Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10
Ayer a las 7:01 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 18
Ayer a las 6:58 pm por 23l1

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 25 y 26
Dom Nov 11, 2018 6:38 am por micky morales

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «I have a Blaine in my life»
Sáb Nov 10, 2018 7:54 am por Klainefan

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Jue Nov 01, 2018 7:11 pm por micky morales

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Sáb Oct 27, 2018 4:38 pm por Tati.94

» BRITTANA Las Abandonadas
Sáb Oct 27, 2018 4:23 pm por Tati.94

» Continuación de ''Eres lo mejor que me ha pasado'' Capitulo Final.
Vie Oct 26, 2018 10:13 pm por Tati.94

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 10 y 11 fin
Mar Oct 09, 2018 6:31 am por micky morales

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Jul 27, 2018 9:17 pm por Sanny25

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Página 2 de 25. Precedente  1, 2, 3 ... 13 ... 25  Siguiente

Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por micky morales el Jue Mar 08, 2018 6:17 am

Sorry, FELIZ DIA DE LA MUJER!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7117
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Jue Mar 08, 2018 7:59 pm

3:) escribió:hola morra,...

san tiene a todos en la hoguera a fuego lento jaja
a bue britt entre laicans y diurnos ( pre-animado) jajaj  la va a pasar divino!!!
a ver como van las cosas??

nos vemos!!

FELIZ DIA DE LA MUJER!!





Hola lu, jaajaj si que si...cosas de ser alfa¿? JAajajajaj o no¿? pobre rubia =/ Espero que mejor para las dos, pero mejor para la rubia xD ajajajaj. Saludos =D

IGUAL!






micky morales escribió:Seia interesante que Santana llegara al hospital de nuevo, que esta buscando Kitty????

micky morales escribió:Sorry, FELIZ DIA DE LA MUJER!!!!!!





Hola, mmmm la sintonia sin q se den cuenta¿? mmm¿? jajajaaj. Espero y este cap lo sabe! Saludos =D

Jajaja todo bn, Igual!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 7

Mensaje por 23l1 el Jue Mar 08, 2018 8:01 pm

Capitulo 7


—¿Qué quieres decir con humanos?—preguntó.

El frío que salía de la detective sentada frente a ella hizo que los pelos de la parte posterior de sus brazos se levantaran. Si no hubiera visto el fuego parpadeando en los ojos del Vampiro un momento antes, habría pensado que ella era totalmente sin emoción.

La verdad era todo lo contrario, finalmente entendió lo que significaba la furia fría.

También apreció por primera vez que estaba en una habitación cerrada con un depredador.

Una tan mortal como un Were y no es probable que diera ninguna advertencia antes de que ella golpeara.

Mantuvo la mirada fija en la de la detective, lista para moverse si era necesario.

—No muerdo—dijo Kitty suavemente—A menos que me inviten.

Hizo un esfuerzo para relajar sus hombros. No fue fácil.

Un enfoque primitivo en su cerebro le estaba inundando con suficientes hormonas de vuelo para hacer que su cuerpo entero se estremeciera.

—Lo siento.

—No es necesario que lo estés. Eres sorprendentemente sensible para un ser humano, pero aún así debería tener un mejor control.

—Cualquier mejor control y yo realmente pensaría que estabas muerta.

La expresión de Kitty quedó completamente en blanco, y luego se echó a reír.

La transformación fue tan impresionante como el amanecer.

Se sintió sonriendo, calentándose por dentro, como si hubiera recibido un regalo inesperado. Quería hacerla sonreír de nuevo, y vagamente reconoció que no reaccionaba generalmente de esta manera, sin importa cuán hermosa la mujer era.

Los depredadores a menudo adormecen a sus presas antes de golpear, ¿podrían los Vampiros hacer lo mismo?

—Háblame de la chica—dijo Kitty.

Negó con la cabeza, tanto para aclararse como para señalar que no iba a responder sin más información.

—Tú primero. ¿Por qué un Were humano tenía fiebre?

—Deberías preguntarle a tu médico Were. Rachel, ¿verdad?

—Sí—no iba a ofrecer nada.

Mientras que la detective era admirablemente encantadora cuando ella dejaba su formidable guardia abajo, no sabía lo que estaba buscando.

Wilde la estaba interrogando sutilmente, eso estaba claro, pero no creía que ella fuera el blanco de las sospechas de la detective.

No podía dejar de sentir que la Were Alpha era de alguna manera la que Wilde buscaba, y su respuesta inmediata fue protegerla. No reaccionaba en absoluto como ella misma, lo cual era una razón más para tener cuidado con lo que decía.

Kitty Wilde alcanzó dentro de su chaqueta de cuero y saco una simple tarjeta blanca en relieve con su nombre y número de teléfono, que colocó directamente frente a ella.

—Llámame si ves o escuchas de una adolescente, Were o humana, con fiebre.

—¿Y la confidencialidad del paciente?

—Es una enfermedad contagiosa—respondió Kitty—Tienes la obligación de reportarlo.

—Nunca he visto ningún comunicado oficial del Instituto Internacional de Salud o del Centro de Enfermedades Transmisibles que lo clasifique como tal—deseaba desesperadamente saber con qué podría estar enfrentando esta enfermedad, porque el ER era un campo de batalla, la primera línea donde cada minuto podía marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

No se vería obligada a quedarse indefensa mientras los pacientes morían porque no sabía cómo tratarlos.

Esta detective obviamente sabía algo, y no tenía la intención de ser jugada.

—Sin eso, mis manos están atadas.

—Tendrás que confiar en mí cuando te diga que vas a salvar más que la vida de un solo paciente si me llamas con cualquier cosa que aprendas.

—¿Por qué tendría que confiar en ti?

—Porque tengo todo que perder. Yo y todos los demás miembros de las razas Praetern.

Inmediatamente pensó en Santana y su aprensión se intensificó.

¿Qué tan grande era este problema?

—¿Qué estás diciendo?

—¿Puedes concebir lo que significa para una especie entera de repente ser vulnerable, de la noche a la mañana—dijo Kitty con letalidad tranquila—¿Al genocidio masivo?

Incluso tan recientemente como el día anterior, habría respondido que sí.

Intelectualmente, comprendió que las razas Praetern habían tomado una gran oportunidad cuando salieron de las sombras, arriesgando que los seres humanos que superaban en gran medida a ellos los aceptarían a pesar de sus diferencias.

Aunque había visto el sutil prejuicio dirigido a Rachel, no había apreciado realmente la magnitud de la desconfianza humana hasta que ella había intentado ayudar a Lexa y Santana.

Entonces ella había sido el blanco de las miradas sospechosas y desdén silencioso.

Los Weres eran diferentes, ciertamente alarmante, y sin embargo tan poderosamente convincentes.

¿Qué tipo de presión debe sentir Santana para proteger su manada?

Había pensado aún menos en la situación de los otros Praetern, que parecían en la superficie mucho más humanos que los Weres, con sus formas animales y sus naturalezas depredadoras.

Y nadie sabía realmente qué pensar de los Vampiros.

Si estuviesen muertos, ¿qué reclamación tenían para tener derechos?

—No, no puedo saber lo que significa para cualquiera de ustedes—respondió—Y es precisamente porque no puedo, no quiero poner inadvertidamente en peligro a nadie.

—Es demasiado tarde para eso, doctora Pierce. Estamos todos en peligro ahora—Kitty Wilde se levantó y señaló la tarjeta—Si los seres humanos llegan a darse cuenta de que si la fiebre Were no sólo es intratable y letal, sino también que están en riesgo, habrá caza abierta en Weres.

—Tengo curiosidad—dijo, embolsando la tarjeta de la detective—¿Por qué vienes a mí? ¿Por qué confiar en mí?

—Porque vi tu foto en el periódico—con una sonrisa burlona dijo—Y tenías tus manos desnudas en los hombros de esa joven hembra, a unos centímetros de su rostro. Si ella estaba infectada y te hubiera mordido, podrías estar muerta a estas alturas. Su Alpha podría haberte matado fácilmente en el acto sólo por tocarla. Pero intentaste ayudarla de todos modos—se encogió de hombros, un gesto tan elocuente que sintió una punzada involuntaria de excitación.

Esta Vampiro era la mujer más seductora que jamás había visto. Algo en su respuesta debe haberse registrado en Kitty, porque para al instante más breve, sus ojos flamearon carmesí.

Sintió un tirón en su vientre.

—Soy médico. Yo estaba haciendo mi trabajo—dijo, ignorando firmemente el calor que ardía en la boca de su estómago.

—Entonces tengo que creer que seguirás haciéndolo. No estaba de acuerdo con mi papá cuando apoyo el Éxodo. Creo que ha puesto a nuestra gente en un peligro desmedido exponiéndonos. Pero no conseguí un votó, y ahora está hecho—Kitty se detuvo con su mano en la puerta, sus ojos se abrieron mientras se fijó en ella—No importa qué especie sea el primer blanco de una purga, las otras razas Praetern caerán. Primero los Weres, luego los Vampiros. Luego las brujas y los hechiceros y los videntes y los telépatas. ¿Cuál eres tú doctora, amiga o enemiga?—su voz cayó, se volvió humeante y suave—Me gustaría que fuera amiga.

Se quedó sin aliento, atrapada en un vórtice de increíble poder que acariciaba el centro mismo de su ser.

La mirada de la detective exploró su mente y reclamó su cuerpo. El calor le inundaba los sentidos y dolía por aquellos largos y fríos dedos en su carne.

Hambre de un toque, deseosa de ser devorada.

Vio los labios entreabiertos de Kitty enrojecidos, la punta de su lengua húmeda apenas visible entre incisivos blancos cegadores.

Anhelaba esa boca en ella.

Cada instinto la empujó hacia adelante, la impulsó a hundirse en el abismo de un placer inconmensurable.

Luchando por no ir a ella, agarró la mesa y su mano rozó el periódico hasta el borde. Por el rabillo del ojo, vio la cara de Santana López en la fotografía: feroz, depredadora, orgullosa.

Se estremeció, aferrándose a esa imagen mientras luchaba contra la compulsión de la Vampiro.

—Detente—susurró.

Casi instantáneamente, el agonizante y erótico agarre de sus sentidos se soltó, y cayó como si se hubiera desatado de una poderosa resaca.

Para su sorpresa, Kitty estaba respirando con tanta fuerza como ella e hizo una mueca como si la pérdida de su conexión le doliera, y sus incisivos brillaban débilmente.

Todavía se sentía como una presa, pero no en el sentido usual.

Los Weres podrían ser depredadores naturales, pero los Vampiros eran sexuales.

La habían cazado y apenas había escapado.

—Nunca es aconsejable mentir a la policía—murmuró Kitty—Lo que sea que Santana López es para ti, es mucho más que una conocida—abrió la puerta—Estaré esperando tu llamada.




*****


Siguió el río hacia el sur, deslizándose por el matorral a lo largo de sus riberas como una franja de luz de luna que parpadeaba entre las sombras.

Sus centuri seguirían su rastro, pero estarían largos minutos detrás de ella.

Sus poderosos músculos se tensaron mientras sus patas se deslizaban por el suelo en grandes zancadas. Probó la mañana en su lengua, sintió el viento revolotear a través de su piel.

Conejos y ciervos se dispersaron al acercarse, pero no estaba cazando.

Estaba corriendo.

Corriendo para quemar el calor de su sangre y el frenesí de sus lomos.

Corriendo hasta que el agotamiento amortiguaba el deseo y la claridad eclipsaba el instinto.

Corrió, aunque sabía que su búsqueda era infructuosa.

Era Alpha, y mientras respirara tendría un propósito: dirigir y proteger a su Manada.

Nada menos que la muerte, no la lesión o la fatiga, ni la llamada de la razón a la claridad, anularía el impulso más primitivo.

Pero corrió sin embargo.

Llegó a Washington Park al amanecer y se dirigió silenciosamente más allá de los corredores de la mañana temprana y los caminantes de perros, advirtiendo a los caninos con un gruñido subvocal que sólo ellos podían oír.

Cuando llegó al desierto edificio de las instalaciones del parque, volvió a la forma de piel. Luego tecleó un código en el panel lateral de una caja de metal gris sin nombre del tamaño de una unidad de aire acondicionado detrás del edificio.

Las cajas estaban por todas partes en la ciudad, colocadas en cobertizos, garajes de obras públicas, transformadores eléctricos y plantas procesadoras de agua, una unidad mecánica más que se desvaneció en el fondo para la miríada de trabajadores que pasaron docenas de similares todos los días.

Ordenó a través del pequeño escondite de ropa dentro y sacó una camiseta azul marino y jeans. Puesto que no tenía ninguna prisa como lo había sido la noche anterior, se tomó el tiempo para sacar un par de zapatos negro lisos.

Después de vestirse, marcó algunos códigos en el menú electrónico dentro de la puerta.

La información sería registrada en López Industries, y uno de sus empleados reemplazaría los artículos dentro de veinticuatro horas para el próximo Were que se encontrara necesitado de ropa.

Empezó a caminar por el parque hacia el complejo del Capitolio con la intención de ir a la oficina.



