Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 27
Hoy a las 10:31 am por 3:)

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 9
Hoy a las 10:03 am por 3:)

» BRITTANA CUCapitulo 9
Hoy a las 8:52 am por 3:)

» FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Cap 8
Hoy a las 8:38 am por 3:)

» FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 4
Hoy a las 8:25 am por 3:)

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «Noah, the angry boy» Part IV
Sáb Nov 18, 2017 8:15 am por Klainefan

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Jue Nov 16, 2017 10:18 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Nov 13, 2017 8:44 pm por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Jue Nov 09, 2017 1:44 am por Guzco2129

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Vie Oct 20, 2017 9:21 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Mar Oct 17, 2017 11:31 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Mar Oct 17, 2017 11:15 pm por 23l1

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Epílogo
Jue Sep 14, 2017 7:13 pm por 23l1

» Brittana: Toda la Rabia. Epilogo y Bonus
Jue Ago 24, 2017 10:36 pm por Tati.94

» [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 21, 2017 10:47 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: NO LE RECLAMES AL AMOR. Epilogo
Mar Ago 15, 2017 8:24 pm por micky morales

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
3:)
 
Isabella28
 
micky morales
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

[Resuelto]Mándame al Infierno pero Besame (adaptación) Gp Santana Cap. 18 y Epilogo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Mándame al Infierno pero Besame (adaptación) Gp Santana Cap. 18 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Vie Jun 02, 2017 3:00 am

3:) escribió:es bueno que san le aya contado todo a britt de una vez,..
si necesitan esa charla mas que nunca,.. mas sabiendo que jimena tiene tanto cariño por san,.. sin saber quien es??
por que la molestia de san?? por no tener la respuesta?? o por el alemán en vista???

Se abrió como libro asi que Brittany no se puede quejar, ya todas las cartas estan sobre la mesa o no?
Ahhhh esa latina tiene un buen caracter pero es que Brittany ya llego a los limites....
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3373
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Mándame al Infierno pero Besame (adaptación) Gp Santana Cap. 18 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Vie Jun 02, 2017 3:02 am

Capítulo 18


La encontró donde había supuesto: en el patio, con la cabeza metida en el motor de un camión. Se dirigió hasta ella y cuando llegó tosió para que la mirara.

Satán la ignoró y ella volvió a llamar su atención hasta que se dignó a mirarla. Pero no le habló, y Brittany entendió que no sería fácil. Es más, tuvo la certeza de que sería muy difícil, mucho.

—No me mires así, por favor.

—Así, ¿cómo?

—Como si me odiaras, porque no lo soporto.

—No te odio, qué más quisiera —murmuró.

—¿No?

—No.

Brittany alzó la barbilla en un intento por mantener la dignidad, una dignidad que estaba dispuesta a abandonar en un cajón si Santana era capaz de reconocer que la amaba.

—Pues no entiendo esa mirada.

Santana la miró cruzándose de brazos.

—Es que te tengo mucho coraje.

Al decirle esto cerró los ojos con frustración, como si pudiera hacerla desaparecer con ese simple gesto.

—¿Cómo?

—Que no puedes imaginar cuánto coraje te tengo.

Brittany aguantó.

—Está bien, creo que me lo merezco.

Santana alzó las cejas sorprendida.

—Esto sí que es todo un descubrimiento, la señorita cuquis admitiendo algo. Estás reconociendo que...

—Lo que quieras.

—Lo que yo quiera —repitió con aire especulativo.

—Exactamente.

—Tendrás que ser más precisa, ¿qué puedo querer según tú?

—No te pongas imposible, he venido a firmar la paz. Solo pide.

—Perdona, campeona, no te lo voy a poner fácil. Has sido tú quien ha venido a buscarme. Yo ya dije todo lo que tenía que decir, es tu turno.

—Hay días tontos y tontas todos los días —refunfuñó.

—Pues así no vas por buen camino.

Satán la miró con aire cansado mientras se descruzaba de brazos y se metía un chicle en la boca, y como llevaba aquellas gafas de espejo de última moda, Brittany no pudo ver su expresión, por lo que solo pudo ser consciente de su propio reflejo. Luego vio cómo pasaba a su lado, ignorándola, mientras se echaba una botella de agua por el pelo y sacudía la cabeza, salpicándola. Una de las actitudes más sexis de las que había
visto en su vida, al menos en una morena y además latina sexy. Sin poder evitarlo, comenzó a sentir aquellos conocidos sofocos que dolían tanto, aquel palpitar en el centro de su feminidad, aquel deseo de tocarla que la consumía. La muy engreída, sabía que la ponía cardiaca verla semidesnuda y lo hacía aposta. Estaba convencida. Le hubiera dado una patada por imbécil.

