Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34
Hoy a las 7:16 am por micky morales

» FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32
Hoy a las 7:10 am por micky morales

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 4
Ayer a las 5:46 pm por 3:)

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 10
Ayer a las 12:10 pm por 3:)

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «A boyfriend with celebrate days like this»
Sáb Jul 14, 2018 9:25 am por Klainefan

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Jul 09, 2018 8:03 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Dom Jun 10, 2018 11:46 pm por Caritovega

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 35 y prolongo fin
Lun Jun 04, 2018 10:30 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Mar Mayo 22, 2018 11:41 pm por 3:)

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Jue Mayo 03, 2018 9:26 am por Lydia7

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Mar Abr 03, 2018 8:42 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Sáb Mar 03, 2018 7:38 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittany: GP Brittany: ATREVIDA JEFA. FINAL
Miér Feb 28, 2018 10:40 am por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Dom Feb 25, 2018 7:31 pm por 23l1

» Fic BASADO en Fault the same star
Miér Feb 21, 2018 9:48 am por BrittanaBrittana

» [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo
Mar Feb 20, 2018 1:43 am por monica.santander

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
3:)
 
micky morales
 
23l1
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Página 3 de 17. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10 ... 17  Siguiente

Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por Isabella28 el Jue Mar 15, 2018 6:09 am

Diantres!!! Que pasara con britt.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por micky morales el Jue Mar 15, 2018 8:06 am

La oportunidad para que Britt sea la pareja de Santana ha llegado!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7048
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por 3:) el Jue Mar 15, 2018 11:44 am

Hola morra...

A ver como lleva el proceso de transformación para britt y si no la mata???
Y donde esta lex?

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5658
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por 23l1 el Jue Mar 15, 2018 7:39 pm

Isabella28 escribió:Diantres!!! Que pasara con britt.




Hola, jajaajajajja xD aquí dejo otro cap para saberloo...espero xD Saludos =D





micky morales escribió:La oportunidad para que Britt sea la pareja de Santana ha llegado!!!!!





Hola, oooohhh siii espero lo mismo la vrdd! xq no creo q muera, no¿? =O Saludos =D







3:) escribió:Hola morra...

A ver como lleva el proceso de transformación para britt y si no la mata???
Y donde esta lex?

Nos vemos!!!





Hola lu, eso mismo me estaba preguntando, pero no creo q pase, no¿? si es brittana el fic ajajajaj. =O interesante...interesante xD Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 13

Mensaje por 23l1 el Jue Mar 15, 2018 7:41 pm

Capitulo 13




Ella dijo que te dijera que vendría por ti y que no sería misericordiosa.

La sangre de Rex latía con el deseo de matar al mensajero, pero necesitaba todos los espías que pudiera reclutar.

Los aficionados, los adictos al DSX en etapa final, intercambiaron información por drogas y, como su vida era impredecible, trató de mantenerlos hasta que estuvieron demasiado psicóticos para ser útiles.

Tenía una red de espías en todo el territorio urbano.

Todavía otros pícaros, no adictos, llevaban a cabo trabajos regulares en posiciones muy valiosas como el departamento de policía e incluso el ayuntamiento, pero se basó en sus informantes del submundo para la inteligencia crítica.

Si se daban cuenta de que los mataba cuando daban malas noticias, su suministro de información podría secarse repentinamente. Así que, en lugar de destrozar la piel de sus huesos, Rex enterró sus garras en el hombro del aullador que lloriqueaba y lo arrastró hasta sus pies.

—¿Qué más le dijiste?—Rex exigió, cortando la mejilla del aullador con sus caninos.

Ahora mismo estaba secuestrado en las sombras bajo un paso elevado de la autopista con dos de sus tenientes más confiables y un puñado de soldados callejeros deshonestos.

Necesitaba averiguar lo que los débiles habían revelado antes de que Santana López los hubiera matado.

—¿Qué sabe ella de nosotros?

—Nada, nada—gritó el aullador—Ella acaba de matar a Danny y me dijo que te dijera... lo que te dije.

—¡Y has corrido directamente desde el campo de batalla hasta mi cuartel general!

El aullador se había tambaleado al cuartel general gritando que la perra Alpha y sus lacayos acababan de matar a tres de los soldados callejeros de Rex.

Se había visto obligado a evacuar por temor a que la perra rastreara al que había perdonado justo a hacia él. Durante treinta minutos de pánico, sus lugartenientes habían cargado el reciente envío de DSX, armas y la mayoría de los pícaros en camiones.

Rex había dado instrucciones de almacenar armas y drogas en lugares dispares de la ciudad en caso de que su red estuviera comprometida.

Afortunadamente, nunca reveló nada de importancia a los soldados de bajo nivel y especialmente a los aulladores, por lo que sus puestos secundarios deberían estar seguros.

Sin embargo, necesitaba una nueva sede.

—Lo siento, Rex—el aullador sollozó—Sólo quería advertirte.

Rex rastrillo sus garras por la espalda del aullador con furia y frustración.

¿Por qué se vio obligado a construir un ejército con una escoria patética, cuando debía haber estado encabezando toda una manada de los Weres más fuertes en la tierra a su destino legítimo?

—¿Por qué no te mató?—gruñó Rex—Hueles a pis de sumisión. ¿Qué le prometiste?

—¡Nada! Nada, lo juro, Rex! Nunca dije nada. Todo fue tan rápido...ella agarró a Danny tan rápido, ella fue tan rápida...—comenzó a balbucear sobre la perra siendo tan fuerte y tan rápida y Rex no pudo contener su rabia por más tiempo.

Él chasqueó el cuello del aullador y arrojó su cuerpo espasmódico al suelo.

—Deja que la perra venga—gritó a todos los que estaban a su alcance—Cuanto antes muera, más pronto recuperaremos lo que es nuestro.

Una de las perras trató de lamer la sangre corriendo por la espalda del aullador muerto y Rex la pateó lejos. Ella gimió y trató de envolverse alrededor de su pierna, una mano con garras agarrando su ingle. Él le gruñó y ella se encogió, sus ojos febriles, su cuerpo demacrado temblando.

El DSX había disparado su calor y su cuerpo estaba consumiéndose con el derramamiento de hormonas que la llevaron a mantener el acoplamiento hasta que fue criada.

Pero si la fertilidad fuera naturalmente muy baja, y eso, combinado con los efectos debilitantes de las drogas, hizo improbable que ella lo concibiera. Si el calor implacable no la mataba, el DSX eventualmente lo haría.

Con impaciencia, señaló a los dominantes que circulaban para tratar con ella.

Los cuatro dominantes pícaros habían estado esperando a que el Alpha la montara o les diera permiso, y ahora gruñían y chasqueaban y se arañaban el uno al otro.

El más dominante, un macho, expulsó rápidamente a los demás. La rastrera mujer en celo se arrastró hacia él a cuatro patas y él empujó su pesado pene en ella desde la parte trasera con un salvaje gruñido.

Rex los ignoró y convocó a sus dos guardias.

—Necesito saber cuándo López deja el Compuesto. Mientras ella esté ahí, estará protegida. Fuera, tendremos la ventaja.

Un hombre musculoso con el pelo negro y peludo se encogió.

—Sí, Rex.

—Mañana, quiero duplicar a los corredores para sacar ese producto—salió debajo de la cubierta de los altísimos pilares de hormigón y saco teléfono celular. Seleccionó un número programado y esperó.

Te dije que no llamaras a este número—respondió una voz fría y modulada.

—No podía esperar hasta mañana. Podemos tener un problema.

—¿Nosotros?

—Santana López dirigió una fiesta de caza aquí esta noche.

—¿Qué sabe ella?
—preguntó el proveedor con cuidado.

—Posiblemente nada. Podría haber sido en represalia por un problema con una de sus hembras.

—¿Qué tipo de problema? Ahora no es el momento para errores absurdos.

—No fue nada. Un par de pícaros pelearon con algunos adolescentes.

—¿Nuestro negocio está en riesgo?

—Mi final de las cosas está bien
—gruñó.

—Yo me encargaré de darle algo a la Alpha algo de qué preocuparse más que tú y tus actividades.

—Sólo asegúrese de que los envíos no se interrumpan.

—Ten cuidado
—dijo la voz helada suavemente—No eres el único renegado ansioso por ocupar el puesto de López.

Rex cortó la llamada justo cuando un lamento agudo fue arrancado de la perra en celo. Su lobo se lanzó a la libertad con tanta rapidez y ferocidad que apenas logró no cambiar.

Quería una hembra, pero no una de esas desgraciadas y sumisas perras.

Quería sentir a una mujer dominante acurrucada bajo su cuerpo.

Quería romper a Santana López.




*****


Cuando sonó su teléfono comprobó la lectura y vio que la llamada provenía de Quinn.

—Santana.

—Rachel llama. Tenemos una situación.

—¿Qué es?

—Una hembra humana fue dejada en Albany General con lo que parecía ser fiebre Were.


Comprobó su ubicación a través de la ventana del Rover.

—Me llevará veinte minutos volver ahí. ¿Está Rachel manejando el control de daños?

—Creo que va a ser más de lo que ella puede manejar.

—¿Ya está la prensa?
—se preguntó si Rachel podría llegar a Brittany.

La ojiazul le había ofrecido su ayuda, y aunque no quería involucrar a un humano en una situación que todavía no entendía, quería evitar la cobertura mediática que generaría pánico.

—No que yo sepa, pero...las probabilidades son buenas de que se enteren de la historia. La chica mordió al médico de urgencias que trató de tratarla. Rachel dice que el humano ya es tóxico. No sé si podemos mantenerlo en silencio.

Gruñó.

—¿Es Brittany?

—Sí.

—¿Dónde están?
—su rugido llevó a sus guardias a la atención.

—Rachel la sacó del hospital. No pude contactar contigo de inmediato, así que le dije que trajera a la humana aquí.

Su lobo rugía y aullaba en un frenesí protector, el instinto más potente que cualquier otro que hubiera experimentado.

No podía luchar contra ella, ni siquiera lo intentó.

Los huesos de su cara se inclinaron y afilaron, sus ojos brillaron de oro, y sus garras rasgaron a través de las yemas de sus dedos. Sus cuerdas vocales se engrosaron y su voz se convirtió en papel de lija.

—¿ETA de Rachel?

—Diez minutos más o menos.

—Estaremos justo detrás de ellas. Dile a Emma que prepare un cuarto de aislamiento.

—Alpha, las posibilidades de que ella incluso sobreviva a esa…


Cortó la llamada y apretó su teléfono con tanta violencia que lo aplastó en la palma de su mano. Tiró el inútil aparato al suelo.

Se oyeron gemidos y gruñidos desde el compartimiento trasero. Maya y Finn se habían desplazado cuando su lobo había ascendido, y ahora caminaban inquietos detrás de ella.

Se retorció en su asiento y ambos lamieron su cara. Luego miró a Andrew, que agarraba el volante con los brazos rígidos, luchando por no cambiar.

Ordenó a su lobo gruñendo en las sombras, y Andrew se relajó perceptiblemente. Él y Emily tenían la habilidad más fuerte para resistir la llamada cuando su lobo ascendía, por lo que uno de ellos por lo general conducía.

Cualquier lobo menos dominante hubiera sido impotente para resistirse cuando estuviera a mitad de cambiar.

—Llévame al Compuesto. Ahora.



El Rover rugió por el sendero estrecho del bosque y entró en el Compuesto.

Un SUV oscuro estaba aparcado frente a la enfermería. El coche de Rachel, supuso.

Andrew apenas había empezado a frenar cuando saltó del vehículo y corrió hacia la enfermería.

Quinn, desnuda, a excepción de un par de pantalones de cuero negro desabrochados en la cintura, apareció desde las sombras en el amplio porche y se plantó en lo alto de los escalones.

—Muévete—gruñó, caninos brillando a la luz de la luna, su lobo listo para atacar a cualquiera que se interpusiera en su camino.

Había cambiado parcialmente de nuevo, sus hormonas de ataque en aumento.

Quinn se estremeció y su piel brilló de rojo dorado.

—No puedes entrar ahí así.

Gruñó y empujó a la ojiverde hacia atrás con una mano en medio de su pecho desnudo. Sus garras presionaron pero no le perforaron la piel.


*****


—Emma cambiará, Alpha—jadeó, el dolor de mantener a su lobo casi doblándola.

Nunca había sentido que la furia de Santana estuviera descontrolada, y ella nunca se había sido arrastrada en el torbellino tan completamente.

Incluso cuando cazaban, ella era capaz de permanecer en forma de piel si lo necesitaba.

Cayó de rodillas mientras sus huesos luchaban para transformarse.

Un rastro de piel gris rojiza resplandeció por el centro de su abdomen y se zambulló bajo la cintura de sus pantalones de cuero.

—Alpha...—jadeó—Alpha, si yo no puedo controlarme, Emma...


*****


Cerró los ojos y metió el aire fresco de la noche en sus pulmones.

Una vez más, luchó contra su lobo, por pura fuerza de voluntad suprimiendo sus instintos más primitivos para guardar y poseer.

Tenía que ver a Brittany, quien necesitaba atención médica.

Si su agitación y agresión hicieran que Emma y Rachel cambiaran involuntariamente, Brittany sufriría por ello.

No podía dejar que eso sucediera.

Un rugido frustrado se alzó en su pecho cuando finalmente dominó a su lobo.

La respiración de Quinn se alivió y los rastros de piel se retiraron de su vientre apretado.

Dejó caer una mano sobre la húmeda cabeza de la ojiverde.

—Gracias.

Gimiendo de alivio, Quinn inclinó la cabeza hacia atrás y ella ahuecó su mandíbula, su pulgar rozó la esquina de la boca.

—Monta guardia para mí, Imperator. Nadie entra.

—Sí, Alpha—susurró Quinn.


Emma cerró la puerta de la última habitación del extremo de la enfermería, la miró irrumpir y levantó una mano.

—No puedes entrar ahora mismo.

Se contuvo de levantarla físicamente a un lado, pero el esfuerzo le imponía cada poco de su control.

—Quiero verla.

—No es seguro. Tuve que enviar a Rachel fuera hace unos minutos—Emma se apoyó contra la puerta, su rostro se volvió blanco mientras ella gruñía amenazadoramente.

Sus luminosos ojos estaban manchados de preocupación, los huecos bajo sus pómulos negros más profundos, grabados con agotamiento.

—La fiebre avanza rápidamente. La humana es irracional la mayor parte del tiempo. Es peligrosa.

—Ella no me hará daño—dijo apretando los dientes para mantener a raya a su lobo—se sentía como si estuviera siendo golpeada desde adentro hacia afuera, su carne amenazaba con desgarrarse de sus huesos—No te ha hecho daño ni a Rachel, ¿verdad?

—No sabemos cómo esta fiebre afecta a un humano—dijo Emma, su expresión implorando—No sabemos si su picadura es capaz de inducir fiebre en nosotros. No podemos arriesgar a la Alpha…

—Si no es seguro para mí, es menos seguro para ti—apoyó sus brazos en la puerta a ambos lados de los hombros de Emma y se movió para que su cara estuviera nivelada con la de la hembra más pequeña—Podría obligarte a dejarme entrar, pero no lo haré. Emma, mírame.

Ésta inclinó la cabeza contra la puerta y levantó los ojos hacia ella. Gimió ante la intensidad de su mirada y le rodeó los hombros.

Estaba cansada y asustada, y necesitaba la fuerza de su Alpha.

Le besó su frente.

—Necesito verla. Necesito entender lo que estamos enfrentando si esto se extiende a más humanos—dijo la verdad, pero no fue toda la verdad.

Necesitaba ver a Brittany, tocarla, protegerla de lo que la amenazara.

La ojiazul era humana, pero se sentía como Manada. No cuestionaba sus instintos, no podía cambiar los impulsos arraigados que gobernaban su vida.

Sólo sabía lo que debía hacer.

—La supervivencia de nuestra manada depende de que contengamos este brote.

—No podemos perderte—susurró Emma, hundiendo los dedos en sus hombros—Lexa te está pidiendo. Ella te necesita. Te necesitamos.

Llamó a su lobo y transmitió su fuerza y poder a través del Compound y en el bosque que los rodeaba.

Un lobo aulló afuera en el porche, Quinn.

Un ulular más agudo le siguió, Emily.

Un aullido más profundo, luego otro, y otro mientras Finn y Andrew y Maya añadían sus voces.

Se les unieron otros hasta que el aire se llenó de sonido de la manada uniéndose en armonía y confianza.

—Yo nunca te abandonaré—murmuró con los labios contra la sien de Emma—Pero debo hacer lo que sea necesario. Déjame pasar, mi lobo.

La peliroja se cercó por un largo momento, luego se apartó.

—No entres, no importa lo que sientas—dijo mientras entraba por la puerta.

Una sola lámpara sombreada ardía débilmente sobre un estrecho armario contra la pared lejana.

Debajo de la ventana, una forma desnuda bañada por la luz de la luna.

El cabello rubio de Brittany se extendía en mechones húmedos sobre su frente y rozó contra su mejilla y cuello.

Su mandíbula estaba tensa, con la barbilla inclinada hacia arriba, acentuando la suave columna de su cuello.

