Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 8
Ayer a las 6:41 am por micky morales

» FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis
Ayer a las 6:34 am por micky morales

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 22 y 23
Ayer a las 6:28 am por micky morales

» BRITTANA Las Abandonadas
Ayer a las 4:10 am por ana_bys_26

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Four days for Halloween»
Sáb Oct 13, 2018 8:13 am por Klainefan

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 10 y 11 fin
Mar Oct 09, 2018 6:31 am por micky morales

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Jul 27, 2018 9:17 pm por Sanny25

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 35 y prolongo fin
Lun Jun 04, 2018 10:30 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Mar Mayo 22, 2018 11:41 pm por 3:)

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Página 10 de 24. Precedente  1 ... 6 ... 9, 10, 11 ... 17 ... 24  Siguiente

Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por Isabella28 el Mar Abr 24, 2018 5:35 am

Porfin la pobre marley consiguió algo, ya estaba dando pena. santana va a recibir castigo del bueno.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por micky morales el Mar Abr 24, 2018 7:03 am

La vice es muy zorra, lo lleva en la sangre por eso Brittany cuida lo suyo y en cuanto a Marley, al fin!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7096
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por 23l1 el Mar Abr 24, 2018 7:23 pm

3:) escribió:hola morra,...

buuuuenoo dos de tres!!!!
se me hace que britt va a hacer sufrir a san por lo que paso en la reunión!!!
a ver como siguen las cosas??

nos vemos!!!



Hola lu, lo cual es bueno, no¿? Crees tu¿? mmm¿? sería bueno o malo eso. Aquí dejo otro cap para saber más! Saludos =D







Isabella28 escribió:Porfin la pobre marley consiguió algo, ya estaba dando pena.  santana va a recibir castigo del bueno.





Hola, jaajajajajajajajaja después de 84 años, pero lo logro jajaajaj. Dices tu¿? jaajajajaj. Saludos =D







micky morales escribió:La vice es muy zorra, lo lleva en la sangre por eso Brittany cuida lo suyo y en cuanto a Marley, al fin!!!!!!





Hola, o no¿?! AJajajaja le costo tenerlo asik lo cuida como hueso santo, no¿? lo cual es muy bueno jajajaajaj. SI!! a alguien le estan saliendo bn las cosas jajaja. Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5867
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 22

Mensaje por 23l1 el Mar Abr 24, 2018 7:24 pm

Capitulo 22



Brittany mantuvo la mano en la espalda de Santana cuando los dos vampiros las condujeron desde el centro de la guarida de Francesca a través de un pasaje sinuoso y subieron varias escaleras.

Fue impulsada a tocar a la morena tanto como se vio obligada a enviar una señal de que era suya. Las muchas amenazas veladas de la Viceregal dirigidas y sus seductoras burlas habían encendido una furia de rabia posesiva.

La dolorosa presión en su lomo había subido a un nivel agonizante durante la reunión, y ahora un dolor abrasador se deslizó a través de ella. Cuánto era el frenesí de cría y cuánto el vínculo mate no podía decir, pero incluso la menor distancia entre ella y Santana hacía que su piel se quemara como si una solución cáustica se vertiera sobre su cuerpo desnudo.

Apenas podía verla. Su lobo aulló para reclamar a su compañera.

¿Qué tan malo es?—Santana telegrafió.

—Estoy bien. Sólo sácame de aquí.

—Eres fuerte, pero no lo suficientemente fuerte para someter esta necesidad. Me duele. Tu necesidad es mía.

¿Cuánto más lejos?

Si pudiera acercarse lo suficiente a su morena, podría soportar la urgencia que le golpeaba en la cabeza, en su sangre, en su lomo. La sensual voz de la Viceregal jugó en su mente, y ella hizo un parpadeo en la manera en que Francesca había mirado a su cmpañera, como si hubiera querido su boca en ella.

Su visión brilló y sus garras se extrajeron. Desgarró la parte de atrás de la camisa de su morena. Los rasguños de la espalda sangraron, y su lobo volvió a aullar, llamando a su compañera.

Los caninos de Santana se dispararon, flameantes hendiduras blancas contra su labio inferior.

Se estremeció, una espada de calor se deslizó bajo su piel, fileteándola viva. Gimió suavemente, y su morena giró para mirar a los acompañantes que los rodeaban.

—Mi pareja y yo necesitamos su servicio— dijo.

La mujer de la pareja asintió.

—Por supuesto, Alpha.

—Una habitación privada.

—Por aquí—dijo la mujer, bajando por un pasillo estrecho, casi oscuro, que se desprendía de la arteria principal donde caminaban.

—No—advirtió—Estamos sin guardias. No estás a salvo aquí—su piel estaba húmeda con sudor sexual, su camisa empapada—Puedo esperar.

—Yo no puedo—Santana abrió una puerta llana y negra y se dirigió a los guardias—Nadie entra.

—Sí, Alpha—los dos vampiros se volvieron hombro con hombro y bloquearon la puerta.

La atrajo a hacia adentro y cerró la puerta. No se molestó en encender la luz. Ambas podían ver tanto en la oscuridad como en la luz del día.

Le agarró los hombros y la hizo girar contra la pared. En cuestión de segundos, su boca estaba en la suya, su lengua deslizándose entre sus labios, sus manos abriendo los pantalones.

Sus caninos recorrieron la lengua de Santana, y el sabor de su propia sangre en la boca llevó al clítoris de completamente erecto. Santana tiró de su bragueta con una mano y empujó los pantalones de sobre sus caderas con la otra.

—Ponte a horcajadas sobre mí—gruñó Santana.

Jadeando, se quitó los pantalones y envolvió ambas piernas alrededor de las estrechas caderas de su compañera.

—Oh Dios, estas tan dura, tan caliente—su cabeza se balanceó de lado a lado, sus ojos brillando—Me estoy quemando por dentro. Te necesito. Ahora, ahora, te necesito ahora—su estómago se tensó, los músculos se agruparon en nudos, y su sexo se preparó—Apresúrate. Apresúrate. Oh Dios.

Santana hundió su lengua profundamente en su boca, bebiéndola, saboreando el sabor salvaje de la madera virgen y los ríos que corrían y la vida indómita. Sus lomos se llenaron con la esencia de todo lo que era Were, y bombeó contra su núcleo, necesitaba llenar y ser llenada, necesitando unirse.

—Voy a correrme—Santana jadeó, enterrando su rostro contra su cuello, jadeando y temblando mientras sus caderas se hundían en un ritmo cada vez más escalonado.

Las garras de su rubia se clavaron en su culo, forzando más y más hormonas en sus glándulas. Sintió los huesos en su rostro cambiando, sintió al lobo corriendo bajo su piel en una furia por reclamar a su compañera.

Brittany debió de percibirla acercarse al borde y abrir la camisa. Sus ojos se encontraron y el oro se encendió en oro.

—Te amo—gruñó.

—Te amo—sus caderas se sacudieron, y se derramó sobre el estómago y la ingle de Santana, empapándola de placer.

Encendiéndola.

Santana rugió, y ella deslizó sus caninos en su pecho. La cabeza de ésta se lanzó hacia atrás y el orgasmo quemó a través ella. Su clítoris se expandió, llenando la abertura, y sus glándulas bombeaban furiosamente, secretando las hormonas de cría profundamente en el cuerpo de Brittany.

Estaba encajada en su rubia ahora, sus caderas empujando involuntariamente, el aplastamiento de sus pelvis obligando a sus glándulas a vaciarse.

Jadeando, se hundió contra su compañera mientras ella bombeaba y vaciaba, una y otra y otra vez.

Sus piernas cedieron, y la rubia las bajó al suelo, quien apoyó su espalda contra la pared y la acunó entre sus muslos extendidos. Ella dejó su cabeza contra su hombro.

—Lo siento, no podía esperar.

Le lamió su cuello y dijo contenta.

—¿Por qué te disculpas por necesitarme?

—Esto no es seguro. Ninguno de los centuris está aquí. Finn va a matarme.

Rió y acarició el pecho su compañera.

—Los guardias de Francesca no dejarían que me pasar nada. Eso sería muy malo para la Viceregal.

—Ellos te conocen. Has estado aquí antes, así.

—No—besó la mordedura de compañera en su hombro—Nunca como esto. Eres mi compañera. La única.

—Lo siento. No debería haberlo preguntado.

—¿Por qué me importaría que quisieras reclamarme?

Brittany le el cabello, consciente de lo agotada que su morena estaba justo después de que se enredaron.

Estaba vulnerable ahora y su lobo se erizó, necesitando protegerla.

—Francesca te ha amenazado. Estaba tentada de matarla.

Su morena le acarició el pecho y tiró de su pezón a través de su camiseta.

—Eso podría ser políticamente desaconsejable.

Sus caderas se agitaron mientras el placer se extendía por su vientre y se asentaba entre sus piernas.

—Deja eso, o me volverás a hacer estas lista, y creo que necesitarás un poco más de tiempo para recuperarte.

Santana gruñó.

—Nunca. Siempre estaré lista cuando me necesites.

—Ahora estoy bien. Al menos por un rato. Quiero ir a ver a los Berry.

—¿Ahora?—Santana rodó su cabeza hacia atrás hasta que pudo estudiar la cara de Brittany—¿Has pensado en algo?

—Algo que Kitty dijo antes. La médico forense dijo que las chicas con fiebre Were parecían haber estado en otro hospital antes de llegar a nuestra sala de emergencias. Mostraban evidencia de múltiples puntos de punción intravenosa, entre otras cosas. ¿Y si no hubieran estado en un hospital? ¿Y si hubieran sido en un laboratorio?

Santana se puso rígida.

—¿Y crees que nuestras hembras podrían estar en el mismo lugar?

—El mismo o similar. Los Berry sabrán qué tipo de instalación local podría manejar los sujetos durante un período prolongado de tiempo sin que nadie lo sepa. No puede haber muchos en nuestra área. Lugares como ese son costosos de construir y mantener. Por no hablar de la seguridad necesaria.

—Pero eso no explica por qué no puedo sentir a mis lobos.

—Puedo tener una respuesta a eso también.

Brittany reunió su energía y se levantó. Le tendió la mano y Santana la tomó, levantándose a su lado. Se arreglaron la ropa, aunque la camisa de la morena estaba destrozada y la bragueta de la rubia no se cerraba completamente.

—Parece que has sido atacada por un lobo rabioso—murmuró Brittany.

—No furioso, justo lo contrario—sonrió y la besó—Saludable y fuerte. Todas las hembras reproductoras son poderosas y...

—¿Qué?—le acarició los hombros, frotando los nudos en la base de su cuello con sus pulgares—¿Qué amor?

—Algo que dijo Francesca—los ojos de Santana brillaron lobo oro en la oscuridad—Dijo que mirara hacia donde está nuestro poder.

—Nuestro poder está contigo—dijo Brittany—¿No crees que fue una advertencia de que todavía puedes ser un objetivo?

—Pero entonces no estábamos hablando del intento de asesinato. Estábamos hablando de nuestras hembras desaparecidas—pasó el brazo por el hombro de la rubia y la acercó—Protegemos a nuestras hembras porque sólo las hembras llevan el ADN Were. Tanto Weres macho y hembra producen hormonas de cría, pero sólo una mujer Weres puede producir una descendencia. Los machos no llevan ADN mitocondrial.

—Ah, Dios—murmuró—¿Crees que alguien está tratando de obligar a las hembras criar?

—O tal vez imaginar cómo reproducir artificialmente el proceso. Se ha producido cría cruzada, pero es raro.

—¿Con que fin? ¿Y quién haría esto?—todos sus instintos se rebelaron contra la idea, pero no sería la primera vez que una raza intentó subyugar a otra controlando la reproducción.

—Mis enemigos—murmuró—O quizás nuestros amigos.




*****


—Tienes que darme un minuto—dijo Marley, reorganizando su ropa con manos temblorosas—No puedo enfrentar a la Viceregal hasta que recupere mi aliento.

Kitty le acarició el pelo, sus ojos aún brillaban con lujuria.

—Estás preciosa.

Su corazón tropezó. La ojiverde nunca la había tocado, nunca la había mirado con tanta ternura. En ese momento, estaba perdida.

—Eres un poco abrumadora, detective Wilde. Yo... me temo que estoy completamente deshecha.

—No más que yo—murmuró y dio un paso atrás, apartando la mirada—No quise hacer eso.

—¿Qué parte?—había esperado a medias el retiro de la rubia.

Ésta había perfeccionado el arte del aislamiento, y ahora tenía que ser lanzada por lo intensamente que habían conectado.

Todavía estaba tambaleándose, todavía sorprendida por la facilidad con que había aceptado a la rubia en su cuerpo, en su psique.

Dios, en su corazón.

¿Cómo podría algo que tantos humanos etiquetaron no naturales se sienta tan increíblemente bien?

Tocó el brazo de la vampiro.

—¿De qué parte te arrepientes? ¿Alimentarte de mí? ¿O sentirme?

—Marley—susurró y su voz llevaba el cansancio de las edades—No quieres lo que piensas que quieres conmigo.

—No presumas saber lo que quiero. Y lo que sea que hagas—la besó—, Nunca presumas tomar mis decisiones por mí.

La ojiverde sacudió la cabeza.

—Como si alguien pudiera.

—Algunos lo han intentado. Pero ya no más.

Kitty cogió su barbilla en su mano y la miró a los ojos.

—¿Quien? ¿Quién intentó apagar el fuego en ti? Tú quemas tan brillante, tan fuerte. ¿Quién querría humedecer esa llama?

Su garganta cerró, y no estaba segura de poder contestar. Cuántas veces creciendo había oído no ser tan independiente, seguir las reglas, sé lo que es mejor para ti, haz lo que digo.

—Mi papá, por ejemplo. Pero pensé que encontrabas mi persistencia molesta.

La rubia sonrió, su pulgar trazando hacia adelante y hacia atrás sobre su labio inferior.

—Hago. Supremamente. Pero no lo cambiaría.

—Si quieres mantener la cita que tenemos, tendrás que parar ahora—la caricia del pulgar de Kitty agitó la necesidad en el fondo de la boca de su estómago.

Estaba húmeda, y su clítoris palpitaba, y quería volver a poner la boca de la vampiro en su cuello.

Quería tragar la eternidad en el beso de la rubia.

—Te quiero otra vez. Sólo que esta vez quiero probarte.

—No podemos—el rostro de Kitty se endureció—No voy a arriesgarte a la esclavitud de la sangre.

—No sabes que soy susceptible—rió severamente—¿Sólo porque me haces correrme más duro de lo que alguien ha hecho? ¿Crees que me convertiré en otro anfitrión? ¿Una comida rápida para ti en el comercio para los orgasmos?

