Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «The perfect surprise»
Ayer a las 9:03 am por Klainefan

» FanFic Brittana: Justicia II (Adaptada) Cap 23
Vie Jun 22, 2018 9:18 am por Isabella28

» FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21
Jue Jun 21, 2018 7:39 am por micky morales

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Dom Jun 10, 2018 11:46 pm por Caritovega

» BRITTNA Tatuaje para dos
Mar Jun 05, 2018 6:08 am por micky morales

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 5,6 y 7
Lun Jun 04, 2018 10:43 pm por 3:)

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 35 y prolongo fin
Lun Jun 04, 2018 10:30 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Mar Mayo 22, 2018 11:41 pm por 3:)

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Jue Mayo 03, 2018 9:26 am por Lydia7

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Mar Abr 03, 2018 8:42 pm por 23l1

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Sáb Mar 03, 2018 7:38 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittany: GP Brittany: ATREVIDA JEFA. FINAL
Miér Feb 28, 2018 10:40 am por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Dom Feb 25, 2018 7:31 pm por 23l1

» Fic BASADO en Fault the same star
Miér Feb 21, 2018 9:48 am por BrittanaBrittana

» [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo
Mar Feb 20, 2018 1:43 am por monica.santander

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Dom Feb 18, 2018 9:20 pm por micky morales

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
micky morales
 
3:)
 
Klainefan
 
Isabella28
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Página 15 de 15. Precedente  1 ... 9 ... 13, 14, 15

Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 16

Mensaje por 23l1 el Lun Jun 11, 2018 7:55 pm

Capitulo 16




—Tenemos un problema—dijo Quinn, interceptándola fuera de su cuartel general.

Se detuvo a mitad de camino.

Si la ojiverde quería hablar con ella sin el otro centuri presente, el problema era muy sensible.

O muy peligroso.

—No tenemos mucho tiempo. Brittany fue a buscar El Rover. Ella conducirá esta noche.

—Por supuesto—Quinn parecía sorprendida pero no discutió—Emily está despierta y estaba conversando con los soldados de Kitty.

—¿Ella está mejor?

—Ella debe estarlo—la voz de la ojiverde se hizo áspera—Es la nuevo señora de la guerra de Wilde.

—Supongo que ese es el problema.

—Sí. Alpha

Dio media vuelta y cruzó el patio por el porche de la enfermería. Aterrizó en cuclillas justo cuando la puerta se abrió y Kitty Wilde salió.

—¿Me buscabas?—dijo ésta mientras sus guardias se movían detrás de ella, sus expresiones en blanco, sus ojos encendidos con llamas nacientes.

—Te has excedido por última vez, Vampiro—se enderezó, la totalidad de sus garras explotando a través de las yemas de sus dedos, tan fuertemente que la sangre goteó sobre los troncos toscos a sus pies.

Los guardias de la Vampiro crecieron tan quietos como el agua en un lago helado, su hambre tan rabiosa que su lobo se levantó.

La ojiverde, al parecer no afectada por la sangre más rica del hemisferio norte, siendo desperdiciada sin cuidado, deslizó las manos en los bolsillos de sus pantalones y la miró con calma.

—Podría jugar contigo, Alpha, pero no tenemos tiempo para ello. Mis Vampiros son míos para hacer con lo que yo quiero. No tenemos nada que discutir.

—Emily no es tuya—su lobo estaba a medio camino, y no tenía ninguna necesidad de refrenarla.

Había estado refrenándola todo el día, y ahora mismo, dio la bienvenida a una pelea. Casi deseaba que los Vampiros intentaran alimentarse de ella.

Había tenido que comprometerse con Brittany acerca de su participación en la próxima misión porque su compañera lo exigió y, sobre todo, honró la independencia de su compañera.

No tenía que honrar nada con un Vampiro. Ya no eran sus amos y nunca lo serían.

—Tampoco Emily es tuya. Tal vez la compartimos de alguna manera—dijo Kitty en voz baja—, Pero ahora es mi señor de la guerra. Ya que somos aliadas, debes dar la bienvenida a un amigo a la manada a mi espalda.

—Amigo—gruñó—Entonces, tal vez, un amigo, puede explicar por qué Verónica muestra signos de haber sido alimentada desde una esclavitud. ¿Qué sabes sobre la participación de los vampiros en el asalto a mis jóvenes?

—Nada.

Inclinó la cabeza ante la rápida respuesta que decía poco.

Los vampiros eran maestros negociadores y maestros manipuladores. Fueron casi tan difíciles de negociar como los Fae, que eran tan listos que una palabra equivocada podría ponerle en su deuda por un siglo.

—¿Y qué sospechas?

—Lo que sé—dijo Kitty—, Es que las conclusiones basadas en las apariencias por sí solas a menudo están equivocadas. Los hechos limitados pueden ser peligrosos.

Se volvió hacia Quinn, que la había seguido.

—Danos espacio.

Ésta frunció el labio, mirando a los Vampiros a la espalda de Kitty.

—No voy a dejarte superada en número con ellos.

Ésta le indicó a sus guardias que retrocedieran.

—Tu Alpha está a salvo conmigo, pequeño Lobo.

—Imperator—dijo Quinn, bloqueando los ojos con Kitty.

—Por supuesto—dijo Kitty.

Quinn se alejó y ella dijo:

—¿Qué más sabes?

—Una de los Vampiros de Francesca estaba en la instalación. Llevó a tu joven a mí.

—¿Un salvador o un carcelero?—gruñó.

La idea de Verónica y Toni estar a merced de los humanos y los vampiros llevaron a su lobo a un frenesí.

Kitty hizo una pausa.

—No lo sé.

—Si los Vampiros están en alianza con los humanos a expensas de los Weres, ¿dónde estás tú?—sintió que Quinn se movía de nuevo hacia su hombro derecho, una postura protectora y una señal para que los soldados Vampiros no hicieran ningún movimiento agresivo.

—Muestras poco respeto por tus aliados—murmuró Kitty.

—Tal vez porque los vampiros interpretan la palabra de otra manera.

Quería confiar en Kitty, dio la bienvenida a su solidaridad en un mundo que de repente quería que ella y su Manada se fueran, pero ella no podía permitirse el lujo de estar equivocada.

