Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Últimos temas
» FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19
Hoy a las 7:11 am por micky morales

» FanFic Brittana: Medianoche V (Adaptada) Cap 11
Hoy a las 7:05 am por micky morales

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «When to tell it»
Ayer a las 7:44 am por Klainefan

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 25 y 26
Dom Nov 11, 2018 6:38 am por micky morales

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Jue Nov 01, 2018 7:11 pm por micky morales

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Sáb Oct 27, 2018 4:38 pm por Tati.94

» BRITTANA Las Abandonadas
Sáb Oct 27, 2018 4:23 pm por Tati.94

» Continuación de ''Eres lo mejor que me ha pasado'' Capitulo Final.
Vie Oct 26, 2018 10:13 pm por Tati.94

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 10 y 11 fin
Mar Oct 09, 2018 6:31 am por micky morales

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Jul 27, 2018 9:17 pm por Sanny25

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
micky morales
 
Klainefan
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com
Publicidad

FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Página 8 de 19. Precedente  1 ... 5 ... 7, 8, 9 ... 13 ... 19  Siguiente

Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Vie Mayo 25, 2018 8:25 pm

Capitulo 10




Los cinco fueron dejados en la mesa cuando Puckerman se fue permaneciendo en silencio por un momento.

Puckerman había dado a entender que Santana estaba a cargo de las tuercas y atornillar aspectos de la operación, sin embargo todos ahí se sentaron en medio del territorio de Kitty.

Santana y Kitty se miraron entre sí a través de la extensión de piedra lisa negra. Mike y Kurt las miraron.

La Oficial Quinn miraba hacia delante, con los ojos fijos en algún lugar sobre el río Delaware.

—¿Cuál es tu plan?—preguntó finalmente.

No había ningún punto en el trazado de líneas en la arena sobre cuestiones falsas.

Ella y Mike no podían hacer lo que Kitty y Kurt podían. Lo más probable era que ni siquiera llegarían al punto de arrestar a nadie.

Puckerman estaba detrás de algo con esta expedición de pesca, no tenía ninguna duda de eso, pero había más humo en la habitación ahora que antes de la reunión.

—Este tipo de operación de vigilancia en Internet no es nuevo—Kitty dijo con un encogimiento de hombros—Y como Puckerman dijo, por lo general implica un gran número de horas-hombre para algo que a menudo produce resultados efímeros.

—Como arrestar prostitutas—Mike comentó—Ningún porcentaje en ello.

—Exactamente.

—Entonces por qué no se le ha dado una docena de personas para sentarse aquí y navegar por Internet inundando el sistema y maximizar sus retornos—Santana persistió.

—No te puedo decir. Es costoso, no hay muchos agentes con conocimientos informáticos fácilmente disponibles, o...—consideró sus palabras con cuidado, porque no conocía a la policía rubia en absoluto.

Estaba molesta por este hecho también, había sido desde la primera llamada telefónica que había venido de Washington pidiéndole que dirigiera el lado de la computadora de la investigación.

—Él quiere limitar el número de personas expuestas a la operación.

Santana asintió.

Esto sonaba como una sensación de que había una agenda oculta debajo de los objetivos declarados de la investigación. Y no había nada que hacer más que hacer el trabajo y mantener los ojos abiertos.

—¿Te dio algo específico para trabajar?

—En realidad, sí—Kitty afirmó—Probablemente hay 100.000 sitios que suministran imágenes sexuales de niños en todo el mundo. Muchos de ellos relacionados con transacciones de tarjetas de crédito en línea y sitios de facturación que aceptan Visa, MasterCard y American Express. Al tratar de localizarlos a través de su registro de dominio, resultan que están en los Balcanes o Bali o algún otro lugar aún más remoto.

—Intocables—Kurt comentó.

—Correcto—Kitty coincidió—Un lugar más rentable para buscar son las empresas de alojamiento web. La mayoría de los sitios de pornografía son explícitos acerca de su contenido cuando se registran con un servidor, ya sabes nombres ingeniosos como underagenymphos.net y lolitaland.com. La Sección de Justicia de Explotación Infantil y Obscenidad nos ha dado una lista pre-protegidas de potenciales compañías con sede en Estados Unidos que se especializan en los sitios de pornografía. Voy a empezar ahí, buscando por cruce de referencias a cualquier cosa en el corredor noreste como su punto de origen. Si hay un gran proveedor, particularmente una línea de transmisión en vivo en algún sitio local, vamos a tener un rastro de ello tarde o temprano.

—Suena simple—Mike comentó con sequedad—¿Cuál es el truco?

—Hay una red internacional de revendedores de web que compran y venden espacio en los marcos de alojamiento. Pueden ocultar el contenido del sitio así que no es tan evidente para búsquedas amplias.

—Y eso es lo que estamos buscando, ¿verdad?—Santana preguntó—Una punto central de intercambio.

Kitty asintió, un destello apreciativo en sus ojos por la evaluación rápida de Santana.

—Sí. Eso está muy arriba en nuestra lista de información deseable. Mientras yo hago las búsquedas amplias, Kurt intentará con contactos individuales.

Mike consideró al único otro hombre en la habitación con simpatía, sintiendo una afinidad inmediata con él sobre la base de ese hecho por sí solo.

—Por Dios, ¿vas a pretender ser un pervertido?—él preguntó.

—A veces—Kurt respondió rotundamente—El resto del tiempo voy a fingir ser una chica.

—Vamos a seguir en esto desde todos los ángulos que podamos—Kitty afirmó, disparando a Kurt una sonrisa perpleja que nadie notó.

Santana se puso de pie.

—¿Hay algún lugar aquí donde Quinn pueda establecer un sitio para nosotros?—no añadió que quería un lugar donde pudiera discutir las cosas del lado de la calle con Mike en privado, pero no se imaginaba que lo necesitara.

Kitty era demasiado sagaz para no saber que nadie compartía todo, nunca.

—Te mostraré—Kurt ofreció—Hay otra sala de reuniones que puedes tener en el otro extremo del piso. Es pequeña, pero la cafetera funciona.

—Estará bien—Santana reconoció—Gracias—miró a Kitty—La primera vez que consigas un indicio de cualquier cosa que vagamente conecte aquí, házmelo saber.

—No hay problema.





Cuando Kurt los dejó en una sala de conferencias que hizo algo que la central ocho pareciera como un barrio bajo, Santana dijo:

—Quinn, tomate diez. Discutiremos tu asignación cuando vuelvas.

—Sí, señora. Vuelvo en diez. ¿Le traigo algo?

—No, gracias. ¿Cuántos casos abiertos tienes?—Santana preguntó a Mike cuando la uniformada se fue—Debido a que oficialmente, no estás incluso en este caso.

—Nada apretado. Unas entrevistas de seguimiento, dos yendo a juicio, y esos casos viejos que he estado aporreando a través—él elevó una cadera hasta la esquina de otro tablero liso, la tela de su traje marrón brillante estirándose por encima de su media amplia—Pensé que nosotros... uh ... se suponía que ibas a ser la persona de contacto cuando estas cabezas de huevo encuentren algo. Si encuentran algo.

—Eso es lo que Schuester dijo—Santana estuvo de acuerdo—Creo que todos vamos a pescar por Noah Puckerman, y no me gusta eso demasiado. Vamos a fisgonear y ver si podemos averiguar lo que realmente quiere que atrapemos.

—Crees que es Zamora?—Mike preguntó rotundamente, observándola detenidamente.

Nicholas Zamora era el jefe del sindicato del crimen organizado local y había sido un increíblemente exitoso en evitar la persecución.

Tanto exitoso que la mayoría de los policías creían que tenía amigos en lugares altos.

—No creo nada—Santana contestó de manera constante.

—No sería una mordedura en el culo si Zamora cae por la venta de fotos sucias después de todas las veces que hemos tratado de clavarlo por drogas y crimen organizado. La justicia es una cosa divertida a veces—su expresión era de expectativa feliz.

—No saltes a conclusiones, y no hables con esto en el equipo—advirtió bruscamente.

No quiero otra... pareja ... apareciendo muerta.

—No pienso hacerlo—él contestó—Especialmente si sigo alrededor de ti manteniéndome persiguiendo y capturando masturbadores en el parque. ¿Puedes conseguirme una cierta holgura con el Capitán?

Consideró sus opciones, y eran escasas.

Oficialmente se trataba de un trabajo de escritorio para ella. Hablar con los federales, coordinar con los policías informáticos, y sentarse en su culo hasta que algo sucediera.

Lo que podría ser nunca.

—Probablemente podría justificar algún tiempo para ti en esto diciéndole que te necesito para perseguir a los chicos de Jeff y por los que encerré en esa redada de prostitución infantil en la primavera pasada. Averiguar si alguno de ellos está fuera de la cárcel todavía. Sacudirlos para algunos nombres. Ve a través del papeleo, incluso podrías cavar algo que nos daría una ventaja.

—Suficientemente bueno para mí—Mike dijo—No creo que lo que vamos a estar haciendo es entrando en el libro de registro del novato.

Se limitó a mirarlo.

—Correcto. Estoy listo—él dijo más en serio—Sólo dame la palabra.

—Adelante y comienza con eso—ella dijo como una tos discreta desde la puerta de la sala de conferencias anunciando el regreso de la uniformada—Te llamaré más tarde.

—¿Qué vas a hacer?—él preguntó mientras se encaminó hacia la puerta.

Ella no respondió. Él no lo había esperado que lo hiciera. Sería mucho tiempo tal vez nunca antes de que confiara en él.

Algunos policías nunca aceptaban otra pareja después de que la suya había muerto.

No quería correr el riesgo de perder a otro, o como en su caso, más probablemente, ellos sólo podían formar este tipo de adhesión una vez en la vida.

Él puso las manos en los bolsillos y se dirigió hacia el elevador, y no trató de no molestarse por sus secretos.





—Entra, Quinn—Santana dijo mientras abría un cajón debajo del mostrador que contenía una cafetera automática y descubrió paquetes de café previamente envasados de una de las mejores marca promedio.

No volvió a hablar hasta que había vertido el agua en la cafetera del refrigerador en la esquina de la habitación.

Luego se volvió hacia la oficial que estaba de pie justo dentro de la habitación, los hombros hacia atrás, las manos hacia abajo a los costados.

Era una postura oficial que los más jóvenes asumieron cuando trataban con los superiores, pero en ella parecía mucho más natural.

—¿Qué hacías antes de que fueras un policía?—Santana preguntó, camino a las ventanas y echar un vistazo a la vista.

Hermoso.

Por un instante pensó en Brittany, y se preguntó lo que estaría haciendo en ese momento.

Apartó la mirada del cielo prístino y agua reluciente.

—Estaba en el ejército, señora.

—¿Enlistada?

—No, señora. Primer teniente.

—¿West Point?

—Sí, señora.

—¿Serviste mucho tiempo?

Una tensión de los músculos a lo largo de su mandíbula que podría haber pasado desapercibido, pero Santana estaba mirándolos.

—No, señora. Poco más de un año.

La estudió, observando la débil contusión en la mejilla izquierda, que era más evidente en la luz del sol que entraba por las ventanas de lo que había sido anteriormente.

—¿Cuánto tiempo has estado en la fuerza?

—Ocho meses.

Teniendo en cuenta su tiempo en la academia, estaba probablemente en sus mediados de los veinte años, que era sobre la edad que parecía.

Se sirvió una taza de café.

—Un poco de café, Quinn.

Ésta la miró, sorprendida.

—Gracias, se…

—Y te puedes relajar. Ahorra los señores y todo para los jefes. A ellos les gusta. El resto de nosotros somos sólo policías, ¿de acuerdo?

—Sí, señora.

—Entonces, ¿quieres decirme cuál es su situación?—podría averiguarlo, y eventualmente echaría un vistazo al archivo de la chica, pero quería escucharlo de ella.

Se podría decir mucho de una persona por la forma en que explican sus problemas.

—He sido sacada de los deberes de calle, mientras que la junta de revisión investiga una denuncia contra mí—Quinn respondió inmediatamente.

Lo que probablemente significa que alguien en el departamento está cubriendo su culo en lugar de apoyar a uno de los nuestros.

Si Quinn ha hecho algo aún remotamente enjuiciable, ellos la habrían suspendido, no sólo reasignada.


—¿Justificable?

—Sometí a un sospechoso con la fuerza. Él se está quejando.

Bueno, eso explica el hematoma. Respuesta muy inteligente, también.

No está excusándose, y no está admitiendo culpabilidad. Si sobrevive a esta investigación, ella tiene un futuro en el departamento.


Tomó un sorbo de café.

—Está bien. Esta asignación será probablemente mortalmente aburrida, pero es lo que has sacado. Por el momento, estarás basada aquí. Si Kitty o Kurt necesitan que hagas algo para ellos, adelante. Puede ejecutar antecedentes para ellos en la central ocho si hay algo que no pueden averiguar por sí mismos.

—Dudo que vayan a necesitar eso—Quinn comentó—Son hackers.

—Sí, eso es lo que pienso, también. Pero da igual, si necesitan algo que más tarde pueda ser interpretado como cadena de pruebas, tratar de hacer que se vea oficial. Ve a través de los canales y mantén algún tipo de registro así sabremos qué diablos tenemos que trabajar si alguna vez necesitamos para obtener una orden.

—Roger.

—Voy a estar entrando y saliendo. Llámame si surge algo.

—Sí, señora—por primera vez Quinn parecía inquieta—Tengo que reportarme para mi evaluación psicológica tres veces a la semana hasta que esté aclarado. Le aviso de…

—Sólo ve, Quinn—dijo bruscamente.

Sé todo sobre eso.

Con un poco de suerte no nos encontraremos una a la otra en la sala de espera de Hudson.


La ojiverde se puso rígida ante el cambio de tono de la detective.

—Sí, señora. Entendido.

—Con suerte, todos estaremos fuera de este deber en una semana o así. Esté aquí a las 7:30 mañana—echó el vaso a la basura y se marchó, dejando a Quinn para mirar detrás de ella.

