Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2
Sáb Oct 20, 2018 4:41 pm por 3:)

» FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 10
Sáb Oct 20, 2018 4:34 pm por 3:)

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «My head is a broccoli»
Sáb Oct 20, 2018 7:57 am por Klainefan

» BRITTANA Las Abandonadas
Mar Oct 16, 2018 11:10 am por 3:)

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 22 y 23
Mar Oct 16, 2018 11:06 am por 3:)

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 10 y 11 fin
Mar Oct 09, 2018 6:31 am por micky morales

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Jul 27, 2018 9:17 pm por Sanny25

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 35 y prolongo fin
Lun Jun 04, 2018 10:30 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Mar Mayo 22, 2018 11:41 pm por 3:)

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Página 21 de 24. Precedente  1 ... 12 ... 20, 21, 22, 23, 24  Siguiente

Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 16

Mensaje por 23l1 el Jue Ago 30, 2018 7:02 pm

Capitulo 16




Santana tiró de un par de pantalones de cuero, ató una cuchilla envainada a su muslo derecho con una correa de cuero, y se abrocho un cinturón de cuero negro tachonado alrededor de su cintura. Se puso una camisa de seda negra sin mangas que dejaba al descubierto sus brazos.

Su lobo montaba tan cerca de la superficie que sus huesos y músculos eran pesados, su cuerpo un arma brutal.

La observó desde el otro lado de la habitación, con los pechos apretados y llenos cuando la llamada de su morena la envolvió.

—Tu lobo parece hambriento—se acercó a ella y le acarició el pecho.

—Ten cuidado, Prima—murmuró Santana—No tengo paciencia para las burlas.

—¿No?—la besó—Bien. Te quiero impaciente.

Su morena retumbó y se alejó para tomar su teléfono de la cómoda y meterlo en su bolsillo delantero.

—Entonces estarás muy feliz después."

—Francesca va a tener dificultades para mantener sus manos lejos de ti esta noche—dijo secamente.

Su morena sonrió, pero sus helados ojos no mostraban humor.

—No estoy visitando a Francesca como una amiga o una aliada, y quiero que sepa eso.

—Si ella levanta un dedo…

Santana cruzó el espacio entre ellas y la tiró a sus brazos, la besó, febril y duro.

—Nadie se atreverá a tocar a un lobo apareado, especialmente, no a la Alpha cuando su Prima está cerca.

—Sólo comentando—murmuró mordiéndole el labio.

Se sentó en el borde de la cama y se puso sus botas. La camisa que había elegido era demasiado apretada, y ella se lo quitó a favor de una más floja. Tan pocos lobos Weres habían dado a luz en los últimos años, ella no estaba segura cómo juzgar su progreso, pero el período gestacional de cincuenta días que la mayoría de los lobos experimentaban parecía acelerado en ella.

Con aire ausente, alisó la camisa de algodón negro lisa sobre la plenitud en su abdomen y la metió en sus BDUs negra. Todavía encajan, pero no por mucho más tiempo.

—Tú estarás demasiado embarazada pronto para cazar—dijo Santana, con orgullo en su voz—Entonces tendrás que instalarte en la guarida y dejar que yo y nuestros lobos cacemos por ti.

Levantó la ceja.

—Eso es lo que te gustaría pensar, Alpha. Pero he estado haciendo un poco de investigación, y las hembras maternas me dicen que es perfectamente seguro para mí correr en la piel hasta que sea tiempo para que los cachorros lleguen.

Su morena frunció el ceño.

—¿Y quién te dio permiso para hablarles acerca de nuestro embarazo?

Se rió, su corazón se encendió ante la perplejidad que cruzaba la cara de su morena.

—Realmente necesitas entrenamiento, Alpha.

—No sé de qué estás hablando. Si hay algo que necesites saber…

—Soy bastante capaz de averiguar por mí misma—le envolvió los brazos alrededor de la cintura—Ten cuidado esta noche. Si hay una pelea, no quiero que pienses en mí. Te prometo que me aparto. No voy a hacer nada para poner en peligro a nuestros jóvenes.

—Lo sé. No espero derramamiento de sangre, pero con Francesca—Santana levantó un hombro—No hay forma de saber qué juegos juega.

—Entonces es mejor actuar antes que ella. La sorpresa es nuestra mejor arma.

El sonido del Rover que se alzaba frente a sus cuartos privados indicaba que ya era el momento.

—Recuerda esto—dijo Santana—No importa lo que diga esta noche, lo único que me importa es mi familia y mi Manada.

—Lo sé. Confío en ti con mi corazón, con mi vida.

El rostro de su morena se enfrió, el fuego en sus ojos ya no eran llamas, sino hielo.

—Hace siglos luchamos para escapar de nuestra servidumbre a los Vampiros, y luego luchamos contra los otro Praeterns para reclamar nuestras tierras. Nunca volveremos atrás, no importa con quién debamos luchar.






*****


—Llévenla fuera—dijo Quinn, abriendo las barras de la celda de Hanna.

La loba rubia y otra que Hanna no había visto antes, una mujer castaña y bajita de ojos verdes que llamaron Aria, entraron a buscarla.

Ambas estaban vestidas para la batalla en pantalones de faena, camisetas verdes apretadas, y botas. Aria, la más baja, llevaba una pistola eléctrica. La rubia sostenía un par de relucientes esposas de metal en un puño enguantado.

—Espósale las manos—dijo Quinn.

Se puso rígida, mostrando sus caninos.

No le gustaba ser tocada, incluso cuando estaba en acoplamiento, sólo toleraba el contacto durante el tiempo que tardaba en sofocar su calor. Los gatos en general eran solitarios, cazando y vagando solos o con sus crías. Solamente se congregaban con fines de apareamiento o lucha.

Ser maltratada por un enemigo envió a su gato a un frenesí cercano. Su piel se deslizó rápidamente con feromonas agresivas.

No podía mejor con las dos, pero a su gato no le importaba.

No iba a permitir que la ataran con plata otra vez.

Esta vez tendrían que aturdirla.

—No—dijo Emily, entrando en la celda—Si nos atacan en el camino, ella no será capaz de defenderse. No irá a ninguna parte.

—No sabes que ella no tratará de escapar. Puedes confiar en ella—dijo Quinn—, Pero yo no.

Emily se interpuso entre las dos soldados Were y ella, bloqueando la pistola paralizante que Aria tenía con su propio cuerpo. Deslizó su mano alrededor de su cuello, ignorando a las dos lobas, y capturó su mirada.

Sus ojos se clavaron en los de ella, sosteniéndola en la parálisis más terriblemente placentera.

Nunca había conocido a otro dominante tan fuerte. Incluso la lobo Alpha no la había afectado de esta manera.

Suavemente, Emily dijo:

—¿Tu palabra, Alpha Marin?

El calor fluyó de los dedos de la morena y por su espalda, extendiéndose en su interior, asentando a su gato, calmándola de una manera que nunca había experimentado antes.

Y por mucho que se calmara, estaba excitada.

El andar de su gato aumentó, pero no quería luchar. Quería algo más.

Su pelaje fluía fundido bajo de su piel, su sangre zumbaba con anticipación, su sexo se preparó.

Quería frotarse contra este lobo, esta enemiga, esta Were que la agitaba de maneras que ella no entendía y todavía dolía.

—Mi palabra, Warlord.

Las cejas oscuras se alzaron en la dirección formal, pero sonrió.

—Bien—dejó su agarre persisten, absorbiendo su ira y algo más.

Deseo.

Su lobo rodeó inquieto, un una presión familiar construyéndose en su interior para correr, enredarse.

¿Pero con un gato?

Olía el deseo de Hanna, el sabor de su sangre un fragante recuerdo. La sed de sangre agitó su centro de Vampiro y dejó que su esclavitud barriera, encerrándola en una ola de deseo sexual.

Sexo y sangre, hambre y deseo.

Dos fuerzas impulsoras que no podía separar.

Se estremeció, peaje rayando su abdomen, sus caninos se alargaron, las hormonas de alimentación le inundaron la garganta.

Quería a Hanna.

Su sangre llamaba a la rubia, su lobo desafiaba al gato a correr, a perseguir, a enredarse.

La rubia se apoyó en su mano, sus ojos de gato azul líquido con promesa. Abruptamente, giro su cara hacia Quinn y las soldados, escapando de la mirada de la otra rubia.

No era la única capaz de la esclavitud, Hanna la capturó con sólo una mirada.

—Estamos perdiendo tiempo.

Hanna se estremeció como si fuera sacada de un sueño. Su corazón latía con fuerza y estaba mojada.

Llena y húmeda y lista.

Siseó en frustración, que un lobo podría llamarla tan fuertemente, que un Vampiro podría tentarla tan salvajemente.

Emily apretó su cuello suavemente y la soltó.

—Hanna no correrá.

Quinn gruñó, pero admitió.

—El Rover está afuera—hizo una pausa y se encontró con la mirada oscura—Buena caza, Centuri.

Ésta asintió con gravedad.

—Y a ti, Imperator.

Hanna caminaba junto a Emily, que estaba en silencio mientras cruzaban el Compuesto hacia el SUV que esperaba, las dos guardias cerca detrás de ellas.

La morena no la tocó, pero ella era consciente de cada respiración. Sólo había sentido tan agudamente a sus cachorros. Incluso los otros gatos en su Orgullo, con los que podía conectarse a grandes distancias, no resonaban tan profundamente en su conciencia.

Tal vez fue la sangre que habían compartido, y la idea no la repelía como lo hizo una vez.

Empujó a un lado la realización inquietante, tenía para sobrevivir a la noche. Luego encontraría una manera de ganar su libertad.

Dentro del vehículo, se sentó entre Emily y Aria en un banco largo atornillado a un lado del compartimiento trasero. La otra lobo se sentó frente a ella con la Vampiro que había visto en el pasillo frente al cuartel general de la Alpha.

Cabello castaño, ojos azules, delgada como un junco de acero. La otra, la maestra de Emily, se sentó en la delantera con un tercer vampiro que conducía. Una pequeña fuerza, pero eso era mejor.

Podían moverse rápidamente, y tendrían que hacerlo.

Los gatos a lo largo de la frontera estaban siempre en guardia contra los ataques de lobos, aunque no eran tan frecuentes como las incursiones de gato en el territorio de lobo.

Ahora, sin un Alpha para imponer incluso una apariencia de orden en los pequeños grupos fragmentados dentro del Orgullo, los gatos dominantes probablemente estaban luchando por la supremacía.

Enfrentando a los grupos ataque en las montañas tendrían centinelas.

Kitty miró a la parte trasera.

—Iremos hasta el área donde Emily te encontró y cruzaremos el territorio de los gatos. ¿Qué tan lejos puedes anticipar que tendremos que ir antes de encontrar a los que estamos buscando?

—Los humanos contrataron a tres o cuatro dominantes como guardias. Solían cazar en esta área, así que espero que, al menos uno de ellos siga estando alrededor.

—¿Qué harían si te olieran?—preguntó casualmente.

—Seguirme—dijo Hanna—, Hasta que pudieran reunir una fuerza y establecer una emboscada tan pronto como sea posible.

—Ellos te estarán buscando, ¿verdad?

La rubia de ojos azules se encogió de hombros.

—Ellos sabrán que no me quedaría en la tierra de la Manada más tiempo de lo necesario. Me habría ido en otro día si Emily no hubiera cruzado mi guarida.

—¿Dónde esperan que vayas?

—Tengo seguidores leales en el norte, pero después de que fui atacada, la mayoría de ellos se escondieron, temiendo que los que me expulsaron los cazarían a continuación. Yo iría ahí para reconstruir mis fuerzas.

Emily se volvió hacia Kitty.

—Quieres usarla como cebo.

Incluso corriendo con luces apagadas del Rover, la luz de la luna era suficiente para mostrar la salvaje sonrisa de la Vampiro.

—Esa probablemente será la manera más rápida de llamar la atención de los que buscamos. Enviaremos a Aria y Jake en una dirección como señuelos, y Hanna puede dirigirse hacia el norte por el sendero que ellos esperan que tome. Vamos a dividir sus fuerzas.

—Y la nuestra—la voz de Emily se había profundizado, su llanura de desagrado—Una vez que vuelvan a oler a Hanna en territorio de gatos, enviarán sus fuerzas más pesadas detrás de ella. No tendrá suficiente protección.

—Ella tendrá cuatro Vampiros como respaldo. Más que suficiente para manejar cualquier número de gatos.

Hanna había contado a tres Vampiros, pero luego se dio cuenta de que Kitty contaba a Emily como Vampiro. Para ella, la morena era Were, aunque sabía que ella no lo era completamente.

Pero tampoco era Vampiro.

La indiferencia remota que emanaba de los otros Vampiros faltaba en ella. Ella era fuego donde ellos eran hielo, ella era energía cruda donde ellos eran control elegante.

La morena tenía un sabor a la vida donde los otros irradiaban la oscura sombra de la muerte.

Emily era...otra.

Ésta gruñó suavemente.

—Si más gatos se han reunido en la región desde que Hanna desapareció, puede que necesite más protección de la que podemos darle. No nos ayudará si la atrapan y la destrozan.

—Si la atrapan—la vampiro frente a ellas comentó—Estarán aún más distraídos. Y nosotras tendremos lo que hemos venido a buscar.

—Recuerda tu puesto, Rafaela—dijo Emily con tanta suavidad mortal que los pelos de la nuca de Hanna se erizaron.

Ésta murmuró:

—Yo soy tuya para ordenar, Warlord, si está en servicio a mi Lieja.

Los caninos de Emily destellaron y el retumbar en su pecho se hizo más fuerte.

—Tú eres mía para mandar mientras viva, Maestra de la Guardia.

—Como digas, Warlord—Rafaela sonrió, su espectáculo de incisivos una sutil burla.

Hanna instintivamente deslizó su mano en el interior del muslo de la morena.

—No es un mal plan.

—No estás en toda su fuerza—dijo Emily en voz baja, llamas ámbar encendidas en sus ojos.

Los músculos debajo de los dedos eran de piedra. Acarició, dejando que las garras de su gato se extendieran lo suficiente como para perforar los pantalones de Emily.

Rompió la piel, su gato haciendo conocer su fuerza.

—Olvidas que soy una Alpha. Soy capaz de hacer lo que hay que hacer.

—No dejare que te hagas daño en los juegos de poder que no tienen nada que ver contigo.

Se calmó, desconfiada e insegura.

Siempre había estado sola. Desde que había sido un cachorro, había luchado por su lugar en el Orgullo, luchando por la posición que sus instintos la impulsaban a tomar.

Para dirigir, para proteger.

Nadie había estado entre ella y el peligro, y sólo su voluntad de morir para mantener su lugar le había ganado la lealtad de sus seguidores. No confiaba en está lobo que luchaba por un Vampiro, pero su gato siguió adelante.

Empujado más cerca, atraído por el instinto sobre la razón.

—Estaré bien. Y tú estarás cerca.

La mano de la morena cubrió la suya, la apretó contra su muslo.

—Entonces voy a correr contigo.