El bienestar de sus centuris estaba en juego en la próxima pelea. El futuro de su Manada podría estar en peligro. "

—Es curioso que Francesca, tu Viceregal, tuviera a alguien ahí la misma noche en que allanamos el lugar. No me gustan las coincidencias.

—¿Me estás acusando de algo?—preguntó Kitty—He sido paciente con tus insinuaciones y tus insultos, pero he terminado de defenderme de alguien que dice ser mi aliado.

—Y me pregunto por qué estoy escuchando sobre el siervo de Francesca ahora—gruñó.

La puerta detrás de Kitty se abrió y Marley salió con Emily y uno de los guardias la rubia, una humana.

La ojiverde no se movió, pero sus ojos brillaron intensamente.

—Zahn—dijo concentrándose todavía en ella—Lleva a Marley al vehículo.

—Sí, Lie…

—¿Qué sucede?—preguntó Marley, evitando la mano de Zahn y deslizándose junto a Kitty.

—Creo que la Alpha está buscando una pelea.

Quinn gruñó una advertencia.

—Quédate tranquila, Imperator—murmuró. No pelearía, con la compañera de la vampiro en peligro de salir herida.

—No tomo mis alianzas a la ligera, Alpha—dijo Kitty, girando ligeramente para que su cuerpo protegiera a Marley—Supongo que tú tampoco.

—Estoy lista para apoyarte a ti y a tu Clan—probó la resolución de Kitty, agregando—, Necesitaremos confrontar a Francesca sobre lo que viste.

Las cejas rubias se elevaron ligeramente.

—La Viceregal es una oponente formidable.

Capturó la mirada de Emily.

—¿Cuál es tu posición?

Emily, vestida con una camisa negra y pantalones vaqueros, su pelo saltando alrededor de sus hombros y sus ojos ámbar rodeados de carmesí, tomó una posición enfrente de Quinn a la izquierda de Kitty.

—¿Sus órdenes, Lieja?

—Señora de la guerra—dijo Kitty, sin apartar nunca la mirada de ella—Mira a mi consorte de la limusina.

—Sí, Lieja.

Gruñó.

—Emily.

—Alpha López—no bajó la mirada.

—Traidora—espetó Quinn.

Marley entró en la brecha entre los Vampiros y los Weres.

—Bueno, ahora que todos hemos dicho nuestros saludos, tal vez podamos hacer los negocios. ¿Recuerdan a los cautivos que estamos tratando de encontrar?

—Centuri—dijo a Emily, haciendo caso omiso de todos los demás—Juraste un juramento de sangre a mí ya los centuri de Timberwolf. Tu vinculo es inmutable.

—Si puedo hablar—dijo Emily, dirigiendo su declaración a Kitty.

Su lobo se enfureció y la arrastró hacia atrás. Este no era el lugar para luchar.

—¿Le pides permiso a un Vampiro?

—Soy un vampiro—dijo Emily, su barbilla inclinada hacia arriba en desafío.

—Eres un Were.

—Señora de la Guerra—dijo Kitty—, Haz tu declaración. Tenemos trabajo esta noche.

—A partir de esta noche, prometo mi servicio a Lieja Kitty Wilde y el Clan Night Hunters. Busco el permiso del lobo Alpha para ser liberada de mi juramento—dijo Emily, su voz sin emoción, su rostro sin expresión—Pido que se me permita salir honrosamente, sin desafío.

—¿Y si me niego?—preguntó. Junto a ella, Quinn temblaba, la furia recubría el aire con una bruma de feromonas y adrenalina.

—Entonces busco desafío—dijo Emily.

Antes de que pudiera responder, Quinn dijo:

—Yo aceptaré el desafío en el lugar de la Alpha.

Miró a Quinn, vio su llamarada de pelaje y su oleada de lobo.

La adicción a la sangre, o atracción, entre Emily y Quinn hizo que toda la situación fuera más volátil, pero había algo más que alimentaba la furia de la rubia.

Hizo arder profundamente sus pulmones.

Rachel.

Toda sobre ambas.

No es de extrañar que estuvieran medio locas y que estuvieran a punto de pelear.

Buscó a la castaña, pero no estaba en el Compuesto. Igual de bien.

—Mis centuris no pueden rescindir sus juramentos.

—Ya no soy centuri más—argumentó Emily—Dejé de ser centuri cuando morí. Elijo servir como debo vivir. Yo elijo luchar como un Vampiro.

Se pasó una mano por el pelo.

—No sabes cómo puedes vivir.

—Lo sé por ahora, Alpha—dijo Emily. La máscara cayó y el tormento atravesó sus ojos—Por favor, Alpha.

—No te libero de tu juramento—dijo, junto a ella, Quinn se tensó, sus garras estallaron, sus colmillos cayeron—Pero no habrá ningún reto. Eres libre de servir a Kitty, hasta que renuncies al juramento y regreses a la manada.

—Gracias—dijo Emily.

—No me lo agradezcas. No te he hecho ningún favor—giró sobre sus talones y saltó desde el porche. Sobre su hombro llamó a los Weres y los Vampiros—Vamos a cazar esta noche como uno solo.





*****


—Vamos—Quinn hizo un gesto a Jake, Noah y Andrew para que cayeran detrás de ella y de Santana.

Dirigiendo su centuris a través del compuesto, se detuvo en seco cuando vio a Brittany esperando con otro Were en el Rover justo dentro de la puerta fortificada.

Aria Montgomery.

Gruñó.

Aria se enderezó y gruñó.

—La Prima conducirá—dijo Santana, abriendo el compartimiento trasero del Rover—Aria está con ella esta noche. El resto de ustedes, conmigo—la miró—Imperator, ¿están tus guerreros listos?

Miró a Aria durante otro largo segundo, esperando que dejara caer su mirada.

Cuando la castaña finalmente apartó los ojos, ella dijo secamente:

—Sí, Alpha—y subió a la parte trasera del Rover.

Dentro, se instaló en uno de los largos bancos junto a Santana, frente a Jake y Noah.

Andrew se tumbó en el suelo con la espalda apoyada en los asientos delanteros.

Brittany se deslizó detrás del volante y se volvió para mirar hacia atrás.

—¿Qué pasa con los vampiros?—preguntó Brittany.

