Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» BRITTANA Si fueras mía reseña y Prólogo
Ayer a las 11:50 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Ayer a las 11:41 pm por 3:)

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Not so clear for the Goblin»
Ayer a las 11:30 pm por Gabriela Cruz

» FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5
Ayer a las 10:08 pm por 3:)

» FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 7
Ayer a las 9:51 pm por 3:)

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 32 y 33
Lun Mayo 21, 2018 9:21 pm por micky morales

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Vie Mayo 04, 2018 8:05 pm por monica.santander

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Jue Mayo 03, 2018 9:26 am por Lydia7

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Mar Abr 03, 2018 8:42 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Sáb Mar 03, 2018 7:38 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittany: GP Brittany: ATREVIDA JEFA. FINAL
Miér Feb 28, 2018 10:40 am por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Dom Feb 25, 2018 7:31 pm por 23l1

» Fic BASADO en Fault the same star
Miér Feb 21, 2018 9:48 am por BrittanaBrittana

» [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo
Mar Feb 20, 2018 1:43 am por monica.santander

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Dom Feb 18, 2018 9:20 pm por micky morales

» [Resuelto]Brittana: GP SANTANA: SU PRINCESA. cap. 12, 13 y Epilogo
Miér Feb 14, 2018 11:30 am por 3:)

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Cap. 25 (FINAL) Y EPILOGO
Miér Feb 14, 2018 7:07 am por micky morales

» Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.
Mar Feb 13, 2018 8:56 pm por Tati.94

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
3:)
 
micky morales
 
23l1
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Página 9 de 13. Precedente  1, 2, 3 ... 8, 9, 10, 11, 12, 13  Siguiente

Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 3:) el Lun Abr 16, 2018 10:34 am

Hola morra...

Acción de la buena...
Ya dejen que em mate a todos a ver si se lo e interesante!!!...
Kitt no es manada... Además. No hace micho para ayudar o mejor dicho con trolar a em para mi esta dejando mucho que decear además de que ya se vinvulo con quinn!!

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 23l1 el Lun Abr 16, 2018 7:13 pm

micky morales escribió:Vaya, al fin algo interesante, era hora y me encanta Marley, todo el mundo a los pies de Santana como si por ser alpha no pudiese estar equivocada!!!!!




Hola, ajajaja dices tu¿? Toda la razón..., pero solo por los lobos xq por los vampiros no la alaban tanto, no¿? jajajajaj. Saludos =D






3:) escribió:Hola morra...

Acción de la buena...
Ya dejen que em mate a todos a ver si se lo e interesante!!!...
Kitt no es manada... Además. No hace micho para ayudar o mejor dicho con trolar a em para mi esta dejando mucho que decear además de que ya se vinvulo con quinn!!

Nos vemos!!!





Hola lu, eso dicen jajajaaj. XD ajajajajajajaaj xD ajajajajaja dices tu¿? Mm o no¿? xq mejor no se va con marley y listo¿? y cierta rubia de ojos verdes con una morena bajita tmbn¿? Saludos =D


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5583
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 15

Mensaje por 23l1 el Lun Abr 16, 2018 7:14 pm

Capitulo 15



Antes de que perdiera los nervios, Marley caminó por el pasillo hacia la habitación donde Kitty había llevado a Emily.

La puerta estaba rodeada de astillas, que parecían una enorme boca llena de hileras de dientes dentados. La boca de un tiburón esperando para tragarla o arrancarla a pedazos. Dos pasos en la habitación llena de sombras, se detuvo abruptamente.

Al otro lado de la habitación, Kitty arrodillada de espaldas a la puerta junto a una cama de metal. Las sábanas arrugadas estaban manchadas de manchas oscuras de lo que sólo podía imaginar que debía de ser sangre.

Emily estaba desnuda y estaba tendida enroscada en su costado, con los brazos envueltos alrededor de su cintura, las piernas estiradas, el rostro un gesto de dolor.

Kitty le acarició el pelo y murmuró algo en un tono bajo y suave. Su camisa estaba tan empapada de sangre que sólo el arrugado cuello blanco indicaba el color qué había sido.

La estaca había desaparecido. Kitty debió haberla sacado.

¿Cómo podía seguir funcionando?

Debe sentir dolor.

Dios, ¿era capaz de excluir todas las emociones que definían a los humanos, el miedo, el dolor, la necesidad, el deseo?

¿Era verdaderamente diferente?

¿Podría ser inmune a esos sentimientos y seguir siendo capaz de compasión y ternura?

Porque Kitty era tierna y cariñosa. Había sido compasiva con Emily desde el momento en que había recibido un disparo. Y había sido protectora y preocupada por ella en Nocturne.

Kitty era heredera de una poderosa dinastía, no tenía que ser detective de policía.

Pero lo era.

Hizo su trabajo porque le importaba.

—Necesitas atención médica—dijo dando un paso más.

No creería que a Kitty no le doliera.

Kitty la había sentido antes de llegar a la puerta. Un roce de calor en la parte posterior de su cuello, un hormigueo brillante en sus fosas nasales, un torrente de energía en su sangre.

Humana. Presa. Sí. Pero más. Marley.

—No puedes entrar aquí.

—Ya estoy dentro. Deja que Emma o Rachel te revisen la espalda. Podrías estar herida en el interior.

—No lo estoy.

—¿Cómo lo sabes?

—Lo sé. No puedo dejar a Emily ahora mismo—giro a la lobo sobre su espalda y apoyó su palma ligeramente entre los senos, sujetándola con la fuerza de su mente.

Podía haberla controlado sin tocarla en absoluto, pero había estado donde Emily estaba cuando ella había llegado por primera vez a su poder.

No había sido tan estúpida, pero su control había sido errático durante los primeros meses, y su papá la había mantenido contenida.

Había estado indefensa de hambre y salvaje de necesidad. Recordaba el doloroso aislamiento de ser abandonada, víctima de sus propios impulsos, inmovilizada y privada de cualquier contacto.

Encarcelada en soledad tan absoluta que los últimos vestigios de cordura erosionados como arena en el viento.

Prometió entonces nunca infligir semejante agonía a otro ser.

Había planeado nunca convertir a un humano o un Were, y sin hijos nacidos o convertidos, nunca tendría que torturar a un Vampiro.

Había tenido tanto cuidado de vigilar a sus sirvientes de sangre por cualquier signo de adicción y reemplazarlos antes de que llegara al punto en el que tendría que convertirlos para salvar su cordura.

Pero no había contado con salvar una vida e inadvertidamente alterar una para siempre.

Mirando a la morena ahora, se preguntó si la novata le agradecería cuando finalmente recuperara la conciencia, o trataría de matarla. Independientemente del resultado, no dejaría a su Vampiro sola y con dolor.

—Ni siquiera deberías estar en el Compuesto con ella así.

—Todavía estás sangrando. Puedo decirte que desde donde te veo no tienes ni una gota de sobra.

Se alejó de la cama, manteniendo una mano en Emily. Marley estaba enmarcada en el resplandor rectilíneo de luz dorada que cortaba a través de la puerta destrozada.

Su cuerpo era una silueta oscura, curvas fuertes y suaves promesas. Al instante, todos sus impulsos convergieron a la vez.

El hambre le roía las entrañas.

El hambre por la sangre, el hambre por el olor que burlaba su mente y deshilachaba su control.

Su clítoris era suave y silencioso, pero sabía que la primera oleada de sangre de Marley la haría correrse. Su garganta dolía y sus encías palpitaban. Sus incisivos desenvainados.

Estaba tan hambrienta, y Marley estaba tan cerca.

—Vete mientras puedas.

No se retiró, sino que se arrodilló a su lado, con los dedos calientes contra su nuca.

—No puedo. Cada vez que doy la espalda, casi te matan. Entiendo que eres inmortal, pero...—los dedos se deslizaron en su cabello—No estás bien. Estás temblando.

—Marley—susurró—No sabes a lo que te estás arriesgando.

—Sé que no puedo salir de este edificio ahora mismo. Finn está en camino. Lo recuerdo, es enorme. ¿Puede darle de comer a las dos?

Se estremeció. Necesitaba la sangre, pero quería a Marley. Nunca había tenido problemas para separar la sangre del sexo.

No se alimentaba para correrse, se alimentaba para vivir.

El orgasmo siguió de la alimentación, una idea biológica posterior. Ahora la promesa de satisfacción sexual era tan hueca como el acto.

Necesitaba alimentarse, pero quería lo que no podía tener. Sexo sin sangre.

Sin la sangre de Marley.

—Emily está tomando cada onza de mi control. No estás a salvo a mi alrededor.

—Sí, ya lo dijiste antes. Es curioso, eres el último Vampiro que jamás esperaría ser toda habladora—sonriendo le tocó la mejilla con las yemas de los dedos—¿Qué pasaría si te diera mi sangre? Solo esta vez.

Kitty gimió y cerró los ojos. No podía seguir mirando el pulso palpitante de la garganta de Marley. Los pocos segundos que oía la sangre que corría por los grandes vasos del cuello le habían llenado la boca de hormonas.

Productos químicos que mantendrían abierta la herida de mordida mientras se alimentaba, estimulantes que fluirían en el sistema de Marley, calmándola incluso mientras inflamaban sus nervios.

Los temores de la castaña, tal vez incluso su repugnancia, se embotarían mientras las hormonas inundaban su cerebro y la obligaban a un clímax abrumador.

Ambas se correrían, y no significaría nada.

—No puedo.

—¿Por qué no?—Marley se puso de rodillas hasta que estaban una frente a la otra, rozó sus dedos a lo largo del borde de la mandíbula—Eres la primer Vampiro que he conocido que se resiste a tomar sangre cuando se le ofrece. Betty ni siquiera fue invitada y ella...

—¿Betty?—la mente de Kitty se nubló de furia—¿Cuándo viste a Betty?

—En Nocturne esta mañana.

Kitty se apoderó del hombro de la castaña, el miedo se peleaba con ira.

—Pensé que habíamos acordado que no volverías a ir ahí.

—No, tú lo dijiste. Nunca estuve de acuerdo con eso. Te dije que no iría sin una escolta, y lo intenté, lo intenté de verdad. Necesitaba entrar, y yo estaba trabajando cómo podía hacerlo con seguridad cuando la Viceregal y Betty me invitaron. Estaba segura con ellas.

Kitty rió severamente.

—No puedes ser tan ingenua. ¿Segura con cualquiera de ellas? ¿La vampiro más poderoso del Hemisferio Occidental y su ejecutor? ¿Qué hizo Betty?

—Ella no hizo nada. Simplemente asume demasiado.

Soltó a Emily y agarró la barbilla de Marley, girando su cara primero de un lado a otro, mirando su cuello.

—Si te mordiera, la mataría.

Le agarró las muñecas y apartó las manos de su rostro.

—Para. Incluso si lo hiciera, ¿qué sería para ti?

—Nadie te va a morder—luchó por no reclamarla entonces, para no enterrar sus incisivos en el cuello de Marley e inyectar su esencia en su sangre. Quería beberla, atarla—No estarás a salvo en los lugares en los que insistes en ir a menos que ya te hayan reclamado. Reclamo derechos de sangre sobre ti. Nadie te morderá excepto yo.

—¿Eso significa que estamos comprometidas?

Apretó los dientes.

—Significa exactamente lo que dice. Ningún Vampiro se alimentará de un anfitrión reclamado, no sin riesgo de muerte.

—Bueno, no tengo intención de pertenecer a nadie. Y ciertamente no voy a renunciar a mis derechos a alguien que ni siquiera está interesada en utilizarlos. Me niego.

Sacudió la cabeza.

—No puedes. El anfitrión no tiene nada que decir al respecto.

—¿Anfitrión? ¿Estás seguro de que no quieres decir esclavo?

—Tan pronto como haga saber que he reclamado derechos de sangre, estarás a salvo. Debería haberlo hecho…

—No creo en amenazas vacías. No vas a reclamar nada, especialmente algo que tienes demasiado miedo de tomar—le agarró el rostro con ambas manos y la besó.

Los sentidos de Kitty se llenaron de ella. Un calor abrasador, una dulzura insoportable, unos zarandeos poderosos se deslizaron por su boca y por su garganta. Su vientre se calentó, y el hambre se clavó en su espina dorsal.

Gimió y agarró los hombros de Marley, abriendo su boca y permitiendo que su lengua entrara en su boca.

La castaña debería haber tenido miedo, pero no lo estaba. Su la lengua buscó, hundiéndose más profundamente en su boca, su lengua acariciando con fuerza la de Kitty.

—Ten cuidado—murmuró, sus incisivos estaban desnudos, peligrosamente afilado—No te cortes. Si te pruebo, no podré evitar beberte.

Jugó con su lengua sobre los incisivos.

—Quizá quiera que lo hagas.

Gimió y sacudió la cabeza.

—Marley, no lo hagas.

—Sabes tan bien—acarició sus palmas sobre el pecho de Kitty, las puntas de sus dedos trazando su clavícula y arrastrando hacia abajo a las curvas interiores de sus pechos—Solo dime que lo que siento es real. Dime que no me estás haciendo nada, que solo somos nosotras.

—Te lo juro—murmuró, acariciando con los dorsos de sus dedos sobre los pechos de la castaña—No estás cautivada. Pero tienes que parar.

Marley se acercó más, poniéndose a horcajadas en sus caderas mientras se arrodillaban en el suelo, su entrepierna descansando contra la de ella.

—Estaba tan preocupada afuera en el pasillo. Tenía tanto miedo de que te pasara algo—le besó la boca, su cuello y su garganta—Sé que estás herida, pero todo en lo que puedo pensar es tenerte dentro de mí. Sólo tócame. No me muerdas, si no quieres, pero Dios, tócame...

—No puedo tocarte y no morderte—sus manos temblaron mientras agarraba los brazos de Marley y la mantenía alejada—Y si te muerdo, la próxima vez que quieras besarme no sabrás si es tu deseo o la llamada de mi sangre a la tuya. ¿Qué pensarás entonces?

—No lo sé. Ni siquiera sé si me importa.

—Te importará.

La luz del vestíbulo fue bloqueada repentinamente, y una gruesa sombra se extendió por el suelo.

Gruñó y tiró a la castaña contra su costado, protegiéndola con un brazo alrededor de sus hombros.

—Es Finn—dijo él desde la puerta—He venido a ayudar a Emily.

—Vete ahora—le dijo a Marley, inestable. La ayudó a ponerse de pie—Haz lo que sea que hayas venido a hacer con la Alpha, y luego vete. Estarás más segura.

—Deja de hablar como si fueras el enemigo.

Hizo una mueca.

—¿Estás segura de que no lo soy?

—Sí—apoyó su mano en la cadera de Kitty—¿Puedes por lo menos ir a ver a un médico ahora?

—Dentro de unos minutos—respiró hondo. Inútil ocultar la verdad—No puedo ir a ninguna parte hasta que me alimente.

—¿Te alimentarás de Finn?

—Sí, si él me lo permite. Por favor. Vete—se estremeció, calambres casi doblándola.

Emily se sacudió en la cama, el olor de su necesidad la despertó.

Hizo un gesto a Finn.

—Quítate la camisa. Deja los pantalones si no quieres acoplar con ella…

—No—dijo Finn bruscamente, quitándose la camiseta mientras se acercaba a la cama—Ella no querría, si pudiera elegir.

—Entonces sólo abre y acuéstate—tuvo problemas para sacar las palabras, tenía la garganta tan estrecha.

Olía a tierra y bosque, lleno de poder y vida. No estaba segura de cuánto tiempo podía seguir sin colapsar ni atacar a alguien.

Atacando a Marley.

—Tengo lo que necesito—le dijo a la castaña—Más de lo que me puedes dar. Ve.

Debería irse.

Ella sabía que debía irse.

Kitty había sido muy clara.

“Tengo lo que necesito”.

Cerrando los ojos, tocó sus labios con las yemas de los dedos. Estaban tan sensibles, que todavía podía sentir los besos de Kitty. Se pasó la punta de la lengua por el interior de su boca, por sus labios.

No saboreaba la sangre.

Deseaba que lo hiciera.

Dios, ¿qué significaba eso?

La había besado, quería el beso. Quería más.

No había mentido. Había estado aterrorizada durante el conflicto en el pasillo. Kitty había sido horriblemente herida y podría haber muerto de muchas maneras.

Así como cualquiera de las demás ahí.

No habría querido que ninguna de ellas muriera, pero sólo perder a Kitty habría desgarrado algo dentro de ella.

¿Por qué?

Kitty estaba tratando tan duro como pudo para alejarla

¿Cuántas veces una chica tuvo que oír que no quería recibir el mensaje?

Pero ella no podía sacar la sensación de las manos de Kitty sobre ella fuera de su mente, fuera de su cuerpo.

Las manos de la vampiro se habían estremecido. Nunca había estado con una amante que la hubiera deseado tanto.

Tal vez el deseo de Kitty era solo por la sangre.

Tal vez eso era todo lo que Kitty quería.

Pero si eso era, ¿por qué no había tomado su sangre?

¿Y por qué diablos se la había ofrecido?

Nunca había tenido el deseo de compartir sangre en los dos años que había conocido de la posibilidad, aunque cada vez que presenciaba la alimentación de los Vampiros no sólo estaba fascinada, sino que estaba excitada.

Un gemido de enfrente la llevó a abrir los ojos.

Finn yacía de espaldas en el centro de la cama con Emily acurrucada sobre él, desnuda, a horcajadas sobre su muslo cubierto de mezclilla. Los ríos carmesí brotaban de cuatro rasguños largos por el centro de su enorme pecho.