—No menosprecies lo que compartimos—estalló

Le acarició la cara.

—No lo haré si tú no lo haces.

Kitty le cogió la muñeca y le besó la palma de la mano.

—¿No tienes sentido del peligro? ¿No tienes sentido de tu propia frágil mortalidad?

—Por supuesto que sí. Mucho más que tú. Siempre supe que moriría. No temo la muerte, no a costa de la vida. No trates de hacerme.

—¿Y cómo crees que me sentiría si yo fuera la causa de tu muerte?

—¿Eso es lo que temes? ¿Por qué?

Kitty exhaló bruscamente.

—No tenemos tiempo para esto.

—No tenemos tiempo para nada más—susurró.

Entrelazó sus dedos con los de la castaña y la atrajo contra su costado.

—Necesitamos ver a la Viceregal. Es requerido.

—Bien. Pero esta conversación no ha terminado.

Kitty la besó.

—¿Hay alguna conversación terminada contigo alguna vez?

—No en lo que te concierne—dijo contra su boca.

Dejó que su lengua se deslizara sobre la de la rubia, sintió las puntas de los incisivos, retrocedían ahora, como una lejana promesa. El recuerdo de la vampiro entrando en ella, bebiéndola, ahogándola en hormonas hizo que su cuerpo pulsara con renovado deseo.

—Dios, te quiero de nuevo. En la cama, sin nada entre nosotras. Estarás...inactiva... hoy, ¿verdad?

—Sí.

—Pero si me quedo contigo, sabrías que estoy ahí.

Kitty la atrajo hacia sí, un temblor corriendo a través de ella.

—Sí. Yo sabría que estás ahí.

—Entonces di que sí. Dilo ahora antes de que tengamos que enfrentar a Francesca. Dame eso.

Cerró los ojos y apoyó la frente en la de la castaña.

—Está bien. Sí. Sí.

—Entonces vamos a ver a la Viceregal para que podamos irnos a casa antes de que tenga que preocuparme por ti y por el sol.

Se rió entre dientes.

—¿Crees que me he librado tan fácilmente?

Acarició la cara de la ojiverde.

—Me preocupa que no te importe lo suficiente para tener cuidado.

—No tienes que preocuparte por mí.

—Demasiado tarde—levantó la mano de la rubia a sus labios y besó sus nudillos—Muy, muy, demasiado tarde.






—Perdona la informalidad, señorita Rose—Francesca descansaba en el diván en el salón, con la cabeza en el regazo de Betty.

La camisa de ésta estaba abierta, sus pechos apenas cubiertos. La pálida piel estaba enrojecida, como la de Francesca.

La mano de Betty descansaba dentro del vestido de Francesca, sus largos dedos visibles a través del material de gasa mientras acariciaba el pecho de la Viceregal.

—Me temo que nos has pillado en un mal momento. Si hubiera sabido que ibas a venir a verme...—señaló hacia el dormitorio abierto—Estaban ansiosos.

—Gracias por habernos visto—replicó Marley. A través de la puerta abierta, tres humanos desnudos eran visibles, tumbados en un revoltijo encima de las sábanas marrones.

No creyó por un segundo que Francesca no hubiera sabido que estaban en su camino. Sospechaba que toda la escena estaba puesta en escena, pero no se emocionó con ella.

Todo lo que podía sentir era Kitty.

A su lado, la rubia dijo en voz baja:

—Hemos estado retrasados, Viceregal. Mis disculpas por molestarte en este momento.

Francesca se frotó la mejilla contra el pecho desnudo de Betty, quien aspiró un suspiro, sus caderas se elevaron indolentemente bajo la cabeza de Francesca.

—¿Qué es, Kitty, que no podía esperar hasta esta noche?

—He venido a reclamar derechos de sangre sobre la humana, Marley Rose—dijo Kitty formalmente—, Y pedirte que la declares prohibida a cualquier Vampiro en tu Dominio.

Francesca se enderezó. Sus ojos brillaron y sus labios se separaron seductoramente.

—¿Y tienes intención de completar el vínculo de sangre? Declararla sacrosanta sería contrario a nuestras costumbres.

—El vínculo no es necesario—dijo Kitty.

—No, pero se espera.

Marley sintió que Kitty se ponía rígida. Ahí estaba otra vez. El vínculo que Santana había mencionado y que la ojiverde claramente no quería que supiera.

—Explícamelo. ¿Qué es el vínculo de sangre?

—Nada con lo que tengas que preocuparte—dijo Kitty sin mirarla.

—En realidad no te lo estaba preguntando—Marley miró a Francesca—¿Viceregal?

Ésta rió como si estuviera encantada.

—¿Estás segura de que quieres continuar con tu reclamo, Kitty?

Ociosamente, pasó los dedos por el centro del torso desnudo de Betty, como si acariciara a un animal favorito.

Un animal peligroso.

—He hecho la reclamación, Viceregal—la voz de Kitty era apretada.

—¿Has intercambiado sangre?—preguntó Francesca.

—Sí—dijo Marley.

—No—contestó Kitty simultáneamente.

Francesca entrecerró los ojos.

—¿Y todavía no terminaste el vínculo?

Kitty permaneció en silencio.

—El Dominio de tu papá está en peligro, siempre y cuando no seas una heredera unida, Kitty. Ahora no es el momento de desestabilizar uno de nuestros clanes más fuertes—Francesca se levantó y el poder brilló en el aire—Acepta tu responsabilidad y haz lo que debas hacer. De lo contrario, no reconozco la reclamación.

—Puedo hacer la reclamación sin tu apoyo—dijo Kitty.

—¿Retarías mi autoridad en esto?

Francesca estaba a centímetros de distancia tan rápidamente, Marley casi dio un paso atrás. Se obligó a permanecer quieta, pero su corazón estaba saltando en su caja torácica, buscando una salida. Una ola de calor sofocante la golpeó, como si el aire hubiera sido aspirado fuera de la habitación, y un puño gigante se cerró dentro de su pecho, haciendo imposible respirar.

La cabeza le latía con fuerza y las manchas bailaban ante sus ojos. Kitty gimió y cayó de rodillas. Un chorro de sangre fluyó de su nariz. Sus manos se abrieron y cerraron convulsivamente.

Sus pulmones ardían. Jadeó, luchando por mantenerse erguida mientras se empujaba entre Kitty y Francesca.

—Lo que sea que le está haciendo, detente.

—Eres realmente valiente—Francesca sonrió, sus dedos patinando por el borde de su mandíbula, se inclinó y la besó.

Su boca sabía a miel y mares antiguos y cielos intemporales.

—Oh—jadeó.

La electricidad ardía a través de ella, y el orgasmo se hinchaba en sus profundidades. Exquisito y doloroso placer, y nada que ver con ella.

No deseado, no bien recibido. Dio un respiro y se rindió al instinto. Dejó de luchar contra la invasión y se abrió al poder. La carga erótica fluyó a través de ella y se disipó en el aire, como un rayo descargando en la tierra. Su piel se erizó, y la asfixia en su pecho se alivió.

De repente, pudo pensar. Su cuerpo era suyo de nuevo.

—Por favor. Déjala ir.

Francesca levantó una ceja y la miró con interés.

—No eres un humano común, señorita Rose.

—Soy muy normal—dijo sin aliento, tomando el brazo de Kitty mientras ésta se ponía de pie—Simplemente no voy a esperar y ver que le hagas daño.

—Ya ha absorbido algo de tu poder, Kitty—dijo Francesca, volviendo al diván. Se acurrucó contra Betty, apoyó la cabeza en el hombro y apretó la palma de su mano sobre el abdomen—El vínculo está casi forjado. Haz lo que debe ser hecho.

—¿Los derechos de sangre?—preguntó Kitty con los dientes apretados.

La Viceregal agitó una mano.

—Sí, Sí. Reconozco tu reclamación sobre esta humana—abrió la camisa de Betty y besó su pecho, su incisivo echando un vistazo sobre un apretado pezón escarlata—Déjanos.

—Mi Lieja—murmuró Kitty, le agarrando la mano y empujándola hacia la puerta.

Francesca no hizo ningún reconocimiento, pero atrajo la mano de Betty entre sus piernas. Ésta clavó los ojos en ella, se inclinó sobre Francesca y trabajó su brazo más profundo entre los muslos. Quién gimió, la cabeza echada hacia atrás, las caderas ondulantes.

Se obligó a apartar la mirada y, al escapar hacia el oscuro salón, la risa de Francesca se apoderó de ella como una caricia familiar.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5867
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por 3:) el Mar Abr 24, 2018 9:01 pm

hola morra,...

a ver si san empieza a deducir de una vez a donde estan los desaparecidos??
al fin kitt cedió de una vez!! a ver como recuperan el tiempo perdido!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5704
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por Isabella28 el Miér Abr 25, 2018 1:15 am

Britt va a ser de gran ayuda para encontrar a las hembras desaparecidas.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por micky morales el Jue Abr 26, 2018 8:26 am

Bueno esperemos que se enfrasquen mas en buscar a las desaparecidas y menos en sus frecuentes "momentos no tan intimos"
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7096
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por 23l1 el Jue Abr 26, 2018 7:58 pm

3:) escribió:hola morra,...

a ver si san empieza a deducir de una vez a donde estan los desaparecidos??
al fin kitt cedió de una vez!! a ver como recuperan el tiempo perdido!!

nos vemos!!!





Hola lu, o no¿? como q se olvida de eso la vrdd xD SI!! una porfiada menos ajajajajajaj. JAajajajajajj quizás e igual a las brittana¿? xD Saludos =D






Isabella28 escribió:Britt va a ser de gran ayuda para encontrar a las hembras desaparecidas.





Hola, esperemos y tengas toda, pero toda la razón en esto...asik dilo todo el rato ajjaja. Saludos =D







micky morales escribió:Bueno esperemos que se enfrasquen mas en buscar a las desaparecidas y menos en sus frecuentes "momentos no tan intimos"







Hola, jajaajajajajajajaja xD me da risa, pero al vrdd esk te encuentro toda la razón la vrdd xD ajajajja espero y sea así xD Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5867
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 23

Mensaje por 23l1 el Jue Abr 26, 2018 8:00 pm

Capitulo 23



—Quinn y Emily están aquí—dijo Santana mientras y el centuri salían del club.

Agarró la mano de su rubia y se abrió paso entre los vehículos hasta llegar al Camaro de Marley.

Quinn estaba junto al vehículo, con los brazos cruzados sobre el pecho, las piernas abiertas, los ojos observando la parcela en todas direcciones.

Cuando la vio, bajó la cabeza.

—Alpha.

Pasó un brazo alrededor del cuello de Quinn, la acercó y le besó la frente.

—Imperator—miró hacia el asiento trasero. Emily estaba tendida en posición fetal, con los ojos cerrados—¿Cómo es ella?

—Dormida. O inconsciente, no estoy segura.

—¿Ella se alimentó?

La mandíbula de Quinn se tensó, los músculos a lo largo del borde afilado se abultaron.

—Sí.

—¿Y tú cómo estás?—las facciones estaban dibujadas y apretadas, un borde dorado ardiendo alrededor de los iris verdes bosque.

Incluso a la luz de la luna, su piel brillaba. Brillo sexual. Nocturne era siempre un mar de sexo y sangre, pero en la hora antes del amanecer cuando los Vampiros festejaron, el aire mismo sangraba.

Los Weres no eran cautivos a la sangre como los Vampiros, pero sus lobos se volvieron agresivos cuando está rodeado de tanto de ella. Todos los centuri estaban excitados.

Si Quinn había sido testigo de la alimentación de Emily, tendría que enredarse, y acababa de estar en un club lleno de vampiros.

Sabía muy bien lo que un poderoso Vampiro podría ser cuando el frenesí golpeó.

—Puedo dejar a Andrew con Emily si necesitas…

—No—dijo Quinn rápidamente—Puedo hacer mi trabajo, Alpha. Como ordenó.

Le acarició su rostro.

—No hay nadie en quien confió más. Tú lo sabes. Pero si necesitas…

—No—repitió Quinn con la mirada baja, sin ningún reto—Sólo necesito salvaguardar la Manada.

—Quédate con Emily, entonces, protégela. Y a la Vampiro y a la humana, también, tanto como puedas—levantó su cabeza y olio—Están en camino. Lleva a Emily al Rover, nosotras las seguiremos a la guarida de la Vampiro y te informaremos en el camino. Quiero a Emily conmigo por unos minutos. Quiero que las dos me sientan. Para sentir la Manada. Eres nuestra, Quinn. No lo dudes nunca.

—Sí, Alpha—sus ojos brillaron y se frotó la mejilla contra su cuello.

—No te preocupes, mi lobo— le acarició la mejilla—Te llevaré a casa pronto. A ambas.




*****


—Deberías conducir—dijo Kitty, rodeando el frente del coche de Marley hacia el lado del pasajero.

—Estaba pensando en ello—la miró al otro lado del techo—¿Estás bien?

Miró hacia el este, donde el cielo se encendía.

—Sí, sólo un poco cansada.

—Pronto estaremos en casa.

Sonrió ante la palabra. Rara vez pensaba en su casa de la ciudad como algo más que su guarida. El lugar donde fue a evitar el sol, donde sus sirvientes de sangre se reunieron para nutrirla al amanecer y al atardecer.

El asiento de su poder no era un lugar, sino que existía en su mente. Irónico, para los seres que vivieron para siempre, para preocuparse tan poco por lo físico.

Mirando a la castaña conducir, la forma en que sus manos sostenían el volante, sus dedos deslizándose de vez en cuando a lo largo de la curva, le recordó cuán placentero podía ser lo físico.

Tocarla, absorbiendo el calor de su piel, era un placer que superaba con mucho los innumerables orgasmos que había experimentado en los años desde que había llegado a su madurez y alimentado por primera vez.

La castaña la miró, luego cruzó el espacio entre ellas y le tomó la mano. Se preguntó por la intensa oleada de placer en su pecho por la acción demasiado humana.

Apretó los dedos alrededor de la castaña y apoyó sus manos unidas en su pierna. Muy rara vez buscaba o daba la bienvenida al tacto. Cuando se alimentaba, acariciaba a sus anfitriones de la manera que sabía que los excitaría, pero no requería de sus atenciones, sino de su sangre.

Los orgasmos que experimentó como los compuestos ferrosos que enriquecían la vida, infundían su sistema no tenían nada que ver con la intimidad.

Todo eso había cambiado con Marley.