—Ellos tienen sus propios vehículos—dijo Santana—Nos seguirán.

—Bien, entonces vamos—Brittany dirigió el Rover a través de las puertas parcialmente abiertas y se detuvo lo suficientemente lejos para que las limusinas salieran.

Dos coches llenos de Vampiros y sus guardias y sirvientes llegaron detrás de ella. Esperó hasta que la puerta se cerrara, asegurando el Compuesto, antes de que ella entrara en el bosque.

—¿El mismo enfoque que la última vez?

—Sí—dijo Santana—No habría razón para vigilar ese camino de acceso por carretera ahora.

—A menos que sepan que vamos a venir.

Santana gruñó, recordándole su lugar.

—Mandaremos a Finn ejecutando un barrido por satélite de la zona antes de que lleguemos ahí. Si tienen vehículos ocultos en el camino, los encontrará—Santana sonrió débilmente—Y si han enviado centinelas, los oleremos.

Satisfecha, se reclinó contra la pared, cerrando los ojos mientras el Rover rebotó sobre el estrecho sendero del bosque hacia la carretera. Podía oler a Aria en el asiento delantero, oler la agresión rodando de ella.

Deslizó su mano debajo de su camiseta y trazó sus dedos sobre los arañazos sanando en su pecho.

Los arañazos que Rachel había hecho.

Su clítoris se tensó cuando recordó la boca de la castaña contra su piel, recordando la dulce tortura de los dedos acariciándola para que se liberara.

Quería más.

Quería saber que nadie más saboreaba a Rachel, satisfacerla.

Retumbó y se estremeció, raspando sus garras sobre los pezones apretados.

Santana dijo:

—Ahora no es el momento de pensar en la cría.

—Eso no era lo que estaba pensando—dijo sin abrir los ojos.

—¿No es cierto? Sea lo que sea que estés pensando, es lo suficientemente fuerte para que todos lo sientan.

—Mis disculpas, Alpha—dijo enderezándose.

—Necesito que estés enfocada.

—Lo estoy.

—Bueno. Necesito a Aria esta noche, la prima la necesita.

No pudo contener el gruñido.

—Rachel la rechazó. Debería aprender su lugar.

—Quinn—Santana dijo en voz baja—Rachel no es cualquier Were.

Movió la cabeza lentamente hasta que sus ojos miraron por encima del rostro de la morena, tan cerca que iba a advertir a la Alpha que no se interponga entre ellas.

—Sé lo que es.

—No, Quinn, no lo haces. Escúchala. Confía en ella. Ella sabe lo que necesita.

Apretó los dientes.

Ahora no era el momento de desafiar. Santana no podía saber lo que sentía. Miró al asiento delantero, vio a la Prima al volante, donde no tenía nada que hacer cuando llevaba a los jóvenes de la Alpha.

Brittany debería estar de vuelta en el Compuesto, donde estaría a salvo y protegida.

Tal vez la Alpha comprendió que una hembra podía cambiar todo, incluso instintos llevados a lo largo de siglos. No le importaba lo que pensaba la Alpha.

No vería a Rachel satisfacer sus necesidades con otros. Cuando regresara, se aseguraría de que lo entendiera.




*****


Brittany olfateó el aire y se volvió hacia Santana.

—No he olido a nadie en el bosque.

La última vez que se detuvieron en la cresta que daba a la instalación experimental, descubrieron que los gatos Weres estaban en todo el bosque, mercenarios contratados para vigilar el perímetro lejano.

Esta noche, todo lo que olía era venado, zorro, zarigüeya y presa más pequeña.

Santana examinó el laberinto de edificios a través de binoculares nocturnos.

—No veo guardias a lo largo de la valla.

El complejo estaba iluminado esporádicamente por luces halógenas suspendidas en postes en intervalos irregulares a lo largo de la extensión de concreto que se extendía cincuenta yardas en todas las direcciones desde el edificio.

Un inmenso aparcamiento, terriblemente vacío, se extendía desde un extremo del complejo casi hasta la línea de árboles al pie de la montaña. Las cámaras de vigilancia se montaron a lo largo de la línea de la cerca y en los aleros del edificio.

Cualquiera que se acercara al edificio estaría expuesto el tiempo suficiente para que las cámaras los capturaran, a menos que fueran Vampiro-rápidos.

—Las cámaras de vigilancia no se mueven—señaló Santana.

Apoyó su mano en la base de la columna vertebral de la morena.

Cada vez que no la tocaba, una sensación ominosa de presentimiento se extendió a través de ella. Tan pronto como sintió el calor de la piel de su morena bajo las yemas de los dedos, las inquietantes sensaciones desaparecieron.

Siempre había necesitado contacto con ella, pero ahora la necesidad física era aguda.

—Parece desierta, pero eso no tiene sentido. Me pregunto si eso no es sólo un señuelo.

—Nadie sabe que vamos a venir.

—No necesariamente. Estoy de acuerdo con Quinn, el llamador anónimo podría estar tratando de atraparte. Cualquiera que te conozca sabe que vendrás si hay alguna posibilidad de que haya Weres prisionero en ese edificio.

Su morena la miró, la luz de la luna bailando sobre la superficie de sus ojos oscuros.

—Eso parecería una treta muy elaborada. No es como si no estuviera expuesta en otras ocasiones.

—Sí—dijo los músculos de su mandíbula apretándose dolorosamente.

Era muy consciente de lo vulnerable que estaba su compañera cuando entraba en el edificio del Capitolio, cuando apareció en la televisión, cuando fue entrevistada por amigos y enemigos por igual.

Así como su morena quería mantenerla a salvo en la guarida hasta que nacieran los jóvenes, quería que hiciera todos sus negocios desde el edificio de la sede, segura en el corazón del Compuesto.

Tampoco fue posible.

—Pero aquí estamos aislados. Este es el lugar para un ataque clandestino, dudo que quienquiera que construyó este lugar quiere publicidad. Serás un objetivo enorme hasta que estés dentro, y entonces serás un cautivo potencial.

—Entonces tendremos que tener mucho cuidado—Santana le acarició la cara—Lo prometo.

—Creo que debería llevar al Rover hasta el borde de ese estacionamiento—dijo señalando la extensión vacía—Podemos permanecer bajo cubierta justo en la línea de árboles pero estar cerca en caso de que necesite evacuar a los heridos.

