Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Justicia III (Adaptada) Cap 29
Hoy a las 6:15 pm por micky morales

» FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26
Hoy a las 6:03 pm por micky morales

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «The rain of stars»
Hoy a las 8:01 am por Klainefan

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 18
Lun Sep 10, 2018 10:05 pm por 3:)

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 9
Lun Sep 10, 2018 9:58 pm por 3:)

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Jul 27, 2018 9:17 pm por Sanny25

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 35 y prolongo fin
Lun Jun 04, 2018 10:30 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Mar Mayo 22, 2018 11:41 pm por 3:)

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
Klainefan
 
3:)
 
micky morales
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Página 22 de 22. Precedente  1 ... 12 ... 20, 21, 22

Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 23

Mensaje por 23l1 el Lun Sep 10, 2018 7:36 pm

Capitulo 23





El retroceso de la primera ronda condujo a Marley contra el Rover.

El repetitivo

¡Crack! ¡Crack! ¡Crack! era ensordecedor, y el calor que irradia desde la carcasa trajo lágrimas a sus ojos.

Flores de color escarlata florecieron sobre la cabeza y el torso del gato grande, y cayó, las nubes de tierra oscura y las agujas de pino se multiplicaron por el suelo a su alrededor.

Se imaginó que sintió que el suelo se estremecía.

Apenas tuvo tiempo de respirar antes de que otro gato aterrizara cerca del cuerpo sangrante, y luego otro, y otro. A sólo unos metros de distancia. Mantuvo su dedo en el gatillo deprimido.

No podía ver a los demás, no sabía si estaban vivos, no sabía si estaba sola.

¡Kitty! ¡Kitty, te necesito!

De pronto el zumbido en sus oídos fue el único sonido. Luego se oyó un gruñido bajo, cada vez más fuerte.

Miró fijamente el rifle automático.

Había dejado de disparar.

¿Por qué fue eso?

Un retumbar siniestro hizo temblar su corazón. Parpadeó la arena sudorosa de sus ojos. Un gato Were, con su piel del color de las hojas de otoño, se acercó hacia ella, sus ojos dorados locamente salvajes, sus caninos y garras cubiertas de sangre.

No tenía dónde correr.

Deslizó su mano detrás de ella, buscando a tientas la puerta del Rover. Si pudiera arrojarse dentro y cerrar de nuevo la puerta antes de que el gato la siguiera, podría encontrar otra arma.

Encontró el mango.

Deprimió el pestillo, sacudió el mango. Si tan sólo pudiera entrar. El gato se lanzó sobre ella.

Oh Dios, Kitty, lo siento mucho. Te amo…

Un grito ensordecedor cortó el aire y un misil el color de la luz del sol se disparó a través del claro y golpeó al gato a medio camino. Otro gato, ligero y musculoso, arrastró al atacante hacia abajo, mordiendo y cortando.

Se inclinó contra el Rover durante un latido frenético, luego recogió su fuerza, abrió la puerta y se lanzó al interior. Sus rodillas aullaban cuando aterrizó en el suelo de metal, pero ignoró el dolor punzante. Girando, se acercó a la puerta para comprar unos segundos de santuario.

Afuera, a pocos metros de distancia, el gato dorado rompió la garganta de la otra bestia y la sangre se salió en cascada, llenando con su grueso calor. Y entonces el vencedor se volvió hacia ella con un gruñido.

Saltó hacia atrás de la puerta abierta y se dirigió hacia el banco. Empujando el asiento con bisagras en posición vertical, buscó un arma en el compartimiento. Sus dedos se cerraron alrededor de una empuñadura de metal y sacó una pistola. Una automática. Ella realmente necesitaba aprender a disparar, si sobrevivía.

Rodando sobre su espalda, esperando sentir las garras rasgándole en cualquier momento, buscó la seguridad, no pudo encontrar una, y rezó para que no la hubiera perdido.

Con el dedo en el gatillo, apunto la puerta trasera abierta.

—Muy bien, vamos, maldita sea—murmuró—Esperar la muerte no era tan de su estilo.

Una sombra bloqueó la franja de luz de la luna y el interior se apagó. Estabilizó su brazo tembloroso con su mano opuesta.

—Preferiría que no me disparas, cariño. Probablemente deberías guardar tu munición en caso de que nos encontremos con otra molestia en el camino.

Dejó de respirar. Estaba soñando o alucinando.

—¿Kitty?

La luz de la luna volvió, unas cuantas estrellas parpadearon por encima de la línea de árboles, y Kitty estaba a su lado, suavemente sacando el arma de su mano.

—Está bien, estás a salvo.

—¿Se han ido?—se presionó contra el contra su rubia, mirando en la oscuridad que se desvanecía lentamente—Había tantos. Ellos sólo... seguían viniendo y viniendo.

—Todos están muertos, o lo estarán pronto—Kitty se acercó a ella y enterró su rostro en su cabello. Finalmente se echó hacia atrás, ahuecando cuidadosamente su cara—¿Hay algo de sangre en ti?

—No. Al menos, yo no lo creo. Raspaduras y moretones. Eso es todo.

La ojiverde la bajó hacia la parte trasera del Rover y salieron. Ella le pasó las manos sobre el pecho de la más baja, sus hombros, sus brazos.

—¿Estás bien?

—Estoy bien—el agarre de la rubia se apretó—¿Qué haces aquí?

—Yo...—apoyó su cabeza en el hombro de su rubia. La adrenalina corrió a través de su sistema, pero estaba agotada—No podía soportar la espera. Se estaba haciendo tan tarde, estaba preocupada.

La ojiverde siseo, acurrucando la cabeza su bajo su barbilla.

—Dave se arrepentirá de haberte dejado salir del Compuesto.

Se echó hacia atrás y pasó los dedos por el cabello rubio.

—No es culpa suya. Yo quería venir. Algo andaba mal. Pude sentirlo.

—Lo que está mal es que estas montañas están arrastrando con gatos salvajes. Hemos estado luchando por nuestro camino de regreso—Kitty sacudió la cabeza—Dudo que Santana tuviera idea de lo que se estaba moviendo a lo largo de sus fronteras. Si alguien no controla a estos gatos, Santana tendrán otra guerra en sus manos.

—¡Kitty, cuidado!—jadeó cuando el león dorado que había luchado contra el último atacante merodeó por el claro, se dirigió directamente hacia ellas—El arma. Lo dejé dentro.

—No lo necesitarás—Kitty deslizó su brazo alrededor de su hombro—Es Hanna.

De un paso al siguiente, el gato brilló en la forma Were. Un lobo trotó fuera del bosque, justo detrás de ella, su hocico empapado en sangre.

Trató de ver el cambio, pero sucedió tan rápidamente que se perdió el momento en que el lobo se convirtió en Were.

Emily se puso a caminar con Hanna.

—Oh, Dios mío—murmuró Marley—Hanna mató al gato Were que estaba a punto de...—estabilizó su respiración, asintió con la cabeza a la rubia de ojos azules—Gracias.

—De nada—dijo Hanna.

La ojiverde inclinó la cabeza hacia la ojiazul.

—Parece que ahora estoy en deuda contigo, Alpha.

—Me alegro de que no estás herida de gravedad—le dijo Hanna inclinó ligeramente la cabeza hacia la ojiverde.

Ella habría defendido a Marley, en cualquier caso, pero estaba feliz de haber incurrido en la gratitud de la Vampiro. Ella tendría que pedir esa deuda para asegurar su libertad, sospechó, y por lo que había visto, esta Vampiro era influyente y poderosa.

Emily dijo:

—Envié a Jake y Aria a asegurar el perímetro, pero debemos irnos pronto. Podría estar cerca otro grupo de ataque y nuestras reservas están disminuyendo.

Miró a su alrededor. Los vampiros necesitarían alimentarse pronto, y con la mañana cerca, no podrían luchar una batalla sostenida.

—¿Dónde está Dave?

—Con Rafe y Zahn en nuestro vehículo. Está herido, pero se recuperará—dijo Emily.

La culpa le golpeó el corazón.

—Él no habría estado aquí si no hubiera insistido en venir.

Su rubia le acarició el cabello.

—Él no habría estado aquí si hubiera seguido mis órdenes y te hubiera mantenido a salvo.

Aria camino para unirse a ellas y se enfrentó a Emily.

—Estamos seguros, Centuri.

—Bien—Emily no se molestó en recordar a Aria que ya no era centuri. El lobo Weres respondido a su lobo como siempre lo habían hecho. Y con cada cambio, su lobo era más fuerte—¿Cuántos gatos están vivos?

—Uno o dos—dijo Aria.

Kitty se volvió hacia Hanna.

—¿Qué quieres hacer con los heridos? Son tus gatos en tu tierra—sonrió cruelmente—No estaba planeando dejar sobrevivientes.

La ojiazul se encogió de hombros. Por ahora, sólo tenía el poder que le había dado la Vampiro.

Ella todavía estaba demasiado superada en número para intentar escapar.

Su gato protestó, siseando enojado ante la afrenta a su dominio, pero ella no podía desafiar. No todo podía resolverse con dientes y garras, sin importar lo que su gato exigiera.

—Me gustaría que llevaran un mensaje a los demás. Que he vuelto y...—sonrió al Kitty—Tengo poderosos aliados.

La ojiverde sonrió brevemente.

—Eso está por verse, pero...podríamos encontrar una asociación valiosa.

—Déjenlos vivir—dijo Hanna—, Y dejen el resto de los cuerpos donde están como un recordatorio a los otros gatos que no somos presas fáciles.

—Tienes buenos instintos, Alpha—Emily le dijo a Aria—Encárgate.

—Sí, Centuri.

La ojiverde tomó la mano de Marley.

—Tenemos que irnos. Los lobos nos alcanzarán cuando hayan liberado a los prisioneros.

Emily esperó a que Kitty y Marley se metieran en el vehículo antes de preguntarle a Hanna:

—¿Estás herida?

—No, sólo unos cuantos arañazos.

—¿Crees que esto hará una diferencia para los otros gatos Weres?

—Los gatos se resienten con la autoridad, evitan grupos de aventuras, prefieren vivir y luchar solos—se encogió de hombros—Pero también se dan cuenta de que para sobrevivir necesitan representación y protección, y si puedo proporcionar eso, ellos me seguirán.

Emily sonrió.

—Parece que hoy has demostrado que puedes hacer las dos cosas.

Hanna consideró a Emily firmemente. No había peleado sola. La morena había sido a la vez protectora y compañera. Habían luchado como iguales, como parejas.

—Tuve ayuda.