Después de unos minutos, se dirigió hacia New Scotland Avenue en su lugar.

Su cuerpo se sentía agradablemente suelto y relajado después de su viaje de treinta millas y no estaba deseando ser encerrada en una oficina y atada a un escritorio.

Y tenía hambre.

También estaba sin dinero y sin su teléfono. Quinn sería muy infeliz.

Sus opciones eran limitadas, y como ella no quería esperar a sus guardias, uno de los cuales estaría siguiendo en el Rover, decidió intentar suerte al atrapar a Rachel en el hospital.

No creía que la joven médico se molestara en llevarla a desayunar.

La mayoría de los Weres podían desaparecer a simple vista, teniendo la habilidad natural de un depredador para moverse sin agitar el aire, y ella era mucho mejor que la mayoría.

Nadie le prestó atención cuando siguió a un grupo de enfermeras a través de las puertas dobles que separaban la sala de espera del resto de la sala de emergencias.

Olía a otro Were que estaba en el otro extremo del pasillo, pero no era Rachel.

Un varón joven.

Salió de un cubículo, sosteniendo una placa de rayos X bajo el brazo. Él miró en su dirección, su expresión inquisitiva e incierta. Cuando ella sacudió la cabeza, él se agachó y desapareció apresuradamente detrás de la cortina.

Santana registró otro olor, uno que ella reconoció, y no uno que debería haber hecho que su pulso corriera.

Humano.

Hembra.

Su cerebro pensante le dijo que se diera la vuelta y se fuera, pero su instinto le instó a seguir el olor.

Encontró a Brittany Pierce sentada en una mesa pequeña en un cuarto vacío. Entró y cerró la puerta.

—Buenos días.

Brittany se recostó en su silla y sonrió tristemente.

—No sé acerca de buenos, pero ha sido un infierno de una mañana hasta ahora.

—¿Qué quería la Vampiro?—exigió, inexplicablemente enojada que la rubia había estado en contacto cercano con un Vampiro muy poderoso con los mismos deseos—¿A parte de ti?

—Está bien—dijo Brittany, poniendo las dos manos sobre la mesa—Lo he tenido con alusiones enigmáticas y con hechos a medias. Y las personas que parecen saber más sobre mi negocio que yo. Así que es el turno de otra persona para responder a las preguntas. ¿Qué estás haciendo aquí?

Cruzó los brazos y se apoyó contra la puerta, incapaz de reprimir una sonrisa. No obtuvo ningún placer de infundir temor en otros, pero estaba acostumbrada a ello.

Aparentemente, Brittany era inmune.

O como había sospechado antes, ingenuamente valiente.

—Estaba buscando a Rachel.


*****


—Oh—dijo, sintiéndose tontamente decepcionada y esperando que su reacción no fuera aparente.

Obviamente, la Were Alpha querría hablar con la Were Medico, sobre todo cuando estaba claro que las preguntas de la Detective Wilde que algo serio estaba ocurriendo en la Manada Were.

El hecho de que ella había estado pensando en Santana casi toda la noche no quería decir que la Were le había dado un segundo pensamiento.

Tal vez había más en la relación de Santana con Rachel de lo que la castaña había dejado a entrever.

Después de todo, eran las seis de la mañana, un rato extraño para que apareciera la Alpha.

—Ella no está aquí.

—Lo sé—la mandíbula de Santana se tensó y su rostro pareció volverse más audaz, más fuerte, más intenso—Tu turno. ¿Qué quería la Vampiro contigo?

—¿Cómo sabes que estaba aquí?

Santana gruñó.

—Lo sé.

—¿Cómo?

—Puedo olerla por toda esta habitación—se apartó de la pared y se inclinó sobre la mesa—¿Podría olerla por todo tu cuerpo?

—¿Lo hiciste?—su garganta se secó repentinamente.

La morena estaba tan cerca que pudo ver las manchas de oro en sus ojos oscuros.

También podía olerla. Canela silvestre y pino quemado.

Probablemente debería haber estado intimidada, pero no lo estaba. Y sabía instintivamente que dar marcha atrás no era lo correcto a hacer con esta Were.

—¿Qué te diría eso?

—Entonces yo conocería a un amigo de un enemigo.

—No, no lo harías—exasperada, se puso de pie.

Debió de parpadear porque no la vio moverse, pero al instante siguiente, la Alpha estaba de pie junto a ella.

Tenían casi la misma altura, ella era unos centímetros más alta.

Por segunda vez en menos de una hora, se sintió atraída por una mirada, pero esta vez, ella recibió el revuelo en su sangre.

—Esos términos han estado dando vueltas mucho esta noche. Amigo. Enemigo. Ni siquiera conozco los lados.

—¿Quién fue? Tal vez pueda ayudarte con eso.

—Detective Kitty Wilde. Y estaba muy interesada en Lexa.


*****


—Claro que ella lo estaba—suspiró y retrocedió un paso, necesitando la distancia para moderar su agresividad.

No tenía ninguna razón para sentirse territorial con respecto a esta humana.

Otra indicación de que estaba montando demasiado cerca del borde.

Tendría que hacer algo al respecto, y pronto.

—También me preguntó algo más—dijo Brittany—Si había visto a algún ser humano con fiebre.

—¿Lo hiciste?


*****


—No que yo sepa—se frotó la nuca con frustración—Y eso es un problema. No sé nada. Rachel no me dará ninguna información, porque dice que eso depende de ti—miró a los ojos oscuros e inmediatamente sintió el completo tirón, lavando el calor, el endurecimiento en sus profundidades, la agitación de excitación.

Se estabilizó, negándose a apartar la vista.

Negándose a ceder.

—Así que supongo que necesito que me dé algunas respuestas. Porque no me importa si es un Were o un humano, tengo la intención de cuidar de la próxima que venga como Lexa.

—No sabes en lo que te estás metiendo—dijo Santana con brusquedad.

—Entonces, ¿por qué no me lo explicas?


*****


Casi sonrió, preguntándose si esta humana tenía la idea de que ella sólo la había desafiado con su mirada fija, su tono de voz, su postura.

Si hubiera sido un lobo, ya la habría tenido en la garganta. Pero como era, tenía que luchar contra su lobo para no gruñir y romper.

Tonta humana valiente.

—Necesito desayunar—saltó sin esfuerzo la mesa, abrió la puerta y miró por encima del hombro—Únete a mí.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 3:) el Jue Mar 08, 2018 9:35 pm

hola morra,...

bueno britt busca info, por A o por B va a conseguirla a ver de que lado cae jajaja
si consiguen info de la forma que hace kitt britt va a sufrir,...
que mejor termina un desayuno asi jajaja

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por micky morales el Vie Mar 09, 2018 7:16 am

Bueno espero que esa detective no se siga acercando mucho a la Dra.Pierce, a ver que sale de ese desayuno!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7117
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Vie Mar 09, 2018 7:31 pm

3:) escribió:hola morra,...

bueno britt busca info, por A o por B va a conseguirla a ver de que lado cae jajaja
si consiguen info de la forma que hace kitt britt va a sufrir,...
que mejor termina un desayuno asi jajaja

nos vemos!!





Hola lu, jajaajajajaj xD jajaajaj y nose xq creo q se saldrá con la suya jajajaja. =O lo crees=/ AJajajajaj puede, puede ajjaaj. Saludos =D






micky morales escribió:Bueno espero que esa detective no se siga acercando mucho a la Dra.Pierce, a ver que sale de ese desayuno!!!!!





Hola, ¬¬ si es para mal tmpoco lo kiero la vrdd ¬¬ JAajajaja de la mejor manera ajajaj. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 8

Mensaje por 23l1 el Vie Mar 09, 2018 7:32 pm

Capitulo 8




Entró en el pasillo donde Quinn y Andrew flanqueaban la puerta, habiéndose posicionado para ver a alguien que se acercaba desde cualquier dirección.

Había olido su llegada unos minutos antes.

Deben haber corrido muy duro para estar a sólo unos minutos detrás de ella.

Para ella, la larga distancia había sido un entrenamiento vigoroso; para ellos habría sido agotador.

Ambos tendrían que comer pronto.

—Alpha—murmuró Quinn.

Ella y Andrew se apiñaron inmediatamente cerca, rozando los cuerpos contra ella en bienvenida, buscando tranquilidad después de su separación.

—Centuri—le tomó la parte de atrás del cuello, acariciando suavemente—¿Quién está en el Rover?

—Hice que Puck bajara—dijo Quinn, en referencia a uno de los jóvenes dominantes que habían empezado a considerar como un centuri—Puedo llamar a Finn y Emily si necesitas—se puso rígida cuando Brittany apareció.

—No hay necesidad de llamarlos—hizo sitio para Brittany, creando distancia entre ellas para que Quinn no percibiera a la ojiazul como una amenaza para ella.

Los centuri guardaban instintivamente el espacio personal del Alpha, sin confiar en nadie cercano a ella excepto su compañera.

Ellos querían estar presentes cuando ella tenía relaciones sexuales, pero se vieron obligados a tolerar su falta de protección entonces porque ella insistió en la privacidad.

No tenía ningún remordimiento en sus guardias al verla desnuda o en medio del frenesí sexual.

Pero quería que sus parejas sintieran algún grado de intimidad, ya que no les daría lo que muchos querían: un vínculo.

—La Dra. Pierce y yo vamos a desayunar. Ustedes dos deben hacer lo mismo.

—Esperaremos—dijo Quinn, mirando a la otra rubia.

Andrew asintió con la cabeza.

—Ambos comen—dijo sin rodeos. Y se volvió hacia Brittany—¿Dónde recomendarías?

—Hay un lugar justo al final de la calle. El Recovery Room.

—Vamos.

—Tus guardias no están contentos—dijo Brittany.

—Son demasiado protectores.

—¿Tienen razón de estarlo?

Le lanzó una mirada.

—¿Por qué estás tan curiosa?

—Me interesas.

Alzó las cejas.

—¿Por qué es eso? ¿O simplemente tienes una fascinación antinatural por los animales?


*****



—¿Es así como te ves a ti misma? ¿Un Animal?—atravesó las puertas dobles hacia la mañana.

Vio a Santana respirar como si estuviera examinando el aire, sus ojos explorando la calle en todas direcciones.

Cautelosa.

Vigilando.

Movimientos innatos e instintivos.

—En mi corazón, soy un lobo. ¿Cómo me llamarías?

—Yo te llamaría un Were.

Llegaron al final de la esquina de ER y tocó el brazo desnudo de Santana para dirigirla. Los músculos duros ondulaban bajo las yemas de los dedos.

La piel de la morena estaba caliente e inesperadamente sedosa, casi como si estuviera cubierta de piel invisible. Deslizó los dedos hacia arriba y hacia abajo sin pensar.

Santana se tensó y, desde muy cerca detrás de ella, oyó un gruñido.

Quinn.

Irracionalmente, quiso ignorar la advertencia: quería seguir acariciando ese acero de terciopelo.

El buen sentido prevaleció, y a regañadientes le quitó la mano.

—El restaurante está por aquí.


*****


Riéndose en voz baja, preguntó:

—¿Por qué no te intimidas?

—Ella me está diciendo que si te amenazo, me hará daño, ¿verdad?

—Si—ocultó su sorpresa.

No había esperado el toque, y definitivamente nunca esperaba que le gustara.

Normalmente, no permitiría que un extraño entrara tan profundamente en su espacio personal, y ella nunca hubiera tolerado incluso el contacto casual.

Pero la mano de Brittany en su brazo no se había sentido ajena o amenazadora. Sus dedos lentamente acariciando habían parecido acariciarla más profundo que la piel.

—¿No te molesta su agresión? Lo hace a la mayoría de los humanos.

—¿Podría detener su reacción si se lo dijeras?

—No. Ella es mi segundo, el lobo de más alto rango en mi Manada. Su impulso más fuerte es protegerme. No puede hacer otra cosa que ser quien es.

—Entonces no me molesta—Brittany deslizó su palma por su antebrazo—Aquí está la cena.

Miró la pálida mano en su brazo.

—No quieres tentarla.


*****


—Tienes razón, no—no estaba segura de lo que estaba haciendo.

No tenía ningún deseo de antagonizar a Quinn, pero le molestaba ser advertida lejos de Santana.

—Confío en que le hagas saber que soy completamente inofensiva.

Santana le sostuvo la puerta.

—Nunca miento a mis lobos.

Sonriendo, la siguió adentro. El largo restaurante estilo coche de ferrocarril estaba medio lleno de gente vestida de hospital.

Santana pidió una cabina de la esquina, y después de que ella y se deslizaron adentro, Quinn y Andrew tomaron una a través del pasillo.

Los guardias de Santana se sentaban en lados opuestos de la mesa, en el borde exterior de los asientos bancos, donde podrían avanzar rápidamente en el pasillo y bloquear el acceso a ella.

—¿Te molesta alguna vez?—preguntó—La constante compañía, la...vigilancia.

Santana sacudió la cabeza.