Tenía tres horas para matar antes de su cita con el psicólogo.

Era demasiado temprano en el día para encontrar a las personas con las que quería hablar, y admitió para sí misma mientras entraba rápidamente bajando en el silencioso elevador que la única persona que realmente quería ver en ese momento no tenía nada que ver con la investigación.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 3:) el Vie Mayo 25, 2018 10:23 pm

hola morra,...

todas tienen boleto blanco con el psicólogo jajaja
a ver como san arma la estrategia para que termine rapido!!! no va a aguantar mucho tiempo

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por micky morales el Sáb Mayo 26, 2018 7:10 am

Esta investigacion va lenta para mi gusto pero si es lo que hay por ahora, todo sea para que San y Britt se junten pronto!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7121
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 23l1 el Lun Mayo 28, 2018 8:03 pm

3:) escribió:hola morra,...

todas tienen boleto blanco con el psicólogo jajaja
a ver como san arma la estrategia para que termine rapido!!! no va a aguantar mucho tiempo

nos vemos!!!





Hola lu, jaajjajaj xD ajajajajajaj lo crees tú¿? mmm¿? jajajajajaaj. Esperemos y lo q sea q haga, no salga lastimada...ninguno =/ Eso mismo pienso...Saludos =D







micky morales escribió:Esta investigacion va lenta para mi gusto pero si es lo que hay por ahora, todo sea para que San y Britt se junten pronto!!!!





Hola, mmmm lento pero seguro dices tú¿? jajajajaj. Bn ai, viendo las cosas buenas de las cosas xD Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 23l1 el Lun Mayo 28, 2018 8:05 pm

Capitulo 11




Brittany Pierce se alejó del grupo de residentes y miró la lectura en su bíper, a continuación, se dirigió a un teléfono de pared y marcó el número.

—Esta es la Doctora Pierce.

—¿Hay alguna posibilidad de que estés libre para almorzar?


Sonriendo, se volvió de espaldas al pasillo y bajó la voz.

—¿Dónde estás?

—En el vestíbulo.


Era consciente que su corazón latía más rápido y una leve agitación en el interior, y el mero hecho de que el sonido de la voz de Santana podía hacerle eso era asombroso.

Y un poco atemorizante, también.

La novedad de alguien afectándola bastante tomaría algún tiempo para acostumbrarse.

—Maldición. No puedo. He programado una sesión extra con un paciente justo antes de tener que ir a la consulta externa. Lo siento.

—Eso está bien. Sólo estaba en el vecindario—
—Santana contestó rápidamente.

Miró a su alrededor del vestíbulo y rodó los hombros, tratando de sacudirse un poco la tensión.

La frustración que había sentido al despertar por la mañana en el sofá de la rubia al igual que el amanecer había comenzado a echar la habitación en un manto gris permaneciendo todavía.

Había abierto los ojos, luchando por recordar dónde estaba y cómo había llegado ahí, y finalmente se dio cuenta que una vez más se había quedado dormida, dejando colgada a la rubia.

En el momento en que había tropezado, todavía tensa y aturdida al dormitorio, la alarma de Brittany fue apagada y ellas apenas habían tenido tiempo de decir buenos días antes de salir corriendo a ducharse, vestirse e irse a trabajar.

La echaba de menos, y lo peor, tenía la incómoda sensación de que estaba defraudando al final las... cosas.

Una vez más.

Joder.

—¿Cena?—Brittany le preguntó en el silencio.

Quería preguntarle si estaba trabajando, y lo que estaba haciendo, y cómo se sentía, pero se resistió, no quería ser una carga en este momento espontáneo con su propia incertidumbre y malestar.

—Claro. Llámame cuando hayas terminado esta noche.

—Tengo pacientes, y luego una cita. ¿Las nueve es demasiado tarde?

—Está bien
—la detective vaciló, y luego agregó—, Acerca de la noche anterior, no haré un hábito de estrellarme antes de los aperitivos…

—No, de verdad—
Brittany interrumpió, echando un vistazo a su reloj—Está todo bien. Demonios, tengo que ir.

—Cierto. Nos vemos luego.

—Sí.


Cinco pisos las separaban, cada una se detuvo por un momento, sosteniendo un teléfono con sólo el tono de marcado, teniendo en cuenta las cosas que habían dejado sin decir.





*****


El Jefe CSI Clarke Griffin no levantó la vista al oír el sonido de pasos que se acercaban por el suelo de baldosas de su laboratorio.

Con cuidado, pipeteó una alícuota del líquido que contiene una emulsión del material raspado de la suela del zapato de un sospechoso de asesinato en un tubo de centrifugadora.

Si tenía razón, no habría cantidades de rastro de un aceite de motor muy específico de alto grado en el líquido flotante que correspondería con la composición de la marca en el Ferrari de la víctima.

Debido a que el asesino pisó en el charco de aceite cuando había cruzado el garaje en su camino para aplastar la parte posterior del cráneo de la víctima con una barra de hierro.

No era un medio muy inventivo de eliminar a su vecino, un tipo que al parecer estaba pasando las tardes en la cama con su esposa, pero entonces el homicidio era tan raramente inteligente.

El análisis de cromatografía de gas confirmaría la coincidencia, colocando al sospechoso en la escena.

No era suficiente para un arresto en sí mismo, sino un eslabón más en la cadena.

Otra pieza del rompecabezas encajando perfectamente en su lugar.

Dejando caer el tubo en el soporte de la centrifugadora, todavía sin girar hacia el intruso, dijo en la habitación tranquila:

—No tengo nada para ti todavía, y no me voy por otras dos horas. Si sigues molestándome, esto va a estar mañana. Y no toques nada.

—No he estado fuera tanto tiempo—Santana comentó secamente, de pie como siempre hacía cuando se encontraba en el laboratorio de Clarke, con las manos en los bolsillos de forma segura—Sé cómo es esto.

Clarke, de veintisiete años jefe forense, rubia, ojos celestes, delgada y fuerte y un poco más baja que ella, conocida por ser notoriamente de mal genio, se giró hacia su visitante con placer no disimulado.

—Que me condenen, López—le tendió la mano—Lexa me dijo que te vio en el gimnasio. ¿Vuelves a estar en activo?

Tomó la mano, sonriendo:

—Parece.

—Bueno. Tal vez los monos en tu división conseguirán algunos casos resueltos por un cambio.

—Gracias. Creo.

Clarke hizo un gesto hacia un pequeño cubículo contiguo brillante, lleno de equipos.

—Vamos a la oficina, sé que no habrás venido sólo para ser sociable.

La siguió.

—Tengo que ponerme al corriente en algunas cosas. Me imaginé que serías a la que le pudiera preguntar.

Clarke le dio una mirada cautelosa mientras se sentaba detrás de su escritorio sorprendente desordenado. En agudo contraste con el resto de su dominio, el cual era organizado de manera obsesiva, su oficina privada era un aparente caos.

Sin embargo, sabía exactamente donde estaba cada pedazo de papel, modelo dental y maqueta de escena del crimen, y ay de la persona incauta de limpieza que se atreva a mover algo un micrómetro.

—Vas a comenzar a hurgar en las cosas de nuevo, ¿verdad?

—Sólo ponerme al corriente—Santana contestó neutralmente, mirando a la única silla con montones de copias de la Revista de Patología Forense y concluyendo que sería más seguro permanecer de pie.

—En los dos meses que te fuiste, López, no me he vuelto senil. Y el único caso abierto que se me ocurre que podrías estar interesada es un doble homicidio que alguien le gustaría ver olvidado.

—Dos policías muertos—dijo en voz baja, su expresión oscureciéndose—Jimmy Hogan y Jeff Cruz. Tengo que preguntarme, por qué no ha estado el departamento poniendo patas arriba a la ciudad para averiguar quién los mató. Cada día, mientras yacía ahí en la cama del hospital esperé a que alguien fuera y me hablara de ello. Uno de los pitos de homicidio fue para interrogarme, para explicarme, o para preguntarme acerca de los casos de Jeff. Nada.

Clarke asintió mientras se inclinaba hacia atrás en la silla y contempló a la policía de manera constante.

—Sé que Cruz era tu pareja, pero tal vez no lo conocías tan bien como crees.

—No juegues conmigo, Griffin. Si tienes algo que decir, escúpelo—dijo, su tono letalmente frío.

Respetaba a la jefe de CSI, y con los años había aumentado su agrado por ella, pero Jeff Cruz había sido su pareja.

Nadie vino antes que él en su lealtad; nadie excepto Brittany.

—No soy el enemigo aquí, López—señaló en lo que fue para ella un tono razonable—Es posible que no te des cuenta, pero esos homicidios son casos abiertos en mis libros, también. Incluso si no eran policías, yo quiero encontrar al culpable.

Cuando Santana no respondió, sino que simplemente la miraba con una mirada opaca plana, exhaló lentamente y continuó:

—Ha habido cierta especulación no tan silenciosa de que Jimmy Hogan estaba sucio. Había estado trabajando encubierto en la organización Zamora desde hace mucho tiempo. No tenía familia, verdaderos amigos, e incluso sus jefes no siempre sabían lo que él estaba haciendo. Sus archivos son tan delgados que puedes ver a través de ellos.

—Sí. Él era un agente encubierto perfecto. ¿Para eso él obtiene esto de nosotros a cambio?—Santana comentó con amargura, sin esperar respuesta.

¿Dónde está la famosa solidaridad de la Delgada Línea Azul ahora?

Bastardos.


—Pero él llamó a Jeff Cruz. Más de una vez.

—Fueron compañeros de entrenamiento cuando salieron de la academia. Entonces Jimmy fue a Narco y Jeff a Vicios. Pero tenían historia.

—Eso puede ser que, López. Sólo te estoy diciendo lo que he escuchado.

—Entonces, ¿cuál es la teoría?—preguntó con cansancio—¿Que Jimmy salió mal, atrajo a Jeff con qué? ¿Dinero? Jeff y Shelly vivían en su primera casa, por el amor de Cristo. Conducía un viejo Mustang de diez años.

—¿Conseguiste algo sólido de la información de Hogan?—le preguntó, ignorando las preguntas que nadie podía contestar.

—No mucho—admitió—Supuestamente, había conseguido algo que implicaba el negocio de pollo. Él nos iba a proporcionar algunos nombres. No tuvo la oportunidad.

—O no había nada ahí para informar, y las reuniones de Jeff con él eran un frente.

—Si ese fuera el caso, ¿por qué Jeff se habría molestado en decirme que estaba reuniéndose con Hogan?—contrarrestó—Podría haberlo hecho todo por debajo de la mesa.

—Tal vez Jeff estaba haciendo sus apuestas y cubriendo todas las bases. Tal vez pensó que si las cosas fueran al sur con Hogan, siempre podía afirmar que estaba trabajando para obtener información de Hogan, y sólo fingir estar dando vueltas.

—Eso es una mierda.

—Sí, estoy de acuerdo contigo—Clarke tenía la incómoda sensación de que López estaba a punto de retirarse.

Su cara estaba inusualmente pálida, incluso teniendo en cuenta su color, había débiles gotas de sudor en su frente, y su respiración era un poco brusca.

De hecho, se veía como el infierno.

Se levantó y se trasladó a la parte delantera de su escritorio, donde podría rezar para agarrar a la detective si se cayera.

Sugerir que la policía se sentara no era una opción.

No le dices a Santana López que lo tomará con calma.

—Mira, López. Todo lo que digo es que es que hay mucho pasando alrededor de sus muertes que ninguno de nosotros entendemos. Por lo que yo puedo decir, Homicidios ha apoyado echarse para atrás, y el jefe no va a estar realmente feliz sobre alguien removiéndolo todo. Por lo tanto, ten cuidado con quién hables, y no confíes en nadie.

Santana se apoyó en un hombro contra el marco de la puerta, preguntándose si de repente se había vuelto más cálido en el pequeño espacio.

Un río de sudor corrió entre los omóplatos y tuvo que parpadear varias veces para aclarar su visión.

—Quiero ver los informes de la autopsia y los archivos de la escena del crimen.

—No puedo dártelos.

—Maldita sea, Clarke—se apartó de la pared con tanta rapidez, que la criminalista en realidad extendió una mano para protegerse de un golpe.

—Jesús—respiró cuando la morena se detuvo a pocas pulgadas de ahí—Yo no los tengo. El archivo completo fue retirado.

—¿Quién los tiene?

Clarke se encogió de hombros.

—Se diría que Homicidios. Sospecho que la IAD (Departamento de Asuntos Internos). Sabes que estarían examinando la muerte relacionada a cualquier oficial. Eso es SOP (Procedimiento Estándar de Operaciones).

—¿Les diste tu archivo?—su tono era de incredulidad.

Nadie ponía una mano en los archivos de Clarke.

Con impaciencia, se limpió la humedad de la frente y consideró quitarse su chaqueta. Se movió un paso hacia atrás, poniendo distancia entre ellas, buscando un poco de aire.

—Joder, no—Clarke dijo, su compostura agrietada al final—Los bastardos allanaron mis archivos. No sé cómo, pero los datos se perdieron.

—¿No guardas copias, o algo?

—Mis informes son todos computarizados, López. Se supone que el sistema los respalda de forma automática. Excepto que no lo hizo, o alguien está mintiéndome. Todo lo que sé es que no puedo encontrarlos, y los idiotas que se supone que saben algo sobre esto no me pueden decir una mierda.

Santana miró alrededor de la oficina, señalando con la cabeza hacia un ordenador casi enterrado por pilas de carpetas e informes, le preguntó:

—¿Es dónde introduces todos los datos finales?

—Ahí y subestaciones en las distintas divisiones de laboratorio. Serología, Toxicología, Huellas, todos meten sus descubrimientos bajo el número de expediente y se almacena de esa manera.

—Pero de una manera u otra, ¿todo es generado aquí en tu sección?

—Sí—Clarke podía ver las ruedas girando—¿Por qué? Eres buena con este tipo de cosas. Lo intenté pero nada funcionó.