Emily se inclinó y lamió la sangre, y gimió de nuevo.

Kitty, apoyada contra la pared del lado lejano de Finn, acarició la espalda de la morena, su mano pálida seductoramente delicada contra la piel blanca del Were.

Miró a través de la habitación, y su mirada se fijó en la de ella.

La voz de Kitty susurró en su mente.

Esto es lo que soy. ¿Es esto lo que quieres?

Su vientre se tensó mientras el sexo de la morena se hinchaba y palpitaba. El dolor se movió más profundo, apretando como la erección de Finn empujó contra sus vaqueros. Los incisivos de Kitty brillaban contra su labio inferior, la lava girando en sus ojos.

Hambre, hambre dolorosa.

El hambre de Kitty.

Sus muslos temblaron, y cerró las rodillas para mantenerse de pie.

Ella era Finn, ella era Emily, la necesitaba.

Encontró su voz, pero apenas podía susurrar.

—Para.

Vete. No quieres esto.

Debería irse, pero no pudo.

No podía obligarse a alejarse, no mientras su corazón latía entre sus muslos.

No mientras la necesidad de Kitty era tan grande.

Finn gruñó y tiró de la cara de Emily contra su cuello. La mano de Kitty se deslizó por el centro de la espalda de la morena y sobre su culo mientras se inclinaba más cerca y le besaba la cien.

Finn volvió la cabeza hacia la puerta, exponiendo más de su cuello a Emily, y su mirada se deslizó por su rostro. Parecía tranquilo, sin miedo alguno.

Cuando la morena le agarró el hombro y le clavó los incisivos en el cuello, su cuerpo se arqueó y sus ojos chispearon oro. Su boca se abrió en una mueca, pero su rugido fue de placer. Rodo su muslo, sus pechos desnudos contra su pecho, los sonidos de ella tragando fuerte en la habitación densamente silenciosa.

La respiración de Finn se hizo áspera y rápida, con el pecho y el vientre levantándose. Emily gruñó, sus caderas sacudiéndose, sus garras dejando huellas oscuras por su vientre.

Miró más allá cuando Kitty se puso de rodillas, con la cara rígida. Finn extendió un brazo en su dirección, y Kitty cogió su enorme muñeca en su mano.

La vampiro se estremeció, una cuchilla en peligro de romperse.

—Aliméntate—susurró. Kitty la miró, la cordura sangrando lentamente de sus ojos. No podía soportar el dolor—Aliméntate.

Con un gruñido, la ojiverde mordió en la curva del brazo de Finn, abriendo su vena braquial.

Su cuerpo se sacudió.

Las dos vampiros se alimentaron, y Finn gimió. Emily se retorció y lo empapó en su esencia. Su rostro a medio cambió y él se corrió.

La intimidad era aplastante, y finalmente tuvo que alejarse.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5583
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 3:) el Lun Abr 16, 2018 9:44 pm

hola morra,...

a esta altura,.. un adoquin de de 100cm mas duro, puede llegar a comprender el sanguificado de "alejar se",....
la terquedad,... a estas alturas estoy esperando que a cada una le pase la guillotina por el cuello!!"

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 23l1 el Mar Abr 17, 2018 6:58 pm

3:) escribió:hola morra,...

a esta altura,.. un adoquin de de 100cm mas duro, puede llegar a comprender el sanguificado de "alejar se",....
la terquedad,... a estas alturas estoy esperando que a cada una le pase la guillotina por el cuello!!"

nos vemos!!!





Hola lu, dices y crees tu¿? mm¿? Jajajaajaj esk nose xq no kieren ver lo q tienen frete a sus ojos la vrdd ¬¬ q esten con otras y listo, no¿? Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5583
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 16

Mensaje por 23l1 el Mar Abr 17, 2018 6:59 pm

Capitulo 16



Marley pasó por encima de los restos astillados del umbral y entró en el pasillo.

Rachel caminaba arriba y abajo no muy lejos, frotándose los brazos como si estuviera fría, pero la enfermería estaba tibia. Levantó la vista mientras la ojiceleste se acercaba, sus rasgos elegantes excavados con preocupación.

—¿Cómo están?—preguntó Rachel.

Marley notó que la puerta de la sala de tratamiento seguía cerrada mientras caminaban juntas hacia las puertas delanteras.

—¿Samara?

—Emma está con ella. Está durmiendo. Ella lo necesita.

Rió con ironía.

—Puedo imaginar. Emily esta...—sacudió la cabeza, imaginando lo que sería alimentar a la morena repetidamente en su estado salvaje, aparentemente insaciable.

Verla impredeciblemente de peligroso depredador a víctima indefensa de sus propias necesidades voraces había llenándola de piedad.

Presenciar su fiesta en Finn había desencadenado miedo y fascinación, podía entender fácilmente cómo hospedar a Emily podría ser adictivo.

—¿Cuánto tiempo estuvo Samara con ella?

—Casi un día.

—Me sorprende que haya sobrevivido.

—No es culpa de Emily—dijo Rachel en voz baja.

—Por supuesto que no lo es—dejó de caminar y agarró el brazo de la morena—¿Es eso lo que piensas? ¿Qué encuentro a Emily repugnante o repulsiva? ¿Crees que quiero que sea castigada de alguna manera?

Rachel suspiró.

—Me temo que no nos has visto hoy en nuestro mejor momento. No sé lo que debes pensar después de haber presenciado ese caos en el vestíbulo—alzó las manos y las dejó caer, su expresión cansada—Primero Emily casi nos ataca, luego Aria y Quinn peleando...

—Estaban peleando por ti, ¿no?—preguntó—Estaba leyendo eso, ¿no?

Rachel se apartó el pelo de la cara. Sus manos temblaban. Las sombras rodearon sus ojos, haciendo que la superficie marrón profundo impenetrable como la superficie de un lago de montaña cortado de la roca.

—Sí ellas lo estaban. No quise que eso sucediera. Ni siquiera dije que sí a Aria.

—¿Tienes que hacerlo? Quiero decir, me di cuenta de que era involuntario.

Rachel sonrió.

—La parte de la atracción puede ser rápida e inesperada, especialmente ahora con la Alpha...—recobró el aliento y sonrió otra vez, sacudiendo la cabeza como para castigarse—Todo el mundo está un poco agitado, y eso a menudo conduce a la agresión, especialmente para los Weres más dominante.

—Como Quinn y Aria.

—Sí.

—La agresión y el sexo van de la mano a veces. No necesariamente en un mal camino—pensó Marley—El sexo de reconciliación es probablemente un ejemplo clásico, no que tenga toda esa experiencia con él.

La morena sonrió débilmente.

—Después de una pelea quieres estar más cerca, volver a conectar, tocar de nuevo.

—Sí a veces. Tal vez más a menudo de lo que nos gustaría admitir—pensó en el beso que había iniciado.

No había entrado en esa habitación planeando besar a un Vampiro.

Había seguido a Kitty porque había tenido miedo por ella. Nunca había tenido miedo de ella, incluso cuando la rubia había estado cerca de matar a Emily.

Y no tenía ninguna duda de que la habría matado si hubiera pensado que era la única manera de mantener a todos a salvo.

Kitty habría sufrido, pero lo habría hecho. No, ella no había tenido miedo de ella, pero había tenido miedo por ella.

Cuando se conocieron por primera vez, ella había sido igualmente seducida y repelida por el encanto sin esfuerzo de la vampiro.

Había odiado saber con qué facilidad podría caer presa, literalmente, a la esclavitud dela Vampiro. Mantuvo su distancia, mantuvo sus paredes y resistió ver a Kitty como algo diferente de un depredador sexual. Los últimos días habían cambiado su opinión. Sus barreras habían comenzado a desmoronarse mucho antes de que ella hubiera visto esa estaca que salía de la espalda de la rubia, incluso antes de que la hubiera visto casi desangrarse, salvando la vida de Emily.

Kitty había salido de su camino para protegerla de ser involuntariamente cautivada por un par de vampiros en Nocturne, e incluso cuando estaba siendo fastidiosamente dominante, ella estaba tratando de protegerla.

Kitty arriesgaba su vida una y otra vez protegiendo a los demás, y lo que era realmente aterrador, incluso más que verla sangrar, era saber lo poco que le importaba que pudiera morir.

La había besado porque quería que Kitty supiera que alguien le importaba si vivía o moría.

Que le importaba.

Oh dios.

No quería ir ahí por mucho tiempo.

—A veces queremos que el sexo nos recuerde que todavía estamos vivos, que estamos seguras. Y que aquellos por los que nosotras…nos preocupamos están a salvo.

—Sí—dijo Rachel—, Cuando nos enredamos, nos conectamos entre nosotros y con la Manada.

—¿Qué le pasa a un vampiro vivo cuando mueren?—preguntó.

Justo en ese momento, ella realmente necesitaba saberlo. Tal vez entonces podría poner las inquietantes preocupaciones sobre Kitty a descansar.

Rachel frunció el ceño.

—Se levantan. No sé exactamente cuánto tiempo toma. Ellos no discuten el proceso.

—¿El cien por ciento de las veces?

—Supongo que sí, pero realmente no lo sé. Tal vez la Alpha lo haga.

—Dios—susurró repentinamente dando sentido a la conversación apresurada en el vestíbulo de la casa de la ciudad de la vampira.

Quien había revivido a Emily.

Santana le había preguntado si estaba unida a sangre, y no había contestado. Entonces la morena dijo a Quinn que Kitty no se levantaría sin un lazo de sangre.

La vampiro podría morir, realmente morir.

—¿Cómo puedes mantener tantos secretos?

—A veces los secretos nos mantienen a salvo—dijo Rachel en voz baja, casi como si no quisiera que oyera.

—Y a veces nos pueden matar.

—Sí—cogió el mango de la pesada puerta principal—Aria está esperando afuera para llevarte al Alpha. ¿Estás lista?

—Sí—dijo, deseando estar con Kitty.

¿Qué haría ella si volviera a esa habitación ahora?

¿Encontraría algún lugar en esa cama con Finn, Emily y Kitty?

¿Quería ser parte de lo que había visto compartir?

La idea de ser tan vulnerable, tan expuesta, era suficientemente aterradora.

Compartir algo tan íntimo con alguien que no sea su amante podría ser más de lo que podía manejar.

—¿Puedes ver que alguien reemplaza esa puerta antes de la mañana? Debería ocuparme de lo que vine aquí.





*****


Kitty yacía de espaldas en la habitación que oscurecía rápidamente, Emily se cubrió con ella y Finn durmió junto a ellas, su brazo arrojado sobre ambas.

La morena murmuró con irritación, atrajo su muslo hacia el de ella y deslizó su mano por su vientre y entre sus piernas. Le agarró la muñeca de la morena y apartó la mano.

Finn y Emily despertarían en unas pocas horas, y luego llevaría la llevaría a casa.

Escuchó los pasos de Marley desaparecer por el pasillo, y sus entrañas dolían.

El sabor de la castaña aún se demoraba en su boca. Bajo el afilado cobre de la sangre de Finn, los dulces besos de la humana la tranquilizaron.

Había alcanzado el clímax en el instante en que la poderosa sangre había corrido a través de su cuerpo, pero tan cerca después de que la había besado, sólo había sido consciente de Marley cuando se había alimentado.

De su sabor y su aroma y su calor.

Tan fácil de imaginar que el brazo de Finn había sido la garganta de Marley debajo de su boca, la sangre llenándola de la sangre. Su clítoris pulsaba ahora, animado por la sangre del Were.

Si la castaña estuviera aquí, podría hacer el amor con ella, y podría incluso ser capaz de correrse sin alimentarse de nuevo. Los efectos secundarios de la nueva infusión de sangre no mantendrían su capacidad sexual durante mucho tiempo, no importaba.

Marley no estaba aquí, y estaba tan contenta. Aunque estuviera dispuesta, no podía ofrecerle ni siquiera la más simple de las intimidades, no sin ponerla en peligro.

No podía abrazarla ni besarla ni hacerle el amor sin morderla.

Incluso ahora, completamente alimentada y satisfecha, tenía hambre de ella. La sed de sangre se elevó como una tormenta malévola, atravesándola hasta que todo lo que ella sabía era dolor.

Dolor y el sabor de Marley en su boca.




*****


Marley había pensado originalmente que la amplia extensión del Compuesto era el corazón del territorio, pero al seguir a Aria a través del amplio porche y entrar en el edificio central, se dio cuenta de que había llegado al santuario interior.

Una enorme chimenea de piedra de doble cara se alzaba desde el centro del primer piso hasta las vigas abiertas de tres pisos. Piedra era probablemente la palabra equivocada. Los cantos rodados describían con más precisión lo que formaba el hogar.

Claramente, los gruesos monolitos grises, algunos más altos que ella, habían sido cincelados de las montañas circundantes. Los pisos eran de madera, cada uno fácilmente de un pie y medio de ancho, tallado en árboles antiguos.

Las paredes eran troncos, precisamente tallados y unidos.

Dudaba que un solo clavo se utilizara en cualquier parte de la construcción del inmenso edificio. A pesar de su tamaño y su amplio plano, la sede no parecía fría o impersonal. Las alfombras gruesas definían múltiples áreas de asientos, y los muebles de madera y cuero parecían bien utilizados.

Deseó una oportunidad de sacar su cámara y tomar unas fotos, pero Aria se movió rápidamente por un amplio pasillo y más profundo en el edificio.

—¿Estás segura de que quieres hacer esto?—Aria se detuvo frente a dos puertas de madera talladas de doce pies de altura.

Las amplias manijas de hierro forjado tenían forma de enormes garras tan largas y gruesas como sus antebrazos.

—¿Por qué no?—preguntó, como si no pudiera pensar en un millón de razones.

Comenzando con el hecho de que acababa de presenciar cosas que ningún humano probablemente había visto antes, y los Weres probablemente querrían mantenerlo así.

—A veces ponerse en medio de la lucha de otra persona puede ser mortal.

Hizo una mueca.

—Creo que ya estoy en esta. Alguien ciertamente quiere que lo sea—sonrió a la ojiverde, cuyos ojos habían vuelto cálidos. Su rostro todavía era sutilmente diferente, sin embargo; Más limpia, más larga, más duramente hermosa si eso fuera posible—Pero gracias. Yo aprecio tu preocupación.

—De nada—Aria dio un fuerte golpe en la puerta. Desde adentro, la voz de Santana rodó hacia ellas, y la puerta vibró—Vamos.

—¿Cómo sabes quién es?

—Ella lo sabe—se detuvo en el mango y abrió las puertas con su hombro. Luego se apartó y permitió que la siguiera.

Esta habitación era tan impresionante como el resto del edificio. Otra gigantesca chimenea, varios sofás y sillas de cuero de gran tamaño. Un enorme escritorio contra una pared, altas puertas francesas se abrían en la noche.

Igualmente ventanas altas, también abiertas.

Se estremeció cuando un viento frío recorrió la habitación.

Santana se paró de espaldas a la resplandeciente chimenea, descalza en vaqueros azules y una camiseta oscura. Brittany estaba junto a ella, vestida de forma similar, con un brazo alrededor de la cintura de la Alpha.

Los sofás y las sillas y el espacio de la pared estaban ocupados por casi una docena de Weres, la mayoría de los cuales ella nunca había visto antes. Afortunadamente, incluso cuando estaba ligeramente intimidada, de acuerdo, tal vez mucho intimidada, había aprendido a no mostrarlo.

Ocultar sus emociones le había hecho pasar por la infancia con un mínimo de críticas y había probado ser ventajoso durante las entrevistas difíciles.

Esto definitivamente iba a calificar como una entrevista difícil.

—Tengo entendido que querías verme—dijo Santana—Si has venido hasta aquí, supongo que es importante.

—Lo es, Alpha—entró más profundamente en la habitación hasta que se quedó de pie frente al sofá, donde los dos rubios Weres que había visto antes ocupaban cada una de sus extremidades, casi tocándose. Mantuvo la mirada fija en ella—Aprecio que me hayas visto con tan poca antelación.

Ésta asintió con la cabeza.

Era aún más imponente con los vaqueros y la camiseta que llevaba como una segunda piel que ella en los trajes a medida que llevaba cuando apareció en la televisión, y era condenadamente impresionante entonces.

El poder de Santana llenó el cuarto, y no tenías que ser un Were para sentirlo.

Respiró hondo.

—Tengo un mensaje para ti de la Viceregal y uno de un llamador anónimo.
Marley levantó la barbilla.

—Y tengo algunas preguntas.

La boca de Santana parpadeó. Ella no creyó que fuera una sonrisa.

—Empecemos con el problema crítico. Mike dice que mencionaste a las mujeres desaparecidas.

—Sí. Recibí una llamada de un hombre, especie no identificada, desconocida esta tarde. Afirma que las mujeres Weres están siendo retenidas cautivas en alguna parte…

La habitación estalló en un estruendo de gruñidos y rugidos, tan vicioso y tan ruidoso que su piel estalló en piel de gallina y el pelo en la parte posterior de su cuello se levantó.

Nunca había pensado que eso fuera posible. Se estremeció pero logró reprimir el temblor en sus brazos y piernas.

Casi esperaba que Santana gritara a los Weres rebeldes, pero nunca levantó la voz.

—Tranquilos, mis lobos—los tonos bajos y tranquilos atravesaron el caos—Las encontraremos. Esto lo prometo.

Los gruñidos violentos y los rugidos disminuyeron a un gruñido bajo, ansioso y finalmente se calmó.

Se sintió aliviada por dentro, como si una mano apacible hubiera rozado su conciencia. Entrecerró los ojos y miró a la morena atentamente.

—Sentí eso.