—Siento todo lo que ha pasado —insistió de nuevo.

—¿Qué es exactamente lo que sientes?

Se colocó a su espalda, acercándose peligrosamente a su oreja.

—Pues... todo lo que te ha molestado.

—Me han molestado muchas cosas.

—Pues hazme una lista, dámela, y te pediré perdón por cada una de ellas, pero necesito que nos llevemos bien. Necesito que no haya rencores entre nosotras. Se acercó un poco más y sintió cómo su torso, humedecido por el agua, se pegaba a su espalda.

Y se le erizaron los pelos de la nuca.

Y se le secó la garganta.

Y deseó que la empotrara contra la puerta de la cabina del camión, le quitara el minúsculo pantalón y la...

¡Contente, Brittany, o no conseguirás nada!

—Me molesta que me consideres una delincuente —soltó de repente.

Ella se sintió avergonzada por aquello.

—Sé que no lo eres, solo lo dije para intentar levantar un muro entre nosotras.

Se sonrojó al decir esto. En realidad estaba muy mortificada, y todo porque necesitaba a esa engendro de mujer en su vida y en la de Jimena. Y porque pensaba que la había perdido.

—¿Y lo has conseguido?

—¿Qué?

Estaba desorientada, estaba... estaba... ardiendo.

—Que si has conseguido alzar dicho muro.

—No, de haberlo hecho no estaría aquí.

Satán cerró los ojos ante aquellas palabras y sonrió.

—Me molesta —se acercó más a su oído, podía sentir el aliento de la morena—, que te creas superior a mí.

—No me considero superior a ti ni a nadie —respiró hondo cuando esta puso sus dedos sobre el tirante de su camiseta con total confianza—, simplemente no soporto que nadie me cuestione, no estoy acostumbrada. En mi empresa todo el mundo me obedece sin rechistar y nadie me falta al respeto.

De nuevo con lo mismo.

—No voy a entrar a discutir eso otra vez.

—De acuerdo.

—Vaya, si estás complaciente esta mañana —dijo irónica.

—Leí tu correo. —Santana ya sabía que lo había hecho—.Y la noche tiene la mala costumbre de hacerme pensar cuando solo quiero dormir.

—Entiendo que vienes a decirme lo que has pensado. Me quedé esperando todo el día de ayer una respuesta tuya, por eso fui a verte.

Satán no pudo evitar sentir un nudo en el estómago. Ahora le diría que a pesar de todo ella no era su tipo. Que se quedaba con el imbécil ese: el alemán.

—Primero me disculpo —se giró y la miró de lado—, por todo.

La morena la estudió un momento, se quitó las gafas lentamente y entrecerró los ojos.

—Aceptadas.

Se calló y la miró, sin expresar nada. Y eso alteró a Brittany un poco más.

—Luego, quería decirte que si quieres puedes hacerte la prueba de paternidad sin necesidad de abogados, yo estoy segura de que eres la otra madre de Jimena, la madre biológica —le aclaró—, pero si lo necesitas, estoy dispuesta a colaborar.

—Menuda suerte tengo.

Brittany ignoró su sarcasmo.

—Y por último —esto es lo que le costaba más trabajo porque estaba deseando aceptar su propuesta de matrimonio—, rechazo oficialmente tu propuesta.

A Satán eso no le gustó, ni chispa. Y volvió a mascar el chicle con más fuerza, pero con la boca cerrada. Soltando el tirante de la camiseta de Brittany. Ella aguantó la respiración y tuvo que contraer su vagina al sentir los ya conocidos espasmos.

—No quieres casarte conmigo —se dijo más para sí misma que para ella.

—Yo no he dicho eso.

—Pues aclárate de una puñetera vez. No me puedes tener bailando al son que tocas continuamente, porque sueles desafinar, señorita yo.

—A veces te comportas de forma tan irracional que me entran ganas de darte un guantazo.

—Puedes intentarlo —la desafió—, pero te aviso, como lo hagas te arrancaré la ropa y te dejaré desnuda. Y luego me meteré dentro de ti tan profundamente que no te quedarán ganas de pensar en nadie.