—Yo no—dijo con una risa breve y carente de alegría—Pero podría conocer a alguien. Te lo haré saber.

—No había mucho en el archivo de todos modos. Hubo poca evidencia valiosa de la escena. Tengo algunas de mis notas escritas a mano de mi primer recorrido. Eres bienvenida a verlas, y decirte cualquier cosa que pueda.

—¿Por qué te involucrarías?—preguntó, su tono no es crítico, simplemente curioso.

—Porque es mi trabajo.

Sus ojos se encontraron en un momento de perfecto entendimiento, y por primera vez, sonrío.

—Gracias, Griffin.

—No hay de qué. Oh, ¿López?

Levantó una ceja.

—¿Sí?

—Cuida tu espalda.

—Sí. Voy a hacer eso.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 3:) el Lun Mayo 28, 2018 9:06 pm

hola morra,...

definitivamente el trabajo esta haciendo mella en las dos!!!
a ver como le va a san ahora que se pone a "husmear" y no se gane un puntero laser en la nuca!!

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 23l1 el Mar Mayo 29, 2018 8:05 pm

3:) escribió:hola morra,...

definitivamente el trabajo esta haciendo mella en las dos!!!
a ver como le va a san ahora que se pone a "husmear" y no se gane un puntero laser en la nuca!!

nos vemos!!





Hola lu, oooh siii... =/ XD espero y tengas toda la razón en lo segundo...y q le vaya bn tmbn asi acaba rápido. Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 12

Mensaje por 23l1 el Mar Mayo 29, 2018 8:08 pm

Capitulo 12




Brittany abrió la puerta que daba a su oficina desde un pasillo fuera del corredor principal y cruzó la habitación a su escritorio.

Normalmente, sus pacientes salían a través de esa puerta así que no tenían que salir a través de la sala de espera principal y gestionar a otros pacientes que estaban esperando.

También le permitía ir y venir sin ver a sus pacientes antes o después de la sesión.

Miró el reloj en la pared opuesta y vio que eran las 5:28 pm. Suspirando con cansancio, se acomodó en el sillón de cuero de respaldo alto detrás de su escritorio y cogió el teléfono. Marcó la extensión de su secretaria, cerró los ojos brevemente.

—¿Sí?—Mercedes preguntó.

—¿Esta mi cita de las 5:30?

—Sí
—Mercedes respondió.

Justo a tiempo y viéndose como si estuviera a punto de enfrentarse a un pelotón de ejecución.

Sonrió débilmente a la mujer joven de rostro serio sentada frente a ella y fue recompensada por una breve elevación de sus labios sorprendentemente llenos a cambio.

—Bien. Dame un minuto, y luego dile que pase.

—¿Algo que pueda traerte? Puse café fresco.

—No, gracias. Voy a tomar una taza entre éste y el último.

—Muy bien.


Un momento después, la puerta de su sala de espera se abrió y su cita de las 5:30 entró.

—Buenas noches, Oficial.

—Hola—Quinn se sentó en su lugar habitual, la silla de cuero a mano derecha del par que se encontraba frente al escritorio de la psiquiatra.

Cuando se sentó, tiró de los muslos de sus pantalones plegados bruscamente para minimizar la formación de arrugas. Su espalda no tocó la parte vertical de la silla.

—Veo que estás en uniforme, entonces aún estás trabajando, ¿verdad?

—Más o menos—Quinn reconoció—Me pagan. Ninguna asignación de calle sin embargo. Es un trabajo de escritorio, más o menos.

—¿Y supongo que lo encuentra frustrante?

—Bueno, hasta esta mañana habría dicho que sí.

Brittany levantó una ceja sorprendida.

—¿En serio? Me dio la impresión de que consideraba cualquier otra que no fuera asignación de calle casi una acción disciplinaria.

La ojiverde sonrió.

—La mayoría de los policías les gusta pensar de sí mismos como policías de la calle. Después de todo, ahí es donde está la acción. Ahí es donde te ganas tus franjas. Los únicos que no quieren tareas de calle son los que vienen a la aplicación de la ley con la intención de ser administradores. Son los MBAs (Maestría en Administración de Negocios) que quieren ser algún día comisionado y los abogados que no pueden encontrar trabajo, y esperan que un año o dos de policía les dará un paso adelante en la oficina del fiscal. Ellos sólo ponen tiempo suficiente de calle para cumplir con sus requerimientos básicos antes de pescar algo que les conseguirá un puesto administrativo.

—Así que a la mayoría de los oficiales encontrarían tu presente deber indeseable.

—Bueno...—todavía no estaba del todo segura de cuánto debía revelar a la psiquiatra.

Se sentía mucho más segura hablando con ella entonces tendría al psiquiatra del departamento, pero no había forma de saber cuánto de lo que hablaron iría de regreso a su comandante de división o en su expediente personal.

Aún así, se sentía bien para ser capaz de hablar con alguien. Con cuidado, continuó:

—El sargento de servicio me dio una asignación que estoy segura de que él pensó que me sacaría de las calles y me pondría en un lugar donde todo el mundo podía olvidarse de mí. Por lo general cuando quieren enterrar a alguien los mueven al sitio de depósito, que es una asignación que la mayoría de la gente consigue cuando han sido disciplinados pero no pueden ser despedidos o viejos oficiales uniformados que se acercan a la jubilación y quieren algo fácil de hacer. Él probablemente pensó que si lo hacía habría sido un poco obvio. Entonces si me quejaba a mi representante sindical eso habría hecho las cosas más delicadas. Así que me envió a lo que él pensaba sería un deber de callejón sin salida, pero creo que pensó mal.

Brittany se rió.

—Vas a tener que hacer algunas traducciones para mí aquí, Oficial. Las complejidades de la política de policía se me escapan.

Riendo, la otra rubia se relajó lo suficiente como para inclinarse hacia atrás en su asiento.

—Yo también, aunque estoy aprendiendo rápidamente. Él me puso en este nuevo grupo de trabajo que se está poniendo en marcha, probablemente pensando que no sería más que una pesadilla burocrática y lo único que estaría haciendo sería archivando papeleo. Probablemente lo único que voy a estar haciendo es archivando papeleo, pero estoy trabajando con alguien que casi cualquiera con uniforme daría un brazo o una pierna por trabajar.

—Creo que lo veo—comentó—Así que piensa que podría ser una ventaja a esta asignación que nadie aprecia, ¿es eso?

—Tal vez. En primer lugar, es una asignación interesante. Además, varias agencias federales están involucradas, por lo que existe la posibilidad de que podría convertirse en algo realmente grande. Si puedo contribuir en algo, tal vez pueda demostrar que no la he jodido.

Brittany no respondió, y su rostro no mostró su consternación. Posiblemente no podía haber dos grupos de trabajo de este tipo a la vez.

La asignación de Santana.

Intentando redirigir la conversación lejos de los detalles con la esperanza de evitar cualquier discusión sobre su amante, le preguntó:

—¿Así que no está descontenta con su situación laboral actual?

—No, no en absoluto. La forma más rápida para que alguien obtenga un ascenso de las filas dentro de la división de detectives es asistiendo a un detective con su caso. Y el detective a cargo del PD (Departamento de Policía) en las cosas finales es Santana López. Usted la conoce, por supuesto, porque estuvo involucrada con ella durante la cosa Harker. Si puedo lograr hacer cualquier tipo de impresión en ella, en realidad podría terminar ayudando a mi carrera.

—Si por supuesto—Brittany había sabido que su participación en el caso serial asesinato/violación podría llegar a cualquiera de sus pacientes.

Por desgracia, había sido muy publicitado y el dramático final también había sido cubierto por las noticias y medios de comunicación. A pesar de sus intentos de restarle importancia a su participación, su fotografía había sido mostrada en la televisión y en periódicos locales y revistas.

Sin embargo, la anticipación que esto pasaría en la sesión y realmente tenerla presentada a ella eran dos cosas diferentes.

Aún cuidando de mantener su expresión neutral, continuó:

—Estoy contenta de que esta nueva asignación no ha resultado ser un castigo.

—¿Es una broma? Tan pronto como consiga una mejor idea de cómo ella va a controlar la calle al final de las cosas, espero que pueda hacerme útil. He estado trabajando el zona del crimen de la ciudad durante más de medio año. Podría ser que conozca a algunas personas que podrían darnos algunas pistas. Pero sin importar cómo resulta, cualquier oficial uniformado pagaría por trabajar con ella.

No lo dudo. Excepto que se supone que sería trabajo de oficina para ella.

Pero no podía muy bien sacar el tema, ¿podía?

Mentalmente desviando ese pensamiento de lado, la psiquiatra se concentró en su nueva paciente.

Todo el comportamiento de Quinn había cambiado de una tranquila resignación al entusiasmo.

Era claro cuán importante su trabajo era en su estado emocional. Y ya era hora de volver a eso.

—Nuestra última sesión terminó antes de que fueras capaz de decirme lo que ocurrió en el callejón esa noche. Tenemos que examinarlo, y hablar de lo que pasó después, antes de que pueda firmar en mi evaluación.

—Lo sé—su expresión se puso seria cuando se encontró con los ojos azules. Estaba lista para acabar de una vez. Superficialmente, declaró rotundamente—No hay mucho más que contar. Fui por el callejón…

—Espera—interrumpió suavemente. No quería una recitación; quería los recuerdos—Estaba oscuro, y estabas sola, y los refuerzos no habían llegado. Había sonidos de una lucha, y fuiste a investigar, ¿correcto?

Los ojos verdes se oscurecieron mientras la tranquila voz de Brittany la llevó de vuelta al momento en que todavía estaba tan claro en su memoria como el instante en que había sucedido.

—Yo tenía mi arma y mi corazón latía tan rápido que era como un toque de tambores en mis oídos. Presioné la espalda contra la pared de ladrillo y pude sentir la superficie irregular de las piedras golpeando en la parte posterior de mi camisa mientras aligeraba mi camino por el callejón. No quería que él supiera que estaba yendo hasta que estuviera lo suficientemente cerca como para someterlo, porque no sabía si tenía un arma. Es imposible someter a un sospechoso mano a mano si no estás al alcance del brazo. Si él tiene un arma y no puedes alcanzarlo físicamente, estás muerto. Era difícil no tropezar con trozos de basura y vidrios rotos y rocas. Estaba segura de que estaba anunciando mi presencia con cada paso que daba. El cañón del arma estaba orientada hacia arriba, la sostenía al lado de mi cara en un agarre con las dos manos, y estaba mirando más allá directo hacia las formas que eran simplemente sombras moviéndose en la poca luz que se filtraba por las ventanas en lo alto por encima de mí. A medida que me acercaba podía oírlo gruñir, y ella estaba...—tragó, tratando de no recordar el sonido de un cráneo golpeado con fuerza contra una pared de piedra y el suave gemido de dolor—Ella había estado gritando antes, gritando, creo que, para que él se detuviera. Ahora ella estaba...lloriqueando. Tenía miedo de que fuera a matarla—sin darse cuenta, había agarrado los brazos de la silla, con los nudillos de sus manos en blanco con la fuerza de su agarre—Podía ver con más claridad ahora. Él era grande, del tipo de jugador de defensa. Tenía una mano alrededor de su cuello y la otra debajo de su falda. Sus muslos estaban desnudos, pálidos, fantasmales a la luz de la luna. Le vi la cara por primera vez entonces. Había sangre en su cara...

Desde el otro lado del escritorio, Brittany pudo ver la perla de sudor en la frente de la joven y sabía que, aunque tenía los ojos abiertos, no veía nada excepto repitiendo esos momentos tan real como si estuvieran sucediendo ahora.

No tenía que imaginar la sensación, la conocía.

—Sigue—dijo con mucha suavidad.

La ojiverde se sacudió ligeramente al oír el sonido de la voz que parecía venir de muy lejos.

—Me anuncié a mi misma... creo que grité '¡Policía! Arriba las manos donde pueda verlas.' Dios, él era rápido. Era casi como si él supiera que iba yo a venir, o al menos no se sorprendió al encontrarme ahí. La soltó y la dejó caer al suelo. Mis ojos la siguieron por un segundo, pero fue tiempo suficiente para él para balancearse alrededor con sus manos juntas cerradas y me cogió en el lado de la cara. Estúpido movimiento de mi parte. Caí de rodillas y siguió golpeando con una patada. Por lo menos lo vi venir y logré alejarme la mayor parte de eso. Su pie conectó con mi cadera, pero no fue tan malo. Yo todavía estaba entre él y la calle y el callejón no era tan amplio. Sabía que tenía que levantarme o él acabaría saltando por encima de mí y se iría. Cuando me levante, me agarró de la camisa y me dio un puñetazo bajo, debajo de la parte inferior de mi chaleco. Y fue entonces cuando lo golpeé con la culata de mi revólver.

—Él te lastimó—era una afirmación, porque los hechos hablaban por sí mismos—¿Recuerdas golpearlo?

Quinn parpadeó como si despertara de un sueño.

Todavía podía oler su sudor y el olor cobrizo de la sangre, y el hedor acre de su propio miedo.

Sintió el dolor entre sus muslos, donde el puño de él había aterrizado, y vio con perfecta claridad el rostro golpeado de la mujer tendida en el suelo.

Quinn se quedó mirándola durante tanto tiempo que empezó a preguntarse si iba a contestar. Finalmente, preguntó:

—Oficial, ¿recuerdas golpeándolo?

Quinn no estaba seguro de lo que debía decir. No sabía cómo se usarían sus palabras contra ella.

Se encontró con los cálidos ojos azules que llevaban tal ternura, una aceptación que alivió alguna parte del terrible dolor, y respondió con voz ronca:

—No.





—Siento llegar tarde. Tráfico.

—Está bien. ¿Cómo estás? No te he visto en todos estos últimos días excepto en las conferencias—Sue Sylvester se acomodó en su silla y contempló a su joven colega con una expresión especulativa.

Se encogió de hombros con cansancio mientras dejaba caer su maletín por el sofá, luego sonrió despectivamente.

—Podría declarar carga de trabajo, pero... creo que te he estado evitando.

