Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10
Ayer a las 7:01 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 18
Ayer a las 6:58 pm por 23l1

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 25 y 26
Dom Nov 11, 2018 6:38 am por micky morales

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «I have a Blaine in my life»
Sáb Nov 10, 2018 7:54 am por Klainefan

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Jue Nov 01, 2018 7:11 pm por micky morales

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Sáb Oct 27, 2018 4:38 pm por Tati.94

» BRITTANA Las Abandonadas
Sáb Oct 27, 2018 4:23 pm por Tati.94

» Continuación de ''Eres lo mejor que me ha pasado'' Capitulo Final.
Vie Oct 26, 2018 10:13 pm por Tati.94

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 10 y 11 fin
Mar Oct 09, 2018 6:31 am por micky morales

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Jul 27, 2018 9:17 pm por Sanny25

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Página 13 de 25. Precedente  1 ... 8 ... 12, 13, 14 ... 19 ... 25  Siguiente

Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 3:) el Vie Mayo 18, 2018 10:31 pm

hola morra,..

peligro mas latente para san y toda la manada!!!
me encanta cuando san cuida a britt!!! sin que se sobrepase!!!
a ver como le va a san ahora??

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por micky morales el Sáb Mayo 19, 2018 6:36 am

tanto amor lobuno es estresante!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7117
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Sáb Mayo 19, 2018 8:06 pm

3:) escribió:hola morra,..

peligro mas latente para san y toda la manada!!!
me encanta cuando san cuida a britt!!! sin que se sobrepase!!!
a ver como le va a san ahora??

nos vemos!!




Hola lu, oooh si...esk no mejoran las cosas¿? Ayy si cuando kiere es un amor y no cabeza dura jajaajaj. Eso mismo ajajajajaja. Mmm interesante pregunta¿? Saludos =D






micky morales escribió:tanto amor lobuno es estresante!!!!!!





Hola, jajajajajaj dices tu¿? xD Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 4

Mensaje por 23l1 el Sáb Mayo 19, 2018 8:07 pm

Capitulo 4





Al sentir que el Vampiro se acercaba fuera de su santuario interior, Francesca dio un último golpe de su lengua al mordisco en la suave y cálida carne y levantó su cabeza del muslo del humano.

—¿Qué pasa, Daniela?

—Lo siento, señora—dijo desde el pasillo fuera del tocador—Una llamada telefónica.

La auxiliar de formación era una novata, recientemente resucitada, y aún no era capaz de transmitir sus pensamientos de manera consistente.

Apenas había madurado lo suficiente para mantenerse al tanto durante el día, incluso más profundo de las cavernas protegidas de guarida.

Suspirando, se apartó de la humana desnuda tendida sobre su espalda en el centro de su cama. Sus ojos se encontraron con la mirada de lujuriade Betty sobre su pecho y sonrió.

—Adelante, querida. No tardaré mucho.

Su Senechal exhalo, sus pequeños pechos apretados manchados de carmín de las mordeduras juguetonas que había esparcido a través del abdomen de la humana, su boca sensual comprimida.

—Espero tu placer.

Pasó su uña con punta de cornalina a lo largo de la mandíbula de Betty. Había dejado que su ejecutora la follara después de que regresara del laboratorio donde los humanos estaban estudiando Weres cautivos, pero ella no la había dejado alimentarse.

Había descubierto siglos pasados que el modo de asegurar la fidelidad de sus seguidores era otorgar favores, y placer, en momentos inesperados.

—Me encanta lo leal que eres. Todavía tienes hambre, incluso después de tener a esa joven Were, ¿verdad querida?

—Tengo hambre de ti.

—Si.

Betty era la más vieja de su línea, una poderosa Vampiro por derecho propio que fácilmente podía dirigir un Clan o llevar a cabo una rebelión, pero continuó sirviendo como segunda.

La besó y soltó su hechizo erótico, dejando que su esclavitud se lavara sobre la rubia y el criado de sangre. Betty se estremeció. El humano se retorcía, su erección se tensaba entre sus muslos.

—Aliméntate. Tu placer será mío.

Gruñendo, la rubia agarró la cabeza del humano y descubrió su garganta. Bajó la boca, hundiendo los incisivos en su cuello. Ella gimió y tragó.

Gimió en éxtasis.

Le acarició la espalda, dejando que sus dedos permanecieran en su culo rítmicamente empujando, absorbiendo los zarcillos del orgasmo de Betty, la liberación compartida fluyendo a través de su conciencia, aumentando su hambre.

Cuando el placer vicario había afilado su necesidad a un filo de navaja, se volvió hacia la puerta.

—Ven.

La puerta de roble, con arcos de hierro, se abrió con bisagras sin sonido y Daniela entró en la habitación. Piel de canela, cabello caoba, ojos verdes profundos, era hermosa, inteligente y sumisa sin ser frágil.

Había sido criada de sangre desde que había cumplido los veinte años, había aceptado el vinculo a los veinticinco años y había pedido ser convertida inmediatamente.

Ella había accedido a darle la transformación tan pronto como la unión de la sangre fuera completa. El cuerpo de Daniela seguía siendo tentadoramente fresco, llevando los últimos vestigios de su mortalidad en la suavidad de sus exuberantes pechos y las suaves caderas, pero su control era frágil.

El olor de sangre y lujuria que empapaba el aire la envolvía, y sus ojos brillaban con llamas escarlatas. Sus pezones probaron su pura camisa de seda blanca como picaduras de hielo.

Bajó la cabeza, los incisivos relucientes y los muslos cubiertos de cuero temblando. Su necesidad era ambrosía en la lengua de Francesca.

—Maestra. Hay una llamada de alguien en su lista de prioridades. Una doctora Standish.

—Realmente—murmuró, masajeando lentamente la polla del humano. Cuando llegó al clímax, la inundación de adrenalina en su sangre haría sentir el placer de Betty—¿Ha dicho su asunto?

—Personal.

Se echó a reír.

Sin duda Clara Standish la había llamado la noche anterior, buscando ayuda para uno de sus experimentos. Había sido vaga, pero Betty había informado en detalle. La Dra. Standish estaba involucrada en alguna experimentación muy secreta y muy ilegal en Weres, y ese conocimiento era poder.

Ahora Standish volvía a llamar, y la idea de tener a la doctora en deuda le provocó un escalofrío de satisfacción a través de su sangre.

Después de tantas vidas, el señuelo de la sangre había tomado el segundo lugar a la emoción del poder. Le gustaba alimentarse, pero disfrutaba alimentándose de la sumisión de los demás aún más.

Se inclinó y besó al anfitrión, los estimulantes en su boca añadiendo a los Betty inyectados en su sangre. Gritó con voz ronca, su polla se arqueó violentamente. Ella lo dejó ir cuando él se vino, acariciando el pelo de rubio pasando su pulgar por la afilada hoja de la mejilla.

—Será mejor que te detengas pronto, cariño. Está cerca de agotarte.

Betty gimió, un jadeo agonizante de necesidad, pero ella se apartó, sus ojos rojos planos ciegos con sed de sangre, un chorrito de escarlata corriendo desde la esquina de su boca.

Besó el rastro de sangre y empujó a Betty sobre su espalda, besó su garganta y luego sus pechos, deslizando su mano entre las piernas.

—Tengo que recibir una llamada, cariño—deslizó los dedos dentro de ella, una profunda embestida de propiedad, y se retorció en la mano llegando al orgasmo—Descansa ahora. Vamos a alimentarnos juntas cuando vuelva.

La dejó mirando el adornado techo tallado que había encima de la cama y cruzó hasta donde Daniela se estremeció en la puerta, con el rostro contorsionado y los ojos vidriosos.

Ésta se habría alimentado con todos los demás resucitados al amanecer, pero cualquier Vampiro en la presencia de Francesca sería estimulado por su esclavitud sexual sin blindaje.

Y no se había molestado en protegerse.

Daniela se apretó contra el marco de la puerta cuando se acercó, su agonizada mirada contempló su cuerpo desnudo.

—Has hecho bien en venir por mí—murmuró, deteniéndose a unos centímetros de ella.

—Gracias, señora—Daniela jadeó, su garganta trabajando convulsivamente.

—Arrodíllate.

Daniela cayó de rodillas y ella introdujo sus dedos en las densas olas oscuras en la base del cuello, tiró de la cara dela joven Vampiro a la hendidura entre sus piernas.

—Bebe.

Gimiendo, Daniela cerró la boca sobre su sexo y chupó frenéticamente. Echó la cabeza hacia atrás, riéndose en silencio mientras su orgasmo ondulaba a través de ella como la luz del sol lavándose por la ladera de una montaña.

No había visto la luz del sol en cien vidas, un oficio que haría cien veces más por el poder que tenía ahora.





*****


Santana siguió el olor de sus jóvenes herida por el pasillo y llamó a la puerta cerrada.

En cualquier otro momento habría entrado sin previo aviso, pero no quería asustarlas.

Rachel respondió de inmediato y salió fuera, cerrando parcialmente la puerta.

—Alpha—dijo, hundiendo la cabeza por un instante.

—¿Cómo están?

—Inquietas. No puedo conseguir que ninguna de ellas coma. Parecen tener aversión a la comida.

La furia se agitó en su pecho.

—¿Por qué sería eso?

—Emma probablemente podría decirte algo mejor que…

—Te lo estoy preguntando.

Rachel se enderezó y la fatiga de sus ojos se desvaneció.

—Los análisis de sangre que hemos realizado indican que han sido drogadas crónicamente, probablemente a través de sus alimentos y agua. Sus emisiones respiratorias también muestran descomposición de productos de plata. Todo su entorno, desde la comida que comían hasta el aire que respiraban, era una prisión. Mi conjetura es que sus lobos rechazarán cualquier cosa que no hayan matado, y están demasiado débiles para cazar.

Sus garras se dispararon y echó la cabeza hacia atrás, esforzándose por contener un aullido de rabia. Rachel jadeó, el pelaje ondulando bajo su piel, subiendo a la llamada de su lobo.

Lanzó un lazo a su lobo, con las mandíbulas doloridas por el esfuerzo de retenerla.

—Prepara las bandejas de alimentos y tráelas. Comerán para mí. En cuanto estén más fuertes, las llevaré a cazar.

La castaña apartó la mirada y luego, fugazmente, se encontró con sus ojos.

—Alpha, ¿puedo hacer una sugerencia?

Su lobo paseaba en círculos furiosos, exigiendo retribución. Quería averiguar quién había ordenado que sus jóvenes fueran torturadas, arrastrarlo al suelo por su garganta, y rasgarle miembro a miembro.

Lo haría, antes de que esto terminara.

Gruñó.

—Sobre las jóvenes—dijo Rachel con suavidad.

Una suave mano le rozó el lobo y se detuvo en su acosado furioso. Brittany era la única que podía calmarla realmente, pero la castaña era excepcional entre todos los Weres en la Manada.

Ella era Omega, ni dominante ni sumisa, un guardián de la paz, y su presencia establecería a cualquier persona cerca de ella. También era probable que absorbiera la rabia y el dolor de otros hasta que ella arriesgó a ser golpeada por ella misma.

Apretó los dientes, forzando a su lobo a caer.

—Dime.

—Sé lo que es desconfiar de todo el mundo, incluso de mí misma. Están confundidas. Pueden temerte.

—Yo soy su Alpha.

—Sí, y probablemente la única en la que puedan confiar, tal vez nunca, pero hasta que puedan, son peligrosas. Especialmente Toni.

Gruñó.

—Son mías. Yo me ocuparé de ellas.

—Los cambios de Toni son impredecibles, pero ella los combate. Creo que se vio obligada a cambiar en el laboratorio.

—¿No lo dirá?

—No está hablando. Ninguna de ellas lo está.

—Necesitan hacerlo—le tomó la mejilla y levantó la barbilla. La piel debajo de sus ojos era púrpura, sus mejillas huecas, su color era ceniciento bajo el bronce de verano—Tú también. No estás bien—la castaña trató de apartar la vista, pero le sostuvo su mandíbula con más firmeza. Respiró, capturando la sutil ola de feromonas en su lengua—Estás en calor y suprimiéndolo.

Rachel se estremeció.

—Por favor. Cuando me tocas…

La soltó.

Ella estaba apareada y Weres normalmente apareados no tenían ningún efecto en Weres en calor, pero su contacto siempre produciría una respuesta física.

Debería haber sentido la necesidad de Rachel instantáneamente.

—¿Qué estás haciendo para amortiguar la llamada?

—Nada prohibido. Sólo los bloqueadores hormonales que usan los soldados cuando están sentados solos por largos períodos—se abrazó, luchando por la compostura.

—Más de lo que deberías tomar si no percibo tu necesidad instantáneamente. ¿Por qué?

—No busco una compañera. Sabes por qué.

Suspiró y acarició ligeramente su mejilla.

—¿Por qué no has encontrado a una de las Weres menos dominantes con el que enredarte? No intentarán un apareamiento a menos que lo ofrezcas.

—No es justo para ellas—sonrió débilmente.

—Eso no es cierto. Enredarse con una hembra en celo nunca es una dificultad—capturo su mirada—Si no lo haces, la acumulación de hormonas te debilitará. Tú lo sabes.

—Estaré bien. Haré lo que tenga que hacer, todavía no.

—¿Has hablado con tu mamá de esto?

—No. Por favor, Alpha. Estaré bien

—Te necesitamos saludable, Rachel. No pongas esto de lado.

—Por supuesto—se sonrojo—Gracias, Alpha.

—No hay nada por lo que agradecerme. Eres mía. No lo olvides.

—Nunca lo haré—se deslizó a su alrededor y se dirigió por el pasillo—Estaré con Emma si me necesitas.

La dejó ir, se metió en el cuarto delas enfermas, y cerró la puerta detrás de ella.

Una sola bombilla sombreada en el centro del techo arrojaba luz pálida sobre las dos camas en ángulo recto entre sí en la parte trasera de la habitación.

Verónica y Toni, ambas desnudas, habían pateado fuera las planas sábanas blancas.