—Desde que somos jóvenes, estamos rodeados por la Manada. Los cachorros duermen en montones. Ellos amamantan de cualquier hembra lactante. Cualquier Were en la Manada protegerá a los jóvenes, independientemente de quién los haya parido. Todos estamos conectados. Estar aislados nos mataría.

—¿Quieres decir eso literalmente?

Santana se quedó muy quieta, por lo que todavía tenía problemas para verla, como si de alguna manera ya no estuviera sentada frente a ella.

La Alpha había ido a la tierra.

—¿Cuántos médicos Were tienes como Rachel trabajando en el sistema de salud humano?—preguntó intentando una nueva táctica.

—¿Por qué lo preguntas?—respondió Santana.

—Porque—hizo una pausa para ordenar el desayuno a la camarera de mediana edad, que dejó caer enormes tazas de cerámica blanca llena de café oscuro y aceitoso delante de ellas sin que se lo pidieran.

Cuando la camarera se movió a través del pasillo para tomar las órdenes de Quinn y de Andrew, continuó:

—Si es tan pocos como pienso, entonces no es suficiente para cuidar de cualquier crisis médica sustancial.

—No, por regla general, necesitamos atención médica—Santana intentó el café.

—Esto, sin embargo, podría ser letal—riendo, tomó un sorbo—Rachel dice que la cafeína no te hace nada.

—Puede que nunca haya probado este café.

Se inclinó más y bajó la voz.

—¿Por qué la policía pregunta acerca de los seres humanos con fiebre Were? No recuerdo haber leído nada de eso en med…— hizo una mueca—Bueno, por supuesto que no habría aprendido nada en la escuela de medicina, porque nadie sabía nada acerca de cualquiera de los Praeterns hasta hace poco.

—La fiebre Were es muy rara, incluso entre los Weres.

—¿Qué es exactamente?


*****


Consideró su respuesta mientras la camarera colocaba los platos de comida delante de ellas.

Brittany tenía razón: no tenían muchos médicos.

Antes del éxodo, los médicos Were trabajaban en secreto para ocultar el caso poco frecuente cuando fue llevado a una sala de emergencias para recibir atención médica.

Lo más a menudo, esto sucedía cuando un Were fue implicado en un accidente o un altercado que llevó a la participación de la policía.

La policía y el personal de servicio de emergencia trajeron habitualmente a los heridos a la sala de emergencias, pero desafortunadamente, un Were era probable de curar sus lesiones a mitad de tratamiento.

Cada lobo llevaba una tarjeta de salud que, cuando se escaneaba en cualquier base de datos en cualquier parte del mundo, alertaría a una estación central de compensación en López Industries.

Un Médico Were sería enviado para intervenir. El gato salvaje, el roedor y otros Weres menos comunes no interactuaban con la población humana lo suficiente como para que el descubrimiento accidental fuera un problema.

Si se enfrentaba a un brote de fiebre Were, no tendría suficientes médicos para cubrirlo. Y si los humanos de alguna manera se infectaran, sería desastroso.

Aun así, no podía arriesgarse a revelar demasiado.

Hasta que comprendiera exactamente lo extendido que era el problema, no iba a exponer a su Manada y todos los demás Weres a represalias.

—Cualquier cosa que pudiera decirte no tendría sentido para ti.

—Mira—dijo Brittany—Somos el centro médico más grande de la región. Cualquier caso que aparezca fuera de lo ordinario será atendido por los hospitales locales. Si sé qué buscar, puedo triar. Comenzar el tratamiento temprano. Llamaré a tus médicos, si quieres que lo haga.

—No sabemos lo que es—dijo esperando que la aparición de la cooperación acabaría con las preocupaciones de la ojiazul—Sólo sabemos lo que hace. Mata casi el cien por ciento del tiempo, y rápidamente. Una vez que comienza la fiebre, se agrava en cuestión de horas, a veces incluso más rápido. No sabemos si la fiebre es la causa de la descomposición celular o la consecuencia, pero la mayoría de los infectados sufren colapso del sistema. Convulsiones, sangrado, tormenta endocrina.

—¿Y los que no sucumben de inmediato?

—Casi todos se vuelven rabiosos y finalmente mueren.

Brittany frunció el ceño.

—¿Cuál es la causa de la muerte, si no la descomposición celular?

Sus ojos se estrecharon, el marrón cambiando al oro.

Imaginó a Lexa, luchando sola, mientras ella permanecía de pie sin hacer nada. Su lobo le arañó las entrañas, furioso ante su impotencia.

—Los ejecutamos.

—Jesucristo—susurró Brittany—¿Quién decide eso?

—Yo lo hago.


*****


Respiró despacio, tratando de envolver su mente en la idea de matar a un paciente enfermo.

No sólo un paciente, alguien que era como la familia.

No tendría las agallas.


*****


—¿Crees que no somos animales, doctor?—preguntó amargamente.

No estaba segura de por qué la expresión de shock en la cara de Brittany la molestaba tanto.

No esperaba que un humano comprendiera la amenaza de un lobo rabioso a la Manada.

Ni siquiera estaba segura de por qué trató de explicar.

—Creo que necesitamos encontrar una cura—Brittany dijo con vehemencia, sorprendiéndola otra vez.

—¿No crees que estamos intentando?—soltó—El setenta y cinco por ciento de los recursos de López Industries van a esta investigación.

Su frustración se difundió y Quinn se levantó abruptamente, caminando hacia ellas con un retumbar. Levantó la mano una fracción y telegrafió:

Retírese, Imperator. Todo está bien.

Quinn retumbó de nuevo y volvió lentamente a su asiento.

—Por supuesto, lo siento—Brittany se frotó la parte posterior de su cuello—¿Y los humanos? ¿Síntomas similares?

No dijo nada, en total acuerdo cuando su lobo lanzó una advertencia.

Algunas cosas que los humanos no podían saber, porque si lo hacían, seguramente tratarían de destruirla y a todos como ella.

—Si sospechas que tienes un caso de fiebre Were, yo y el manada de Timberwolf estaremos en deuda contigo si nos llama antes de que lo hagas a la policía—se levantó, telegrafió a Quinn para que consiguiera la factura—Aprecio su deseo de ayudarnos, Dra. Pierce, pero me temo que no puede.

Brittany se levantó mientras Quinn ponía dinero en la mesa. Se encontró con sus ojos.

—Gracias por el desayuno. Lo conseguiré la próxima vez.

—Me temo que no habrá otra vez—observó a Quinn y Andrew caminando agitados cerca.

Su lobo estaba tan cerca de la superficie, tan listo para luchar, que estaba en peligro de empujar a sus guardias a perder el control.

Estaba fuera de tiempo.

—Adiós, doctora.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 3:) el Vie Mar 09, 2018 10:12 pm

hola morra,..

bueno britt esta tratando de ir por en buen camino buscando ayudar!!!
enserio pero enserio quinn es como apretarte un dedo con la puerta!!!
a ver como va la investigación de britt??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por micky morales el Sáb Mar 10, 2018 7:18 am

Ya me esta fastidiando la reticencia de Santana a abrirse mas con Britt. Quinn que se cree?, que se vaya a buscar algo que hacer a un bosque, esta fastidiosa por demas, si Santana y Brittany deciden intimar estara ahi sentada en la cama???????
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7117
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Dom Mar 11, 2018 7:34 pm

3:) escribió:hola morra,..

bueno britt esta tratando de ir por en buen camino buscando ayudar!!!
enserio pero enserio quinn es como apretarte un dedo con la puerta!!!
a ver como va la investigación de britt??

nos vemos!!!




Hola lu, sii, lo cual es muy bueno! O no¿? q si es al segunda, q si q tiene q salvar al alfa y bla bla bla, pero q ¬¬ Espero q la junte con san ajajaja. Saludos =D








micky morales escribió:Ya me esta fastidiando la reticencia de Santana a abrirse mas con Britt. Quinn que se cree?, que se vaya a  buscar algo que hacer a un bosque, esta fastidiosa por demas, si Santana y Brittany deciden intimar estara ahi sentada en la cama???????





Hola, sii¬¬ q sea humana no tiene nada de malo ¬¬ Jajajajajjaajajaj te caxai¿? jajaajajaj ajajajajaaja ¬¬ q encuentre alguien para ella mejor ¬¬ Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 9

Mensaje por 23l1 el Dom Mar 11, 2018 7:35 pm

Capitulo 9




Ella y Quinn subieron al compartimiento de carga trasera del Rover.

Andrew se puso delante junto a Puck, un varón fibroso que salía de su adolescencia y se sentaba detrás del volante.

Se inclinó hacia adelante entre los asientos delanteros.

—Conduce hasta Nocturne.

—Sí, Alpha—dijo Puck con voz aguda y se alejó de la acera en el tráfico de la mañana.

—No somos suficientes para protegerte ahí—el disgusto de Quinn llenó el espacio demasiado pequeño.

—Es de día. Francesca es la única que estará despierta—miró por la ventana tintada y vio a Brittany Pierce en la acera frente a la cafetería, observándolos alejarse.

Su lobo se agitó, gruñendo suavemente como diciéndole que tenía asuntos pendientes. Ignoró el tirón de su entrepierna.

Se encargaría de ese camino.

Su lobo gruñó.

—Primero la humana, ahora esto—replicó Quinn—Tomas riesgos, Alpha. No podemos permitirnos perder…

Cruzó el pequeño espacio. Si no supiera lo cerca que estaba Quinn de sacar a su lobo, la habría obligado a ponerse de espaldas, debajo de ella.

En lugar de eso, la agarró y la atrajo hacia sí, agachándole la cabeza bajo su barbilla.

—Todo estará bien.

La ojiverde frotó la mejilla contra su cuello, respirando profundamente.

—Al menos déjame ir contigo.

—No—le acarició el cabello—Confío en ti con mi vida, con las vidas de nuestros jóvenes. Confía en mí.

—Siempre, Alpha—susurró Quinn.





El Club Nocturne, un edificio de una sola planta, de techo plano, con ventanas negras opacas y pintura negra plana en el frente de madera contrachapada, establecido en la orilla del mar en medio de un estacionamiento de hormigón agrietado con hierbas altas creciendo en las grietas.

Durante el día, el lugar parecía abandonado a pesar de unos pocos coches y motocicletas estacionados al azar en el enorme lote.

No parecía mucho mejor por la noche, cuando unos focos escondidos debajo de los aleros arrojaban suficiente luz para señalar el camino a la puerta principal.

Ningún signo de neón parpadeante indicó que este fue el lugar nocturno más popular de la ciudad para Vampiros, sus anfitriones de sangre, y otros seres humanos y de otro tipo, buscando sexo o emociones más peligrosas.

Cuando entró en el interior oscuro, un par de motociclistas humanos en mezclilla sucia y cuero polvoriento encaramados en taburetes en el bar, bebiendo cerveza a las ocho en la mañana.

El camarero era el sirviente humano de Francesca, un calvo ex-luchador profesional llamado Guy. Llevaba un chaleco de cuero sobre la piel desnuda para mostrar los tatuajes que le cubrían el pecho y los brazos, pero sobre todo para mostrar las marcas de punción en su cuello y pezones.

Francesca o a quienquiera que lo había prestado recientemente había estado muy hambriento y Guy estaba obviamente orgulloso de su servicio.

El Vampiro que se había alimentado de él habría curado los pinchazos a menos que Guy le hubiera pedido que no lo hicieran.

—Está ocupada—gruñó Guy.

Como muchos Vampiros, no le importaban los Weres. Las dos especies depredadoras no estuvieron de acuerdo con quién estaba en la parte superior de la cadena alimenticia.

A los vampiros les gustaba alimentarse de Weres, alegando que la sangre salvaje de los Weres dio a los Vamps una mayor altura y desencadenó orgasmos más intensos que la sangre humana.

Algunos Vampiros parecían pensar que hacían a Weres presas. Considerando que los ellos eran la única especie que podía desgarrar el corazón de un Vampiro con las manos desnudas, no lo creía.

—Dile que voy a bajar—no se detuvo cuando saltó por encima del bar y entró en el hueco detrás de él.

Cuando llegó a la escalera oculta de la guarida de Francesca, Guy debió comunicarse con la Señora de la Ciudad, porque oyó el débil siseo de múltiples cerraduras que se abrían.

Se asomó por la puerta y descendió por las escaleras hacia las elaboradas cámaras de abajo. La puerta se cerró detrás de ella.

Como todos los Vampiros maestros, Francesca no se volvió catatónica durante las horas de luz del día y por lo general se podía encontrar en el trabajo o jugar en su suite debajo del club.

La puerta de su habitación privada se abrió y un hombre y una mujer desnudos salieron. La mujer se inclinó contra el hombre, que tropezó ligeramente cuando el par se giró y se tambaleó por el pasillo.

Ambos llevaban una mirada vidriosa que suponía que estaba relacionada con las punciones frescas en sus cuellos. Francesca se había estado alimentando, a su obvio placer.

Francesca descansaba en un diván en la sala contigua a su tocador. Como todos los Vampiros, era esbelta y dolorosamente bella, con un aire de delicadeza que reflejaba su increíble fuerza.

Sus pechos llenos, con punta rosa, eran claramente visibles y apenas se contenían debajo de una bata diáfana que se abría hasta el ombligo.