—Ah, ja—Sue tomó un sorbo de café y sacó una otomana frente a su silla con la punta del pie. Apoyando ambos pies, levantó ligeramente la taza—¿Café?

—Esta noche, creo que aceptaré el ofrecimiento—se acercó al aparador antiguo contra una de las paredes de la oficina/estudio de la casa de la rubia mayor y vertió la bebida aromática en una delicada taza de porcelana—Me sorprende que aún utilizas estás, excepto para ocasiones especiales—comentó con aire ausente mientras se sentaba—Son tan hermosas.

—Demasiado hermosa para mantenerla detrás de un cristal. Ahora, regresemos a esa cargada declaración terapéuticamente sobre evitarme.

—Dijiste que debería verte periódicamente, y no quiero que me recuerdes al respecto.

—¿Por qué no?

—Probablemente porque hay algo de lo que no quiero hablar.

—¿Sólo una cosa?—Sue preguntó con fingida seriedad—Qué suerte. Debemos ser capaces de aclarar eso esta noche entonces.

Se rió.

—Está bien. Varias cosas.

—Y sin embargo me has llamado para la cita esta tarde.

—Sí—admitió—Sé lo suficiente para reconocer la evitación, y sé que no es la respuesta. Por lo tanto, aquí estoy.

—¿Cómo estás durmiendo?

—Mejor.

—¿Y los sueños?

Negó con la cabeza.

—No por el último par de noches.

—Bien.

No necesitaba añadir que podría ser temporal, lo sabía, por supuesto.

—Entonces, ¿qué es lo que te preocupa?

—De repente me di cuenta que no sé mucho de estar en una relación.

—Interesante, no es así, cómo nunca lo apreciamos hasta que en realidad estamos frente a ello—la mujer mayor reflexionó—¿Qué te ha pasado para hacerte pensar esto ahora?

—Santana ha regresado al trabajo, y no sé cómo...reaccionar a ello.

Sue vació su taza y se inclinó para colocarla en al final de la mesa junto a su silla.

—Las reacciones no son algo que se piensen, son algo que se sienten. ¿Cómo te sientes, Brittany?

—Un poco insegura. No estoy segura de dónde encajó en su vida más—vaciló, y luego agregó—O donde ella encaja en la mía.

—¿La amas?

—Sí—eso era algo que ni siquiera tenía que pensar.

—¿Y ella? ¿Te ama a ti?

—Ah—dijo suavemente—¿Cómo haces eso?

—¿Qué?—Sue preguntó en voz baja.

—¿Hacer la pregunta adecuada?

—Parte de eso es la práctica, como muy bien sabes. Y parte de eso es conocerte. Y parte de eso es saber lo que todos tememos, que nuestro amor no será correspondido. Así que...¿por qué estás tan insegura?

—Ella es tan malditamente autosuficiente—respondió, sorprendida por la rabia que oyó en su propia voz.

—¿Y?—Sue incitó.

—Me temo que todo lo que realmente necesita es su trabajo.

—Algunas personas dirían eso de mí. O de ti.

—Sí—respondió, su tono todavía agudo—Pero mi trabajo no va a hacer que me maten...

—Y el suyo podría—Sue terminó en voz baja.

Se apoyó en los cojines y cerró los ojos. Finalmente dijo:

—Se supone que reunirme con ella para cenar después de esto—abrió los ojos y se inclinó hacia delante—¿Te importaría mucho si terminamos esta corta sesión? Sólo tengo que verla.

—Es tu tiempo, Brittany. Estoy segura de que sabes la mejor manera de usarlo. Ve a verla y deja que te recuerde qué fue lo primero que te tocó acerca de ella.

—Gracias.

—Y Brittany—añadió cuando su colega recogió sus cosas para irse—Date un poco de tiempo. No fuiste al única golpeada por la bala.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 3:) el Mar Mayo 29, 2018 10:01 pm

hola morra,..

que pequeño es el mundo jajaja,..
a ver como le va en la evaluación de quinn???
tiempo,.. tiempo es lo que todos quieren pero no lo saben usar!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por micky morales el Miér Mayo 30, 2018 10:32 am

Hola, de verdad que todo es bastante confuso, Brittany ama a San pero se plantea inseguridades por su trabajo, y San quiere a Brittany pero nunca se ha parado a pensar en como afecta su trabajo a Britt!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7121
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 23l1 el Miér Mayo 30, 2018 8:10 pm

3:) escribió:hola morra,..

que pequeño es el mundo jajaja,..
a ver como le va en la evaluación de quinn???
tiempo,.. tiempo es lo que todos quieren pero no lo saben usar!!!

nos vemos!!!





Hola lu, jaajajaj o no¿? Esperemos y bn la vrdd, no¿? Eso mismo! o q todos quieren, pero no ai! Saludos =D






micky morales escribió:Hola, de verdad que todo es bastante confuso, Brittany ama a San pero se plantea inseguridades por su trabajo, y San quiere a Brittany pero nunca se ha parado a pensar en como afecta su trabajo a Britt!!!!!




Hola, si q si. Mmmm exacto y lo peor esk no lo dicen para q por lo menos la otra lo sepa =/ Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 13

Mensaje por 23l1 el Miér Mayo 30, 2018 8:12 pm

Capitulo 13



Brittany esperó hasta que llegó a la autopista antes de llamar a Santana.

Conducía con un ojo en el tráfico, preparándose para la decepción como medio esperaba que la detective no estaría en casa.

Cuando el teléfono fue respondido a la segunda llamada, se dio cuenta de que había estado conteniendo el aliento. A toda prisa, dijo:

—Hola. He terminado temprano y estaba preguntándome…

—Fabuloso. ¿Te gustaría salir o…

—No
—Brittany dijo rápidamente—, Quedémonos. Podemos ver una película. Puedo cocinar.

—Yo me encargo de eso
—Santana dijo con rapidez, luego se echó a reír—Tal vez si paramos de interrumpirnos la una a la otra, vamos a ser capaces de averiguar lo que estamos haciendo. ¿En treinta minutos bien?

—En cualquier momento
—Brittany dijo, su voz repentinamente ronca.

Dios, nunca había pensado que podría extrañar tanto a alguien después de sólo un día.

—Estaré ahí—contestó en un tono lleno de promesas.



De hecho, en el momento que encontró un lugar de estacionamiento y caminó la media cuadra a su casa de piedra rojiza, Santana había llegado y estaba esperando por ella en los escalones de la entrada.

—¿Has estado esperando mucho?—la psiquiatra preguntó mientras corría por las escaleras, buscando en su maletín con una mano por sus llaves.

—Sólo un minuto.

Los cuatro escalones de mármol agrupados por un pasamanos de hierro forjado que llevaba a la puerta principal no eran muy amplios, y cuando llegó pasando a la latina mujer para encajar la llave en la cerradura, sus cuerpos se rozaron ligeramente.

Absurdamente, sus manos empezaron a temblar.

Eran momentos como este que le hacían preguntarse cómo ella nunca había creído que había entendido nada de la vida, o las relaciones humanas, cuando nunca había experimentado nada como esto antes.

Por supuesto, no había un entendimiento porque no hacía absolutamente ningún sentido que la mera presencia de esta mujer podría reducirla a nada más que terminaciones nerviosas puras y el deseo sin sentido.

—¿Estás bien?—Santana murmuró.

—No—dijo mientras abría la puerta y entraba.

Santana la siguió con una bolsa de papel llena de comestibles bajo el brazo derecho, lo dejó sobre la mesa del teléfono junto a la puerta y se detuvo, mientras la rubia dejaba caer su maletín.

—¿Qué pasa? ¿Ha pasado algo?

—No. Todo está bien—vaciló, preguntándose cuanto decir y luego, en una pérdida de la lógica, simplemente dijo—Es sólo que... estas últimas semanas, estaba tan acostumbrada a llegar a casa y tú estabas aquí. Nosotras cenábamos; hablábamos; dormíamos juntas. Te extraño.

Por un instante, se sorprendió.

Todavía no estaba acostumbrada al hecho de que alguien como Brittany, alguien tan dotada e inteligente y... tan condenadamente maravillosa, incluso podría querer pasar tiempo con ella, y mucho menos extrañarla cuando estaban separadas.

Era fantástico y aterrador y esperaba que en cualquier momento todo desapareciera.

Pero ahí estaba Brittany, a tres pies de distancia, mirándola con algo parecido a la tristeza en sus ojos, y el pensamiento la lastimada de cualquier manera rasgó a través más fuertemente que cualquier bala jamás podría.

Cruzó la distancia entre ellas y tiró de la otra mujer cerca, susurrando fervientemente:

—Lo siento. Lo siento por lo de anoche. Yo quería estar contigo.

Entrelazando sus brazos alrededor del cuello de la morena, se apretó fuertemente contra ella, conteniéndose por el momento a renunciar a las palabras y simplemente sentir.

Además, no había palabras para describir la sensación de todo de repente siendo hecho correcto por un simple abrazo.

No lo entendía, pero la veracidad de ello era innegable. Las manos de las morena se movían suavemente sobre su espalda sintiéndose entonces más esencial para que respiraba.

—Te amo.

Cerró los ojos y apretó la mejilla contra la sedosa suavidad del cabello rubio.

—Te amo.

—¿Hay comida en esa bolsa?—le preguntó después de que su respiración se había estabilizado, inclinándose un poco hacia atrás en el círculo de los brazos y dejando que sus ojos se enfocaran sobre la cara.

—Mmm—Santana respondió, pero no era de comida de lo que tenía hambre.

Hábilmente, alzó la blusa de debajo de la banda de los pantalones de la rubia y deslizó su mano sobre la piel caliente en la base de la columna vertebral. Rodeando sus dedos sobre los huecos justo por encima de las caderas de su amante, presionó sus propias caderas hacia delante, sacando un jadeo de la mujer en sus brazos.

—Pero se conservará.

Sus labios se encontraron, y por un tiempo simplemente se balanceaban juntas en medio de la creciente oscuridad, las manos y los labios reclamando carne haciendo promesas con besos que se hicieron más abandonados con cada segundo que pasaba.

Brittany finalmente se retiró cuando pensaba que estaba en peligro de caer, sus piernas temblaban tanto. Jadeando, preguntó:

—¿Esto va a desaparecer? ¿Este sentimiento de no ser capaz de acercarme lo suficiente?

—No sé—Santana contestó con desesperación, con el pecho agitado—Nunca me he sentido así antes.

—En realidad no importa—murmuró casi para sí misma cuando comenzó a trabajar liberando los botones en la camisa de la morena, tirando de sus pantalones mientras lo hacía. Empujó la tela restrictiva a un lado y deslizó sus palmas sobre los músculos firmes, capturando el oleaje suave de los pechos en sus manos—Está más allá de mi control.

—Bueno... no te detengas entonces...—gimió, sus rodillas casi cayendo cuando las puntas de placer se dispararon por debajo de los dedos de la rubia.

Arqueando la espalda, cerró los ojos y trató de mantener el equilibrio con las manos en los hombros.

Nunca había tenido una mujer tomándola de esta manera, y nunca había sabido antes lo mucho que lo había deseado.

Pero lo hizo.

La sensación de entregarse a la pasión de la rubia era más liberadora de lo que jamás había experimentado.

—No podemos—Brittany se quejó, su cabeza palpitante y su visión casi desaparecida. Una pequeña parte trabajando en su mente le recordó que estaban paradas en medio del salón de su casa, y tomó la mano de Santana y jaló de ella con urgencia hacia el sofá—Siéntate—ordenó mientras jalaba hacia abajo el cierre de los pantalones.

La parte trasera de las rodillas de la morena golpearon el borde del sofá y no tuvo más remedio que cumplir, sintiendo la ropa quitada de su cuerpo mientras se hundía.

Se encontró casi desnuda, Brittany en su regazo, sus bocas bailando sobre la piel de la otra de nuevo.

Cuando los dedos se deslizaron entre sus muslos, lo único que podía hacer era dejar caer la cabeza contra el respaldo del sofá y gemir. Había sido así aquella primera noche, su necesidad subiendo tan rápido que nunca tuvo la oportunidad de contenerla, pero esta vez no se resistió.

Dio la bienvenida al fuego que ardía a través de su sangre, purgando las heridas mucho más profundas que la carne.

—Por favor—rogó.

Cayó de rodillas entre las piernas morenas, y luego se inclinó para tomarla con tiernas manos y labios exigentes. Ningún pensamiento, ninguna inseguridad ahora.

Este, este esplendor, esta maravilla, esta belleza indescriptible.

Esto era suyo para tomarlo, y lo tomó.

Con la certeza del toque y seguridad del corazón, levantó a su amante en las alas de su propio deseo sin aliento a un lugar más allá del conocimiento.





Santana acarició los mechones del cabello espeso rubio a través de sus dedos casi sin vida, incapaz de reunir la fuerza suficiente para levantar la cabeza de los cojines del sofá.

Sus muslos todavía temblaban, y su estómago se ondulaba con réplicas.

—¿Brittany?—preguntó con voz ronca.

—Mm...

—Estoy agotada.

—Yo también.

—Si me ayudas a levantarme, podemos probablemente hacerlo en el dormitorio. Debes estar incómoda—con esfuerzo, deslizó su palma por debajo de la barbilla, levantando la cabeza de su amante desde donde descansaba contra su propia cara interna del muslo, y logró centrarse en los ojos de color azul—Si me das unos minutos, podré ser capaz de corresponder, también.

—Estoy bien—sonrió—Hacer el amor contigo parece calmarme.

—Sin embargo, tengo planes para ti—estaba cansada, y le dolía el pecho, y la laxitud que persistió después de su liberación casi la había arrullado en el sueño, pero necesitaba que la rubia supiera lo mucho que la quería.

Tenía que mostrárselo, y no había mucho tiempo.

—Mantén ese pensamiento—Brittany dijo cálidamente cuando se empujó en posición vertical y extendió una mano para su morena—Vamos a cenar primero. Las dos necesitamos comer.

—Está bien. Comer en primer lugar, pero no creas que me estoy olvidando.

