Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26
Ayer a las 6:51 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Justicia III (Adaptada) Cap 29
Ayer a las 6:46 pm por 23l1

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «The Manhattan Yacht Club»
Sáb Sep 15, 2018 8:13 am por Klainefan

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 18
Lun Sep 10, 2018 10:05 pm por 3:)

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 9
Lun Sep 10, 2018 9:58 pm por 3:)

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Jul 27, 2018 9:17 pm por Sanny25

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 35 y prolongo fin
Lun Jun 04, 2018 10:30 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Mar Mayo 22, 2018 11:41 pm por 3:)

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Página 8 de 22. Precedente  1 ... 5 ... 7, 8, 9 ... 15 ... 22  Siguiente

Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Lun Abr 09, 2018 10:05 pm

hola morra,...

ahora que quinn es híbrido???
entre que marley juega a ser faena para los vampiros!!
a ver a estas alturas a ver quien se entrinca a quien???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Mar Abr 10, 2018 10:11 am

Bueno por lo menos Brittany si sabe que Quinn es un fastidio!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Mar Abr 10, 2018 7:36 pm

3:) escribió:hola morra,...

ahora que quinn es híbrido???
entre que marley juega a ser faena para los vampiros!!
a ver a estas alturas a ver quien se entrinca a quien???

nos vemos!!!





Hola lu, mmm espero y no...ya tenemos suficiente con emily ¬¬ AJajajajajajaj xD esa periodista es una loquilla ajajajajaj. Mmm interesante pregunta...interesante jaajja. Saludos =D






micky morales escribió:Bueno por lo menos Brittany si sabe que Quinn es un fastidio!!!!!





Hola, ajajajajajaj xD jaajajajajajaj xD ya se lo dijo y esperemos q entienda, no¿? XD Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 9

Mensaje por 23l1 el Mar Abr 10, 2018 7:38 pm

Capitulo 9




El ritmo cardíaco de Marley se aceleró con cada paso cuando Betty condujo el camino alrededor del extremo de la barra y en un pasillo estrecho invisible del salón principal.

El pasillo era sin ventanas como todo lo demás en Nocturne e iluminado sólo por unas luces de nivel al piso.

Al parecer, era la única que tenía problemas para ver.

Francesca, Betty, y los anfitriones humanos caminaban con confianza hacia delante como si tuvieran prisa.

Probablemente lo estaban.

Tanto Francesca como Betty eran Vampiros Resucitados y probablemente eran conducidas a alimentarse antes del amanecer tan urgentemente como todos los demás Vampiros dentro del club.

El hombre y la mujer estaban vestidos de manera similar, pantalones oscuros y camisas de seda negra desabrochadas para revelar sus senos sin brillo y su pecho esculpido y sin pelo.

¿El par ansioso?

¿Hermano y hermana?

¿Amantes?

¿Extraños?

Se agolpaban contra las dos Vampiros, frotando y acariciando donde pudieran tocar.

Era la quinta rueda, está bien, y bien por ella.

Cuando llegaron al final del pasillo, sus ojos se habían ajustado. Una enorme puerta de acero como la de una bóveda de banco bloqueaba el final del pasadizo.

Betty colocó su palma contra algún tipo de placa de sensor e introdujo una larga serie de números en un touchpad. La puerta se abrió silenciosamente sobre una ancha escalera de mármol que conducía a la oscuridad.

Miró por encima del hombro y no vio nada más que más oscuridad.

Hablar de una roca y un lugar duro. Podía ir por debajo de la tierra con dos Vampiros, y quien sabía cuántos más podrían estar esperando ahí abajo, o podría volver a sumergirse en el maldito frenesí de alimentación en el club.

A pesar de todo, ella se arriesgaría con la Viceregal. Con suerte, Francesca no estaba interesada en crear ningún tipo de publicidad negativa, y alimentarse de una reportera que no quería generar definitivamente mala prensa.

Fue la última en pasar por la puerta, y mientras buscaba un pasamanos, rezando para que hubiera uno, la puerta se cerró detrás de ella con un ruido sordo y la oscuridad descendió.

Jadeó y se preguntó si los vampiros respondían al temor de la manera que otros depredadores hicieron a las presas indefensas, eliminando a los miembros más débiles de la manada.

Eso no iba a ser ella. De ninguna manera.

Se enderezó y comenzó a bajar a la oscuridad con un paso decidido. Rozó la espalda de alguien y tropezó. Su mano se deslizó sobre la piel fresca y suave y el cabello sedoso. La electricidad corrió por su brazo y sus pechos hormiguearon.

—Michael querida—dijo Francesca—Enciende la luz para nuestros invitados, ¿no?

Sopló cuando las parpadeantes luces del techo se iluminaron y pudo distinguir un vestíbulo de aspecto normal en el fondo de la escalera. Pisos de madera pulida, paredes de color crema, una serie de puertas cerradas de nogal. Francesca condujo al grupo al otro extremo del vestíbulo y agarró un mango de latón adornado con una enorme y oscura puerta.

—Ven—dijo Francesca, abriendo la puerta—Confío en que estarás cómoda aquí unos minutos, señorita Rose.

—Ah...—trató por una expresión indiferente.

Si no estuviera encerrada en la guarida dela Vampiro más poderosa de América del Norte, no tendría ningún problema para sentirse cómoda. La enorme sala de estar podría haber sido transportada directamente desde una casa solariega francesa, altos techos, lujosas alfombras y elaborados tapices enmarcaban el espacio.

Sofás de cuero de felpa y un opulento sofá marrón frente a una chimenea de mármol donde un fuego bajo ardía. La temperatura había bajado a medida que descendían, y la calidez era acogedora.

Un set de té de plata esterlina, de todas las cosas, estaba sentado en una mesa baja delante de la chimenea. El vapor fragante, de las naranjas y especias oscuras, emanaba de la olla.

Un resplandeciente plato contenía finamente cortados y perfectamente arreglados pastelillos. Un tazón de crema de leche y una canasta de bollos completaron el arreglo culinario. Té alto al amanecer.

Aparentemente, la escalera que había recorrido era algo parecido a un agujero de conejo, porque ciertamente había caído de una realidad a otra.

Francesca tenía el brazo alrededor de la cintura de la joven morena. La mujer, que parecía tener unos veinte años, pero que sabía lo que una infusión constante de hormonas vampíricas le hizo a un humano, una otra pregunta que tendría que preguntarle a Kitty, le acarició el cuello, besándole la garganta mientras acariciaba el pecho con una mano dentro de su camisola.

El rostro de Betty era un estudio en piedra.

Apretó al hombre extasiado con la mano alrededor de la parte posterior de su cuello, sus dedos blancos contra su piel oscura. Si el estado de sus pantalones era cualquier indicación, incluso su toque no sexual era toda la invitación que él requería.

Pero de nuevo, tal vez Betty estaba bombardeando su mente con promesas de placeres por venir.

—Gracias—dijo sonando completamente absurda a sus propios oídos—Esto está bien. Estaré bien aquí.

—Bien—los incisivos de Francesca brillaban detrás de sus labios rojos, más visibles de lo que habían sido unos segundos antes.

Sus ojos ya no eran puramente turquesa, sino astillados de rojo y marrón. Sus pezones se habían profundizado hasta convertirse en una rosa oscura y estaban tan duros que amenazaron con perforar la tela de su camisola.

Deslizó su boca por el cuello de la morena, y la mujer, con pesados párpados y aturdida, gimió.

—No tardaremos mucho.

Francesca y Betty guiaron a los humanos hacia otra puerta del otro lado de la habitación, llevando a lo que ella sospechaba que era el dormitorio, y quería seguirla.

Quería que Betty y Francesca e incluso los dos desconocidos pasaran las manos sobre su cuerpo mientras acariciaba mientras acariciaba los pechos blancos lechosos de Francesca y adoraba sus pezones enrojecidos con su boca y su lengua.

Apretó los brazos y hundió las yemas de los dedos en su piel, concentrándose en las medias lunas del dolor y dispuesta a que sus pies no se movieran.

Francesca miró por encima del hombro con una sonrisa indulgente.

—La próxima vez. Lo prometo.

Y entonces se fueron todos, y la puerta se cerraba, y se hundió en el sofá, sus piernas temblorosas y su estómago en revuelta. Finalmente comprendió la expresión enferma de excitación.

Estaba tan dominada por todo su cuerpo que estaba a punto de derretirse, y temía que estuviera literalmente enferma. Subió las piernas al sofá y las abrazó, cerrando los ojos y forzándose a respirar profundamente, dentro y fuera, dentro y fuera.

Finalmente, la terrible excitación se calmó y se sirvió un poco de té. Su garganta estaba seca, sus manos aun temblando.

Cuando oyó el primer grito agudo, saltó. La morena culminando. Entonces un gemido más profundo como el de un animal mortalmente herido, el hombre.

Risas, ligeras y aireadas y completamente satisfechas. Francesca.

Un murmullo bajo, sensual y lleno de deseo. Betty.

No se preguntó quién estaba complaciendo a Francesca, ya que ella obtuvo una imagen mental cristalina de la primera y la segunda vampiro una frente a la otra en una inmensa cama oval, sus ropas abiertas, sus piernas entrelazadas, sus manos y bocas acariciando gargantas y senos y las dulces hendiduras entre los muslos de marfil.

El hombre y la mujer somnolientos yacían cerca, desnudos y abandonados, con los miembros esparcidos y los senderos de sangre sobre sus pechos, arrojados como los restos de una comida olvidada.

Los ojos adoradores de Betty brillaban como lava que brotaba del núcleo de la tierra mientras ella bajaba la boca a Francesca, devorándola como un animal hambriento.

Ésta le clavó las uñas en la esbelta espalda de Betty, dejando ríos de sangre a su paso, se arqueó, los músculos de su cuello en cadenados, su boca abierta en un grito de insoportable éxtasis.

Gimió y trató de forzar las imágenes lejos de su mente.

Qué ingenua había sido pensar que entendía la sexualidad de los vampiros después de haber visto a Kitty alimentarse.

La ojivede había tomado la sangre que necesitaba para sobrevivir y dio placer en el pago. Tenía orgasmo, cierto, pero no había habido ninguna de la pasión que ella acababa de ver, si lo que había visto era real.

¿Y quién podría conocer la realidad del deseo proyectado con los vampiros?

¿Podría creer lo que veía o sintiera?

Recogió la taza de té y la acunó en sus manos, deseando desesperadamente que el débil calor penetrara en el terrible frío de su cuerpo y derretiría la cinta helada alrededor de su corazón.

Había visto cómo Kitty hacía que una mujer se corriera en medio de la sed de sangre, y nunca había visto una vista más solitaria.

¿Por qué, por qué, no podía dejar de querer quitar esa soledad?





*****


Santana apoyó su espalda contra la enorme chimenea de piedra con Brittany descansando contra su pecho y sus brazos alrededor de su cintura.

No podía dejarla ir más lejos.

El frenesí de la cría que las gobernó a ambas apareció en la rubia como un celo implacable, un calor sexual que sólo podía ser detenido por una infusión de Victus de su compañera.

El calor se derramó del cuerpo pálido, quemando el pecho desnudo y el abdomen, literalmente hirviendo su sangre. La llamada de su rubia la mantuvo constantemente excitada, forzando sangre a sus tejidos turgentes, bombeando hormonas y cininas sexuales en sus glándulas.

El constante impulso de explotar entre los muslos blancos llenó su vientre de dolor. La ausencia de conexión física ahora le arrancaría las tripas.

Al menos con Brittany tan cerca podía pensar. Por unos minutos, antes de que el frenesí sobrepasara su razón y ella tuviera que tenerla.

Sabiendo que su rubia y la necesitaba estaba empujando su control hasta el límite. Retumbó inquieta, raspándole el estómago con sus garras parcialmente extruidas.

Su Lobo caminaba en círculos frenéticos, equilibrado entre la rabia y la carrera.

Su línea de pelaje era gruesa y ancha, y su piel grabada con la ondulación del pelaje justo debajo de su piel. Brittany gimió en silencio, con voz demasiado baja para que nadie más la oyera, y metió su culo en la entrepierna de Santana.

La morena besó su cuello.

—Pronto, compañera. Pronto.

—Estoy bien—dijo Brittany con voz ronca—Cuida del negocio de la Manada.

—No eres un negocio, pero criar contigo es el negocio más importante que tengo. La cosa más importante que tengo y hago.

—¿Lo sabe todo el mundo?

—Sí—besó su cuello de nuevo y acarició su oído—Cualquier lobo en frenesí de cría telegrafía su necesidad, pero cuando la Alpha se está reproduciendo, toda la Manada siente la llamada.

—Demonios—murmuró Brittany, sintiendo la creciente agitación en la habitación.

Mike, ya en un estado de mayor intensidad porque él y su compañera estaban criando, retumbó con firmeza, una erección contra su bragueta.

Maya, estoica como siempre, estaba erguida, con un chorrito de sudor corriendo por su mejilla y goteaba por el ángulo de su mandíbula.

Finn gruñó y se paseaba.

Andrew preocupado.

Y Jake y Puck, apenas fuera de la adolescencia y menos capaces de controlarse, yacían a los pies de Santana en pelaje, gimiendo y ocasionalmente lamiéndose las piernas.

—Estamos molestando a todo el mundo.

—No. Aquellos en el Compuesto y más cercanos en el bosque serán agitados por nuestra llamada, pero no es ninguna dificultad para ellos. Serán felices. Celebramos a todos nuestros jóvenes, pero especialmente a los de la pareja Alpha. Nuestra crianza hace que la Manada se sienta segura.

Brittany dejó caer su cabeza contra el hombro de Santana y suspiró.

Estupendo.

Ahora sus experiencias más privadas pertenecían a todos. Todo el mundo dependía de ella y Santana para producir descendencia.

Hace unas semanas había sido humana, sin amante, sin familia y sin deseo de ninguno. Ahora no era sólo una parte esencial de una gran comunidad, interconectada física y psíquicamente, estaba casada-apareada en un verdadero nivel físico, con el miembro más importante de la Manada.

Los más importantes Wereen Norteamérica.

Y su cuerpo estaba exigiendo que ella contribuyera de la manera más fundamental, formas que para ella podría ser imposible. Las hembras humanas tenían el impulso biológico de procrear una vez al mes cuando los óvulos en sus ovarios maduraron.

Ese aumento de la libido no era nada comparado con lo que estaba experimentando, una terrible presión ininterrumpida en su pelvis que la consumía en cada pensamiento, en una apremiante necesidad de que Santana estuviera sobre ella, dentro de ella, profundamente en el alma.

Estaba justo de este lado de la locura.

—Haz lo que tengas que hacer. Estaré bien.

Santana le mordió ligeramente el hombro.

—Te amo.

—Trabajo, San.

—Mike—dijo Santana—¿Situación de nuestras fronteras?

—Seis Blackpaws cruzaron en la esquina noreste de nuestro territorio justo después del atardecer anoche. Mis sentries desafiaron, y dieron media vuelta y corrieron—se burló—Sarnosos cobardes.

—¿Estaban cazando?

—Exploración, parecía. Quinn ordenó a otros sentries enviados hace dos días. Estamos seguros.

—Bueno. Lleva a los reclutas mayores si necesitas más cuerpos. Finn, necesitamos información de nuestros miembros de la Manada trabajando encubiertos en los guetos picaros. Averigua si hay un precio en mi cabeza o si el golpe fue sancionado privadamente.

Los músculos de Brittany se tensaron y sus garras y caninos entraron en erupción. Mataría a cualquiera que amenazara a su compañera.

Jake y Puck se acercaron más. Andrew suspiro, y Maya tembló.

Su compañera alisó sus palmas sobre sus hombros y bajó por sus brazos.

—No tienes nada que temer, Prima.

Ésta inclinó la cabeza para que pudiera besarle el cuello.

—Te amo.

—Finn—Santana acurrucó los dedos en su cabello rubio—Averigua si los pícaros se están organizando. Necesitamos saber cómo obtienen órdenes, quién los dirige, cómo están armados. Si Bernardo se está moviendo contra nosotros, necesitará soldados—apretó su agarre en ella—Su Manada no es tan grande. No creo que arriesgue un ataque completo. Quiere distraernos y dividir nuestras fuerzas con escaramuzas, emboscadas como la de mi mamá…

—El Alpha es el objetivo lógico—dijo Brittany, centrándose en Finn—Será más vulnerable en la ciudad. Doble a sus guardias.

—Sí, Prima—dijo Finn.

—¿Crees que no puedo defenderme?—susurró Santana—¿Quieres que mis lobos me consideren débil?

—Creo que eres mi compañera, y haré lo que se necesita ser hecho para ver que estás a salvo. Vive con ello.

Su morena rió suavemente.

—Recuerda que dijiste eso.