—Y lo harás otra vez, si lo necesitas—Emily se encontró con su mirada, vio al gato y Were en la misma medida reflejada en el verde dorado de sus ojos. No dejaría que nadie encadenara a esta guerrera de nuevo—Tenemos que regresar. Pero te prometo, que no volverás a ver barrotes.

—Entonces tengo que confiar en ti, ¿no?

La morena tomó su mano, sintió que su propósito la llenaba de fuerza.

—Tú puedes.

Hanna miró sus dedos unidos. No nació ni se crio para confiar en otra, pero hizo la elección de arriesgar su futuro y el futuro de su Orgullo a una extraña que había sido su enemiga.

—Entonces lo haré.





*****


Betty les condujo a lo largo de la ruta familiar a través del club, por un estrecho pasadizo detrás de la barra, y a través de la puerta de seguridad fuertemente custodiada en el extremo lejano.

La escalera de piedra en el lado opuesto era empinada, desigual, y solamente iluminada por los apliques oscilantes a la altura del hombro. Santana no tenía problemas para ver y podría haber hecho su camino en la oscuridad incluso si ella nunca había tomado el camino antes.

Pero había sido así antes, al menos una media docena de veces cuando había buscado la compañía de Francesca, no porque la desease o los poderosos orgasmos que los Vampiros daban con su mordida, sino porque Francesca era lo suficientemente poderosa como para drenarla y calmar las demandas de su lobo por una compañera.

Pero cuando su compañera la había encontrado, nada podía haber impedido la reclamación, y ahora no sentía nada mientras se acercaba a la cámara interior de Francesca.

Nada excepto furia hirviente que su Manada estaba bajo ataque y sus lobos en peligro. Y de alguna manera, Francesca estaba involucrada.

Brittany deslizó su mano por debajo de la cintura de los pantalones de cuero de Santana en la parte baja de su espalda.

Ella tratará de atraparte para perder la paciencia. Intentará seducirte a creer en su inocencia. Dile a tu lobo para retirarse y confiar en tu liderazgo en esto.

Me conoces demasiado bien—Santana rozó sus dedos sobre el cuello de Brittany.

Nunca lo suficientemente bien. Pero la furia es un arma inútil contra los que no tienen corazones. Ella es fría en cuerpo y mente, y tú debes encontrar el hielo con el acero, no llama.

Como desees, Prima.

Betty se detuvo frente de las puertas talladas del piso al techo y miró por encima del hombro.

—Podría proponer, Alpha López, que los Vampiros y los Weres siempre han sido los más fuertes en la alianza, y nunca puede haber habido un momento en nuestra historia en que nuestros enemigos fueran tan formidables.

La Alpha considero a la Vampiro en silencio. Betty había sido la segunda de Francesca antes de que los Weres abandonaran el servicio de los Vampiros para establecer sus propios territorios.

Sus antepasados habían sido generales bajo el mando de Betty. La Senechal de Francesca era una maestra de la táctica y casi tan poderosa como Francesca. Tal vez el tiempo para un nuevo Regente se acercaba, y el momento no podría ser peor. La rebelión dentro del Dominio de Francesca desestabilizaría no sólo a los Vampiros, sino a toda la Coalición Praetern.

—Nunca he buscado una guerra con los Vampiros—dijo Santana, sin decir nada que no se había dicho antes. No elegiría los lados entre Betty y Francesca a menos que fuera forzada a hacerlo—Y la Regente sabe que mi primera lealtad es para mi Prima y mi Manada. Cualquiera que se mueva en contra de mi Manada es mi enemigo.

La rubia vampira inclinó la cabeza.

—Una cosa que siempre has sido, Alpha López, es directa. No siempre es una fuerza, pero siempre una virtud.

La Alpha sacudió la cabeza.

—Los juegos son para políticos...y Vampiros.

Los ojos de Betty chispearon, una breve e intensa llamarada carmesí.

—Pero hay tanto placer en el juego. Deberías intentarlo alguna vez.

—Esta noche mi negocio es simple. Todo lo que quiero son respuestas—Santana señaló la puerta—¿Vamos a terminar con eso de una vez?

—Por supuesto—Betty abrió la puerta, entró, y anunció en un tono formal—, Alpha López, la Prima y la imperator para ver Francesca, Viceregal del Territorio del Este y Canciller de la Ciudad.

La rubia vampira se hizo a un lado y Santana y los demás entraron. Francesca estaba sentada en un trono dorado en lo alto de un estrado al final de una alfombra de color rojo sangre que coincidía con los exuberantes tapices de terciopelo.

Su vestido carmesí, de un tono más oscuro que la alfombra, dejaba los hombros desnudos, se hundía entre sus voluptuosos senos y fluía en oleadas seductoras sobre sus caderas para acumularse alrededor de sus tobillos. Las joyas brillaban en sus dedos y los diamantes guiñaban en su pelo.

Un par de Vampiros vestidos de negro, con bandas de oro y sables ceremoniales, estaban a su lado.

La Regente estaba mostrando su poder.

Santana se adelantó en sus pantalones de cuero negro, sus botas de combate y su camisa negra ajustada, el cuchillo militar KA-BAR atado a su muslo, su única arma. Brittany a su izquierda, Quinn a su derecha.

Se detuvo lo suficientemente lejos del trono para no tener que levantar la cabeza para encontrarse con la mirada de Francesca.

—Gracias por interrumpir tu apretada agenda—dijo guardando el sarcasmo de su voz.

Francesca agitó la mano lánguidamente.

—Pero, por supuesto, mi querida Santana—sonrió a Brittany antes de volver su mirada seductora a la morena—Cualquier cosa por ti. Deberías saberlo ahora...después de todos nuestros tiempo juntas.

—No voy a tomar mucho de tu tiempo. Las instalaciones de investigación en López Industrias fueron bombardeadas esta mañana.

—He oído eso. Espero que nadie resultara herido.

—Ninguno de gravedad. Además, varias de mis jóvenes lobos fueron secuestradas, retenidas cautivas en un laboratorio experimental y torturadas—miró a Betty—Tu segunda estuvo ahí la noche que las liberamos. Se alimentó de una de mis jóvenes, en contra de su voluntad.

Su acusación, si era verdad, exigía retribución. Francesca se vería obligada a dejar que Santana diera el nombre de su precio, y por tal ofensa, el precio sería la muerte o el exilio.

La expresión de Francesca no cambió. No miró a Betty. Lentamente, ella cruzó las piernas, la seda roja deslizándose por su pantorrilla para desnudar su muslo donde el vestido estaba dividido a lo largo de un lado del dobladillo a la cadera. Pasó sus dedos sobre su pecho y los dejó demorarse sobre la hendidura entre sus senos.

—Santana, querida, haces sonar como si estuviéramos involucradas en algo nefasto. ¿Por qué querríamos hacer de ti un enemigo?

—No sé la respuesta a eso. Pero me gustaría hacerlo.

—Betty, explica a la Alpha lo que estabas haciendo en la instalación esa noche.

Ésta se preguntó qué trampa Francesca estaba tirando para Santana, o para ella.

Ellas no habían discutido admitir que había estado presente, y se preguntó si Francesca estaría probando su lealtad o castigándola por Verónica. Francesca, sin duda, sabía que se había alimentado de ella en el piso de arriba. Sabía todo lo que pasaba en el club.

No importa cómo respondiera, corría el riesgo de enfrentar a los Vampiros o contra los Weres, o Francesca contra ella. No podía estar segura de cuál era el juego de La vampira, pero podía proteger a Verónica.

—Como ustedes saben, el Dominio tiene una inversión considerable en el sector empresarial humano, así que por supuesto, nos gusta ver cómo se están usando nuestros fondos. Había sido invitada a recorrer el laboratorio de investigación que estaba trabajando en cuestiones de interés vital para los Vampiros. Imaginen mi sorpresa cuando descubrí, por accidente, que uno de los proyectos no relacionados involucraba sujetos Were—Betty estaba segura de que nadie podía demostrar que se había alimentado de Verónica esa noche, Kitty y sus guardias No habían llegado hasta más tarde, y todos los involucrados estaban muertos o escondidos—No había estado ahí más de unos pocos minutos, cuando tus fuerzas irrumpieron en la instalación. Reconocí a una de tus jóvenes, por supuesto, y en el caos fui capaz de ayudarla a mantenerla segur. Estoy segura de que Lieja Wilde, te dijo que la entregué para garantizar su pasaje seguro—abrió sus manos y sonrió—Me temo que no hay ningún misterio en absoluto. Simplemente sucedió que estuve ahí cuando llegaste.

—¿Quién te invitó?—preguntó Santana.

—Por uno de los investigadores, en realidad, uno que murió en el desafortunado incidente. Me encontré con él, creo que, en una recaudación de fondos políticos hace varios meses, y me extendió una invitación para visitar.

—Conveniente—dijo Santana—, Y un callejón sin salida.

Betty hizo una mueca.

—Desafortunadamente.

Santana miró a Francesca.

—¿Y el ataque a mis laboratorios? ¿Estabas al tanto de una conspiración para atacar la Manada?

—Por supuesto que no—dijo Francesca—Por qué, Santana, si lo hubiera sido, ciertamente te habría alertado. ¿Cuál sería la ventaja de mantenerme callada?

Brittany se rió.

—Si pensabas que los enemigos de Santana podrían derrotarla, o debilitarla lo suficiente como para que otro lobo desafiara a tomar la manada, estoy bastante segura de que apoyarías al probable ganador. Y una Manada dirigida por un Alpha más flexible, uno que incluso podrías controlar, sería mucho más deseable que uno que no puedas. La lealtad no es una palabra en tu vocabulario.

Francesca apretó su mano contra su pecho.

—Estoy herida de que pienses tan poco de mí, Prima. Yo espero que no sea personal. Debes saber, no tengo ninguna intención de comprometer tu...relación...con…

—Por favor—dijo Brittany—Mi compañera no es susceptible a tus encantos, y mientras no la toques, no tengo ninguna razón para arrancarte el brazo. Así que no tenemos necesidad de discutir la historia pasada.

Francesca se echó a reír, claramente encantada.

—Oh, me gustas—miró a Santana—Me imagino que es incluso capaz de satisfacer tus necesidades considerables en la cama.

La morena gruñó y su rubia casualmente pasó un brazo alrededor de su cintura.

—Quien plantó las bombas en nuestro laboratorio tenía conocimiento interno. ¿Sabes cómo un Were podría haber sido persuadido a traicionar Santana?

Francesca se quedó en silencio un largo momento, preguntándose sobre Weres adictos a la sangre, y que podrían hacer para evitar la exposición o para la oportunidad de hospedar con regularidad.