Cuando se había alimentado de la castaña, se había retenido, manteniendo la sed de sangre a raya para que pudiera probarla, sentir su cuerpo presionando contra el suyo, oír sus gritos de placer.

Había logrado hasta el final para mantener su cordura, para preservar una fina pátina de conciencia, y luego había tenido que sucumbir a la necesidad sin sentido.

La sangre de Marley la había llenado, y la lujuria había reclamado su conciencia.

No quería ese vacío con la castaña.

—Lo que sea que estés pensando—dijo Marley en voz baja—, Puedes parar. Algunas cosas no pueden ser controladas por la razón—rió.

Un sonido cálido que se rego sobre su piel, desterrando el frío que siempre se demoró bajo la superficie.

—¿Qué?—preguntó—¿Qué te parece gracioso?

—Le estoy diciendo a un Vampiro, cuya mente es como una trampa de acero, no pensar—rió de nuevo—Todo acerca de nosotras, tú y yo, es una contradicción.

—Sí—dijo sorprendida por una súbita oleada de regocijo—Eso lo hace interesante, ¿no crees?

—Interesante. Sí. Lo hace.

La pesadez del día llegando se asentó sobre ella, haciendo que sus extremidades y su mente se apagara.

No quería dormir.

No quería dejar a Marley desprotegida.

El Rover de Santana se acercó a la acera frente a su casa de la ciudad, y Marley aparcó detrás de ella. Kitty salió, abrió la puerta de su casa y la mantuvo abierta para Quinn, que llevaba a Emily adentro.

La castaña la siguió.

Santana permaneció afuera en el rellano.

—¿Necesita protección adicional?

Sacudió la cabeza.

—Tengo soldados que protegerán la guarida durante el día. ¿Que estas intentando hacer?

—Buscar los posibles lugares donde nuestras hembras podrían ser retenidas.

—¿Y si descubres dónde están?

Los caninos de Santana destellaron.

—Las liberaremos.

—Podrías estar yendo contra el poder de fuego significativo. Si cualquiera que sea el que las mantiene también intentó matarte, ellos estarán disparando plata. Deberías dejar que prepare una fuerza de ataque de Vampiros. Somos el equipo avanzado superior.

—Dime, Vampiro—dijo Santana en tono de conversación—, Si tuvieras que adivinar, ¿quién crees que está manteniendo a nuestras Weres?

—Humanos—dijo Kitty inmediatamente—Los vampiros no tienen necesidad de capturar a Weres. Nuestras dos especies se conocen más que nadie.

Asintió con la cabeza.

—Incluso los Fae, con sus poderes, y los Magos con sus hechizos no podrían sostener uno de nosotros.

—¿Y los demás Weres?

Gruñó.

—Posible, pero ¿por qué?

Kitty sacudió la cabeza.

—Una de las cosas que debemos descubrir.

—Te he dado a dos de mis mejores—dijo mirándola hacia la casa—Parece que estamos juntas en esto. Por ahora.

—Por ahora—retrocedió mientras un rayo de luz del sol atravesaba la cara de Santana. En otros segundos, el vestíbulo se inundaría. Estaba cansada y tenía hambre—Espera, si puedes, Lobo. Podemos ser más fuertes juntas que separadas.

Sonrió.

—Una extraña admisión para un Vampiro.

—Los tiempos han cambiado.

—Sí, lo han hecho—le agarró del hombro—Entonces te veremos al atardecer.





—Vengan conmigo—dijo Kitty y se dirigió rápidamente por el pasillo central.

Marley y Quinn, con Emily en brazos, se apresuraron tras ella.

La castaña se preguntó dónde estaban los anfitriones de Kitty.

¿Vivían en la casa con ella?

¿Llegaron a algún tiempo preestablecido?

¿Dormían con ella?

Ese pensamiento le agrió el estómago.

Tal vez sería mejor esperar y averiguar antes de que se volviera loca.

La ojiverde abrió una pesada puerta de paneles de roble y encendió una luz, revelando una ancha escalera de madera. Se mantuvo a un lado mientras la pasaban y bajaban las escaleras, luego entraron y cerraron de nuevo la puerta.

Marley examinó la gran sala que había al final de la escalera. Excepto por la ausencia de ventanas, la habitación se asemejaba a la sala directamente encima de ella, librerías, sofás y sillas de cuero, alfombras gruesas y entramados de madera oscura.

Tres puertas levaron fuera del espacio y Kitty indicó una a la izquierda.

—Pon a Emily ahí dentro.

Quinn asintió y abrió la puerta a un dormitorio, la colocó en el centro de una cama doble, colocó una almohada debajo de su cabeza, y se reunió con ellas, cerrando la puerta.

—¿Y si se despierta?—preguntó Quinn.

—No lo hará—dijo Kitty—No antes que yo.

—¿Cuántas entradas hay en este lugar?

Sonrió.

—Hay un túnel que conecta la guarida con una casa de acogida, que está vigilada veinticuatro horas al día. Hay varios puntos de control a lo largo del camino.

Quinn resopló.

—Dos entradas, una por las escaleras, una por el túnel. ¿No tienes guardias aquí?

—Por lo general no—dijo.

—Eres una tonta, Vampiro—negó con la cabeza.

—No tengo ninguna razón para temer por mi...vida.

Marley habló.

—Quizás no lo hacías antes, pero tu participación con los Weres cambia las cosas. Si alguien está tratando de desestabilizar a la Coalición matando a Santana, también pueden estar atacando a tu papá o, como su heredero, a ti. O los dos.

Sin mirarla, Kitty dijo:

—En el caso de un ataque, si no puedo responder, primero protejo a Marley, luego a Emily.

Aspiró un suspiro.

—Esperas problemas. ¿Qué no estás diciendo?

—Estoy de acuerdo en que mi asociación con la lobo Weres es conocida o lo será pronto. Todo el mundo en el club me vio con Emily y Quinn y tú. Puedo protegerme. Quiero que Quinn te proteja.

—Oh, está bien—dijo bruscamente—¿Y te importa decirme cómo te vas a proteger en medio del día cuando ni siquiera puedes moverte?

—No estoy comatosa. Puedo moverme si tengo que hacerlo.

—En el interior, tal vez—movió la mano por la habitación—Pero ¿y si alguien rompe tu guarida y te arrastra hacia la acera? ¿Qué va a pasar entonces, Kitty? ¿Cuánto tiempo puede sobrevivir bajo la luz directa del sol?

La mandíbula de la vampiro se tensó.

—Si estoy en plena fuerza, puedo sobrevivir lo suficiente como para hacer lo que tengo que hacer.

Miró a Quinn y luego a Kitty.

—Deberías alimentarte.

—Y deberías estar unida a la sangre—refunfuñó Quinn—Puedo alimentarte.

Kitty sacudió la cabeza.

—Te necesitamos con todas tus fuerza también.

—No estoy disminuida por darte sangre.

—No—dijo suavemente—Pero estás en peligro de enredarte. Ve a cuidar a tu compañera. No tengo necesidad de ti ahora.

Marley agarró la mano de la vampiro.

—¿Qué habitación es tuya?

Cuando ésta indicó la puerta de enfrente de Emily, la arrastró, abrió la puerta y la atrajo hacia adentro. La cerró de golpe.

—Deja de guardarme secretos—exigió—Después de lo que pasó en Nocturne, ¿no crees que merezco saber lo que necesitas? ¿Qué te hace vulnerable?

—Cuanto más sabes, más estás en peligro. El conocimiento es peligroso.

—La ignorancia es más peligrosa—le agarró los hombros—¿Qué te hace pensar que está bien conmigo con que te sacrifiques? No puedes tomar esas decisiones, Kitty. No en lo que a mí respecta.

Los ojos verdes se oscurecieron, y sintió la presión contra la superficie de su mente, como si un peso pesado la estuviera tirando desde arriba.

—Para. No te atrevas a intentar influir en lo que siento por esto.

Al instante, la presión disminuyó.

—Lo siento.

—Deberías estar bien—dijo acariciándole la cara—¿Dónde están tus anfitriones? ¿No deberían estar aquí?

—Todavía no los he llamado.

—¿Por qué no?

—Dijiste que querías quedarte conmigo.

Su corazón se retorció.

—Lo hice. Lo haré.

—Entonces me alimentaré cuando me despierte.

—No quieres que lo vea, ¿no es así? Ya lo he hecho, ¿recuerdas?

Kitty le pasó sus dedos por su cabello.

—Eso fue antes. Antes de que te tocara.

—Oh Dios—susurró, girando líquido en su interior—Me haces cosas realmente, realmente aterradoras—se apoyó contra ella, apretando sus brazos alrededor del cuello y la besó.

Su lengua rozó inmediatamente los incisivos, y ya no eran una promesa. Estaban completamente desenvainados, afilados y peligrosos, eróticamente poderosos.

Se tensó, hinchándose y palpitando.

—¿Qué es el vínculo de sangre?

Kitty se puso rígida y se habría alejado, pero la abrazó con rapidez.

—No más secretos—susurró contra su boca.

—Esto no es algo que los humanos puedan saber.

—Soy humana—murmuró—Pero nunca te traicionaré.

Kitty apoyó la mejilla en su hombro.

—Cuando un Vampiro viviente, un preanimado, muere, la sangre deja de circular, el corazón deja de latir, el cerebro entra en un estado suspendido. A menos que la sangre rica en ferrina sea proporcionada en pocas horas, el Vampiro no puede levantarse. La muerte es permanente.

El pavor se instaló en el pozo de su estómago. Había más, ella lo sabía.

—¿Así que alguien necesita darte una transfusión de sangre?—Kitty apartó la mirada—¿Bien? ¿Qué?

—No sólo cualquier persona. Alguien cuya sangre es compatible. Un compañero de sangre, alguien cuya sangre ha sido preparada. De lo contrario, los órganos rechazan la sangre nueva. El resultado es el mismo. La verdadera muerte.

—Preparado. ¿Preparado cómo?

—A diferencia del estado de vida, los órganos de un Vampiro que ha muerto no tienen barrera contra la sangre extranjera. Si se usa sangre no preparada en el procedimiento de animación, se producirá una reacción masiva de transfusión, a falta de un mejor término, y el Vampiro muere.

—Es por eso que necesitas un anfitrión unido. ¿Preparar la sangre de alguna manera? ¿Cómo?

—Una serie de intercambios de sangre, pequeñas cantidades entre el Vampiro y el huésped unido a través del tiempo. El sistema inmunológico del Vampiro se acostumbra a los antígenos extraños, el compañero de sangre acumula almacenes de compuestos de ferrina compatibles, y cuando el compañero de sangre proporciona la transfusión después de la muerte, los órganos aceptarán la sangre. Revitalización ocurre y el Vampiro se levanta.

—Hemos intercambiado sangre. Eso es lo que estaba preguntando Francesca, ¿verdad?

—Sí, pero no lo suficiente. No eres responsable de mí.

—¿Y si quiero ser?—susurró.

Kitty se alejó.

—No lo entiendes. Cuanta más sangre intercambiamos, más estarás atada a mí. Corres el riesgo de convertirte en adicta. De tener que convertirte o enfrentarte a la locura. Puede que no sobrevivas al convertirte.

—Pero ninguna de esas cosas es segura, ¿verdad?

—No.

—Pero es cierto que si no estás unida, y mueres, no te levantarás. Eso es lo que me estás diciendo, ¿no?

—Sí—dijo Kitty en voz baja.

Sintió que la distancia entre ellas se ensanchaba, aunque ninguna de las dos se había movido de nuevo.

Podría dejar que el abismo creciera. Eso sería lo más inteligente. Lo seguro que hay que hacer.

Tantas cosas que ella no sabía.

Tantas cosas que Kitty no quería decirle.

Estoy haciendo esto por tu propio bien, había oído tantas veces que las barras invisibles que se cerraban alrededor de su vida. Pero Kitty no buscaba atraparla ni capturarla ni esclavizarla.

Trató de mantenerla libre.

¿Y qué era la libertad, si la capacidad de elegir?

—Cada vez que nos hemos tocado, eso ha sido real, ¿no?—preguntó—¿No hay esclavitud?

—Sí.

Atravesó la división y, se presionándose contra Kitty, la besó.

—¿Puedo alimentarte de nuevo?

La rubia pasó las puntas de sus dedos por los contornos de sus pechos y susurró contra su boca:

—No tan pronto.

—Entonces llama a alguien, estaré bien—le abrió la camisa y los pantalones patinó sus manos sobre su pecho, acariciando sus pechos, su suave abdomen—Hazlo ahora, Kitty. No quiero que estés en peligro porque estás debilitada.

—Aún no—le desabotonó la camisa y se la quitó de los hombros.

Desabrochó el sostén y se deshizo de él mientras ella la retrocedía hacia la cama.

Sus rodillas golpearon el colchón, y ambas cayeron en un revoltijo. Kitty se extendió sobre ella, y sus pechos desnudos se encontraron en una oleada de calor.

Se arqueó ante la descarga eléctrica del placer.

—Oh Dios—deslizó sus manos por la espalda de la vampiro y empujó sus pantalones—Quítate esto—cuando se levantó para quitarse el resto de la ropa, rápidamente se deshizo de sus propios pantalones junto con sus bragas y todo lo demás.

Su piel era abrasadora, y todo lo que quería era la fría presión del cuerpo de la vampiro. Empujándola de nuevo encima de ella, ella envolvió sus pantorrillas alrededor de los muslos y fundieron sus centros.

Estaba hinchada, caliente, dura y palpitante.

—¿Puedes sentirme?—jadeó—¿Qué tan lista estoy para ti? ¿Cuánto te quiero?

Los ojos verdes parpadeaban entre medianoche y llamas, sus labios ligeramente separados, sus incisivos parpadeaban como puñales de marfil en la tenue luz de la lámpara.

—Juegas con fuego, Marley—advirtió.

—Aparentemente, lo hago—acarició los apretados pezones de los pechos—Y no pienso detenerme.

La vampiro gimió y rodó su pelvis, trabajando su centro sobre el de ella. Trazó su lengua sobre el pulso en la garganta.

Gimió. Su clítoris se sentía como si fuera a explotar. No estaba lista para correrse, pero no estaba segura de poder detenerlo.

Pensar.

Pensar siempre la ayudó a mantener su control.

—¿Puedes correrte sin alimentarte?

—A veces—murmuró Kitty, su boca contra su cuello ahora—Si estoy llena, la sangre me hace potente por un tiempo.