Se echó a reír.

—¿Un lobo en el territorio gato? Tú quieres traer a todo el mundo sobre nosotros.

—Mi lobo traerá a los dominantes, ¿verdad?

—Ella traerá a cada gato dentro de cincuenta millas.

Kitty se rió suavemente.

—Me gusta ese plan, Warlord. Después de todo, también podríamos aprovechar el lobo que albergas tanto como podamos.

Emily se volvió para encontrarse con la mirada de Kitty con ojos fríos.

—Mi lobo no va a ninguna parte.

—Veremos, ¿no?—murmuró Kitty—Y esta noche veremos lo bien que lucha.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 3:) el Jue Ago 30, 2018 9:32 pm

hola morra,..

es el momento de que emily demuestre lo que mas es,.. su lobo o vampiro!!!
una noche interesante!!! para todos jjaja

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5710
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por micky morales el Vie Ago 31, 2018 6:39 am

Esta batalla se esta alargando un poco para mi gusto!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7100
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 23l1 el Dom Sep 02, 2018 6:57 pm

3:) escribió:hola morra,..

es el momento  de que emily demuestre lo que mas es,.. su lobo o vampiro!!!
una noche interesante!!! para todos jjaja

nos vemos!!!






Hola lu, eso mismo!!! y kiero q sea un lobo! ajjaajajajaj. Dices tu¿? mmm¿? jajaajajajaj...q loquillos xD Saludos =D







micky morales escribió:Esta batalla se esta alargando un poco para mi gusto!!!!






Hola, =o si¿? mmmm y ya es aburrido dices¿? jajaajaj espero q este cap sea interesante xD Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 17

Mensaje por 23l1 el Dom Sep 02, 2018 6:59 pm

Capitulo 17




Hiram Corcoran estaba en la cama, pero no dormido, acostado en silencio en la oscuridad sobre su espalda mientras que su esposa, Penélope, respiraba suavemente a su lado.

Se quedó mirando el techo, lejanamente consciente del estruendo ocasional de tráfico fuera de su casa de la ciudad, sus pensamientos sobre su siguiente movimiento en un plan que se había puesto en marcha dos décadas antes.

Fue entonces cuando se dio cuenta por primera vez de una cepa genética transformada que sus investigadores habían pensado en un principio era una nueva mutación. Solamente una mayor investigación había revelado que la cepa era muy antigua-tan antigua como la humanidad- y los subhumanos que portaron la mutación habían estado viviendo entre los humanos, en algunos casos, incluso el entrecruzamiento, durante miles de años.

Su tatarabuelo había fundado la fortuna de la familia con una tienda de farmacias que se había convertido en un gigante farmacéutico, y ahora Corcoran Research era una corporación internacional que participaba en todo, desde la investigación médica hasta la bioseguridad clandestina.

Lo suficientemente malo que él y otros estadounidenses deberían tener que competir por el control de los mercados globales con la creciente oleada de naciones del tercer mundo, ¿pero para vivir lado a lado con los animales y las abominaciones no-muertos que piden ser tratados como ciudadanos?

Vería a todos ellos realmente muerto primero.

Ya había sacrificado más de lo que cualquier hombre debería tener en esta guerra su único hijo había sido asesinado por Weres.

Y pronto tendría su retribución.

Pensó en la explosión de López Industrias y esperaba haber paralizado la organización de Santana López lo suficiente para prevenir, o al menos retrasar, a sus científicos de estudiar los temas de su propia experimentación.

Nadie, ni siquiera los Señores de la Sombra Praetern con los que pretendía trabajar, conocía realmente su agenda a largo plazo-la erradicación de todos los últimos Praetern de la faz de la tierra.

Y no estaba solo en su deseo de ver el mundo curado de estas criaturas enfermas.

Sólo esperaba que no tuviera que mantener la pretensión de trabajar con los rebeldes Praetern mucho más tiempo. Detestaba su comportamiento primitivo y sus impulsos incivilizados.

Pensó en su último encuentro con Francesca, la líder de los Vampiros, y como lo había hecho aquella noche, su polla se endureció. Evidencia suficiente de que una criatura que podría hechizar a un hombre de su control no podía ser confiada entre los hombres inferiores.

Ella y su especie eran tan peligrosos como los animales, aunque superficialmente más sofisticados. Se rozó la palma de su mano sobre su erección y apartó la mano cuando el placer sacudió a lo largo de su espina dorsal. Respirando con fuerza, ignoró la presión en su entrepierna que exigió liberación.

No era un animal.

Cuando su teléfono celular vibró en la mesita de noche de caoba antigua junto a su cama, su primer pensamiento fue Clara. Tenía el molesto hábito de llamarle a casa incluso cuando le había recordado en múltiples ocasiones que no lo hiciera.

Su manera de demostrar que ella estaba en control y no tomó órdenes de él. Ella parecía creer que no era consciente de sus pequeñas jugadas de poder, pero no había alcanzado el pináculo de la supremacía política y financiera sin aprender a reconocer-y neutralizar-a aquellos que trataban de manipularlo.

Afortunadamente, Penélope habitualmente tomó una pastilla para dormir antes de acostarse y nunca despertó aun cuando dejó la cama en medio de la noche. Él deslizado las sábanas de algodón egipcio a un lado y sacó las piernas hasta el suelo, levantando el teléfono celular al mismo tiempo. Se levantó, agarró su túnica de una silla al lado de la cama y salió al vestíbulo antes de contestar.

—¿Sí?

—Hiram
—el saludable saludo de barítono fue instantáneamente reconocible y estaba instantáneamente alerta.

—Buenas noches—no saludar al hombre por su nombre, sin saber de su seguridad.

Su teléfono era ilocalizable, uno que cambió cuidadosamente cada pocas semanas, proporcionando el número de a sólo unos pocos muy selectos. Pero no confiaba en que nadie fuera tan cauteloso, incluso cuando debían hacerlo.

—Estoy en mi auto. Creo que deberíamos hablar, ¿no?

La pregunta no era realmente una pregunta, sino una orden.

Solía ser el encargado de organizar las reuniones y dar órdenes, pero en este caso, no tenía elección. Un hombre sabio reconoció el poder de otro y no desafió hasta que estuvo seguro de la victoria.

—Por supuesto. ¿Dónde y cuándo?

—Estoy dando vueltas al parque. Podría recogerte en la esquina de State and Lark, digamos, cinco minutos.

—Estaré ahí.


La llamada se desconectó sin ninguna otra cortesía, y se apresuró a entrar en su camerino. Deslizó un traje de su bolsa de limpieza de plástico transparente y lo depositó cuidadosamente sobre una silla atrás y luego se puso unos boxers, una camisa blanca nevada y calcetines oscuros.

Pensó en una corbata, pero decidió no hacerlo. Podía ser casual, considerando la hora.

Después de ponerse los pantalones y la chaqueta, se puso unos zapatos de vestir, cogió su abrigo de lana y se apresuró a bajar por las anchas escaleras centrales. La puerta de los cuartos de los criados en la parte trasera de la sala del primer piso se abrió y su asistente salió.

William estaba vestido como podría estar para el comienzo de un día regular de trabajo en pantalones oscuros conservadores, camisa apretada y corbata. Tenía el cabello bien peinado.

—¿Puedo ser de ayuda, señor?

—No, gracias. Sólo salgo por unos minutos—confiaba en William, que había estado con él durante casi veinticinco años, completamente-incluso más que su esposa.

Su asociación fue más allá de la profesional, pero se detuvo brevemente de la amistad, por supuesto. William era soltero, y Hiram había sido consciente durante años de la atracción por él.

Él no devolvió el interés-nunca había tenido sentimientos antinaturales en ese sentido, aunque nunca desalentó el apego de William.

Quizás sutilmente lo alentaba.

El afecto fortaleció la lealtad.

Sonrió y esperó a que William se uniera a él, agarrando brevemente el brazo dejando su mano ahí mientras hablaba.

—Aprecio que estés tan disponible, pero estaré bien esta noche.

—Muy bien señor.

—¿Te veré en el desayuno, entonces?—sonrió al encontrarse con la mirada de William.

—Por supuesto.

—Bueno. Buenas noches, William.

—Buenas noches señor.

William desapareció tan rápidamente como había surgido, ysalió a la noche fría y clara. Una limusina paró en la esquina, y rápidamente miró hacia arriba y hacia abajo de la hilera de casas de piedra. Un taxi rodeó el parque, pero las calles estaban vacías. Se dirigió rápidamente hacia la esquina, y cuando se acercó a la limusina, la puerta trasera se abrió.

Se deslizó en el espacioso asiento trasero del Town Car y cerró la puerta mientras se alejaba.

El hombre aristocrático de cabellos plateados que se encontraba frente a él, sopló lentamente un cigarro fragante. Un escudo de privacidad los separaba del conductor.

—Senador—dijo en un tono educado pero no deferente—¿Cómo podría ayudarle?

—Creo que podríamos ayudarnos mutuamente—dijo el senador Daniel Weston—Tú y yo podríamos tener un interés común o, mejor dicho, una adversaria común.

—No me sorprendería—dijo Hiram, cuidadosamente sin comprometerse—Tú y yo parecemos ser de mentes similares en muchos asuntos importantes del día.

—Lo hacemos. Lo hacemos—el senador de Nueva York sacó una caja de cigarros de plata del bolsillo interior de su chaqueta de traje a de corte personalizado, la abrió y la tendió en su dirección—Prueba uno. Son...importados. Mezcla muy fina."

Normalmente no fumaba, pero tomó el cigarro, lo pasó lentamente por la nariz y asintió.

—Excelente.

El senador extendió un encendedor dorado, su llama parpadeante. Tomó su tiempo encendiendo el cigarro, permitiendo que el humo circulara en su boca antes de que exhalara.

—Es refrescante ver a un hombre con gustos exquisitos y un sólido conjunto de principios morales que nos representan en estos tiempos difíciles. Por eso siempre estoy feliz de contribuir a sus esfuerzos de campaña.

Lo cual hizo, muy generosamente también.

—Siento lo mismo con tus esfuerzos en el sector privado—dijo Weston mientras el auto se deslizaba por la noche—Si todos los que tuviera que tratar comprendieran la importancia de manejar algunos temas con cautela. Santana López, por ejemplo, ella y la Coalición para los Derechos Praetern están impacientes con el manejo de la ley de igualdad de derechos por parte de mi comité, pero esas cosas no se pueden precipitar.

—No—dijo con voz suave—, No pueden hacerlo—el comité de Weston demoró la votación durante meses, pero Hiram sospechó que no podía demorarse mucho más—Pero no puedes esperar que algunos...individuos...entiendan cómo funciona un sofisticado sistema de gobierno.

Weston se echó a reír.

—Si bien. Normalmente un poco de presión para apresurar las cosas a lo largo no me molestaría, pero ella también está creciendo más popular, y en la política, la popularidad es poder.

—Parece que está ganando una parte sustancial de la población humana—asintió.

Y era precisamente por eso que estaba tratando de convertir la opinión humana contra López y sus animales. El resto del mundo necesitaba verlos como la amenaza que siempre había sabido que eran.

—El desafortunado incidente en su instalación esta mañana probablemente la distraiga por un corto tiempo—reflexionó Weston—, Pero no estoy seguro de que sea una solución a largo plazo.

—Los Praeterns tienden a ser violentos por naturaleza—observó—No me sorprendería si uno de los suyos se oponía a su creciente superioridad y la naturaleza tomó su curso.

—Eso resolvería cualquier número de problemas—el senador bufó silenciosamente durante otro minuto—Entiendo que este grupo marginal que tomó el crédito por la destrucción en López Industrias ha estado atacando a otros laboratorios.

No podía admitir que ejecutaba laboratorios secretos experimentales, pero sospechaba que Weston tenía casi tantos espías como él. Indudablemente había habido rumores.

—¿Los activistas de los derechos de los animales? Sí, están llegando a ser una molestia.

—Me imagino que se necesitarán fondos considerables para reconstruir una instalación como esa.

—Indudablemente, y por supuesto, cuanto más tiempo se tarda en reconstruir, mayor es el retraso en encontrar formas efectivas de enfrentar fuerzas potencialmente destructivas en nuestro medio—esperaba que la reubicación de los laboratorios de Clara le costara un millón o dos, posiblemente más si quería que los experimentos volvieran a estar en línea dentro de unas semanas.

—Superviso varios comités que pueden ser de ayuda para facilitar la recuperación de esas instituciones. Por supuesto, yo no estaría directamente involucrado.

—Entiendo que la Dra. Clara Standish está llevando a cabo cualquier número de estudios de investigación importantes—dijo manteniendo su propia distancia de rendición de cuentas.

—Sí. Ella es aparentemente muy capaz y bastante...realizada.

—Estoy seguro de que podría explicar la gravedad de la crisis y la importancia de estos estudios para alguien que tú designaras.

Weston sonrió.

—Bien entonces. Creo que deberíamos ser capaces de aclarar estos asuntos preocupantes muy rápidamente, ¿no?

—Absolutamente—acababa de recibir el pago de un senador de Estados Unidos para asesinar a Santana López, no porque no hubiera planeado hacerlo. Pero ahora tenía protección—Si hay algo más que quieras discutir, llámame en cualquier momento.

—Espero verte en la recaudación de fondos.

Extendió la mano y el senador la sacudió.

—Por supuesto.






*****


El Rover se detuvo en la sombra de un saliente rocoso y los dos vampiros en la parte delantera salieron.

Un momento después, las puertas traseras se abrieron y Kitty se perfiló a la luz de la luna, tan silenciosa como una espada brillante.

Siseo en voz baja.

El olor de Vampiro era tan sutil, tan extraño, que a menudo no podía decir que estaban cerca.

Era bueno cuando eran amigos, mortales cuando eran enemigo.

—Estamos a sólo unos pocos cientos de yardas de la frontera—dijo Kitty—Los Weres cruzarán como un grupo y los seguiremos.

Emily salió y Hanna siguió con las otras dos Weres. La Vampiro que había estado sentada frente a ella se había ido—se metió en la oscuridad más rápido de lo que sus ojos podrían seguir.

Su gato gruñó con disgusto, queriendo estar lejos de estas extrañas criaturas muertas-pero-no-muertas.

—Voy a correr con los Weres—dijo Emily, subrayando su lugar con los Vampiros mientras reclamaba su separación.

Su esencia de Vampiro podría estar al servicio de Kitty, pero estaba separada de los demás.

La ojiverde continuó como si la morena no hubiera hablado, reconociendo en silencio el plan.

—Tan pronto como los gatos recojan tu olor, Jake y Aria se dirigirán al sur, sacando al menos algunos de los grupos rebeldes. Con suerte, una vez que el olor de Hanna sea reconocido, los dominantes la seguirán.

Su piel hormigueada, tan inquieta como su gato.

Nunca había corrido con nadie antes. Nunca había peleado con nadie antes. Estos Vampiros y Weres eran todos soldados, y trabajaban como una unidad entrenada.

Era la solitaria en el grupo, y se preguntó si moriría sola esta noche.