Sus ojos lustrosos eran de color turquesa profundo, su cabello escarlata caía en enredos ingeniosos sobre los hombros blancos lechosos.

—Qué agradable sorpresa—Francesca había cerrado la puerta de su dormitorio, pero el aroma de la sangre era rico y fresco.

No se sentía atraída por la sangre humana o la sangre de Vampiro. Ella estaba ahí por una razón.

Francesca estaría dispuesta a satisfacer sus necesidades más urgentes, al menos temporalmente, y sin el riesgo de desarrollar ningún tipo de apego a ella.

La suya era una relación mutuamente beneficiosa completamente desprovista de complicaciones emocionales.

—Lo siento por no haber avisado.

—Has estado muy ocupada—dijo Francesca, moviéndose para darle cabida en el diván de brocado marrón—Hace meses que no has venido a visitarme.

—Estoy segura de que el concejal Wilde te ha mantenido actualizada sobre los procedimientos—dijo.

Zachary Wilde podría ser el rostro oficial que representaba a los Vampiros al público, pero Francesca no era sólo la Canciller de los Vampiro locales, era Viceregal del Territorio Oriental.

Todos en la Coalición Praetern la reconocieron como el poder detrás del trono.

Se tendió en el diván, estirando los brazos a lo largo de la espalda.

—No quiero hablar de política.

—Tu tiempo es excelente—murmuró Francesca, dejando caer una almohada de seda negra con franjas de oro en el suelo entre sus muslos extendidos. Se arrodilló y le empujó la camiseta—Sólo estaba alimentándome cuando llegaste—levantó la vista hacia ella mientras le abría los pantalones vaqueros, sus párpados languidecidos, su boca curvada en una sonrisa sensual—Pero yo no había terminado. Todavía tengo que satisfacer mis otras necesidades—se inclinó hacia adelante y pasó la lengua por las crestas de su abdomen.

Una fina línea de rica piel estalló por el centro de su abdomen inferior y desapareció en sus vaqueros.

Francesca se burlaba de la línea satinada que marcaba un dominante cuando se excitaba o se desafiaba.

—Veo que estás lista—Francesca pasó las uñas sobre su vientre y ella se estremeció.

Levantó las caderas y Francesca despojo los pantalones por sus piernas. Su clítoris se elevó, engrosado y rígido. Gruñó suavemente cuando Francesca lo tocó.

Murmuró con aprobación cuando sus glándulas sexuales, los nudos firmes enterrados en la carne que enmarcaba su clítoris, se hincharon en respuesta a sus bromas.

—No puedo recordar que éstas estén tan llenas—Francesca masajeó las glándulas con las yemas de los dedos, obligando a su clítoris a sacudirse.

Lamiendo con gracia a lo largo del eje, la vampiro suspiró como si saboreara rara ambrosía.

—Me temo que estás demasiado lista para que me detenga.

—No—sus garras se extendieron—Sólo vacíame.

—Oh—susurró Francesca—Lo haré—sin prisa, separó sus labios carmesíes, dándole una visión fugaz de sus incisivos, antes de atraer su clítoris profundamente en su boca.

Se tensó, preparándose.

Con infinito cuidado, Francesca mordió el eje rígido y empezó a chupar. Sus incisivos presionaban las glándulas sexuales en el hueso debajo.

Gimiendo, se arqueó del sofá, sus garras atravesando la tela en el marco de madera. Cada tirón de la poderosa garganta de Francesca arrancó el fuego de su sangre.

Su sexo golpeó fuertemente entre los labios de la vampiro, bombeando su poder por la garganta.

La Vampiro anotó su sección media con uñas escarlatas.

Jadeó, luchando por contener su furioso lobo mientras Francesca tiraba más fuerte de su carne, bebiendo su esencia.

No era eso lo que su lobo ansiaba, sino todo lo que ella permitía. El alivio físico era intenso pero no sexual, y tanto dolor como placer.

Nunca alcanzó el clímax de los cuidados de Francesca, pero encontró un breve respiro del hambre salvaje que la impulsó.

Suficiente para que sus impulsos ya no amenazaran con hundir la manada en el caos.

—Más—jadeó cuando Francesca empezó a retirarse. Su clítoris seguía rígido, sus glándulas sexuales apretadas y doloridas—Vacíame.

Francesca reanudó la succión, estremeciéndose mientras absorbía la potente mezcla de feromonas y cínicos sexuales.

Un minuto después, cuando se hubiese detenido, acurrucó su mano alrededor de la nuca, con las garras extendidas para mantenerla en su lugar.

Tenía que liberar las hormonas que abrumaban su sistema, y ella no se atrevía a correr el riesgo de liberación real con otro Were. El frenesí sexual podía convertirse demasiado fácilmente en frenesí de apareamiento, y no quería arriesgarse a activar el vínculo mate.

Sólo un Vampiro tan poderoso como Francesca podría drenarla lo suficiente para calmar el calor.

—Más.


Después de lo que parecía un largo rato, su clítoris se suavizó y se relajó, el letargo bañándola.

—Santana—Francesca suspiró, su voz llena de satisfacción—Incluso tú no eres lo suficientemente fuerte para que yo pueda tomar más—se levantó con gracia, apartando su bata a lo largo de la división que ascendía por un costado, y cabalgaba sobre su estómago desnudo.

Ella era lisa y caliente contra la su piel, su clítoris un nudo duro contra su vientre.

Ondulando lentamente, Francesca pasó su lengua sobre la vena palpitante de su cuello.

—Déjame beber de ti. Déjame hacerte venir.

—No—dijo, aunque estaba casi agotada para resistir físicamente.

Nunca se sometería voluntariamente a Francesca, pero si se alimentaba de ella, las hormonas que Francesca segregaba en la mordida profunda harían que se corriera, quisiera o no.

—Te prometo placer—Francesca penetró ligeramente su piel, la mordedura provocadora recordándole a un Were durante la pasión.

Su clítoris se tensó, pero ahora podía tolerar la estimulación.

No quería sexo, pero no negaría a Francesca, cuya sangre necesita después de tanta estimulación sería agonizante. Sin sangre un Vampiro no podría lograr la liberación final.

—Pruébame lo suficiente para satisfacerte, pero no te alimentes. No me hagas correr.

—Como quieras—Francesca, que ejercía más control que cualquier otro Vampiro podía manejarlo, se llevó al borde del orgasmo en su estómago.

Luego, con un destello de mercurio de incisivos, perforó su cuello lo bastante profundo como para iniciar un flujo lento de sangre.

No se alimentó completamente, incluso cuando la sangre Alpha la envió a un doloroso orgasmo.

Cuando su climax finalmente disminuyó, ella lamió el rastro fino de la sangre de su cuello y murmuró con lentitud:

—Llévame a la cama. Debo dormir ahora.

La apartó suavemente y se levantó inestable. Después de cerrar los pantalones vaqueros, cogió a Francesca, la acunó contra su pecho y la llevó a la habitación contigua.

La colocó en el centro de la enorme cama circular y cuidadosamente la cubrió con una sábana blanca que tenía manchas carmesíes de las festividades anteriores de Francesca.

Luego apagó la lámpara de cristal adornada junto a la cama.

Francesca no despertaría hasta después del anochecer.

Se dirigió lentamente hacia arriba, con las piernas pesadas. Sus manos temblaban mientras comprobaba que la puerta de la guarida de Francesca se había bloqueado detrás de ella.

Guy era la única protección de la vampira mientras dormía.

Francesca confió en ella su vida, igual que ella había confiado en la vampira con la suya.

—Ella no debe ser molestada—dijo al pasar la barra en su salida.

Guy murmuró algo que sonaba como jodida Were al pasar, pero no estaba dispuesta a luchar.

Quería acurrucarse y dormir por el breve descanso que tenía antes de que el frenesí subiera otra vez.


Quinn estaba esperando justo afuera de la puerta.

Sus ojos se dirigieron hacia su cuello, donde las marcas de la mordedura ya se estaban desvaneciendo.

Ella no dijo nada mientras abría la puerta trasera del Rover y la seguía.

Apoyó la cabeza en la pared lateral y cerró los ojos.

—¿No hay otra manera?—preguntó Quinn en voz baja.

—No para mí.








********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por micky morales el Lun Mar 12, 2018 6:21 am

vaya, asi es como Santana se satisface, con una vampira, muy interesante!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7117
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por Isabella28 el Lun Mar 12, 2018 7:25 am

Hola!!! Volvi aqui tambien, Quinn no tienen nada mas que hacer?
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 3:) el Lun Mar 12, 2018 10:54 am

Hola morra....

No se porque quinn sigue de arrastrada por san si sabe como se descarga... Que cumpla su función y ya!!!
A san la atención la afecta o definitivamente brittnyanle esta entrando!!!

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Lun Mar 12, 2018 7:24 pm

micky morales escribió:vaya, asi es como Santana se satisface, con una vampira, muy interesante!!!!!





Hola, si...y por lo que se ve a nadie de su manada le gusta que lo haga =/ Complicada la cosa. Saludos =D





Isabella28 escribió:Hola!!! Volvi aqui tambien,  Quinn no tienen nada mas que hacer?




Hola, lo cual es muy bueno tmbn! ajajjaajaj. Al parecer no, no tiene =/ que busque una vida quizás¿? Saludos =D






3:) escribió:Hola morra....

No se porque quinn sigue de arrastrada por san si sabe como se descarga... Que cumpla su función y ya!!!
A san la atención la afecta o definitivamente brittnyanle esta entrando!!!

Nos vemos!!!





Hola lu, eso mismo, osea insisto, se q es la mejor amiga, la segunda y todo eso, pero tmbn que le de un respiro o ella misma se lo de ¬¬ Ooooh si ajajajaj lo cual me encanta, otra dura de cabeza al igual q quinn, q caiga a los brazos de britt y listo jajajaja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Lun Mar 12, 2018 7:26 pm

Capitulo 10



Se despertó con su rostro acurrucado contra un abdomen firme, cálido y desnudo. Los dedos le pasaban por el pelo.

Olía la seguridad, la familiaridad, Manada.

Estirándose, registró otro cuerpo presionado contra sus piernas El Rover pasó por encima de los sensores incorporados en el camino de aproximación del Compound, causando una señal de ultra-alta que alerto a los centinelas en el perímetro interior a un vehículo que se aproximaba.

Abriendo los ojos, sonrió a Quinn.

—Casi en casa.

—Mmm-hmm—los ojos verdes eran suaves, contentos.

Tan pronto como Santana se había dormido, el lobo de Quinn se había asentado, asegurando que la Alpha estaba segura. La terrible tensión que se retorcía a través de sus entrañas, aullando de peligro y amenaza, había disminuido.

Incluso el frenesí sexual que la arañaba para liberarla era silencioso.

—¿Cómo te sientes?

—Bien—le apretó la muñeca y le dio un beso en los nudillos—Gracias.

Quinn retumbó de placer.

Suspiró y acarició el hombro de Andrew, donde se frotó contra su muslo.

Revitalizada por su siesta, sus impulsos templados por las atenciones de Francesca, evaluó los peligros inminentes.

Dos hembras jóvenes habían desaparecido. Lexa había sido atacada.

¿Había sido un intento de secuestro que había ido mal?

Ahora un Vampiro le preguntaba a una médico humana acerca de la fiebre Were.

Fiebre Were y humanos.

¿Cómo reaccionaría la población humana si la noticia de esta amenaza se generalizara?

Por lo menos, las negociaciones en Washington estarían seriamente comprometidas, pero la política no era su principal preocupación en este momento.

Fuertes represalias fueron.

Dudaba que muchos humanos fueran tan simpáticos como Brittany Pierce parecía ser.

Pero, ¿incluso Brittany tomaría su lado si ella entendiera lo que realmente estaba en juego?

Recordaba la intensidad en la voz de Brittany, cuando ella había dicho, tenemos que encontrar una cura. Como si la fiebre fuera un problema tanto como el suyo.

Había visto la frustración en los ojos azules cuando se había negado a confiar en ella.

Frustración y decepción.

Lamentó haber rechazado la oferta de ayuda de Brittany.

Lamentó hacerla a un lado, aunque por qué debería estarlo no estaba segura.

Pero había crecido protegiendo los secretos de la Manada, y ahora era responsable no sólo de secretos, sino de vidas. No podía permitirse el lujo de confiar en alguien que no fuera Manada, a pesar de que sus instintos le decían que Brittany Pierce era diferente.

Si Brittany hubiera sido un Were, habría tenido los ingredientes de un Alpha.

Sin miedo, enfocada, apasionada.

Su todavía llevaba el recuerdo del toque de la ojiazul.

Había tenido razón al poner distancia entre ellas. Estar alrededor de la humana perturbaba su enfoque, y demasiado estaba en juego para que ella olvidara su propósito.

Debe proteger a su manada.

Su lobo se agito, no en advertencia, sino con un mensaje que no pudo identificar.

Una sensación inusual.

Entusiasmo e impaciencia.

Hambre.

No frenesí sexual, un deseo más profundo.

