Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Últimos temas
» busco fanfic brittana,plis!!!
Miér Dic 12, 2018 10:22 pm por camilayelal

» FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 28
Miér Dic 12, 2018 7:05 am por micky morales

» FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20
Miér Dic 12, 2018 6:57 am por micky morales

» Hola Gleeks
Mar Dic 11, 2018 1:12 am por Dalii

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 31
Dom Dic 09, 2018 6:35 am por micky morales

» Fic Brittana: Somewhere Only We Know - Capitulo Final
Sáb Dic 01, 2018 10:59 pm por Dalii

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «When to tell it»
Sáb Nov 17, 2018 1:30 am por Gabriela Cruz

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Jue Nov 01, 2018 7:11 pm por micky morales

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Sáb Oct 27, 2018 4:38 pm por Tati.94

» BRITTANA Las Abandonadas
Sáb Oct 27, 2018 4:23 pm por Tati.94

» Continuación de ''Eres lo mejor que me ha pasado'' Capitulo Final.
Vie Oct 26, 2018 10:13 pm por Tati.94

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 10 y 11 fin
Mar Oct 09, 2018 6:31 am por micky morales

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
Dalii
 
micky morales
 
camilayelal
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com
Publicidad

FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Página 24 de 26. Precedente  1 ... 13 ... 23, 24, 25, 26  Siguiente

Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Sinopsis

Mensaje por 23l1 el Sáb Oct 13, 2018 6:32 pm

Sinopsis




Después de un intento de asesinato, Santana López, la lobo Were Alpha y su compañera Brittany Pierce dieron la espalda al gobierno que amenazó su supervivencia, prometiendo proteger su propia fuerza primitiva, sin importar el costo de la sangre.



Después de escapar de las mazmorras de los Vampiro debajo del club de sangre Nocturne, la Fae real Clarke de Brinna solicita a Santana por santuario, fijándola a ellay a sus aliados en un curso de la colisión con Francesca, Viceregal de los Vampiros del este Sehehe.



En medio de la guerra, Clarke encuentra su corazón en riesgo de una joven dominante Were, mientras la Vampiro ejecutora de Francesca, Betty atrae a una de las guardias de confianza de Santana en una red de seducción y peligro


Cazados por extremistas humanos, atacados por los Señores de las Sombras que temen su creciente poder y acosados por enemigos disfrazados de amigos, Santana lidera la Manada Timberwolf a la guerra en dos frentes a medida que las alianzas cambian y las creencias de larga data son desafiadas.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES.



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5948
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 3:) el Sáb Oct 13, 2018 9:43 pm

hola morra,...

nuevas alianzas???
espero que en este libro este la caída de Francesca de una vez!!!

nos vemos!!


PD; por curiosidad leíste la saga vinar que te recomendé??? por que me mandaron dos libros nuevos de la saga???
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5714
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por micky morales el Dom Oct 14, 2018 6:34 am

Espero lo mismo que la arpia ardiente de Francheska caiga de una buena vez!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7141
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 23l1 el Lun Oct 15, 2018 7:02 pm

3:) escribió:hola morra,...

nuevas alianzas???
espero que en este libro este la caída de Francesca de una vez!!!

nos vemos!!


PD; por curiosidad leíste la saga vinar que te recomendé??? por que me mandaron dos libros nuevos de la saga???




Hola lu, eso parece¿? Pff espero lo mismo la vrdd..tiene q ¬¬ Saludos =D

Pd: =o mmm la vrdd no me acuerdo...como de q trata¿?






micky morales escribió:Espero lo mismo que la arpia ardiente de Francheska caiga de una buena vez!!!!!




Hola, y yo tmbn, asik la ya somos 3 ¬¬ espero q eso pase ¬¬ Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5948
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 1

Mensaje por 23l1 el Lun Oct 15, 2018 7:03 pm

Capitulo 1




LÍDER DE COALICIÓN APUNTADOEN EL BOMBARDEO NEGOCIACIONES DE LOS DERECHOS PRAETERN DESCARRILADO.




Más de un mes ha pasado desde que Santana López, jefa de la Coalición Praetern que negocia el reconocimiento estatal y federal de los órganos rectores de Praetern junto con las protecciones civiles para sus miembros, fue blanco de un intento de asesinato en la gala del gobernador en Albany, Nueva York.

Santana López, la lobo Were Alpha, su compañera y varios miembros de su grupo resultaron heridos, uno de ellos fatalmente, cuando un coche bomba estalló cuando salían de la reunión de la élite del estado.

Nadie ha salido a reclamar responsabilidad y la investigación policial local no ha generado ningún sospechoso.

Este ataque más reciente se produjo sólo unas semanas después de que las Industrias López fueran bombardeadas, lo que resultó en daños extensos y múltiples heridas.

Los informes de ataques contra Praeterns y sus establecimientos en toda la nación apuntan a la creciente resistencia a la soberanía de Praetern y al reconocimiento legal. HUFSI (Humanos Unidos Para Especies Integridad) y otros grupos radicales de oposición han defendido el internamiento o control de la población, incluyendo la neutralización química.

El senador Daniel Weston, presidente de la Comisión de Asuntos Praetern, no estuvo disponible para hacer comentarios, al igual que Alpha López. Frente a estos ataques, se cuestiona la futura efectividad de la Coalición, mientras que estos acontecimientos subrayan la desaprobación cada vez más notoria y violenta entre los seres humanos ante la igualdad Praetern.

Fuentes confidenciales han revelado que algunos grupos privados con estrechos vínculos con el gobierno han comenzado a experimentar con medios biológicos y químicos para controlar las especies de Praetern, en algunos casos con participantes no dispuestos como sujetos de prueba.

Hasta la fecha, las agencias de aplicación de la ley humana han dedicado pocos o ningún recurso a la investigación de estas acusaciones, a pesar de la creciente evidencia.

Para las actualizaciones sobre éstas y otras historias en desarrollo, siga el Informe de Rose en el Albany Star.

—Marley Rose, reportera de investigación

Francesca siseo y echó a un lado el periódico que sus sirvientes habían traído a su habitación a la caída del sol, junto con el servicio de té de plata y la bandeja de canapés surtidos.

Insistió en la formalidad, aunque despertó con una sola necesidad, la sangre que corría en las venas de sus esclavos de sangre, la sangre que necesitaba para sobrevivir, la sangre que le daba fuerzas y la llenaba de poder y deseo.

Pasó la mano por la espalda desnuda de Betty mientras estaba reclinada a su lado en la gran cama que dominaba su tocador, se alimentaba indolentemente del pecho de una joven lobo Were aturdida.

—La Consorte de Kitty Wilde se está convirtiendo en un problema.

El Were se convulsionó cuando la rubia retiró sus incisivos de la suave parte inferior del pecho de la hembra, rompiendo su conexión de sangre y terminando abruptamente la esclavitud sexual.

Betty murmuró una disculpa y lamió las punciones cerradas, inyectando un pulso de hormona de la alimentación antes de cerrar las heridas, incitando aún otro orgasmo en su anfitrión flexible.

Ella rodó sobre su espalda, sus ojos azules mediterráneos brillaban con sed de sangre y renovado poder.

—¿Marley Rose? ¿Qué ha hecho?

Francesca se inclinó y la besó, saboreando la esencia persistente de la anfitrión Were, preguntándose brevemente si Betty encontraba satisfacción de los incontables hombres y mujeres Weres de los que se alimentaba noche tras noche.

No importaba cuántas veces se alimentaba, sus ojos siempre brillaban con un hambre que nunca parecía disminuir. Incluso los orgasmos que experimentaba al alimentarse parecían pasar desapercibidos, un reflejo y nada más.

Desde el fiasco en la recaudación de fondos, había estado ausente de su cama con frecuencia creciente, una situación que Francesca necesitaría abordar pronto. En este momento, tenía otras preocupaciones.

—La humana ha escrito un artículo de periódico que imprudentemente llama la atención del público sobre las cuestiones de Praetern mejor dejadas en privado.

Levantó un brazo, el cabello de medianoche enmarcando un rostro afilado y ascéticamente hermosa.

—¿Nos ha mencionado?"

—Todavía no—Francesca hizo una mueca.

Desde que el papá de Santana López había obligado a las especies de Praetern a salir de su escondite y al conocimiento de los seres humanos, ella junto con muchos otros poderosos líderes Praetern se había estado preparando para el contraataque mientras trataba de fortificar su propia posición en un paisaje político cambiante.

Después de siglos de relativa paz, los vampiros se habían vuelto complacientes. El lobo Weres, que alguna vez había sido sus súbditos y el corazón de sus ejércitos, se había revelado y ganado su lucha por la independencia hace generaciones.

Desde entonces, los Weres habían labrado sus propios territorios, y sus Manadas habían crecido en tamaño y fuerza. Ahora, los Vampiros eran en gran medida superados en número y militarmente débiles. A pesar de que Francesca comandaba a todos los Vampiros seethes al este del río Mississippi, sin un ejército ella no podía permitirse ser arrastrada a un guerra.

—Pero Marley Rose no entiende lo que está tratando, si ella expone a los Señores de la Sombra y nuestro intento de destruir a la Coalición se conoce, tendremos una guerra de Praetern, y no estamos preparados.

—Por no decir nada de lo que López hará si sabe que uno de los miembros formó parte de un plan para asesinarla—Betty apartó a la Were y deslizó su brazo alrededor de Francesca.

La anfitrión de sangre gimió en protesta y trató débilmente de arrastrar la mano de entre sus muslos. Betty apartó suavemente la mano y acunó el pecho lleno de Francesca en su palma. Satisfecha cuando ésta se arqueó de placer, ella murmuró:

—Déjame ver el artículo.

—No necesitamos a una reportera que mantenga la historia viva cuando los humanos, por lo menos, parezcan más que felices de olvidarlo todo—Francesca entregó a Betty el periódico y acarició el abdomen tenso mientras leía.

Ambas se habían alimentado, y su poder y necesidades sexuales estaban en el pináculo. Su esclavo de sangre había sido más que una adecuada cogida, pero nadie satisfacía nunca de la manera en que Betty podía.

Después de un milenio juntas, la rubia intuyó sus necesidades casi antes que ella.

Francesca hizo un gesto a Daniela, una criada que esperaba en las sombras junto a las puertas de madera tallada, para acercarse a la cama.

—Deshazte de esta anfitriona y déjanos.

—Sí, señora—los ojos de Daniela brillaban un profundo escarlata y sus muslos brillaban con excitación.

Recién elevada, no podía dominar su hambre cuando estaba inundada por la fuerza sexual de dos Vampiros tan poderosos como Francesca y Betty.

Sonriendo, Francesca deslizó las yemas de sus dedos a lo largo del interior del muslo de Daniela, deteniéndose cuando alcanzó el ápice hinchado para acariciar su clítoris. Ésta se balanceó, sus incisivos brillaban.

Francesca nunca dejó que sus criados se alimentaran hasta que ella y Betty hubieran terminado. Daniela estaba hambrienta de sangre y sexo, pero su control estaba mejorando.

—Puedes servirte de mí prisionera una vez que hayas visto a ésta.

—Gracias, señora—jadeó Daniela.

—Ve ahora—Francesca cerró sus ojos cuando la rubia apretó su pezón en atención.

Ésta devolvió el periódico a la bandeja de servir y esperó hasta que Daniela levantó a la somnolienta Were de la cama y la sacó. Debatió cuánto decir, Francesca era una maestra en poner trampas para amigos y enemigos por igual, y nunca se cansaba de jugar juegos complejos.

Después de siglos de existencia, muy poco más era de interés. Hasta hace poco, Betty no había pensado mucho en lo que podría suceder si ella y Francesca estaban en desacuerdo.

Sabía sin duda que si Francesca la consideraba una amenaza, ordenaría su ejecución.

Ésta podría hacerlo con pesar, por un momento o dos, pero no dudaría en hacer lo necesario para asegurar su poder. Betty siempre había sabido que su verdadera muerte dependía del capricho de Francesca, y durante siglos no le había importado realmente.

La existencia inmortal había superado todo el placer, excepto el fugaz poder y el olvido de la sed de sangre. Tristemente, complacerse en ese tipo de olvido era una manera perfecta de perder la cabeza.

No podía recordar experimentar el verdadero placer hasta Verónica. Betty forzó la imagen de la joven Were de su mente. Francesca estaba demasiado cerca, en cuerpo y mente, para que ella protegiera sus pensamientos. Inclinando su cabeza, ella le mordió el pecho, alimentando la marea sexual que fluía en la sangre.

—Marley Rose parece centrarse en los Weres. Ella es después de todo una Consorte de Vampiro. Ella no querría arrojar sospechas sobre nosotros.

—Mmm. Quizás. Pero Kitty Wilde es la heredera del clan Hunter Night, y a Zachary no le importaría tomar mi lugar. Tal vez Kitty y su humana tienen un plan para influir en la opinión del papá de Kitty. Eso podría llevar a la rebelión.

Betty se echó a reír.

—Necesitará más que rumores y sospechas para destronarte, Viceregal.

—Las guerras se han luchado por mucho menor—Francesca pasó los dedos por el pelo de Betty, dibujando sus uñas pintadas de rojo en el cuello y sobre sus hombros.

Dejó que los bordes afilados rompieran la piel, inhalando el aroma exuberante de sangre rica en hierro. Ella no tomó sustento de otros Vampiros, ninguno de ellos lo hizo.

Eran depredadores, y parte de la emoción de la alimentación era una presa apasionante, pero disfrutaba del sabor de la dominación en la sangre de otro.

—Santana ya sospecha que estamos involucradas. Si la humana descubre la prueba de los experimentos de Hiram y nuestra participación, Santana romperá su promesa de apoyarnos. Estaremos indefensas contra su mayor fuerza.

—Hiram es el eslabón débil—murmuró Betty, acariciando el abdomen de Francesca, provocando el calor de sus profundidades, atrayendo sangre y poder a su sexo. Su propia sangre se disparó, atrapada en la resaca del supremo encanto—Sus repetidos intentos de eliminar a Santana sólo llaman la atención sobre todos nosotros. Necesita ser controlado.

—A su tiempo—Francesca se sentó a horcajadas sobre ella, frotando su clítoris sobre el estómago de Betty. Ella se arqueó, sus párpados entrecerrados, sus labios rojos se curvaron en una sonrisa de satisfacción—Hiram aún no ha sobrevivido a sus usos, pero Marley Rose es prescindible.

