Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26
Ayer a las 6:51 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Justicia III (Adaptada) Cap 29
Ayer a las 6:46 pm por 23l1

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «The Manhattan Yacht Club»
Sáb Sep 15, 2018 8:13 am por Klainefan

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 18
Lun Sep 10, 2018 10:05 pm por 3:)

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 9
Lun Sep 10, 2018 9:58 pm por 3:)

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Jul 27, 2018 9:17 pm por Sanny25

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 35 y prolongo fin
Lun Jun 04, 2018 10:30 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Mar Mayo 22, 2018 11:41 pm por 3:)

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Página 4 de 22. Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 13 ... 22  Siguiente

Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Lun Mar 19, 2018 7:03 am

Pobre Britt ni siquiera sabe que le esta pasando, espero que Santana regrese pronto al compuesto y hablen!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Lun Mar 19, 2018 12:11 pm

Hola morra....

Si san no le da atención a su nuevo miembro ahi muuuuchos que van a querer enseñar le lo básico para que subsista a la nueva vida jajajaja confraternidad de manada pues!!!!
Ensima es una loba líder!!! Va a ser muy divertido ver quien le.hace frente, para variar que no sea quinn!!!

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Lun Mar 19, 2018 7:29 pm

Isabella28 escribió:Me tinca que britt va a recibir mucha atención y san se nos va a poner un poco densa.





Hola, aaah...espero y tengas razón la vrdd. Ya que san es una cabeza dura y así abre los ojos y acepta a la rubia. Saludos =D





micky morales escribió:Pobre Britt ni siquiera sabe que le esta pasando, espero que Santana regrese pronto al compuesto y hablen!!!!




Hola, aaay si =/ todo es nuevo para ella =/ Tmbn lo espero xD y espero q la ayude la vrdd ¬¬ Saludos =D





3:) escribió:Hola morra....

Si san no le da atención a su nuevo miembro ahi muuuuchos que van a querer enseñar le lo básico para que subsista a la nueva vida jajajaja confraternidad de manada pues!!!!
Ensima es una loba líder!!! Va a ser muy divertido ver quien le.hace frente, para variar que no sea quinn!!!

Nos vemos!!!





Hola lu, jajajaajaj si que si ajajajajajaj xD jaajajj claro xD ajjaja. Espero y eso haga q san la reclame y ya! ajajajja. Mmmm las cosas solo mejoran para la morena xD AJajajaj si q lo sera...si esk pasa xD =O dices tu¿? xD Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 23l1 el Lun Mar 19, 2018 7:31 pm

Capitulo 19



Un poco antes de las seis de la tarde, dejó a un lado un montón de papeles en su escritorio con impaciencia marcó el número de teléfono de Emma.

En el instante en que respondió, preguntó:

—¿Cómo está?

—Mejor. Ahora está con Rachel.

—¿Rachel?
—una lluvia de calor le golpeó el pecho.

Había evitado contactar a Rachel acerca de tomar muestras de Brittany para que tuviera más posibilidades de sanar.

—¿Haciendo qué? Te dije Brittany no estaba lista.

—Alpha
—dijo Emma en voz baja—, Rachel es médico. Ella está siguiendo el estatus de Brittany.

—¿Dónde están?

—Rachel la llevó al comedor
.

La presión en su pecho se intensificó y se puso de pie.

—¿Brittany está fuera con ls Manada? ¡Ella es una dominante en frenesí y completamente inexperimentada! Emma, ¿qué estás pensando?

—Rachel está con ella y Will está de camino a unirse a ellas, pero Brittany está bien. De hecho…

—¿Qué? ¿Qué pasa?

—Brittany se niega a permitir que nadie responda a su llamada.

—¿No está en frenesí, entonces?
—la presión en su pecho se alivió y respiró lentamente.

—No estoy segura. Está transmitiendo fuerte, pero...es diferente. Ella es diferente.

Su corazón apretó.

—¿Hay algún signo de fiebre?

—Nada hasta ahora.

—¿Y ella parece saludable?

—Sí, mucho.

—Eso es bueno. Eso es bueno
—se dejó caer en su silla, inclinó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos.

Se había obligado a trabajar, contestando llamadas telefónicas, revisando propuestas, haciendo anotaciones en interminables minutos de interminables reuniones de comité con la mitad de la mente.

Debajo de todo, estaba constantemente consciente de la fuerte necesidad de ver a Brittany.

Para tocarla.

Se frotó el lugar en el pecho donde la había mordido. Su sexo se tensó.

—¿Alpha?—preguntó Emma, insegura.

—¿Qué?—respondió.

—Pregunté cuándo volvería.

—No lo sé.

—Lleva tu olor.

—Una anomalía. Se desvanecerá[/i]—su mordedura del pecho palpitaba más fuerte—Dile a Will que quiero que él la adoctrine. Tan pronto como sea posible.

—Ella necesitará tener una liberación completa…

—Dijiste que no está en frenesí
—replicó.

—Lo sé—dijo Emma con paciencia—, Pero algo la está impulsando. Alpha, puedo Sentir su llamada a través del Compuesto, y su necesidad es poderosa. ¿Quieres que tenga dolor?

—No. Nunca
—cerró los ojos—Tengo que hablar con Rachel.

—Le diré que se ponga en contacto contigo de inmediato.


Pensó en Brittany en necesidad, rodeada de la Manada que respondería gustosamente a su llamada. Se merecía la comodidad de Manada, y necesitaba la liberación física, con cualquier miembro de la Manada que ella eligiera.

Ese era el orden natural de su existencia, y no podía interferir a causa de sus propias reacciones irracionales.

Era Alpha, y le debía a Brittany nada menos que la libertad que disfrutaba cada miembro de la Manada.

No haría sufrir a Brittany sólo porque no quería que nadie más estuviera cerca de ella.

Tendría que tolerar que la ojiazul encontrara su lugar en la manada como muchos Were habían hecho durante milenios.

Emma repitió:

—¿Alpha? ¿Debería tener a Rachel llamándote?

—Eso no es necesario
—se estremeció ante el dolor punzante que emanaba de la mordida en su pecho—Estoy en mi camino de regreso. Hablaré con Rachel cuando llegue.

—Por supuesto, Alpha. Entonces le diré a Will que se ocupe de Brittany.

—Bueno. Dile que...dile que se asegure de que tiene todo lo que necesita.





************


La regla número uno de Marley era seguir siempre una ventaja, sin importar a dónde fuese, por más difícil que fuera la búsqueda.

A menos que su misteriosa persona llamara de nuevo con más información sobre dónde y cómo las niñas estaban siendo infectadas por la fiebre Were, tenía que perseguir a quienes pudieran saber algo.

Tenía dos opciones: Kitty Wilde y Santana López.

Conseguir una cita con la Alpha era tan fácil como llegar a ver al Presidente, pero Kitty Wilde podría ser su boleto de admisión.

Así que hizo lo lógico.

Siguió a la detective Vampiro.

Kitty había ido a casa después de su desayuno esa mañana, presumiblemente para dormir durante el día.

Volvió a llamar a la estación y pregunto por Kitty, para comprobar su horario, le dijeron que la detective estaría de servicio a las diez de la noche.

Sólo para estar segura, después de dormir unas pocas horas de sueño, aparcó a las seis en la casa de Kitty en la calle State Street y esperó.

Unos minutos antes de las siete, Kitty salió, caminó hacia un elegante y negro Porsche y se dirigió al este hacia el río, le dio un minuto entero de ventaja porque estaba bastante segura de que sabía a dónde iba.



Diez minutos más tarde, pasó por delante del Club Nocturne.

El Porsche de Kitty estaba en el estacionamiento.

Se detuvo en un rincón desde el que podía ver el Porsche pero donde su Camaro no sería visible para alguien que saliera del club.

Apagó el encendido y se sentó con las manos en el volante, debatiendo entrar. Cuanto más se sentaba en el coche, más difícil era convencerse a sí misma de que no quería ver a Kitty en medio de la tensión sanguínea, aunque fuera con una extraña.



**********



Moviéndose sigilosamente por el matorral a lo largo de la orilla, Rex se acercó al negro Town Car que giraba bajo el puente.

Esperó y observó el coche durante un total de quince minutos, escudriñando constantemente el área en busca de cualquier señal de mirador o posible emboscada.

No confiaba en ninguno de sus socios de negocios.

No confiaba en nadie.

Cuando estuvo seguro de que el área estaba despejada, colocó sus propios guardaespaldas y golpeó la ventanilla trasera. Las cerraduras de las puertas se abrieron y la puerta trasera se abrió.

Miró dentro.

Dos hombres con cortes de pelo militares y cinturones de cuello alto negros coincidían en los asientos delanteros, con sus armas entrenadas en él a través de la puerta trasera abierta.

Un hombre de mediana edad con el pelo negro y plateado, vestido con un traje de seda mezclado de dos mil dólares, se sentaba en el otro lado del asiento trasero.

El hombre hizo un gesto para que Rex entrara.

—Dile a tus hombres que guarden sus armas—dijo Rex.

—Por supuesto—dijo el hombre con agrado.

Murmuró algo con voz demasiado baja para que Rex pudiera oírlo, y los hombres del frente quitaron sus armas de la vista.

Rex entró en el vehículo y cerró la puerta.

—¿Qué era tan importante que teníamos que reunirnos en persona? Tengo negocios importantes…

—Nuestro negocio es importante—dijo el hombre con un toque penetrante en su voz—Tu negocio es correr drogas.

—Mis ganancias respaldan tu agenda—gruñó Rex.

—Y no necesitamos que tu gente llame la atención injustificada a nosotros.

—Todo está bajo control—dijo Rex.

—¿Es por eso que la Were Alpha hizo una visita personal a la orilla del mar para enviar un mensaje a una manada de pícaros?

—Casi no puedo ser responsable de que todos los pícaros estuvieran en la ciudad.

—Está haciendo preguntas. Es sólo cuestión de tiempo antes de que descubra de dónde vienen tus drogas. Y donde van los beneficios.

—Pronto tendrá algo más grande de lo que preocuparse que unos pícaros con sobredosis de DSX.

—No podemos arriesgarnos a una mayor exposición—el hombre se inclinó hacia delante, sus oscuros ojos brillando como una cobra en la penumbra reflejada en el agua cercana—Tu falta de control sobre sus subordinados nos ha obligado a escalar nuestros planes. Tiene que ser eliminada.

—Yo me ocuparé—dijo Rex, disfrutando de la oportunidad de destruir finalmente a su enemigo.

—Hazlo pronto, y no cometas ningún error.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Isabella28 el Mar Mar 20, 2018 8:44 am

Santana!!! espabila mujer
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Mar Mar 20, 2018 12:06 pm

Hola morra....

San san san!!!?
Bueno ya dije siempre ahí gente respuesta a ayudar mucho Jajaja
A ver que hace britt???

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Mar Mar 20, 2018 7:58 pm

Isabella28 escribió:Santana!!! espabila mujer




Hola, ufff esk se kiere quedar sola para siempre¿? primero q era humana, y ahora cual es el problema¿? ¬¬ Saludos =D






3:) escribió:Hola morra....

San san san!!!?
Bueno ya dije siempre ahí gente respuesta a ayudar mucho Jajaja
A ver que hace britt???

Nos vemos!!!




Hola lu, mmm ni kiero saber de ella ¬¬ XD ajajajajaja si q si xD ajajajajaja esta gente xD Mmm aki dejo otro cap apra saberlo ajajaj xD Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 23l1 el Mar Mar 20, 2018 8:00 pm

Capitulo 20




Al atardecer, Brittany siguió a Will por un estrecho sendero a través del bosque hasta un claro por un pequeño lago de espejo.

Se sentó a horcajadas sobre un tronco caído y puso su espalda contra un pino, dándole una vista del lago a un lado y del bosque al otro.

Will, un hombre de voz tranquila, con el pelo rubio grueso y corto, ojos de color verde claro y una estructura fina, pero fibrosa, se asentó sobre una roca a pocos metros de distancia.

—¿Supongo que te han encargado de mantenerme fuera de problemas?—dijo.

—No exactamente. Soy una magister, un consejero de orientación—dijo Will con una sonrisa irónica—Trabajo con los adolescentes, sobre todo.

—¿Porque son volátiles?—preguntó.

—Volátiles, impredecibles, hormonalmente exagerados, impacientes, agresivos, buscando emoción, corriendo-de-el-molino saludables jóvenes Weres, prácticamente.

—Pero yo no soy una adolescente—señaló, no estaba siendo argumentativa, sólo realista—Y podría no estar saludable.

—No eres una adolescente, eso es cierto—dijo Will con voz suave—, Pero no tenemos indicios de que no seas saludable. De hecho, pareces extraordinariamente fuerte para alguien que acaba de ser reorganizado a nivel celular.

—¿Puedes contarme más sobre eso?—preguntó.