Si Hiram estaba usando Vampiros para reclutar a Weres, necesitaba poner fin a sus operaciones clandestinas antes de que ella fuera arrastrada a una guerra no deseada.

—Sería tonto de mi parte sugerirte que no tiene enemigos, Santana. Ambas sabemos que no es cierto. A los humanos les gustaría nada mejor que todos nosotros peleáramos entre nosotros mismos hasta que nos debilitáramos lo suficiente para que los humanos nos puedan derrotar o completar el trabajo para ellos y limpiarnos el uno al otro—se levantó y bajó por la escalera de mármol hasta el lado de Betty. La levedad había desaparecido de su rostro—Tengo la intención de proteger mi Dominio de aquellos que buscan destruirnos. La Coalición Praetern, si tiene éxito, sólo nos someterá a la regla de una especie más débil. Si te alias conmigo y retiras tu apoyo a la Coalición, usaré todos mis recursos para descubrir quién está detrás de los ataques contra ti y tu Manada.

—¿Y si no retiro mi apoyo?—preguntó Santana en voz baja.

Francesca suspiró.

—Santana, estás tratando de hacer las paces con un enemigo que sólo busca destruirte. Valerosa, pero equivocada.

—Pareces muy segura.

—Odiaría ver que te conviertes en un blanco para los extremistas—sonrió, sus ojos glacialmente fríos—Y ahora, con tu Prima embarazada, eres mucho más vulnerable.

Su lobo se alzó ante la sutil amenaza y el control se deshizo.

—Si tu…

—Afortunadamente—dijo Brittany, apretando su agarre sobre su morena—, Soy más que suficientemente fuerte como para protegerme a mí misma.

Quinn retumbó una advertencia baja.

—Y todos los lobos se compromete a defender a la Prima.

Francesca se rió suavemente.

—Por supuesto. Sin embargo, vale la pena ser cauteloso. ¿Por qué pedir problemas?

—Eres mucho más vulnerable que los Timberwolves—dijo Santana, su mente clara.

—Los Vampiros ya no tienen ejército. Tu guardia es poderosa, pero pequeña en número. Incluso si pudieras reclutar soldados, no has librado una guerra en siglos.

—No he olvidado cómo luchar—dijo Betty—, Y individualmente somos más fuertes que cien humanos.

—Eso puede ser, pero ellos tienen cientos de miles de personas para traer contra ti.

Santana esperó a que Brittany se opusiera a lo que ella estaba pensando pero sólo sintió el apoyo del lobo de Brittany.

—Puedo prometerte un ejército si me traes evidencia de los que se han movido contra mí.

—Si lo supiera y te lo dijera—Francesca dijo bruscamente—, Necesitaría un ejército. ¿Quieres una guerra?

—Una puede estar viniendo. ¿A quién quieres pelear a tu lado, Francesca? ¿Mis lobos o humanos que te verían muerta tan pronto como yo?

Francesca se acercó y extendió una mano hacia la cara de la morena.

—Mi querida Santana…

—No lo haría—dijo Brittany en voz baja.

Francesca sonrió.

—Sólo un gesto de amistad—agitó la misma mano hacia Betty, que se acercó a su lado, y ella deslizó su mano por el hueco del brazo—Le preguntaremos a nuestras fuentes. Y si descubro alguna evidencia de quién planificó y ayudó a organizar el ataque esta mañana, te lo diré.

—¿Y quién está detrás del secuestro y de los experimentos?—Santana presionó.

—Podría ser capaz de ayudarte a ahí—dijo Francesca.

Santana tenía razón, por ahora, al menos, los Weres eran aliados más fuertes. Betty se puso rígida pero se mantuvo en silencio.

—¿Sí?

—No puedo demostrar que está involucrado, pero sí sé que Hiram Corcoran tiene intereses de mucho tiempo en más de un centro de investigación enfocado en...estudios no humanos, incluyendo donde tus lobos fueron retenidas.

—Hiram—dijo Santana, sin sorprenderse—Estaremos esperando saber de ti.

—Si me entero de algo, serás la primera en saberlo.

La morena dijo:

—Gracias por habernos visto.

—Por supuesto cariño. Oh—dijo Francesca como si recordara—, ¿Cómo está la nueva Lieja?

—¿Kitty?—se encogió de hombros sin comprometerse—Más fuerte que nunca.

Los ojos de Francesca brillaron.

—Estoy tan contenta de oír eso.

—Me alegro, ya que Kitty ya ha prometido su apoyo a los Timberwolves, y yo a ella.

La vampiro le dio la espalda y montó en su trono.

—Sólo recuerda quién tiene el poder, cariño. Buenas noches.

Betty las condujo de regreso al club.

—Sugiero que te vayas de inmediato. Es el amanecer.

—Lo haremos—hizo una pausa en la salida—Verónica apenas ha salido de la adolescencia. Ella tiene la edad suficiente para elegir con quién se enreda, pero si descubro que la has obligado, te mataré. Y no me escucharás venir.

Betty se echó a reír.

—Espero que lo intentes. Buenas noches, Alpha López.

Salió, llenó sus pulmones con un aire nocturno crujiente que contenía los restos de sangre y muerte, y pasó un brazo alrededor del hombro de su rubia.

—Vamos a casa.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Mar Sep 11, 2018 5:41 am

Betty se cree muy poderosa para desafiar a Santana, me gustaria ver como San le arranca el pescuezo!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Mar Sep 11, 2018 6:57 pm

micky morales escribió:Betty se cree muy poderosa para desafiar a Santana, me gustaria ver como San le arranca el pescuezo!!!!!





Hola, jajajaja xD jajajajajajaaj la desafía, pero esk no nose xq es rara ella =/
avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 24

Mensaje por 23l1 el Mar Sep 11, 2018 6:59 pm

Capitulo 24




El cielo se fue aclarando cuando los Rovers atravesaron las puertas de la empalizada en el corazón del Compuesto.

Marley resistió el impulso de arrastrar a Kitty hacia la parte trasera del Rover y lejos de los primeros dedos del amanecer rayando a través del parabrisas.

—¿Estás bien?

—Sí—Kitty murmuró, inclinándose hacia delante para mirar el cielo. Estaba cansada, como si sus músculos y huesos estuvieran estirados, pero no ansiaba dormir. Ella ansiaba a su castaña. El sabor de ella ya hervía en su lengua—Solía ser capaz de tolerar la luz del sol durante unas horas. No me siento tan agotada como ayer en este momento. Me pregunto…

—No—Marley dijo rápidamente, tomándole la mano, lista para tirar de ella hacia las sombras, donde estaría a salvo. Este era un enemigo que ella al menos podía reconocer y luchar—Sé que eres más fuerte de lo que deberías ser tan pronto, pero no me estoy arriesgando. Te quiero adentro al instante en que esta maldita cosa se detenga.

La rubia sonrió, todavía sin estar acostumbrada a ser protegida por nadie, y mucho menos por una humana.

Esta humana, sin embargo, estaba lejos de ser débil.

Su castaña no sólo mantuvo su corazón, ella mantuvo su vida, y cada vez que la alimentó, su dependencia de la composición química única de la sangre de la ojiceleste se hizo más fuerte.

Pronto ella sería capaz de sobrevivir sólo unos días en cualquier otra sangre sin perder fuerza, y sólo unas pocas semanas sin ser incapacitada. Otros anfitriones podrían mantenerla con vida, pero ella sería una cáscara vacía.

Pasó los dedos por el cabello castaño, la besó.

—Te preocupas para nada.

—No por nada—Marley murmuró, besándola de nuevo—Por todo.

—Todos mis guardias están Resucitados. Todo el mundo necesita refugio. Voy a verlos primero.

El Rover se detuvo. La castaña mantuvo un agarre en su mano y se inclinó para hablar con Zahn.

—Mira que Jake y Aria entregan al cautivo Were a quien quiera que esté está a cargo aquí. Una vez que el prisionero esté asegurado, pon guardias en nuestras habitaciones. La Lieja y los Resucitados irán directamente adentro.

Zahn echó un rápido vistazo a su dirección, luego asintió bruscamente.

—Sí, consorte. Veré que se haga.

Su castaña le besó la mejilla.

—Tus guardias seguirán tu ejemplo. Llévalos adentro ahora. Todo lo demás está bajo control.

Sonrió con ironía.

—Parece que tienes un talento natural para hacerte cargo.

—No es nada en lo que tenga mucha práctica últimamente—Marley empujó las puertas traseras abiertas y saltó. Su espalda punzaba y los músculos que ni siquiera sabía que tenía se quejaron. Pero se sentía mucho mejor de lo que tenía derecho después de los acontecimientos en el bosque. Su rubia no era la única que era más fuerte de lo que había sido. Pasó su brazo por el de la ojiverde—Vamos adentro. Te necesito.

Los ojos de ésta se encendieron.

—Tu sangre me llama.

—¿Sólo mi sangre?

—No—murmuró Kitty—Tú eres mi sangre, mi corazón, mi vida.

Apretó su agarre.

—Cómo tú eres la mía.

Finn caminó a través del Compuesto conduciendo un escuadrón de Weres, sus anchos hombros estirando la tela de su camiseta negra, sus musculosos muslos encerrados en los BDUs. Sus ojos oscuros se encontraron con los verdes, cortados en el segundo Rover, donde Jake y Aria sacaron al gato cautivo Were de la parte trasera.

Todavía estaba desnudo y encadenado, pero se recuperó lo suficiente como para gruñir y agitarse en su agarre.

—Es bueno verte de vuelta. Veo que tuviste éxito.

Sonrió débilmente.

—Una noche interesante.

—Las habitaciones están listas en el cuartel—dijo Finn.

—Mis guardias necesitarán anfitriones

—Tenemos voluntarios. Están esperando dentro—Finn se volvió hacia Emily, que estaba parada con Hanna junto al vehículo principal—Los sentries asegurarán a los prisioneros.

Un cuarteto de sentries armados con pistolas paralizantes dio un paso adelante.

—Sólo un prisionero— Emily deslizó su mano alrededor de la nuca de la ojiazul—"Ella viene conmigo.

—Estarás...durmiendo, ¿verdad?—preguntó Finn, su voz plana, sin reto, pero atravesada por el acero.

Emily gruñó, un profundo gruñido de advertencia.

—Ella viene conmigo.

—No puedo tener una prisionera sin garantía dentro del Compuesto—dijo Finn—Lo siento pero…

Kitty dijo:

—Mis guardias verán que la Alpha Marin permanece en sus aposentos. Te invitamos a poner tu propia seguridad, si quieres.

Los ojos del más alto se estrecharon mientras deliberaba.

—Muy bien. Pero si la gata intenta abandonar el edificio, entonces ella será enjaulada.