La espalda arqueada como si estuviera buscando el abrazo de un amante, los largos músculos de su abdomen apretados, sus brazos y piernas temblando.

Sus pechos, firmes con pequeños pezones duros y rozados, se levantaban y caían con cada respiración rápida.

Reconoció el olor que asociaba con Brittany, agudo y ahumado, como vino tinto envejecido. Pero ahora había más, una oscura y picantecorriente subterránea que prometía placeres salvajes. Su clítoris se alargó, sus glándulas sexuales se hincharon, y ella gruñó.

Olía a lobo.

Brittany volvió la cabeza.

—¿Santana?

—Si—se arrodilló junto a la cama y apoyó la parte de atrás de sus dedos contra la mejilla. Su piel era ardiente, sus ojos brillaban con fiebre.

Le notó un catéter de plástico pegado al antebrazo izquierdo.

—¿Sabes cómo tratar esto?

—No—Brittany jadeó cuando un calambre la agarró sus entrañas—Le dije a Rachel qué medicamentos tratar. No sé... si va a funcionar.

—¿Quieres convertirte?—empujó sus dedos en el cabello rubio, forzó a sus ojos a encontrarse con los de ella—¿Aceptarás ser Were?

—Sí—gimió Brittany, agarrando el brazo—La fiebre puede ser fatal.

—No te dejaré morir—sólo había visto a algunos humanos afectados por la fiebre Were, y la mayoría murió de algún tipo de shock tóxico en cuestión de unas pocas horas.

Unos pocos sobrevivieron, sus células portadoras de material genético alterado mitocondrial, mutado durante el curso de la fiebre.

Se convirtieron en Weres. Todos menos uno, rabioso.

No había sido Alpha entonces, y no había sido su responsabilidad ordenar las ejecuciones.

No lo haría ahora.

Brittany se estremeció.

—No dejes que haga daño a nadie.

—No lo haré.

—No puedo pelear.

No sabía cómo lo sabía, pero lo sabía. Podía percibir cómo el lobo se esforzaba por emerger.

Tomó la parte de atrás del cuello de Brittany y se inclinó cerca.

—No pelees.

Los ojos azules se cerraban, su cuerpo empezaba a temblar.

Convulsiones.

—Brittany—gritó agarrando su cuello con más fuerza—No pelees. Deja que venga. Deja que venga.

La ojiazul gritó y se estremeció, con la saliva ensangrentada recogida en las comisuras de la boca. Sus ojos se pusieron en blanco y su mandíbula rompió violentamente, a sólo milímetros de su brazo.

La puerta se abrió de golpe y Quinn entró en la habitación. La agarró y la apartó de la cama.

—No—rugió, arremetiendo, sus garras atrapando a Quinn por el hombro.

Sólo el olor de la sangre de la ojiverde, el lobo que ella confiaba más que todos los demás, le impidió arrancar la garganta ésta.

Quinn la empujó contra la pared, riachuelos de sangre pintando su pecho carmesí.

—¡No vale la pena!

—Aléjate de mí—advirtió, sus ojos oro de lobo.

Quinn cayó de rodillas, envolvió sus brazos alrededor de sus caderas y presionó su rostro contra su abdomen.

—No.

A través de la habitación, Brittany se retorció, gritando.

—Emma—gritó.

La médico da Manada entró corriendo en la habitación.

—Ayúdala—exigió.

Quinn, impulsada a someterse después de desafiar a Alpha, le lamió el estómago, sus dedos abriendo los botones de la su bragueta. Sus caninos rozaron el vientre mientras arrastraba su boca más abajo.

—No—le pasó los dedos por el pelo y la guio hacia arriba—Vete afuera. Calma a los demás. Estaré bien.

—Por favor, Alpha—imploró Quinn—No hay nada que nadie pueda hacer. Déjame matarla.

—No quiero hacerte daño, pero si la tocas, lo haré—la besó suavemente en la boca—Te necesito. Te necesito a mi lado.


***


Quinn tembló, dividida entre su necesidad de obedecer y su necesidad de proteger.

Atrapada entre el amor y el deber.

—Cuando llegue el momento de ser misericordiosa, llámame. Déjame hacer esto por ti.

Santana sacudió la cabeza.

—Haré lo que sea necesario.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por 3:) el Jue Mar 15, 2018 9:13 pm

hola morra,..

por lo menos britt acepto transformarse!!! a ver si sale???
en serio??? hasta en los peores momentos quinn esta molestando,.. se entiende lo del calenton general pero en ese momento!!! a esta altura no se si es mejor pegarle un tiro a quinn o o que san descargue de una vez!!???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5658
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por monica.santander el Jue Mar 15, 2018 11:53 pm

Hola!!!!!!
Maraton, maraton!!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4408
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por Isabella28 el Vie Mar 16, 2018 5:39 am

Quinn me tiene chata, como tanto.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por micky morales el Vie Mar 16, 2018 7:46 am

Ya no se como expresar lo molesta que me tiene esa estupida y fastidiosa adulacion de Quinn, entiendo todo lo de los Weres y eso pero esa lamedera y "amor" me tiene harta, viven en celo, es que no hay epocas para eso????? cuando Quinn tendra una compañera para que deje en paz a Santana?????
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7048
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por 23l1 el Vie Mar 16, 2018 7:40 pm

3:) escribió:hola morra,..

por lo menos britt acepto transformarse!!! a ver si sale???
en serio??? hasta en los peores momentos quinn esta molestando,.. se entiende lo del calenton general pero en ese momento!!! a esta altura no se si es mejor pegarle un tiro a quinn o o que san descargue de una vez!!???

nos vemos!!!





Hola lu, ella siempre cediendo xD esperemos y sea bueno para ella =/ O no¿?! ¬¬ eso mismo, se entiende todo, pero cuando no la llaman, no la llaman y san debería ser mas seria en eso ¬¬ Saludos =D





monica.santander escribió:Hola!!!!!!
Maraton, maraton!!!!
Saludos




Hola, jajajaja siisis, como dije antes, me di cuenta que les debo uno asik aki lo dejo jajaja. Saludos =D





Isabella28 escribió:Quinn me tiene chata, como tanto.




Hola, ajajajaj y no eres la unica ¬¬ que se entiende su legado, su deber y todo eso, pero es la unica ¬¬ Saludos =D






micky morales escribió:Ya no se como expresar lo molesta que me tiene esa estupida y fastidiosa adulacion de Quinn, entiendo todo lo de los Weres y eso pero esa lamedera  y "amor" me tiene harta, viven en celo, es que no hay epocas para eso????? cuando Quinn tendra una compañera para que deje en paz a Santana?????





Hola, jajajajajajajajaja y no eres la unica jajajajaj. Eso mismo, eso mismo° osea los demas se hacen los tontos, pero ella esta ai hasta cuando respira ¬¬ Y su pareja cuando...tmbn me lo pregunto ¬¬ Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 14

Mensaje por 23l1 el Vie Mar 16, 2018 7:41 pm

Capitulo 14



—Detective Wilde, por favor—dijo Marley cuando el teléfono celular de sonó a través a la operadora.

—Lo siento—respondió una voz aburrida—La detective Wilde no está de servicio esta noche. ¿Te gustaría dejar un mensaje?

—No, gracias
—colgó.

Le había prometido a Wilde que se pondría en contacto con ella si algo aparecía en la investigación.

La había llamado, había cumplido su promesa.

Vestida a toda prisa con una blusa de seda verde sin mangas, pantalones negros y tacones bajos.

Después de revisar su bolsa para asegurarse de que tenía su teléfono, su grabadora y una cámara digital, cogió las llaves del coche de la pequeña mesa que había en la puerta de su casa, corrió hacia el vestíbulo y disparó el botón del ascensor.

Con impaciencia, observó los números iluminados mientras el ascensor subía hacia el octavo piso de su condominio frente al mar.

Su reloj leía 3:05 am.

Diez minutos habían pasado desde que había sido despertada por una llamada del hombre, al menos pensó que la voz amortiguada era masculina, lo había apodado Mr. X. Le había dicho que comprobara en el hospital a una víctima de la fiebre Were.

Se había desconectado antes de poder pedirle un nombre.




Quince minutos más tarde estaba en el ER en Albany General.

—Hola, Kurt, ¿cómo te va?—le preguntó al encargado de admisiones, un implacable y delgado, quien siempre llevaba una camisa blanca y pantalones de color caqui.

Se sentó en el mostrador en un cubículo separado del área de admisión del paciente por una barrera de vidrio deslizante.

Conocía al personal nocturno en el ER mejor que el personal diurno, porque el crimen se levantaba por la noche y el crimen era su ritmo. Cuando no podía conseguir que un médico la viera, y mucho menos hablar con ella, que era casi el cien por ciento del tiempo, normalmente podía encontrar una enfermera o un técnico que le diera un poco de información.

Kurt señaló las filas de asientos de plástico anaranjados atornillados al suelo, la mayoría de los cuales estaban llenos de pacientes esperando para ser vistos.

—La noche ha estado loca y ni siquiera es la luna llena—dijo en voz baja—¿A quién buscas?

Comprobó detrás de ella para asegurarse de que nadie estaba escuchando a lo lejos y se inclinó a través de la ventana para un poco más de privacidad.

—¿Ingresaste a algún Weres esta noche?

Las cejas de Kurt se arquearon, tres líneas perfectas de líneas horizontales apareciendo en su frente lisa.

—La mayoría de las veces no es algo que ponen en sus formularios de admisión.

—Lo sé—pensó en la fotografía del periódico de la mañana.

Si alguien hubiera sido traído con algo serio, ¿no se pondría en contacto con la Alpha?

—¿Qué hay de Santana López? ¿Estaba ella aquí?

—¿Ves alguna furgoneta de noticias en el estacionamiento?—Kurt gruñó.

—En cualquier lugar que vaya, la prensa la sigue como un pequeño grupo de gansos.

Se echó a reír.

—Me molesta eso—Kurt miró por encima de su hombro y se inclinó hacia adelante, bajando su voz—La Médico Were, Rachel, llegó hace un par de horas. He estado tan ocupado por aquí, no tuve la oportunidad de averiguar a quién estaba viendo.

—¿Sigue aquí todavía?—preguntó.

—Creo que la vi salir. Como he dicho, ha sido un zoológico.

—¿Quién lo sabrá?—preguntó con ansiedad.

—El enfermero encargado, Blaine Anderson. Buena suerte para que te dé cualquier información.

Conocía a Blaine.

Él era un ex-soldado del ejército que había obtenido su grado de enfermería después de servir dos giras en Irak. Dirigió el ER como si estuviera ahí, y no iba a darle nada. Lo que necesitaba era un poco de peso oficial si quería averiguar los detalles acerca de un paciente.

Lo que necesitaba era un policía.

—Gracias de todos modos, Kurt.

—Lo siento, no puedo ser de más ayuda.

—No hay problema—caminó a fuera para usar su teléfono celular.

Llamó de nuevo al número de Kitty Wilde y recibió el mismo operador. Colgó.

Como los Vampiros no dormían por la noche, supuso que la detective estaba en alguna parte.

Entonces, ¿dónde estaría un Vampiro a las cuatro de la mañana en su noche de descanso?

Sólo un lugar le vino a la mente.





***************


Quinn volvió a su puesto en el porche para vigilar la puerta de la enfermería.

Dejar a Santana en peligro era físicamente doloroso.

Su piel rebosaba de sudor mientras su lobo la atacaba, exigiendo volver al lado de la Alpha.

Le costaba mucho control quedarse afuera, y apenas podía frenar su agresión.

Gruñendo, lista para pelear, giró hacia el sonido de alguien que se acercaba.

Rachel entró en un círculo de luz estelar en el fondo de la escalera. A diferencia de ella, que seguía sin camisa y descalza en pantalones de cuero, la castaña llevaba una camiseta con escote en cuello y pantalones vaqueros bajos. Una franja de piel suave brillaba entre la parte inferior de su camiseta y la cintura de sus pantalones.

Su largo cabello castaño estaba recogido en una descuidada cola de caballo, aumentando la belleza angular de sus rasgos.

En la piel era un lobo café puro con ojos negros llamativos. Más pequeño que ella, bien deshuesado y esbelto. Rápido en la caza.

Siempre corría con la Alpha, pero siempre estaba consciente de Rachel cada vez que corría con la Manada.

—Tengo que volver a entrar—dijo Rachel en voz baja mientras subía los escalones.

—No—no se movió, pero el dominio de su voz hizo que la más baja se detuviera abruptamente.


****


Dejó que su mirada se deslizara por la cara de Quinn, buscando, pero no lo suficiente para desafiarla.

Los ojos verdes brillaban de dolor, los huesos en su cara estaban al borde de transformarse.

La rubia en agonía, y no había nada que ella pudiera hacer para ayudarla.

—Quinn, no puedo dejar a Emma sola por más tiempo. Necesito ayudarla.

—No es seguro—gruñó Quinn.

—No—dijo suavemente, apoyando los dedos en el rígido antebrazo de la ojiverde—No lo es. Por favor, déjame entrar.


*****


Tembló ante el suave toque.

Su lobo dejó de moverse e inclinó la cabeza, como si estuviera escuchando una llamada tan esperada en la noche.

—No puedo. La Alpha ha ordenado que nadie entre.

—Brittany morirá, Quinn.

—Bueno. Ella debería—sacudió la mano de Rachel—Ve.


*****


No era sumisa, no en el sentido común de la jerarquía de la manada.

Podría haber resistido el comando de Quinn, al menos el tiempo suficiente para discutir.

Pero sabía que si lo intentaba, la ojiverde la dominaría, y a un costo terrible cuando su lobo ya se esforzaba por liberarse. No pudo soportar el dolor, así que se volvió y se deslizó silenciosamente a la oscuridad.





***************


El inmenso terreno frente al Club Nocturne estaba atestado y, a pesar de la hora tardía, los coches seguían fluyendo por la autopista de cuatro carriles que formaba una barrera invisible entre el puerto y el resto de la ciudad.

Estacionó en el rellano.

No quería bloquearse, y prefería correr el riesgo de correr por el terreno para una escapada rápida, que arriesgarse a quedarse atrapada en su coche como una tortuga terrestre.

No es que tuviera ninguna razón real para pensar que estaría en peligro.

Nocturne fue parte de su golpe de crimen y ella nunca pudo recordar nada seriamente malo que se reportó en el club. Mientras se abría paso a través del pavimento agrietado y desigual hacia el oscuro edificio, se le ocurrió que podría no haber ningún delito denunciado porque los clientes se ofrecieron voluntariamente por lo que les sucediera dentro.

Se sorprendió al ver el club casi lleno, a pesar del post-Éxodo los clubes de Vampiro podrían permanecer abierta toda la noche. La mayoría cerrada al amanecer, pero no este.

En contraste con el exterior sombrío, el interior era elegante y exclusivo.

El techo de estaño batido tenía veinticinco metros de altura. Los candelabros de la pared lanzaban conos silenciados de la luz en el espacio cavernoso, dejando mucho de la sala en charcos de sombra.

Muchas de las mesas dispersas de cristal y cromo, sillas de cuero y secciones de cuero extensas estaban ocupadas por parejas o grupos que parecían estar pasándolo muy bien.

Trató de no mirar mientras se dirigía a la barra que corría a lo largo de una pared entera, pero no podía evitar notar los cuerpos expuestos en el camino.

Un vampiro masculino acunó a una mujer joven en su regazo, alimentándose de su cuello mientras otra mujer arrodillada junto a ellos y acariciaba los pechos de la muchacha a través de los cordones abiertos de su corpiño de cuero escaso.

El rostro de la chica era un estudio de felicidad sensual: la cabeza echada hacia atrás, los ojos cerrados, los labios entreabiertos como si esperara un beso.

Dos mujeres vampiros acariciaban a un hombre tendido en un sofá de cuero mientras se alimentaban en su cuello e ingle, mientras que junto a ellos tres vampiros masculinos y una hembra humana se retorcían en una configuración constantemente cambiante de brazos y piernas y genitales.

—Tendré un tónico de vodka—dijo cuando finalmente llegó a la brillante barra negra de granito.

El camarero, de tipo macho calvo, con un brillante perno de diamante en el lóbulo de la oreja derecha, una masa de tatuajes en el pecho y brazos y múltiples pinchazos en el cuello, se tomó su tiempo para mirarla.

Lo miró fijamente, negándose a dejarse intimidar por su descarada valoración sexual.

—Te ves como una virgen.

—¿Perdón?

—Nunca te han mordido, ¿verdad?

—¿Es un requisito previo para tomar una copa?—preguntó.

—El turismo puede ser un pasatiempo peligroso—se dio la vuelta, mezcló su bebida y la dejó frente a ella. Se olvidó de poner una servilleta de cóctel debajo—Cinco dólares.

Puso veinte en la barra y siguió mirando la habitación.

No podía ver a todo el mundo, aunque hubiera querido mirar con cuidado, pero no diviso inmediatamente a la detective Kitty Wilde en ninguna parte.

Debería haber estado decepcionada, pero en su lugar estaba extrañamente aliviada.

Bebió el tónico de vodka. Era decente.