La morena deslizó su mano sobre su cuello.

—Recuerda, que no puedo escalar tan rápido como tú puedes, por lo menos, no árboles. En cualquier otro lugar, puedo seguir.

—Vas a estar en desventaja en el suelo. No serás capaz de escapar de un gato. Somos más grandes y más rápidos y más fuertes.

La morena se echó a reír.

—Soy un centuri. He luchado contra todo tipo de adversarios, incluyendo algunos de tus gatos. Todavía estoy aquí. Ellos están todos muertos.

—Tu arrogancia te va a matar, Lobo.

—No te preocupes por mí, Gato. Eso sí, no intentes escapar—le apretó el cuello, una caricia más que una demostración de fuerza, el tipo de toque que nunca había conocido.

Se estremeció, pero su gato se acomodó.

Nunca había estado tan en desacuerdo con su gato antes, cuidadosa cuando su gato no lo era, deseando correr de un toque que su gato parecía anhelar.

Se habría alejado del asimiento del lobo sobre ella, pero un instinto la mantuvo en su lugar.

—No conoces estas montañas, y nos moveremos rápidamente.

—Llevo tu esencia en mi sangre—susurró Emily, su cálido aliento contra su garganta—Siempre voy a saber dónde estás. Incluso si corres.

Había pensado en ello, correr.

Una vez que estuvieran en el bosque, en su propio territorio, sabría cada sendero, cada paso, cada escondite. Podía dejar a los Weres y los Vampiros muy atrás. Ella podría tener que luchar su camino al santuario en el norte, pero ella habría tenido que hacer eso de todos modos.

Estaba preparada para las sangrientas batallas.

Pero si se escapaba, estaría dejando a sus cachorros. Y más que eso. Dejaría a Emily sola para enfrentarse a un grupo de gatos salvajes que no pensarían en desgarrar a un lobo solitario en pedazos.

—Sólo trata de mantener el ritmo—gruñó.

La más alta se echó a reír, y ella no pudo evitar apoyarse en ésta. Su gato exigió el contacto y ella también lo quería. El cuerpo de Emily estaba caliente y duro, y su fuerza había sido la única esperanza que se había permitido sentir desde mucho antes de que fuera capturada.

Antes su único pensamiento había sido sobrevivir el tiempo suficiente para ver a sus cachorros lo suficientemente independientes como para vivir sin ella.

Los otros Vampiros salieron de la oscuridad al lado de Kitty como si fueran sombras dando forma. Zahn dijo:

—El camino hacia la tierra del Orgullo está despejado, Lieja.

—¿Estás lista, Warlord?—preguntó Kitty.

—Sí—dijo Emily, acariciándole el cuello una vez más antes de retirar su mano.

—No vamos a intervenir hasta que señales que has encontrado a los gatos Were que queremos—le dijo Kitty—Trata de no matarlos.

—Si no luchamos para matar, no tendremos mucho tiempo.

La ojiverde sonrió, una sonrisa tan fría y letal que sus garras rasgaron a través de su piel.

—Entonces es mejor que te quedes con vida.

—Y es mejor que seas tan buena como dices que eres, Vampiro.

La rubia se rió, rosando la mejilla con una caricia fugaz.

—Espero que seas tan fuerte como eres valiente…y tonta.

Gruñó, pero su gato se arqueó ante el extraño calor helado.

—Hasta más tarde, Warlord—murmuró Kitty, y luego se fue.

La morena respiró profundamente y ella misma abrió a su lobo. En un instante resplandeciente, cayó al suelo en la piel. Su espíritu vino a la vida mientras el aire fresco entraba por la nariz y el aroma de bosque de pinos y picante y picante inundaron sus sentidos.

A su derecha, un lobo marrón fornido y uno delgado y plateado de rayas blancas se agazapaban, temblando, esperando su iniciativa. Echó un vistazo a su izquierda, donde un enorme león de montaña se movía incesantemente de un lado a otro, su gran cabeza balanceándose de un lado a otro mientras observaba el bosque, sus orejas parpadeando, sus labios apartados de sus poderosas mandíbulas.

Dejó de pasearse y miró a Emily firmemente.

Ésta retumbó suavemente y trotó hacia adelante hasta que estaban casi nariz con nariz.

¿Lista, gato grande?

Hizo un sonido como un resoplido disgustado, sus ojos verdes inclinados brillando con energía y poder.

rata de no perderte.

Emily, más pequeña por casi a la mitad, pero Vampiro fuerte, le golpeó duro el hombro y bordeó fuera de su alcance cuando una enorme pata le golpeó. Dibujando sus labios de nuevo en un desafío de burla, ella salió corriendo hacia el bosque.

Estaba a su lado en un instante, y juntas, corrieron hacia la noche para cazar a los cazadores.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por micky morales el Lun Sep 03, 2018 6:16 am

Desgraciado Hiram, si piensa que le sera facil acabar con Santana creo que se llevara una gran sorpresa!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7100
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 23l1 el Lun Sep 03, 2018 6:46 pm

micky morales escribió:Desgraciado Hiram, si piensa que le sera facil acabar con Santana creo que se llevara una gran sorpresa!!!!





Hola, sii!! que se cree :@ Jajajajajajaja pienso igual y espero sea así la vrdd! jajajaj no sabe con la chichita que se esta curando! JA! Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 18

Mensaje por 23l1 el Lun Sep 03, 2018 6:48 pm

Capitulo 18





Brittany observó cómo la noche se reflejaba en un claro claroscuro de formas distorsionadas y hebras de luz de luna mientras Quinn conducía al Rover hacia las afueras de Albany, manteniéndose alejada de la interestatal y coqueteando con los límites de velocidad.

Santana quería que sus negocios en Nocturne concluyeran bien antes del amanecer. El club de vampiros al amanecer no era un lugar que ninguno de ellos quisiera estar, los humanos y los Praeterns que frecuentaban el club vinieron por el sexo y el éxtasis de la mordedura del Vampiro, pero los Vampiros sólo tenían un deseo.

Eran cazadores y el club era su campo de caza-estaban ahí para la sangre. Y al amanecer, con la amenaza del fortalecimiento de los rayos UV que debilitaría a todos y podría inmolar a algunos, estarían en un frenesí de alimentación.

Ella y Santana y los otros Weres dominantes probablemente podrían luchar contra un puñado de Vampiros sangrientos.

¿Pero unos pocos cientos?

Prefería no probar la habilidad de su morena para canalizar telepáticamente toda la fuerza de la manada.

Montó en la parte trasera del Rover con Verónica junto a ella y Andrew al otro lado del camino. Ambos estaban agitados, lo cual no la sorprendió.

Un viaje a Nocturne por lo general pone a cualquier lobo en el borde. El lugar era un pozo de sangre-grueso con feromonas sexuales y el sabor de la sangre fresca-más que suficiente para desencadenar los impulsos agresivos de cualquier Were.

Además de eso, incluso el lobo más fuerte era susceptible la esclavitud, y para un lobo, la idea de estar fuera de control o controlado por un enemigo más fuerte, más dominante era peor que la muerte.

Andrew retumbó en silencio, y ella podía sentir su lobo dando vueltas inquieto, sospechoso y listo para luchar. Ella se deslizó a través del espacio y deslizó su brazo alrededor de sus hombros.

Él inmediatamente se frotó la mejilla contra la suya. Su incomodidad rodó sobre ella en olas oscuras-más inquietud que sólo un viaje a Nocturne debería inducir.

—¿Qué sientes?—preguntó—¿Una trampa? ¿Algo que la Alpha necesita saber?

—No. Yo…no. Nada de eso. Lo siento—él arrastró las manos arriba y abajo de sus muslos, sus garras haciendo sonidos de rasguños ligeros en los pantalones de cuero—Nunca me ha gustado ir ahí. La mayoría de las veces, estoy conduciendo, así que sólo espero en el coche.

Sabía que Santana solía visitar el club, que veía a Francesca y que ésta había sido su amante.

Lo entendió, y aún su lobo gruñó salvajemente.

Su rabia posesiva transmitió a Andrew, y él se estremeció. Si no hubieran estado en el SUV, probablemente él se habría caído de rodillas. Respiró hondo, se acomodó. Recordó a su lobo que Santana era suya y sólo suya.

No podía permitir que su morena entrara en una trampa, y Andrew no era él mismo.

—¿Hay alguna razón particular por la que no quieras entrar?

Andrew se quedó mirando el suelo, entre sus muslos largos y delgados.

—Había un Were, un lobo en nuestra Manada, solíamos estar cerca. Estábamos en la formación sentrie. Pensé que seríamos centuri juntos.

—¿Cerca del apareamiento?

—No lo sé. Había esperado, pero había dificultades.

Se preguntó por la reticencia de Andrew a dar detalles. Los Weres eran pansexuales hasta la adolescencia, y algunos permanecían así, por lo que dudaba que su vaguedad tuviera que ver con el género. Por alguna razón él no quería que ella supiera la identidad del Were.

Su silencio lo animó a continuar.

—Fuimos ahí una noche. No sé por qué. Jóvenes y estúpidos, supongo. Pero nosotros habíamos oído que muchos otros Weres fueron ahí, y que el sexo era... impresionante—él hizo una mueca y se pasó una mano por su grueso cabello castaño rojizo.

Su miseria era palpable.

Le frotó la espalda, permaneciendo cerca, dejándolo apoyarse en ella por seguridad y comodidad.

—Puedo entender el atractivo. Y los vampiros son muy hermosos, todos ellos.

Él le lanzó una mirada, su expresión intensa.

—Ninguno de ellos se acercan a ti, Prima.

Casi sonrió, tocada por el amor y la lealtad de los centuri que la custodiaban a ella y a Santana, no sólo físicamente, sino emocionalmente y espiritualmente también.

Estos Weres morirían por ellas sin un solo pensamiento. Y más allá de dar sus vidas, dieron sus corazones.

Su garganta se tensó y deslizó su mano hacia su cuello.

—¿Qué pasó?

—Nosotros...Estaba tan lleno de gente, tantos cuerpos, tantos sonidos. El olor de la sangre y el sexo estaba en todas partes, tan potente. Mi lobo prácticamente se volvió loco.

—Puedo imaginar.

Andrew la miró.

—El de él también.

—Dijiste que eras joven. Los lobos adolescentes tienen dificultad para controlar los impulsos.

Él suspiró.

—Estábamos justo fuera de la formación sentrie, pero aún así lo suficientemente mayor.

Unos buenos diez años antes, supuso. No podía recordar haber visto a Andrew con nadie, pero él no podría haber permanecido célibe durante todo ese tiempo. Incluso unas pocas semanas sin enredos era una dificultad biológica para un Were.

—¿Qué pasó?

—Pasamos la noche, o la mayor parte de la noche, con un Vampiro u otro. A veces más de uno a la vez. Era todo lo que los rumores habían dicho que sería-intenso, alucinante. Éramos jóvenes y fuerte, y la única razón por la que nos detuvimos fue que salió el sol y los Vampiros desaparecieron—su voz había adquirido una cadencia torturada—Cuando me fui, tuve el suficiente sentido de mirar hacia atrás durante la noche y saber que nunca la quería de nuevo. Pero él lo hizo.

—Sucede rápidamente para algunos. La adicción a la sangre.

—Lo sé. No sé si fue la sangre o el sexo, o ambos, pero no pudo apartarse. Y yo no podía ir con él.

Los Weres no apareados no eran posesivos o celosos, y el acoplamiento ocasional era normal. Pero una vez que el frenesí de apareamiento comenzó, los lobos eran brutalmente posesivos, y Andrew era un dominante.

—Tú debes de haber sido serio.

—Yo era lo suficientemente serio de que me habría apareado con él.

—Lo siento. ¿Qué le sucedió?

—La Alpha sabía, Alpha siempre lo sabe. Ella decidió que era mejor si no trabajamos juntos. Enoch es jefe de unidad en López Industrias, trabaja en seguridad. Él vive fuera del Compuesto. No nos vemos el uno al otro mucho.

—Si la Alpha sabía que estarías incómodo esta noche…

—No—dijo Andrew rápidamente—Mis sentimientos personales tienen nada que ver con mi responsabilidad con la Alpha y el otro centuri. Voy a ir a donde me necesitan—aus hombros se relajaron y su voz se suavizó—Estoy bien, Prima. De Verdad. Siento haberte perturbado. Sólo los malos recuerdos.

—No es ninguna perturbación. Y...si alguna vez quieres hablar de ello otra vez, estoy aquí.

Él agarró su mano y frotó su mejilla contra sus dedos, su angustiado retumbar se aquieto

—Gracias, Prima.

Le acarició el pelo.

—No tienes que agradecerme. Eres nuestro lobo.


Se acomodó junto a Verónica.

Estaban a sólo unos cuantos kilómetros del club, y Verónica parecía tan antinaturalmente tranquila ahora que Andrew había estado agitado.

Se preocupó de que la atmósfera decadente dentro del club lanzara a Verónica de nuevo a la pesadilla que había escapado tan recientemente. Había sido brutalizada por un Vampiro en los laboratorios, sabían eso por las marcas de mordidas en su cuerpo y lo poco que Verónica podía recordar, aunque aparentemente sus peores torturadores habían sido humanos.

Pero Santana había estado segura de que ella estaba lista, y Santana conocía a sus lobos como nadie más podría hacerlo.

—¿Cómo te sientes acerca de ir a Nocturne?

—Estoy bien—dijo Verónica, con la mirada fija al frente.

Su tono era uniforme, controlado. Su lobo parecía tranquilo, prácticamente dormitando. Ella no parecía ansiosa, pero al mismo tiempo, traerla en medio de cientos de vampiros alimentándose y Weres enloquecidos por el sexo podría no ser una gran idea tan pronto después de su trauma.

—Si te sientes amenazada…

—Puedo hacer lo que la Alpha necesita que haga—dijo Verónica. Su voz estaba llena de orgullo, y Brittany comprendió de repente que ella estaba juzgando a Verónica por los estándares humanos, cuando las motivaciones humanas y los temores no se aplicaban.

El camino más rápido para Verónica para sanar era tener la confianza de sus compañeros Weres y, más especialmente, su Alpha. Ser invitada a contribuir a una misión, probablemente haría más para salvar su espíritu dañado que cualquier cantidad de simpatía o empatía podría.

—Estaba un poco preocupada, pero veo que no necesitaba estarlo.

La pelinegra le lanzó una mirada, con las cejas juntas.

Sonrió y le apretó el brazo.

—Me preocupaba que te resultara difícil. Sólo has estado en casa unos días—empezó a protestar, pero continuó—Santana me recordó que tú eres un lobo y que te pondrías de pie.

La más baja aspiró un suspiro, sus ojos brillaban.

—Sí. Lo haré.

La abrazó.

—Lo sé.

El lobo de Verónica disfrutaba de la confianza de la Alpha y la Prima, pero ella no estaba preocupada por visitar Nocturne. Desde el momento en que Quinn había venido a decirle que ella iría en una misión con la Alpha a la fortaleza del Vampiro, había estado llena de emoción.