Los dedos de Francesca se cerraron alrededor del clítoris de Betty y ésta gimió. Sus caderas se sacudieron mientras la montaba, llevándose al orgasmo mientras ella tiraba y retorcía la longitud turgente.

—Así es, querida—canturreó Francesca, su orgasmo se derramó sobre el torso rígido de la rubia—¿No es esto mucho mejor que los Weres indisciplinados? Ellos nunca pueden darte esto, ¿verdad?

—No—se atragantó cuando la reacción de Francesca la inundó de lujuria y poder.

Su cuerpo se espasmo y ella se corrió otra vez, incapaz de sostener sus escudos, incapaz de detener las imágenes de Verónica azotando en su mente. Francesca marcó la carne prístina de los pechos pequeños y perfectos de Betty con las uñas, se inclinó y lamió las vetas rojas, uniéndolas por la sangre y el sexo.

Vestigios de la lujuria y anhelo y fugaces destellos de ojos dorados y pelo leonado revoloteaban a través de su conciencia. Betty era fuerte, pero ella era más fuerte, y no permitía que nadie guardara secretos.





******


Brittany Pierce, Prima del Adirondack Timberwolf Weres y compañera de Santana López, estaba sola junto a la ventana abierta del segundo piso del edificio de la sede, olfateando el aire de la tarde.

Con el final del verano, el anochecer llegó temprano a las montañas, y el crepúsculo envolvió el denso bosque a las afueras de la empalizada protectora que rodeaba el Compuesto Were.

Un resplandor nebuloso hacia el este predijo el ascenso de la casi luna llena. En pocos días la luna estaría llena, y su morena llamaría a los lobos a cazar.

Respiró profundamente, dejando que los sonidos y olores de la tierra y Manada fluyeran a través de ella. Los latidos de un centenar de lobos que se movían en el Compuesto resonaban en su pecho, cada serie de fuertes y firmes latidos distintivos, cada uno añadiendo al conjunto, creando algo más grande que cualquiera de ellos solos.

Estaba aprendiendo a identificar cada Were por su sutil pero único ritmo, escogiendo a los sentries en las murallas perimetrales, a los centuri que vigilaban el largo porche justo debajo de ella, y los soldados en los cuarteles.

En el mismo corazón del Compuesto los lobos beta y maternales cuidaban a los jóvenes, defendidos por círculos cada vez más amplios de Weres armados que morirían para protegerlos. Los jóvenes eran los miembros más preciosos de la manada, y cualquier Were se sacrificaba sin vacilación para mantenerlos a salvo.

Incluso sabiendo eso, el lobo de Brittany se preocupó, arañando sus entrañas, exigiendo que buscara a sus jóvenes en la guardería donde dormían bajo la atenta mirada de Will, un lobo beta y su entrenador designado.

Ella y Santana eran madres de las gemelas y serían responsables de enseñarles a cazar y eventualmente a liderar, pero Will jugaría un papel importante en la supervisión de su socialización con los compañeros de camada y, eventualmente, con la Manada.

Él sería su maestro y guía hasta que llegaran a la adolescencia y comenzaran a entrenar para unirse a la guardia de su morena. Tenían sólo unas pocas semanas de edad y ya habían comenzado su viaje hacia liderar la manada un día.

Apreció la necesidad de socializarlos con otros de su edad, la necesidad de que ellas comprendan y que otros reconozcan su lugar en la Manada. Pero incluso unas pocas horas de separación de ellas era como perder una parte de sí misma. Y en los últimos días, la soledad se había vuelto más aguda.

Estaba perdiendo más que a sus cachorras.

Estaba perdiendo a su compañera.

Volvió a oler el aire, buscando la ola de poder que señalaría el regreso de su morena. Su corazón se hundió cuando no captó ningún rastro de ella.

Santana sólo se había ido unas pocas horas esta vez, pero después de todo lo que había sucedido, incluso unos pocos minutos de ausencia era casi más de lo que ella podía tolerar.

Físicamente, anhelaba la presencia de su compañera en todo momento.

Estaban unidas, sus químicos en sintonía, biológicamente cambiados e interconectados en el momento de su apareamiento. Pero su alma, su espíritu, también estaba ligada a Santana.

Y desde el ataque, el último ataque, su morena había cambiado. Su lobo estaba casi siempre en ascenso, apenas contenido, hambriento de batalla, furioso por la retribución.

Y en el corazón de ella, tal dolor.

Estaba en una pérdida para ayudarla.

Ella era la compañera de Santana, su fuerza, igual que su morena era la suya, y cada día sentía su fracaso más agudamente. Una ondulación de calor se extendió sobre ella y se tensó.

Santana estaba cerca.

Apartó su preocupación y tristeza. La Manada necesitaba a su morena ahora más que nunca, e incluso si ella no sabía cómo curarla, ella sabía lo que Santana necesitaba.

Santana la necesitaba, y ella daría lo que su morena le pidiera.

Girando a un lado, apenas evito de ser golpeada por el enorme lobo de plata que saltaba por la ventana y aterrizaba en el centro del piso, ojos de lobo dorado brillantes de furia y lujuria.

Se quedó quieta, observando cómo el aire alrededor de la gran bestia brillaba.

Santana se levantó, desnuda y gloriosa, su pelo besado por el sol más largo que de costumbre, salvaje alrededor de sus esculpidos hombros. El oro de sus iris se desvaneció hasta un anillo alrededor del centro negro, la banda de lobo nunca retrocediendo por completo en estos días.

La boca de Santana se torció en una sonrisa irónica.

—Prima. ¿Me esperas?

—Sí—murmuró el calor líquido moviéndose en su núcleo.

Su morena la acechó, caminando lentamente, metódicamente más cerca, los músculos de sus hombros agrupados, su piel brillando con el brillo del sexo y el poder.

Dio paso lejos cuando su morena se abalanzó sobre ella, retrocediendo hasta que su trasero golpeó el borde del amplio escritorio de madera. Ella apoyó sus manos a cada lado de sus caderas mientras Santana se acercaba.

Habían jugado a este juego de cazar y atrapar muchas veces, y cada vez que Santana la reclamaba, su alma sabía con certeza dónde pertenecía. Cuando su morena estaba a un pie de distancia, levantó la barbilla, giró la cabeza y expuso su cuello.

No sumisión, invitando.

El bajo retumbar en el pecho de su morena le golpeó el vientre bajo y profundo, y ella se estremeció, la necesidad y el deseo aumentando a través de ella como llamas en la yesca seca.

Santana le rasgó la camisa por el centro, cortó los pantalones a lo largo de sus muslos y apartó los restos de ropa. Su pelaje rodó bajo su piel resplandeciente, y ella se preparó. Su aliento escapó en jadeos ásperos, y la mordedura mate en la curva de su hombro latía al ritmo de su corazón, esperando que su compañera se uniera.

—San—murmuró, arqueándose en bienvenida.

—Compañera—gruñó y la presionó en el escritorio con el peso de su cuerpo.

A medida que el poder de su morena se extendía por la piel y en sus células, el aroma de bosque, pino aplastado y vida vibrante, la encerraba. Ella se abrió, la tomó entre sus muslos, y se sacudió cuando la cálida y pesada longitud del clítoris engullido se clavó debajo del suyo, uniéndolas.

Encendiéndola.

Santana desató el poder de su lobo, en una furia para unirse, para probar y tomar y llenar los lugares oscuros y vacíos con la esencia de su pareja.

Su rubia era todo a lo que se aferraba en medio de su atormentada rabia. Se encajó más fuerte, sintió que la envolvía, la ungió y enterró sus caninos en la cálida y acogedora carne del hombro.

Distante, las lancetas de dolor le recorrieron la espalda, las garras de Brittany tirando de ella, incitándola. Sus caderas empujaron, las glándulas pesadas que se llenaban con el Victus que se elevó sólo para su rubia, llamado desde sus profundidades por la química única de su compañera.

—Debo tenerte—jadeó—Siempre.

—Lo sé, lo sé—Brittany le clavó sus garras en la espalda, llamando a su lobo con el suyo propio—Estoy aquí.

Retumbó, el fuego en su vientre conduciéndola duro, más allá de control, exigiendo que ella se enterrara, la carne y el espíritu, en su compañera. Agarró el escritorio, sus garras agrietando la madera, y se entregó a la tormenta.

Se entregó a Brittany.

Cuando los caninos de su rubia encontraron su pecho, ella echó hacia atrás su cabeza, rugiendo en la victoria primordial cuando se corrió.

—Estoy aquí—susurró Brittany, sosteniendo a Santana con fuerza mientras se hundía, momentáneamente en reposo, una vulnerabilidad que su morena sólo se permitió cuando estaban solas.

Le acarició el pelo húmedo, besó la comisura de su boca y el duro ángulo de su mandíbula.

Su morena había perdido peso, se había convertido sólo en músculos y huesos, un guerrero afilado a un borde de la matanza.

Sus latidos disminuyeron en el tiempo con su morena mientras la acariciaba.

—Te extrañe.

Santana se estremeció, frotó la mejilla contra la mordida en su hombro.

—¿Dónde están los cachorros?

—Con Will—dijo Brittany, acariciando el cuello, poco a la ligera—Te amo.

Santana se incorporó con los brazos extendidos, las sombras oscureciendo sus ojos.

—Soy peligrosa.

—No, tú no lo eres.

—Mi lobo está demasiado a cargo. Me temo que no puedo…

—Puedes controlarla. Tú ya lo has hecho. Eres nuestra fuerza, pero nosotros también somos tuyos—le acarició la mejilla—Toma de nosotros. Deja que la manada te ayude.

Su morena se alejó, caminó hacia la ventana, de espaldas.

—No puedo. Si lo hago, si pierdo más de ti…

Se acercó a ella, enroscó los brazos alrededor de la cintura, presionó su mejilla contra la espalda.

—Somos tuyos, y tú eres nuestra. Lucharemos como uno solo. No puedes hacer esto sola.

Santana gruñó, su lobo enojado y herido y, por primera vez en su memoria, incierto.

¿Qué clase de líder podía ser cuando no confiaba en sí misma?

Brittany acarició sus pechos, su vientre, apretando fuertemente su espalda.

—Te amo. Te amamos.

Agarró el alféizar de la ventana y miró al Compuesto, donde sus lobos se movían en la luz parpadeante de los fuegos que ardían bajo las calderas de los alimentos y en las antorchas a lo largo de las paredes.

¿Cómo podía mantenerlos a salvo cuando no podía nombrar a sus enemigos, cuando estaba incapacitada de detener incluso a aquellos de los que sospechaba?

¿Cuándo había fracasado?

Su lobo se levantó, presionándola para que cambiara, para correr, para llevar a su Manada a la selva.

—No podemos correr—susurró Brittany—No podemos volver atrás.

Su morena respondió, y el silencio le rompió el corazón, sintió que el lobo de Santana se alejaba.

—Quédate.

Santana se estremeció, luchando por mantener la conexión con su compañera.

—Quiero ver a los jóvenes, pero no así.

—Todo saldrá bien. Iré con…—un golpe llamó a la puerta, y en silencio maldijo.

Santana ladeó la cabeza, evaluando a la Were que había sido una de sus centuri. El olor de esta Were se había alterado desde que se había convertido, desde que se había convertido en Vampiro, desde que había dejado la Manada.

Pero esta Vampiro seguía siendo parte lobo, todavía suya, y la reconoció.

—Emily.

Brittany se separó, abrió un armario en la esquina y lanzó a su morena un par de pantalones negros de faena. Ella misma se puso un par.

Por mucho que su morena fuera suya, también pertenecía a la Manada. Sus deseos, incluso los de Santana, deben esperar cuando la Manada los necesitaba.

—Ve a Emily, Alpha, y luego veremos a nuestros jóvenes.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES.


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5948
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por micky morales el Mar Oct 16, 2018 2:24 am

Entiendo a Santana pero deberia centrarse y calmarse un poco, en cuanto a Francheska, espero no se le ocurra atentar contra Marley!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7141
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 3:) el Mar Oct 16, 2018 10:56 am

Hola morra,...

Marley está jugando con fuego,.... a ver qué vampiro se quema primero???
San se tiene que sentar y empezar a disfrutar los momentos con britt y la manada,... pero vamos a ver cómo va???

Nos vemos!!

Pd: mitología celta,.. Thor,.. Hera,... odin!!! Son algunos personajes que están en los libros
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5714
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 23l1 el Miér Oct 17, 2018 6:57 pm

micky morales escribió:Entiendo a Santana pero deberia centrarse y calmarse un poco, en cuanto a Francheska, espero no se le ocurra atentar contra Marley!!!!!






Hola, mmm si, tiene q pensar las cosas..., pero como es muy reciente =/ ¬¬ Esk ya me tiene chata, como nadie se da cuenta q es ella...esk la sabe hacer tmbn..., pero espero q no se meta con ninguna =/ Saludos =D







3:) escribió:Hola morra,...

Marley está jugando con fuego,.... a ver qué vampiro se quema primero???
San se tiene que sentar y empezar a disfrutar los momentos con britt y la manada,... pero vamos a ver cómo va???

Nos vemos!!

Pd: mitología celta,.. Thor,.. Hera,...  odin!!! Son algunos personajes que están en los libros




Hola lu, mmmm es una loquilla, pero se la quiere jugar, no¿? Ohh si, tiene q salir de ese mal momento..., pero es difícil si! Aki otro cap para saber mas! Saludos =D

Pd: lo sabia, pero no keria nombrar algo xq podría ser otra jajajaajajaj. Y nop, no la e leído XD Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5948
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 2

Mensaje por 23l1 el Miér Oct 17, 2018 6:59 pm

Capitulo 2



—Entra—gruñó Santana, de pie en el centro de la habitación, con las piernas abiertas, los brazos cruzados, los músculos agrupados y listos para saltar.

Emily, un lobo dominante, transmitía poder que era casi un desafío, y ella ansiaba por pelear.

Luchó para evitar que su lobo tomara el control. De forzar un cambio. Su piel se erizó con la presión del pelaje listo para estallar libremente. Los huesos de su cara dolían mientras los pesados planos de su mandíbula cambiaron. Un retumbar de alerta se agitó en su pecho.

Por todas partes donde daba la vuelta, peligro.

Por todas partes veía, enemigos.

