Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34
Hoy a las 7:16 am por micky morales

» FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 32
Hoy a las 7:10 am por micky morales

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 4
Ayer a las 5:46 pm por 3:)

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 10
Ayer a las 12:10 pm por 3:)

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «A boyfriend with celebrate days like this»
Sáb Jul 14, 2018 9:25 am por Klainefan

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Jul 09, 2018 8:03 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Dom Jun 10, 2018 11:46 pm por Caritovega

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 35 y prolongo fin
Lun Jun 04, 2018 10:30 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Mar Mayo 22, 2018 11:41 pm por 3:)

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Jue Mayo 03, 2018 9:26 am por Lydia7

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Mar Abr 03, 2018 8:42 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Sáb Mar 03, 2018 7:38 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittany: GP Brittany: ATREVIDA JEFA. FINAL
Miér Feb 28, 2018 10:40 am por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Dom Feb 25, 2018 7:31 pm por 23l1

» Fic BASADO en Fault the same star
Miér Feb 21, 2018 9:48 am por BrittanaBrittana

» [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo
Mar Feb 20, 2018 1:43 am por monica.santander

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
3:)
 
micky morales
 
23l1
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Página 9 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 8, 9, 10, 11, 12  Siguiente

Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por micky morales el Mar Jun 05, 2018 6:20 am

Que se traera entre manos ese Puckerman???? tal vez la relacion de las chicas no es tan secreta!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7048
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por 23l1 el Miér Jun 06, 2018 8:11 pm

3:) escribió:hola morra,...

es normal no suprimir todavia esa noche para las dos!!!
ahora si san va a estar en la nube sabiendo que britt esta de nuevo en un caso??
a ver como lo llevan??

nos vemos!!!




Hola lu, mmm si q lo es...no es así de fácil tampoco. Jajajajaajaj saltaran de alegría la vrdd, no¿? ufff felicidad! xD Aquí otro cap para saber más! Saludos =D







micky morales escribió:Que se traera entre manos ese Puckerman???? tal vez la relacion de las chicas no es tan secreta!!!!






Hola, mmmm interesante pregunta =/ dices tu¿? jajajajaaj o quizás no lo kieren ocultar tampoco! Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 17

Mensaje por 23l1 el Miér Jun 06, 2018 8:36 pm

Capitulo 17



Santana sabía que lo que debía hacer era irse a casa y dormir un poco, pero estaba demasiado inquieta para eso.

Mike estaba dando seguimiento a la escasa ayuda que había conseguido de Alonso Richards, el preso en la Institución Correccional del Estado en Graterford, a cambio de una promesa de conseguir trasladarlo a otro bloque de celdas lejos de un prisionero en particular que quería matarlo por razones que Richards no podía imaginar.

De mala gana les había dado un par de nombres de algunos de sus antiguos compañeros de fórmula que podrían conocer a alguien que posiblemente sepan de alguien que tal vez había ayudado a hacer algunas películas de sexo.

Pero juró que no sabía quién o dónde o para quienes , todo lo que sabía era que estaba en algún lugar de la ciudad y los polluelos eran jóvenes.

Tal vez Mike sacaría otro conejo de su sombrero, pero ella se resignó al hecho de que a menos que Kitty se acercara con algo, o un informante le diera una pista, por el momento no tenía nada que perseguir.

Pero el asesinato de Jeff seguía abierto y quería ser capaz de decirle a Shelly Cruz que se había hecho justicia cuando fuera a verla.

Había estado posponiendo visitar a la viuda de Jeff porque le daba vergüenza que el departamento, que ella, no tenía nada sustancial para ofrecer a la joven viuda en términos de consuelo.

Tomando un tiro en la oscuridad, condujo de vuelta a la comisaría y tomó el elevador hasta el cuarto piso, donde se encuentra la división de Homicidios.

Por lo general se acercaba, pero estaba hecha polvo. Un par de detectives que conocía asintieron un hola, uno de ellos comentó cuando ella pasó:

—Es bueno verte de nuevo, López.

Murmuró su agradecimiento, pero no se detuvo a hablar. Encontró a la persona que estaba buscando en la sala de café, la chaqueta quitada, los pies apoyados en una papelera, multitareas con un expediente abierto de un caso de asesinato apoyado junto a su almuerzo de bolsa marrón.

—Perdona que te moleste—dijo a la mujer en el traje azul oscuro mientras cerraba la puerta del pequeño espacio mal ventilado detrás de ella. Había una ventana con una vista del río, pero estaba sucia y parecía estar clavada cerrada—¿Tienes un minuto?

Tina Cohen-Chang levantó la vista del expediente que estaba revisando, sorprendida pero demasiado experimentada para mostrarlo.

—López. ¿Cómo estás?

—No tan mal. ¿Tú?

—Diferente día, la misma mierda de siempre. El crimen podría estar a la baja, pero el asesinato todavía tiene una manera de que ocurra.

Asintió.

—Sé lo que quieres decir. El sexo sigue vendiendo, también.

Tina cerró el grueso archivo y lo empujó a un lado, vaciando su lata de coca y arrojándola a una papelera cercana. Reclinándose en su silla, fijó en ella con una mirada firme.

—¿Qué tienes en mente?

—Jeff Cruz y Jimmy Hogan.

—Por qué no me sorprende—Tina dijo a sí misma, y no estaba destinada a ser una pregunta. Se levantó y se estiró, luego se dirigió a la máquina de café y se sirvió una taza. La miró inquisitivamente, que negó con la cabeza. Cuando se había añadido dos azúcares y suficiente falsa crema para darle cáncer cerebral, se dirigió de nuevo al escritorio y se sentó—¿Qué has escuchado?

Se preguntó cuánto revelar.

Tina Cohen-Chang tenía la reputación de ser una policía sólida, y cada vez que había interactuado con ella en el pasado, todo lo que había visto había parecido confirmarlo.

Por otra parte, Tina fue uno de los detectives que eran los responsables de resolver el asesinato de Jeff, y ella no había hecho eso.

Tuvo que preguntarse por qué ella había dejado caer la pelota. Por un momento, las dos mujeres simplemente se evaluaban una a la otra en silencio.

A primera vista no parecían del todo similares, a pesar de que la asiática era su edad. Era morena donde, pero de una piel un poco más clara que la de ella, más baja, ligeramente curvilínea donde ella era delgada, Tina tenia genes asiáticos y ella latinos, pero la mirada en sus ojos era un conjunto emparejado: dura, competente y cuidadosa.

Casi podía ver cuando Tina alcanzará una decisión, y ella sólo esperó, dando a la detective de homicidios la oportunidad de ordenar sus pensamientos.

Había lealtades para ser consideradas, y los policías eran reacios a dar información sobre sus casos, incluso a otros policías.

Por último, Tina comenzó a hablar.

—No conseguimos nada de la escena del crimen, que es de lo que tú esperarías. Griffin trabajó duro pero simplemente no había nada ahí que encontrar.

—Contrato para matar, ¿cierto?

Tina asintió.

—A pesar de lo jodido que este caso se puso, sigo pensando que esa es la verdad. No había absolutamente nada en la escena para seguir adelante. Y ningunos rumores en la calle para decir lo contrario, ninguna conversación de quejas personales, nada que sugiera que una compra de droga había ido mal. Todo acerca de eso deletreó asesinato—se detuvo, preguntándose sin mucha esperanza si López dejaría las cosas así.

—¿Qué pasa con los archivos de Jimmy Hogan? ¿Qué pasa con sus supervisores? Alguien en algún lugar sabía que estaba dentro. La última vez que hablé contigo y tu pareja, no habían tenido la oportunidad de ir a través de los casos de Jimmy. ¿Qué apareció ahí?

Los ojos achinados se estrecharon.

—Nada.

—Ahora, veamos, esto es donde empiezo a confundirme—dijo monótonamente, los ojos clavados en la mujer frente a ella—¿Qué dijo su Capitán? ¿Qué pasa con su hombre de contacto en Narco? Él debe haber estado informando a alguien.

—Sí, tal vez él estaba—Tina se encogió de hombros—Pero tengo la sensación de que no había nadie en narcóticos—la observó tensarse por la sorpresa, la primera señal de cualquier emoción expuesta que la morena detective había mostrado desde que había entrado en el cuarto, y ella se apresuró a añadir—, Y esto se queda en este cuarto.

—¿Estás diciéndome que no crees que Hogan estaba encubierto por narcóticos?—inconscientemente, alcanzó bajo el lado izquierdo de su chaqueta y se frotó el pecho, tratando de trabajar la tirantez de la cicatriz.

Cuando se dio cuenta de lo que estaba haciendo, puso las palmas de las manos sobre los muslos.

Nunca dejes saber que estás cansada; Nunca dejes saber que estás herida; nunca dejes saber que tienes miedo.

¿Dónde aprendió eso, la academia, o en casa?

Se concentró en Tina Cohen-Chang, y se olvidó del dolor.

—Lo que estoy diciendo es, nadie en narcóticos está dispuesto a declararse ser el contacto de Jimmy. Nadie admite haber recibido ninguna información significativa de él en meses. Y cuanto más pregunté sobre ello, más grande la pared se puso. Finalmente, no pude encontrar a nadie por ahí para hablar conmigo en absoluto.

—¿Piensas que fueron cerrados por alguien más arriba?

—Probablemente, pero no puedo conseguir una línea de quién podría ser ese alguien.

Su mente estaba corriendo furiosamente.

Había una extraña clase de lógica en lo que Tina le había dicho.

Si Jimmy Hogan estaba encubierto, él podría estar reuniendo información sobre algo, para alguien, no necesariamente sólo en el tráfico de drogas para la división de Narco.

El problema era, si no era narcóticos, ¿entonces para quién era?

O más importante, ¿qué era?

Estaba empezando a ver cómo la gente pensaba que Hogan podría haberse vuelto mal, y ese tipo de sospecha naturalmente corrompía a cualquier persona que se asociara con él, incluyendo su pareja.

—¿Te ha dicho alguien en específico retirarte del caso?—le preguntó a Tina.
Por primera vez, parecía que estaba contemplando una evasión—Mira, López, no creo que este homicidio es solucionable. Sabes tan bien como yo que la búsqueda de un asesino a sueldo es casi imposible. Alguien contrata a un forastero que está aquí sólo por una tarde y no hay absolutamente manera de rastrearlo. Él llega volando; alquila un coche, junto con miles de otros hombres de negocios en el aeropuerto; conduce a una ubicación que alguien ya ha establecido, identifica a Hogan, probablemente de una foto enviada y, lamentablemente, Cruz está con él. Él tiene que matar a Hogan y a cualquiera que esté con él que podría identificarlo. Bang bang, dos policías muertos. Se da la vuelta, conduce de vuelta al aeropuerto, y regresa a donde quiera que viva. Fin de la historia.

—Sabes, Cohen-Chang, cuando estás hablando con otro policía, es bastante obvio cuando hay algo que no quieres decir. Puedo decirte cuando estás tratando de librarte de mí—esperó.

—Mierda—bombardeó su oscuro cabello corto espeso en la frustración—Todo lo que sé es que una mañana unos pocos días después de que fuiste derribada durante esa cosa Blake, el Jefe de Detectives estaba en una reunión a puerta cerrada con tu capitán y mi capitán. Una hora más tarde, Horton y yo recibimos la orden de retirarnos del caso. Nos dieron alguna mierda acerca de que División de Asuntos Internos sigue sobre ello—resopló burlonamente—Así se suponía para hacernos felices.