Santana sonrió.

—Pareces ser muy sensible. La mayoría de los humanos no lo harían.

—Estoy escuchando eso mucho—murmuró—¿Es verdad? ¿Alguna de tus hembras ha desaparecido?

La expresión de Santana nunca cambió, y no respondió.

Soltó un suspiro.

—Mira. Usted puede tratar de darme evasivas tanto como quieras, pero alguien quiere que yo sepa estas cosas. Soy como una maldita estación de compensación para propinas calientes. El problema es que no puedo sacar mucho de ellos sin más información. Si no vas a ayudarme, voy a empezar a preguntar por ahí hasta encontrar a alguien que lo haga—era hora de jugar sus mejores cartas—Mi primera llamada mañana por la mañana va a ser a las oficinas nacionales de HUFSI, porque ciertamente tienen una agenda, y no son amigos de los Weres. Mi segunda llamada será para el senador Weston.

Brittany habló.

—Eso podría no ser sabio. Todas esas preguntas lo que van a hacer es llamar la atención a la situación.

—Sí, me imagino que lo harán—alzó el hombro—Nadie me deja otra opción que sacudir los árboles y ver lo que cae.

—Esto era un negocio—dijo Santana, y la suavidad había dejado su voz—No te preocupes.

—Incorrecto. Se convirtió en mi preocupación la primera vez que alguien me llamó, y cada día es más de mi preocupación. ¿Realmente crees que voy a estar parada y fingir que no vi a alguien tratando de matarte? ¿O Ignorar el hecho de que las niñas están muriendo de algo que podría ser Fiebre Were? ¿Y ahora hay un rumor de que los Weres están siendo torturados? No lo creo—trató de mantener el desafío fuera de su voz, porque no quería confundir el asunto. No pensó por un segundo que la Alpha podría ser intimidada. Pero tenía que demostrar que no podía serlo tampoco—Así que o me dejas entrar o voy a empezar a llamar a las puertas, y tendrás mucha más gente haciendo preguntas.

Los dos hombres jóvenes en el sofá frente a ella se incorporaron rápidamente, gruñendo en la parte de atrás de sus gargantas, y el calor rayaba sobre su piel.

La siguiente cosa que supo, es que Santana estaba a su lado.

—Maldición. Eres casi tan rápida como Kitty.

—La comparación de un Were a un Vampiro probablemente no es sabio—murmuró Santana.

—¿Y por qué debo empezar a hacer algo que sea inteligente?—se encontró con los ojos oscuros y luego recordó que eso tampoco era algo inteligente.

Le sostuvo la mirada por un segundo, y luego miró a un lado, pero no hacia abajo. Maldita sea, no iba a encogerse delante de nadie, incluso uno de los Weres más poderosos del mundo.

—¿Qué es lo que quieres, señorita Rose?—preguntó Santana.

—Quiero compartir información contigo. Soy buena en lo que hago. No soy un detective, pero soy un maldito investigador. Y conozco a la gente—dejó que su mirada se volviera hacia la Alpha, y casi se perdió en el profundo y penetrante marrón de sus ojos.

Dios, ella era hermosa.

—Cuidado—Brittany murmuró, deslizándose junto a la morena y casualmente sujetando la parte posterior de su cuello.

Se sacudió.

—Mis disculpas, Alpha.

—No hace falta—murmuró Santana, pasando los dedos por la mejilla de la rubia—Asociarse con nosotros podría ser peligroso.

—Lo sé. Pero confío en que mantenga mi culo humano flaco fuera del fuego.

Alguien en la habitación rió.

—Me gustaría mantener estos eventos fuera del ojo público—dijo Santana—¿Está de acuerdo en no denunciarlos?

—Estoy de acuerdo en no reportar una historia incompleta, siempre y cuando me dejes trabajar contigo.

La morena suspiró.

—Voy a asignar un enlace Were que me informe directamente. Cualquier información que descubras será transmitida a ella o a mí. Ella también verá que tu...ah... trasero permanezca en una pieza.

Sonrió.

—Gracias. Aprecio eso—ahora la parte difícil—Me reuní con la Viceregal esta mañana. Sugirió que había algunos miembros de la Coalición que no estaban de acuerdo con tu posición.

—Los políticos raramente están de acuerdo—dijo Santana con una sonrisa—Incluso Praeterns.

—Me di cuenta de que podría ser más que desacuerdos filosóficos—se tensó en preparación para el alboroto de agresión que esperaba, pero la habitación permaneció en silencio, salvo por unos pocos y ominosos gruñidos.

—¿Nombres?

Sacudió la cabeza.

—Lo siento, no. También me dijo que te dijera que recordases los días en que los Weres y los Vampiros cazaban juntos. ¿Qué quería decir con eso?

—Los Praetern no siempre estaban en minoría, y no siempre nos escondíamos—dijo Santana suavemente.

—Eso podría ser un poco de información que quieras conservar contigo—dijo, reprimiendo un escalofrío.

—Sí—Santana miró a los rubios, que temblaban de atención en el sofá—Recoge el resto de los centuri. Parece que estaremos visitando la ciudad esta noche.

—Voy contigo—cuando la morena alzó las cejas, dijo apresuradamente—Un trato es un trato.

—Puedo entender por qué la Vampiro te encuentra un desafío.

Sintió que su cara se ruborizaba, y maldita sea, su corazón comenzó a correr. Probablemente cada Were en la habitación podría decirlo.

—Si quieres decir que me encuentra un dolor en el culo, tienes razón.

Santana sonrió.

—Probablemente también.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5583
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por micky morales el Miér Abr 18, 2018 8:37 am

Al fin por Dios Santana acepto dejar que alguien traspasara los muros de proteccion que casi son ridiculos a mi parecer, al fin algo mas interesante que la sobadera!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6986
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 3:) el Miér Abr 18, 2018 5:57 pm

Hola morra....

Es bueno que san empiece a recibir ayuda y empiece a mover las cartas.....
con respecto a Kitt y quinn también! !! Sin comentarios....!!

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 23l1 el Jue Abr 19, 2018 7:14 pm

micky morales escribió:Al fin por Dios Santana acepto dejar que alguien traspasara los muros de proteccion que casi son ridiculos a mi parecer, al fin algo mas interesante que la sobadera!!!!!!






Hola, jaajajajaj ajajajajajja dices y crees tu¿?...aunk llegas algo mas q razón ajajajaj. Aajajajajajajja xD ajajjaajajajaj xD Saludos =D






3:) escribió:Hola morra....

Es bueno que san empiece a recibir ayuda y empiece a mover las cartas.....
con respecto a Kitt y quinn  también! !! Sin comentarios....!!

Nos vemos!!






Hola lu, eso mismo. Que se deje de recuperar el tiempo perdido y se deje ayudar tmbn! Uff esk no salimos de una y entran dos mas ¬¬ xq no aceptan su pareja y listo¿? Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5583
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 17

Mensaje por 23l1 el Jue Abr 19, 2018 7:16 pm

Capitulo 17



Marley no había pensado que la tensión en la habitación podría llegar más alta, pero eso era antes de que todos los Were de repente llegaron a alertar y fijar en las puertas del pasillo.

Los bajos gruñidos y rugidos aumentaron, y no necesitó un traductor para decirle que algo había hecho a los Weres muy infelices.

Alguien o algo estaba viniendo, y no iban a recibir una recepción de bienvenida.

—Jake, Puck—dijo Santana en voz baja, y los dos hermosos hombres saltaron del sofá y la rodearon.

Brittany se movió casi imperceptiblemente delante de Santana, su cuerpo entre ella y la puerta.

Aria se alejó de su poste contra la pared y tomó una posición en el lado más lejano de su Alpha.

Marley estaba impresionada y un poco intimidada. En cuestión de segundos, tanto ella como Santana habían sido sutilmente rodeadas por Weres.

—¿Qué?—dijo en voz baja.

—Andrew—dijo Santana—, Abre la puerta para nuestro huésped.

El pelirrojo Were con el cuerpo del látigo acechado hacia las puertas, y su aliento se aquieto en su pecho.

No tenía miedo, no exactamente.

Es difícil sentir miedo en la fortaleza de Santana, rodeada por la élite de las fuerzas. Tenía toda la protección que podía necesitar, pero esa misma protección la hacía sentir incómoda.

No estaba acostumbrada a ser vigilada, y ciertamente no estaba acostumbrada a necesitarlo.

Muy rara vez tenía miedo, cautelosa y cuidados, por supuesto, pero siempre estaba demasiado concentrada en su objetivo, incluso en situaciones peligrosas, para registrar miedo.

Lo que realmente le molestaba en ese momento era que no sabía lo suficiente como para interpretar lo que estaba presenciando.

Ella era la forastera.

Ella era la que no conocía las reglas.

Ella era la que no pertenecía, y estar desamparada por ignorancia, sencillamente la molestaba.

Había pasado toda una vida probando que no había ningún lugar al que no podía ir, nada que no pudiera hacer y ninguna situación en la que no perteneciera.

Ella pertenecía porque era demasiado buena en lo que hizo para ser excluida, porque no se dio por vencida.

Y porque no huía de nada.

—¿Qué?—dijo otra vez.

Andrew abrió las puertas y sus pulmones empezaron a funcionar de nuevo. Suspiró, y el poco temor que había estado temblando en sus entrañas fue reemplazado instantáneamente por una combinación de exasperación y placer reacio.

Kitty entró en la habitación con el brazo suelto alrededor de la cintura de Emily. Finn caminaba al otro lado, sin tocarla. Todos estaban vestidos con camisetas y pantalones oscuros, de acuerdo con las escasas miradas que había captado parecía ser un ambiente opcional.

Mientras los Weres llenaban su ropa con músculos tensos y huesos fuertes, Kitty de alguna manera logró verse pulcra y elegante en la suya.

Se sintió aliviada al ver a Emily pareciendo un poco más como ella. Al menos parecía orientada, y parte de la inquietud salvaje y embrujada había dejado su rostro.

Sus ámbar estaban claros por primera vez en dos días, aunque sus mejillas estaban hundidas con oscuras manchas de fatiga y tristeza.

Finn no parecía estar peor por haber hospedado a dos vampiros a la vez.

Pero Kitty fue la que estudió.

La vampiro volvió a mostrarse fuerte y sana, su palidez se había transformado en su habitual luminosidad pálida. La ansiosa tensión que la había asediado desde que había salido de la enfermería se desvaneció, dejándola casi mareada.

La mirada de Kitty recorrió su rostro, persistiendo un momento antes de entrar en la de Santana.

Por ese latido del corazón de conexión, el calor flameó en los ojos de Kitty, y casi sonrió. Ahora sabía la diferencia entre el infierno rojo de la sed de sangre y el viejo deseo. La ojiverde no la había mirado como si fuera una comida.

La había mirado como si fuera una mujer.

Se permitió un segundo de satisfacción antes de intentar descifrar lo que estaba sucediendo.

—Teníamos un acuerdo—dijo Kitty a Santana—Trabajaríamos juntas para identificar al asesino y quienquiera que haya ordenado el atentado contra tu vida.

—Nada ha cambiado—dijo Santana.

—El acuerdo no incluía a civiles. Particularmente vulnerables"

—Ahora espera un momento—dijo Marley—Si estás hablando de mí…

Kitty le dejó otra mirada, su arrogante familiaridad y su expresión de desprecio firmemente en su lugar. Tal vez la sangre la hacía sentir invencible.

Haber alimentado ciertamente la hacía insoportable.

Dio un paso lejos de los Weres que la protegían. No necesitaba guardias, y podría malditamente aguantar a una Vampiro auto-importante.

—No tienes ni idea de lo que soy capaz…

—No estás preparada para lidiar con Praeterns. Dudo que puedas protegerte de un ser humano violento, mucho menos de un agresivo Praetern.

—¿Quizá te gustaría probar tu teoría?—Marley dejó su mano en el aire, a punto tocar a la vampiro en el pecho, pero quería hacerlo.

Y nunca se ponía físicamente violenta, así que Kitty estaba empujando todos sus botones.

Se acercó y trató, más por su propio bien que la de la ojiverde, de mantener su voz baja.

—No eres mi dueña, y nunca lo harás. Así que deja de actuar como...un... culo de caballo.

Los gruñidos persistentes se transformaron en risas. La hermosa boca de Kitty se tensó y sus ojos brillaron.

—Entonces acepta los derechos de sangre.

—¿Pueden ser rescindidas?—Marley reconoció la apertura de una negociación, algo que dudaba que Kitty entretenía con mucha frecuencia.

Ella, por otra parte, estaba acostumbrada. Finalmente, algo en su propio césped.

—Hasta el momento en que te muerda. Una vez que haya ejecutado la reclamación de sangre, no.

¿Por qué suena un poco emocionante?

Ignoró sin piedad el escalofrío de excitación que se deslizó por su espina dorsal.

—Y prometerás cooperar. ¿No interferir en mi participación en la investigación?

Un músculo se amontonó a lo largo de la mandíbula de Kitty.

—Tienes mi palabra. Bajo la siguiente disposición, haces tú investigación conmigo. De ahora en adelante, somos parejas—echó un vistazo a los Weres que se habían reagrupado alrededor de la castaña—Entonces tendrás una protección adecuada.

Jake gruñó.

—Quizá te gustaría desafiarme, Vampiro. Veremos quién es capaz de vigilarla.

—Eres joven y tonto, Lobo—Kitty sonrió, y sus incisivos se deslizaron hacia abajo, movió la cabeza hacia Emily—Y ya tengo un lobo en mi dominio.

Con un gruñido, Jake saltó hacia adelante, y de repente, tartamudeó a un par de pulgadas de la vampiro. Su expresión se puso en blanco momentáneamente, como si hubiera golpeado un muro invisible.

—Cuidado—susurró Kitty—No quiero hacerte daño.

—Jake, abajo—soltó Santana. Su poder estremeció en el aire, y Jake se agachó, un gemido reverberando en la parte posterior de su garganta—No desafíes a mis lobos, Vampiro. Y no los cautive.

—Sin intención. Mis disculpas, Alpha—dijo Kitty, apartándose de Jake como si no tuviera importancia—, Pero no pondrás a Marley en peligro.

—Yo la protegeré.

—No—dijo Kitty en voz baja, tan mortalmente baja que Marley se estremeció—Yo lo haré.

Marley cruzó los brazos sobre su pecho. Estaba tan malditamente cansada de estas luchas de poder.

—Lo he entendido. He terminado con toda esta postura y fanfarronería y todo lo demás. Kitty, trabajaré contigo siempre y cuando no te interpongas en mi trabajo. ¿Contenta?

—Eufórica—gruñó la ojiverde—¿Y derechos de sangre?

—Sí, está bien. Todo bien. Pon tus incisivos lejos—aplaudió interiormente cuando la rubia casi sonrió—¿Cómo sabías que Santana había aceptado que podía trabajar con ella?

La rubia se acercó, su nariz casi tocaba la suya.

—He oído tu conversación.

Trató de concentrarse en las palabras pero se encontró cayendo en las profundidades de los ojos verdes.

Amaba sus ojos.

Oh diablos, ¿estaba encantándola ahora mismo?

Apartó la vista, pero no pudo desterrar los susurros de deseo que la llamaban cada vez que la miraba.

—¿Qué? ¿Qué quieres decir con que lo has oído?

Sonriendo con ironía, la vampiro pasó las yemas de sus dedos por el borde de su mandíbula.

—¿No lo sabes?

Oh, eso lo hizo.

Se derritió por dentro.

Calor cálido como el chocolate grueso rodó a través de ella, una sensación tan emocionante que tenía que ser adictivo.

—Dime que lo que estás haciendo ahora no es esclavitud.

La ojiverde sacudió la cabeza.

—Me besaste. Todavía puedo probarte. Has creado la conexión. Si es esclavitud, lo creaste.

Se estremeció y dio un paso atrás.

Quería besarla de nuevo. Amaba la idea de tener algún poder sobre ella, y ahora no era el momento ni el lugar.

—Todo el mundo en esta sala puede oírte.

—Sí—Kitty se encogió de hombros.

Cruzó los brazos sobre su cintura como si pudiera crear una barrera física entre ellas. Se volvió, con la esperanza de que si no podía verla pudiera ponerse nerviosa y no humillarse completamente delante de una habitación llena de Weres.

No es que ninguno de ellos pareciera importarle la exhibición pública de afecto.

—La Alpha ya ha acordado que podría acompañarla esta noche. Te llamaré por la mañana y te haré saber algo importante.

La vampiro se rió.

—No lo creo—asintió con la cabeza hacia Emily, que estaba a medio camino entre ella y Santana, parecía ligeramente aturdida—Voy a Emily a Nocturne esta noche. Creo que es donde te dirigías para empezar. Puedes venir conmigo.

—Voy a ir con Aria.

—No—dijo Kitty—, No lo harás. El club estará lleno en medio de la noche. Se supone que cualquier Were o humano es un anfitrión voluntario. Incluso los soldados de Santana. Estarán ocupados guardándola y protegiéndose. Estarás más segura conmigo.

—Probablemente tiene razón—dijo Santana, uniéndose a ellas. Tomó la mejilla de Emily y besó su frente—¿Cómo estás?

Ésta se estremeció y se inclinó hacia la Alpha, envolviendo sus brazos alrededor de su cintura y frotándose la mejilla contra el hombro. Ella agachó la cabeza y su cuerpo parecía inclinarse sobre sí mismo.

La Alpha levantó la barbilla.

—¿Centuri? ¿Cómo estás?