Verónica estaba acurrucada en una bola, con los brazos alrededor de su cintura, con los ojos cerrados, sin dar señales de percibir su entrada. El shock, el agotamiento, la desnutrición habían entorpecido sus instintos protectores.

Toni se sentó con la espalda pegada a la pared y un seguimiento de sus movimientos mientras caminaba hacia ella, ojos cautelosos y justo de este lado de desafiante.

Se agachó entre las dos camas, llegando a tocar a las dos jóvenes a la vez.

—Ustedes son mis lobos—dijo firmemente—Están en casa ahora y seguras.

Dejó que su poder se alzara y Verónica gimió, cambiando mientras dormía hasta que un delgado lobo marrón con las orejas y el hocico de punta blanca estaba en coma en el centro de la cama, jadeando suavemente.

Toni luchó para no cambiar, gruñendo en su pecho. Absorbió su llamada, sus dientes rechinando, garras emergiendo de sus yemas de los dedos, un lavado de pelaje carbón deslizándose sobre su abdomen. Se apartó de su mano de Santana, su respiración irregular y desigual.

—Ven a mí—murmuró y Toni gruñó.

Era fuerte, pero no podía permitirse desafiar la llamada de su Alpha.

Necesitaba volver a conectar con la Manada.

Necesitaba la seguridad de pertenecer.

Le sostuvo la mirada, mirándola hasta que la mirada de Toni se deslizó hacia un lado. Sin embargo, no cambio.

Desató toda la fuerza de su llamada.

—Eres mi lobo. Ven a mí.

Todavía luchando por resistirse, Toni resplandeció en medio cambio, su pelaje se deslizó y retrocedió sobre su torso, su rostro cambió y cambió de nuevo.

Se dañaría a sí misma si luchaba contra la llamada mucho más tiempo.

La agarró por el cuello y la sacó de la cama, obligándola a caer de espaldas al suelo. Se sentó a horcajadas sobre ella y miró a los salvajes ojos oscuros.

—Vas a someterte a mí. Soy tu Alpha.

Toni se arqueó, un gemido quejumbroso se rompió en su garganta. Ella cambio y un lobo carbón se estremeció debajo.

Estás a salvo, mi lobo—se hundió sobre sus talones y tiró del lobo en su regazo, acunando la cabeza de Toni contra su hombro. Pasó los dedos por la espalda, por el hocico, por detrás de las orejas. Se frotó la mejilla contra la cabeza—Estás a salvo conmigo. Eres fuerte ahora, pero necesito que seas fuerte en la piel. Encuentra tu fuerza, Toni.

El lobo tembló y gimió de nuevo.

Se sentó con la espalda contra la cama, sosteniendo al lobo entre sus brazos, dejándola que absorbiera su fuerza, permitiéndole sentir su conexión con los cientos de corazones que latían en la manada.

Es hora de volver, Toni. Estás a salvo. Hazlo ahora.

El lobo se tensó, resplandeció, y después de unos segundos convulsivos, Toni cambio hacia la piel y se acurrucó en sus brazos, sus pechos contra su pecho la mejilla en su hombro.


—Alpha—gruñó con la boca contra su garganta.

El calor se derramó de su piel y las feromonas salieron de sus poros. Era joven, dominante y excitada.

La levantó y la depositó suavemente en la cama, retrocediendo.

—Mírame.

Toni se concentró en su rostro, sus ojos se aclararon.

—Estás en casa. Estás a salvo. ¿Me escuchas?

—Sí, Alpha—murmuró Toni, lamiéndose los labios.

Asintió con la cabeza, se inclinó y pasó los dedos por el cabello.

—Te necesito. La Manada te necesita. ¿Puedes soportar ser fuerte, mi lobo?

El estómago de Toni se contrajo, sus muslos apretados como bandas de hierro. Respiró hondo.

—Sí, Alpha.

—Bien. Primero comerás, luego cazaremos.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por micky morales el Lun Mayo 21, 2018 9:42 pm

Por lo menos toni parece que va a mejorar!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7117
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 3:) el Lun Mayo 21, 2018 10:35 pm

hola morra,..

hay que tratar de volver a la normalidad,... y toni lo intenta!!
a ver como va la formación de la manada de nuevo???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Mar Mayo 22, 2018 8:02 pm

micky morales escribió:Por lo menos toni parece que va a mejorar!!!!




Hola, algo es algo, no¿? Esperemos y las cosa mejoren para ellas dos la vrdd =/ Saludos =D






3:) escribió:hola morra,..

hay que tratar de volver a la normalidad,... y toni lo intenta!!
a ver como va la formación de la manada de nuevo???

nos vemos!!!




Hola lu, eso mismo, lo cual es bueno tmbn...esperemos y lo logre...ambas! Aquí dejo otro cap para saber eso y mas! Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 23l1 el Mar Mayo 22, 2018 8:04 pm

Capitulo 5



Rachel corrió por el pasillo desierto hasta la farmacia y entró.

Se detuvo abruptamente cuando se dio cuenta de que la habitación no estaba vacía.

Emma y la Prima estaban de pie en el otro extremo de la sala, impresiones de computadora en sus manos.

Por supuesto.

Repasando los resultados de la prueba de la sangre de la mañana que había sacado de Verónica y Toni.

—Siento molestar—retrocedió rápidamente, alcanzando detrás de ella el pomo de la puerta.

—Está bien—dijo Emma—Estaba a punto de llamarte. ¿Hay algo nuevo?

—No, me temo que no. No puedo conseguir que coman nada, y siguen sacando sus líneas intravenosas.

Un retumbar amenazador surgió del pecho de Brittany.

—¿La Alpha está con ellas?

—Sí—dijo, temblando aunque la habitación estaba caliente.

Miró el caso de la droga cerrada en la esquina, su estómago se acalambro, sus músculos temblaban. Los supresores hormonales se estaban desgastando cada vez más rápido cada hora.

Había esperado que esta vez pudiera anticipar cuando estaba a punto de entrar en calor y romper el proceso con una mega dosis de drogas.

Debería haber sabido por su urgente, incontrolable deseo de enredarse con Quinn ayer que estaba cerca, pero había pensado que su necesidad irracional era porque la ojiverde estaba en necesidad.

Quinn, la única que estaba en la Manada que se negó a responder a su llamada cuando ella no podía ocultarlo, era la que nunca podría negar por completo.

Había estado atrapada en Quinn y no había comenzado las drogas muy pronto.

No es que pudieran controlar completamente su urgencia biológica de tener sexo.

Nada impedía la insistente necesidad de enredarse, pero al menos si el resto de su sistema funcionaba normalmente, podía soportar la incesante excitación.

Cuando su corazón estaba acelerado, su piel empapada en sudor, su estómago atado en nudos, no tenía suficiente control mental para contener su necesidad.

Y tenía que hacerlo, de alguna manera.

Se había triplicado la dosis de los medicamentos que los centinelas tomaron cuando estaban solos durante semanas a la vez y entraron en calor, pero necesitaba más.

Necesitaba más ahora.

—¿Hay alguna evidencia de incisiones?—preguntó Brittany.

Se sacudió de nuevo a la atención, forzando su mente a lo que realmente importaba.

Cuidar de Verónica y Toni.

—Verónica tiene una pequeña incisión vertical justo encima de su hueso púbico.

Brittany frunció el ceño y su gruñido se intensificó.

—¿La paroscopia?

—Probablemente.

—Necesitaremos ecografía de sus ovarios—dijo Brittany—Si han tenido una biopsia reciente o cosecha, deberíamos ver hinchazón.

—No sé si podemos acercarnos lo suficiente a ellas para hacer eso.

—No vamos a forzarles nada—dijo Brittany—, Pero hay que hacerlo. Mientras tanto, ustedes dos parecen que podrían descansar un poco.

—Necesitarás ayuda con el procedimiento—dijo Emma.

—Dejaremos que la Alpha decida sobre el momento. Si ella no cree que estén listas, tendremos que esperar. Voy a llamar a una de ustedes para ayudar—Brittany frenó su camino hacia la puerta, sus ojos se movían lentamente sobre su rostro—Necesitas más que dormir. ¿Estás bien?

—Sí, Prima—dijo, con una leve sensación de calor que la atravesaba, como si unos dedos invisibles la hubieran acariciado.

Contuvo el aliento, buscando recuperar la sensación, y entonces un resplandor impregnó su conciencia. Jadeó, y una inundación de alegría borró su dolor y decepción.

—¡Prima! Estas... ¡Qué maravilloso!

Brittany sonrió con ironía.

—Lo estoy, y gracias—miró a Emma—¿Me parece que esto continuará bastante continuamente?

Emma asintió.

—Tal vez deberíamos hacer un anuncio masivo—dijo Brittany.

Emma sonrió.

—Oh, no, Prima. No querríamos robar a nadie de ese primer momento emocionante cuando reconocen a un nuevo miembro de la Manada.

—Dos—susurró—Dos de ellos. Y tan fuerte ya.

—¿Puedes sentirlos claramente?

—Sí—dijo, mirando a Emma.

Ésta dijo:

—Rachel es una empatía muy fuerte. Podía sentir a sus compañeras de manada incluso cuando era joven.

—Hmm—Brittany deslizó sus manos en los bolsillos de sus BDUs y se balanceó sobre sus talones, sus ojos distantes como si hubiese librado algún debate interno—¿Cuánto puedes decir de ellos?

—No estoy segura de que deba decir sin la Alpha…

—Lo entiendo, pero puedes estar segura de que si lo sabes, ella también lo sabrá. Sólo... ¿son saludables? ¿Puedes decir eso?

—Oh, sí—dijo, y su conciencia se intensificó ahora que estaba buscando a los jóvenes.

Se preguntó cómo no se había sentido desde la primera vez que había cambiado y corría a través de columnas de luz solar bajo árboles altísimos que fluían a través de ella, y se deleitó en un placer olvidado desde hacía mucho tiempo.

Estos jóvenes traerían a la Manada nueva energía y vigor.

—Muy fuerte—se rió—No creo que alguna vez haya sentido a cachorros aún no nacidos tan temprano.

Brittany puso los ojos en blanco.

—Por supuesto. Ellos son los cachorros de la Alpha después de todo.

—¿Quieres saber…

—¿Puedes decir?

—Sí, creo que sí.

—No sin Santana—Brittany le tomó la barbilla—Me has dicho lo que más necesitaba saber. ¿Quieres decirme qué te pasa?

—Yo...—emitió una débil respiración—Con su permiso, Prima, preferiría no hacerlo.

—Te necesitaremos más que nunca en los próximos días. Te necesitaremos fuerte.

Asintió con la cabeza.

—Entiendo. Gracias por confiar en mí.

Brittany la acercó.

—Te conozco desde hace mucho tiempo, mucho antes de ser Prima. Me conocías como humana. Si necesitas a alguien con quien hablar, estoy aquí. Amiga a amiga.

Su garganta se apretó.

Tenía amigos en la manada, pero ninguno que pudiera entender lo que era ser un extraño, aunque pudiera decirles lo que la mantenía aparte.

La rubia, más que nadie, lo sabría.

Apoyó la cabeza en cerca de su del hombro de la ojiazul, permitiéndole un breve consuelo.

—Gracias.

—No es necesario. Sé algo de lo que sientes—Brittany la abrazó con rapidez y, agarrando suavemente sus hombros, puso distancia entre ellas—La Alpha está viniendo. Hoy está un poco posesiva.

Su corazón saltó a su garganta.

Todos los Weres con parejas embarazadas se volvieron irracionalmente posesivos, ¿pero la Alpha?

Dio otro paso atrás justo cuando la puerta se abría de golpe.

Santana entró a toda velocidad, con un gruñido de alarma que reverberaba en su garganta.

Brittany la interceptó.

—¿Cómo están Verónica y Toni?—preguntó.

Santana se detuvo en seco, su mirada de oro caliente barriendo la habitación. Sus caninos brillaban contra su boca ancha y cruelmente bella.

—¿Estás bien?

La rubia le acarició el pecho y colocó su cuerpo contra el costado, su brazo desnudo acurrucado contra el pecho.

—Estoy bien. Rachel me dice que estamos muy saludables.

—Nadie debería tocarte a menos que esté presente—Santana le dirigió una mirada depredadora, que mantenía su lugar, pero bajó la mirada hacia su hombro.

—Rachel—dijo Brittany calmadamente, sin dejar de acariciar a su compañera—, Dile a la Alpha lo que me dijiste.

—Los cachorros ya están transmitiendo—no pudo evitar sonreír—Están ansiosos por correr.

Santana miró a Brittany y sonrió, sus ojos brillaban en negro y su lobo calmado.

—Estarás ocupada con ellos.

Brittany pasó sus brazos alrededor de su cintura y la besó.

—Estaremos ocupadas.

No podía dejar de sentir el vínculo de ternura y pasión entre ellas, y su alegría estaba teñida de angustia, sabiendo que nunca podría compartir un vínculo mate, la unión irrevocable final.

Retrocedió hasta que su hombro accidentalmente tocó el de Emma. Cuando ésta apoyó una mano en la base de su espina dorsal, la inesperada ternura la hizo jadear.

No había sido íntima con nadie en semanas, ni siquiera un enredo casual después de una carrera.

La ausencia de contacto físico era una severa privación para un Were, y su cuerpo respondía al instante. El resplandor que ardía en sus profundidades se encendió y apretó los dientes para contener un gemido.

Se alejó.

—Lo siento.

—No—dijo Emma—Yo lo estoy. No estaba pensando.

Santana las miró desde el otro lado de la habitación, con los ojos entrecerrados.

—Necesito comida para las jóvenes. Y ustedes dos necesitan hablar—deslizó su mano alrededor de la nuca de la rubia y la arrastró hacia otro beso—Las estoy sacando a correr. No dejes el compuesto hasta que vuelva.

Brittany deslizó las yemas de sus dedos por debajo de la cintura de los pantalones vaqueros de Santana y mordió su labio.

—No lo haré. Deja de gruñir.

La morena gruñó de nuevo, pero una sonrisa suavizó su boca.

—Una vez que cazan, serán más fuertes. Puedes hablar con ellas entonces.

—Bueno. Ten cuidado.