Fue ella la sorprendida.

—¿El Capitán Schuester estaba al tanto de esto?


—Sí, él estaba ahí—Tina admitió, moviendo la cabeza incómoda—Mira, no escuché la conversación, López. Dame un descanso. Pero me dio la sensación de que si alguna vez quería ser un detective, sería mejor que siguiera la línea. Y eso es lo que hice. Lo siento, López, pero él no era mi compañero.

Se puso de pie y extendió su mano.

—Gracias, Cohen-Chang. Sé que no tenías que darme nada. Y en lo que a mí respecta, si alguien pregunta, no lo hiciste.







Su primer impulso había sido la tormenta en la oficina del Capitán Will Schuester y demandar saber qué diablos estaba pasando.

Afortunadamente, estaba una planta más abajo y una cuadra de ciudad entera de lejos y para el momento en que estaba a mitad de camino, se dio cuenta de que si se iba a enfrentar a alguien acerca de la situación, ella tenía que tener un poco más que un presentimiento bajo su cinturón.

Lo que tenía que hacer era cavar un poco más en el fondo de Jimmy Hogan, y para eso iba a tener que hablar con algunas personas en la Academia así como los detectives de narcóticos con los que él había trabajado.

Había cosas que podría obtener de una búsqueda en computadora, también, pero no quería hacer eso en medio de la brigada a media tarde.

Creyó la historia de Tina que alguien en lo alto de la cadena de mando había cerrado la investigación del homicidio, y que podría significar cualquier número de cosas.

Podría significar que había cosas que los burócratas que realmente dirigían el Departamento de Policía no querían hacerlo público, como el hecho de que Jimmy Hogan estaba sucio.

Eso era sin duda una explicación.

También podría significar que las personas a cargo que se supone que sabían lo que estaba ocurriendo no tenían la menor idea de lo que realmente estaba sucediendo, y la mejor manera de proteger su propio culo era limitar el flujo de información.

Casi podía creer que la IAD se había hecho cargo de la investigación, que por lo que a ella se refería era aproximadamente equivalente a tirarlo por el inodoro.

IAD nunca había resuelto nada que ella fuera consciente, pero ellos respondían directamente al Jefe y el Comisionado, por lo que serían las opciones lógicas para hacerse cargo de la investigación si el jefe quería que los hallazgos permanecieran en silencio.

Eso encajaría con lo que dijo Griffin sobre IAD asaltando sus archivos.

Y luego estaba la posibilidad de que Jimmy Hogan era exactamente lo que parecía ser, un detective de narcóticos encubierto que había hecho su trabajo tan bien que alguien de la organización Zamora lo había visto como una competencia, y simplemente lo había eliminado.

Jeff estaba ahí por error, y simplemente quedó atrapado en el fuego cruzado.

Probablemente lo habría creído, si tantos obstáculos no hubieran sido arrojados en torno al caso.

Para el momento en que se detuvo en frente del edificio de Kitty, su dolor de cabeza estaba en su apogeo y su temperamento estaba a punto de romperse.

Tal vez concentrándose en la investigación era lo mejor que podía hacer por el momento.

Cuando salió de su coche, pensó fugazmente en los pocos momentos que había pasado con Brittany esa misma tarde. Se le ocurrió que la mejor cosa que podría realmente hacer sería reunirse con la rubia después del trabajo, llevarla a algún sitio para cenar, olvidarse de la prostitución y la pornografía y compañeros muertos, y simplemente disfrutar de la compañía de una hermosa, inteligente, mujer que la quería.

¿Por qué era, se preguntó, que no iba a hacer simplemente eso?







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por 3:) el Miér Jun 06, 2018 9:41 pm

hola morra,...

la gran pregunta por que no lo hace???
san es como el gato encontró un ratoncito nuevo para jugar!!! en esto de los dos polis muertos!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5658
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por micky morales el Jue Jun 07, 2018 6:46 am

Santana no va a dejar de averiguar lo de su compañero muerto asi que es interesante ver en que termina eso!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7048
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por 23l1 el Lun Jun 11, 2018 7:48 pm

3:) escribió:hola morra,...

la gran pregunta por que no lo hace???
san es como el gato encontró un ratoncito nuevo para jugar!!! en esto de los dos polis muertos!!!

nos vemos!!!





Hola lu, mmmm esperemos y tengamos una respuesta entonces =/ XD jajaja me dio risa, pero no es para la risa XD ¬¬ Saludos =D







micky morales escribió:Santana no va a dejar de averiguar lo de su compañero muerto asi que es interesante ver en que termina eso!!!!





Hola, y se entiende la vrdd, xq bn se sabe q no es de amigos y el que tenia lo matan no es algo que se olvida así como así o se deja...ask tmbn creo q es interesante que pasara! Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 18

Mensaje por 23l1 el Lun Jun 11, 2018 7:49 pm

Capitulo 18





Quinn se puso de pie cuando Santana entró inesperadamente en la habitación.

Un músculo se contrajo en la esquina de la boca de la morena, pero se las arregló para no sonreír.

—¿Informe de situación, Fabray?

Podía ver que Quinn había estado trabajando en una terminal de computadora junto a aquellas ocupadas por Kitty y Kurt. Parecía que estaba actualizando una especie de hoja de datos.

Claramente, la joven oficial era una buena elección para el cargo, a pesar de que dudaba de que esa había sido la intención del Sargento de Guardia cuando había asignado a la rubia al grupo de trabajo.

Las mujeres no eran aceptadas en West Point a menos que fueran duras, fuertes y dedicadas.

Quinn debe haber sido de las más brillantes de los brillantes, y ahora algún idiota en la 18 estaba tratando de enterrarla.

Nada del disgusto en ese pensamiento se mostró en su rostro.

—Póngame al tanto.

—He estado explotando potenciales sospechosos en línea cuando el Sr. Hummel ha iniciado el contacto, señora. Es demasiado pronto para decirle detalles específicos tales como la ubicación o el nivel de actividad, pero debería ser capaz de iniciar las referencias cruzadas dentro de uno o dos días y generar posibles líneas de seguimiento de eso.

Miró a Kitty, su ceja elevándose ligeramente en cuestión. Eso no había sido parte de la descripción del trabajo de Quinn.

La chica tenía iniciativa así como cerebro, al parecer.

Kitty asintió, como si hubiera leído sus pensamientos.

—La Oficial Fabray ha estado haciéndose muy útil. Ella me ha liberado para centrarse en los sitios web de alojamiento a gran escala que parecen haber concentrado las actividades en esta área. Alguien recibiendo transmisiones en vivo y vídeo necesitará acceso de alta velocidad y van a pagar tarifas a los usuarios fuertes. Estoy tratando de entrar por la puerta trasera, comenzando con las bases de datos de clientes y buscando períodos de tiempo de usuario comunes.

—Qué hay sobre agarrar una taza de café, Kitty—respondió, decidiendo no hacer comentarios sobre la información de la rubia más baja hasta que estuvieran solas.

No se discute la estrategia enfrente de las filas.

—Por supuesto—Kitty respondió.

Las dos caminaron en silencio a la sala de conferencias donde primero habían sido informadas por Puckerman, ayudándose a sí mismas con el café, y se establecieron una frente a la otra en la mesa de conferencias.

—¿Qué tan cerca está de reducir esta búsqueda a personas reales y no sólo a los alias de Internet?—preguntó.

—Más cerca de lo que nadie habría esperado hace una semana. Tomamos un descanso, el FBI ha puesto en marcha una operación encubierta nacional durante los últimos dieciocho meses llamada Operación Avalancha. Ya han identificado y estudiado un tremendo número de sitios potenciales de internet que comercializan pornografía, y han preseleccionados cientos de cuentas de correo electrónico de usuarios que frecuentan salas de chat pornográficas dirigidos a aquellos con un gusto por los niños. Muchos de esos nombres ya han sido rastreados y archivados geográficamente.

—¿Puckerman te consiguió esa información del FBI?

—No—Kitty respondió inmediatamente.

—¿Vas a decirle lo que tienes?

—No.

Tomó un sorbo de café, considerando la apertura de Kitty en responder a las preguntas, su aparente falta de preocupación por las repercusiones de la piratería informática en bases de datos de aplicación de la ley Federal, y su evidente habilidad.

La mujer tenía toda la pinta de un agente corrupto, pero ella no creía que lo fuera.

La ojiverde no era corrupta, porque los agentes corruptos eran siempre cautelosos y desconfiados y temerosos de ser atrapados. Ella era solamente intocable.

Y uno sólo llega a ser de esa forma si ya has tenido hecho todo el daño que podrías hacerte.

—¿Qué pasa con Quinn? Ella es sólo una novata, y no la quiero entrando en medio de algo.

—Fabray puede ser joven, pero es inteligente. Voy a darle la información cuando tengamos algunas pistas locales a perseguir por vía electrónica. Todo lo que ella toque será limpio y responsable—Kitty se echó hacia atrás en su silla, mirando a la rubia detective con astucia—Si quieres, puedo darle la línea de fondo y excluir la forma en que llegamos ahí, también.

—No necesito su protección, Kitty—respondió, su tono de voz extrañamente suave—Pero aprecio el pensamiento. Prefiero tener tanta información como sea posible durante una investigación. Lo que tengo curiosidad por saber es por qué está tan dispuesta a compartir.

—Estoy dispuesta a compartir con usted, porque cuando llegue el momento, supongo que va a ser la que este parada delante de la puerta, no Noah Puckerman. Tal vez me equivoque en confiar en usted, pero, entonces, no trabajo para el Agente Puckerman.

—No, claro que no. No más.

Los ojos verdes se estrecharon y sus dedos se tensaron sobre la taza de café.

—Nunca trabajé para Puckerman.

—Pero trabajó para el Departamento de Justicia, ¿verdad?—sabía que había encontrado oro cuando la mujer de pelo rubio frente a ella se tensó y enmudeció. Un segundo después, podía verla conscientemente relajar cada músculo tenso en sus formidablemente poderosos hombros. Control increíble—¿Tiene Puckerman algo sobre ti y Kurt?

—Ni una cosa—Kitty dijo amigablemente—Lo creas o no, tomé este trabajo porque pensaba que era un trabajo digno de hacer. Créeme, Detective, no tomo ningún trabajo a menos que yo quiera. Ni siquiera por el Departamento de Justicia.

—Muy bien—dijo con una inclinación de cabeza—Ha sido mi experiencia que las personas que son chantajeadas en una asignación no son muy confiables. Y me gusta saber si puedo confiar en la gente con la que estoy trabajando.

—Podría decirle que soy de confianza—Kitty dijo, presentando su megavatio, sonrisa-diabólica-despreocupada—, Pero no creo que le impresionaría.

A su pesar, le devolvió la sonrisa.

—No me impresionó muy fácilmente, Kitty. Pero si puedes venir con alguien para que yo pueda investigar, voy a estar debidamente impresionada, lo prometo. ¿Qué hay de Kurt? ¿Respondes por él, también?

—Kurt es su propio hombre, y si tienes alguna duda, habla con él tú misma.

—Pero él es tu asociado.

—Y mi amigo.