—Alpha—dijo Mike—Tina informa un aumento en la frecuencia y el tamaño de los envíos de drogas que se están moviendo dentro y fuera de la ciudad. Nadie sabe quién lo está comprando, pero mucho de él está consiguiendo en las manos de Weres jóvenes. Algunos de ellos nuestros.

—Llama a Tina. Quiero su entrada en algo más también.

Mike sacó el teléfono de su cinturón, empujó un solo dígito y habló en voz baja a su compañera.

—Ella acaba de regresar de su turno de servicio. Estará aquí.

—Hasta nuevo aviso—dijo Santana—, Nadie deja el Compuesto solo. Jake y Puck son ahora los guardias personales de Prima.

Los lobos jóvenes se animaron, sus ojos brillaban.

—Todas las hembras no casadas que viven actualmente fuera del Compuesto necesitan guardias. Maya, tú te encargas de eso.

—Sí, Alpha.

Un golpe en la puerta de la sala de reuniones sonó y Santana dijo:

—Entre.

Una morena escultural de rasgos asiáticos con un uniforme de la policía de la ciudad, pantalones negros, botas de motocicleta de rodilla alta, y camisa de color caqui presionada, entró a zancadas, sus ojos brillantes inmediatamente siguiendo a Mike.

Sus labios se alzaron en una sonrisa seductora, y el lobo dio un paso adelante, un profundo retumbar de su pecho.

—Tina—dijo bruscamente Santana—, Cuanto más rápido terminemos, más rápido podrás tenerlo.

Ésta agachó la cabeza y Mike se recostó dónde estaba.

—Lo siento, Alpha—dijo Tina—¿Me necesitas?

—No creo que el ataque malicioso contra Lexa fuera al azar. Ella sería la tercera mujer dominante involucrada en un incidente en los últimos dos meses. ¿La policía tiene informes de ataques a Weres, intentos de secuestros, algo fuera de lo común?

—Nada oficial—Tina se encogió de hombros—Pero entonces no todo lo convierte en un informe, especialmente no cuando nos involucra. Voy a llamar a mis informantes de la calle.

—¿Y la mujer que falta de la universidad? ¿Verónica Lodge? Sus padres no creen que ella desapareció, incluso por un acoplamiento no autorizado. ¿Has podido localizarla?

Tina sacudió la cabeza.

—Seguimos sus marcas de olor hasta el estacionamiento fuera de su dormitorio. Entonces nada. Es como si algo hubiera borrado su olor.

—Eso es imposible. Incluso si se metió en un coche, debería haber algún rastro residual.

—No necesariamente—dijo Brittany en voz baja.

—¿Qué quieres decir?

—La base médica para la argilosis es probablemente una unión química de la Ion de plata a ciertos receptores en sangre y tejido que inhibe la función celular normal. Es por eso que incluso una pequeña cantidad de plata es tan mortal. Una dosis sub-letal podría alterar significativamente los sistemas multi-orgánicos de maneras que aún no entendemos. Si Verónica estaba envenenada o incluso envuelta de algún modo con un compuesto de plata, podría no dejar marcas de olor detrás.

—¿Quieres decir que podría estar cerca y nosotros no podríamos detectarla?

—Eso es posible, al menos teóricamente. Si pudiera entrar en el laboratorio y hacer algunas pruebas…

—Pronto—Santana gruñó—¿Y la adolescente que presumimos enterrada en un derrumbe? ¿Todavía no hemos encontrado restos?

—No, Alpha—dijo Mike—, Pero no sabemos exactamente dónde estaba. Corría como todos los adolescentes.

—Pero, Alpha—preguntó Finn en voz baja—¿No los sentirás si alguno de ellos está vivo y en cualquier parte del territorio?

Santana gruñó, y la piel de Brittany se estremeció en respuesta a la agresión de su compañera.

—San, amor, no está desafiando tu habilidad. Si algo está interfiriendo con los bonos de la Manada en un nivel fundamental, necesitamos saber.

—No puedo sentirlos—su frustración convirtiendo sus palabras en grava.

—Lo que significa—dijo Andrew, desesperación en sus ojos—Verónica y Toni se han ido.

—Tal vez—dijo Brittany—Pero si están drogadas, si están siendo envenenados lentamente con plata, o blindadas con ella de alguna manera, incluso la conexión psíquica de la Alpha podría ser interrumpida.

—Si es posible romper los enlaces de la Manada—Santana dijo—Nuestra Manada entera estará en riesgo. No podemos permitir que nuestros enemigos tengan tal conocimiento.

—Tengo que entrar en el laboratorio—dijo Brittany—Necesitamos saber mucho más sobre muchas cosas. La plata es sólo uno de ellos—se acercó y le acarició la cara—Deberías permanecer en el Compuesto hasta que tengamos un mejor manejo de todo esto.

La morena rió.

—Encabece la Coalición Praetern, ¿recuerdas? Tengo que reunirme con los miembros del comité, los proyectos de resolución, hablar con los medios, no puedo simplemente desaparecer.

—Sólo temporalmente…

—No—gruñó Santana.

Brittany giró en los brazos de la morena y metió ambas manos en su cabello. Cerró los ojos junto a ella y sintió que los centuri convergían detrás de ella, rodeándolas.

—No puedes arriesgarte. No te dejaremos ponerte en riesgo.

Santana miró por encima de los hombros de su rubia, luego le mordió el labio inferior.

—Te gusta correr riesgos, compañera.

—Tal vez. Tal vez lo hago—Brittany la besó con fuerza en la boca—Pero no contigo. Nunca contigo.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Mar Abr 10, 2018 9:32 pm

hola morra....

a nooo esto ya es mucho!!!!de testosterona hormonas y feromonas 24x7 a un kinder!!!???? es mucho!!!
marley tiene que empezar a ceder en la tentación!!! sea con francesca o no??
a ver como le va a britt con la investigaciones???

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Miér Abr 11, 2018 6:32 am

Bueno ya es tiempo que Britt deje la sobadera por un rato y vea que que se pde hacer, mientras ellas solo piensan en sexo veronica y toni agonizan!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Miér Abr 11, 2018 6:48 pm

3:) escribió:hola morra....

a nooo esto ya es mucho!!!!de testosterona hormonas y feromonas 24x7 a un kinder!!!???? es mucho!!!
marley tiene que empezar a ceder en la tentación!!! sea con francesca o no??
a ver como le va a britt con la investigaciones???

nos vemos!!!




Hola lu, jajaja xD ajajajaj esk estuvieron mucho tiempo sin estar con la otra, luego se evitaban...o cierta morena evitaba a cierta rubia...y ahora a recuperar el tiempo perdido...y las demás... solo ai q dar amor jaajajajajajaja. Mmmm dices tu¿? mmm¿? jajaajajaj...y q dice kitty¿? Esperemos y bn. Saludos =D






micky morales escribió:Bueno ya es tiempo que Britt deje la sobadera por un rato y vea que que se pde hacer, mientras ellas solo piensan en sexo veronica y toni agonizan!!!!!!





Hola, jajaaj xD ajajajajajaja xD ajajaja esk como no pudieron estar juntas desde un principio, recuperan el tiempo perdido ajajajajajajajaj. =o lo crees =/ Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 10

Mensaje por 23l1 el Miér Abr 11, 2018 6:49 pm

Capitulo 10



Toni se retorció como un pez en una línea cuando los guardias la arrastraron por el pasillo sobre sus rodillas, la barra de seis pies pegada al collar de control evitando que ella los destrozara con sus garras.

Todavía estaba demasiado débil para ponerse de pie, pero lo que realmente la asustaba era perder el control de su lobo.

Otra sacudida a través del cuello y ella sería demasiado débil para retenerla.

Su lobo era tan difícil de controlar bajo las mejores circunstancias, y ser encadenado y golpeado y burlado y hambriento la empujaba a romperse, para correr o matar.

Si su lobo ganó la batalla por el dominio y ella cambiaba, estaba bastante segura de que se rendiría completamente y se iría salvaje.

Su lobo nunca se rendiría a una jaula, y tendrían que matarla para controlarla.

Diablos, tal vez eso sería lo mejor.

No le importaría arrancar los corazones de algunos de estos humanos antes de que la destruyeran.

Al menos si la mataban, ella sería libre, y no podían usarla para herir a la manada.

Estaba tan malditamente cansada de luchar para mantener su cordura. Tal vez, tal vez si Verónica no hubiera estado aquí con ella, habría cedido a las demandas de su lobo hace mucho tiempo.

Pero si ella moría, ¿quién protegería a Verónica?

¿Quién desviaría la atención de los guardias cuando aparecieron fuera de sus jaulas con sus dardos de aturdimiento?

¿Quién rugiría y desafiaría hasta que todos se volcaran contra ella, no Verónica, por su diversión?

¿Quién dispararía con los dardos de Taser una y otra vez, no lo suficiente para hacerla inconsciente, pero suficiente para paralizarla, lo suficiente para hacer que su sistema nervioso se descargara, suficiente para hacerla retorcerse en el piso de cemento rugoso mientras su cuerpo se retorcía y su sexo se hinchó y estalló?

Verónica estaría sola, y el aislamiento total de un lobo, separado de la manada, era peor que la muerte.

Dejó de luchar y dejó que la tiraran hacia la cámara de tortura. No podía permitirse que volvieran a aturdirla. Tenía que seguir viva, por Verónica.

—Eso es un buen perrito—dijo Elliot, con un tono de burla—Sabes que te va a gustar esto. No se puede ocultar lo bien que se siente, ¿verdad?

Las dobles puertas de acero sólido se abrieron sin ruido y ella tropezó y se tambaleó en el laboratorio, una habitación blanca brillante iluminada con lámparas quirúrgicas enormes y brillantes suspendidas del techo y dominadas por una silla de acero brillante en el centro de la habitación.

La obligaron a entrar y sujetaron su collar de choque al apoyacabezas con cerraduras a cada lado de su cuello.

Dos guardias le agarraron los brazos, y los técnicos de laboratorio separaron sus piernas, asegurando sus miembros a las tablas con grilletes de plata alrededor de sus muñecas y tobillos.

Desnuda, con los brazos y las piernas extendidos, era completamente vulnerable.

Volviendo la cabeza tanto como pudo, buscó a Verónica. Desnuda como ella, Verónica estaba tendida en una mesa quirúrgica a través de la habitación. Tenía los ojos abiertos, pero no parecía consciente.

La hembra de cabello negro más pequeña no tenía todavía diecisiete años, dos años completos más joven que ella, y aunque Verónica era dominante, no tenía los rasgos de guerrera que ella había heredado de su mamá sentrie.

Verónica era valiente, y lucharía contra ellos, pero incluso en su más agresivo, su cuerpo no producía los mismos productos químicos que ella.

Los químicos que estos humanos querían. Y mientras más conmocionaran y torturaran a Verónica intentando que ella los produjera, más cerca la llevaban al borde de la locura.

Gruñó, la furia emborronando su visión.

—¿Qué le has hecho?

En su línea de visión apareció un varón humano con un traje de limpieza quirúrgico marrón, con sus ojos oscuros vagando por su cuerpo. Lo reconocía como alguien que no parecía disfrutar torturarla, simplemente la miraba como si fuera un animal cuyo único propósito era darle información.

—Ella está sedada—un carrito de acero inoxidable, sosteniendo un estante de tubos de ensayo con una fila de viales vacíos y tubos de sangre, y varias jeringas llenas de líquido transparente, junto a la silla de sujeción—¿Por qué no produce las mismas proteínas motoras en su eyaculación como lo haces tú?

No estaba segura de lo que quería decir, pero no estaba a punto de decirle que los quimiorreceptores de dos hembras se ajustaban naturalmente al equilibrio de dominación entre ellas, al menos pensó que eso era lo que había aprendido en la escuela.

Realmente no había estado escuchando todo eso con cuidado en esa clase porque no planeaba aparearse con nadie durante mucho tiempo, si alguna vez.

Quería ser una Sentrie como su mamá.

Él técnico limpió su antebrazo con alcohol, y ella se sacudió.

—No te hará ningún bien luchar—dijo con calma, insertando la aguja de una de las jeringuillas en la vena grande en la curva de su codo y sumergiéndola en ella.

—¿Qué es eso?—la llama se elevó por su brazo y gruñó.

—Un destilado químico cosechado de tu joven amiga de ahí—la miró, con expresión burlona—¿Por qué no dejas luchar contra nosotros? Sería más fácil si las dos acabaran de actuar para nosotros. No es como si el sexo fuera tan desagradable. Entonces no tendríamos que estimularte artificialmente para obtener las muestras que necesitamos.

—Nunca voy a ayudarte.

Estos humanos no parecen saber que las hormonas liberadas de una mordedura de sexo haría una liberación femenina del victus que ellos querían.

Cuando sus captores habían intentado obligarla ya Verónica a enredarse al estimularlas eléctricamente en el frenesí sexual, ninguna de ellas mordía a la otra.

Ninguna de ellas liberaba completamente, y ella nunca lo haría, al menos no voluntariamente.

El fuego se extendió por su pecho y hacia abajo en su abdomen. No pudo detener su estómago de contraerse cuando la ola de calor surgió más bajo.

No quería que él supiera lo que le estaba pasando y se concentró en mantener su respiración uniforme.

Sus caninos palpitaban y las puntas de sus dedos hormigueaban. Sus uñas estallarían en un segundo. Sintió que su clítoris se endurecía y gruñó.

El humano hizo entradas rápidas en una agenda electrónica y le tomó fotos.

Cuanto más se retorcía, más intensa era la presión de ebullición.

Cuando él sondeó entre sus piernas con una mano enguantada, ella se arqueó y gruñó, su lobo tan enfurecido que se sintió cambiando.

Quería enredarse, no, no, ella no lo hacía, eso era sólo la droga, sólo los electrodos pulsando bajo su piel, pero la necesidad era enorme, y se oyó gemir.

La humillación la hizo loca, y se sacudió más fuerte ante sus restricciones.

El olor de su sangre fluyó hacia ella.

—Está lista. Tráeme el frasco de la colección—le oyó decir a través del rugido en su cabeza. Encajaba algo frío y duro sobre su sexo—Empieza con veinte.

El primer impulso de corriente eléctrica la atravesó, y su cuerpo convulsionó. Los grilletes de plata le cortaron la piel. El palpitar en sus glándulas era tan intenso que gimió.

—Una-cincuenta—su voz era tranquila y fresca quería arrancarle la garganta.

La segunda sacudida hizo que su pelvis se tambaleara en el aire, y espasmos comenzaron profundamente dentro de ella. Se estremeció, tratando de contener la sangre y el líquido bombeando en su centro.

—Encienda la succión en el recipiente de recogida.

Una pulsación rítmica comenzó en su ingle, y se quejó.

—Un ochenta.

Otra sacudida de electricidad la atravesó y el golpeteo en su ingle se duplicó. El dispositivo de succión le funcionaba como una boca fría y mecánica.

Iba a liberar, yendo a vaciar, y oh, oh, quería.

No podía soportarlo, no podía luchar, y sus caninos estallaron, sus garras se rasgaron atreves de sus dedos, y el pelaje se encendió en su estómago. La siguiente sacudida llegó y su clítoris bombeó, sus glándulas se vaciaron, y llenó sus contenedores con lo que querían.

Rugió de placer mientras su corazón se endurecía de odio.





******


Marley trató de no mirar cuando Francesca apareció en el umbral del dormitorio.

Había pensado que era hermosa antes.

Ahora era gloriosa. Sus mejillas estaban teñidas de rosa, brillando desde dentro y más esplendorosas que el amanecer. Debajo de su bata, un relámpago blanco y sedoso que le rodeaba la cintura, sus senos cabalgaban llenos y firmes, sus pezones se ruborizaban seductoramente bajo el material diáfano.

Betty, el rubio, apareció en la puerta detrás de la reina, con su camisa de seda negra abierta por el frente. Sus pequeños pechos eran duros, sus pezones apretadas piedras sobre su abdomen de granito. Sus ojos, la mirada más clara y profunda que había visto, brillaban febrilmente mientras seguían a Francesca al otro lado de la habitación.

Tragó saliva.

Tal vez la esclavitud de Vampiro pudiera alterar sus percepciones, porque seguramente no estaba pensando como ella.

¿Amaneceres y reinas?

No apenas.

No fue dada a caprichos.

No miró el mundo y vio los sueños cobrar vida. Se rodeaba de hechos, de verdades. Había dibujado la realidad a su alrededor como una capa de armadura desde que era joven y había aprendido que sólo las cosas que podía ver, sentir y tocar eran reales.

Las promesas fueron hechas para ser rotas. El amor era a menudo una mentira.

Nada era para siempre.

Estos Vampiros, Francesca, Betty. Kitty. Ellas desafiaron el fundamento mismo sobre el que había construido su vida. A su alrededor, no podía confiar en lo que veía, y seguramente no podía confiar en lo que sentía.