—Siempre—Santana la besó duramente, giró alrededor, y empujó hacia fuera a través de la puerta.

Brittany le dijo a Emma:

—Estaré en el cuartel general si algo más aparece en el trabajo de laboratorio.

—Por supuesto—cuando la rubia se hubo marchado, Emma dijo en voz baja—Lo que estás haciendo no es seguro.

—No estoy tomando nada que las otras mujeres no usan a veces.

—No en las mismas cantidades. Y realmente no sabemos cómo reaccionarán las drogas en tu sistema. No puedes estar segura de que tu cuerpo está metabolizando los productos químicos. Podrías estar invitando a una acumulación peligrosa de toxinas.

Se dio la vuelta, humillada.

—No tengo elección.

—Tú lo haces. Puedo pensar en una docena de Weres no apareados que estarían más que felices de responder a tu necesidad.

—¿Y qué pasa si pierdo el control?—clavó sus garras en sus brazos, concentrándose en el dolor y no en el terror que la inundaba—¿Qué pasa si muerdo? ¿Qué pasa si nos apareamos?

Emma se acercó a ella, con cuidado de no tocarla, sensible a lo agonizante que podía ser el menor contacto con una mujer en necesidad.

—¿Y qué si acogen tu mordida? ¿Qué pasa si encuentras una compañera y tuvieras que dejar de estar sola?

—¿Crees que es por eso?

—No, no por completo. Sé por qué—dijo Emma en voz baja—Estaba aquí cuando tus padres te trajeron, ¿recuerdas?

—Lo siento. Me acuerdo. Por supuesto que recuerdo. Recuerdo lo amable que fuiste conmigo. Te recuerdo sentada a mi lado de la cama, limpiando el sudor de la fiebre de mi frente, diciéndome una y otra vez que iba a estar bien.

—Y tú estás bien. Eres una fuerte y saludable Were, y todos te amamos.

—Casi saludable—murmuró.

—No estamos seguros. Tú lo sabes. ¿Y qué hay de tu corazón?—preguntó Emma—Somos más que nuestros instintos. Nuestros lobos pueden elegir por instinto, pero nos apareamos con más que nuestros cuerpos. Nos apareamos con nuestros corazones y nuestras mentes. ¿Qué hay de eso?

Pensó en Quinn, en el dolor en sus ojos y en el poder de su cuerpo.

Se estremeció, recordando la sensación de los brazos de Quinn a su alrededor, el duro cuerpo presionado contra su espalda, su respiración caliente contra su cuello.

Había querido darle a Quinn la garganta.

Casi había rogado a Quinn que le permitiera responder a su necesidad.

Habría aceptado la mordida de Quinn, y devolverla.

Y se habría despreciado.

—No puedo arriesgarme.

Emma hizo un gesto al gabinete de drogas.

—Este no es el camino.

—Lo sé—murmuró.

Su sistema se estaba rebelando, rechazando las drogas y posiblemente comprometiéndola al mismo tiempo. Había pasado por un calor no correspondido antes y sobrevivido.

Podría otra vez.

Tendría que hacerlo.

No dibujaría a otro Were en un enlace de pareja que podría resultar mortal.

—Encontraré otro camino.





*****


Quinn paseaba en círculos en la pequeña habitación, deseando cambiar, necesitando correr.

Su hambre había sido saciada por la liberación encendida por la mordida de Emily, pero la llamada de la Alpha todavía resonaba en sus profundidades.

La locura insensata de la sed de sangre nunca podría satisfacer las necesidades de su alma.

Su lobo ansiaba el toque de otro lobo.

Hizo una pausa, sintiendo el familiar hormigueo de su lobo subiendo. Pelaje emplumaba la línea media de su vientre. Su clítoris se tensó.

Respiró profundamente y tembló. La espiga de potentes feromonas burlaba su lengua.

No es la llamada de la Alpha.

Retumbó, sus caninos levantando su labio.

Junto a ella, Emily estaba profundamente en su somnolencia diurna e indefensa. El atardecer estaba todavía a medio día de distancia, pero estaban secuestradas en el corazón del Compuesto.

No habrá ningún daño para Emily aquí.

Caminó hacia la puerta y se deslizó hacia el pasillo. Finn se apoyó contra la pared frente a ella. Mientras estaba salvaguardando a Emily, Finn había tomado su lugar como general de Santana.

Un movimiento necesario, pero un golpe en su corazón que apenas podía tolerar.

—Es bueno verte, Imperator—dijo Finn, con el rostro curtido rompiendo en una sonrisa.

Se erizó.

—¿No debería llamarte así?

Él agachó la cabeza ante el reto en su voz. Al igual que todos los centuris, era dominante, pero fue sometida sólo a la Alpha, y ahora a la compañera de la Alpha.

—Yo estoy a favor de ti por el comando de la Alpha, pero nunca tomaré tu lugar. Te extrañamos.

—Sólo ve que no haya daño a la Alpha—gruñó—, Y guarda a Emily.

—Estaré aquí hasta que regreses.

Bajó por el pasillo y salió al amplio porche de troncos, atraída por una llamada que golpeó profundamente, incitando a su lobo.

El movimiento a través del compuesto llamó su atención, y saltó abajo en la tierra llena-embalada, el dolor en su vientre que explotaba en necesidad furiosa.

Su corazón martilleaba en su pecho y su piel brillaba con brillo sexual.

Rachel apoyada contra una columna del porche del cuartel, con la cabeza inclinada hacia atrás, los ojos cerrados.

Sus brazos envueltos alrededor de su cintura y tembló de necesidad.

Saltó, despejando la distancia entre ellas en una estocada poderosa.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 3:) el Mar Mayo 22, 2018 10:08 pm

hola morra,...

al fin britt esta empezando a sentir a los bebes!!!
quinn tiene su norte,... y digamos que esta yendo para el otro lado!!! a ver cuanto le dura su terquedad!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por micky morales el Miér Mayo 23, 2018 5:24 am

Hasta cuando Quinn se va a resistir a Rachel???? me obstina!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7117
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Miér Mayo 23, 2018 8:12 pm

3:) escribió:hola morra,...

al fin britt esta empezando a sentir a los bebes!!!
quinn tiene su norte,... y digamos que esta yendo para el otro lado!!! a ver cuanto le dura su terquedad!!!

nos vemos!!!





Hola lu, aaaayy si q lindoo jajajajaja. Jajajajaja esk con todo quiere ir contra lo q debe ser ¬¬ Esperemos y nada xq ya lleva mucho ¬¬ Saludos =D






micky morales escribió:Hasta cuando Quinn se va a resistir a Rachel???? me obstina!!!!





Hola, eso mismo me pregunto yo ¬¬ Eso mismo...no entiendo xq... ¬¬ Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 6

Mensaje por 23l1 el Miér Mayo 23, 2018 8:13 pm

Capitulo 6




Mata rápidamente. Mata limpio.

La voz de la Alpha resonó en su mente mientras Toni corría a través de la hierba la altura del pecho en el prado de las montañas, atacando a su presa.

La Alpha corría cerca, y Verónica también, pero todos sus sentidos estaban fijos en la forma brillante que estaba justo delante de ella, saltando y saltando.

No había corrido libre en semanas, no había sentido el viento en su rostro, no había perfumado la tierra rica y el pino punzante y el sabor del zorro y el conejo.

Ahora estaba fuerte de nuevo, y nunca iba a dejar que nadie la atrapara.

Nunca dejar que nadie la encadenase. Recogió toda su fuerza y se lanzó hacia adelante, golpeando a su presa en la suave parte inferior de su garganta, mordiendo profundamente, bajándola rápidamente y rompiendo su cuello con un poderoso giro de sus hombros.

Rápido. Limpio. Su matanza.

Toni levantó la cabeza y aulló, reclamando su victoria. La Alpha se inclinó hacia abajo desde la cresta y Verónica se detuvo en su flanco, llegando a compartir la matanza.

Toni giró la cabeza y gruñó a Verónica, advirtiéndola. Mostró sus dientes. La castaña se erizó y se agachó, con la cola rígida. Verónica era demasiado dominante, una amenaza.

La Alpha se dirigía a través de los verdes y ondulantes tallos, las puntas de su cuello plata brillando oro en la luz del sol de la tarde.

Gruñó y apartó a Toni de lado y rodeó la matanza, pero ésta se mantuvo firme, retumbando profundamente en su pecho, y la Alpha gruñó, inmovilizándola con una mirada fija.

Toni apartó la vista y Verónica se acercó más. La Alpha olfateó la matanza y retumbó de nuevo.

La Alpha giró sobre ella y cargó, chasqueando y gruñendo. Sus mandíbulas rozaron el hocico de Toni y con un amenazante gruñido, retrocedió. Alzó el labio y la Alpha la acechó, con las orejas rígidas, los pelos erizados.

Comerás cuando yo esté lista para comer.

La orden de la Alpha golpeó un acorde profundo dentro de ella, encendiendo una primitiva necesidad de que obedeciera. La Alpha era todo en lo que confiaba, todo lo que ella dependía para poner orden en un mundo salvaje y peligroso.

Toni bajó la cola.

La Alpha dio vueltas en la matanza y la empujo primero, luego a Verónica hacia adelante.

Coman.

Verónica esperó mientras ella daba el primer bocado, arrancando la porción más selecta. Entonces la pelinegra cayó sobre el cadáver, y juntas, compartieron la matanza.

A pesar de su hambre, se detuvo cada pocos segundos y comprobó por encima de su hombro, observando el peligro. En ninguna parte estaba a salvo.

Estoy aquí. Te protegeré. Come.

Gimiendo suavemente, reconoció la orden de la Alpha, pero ella seguía inquieta.

Santana se sentó lo suficientemente lejos del sitio de la matanza para ver en todas direcciones, mirando a los cazadores humanos o bandas itinerantes de gato Weres de las montañas al este.

Ella no comía, había cazado con Brittany esa mañana.

Observó cuidadosamente a Toni, alerta a un resurgimiento de su postura agresiva.

Los weres, independientemente de su lugar en la jerarquía, no eran generalmente agresivos con respecto a los alimentos.

Toni había ganado el derecho de poseer la matanza, pero lo natural habría sido que ella compartiera sin pelear. Su muestra de agresión hacia Verónica y su renuencia a someterse a la autoridad de la Alpha fueron signos de que estaba perdiendo su conexión con la Manada.

Si no podía encontrar su lugar en la manada, tendría que irse, y no sobreviviría como un lobo solitario. No muchos Weres pudieron, y los que lo manejaron fueron aquellos que nunca habían formado fuertes vínculos de Manada para empezar.

Esas circunstancias eran raras y por lo general el resultado de una muy joven Were no teniendo acceso a la manada en una etapa crítica de desarrollo.

Cada pocas generaciones, un muy dominante Were se iría para comenzar su propia Manada, pero como el territorio era escaso, fallaron a menudo.

Incluso el lobo Weres más dominante permanecía generalmente con la Manada, contenido para servir como centuri o centinelas o para realizar una cierta función crítica en la sociedad humana.

Siempre fue difícil dejar que uno de la Manada se fuera, y Santana y su mamá y la Alpha antes de ella harían todo lo posible para evitar la pérdida de uno de la Manada en el desierto.

Si Toni rompió con la Manada, no podía permitir que se quedara en el territorio de Timberwolf, y ella era demasiado joven para comandar su propia Manada.

Ella moriría sola.

Gruñó, recordando a las jóvenes cazadoras que estaba cerca.

Recordándoles que no estaban solas.

Recordándoles que eran suyos.

No iba a perder a Toni.





*****


Rachel sintió que el aire cambiaba, como si la atmósfera se cargara repentinamente de electricidad.

Los pelos de sus brazos y la parte posterior de su cuello se levantaron de la manera en que lo hicieron cuando un viento alto sopló de la montaña, llevando nubes de tormenta y lluvia.

Sus músculos hormigueaban y la sangre corría por sus venas, agitando a su lobo, llamándola a correr.

Su pelaje se deslizó hasta la superficie, presionando contra la superficie inferior de su piel, amenazando con liberarse.

El impulso de enredarse, de golpear y morder, de follar y unirse, la atravesó tan fuertemente que quiso aullar. Gimiendo, apretó sus brazos más fuertemente alrededor de su cintura como si eso apagara el deseo agitado.

Su lobo se enrolló dentro de ella, listo para saltar, listo para lanzarse al lobo que se deslizaba hacia ella.

Su lobo exigía que se enredara, exigiendo ser llenado, atado. Para aparearse

Su llamada fue contestada con un gruñido resonante.

—No—suspiró, abriendo los ojos.

El porche se estremeció bajo sus pies descalzos y una mancha de gris cayó en una agachada delante de ella.

Quinn.

Frenética, cubierta de feromonas, su lobo montado en ella duro, desencadenado y peligroso y tan hermoso. Los músculos de las piernas de la ojiverde se agruparon, absorbiendo el impacto de su aterrizaje, y ella se imaginó esas fuertes caderas bombeando entre sus muslos, el clítoris de la rubia deslizándose a lo largo de su hendidura caliente, haciéndola venirse, obligando a su victus a explotaren torrentes por las columnas talladas de las piernas de Quinn.

Sus caninos irrumpieron y se fijó en los músculos esculpidos en los hombros de la rubia.

Quería enterrarse ahí, dejar su marca.

Pero no podía.

Ella no podía.

—Oh Dios, Quinn—Rachel susurró—Qué…

—Tú me llamaste—gruñó, con los pómulos destacados en relieve, los ojos medio lobos, inclinados y afilados, el denso verde de un bosque después de una tormenta.

Sus pechos estaban apretados, sus pezones duros, oscuros discos, su abdomen una escalera de piedra pintada con el color de la sangre.

Se enderezó a toda su altura y caminó un paso más cerca.

—Has estado llamándome desde ayer.

Rachel retrocedió y sintió el poste del porche a su espalda. Su sexo se tensó y ella no pudo detener el gemido rompiendo su garganta. Luchó por contener a su lobo, pero estaba perdiendo la lucha.

Las drogas eran inútiles, dominadas por la tormenta hormonal de su calor. Se había negado muchas veces. Pero estaba demasiado cerca de abandonar todo control.