Podía fácilmente imaginar a Kitty Wilde de pie en el Departamento de Justicia, y tenía la sensación de que probablemente lo tenía. La experta en informática, obviamente, había sido valiosa para ellos una vez, o que no hubiera vuelto a ella cuando necesitaban sus servicios.

Tenía la sensación de que habían vuelto con disculpas en una mano mientras agitaban la bandera en la otra.

—Estoy trabajando en algunas cosas por mi parte, pero en este punto no tengo pito.

Kitty pareció sorprendida ante la admisión honesta, y luego dijo con buen humor:

—Nunca lo voy a decir.

—Gracias—dijo con sequedad, pero finalmente sonrió. En un impulso, agregó—Pregunta si alguien hurtara archivos, los robaran desde el sistema de alguien, ¿podrías averiguar quién lo hizo?

—Probablemente—los profundos ojos verdes brillaron con interés—A menos que ellos fueran muy buenos en ocultarse a sí mismos, y la mayoría de los hackers no son tan buenos.

—Comparados contigo, quieres decir.

—Sí, eso es exactamente lo que quiero decir.

—¿Qué tendrías que hacer para encontrarlos?

—Necesitaría el disco duro. De preferencia, me gustaría tenerlo aquí, pero podría trabajar en el sistema en el lugar si tuviera que hacerlo.

Se levantó e hizo rodar los hombros:

—Sería no oficial, y sería de forma gratuita. Si lo hicieras, te debería a ti.

—No, tú no. Lo hago porque es divertido.

—Si no puedo encontrar ninguna otra manera, te lo haré saber.

Kitty se puso de pie con ella, y mientras caminaban de regreso hacia el área de trabajo, dijo suavemente:

—Por lo general las personas que hackean las computadoras no son muy peligrosas, pero nunca se sabe, López. Debes tener cuidado.

—Soy policía, Kitty. No me asusto fácilmente.

—Yo solía ser un policía, también. Yo no llevaba un arma, y tal vez debería haberlo hecho.

La vio alejarse, sorprendida al descubrir lo mucho que le gustaba.





*****


Rachel abrió la puerta e inmediatamente consideró cerrarla.

—Estoy trabajando. Vete.

—No, no estás. He estado viendo tu edificio durante dos horas, y sé que no tienes a nadie aquí a menos que hayan pagado durante toda la noche.

—Si sigues fastidiándome, voy a morir de hambre.

Santana levantó la bolsa marrón de papel en la mano.

—No, no lo harás. Traje la cena.

Rachel apoyó la frente en el borde de la puerta y maldijo coloridamente.

—Sea lo que sea que piensas que haces por mí, López, eso no es suficiente para compensar todos los problemas que me pudieras causar.

—Lo sé—contestó seriamente—¿Puedo entrar?

—¿Qué trajiste?

—Tailandés.

—Bien, supongo.

Nunca había estado en el departamento de la castaña antes, a pesar de que supo durante meses donde vivía.

Sabía casi todo sobre las personas en su territorio que eran importantes para ella, amigos, sospechosos y enemigos por igual.

No habría llegado a la castaña si hubiera tenido otra opción, pero había comprobado todos los lugares normales para ella y finalmente se había dado por vencida y se quedó vigilando su departamento.

Cuando la luz se había encendido en las ventanas delanteras, había esperado hasta que estuvo segura de que Rachel no estaba con un John, y entonces se acercó.

Se fijó en la pequeña eficiencia en un vistazo experto. Estaba limpio, ordenado, y con gusto, aunque económicamente, decorado.

—Bonito lugar—dijo, sinceramente.

—Gracias—Rachel respondió, mirándola con recelo—Hey, López, ¿alguien te ha dicho últimamente que te ves como una mierda?

No respondió, simplemente se acomodó en el sofá sin ser invitada y puso la bolsa que llevaba sobre la baja mesa de centro plana de pino frente a ella.

—Adelante come mientras hablamos.

—¿Quieres algo?—Rachel preguntó mientras entraba en la pequeña cocina, contigua—¿Una cerveza?

—Agua estaría bien—tenía la garganta áspera y seca, y, brevemente, consideró quitarse su chaqueta, luego lo pensó mejor.

A pesar de que hacía calor en el departamento, y estaba sudando, ella no hizo un hábito de exhibir su arma si podía evitarlo.

Rachel volvió y puso una pila de platos de papel, cubiertos, una botella de cerveza y un vaso de agua sobre la mesa. Abrió las bolsas, comprobó el contenido de las cajas de cartón, y repartió una cantidad generosa para sí misma.

Señalándola con uno de los contenedores, preguntó:

—¿Quieres un poco?

—No, estoy bien.

—Uh huh. Claro—Rachel respondió, sin molestarse en repetir que la policía parecía aún más pálida y más demacrada entonces que la noche anterior—Sugar me llamó y me dijo que la sacaste anoche. Gracias.

—Deberías decirle que tenga más cuidado a quien lanza sus líneas.

—¡Oye!—dijo indignadamente—Ella jura que nunca mencionó dinero para ese policía. El tipo era lindo y le dijo a Sugar que él haría que valiese la pena su tiempo si ella lo sacaba. ¿No suena eso como hacer trampa para ti?

—Es sólo su palabra, Rachel—señaló en voz baja.

El policía de vicios encubierto había informado que la prostituta lo había solicitado, pero se inclinaba a creerle a la castaña.

Sin embargo, la palabra de una prostituta contra la de un policía nunca tendría validez en la corte. Sacudió la cabeza, no muy segura de cómo había permitido que el tema se desviara de lo que la había llevado hasta ahí.

Probablemente el maldito dolor de cabeza que había regresado de nuevo con fuerza.

—Entonces, ¿qué tienes para mí?

—Ni una cosa.

—No tengo ningún lugar que estar esta noche.

—Dios, ¿piensas qué porque me compras la cena un par de noches en fila ya me posees?

Sonrió.

—Créeme, Rachel. Ser dueña de ti es lo más alejado de mi mente.

Ésta tomó un trago de su Corona y se movió en el sofá hasta que sus rodillas la rozaron y sus ojos se encontraron.

—He oído que un par de chicas han estado haciendo dinero extra haciendo películas.

—¿Películas?—preguntó con interés.

—Películas porno.

—Dime todo lo que sabes. ¿Nombres, fechas, lugares, qué tienes?

—Nada todavía—Rachel dijo a la defensiva—Sólo hablamos. Pero creo que probablemente puedo averiguar si me das un poco de espacio aquí.

—Bien—dijo, alcanzando por el agua cuando tosió con sequedad.

—Quién sabe, tal vez entre en una nueva línea de trabajo. ¿Crees que la haría como una reina del porno?—frunció el ceño—Probablemente mis pechos son demasiado pequeños... pero entonces encajaría justo en caso de que estén buscando chicas.

—Ni siquiera pienses en ello—dijo bruscamente, ignorando el dolor que había comenzado en el pecho sobre los talones de la tos—Todo lo que quiero es que puedas obtener alguna información. No estar de acuerdo a algo más.

—Bueno, probablemente podría conseguir mucho más información si me alquilo para hacer una de las películas—Rachel dijo pensativamente—Dicen que están pagando muchos dólares.

—Solo llámame si te enteras de algo—ordenó mientras se ponía de pie, de repente sintiendo que necesitaba un poco de aire fresco—No vayas a andar jugando.

—¿Sabes, eres un verdadero dolor en...López?...¡Hey!

Era consciente de la voz de Rachel, pero no podía distinguir las palabras por encima del rugido en su cabeza.

Apenas podía oír a alguien diciendo mierda... que podría haber sido ella... ella pensó que estaba hablando.

Mayormente lo único que quería hacer era conseguir una respiración limpia, profunda y estaría bien.

Dios, le dolía al respirar, y esto seguía doliendo hasta que finalmente, simplemente cerró los ojos y dejó de luchar.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por 3:) el Lun Jun 11, 2018 9:17 pm

hola morra,...

que le paso a san???
tienen que aprender a trabajar en equipo!!! pone le!!!
a ver que pasa??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5658
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por monica.santander el Mar Jun 12, 2018 12:01 am

Hola Hola Holaaa como estas??!!!!!
Me parece que San esta jugando con fuego con respecto a su salud!
eremos como sigue!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4408
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por micky morales el Mar Jun 12, 2018 7:22 am

Pobre San, no esta bien pero no lo acepta, solo espero que no sea nada de preocuparse en exceso!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7048
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por 23l1 el Mar Jun 12, 2018 7:43 pm

3:) escribió:hola morra,...

que le paso a san???
tienen que aprender a trabajar en equipo!!! pone le!!!
a ver que pasa??

nos vemos!!!





Hola lu, interesante pregunta. Eso mismo ¬¬ espero y si lo sepan hacer antes de que les traiga complicaciones =/ Aquí otro cap para saber mas! Saludos =D






monica.santander escribió:Hola Hola Holaaa como estas??!!!!!
Me parece que San esta jugando con fuego con respecto a su salud!
eremos como sigue!
Saludos




Hola hola holaa bn bn, tanto tiempo q no leía un comentario tuyo! Yo tmbn lo pienso ¬¬ no sabe q es la palabra descansar ¬¬ Aquí otro cap para saber ma´s! saludos =D







micky morales escribió:Pobre San, no esta bien pero no lo acepta, solo espero que no sea nada de preocuparse en exceso!!!!





Hola, eso mismo. Cree que puede con todo, pero uno siempre necesita ayuda ¬¬, y como dices, espero no le pase la cuenta =/ Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 23l1 el Mar Jun 12, 2018 7:45 pm

Capitulo 19




Golpeó fuertemente en la puerta del departamento 3 B.

Aunque socioeconómicamente la zona residencial que rodeaba inmediatamente la University City donde vivía en un estilo victoriano históricamente renovado estaba años luz de distancia de los departamentos que bordean la zona del crimen de la ciudad, ellos fueron separados en la distancia solamente por el río que dividía la ciudad y veinte cuadras de la ciudad.

Había tardado menos de seis minutos para llegar después de que había recibido la llamada telefónica.

La puerta se abrió y una joven parecida a Lea Michell en una apretada camiseta, que dejaba al descubierto el diafragma y jeans arrugados a la cadera colgados tan bajo que apenas cubrían lo imprescindible presentado con una clara indiferencia para entretenimientos sociales.

—¿Eres Brittany? Joder, mejor que así sea.

Se limitó a asentir y dio un paso apresurado dentro.

—¿Dónde está ella?

—Por ahí. Maldita obstinada policía idiota—Rachel sacudió la cabeza en la dirección del sofá, pero no tenía que haberse molestado.

Pudo escuchar la respiración dificultosa desde el otro lado del pequeño departamento.

Dos pasos más en la habitación y vio a Santana tumbada en el sofá, con los hombros apoyados contra el brazo con una almohada detrás de su cabeza.

Los tres primeros botones de su camisa estaban abiertos y su pecho se movía espasmódicamente con cada intento de lucha por conseguir aire. El sudor vertido de su rostro, y su piel tenía un leve tinte azulado.

Su corazón dolía, presa de miedo.

¿Dios, qué era esto?

¿Hemorragia?

¿Embolia?

Parecía terriblemente como un infarto del miocardio.

—Llama al 911.

—No—Santana jadeó, abriendo los ojos.