—Realmente no es mi área—Will se encogió de hombros disculpándose—No quiero desentenderte. Tenemos científicos y médicos que pueden explicar todo mejor que yo. Pero de esto estoy seguro, todo acerca de ti señala que eres un Were.

—¿Todo…significa qué?

—Tu olor, lo más importante, y tu dominio natural. Pero también tu comportamiento instintivo. Acabas de posicionarte para que puedas detectar cualquier agresor que pueda acercarse, mientras que tu espalda es defendida por la barrera del árbol. Sólo actúas como Were.

—¿Cuánto tiempo antes de que podamos estar seguros de que no me volveré rabiosa?

—No lo sé. Ninguno de los de la Manadas tiene mucha experiencia con Weres convertidos—se encontró con sus ojos brevemente antes de mirar lejos—La Alpha quiere que te adoctrines, así ella cree que estás a salvo.

—¿Y eso es todo?—preguntó suavemente.

—Alpha es la ley.

—Entiendo—y en algún nivel innato, profundamente primitivo, lo entendió.

Sentía una conexión con todos los otros miembros de la Manada, los cientos que nunca había conocido y que tal vez nunca conocería, y en el centro de esa intrincada red expansiva, de los espíritus conectados, conocía la fuerza unificadora que lo guiaba.

Santana.

La Alpha.

—¿Qué implica el adoctrinamiento?

—Hacerte consciente de las reglas de la Manada que habrías aprendido creciendo con tus compañeros de manada, excepto que no has tenido esa oportunidad. Aprenderás, de un modo u otro, pero será más seguro si sabes comportarte antes de que te enseñen.

—Más seguro.

—Eres una adulta—respondió Will suavemente—No importa que no entiendas las reglas. Tu comportamiento será tomado a tu valor y los miembros de la manada responderán instintivamente.

—Está bien. Por lo tanto dame primero las lecciones críticas.

—Ya sabes lo más importante. La Alpha nos protege y nos une, y por eso, le damos nuestra lealtad absoluta. Cada miembro de la manada luchará por defenderla, así que debes tener cuidado de no implicar ningún reto para ella. No te sientes hasta que ella se sienta, no la toques, no te encuentres directamente con su mirada.

—¿Y ella gobierna por la vida?

—A menos que pase el título a un sucesor.

—¿Nadie desafía jamás?

—Algunas veces, cuando un Alpha es muy viejo, un dominante más joven desafía, pero es raro—Will apartó la vista, su expresión dolorida.

—¿Qué?

—Todos los Weres son territoriales y agresivos. La nuestra es la manada más grande y dominante en América del Norte, y hay otras manadas que quisieran ver nuestra energía disminuida. Han luchado contra nosotros.

—¿Literalmente? ¿Atacado tu Manada?

—Nuestro manada—Will dijo suavemente.

Asintió, pero sabía que su aceptación en la manada no sería tan simple como Will lo hacía parecer. Había crecido humana, no sabía nada de la política de la Manada ni de la jerarquía, y que ni siquiera podría ser un Were normal.

Y en este momento no podía hacer nada con respecto a nada más que aprender tanto como pudiera y estar lista para pelear si fuera necesario.

—¿Cuándo fue el ataque? ¿Qué pasó?

—Hace una década, nuestra Alpha y su grupo de caza fueron emboscados. Ella fue asesinada—Will suspiró—Algunos temen que la guerra aún no haya terminado. Siempre hay escaramuzas a lo largo de nuestras fronteras, pero no hay ataques a gran escala en años.

—Pero si lo hubiera, Santana sería el blanco—dijo, la presión en su pecho estallando en un áspero gruñido.

—Ella tiene su centuri para protegerla.

Había experimentado de primera mano el poder feroz de los guardias de Santana cuando Quinn la había clavado en la pared de la sala de emergencias.

Respetaba su capacidad, pero no podía sacudir un repentino deseo feroz de proteger a Santana. Nunca había sido una guerrera y no tenía ni idea de lo que provocaba la compulsión, pero era tan fuerte que quería regresar inmediatamente al compuesto y encontrar a la morena.

—¿Cómo te sientes ahora?—preguntó Will.

Frunció el ceño, no siguiendo el cambio de tema.

—Teniendo en cuenta que me desperté en un cuerpo que no se siente como el mío, no demasiado mal.

—¿Necesitas enrr…tener sexo?

—Sé lo que significa el enredo—gruñó frustrada, porque tenía razón. Hasta hace unos minutos, el golpeteo en su lomo había sido soportable, pero ahora el deseo sexual era doloroso—Supongo que ya sabes la respuesta a tu pregunta.

Él asintió.

—He sido consciente de tu llamada todo el día, pero estás transmitiendo mucho más poderosamente en este momento.

Bajó la mirada por su cuerpo. Su conocimiento era evidente.

—Lo siento.

Will sonrió.

—Estoy acoplado, así que no es ninguna dificultad para mí.

—Ya me han dicho que esto es normal, más o menos.

—Tu situación es única.

Frunció el ceño, cambiando de posición en un esfuerzo por aliviar parte de la presión en su ingle hinchada y dolorida.

—He estado escuchando eso mucho.

Will parecía simpático.

—Con los adolescentes, el impulso se acumula gradualmente alrededor del tiempo que su lobo asciende. Su lobo quiere la libertad, pero el adolescente no puede cambiar voluntariamente, a pesar de la presión para hacerlo. El resultado es una gran cantidad de tensión fisiológica que se disipa más eficazmente a través de la liberación sexual.

—¿Entonces si pudiera cambiar, la presión para tener sexo se aliviaría?—preguntó.

—Tal vez, al menos temporalmente. Para un Were muy dominante, que pareces ser, no hay sustituto para la liberación.

—¿Cuándo sabré si puedo cambiar?

—Ya lo has hecho—Will dijo con sorpresa—Alpha forzó tu primer cambio y probablemente salvó tu vida.

Su corazón se aceleró ante la idea de que Santana la protegiera, y la ya abrasadora presión en su lomo se elevó.

Apoyó la cabeza contra el árbol, cerró los ojos y trató de estabilizar su respiración.

—La primera lección—dijo Will con suavidad—Es aceptar lo que estás sintiendo y actuar sobre ello.

—¿Con cualquiera que se ofrezca?—preguntó con los ojos todavía cerrados, su aliento cayendo dolorosamente con cada exhalación.

—No. Tienes una elección, al igual que los que responden a tu llamada.

Lo miró a través de los ojos entrecerrados, su visión vacilante mientras el dolor le atravesaba el estómago.

—¿Y si no quiero a nadie?

Él frunció el ceño.

—No lo sé. Si se impide que tu cuerpo se libere de forma natural, los flujos hormonales podrían forzar una ruptura.

—¿Me hace salvaje?

—Eventualmente tus instintos prevalecerán, y si no puedes lograr superar tu resistencia a encontrar una liberación, podrías perder el control por completo—dijo Will suavemente.

—¿Pero yo podría ser capaz de luchar contra el impulso y mantener mi cordura?

—Quizás, pero ¿por qué quieres hacerlo? ¿Por qué no sólo enredar con una compañera de manada dispuesta?

—No lo sé—el dolor en su estómago se intensificó y luchó para no duplicar—No estoy segura, pero no creo que mi lobo me deje enredar con cualquier Were que se ofrezca.

Will arqueó las cejas.

—¿Puedes sentirla? ¿Decir lo que ella quiere?

—Ella lo está haciendo muy claro.

—Entonces ¿a quién quiere ella?

Sacudió la cabeza, sabiendo instintivamente que no debía responder. El sudor enmarañaba su pelo y su piel ardía.

Se quitó la camisa.

Su abdomen estaba rígido, los músculos vibraron bajo la piel con el sexo. Sus colmillos y garras estallaron. Una delgada línea fina de piel de medianoche anotó el centro de su abdomen inferior.

—Will—dijo, su voz profunda y áspera—Sal de aquí.

—No, no puedo dejarte sola—protestó, pero se puso en pie y retrocedió.

—No sé si puedo detener lo que esté pasando—jadeó—Necesitas irte. Vete.

Will se estremeció, incapaz de desobedecer su orden.

—Conseguiré a Emma—corrió hacia el bosque—Espera, Brittany. Solo espera.

Se acurrucó, agarrándose la parte media de su cuerpo, retorciéndose mientras el dolor la rasgaba. Estaba a punto de perder la batalla, y aterrorizada de lo que podría llegar a ser.




*************


Santana se lanzó hacia delante desde la parte trasera del Rover y se apiñó entre los asientos delanteros.

El Compuesto estaba justo delante.

—¡Deprisa!

Andrew le lanzó una mirada preocupada.

—¿Alpha?

Por detrás de ella, Quinn dijo:

—¿Qué es?

—Sólo deprisa—dijo apretando sus mandíbulas mientras la palpitación de la mordedura en su pecho se intensificaba.

Andrew frenó y ella saltó.

Emma cruzó corriendo el patio hacia el Rover, un frenético Will a su lado.

—Es Brittany—exclamó Emma—Ella está en frenesí.

—Lo sé—corrió hacia el bosque, hacia Brittany.

—Alpha—gritó Quinn, siguiéndola.

—Quédate atrás—ordenó mientras entraba en el claro.

Brittany yacía en el suelo, gimiendo débilmente, se quitó la camisa y se dejó caer a su lado. Empujándola en sus brazos le acunó la cara contra su hombro desnudo, alimentando su fuerza a través del toque de carne en carne.

Los ojos azules estaban febriles, el pelo empapado de sudor.

—Brittany—murmuró—Estoy aquí.

—Santana—jadeó—Oh, Dios, Santana, me duele.

—Lo sé, lo sé. Lo arreglaré—dijo, acariciándole el pecho y el vientre.

Los pezones rosados estaban hinchados y apretados, su estómago ondulado de necesidad. Sus propios pezones estaban duros como la piedra, su clítoris una cresta palpitante bajo la bragueta de sus vaqueros.

Brittany se arqueó en sus brazos, frotándose contra ella, cubriendo su piel con feromonas. Instantáneamente absorbió los productos químicos y sus caninos se dispararon.

Sus glándulas bombeaban hormonas y cininas con fuerza brutal.

Su sistema se inundó con estimulantes sexuales y su clítoris se sacudió completamente erecto.

Su control se derrumbó.

Necesitaba calmar a Brittany antes de que ella perdiera toda la moderación y la tomara, ásperamente, implacablemente.

Desabrochó los pantalones de la rubia.

—Hueles muy bien—Brittany gimió, lamiéndole el cuello.

Le besó su camino por la apretada columna de la garganta al pecho y chupó el moretón que brillaba de color púrpura bajo su brillante piel.

Sus caderas se sacudieron y gruñó una advertencia, pero la rubia la ignoró, raspando sus garras cortas por el centro de su abdomen antes de tirar un pezón tenso en su boca.

Gruñó y rodó a Brittany debajo de ella y le rasgó los pantalones abiertos y tomó su sexo, presionando el talón de su mano sobre las glándulas que palpitaban bajo el clítoris prominente de la rubia.

Deslizó los dedos en las profundidades apretadas, calientes y la masajeó, dentro y fuera. Jadeando, Brittany gimió contra su pecho.

—Oh Dios, ¿qué me estás haciendo?

—Tienes que liberar—patinó su boca sobre la de la rubia y le metió la lengua, saboreando, bebiendo, reclamando.

Se empujó más fuerte contra su sexo, estimulando la extensión interna del clítoris con las yemas de los dedos. Potentes neurotransmisores se vertieron en su palma y desencadenaron una reacción en cadena en su propio cuerpo.

Su clítoris se contrajo y sus glándulas bombearon. Se preparó para estallar.

Brittany le agarró de los hombros, subiendo y bajando en su mano, cada vez más rápido. Arrastró sus caninos sobre su cuello y lamió los rasguños superficiales.

—Quiero correrme. Quiero correrme por ti.

Gruñó y tiro la cabeza de la rubia hacia atrás con una mano en su cabello. Miró fijamente los ojos ahora oro de Brittany.

—Te correrás por mí.

—Sí, Dios sí—sus piernas y su estómago estaban rígidos. Le agarró el brazo, sus garras extrayendo sangre, y la forzó a profundizar dentro de ella. Echó la cabeza hacia atrás—Ahora. Ahora por favor. Haz que me corra por ti.

—Tócame—exigió, apoyándose sobre el cuerpo de Brittany en un brazo mientras se conducía dentro de ella.

Ésta rasgó sus vaqueros y deslizó sus dedos alrededor de su clítoris. Instintivamente ella masajeó sus glándulas debajo de cada golpe rápido.

Rugió cuando la obligó a vaciarse. Sus feromonas brotaron, fusionándose con Brittany, encerrándolas en una sensual niebla de hormonas sexuales.

La mordedura de su pecho palpitaba, cininas que se filtraban por las heridas punzantes que se habían reabierto cuando Brittany la estimuló.