—No lo sé, Alpha—dijo Emily, con voz áspera y llena de incertidumbre—No puedo recordar mucho. Sólo fragmentos de...hambre y dolor a veces—su voz se apagó, y miró a Finn, luego a Kitty—A veces placer. Ya no sé quién soy.

—Eres mía, como siempre has sido—Santana le pasó los dedos por el cabello—Sobreviviste. Lo has hecho bien. Estoy orgullosa de ti—le atrajo la mano a su pecho, la colocó sobre su corazón—Siente la Manada. Siénteme. Esto es lo que eres, lo que siempre serás.

Marley casi esperaba que Kitty discutiera o hiciera algún tipo de reclamo en Emily, pero se quedó en silencio, con las manos metidas en los bolsillos de sus pantalones negros, como si estuviera esperando un resultado que ella ya sabía.

Emily parecía aterrada, su mirada parpadeaba entre Santana y Kitty.

—Alpha, por favor, no sé qué hacer.

—Lo sé—dijo Santana—Te quedarás con Kitty hasta que hayas aprendido lo que necesitas aprender para ser fuerte y segura. Quinn irá contigo.

—Eso no es necesario—dijo Kitty—Emily tendrá muchos anfitriones. Los Were no son necesarios ahora.

—Quinn no va a ser una anfitrión—dijo Santana—No dejamos a la Manada para pelear solos. Quinn será mi enlace contigo y con la señorita Rose, así como con el respaldo de Emily—miró a Aria—Te estoy enviando a los centuri temporalmente. Verás que la médico humano llega a casa a salvo cuando Emma diga que puede viajar. Finn, también queremos a Lexa esta noche.

Finn asintió enérgicamente.

—Sí, Alpha. ¿Debo conseguir a Quinn también?

—Deja que duerma por ahora. Nos encontrará cuando despierte—Santana miró a Kitty—Ella los ha alimentado a ambas, ¿verdad?

Ésta asintió con la cabeza.

Marley observó la silenciosa interacción entre ellos, adivinando que Quinn tenía una conexión con las dos Vampiros porque ella había hospedado para ellas.

La lobo Alpha sabía mucho sobre lo que pasó cuando un Vampiro se alimentaba.

Interesante.

La Alpha pasó su brazo por los hombros de Brittany.

—Vamos a descubrir lo que sabe la Viceregal.

Marley retrocedió cuando la Alpha y sus guardias salieron de la habitación, los otros Weres detrás. Le dijo a Kitty:

—Mi auto está en algún lugar, te seguiré.

—Todos deberíamos viajar juntas. ¿Tu coche o el mío?—dijo Kitty.

Marley no estaba segura de cómo se sentía al ser encerrada en un vehículo con dos Vampiros, uno de los cuales tenía poco o ningún control sobre su hambre.

La ojiverde esperó, como si la conociera que estaba tomando la decisión más importante de su vida. Dejó que las lecciones que había aprendido de la manera más dura la guiaran.

Controla lo que puedas, y en caso de duda, confía en tus instintos. Buscó en su bolso y salió con las llaves. Las lanzó en el aire y las cogió.

—Yo manejare.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5583
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por micky morales el Vie Abr 20, 2018 3:43 am

Bien, ahora a ver que tal sale esa entrevista con la viceregal!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6986
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 3:) el Vie Abr 20, 2018 9:39 pm

hola morra,..

entre el concurso de meadas,. y a ver quien es mas donante de otr@!!
a ver como va la entreviste y quien sigue vivo??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por Isabella28 el Sáb Abr 21, 2018 4:43 am

Hola!!! Volví, pense que marzo seria estresante pero abril la cago!
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por Tati.94 el Dom Abr 22, 2018 2:46 pm

Como estas??! Esto esta buenisimo!! Estoy esperando tus actualizaciones como siempre. Espero que te encuentres bien.
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 558
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por monica.santander el Dom Abr 22, 2018 6:53 pm

Hola Hola!!!!!!! Extrañanado tus actualizaciones!!!! Espero Este todo Bien!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4405
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 23l1 el Dom Abr 22, 2018 7:15 pm

micky morales escribió:Bien, ahora a ver que tal sale esa entrevista con la viceregal!!!!





Hola, esperemos y salga bn la vrdd...eso al menos. Saludos =D






3:) escribió:hola morra,..

entre el concurso de meadas,. y a ver quien es mas donante de otr@!!
a ver como va la entreviste y quien sigue vivo??

nos vemos!!!




Hola lu, jaajajaj xD jajaja o no¿? aun tres que son testaduras y cabeza dura y las otras tres no saben q hacer asik les hacen caso x Esperemos y salga bn en todo sentido jaajaj. Saludos =D






Isabella28 escribió:Hola!!! Volví, pense que marzo seria estresante pero abril la cago!




Hola, que bueno! Jajajajaaj suele pasar y espero q este mes que viene viene sea mejor en todo sentido. Saludos =D






Tati.94 escribió:Como estas??! Esto esta buenisimo!! Estoy esperando tus actualizaciones como siempre. Espero que te encuentres bien.




Hola perdida, bn y tu. si¿? osea que vamos bn¿? Aquí la dejo, tuve alguno problemas, ya la sugo y explico en las "pds" algo mas. Gracias, espero lo mismo. Saludos =D







monica.santander escribió:Hola Hola!!!!!!! Extrañanado tus actualizaciones!!!! Espero Este todo Bien!!
Saludos





Hola, hola! jajajaajaj lo siento pero aquí la dejo y en las "pds" explico un poco mas! Si! Espero que tu tmbn! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5583
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 18

Mensaje por 23l1 el Dom Abr 22, 2018 7:17 pm

Capitulo 18




Toni se puso en pie en sus restricciones, observando la media luz turbia, concentrándose en la figura que estaba justo al lado de su celda.

Nacida para cazar en la oscuridad, podía distinguir fácilmente la forma femenina, el cabello a lo largo de los hombros, el cuello largo y los pechos llenos.

No tenía nombre para la mujer, pero conocía su olor. Un olor exuberante y verde como flores aplastadas después de una fuerte lluvia. Un perfume potente, intensamente femenino.

Tenía la sensación de que la mujer había permanecido ahí un rato, tal vez hablando con ella, pero había estado a la deriva.

No dormida.

No creía que hubiera dormido desde que la habían traído a este lugar, o al lugar antes de éste.

A veces, después de que ella había estado en el laboratorio y le habían dado drogas y hecho cosas a su cuerpo, perdió la noción del tiempo.

A veces, cuando no venían por ella después de horas de colgar suspendidas de los grilletes alrededor de sus muñecas, su mente se liberó, y ella soñaría con correr, cambiar, oler el mundo tan fresco y claro, pelear con sus compañeros de la Manada, enredarse en el suelo del bosque, desnudas y eufórica después de la caza.

Cuando se encontró de nuevo en la celda, incapaz de cambiar, encerrada lejos de la luz del sol y del aire de la montaña, esos recuerdos la nutrieron.

—¿Quién es usted?—preguntó Toni.

—Estas despierta. Bien—dijo la voz baja y sensual. Dedos largos y elegantes envueltos alrededor de las barras de su jaula—Eres muy hermosa, de esa manera peligrosa en la que todos los animales salvajes son hermosos. ¿Sabes eso?

—¿Qué quieres?—preguntó Toni.

La mujer rió suavemente.

—Nada muy complicado. Sólo para entenderte. ¿No es eso lo que quieren tus líderes? ¿Por qué se nos lo revelaron? ¿Para que los humanos te conozcan?

—¿Por qué nos mantienes prisioneras?

—Podríamos moverte a ti ya tu amiga a cuartos más cómodos si cooperaras. Si no lucharas contra nosotros.

La ira se encendió en el vientre de Toni, y su lobo se enfureció, exigiendo ser liberado para pelear. Sujetarla abajo era cada vez más difícil de hacer.

Jadeó con el esfuerzo.

—Oh sí—murmuró la mujer, su voz deslizándose sobre la piel de Toni como una lengua caliente—Estás salvaje, ¿no? Salvaje y excitada. ¿Quieres hacerme daño o quieres follarme?

La mujer apoyó su cuerpo contra las barras, sus caderas elevándose y cayendo tan sutilmente.

No quería enredarse con ella. Quería destrozarla. Sus colmillos se alargaron y sus garras se dispararon. Gruñó.

—Eso te excita, ¿verdad?—la mujer rió y se pasó una mano por los pechos—Tal vez así es como tenemos que prepararte para el laboratorio. Te estás llenando ahora mismo, ¿no?

Gruñó, la rabia y el desamparo la llevaron al borde del control. Se golpeó contra sus restricciones, el dolor sólo incita a su lobo más.

—Ya basta. Suficiente por esta noche—dijo la mujer después de mirarla luchar por unos minutos—No querríamos que desperdiciaras ese precioso líquido, ¿verdad? Mañana estarás doblemente preparada—se apartó de la jaula y susurró—Buenas noches, mi hermoso animal.

Sus pasos se apagaron en la oscuridad, y Verónica susurró:

—¿Toni?

—Estoy aquí—dijo con voz ronca.

—¿Quién era esa?

—Su líder, creo.

—No dejes que te insultes para que cambies.

—Estoy tratando de no hacerlo—le dolía el vientre con el esfuerzo de contener sus instintos.

Necesitaba cambiar, ambas lo necesitaban.

Sin ella, su equilibrio emocional y físico fue interrumpido. Algo sobre la homeostasis, otra lección a la que no había prestado atención. Pero no necesitaba un magister para decirle lo que su cuerpo proclamó alto y claro.

Iba a cambiar pronto, y cuando lo hiciera, su lobo nunca sería encadenado de nuevo.

—Lo estoy intentando.

—No recuerdo lo que pasó hoy—dijo Verónica, y por primera vez oyó el miedo en su voz—¿Por qué no puedo recordar?

Recordó la imagen de Verónica inconsciente, contenida en la fría mesa de acero, con tubos insertados en su cuerpo. Dispositivos robando su sangre y su esencia y su alma.

La furia la atravesó como una tormenta de fuego.

—Estabas drogada—dijo.

—¿Que hicieron?

—No estoy segura. Creo que estaban tomando muestras, sangre y hormonas.

—Ellos quieren que reproduzcamos, ¿no?

—Sí—respondió, recordando las inyecciones y el intenso calor que corría por su vientre.

Recordó la hinchazón en su lomo y la prisa de placer y la liberación abrumadora que siguió hasta que ella fue drenada y vacía y gimiendo por más.

Los odiaba y lo que la hacían sentir.

—¿Qué te hicieron?—murmuró Verónica.

—Lo mismo que a ti—dijo, su voz se volvió áspera mientras su garganta se espesaba.

Su vientre estaba duro y su sexo rígido. El odio crudo comía a través de su razón como el ácido en la piedra.

—No vamos a dejar que nos obliguen, ¿verdad?—dijo Verónica.

—No, no lo haremos. Lamento que estén haciendo que te enreden conmigo cuando tú no…

—Toni—dijo, su voz a la vez suave y fuerte—Eres Manada. Estar contigo me hace más fuerte. Sentirte, tocarte, me ayuda. Te necesito. Está bien.

—También me ayuda—susurró.

—¿Por qué no puedo sentir al Alpha?—Verónica dijo, su voz temblorosa.

—Creo que son las drogas. No puedo sentirla tampoco, pero puedo sentirte. ¿Puedes sentirme?

—Sí. Te siento en mi mente y dentro de mí. Te sientes cálida y fuerte.

Toni se estremeció y cerró los ojos. No se sentía fuerte. Incluso ahora, parte de ella anhelaba las inyecciones, la corriente eléctrica que aniquilaba el pensamiento, el miedo y el dolor y sólo proporcionaba un placer insoportable.

—Si no fuera por ti, estaría perdida.

—Somos Manada. No pueden quitar eso de nosotros. La Alpha vendrá.

Toni asintió, seguro de una sola cosa en medio de la pesadilla interminable.

—Sí, la Alpha vendrá.





*****


Santana acercó a Brittany a su lado mientras esperaban en la parte superior de las escaleras para que Andrew trajera al Rover y Finn volviera del cuartel con Lexa.

Le acarició el cuello y dejó que sus caninos rasparan a lo largo del pesado músculo en la parte superior del hombro de su rubia, besando la sombra que marcaba su mordida.

Ésta se estremeció y se frotó contra ella.

—¿Cómo estás, Prima?—preguntó.

—Hambre de ti. Pero me las arreglaré.

—¿Dolor?

—Sólo un dolor constante—Brittany se deslizó hasta que estaban cara a cara y se inclinó hacia su compañera—Pero me duele más por el sabor de ti.

—Eso no es lo que necesitas—Santana gruñó suavemente y mordió la garganta—Me necesitas dentro de ti para calmar el frenesí de cría.

—Tal vez. Tal vez lo haga, pero te quiero en mi boca.

Gimió, su cuerpo se aceleró a la llamada de su compañera.

—Podemos estar varias horas en la ciudad. Te diría que te quedes aquí, pero no creo que podamos separarnos tanto.

Brittany le sacó la camiseta de sus pantalones y frotó su vientre. Se puso rígida y el pelaje estalló bajo las yemas de los dedos.

La rubia se rió.

—No, no pocas horas.

—Estás manejando esto mejor que la mayoría de los Weres en su primer celo—dijo Santana, apretando los dientes contra la necesidad de tirar de la rubia hacia abajo y tomarla instantáneamente.

—Tal vez porque no tengo ni idea de qué esperar. Todo lo que sé es que te necesito. Y lo único espantoso de eso es que nunca he necesitado tanto a nadie antes.

—Te quiero ahora mismo, y no tiene nada que ver con la cría. Tú quitas el dolor que nunca supe que tuve.

—Siempre. Siempre—Brittany la besó—Pero tenemos que hacer esto. Si están ahí afuera, nuestras hembras.

—Sí—gruñó y su rostro se endureció y anguloso—Necesito saber cómo encontrarlas. Si pudiera sentirlas—gruñó de nuevo, y sus caninos se forzaron a salir.

Brittany le frotó el pecho hasta que el retumbar se calmó.

—Por la mañana iré al laboratorio y hablaré con los Berry. Averiguaremos qué podría estar bloqueando tu conexión con ellas—el sonido de un potente motor se acercaba y suspiró—Puesto que no tengo intención de acoplarme contigo en el piso del Rover delante de Lexa y Finn, es mejor que me dejes ir.

Resopló.

—¿Crees que no me han visto acoplarme antes?

—Si lo han hecho, no quiero saberlo. Y no volverán a verlo.

Juntó las caderas de su rubia y la abrazó con rapidez.

—Prima. Weres se aparean sin preocuparse de quien puede estar viendo, y nadie lo hace exactamente por esa razón.

Las garras de la ojiazul se afilaron y le arañó el vientre hasta que sus caderas se agitaron.

—No me importa. Cuando te corras, te correrás por mí y por nadie más.

Pensó en dónde iban.

Francesca.

Francesca la había drenado, templaba su necesidad, pero ella nunca la había complacido, satisfecho, como la rubia.

—Nunca me he corrido por nadie de la manera en que lo hago por ti.

—Y tengo la intención de ver que se queda…

—¡Alpha!—gritó Quinn con voz ronca mientras corría por el patio, saltó hacia el porche—Voy contigo.

Pasó su brazo por el cuello de Quinn y la acercó. Con la boca contra el oído, dijo en voz baja:

—Necesito que te quedes con Emily. Emily te necesita.

La ojiverde apretó la cara contra su garganta.

—Por favor, Alpha. Necesito estar contigo.

Le acarició la cabeza.

—Lo sé, lo sé. Quiero que estés conmigo. Pero necesito a mi mejor para cuidar a Emily y para asegurarse de que sabemos lo que la Vampiro descubre. Confío en Wilde, pero sigue siendo un Vampiro. Necesito l aManada en mi espalda. Te necesito ahí, Q.

—Lo entiendo—respiró hondo—Creo que puedes confiar en la Vampiro.

—No puedo permitirme equivocarme. Quédate cerca de ella. De Emily.

—Los Vampiros...son poderosos.

—Sí—dijo acariciándole la nuca—Lo son—se aferró a sus hombros, sosteniendo su mirada—Pero tú eres mi imperator. Eres más fuerte. Aliméntalas, si es necesario. No temas de tu necesidad. Eres más fuerte que tu necesidad.

—No soy tú—dijo.

—No tienes por qué serlo.

—¿Y la esclavitud de la sangre?

—Confía en ti. Yo lo hago. Deja de luchar contra lo que necesitas—besó su frente rápidamente—No te preocupes, no estaremos muy lejos.

—Sí, Alpha—susurró mientras Santana y Brittany bajaban las escaleras y subían a la parte trasera del Rover.

Quería quedarse con Santana.

Sólo la llamada de su Alpha era lo suficientemente fuerte para bloquear cualquier otra necesidad.

La morena siempre había sido su red de seguridad, un enfoque seguro para su pasión y su deseo, aunque sabía que nunca la tendría. Ahora apareada, se quedó sola con sus propios deseos desnudos, y nada había sido tan espantoso.




*****


Rachel oyó que el Rover se alejaba y se apresuró a salir.

Al otro lado del recinto, Quinn estaba de pie en el porche viendo a la Alpha partir. Estaba descalza en sólo un par flojo de BDUs negros. Su duro estómago y sus pechos redondos brillaban a la luz de la luna.

Su sangre zumbaba y sentía que la necesidad de la ojiverde vibraba a través del Compuesto.

Caminó hacia ella, y cuanto más se acercaba, más fuerte se sentía su llamada.

Se había mantenido alejada del cuartel general cuando Santana había reunido su consejo. Demasiados Weres dominantes en un lugar, cuando todavía estaba tan inquieta de la llamada de crianza de Alpha y los ojos calientes de Aria.