Cuando se volvió hacia ella, sus ojos estaban nadando con el dolor y algo más, algo que pensó que no había visto nunca en ellos antes.

Miedo.

—¿Ves a lo que me refiero?—Rachel murmuró—¿Crees que no quería? Ella amenazó con dispararle al teléfono si lo hacía. Tuve suerte de que me dio su número. Jodida cabeza de roca.

Se arrodilló junto al sofá, observando los restos de comida para llevar y la chaqueta de Santana arrojada sobre una silla cercana.

El enojo era un excelente antídoto contra el miedo, pero no tenía tiempo para ninguno, así que empujó el aumento rápido de los celos y confusa decepción a un lado.

Tirando para abrir una bolsa gastada que no había utilizado en más de una década, extrajo un estetoscopio, que balanceó alrededor de su cuello con una mano, mientras alcanzaba un tensiómetro con la otra.

Mientras envolvía el tensiómetro alrededor del brazo de Santana, dijo de manera constante:

—Necesito llevarte a un hospital.

—Lo...sé—Santana hizo un esfuerzo para incorporarse, pero cualquier esfuerzo la hizo marearse—Voy a ir. Simplemente no...en una... ambulancia.

Trató de no pensar en lo que podría estar pasando dentro del cuerpo de la morena mientras se concentraba en los hechos físicos.

Aunque su presión era baja, no era crítica aún. Deslizando su mano debajo de la camisa, movió el estetoscopio adelante y atrás sobre su pecho. Con el ceño fruncido, escuchó durante unos segundos a la derecha y luego a la izquierda, luego echó un vistazo rápido a las venas hinchadas en del cuello.

—Tu pulmón izquierdo está colapsado. Tenemos que sacarte de aquí—mirando sobre su hombro, dijo de nuevo, con firmeza—Llama al 911.

—Uh, probable les tomará unos minutos para llegar hasta aquí. Esta zona no recibe el servicio más rápido. ¿Tal vez sería más rápido si usted la lleva?—Rachel se situó detrás de su hombro, observando el rostro de Santana—Ella no se veía tan mal cuando te llamé.

Escuchar a la porfiada policía luchando por aire, tuvo que acceder.

—¿Puedes pararte?—preguntó, tirando del tensiómetro del brazo y metiéndolo en su bolso—Te ayudaremos.

—Sí.

Ella y Rachel estabilizaron a Santana de uno y otro lado con un brazo alrededor de su cintura y medio cargándola abajo los tres tramos de escaleras hasta su coche, que lo había dejado delante de un toma de incendios a unos metros de la una vez elegante casa de piedra rojiza que ahora había sido subdividida en departamentos.

En el momento en que ellas la metieron en el asiento delantero, y ella había dejado el cinturón de seguridad alrededor, estaba apenas consciente y su estridor había empeorado.

—Santana—dijo bruscamente, agarrando su barbilla, girando el rostro de su amante hacia ella—Santana, no luches. Respira tan lentamente como puedas. ¿Entiendes?

No podía obtener suficiente aire para hablar, pero asintió.

Rachel se inclinó y le susurró algo a la morena que no pudo escuchar mientras corría alrededor de la parte delantera del coche hacia el lado del conductor.

Tenía la llave en el encendido antes de que estuviera completamente sentada tras el volante, y arrancó alejándose de la acera sin siquiera una mirada hacia atrás a la joven que estaba en la acera mirando las luces traseras desaparecer en la oscuridad.




Afortunadamente, en ese momento de la noche casi no había tráfico en la University City.

En cuestión de minutos, chirriaba un frenazo afuera de la sala de urgencias del Hospital Universitario.

Corrió a través de las puertas dobles en la zona de admisión fuertemente iluminada y gritó:

—Soy la doctora Brittany Pierce. Tengo un paciente críticamente enfermo en mi coche. Alguien que traiga una camilla.






Miró el reloj en el pequeño sala del médico adyacente a la sala de emergencias.

Medianoche.

La espera creó una sensación dolorosa de déjà vu, y a medida que los minutos se prolongaron, era más duro y más difícil para ella no pensar en la noche que Raymond Blake la había tomado y casi quitado la vida a Santana.

Forzando sus pensamientos de aquel horror, se recordó a sí misma que la morena no estaba muriendo, no esta noche.

Pero estar separada de ella, sin saber exactamente lo que estaba ocurriendo, desgastando los últimos restos de sus nervios, y estaba perdiendo la batalla para mantener la calma.

Tenía demasiados recuerdos, algunos de ellos también aterradores para borrar incluso de sus sueños.

Ahora tenía otra recuerdo no deseado, la imagen de Santana sufriendo, luchando en agonía por cada respiración insuficiente. Eso la estaba destrozando.

—¿Brittany?

Se dio la vuelta, agradecida por el sonido de otra voz humana para distraerla de su dolor.

—¡Matt! ¿Cómo está ella?

—Está estable...

—¿Dónde está? ¿Puedo verla? ¿Qué…

El médico de urgencias sonrió, levantando una mano para detener el flujo de palabras.

—En un minuto. Ella está en su camino de regreso de TAC.

—¿Qué tan grave es?—logró preguntar de una manera más controlada.

El pánico que había estallado justo debajo de la superficie de su alma empezaba a disminuir.

—Bueno—el médico tratante respondió, señalando una silla a su lado mientras se hundía pesadamente en un asiento en la pequeña mesa—Si estabas buscando un nuevo trabajo, estoy bastante seguro de que podemos encontrarte uno aquí abajo. Tu examen de la escena nos ahorró mucho tiempo, y a ella mucho dolor. Ella tuvo un neumotórax, tal como lo sospechaste. Probablemente un área de tejido de la cicatriz se había adherido a la superficie interior de una de las costillas, y se desgarró zafándose esta noche, colapsando su pulmón.

—¿Van a tener que operar?—estas cosas pasaban; ella lo sabía tan bien como cualquiera.

Entonces, ¿por qué se sentía con ganas de gritar?

—Un poco demasiado pronto para decirlo—le dio una sonrisa de satisfacción—Puse una aguja, aspiró el aire, y el pulmón volvió a subir. En la TAC se ve bien en este momento. Tendremos que ver si el pulmón se mantiene o no.

—Gracias, Matt.

—No hay de qué. Ella debería haber vuelto ya. Cubículo siete.

Murmuró su agradecimiento una vez más y se alejó rápidamente.

Para su gran alivio, cuando abrió la puerta de la pequeña habitación de tratamiento privada, se encontró con Santana sentada en una camilla, viéndose demacrada pero respirando con facilidad.

El alivio fue tan intenso, que por un segundo temía que fuera a llorar.

—¿Cómo te sientes?—logró decir, luchando por evitar que su voz temblara.

Algo de su frágil estado emocional debe haber mostrado en su cara, porque la sonrisa de bienvenida de la morena se volvió inmediatamente a una mirada de preocupación.

—Estoy bien—alzando su mano, la que no estaba atada a una línea intravenosa, colocó más cerca de ella—Si has entendido lo que él me estaba diciendo, que es una casualidad, un poco de tejido cicatrizado fallando. No es un gran problema.

Estaba cansada.

Cansada y todavía aturdida por la preocupación y sus propios recuerdos aterradores.

Si ella no hubiera estado tan agitada, probablemente habría sido más prudente, pero simplemente no tenía la fuerza suficiente para controlar su respuesta.

—San, podrías haber muerto. Si no estuvieras tan físicamente en forma como eres, probablemente lo habrías hecho. Podría ocurrir de nuevo, de hecho a menudo sucede. Esto fue una advertencia, y tuviste suerte de que tu amiga fue lo suficientemente perspicaz para darse cuenta de lo mal que estabas.

—Ella no es una amiga. Ella es una fuente.

—Lo que ella puede ser para ti, no lo sé—dijo más bruscamente de lo que pretendía—Pero ella es aficionada a ti, te diré eso.

Nunca había visto a la rubia así antes.

Cuando había entrado primero en la habitación, se veía como si se fuera a romper.

Eso en sí mismo era aterrador, ya que durante las largas semanas de convalecencia, la rubia había sido más que optimista y positiva. Si había llorado, lo había hecho sola.

Y luego esta noche, la ira había seguido tan de cerca los pasos de la preocupación que estaba aturdida.

El problema era, que no estaba segura sobre lo que la ojiazul estaba enojada.

Parecía como si Rachel fuera parte de ello, pero eso no tenía ningún sentido, Brittany no sabía nada de la castaña.

—Rachel es una informante—comenzó con cuidado—Yo estaba trabajando…

—No estás obligada a explicar—Brittany interrumpió, enfadada consigo misma incluso por haber mencionado a la chica.

No tenía idea de por qué lo había hecho.

Excepto que hubo algo extrañamente íntimo acerca del entorno entero, del pequeño departamento acogedor, la cena de comida para llevar, y la forma en que la joven mujer había reprendido a la morena con la inconfundible ternura en su voz.

Tienes otra vida sobre la cual no sé nada. Una vida que podría significar más para ti que cualquier cosa que podamos compartir.

—Siento que hayas tenido que pasar por esto—Santana dijo, levantándole la mano y dándole un beso contra los dedos que acunaba en los suyos—Siento haberte tenido que arrastrar en esto en absoluto, pero que no quería un informe oficial, cualquier tipo de registro, atando a Rachel a mí.

—¿Por qué?

Vaciló sólo un segundo.

—Debido a que oficialmente Rachel y yo no tenemos una relación. Es más seguro para ella de esa manera.

—Me sorprende que no llamaras a Mike en vez de mí—dijo, y no había dolor en ese conocimiento—¿Me hubieras llamado si no hubiera sido doctora?

Dudó más tiempo esta vez.

—No lo sé.

—¿Incluso me lo hubieras dicho?

El silencio entre ellas se hizo tan fuerte que Brittany deslizó los dedos de la mano de Santana y se alejó un poco de la camilla.

—¿San?

—No lo sé. Te habría dicho, algo. Tal vez no todo esto.

—¿Por qué no?—su enojo había desaparecido, reemplazado por un deseo honesto de saber, y por una tristeza increíble.

¿Cómo podían sentir tanto y compartir tan poco?

—Porque no quiero que te preocupes. No quiero que odies lo que hago—admitió.

El pie de espacio entre ellas se sentía como un centenar de millas, y dolía mucho más ahora que lo que le había dolido hace una hora.

Estaba haciendo todo esto mal, pero no podía pensar en la manera correcta de hacerlo.

Desesperadamente, susurró:

—Porque no sé qué más hacer.

—Matt dice que tu exploración de TAC se veía bien—Brittany dijo en voz baja—Podría ser un rato antes de que te mueven arriba a una cama, debes tratar de descansar. Vendré mañana para ver cómo te está yendo.

—Está bien—tragó, una sensación de hundimiento en el estómago.

Estaba todo viniéndose abajo.

Brittany se giró para irse, luego miró por encima del hombro.

—¿Hay alguien que deseas que yo llame? ¿Mike?

—No. Yo le llamaré.

—¿Rachel?

—No. Britta…

—Duerme un poco—dijo suavemente mientras cerraba la puerta detrás de ella.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por 3:) el Mar Jun 12, 2018 9:26 pm

hola morra,...

san tendría que empezar a cuidar mucho mas!!!
bueno san no esta muy lejos,..britt ya odia su trabajo que valla sumando fichas es otra cosa!!