—Tengo que correrme—Brittany suplicó, lamiéndole y chupándole el pecho. Le marcó la espalda, sus caderas un borrón en su mano—Por favor. Por favor. Santana…

—Sí. Sí—gimió, inflamada por el calor de la boca de la rubia, ahogándose en su esencia—Sí—enterró sus colmillos en el triángulo suave en la unión del cuello y el hombro de Brittany.

Mía. Mía.


*******


Se sacudió en el mordisco y explotó sobre el brazo de la morena, mientras las caderas de ésta de bombeaban sus dedos, que estaban inundados con la esencia caliente y gruesa de la morena.

Pero sabía que había más.

Ella quería más.

Quería algo que no sabía cómo nombrar.

Su instinto la llevo a hundir sus caninos en la mordedura del pecho de Santana, pero ésta mantuvo su rostro afuera.

—Tranquila, tranquila—susurró Santana, abrazándola contra su pecho hasta que su liberación se redujo.


******


Se curvó protectoramente al alrededor de la rubia, a pesar de que Quinn y Andrew estarían de guardia en el bosque cercano.

Sus ropas yacían esparcidas en el suelo.

Una franja de estrellas brillantes y una brillante luna de tres cuartos iluminaron el claro.

Contenida sólo para ver las sombras de plata jugar a través de la cara de Brittany, le trazó el ángulo de la mandíbula con su pulgar y dejando sus dedos correr sobre la marca que había hecho en el cuello.

Su marca.

Suya.

—Yo soñé con esto—murmuró Brittany, alisando su palma hacia abajo por su abdomen.

—¿Qué soñaste?—contuvo el aliento cuando la rubia le acarició el clítoris.

Debería decirle que se detuviera, pero no quería que lo hiciera. No se había vaciado por completo.

Ella no lo haría sin la mordedura, y no podía arriesgarse a otro mordisco.

Aun así, estaba más satisfecha de lo que había estado con otro Were.

Incluso cuando Francesca la agotó hasta el punto de debilidad, nunca había tenido tal placer.

Así que no protestó cuando la acarició de nuevo.

—Soñé que cazamos juntas—dijo Brittany, le besó la garganta y su boca. Luego rodó la dura y satinada cabeza de su clítoris entre sus dedos y se burló, su lengua dentro de su boca.

Cuando gimió, la rubia empujó su lengua más profundamente, todavía estaba dura e hinchada, y sabía que la rubia quería más.

Siguió burlándose de ella mientras hablaba.

—Fuimos juntas, cazamos juntas en el bosque, dormimos acurrucadas alrededor de la otra en un claro como este.

Respiraba con dificultad, con las piernas apretadas, la pelvis levantada en la mano de Brittany. Apretó los dientes, necesitando liberarse.

—Esto no es un sueño, ¿verdad?—susurró Brittany, raspando sus caninos por su garganta.

Le apretó la nuca, impidiéndole que se moviera más abajo, que la mordiera de nuevo. La plata cubrió su vientre, susurró:

—No. Esto no es un sueño.

—Quiero sentirte correrte. ¿Quieres hacerlo, no?—Brittany le lamió el cuello—Dime qué quieres.

—Más fuerte. Presiona más fuerte.

La rubia se empujó sobre su codo y le masajeó la base del clítoris.

—¿Te gusta esto?

Su rostro cambió, se puso más anguloso, sus ojos brillaban de oro. Sus palabras salieron con un gruñido.

—Sí.

—¿Tal vez así?—Brittany rodó las glándulas profundas, apretando suavemente.

—Sí—se estremeció y sus caninos brillaron contra su labio inferior.

Su clítoris se estremeció contra la palma de Brittany. Estaba tan cerca.

Su lobo subió, furioso por ser dominado y negado. Gruñó y se levantó, tratando de obligar a la rubia a ponerse de espaldas. Para tomarla, correrse en ella.

Reclamarla.


*******


—No—murmuró suavemente, presionando su boca contra el oído de Santana, sujetándola con sólo su mano en el sexo de ésta—Déjame que te complazca.

Recordó el sueño y el peso de la morena contra su espalda, sujetándola a la tierra.

Le lamió el borde de la mandíbula y la besó de nuevo, dando vueltas en Santana más rápido y más duro.

—Déjame que te complazca. Alpha.

Santana se arqueó, con las garras clavadas en su hombro.

—Sí.

—Eso es todo—apretó fuertemente el sexo pulsante de la morena—Córrete sobre mí.

—Sí—gritó Santana, restregándose en su mano.

Tiró de su en sus brazos y se apoyó contra el tronco caído, acariciando la espalda de la morena hasta que la respiración ésta se calmó. Le acarició el estómago y tocó su clítoris suavemente.

Gruñó perezosamente.

—Todavía estás dura. ¿Qué necesitas?

—Nada—suspiró Santana, más contenta de lo que ella esperaba.

No le creía, pero no podía exigir más.

No tenía idea de su eventual lugar en la manada o si ella incluso viviría lo suficiente como para descubrirlo.

Santana era el corazón de la manada, y ella no podía reclamar nada.

La sostuvo, aprendiendo de memoria cada detalle, el calor de su cuerpo, su aroma, el sonido de su respiración, y apreció la conexión que nunca podría tener.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Mar Mar 20, 2018 8:14 pm

PD: Hoy se cumplen 3 años desde que finalizo Glee! lo que no quita que eso acabo, sino un nuevo comienzo con la mentalidad que nos enseño la serie...y las personas que logramos conocer gracias a ella!... y mejor aun... a las BRITTANA!
avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por monica.santander el Miér Mar 21, 2018 12:36 am

Y despues de 3 años seguimos en este foro maravilloso gracias a ustedes y sus publicaciones!!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4408
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Miér Mar 21, 2018 6:36 am

3 años y sigo amando Glee como el primer dia!!!!! gracias por sus publicaciones.
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Isabella28 el Miér Mar 21, 2018 9:10 am

3 años y yo sigo extrañando la serie
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Miér Mar 21, 2018 4:49 pm

Hola morra....

Britt entro a la mandada por las ligas mayores!!! Lo mas importante tiene claro.que no puede tener a san por ningún tipo de relación.... No se si san pueda apartar a britt ahora mas que la marco!!!

Nos.vemos!!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Miér Mar 21, 2018 7:57 pm

monica.santander escribió:Y despues de 3 años seguimos en este foro maravilloso gracias a ustedes y sus publicaciones!!!!
Saludos





Hola, eso mismo!!! lo seguimos manteniendo vivo, cual espero siga así!! Saludos =D





micky morales escribió:3 años y sigo amando Glee como el primer dia!!!!! gracias por sus publicaciones.




Hola, y yo tmbn! es la mejor serie! De nada, gracias a ti por leerlas! Saludos =D




Isabella28 escribió:3 años y yo sigo extrañando la serie




Hola, y yo tmbn =/ insisto, repiten todas las series menos esa ¬¬ Saludos =D





3:) escribió:Hola morra....

Britt entro a la mandada por las ligas mayores!!! Lo mas importante tiene claro.que no puede tener a san por ningún tipo de relación.... No se si san pueda apartar a britt ahora mas que la marco!!!

Nos.vemos!!!!




Hola lu, oooh si ajajajaj. Esk eso se lo dejo mas q claro la morena...y lo sigue haciendo ¬¬ y nadie entiende xq ¬¬ Espero y no xD ajajajaj. Saludos =D


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 23l1 el Miér Mar 21, 2018 7:58 pm

Capitulo 21



Poco después de la medianoche, Marley finalmente dejó de esperar y se dirigió al Club Nocturne.

Kitty todavía estaba dentro y podría estar por el resto de la noche.

Seguirla parecía una buena idea a primera hora de la noche, pero a esa velocidad, podría estar sentada en la oscuridad hasta el amanecer sin nada que mostrar.

Cuando nada estaba sucediendo, era el momento de hacer que algo sucediera.

Mientras se abría paso entre los coches y se unía a la constante corriente de Weres, humanos y Vampiros que entraban en el club, su excitación creció.

Podía haber fingido que el zumbido en el estómago se debía a su amor natural por lo desconocido y a su insaciable curiosidad.

En parte cierto.

Pero se enorgullecía de no mentirse a sí misma, así que admitió que estaba excitada por la idea de ver a los Vampiros alimentarse. Su hambre sexual, tan inseparablemente ligada a su primitiva necesidad de sustento, era cruda y sensual e incivilizada.

El filo de la navaja que separaba los exteriores elegantes y frescos que los vampiros proyectaban en público de su sed privado de sangre carnal la atraía como un potente afrodisíaco.

Cuando llegó a la puerta, estaba mojada.

Dentro, la escena era la misma que había sido la noche anterior.

Luces silenciadas, graves bajos y fuertes, golpes de altavoces ocultos, cuerpos repletos en varias etapas de desnudez. Esta noche, sin embargo, se tomó su tiempo haciendo su camino a la barra.

Ya muchos de los Vampiros se estaban alimentando, y el sonido y el olor de la gratificación sexual la envolvieron en una neblina erótica.

Un gruñido, profundo y peligroso, llamó su atención y se detuvo junto a un largo sofá de cuero.

Dos Vampiros, una castaña con una vaina negra y un esbelto y descamisado hombre castaño con unos pantalones ajustados y botas de cuero hasta el muslo, inclinados sobre el enorme cuerpo de un hombre Were desnudo.

La mujer, con las caderas retorciéndose, se alimentaba de su cuello mientras sus uñas rastrillaban rastros escarlata sobre su pecho.

Incluso en la tenue luz, podía ver el brillo de excitación que corría por sus muslos.

El Vampiro masculino, con sus incisivos destellando, lamió una enorme erección que bombeaba un chorro constante sobre el pecho y el vientre oscuros del Were.

El Were, sus rasgos contorsionados en un rictus de placer, azotaron y rugieron con cada pulsación violenta.

Tenía una repentina y aguda imagen de sí misma reclinada en los brazos de Kitty, su boca en su cuello, bebiéndola, mientras otro Vampiro se agachaba entre sus piernas, chupándola y lamiéndola hasta que ella llegaba al orgasmo.

La fantasía era tan potente que al instante estaba a punto de correrse.

La vampira levantó la vista del cuello de Were, su boca una promesa carmesí, y le sonrió. Sus ojos eran el profundo verde, y cuando le tendió la mano, tropezó hacia ella.

Eres tan hermosa. ¿Me dejas probar?

—Oh, sí—susurró, doliendo por la mordida aguda, dulce y el éxtasis que le siguió.

Su excitación floreció, se expandió, a sólo un suspiro de desencadenarse.
Si pudiera sentir esa boca impresionante en su garganta.

Un brazo serpenteó alrededor de su cintura y tiró de ella hacia atrás, lejos de la escena hipnotizante.

El aliento caliente le acarició la oreja.

—Pensé que teníamos un acuerdo—murmuró Kitty.

Gimoteó, estirándose hacia la castaña, tan lista para ella.

—Déjame ir.

—No—la voz de Kitty era tan fresca, su cuerpo tan caliente contra su espalda.

O tal vez ella era la que estaba en llamas.

Agarró el brazo alrededor de su cintura y tiró de la mano de Kitty hacia su pecho, arqueándose de placer mientras tanto, dedos delgados se arrastraron a través de su pezón.

Se retorció contra Kitty y la mano en su pecho se tensó. Cuando inclinó la cabeza, ofreciendo su cuello, sintió dos agudos puntos de presión contra su garganta.

—Sí—gimió, apretando su mano alrededor de la de Kitty en su pecho—Hazlo. Dios, voy a correrme.


*****


Tembló, su garganta trabajando convulsivamente.

La quería.

Quería beberla.

Quería correrse con la inundación caliente de la esencia de Marley llenando cada lugar oscuro y helado dentro de ella.

Molió su cadera contra el culo de la ojiazul, trabajando ella misma hacia el pico que sólo podía ser coronado con el sabor de Marley en su boca.

Tenía que tenerla.

El hambre era enorme, interminable, agonizante.

Suspiró lánguidamente y acarició los pechos y el estómago de Marley, disfrutando de los últimos momentos cuerdos de placer antes de rendirse ante la insensata sed de sangre.

—Ahora—Marley le agarró el cabello y la forzó a endurecer su boca contra su cuello—Por favor.

Tenuemente, oyó la súplica rota, pero lo que registró eran las palabras enojadas de Marley de la noche antes.

”No vuelvas a hacerme eso otra vez.
Decido con quién duermo.”


—Maldita sea—le agarró el brazo y tiró de ella a través de la multitud hacia la puerta, ignorando los agudos gritos de protesta de Marley.

Una vez fuera, la arrastró por el estacionamiento hacia donde había dejado su coche.

Cuando llegó al coche, empujó a Marley contra el capó y se apartó de ella.

La expresión de la ojiazul rebotó de dolor en perplejidad y, finalmente, en ira.

—¿Qué demonios estás haciendo?—gritó Marley.

—¿Qué estoy haciendo?—se pasó una mano por el cabello—Te dije que te mantuvieras lejos de este club. ¿Sabes lo cerca que llegaste a hospedar a Madison y Artie ahora mismo? ¿Es eso lo que quieres? ¿Extraños follandote cuando no tienes el poder de decir que no?