Nunca sería capaz de contener su necesidad de morder, unirse y terminar por completo, y no podía arriesgarse a incitar un vínculo. De alguna manera tuvo que apartar a Quinn.

—No, no. No quise llamarte, yo…

—Nunca lo haces—gruñó agarrándola, pareciendo mucho más grande, aunque sólo medía una pulgada o dos más.

Y entonces estaba frente a ella, con un brazo en alto sobre el poste por encima de la cabeza de Rachel, la otra deslizándose alrededor de su cadera, fijándola en su lugar.

El calor se derramó de su torso desnudo.

El fuego ardía en sus ojos, y su boca, oh Dios, su boca, era tan hermosa. Las puntas de sus caninos brillaban como puñales de perlas y Rachel los quería contra su piel.

—Nunca quieres llamarme, pero tú lo haces.

—Oh—jadeó, arqueándose en ella, inclinando su cabeza hacia atrás para desnudar su cuello.

No podía evitarlo.

No podía contenerse, no podía encadenar a su lobo o su necesidad.

—¿Por qué nunca quieres llamarme?—los caninos se extendieron completamente, sus palabras ahora sólo eran un gruñido gutural.

Olió el cuello de la castaña, lamió la columna de músculo que corría de su hombro a su oído.

—¿Por qué?

—Por favor—susurró Rachel.

Los dientes de la ojiverde rasparon a lo largo de su garganta y sus piernas e debilitaron.

Le dolía, sin pensar, y Quinn era todo lo que podía sentir.

Todo lo que quería.

Sus garras se extendieron, listas para sostener a la rubia hacia ella, sobre y dentro de ella.

—Por favor, Quinn. No puedo…

—¿No puedes qué?—retumbó. Le besó la mandíbula y empujó su pelvis en el valle entre los muslos—¿No puedes enredar conmigo? ¿Quién, entonces?—gruñó y le mordió el labio inferior—Tú me llamaste.

—No—dijo desesperada—No, no pude evitar, no pude parar…

—Te quiero. Siempre te he querido—se frotó los pechos sobre la castaña, sus garras raspándole ligeramente el vientre.

Los rasguños minúsculos dispararon zarcillos de placer entre las piernas de Rachel y lloriqueó.

—No puedo. Ahora no. No puedo…

—Puedo olerte, probarte—dijo lamiéndola otra vez—Estas lista.

—Solo déjame ir—gimió, pero se abrió para que ella entrara. Llenada por ella—Ahora no...ahora no…

Un furioso rugido resonó en el claro.

—¡Aléjate de ella!

Quinn levantó la cabeza, gruñendo una advertencia. Aria Montgomery cargó a través del Compuesto, gruñendo un desafío. Se enroscó para atacar a la teniente sentrie dominante, poniéndose entre la castaña bajita y la retadora.

—¡Quinn, no!—Rachel la agarró, trató de retenerla.

Ella estaba más allá de escuchar.

Se hizo doblegar sea la voluntad de los demás. Le daría la garganta a la Alpha, pero sólo a la Alpha. Ya había renunciado a su puesto de líder de los centuris, se había sometido a la mordedura de un vampiro, pero no iba a renunciar a esta hembra por otra.

Había renunciado demasiado ya, todo lo que le importaba, todo lo que pensaba que entendía sobre sí misma y su vida y su lugar en el mundo.

Había terminado de rendirse.

Tendría a esta hembra, y la tendría ahora.

Se deleitó en el borde crudo del dolor mientras cambiaba, gruñendo mientras sus huesos se transformaban y su lobo ascendía, rugiendo con la gloriosa oleada de poder.

Se puso en marcha desde el porche, ansiosa por el combate.

No era mucho mayor que Aria, pero era más alta, más fuerte, más dominante, y la otra ojiverde era unos segundos más lenta en su cambio.

La golpeó en el centro de su torso con las cuatro patas, las garras extendidas y las mandíbulas chasqueadas. Rodó el lobo marrón más pequeño y se sujetó a su garganta antes de que Aria pudiera proteger su vientre vulnerable y blando.

Pero ésta era fuerte y ágil, y sus garras emergieron al caer sobre la tierra dura.

Las garras clavaron huecos en su vientre, rasgando la piel y el pelaje triturando los músculos. Ignoró el dolor, cerrando sus mandíbulas más apretadas en la tráquea de Aria, sacudiendo la cabeza, tratando de aplastar el aire de sus pulmones.

Otro lobo le golpeó el hombro de la nada y desalojó su agarre lo suficiente para que la pelinegra se liberara.

En una furia, se alejó y giró, lista para desgarrar al intruso.

Un lobo marrón con ojos de color café se plantó entre Quinn y Aria, no ofreciendo ningún reto, no emitiendo ningún gruñido, telegrafando sólo una fuerza tranquila.

Rachel.

Levantó el labio, gruñó una advertencia. No le haría daño, pero no se dejaría calmar.

No sería castrada ahora, y no por este lobo.

Ella contestaría al llamado de Rachel, ella, ella y nadie más.

Aria volvió a levantarse, la sangre empapando su cuello, sus ojos salvajes de dolor y frenesí sexual.

Ambas querían a Rachel, y una de ellas moriría aquí. Se abalanzó sobre Rachel, fingiendo un ataque, tratando de alejarla, pero se mantuvo firme.

Gimió, no un grito de sumisión atemorizado, sino una súplica persuasiva, implorante.

La castaña quería misericordia, pero ella no tenía compasión. Sólo rabia.

Agrupo los hombros, gruñó una advertencia.

Rachel clavó sus garras en la tierra, sosteniéndole la mirada, sin ira en sus ojos, sólo dolor.

Su corazón se apretó, pero su lobo clamó por la sangre.

Quería herir al lobo que la desafiaba.

No quería ser la que estaba sufriendo nunca más.

Aria salió de detrás de Rachel, los labios se curvaron hacia atrás, los pelos erizados, retumbando en desafío continuo. Aria no retrocedería. Estaba demasiado perdida en el frenesí, queriendo reclamar a la castaña, deseando desplazándola de su posición en la Manada.

No más.

No daría más.

Ataco y Aria saltó. Se estrellaron en el aire, las mandíbulas chocando, las garras rastrillando, llenando el Compuesto de rugidos salvajes.

En algún lugar a lo lejos, una puerta se abrió de golpe y otro lobo saltó al centro del Compuesto, enorme, blanco, ojos de azul tan calientes como lava fundida.

¡Suficiente!—Brittany gruñó—Retírense.

Quinn cerró las mandíbulas en la pierna delantera de Aria, y ésta gimió, golpeando y luchando por escapar.

Garras arañaron su hocico, desgarrando la carne debajo de su ojo. El dolor explotó a través de ella, pero su furia atenuó la agonía.

Estaba cerca ahora, cerca de una matanza.

Brittany ataco.

Rachel trató de interceptarla, corriendo hacia el cuerpo a cuerpo, pero los otros lobos eran más grandes, más pesados, y ella no era un luchador.

Brittany aterrizó pesadamente sobre su espalda, sus enormes mandíbulas cerrándose sobre su cuello. Su peso la hizo rodar por un instante y soltó la pierna de Aria.

Brittany la arrastró hacia abajo y la montó, y ella rompió y agarró, azotando hacia fuera, salvaje para salir de debajo del lobo negro grande.

Quinn, sostén a tu lobo. ¡Quinn!—Brittany rugió, atrapándola por su garganta—¡Retírate!

Sus sentidos se llenaron con el poder dela Prima, y el comando resonó en su sangre y sus huesos y en cada célula, exigiéndole obedecer.

Luchó por calmar a su lobo, pero se había ido demasiado lejos, demasiado salvaje para Rachel, demasiado enfurecida por el desafío de Aria.

Se retorció y se sacudió y sus caninos atraparon el hombro de Brittany. La sangre le salpicó la cara y saboreaba la vida.

Rico, dulce, fuerte y puro.

Joven.

Los cachorros del Alpha.

Aulló y entregó su garganta, dispuesta a morir.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 3:) el Miér Mayo 23, 2018 8:39 pm

hola morra,...

no jodan al fin quinn se el ubicaron los patitos!! o mejor dicho las pulgas!!!
a ver que hace san cuando se entere de que quinn mordió a britt!!!
a ver que pasa entre quinn y rachel ahora?

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por micky morales el Jue Mayo 24, 2018 8:06 am

Se va a armar la grande cuando regrese la alpha!!!!!Aria RETIRATE!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7117
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Jue Mayo 24, 2018 8:09 pm

3:) escribió:hola morra,...

no jodan al fin quinn se el ubicaron los patitos!! o mejor dicho las pulgas!!!
a ver que hace san cuando se entere de que quinn mordió a britt!!!
a ver que pasa entre quinn y rachel ahora?

nos vemos!!!






Hola lu, jajaajajaj ajaajajajajajaj xD esk los milagros existen! ajajajajajaja. =o con lo celosa, posesiva y guardia q es con britt...no le veo mucho futuro a la ojiverde xD Espero y san la perdone para q si exista faberry xD Saludos =D






micky morales escribió:Se va a armar la grande cuando regrese la alpha!!!!!Aria RETIRATE!!!!!





Hola, jajajaajajaja xD jaajajajajajajajaj nose xq te creo en todo lo q dices la vrdd xD ajajaja...o quinn¿?ajajajajaja. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 7

Mensaje por 23l1 el Jue Mayo 24, 2018 8:11 pm

Capitulo 7





Quinn se quedó floja, inclinando su hocico hacia atrás para entregar su garganta.

Relajó sus mandíbulas, pero continuó a horcajadas sobre ella, su corazón latiendo salvajemente, su respiración saliendo en jadeos agudos.

No estaba segura de confiar en Quinn para no ir tras Aria o alguien más si la liberaba.

No estaba segura de que Quinn estuviera en control de su lobo, ni siquiera en control de su propia mente.

El olor de las feromonas y el frenesí sexual y el calor de apareamiento cubrían el claro con una espesa nube de estimulantes que haría que cualquier lobo en las cercanías pierda el control.

A esto se añade el que la hembra estaba en celo, y ella se sorprendió de que Quinn hubiese podido llevar a su lobo abajo.

Desde detrás de ella un coro de gruñidos señaló la llegada de los centuris, corriendo desde todos los rincones del compuesto para unirse en un círculo gruñendo a su alrededor.

Si no los asentaba antes de que oliesen su sangre bajo toda la sangre derramada por Quinn y Aria, destruirían a rubia.

Bajo ella, ésta jadeaba, su estómago rígido, su sexo, caliente y lleno de estallar, presionado contra su vientre.

Comenzó a aliviar su peso, con la esperanza de que la ojiverde se sintiera menos amenazada de recuperar su cordura. Una oleada de poder febril se apoderó de ella y se detuvo a medio camino, su cuerpo rígido.

Santana.

Su morena corría hacia el claro, difundiendo furia sin sentido. La grieta de las ramas de los árboles se rompió cuando forjó un camino directo a ella rebotando a través del Compuesto como disparos.

Su rugido dividió el aire como un trueno.

Se estremeció bajo el ataque mental de la ira de su compañera.

Extendió la mano para tocar la mente de su morena, para tranquilizarla, pero sólo encontró una furia ardiente.

El lobo de su compañera tenía el control absoluto, no había en la conciencia ningún motivo de razón. Quinn estaba a punto de morir, y su sangre derramada en el corazón de su tierra de la Manada destruiría a su morena.

Bajo ella, la ojiverde yacía de espalda, cuello extendido, en silencio. Resignada.

Junto a ella, Rachel se acercó más, como para poner su cuerpo entre Quinn y la Alpha.

Segundos, aún menos, y la Manada sería desgarrado.

No tenía tiempo.

Ella se lanzó, atrapó la garganta de Quinn en sus mandíbulas, y apretó. Ella se aferró lentamente, implacablemente, hasta que se estremeció y se quedó quieta.

Rachel olfateó la forma de la ojiverde y aulló, un grito roto que destrozó el cielo.

Un enorme lobo negro irrumpió en el claro y se elevó hacia ellas, con las mandíbulas anchas, gruñendo brutalmente.

Se sentó a horcajadas sobre Quinn, manteniendo al lobo indefenso en la sombra protectora de su cuerpo. Ella había comprimido las arterias en su cuello hasta que había perdido el conocimiento, pero no estaba segura de cuánto tiempo permanecería inconsciente.

Si Quinn se despertaba ahora, moriría.

¡San! Estoy bien. Está hecho.

Rachel, mucho más pequeña, se abalanzó sobre el sendero de Santana y ésta giró su pesada cabeza contra ella con un gruñido agudo, dejándola a un lado.

La castaña aterrizó a tres metros de distancia con un gemido.

Su morena recogió sus poderosos hombros y se fue en el aire, apuntando a la garganta de Quinn.

¡Santana! ¡No!—se inclinó sobre el cuerpo inmóvil de la ojiverde.

Ella no podía desafiar a Santana delante de su Manada, ni lo haría si pudiera.

Su morena estaba impulsada por el instinto primordial, proteger a su pareja ya su cría.

Ella haría lo mismo.

Mía, San. Ella es mía para matar.

Su morena se retorció en medio de una estocada y aterrizó frente a ella, con sus mandíbulas cerniéndose sobre la cabeza de Quinn. Saliva goteaba de sus caninos, la locura cabalgaba en sus ojos dorados.

Estas sangrando. Ella muere.

No—olfateó el rostro de su morena—No es nada. Un rasguño. Un accidente.

Bajo ella, Quinn se estremeció y gimió. Santana gruñó.

Ella se sometió a mí. La puse abajo. Deja que tus lobos vean que soy verdaderamente la Prima.

Quinn se estremeció y se volvió hacia la piel, y ella se acercó a su morena y le lamió el hocico y se frotó la nariz bajo su mandíbula.

Retumbando, ésta apoyó su cabeza en su cuello.

¿Estás bien?

Movió las orejas.

Bien. Pero nuestros lobos necesitan atención.

