.

—Tranquilos, mis lobos—los tonos bajos y tranquilos atravesaron el caos—Las encontraremos. Esto lo prometo.

Los gruñidos violentos y los rugidos disminuyeron a un gruñido bajo, ansioso y finalmente se calmó.

Se sintió aliviada por dentro, como si una mano apacible hubiera rozado su conciencia. Entrecerró los ojos y miró a la morena atentamente.

—Sentí eso.

Santana sonrió.

—Pareces ser muy sensible. La mayoría de los humanos no lo harían.

—Estoy escuchando eso mucho—murmuró—¿Es verdad? ¿Alguna de tus hembras ha desaparecido?

La expresión de Santana nunca cambió, y no respondió.

Soltó un suspiro.

—Mira. Usted puede tratar de darme evasivas tanto como quieras, pero alguien quiere que yo sepa estas cosas. Soy como una maldita estación de compensación para propinas calientes. El problema es que no puedo sacar mucho de ellos sin más información. Si no vas a ayudarme, voy a empezar a preguntar por ahí hasta encontrar a alguien que lo haga—era hora de jugar sus mejores cartas—Mi primera llamada mañana por la mañana va a ser a las oficinas nacionales de HUFSI, porque ciertamente tienen una agenda, y no son amigos de los Weres. Mi segunda llamada será para el senador Weston.

Brittany habló.

—Eso podría no ser sabio. Todas esas preguntas lo que van a hacer es llamar la atención a la situación.

—Sí, me imagino que lo harán—alzó el hombro—Nadie me deja otra opción que sacudir los árboles y ver lo que cae.

—Esto era un negocio—dijo Santana, y la suavidad había dejado su voz—No te preocupes.

—Incorrecto. Se convirtió en mi preocupación la primera vez que alguien me llamó, y cada día es más de mi preocupación. ¿Realmente crees que voy a estar parada y fingir que no vi a alguien tratando de matarte? ¿O Ignorar el hecho de que las niñas están muriendo de algo que podría ser Fiebre Were? ¿Y ahora hay un rumor de que los Weres están siendo torturados? No lo creo—trató de mantener el desafío fuera de su voz, porque no quería confundir el asunto. No pensó por un segundo que la Alpha podría ser intimidada. Pero tenía que demostrar que no podía serlo tampoco—Así que o me dejas entrar o voy a empezar a llamar a las puertas, y tendrás mucha más gente haciendo preguntas.

Los dos hombres jóvenes en el sofá frente a ella se incorporaron rápidamente, gruñendo en la parte de atrás de sus gargantas, y el calor rayaba sobre su piel.

La siguiente cosa que supo, es que Santana estaba a su lado.

—Maldición. Eres casi tan rápida como Kitty.

—La comparación de un Were a un Vampiro probablemente no es sabio—murmuró Santana.

—¿Y por qué debo empezar a hacer algo que sea inteligente?—se encontró con los ojos oscuros y luego recordó que eso tampoco era algo inteligente.

Le sostuvo la mirada por un segundo, y luego miró a un lado, pero no hacia abajo. Maldita sea, no iba a encogerse delante de nadie, incluso uno de los Weres más poderosos del mundo.

—¿Qué es lo que quieres, señorita Rose?—preguntó Santana.

—Quiero compartir información contigo. Soy buena en lo que hago. No soy un detective, pero soy un maldito investigador. Y conozco a la gente—dejó que su mirada se volviera hacia la Alpha, y casi se perdió en el profundo y penetrante marrón de sus ojos.

Dios, ella era hermosa.

—Cuidado—Brittany murmuró, deslizándose junto a la morena y casualmente sujetando la parte posterior de su cuello.

Se sacudió.

—Mis disculpas, Alpha.

—No hace falta—murmuró Santana, pasando los dedos por la mejilla de la rubia—Asociarse con nosotros podría ser peligroso.

—Lo sé. Pero confío en que mantenga mi culo humano flaco fuera del fuego.

Alguien en la habitación rió.

—Me gustaría mantener estos eventos fuera del ojo público—dijo Santana—¿Está de acuerdo en no denunciarlos?

—Estoy de acuerdo en no reportar una historia incompleta, siempre y cuando me dejes trabajar contigo.

La morena suspiró.

—Voy a asignar un enlace Were que me informe directamente. Cualquier información que descubras será transmitida a ella o a mí. Ella también verá que tu...ah... trasero permanezca en una pieza.

Sonrió.