Santana retumbó.

—No me gusta que estés tan cerca del edificio.

—Tendremos una visión clara de cualquier persona que pueda venir. Tendremos tiempo de sobra para evacuar si tenemos que hacerlo.

—De acuerdo, pero no rompas la cubierta por ninguna razón.

Permaneció en silencio.

Si su morena estaba en peligro, no se quedaría esperando.

—¿Enviamos a los Vampiros primero?

—Con su velocidad, podrán llegar a la instalación sin ser vistos, si alguien dentro está vigilando el perímetro.

—¿Vas a entrar en la piel?

—A menos que haya alguna necesidad de cambiar. Más fácil manejar las mecánicas del edificio con las manos.

—Sólo sé cuidadosa.

Santana la besó.

—Lo haré.



Regresaron a los vehículos. Kitty se apoyó contra el guardabarros delantero de su limusina fortificada con Emily y tres de sus soldados.

El segundo vehículo había continuado a Albany con Zahn, Marley, y varios soldados.

Santana dijo:

—No vemos guardias. Te seguiremos abajo. Tan pronto como despejes la entrada lateral, entraremos detrás de ti.

—Algo está apagado—dijo Kitty—Una instalación de este tamaño debería tener por lo menos un equipo de seguridad esqueleto por la noche. Siempre hay gente trabajando, mantenimiento, ingeniería, si no más. Esto parece una trampa.

—Puede ser—dijo Santana—Pero si es así, necesitamos saber quién lo puso. Sin entrar, no podemos estar seguros de quién, o qué, estamos enfrentando.

—¿Cuánto daño estás dispuesta a aceptar para descubrirlo?—preguntó Kitty.

El estómago de Brittany se apretó ante la lenta y peligrosa sonrisa de su morena.

—Estos bastardos se llevaron a mis jóvenes. Ahora pueden tener más Weres. El daño no es un problema.

—Éstos podrían no ser tus Weres—dijo Kitty.

—Eso va a cambiar—dijo Santana—Entonces puedo ver que he elegido al aliado correcto.

Kitty le hizo un gesto a Emily.

—Toma punto. Si hay guardias gato Were ahí abajo, puedes olerlos más pronto que nosotros. Mata a cualquiera que encuentres.

—Sí, Lieja—Emily no miró a Santana mientras se volvía, señaló a los soldados y salpicó los árboles.

Ésta se volvió hacia Quinn y Jake.

—Llevarás el frente conmigo. Noah y Andrew, protejan nuestros flancos.

—Sí, Alpha—los centuris respondieron al unísono.

Y luego se fueron y Brittany se quedó sola con Aria, no queriendo nada más que seguirlos.

Un revuelo en su vientre, cálido y fuerte, le recordó por qué había dejado que Santana fuera sola.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5648
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 3:) el Lun Jun 11, 2018 9:05 pm

hola morra,..

empieza la casería!!!
no se si las van a matar de un balazo de plata o la estaca,.. pero si el ego el ego las hunde en el fondo del mar,... no se yo pero perfiero esperar en el oscurito jajajaja cunado estan todas juntas!!!
a ver como va avanzando la noche??

nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5630
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por micky morales el Mar Jun 12, 2018 7:11 am

Es triste que ya Emily no sea were pero es mejor que no estar, solo espero que nadie muera o sea atrapado!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7022
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 23l1 el Mar Jun 12, 2018 7:48 pm

3:) escribió:hola morra,..

empieza la casería!!!
no se si las van a matar de un balazo de plata o la estaca,.. pero si el ego el ego las hunde en el fondo del mar,... no se yo pero perfiero esperar en el oscurito jajajaja cunado estan todas juntas!!!
a ver como va avanzando la noche??

nos vemos!!





Hola lu, oooh si! jajajajajaja. XD nose xq me rio xq no es para el chiste, pero es tu culpa! JAajjaajajajaj x Dajajajajajajaj en lo oscurito dices tu mm¿? mmm¿? Aquí otro cap. Saludos =D






micky morales escribió:Es triste que ya Emily no sea were pero es mejor que no estar, solo espero que nadie muera o sea atrapado!!!!




Hola, si =/ pero si se siente mejor...auk kiero q vuelva a su manada! Eso mismo! no digas lo primero, pero si lo segundo! jajaja. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5648
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 17

Mensaje por 23l1 el Mar Jun 12, 2018 7:50 pm

Capitulo 17



Santana se agachó en el borde de la línea de árboles con Quinn a su lado.

Jake había rodeado el bosque para observar la principal vía de acceso, y Andrew y Noah protegían sus flancos.

Los Vampiros se habían ido casi un minuto, más que suficiente tiempo para cruzar la extensión de quinientos metros hasta la entrada del muelle de carga en la parte trasera.

No había visto nada en la instalación que sugiriera que Kitty y sus soldados habían sido observados o interceptados.

—Vámonos.

Ellos rompieron desde la maleza y rayaron a través de la extensión abierta de hormigón, pegándose a las áreas sombreadas más allá de los reflectores.

En su última incursión, todo el lugar había estado iluminado, pero ahora la mitad de las luces estaban fuera alrededor del perímetro, proporcionándoles mucha cobertura.

Subieron a la plataforma de carga, manteniéndose cerca de la pared y lejos de las cámaras de seguridad inmóviles.

Probó la manija debajo de la gran señal roja que decía: "La alarma de seguridad sonará, No entrar".

La manija fue girada. Empujó la puerta metálica sin ventanas, ella y Quinn se deslizaron en el amplio pasillo vacío. La puerta se cerró tras ellas y levantó la cabeza, oliendo.

Su nariz se arrugó.

Residuos industriales, acre y ácidos, líquidos de limpieza, aire recirculado que era plano y rancio. Gruñó, pensando en Verónica y Toni atrapadas en este lugar sin vida por semanas.

—Si los encontramos, no demuestres misericordia a quien los tenga.

—Sí, Alpha—dijo Quinn con rapidez—Déjame investigar este ala. Deberías quedarte…

—No perdamos el tiempo—dijo y caminó por el pasillo tenuemente iluminado.