Quinn subió a sus rodillas sobre la tierra llena de sangre, la sangre corría entre sus manos apretadas por su abdomen y sobre sus muslos desnudos. Con la cabeza inclinada, esperó a que Santana le desgarrarle garganta y no iba a dejar que eso sucediera.

Entonces, perdería a las dos.

Cambió de piel y Santana se transformó instantáneamente, atrapándola alrededor de la cintura y tirando de ella bruscamente contra su pecho desnudo. La olisqueó, le lamió la garganta y la besó bruscamente. Sus caninos rasparon su labio.

—¿Qué pasó?

La besó.

—Estoy bien. Fue un accidente. Te lo prometo.

—¿Qué pasó? ¿Por qué peleabas? ¿Dónde están tus guardias?—echó la cabeza hacia atrás y aulló de furia—¿Quién te hirió?

—Yo lo hice, Alpha—dijo Quinn huecamente.

Su morena la agarró por el cuello y la puso de pie, su rostro milímetros de Quinn.

—Debería matarte.

—Lo sé.

Santana se estremeció, su lobo corriendo justo debajo de su piel. Ella jadeó, los músculos en su pecho y abdomen ondulando bajo un polvo de plata. Seguía siendo mitad lobo y más que medio loca.

Brittany le pasó una mano por la espalda.

—San, ella estaba peleando con Aria. Me puse en el medio. Quinn no me atacó. Y yo la puse en el suelo.

Su compañera gruñó continuamente, luchando por no arrancar la garganta de Quinn. Sus garras perforándole cuello. Carmesí rayó la garganta.

El centuri se acercó más, Jake y Puck gruñendo salvajemente. Eran jóvenes dominantes, menos capaces de controlar a sus lobos que los otros, y ambos estaban casi frenéticos por el olor del sexo y la sangre y la rabia de la Alpha.

En otro minuto atacarían a cualquier lobo en su camino.

—San—murmuró, acariciando su pecho—Nos hemos lastimado. Aria necesita atención médica. Lo mismo sucede con Quinn.

—También tú—respondió.

—Estoy bien, es un rasguño.

—Estás sangrando—agonía contorsionó el rostro de su morena y ella agarró su cabello, acercó su cabeza.

—Viniste cuando te necesitaba. Siempre lo haces—la besó con fuerza, mordió su labio, acarició el pequeño pinchazo con su lengua. Se frotó contra el otro, dejando que su esencia se mezclara con la de su morena—No estoy herida.

Su compañera se estremeció.

—Si lo fueras…si los cachorros...

—Estamos bien—la besó de nuevo—Calma a tus lobos, Alpha.

Santana respiró su perfume y cerró los ojos. Transmitiendo su poder, ella asentó a su Manada. Uno por uno los lobos en el claro brillaban y tomaban forma de piel.

Aria estaba tendida en el suelo, gimiendo suavemente, sosteniendo su torcido y sangrante brazo derecho contra su pecho.

Rachel se puso en pie inestablemente, con un moretón purpura en la mandíbula.

Quinn cayó al suelo, acunando su sección media. La sangre se filtraba entre sus dedos.

—Finn. Ropa.

Éste entró en el cuartel y regresó con un montón de camisetas y pantalones. Rachel se puso una camiseta azul marino y pantalones vaqueros.

La mayoría de los otros sólo tomaron pantalones.

—Llévate a Aria a la enfermería—dijo a Finn, poniéndose los vaqueros.

—Sí, Prima—levantó a Aria y la llevó dentro.

Rachel se agachó junto a Quinn, le agarró del brazo y murmuró:

—Déjame ver tu estómago.

—Déjame—dijo Quinn con voz áspera.

—No—le acarició el cabello empapado de sangre—No lo haré.

Santana miró fijamente a la ojiverde, con los ojos llanos y áridos.

—Aíslala.

Rachel giró sobre sus rodillas, pero tenía la cabeza erguida y los ojos desafiantes.

—¡No! Necesita atención médica.

Santana se alzó sobre ella, su ira levantando el pelo en los brazos de Brittany.

—¿Me desafías?

—Soy un médico—respiró hondo—No puede quedarse sola. Yo...Esto es mi culpa, Alpha.

Quinn gimió y trató de levantarse.

—No. Yo soy la culpable.

Santana se paseó.

—Hasta que sepa lo que pasó, Quinn está confinada a la enfermería—señaló a Andrew—Vigila la puerta. Ella no sale de la habitación.

Los ojos de Andrew se agrandaron pero él asintió cortantemente.

—Sí, Alpha.

Brittany no se opuso. Santana no tenía otra opción. Tenía que restablecer el orden, y no podía parecer indecisa cuando estaba rodeada de lobos dominantes.

Si vacilaba, sería desafiada, y aunque sin duda sería victoriosa, la Manada estaría insegura. Ahora, con la amenaza de enemigos exteriores, la Manada debe mantenerse firme.

—Quiero ir con ella—dijo Rachel.

—Puedes atender sus heridas—dijo Santana.

—Gracias—dijo pasando los dedos temblorosos por el cabello de Quinn, un movimiento inconsciente que estaba segura de que ella no tenía conciencia.

—La veré dentro de unos minutos—dijo a Rachel—, Sólo para estar segura de que no necesitas ayuda.

—Gracias, Prima—dijo suavemente. Envolvió su brazo alrededor del hombro de Quinn—No estoy segura de que puedas caminar.

Ésta se puso de rodillas.

—No necesito ayuda.

Brittany se inclinó y la levantó.

—Tu vida es mía ahora, Imperator. No lo olvides.

—Sí, Prima—murmuró Quinn con los ojos cerrados.

—Descansa ahora—Brittany la subió por los escalones de la enfermería—Déjanos ayudarte.




*****


Quinn quemó con la agonía del fracaso.

Brittany la había puesto sobre la mesa de tratamiento y la dejó con Rachel.

—No necesito tratamiento. Voy a sanar.

—Tienes que limpiar estas heridas—dijo Rachel.

No quería que la castaña la tocara.

No merecía su cuidado. Había perdido en la batalla, había deshonrado su rango, había amenazado a la Prima.

No sabía por qué seguía viva.

—Esto va a doler—dijo, tomándole las manos de su vientre y colocándolas a un lado en la mesa, exponiendo su abdomen desgarrado.

Cuatro laceraciones irregulares paralelas se extendían desde justo debajo de su esternón en el lado derecho a través de su vientre hasta su cadera izquierda, profundos huecos que penetraban a través de los músculos y rayaba en la apertura de su cavidad abdominal.

Trozos irregulares de carne sobresalía de las heridas.

Con suavidad, Rachel enjuagó la sangre con una gasa empapada en solución salina. Luego, debido a que los anestésicos locales no tenían ningún efecto sobre la fisiología Were, recortó el tejido dañado sin anestesia.

Incluso cuando ella levantó la solapa dentada en la cara de Quinn para quitar la arena de la lágrima debajo de su ojo, quien se quedó quieta, un retumbar bajo reverberando en su pecho.

La ojiverde miró fijamente al techo como si estuviera ciega, pero ella supo que su mirada se había vuelto hacia su interior, donde ella se estaba examinando y encontrando sólo una falta.

—Lo que ocurrió ahí fue mi culpa—dijo—Lo siento mucho.

—No tienes la culpa—dijo Quinn, con una voz que resonaba vacía—Estás en celo. Tienes derecho a decir que no cuando un Were responde a tu llamada y no los quieres.

Sus manos temblaron y dejó los instrumentos.

—No lo entiendes.

Finalmente, Quinn la miró, con los ojos sombríos.

—Entiendo. Quieres a Aria. Yo no. Nunca me has querido.

—No quiero a nadie.

—Eso no es lo que dice tu lobo. Tu llamada es más fuerte cada vez. ¿No crees que lo he sentido antes, cuando peleaste y perdiste? ¿Cuándo finalmente te enredaste con alguien más?—agarró la mesa, sus garras marcando la superficie de madera pulida—¿Por qué luchas contra lo natural, niegas lo que necesitas?

Rachel colocó un vendaje limpio sobre el vientre.

—Una vez que hayas descansado, deberías cambiar. Te curarás estas heridas más rápido. Ahora mismo, has perdido mucha sangre y tu lobo será débil si cambias. Por la mañana…

—No soy débil—le agarró la muñeca, su fuerza sorprendente después de todo lo que había pasado—Y estás evitando la respuesta. ¿Por qué te resistes?

Se lamió los labios.

Nunca se lo había dicho a nadie.

Los únicos que sabían eran la Alpha y Emma, y sólo sabían porque la Alpha sabía todo lo que pasaba en la Manada, incluso las cosas que habían sucedido antes de asumir el liderazgo.

Y Emma lo sabía porque le había salvado la vida.

Tener tantos secretos era tan difícil.

—No quiero aparearme. Cuando estoy en celo, no puedo controlar a mi lobo.

—Todo lobo quiere aparearse.

—¿De verdad? Tú no lo haces.

Quinn miró hacia otro lado, el gesto tan asombroso contuvo su aliento. LE agarró la mano.

—¿Por qué, Imperator?

La cabeza rubia giró bruscamente.

—No me llames así.

—¿Por qué? ¿Crees que porque la Alpha está enojada eso cambia algo? Eres quien eres, Quinn. Mientras respires, nunca habrá otra imperator.

—Santana nunca confiará en mí ahora—la desolación de la ojiverde le azotó el corazón.

—No sabes lo que hará la Alpha. La Prima está embarazada, ¿sabes?

Los ojos verdes, el orgullo y la alegría brillaban en ellos.

—Sí. Lo sé.

—Entonces sabes que todo está cambiando. La Alpha será impredecible hasta que nazcan los jóvenes. Ella no será capaz de controlar a su lobo con tanta facilidad. Ella nos necesita más que nunca. Necesita que seamos fuertes.

La rubia se estremeció.

—No sé cómo ayudarla.

—Sí, tú puedes. Tienes que hacer lo que siempre has hecho, darle buenos consejos, proteger a su Manada.

—Ella no necesita eso de mí ahora. Ella tiene a la Prima.

—Quinn, ¿no lo ves?—negó con la cabeza y le pasó sus dedos por el pelo—Ella necesita ser libre para proteger a su compañera, y tú puedes ayudarla descubriendo a nuestros enemigos, al asegurar que todos estamos seguros. Necesita a su general al mando.

Quinn no podía permitirse esperar, y estaba tan cansada.

El tacto suave de la mano de la castaña en su cabello era la única cosa que la mantenía alejada de cambiar y luchando por salir de la jaula que Santana había cerrado a su alrededor.

Rozó su mejilla sobre la palma de la doctora.

—¿Me vas a decir por qué no quieres una compañera?

Ella respondió porque la necesidad de la rubia era demasiado fuerte para negar.

—No puedo tener cachorros.

Los ojos verdes se estrecharon.

—¿Qué? ¿Cómo sabes eso?

Apartó la mirada.

—Siempre lo he sabido. Una lesión, cuando era muy joven. Antes de venir aquí.

La rubia gruñó.

—¿Quién te hirió?

—No importa. Mis padres me sacaron antes de que el otro Alpha me matara por ser...defectuosa. La mamá de Santana nos llevó a esta manada.

—¿Has hizo daño?—Quinn trató de levantarse, su lobo en una furia—Quien…

—Quinn, Quinn...no—tiró de su cabeza hacia su pecho, acariciándole la cara—Se acabó, hace mucho tiempo.

Cerró los ojos y presionó su rostro hacia el pecho de la castaña. El olor de ésta era tan puro, tan limpio y agudo.

Su sangre se elevó y su clítoris se apretó. Alguien había herido a Rachel, intentado destruirla.

Gruñó.

—Todo está bien—Rachel le besó la parte superior de la cabeza, acarició su cuello y su espalda, calmándola—No te enfades por mí. Estoy viva, tengo a la Manada. Tengo a mis padres—enderezó sus hombros, tomó una respiración profunda—Pero no es justo para cualquier otro Were arriesgar un vínculo de compañero conmigo. Cuando estoy en calor, cuando el frenesí es abrumador, no puedo controlar mi necesidad. Y si pierdo el control y muerdo, podría accidentalmente invitar un vínculo.

—¿Y si a tu pareja no le importa no tener hijos?

El corazón de Rachel saltó.

¿Qué estaba diciendo Quinn?

¿Qué estaba ofreciendo?

Pero había más, más de lo que ella podría revelar a nadie, incluso a Quinn.

Así que sonrió y sacudió la cabeza.

—¿Por qué tener una pareja cuando no puedes producir jóvenes? Preferiría enredarme sin estar atada a nadie.

Quinn alzó la vista, buscando su rostro.

—¿Eso es lo que quieres? ¿Enredarte con quien esté disponible?

Rachel se obligó a encogerse de hombros fingiendo indiferencia.

—¿Por qué no, siempre y cuando no estén interesadas en el apareamiento? ¿No es eso lo que haces? ¿Con Cece y las demás?

—Yo tampoco quiero una compañera.

No se enredaba con las mujeres susceptibles en celo que pudieran querer una compañera, y tuvo cuidado de no morder en momentos críticos y accidentalmente inducir un vínculo.

No habría respondido a la llamada de Rachel mientras estaba en celo si hubiera podido ayudarse a sí misma, pero no pudo detenerse.

La necesidad de la castaña era demasiado grande, y su lobo también se puso a responder.

La quería todavía.

El calor de Rachel había disminuido de todo el estrés de las últimas horas, pero cuando volviera, sabía que la querría.

No le importaba.

No estaba preocupada por un vínculo de pareja.

Nunca se había visto obligada a inducirlo, y el miedo de Rachel de no ser capaz de tener jóvenes no significaba nada para ella.

Nunca pensó en tener hijos.

Era un soldado, y no planeaba dejar huérfano a un cachorro de la forma en que había quedado huérfana. Su único papel era proteger a la Alpha.

Dejo que los demás asuman la responsabilidad de criar a los jóvenes.

—Entonces comprendes.

Quinn gruñó.

No quería que Rachel se enredara con otros Weres.

—¿Entonces te vas a enredar con Aria?

La castaña suspiró.

—Aria no se forzará a sí misma en mí, y no voy a enredar con ella. Es demasiado joven, demasiado dominante, y va a querer más.