Sin embargo, sabía una cosa, Betty y Francesca, no se las había imaginado tener sexo.

Lo había visto.

En primer lugar, no podía haber imaginado nada tan erótico. De acuerdo, tal vez podría haberlo si estuviera lo suficientemente motivada, pero no estaba acostumbrada a imaginar a extraños haciéndolo.

Si se dejaba ir ahí, podría ponerse en esa foto con alguien, pero aparte de ver a Kitty tener sexo, nunca había empezado con el voyerismo.

Kitty.

¿Por qué siempre volvía a ella?

No importa.

No había hecho esa pequeña escena.

Una de ellas, probablemente Betty, le había enviado esa imagen. Miró de Francesca hacia Betty, y ésta sonrió, con un triunfo de su pecaminosa mente sensual boca.

Maldita sea.

Casi le preguntó si le había gustado burlarse de ella pero pensó mejor.

Quería obtener información, una pequeña ventaja, algo, algo que la ayudara a desentrañar el rompecabezas.

Lo que no quería hacer era pasar más tiempo de lo que necesitaba con Francesca o Betty o cualquier otro Vampiro.

No cuando simplemente estar en la misma habitación con ellas ató su estómago en nudos y le hacía imposible pensar en nada más que en el sexo.

Se preguntó sobre los humanos en la otra habitación.

Si se quedarían.

Si volvían a alojar.

Si estuvieran bien.

Francesca se acomodó en un profundo sillón de la marina frente a ella.

—Hospedar puede ser bastante agotador. Dormirán hasta esta tarde.

Sintió que su rostro se encendía.

—Realmente no es cortés leer los pensamientos de alguien cuando no has sido invitado.

Francesca encrespó sus piernas debajo de ella, el movimiento haciendo que su túnica se separara a lo largo de su muslo.

Estaba casi desnuda.

—Ah. Así que pensabas en ellos. Simplemente adiviné—levantó un brazo lánguidamente—Betty, cariño. Únete a nosotras.

Sabía que no parpadeo, pero todavía no podía capturar el movimiento.

Betty estaba junto a Francesca antes de que tuviera la menor impresión de que se había movido. No creyó ni por un segundo que Francesca no le leyera la mente.

Incluso Kitty había dicho en el Compuesto de Santana que podía convencerla de que algo que había experimentado sólo había sido un sueño.

Claramente, los poderes mentales vampíricos eran mucho más fuertes de lo que nadie sabía.

Otro secreto.

Había crecido con los secretos. Secretos y mentiras y violencia emocional.

La parte animal de su cerebro, en lo profundo de la corteza civilizada, gritaba peligro.

Gritaba que huyera lejos, muy lejos de las mismas criaturas que la fascinaban. Se obligó a no moverse, para mantener su expresión completamente en blanco.

Necesitaba recordar por qué estaba ahí, y no era para comerse con los ojos a los Vampiros.

—La penúltima noche, alguien intentó asesinar a Santana López. Esperaba que tuvieras alguna información sobre eso.

El esbelto cuerpo de Betty vibró como una fina hoja cortando el aire.

—¿Por qué lo haríamos?

Mantuvo la mirada fija en Francesca. Ella había encontrado a menudo que dirigir una entrevista con una declaración provocativa o una pregunta acusatoria dio una respuesta contundente. Atrapar a un sujeto con la guardia baja frecuentemente la acercaba a la verdad.

Claramente, esa técnica no iba a funcionar aquí. La Viceregal parecía relajada e imperturbable. De hecho, parecía envidiablemente saciada y sumamente indiferente.

—La Alpha estaba visitando a Kitty Wilde en ese momento—dijo mirando por un instante a la pelinegra—Ella es la hija del concejal de los Estados Unidos para asuntos de vampiros. Estoy segura de que la Viceregal lo conoce.

Francesca frunció el ceño.

—Conozco a todos los vampiros en mi territorio. Soy muy aficionada a la Detective Wilde, aunque no veo tanto de ella como me gustaría en estos días. Está aquí con frecuencia para entretener a un anfitrión, por supuesto, pero no he tenido el placer de compartir una con ella durante bastante tiempo.

Apretó las manos y trató de hacer tablas de multiplicar en su cabeza. No estaba a punto de dejar que Francesca le leyera la mente, no cuando estaba furiosa con la idea de Kitty en cualquier lugar cerca de dicha vampiro en la cama.

La idea de que la ojiverde complaciera a Francesca era tan exasperante que le picaba la piel.

—También entiendo que los Vampiros y los Weres son aliados. Dudo que haya algo en todo el territorio oriental que suceda que no conozcas.

—¿Por qué debemos compartir alguna información contigo?—dijo Betty.

—¿Por qué querrías esconder algo que atraería la simpatía del público?—suspiró—El asesinato de Santana López probablemente interrumpiría la Coalición.

—¿Por qué deberíamos preocuparnos por la Coalición—los ojos verdes eran brasas—Los seres humanos no dictan lo que hacemos.

Francesca tomó la mano de la esbelta Vampiro sobre el ancho brazo de la silla. Acurrucó su brazo alrededor del cuello y la besó, una mano dentro de su camisa abierta, acariciándola.

Intentó no mirar fijamente, pero no era como si pudiera mirar en cualquier otro lugar en la habitación y no verlas.

Betty besó a Francesca con hambre, su mano acariciando el pecho, su pulgar acariciando lentamente el pezón en erección.

Se sintió como una voyeur, era una voyeur. Peor aún, la exhibición la excitó.

Justo cuando estaba contemplando levantarse y salir de la habitación, Francesca soltó a Betty y le pasó los dedos por la mejilla.

—Querida, la diplomacia no es realmente tu fuerte traje.

La rubia soltó un bufido desdeñoso.

—Tú no me mantiene por mis habilidades diplomáticas.

—No, cariño—Francesca acarició el muslo, con las yemas de los dedos sobre su entrepierna—Te mantengo porque eres tan buena en lo que haces.

Los ojos verdes se encendieron y el calor entonó la piel de Marley.

¿Qué diablos estaba en el té?

—Entonces déjame hacer mi trabajo, regente—murmuró Betty.

Francesca se inclinó hacia delante y sirvió el té. Agarrando la taza y el platillo, se sentó en su silla como si no hubieran hablado de nada más serio que el tiempo. Tomó un sorbo de té y la miró sobre el borde.

—No me siento en el Consejo, como sabes. Estoy familiarizada con la Were Alpha. Pienso muy bien de ella. Si hay una alianza entre el concejal Wilde y la consejera López, no estoy al tanto de ello—tomó otro sorbo de té y dejó la taza.

Entonces su mirada se intensificó, y Marley sintió como si una mano pesada estuviera sobre su hombro, sosteniéndola en su lugar.

No creía que pudiera levantarse aunque quisiera.

—Pero te ofreceré una observación y podrás hacer con ella lo que quieras. No todo el mundo cree que nuestra especie debe ser absorbida en la sociedad humana. Es muy posible que la concejala López no represente la opinión popular de los individuos que representa.

—¿Y usted, Viceregal?—preguntó Marley, con la boca seca—¿Crees en la convivencia pacífica?

Francesca sonrió, sus incisivos brillando.

—He estado viviendo en paz con los humanos por siglos. Ninguna de las especies Praetern podría haber existido tanto tiempo sin aprender a comprometerse y adaptarse. Pero no deseo desbaratar un proceso político pacífico.

—¿Estás tratando de decirme que otro estaba detrás del intento de asesinato de Santana López?

—Mi querida, ¿cómo iba a saberlo?—Francesca sonrió, bajando los ojos por el cuerpo de Marley, sus pezones se tensaron, y tuvo que trabajar para no retorcerse—¿Estás aquí como enviada de los Weres?

—No. Soy reportera. Yo no elijo lados. Denuncio hechos.

Se echó a reír y Betty gruñó.

—Es un sentimiento maravilloso—dijo Francesca—Le deseo suerte siguiendo la ley.

—Una última pregunta—dijo imaginando que ella podía lanzar su línea al vacío, porque no tenía a dónde ir—¿Has oído algo de los humanos, chicas, que se han enfermado? ¿Quizás estaban con algunos de los Weres que frecuentan el club?

—Enfermas. ¿De qué manera?—la pregunta de Francesca fue controlada y fresca.

—No importa—si la Viceregal no sabía de las fiebres mortales, sería mejor no decirle—Has sido muy amable. Aprecio tu tiempo.

—Me gustaría que le diera un mensaje al Alpha—dijo Francesca.

Tenía mucha práctica en esconder su sorpresa, y esperaba que lo hubiera manejado. Betty parecía decididamente desgraciada.

—¿Qué sería eso?

—Dile al Alpha que tiene enemigos en varios campamentos. Que tal vez debería mirar a sus amigos antes de que sea demasiado tarde.

—Um. Tal vez podrías ser un poco más específica. De alguna manera, no creo que ese mensaje me vaya muy lejos.

Francesca se echó a reír y su rostro perdió su suave y sensual resplandor, creciendo duro y agudo como una daga desenvainada de un estuche enjoyado.

—Dile a Santana que recuerde los días en que Vampiros y Weres cazaban juntos.

La habitación se volvió nebulosa y la cabeza de Marley nadó. Agarró el brazo de madera tallada del sofá hasta que su estómago se acomodó lentamente.

No estaba segura de lo que había oído, si había oído algo.

—¿Qué? Lo siento…

—Pareces cansada, querida—Francesca se levantó sin esfuerzo y se detuvo en la puerta de su gabinete—Me encargaré de que alguien te lleve a casa.

—¡No!—se sonrojó—Quiero decir, tengo mi coche. Estoy bien.

—Betty te acompañará. El club es probable que sea…ruidoso...durante una hora más o menos. Y envía mis saludos al Alpha.

No quería caminar de nuevo a la oscuridad con Betty, pero no podía pensar en una forma de salir de ella, cuadró los hombros, al menos metafóricamente, y decidió aprovechar la oportunidad.

Tan pronto como estaban en el pasillo que conducía a las escaleras hasta el club, ella preguntó:

—¿Qué es lo que haces exactamente? ¿Eres de la Viceregal… compañera?

Betty se echó a reír, y el sonido resonó sobre la piel como un torrente de besos.

Sabía con absoluta certeza que no le gustaba ni confiaba en esta Vampiro, pero su cuerpo no tenía tales reservas. Si hubiera sido un horno, el acero se derretiría.

—Detente—dijo, deteniéndose en sus pasos—Puedes detenerlo, ¿no? Sé que puedes.

—Tú eres muy sensible o has sido mordida—dijo Betty en tono de conversación.

—No me han mordido. Espera un minuto. ¿Quieres decir que una vez mordido, alguien es más receptivo a lo que sea que haces? ¿A tu esclavitud?

La tomó del codo y la empujó hacia adelante.

—Vamos. Si no aceptas un guardaespaldas, no deberías estar aquí ahora.

No pudo detectar nada excepto preocupación genuina en el tono dela Vampiro, pero no era lo suficientemente idiota como para confiar en ella.

Tampoco disputaría la verdad de lo que dijo Betty. Empezó a caminar, pero no estaba a punto de desviarse.

—Los resucitados ya se habrán ido, ¿verdad?

—Sí, pero los pre-ans habrán esperado para alimentar hasta que los Resucitados hayan terminado. Cualquier huésped que quede quedará agotado, y los pre-ans estarán hambrientos—le sonrió y sus incisivos destellaron—Tu sangre corre espesa y caliente.

—Eso es muy grosero.

Betty se echó a reír y el calor le recorrió la espalda. No sexual, exactamente, pero Dios, se sintió atraída por ella. Práctica excelente para la próxima vez que viera a Kitty.

Tan atractiva como era Betty, ella no era Kitty.

—Podrías parar con la rutina de seducción, por favor. He visto el espectáculo.

—Eres muy valiente…

Esperó mientras la rubia clavaba la pesada puerta en la parte superior de la escalera y luego la siguió. El pasillo estaba tan oscuro como antes, y extendió la mano hacia la pared para orientarse. Volvió a tomarle su brazo, y no se alejó.

—Cuéntame sobre ser mordido. Una vez que lo estas, significa…

Su espalda estaba contra la pared antes de darse cuenta de que se había movido.

Betty tenía las manos sobre los hombros y las caderas contra la de ella, sujetándola.

Se arqueó hacia el calor, inclinando la cabeza hacia un lado. Los finos indicios de dolor contra su garganta enviaron una ráfaga de placer ardiendo por su núcleo.

—Oh Dios.

—Tal vez debería mostrarte—murmuró Betty, moviendo la boca lentamente por su garganta—Todavía tengo hambre.

—Por favor—susurró, y no sabía si quería decir por favor detente o por favor, tómame.

Estaba húmeda, palpitante, su piel hormigueaba como electrificada. Dolía, tenía hambre, se retorcía bajo el peso del poder de Betty.

¡No, Dios mío!

No sería tomada.

No aquí, no así.

No con ella.

Alcanzó el lugar en el fondo de ella que le había dado el coraje de enfrentarse al papá que la había rebajado, al mundo que la ignoraba, a todas las voces que habían dicho que no le importaba, y empujó esa fuerza en sus músculos y su voz.

La empujo.

—No.

Betty rió y le acarició la mejilla.

—Me deseabas.

—No—dijo, odiando que su voz temblara. Odiando que incluso por un segundo había sido cierto—Compulsión no es deseo. Por favor, sácame de aquí. He tenido suficientes juegos por una noche.

—Cuando estés lista para explorar lo que realmente deseas, estaré esperando.

—Si el deseo equivale a la esclavitud—dijo su voz ya no temblaba—, Nunca dejaré que alguno de ustedes me muerda.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Miér Abr 11, 2018 9:20 pm

hola morra,..

marley mas que jugar con fuego a estas alturas salta sobre el jajaja
a ver si llega san a veronica y toni antes que les pase algo peor

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Jue Abr 12, 2018 7:40 am

Marley me sorprende, yo ni loca me acercaria a esos vampiros!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por monica.santander el Jue Abr 12, 2018 11:50 am

Espero que pronto destruyan a los hdp que torturan a las dos Chicas!!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4408
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Jue Abr 12, 2018 7:08 pm

3:) escribió:hola morra,..

marley mas que jugar con fuego a estas alturas salta sobre el jajaja
a ver si llega san a veronica y toni antes que les pase algo peor

nos vemos!!




Hola lu, jajaaajaja xD jajajaajjaaj lo dices tu¿? Espero y ai si tengas razón =/ Saludos =D






micky morales escribió:Marley me sorprende, yo ni loca me acercaria a esos vampiros!!!!!




Hola, jaajjaaj o no¿? es toda una valiente, una reportera muy valiente. Saludos =D






monica.santander escribió:Espero que pronto destruyan a los  hdp que torturan a las dos Chicas!!!!
Saludos



Hola perdida, espero lo mismo la vrd, asik dilo para q pase ¬¬ Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 11

Mensaje por 23l1 el Jue Abr 12, 2018 7:09 pm

Capitulo 11




Brittany apretó la nuca de Santana cuando salieron de la sala del Consejo.

Mientras mantuviera contacto físico con su morena, la presión ardiente en sus profundidades era tolerable.

En cuanto a cómo iba a sobrevivir al estar separada de ella, no tenía ni idea. Pero tenía cosas importantes que hacer y no podía enredarse cada minuto, por mucho que quisiera arrastrar a Santana y tomarla cada vez que la miraba.

Quería ir al laboratorio.

Los Berry podrían haber descubierto algo en sus muestras de tejido para explicarle lo que le estaba pasando.

Quería revisar a Emily y la humana en la enfermería.

Quería detener la tremenda necesidad de Dios en su sistema, pero, sobre todo, necesitaba ver que la morena estaba bien.

—Todavía te preocupas—murmuró Santana.

—Te estoy amando, no te preocupes—dijo abriendo las grandes puertas dobles del Hall.

Cuando la morena hubiera saltado al suelo, la detuvo en lo alto de los escalones de piedra. Mientras habían estado adentro, el sol había roto las nubes sobre las montañas, un sable de oro que dispersaba a los ejércitos amanecer.

El cielo era tan cristalino, el aire tan claro, que apenas creía que la oscura violencia de los últimos días pudiera existir ante tanta belleza. Pero sólo tenía que recordar las heridas de bala en el pecho de Santana para saber que nada estaba a salvo del odio y la ignorancia.

—Corramos, Alpha.

Su morena sonrió y envolvió su brazo alrededor de su cintura.

—¿Piensas en mí de esa manera?

Los centuri y los sentries corrieron alrededor de ellas y bajaban al patio, alejándose lo suficiente para darles intimidad, pero sin dejarlas fuera de su vista.

Brittany retumbó.

Habría pensado que los guardias al menos dejarían a Santana a su cuidado mientras estuviera dentro de las paredes del Compuesto. Supuso que tendría que acostumbrarse a eso, sin estar completamente sola con su pareja.