******


—¿Quiénes es Madison?—se estremeció y envolvió sus brazos alrededor de su abdomen, recordando a la Vampiro castaña tendiéndole la mano, haciéndole señas.

Recordó también la fantasía de Kitty en su cuello mientras llegaba al orgasmo en la boca de un desconocido.

Se hundió contra el coche.

—Dios mío. No entiendo. Un segundo estuve observando, y la siguiente que estaba...—apartó la mirada, humillada, rezando para que Kitty no supiera lo que había estado fantaseando.

—Madison usó tus propios pensamientos para encantarte—dijo Kitty bruscamente.

—¿Puedes hacer eso? ¿Ver los pensamientos de alguien...los retuerces?


*******


Respiró profundamente, luchando contra su hambre todavía furiosa.

Necesitaba saciar la sed de sangre agitada por la sensación de Marley en sus brazos, el sabor de ella contra sus labios.

Necesitaba alimentarse.

—Algunos pueden. Especialmente si alguien está transmitiendo lo suficientemente fuerte. Madison es muy poderosa.


*****


Observó el ritmo de Kitty en un círculo apretado. Nunca la había visto tan agitada.

Sus ojos parpadearon con rayas de fuego y sus rasgos perfectamente proporcionados se proyectaron estrechamente bajo su pálida piel.

Recordó la presión insistente de la entrepierna de Kitty contra su culo, la presión de incisivos en su cuello. La Vampiro estaba excitada, cerca de alimentarse, y la había querido.

La invitó.

Ahora Kitty todavía tenía hambre, todavía necesitaba.

—Lo siento—dijo—¿Estás bien?

—Estoy bien—Kitty hizo una mueca—Yo soy lo bastante mayor para controlarme a mí misma, pero a algunos de los demás, los jóvenes pre-ans y los recién convertidos no. Y los viejos como Madison simplemente disfrutan fascinando a los desprevenidos. ¿Qué haces aquí sola?

—No me estabas dando nada en la investigación, así que pensé en seguirte.

—¿En Nocturne?

—Parecía una buena idea en ese momento.

—No sin una escolta—dijo Kitty—Dame tu palabra de que no lo harás de nuevo.

—¿Has averiguado algo sobre la chica del hospital?


*****


Siseó de frustración.

Necesitaba alejarse de Marley antes de ceder al hambre que la retorcía como un cuchillo.

—Nos vemos en la mañana y hablaremos. Ahora quiero tu palabra de que no volverás aquí sin una escolta.

—Hay muchos humanos sin acompañantes—señaló Marley.

—La mayoría de ellos vino a acoger, y el resto ya está unido a la sangre.

—¿Eso qué significa?—preguntó Marley inmediatamente.

Sacudió la cabeza.

—No es importante. Simplemente no vuelvas por tu cuenta.

Cuando se volvió, Marley dijo:

—¿Vas a entrar?

Se detuvo y miró hacia atrás, su expresión una vez más tan suave y tan ilegible como el mármol.

—Necesito terminar de comer.


*****


Sintió que su cara se calentaba.

Kitty iba a encontrar a alguien más para darle lo que no había tomado de ella.

Debería estar agradecida. No celosa.

—Te veré por la mañana, entonces.

Pero la Vampiro se había ido.




***********


Santana acarició le cuello.

—¿Mejor ahora?

—Mucho—murmuró, dándose cuenta de que se había quedado dormida por primera vez en lo que parecían días.

Santana la sujetó contra su pecho, sus miembros entrelazados. Ella besó la garganta a la morena y sonrió cuando ésta retumbó profundamente en su pecho.

—¿Cuánto va a durar antes de que vuelva a doler?

—Puede que no vuelvas a estar tan mal—Santana pasó los dedos por su cabello—Pero debes tener unas pocas horas, tal vez un día al menos antes de que la necesidad empiece a construirse.

—¿Por qué has venido a mí? ¿Cómo supiste?


*****


Inconscientemente pasó las yemas de sus dedos por la mordedura de su pecho.

—Soy Alpha. Siento las necesidades de la manada.

Brittany se arrodilló y sacó los restos de su camisa de las agujas de pino y de la arcilla que habían sido su cama.

—¿Cuidas de cada miembro de la manada como lo hiciste conmigo?

—¿Me estás preguntando si me acoplo con toda mi Manada?—preguntó suavemente.

—Supongo que lo estoy. Sé que no es asunto mío.

—Yo no. ¿Por qué no te enredaste con alguien antes? Tu necesidad fue fuerte esta mañana.


*****


—Entonces, ¿por qué te fuiste?—estaba enojada aunque no estaba segura de por qué—¿Lo sabías, verdad? ¿Que sólo te quería? ¿Por qué? ¿Por qué es eso?

—Te equivocas—Santana se levantó abruptamente y se dirigió hacia el bosque—Tu lobo necesita tiempo para asentarse. Una vez que lo haga, encontrarás a alguien más…

La agarró del brazo y la hizo girar.

—No sabes lo que voy a querer…

Un lobo se arrancó del bosque, con los dientes descubiertos, y se lanzó contra ella, la golpeó en el pecho y la dejó contra el suelo, gruñendo y chasqueando su garganta mientras se sentaba a horcajadas sobre su torso.

Agarró el cuello del lobo con ambas manos y trató de tirarlo. Sintió que sus dedos se rasgaban y un dolor agudo brotó en su boca. Gruñó y en su interior, un furioso y violento lobo trató de liberarse.

Gritó en agonía mientras su piel amenazaba con partirse y sus huesos se resquebrajaban.

No podía luchar contra el dolor y el lobo.

Perdió el control sobre el lobo loco y logró poner su brazo entre las mandíbulas del lobo y su cuello.

—Basta—Santana rugió, arrancando al lobo de su cuerpo.

Ella arrojó al lobo al otro lado del claro, donde aterrizó a su lado y rápidamente saltó a sus pies, todavía gruñendo. Santana cayó de rodillas junto a su lado y presionó su mano hacia el centro del pecho.

—Estás a salvo. Estás a salvo ahora. Respira, Brittany. Calma a tu lobo. No dejaré que nada la lastime.

Aspiró grandes jadeos de aire, la adrenalina vertiendo a través de su sangre.

Estableció su mente de la manera en que lo hizo en medio de una crisis en la sala de emergencias, obligándose a ver con claridad, a pensar más allá de la fiebre del miedo y la incertidumbre.

Tomó otra respiración. Y otra.

—Estoy bien.

—Lo estarás en un minuto—Santana miró por encima del hombro al lobo que caminaba sin descanso en el borde del claro—Quinn. Ven acá.

Cuando el lobo vaciló, Santana replicó:

—Ahora.

Quinn se agachó, con los ojos clavados en Santana, y se acercó hasta quedar presionada contra su lado. La morena enterró los dedos en el cuello del lobo y le masajeó el cuello.

—Todo está bien. Brittany no me estaba atacando.

Santana continuó acariciando tanto a Quinn como a ella hasta que se calmaron.

El lobo se estremeció y se sacudió y se nubló a la luz de la luna hasta que se acurrucó alrededor del cuerpo de Santana, con la cabeza en el muslo. La morena le acarició la espalda y miró desde Quinn a ella.

—¿Todo está bien ahora?

Quinn asintió y ella dijo:

—Sí. Bien.

—Quinn—dijo Santana—Quiero que encuentres a Rachel y que la lleves a ella y a Brittany a la enfermería.

—Sí, Alpha.

—Estoy confiando a Brittany en tu cuidado, Imperator—Santana acarició la cara y Quinn rozó sus labios sobre la palma.

—Sí, Alpha.

—Brittany, ¿estás lo suficientemente bien como para ir con Quinn?

—Todo lo que necesites, Alpha—se sentó y se frotó el moretón en su brazo de los dientes de Quinn.

No había sacado sangre.

Santana estaba de repente en el borde del claro, llamando:

—¡Andrew!

Entonces saltó al bosque, un rayo de plata brillante a la luz de las estrellas.

Ella no se había movido, pero se sentía como si estuviera corriendo. El viento se apoderó de su cuerpo y el olor del bosque la envolvió. Observó la luz de la luna que brillaba a través del frondoso toldo y sintió que otro cuerpo corría cerca del suyo.

Se estremeció y las sensaciones se desvanecieron, pero no desaparecieron por completo.

Agitada, se levantó de un salto y caminó hacia los bosques oscuros.

Santana estaba en algún lugar en el corazón de las montañas con sólo Andrew para protegerla. Quería cambiar de puesto e ir tras ellos, pero no podía.

No sabía cómo hacerlo.

No podía seguir sus instintos.

Frustrada, enfadada, se quedó mirando el denso desierto, con la intención de que Santana regresara.

—Has puesto al Alpha en peligro. Te mataré antes de dejarte herirla—dijo Quinn detrás de ella—Debería haberte matado antes de que te convirtieras, pero Alpha no me dejó.

Giró alrededor, Quinn estaba desnuda en la claridad de la luna a pocos metros de ella, una escultura de guerrero tallada de músculos y huesos, primitiva y feroz.

Sus ojos brillaban con fragmentos de oro y su cuerpo resplandecía contra las oscuras siluetas de los pinos. La miró a los ojos.

—Yo nunca la haría daño.

—Lo harás si vuelves a llamarla a ti—dijo Quinn—Ella es nuestra Alpha. Incluso si la manada te acepta como su compañera, eres Mutia. No puedes soportar a los jóvenes. Tú debilitarías su posición en los ojos de los otros Alphas. Incluso para algunos en nuestra propio Manada.

—¿Su compañera?—preguntó con voz apagada—No sé de qué estás hablando.

—Ella escuchó tu llamada desde millas de distancia—gruñó Quinn—Podía olerte en ella esta mañana. Puedo olerla en ti ahora. Los otros también.

—Acabamos de tener sexo—dijo—Por supuesto que la hueles.

—No. Sus aromas se mezclaron. Tus feromonas se mezclaron con las suyas. Eso no debería suceder a menos que tus cininas se fundan químicamente.

—Pero yo no he hecho nada.

—La mordiste, ¿no?

Su cuerpo flameó con el sabor de Santana.

Un retumbar resonó en su pecho y sintió una ola de posesión tan fuerte que sus caninos sobresalieron violentamente.

—Sí—luchó contra el lobo en ascenso que exigía que afirmase su derecho en Santana. Tenía que entender lo que estaba sucediendo—Pero Emma dijo que los Weres muerden durante el sexo. Esa mordedura era natural.

—Es natural—dijo Quinn—, Para un dominante traer a una beta Were al orgasmo con una mordida. Pero sólo un lobo apareado o uno que quiera aparearse morderá un dominante. Y nadie muerde al Alpha excepto su compañero. Nunca.

—Santana me forzó a cambiar—dijo, buscando una explicación—No lo sabía. Yo...—se detuvo, poco dispuesta, incapaz, de repudiar lo que había experimentado con Santana en aquel glorioso momento de increíble de transformación.

La morena había sido tan hermosa, tan tierna y tan poderosa.

Ella la había necesitado, la quería, la deseaba. La había mordido porque la había deseado completamente, tan profundamente y apasionadamente como nunca había deseado a alguien.

Nunca dejaría que algo disminuyera ese recuerdo, especialmente si la memoria era lo único que debía tener.

—Pero no estamos unidas, ¿verdad?

—No lo sé—dijo Quinn—No lo creo, o Santana no se habría ido de tu lado esta noche, ni siquiera por unos minutos. Una para recién apareada es siempre inseparable, y el compañero del Alpha es generalmente muy posesivo sobre dejar al Alpha correr con los otros lobos.

—¿Incluso su centuri?

—Incluso nosotros—dijo Quinn—El compañero del Alpha nunca confía completamente en nadie para protegerla.

—Entonces todavía no estamos unidas, así que ella sigue estando a salvo—dijo, luchando contra una ola de tristeza que bordeaba la desesperación.

—Es posible—dijo Quinn—Espero que sí.

—Estás diciendo que si no nos unimos, ¿me matarás?—no estaba enfadada con Quinn.

De hecho, la respetaba, apreciaba su inquebrantable deseo de proteger a Santana.

—Si tengo que hacerlo, sí.

—¿Y qué hará Santana entonces?

—Ella me ejecutará—dijo Quinn.

—Pero ¿todavía me matarías, aunque eso significara que morirías? ¿La quieres tanto?

—Ella es nuestra Alpha. Soy la segunda—por primera vez Quinn apartó la mirada—Haría todo lo que tuviera que hacer para protegerla.

—No dejaré que pierda a su compañera y a su segunda. Eso la destruiría.