—Gracias. Aprecio eso—ahora la parte difícil—Me reuní con la Viceregal esta mañana. Sugirió que había algunos miembros de la Coalición que no estaban de acuerdo con tu posición.

—Los políticos raramente están de acuerdo—dijo Santana con una sonrisa—Incluso Praeterns.

—Me di cuenta de que podría ser más que desacuerdos filosóficos—se tensó en preparación para el alboroto de agresión que esperaba, pero la habitación permaneció en silencio, salvo por unos pocos y ominosos gruñidos.

—¿Nombres?

Sacudió la cabeza.

—Lo siento, no. También me dijo que te dijera que recordases los días en que los Weres y los Vampiros cazaban juntos. ¿Qué quería decir con eso?

—Los Praetern no siempre estaban en minoría, y no siempre nos escondíamos—dijo Santana suavemente.

—Eso podría ser un poco de información que quieras conservar contigo—dijo, reprimiendo un escalofrío.

—Sí—Santana miró a los rubios, que temblaban de atención en el sofá—Recoge el resto de los centuri. Parece que estaremos visitando la ciudad esta noche.

—Voy contigo—cuando la morena alzó las cejas, dijo apresuradamente—Un trato es un trato.

—Puedo entender por qué la Vampiro te encuentra un desafío.

Sintió que su cara se ruborizaba, y maldita sea, su corazón comenzó a correr. Probablemente cada Were en la habitación podría decirlo.

—Si quieres decir que me encuentra un dolor en el culo, tienes razón.

Santana sonrió.

—Probablemente también.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5494
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17

Mensaje por micky morales el Miér Abr 18, 2018 8:37 am

Al fin por Dios Santana acepto dejar que alguien traspasara los muros de proteccion que casi son ridiculos a mi parecer, al fin algo mas interesante que la sobadera!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6950
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17

Mensaje por 3:) el Miér Abr 18, 2018 5:57 pm

Hola morra....

Es bueno que san empiece a recibir ayuda y empiece a mover las cartas.....
con respecto a Kitt y quinn también! !! Sin comentarios....!!

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5552
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17

Mensaje por 23l1 el Jue Abr 19, 2018 7:14 pm

micky morales escribió:Al fin por Dios Santana acepto dejar que alguien traspasara los muros de proteccion que casi son ridiculos a mi parecer, al fin algo mas interesante que la sobadera!!!!!!






Hola, jaajajajaj ajajajajajja dices y crees tu¿?...aunk llegas algo mas q razón ajajajaj. Aajajajajajajja xD ajajjaajajajaj xD Saludos =D






3:) escribió:Hola morra....

Es bueno que san empiece a recibir ayuda y empiece a mover las cartas.....
con respecto a Kitt y quinn  también! !! Sin comentarios....!!

Nos vemos!!






Hola lu, eso mismo. Que se deje de recuperar el tiempo perdido y se deje ayudar tmbn! Uff esk no salimos de una y entran dos mas ¬¬ xq no aceptan su pareja y listo¿? Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5494
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17

Mensaje por 23l1 el Jue Abr 19, 2018 7:16 pm

Capitulo 17



Marley no había pensado que la tensión en la habitación podría llegar más alta, pero eso era antes de que todos los Were de repente llegaron a alertar y fijar en las puertas del pasillo.

Los bajos gruñidos y rugidos aumentaron, y no necesitó un traductor para decirle que algo había hecho a los Weres muy infelices.

Alguien o algo estaba viniendo, y no iban a recibir una recepción de bienvenida.

—Jake, Puck—dijo Santana en voz baja, y los dos hermosos hombres saltaron del sofá y la rodearon.

Brittany se movió casi imperceptiblemente delante de Santana, su cuerpo entre ella y la puerta.

Aria se alejó de su poste contra la pared y tomó una posición en el lado más lejano de su Alpha.

Marley estaba impresionada y un poco intimidada. En cuestión de segundos, tanto ella como Santana habían sido sutilmente rodeadas por Weres.

—¿Qué?—dijo en voz baja.

—Andrew—dijo Santana—, Abre la puerta para nuestro huésped.

El pelirrojo Were con el cuerpo del látigo acechado hacia las puertas, y su aliento se aquieto en su pecho.

No tenía miedo, no exactamente.

Es difícil sentir miedo en la fortaleza de Santana, rodeada por la élite de las fuerzas. Tenía toda la protección que podía necesitar, pero esa misma protección la hacía sentir incómoda.