Se movió incómoda, luchando por conectarse con el lobo, al núcleo primitivo, instintivo de su ser. Pero lo que sea que el lobo sintiera, no podía razonarlo con claridad.

Gruñó, frustrada.

—¿Alpha?—preguntó Quinn preocupada.

—Está bien—se frotó la cara contra el estómago suave y duro de su amiga para calmar a su segunda.

La rubia de ojos verdes estaba más en sintonía con ella que cualquier miembro de la Manada.

Cuando le dolía, a Quinn le dolía.

Cuando tenía hambre, Quinn tenía hambre.

Cuando estaba en peligro, Quinn estaba lista para defenderla.

—Una detective vampiro interrogó a la médico humana esta mañana sobre Lexa. Insinuaba que había rumores, quizás más que rumores, de que los humanos tenían fiebre Were.

Quinn contuvo el aliento.

—¿Cómo? Si fuera cierto, lo sabríamos.

—Posiblemente—se levantó y rodeándole los hombros. Andrew envolvió su brazo alrededor de su muslo—Pero tenemos que prepararnos.

El Rover se detuvo. Estaban en casa.

Había llegado el momento de que hiciera para lo que había nacido para hacer.

Defender su manada.

—Quiero ver primero a Lexa, y luego quiero un consejo de guerra. Encuentra a Finn y Emily. Y Mike y Maya.

—¿Esperas un ataque?—preguntó Quinn, con los ojos muy afilados.

—No. Vamos a cazar.





*****



Debería haber ido a casa a dormir.

Debía regresar a la sala de emergencias en diez horas, pero la reunión de la mañana con Santana la dejó demasiado excitada para dormir.

No podía dejar de pensar en Santana y en las fiebres mortales y en un mundo recién descubierto que consideraba fascinante y peligroso.

Nunca podría tener sus muchas preguntas sobre Santana López respondidas, lo que le hacía sentirse extrañamente vacía, como si se estuviera perdiendo algo más importante de lo que podía imaginar.

Tendría que vivir con la decepción personal, pero no podía permitir que su ignorancia sobre una enfermedad mortal continuara.

Tenía un trabajo que hacer, así que se dio la vuelta y regresó a la sala de emergencias.

—Kurt—dijo al empleado de la sala de archivos del ER—, ¿Podrías sacar todas los gráficos de los pacientes con un diagnóstico de FUO en los últimos seis meses?

Él vestida elegantemente con un traje y chaqueta de color rojo oscuro, levantó la vista de su computadora y le dirigió una mirada fija.

—¿Y necesitaría esto para cuando, doctora Pierce?

Sonrió con timidez.

—Ahora.

—Uh-huh—Kurt señaló una pila de papeles de un pie de altura por su mano derecha—¿Sabes lo que es eso?

—No.

—Facturación.

—Uh-huh.

—¿Sabes qué pasa con el dinero que obtenemos de la facturación?

Se concentró.

—¿Paga nuestros sueldos?

—Eso y casi todo lo demás por aquí—dijo Kurt.

—¿Doble latte o moca de caramelo?

—Moca.

—Gracias. ¿Está bien una hora?

Kurt sonrió brillantemente.

—Después de entregar mi café, trata de revisar la sala de conferencias. Rachel ya tiene los gráficos ¿Ustedes dos están estudiando o algo así?

—Algo así—dijo en voz baja señaló con un dedo a Kurt—Y tú hiciste trampa.

—Oh, cariño, eres fácil.

La risa de Kurt la siguió por el pasillo mientras se dirigía al vestíbulo y al quiosco de café.

Rachel también debía estar fuera de guardia, pero estaba de vuelta en ER revisando los gráficos de pacientes con fiebre de origen desconocido. Tenía que buscar otros casos de fiebre.

¿Sólo curiosidad o llevar a cabo las órdenes de Alpha?

Pensando en la aparición inesperada de Santana en ER a las seis de la mañana en busca de Rachel, asumió el último.

Enojada, sin saber exactamente por qué, compró el moca de Kurt y se abrió camino a través de la tripulación de la mañana entrante de enfermeras, residentes y otro personal de vuelta a la sala de emergencias.

Casi había llegado a las puertas dobles con el gran letrero rojo advirtiendo No Entrar cuando una mujer con la el color de ojos un tono más claro que los de Kurt entró en su camino.

—Dra. Pierce—preguntó la mujer en un alto ronco—, ¿Cómo se sintió amenazada por un Were fuera de control? ¿Tienes miedo por tu vida?

—¿Quién eres tú?—preguntó.

La mujer parecía estar en sus treinta, vestida casualmente con vaqueros azules, botas de tacón bajo y un suéter negro muy fino que se aferraba a los hombros de nadador y a los pechos altos y redondos.

Le señaló una tarjeta de identificación de plástico que había puesto en la cintura de sus pantalones vaqueros, donde se veía claramente una foto con su cara, grandes ojos azules y cabellos castaños brillantes.

—Marley Rose. Gaceta de Albany. ¿Llamaste para que la seguridad contenga a los Were?

—No sé de qué estás hablando—dijo aunque estaba bastante segura de que lo sabía.

Instantáneamente furioso ante las acusaciones, se advirtió de decir lo menos posible hasta que ella obtuvo su temperamento bajo control.

Marley metió la mano en su bolsa y sacó un periódico, dejándolo abierta a la portada y la foto de Santana y Brittany con Lexa. El ángulo del tiro le hacía parecer como si un gruñido de la morena, caninos relucientes, estuviera casi encima de ella.

Se preguntó cuántas personas estaban esperando sólo este tipo de "pruebas" para probar que los Weres representaban un peligro para la sociedad.

—Estoy siguiendo un informe que una serie de Weres amenazó al personal de ER esta mañana—dijo Marley.

—Su información es incorrecta. No había ninguna amenaza. No hay peligro. No hay problema en absoluto—tecleó el código para abrir las puertas del ER—Si me disculpas.

—Si te preocupas por esos Weres, doctora Pierce, me darás la verdadera historia—Marley miró el periódico con disgusto—Porque puedes estar segura de que trapos como éste sólo están interesados en vender periódico, y no les importa quién sufre por ello.

Vaciló, estudiando a la mujer que la miraba con ojos claros inquebrantables.

¿Amigo o enemigo?

En el curso de un día se había dado cuenta de una guerra en progreso, se habían dibujado líneas de batalla, y todavía no estaba segura de los lados.

Una fuerte compulsión para proteger a Santana López hizo que su decisión fuera fácil.

—Todo bien.

Marley levantó una grabadora digital. La luz roja parpadeó, indicando que estaba corriendo.

—¿Para el registro?

Asintió con la cabeza.

—Solicité a la consejera López que me ayudara en el examen de una joven paciente agitada. Ella fue muy servicial, y en ningún momento fue su comportamiento amenazante o de cualquier otra manera desenfrenada. Nunca me consideré en peligro y no llame a seguridad.

—La consejera ha sido fotografiada decenas de veces durante los últimos dos años—dijo Marley—, Y nunca ha aparecido como algo más que completamente controlada. De hecho, si no lo supieras, pensarías que era humana—sacudió el periódico—Ella no parece humana aquí. ¿Qué pasó?

Uno de su Manada estaba amenazado, posiblemente muriendo. Uno de sus hijos.

Se preguntó cuánto más Santana se veía obligada a ocultar cada día en sus relaciones públicas.

Cuánto de sí misma tuvo que negar para conseguir protección para su Manada.

Pensó en las imágenes de televisión de Zachary Wilde, el concejal de vampiros que parecía tan pulido y sofisticado como cualquier director ejecutivo de Wall Street.

Luego recordó el poder sexual bruto de su hija, el destello de sus ojos y sabía que los humanos sólo podían ver una fachada, una con la que el mundo humano se sentiría cómodo.

El precio de la supervivencia para la especie Praetern era aparentemente la negación de su ser fundamental.

Furiosa ante la injusticia, y se volvió y se alejó.

—No tengo más comentarios.




Después de entregar el latte de mocha de Kurt, llamó a la puerta de la sala de conferencias.

Rachel estaba sentada en una larga mesa con una docena de gráficos extendidos frente a ella. Sus ojos se ampliaron y sus fosas nasales se encendieron cuando la vio, pero su expresión parecía ser más sorpresa que ansiedad.

—¿Qué?—preguntó.

—Nada—dijo Rachel rápidamente.

—¿Has encontrado más casos? ¿O es algo más que la Alpha no querría que me dijeras?

Rachel se enderezó, apretando la boca.

—Yo podría ser un Were, pero yo también soy un médico. Mi responsabilidad es con todos los pacientes. Y sé que la Alpha no querría que pusiera a nadie, humano o Were, en peligro.

—Lo siento—sacó una silla y se sentó. Se frotó la cara y sacudió la tensión de sus hombros—No quise ofender tu integridad profesional. Y conozco a San, tu Alpha, sólo intenta proteger tu manada.

—Creo que hay cuatro casos—dijo Rachel suavemente—A nadie se le ocurrió un patrón, porque todos se habían retirado como sobredosis de drogas.

—Eso no es un diagnóstico infrecuente en la población de urgencias—convino—¿Perfiles de los pacientes?

—Todas las niñas. De quince a diecisiete.

—¿Cuántos eran humanos?

Los profundos ojos marrones de Rachel se nublaron.

—Todas ellas.

Su pecho se apretó.

—Necesito hablar con tu Alpha. ¿Puedes ponerte en contacto con ella?

—¿Otra vez?

—¿Qué quieres decir?

Rachel se sonrojó.

—Lo siento. Su olor—levantó una mano en su dirección—Para nosotros es muy distintivo.

—Sí, bueno—dijo una inesperada oleada de placer le quitó el equilibrio. Le gustaba que oliera a Santana, y no tenía ni idea de qué pensar—¿Todos los que entran en contacto con ella...llevan su olor entonces?

—No—Rachel frunció el ceño—El centuri lo hace, por supuesto, pero son jurados unido a ella. Pero yo...no recuerdo haberla olido jamás a nadie más.

—Debe ser porque acabo de verla. ¿Cómo puedo comunicarme con ella?

Rachel se veía incómoda.

—No lo sé. ¿Quizá llamar a su oficina?

—¿Que pasa contigo? ¿Cómo podrías...cualquiera de ustedes, hacerle saber de un problema?—levantó su mano cuando vio el rostro de Rachel en blanco—No me cuentes los detalles. Sé que no puedes. ¿Podrías enviarle un mensaje de mi parte? Es importante que hable con ella.

—Sí, pero no puedo prometer nada.

Suspiró y se puso de pie.

—¿Quién puede?




*****


—¿Cómo está?—preguntó cuándo Emma la encontró en el pasillo fuera de la habitación de Lexa.

—Está mejor. No hay fiebre, afortunadamente. La herida está tratando de cerrar, pero ella necesita cambiar para completar la curación. Lo intentó, pero está débil y no tiene suficiente control para hacerlo voluntariamente.

—Yo me encargaré de ella.

—Espera—Emma le agarró la mano.

Le dirigió una mirada interrogante a Emma.

Quinn no habría permitido que Emma la confrontara físicamente, pero no tomó ningún problema, ya que estaban solas y no se implicó ningún desafío.

Emma y su compañero Will eran lobos beta, carentes de tendencias de dominación abiertas, pero lejos de ser sumisos.

Su impulso era guiar y nutrir la Manada, en particular los jóvenes, lo que explicó por qué Emma era un médico y Will un profesor.

Valoró su amistad y sus contribuciones a la Manada.

—¿Qué?

—Tu energía ha cambiado. Tu llamada está...humectada.

Sonrió tristemente.

—Tal vez ahora le darás a Will un descanso.

—No hay necesidad de preocuparse por mi compañero. Tiene una resistencia notable—la voz de Emma era suave con cariño, pero sus ojos estaban preocupados mientras buscaba en su rostro—¿Qué has hecho para agotarte de esta manera?

—No te preocupes. No hay peligro—le acarició la mejilla con las yemas de los dedos—Sólo tienes que preocuparte por Lexa.

—Estamos aquí para ti, Alpha. Si satisfaces tus necesidades fuera de la Manada, enfadarás a algunos aliados importantes.

—Yo no. No de la manera en que piensas—se negó a ser dictada por los tradicionalistas de la Were Coalition, quienes creían que Alphas sólo debían unirse a los de sangre antigua.

Algunos llegaron a insistir en que los Alphas limitaban sus encuentros sexuales con los miembros de la Manada Highbred.

Su línea tenía siglos de antigüedad: su sangre era más fuerte que cualquier lobo Alpha fuera de la manada rusa de la Tundra. Incluso los rusos no se atreverían a desafiarla abiertamente, pero su suministro con un Vampiro podría proporcionar munición a aquellos que en secreto podrían desear deshacerse de ella.

—¿Qué clase de Alpha sería si dejara que otros decidieran cómo me comporto?

Emma pasó sus brazos alrededor de su cintura y apoyó su mejilla en su pecho.

—No la fuerte, irritante y terca Alpha que amamos.

Riendo, le frotó la espalda.

—Estás cansada. Vamos a cuidar de Lexa para que puedas descansar un poco.