Algunas puertas estaban abiertas en las habitaciones oscuras. La mayoría estaban cerradas. Las caras en blanco de las inmóviles cámaras de seguridad volvieron los ojos ciegos en su paso. Llegaron al otro extremo del ala que terminaba en el hueco del ascensor central.

—Despejado.

—Y vacío—Quinn deslizó la Glock que llevaba en su mano derecha en la cintura—Podríamos buscar más rápido en pelaje.

—Sí—asintió—Y sellar nuestras firmas con cualquier muerto que dejemos atrás. Las balas y las espadas no llevan nombres—se detuvo, sintiendo una perturbación en el aire.

Kitty apareció a la vuelta de la esquina.

—¿Has visto a alguien afuera?

—No. ¿Hay algo aquí?—preguntó Santana.

Kitty negó con la cabeza, frunciendo el ceño.

—Nada. Todos los niveles superiores parecen estar vacíos. En su mayoría son ingeniería y mantenimiento. Los pocos laboratorios parecen ser muy básicos y en su mayoría no utilizados.

—Para mostrar, tal vez—dijo Santana—Sabemos que los verdaderos experimentos estaban pasando bajo tierra.

—Si bajamos, nuestras rutas de escape serán vulnerables.

—Voy a bajar. Quinn se quedará aquí para vigilar nuestra retaguardia.

Los ojos verdes de la Were se encendieron, pero sabía que no debía preguntar las órdenes de la Alpha en el campo.

Kitty asintió con la cabeza.

—Emily y yo iremos contigo. Rafe puede quedarse con tu imperator.

—De acuerdo. Según los dibujos de Marley—Santana dijo—Varias alas se extienden de la torre central con las escaleras de incendio adyacentes a los elevadores. Este es el ala en la que estuvimos anoche, donde encontramos a nuestras jóvenes debajo de nosotros. Hay más que no hemos buscado.

—Bajemos las escaleras por el ascensor y trabajemos nuestro camino alrededor del núcleo—dijo Kitty—Alguien debe saber que el perímetro ha sido violado por ahora, incluso si están monitoreando remotamente. No tenemos mucho tiempo.

—Claramente han abandonado esta instalación. Tal vez esperaban que regresáramos—dijo Quinn.

—O esperaban que lo hiciéramos—Santana gruñó.

No podía creer que Verónica y Toni hubieran sido meros peones en alguna trampa elaborada para sacarla, pero no podía descartar la posibilidad.

—Diez minutos—dijo Kitty—, Y entonces tenemos que abortar. Marley cree que hay tres alas más que reflejan las que conocemos.

—Entonces tenemos que darnos prisa—dijo Santana mientras Emily y Rafaela llegaban a la esquina y se unieron a Kitty.

La morena golpeó su puño contra su pecho en un saludo.

—Las escaleras están despejadas, Lieja, al igual que las otras alas de este nivel.

—Vamos a buscar los laboratorios subterráneos—le dijo Kitty a Emily—Estas conmigo. Informa a Rafe y Louis para asegurar las salidas.

—Sí, Lieja—ésta se volvió hacia Rafe, su mirada pasó sobre Quinn sin hacer una pausa—Informa a Louis fuera. Coordina la cobertura interior con los Were.

—Sí, Señora de la Guerra—dijo Rafe, girando hacia Quinn y sonrió—Intenta mantenerte alejado de las balas, Lobo.

—No te preocupes por mí, Vampiro—gruñó Quinn—Sólo cuida tu espalda. Me preocuparé por mi Alpha—señaló la puerta de incendios a la derecha de los ascensores—La noche pasada, sus fuerzas se dispararon desde ahí. Ten cuidado.

Rafe asintió con la cabeza, su expresión divertida cada vez más aguda y dura.

—Lo haremos. ¿Controles de seguridad de un minuto?

—Will—dijo Quinn, tirando de los dos lados del bolsillo del pantalón.

—Si no regresamos dentro de diez minutos—dijo Santana a Quinn—, Lleva a Brittany de nuevo al Compuesto. Haremos nuestro propio camino a casa.

—Sí, Alpha.

Santana y Kitty bajaron la escalera y ésta la miró.

—¿Aún crees que es una trampa?

—Sé que lo es. Incluso si esta instalación está marcada para desactivación, alguien debería estar aquí.

—¿Por qué preocuparse, entonces?

—Creo que fuiste tú quien mencionó anteriormente que es una mala idea basar las decisiones en las apariencias. No tendremos otra oportunidad de buscar en este lugar—Santana hizo una pausa en la puerta del nivel inferior y escuchó. Nada. Empujó y examinó otro largo, oscuro y vacío pasillo—Ni siquiera estoy segura de quién es el objetivo. Después de todo, fue tu consorte quien recibió la llamada. Tal vez tú eres en la que están interesados en atraer.

—¿Con la amenaza de los Weres encarcelados?—Kitty sonrió sombríamente—Un plan complicado en el mejor de los casos.

Santana dijo:

—No tienes que quedarte, Vampiro. Hiciste el pase inicial y despejaste el camino para nosotros. No hay necesidad de arriesgarte a ti o a tus soldados.

La boca de Kitty se levantó ligeramente.

—Como uno, ¿recuerdas, Alpha?

—Entonces, hagamos esto. Quiero regresar afuera. Este lugar es como una tumba.

Kitty se rió.

—Estaba pensando que más bien me gustaba.





*****


—Prima—dijo Aria, señalando el bosque detrás de ellas—, El viento cambió. Huele a alguien.

—¿Qué crees que es?—preguntó Brittany, concentrada en el edificio.

Santana se había ido casi diez minutos. Con cada minuto que pasaba, la presión de presentimiento en su pecho creció. Esperaba ver una caravana de Humvees llenos de mercenarios armados convergiendo en la instalación en cualquier momento.

—Al menos un humano, en esa cresta sobre nosotras— dijo Aria.

—Encuéntralos, tráelos.

—La Alpha dijo que no debía dejarte.

—La Alpha no está aquí ahora—dijo bruscamente.

Comprendió el instinto inquebrantable e inmutable de actuar según los mandamientos del Alpha, pero necesitaba que los Weres le obedecieran en ausencia de su morena.

No podían cuestionar o dudar.

Las vidas podrían depender de ello.

—Tienes órdenes. Encuéntralos.

—Sí, Prima—la sonrisa de Aria a la luz de la luna era salvaje.