Brittany sintió cómo le temblaron las piernas ante esa amenaza lanzada de forma tan seductora.

Ojalá lo hicieras.


—No quiero que me digas la señorita Yo —le advirtió cambiando de tema, era mejor pensar en otra cosa que en ellas dos allí, desnudas...—. Odio que me llames así.

A Satán no la engañó su intento de desviar la conversación hacia campos más seguros.

—Es que no puedo hacerlo de otra manera —sonrió al decirlo pero de nuevo se enfadó al pensar en la actitud de Brittany—. Entonces, ¿intentas decirme que si alguien no acepta tus condiciones o propuestas es que está siendo irracional?

Satán se quitó la camiseta mojada y la tiró a un lado, quedando únicamente con su sostén negro, colocándose nuevamente frente a ella. Se acabó el momento erótico, ¿no?

—¿Ves como no entiendes nada?

La hubiera cogido por el cuello para que le aclarara de una vez qué carajo quería.

—¿Qué se supone que debo interpretar de tus palabras? Porque empiezo a pensar que no hablamos el mismo idioma.

—Intento explicarte que lo del matrimonio no tiene nada que ver contigo. Soy yo, se trata de mí. Me había prometido no volver a casarme. Fue muy doloroso para mí todo por lo que tuve que pasar una vez y lo que soporté después de mi divorcio. Las burlas de conocidos, las miradas de lástima, los comentarios malintencionados..., todo.

La miró con ganas de llorar pero a la vez de golpearla por no ser capaz de entenderlo

—. No me niego a una relación contigo, pero sí a casarme.

—Lo quiero todo.

Satán no iba a ceder en eso. No sabía por qué pero no quería hacerlo.

—Y yo también —se tapó la boca sorprendida por sus propias palabras.

Brittany no hubiera querido pronunciarlas, ni siquiera sabía de dónde habían salido, porque con ellas le estaba diciendo más de lo que hubiese querido. Y Satán no era estúpida. Y como no lo era tomó el guante que ella había lanzado sin querer, porque comprendió que Brittany necesitaba que la amasen, que la protegiesen, que la cuidasen y que la llamasen al orden de vez en cuando, por qué no. Sin embargo tampoco podía decirle todo aquello y esperar que ella no lo usara para manipularla.

—Yo puedo dártelo.

¡Que no siga por ahí o me caigo en redondo!

—No, creo que no me he explicado bien...

—Aunque no sepa quererte como tú quieras, lo haré lo mejor que pueda, de la mejor forma que sepa.

Mientras lo decía la miraba intensamente.

—Necesito saber cómo harías tal cosa

¿Por qué no se callaba de una vez, que la estaba obligando a decir aquellas cosas?

Estaba aterrada. Su corazón iba a mil por hora, su vulva palpitaba de forma incontrolada y su cuerpo estaba deseando echarse en sus brazos y besarla hasta morir.

Santana la miró de aquella forma suya tan peculiar; con esa sonrisa de chica mala que le cortaba la respiración, y Brittany tuvo que ordenarse una y otra vez no moverse de donde se encontraba, aunque fuera a costa de su cordura. Empezaba a temer lo que su anárquico cuerpo pudiera hacer. Satán le cogió una mano, una mano que ella no estaba dispuesta a dejar ir porque hacerlo suponía dejarse ir ella misma. Y Santana lo sabía, sabía todo de ella, sentía en su propio cuerpo cuando Brittany se excitaba; percibía el cambio en su respiración cuando estaba asustada; sabía cómo pensaba esa
mente tan peculiar; pero, sobre todo, conocía las teclas que debía pulsar para hacerla suya, para siempre.

No le importaba su reticencia.

Pudo sentir que Brittany no estaba dispuesta a colaborar, es más, todo lo contrario, se lo pondría difícil, mucho, y eso solo conseguiría que Santana se empecinara aún más en conseguirla. La sintió temerosa y supo que era porque todo lo que tenía contra ella había quedado aclarado ya. Acentuó su sonrisa, la cual se trasladó a sus ojos, consciente de lo que tenía que hacer.

Colocó la perfectamente cuidada mano de ella en aquella parte de su anatomía que saltaba solo con oír su voz, notando cómo Brittany respiraba con dificultad al percibir cómo su miembro se iba inflamando rápidamente ante aquel contacto.