Había resistido la oferta de Aria antes, y con la Alpha dejando el Compuesto, las demandas inquietas de su cuerpo estaban disminuyendo.

Pero Quinn, Quinn era tan difícil de rechazar.

—¿Vas a irte de nuevo?—preguntó.

—Sí—dijo Quinn, agradecida ahora que Santana le había ordenado que se fuera.

Rachel estaba al pie de las escaleras, contemplándola, su pelo castaño oscuros a la luz de la luna.

Era hermosa.

—Voy con Emily.

La morena abrió los labios con sorpresa.

—¿Con Emily? ¿Para alimentarla?

—No, para protegerla.

—¿Y al Vampiro?

Quinn no pudo contener su respuesta. Su estómago se estremeció y gruñó suavemente.

—Ya veo.

—No, no lo haces.

—No hay nada de qué avergonzarse, Quinn.

—¿No lo hay?—clavó sus garras hacia el poste de madera—No quiero querer nada de los vampiros.

—Tal vez deberías preocuparte menos de lo que...o de quién...quieres. Eres demasiado dura contigo misma. Concéntrate en lo que eres mejor.

Quinn se echó a reír, el sabor amargo de un fracaso en su garganta.

—¿Qué sería eso?

—Guardando al Alpha. Salvaguardar la Manada. Sin importar lo que cueste. Si significa que te enredas con un vampiro, por cualquier razón, entonces lo haces. La Alpha te necesita. Todos te necesitamos.

Quinn gimió, la incertidumbre llenó su pecho. Rachel subió las escaleras y envolvió sus brazos alrededor de su cintura. Sus pechos estaban llenos y calientes contra su piel desnuda. Los pezones de la morena estaban duros bajo el delgado algodón de su camiseta sin mangas.

Olía a sol y rosas silvestres, gruñó otra vez.

—Yo creo en ti—dijo Rachel y la besó. Su lengua deslizó ligeramente sobre su labio inferior y justo dentro de su boca.

Estaba tan quieta como podía, sus garras, sus caninos, su clítoris todo duro y palpitante y lista.

La boca de la médico bajó por su garganta, y ella gimió, la necesidad de dominar sólo por su necesidad de no dañar.

—Rachel.

—Lo sé. Sé que no...No podemos—besó el hueco en la base de la garganta de Quinn—No podemos...No puedo estar contigo de esa forma tampoco—dio un paso atrás y apartó el cabello con los dedos—Pero quiero que sepas que me siento segura, toda la Manada se siente segura, por ti.

—Intentaré no decepcionarte—susurró.

—No lo harás.

La puerta detrás de ellas se abrió y la Vampiro emergió con Marley y Emily. Aria siguió unos pasos atrás y sus ojos se dirigieron inmediatamente a Rachel.

Quinn gruñó y Aria se puso rígida, sus ojos parpadeando.

—Lobo—dijo Kitty—Tengo entendido que te unirás a nosotras.

—Sí—dijo con los dientes apretados.

—Espero que te repusieras después de tu descanso—Kitty sonrió—Tenemos una cita para unirnos con tu Alpha en Nocturne.

Soltó suavemente a Rachel, llenando sus pulmones de sol y rosas y esperando que el olor se quedara con ella en la noche. La luz parpadeó en los bordes de la oscuridad que había estado tan cerca de ella unos minutos antes.

—Entonces es hora de que nos vayamos.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

Pd2: solo decir que pasaron algunas cosas que me están complicando poder actualizar todo los días y lo peor que no tengo caps de repuesto. Se que les debo un maratón y lo dejo ahora. Pero los martes y jueves no podré actualizar, los demás días si! Esto sera por algunos meses, pero solo dos días no podre...al menos que sea feriado ajajajaj.








avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5583
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 23l1 el Dom Abr 22, 2018 7:19 pm

Capitulo 19




No es culpa tuya—Brittany telegrafió a Santana cuando Andrew giro en un enorme lote frente a un edificio oscuro.

Si no lo sabía, creería que el lugar estaba abandonado. Más allá del club, las oscuras aguas del río Hudson eran una tempestad que se oía.

Frotó el interior del pantalón de su morena. Nadie sospechaba que esas dos hembras estaban desaparecidas hasta el ataque contra Lexa.

Y tú fuiste quien quiso investigar las desapariciones.

Santana gruño, sus ojos parpadeando de oscuro a oro.

La Manada depende de la Alpha para proporcionar unidad. La Alpha es el centro, el corazón que sostiene todo, uno a otro, sin importar dónde se encuentren. Si no puedo sentirlos, les he fallado—su rabia impregnaba los estrechos confines del Rover, y frente a ellas, Lexa gimió suavemente y Jake y Puck gruñeron inquietos.

Deslizó su mano bajo la camiseta de su morena y acarició su pecho. Los músculos estaban tensos, su cuerpo estaba caliente. Su lobo estaba cerca, y estaba enojada.

Los centuri jóvenes no estaban acostumbrados a absorber el poder de la Alpha.

Todos necesitaban calma.

Suavizó aún más su tacto, forzando a su compañera a concentrarse en la sensación de sus manos, seduciendo a su bestia hasta que pudo razonar de nuevo.

—El fracaso es cuando niegas tu responsabilidad, evitar el cumplimiento de tu destino. Nunca harías eso. Lo que haya ocurrido entre ustedes y sus lobos no se originó en ustedes. Voy a averiguar qué es, lo prometo.

—Te necesito—cerró los ojos y frotó la mejilla sobre su hombro—La Manada te necesita.

—Y estoy aquí—trazó ligeramente su marca de su mordisco en el pecho izquierdo de su morena con las yemas de los dedos.

La piel estaba aún más caliente ahí, vibrando en sintonía con ambos latidos de su corazón.

Se arqueó en la caricia de su rubia y le acarició el cuello.

—Tú calmas a mi lobo con una mano y la excitas con la otra. Me haces estar lista y luego me dices que espere.

Brittany dejó que su mano se deslizara por el vientre de Santana, sonriendo mientras se alzaba instantáneamente bajo las yemas de sus dedos. Miró por las ventanas y vio que Andrew había inclinado al Rover cerca de la entrada. Cortó el motor.

—Es hora de entrar—la piel de su morena estaba manchada de feromonas. Por lo que ella era suya—Sólo quería asegurarme de que cada Vampiro en este lugar me huele en ti. Así que no habrá duda de que no eres la comida de nadie.

La morena se echó a reír y se abrazó a su cuello.

—Nadie tendrá ninguna duda. Quédate cerca.

Andrew abrió la puerta trasera del Rover, y el centuri salió para formar un camino hacia la puerta de Santana y Brittany, la última echó un vistazo alrededor del estacionamiento atestado en la amplia gama de vehículos exprimidos en cada espacio disponible. Coches de lujo, limusinas, 4x4 polvorientas, junkers oxidados, motocicletas. Tan diversos como la clientela, probablemente.

Los Praeterns se habían integrado en todos los estratos sociales y económicos de la sociedad a lo largo de los siglos. Se preguntó por los humanos que se mezclaban con ellos por placer.

—Nunca he estado dentro de un club de Vampiro antes. Sé lo que se siente la esclavitud, pero ¿hay algo más que deba saber?

—Puertas—gruñó—Sabía que había tratado de atraparte el primer día que te conoció.

—Pero no lo hizo—le pasó su brazo alrededor de la cintura.

Jake y Puck flanquearon la puerta del club cuando Finn la abrió, y él y Lexa entraron.

—Tal vez no sea susceptible ahora que me he convertido.

—No creo que nadie trate de encantarte, pero si lo hacen—dijo Santana con voz tranquila y razonable—, Los desgarraré.

—Quizá deberías dejarme intentar decirlo primero—murmuró Brittany.

La única respuesta de la morena fue otro gruñido.

—Además—dijo mientras entraban en el club—, Entendí que el hospedar era voluntaria. Por supuesto, no conozco vampiros personalmente aparte de Kitty. Los pocos que conozco que trabajan en el hospital tienden a ser más solitarios que nosotros.

—¿Nosotros? ¿Weres, quieres decir?

—Sí—la besó—Yo soy un Were.

Los ojos marrones destellaron y vio el lobo brillar en sus profundidades.

—¿De qué te preocupas, Alpha?

—Los vampiros no toman huéspedes involuntarios, pero cazan con sus mentes. Los Weres no son inmunes, aunque nuestra resistencia es mucho más alta a su esclavitud que a un humano.

—Entonces estaré segura de estar en guardia. No quiero que pelees, no hasta que lo necesites. Y nunca necesitarás pelear por mí. Soy tu compañera. Soy tuya.

—Yo sé eso. Lo mismo ocurre con mi lobo. Pero ella no razona con su mente. Ella sólo razona con el corazón.

—Entonces tu lobo sabe la verdad.

Mientras atravesaban la multitud, Brittany tomó en el cavernoso club, que parecía bastante parecido a lo que había esperado dado el exterior. Enorme, oscuro, lleno de cuerpos. Muebles sorprendentemente más elegante de lo que ella podría haber previsto, pero luego dado las actividades, comprensible.

Un pesado ritmo de bajos socavó el murmullo de las voces, aunque la música no era fuerte.

No era un club de baile.

Vampiros y Weres y los humanos se alimentaban y se enredaban en todos lados. Se preguntó si los humanos verían el intercambio frenético de sangre y sexo con la misma fascinación que veían los leones cazar en la sabana o los alces en la lucha de la rutina hasta la muerte sobre una hembra en celo.

Los humanos estaban tan fascinados por el lado salvaje de la naturaleza como lo temían. Los humanos en esta sala obviamente habían superado su miedo, o tal vez simplemente se habían glorificado en ello.

Una vampiro elegante y rubia apareció en su camino. Incluso en la oscuridad cercana, el verde ardiente de sus ojos era cautivador. Una mezcla andrógina de belleza y fuerza, exudaba poder y sutil amenaza.

—¿A qué se debe este honor, Alpha?

—Hemos venido a ver a la Viceregal—dijo Santana respondió con calma, pero sintió su desconfianza.

La morena no estaba tensa, no estaba ansiosa.

Estaba simplemente en guardia, como cualquier animal dominante estaría en presencia de otro depredador. Su poder y confianza fluyeron sobre ella como lluvia caliente.

Amaba este lado de su pareja, tanto como amaba abrazarla después de que había vaciado su corazón, mente y alma en las tormentas de su pasión.

La Vampiro la miró con una ceja arqueada.

—Veo que las felicitaciones están en orden.

—Prima, esta es Betty, la senechal de la Viceregal. Mi pareja, Brittany—dijo.

Betty sonrió, una sonrisa casi divertida.

—La Viceregal estará encantada de conocerte, estoy segura—miró a Santana y se rió.

—No tenemos mucho tiempo—dijo Santana fríamente—¿Le dirías a tu Lieja que estamos aquí?

—Póngase cómoda, Alpha—dijo Betty con un borde leve en su voz—Le haré saber que estás buscando una audiencia—miró a los centuri, que formaban un semicírculo a la espalda de la morena—Tal vez tus guardias quieran relajarse mientras se reúnen con la Viceregal. Estoy segura de que podrían encontrar compañía divertida en el bar.

Finn dijo bruscamente:

—Acompañaremos al Alpha.

—Me temo que no será posible—dijo Betty—La Viceregal sólo ve a los invitados privilegiados en sus habitaciones privadas.

—Brittany y yo estaremos felices de encontrarnos con la Viceregal solas. Mis guardias se quedarán aquí arriba.

Los centuri retumbaron en silencio hasta que la ojiazul les dirigió una mirada penetrante, y se tranquilizaron. Comprendía su aprehensión, pero no podía ser vista como temiendo por su bienestar.

Si alguien la hubiera atacado, ahora era el momento para que ella mostrara su fuerza. Y Brittany estaba absolutamente segura de que podría protegerla si llegaba a eso.

Nadie le haría daño a su pareja mientras ella respiraba.

—Espera aquí—Betty desapareció entre la multitud.

Se volvió hacia Finn.

—Ten cuidado con la esclavitud—bajó la voz—Especialmente con los más jóvenes. No habrán tenido la suficiente experiencia para darse cuenta de cuando están siendo capturados.

—Sí, Alpha. Pero Andrew podría quedarse aquí, y podría acompañarte.

Le rodeó el cuello con un brazo y lo acercó.

—Con Quinn ida, lideras a los centuris. No dejes que te vean temer por mí.

—No tengo miedo por ti, Alpha. Pero es mi trabajo protegerte.

—Y lo harás. La entrada a la guarida de Francesca está detrás del bar. Coloca a los centuris para vigilarlo, y asegúrate de que no haya Vampiros bajando en vigor. Sus legiones serán jóvenes machos y hembras, probablemente vestidos como clientela de clubes. Busca a los que no se alimentan. Francesca no los permitirá hasta que ella lo haga, y eso no será hasta cerca del amanecer, cuando todos los Resucitados se hayan ido. Incluso el más poderoso de los Vampiros se vuelve somnoliento después de alimentarse, y Francesca no se hace vulnerable hasta que no haya peligro.

Finn asintió bruscamente.

—Sí, Alpha.

Cuando se volvió para instruir al centuri, Brittany dijo:

—Estás muy familiarizada con la Viceregal.

—Antes del Éxodo, ella era nuestra aliada. No diría que ella y mi mamá eran amigas, pero se mantuvieron unidas para mantener el orden entre los depredadores de Praetern. La he conocido toda mi vida—le acarició la cara—¿Hay algo más que quieras saber, Prima?

Brittany sacudió la cabeza. Podría ser una Were ahora, podría ser la compañera de la Alpha, pero había capas sobre capas de historia de Praetern que aún tenía que aprender. De una cosa, sin embargo, ella estaba segura:

—Llevas mi mordida, la de nadie más. No necesito saber nada más.

Santana la besó.

—Francesca es también una excelente jugadora de ajedrez.

—¿De verdad?—dijo Brittany—Como sucede, yo también.




*****


Marley miró por el espejo retrovisor, Emily y Quinn estaban medio tumbadas en el asiento trasero, la ojiverde apoyada en una esquina, la morena en sus brazos.

El rostro de ésta estaba enterrado en el hueco del hombro la rubia, y parecía estar lamiéndolo. Sus brazos y piernas estaban tan entrelazados que no sabía quién era quién.

Ambas tenían los ojos cerrados, y ella podría haber pensado que estaban dormidas a excepción del dúo de retumbos que llenaban el coche.

No podía evitar preguntarse si Emily iba a perder el control de nuevo, y si lo hacía, si Quinn podía contenerla.

Estaba muy contenta de ver Nocturne justo por delante y señaló un giro en el estacionamiento.

Kitty se había quedado en silencio a los cuarenta minutos de distancia del Compuesto, y ahora le dijo como si hubiera escuchado la tácita pregunta:

—Estarán bien. Una vez que Emily se alimente, estará menos agitada. La llevaré a casa y dormirá hasta mañana por la noche.

—¿Que pasa contigo?

Incluso en la oscuridad, los ojos de Kitty brillaron durante unos segundos como llamas bailando al borde del bosque, una tormenta de fuego que amenazaba con arder y engullir todo a su paso.

—Puedo esperar hasta mañana. Preferiría que te quedaras en el coche…

—De ninguna manera.

La vampiro sonrió, una expresión que raramente había visto, y encontró el fugaz destello de incisivos afilados extrañamente y perturbadoramente erótico.

—¿Qué?

—Si una de cada diez veces me permitieras terminar mi oración—dijo Kitty en voz baja—Habría dicho que preferiría que te quedaras afuera, pero no puedo dejarte sola aquí.

—¿Por qué no estaría a salvo en el coche?—preguntó, más curiosa ahora que molesta.

—Si quieres una demostración, puedes quedarte aquí y dejarme llamarte desde el otro lado del estacionamiento. Te garantizo que vendrás a mí.

Su piel estalló en piel de gallina, y un resplandor se encendió en la boca de su estómago.

—Maldición. Deja lo que estés haciendo.

La vampiro se rió entre dientes.

—Ya te lo dije, no hago nada. Sin embargo, una vez que hayamos visto a Emily, tú y yo necesitaremos ver a la Viceregal. Ella puede muy bien hacer algo.

—No lo dudo, no después de mi experiencia con ella esta mañana. No puedo creer que nos diga algo útil, sin embargo...Parece que habla en acertijos y definitivamente disfruta jugando.

—Por supuesto. Ella es un Vampiro.

Resopló.

—No puedo imaginar que le diga mucho a Santana, y probablemente menos a nosotras.

—Estoy segura de que tienes razón. Sin embargo, se puede aprender mucho de lo que no se dice. Y con Francesca, aún más se puede aprender de quien se lo dice. Pero no es por eso que vamos a verla.

—¿Qué no me has dicho?—su pulso palpito, y no estaba segura si quería oír lo que vendría después.

Parecía que cada vez que pensaba que tenía control, Kitty hacia algo para quitarlo. Nunca había conocido a una mujer, sólo una Vampiro, que podía mantenerla tan fuera de balance tan consistentemente.

—No me gustan los secretos.

—Entonces estarás muy infeliz alrededor de los Vampiros. Sobrevivimos por nuestros secretos.

—¿Y si te dijera que quería conocer los tuyos?

Kitty se deslizó por el asiento hasta que su muslo presionó contra el suyo. Su boca estaba contra su cuello antes de que tuviera la oportunidad de estremecerse. Y entonces no quería estremecerse. Los labios estaban más calientes que antes cuando se habían besado. No caliente exactamente, pero más como nieve de fusión.