—Oh, créeme, no voy a dejar que se te olvide.





Al final resultó que, el tiempo se escapó y era cerca de medianoche para el momento que Santana había frito las verduras y fideos que había recogido antes por la tarde, e incluso más tarde para el momento que habían terminado de comer y apilado los platos en el lavaplatos.

—Vamos—anunció, agarrando el faldón de la camisa de la morena y jalándola lejos del fregadero—Cama. Estoy debilitándome y...

—Tengo que salir más tarde.

Brittany dejó de moverse bruscamente, dejando caer el material de sus dedos.

—¿Qué?

Se giró y apoyó las caderas contra el mostrador. No quería ver lo que había los ojos azules, temía que sería esa combinación de dolor y resentimiento que había estado tan a menudo en los de Dani, pero se obligó a encontrarse con la mirada de la otra mujer.

Había preguntas en las profundidades de esos ojos azules, y confusión, pero no se habían enfriado.

Aún no.

Respirando hondo, se armó de valor para el dolor que estaba segura que vendría cuando la rubia le diera la espalda en su enojo.

—He estado lejos del trabajo mucho tiempo. Necesito estar un paso adelante en este nuevo caso, y hay algunas personas que tengo que ver.

Brittany la miraba, luchando para absorber las palabras y situarlas en algún contexto que pudiera tratar.

No había ninguno.

—¿Esta noche? En medio de la noche, ¿a solas?

Era su turno para estar confundida.

—Britt, soy policía.

—Por supuesto, sé eso, San—casi gritó, frotándose el puente de la nariz y paseándose en la longitud de la cocina—Pensé que era trabajo de oficina. Una persecución de papel.

—Es…bueno, es y no es. Es una investigación real, y muchas de ellas se llevaran a cabo a través de búsquedas en la computadora y lo que sea que diablos además esos cabezas de huevo van a hacer, pero hay un verdadero trabajo policial por hacer, también.

—¿Qué hay de Mike? ¿Pensé que él iba a hacer el trabajo en la calle?—se obligó a reducir la velocidad. Gritando no ayudaría, y el hecho de que ella quería gritar era bastante molesto.

—Él lo está—Santana afirmó. Se arriesgó y se acercó los pocos pies a ella, tomando su mano tentativamente. El ligero contacto alivió algo de la tensión en el estómago, aunque la respuesta de la rubia estaba reservada—Pero él no puede hablar con mis contactos. Me tomó años para cultivarlas, y no hablan con cualquiera. Sólo estaré hablando. Lo juro.

Brittany se alejó un paso, pero mantuvo la mano en la detective.

—¿Por qué no me dijiste esto antes, cuando llegaste aquí? o ¿en el teléfono cuando llamaste desde el coche?

La policía se quedó en silencio.

—¿San?

—Yo estaba...—se pasó una mano por el pelo, se encogió de hombros—Pensé que estarías enojada. Pensé que no querías verme.

—Enojada—dijo en voz baja—¿Piensas que podría estar preocupada? ¿Que podría estar preocupada de que apenas has estado fuera de la cama una semana y ya estás trabajando quince horas al día? Dios, San...—caminó y se sentó en la pequeña mesa de la cocina, haciendo un gesto hacia la silla contigua con una mano—Siéntate. Te ves cansada.

Ésta se sentó.

—Quería decírtelo, pero cuando llegué aquí…

—No te di mucha oportunidad de hablar entonces, ¿verdad?—relleno, una leve sonrisa relajando su preocupada expresión.

—Yo te quería, también. Desesperadamente—le tomó la mano de nuevo, y esta vez los dedos blancos entrelazaron confortablemente entre los suyos—Cuando me tocas, todo simplemente... cae en su lugar. Todo tiene sentido.

—Lo sé—le deslizó los dedos por la mejilla—Para mí, también. Nuestras habilidades no verbales están bien. Excepcional, como una cuestión de hecho. Pero tenemos que hacerlo un poco mejor en las partes verbales.

—Soy mala en eso—Santana dijo honestamente—Alrededor de mi casa, el trabajo fue primero. Mi papá nunca me explicó, mi mamá nunca se quejó, pero sé que hubo un montón de noches que nunca llegó a casa y luego, bueno, entonces él nunca volvió a casa.

El corazón de Brittany latía dolorosamente, pero se limitó a asentir. La expresión de Santana era distante, y dudaba de que la detective realmente la viera.

—Crecí con el silencio. Esa es la forma en que la mayoría de los policías son—los ojos azules se arremolinaron con angustia—Nunca he dicho estas cosas en voz alta antes.

—Y eso es exactamente por qué te quiero—Brittany susurró—Debido a que las estás diciendo ahora.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 3:) el Miér Mayo 30, 2018 9:43 pm

hola morra,..

es complicado para britt que se acostumbre a los horarios de san y el tipo de vida que lleva???
a ver como les va en la etapa del nuevo caso,.. y volver a la rutina!!

nos vemos!!!

avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por micky morales el Jue Mayo 31, 2018 7:21 am

Ok San tiene que salir, perfecto, pero cuando Britt le dira lo que siente en realidad????
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7121
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 23l1 el Jue Mayo 31, 2018 8:11 pm

3:) escribió:hola morra,..

es complicado para britt que se acostumbre a los horarios de san y el tipo de vida que lleva???
a ver como les va en la etapa del nuevo caso,.. y volver a la rutina!!

nos vemos!!!






Hola lu, mm la vrdd esk si, no solo xq es complicado el horario, sino x el trabajo en si =/ Esperemos y bn la vrdd...además que la "rutina", las mate =/ Saludos =D







micky morales escribió:Ok San tiene que salir, perfecto, pero cuando Britt le dira lo que siente en realidad????






Hola, mmm esk mejoran en una para caer en otra cosa, no¿? Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 14

Mensaje por 23l1 el Jue Mayo 31, 2018 8:13 pm

Capitulo 14



En las primeras horas después de la medianoche, las calles en el vecindario calmado de Brittany estaban extrañamente tranquilas, pero a medida que Santana se acercaba a la zona del crimen en el corazón del centro de la ciudad, la actividad a pie y vehicular se recogieron.

Aquí en las aceras con luces de neón y los innumerables bares en decadencia, antros desnudistas, y hoteles baratos, la vida estaba llena de energía inagotable.

Se detuvo en la acera no lejos de un restaurante abierto toda la noche que era un lugar de reunión local para moradores, en su mayoría prostitutas de la zona tomando un descanso entre Johns (clientes), mendigos que habían tenido la suerte de gorronear el precio de una taza de café, y los asistentes de bares que no habían tenido la suerte de encontrar compañía para las últimas horas de soledad.

Saliendo del Vette en la noche por primera vez en casi dos meses, sintió otro pedazo de su vida volviendo a caer en su lugar. En estas calles, sabía exactamente quién era, y exactamente lo que se esperaba de ella.

Un extraño consuelo, pero uno familiar.

Su sangre zumbaba con la tenue agitación de la anticipación que el estar aquí, cazando, siempre producía. No estaba cazando una persona, no esta noche, pero la información que reuniera, el extraño comentario, la observación improvisada, el rumor propagado, un día podría conducirla a su presa.

Casi había alcanzado el punto iluminado en la acera delante del restaurante, cuando vio a una figura familiar empujar a través de la puerta giratoria en la salida.

Rápidamente, se metió en el voladizo oscurecido de una tienda de videos tapada y esperó a que la persona pasara. Sólo tuvo una visión fugaz de la silueta con chaqueta de cuero, azul mezclilla cuando la mujer se dirigió a pasos largos rápidamente, pero los rasgos agudos, cabello rubio medianoche eran imposible de confundir.

Quinn Fabray estaba fuera muy tarde en una parte muy arriesgada de la ciudad.

Decidió esperar unos minutos antes de checar el restaurante. En el momento en que entró, sería obvia para todos.

Los que no la conocían todavía serían capaces de decir que era un policía. Incluso en jeans y una camiseta, una ligera cazadora que cubría su funda, sus ojos gritaban policía.

Por lo general, no le importaba.

La visibilidad podría ser una forma de poder, sobre todo si esto intimidaba a los informantes en decirle lo que necesitaba saber rápidamente con un mínimo de presión.

Pero no sabía quién podría estar dentro, y la presencia de Quinn aquí, sin ninguna razón que pudiera imaginar, la preocupaba.

Tal vez era una coincidencia, pero cualquier policía podría decirle que no había tal cosa. Ignorando el olor de orina y madera podrida, se apoyó contra la pared mohosa del pequeño rincón húmedo y observó el restaurante.

No tuvo que esperar mucho tiempo.

Menos de cinco minutos después, tres jóvenes mujeres salieron y siguieron su camino, caminando juntas riendo y hablando. No se requería habilidades de detective para determinar su ocupación.

Sus faldas demasiado cortas y cuerpo apretado, amplio escote, junto con demasiado maquillaje y accesorios baratos, deletreaba prostituta.

Se puso a caminar al lado de una castaña delgada con el pelo de punta que podría haber estado en cualquier lugar de doce a veinte.

—Hola, Rachel—dijo en voz baja.

—¡Cristo!—la joven mujer exclamó. Echando un rápido vistazo a sus compañeras, que estaban mirando con curiosidad, la agarró del brazo y tiró de ella en las sombras bajo un toldo—Adelante, chicas. Me pondré al corriente—cuando se habían alejado, dijo entre dientes—Maldita sea, López. ¿Cuándo vas a dejarme en paz?

—Lo hice. Dos meses enteros.

—Bueno, parece que fue ayer. ¿Qué quieres?

—Vamos a un lugar donde podamos hablar—ofreció.

Sabía que ser vista con ella podría ser un problema para la joven prostituta, aunque no le importaba si arruinaba su negocio por la noche. Realmente se preocupaba si la castaña la ponía en peligro físico.

Cualquier persona en esa parte de la ciudad que parece demasiado amistosa con la policía podría hacer enemigos rápidamente.

—Quiero ponerme al día en los viejos tiempos. ¿Has comido? Te compraré el desayuno.

—Son las 4 am.

—Está bien, cenemos entonces.

Rachel resopló con disgusto.

—Está bien. En Chen. Vamos.



Se movieron rápidamente a través de calles secundarias que eran tan estrechas que podrían haber sido callejones con excepción de las casas históricas que se alinean en ellas.

Los residentes de Society Hill,, como la zona fue llamada, emitían constantes quejas al Ayuntamiento en relación con la zona del crimen y su actividad no deseada.

Desafortunadamente, el par sórdido de la ciudad bordeada algunos de los inmuebles más caros en el centro de la ciudad.

Cada seis meses la policía barría la zona todas las noches durante una o dos semanas tratando de reducir la vida nocturna, pero siempre volvían.

Mantuvo un ojo atento para cualquiera siguiéndolas o acechando en las sombras, mientras se apresuraban.


Diez minutos más tarde salieron en South Street, otro bolsillo de la actividad nocturna, aunque aquí la gente era más joven y la emoción se centraba más en el alcohol y las drogas que en el sexo.

La casa de Jade de Chen era un agujero en la pared del restaurante que parecía como una citación del Consejo de Salud esperando para ser servido, pero la comida era buena y el propietario discreto.

Tomaron una mesa en la parte posterior por debajo de los fluorescentes parpadeando, y una camarera sonriente se materializó con una taza de té humeante y un plato de fideos crujientes antes de que sus traseros hubieran alcanzado los asientos de vinilo agrietados.

Comenzó a entregar los menús, pero negó con la cabeza y Rachel dijo:

—Moo Shu de cerdo con panqueques extra. Y un Tsing Tao.

Luego estaban solas, mirando la una a la otra a través de la manchada superficie de fórmica. Automáticamente, hizo un inventario, sus ojos parpadeantes sobre la cara de la castaña y luego hacia abajo a los brazos desnudos.

Los bonitos ojos de la joven mujer eran marrones y sus brazos no llevaban pista de marcas.

Estaba contenta, le gustaba la valiente chica.

—¿Que te pasó en la cabeza?—preguntó.

Rachel se encogió de hombros y ligeramente trazó la fresca cicatriz roja en la frente. Las marcas de sutura todavía se mostraban a lo largo de los bordes del corte.

—Me caí.

—¿Alguien te ayudó a caerte?—preguntó casualmente, valiente a, frito crujiente de fideos de trenzado de la taza.

Había una docena de motivos por los que una mujer en la posición de Rachel podría terminar muerta en el césped, prostitutas veteranas que no querían que ella se mueva en sus esquinas; proxenetas enojados que no creían que los retornos nocturnos eran lo suficientemente altos; un cliente que salió mal.

Pero Rachel era su informante y la policía la protegía como suya. Era una razón por la que le ayudaba, aunque de mala gana a veces, con la información de calle.

—Ya he dicho. Un accidente—estudió a la policía, señalando las sombras bajo los ojos. Su delgadez normal rozaba en descarnada—No pensé que estarías de vuelta.

Santana se quedó en silencio.

—He escuchado también, todo el mundo se enteró, sobre lo que te pasó al día siguiente de que Anna Marie fue asesinada.

La última vez que la policía se había visto una a la otra, estaba llorando en su hombro y su mejor amiga había estado tendida arriba en un agujero de rata de hotel muerta.

Todavía podía sentir la sensación segura, sólida de los brazos de la policía a su alrededor.

Sacudiendo la cabeza para disipar el recuerdo, agregó:

—Me alegro de que volaras a ese hijo de puta lejos.

—Yo también.

Rachel la miró con sorpresa, su piel picando en el plano duro frío de la voz de la policía. Estaba empezando a preguntarse si ella no se había estado equivocado en muchas cosas acerca de los policías.

Santana no era como esos pinchazos bastardos que molestaba a ella y sus amigas por sexo a cambio de no presentar cargos de prostitución que todos sabían no se meterían la pasada noche en el juzgado.

Santana era diferente; a ella le importaba, sólo como, la camarera interrumpió sus reflexiones mientras depositaba un enorme plato humeante de moo shu sobre la mesa entre ellas, junto con panqueques y salsa.