Más emoción que sólo una caza.

Más emoción, incluso, que servir a la Alpha.

Algo más.

Algo que venía de un lugar que ella no entendía.

Su sangre corrió, su lobo se alzó y caminó frenéticamente. Su cuerpo se sentía vivo de una manera que no lo había hecho desde antes de que ella había sido capturada y llevada a ese lugar. Su vientre estaba apretado con anticipación, el pelaje se espesaba muy abajo en el centro de su abdomen.

No tenía miedo de ir a Nocturne. No podía esperar.






*****


Hanna corrió y los lobos corrieron con ella.

Emily era rápida, tan rápida como la mayoría de los gatos, y mantuvo el ritmo de ella, trotando cerca de su hombro derecho. Las otras dos, silenciosas y rápidas como espectros, se quedaron atrás, guardando sus flancos.

Ella había cazado lobos antes, había sido cazada por ellos, pero esto era diferente. Imaginó cazar con Emily a su lado, conduciendo presas entre ellas, dando vueltas, acechando, persiguiéndolos.

Arrastrando el cadáver de vuelta a su guarida en la montaña para alimentar a los cachorros, enseñándoles a cazar, enseñándoles a dirigir un día. Gruñó y sacudió las extrañas imágenes de su cabeza. Imágenes incorrectas.

Lobos. Vampiros. No amigos.

Algo por ahí—Emily señaló.

Hanna alzó el hocico, olfateó el aire.

La morena tenía razón.

Gatos, media docena o más, se aproximaban rápidamente. El lobo no debería haberlos olidos primero. Pero el Vampiro, ella no sabía nada sobre el Vampiro.

Incorrecto.

Avisa a tus lobos—respondió

Ya lo hice—Emily le golpeó el hombro—¿Qué sigue, gato grande? Tú tierra. Tú mandas. Diles que se echen atrás. Cuando los gatos se acerquen un poco más, deben romper nuestro camino y oscilar hacia el este y luego hacia el sur.

—Hecho.
—se desaceleró, buscando un resplandor de la conciencia distintiva del gato-ágil y rápido, inteligente y mortal.

Más cerca ahora.

Los lobos deben mantenerse en tierra alta. Serán vulnerables hasta que lleguen a la frontera de Santana.

—Los Vampiros los mantendrán a salvo.


Resopló.

Son aliados.

—Por ahora.


Los ojos de Emily brillaban como lobo puro.

.

Cortó bruscamente a la izquierda, dirigiéndose hacia el norte. Emily siguió el ritmo y Jake y Aria retrocedieron aún más.

Sintió que los gatos que se abalanzaban sobre ellas a un ritmo furioso claramente ahora. Cuatro, cinco, seis dominantes, llegando rápido.

Tendremos que luchar.

La morena gruñó suavemente.

Jake y Aria se dirigen al este ahora. ¿Hay alguno siguiendo?

—Dos.


Los caninos de Emily destellaron.

Entonces, emboscaremos el resto. Sólo nos cansaremos si seguimos corriendo.

—Son gatos salvajes, salvajes con nada más que muerte en sus mentes.


Emily gruñó, incapaz para percibir otra cosa que no fuera rabia pura. Si los gatos que estaban buscando estuviesen entre éstos, tendrían dificultades para mantenerlos fuera en una lucha abierta, incluso el tiempo suficiente para que Kitty y Zahn los hicieran caer.

Ella era una Vampiro, incluso si ella estaba corriendo en piel. Podía soportar casi cualquier tipo de lesión-por lo menos, su parte vampiro podía. El fuego no la había herido, y ella había caminado bajo el sol.

Pero si un gato rasgara su garganta abierta o rasgara sus entrañas libre, no estaba segura de cuánto tiempo tomaría en sanar. Y no podía dejar a Hanna desprotegida.

Tú toma los árboles. Yo los atraeré. Cuando Kitty llegue a nosotras, tú coges al que queremos. Podemos matar a los demás.

Ellos te dominarán antes de que ella llegue a nosotras.

Emily resopló.

No lo harán. No soy lo que piensas.

Tú no sabes lo que pienso, Lobo—la golpeo con una enorme pata, prácticamente haciéndola tropezar.

Las garras arañaron su hombro, no lo suficientemente profundo como para lastimar, pero el temperamento detrás era potente.

Emily se zambulló bajo y mordió el vientre de Hanna.

¿Quieres recuperar tus cachorros o no?

Siseó.

¿Qué te hace pensar que no voy a correr y dejarte a los gatos salvajes?

No lo harás.





*****


Betty vació su copa de oporto y colocó el vaso de cristal en el aparador Queen Anne de mármol, en el salón de Francesca.

Su sangre se despertó con una prisa, y ella cuidadosamente se acercó con su mente, buscando la fuente de la estimulación. Lo encontró, y su corazón, lleno de la sangre que había tomado de Clara y los Weres sin nombre arriba, latía más rápido.

Visitantes.

Aquella cuya sangre aún permanecía en sus células la llamaba como un susurro secreto en la oscuridad. Sus incisivos perforaron hacia abajo y su estómago se tensó.

Debe encontrarla.

Estamos a punto de tener invitados—dijo casualmente.

Francesca, aparentemente aún no reconocía a sus visitantes, descansaba en el diván bebiendo su vino y jugando con Raymond. Sacudió una ceja esculpida.

—¿Oh? Parece que es una noche para los visitantes. Qué divertido.

—Estos pueden no ser tan cordial como los otros—inclinó la cabeza hacia el otro sofá donde Clara dormitaba en el estupor post-orgásmica—Es Santana y un grupo de lobos. Parece muy intensa.

—¿Cuando no es así?

Francesca se rió con deleite y se levantó. Su bata de seda azul pálido, ligeramente atada a la cintura, se abrió para revelar su voluptuoso cuerpo a través de la bata pura debajo.

Ella rozó una mano sobre sus pechos, y sus pezones se endurecieron bajo el delgado tejido.

—Oh, esto sólo se pone cada vez más y más interesante.

—Yo no creo que sea conveniente para la Dra. Standish estar aquí cuando llegue Santana.

—No, ni el Were durmiendo de su pequeño interludio conmigo por el pasillo. Que alguien lo despierte y lo saque por la parte de atrás—se inclinó sobre Clara y la besó—Clara, cariño.

Los párpados de la humana se abrieron, sus iris amplios y vidriosos.

—¿Qué? Yo...—parpadeó varias veces, la conciencia volvió más rápido de lo que Francesca podría haber esperado. Se puso en pie—Lo siento mucho. Qué grosero de mi parte. Me temo que estaba completamente deshecha.

Francesca rozó su dedo pulgar sobre la boca y la besó de nuevo.

—Estuviste maravillosa, querida. Y yo soy la que la siento. Tengo una reunión inesperada. Voy a tener que dejarte.

—Entiendo—Clara, su voz más fuerte y su expresión compuesta, enderezó su ropa—Fue maravilloso de tu parte verme en absoluto.

—Créeme, fue un placer—Francesca señaló mentalmente a Luce, quien llamó a la puerta unos segundos más tarde.

Raymond fue a contestar.

—¿Sí, Señora?—Luce entró, su piel ligeramente enrojecida por una alimentación reciente.

Se había puesto una camisa blanca ajustada y pantalones negros.

—Por favor, ve que la Dra. Standish llegue a casa y cuida de cualquier cosa que ella pueda necesitar.

—Por supuesto, Señora—Luce inclinó la cabeza—Sera un placer.

—Coge mi limusina. Está en la parcela privada. Puedes evitar las multitudes en el club de esa manera.

—Sí, Señora—Luce extendió una mano a Clara—Dra. Standish.

Ésta le agarró la mano y se puso de pie, inclinándose ligeramente hacia el lado de Luce.

Miró a ella y luego a Francesca.

—Gracias de nuevo. Espero verte de nuevo muy pronto.

Francesca sonrió.

—Lo harás, querida.

—Buenas noches, entonces.

Francesca esperó hasta que volvieran a estar solos.

—Bien. Espero que sepamos por qué Santana está aquí. ¿Qué sugieres que le digamos?

Pensó en Verónica y en los recuerdos que había borrado para que no recordara su tiempo juntas.

No había querido que Verónica supiera que había sido la que la forzó al orgasmo como parte de los experimentos de Clara Standish, o que se había perdido en la sed de sangre cuando la sangre de la pelinegra la llenó.

Se había visto obligada a borrar la memoria de Verónica de venir a ella en el bosque y ofrecerse a sí misma.

Del sexo y la sangre que habían compartido entonces.

Podía desterrar a los recuerdos de la alimentación, pero no el vínculo que ahora las conectaba. Verónica no lo recordaba y Francesca no podía saberlo. Verónica era una debilidad, y la vampiro explotaba las debilidades, especialmente en las personas cercanas a ella.

—Sugiero no ofrezcamos nada y recordemos que cuando esto haya terminado, los más fuertes sobrevivirán, y yo no pondría mi dinero en los humanos.

Le pasó un dedo por la mandíbula su y la besó, lenta y profundamente.

—Yo tampoco, cariño. La única en la que confío eres tú.

—Y yo, en ti Maestre—deslizó un brazo alrededor de la cintura de Francesca y la acercó.

El cuerpo de Francesca moldeó el suyo, mientras que arriba, Verónica estaba cada vez más cerca.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 3:) el Lun Sep 03, 2018 9:17 pm

hola morra,...

un poco mas de acción estaría bueno!!!
a ver como va la casería??

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5710
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 23l1 el Mar Sep 04, 2018 6:45 pm

3:) escribió:hola morra,...

un poco mas de acción estaría bueno!!!
a ver como va la casería??

nos vemos!!







Hola lu, jajajaajajajaj kieres lucha! Jajajaajaj aki dejo mas para ver q onda. Saludos =D






avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 23l1 el Mar Sep 04, 2018 6:46 pm

Capitulo 19






Hanna saltó en un alto nogal, sus anchas ramas gruesas, formando una escalera perfecta para la escalada y escalar y su cubierta de hoja densa que la protegía del suelo.

Debajo de ella, Emily se desaceleró a un trote en un pequeño claro rodeado de denso acebo y arbustos de hoja perenne, permitiendo intencionadamente que los gatos convergentes se acercaran.

Se agachó, lista para saltar, su cola chasqueando enojada.

No me gusta esto.

No te pongas nerviosa, gato grande—Emily le lanzó una mirada, los labios fruncidos, la piel erizada.

Tendrás tu turno.—le siseo.

No dejaba que otros lucharan sus batallas y no podía sentir a los Vampiros, no confiaba en ellos para proporcionar respaldo.

La morena estaba sola, y no importaba lo feroz que ella era en una pelea, era un lobo contra cuatro gatos.

Cuatro gatos más grandes.

La morena se giró a su derecha cuando el primer gato rompió de la maleza, un macho que ella no reconoció por la vista ni el olor. Muchos de los gatos eran extraños, que vivían aislados en los bolsillos densamente boscosos, donde se dedicaban a vivir de la tierra y rara vez se aventuraban en áreas asentadas o asociadas con otros gatos.

Él cargó hacia Emily, y ésta salió de su camino, burlándose de él con una rápida mordida en su pata trasera. Él rugió un desafío y saltó de nuevo. La morena era rápida, más rápida que cualquier lobo que Hanna había visto.

Ella cruzó el pequeño claro por debajo, casi demasiado rápido para que la siguiera, entrando y saliendo de la maleza, conduciendo primero a un gato y luego a otro en una persecución giratoria.

El siguiente gato que se sumergió en el claro era uno que reconocido.

Él era un superviviente, el líder de un pequeño grupo de Weres que se congregó en el extremo norte de New Hampshire en un recinto fortificado, fuertemente armado y una ley para sí mismos. Habría vendido sus servicios a cualquiera, y lo había hecho.

Debajo de ella, Emily giró para hacer frente a la nueva llegada, el macho más grande y claramente el líder. La acechó, pareciendo disfrutar de tomar su tiempo. Mientras la atención de la morena se concentraba en él, otro gato, una hembra, se lanzó hacia ella y le clavó las garras por el flanco.

La sangre empapó instantáneamente su piel, pero ella no hizo ningún sonido, no mostró evidencia de dolor. Ella era más fuerte de lo que esperaban, pero había cuatro de ellos y sólo uno de ella, y ellos eran cazadores experimentados.

Rápidamente se dieron cuenta de que la forma de dominarla era atraparla entre los cuatro.

Ellos retrocedieron y rodearon, convergiendo lentamente en el pequeño claro con la morena en el centro, atrayendo el lazo más apretado. Gruñó suavemente en su garganta.

Ella no esperaría mucho más tiempo por los Vampiros que podrían nunca venir.

Emily se lanzó contra el macho grande, chasqueando en su garganta, sacando sangre, pero ella no podía tirarlo abajo. Él la arrojó fuera, un feroz palo en su cabeza la golpeó a través del claro.

Antes de que ella pudiera levantarse, dos de los otros gatos se abalanzaron, mordiendo y arañando.

La sangre empapó el suelo.

Se preparó para atacar.

¡No! Quédate atrás. Estoy bien.—Emily los sacudió, dio un rodeo y cortó sus caninos a través de la garganta de la hembra más cercana a ella.

La gata gritó, la sangre salió de su garganta y cayó al suelo, retorciéndose de la herida mortal. La morena retrocedió, manteniendo a los otros tres en su mira. Cojeaba, su pata trasera dañada por una profunda herida que se había desgarrado a través del músculo, exponiendo el hueso en su cadera.

Se estremeció cuando el fuego disparó a través de su propia pata. El líder, el que ellos querían, rodeó a Emily mientras los otros la flanqueaban. Estaba atrapada y perdiendo sangre rápidamente.

Iban a matar.

Emily no tenía tiempo.

Cayó a través de las ramas de los árboles y aterrizó en la parte posterior del gran macho con un grito furioso.





*****


La prisión subterránea no era el lugar húmedo y oscuro que Marley había imaginado, sino un túnel bien iluminado de cinco metros de ancho con un número de celdas espaciadas a cada lado.

Algunos estaban cerrados sólo con gruesas barras de metal, otros por pesadas puertas de madera con portales con barrotes en la mitad superior. El joven Were rubio se detuvo delante de uno de ellos y giró una pesada llave de hierro en la cerradura.

—Gracias—dijo Marley mientras Jonathan abría la puerta. Cuando empezó a caminar, Dave, uno de los guardias de alto nivel de Kitty, la siguió. Ella lo detuvo con una mano en su brazo—Sólo espera aquí fuera.

—La Lieja me dio instrucciones de permanecer contigo.

La expresión suave de Dave y el tono despreocupado sugerían que era toda la explicación que ella debía necesitar. Lo que la Lieja decía era ley. Dios, los vampiros eran tercos, cada uno de ellos.

Marley sabía mejor que discutir, eso sólo le hizo sangrar la cabeza.

—Has seguido sus órdenes, y ahora quiero que esperes en el vestíbulo mientras hablo con este hombre. Si te necesito, te llamaré.

El vampiro frunció el ceño.