Quinn apareció al final del pasillo.

—Estamos reunidos en la sala de reuniones, Alpha.

—Estaré ahí pronto—besó la frente de Emma—Abre la puerta.

Emma abrió la puerta cuando se movió. Entró en la habitación y se sentó en la cama junto a Lexa. Se acercó a la adolescente y le lamió la cara. Los ojos se abrieron y ella lanzó un pequeño grito de sorpresa antes de envolver sus brazos alrededor de su cuello.

Cuando le enterró el rostro en su cuello, retumbó en su pecho y llamó al lobo de Lexa, ésta gimió, temblando mientras su cuerpo herido luchaba por darle a su lobo ascendencia.

Con la edad y la práctica el cambio se haría armonioso, natural, pero Lexa todavía era joven, todavía tenía que encontrar su equilibrio.

Transmitió más poder, alcanzando profundamente a Lexa con la fuerza primitiva que estaba programada en su ADN y que cada lobo estaba obligado a responder.

La piel resplandeció, su piel morena y gris deslizándose sobre la superficie.

Su espalda arqueada, sus huesos se transformaron, su grito se convirtió en un aullido.

Se acurrucó alrededor de la joven lobo temblorosa y suavemente tomó su hocico húmedo en su boca, diciéndole que estaba a salvo y protegida.

Lexa suspiró y cerró los ojos.

Esperó otro momento, alimentándola con su fuerza, asegurándose de que ella durmiera pacíficamente. Luego se volvió a la piel y se sentó en el borde de la cama, acariciando suavemente a la hermosa loba gris y blanco.

La herida en el hombro estaba cruda y roja, pero no vio ninguna señal del veneno negro.

Emma le entregó sus vaqueros.

—Tal vez te necesite si intenta cambiar de nuevo demasiado pronto.

—Gracias—se levantó y se puso sus jeans.

Sus camisas rara vez sobrevivían a sus rápidos cambios, los fragmentos incinerados en el calor de su transición, pero por lo general se las arreglaba para no desgarrar sus pantalones si ella los quería de nuevo.

—Llámame. No importa lo que esté haciendo, vendré.

Emma besó ligeramente su boca.

—Lo sé. Todos sabemos.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 3:) el Lun Mar 12, 2018 9:47 pm

hola morra!!!

bueno, quiera o no, a britt la llevan a meterse en problemas!!
a ver si ahi encuentro o no???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por Isabella28 el Lun Mar 12, 2018 10:22 pm

Estos lobos como que son muy de piel de besos de toqueteos son raros.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Mar Mar 13, 2018 7:41 pm

3:) escribió:hola morra!!!

bueno, quiera o no, a britt la llevan a meterse en problemas!!
a ver si ahi encuentro o no???

nos vemos!!!




Hola lu, jaajajajaaj xD si xD ai la rubia xD Espero que si...o no¿? xD Saludos =D






Isabella28 escribió:Estos lobos como que son muy de piel de besos de toqueteos son raros.




Hola, jaajajajaj o no¿? son tan nose xD jajajajajaja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 23l1 el Mar Mar 13, 2018 7:43 pm

Capitulo 11




Las ventanas de la sala de reunión estaban abiertas y una brisa espesa de madreselva y pino revolvía su cabello.

Los olores de conejo, ardilla, y oposum montaron en las corrientes de calor, burlándose de ella con el señuelo de la libertad y de la alegría de la caza.

La presa de caza era parte del orden natural, pero no había nada natural en la caza que contemplaba hoy.

Cerró las pesadas puertas dobles de roble, puso sus manos sobre sus caderas y examinó su consejo de guerra.

Quinn descansaba junto a la enorme chimenea, apoyada contra las piedras, sus brazos cruzados bajo sus pechos.

Finn y Andrew flanquearon la entrada, apoyando los hombros ligeramente contra las paredes.

Emily, su cuarto centuri, reclinada sobre el brazo de un sillón de cuero de gran tamaño, sus ojos escaneando las ventanas abiertas mientras que los dedos de su mano derecha jugaban a través del pelo corto y grueso de una morena escultural.

Emily y Maya obviamente habían estado en medio de un enredo cuando fueron convocadas.

Maya, que al igual que ella llevaba sólo un par de pantalones vaqueros, era el teniente de primer rango de Mike y lo suficientemente dominante como para habérsele ofrecido un lugar con el centuri.

Maya había declinado, diciendo que prefería su posición con el sentrie.

Le gustaba pasar largas horas en forma de lobo patrullando sus fronteras. Maya podía seguir una pista de días de antigüedad mejor que nadie excepto a ella y podía acabar con un gato adulto.

En una caza, era despiadada.

Mike, el capitán de los centinelas, repantigado en el sofá de cuero, con el torso desnudo en pantalones de cuero ajustados, pareciendo engañosamente relajado.

Era un poco más bajo que Finn, pero esbelto donde Finn era voluminoso. Ambos tenían el pelo oscuro y peludo, buscadores ojos negros y bocas sensuales.

Mike estaba emparejado y su hembra había entrado recientemente en calor. Parecía cansado pero llevaba la típica expresión presumida y satisfecha de todos los Weres con compañeros en medio de un frenesí de cría.

Se dirigió al centro de la reunión. Todas las miradas se volvieron hacia ella.

—Nuestros adolescentes fueron atacados en un parque de la ciudad la noche anterior. Informan que sus atacantes eran pícaros. Lexa era el objetivo—templó su furia, necesitando que su consejo de guerra quedara claro.

La mera mención de que sus jóvenes eran atacados los tenía al borde, y su cólera podría agitar fácilmente su frenesí de batalla. Eran soldados experimentados, todos ellos, pero eran lobos.

No sólo cualquier lobo, sino los lobos más dominantes en su Manada.

Su instinto era luchar.

Se volvió hacia Finn, que era el oficial de inteligencia del concilio.

—¿Cuál es nuestro actual recuento de los pícaros?

—No tenemos una buena contabilidad de sus números—dijo Finn—Como ustedes saben, están en gran parte desorganizados y rara vez forman más que las Manadas más rudimentarias. Dos o tres viviendo juntos. Muchos lobos solitarios.

—¿Estimados?

—¿Dentro del territorio urbano? Unas docenas en el último recuento—Finn frunció el ceño—Pero las cosas han permanecido inusualmente silenciosas durante varios meses, no hay luchas de césped pequeño, ni ruidos de pandillas.

—Mike, ¿ha dicho Tina algo inusual?

La compañera de Mike era una de muchos Weres en el cumplimiento de la ley, un trabajo que proporcionó una salida natural para los instintos de caza.

Los humanos no podían detectar el olor Were en las escenas del crimen, pero un agente policía Were podía.

Tina era el conducto para que los oficiales reportaran tales incidentes a la Manada.

A la mención de su compañera, Mike se frotó el pecho perezosamente, sus caninos emergiendo y un bulto creciendo detrás de su bragueta.

—Concéntrate, Mike—susurró—Puedes pensar en criarla más tarde.

Mike se enderezó y agachó la cabeza.

—Disculpas, Alpha.

Lo entendió. No tenía la culpa de sus instintos.

No hubo un llamado más fuerte a un lobo que a un compañero en frenesí de cría, excepto la llamada de su Alpha. Mike haría su trabajo.

—Tina mencionó que el número de robos de bodegas y robos de coches por los pícaros han disminuido—dijo Mike—Yo no hice nada de eso en ese momento.

—Si los pícaros no están robando por comida, ¿cómo sobreviven?

Quinn dijo:

—Tal vez han contratado a mercenarios o han formado una Manada.

—Si hay más de lo que creemos—continuó Finn—, O si se unen, podríamos tener un problema real. Si empiezan a atacar a los humanos…

—Tendremos suerte si no terminamos en jaulas—murmuró Maya, en voz oscura.

Más que la mayoría de los Weres, que temían instintivamente el confinamiento, no podía tolerar que se le restringiera.

Ella no había nacido en el Timberwolf Manada, era uno de los descendientes viables raros de una hembra Were y un varón humano. Su mamá, un lobo solitario, había escondido su naturaleza.

Temiendo la exposición cuando Maya había cambiado como un cachorro, la mamá y su compañero humano la habían enjaulado. Eventualmente, había escapado y escalonado, medio hambrienta, en el territorio de Timberwolf después de haber corrido salvaje en forma de lobo durante semanas.

Incluso cuando era una adolescente, había sido una luchadora feroz y había dañado varios de los centinelas que trataron de someterla.

Maribel, la mamá de Santana, se había visto obligada a arrastrarla por la garganta y golpearla hasta que Maya se quedó jadeando, su vientre expuesto para la matanza.

Entonces Maribel la había empujado y la había llevado a la manada.

—Nadie se llevará jamás tu libertad—dijo en voz baja.

Emily se inclinó y besó a Maya, quien cerró los ojos y asintió en silencio.

—Necesitamos imponer el orden antes de que los humanos resulten heridos...o cualquiera informe en los medios de comunicación.

Los pícaros se congregaban en almacenes y edificios abandonados, y generalmente se apresuraron a correr de cualquier demostración de fuerza.

Si los pícaros se organizaban, podían resistir, y lo que antes había sido una molestia podría convertirse en una seria amenaza.

Las pandillas humanas se habían convertido en un lugar común en la conciencia pública, ¿pero las pandillas de vagabundos Weres?

Si la población humana se enterara de los pícaros, las simpatías políticas podrían cambiar rápidamente.

—¿No podría el intento de rapto de Lexa haber sido sexualmente motivado- pícaros buscando una mujer para el deporte?—pregunto Mike.

—Tal vez, pero tenemos que estar seguros—dejó que su lobo se levantara y los demás se tensaron.

Quinn gruñó.

Su voz se espesó de rabia.

—De cualquier manera, necesitamos enviar una mensaje de que nuestros jóvenes no son blancos. Esta noche, Finn, Andrew y Maya, estarán conmigo. Y vamos a cazar.

—Alpha—protestó Quinn, enderezándose y avanzando—Yo debería ir.

Sacudió la cabeza.

—Te necesito aquí. Tú eres el segundo.

—Déjame entrar en tu lugar.

—No. Éste es mi territorio, y me aseguraré de que no se olviden de nuevo—se volvió bruscamente, abrió las pesadas puertas con un golpe de sus brazos extendidos y salió a la calle.

Se movió y salió disparada hacia el bosque, dirigiéndose a su guarida.

La lasitud de su tiempo con Francesca aún se demoraba, y quería dormir mientras podía.

Una vez que se puso a cazar, no habría descanso.




*****


Marley se sentó en una mesa de una pequeña ventana en un Starbucks en Lark Street, ignorando a los peatones que pasaban por la ventana mientras transcribía sus notas en su computadora portátil.

En realidad, no había esperado que la médico de urgencias le diera mucho de algo, pero se sorprendió gratamente cuando recibió una respuesta digna de una cita genuina.

Miró la foto de Santana López y Brittany Pierce, deseando conocer la verdadera historia detrás de ese encuentro.

La pasión casi saltó.

Su teléfono celular sonó y lo sacó de su bolso.

—Marley Rose.

—¿Fuiste capaz de determinar si el lobo se había deslizado su correa?

—Si tuviéramos esta discusión cara a cara, probablemente ambos sacaríamos mucho más de ella.

—Como he explicado antes
—respondió la voz ligeramente amortiguada—, Actualmente no puedo revelar mi interés por la situación en desarrollo.

—¿Qué es exactamente la situación?
—preguntó sacando con una sola mano una libreta de papel y un bolígrafo de su bolso.

Tomó apresuradamente la fecha y la hora.

—Pensé que lo dejé claro antes. Los seres humanos están siendo contaminados, infectados, pervertidos por estas...criaturas. Y la nueva querida, de Estados Unidos, la hermosa consejera educada en la Ivy League, López, es el peor animal de todos ellos.

Su piel literalmente se arrastró, porque esta persona no sonaba loca, si realmente no escuchaba lo que se decía. Aunque indistinta, la voz era cultivada y bien modulada.

Podía imaginar a su dueño sentado detrás de un escritorio en un edificio de oficinas multimillonario o bebiendo aguardiente en un club privado.

Nada abiertamente insano o extremo. Pero el veneno cuajaba su sangre.

—No parece haber ninguna prueba de esta...contaminación. Si sabes algo, entonces dame una pista. Alguien con quien hablar.

—Habrá más. Pronto.

—Dónde...
—la persona que llama a desconectado—Maldita sea—dijo furiosa, garabateando locamente.

La misteriosa persona que llamó la había contactado a las cinco de la mañana, instándola a mirar la edición de la mañana del city rag. Cuando preguntó por qué, la respuesta fue que los Weres estaban ocultando un secreto que podría amenazar la existencia humana.

La implicación era que Santana López estaba a punto de perder el control de sus animales, como lo dijo la persona que llamo.

Era una periodista investigadora.

Siguió una historia, no importa cuán delgada es la ventaja, y si había algo en absoluto en esta historia, tenía un presentimiento que iba a ser grande.

Tomó un sorbo de su café frío y pensó en su siguiente movimiento. No tenía uno. Pero no había llegado a este punto de su carrera al sentarse y esperar a que las roturas le llegaran.