—Vivo, Aria...y capaz de hablar.

Ésta gruñó.

—Torturaban a Verónica y Toni.

—Lo sé. Es por eso que quiero saber los nombres de todos los involucrados. Una muerte no será suficiente.

La ojiverde miró hacia el edificio y volvió hacia ella.

—La Alpha se molestará si no me quedo aquí.

—La Alpha es mi preocupación—ablandó sus palabras. Los lobos se adaptarían al nuevo orden en la Manada en el tiempo, pero el tiempo era algo que no tenían con su morena en el campo, en peligro posible—Vete ahora, antes de que lo perdamos.

—No tardaré mucho.

—Haz lo que tengas que hacer, y, Aria…

—¿Sí, Prima?

—Ten cuidado.

Aria cambio, y su liso lobo marrón saltó silenciosamente en el bosque.

Ella exploró la carretera que conducía desde la montaña al otro lado de la instalación. Podría haber estado mirando por encima de un pueblo fantasma.

Comprobó su reloj. Le daría a su morena otros tres minutos y luego entraría tras ella.




*****


—Emily—dijo Kitty—, Despeja esta ala.

—Sí, Lieja.

Emily desapareció tan rápidamente que Santana casi parpadeó sorprendida.

Se había acostumbrado tanto a que la morena Were estuviera a su lado, como había crecido, como había asumido el manto del poder, como había enfrentado a sus enemigos, públicos y privados.

Emily había estado con ella, como Quinn lo había estado, inmutable, inalterable.

Y ahora se había ido.

No sólo por la vista, con la extraña velocidad de los Vampiros, sino que se fue de su vida, dejando una dolorosa pérdida.

—Ella necesita esto—dijo Kitty, como si leyera su mente—Sin propósito, ella sería peligrosa. No puedo permitir que existan Vampiros que podrían amenazar a todos nosotros.

—Podría haberle dado su propósito.

—Pero no controlarla, ahora no.

No podía estar en desacuerdo, y le irritó que tuviera que conceder el poder a cualquiera. Pero si tuviera que confiar uno de sus lobos a alguien fuera de su Manada, elegiría a esta Vampiro.

—Sólo cuida de ella.

La rubia se rió.

—Siempre tan preocupada.

Gruñó, revisando las habitaciones por las que pasaban.

Bancos de laboratorio, la mayoría de ellos todavía con equipo, con vacíos evidentes donde algunos habían sido removidos. Escritorios con libros todavía en ellos. Cubos de basura esperando para ser vaciados.

Era como si la gente que pobló este edificio simplemente se levantó y salió en medio de lo que estaban haciendo.

Tal vez lo hicieron.

Tal vez había habido una brecha biológica o un derrame químico.

Tal vez hubo una contaminación viral.

Si así fuera, las compuertas de seguridad, ahuecadas en el techo a intervalos regulares, deberían haber bajado, aislando las zonas de riesgo.

Algunos de estos laboratorios tenían que ser de nivel 3 y 4 laboratorios. Habrían sido los primeros en ser bloqueados si hubiera habido una catástrofe industrial, pero todos los portales presurizados parecían ser funcionales.

Ninguno estaba bloqueado.

—Es como si a todo el mundo se le ordenara evacuar, pero nada parece estar mal.

Emily apareció junto a ellas.

—Esta ala esta despejada, pero creo que hay otra área más allá de esta—señaló una sólida barrera de metal que bloqueaba el extremo más alejado del pasillo. Un sensor de retina en la pared junto a él parecía inactivo—Detrás de ahí, olí a Were.

Cargó contra la puerta y apretó su mano sobre ella.

Olfateó el aire. No percibió nada.

Estiró su conciencia, sintió los pisos de Quinn por encima de ella, Andrew, Jake y Noah afuera. A lo lejos, Brittany y Aria.

Pero nada dentro. Nada más allá del metal frío.

—No huelgo a nadie.

—Están ahí—dijo Emily—El rastro es claro.

—¿Cómo puedes saber si yo no puedo?

—No lo sé—dijo Emily—, Pero en algún lugar más allá de esa barricada, hay otros Weres.

Kitty dijo:

—Puede haber residuo de plata en el aire o en las paredes. La sangre vampírica de Emily puede darle resistencia.

Asintió con la cabeza.

Otro cambio inesperado en las habilidades de Emily. No había tiempo para considerar lo que eso significaba.

—Tenemos que entrar ahí.

—Puede que haya una forma de activar el sensor si podemos activarlo—dijo Emily.

—No tenemos tiempo—clavó el puño en el metal.

La barricada se dobló pero no dio. Con un rugido, golpeó una y otra vez hasta que apareció una abertura lo suficientemente grande para su mano.

Rasgó la puerta de su marco, el metal que se descolgaba abajo como la tapa de una lata de estaño. Más allá de la puerta triturada, la oscuridad hizo señas.





*****


Una débil ondulación en el aire alertó a Brittany del movimiento en el matorral detrás de ella.

Aria regresando con un humano.

Olía sangre y miedo y observaba a la castaña arrastrar a un humano con camuflaje y botas oscuras del bosque. Aria lo empujó sobre sus rodillas delante de ella.

Alrededor de treinta, grande y moreno.

No había nada notable en su peludo cabello negro. La piel por encima de su barbilla sin afeitar estaba débilmente marcada y manchada de suciedad y sudor.

La sangre se filtraba por los rasguños en la mejilla izquierda y la mandíbula. Parecía que no estaba dañado.

—Bien hecho, teniente.

—Dice que tiene información—dijo Aria, su lobo todavía ascendente. Sus largos caninos y su pesada mandíbula hacían que sus palabras fueran gruesas y grava—Así que no lo maté de inmediato.

—¿Quién eres tú?—preguntó—Dime ahora por qué no debo dejar que mi lobo termine lo que empezó.

—Mi nombre es Matt. Yo soy la razón por la que estás aquí.




*****


—Espera—dijo Emily antes de que Santana pudiera entrar en el oscuro pasillo—Déjame ir primero.

—No. Si hay Weres aquí, ellos son mi responsabilidad ahora.

—Y si está provisto de plata, serás inútil para ellos.

Gruñó.

—¡Detente!—Kitty inclinó su cabeza, escuchando—Rafe ha encontrado algo. Está bajando.