—Muy razonable—dijo Kitty—Ahora, si eso es todo, entraremos.

Finn señaló a una joven Were de cabellos oscuros con impresionantes ojos verdes.

—Lexa, escolta a Lieja Wilde y su compañía a sus habitaciones.

—Sí, Centuri.

Emily sintió que el gato de Hanna caminaba con frustración, y mientras caían detrás de Kitty y Marley, apretó suavemente el cuello de la ojiazul.

—Pensé que preferirías una cama en el cuartel a una celda. Puedes ver a tus cachorros a la caída del sol.

—Prefiero ser liberada para poder llevar a mis cachorros de vuelta a mi territorio. Mantuve mi palabra, y te traje al delincuente.

—Lo sé. Pero el protocolo exige que la Alpha te libere.

Hanna siseó.

—Tu Alpha no me gobierna.

Emily sonrió mientras subía familiares los escalones al cuartele.

—Nadie lo hace. Pero si vas a dirigir tu Orgullo de nuevo, necesitarás aliados.

Los labios de la ojiazul se curvaron.

—¿Lobos y Vampiros?

—Luchamos bien juntas—Emily hizo una señal al macho Were que estaba de pie en la puerta abierta a una habitación que tenía dos camas colocadas en las paredes opuestas bajo una ventana alta.

El suelo de madera en bruto estaba desnudo.

Un aparador llano separaba las dos camas. Una habitación funcional para dormir entre largos turnos en el campo de entrenamiento y días en patrulla en las montañas. Cerró la puerta detrás de ellas y cerró las persianas de las ventanas, bloqueando el sol naciente. La habitación cayó en la sombra. Se sentó en la cama y se quitó las botas.

—Kitty tomó tu parte ahí afuera. Eso llevará peso con la Alpha.

Hanna se apoyó contra la puerta.

—Puedo hacer más bien en las montañas de lo que puedo encerrada aquí. Los gatos son salvajes, pero son luchadores feroces. Viste eso por ti misma. Puedo levantar una milicia para ayudar en las luchas venideras.

—¿Por qué lo harías?—preguntó Emily, genuinamente curiosa—¿Qué te importan los lobos o los vampiros? Los gatos no son objetivos.

Hanna se encogió de hombros.

—¿Y después de que te hayas ido? Será temporada de caza abierta en los gatos, y luego los zorros y coyotes, y, eventualmente, todos seremos exterminados. Los gatos han vivido a la sombra de los lobos por milenios, y nos hemos resentido. Pero esas mismas sombras han sido largas y oscuras, y nos han mantenido ocultos también. Ahora somos tan visibles como tú.

—¿Yo?—sonrió débilmente—¿Mi lobo o Vampiro?

—Ambos.

Estaba a su lado en un instante, acercándola a la puerta.

—¿Puedo confiar en que te quedes aquí hoy?

—Dijiste que podía confiar en ti—dijo Hanna—Ahora tendrás que confiar en mí.

Tan cerca, podía oler el poder en la sangre de la rubia y el calor que salía de su cuerpo. La ojiazul era fuego y fuerza, y ella estaba tan fría.

Había sangrado ahí en el bosque, y estaba débil, fría y hambrienta.

—La otra cama es tuya. Duerme un poco. La Alpha volverá pronto.

—Estás hambrienta—dijo Hanna—Siento tu necesidad.

Gruñó, resentida por su incapacidad de ocultar su debilidad de la gata.

—Llamaré a uno de los lobos.

Alcanzó más allá de la rubia por el pomo de la puerta, y ésta le agarró la muñeca. Las puntas de las garras le mordieron la piel y su sexo pulsó.

—No quieres jugar conmigo ahora, gato grande.

—Soy más fuerte que cualquier lobo—Hanna dijo con arrogancia felina—Te alimentare.

Rozó la boca sobre el cuello de la rubia y el sabor la traspasó con más que hambre.

Deseo, anhelo, una necesidad tan profunda que dolía. Un gato muy, muy peligroso.

—Me he alimentado de ti demasiadas veces ya. Mi sangre reconoce tu sangre. Sería prudente que te mantengas alejada de mí.

—Mi sangre reconoce la tuya—susurró la quemadura en su cuerpo demasiado fuerte por su razón.

Era en el fondo un gato, y su gato se agachó, listo para saltar. La ojiazul pasó las manos por susbrazos, sobre sus hombros, y por su pecho. El cuerpo debajo de la delgada camiseta era de músculos afilados y curvas elegantes, tan hermosas como poderosas.

Su gato ronroneó, un profundo retumbar de anticipación y deseo.

Tiró del labio en su boca, mordió.

—Mi gato te reconoce. Te quiero.

Emily tembló ante el olor del gato que la envolvía, árbol perenne y tierra, embriagadora y seductora. Hanna era una Alpha, su llamada suficiente para traer incluso un dominante Were a sus rodillas.

Su lobo alertó, empujó a través del hambre de Vampiro agitando su lujuria, y retumbó una invitación.

Sonrió y acarició la cara morena.

—Escucha a tu lobo. No tiene miedo.

—No tengo miedo, pero deberías estarlo—Emily apretó las manos en la puerta para no tocarla.

Si se movía, ella la tomaría, la tiraría debajo de ella, se deleitaría con ella. Apoyó su frente contra la de la más baja, la respiración quemando su pecho. Su lomo dolía, sus huesos hundidos.

Ansiaba a Hanna como la vida.

Hanna era la vida, su vida.

—Te necesito—levantó su cabeza, su visión eclipsada por las llamas—Puedo obligarte a venir a mí. Lo haré, si mi necesidad se hace más fuerte. No deberías alimentarme de nuevo.

Agarró las muñecas de la más alta, sacó sus manos de la puerta, y las apretó contra sus pechos. Sus pezones estaban duros, sus pechos llenos. Su sexo estaba hinchado y listo.

—Corrí contigo, peleé contigo, y ahora quiero unirme contigo. Quiero gastarme con tu boca en mi garganta. No puedes obligarme a hacer lo que quiero hacer.

—Estoy demasiado débil para ser fuerte—susurró Emily.

—Eso está bien—la atrajo hacia la cama, la guio hacia abajo y se deslizó sobre ella—Soy lo suficientemente fuerte para las dos.

La besó y la morena gimió.

El sonido de la necesidad de la más alta la llenó de poder gozoso. Le rasgó la camisa por el centro y se quitó la suya por encima de su cabeza. Se estiró sobre ella, deslizando sus pechos sobre los morenos.

Le lamió la mordida que había hecho en el hombro y la sintió subir debajo de ella. Los caninos resplandecían bajo la luz oscura, sus ojos como faros de fuego.

Alcanzó entre ellas, abrió los pantalones de ambas. Alzándose más alto, su boca reclamando la de la morena, se despojó de los restos de sus ropas y se montó en el abdomen. La piel de Emily estaba caliente, su línea de pelaje lujosa burlándose sobre su clítoris hincho.

—Me gustaría que me rogaras—jadeó, arrastrando su lengua por el centro del pecho moreno y sobre su pezón—, Ppero mi gato está impaciente por saborearte.

Emily alcanzo hasta apoderarse de sus manos. Su voz era un gruñido peligroso.

—Tengo poco control. Ahora soy toda Vampiro, y debo alimentarme.

—Lo sé—siseó y se deslizó sobre el duro estómago la pelinegra, cubriéndola con su esencia. Se sintió llena. La presión, la necesidad de gastar, era todo lo que sabía. Ella se inclinó de nuevo, sus pechos balanceándose sobre la boca de Emily, quien pasó sus caninos por encima de sus pezones y ella se sacudió—Chúpame.

La morena se alzó, cerró su boca sobre su pecho y la atrajo hacia ella.

Su cabeza se sacudió hacia atrás, su mente atacada con placer. Estaba cerca, tan cerca.

—Te necesito—le advirtió Emily.

—Estoy lista. Por favor. Ahora.

La morena envolvió los brazos a su alrededor y se retorcido, tirándola debajo de ella. Con sus caderas entalladas entre los muslos, su sexo presionó en el ella, tomó su garganta en una rápida zambullida. Hanna se corrió, un grito agudo arrancado de su garganta, su victus explotando sobre el sexo de Emily.

Ésta bebió y el placer penetrante la inundó de poder. Empujó, su sexo se vació en pulsaciones rítmicas, y se rindió a la llamada de la rubia.




*****


Santana y sus lobos llegaron al Compuesto justo después de amanecer. Finn las recibió en los escalones del cuartel general.

—¿Algún problema?—preguntó.

—No, Alpha—miró hacia el cuartel—Emily y los otros regresaron hace media hora. Proveí cuartos para los Vampiros y los guardias según las instrucciones.

—Bien. ¿Cómo les fue?

—Trajeron de vuelta a un prisionero. Está abajo, con Mike y Aria en guardia. Jake fue herida y la envié a la enfermería.

—¿Es grave?— Brittany se acercó a ella y enganchó sus dedos por el cinturón de los pantalones.

La seductora esclavitud de Francesca seguía flotando alrededor Santana como una niebla empalagosa.

Quería borrar de su mente el recuerdo de las burlas del Vampiro.

Quería reclamar a su compañera, piel a piel.

Y pronto.

—No, Prima. Emma dijo que estaría bien después de que sus heridas fueran atendidas y cambiara.

—Bien.

—¿Y qué hay de la otra gata?—preguntó Santana.

Finn Hizo una mueca.

—Ella está con los Vampiros—miró hacia abajo, luego se centró en el hombro de su morena, manteniendo su mirada por debajo de ella—Está con Emily, Alpha.

—Ya veo. Estás relevado, Finn.

—Sí, Alpha—se dio la vuelta y se alejó a grandes pasos.

Su morena entrelazó sus dedos en su cabello y la besó.

—Voy a hablar con Emily. Andrew te verá casa.

Le acarició la mandíbula.

—Voy a comprobar a Jake y los cachorros de la gata. Puedes encontrarme en la enfermería y nos iremos a casa juntas. No te demores, te necesito.

Santana la acercó y frotó la mejilla contra su cabello.

—Tan pronto como pueda, te mostraré lo que significas para mí.

Le besó la garganta.

—No necesitas mostrarme. Lo siento con cada respiración.

—Te amo—murmuró Santana.

—Lo sé. Te amo. Ve a ver a Emily.

Santana esperó hasta que su rubia llegó a la enfermería y luego se dirigió al cuartel. En el extremo más alejado de la sala, los vampiros y los lobos hacían guardia frente a una media docena de puertas cerradas. Los Vampiros la miraron impasible mientras se acercaba. Los lobos se enderezaron a la atención.