—Primero con esto. —La miró picarona mientras apretaba la mano de ella contra su miembro con más intensidad, hasta que se percató de que ella se relajaba y ya no necesitaba ningún incentivo para mantener su palma en dicho lugar, es más, sus dedos se extendieron hasta abarcarlo todo por propia iniciativa, en un acto reflejo.

¡Me la comía entera!, pensó ella

—. Después con esto otro —la miró entornando los ojos mientras le cogía la otra mano y la llevaba hasta su pecho, colocándola donde se suponía que debía de estar su corazón—. ¿Crees que puede ser suficiente para ti?

Brittany sintió sudores por todo el cuerpo, sofocos y, como le dijo una vez un campero: escalofríos por las quijás. Es que esta mujer me mata, puede conmigo.

Ella no pudo más. La quería, vaya si la quería, no solo de una forma física, visceral; la quería en su vida y era consciente de ello, por eso no debía ceder. ¿Entregarle de nuevo su confianza, su lealtad, su corazón a otra persona? Pero, le repetía una y otra vez su corazón, es que esta era su mujer. Sentía que le pertenecía como nunca lo sintió con Blaine. Esa morena era suya, lo necesitaba todo de ella. Apretó un poco su mano, lo suficiente para que Santana también perdiera un poco el control, pero no tanto como para hacerle daño. Y se mordió el labio cuando la vio inspirar muy fuerte.

¡Si es que es más fuerte que yo!

Tenía que reconocer que se había enamorado de ella como Satán, no como Santana López, porque había conocido en su vida a muchos y muchas parejas: elegantes, educados, con fortuna; y, a pesar de ello, la seducía todo lo contrario.

Quería a la mujer apodada Satán, a la camionera, a la malhablada, a la sinvergüenza. Adoraba su vocabulario obsceno, su exagerada sensualidad, su mirada ladina y enloquecedora, su cuerpo escultural, su fidelidad con los suyos. La necesitaba físicamente, emocionalmente.

Toda para mí.

—Te querré con todo —le dijo acercándola de un inesperado tirón a su cuerpo—. Te quiero —la miró a los ojos largamente, con admiración, con devoción—, con todo; y te tengo un coraje enorme por mirarme desde tu pose altiva, con esa mano lacia que pones de niña bien... —Brittany abrió la poca para protestar pero se detuvo ante el gesto de advertencia de Satán—, con esos enormes ojos castaños; y no dudes que me matas con ese culo respingón que tienes, el cual me ha mantenido más de una noche en vilo porque estoy deseando meterme dentro de él, para que lo sepas.

—Calla —susurró escandalizada tapándole la boca con las manos que antes tenía ocupadas en otros lugares de su espectacular anatomía, en un gesto completamente infantil mientras soltaba una risita tonta y sentía cómo, una vez más, su tanga había caído.


—No voy a hacerlo, no me callo. Lo que voy a hacer es meterte dentro de la cabina del camión y foll...

—¡Satán, traigo los latiguillos...

Uno de los conductores con los que Brittany se encontró el primer día que puso un pie en la empresa y que curiosamente fue al que quiso despedir por hacerle comentarios procaces, apareció ante ellas con unos latiguillos que Satán estaba esperando para arreglar los frenos del camión en el que Brittany se la había encontrado. El pobre hombre se quedó mudo cuando vio a la temida teniente Unicornio en tal situación de abandona, enganchada a Satán con cara de salida esperando que la enchufasen.

—¿Algún problema? —preguntó Brittany con malicia en la voz, como si el que estuviera en aquella posición fuera de lo más natural del mundo y nadie tuviera derecho a cuestionarla.

—No, claro que no —el pobre no sabía si debía decir que sí o que no—, Jefa, ninguno.

—Como puede comprobar —el tono de su voz sonaba de lo más profesional, aunque estuviera deseando ponerse a ronronearle a su Satán —, he seguido su consejo, eeeinnnggg, no recuerdo su nombre, pero creo que tenía razón y he venido a buscar un poco de diversión. Así, que si no le importa, necesito algo de intimidad.

El muchacho ni esperó el asentimiento de Satán, sino que salió por patas de allí. De momento, se arriesgaba a que la pija aquella lo despidiera.

—¿Por qué has tenido que hacer eso? —Verdaderamente la tenía encandilada. Su osadía la excitaba, sus salidas la desconcertaban y provocaban.

—¿Qué se supone que he hecho?