Ésta apareció detrás de la vampiro, con la cara tensa.

—Busqué en los pozos del ascensor para asegurarme de que nadie podía rodear detrás de ti. Todo este complejo está en voladizo sobre ese núcleo central, como los radios en una rueda, y el núcleo está lleno de explosivos.

—¿Has encontrado detonadores?—preguntó Santana.

—No. Probablemente estén preparados para la detonación a distancia.

Santana miró por encima de su hombro hacia la catacumba del otro lado de la abertura.

—Dos minutos—saltó por encima de la puerta, telegrafió a Quinn—Encuentra a Brittany, llévala de vuelta sobre la montaña. Hazlo ahora.

Emily la siguió.

Juntas bajaron por un estrecho pasadizo. La única luz se filtraba detrás de ellas, pero la Alpha no tenía problemas para ver en la oscuridad.

—¿Cuántos?

Emily frunció el ceño.

—No lo sé. Hay algo fuera. Sus firmas están mal.

—Quizá no sean Weres.

—No, lo son. Pero, no…

—¿Muerto?

—No—dijo Emily—No todos—al final del túnel, encontraron otra barrera como la que acababan de pasar.

Lo desgarró, lo arrancó tan lejos de sus bisagras que la puerta chocó contra la pared opuesta y se giró como un tapón de papel desechado.

Santana gruñó ante el miasma de olores que las acosaban desde el húmedo espacio.

Sangre, enfermedad, muerte.

Hileras de camas rodeadas de monitores a lo largo de la pared opuesta. La mayoría estaban vacíos, pero no todos. Contuvo un aullido de rabia y furia y caminó a través de la habitación.

La hembra de la primera cama estaba muerta, su cuerpo hinchado, sus rasgos irreconocibles. Los dos en las camas a su lado aún vivían.

La Alpha se inclinó sobre ellos y olisqueó.

No Weres.

Humanos, humanos infectados.

—Fiebre Were—dijo Emily con aplomo—Debemos matarlos.

—Por favor—gimió una de las muchachas, con el rostro resplandeciente de sudor, los ojos febriles, teñidos de lobo—Por favor ayúdenos.

Santana pensó en Toni y Verónica, encadenada, torturada, abandonada. Ya estas chicas eran parte Were, pero su probabilidad de sobrevivir era cero.

Les debía justicia. Y misericordia.





*****


Quinn se puso rígida, golpeado por una ola de ira y urgencia.

Peligro.

La Alpha estaba en peligro, corrió hacia la escalera de incendios, tropezando cuando el comando explotó en su conciencia.

Encuentra a Brittany, llévala de vuelta a la montaña. Hazlo ahora.

Dio un paso hacia la escalera, conducida a buscar a su Alpha, para protegerla.

Encuentra a Brittany. Llévala de vuelta a la montaña. Hazlo ahora.

Gimió profundamente en su pecho, desgarrada por la lealtad y el amor.

Abandonar a Santana fue en contra de todo lo que ella era. Pero obedecerle, especialmente en esto, definió todo en lo que ella creía.

Giró y se cargó hacia la salida. Cuando alcanzó la puerta, se abrió y Brittany entró.

—¿Que está pasando? Sentí a Santana. Está en problemas.

—Necesitamos irnos—le agarró el brazo y la empujó hacia la salida.

—No voy a dejarla—se apartó—¿Dónde está ella?

—La Alpha ordenó…

Brittany la agarró por la camisa.

—No me hagas repetir esto. ¿Dónde está ella?

—Abajo. No sé qué está pasando, pero hay peligro. Prima, la Alpha puede cuidar de sí misma. Tienes otro deber.

—Ella es mi compañera—retorció su puño en la camisa, su rostro cambiando, sus ojos azules astillados con fragmentos dorados—Muéstrame el camino.

Una enorme explosión sacudió el suelo bajo los pies y cayó de rodillas, la ojiazul cayó a su lado.

El pozo del ascensor estalló en una fuente de fuego, llenando el pasillo con fragmentos de vidrio y metal. Sus oídos resonaron cuando el trueno rodó por el pasillo, golpeando sus sentidos.

Protegió a la ojiazul lo mejor que pudo de las llamas que rodeaban las paredes.

Rafe se tambaleó fuera de la escalera, con la camisa en llamas. Arrancó el material en llamas. Su rostro estaba quemado, la piel de su pecho burbujeante y costroso incluso donde la camisa no había quemado.

Jadeó:

—Radiación UV.

Quinn se puso de pie de un salto cuando la ojiazul se incorporó a lo largo de la pared.

—¿Dónde?—Brittany tosió—¿Dónde están?

Rafe sacudió la cabeza.

—En algún lugar detrás de mí, debajo de nosotras. Si estos pisos se derrumban.

Brittany empezó a avanzar y le agarró su brazo.

—No, Prima.

—Déjame ir—gruñó.

Quinn gritó:

—¡Ayúdame a sacarla afuera!

Rafe agarró el brazo libre de Brittany, y juntas, la arrastraron gruñendo y saliendo del infierno.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5648
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 3:) el Mar Jun 12, 2018 9:10 pm

hola morra,...

salio como chiste!!! pero vez, ahi que quedarse en el oscurito!!!
espero que no le haya pasado nada san kitt y al reto!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5630
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por micky morales el Miér Jun 13, 2018 9:50 am

Lo sabia, sabia que algo tenia que pasar, solo espero que Santana y Kitty esten bien y se pdan reunir con Brittany y Quinn!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7022
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por Tati.94 el Miér Jun 13, 2018 11:52 am

Todo es una trampa! De pasó Britt embarazada la van a querer secuestrar de seguro. O a San por ser alfa o a todos!!!! Jajajajaja

Me asustaste!! Por desaparecer...
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 561
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 23l1 el Sáb Jun 16, 2018 7:52 pm

3:) escribió:hola morra,...

salio como chiste!!! pero vez, ahi que quedarse en el oscurito!!!
espero que no le haya pasado nada  san kitt y al reto!!!

nos vemos!!!




Hola lu, jajajajajaja xD jajajaaj si q salio así ajajajajaja. Espero lo mismo! Saludos =D






micky morales escribió:Lo sabia, sabia que algo tenia que pasar, solo espero que Santana y Kitty esten bien y se pdan reunir con Brittany y Quinn!!!!!