—Entonces toma otra compañera antes de que sea demasiado tarde, y ninguna de nosotras tendrá otra opción.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Miér Mar 21, 2018 9:55 pm

hola morra,...

se me hace que san va a buscar un millon de peros para no estar con britt, mero el instinto se me hace que va a ser mas fuerte!!!
bueno las dos ya dejaron las cosas mas que claras una muere, mueren las dos!!!
aunque vamos a ver como les va a las DOS buscando compañera jajajaja seeee!!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Jue Mar 22, 2018 12:31 pm

Vaya, que obstinacion me da con esa estupidez de que Brittany tiene seguro y porque si tomar una compañera que no sea Santana, me niego!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Jue Mar 22, 2018 7:27 pm

3:) escribió:hola morra,...

se me hace que san va a buscar un millon de peros  para no estar con britt, mero el instinto se me hace que va a ser mas fuerte!!!
bueno las dos ya dejaron las cosas mas que claras una muere, mueren las dos!!!
aunque vamos a ver como les va a las DOS buscando compañera jajajaja seeee!!!!

nos vemos!!!




Hola lu, jaajajajaja si lo hacia antes y ahora tmbn...no creo q cambie asik si, tienes toda la razón xD XD ajajajajaja XD jaajajajaaj si xD Mmm interesante, no¿? jajaja. Saludos =D






micky morales escribió:Vaya, que obstinacion me da con esa estupidez de que Brittany tiene seguro y porque si tomar una compañera que no sea Santana, me niego!!!!!




Hola, jaajajajaj xD ajajajajajaj son tal apra cual la vrdd, las dos cabeza dura, dura xD No me digas q sale quinn xD ajajajajaja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 22

Mensaje por 23l1 el Jue Mar 22, 2018 7:29 pm

Capitulo 22



Kitty frenó su automóvil frente a las puertas de hierro forjado de seis pies de altura que se extendían por la entrada de la casa de su papá.

Un enorme muro de piedra encerraba los diez acres que rodeaban inmediatamente la mansión de treinta habitaciones. Más allá de eso, otros cien acres de bosques fueron patrullados por los sicarios de su papá durante la noche y por guardias humanos durante el día.

Espero mientras las cámaras de video escaneaban su vehículo. Las puertas se abrieron en silencio y condujo la mitad de milla abajo de la calzada alineada del árbol y aparcó delante de la escalera de piedra que conduce a la entrada.

Antes de cruzar el amplio patio hasta la puerta principal, una morena sedosa, una de las criadas humanas de Zachary Wilde, la abrió.

La morena, con su vestido de clarete de raso de barro cortado entre los pechos llenos de flujo, levantó una cadera y sonrió indolentemente.

—Hola, Kitty.

—Hola, Angela.

Angela pasó su lengua lentamente entre sus labios y deslizó su mirada hacia su cuerpo.

—Te he echado de menos.

—Eso es inesperado—dio un paso por Angela y comenzó a bajar por el amplio vestíbulo central—Considerando que dejaste de salir conmigo para dormir con mi papá.

—Oh, no seas así—Angela cayó en su paso y unió su brazo a través de ella—Sabes que no te interesaba nada serio conmigo.

—¿Y crees que él sí?

—Dijo que me convertiría—Angela pasó la boca por el borde de su oreja—A menos que hayas cambiado de opinión y estés lista para el vínculo de sangre conmigo. Me encantaría ser tuya para siempre.

Se dio la vuelta y agarró los hombros de Angela, dándole una sacudida.

—Esto no es un juego, Angela. ¿Sabes por qué hay tan pocos vampiros? No muchos nacen, y los humanos que intentan convertirse por lo general mueren.

—Siempre eres tan seria—golpeó sus uñas de sangre roja contra su boca—Excepto cuando estás follando. Entonces estás salvaje.

Con una maldición, la dejó ir y subió al balcón del segundo piso. No se detuvo para reconocer al fornido Vampiro que estaba de guardia en la puerta de su papá, pero lo empujó a un lado y rompió a través de las pesadas puertas de caoba en la oficina designada.

La sala de techos altos estaba iluminada con lámparas de cristal colgadas.

Los ricos tapices de brocado adornaban algunas paredes, las estanterías de piso a techo cubrían otras.

Los pedestales de mármol en ambos rincones lejanos tenían inestimables jarrones chinos.

Espesas alfombras persas cubrían los pisos de madera. Ventanas elevadas frente a la puerta daban una vista impresionante de las montañas, una vista que su papá nunca volvería a ver a la luz del día.

Zachary Wilde estaba en el teléfono, y cuando la vio, murmuró unas palabras y colgó. Se recostó en su enorme silla de cuero y enderezó los puños de su camisa de seda negra.

—Esa fue una entrada impresionante.

Con su grueso cabello rubio largo con plata en las sienes, cara esculpida y penetrantes ojos verdes, parecía un pirata desplazado de otra época. Sabía que se parecían y siempre estaba irritada cuando la gente lo mencionaba.

Quería creer que cualquier parecido con su papá se detuvo en el físico.

—Dijiste que querías verme. Estoy aquí.

—Siéntate—dijo Zachary, indicando una de las sillas de cuero con un movimiento de su brazo—¿Puedo ofrecerte una bebida?

—No puedo quedarme.

Zachary se dirigió a una barra circular de madera pulida en un área sentada llena de sofás y sillas de cuero y vertió varios centímetros de escocés en dos vasos de cristal.

Retrocedió y le tendió una a ella lo tomó y lo dejó sobre la mesa junto a su silla.

—¿Cómo va tu investigación de Santana López?—preguntó su papá.

Mantuvo su expresión en blanco.

—No estoy investigando a Santana López.

—¿De Verdad? Me dieron a entender que tú y una reportera, Marley Rose, ¿no?, habían estado investigando

—Tu información es incorrecta—se puso en pie. Fuera lo que fuese su papá, no iba a dejar que Marley fuera atraída a sus oscuros juegos—No trabajo con reporteros.

—Kitty—dijo su papá con un tinte de decepción en su voz—Queremos las mismas cosas.

—No, no lo hacemos. No me interesa el poder ni la política.

—Deberías estarlo. Estás en línea para gobernar una de las familias más grandes del territorio.

—No quiero gobernar, y espero que estarás en el poder por un largo, largo tiempo. Quieres ser virrey, ¿verdad?

—No tengo ganas de desafiar a Francesca.

—De alguna manera lo dudo. ¿No es por eso que apoyaste el Éxodo? ¿Para ganar apoyo público cuando te mueves contra ella?—apretó su mandíbula—Necesitabas una nueva base de poder, una pública con dinero e influencia detrás de ella, pero creo que estás equivocado al esperar que los humanos se involucren en la política de los vampiros.

—Los seres humanos pasarán por alto las diferencias de especies si el precio es correcto—él se encogió de hombros con elegancia—Tú y yo no necesitamos estar en desacuerdo. Nuestros objetivos inmediatos pueden ser diferentes, pero no hay razón para que no podamos compartir información. Por ejemplo, me dieron a entender que podría haber un problema con los Weres. ¿Un brote de algún tipo?

—Soy detective de policía. No comparto información con nadie, especialmente con políticos.

—Tan noble—Zachary sonrió—Tú te pareces mucho a tu mamá.

Dio dos pasos hacia él, sus incisivos cortando sus vainas.

—Eso espero.

—Deberías ser cuidadosa en donde pongas tus lealtades, Kitty—dijo Zachary suavemente—Eres un Vampiro antes que cualquier otra cosa.

—No necesito que me digas quién soy—giró sobre sus talones y salió, la risa de su papá siguiéndola.

Cuando atravesó las puertas, se cerraron y se bloquearon detrás y condujo doscientas yardas a lo largo del estrecho camino tortuoso y se detuvo después de doblar una curva.

Observó su espejo retrovisor, esperando a que el coche que había estado siguiéndola se pusiera al día.

Cuando estuvo casi a su lado, voló de su coche y aterrizó con las piernas abiertas en medio de la carretera.

El coche se detuvo a unos cuantos centímetros de su cuerpo, la puerta del conductor se abrió y Marley saltó.

—¿Estás loca? ¿Qué es lo que te pasa? ¡Podría haberte matado!

—No lo creo.

Marley marchó a unos pocos centímetros de ella y plantó sus manos en sus caderas.

—Bueno, no quiero averiguarlo. Nunca vuelvas a hacer eso.

—¿Por qué me estás siguiendo?

—Porque sabía que si volvía a casa, no podría dormir.

Sonrió.

—¿Por qué no?

—No importa por qué no. ¿Quién vive aquí?

—Mi papá—dijo en tono sombrío.

Marley miró por encima del hombro hacia la extensa finca.

—Bonito.

—Realmente no.

—Me prometiste información.

—Por la mañana—dijo con exagerada paciencia.

—Son las cuatro de la mañana. Eso es de mañana en mi libro.

—Tengo trabajo que hacer.

—¿A las cuatro de la mañana?

—Soy un vampiro. Muchas de mis fuentes son Vampiros. Vivimos y trabajamos de noche.


******


—Sé lo que eres, muchas gracias—se frotó los brazos.

Todavía podía sentir el calor del cuerpo de Kitty presionado contra su espalda.

Había permanecido en el coche viendo el club después de que Kitty entró, preguntándose qué estaba haciendo y con quién lo estaba haciendo, imaginándola haciendo que alguien llegara al clímax mientras se alimentaba de ellos, corriéndose mientras bebía.

Se había vuelto loca con las imágenes.

Sabía que si volvía a casa se rendiría a las fantasías y tendría que masturbarse. Entonces se sentiría lamentable por estar tan excitada por alguien cuya idea de intimidad consistía en juegos mentales y sexo anónimo.

—Divertido—dijo Kitty—Por todas partes que vaya esta noche, la gente parece pensar que saben lo que soy—se volvió y se dirigió hacia su coche.

—¡Hey!—la siguió—¿A dónde vas?

—Vete a casa. Te llamaré dentro de unas horas.

Agarró el borde de la puerta antes de que Kitty pudiera cerrarla.

—Mira, lo siento.

Kitty se deslizó detrás del volante y la miró fríamente.

—¿Por qué?

—Tienes razón, no te conozco. Pero sé que eres un buen policía. Y soy una buena reportera—se inclinó hacia abajo—De todos modos, vas a hablar conmigo por la mañana. Así que déjame ir contigo ahora.

—¿Vas a seguir siguiéndome de otra manera? Sabía que estabas detrás de mí cuando salí del club.

Sonrió.

—Así que no soy muy buena en eso.

Kitty se rió.

—Voy a la morgue. Nos vemos ahí.

—¿Por qué cambiaste de opinión?

—¿No puedes estar satisfecha de que lo hice?—Kitty contestó.

—No. Me gusta saber las razones por las que las personas hacen las cosas.

—No todo el mundo quiere ser conocido, señorita Rose—Kitty apartó suavemente su mano de su puerta, la cerró y se alejó, dejándola en carrera para ponerse al día.




**********


Después de su caza con Andrew, Santana volvió a sus cuartos privados para ducharse y vestirse.

Quinn y Emily ya estaban esperando en el porche, después de haberla seguido a ella y a Andrew por el bosque.

Envió a Andrew de regreso al Compuesto, aunque no había pedido ser relevado. Estaba emocionado después de correr con ella, y sospechaba que necesitaba un enredo.

Permaneció durante mucho tiempo bajo el chorro fresco, esperando que su cuerpo se asentara.

La corrida y la matanza habían ayudado a amortiguar algo de su urgencia para reclamar a Brittany de nuevo, pero el hambre nunca había disminuido completamente.

Casi tan pronto como el intenso placer de su liberación se desvaneció, estaba lista otra vez. Había tenido que alejarse de Brittany, satisfacer sus necesidades primarias de alguna otra manera, o correr el riesgo de perder el control por completo.

Brittany se convirtió recientemente, todavía luchando por la armonía con su lobo, aun ajustándose al tremendo choque físico y psicológico de su transformación.

No podía esperar que ella entendiera lo que casi había sucedido en el bosque.

La rubia la inflamó, la llamó de una manera profundamente instintiva, agitó su necesidad de guardar y proteger y acariciar como nadie antes lo había hecho antes.

La primera vez que la había visto, cuando seguía siendo humana, había sido consciente de la conexión.

Brittany no la había temido, e incluso en medio del peligro de la joven, había conseguido calmarla.

Para estabilizar a su lobo.

Incluso Quinn, a quien amaba con todo su corazón, no podía tocarla en los lugares que Brittany había tocado.

Se secó con una toalla y sujetó el algodón húmedo contra su rostro.

Olía a Brittany.

La mezcla química que la marcaba como única, como Alpha, había absorbido las cininas de Brittany y las había incorporado.

La rubia la había marcado con una mordedura y ella la había marcado también a su vez.

Estaban muy cerca de completar un enlace de pareja.

Todavía estaba lista, llena, su lobo exigiéndole que terminara el apareamiento. Otra mordedura, otro acoplamiento intenso cuando su victus, sus esencias, estallaran y se fundieran, y serían parejas.

Brittany no podía saber nada de esto, no podía entender lo que estaba haciendo.