—La Lieja…

—Dave—dijo suavemente—, La Lieja quiere que me protejas, y tú lo haces. Seré el juez de cuándo y si te necesito para hacer más.

Vaciló durante un largo momento, y luego inclinó la cabeza.

—Sí, Consorte.

—Gracias—entró en la celda, y la puerta de madera se cerró silenciosamente detrás ella.

El espacio se parecía a un dormitorio de residencia. Una ventana abierta en la pared del fondo, demasiado pequeña para que alguien pudiera escalar, admitió el aire fresco de la noche.

Una sola cama con una gruesa manta de color verde oliva de estilo militar estaba apoyada contra una pared frente a un pequeño escritorio con una silla giratoria de madera y una sola lámpara de cuello de cisne.

Un pequeño lavabo y baño ocupaba una esquina.

Un hombre de cabello negro con una barba de tres días, tal vez de treinta años, vestido con las mismas BDNs negras que la mayoría de los Weres favorecieron cuando se vestían, se sentó en el escritorio escribiendo en un cuaderno con un lápiz.

Él se giró cuando ella entró, su expresión cautelosa.

—Soy Marley Rose. Creo que hemos hablado por teléfono.

El hombre se puso de pie.

—Matt Rutherford. Sí, te llamé.

—¿Podemos hablar?

Hizo una mueca y señaló la habitación.

—¿Tengo alguna opción?

—No estoy aquí para justificar por qué estás aquí. Pero creo que tenemos los mismos objetivos, creo que es por eso que me llamaste. Y tal vez, si podemos establecer que satisfaga a la Alpha, tu situación podría cambiar.

—Lo siento. Sé que no eres responsable de mí estando encerrado—suspiró e hizo un gesto hacia la silla—Toma asiento.

—Gracias—dijo.

Matt se sentó en la cama, y ella giró la silla para enfrentarse a él y sacó una pequeña grabadora del bolsillo de su chaqueta oscura.

—Quisiera grabar esto. ¿Está bien contigo?

—Supongo que realmente no importa lo que diga, ya que las leyes humanas no se aplican aquí. Pedir un abogado no me va a hacer ningún bien.

—Si estás involucrado en lo que se hizo a los lobos de Santana en ese laboratorio, tienes suerte de estar vivo.

—Ah infierno—murmuró Matt —En realidad, me han tratado muy bien, me han cuidado de las heridas, me han alimentado, no han abusado físicamente de mí, pero odio ser un prisionero.

—¿Puedes decirme cómo estuvo involucrado en los experimentos con los Weres secuestrados?

—Yo era un guardia—su expresión de dolor, se quedó mirando las manos, agarrándose los muslos durante un largo momento. Cuando levantó la cabeza, el remordimiento era evidente en sus oscuros ojos castaños—Como le dije a la Alpha López, nuestro grupo había oído rumores de algún tipo de experimentación que ocurría en secreto en estos laboratorios, pero no teníamos ninguna idea de que se utilizaban sujetos cautivos. Fui en secreto, y cuando nos dimos cuenta de lo que estaba sucediendo, queríamos hablar sin poner en peligro a nuestra gente en el interior o conseguir los sujetos muertos. Nuestro líder de la unidad decidió que deberíamos contactarte.

—¿Por qué no me lo dijiste todo de inmediato?

—Aquellos de nosotros que trabajamos en el interior no sabíamos mucho, fuimos transportados en camionetas oscuras, no sabíamos dónde estábamos, y nos movíamos tanto que era difícil localizar los lugares—se frotó la cara, cerró los ojos durante unos segundos—Hice lo mejor que pude para evitar los prisioneros fueran maltratados. Esperábamos que alguien del exterior, tú o los Weres, pudieran ser capaz de rastrear a las prisioneras si sabían que estaban cautivos.

—¿Y las personas que hacen los experimentos? ¿Qué sabes de ellos?

—No tuve mucha interacción con ellos. Entregué a las prisioneras y de los laboratorios, pero nunca estuve ahí, mientras los experimentos se llevaban a cabo.

—¿Puedes identificar a alguna de las personas?

—Podría ser capaz de recoger a algunos a partir de fotografías, pero no sé los nombres de nadie. Como dije, estaba muy abajo de la cadena alimentaria.

—¿Cuántos más de ustedes están encubiertos?

Él vaciló, como si tratara de decidir si lo que estaba revelando podía ser perjudicial.

—Al menos una docena. Tal vez más ahora.

—Queremos saber quiénes son, para averiguar lo que podrían saber.

Su mandíbula se fijó obstinadamente.

—Mira, muchas de las personas de nuestra organización estaría en riesgo si sus identidades fueran conocidas. La gente desaparece.

Su corazón latía más rápido.

—Desaparecer. ¿Sospechas que alguien los mató?

—Creemos que esa es la explicación más probable.

—Santana López no va a lastimar a la gente que está tratando de ayudar.

—Ella no, pero si la información saliera, otra persona podría hacerlo.

—La seguridad aquí, cómo pudiste haber notado, es muy apretada.

Él se encogió de hombros.

—No es mi llamada.

—¿Entonces de quién es?

—La persona a cargo de mi unidad.

Calculó que un paso a la vez era lo mejor que podía hacer, este hombre no iba a renunciar a ninguno de sus compatriotas si lo mantenían encerrado en esta habitación durante cincuenta años.

—Si te ayudo a ponerte en contacto con tu jefe de unidad, ¿intentarás obtener más información para nosotros?

—Sí, sí puedo. Pero quiero algo a cambio.

—¿Qué sería?—había sido periodista de investigación durante seis años y estaba bien acostumbrada al juego de dar y recibir.

—Quiero hablar con mi líder de la unidad. Y quiero tu palabra de que cuando escribas esta historia, mantengas nuestras identidades en secreto.

—Puedo prometerte la primera. Pero no puedo prometer que no habrá mención de tu organización en mi informe. No revelo mis fuentes y tu nombre no será mencionado.

—Supongo que tiene que ser lo suficientemente bueno.

—Una última pregunta, ¿cuántos más de estos laboratorios están ahí fuera?

Él hizo una mueca.

—¿Mejor conjetura? Tres.

—Veré lo que puedo hacer para conseguirte un teléfono—se levantó, con el corazón hundido.

¿Tres más laboratorios y cuántos más humanos jóvenes y Were en cautiverios están siendo torturados?




*****


Betty observó el monitor como Santana y su grupo, su Prima, su segunda, un centuri, y la última, una joven hembra, se detuvo frente a la entrada del club.

Estudió la cara de Verónica, el sabor de ella girando en su mente.

—Bueno—dijo Francesca, acariciándole la espalda mientras estaba de pie junto a ella, estudiando el grupo—Santana ha entrado en vigor de esta noche.

—Un desafío en sí mismo—murmuró Betty—Deberías saludarla formalmente.

—Mmm, sí—Francesca acarició el monitor sobre la cara de Santana—Arréglalo. Tengo que cambiarme.

—Sí, Regente.

—Y déjenlas esperar—Francesca le acarició el pecho—No estamos en la entera disposición de los Weres. Además, pueden disfrutar del club, algunos de ellos, por lo menos.

—Avisaré a los guardias que esperen en la sala del trono—Betty mantuvo su mirada en Verónica, cuyos ojos brillaban incluso en el plano gris del monitor—Mientras tanto, subiré a saludar a nuestros invitados.

—Has que se sientan cómodos—Francesca se echó a reír—Y diles que los veré tan pronto como termine mi negocio actual.

Tan pronto como Francesca entró en su dormitorio, ella señaló a Antoine, uno de los guardaespaldas de la vampira.

—¿Sí, Senechal?—preguntó el rubio y andrógicamente guapo Vampiro. Sus ojos plateados se encendieron con el mero indicio de kohl bajo sus pestañas.

—Te quiero a ti, Daphne, y Jerome en el salón del trono. Tendremos una audiencia con Weres en breve.

Antoine asintió.

—Sí, Senechal.

Lo dejó y subió la escalera sinuosa a Nocturne. Entró a través de una puerta privada en la parte trasera del club y se abrió camino a través de las multitudes agitadas hacia la entrada principal.

La sangre y el sexo que llenaban el aire no le interesaban. Lo que ella quería esperaba justo en el interior de la entrada principal, donde Santana y sus lobos estaban en un semicírculo.

Se acercó a la morena, sin mirar cuidadosamente a Verónica, pero su sangre hervía a la cercanía de la joven Were.

—Alpha López. Qué agradable sorpresa.

—Me gustaría ver a Francesca—dijo Santana.

—Por supuesto—respondió sin problemas—"La Regente se encuentra en medio de una reunión en este momento. Si te apetece tomar una copa y…—barrió un brazo hacia las profundidades de la habitación detrás de ella—Aprovechar de cualquier otra cosa que te pueda gustar...

Quinn gruñó, y ella lanzó una mirada en su dirección, luego sonrió.

—Completamente voluntaria, por supuesto.

—Hospitalaria como siempre—murmuró Santana.

Inclinó la cabeza.

—Siempre estamos contentos de entretener a nuestros amigos.

—No estamos aquí para una visita social—gruñó Quinn.

—Ah, pero eso no debería impedir que disfrutes de tu espera, ¿verdad?—antes de que la rubia de ojos verdes pudiera responder, ella se metió entre las sombras.

La sed de sangre a fuego lento en sus profundidades mientras observaba a Verónica con el centuri moverse hacia la multitud.

Santana los había enviado a cazar.

Coraje de los Were, afortunado para ella.

Llamó a Verónica, una caricia silenciosa en la oscuridad, y la vio detenerse, mirando alrededor, sus ojos febriles. Se deslizó más profundamente en los oscuros recovecos del club.

Ven a mí, sangre de mi sangre.—se estremeció, su garganta se inundó con hormonas de alimentación, y esperó a que Verónica se escabullera lejos de su cuidador y respondió.








*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por micky morales el Mar Sep 04, 2018 8:01 pm

Espero que no descubran a Veronica liandose con esa senegal o como sea que se llame, que tortura esta tardanza para esa condenada platica entre Santana y Franchesca!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7100
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 3:) el Mar Sep 04, 2018 9:48 pm

hola morra,...

espero que salga bien la casería de emily y hanna!!!
espero que la movida de mandar a "investigar" a verónica sea algo bueno para toda la visita,.. ya que la charla todavía no llega!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5710
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 23l1 el Miér Sep 05, 2018 7:38 pm

micky morales escribió:Espero que no descubran a Veronica liandose con esa senegal o como sea que se llame, que tortura esta tardanza para esa condenada platica entre Santana y Franchesca!!!!!







Hola, mmmm esk nose si kiero q esten juntas o no¿? con eso q betty es vampiero, pero de las malas =/ Jajajajajajaajaj la vrdd esk si y espero q este cap nos diga algo mas sobre todo, peor mas de esa conversa xD Saludos =D







3:) escribió:hola morra,...

espero que salga bien la casería de emily y hanna!!!
espero que la movida de mandar a "investigar" a verónica sea algo bueno para toda la visita,.. ya que la charla todavía no llega!!

nos vemos!!!





Hola lu, espero lo mismo, osea tiene q, no¿? Mmm tmbn tiene q serlo, no¿? no¿? xD jajajaajajajaj pero ya viene...dicen xD Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 23l1 el Miér Sep 05, 2018 7:40 pm

Capitulo 20






Hanna cayó sobre la espalda del macho grande, clavándose en su piel con las garras de los cuatro miembros.

Era uno de los gatos más grandes de toda América del Norte, pero él aún era más grande.

Hundió sus dientes en su cuello, esperando atraer su atención lejos de Emily. No quería matarlo, pero si no lo hacía, él muy probablemente mataría a una de ellas. Sus mandíbulas se abrieron de par en par y los largos y afilados caninos cortando por el músculo y el tendón, pero él era tan fuerte, tan poderoso, que ella necesitaba toda su fuerza y agilidad para mantenerse en su espalda.

Él rugió y se sacudió, y ella no pudo morder lo suficiente para alcanzar los vasos en su garganta.

A pesar de todo, lo lastimó lo suficiente como para apartar su atención de Emily el tiempo suficiente para que acudiera a los otros dos gatos. Sin embargo, la morena estaba disminuyendo la velocidad.

El suelo alrededor de ella estaba empapado de carmesí, y ella estaba arrastrando su pata herida. La gata restante atacó a la morena, abriendo un corte en su hombro, pero, incluso herida, era aún más rápida.

Ella se lanzó debajo la pata delantera de la gata Were y rasgó el vientre suave de la gata con sus propias garras. La sangre y las vísceras explotaron, y la gata gritó en agonía.

Emily se posó en su garganta, y la gata cayó y se quedó quieta.

Ahora las probabilidades eran par.

Dos gatos Weres masculinos contra un lobo y una gata hembra Alpha. Tiempo de pararse y luchar.

Hanna juntó sus piernas debajo de ella y se lanzó fuera de la espalda del gato más grande, aterrizando con un giro para poder enfrentarlo de nuevo. Emily estaba al lado de ella al instante, y presionaron hombro con hombro mientras los dos machos las rodeaban.

¿Cuán mal estás herida?—preguntó.

Puedo luchar.

Oyó la tensión bajo la bravuconada del lobo, y la rabia se derramó a través de su pecho como ácido.

Estos gatos habían herido a la morena y ella los quería muertos.

Tomemos el más pequeño primero, si atacamos juntas podemos matarlo rápidamente. Para entonces tus amigos Vampiro deben estar aquí para recoger el último.

Nunca dije...que eran mis amigos—Emily jadeó, su respiración era áspera—Tendremos que ser rápidas o...vamos a exponer a nuestros flancos al grande.

No estaba segura de que la morena tuviera fuerzas suficientes para protegerse en una pelea estrecha.

Tendría que llevarlo sola.

Los distraeré, atraerás al más pequeño y le barreré el flanco.

Es un placer.

Se extendió por la cubierta en el espeso matorral, y ambos machos se enfocaron en su camino hacia el bosque. Querían al gato, no al lobo que era más una molestia que una amenaza.

Tiempo para ella más tarde.

En el momento en que cambiaron de dirección, la morena gruñó y cargó hacia el más pequeño. Él era el doble de su tamaño, pero no estaba acostumbrado a luchar contra un adversario que libraba una guerra de desgaste.

Se lanzó dentro y fuera, mordiendo y arañando, no haciendo mucho daño con un solo golpe, pero sacando sangre cada vez y lo enfureció. Él rugió de ira y frustración, dando vueltas de un lado a otro, tratando de mantenerla a la vista. Varias veces él cargo, pero ella no estaba donde él terminaba.

Cuando giró por tercera vez, salió de la maleza.

Cortó debajo de su gran cabeza y cortó su garganta abierta, sus caninos rasgaron a través de arterias y venas y cortaron su tráquea. Él cayó, la luz se desvaneció de sus ojos mientras su sangre se derramaba.

Se dio la vuelta, poniéndose entre Emily y el último gato.