—¿Más cerveza?—la camarera preguntó a Rachel, que negó con la cabeza. Mirando a Santana, le preguntó—¿Y usted?

La palabra detective quedó colgando en el aire.

—No, estoy bien.

Mientras la policía observó a su compañera amontonar la comida en su plato, ella comentó:

—Estoy buscando a alguien vendiendo materia joven.

—Todo el mundo vende materia joven. Eso es lo que vende. ¿O es que no te has dado cuenta?

—Estoy hablando de cosas reales, no los dieciocho años de edad haciéndose pasar por trece.

—No sé nada al respecto—Rachel hizo rodar otro panqueque y tomó un sorbo de cerveza, manteniendo los ojos en su plato.

—Esta es probablemente una gran operación, bien dirigida, no algunos alcahuetes venta de pollos fuera de un departamento en los suburbios—continuó imperturbable—Tal vez una bien organizada operación.

Rachel levantó la mirada hacia ella, sus ojos se encontraron, pero intento como podía, sabía que no podía igualar la dura quietud de la mirada fría de la policía.

La castaña parpadeó, y luego dijo en voz baja:

—¿Estás jodidamente loca? No sé nada acerca de eso, y no quiero saber nada al respecto. Si esto es organizado, entonces estás pidiendo que te maten. Mira lo que le pasó a tus amigos policías la primavera pasada.

La expresión de Santana se convirtió en granito.

—¿Qué escuchaste?

—Sólo que estaban hurgando en lo que no deberían haber estado hurgando, en el negocio de alguien importante. Y que alguien los calló.

—¿Obtuviste el nombre de esta persona importante?

Rachel sacudió la cabeza.

—Uh uh.

—¿De quién escuchaste esto?

—No puedo recordar.

—Intenta.

—¿Estás buscando que te maten, también?—Rachel siseó, inclinándose sobre la pequeña mesa—¿Qué pasa contigo?

Por alguna razón, contestó.

—Uno de ellos era mi compañero.

—Bueno, ahora está muerto. Fin de la historia.

—No—dijo en voz baja mientras sacaba su billetera del bolsillo trasero—Aún no—dejó cuatro billetes de veinte sobre la mesa—Pregunta a tu alrededor. Ten cuidado, sin embargo.

—Sí, claro. Gracias—su tono no era agradecido—Escucha—dijo rápidamente cuando Santana se deslizó en el asiento y se levantó.

—¿Qué?

—Una amiga mía está en un lío. Un tipo encubierto la arrestó esta noche, no antes de que terminara el trabajo de la paja, podría añadir, aunque por supuesto él niega eso, y sé que ella no tiene para la fianza. Ella ha sido levantada antes. Podía irse lejos por esto.

—¿Cuál es su nombre?—preguntó, echando un vistazo a su reloj—Si el papeleo no ha sido procesado aún, veré qué puedo hacer.

—Sugar. Sugar Motta.

—Te veré pronto.

—No puedo esperar—Rachel se quejó, mirando a la policía caminar rápidamente a través del estrecho pasillo entre las mesas desvencijadas y hacia la noche.

Una parte de ella se sentía mejor sabiendo que López estaba de vuelta en las calles.




*****


—Oh Dios, necesito un baño. Necesito dos baños—Kurt Hummel se apartó de la terminal de ordenador y se frotó la cara con las dos manos—Siempre lo había oído, pero nunca en verdad sabía cuántos enfermos había por ahí.

Kitty giró en su silla y se enfrentó a él desde la consola en la que había estado trabajando.

El reloj de la pared del fondo decía 4:42 am.

La última vez que recordaba haber visto la hora habían sido las 8:30 de la noche anterior.

El pelo de Kurt estaba inusualmente desaliñado, y su camisa en realidad parecía haber estado fuera del pantalón.

Intencionalmente.

Eso era muy inusual para su fastidioso amigo. Era la expresión de los ojos hundidos en el rostro que le llamó la atención, sin embargo. No era fatiga, habían trabajado cuarenta horas o más sin parar cuando habían tenido fallos en el sistema principal para reparar o infestaciones virales masivas para limpiar.

Esto era otra cosa.

—¿Supongo que has tenido éxito?

Él hizo una mueca.

—Si puedes llamar casi a tener relaciones sexuales con una docena de pervertidos acertados, entonces sí, salvajemente.

—¿Quién eres tú esta noche?

—QtGrl13. Ella fue un gran éxito.

—¿Dónde has estado rondando?

—Los tableros de anuncios Hot4U. Tan pronto como me presenté y anuncié que era una chica nueva en la ciudad, tuve tres ofertas para moverme fuera a una habitación privada para conocerme. Estuve fuera de las salas de chat toda la noche después de eso.

—¿Algo que parezca prometedor?

Se encogió de hombros, luego suspiró.

—Demasiado pronto para decirte. El rollo es bastante sofisticado en su mayor parte, a excepción de los chicos de la escuela que son los mismos en todo el mundo ya sea en el ciberespacio o el baile de graduación. Ellos sólo quieren tener sexo y no son demasiado sutiles al respecto. Pero tengo la sensación de que los pedófilos reales están siendo muy cuidadosos de no exponerse a sí mismos. Probablemente están haciéndose pasar por niños hasta que se sientan lo suficientemente seguros en una relación para revelar su verdadera edad. Había uno o dos que parecía que podrían estar pescando por más que un polvo rápido, pero voy a tener que volver de nuevo un par de veces más para ver. Si me muevo demasiado rápido los va asustar.

—Está bien. Tan pronto como tengas un posible, házmelo saber y vamos a iniciar un rastreo secreto. Y tenemos que reducir las posiciones geográficas. Hay literalmente miles de personas que utilizan estos tableros, y tenemos que buscar un golpe local.

—Entendido.

—Trata de llevar las conversaciones en torno a fotografías, especialmente actuales o cualquier cosa con videos.

—Estoy haciéndolo cuando continuó como BigMac10, ahí es donde acabo de estar. Nadando con la escoria que están buscando para negociar archivos. Estoy haciéndome pasar por un chico que está interesado en niñas de 12 o 13 años de edad. Pero no he sido realmente específico todavía. Estos tipos no son estúpidos, y la gente que estamos buscando son muy inteligentes. No puedo pedir ver los grabados de algún tipo—él suspiró y se levantó—Me voy a casa. Blaine entró en esa conferencia de medicina alternativa en Sante Fe esta noche. Anoche, lo que sea. De alguna manera, estar con él siempre me hace sentir normal.

—Sí, él tiene ese efecto en mí, también.

—Eso es una extensión—dijo con buen humor.

Kitty sólo se rió.

—Di hola por mí y dile que me debe un entrenamiento.

—Lo haré. Deberías marcharte por la noche, también. ¿Marley está en casa?

—Sí.

—Entonces ve.

Echó un vistazo a la pantalla, considerando los centros de información de tarjetas de crédito que todavía necesitaba rastrear, luego pensó en la mujer arriba durmiendo.

El caso ya se estaba poniendo feo, y era probable que continuara durante mucho tiempo, y ponerse aún más feo.

Se puso de pie y se estiró.

—Excelente consejo. Me voy.

Cerró las puertas de la oficina cuando Kurt bajó en el silencioso elevador, y luego caminó a lo largo del pasillo poco iluminado a la escalera trasera y subió un vuelo al cuarto piso de su departamento.

Lo más silenciosamente posible, encajó la llave en la cerradura y se deslizó en las grandes puertas dobles separadas, cerrando y echando el cerrojo detrás de ella.

Dirigiéndose a través del espacio oscurecido de memoria, se quitó la ropa a lo largo del camino y se dirigió al cuarto de baño en el otro lado de la división de la zona del dormitorio.

Dejó la luz apagada con el fin de no despertar a Marley, pero al llegar a la ducha para girar abriendo el agua, escuchó un sonido suave detrás de ella.

Se volvió y se sorprendió como un cuerpo caliente se presionó en sus brazos.

Acariciando con la nariz su cuello, Marley murmuró adormilada:

—¿Es de mañana?

—Aún no—la besó con suavidad, y luego añadió—Vuelve a la cama. Estaré en cuanto me bañe.

—Mmm. ¿Quieres compañía?

—Ahora eso es por mucho la mejor oferta que he tenido toda la noche.

—¿Oh?—dijo, sonando mucho más despierta—¿Y has tenido muchas ofertas esta noche?

—Nada que valga la pena mencionar—dijo tranquilizadoramente.

Por desgracia, tenía la sensación que era una circunstancia que estaba a punto de cambiar, dado su compromiso actual.

Dejando a un lado los pensamientos de los depredadores y las víctimas inocentes, hizo a su amante entrar en la ducha y dejó que el agua caliente y el abrazo de Marley lavara las imágenes no deseadas de su mente.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 3:) el Jue Mayo 31, 2018 10:24 pm

hola morra,...

ahi que empezar a mover influencias,..
bueno san y britt no son las únicas que estan con el complejo de ser polis!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por micky morales el Vie Jun 01, 2018 7:18 am

Que estaria haciendo Fabray por ahi???? Rachel piensa bien, Santana es diferente!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7121
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por Isabella28 el Sáb Jun 02, 2018 5:06 am

La mujer que Quinn ayudo es rachel? Hola!! Aqui reportandose la desaparecida..
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 375
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 23l1 el Dom Jun 03, 2018 8:01 pm

3:) escribió:hola morra,...

ahi que empezar a mover influencias,..
bueno san y britt no son las únicas que estan con el complejo de ser polis!!!

nos vemos!!!





Hola lu, oooh si...esperemos y si lo hagan y sea para bn la vrdd. Oooh no...lo cual traera mas de un problema, no¿? =/ Saludos =D






micky morales escribió:Que estaria haciendo Fabray por ahi???? Rachel piensa bien, Santana es diferente!!!!




Hola, mmm interesante pregunta, no¿? mmm¿¿? Eso mismo, no todos son iguales y eso es lo bueno, y tmbn ai q saber notarlo. Saludos =D






Isabella28 escribió:La mujer que Quinn ayudo es rachel? Hola!! Aqui reportandose la desaparecida..





hola, dices tu¿? ahora q lo dices tmbn lo pienso ahora...Jajajajajajaaj iba a decir eso, pero como tmbn desaparecí, mucho menos eso si ¬¬, no diré nada ajajajja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 15

Mensaje por 23l1 el Dom Jun 03, 2018 8:03 pm

Capitulo 15




Cuando la alarma se activó, Marley hizo un agarre rápido para intentar silenciar el zumbido insistente antes de que despertara a Kitty.

—¿Qué hora es?—llegó un ronco susurro de la oscuridad.

—06:15

—¿Tienes una reunión esta mañana?—Kitty preguntó, aclarándose la garganta y tratando de disipar las telarañas de su cerebro.

—Sí. Desarrollo y Marketing se reúnen para discutir las agendas.

Kitty se dio la vuelta cuando la castaña se sentó en la cama, apreciando la forma en que las sábanas bajaban en cascada por el cuerpo de su amante, dejando al descubierto sus pechos.

De repente, olvidó el hecho de que sólo había tenido una hora y media de sueño.

No habían sido capaces de cenar juntas la noche anterior, porque en el momento que la castaña había regresado de una reunión de negocios tarde, ella y Kurt habían estado sumergidos en otra noche de trabajo.

El tráfico de Internet era alto entre las 4 y 2 am cuando los niños estaban en casa, de la escuela. Era entonces cuando los adultos merodeaban buscando un contacto.

Con esfuerzo, apartó esos pensamientos. Deslizando una mano por el brazo desnudo blanco, dijo:

—Te eché de menos anoche.

—Yo también—Marley suspiró—Será mejor que me vaya. Quiero estar ahí para mediar. Sabes que esos dos grupos nunca se ponen de acuerdo en cuanto a que planificación debería tener prioridad. Y por supuesto, ambos directores de división son exaltados totales, y por lo general uno u otro o ambos amenazan con marcharse después de cada reunión. Imagino que podría ahorrarme algo de tiempo estar ahí para apagar cualquier incendio.

—Van a jugar bien si estás ahí. Y siempre podrías amenazarlos a ellos antes de que tengan la oportunidad de marcharse.

—Tal vez—Marley rió y se inclinó para besarla—Vuelve a dormir.

—Mmm. Lo haré—murmuró lánguidamente, sus brazos rodeando la cintura de la ojiceleste. Jalándola hacia abajo en sus brazos, añadió—En tan sólo unos minutos.

Sorprendida, Marley emitió una corta risa que se volvió un gemido ahogado mientras su cuerpo se reunía con el de la rubia, y su piel comenzó a tararear con el pulso familiar de deseo.

Su cuerpo llamó al siguiente disparo, y antes de que se diera cuenta, estaba sentada a horcajadas sobre el muslo devorando la boca de su amante, de repente voraz para el gusto de ella.

Mientras se perdió en el beso, Kitty levantó las caderas, rodando sobre las de ella, y luego se colocó posesivamente sobre ella.

El zumbido se convirtió en un rugido.

De mala gana, Marley separó su boca del beso, jadeando,

—No hay tiempo.

—Seré rápida—Kitty gruñó, sus labios contra el cuello de la castaña, su mano rozándole la longitud del lado hacia sus caderas.

—Mentirosa. Nunca eres rápida—pero no se alejaba.

Kitty se empujó hacia arriba y con un rápido movimiento se deslizó por la cama hasta que sus pechos se situaron entre los muslos de la castaña y su mejilla estaba presionada contra el estómago.

Pellizcando en la sensible piel alrededor del ombligo, pasó los dedos suavemente por el interior del muslo izquierdo de su amante, bailando adelante y atrás sobre los tiernos lugares entre sus piernas.

—Búrlate de mí de esa manera por más tiempo y va a ser rápido—advirtió, arqueando sus caderas bajo los dedos inteligentes de la rubia.

—Lo sé.

Aun así, Kitty se tomó su tiempo, deslizando las yemas de los dedos a lo largo de los cálidos pliegues sensibles, sumergiéndose en el calor acogedor, entonces apretando la longitud del clítoris sólo para alejarse rápidamente, provocando suspiros y gritos débiles de su amante.