—¿Has visto a Kitty Wilde?—preguntó cuándo el camarero llegó de nuevo.

Él se detuvo y la miró con un destello de interés.

—¿Porque lo preguntas?

—Ella es una amiga—no sabía qué tan abierta Kitty era sobre su trabajo en este lugar, y ciertamente no estaba a punto de anunciar que era una reportera.

—Por el pasillo lejano a la derecha. A ella le gusta la habitación al final—dijo el barman con una maldad en su voz.

—Gracias—se preguntó si él pensaba que ella era la novia de la Vampiro, o lo que sea que el término sería, porque él parecía tener placer en proporcionar la información.

Caminó por el borde de la habitación, prefiriendo no volver a recorrer el bacanal otra vez, y encontró el pasillo que el camarero había indicado.

Una serie de puertas abiertas a ambos lados de un largo y estrecho pasadizo.

Hizo su camino lo más rápido posible a través de los grupos de humanos y Vampiros y otros que no eran ni uno ni otro. La mayoría estaban en medio de sexo y alimentándose.

Levantó la mano para llamar a la puerta de la derecha cuando se dio cuenta de que la puerta estaba entreabierta. Presionando ligeramente con los dedos, la abrió unos cuantos centímetros más.

Varias luces huecas encendidas proporcionaban suficiente iluminación para que ella pudiera distinguir las figuras en la cama contra una pared. Figuras múltiples, como en tres.

Desde su ángulo podía ver los perfiles de las dos mujeres que se abrazaban en el centro de la cama.

Kitty todavía estaba parcialmente vestida con pantalones oscuros y una camisa blanca desabrochada que exponía un suave torso pálido y pequeños pechos redondos que podrían haber sido tallados en marfil, parecían tan perfectos.

La rubia joven y curvilínea que se retorcía en los brazos de Kitty mientras se besaban estando desnuda, un muslo arrojado sobre las caderas.

Un hombre presionó contra la espalda de la rubia y le colocó el pene en ella. Empujó lentamente y se retiró con regularidad, como si de algún modo se separara de lo que estaba pasando con las dos mujeres.

Hipnotizada por la escena, de repente sintió como si todos sus sentidos estuvieran aumentados.

Los gemidos jadeantes de la rubia eran tan agudos y claros como si hubiera estado sosteniendo a la mujer.

Cuando Kitty tomó el pecho de la rubia y rodeó su pezón rosa erecto con su pulgar, el grito de la mujer hizo que su sexo se apretara. Se imaginó que podía oler la excitación de la rubia, sentir el peso de sus pesados senos en su palma y la humedad resbaladiza de su sexo frotándose contra su muslo.

Oyó un oscuro murmullo y vio a la rubia asentir vigorosamente. La boca de Kitty estaba en su cuello ahora y la rubia onduló aún más frenéticamente, moviendo sus caderas arriba y abajo en el falo enterrado dentro de ella.

Se encontró respirando con dificultad y forzándose a calmarse.

El profundo murmullo volvió y se dio cuenta de que Kitty le estaba haciendo una pregunta a la rubia, quién apretó una mano entre las piernas de Kitty, agarrándola convulsivamente a través del material de sus pantalones.

—Sí, Dios, sí. Muérdeme—gritó la rubia—Por favor hazlo ahora. Quiero correrme.

Kitty arrastró la mano de la rubia de entre sus piernas y mantuvo un agarre en su muñeca, sosteniendo la mano que buscaba lejos en su cuerpo. Cuando se echó hacia atrás por una fracción de segundo, vislumbró el brillo carmesí de sus ojos y sus brillantes incisivos blancos.

Su expresión era de hambre desenfrenada y feroz necesidad.

Kitty hundió su boca contra el cuello de la rubia.

—¡Oh, Dios mío!—gritó la rubia, sacudiéndose como si estuviera electrocutada—Oh, Dios mío, me corro. Ohhhh, me corro—sus caderas se agitaron violentamente, sus dedos apretando y cerrando, incapaz de romper el agarre de contención de Kitty.

El hombre, perdido en el furor, gimió y se quedó rígido.

Registró la expresión de éxtasis en el rostro de la rubia mientras sus gritos daban paso a gemidos, pero Kitty era el foco de su atención. Los ojos de ésta se cerraron lentamente mientras ella se alimentaba, su garganta trabajando convulsivamente. Sus largos y esbeltos dedos temblaban en el pecho de la rubia. Su pelvis se sacudía cada vez que tragaba.

Ella se estaba corriendo.

Cada vez que la sangre de la rubia la llenaba, se retorcía con otro espasmo orgásmico.

Se aferró a la puerta y su clítoris se agitó.

Los sonidos, los olores, la visión de Kitty esclava de la sangre eran tan emocionantes que pensó que podría correrse. Se imaginó deslizando su mano por la pálida y esculpida superficie del abdomen de ojiverde y sosteniendo su sexo mientras ella se corría en agitadas ola tras ola.

Su sexo se contrajo con una serie de rápidos disparos de orgasmos cercanos, y sus piernas se doblaron. Sólo su agarre mortal en el marco de la puerta la mantenía erguida.


*****


Oyó un gemido estrangulado desde la dirección del vestíbulo y apartó la boca de la garganta de la rubia. Lamió las punciones cerradas.

—Oh, no te detengas—rubia agudizó, agarrando su cabeza cuando soltó su muñeca. Trató de llevar su boca al cuello—Se siente tan bien. Tan bueno. No te detengas. Toma más.

—No—dijo con los dientes apretados.

Su sexo seguía latente, todavía tenía hambre, pero tendría que tomar al hombre si quería seguir alimentándose. La rubia había dado suficiente, y aunque estaba segura de que la pareja estaría feliz de volver a acoplarse mientras se alimentaba de él, estaba más interesada en la mujer que estaba en la puerta.

Se soltó de las manos agarrotadas de la rubia y se sentó en el lado de la cama, agarrando el colchón mientras sujetaba su persistente sed de sangre.

Cuando ya no temblaba de hambre, miró a Marley.

Había sabido que la castaña estaba ahí desde el momento en que había llegado, había olido su creciente excitación mientras la miraba.

Cuando finalmente se alimentó de la rubia, había llegado al clímax en el calor de la esclavitud de la sangre con la esencia de Marley inundando su conciencia.

—¿Divirtiéndote?


*****


Jadeó, su expresión sobresaltada, como si hubiera sido despertada de un sueño.

—Tengo que hablar contigo.

—¿Eso es todo?

Respiró profundamente y trató de controlar su cuerpo fuera de control.

Jesús, ¿qué había pasado?

No podía creer que se hubiera quedado ahí viendo cómo tres extraños tenían sexo y casi se había corrido en el proceso.

Seguía viendo las refinadas facciones de Kitty Wilde contorsionarse con la necesidad, y luego la increíble belleza de su placer mientras ella se corría, una y otra vez, mientras se alimentaba.

Nunca antes había visto algo tan poderoso, y no podía evitar imaginar cómo debía sentirse el foco de esa ferocidad.

Su vientre se calentó con la imagen y se encontró luchando para limpiar su cabeza una vez más.

Kitty salió de la habitación, su camisa cuidadosamente metida en sus pantalones pero aún abierta a la cintura, exponiendo las curvas de alabastro de sus pechos.

—¿Me querías?

Rápidamente apartó la mirada y dijo innecesariamente:

—La puerta estaba abierta.

—Animamos a los participantes. Podrías haberte unido a nosotros.

Su rostro se encendió y se preguntó si notaba en el oscuro pasillo.

—¿Estás tratando de sorprenderme? ¿O insultarme?

—No pareces ofendida—murmuró Kitty.

—¿Quiénes son?—preguntó, la periodista que estaba en ella sacando lo mejor.

Kitty sonrió, una sonrisa indulgente y divertida.

—Sólo una pareja en busca de una aventura. No les pedí sus nombres.

—¿Y eso no te molesta Kitty? ¿Están acostumbrados a satisfacer la peculiaridad sexual de un extraño?—no estaba segura de por qué estaba enojada.

¿Qué le importaba si esa rubia acababa de tener el mejor orgasmo de su vida y, probablemente, le había dado a su novio-barra-marido la mejor cogida mientras Kitty tomó su placer con extraños?

—Estaba hambrienta. Me alimenté—dijo Kitty, sus ojos se volvieron opacos, una oscuridad sin fondo que encontró a la vez aterradora y convincente—No me siento sentimental por mis comidas.

—¿Y el sexo?—susurró, recordando lo sola que la ojiverde había parecido, sin tocarse.

Cómo casi había hecho lo mismo.

—Soy un vampiro—dijo Kitty fríamente—Cuando me alimento, todas mis necesidades están satisfechas. Es tan simple como eso.

—Si tú lo dices.

—¿Qué estás haciendo aquí?—Kitty le tomó el brazo y la acompañó por el pasillo, advirtiendo a los Vampiros que llegaron con invitaciones a lo largo del camino con un silbido bajo.

—Oí que podría haber un paciente con fiebre Were en la sala de emergencia, pero no pude confirmarlo. Pensé que tal vez puedas hacerlo.

—¿Qué tan buena es tu información?

—Una fuente anónima. Pero la recepcionista de ER me dijo lo suficiente como para hacerme creer que es exacta—se deslizó alrededor de un Vampiro macho alimentándose de un macho humano.

El hombre llevaba la misma expresión extática que la rubia con Kitty. Evitó su mirada, pero no antes de que ella viera las caderas del Vampiro empujadas como las de Kitty mientras se alimentaba.

La mano del Vampiro estaba dentro de la bragueta del hombre, masturbándolo.

—¿Es su elección de...parejas...sexuales?—preguntó.

—Algunos de nosotros preferimos anfitriones de un determinado sexo—dijo Kitty—Si la elección está disponible. Si no...—se encogió de hombros—La sangre es sangre.

Quería preguntar más, fascinada y repelida y extrañamente excitada, pero habían llegado a la barra principal y la conversación era imposible.

La habitación era una masa hirviente de anfitriones y Vampiros, y todos los vampiros se alimentaban. El espacio estaba inundado de sexo y sangre.

—¿Qué está pasando?—jadeó.

—El amanecer está a menos de una hora de distancia. Los Vampiros resucitados necesitarán estar ocultos pronto—Kitty deslizó su brazo alrededor de su cintura y les hizo un camino hacia la puerta—Venga. No deberías estar aquí hasta altas horas de la noche a menos que tengas la intención de hospedarte.

—¿No puedo decir que no?


*****


—¿Puedes?—se detuvo y, cuando capturó su mirada, aflojó el agarre que había mantenido.

Los ojos de Marley brillaron y sus labios se separaron, su respiración se aceleró.

Su necesidad la azotó tan rápidamente que sus incisivos se abultaron de sus vainas y su sexo se aceleró a medida que el pulso latía en la garganta de la castaña.

Ella casi se rindió, apartando la mirada con un gruñido.


******


—Oh, Dios mío—murmuró, tropezando un poco mientras la tiraba entre la multitud.

Quería que Kitty la tomara.

Quería a Kitty dentro de ella.

Y quería que Kitty la tomara adentro. Para alimentarse de ella.

Su cuerpo entero todavía dolía por la intensidad de su deseo.

—Yo te habría dejado.

—Lo sé, y todavía estoy viviendo. Incluso un recién ascendido es más fuerte que yo, y la habitación está llena de vampiros resucitados que deben alimentarse para sobrevivir.

—Nunca vuelvas a hacer eso conmigo—estaba furiosa, asustada e increíblemente excitada—Elijo con quién duermo.

La expresión de Kitty era ilegible.

—Fue una demostración, no una invitación.

Apretó los dientes para sofocar una maldición. Necesitaba trabajar con esta Vampiro egoísta, al menos por el momento.

—¿Me vas a ayudar o no?

—Voy a hacer mi trabajo—dijo Kitty fríamente. Empujó la puerta y la arrastró a la calle—Deberías ir a casa.

—Es mi ventaja—apartó su mano—Me lo debes, maldita sea.

Kitty rió y sacudió la cabeza.

—Te llamaré si me entero de algo.

—De ninguna manera. Voy a ir contigo.

—Tendrás que esperar afuera mientras entrevisto al personal.

Empezó a protestar, pero Kitty ya se alejaba.

—Tómelo o déjelo, señorita Rose—señaló hacia su coche.

Ella murmuró:

—Muchas gracias, hija de puta.

Desde el otro lado de la parcela, Kitty dijo:

—De nada.

Había olvidado que Kitty probablemente podría escuchar una conversación a dos cuadras de distancia.

Se estrelló contra su coche, la risa burlona de la Vampiro resonando en sus oídos.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 15

Mensaje por 23l1 el Vie Mar 16, 2018 7:43 pm

Capitulo 15




Brittany estaba desnuda sobre la cama, su cuerpo cubierto de un brillo de sudor, los músculos de sus brazos y piernas se destacaban en un rígido relieve.

De repente, su espalda se inclinó y su rostro se convirtió en un cuadro contorsionado de agonía.

Emma se arrodilló a su lado y le limpió la cara con un paño helado.

Vagó por los bordes de la habitación, apenas capaz de ver peliroja tocar a rubia.

Racionalmente, sabía que Emma no le estaba haciendo daño, pero estaba más allá del pensamiento racional. Incluso cuando su mamá había sido asesinada y la pena y la rabia la habían quemado como un infierno, había sido capaz de controlar a su bestia.

Ahora quería atacar a cualquiera que se acercara a Brittany.

Se quedó tan lejos de Emma como pudo, pero cuanto más sufría la rubia, más cerca estaba de sucumbir a sus instintos primitivos. Tendría que conducir al médico de la habitación pronto, o arriesgarse a hacerle daño.

—Ella está ardiendo—dijo Emma—Ven a sostener su brazo abajo. Voy a darle un sedante para ver si puedo calmarla.

—¿Qué está pasando?—exigió, su voz era áspera como la piedra. Se inclinó sobre la rubia y agarró su brazo izquierdo, sujetándolo a la cama.

Ésta luchó debajo de ella, tronando y rechinando, su torso resbaladizo y su vientre frotándose contra los pechos y su estómago desnudo.

Brittany gimió, con los ojos vidriosos y sin ver.

Olía a feromonas y endorfinas y cininas que no eran del todo humano y no del todo Were.

—Ella está actuando como si estuviera en celo. ¿Es el frenesí sexual?

—No lo sé—dijo Emma—Nunca he visto a un humano sobrevivir tanto tiempo. Pero sí sé que sus músculos se están descomponiendo y las toxinas están afectando su sistema nervioso central—se echó hacia atrás cuando Brittany atacó con su brazo libre, casi golpeándola. Le dirigió una mirada arrepentida—Vamos a tener que sujetarla pronto.

—No—respondió.

—Se va a lastimar a sí misma. O uno de nosotros.

—¿Qué pasa con la medicación para tratar la hipertermia? ¿No puedes darle más?

—Rachel dijo que le dio la dosis máxima. Más y podríamos matarla.

Gruñó, sus huesos faciales moviéndose debajo de su piel, alargada, cada vez más pesada y contundente. Sus cuerdas vocales se engrosaban casi hasta el punto en que no podía formar palabras.

—De todos modos, se está muriendo. ¡Haz algo!

—¡Alpha, no hay nada que podamos hacer!

—Su lobo puede curarla.

Su energía salvaje, generada por siglos de poderosos Alphas, se derramó de cada célula, empapando la habitación en agresión e ira.

Brittany se estremeció frenéticamente, un grito inarticulado arrancado de su pecho.

La sangre le salía por la nariz.

Aterrorizada, Emma le agarró el brazo y trató de romper su agarre en la muñeca de rubia.

—¡Déjala ir! Tu llamada la empeora. Está demasiado enferma para cambiar. Ella tiene que completar la transición. Es lo único que la salvará.

Sus garras entraron en erupción y el aroma de la sangre se elevó en el aire.

Temblando con el esfuerzo de no atacar a Emma, señaló la puerta.

—Déjanos.

—¿Qué vas a hacer?—la peliroja trató de insinuar su propio cuerpo entre ella y Brittany, a pesar de que sabía que estaba desafiando al Alpha cuando estaba muy cerca de perder el control.

—Es peligrosa, Alpha. Es muy fuerte por haber vivido tanto tiempo. Si logra cambiar y se vuelve rabiosa...

—Vete—dijo en un tono que ningún lobo podría desobedecer.

Emma apartó la cabeza y cerró los ojos.

—Como quieras, Alpha.

—Mantén a todos alejados, especialmente a Quinn.

Emma se encaminó hacia la puerta y regresó abruptamente.

—No, mantente alejada de mí—alargó el brazo en señal de advertencia—Emma, no me pruebas.

—No tengo miedo de ti—murmuró la doctora mientras deslizaba la boca por el borde de su mandíbula—Te amo. Ten cuidado.

Enterró su rostro en el cabello rojo sujetándola firmemente.

—Te amo—besó su sien—Vete ahora.

Emma le acarició el rostro con dedos temblorosos antes de salir de mala gana de la habitación.

Se acercó lentamente a la cama y se arrodilló sobre el suelo de tablones.