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5658
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por micky morales el Miér Jun 13, 2018 9:59 am

Bueno digamos que entiendo a Brittany pero conocio a San como policia, no pde pretender que lo deje, es lo unico que ella cree que sabe hacer, si San le pidiera a Britt que dejara de hacer lo que hace no creo que le gustaria, hay que ponerse en los zapatos de cada una!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7048
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por 23l1 el Sáb Jun 16, 2018 7:45 pm

3:) escribió:hola morra,...

san tendría que empezar a cuidar mucho mas!!!
bueno san no esta muy lejos,..britt ya odia su trabajo que valla sumando fichas es otra cosa!!

nos vemos!!





Hola lu, eso mismo ¬¬ no esta escuchando a britt, pero tampoco a su cuerpo ¬¬ XD no están saliendo bn las cosas, en ciertos puntos, para la morena, no¿? Saludos =D






micky morales escribió:Bueno digamos que entiendo a Brittany pero conocio a San como policia, no pde pretender que lo deje, es lo unico que ella cree que sabe hacer, si San le pidiera a Britt que dejara de hacer lo que hace no creo que le gustaria, hay que ponerse en los zapatos de cada una!!!!!




Hola, mmm tienen un gran y buen punto la vrdd. Si solo se cuidara un poco mas, las cosas no se complicarian entre ellas =/ Eso mismo. Y tratar de llegar a un buen punto intermedio. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 23l1 el Sáb Jun 16, 2018 7:47 pm

Capitulo 20



—¿Qué quiere decir que no tiene ningún registro de ella?—Brittany preguntó en la dirección general usando el micrófono de manos libres que estaba sujetado en la visera encima del volante mientras trataba de maniobrar a través de tráfico temprano en la hora punta—Ella debería haber sido admitida anoche, en algún momento después de la medianoche. ¿Escribió correcto el apellido? Es López, con acento en la o

Escuchó durante unos segundos, buscando en la calle por un lugar de estacionamiento en la cuadra con la dirección que le habían dado.

Virando en la acera, dijo con irritación inusual:

—No importa. No tengo tiempo para esperar. Voy a llamar de nuevo más tarde—colgó el teléfono celular, apagó el encendido, y se sentó durante unos segundos detrás del volante, esperando los últimos remanentes de frustración para menguar.

Debería haberme quedado en el hospital anoche.

Era ridículo pensar que podía hacer esto ahora, sin saber cómo está.

Si yo fuera un paciente, diría que este es un muy buen ejemplo de autoengaño como resultado del pésimo manejo de conflicto y enojo sin resolver.


—Bien, gracias. Eso es útil—dijo en voz alta con disgusto. Echando un vistazo a su reloj, vio que tenía cinco minutos para encontrar el edificio—Y ahora sólo puedo hacer lo que vine aquí a hacer.

Cerró el coche y empezó al norte en Front Street, comprobando el número de edificio mientras caminaba.

Afortunadamente, había acertado y había empezado a buscar en la dirección apropiada.

En menos de un minuto ella estaba de pie en las escaleras de un almacén de cuatro pisos hurgando en su maletín por su cartera y una identificación con foto.

Después de que la voz incorpórea le dio instrucciones para entrar y una cerradura electrónica se abrió, dio un paso a través en la cavernosa planta baja y se dirigió hacia el elevador como se le había indicado.

Tan curiosa como estaba acerca del lugar, su mente estaba sólo en la mitad de lo que la rodeaba.

Había pasado otra noche de insomnio, encontrando dificultades para conciliar el sueño después de la oleada de adrenalina de emociones que había comenzado cuando había tenido primero la llamada de Rachel y que no había comenzado a disminuir hasta que había visto que Santana estaba estable.

Había sido terriblemente difícil dejarla, pero la noche había traído tantos sentimientos contradictorios que dudaba que cualquiera de ellos estuviera equipado para hacer frente a las consecuencias en medio de la noche.

Sin embargo, cuando finalmente se había deslizado desnuda bajo las sábanas, sufría por ella, en cuerpo y alma.

El elevador se detuvo sin problemas y se abrió con no más que un susurro, con lo cual se encontró mirando hacia fuera en una enorme habitación llena de equipos electrónicos.

Era el momento de establecer su vida personal a un lado, y hacer su trabajo.

Al salir al pasillo que corría a lo largo de un lado del edificio situado frente al laberinto de estaciones de computadoras, miró a derecha e izquierda en busca de alguien que podría saber dónde estaba la reunión.

Casi inmediatamente, vio a una mujer en jeans y una camisa azul marino de cuello abierto que se aproximaba. A primera vista, la mujer sorprendentemente atractiva no la golpeó como ser un oficial de policía de cualquier tipo.

Aun descontando su aspecto decididamente informal, se movía con una especie de confianza ocasional que sugería que rara vez se preocupa del protocolo.

No había nada del enfoque apretado que Santana mostraba cuando trabajaba o la actitud de auto-importante del típico burócrata. Si le pidieran adivinar, diría que esta era el consultor privado.

—Buenos días—dijo como la mujer se acercaba—Soy la Doctora Brittany Pierce.

—Kitty Wilde, Doctora—le tendió la mano a la mujer elegante, de pelo rubio y agregó—Estábamos sólo reuniéndonos en la sala de conferencias. Voy a llevarte allá.

—Gracias.

Mientras caminaban, la ojiverde explicó:

—Por desgracia, el equipo completo no está aquí en este momento, pero sé que su horario es muy estrecho así que vamos a ir con lo que tenemos y lo rellenaremos con los otros más tarde.

Mucho más tarde, pensó para sí misma, pero se limitó a asentir.

Se preguntó, no por primera vez esa mañana, si Santana fue tirada del caso.

En este punto debería ser evidente para todo el mundo en la sede de la policía que no estaba lista para volver a trabajar. En cierto modo, fue una suerte que el episodio había ocurrido cuando lo hizo.

Si hubiera ocurrido cuando la morena estaba en medio de un altercado, o incluso si hubiera sido sólo en la calle sola, el resultado podría haber sido desastroso.

En cualquier caso, ella estaba fuera de peligro por el momento y agradecidamente aclaró la mente para concentrarse en el trabajo a mano.

Mientras seguía a Kitty en una sala de conferencias con paredes de cristal, varias personas se pararon y se giraron en su dirección. Uno de ellos que ya conocía.

—Doctora Pierce—Kitty comenzó—, Esté es mi socio Kurt Hummel, Agente Puckerman, ahí al final de la mesa, y la Oficial Fabray, quien es del Departamento de Policía de Filadelfia.

Estrechó la mano de cada individuo a su vez, diciendo simplemente:

—Oficial Fabray—en un tono neutro cuando llegó a ella.

No era raro que se relacionara con pacientes en situaciones sociales o profesionales, y aunque trató de anticipar cuándo podría suceder y discutir con el paciente sus sentimientos al respecto, no siempre era posible hacer eso.

Sabía que Quinn estaba implicada en un grupo de trabajo que podría haber sido éste, pero no había realmente esperado que estuviera durante la reunión.

Como era habitual cuando algo como esto sucedía, era algo que ellas tendrían que tratar más tarde.

—Gracias por venir con tan poca antelación, Doctora—Puckerman dijo con una sonrisa apreciativa. Mirando fijamente a Kitty, agregó—Nuestra investigación se está moviendo un poco más rápido de lo que esperábamos. Como sé que el tiempo es corto, y espero que lo que Kitty y Kurt tengan que discutir será de mayor utilidad para usted, déjeme decir unas breves palabras y luego volvemos con ellos.

Escuchó mientras él le dio un resumen de cápsula del propósito del grupo de trabajo y algunos antecedentes sobre los resultados de las operaciones similares en todo el país, pero ella estaba viendo las personas en la mesa, tratando de tener una idea de cómo los individuos encajaban en el equipo.

Puckerman, el representante federal, solo en un extremo de la mesa y el primero en hablar, era el jefe titular, pero tenía la sensación de que Kitty, un brazo cubierto sobre el respaldo de la silla en una actitud completamente relajada, era la verdadera líder.

La mujer proyectaba una increíble sensación de confianza en sí misma y mientras jugueteaba con un lápiz, los ojos fijos en un punto en el centro de la mesa, le recordó un gran depredador elegante que se fija en su presa.

Su socio, el hombre extraordinariamente atractivo por su lado, estaba completamente inexpresivo, pero sus ojos destellaban con inteligencia.

Quinn sentada rígidamente a su derecha, y ella no estaba segura de si eso era debido a su presencia o sólo la intensidad natural de la joven oficial.

Donde Santana se presente, sabía, se sentaría frente a Kitty, las dos perfectamente a juego en habilidad y empuje. La morena, implacablemente resuelta cuando perseguía a un sospechoso, era poco la cazadora que la ojiverde parecía ser.

El pensamiento de Santana trajo una oleada rápida de anhelo, y trajo su completa atención de regreso a Puckerman.

Él estaba diciendo:

—Tenemos alguna información relacionada con perfiles de perpetradores que han sido generadas por otras investigaciones. Lo que necesitamos, Doctora, en realidad, lo que Kitty y Kurt necesitan, es una forma de señalar los contactos con el mayor potencial para conducirnos en un encuentro en la vida real. Cualquier orientación que pueda proporcionarnos sería bienvenida.

—Antes de entrar en detalles—dijo, volviendo su atención a Kitty y su colega—, Había planeado revisar algunas características generales de los sujetos. Eso puede ser redundante, sin embargo, si están familiarizados con ellos.

—No sería para mí, señora—Quinn dijo a su lado, encontrando su mirada firmemente cuando la miró.

—Estoy de acuerdo, Doctora—Kitty agregó, con ganas de escuchar lo que la psiquiatra tenía que decir.

Ella había tenido suficiente experiencia con perfiladores de departamentos gubernamentales para saber que a menudo eran demasiado rígidos con sus materiales compuestos para ser de alguna utilidad real en el trato con las personas.

Con toda justicia, esto probablemente fue el resultado de la necesidad de utilizar modelos de probabilidad, pero tal vez un médico quien tenía verdadera experiencia de vida tendría una opinión diferente.

Del breve resumen que Puckerman le había dado, esta mujer se supone que es una excelente consultora forense, a pesar de que no era su especialidad primaria.

—Déjeme decirle dónde estamos. Hasta ahora Kurt se ha centrado en establecer una presencia en Internet mediante la adaptación de diversos personaje que podrían ser atractivos para alguien que está interesado en preadolescentes o adolescentes. Ha estado tratando de localizar áreas de actividad concentrada por la orientación de intersección o patrones de transmisión, el tráfico del sitio, y gastos financieros. La teoría de esto es que eventualmente estas dos listas pueden ser referenciadas mediante identificadores adicionales para producir un número manejable de individuos para la investigación real. Kurt y yo estamos cerca de reducir la búsqueda, y mientras comenzamos con una amplia red, nos hemos encontrado con más potenciales vías de búsqueda de lo que podríamos explorar. Muy pronto, vamos a estar en situaciones de cara a cara y hay una verdadera probabilidad de asustar a estos chicos de inmediato si vamos sobre ello incorrectamente.

Sonriendo, Brittany respondió:

—Muy bien entonces. Golpearé los aspectos más destacados y luego me dices qué más necesitas de mí.