Sólo cuando los dedos largos y delicados de Marley revoloteaban sobre su mejilla en muda súplica hizo bajó la cabeza y la tomo suavemente entre sus labios.

En el grito agudo de Marley, tiró de ella más profundamente, su lengua acariciando el contrapunto al pulso que martilleaba a través de los tejidos inflamados.

Con cuidado de no aumentar la presión bastante para romper los hilos del control de la castaña, mantuvo su temblor en el límite durante un largo rato.

Sólo cuando ésta comenzó a empujar de manera irregular en su contra, imposiblemente fuerte ahora y claramente en el borde de explotar, cedió y aumentó el ritmo de sus caricias.

Al instante, fue recompensada por una rígida quietud en las piernas de la ojiceleste seguida de un grito desgarrador, luego un sollozo tranquilo de rendición.

Cerró los ojos y saboreó cada temblor en espiral debajo de sus labios y se movió hacia fuera a través del cuerpo de su amante. Luego se quedó quieta, una mano extendida, con los dedos entrelazados con los de la castaña, completamente satisfecha.

Estaba casi dormida de nuevo cuando Marley le dijo al oído:

—He puesto la alarma. Ten cuidado hoy. Te amo.




*****


Brittany apagó la alarma veinte minutos antes de que fuera puesta para sonar.

Había estado despierta durante mucho tiempo, escuchando el silencio en la casa todavía salpicado de vez en cuando por el sonido lejano de una puerta de coche, un arranque de motor, y alguien saliendo por un temprano día.

Y le había tomado mucho tiempo conciliar el sueño después de que Santana la había dejado la noche anterior, también.

Era imposible no preguntarse a dónde se dirigía, con quién estaría hablando, y con quien iba a pasar las últimas horas oscuras de la noche.

Tenía la esperanza de que la morena volvería cuando su trabajo fuera hecho, para venir en silencio a través de la puerta para descansar a su lado.

Una vez incluso había despertado, su corazón latiendo rápidamente con ansiosa anticipación, sólo para darse cuenta que había sido el viento que hizo volar las ramas contra su ventana que habían llamado por ella.

Con cansancio, sacó las piernas de debajo de las mantas y se puso de pie, tratando de alcanzar la bata mientras se enderezaba. Estaba cansada, no por falta de sueño, a pesar de que seguramente había sido irregular, sino de algo más profundo que tiraba de su corazón.

Como si estar en la distancia, desapasionadamente mirando una escena desarrollada en el escenario, ella estudió la sensación, finalmente reconociéndolo como una combinación de soledad y miedo.

La soledad no la sorprendió.

Echaba de menos a la morena, que era natural. El miedo podría tomar algún tiempo para comprender, pero separarse de ello era bastante simple.

Tenía miedo porque su amor la hacía vulnerable, vulnerable no sólo a su propio destino, sino al de Santana ahora también.

Sus caminos se habían cruzado, sus vidas se habían cruzado, y ahora sus futuros estaban entrelazados.

Era completamente posible que el camino adelante estuviera cargado con decepción y tristeza.

Cuántas veces ella había aconsejado a los demás que no había garantías en la vida, y que sólo viviéndola podrían alguna vez esperar ser realizadas.

Sonrió para sí misma cuando se dirigió hacia la ducha, pensando en lo fácil que era dar consejos y cuán difícil a veces para prestarle atención.




*****


Santana estacionado ilegalmente en una parada de autobús y dejó sus luces intermitentes encendidas.

Corrió hasta la cuadra, echando un vistazo a su reloj y buscando el coche de Brittany.

No lo vio, pero la rubia había regresado tarde la noche anterior y probablemente no había sido capaz de encontrar un lugar en esta cuadra.

Su respiración era un poco estrecha y era consciente de un débil dolor punzante en el fondo de su pecho que pulsaba con cada pisada.

Atribuyéndolo al tejido cicatrizado que aún no habían madurado, lo ignoró. Sin embargo, mientras pulsaba el timbre de la rubia, tuvo que trabajar para suprimir el sonido de su propia respiración jadeante dentro y fuera.

Lo que no necesitaba era dar a la ojiazul algo más de que preocuparse.

Después de un minuto, pulsó el timbre de nuevo, pero sabía que la había perdido.

Cuando se habían separado de la noche anterior, habían sido muy cuidadosas entre ellas, tratando de no encender el fuego de la ira que todavía ardía peligrosamente.

No había pensado en preguntarle cuál sería su horario de la mañana.

Alejándose, caminó más despacio por las escaleras de mármol hasta la acera y hacia su coche. Había un lugar dentro de ella que aún dolía, y no tenía nada que ver con sus lesiones.

Era sólo la parte de ella que siempre se sentía vacía cuando estaban separadas, y ahora sabía que iba a doler todo el día.

Maldiciendo en voz baja, se deslizó en su Vette, aceleró el motor, y rugió lejos en la mañana.






Su temperamento no había mejorado nada en el momento en que llegó a la comisaría, y no fue aliviada por el pensamiento de su cita a las 7:30 am.

Finn Hudson abrió la puerta de su despacho en el momento preciso.

—Adelante, Sargento—dijo con una sonrisa de bienvenida.

Lo siguió, llevando una taza de cartón de café que había recogido de la sala de máquinas expendedoras en su camino a su oficina. Se acomodó en la silla de respaldo recto y equilibró la taza en la rodilla.

—Así que has estado de regreso en el trabajo desde hace unos días, ¿no es así?—él preguntó, anotando la fecha y la hora en un bloc amarillo mientras sorbía de su propia taza de café.

—No exactamente—corrigió en un tono uniforme. El único lugar que no deseaba aparecer disgustada era en esta sala—Mi asignación es normal trabajando casos de crímenes activos especiales, trabajo de detective. Por el momento, he sido asignada como intermediaria entre el departamento de policía y una agencia gubernamental que controla un grupo de trabajo multi jurisdiccional.

—Eso suena como un trabajo de escritorio.

—Más o menos—admitió, no viendo la necesidad de ofrecer algo más.

Cuanto menos él supiera, menos le podría reportar a otra persona.

—¿Estás bien con eso?

—No es lo que estoy capacitada para hacer, y no sería mi elección de asignaciones. Asumo que será temporal y tan pronto como usted firme en mi evaluación, espero que mi capitán me saque de ella y me ponga de nuevo en servicio normal.

Con suerte, él conseguiría la indirecta y haría lo que todo el mundo sabía que iba a hacer de todos modos, que era certificarla apta para el servicio.

Cristo, soy a la que le dispararon. Podría pensar que eso me daría un poco de espacio.

Él se echó hacia atrás en su silla, moviendo la cabeza como si estuviera de acuerdo con lo que ella estaba pensando.

—Tengo curiosidad, Sargento. ¿Por qué no esperó a los refuerzos esa noche con Blake? No hubiera sido un procedimiento operativo estándar?

—Como le dije antes, sentí que el rehén estaba en peligro inminente y que cualquier demora podría ponerla en riesgo.

—Su pareja declaró en su informe que no había sido lastimada hasta ese momento. ¿Qué le hizo pensar que la situación era tan grave?

—El Detective Mike declaró en su informe que la Dra. Pierce al parecer no había sido asaltada sexualmente hasta ese momento, pero confirmó que estaba físicamente restringida y en peligro inmediato.

Jesús, ¿no se imaginaba que hubiera leído el informe de Mike a estas alturas?

Él no es claramente un detective.


—La razón por la que estoy preguntando es que si alguien fuera a ver esto desde el exterior, sus acciones podrían ser interpretadas como tomar la ley en sus propias manos. Usted no sólo salvó al rehén, ejecutó al criminal.

Casi sonrió.

Ahora él estaba tratando de provocarla para que diga más de lo que pretendía revelar. Otra técnica de interrogación que él no empleaba muy bien.

—Dr. Hudson, no ejecuté al sospechoso. Usé la fuerza apropiada para someter a un criminal violento que dio cada indicación de que él estaba a punto de infligir daños corporales graves a un civil y quien dio la confirmación verbal que él tenía la intención de matarla a ella también como a mí.

—Vamos a cortar por lo sano, Detective Sargento.

—Eso estaría bien.

—Teniendo en cuenta la misma situación, ¿haría lo mismo otra vez?

—Sí—contestó sin vacilar. Sus ojos se encontraron, y lo que sea que él vio en su mirada de acero le hizo parpadear.


—¿Arriesgaría su vida por cualquier rehén, o sólo uno con el que estuviste personalmente involucrada?—él preguntó suavemente.

Se inclinó hacia delante, sin apartar los ojos de él, y su voz era de piedra.

—¿Qué quieres decir?

—Conocía al rehén personalmente, ¿verdad?

—La conocí durante el curso de la investigación, sí.

Él no dio ninguna señal de que no había respondido precisamente a su pregunta, sino que simplemente continúo.

—El hecho de que tú... la conocías... ¿influyó en su reacción a la situación?

—No—no vio ninguna necesidad de decirle que ella había estado casi fuera de su mente con el miedo y la ira sólo un corto tiempo antes de que finalmente había encontrado a Blake y a Brittany.

Debido a que su mente había sido cristal claro cuando ella entró en la habitación con ellos.

Había estado en un perfecto control.

—Entonces—él dijo con suave firmeza—Lo que está diciendo es que arriesgaría su vida...no, perdería su vida...por cualquier persona en la misma situación.

—Soy policía, Hudson—comentó drásticamente, finalmente permitiendo a su impaciencia mostrarse—En caso de que no lo haya notado, eso es lo que hacemos No soy una bala perdida; no soy un peligro para la sociedad. No soy un peligro para nadie.

—Excepto para ti misma.

Levantándose, preguntó en voz baja,

—¿Terminamos aquí?

—Por hoy, sí. Me gustaría verte una vez más, lo cual es mi procedimiento operativo estándar—cuando se volvió para irse, él agregó—Podría ser que considere, Sargento, que sería mucho más eficaz si se valorará a sí misma tanto como aquellos que ha jurado proteger.

No respondió, pero cerró la puerta suavemente detrás de ella.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por micky morales el Lun Jun 04, 2018 6:23 am

Los temores de Britt y la aparente ceguera de Santana siguen siendo interesantes, no creo que San se arriesgaria tanto por otra persona, aunque fuese su trabajo y Britt insisto en que deberia hablar con San y sincerarse!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7121
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 23l1 el Lun Jun 04, 2018 8:13 pm

micky morales escribió:Los temores de Britt y la aparente ceguera de Santana siguen siendo interesantes, no creo que San se arriesgaria tanto por otra persona, aunque fuese su trabajo y Britt insisto en que deberia hablar con San y sincerarse!!!!





Hola, interesantes¿? asik va bn¿? Otra persona q no sea britt¿? mmm¿? Eso mismo, ai tienes todo mi apoyo, xq yo tmbn lo creo =/ Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 16

Mensaje por 23l1 el Lun Jun 04, 2018 8:15 pm

Capitulo 16



Cuando Santana se dirigió hacia el pasillo después de salir de la oficina de Hudson, giró a la derecha y casi chocó con Mike, que estaba apoyado contra la pared fumando un cigarrillo bajo un gran letrero rojo brillante de No Fumar.

Se le quedó mirando.

—¿Qué estás haciendo aquí?

—Te vi entrar en el estacionamiento esta mañana.

—¿Y qué?—preguntó con sequedad—¿No tienes nada mejor que hacer que andar por aquí?

—Bueno—dijo sin prisas, dando una última calada al cigarrillo y dejándolo caer en el suelo de baldosas manchadas y aplastándolo bajo la punta de su zapato—Ahora que lo mencionas, no tengo nada mejor que hacer, y pensé que te gustaría algo mejor que hacer, también.

—¿Qué has conseguido?—preguntó, curiosa a pesar de su irritación por encontrarlo fuera de la oficina del psicólogo.

No era exactamente un secreto lo que ella estaba haciendo ahí, pero todavía no le gustaba que le recordaran que sus colegas eran conscientes del hecho de que estaba pasando por una evaluación.

A pesar de que no estaba bajo ningún tipo de sospecha, todavía la hacía sentir como si no estuviera en tierra firme dentro de su propio campo. Por mucho que entendía intelectualmente la necesidad de los oficiales de policía, con su dieta constante de situaciones estresantes y peligrosas, para tener el acceso y el apoyo de psicólogos que comprendían las presiones del trabajo, todavía era algo así como un estigma.

Antes de que él pudiera hablar, le espetó:

—Vamos a salir de aquí.

Los dos comenzaron a caminar hacia la señal de salida por encima del hueco de la escalera al final del pasillo, y Mike respondió:

—He rastreado a un huésped estatal, que se encuentra aquí en nuestra propia institución correccional, que podría estar dispuesto a darnos un poco de información por algo a cambio. Ya sabes que los agujeros de estos estafadores rodarán en sus propias madres por privilegios adicionales o un tiro en una audiencia de libertad condicional más pronto.

—¿Quién es él?—preguntó, su pulso acelerándose al pensar en cualquier tipo de pista difícil.

No estaba en su naturaleza sentarse y esperar a que otros departamentos, o en este caso, agentes federales le señalaran en la dirección correcta en un caso.

Si Kitty y Kurt encontraban algo con sus búsquedas en Internet, tanto mejor, pero no estaba haciéndose muchas ilusiones.

—Un tipo con el nombre de Alonso Richards. Está haciendo seis a diez por posesión con la intención de vender.

—Huh—dijo decepcionadamente—Drogas. ¿Qué te hace pensar que nos puede ayudar?

—Porque cuando allanaron la casa donde estaba escondido con su alijo de cocaína, también encontraron algunas cintas de vídeo muy interesantes. Cintas con un montón de chicas adolescentes y un par de... uh ... hombres maduros divirtiéndose desnudos en una variedad de combinaciones Y no eran cintas comerciales, estas eran películas caseras.

—¿Tienes las cintas?

Mike sacudió la cabeza con disgusto.