Hizo que las cosas sucedieran.

Cogió su teléfono celular, se deslizó a través de sus contactos y marcó un número.

—Wilde—dijo una voz ahumada—División del delito de Praetern.

—Marley Rose, detective
—se preguntó cómo la condecorada detective sentía haber sido desviada de la división de élite de Crimen contra las personas de la apresuradamente formada PCD cuando su papá había salido como un Vampiro, arrastrando a Kitty Wilde a la luz con él.

Por así decirlo.

—Estoy ocupada, señorita Rose. Me temo que hoy no tengo ninguna noticia sensacional.

—Yo soy periodista de investigación
—dijo tratando de no sentirse molesta por la siempre molesta detective.

Por qué le molestaba que ella no obtuvo ningún respeto de esta detective cuando tenía una buena relación de trabajo con otros detectives en el delito, ella no lo sabía.

—Si tú lo dices. Todavía estoy ocupada. Bueno ad…

—¡Espere! ¿Qué sabes de algún tipo de infección Were que se salió de control?
—preguntó apresuradamente.

Kitty se quedó en silencio durante un largo rato.

—¿Me está diciendo que tú sabes algo al respecto?

—¿Qué tan grande es el problema?

—Estás pescando.

—Estoy en el estanque correcto, ¿no?


Kitty suspiró.

—No tengo nada para ti. Pero si sabes algo, necesito que me lo digas.

—Verás
—dijo en tono conversacional—, La forma en que esto funciona es en que tú me ayudas y yo te ayudo.

—¿Por qué querría hacer eso?

—Porque ambas queremos lo mismo, detective. Ambas queremos…

—Quieres un titular con tu nombre debajo—
dijo Kitty, y la picadura estaba de nuevo en su voz—Quiero evitar muertes sin sentido.

—Hija de puta santurrona
—dijo perdiendo las riendas de su temperamento—No me conoces ni lo que quiero.

—No, no lo hago
—dijo Kitty con su voz fríamente calmada—Pero permítame darle un consejo, sin embargo. Si sigue pescando, es probable que saque algo que no pueda manejar.

—Oh, por favor. ¿Estás tratando de asustarme ahora?

—Si quisiera asustarte, puedo pensar en maneras mucho más agradables de hacerlo—
la voz de la Vampiro se deslizó a lo largo de su espina dorsal como dedos deliciosamente frescos en un día abrasador de verano.

Se tensó en lugares que no quería tensarse, sobre todo cuando hablaba con esta exasperante...Vampiro. Se dio cuenta de que estaba respirando un poco más rápido justo antes de darse cuenta de que la audición de un Vampiro era lo suficientemente aguda como para decirlo por teléfono.

Si ella no hubiera sabido ya, la risa gutural de Kitty lo habría confirmado.

—Bastarda—murmuró.

—Haré un trato contigo—dijo Kitty, su voz de negocios de nuevo.

—Estoy escuchando.

—Si obtienes una pista sobre cualquier tipo de condición inusual que afecta a los Weres, no vas a investigar por tu cuenta. Llámame.


Resopló.

—¿Dónde está la parte en la que obtengo algo de esto?

—Te quedas con vida.

—No es suficiente.

—Eso es una tontería para un mortal decirlo.

—No voy a desperdiciar mi vida sin hacer nada porque tengo miedo de morir
—tan pronto lo dijo, se preguntó por qué lo había hecho.

Los pocos encuentros que había tenido con la detective Kitty Wilde habían sido uniformemente frustrantes, si no francamente exasperantes. De alguna manera, ser despedida por la vampiro elegante, siempre tranquila y fresca le molestaba sin fin.

Y ahora, estaba muy cerca de revelarse a ella.

—Lo creas o no—dijo Kitty—, Lo entiendo.

Contuvo el aliento.

Tenía curiosidad.

Todo el mundo tenía curiosidad en lo que respecta a los Vampiros, y por naturaleza, ella más que la mayoría.

Sin embargo, sintió una casi extraña reticencia a sondear, que era completamente diferente a ella.

—Pero por qué quieres...Quiero decir, morir en realidad no cambia las cosas para ti todo eso. ¿Lo hace?—su pregunta salió casi suave, no como su habitual estilo de interrogatorio a cara.

Wilde tenía una manera de darle la vuelta y al revés, y no le gustaba.

—Ser animado no es exactamente lo mismo que estar vivo—dijo Kitty en voz baja.

—¿Me ayudarás?—preguntó.

—¿Me promete que no tomaras riesgos innecesarios?—replicó Kitty.

—Voy a hacer mi trabajo, pero si me prometes mantenerme en el bucle...Cualquier cosa que usted tenga, lo consigo primero. Exclusivo. Te avisaré si oigo algo.

—¿Y?


Se encontró sonriendo, inexplicablemente encantada.

—Y tendré cuidado. No hay posibilidades.

—Entonces tenemos un trato
—dijo Kitty.

—Gracias—dijo en voz baja.

Coroto la llamada y se recostó en su silla, sabiendo que estaba enrojecida e imaginando dedos fríos deslizándose sobre su piel resbaladiza. Sacudiendo la cabeza ante su tontería, cogió su pluma y se concentró en sus notas.

Un Vampiro tan molesto.




*****


Tuvo unos minutos más antes de que comenzara su turno de noche, así que se desvió por Washington Park en su camino al hospital desde su departamento en Madison Avenue.

El aire sostenía el resplandor amarillo de un crepúsculo de agosto y olía a césped recién cortado.

Extrañamente melancólica, rodeó el pequeño lago en el centro del parque, viendo a las parejas pasear de la mano o hacer picnic con sándwiches extendidos en plazas blancas de papel deli.

Trató de recordar la última vez que tomó un picnic. No se molestó en recordar la última vez que había agarrado la mano de alguien.

Un grupo de chicos adolescentes ruidosos pasaron por delante de ella en el sinuoso camino, y ella los vio irse, reyes de su pequeño universo.

Se preguntó si eran Weres, pero no lo creía. No se movían con la clase de gracia suelta que era tan típica de Santana y de sus lobos.

Pensó que Lexa había sido atacada en el parque la noche anterior, el terror en sus ojos y la tierna furia de Santana.

Se preguntó si alguna vez volvería a ver a la Were Alpha.

Santana no había respondido a su petición de hablar con ella.

Se había quedado en el hospital hasta la media tarde, estudiando los gráficos de los pacientes que ella y Rachel sospechaban habían sucumbido a la fiebre.

Los pacientes eran extrañamente similares, hasta el punto de que las coincidencias seguían mordiendo su mente.

Todas las chicas de mediana adolescencia, todas no identificadas, asumieron que eran fugitivas.

Tres caucásicas, uno asiática.

Todas moderadamente desnutridas, como si no hubieran vivido siempre en las calles.

Conocía el aspecto.

Al crecer, había visto a muchos niños de la calle entrar y salir de la casa del estado, cuerpos delgados y ojos duros. Las chicas se habían presentado a la sala de emergencias a intervalos de aproximadamente un mes, lo que no habría sido notable a menos que alguien lo hubiera estado buscando.

No le sorprendió que nadie hubiera asociado sus muertes como parte de un patrón.

Ni siquiera estaba segura de que lo fuera.

Si la detective no se hubiera presentado esa mañana y despertara su curiosidad, tal vez nunca hubiera podido poner la imagen junta.

Tenía tantas preguntas y no había respuestas.

¿Por qué estas chicas?

¿Y qué les había matado?

¿Cómo se habían infectado?

Al salir del parque, se puso en marcha en la Avenida Nueva Escocia.

Probablemente debería dejarlo ir. Los Weres, de hecho, todos los Praetern, habían logrado sobrevivir sin la intervención de la medicina y la ciencia humanas durante milenios.

Pero estos pacientes no eran Weres, e incluso si lo fueran, no le importaba.

Debido a que a ella le importaba.

Siguió el camino sinuoso hasta la entrada principal del ER, deseando saber cómo llegar a Santana. Había dejado un mensaje en su contestador automático en la oficina del consejo, pero no esperaba mucha respuesta.

Tal vez Rachel transmitiría su petición...

El ruido de los neumáticos que chirriaban detrás de ella la sacó de sus pensamientos sin rumbo y volvió a la realidad.

Saltó sobre el parachoques de una camioneta EMS estacionada y se aferró a la manija de la puerta cuando un sedán negro bajo y largo rugió y se detuvo bruscamente frente al ER.

La puerta trasera se abrió y un cuerpo salió al pavimento. Entonces el coche rugió lejos.

—Alguien traiga una camilla—gritó mientras corría hacia la chica desnuda inmóvil acostada boca abajo en el camino.

La volvió con cuidado, vagamente consciente de la gente que corría fuera del ER hacia ella.

La chica no podía tener más de quince años. Estaba tan pálida. Blanca, casi sin sangre. La espuma rosada cubrió su boca.

No estaba segura de que estuviera respirando.

Apoyó su mano en medio de un pecho lamentablemente delgado, con la esperanza de sentir respiraciones. La chica estaba caliente.

Quemándose.

Su temperatura tenía que ser de 105 grados. Sus músculos estaban rígidos. A este ritmo, ella aprovecharía cualquier segundo.

—Toma una intravenosa en ambos brazos—dijo a los dos técnicos de ER que ahora se arrodillaban a cada lado de la muchacha.

Una de las enfermeras empujó un carro de choque por el camino desigual hacia ella.

—Prepara un goteo de bicarbú y consigue cien miligramos de dantroleno.

—¿Deberíamos intentar meterla adentro?—preguntó la enfermera, entregándole unos guantes.

Se los puso automáticamente.

—No, no hay tiempo. Alguien tiene un tubo ET listo. Y llama al médico Were de guardia STAT.

El técnico que estaba a punto de iniciar una IV se echó hacia atrás.

—¿Es un Were?

—No lo sé—lo miró—¿Qué diferencia hace? Ponga ese IV.

—Doctora—dijo la enfermera con ansiedad—, ¿Quizás deberíamos esperar?

La muchacha se arqueó del suelo como si su cuerpo fuera un arco demasiado apretado a punto de romperse.

Entonces ella comenzó a agarrar.

Diablos.

Deslizó su pulgar en la comisura de la boca de la chica y agarró su barbilla, obligando a sus mandíbulas a abrir una fracción.

—Dame un laringoscopio y el tubo ET.

Alivió la hoja de metal del laringoscopio entre los dientes de la muchacha, tratando de apartar la lengua para poder ver las cuerdas vocales. La parte posterior de su garganta estaba llena de un líquido espeso y sanguinolento.

Tendría que pasar el tubo a ciegas.

Levantando un poco más el laringoscopio, se inclinó más cerca, el tubo de plástico ET se mantuvo entre el pulgar y los dos primeros dedos.

Justo cuando estaba a punto de deslizarla en la esquina de la boca de la chica, la chica convulsionó violentamente, desalojando el laringoscopio.

Trató de amortiguar la cabeza de la chica para evitar que se dañara a sí misma, y antes de que pudiera registrar el movimiento, la muchacha se lanzó y hundió sus dientes en su antebrazo.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por Isabella28 el Miér Mar 14, 2018 5:34 am

Mordio a britt!!! Que era, un vampiro? La contagio?
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 3:) el Miér Mar 14, 2018 12:01 pm

Hola morra...

Si es un laican y estaba en el mismo estado de lexa a ver como queda britt si esta envenenada????
Que hace san???

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por micky morales el Miér Mar 14, 2018 12:28 pm

Y ahora??? condenada muchacha!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7117
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Miér Mar 14, 2018 7:28 pm

Isabella28 escribió:Mordio a britt!!! Que era, un vampiro? La contagio?




Hola, siii!! no¿? La loba infectada, no¿? Eso veremos ahora...espero xD Saludos =D





3:) escribió:Hola morra...

Si es un laican y estaba en el mismo estado de lexa a ver como queda britt si esta envenenada????
Que hace san???

Nos vemos!!!




Hola lu, eso tmbn creo, pero nose si esa con rabia o peor =/ esperemos y no. Uff con lo complicada que estaba con ese tema, nose q podra hacer =/ Saludos =D







micky morales escribió:Y ahora??? condenada muchacha!!!!!





Hola, otro cap¿? jajajaaj. O no¿? Espera britt por andar en lo peligroso o la persona q la mordio xD Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 12

Mensaje por 23l1 el Miér Mar 14, 2018 7:29 pm

Capitulo 12




Envió a Maya y Finn al parque para buscar el sitio donde Lexa y los muchachos fueron atacados.

La sangre de Lexa sería fácil de oler, y de ahí, Maya podría seguir a los pícaros de nuevo a su guarida.

Cuando está en piel, Maya era más pequeña que Finn y tan fibrosa de sus muchas horas en el bosque en cuatro patas.

Nadie confundiría a los grandes lobos grises con los perros, pero eran expertos en desaparecer en las sombras.

Andrew aparcó el Rover a lo largo de una parte oscurecida de la calle que bordeaba el borde sur del parque mientras esperaban a que los otros recogieran un rastro.