Una cálida mano presionó el centro de su espalda, y su lobo dejó de pasearse, ladeó la cabeza y se estremeció. Brittany la acarició, calmándolas a ambas.

—Emily no está aquí para desafiar. Este es tu territorio, tu manada. No necesitas pelear aquí.

Sacudió la cabeza, negándose a ser absuelta.

—No pude mantener a Andrew a salvo. Puse a mi compañera en peligro. Podríamos haber perdido a los jóvenes. Merezco ser desafiada.

—No. Tú eres la única lo suficientemente fuerte para guiarnos a través de las batallas por venir. Lo sabemos.

Deslizó su brazo alrededor de los hombros de su rubia. Su compañera era sólida, firme, fuerte.

—Tal vez deberías guiarlos.

—Ya tenemos un líder—Brittany se presionó cerca de su lado cuando las altas y pesadas puertas se abrieron y Emily entró.

Una ola de calor y poder fluyó sobre su piel mientras se acercaba.

Emily, un poco más alta que su morena, se deslizó hacia adelante con la gracia sin esfuerzo de un Vampiro y la sinuosa fuerza de un Were. Sus ojos, ámbar de lobo, ardían con una corriente subterránea de carmesí. Su cabello negro enmarcaba huesos tallados en piedra y templados por la belleza etérea de un Vampiro. Era demasiado elegante para ser un Were y demasiado animal para ser un Vampiro.

Ella era ambos y ninguno, y lo que podría llegar a ser todavía era desconocido.

Su morena gruñó suavemente, un dominante Were advirtiendo a otro que fuera cauteloso en presencia de su compañera.

Emily inclinó ligeramente la cabeza, pero no bajó los ojos. Se detuvo a pocos metros, no lo suficientemente cerca como para desafiar el espacio de su morena o para ser una amenaza para ella, pero mucho más cerca de lo que incluso los guardias más confiados de su pelinegra se acercarían sin permiso explícito.

Emily sonrió con un toque de arrogancia vampírica.

—Alpha.

—Centuri,—dijo Santana, utilizando intencionadamente el rango anterior de Emily, aunque técnicamente ya no formaba parte de la guardia.

La morena más alta estaba unida por la sangre a ella, así como todo los centuri, y lo sería durante el tiempo que viviera, pero ya no respondía a Santana.

Emily sirvió como warlord (Señor de la guerra Vampira) de Kitty Wilde por el permiso de la Alpha porque la morena necesitaba estar entre los Vampiros para aprender a vivir como uno.

Sin importar a quién sirviera, sin embargo, la centuri seguía siendo lobo, todavía menos dominante que la Alpha, y todavía sujeta al gobierno.

Emily había sido una invitada frecuente en el Compuesto desde el momento del ataque en la gala del gobernador, sirviendo de enlace con los Vampiros y también cuidando de su nueva compañera gato y cachorros.

—¿Qué necesitas?

—Hanna está curada y los cachorros están sanos. He venido a buscar tu permiso para llevarlos a las tierras del norte. Hanna estará lo suficientemente cerca del territorio Catamount para organizar a sus gatos, y puedo asegurar su fortaleza en el territorio Timberwolf.

Santana sonrió fugazmente, los músculos a lo largo de su espalda ondulando mientras su lobo se tensaba.

—Hasta hace un mes, los gatos eran nuestros enemigos jurados. ¿Ahora pides que yo dé a su Alpha rienda suelta en mi territorio? ¿Cómo sé que no reunirá un ejército para marchar contra mí desde el interior de mis propias fronteras?

—Hanna casi murió salvando tu vida—los ojos de Emily brillaron y sus caninos se alargaron—Ella es una aliada jurada, ¿y todavía no confías en ella?

Se movió tan rápido que la velocidad del Vampiro de la morena no pudo interceptarla. Su rostro y sus manos se transformaron, sus mandíbulas se alargaron, sus dedos con garras crecieron el doble del tamaño de una mano humana.

La agarró de la garganta y apretó, obligando a las rodillas a doblarse.

—Ten cuidado donde muestres los dientes, Lobo.

—No me refería a ningún desafío, Alpha—Emily jadeó, finalmente agachando la cabeza, y apoyó su frente contra su muslo—Hanna no puede recuperar el control de su Orgullo si ella permanece aquí, y los cachorros necesitan aprender las montañas pronto.

—¿Y qué hay de ti?—preguntó soltándole el abrazo, la morena se levantó pero mantuvo la mirada apartada—¿Dónde estarás en todo esto?

Ésta levantó la cabeza.

—Mi primera lealtad es a mi compañera. Pero todavía soy Lobo, y siempre serás mi Alpha.

—¿Y la Vampiro que hay en ti?—preguntó suavemente—¿No quiere que gobiernes tu propio Dominio algún día? ¿O en su defecto, tu propia manada?

—No soy esclavo ni de mi Vampiro ni de mi lobo—los músculos se anudaron a lo largo de la elegancia tallada de la mandíbula—Yo soy más que cualquiera de los dos, y sé a dónde pertenecen mis lealtades. No voy a desafiarte a ti o a Liege Wilde. No quiero liderar a menos que esté al lado de Hanna.

—Estar separada de Hanna será difícil—dijo—Especialmente para un recién apareado Were.

—Pero yo no soy Were—la boca de Emily se torció en una línea fría y su tormento estaba claro.

Incluso el amor de Hanna no había podido desterrar su auto-odio.

Aún no.

—No sólo Were, pero Hanna lo es. Ella sufrirá sin ti cerca de ella, especialmente cuando entra en su calor.

—Sé que lo que dices es verdad—la rígida postura de Emily se rompió y ella caminó, su lobo demasiado agitado para ser subyugado por el control glacial de su Vampiro—Es...difícil para mí estar lejos de ella, pero no tengo elección. He hecho mi juramento.

Miró a su rubia y sonrió con ironía.

—La dificultad que experimentas cuando estás lejos de ella no disminuirá con el tiempo. Justo lo opuesto. Ambas sufrirán cuando se separen. ¿Estás segura de que Hanna quiere volver a gobernar? Estoy segura de que Wilde daría la bienvenida a un gato que estuviera entre sus fuerzas de seguridad. Y protegería a tus cachorros.

Los ojos de la centuri brillaron, la furia desapareció, sustituida por el orgullo.

—Hanna es una Alpha. Nació para gobernar. Y nosotras protegeremos a nuestros cachorros.

—Hablas como una verdadera compañera.

—Si viene la guerra, los gatos de Hanna serán necesarios. Ella necesita tiempo para reunirlos. Su Orgullo está fragmentado tras el intento de los mercenarios de matarla y a los cachorros.

—También serás necesaria—le agarró al hombro—Yo valoro la lealtad y habilidad de Hanna, como hago con la tuya. Puedo hablar con Kitty acerca de alterar tu servicio…

—No—dijo Emily—No te tendría en deuda con ella por mí. Hanna y yo entendemos lo que debemos hacer, y estamos preparadas para ello. Estaremos bien.

—Enviaré lobos al norte contigo. Tienes dos cachorros, y si no puedes estar ahí para protegerlos en todo momento, entonces Hanna debería tener guardias.

Emily se erizó.

—¿Guardias lobo? No quiero que mi compañera esté rodeada de lobos dominantes.

Brittany se rió y ella dijo:

—No crees que Hanna sea tentada.

Emily gruñó.

—No, pero algunos jóvenes cachorros podrían ser.

—Creo que un gato Alpha puede manejar uno de nuestros jóvenes—Brittany dijo razonablemente—Toma la oferta, Emily. No puedes permitirte que Hanna no esté protegida.

—Y…—añadió—, Como dijiste, ella es nuestra aliada. Puede usar a sus gatos para proteger nuestras fronteras del norte y ayudarnos a encontrar a los mercenarios que trabajaban en los laboratorios humanos. Necesitamos cualquier información que puedan tener.

—De acuerdo—dijo Emily, su renuencia evidente—Pero me gustaría elegir a los guardias.

Asintió con la cabeza.

La morena era una poderosa Were con poderes casi Alpha que había jurado su lealtad y había renunciado a su derecho a desafiar.

Ella merecía esta muestra de respeto.

—Como tú quieras.

Emily inclinó la cabeza.

—Gracias, Alpha.

—De nada—le rodeó con un brazo el cuello y la acercó. La piel resplandeció contra la suya, su aroma unido rico y fuerte—Ten cuidado, Emily. No quiero perderte.

—No puedes—Emily frotó la mejilla sobre su hombro desnudo, un signo de sumisión y confianza—No importa lo que yo sea, siempre seré tu lobo.

—Ve a buscar a tu compañera—dijo suavemente y la dejó ir.

Cuando las puertas se cerraron detrás de Emily, Brittany le rodeó la cintura.

—Reemplazar cualquier Were perdido es imposible, pero nombrar a Aria en el lugar de Andrew en tu guardia ha ayudado a la Manada a ver que estamos sanando y volviendo a la fuerza. Ellos son tus lobos, pero sin fe de que los protegerás, ellos vacilarán.

—Necesito nombrar al menos a otro—escuchó los sonidos que se desvanecían de los pasos de Emily—Quienquiera que elija estará en peligro.

—Los centuri comparten tu sangre, son los más fuertes de los fuertes. Y cada lobo les envidia el honor.

—Eres una compañera sabia e inteligente.

Sonriendo, Brittany la besó.

—Y tú eres una Alpha sabia por reconocer eso.





*****


Daniela se apresuró a bajar por el pasillo con la anfitriona Were acurrucada en sus brazos.

La Were respiraba superficialmente, los músculos temblaban ligeramente, un gemido bajo emanaba de su pecho.

Apenas notó el peso de la hembra mientras se deslizaba por la semioscuridad. Ella sólo tenía un objetivo: alimentar, llenar el abismo oscuro que la consumía, lentamente volviéndola loca.

El olor de la sangre fresca en la garganta de la Were y los pechos y el vientre, rasgaron los hilos de su tenue control. Sus incisivos palpitaban, su boca llena de hormonas de alimentación, y su mente nublada con niebla carmesí. La sed de sangre golpeaba la fibra de su ser.

Si la tomaba, podía aliviar el terrible dolor que palpitaba por cada célula.

Si la tomara ahora, el dolor disminuiría, el vacío se llenaría…

Ella no podía.

La señora no le había dado permiso para alimentarse. Ella sería castigada. Encerrada. Muerta de hambre. Peor aún, sería desterrada de la presencia de su ama, apartada de la sensual felicidad del poder de su ama.

Preferiría caminar al sol que ser exiliada de los aposentos de su señora. Ella había suplicado ser convertida, rogo ser ligada. Si sólo el hambre cedería. Ciegamente, encontró la manija de la puerta en una de las habitaciones reservadas para los anfitriones, la abrió y, apresuradamente, dejó a la somnolienta Were en la cama contra la pared.

—Por favor—la hembra desnuda se arqueó, sus pechos y su vientre brillaban con brillo sexual.

Una fina línea de pelaje dorado marco la parte inferior de su abdomen. Ella todavía estaba cubierta de sangre y sus propias emisiones sexuales. Su olor era embriagador.

—Toma más. Por favor. Necesito…

Sus labios retrocedieron y ella siseo. La lujuria nublaba sus sentidos, la forma en la cama era carente de rasgos, nada más que calor, sangre y vida palpitante.

Comida. Liberación. Placer.

Casi inconscientemente comprobó que el contenedor que contenía el compuesto restaurador en la pequeña mesita de noche cercana estaba lleno. Los Were despertarían en la mañana y consumirían el suplemento y no dejarían peor para la experiencia.

Pero si la tomaba…

Se obligó a retroceder. Un paso tembloroso a la vez. Finalmente llegó a la puerta, salió a trompicones por el pasillo y la cerró.

Te doy permiso para hacer uso de mi prisionera.

Apareció por el pasillo hacia la pesada puerta de metal del extremo opuesto. Un sirviente humano estaba de guardia, asintiendo deferentemente mientras se acercaba. Ella era criada de la señora, y ella tenía rienda suelta de la guarida, lo ignoró, ya saboreando el sabor dulce de la sangre de su presa.

Presiono la mano contra la placa de la pared que reconocía a los que tenían acceso a las cámaras de la prisión. La puerta se abrió silenciosamente y ella entró.

Otro largo pasillo se extendía frente a ella, luces de techo oscuras que iluminaban puertas cerradas, algunas con placas de visión cuadradas de cristal, otras con gruesas barras de metal. No todas las celdas estaban ocupadas, y de las que estaban, no todas tenían prisioneros.

Algunas mantenían a los Vampiros siendo castigados por toda clase de indiscreciones con confinamiento solitario, completamente solitario. A los reclusos vampiros no se les permitía alimentarse mientras cumplían sus condenas.

Las otras celdas estaban ocupadas por humanos o Weres que habían violado las reglas del club o habían desagradado a Francesca de alguna otra manera.

Corrió a lo largo del estrecho corredor hasta la última celda, introdujo la combinación en una almohadilla de bloqueo y se deslizó dentro. Bajo el subsuelo, la celda sin ventanas estaba oscura a excepción por el débil resplandor de una hilera de pequeñas luces a lo largo del suelo, pero ella no necesitaba luz para sentir su presa.

El dulce aroma de la sangre que corría a través de las venas dela prisionera era una llamada de sirena, y podía verla con claridad suficiente. Una mujer reclinada en la cama con medias oscuras y una camisa blanca con mangas fluidas, el cuello abierto para exponer su cuello y la parte superior de sus pechos pequeños y redondos.

Estaba descalza, su cuello largo y el cabello castaño enmarañado, su extrañamente hermosa cara de otro mundo calmada. Debajo de los puños de la camisa blanca, bandas de hierro rodeaban sus muñecas, conectadas por una cadena corta a un anillo en la pared.

El hierro, el único material que hizo a la magia Fae impotente.

La prisionera volvió la cabeza, la estudió.

—Me preguntaba si vendrías a visitar. ¿Vienes solo a hablar?

Siseó, más allá de la conversación, más allá del pensamiento, más allá de la moderación. No se molestó en lanzar su esclavitud. Los Fae eran inmunes. Ella se lanzó a través de la habitación, su boca en el cuello de la hembra un segundo más tarde, sus incisivos cortando en la carne.