—Ella querrá que lleves su marca.

—Lo sé—Rachel se volvió y recogió los instrumentos—Debieras dormir. Te traeré algo de comida. Una vez que hayas comido y descansado, puedes cambiar para que tu lobo se cure.

—¿Lo hará?

Rachel miró por encima del hombro, con el corazón dolorido. Quinn estaba tan pálida, con los ojos tan devastados.

—Tu lobo es más fuerte de lo que sabes. Así como tú también. Ahora no es el momento de correr y esconderse.

Quinn se puso rígida y gruñó.

—Ten cuidado, Omega.

Rachel sonrió.

—Deberías escuchar a tu lobo con más frecuencia, Quinn. Ve las cosas con más claridad que tú.

—No quiero un vínculo mate. Sé cómo evitar una mordida, y anhelo otra cosa.

Rachel envolvió sus brazos alrededor de su cintura, sabiendo que Quinn estaba tratando de empujarla lejos, incluso cuando se ofreció a enredarse.

—Las Vampiros, quieres decir.

—Sí.

—No eres la única Were que anhela la mordedura de un Vampiro. ¿Estás intentando sorprenderme?

—Sólo estoy tratando de decirte que somos más parecidas de lo que crees.

Rachel asintió con la cabeza.

—Quizás. ¿Quieres descansar ahora?

Quinn permaneció en silencio durante un largo rato.

—¿Te quedarás?

El corazón de Rachel sangró, pero forzó una sonrisa.

—Sí. Por un ratito.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 3:) el Jue Mayo 24, 2018 10:10 pm

hola morra,...

bueno a ver que hace san con quinn???
es bueno que quinn busque la vuelta para tratar de quedarse con rachel!!!
a ver hasta donde soporta???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por micky morales el Vie Mayo 25, 2018 7:47 pm

Ok espero que San no sea tan dura con Quinn y que esta se deje de tonterias y se sincere con Rachel!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7117
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Vie Mayo 25, 2018 8:29 pm

3:) escribió:hola morra,...

bueno a ver que hace san con quinn???
es bueno que quinn busque la vuelta para tratar de quedarse con rachel!!!
a ver hasta donde soporta???

nos vemos!!!





Hola lu, uuuuh interesante pregunta... SI! xfin esta abriendo los ojos y dejando de ser tan, pero tan cabeza dura ¬¬ Para¿? xq si es caer en los brazos de rachel, espero y nada xD Saludos =D







micky morales escribió:Ok espero que San no sea tan dura con Quinn y que esta se deje de tonterias y se sincere con Rachel!!!!





Hola, espero ambas cosas yo tmbn. Se entiende q quinn estuvo mal, pero no fue con intensión ¬¬ Y si, tmbn tiene q dejarse de cosas y estar con su rachel! Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 8

Mensaje por 23l1 el Vie Mayo 25, 2018 8:31 pm

Capitulo 8




—Alpha—dijo Emma en voz baja—, Tal vez deberías esperar afuera.

Detuvo su ritmo furioso y dio dos pasos rápidos hacia su Medicus, sus ojos destellando desde el negro profundo hasta el oro tan rápidamente que parecía que su lobo tenía más control que ella.

—No mientras mi compañera esté aquí.

Brittany se sentó en la mesa de examen y captó su mirada.

—Será sólo unos minutos más. Emma lo limpiará y habremos terminado.

—No puedo irme—dijo, un fino escalofrío recorriendo su cuerpo—Sólo date prisa.

Brittany miró a Emma.

—Tan pronto como cambie, estos se curarán. Creo que tengo que irme ahora.

Emma rápidamente limpió los huecos en el hombro de Brittany con un antiséptico, quitando la suciedad y trozos de piedra de donde se había agachado en pelaje sobre Quinn en el patio.

—Ve. Ella te necesita.

La rubia saltó de la mesa y agarró su brazo.

—Ven conmigo.

No podía concentrarse, no podía pensar en nada excepto en el pánico que la había alcanzado en el bosque cuando había sentido a Brittany en peligro.

Entonces su hombro había ardido como si le hubieran disparado, y ella sabía que estaba herida.

Toda razón había huido.

Todo lo que sabía era que necesitaba llegar a ella, necesitaba protegerla, necesitaba destruir a quienquiera que hubiera amenazado a su familia.

Habría corrido mil millas, hasta que su corazón cedió, para alcanzarla. Y ahora, toda esa adrenalina, todas esas hormonas primitivas, fluían en cascada a través de su cuerpo y necesitaba a Brittany.

Necesitaba sentirla, olerla, saborearla, reclamarla.

Dejó que Brittany la arrastrara por el pasillo y entrara en una habitación vacía antes de que su restricción se rompiera por completo.

Cerro la puerta de golpe, la agarró por los hombros y la empujó contra la pared. Y por fin su boca estaba en su cuello, sus manos destrozando los jeans, su clítoris apretado y listo.

Jadeó, su pelaje corriendo por el centro de su abdomen, sus garras estallando.

—Te necesito. Te necesito ahora.

—Lo sé—gimió, enganchando la cintura de sus vaqueros y arrancándolos.

Echó a un lado lo que quedaba de sus pantalones y se montó a horcajadas sobre sus caderas, abriéndose. Agarró los hombros de Santana.

—Ahora. Tómame. Apresúrate.

Gruñendo, le agarró el culo para sostenerla y frotó su clítoris sobre la rubia, sintiendo su calor y su dureza y sus hormonas mezclándose. La sombra de su mordida en el hombro de Brittany palpitó y ella presionó su boca hacia ella, dejando que sus caninos perforaran la piel lo suficiente para que sus esencias se fundieran.

Se introdujo en ella, desesperada por conectarse.

—Más—gritó Brittany, agarrándole la nuca de Santana—Muerde.

La orden de la rubia, el calor de su sexo cerrándose a su alrededor, la necesidad de alejar el terror, forzándola a profundizar.

Hundió los dientes en ella y su morena llegó con un rugido, el dolor brillando de la mordida de Brittany en su pecho empujándola más. Empujó, los músculos en su culo ondulando con cada oleada de su liberación.

Se liberó hasta quedar vacía y se arrodilló, Brittany todavía la envolvió, sosteniéndola adentro.

—Te necesito—jadeó, su pecho subiendo y bajando.

—Soy tuya—murmuró Brittany, acariciando el cabello empapado, los huesos ásperos en su rostro, la dulzura de su boca—Te lo prometo, no te dejaré. Protegeré a nuestros jóvenes. No tienes que temer.

Se estremeció y enterró su rostro en la curva del hombro pálido.

—Nunca supe una necesidad tan grande. No sé cómo mi papá sobrevivió cuando mi mamá...—levantó su cabeza, sus ojos oscuros con pérdida—Yo no viviría. Sin Ti…

Brittany apretó sus dedos a su boca, rozó su pulgar sobre la punta de su canino, y la besó.

—Siento mucho que los perdieras. No me perderás—deslizó ambas manos en el pelo negro, sosteniendo su cabeza, besándola profundamente, dejando que la probara.

Se frotó los pechos sobre su pecho, dejándola que la sintiera. Deslizando su sexo contra el vientre, recubrió con su victus.

Marcándola.

—Eres mía. Soy tuya. ¿Escuchaste?

Sosteniendo a Brittany firmemente, la tumbó sobre el piso de tablón liso. Se levantó sobre ella, acomodando las caderas entre los muslos de Brittany.

Suavemente, esta vez, dejó que su clítoris golpeara entre los pliegues hinchados del sexo de Brittany, quién gimió y levantó sus caderas para más.

La beso en la boca, en la garganta, su pecho. Ella chupó sus pezones y lamió su camino por el valle entre las crestas de los músculos en el vientre, le cogió el clítoris en su boca y la chupó lentamente.

Su mente era suya de nuevo y ella quería que Brittany supiera que era querida.

Más allá de la necesidad, más allá de la pasión, era amada.

—San, me harás correrme—retorció sus dedos en el cabello y Santana la lamió—Muy pronto. Tan bueno.

Cerró los ojos y agarró las caderas levantándola en su boca, la chupó, la lamió, la bebió. Y cuando Brittany se endureció en su boca, entró en ella, reclamándola por todas partes.

Con un grito ronco, la rubia se corrió en su boca.

—Te amo—gimió, levantándose sobre ella. Su corazón sosteniendo a Brittany, ella se corrió, entregando todo a su compañera.




******


Betty retiró sus incisivos del cuello de la joven Were y lamió los puntos de punción cerrados.

La hembra se estremeció contra ella, sus ojos de lobo, anillados en oro y vidriosos de su liberación.

Sus caninos relucían contra su labio lleno.

Sus caderas bombeaban lánguidamente mientras continuaba vaciándose, los estimulantes que Betty había inyectado en su torrente sanguíneo todavía la excitaban.

Gimió, la oleada de vigor inundó su sistema tan placentero como el orgasmo que acompañó al rejuvenecimiento.

Francesca pasó los dedos por el centro del abdomen de Betty, rozando levemente en su clítoris. Ignoró ala Were anfitriona, una voluntaria nueva y muy ansiosa.

—Creo que estás desarrollando más que un gusto pasajero por ellas, cariño.

Betty se inclinó sobre su codo y besó a Francesca.

—Parece que recuerdo tus visitas frecuentes con la Were Alpha.

Francesca sonrió, con los ojos brillantes.

—Verdad, ¿La sangre Werees potente, y la de una Alpha? Infinitamente más satisfactorio que cualquier humano o Were.

—Hablando de la Alpha—dijo Betty con cuidado—, ¿Qué planeas hacer con ella si los Senhores de las Sombras llaman a su muerte?

Francesca se deslizó de la cama y sirvió champán del cubo de hielo que Daniela había dejado al sol mientras disfrutaban dela anfitrión. Llenó un segundo vaso y se lo entregó a Betty.

—Los Señores de la Sombra son miope, me temo. Ese es el problema cuando se trabaja con restrictores. La visión de los humanos es tan limitada. Los Fae realmente sólo se preocupan por proteger las ubicaciones secretas de las puertas de Faerie. ¿Y los Weres?—se echó a reír—Demasiado volátil, sus instintos gobiernan sus cerebros demasiado a menudo.

—Santana no me parece impulsiva—Betty se sentó en el lado de la cama y bebió champán, disfrutando de la rutina de Francesca.

Los sirvientes habían llenado la bañera de latón con agua de baño perfumada, y Francesca se deslizó en el agua, inclinando la cabeza contra el reposacabezas amortiguado con un suspiro lánguido.

Sus pechos se elevaban por encima de la capa de burbujas de marfil, sus rosados pezones ruborizados y firmes.

—Creo que la eliminación de Santana sólo introduciría un factor desconocido y potencialmente aún más peligroso, un nuevo Alpha, para empezar, y luego casi con toda seguridad una lucha por el poder entre los distintos Were de las Manadas. Nadie se atreve a desafiarla, pero ¿con ella ida?—Francesca se esponjó tranquilamente los brazos con el agua fragante, luego dejó que la esponja flotara y tomo los dos pechos, pasando las yemas de sus dedos por sus pezones en círculos lentos y sensuales—Mientras que el caos entre el lobo Weres definitivamente volvería a la opinión pública en contra de cualquier posibilidad de darles estado civil legítimo, probablemente sentiríamos la reacción.

—¿Mejor el enemigo que conoces?— Betty se puso un par de pantalones y se dirigió a un sofá de terciopelo frente a Francesca.

Estirándose, bebió champán y disfrutó del ascenso del poder que la acompañaba alimentándose. Un gruñido suave vino de la jovenWere.

Estaba en la cama mientras recuperaba los sentidos.

Había estado sabrosa.

Su sangre era rica, fuerte, y el calor de su sangre llenó el vientre de Betty. Su sexo palpitaba.

Era potente ahora y lo sería durante algunas horas. Como su orgasmo había pulsado con cada succión, no había pensado en la Were cuya sangre bebía, sino en la joven hembra que había tenido en el laboratorio.

Verónica, apenas fuera de la adolescencia, era una hembra dominante cuyo sabor permanecía en su mente. Se pasó las puntas de los dedos por su pecho y por su vientre, imaginando cómo Verónica sabría cuando se corriera en su máximo poder.

Su clítoris palpitaba.

Francesca tenía razón, como siempre. Estaba desarrollando un gusto por los Weres, al menos una mujer.

—Hablando de Santana—dijo Francesca casualmente—, La gala de recaudación de fondos del gobernador es este fin de semana, y todos los jefes de la Coalición estarán ahí.

—Como tú, como Canciller de la Ciudad.

—Sí—Francesca abrió las piernas y se llevó la esponja por los muslos.

Levantó una rodilla, exponiendo una larga extensión de carne cremosa.

El sexo de Betty se hinchó, y liberó el botón superior de sus pantalones, dejando que sus dedos bajaran. La atención de Francesca se fijó en sus movimientos, y una oleada de satisfacción calentó el pecho de Betty.

Le gustaba saber que todavía podía burlarse de su amante tanto como su amante la provocaba.

—¿Qué hay de Nicholas?¿Estará ahí?

—Oh, espero que lo haga. Podría privadamente querer destruir a los Weres, pero públicamente finge ser neutral. Jugando a la política—los dedos de Francesca se deslizaron más arriba entre sus piernas y su boca se curvó en placer— Clara Standish ha solicitado nuestro servicio de nuevo.

Betty se incorporó, la copa de champán colgando entre sus dedos.

—¿Oh? ¿Más ayuda con sus estudios?

Tal vez tenía más sujetos Were que requirieron una mordida de Vampiro. La idea no era tan atractiva ahora que Verónica había sido liberada.

—En cierto sentido. Quiere que le proporcionemos guardaespaldas.

Betty frunció el ceño.

—¿Guardaespaldas? ¿Y tiene intención de ser abierta acerca de tener a Vampiros en su empleo?

—Aparentemente sí. Además del trabajo que hace por nuestra causa, tiene una profesión legítima. Es una reconocida investigadora y dirige un laboratorio en la universidad.

—Parece que abrazar la diversidad Praetern sería bueno para ella.