El impulso de la rubia para liberarse fue totalmente fisiológico, el resultado de su tumultuosa transición.

¿Cómo podía ella aceptar voluntariamente el vínculo cuando apenas podía manejar el caos dentro de su cuerpo todavía en evolución?

¿Cómo podría comprender que una vez apareada, se uniría físicamente y mentalmente a ella para toda la vida?

Y si muriera, también podría hacerlo.

Un miembro de una pareja acoplada rara vez sobrevivió a la muerte del otro.

Estaba segura de que su papá no habría sobrevivido si no hubiera decidido proteger a la manada hasta que pudiera ascender.

Él había comenzado a desvanecerse tan pronto como llegó a la madurez.

No había querido vivir sin su pareja.

No forzaría tal destino a Brittany.

No tomaría una compañera cuando mucho del futuro era incierto. Era un blanco de los humanos y Weres por igual, lo sabía.

Incluso si Brittany aceptara el riesgo, ella no lo haría.

Una compañera la haría vulnerable y la manada necesitaba toda su energía, toda su atención.

Era Alpha. Eso era todo. Eso era suficiente.

La distancia era la única salvaguarda contra otro acoplamiento impetuoso, Brittany debería estar bien durante al menos el resto del día, y cuando el frenesí resurgiera, tendría que tomar a otra persona.

Su necesidad sería demasiado fuerte, demasiado poderosa para que ella pudiera resistir.

Se imaginó que otro Were estaba complaciendo a la rubia, acariciándola y frotándola y provocándola para liberarse, recubriéndose con su esencia cuando entró en erupción para ellos.

Imaginó a Brittany mordiéndoles, forzándolos a correrse sobre ella, absorbiendo su olor.

El calor ardía a través de su pecho y empezó a moverse, su columna vertebral inclinándose, sus huesos faciales cambiando, alargándose, garras y caninos, un resplandor de plata explotando por el centro de su cuerpo.

Jadeando, se dejó caer de rodillas y luchó contra su furioso lobo.

No cambiaría.

No reclamaría una compañera.

No lo haría.

Quinn irrumpió en la habitación, Emily justo detrás de ella, la última menos dominante que la primera, ya estaba a mitad de cambiar, llamada por la ferocidad de su lobo.

El rostro de la ojiverde se contrajo de dolor mientras luchaba contra su propia necesidad.

—¿Alpha?—gruñó Quinn, buscando en la habitación signos de peligro con ojos de cazador.

—Todo está bien—todavía en sus rodillas, se obligó a enderezarse, aunque no podía sostenerse todavía.

Un elegante lobo marrón ahora protegía la puerta abierta contra los intrusos.

Emily.

—¿Qué es?—Preguntó Quinn, su respiración se alivió cuando ella se calmó y se puso de pie—Nunca antes había sentido tu llamada así.

—Nada de lo que tengas que preocuparte—pasó un brazo alrededor de los hombros de Quinn mientras pasaba su otra mano por la espalda de Emily.

Besó la cien de la ojiverde mientras la otra morena gemía suavemente y se frotaba contra su pierna

—¿Por qué no descansan un rato? Finn puede asumir el control.

—Estoy bien, Alpha—dijo Quinn rápidamente.

—Duerme un poco—susurró, frotándose la mejilla contra el cabello de rubio—Volveremos a la ciudad por la mañana.

Los ojos de Quinn se abrieron de sorpresa.

—¿Muy pronto?

—Sí—soltó a su centuri y se fue a su habitación para vestirse.

Después de ponerse unos pantalones de cuero estilo jeans, una camisa blanca de algodón y botas negras, regresó al Compuesto en busca de Brittany y Rachel.

Las encontró en el centro de la enfermería.

La rubia se había duchado y llevaba unos vaqueros limpios y una camiseta. Su mirada se dirigió inmediatamente hacia ella, y el calor se curvó a través de su vientre con el hambre en sus ojos.

Rachel, con el pelo castaño suelto y cayéndole delicadamente alrededor de su rostro, sentada junto a Brittany en un sofá junto a la chimenea, con los hombros casi tocándose.

Apenas logró evitar gruñir ante la proximidad de la castaña con la rubia.

—¿Has comido?—preguntó.

Tan pronto después de la transición tumultuosa de Brittany y su caliente acoplamiento, estaría peligrosamente agotada.

En su estado debilitado, era más susceptible al regreso del frenesí o incluso a la recurrencia de la fiebre.

Si hubiera estado pensando en lugar de estar medio enloquecida por la necesidad y tratando de ignorarla, se habría encargado de que Brittany tuviera el alimento adecuado.

—Sí, Rachel me arrastró de regreso al comedor—dijo Brittany, sonriendo a la castaña—Casi devoré todo a la vista.

Retumbó y caminó hacia el otro extremo de la habitación, dándole la espalda hasta que pudo controlar su temperamento.

Rachel había hecho lo que ella debería haber hecho, y debería estar agradecida con la médico por cuidar de Brittany.

En su lugar, quería arrastrar a la rubia lejos de la hermosa Were.

Cuando amortiguó su rabia posesiva suficiente como para caminar hacia ellas, notó la ansiosa manera en que Rachel se alejaba de Brittany.

—Gracias por cuidarla—dijo, acariciando brevemente la mejilla de Rachel antes de reanudar su paseo.

No podía estar cerca de Brittany sin un doloroso deseo de tocarla.

—Por supuesto, Alpha—dijo Rachel suavemente—Me siento honrada.


******


Miró desde Rachel a Santana, tratando de descifrar lo que no había dicho.

Podía sentir la agitación y podía oler la necesidad de Santana, quién merodeaba, un gruñido bajo y constante que emanaba de su pecho.

Dudaba de que estuviera consciente de ello.

Rachel lo estaba, sin embargo. Con cada segundo que pasaba, la castaña se puso más incómoda.

—Espera afuera—dijo en voz baja a Rachel, cuando ésta vaciló, sonrió—Todo está bien. Me gustaría hablar con la Alpha sola.

Cuando Rachel lanzó una mirada de aprensión en dirección de Santana, ésta asintió cortantemente.

—Nos encontraremos en la sala de tratamiento—dijo Santana—Adelante.

Esperó hasta que la puerta se cerró tras Rachel, y luego fue a Santana.

Quería calmarla, acariciarla, pero se cuidaba de que la furia cabalgara justo debajo de la superficie.

—¿Qué pasa?

—Nuestros científicos quieren estudiar algunos especímenes de ti, para entender lo que pasó.

—Bien—dijo inmediatamente—Estaba hablando con Rachel antes…

Santana gruñó, sus caninos parpadeando.

—Detente—murmuró. Sin preocuparse por el protocolo o lo que la manada podría pensar o incluso el peligroso resplandor en los ojos de Santana, le tomó la mandíbula y alisó su pulgar por la comisura de su boca—Eres todo lo que pienso. ¿No lo sabes?

Santana cerró los ojos y frotó su mejilla contra du palma.

—No quiero que te hagan daño.

Se permitió unos segundos más de tocarla, pero sabía que tenía que detenerse.

Quinn había dicho que aún le quedaba tiempo para romper cualquier vínculo que se formara entre ellas, y aunque sabía que arrancaría su corazón de su cuerpo para dejar a Santana ir, lo haría.

Si eso significaba mantenerla a salvo, se iría. Ella no tenía idea de dónde iba a ir o cómo iba a vivir o incluso si podría vivir.

Ya sentía una tremenda conexión con la Manada, con la comunidad de espíritus salvajes que llenaban el bosque con los sonidos y olores del hogar.

Por primera vez en su vida como si perteneciera a alguna parte.

Ella pertenecía a Santana, pero sabía que ésta estaba luchando contra las fuerzas que las unían.

Y comprendió por qué. Quinn lo había dejado muy claro.

Como la ojiverde, ella moriría antes de que dejara que algo le hiciera daño a Santana, cualquier cosa, incluso su propia necesidad por ella.

No permitiría que Santana se pusiera en peligro o debilitara a la Manada por su culpa.

El imperativo de proteger a Santana fluía a través de su sangre con más fuerza que cualquier otra necesidad que ella hubiera conocido, incluso su propia necesidad de sobrevivir.

Llamando a cada onza de fuerza que tenía, dejó caer su mano y se alejó.

—¿Quiénes son? ¿Tus científicos?—preguntó.

—Leroy y Nadia Berry. Los padres de Rachel—la voz de Santana era áspera, sus ojos la seguían como si ella pudiera seguir el camino de la presa en el bosque—Los principales expertos en la fisiología Were en el mundo. Desertaron de la manada Blackpaw cuando Rachel era una adolescente. Sobre el momento en que estalló la última escaramuza en las guerras de la manada y mi...nuestra Alpha fue asesinada.

—¿Entonces Rachel no nació en tu manada?—preguntó.

—No—dijo Santana—Mi mamá permitió que su familia inmigrara.

—¿Eso es inusual?

—Nuestras Manadas han estado en guerra durante siglos. Los miembros de mi manada han tenido sus líneas enteras borradas en el conflicto. Muchos no estaban de acuerdo con la decisión de mi mamá, pero ella era Alpha.

—¿Qué quieren de mí?

—Muestras de sangre. Una biopsia muscular, si estás de acuerdo.

—Por supuesto—captó el furioso flash en los ojos de Santana—¿Qué? ¿Qué más?

—Nada.

Sacudió la cabeza.

—Hay más, y por alguna razón no quieres decírmelo.

Gruñó en advertencia.

—No. No puedes protegerme de esto.

—Puedo—Santana gruñó.

—No—dijo suavemente—Sé que quieres. Sé lo que significa Alpha. Sé lo fuertemente que eres impulsada a proteger a todos en el Manada. Lo vi con Lexa la noche que nos conocimos. Creo que eso es cuando yo...—se contuvo antes de confesar lo que debía permanecer en silencio.

Quería tocarla tan mal, pero sabía que no podía. Pero tenía algo que podía dar.

Ella tenía su cuerpo y lo que estaba pasando dentro de él. Podría ayudar a Santana.

Ayuda a la manada.

—Necesitas... necesitamos saber por qué los humanos están mostrando signos de fiebre Were. Necesitamos entender por qué sobreviví cuando la mayoría no. Sabes que tengo que hacer esto.

—Tu sangre. Una muestra de tejido—replicó Santana—Eso es todo.

—¿Qué más? ¿Qué más quieren?

Santana estaba de repente justo delante de ella, el cuerpo presionado en su contra, las manos en su pelo, la boca contra su oreja—Harás lo que te diga. No quiero hacerte daño.

Se hundió en el calor del cuerpo de Santana, su carne moldeando los planos duros y sutiles curvas de la forma dela morena.

Dibujó su olor, se sintió endurecer y palpitar y le lamió el débil rocío del cuello y su piel brilló.

—Me haces tan lista tan rápido.

—No debería tocarte así—susurró Santana, su cuerpo vibró contra el suyo. Sus garras rozándole el cuello—Es demasiado pronto para que puedas controlar el frenesí.

—No es frenesí—susurró.

—Estoy acostumbrada a tocar mis lobos. Lo siento—Santana la soltó, con su rostro endurecido—No estás lista para el manejo casual.

Se estremeció con la brutal sensación de ser cortada a la deriva, de estar terriblemente, horriblemente sola.

—Lo entiendo, Alpha.

—Deberíamos dejar que Rachel consiga las muestras.

—Por supuesto—sus piernas eran inestables, su estómago con calambres.

Apenas podía controlar la dolorosa necesidad de tocar a Santana. Sólo tocarla.

Si no podía estar cerca de ella, tenía que estar mucho más lejos.

—Vamos a hacerlo. Quiero respuestas tanto como tú. Me gustaría poder volver a mi vida.

—Tu vida está ahora con la manada—dijo Santana con un tono oscuro y siniestro.

—Tengo otra vida que es igual de importante para mí—caminó hacia la puerta y la abrió sin mirar atrás, esperando que Santana no hubiera escuchado la mentira.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Jue Mar 22, 2018 9:24 pm

hola morra,..

ajora a jugar a ver quien miente mejor,...
bueno britt tiene la intención de cumplir lo que dijo a quinn,.. saldrá??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Vie Mar 23, 2018 6:22 am

Saben que, estoy aburrida de esta tonteria de que Santana no pde star con Britt pero si pde estar con su fastidiosa sobadera con esos benditos lobos de su manada, no pde sentir que le pica una garra cuando ya Quinn, emily y el bosque entero tienen que acudir, que exageracion!!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Isabella28 el Vie Mar 23, 2018 6:33 am

Britt tiene una vida tambien, yo creo que deberia irse y no ponerse a esperar que santana se decida.
avatar
Isabella28
*******
*******

Mensajes : 407
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Vie Mar 23, 2018 8:13 pm

3:) escribió:hola morra,..

ajora a jugar a ver quien miente mejor,...
bueno britt tiene la intención de cumplir lo que dijo a quinn,.. saldrá??

nos vemos!!!