Clarke se arqueó, la fuerza de las hormonas de alimentación de Daniela explotando a través de su cuerpo. La herida ardiente en su cuello embotado bajo el orgasmo que explotó un instante después.

Daniela se retorció encima de ella, sus caderas moviéndose con desespero. La había tomado antes, pero nunca tan violentamente, tan sin sentido. Esta noche la Vampiro estaba sumida en la sed de sangre, y Clarke se imaginó que Francesca la había atormentado durante mucho tiempo, haciéndola pasar hambre hasta el borde del control.

Juegos de vampiros.

No tan diferente de los juegos que la Reina de Espinas jugaba, y Clarke estaba acostumbrada a jugar. Su cuerpo podría responder a la estimulación sexual forzada de Daniela, pero no era susceptible a la sed de sangre o a la esclavitud.

Podía pensar, y mientras podía pensar, podía planear. Había planeado este momento desde la noche en que la Regente Vampiro la había tomado como esclava de la sangre.

—Déjame darte más que mi sangre—susurró Clarke en el oído de Daniela, infundiendo cada palabra con el poder de persuasión de los Fae—Déjame darte todo lo que necesitas.

Daniela gimió, perdida en la lujuria, su cuerpo salvaje de necesidad.

—Déjame que te llene—Clarke instó—Libera mis manos.

Con los incisivos de Daniela todavía profundos en su carne, Clarke se retorció, girando sus cuerpos para que Daniela estuviera debajo de ella. Su sangre corría en riachuelos calientes por su garganta.

La necesidad de Daniela empapó el aire.

Clarke afiló su muslo entre los de Daniela, sintió la cálida y resbaladiza evidencia de su necesidad. Ella empujó sus manos esposadas abajo, sólo apenas capaz de rozar el clítoris dela Vampiro con un golpe burlón.

Empujó su poder contra los escudos de Daniela.

—Daniela, déjame entrar en ti. Déjame follarte.

Ciegamente, buscó las cerraduras de las esposas, las que soltó para permitir que Clarke comiera y se bañara.

Gimió:

—Por favor. Ahora.

—Sí, ahora—susurró Clarke cuando sus manos se liberaron, y envolvió la mente de Daniela en la niebla del olvido.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES.


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5948
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por micky morales el Miér Oct 17, 2018 11:43 pm

No quiero parecer amargada pero a veces me fastidia tanto sexo, parecen ninfomanas!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7141
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 3:) el Sáb Oct 20, 2018 4:41 pm

Hola morra,....

No le veo mal el método de follar para conseguí info,...pero como que me gusta más a la antiguita que sea a los golpes jajaja
A ver qué pasa??

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5714
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 23l1 el Mar Oct 23, 2018 6:44 pm

micky morales escribió:No quiero parecer amargada pero a veces me fastidia tanto sexo, parecen ninfomanas!!!!!!





Hola, jajaajajajajaja sii!! esk si no es una pareja es la otra y así...o quizás es donde ai muchas parejas jjajajajaja xD Saludos =D

Pd: lamento la demora.







3:) escribió:Hola morra,....

No le veo mal el método de follar para conseguí info,...pero como que me gusta más a la antiguita que sea a los golpes jajaja
A ver qué pasa??

Nos vemos!!!





Hola lu, mmmmm no¿? mmm¿? jajajajaajajajaj. Jajajajaajajaj xD jajaajaj mas factible¿? jajajja. Aki dejo otro cap! Saludos =D

Pd: lamento la demora.





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5948
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 3

Mensaje por 23l1 el Mar Oct 23, 2018 6:46 pm

Capitulo 3




Brittany y Santana cruzaron el Compuesto en su camino hacia la guardería, deteniéndose frecuentemente para que la morena pudiera conectarse con los Weres que pasaban, todos los cuales querían saludarla.

Todos necesitaban el sentido de seguridad y la comunidad que ella proporcionaba.

Finalmente llegaron al edificio de dos pisos que albergaba tanto la enfermería como la guardería.

Los dos sentries que custodiaban la puerta saludaron cuando la morena se acercó e hizo una pausa para dejar que su poder los envolviera antes de continuar dentro. El pasillo que recorría todo el edificio a través de la zona de tratamiento estaba vacío, excepto para otro sentrie de guardia en la entrada fortificada del ala infantil.

Él se cuadró en la atención, un rifle de asalto inclinado sobre su pecho.

—¿Algunos visitantes no autorizados?—preguntó Santana.

—No, Alpha—dijo Sam—Sólo los de la lista que aprobaste.

Simplemente asintió con la cabeza, golpeó su mano con el sensor de la pared y siguió avanzando cuando las puertas reforzadas con acero se abrieron.

—Has añadido seguridad adicional—Brittany siguió caminando a su lado, apoyando una mano ligeramente en su espalda. El lobo de su morena parecía más tranquilo cuando ellas tenían contacto físico—¿Crees que tenemos una amenaza para nuestros jóvenes dentro de nuestras paredes?

Se detuvo abruptamente, fragmentos de oro brillando en las profundidades de sus ojos oscuros.

—Hace un mes nunca hubiera creído que uno de mis lobos me traicionara, pero Andrew está muerto porque yo no estaba vigilante. Eso nunca volverá a suceder.

—No me estoy quejando de la seguridad—dijo muy consciente de lo vulnerables que serían sus jóvenes hasta que pudieran cambiar a voluntad.

Ellas no eran los únicos jóvenes en la guardería a ser protegidos, tampoco, los cachorros de Hanna y varios otros jóvenes Were también estaban en el área de entrenamiento comunal.

Brittany suspiró.

—Estarán encantadas de verte.

—Sé que no te gusta que estén aquí.

—No voy a fingir de manera diferente, pero entiendo la necesidad de eso—le acarició la espalda—Estaría mintiendo si dijera que no deseaba que pudiéramos llevarlos a alguna parte, sólo nosotras cuatro, solas, y olvidar todo lo demás.

Deteniéndose de nuevo, la agarró por los hombros y la besó con fuerza. Se frotó la mejilla con la de su rubia.

—Lo siento. Si yo fuera alguien más…

Brittany agarró su camisa y la besó de regreso.

—Si fueras alguien más, no te amaría. Y no me preocuparía por la descendencia porque no tendría ninguna. Estoy aquí, y también ellas, porque somos tuyas. No cambiaría eso ni nada de ti.

—Me honras.

—No, te amo, aunque te cueste aceptarlo.

Se echó a reír.

—Me conoces demasiado bien.

—No lo suficientemente bien, pero tengo toda una vida para aprender—Brittany le cogió la mano—Ven, Alpha. Tus hijas te sienten, y se están impacientando.

Sonrió por primera vez en mucho tiempo.


El anexo de recién nacido era una gran sala con cubículos abiertos a lo largo de una pared que contenía cunas y un patio central al aire libre, accesible a través de un juego de puertas de cristal dobles, donde los jóvenes podrían jugar.

Otro par de Weres armados montaba guardia afuera.

Las puertas del anexo se abrieron y Quinn Fabray, la segundo al mando de Santana, salió. Se detuvo cuando las vio.

—Alpha, Prima. No las esperaba.

—¿Problema?—preguntó.

—No, Alpha. Todo está tranquilo. Solo estaba de visitando a Rachel—miró desde Santana a Brittany. Casi tan sintonizada con la morena como la ojiazul, sintió la agitación—Puedo quedarme si…

—No, no tardaremos mucho. Convoca los centuri junto con el capitán de la guardia, Alpha Marin, y lawarlord Vampiro en mi oficina. Una hora.

—Sí, Alpha—Quinn vaciló—Si estamos convocando a un Consejo de Guerra Were, la Vampiro no debería…

—La warlord tiene que estar ahí. Cuídalo.

La ojiverde se puso rígida.

—Sí, Alpha.

Sonrió débilmente.

Quinn y Emily habían sido una vez inseparables: compañeras de camada, a veces compañeras de cama, y amigas de toda la vida. Su relación siempre había sido compleja y ahora lo era aún más.

Emily era un Vampiro, y Quinn siempre había mantenido a la especie en baja consideración.

Ahora la ojiverde era adicta a la sangre, y había hospedado a la ojimarrón más de una vez. El esfuerzo que hizo Quinn para repeler el deseo sin sentido de intercambiar su sangre por el placer sexual de una mordedura de Vampiro, y su dolor por perder su conexión con la morena sólo agregó a su enojo que ésta había sido convertida.

Cuanto mayor era su frustración y dolor, más lo sacó a su vieja amiga.

—Emily es nuestra aliada—dijo suavemente—Y tú amiga. Trata de recordar eso.

—Como ordene mi Alpha—dijo Quinn con cara de piedra.

Ésta pasó por delante de ellas y la puerta se cerró detrás de ella, encerrándolas silenciosamente en la sección más interna de la guardería, el verdadero corazón del Compuesto.

Por encima de ellas, una enorme claraboya se abría al cielo de la tarde. El aire era denso con olores del bosque, árboles de hoja perenne, hojas caídas, setas y musgo, los susurros tentadores de la presa.

Rachel estaba sentada con Will en el otro extremo de la habitación, cada uno de ellos sosteniendo un cachorro que se retorcía locamente, una plateada con los ojos azules salvajes, la otra medianoche con los ojos negros más profundo.

Susan y Samanta.

Brittany acarició el brazo de Santana.

—Tenemos una hora hasta que convoques el consejo de guerra—dijo Brittany—Por una hora, no quiero que pienses en otra cosa que en tu familia.

Deslizó su mano alrededor de la nuca de su rubia y la apretó.

—Como quieras, Prima.

—Ve entonces—dijo Brittany riendo—Antes de que se lastimen.

Retumbó, y los cachorros de lobo plateado y negro se detuvieron súbitamente, sus ojos brillantes siguiendo la habitación y fijándose en ella. Sus orejas se levantaron, sus colas se enderezaron y ladraron al unísono, agudos y exigentes.

Rió, y el poder, puro y brillante, rodó por la habitación.

Rachel, se rió un instante después, su alegría libre y sin restricciones.

El barítono de Will se unió a la suya, y la furia hirviendo que reverberaba desde su corazón se calmó. Su agarre en el cuello de su rubia se apaciguó, y el calor inundó el pecho.

El deseo se elevó dentro de ella y el retumbar de Santana se profundizó. Miró a su ojiazul a través de los ojos de lobo y su mensaje era claro.

Mía. Ahora.

—Pronto—susurró Brittany—Lo prometo.

—Te sostendré con eso—dijo y se dirigió hacia las jóvenes. Pasó una mano por la mejilla de Rachel y rodeó un brazo alrededor del hombro de Will—Estas dos son un par ruidosas.

La castaña sonrió.

—Ellas sentían que venías. Ellas cambiaron hace un minuto.

—La primera vez en toda la semana—dijo Will, con orgullo aparente.

—Pueden oler la caza en mí—murmuró, extendiendo sus brazos.

Will le paso las cachorras a ella y las acunó en el brazo, atrayendo a su rubia con el otro

—Quieren correr.

—¿Cuándo?—preguntó Brittany.

—Muy pronto—Santana las levantó, frotó su cara sobre la de ellas, levantó su cabeza para poder lamerle la garganta y las mandíbulas. Mantuvo su barbilla justo encima de la de ellas, un recordatorio de su dominio—Cada día se hacen más grandes.

Santana tenía razón.

Sus capas eran gruesos y elegantes, sus miembros más largos, sus cuerpos redondos y peludos empezaban a alargarse.

Los jóvenes, que llevaban la sangre de generaciones de Alpha Weres, eran más fuertes que los demás jóvenes de la guardería, incluso los más antiguos. Su cambio temprano a la piel era un signo del lobo dominante Weres que se convertirían.

El hijo de Mike y Tina, Tian, había nacido sólo unos días después de Susan y Samanta, aún no había cambiado.

Puede que no cambie durante meses, posiblemente ni siquiera entonces.

Brittany no sabía qué esperar mientras sus jóvenes crecían, pero cuando había accedido a trasladarlas a la guardería comunitaria, había hablado con las maternales que habían atendido a jóvenes de Timberwolf durante generaciones.

Nadie podía recordar a ningún cachorro que habían cambiado tan pronto después del nacimiento, ni siquiera a Santana.

Se preguntó si parte de su madurez temprana era inusual porque ella no era una Were nacida, sino Mutia, convertida como resultado de la investigación clandestina que había sido llevado a cabo por los humanos para destruirlos.

Como la donante mitocondrial primaria, lo que sea que ella fuera, así eran sus jóvenes.

—Son sanas y fuertes—Santana le acarició el cuello—Te preocupas innecesariamente.

—Puedo ver lo fuertes que son—sacudió la melancolía.

Era un médico, una científica. Lo que necesitaba eran respuestas, y sabía cómo conseguirlas. Le había pedido a su morena que dejara sus preocupaciones a un lado durante una hora.

Ella podría hacer lo mismo.

Tomó a Susan, la acunó sobre su hombro y le murmuró suavemente.

—¿Quieres correr con tu Alpha, preciosa?

Susan le lamió la oreja, mordisqueó juguetonamente, y ella se echó a reír, enterrando su rostro en la suave piel plateada.



Después de unos minutos, ella y Santana llevaron a las cachorras a la zona de juegos y se instalaron en el suelo con ellas, dejándolas caer y arrastrarse por encima de ellas.

Cuando su morena se absorbió en un juego simulado de dominio con sus dos hijas, se escabulló para reunirse con Rachel y Will.

—¿Está todo bien?

Él rubio asintió con la cabeza.

—Son muy brillantes y aprenden rápidamente. Sus instintos son verdaderos.

Miró a la castaña, una médica que entendía sus inquietudes no expresadas.

—Son perfectas, Prima. Mental y físicamente saludables y fuertes.

—Will, ¿podrías darnos un minuto?—preguntó.

—Por supuesto—se alejó.

—Planeo reunirme con tus padres pronto—dijo—Quiero que secuencien mi ADN y el virus mutado en mi sangre. La tuya también. Necesitamos saber todo lo que podamos sobre el rasgo Were inducido. Todavía tenemos dos humanas infectadas en la enfermería en coma que necesitan nuestra ayuda.

La castaña suspiró.

—Lo sé.

Le cogió la mano. Rachel había resistido las pruebas durante años, temiendo que todavía era portadora del virus de la fiebre Were. Ese mismo miedo le había impedido darle a Quinn una mordida de pareja y sellar su vínculo.