—Exactamente. En realidad, una buena cobertura.

—¿Vas a aceptar su petición?

—Mmm sí. Esta es una oportunidad para que tengamos a alguien dentro de la operación de Nicholas. Nunca hemos tenido eso antes. Y, por supuesto, si proporcionamos a alguien que sea capaz de satisfacer cualquier otra cosa que la Dra. Standish requiera, la buen médico estará agradecida. La gratitud, querida, es el primer paso hacia la lealtad.

Betty sonrió.

Una de las muchas cosas que admiraba de Francesca era su capacidad de planear para el juego largo. Después de todo, los vampiros no tenían nada si no tiempo.

También había aprendido mucho de estar a la derecha de Francesca durante siglos, lo suficiente como para saber que lo que más admiraba en su amante era también algo que temer. Las alianzas y las lealtades eran tan fluidas como el tiempo en el dominio de Francesca.

—¿Tienes a alguien en mente para el trabajo?

—Alguien completamente fiable, por supuesto. Te enviaría, cariño, pero no puedo prescindir de ti.

Betty bebió champán.

—Es bueno saberlo.

Francesca se echó a reír.

—¿Alguna vez lo dudaste?

Betty dejó el vaso a un lado y caminó a la bañera. Cogió la esponja y la empujó debajo del agua, patinando la superficie ligeramente áspera por el abdomen de Francesca y entre sus muslos.

Lo dibujó sobre el sexo de Francesca en círculos lentos, viendo los ojos de brillar de color escarlata mientras la provocaba. Cuando silbó una advertencia de que había tenido suficiente para jugar, Betty se arrodilló, dejó que la esponja flotara hasta la superficie, y deslizó sus dedos más profundamente.

Francesca se arqueó, con los párpados casi cerrados.

—Sigo siendo leal a ti—dijo Betty—, Pero ¿cuánto tiempo te seré útil?

—Siempre—jadeó, empujando los dedos de Betty. Agarró el brazo sus uñas cortando medias lunas en la cara inferior de la muñeca—Siempre, cariño.

Betty la besó mientras se corrió alrededor de sus dedos.

—Entonces soy tuya para mandar.





******



Rachel estalló en sudor, las hormonas sexuales cubrían su piel.

Se alejó de la mesa de tratamiento y se dirigió al otro extremo de la habitación. La Alpha se enredaba, y el poder de su llamada impregnaba el Compuesto.

El calor regresó con una venganza, y se llenó y dolió y tembló.

Quinn estaba demasiado cerca. Demasiado cerca, demasiado hermosa, demasiado potente.

Y herida.

—Tengo que irme.

Quinn volvió la cabeza.

—¿Dónde?

—Sólo... fuera—forzó una sonrisa—Prometiste que descansarías.

—Te huelo. Te saboreo en mi lengua. Cada respiración que tomas, siento tu necesidad—se empujó hacia arriba en sus codos. Las heridas en su estómago comenzaban a cerrarse, pero la sangre todavía se filtraba de ellos—Soy más fuerte de lo que piensas.

—Sé lo fuerte que eres, Imperator. Pero no eres lo suficientemente fuerte para lo que estás sugiriendo—sonrió débilmente—Si me quedo...las dos vamos al frenesí.

—¿Qué vas a hacer?—gruñó en tono siniestramente, la advertencia de un posesivo Were para no amenazar lo que era suyo—¿Quien…

—Voy a alimentar a Emily.

Los ojos de verdes se oscurecieron.

—¿Y si terminas ansiando sexo sin sentido

—No creo que lo haga. Soy más fuerte de lo que crees.

Las garras y los caninos de Quinn estallaron.

—No quiero que Emily te folle.

—Dije que iba a dejar que se alimentara—dijo en voz baja, eligiendo no señalar que Quinn no tenía voz en con quién se enredaba, o cómo—Eso será suficiente para mis...necesidades.

—No confío en ella.

La miró fijamente.

—¿Confías en mí?

—Con mi vida—dijo Quinn rápidamente.

Asintió con la cabeza.

—Bien. Siento lo mismo. La confianza es más importante que cualquier otra cosa.

—Si te hace daño…

—No lo hará.

—No sabes eso—se empujó a una posición sentada, haciendo una mueca, la sangre acumulándose en la base de su vientre—No sabes cómo es ella cuando la sed de sangre la lleva.

Sonrió y sacudió la cabeza.

—Quinn, soy un Were. Nada es tan salvaje como un Were en frenesí. Si puedo manejarte, puedo manejarla.

Ésta gruñó.

—Me desafías de nuevo.

No quería desafiarla, quería calmarla.

Quería tocarla, a pesar del riesgo.

Cruzó la habitación y apartó el enmarañado cabello rubio de sus ojos atormentados.

—Nunca. Pero tampoco te dejaré dominarme. No soy sumisa.

Quinn la agarró de las caderas y la atrajo entre sus piernas. Le besó la base de la garganta, dejando que sus caninos presionasen el cuello. La castaña jadeó y la ojiverde la lamió.

—Sé lo que eres, Omega. Podrías estar fuera de la jerarquía, pero sé que quemas.

Agarró el cabello rubio y tiró de su cabeza. La miró fijamente, sus ojos encendidos con poder.

—No trates de seducirme ahora. Te dije por qué no voy a aparearme. Confié en ti.

—Y te dije que no me importa—frotó la mejilla contra su pecho—Tienes que enredar con alguien, ¿por qué no yo? No te pediré nada.

Su corazón se tambaleó.

Tan sencillo.

Ella debería ser feliz…no lo estaba.

—No importa. No estás en condiciones de enredarte ahora mismo, ya lo admitas o no.

—Sé que no puedes esperar. Pero habrá otras veces.

Se alejó.

—Y tú tienes deberes más importantes, Imperator. Necesitas sanar, y necesitas hacer la paz con la Alpha. La Manada te necesita.

Quinn apretó la mesa con tanta fuerza que la madera crujió.

—¿Y mis necesidades?

—Las necesidades de la Alpha son tus necesidades. ¿Lo has olvidado?

Quinn miró al suelo.

Se había dejado pensar que Prima había tomado su lugar, pero tal vez estaba equivocada. Tal vez se había estado mintiendo toda su vida, y había estado esperando la vez en que Santana no rechazara su oferta para satisfacer su necesidad.

Pero entonces Santana se había apareado y ya no sabía dónde pertenecía.

Miró a Rachel.

—Pensé que todo había cambiado cuando se apareó.

—Lo sé—dijo Rachel suavemente—Todo ha cambiado y probablemente volverá a cambiar, pero hay cosas que siempre lo será. Santana es Alpha. Y tú eres su segunda. Ella depende de ti. Ella te necesita. Deja de ser una cobarde.

Salió de la mesa y aterrizó frente a Rachel con un gruñido. Le agarró los hombros y la levantó en los dedos de los pies hasta que estuvieron nariz a nariz.

—Tú me pruebas.

Rachel levantó la barbilla.

—Tú debes ser probada. Alguien tiene que hacerlo.

Cubrió sus bocas y la besó duramente, chupando, mordiendo, lamiendo. Las garras de Rachel le recorrieron la espalda, sacando sangre, y su clítoris se puso rígido.

Antes de forzar a la castaña contra la pared, tomarla y empujó.

—Y alguien necesita besarte de la manera en que debes ser besada.

Los pechos de Rachel subían y bajaban y sus ojos abrieron fuego contra ella.

—Maldita seas.

—Cuando los dientes de Emily estén en tu garganta y te haga venir, piensa en mí.

Yo siempre pienso en ti. Rachel se arrancó lejos y salió corriendo de la habitación.

Quinn retrocedió contra la mesa de tratamiento y se arrastró sobre ella. Se encogió en su lado y agarró su estómago quemado.

Si pensaba en Emily haciendo que Rachel se corriera, mataría a Emily.

Rió amargamente.

Y Emily no podía ser asesinada.

Ella ya estaba muerta.










*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 3:) el Vie Mayo 25, 2018 10:35 pm

hola morra,...

a ver como va el dichoso plan de eliminación??
a ver como hace quinn para aguantar los celos con rachel??

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por micky morales el Sáb Mayo 26, 2018 7:03 am

Entiendo a Rachel, pero solo un poco, deberia dejarse llevar con Quinn y ver que pasa!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7117
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Lun Mayo 28, 2018 8:08 pm

3:) escribió:hola morra,...

a ver como va el dichoso plan de eliminación??
a ver como hace quinn para aguantar los celos con rachel??

nos vemos!!





Hola lu, mmmm que todo salga a favor de las brittana y sus amigas. Mmmm...mmmm...interesante pregunta...espero y no lo haga y ya de todo por la castaña! Saludos =D






micky morales escribió:Entiendo a Rachel, pero solo un poco, deberia dejarse llevar con Quinn y ver que pasa!!!!





Hola, jajajajajajaj xD pero si se entiende, no¿? ajjajaajajaj. Eso mismo! ambas deberían dejarse llevar y comprometerse noma ¬¬ xD Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 9

Mensaje por 23l1 el Lun Mayo 28, 2018 8:11 pm

Capitulo 9




Kitty pasó de un olvido sin sueños a una conciencia total en el instante en que sus ojos se abrieron.

Inmediatamente escudriñó el entorno en busca de peligro.

Sus guardias estaban afuera de la puerta, un agitado Were se paseaba más lejos por el pasillo y, distante, la fuerza vital de toda la Manada hacía señas como un solo corazón latiendo.

Sus incisivos desenvainados y el hambre tan interminable como la eternidad hervía dentro de ella.

La cama a su lado estaba vacía, pero Marley estaba cerca, sus latidos, el constante pulso de sangre que fluía a través de sus arterias y venas, sus respiraciones suaves, eclipsaron todo en su mundo.

Todo excepto la necesidad de alimentarse.

La sangre apenas fluía en su cuerpo ahora, un mecanismo protector para prevenir el agotamiento completo de los escasos compuestos portadores de oxígeno entre las alimentaciones.

Después de alimentarse, su corazón latía por un corto tiempo, sus células se activarían, sería sexualmente potente. En esos momentos, se acercaría lo más posible a la vida mientras todavía fuera algo más que viva.

Su impulso biológico exigía que se alimentara, y si se demoraba, arriesgaba un ataque de sangre. Si el hambre dominaba su control, cortó una estela mortal a través de cada criatura viva en su trayectoria hasta que estuviera saciada o estacada.

Necesidad corroía por sus entrañas, y se concentró en el olor del anfitrión más cercano.

Marley.

Tan deliciosamente viva.

—Sal de aquí—gruñó.

—Estás despierta—Marley giró alrededor del escritorio donde había estado escribiendo notas sobre los detalles que le habían dado de la incursión en el laboratorio secreto.

No estaba segura de cuándo podría publicar algo de eso, pero estaba acostumbrada a pasar meses excavando hechos sobre una historia. Y ninguna historia había sido más importante para ella, o como algo personal.

Frente a ella, la rubia permaneció tendida durante todo el día, mirando al techo, con los brazos a los lados, su hermoso rostro fuertemente tenso incluso en reposo.

Pero a diferencia de cuando había estado somnolienta, ahora su cuerpo desnudo vibró con tensión.

—¿Qué necesitas?

—Vete—ordenó—Espero un anfitrión. Vete, Marley.

—Necesitas mi sangre, ¿verdad? Tu transición aún no está completa, y yo soy tu compañera de sangre. Necesitas la sangre compatible que llevo.

Un segundo, la ojiverde estaba en la cama y al siguiente estaba delante de ella, acechando hacia tan ferozmente que casi dio un paso atrás.

Los incisivos eran púas peligrosas brillando contra sus pálidos labios, sus ojos brillantes y calientes como la más pura llama. Tenía el rostro afilado por la necesidad.

Respiró hondo, con firmeza en su voz:

—Dime que estoy equivocada, Vampiro.

—No discutas conmigo—dijo lentamente, como si cada palabra fuera un esfuerzo terrible. Se detuvo con su cuerpo a milímetros de la castaña—Te voy a vaciar.

—No, no lo harás. No lo hiciste ayer por la noche y entonces estabas prácticamente loca.

—Tengo un anfitrión listo. No eres necesaria—volvió la cabeza hacia la puerta cerrada y, aunque no emitió ningún sonido, un segundo después se abrió y Zahn entró.

—¿Llamaste, Lieja?—Zahn llevaba una camisa de seda blanca abierta entre sus senos y pantalones negros apretados y cónicos.

Estaba descalza. Sus pezones eran círculos oscuros bajo el material escarpado, y sus ojos, fijados en su rostro, brillaban con anticipación.

—Ella necesita alimentarse—Marley dijo, agarrando el antebrazo de Kitty—Y me quedo.

La mirada sorprendida de Zahn parpadeó entre ellas, pero no dijo nada.

El brazo de la ojiverde era una banda de acero bajo sus dedos, el único signo exterior de su lucha por el control. Supuso que si era inteligente, se marcharía y dejaría que la rubia se alimentara solo de Zahn, pero no reconocería el temor de herirla.

Si tuvieran una verdadera relación, ella necesitaba ser parte de la vida de Kitty, incluyendo esta parte. Tal vez no fuera tan fuerte ni tan resistente como un Were o como aclimatado a dar sangre como un sirviente humano como Zahn, pero ella era la compañera de sangre de la rubia.

Y no la dejaba sola con otra mujer, sirviente de sangre o no.

Kitty era suya.

—Necesitas esto—dijo dejando caer su bata para que ella también estuviera desnuda. Le agarró el brazo—Regresa a la cama.

—Marley—dijo peligrosamente, su mirada acariciando sus pezones hasta que se endurecieron por el calor de su mirada—, Juegas un juego peligroso.

Sacudió la cabeza, su corazón martilleando y su piel eléctrica.

—Oh no, no estoy jugando en absoluto.

—Siempre tan terca—Kitty la levantó con tan poco esfuerzo que la castaña apenas logró no gritar de sorpresa.

Entonces estaban en la cama, la rubia cerniéndose sobre ella, Zahn de alguna manera a su lado, sus cuerpos ligeramente tocándose.