Lexa dio un paso adelante mientras la se detenía.

—¿Todo tranquilo?

—Sí, Alpha—dijo Lexa enérgicamente.

—¿Dónde está Emily?

Lexa señaló la habitación frente a la que guardaba con Zahn.

—Ahí, Alpha.

La sala no tenía ventanas exteriores, por lo que no estaba preocupada por exponer a los Resucitados a la luz. Tampoco estaba preocupada por la privacidad de Emily.

Ésta estaba sola con una prisionera mientras estaba comprometida. Tonta, tal vez letal.

Cogió la perilla y un sirviente humano, un hombre de pelo castaño que no conocía, se deslizó frente a ella, bloqueándola.

—La Warlord no debe ser molestado hasta la caída del sol.

Gruñó suavemente, una advertencia silenciosa. El sirviente humano evitó el contacto visual directo, probablemente más fuera de protocolo que respeto. Él estaba siguiendo órdenes, pero Emily era su centuri, no importaba lo que fuera, y la vería a salvo.

—¿La gata está dentro?

—La Were está con la Warlord por petición de la Warlord—vaciló—Alpha.

—La Warlord no tiene nada que temer de mí—murmuró—, Pero ahora querrás apartarte.

Por detrás de ella, Zahn dijo:

—Déjala pasar.

El sirviente se hizo a un lado e ingresó.

Un gruñido de advertencia desde el otro lado de la habitación tenía al lobo de Santana en alerta instantánea.

Un gigantesco gato, resplandeciente dorado, incluso en la oscuridad cercana, estaba tumbado en la cama entre Emily y la puerta.

Su lobo gruñó, sus cabellos se elevaron, pero la retuvo. Ella y el gato hicieron contacto visual a través del estrecho espacio, midiendo la fuerza de la otra.

El gato gruñó.

—No quieres desafiarme—le advirtió suavemente.

Junto al gato, Emily se retorció y se volvió, su brazo alrededor de los hombros drapeado del gato. Sus dedos se cerraron en el cuello del gato.

—Está bien—murmuró Emily atontada—El lobo es un amigo.

El gran gato giró la cabeza, acariciando el cuello de Emily. Los ojos se abrieron una fracción y luchó por emerger del torpor que drenaba su fuerza y empañaba su mente.

Se concentró en Santana.

—Ella no correrá.

Santana olió el aire, olía a gato y lobo, y otro. Los olores se torcieron, se mezclaron, se entrelazaron. La gata estaba enredada con Emily de una manera que era más que física.

Su lobo resopló y se relajó. La cola del gato dejó de moverse, los músculos de sus hombros y los flancos poderosos se relajaron.

Se volvió y se marchó.





*****


Clara esperó hasta una hora decente para llamar a Hiram.

Sirvió su primera taza de café y salió al pequeño balcón de piedra curvado adyacente a su dormitorio. A las cinco de la mañana, y el sol de finales de verano salía por las ventanas y atravesaba su cama.

Hace una hora habían sido bajadas las cortinas y la habitación estaba encendida sólo por las velas.

Habría mantenido la habitación en sombras todo el día si eso significaba mantener a Luce en la cama con ella. Parpadeó, con los ojos llenos de agua. No había dormido más de una hora o dos después de que Luce la trajo de Nocturne.

Había estado agotada, pero su cuerpo había vibrado con urgencia.

Había persuadido a Luce para que se alimentara de ella de nuevo, y los orgasmos habían satisfecho su ansia por esa sensación difícil de ser consumida por la pasión física, pero la necesidad había sido saciada durante sólo unos minutos.

Cuando había presionado a Luce para tomar más, Luce se había negado.

—Has tenido suficiente por esta noche—dijo la vampiro, cerrando las heridas en la garganta de Clara con el golpe de su lengua—Necesita reponer. Y debo irme. Ya viene el amanecer.

Nada de lo que ella dijo podía convencer a Luce de quedarse unos momentos más.

Ahora estaba sola, y el día se extendía pesadamente ante ella. Hablaría con Hiram y luego trataría de dormir. Cuando llegara el ocaso y los vampiros despertaron, ella volvería a ser fuerte otra vez.

Tomó un sorbo de café y escuchó el sonido del teléfono.

—Clara—dijo Hiram a modo de saludo.

—Buenos días. Al menos espero que sea una buena mañana.

—Una ocupada—dijo Hiram secamente—¿Cómo puedo ayudarte?

—Esperaba que me dijeras que mis nuevas instalaciones de laboratorio están listas.

Hiram suspiró.

—Clara, necesito al menos una semana, posiblemente más tiempo. No sólo estamos hablando de logística, estamos hablando de una gran cantidad de dinero.

—Entiendo eso, Hiram, pero estábamos haciendo muy buenos progresos. Ahora no es el momento de perder impulso.

Él se quedó en silencio un largo momento.

—Podría haber una manera de facilitar nuestra recuperación.

Al otro lado de la calle, una mujer con medias negras y una camiseta recortada trotaba para su carrera por la mañana. Su cabello rubio se balanceaba alrededor de sus hombros, y Clara se acordó de los mechones de oro que se burlaban de su garganta cuando Luce se alimentaba.

Trazo sus dedos entre sus pechos, rozándolos ligeramente sobre sus pezones. Se tensaron y hormiguearon. Tocó su garganta donde Luce la había tomado, y su clítoris se endureció.

—¿Clara?

Se sacudió.

—¿Sí? ¿Qué?

—Tengo un contacto en el gobierno. Es posible que podemos podamos recurrir a ese recurso para la financiación. Eso nos ayudaría a reconstruir mucho más rápido.

—Bueno, ciertamente espero que tú…

—Creo que, considerando tu impresionante reputación como investigadora, sería mejor sí que abogaras por nuestro caso. Con suerte, puedo concertar una cita para ti hoy.

—Muy bien—dijo aunque de repente estaba tan cansada que le temblaban las piernas.

Necesitaba instalaciones seguras y privadas para continuar su trabajo. En este momento, Hiram era la única persona en quien confiaba con la verdadera naturaleza de sus experimentos, y que necesitaba sus considerables recursos.

Al menos por ahora.

—Déjame saber cuándo y dónde.

—Excelente.

—Pero, Hiram, esta vez tenemos que estar seguros de que nuestros laboratorios estarán seguros. No puedo permitirme perder más sujetos. Y, en ese asunto, vamos a necesitar más.

—No te preocupes, yo me encargaré de eso. Y creo que puedo decir con seguridad que no seremos molestados por mucho más tiempo por Santana López.

Clara sonrió.

No estaría Francesca agradecida si pudiera darle alguna información realmente valiosa.

—Dime.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Mar Sep 11, 2018 9:56 pm

hola morra,..

ya me puse al dia!!
ya la vinculación de emily y hanna ya esta hecho!!!
momentos oportunos si los hay,.. san simpre sabe llegar jaja

nos vemos!!1
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5723
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Miér Sep 12, 2018 8:33 pm

Que estaran planeando esas viboras para decir que Santana Lopez no sera un problema!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Vie Sep 14, 2018 6:56 pm

3:) escribió:hola morra,..

ya me puse al dia!!
ya la vinculación de emily y hanna ya esta hecho!!!
momentos oportunos si los hay,.. san simpre sabe llegar jaja

nos vemos!!1







Hola lu, eso es lo bueno...perdida xD Si q si, lo cual me encanta jajajajaaj. Jajajaja xD Jajajajajajaj esa morena loca xD Saludos =D








micky morales escribió:Que estaran planeando esas viboras para decir que Santana Lopez no sera un problema!!!!!






Hola, ¬¬ no lo se ¬¬ espero q nada les salga bn ¬¬ Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 25

Mensaje por 23l1 el Vie Sep 14, 2018 6:58 pm

Capitulo 25




Santana cerró la puerta de la habitación de Emily y pasó junto a los guardias Were y sirvientes de loa Vampiros que protegían a sus aliados.

Probó el aire, ordenando los olores innumerables, el tapiz familiar de su Manada, cada hilo individual familiar y distinto, a la vez una parte de y aparte del todo. En los márgenes de ese conjunto inexpugnable flotaban las extrañas nuevas firmas de los Vampiros.

Débilmente metálico, con matices de piedra y llamas.

Y aquí y allá, una mezcla aún más nueva del picante olor salvaje de Were y el fresco y delicado borde del Vampiro. Los miembros de su Manada que habían hospedado para los Vampiros y ahora llevaban restos de la Esencia del Vampiro en sus células.

Su lobo retumbó con inquietud, descontento con la cercanía de los no-Manada, y la mancha de la diferencia persistiendo en los lobos que los habían alimentado. Pero entendía lo que su lobo no podía, gobernaba por fuerza primitiva y fuerza de voluntad, pero no era tirana.

No encadenaría a sus lobos en espíritu o cuerpo.

Siguió un olor particular, más fuerte que todos los demás, al segundo piso del cuartel. Ninguna habitación, ningún lugar, ningún pensamiento en su territorio y más allá estaba cerrado a ella, pero ella toco rápidamente antes de abrir la puerta.

Verónica estaba sentada en el centro de una de las camas estrechas con la espalda apoyada contra la pared, con los brazos envueltos alrededor de las rodillas levantadas, la cabeza girada hacia la ventana abierta. Su rostro estaba pálido en el resplandor dorado y brillante de la luz del sol de la madrugada.

Mientras cerraba la puerta, Verónica se puso en pie de un salto.

—Alpha—dijo ella, abriendo mucho los ojos.

—Abajo, Sentrie—escaneado la habitación que Verónica compartía con Toni—¿Dónde está Toni?

—Ella está corriendo. Ella—Verónica se sentó en el borde de la cama, con las manos entrelazadas entre las rodillas y los hombros rígidos—Ella dijo que no se quedaría en la misma habitación que yo, no cuando llevaba el enemigo en mí.

—La mayoría de los lobos no reconocerían el olor de un Vampiro tan fácilmente.

La pelinegra respiró hondo.

—La noche que fuimos rescatadas, había un montón de sangre, la mía y algunos de los Vampiros también. Ella lo recordaría.

Se acercó a la ventana y echó un vistazo al Compuesto donde su Manada iba por el negocio de la mañana. Las patrullas regresaron a través de la empalizada, los sentries treparon a la muralla, los cadetes entrenaban en el patio abierto y los lobos beta, los maestros, los médicos, cuidadores, se dirigieron hacia las aulas y guarderías escondidas con seguridad en el corazón de la instalación.

Una mañana ordinaria en las vidas de aquellos a quienes había jurado proteger y mantener libres. Cuando había asumido la posición de su papá como Alpha, pensó que su mayor desafío sería negociar con los humanos, que superaban en número a todas las especies Praetern por miles a uno, para asegurar la seguridad de su Manada.