—Quiero que te corras conmigo antes de que te alimentes de otra persona—apretó sus piernas, empujando sus caderas, obligándola a seguir su ejemplo—Voy a correrme...—jadeó y se esforzó por concentrarse. Sólo necesitaba aguantar un poco más. Hasta que Kitty no pudiera escapar—Voy a correrme, y quiero que te corras conmigo. Quiero que me bebas. Quiero que seas una sola conmigo—empujó su lengua en la boca, y justo como ella planeó, el incisivo abrió una delgada línea a lo largo del lado de su lengua.

Su sangre fluyó hacia la boca de la vampiro, y ésta reflexivamente tragó. Las hormonas fluyeron en su boca y bebió. Kitty se sacudió en sus brazos, y luego más sangre fluyó, atándolas.

Se echó hacia atrás y apartó la cabeza.

—Marley, no.


—Sé lo que estoy haciendo—jadeó, agarrándole los hombros—Sé lo que quiero. Dame tu sangre.

—Perdóname—gimió y clavo sus incisivos en su muñeca.

Los riachuelos carmesí chorreaban de su antebrazo de mármol en los labios de Marley.

Ésta abrió la boca, con la mirada fija en Kitty, y tragó. Su cuerpo se encendió, una explosión de placer tan intenso que ella gritó.

La vampiro estaba en todas partes: en su mente, en su cuerpo, en todos los rincones de su ser. Ella se corrió y se corrió, gotas de la sangre de Kitty quemando su lengua.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5867
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por 3:) el Jue Abr 26, 2018 10:19 pm

hola morra,...

bueno el vinculo ya esta hecho no hay vuelta atrás!!!
a ver cuanto mas va a tardar quinn!!!

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5704
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por micky morales el Vie Abr 27, 2018 7:12 am

Me pregunto pq la amargada de Quinn no ve lo que Rachel siente por ella, me fastidia eso, ahora Marley y Kitty estan juntas, gracias al cielo no hubo sobadera lobuna!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7096
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por 23l1 el Lun Abr 30, 2018 7:00 pm

3:) escribió:hola morra,...

bueno el vinculo ya esta hecho no hay vuelta atrás!!!
a ver cuanto mas va a tardar quinn!!!

nos vemos!!





Hola lu, nones...lo cual me encanta la vrdd jajaajajaj. ¬¬ pff eso si q no se y espero q no sea mucho...o más =/ Saludos =D






micky morales escribió:Me pregunto pq la amargada de Quinn no ve lo que Rachel siente por ella, me fastidia eso, ahora Marley y Kitty estan juntas, gracias al cielo no hubo sobadera lobuna!!!!





Hola, nose! es una de las del grupo de cabezotas la vrdd, lo q dos ya xfin entraron en razón, solo falta ella ¬¬ JAjaajajajaj jajaajajajajaj xD ajajajajaj. Saludos =D






avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5867
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 24

Mensaje por 23l1 el Lun Abr 30, 2018 7:02 pm

Capitulo 24




Cuando Andrew atrajo al Rover hacia el inmenso aparcamiento de las Industrias López situado en las afueras de Albany, Brittany exploró el extenso complejo de investigación y farmacia.

Incluso a las cinco y media de la mañana, la zona de aparcamiento estaba medio llena. Las luces ardían en muchas de las ventanas. Santana ordenó a Andrew que se estacionara en la parte trasera por una entrada privada.

—Esperen aquí—dijo Santana al centuri.

Brittany y Santana se dirigieron con grandes zancadas hacia la parte trasera del edificio. Antes de que llegaran, una puerta de acero sin marcar se abrió y una hembra de cabello castaño, con amplios hombros y caderas estrechas se paro en la puerta.

Un rifle automático descansaba en su mano derecha, inclinado a su lado pero claramente en posición de moverse hacia la disposición en un instante. Inclinó la cabeza.

—Alpha, Prima. No te esperábamos.

—Buenos días, Sugar—dijo Santana, acariciando ligeramente la parte posterior de sus dedos sobre la mandíbula de la guardia.

Sugar miró hacia el Rover como si esperara ver surgir al centuri. Cuando nadie lo hizo, dijo:

—Voy a llamar a un escolta para ti.

—Eso no es necesario—dijo Santana—No esperamos ningún problema, pero sin embargo, eleva el estado de alerta al nivel tres.

—Sí, Alpha—Sugar cerró la puerta detrás de ellas y emitió órdenes en su radio—Te acompañaré a los ascensores.

Atravesaron los pasillos en silencio, saludando con la cabeza a los Weres que se pusieron en estado de alerta mientras morena pasaba, hasta llegar a los ascensores privados del ala de investigación.

—Puedes volver a tu puesto, Sugar—pasó una mano sobre el hombro de la guardia mientras entraba en el ascensor—Gracias.

—Un honor para servirte, Alpha—el rostro de Sugar brillaba de placer y orgullo. Ella asintió con la cabeza a la rubia, con la mirada fija en el hombro—Prima.

—Sugar—dijo Brittany en voz baja. La reverencia se extendía a ella como la compañera de Santana tomaría un poco de acostumbrarse. Las puertas se cerraron y volvieron a estar solas—Pareces estar segura de que Leroy y Nadia estarán aquí.

—Sí, puedo sentirlos. Pero esperaba que estuvieran aquí, ya que normalmente lo están. O estarán pronto.

Se apoyó en el hombro de su compañera, disfrutando del contacto. El frenesí que la había empujado tan duro durante los últimos días había disminuido después de su último apareamiento. La urgencia en su lomo seguía cayendo a fuego lento, pero ella podía pensar. Su piel ya no se sentía como si estuviera siendo despojada de sus músculos, pulgada por pulgada.

—¿Estás mejor?—preguntó Santana.

—Sí, creo que sí. ¿Puedes sentir la diferencia?

La morena se acomodó en la parte trasera del ascensor y Brittany se tiró de su pecho, de espaldas al frente. Apretando los brazos alrededor de la cintura, apoyó su barbilla sobre el hombro y acarició su cuello.

—Todavía tengo hambre de ti, pero puedo esperar. Esta vez ayer, no pude.

—Creo que el frenesí de cría ha pasado. ¿Cuánto dura un celo por lo general?

—Durante varias semanas. No concebimos con facilidad, a menudo se necesitan uniones continuas.

—Más de lo que hemos tenido.

Vaciló.

—Sí.

—Un celo abortado, entonces—suspiró.

Aunque se alegraba de que la morena pronto podría funcionar sin la urgencia constante de enredarse, la decepción cortó profundamente. Nunca había pensado mucho en criar una familia.

Ella nunca había anticipado tener el tipo de relación que llevaría a la permanencia o esperaba amar a nadie de la manera en que la amaba.

Nunca había esperado una pareja. Ahora, cuando la oportunidad de concebir parecía estar más allá de ella, le dolía por lo que ella no sería capaz de compartir con su compañera, con la Manada.

La boca de ésta era cálida contra su cuello, reconfortante. Alcanzó detrás de ella y le acarició la cara.

—Lo siento.

Un tosco gruñido de advertencia resonó desde lo profundo del pecho de su compañera.

—¿Por qué me dices eso?

Se giro en los brazos morenos, dejando sus muslos descansar contra y la besó. La boca carnosa tenía el sabor de una noche de verano, cargada con un rayo de calor y vida.

—Sé lo que necesitas, Santana. Eres Alpha. Necesitas criar por el bien de la Manada. Y como tu ADN lleva la fuerza de generaciones de Alpha, debes tener un heredero—le besó la garganta—Ese es tu destino, tu derecho de nacimiento. Te amo por ello.

Los ojos oscuros se deslizaron al oro tan rápido, que contuvo el aliento. A veces se olvidaba de lo cerca que el lobo de Santana salía a la superficie. El cambio fue tan rápido que no pudo distinguir el momento en que los huesos de la cara se alargaron, cuando su mandíbula se hizo más pesada, cuando sus caninos se deslizaron hacia abajo en un espectáculo de dominio y poder.

—Eres mi compañera—la voz de Santana era letal, y el poder que rodaba de ella hizo sus piernas débiles—Te he elegido, mi lobo te ha elegido. ¿Me eliges a mí?

—Por supuesto, Dios, por supuesto que te elijo—enmarcó la cara de su compañera, frotando los pulgares sobre las agudas crestas de la cara transformada—Eres todo para mí.

—¿Lamentas haber sido convertida?

Sonrió.

—No sólo no me arrepiento, amo ser Were.

Los ojos de la morena destellaron y sus rasgos se suavizaron infinitesimalmente.

—No vuelvas a pedirme disculpas por cosas que no puedes controlar.

Descansando la frente contra la de su compañera, le frotó los hombros y le acarició la espalda. Ahora no era el momento de distraerla de los peligros que enfrentaban al plantear desafíos futuros.

—No asuste a los científicos. Cálmate, amor. Dile a tu lobo que descanse.

Su morena gruñó de nuevo, pero su poder retrocedió como la marea de la costa, dejando el calor jugando sobre su piel, ondulaciones persistentes en la arena.

—Te amo—dijo—Te daría cualquier cosa…

Santana cubrió sus bocas. Su beso era cálido y duro y exigente. No pudo resistirse más a la llamada de lo que pudo impedir que el aliento se moviera en sus pulmones.

Cerró los ojos y se dejó dominar, pues en la pertenencia, encontró seguridad, propósito y satisfacción.

Las piernas morenas se tensaron rígidamente contra ella, y oyó un gruñido hambriento surgir del pecho.

—Ahora no, amor—murmuró y se apartó—Dijiste que podrías esperar, ¿recuerdas?

—Yo dije que podía—susurró—No dije que lo quisiera.

Rió suavemente a pesar del persistente dolor en su corazón.

—Bueno, no quiero que encuentres a la espera cómodo. Pero todavía tendrás que hacerlo—detrás de ellas, las puertas del ascensor se abrieron. Retrocedió, tirando de su morena con ella hacia el pasillo—Tienes negocios que atender, Alpha.

Su morena gruñó suavemente.

—Me pruebas, Prima.

—Oh, espero que sí.




*****


Marley poco a poco se volvió a consciente de estar acostada en la cama de Kitty con ésta en sus brazos.

Tragó saliva y probó el sabor oscuro de su sangre. Una corriente de poder y placer la invadió. No es de extrañar que los humanos y los Weres acudieran a Nocturne.

El sexo con Kitty agitaba cada uno de sus sentidos, y aunque dudaba que cualquier otro Vampiro pudiera haberla tocado tan profundamente o tan poderosamente, incluso la mitad de lo que acababa de experimentar habría sido demoledor de mente.

—No puedo sentir mis brazos y mis piernas—susurró—No creo que me haya corrido nunca así en mi vida. Durante unos segundos, no creo que nada nos separe, nada físico, nada mental, nada emocional.

Frotó la cara contra el cuello de la castaña, su boca caliente mientras rozaba sobre su garganta.

—La sangre se unió a nosotras, Marley. Yo nunca…

—Tuviste que haber intercambiado sangre antes.

—Sí. A veces involuntariamente. A veces para aumentar el placer de un anfitrión.

La ojiceleste entrecerró los ojos.

—No soy un anfitrión.

—No—dijo suavemente—No tú no lo eres. Nunca he intercambiado tanto. Nunca sentí tanto—le acarició la cara—Nunca me perdí en nadie de esa manera.

Marley sonrió, supremamente satisfecha, y acarició la espalda de la ojiverde, su piel estaba fría. Demasiado fría. La empujó suavemente sobre su espalda y se inclinó sobre su codo para echarle un buen vistazo.

Estaba más que pálida.

Su cabello se le pegaba al cuello en hilos mojados, su respiración era entrecortada y áspera, y los estremecimientos le atormentaban el cuerpo.

No se había alimentado lo suficiente.

—¿Has llamado a alguien para que te sirva de anfitrión?—Kitty sacudió la cabeza—¿Por qué no?—le agarró la barbilla y la obligó a mirarla a los ojos—¿Qué estás intentando probar?

—No quiero nada entre nosotras. Aún no.

—No lo entiendes, ¿verdad, Vampiro?—negó con la cabeza y la besó. Incluso sus labios estaban fríos—Nada se interpondrá entre nosotras que no dejemos entre nosotras. Pero no voy a verte sufrir porque no puedes distinguir entre tomar lo que necesitas para sobrevivir y darme lo que necesito para estar segura y satisfecha—le cubrió el corazón con su mano.

El ritmo era lento y perezoso. Una racha de terror la atravesó.

¿Era posible que Kitty pudiera morir de no alimentarse?

—Lo que quiero está aquí. Si sientes algo por mí, si…

La rubia la silenció con un beso tan posesivo, cada pensamiento huyó de su mente. Su lengua le llenó su boca, acarició la suya, y sólo supo que una fuerza insoportable la abrasaba y un deseo tan profundo que ella temblaba.

—Dios.

—No tengo las palabras correctas—murmuró Kitty.

Se frotó contra ella, ajustando las curvas de sus pechos y los arcos de sus caderas hasta que no hubo espacio entre ellas.

—Llama a tu anfitrión, hazlo ahora.

—Puedes esperar al lado. No voy a…

—No voy a ninguna parte.

Un golpe llamó a la puerta, y la rubia la miró.

—¿Estás segura?

—Estoy muy segura. No huiré de lo que eres. No tengo ninguna razón para hacerlo.

—Entre—Kitty llamó sin apartar los ojos de ella.

La puerta se abrió y cerró, y un magnífico joven de unos veinte años, el largo y negro cabello hasta los hombros, las patillas largas, la piel verde oliva y ojos castaños, se acercó a la cama. Hermoso. Joven y viril, con el pecho desnudo y descalzo, vistiendo solo suelto y oscuros pantalones deportivos.

—Has llamado a un hombre—murmuró—De alguna manera pensé que querrías…

—Te quiero a ti. Sólo me estoy alimentando de Carlos. No puedo evitar lo que sucede...

—Yo sé eso. No esperaba que lo hicieras—no solía ir en busca de muestras de afecto, pero había tanto que necesitaba decir, y no tenía ni idea de por dónde empezar. El joven se detuvo pacientemente a pocos metros de distancia. La besó de nuevo—Quiero sostenerte mientras te alimentas. Quiero ser la que te haga correrte.

—Ya lo hiciste—frunció el ceño y pareció confundida, una expresión tan rara que su corazón casi se derritió.

—No me digas que un Vampiro tan poderoso como tú es una maravilla de un disparo—dijo sonriendo.

La rubia frunció el ceño.

—Es muy peligroso insultar a un Vampiro.

—Oh, créeme, lo sé—le pasó sus dedos por el cabello—Hazlo ahora, nena. Hazlo ahora.

Kitty le dio la espalda y murmuró:

—Carlos.

El joven sonrió y se estiró en la cama, mirándola con un pie más o menos de distancia entre ellos. Tenía los ojos claros, pero parecía concentrarse en algo más allá de ellas.