Actuando por puro instinto, deslizó una mano detrás del cuello de Brittany y un brazo alrededor de su cintura. Suavemente, la tomó entre sus brazos y patinó su boca sobre la mejilla saboreándola.

Roble y vino oscuro y medianoche en el bosque.

Se estremeció con una oleada de posesión primitiva. Su lobo arañó y gimió con una fiera necesidad de proteger.

Quería destruir lo que fuera que estaba dentro de Brittany que amenazaba con llevársela.

Le acunó la cara contra su pecho y dejó que su lobo se levantara.

—¿Santana?—Brittany le agarró los brazos—¿Santana?

—Sí—dijo apretando los dientes, el frenesí rasgando sus entrañas.

Estalló en un sudor, empapada en feromonas y adrenalina. Su sexo se hinchaba, las glándulas profundamente arraigadas se expandían tan rápidamente que su clítoris se irguió dolorosamente.

Quería subir sobre la rubia y frotar su sexo por todos lados, pero algo mucho más primario que el frenesí sexual la impulsó.

Quería dominarla, marcarla con garras y dientes.

La necesidad de reclamarla era una furia en su sangre.

Mía.

El rostro de Brittany se retorció de dolor. Abrió los ojos y encontró con ella, le tocó la cara con la más ligera de las caricias.

—Ayúdame. Santana...Alpha, ayúdame.

Y de repente, comprendió en un lugar más profundo, más profundo que el pensamiento o la razón, lo que debía hacer.

Ella era Alpha y Brittany era suya, como cada lobo era suyo, pero más.

Se subió a la cama con la rubia en sus brazos y la sostuvo en su regazo. Transmitiendo todo su poder, dio la orden que ninguno de los suyos pudo resistir.

—Ven a mí, mi lobo.

Brittany jadeó, sus brazos y piernas sacudiéndose con violentas contracciones.

—Oh Dios—gritó—Duele. Duele.

Sus caninos entraron en erupción y un rastro de plata se extendió por el centro de su abdomen. Su clítoris golpeaba, sus glándulas sexuales palpitaban.

Su lobo estaba sobre ella.

—Déjala venir, Brittany. Libérala.

La sangre manchó la boca de la rubia y sus ojos se pusieron en blanco. La sostuvo con fuerza, sintiendo los huesos moviéndose bajo sus manos.

Un resplandor de piel de medianoche onduló bajo la piel de pálida, pero aun así, ella no se movió. Los ríos carmesí fluían de la boca de Brittany hacia su cuello y su pecho.

Sus respiraciones ásperas tartamudearon y se detuvieron abruptamente.

Gruñó, furiosa por haber sido desobedecida. Apretó la nuca de Brittany, con sus garras pinchando la piel, y la sacudió.

—¡No morirás! Cambia

La rubia se estremeció, gritando, letales caninos estallando y lacerando su labio inferior. Las garras cortas y afiladas rompieron a través de las yemas de los dedos y marco la espalda y sus hombros en un frenesí sin sentido.

Su lobo rechinó los dientes, enfurecido, exigiendo dominar, reclamar. Se arrojó sobre su espalda y se montó sobre su estómago.

Gruñó en la cara de Brittany.

—Cambia.

La rubia atacó con una fuerza inesperada y enterró sus caninos en su pecho, justo encima de él, su visión se puso roja.

Sus glándulas sexuales explotaron, feromonas bombeadas de cada célula, y ella vino con un rugido. Se dobló en un éxtasis de dolor y placer, la boca de la ojiazul todavía en su pecho.

En el fugaz segundo antes de que su lobo rompiera libremente, sus ojos se encontraron con los de Brittany y vio triunfo en el brillo azul-dorado de los ojos de Brittany.

Aullando en una furia de orgasmo, se curvó protectoramente alrededor del lobo café claro que se estremeció contra su vientre.

Agotada, jadeaba, sus miembros temblaban, sus caderas todavía se flexionaban incontrolablemente.

¿Brittany?—acarició el cuello del lobo y gimoteó preocupada—Brittany, ¿puedes oírme?

El lobo café le lamió la cara en respuesta.

Suspiró y apoyó su hocico en la parte superior del hombro del lobo, colocando la cabeza firmemente debajo de su barbilla.

El frenesí había desaparecido.

Se sentía satisfecha, contenta.

Brittany estaba a salvo, y ella la mantendría así.



*************


Quinn fue arrojada a sus rodillas por un aluvión de poder que salió de la enfermería.

Entonces oyó a Santana rugir en agonía.

Estaba en peligro.

La Alpha la necesitaba.

Irrumpió dentro y corrió por el pasillo.

Emma bloqueó la puerta de la habitación de Brittany.

—No puedes…

—Muévete—gritó.

—No—Emma apoyó la espalda contra la puerta cerrada.

Impulsada por el instinto, estaba más allá de la razón, y Emma le estaba impidiendo llegar a su Alpha. La agarró de los hombros y la sacudió a un lado, ésta gritó y la sangre brotó bajo sus manos, donde sus garras le arrancaron carne.

Antes de que pudiera forzar su entrada en el cuarto de la enferma, fue atacada y golpeada violentamente al suelo.

Aterrizó en su espalda, una rodilla en su estómago y un brazo aplastando su garganta. Un hombre enfurecido con caninos intermitentes gruñó en su rostro.

Will. El compañero de Emma.

—Will—gritó Emma—No.

Bloqueo el rostro de Will y dejó que sus ojos se volvieran lobos. Él era un beta Were, mucho menos dominante que ella.

Él la estaba desafiando, impidiéndole proteger al Alpha. Lo mataría.

Mostró sus caninos en advertencia.


******


—¡Quinn!—exclamó Rachel, arrojándose de rodillas junto a la pareja.

Había oído los gemidos y gruñidos desde el patio del cuartel donde había estado esperando la noticia de Brittany y vino corriendo.

—Will está protegiendo a su compañera. Quinn, está protegiendo a Emma.

Quinn la ignoró, con la mirada fija en Will, quien no cedió, aguantando el desafío.

Los ojos de la rubia quemaban en un verde cazador.

Will no era lo suficientemente fuerte para luchar contra ella en forma de piel, y no era lo suficientemente dominante como para cambiar rápidamente. Pero Quinn no necesitaba cambiar, podía romperle el cuello con las manos desnudas.

Se reunió para arrojarlo, para matarlo y restaurar el orden.

En pánico, Emma envolvió sus brazos alrededor de los hombros de Will por detrás y presionó su mejilla hasta la parte superior de su cabeza. Su voz tembló.

—Will, cariño. Suelta a imperator. Por favor querido. Déjala ir.

—Quinn, es el vínculo del compañero—susurró, su boca cerca de la oreja de la rubia, su aliento suave y cálido. Deslizó el brazo entre ellos y frotó el pecho y el vientre de la rubia—Él no te desafía.

Quinn gruñó.

—Déjame ir.

—No—murmuró.

Le lamió el cuello de Quinn, quien tenía un sabor salvaje y caliente, su agresión tan alta que quería rodar sobre su espalda y darle su vientre.

Quería que Quinn subiera a ella y la tomara.

Trató de concentrarse en calmar a la rubia y salvar la vida de Will.

—Sé que quieres luchar, pero no lo necesitas. Tú absorbiste la llamada del Alpha, Quinn, eso es lo que te vuelve loca. No tienes que pelear con Will.


******


Se estremeció, las caricias de Rachel empañaron el dolor que llevaba desde que Santana se encerró con Brittany, poniéndose en peligro y rechazando su protección.

—Dile a Will que Emma estará a salvo—instó Rachel, frotando su mejilla sobre ella.

Apretó suavemente los pechos contra su brazo y cuando se estremeció de nuevo, acarició la punta de sus dedos por la hendidura que dividía sus rígidos abdominales, trazando la plumosa línea de piel que desapareció dentro de su cintura.

—No quieres hacerle daño.

Los labios de Rachel eran suaves contra su rostro.

Tan suave.

El tacto de la castaña tranquilizó a su rabioso lobo. Buscó los ojos marrones.

Eran tiernos. Fuertes.

—¿Rachel?



*****

Sonrió mientras sus ojos de Quinn volvían al bosque verde.

—Hey. Asustaste a Will. Dile que todo está bien.

—La Alpha…

—Lo sé—rozó la esquina de la boca de Quinn con la suya—Cuida primero de los demás. Eso es lo que la Alpha querría.


*****


Cerró los ojos y volvió su rostro hacia la palma de Rachel, respirando su aroma.

Sol y árboles.

Fresca y pura.

Entonces atrapó la mirada de Will.

—Retírese, lobo. Tu pareja no tendrá ningún daño—su garganta le dolió por el peso del brazo de Will.

Sintió la boca de Rachel en su cuello, sólo el chasquido de su lengua, y el dolor disminuyó.

Will soltó la presión sobre su cuello y se deslizó, arrodillándose a su lado, con la cabeza inclinada. Emma lo empujó hacia atrás y avanzó lentamente entre él y Quinn, mirándola cuidadosamente.

Ella protegería a su pareja con tanta ferocidad como él la había protegido.


******


Se quedó al lado de Quinn, abrumada por una poderosa necesidad de consolarla.

La rubia casi había sido conducida feroz con la tensión de absorber la llamada furiosa de la Alpha.

Quinn estaba sufriendo y ella no podía dejar de tocarla.

Las yemas de sus dedos estaban súbitamente húmedas y se dio cuenta de que la piel de Quinn estaba enrojecida por el sexo. Estaba acariciando a un dominante Were y ésta estaba respondiendo a su invitación involuntaria.

Se apresuró a quitar la mano del vientre y saltó lejos.


*****


Se levantó cuando Rachel se retiró.

Ella palpitaba con endorfinas y adrenalina, pulsando con frenesí sexual, pero tenía otros deberes antes de que pudiera encontrar una hembra para un enredo.

Se volvió de espaldas a Rachel y suavemente tomó la barbilla de Emma. La blusa de ésta tenía la sangre manchada en ambos hombros.

—¿Estás gravemente herida?

—No. Tus garras me atraparon, no es nada serio—dijo Emma.

Retumbando en voz baja, Will tiró de Emma en sus brazos, de espaldas a su pecho, y envolvió sus brazos alrededor de su cintura. Él enterró la cara en su cuello.

—Lo siento—frotó el dorso de sus dedos sobre la mejilla de Emma, con cuidado de no tardar y hacer a Will encender de nuevo.

Estaría desesperado por reclamarla, para asegurarse de que su compañera estaba a salvo. La cosa más pequeña lo incitaría hasta que la hubiera tomado.

—No tenía la intención de hacerte daño. Pero tengo que ver a Santana.

—Quinn...Imperator...Alpha dijo que nadie iba a entrar.

Apretó los puños y fulminó la puerta cerrada con la mirada, la sangre fluyendo en el suelo mientras sus garras se deslizaban en sus palmas.

—¿La has oído? Algo está mal.

—No estoy tan segura—dijo Rachel, manteniendo cuidadosamente la distancia entre ellas—Siento...calma. Creo que la tormenta de Alpha ha pasado.

—Yo no...—respiró hondo, probando el aire. Bajo el persistente frenesí, detectó un olor que no reconocía.

¿Un lobo?

Negó con la cabeza, perpleja e inquieta. Se dirigió a la puerta.

—Tengo que estar segura—oyó un gruñido de advertencia en cuanto abrió la puerta.

Rápidamente, entró y cerró la puerta detrás, poniendo una barrera protectora entre los Weres afuera en el pasillo y cualquier peligro que acechaba en esta habitación.

Su aliento se aceleró al contemplar la escena en la cama.

Un enorme lobo café claro agazapado sobre uno negro dormido, cuidándola.

Dientes desnudos, Santana gruñó de nuevo, sus ojos brillaban peligrosamente.

Lentamente, se arrodilló, con cuidado de no mirar a los ojos de la Alpha.

—¿Estás bien?

Sí.

Se lamió los labios, con la garganta seca.

—¿Brittany?

Ella estará bien.

No estaba convencida, pero sabía que era mejor no desafiar a Santana ahora.

—¿Qué quieres que haga?

Siento tu frenesí. ¿Qué hay de tu necesidad?

—Necesito estar aquí.

Y te necesito conmigo. Únete a nosotras.

Brittany podría despertarse rabiosa y salvaje, pero moriría antes de que ella desobedeciera a la Alpha.

Se movió y se acercó a la cama. Cuidadosamente, se levantó y se encogió alrededor de las patas traseras de Santana, apoyando su barbilla en su flanco.

Gimoteó y Santana tomó su hocico en su boca, mordiendo suavemente antes de soltarla. Al instante, el dolor de las últimas horas desapareció y el frenesí se alivió.

Estaba al lado de Santana, donde pertenecía. Estaba en paz.

Cerró los ojos, su vientre calentado por el calor de la Alpha, pero el ardor en sus lomos le recordó la suave caricia de un lobo café oscuro con brillantes ojos marrones.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 16

Mensaje por 23l1 el Vie Mar 16, 2018 7:44 pm

Capitulo 16



Marley estacionó en la zona de carga frente a la entrada de emergencia y esperó mientras Kitty entraba para interrogar al personal.

Durante los primeros diez minutos observó el lento chorro de gente que entraba y salía de las grandes puertas correderas de cristal e intentaba no pensar en lo que acababa de experimentar en Nocturne.

Había pensado que había sabido qué esperar en el club de vampiros, pero empezaba a darse cuenta de que había muchos seres humanos que no conocían las especies de Praetern.

Cuanto más lo pensaba, más se daba cuenta de los pocos detalles de sus órdenes sociales que los Praeterns habían revelado.

En su investigación había encontrado mucha información sobre negocios comerciales y empresas, pero nada sobre asuntos de salud, sexo o procreación.

Tal vez pensaban que los humanos los aceptarían más fácilmente si minimizaban sus diferencias y hacían hincapié en su importancia en los estratos económicos.

Tal vez tenían razón.

No se había sorprendido por la fluida sexualidad de los Vampiros, pero había sido sorprendida por sus propias reacciones. Siempre se había considerado bastante aventurera, a pesar de que nunca se había metido en múltiples parejas y había sido exclusiva con las mujeres desde su adolescencia, así que no podía entender por qué se encendía tanto viendo a Kitty con la pareja humana.

Aún más difícil de entender era por qué se detenía a imaginar Kitty sosteniéndola en sus brazos, mientras se alimentó de la rubia y llegaba clímax en el agarre de esclavitud de la sangre.

Se estremeció y se frotó los brazos.

Agitada, excitada, confundida, abrió la puerta del coche y salió. Comprobó su reloj.

Habían pasado quince minutos.

Caminaba junto a su vintage Camaro, daría a la Vampiro cinco minutos más y luego entraría tras ella.

—No sé por qué acepté quedarme aquí afuera. Vampiro Dictatorial—murmuró, llegando al final de su coche y pisoteando alrededor para volver al otro lado.

Chocó contra un muro de piedra y miró a los divertidos ojos verdes de la Vampiro en cuestión.

Sus pechos se aplastaron contra el pecho de Kitty y sus pezones se endurecieron instantáneamente.

Contuvo el aliento.

—¿De dónde vienes?

Kitty bajó las manos por sus brazos y la movió un poco hacia atrás. Sus ojos parpadeaban con puntos carmesí, como chispas que se deslizaban hacia el cielo nocturno.

—El ER.

—He estado observando la puerta. No estuviste ahí hace un segundo.

—La visión humana se basa en la detección del desplazamiento ligero. Si la dispersión es demasiado rápida, nada se registra—Kitty apretó ligeramente sus brazos y masajeó los bíceps con sus pulgares.


******


El cuerpo de la castaña estaba caliente.

Había sentido el calor contra su pecho a través de la fina seda de la blusa de Marley.

Saboreó el perfume de ésta, consciente de la sed de sangre que agitaba, pero sin hacer nada para moderarla.

El complacerse jugando con un ser humano que no estaba preparado para acoger era un juego peligroso para jugar, porque el sexo y la sangre estaban inextricablemente unidos en la psique de los Vampiros.

Especialmente la suya.

Cuanto más viejo o más fuerte es el Vampiro, mayor es la mezcla de los dos.

Ella era una pre-animada, pero su papá era uno de los vampiros más poderosos en existencia y su linaje era antiguo. Incluso viviendo, sus impulsiones eran fuertes y su poder de encantar casi tan fuerte como un Vampiro resucitado.

Las grandes arterias del cuello de Marley estaban llenas de emoción, de vida sus incisivos se deslizaron de sus venas.


*****


Estaba cautivada por las llamas que bailaban en los ojos de Kitty.

Se inclinó hacia ella, sus pechos, su vientre y sus muslos se clavaron en el esbelto cuerpo de la rubia. Los labios de ésta se separaron y vio una indirecta de colmillos ocultos detrás de ellos.

Kitty Wilde le daba a la frase jugando con fuego un significado totalmente nuevo.

—No siempre son tan visibles—dijo pasando la mano por el labio inferior de Kitty.

La idea de que ella había emocionado a la rubia la excitó. Le gustaba sentirse un poco imprudente.

—Déjame ver.

—Cuidado con lo que deseas—murmuró Kitty.

—Te dije que no me cautivases.

—No lo estoy.