No había esperado tener que luchar contra sus compañeros Praeterns, pero debería tener que hacerlo. El mundo como lo habían conocido había cambiado el día en que su invisibilidad desapareció, y cuando el poder fue repentinamente fluido, Praeterns y los humanos por igual buscaron más.

Se dio la vuelta y miró a la pelinegra.

—Hábleme de Betty.

Verónica mantuvo la cabeza en alto, su mirada dirigida a ella evitando el contacto visual directo.

—Ella me salvó.

—Posiblemente—ignoró la rápida oleada de ira y sospecha junto con el gruñido de furia de su lobo. Por mucho que desconfiaba de Betty, se preocupaba más por los sentimientos de Verónica, ésta había sido torturada y violada y degradada, pero aquí, entre los que ella dependía, sería respetada—Realmente no sabemos qué pasó esa noche.

—Recuerdo—dijo Verónica—No las caras, no la gente, pero la recuerdo, lo que sentí, lo que ella me hizo sentir—tembló, se pasó una mano por su pecho y por su vientre—Tocándome, protegiéndome—apretó su mano en un puño presionado entre sus pechos—Todavía la siento.

—Ella es una Vampiro—dijo haciendo una afirmación, no una acusación—Una muy poderosa.

—Lo sé. Pero ella no me obliga.

—¿Estás segura?

La pelinegra levantó brevemente los ojos hacia ella antes de apartar la mirada. Un gesto valiente.

—Sí, Alpha. Estoy segura.

—¿Por qué?—preguntó suavemente—¿Por qué estás segura?

—Porque puedo sentir su llamada en este momento—los ojos de Verónica brillaban con el resplandor de su lobo, un fuerte, lobo dominante joven que acaba de llegar a su poder. Bajo otras circunstancias estaría lista para enredarse en cada oportunidad, pero la llamada fue silenciada. Suprimido. Pero no ahora, no cuando absorbía la caricia seductora de la mente de Betty en cada célula. Ahora su lobo estaba vivo y listo—Si ella quería obligarme, ella podría. Pero ella espera.

Suspiro.

Podía señalar que Betty podría estar jugando con ella, que los Vampiros, por naturaleza, eran maestros manipuladores. Hasta que conoció a Kitty, la vio con Marley, ella habría jurado que los Vampiros se preocupaban por nada excepto el poder.

Eso era cierto con Francesca, y sin embargo...y sin embargo, ella había jugado un juego peligroso, más de una vez. Verónica era joven, pero era su lobo.

—Está bien. No te pediré que te alejes de ella, pero no puedo dejar que te use para hacerte daño a ti o a la manada. ¿Entiendes eso?

—Sí, Alpha—Verónica se levantó, su cabeza hacia arriba, sus ojos claros—Toni quiere que me vaya. Puedo regresar al campus. No voy a ser un peligro para la Manada si no sé nada, si yo…

Corto la distancia entre ellas y envolvió un brazo alrededor de los hombros de la pelinegra, cuando esta tembló y su lobo se encogió, el pecho de Santana se apretó.

Sus lobos se sometieron a ella por respeto a su fuerza y liderazgo, no por miedo.

Acercó a Verónica, la besó en la frente.

—No. No irás a ninguna parte. Eres mi lobo y te quiero aquí. Toni resolverá sus problemas.

—No quiero hacerla sentir incómoda.

—No lo haces—murmuró—Los recuerdos lo hacen, y tú eres la luz en sus pesadillas. Te quedarás por ella y por la Manada.

—Sí, Alpha—Verónica enterró su rostro en su pecho. Su lobo se acercó, cerca del calor del suyo.

Le acarició su espalda y envió consuelo y bienvenida al lobo de la pelinegra.

—Tan pronto como Emma te limpie para el deber completo, volverás a los sentries, pero habrá veces que te necesitaré. Tanto tú como Toni. Ustedes son las únicas que pueden identificar positivamente sus captores.

Verónica asintió con la cabeza.

—Cualquier cosa.

—Bien—le frotó la mejilla sobre la cien—Quiero que veas a Emma hoy.

La pelinegra se echó hacia atrás.

—Alpha…

—¿Sí?

—No voy a poner a nadie ni nada antes de mi deber con la Manada.

—Lo sé—se alejó—Ahora descansa un poco.

Salió del cuartel, la imagen del lobo de Verónica golpeada y temiendo, ardía en su mente.

La pelinegra podría pensar que podía poner el deber antes de la necesidad y el deseo, pero no estaba del todo segura de que Betty no la obligara a hacer otra cosa.






Finn la esperó en los escalones de la enfermería.

—La Prima dijo que ibas a venir aquí.

—¿Qué pasa?—preguntó.

—Marley habló con el otro prisionero, Matt, durante tu ausencia. Ella piensa que va a cooperar si lo dejamos hablar con sus superiores.

—Desde que dicen que están trabajando en nombre de los Praeterns—dijo—, Vamos a dejar que lo demuestre. Dale su llamada.

—¿Debo controlarlo?

—¿Puedes rastrearlo?

Él sonrió, la sonrisa satisfecha de un depredador.

—Sí, Alpha.

—Entonces adelante. Él no les puede decir nada más de lo que ya sospechan, que lo tenemos. Él no puede determinar con precisión nuestra ubicación, pero si puedes rastrearlos…

—Vamos a ensuciar su llamada. Ellos no podrán localizar su posición exacta, pero todo el mundo sabe dónde se encuentra la tierra de la Manada.

—No parecen tan estúpidos como para intentar romper nuestra seguridad, pero pon las patrullas en alerta.

—Sí, Alpha.

—Y, Finn, quiero cuatro guardias con la Prima en todo momento—hizo una mueca, y miró a la enfermería—Y diles que traten de permanecer fuera de la vista.

—Uh...sí, Alpha.

—Voy a verificar a Jake—saltó al porche y fue en busca de su compañera.

Finn probablemente pensó que ocultar la protección adicional de su rubia sería tan exitoso como ella lo hacía, pero valía la pena intentarlo. Tal vez Brittany se distrajera lo suficiente por su parto acercándose como para darse cuenta.



—¿Cómo está?—preguntó cuándo entró en la sala de tratamiento.

Emma hizo una pausa en el proceso de limpieza de las decenas de cortes y mordidas en los hombros, los miembros y el torso de Jake.

—Ha estado en una pelea—murmuró Emma—Pero debería estar bien en cuanto limpie estos y cambie.

—No es nada, Alpha—Jake yacía sobre la mesa de tratamiento con su hermano, Noah, a su lado.

Sus ojos eran marrones pero estaba pálida.

Se acercó a la mesa frente a Noah y agarró una zona intacta del brazo de Jake.

—Entiendo que luchaste bien. ¿Hay algo que informar?

—Los gatos no están acostumbrados a los combatientes en tándem—dijo Jake ansiosamente—Ellos cazan solos, uno-a-uno, por lo que los ataques emparejados los toman desprevenidos. Los ataques de flanco los abren a golpes frontales rápidos. Luchamos contra un gran número todo el camino de regreso y ganamos.

Sonrió.

—Eso es porque eres lobo.

Jake sonrió.

—Sí, Alpha.

—No estará preparada para el servicio por un tiempo—dijo Emma.

Asintió con la cabeza.

—Descansa por unos días. Come bien y recupera tu fuerza.

—Estoy bien, Alpha—Jake trató de incorporarse para demostrarlo.

—Lo sé—lo sujetó con muy poca presión—Pero necesito mi centuri en toda su fuerza. Dos días más.

El moreno suspiró.

—Sí, Alpha.

—Veré que el descanse—dijo Noah.

Jake le gruñó.

Miró a Emma.

—¿Suficientemente bien?

—Preferiría tres, pero dos lo harán.

Apartó un mechón de cabello oscuro de la mejilla de le peliroja

—Bien. Cuida de mis lobos.

Ésta se frotó la mejilla contra su palma.

—Siempre, Alpha.

—¿Has visto a la Prima?

—Fue a la guardería.



Encontró a Brittany con Rachel y los cachorros de la gata.

Los cachorros estaban en piel y parecían incluso más grande de lo que ella recordaba. Sus capas parecían más gruesas, las rayas se mezclaban con el dorado intenso y haciéndolos parecerse a su mamá aún más.

La castaña acunaba a uno en su regazo y lo estaba alimentando de una botella.

—¿Cómo están?—preguntó.

Los ojos de la más baja brillaban con placer.

—Estaban lo suficientemente hambrientos para que yo los convenciera para que se alimentaran.

Brittany dijo:

—Creo que reconocen a Rachel como Omega y confían en ella instintivamente.

—Sí—dijo—Y teniendo en cuenta que su mamá es una Alpha, probablemente se comunicó con ellos lo suficiente como para asegurarles que estará de regreso por ellos.

—Han estado más tranquilos en la última hora—dijo Rachel.

Se inclinó y miró al cachorro solitario que todavía estaba en su cuna. El macho. Retiró los labios para mostrar los caninos que eran definitivamente más grandes que la última vez que él le había gruñido.

Ella gruñó, dejando que su lobo se mostrara, y para su crédito, él sostuvo su mirada otro segundo más antes de agacharse y bajar los ojos. Lo alcanzó, agarró su cuello, y lo sacudió ligeramente en una demostración de dominio. Lo mantuvo en su agarre hasta que él se relajó y se arqueó bajo su palma. Pasó la mano por su espalda y murmuró:

—Hola, pequeño gato.

Su rubia se apoyó contra su costado.

—Creo que tienen cierto conocimiento de quiénes somos.

—Él entiende quién soy ahora.

Su rubia se rió suavemente.

—¿Cómo podría dudarlo?

Rachel puso la cachorro hembra en al lado de su hermano.

—Necesitan a ver a su mamá.

—Lo harán—dijo Santana—Tan pronto como haya hablado con ella—se agachó junto a la cuna y dijo a la hembra, que se agolpó delante de su hermano—, Tu mamá está a salvo. Ella está descansando. La verás más tarde.

La cachorro la miró fijamente, su mirada patinando a través de ella, un débil retumbar resonando desde la parte posterior de su garganta.

Sonrió.

—Son muy parecidos a su mamá. Ellos lucharán incluso cuando son superados en número.

—Dormirán la mayor parte del día ahora—dijo Rachel.

—¿Has estado con ellos todo el tiempo?—preguntó Santana.

Los ojos de la castaña estaban bordeados con sombra.

—Sí. No confían en nadie más.

—Descansa un poco.

—Estoy bien, Alpha.