El calor del frío amargo templado por la lenta infusión de calor.

—Kitty—susurró y deslizó su mano sobre el muslo de ésta y sintió que los delgados músculos se apretaban—Dime qué piensas que voy a temer.

Los incisivos de la rubia pincharon su piel, y se sintió mojada. La punta de la lengua bailó sobre su piel, y oyó un gemido silencioso.

¿Suyo?

¿De Kitty?

Un temblor onduló a través del cuerpo de la rubia.

—¿Qué estás haciendo?—jadeó.

—Te estoy saboreando.

—Oh Dios.

—Con tu sangre en mi boca, te puedo encontrar en cualquier parte.

—¿Cómo...qué lejos?

—¿Si yo hubiera resucitado? La conexión no tendría fronteras. Pero no lo soy, así que mi capacidad es menor de lo que podría ser. Pero a menos que consigas en un aeroplano y cruces un océano, puedo seguir tu firma. Te encontraré.

Nunca había sabido cuánto quería ser encontrada.

Nunca se había considerado perdida.

Siempre supo dónde estaba y de qué se trataba y hacia dónde iría al siguiente momento, al día siguiente, al siguiente año de su vida. La planificación le dio la estructura de su vida y la hizo sentirse segura.

Ahora, no sólo su vida era terrible, sino que se le presentaba la comprensión de que había evitado toda su vida.

Nunca había sido suficiente para complacer a su papá.

Sutiles humillaciones, desdén mortal, toda una vida de ser invisible le había hecho olvidar lo mucho que necesitaba importarle a alguien, para ser apreciada por algo más que sus habilidades.

Ser amada por ella misma.

Por su corazón.

Deslizó sus dedos por la parte posterior del cuello de la rubia y en su cabello. Apretó su boca contra ella, dejando que su calor calentara la carne fría. Cuando su lengua se deslizó en la boca, la sensación era como estar de pie frente a un fuego rugiente después de caminar desnuda a través de una tormenta de nieve.

Cada célula de su cuerpo irrumpió en vida.

La vampiro deslizó su mano alrededor de su cintura y sacó su camisa de seda de sus pantalones. Dejó descansar sus dedos en una piel suave y cálida y se permitió unos segundos creer que podía tocarla, abrazarla, saborearla...y nada más.

Y entonces la lujuria golpeó.

No ciega, no sin sentido, oh no.

Totalmente enfocado.

Tenía hambre de esta mujer, esta humana.

Marley.

La quería.

Quería su sangre, quería su cuerpo, quería su alma. Gimió y cerró los ojos, y los dedos de la castaña se apretaron en su cuello.

—Te quiero—murmuró, dejando caer su cabeza contra el asiento—Por favor, Kitty. Ya me has probado. Toma más.

Sus incisivos entraron en erupción, y todavía había suficiente sangre para que su sexo se hinchara y palpitase.

Su mente se alargó, calmó la de la castaña. Podía mostrarle un sueño, hacerlo indoloro para ella, hacerle olvidar que alguna vez ocurrió.

Podría tenerla, y Marley nunca la odiaría por ello. Pero tampoco sabría de ella.

Se empujó a través del asiento delantero del coche hasta que su espalda se estrelló contra la puerta lo suficientemente fuerte como para dejar una abolladura en el marco.

—No.

Marley agarró el volante, agarrándolo para mantenerse en su sitio.

—Dios, lo siento. Hablando de lanzarse a alguien.

—Emily, necesito llevar a Emily adentro—dijo Kitty con voz ronca.

—Lo sé. Y ahora...Ahora tendrás que alimentarte, ¿verdad?—había hecho exactamente lo que no había querido hacer.

De nuevo.

Se había ofrecido a Kitty y una vez más había sido negada. Y ahora tomaría esa pasión, esa hambre innegable que había despertado y satisfacerla con otra persona.

Dios, eso me va a volver loca.

—No lo haré—dijo Kitty—No me alimentaré.

—No hagas esa promesa—susurró—Ni siquiera quiero que lo hagas. Por favor. Solo vámonos.

—Sí—abrió la puerta y se deslizó.

La observó con el corazón en la garganta.

En la luz de la luna, Kitty se parecía a una estatua triste, gloriosa y despojada.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

Pd2: solo decir que pasaron algunas cosas que me están complicando poder actualizar todo los días y lo peor que no tengo caps de repuesto. Se que les debo un maratón y lo dejo ahora. Pero los martes y jueves no podré actualizar, los demás días si! Esto sera por algunos meses, pero solo dos días no podre...al menos que sea feriado ajajajaj.





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5583
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 23l1 el Dom Abr 22, 2018 7:20 pm

Capitulo 20



Marley reconoció a la rubia incluso antes de que la mujer saliera corriendo de las sombras, sus manos agarrando a Kitty, su boca curvada en un arco de éxtasis.

—¡Kitty!

¿Cómo podía olvidarse de tropezar con la ojiverde alimentándose en una habitación oscura en la parte de atrás del club, o el orgasmo sísmico de esta mujer cuando los incisivos se habían hundido en su cuello?

La mujer había estado con un hombre de cabello oscuro, pero parecía una idea de último momento. A pesar de que había estado presionado contra la espalda de la rubia, fallándola con entusiasmo mientras ella yacía en los brazos de Kitty, la atención de la mujer había sido para la última.

Cuando ésta le acarició los hombros desnudos, le acarició los pechos y finalmente la mordió, la rubia había estado gritando, y su orgasmo no fue provocado por el hombre moviéndose rítmicamente dentro de ella.

Se había encendido cuando Kitty se había alimentado de su garganta.

Ni siquiera la conocía, y no le gustaba. Un pensamiento poco caritativo y que no era típico de ella.

Pero siempre que algo involucraba a la ojiver, su comportamiento normal salía por la ventana.

Estaba a un pelo de distancia de apartar la mano de la rubia a un lado cuando Kitty sonrió, hábilmente evitó los dedos, y dijo:

—Tricia. Eres exactamente quien estaba buscando.

¿Quién lo dice?

Apretó la punta de su lengua para sofocar su protesta. La parte racional de su cerebro exaltó enfáticamente, no es tu asunto, no es tu asunto, no es tu asunto.

La parte racional de su cerebro incluso entendía que Kitty necesitaba alimentarse, siempre tendría que alimentarse o dejaría de existir. El sexo y la sangre estaban inextricablemente conectados en el cuerpo y la psique del Vampiro.

Entendió eso, y en realidad pensó que estaba bien con eso. Lo que no estaba bien era la idea de que alguien compartiera algo tan íntimo con la ojiverde.

Maldita sea, estaba celosa.

No podía creer que algo tan increíblemente especial no significara nada para las partes involucradas.

Kitty insistió en que la sed de sangre y la liberación sexual que siguieron fueron subproductos de su insaciable necesidad de alimentarse. Su impulso biológico para sostener su existencia no podía ser negado ni alterado, y cualquier placer derivado del acto era secundario y a menudo inconsecuente para ella.

Tal vez eso era cierto para la ojiverde, que el orgasmo que experimentó en la agonía de la sed de sangre tenía poco significado, pero ella estaba condenadamente segura de que no era verdad para los anfitriones.

Había visto bastante de ellos, humanos y Were, llegar al clímax en medio de ser mordido a saber. Y de la mirada implorante en los ojos de Tricia, estaba desesperada por que Kitty la tomara ahora mismo.

Tuvo que esforzarse por no decir: "Ve a buscar a alguien más. Esta Vampiro está tomada."

¿Y que si lo hacía, y Tricia realmente se iba?

Kitty todavía tendría que alimentarse.

¿Podría alimentarla?

¿La dejaría Kitty?

—Esta es Emily—dijo Kitty, atrayendo a la morena a su lado con un brazo alrededor de sus hombros—Ella es mía y tiene hambre. Quiero que la alimentes.

Los ojos de Tricia se sorprendieron por un segundo, luego en blanco, como si todo pensamiento hubiera huido. Cuando parpadeó de nuevo, como si despertara, se centró instantáneamente en Emily. Su sonrisa estaba de vuelta, y también el ronroneo gutural de placer en su voz.

—Oh, estoy tan feliz de conocerte. Sí por favor. Me encantaría alimentarte.

Si no hubiera estado observando tan de cerca, habría perdido esa ligera transformación, pero ahora reconocía la esclavitud.

Kitty había atrapado a Tricia y había desviado su atención hacia Emily. Ahora, probablemente, creía que la morena era la que siempre había deseado.

Ciertamente actuó de esa manera, deslizando sus brazos alrededor de la cintura de la morena y frotando sus pechos contra el pecho. Bajo la ajustada camiseta, los músculos de su pecho ondularon y sus senos se tensaron. La boca de Emily se abrió, y el blanco brilló contra sus labios rojo oscuro.

—Oh sí—Tricia agarró a la morena, besándola—Quiero alimentarte.

Incluso en la luz baja, las llamas que saltaron a la vida en los ojos de Emily eran tan brillantes como el sol. Gimió y agarró las caderas de Tricia, arrastrándola fuerte contra su cuerpo. Los incisivos de la morena descansaban sobre su labio inferior, más grande que el de Kitty y brillaba con los anticoagulantes que le permitirían alimentarse de la vena de Tricia.

—Espera—dijo Kitty en voz baja a la morena—No puedes alimentarte al aire libre.

—Otros lo hacen—dijo Emily, sus caderas moliendo a Tricia mientras lamía su cuello.

Ésta gimió y amontonó la camiseta de la morena en una mano, raspando sus uñas lacadas sobre la espalda y dejando largas ronchas. Ésta jadeaba, su cuerpo temblaba.

—Son tontos—dijo Kitty—Ya encontrarás cobertura antes de alimentarte.

—No—Emily retumbó, brotes de sangre floreciendo en la garganta de Tricia—Déjame beberla ahora.

La ojiverde le apartó la cabeza del cuello de Tricia con un tirón aparentemente sin esfuerzo.

—Debes aprender a alimentar con seguridad. Nunca te alimentas cuando estás expuesta y desprotegida, a menos que quieras una estaca en la espalda. Ven conmigo—Kitty le señaló a Quinn, que había estado de pie a pocos metros de distancia—Tienes que vigilar la puerta. Marley permanecerá adentro conmigo.

—Muy bien—dijo Quinn. Su camisa oscura estaba empapada y se aferraba a sus hombros y brazos, la había desabrochado, exponiendo su torso desnudo, y sus pechos brillaban.

Una línea de piel fina espolvoreó su abdomen. Kitty trazó sus dedos por el centro del torso, y Quinn se estremeció, un gemido bajo reverberando en su garganta.

—La sala está llena de feromonas, y cada Vampiro está lanzando un anfitrión disponible. Ya estás medio esclavizada—dijo Kitty—¿Puedes aguantar?

—Sí—dijo Quinn, su rostro anguloso y duro. Pasó su mano por su cuerpo, limpiando la humedad. Los músculos de su abdomen ondularon bajo su palma—No tienes nada que temer. Sé cómo absorber una llamada sin perder el control.

Kitty asintió con la cabeza.

—Sí, como la segunda de la Alpha lo harías. Santana tuvo razón en enviarte.

Los ojos de Quinn destellaron.

—No voy a fallarle. O a ti, Vampiro.

—Bien—Kitty miró a Marley, luego se encontró con la mirada de Quinn—La seguridad de la humana primero, ¿entiendes, Lobo?

—Conozco mi trabajo.

Un impulso de poder inundó la mente de Marley, y miró a su alrededor. Un círculo de Vampiros con ojos llameantes se cerró sobre ellas. Urgentemente, dijo:

—Kitty. Tenemos compañía.

—Lo sé.

Tricia gimió y se retorció en los brazos de Emily. Los ojos de ésta estaban ciegos de sed de sangre. Sumergió su mano en el vestido de Tricia y sacó su pecho. Lamió el pezón, un incisivo empujando el núcleo duro, cerca de perforarlo.

Tricia gimió oh sí, oh sí, oh sí una y otra vez.

—¿Qué hacemos?—murmuró.

—Se sienten atraídos por la sangre de Tricia y el hambre de Emily—Kitty agarró a la castaña por la cintura y tiró de ella contra su pecho—Bésame.

—¿Qué?

La lengua de la vampiro llenó su boca, caliente y firme y exigente. El calor subió por la garganta e inundó su pecho, hirviendo el aire en sus pulmones. Sus pechos instantáneamente se hincharon, y sus pezones se arremolinaron.

Gimió, delicioso hormigueo extendiéndose desde el fondo de su estómago profundamente en su núcleo.

Saboreó la tierra y el fuego, el poder tan primitivo que sus mismas células se estremecieron. Se arqueó y tragó con avidez.

Tan bueno, tan espeso y rico.

Tan fuerte.

Sangre. La sangre de Kitty.

—Oh, Dios mío—jadeó, alejándose del beso.

—Apresúrate—dijo Kitty, sosteniendo a la morena con una mano.

Un leve chorro de sangre salió de la esquina de la boca de la vampiro. La visión provocó un hambre en su vientre de Marley.

—Emily no puede controlar su hambre, y está emocionando a los demás.

—Que hicis…

Los ojos de Kitty se encendieron.

—Los derechos de sangre, ¿recuerdas?—agarró a la morena, con Tricia aferrada a ella, y agarró el brazo de Marley. Las atrajo a todas en un pasillo estrecho y oscuro, lleno de vampiros—No mires a nadie. No disminuyan la velocidad.

La vampiro caminó por el pasillo hasta la habitación donde Marley había presenciado por primera vez su alimentación. Quinn las siguió, gruñendo a cualquiera que se acercara demasiado.

—Dentro—dijo Kitty, impulsándola adelante y siguiéndola.

Una cama cubierta con una sábana blanca y lisa se alzaba contra la pared del fondo. Varias sillas mullidas y una alfombra eran los únicos otros muebles. Los candeleros de vidrio ahumado proporcionan una iluminación tenue.

—Nadie entra—le dijo Kitty a Quinn, quien tomó un puesto junto a la puerta con la espalda contra la pared.

—Entendido—dijo Quinn, y Kitty cerró la puerta de golpe.

—Ahora—Emily jadeó, un gemido agonizado reverberando en la parte posterior de su garganta—Ahora.

—Debes mantenerla cautivada—le dijo—Voy a liberarla de mi esclavitud, y usted mantendrá su mente. Si no lo haces, no te dejaré alimentarte.

—Lo intentaré—jadeó—Lo intentaré. Lo intentaré. La quiero. Por favor. La quiero tanto.

—Lo sé, pero debes aprender a ignorar el dolor. Siente su mente. Lee sus deseos. Alimenta sus necesidades y ella alimentará la suya. Si no puedes, no puedes alimentar. ¿Lo entiendes?

—Sí—se dobló, las crestas en su estómago se contrajeron espasmódicamente—Por favor. Déjame tenerla.

La vampiro le echó un rápido vistazo.

—Siéntate en una de las sillas. Estarás a salvo ahí. No te acerques a nosotras hasta que termine. No importa lo que veas, quédate lejos.

Por un segundo, pensó en retirarse al vestíbulo. No le molestaba el hambre de la morena ni la lujuria de Tricia, ni siquiera las miraba. Estaba viendo las llamas consumir los ojos de Kitty.

Ésta debió de cortar su propio labio para sangrar en su boca, y ahora no podía dejar de quererla. La saboreaba con cada latido de su corazón.

Había visto cómo Kitty se alimentaba de Finn cuando ella quería ser la única que la alimentara.

No podía verla tomar a Tricia también.

Los ojos de verdes se encontraron con los suyos y se sostuvieron.

No me alimentaré.

¿Oyó eso, o fue un eco, una mera proyección de su propio deseo?

No podía pedirle eso a Kitty. Ni siquiera quería.

No quería que la ojiverde sufriera, y definitivamente no quería que fuera sin la sangre que necesitaba para sostenerse.

La parte racional de su mente, lo poco que quedaba de ella, razonaba que Kitty la había llevado a la habitación para su propia seguridad.

No sólo eso, sino que Quinn no podía vigilar la puerta de manera efectiva si trataba de evitar a los Vampiros que querían alimentarse de ella.

Así que se quedaría, maldita sea, y ella vería. Esta era la vida de Kitty. Si realmente quería conocerla, no podía ocultar quién era o qué tenía que hacer.

—Estoy bien—susurró y se acurrucó en una de las grandes sillas, colocando sus piernas debajo de ella y envolviendo sus brazos alrededor de sus rodillas.

La vampira se apoyó contra la puerta y atrajo a Tricia a sus brazos, la espalda a su frente. Sus brazos llegaron alrededor de la cintura, uno justo debajo de sus pechos, el otro inclinado sobre sus caderas. Una restricción íntima.

Tricia se quedó inerte por un instante, su cuerpo cayó como si un maestro títere hubiera cortado las líneas en una marioneta, luego levantó la cabeza y miró alrededor de la habitación como aturdida.

—¿Qué?—Tricia gimió.

Emily le tomó el rostro en sus manos, un gesto sorprendentemente tierno, y los labios se separaron con un suspiro. Le acarició su lengua sobre la boca y ésta se arqueó contra ella.

—Emily—murmuró Tricia, su mirada nebulosa iluminando el rostro de la morena—Tócame, cariño, por favor. Estoy muy lista.

El rostro de la lobo estaba de perfil, pero no tenía que verle la expresión para imaginar el hambre en sus ojos. Vio el brazo de la morena moverse entre su cuerpo y el de Tricia, vio los pantalones caer al suelo y el vestido subió por encima de sus caderas.