Parte de ella se resistió, aunque comprendió las razones de ello.

Santana era más que su compañera, y ella nunca sería completamente suya. Era su dueña, pero siempre tendría que compartirla. Retumbó de nuevo, y el calor se derramó por su cuerpo como un fuego líquido.

Su cuerpo le exigió que corriera o se apareara, pero su morena necesitaba sanar.

—Te equivocas—Santana pasó sus dedos por su mejilla—Te pertenezco a ti, sólo a ti. En mi corazón. En la parte más profunda de mí.

—¿Cómo lo supiste?—se quitó la camiseta empapada en sudor y la arrojó sobre un banco de madera baja junto a la barandilla. Abrió el botón superior de sus pantalones vaqueros, apretando el vientre mientras la mirada oscura se deslizaba por su pecho y por su torso—¿Puedes leer mi mente?

—No, no exactamente. Pero puedo sentir tus pensamientos en mi cabeza. No las palabras exactamente, sino el sentido de ellas. Sé cuándo cuestionas lo que significas para mí—se bajó los jeans. Había estado sin camisa toda la mañana y ahora estaba gloriosamente desnuda.

La garganta de Brittany se secó y se preparó.

—Eres tan hermosa, Santana.

—No más que cualquiera de mis lobos—murmuró.

La plata fluía por el centro de su abdomen y pulsaba bajo su piel. Las marcas de garras en sus flancos y sus hombros todavía pulsaban un rojo enojado.

No deberían estar ahí.

Weres sanaban a una velocidad enormemente acelerada, pero el veneno que corría a través del torrente sanguíneo la debilitó.

Santana no era indestructible. Podría haber muerto.

Su cabeza golpeaba con miedo y furia. Los huesos de su cara se deslizaron y se espesaron. Sus caninos y las yemas de los dedos palpitaban. Su piel vibró con las prisas de la piel debajo de la dermis.

—Estás a punto de cambiar. Yo también. Es tiempo, amor.

—¿Puedes esperar? Siento tu necesidad.

Brittany sonrió y raspó sus garras por el centro del cuerpo moreno, rozando ligeramente su sexo.

—Corre primero. Entonces nos enredaremos.

Los ojos de Santana destellaron oro, y ella echó la cabeza hacia atrás y aulló, un grito profundo, que sacudió el alma que llevó al interior de los bosques y golpeó el corazón de cada lobo en el territorio.

Su lobo respondió a la llamada de su compañera al instante, y cambio. Saltó del porche un segundo detrás del gran lobo plateado de Santana, aterrizando a su lado en el extremo más alejado de la zona despejada.

Pasaron por delante del centuri, que brillaba a mitad del cambio, y se sumergieron en los densos árboles de hoja perenne que crecían ininterrumpidamente hasta las orillas del Compuesto propiamente dicho.

El estrecho sendero a través de la maleza gruesa brillaba en franjas de oro y negro y verde. La luz del sol se hallaba inclinada en amplios ejes brillantes a través del denso dosel. Agujas de pino y hojas en descomposición y manchas de franco limosa amortiguaron sus pisadas mientras trotaba.

Sus fosas nasales se llenaron con el pesado aroma, musgo en los árboles, verde y rico; Setas, picante y agudo; el almizcle de venado; El olor malicioso del zorro y del oso.

Su sangre bombeaba fuerte, sus músculos se agruparon y se estiraron, empujándola hacia adelante.

Y a su lado, Santana. Siempre y sólo Santana.

El aire palpitaba con el aroma único de su morena, cubriendo el interior de su boca, su lengua, sus fosas nasales con la sustancia que definía a su pareja.

Sus hormonas se mezclaron y se fusionaron, acelerando su ritmo cardíaco, estimulando sus terminaciones nerviosas, inundando sus glándulas.

Estaban conectadas, unidas, unidas en cuerpo y alma. Corrieron juntas, cuerpos separados, un solo corazón.

Santana se rozó en contra su hombro derecho, y un lavado de poder se rompió sobre ella. Gimió cuando la urgencia de acariciarla la golpeó duramente.

Santana mordió el aire delante de su nariz, y por primera vez desde que se había lesionado, se relajó. Su compañera estaba sanando.

Los centurisse arrastraron a través del bosque, Jake y Puck a su izquierda, Finn y Andrew a la derecha. Ahora, corriendo como un lobo, Brittany comprendió en sus huesos lo que había sentido antes.

Si de alguna manera no protegía al Alpha, los otros estarían ahí para ocupar su lugar. Los centuris, los sentries, todo la Manada, estarían seguros de que nada le sucediera a Santana.

Con la morena segura, la Manada estaría a salvo. Como estaba bien. Pero en este momento, Santana era toda suya.

Gruñendo, la agarró del cuello y la sacudió. Santana levantó el labio y un profundo retumbar se alzó de su pecho. Se golpeó en su rostro y bailó círculos alrededor de ella.

¿Atrápame, compañera?—mordió su hombro, sus caninos apenas rozando el músculo.

Brittany se alejó y luego se precipitó hacia atrás, golpeándola con fuerza, casi tirándola de fuera de la zancada. Ésta gruñó y, con un rápido giro de sus poderosos hombros, sujetó sus mandíbulas alrededor de su hocico, cerrándolas hasta que se quejó. Jadeó y miró fijamente los brillantes ojos de su morena. Bajó la cabeza y Santana se relajó.

Rápidamente, la sacudió y volvió a burlarse de ella, corriendo a pocos pasos de distancia, luego rápidamente balanceándose de nuevo para cargarla, las mandíbulas chasqueando.

Los ojos de Santana brillaron y se lanzó contra la rubia con un gruñido a pleno pulmón, los labios hacia atrás, los dientes expuestos y saltó sobre ella y le envió un reto.

Si me quieres, atrápame.—entró en el matorral, y su morena la persiguió.

Con la nariz en el suelo, el corazón palpitando alegremente, condujo a su compañera más profundo del camino. Sangre martilleaba en sus venas, en su vientre, en su lomo, y ella corría por instinto, atrayendo a su compañera a salvo en el refugio del bosque primitivo.





*****


Samara gimió y abrió los ojos.

—¿Kitty?

Rachel corrió a un lado de la camilla y apoyó la mano en el hombro dela humana.

—Estás en la enfermería del Compuesto. Estás bien.

La mirada desenfocada de Samara vacilaba entre la confusión y la alarma.

—¿Quién eres tú?

—Mi nombre es Rachel Berry. Soy un médico Were.

—¿Qué pasó?—levantó un brazo, examinando la línea intravenosa pegada a su muñeca—¿Qué me estás dando?

—Sólo solución salina. No estábamos seguros de qué más podrías necesitar.

Emma se acercó al otro lado de la camilla.

—Hola, soy Emma. ¿Cómo te sientes?

Las cejas rubias de Samara bajaron.

—De lo contrario, está bien. Nunca he requerido ningún tipo de atención médica antes. ¿Por qué, Kitty?—se esforzó por sentarse—¿Está bien Kitty? ¿Dónde está ella?

—Está cerca—Rachel dijo rápidamente—Ella está siendo protegida. No te preocupes.

—¿Qué hay de Emily?—los ojos azules se abrieron y su respiración se hizo más corta y entrecortada—¿Emily está con ella?

—Sí. Ambas están…durmiendo, supongo—Rachel miró a Emma—No estamos realmente seguras de la condición en la que están ahora. Nunca hemos tenido un Vampiro aquí. O un Were en la situación de Emily.

—Tengo que estar con ellas—dijo ansiosa—Si Emily despierta, ella necesitará alimentarse. Kitty también lo hará. No me dejó hospedar para ella durante la noche, y pude ver que lo necesitaba.

Ella alcanzó el IV como si fuera a sacarlo, pero Rachel la detuvo.

—Tus signos vitales siguen siendo bajos. Necesitas más líquido. Y descansar.

Samara sacudió la cabeza.

—Por favor. Debería estar con ellas. Ambas me necesitan.

El pecho de Rachel se apretó.

—Quinn está con ellas.

—¿Quinn?—miró de Emma a Rachel interrogante—Dios, no recuerdo mucho de lo que pasó anoche. Eso tampoco es normal—se dejó caer en la camilla, su rostro pálido y su frente llena de sudor—Quinn. No la conozco. Pensé que conocía a todos los sirvientes de sangre de Kitty.

—Quinn es una de nosotros—dijo Rachel, tratando de no pensar en lo que significaba un sirviente de sangre—Ella se ofreció a cuidar de cualquier cosa que Kitty o Emily pudieran necesitar.

—Los Weres son muy fuertes—dijo Samara, y su voz llevaba más que una pequeña envidia—Los vampiros a menudo los prefieren como sirvientes. Kitty normalmente no, pero...—suspiró—Quién sabe lo que está pasando ahora que tiene a Emily para proteger.

—Bueno—dijo Emma enérgicamente—, No estás en condiciones de hospedar a nadie. A diferencia de nosotros, no vas a reponer tus almacenes de sangre muy rápidamente. No debes volver a hospedar en ningún momento pronto.

—Lo sé. Lo sé, pero no estoy segura...—Samara apartó la mirada—Gracias por toda tu ayuda.

—Por supuesto—Emma ajustó el goteo IV—Trata de dormir un poco más.

Samara suspiró.

—Sí, pero cuando Kitty se despierte, ¿me lo dirás?

—Por supuesto—dijo Emma.

Rachel siguió a Emma al otro extremo de la habitación. Cruzó los brazos sobre el pecho, como si de alguna manera disminuiría el dolor en su interior.

—Parece que está bien.

—Creo que lo estará—siguió diciendo Emma—, Si no vuelve a hospedar de inmediato.

—Ella parece querer.

—No estoy segura si ella quiere tanto como ella necesita. Lo que sea que sucede cuando los Vampiros se alimentan, parece ser adictivo. Al menos con los humanos.

—Sí—imaginó a Quinn enredándose con Emily y Kitty.

Darles su sangre.

Un rumor comenzó entre sus pechos y forzó su camino a través de su pecho, vibrando en su garganta.

Se volvió rápidamente, esperando que Emma no se hubiera dado cuenta. No tenía motivos para estar amenazada o enojada. Quinn había ido con las Vampiros de buena gana, y había tomado la decisión correcta.

Toda la Manada estaba en deuda con la vampiro por lo que había hecho por su were. Ahora tanto Kitty como Emily necesitaban cuidado y protección.

Necesitaban alimentarse, y Quinn se había ofrecido.

Sabía que Quinn se enredaba con otras mujeres frecuentemente.

¿Por qué no?

Ella era una hembra dominante no apareada y con frecuencia en la compañía de Alpha, ya sea corriendo con ella o luchando con ella.

Quinn absorbió la llamada del Alpha aún más que el resto de ellos, y necesitaba liberar.

Eso era natural.

Pero esto, esto era diferente. La Vampiro no era Manada.

No podía dejar de pensar que la oferta de Quinn de su cuerpo era impulsada más por el placer que por el deber. Sus caninos palpitaban, y su visión brillaba a lobo.

¡Ella nunca había reaccionado de esta manera antes cuando sabía que Quinn estaba con una mujer!

Respirando con fuerza, se ocupó en recobrar los suministros.

—¿Por qué no te tomas un descanso?—dijo Emma.

—Estoy bien.

—Estás agitada e inquieta. Estás actuando como si pudieras usar un buen enredo.

Se echó a reír en seguida.

—Debes de haber sentido la llamada de la Alpha hace un rato—se frotó los brazos.

Su piel picaba.

Por lo general, tenía un control muy bueno sobre sus cambios, al igual que podía suprimir su necesidad de enredarse después de años de práctica.

Todo su control parecía tenue hoy.

—Oh, lo sentí—los ojos brillaron con humor—Es una buena cosa que estoy acostumbrada o tú podrías estar en problemas.

Sonrió.

—Sabes muy bien que si no tuvieras a Will, estarías buscando a otro varón, no a mí.

—Yo no era una adolescente hace mucho tiempo. Todavía recuerdo lo divertido que puede ser jugar con algunas de las hembras—levantó una caja de bolsas intravenosas en el mostrador y empezó a pasárselas para apilarlas en los estantes superiores—La Alpha está reproduciendo. Todos vamos a estar frenéticos por un tiempo.

—Sólo va a empeorar cuanto más nos acerquemos a la caza de la luna, si la Prima no concibe. Ella puede que no—le temblaron las manos.

Algo estaba mal con ella, algo más que el estado hiper-agitado de la Manada con la Alpha en el frenesí de cría.

—Hasta ahora—dijo Emma—No hay nada que señale a la Prima como algo diferente de un regii. Has visto lo rápido que cambia. Y ella puede cambiar parcial, al igual que la Alpha. Sentí su enlace telepático tan pronto como se convirtió—miró a través de la habitación hacia la humana en la camilla—Ella es un Were como cualquiera de nosotros. Tal vez ella va a concebir.

—Espero que lo haga—dijo suavemente—Ella y la Alpha están apareadas. Es natural que quieran descendencia.

—Eso es lo que todo Were apareado quiere. Hijos para fortalecer la Manada.

Su garganta se tensó alrededor de las lágrimas.

—Sí. Cada Were quiere darle a su pareja eso.





*****



Quinn recorrió el perímetro del cuarto oscuro.

La Alpha estaba corriendo, y no estaba con ella.

La llamada de Santana la había sacado de un sueño incómodo, y ahora estaba nerviosa y apenas podía contener a su lobo. Le dolía el estómago, le latía el sexo y quería pelear.

O follar.

Era la imperador del Alpha y líder de los Centuris. Siempre corría con la Alpha. Su papel, su deber, había estado al lado de Santana desde que ella nació.

Santana estaba reuniendo sus lobos con ella para la pelea que se avecinaba. Ella criaba a su pareja.

Su cuerpo respondió instintivamente, su sangre corría con lujuria de batalla y frenesí sexual.

Necesitaba liberarse. Roncando constantemente, ella se paseaba.

—Pequeño Lobo—dijo Kitty en voz baja—Emily dormirá hasta el atardecer. No tienes que quedarte.

Gruñendo, giró alrededor.

—¿Qué hay de ti, Vampiro? Estas despierta.

—Soy pre-animado. No puedo funcionar bien durante la luz del día, pero despertaré si hay peligro—desnuda excepto por su desabrochada y arrugada camisa blanca, se empujó contra la pared. Emily se acurrucó contra su costado, y le pasó los dedos por el cabello—Su sistema está en estado de shock. Eventualmente su cuerpo se adaptará a las fluctuaciones del sol, y ella será capaz de protegerse a sí misma. En este momento, está en coma.

—Y desamparada.

—No—dijo Kitty, arrastrando sus dedos sobre el pecho de Emily—Estoy aquí para protegerla.

—Estabas tan débil hace unas horas que no podrías haber protegido a nadie.

—Sí, pero tú te encargaste de eso, ¿verdad? Con mi boca en tu cuello.

Caminó hacia la cama, sus caninos se extendieron.

—Podría matarte ahora mismo si quisiera.

—¿Podrías?—el cuerpo de la vampiro estaba relajado y su rostro más suave de lo que nunca lo había visto. Le tendió la mano—Eso no es lo que quieres, ¿verdad?

Una cortina de rojo se estremeció detrás de los ojos de la vampiro, y sus pezones se tensaron. Su línea de pelaje se encendió y su clítoris se erigió.

La llamada del Alpha resonaba todavía en su sangre, y ella jadeaba de necesidad.

—Ven a mí—murmuró Kitty, y ella saltó a la cama.

Se estiró a la altura de la cintura de la rubia, frotando su centro contra el estómago de la vampiro. Sus entrañas se encendieron y gimió suavemente.

—Sabes como el bosque, Lobo—Kitty tiró de su cabeza y le pasó la lengua por la boca, el filo de sus incisivos marcando una línea en el interior del labio.

Probó su propia sangre, y su clítoris pulsó.

—Hazlo—gruñó, el golpeteo en su lomo la volvía loca—Hazlo, Vampiro. Bébeme.

Ésta golpeó, rápido y profundo. Se arqueó, el fuego ardiendo un rastro de su garganta a través de su pecho y profundamente en su vientre. Las caderas de la vampiro empujaban lentamente con cada corriente de sangre a través de sus venas.

Aulló, el dolor floreció en una ola de placer insoportable, y se liberó en el estómago de Kitty. Ésta inyectó una inundación de hormonas en su yugular.

—Descansa ahora, Lobo.

Entonces corría, las patas golpeando a través del bosque, el viento en su cuello, el olor de Santana en su boca. Gimiendo suavemente, se rindió al abrazo dela Vampiro.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Jue Abr 12, 2018 10:05 pm

hola morra,..

ya como que a mi!!! a mi me esta aburriendo mucho de la follada!!!
y mucho mas la indecisión de quinn y kitt!! se juntaron el hambre y las ganas de comer!!!
yyyyy cuando muere alguien?????