—¿Cómo sé que no me estás haciendo nada ahora?—susurró—¿Cómo sé que algo que siento contigo es real?

Los ojos de Kitty se apagaron.

De repente ella estaba a un pie de distancia, sin tocarla. No la había visto moverse.

—No lo haces—dijo Kitty—¿No has oído que nunca debes confiar en un vampiro?

—¿Has conseguido algo adentro?—preguntó abruptamente, fingiendo que no perdió la sensación de ese cuerpo esbelto contra el suyo.

Le molestaba ser tan fácilmente encendida y tan fácilmente rechazada. La Vampiro no estaba interesada en ella, sólo en su sangre.

Kitty se rió.

—De vuelta al negocio, ¿eh?

—No te halagues. Siempre han sido sólo negocios.


*****


Molesta por el tono fresco de Marley y decidida a mantener el control sobre el caso que parecían estar compartiendo, dijo:

—Ven a desayunar conmigo. Te lo haré saber.


*****


—¿Desayuno? ¿Te refieres a comida?—dijo antes de que pudiera detenerse.

—Yo como comida—la mirada de Kitty se posó en su boca—Me alimentaré más tarde.

Sintiéndose grosera con la idea de que la rubia buscaba más sexo, dijo con desdén:

—¿La rubia no era suficiente?

—Tengo un apetito saludable por algunas cosas—Kitty dio media vuelta y se dirigió hacia la calle—¿Vienes?

La alcanzó y cayó en su paso.

El sol ya brillaba a las seis de la mañana. Kitty se puso las gafas de sol, giro el cuello de su camisa blanca, y puso sus manos en los bolsillos de sus pantalones.

La miró preocupada.

—¿Cuánto tiempo puedes...?

—¿Estar al sol?—preguntó Kitty.

—Sí.

—Después de cinco o diez minutos de sol de verano empiezo a quemarme.

Jadeó.

La esquina de la boca de Kitty se torció.

—La quemadura de sol, no la conflagración. Tendría que ser jalonada en la luz directa durante una hora o más antes de que la descomposición celular comenzara. Después de dos horas, combustión.

—¿Y todavía andas por aquí después del amanecer? Eso es una locura—dijo, su corazón palpitando dolorosamente en su pecho—¿Qué pasa si te metes en un accidente y no puedes llegar al refugio?

—Tendré milenios para vivir solo con la luz de las estrellas—dijo Kitty en voz baja—Voy a tomar la hora que tengo bajo el sol.

Creyó detectar una nota de tristeza, pero sabía que eso no podía ser cierto. Wilde no parecía capaz de esa emoción.

Vio que la detective buscaba la puerta del comensal para abrirla y llegar a ella primero. Caminó delante de Kitty y, intencionadamente, cogió un puesto frente a las ventanas, pero fuera de la luz del sol.

Tan pronto como la camarera sirvió el café y se fue, sacó su grabadora de su bolso.


*****


—Fuera del registro. Ese no fue nuestro trato.

—Nuestro trato era que te daría algo cuando tuviera algo—dijo Marley.

Tomó un sorbo de café, disfrutando de la forma en que la mandíbula de la castaña se tensó y su piel enrojeció una más rica sombra de moca.

La mayoría de los humanos tenían miedo de desafiarla. De hecho, la mayoría haría cualquier cosa para evitar comprometerse con ella en absoluto.

Marley era un cambio intrigante.

—No tengo nada más que conjeturas.

Marley cerró el puño alrededor de su grabadora y se inclinó sobre la mesa hasta que sólo una pulgada las separó.

—"No juegues conmigo, Vampiro. No soy un imbécil que se muere de ganas de ofrecer mi sangre para que puedas bajarte.

—¿Estás segura?—dijo, su voz baja y seductora—Porque ciertamente parecías disfrutarlo más temprano esta mañana.


*****


—Sólo negocio, recuerdas—no podía recordar ahora lo que había encontrado tan atractivo acerca de esta Vampiro controladora y exasperante, o por qué en la tierra le importaba si la tonta arrogante quería tentar al destino y caminar alrededor del sol—Mantuve mi parte del trato. ¿O cometí un error confiando en que mantengas tu palabra?

Los ojos de Kitty entraron en erupción en un rojo ardiente tan caliente que reflexivamente se recostó hacia atrás.

—Cuidado, Marley—dijo Kitty, su voz de hielo—No soy una mascota inofensiva de la casa que puedas entretener para divertirte. Recuerda, yo muerdo.

Exactamente cómo ella mordió su mente, y obligó a la imagen alejarse.

—Entonces habla conmigo y no tendré que arriesgar mi virginidad.

Las cejas de Kitty se levantaron y ella se echó a reír.

—Puedo ver por qué eres buena en tu trabajo.

—¿Cómo sabes que lo soy?

—Seguí tu línea de autor.

Excesivamente complacida y reñida por la ridícula respuesta, se negó a reaccionar.

—Dale, detective.

La camarera deslizó tostadas y huevos en frente de ambas.

—Gracias—dijo Kitty. Rasgó una rebanada de tostada por la mitad y la mantequilla—Una Jane Doe fue tirada, literalmente, delante de la sala de emergencia anoche. Desnuda e insensible. Tenía una fiebre muy alta y casi inmediatamente entró en convulsiones.

—Jesús—susurró—No hay grabadora, pero tengo que tomar algunas notas—encontró su bloc y papel—Adelante. ¿Qué pasó?

—Desafortunadamente, la niña, y fue una niña, una adolescente, murió a pesar de los esfuerzos para resucitarla.

—¿Se notificó al Alpha?—garabateó adolescente y lo rodeó.

—No que yo supiese.

Levantó la vista, frunciendo el ceño.

—¿Por qué no?

Kitty la miró en silencio.

—¿Qué? ¿Qué es lo que no di…?—contuvo el aliento—Porque la chica no era una Were, ¿verdad?

—No puedo confirmar eso de una manera u otra. Necesitaré seguir con el médico forense también.

—¿Qué significa?—se frotó la frente con las yemas de los dedos—Si es humana, no puede ser fiebre Were, ¿no? Pero mi fuente dijo…

—Dime sobre esta fuente—interrumpió Kitty bruscamente.

Se echó hacia atrás en el asiento.

—Sabes que no puedo hacer eso.

—¿Masculino o femenino?

—Honestamente, no estoy segura. Incluso si lo fuera, no lo diría.

Kitty siseó de frustración.

—¿Cómo te pones en contacto con ellos?

—Yo no. Recibo una llamada telefónica.

—¿Diciendo qué?

Soltó un suspiro.

—Que un paciente con fiebre Were había llevado a la sala de emergencia.

—¿Y no te parece sospechoso que lo sepan?

—Por supuesto que sí, pero podría ser cualquiera. Un conductor de ambulancia. Alguien en el hospital. Un amigo de la chica. La cuestión es que la llamada fue precisa.

—Alguien quiere que la prensa sepa esto, y él, o ella, está contando contigo para que eso suceda. ¿Por qué?

—No lo sé. Pero estoy dispuesta a apostar que Santana López lo hace.

—Entonces supongo que hablaré con ella.

—Voy contigo.

—No lo creo.

Alcanzó la mesa y le agarró la muñeca. Se sentía como si estuviera agarrando mármol tallado. Suave, duro, fresco.

—Lo haré, contigo o sin ti. Pero si voy por mi cuenta, no voy a compartir.

—Yo trabajo sola. E incluso si no lo hiciera, eres una reportera.

—Soy periodista investigador. Trabajo con la policía todo el tiempo. Esto ni siquiera es un caso de crimen activo todavía.

Kitty negó con la cabeza y sacó una delgada cartera de cuero negro del bolsillo de sus pantalones. Puso varios billetes sobre la mesa.

—La próxima vez que decidas visitar Nocturne, asegúrate de tener un escolta.

—No necesito a nadie para protegerme. Por lo menos de ti.

Kitty se deslizó fuera de la cabina y se inclinó sobre ella, apoyando una mano sobre la mesa y su brazo a lo largo de la parte trasera de la cabina, encerrándola.

—Puedo oler tu hambre. Te podría tomar sin tu consentimiento, pero hay muchos otros que considerarían que tu estadía en el club es suficiente consentimiento.

—Mi consentimiento es algo que nunca tendrás—dijo, negándose a retirarse aunque la boca de Kitty estuviera casi en su cuello.

—Ten un buen día, señorita Rose.

Entonces simplemente se fue.

Se levantó de un salto y buscó la longitud del restaurante, pero la Vampiro había desaparecido.

—Buen intento—murmuró mientras salía a toda prisa hacia la calle—Tendrás que trabajar más duro si quieres que me asuste.


*****


Observando desde las sombras de un balcón en el segundo piso del otro lado de la calle, sonrió ante las palabras de Marley.

No quería asustarla.

Quería probarla.

Pero quería ser invitada a satisfacer el hambre de Marley, quién había dejado claro que nunca lo ofrecería.





**************


Brittany sabía que estaba soñando cuando abrió los ojos en un claro de bosque moteado de sol.

El mundo irrumpió sobre ella en un calidoscopio de olores y sonidos, la lluvia de hojas revoloteando en la brisa, el zumbido de miles de alas de los insectos, el olor penetrante de la vida silvestre y las cosas en crecimiento.

Se sentía tan viva, tan maravillada, que quería bailar.

Quería correr.

Quería compartir ese momento perfecto, pero estaba sola.

Tan sola.

Tembló, dolorida con una vasta y aterradora sensación de vacío.

Gimió, perdida e insegura.

—Está bien—susurró una voz profunda y suave.

Fuertes brazos la estrecharon fuertemente, atrayéndola contra un cuerpo musculoso y liso. Retumbó de placer y presionó sus caderas en la curva de la pelvis pegada contra su culo.

Un gruñido bajo detrás de ella golpeo fuego en su núcleo y su vientre se anudo. La presión se hinchó en su sexo y un rayo de dolor explotó entre sus piernas.

—Que está pasando—gruñó.

—Tu cuerpo se está ajustando al cambio.

—¿Santana?

La morena le besó la nuca.

—Sí.

Sintió que otra mano le acariciaba el muslo y luego una cálida mejilla descansaba sobre su cadera.

—¿Quién?

—Esa es Quinn—susurró Santana—Somos Manada. Nos ocuparemos de ti.

—Me siento extraña. Me duele...por dentro. Quiero...no estoy segura...— deslizó su mano por el duro abdomen curvado contra su espalda. Empujó las puntas de sus dedos sobre una delgada línea de piel suave situada en el centro del vientre de Santana y la siguió hasta una firme cresta.

Presionó y Santana gimió.

Quinn gruñó una advertencia.

Se puso rígida, la ira hizo que todos los pelos de su cuerpo se levantaran. Hizo un bajo sonido amenazante en su pecho.

—Tenemos que dejarte un rato—dijo Santana, soltando su abrazo y alejándose—Tu lobo necesita tiempo para encontrar sus patas.

Rodó sobre su espalda, respirando con dificultad.

Quinn, desnuda, se sentó en el extremo de la cama. Sus ojos cautelosos nunca la dejaron mientras ella se concentraba en Santana.

—¿Mi lobo?

—Te convertiste, Brittany. Lo explicaré más tarde. En este momento, nuestro médico Emma necesita verte.

—Espera—le agarró el brazo.

En un instante, Quinn se cernió sobre ella a cuatro patas, sus labios se retiraron para exponer sus colmillos. Raspó los dientes por su cuello dejando un rastro fino de sangre.

—Libera al Alpha, cachorro.

—Lo siento—apretó las dos manos contra el colchón y se encontró con la mirada de Quinn.

Cuando ésta gruñó, quiso gruñir.

La rabia la envolvió rápidamente y pensó en desgarrar la garganta de la ojiverde.

Volvió la cabeza, confundida.

—Aléjate, Imperator—dijo Santana, pasando los dedos por el cabello de la ojiverde antes de acariciar su espalda rígida—Ella aprenderá.

Gruñendo, Quinn levantó lentamente su peso de ella pero se agachó cerca, todavía a punto de golpear.

Se arqueó cuando un espasmo le acarició la parte baja del abdomen. Se sonrojó y el sudor rompió sobre ella.

—Está empezando de nuevo.

—No, no es la fiebre. Tu sistema se inunda con las hormonas de la transición—Santana acuno su mandíbula y frotó el pulgar sobre la comisura de la boca—Estarás bien, Brittany. Eres Manada y todos te protegeremos.

—Por favor... ¿puedes quedarte?—susurró.


*****


Se estremeció, su lobo golpeó su alma con furia.

Tómala.

Obligándose a dejarla cuando lo que ella quería era marcarla, se levantó y le tendió el brazo a Quinn.

—No puedo.


*****


Se acurrucó a su lado y vio a Santana y Quinn desaparecer, más sola de lo que había estado en su vida.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por 3:) el Vie Mar 16, 2018 9:25 pm

hola morra,..

se establecen parejas,.. o asi parece!!!
no me digas que el pequeño cachorro nuevo del clan le vuela al alpha a quinn jajajaj
se me hace que para san, britt va a ser el arma de doble fino si no la marca!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5658
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por monica.santander el Sáb Mar 17, 2018 1:58 am

Hola!!! Por suerte Britt no murio!!
Gracias por el maraton!!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4408
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por micky morales el Sáb Mar 17, 2018 4:44 am

Gracias por el maraton, todavia no estoy muy segura, es pq es imperator o es que la quiere para ella??? me refiero a la intensa de Quinn. Si Santana hubiese querido una pareja supongo que seria con Quinn pero sino la ha reclamado hasta ahora es pq definitivamente no es con ella con quien quiere estar, bueno abra que esperar que viene ahora con el cambio de Brittany!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7048
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por Isabella28 el Sáb Mar 17, 2018 5:27 am

Creo que quinn esta enamorada de san porque no es normal su actitud. Gracias por el maratón
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por 23l1 el Sáb Mar 17, 2018 7:38 pm

3:) escribió:hola morra,..

se establecen parejas,.. o asi parece!!!
no me digas que el pequeño cachorro nuevo del clan le vuela al alpha a quinn jajajaj
se me hace que para san, britt va a ser el arma de doble fino si no la marca!!!

nos vemos!!!





Hola lu, espero y sea así...y cierta rubia de ojos verdes sea mas simpatica xD JAjajaajajajajaj espero y tengas toda la razón la vrdd xD sería bueno, no¿? jajajajaja. Mmmm nose xq te creo, asik mejor q la marque noma, no¿? xD Saludos =D






monica.santander escribió:Hola!!! Por suerte Britt no murio!!
Gracias por el maraton!!!!
Saludos





Hola, siii!!! espero y ahora san ya deje de luchar contra ella xD De nada, gracias a ti por leer y comentar. Saludos =D






micky morales escribió:Gracias por el maraton, todavia no estoy muy segura, es pq es imperator o es que la quiere para ella??? me refiero a la intensa de Quinn. Si Santana hubiese querido una pareja supongo que seria con Quinn pero sino la ha reclamado hasta ahora es pq definitivamente no es con ella con quien quiere estar, bueno abra que esperar que viene ahora con el cambio de Brittany!!!!





Hola, de nada, gracias a ti por leer y comentar! Mmmm yo tampoco, no muestre signos de kerer algo más, pero es muy pesadita con lo que es la segunda, la leí de cuidar a su alfa, que es su mejor amiga y todas esas coas, pero los demás no son así =/ Eso mismo, tmpoco creo q sienta algo, ninguna la vrdd, solo q quinn se toma muy en serio eso de ser la segunda y dar la vida por san =/ Espero y ahora si la quiera...del todo xD jajajajaja. Saludos =D







Isabella28 escribió:Creo que quinn esta enamorada de san porque no es normal su actitud. Gracias por el maratón






Hola, nose del todo, xq no muestra esa intención, solo es un GRAN guardaespaldas de la morena y se toma MUY en serio su trabajo...Espero no tengas razón =/ De nada, gracias a ti por leer y comentar. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 17

Mensaje por 23l1 el Sáb Mar 17, 2018 7:40 pm

Capitulo 17



—Espérame afuera—dijo a Quinn—Quiero correr.

Quinn miró la puerta cerrada de la habitación de Brittany.

—¿No vas a volver ahí?

—Ahora no. Ella necesita estar con una beta, alguien que no incitará sus instintos dominantes.

—Como nosotras.

No había sentido un desafío de Brittany, pero Quinn no necesitaba saberlo.

Inclinó la cabeza hacia el porche.

—Ve. Luego nos iremos.

—Sí, Alpha—Quinn echó una mirada más inquieta a la puerta y luego se alejó.

Siguió el perfume de Emma a la habitación que la médico usó cuando se quedó en la enfermería para estar cerca de sus pacientes. Antes de que pudiera llamar, ésta abrió la puerta.

Will estaba de pie detrás de ella, sus brazos flojamente juntando sus caderas.

Estaba sin camisa. Emma llevaba ropas sueltas de algodón pálido.

Ambos tenían marcas de mordedura que se descoloraban en la en la unión del cuello y del hombro.

—Brittany está despierta. Ella está cargada con endorfinas y feromonas. Casi desafió a Quinn.