—Nop. Comprobé con la sala de evidencias anoche. Misteriosamente, las cintas han desaparecido.

—¿Así que no sabemos quién estaba sobre ellos?

—No tuve esa suerte. No hubo ninguna mención acerca de si los hombres fueron identificados alguna vez o no.

Se detuvo en la parte inferior de la escalera y se quedó mirando a Mike.

—¿Cómo encontraste esto? ¿Y cómo es que sólo nos estamos enterando de ello ahora?

Mike se encogió de hombros, pero su expresión era cautelosa.

—Algo no huele bien, pero no puedo averiguar dónde está viniendo el olor. Ya que somos Vicios, alguien de Narco debería habernos avisado acerca de eso. Sin embargo fue enterrado en el informe de detención, y la única razón por la que he encontrado todo se debe a que saqué los archivos de las redadas que tú y Cruz hicieron cuando cerraron ese gallinero la primavera pasada. Estaba tratando de encontrar alguna conexión con los chicos que controlaban ese negocio, esperando que encontráramos a alguien todavía trabajando en las calles, entonces hice una referencia cruzada de los nombres de los chicos que enviaste para buscar gente relacionada. Entonces comprobé los nombres de aquellos chicos buscando actividad reciente y ahí apareció este Richards.

Empujaron a través de la puerta de salida en el aparcamiento, donde Mike encendió otro cigarrillo con prontitud. Camionetas de policía, patrullas, y vehículos sin identificación se intercalaban con vehículos civiles, y mientras los dos serpentearon entre los coches estacionados al azar hacia su Corvette, indicó:

—Debes haber pasado mucho tiempo jodiendo esa computadora. Buen trabajo.

Él no respondió pero una sonrisa se dibujó en su rostro e igual de rápido desapareció.

—Creo que tenemos que cazar a las pollas de narcóticos que hicieron la redada y averiguar por qué nunca nos enteramos sobre la relación de la pornografía. He llamado y dejado mensajes, pero no han devuelto las llamadas. Algo que ver con la prostitución y los niños debería automáticamente haber pateado a alguien en nuestra división, y no pude encontrar un registro de ello.

Cuando abrió la puerta y se deslizó en el asiento, dijo:

—Parece que hay un montón de cosas de las que debimos haber sido informados pero no hemos sido. Ahora que lo pienso, Cruz y yo tuvimos suerte de haber hecho aquella detención inicial. Fuimos avisados del lugar por un drogadicto que estábamos interrogando acerca de algo completamente sin relación, y nos dio la ubicación con la esperanza de que lo dejáramos en paz. Ahora me pregunto si no nos hubiéramos movido tan rápidamente si no hubiera habido nadie ahí en absoluto cuando llegáramos.

Cuando el asiático se hubo instalado en su lado, ella se giró en su asiento y le dijo:

—¿Cómo es que no me dijiste sobre los rumores de que Jeff Cruz estaba sucio?

Mike simplemente la observó con una suave, relajada expresión al punto de estupor y dijo:

—Debido a que es una mierda. Y si tuviera alguna idea de quién inició esa charla, lo esperaría aquí en el estacionamiento alguna noche después de oscurecer y les daría una paliza. Cruz era un policía que murió en el cumplimiento del deber, y tú no manches su insignia hasta que lo veas gravado en piedra.

Encendió el motor y se retiró de la zona de aparcamiento. No había ninguna razón para comentar.

Por una vez, ella y Mike estaban en perfecto acuerdo.






Tres horas más tarde, dejó a Mike enfrente de la calle 18.

—Tengo que pararme alrededor en la oficina de Kitty y hacer acto de presencia. ¿Quieres escribir esto y buscar esos nombres a través de la computadora?

—Seguro—Mike dijo, teniendo en cuenta que era prudente no mencionar que ella se supone que estaba en trabajo de oficina y él se supone que era el hombre de pierna.

Quienquiera que pensaba que podía poner a Santana López detrás de un escritorio no la conocía muy bien, o la conocía bastante bien para saber que sería un trabajo de sentarse sólo de nombre.

—Hey Sargento—él agregó como de último momento—, Si vas a estar hurgando en otros departamentos, puede que no quieras que se propague el por qué.

Lo estudió cuidadosamente.

Sin contar el período de su recuperación, ella y Mike en realidad sólo habían trabajado juntos pocas semanas.

No tenía absolutamente ninguna razón para confiar en él, pero finalmente tuvo que admitirse a sí misma que lo hacía.

—¿Qué estás diciendo, Mike?

—No estoy diciendo nada—él dijo inocentemente. Parecía que estaba a punto de arañar sus bolas, y luego se lo pensó mejor, poniendo su mano en el bolsillo en cambio—Creo que conviene ser cuidadoso hasta que sepamos qué pasó con Hogan y Cruz.

—¿Crees que tenemos un topo?

—¿No es así?—su expresión no cambió, pero sus ojos se endurecieron.


Apartó la mirada por un segundo, pensando en todas las inconsistencias que habían salido a la superficie en tan sólo unos días.

Homicidio aparentemente había dejado la investigación de dos policías muertos; archivos que faltaban en el laboratorio de la escena del crimen en relación con la muerte de los mismos dos policías; informes de arrestos conteniendo información que podría haber apuntado hacia una red de pornografía infantil local habían sido enterrados; y, por último, había sido asignada silenciosamente a una investigación que estaba siendo controlada desde fuera del departamento pero que parecía tener conexiones con figuras del crimen organizado locales.

Estaba empezando a preguntarse exactamente a quién Noah Puckerman estaba investigando.

—Sí, Mike, lo creo. Así que cuida tu espalda, también, ¿de acuerdo?

—No tiene que preocuparse por mí, Sargento. No tengo la intención de hacer olas—silbando, se dio la vuelta y se alejó.

Lo observó durante un minuto, preguntándose a cuántas personas había engañado con su fachada indiferente.

Mike era un buen policía, y era uno de los secretos del departamento que estaba feliz de haber descubierto.

Justo cuando estaba a punto de alejarse, su beeper sonó y reconoció el número del Hospital Universitario. Sacó su celular del bolsillo y marcó el número incluso mientras se dirigió a través de la ciudad hacia City University.

—Habla López—dijo cuándo la llamada fue contestada.

—Es Brittany, San.

Su corazón dio un vuelco.

—Hola. Estoy sobre mi camino. ¿Puedo verte?

—Estoy en mi oficina.

—¿Está todo bien?


Había una extraña formalidad en el tono de la rubia que la hizo sentirse incómoda.

—Todo está bien. Sólo quería hablar contigo un minuto.

—Está bien—
contestó con recelo.

No había sido su experiencia que cuando una mujer quería hablar con ella era para algo menor. Especialmente cuando ella y esa mujer se habían separado en términos menos que perfectos la noche anterior.

Brittany se rió, recogiendo la incertidumbre de la morena.

—Y quería decirte que te extraño.

—Te extraño, también.

—Bien. Conduce con cuidado.







Un instante después que tocó, la rubia abrió la puerta.

—Hola—dijo, con sensación de incertidumbre.

—Hola—Brittany tomó su mano y tiró de ella en la sala de espera contigua a su oficina. Cerró la puerta—Mercedes está en el almuerzo, y no tengo sesión hasta dentro de una hora. ¿Qué hay de ti?

—Mi horario es mío. Todavía estoy en asignación liviana, recuerda.

—Sí, sé cómo le llaman—dijo secamente—Vamos a mi oficina.

Cerró la puerta de la oficina y le indicó el sofá, a continuación se sentó al lado de la morena. Y antes de que pudiera hablar, pasó un brazo alrededor de su cintura y la besó.

Era algo más que un simple beso de saludo.

Había un borde en él, un pulso subyacente de hambre que de inmediato la excitó. Le devolvió el beso, por más tiempo de lo que debería, pero le gustaba saber que provocaba este deseo en su amante. Finalmente, se separó, su palma sobre el pecho de la morena.

—Estoy trabajando—jadeó—Tengo que ver a los pacientes en menos de una hora. No puedo sentarme aquí toda la tarde en un estado de frustración sexual.

—Podría arreglar eso en tan sólo unos minutos.

Brittany se rió.

—No tengo ninguna duda que podrías. Pero creo que prefiero anticipar ahora y quedar satisfecha después a un ritmo ligeramente más lento.

—Entonces eso es lo que has de tener—Santana prometió, levantándole la mano de su pecho y besando su palma. Seria ahora preguntó—¿Por qué querías verme?

La ojiazul pareció extrañamente vacilante cuando desvió la mirada, y luego encontró su mirada en ángulo recto. Tomando una respiración profunda, dijo en voz baja:

—Fui contactada por el Agente Noah Puckerman esta mañana. Requirió mis servicios como asesor de un grupo de trabajo que está dirigiendo.

Se puso rígida y sus ojos se enfriaron.

—Hijo de puta—dijo en voz baja—¿Cómo consiguió tu nombre?

—Estoy en la lista de los asesores departamentales—Brittany dijo—También mencionó al Capitán Schuester.

Se levantó y rápidamente cruzó la habitación a la ventana que daba a la calle.

Había estado de pie ahí una vez antes, la primera noche que conoció a Brittany, pero había estado oscuro entonces. Observó a los estudiantes universitarios yendo y viniendo, despreocupados y confiados.

Era un hermoso día de principios de Septiembre. Sin darse la vuelta, dijo:

—¿Qué le has dicho?

—Dije que le regresaría la llamada. Esté es tu grupo de trabajo, ¿verdad?

—No—Santana dijo bruscamente, de espalda todavía a la habitación—Es el grupo de trabajo de Puckerman.

—Sabes a lo que me refiero.

No había rabia o acusación en la voz de la rubia, y se dio cuenta de que no había instigado la situación. Volviéndose hacia ella, trató de averiguar por qué se sentía como si algo la golpeara.

—Lo siento. Me agarraste por sorpresa Sí, es el grupo de trabajo en el que estoy involucrada con la investigación de prostitución pornográfica.

—Trabajo con la policía con bastante frecuencia, San. Es probable que tú y yo entremos en contacto profesional de vez en cuando.

—Lo sé. ¿Por qué no le diste a Puckerman tu respuesta antes?—intentó y falló en mantener el enojo de su voz.

—Debido a que es la primera vez que ha surgido para nosotras—Brittany dijo suavemente—Quería ver cómo te sentías al respecto.

—La última vez que tú y yo trabajamos juntas terminó mal.

—Esto no es la misma cosa, sin embargo, ¿verdad?—cuando la morena se quedó en silencio, se levantó y se acercó a ella—¿No es así, San? Dijiste que esto era más o menos una asignación administrativa para ti. Que no era peligroso. ¿Hay algo más que eso?

—No—dijo, decidiendo que no había ninguna razón en sacar a relucir sus sospechas y especulaciones sobre algo pasando detrás del escenario en el departamento. En realidad no tenía ningún hecho, y no había ninguna razón en preocuparse por nada. Sin embargo, no le gustaba la idea de que la rubia estuviera en cualquier lugar cerca de la investigación—Me pregunto por qué él no está trayendo a su propia gente. Si hay una cosa que los federales tienen es un montón de perfiladores.

—Le pregunté la misma cosa. Puckerman señaló que no estamos perfilando a un individuo, sino un tipo de patología general, y que probablemente tengo tanta experiencia con eso como cualquiera. También sugirió que sería provechoso tener a alguien local de modo que... él menciono a dos personas, Kitty y... Kurt... entonces tendrían ellos a alguien disponible de inmediato si consiguieran un golpe.

—Eso tiene sentido—aceptó de mala gana.

—San—dijo, tomándola de la mano—Esto es lo que hago, y es algo que me gusta hacer. Si va a ser un problema trabajar estrechamente conmigo…

—No—interrumpió con rapidez, finalmente poniendo sus emociones bajo control—No lo es. Cuando lo mencionaste primero, pensé en Blake. Eso es todo.

Se acercó, enhebrando suavemente sus brazos alrededor de la cintura de la morena.

—No es lo mismo. Nunca haré nada de eso de nuevo. Nunca te pondría en peligro.

Se quedó mirándola.

—¿De qué estás hablando? No fue tu culpa.

—Sí, lo fue—había lágrimas en su voz, aunque su cara estaba en calma.

—Jesús, Britt. ¿Es eso lo que piensas? ¿Te culpas?—la jaló con fuerza en sus brazos, apoyando la mejilla contra el cabello—¿Es eso sobre lo que son los sueños?—cuando no respondió, se echó hacia atrás, ahuecándole la barbilla en su palma. Mirando sus profundos ojos azules, podía ver el dolor nadando cerca de la superficie—No, no fue tu culpa. Fue mi decisión. Pensé en Blake ahora porque no te quiero cerca de una investigación que podría ser peligrosa. No puedo soportar la idea de que algo te suceda. Todavía lo puedo ver, con esa puta pistola contra tu cabeza.

De repente, las dos estaban temblando, ambas recordando el momento, temiendo cada una por la otra.

Finalmente, Brittany dijo en voz baja:

—Te amo.

Presionó los labios en la sien de la rubia, sus dedos curvados posesivamente en la parte posterior de su cuello.

—Te amo—suspirando, preguntó—¿Cuándo estarás sesionando con nosotros?

—Mañana a las 7 am—su mejilla todavía clavada en el hombro de la morena, agregó—¿Vendrás por mí esta noche?

—Podría llegar tarde—Santana contestó de mala gana.

—No me importa.

—Quiero hacerlo. Te extraño tanto.

Con los ojos cerrados, escuchando los latidos del corazón de la pelinegra, dijo suavemente:

—Entonces no te alejes.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5912
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 3:) el Lun Jun 04, 2018 10:01 pm

hola morra,...

es normal no suprimir todavia esa noche para las dos!!!
ahora si san va a estar en la nube sabiendo que britt esta de nuevo en un caso??
a ver como lo llevan??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5713
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 27
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia IV (Adaptada) Cap 19

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 8 de 19. Precedente  1 ... 5 ... 7, 8, 9 ... 13 ... 19  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.