El líder el que querían capturar. El que ella quería muerto. Hizo una breve y rápida carrera contra él, forzándolo a concentrarse en ella. Cada vez que ella golpeaba su garganta, él la desviaba con golpes letales de sus enormes patas.

Varios golpes la atraparon antes de que ella pudiera girar lejos, y su piel pronto fue estriada estaba manchada con riachuelos de la sangre.

No podemos esperar más—señaló—Se llevará a una de nosotras abajo antes de tiempo.

Sólo tenemos que mantenerlo a raya un rato más. Móntalo de nuevo y yo

El macho saltó por encima de ella y atrapó a la morena por la garganta. Ella se retorció y lo arañó, pero él la arrastró hacia abajo. Gritando de rabia, cargo hacia él y le enterró las garras en su hombro.

La morena estaba floja en sus mandíbulas. Hanna rodó debajo de él y le cortó el vientre. Abrió un corte de dos pies a lo largo de su costado y él dejó caer a Emily.

Rugiendo, se balanceó en medio círculo, tratando de morder la garganta de Hanna.

La morena yacía inerte en el suelo.

Ella saltó, pero no podía dejar a la más alta desamparada. Se agachó, protegiéndola y dándole a él un blanco. Él recogió sus poderosas patas traseras y se lanzó. Su cuerpo se arqueó en el aire, un hermoso y letal misil.






*****


Marley salió de la celda de Matt, y Dave la escoltó a través del túnel de la prisión y salió al patio del Compuesto.

Ninguno de los Rovers estaban a la vista.

Finn, uno de los centuri de Santana, estaba de guardia junto a la puerta principal del cuartel general de la morena y ella se acercó a él.

—¿Has oído algo?

—La Alpha y los demás acaban de llegar a Nocturnedijo el corpulento y áspero rostro.

—Emily y los otros no han informado.

Miró hacia el oscuro Compuesto. Las llamas parpadeaban bajo en los pozos de fuego, las brasas brillantes amontonada contra la humedad de la noche.

Más allá de su pequeño círculo de luz, las montañas se asomaban de negro y de presentimiento. Casi había perdido a Kitty en la última cacería. Ahora estaban atadas a la sangre, y sin su rubia no estaba segura de poder vivir, incluso si hubiera querido.

Kitty era parte de ella ahora, tan esencial como respirar.

Sacudió la oscura ansiedad que penetraba en sus pensamientos. La ojiverde siempre había sido fuerte, pero ahora que había resucitado, era aún más fuerte. Ella volvería a ella pronto, y hasta que lo hiciera, había trabajo por hacer.

Le dijo a Finn:

—El prisionero quiere hacer una llamada a su jefe de unidad. Creo que vamos a ser capaces de conseguir algunos nombres de él. Posiblemente incluso una identificación.

—Bien.

—¿Tienes un teléfono celular que no se pueda rastrear?

Finn dudó.

—La Alpha debe ser la que decida.

Dios, tratar con Weres era como tratar con el Ejército de los EE. UU, todo protocolo y cadena de mando.

—Yo me haré responsable.

Los labios de Finn se curvaron tan ligeramente. Diversión o desdén, ella no podía decir. Marley sonrió, preguntándose si él fue engañado por su calma exterior o si podía oler su temperamento.

Kitty siempre supo lo que estaba sintiendo, no importaba lo bien que lo ocultara. Pero entonces, la ojiverde había estado bajo su piel desde el momento en que se conocieron.

Bajo su piel, en su cabeza, en su corazón.

¿Dónde estaba ella?

—Dice que hay otras instalaciones. La Alpha me pidió que lo entrevistara porque confiaba en mí para obtener la información que necesitaba. No creo que debamos perder tiempo.

La mandíbula de Finn se puso en una línea testaruda.

—Lo hablaré con la Alpha tan pronto como ella—él ladeó la cabeza, escuchando, sus ojos se estrecharon.

—¿Qué es? ¿Finn?

Éste se giró hacia el otro lado del patio. Dos lobos se alzaron sobre la cerca de doce pies y aterrizaron en el centro del Compuesto.

—Jake y Aria.

El aire alrededor de los lobos brillaba y Aria y Jake estaban de pie, la piel húmeda y sudorosa brillando a la luz del fuego. Ellos caminaron hacia el cuartel general y Finn se agachó dentro.

Volvió a resurgir unos segundos más tarde y les arrojó ropa mientras ellas saltaban al porche.

—¿Qué pasó?—preguntó—¿Dónde están las demás?

—Los dejamos para sacar a algunos de los gatos—dijo Aria, tirando de los pantalones vaqueros—Cuatro o cinco de ellos vinieron detrás de nosotras, pero los perdimos en las colinas. Las otras fueron hacia el norte para enganchar a los otros gatos. No hemos oído de ellas.

Jake dijo:

—Vamos a agarrar a un Rover e ir tras ellas.

—Quiero ir con ustedes.

Dave salió de entre las sombras.

—No. La Lieja querría que te quedaras aquí donde sea seguro.

Le lanzó una mirada de piedra.

—La Lieja no está aquí. Y me voy.

—Entonces no perdamos tiempo—dijo Aria.

Siguió a las dos Weres a través del Compuesto. Dave estaba en el Rover delante de ella y le abrió la puerta trasera. Le tocó el brazo.

—Gracias.

Él solo suspiró y se subió a su lado.

Aria se puso al volante, y se volvió hacia ellos desde el asiento.

—Sujétate. Vamos fuera de la carretera.

—No me importa cómo lleguemos ahí. Sólo encuéntralas.






*****


Hanna esperó, cuando el gran gato se arqueó sobre ella, las patas delanteras extendidas, con las garras listas para golpear, ella saltó y se estrelló contra su pecho con toda la fuerza de su cuerpo volador.

Ellos cayeron al suelo en una masa agitada de miembros agitados y gruñidos. Los dientes de él se hundieron en su hombro, ella le cortó la garganta. La rabia de matar vaciaba su mente de todo menos de matar.

Matar.

Su matanza.

Entonces el dolor golpeó, una hélice de hielo ardiente atravesando su cráneo, y cayó.

Despierta, pequeño gato.

Se estremeció y gimió.

Luchaste bien. El dolor pasará.

Volvió a la conciencia desnuda sobre una cama de agujas de pino. Sangre seca le revolvía el vientre y las extremidades. La Vampiro y la humana se pararon sobre ella.

—¿Qué tan malas son tus lesiones?—preguntó Kitty—El dolor en tu cabeza es el efecto secundario de una esclavitud forzada. Se desvanecerá.

—Nada que no se cure cuando vuelva a cambiar—dijo poniéndose lentamente de pie—¡Emily! Ella esta…

—Viva—Zahn señaló hacia el bosque detrás ellas.

Emily, desnuda y aparentemente inconsciente, estaba apoyada contra el tronco de un pino. Sus brazos estaban flojos por los costados y su piel blanca.

El gato macho, desnudo como ella, yacía sobre su estómago, con las muñecas encadenadas a la espalda con esposas de plata.

—¿Qué te tomó tanto tiempo?—se dirigió hacia Emily.

—Atrapamos el rastro de otro grupo de gatos en busca de Aria y Jake. Tuvimos que asegurar su trasero—dijo Kitty.

Sólo escuchó a medias. Ellas habían conseguido lo que habían venido a buscar, aunque ella no había conseguido que la mataran.

Todavía.

—Necesito ver a Emily.

—Ella necesita sangre—dijo Zahn—Yo me encargaré de ella.

Gruñó suavemente.

—Ella está muy herida. Puedo darle más sangre que un humano. Me ocuparé de ella—Zahn la estudió durante un largo momento.

—Como desees. Alpha—inclinó ligeramente la cabeza y le dio la espalda—Voy a estar de guardia.

No le agradeció.

Emily no era de Zahn, cruzó el claro y se agachó junto a la morena. Su muslo izquierdo estaba rasgado abierto de la cadera hasta la rodilla, músculo destrozado, hueso expuesto.

Un corte en su abdomen casi penetró a través de los órganos vitales, y las costillas debajo de su seno derecho eran deformes.

Roto.

Un chorro de sangre le corría por la comisura de la boca por el cuello. Su respiración era superficial y áspera. Sangre en sus pulmones.

—Emily—murmuró y le acarició la mejilla—¿Lobo?

Ésta se movió y abrió los ojos.

—¿Ganaste?

—Ganamos—le acarició el hombro desnudo—Tienes que cambiar. Te curarás más rápido entonces—le pasó sus dedos a través del cabello. Los suyos temblaban. Había visto gatos morir de heridas menos graves que éstas. Un miedo asfixiante como el que jamás había conocido apretó el aliento de su pecho—Por favor. Emily. Tienes que cambiar.

Ésta se concentró en ella, sus ojos ámbar nublados por el dolor.

—Lo intenté. No puedo.

Su corazón se apretó.

Si Emily no podía cambiar…

—¿Por qué no?

—Sangre. Perdí demasiada sangre...no lo suficientemente fuerte.

El alivio la hizo girar la cabeza, se arrodilló en el suelo y levantó a la morena con un brazo alrededor de sus hombros hasta que la cabeza descansaba sobre su hombro. Le tomó la parte posterior del cuello y atrajo la boca a su cuello.

—Toma. Bebe.

—No—Emily gimió, su cuerpo temblaba de necesidad.

—Tómame.

El calor explotó en su garganta y quemó a través de su pecho. El dolor, el placer, la insoportable necesidad la doblaban.

Los pechos de Emily moldeados a los suyos, los pezones dos piedras ardientes.

Su vientre se estremeció y gritó.

El brazo de la morena le rodeó la cintura, una cinta de acero que la sostenía a la curva del cuerpo. Otra oleada de calor le golpeó en el vientre, y ella se vino en una inundación caliente.

Sus piernas la abandonaron y cayó con Emily encima. El dolor desapareció. Sólo le quedaba un doloroso placer.

Se corrió de nuevo.

Oyó a la más alta gemir, sintió el empuje de las caderas entre sus piernas, sintió el caliente lavado de la liberación ungir su vientre y muslos.

Ésta se alimentó y ella gimió suavemente.

Emily tragó, el dulce néctar restaurando su fuerza, llenándola de poder. Ella gruñó, salvaje de hambre y lujuria.

Más. Quiero más.

Sí. Más.

Emily se siguió alimentado hasta que la sangre la rubia, más potente que cualquiera otra que había tenido, desterró su agonía. Ella sacó sus colmillos de la garganta de ésta y lamió las heridas cerradas.

Jadeante, se acostó sobre Hanna, sus cuerpos manchados de sudor y sangre y Victus. Le besó la garganta, su mandíbula, su boca.

—Gracias.

La mano de la rubia se clavó en su cabello, tirando de su cabeza. Los caninos de Hanna rasparon a lo largo de su garganta, y luego un dolor de lanza le quemó en el hombro mientras la ojiazul la mordía.

Forzada en un furioso orgasmo, echó la cabeza hacia atrás y rugió.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 3:) el Miér Sep 05, 2018 8:31 pm

hola morra,...

bastante bien para ser ellas dos contra tres jajaja
para mi o ya se vincularon??? esto se va a poner interesante!!! jaja

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5710
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por micky morales el Miér Sep 05, 2018 10:26 pm

Y la espera continua!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7100
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 23l1 el Jue Sep 06, 2018 6:50 pm

3:) escribió:hola morra,...

bastante bien para ser ellas dos contra tres jajaja
para mi o ya se vincularon??? esto se va a poner interesante!!! jaja

nos vemos!!






Hola lu, si que si...sera la complicidad¿? jajajajaajajaj. Nose xq yo tmbn pienso lo mismo la vrdd =/ Eso es lo bueno, no¿? jajajajaja. Saludos =D







micky morales escribió:Y la espera continua!!!!





Hola, jaajajajajajajjaj xD jaajjaajajaj, espero y este cap traiga algo menos de espera xD Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 23l1 el Jue Sep 06, 2018 6:52 pm

Capitulo 21




Betty se deslizó más profundo en las sombras en la esquina más lejana del club, cada sentido se centró en su presa.

Cada otro latido del corazón se desvaneció.

Sólo Verónica se burlaba de su mente.

Sólo el olor de Verónica alimentó el hambre en su sangre.

A pocos metros de distancia, los vampiros se alimentaban de sus anfitriones frenéticos, sin darse cuenta de ella. Pero su hambre, su lujuria, su necesidad desesperada de follar y alimentarse hasta que alguna apariencia de vida se filtraba en su carne torturada colgaba como una nube decadente en el aire.

La masa repleta de cuerpos bloqueó a Verónica desde su punto de vista, pero sintió que se acercaba. Sus sentidos, su sexo, todas sus células pulsaban con poder, el poder que había absorbido de la potente sangre Were de la pelinegra, el mismo poder que ahora utilizaba para obligar a Verónica a regresar.

Santana o el pelirrojo Were, que sin duda era el responsable de proteger a Verónica notarían su ausencia pronto.

No tendría mucho tiempo. Pero no necesitaba mucho tiempo.

Verónica se deslizó a través de las rebanadas de luz ámbar emitidas por los puntos ocultos, las vigas inclinadas iluminando los ángulos tallados de sus pómulos, la línea recta de su nariz, la curva de su barbilla.

Ella olía a vida, rica y pura.

Su esencia se burlaba con la promesa de la eternidad, aunque sólo ella bebiera.

La pelinegra era joven y fuerte, tan fuerte como ella era frágil. Su garganta se tensó y las hormonas de alimentación inundaron su sistema. Estaba muerta de hambre.

Ninguno de los anfitriones que había tenido antes había templado tanto su hambre. Su cabeza nadó con necesidad tan dolorosa que tembló.

La oscuridad se separó y la ojimarrón estaba ahí, a sólo unos centímetros de distancia.

Verónica extendió la mano lentamente, pasó las yemas de sus dedos por el borde de su mandíbula. El toque era diferente a cualquier cosa que pudiera recordar en sus siglos de existencia. Se había alimentado de miles, había sido tocada por cientos, pero nunca así.

Nunca con una caricia que no llevara secretos, ni seducción, ni agendas ocultas. Los dedos de Verónica trazaron su rostro como si estuviera encontrando su camino a lo largo de un camino desconocido que tenía la intención de viajar de nuevo.

—¿Tu Alpha no te enseñó a tener cuidado con los vampiros?

—No tengo miedo.

—Deberías estarlo.

—No—dijo Verónica suavemente—Me acuerdo de ti.

—Estás equivocada.

Verónica le acunó la cara con ambas manos, acariciándola como si estuviera ciega y decidida a verla. Sus dedos le rozaron la boca, miró por encima de sus incisivos.

Siseó en voz baja, su sexo se hinchó.

—He estado buscándote—Verónica sonrió, su mirada ligeramente desenfocada, como si estuviera revisando algún recuerdo oculto—No sabía dónde al principio, pero luego te sentí.

—Eso no debería ser posible—murmuró manteniendo su hambre a raya. Podía tirar de un anfitrión en esclavitud entre un latido y el siguiente, alimentarse de ellos, y desaparecer antes de que se dieran cuenta de que había pasado un momento.