Se preguntó qué visión la rubia había creado para él. Qué recuerdo había embellecido o qué fantasía había dado vida. Claramente, dondequiera que estuviera, todo lo que estaba experimentando, era feliz.

Feliz y sin miedo.

Deslizó un brazo bajo la cabeza rubia y la otra alrededor de su cintura. Cuando se acomodó contra la espalda, la curva del culo se acurrucó contra su estómago.

Enterrando su cara en el pelo, acarició sus pechos y su vientre

—Carlos—murmuró Kitty—¿Estás listo?

—Sí, por favor, Lieja—dijo Carlos en voz baja.

Sintió que Carlos se acercaba a la cama y miraba hacia abajo. Su mano descansó sobre la cadera de la ojiverde. Su tacto no era tan íntimo como familiar.

Continuó acariciando el pecho y el abdomen cuando Kitty acunó la barbilla de Carlos y apartó la cabeza de ella. Exponiendo la vena yugular, deslizó sus incisivos ordenadamente y limpiamente en su cuello. Carlos se sacudió, un jadeo de placer escapando de su garganta mientras su espalda se arqueaba Y su pelvis empujó adelante.

El culo de la ojiverde se apretó contra su vientre, y gimió. Bajo su palma, el corazón de ésta corría salvajemente como un animal zarandeando en una jaula.

Kitty se reprimió, luchando contra la sed de sangre.

—No pelees. No pelees con quien eres—le acarició el estómago y deslizó su mano entre las piernas, quien estaba caliente y lisa y tan hermosa—Quiero que te corras.

En el instante en que le agarró, las caderas de la rubia se sacudieron y su orgasmo estalló contra su mano. La emoción de sentirla que se corría en sus brazos casi la partió de nuevo.

Apretó su mejilla contra el hombro de la ojiverde y cerró los ojos, luchando contra la excitación que giraba a través de ella. Estaba en la cama con una Vampiro sedienta de sangre, y Kitty podía fácilmente tomarla después de terminar con Carlos.

Quería que la tomara.

Quería la boca de Kitty en su garganta.

Estaba desesperada por la erupción del placer, que disolvía la mente, que siguió rápidamente al dolor brillante de la mordedura de la ojiverde. Pero si la tomaba ahora, en la agonía de la lujuria, ella se odiaría por poner en peligro.

Su amante vampiro era muy complicada.

Se estremeció y besó la parte posterior del hombro de la rubia. Ella ha pedido que esté aquí, maldita sea. Solo tenía que aguantar.

Kitty se alimentó por lo que parecía un largo rato, los únicos sonidos en la habitación la medida estable de su tragar y los profundos gemidos de Carlos, como si estuviera en un dolor o un placer terrible.

Nunca detuvo sus caricias, sintiendo la cresta del orgasmo de la rubia una y otra vez. Finalmente, dejó de beber, y sus caderas se calmaron.

Carlos cayó de espaldas, cerrando los ojos. Dejó escapar un largo suspiro y se deslizó en un aturdimiento post-orgásmico. La rubia se volvió hacia ella, sus oscuros ojos torturados.

—Marley, no pude parar…

—Creo que eres hermosa. Amo tu poder. Amo tu ternura. Sé que no piensas en ti misma de esa manera, pero lo eres. Tan tierna—la tiro encima de ella—Tócame. Necesito que me hagas correr.

—Te quiero—deslizó sus dedos entre sus muslos y entró en ella.

—Oh sí—su vientre se tensó cuando la rubia la llenó y lentamente trabajó su camino más profundo. Le agarró los hombros, cabalgando fuerte hasta que explotó—Sí, sí, mía.

—Marley—gimió—Me haces impotente.

Sonrió temblorosa.

—Esperaba que te hiciera fuerte.

—Nunca supe cuál era la fuerza verdadera hasta ti. Sin Ti…

Le pasó los dedos por su boca.

—No te estoy dejando. Jamás.

—Para siempre no es lo mismo para nosotros.

—Tal vez. Tal vez no—la besó—Pero sé lo que importa, sé lo que quiero. Soy tuya, y recuerda esto Vampiro, eres mía—giró su cabeza y descubrió su cuello—Toma mi sangre. Dame la tuya. Haz que nuestra conexión sea inquebrantable.

La ojiverde trazó una línea por el costado de su propio cuello y sangre roja y brillante resbaló su impecable piel. Le acariciando la cabeza, atrajo su boca a su garganta.

—Con esta sangre, Yo…nos unimos.

Selló su boca contra la garganta de la rubia y la bebió, el poder y el placer detonando en sus profundidades.

Te amo.

Oh Dios mío, te amo.

Demasiado pronto, Kitty apartó la boca y le mordió el cuello y ésta se perdió en su unión.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5867
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por 3:) el Lun Abr 30, 2018 9:17 pm

hola morra,..

a ver si britt queda embarazada rápido.,,, sino pobre la manada!!!
ya es definitivo de una ves por todas!!!

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5704
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por 23l1 el Mar Mayo 01, 2018 6:59 pm

3:) escribió:hola morra,..

a ver si britt queda embarazada rápido.,,, sino pobre la manada!!!
ya es definitivo de una ves por todas!!!

nos vemos!!






Hola lu, jajajaaj eso quiere decir que todo ese sexo es bueno XD ajjaajajjaajjaja..., pero tmbn lo espero! SI! como van mejorando las cosas...al menos xD Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5867
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 25

Mensaje por 23l1 el Mar Mayo 01, 2018 7:01 pm

Capitulo 25



El metal raspó la piedra, y Toni se sacudió verticalmente en sus restricciones.

Los guardias venían. Debe ser por la mañana. Ninguna luz penetró en las profundidades de su celda desde el pasillo más allá de los barrotes.

El aire turbio la encerraba como una pesada niebla, nublando su mente. Pasos se acercaron. Ella sacudió la cabeza, reuniendo su fuerza. Partículas brillantes bailaban en el aire, alterando su visión. O tal vez su agotamiento la tenía imaginando cosas.

¿No debería estar el aire despejado?

En algún lugar del techo, los ventiladores zumbaban continuamente, y corrientes constantes flotaban sobre su piel desnuda. Quizá las estaban filtrando o reciclando o envenenándolas.

Tal vez por eso no podía controlar la rabia o el frenesí. Su vientre retumbó. Hambrienta. Su estómago se estrechó, y ella empezó a doblarse, pero las cadenas de sus brazos la detuvieron.

Dolor.

El vientre duele.

Cuchillas de afeitar cortaban sus entrañas.

Su lobo. Su lobo estaba ganando. No le importaba. Demasiado enferma y hambrienta y cansada de luchar.

Una figura oscura tomó forma delante de la jaula, y ella parpadeó. Uno. Solo uno.

¿Dónde estaban los otros?

Incluso un solo humano podría mejor ahora. La furia onduló a lo largo de su espina dorsal, y ella se preparó.

Era una Timberwolf Were.

Ella no fallaría al Alfa.

Ella no fallaría a su Manada. Dejó que su lobo saliera.

—Quédate tranquila.

Reconoció la voz, el guardia Matt, el único de sus carceleros que no la había torturado.

El tintineo suave de los vasos cayó mientras una llave girada, y entonces las puertas de la celda se abrieron silenciosamente, y él se deslizó adentro con ella. Así que, finalmente había llegado a tomar su placer con ella. Pelaje se erizó bajo su piel, y sus garras y caninos se salieron abruptamente.

Las garras rasgaron a través las yemas de sus dedos, y su sexo se hinchó.

La advertencia de Verónica susurrada a través de la penumbra, por debajo del rango de la audición humana.

—Toni, no. Sé que quieres cambiar, pero no lo hagas. No lo hagas.

Gruñó, sus mandíbulas chasqueaban en el aire mientras luchaba por la libertad.

—Escúchame—dijo Matt con voz baja y urgente—Me entiendes, ¿verdad?

Gruñó. Su lobo estaba cerca ahora, tan cerca.

—Sé que me entiendes. Estoy tratando de ayudarte.

La oscura amenaza de un bastón aturdidor brillaba en su mano derecha.

Dolor. Choque. Placer. Liberación.

Se tambaleó, su cabeza balanceándose de lado a lado, sus caninos rasgando su labio inferior.

—Maldita sea—se pasó la mano por el pelo—Ellos tienen más pruebas planeadas para esta mañana. Estoy tratando de comprarte tiempo.

Él la agarró por los hombros, algo que ninguno de ellos había hecho antes. Podía arrancarle el brazo si inclinaba la cabeza. Ni siquiera las restricciones podrían retenerla. La sacudió.

—Escúchame. Estoy de tu lado.

—Tú nos encarcelaste—gruñó con voz ruda y áspera—Tú nos torturas.

—¡No quiero! Jesús, yo no soy uno de ellos—él dijo.

Su olor era diferente de los otros. Siempre olían a sexo y miedo.

Su olor era una llamada de advertencia, señalando peligro. Diferente. Pero ella no confiaba en él.

Desnudó los dientes y trató de apartar sus manos.

—No sabía lo que iban a hacer—se metió el bastón en su cinturón y levantó sus manos justo fuera del rango de sus dientes, como si confiaba en que ella no lo lastimaría—Yo no sabía lo que este lugar era. No sabía qué hacían aquí. Cuando me enteré, no pude hacer nada, o habrían descubierto que soy un espía.

Luchó con el imperativo de su lobo para destruirlo. Pensar. La Alpha querría que pensara. No somos animales, somos Weres.

Somos cazadores y guerreros.

Somos rápidos, fuertes e inteligentes.

Le dolía mucho el pecho. Tenía el estómago apretado. Su sexo golpeaba con dolor.

—¿Quién eres tú, entonces?

—Uno de un grupo de humanos tratando de averiguar quién está detrás de estas atrocidades. Para detenerlos.

—¿Puede sacarnos?—dejó de luchar, pero no pudo calmar su sangre de carreras.

Su cara se contorsionó.

—No. No sin entregarme, y acabaría matándonos a todos.

Nadie en este lugar se había hecho amigo de ella, y ella no iba a confiar en un humano ahora.

—Dile al Alpha dónde estamos, entonces. Ella vendrá.

—No puedo. No sé dónde estamos. Ellos nos transportan aquí en autobús para nuestros tours. Somos escaneados cuando entramos y nos vamos. No hay teléfonos celulares, no hay beepers, no hay cámaras, no hay posibilidad de llevar un dispositivo rastreador.

—Entonces suéltanos. Lucharemos para salir.

—Te matarán—su cuerpo, luego en sus ojos.

Los humanos casi nunca le miraban a la cara. Su lobo gruñó ante el desafío, pero dejó que la examinara por un segundo. Luego permitió que su lobo apareciera en sus ojos, y él apartó la mirada.

—Se están impacientando. Incrementan la frecuencia de las pruebas. Si no consiguen lo que quieren, me temo que van a buscar a alguien más. Tienes que retrasar la prueba de hoy. Cada hora ayuda.

—¿Cómo? No puedo hacer nada—sacudió sus cadenas—Si me dejas suelta cuando los otros guardias vengan, podría ser capaz de dominarlos.

Le dio la espalda y los hombros se tensaron. Luego se dio la vuelta.

—Si los matas, traerán a alguien más después de que las maten a las dos. Pero si no tienes nada que darles durante las pruebas, tendrán que reprogramar.

—El victus. Eso es lo que quieren—gruñó, la rabia se derramó a través de ella.

—No pueden obligarte a dar lo que no tienes—se frotó la cara—Dios... Mira, puedo soltar tus manos. Si no tienen especímenes para analizar, tendrán que retrasar lo que van a hacer. Puedes, si libero tus manos, ¿puedes, tú sabes, deshacerte de él?

Sacudió la cabeza.

—No. No puedo, no todo. No es suficiente.

—No puedo arriesgarme a traer a otra mujer aquí. Para ayudar o lo que sea. Jesús, no miraré.

—No es posible. No es así como sucede. No tenemos necesidad de liberarnos de esa manera.

—Entonces, al menos, no pelees contra ellos. Sólo dales lo que quieren.

—No. Nunca los ayudaremos—no vio que tenía muchas opciones.

Si resistieron, sus captores podrían tomar más mujeres.

Si cooperaban, podrían herir a la manada. Este humano tenía razón. El tiempo era su única arma.

Si no tenía nada que darles, tendrían que esperar.

—Atúrdeme.

—¿Qué?

—Atúrdeme el tiempo suficiente, y no tendré nada para que recolecten.

—Oh, buen Cristo—Matt caminó en un círculo rápido—No sé si puedo.

—Si esto les impide obtener lo que quieren, si nos da más tiempo, hazlo—no tenía miedo, no por el brillante dolor de puñalada o por el abrasador choque eléctrico.

Sabía lo que pasaría cuando la electrocutara. Temía que la oleada de excitación se agitara en sus riñones y el ansia de palpitar en su clítoris.

—¿Estás segura?

—Solo hazlo—gruñó, su sexo preparándose dolorosamente.

Sacó una pistola eléctrica de su pistolera y disparó. Los dardos le golpearon el abdomen, incrustado profundamente en sus músculos, y una sacudida de electricidad la atravesó.

Su espalda arqueada, y sus brazos y piernas se sacudieron. Gruñó, esforzándose en sus grilletes. La corriente se intensificó, ardiendo en su sangre, y su clítoris explotó abruptamente.

Rugiendo de éxtasis, las caderas sacudidas salvajemente, se vació en espasmos hasta que la electricidad desapareció abruptamente.

—Lo siento—murmuró Matt, sacudiendo los electrodos de su vientre.

Colgaba de sus restricciones, gastada y hueca.




*****


Brittany esperó mientras Santana tocaba el timbre fuera de la cámara de aire conectada al laboratorio de investigación del multimillonario nivel 4 de Leroy y Nadia Berry.

Su morena completó los escaneos de la retina y de la impresión digital para confirmar su identidad, y una cámara de circuito cerrado por encima de la puerta de la cámara controlada por ordenador se deslizó lentamente sobre sus caras.

La puerta se abrió bruscamente y entraron en un pasillo de seis pies de ancho y diez pies de largo, se despojaron de la ropa y atravesaron un portal que emitió radiación de bajo nivel para esterilizar su piel.

Descontaminación completa, sacaron los matorrales del estante junto a la puerta interior. No se molestó con una camisa. La presión en la cámara se equilibró, la puerta interior se abrió y salieron al laboratorio.

Leroy y Nadia Berry estaban solos, rodeados de instrumentos y equipos de vanguardia, algunos ni siquiera disponibles en instalaciones gubernamentales.