De todas maneras, desde que Quinn se había declarado apareada a Rachel, la ojiverde había resistido cualquier contacto sexual con otras.

—No hay nada que descubriremos que cambie la forma en que Quinn siente por ti. Pero ella necesita el vínculo mate. Tú también.

—No la sostengo a sus votos. Sé lo difícil que es para ella resistir a las demás sin un vínculo.

—Sus votos a ti son lo que la hace fuerte. Pero ella necesita el vínculo para estar a pleno rendimiento.

La castaña asintió con la cabeza.

—Sí, Prima—sus ojos brillaron líquido con posesión feroz—Yo también. Ella es mía.

Miró a su morena, quien gruñó y sacudió a Samanta por el cuello. Su vínculo compañero era el fundamento de su mundo. También había temido el efecto de la mutación en su sangre, pero su morena no había mostrado ningún problema.

La mutación en Rachel podría ser, probablemente fue, biológicamente diferente, y sólo las pruebas podrían determinar eso.

Le pasó los dedos por la mejilla de la castaña.

—Entonces haremos las pruebas, y así lo harás.





*****



Daniela asintió a la sirvienta humana mientras salía del ala de la prisión y se deslizaba por el largo corredor hasta la escalera al final del pasillo que conducía al club de arriba.

Nocturne ya estaba lleno de Vampiros y humanos y Weres que esperaban intercambiar su sangre por el sexo antes de que la noche terminara. Moviéndose rápidamente, sin parecer apresurarse, la pálida Vampiro cruzó el ancho espacio y salió por la puerta a la noche.

El inmenso aparcamiento, una extensión de hormigón cubierto por matorrales que se debatía en grietas en la superficie de décadas de antigüedad, estaba casi lleno.

Se deslizó entre una hilera de automóviles y desapareció. Un momento después, un lobo saltó a través del hormigón y entró en la maleza a lo largo de la orilla del río.

Clarke trotó sigilosamente por el estrecho sendero hacia el Puerta del otro mundo más cercana, siguiendo el río, permaneciendo en las sombras y evitando la autopista con sus faros cortantes y ruidos del tráfico.

Mantuvo la cabeza baja, olfateando el aire, usando los sentidos elevados de la forma Were que ella había asumido después de dejar Nocturne como Daniela. La transformación disminuyó su poder, y ella lo había hecho dos veces en rápida sucesión, pero ahora que estaba fuera bajo la luna, sacando fuerza de la tierra debajo de ella y los cielos arriba, podía sentir su resurgimiento mágico.

Su encanto iba más allá de la ilusión, su mutable ADN permitiéndole cambiar la forma física en cualquier plantilla que hubiera almacenado en sus receptores celulares. El rasgo quimérico era antiguo y raro, e incluso aquellos en Faerie, salvo la reina Cecilia, no sabían la magnitud de su magia.

Se acercó a un grupo de vagabundos acurrucados sobre un fuego que chisporroteaba en una lata de metal bajo unos cuantos árboles al lado del río. Primero olió a los humanos y luego oyó el bajo murmullo de sus voces.

Bordeó a su alrededor, gruñendo a unos cuantos caninos callejeros que se acercaron cautelosamente mientras trotaba. La puerta no estaba lejos, oculta bajo un arco del gran puente que se extiende sobre el río Hudson.

A medida que se acercaba, buscó el tenue resplandor en el aire que sólo los Fae podían discernir, el desgarro en el tejido de universos adyacentes que marcaban los contornos de la Puerta que conectaba el mundo humano con el Faerie.

Redujo la velocidad, inquietándose por sus sentidos. La puerta se sentía incorrecta, y mientras se acercaba, examinando el resplandeciente portal, su magia retrocedía como si se reflejara en una superficie impenetrable.

La puerta estaba cerrada. Era una rastreadora, y había estado en el reino humano decenas de veces.

Sabía de otras Puertas.

Viajando rápido, comprobó primero una y luego otra, y luego otra, viajando hacia el norte lejos de la ciudad. Todas las Puertas estaban cerradas, impidiendo que cualquier persona entrara en Faerie del mundo humano.

No lo sabía.

Tal vez la reina esperaba un ataque.

Tal vez ya había habido uno.

O tal vez los Fae finalmente se habían retirado de la Coalición y habían cortado toda conexión con el reino humano.

Lo que estaba pasando en Faerie, Clarke fue exiliada por ahora. Todavía estaba en forma Were, se agachó en un claro del bosque y pensó en sus opciones.

Cecilia, la Reina de las Espinas, le había encargado de encontrar a su sobrina fugitiva y devolverla a Faerie, y Clarke había cumplido su misión. Sin embargo, al hacerlo, había violado El Código de los Vampiros y fue tomada como una esclava de la sangre durante un siglo.

La Reina no había protestado su sentencia, lo no que hubiera esperado.

Cecilia no se arriesgaría a una ruptura con la Regente Vampiro, incluso para un miembro de alta cuna de su corte, y tener a alguien como dentro de la corte Vampiro, incluso como prisionera, podría tener sus ventajas.

Ahora que ella era libre, sus opciones eran limitadas. Ella no podía regresar a Faerie, y Francesca sin duda enviaría un grupo de búsqueda detrás de ella.

Afortunadamente, no estarían siguiendo un Were.

Sin embargo, todavía no estaría a salvo en la ciudad, donde la población de Vampiros estaba concentrada. Necesitaría un santuario.

Se levantó, puso el hocico en el aire y siguió corriendo hacia el norte, hacia el bosque.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES.

Pd2: Lamento la demora, no volverá a pasar.



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5948
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por micky morales el Miér Oct 24, 2018 6:52 am

Al fin Santana y Brittany comparten con las cachorras, interesante la aparicion de Clarke!!! me preocupaba la prolongada ausencia pero ya estas de vuelta!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7141
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 3:) el Jue Oct 25, 2018 10:57 am

Hola morra,...

Es bueno que dejen ver a las niñas,.,,
A ver cómo va la reunión!!???

Nos vemos!!

Pd; te voy a mandar mje todos los días para ver dónde estás!!!???
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5714
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 23l1 el Jue Oct 25, 2018 6:52 pm

micky morales escribió:Al fin Santana y Brittany comparten con las cachorras, interesante la aparicion de Clarke!!! me preocupaba la prolongada ausencia pero ya estas de vuelta!!!!!





Hola, siiii...ya era tiempo de su familia! jaajajajaja. No lo veías venir, no¿? jajajaajajaj. Lo siento, esk esto del trabajo no me esta dejando tiempo..., pero jamás las abandonare así como así...Gracias por esperar! Saludos =D







3:) escribió:Hola morra,...

Es bueno que dejen ver a las niñas,.,,
A ver cómo va la reunión!!???

Nos vemos!!

Pd; te voy a mandar mje todos los días para ver dónde estás!!!???




Hola lu, sii, kienes necesitan a sus madres, no¿? jajajajaja. Aki dejo otro cap para saber más! Saludos =D

Pd: jajajaajajaja dices tu¿? O seré yo quien debe mandar mensajes¿? mmm¿?...Gracias por esperar....




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5948
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 4

Mensaje por 23l1 el Jue Oct 25, 2018 6:54 pm

Capitulo 4



Brittany estaba a la derecha de Santana cuando los convocados al consejo de guerra entraron en la sala de reunión.

Las llamas saltaban en la enorme chimenea de piedra, su repisa una losa de granito de un pie de espesor, la chimenea rodeada por rocas tan altas como ella. El inmenso techo se elevaba hacia arriba, sostenido por vigas tan grandes como troncos de árboles.

El suelo era de piedra del río, el color de la tierra, desgastado por los eones del agua que fluye de la montaña y las generaciones de Weres lobo que caminaban a través de los pasillos.

El espacio podría empequeñecer a un ser ordinario, pero la morena encajaba perfectamente, reclamando el centro, irradiando poder tan tangible como la propia estructura.

La piel de Brittany vibró con la llamada de su compañera.

Santana no era tan alta como ella o Noah, el joven centuri castaño con la gracia esbelta, o tan musculosa como Finn, el macho huraño que estaba de pie con los brazos masivos como árboles jóvenes de olmo cruzados sobre su amplio pecho, pero su morena irradiaba tal fuerza primitiva que parecía más grande que cualquiera en la Manada.

Sus ojos perforaron distancias mucho más allá de donde el resto podía ver, sus sentidos Alpha-mejorados, capaces de detectar sus lobos millas lejos por su olor y latido del corazón.

Podía cambiar en una fracción de segundo, o cambiar parcialmente en su medio forma, una habilidad que sólo el más fuerte de los fuertes demostraba. Su velocidad en cuatro patas era incomparable.

Le acarició la espalda desnuda y colocándole su mano bajo la cintura de los pantalones de cuero. El lobo de su morena controlaba el tenor emocional, físico y sexual de toda la Manada.

Cada lobo Were estaba energizado por su presencia.

Cuando su lobo estaba en alerta total, la Manada entera zumbaba de vitalidad, temblando al borde del cambio, listo para ser llamado a correr, cazar o pelear al lado de su Alpha.

Cuando ellas se aparearon, el látigo de la fuerza sexual de Santana azotó a través de la manada y se abalanzó sobre todos sus lobos, capaz de tirar todas las hembras al calor y los dominantes, macho y hembras, hacia el frenesí de cría.

Pero ella no era su Alpha sólo porque era la más dominante o su poder inigualable.

Ella gobernó porque ella vivía para proteger su manada y preservar su futuro.

Su morena la miró, con una sonrisa arrogante en su rostro.

—Esto no tomará mucho tiempo, y luego me haré cargo de tus necesidades.

—Esto tomará todo el tiempo que sea necesario tomar—dijo Brittany—, Y entonces tú eres mía.

—Siempre soy tuya—gruñó Santana, oro saltando en sus ojos.

Su piel resplandeció con un pulso de sexo y poder, y alrededor de la habitación, los otros lobos se pusieron inquietos.

—No podrán concentrarse si los mantienes al borde—Brittany dijo.

—No es mi hacer. Siempre me mantienes en el borde.

Riéndose, la besó.

—Y siempre estoy lista para ti. Que es justo. Pero ten piedad de ellos por ahora.

Su morena sonrió de nuevo por un breve instante, y el efecto fue como si los cielos se separaran en un día de invierno para permitir que un rayo brillante de luz del sol perforara el claro más oscuro del bosque.

Su corazón saltó, y su lobo suspiró con la satisfacción de la paz y el hogar.

—Te amo.

Suavemente, casi como si todavía no creyera lo que había dicho, Santana dijo:

—También te amo.

Y luego la cara de su morena perdió sus suaves bordes y ella era todo lobo, feroz y sin miedo. Dejó a un lado los pensamientos de tenerla desnuda encima de ella.

Tenían que planear una guerra. Miró a los que estaban de pie en un semicírculo relajado alrededor de ellas, sus guerreros más fuertes y más fieles.

Hace un año no había sabido nada de esta vida salvaje y peligrosa. Como médico de urgencias, había visto la muerte, el trauma y la tragedia. Trabajar como médico era todo lo que había querido hacer y todo lo que había pensado que iba a necesitar para estar satisfecha.

Su vida había sido definida por su trabajo, y ella nunca había imaginado un amor tan consumidor que todo lo demás se convirtió en secundario. Y luego Santana caminó a través de los pasillos del hospital para reclamar a una de sus adolescentes heridas, y el mundo de Brittany había cambiado para siempre.

Ahora estaba apareada, una Were ella misma, convertida por la mordida de una niña infectada justo antes de morir. Ella era responsable de la vida de cientos de lobos Weres, al igual que Santana.

Aquí, en esta sala, estaban sus amigos y seres queridos más confiables, los tomó por turno.

La guardia de élite de Santana: Quinn, imperator, general y segunda al mando; Finn, un genio en las comunicaciones; Los mellizos, Jake y Noah, combatientes feroces y rápidos; y la más nueva centuri, Aria Montgomery, experta en seguridad y estratega.
Y una recién llegada en medio del círculo interior. Verónica, una joven dominante que apenas había pasado la adolescencia, asistía al consejo por primera vez. Sin embargo, no era inexperta.

Había luchado por su vida, por toda sus vidas, sobreviviendo al cautiverio en un laboratorio humano donde había sido víctima de la experimentación sexual, el abuso físico y la degradación psicológica.

Sólo pensar en lo que había soportado había sacudido la rabia en su corazón, una rabia que conocía a su morena, impulsada por su primitiva necesidad de proteger a sus lobos, vivía a cada segundo.

—Los verás a salvo—murmuró Brittany.

—Los veremos a salvo—Santana deslizó su mano alrededor de su cuello le acarició y lanzó su llamada a los que esperaban—Tenemos mucho trabajo por hacer. Nuestros enemigos nos han traído la guerra. Han capturado a nuestros jóvenes, los han violado, han destruido nuestra propiedad y toman nuestras vidas. Tenemos motivos para tomar represalias, y cuanto más esperemos, más débiles pareceremos y más fuertes nuestros enemigos crecerán. Las facciones humanas se consolidarán y sus organizaciones se extenderán y fortalecerán. Los grupos Were más pequeños y débiles se convertirán en objetivos. No podemos permitir que eso suceda.

—Tenemos que atacar—dijo Quinn bruscamente, envuelta en furia tan gruesa como su pelaje de invierno.

—¿A quién, Imperator?—preguntó Santana con aplomo—¿A quién atacaremos?

La ojiverde gruñó, sus rasgos salvajes, ojos rasgados, labios retraídos de sus caninos. Las garras rompieron las puntas de sus dedos, rayándolas con sangre.

—Todos ellos, empezando por los políticos que nos tratan como presas sin mente.

—Un espectáculo abierto de agresión traerá todas las fuerzas humanas hacia nosotros. No sobreviviríamos a un asalto total de los militares humanos. Incluso si nos refugiamos más profundamente en las montañas, tendríamos que vivir escondidos para siempre. Nuestros jóvenes nunca tendrían la oportunidad de vivir fuera del bosque. Nuestra manada ha evolucionado más allá de eso. Muchos de nosotros ya nos hemos integrado en la sociedad humana. Tendrían que elegir entre la Manada y las vidas que han construido. A menos que nos enfrentemos a la aniquilación, no puedo pedirles que hagan esa elección.

—¿Cuántos de nosotros debemos morir antes de elegir?—gruñó Quinn.