Los duros músculos del culo de Emily se flexionaron y soltaron mientras trabajaba sus caderas entre los muslos extendidos de Tricia. El rostro de ésta se convulsionó con placer y su cabeza se hundió contra el hombro de Kitty.

La morena se agachó y enganchó los muslos de Tricia sobre sus antebrazos, tirando de las piernas alrededor de sus caderas.

—¡Oh, Dios mío!—gimió Tricia—¿Qué me estás haciendo? Dios mío, te sientes tan caliente. ¿Cómo puedes ser tan caliente? Te sientes tan bien—su cabeza se golpeó en el hombro de Kitty, su garganta ondulante con gemidos. La morena empujó más rápido y levantó las caderas—Oh Dios, me estás haciendo correr. Oh, tengo que correrme. Por favor. Por favor. Más.

El culo de la morena se empujó con tanta velocidad que Marley sólo pudo captar vislumbres de los pálidos muslos de Tricia envueltos alrededor de las nalgas de oro de Emily.

Un gruñido exploto de la garganta de ésta. Levantó la cabeza hacia atrás, con los ojos ámbar, cubiertos de rojo, sobre los pómulos tallados y la mandíbula parcialmente cambiada. Parte Were, parte Vampiro, ella era feroz y aterradoramente hermosa.

—Oh, por favor—replicó Tricia.

La morena rugió y golpeó.

Tricia gritó, una agonía de éxtasis, cuando Emily se enterró en su cuello. Las caderas de ésta empujaban rítmicamente, una cadencia dura y constante, programada para sus succiones, y el cuerpo de Tricia se convulsionaba en un orgasmo sin fin.

La intimidad era cruda y poderosa, pero Marley no experimentó ninguna de la compulsión erótica que había sentido al ver a Kitty alimentarse de Tricia.

Esa noche, esta noche, la ojiverde la mantuvo cautivada, no por el poder de su depredador, sino por su fuerza sin esfuerzo y su penetrante vulnerabilidad, por ningún otro acto que ser quien ella era.

Miró desde el rostro aturdido de Tricia en el de Kitty, y su aliento se detuvo. Más allá del hambre que siempre ardía en ellos, los ojos verdes estaban llenos de anhelo.

—Kitty—susurró y los labios de ésta se separaron.

Sus incisivos estaban completamente desenvainados. La sangre fluyó por el cuello de Tricia sobre su pecho mientras Emily se alimentaba, la gruesa cinta roja unos centímetros de la boca de Kitty.

Ésta tenía que estar cerca de la sed de sangre, y Marley no podía soportar que ella estuviera en necesidad.

Se levantó de su silla.

—No—Kitty jadeó—Demasiado peligroso.

¿Peligro de quién?

¿Kitty?

¿Emily?

¿Qué importaba?

No podía ayudar a ninguna de las dos.

Marley se hundió en su silla.

Nunca había estado más indefensa en su vida.





*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

Pd2: solo decir que pasaron algunas cosas que me están complicando poder actualizar todo los días y lo peor que no tengo caps de repuesto. Se que les debo un maratón y lo dejo ahora. Pero los martes y jueves no podré actualizar, los demás días si! Esto sera por algunos meses, pero solo dos días no podre...al menos que sea feriado ajajajaj.





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5583
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por micky morales el Lun Abr 23, 2018 7:42 am

Bueno yo esperaba la reunion de Santana con la viceregal pero supongo que acompañar a Kitty y a Emily a sobarse es parte del plan!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6986
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por Isabella28 el Lun Abr 23, 2018 9:03 am

Jajajja pienso lo mismo que micky
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 403
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 3:) el Lun Abr 23, 2018 4:35 pm

Hola morra,...

Se me hace que a esta altura Emily es un híbrido convertido no hace más que alimentarse de sangre o está a poco de ser un vampiro!!???
A re como va la reunión?

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 23l1 el Lun Abr 23, 2018 6:51 pm

micky morales escribió:Bueno yo esperaba la reunion de Santana con la viceregal pero supongo que acompañar a Kitty y a Emily a sobarse es parte del plan!!!!!





Hola, jaajajjaajajajajajajja xD ajajajajajajajaj dices tu¿? mmm¿? lo crees de vrdd¿? jaajajajaj. Saludos =D





Isabella28 escribió:Jajajja pienso lo mismo que micky





Hola, jajajaja entonces las mismas preguntas, lo crees de vrdd¿? Saludos =D





3:) escribió:Hola morra,...

Se me hace que a esta altura Emily es un híbrido convertido no hace más que alimentarse de sangre o está a poco de ser un vampiro!!???
A re como va la reunión?

Nos vemos!!





Hola lu, mmm tmbn lo pienso =/ o que es mas vampiro q lobo...lo cual no me gusta =/ Aquí dejo otro cap para saber...espero XD Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5583
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 23l1 el Lun Abr 23, 2018 6:53 pm

Capitulo 22



—No se alejen—Betty abrió la puerta de una bóveda de acero y condujo a Brittany y Santana por un estrecho tramo de escaleras hacia un largo pasillo.

La rubia comprobó el pasillo vacío.

¿Dónde estaban los guardias?

¿Los asistentes?

La Viceregal estaba muy segura en su poder o tenía un ejército secuestrado en algún lugar de este laberinto subterráneo.

Sospechaba que ambas cosas eran ciertas.

Sus pasos no hicieron ruido en el suelo de mármol, y ninguna señal de vida emanó de detrás de la línea de puertas cerradas por donde pasaron. El aire estaba lleno de olor a sangre y lujuria. Quizás esas habitaciones eran dormitorios donde los anfitriones podían recuperarse.

Su lobo, infeliz descendiendo a la guarida de otro depredador, le gruñó y le clavó una garra de advertencia. Santana estaba demasiado expuesta aquí, rodeada de enemigos potenciales.

—Deberíamos haber traído a los centuris.

La morena le frotó la espalda.

—No te preocupes, compañera. No te arriesgaría.

No estaba preocupada por sí misma, pero no tenía tiempo para discutir.

Betty llamó a una pesada puerta de madera tallada, la abrió y laos llevó a una suntuosa sala ocupada por un solo individuo.

Brittany todavía no veía guardias, pero la Vampiro junto a la chimenea era exactamente como ella había imaginado, sólo que había subestimado la exquisitez de la Viceregal.

La Viceregal tenía toda la belleza intemporal que asociaba a los Vampiros: el rostro etéreo, el elegante carro, los ojos brillantes y penetrantes, la piel perfecta, los trazos exuberantes y la deslumbrante aura de la sensualidad.

La Viceregal era una criatura de sueños, trenzas escarlatas gloriosas caídas en curvas sinuosas sobre los hombros blancos lechosos, cuello largo y delgado sin un solo defecto, ojos de zafiro, labios de rubí.

Bajo el vestido escarpado y plateado, los pechos llenos, la cintura estrecha y las caderas llamativas invitaban a la fantasía.

Su piel hormigueó, y el calor languidez se extendió a través de su sangre.

Una invitación erótica se burlaba de sus nervios y su clítoris pulsaba.

Una débil presión se construyó detrás de sus ojos.

Retumbó en su pecho. Prueba de la mente. Sutil e inquietantemente seductor.

Junto a ella, Santana gruñó.

—Viceregal. Insultas a la Manada Timberwolf.

—Alpha—dijo la Viceregal con una sonrisa alzando la comisura de su boca. Su mirada se quedó en ella, brillando con diversión—Perdóname. Ella es bastante imponente. Me temo que me deje llevar.

Recordó lo que había dicho su morena. Francesca era una jugadora de ajedrez. A todos los Vampiros les encantaban los juegos, especialmente los juegos de la mente. Su control de la mente era el verdadero asiento de su poder, incluso más que la lujuria y el placer que podían inducir en sus presas.

No sería bueno para que la Viceregal pensara que ella era fácilmente influenciada o desconcertada.

—He deseado conocerle, Viceregal. Santana habla muy bien de ti.

Francesca frunció el ceño y ella rió entre dientes.

—¿Lo hace?

Intencionalmente se tomó su tiempo agarrando la nuca de Santana. La Viceregal sabría que el protocolo dictaba que nadie tocaba a la Alpha en público.

Nadie excepto su compañera.

Le acarició la garganta, dejando que sus dedos tocaran el pulso salvaje.

—Si ella lo hace.

—Francesca—dijo Santana—, Permíteme presentarte a mi compañera, Brittany.

—Sí, Betty me informó de la feliz noticia—la mirada de Francesca siguió a sus dedos moviéndose sobre la garganta de su morena, sus iris de medianoche brillando con lenguas de fuego—Debería reprenderte, Alpha, por no decirme al instante. Habríamos honrado la ocasión de la manera apropiada. No debemos olvidar las viejas formas.

—No, no debemos—Santana apoyó la cadera contra la suya—Aprecio que nos hayas visto con tan poco tiempo. Comprendí que tenías un mensaje para mí. También esperaba que pudieras ayudarme con algo de información.

Francesca atravesó la habitación hasta el diván y se acomodó en una esquina, extendiendo el brazo hacia Betty.

—Ven, únete a mí, cariño—le indicó el diván a su lado—Póngase cómodas, Santana. Brittany. ¿Les apetece té?

—No, me temo que tenemos poco tiempo—Santana se sentó, y Brittany se unió a ella—Perdona mi grosería.

—Querida, puedo perdonarte casi cualquier cosa—Francesca se rió y pasó los dedos por el cabello de Betty—No puedo imaginar cómo podría ayudarte, pero sabes que siempre somos amigos de la Timberwolf Manada, incluso cuando otros dudan de ti.

Santana se tensó, y ella rodeó con sus dedos el interior de la pierna de su morena. Los músculos anillados bajo su palma se relajaron. La respiración se calmó.

—Recibí un mensaje de Marley Rose, la reportera con la que hablaste hoy—dijo Santana.

—Sí, la humana. Ella es muy encantadora. Espero volver a verla pronto.

Estaba segura de que la Viceregal sabía que Marley estaba actualmente en el club. No podía haber mucho en el territorio de la Viceregal que ella no supiera.

—Estamos tratando de mantener esto en silencio hasta que tengamos la oportunidad de investigar—Santana continuó—, Pero hace varias noches, alguien intentó asesinarme. Al menos, creemos que yo era el objetivo. Existe la posibilidad de que fuera Kitty Wilde, la hija del consejero.

La expresión de Francesca se oscureció. Los párpados de Betty bajaron perezosamente, y ella le besó el hombro desnudo.

—No puedo creer que alguien intente matarte, Santana. Qué tontería que hacer eso. Eso desestabilizaría completamente a la Coalición. Y ciertamente no querríamos eso.

—Ciertamente no—dijo Santana secamente—Hay, por supuesto, facciones tanto de Praeterns como de humanos que quisieran ver la misión de la Coalición en Washington fallar.

—Bueno sí, por supuesto—Francesca suspiró—Pero me temo que los radicales y fanáticos siempre estarán con nosotros. Ahora que el Éxodo de tu papá nos ha expuesto al mundo, la oposición violenta se convertirá en parte de nuestra existencia.

Los músculos de la pierna de su morena saltaron bajo sus dedos, y el poder de ésta se alzó.

Su sangre se aceleró. Su sexo pulsó, y su lobo retomó el ritmo. Se inclinó hacia delante, acariciando lentamente el muslo de Santana.

—La Coalición presenta un poder Praeterns uniforme para el mundo. Su estabilidad es crítica para disuadir la resistencia organizada a la independencia de Praeterns. Me imagino que es lo que el papá de Santana tenía en mente cuando propuso la Coalición.

La mirada de Francesca se deslizó sobre su cara.

—¿Cómo es que no te conozco, Brittany? He visto todos los lobos de Santana a lo largo de los años. No te habría olvidado.

Junto a ella, su morena gruñó. Le sostuvo la mirada de Francesca.

—Soy la compañera de Santana, Prima de la Manada de Timberwolf. Lo que era antes ya no es importante.

—Bien dicho, Prima—la mano de Francesca se deslizó sobre el hombro de Betty y bajó por su pecho, permaneciendo en su pecho antes de arrastrarse más abajo y asentarse entre sus piernas.

El rostro de ésta no mostró respuesta, pero su respiración aumentó visiblemente.

Un susurro de aliento cálido le acarició el cuello, acariciándole la garganta hasta los pechos, como si los labios húmedos se hundieran sobre su piel. La caricia jugaba a lo largo de su espina dorsal y se posaba en su vientre, agitando su sexo.

Esclavitud.

Respiró el perfume de su morena, apretó los dedos contra su muslo, absorbiendo su calor. Se centró, se puso a tierra en su compañera, y los zarcillos de sondeo desaparecieron.

Francesca se echó a reír de nuevo.

—Ella es digna, Santana. Pero entonces, por supuesto, lo sabías.

—Hablaste con Marley esta mañana—dijo Santana, su voz más profunda y grave—Que mis enemigos podrían ser mis amigos. Siempre te he contado como mi amiga, Viceregal.

Los ojos de Francesca brillaron y ella captó una visión de las ardientes profundidades que se agolpaban bajo la brillante y azul lava que caía por la ladera de una montaña, inmolando todo en su camino.

—Estos tiempos son inciertos, Alpha—dijo Francesca—Estamos en guerra, pero las líneas de batalla aún no han sido dibujadas. Nuestros enemigos pueden estar a ambos lados de esa línea cuando comienza el conflicto. Yo y mi Dominio siempre estaremos para los Praeterns. ¿Dónde estarás?

—Sabes dónde estoy—gruñó Santana—La Manada Timberwolf siempre será el primero. No voy a dar la espalda a mis aliados Praeterns, pero no voy a ir a la guerra contra los seres humanos simplemente para preservarlos como una fuente potencial de presa.

—Los seres humanos no proporcionan a los Weres recursos críticos—dijo Francesca, con la expresión en blanco—No se enfrentan a la posibilidad de extinción si el equilibrio de poder cambia.

—Acabo de pasar por tu club—dijo Santana—Si algo, tienes más presas ahora que eres capaz de cazar a la intemperie que nunca antes.

—Sí—dijo Betty, rompiendo el silencio. Su mirada clavó sobre Santana con furia desdeñosa—Pero la libertad siempre viene con la amenaza de cadenas. La primera vez que los humanos se enteren de que un huésped siendo convertido involuntariamente o de un novato que pierde el control y mata a un anfitrión, los vampiros sufriremos la peor parte de la reacción. Los humanos son más numerosos que nosotros. ¿Dónde estarás tú y tus lobos?

—¿Dudas de mi lealtad, Vampiro?—dijo Santana suavemente.

Dejó que su lobo subiera. Si venía una pelea, lucharía en piel. Un rugido de advertencia escapó de su garganta.

—Betty es apasionada—murmuró Francesca, acariciando casualmente el pecho—¿No aceptaría tu segunda tomar la causa tan ardiente, Alpha?

—Yo simpatizo—dijo Santana, su tono fresco—Si tu soberanía está amenazada, Viceregal o tus dominios en peligro, ven a mí. Como hiciste con mi mamá.

—Hay quienes, querida Santana—dijo tranquilamente Francesca—, Que temen que nos puedas llevar a un peligro mayor al conceder términos que favorezcan a los humanos sobre nosotros. Que lo que buscas ganar vendrá a un costo demasiado alto. Ten cuidado, querida.

Gruñó. Se había cansado de la familiaridad de la Viceregal con su compañera.

—Eso suena como una amenaza.

—De ninguna manera, Brittany—dijo Francesca—Una advertencia de alguien que se preocupa por tu Alpha—miró a Santana—Puedes reconsiderar tus lealtades.

—¿Qué sabes de mis mujeres desaparecidas?—preguntó Santana abruptamente.

Creyó ver a la Viceregal tensarse ante la súbita pregunta de su compañera, y entonces la vampiro volvió a ser imperturbable.

—Nada, me temo—dijo Francesca—Te invitamos a hablar con Guy, nuestro camarero principal. Lo conoces, creo, Santana. O cualquiera de mi seguridad. Quizás vieron a algunas de tus... hembras ¿dijiste? Eso sería inusual, ¿no?

—Mucho—dijo Santana uniformemente—Nuestras hembras no dejan el Compuesto desprotegidas.

—Me temo que no puedo ayudarte, pero ciertamente haré que Betty instruya a nuestra gente a estar en busca de alguien que no debería estar aquí.

Su morena se levantó y la siguió. Santana le rodeó los hombros y ella le acarició el abdomen.

La Viceregal las miró atentamente, con la boca abierta como si fuera una anticipación.

—¿Por qué querría alguien a nuestras hembras?—preguntó Santana.

Francesca se encogió de hombros con elegancia.

—Querida, ¿cómo podría saberlo?

No la vio levantarse, pero Francesca estaba repentinamente a un paso de su morena. Su lobo se levantó y gruñó, y su piel se hinchó con la fiebre del pelaje debajo de su piel. No se dio cuenta de que había gruñido en voz alta hasta que Francesca se volvió hacia ella, una indulgente sonrisa en su cara.

—No te preocupes, Prima. Sé mejor que tocar. Ahora.

Las puntas de sus dedos le dolían al presionar sus garras justo debajo de la superficie, y su sexo se hinchaba y palpitaba.

Francesca examinó a Santana con un deseo abierto, y la visión de Brittany se emborronó. Ella jadeó, sosteniendo a su lobo. Atacar a la Viceregal no ayudaría a la causa de la morena.

—Siempre tiene que ver con el poder, Santana. Considera dónde está tu poder realmente—Francesca tendió su mano a Betty—Ya casi amanece, y Betty y yo tenemos otros que atender. No seas una extraña, Alpha.