Hola lu, jajaajajjaajaja no lo pudiste describir mejor ajjaajaja xD Mmmm por lo menos esta la intención, no¿? xD Saludos =D






micky morales escribió:Saben que, estoy aburrida de esta tonteria de que Santana no pde star con Britt pero si pde estar con su fastidiosa sobadera con esos benditos lobos de su manada, no pde sentir que le pica una garra cuando ya Quinn, emily y el bosque entero tienen que acudir, que exageracion!!!!!!!





Hola, jajajaajaajajajajajajaj xD la vrdd yo tmbn, e insito q se entiende q es al alfa, y los demas lobos si o si tienen q cumplir con todo lo q refiere a ella, pero negarse a tener algo q puede ser serio, duradero o hasta eterno ¬¬ Xq ni con sus propia manda quiere algo...bn claro lo deja...kiere estar sola siempre¿? Saludos =D






Isabella28 escribió:Britt tiene una vida tambien, yo creo que deberia irse y no ponerse a esperar que santana se decida.




Hola, aaah eso sería muy bueno tmbn a ver si así santana se da cuenta de lo q esta perdiendo ¬¬ Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche I (Adaptada) Cap 23

Mensaje por 23l1 el Vie Mar 23, 2018 8:15 pm

Capitulo 23




Marley aparcó junto a Kitty en un terreno casi vacío detrás del complejo municipal de Lark y Madison.

La morgue de la ciudad estaba en el sótano de uno de los edificios más antiguos.

Kitty condujo el camino a través de un laberinto de callejones mal iluminados y pasarelas a un oscuro muelle de carga. Mientras subían las estrechas escaleras de concreto hacia la plataforma elevada, le ahuecó el codo.

El gesto era extrañamente cortés y encontró que le gustaba. Agitada, se apartó.

—¿Seguro que quieres bajar?—preguntó Kitty mientras presionaba el timbre junto a las pesadas puertas de metal.

—No tengo miedo de los muertos—dijo.

Kitty le lanzó una sonrisa sardónica.

—¿Incluso cuando son animados?

—Ya sabes la respuesta, ¿no?

—A veces nos sentimos atraídos por lo que más tememos.

—Mira—dijo—Hagamos algo claro. No tengo miedo de los vampiros y no me siento atraída por ellos, tú tampoco.

—Es bueno saberlo.

Por alguna razón la respuesta de Kitty la irritó, pero no tuvo tiempo de reflexionar sobre su molestia porque las puertas se abrieron y un hombre las miró con una expresión beligerante en la cara.

Era delgado, pero se notaba que tenía más fuerza de la que debería, con una melena salvaje de cabello castaño enmarañado.

—Hola, Mason—dijo Kitty—¿Está Samara aquí esta noche?

El hombre sonrió y su rostro se transformó de feroz en amistoso.

—¿Cómo estás, Kitty? Hemos estado muy ocupados. Gran pila en el Northway—sostuvo la enorme puerta de par en par—Samara está en el tres.

—Gracias. No nos quedaremos mucho tiempo.

—¿Quién es ese?—susurró mientras seguía a Kitty por los pasillos torcidos.

Sus pasos rebotaron como disparos a través de la quietud antinatural. El aire olía débilmente a muerte y desinfectante.

—Mason Mccarthy. Es un…ayudante de autopsia.

—¿Qué otra cosa es?—murmuró.

—Adivina. Tu radar Praetern es bastante bueno.

Pensó que vio una breve sonrisa parpadeando en el rostro habitualmente compuesto e ilegible de Kitty, y se dio cuenta de que le gustaba hacerla sonreír.

—¿Quién es Samara?

—Dra. Samara Cook. Ella es la supervisora del turno de noche.

—¿Ella tiene que trabajar por las noches?—Kitty se detuvo frente a otro conjunto de puertas dobles, éstos con ventanas de cristal a través del cual podía ver una sala de autopsias reluciente—Ella no es un vampiro, si eso es lo que quieres decir—dio un puñetazo en la pared y las puertas se abrieron—Sólo les gustan.

Tan pronto como entraron en la habitación, la razón de la observación de Kitty era obvia.

La mujer rubia, usando matorrales y dictando en un micrófono mientras se inclinaba sobre un cuerpo en una mesa de autopsia, echó un vistazo a Kitty y detuvo lo que estaba haciendo.

Se quitó los guantes y apagó el micrófono, luego prácticamente corrió por toda la habitación para encontrarse con ellas.

—Kitty—Samara dijo sin aliento, ignorándola como si ella fuera invisible—Dime que esto no es negoció.

—Lo siento—murmuró Kitty—Me temo que sí.

Samara corrió una uña corta y esculpida a lo largo del borde de la mandíbula de Kitty y se inclinó tan cerca que sus pechos le tocaron el pecho.

—Podríamos guardar los negocio para después del placer.

Tenía un impulso abrumador de agarrar el dedo que lentamente se arrastraba por el cuello de Kitty y lo encajaba como una rama seca.

Si no hubiera notado que la ojiverde sutilmente se alejaba hasta que hubo espacio entre ella y el médico forense, ella podría haberlo hecho. La reacción la confundió totalmente.

No era ordinariamente celosa ni siquiera de las mujeres con las que salía, y eso ciertamente no era la situación con la detective vampiro.

—Debería terminar en otra hora—dijo Samara con un suspiro—Tal vez podrías regresar entonces y podemos tener...el desayuno...juntas—se volvió hacia ella con una sonrisa sorprendentemente amistosa—¿A menos que tengas planes de darle de comer?

—Golpea tu misma—dijo bruscamente y Kitty rió.

La sonrisa de Samara brillaba.

—Gracias. Espero que sí—acarició el brazo de Kitty—¿Qué necesitas? Ahora, quiero decir.

—Una Jane Doe vino hace dos noches desde el ER en AGH. Un adolescente, mujer. ¿Tienes un COD todavía?

—Creo que Kerry lo hizo—dijo Samara, ahora toda negocios—Tendré que revisar el archivo—la miró de nuevo—¿No he cogido tu nombre?

—Esta es Marley Rose—dijo Kitty—Ella está conmigo.

—De acuerdo...¿pero sabes que todo esto es preliminar?

—Definitivamente—dijo Kitty, su voz lánguida y seductora. La expresión de Samara se suavizó y sus ojos brillaron.

—¿El informe?—preguntó con irritación.

Kitty se rió y Samara parpadeó, como si despertara de un sueño agradable.

La rubia de ojos azules las condujo a una pequeña oficina llena de gente, con gráficos llenos por todas partes, varias tazas de café vacías y precarias en el borde del escritorio, una bolsa de deporte abierta en una esquina y raquetas de tenis que se derramaron.

Ella y Kitty estaban de pie, ya que las únicas sillas estaban cubiertas de revistas, mientras Samara buscaba archivos y, finalmente, venia con una sola hoja de papel. La leyó y la dejó caer sobre el escritorio.

—El shock tóxico es el diagnóstico preliminar.

—Shock tóxico—repitió, anotando notas en su bloc. Ni siquiera pensó en intentar su grabadora—¿Un agente infeccioso? ¿Algún tipo de bacteria o algo así?

Samara levantó una ceja en la dirección de Kitty y ésta asintió con la cabeza para que continuara.

—Los resultados de la cultura indican que no hay agente bacteriano o viral ante su mirada de confusión, Samara continuó—Más probable es una quimiotoxina de algún tipo.

—¿Quimiotoxina? ¿Cómo el sarín?

—Como cualquier número de venenos.

—¿Pero algo así podría ser contagioso?—preguntó Kitty.

—En teoría, absolutamente—dijo Samara—Dependería del método de transferencia, de la vida media de la droga, de la DL50—se contuvo con un movimiento de cabeza—Lo siento, LD50 es una medida general de la toxicidad de cualquier agente, literalmente significa la dosis a la que se produce el cincuenta por ciento de mortalidad.

Garabateó locamente.

—¿Pero no has aislado a este...agente?

—Como he dicho, este es el caso de Kerry, pero es difícil para nosotros aislar a un agente desconocido porque no sabemos cómo probarlo. Podemos decirte lo que no es, pero es muy difícil decirte lo que es.

—¿Algo más que pueda ser útil?—preguntó Kitty.

—No lo creo...—Samara volvió a mirar el gráfico—Espera un minuto. ¿Dijiste que esta Jane Doe murió en el ER? ¿No era una paciente hospitalizada por mucho tiempo?

—No, ¿por qué?—preguntó.

—El examen externo mostró múltiples sitios de acceso intravenoso. Mucho más de lo que se anticiparía durante una simple reanimación de emergencia. Espera, déjame mirar las fotos del cuerpo—Samara introdujo algo de información en la computadora en el escritorio y ordenó varias imágenes en el monitor—Muchos de estos sitios de punción parecen más viejos que un día o dos—despejó las fotos y las miró con el ceño fruncido—Si tuviera que adivinar, diría que esta chica había sido hospitalizada en algún lugar inmediatamente antes de llegar a la sala de emergencias.

—Gracias—dijo Kitty—Te agradecería que mantuvieras nuestra visita entre nosotras.

Samara sonrió lentamente.

—¿No lo es siempre?

Guardó silencio mientras salían.

Cuando llegaron al estacionamiento, el sol se estaba levantando. Kitty se metió las manos en los bolsillos y se detuvo, observando atentamente el reluciente cielo.

Esperó, permitiéndole el momento privado.

—¿Qué piensas?—preguntó cuándo la ojiverde volvió a caminar.

—Tú dímelo—dijo Kitty—Eres la reportera de investigación.

Había estado despierta toda la noche y, a pesar de su entusiasmo por la nueva información, se sentía maliciosa.

—Creo que Samara está muriendo por ti para que hundas tus colmillos en ella.

—Te aseguro que no moriría. Y el término colmillos es insultante.

—Ya sabes lo que quiero decir—se detuvo al lado de su coche—¿Es una de tus habituales?

—Solíamos salir—dijo Kitty—Ahora ella hospeda para mí de vez en cuando.

—Te alimentas y ella se corre—sabía que sonaba petulante, y nunca era petulante.

Ella estaba teniendo dificultades para conseguir la forma de hambre en que Samara había mirado a Kitty fuera de su mente.

La expresión de la ojiverde nunca cambió.

—Creo que ya hemos establecido que así es como funciona. ¿El caso?

—Algo, no, un montón de cosas no suman—dijo, arrastrando su mente a los negocios—¿De dónde vino la Jane Doe? ¿Dónde estaba antes de llegar al hospital? Si realmente era una paciente en algún lugar, ¿por qué no transferirla legítimamente, por qué el secreto? ¿Y por qué me llamas y me cuentas sobre ella si quieres mantenerlo en secreto?

—No lo sé—dijo Kitty—, Pero creo que es hora de que le preguntemos al lobo Alpha las mismas preguntas.

—¿Cuándo?—preguntó con ansiedad.

Ya no estaba cansada.

—Ya que mi participación no es realmente oficial en este momento—dijo Kitty—, Puede que no sea tan fácil. La llamaré y veré si puedo organizar una reunión para esta noche.

—¿Me llamarás cuando…despiertes?

—Duermo durante el día, Marley—dijo con un toque de diversión en su voz—No muero.

—No pienses que puedes dejarme alto y seco en esto. Porque te lo prometo, si no me llama, te perseguiré.

—De eso, señorita Rose—dijo con ironía—, No tengo ninguna duda. Que tengas un buen día.

Observó cómo la ojiverde se alejaba y no pudo evitar pensar en la oferta de Samara de darle de comer.

Se preguntó si Samara o alguien como ella estaría ahí para Kitty cuando despertara. Con la misma rapidez, empujó las imágenes y el estremecimiento de ira que la acompañaba de su mente.




************


Brittany, extremadamente consciente de que Santana estaba a unos cuantos centímetros de distancia, estaba en la puerta del laboratorio y evaluó la sofisticada configuración mientras Rachel hablaba por teléfono.

Una mesa de operaciones con tres lámparas halógenas circulares situadas encima ocupaba el centro de la sala grande.

Varias hileras de bancos de trabajo en una esquina tenían equipos médicos de última generación: espectrómetros de masas, centrífugas, cromatógrafos de gases, analizadores hemolíticos.

Los gabinetes de vidrio contenían paquetes de instrumentos, filas de drogas y otros suministros. Una máquina anestésica fue unida por conductos multicolores a las salidas de oxígeno y anestésico en el techo y una máquina portátil de rayos X ocupó un hueco adyacente.

Un laboratorio y un quirófano de este tipo requerían personal especializado para capacitarlo, Weres como Emma y Rachel, quienes habían sido entrenadas en instituciones humanas y habían devuelto sus habilidades y conocimientos a la comunidad Were.

Recordó que su propio pronóstico estaba lejos de ser seguro y ansiosa de arrojar alguna luz sobre el proceso de la enfermedad, caminó hacia la mesa de operaciones de acero inoxidable reluciente y se sentó sobre la superficie acolchada de vinilo.