Podría empañar su memoria, alterar su sentido del tiempo, incluso eliminar la presencia física de su mordida.

Podía tomar a esta mujer ahora, llenarse, satisfacer el hambre que carcomía y rasgó dentro de ella como mil cuchillos, y acabar con ella.

Pero esperó.

Si la tomaba, tendría que perderla de nuevo.

—No pude, por un tiempo, justo después de llegar a casa—dijo Verónica suavemente—Estaba...enferma. La Plata…

Gruñó. Mataría a Standish por lo que había hecho.

Verónica se acercó más, ni siquiera una pulgada entre ellas ahora. Sus ojos se quedaron fijos en ella, el brillo dorado de su lobo se elevaba detrás de sus oscuros iris.

—Pero luego te sentí, y mientras más te sentía, más recordaba. Estabas en ese lugar.

—Sólo una vez—dijo incapaz de recordar la última vez que se había explicado a nadie.

Incapaz de recordar cuándo importaba que alguien supiera la verdad. Aparto los largos cabellos negros de la garganta, dejando que sus dedos permanecieran en el pulso que ya podía saborear.

Tan fuerte. Temblaba con la necesidad de saciar su hambre.

—¿Por qué estuviste ahí?—Verónica bajó los párpados y ella inclinó su cabeza hacia un lado, una torpe invitación.

—¿Importa?—deslizó su mano alrededor del cuello.

Sólo tenía que nublar su mente y podría estar dentro de ella, llenándose e inundando a Verónica con placer. Lo había hecho tantas veces que el placer era más recordado que real.

Pero no esta noche.

Esta noche era eléctrica con sensación.

—¿Te importa porque estuve ahí?

—No me lastimaste.

—Entonces no te acuerdas claramente—dijo con dureza—Te mordí, te he sangrado. Esto es lo que soy."

Verónica entrecerró los ojos, estudiándola como si tratara de ahondar bajo las antiguas barreras a alguna verdad que nadie creía que existía. Deslizó sus dedos sobre su boca, sin miedo, como si borrara las mentiras.

—Podrías haberme lastimado, si sólo lo hubieras tomado, si me había obligado a ser una esclava del placer. Eso es lo que me hicieron.

Gruñó.

—Debería haberles matado entonces. Voy a matarlos—besó los dedos que se burlaban de sus labios—Te lo prometo.

—Yo los mataré—dijo Verónica suavemente.

—Sí—murmuró—Eres lo suficientemente fuerte. Y ahora eres libre.

La pelinegra sacudió lentamente la cabeza.

—No, no lo soy. Todavía me mantienen cautiva, en mis sueños, en mis pesadillas.

La acercó y le susurró al oído:

—¿Y qué hay de mí? ¿Visito tus pesadillas?

Verónica se arqueó sobre ella, frotándose los pechos, inclinando la cabeza hacia atrás hasta que la boca estaba contra su garganta.

—No. Tú vienes a mí cuando te necesito. Me haces arder.

Envolvió un brazo alrededor de la cintura de la más baja, atrayéndola aún más fuertemente en su abrazo. Deslizó sus incisivos infinitesimalmente en la piel caliente de la garganta y los diminutos pinchazos de dolor la hizo lloriqueara.

Gruñó suavemente.

—Tengo hambre de ti.

Las manos de la ojimarrón entraron en su cabello, apretando fuerte.

—Lo sé. Siento tu hambre en mis sueños. Quiero llenarte. Quiero que me hagas correrme de nuevo.

Echó la cabeza hacia atrás, su visión nublada por la llama.

—¿Quieres que te haga olvida de nuevo?

—No—Verónica la besó.

No era el beso de posesión que Francesca solía usar para recordarle dónde pertenecía, sino un lento y seductor beso que encendió el fuego en su sangre.

Gimió.

—No sabes lo que estás pidiendo.

—Lo hago. Recuerdo la segunda vez, en el bosque. Te recuerdo dentro de mí, por todas partes. Te quiero. Y quiero recordar.

—Te lastimare.

—No—murmuró Verónica, moviéndose a su garganta, mordiendo suavemente, abriéndole la piel—Sé lo que quiero.

Se sacudió, su clítoris se tensó, no había sido mordida desde que Francesca la convirtió, hace mucho tiempo. La Were estaba jugando con ella, y ella tendría que enseñarle que era un juego peligroso. Agarró los hombros de Verónica y la hizo girar contra la pared.

—No digas que no te lo advertí.

Verónica agarrándole la parte de atrás de la camisa de seda, sus garras cortándola.

—Entonces muerde. Tómame.

El hambre gobernó.

Golpeó rápidamente, enterrándose en la carne caliente y flexible de Verónica. Cubrió el cuerpo con el de ella, se apretó contra ella y tomó su llenado. Fuerza y poder fluyeron a través de ella, más de lo que había sentido durante siglos.

Se corrió, cada pulso de su orgasmo golpeando al ritmo del corazón de Verónica.

—Sí. Sí—Verónica se retorcía debajo de ella, con la espalda inclinada, su boca abierta en un rugido silenciado.

Sus caninos brillaban, sus garras le arañaron la espalda, desollado su piel. Se alimentó, las heridas de su espalda se curaron instantáneamente.

La pelinegra molió contra ella, gruñendo bajo en su garganta. Ella deslizó una mano entre ellas, se abrió los pantalones de Verónica, empujó en su interior. Estaba caliente, hinchada, resbaladiza.

Se corrió y siguió corriéndose con cada sorbo en su cuello.

—Más—Verónica gimió.

Deslizó más profundo, la acarició, la consumió.

Los sollozos de la más baja rompieron a través de la sed de sangre, y ella arrastró su boca lejos, sellando las heridas que le quedaban.

Sólo quedaría un moretón.

Jadeó, dándose cuenta de que había perdido la conciencia de todo a su alrededor, se perdió en la pelinegra. Apoyó los brazos en la pared a ambos lados de los hombros, el peso de su cuerpo sosteniéndola.

Ella tenía los ojos cerrados, la cabeza alzada.

La beso.

—¿Estás bien?

Los brazos de Verónica cayeron sin fuerzas de su espalda, su respiración entrecortada, su corazón tronando contra el de ella.

Gimió suavemente.

—¿Verónica?

—Estás equivocada—los párpados de Verónica abiertos. Estaban aturdidos, llenos de satisfacción—No me haces daño.

—Lo haré.

—La Alpha lo sabrá. Si no tomas mis recuerdos, se lo diré.

Asintió con la cabeza, una sensación llenando su pecho que ella no había experimentado en tanto tiempo, al principio ella no lo reconoció.

Tristeza.

La besó suavemente.

—Lo sé.






*****


Emily se agitó ante el estruendo del Rover en ralentí.

Estaba tumbada sobre Hanna, ambas desnudas, con los miembros enredados. Sus heridas se estaban curando rápidamente después de la infusión de la sangre de la rubia.

Una sombra pasó entre ella y la luna, y ella abrió los ojos, instintivamente sentándose para protegerla del peligro.

Rafaela estaba parada mirándolas.

—La Lieja nos pide que nos vayamos.

—¿Cómo te fue?—miró más allá de ella. Kitty y Zahn llevaron al Were atado al Rover. Jake y Aria estaban en ninguna parte—¿Los lobos? ¿Están a salvo?

—Las seguimos casi hasta la tierra de la Manada—dijo Rafaela—Y matamos a los gatos que las seguían. Pero hay otros cazando cerca. Necesitamos conseguir al prisionero de vuelta a territorio Lobo antes de que nos encontramos con otro grupo de gatos merodeadores—miró impasible a Hanna—Y antes de que esta prisionera decida desaparecer cuando tu... guardia está abajo.

Ésta gruñó y se sentó.

Si ella hubiera querido correr, lo habría hecho cuando los otros gatos atacaron. Debería haberlo hecho. Pero si lo hubiera hecho, Emily estaría muerta.

Su gato seguía cargado de batalla y ansiaba una pelea. Y la libertad. Se estremeció de desafío.

La morena deslizó un brazo alrededor de sus hombros, tirando de ella contra su costado para sostenerla.

—Hanna se ha probado a sí misma. Sin ella, no habríamos capturado al gato rebelde.

—Todo lo que ella probó fue que no era lo suficientemente estúpida como para tratar de escapar de Lieja, y sabíamos que ella era inteligente—dijo Rafaela—Inteligente y, probablemente, planificando su huida ahora mismo. Ella te tiene en tu espalda, ¿verdad?

Emily saltó, sus caninos expuestos, gruñendo una advertencia.

—Te olvidaste, Vampiro. Soy tu Warlord.

Rafaela sostuvo su mirada por un segundo, luego miró a un lado.

—La Lieja está lista. Estoy tomando a este prisionero ahora. Si quieres dirigir, hazlo.

La morena cerró lentamente el puño en la tela de la camisa de Rafaela y la acercó hasta que sus caras casi se tocaban. Susurró:

—Me gustas, Rafaela. Pero te mataré si la tocas. Ella es mía.

—¿Estás segura?—murmuró Rafaela.

No respondió.

Había reclamado a Hanna como suya por derecho de captura, pero se había alimentado de ella por necesidad, su necesidad, e incluso ahora la deseaba de nuevo.

¿Quién era la prisionera?

Dejó que su lobo se levantara, dejó escapar a su esclavitud. El poder cubrió el claro.

—No respondo a ti, Rafe.

Rafaela se estremeció, sus ojos vidriosos. A su lado, Hanna gimió suavemente y el pelaje dorado brilló bajo su piel. Sus ojos rasgados hacia el verde y su gato se burló de sus sentidos.

La voz de Kitty rebotó a través de su conciencia, seguida de una rápida punzada de dolor.

Tú respondes a mí. Libera a mi guardia, Warlord. Y enjaula a tu lobo antes de que la gata cambie. No quiero aturdirla de nuevo, pero la amarré en plata si tengo que hacerlo.

Puedo controlar a la gata—soltó a Rafaela, cuyos ojos se aclararon al instante—Consíguenos algo de ropa.

—Sí, Warlord—la mirada de Rafaela tenía un nuevo respeto.

Se agachó junto a Hanna.

—No ahora, gato grande. Tenemos que regresar. No puedes cambiar ahora.

La rubia fluyó a sus pies, sus músculos y huesos gracia fluida. Su rostro a la luz de la luna parecía a una antigua talla de una diosa animal, elegante y cruel.

—¿Y si me niego?

Sonrió.

—Entonces tendré que cazarte, lo cual sólo será un desperdicio de tiempo.

Su gato estaba cerca, y más fuerte que cualquiera de ellas sabía. Cuando Emily se había alimentado de ella, la esencia la había llenado.

Ahora su fuerza Alpha fue magnificada cien veces, y ella podía cambiar y marcharse antes de que nadie, incluso la Vampiro Lieja, pudiera detenerla. Su gato quería libertad.

Dolía romper el dominio de Emily en ella, incluso mientras ella anhelaba la mordida.

Pensó en sus cachorros, indefensos entre el enemigo.

En el calor de la batalla, había pensado sólo en proteger a Emily, sin temor a la muerte. Pero no podía abandonar voluntariamente a sus cachorros. Regresaría por ellos.

Y de alguna manera los liberaría.

La morena seguía siendo su única esperanza, pero necesitaba resistirse a cualquier extraño asimiento que la Vampiro tuviera sobre ella.

La necesidad la hacía débil.

Su mirada cayó sobre las punciones del hombro de Emily, la mordida que ella le había dado. Había arañado y cortado a los gatos que la habían montado durante su calor, pero nunca había mordido, nunca había tomado.

Nunca quiso una reclamación.

Pasó los dedos por las punciones que desaparecían y la morena se puso rígida.

—Cuidado—susurro Emily, los huesos de su cara deslizándose hacia lobo—Si me tientas, más que mi lobo morderá.

—¿Y si lo quiero todo?—murmuró Hanna, sabiendo que debía luchar contra la necesidad, incluso mientras tenía hambre.

—No soy lo que piensas.

La cabeza de la rubia se sacudió, el verde de sus ojos oscureciéndose a piscinas secretas.

—Sé lo que no eres, y sé lo que eres.

Gruñó suavemente.

—¿Lo haces?

—Te he probado. Conozco a tu lobo. Y sé qué más vive dentro de ti, la oscuridad y la muerte.

—Entonces debieras saber para mantenerte alejada.

Rafe apareció junto a ellas y arrojó ropa al suelo.

—¿Estás lista, Warlord?

—Sí. Estamos llegando—se puso los pantalones y una camisa oscura, sus ojos en la rubia mientras ella hizo lo mismo. Deslizó una mano alrededor del cuello, apretó lentamente—No corras, Hanna. No quiero que ellas te hagan daño.

—No esta noche, Lobo—Hanna necesitaba la protección de Emily, pero una fuerza profunda en sus huesos hizo imposible mentirle—Pero no hago promesas acerca del mañana.

La morena sonrió, sin humor en sus ojos.

—Mañana no significa nada para mí.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 3:) el Jue Sep 06, 2018 9:28 pm

hola morra,...

hanna va levantando suspiros!!!jajaja
emily tiene demasiado claro que hay que vivir el dia a dia!!!
a ver en que termina lo de veronica??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5710
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por micky morales el Vie Sep 07, 2018 6:13 am

No tengo nada que comentar!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7100
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 23l1 el Dom Sep 09, 2018 6:48 pm

3:) escribió:hola morra,...

hanna va levantando suspiros!!!jajaja
emily tiene demasiado claro que hay que vivir el dia a dia!!!
a ver en que termina lo de veronica??

nos vemos!!!







Hola lu, jajajajaajaj o no¿? jajajjajaaja. Si...como tmbn con quién, no¿? jajajaajaja. Aki nuevo cap para saber mas sobre eso. Saludos =D








micky morales escribió:No tengo nada que comentar!!!!







Hola, jajajaajaj xD ajajajaj rayos, nose si eso es bueno o malo, pero aki dejo otro cap para mas! Saludos =D






avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 22

Mensaje por 23l1 el Dom Sep 09, 2018 6:50 pm

Capitulo 22





—Alejarte de ella, hija de puta—gruñendo, Andrew empujó a Betty contra la pared.

Podría haberle dominado, físicamente o mentalmente. Era un formidable Were, dominante, fuerte.

En una rabia casi matadora.

Pero era muy antigua, y una hecha de uno de los vampiros más fuertes de la existencia. Podía doblar su mente, así lo deseaba. Y si lo hacía, la mujer en sus brazos la despreciaría por toda la eternidad.

—Ten cuidado de no molestarme, Lobo—sonrió lentamente, pasando una mano por la espalda de Verónica—Podría disfrutar un poco más de sangre Were antes del amanecer—capturó su mente, envió una imagen de su boca en su garganta, mientras que otro Vampiro montaba su polla—Tú podrías también.

Atrapada en la nube de la esclavitud sexual Verónica gimoteó suavemente y se presionó cerca del costado de ella. Empujó su mano bajo la camisa, con garras pinchando rastros delgados sobre su abdomen.