Brittany se apartó un poco de ella para que Satán abriera la puerta y la ayudara a subir al camión, a la vez que la miraba con expresión risueña. Santana la miró enarcando las cejas antes de soltar una carcajada.

—Estoy siguiendo sus indicaciones. Después no digas que la jefa no escucha a su personal.

Ante ese comentario Santana le propinó un fuerte cachete en el trasero y Brittany se giró a mirarla escandalizada.

—No te equivoques —la amonestó—, aquí sigo siendo tu jefa.

Satán miró al cielo como pidiendo paciencia y Brittany volvió a sonreír.

—Ya veo, entonces supongo que debo cumplir sus órdenes.

—Exactamente.

—Pues, hale, arriba que no respondo.

Ella había dicho que iba en busca de diversión, ¿no? La subió de un tirón.

—Que me tienes echando misto con ese minúsculo pantalón de seda. Te lo has puesto para hacerme el día más llevadero, ¿no?

—Es de Adolfo Domínguez.

—Pija.

—Cateta.

—Pues como si es de Paco el del mercadillo —cerró la puerta de la cabina—, te los quitas a la orden de: ya.

Brittany soltó una risotada. Si Santana supiera que la ponía como una moto a velocidad máxima que actuase como una neandertal...


Mejor me lo callo, se aconsejó, porque es capaz de utilizarlo para obligarme a hacer lo que quiere. Después de todo, es una mujercita.

—¿Y si viene alguien?

—Puede quedarse a mirar cómo me follo a mi futura esposa.

Si a ella no le hizo gracia que usara esa expresión se lo guardó, porque sabía que Satán lo había hecho adrede. Pero es que, a la vez que se lo decía, se iba desabotonando lentamente la larga hilera de botones que tenía el pantalón vaquero, y ella ya estaba desbocada solo con ver asomar su vello púbico por cada uno que saltaba, hasta que quedó completamente abierto; y no se cortó un pelo, le metió la mano y sacó su erecto miembro mientras se colocaba encima de ella.

—Lo de follarme me parece bien, lo de ser tu esposa... —la miró picarona—, ya lo veremos. Dependerá de que me demuestres muchas cosas, como que no compartirás esto —se sentó de un tirón encima de su pene—, con nadie más; pero, sobre todo, que no acabes desviando tus gustos en otra dirección.

Satán entendió que se refería a la dolorosa experiencia de averiguar la tendencia sexual de su ex marido.

—Campeona —la advirtió con un resuello—, te voy a dejar tan dolorida que no te van a quedar dudas.

Brittany le lanzó una mirada incrédula.

—Aun así, no me casaré contigo.

—Eso lo veremos, puedo hacerte prometer muchas cosas, bonita.

La cogió por las caderas y la hizó para levantarla con la intención de salirse de ella; aunque, claro, Brittany no sabía que solo la estaba atormentando, le encantaba jugar con esa mujer. No obstante, tuvo que portarse bien cuando esta empezó a gritarle que ni se le ocurriera parar si no quería que le diera un guantazo, y Satán le dijo que era una maldita cuqui mandona, y así, entre jadeos, maldiciones y órdenes la una a la otra, echaron uno de los mejores polvos de sus vidas.
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3373
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Mándame al Infierno pero Besame (adaptación) Gp Santana Cap. 18 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Vie Jun 02, 2017 3:05 am

Epílogo


—Qué pesada te pones.

Brittany la miró con una sonrisa mientras se ponía la protección solar en las piernas
.
—¿Se supone que tengo que interpretar que me quieres? —estaba enfadada, mucho. Y quería que se notara, es más, ardía de furia. Llevaban cuatro meses viviendo juntas; ejercía de madre postiza de Jimena sabiendo que era suya y no se quejaba. Sin embargo, le faltaba algo, quería que Brittany le dijera que la quería, que la amaba profundamente. Y le gustaría que alguna vez su hija la llamara mamá. ¿Por qué no podía ser?

Esa mañana habían ido a la playa de Los Lances, en Tarifa, porque estaba aprendiendo a hacer kite, y Brittany le había acompañado, junto con Jimena. Se suponía que iban a pasar un bonito día en familia las tres, sin embargo Santana no estaba para chistecitos.

—Creo que es evidente que te quiero —dijo como si fuese algo obvio.