Brittany rugió:

—Ten cuidado, Imperator, no pruebes la paciencia de la Alpha. O la mía.

Quinn gruñó suavemente pero retrocedió bajo el tono de advertencia de la más alta.

—No todos los humanos son nuestros enemigos—Santana miró a Finn—Andrea y su hermano primero nos informaron de los experimentos y nos llevaron a los laboratorios. ¿Han hecho algún progreso en la localización de los otros laboratorios?

Finn gruñó, un sonido chirriante como las rocas que bajaban por la ladera de una montaña.

—Andrea está en contacto con los partidarios de Praetern que se han infiltrado en grupos de odio como HUFSI, pero ella tiene que trabajar a través de una red complicada de informantes, e incluso entonces, la información que recibe está fragmentada. Los miembros del grupo nunca se reúnen en grandes número, mantienen sus identidades en secreto, y por lo general no conocen a nadie más que sus propios miembros de la célula.

—¿Crees que ella nos podrá conseguir inteligencia?

Finn asintió y el orgullo brilló en sus ojos.

—Ella lo hará, pero podría tomar algún tiempo.

—Trabajas con ella, ayúdala en todo lo que puedas y protégela. Es una aliada valiosa.

—Lo haré, Alpha—la sonrisa de Finn era depredadora y posesiva.

No estaba apareado y Andrea era una humano, pero aparentemente su lobo no lo vio como un obstáculo.

—Emily—dijo Santana después—Tu Lieja es nuestra aliada, pero hay vampiros poderosos que se oponen a la integración Praetern, incluyendo a Francesca. Si Francesca apoya a los que nos atacan, Wilde se verá obligada a elegir entre nuestra alianza y la guerra civil con los Vampiros.

—Lieja Wilde le ha dado su juramento—dijo Emily—, Y ella sabe de las consecuencias.

La Alpha asintió con la cabeza.

—Su consorte es una de nuestras mejores fuentes. Marley tiene muchos contactos en el mundo humano. Creo que el plan para destruirnos alcanza alto en el gobierno humano. Necesitamos saber qué tan alto.

—Mi Lieja no permitirá que su consorte sea puesta en riesgo, no por ninguna razón.

—Como debería ser—dijo Santana—Así que estoy encargándote que veas que Marley Rose nunca esté en peligro.

—Sí, Alpha—respondió Emily.

—Verónica—dijo Santana suavemente.

Ésta había venido vestida con el traje usual Were de camiseta y vaqueros. Estaba descalza, su cabello negro suelto alrededor de sus hombros, las sombras en sus ojos marrones deshaciéndose de su edad.

Era joven, pero había sufrido tanto dolor como cualquiera en la habitación. Ella era un soldado, probada en batalla.

Se enfrentó a la Alpha con una mezcla de incertidumbre y emoción en su rostro.

Brittany se tensó.

Incluso sabiendo que Verónica había sido convocada para pelear no impidió que su lobo quisiera proteger y protegerla. Sólo su confianza en Santana le impedía gruñir una advertencia.

—Sí, Alpha—dijo Verónica, su alto musical firme y fuerte.

—Fuiste la primera en avisar a Quinn del inminente ataque contra nosotros en la gala. ¿Puedes recordar más detalles? ¿Puedes decirnos cómo supiste?

—Yo...lo he intentado, Alpha. Todo lo que recuerdo es una sensación, un...—ella sacudió la cabeza, frustrada y enojada.

—¿Una premonición?—preguntó Brittany—¿Como si tuvieras una sensación de lo que iba a suceder?

—Sí, pero más que eso—los ojos de Verónica brillaron, como si estuviera mirando hacia adentro, o hacia atrás en el tiempo—Yo...vi fuego. Oí una explosión dentro de mi cabeza.

—¿Y sabías quién era el objetivo?

La pelinegra sacudió la cabeza.

—No. La explosión parecía absorber todo, en todas partes. Era enorme, pero yo sabía—sus ojos brillaron como si se hubieran llenado de lágrimas, pero su voz nunca vaciló. Miró fijamente a Santana—Sabía que tú y la Prima estaban en peligro.

Ésta gruñó ante la amenaza a su compañera, tan real ahora como lo había sido entonces.

Su lobo explotó más allá de sus frágiles restricciones antes de poder detenerla, logró no cambiar, pero el poder inundó la habitación.

Jake, un volátil dominante que todavía evoluciona, cambió al instante.

Con el vientre bajo, insegura de su bienvenida, Jake avanzó hacia el lado de la morena y frotó el hombro contra la pierna.

—Está bien, Jake—enterró los dedos en el cuello de sal y pimienta calmándola—Verónica, ¿te ha ocurrido algo antes?

—No...no es así, Alpha.

Con suavidad, Brittany preguntó:

—¿Algo similar?

—A veces—Verónica dijo después de una larga pausa—, A veces siento como si alguien me estuviera alcanzando. Alcanzando dentro de mí, llamándome.

Quinn gruñó y miró a Emily, la Vampiro entre ellos. La expresión de la segunda permaneció impasible, su postura relajada, aunque ese comportamiento casual era una artimaña.

Con su velocidad de Vampiro, podía desaparecer o atacar, antes de que alguien con la excepción de Santana pudiera reaccionar.

—¿Quién?—preguntó Brittany—¿Quién te llama?

Verónica cuadró los hombros y levantó la barbilla. Había sido degradada, abusada y violada, pero era un lobo dominante, fuerte y orgulloso, y eso era algo que ningún captor podía tomar de ella.

—Estoy casi segura...No, estoy segura. Betty.

—Ella ha sido cautivada—Quinn escupió, pelaje rayando por el centro de su torso.

Verónica se volvió hacia ella, el oro explotando en sus ojos.

—¡No! No estoy cautivada. Yo sé quién es ella y qué quiere, y sé lo que yo quiero.

—No puedes saber cuándo un Vampiro distorsiona tu mente.

—Ella no lo hace.

Quinn dio un paso hacia ella, brillando al borde del cambio.

—No puedes distinguir entre el deseo y la fuerza cuando un Vampiro te cautiva.

—No soy tú, Quinn—la voz de Verónica no contenía ningún reto, sólo el orgullo de un lobo, pero se mantuvo firme con un gruñido de advertencia—Sé a dónde voy cuando voy a ella, y por qué. Ella nunca me ha tomado contra mi voluntad. Incluso cuando estaba encadenada.

—Tú…

—Quinn—Santana gruñó—Suficiente. Verónica merece tu respeto.

La ojiverde dejó caerla cabeza bajo la fuerza del dominio de la morena.

—Yo la respeto, Alpha. Es en la Vampiro en la que no confío.

—Verónica—dijo Santana—, Si Betty te lo advirtió, entonces ella sabía del plan. No sabemos lo que eso significa. Podría haberte advertido porque está de nuestro lado. Si fue contra los deseos de Francesca, está en peligro. O su parte en esto podría ser una trama elaborada que todavía no entendemos.

La piel de Verónica se ruborizó y una capa de pelaje marrón claro emergió en una línea fina en su parte inferior del abdomen.

—No la pondré en peligro.

La Alpha suspiró.

El Éxodo había reunido a los Praeterns de una manera que no habían interactuado en siglos, y ahora sus lobos estaban formando apegos problemáticos por todas partes donde ella miraba.

Ella amaba a su papá, pero se preguntó si él no tenía idea de lo complicado que su sueño de libertad haría la vida para todos ellos. Pero lo que se hizo no podía deshacerse, incluso si hubiera querido hacerlo.

—Betty es una Vampiro poderosa que ha sobrevivido durante siglos a través de la fuerza, astucia y habilidad. Ella puede cuidar de sí misma.

—No le voy a mentir.

—No te lo pediría. Habla con ella. Descubre todo lo que puedas de lo que los Vampiros sabían de este ataque contra nosotros. Ella puede ser la clave.

Los ojos de Verónica brillaron con anticipación.

—Como ordena mi Alpha.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES.


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5948
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por micky morales el Vie Oct 26, 2018 8:58 pm

Me ha encantado esta reunion, la interaccion entre todos ellos es asombrosa!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7141
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por Tati.94 el Vie Oct 26, 2018 10:23 pm

Aww las cachorritas   me imagino que el parto fue.. Raro? Jajajjaja y San bueno siempre a estado en modo fiera pero ahora llego a la ultima potencia con todo lo que pso  . Y betty   bue.. Ahi va. Se ganó unos puntos por avisar dl ataque. Yy las faberry que se sellen de una vez su vínculo ajjajaj Antes no me gustaba qe Em cambiara de bando pero ahora si   ojala pueda arreglar su situación con Hanna, a ver como le hacen, está complicada la cosa.
avatar
Tati.94
*******
*******

Femenino Mensajes : 419
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 24
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 23l1 el Sáb Oct 27, 2018 5:53 pm

micky morales escribió:Me ha encantado esta reunion, la interaccion entre todos ellos es asombrosa!!!!!





Hola, jajajajaaj a mi tmbn me gusta cuando estan todas juntas jajaajaj...espero y siga así y acaben con el mal ¬¬ Saludos =D







Tati.94 escribió:Aww las cachorritas   me imagino que el parto fue.. Raro? Jajajjaja y San bueno siempre a estado en modo fiera pero ahora llego a la ultima potencia con todo lo que pso  . Y betty   bue.. Ahi va. Se ganó unos puntos por avisar dl ataque. Yy las faberry que se sellen de una vez su vínculo ajjajaj Antes no me gustaba qe Em cambiara de bando pero ahora si   ojala pueda arreglar su situación con Hanna, a ver como le hacen, está complicada la cosa.




Hola perdida, jajaaj son una ternurita, no¿? Jajajaajajaj esk sera como humano o lobo¿? JAajajaj se estaba relajando, pero si, se entiende q vuelva a ser así, no¿? Complicada la situación de ella tmbn, no¿? su amor, pero sigue siendo manada =/ SI, xfin estan juntas asik q sigan fortaleciendo lo suyo! A mi tmpoco, lo bueno esk se kito de la cabeza eso q ya no es de la manada y puede ser ambas, y si, tmbn espero q solucione lo suyo con hanna..., pero como bn dices, complicada la cosa =/ Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5948
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 23l1 el Sáb Oct 27, 2018 5:54 pm

Capitulo 5





Corriendo duro en la forma Were, Clarke pasó el perímetro exterior en el territorio de Timberwolf justo cuando la luna alcanzó su cenit.

Los ejes de plata de la luz de la luna cortaban a través del follaje denso e inundaron el suelo del bosque. El rugido de los motores y la cacofonía del sonido humano se habían disipado desde hacía mucho tiempo, y todo lo que oía era el crujido de animales que se movían sigilosamente a través de la maleza y el ocasional ulular de un búho.

Ningún Vampiro la seguiría aquí a menos que vinieran por un vehículo blindado y protegido contra los rayos UV, y ella tendría un montón de advertencias si lo hicieran.

Había superado algunos peligros, incluso mientras corría hacia otros.

Olfateo la primera patrulla un minuto más tarde. El aroma feroz del Were perforó los olores plumosos de pino y limo.

Levantó su hocico. Olió profundamente.

Dos, tres, cuatro Weres alejándose. Se inclinó hacia el viento y siguió avanzando, adelantándose a un trote para evitar atraer su atención. Cuanto más profundamente penetraba en el territorio Were, más su piel hormigueaba con la pesada presión del poder Were.

Su magia se alzó, inmutable incluso en forma cambiante, y se lanzó contra la fuerza extranjera. El resplandor de su magia quemó la última mancha de la prisión, desterrando el dolor de los huesos en sus muñecas de los grilletes de hierro y borrando el cansancio que la había dejado débil y confusa.

No olvidaría el placer de la Regente Vampiro de torturarla.

Ella al igual que la mayoría de los Fae, no tenía gran amor por los vampiros, cuya única pretensión de poder era su capacidad sin gracia para cautivar a los anfitriones que estaban más dispuestos a ser tomado para empezar. Ahora lo tenía incluso menos.

En el servicio a su Reina, había aceptado la sentencia que le había impuesto la Regente Vampiro a pesar de la humillación de ser hecho una esclava de sangre, de tener su cuerpo y sangre disponibles a cualquier vampiro que la Regente quisiera.

No habría deshonrado a su reina tratando de escapar. Pero también era Fae real, y Francesca había despreciado su estatus y su palabra, disfrutando de su poder demasiado para permitirle que sirviera sin degradarla.

Francesca la había mantenido en las cadenas por ninguna otra razón que para hacer alarde de su dominio, y ella había creado un enemigo formidable.

Recogió el olor concentrado de muchos Weres que habían viajado hacia el norte por un sendero desgastado a través de un denso bosque. Las señales eran claras, esta era una de las principales vías que conducían al Compuesto Were.

Se acercó a lo largo de un ritmo sin esfuerzo, disfrutando de su forma musculosa y esbelta, cubriendo grandes extensiones de tierra a pasos agigantados. Los ocasionales ciervos y zarigüeya saltaron de su camino, lo bastante cerca como para atrapar su atención, pero no estaba interesada en la presa.

Su forma Were le permitía asumir las habilidades físicas de un Were, pero no alteraba sus impulsiones e impulsos básicos, más de lo que diluía sus poderes. No tenía el impulso primario de un Were para tomar a su presa en tierra y consumir lo que mató.

Su presa, cuando cazaba, era de una naturaleza diferente. Su biología seguía siendo la suya, y ella era impulsada por deseos más sutiles, la excitación de la seducción, la emoción de absorber las energías de otro y la satisfacción sexual del encantamiento.

A diferencia de los depredadores Were y Vampiro, controlaba el poder de los sentidos, no de la carne.

Había viajado cerca de una hora antes de que el olor de Weres se convirtiera en una fuerza palpable que la envolvió, y supo que la base Were estaba muy cerca.

Pronto haría contacto.

Disminuyó la velocidad, escuchó y un minuto más tarde percibió al primer Were que la observaba, moviéndose paralelo al mismo paso. Un momento después, un segundo se unió al primero, y ella desaceleró aún más.

Si corría, darían caza, y sospechaba que cuando la atraparan no tendría tiempo de explicar su presencia antes de que le arrancaran la garganta. Más adelante, el cielo negro se iluminó inesperadamente, y un instante después reconoció el resplandor de la luz del fuego pintando la superficie inferior de las nubes un pálido amarillo.