—Excelente—Kitty respondió, gustándole la actitud tranquila, no competitiva de la psiquiatra.

No había evidencia de luchas territoriales a las que ella había estado acostumbrada dentro de la agencia cuando diferentes departamentos colaboraban.

Y había una sinceridad en la calma de la mujer, ojos azules océano que infundían confianza.

Se quedó corta y casi sonrió ante su reacción inusual. Apostó que Brittany Pierce era un demonio de psiquiatra.

—Dispare, Doctora.

—De lo que estamos hablando aquí es de tipología—Brittany comenzó—, Perfilado si se quiere. A pesar de las conceptos populares, estoy segura de que todos ustedes se dan cuenta de que esto no es ciencia difícil. Podemos hacer suposiciones generales, pero siempre hay excepciones, y vale la pena ser flexible al evaluar a los posibles perpetradores.

Quinn, la ojiazul se dio cuenta, estaba tomando notas.

—Los pedófilos son casi siempre hombres, y pueden ser heterosexuales u homosexuales. Es difícil determinar los porcentajes, debido a que muchos casos no son reportados. Asumo que esto tendrá algo que ver con la forma en que se centra su búsqueda en Internet, y como no conozco su punto de partida, mi mejor consejo sería conocer a las víctimas y comenzar ahí.

—Por lo que hemos podido comprobar—Kitty dijo cuidadosamente—Las producciones de vídeo que estamos interesados en rastrear son principalmente hombres adultos mostrándose con adolescentes. Tenemos a Kurt tratando de hacer contacto tanto como una niña y como un hombre adulto.

—Suena razonable—Brittany respondió—La Internet ofrece una sensación de anonimato, por lo tanto, muchos individuos más a gusto en revelar preferencias socialmente inaceptables que de otro modo podrían mantener ocultas por temor a la exposición y represalias. Por otro lado, eso puede hacer que sea más fácil para ti que puedas agarrar a los pedófilos verdaderamente graves puesto que ellos tienen una falsa sensación de seguridad, creyendo que el Internet ofrece una persiana detrás de la cual se pueden esconder.

—¿Lo siento?—Quinn preguntó bruscamente—¿Pedófilos graves en contraposición a qué?

—Lo siento. Mala elección de palabras. Lo que sabemos es que un gran porcentaje de personas se contentan con material gráfico y no tienen ningún interés en instituir verdadero contacto sexual. Lo más probable es que nunca van a actuar sobre sus fantasías.

—Coleccionistas—Kurt aclaró—Los tablones de anuncios y grupos de discusión están llenas de personas que sólo quieren comerciar archivos de imagen. Ellos ven pero no es difícil. Luego están los usuarios del chat, los que probablemente nunca se toman su interés detrás del teclado.

—Precisamente—Brittany estuvo de acuerdo—Estos hombres rara vez muestran algún interés en el intercambio de archivos, pero pasan horas en línea participando en cibersexo y ocasionalmente incrementando el sexo telefónico. Ambos grupos están en el último peldaño en la escala en términos de probabilidad de contacto sexual. Debido a que el problema es tan generalizado, tanto geográficamente como en términos de números, tiene sentido centrarse en la clase teóricamente más peligrosa de perpetradores. Estos serían los viajeros, hombres que manipulan las relaciones en línea con niños en un intento de establecer contacto en la vida real. Ellos a menudo establecen reuniones, pagando la tarifa de autobús o avión o habitaciones de hotel con antelación, y luego engatusan a niños para unirse a ellos.

—¿Cómo podemos arreglar para que salgan o hacer que se expongan—Kitty preguntó, ignorando el gemido puntiagudo de Kurt en su juego de palabras no planeado.

—Si me pregunta cómo atacar un tipo individual, los hombres en realidad se podrían detectar y detener en última instancia—Brittany dijo a modo de resumen—, Yo diría que necesitas vincular con ellos, infundir confianza. La forma más rápida de hacerlo es expresar los comportamientos que se espera que ellos muestren. En lugar de tratar de establecer un contacto directo, que podría parecer sospechoso, déjales verte haciendo lo que ellos hacen, charlar sobre el mismo tipo de objeto de lujuria, vocalizar un deseo de obtener imágenes, o presumir una conquista fabricada. Ellos vendrán a ti eventualmente, porque están buscando la validación a través de otros como ellos.

—Perfecto—Kitty dijo, dándole a la ojiazul una mirada apreciativa. Sí, ella está bien—¿Kurt? ¿Alguna idea?

Él miró pensativo.

—Puedo centrarme más en mis interacciones en las salas de chat y tratar de atraer algo de atención.

—¿Quinn?—Kitty agregó—Podemos usar uno de los modelos de computadora para revisar las transcripciones de conversaciones para identificadores.

La cara de Quinn se iluminó.

—Absolutamente.

Brittany se giró a Noah Puckerman.

—Me parece que su equipo ya tiene el plan bien en la mano. No estoy segura de cómo puedo ayudarle.

—Yo estaría interesada en escuchar sus pensamientos sobre eso, también—dijo una voz desde la puerta.

Todos en la sala se giraron cuando Santana y Mike entraron.











*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por micky morales el Dom Jun 17, 2018 6:59 am

Ahora si se armo, Britt se molestara con San por haberse ido del hospital y San pq Britt esta con su equipo!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7048
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por 3:) el Dom Jun 17, 2018 2:53 pm

Hola morra,...

Y bueno si la montaña no va a maoma,... maoma va a la montaña pues!!!
A ver cómo se controlan las dos para no saltarse a gritos ??

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5658
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por 23l1 el Dom Jun 17, 2018 7:57 pm

micky morales escribió:Ahora si se armo, Britt se molestara con San por haberse ido del hospital y San pq Britt esta con su equipo!!!!





Hola, oooh si! ajjajajaaja. Las cosas se están colocando cada vez mejor, pero mal para ellas, no¿? uuuy aquí dejo otro cap para saber mas! Saludos =D






3:) escribió:Hola morra,...

Y bueno si la montaña no va a maoma,... maoma va a la montaña pues!!!
A ver cómo se controlan las dos para no saltarse a gritos ??

Nos vemos!!




Hola lu, jajajaajajaj y ninguna se dio cuenta q ambas eran maoma y la montaña xD Mmmm interesante de leer eso es!...y como dije antes, aquí dejo otra cap para saber mas! Saludos =D






avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 23l1 el Dom Jun 17, 2018 8:00 pm

Capitulo 21



—Lo siento por llegar tarde—Santana dijo, evitando cuidadosamente los ojos de Brittany—Tráfico—ella y Mike se sentaron en la mesa mientras todos murmuraron saludos.

Puckerman dijo:

—Dra. Pierce, esta es el Detective Sargento...

—Nos conocemos, gracias—miró a la morena, su desconfianza inicial dando paso a algo entre la incredulidad y la indignación.

La detective llevaba la misma ropa con la que la había visto por última vez, y era evidente que había llegado directamente desde el hospital.

De la palidez casi translúcida de su piel y las sombras huecas debajo de los ojos, parecía eso precisamente donde aún debería estar en una cama de hospital.

Kitty observó a las dos con curiosidad, consciente de que la temperatura en la habitación había caído por debajo de la congelación, pero no estaba muy segura de la causa.

López se había sentado frente a ella a la izquierda de Pierce, y después de un breve guiño a la psiquiatra, la detective se quedó mirando fijamente adelante.

Aún así, podría haber jurado que el aire entre ellas vibraba, algo así como el temblor de las vías cuando un tren de carga se acercaba.

Algo muy volátil está pasando ahí, diferencias profesionales, ¿tal vez?

Los policías raramente se aficionan a los teóricos.


Entonces, sonrió internamente, pensando en su propia teórica y cómo muy rápida e inextricablemente se había aficionado a ella.

Pensar en Marley en medio de una reunión era una mala idea, porque la castaña, en cuerpo o espíritu, era lo único que había visto en su vida que podría distraerla.

Y no podía permitirse el lujo de distraerse, no con Puckerman ya dando a entender que había detectado cuán rápidamente ella y Kurt habían desarrollado una lista de trabajo de sospechosos.

Quería poner fin a la reunión informativa lo más rápidamente posible, antes de que Puckerman pudiera empujarla para los detalles de su investigación o preguntar simplemente la forma en que habían conseguido reunir una lista preliminar de potenciales en un tiempo récord.

Aclarándose la garganta, dijo en el obvio silencio:

—Tenemos las transcripciones de una docena de salas de chats en línea entre Kurt y personalidades que pensaban que él era una niña de 13 años de edad. También tenemos un número de golpes de hombres en un tablón de anuncios privados que han hecho alusiones explícitas o veladas a la distribución de películas. Sería genial clavarlos, a todos ellos, pero lo que realmente queremos son los fabricantes. Esos son los tipos que han establecido sus computadoras como servidores FTP y están transmitiendo a un selecto grupo de suscriptores. Con una conexión de cámara de vídeo, pueden producir transmisiones en vivo de sexo infantil. Y ellos tienen los niños.

—¿Lugares?—Santana preguntó bruscamente.

Necesitaba una pista para investigar, un caso para trabajar, algo para alejar su mente de la sensación de vacío en el pecho que dolía cada vez que respiraba.

El dolor se había construido toda la noche en ese lugar vacío donde Brittany una vez había habitado, hasta que finalmente no había sido capaz de soportarlo más y había llamado a Mike.

La ojiazul sentada junto a ella ahora, y se sentía como si fueran extrañas. La soledad había sido mucho más fácil de soportar antes.

Antes de que hubiera sabido cómo era ser tocada.

—¿Algo certero?—preguntó, esperando que no sonara tan desesperada como se sentía.

—Nada en concreto, todavía no—Kitty admitió—Sin embargo estamos bastante seguros de que son regional, si no local—miró a Brittany—Sería muy provechoso si pudiera examinar estos con nosotros, y darnos su opinión sobre los más probables, y tal vez darle algo de idea de cómo Kurt puede más efectivamente manipularlos en comprometerse ellos mismos.

—¿Y entonces?—Brittany preguntó con verdadero interés, incluso cuando escuchó con alivio el sonido de la morena respirando a su lado.

Respiraciones firmes, no elaboradas.

Estable. Por ahora.

Kitty sonrió una sonrisa feliz, hambrienta:

—Tan pronto como la reduzcamos a un número manejable, puedo lanzar programas de excavadora que seguirán al remitente atrás a su dirección ISP (Proveedor de servicios de Internet), entre otras cosas. Entonces tendremos una referencia cruzada a los centros de información de las tarjetas de crédito, rastrearemos las fuentes del negocio. Conseguiremos algunos nombres.

—Sí, y una vez que nos den un nombre, podemos empezar a golpear puertas—Mike dijo con evidente satisfacción—Verdadero trabajo policial.

Kitty consiguió no gruñir.

—Algo de sus fuentes de calle, ¿Detective?—Puckerman preguntó, mirando a Santana.

—Aún no.

No tenía ninguna intención de compartir algo con Puckerman en este punto, y desde luego no quería discutir los detalles del caso con Brittany en la habitación.

Jesús, todos estaban actuando como si la ojiazul fuera una parte oficial del equipo.

—Mi horario está bastante lleno—Brittany declaró—, Pero puedo ser capaz de prescindir de una o dos horas por las tardes, o incluso durante el día si tanto me necesita.