No miró a Santana, que estaba de pie con los brazos cruzados sobre el pecho y una expresión apretada en su rostro.

Ésta no había dicho una palabra en su camino para unirse a Rachel, pero su agitación era palpable, imposible para ignorar incluso si el gruñido constante de bajo nivel no había comenzado de nuevo.

Sintiendo el disgusto de Santana sólo hizo que quisiera tocarla más. Sus miembros vibraron con la necesidad de ir a ella, acariciar la tensión de su cuerpo y aliviar su preocupación.

Quería, necesitaba, calmarla.

—Creo que deberías esperar afuera, Alpha—dijo, estirándose sobre su espalda con la esperanza de parecer relajada—Todo esto es sólo rutina.

—No, no lo es—Santana estaba de repente al final de la mesa, cerniéndose sobre ella con los brazos apoyados a ambos lados de sus piernas—Me quedaré.

El calor del cuerpo de la morena flotó sobre ella como una manta que la cubría en una fría noche de invierno.

Transportada, sintió su rostro enterrado en una gruesa piel plateada, sintió que el fuerte cuerpo musculoso de Santana se enrollaba alrededor del suyo en el refugio de un pino caído.

La morena olía a hogar y seguridad, protegiéndola, custodiándola, incluso cuando la protegía. Jadeó ante la viva imagen y el olor de Santana llenó su pecho, la agitó.

Excitada. Agitada, llena y lista, se retorció inquieta.

Rachel guardo su celular y empujó un carrito de acero inoxidable hacia la mesa.

—Acabo de hablar con mi mamá sobre lo que necesitan—le sonrió—Empezaremos con las cosas simples, y podremos parar cuando quieras.

—Sólo toma todo lo que necesites.

—Dime lo que vas a hacer—Santana exigió.

—Una batería de análisis de sangre primero, buscando componentes virales, toxinas químicas, inmunoglobulinas, neurotransmisores alterados...—Rachel se encogió de hombros—Cualquier cosa que pudiera explicar la temperatura elevada—miró a Santana, como si pidiera permiso—Debido a que Brittany era humana, no podemos asumir lo que provocó que los síntomas de la fiebre fueran lo mismo para ella como para uno de nosotros.

Levantó la cabeza y se concentró en Santana, que aún se inclinaba sobre ella.

—¿Qué desencadenantes tuvieron fiebre Were?

—Nosotros—dijo Santana suavemente, sus ojos de lobo-oro clavados en ella—Eres un lobo Were ahora. Eres mía ahora.

Su pecho se apretó ante el tono posesivo de la voz de Santana.

Se había educado a sí misma para no preocuparse por ser una extraña, el no importarle si no pertenecía a ninguna parte ni a nadie, y con el paso de los años, había llegado a creer que esas cosas no importaban.

Se había equivocado.

Quería pertenecer a Santana.

—Nosotros, entonces. ¿Qué causa la fiebre en nosotros?

Rachel miró a Santana, y cuando ésta asintió, dijo:

—Argyria, envenenamiento de plata. El metal se ioniza y produce hipertermia y descomposición celular. La mayoría de las víctimas mueren por colapso sistémico debido a rabdomiólisis y hemorragia masivas. Los que no mueren cambian sin la capacidad de controlar a sus lobos.

—Y se vuelve rabiosos—terminó.

Cuando eso ocurriera, Santana haría ejecutar al rabioso Were. Pensó en el fragmento de plata que abía sacado del hombro de Lexa, y lo cerca que la adolescente había llegado a la muerte.

Una feroz necesidad protectora brotó en ella al pensar en cualquier cosa que le ocurriera a Lexa o a los chicos o cualquier otro Were, y gruñó.

—Guardamos ese conocimiento por razones obvias—dijo Santana en voz baja, frotándole la pierna—No te preocupes, nuestra Manada está protegida.

Asintió con la cabeza, confortada por el tacto de la morena. La certeza en su voz.

—Puesto que los humanos no son susceptibles a la intoxicación por plata, tiene que ser algo más.

—Sí—dijo Santana con tristeza—Los humanos no deben ser susceptibles a la fiebre Were excepto en el caso muy poco probable de ser mordido por Weres rabiosos. Entonces los niveles de la toxina son muy altos y capaces de transmitir la enfermedad, como los humanos infectados por Ebola o fiebre hemorrágica. Es por eso que ejecutamos Weres tan pronto como muestran signos de ser rabiosos.

—Pero yo fui mordida por una humana—dijo—, Y por lo que tú...nosotros... sabemos, ella no lo contrajo de un rabioso Were.

—Exactamente—dijo Santana.

—Así que ella y yo hemos contraído algo anómalo. Algo que podría ser aún más peligroso—miró a Rachel—También necesitamos especímenes de una de las otras víctimas humanas.

—Lo sé. Mi papá lo está intentando, pero no queremos revelar por qué necesitamos la información.

—Entonces es aún más importante que consigas todo lo que puedas de mí—se sentó y desabotonó sus pantalones vaqueros.

Santana retrocedió de la mesa y ella se quitó los pantalones, despreocupada por su desnudez.

—Vamos a obtener la sangre primero, luego una biopsia muscular. Utiliza mi pierna para el tejido, y toma varios especímenes de núcleo. Necesitarás preparaciones de tejido fresco, por lo que sólo anestesia la piel.

—Eso va a ser doloroso—dijo Rachel.

—Estaré bien—se recostó y se obligó a relajarse, muy consciente de que Santana caminaba de un lado a otro en el extremo de la mesa—Santana, por qué no.

—No.

Rachel envolvió un torniquete alrededor de su bíceps y llenó media docena de viales multicolores con sangre. Después de haberla etiquetado y guardado, preparó una serie de trocares de biopsia y los alineó en una bandeja.

—¿Estás lista?—preguntó Rachel.

—Sí, adelante—dijo.

—Con cuidado—Santana agarró el brazo de Rachel—Su lobo reaccionará ante el dolor y Brittany podría no ser capaz de controlarla.

—Alpha—dijo Rachel suavemente—, Si pudieras sentarte junto a Brittany mientras hago esto. Su lobo te conocerá...

—Si—Santana apretó su mandíbula y tiró de un taburete junto a la mesa y colocó un brazo sobre su pecho, mientras que le clavo a Rachel una dura mirada—Te detendrás si te lo digo.

—Sí, por supuesto—dijo Rachel con un rápido asentimiento de cabeza.

Cubrió la mano de su Alpha y miró sus ojos preocupados.

—Estoy bien. No necesitas…

—Tranquila—dijo Santana suavemente, acariciando el pelo—Voy a cuidar de ti.

No se movió ante el dolor de calambres en su muslo cuando Rachel deslizó el trocar de un cuarto de pulgada de ancho en el músculo y cortó un cilindro de tejido libre. Aunque notó una creciente sensación de hipervigilancia, una oleada de agresividad, no estaba preocupada.

No tenía miedo del dolor.

Cuando Rachel tomó la segunda biopsia, el dolor aumentó y se tensó reflexivamente.

Santana gruñó.

—Estoy bien—dijo, acariciándole el brazo.

—¿Estás casi listo?—preguntó Santana, con los ojos completamente dorados, los huesos en la cara afilados y peligrosos.

—Sólo una más—dijo Rachel en voz baja—¿Brittany?

—Sí. Adelante—agarró el brazo de la Alpha cuando otra oleada de dolor se disparó profundamente en su muslo.

Sus garras se dispararon y arañó líneas superficiales por el antebrazo de la morena, ésta se inclinó y pasó la lengua por el borde de su mandíbula. Su voz era ronca y baja.

—Me gusta.

—Santana—murmuró, su clítoris pulsando fuerte—Algo me está sucediendo.

—Tu lobo se siente desafiado. La agresión siempre produce una respuesta sexual. Es normal—Santana envolvió su mano posesivamente alrededor de su nuca.

Observó cómo los ojos de la morena ardían y sabía que ella también se había preparado.

La llamada de Santana inundó sus sentidos. Quería frotarse contra ella, lamerla, morderla.

Con la voz quebrada, dijo:

—Rachel, ¿qué más querían?

Cuidadosamente sin mirarla, Rachel se ocupó en almacenar los especímenes en contenedores de transporte.

—Pedían...fluidos corporales.

—No—respondió Santana.

—¿Qué fluidos?—jadeó, no tenía mucho tiempo antes de que no pudiera pensar más.

Le dolía, quería a Santana. Pero no podía, no podía tenerla.

Tomarla. Reclámala.

No podía y se estaba quedando sin tiempo.

—¿Qué Rachel, qué?

—Hisopos bucales—Rachel dudó—Secreciones vaginales. Y Victus, si podemos conseguir que produzcas un espécimen.

Santana se disparó en sus pies, sus caninos descubiertos.

—No lo harás liberar.

Claramente conmocionada, Rachel exclamó:

—No, Alpha, sólo quería decir...

—Lo siento—dijo Santana al instante, deslizando el dorso de sus dedos sobre la mejilla de la médico—Sé que estás haciendo lo que hay que hacer.

—Lo entiendo, Alpha—susurró Rachel.

Se estremeció, su piel resbalosa y caliente. Santana alisó su mano sobre su pecho por su vientre. Frotó los duros músculos y pasó los dedos por la fina línea oscura en el centro de su abdomen.

Gimiendo, se arqueó ante la caricia.

—Ya ha tenido suficiente. Está al borde del frenesí.

—Iré—dijo Rachel.

—Espera—jadeó—Coge los hisopos. De mi piel también. Ahora estoy segregando feromonas—alzando la mano, palpó cuidadosamente las profundas hinchazones alrededor de su clítoris extendido.

Estaba tensa, palpitante, y la menor presión era dolorosa y exquisitamente placentera.

Quería agarrar la mano de Santana y apretarla entre sus piernas.

Tenía que conseguir que Santana saliera de la habitación antes de perder el control por completo.

—Creo que también puedo conseguirte el otro.

—Me daré prisa—Rachel rápidamente rozó un bastoncillo de algodón sobre su hombro, luego probó el interior de su boca. Finalmente, le entregó varios hisopos más a Santana—Alpha, si pudieras ayudarla con el resto, esperare afuera.

Después de que Rachel saliera corriendo, le dijo a Santana:

—Deberías irte. Puedo hacerlo—apenas se aferraba.

Quería a la morena dentro de ella tanto.

Quería que la morena se corriera en su boca.

—Estás temblando demasiado para hacer algo ahora mismo—Santana deslizó su mano por el interior de su muslo y abrió suavemente las piernas y separó cuidadosamente su sexo y la limpió. Un rumor salió de su pecho—Mira cómo de lista estás. Tan fuerte y hermosa.

—Lo siento, no puedo...tengo que...—cerró los ojos y masajeó su clítoris. Sus glándulas palpitaban bajo sus dedos penetrantes y gimió—Por favor, vete.

Santana le apartó dedos.

—Voy a hacer esto.

Rodó la cabeza de un lado a otro, gimiendo mientras la acariciaba y apretaba.

—Eres tan buena. Vas a hacer que me corra sobre mí.

—No—Santana gruñó, inclinándose para besarla—, Voy a hacerte correr por todos lados en mí—le hundió la lengua en su boca, burlándose y chupando y mordiendo.

Le agarró la camisa y la destrozó, luego abrió su propia camiseta. Alzando la cabeza, clavó sus garras en los hombros morenos y se frotó los pechos sobre los de Santana.

Empujó contra la mano que trabajaba entre sus piernas.

—Si acaricias dentro de mí, correré por ti.

—Espera—Santana gruñó contra su boca—Déjame conseguir lo que Rachel necesita la primera vez. Si te tomo, no pararé hasta que estés vacía.

—Rápido—se apoyó en los codos y observó cómo la masturbaba—Oh, sí, así. Justo así. Está cerca. Ahora—sus caderas saltaron y rugió ante el primer choque de liberación.

Bombeando en la mano de Santana, se dejó caer sobre la mesa. Entonces estaba dentro de ella, empujándola, conduciéndola hacia una liberación aún más poderosa.

Se corrió con fuerza e inmediatamente se corrió otra vez. Luego fue levantada en los brazos de Santana y sus piernas se cerraron alrededor de su cintura.

Los caninos de la Alpha se clavaron en su hombro y se corría por todo el vientre de Santana, inundándola, marcándola.

—No dejes que te muerda—gritó—Oh Dios, no dejes que te muerda.


******


—No te preocupes—cayó de rodillas, su cabeza enterrada en la curva del hombro de la rubia abrazándola contra su pecho cuando entró en erupción dentro de sus pantalones de cuero.

Tembló incontrolablemente y su lobo se volvió loco, aullando por su mordida y la liberación final.

—No te dejaré.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Vie Mar 23, 2018 9:22 pm

hola morra,...

que no le muerda,... si aja!!! demasiado tarde!!
san ya la reclamo aunque se sigan negando,.. "por el bien de la manada"!!!
a ver si consigne la info marley y kitt??

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 22. Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 13 ... 22  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.