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por monica.santander el Jue Abr 12, 2018 11:36 pm

Hola Hola!! !!! Yo ,Desaparecida jamas, siempre estoy observando!!!! Jajajaja!! !!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4408
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Vie Abr 13, 2018 5:31 am

Yo estoy aburrida de la folladera hace tiempo pero me gusta la historia asi que si no queda de otra!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Vie Abr 13, 2018 6:49 pm

3:) escribió:hola morra,..

ya como que a mi!!! a mi me esta aburriendo mucho de la follada!!!
y mucho mas la indecisión de quinn y kitt!! se juntaron el hambre y las ganas de comer!!!
yyyyy cuando muere alguien?????

nos vemos!!!



Hola lu, jajaajaj xD jajaaj esk todas nose... esk son! jajajajaaja nose...sera q no son humanas, xq mira marley de lo mas bn ai jajajajajajjaj. Pff esas rubias de ojos verdes estan diciendo no al amor, pero si a las tonteras ¬¬ JAjaajajjajajaja AJajajajajaj xD jajajaajaj no¿?! ajajajajajajajj kieres muerte¿? jajaajajaj. Saludos =D





monica.santander escribió:Hola Hola!! !!! Yo ,Desaparecida jamas, siempre estoy observando!!!! Jajajaja!! !!
Saludos



Hola hola, sip tu! JAajajajaj aaaah eso es otra cosa po...eres de las sombras tmbn¿? jajaajaj. Saludos =D





micky morales escribió:Yo estoy aburrida de la folladera hace tiempo pero me gusta la historia asi que si no queda de otra!!!!




Hola, jajajajaja xD ajajajajajaj esk estas vampiros y lobos tiene q caminar y estar con alguien o sino no pueden caminar jajajaajaj... sería distinto si fuera con su pareja q debe ser...aun nose mucho con las brittana hasta hijos pueden tener xD Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 12

Mensaje por 23l1 el Vie Abr 13, 2018 6:51 pm

Capitulo 12



Una brisa cálida rozó la nuca de Santana.

Agujas de pino amortiguaban su cuerpo desnudo, y olía la vida repleta en el suelo bajo su mejilla.

La luz del sol le calentaba la cadera. Llenó sus pulmones con el aire puro de la montaña, y su cuerpo pulsó con energía y fuerza.

El viento en su cuello se convirtió en un beso. Los dedos le rozaron el estómago y le acariciaron el pecho.

—Estás despierta—la voz profunda de Brittany era más caliente que el sol.

El calor su cuerpo acurrucado contra su espalda fue tan reconfortante como la sensación de la Manada que había llevado con ella toda su vida.

Cuando había estado sola o asustada, había dibujado la Manada alrededor de ella como un escudo.

Ahora Brittany era Manada, era su escudo.

Se aceleró, su sangre hormigueó.

—Muy despierta—empujó su culo en la curva del vientre blanco—¿Has dormido?

La rubia frotó su mejilla sobre su hombro.

—Un poco.

—Podrías haberlo hecho. Los centuri nos protegerían.

—Lo sé—masajeó el pezón oscuro con la yema de su pulgar, haciendo ésta más se apretada en su interior—Me gusta protegerte. Yo rara vez tengo la oportunidad.

Santana rodó sobre su espalda y la colocó contra su costado, rodeándole hombros y enredando sus dedos en el pelo.

—Ese no es tu trabajo.

La rubia apoyó la barbilla en su codo y trazó la línea de su mandíbula con la yema del dedo. La besó, frotando el labio inferior con la punta de la lengua.

—¿Y cuál sería mi trabajo, Alpha?

La morena sonrió.

—Para darme muchos jóvenes, para calentar mi cama y…

Con un gruñido, rodó sobre la morena, tomó sus muñecas, y sujetó sus brazos al suelo. Inclinándose, le mordió la barbilla.

—Vas a estar decepcionada. Deberías haber elegido una compañera sumisa.

El oro se astilló a través del profundo de los ojos, y un retumbar resonó en su pecho.

—Me elegiste, ¿recuerdas?

—¿Cómo es eso?

—Me mordiste primero.

—Tú no me diste otra opción—deslizó su lengua más profundamente en la boca de Santana.

Dulce pino y canela cubrían su lengua, la espesa espiga de los antiguos bosques inundaba sus sentidos.

La fuerza y su esencia llenó su boca, su pecho, su núcleo. Deslizó su muslo entre las piernas morenas, frotó sus pechos sobre los de Santana.

Estaba húmeda, también.

Tenía los pechos apretados, el clítoris dolorido.

No estaba impulsada por el frenesí de cría ahora y estaba impulsada por el deseo puro y simple.

—Me enamoré de ti la primera vez que te vi.

—¿Lo hiciste?—se arqueó y volteó a su rubia, acercándose a acostarse con las caderas entre las piernas. Se apoyó en sus antebrazos, su sexo se acunó en contra, y la besó—La primera vez que te vi, me desafiaste. Quería reclamarte ahí mismo en el hospital.

—Entonces, lo bueno es que te mordí—le lamió la garganta y le mordió el lóbulo de la oreja—Por supuesto, nadie me dijo que nunca me libraría de ti si lo hiciera.

Sonrió y balanceó sus caderas, deslizando su clítoris sobre el de su rubia. Sus ojos brillaban, más brillantes que la luz del sol.

—Por eso guardamos los secretos de la Manada.

Brittany apretó el cabello negro y la arrastró hacia abajo, besándola de nuevo. Estaba lista, había estado lista desde que había sosteniéndola mientras dormía.

El clítoris de Santana pulsaba a lo largo del suyo, también estaba lista y se contenía. Dejándola conducir, dejando que sus necesidades las guíen.

Cuanto más tiempo se besaban, más se fusionaban las feromonas con su piel, encerrándolas en una nube de neuro-estimulantes y hormonas. Sus glándulas palpitaron, sus garras y sus colmillos cayeron. Su sexo golpeó mientras Santana se empujaba lentamente entre sus piernas.

—Te amo—Brittany dijo, su rostro cada vez más angular y rígido, su voz áspera.

Santana lamió su marca, la sombra de su mordida en el hombro que nunca desaparecería por completo. Se arqueó cuando la boca de la morena desencadenó una oleada de productos químicos erógenos.

Su morena gimió suavemente en la parte de atrás de su garganta cuando el denso calor de Brittany la cerró.

Ésta sonrió.

—Te gusta eso, ¿no es así?, cuando te tengo dentro de mí.

—Más de lo que amo la vida—levantó el pecho y sus músculos temblaron—Toma todo de mí.

—Pronto—apartó sus caderas, negando la cerradura de cría.

—No juegues conmigo, Lobo—Santana gruñó—He sido paciente.

—Lo sé—acarició su rostro—Sé que lo haces.

—Entonces déjame contestar tu llamada. Déjame hacerte correr.

—Siempre lo haces—jadeó, su estómago se endureció.

Santana empujó, su cara adquiriendo la mirada ferozmente posesiva que obtuvo cuando ella estaba reclamándola, la amaba.

Demasiado pronto, demasiado pronto para terminar.

—¡Espera!—Brittany balanceó las caderas y la rodó sobre su espalda, y se sentó a horcajadas sobre sus caderas. Su centro se instaló en el de su morena, pero ésta no tendría suficiente presión para pasarse.

—Britt—advirtió, sus caderas empujando automáticamente—No puedo parar ahora—sus caninos destellaron, ya estaba en el camino para liberar—Necesito que me muerdas.

—Tal vez quiera ir lento—jadeó, su interior un infierno.

Tenía los senos apretados, los pezones arrugados y duros. La delgada línea de piel de medianoche dividía sus abdominales tallados, y sus músculos del pecho y muslos vibraron con tensión.

—Estás cerca de liberar—Santana gruñó—Yo también.

Le agarró las manos y las llevó a sus pechos.

—No quiero que termine demasiado pronto. Dios, tócame.

—No importa lo rápido que haya terminado, podemos hacerlo de nuevo—masajeó los pechos blancos, sacudió sus pezones.

Su visión brilló.

—Más fuerte.

Santana se levantó y le atrapó el pezón en su boca, sus brazos rodeándole la cintura, atrapándola en la cuna de su regazo. Le mordió el pezón y ésta se arqueó y gimió. Le raspó sus garras ligeramente por la espalda, lamiendo de un pecho a otro mientras su rubia se retorcía y empujaba contra su estómago.

—Necesito correrme—Brittany gimió y metió las manos en el cabello negro, tirando de ella, y se frotó los pechos sobre su rostro. Sus glándulas estaban tan llenas, tan apretadas, su estómago lleno de dolor.

No podía esperar más. Necesitaba vaciarse.

Chupó su pezón, y sus garras se dispararon.

—Muérdeme, San. Dios. No puedo soportarlo.

—No estamos unidas—suspiró—No debería correrme todavía. Tu frenesí de cría...

—No me importa. No me importa. Lo haremos de nuevo. Sólo haz que corra ahora.

Le agarró el pelo de Brittany y tiró de su mentón hacia atrás para exponer su garganta. Ella raspó sus caninos sobre los vasos que golpeaban en su cuello y su rubia se estremeció en sus brazos.

—Por favor—replicó.

Y su control rompió. Mordió el músculo grueso en el ángulo del hombro pálido, y Brittany explotó en su regazo, tronando y gimiendo, cubriendo su piel con su esencia.

Su clítoris golpeó y su estómago se estremeció. Entonces la boca de Brittany estaba sobre la suya, y su lengua se deslizaba entre sus labios, húmedos y cálidos y fuertes.

Brittany deslizó la palma de su mano por la lisa pendiente de su vientre y le exprimió el sexo.

Cuando los dedos largos se cerraron alrededor de su clítoris y tiró, se olvidó de criar, se olvidó de la Manada imperativa, olvidó todo excepto el dulce éxtasis del toque su rubia.

Se liberó con un rugido, inundándole la mano.

—Dios—murmuró Brittany, hundiéndose en los brazos morenos—Amo cuando haces eso.

La morena la abrazó con fuerza y la condujo hasta el suelo del bosque, sus brazos y piernas entrelazadas.

—Eso se suponía que debía estar dentro de ti—mordió gentilmente la mandíbula blanca—Me necesitas de esa manera, o tu frenesí de apareamiento no se calmará.

—Lo sé. Lo bueno para mí es que eres tan potente—sonrió—Después de todo, ¿de qué sirve aparearse con la Alpha si sólo es buena para un tiro? Aún te queda algo, ¿verdad?

Santana gruñó, sus ojos se pusieron completamente dorados por un instante antes de empujar sus caderas entre las piernas la rubia y encajo su clítoris aún erecto en la hendidura en su sexo.

Los ojos azules se cerraron y le apretó los hombros lo suficiente como para sacar sangre.

—Sí—jadeó, sintiéndose cerca de cerrarse alrededor su morena—Ahora. Lléname ahora—le sostuvo los ojos por un instante de unión perfecta, luego enterró sus caninos en el pecho moreno.

Ésta se arqueó, las caderas bombearon y se entregó a su compañera.




******


Un chillido agudo despertó a Marley.

Se dio cuenta rápidamente de que había estado durmiendo, pero le llevó unos segundos más descubrir dónde estaba.

Su habitación.

Consiguió la parte donde, pero no el momento. Odiaba despertar y no sabía si era temprano por la mañana o por la tarde. Una buena apuesta era mañana, porque ella nunca tomó siestas. Pero no podía estar segura, y una rápida mirada por la ventana no ayudaba a nada.

El cielo gris acuoso podría haber presagiado la llegada del crepúsculo o del amanecer.

¿Cuándo se había quedado dormida?

No había querido hacerlo, pero dos días de poco sueño, estrés elevado y excitación sexual no deseada la habían puesto delgada. Apenas había logrado terminar de escribir sus notas antes de que se derrumbara sobre la cama con su ropa.

En algún momento durante su siesta no planeada, obviamente había despertado lo suficiente como para quitarse los pantalones y la camisa, porque ahora llevaba nada más que su sujetador y sus bragas.

El gemido vino de nuevo, y esta vez reconoció la vibración de su teléfono en la mesa de noche.

Agarró el teléfono y lo sostuvo en la penumbra. Cinco y media de la madrugada, pasó la barra de llamadas de recepción verde.

—¿Hola?—recibió el aire vacío y aclaró su garganta. Probablemente sonaba como si hubiera estado durmiendo bajo un puente—¿Hola? Aquí Marley Rose.

—Dile a la Alpha que sus hembras desaparecidas no durarán mucho más.


Se levantó en la cama, totalmente alerta.

—¿Qué hembras faltan?

Pedir que se identificara era inútil. Había recibido bastantes consejos anónimos en su vida para saberlo. Si él, y definitivamente era él esta ve, quisiera que ella supiera su nombre, lo diría.

Y si la experiencia era un indicador, tenía unos sesenta segundos para averiguar tanto sobre las cinco Weres críticos como le fue posible antes de que se pusiera frío y colgara.

¿Quién, dónde, qué, cuándo y si es posible, por qué?

—¿Quiénes son? ¿Cuáles son sus nombres?

—No nos lo dirán
—las palabras del chico se derrumbaron una encima de la otra, como si estuvieran siendo expulsadas de una olla a presión. Estaba nervioso o asustado—Consiguen números, no nombres. No son exactamente cooperativas.

—¿Cuándo fue la última vez que los viste?
—tal vez el informante anónimo tuvo contacto directo con las víctimas, pero era posible que sólo se enterara de ellas.

Si sólo estaba pasando un rumor con la esperanza de ganar unos cuantos dólares, el consejo era mucho más dudoso.

—Hace unas horas. Dile a López que no tiene mucho tiempo.

—¿Cuántas? ¿Cuántas hay?

—Dos de las que conozco. Podría haber más en otro lugar.

—¿Y las dos siguen vivas?

—No por mucho tiempo.

—¿Quién los tiene?

—¿Crees que le dicen a la ayuda contratada? Sólo dile a López que las busque.

—Espera
—dijo, con el corazón latiendo—Reúnete conmigo. Donde quiera que usted diga. Vendré sola. Pagaré. No me llamarías si no quisieras que alguien las encontrara. Ayúdame a hacer eso. Te prometo…

—De ninguna manera. Estoy arriesgando mi culo haciendo esto. Pero yo no firmé para torturar a nadie, manteniéndolas encadenadas como animales.


Como los animales, se sintió enferma. Respiró hondo.

Concéntrate. Concéntrate.

—¿Dónde están? Dime dónde enviar al Alpha.

—Las mueven alrededor. No estarán aquí mucho más tiempo.

—¿Dónde es aquí? Dirección. Dame un lugar.

—No puedo. Ni siquiera lo sé con seguridad.

—¿Qué quieres decir? Debes saber…

—Todo está cerrado veinticuatro horas al día. Guardias. Vigilancia. Todos nosotros... mierda…

—¿Hola? ¿Hola?
—el silencio muerto la llenó de temor frío.

Maldita sea.

¿Por qué ella?

Claro, su número estaba en la lista, pero ella no era la única reportera en la ciudad.

Bueno, tal vez era una de las pocas periodistas que daba más espacio de copia al lado Praetern de las cuestiones que a las facciones separatistas humanas, pero aun así, tenía que haber otra razón por la que ella era la chica ir para el caliente, y extremadamente vagos, consejos de repente.

Frustrada remarco el número.

Nada, por supuesto.

Llamada bloqueada.

Lo más probable es un prepago.

Dios, ¿era realmente posible que alguien secuestrase a Weres, y Santana no lo sabía?

¿Pero por qué?

¿Por qué secuestrar a alguien, y luego no usarlos como rescate o apalancamiento político?

¿Por qué mantenerlo en secreto?

"No firmé para torturar a nadie."

Su estómago cayó.

La única razón para mantener a las víctimas secuestradas en un laboratorio fortificado sería estudiarlas.

Experimentar con ellas, tal vez.

No quería creer que eso fuera posible, pero era su trabajo considerar lo horrible, descubrir el mal, exponer la depravación. Pensó en las chicas humanas con fiebre Were.

¿Todo esto estaba relacionado?

Tal vez. Parecía plausible.

Apartó la sábana y tiró las piernas al suelo.

¿Por qué llamarla?

¿Por qué no llamar a Santana?

¿Una trampa?

Tal vez. Pero no era una amenaza para nadie.

Estaba acostumbrada a trabajar con más preguntas que respuestas, pero una cosa era cierta.

Necesitaba hablar con Santana López.

Lo bueno que había guardado la ruta de vuelta del Compuesto en su GPS a bordo la noche anterior, todo lo que tenía que hacer era invertir su curso hasta que llegó al lugar donde había parado y Aria la había encontrado.




Luego esperó.