Con su piel sin forro, ojos marrones, cabello castaño lustroso y cuerpos atléticos, no parecían más viejos que su hija Rachel. Incluso con matorrales y batas de laboratorio blancas, ambos parecían tan fuertes y letales como cualquiera de los soldados de Santana.

—Alpha—dijo Leroy, su mirada se movía rápidamente entre ellas—Prima. No te esperábamos.

—¿Rachel?—preguntó Nadia con ansiedad.

—Rachel está bien—dijo Santana.

Nadia suspiró.

—Perdóname, Alpha. Yo…

Sacudió la cabeza.

—Primero eres mamá. Entiendo.

—Prima—dijo Nadia, volviéndose hacia la rubia—¿Cómo estás?

—Estoy bien, gracias—Brittany dijo con una oleada de afecto.

Leroy y Nadia habían concedido a sus deseos de tomar biopsias más extensas de las que la morena pudo haber convenido, y ella estaba en deuda con ellos.

Habían empujado los límites de su zona de confort para eludir las órdenes de sus Alpha.

—¿Tienes algún resultado?

Leroy dijo:

—Hemos completado la mayoría de los ensayos y tenemos buenas noticias, Prima. Las biopsias musculares y los análisis bioquímicos son normales. Tu ADN mitocondrial es indistinguible de cualquier otro Were.

Santana agarró la mano de Brittany.

—¿Qué significa eso?

—La transformación de Prima fue total—dijo Nadia—No hemos detectado mutágenos en ninguna de las muestras de tejido.

—¿Entonces estoy a salvo?—preguntó Brittany—No hay posibilidad de que pueda transmitir ningún tipo de antígeno a través del vínculo mate y poner en peligro a Santana.

—No, ninguno que podamos encontrar.

Brittany se inclinó contra su morena, agradecida por su sólida presencia. Ella sería destruida si su amor por Santana le hacía daño.

—Gracias.

Nadia y Leroy sonrieron, último dijo:

—No siempre llegamos a entregar noticias tan trascendentales. De nada, Prima.

Santana retumbó y la besó.

—Te dije que no había nada malo. Soy tu compañera. Lo sé.

—Sí, Alpha—murmuró Brittany, mordisqueando el labio inferior a su morena—Pero a veces un científico necesita pruebas contundentes.

Ésta gruñó suavemente.

—Tú me intentas.

Respiró hondo y se volvió hacia Leroy y Nadia. Saber que ella no era un peligro para Santana alivió la mayoría de sus miedos, pero no todos ellos.

—¿Y la viabilidad de mis huevos? ¿Es que soy estéril?—su corazón se tambaleó ante el prolongado silencio—Sólo dime lo que sabes.

Leroy lanzó una rápida mirada a la Alpha, luego tragó saliva.

—No lo sabemos, Prima. Nuestro proceso reproductivo es más complicado que en los seres humanos. La mezcla hormonal, la desregulación del ARN supresor, iniciando la cascada mitótica, no hay manera de simularla en el laboratorio. Si supiéramos cómo hacerlo, podríamos potencialmente aumentar la fertilidad de nuestra especie y protegernos de la amenaza de extinción.

Asintió con la cabeza.

—Entiendo. Si pudiera controlar las proteínas reguladoras, podría mejorar nuestras capacidades reproductivas. Y si alguien pudiera revertir ese proceso, podrían destruir la especie.

—Sí, por eso nuestra investigación está tan cuidadosamente guardada—Leroy frunció el ceño—Sin embargo, sería difícil interrumpir el proceso. Alguien necesitaría desarrollar múltiples inmunoglobulinas o proteínas antigénicas para contrarrestar la cascada reproductiva.

—De acuerdo. Aunque hay teóricamente numerosos puntos en los que los antígenos podrían bloquear los neurotransmisores y feromonas en el victus.

—Aún así—dijo Nadia—, La desactivación de los sitios receptores mitocondriales casi seguramente no sería cien por ciento exitosa.

—Pero cualquier cosa que perjudique significativamente nuestra ya baja tasa de fertilidad podría catapultar a la especie hacia la extinción—añadió Leroy.

Tiró del hilo que la había estado molestando mentalmente desde que se enteraron de la desaparición de las hembras. Si los científicos estuvieran estudiando este fenómeno, quizá también sus enemigos lo fueran.

Eso explicaría el secuestro de mujeres adolescentes cuya potencia reproductiva era casi máxima. El proceso sería largo, sin embargo, y mantener el paradero de las mujeres en secreto sería una prioridad.

—Si alguien mantuviera a un Were en un ambiente de flujo negativo, de modo que ningún olor pudiera escapar, ¿podría ser impedido el conocimiento de la Alpha en los Were?

Nadia respiró hondo y miró a Santana, luego rápidamente.

—La conexión de la Alpha es más que física. Su capacidad de sentirnos podría verse afectada si algunas de las señales físicas estuvieran bloqueadas, pero no creo que sea total.

Caminó a través de la habitación hasta donde una cafetera estaba metida en la esquina de un largo mostrador. Desde que se había convertido, no era realmente susceptible a los efectos de la cafeína, pero no podía romper el hábito de beber mientras reflexionaba sobre un problema. Se preguntó si los Berry lo guardaban por la misma razón.

Apoyó sus caderas contra el mostrador y bebió la excelente infusión.

Su morena se quedó al otro lado de la habitación con los Berry, prueba suficiente de que su frenesí de cría había terminado. Hasta hace poco, no podían tolerar esa gran separación. Las punzadas de desilusión regresaron, y ella las empujó sin piedad lejos.

Giró la taza de cerámica en sus manos, observando el círculo de líquido oscuro en la taza.

—¿Qué ocurre si una barrera fisiológica fueron creados en conjunción con el medio ambiente de presión negativa? Eso podría bloquear todas las conexiones del Alpha.

Leroy frunció el ceño.

—¿Pero qué?

—Plata. Tal vez aerosolizado, inyectado por vía intravenosa, o incluso impregnado en la sustancia de la estructura. Tal vez los tres.

—Es posible—dijo Nadia—La plata se une de forma no específica e irreversible a múltiples sitios receptores celulares, desactivándolos. Esencialmente neutraliza muchos de nuestros sistemas subcelulares, y eso se traduce en falla orgánica y muerte. El cerebro sería afectado tanto como cualquier otra parte del cuerpo.

—¿Cuántas instalaciones en un radio de cien millas serían capaces de crear ese tipo de ambiente?—preguntó.

Los Berry se miraron.

—Tenemos una aquí—dijo Leroy—Cada instalación del Nivel cuatro debe ser capaz de adaptar ese tipo de barreras. Sería costoso y consumiría mucho tiempo.

—Todo bien. Así que incluso si una instalación hubiera sido construida inicialmente como un nivel cuatro estándar, tendría que ser modificada—miró de Leroy a Nadia para confirmación.

—Sí—dijo Nadia enérgicamente. Se volvió hacia una computadora cercana y comenzó a introducir rápidamente datos—Déjame ver cuántos están en el área de búsqueda, pero eso todavía no nos dirá cuál.

Santana dijo:

—¿Qué pasa con el seguimiento de la nueva construcción o el movimiento de grandes cantidades de materiales? ¿Puedes hacer una lista de lo que sería necesario para modificar la instalación?

—Por supuesto—dijo Leroy—, Pero es improbable que los Weres estén detrás de esto. Los humanos pueden mover los materiales por ferrocarril, barco o camión.

Miró a su compañera.

—Marley o Kitty podrían ayudarnos.

Su morena asintió con la cabeza.

—¿Nadia? ¿Cualquier cosa?

—Encontré tres instalaciones además de las nuestras que podrían ser fácilmente modificadas para este tipo de...experimentación—dijo Nadia, enviando información a una impresora cercana—Uno no muy lejos de aquí, otro en Vermont y el otro en Massachusetts.

—Empezaremos con eso—dijo Santana—Amplíen la búsqueda en caso de que resulten infructuosos.

—Sí, Alpha—dijo Nadia.

—Voy a conseguir la lista de materiales—agregó Leroy.

Dejó su taza de café en el mostrador y volvió hacia su morena. Tal vez no tuviera la desesperada necesidad de estar en contacto constante con ella, pero incluso sin la fuerza primordial del frenesí de cría, ella quería, necesitaba, tocar a su pareja.

Deslizando un brazo alrededor de la cintura de Santana, le dijo a Leroy:

—Te necesito para que me hagan más análisis de sangre.

—¿Qué estamos buscando?—preguntó Leroy.

—Niveles de la hormona reproductiva y antígenos circulantes a mi material genético.

—¿Por qué?—gruñó Santana.

—No te preocupes, amor—le frotó la espalda—Puedo parecer ser Were genéticamente, pero es posible que mi sistema inmunológico humano creó anticuerpos a las hormonas reproductivas, incluso mientras yo estaba en transición. Mi cuerpo puede intentar reproducirse, pero tal vez ya estoy programada para destruir cualquier posibilidad de que eso suceda.

No necesitaba decir lo que todos ellos ya sabían. Si no podía darle a su morena y a la Manada descendencia, entonces necesitaban hacer planes para que ésta encontrara otra manera de cumplir su destino.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5867
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por 3:) el Mar Mayo 01, 2018 8:14 pm

hola morra,....

a empezar las investigaciones para a ver si sale le dichoso bebe!!!!!
y a ver cuanto tarda san en encontrar a la manada¿??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5704
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por monica.santander el Mar Mayo 01, 2018 9:36 pm

Hola!!!!!!! Esta historia esta poniendo a prueba mi paciencia, por Dios!!!
Saludos
PD: Feliz día del trabajador para todos los del foro!!!!!!
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4397
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por Isabella28 el Miér Mayo 02, 2018 2:52 am

Bucha oo...britt estéril, van a tener que ponerle mas empeño para que salga el bebe lobo.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por 23l1 el Miér Mayo 02, 2018 6:53 pm

3:) escribió:hola morra,....

a empezar las investigaciones para a ver si sale le dichoso bebe!!!!!
y a ver cuanto tarda san en encontrar a la manada¿??

nos vemos!!!




Hola lu, jaajajaj dices tu¿? xD ajajajajaj. Esperemos y nada la vrdd =/ Saludos =D






monica.santander escribió:Hola!!!!!!! Esta historia esta poniendo a prueba mi paciencia, por Dios!!!
Saludos
PD: Feliz día del trabajador para todos los del foro!!!!!!




Hola, jajajajajaaj jajaajaj dices tu¿? ajajajajaj espero y este cap te deje menos paciente o ayude en algo jaajjaajaj. Saludos =D

Pd: Feliz Día del trabajador para ti tambn! y todos los del foro!






Isabella28 escribió:Bucha oo...britt estéril, van a tener que ponerle mas empeño para que salga el bebe lobo.





Hola, eso parece, no¿? =/ jajaajajajajajaja xD ajajajajajajajajaj Dices tu¿? aunk lo hacen mas q bn, no¿? jajajaja. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5867
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Miér Mayo 02, 2018 6:54 pm

Capitulo 26



Clara levantó una mano, señalando a Adam para que esperara mientras terminaba su llamada.

Él se detuvo en el umbral de su despacho, pareciendo un animal con la pierna atrapada en una trampa. Giró su silla de cuero de respaldo alto hacia las ventanas que daban a las Montañas Verdes.

—Como les dije en mi informe provisional, espero resultados muy pronto.

—Comprendes nuestra urgencia.

La voz familiar y modulada retumbaba como solía hacerlo, ya fuera en la cama o en la sala de juntas. Cómo detestaba a los burócratas. Independientemente de su política, su filosofía o su posición, todos eran parásitos que vivían del cerebro y la iniciativa de otros.

—Entiendo totalmente tu situación. Tus necesidades son siempre mi prioridad, en todos los sentidos.

Él rió entre dientes.

—Y usted, doctora Standish, sabe exactamente cómo explotar la debilidad de un hombre.

—Lo recuerdo—ronroneó—, No hay nada débil en tu repertorio.

—Parece que no te preocupa. ¿Entonces puedo decirles a mis asociados que esperen algo pronto?

—Muy pronto.

—¿Cena el viernes? ¿El Beneficio del Gobernador para las Artes?

—Por supuesto cariño. No me lo perdería—Clara se desconectó y volvió la silla hacia su escritorio. Sacó una pila de papeleo delante y preguntó, sin levantar la vista—¿Qué pasa, Adam? Tengo informes que revisar antes de la sesión de esta mañana.

—Eso es lo que he venido a decirte—empezó él vacilante.

Clara lentamente dejó el resumen del presupuesto a un lado, un escalofrío se acomodó a lo largo de su espina dorsal, y se relajó en su silla.

Él pareció estremecerse cuando su mirada se encontró con la suya.

—¿Qué?

—Me temo que no está lista.

—¿Qué quieres decir con que no está lista?

Adam se balanceó en su lugar, como si quisiera huir, pero sus pies estaban clavados en el umbral.

—Los guardias fueron a buscarla hace cuarenta minutos para que pudiéramos prepararla—se lamió los labios—Ellos informaron por radio que ella parecía estar en un estado debilitado, así que fui a revisarla.

Clara frunció el ceño.

—¿Enferma? La vi anoche, y parecía estar en buena forma. Además, son animales. Su fisiología les impide contraer enfermedades humanas, y estos sujetos no han sido expuestos a otra cosa. Estás monitoreando los niveles de plata en el suero, ¿no?

—Sí, tres veces por semana, por protocolo. Las últimas muestras de biopsia mostraron la esperada actividad celular disminuida, pero no hay evidencia de muerte en los tejidos.

—Bueno, entonces debería estar lo suficientemente bien para lo que necesitamos—Clara volvió a prestar atención a sus informes.

Él se aclaró la garganta torpemente.

—No es un problema sistémico, es…

Clara lanzó su Waterman de oro sólido sobre el escritorio y se levantó bruscamente.

—No tengo el tiempo ni la inclinación por los enigmas. ¿Cuál es el problema?

—Hay pruebas de que tuvo una emisión nocturna. Una sustancial. Hoy no podremos obtener los especímenes apropiados.

—Déjame ver si entiendo esto—Clara enderezó su falda de lápiz de seda gris y caminó alrededor de su escritorio en pasos medidos. Se clavó en su rostro mientras cruzaba la habitación.

Él palideció, un fino brillo de sudor recubriéndole la frente a pesar de que el aire acondicionado funcionaba con toda su fuerza. Ella apostaría a que los folículos de la nuca se erizaron. Su pene ciertamente estaba, mostrando todos los signos adrenérgicos de un animal atrapado por un depredador.