Envolvió sus brazos alrededor de la cintura de la ojiverde y deslizó sus manos arriba y abajo la espalda. Su piel era suave y fría como el mármol.

Oh Dios, no podía sentir ni siquiera un solo latido del corazón.

Le acarició la cara. Muy fría.

—Date prisa, Kitty.

—Zahn—dijo sin apartar la mirada celeste—, ¿Estás lista?

—Sí, Lieja—susurró Zahn, volviéndose de lado, presionándose aún más a ella.

La camisa de seda de Zahn le rozó el pecho como una suave brisa. La voz se había vuelto lenta y letárgica, como si estuviera drogada, y se dio cuenta de que lo era.

La esclavitud era muy parecido a una droga. La mano de Zahn se deslizó hacia su cadera y no se alejó. Zahn le estaba dando vida a su amante, no debería estar sola.

—Hazlo, cariño—murmuró, mirando el rostro de la ojiverde, hipnotizada por la intensidad de su mirada, el tono hipnótico de su voz—Quiero estar aquí contigo por completo. No me cautives.

—¿Quieres verme?—los ojos verdes se hicieron increíblemente profundos—Observa.

Kitty deslizó un brazo alrededor de sus hombros y bajó la cabeza. Sus labios la acariciaron fugazmente antes de que ella tomara la garganta de Zahn en una sola rápida zambullida. Ésta jadeó y su aliento salió en un largo y tembloroso gemido.

Kitty tragó y sus caderas se introdujeron entre sus muslos.

—Oh—susurró, su cuerpo encendiéndose.

Envolvió ambas piernas alrededor de las caderas de la rubia y acomodó sus pechos. Cerró los ojos y presionó su mejilla contra el hombro, sintiéndola que se calentaba bajo sus manos.

Esta era la vida de Kitty. La suya ahora.

Le había dado a la rubia esta existencia con su propia sangre, libremente y sin arrepentimiento.

El orgasmo de Kitty, los gemidos extáticos de Zahn, la vida que pulsaba bajo sus manos, la empujaron cerca del clímax.

Gimió y retrocedió. Quería a Kitty.

Cuando la ojiverde levantó la cabeza, Zahn se apartó de ellas con un grito agudo.

—Oh Dios, Kitty—gimió—Te necesito ahora—giró su cabeza a un lado, exponiendo su cuello—Te necesito. Te amo. Por favor.

El mundo explotó.

Un placer tan exquisito que perdió el aliento, perdió su voz, perdió su cordura. El fuego la consumía, quemándola a cenizas de adentro hacia afuera.

Kitty la devoró al mismo tiempo que la llenaba. El poder surgió a través de cada célula de su cuerpo.

Volvió a sí misma cuando sintió que la ojiverde se alejaba, le agarró la mano.

—¿A dónde vas?

Kitty se inclinó y la besó.

—Ver que Zahn está protegida mientras se recupera. Quiero estar a solas contigo.

—No vayas lejos.

—Nunca—levantó a Zahn, cuya cabeza se inclinó contra su hombro en languidez post-orgásmica.

La puerta se abrió y una Vampiro de cabello oscuro vestida de negro entró.

—Lieja.

—Rafaela—le pasó a Zahn a su guardia—Mírala y vigila la habitación de Emily. Aún no está despierta. Estaré ahí pronto.

—Sí, Lieja.

—¿Te has alimentado?

—Sí, y bien—Rafaela sonrió—Los Weres son muy complacientes.

Levantó una ceja.

—¿Y dispuestos?

—Bastante.

Se rió y cerró la puerta. Apareció junto a la cama, tomó la mejilla de Marley y la besó de nuevo. Sus labios eran suaves como seda y calientes ahora.

Sus ojos habían vuelto a la oscuridad carmesí que era normal después de que se había alimentado.

—¿Cómo te sientes?

La castaña se echó a reír.

—Un poco como un ave fénix, me siento como si me hubiera levantado de las cenizas. Dios, eso fue increíble. Yo estaba ardiendo y nunca quiero que se detenga.

—¿No hay dolor?—le pasó el pulgar por el borde de la mandíbula y por los punzones de su cuello.

—Dios, no—se estremeció cuando la electricidad se extendía por la mordida en su cuello hasta sus pezones y clítoris—Me encanta estar contigo en cualquier momento, de cualquier manera, pero eso fue...increíble.

Se sentó en el lado de la cama y deslizó sus dedos por el cuello de la castaña y por sus pechos.

—Cuando me alimento, algo de mi sangre y hormonas entran en tu cuerpo. Cuanto más tiempo me alimento de ti, más efecto tendré en ti.

La ojiceleste se apoyó en las almohadas, le agarró la mano y la moldeó contra su pecho. Apretó los dedos en su carne, sin querer nada entre ellas.

Tenía el presentimiento de que estas revelaciones eran las cosas que la ojiverde temía que las mantuvieran separadas.

Quería que supiera que no tenía miedo de quién era o quiénes estaban juntas.

—¿Es por eso que no tienes muchos sirvientes de sangre a largo plazo?

Kitty sonrió.

—Tú entiendes más que la mayoría—le rozó su pulgar sobre la boca y la castaña cogió la punta en sus dientes, mordiendo levemente. Siseó, sus ojos se oscurecieron—Absorber la esencia de un Vampiro, su poder, imparte poder al anfitrión, pero a un costo.

—¿Qué poder?

—Una mayor inmunidad, por un lado. Como resultado, la longevidad y el retraso en el envejecimiento.

Marley frunció el ceño.

—¿Qué tan retrasado?

—Depende del huésped, y el potencial intrínseco del anfitrión para el rejuvenecimiento celular. Algunas familias, como la de Zahn, están genéticamente predispuestas a la compatibilidad con las especies Vampiro. Sus líneas de sangre son raras, pero de larga vida.

—¿Qué edad tiene Zahn?—preguntó Marley, pensando que no tenía más de treinta años.

Kitty sonrió.

—No mucho mayor que yo, pero otras en su línea son mucho, mucho mayor. Es probable que viva siglos.

—¿Estás diciendo, porque estamos unidas, lo mismo me pasará?

—Posiblemente—la expresión de la rubia se hizo remota.

—¿Qué?—le agarró el antebrazo—¿Qué es lo que no quieres decirme?

Kitty suspiró.

—A veces, aunque inicialmente compatible, eventualmente el anfitrión rechazará las emisiones Vampíricas. El anfitrión podría enfermarse. Posiblemente muy enfermo.

—O adicto, como tantos anfitriones después de un tiempo, ¿verdad?

—Sí, aunque no muestras señales de eso.

Se inclinó hacia delante para besarle la garganta, el centro de su pecho, sus pechos.

—¿Oh enserio? Entonces no creo que hayas prestado la suficiente atención.

—Hablo de la adicción a la sangre que conduce a la locura—le acarició la cara—Tu necesidad de mí es una adicción que deseo. A medida que tu poder crezca, también lo será el placer que compartimos.

—¿En ambas direcciones?

Kitty sonrió, sus incisivos todavía extendidos, las llamas chispas en sus ojos.

—Oh sí.

Su respiración se aceleró y su estómago se tensó.

—Te quiero otra vez.

—¿Estás cansada? ¿Mareada?

Levantó la mano y agarró la cabeza de Kitty, tirando de ella.

—Lo que estoy es hambrienta. Aliméntame.





*****


—Has estado caminando durante media hora—dijo Brittany, sentada en su cama.

En cuanto salieron de la enfermería, llegaron directamente a su guarida y se enredaron otra vez.

Ahora Santana, desnuda, llevaba un sendero en los suelos de cartón duro. La línea plateada de pelaje que seccionaba su abdomen estriado indicaba que su lobo estaba cerca e inquieto, y ella sospechó que sería así hasta que los jóvenes nacieran.

La ascendencia del lobo Alpha probablemente también explica por qué la necesidad sexual de su morena era más o menos constante también. Iba a lanzar a cada hembra susceptible en la Manada en calor a esta velocidad.

No encontró la llamada de su morena como una dificultad en lo más mínimo, ya que su embarazo parecía estar aumentando su necesidad de enredarse también, pero una Manada completa en frenesí de acoplamiento los dejaría peligrosamente vulnerables.

Tenía que asentar a su morena.

—¿Qué te preocupa?

—Tengo que decidir qué hacer con Quinn.

—¿Cuáles son tus ideas?—dijo cuidadosamente, buscando un par de pantalones sueltos de un montón en una silla cercana.

No pensó que era su imaginación que sus vaqueros eran más apretados esta tarde de lo que habían sido por la mañana.

—No puedo permitir que una afrenta a ti quede impune—gruñó Santana.

—Todo el mundo vio lo que pasó, San. Quinn no me atacó. Ella estaba frenética, en medio de un desafío de Aria sobre una hembra en celo. En las mejores circunstancias, su control habría sido incierto. Añádalo a todo lo que ella ha pasado últimamente…

Santana giró, gruñendo.

—Ella es la líder de mis guerreros. Ella no puede ser deshecha por el dolor o la frustración o la necesidad de enredar.

—¿Qué pasa con la necesidad de aparearse?

Su morena se detuvo bruscamente e inclinó la cabeza, sus ojos de lobo dorado afilados.

—¿Rachel?

—Creo que sí.

—Ah joder—reanudó el ritmo—Esto tuvo que suceder con el tiempo, pero ¿por qué ahora?

—La biología no se atiene a un horario—se apretó contra ella, forzándola a quedarse quieta. Se frotó sobre ella, cubriéndola con sus feromonas. Santana retumbó y ella sonrió—¿Te opones a que tu centuri apareándose? Ninguna de ellas lo están.

—No hay ningún decreto en contra de ellas apareándose, aunque a menudo no lo hacen. Su primera lealtad es para mí, y eso a menudo reemplaza su deseo de aparearse.

—¿El vínculo de sangre?

—Sí.

Asintió, consciente del vínculo casi sexual que compartían todos los centuris con Santana.

Si eso ayudaba en su protección, no le importaba.

—El vínculo de Quinn contigo es muy fuerte.

Santana la besó.

—Nunca me he enredado con ella, con ninguno de ellos. Aunque eso sería natural.

—Lo sé—mordió su barbilla—Ahora has perdido la oportunidad.

Santana sonrió.

—Incluso los Alphas apareados ejercen ese derecho.

—Esta no.

Santana se rió, luego su rostro se puso sombrío.

—Puede que Rachel no esté abierta al apareamiento.

Escuchó la reserva en el tono de su morena.

—¿Y no es tu lugar para decirme por qué? Considero a Rachel una amiga.

—Lo sé—Santana suspiró—Si pensaba que necesitabas saber, por tu protección o el bien de la manada, te lo diría. Creo que Rachel podría usar un amigo en este momento.

—Hablaré con ella. Pero Quinn es de preocupación más inmediata. Ella te necesita.

—Y necesito a alguien sano y fuerte en su posición.

—Lo sé—alisó sus manos sobre el pecho moreno y la besó—Yo sé que tú lo haces. Y Quinn es todas esas cosas. Todo el mundo en la Manada está un poco inestable. Te han atacado, has tomado una compañera, nuestras hembras han sido víctimas. Es un momento difícil para todos.

—Más razón para la disciplina y el orden.

—Absolutamente. Sus lobos necesitan saber que tienen un líder fuerte y responsable. Cada uno de ellos te mira para guiar—empujó sus dedos a través del cabello negro y la besó otra vez—Sé lo que te cuesta. Quinn es la más fuerte de tus lobos. La necesitas. Todos la necesitamos. Muéstrale a tu Manada que diriges con su bienestar en mente.

—¿Y si Quinn no puede controlar a su lobo?

—Cualquiera Were que no pueda controlar su lobo es un riesgo para todos nosotros. Entonces, tu camino está claro.

Santana gruñó, los músculos de su mandíbula se abultaron.

—La pondré abajo si te amenaza una vez.

—Entiendo—no tenía la intención de dejar que eso sucediera, pero si Quinn o cualquiera de ellos, incluyendo a ella, amenazara el bienestar de la Manada, no habría otra opción.

Santana la atrajo hacia sí.

—Necesito verla.

Le besó su mordida mate en el pecho.

—Bueno. Quiero ver a Verónica y Toni. ¿Están preparadas?

Santana asintió con la cabeza.

—Están listas—miró su cama con un suspiro—Supongo que algunas cosas tendrán que esperar.





*****


El celular de Marley vibró justo después de que Kitty se fuera para ver a Emily.

Llamada privada.

Se enderezó con anticipación.

—Marley Rose.

—Hablé antes contigo
—dijo una voz ronca—Hay más que necesitas saber.

—Te recuerdo
—dijo encendiendo su grabadora y conectándola a la base de su teléfono—Por favor dime tu nombre.

—Mi nombre no importa. Tenemos gente viendo el laboratorio. Algo está sucediendo ahí. Están sacando todo el equipo caro y han ido a un equipo de esqueletos.

—¿Qué laboratorio?

—Creemos que hay más.


Contuvo el aliento.

—¿Más Weres? ¿En la misma instalación? ¿Cómo…

—El complejo subterráneo es extenso. Múltiples células de retención en alas separadas. Puede que no haya mucho tiempo.

—Dime tu nombre. ¿Cómo puedo conseguir un asimiento de ti? ¿Quién eres tú?

—Amigos. No es lo que piensan.

—¿No es lo que piensa quién?

—Las mujeres que tenían cautivas.

—Estabas con ellas.

—Lo siento. Nunca quise hacerles daño. Los otros no tienen mucho tiempo.


La línea se apagó y se quedó mirando por un segundo.

¿Más Weres en el laboratorio?

¿Cómo podrían Santana y los demás haberlos perdido?

Se levantó de un salto y corrió hacia la puerta.

Tenía que encontrar a Kitty.

Y Santana
.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5908
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 3:) el Lun Mayo 28, 2018 9:41 pm

hola morra,..

muy buen informante el de marley,.. a ver a quien mas tiene!!!
a ver que llega hacer san con quinn,... ??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 10

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 13 de 25. Precedente  1 ... 8 ... 12, 13, 14 ... 19 ... 25  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.