A las seis y media. Pocos minutos después del atardecer. Kitty, dondequiera que estuviera, estaría despierta.

Tendría hambre.

¿Podría Samara alimentarla esta noche, o Kitty encontraría algún extraño, o varios de ellos, para llenar sus necesidades mientras ella cumplía sus fantasías?

—¿Perdida de nuevo?"—Aria se apoyó en el marco de la ventana.

Llevaba la misma camiseta negra de las EDR, pero esta noche tenía un rifle automático sobre su espalda.

—¿No tienes tiempo libre?—su pulso le latía en la garganta. No había la visto acercarse.

Aria sonrió.

—¿Qué haces aquí, señorita Rose?

—Volví a ver a la Alpha—se retorció en su asiento, y su rostro terminó a sólo unos centímetros de Aria—No tenías un rifle anoche.

—Eres una observadora.

—Ese es mi trabajo. Estás esperando un combate armado, ¿no? ¿Con quién? ¿Weres rivales?

Aria frunció las cejas y sus ojos brillaron.

—Estás caminando por un camino peligroso. Mike fue generoso, pero el centuri puede no serlo. Deberías irte ahora mismo antes de que te arresten. Ni siquiera tu Vampiro Lieja podrá ayudarte.

—No es mi Lieja.

—Le oí reclamar derechos de sangre.

—Bueno, no me escuchaste estar en acuerdo—replico.

Podría haber sido agradable si Kitty la hubiera informado sobre qué diablos todo esto significaba antes de hacer proclamaciones públicas. Pedir permiso habría sido agradable también.

—Necesito hablar con tu Alpha sobre las Weres desaparecidas.

—Desaparecidas—la voz de Aria bajó peligrosamente bajo, el oro en cascada a través de sus iris verdes, y un gruñido resonó en su garganta.

Retrocedió por la ventana, manteniendo la mirada fija en Aria. De alguna manera no pensó que sería una buena idea acobardarse cuando estaba a punto de cambiar, aunque una gran parte de ella quería acurrucarse en una pequeña bola en el asiento delantero y ponerse los brazos sobre la cabeza.

—Esperaré aquí hasta que puedas enviar un mensaje a alguien. Preferiblemente Santana. Ella querrá hablar conmigo.

—Por favor, quédate en el auto.

Examinó los bosques que se oscurecían lentamente a su alrededor.

¿Dónde exactamente iría?

No había manera de que pudiera encontrar el Compuesto por sí misma. Sin embargo, asintió.

—Lo que digas.


Pasó un minuto.

Otro.

Su estómago retumbó. No se había acordado de comer.

Después de una ducha rápida para despejar la cabeza, había tirado de lo que fuera útil, lo que pasó a ser jeans, una camiseta de algodón verde, y botas de tacón bajo negro liso.

Se había apresurado con lo esencial que siempre llevaba en su bolso. Ni siquiera pensó que tenía un PowerBar en la guantera. Lo bueno es que no estaba planeando vigilancia.

—Ven conmigo, por favor—dijo Aria.

—Deja Vu—agarró su bolso—¿Por qué no puedo conducir?

—Tu vehículo no está construido para el terreno, y no permitimos a personas ajenas conducir en el Compuesto.

Forasteros.

El término pico, no importa cuán acertada. Cerró de golpe la puerta y dejó caer las llaves en su bolso.

—Correcto. Bueno. De vuelta en tu carro, entonces.

Aria sonrió, pero no parecía divertida.

—Eres muy persistente.

—Así me han dicho. Entre otras cosas.

—Deberías ser más cautelosa donde vayas sola. O más temerosa.

Apretó los dientes. Estaba realmente cansada de ser advertida.

—¿Qué es exactamente lo que sacas de fomentar esta fachada de lobo feroz?

Aria abrió la puerta del Hummer-sobre-esteroides.

—A veces, una advertencia funciona igual que la sangre.

—Bien—se subió y tiró de su cinturón de seguridad a través de su pecho.

Kitty la advirtió para que no renunciara a su sangre. Los Weres la advirtieron para que no tuviera que derramarla. Nunca había pensado que su sangre fuera tan valiosa.

Tal vez debería empezar.

Tal vez había estado perdiendo el punto más importante desde el principio.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Sáb Abr 14, 2018 9:13 am

Hola morra...

Despues de la follada.un millón y britt sin embarazase... Falta un millón mas!!!
A ver hasta donde este verdad lo del informante de marley??? Y cuanto también es trampa???

Nos vemos!!?
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5721
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Sáb Abr 14, 2018 7:11 pm

3:) escribió:Hola morra...

Despues de la follada.un millón y britt sin embarazase... Falta un millón mas!!!
A ver hasta donde este verdad lo del informante de marley??? Y cuanto también es trampa???

Nos vemos!!?




Hola lu, jaajajajja xD ajajajajajaj xD jaajajajaj aii ¬¬ esk estan recuperando todo el tiempo perdido... y más, no¿? xD Espero q le sirviera para algo al menos xD =O dices tu¿?
avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 13

Mensaje por 23l1 el Sáb Abr 14, 2018 7:13 pm

Capitulo 13




Clara Standish apretó el microscopio electrónico de barrido y cerró de golpe la libreta al lado de su mano derecha.

Al instante se arrepintió de la pequeña demostración de frustración, pero no se molestó en castigarse ya que no había nadie más en el laboratorio.

Nunca perdió su temperamento y no toleró muestras de emoción en aquellos que trabajaron bajo ella. Mantener la distancia profesional apropiada era particularmente importante ahora que estaban trabajando con sujetos vivos.

Todos los involucrados en el Proyecto Apex necesitaban mantener el objetivo final de preservar la integridad de la especie humana en mente y recordar que cualquier medio estaba justificado. Sólo aquellos que fueron capaces de mostrar el pensamiento lógico y la distancia emocional se podría confiar en generar datos fiables.

Desafortunadamente, ninguna de sus decenas de jefes de proyecto estaba generando datos que la acercaran a las respuestas que buscaba.

Arrebató el teléfono de la pared de su lugar al lado de las puertas selladas de la cámara y perforó en una extensión. Golpeó su pie, esperando.

—Adam Sullivan.

—En mi oficina. Cinco minutos. Trae los resultados de filtración de gel.

—Son preliminares. Nada concluyente.

—Haré mi propia determinación
—colgó sin molestarse en decir adiós.

¿Por qué gastar palabras al afirmar lo obvio?

Presionó la cámara de aire aislando el laboratorio de nivel 4 y las celdas de retención contiguas del resto del edificio y entró en la cámara de control. Se quitó la pesada funda verde, las fundas de los zapatos y la gorra y lo arrojó todo a una bolsa de riesgo biológico.

Después de que ella recuperó su chaqueta de color turquesa de la clavija donde la había colgado antes, ella cambió la presión y se dejó entrar en el pasillo contiguo.

Esperó unos segundos hasta que la puerta se cerró, se aseguró de que las cerraduras informáticas se habían enganchado y se dirigió hacia el despacho.

La mayoría de las otras habitaciones del corredor estaban oscuras, los técnicos y científicos habían salido horas antes.

Miró su reloj. Precisamente 19:00. Aún temprano.

Su oficina al final del pasillo era la más grande del piso, pero parecía más pequeña debido a las estanterías desbordantes y al gran escritorio del socio lleno de carpetas, revistas y pilas de impresos.

Se dirigió a la ventana y observó los faros que se extendían por la lejana autopista hasta la Oeste. Las montañas que rodeaban el complejo se alzaban como sombras prohibidas contra el horizonte.

En algún lugar por ahí ahora mismo, cientos de Weres cazaron, aparearon y criaron.

Lo habían estado haciendo durante siglos.

¿Cómo había permitido la raza humana que eso sucediera?

¿Cómo podrían haber sido ciegos ante la presencia de depredadores sin alma en medio de ellos?

En su arrogancia, los Praeterns habían cometido un error fatal.

Al tratar de asegurar el futuro de su especie mediante la negociación de los mismos derechos que los seres humanos, al declarar su derecho a existir simplemente por existir, habían entregado su mayor arma.

Invisibilidad.

Ahora ella y otros como ella alrededor del mundo podría corregir el error que había sido desatendido durante milenios.

Los Weres eran el mayor peligro para la civilización humana de todos los Ptaeterns, el mayor en número, bien organizado y con una líder carismática e inteligente.

Santana López era una adversaria formidable, pero en última instancia, ella era todavía sólo un animal.

La fotografía de periódico de su pérdida de control en un hospital ER mostró lo diferente que realmente era. En última instancia, nadie se quejaría de contener y controlar, o eliminar, un depredador peligroso, como tampoco se quejarían de disparar a los perros rabiosos.

Oh, los otros Praeterns eran de preocupación, pero su número eran más pequeños y sus capacidades reproductivas aún más limitadas.

Se rió, trazando una línea a través de la condensación dejada por su aliento en la ventana.

Errores evolutivos ocurrieron todo el tiempo.

Como resultado, algunas especies estaban destinadas a la extinción, y con razón. Los Praeterns habían escapado al orden natural de las cosas a través de una perversión de la biología.

Sus únicas capacidades reproductivas adaptativas habían permitido a los Praeterns sobrevivir, pero las limitaciones del proceso también serían su caída.

Vamos a pensar en ello, teniendo en cuenta que algunos de ellos ya estaban muertos, la reproducción podría ser un término científicamente inexacto. La idea de que los vampiros pudieran tener descendencia era absurda, pero de alguna manera lograron encontrar humanos dispuestos a proporcionar material biológico.

La idea la disgustó.

Cualquier hombre o mujer que haya desperdiciado su legado genético para permitir que un Vampiro transmita su aflicción debe ser encarcelado.

Que los Vampiros pudieran de alguna manera obligar a los humanos a hospedarlos, era razón suficiente para destruirlos, ¿pero seducir a los humanos a crear más monstruos?

No tenía ninguna duda de que otros humanos finalmente estarían de acuerdo y exterminarían a los Vampiros.

De no ser así, las divisiones armadas de su organización se encargarían de su erradicación.

Los Weres, sin embargo, ofrecieron un reto mucho mayor.

A diferencia de los Vampiros, que solían ser solitarios o poco organizados en familias y gobernados por un soberano Clan, los Weres estaban bien organizados, bien armados y ferozmente agresivos.

Esos rasgos combinados con su longevidad los hacían muy, muy peligrosos. Necesitaban ser subyugados, pero no serían fáciles de controlar o erradicar.

Por lo tanto Project Apex. Su plan maestro. El primer orden de los negocios en el control de cualquier especie en peligro de convertirse en una amenaza evolutiva importante era entender cómo criaron y luego neutralizar su capacidad reproductiva.

Esterilizar a las hembras primero, luego contener la población restante, y si el control no fuera posible, exterminarlos. Un algoritmo lógico para tratar con especies aberrantes que amenazaban el orden natural.

Un golpe sonó detrás de ella seguido por una voz masculina.

—¿Dra. Standish? ¿Querías verme?

Clara se giró de la ventana y estudió al hombre de pelo de arena con un traje marrón en la puerta de su oficina. Había sido uno de sus primeros reclutas cuando aceptó el puesto de jefe del Proyecto Apex poco después de que el Éxodo informara al mundo de la presencia de especies mutantes.

El reclutamiento de científicos para estudiar nuevas especies a nivel bioquímico y subcelular no había sido difícil. Ella no les había dicho el objetivo final, y tuvo cuidado de que ninguno de sus jefes de proyecto trabajara en algo más que un pequeño fragmento del proyecto.

Ninguno de ellos sabía lo suficiente como para poner en peligro el proyecto si desertaba o se comprometió.

—Adam—dijo, indicando una silla de visita frente al amplio escritorio.

Casualmente se alejó de la ventana y apoyó la cadera contra el borde del escritorio. Con él sentado, ella lo estaba mirando. El rastrojo de oro brillaba en su mandíbula y las sombras purpúreas profundizaban las medias lunas huecas debajo de sus ojos, haciéndolo parecer más viejo que los treinta y seis años enumerados en su curriculum vitae.

Tenían la misma edad, pero su piel verde oliva, cabellos y ojos oscuros, elogios de su mamá griega, ocultaron los signos ordinarios de la fatiga. O lo haría, si estuviera cansada.

Pero no lo estaba.

El trabajo la revitalizó. La causa llenó su vida de propósito. Y ahora mismo, necesitaba más munición para la próxima pelea.

—Acabo de mirar las culturas celulares. Todo está muerto. Las membranas celulares se están desintegrando. Tenemos que tener mejores preparativos.

—No creo que sean los preparativos—Adam se pasó la mano por la cara—Ninguno de los medios de cultivo estándar apoya el crecimiento, y no hemos sido capaces de determinar exactamente lo que falta.

—¿Cuánta diferencia puede haber?

Él rió amargamente.

—Mucho más de lo que esperábamos, y estamos recibiendo más variaciones a nivel subcelular todos los días. Necesitamos más sujetos.

—Con su masa muscular, debe tener un montón de tejido para la biopsia.

No estaba a punto de decirle que había estado exigiendo más pruebas durante meses sin éxito. Ella aceptó que comprar especímenes vivos era difícil, teniendo en cuenta lo traicioneros que eran los Weres y lo difícil que era separarlos de la Manada.

Había argumentado que capturar osos pardos y orcas también era arriesgado y difícil, pero los cazadores de grandes cazas lo lograron.

Seguramente soldados entrenados podrían hacerlo. Se le habían prometido dos hembras más en la primera reproductiva para sus experimentos de cría selectiva.

Seguía esperando.

—¿Cómo estás haciendo con la secuenciación de la proteína del motor en el eyaculado?

—Todavía estamos rodando muestras a través del cromatógrafo líquido de alta presión. El problema es que la mezcla química cambia todo el tiempo. No podemos aislar un neurotransmisor predominante—le pasó los histogramas de las últimas filtraciones en gel y sacudió la cabeza—Además de la mezcla química compleja, la degradación es extremadamente rápida. Esa es probablemente una razón por la cual sus tasas reproductivas son bajas.

—Lo cual está compensado por su excesivo deseo sexual y su inusual potencia—Clara tomó un lento aliento, suprimiendo el oleaje de rabia que se encendía entre sus pechos y apretaba sus pezones—Tienes dos sujetos principales. Seguramente tienes suficiente material de prueba. ¿Con qué frecuencia estás recogiendo?

—Cada tres días en promedio. El proceso es fisiológicamente traumático…

—Adam, nadie muere por eyaculación forzada. Los criadores de animales lo hacen todos los días.

—Es posible que los estimulantes hormonales que estamos utilizando para inducir la producción de la muestra están alterando el equilibrio químico de la eyaculación. Sabemos que no todo encuentro sexual entre Weres resulta en secreciones glandulares capaces de inducir la reproducción. Tal vez algo más desencadena la dispersión química apropiada.

—Entonces inducir el coito. Permíteme repetir, los criadores de animales lo hacen todo el tiempo cuando la inseminación artificial es insatisfactoria o no son capaces de recolectar especímenes apropiados. Haz que se sientan estimuladas, y haz que se follen.

Él suspiró y se movió en su silla.

—Hemos intentado eso. Son muy resistentes…

—No quiero oír excusas, Adam. Quiero resultados. Intensifique las colecciones y ejecute la HPLC continuamente hasta que se aísle el iniciador primario. Quiero que la cascada reproductiva sea secuenciada—no le dijo que no podía comenzar a producir una inmunoglobulina que actuaría como un esterilizador químico en los Weres hasta que tuviera una proteína específica para usar como plantilla.

Podía intentar un acercamiento de escopeta con un anticuerpo mixto, pero la posibilidad de matar a las Were y no sólo esterilizarla era mayor. Por supuesto, si ella tuviera un suministro de sujetos, ella no estaría tan preocupada por eso.

—Espero que entregues algo útil en la próxima semana. No me decepciones.

—Haré todo lo posible para ver que no es así.

Ella sonrió, se relajó del escritorio, y apoyó las manos en los brazos de su silla.

—Estoy segura de que vas a más que satisfacer.

Sus ojos verdes brillaron mientras ella lo besaba. Nada mitigo su frustración y restauró la claridad del pensamiento como un orgasmo rápido y duro, y después de que ella lo juzgara más que listo para proporcionar uno, se enderezó y abrió el botón en sus pantalones.

—Puedes empezar ahora mismo.

La alianza de bodas de oro en su mano izquierda brilló cuando abrió su bragueta y se sacó el pene. Ella ya había sacado los pantalones y lo había montado a horcajadas rápidamente, llevándolo hasta el interior con un largo deslizamiento. Él gimió, y ella lo besó de nuevo, en su mayoría para silenciarlo.

Ella tenía un propósito, correrse. No le preocupaba su placer, aunque su desinterés parecía ser lo que lo mantenía siempre disponible. No podía molestarse en analizar por qué podía ser eso.