La puerta detrás de ellas se abrió, y dos Vampiros de cabello oscuro con pantalones oscuros y camisas de seda ajustadas aparecieron, aparentemente para escoltarlas.

Cuando miró hacia atrás, Francesca y Betty habían desaparecido. Tenía cosas que quería discutir con su morena, en particular las amenazas veladas de la Viceregal. Pero la discusión esperaría hasta que ella tuvieran a solas y pudiera recordarle exactamente dónde y con quién pertenecía.

Ya lo sé—Santana telegrafió.

Voy a disfrutar recordándote.





*****


Ver a Emily alimentarse y Kitty luchando por no hacerlo, Marley luchó por mantener su silencio.

Los ojos verdes eran opacos, planos y mortales. Su piel pálida se había blanqueado sobre sus mejillas hundidas y sus labios entreabiertos eran un tallo carmesí que enmarcaba sus incisivos alargados.

Su garganta se agitó mientras tragaba las hormonas de alimentación que inundaban su boca. Estaba hambrienta, tan hambrienta, y le dolía por verla sufrir.

Apenas podía imaginar la necesidad de la rubia, aunque la angustia estaba escrita tan claramente en su rostro.

Sabía lo que era estar sola, luchar con un profundo sentido del aislamiento y la lucha solitaria. Pero no sabía lo que era tener hambre, morir de hambre, la vida misma, hora tras hora, día tras día.

No podía imaginar el precio que tal hambre exigía, o el costo de apaciguarlo con la sangre de otros por toda la eternidad.

—Libérela—dijo Kitty, su voz áspera y apretada. Agarró la parte de atrás de la cabeza de Emily, con los dedos entrelazados en el pelo, pero no la apartó de la garganta de Tricia—Libérela.

La morena se estremeció, y su estómago se apretó.

¿Emily podría dejar de alimentarse?

Otra cosa que sólo podía imaginar, el control que debe tomar para que un Vampiro se detenga de destruir al anfitrión, cuando todos sus instintos clamaban por más.

Pero Kitty podía detenerse, y Emily debía aprender a hacerlo.

Contuvo la respiración, orando en silencio para que la lobo pudiera obedecer. Si Kitty fue forzada a destruirla después de salvarla, la tragedia se duplicaría.

El sacrificio de la morena haría daño a la Manada Timberwolf, y la ojiverde se culparía por fracasar.

¿Cuánto más debe soportar Kitty?

—Ahora—gruñó Kitty, y la cabeza de Emily se apartó del cuello de Tricia.

La morena gimió, estremeciéndose como si se estuviera librando una guerra interna. Apretando los hombros, apoyó un brazo a ambos lados de Tricia y Kitty, enjaulándolos contra la puerta.

—Aún duele—Emily jadeó.

La ojiverde apoyó a Tricia entre ellas, acunando la cabeza en su hombro y acariciando la mejilla de Emily con su mano libre. Tricia hizo pequeños ruidos quejumbrosos, su cara floja, sus manos revoloteando sobre el pecho y los brazos de la morena.

Kitty dijo:

—Siempre va a doler. Aprenderás a vivir con ello.

La lobo cayó de rodillas, enterrando su rostro contra el abdomen de Tricia.

—Cansada. Cansada.

Se levantó, pero Kitty sacudió la cabeza.

—Espera.

La ojiverde levantó a Tricia en sus brazos, la llevó a la cama y la colocó suavemente. Después de cubrirla con la sábana, rápidamente reunió a Emily en sus brazos y abrió la puerta del vestíbulo.

Quinn apareció de inmediato, con los ojos afilados y cautelosos. Kitty llevó a Emily hacia ella.

—Llévala al coche—dijo Kitty—Estaremos ahí dentro de unos minutos.

Quinn protegió a su lobo contra su pecho, examinando su rostro teñido de sangre con una expresión enojada.

—¿Cuándo se despertará?

—No hasta esta noche. Ella es vulnerable a más que el sol ahora. Todos los clanes tienen enemigos. Custodia con cuidado.

La rubia gruñó.

—No necesito que me digan cómo proteger a uno de la Manada.

Kitty sonrió débilmente.

—Ella también es Clan Chasseur de Nuit. Ahora guarda a un cazador nocturno.

Los ojos de Quinn volvieron a brillar y ella le dio la espalda, desapareciendo por el pasillo.

La vampiro cerró la puerta detrás de ella y volvió a la cama. Inclinándose, acarició el rostro de Tricia.

—Enviaré a alguien para cuidar de ti. Lo hiciste bien esta noche.

Tricia la alcanzó, su rostro suave y sensual.

—Quédate conmigo. Permíteme…

—No, no más esta noche.

No estaba segura de cómo lo había logrado Kitty, pero la puerta se abrió de nuevo para admitir a una elegante vampira femenina con cabello corto y grueso recogido de su angulosa cara. Miró desde la cama a Kitty.

—¿Tienes necesidad de mí, Lieja?

—Guarda hasta que se recupere. Ve que ella es escoltada a casa. No volverá a hospedar esta noche.

La mujer inclinó la cabeza

—Sí, Lieja. ¿Me necesita para traerte un anfitrión?

—No—dijo Kitty con firmeza—Tu servicio es notorio, Amelie.

Amelie asintió una vez más y tomó un poste junto a la puerta, con los brazos cruzados bajo sus altos senos, ignorándola como si fuera una mera ondulación en el aire.

La ojiverde se inclinó sobre su silla y bajó la voz.

—No tenemos mucho tiempo antes del amanecer. ¿Estás lista?

—¿Para qué?

—Para ver a la Viceregal—mantuvo la puerta abierta, y ella la siguió hacia el pasillo.

El oscuro pasillo estaba lleno de Vampiros alimentados por Weres y humanos, a veces dos o tres a la vez. Una pared de gemidos silenciados, gritos agudos de satisfacción y gemidos de orgasmo inminente la asaltaron.

Una oleada de calor erótico la atravesó, y sus piernas temblaron. Agarró el brazo de la rubia.

—Oh Dios mío.

—No lo hagas—dijo Kitty, apartando el brazo—No puedes tocarme ahora mismo.

—Tienes que alimentarte.

—¿Desde cuándo te convertiste en una experta en Vampiros?—entró en el cuerpo a cuerpo, y ella se apresuró a mantenerse a su lado.

—No necesito ser una experta para saber lo difícil que fue para ti resistir la alimentación ahí. ¿Crees que no puedo ver el hambre en tu cara?

—No tienes manera de saber lo que hay en mi cara.

—Eso no es cierto. Sé que tienes hambre. Sé que necesitas. Sé que estás sufriendo en este momento—sin prestar atención a la advertencia anterior, le agarró la mano. Los dedos de la vampiro estaban fríos. Temblorosos—Has dicho que vendrá el amanecer. Necesitas alimentar antes, ¿no?

—Me las arreglaré—gruñó.

—¿Cómo? Sé que te pedí que no lo hicieras, pero…

—Me las arreglaré.

Quería discutir, pero cada paso se hacía más difícil cuando los cuerpos se agolpaban en ella desde todos los lados. Los dedos se arrastraron sobre sus hombros y espalda. Respiración caliente jugó contra su cuello. Sus pezones se contrajeron y su estómago se tensó.

Quería sexo de una manera que nunca había tenido antes. Sin sentido, implacablemente. Gimió suavemente, y dedos fríos y fuertes se cerraron alrededor de su muñeca.

Ven conmigo—una voz susurrada en su mente.

¿Hombre, mujer?

No podía decirlo. No le importaba. Las palabras eran una suave caricia que calmaba las llamas que le devoraba las entrañas, una suave boca moviéndose sobre su sexo.

Gimió suavemente y se volvió hacia la figura oscura que la atraía más profundamente hacia la oscuridad. Dio un paso y se detuvo.

¿Qué estaba haciendo ella?

No quería lo que esperaba en la oscuridad.

Quería el poder brillante y ardiente del beso de Kitty, no la lujuria sin sentido.

—No—susurró, y el tirón magnético se evaporó, dejándola débil y jadeando.

Kitty pasó borrosa a su lado, y en la fracción de segundo antes de que agarrara al Vampiro que acababa de sujetarle el brazo, vio rabia animal en la cara de la ojiverde.

Quien sujetó al Vampiro macho contra la pared con los pies fuera del suelo, su antebrazo aplastado en su garganta. Empujó su rostro cerca del suyo mientras lo estrangulaba.

—Ella es mía—la voz de Kitty estaba apenas por encima de un susurro, pero se disparó por el pasillo como un látigo que se quebraba, y el silencio cayó como una mortaja—Ella lleva mi sangre. ¿Te atreves a traspasar?

Su piel se llenó de aprensión, pero reprimió sus protestas.

Este no era su mundo. Estas no eran sus reglas. Tal vez no obtuviera los sutiles juegos de poder, pero no necesitaba una hoja de ruta para saber que Kitty estaba imponiendo algún tipo de jerarquía.

Si ella interfería, probablemente pondría a las dos en peligro, y ellas estaban superadas en número y rodeadas de vampiros hambrientos.

Cuando el Vampiro que Kitty tenía contra la pared dejó de golpear y se quedó flojo, lo soltó como si no fuera más que un juguete desechado. Cayó al suelo en un montón sin huesos.

Podría estar muerto. No lo sabía. No sabía cómo morían los Vampiros.

Los Vampiros que se habían apiñado alrededor de ella antes, se retiraron en medio de una oleada de murmullos y silbidos, dejándola a ella y a Kitty sola en el centro de la sala.

Le rozó la mano. Podría haber estado tocando una estatua de mármol.


—¿Kitty? Vámonos.

Ésta giró alrededor, sus ojos vacíos de reconocimiento, sus labios hacia atrás en un gruñido sin sonido.

—Está bien—susurró, temblando por dentro. Le tomó la mandíbula, dejando que sus dedos se deslizaran por su garganta—Está bien.

—Se atrevió a encantarte—gruñó Kitty, su voz tan extraña como su rostro—Se habría alimentado de ti.

—No. No, no lo habría hecho. Lo intentó, pero te sentí. A ti. Tú—tomó una respiración temblorosa. Su conexión con la rubia podía ser llevada en sangre, pero vivía en su corazón—No podía apartarme de ti. Kitty, yo…

—Ven—le tomó la mano y la condujo rápidamente por el pasillo, el sendero se desvaneció repentinamente mientras las figuras se apretaban contra la pared cuando pasaban.

Nadie la alcanzó, ni una sola mano la rozó. Ninguna mente tocó la suya. Más de una voz murmuró Lieja mientras pasaban.

—¿Qué acaba de pasar ahí?—preguntó.

—Un recordatorio de las reglas. Los anfitriones no siempre han sido tan abundantes como lo son ahora—Kitty miró hacia delante mientras caminaban—Los territorios de los clanes fueron una vez claramente delineados y la caza a través de las fronteras prohibida. Ahora que el Éxodo nos ha expuesto y los ejércitos nos buscan, nuestro orden natural ha caído en el caos. Las cabezas del clan deben restablecer el orden, o nos destruiremos a nosotros mismos.

—Te llamaron Lieja.

—Soy la heredera del clan y llevo el manto de poder de mi papá.

—¿Mataste a ese vampiro?

Kitty la miró con frialdad.

—¿Importa?

—No estoy segura de cómo siento que matas a alguien para protegerme—la siguió a través de un estrecho pasillo tras otro, completamente desorientada.

Esta no era la forma en que había ido a los cuartos de Francesca la última vez.

—¿Para protegerte?—Kitty se rió—¿Me crees tan desinteresada? Soy un vampiro. Yo mato para proteger mi territorio, mi Clan, mi Dominio. Ahora eres parte de mi Dominio.

Resopló.

—Desde el día en que te conocí, has intentado conmocionarme y alejarme. No funcionó entonces, y no funciona ahora—se encogió de hombros—No puedo pretender entender lo que no me explicas. No eres humano, así que no hay razón para esperar que las reglas humanas se apliquen. Confío en que harás lo que tengas que hacer para protegerte a ti misma y a los que dependen de ti.

—¿Así?

—Por ahora.

La cabeza de la ojiverde giró alrededor.

—¿Por qué? ¿Por qué tienes que confiar en mí?

—Porque sé que no eres cruel. No sé por qué finges que eres. Un día me lo dirás.

La mandíbula de la rubia se apretó.

—Eres ingenua.

—No, no lo soy—se detuvo en medio del corredor ahora desierto. Una puerta de la bóveda era visible en el extremo opuesto, abriéndose sin duda en la guarida de Francesca.

Una vez que entraran, no podría hablar tan libremente con Kitty. No sabía a qué se enfrentaban, pero sabía que Francesca trataría de separarlas, de una forma u otra.

De repente, era muy, muy importante para que Kitty supiera cómo se sentía.

—Vi lo que hiciste cuando Emily se estaba muriendo y lo que estás haciendo para salvarla ahora. No tenías ninguna razón para salvarla, pero lo hiciste. No tienes ninguna razón para preocuparte de por qué alguien está matando adolescentes humanos o para descubrir lo que ha sucedido a las mujeres Were. Pero lo haces. Sé de lo que eres capaz. Sé lo que te costó ahí en esa habitación no alimentarte de Tricia delante de mí.

—Tú piensas demasiado de mí—dijo Kitty en voz baja.

—No, no lo sé. Pero pienso en ti todo el tiempo, y es hora de que lo sepas—deslizó sus brazos alrededor del cuello de la ojiverde y la besó—Quiero esto. Quiero todo esto.

—Marley—gimió, acercándola.

Demasiado tiempo, había esperado demasiado tiempo para calmar su sed, para alimentar su hambre. La sangre de Tricia la había llamado, encendiendo su sed de sangre, inflamando su necesidad, pero se había retenido.

Como un barco maltratado en un mar devastado por las tormentas, se estaba hundiendo lentamente bajo la fuerza inexorable de su propia pasión.

Marley le llenó la mente. Era todo lo que podía ver, todo lo que podía sentir.

Todo lo que ella quería.

—Mantente muy quieta.

—No me cautives—susurró Marley.

—No lo haré—la levantó en sus brazos y la llevó a las oscuras sombras de una alcoba contigua, protegiéndola de los transeúntes.

Le besó su boca, deslizó su lengua sobre la superficie de sus labios, tocó su lengua a través del pulso que le rodeaba el cuello. La yugular ondulaba al lado de la carótida palpitante, una llamada de sirena clavada en sus profundidades y arrastrándola bajo las olas. Luchando para aferrarse a su razón, luchando contra el éxtasis ciego de la lujuria, penetró suavemente la piel del cuello de la castaña, resbalando a través del músculo y el tejido conectivo hasta que la vena se abrió y la vida caliente y gruesa fluyó hacia ella.

El puño de dolor alojado debajo de su esternón disminuyó, y el placer pateó a través de su pelvis. Insinuó su muslo entre Marley y oyó du gemido. Tragó, y sus caderas se sacudieron, zarcillos de orgasmo envolviéndose alrededor de su espina dorsal, burlándose de la superficie de su mente. Sus dedos rozaron el pecho de la ojiceleste y ella tragó de nuevo.

—Oh, Dios mío—Marley gimió, sus manos en su pelo, su espalda arqueada—Tu boca es tan caliente, tan increíble—le acarició el cuello y sostuvo el rostro más firmemente contra su cuello—Te conozco. ¿Me escuchas? Te conozco.

La rienda de su razón se deslizó.

Necesitaba más, más de la vida, más de no estar sola.

Más de Marley.

Condujo más profundo, inundándola con hormonas, y la castaña gritó.

Los dedos de ésta se retorcieron en su camisa y sus caderas se introdujeron en las de ella.

—Dios, Dios no te detengas. Estoy ahí. Oh Dios, Dios ya estoy ahí.

El orgasmo se estrelló a través de ella con cada tirón en la garganta de Marley y ésta se estremeció en sus brazos, atrapada en la resaca de su sed de sangre compartida.

Un pequeño rincón de su razón exigió que se detuviera.

Tuvo que parar.

Detente o corre el riesgo de herir a Marley.

Gimiendo apoyó su brazo contra la pared y apartó su boca de la garganta de la castaña. Jadeó, sosteniéndola erguida con su brazo alrededor de la cintura, mientras el hambre voraz rabiaba para que ella tomara más.

Tomar y tomar y tomar.

Le lamió las punciones en el cuello y selló la herida. Los ojos de Marley estaban cerrados, su pecho agitado. Sus pezones se tensaron contra la delgada tela de su camisa. Sus manos recorrían los senos y su estómago.

—Marley—jadeó con voz ronca—Marley ¿te he hecho daño?

—No—murmuró, su voz era lánguida y baja. Apretó los dedos temblorosos contra la mejilla de la rubia—La mordedura...duele un poco, y luego Dios, tanto placer. Te quiero desnuda. Te quiero otra vez.

—Tienes un sabor tan bueno—susurró, apoyando sus frentes—Podría haberlo hecho para que no sintiera ningún dolor. Si quieres que yo.

Abrió los ojos.

—No. No quiero que nada se interponga entre nosotras, ni siquiera tu mente. Promételo.

Kitty asintió con la cabeza. Una promesa fácil de mantener.

Nunca podría permitir que esto sucediera de nuevo.








*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

Pd2: Recuerden que mañana no subiré cap; PERO las recompensare el sábado o domingo.




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5583
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 3:) el Lun Abr 23, 2018 9:03 pm

hola morra,...

buuuuenoo dos de tres!!!!
se me hace que britt va a hacer sufrir a san por lo que paso en la reunión!!!
a ver como siguen las cosas??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5595
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 9 de 13. Precedente  1, 2, 3 ... 8, 9, 10, 11, 12, 13  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.