Noah Puckerman se paró, señalando el final de la reunión.

—Vamos a tratar de darle la mayor antelación que podamos, Doctora. Cualquier tiempo que pueda ahorrarnos sería muy apreciado. Voy a dejarle los detalles a usted y a Kitty para calcular.

—Por supuesto—Brittany respondió, parándose también y recogiendo sus cosas.

—¿Kitty, puedo verte afuera?—Puckerman murmuró suavemente mientras pasaba detrás de ella.

—Por supuesto—respondió, levantándose y siguiéndolo.

Kurt y Quinn se fueron también, dejando a Brittany mirando a Santana mientras que Mike se removió en la puerta, viéndose como si él no estuviera seguro de si irse o quedarse.

—¿En el nombre de Dios que estás haciendo aquí?—Brittany exigió.

—Sabía que la reunión no sería larga. Quería hacerlo.

—¿Cómo te han dado de alta tan pronto?

La morena le sostuvo la mirada.

—Nunca fui admitida.

—Matt nunca te habría liberado, no en la forma que estabas anoche. Firmaste el alta, ¿verdad?—acusó furiosamente.

Quería tocarla.

Se sentía como días desde que lo hizo. Pero estaba tan enojada, la última cosa que quería era el contacto.

Su mente no se recuperaba de la descarga de emociones disidentes.

—No exactamente contra el consejo médico. Hicimos un trato—dijo razonablemente, tratando de parecer confiada, pero la furia de la rubia era tan potente que fue como un golpe.

Le temblaban las manos y las metió en los bolsillos.

—Los doctores no hacen tratos—espetó la psiquiatra.

—Está bien—Santana admitió—Pero acorde volver para una radiografía de tórax esta mañana.

—¿Y si tu pulmón se cae ahora mismo?

—Él dejó un catéter en mi pecho. En caso de emergencia, él dijo que sería capaz de aspirar el aire hacia fuera. Eso tomaría un montón de tiempo para llegar de nuevo a la sala de emergencias.

Cerró ambas palmas hacia abajo sobre la mesa y se inclinó hacia delante, sus ojos ardiendo.

—¿Cuál es el problema contigo? ¿No sabes que casi moriste anoche? ¿Qué puede ser tan importante acerca de esta reunión?

—No es la reunión—Santana dijo en voz baja, pero el miedo tronaba a través de ella ahora.

Tenía que mantener la calma.

Si lo explicaba claramente, la rubia tendría que entender.

—Si dejo que me admitan, si no me presento aquí, si no puedo trabajar, ellos no sólo me sacaran del caso. Ellos me pondrán en discapacidad médica. Ni siquiera tendré una ligera asignación.

—¡No debes tener ningún tipo de asignación! Deberías estar en casa o en el hospital—Brittany se giró en la dirección de Mike tan rápidamente que él saltó—¿Tuviste algo que ver en esto? Después de todas las noches que nos sentamos junto a su cama, esperando que viviera o muriera. Después de eso, ¿podrías ayudarla a hacer esto?—se pasó una mano sobre los ojos y luego se volvió lentamente de un lado al otro. En una voz que era mortalmente tranquila, dijo—No entiendo qué es importante para ti. Todo lo que sé es que independientemente de lo que sea, es más importante para ti que tu vida. Y no puedo vivir sabiendo eso.

Por un momento, parecía que nadie ni siquiera respiraba.

Entonces, la ojiazul levantó en silencio su maletín y salió de la habitación.





Santana se puso rígida, las yemas de los dedos de la mano derecha presionando contra la superficie de la mesa de granito, el hueso blanco.

No se había dado cuenta de que tenía los ojos cerrados hasta que se abrieron en el sonido de la voz de Mike.

Parpadeó en la luz del sol que entraba por las ventanas.

—¿Sargento?

—Quiero hablar con Quinn y contigo a solas. Necesitamos evaluar dónde estamos en este caso. Cinco minutos, en nuestra sala de conferencias.

—Ella sólo está alterada, Sargento. Lo superará.

No, no lo hará.

Cristo, ¿qué hago ahora?


—Sólo tiene que darle…

—Déjalo ir, Mike.

—Sí, pero…

—Maldita sea—ella gritó, su puño conectando con la piedra cuando golpeó su mano sobre la mesa—Ve a buscar a Quinn y cierra la…

Empezó a toser y él pensó que su corazón se detendría.

—Oh, mierda. Estás…

—Estoy bien—espetó, agitando una mano mientras recuperaba su aliento—Solo hazlo.

—Correcto. Sólo hazme un puto favor y ve a sentarte hasta que lleguemos ahí—él no espero por una respuesta, pero fue a buscar a la novata.

No podían regresar al hospital tan pronto como él quisiera.




*****


Kitty alzó la vista cuando Mike salió y luego vio a López todavía en la sala de conferencias.

Regreso de nuevo, se sirvió una taza de café, y se apoyó en el mostrador, observando a la detective, que parecía un poco inestable sobre sus pies.

—¿Estás bien?

Santana se quedó mirándola.

—Sí.

Kitty tomó un sorbo de café.

—Estamos haciendo progresos.

—Bien—el detective suspiró, cediendo y sentándose. Se frotó los ojos, y luego dejó escapar un suspiro. Sólo trabajar en el caso, López. Eso es lo que haces. Eso es lo que sabes—Porque yo no. Teníamos un par de nombres de la anterior redada de prostitución infantil, pero no hemos sido capaces de que surja algo. Tengo un par tanteando afuera, pero hasta ahora, nada. Hay un rumor de alguien haciendo películas, pero hasta el momento es débil. Si tengo suerte, alguien nos va a señalar hacia eso.

—Es temprano, en un caso como éste—Kitty observó ligeramente, preguntándose cómo fuera de línea sería preguntarle a López qué demonios estaba pasando.

La policía no exactamente hacía que fuera fácil ser amigable, pero parecía como si estuviera lastimada.

Y no sólo físicamente.

—¿Esta Puckerman en tu hackeo del FBI?—Santana preguntó de repente.

—Eres muy astuta, López—dijo con una risa apreciativa—¿Has estado aquí, qué? ¿Cinco minutos? ¿Y pescaste una cierta tensión entre nosotros?

—Conozco el tipo—Santana se encogió de hombros y sonrió débilmente—Cuando alguien dice fuera del modo que Puckerman lo dijo, por lo general implica que tienen un erizo en el culo.

—Él sospecha que podríamos haber utilizado métodos poco ortodoxos para adquirir algunos de nuestros datos, pero él no quería más detalles.

—Nunca lo hacen—Santana observó con cansancio—Demasiada responsabilidad entonces.

—Sí. Mayormente quería estar seguro de que entendí que estaba en la mía.

—¿Por qué estás haciendo esto, Kitty? Podrías estar haciendo mucho más dinero haciendo algo con mucho menos potencial para joderte.

Ésta se acercó al fregadero y derramó lo último de su café, sorprendida por la pregunta. Cuando se dio la vuelta, dijo en voz baja, todo rastro de su habitual arrogancia desaparecido.

—Quizás yo quería ver lo que perdieron.

Santana se levantó, más sorprendida ella misma por preguntar que por lo que estaba por la respuesta de la ojiverde.

—Esa es una razón bastante jodida.

—Sí—admitió, sintiendo una extraña sensación de alivio.

—Pero entiendo—añadió mientras se dirigía hacia la puerta—Mantenme al tanto, Kitty.

—Correcto—dijo tras ella. Dudó por un segundo, luego se acercó al teléfono de la pared y marcó un número. Después de un segundo, sonrió y dijo[i]—¡Hey! ¿Alguna posibilidad de que podrías reunirte conmigo para almorzar?...Ninguna razón especial. Yo sólo te quiero.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por monica.santander el Dom Jun 17, 2018 10:29 pm

Hola hola!!!
No me gusta la actitud tonta e infantil de Santana!!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4408
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por micky morales el Lun Jun 18, 2018 7:57 am

Y ahora que, eso es todo y ya?????
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7048
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por 3:) el Lun Jun 18, 2018 8:49 am

Hola morra,....

Santana Santana me parece que. A la larga san va decaer a verse muerto si britt la llega a dejar,....
A ver qué pasa ahora??? Hablan o no??

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5658
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por 23l1 el Lun Jun 18, 2018 7:44 pm

monica.santander escribió:Hola hola!!!
No me gusta la actitud tonta e infantil de Santana!!!!
Saludos


Hola, holas perdida! Mmm la vrdd esk a mi tampoco. Q si, q es su trabajo y todo eso, pero tiene que pensar un pocquito mas las cosas, no¿? ya sea por ella o su relación =/ Saludos =D





micky morales escribió:Y ahora que, eso es todo y ya?????





Hola, mmm nose..., pero aquí dejo otro cap para saber mas! Saludos =D






3:) escribió:Hola morra,....

Santana Santana me parece que. A la larga san va decaer a verse muerto si britt la llega a dejar,....
A ver qué pasa ahora??? Hablan o no??

Nos vemos!!!




Hola lu, oooh si, ni la van a tener q herir o matar xq si britt la deja ya lo estará =/ Aquí dejo otro cap para saber más... mucho más o no¿? Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 22

Mensaje por 23l1 el Lun Jun 18, 2018 7:46 pm

Capitulo 22


Sue Sylvester alcanzó el teléfono, dejando a un lado una pila de boletines administrativos cuando lo hizo.

—¿Sí?

—Brittany Pierce está en la línea dos
—su secretaria le informó.

—La tomo—apretó la otra línea y dijo—¿Brittany? ¿Qué puedo hacer por ti?

—¿Puedes verme esta mañana?

—Un momento
—Sue respondió, instantáneamente alerta por el tono plano de la voz de su amiga. Revolvió bajo una pila de carpetas de archivos y encontró su horario semanal—Tengo cuarenta y cinco minutos abiertos ahora. Si es urgente, puedo cancelar una reunión más tarde esta mañana.

—No. Iré directamente. Tengo clínica en una hora, también. Eso es perfecto. Gracias.


Sue llamó a su secretaria y dio instrucciones:

—Envíe a la Doctora Pierce en cuando llegue, y luego no me pases llamadas.



Cinco minutos más tarde, un golpe en la puerta anunció la llegada de la rubia.


—Siento irrumpir así—Brittany empezó cuando tomó una de las sillas tapizadas frente al escritorio de Sue.

—Está bien—la jefa de Psiquiatría aseguró a su colega mientras se movía en torno a unirse a ella en la otra silla—¿Qué ha pasado?

—¿Es tan obvio?—preguntó con tristeza, cruzando las manos sobre el regazo para ocultar el temblor—Dios, estoy avergonzada.

—Brittany, nada es obvio a menos que uno te conozca. No habrías llamado si no fuera importante, y no tendrías esa misma expresión herida en los ojos si no fuera personal. Así que, algo ha sucedido.

—Creo que Santana y yo simplemente…ni siquiera sé cómo llamarlo. ¿Rompimos?

—Bueno—dijo suavemente, una pequeña sonrisa en su rostro—Podemos empezar con eso. ¿Qué provocó este evento?

—No estoy segura—admitió—Es por eso que estoy aquí.

—Ah, ya veo. Buen punto, hablas como un verdadero psiquiatra. Vamos a escuchar los detalles, entonces vamos a sondear por todos los significados más profundos y ocultos.