No estaba acostumbrada a ser vigilada, y ciertamente no estaba acostumbrada a necesitarlo.

Muy rara vez tenía miedo, cautelosa y cuidados, por supuesto, pero siempre estaba demasiado concentrada en su objetivo, incluso en situaciones peligrosas, para registrar miedo.

Lo que realmente le molestaba en ese momento era que no sabía lo suficiente como para interpretar lo que estaba presenciando.

Ella era la forastera.

Ella era la que no conocía las reglas.

Ella era la que no pertenecía, y estar desamparada por ignorancia, sencillamente la molestaba.

Había pasado toda una vida probando que no había ningún lugar al que no podía ir, nada que no pudiera hacer y ninguna situación en la que no perteneciera.

Ella pertenecía porque era demasiado buena en lo que hizo para ser excluida, porque no se dio por vencida.

Y porque no huía de nada.

—¿Qué?—dijo otra vez.

Andrew abrió las puertas y sus pulmones empezaron a funcionar de nuevo. Suspiró, y el poco temor que había estado temblando en sus entrañas fue reemplazado instantáneamente por una combinación de exasperación y placer reacio.

Kitty entró en la habitación con el brazo suelto alrededor de la cintura de Emily. Finn caminaba al otro lado, sin tocarla. Todos estaban vestidos con camisetas y pantalones oscuros, de acuerdo con las escasas miradas que había captado parecía ser un ambiente opcional.

Mientras los Weres llenaban su ropa con músculos tensos y huesos fuertes, Kitty de alguna manera logró verse pulcra y elegante en la suya.

Se sintió aliviada al ver a Emily pareciendo un poco más como ella. Al menos parecía orientada, y parte de la inquietud salvaje y embrujada había dejado su rostro.

Sus ámbar estaban claros por primera vez en dos días, aunque sus mejillas estaban hundidas con oscuras manchas de fatiga y tristeza.

Finn no parecía estar peor por haber hospedado a dos vampiros a la vez.

Pero Kitty fue la que estudió.

La vampiro volvió a mostrarse fuerte y sana, su palidez se había transformado en su habitual luminosidad pálida. La ansiosa tensión que la había asediado desde que había salido de la enfermería se desvaneció, dejándola casi mareada.

La mirada de Kitty recorrió su rostro, persistiendo un momento antes de entrar en la de Santana.

Por ese latido del corazón de conexión, el calor flameó en los ojos de Kitty, y casi sonrió. Ahora sabía la diferencia entre el infierno rojo de la sed de sangre y el viejo deseo. La ojiverde no la había mirado como si fuera una comida.

La había mirado como si fuera una mujer.

Se permitió un segundo de satisfacción antes de intentar descifrar lo que estaba sucediendo.

—Teníamos un acuerdo—dijo Kitty a Santana—Trabajaríamos juntas para identificar al asesino y quienquiera que haya ordenado el atentado contra tu vida.

—Nada ha cambiado—dijo Santana.

—El acuerdo no incluía a civiles. Particularmente vulnerables"

—Ahora espera un momento—dijo Marley—Si estás hablando de mí…

Kitty le dejó otra mirada, su arrogante familiaridad y su expresión de desprecio firmemente en su lugar. Tal vez la sangre la hacía sentir invencible.

Haber alimentado ciertamente la hacía insoportable.

Dio un paso lejos de los Weres que la protegían. No necesitaba guardias, y podría malditamente aguantar a una Vampiro auto-importante.

—No tienes ni idea de lo que soy capaz…

—No estás preparada para lidiar con Praeterns. Dudo que puedas protegerte de un ser humano violento, mucho menos de un agresivo Praetern.

—¿Quizá te gustaría probar tu teoría?—Marley dejó su mano en el aire, a punto tocar a la vampiro en el pecho, pero quería hacerlo.

Y nunca se ponía físicamente violenta, así que Kitty estaba empujando todos sus botones.

Se acercó y trató, más por su propio bien que la de la ojiverde, de mantener su voz baja.

—No eres mi dueña, y nunca lo harás. Así que deja de actuar como...un... culo de caballo.

Los gruñidos persistentes se transformaron en risas. La hermosa boca de Kitty se tensó y sus ojos brillaron.

—Entonces acepta los derechos de sangre.

—¿Pueden ser rescindidas?—Marley reconoció la apertura de una negociación, algo que dudaba que Kitty entretenía con mucha frecuencia.