—Ella es dominante, entonces—murmuró Emma, corriendo distraídamente las uñas por los brazos de Will. Él gruño y cogió su lóbulo de la oreja en sus dientes—¿Está mostrando signos de frenesí?

Recordó la mano de Brittany acariciando su abdomen, explorando su clítoris con las yemas de los dedos. Había llegado instantáneamente erguida y todavía estaba totalmente lista para liberarse.

—Puede ser que sea pronto y no entiende lo que está pasando.

—No puede. Es como una adolescente en constante estado de frenesí, pero no está preparada para ello—Emma sacudió la cabeza—Ella debe estar en tal dolor—la miró con cautela—Puedo prepararla, pero si realmente está en frenesí, va a necesitar liberación con otro pronto.

Gruñó.

—Ella no está lista.

—No sabemos lo que ella es—argumentó Emma—Ella es única en nuestra experiencia.

Will frotó su barbilla en el hombro de Emma, un gemido preocupado reverberando en su pecho.

—¿Cómo sabemos que no atacará a Emma? Debería ir con ella.

—No, ella ya está confundida y querrá dominarte—dijo la médico suavemente, acercándose para acariciarle el cuello—Estoy emparejada y su lobo lo reconocerá.

—No podemos estar seguros—protestó Will.

—Puedes quedarte afuera en el porche, donde puedes escuchar mi llamada si necesito ayuda—Emma se volvió en sus brazos y mordió su mandíbula—Sabrás si estoy en peligro, compañero.

Will cerró los ojos y levantó su barbilla para que pudiera morder su cuello. Él gruñó su asentimiento.

Ella envolvió sus brazos alrededor de ambos, y Emma y Will se apiñaron contra ella. Acarició el cabello colorín y tomó la nuca del rubio.

—Brittany podría tener los impulsos de una adolescente, pero no muestra ningún signo de estar rabiosa. No permitiría que Emma se acercara a ella si pensaba que había algún peligro.

—Voy a verla ahora—dijo Emma.

—Ayúdala—ordenó.

—¿Y si muestra signos de que necesita liberación?

Gruñó de nuevo, sus garras sobresaliendo.

—Encuentra a alguien.




**********


Quinn saltó de la barandilla donde había estado agachada, esperando a Santana.

La Alpha irrumpió por la puerta, sus ojos ya de oro de lobo, su torso de plata brillante.

Se centró en las dos medias lunas púrpuras sobre el pecho de Santana que no habían sido evidentes cuando el lobo había estado más tranquilo.

—¡Ella te mordió!

—Vamos a correr.

—Alpha—gritó—¡Podría haberte infectado!

—No lo hizo—soltó Santana, bajando las escaleras hacia el bosque.

—No lo sabes. ¡Es peligrosa!

Santana se dio la vuelta.

—¡Basta!

Se detuvo abruptamente, su cuerpo temblando.

—Hueles a ella.

—Estoy cubierta en su olor de la transición. No es nada—Santana envolvió sus brazos alrededor de sus hombros y se inclinó hasta que sus ojos se sostuvieron—Guárdate para una verdadera batalla, Imperator. Esta no es tu pelea.

—Tú eres mi Alpha—susurró.

—Yo lo soy. Y tú eres mi segundo. El lobo de mi corazón—Santana acercó y le frotó la barbilla en la parte superior de su cabeza—Tenemos que averiguar qué está causando estas fiebres en los humanos y detenerla antes de que haya una temporada abierta en Weres. Te necesito a mi lado, Q, ahora más que nunca.

Rozó su boca sobre el pecho de Santana, con cuidado de no tocar la marca de la mordedura.

—Siempre, Alpha. Siempre.




************


—Soy el médico de la manada—dijo Emma, entrando en la habitación y cerrando la puerta detrás de ella—¿Cómo te sientes?

—No estoy tan segura—se sentó de espaldas a la pared y metió una sábana apretadamente alrededor de sus caderas.

Nunca había sido particularmente tímida o consciente de sí misma, pero su cuerpo no se sentía como el de ella.

Cuando despertó con Santana y Quinn se apretó contra ella, había sido consolada. Pero también se había excitado, dolorosamente, y cuando se vio obligada a tocar a la morena, su excitación había sido insoportable.

Todavía estaba intensamente excitada.

Emma olía bien. Y era hermosa.

Sus rasgos delicados estaban enmarcados por gruesos y largos rizos pelirrojos que quería pasarle las manos.

Emma era pequeña, pero con cuerpo, con deliciosos senos y caderas. Imaginó deslizar su boca sobre las curvas de sus pechos y hacia abajo del centro de su vientre suavemente redondeado.

Su clítoris sobresalía y gruñó suavemente.

—No creo que debas estar aquí.

Emma se apoyó contra la puerta, observándola cuidadosamente.

—Santana dice que tu lobo es desafiante.

—Algo—rió temblorosamente.

Le dolía el estómago como si tuviera hambre, pero por mucho más que comida. Cuando pasó la mano por el centro de su abdomen, su piel se sintió diferente.

Más sensible.

Sus músculos estaban más apretados, más duros. Su lomo punzaba y ella se estremeció con otro dolor agudo entre sus piernas.

—Estoy...estoy teniendo algunos problemas de control.

—Eres un adulto con los apetitos y los impulsos de un adolescente—dijo Emma con calma—Va a tomar un tiempo para que tu lobo encuentre su equilibrio. Es probable que responda a cada Were que se acerca a ti al principio.

—¿Todos?—preguntó—Nunca me han atraído a los hombres. ¿Eso cambiará?

—La mayoría de nuestros jóvenes se emparejan libremente hasta la adolescencia, cuando algunos se vuelven exclusivos con un solo sexo. Ya eres un adulto, así que tal vez no encuentres a los hombres de interés ahora.

—¿Así que sólo voy a estar excitada por cada hembra que pase?—pensó en Quinn desnuda y presionada contra ella, pero Santana había sido la que había querido tocar.

El torso moreno había sido un paisaje de músculos perfectos envueltos en una piel lisa y una tentadora tostada de piel sedosa.

Respiró profundamente el recuerdo y captó el aroma de Santana en el aire. Su clítoris se retorcía y tenía un impulso abrumador por sexo.

Miró fijamente los pechos de Emma y su sexo se tensó.

—Esto no es bueno. No voy a estar a salvo afuera de esta habitación.

—No todo el mundo te despertará el sentido—dijo Emma con una sonrisa—Tu lobo llegará rápidamente a reconocer a las hembras apareadas, y ya no te atraerás a nosotras por más tiempo. Puede que no encuentres más Weres dominantes despertando.

Inmediatamente pensó en su reacción ante Santana, pero no dijo nada. Como si estuviera leyendo su mente, Emma dijo:

—La Alpha está sin pareja. Hasta que ella forma un vínculo mate, todos nosotros, incluso los casados, respondemos a ella cuando su llamada es fuerte. Es la respuesta natural de la manada a su Alpha.

Se movió inquieta, la sábana se sintió de pronto estrechada. El dolor entre sus piernas aumentó y se estremeció.

Estaba terriblemente excitada, pero en realidad no pensaba que Emma fuera el objeto de su excitación.

Ella era atractiva, pero no estaba atraída por la peliroja. No era la forma en que había estado con Santana.

Santana.

Otro espasmo se disparó entre sus piernas.

—Jesús, ¿qué está pasando?

—Tu cuerpo ha sufrido una transformación drástica y rápida. Estás siendo inundada de potentes neurotransmisores. Estás sexualmente excitada. Es normal.

—Algo no se siente bien. Hay...dolor.

—Acuéstate—Emma alcanzó detrás de ella y agarró el pomo de la puerta en caso de que perdiera el control—Tengo que responder a tus preguntas.

Se tendió sobre su espalda. Incluso la sábana le hizo sentir dolor en la piel y la pateó.

—Tócate a ti misma—dijo Emma suavemente.

—¿Quieres que me masturbe?—giró la cabeza para mirarla.

—Tu cuerpo necesita liberarse.

—¿Es seguro...contigo aquí? ¿Y si yo...estas segura de que no me volveré rabiosa?

—Hueles como un dominante normal. No tengo miedo de los Weres dominantes, incluso cuando no somos dominantes podemos rechazar a una pareja si así lo deseamos—Emma sonrió—Es por eso que los dominantes luchan por nosotras cuando estamos en celo.

—¿Estás segura?—tembló con la necesidad primordial de tomar, para reclamar.

El impulso era tan fuerte que apenas podía pensar.

—Adelante—dijo Emma suavemente—¿Quieres, verdad?

Alisó su mano por el centro de su abdomen, acostumbrándose a los músculos apretados. Su curiosidad la ayudó a contener su excitación y exploró cautelosamente.

Cuando alcanzó el espacio entre sus muslos, se tomó a sí misma. Sentía lo mismo, pero no completamente.

Su clítoris se posicionó ligeramente más alto, dejándolo más expuesto.

Recorrió su longitud con su dedo pulgar y se tocó, retrayendo la vaina engrosada para descubrir la firme cabeza. El eje era más grueso, más duro de lo que estaba acostumbrada, incluso cuando estaba completamente excitada.

Lo masajeó de lado a lado y sintió resistencia, como si el núcleo central estuviera casi rígido.

—¿Qué hay adentro?

—Al principio del desarrollo de nuestra especie, todos los Weres, incluidas las hembras, tenían un núcleo cartilaginoso en el falo—dijo Emma—Las hembras dominantes todavía tienen un remanente muy delgado. Siente más abajo, en la base. Tendrás que presionar fuerte.

Palpo dos ovaladas masas ovaladas enterradas bajo su clítoris. Cuando los tocó, sus caderas se sacudieron.

Exquisitamente tierna y placentera.

—¿Qué son?

—Las glándulas sexuales. Producen Victus, secreciones de feromonas, cininas y otros productos químicos, cuando se despiertan. Se vacían cuando nos enredamos, tenemos sexo, si estimulamos adecuadamente. Las emisiones son únicas para cada Were y nos ayudan a identificar a potenciales compañeros. Una vez acoplados, los transmisores químicos se entremezclan, identificando el par acoplado a otros Weres.

Apretó más fuerte y su clítoris se extendió abruptamente. El dolor fue agudo y rápido.

Aspiró su respiración y tiró de su mano. El dolor en su clítoris aumentó, penetrando profundamente en su sexo.

—¿Se supone que duele?

—Necesitas una liberación para activar la emisión de los químicos que se acumulan durante tu transición. Estás sobrecargada de ellos.

Apretó los dientes.

Su excitación estaba creciendo de nuevo y quería sexo tanto que su razón se estaba resbalando.

—Emma. Deberías irte.

—Estimula tu clítoris hasta que esté completamente erecto. Adelante, está bien.

Cerró los ojos y agarró su clítoris, corriendo el eje entre sus dedos como lo hacía cuando se masturbaba. Ya estaba más dura de lo que había sido, pero nunca había dolido así.

Sintió que la vaina retrocedía y se apretaba bajo la corona que rodeaba la punta de su clítoris. Masajeó la cabeza con su pulgar y sintió que su sexo se apretaba en su interior.

—Siento que tengo que correrme, pero no puedo.

—Ahora las glándulas—susurró Emma.

Palpó el bulto, e inmediatamente su estómago se tensó.

Oyó un gruñido comenzar en su pecho. Sus caderas se flexionaron y ella se manipuló más rápido. Sus hombros salieron de la cama y apretó los dientes, la presión era tan intensa.

—Realmente tengo que correrme.

—Masajea tu clítoris y las glándulas al mismo tiempo.

Sintió una punzada de dolor y miró hacia abajo. Las uñas cortas y oscuras se extendían desde las yemas de los dedos. Una línea plumosa de piel brillaba por el centro de su bajo vientre hacia su sexo.

—Jesús. ¿Qué está pasando?

—Esas son señales de que casi estás ahí. Presiona más fuerte, contra el hueso.

Las glándulas se convirtieron en piedra y su clítoris se disparó verticalmente, moviéndose violentamente entre sus dedos. Un rayo de calor disparó de su sexo por sus piernas y profundamente en su estómago.

Rodó sobre su lado y se dobló hacia arriba, sus caderas empujando en una serie de espasmos desgarradores.

El sudor empapaba las sábanas debajo de ella mientras gemía y se retorcía.

Cuando los espasmos disminuyeron, estaba débil y agotada.

—Dios—jadeó—¿Se supone que es así? Todavía estoy... no está... disminuyendo.

—Eso fue sólo una liberación parcial—explicó Emma—Los Weres necesitan las feromonas de otro Were, de una mordedura, para desencadenar un orgasmo completo. Aliviarse uno mismo es sólo una interrupción. Nuestro impulso para el sexo es muy alto, sólo para nuestro instinto de proteger a nuestros compañeros, probablemente porque nuestras tasas de fertilidad son bajas—sonrió tristemente—Agresión y peligro aumentan el impulso. Los dominantes tienen el impulso más alto de todos y siempre están semi-excitados. A menudo requerirán una serie de liberación antes de que el impulso desaparezca.

—No me siento bien—tembló—Ojalá esto pudiera haber ayudado más.

Emma cruzó la habitación y la cubrió con la sábana.

—Tenía que ser así para que supieras qué esperar de tu cuerpo cuando te enredes por primera vez. Tienes un curso intensivo en fisiología Were.

—Choque es una buena palabra para ello


*****


Le pasó los dedos por su cabello rubio.

La llamada de Brittany había sido fuerte, y si ya no estuviera apareada, habría sido difícil resistirla.

No habría querido resistirse.

Brittany podría ser peligrosa si toda la fuerza de su frenesí sexual se desató sin previo aviso.

Ella era dominante, muy dominante.

—Lamento no haber podido hacerlo más fácil para ti.

Brittany frotó la mejilla en su palma.

—Está bien. Entiendo—rió—Gracias por el recorrido.

—Muévete.

—¿Por qué?—Brittany frunció el ceño.

—Estás temblando y quiero abrazarte. Eres un Were ahora. Necesitas contacto físico—se quitó la ropa y se inclinó para besarle la mejilla—Voy a llamar a Will. Necesitas la manada. No es sexual.


*****


—¿Soy segura?—su cuerpo entero deseaba un toque, pero no confiaba en sí misma—No quiero hacerte daño y no parezco tener ningún tipo de control.

—Will no te despertará, y estoy apareada, así que tampoco lo haré.

—No se sentía así hace unos minutos.

—Necesitas dormir y curarte. Esto te ayudará—Emma se acostó con la cabeza en su pecho, envolvió su brazo alrededor de su cintura y le cubrió su muslo sobre el de ella.

Will entró en la habitación y se acomodó con su frente a la espalda de Emma. Él extendió su brazo por la cadera y rozó ligeramente su muslo.

—Puede que despiertes con los mismos impulsos, lo llamamos frenesí sexual—murmuró Emma—Nos alejaremos antes de eso por si acaso. No te preocupes.

—¿Cuánto tiempo voy a ser así? ¿Tan fuera de control?—preguntó, instintivamente metiendo la cabeza de Emma bajo su barbilla.

—No lo sé. Nunca hemos tenido un adulto, convertido en Were en la Manada antes.




************


Se paseaba en su oficina, quería ver a Brittany.

Después de su carrera se había ido directamente a la enfermería, y antes de que ella hubiera entrado, había captado el aroma que colgaba en el aire.

La sala estaba tan cargada de feromonas, los potentes neurotransmisores eran tan densos, su piel se había alisado al instante y su sexo estaba preparado.

La mordedura de su pecho palpitaba.

Brittany estaba necesitada, frenética, y ella quería tomarla.

Se sorprendió de que otros Weres no hubieran respondido a la poderosa llamada.

Instantáneamente enfurecida por la imagen de otra Were, respondiendo a la necesidad de Brittany, habría asaltado a la puerta en donde se encontraba.

Entonces la había oído gemir y la voz melodiosa de Emma.

Sabía lo que la médico estaba haciendo, acariciando a la rubia en una liberación con su voz.

Quería arrancar la puerta de sus bisagras y separar a Emma de Brittany.

Quería estar encima de Brittany con los dientes enterrados en el hombro de ésta, su clítoris pulsando dentro del sexo húmedo de la rubia.

Sus garras habían brotado, sus caninos sobresalían dolorosamente, y una raya de plata se disparaba por el centro de su vientre.

Quería tanto a Brittany que sabía que no podía arriesgarse a acercársele.

El efecto de la rubia sobre ella era demasiado potente, demasiado poderoso. No estaba segura de poder soportar otra mordida sin reclamarla por completo.

Se había arrastrado por la puerta del porche tan violentamente que había astillado la madera y había derribado a Will por las escaleras.

Sabía lo que tenía que hacer. Tenía que escapar.

Brittany estaba recién convertida y no pudo controlarse.

Estaba transmitiendo sus necesidades tan poderosamente que los otros en la manada pronto detectarían su llamada.

Brittany tendría que enredarse con frecuencia, posiblemente continuamente, y si Emma tenía razón y la rubia era tan dominante como parecía, tendría un montón de Weres para elegir.

Si se quedaba ahí, no podría mantenerse alejada de Brittany.

Incluso si lograba resistirse, tenía miedo de que pudiera desgarrar a cualquier Were que tratara de responder a la llamada de la rubia.