Brittany logró una leve risa.

—¿Hablas con todos tus pacientes así? Es muy irreverente. Freud está encogiéndose en algún lugar en otra dimensión.

—Tú no eres un paciente. Eres una amiga—Sue respondió suavemente, colocándole su mano brevemente en el brazo—Así que dime.

Brittany cerró los ojos durante unos segundos, luego los abrió y dijo:

—Tuve una llamada de una mujer la noche anterior a la que nunca conocí, diciéndome que Santana se había derrumbado en su departamento y que necesitaba mi ayuda.

Sue escuchó, su expresión atenta, mientras la otra rubia describía los eventos de la noche previa y la mañana.

Cuando su amiga se quedó en silencio, comentó:

—Me temo que tengo que preguntar, ¿cómo te sientes en este momento?

—Terriblemente enfadada con ella, y simplemente vacía—se encontró con los ojos de Sue, las lágrimas nadando detrás de sus pestañas—Me está desgarrando que arriesgue su vida de esta manera, y que ella no se da cuenta lo que eso está haciéndome.

—Sí, puedo ver lo mucho que duele. Lo siento.

—Pensé en llamar a su Capitán, decirle lo que pasó.

—¿Por qué no lo hiciste?

—Porque—respondió con un suspiro—, Estaría divulgando confidencias de pacientes.

—No eres su médico—Sue señaló.

—No, pero tengo conocimiento privilegiado que de otro modo no habría tenido.

Hizo un gesto desdeñoso.

—Un tecnicismo en lo mejor.

—Muy bien—Brittany concedió—Debido a que ella nunca me lo perdonaría.

—Ella te lastimó—su tono sugirió que recurriera a jugar limpio.

—Ella me lastimó porque es terca y descuidada con ella misma, pero esto sería una traición.

—Y lo que ella ha hecho, ¿no es una traición? ¿De la relación entre ustedes? ¿De su amor la una por la otra?

Brittany la miró bruscamente.

—Es sólo una traición si sabes lo que estás haciendo, si se trata de un acto consciente. Ella no tenía la intención de hacerme daño, sólo está haciendo lo que siempre ha hecho.

—Pero las cosas no son lo mismo por más tiempo, para ninguna de las dos—señaló razonablemente.

—No—Brittany dijo en voz baja—Todo es diferente—la miró con frustración—Qué lío. No dejo de pensar que yo debería ser mejor en esto.

Se rió.

—¿Por qué? El amor es complicado. Las relaciones son horribles, cosas impredecibles—repentinamente seria, le preguntó—¿Qué vas a hacer?

—No lo sé. No puedo estar con ella de este modo; no puedo verla matarse a sí misma.

—Brittany, no conozco a esta detective tuya, aunque sin duda me gustaría. Ella suena fascinante, especialmente si tú no estuvieras enamorada de ella. Pero sé que casi se muere hace dos meses. Eso es un hecho aterrador. Para alguien como ella, la mejor defensa contra aquel miedo es…

—Negar que alguna vez ocurrió—suspiro—Sí, lo sé. Al igual que el ejecutivo que tiene un Infarto de Miocardio, e insiste en tomar las llamadas telefónicas en la unidad de cuidados cardiacos. Lo sé. Eso no ayuda—se frotó los ojos, echó un vistazo a su reloj—Tengo que trabajar, y tú también.

—No tomes ninguna decisión hoy, o incluso mañana. Ya es demasiado tarde para romper. La amas, recuérdalo.

—Sí, lo sé—Brittany dijo, preguntándose si eso sería suficiente.






Brittany contempló cancelar a su último paciente del día.

Eran casi las ocho; y estaba cansada. Más allá de cansada. Agotada y simplemente triste.

—Esta va a ser una dura sesión y quiero evitarlo. Porque va a entrar aquí, toda con su aspecto impecable, y muy posiblemente encabronada. Y ella te recuerda a Santana—se frotó las sienes—Y has empezado a hablar contigo misma, lo cual no puede ser bueno.

Mercedes llamó a la puerta y asomó la cabeza.

—Tienes cinco minutos. ¿Quieres algo?

—Sí—respondió—, Cuando ella llegue, dile que necesito re…

—¿Qué?

—Nada. Una coca si vas a tomarte una.

—Lo haré.


Unos minutos después, la puerta se abrió de nuevo para admitir Quinn Fabray.

—Hola—dijo cuándo la ojiverde se sentó en la silla.

Ella no estaba en uniforme, sino que llevaba unos pantalones de algodón y una camisa como si fuera uno.

Limpia, ordenada, precisa.

—Hola.

Esperó un segundo, y cuando nada parecía ser inminente, dijo:

—Vamos a hablar acerca de esta mañana.

—Muy bien—Quinn respondió neutralmente, pero sus ojos eran cautelosos—A veces puede ser difícil o incómodo cuando te encuentras con tu terapeuta de forma inesperada. Fue un problema, ¿mi presencia?

Quinn la observó de forma constante.

—Lo que hablamos aquí es confidencial, ¿verdad?

—Por lo general, sí—respondió.

Quinn se puso rígida, y agregó rápidamente:

—Oficial, fuiste remitida para una evaluación oficial. Todavía tengo que hacer eso. No incluyó información que no es relevante para mis opiniones, y muy raras veces incluyó los detalles específicos de los que hemos discutido.

—Pero no lo haría...—buscó las palabras—Usted va a trabajar con las personas con las que trabajo. Hay cosas...cosas privadas...no quiero que nadie sepa.

—Ellos no lo van a saber por mí—dijo en voz baja—En primer lugar, es mi negocio para mantener confidencias. En segundo lugar, voy a estar ahí para fines profesionales, y de forma bastante limitada. No hay absolutamente ninguna razón para que alguien deba saber que tú y yo tenemos una relación profesional.

—Bien.

—Bien—la oficial cruzó un tobillo sobre la rodilla, y se sentó un poco hacia atrás en su silla, una pose que llegó a reconocer como relajada.

Para Quinn.

—Ahora, vamos a hablar sobre el incidente en el callejón.

—Yo la conocía.

Tenía muchos años de experiencia terapéutica, y se alegró de eso ahora.

Porque quería dejar escapar, ¿Qué? Lentamente, con cuidado, preguntó:

—¿La joven que estaba siendo atacada?

—Sí.

—¿Cuándo te diste cuenta de que la conocías?

—Cuando él la soltó. Ella cayó...vi su cara en la luz de la ventana.

Había sudor en su frente que estaba segura de que la ojiverde no sabía que estaba ahí. Su mano derecha temblaba la que descansaba en el brazo de la silla.

—¿Qué pasó cuando la reconociste?

Guardó silencio un largo tiempo. Entonces, su voz ronca, respondió:

—Dudé. Pensé que tal vez lo había imaginado. Fue entonces cuando él me pegó, me tiró al suelo—la miró afligida—Había tanta sangre en su cara, yo estaba congelada...pensé que...Jesús, había tanta sangre.

Su estómago dio un vuelco.

Tanta sangre.

Tomó una respiración larga, lenta.

—¿Qué tan bien la conoces?

—Ella es alguien que conocí...en el trabajo.

—¿Más que un conocido pasajero?—sondeó suavemente—¿Una amiga?

Otra pausa.

—Sí.

—Me dijiste que no te acuerdas de golpearlo con tu arma de fuego.

—No—por primera vez, la joven parecía asustada.

—¿Qué es lo que recuerdas?

Quinn se pasó una mano por el pelo.

—Recuerdo...Recuerdo su cara. Yo estaba tan jodidamente enojada. El bastardo tenía sus manos encima de ella... y entonces yo estaba en el suelo... y ella estaba gritándole a él. Grito para que no me lastimara...—se detuvo y la miró—Oh, mierda. Yo estaba en el suelo, y él me pateó. Mi cabeza...mi costado... eso dolió. Y yo la oía gritarle a él... él la golpeó de nuevo, creo. Tuve miedo de que él la matara.

—¿Recuerdas golpeándolo con tu arma?

—No—Quinn gritó. Cubrió la cara con las dos manos, los hombros agitados—No.

—Está bien—dijo suavemente—Está bien.

La ojiverde finalmente alzó la vista, con el rostro surcado de lágrimas.

—No realmente, ¿verdad?

—Oh, sí, lo es—respondió con firmeza, inclinándose hacia delante, con las manos sobre el escritorio—Estaba sola, en una situación peligrosa. Había una amenaza de daño mortal para sí misma o un civil. De repente, inesperadamente, la situación es personalizada, esto es alguien que conoce, le preocupa. Y las dos estaban en peligro. Tenía un arma, Oficial Quinn... y te enfrentaste a un oponente más grande, fuerte que ya te había lastimado. Te protegiste a ti misma, instintivamente, pero no le disparaste—hizo una pausa, asegurándose de que la estaba escuchando—No le disparaste. Y pudiste hacerlo. Lo hiciste bien, oficial.

Quinn sonrió débilmente, quitando con impaciencia la humedad en sus mejillas.

—¿Te importaría poner eso en tu informe?

—Definitivamente lo haré—respondió, sonriendo—En mi opinión actuaste apropiadamente bajo las circunstancias dadas.

—Hay un problema.

—¿Cuál?

—¿La parte acerca de que la conozco? No está en mi informe.

—¿Por qué no?

—Porque eso no es asunto de nadie. No tiene ninguna incidencia en los eventos. Lo reporte exactamente como ocurrió.

Consideró la información.

—No puedo ver que afecte a los aspectos legales involucrados, pero…—continuó cuando la vio dar un suspiro de alivio—…, Es pertinente a los efectos que ha tenido sobre ti.

—Estoy bien.

—Sí, con toda probabilidad lo estás—respondió con cansancio, repentinamente consciente de su propia fatiga—Voy a presentar el informe a su comisaría, Oficial.

Quinn estaba en silencio por un largo momento.

—Le importaría…uh, demorarlo por un rato. Dijo que podría tomar cinco o seis visitas, ¿verdad?

—¿Te importaría decirme que provocó este repentino cambio de actitud?

—No quiero que me quiten del grupo de trabajo.

El grupo de trabajo. Y yo que pensaba que era mis técnicas de terapia estelares.

—Creo que la situación justifica razonablemente otra visita o dos. Pero entonces voy a tener que presentar el informe.

—Muy bien. Gracias—Quinn se puso de pie, una sonrisa para emparejar con la que había tenido cuando Kitty la incluyó en los planes esa mañana—Muchas gracias.

Cuando la puerta se cerró detrás de la joven oficial, se echó hacia atrás en su silla y cerró los ojos.




*****


Santana se dio la vuelta y abrió los ojos.

Levantó la muñeca y escudriñó la línea tenue de su reloj. 9:00 pm. Había estado dormida durante once horas.

Llevaba pantalones cortos de entrenamiento de algodón sueltos y nada más. Su cuerpo estaba cubierto con una fina capa de sudor, y cuando deslizó la palma de la mano sobre el pecho y por su abdomen, la mano estaba húmeda.

9:00 pm.

Un montón de tiempo para trabajar un poco.

Se levantó de la cama, los músculos rígidos protestando, y se dirigió al cuarto de baño para bañarse.





*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5693
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 34

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 9 de 12. Precedente  1, 2, 3 ... 8, 9, 10, 11, 12  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.