Casi sonrió y no dejó de caminar hasta que estuvo tan cerca de él que su erección rozo contra su muslo.

—¿Las hemos tenido durante cuánto tiempo?—empezó a conversar—Varios meses, ¿no es así?

Él asintió con la cabeza, sus pupilas parpadeando salvajemente.

—Nunca tuvimos problemas para recolectar especímenes. Pero ahora me estás diciendo que es imposible. ¿El día en que dije expresamente que necesitaba resultados?

Tragó saliva y su manzana de Adán tembló como un pequeño animal alojado en su garganta. Estaba a punto de mojarse o eyacular en su ropa interior.

—Sí, me temo que sí.

—¿Tienes una explicación?

—Nosotros...ah...nunca observamos este comportamiento con ninguno de los sujetos antes. No se sabe que tienen emisiones espontáneas, pero al parecer lo hizo. Está somnolienta, e incluso con estimulación moderada, no podemos producir ningún tipo de respuesta eréctil.

Clara levantó su ceja.

—¿Estímulo?

—Como ya sabes, si están físicamente desafiadas, su respuesta es en parte sexual. La corriente eléctrica de bajo nivel producirá siempre ingurgitación de los genitales—hizo una mueca de disculpa—Nada está produciendo una respuesta esta mañana.

—¿Y la segunda?

—Podríamos sin duda usarla—dijo con ansiedad—Ella no ha producido el volumen de muestra que la otra hace, y la mezcla química parece estar alterada, pero…

—No son especímenes equivalentes, eso es lo que me estás diciendo. ¿Qué tipo de científico acepta voluntariamente datos inferiores? ¿Estás sugiriendo que estaría satisfecha con menos de…?

—No, no, por supuesto que no—una gota de sudor se deslizó por el lado de su cara.

—Todavía tenemos que determinar por qué hay una variación en el perfil hormonal entre dos hembras claramente dominantes—Clara se acercó aún más, su cuerpo invadió su espacio personal, el plano tenso de su falda presionando su erección contra su abdomen—Pero entonces—dijo suavemente—, No sabemos mucho en absoluto, ¿verdad? Porque no lo hemos hecho, a pesar de todos nuestros esfuerzos, a pesar de todo el dinero y los recursos que hemos lanzado en este proyecto...no hemos podido responder a ninguna de las preguntas críticas, ¿verdad?

—Lo siento—murmuró.

—¿Sí?—susurró, sus ojos clavados en los suyos.

Él parecía como si fuera a lloriquear, y su casi palpable miedo hizo que su clítoris vibrara agradablemente. Ella lentamente alisó su mano por el frente de su falda, la parte de atrás de sus dedos rozando la cresta en sus pantalones. Él aspiró en una respiración aguda.

—Necesito que te ocupes de este problema, Adam—dijo suavemente, casi disculpándose. Se inclinó un poco más cerca, su boca a pulgadas de la suya. Su pelvis rozó la suya. Despacio. Firmemente—¿Puedo contar contigo? ¿Puedo contar contigo para ocuparte de este problema?

—Lo haré. Lo haré, oh Dios, Yo...—sus caderas se agitaron y su cara se contorsionó.

Un calor satisfactorio se extendió a través de la boca de su estómago mientras lo veía luchar para recuperar su equilibrio, con el pecho agitado.

Siempre tenía tendencia a eyacular demasiado rápido.

—Volver a programar para mañana.

—Por supuesto—dijo con voz ronca.

Se giro, hizo una pausa y le dijo por encima del hombro:

—Envíame por correo electrónico una copia impresa del cuaderno de bitácora de la compuerta del corredor de aislamiento. Veamos lo que hizo anoche tan diferente.

—Sí—dijo, retrocediendo hacia el vestíbulo—Lo haré enseguida.

Se sentó en su escritorio y recogió su pluma de oro.

—Eso es maravilloso. Sabía que podía confiar en ti.

En cuanto desapareció, presionó un botón bajo el borde de su escritorio, y un panel de pared se abrió a su derecha. Un banco de ocho monitores mostró vídeos de varias áreas del complejo.

Programó en una descarga para los datos de las cámaras fuera de las plazas en el área restringida del ala de investigación, felicitándose por haber mantenido la presencia de las cámaras en secreto. En su negocio, pagó para no confiar en nadie.




*****


Marley fue sacada del sueño por el zumbido de su teléfono celular.

Lo arrebató antes de que la "WilliamTell Overture" despertara a Kitty. El disgusto y el más leve trozo de tristeza la atraparon por un instante.

La ojiverde no estaba durmiendo, y no iba a ser despertada por el teléfono sonando. Su respiración era tan lenta, al principio estaba aterrorizada de que pudiera estar muerta.

Solo después de estar completamente inmóvil durante varios minutos y cerrando todos los pensamientos extraños, incluso bloqueando el ruido sordo de su propio latido del corazón, finalmente había sido capaz de detectar el débil sonido de la respiración de la rubia.

Cuando le había presionado su mano bajo la curva del pecho, no podía sentir un latido del corazón. Se había mordido el labio con tanta fuerza para no gritar que había probado su propia sangre. Luego, ahí, al fin, el lejano latido de su corazón se agitó contra su palma, un temblor tan frágil que le había dolido su propio pecho.

La rubia estaba en algún lugar más allá de su alcance, pero bajó la voz y rodó sobre su costado, lejos de la ojiverde.

—Marley Rose.

—Sra. Rose—
dijo Santana—Lamento molestarte.

—Está bien, Alpha. ¿Es algo malo?—
du pulso empezó inmediatamente a correr.

¿Y si estuvieran en peligro?

Dios, ¿qué pasaría si fueran atacadas?

Kitty era tan vulnerable, yacía desnuda y desamparada y le había asegurado que despertaría si la amenazaban, como un oso en hibernación instintivamente reaccionó a su cueva siendo violada, pero ella no vio cómo la rubia podría reaccionar a tiempo.

Una violenta oleada de protección la atravesó.

—¿Hay peligro? ¿Debo conseguir a Quinn?

—No, perdóname. Con Quinn en guardia, estás a salvo. No quise preocuparte.

—Lo siento. Normalmente no soy tan nerviosa, pero…

—Creo que sigues con nuestra amiga vampiro.


Acarició el cabello rubio y apoyó sus dedos en su mejilla. Estaba tan fría, hermosa y sin vida como una estatua.

—Sí, estoy con ella.

—No tendrás que dejarla por lo que necesito.

—¿Cómo puedo ayudar?

—Necesito información, y esperaba que tuvieras fuentes que pudieran proporcionarla.

—Solo un minuto. Déjame hacer unas notas—
se levantó con cuidado de la cama y encontró su bolso en una silla al otro lado de la habitación. Se metió el teléfono contra el hombro y buscó en su interior el bloc de notas y el lápiz—Adelante.

—Necesito saber si los permisos de construcción han sido archivados para la renovación importante en tres localizaciones durante los dos años pasados. Estas no serían reparaciones menores, sino grandes expansiones. Tal vez las licencias o los planes se presentaron con el estado o los municipios o…

—No te preocupes. Eso es todo estándar. Sé dónde comprobarlo. Dame los lugares—
garabateó la información—De acuerdo, ¿qué más?

—Esto puede ser más complicado. Estamos buscando órdenes para grandes volúmenes de ciertos materiales de construcción. La lista no es larga, pero no estamos seguros de cómo fueron enviados.

—Puedo tener acceso a los conocimientos de embarque a través del puerto o de los manifiestos de camiones—
murmuró—¿Puedes enviarme la lista por correo electrónico?

—Sí.

—Bien. Lee para mí sólo así tengo un cierto sentido de lo que estaré buscando—
hizo más notas mientras Santana enumeró varios componentes de construcción, algunos de los cuales parecían muy extraños—Espera un minuto. ¿Realmente dijiste ventiladores de escape nuclear?

—Sí, el tipo utilizado para enfriar y circular el aire en silos de reactores nucleares.

—¿Qué crees exactamente que estas personas están construyendo?

—Cárceles.


La furia de Santana se acercó a ella por las líneas telefónicas y le heló el corazón. Imaginaba cómo se sentiría si alguien intentara hacerle daño a la ojiverde, y la rabia se asentó profundamente en su interior.

No tenía la fuerza física de los Weres o el poder mental de los Vampiros, pero tenía su cerebro, y tenía su voluntad, y sabía cómo luchar. Ahora más que nunca, tenía algo, y alguien, por quien debía luchar.

—No te preocupes, Alpha, tendré la información para ti al caer la noche.




*****


—Una vez que Kitty se levante esta noche—Brittany dijo cuándo su morena desconectó la llamada—, Ella podría tener acceso a bases de datos adicionales a través de la jefatura de policía.

—Sí—dijo Santana—Creo que hemos hecho todo lo que podemos por ahora. En caso de que Marley no pueda ayudarnos a reducir las posibilidades a una ubicación específica al señalar qué instalación ha sido modificada, pondremos vigilancia alrededor de los tres de ellos hoy. Si están operando un laboratorio de investigación clandestino con sujetos vivos, van a necesitar muchos suministros y personal adicional.

Asumió que Leroy y Nadia podían oír su conversación, pero los dos científicos parecían estar absortos en una conversación al otro lado del laboratorio.

—Su seguridad va a ser difícil de romper.

—Necesitamos a alguien con suficiente experiencia científica para poder identificar lo que estamos buscando—Santana suspiró—Rachel sería nuestra mejor opción.

—Yo podría hacerlo.

—No.

—Santana, no puedes esperar que me siente…

Ésta estaba en su cara tan rápidamente que succiono una respiración de sorpresa. Entrecerró los ojos y empujó su barbilla hacia adelante.

—¿Porque fue eso?

—No te pondré en peligro—soltó Santana, pero retrocedió un paso—Eres tan importante para la manada como yo. Tienes que aprender a aceptar eso.

—Tú te pones en peligro todos los días sin preocuparte por tu posición en la Manada.

Cerró los dientes para mantener la voz baja.

Había luchado su camino fuera de bajo el peso de un doble rasero cuando tenía diez años. No estaba a punto de abrazarlos como una adulta, especialmente cuando su compañera se ponía en peligro cada vez que dejaba el Compuesto.

—Mi posición en la Manada es ir a la batalla por ellos—dijo Santana—La tuya es mantener el orden y la estabilidad mostrándote que confías en mi juicio.

—Eso es conveniente.

La esquina de la boca de su morena se movió.

—Para mí, lo es—le pasó un dedo por su labio inferior—Eres una guerrera, lo sé. Pero no todas las batallas se combaten con dientes y garras. La Manada necesita más de lo que les puedo dar. Un centro tranquilo. Fuerza inquebrantable. Eres nuestro corazón ahora, Prima.

—Maldita seas—susurró—Tú eres mi corazón.

—Y tú eres el mío—la besó—Te prometo, cuando llegue el momento de que pelees, no te voy a detener. Pero esta no es esa pelea.

—Haces que sea difícil para mí discutir.

—Entonces no lo hagas—sonrió—Todo lo que hago, lo hago por ti y por la manada.

—Lo sé. Y eso necesita incluir estar a salvo—le agarró los hombros y atrajo su mirada.

Era la única que podía mirar a los ojos de la morena y ver todo lo que era, defensora, protectora, temible luchadora, tierna amante:

—Te amo.

Su morena le acarició su rostro.

—Te amo.

—Vamos a casa. Vamos a estar ocupadas esta noche.

—Sí—dijo con los ojos brillando de lobo—Nuestras hembras no van a pasar una noche más en cautiverio.



Guardó silencio mientras entraban en la cámara.

Independientemente de cómo la morena veía sus papeles en la Manada, nunca dejaría a su compañera sola.

Arriesgaría la ira de ésta, arriesgaría cualquier cosa, para mantenerla a salvo.

Esta noche sería lo suficientemente pronto como para librar esa batalla.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5867
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por 3:) el Miér Mayo 02, 2018 9:54 pm

hola morra,...

se estan empezando a mover las fichas,.. de una vez!!!
a ver si marley hace rápido lo que le pidió san!??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5704
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por micky morales el Jue Mayo 03, 2018 8:42 am

Al fin, algo mas interesante, tratar de salvar a las chicas y la colaboracion de Marley!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7096
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por 23l1 el Jue Mayo 03, 2018 7:15 pm

3:) escribió:hola morra,...

se estan empezando a mover las fichas,.. de una vez!!!
a ver si marley hace rápido lo que le pidió san!??

nos vemos!!!





Hola lu, ooooh sii ajajajaj xD y como bn dices, xfin! jajajaajaja. Esperemos y si la vrdd...para q esperar digo yo xD Saludos =D






micky morales escribió:Al fin, algo mas interesante, tratar de salvar a las chicas y la colaboracion de Marley!!!!!





Hola, jajaajjaajaj dices tu¿? jajajaajjaaj. SI! esperemos y todo salga bn la vrdd xD Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5867
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 27

Mensaje por 23l1 el Jue Mayo 03, 2018 7:16 pm

Capitulo 27




Francesca empujó la luz roja que parpadeaba en su contestador automático de la oficina, recorrió los mensajes, tomó notas para su ayudante y repitió la cuarta.

—Buenas noches, Viceregal, espero que hayas dormido bien—dijo la sensual voz femenina—Necesito ayuda, y de inmediato pensé en ti. Me gustaría pedir prestado uno de tus Vampiros de confianza por algunas horas esta noche. Les prometo que se divertirán. Llámame.

Francesca presionó, sabía el número de vuelta. Clara Standish era una humana interesante. Si ella hubiera sido un Vampiro, podría haber estado preocupada por sus motivos, pero incluso para un humano, Clara usaba demasiado poder para ser subestimada.

No confiaba en la científica, pero luego no confiaba en nadie, excepto Betty y el lobo Alpha. La ojiverde había estado a su lado más tiempo que cualquier Vampiro, sabía más de sus secretos que cualquier otra criatura, y su lealtad era inexpugnable.

Y Santana.

Santana era honesta hasta la exageración. Algún día, la honestidad e integridad sería su caída.

Cuando llegara ese día, estaría triste, era muy aficionada a Santana. Pero el sentimiento no mantuvo uno en el poder.

Marcó el número.

—¿Qué puedo hacer por ti, querida?

—¿Creo que es confidencial?—
dijo Clara.

—¿No lo es todo entre nosotras?

—Necesito a uno de tus Vampiros para que me ayude en un estudio.

—Eso suena maravillosamente misterioso. ¿Te ayudará de qué manera?

—Voy a saltar todas las partes muy aburridas y acertaré al resumen—
dijo Clara, como si sus experimentos no tuvieran consecuencias reales—Quiero cuantificar los efectos de la hormona de alimentación de un Vampiro en un Were.