Una rotura en el bosque pesado un claro. Uno grande. Estaba casi ahí. Si pudiera llegar a las puertas y...Un lobo saltó sobre su espalda, las mandíbulas masivas cerrándose en el músculo en la unión de su cuello y hombro.

El dolor explotó por su pierna y tropezó. El peso en su espalda y el dolor agonizante la echaron de un salto y cayó, rodando, retorciéndose, torciéndose luchando para destronar al lobo gruñendo que clavó sus garras en su costado y mordió más duro en su carne.

Cayó sobre su espalda, y un segundo misil cubierto de pelaje se clavó en su pecho.

Un hueso se rompió, el fuego explotó en su pecho. Las garras desgarraron su vientre y el cielo sobre su cabeza se nublaba. No se defendió, no era rival mientras estaba en forma Were para dos lobos, y no había venido a pelear.

Había venido a negociar.

Se relajó, levantó su hocico y expuso su garganta. Las mandíbulas clavadas en su hombro aliviaron sólo una fracción. El calor se deslizó en su piel.

Sangre.

No era la primera vez que se había rendido en servicio de su Reina.

Arrojó su forma de lobo y jadeó:

—Santuario—lo último que vio fueron los ardientes ojos verdes de un lobo enfurecido.





*****


—Puedo entrar contigo—dijo Sugar con vacilación—Deberías tener respaldo.

—Lo hago, por eso estás aquí. Si te necesito, lo sabrás—Verónica miró por el parabrisas a la cara vacía de Nocturne, un edificio mediocre de una sola planta, sin ventanas, sin rincones, que bordeaba un inmenso estacionamiento lleno de todo tipo de vehículos, desde camionetas maltratadas hasta limusinas elegantes.

Todo el mundo, ricos y pobres, humanos y Praetern, frecuentaban el club Vampiro en busca de emoción y aventura.

Y el placer.

Imaginaba que podía oír los gritos de éxtasis de los anfitriones humanos y Were cuando eran catapultados hacia el orgasmo cegador, Vampiros alimentándose de sus cuellos y pechos e ingle, inyectando hormonas de alimentación en su sangre para forzar su liberación y les hizo olvidar la violencia y el dolor de la posesión.

Recordó las olas de calor y la liberación que la atravesó cuando Betty la tomó. Sus caninos se alargaron y el pelaje se encendió sobre su vientre. Su clítoris se tensó, su sexo latía y el frenesí se agitó en su vientre.

—Estaré bien.

—Podría esperar unos minutos para entrar más tarde—Sugar tamborileó el volante y gimió inquieta.

Sugar era una joven soldado que acababa de terminar el entrenamiento sentrie, dominante, pero no tan dominante como ella, por lo que la había elegido como conductora.

La Alpha había decidido que nadie debía dejar el Compuesto solo, y ella no había querido un lobo más dominante, cuyos instintos protectores interferirían con sus planes.

El instinto de Sugar era obedecerla.

Dejó que su lobo apareciera en sus ojos.

—Espérame aquí. Estaré fuera al amanecer. No quieres entrar.

—Yo...creo que sí. Las cosas que he oído—Sugar se estremeció, y en la tenue luz de la luna iluminando el interior del Rover, su piel brillaba—Lo quieres. Puedo decirte que lo haces. Tu llamada es fuerte.

—Sí, lo quiero—sus labios retrocedieron y sus caninos brillaron. Se había visto obligada a hacer muchas cosas que la atormentaban, la avergonzaba todavía, pero no se avergonzaba de esto—Pero sé lo que estoy pidiendo.

—Quiero ir contigo—el aroma de Sugar volvió hizo más oscuro, más rico.

Entrecerró los ojos, reconociendo los signos, la castaña quería enredarse.

—No es como enredarse con otro Were. No estarás en control, Ni siquiera podrás renunciar al control por tu cuenta. Ellos toman lo que quieren, y te hacen feliz que lo hagas.

El agarre de la más baja en el volante se tensó y su espalda se arqueó abruptamente.

—Entiendo—giró su cabeza, su mirada fija justo debajo de ella—Por favor.

—No hay ninguna ley de Manada contra ti siendo anfitrión de un Vampiro. Sólo sé cuidadosa. Sólo uno a la vez. No estás lista para más—gruñó cuando los ojos castaños brillaron de color ámbar. Su rostro resplandecía de brillo sexual. Entraría sin importar lo que dijera, ya estaba medio frenética—Venga. No voy a dejarte sola ahí.

—Puedo manejarme por mí misma—soltó Sugar, el orgullo de su lobo ofendido.

—Sí, eso es lo que piensas—saltó del Rover, trotó alrededor del frente, y abrió la otra puerta. Agarró ala más joven Were por la piel y la sacó—Harás lo que te diga el resto de la noche, ¿entendido?

La hembra agachó la cabeza.

—Sí, Verónica.

Tan pronto como entró en el club, el olor de la sangre y el sexo rodó sobre ella, y gruñó suavemente. Junto a ella, Sugar jadeó y su lobo se alzó bruscamente. El control de la segunda no era lo suficientemente fuerte como para pararse contra las nubes de feromonas Were y la sangre espesando el aire.

Ella sería la presa del primer Vampiro que lanzara su esclavitud en su dirección.

—Sujeta a tu lobo.

—Estoy tratando—Sugar jadeó—Necesito…

—Sé lo que necesitas—la arrastró más profundo en la habitación, lejos de la multitud de Vampiros cerca de la barra.

Sugar era una hembra joven, fuerte y dominante, y si su llamada no se atenuaba pronto, ella atraería a un grupo de Vampiros que la sangrarían seca. Ella miró a su alrededor, vio a un Vampiro de cabello oscuro y esbelto apoyado contra un poste, sus iris de medianoche rodeados de anillos rojos pulsantes que empujaban su núcleo.

Las observó acercarse, sus incisivos apareciendo lentamente sobre su labio inferior.

Su esclavitud fluía sobre ella, dulce y lánguida. Su pelaje se encendió y ella se preparó. Todavía en su agarre, Sugar se estremeció, profundamente en el caos sin sentido del frenesí sexual.

—Tu amiga parece ansiosa—el Vampiro, hermoso como todos ellos, habló pero su mirada de párpados pesados barrió sobre Sugar.

—¿Sugar?—murmuró, la castaña irradiaba sexo y necesidad—¿Él?

—Sí—los ojos de Sugar brillaron, y sus músculos se agitaron con el esfuerzo de contener su frenesí—Apúrate, ayúdame.

—Ella quiere ser anfitriona.

—¿Y tú, linda joven lobo?—él deslizo un dedo a lo largo del borde de su mandíbula—¿Tal vez tú también?

El placer la atravesó, su clítoris hormigueó, y ella apartó la cabeza rápidamente.

—Sólo ella.

—Eso no es lo que tu sangre me susurra.

Gruñó.

—No.

Él sonrió, carmesí se esparció por su mirada mientras bajaba sus gruesas pestañas oscuras. Señaló el sombrío pasillo detrás de ellas.

—Vamos.

—No. Aquí afuera—hizo un gesto a un sofá vacío cerca.

No tenía ni idea de cuántos Vampiros estaban esperando para alimentarse en los oscuros recovecos del club, pero no podía proteger a Sugar si tuviera que luchar contra los Vampiros que la querían.

La atrajo al sofá y se sentó contra su brazo reclinándose entre sus piernas. La acunó contra su pecho, la cabeza sobre su hombro, y miró al Vampiro que estaba de pie sobre ellas.

Sacó un largo cuchillo de una funda de cuero en el muslo y dejó que la cuchilla atrapara la luz.

—No voy a dejarla, y si tratas de drenarla, tomaré tu cabeza.

Él sonrió irónicamente.

—¿Cómo es que has venido aquí armada? ¿No confías en nosotros, mi dulce lobo?

—No soy tu lobo, y nunca confiaré en ti. Tómala, pero ten cuidado con ella.

Parecía intrigado.

—¿Y puedo tocarla?

Sugar gimió, sus muslos se separaron mientras ella empujaba su camiseta y buscaba a tientas para abrir sus pantalones de cuero. Su línea de pelaje canela cortó una gruesa franja por el centro de su tenso vientre, y se retorció entre las piernas de Verónica.

—Por favor. Por favor. Ahora.

El Vampiro siseó y abrió sus pantalones. Su polla pálida y esbelta yacía contra su abdomen como si estuviera tallada en marfil. Las hormonas sexuales de Sugar se derramaron sobre ella, elevando la necesidad más alta.

—Recuerda—dijo luchando contra su propio frenesí creciente—, Ponla en peligro y no verás otra caída del sol.

Nunca lo vio moverse.

Él estaba entre las piernas de Sugar, sus brazos apoyados a cada lado de sus cuerpos, su sonrisa depredadora y tan hermosa. Podría haber tomado tan fácilmente su garganta como la de la castaña, pero él hundió la cabeza y se enterró en ésta en un golpe rápido, quien se sacudió y soltó con un gruñido salvaje.

El Vampiro se alimentó, sus caderas empujando lentamente mientras se corría con cada trago.

Ella miró al techo, una mano apretada, la otra presionada a un lado del cuello de Sugar, sintiendo su pulso, quien se retorció, su victus cubriéndolas a ambas mientras se liberaba una y otra vez.

Su clítoris se tensó por el contacto, su pelaje onduló bajo su piel. Los músculos de su abdomen se apretaron debido a la tensión de retención.

Finalmente, el frenesí de Sugar se calmó, y ella gruñó:

—Eso es suficiente.

Él no parecía oírla, su cuerpo temblaba. La sangre Were era tan potente, el placer era mucho más que el que obtuvo de un huésped humano, que a menudo los jóvenes vampiros, ya veces incluso el Risen (Resucitado) más controlado, sucumbían a la sed de sangre.

Agarró su hombro, dejó que sus garras cavaran en su carne.

—Suéltela.

Cuando él no lo hizo, presionó su cuchilla contra su cuello.

—Última advertencia.

—Paciencia, Lobo—una voz fría desde arriba murmuró—Richard, basta.

Al instante, el macho se desenganchó, cerrando la herida en el cuello de Sugar con un golpe de su lengua. Se sentó entre las piernas, ajustó los pantalones y cerró la bragueta. Pareciendo aturdido, sonrió al Vampiro de pie sobre ellos.

—Mis disculpas, Senechal. Había olvidado lo dulces que pueden ser estas hembras.

Los ojos de Betty eran llamas azules. Sus pómulos esculpidos se destacaban afilados como la cuchilla en su puño.

Su poder y su furia cayeron sobre ella con tanta fuerza que su sexo convulsionó y casi se liberó.

El macho la miró y se acercó a su cuello.

—Y todavía tengo una para ir.

El ataque de Betty fue más rápido de lo que podría seguir.

Tiró a Richard del sofá con una mano alrededor de su garganta y lo sostuvo suspendido como si fuera una pluma.

—Ella dijo que no quería hospedar para ti. Conoces las reglas.

Sus ojos se abrieron con terror.

Betty lo acercó hasta que su boca estaba contra su oído. Oyó el susurro de la rubia dentro de su mente.

Y ella me pertenece. Tócala, y pasarás cien años en una celda. Yo misma te pondré ahí.

Sus ojos imploraron, y lo dejó ir.

—Mis disculpas, Senechal—susurró, retrocediendo. No miró en su dirección—No lo sabía. Gracias por tu misericordia.

—Vete—restringiendo su impulso de tomar a Verónica instantáneamente, Betty se arrodilló junto al sofá y acarició el rostro.

Había sabido que la pelinegra vendría antes que atravesara la puerta principal.

Había sentido que su presencia se hacía más fuerte durante casi una hora, y había usado esa hora para alimentarse de varios anfitriones. Si no lo hubiera hecho, no habría podido esperar para tomarla.

Su hambre seguía atravesándola, una llama que la destripaba interminablemente, un dolor hueco que no podía calmar, sin importar cuántas veces se alimentara, sin importar cuantas mujeres Weres tuviera bajo ella, por más que extendieran su esencia sobre ella.

Había esperado en las sombras en la parte trasera del bar, sabiendo que Francesca estaría observando, ésta sabría antes de que se acabara la noche que la pelinegra estaba aquí y que ella no había podido permanecer lejos.

Pero Francesca no tenía que saber que ella había estado esperando día tras día, noche tras noche, por su pelinegra.

—¿Qué juego estás jugando, mi pequeña?—murmuró.

Verónica la besó, sus caninos raspándole el labio.

—No hay juego. He venido por ti.

Sonrió.

—Todavía no, pero lo harás.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES.




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5948
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por micky morales el Lun Oct 29, 2018 5:51 am

Bueno espero que quien haya atacado a Clarke la deje llegar al compuesto o la lleve!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7141
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 23l1 el Lun Oct 29, 2018 6:49 pm

micky morales escribió:Bueno espero que quien haya atacado a Clarke la deje llegar al compuesto o la lleve!!!!!






Hola, ¬¬ yo tmbn xq es como hanna para mi, es buena, pero no la dejan expresarse =/...espero y no equivocarme =S Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5948
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 6

Mensaje por 23l1 el Lun Oct 29, 2018 6:50 pm

Capitulo 6





Lexa se agachó sobre la mujer desnuda tendida en un estanque de luz de luna, su piel resplandeciente como si fuera ella misma la fuente de la iluminación plateada.

Su cabello rubio y desordenado enmarcaba un rostro estrecho con pómulos arqueados, una mandíbula angular terminada en una barbilla firme y triangular, y ojos azules almendrados brillaban como piedras en una piscina clara de la montaña.

Su cuerpo era esbelto y piernas largas, sus manos delicadas pero fuertes. Sus pechos eran pequeños, sus caderas estrechas, y por un instante, tenía la imagen de finas hojas de hierba brillando bajo la luz del sol.

Sacudiendo la cabeza para disipar las potentes vistas, sonidos y olores que la dejaban tambaleándose, gruñó:

—Vigílala mientras consigo mi arma.

Desde detrás de ella, Toni, todavía en la piel, gimió inquieta y se levantó, mirando a la desconocida.

Algo no estaba bien.

La hembra había aparecido de la oscuridad, un lobo solitario, sin previo aviso y sin ser invitada en el territorio de la Manada y la ley era clara.

Sin paso libre, ella era el enemigo.