Ella lo cabalgó en rápidos golpes duros, una mano apoyada en su hombro, la otra manipulando su clítoris. Se echó hacia atrás cuando la primera intensa contracción sacudió su pelvis y su visión se hizo borrosa.

Ah Dios.

Una ola de calor siguió el primer atisbo de placer y se mordió el labio para ahogar un gemido.

Ella alcanzó la cima de nuevo, sus muslos temblorosos, y distantemente registrando que Adam había llegado al clímax. Trabajó sobre su erección hasta que los espasmos dentro de ella se calmaron y luego lo empujó, usando la corbata de su camisa friega para secarse.

—Programa tu próxima simulación para mañana a las once. Quiero observar—se puso los pantalones, se metió la camisa y se arregló—También me gustaría café fresco.

No esperó a que se replegara y saliera, pero dejó su despacho por la puerta trasera en el vestíbulo que rodeaba el centro del edificio. Golpeó el código de seguridad en la almohadilla junto a las puertas metálicas sin ventanas, notando que sus manos estaban firmes.

Sonrió, dudando de las de Adam. Las luces de arriba proyectaban un delgado y enfermizo resplandor amarillo sobre las paredes grises y planas mientras sus pasos resonaban huecos en el sucio piso de baldosas.

Se detuvo frente a la primera celda y miró al sujeto encadenado contra la pared.

—Si te preocupas por tu compañera de manada, cooperarás con nosotros mañana. Es más probable que obtengamos lo que necesitamos si usted proporciona las muestras voluntariamente, y luego podemos dejar que ambas se vayan—Clara corrió su dedo arriba y abajo de la barra de acero impregnada de plata. Su clítoris todavía palpitaba agradablemente—Después de todo, es sólo sexo, y no hay nada especial en eso para ti, ¿verdad?





*****


—Puedes abrir las ventanas—dijo Kitty—El sol ya está bastante bajo.

Quinn no respondió, pero empujó el cristal y soltó las contraventanas exteriores. Se apoyó contra el marco de la ventana y respiró profundamente, de espaldas a la habitación.

—Quédate con Emily—Kitty se levantó y abotonó su camisa—Quiero consultar por Samara.

—¿No despertará Emily pronto?—preguntó sin darse la vuelta—Ya estás levantada.

La rubia más baja Kitty se acercó a la ventana.

—Ella no responderá instantáneamente al cambio en los niveles de UV hasta que se haya ajustado a su cambio. La sentiré cuando empiece a despertar y regresare antes de que esté plenamente consciente. Hasta entonces, no quiero dejarla desprotegida.

—Ella está a salvo en el Compuesto.

—No me preocupa que nadie la ataque. Cuando emerja, no estará lúcida. No sabrá dónde está. Todo lo que ella sabrá es hambre. Tu sangre es fuerte. Ella todavía está saciada, pero pronto necesitará reponer.

—¿Cuánto tiempo esto va a durar? ¿Esta hambre sin sentido que has creado en ella?

—No lo sé.

Quinn gruñó.

—¿Cómo no puedes saberlo? Debes haber visto a cientos de humanos y Weres convertirse.

Kitty se rió.

—No tanto como creas, Lobo. En primer lugar, no soy tan vieja. En segundo lugar, nosotros convertimos mucho menos de lo que sugiere la leyenda. Nuestros suministros no son interminables, y vivimos...—rió de nuevo, la amargura brotando en su pecho—Digamos que vivimos mucho tiempo. Hay razones, supongo, es tan difícil para nosotros crear descendencia.

—Todos los depredadores tienen pequeñas camadas.

Kitty no vio el desagrado en los ojos de Quinn a los que estaba acostumbrada cuando surgía el tema de la reproducción de Vampiros.

—¿No encuentras antinatural que queramos lo que cada otra especie tiene? ¿Progenie para continuar con nuestra especie? ¿Descendientes para mantener nuestra herencia?

La Were se volvió, su rostro feroz y duro.

—Normalmente no me preocupo por los Vampiros. Sólo me interesa la manada.

—No necesariamente una mala cosa—dijo suavemente—Aunque me temo que todos debemos preocuparnos por otras especies más que las nuestras, o podemos encontrarnos solos.

Quinn le lanzó una mirada de sorpresa.

—¿Crees que los humanos se levantarán contra nosotros?

—Creo que ya lo han hecho. Tal vez no sólo los humanos—suspiró—No estoy segura. Pero estoy inquieta por el intento de tu Alpha. Si hubiera muerto…

El rostro la lobo se transformó y sus caninos cayeron. Ggruñó, sus ojos amplios y salvajes.

—Tranquila, Lobo—rozó su palma sobre el pecho de Quinn, quien se estremeció, y la cordura volvió a sus ojos.

—¿Cómo lo haces?—preguntó—¿Cómo puedes hacer eso conmigo cuando no tenemos ningún vínculo?

—Tenemos un lazo, pequeño Lobo. Por un tiempo, tu sangre llena mi cuerpo y mi esencia corre en la tuya. No es el vínculo mate que experimentas con otra Were, sino un lazo de sangre casi tan poderoso.

—No lo quiero, nunca lo pedí—rugió.

Kitty se encogió de hombros.

—No hay manera de evitar que suceda cuando me alimento. Podría extraer la sangre, sí, sin crear ningún tipo de vínculo. ¿Pero una vez que me alimento? Entonces nos unimos.

—Incluso ahora, tengo hambre de ti—dijo sonando desolada.

—Lo sé—tuvo cuidado de quién eligió para los sirvientes de sangre y con qué frecuencia los usó.

Algunos anfitriones llegaron a desear algo más que la satisfacción erótica inducida por la alimentación, desarrollando una adicción tan aguda a los estimulantes que los Vampiros segregaban que literalmente se volvían locos sin ella.

No sabía dónde el espectro de Quinn cayó, y no iba a averiguarlo.

—No pienso volver a comer de ti. A medida que las hormonas de tu sistema se disipan, el vínculo disminuirá.

—¿Qué hay de Emily?—preguntó.

—Tendrá que alimentarse tan pronto como despierte. Si Samara no puede ser anfitriona, deberíamos encontrar otro que esté dispuesto a hacerlo.

—La daré de comer—golpeó su pecho—No sufrirá.

—No, no lo hará. Una vez que la lleve a la ciudad, tendrá una amplia oportunidad para alimentarse. Tengo sirvientes de sangre que se ocuparán de sus necesidades más tarde esta noche. Mañana, cuando no esté tan sin sentido, le enseñaré a cazar.

Quinn raspó sus garras por la pared, dejando gotitas en la madera rugosa.

—Ella sabe cómo cazar. Ella es centuri. Una de nuestras más fuertes, una de nuestras mejores.

—Sé lo que era. Pero ahora ella es Vampiro, y ella debe aprender otra clase de caza o yo seré forzada a destruirla.

—Lastímala, y te mataré.

—Podrías intentarlo, pequeño Lobo. Podrías intentarlo—dolida por su sangre con el mismo fervor implacable que impulsó a la Were a dársela.

Pero esperaría. Tuvo que esperar.

No podía arriesgarse a que Quinn se convirtiera en un esclavo.

Y ahora, sus sentidos registraron otra razón para esperar, una aún más convincente.

Dejó que su mente se extendiera más allá de los confines del Compuesto. El latido de un corazón humano pulsaba en su cabeza y resonaba a través de su cuerpo.

La sed de sangre ardía en su núcleo.

Se vería obligada a alimentarse pronto, pero primero, vería a Marley.






********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Dom Abr 15, 2018 7:38 am

Espero que esta vez si Marley pda hablar con Santana!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Dom Abr 15, 2018 6:53 pm

micky morales escribió:Espero que esta vez si Marley pda hablar con Santana!!!!





Hola, espero lo mismo, solo la distraen y no la dejan hacer su trabajo...no¿? xD jajajaja. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche II (Adaptada) Cap 14

Mensaje por 23l1 el Dom Abr 15, 2018 6:55 pm

Capitulo 14



Marley suspiró interiormente mientras las altas puertas de la fachada se cerraban detrás de ellas.

Aria aparcó el vehículo en un cambio de dirección frente al edificio central. El Compuesto estaba aún más atestado de lo que había sido antes del amanecer esa mañana.

Parejas y grupos de sentries uniformados cruzaban el patio entre los edificios. En la luz blanca plana emitida por las luces de seguridad, todo el mundo parecía joven y en forma de lucha.

Dudaba de que fueran tan jóvenes como parecían, pero nunca había visto a un Were que aparecía ni siquiera de mediana edad, y mucho menos anciano.

Realmente no era justo que una especie tuviera longevidad y belleza, y ahora que ella pensaba en ello, todos los Praeterns tenían esas cualidades. Tal vez los humanos estaban celosos.

—Santana está aquí, ¿no?—preguntó.

Había logrado atravesar la puerta. Un obstáculo hacia abajo, unos diez para ir. Retransmitir la información que había obtenido de su llamada anónima era sólo una parte de su agenda.

No tenía la intención de ser utilizada como un intermediaria, entre, un conducto pasivo para canalizar información que alguien quería que Santana o alguien más supiera.

Quería participar en la investigación.

Iba a tener que negociar, y tenía probablemente sesenta segundos para averiguar cómo negociar con un Were.

Y no cualquier Were. La Alpha.

—Un consejo—dijo Aria.

Agarró el picaporte de la puerta, esperando.

—Lo apreciaría. Gracias.

—Si quieres ver al Alpha, ven como amiga. No como reportera.

—Soy una reportera, pero si yo no fuera también una amiga, habría corrido con la historia que ya tengo. Créeme, es una gran noticia.

Aria la estudió durante tanto tiempo, que se preguntó si la teniente podría leer su mente. No creía que Weres tuviera esa capacidad, pero cuanto más rodeaba a los Praeterns, más se daba cuenta de que no sabía.

Yeso realmente la frustraba.

Un chorrito de sudor le goteó por el cuello, pero esperó mientras Aria se sentaba con tal quietud que podría haber sido una estatua.

—Espera por mí—dijo Aria, saltando de la camioneta. Se deslizó rápidamente por el frente, le abrió la puerta y la tomó del codo—Te llevaré adentro. Quédate cerca.

Ni siquiera habían llegado a las escaleras cuando Mike apareció en el porche, bloqueando su camino con las piernas separadas y sus firmes brazos cruzados sobre su pecho.

—Te he permitido hasta aquí—dijo Mike—, Porque dijiste que tenías información sobre algunos de nuestros Weres. Si estás mintiendo…

—No lo estoy—dijo—Lo que tengo que decir, quiero decirlo a su Alpha. Ella me conoce. Dile que estoy aquí. Por favor.

Mike le lanzó a Aria una mirada de enojo.

—¿Estás a favor por ella ahora?

—Estoy a favor de la Manada, como siempre. Pero debe ser la decisión de la Alpha escucharla o no.

Mike gruñó, sus rasgos se oscurecieron mientras su mirada se fijó en la de Aria. La agresión que salía de ellos era tan espesa que su piel hormigueaba.

—Mira—dijo bruscamente, tratando de obligarlos a mirarla y no unos a otros durante unos segundos—No vine aquí para comenzar una pelea. ¿Podemos intentar estar del mismo lado por un tiempo?

—Han sido unos días difíciles—dijo una castaña bajita con una voz tan melódica como una sinfonía anunciada mientras cruzaba el Compuesto hacia ellos.

La hembra se interpuso entre Aria y Mike, como si realmente pensara que su cuerpo esbelto proporcionaría algún impedimento si los dos decidieron desgarrarse el uno al otro.

Oh, esto estaba empeorando por segundo.

Ella sería persona no grata si su propia presencia comenzó un rumor entre los miembros de la Manada.

—¿No tienes algún tipo de protocolo para enviar un simple mensaje a Santana?

La castaña sonrió, pero mantuvo los ojos en Mike y envolvió sus dedos delicados alrededor del antebrazo de Aria.

—Teniente, no quieres desafiarlo—su voz era ligera, casi aduladora—Sabes lo irracionales que son los compañeros de cría sobre todo.

Mike gruñó.

—Eso no tiene nada que ver con eso.

—¿No?—la castaña rió suavemente—Apuesto a que la mitad de la razón por la que estás gruñendo ahora es que Tina te está llamando.

Su boca solo se movió, pero nada salió, su expresión fluctúa entre el orgullo y el nerviosismo.

—Su calor es más intenso esta vez. Hemos intentado antes y...—apartó la mirada de Aria y la teniente dejó de gruñir.

La castaña inclinó la cabeza hacia el cuartel.

—Ve a buscar a tu compañera, Mike. Aria tiene esto bajo control.

—¿Teniente?—Mike se dirigió a Aria pero no cerró los ojos.

—Me quedaré con la señorita Rose hasta que la Alpha decida verla, o no. Seré personalmente responsable de ella mientras esté dentro de nuestras fronteras. Señor.

—Informaré al Alpha que está aquí—él asintió abruptamente, giró sobre sus talones y se alejó.

—Irritable, ¿verdad?—murmuró.

Aria se rió.

—Su compañera está en celo.

—Creo que eso lo haría feliz—le tendió la mano a la castaña—Gracias. ¿Eres la oficial de mantener la paz?

—Soy Rachel Berry, una de las médicas Were—saludo—La Alpha no está en el Compuesto en este momento. No sé cuánto tiempo pasará.

—Estoy feliz de esperar.

Rachel se volvió hacia Aria.

—No la dejes sola. Es después del atardecer. Estaré en la enfermería revisando a nuestros visitantes.

—¿Kitty?—preguntó Marley—¿Está Kitty todavía aquí?

Rachel la miró con sorpresa.

—Usted la conoce.

—No diría eso—dijo con ironía—, Pero estamos familiarizadas. Me gustaría hablar con ella. La detective Wilde y yo estamos trabajando juntas en la investigación.

Bueno, tal vez eso estaba girando la verdad un poco, pero ella quería ver a Kitty, y este golpe sentado delante de la casa toda la noche.

—Todo bien. Te llevaré, aunque no sé si podrá ser capaz de salir...

—Sé lo que le pasó al guardia de la Alpha.

—Tú sabes bastante, al parecer—el tono de Rachel era curioso, no crítico.

—No suficiente—sonrió—Gracias por la ayuda.

—Aria—dijo Rachel—, Si quieres venir…

—A dónde ella va, yo voy—dijo Aria, con voz más profunda y más grave que antes. Su piel brillaba como si estuviera empapada de sudor de repente, pero la noche era fresca. Sus ojos brillaron extrañamente mientras su mirada recorría a Rachel—La Alpha corrió esta noche.

Rachel dio un paso atrás.

—Aria…

—Si estás buscando Maya o el centuri... tal vez Quinn…

—No—dijo Rachel rápidamente—Ninguna de ellas.

Usualmente era buena para descifrar conversaciones tácitas, pero los mensajes que enviaban no eran verbales. Podría haber jurado que Rachel ronroneaba, no, no ronroneaba, retumbando en silencio.

Y su respiración rápida era inconfundible.

La mandíbula de Aria estaba tan apretada que iba a romperse un diente.

¡Santo infierno, estas dos estaban a segundos de saltarse mutuamente!

—Ah, ¿mencionaste llevarme a Kitty?—preguntó, sorprendida por la sequedad de su garganta.

—Sí—dijo Rachel, con los ojos fijos en Aria.

—Genial—dijo.

Simplemente genial.

Los caninos de Aria eran definitivamente más largos. Y los ojos de Rachel ahora eran oro ahora.

La castaña se volvió bruscamente.

—Están aquí.

Se apresuró a mantenerse a la altura de los largos y rápidos pasos de Rachel.

Dios, lo que lo que estuviera despertando a todo el mundo por aquí mejor no estar atrapándolo.




*****


—¿Cómo te sientes?—Kitty le acarició las mechas húmedas del pelo claro de Samara lejos de sus pálidas mejillas.

Ésta agarró su muñeca, sonriendo débilmente.

—Me he sentido mejor, pero estoy bien.

—Lo siento. Dejé que las cosas duraran demasiado.

—No, no lo hiciste—entrelazó sus dedos—Quería estar con ella. Yo también quería estar contigo.

Sonrió.

—Siempre supe que eras ambiciosa.

Samara se echó a reír, con los ojos todavía profundamente sombreados, pero claros.

—¿Cómo crees llegué a ser jefa forense?

—No por dejar que alguien te desangre mucho—dijo amargamente.

Debería haber visto lo poderosa que se había convertido Emily. A diferencia de la mayoría de los recién convertidos, tenía la fuerza para emparejar sus impulsos, y se había alimentado como un Vampiro completamente resucitado pero sin el mismo control.

Ella era aún más peligrosa en su estado estúpido.

—Pero no me dejaste morir, ¿verdad?—Samara miró a Emma a través de la habitación—¿Podrías decirle a esta que estoy bien?