¡Quinn!

La ojiverde inmediatamente entró por la puerta de la oficina, sus ojos explorando la habitación, buscando el peligro.

—¿Alpha?

—Llame al centuri. Me voy a la ciudad.

—Hasta que determinemos la fuente de la fiebre, estás más segura aquí…

—Ahora, Quinn.

La mandíbula de ésta se apretó.

—¿Crees que no sé por qué quieres irte? Olí tu olor en ella, también.

—Te dije que había forzado su transición. Eso es todo.

—Bien. Ella es un perro callejero, un Mutia, y todavía podría volverse rabioso. Al menos envíala a uno de los puestos de avanzada hasta que esté a salvo, o hasta que necesite ser ejecu…

Gruñó.

—Ten cuidado con lo que dices, Quinn.

—¿Dejarías la seguridad del Compuesto, te pondrías en peligro antes de aislarla? No vale la pena.

—No me desafíes ahora—le advirtió.


******


Entrecerró los ojos y estudió a su Alpha.

Santana estaba sin camisa, ya que a menudo estaba alrededor del Compuesto.

Un estrecho y grueso sendero de plata brillaba por encima de la cintura de sus pantalones negros.

Su piel resplandecía como si fuera besada por la luz de la luna.

Sus pómulos estaban marcadamente inclinados, los bordes de sus profundos iris oscuros aureolados en oro.

La mordedura de su pecho era más oscura, con moretones. Algo estaba montando duro a Santana, pero no detectó la poderosa llamada del Alpha de la misma forma en que solía hacerlo cuando necesitaba su liberación.

Otra cosa era la causa del aluvión de feromonas además del frenesí sexual.

Algo aún más primitivo, más crítico.

—La mordedura, ¿te hizo algo la mordedura?—preguntó, cada instinto protector en alerta.

—No—Santana ladró con brusquedad—Basta de esto

Tuvo que intentarlo una vez más.

—Alison está entrando en calor. Tómala. Ella quiere que lo hagas.


******


—No quiero una compañera—su lobo se quebró y gruñó como si tratara de salir de una jaula, refutando sus palabras.

Se estremeció con el esfuerzo de dominarla.

—No la acoples, entonces—gritó Quinn—¡Sólo tómala! Todavía estoy loca por enredar. Tú debes necesitarlo aún más. ¿Por qué niegas tu naturaleza?

Antes de que las palabras salieran de la boca de la rubia, estaba en la cara de ésta.

La aplastó contra la puerta, con los brazos apoyados a ambos lados de cabeza. Sus dientes estaban en el cuello pálido, su calor encerrando a Quinn en un infierno.

Su pelvis se estremeció contra los pezones duros de la ojiverde.

Quinn gimió y le lamió la mandíbula.

—Por favor, Alpha.

—Te quiero, Quinn—susurró en el oído. Luego la empujó a un lado y entró en el pasillo, gritando a Emily y Finn—Coge al Rover. Me voy.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por 3:) el Sáb Mar 17, 2018 9:29 pm

hola morra,..

espero que san alejando se de britt no le salga mal!!!
buueno como para impregnar se, se necesita la mordida san ya la tiene a ver como lo lleva???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5658
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por Isabella28 el Dom Mar 18, 2018 12:39 am

Santana no te hagas de rogar y ayuda a la pobre britt
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por micky morales el Dom Mar 18, 2018 8:14 am

Que le pasa a Santana??? que sea ella la que alivie a Brittany y ya, no creo que soporte que alguien mas lo haga!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7048
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por 23l1 el Dom Mar 18, 2018 8:01 pm

3:) escribió:hola morra,..

espero que san alejando se de britt no le salga mal!!!
buueno como para impregnar se, se necesita la mordida san ya la tiene a ver como lo lleva???

nos vemos!!!




Hola lu, espero lo mismo o q si lo haga, pero para ella asi vuelve a la rubia xD Ooooh si...solo falta la rubia con una mordida y todo bn jajajaja. Saludos =D





Isabella28 escribió:Santana no te hagas de rogar y ayuda a la pobre britt




Hola, ajajajajajaja o no¿? q se cree, q ya suelte todo por britt y todas felices...creo xD Saludos =D







micky morales escribió:Que le pasa a Santana??? que sea ella la que alivie a Brittany y ya, no creo que soporte que alguien mas lo haga!!!!





Hola, nose ¬¬ Eso mismo, y ojala sea otra persona así le duele a ella y reconoce lo q siente ¬¬ por eso se lleva tan bn con quinn, cual de las dos mas cabeza dura ¬¬



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 18

Mensaje por 23l1 el Dom Mar 18, 2018 8:03 pm

Capitulo 18




Fue directamente a su oficina en el Capitol Plaza e instruyó a Quinn que ella no debía ser molestada.

Haciendo caso omiso de la pila de mensajes de color rosa en su escritorio, ella puso una llamada a través de una línea segura a un número privado en López Industries.

Leroy Berry, uno de los científicos más importantes del MI, respondió en el segundo timbre.

—Buenos días, Alpha—dijo Leroy con su profunda voz.

—Podemos tener un brote de fiebre Were en los humanos. Necesito saber el origen.

—¿Cuántos?

—Rachel informa que posiblemente cuatro en los últimos seis meses.

—¿Hay un rabioso Were suelto?

—Si las víctimas fueran menos uniformes, podría pensarlo
—explicó que todos los casos sospechosos habían sido niñas adolescentes con antecedentes similares—Nunca he conocido a un rabioso que tuviera esa clase de capacidad de razonamiento. Además, la mayoría de los ataques rabioso son aleatorios, agrupados en el tiempo y la ubicación, y tan desordenado es fácil seguir el rastro de los cuerpos de nuevo a la fuente y neutralizar al rabioso. Estos ataques parecen mucho más deliberados.

—¿Crees que no tienes un transportista en la manada? ¿Un Were que sobrevivió a la fiebre, incluso hace años?

—Sólo una
—dijo con cuidado—Y sabes que esa no es la fuente aquí. Si hay un rabioso, o varios, son pícaros, no Manada.

Leroy gruñó.

—¿Crees que el enfoque es urbano, entonces?

—No tenemos ni idea de dónde estas niñas están siendo atacadas
—dijo, incapaz de ocultar su ira y frustración—Todavía no hemos rastreado a los que acudieron al ER en Albany General. Puede que haya más personas que nunca lo hayan hecho en el sistema.

—Perdóname, Alpha, pero el patrón no es típico para la transmisión de la fiebre. La toxina se degrada con bastante rapidez en los rabiosos que sobreviven más de un día o dos. Si los ataques ocurren durante el período de tiempo que usted sugiere, o estamos tratando con más de un rabioso o la toxina ha mutado en una forma de acción más larga.

—Así que podemos tener una nueva forma de fiebre, ¿es eso lo que estás diciendo?
—preguntó.

—Siempre nos ha preocupado la posibilidad. Aunque es teóricamente posible, nunca hemos sido capaces de reproducir el fenómeno en el laboratorio…

—No me interesan las teorías
—gruñó—Necesitamos detener la propagación a los humanos y erradicar cualquier portadores de rabia.

—¿Puedes traerme muestras de sangre y tejido de las víctimas?
—preguntó Leroy.

—Sólo nos dimos cuenta del problema en los últimos días. Desafortunadamente, no a tiempo de que alguno de nuestro personal en el sistema hospitalario obtenga muestras de los sospechosos de los primeros casos.

—¿Cuándo fue la muerte más reciente?

—La noche anterior. Por lo que sé, la chica no ha sido identificada. Su cuerpo probablemente está con el forense de la ciudad.

—Tengo algunos contactos ahí[/i]—dijo Leroy—Podría ser capaz de formar una solicitud de una muestra de sangre que no despertará demasiada sospecha. Sin embargo, es preferible una biopsia de tejido fresco para las especificaciones de masa y cultura, y dudo que pueda conseguirlo.

Vaciló, cada instinto gritando para que ella no revelara nada más. Pero ella era Alpha, y su manada entera estaba en riesgo.

—Tenemos una sobreviviente. Una de las niñas infectadas mordió a un médico humano. Se convertido.

—¿Y no está rabiosa?

—No.

—Una hembra humana adulta se convirtió
—susurró Leroy, sorprendido—Podríamos aprender mucho estudiándola.

—No es una rata de laboratorio
—gruñó.

—Perdóneme—dijo Leroy con un tono inmediatamente conciliador—Me temo que paso demasiado tiempo solo en el laboratorio. Mi tacto ha sufrido por ello.

—¿Qué necesitarías de ella?

—Inicialmente, nada demasiado drástico. Muestras de sangre. Una biopsia muscular.

—¿Cirugía?
—ardió ante la idea de que alguien tocara a Brittany, haciéndole daño.

Su lobo levantó la cabeza, gruñendo.

—Sólo una incisión muy pequeña—dijo Leroy apresuradamente—Dudo que le causara mucho dolor.

—Lo dijo inicialmente.


Leroy vaciló.

—No sabemos cómo el convertirse afectará a una hembra, especialmente una adulta. Sus huevos serían…

—No
—dijo de inmediato, su instinto de proteger a Brittany sobre todo lo demás, incluso su deber de Manada.

Esa comprensión la hizo frenar y luchó por aclararse la cabeza, para pensar como Alpha. No podía, no dejaría que los sentimientos personales interfirieran con su responsabilidad.

Se negó a tomar una compañera por exactamente esa razón.

—Ella acaba de despertar hace unas horas. Aún no es lo suficientemente fuerte para nada invasivo.

—Lo entiendo, por supuesto. ¿Pero después?

—Quizás
—al sonido de la madera desgarrada, miró su escritorio.

Había arrancado cuatro profundas hendiduras en la superficie de madera pulida sin siquiera darse cuenta de que toda su mano se había transformado por completo.

Si hubiera estado en público, en una conferencia de prensa, ese tipo de resbalón podría resultar desastroso.

—¿Cuándo puedes conseguirme muestras?—preguntó Leroy—Voy a empezar a preparar los ensayos.

—Tendré que consultar con Emma el estado de Brittany. ¿Puede Rachel recoger lo que necesita?

—Ciertamente.

—Bueno. Haré que Rachel te llame si tiene alguna pregunta.


Leroy guardó silencio.

—¿Qué es?—preguntó ella.

—Dijiste que la Were convertida acaba de despertar. Todavía podía deteriorarse. Si está rabiosa...

—Ella no está rabiosa
—su lobo empujó duramente por libertarse. Su piel brillaba y un susurro de pelaje plateada sobre la superficie. Cerró los ojos y obligó a su cambio a retroceder—No pondría en riesgo a tu hija, Leroy.

Él se aclaró la garganta en disculpa.

—Lo sé, Alpha. Rachel tiene buenos instintos. Estoy seguro de que tendrá cuidado. Por favor perdona mi paternal preocupación.

—Entendido. Quiero que apresure los resultados, y me informe directamente. Nadie más que Hiram y Rachel deben saber esto.

—Mi pareja y yo podemos manejar todas las pruebas
—le aseguró Leroy—Esperaremos las muestras y ejecutaremos los análisis tan pronto como los tengamos.

—Gracias
—terminó la llamada y resistió el impulso de comunicarse con Emma inmediatamente para una actualización sobre la condición de Brittany.

La rubia dormiría por lo menos unas horas después de lograr una liberación.

Pensar en ella gastándose con la ayuda de Emma, tal vez excitada por la presencia de la médico, amenazaba con desequilibrar su tenue control.

Agarró los mensajes para distraerse.

El consejero Zachary Wilde había dejado tres mensajes urgentes. Suspirando, marcó su extensión en el Complejo del Capitolio. Cuando su secretaria la comunico, dijo:

—Hola, Zachary. Es Santana.

—Consejera
—dijo Zachary con su suave y pulida voz—Es bueno que llames.

—¿Cómo puedo ayudarte?
—preguntó, más molesta que de costumbre con el comportamiento oficioso de Zachary.

Su temperamento y tolerancia se deshilacharon hasta el punto de ruptura.

—Los miembros de la coalición pensaron que podría ser un buen momento para convocar una reunión de estatus.

—¿Cuándo?
—representó a todos los Weres organizados de Estados Unidos en la Coalición de Seres Preternaturales.

Zachary representó a los Vampiros, Rudy Brown el Mago, Cecelia Thornton el Fae, e Ilona Dexter el Psi. Juntos, los cinco guiaron a sus especies a través de las inciertas consecuencias políticas y sociales del Éxodo.

Además de unificar sus plataformas políticas, discutieron políticas de autorregulación para asegurar que las acciones de una especie no contradecían una posición de una de las otras ni ponían en peligro ninguna especie.

Antes del Éxodo, las especies de Praetern habían sido completamente independientes entre sí, y la nueva coalición era una alianza incómoda. Sus reuniones del consejo a menudo se convirtieron en argumentos acalorados como cada especie sutilmente compitiendo por apalancamiento político y poder económico.

—Tan pronto como sea posible—respondió Zachary.

—¿Una reunión de emergencia? ¿Por qué?

Zachary suspiró como si estuviera reacio a entregar el siguiente mensaje.

—Varios de los miembros estaban preocupados por la descripción de los medios de tu...ah, resbalón.

—¿Mi resbalón?
—gruñó.

—Estoy seguro de que la fotografía en el periódico exageró tu condición—dijo Zachary con dulzura.

—Mi Condición.

Zachary se echó a reír.

—Bien, mi querida…

—Alpha
—dijo en un tono bajo y peligroso—Alpha López, concejal Wilde.

—Por supuesto... Alpha. Usted sabe cómo algunos de la junta aborrecen el escrutinio público. De hecho, si no hubieran temido que sus intereses económicos sufrieran, no se habrían unido a su papá en el Éxodo. Así que, naturalmente, les preocupa cualquier comportamiento que pueda generar una opinión pública adversa.

—¿Quieres hablar claro?
—dijo con frialdad.

—Parecía que estabas a punto de perder a su bestia, Alpha—dijo Zachary, todo el pretexto de la diplomacia desaparecido—La Coalición no puede tener un líder pícaro.

—Sabes muy bien lo que esa foto mostró. Uno de mis jóvenes había sido atacado. Es lamentable que el incidente haya sido fotografiado, pero no tengo la intención de disculparme con el consejo por ello.

—Estoy totalmente de acuerdo. Y estoy seguro de que si le da a la junta una simple garantía de que no tienen motivos para temer represalias públicas debido a una repetición de la actuación, el asunto será eliminado rápidamente.

—Me temo que no estoy disponible para los próximos días
—se preguntó sobre la verdadera agenda de Zachary.

Los vampiros estaban constantemente maniobrando por territorio y poder político, por lo que sospechaba que el objetivo final de Zachary era alcanzar la superioridad sobre todas las demás especies de Praetern.

Sin embargo, era un político adepto y rara vez revelaba sus verdaderas alianzas.

—Te informare cuando mi horario lo permita.

—Entonces, espero tu llamada
—el tono de Zachary era perceptiblemente más fresco—No esperaría mucho, Alpha.

—¿Es una amenaza, consejero?

—De ningún modo. Considéralo el consejo de un amigo.


De una cosa estaba segura, Zachary Wilde no era amigo de los Weres.

Se preguntó si podría ser un enemigo.




***********


Se despertó sola.

Emma y el olor de Will se demoraron, pero el que dominó y le hizo apretar el estómago fue el de Santana.

Tierra y potente, pino ardiente y canela oscura. Esta vez había soñado con despertar en un hospital con la morena de pie sobre su cama.

En el sueño, ésta había dicho que ella era parte de la manada ahora. El olor de Santana la había envuelto y ella se excito.

Había querido saltar de la cama y tomarla.

Había querido morderla.

Entonces Santana había sido un lobo, una gran bestia plateada que la llamaba para que cambiara, corriera, cazara. El resto del sueño se había fracturado, como si hubiera experimentado a través de una conciencia diferente, el mundo se había convertido en sonido, olor y sabor.

Y Santana.

Siempre Santana.

La Alpha.

Se tambaleó inquieta.

Podía distinguir por el ángulo de la luz que fluía por la ventana que había dormido la mayor parte del día. Muy arriba, un motor de avión zumbaba.

Mucho más cerca, discernió conversaciones amortiguadas y un alboroto de canciones de pájaros solapados.

Olio zorro, conejo, ciervo.

Sentía otras presencias en el edificio pero no sentía peligro.

Haciendo balance de su cuerpo, fue inmediatamente consciente de tres necesidades urgentes, necesitaba un baño y una ducha; Estaba muy, muy hambrienta; Y quería sexo.

Vislumbró un cuarto de baño a través de una puerta parcialmente abierta en el lado lejano de su habitación y decidió hacerse cargo del problema más simple primero.

Caminando por primera vez en casi veinticuatro horas, esperaba sentirse enferma, pero no lo hizo.

Se sentía fuerte. Alerta. Excitada.

La mordida en el brazo por la chica en ER se había ido.

Usó el baño y comenzó la ducha. El agua caliente le llevó un rubor a su piel, y cuando se frotó la mano sobre su torso, sus pezones se retorcieron y su lomo palpito.