—¿Es este el estudio que no se supone que debo saber? ¿Tienes sujetos Were?


Clara rió.

—El secreto nunca fue mi mandato, así que no tengo ningún problema en ignorarlo para ti. Sí, parte del trabajo que estoy haciendo para el grupo involucra a Weres.

Las hembras desaparecidas de Santana, sin duda.

Estos humanos eran muy necios, murmuró:

—No puedo ver que cedes autoridad a ningún amo.

—Usted es mi modelo a seguir
—dijo Clara, juguetona.

Sonrió, no era susceptible a la seducción por los seres humanos. Ellos eran satisfactorios para alimentar, nada más.

—Me halaga usted.

—De ningún modo. Creo que ambos sabemos si permitimos que los machos de nuestra especie nos controlen, que no somos mejores que los animales que estudiamos, controlados por la biología en lugar de nuestras facultades superiores. ¿No estás de acuerdo?


Para su modo de pensar, todas las especies con la posible excepción de los Weres eran inferiores, pero eso no significaba que pudiera ignorar su potencial amenaza.

—Por supuesto que estoy de acuerdo. Si no lo hiciera, no estaríamos teniendo esta conversación. Déjame ver si lo entiendo. Quieres que un Vampiro se alimente de un Were mientras tú, ¿qué? ¿Los estudias a los dos?

—En realidad, estoy interesada en analizar las emisiones de Were durante el orgasmo. Sólo recogeré muestras de la Were. Tu Vampiro puede tomar tanta sangre como desee, a falta de muerte, por supuesto.

—Naturalmente. Voy a pensarlo y me pondré en contacto contigo.

—He cambiado mi prueba de la mañana a esta tarde para acomodar sus necesidades nocturnas.


Corto la llamada y consideró la petición.

Todavía no había visto el centro de investigación, y enviar a alguien por dentro le serviría de ventaja. Clara dijo que no estaba interesada en estudiar vampiros, pero incluso si la científica decía la verdad, fácilmente podría cambiar de opinión en el futuro.

Cualquier vampiro que enviara debe ser capaz de guardar secretos críticos sobre las especies de vampiros. Sólo había un Vampiro con quien confiaría tal asignación.

—Senechal.

Un momento después, la puerta de su despacho se abrió y Betty entró.

—¿Tienes necesidad de mí, Regente?

—Tengo un trabajo para ti, creo que vas a disfrutar.




*****


Kitty abrió los ojos, consciente, sin transición de la somnolencia profunda a la conciencia total.

Por lo general, los soldados escoltaron a los anfitriones seleccionados de la casa de seguridad a su guarida justo antes del atardecer, asegurando la entrada del túnel y permaneciendo en las puertas hasta que estuviera despierta.

Sus anfitriones a menudo esperaban junto a ella en la cama por el momento cuando ella se levantara, sabiendo que su hambre era mayor después del largo período de inconsciencia diurna.

El cuerpo a su lado no era un anfitrión.

Rodó y tiró de la castaña en sus brazos.

—No deberías estar aquí ahora mismo.

—¿Por qué?—la besó.

La castaña olía fresca y viva, una pizca de champú aún adherido a su cabello, su olor natural no marcado por ninguna otra fragancia. Su cuerpo estaba caliente de la ducha, su piel suave y enrojecida por el torrente de su sangre bajo su piel.

La sangre de Marley bombeó fuerte y caliente, y su boca se llenó de hormonas de alimentación.

Quería probarla.

Quería beberla.

—Mi hambre es mayor en este momento, y mi control es más débil—acarició el cuello de la ojiceleste.

No podía evitarlo.

Su cuerpo se tensó, todo su ser se centró en la promesa de fuerza y poder que fluye a milímetros de su boca. Gimió.

—Marley, por favor. Tienes que irte.

Ésta la empujó sobre su espalda, algo que ningún huésped había hecho nunca.

Cuando la castaña se estiró sobre ella, su sexo no respondió, no tenía suficiente sangre replegada circulando para que eso sucediera, pero sentía excitación igual de bien.

No sed de sangre, deseo.

La reacción fue tan extraña, que fue capaz de ignorar su hambre el tiempo suficiente para recoger los hilos de su control.

Pasó los dedos por los cabellos castaños. Los ojos celestes eran tan brillantes, sus labios tan llenos y húmedos.

Dolía por ella en su mente, en su corazón, en sus profundidades.

—Te quiero.

La castaña sonrió.

—¿Por qué suenas tan sorprendida?—se movió contra su pierna recubriéndole la piel con la evidencia de su deseo—¿Sientes eso? Yo también te quiero. Pensé que me quemaría antes de que despertaras. Me alegro de que no hayas llamado a un anfitrión, porque no estoy compartiendo esta vez.

Frunció el ceño.

—No lo entiendes. Te quiero. No sólo tu sangre.

Los ojos celestes se abrieron y luego se volvieron increíblemente suaves.

—De Verdad.

—Si pero yo…

La castaña se inclinó y la besó, jugando su lengua sobre sus labios. Marley tenía un sabor caliente y dulce, persiguió la promesa de placer con su lengua, barriendo el interior de su boca.

Cuando las caderas se aceleraron en su pierna, apartó la cabeza, maldiciendo.

—¿Qué?—Marley se apoyó en sus brazos, sus pechos balanceándose sobre su cara—¿Por qué te has agravado?

Miró a lo largo de sus cuerpos, el suyo tan crudo y duro, el de la castaña de un blanco impregnado con la débil rosa de sangre sana.

—No puedo responderte de la manera que quiero. Mi cuerpo no puede…

—Tu cuerpo necesita sangre, ¿verdad?—Marley murmuró—Para que te despiertes físicamente.

Apartó la cara, avergonzada.

—Sí. Sin ella, no puedo…

La interrumpió su confesión con su boca, deslizando su lengua sobre sus incisivos mientras se movía sobre ella de nuevo. La castaña gimió en su boca, sus caderas empujando firmemente.

Ella se sacudió, la emoción surgió a través de ella, no la forma en que estaba acostumbrada, no el orgasmo involuntario que le acompañaba la alimentación, pero intensa, dolorosa excitación que se elevaba desde todos los rincones de su conciencia.

La rodo debajo de ella. La excitación de Marley era real, y también la suya.

Respondió a la pasión de la ojiceleste con un beso duro y exigente y deslizó su mano entre sus cuerpos.

Cuando acarició la humedad entre sus muslos, la castaña lanzó un grito de asombro.

Hambrienta de ella, se empujó por la cama y le besó el estómago, quién se retorció y se presionó contra su boca.

—Oh Dios, Kitty. Te quiero tanto.

Y esa confesión, ofrecida libremente, sin esclavitud, ninguna súplica por su mordedura, ninguna adicción sin sentido a las hormonas de la alimentación, le dio la fuerza para mantener su hambre en la bahía por algunos minutos más.

—Yo también te quiero. Te quiero, Marley. Todo de ti.

Las manos de la castaña llegaron a sus hombros, empujándola más abajo.

—Por favor. Tómame en tu boca. Hazme correr, y cuando lo haga, muérdame. Dios, Kitty, muérdame entonces.

—No—gruñó—Ya me has dado sangre hoy. No quiero tomar más.

—Te necesito. Por favor. Déjame sentirlo así.

No podía luchar tanto con la necesidad de la castaña como con la suya.

Besó el interior de sus muslos, sus labios húmedos, su duro clítoris. Ella la saboreó, la bebió y finalmente la tomó en la boca.

Los hombros de la castaña saltaron de la cama, y sus dedos se clavaron en los músculos de su espalda.

—Por favor, sí, por favor, sí—jadeó, una y otra vez.

Se vio impotente de negarle. La chupó, la lamió y presionó en su interior. La ojiceleste se puso rígida, temblando incontrolablemente y alcanzó el clímax.

—Oh, por favor, ahora—Marley gimió.

Sus incisivos se deslizaron hacia abajo, y con cuidado, suavemente, perforó la amplia vena que corría por el interior del muslo. Una inundación de poder y placer irrumpió a través de ella.

Soltó los erotostimulantes con cada tirón.

—¡Oh, Dios mío!—gritó Marley, sacudiéndose contra su boca.

Bebió hasta que ella fue lo suficientemente fuerte como para liberarse de la sed de sangre y se deslizó fuera, sellando las heridas en el muslo con varios golpes lentos de su lengua.

Jadeando, se derrumbó, su mejilla contra el estómago de la castaña.

—Te amo, Marley—murmuró.

Ésta rió suavemente, acariciando débilmente el rostro.

—Oh, Vampiro, seguramente lo haces.




*****


La puerta del dormitorio opuesta a Quinn se abrió y se puso en alerta.

Kitty apareció usando pantalones oscuros y una camisa de cuello abierto gris pálido. Su mirada era aguda, y su piel brillaba.

La Vampiro se había alimentado, pero no había visto ningún anfitrión desde que los guardias escoltaron al hombre con el cabello oscuro hacia y desde el dormitorio temprano esa mañana.

Debe haberse alimentado de la humana.

Apartó una oleada de celos, no estaba ahí por su propio placer, estaba ahí para llevar a cabo las órdenes de la Alpha. Salvaguarda a Emily. Y la Vampiro. Y la humana.

Durante las largas horas de guardia, había logrado no pensar en quién alimentaría a la Vampiro cuando despertara con hambre, pero no había tenido tanto éxito en controlar su cuerpo.

Al ver al anfitrión llegar esa mañana, oyendo los gemidos y los gritos de éxtasis, había provocado un frenesí casi tan intenso como correr con la Alpha.

Sólo viendo a la Vampiro aumentaba su necesidad.

—Emily no se ha movido todavía—dijo bruscamente.

La vampiro asintió con la cabeza.

—Lo hará en cualquier momento. ¿Cómo estás?

—Estoy bien—no lo estaba, pero podía aguantar.

La Vampiro era poderosa, y su necesidad impregnaba el entorno.

Estando inundado con el aire cargado de feromonas en la guarida subterránea la tenía llena y lista. Pero tenía mucha práctica absorbiendo ese tipo de estimulación, y no admitiría a esta Vampiro que ella palpitaba por la liberación.

—Vamos a ver a Emily, entonces—dijo Kitty, pasándola sin comentar la húmeda capa de sudor sexual que cubría su cuerpo.

Apreció a la Vampiro permitiéndole conservar algo de dignidad, y se apartó para que Kitty pudiera entrar primero.

La siguió hasta el cuarto de Emily y aseguró la puerta detrás de ellas, quien estaba como la había dejado, acurrucada en el centro de la cama, desnuda, cubierta por una sábana.

Le dolía verla tan sola.

—Ella debería estar con la Manada—gruñó.

Emily giró la cabeza y su corazón se sacudió. Los ojos marrones eran de un claro y brillante. Todo lobo, sano y afilado.

—¿Emily?

—Quinn—susurró Emily y su mirada se dirigió a la vampiro, y su rostro se endureció—¿Y cómo te llamo? ¿Maestra?

—Puedes llamarme Lieja—dijo Kitty, inclinándose sobre la cama. Agarró la barbilla de Emily en la mano, quien se estremeció.

Quinn se apretó, su lobo se erizó ante la afrenta a su compañera. La Vampiro estaba moviendo la mente su lobo, cautivándola, y a su lobo, eso significaba peligro.

Peligro significaba pelea.

Ocupó su lugar, esperando, cautelosa, observando.

—Eres fuerte, joven Vampiro—murmuró Kitty, enderezándose.

Abruptamente, la morena se sentó y se sacudió vigorosamente, como si arrojara la lluvia después de una dura carrera a través de una tormenta. Su cuerpo desnudo parecía duro y magra y hambriento, como el de un lobo solitario que había cazado durante días y aún no había encontrado presa.

—Aún duele—Emily hizo una mueca y frotó el centro de su pecho—¿Será siempre así?

—Sí, pero lo notarás menos con el paso del tiempo. Ahora mismo, necesitas alimentarte.

La morena se estremeció y sus incisivos se extrajeron abruptamente.

—Sí. Sí. Ahora—su mirada se dirigió a Quinn.

El estómago de la lobo ojiverde se tensó y su sexo pulsó.

—Déjame alimentarla.

—Ya es de noche—dijo Kitty—, Y la amenaza para nosotras es menor ahora que estoy despierta. Pero si la alimentas, te debilitarás y tu Alpha te necesitará esta noche.

—Yo soy un Were—dijo Quinn, sin apartar la vista la morena—Puedo alimentarla y estar recuperada para el momento en que dejemos este lugar.

No quería mendigar, pero estaba cerca de ello. Necesitaba su conexión con Emily, con la Manada, y necesitaba la liberación que daría la mordedura del Vampiro de la morena.

—Emily necesita un lobo esta noche, no un humano.

—De acuerdo—dijo Kitty, retrocediendo hacia la puerta—Pero necesito quedarme. Emily todavía no está preparada para alimentarse sola.

—Entonces quédate. Ya lo has visto antes—dijo Quinn amargamente.

Su debilidad, todo el mundo lo había visto ahora. Siempre se había enorgullecido de su control, al ser capaz de absorber la más fuerte de la llamada de la Alpha y aun así permanecer fuerte.

Ya no podía.

Ya estaba a punto de estallar, y no podía vencer su necesidad.

Con un gemido, saltó al lado de la cama y se quitó la camisa. Jadeando, se rasgó los pantalones.

—Ahora—Emily gruñó, carmesí sangrando a través de sus ojos.

—Sí, sí—susurró Quinn.

La morena la agarró con más fuerza de la que jamás había sentido y tiró de ella sobre la cama. Y entonces estaba debajo, donde nunca habría ido para cualquier lobo si no la Alpha, y estaba dispuesta.

Dispuesta a ser tomada, abierta y necesitada.

—Por favor—gimió.

—Quinn—el agarre se apaciguó y la besó—Te extrañé.

La rubia olía a lobo, olía a hogar, se alzó debajo de ella, y su sexo presionó el suyo. El placer era sólo eso, sin dolor, sin humillación, sin dominación.

Esta era Emily.

Era Manada.

Cerró los ojos, sintió agujas de pino debajo de sus patas, el aire fresco de la montaña corriendo por su piel, su corazón latía en sus oídos mientras ella cazaba libre.

Era lobo.

Era fuerte.

Cuando los dientes de la morena se deslizaron en su cuello, todo lo que ella sabía era alegría y el contentamiento de sólo Manada y un lobo que la amaba podría dar.








*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5867
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 10 de 24. Precedente  1 ... 6 ... 9, 10, 11 ... 17 ... 24  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.