Emma dejó de lado el gráfico en el que había estado grabando los resultados de laboratorio.

—Está anémica, ya sabías eso. Su presión arterial y pulso están bien. Necesita estimulantes del heme, suplementos de hierro, y probablemente unos días de descanso. Pero está bastante estable.

—Bien—acarició el rostro de Samara—No tengo que decirte que no vuelvas a hospedar por varias semanas, ¿verdad?

—¡Varias semanas!—Samara se sentó de repente, sus ojos se ensancharon y luego se pusieron borrosos—Oh.

—Maldición—la atrapó mientras se desplomaba de lado y la acunaba contra su pecho. Detrás de ella, la puerta se abrió, y sus sentidos se afilaron.

Marley.

—Al menos dos semanas—cuidadosamente dejó a la ojiazul de nuevo y tiró la sábana sobre sus pechos desnudos.

Los párpados de Samara revolotearon, y ella murmuró:

—Demasiado largo. Demasiado largo para ir. Sin ti.

Se volvió, sabiendo que Marley estaba observando, esperando censura.

Incluso los humanos más solidarios se sintieron incómodos ante la realidad de la supervivencia del Vampiro.

Ordinariamente, no se preocupaba por la opinión humana, pero no podía relegar tan fácilmente a Marley a las masas sin rostro y sin nombre.

No había planeado la rápida patada de placer al ver la sonrisa de la castaña.

—¿Cómo estás?—dijo Marley suavemente.

—Me sorprende que te hayan dejado entrar—asintió con un gesto de asentimiento a Rachel, quien rodeó a Marley y cruzó la habitación para unirse a Emma en la estación de trabajo.

Marley se encogió de hombros.

—Soy persuasiva.

—Entre otras cosas—la agarró del codo y la atrajo hacia el pasillo—¿Qué estás haciendo aquí?

—Trabajando—Marley expurgó sin piedad la imagen de Kitty acariciando a Samara con cariño.

La ojiverde parecía peor que aquella mañana. Siempre estaba pálida, pero estaba empezando a distinguir lo que era una palidez saludable y lo que no era.

Cuando la vampiro no se había alimentado, desarrolló una tensión alrededor de sus ojos y boca, como si su piel se adhiriera más firmemente al hueso.

Como si su sustancia estuviera contrayéndose, tirando de sí misma.

Como si estuviera muriendo.

Su corazón se apretó. Sabía que si tocaba a la ojiverde ahora, estaría fría

—¿Qué estás haciendo?

Kitty frunció el ceño.

—¿De qué estás hablando?

—Tienes que alimentar de nuevo. Has estado aquí dos días. ¿Quién ha sido—miró a la sala de tratamiento.

Samara parecía dormida, que estaba blanca como un hueso, su cuello acribillado con marcas de mordedura irregulares y contusiones púrpuras profundas.

—No lo hiciste…

—No—dijo Kitty rápidamente—Emily es voraz, y Samara es insistente. Dejé que Samara hospedara a Emily una vez más.

—Pero ella no te alimento.

—Estoy bien—sus ojos eran planos, ilegibles.

Sabía lo que eso significa, alguien le había dado a Kitty lo que necesitaba.

Una rápida lanza de celos la atravesó, e impacientemente apartó el sentimiento.

—Bueno, quienquiera que sea no te dio suficiente. Todavía necesitas…

Un rugido espantoso sacudió el aire, y el suelo vibró bajo sus pies, como si alguien hubiera dejado caer un enorme peso desde una gran altura. Otro choque fue seguido por una cacofonía salvaje de gruñidos y rugidos.

La puerta cerrada de la habitación de enfrente, donde estaban paradas, se estremeció como si un ariete la hubiera golpeado desde el otro lado.

Kitty le agarró los brazos y la empujó hacia la puerta abierta de la sala de tratamiento.

—Vete con Samara y las demás. Cierra la puerta y no salgas, no importa lo que oigas, hasta que yo…

Otro gruñido profundo y furioso se disparó por el aire, y la pesada puerta de madera que cruzaba el vestíbulo se astilló con una grieta resonante. Los fragmentos de madera volaban por todas partes.

Kitty la agarró y arrojó contra la pared y la cubrió con su cuerpo. Ahogó un grito, más sorprendida que asustada. Su espalda estaba contra la pared, su cara contra el cuello de la rubia.

La garganta de la vampiro era suave y fresca, pero estaba muy viva. Absurdo de registrar eso ahora, cuando su corazón palpitaba tan fuerte en sus oídos que apenas podía pensar.

Kitty se sacudió y gruñó como si estuviera sorprendida.

—¿Qué?—exclamó.

—Sin preguntas—soltó Kitty.

—¡Eh!—se levantó en el aire, giró alrededor, y se depositó corporalmente en la puerta de la sala de tratamiento.

Rachel y Emma habían empujado la camilla de Samara en la esquina y estaban agachadas frente a ella.

—Dentro. Cierra la puerta—ordenó Kitty y se volvió hacia la conmoción en el pasillo.

—Oh, Dios mío—miró fijamente el pedazo de madera, de dos pulgadas de espesor, que sobresalía de la espalda de Kitty entre el omóplato izquierdo y la columna vertebral.

La camisa blanca y ya estaba empapada en sangre tan oscura que parecía negra. Su garganta se cerró y su estómago amenazó con rebelarse. Dio un paso por el pasillo tras ella.

—¡Kitty!

Ésta le dedicó una furiosa mirada.

—Entra con las otras.

Pero ella no podía.

No podía correr y no podía esconderse.

Correr y esconderse era la solución de una víctima. Había aprendido a no huir.

El castigo nunca se detuvo hasta que demostró que no podía ser herida, hasta que demostró que era más fuerte que cualquier munición usada contra ti. Incluso si cada instinto no hubiera exigido que se mantuviera firme, no podría haber escapado a salvo mientras Kitty estaba herida.

Por ella.

Rachel apareció a su lado y la agarró del brazo.

—Vuelve adentro. Yo vigilaré la puerta.

—No—la rodeó y cerró la puerta, dejando a Samara y Emma juntas. Puso su hombro contra el de Rachel y montó guardia en el pasillo—Ambas observaremos.

El choque en la habitación de enfrente continuó, como si los cuerpos estuvieran carenados contra las paredes. De repente, Emily saltó al centro del pasillo y se agachó a cuatro patas, con los ojos llameantes de fuego, los incisivos goteando sangre.

Su pecho desnudo y su abdomen estaban llenos de carmesí.

Su corazón saltó a su garganta, pero antes de que la lobo pudiera golpear, Kitty se materializó y le bloqueó el camino.

La vampiro se giró de espalda a ella, y la horrible estaca seguía ahí, una obscenidad que quería sacar con sus propias manos. No se atrevía a moverse, no se atrevía a intentar ayudar, temiendo que sólo atrajera la atención de Emily y precipitara una batalla.

—No más—le dijo Kitty a Emily—No volverás a alimentarte hasta que diga que lo harás.

La mirada caliente de Emily se balanceó desde Kitty hasta Rachel y ella. Sus labios se apartaron y ella gruñó.

Quinn se tambaleó fuera de la habitación donde Emily había estado guardada, su pecho y hombros cubiertos de dientes y marcas de garra. En el otro extremo del edificio, las puertas delanteras se abrieron y Aria corrió hacia ellas.

—Ella—Emily gruñó, su mirada voraz se aferró a Rachel mientras avanzaba lentamente hacia adelante—Ella.

—Emily, no—gritó Rachel—Emily, soy Rachel. Emily. Tú no…

Ésta saltó a la pared y parecía correr por la superficie vertical, saliendo del alcance de Kitty, y se lanzó hacia Rachel. Aria y Quinn, corriendo desde direcciones opuestas, se lanzaron sobre la morena y la arrastraron al suelo.

Las tres Weres cayeron en una masa de miembros retorciéndose, garras cortantes, y dientes que destellaban.

Emily hizo girar su cabeza, cortando el pecho de Aria y el hombro izquierdo con sus caninos. Ésta rugió y su agarre se aflojó. Le soltó su brazo y golpeó a Quinn en el pecho con fuerza suficiente para catapultarla contra la pared, su cuerpo golpeó tan fuerte que la madera se agrietó, y cayó al suelo, aturdida.

—Vete detrás de mí. No te muevas—ordenó Rachel, empujando a Marley contra la pared y apretando contra su frente, protegiéndola.

Las piernas de ésta se convirtieron en gelatina.

Emily estaba suelta de nuevo y estaría en ellas en un segundo. Se preparó para la agonía que sabía que venía, pero el dolor nunca llegó.

Kitty, una delgada mancha, atrapó a Emily por la garganta y la arrojó veinte pies por el pasillo.

De repente, el pasillo estaba lleno de Weres, Quinn, Aria, Santana, Brittany, un par de Weres hombres, que ella nunca había visto antes.

Apenas tomó nota de los Weres; Su atención estaba clavada en Kitty. Dios, todavía estaba sangrando tanto. Su camisa y la parte de atrás de sus pantalones estaban empapados.

—Vuelve a la habitación—dijo Kitty, avanzando hacia Emily que se agachaba a cuatro patas, salvaje y loca—Hazlo ahora.

—No—gruñó la lobo, con la mirada fija en donde Rachel bloqueaba la puerta cerrada de la sala de tratamiento—La quiero. La quiero. Yo la huelo. Está lista.

—No—Aria gritó y se puso delante de Rachel.

La mirada de la vampiro en Emily se intensificó.

—No te alimentarás de nadie hasta que yo diga que lo harás. Haz lo que te digo, o morirás esta noche.

Emily se negó y el corazón de Marley cayó hasta los dedos de los pies. Kitty no era rival para un salvaje Were fuera de control, aunque no hubiera sido herida.

Emily era más alta, más pesada e insensiblemente fuerte.

Dios mío, por favor, no dejes que la mate.

Emily saltó, las garras extendidas, las mandíbulas anchas, apuntando a la yugular de Kitty. A pulgadas de enterrar sus colmillos en la garganta de pálida, se endureció en el aire, su progreso hacia adelante se detuvo tan abruptamente que su cuerpo vibró.

La vampiro disparó su brazo derecho, atrapó a Emily por la garganta y la clavó contra la pared. El rostro de ésta se oscureció y sus ojos se abultaron. Sus brazos y piernas se convulsionaron, moviéndose impotentemente en el aire vacío.

—Ya me rindes ahora, novata—dijo Kitty, con voz tan plana y dura como el acero templado—Cede a mí ahora, o mueres.

Santana rugió.

—No matarás a mi lobo.

—Ella es mía ahora—Kitty no se movió, ni siquiera miró a Santana, pero Emily se estremeció como si hubiera sido violentamente sacudida—Hará lo que quiera.

Marley tragó saliva, medio asombrada, medio aterrorizada. Kitty estaba herida y sangrando, pero aun así ella sostuvo a Emily fuera del piso con un brazo.

¿Qué tan fuerte era Kitty, y cuánto más había estado ocultando?

Santana empujó a través de la muchedumbre de Weres que gruñían hasta que ella estaba a pulgadas de Kitty.

—Mátala, Vampiro, y morirás con ella.

—Tiempo fuera—Marley llamó, empujando fuera de detrás de Rachel y avanzando lentamente por el pasillo hacia Kitty y Santana—Todo el mundo necesita un tiempo libre ahora mismo. Tienen cosas más grandes de qué preocuparse que la rebelión adolescente de Emily.

Ni Kitty ni Santana dieron indicios de que la oyeran. El aire alrededor de ellas era lo suficientemente caliente para encenderse en cualquier segundo.

Se volvió hacia Brittany.

—¿No puedes hacer algo?

Brittany sacudió la cabeza.

—No. Esto es entre la Alpha y la Vampiro.

—Esto es Loco. Emily está bajo control ahora.

Rachel pasó el brazo alrededor de los hombros de Marley.

—La Vampiro está en el territorio del Alpha. Aquí sólo puede haber un líder.

—No me importa. No me importa el territorio o el ego o cuyo pene es más grande…

—No es por eso—dijo Rachel en voz baja—Se trata de orden. Se trata de la supervivencia. Tú entiendes esas cosas, ¿verdad?

—No—lo único que sabía era que Kitty tenía una estaca de madera del tamaño de un mango de martillo que salía de su espalda, que estaba sangrando por todo el piso, y Santana López estaba a punto de arrancarle la garganta.

Nunca había estado tan asustada en toda su maldita vida. Ella estaba indefensa, y lo odiaba.

—Vampiro—dijo Santana—, ¿Quieres hacer de esto nuestra pelea esta noche?

—No puedes controlarla—dijo Kitty—Si lo intentas, matará a tus lobos.

—Entonces haces lo que debes hacer para controlarla. Pero no la matas.

Kitty lanzó a Santana una mirada llena de desdén.

—Tu corazón suave será tu muerte algún día, Lobo."

Brittany gruñó y saltó al lado su compañera.

—Ten cuidado con lo que dices de mi compañera.

Santana le tomó la nuca.

—Está bien, Prima. Nuestra amiga Vampiro está frustrada.

Kitty sonrió a medias, su mirada carmesí volvió a Emily, que colgó lánguidamente en sus manos.

—¿Estás lista para obedecerme?

—Tengo hambre—Emily jadeó—Tengo hambre. Por favor, haz que se detenga.

—Yo le daré de comer—Quinn se tambaleó hacia ellas.

Kitty giró la cabeza.

—No. No tú.

Rachel dio un paso adelante.

—Yo lo haré.

—¡No!—Quinn rugió y la agarró, intentando arrastrarla lejos.

—No la toques—gritó Aria, su rostro cambiando mientras empujaba a Quinn lejos de Rachel.

La rubia puso su cara en la Aria, piel roja rayando su abdomen.

—Fuera de mi camino.

—No.

Quinn llevó las garras al hombro herido de Aria, ésta aullando rastrilló sus garras sobre el vientre y se estrellaron contra el suelo, rasgando y mordiendo.

—Tranquilícense—gruñó Brittany ante las Weres. Agarró a Quinn por el cuello y la sacó de Aria. Arrojando a Quinn, la clavó contra la pared—Ahora no es el momento, Imperator.

Los ojos de verdes estaban muy abiertos, salvajes.

—Déjame ir.

Brittany la sacudió.

—Mírame.

Quinn se estremeció, sus ojos se pusieron en blanco.

—Quinn—murmuró—Quinn, mírame.

La mirada agónica se fijó en ella, gimió.

—Prima, fallé. La Alpha, Emily...fallé.

—No, Quinn—tomó de su cara contra su cuello—Eres nuestra. ¿No lo sabes?

—Por favor—cerró los ojos y se desplomó contra ella—Por favor déjame ir.

—Nunca. Ve a dormir en alguna parte. Tu trabajo está hecho esta noche—besó su frente y la soltó—La Alpha te necesitará pronto. Este lista.

Quinn volvió los ojos heridos a Rachel, y Aria tomó una postura protectora en frente a ella.

—Ve, Quinn—susurró Rachel.

—Lo siento—murmuró.

Tan pronto como la rubia desapareció, Kitty dejó a Emily deslizarse lentamente por la pared hasta que ella descansó en el suelo, con la cabeza colgada entre las rodillas. Le pasó los dedos por el pelo empapado y miró a Santana.

—Mi Vampiro necesita alimentarse.

Santana asintió con la cabeza.

—Te enviaré a alguien.

Kitty se inclinó, levantó a Emily como si fuera una niña y la acunó en sus brazos. Se dirigió hacia la puerta astillada.

—Veré que no hace daño a nadie.

—Yo la alimentaré—dijo Rachel—Emily no me hará daño.

—No lo sabes—gruñó Aria—Casi mató a Quinn.

Rachel palideció.

—No, Rachel—dijo Santana—No podemos arriesgarnos a herir a uno de nuestros médicos.

—¿Qué hay de mí?—dijo Aria.

Santana sacudió la cabeza.

—Coge a Finn.

—Kitty está herida—dijo Marley.

—La Vampiro puede cuidarse a sí misma—dijo Santana.

El temperamento de Marley se quebró.

—¡Ella está tratando de salvar a tu guardia! Cuánta sangre tiene que arrojar por ti antes…

—Quise decir—Santana dijo calmadamente—, Ella sabe lo que ella necesita. Cuando nos diga lo que es, veré que lo tiene.

—Si esperas a que admita que necesita algo, estará muerta—apartó a Alpha y se dirigió hacia la habitación donde la vampiro había desaparecido—¿Sabes qué? No tengo que jugar con tus reglas.







********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Lun Abr 16, 2018 8:11 am

Vaya, al fin algo interesante, era hora y me encanta Marley, todo el mundo a los pies de Santana como si por ser alpha no pudiese estar equivocada!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7106
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 8 de 22. Precedente  1 ... 5 ... 7, 8, 9 ... 15 ... 22  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.