Ella pasó un brazo alrededor de ella, con la mirada fija sobre Andrew. Si él creía que había obligado a la pelinegra, no trataría de cambiar de opinión. Verónica estaba más segura si los Weres no sabían que compartían una conexión sangre.

—Ella parece estar lista para más."

Andrew gruñó, sus ojos ardían en oro, la furia y la lujuria lo hacían duro como el granito. Las imágenes de la última noche que pasó en este lugar pasaron por su memoria, un collage de sangre y sexo y un placer indescriptible. Él tembló, el frenesí de sexo arañando sus entrañas. Su mandíbula alargada, su lobo empujó por la libertad.

—Debería matarte por tocarla.

—Debería dejarte intentar—dijo suavemente—, Pero tu Alpha podría objetar si te arranco un miembro por miembro. Y ella es una invitada. En otro momento.

Caninos en erupción, él se lanzó hacia ella.

Verónica lo bloqueó con su cuerpo.

—No. No entiendes…

—Oh, entiendo—sus palabras rallaron a través de las gruesas cuerdas vocales—Entiendo que ella te tiene en su esclavitud.

—Vine a ella de buena gana.

—¿Cómo lo sabes?—él negó con la cabeza—Esta chupasangre puede hacerte hacer cualquier cosa y dejarte creer que lo querías.

—No—Verónica se apretó contra el frente de Betty, su lobo retumbó posesivamente—La quería. Vine a verla.

—No sabes lo que estás diciendo—agarró los hombros de la lobo—Retr…

Lo agarró por el cuello y lo mantuvo suspendido en el aire con un brazo.

—Cuidado. No querrás hacerme enojar esta noche—los ojos de Andrew brillaron mientras paralizaba su cuerpo, socavando su voluntad—No dejo que nadie tome lo que es mío.

Dos de los soldados se materializaron a su lado. Uno de ellos, un hombre delgado y liso, de cabello rubio y ojos azules, dijo:

—¿Quieres que lo llevemos abajo, Senechal?

Verónica le agarró el brazo.

—Por favor, no le hagas daño.

Volvió su mirada a la pelinegra y lentamente bajó a Andrew al suelo.

—Eso no será necesario, Adam. Muestra a nuestro invitado el exterior

El rubio bajó la cabeza.

—Como usted ordene.

Andrew gruñó.

—Te mataré por esto.

Sonrió, trazando su dedo por la columna de la garganta de la más baja.

—Puedes intentarlo.






[center*****[/center]


—Quinn, quédate con la Prima—dijo Santana, su lobo repentinamente en alerta.

Brittany le agarró la muñeca con cuidado de no levantar la voz y llamar la atención de los Vampiros.

—¿Lo sientes también? ¿Quién…

—Andrew.

—¿Qué es?—Brittany negó con la cabeza, frustrada con los fragmentos de imágenes y zarcillos de la ira que bailaban fuera de su alcance—No puedo...Siento furia y...peligro. Verónica, ella esta…

—No—dijo suavemente—No está amenazada, pero está en peligro.

—No vayas sola. Estoy bien—Brittany se volvió hacia Quinn—Ve con ella.

—No—dijo—Los guardias de Francesca están en todas partes, y no confío en ellos más de lo que confío en el resto de los Resucitados. Todos ellos van a querer alimentarse pronto. Necesitas protección.

—Solo te dejaré ir sola para evitar alertar a los Vampiros—Brittany alisó su palma hacia el centro de su pecho—Ten cuidado, Alpha.

Sonrió sombríamente.

—No tardaré mucho—le lanzó una mirada a la ojiverde—No dejes su lado.

—Sí, Alpha—los ojos de Quinn destellaron verde-lobo.

Cortó rápidamente a través de la multitud, atraída por el olor de la sangre de Verónica y el frenesí de Andrew. Sus olores eran distintos de todos los demás perfumes de sexo y sangre en la habitación, a pesar de que la mayoría de los otros Weres eran suyos también.

Andrew era centuri, atado a ella por la sangre, y su rabia había alertado a su lobo del peligro. Estaba cerca de perder el control, y si su centuri desafiaba a un Vampiro, ella tendría que luchar en su defensa.

Los Vampiros de Francesca superaban con mucho a sus fuerzas. La mayoría de sus lobos estaban cautivados y ciegos con la lujuria, sacarlos de su frenesí sexual dividiría su concentración.

Estaba en desventaja en esta habitación.

Andrew, quédate abajo—salió de la multitud y casualmente pasó un brazo alrededor del cuello de Andrew, frente a Betty—Veo que tú y Verónica ya están familiarizadas.

No se sorprendió al ver a la rubia con la pelinegra a su lado. Kitty había informado de la presencia de Betty en el laboratorio la noche del rescate, pero Verónica no había sido capaz de identificar al Vampiro que se había alimentado de ella.

Ahora tenía su prueba.

Su lobo enseñó los dientes. Este Vampiro había herido a su joven.

—Te esperaba antes, Santana—dijo Betty, dejando caer intencionalmente el título de la morena. Si quería proteger a Verónica de la ira de Francesca, todo el mundo debía creer que Verónica no era nada más que un anfitrión. Una prescindible—Me sorprendió que no estuvieras aquí antes de que terminara la alimentación.

La Alpha ignoró el insulto y el desafío provocador.

—Andrew, lleva a Verónica al Rover.

—La Vampiro debería pagar—gruñó Andrew.

Betty se rió, acariciando lentamente la garganta de Verónica.

—¿Y quién va a exigir el pago? ¿Tú? Puedo saborear tu hambre. ¿Quieres pelear conmigo o follarme, Lobo?

—Algún día, Vampiro, te encontraré sola.

—Recuerdo haberte visto correr, mientras que tres de los Resucitado se alimentaban de ti—dijo Betty fácilmente—Cuando regreses, invitaré a Adán y Christine, otro de mis guardias, a unirse a nosotros. Te voy a escurrir mientras follas.

Andrew se lanzó, pero Santana fácilmente lo contuvo, apretando su mano en el hombro. Calmadamente dijo:

—Haz lo que digo. Fuera.

Él se estremeció bajo el mando en su voz. Gimió suavemente en la parte posterior de su garganta, su lobo atrapado entre el desafío y las órdenes de su Alpha. Él fulminó con la mirada a Betty y tendió la mano a Verónica.

—Venga.

El agarre de la pelinegra en la camisa de Betty se tensó, ésta le murmuró en el oído:

—Vete. Es lo mejor.

Estudió a la rubia fríamente mientras su lobo quería desgarrar a la Vampiro.

—Verónica. ¿Estás aquí por tu voluntad?

Ésta se estremeció bajo la furia de la voz de Santana, pero se presionó cerca del lado de Betty, levantando la barbilla.

—Sí, Alpha.

—¿Y antes?

—Sí, Alpha.

—Ella piensa que es libre de elegir—Betty dijo, sosteniendo la mirada de Santana, desafiándola a hacer un desafío en el dominio de Francesca—Ella no puede distinguir entre la esclavitud y el deseo.

—Así dices tú—dijo pero ella no sintió temor de la pelinegra—Dime por qué no debería matarte por traicionar nuestra alianza.

—¿Qué te hace pensar que lo hago?—Betty encogió de hombros y se alejó de Verónica—Ve con tu Alpha—sonrió fríamente—Estabas sabrosa, pero no lo suficiente para ir a la guerra.

Ésta levantó la barbilla.

—Soy leal a mi Alpha. Si la desafías, estaré a su lado.

—No tengo necesidad de desafiar. Ya he tenido lo que quería.

Santana deslizó su mano alrededor de la nuca de Verónica.

—Ve con Andrew.

—Sí, Alpha.

Verónica se apartó de Betty y ésta la observó marcharse. El dolor en su pecho era desconocido, un dolor afilado que ninguna cantidad de alimentación iba a romper.

—Tus lobos quieren lo que les damos, Santana. ¿Por qué pelearnos por ello?

—No voy a dejar que obligues a mis lobos, aliada o no.

Betty no dijo nada, esperando hasta que sentido a Verónica dejar el club, a salvo de los Resucitados que estaban alimentándose sin pensar de cualquier anfitrión disponible.

—Ya viene el amanecer.

—Llévame a Francesca.

Betty inclinó la cabeza.

—Como desee, Alpha.

Siguió a Betty a través de la multitud a la barra, donde Brittany y Quinn esperaban. Mantuvo su lobo con una correa corta, apretada. Quería desgarrar a la ojiazul más baja, por tocar a Verónica mientras estaba encarcelada, pero había leído la verdad en los ojos de la pelinegra.

Betty no la había obligado esta noche. Verónica había ido a verla de buena gana.

¿Estás bien?—preguntó Brittany, la furia hirviente de su morena forzando a su lobo a caminar y gruñir. Llevo una mano hacia el centro de la espalda, acarició los rígidos músculos.

Santana se estremeció, tomó un largo suspiro, absorbió el olor calmante de su compañera.

Un poco de su furia se asentó.

Sí. Quédate cerca de mí cuando bajemos.

¿Verónica, Andrew?

Seguros.

Betty tendió un brazo y se inclinó.

—Si vienen conmigo, mis amigos, la Regente las verá ahora.

—Bien—Brittany pasó un brazo alrededor de la cintura su morena y observó a la vampiro fríamente—Entonces veremos si seguimos siendo amigos.

Ésta se echó a reír.

—La Regente va a disfrutar de ti.

Santana gruñó, pero Brittany simplemente sonrió.

—Lo dudo mucho.





*****


Marley se agarró al respaldo del asiento de Aria, mirando entre ella Jake y hacia el bosque.

Las luces del Rover iluminaban una pista estrecha, poco más que un sendero de ciervos, apenas lo suficientemente amplio como para acomodar el SUV. El vehículo fortificado rebotó sobre rocas y árboles caídos mientras se movían más y más hacia las montañas.

Aunque el terreno de la montaña no parecía diferente de los bosques en la tierra de la Manada, se sentía como si hubiera cruzado a una tierra extranjera. Su piel se erizó con aprensión.

El cielo del este parecía más claro de lo que había sido momentos antes. No tenían mucho tiempo.

—¿Puedes olerlas?

—No—dijo Aria—Están demasiado lejos.

Jake gruñó inquieto.

—Huelo a gato por todas partes.

Tampoco podía sentir a Kitty, y la desconexión la asustaba, su rubia le había dicho una vez que podría encontrarla si estaba a cien millas de distancia, no tenía esa capacidad todavía, pero por lo general, incluso cuando ella no podía verla, podía saborear a Kitty en su sangre.

Su ausencia era como perderse un miembro.

Entró en pánico por un instante, luego forzó bajó el miedo.

—¿Dónde estamos?

—Solo cruzando la tierra del Orgullo—dijo Jake—Ellas no deberían estar lejos ahora.

—Bien. Ya casi es de mañana.

Aria le devolvió la mirada.

—Si tienen que refugiarse aquí, Hanna debe conocer la ubicación de cuevas donde estarán a salvo del sol.

Asintió con la cabeza.

Los Vampiros mantuvieron sus vulnerabilidades bien guardadas, incluso de aliados. El sol no era el único peligro. Kitty todavía era sensible al ciclo circadiano UV y no estaría a plena fuerza durante el día.

Emily y Rafe serían aún más sensibles. Estarían somnolientas, vulnerables y sin protección en tierra enemiga.

—Sería mejor si nos aseguramos de que regresen al Compuesto al amanecer.

—Entonces lo haremos—dijo Jake.

—Yo…

Una fuerte explosión los sacudió y el Rover se detuvo bruscamente. Voló hacia adelante, tomando toda la fuerza del impacto en el hombro derecho. El dolor se precipito por su brazo y su mano quedó entumecida. Un rugido fuerte llenó el vehículo, y un enorme gato saltó sobre el parabrisas con tal fuerza que se agrietó.

—Emboscada—gritó Jake. Una pata pasó por la ventana abierta y cortó el brazo que ella lanzó para proteger su cabeza.

—Marley, Dave—Aria grito—Hay armas debajo de sus asientos. Manténgase en el vehículo.

Jake y Aria saltaron, y el aire cortó con el estallido de disparos.

Dave empujó a la parte trasera del Rover.

—Permanece en el interior.

—Espera, toma un arma.

—No necesito un arma—él sonrió la arrogante sonrisa que había visto por lo menos una vez en cada Vampiro que conocía, y luego, se fue.

Las puertas se cerraron detrás de él.

Con las manos temblorosas, Marley abrió el pestillo del asiento y sacó un rifle automático. Nunca había disparado uno, pero no se veía tan complicado. Una recamara curvada ya estaba unida al bajo vientre.

Por encima del gatillo había una palanca que suponía era el seguro. Lo empujó con el dedo índice.

El Rover se tambaleó hacia un lado, como si hubiera sido golpeado por un tren de carga, y cayó de rodillas.

No estaba esperando dentro como cebo.

Tomando una respiración profunda, sacudió en la manija de la puerta trasera, abrió las puertas, y saltó. Y se encontró cara a cara con el león de montaña más grande que había visto alguna vez.

El gato se agachó, sus salvajes ojos verdes fijos en ella, sus labios atraídos hacia atrás en un gruñido feroz.

Apuntó el arma, apretó el gatillo y rezó para que disparara.






*****


—Disparos—dijo Kitty bruscamente.

—Una milla más adelante—dijo Emily.

Hanna rodó por la ventana, perfumando el aire.

—Gatos, por lo menos una docena, moviéndose hacia el sur-sureste.

—Es un grupo de guerra—dijo Emily—, Y están entre nosotros y la tierra de la Manada.

—Nos superan en número—Zahn dijo en voz baja, frenando el vehículo—Si corto hacia el oeste, podríamos ser capaces de dar un círculo alrededor ellos.

—No—Emily y Kitty dijeron simultáneamente.

—Dos lobos—dijo Emily—No podemos dejarlos.

El pecho de Kitty apretó, el miedo le heló la sangre.

—Marley está con ellos—se volvió hacia la morena—Rafe y yo nos encargaremos directamente de la fuerza principal. Tú y Hanna giren hacia el este y apoyen los lobos y Marley hasta que lleguemos.

Ésta miró a Hanna.

—¿Estás lista para luchar de nuevo, gato grande?

La ojiazul gruñó.

—Cada gato que derroto es un gato más que voy a gobernar. Vámonos.

Emily cambio y Hanna la siguió. Kitty abrió las puertas traseras para que ellas pudieran saltar.

—Ve que no haya daño alguno a mi consorte, Warlord.

Mi palabra, Lieja—Emily siguió a Hanna en el bosque, su lobo feliz de estar cazando de nuevo por esta nueva Alpha.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por micky morales el Lun Sep 10, 2018 7:06 pm

vaya, que interesantes enfrentamientos!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7100
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 23l1 el Lun Sep 10, 2018 7:33 pm

micky morales escribió:vaya, que interesantes enfrentamientos!!!!!!





Hola, si¿?...o es ironía¿? mm¿? jajaajajajajja. Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5875
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 21 de 24. Precedente  1 ... 12 ... 20, 21, 22, 23, 24  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.