Parecía una Were, pero no olía como una. Incluso ahora, no podía oler el olor dulce y picante de otro lobo. En cambio, sus sentidos hormigueaban con el aroma de especias y néctar, como si hubiera caído en un campo de flores silvestres besado por la lluvia.

Una oleada de feromonas rozó su piel y se estremeció. Se dio cuenta de que todavía estaba mirando cuando debería estar cogiendo su arma y, sintiéndose ligeramente mareada, echó un vistazo alrededor del claro.

La niebla nublaba el bosque, oscureciendo los árboles y arbustos familiares. Sombras oscuras, alargadas y vagamente amenazadoras, parpadeaban en los bordes de su visión.

Su lobo gruñó y caminó, se apartó dela extraña y se dirigió a Toni.

—¿Estás bien? ¿Has visto…

Los labios de Toni retrocedieron en un gruñido, y su cuello negro se erizo. Con los ojos brillando y el vientre bajando hasta el suelo, acechó a la mujer desnuda, un paso medido a la vez.

Sus hombros y tobillos se tensaron.

Su mirada fija en la garganta de la hembra y sus mandíbulas se separaron. Estaba lista para saltar.

Lista para matar.

Se sacudió en alerta con una intensa e inexplicable necesidad de proteger a la desconocida. Gruñendo suavemente, se deslizó entre la prisionera indefensa y el lobo casi salvaje de Toni.

—Ella se sometió. Ella es nuestra prisionera. Si se resiste, sométela. No la mates.

Toni movió una oreja pero no apartó la mirada de su presa.

—Toni.

El lobo carbón se detuvo a regañadientes y tomó una posición de guardia.

—Vuelvo enseguida—recorrió el matorral hasta el último puesto donde ella y Toni habían cambiado con el fin de perseguir ala intrusa en cuatro patas.

Sacó su rifle de la caché escondida y tiró de un par de pantalones, una pesada camiseta de manga larga y botas. Metiendo un rifle de repuesto y la ropa debajo de un brazo, corrió de regreso para encontrar a Toni agachada sobre la prisionera, gruñendo constantemente.

Los ojos de la mujer estaban abiertos y sorprendentemente azules, cautivadores incluso en la tenue luz de la luna. O tal vez...por un instante, podría haber jurado que la luna bailaba en los ojos de la mujer, y ella estaba ahí con ella bajo un brillante cielo nocturno, su lobo danzando y atrevido e invitando.

Jadeó, una raya caliente de pelaje explotando por su sección media, y ella rápidamente empuñó su rifle y lo apuntó a la desconocida en el suelo.

—La tengo, Toni. Tu arma está en el borde del bosque detrás de mí. Consíguela.

Ésta continuó gruñendo, vibrando de rabia tan poderosa que su lobo subió a la atención, percibiendo el desafío. Ella y Toni tenían casi la misma edad, pero ella había sido promovida más rápido que la morena, y ella la superaba en la dominación por un margen delgado.

Cualquier otro lobo en la posición de la morena la habría obedecido al instante, pero estaba tan cerca de un forajido como podía conseguir sin ser declarada un lobo solitario.

Desde que Toni y Verónica habían sido liberadas por la Alpha del cautiverio, la primera había estado enojada e inestable, casi salvaje. Ella constantemente probó a todos en la Manada, y la Alpha le había encargado que se asociara con ella en el campo y la ayudara a encontrar su equilibrio otra vez.

La habría ayudado sin la orden, eran amigas, pero nunca estaba realmente segura de cómo ayudarla. Principalmente seguía sus instintos, y eso parecía ser suficiente para mantener intacto el control inestable de Toni.

Esta era la primera vez que se enfrentaban a un desafío agresivo, y el asimiento de la morena en su lobo era frágil. O tal vez simplemente no quería controlarla.

No podía preocuparse por la motivación de Toni, no le importaba.

Su lobo exigió la obediencia de un miembro menos dominante de la Manada. Esa era la ley de su mundo.

—Toni—dijo dejando que el poder de su lobo llameara—Retrocede, toma tu arma.

El lobo carbón se estremeció y finalmente se retiró lentamente. En un instante se volvió y desapareció en la maleza.

—Gracias—dijo la prisionera, con una voz tan profunda y melodiosa como la llamada de un halcón en el viento.

Avanzó y apuntó su rifle en la cabeza de la hembra.

—¿Quién eres tú?

Clarke miró a los ojos verdes del lobo blanco y gris que la había llevado hacia abajo por la garganta. Sólo ahora, el lobo era una hembra joven, irradiando fuerza, y muy hermosa.

El cabello castaño oscuro caía sobre sus hombros en ondas sueltas. Incluso a la luz de la luna, sus ojos brillaban como el río Ribl en Faerie, brillando con diamantes y poniendo el cielo nocturno en vergüenza.

Ella era de estatura media, complexión promedia, su belleza aún más en la forma en que se sostenía a sí misma que en sus pechos suaves y llenos, y musculoso cuerpo apretado.

La fuerza de su poder era sorprendentemente clara y fuerte para alguien tan joven, y su magia se elevó a su llamada.

Había tratado de encantarla, de atraer a la Were a las nieblas de aire y obligarla a su voluntad, pero los escudos delos Were eran demasiado fuertes. No había sido capaz de encantarla completamente ni de persuadirla como lo había hecho Daniela.

Y, a diferencia de su inmunidad contra la esclavitud Vampiro, no era inmune al poder de los Were. Su magia resplandeció caliente del golpe de la lengua de este lobo a lo largo de sus sentidos.

La Were gruño suavemente.

—No me molestaré en preguntar de nuevo.

—Yo soy Clarke de Brinna—dijo en voz baja—, Y busco una audiencia con tu Alpha.

—No reconozco tu manada—dijo Lexa con recelo.

Sonrió.

—No tengo una.

—¿Eres un lobo solitario? conoces el castigo por traspasar en la tierra de la Manada sin permiso. Podría matarte ahora.

—No soy un lobo.

La ojiverde se burló.

—Yo te tomé abajo, ¿recuerdas? Probé tu sangre—Lexa vaciló, frunció el ceño. Había probado su sangre y no había registrado en el calor de la batalla que no había sabido a Were. La sangre dela extraña no era la gruesa y oscura riqueza de la sangre Were, sino ligero y burlón, la savia de la primavera se disparó a través de la esencia del aire de la montaña. Entrecerró los ojos—¿Que eres?

—Preferiría decirle a tu Alpha.

Lexa tenía dos opciones. Podía acompañar a la extraña de vuelta al Compuesto, o podía matarla. La decisión no fue tan simple como parecía. Si la trajera al Compuesto, estaría exponiendo la ubicación de su santuario a esta hembra que era algo que no podía identificar.

Una espía, posiblemente.

Una enemiga, probablemente.

Peligroso, ciertamente.

Ella estaba en su derecho de matarla, pero todo en ella se resistió. Los brillantes ojos de ella sostuvieron los suyos, y su lobo se agitó, el pelaje hormigueo bajo su piel.

—¿Por qué?—preguntó Lexa—¿Por qué estás en la Tierra de la Manada?

—He sido prisionera—dijo Clarke, leyendo la indecisión en los ojos dela joven Were. Viendo algo más también. Algo que le hablaba a su sangre de una manera que ella no podía explicar. La canción de su halcón se disparó, llenándola de luz y calor. Magia bailaba a lo largo de su piel—Estoy sola. Soy amiga.

—¿Quién te tomó prisionera?—gruñó Lexa, furiosa sin ninguna razón que tuviera sentido.

—La Viceregal.

—¿De dónde escapaste?

—De las mazmorras debajo de Nocturne.

—¿Cuánto tiempo? ¿Qué hizo ella…

—Eso no tiene importancia—su orgullo no permitiría que esta hembra la viera como una víctima—Todo lo que importa es que ella no pudo mantenerme cautiva.

Lexa gruñó.

No estaba de acuerdo, pero la extraña no era suya para vengarse.

—Levántate.

Clarke se puso en pie. Estaba desnuda a la luz de la luna, la sangre secándose en su cuello, costado y vientre de las mordidas y arañazos sostenidos en la lucha. Se curarían pronto. Observó al lobo escanear su cuerpo, vio la breve chispa de oro. El poder Were lavo sobre ella y sus pezones se tensaron.

—No me voy a resistir—se puso en pie. Estaba desnuda a la luz de la luna, la sangre secándose en su cuello, lado y vientre de las picaduras y heridas sostenido en la lucha. Se curarían pronto. Observó al lobo escanear su cuerpo, vio la breve chispa de oro. Fueron el poder lavado sobre ella y sus pezones se tensaron—No me voy a resistir.

Lexa la miró a los ojos, le sostuvo el rifle.

—No tengo ninguna razón para confiar en ti.

—Aún no—murmuró.

Toni entró en el claro.

—Deberíamos matarla.

—Ella no es una Were—Lexa hizo un gesto con el rifle para que Clarke comenzara a caminar delante de ella—Así que técnicamente no es un lobo solitario.

—Más razones para no llevarla más lejos.

Lexa mantuvo un apretado agarre en su lobo. La amenaza de Toni a Clarke la hizo erizar. Miró a los ojos de Toni hasta que gruñó y apartó la mirada. Satisfecha de que seguiría sus órdenes, su lobo se relajó y se acomodó para mirar cautelosamente.

—Si corre, dispárale. Si no lo hace, no la toques.

El grito de plata de un halcón flotó a través de la mente de Lexa.

Gracias.





*****


—No puedo dejarla—le dijo Verónica a Betty, asintiendo con la cabeza a Sugar, que todavía estaba en sus brazos, somnolienta tras su liberación—Sería presa de cualquier Vampiro que quisiera alimentarse de ella.

—Haré que alguien la proteja—dijo Betty—Ella estará a salvo.

—Tu palabra.

—Mi palabra—murmuró Betty, sonriendo interiormente ante la petición.

Cualquier otro Were, cualquier otro Vampiro, dudaría de ella, esperaría traición o duplicidad. Los vampiros eran maestros del engaño y rara vez confiaban en nadie, ni siquiera los más cercanos a ellos.

Pero esta Were confiaba en ella, y su fe se agitó de una manera que nada había hecho durante siglos. Le acarició la mejilla, observó la sangre bombear más rápido en los grandes vasos de su garganta. Su hambre estalló, privándola de precaución y control.

Había esperado demasiado tiempo, y su necesidad la gobernaba.

—¿Vendrás conmigo?

—Sí—Verónica le creyó, la rubia nunca le había mentido—Llama a tu guardia.

Asintiendo, señaló telepáticamente al guardia Vampiro más cercano, quien apareció instantáneamente.

—Mira que nadie toca a esta Were.

El rubio Vampiro asintió con calma.

—Sí, Senechal.

—Serás recompensado al amanecer.

—Gracias, Senechal. Me quedaré con ella hasta que digas lo contrario—el rubio vaciló—¿Si quiere ser anfitriona, Senechal?

Levantó una ceja en dirección de Verónica.

—Ella es una Were dominante, y si elige hospedar, ella está dentro de sus derechos.

Ésta miró fijamente al rubio.

—Pero ella no debe ser herida.

—Por supuesto.

—Puedes confiar en Louis para protegerla.

—Confío en ti—dijo Verónica, acomodando a Sugar en el sofá y saliendo de detrás de ella. Levantándose hasta que ella y la rubia estaban cara a cara, deslizó sus brazos alrededor de los hombros y la besó. Su clítoris estaba distendido, el eje hinchado y lleno. Sus glándulas palpitaban, tensas y preparadas para explotar—Estoy lista para ti. Quiero que me tomes y estoy cansada de esperar.

La ojiceleste deslizó un brazo delgado, fuerte como una banda de acero, alrededor de su cintura y la arrastró cerca, la sed de sangre absorbiéndola tan rápidamente que su conciencia de cualquier cosa excepto desapareció.

Su mente se nubló roja.

—Te he esperado, tengo hambre de ti. Dime qué quieres mi mordida, mi vínculo—deslizó sus incisivos por la cresta caliente de la yugular de Verónica—Dime.

—Sí, sí—Verónica le agarró la mano, la apartó del sofá donde Sugar se movió y hacia los oscuros recovecos del club. No se arriesgaría a otro Vampiro tratando de unirse a ellas. Mataría a cualquiera que se acercara—Aquí no. Lléveme a algún lugar donde estemos solas.

La levantó entre sus brazos y atravesó la multitud hasta que emergieron en uno de los innumerables pasillos en las profundidades de Nocturne. La colocó en un estrecho hueco y la presionó contra la pared.

Los ojos de la rubia eran puramente carmesí, ardientes antorchas que atravesaban a Verónica hasta el fondo, reavivando su frenesí.

—Apresúrate—tiró de la camisa de seda negra sus pantalones de cuero herméticos, abriendo los botones en el proceso.

Sus garras se sacudieron y las rastrilló por el centro del torso. Lamió los arroyos escarlata y gruñó en su garganta.

La rubia siseó y cortó en el cuello de Verónica con la penetración practicada, inyectando sus hormonas de alimentación en el torrente sanguíneo. El primer orgasmo creció cuando su sangre fluyó en la boca de la ojiceleste, uniéndolas en carne y esencia.

El segundo siguió mientras sus huesos se derretían, el tercero como la conciencia de Betty se unió a la suya. El poder la atravesó y ella sintió el placer como suyo.

Gimió, su unión forzando una liberación tan poderosa que su lobo rompió sus cadenas. El rostro de Betty estaba presionado contra su garganta, su esbelta forma temblaba al llegar al clímax.

Estaban aisladas pero no solas, y la rubia estaba indefensa en medio de su alimentación, perdida en la sed de sangre, sed de sangre por ella. Envolvió sus brazos alrededor de ella, protegiéndola de las formas sin rostro que se deslizaban en la oscuridad.

Protegiéndola.

Sus caninos se alargaron y el fuego ardía en su sangre. Su lobo le exigió que hiciera su reclamación. Le mordió el hombro, enterrando sus caninos y esparciendo su esencia en la carne de la rubia.

Su lobo levantó la cabeza, aulló.

Mía.








*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES.



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5948
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por micky morales el Mar Oct 30, 2018 5:59 am

Esta pareja de veronica y la senechal no me gusta mucho, no se supone que veronica fue a "hablar" con la vampiro?????
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7141
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 20

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 24 de 26. Precedente  1 ... 13 ... 23, 24, 25, 26  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.