Andrew se había atado el grueso cabello rojo hasta los hombros hacia atrás con una correa de cuero, y con sus pantalones negros y su camiseta tachonada, parecía tan delicadamente letal como un estilete.

Ella llevaba unos pantalones y unas botas de cuero. Bandas estrechas de cuero rodeaban ambos bíceps. Su pecho desnudo brillaba plata bajo la luna creciente mientras su lobo rondaba cerca de la piel.

Su poder llenó la cabina con una embriagadora mezcla de adrenalina y feromonas y Andrew gruñó suavemente, la entrepierna de sus pantalones se alzo ante su llamada.

—Pronto—murmuró, frotándole la nuca.

Él giró la cabeza y rozó su mejilla contra su palma.

—¿Y si no pueden capturar un olor?—preguntó Andrew.

—Tina nos dio la ubicación de varios avistamientos de pícaros en la última semana. Si tenemos que hacerlo, los comprobaremos todos. Pero Maya lo encontrará—dijo y como si sus palabras bastaran, un aullido se elevó en la noche. Inclinó la cabeza, escuchando—Se dirigen al este, a la costa. Vámonos.

Dirigió a Andrew mientras seguía el olor y el sonido de sus lobos por las calles. Señaló un lote colindante con un almacén decrépito que alguna vez había sido una estación receptora de granos de cacao de América del Sur, antes de que los contenedores permitieran la descarga directa de buques a dieciocho ruedas.

—Ahí.

Andrew cortó el motor y dejó que el Rover se detuviera.

Salió del lado del pasajero y examinó el edificio. Una parte del techo se derrumbó y muchas de las ventanas rectangulares múltiples estaban rotas.

La puerta deslizante de la bodega de carga colgaba a la mitad de sus bisagras.

Finn y Maya salieron de la oscuridad, jadeando, con los ojos brillando con la emoción de la caza.

—Andrew—murmuró—Únete a ellos.

Andrew se movió y los tres lobos se apiñaron contra sus piernas.

—Si huele a Lexa en alguno de ellos—dijo mientras pasó los dedos por las espesas pieles de los lobos a su lado—, Tráiganmelos.

Finn gimoteo, ansioso por cazar.

Los músculos de Maya temblaron mientras esperaba, preparada, por el comando de la Alpha.

Echó la cabeza hacia atrás y aulló, un grito espeluznante y obsesivo que escindió la noche y salió de la oscuridad para sangrar. Bajó ambos brazos hacia las ventanas a ambos lados de las puertas de la bodega de carga.

—Vayan.

Finn y Maya se extendían por el lote, sombras grises saltando sobre las hierbas altas hasta la rodilla.

Corrió con Andrew a su lado, golpeando la abertura de las puertas de la bahía al mismo tiempo que Finn y Maya se estrellaban a través de las ventanas y aterrizaban en el interior húmedo.

Todavía en forma de piel, aulló de nuevo y sus lobos gruñeron.

Gritos y gemidos trémulos entraron en erupción. Pisadas frenéticas golpearon en la oscuridad. El hedor del miedo y la enfermedad colgaban como nubes en el aire fétido.

Su vista era hiper-aguda en cualquier forma, pero no necesitaba ver para encontrar su presa.

Los olía, acre, pánico, cuerpos empapados y descompuestos. No sólo estaban hambrientos, sino que estaban muriendo.

Envenenado.

—DSX—escupió.

Estos pícaros eran adictos a desoxifedrina, una variante de la metanfetamina, una de las pocas drogas capaces de corromper la fisiología.

La adicción era rápida e irreversible.

Cuando se expusieron por primera vez, los usuarios se volvieron hipersexuales e hiperagresivos.

Eventualmente, Weres adictos se volvieron rabiosos, atacando cualquier cosa de sangre caliente, incluidos los humanos, antes de entrar en espiral en psicosis mental.

Los humanos se destruyeron con la droga.

Los Weres se convirtieron en máquinas de matar antes de desintegrarse en cáscaras quemadas. Si estos pícaros estuvieran en las últimas etapas del envenenamiento con DSX, la muerte sería una misericordia.

Se adentró en las entrañas del edificio, siguiendo a su presa.

Su cuerpo atravesaba los ejes de luz de la luna que se filtraba a través de los huecos del techo, y mientras entraba y salía de las sombras, sus cazadores rodeaban la periferia, cerrándose inexorablemente sobre los pícaros desde todos los lados.

En cuestión de minutos, ella y sus lobos rodearon a tres varones temblorosos a finales de su adolescencia.

Olía el aire.

—Hubo una cuarta—envió un telegrama a Maya—Ve. Llévalo antes de que llame a los demás.

Los pícaros estaban todos en forma de piel, tan sucios que su color de pelo era indiscernible. Cubiertos de harapos, de ojos brillantes con locura inminente, eran sólo días de la inmolación.

Se paró sobre ellos con las piernas extendidas, las manos en las caderas. Junto a ella, Andrew y Finn rondaban, sus labios curvados hacia atrás, advirtiendo a los pícaros que se alejaran de su Alpha.

—¿Quién está suministrando el DSX?—gruñó.

—Vete a la mierda, perra—uno escupió y se lanzó por su sección media.

Finn lo atrapó en el aire y le arrancó la garganta.

Mantuvo su mirada en los últimos dos pícaros cuando el macho muerto cayó a sus pies.

—Dime ahora o dejaré que mis cazadores los maten.

—¡Oh Jesús, fue Rex!—gritó el más pequeño de los dos—Era una de las perras de Rex. ¡Sus perras lo corren!

—¿Dónde están?—exigió.

—No lo sé. No lo sé. Se mueve todo el tiempo. En la costa, en su mayoría—el segundo pícaro esposó al que estaba hablando en el lado de la cabeza.

—Cállate—ordeno el pícaro, sus facciones contorsionadas con la locura—Rex te arrancará el corazón y lo comerá, coño perra.

Inclinó la cabeza, olfateando lentamente el aire.

—Hueles a mi lobo, pícaro. Nadie toca mis lobos.

Baba se escurrió de sus labios y sus ojos rodaron salvajemente.

—Ella gritó como la perra débil que es.

—Traspasaste mi territorio y violó la ley de la Manada—dijo ella con voz fría—La pena es la muerte.

Entre una respiración y la siguiente, se movió y se lanzó contra el que había atacado a Lexa.

Un rayo de muerte plata, lo atrapó por el cuello, la fuerza de su cuerpo llevándolo al suelo.

Podría haberlo matado entonces, pero quería enviar un mensaje.

Retrocedió, dando vueltas, y le dio tiempo para cambiar. Era un gran lobo negro rabioso, con los ojos frenéticos, su pene hinchado. La saliva colgaba en cuerdas de sus mandíbulas. Él se precipito hacia ella, sus labios hacia atrás y sus caninos cortando.

Un segundo se quedó inmóvil, y al siguiente, un borrón. Cortó a un lado, y sus mandíbulas sujetaron el aire vacío. La suya se cerró alrededor de su pata delantera derecha, aplastándola.

Él aulló y lanzó su cabeza alrededor, sus dientes rompieron a pulgadas de su cara. Se alejó y él se tambaleó.

Estaba drogado malamente, ajeno a sus heridas. La cabeza hacia abajo, gruñendo salvajemente, él volvió a la carga.

Se apartó de su camino y le cortó el hombro hasta el hueso. Él tropezó, se arrastró y se agachó para golpear por tercera vez.

Podría haberlo paralizado, un miembro a la vez, y luego lo habría eviscerado, dejándolo morir una muerte lenta y agonizante. Pero él seguía siendo un lobo, y ella había hecho su punto.

Era más rápida, más fuerte, más mortal.

Era Alpha.

Cuando estuvo casi encima de ella, saltó sobre él.

Antes de que pudiera volverse y correr hacia ella, se abalanzó sobre su espalda y mordió su yugular. Bajó, una fuente de sangre ardiendo en la oscuridad.

En cuestión de segundos, se estremeció y se quedó quieto.

Alzó la cabeza y aulló. Sus lobos se unieron a ella.

Lexa había sido vengada. La justicia había sido servida.

El pícaro restante se acurrucó en el suelo con los brazos sobre la cabeza.

Se movió y se agachó junto a él.

—Recuerda esto. Dile a Rex que la Alpha de la manada de Timberwolf vendrá por él, y no seré tan misericordiosa.

Él gimió. La orina manchó el frente de sus vaqueros y goteó en el suelo.
Se enderezó y se alejó.

—Tira los cuerpos en el río.

Afuera respiraba profundamente, dejando que los cálidos perfumes de verano purgaran sus pulmones de muerte y decadencia.

Sus lobos estarían seguros de que los cuerpos no surgieran hasta que no quedara nada más que hueso. Ella no tomó ninguna satisfacción en el asesinato.

Había hecho lo necesario para mantener el orden. Gobernaba una especie cuyos instintos eran primitivos y letales.

La justicia Were era dura y absoluta.

Su palabra era ley, y nadie podía olvidarla o despreciarla. Si ella no podía hacer cumplir personalmente la ley de la Manada, no podía dirigir.

Abrió la puerta trasera del Rover y extrajo los vaqueros de la pila que habían empacado antes. Se los puso como los demás, después de haber cambiado a la piel, se unieron a ella y se vistieron.

—¿Has rastreado al corredor?—preguntó a Maya.

—A un almacén vacío a un cuarto de milla de aquí—dijo Maya—Los lobos habían estado ahí tan recientemente como anoche. Muchos de ellos.

—¿Y el pícaro que escapó?

—No será una amenaza para nadie—los labios su Were se tensaron en una sonrisa—¿Vamos después de esto por Rex esta noche?

—No. Quiero saber más antes de cazar. ¿De dónde vino, quién lo suministra? ¡Cuántos pícaros ha reunido! Donde tienen su sede—abrazó a sus cazadores, uno tras otro—Esta noche fue por Lexa. Ustedes lucharon bien.





*****


—Estoy bien—le dijo a Rachel, tratando de no apretar las mandíbulas ante el dolor lacerante que le ardía por el brazo mientras limpiaba la mordedura.

La sangre brotaba de los pinchazos a medio camino entre su muñeca y su codo, y la piel alrededor de las heridas ya se había vuelto morada.

—Kurt me dio una dosis IM de antibióticos.

Rachel terminó de envolver la gasa alrededor de su brazo y miró detrás de ella a la cortina cerrada.

—No es una infección de la que tengamos que preocuparnos. Ha pasado menos de una hora y tu temperatura ya está elevada.

—Sólo un grado. Eso podría atribuirse al propio trauma—tan pronto como las palabras salieron de su, tembló violentamente y sus dientes castañeteaban.

Rachel metió un termómetro bajo la lengua. La lectura LCD registró 102 grados.

—¿Qué pasará si desarrollo la fiebre Were?—preguntó cuándo pasó el rigor.

—No lo sé—dijo Rachel, su incomodidad era obvia.

—Pero tú sabes lo que podría pasar, ¿verdad?

Rachel vaciló y pareció tomar una decisión.

—Si la fiebre no te mata, te convertirás.

—Convertirse—una mano helada agarró su corazón incluso mientras su piel se ruborizaba más—¿Cuáles son las posibilidades?

—La mayoría de los humanos nunca se convierten.

Se rodeó con sus brazos mientras otro frío le sacudía tanto que apenas podía permanecer sentada.

—Quieres decir que mueren antes de que se conviertan.

Rachel asintió miserablemente.

—¿Y si se convierten? ¿Están... bien?

—A veces—Rachel dijo suavemente.

—¿Y el resto del tiempo?

—Están rabiosos.

—Y los lobos rabiosos son ejecutados.

Rachel apartó la mirada.

—No puedo quedarme aquí si me puedo convertir y atacar a alguien—se levantó de la camilla y sus piernas cedieron. Su muslo y los músculos de la espalda se estremecían y se dobló—Oh Dios. Se está moviendo rápido. Rachel.

—Es rabdomiólisis. Pronto podrías perder el conocimiento.

Jadeando, dijo:

—¿Puedes llevarme a algún lugar, donde no seré una amenaza para nadie?

—Sí—la agarró por la cintura, estabilizándola hasta que los calambres cedieron—¿Puedes salir de aquí, así no despertaremos sospechas?

Apretó los dientes y asintió. Su visión era borrosa, su cuerpo una masa de dolor punzante.

—Pero tenemos que irnos ahora. No tengo...mucho tiempo.

—Si puedes pasar por la sala de emergencias, mi coche está justo afuera.

—Vamos—a través de la nube de agonía, pudo ver a la castaña vacilar. Forzó una palabra—¿Qué?

—Puede que no tengas la oportunidad de decírnoslo más tarde—Rachel le tomó la cara en la palma de su mano—Tienes una opción. Si no quieres convertirte, la Alpha será rápida y misericordiosa.

—No tengo miedo de darme la convertirme. Simplemente no quiero ser un peligro para nadie—se aferró a su estómago cuando otro espasmo golpeó—Dile a Santana... que yo confío en ella. Dile que haga... lo que debe hacerse.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 25. Precedente  1, 2, 3 ... 13 ... 25  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.