—Sí, lo sé—le acarició el hombro—Quinn te necesitará también.

—¿Ella está bien?

—Una larga noche—no agregó que la ojiverde había pasado la noche rodeada de vampiros.

Rachel conocía las necesidades de Quinn.

—Voy a ir tan pronto como pueda.

Cogió la mano de su ojiazul.

—Nosotras no vamos a salir de nuevo hoy. No quiero ver a Quinn en ninguna parte hasta esta noche—una vez fuera, le gruñó—, Primero mi Compuesto es invadido por Vampiros, y ahora gatos.

—Parece que Hanna luchó bien con nosotros.

—Sí, pero no tenía otra opción. Los gatos han sido nuestros enemigos por el tiempo que hemos compartido las montañas. Tomará tiempo construir la confianza.

Su rubia le frotó la espalda.

—Puede que no tengamos tiempo.

—Sí, lo sé—se detuvo—Hay algunas cosas que debería…

—Más tarde—Brittany señaló a un Rover, y uno de los centinelas saltó y se dirigió hacia ellas—Ahora mismo, vamos a casa.

Los ojos de Santana destellaron oro.

—Incluso podría dejarte descansar más tarde.

Brittany se rió.

—¿He dicho que estaba cansada?







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Vie Sep 14, 2018 7:00 pm

Pd: Puede que me demore esta semana en actualizar xq se viene el 18 asik me esperan xq no me voy...solo me demoro en actualizar...esta semana! Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Vie Sep 14, 2018 9:24 pm

hola morra,..

no van a negar que son hijos de hanna jajaja
bueno si los niños no salen malos con las mamis quue tienen!!!
a ver cuanto es la verdad que veronica pone primero a la manada antes que su vampiro??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5723
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Sáb Sep 15, 2018 4:37 pm

Espero que Veronica cumpla su palabra y Hanna se permita confiar en la manada!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Lun Sep 17, 2018 6:49 pm

23l1 escribió:Pd: Puede que me demore esta semana en actualizar xq se viene el 18 asik me esperan xq no me voy...solo me demoro en actualizar...esta semana! Saludos =D












3:) escribió:hola morra,..

no van a negar que son hijos de hanna jajaja
bueno si los niños no salen malos con las mamis quue tienen!!!
a ver cuanto es la verdad que veronica pone primero a la manada antes que su vampiro??

nos vemos!!!




Hola lu, jajajajajaajajaja noo!! son tan lindos! yo los kiero ajjajajaaj. Ufff o defienden todo sin decir algo antes xD =/ complicada la historia de ella, no¿? =/ Saludos =D








micky morales escribió:Espero que Veronica cumpla su palabra y Hanna se permita confiar en la manada!!!!






Hola, espero lo mismo la vrdd =/ Uff eso ta difícil, pero no imposible...además como van las cosas... Saludos =D






avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Lun Sep 17, 2018 6:51 pm

Capitulo 26





Francesca despidió a sus guardias con una ligera inclinación de cabeza en su dirección y extendió una mano a Betty.

—Ven, querida. Suficiente de política fastidiosa. Hay tantos otros...pasatiempos...que podríamos estar disfrutando.

La rubia la siguió a través de la sala del trono hasta una puerta disimulada escondida detrás de las pesadas cortinas de brocado. La sección tallada del panel de la pared se inclinó hacia el interior a un toque de Francesca, y entraron en un corredor débilmente iluminado con suelos de piedra áspera y paredes de granito pulido.

El estrecho pasillo conducía de nuevo a las habitaciones interiores y cuando llegaron, su dormitorio estaba vacío. Por lo general, al amanecer, los anfitriones de la vampiro esperaban por su placer, ingeniosamente dispuestos en su cama como un suntuoso banquete.

Esta mañana, Francesca debió dar órdenes para que esperaran.

Desconfiada de la trampa que ésta podría haber puesto, ella cruzó hasta el antiguo aparador de caoba y vertió dos vasos de viejo puerto.

Le ofreció uno.

—Parece que nuestros amigos humanos necesitan aprender paciencia. El ataque defectuoso de Hiram llevó a Santana directamente a nuestra puerta.

Francesca se rió y tomó el vaso. Arremolinando el vino rojo oscuro, la estudió por encima del borde del cristal tallado.

—Sus tácticas carecen de finura. Pero entonces él es sólo un humano, querida.

Ella se apoyó en el aparador y sorbió el puerto. Normalmente disfrutaba de los juegos de poder de Francesca, pero entonces no había estado realmente preocupada por perder con ella durante siglos.

Después de todo, había peores destinos que la muerte, el aburrimiento terminal era uno. Pero ahora, arriesgaba más que su propia muerte.

Verónica estaba involucrada.

Una débil presión detrás de sus ojos le decía que Francesca estaba sondeando su mente, algo que ella había aprendido a protegerse después de su segundo o tercer siglo.

A menudo no tenía que hacerlo, y se alegraba.

Bloquearla tomó toda su voluntad y con frecuencia la dejó debilitada. Hoy, sin embargo, desvió la fuerza de búsqueda fácilmente. Cuando Francesca frunció el ceño, trató de redirigir su atención.

—Tal vez traer a Santana a ti trabajará a tu favor. La lobo parecía dispuesta a apoyarte si viene una pelea.

—Quizás. Aunque la alianza entre Santana y Kitty Wilde podría convertirse en un problema—Francesca caminó hacia un lado de la cama, dejó la copa de vino, y le dio la espalda—Desátame los cordones, quieres, querida.

—Por supuesto—dejó su propio vino a un lado y le besó la nuca antes de alcanzar los lazos en la parte de atrás de su vestido flotante.

Desató los cordones de satén que se entrecruzaban desde el valle entre los hombros hasta el hueco por encima de sus nalgas, atrayendo cada hebra por el ojal con una presión lenta y constante. Mientras trabajaba, besaba cada nueva extensión de piel desnuda. Francesca retrocedió hasta que la plenitud de sus nalgas se asentó en su entrepierna.

Se había alimentado, y la poderosa sangre de Verónica la vigorizó. Su clítoris se endureció y palpitó.

Francesca la miró por encima del hombro, con los párpados medio abiertos, los ojos calientes.

—Si Kitty levanta un ejército de Weres, será una adversaria formidable.

—Ella nunca ha mostrado ningún indicio de que quiera gobernar, Regente—le deslizó el vestido por los costados.

—Las cosas cambian, ¿no?—murmuró Francesca.

Estiró un brazo hacia atrás y lo envolvió alrededor de su cuello, inclinando la cabeza para presionar un beso en la garganta. Un instante después, sus incisivos perforaron la piel por encima de la clavícula, los puntitos de dolor liberando una flecha de lujuria que golpeó duro en la boca de su estómago.

—A veces lo hacen. Pero a veces, todo es exactamente como debe ser—le envolvió sus brazos alrededor de la cintura y tiró contra su cuerpo. Le besó el lado de la garganta y el borde de su mandíbula y rozó su boca sobre el oído. Le ahuecó los pechos expuestos y acarició la carne firme y fresca. Encontrando los pezones, ella pellizcó, lento y duro—Esto nunca cambia—tiró más o menos contra su cuerpo.

—Mmm, sí—Francesca suspiró, sus dientes cortando riachuelos poco profundos en su garganta recordándole que ella podía arrancar su garganta en un instante—Pero no debemos crecer ser complacientes, ¿verdad?

—No. No debemos—giró bruscamente y la empujó boca abajo sobre la cama. A horcajadas entre su figura tendida, apretó sus muslos a ambos lados de las caderas de Francesca, deslizó su mano por el centro de la espalda y la ató a la cama con una mano en su cuello.

Con su mano libre, tiró del vestido a un lado y deslizó su mano sobre el culo de Francesca y entre sus muslos. La mejilla estaba apretada contra la cama, con la boca parcialmente abierta, los ojos atónitos.

—Todavía sé lo que necesitas—la llenó de un golpe rápido y profundo.

Francesca jadeó y se arqueó debajo de ella.

—Tengo que alimentarme, querida, antes de que pueda correrme.

Se inclinó y chupó la suave carne en la unión del cuello y el hombro de Francesca, ésta entendía una cosa y sólo una cosa.

Poder, y el dominio que vino con ella.

Había revelado una vulnerabilidad cuando le había permitido a Francesca verla alimentándose de Verónica en el club. Ese había sido un error, uno que no podía deshacer y que no podía evitar repetir.

Incluso ahora, el pensamiento de Verónica hizo que su sangre se agitara mientras que la hembra que ella follaba no hizo nada más que activar una necesidad refleja.

Ella no había querido nada durante mucho tiempo y sólo ahora se daba cuenta. Ahora tenía hambre por el sabor de Verónica, ansiaba la presión de su cuerpo, deseaba la euforia de su mordida.

No podía renunciar a ella y no dejaría que Francesca la tuviera.

—Te dejaré alimentarte en un minuto. Pero voy a follar mi llenado primero.

—Tú juegas un juego peligroso, querida.

—¿Lo hago?—se retiró casi completamente y luego se hundió profundamente en su interior.

Francesca se cerró alrededor sus dedos, resbaladiza y dura. Sus caderas se agitaban debajo de su pelvis. La follaba despiadadamente, desapasionadamente, y el cuerpo se quemó como hielo alrededor de sus dedos.

—Estoy cerca, pero no puedo—los incisivos de Francesca brillaron, su rostro se contorsiono de lujuria y hambre—Maldita seas, déjame alimentarme.

Envió una llamada a Daniela:

Trae a los anfitriones a tu Señora—y la volteó deslizando su mano fuera y de vuelta en su interior tan rápido que Francesca no tuvo tiempo de desalojarla. Se estiró por encima de ella y presionó su boca contra el cuello—Voy a hacer que te corras. Lo prometo.

Ésta clavó las uñas en su espalda, desgarrando su camisa, sacando sangre.

—Te voy a hacer sufrir por esto.

Se rió y empujó con más fuerza, masajeando el clítoris de Francesca con su palma.

—Eso espero.

La puerta de la habitación se abrió, y Daniela condujo a una hembra humana y un hombre Were, ambos desnudos, a la habitación.

Miró hacia arriba.

—Llévalos a tu señora.

Daniela guio a los anfitriones a la cama y les ordenó que se acostaran. El macho ya estaba erecto, y ella se trasladó al lado de Francesca. Patinando los dedos hasta el clítoris, ella le dijo:

—Fóllala.
Él rodó entre sus muslos y la llenó en un solo empujón. Francesca tiró de la hembra humana, cuyos ojos estaban vidriosos con esclavitud, a su lado y golpeó su cuello con la velocidad del rayo.