Ella, por otra parte, estaba acostumbrada. Finalmente, algo en su propio césped.

—Hasta el momento en que te muerda. Una vez que haya ejecutado la reclamación de sangre, no.

¿Por qué suena un poco emocionante?

Ignoró sin piedad el escalofrío de excitación que se deslizó por su espina dorsal.

—Y prometerás cooperar. ¿No interferir en mi participación en la investigación?

Un músculo se amontonó a lo largo de la mandíbula de Kitty.

—Tienes mi palabra. Bajo la siguiente disposición, haces tú investigación conmigo. De ahora en adelante, somos parejas—echó un vistazo a los Weres que se habían reagrupado alrededor de la castaña—Entonces tendrás una protección adecuada.

Jake gruñó.

—Quizá te gustaría desafiarme, Vampiro. Veremos quién es capaz de vigilarla.

—Eres joven y tonto, Lobo—Kitty sonrió, y sus incisivos se deslizaron hacia abajo, movió la cabeza hacia Emily—Y ya tengo un lobo en mi dominio.

Con un gruñido, Jake saltó hacia adelante, y de repente, tartamudeó a un par de pulgadas de la vampiro. Su expresión se puso en blanco momentáneamente, como si hubiera golpeado un muro invisible.

—Cuidado—susurró Kitty—No quiero hacerte daño.

—Jake, abajo—soltó Santana. Su poder estremeció en el aire, y Jake se agachó, un gemido reverberando en la parte posterior de su garganta—No desafíes a mis lobos, Vampiro. Y no los cautive.

—Sin intención. Mis disculpas, Alpha—dijo Kitty, apartándose de Jake como si no tuviera importancia—, Pero no pondrás a Marley en peligro.

—Yo la protegeré.

—No—dijo Kitty en voz baja, tan mortalmente baja que Marley se estremeció—Yo lo haré.

Marley cruzó los brazos sobre su pecho. Estaba tan malditamente cansada de estas luchas de poder.

—Lo he entendido. He terminado con toda esta postura y fanfarronería y todo lo demás. Kitty, trabajaré contigo siempre y cuando no te interpongas en mi trabajo. ¿Contenta?

—Eufórica—gruñó la ojiverde—¿Y derechos de sangre?

—Sí, está bien. Todo bien. Pon tus incisivos lejos—aplaudió interiormente cuando la rubia casi sonrió—¿Cómo sabías que Santana había aceptado que podía trabajar con ella?

La rubia se acercó, su nariz casi tocaba la suya.

—He oído tu conversación.

Trató de concentrarse en las palabras pero se encontró cayendo en las profundidades de los ojos verdes.

Amaba sus ojos.

Oh diablos, ¿estaba encantándola ahora mismo?

Apartó la vista, pero no pudo desterrar los susurros de deseo que la llamaban cada vez que la miraba.

—¿Qué? ¿Qué quieres decir con que lo has oído?

Sonriendo con ironía, la vampiro pasó las yemas de sus dedos por el borde de su mandíbula.

—¿No lo sabes?

Oh, eso lo hizo.

Se derritió por dentro.

Calor cálido como el chocolate grueso rodó a través de ella, una sensación tan emocionante que tenía que ser adictivo.

—Dime que lo que estás haciendo ahora no es esclavitud.

La ojiverde sacudió la cabeza.

—Me besaste. Todavía puedo probarte. Has creado la conexión. Si es esclavitud, lo creaste.

Se estremeció y dio un paso atrás.

Quería besarla de nuevo. Amaba la idea de tener algún poder sobre ella, y ahora no era el momento ni el lugar.

—Todo el mundo en esta sala puede oírte.

—Sí—Kitty se encogió de hombros.

Cruzó los brazos sobre su cintura como si pudiera crear una barrera física entre ellas. Se volvió, con la esperanza de que si no podía verla pudiera ponerse nerviosa y no humillarse completamente delante de una habitación llena de Weres.

No es que ninguno de ellos pareciera importarle la exhibición pública de afecto.

—La Alpha ya ha acordado que podría acompañarla esta noche. Te llamaré por la mañana y te haré saber algo importante.

La vampiro se rió.

—No lo creo—asintió con la cabeza hacia Emily, que estaba a medio camino entre ella y Santana, parecía ligeramente aturdida—Voy a Emily a Nocturne esta noche. Creo que es donde te dirigías para empezar. Puedes venir conmigo.

—Voy a ir con Aria.