Luego la miró con intención, deteniéndose en su bien definido torso, en el moderno bañador de surfero que le encantaba ponerse. La observó divertida recoger la cometa y guardarla en la mochila, junto con todos los utensilios que necesitaba para practicar el kite-surf, y sonrió. No había podido hacer mucho ese día porque no había viento y tal vez de ahí emanara su mal humor.

Satán entrecerró los ojos, muy molesta, y celosa.

—Me gustaría oírlo de vez en cuando.

—Me parece que no es eso lo que verdaderamente te molesta —señaló ella abriendo mucho los ojos y con cara de sabelotodo, suspicaz.

Santana no dijo nada, solo soltó un taco cuando vio que había enrollado mal la cometa y se había quedado con algo de aire, por lo que no entraba en la mochila como debería hacerlo.

—Si no quieres hablar de ello —se encogió de hombros—, por mí perfecto.

Ahora era ella quien se sentía ofendida.

—No pienso permitir que vayas a dar clases de pádel.

Ya lo había soltado, por fin. Brittany la miró atónita.

—¿Perdona?

Aquello debía ser un error, ¿acaso Satán le estaba prohibiendo algo?

—Lo que oyes.

—Creo que te estás equivocando, tú no me das órdenes.

—¿Quieres apostar? —Soltó lo que estaba haciendo de malos modos y se inclinó sobre ella, quitándole la maldita crema solar de las manos.

—Sabes que no apuesto —soltó ella airada.

Brittany se había enfadado al oírle decir que no la iba a dejar hacer algo. Satán se acercó más, mucho más, y sintió cómo perdía la voluntad, nuevamente, como solía ocurrirle cada vez que Santana quería. Sin embargo, esta vez no iba a ceder.

—No me importa, no quiero que juegues al pádel en Sotogrande.

—¿Puedo saber qué mosca te ha picado?

Ella no entendía nada. ¿A qué venía ese cuento ahora?

—Que no quiero que estés cerca de ese alemán que babea cada vez que pasas cerca de él —explotó—. Y no me gusta que le saludes con tanta efusividad.

Se quedó blanca.

—¿Estás celosa? —preguntó comprendiendo lo que le ocurría—, ¿de Ulrich?

Santana no dijo nada, simplemente apretó la mandíbula. Brittany sonrió, y Satán
se enfadó aún más, si se podía.

—¿Te hace gracia? Porque a mí no me la hace, ninguna, ni chispa.

Sus ojos lanzaban destellos de rabia, presos de la indignación, y ella no puedo evitar sentir una sensación de gozo indescriptible, aunque sería mejor que se la callara e intentara hacer como que no se notaba, si no cualquiera la aguantaba.

Brittany negó con la cabeza.

—Perfecto, pues no se hable más.

Se retiró y empezó de nuevo a desenrollar la cometa para vaciar el aire y empezar de nuevo a enrollarla con rabia contenida, sin dirigirle la palabra ni mirarla, ni una vez.
Brittany se levantó de donde estaba tumbada y se dirigió hacia donde ella se había desplazado, coqueta, sensual, incitadora...

—Santana —la llamó. Utilizaba ese nombre cuando tenía que decirle algo importante.

—Dime.

Continuó sin mirarla.

—Tengo que decirte algo importante.

Santana se volteó a mirarla y, cuando la vio sonreír no dijo nada, simplemente la miró con encono.

Brittany le colocó una mano en la mejilla y la obligó a acercar su rostro al de ella.

—Te quiero —le dijo bajito, para que solo ella pudiera oírla–, una barbaridad. Te quiero tanto que asusta, que duele.

Satán suspiró profundamente y la miró de tal forma que ella podría haberse derretido allí mismo.

—Debería darte una paliza por tardar tanto en decírmelo.

—Quería estar preparada.

—¿Preparada para qué?

Santana inclinó la cabeza y le besó la mano sin dejar de mirarla.

—Para casarme contigo. Por si no te has dado cuenta, te estoy proponiendo matrimonio.

Satán se quedó muda y, a continuación, la cogió en brazos y se la llevó corriendo al agua, exultante. ¡Por fin había claudicado la muy pija!

—¿Qué crees que estás haciendo? —preguntó indignada.

—Cobrarme tu mala leche por haberme tenido estos meses preocupada pensando si me querías.

Brittany no pudo evitar sonreír ante las ocurrencias de ella. ¿De verdad que era tan tonta después de lo que habían vivido? ! Cuando estaban entrando en el agua, un grito las detuvo, provocando que ambas se miraran asombradas, decidiendo que aquello no podía ser.