No tuvo que tocarse para saber que estaba tensa y excitada. Podía sentir el pulso insistente que coincidía con el latido de su corazón acelerado.

Se frotó las palmas de las manos arriba y abajo de su abdomen y pensó en los brazos de Santana a su alrededor, el calor del duro vientre contra su espalda, la curva de la pelvis acunando su culo.

Recordó el calor de la boca de Santana en la parte posterior de su cuello y su clítoris saltó. Apretó su mano entre sus piernas.

Estaba mojada y dura. Lista.

Hace una semana, si se hubiera sentido así, se habría masturbado, pero había descubierto que no quería hacerlo ahora.

Quería más que un orgasmo.

Quería...no estaba segura de lo que quería.

Ansiaba la carne cálida y elegante bajo sus manos, contra su lengua.

Tenía hambre de olor a hojas quemadas y canela. Se imaginó a horcajadas sobre el duro estómago de Santana y pintando su piel con su sexo, marcándola.

Sus caninos entraron en erupción, unas garras cortas salieron de sus dedos y un sendero de fuego ardió por el centro de su abdomen. Reflejó la imagen de Santana gruñendo en su cara y el sabor en su boca.

Sus glándulas se hincharon.

Su sexo latía con fuerza.

Estaba ardiendo.

Tenía que salir de la ducha.

Tenía que salir.

Tenía que correr.

Para luchar, para tomar.

Gimiendo, volvió tropezando a la habitación y se derrumbó sobre la cama. No podía salir.

Tenía miedo de lo que pudiera hacer.

Cubriéndose los ojos con el brazo, agarró su sexo en su puño y apretó, tratando de forzar la presión a ceder. A través del rugido en sus oídos, oyó la puerta abierta y rápidamente extendió su brazo.

—No, no entre aquí.

—Está bien—respondió una voz fuerte y clara—No me vas a querer.

Volvió la cabeza. Lexa estaba dentro de la puerta.

—No creo que debas estar aquí.

—Es seguro—Lexa sonrió—Pude ver desde fuera de la puerta que eres dominante. Demasiado cerca de mí para estar interesada, probablemente.

—¿Qué te parece demasiado vieja para interesarte?—dijo con los dientes apretados.

Lexa frunció el ceño.

—No eres mucho mayor que yo. Me he enredado mucho con Weres más viejos que tú.

—¿Lo haces?—miró fijamente a la adolescente morena con los luminosos ojos caoba, agradecida de que la adolescente estuviera vestida con vaqueros y una camiseta apenas ahí.

No hubiera querido tener esta conversación con ambas desnudas.

Casualmente tiró de la sábana sobre su cuerpo, aliviada al descubrir que el mismo acto de hablar la ayudó a controlar su sistema agitado. Estaba incluso más feliz al darse cuenta de que no tenía el menor deseo de saltar sobre Lexa.

—Por supuesto. Vivimos mucho tiempo, ¿recuerdas? Un par de décadas no es nada para nosotros.

—No estoy segura de que pueda acostumbrarme a eso—murmuró—Soy Brittany, por cierto.

—Lo sé—dijo Lexa—Emma dijo que estabas en la sala de emergencias cuando Alpha vino a buscarme. No lo recuerdo. Lo siento.

—No hay problema. ¿Cómo te sientes?

—Bien—le dio la espalda y levantó su camiseta para mostrarle su espalda que era suave y sin mancha. Sin rastro de cicatriz. Todo curado—Gracias por ayudarme.

—De nada, pero no hice nada. Estoy muy contenta de que estés bien.

Lexa se dejó caer en el extremo de su cama y apoyó la barbilla en su puño, estudiándola descaradamente.

Se movió en la dirección opuesta.

—Quieres enredar, apuesto—observó Lexa.

—Yo...eh... ¿cuántos años tienes?

—Dieciocho el próximo mes—Lexa se dio la vuelta y se puso de nuevo contra la pared, lanzando su pierna casualmente sobre su pantorrilla donde descansaba debajo de la sábana—Recuerdo que cuando tuve el primer frenesí. Fue realmente muy malo. No podía pensar en nada excepto en sexo. Todo el mundo piensa que es tan fácil ser dominante, porque generalmente hay alguien alrededor que quiere enredarse—hizo una mueca—No es tan divertido cuando no importa lo que hagas, no puedes detenerlo.

Cerró los ojos.

—No creo que debamos tener esta conversación.

—¿Por qué?

—Porque no sé lo que estoy haciendo—se levantó sobre sus codos y se encontró con los ojos de Lexa—Quizás deberías tener un poco más de miedo de mí.

—Tal vez debería tener miedo de mí—la morena entrecerró los ojos y emitió un bajo sonido retumbante en su pecho.

—No—advirtió ante el desafío, su voz cayendo.

Lexa le sostuvo la mirada durante unos segundos más, luego tembló y apartó la mirada.

—Guau. Eso fue intenso—corto una mirada rápida—Estaba equivocada. Eres mucho más dominante que yo, y Alfa dice que podría ser un centuri algún día—puso los ojos en blanco—Si lo hago a través del entrenamiento sentrie sin fastidiarla de nuevo.

—Lo que pasó en el parque no fue tu culpa.

—Dejé el Compuesto—dijo Lexa suavemente, pasando la sábana por los dedos—Eso fue tonto. Entonces dejé que ese idiota llegara detrás de mí. Conseguir ser apuñalada me sirvió de bien.

—Lo sabrás mejor la próxima vez.

La ojiverde la miró con una mirada de soslayo, con cuidado de no entrar en contacto visual.

—Sabes, no tengo la oportunidad de enredarme con demasiados Weres que son más dominantes que yo. Tal vez te guste enredarte con un dominante.

—Gracias, pero no lo creo.

—No estoy interesada en el apareamiento ni nada—dijo con tono incisivo—Quiero decir, si quieres una compañera sumisa, está bien. Pero no tendrías que preocuparte conmigo.

—No quiero... enredarme...con nadie en este momento. ¿Hay alguna posibilidad de que pueda conseguir algo de comida?

—¿Estás segura? Porque tu llamada es realmente fuerte—Lexa deslizó su pierna un poco más arriba—Y me siento realmente lista.

—Sólo comida—saltó de la cama, prefiriendo estar desnuda al contacto físico continuo. Lexa sólo estaba haciendo lo que era natural, pero no tenía ni idea de lo que era natural para ella por más tiempo—Y algo de ropa.

La morena se encogió de hombros indiferente, aparentemente despreocupada por el rechazo, y se sentó en el borde de la cama.

—Alpha nos deja cazar mientras no vayamos solos. ¿Puedes cambiar a voluntad? Yo puedo, si me concentro.

—No recuerdo haber cambiado—frunció el ceño—Tal vez no puedo.

La idea de no poder cambiar la molestaba. Si ella fuera una Were ahora, quería ser completa.

Jadeó cuando un dolor repentino atravesó sus entrañas.

—Dios, ¿qué es eso? No se detendrá.

—Tu lobo quiere salir—dijo Lexa.

—¿Cómo puedes saberlo?—apenas consiguió sacar las palabras alrededor del dolor asfixiante. Se apoyó contra la pared, sin estar segura de que podría permanecer de pie mucho más tiempo.

Lexa señaló su estómago. Una fina línea de piel oscura corría por el centro de su bajo vientre.

—Eso sucede cuando tu lobo sube. Ya sabes...cuando eres desafiado o en el frenesí sexual.

—Se siente como si algo está tratando de rasgar su camino fuera de mí—dijo, frotándose el estómago.

—Probablemente lo sea. Especialmente si necesitas una liberación, lo cual debes incluso si no lo puedes decir. Segura que no quieres…

—Comida—repitió, a pesar de que la necesidad de tener sexo estaba de nuevo en pleno vigor.

Lexa saltó de la cama y abrió la puerta.

—Venga. Te llevaré al comedor.

La siguió por el pasillo. Lexa señaló un hueco justo dentro de la puerta principal.

—Coge los pantalones de la pila. Una camisa también, si quieres.

—Gracias—se vistió automáticamente, pero cuando le abrió la puerta del porche, dudó—¿Debería decirle a Emma que me voy?

—No eres una prisionera—dijo Lexa en voz baja—Eres Manada.

Sabía mejor que pensar que sería así de fácil. Había estado en esta situación decenas de veces mientras se abría paso a través del sistema de cuidado del estado.

Justo cuando se instalaba en un lugar, ella sería trasladada debido a los recortes de fondos o la falta de personal. Se despertaba en un lugar nuevo, rodeada de extraños.

Si tuviera suerte, habría alguien como Lexa, a quien no le importaba si era una forastera, para amiga de ella y explicar las normas y reglas. Pero la mayoría de las veces no había nadie.

Incluso si hizo un aliado o dos, siempre podía contar con la necesidad de ganar su lugar. Había aprendido rápidamente cómo hacerlo, primero con los puños, luego con el cerebro.

Ahora tenía que aprender las reglas de nuevo, pero estaba en un mundo completamente nuevo en un cuerpo que apenas reconocía, con sentimientos e impulsos que no podía controlar.

Se preguntó si sobreviviría, y sin mencionar alguna vez pertenecer de verdad. La sensación de arañazos, crujir en su estómago comenzó de nuevo y se estremeció.

Afuera, en el patio del tamaño de un estadio de béisbol, entre el desorden de edificios de troncos y de piedra, Weres macho y hembra, la mayoría vestidos de caqui o negro, unos cuantos sin camisa, iban y venían en parejas y grupos.

Algunos se retrasaron y miraron fijamente, unos pocos entrecerraron sus ojos y retumbaron.

No hizo contacto visual, pero tampoco bajó la cabeza.

—Mira, Lexa, tal vez esto no es una buena ide…

—¡Oye! Aquí vienen Sam y Ryder—dijo Lexa.

Miró hacia donde señalaba. Los dos adolescentes que recordaba de la sala de emergencias se dirigieron hacia ellas a través de la dura tierra.

—¿Qué debo hacer?—dijo en voz baja.

—Tu lobo sabe qué hacer—dijo Lexa con confianza.

No estaba tan segura.

Se quedó quieta mientras se acercaban. Su piel se sentía galvanizada. Los pelos en la parte posterior de su cuello se levantaron. Su lomo se tenso, no con el ahora familiar impulso para el sexo, sino con un impulso de pelear.

Los dos chicos se detuvieron a unos cuantos metros de ella y la miraron cautelosamente, con las piernas extendidas agresivamente, los hombros empujados hacia adelante.

Mantuvo las manos abiertas a los lados y levantó la cabeza.

Miró de uno a otro, encontrándose con sus ojos a su vez. Sam inmediatamente agachó la cabeza y se movió hacia un lado, dejando a Ryder frente a ella.

—Soy Brittany—dijo, observando sus ojos.

—Te recuerdo de la sala de emergencias—sus fosas nasales se abrieron y él parecía confundido—Hueles a Alpha.

Se preguntó por qué, pero no dijo nada, esperando, sin moverse.

Él se deslizó detrás y ella gruñó suavemente, una advertencia silenciosa. Oyó un gemido suave y lamentoso, luego la presión de una mejilla contra su hombro.

—Puedo enredar contigo—susurró Ryder, deslizándose delante de ella, rozando su pecho a través de su brazo. Se encontró con su mirada sólo por un segundo antes de lanzar una mirada a Lexa—¿A menos que tú…?

Lexa sacudió la cabeza.

—No, gracias—le dijo a Ryder, y él se encogió de hombros, imperturbable, de la misma manera que su hermana—Lexa y yo estábamos en camino para conseguir algo de comer. ¿Quieren venir?

Ryder y Sam estuvieron de acuerdo de inmediato y cayeron a ambos lados de Lexa, empujándola juguetonamente.

Suspiró internamente, el primer obstáculo despejado.

Casi habían alcanzado el largo edificio de una sola planta desde el que emanaban una plétora de olores deliciosos cuando alguien llamó a su nombre.

Rachel cruzó corriendo el patio en dirección a ellos.

—Adelántense sin mí—le dijo a los adolescentes—Estaré con ustedes en unos minutos.

—Nos vemos—dijo Lexa mientras se alejaba con los muchachos.

—¿Cómo estás?—Rachel dijo sin aliento, escudriñando su rostro.

—Bien, creo—sintiendo curiosos ojos en ella mientras más Weres pasaban, señaló una zona sombreada al lado del comedor, justo en el borde del bosque—Hablemos ahí un momento.

—He llamado a la sala de emergencias esta mañana—dijo Rachel mientras avanzaban—Espero que no te moleste.

—No. Estoy muy contenta de que lo hicieras. Llamaré más tarde y les diré que tengo una emergencia personal. Tengo un montón de tiempo de licencia libre.

Comprobó el bosque detrás de ellas. Zarigüeya. Conejo. Mapache. Nada amenazante.

Se puso a sí misma entre Rachel y el bosque.

—Si puedo volver a trabajar.

—¿Por qué no podrías hacerlo?—preguntó Rachel.

—Es un poco demasiado pronto para estar segura de mi pronóstico.

—Te ves bien—inclinó su cabeza—Tu olor es saludable.

Los ojos castaños se abrieron y se quedó sin aliento, su rostro enrojecido.

—Oh.

—Por favor, dime que no te vas a ofrecer.

Rachel se echó a reír.

—Deduzco que los adolescentes ya lo hicieron.

Hizo una mueca.

—Con entusiasmo.

—No puedo imaginar cómo todo esto se siente para ti ahora mismo—dijo Rachel.

—Lo extraño es, una parte de mí se siente completamente natural. La parte que no intenta arrancarme las tripas.

—Ella quiere que cambies, recuerdo lo que es eso—murmuró Rachel—Todo este poder embotellado en el interior, necesitando alguna salida y sin saber cómo dejarlo libre. Nunca ser capaz de hacerlo detener. Todos nuestros instintos tratan de emerger a la vez, creando un enorme cuello de botella hormonal, a falta de un mejor descriptor. Y la única salida por un tiempo es el sexo—la evaluó francamente—El sexo es una válvula de seguridad. Una liberación te ayudará.

—Yo... yo no creo que esté lista—no sabía por qué, pero a pesar de la exigente demanda de sexo que la desgarraba como un poderoso depredador, no quería a cualquiera.

Bateó el sudor que le corría por el cuello y pensó oler a Santana, pero eso no podía ser.

—Lo que sientes es perfectamente natural, ¿sabes?

—Lo entiendo, pero mi cabeza y mi cuerpo no están muy sincronizados con todo eso.

—Sólo lo saben, muchos de los Weres no acoplados van a sentir tu llamada, pero nadie está obligado a responder—sonrió con timidez—Muchos probablemente lo hará, sin embargo. Se ofrecen porque...bueno...te quieren.

—¿Has visto a Santana?—preguntó abruptamente.

No quería hablar del antojo que le estaba cortando en tiras, un corte lento y agonizante a la vez.

—¿La Alpha?—Rachel negó con la cabeza—No, pero ninguno de los centuri está aquí, por lo que Alpha es probablemente que ya no esté en el Compuesto.

Santana se había ido, debería haber esperado eso, pero la decepción era todavía exquisita.

La morena había estado haciendo su deber como Alpha esa mañana, asegurándose de que la recién convertida Were no era un peligro para la Manada.

Ahora que estaba razonablemente estable, la intimidad en la mañana con Santana no era probable que se repitiera.

La Alpha ya no se preocupaba por ella.

Se estremeció, un aullido de rabia chocó dentro de su cabeza.

—Ah, Dios—retrocedió un paso, sudor cubriendo sus brazos y empapando su camiseta de algodón.

—¿Brittany?—Rachel la alcanzó—¿Qué es?

—Nada—dijo, suprimiendo un jadeo mientras otro rayo de dolor irradiaba a lo largo de su espina dorsal—¿Y si ella gana esta lucha? El...mi...lobo.

Rachel pasó el brazo por su cintura.

—Venga. Vamos a traerte algo de comer. Tu metabolismo es aproximadamente diez veces más alto de lo que era en este momento ayer.

—Después, quiero que me hagas una serie de pruebas.

—¿En busca de qué?—Rachel la condujo por los escalones y cruzó el amplio porche hasta el comedor.

—Cualquier cosa. Cualquier cosa que pueda sugerir que podría volverme rabiosa.

—Lo haré, pero si te vas a deteriorar, no creo que vayamos a ver un período de lucidez como este.

—Pero no lo sabes, ¿verdad?

—No—dijo Rachel con pesar—Realmente no entendemos nada acerca de cómo te convertiste.

—Entonces, hasta que lo hagamos, tenemos que considerarme un peligro potencial para todos. Quizás debería estar encerrada un poco más.

Rachel se detuvo bruscamente y, frente a ella pasó sus brazos alrededor de sus hombros. Le acarició el pelo húmedo.

—No enjaulamos a los miembros de Manada. Nosotros los protegemos.

Cansada del dolor constante y soledad, cerró los ojos y apoyó su frente contra la de Rachel.

Si tan sólo pudiera creerle.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por Isabella28 el Lun Mar 19, 2018 3:55 am

Me tinca que britt va a recibir mucha atención y san se nos va a poner un poco densa.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 17. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10 ... 17  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.