La mujer gritó extasiada, y Francesca gimió mientras se alimentaba y llegaba al orgasmo.

Apretó un puñado de pelo grueso y oscuro del macho y sacudió la cabeza hacia atrás. Él sería un pobre sustituto de la que realmente quería, pero necesitaba el sabor del lobo.

Cerró los ojos, se alimentó.





*****



En la llamada a la puerta del cuartel, Finn se despertó instantáneamente y saltó desnudo de la estrecha cama.

—Informe.

—Señor—La puerta se abrió y Lyn, una joven sentrie, entró—Lo siento, Centuri, pero un vehículo no autorizado se está acercando a la puerta oeste. ¿Deberíamos interceptar?

Se puso los pantalones y se abrochó la bragueta lo suficientemente alto como para mantenerlos.

—¿Qué clase de vehículo?

—Un jeep.

—¿Cuántos?

—Cuatro pasajeros—ella hizo una pausa mientras pasaba a su lado por el pasillo—Humanos.

Él le lanzó una mirada.

—¿Humanos? Los únicos humanos que vienen aquí son periodistas o turistas perdidos.

Ella sacudió la cabeza, mientras bajaban los escalones del cuartel y cruzaban el patio hacia la puerta oeste.

—No son turistas, Centuri. Llevan camuflaje.

—¿Armas?

—Ninguno que pudiéramos ver, que podrían estar ocultas.

—Serían tontos para entrar en nuestra tierra armados—dio un salto hacia la barricada donde Mike, el capitán de los guardias, estaba mirando hacia el bosque con un par de binoculares de alta potencia. Ésta se los entregó—Sólo un vehículo. Decidimos dejarlos acercarse lo suficiente como para intentar identificarlos. Son extraños.

Se centró en el Jeep que se aproximaba. Un hombre y una mujer sentados en la parte delantera, el hombre conduciendo. Dos figuras eran visibles detrás ellos, pero no podía distinguir sus rasgos.

—Pon una unidad junto a la puerta, mantenlos ocultos. Nadie dispara a menos que los humanos hagan un movimiento primero.

—Sí, Centuri.

Se balanceó sobre el terraplén y cayó al suelo mientras el Jeep se detenía frente a las puertas cerradas de la empalizada. Caminó hacia adelante cuando la ventanilla del conductor bajó.

—Están invadiendo la tierra de la Manada.

El hombre que estaba detrás del volante, un asiático barbudo, con los ojos oscuros y las cejas espesas, dijo:

—Hemos venido a…—él giró la cabeza bruscamente hacia el lado del pasajero cuando se abrió la puerta—Andrea, no puedes…

Una mujer salió y cerró la puerta, mirándolo a través del capo del Jeep.

—No estamos invadiendo. Estamos en una misión de recuperación.

—¿Y qué es lo que deseas recuperar?—preguntó.

La mujer parecía tener unos treinta años, con el cabello castaño y los ojos negros. Su mandíbula era fuerte, igualando el resto de sus rasgos agudos y audaces. Ella era un pie más baja que Finn, con senos medianos debajo de su camisa de camuflaje color caqui, una cintura estrecha, y el más mínimo destello de caderas, que conduce a los muslos largos y apretados.

Femenina, pero nada suave sobre ella.

Esta mujer era un soldado.

Respiró profundamente, probando su aroma. Un poco de mar, crujiente y fresco, un toque de hojas de primavera, ricos y nuevos. Su polla se endureció y su lobo alzó la cabeza en interés.

Ella lo había estado observando, y sus ojos se abrieron ligeramente, como si hubiera leído su respuesta. Un leve rubor subió hasta su garganta. Su voz seguía siendo fresca y tranquila.

—Tienes un prisionero, Matt Rutherford. Vine por él.

—¿Y tú quién eres?

—Soy su comandante.






*****


Santana envolvió sus brazos alrededor de la cintura de Brittany y ajustó su cuerpo contra la espalda.

Enterró su cara en la curva del cuello, su mejilla contra el hombro, su entrepierna apretada contra el culo blanco.

—Deberías dormir un poco.

Su rubia le apretó la mano la colocó entre sus pechos. Estaba satisfecha y contenta, pero su sangre aún se agitaba.

—Esta es una de esas veces que no puedo tener suficiente de ti.

Satisfecha, le besó el hombro.

—¿Eso podría pasar?

Su rubia se rió suavemente.

—En realidad, todavía no.

—Puedo sentirlos más ahora—dijo pasando su mano por la hinchazón del abdomen de su rubia—Son fuertes y alerta.

—Se están impacientando—Brittany le apretó los dedos en su costado.

Uno de ellos dio una patada justo en ese momento, y sintió que su morena se sacudía.

Su morena estaba muy sorprendía, nada la tomaba por sorpresa, pero esto sí. Y sabiendo que podía traer algo nuevo y maravilloso a la vida la llenaba de alegría.

—Te amo.

Santana apretó su cara más duro en el cuello blanco, no le temía a nada, excepto perder a Brittany.

—Te amo.

Brittany se volvió lo suficiente para que su morena pudiera ver su cara.

—Sé que quieres protegerme, protegernos a los tres. Quiero protegerte exactamente igual.

—Sí—Santana gruñó—, Pero yo…

Le apretó los dedos a la boca.

—Sí, sé que eres la Alpha.

Su pelinegra le mordió el dedo índice.

—Yo iba a decir, que no estoy embarazada.

—Mmm. Estoy de acuerdo—la beso—Y yo iba a decir que no insistiré en unirme a ti en un compromiso activo. No quiero que tu concentración se divida. Pero no todas las batallas se pelean con dientes y garras.

Su morena frunció el ceño.

—¿Qué quieres decir?

—Es importante que tus enemigos sepan que eres una adversaria formidable. Y una Alpha apareada es un enemigo fuerte.

Santana no podía discutir. Se frotó la mejilla sobre el hombro pálido.

—Tienes razón. Pero en ningún lugar fuera de nuestro territorio es seguro.

—Entonces tendremos cuidado—se movió sobre su espalda y la tiró encima de ella. Se arqueó bajo el cuerpo, absorbiendo su poder, exaltando su fuerza—Te necesito de nuevo.

Su morena le besó la mordedura mate en el hombro.

—Yo iba a dejarte dormir, pero...—bajó la cabeza, atrapándole el pezón en su boca, y chupó.

Gritó.

—Estoy cerca.

—Espera—Santana murmuró, besándole su camino hacia el otro pecho—Quiero saborearte en todas partes.

—Entonces será mejor que te apresures—dijo jadeando.

Su morena se empujó hacia abajo sobre la cama, besando su camino más bajo hasta que pudo tomar el clítoris hinchado en su boca. Sus manos entraron en su cabello, tirando de ella más cerca mientras se empujaba más profundamente.

Santana bromeó con sus labios y su lengua, acariciando y dando vueltas, sumergiéndose más bajo para atormentar y excitar.

—Me harás correrme en tu boca—advirtió. Sus gruesas garras se apretaron en el cuero cabelludo—Yo quiero hacerlo.

Santana gruñó y la levantó hacia su boca, tomándola aún más profundo. El sabor de su esencia única excitándola y completándola.

Se empujó contra su boca, y cuando ella se corrió, la explosión desencadenó la liberación de su compañera.

Cuando finalmente su rubia se relajó, acurrucó con la mejilla contra el estómago, escuchando los latidos del corazón de su compañera y sus crías. Su corazón latía en su pecho, una sinfonía de amor y asombro.

La mano de su rubia se apretó en su cabello.

—San, tenemos visitas. Lo que quieran, diles que se vayan.

Suspiro.

Había oído al centuri acercarse y esperó a que cruzara el pórtico de la puerta. Se dio la vuelta y dijo, antes de que Andrew llamara:

—¿Puede esperar?

—No, Alpha.

—Adelante—se empujó a un lado de la cama y se incorporó cuando Andrew entró.

—Tenemos una situación, Alpha. Cuatro humanos llegaron al Compuesto, insistiendo en que le liberáramos al prisionero humano.

—¿Alguna demostración de fuerza?

Andrew sacudió la cabeza.

—No, Alpha. Finn está con ellos ahora fuera de la puerta oeste.

Se levantó, se estiró y se pasó una mano por su cabello.

—Que Finn los lleve al cuartel general. Dile que estaré ahí.

—Sí, Alpha.

—Asegúrate de que Mike fije patrullas extra fuera de las puertas. Aquellos de ustedes que están de guardia aquí no serán necesarios durante una hora más o menos.

Andrew agachó la cabeza.

—Gracias, Alpha.

Mientras se ponía unos vaqueros y una camiseta, su rubia dijo:

—No es justo someterlos a nuestro acoplamiento en una base tan constante.

Se inclinó y la besó.

—No creo que ninguno de ellos se queje. Sólo necesitan tiempo para enredarse.

Su ojiazul sonrió.

—Ventajas del trabajo, supongo.

La besó de nuevo.

—Duerme un poco. No sé cuánto tiempo estaré.

—De hecho, voy a seguir tus consejos. Si me necesitas, estoy aquí.

—Lo sé.

Caminó descalza hacia el porche. Andrew esperó junto a los escalones.

—Asegúrate de que el siguiente turno está en su lugar aquí antes de que alguno de ustedes se vaya. La Prima estará dentro.

—Me quedaré hasta que Noah llegue, Alpha.

Lo estudió durante un largo momento.

—Entonces espero que hagas lo que hay que hacer.

Él desvió la mirada.

—Sí, Alpha.

Bajó por las escaleras y pasó un brazo alrededor de su cuello, tirando de él cerca. Con su boca contra su oído, dijo:

—Somos lo que somos, Andrew. Y negar lo que sientes te debilitará. Lo sé, lo he intentado. Y te necesito fuerte.

Él se estremeció en su agarre, sometiéndose a su lobo mientras sacaba fuerza de ella.

—Siento haber perdido el control antes.

Retrocedió, manteniendo un agarre en su hombro.

—No lo hiciste. Protegías a Verónica, que es lo que deberías haber hecho. Pero tu rabia podría no haber sido sólo por ella. No dejes que el pasado te gobierne.

Andrew apretó la mandíbula pero asintió.

Le revolvió el pelo.

—Bueno. Ahora, veamos a estos humanos.








*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) Ayer a las 10:10 pm

hola morra,...

hasta ahora son conjeturas de lo que puede llegar a ser la alianza de san y kitt!!!
y ajora estos quienes son,...??

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5723
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales Hoy a las 6:03 pm

Y estos de donde salieron???? a ver que pasa ahora....
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 22 de 22. Precedente  1 ... 12 ... 20, 21, 22

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.