—¡MAMÁ!

Satán miró a Brittany y ella negó con la cabeza. En ningún momento le había dicho a la pequeña que podía llamarla de esa forma, por lo que estaba tan desconcertada como Santana.

—¿Te ayudo a hacerle una ahogadilla a mami?

Santana alzó una ceja y miró a la pequeña con aquella fascinante sonrisa suya.

—Claro —respondió sin saber qué decir, pero con una inmensa felicidad en el pecho—. Le vamos a dar su merecido por mandona.

Y madre e hija rompieron a reír mientras Brittany lanzaba juramentos al verse arrastrada sin compasión al agua, inmensamente feliz.

Fin

avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3373
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Mándame al Infierno pero Besame (adaptación) Gp Santana Cap. 18 y Epilogo

Mensaje por micky morales el Vie Jun 02, 2017 7:47 am

sencillamente espectacular final, gracias, gracias y mil millones de gracias!!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6554
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Mándame al Infierno pero Besame (adaptación) Gp Santana Cap. 18 y Epilogo

Mensaje por 3:) el Vie Jun 02, 2017 11:50 am

No era tan difícil de hablar no jajaja...
Al fin sedio britt para el matrimonio!!!! Y sobre todo lo de Jimena con decirle mama a san... Mejor sia imposible....
Muy buena historia!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5139
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Mándame al Infierno pero Besame (adaptación) Gp Santana Cap. 18 y Epilogo

Mensaje por JVM el Vie Jun 02, 2017 7:56 pm

Jajajajaja.... Pues lo del matrimonio se hizo esperar un poco pero valió la pena. Y que se hayan ido a vivir como la familia que son es bueno sobretodo por Jimena .... Me encanta como enloquece Britt a San jajajaja
Y pues por fin todo quedo en su lugar, con este par juntas !
Gracias por esta historia, estuvo muy divertida y padre :)
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 1079
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Mándame al Infierno pero Besame (adaptación) Gp Santana Cap. 18 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Vie Jun 02, 2017 9:03 pm

micky morales escribió:sencillamente espectacular final, gracias, gracias y mil millones de gracias!!!!!!!

gracias a ti que leer y comentar es una forma de apoyo..... ya se que mis historias a veces son muy hot, hasta yo asi las veo pero parece que soy un iman para ese tipo de historias, espero que leas la proxima adaptación esta sera un tanto corta, pero es que tengo varias historias en las que estoy trabajando, espero te gusten,,,, proximamente....
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3373
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Mándame al Infierno pero Besame (adaptación) Gp Santana Cap. 18 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Vie Jun 02, 2017 9:06 pm

3:) escribió:No era tan difícil de hablar no jajaja...
Al fin sedio britt para el matrimonio!!!! Y sobre todo lo de Jimena con decirle mama a san... Mejor sia imposible....
Muy buena historia!!!
hablaron hasta en los dos ultimos capitulos y eso que una fue por una red social, asi que esa no cuenta jajaja o correo bueno lo que sea....
bueno ya vez Brittany se le termino declarando y pidiendo matrimonio al fin..... gracias gracias,,, te leo en las proximas historias.....
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3373
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Mándame al Infierno pero Besame (adaptación) Gp Santana Cap. 18 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Vie Jun 02, 2017 9:08 pm

JVM escribió:Jajajajaja.... Pues lo del matrimonio se hizo esperar un poco pero valió la pena. Y que se hayan ido a vivir como la familia que son es bueno sobretodo por Jimena .... Me encanta como enloquece Britt a San jajajaja
Y pues por fin todo quedo en su lugar, con este par juntas !
Gracias por esta historia, estuvo muy divertida y padre :)

QUe les tomo una eternidad, aprece que ese era el chiste, la verdad que terquedad de mujer, pero la familia al fin logro completarse a como debia de ser..... jajajj si fuera una historia real pobre Santana.....
Gracias a ti...
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3373
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Mándame al Infierno pero Besame (adaptación) Gp Santana Cap. 18 y Epilogo

Mensaje por monica.santander el Dom Jun 04, 2017 1:07 am

Hola!!!
Empece a leer la historia.... Esta muy Buena va a ser de mucha pelea parece jajaja!! !
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4300
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]Mándame al Infierno pero Besame (adaptación) Gp Santana Cap. 18 y Epilogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.