—No—dijo Kitty—, No lo harás. El club estará lleno en medio de la noche. Se supone que cualquier Were o humano es un anfitrión voluntario. Incluso los soldados de Santana. Estarán ocupados guardándola y protegiéndose. Estarás más segura conmigo.

—Probablemente tiene razón—dijo Santana, uniéndose a ellas. Tomó la mejilla de Emily y besó su frente—¿Cómo estás?

Ésta se estremeció y se inclinó hacia la Alpha, envolviendo sus brazos alrededor de su cintura y frotándose la mejilla contra el hombro. Ella agachó la cabeza y su cuerpo parecía inclinarse sobre sí mismo.

La Alpha levantó la barbilla.

—¿Centuri? ¿Cómo estás?

—No lo sé, Alpha—dijo Emily, con voz áspera y llena de incertidumbre—No puedo recordar mucho. Sólo fragmentos de...hambre y dolor a veces—su voz se apagó, y miró a Finn, luego a Kitty—A veces placer. Ya no sé quién soy.

—Eres mía, como siempre has sido—Santana le pasó los dedos por el cabello—Sobreviviste. Lo has hecho bien. Estoy orgullosa de ti—le atrajo la mano a su pecho, la colocó sobre su corazón—Siente la Manada. Siénteme. Esto es lo que eres, lo que siempre serás.

Marley casi esperaba que Kitty discutiera o hiciera algún tipo de reclamo en Emily, pero se quedó en silencio, con las manos metidas en los bolsillos de sus pantalones negros, como si estuviera esperando un resultado que ella ya sabía.

Emily parecía aterrada, su mirada parpadeaba entre Santana y Kitty.

—Alpha, por favor, no sé qué hacer.

—Lo sé—dijo Santana—Te quedarás con Kitty hasta que hayas aprendido lo que necesitas aprender para ser fuerte y segura. Quinn irá contigo.

—Eso no es necesario—dijo Kitty—Emily tendrá muchos anfitriones. Los Were no son necesarios ahora.

—Quinn no va a ser una anfitrión—dijo Santana—No dejamos a la Manada para pelear solos. Quinn será mi enlace contigo y con la señorita Rose, así como con el respaldo de Emily—miró a Aria—Te estoy enviando a los centuri temporalmente. Verás que la médico humano llega a casa a salvo cuando Emma diga que puede viajar. Finn, también queremos a Lexa esta noche.

Finn asintió enérgicamente.

—Sí, Alpha. ¿Debo conseguir a Quinn también?

—Deja que duerma por ahora. Nos encontrará cuando despierte—Santana miró a Kitty—Ella los ha alimentado a ambas, ¿verdad?

Ésta asintió con la cabeza.

Marley observó la silenciosa interacción entre ellos, adivinando que Quinn tenía una conexión con las dos Vampiros porque ella había hospedado para ellas.

La lobo Alpha sabía mucho sobre lo que pasó cuando un Vampiro se alimentaba.

Interesante.

La Alpha pasó su brazo por los hombros de Brittany.

—Vamos a descubrir lo que sabe la Viceregal.

Marley retrocedió cuando la Alpha y sus guardias salieron de la habitación, los otros Weres detrás. Le dijo a Kitty:

—Mi auto está en algún lugar, te seguiré.

—Todos deberíamos viajar juntas. ¿Tu coche o el mío?—dijo Kitty.

Marley no estaba segura de cómo se sentía al ser encerrada en un vehículo con dos Vampiros, uno de los cuales tenía poco o ningún control sobre su hambre.

La ojiverde esperó, como si la conociera que estaba tomando la decisión más importante de su vida. Dejó que las lecciones que había aprendido de la manera más dura la guiaran.

Controla lo que puedas, y en caso de duda, confía en tus instintos. Buscó en su bolso y salió con las llaves. Las lanzó en el aire y las cogió.

—Yo manejare.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5494
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17

Mensaje por micky morales el Vie Abr 20, 2018 3:43 am

Bien, ahora a ver que tal sale esa entrevista con la viceregal!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6950
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17

Mensaje por 3:) el Vie Abr 20, 2018 9:39 pm

hola morra,..

entre el concurso de meadas,. y a ver quien es mas donante de otr@!!
a ver como va la entreviste y quien sigue vivo??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5552
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17

Mensaje por Isabella28 Ayer a las 4:43 am

Hola!!! Volví, pense que marzo seria estresante pero abril la cago!
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 386
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 9 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.