Hola, esk si lo dices pasa...y casi siempre se cumple cuando es algo malo ¬¬ Espero lo mismo! Eso mismo...y marley tmbn jaajajja. Saludos =D







Tati.94 escribió:Todo es una trampa! De pasó Britt embarazada la van a querer secuestrar de seguro. O a San por ser alfa o a todos!!!! Jajajajaja

Me asustaste!! Por desaparecer...





Hola, si! y quien la planeo...bueno ya sabemos, pero alguien tiene q ayudar, no¿? =O nooo ni lo digas q si pasa! NO!! q no lo digas! jajajaaj. Saludos =D

Pd: jajaaja lo siento, esk esto del trabajo me deja agotada xD pero dejarlas así como así no! máximo una semana sin subir, más no dejarlas...hasta q yo lo diga. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5648
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 18

Mensaje por 23l1 el Sáb Jun 16, 2018 7:54 pm

Capitulo 18



El edificio se estremeció y el suelo cayó bajo los pies de Santana.

Trozos de baldosas, fragmentos de metal y leña llameaba. Sacó a la chica de la cama, la protegió contra su pecho y le gritó a Emily:

—Toma la otra—sin esperar para ver si su orden fue seguida, corrió hacia la abertura dentada que Emily había hecho en la barrera de seguridad y saltó a través.

El pasillo resplandeció en rojo y una ráfaga de calor la golpeó en la cara.

En el otro extremo del pasillo, las lenguas de fuego salían de la escalera, lamiendo las paredes y los pisos. Partes del techo se habían derrumbado y las pilas de escombros formaban un cortafuegos parcial, probablemente salvándolos de la inmolación instantánea.

Kitty estaba derrumbada en el suelo, su cara y sus manos carbonizadas.

Se arrodilló a su lado.

—Kitty. Kitty, ¿qué tan malo?

—Se siente como un paseo bajo el sol. Débil. Quemando por dentro—tosió y se levantó.

Emily dijo detrás de ella:

—Los explosivos estaban atados con emisores UV o la explosión provocó una oleada de radiación desde algún lugar del edificio. Yo la llevaré, no estoy afectada.

La miró, su piel bronceada era suave y entera, no quemada. La carne de Kitty se ampollaba más con cada segundo que pasaba.

—Dame a esa—dijo, indicando a la humana inconsciente en los brazos de Emily—Tú llevas a tu Lieja.

—No—dijo Kitty—No podemos salir de la manera en que entramos, pero si cambias, tu lobo podría hacerlo.

—No te dejaré aquí abajo—apretó su agarre sobre la chica en sus brazos—O ellas. Tiene que haber otra salida. Necesitarían traer provisiones, equipo, y estas muchachas sin venir a través del complejo principal. Tenemos que encontrarlo.

—Entonces caminaré—dijo Kitty—Rafe estaba en la escalera cuando se derrumbó. Podría haberlo logrado.

—Así lo haremos—dijo.

No se estaba muriendo aquí, lejos de Brittany, de sus jóvenes. Su Manada la necesitaba, y también lo hicieron estas mitad Weres dejadas para ser incineradas.

Encontraría quién hizo esto.

—Vamos a salir de este corredor. Las paredes de ese laboratorio pueden protegerte de la radiación. Emily, ve por delante y busca una salida.

Ésta recogió a la humano, su atención en la ojiverde:

—¿Lieja?

—Ve—dijo Kitty.

—¿Puedes hacerlo?—preguntó. La sangre se deslizaba por el cuello de Kitty y empapó su camisa.

—Lo haré.

—Puedes sanar esto, ¿verdad?

—No mientras siga en el campo de la radiación.

—¿Y si te alimentas ahora?

—¿Te estás ofreciendo?

Sonrió.

—Un acuerdo de una sola vez.

Kitty aspiró una respiración temblorosa.

—Puede que lo acepte, pero primero tenemos que salir de aquí.

Volvió a entrar en la sala cavernosa, siguiendo el olor de Emily más profundo en el laberinto subterráneo. Las luces se habían apagado con la explosión, y el aire estaba lleno de humo y partículas de basura. La visibilidad era casi cero.

Detrás de ella, oyó que Kitty tropezaba entre los montones de restos. De lo que sabía, la exposición a la radiación UV a un Vampiro era equivalente a caminar hacia el sol, y desde que la vampiro fue recién resucitado, su sistema era especialmente sensible.

Las quemaduras en el exterior eran sólo un reflejo del daño interno. Sus células succionaban oxígeno, ella se estaba sofocando y sus tejidos estaban muriendo.

Necesitaba sangre sana pronto.

—Kitty, solo tomara un minuto en…

—No—gruñó—No voy a estar encerrada por la eternidad aquí abajo contigo. Sigue adelante.

—Buen punto—murmuró.

Su respeto por la obstinada Vampiro se triplicó.

Sus pulmones ardían y sus piernas temblaban.

Plata en el aire.

—No te alimentaré para el próximo milenio.

La chica de sus brazos gimió.

—¿Quién eres tú?—susurró entrecortadamente contra su garganta.

—Soy tu Alpha—murmuró.

—No dejes que me hagan daño.

—No lo haré. Es una promesa.

—Hay otro pasillo justo por delante—informó Emily, apareciendo como un espectro entre las nubes de los restos flotantes—Está parcialmente colapsado y parece que está a punto de caer completamente. No hay mucho tiempo.

Kitty gruñó:

—Cambia, Santana, y deja a las chicas con nosotras. Si no lo hacemos a tiempo, puedes traer ayuda.

—¿Y qué pasa si quedan atrapadas aquí sin sangre?

—Nos las arreglaremos.

—Estas chicas no pueden hospedar para ti. Ambas están infectadas.

—A pesar de lo que pudieras pensar—dijo Kitty—, No somos presa de los débiles.

—Entonces deberías dejarme alimentarte—gruñó y acercó su cara a la de la rubia. La Vampiro olía mal. De ninguna manera se enfrentaba a Marley Rose y le decía que había llevado a la ojiverde a su muerte—No estoy débil.

—Todavía no—Kitty sonrió a través de los labios agrietados—Es un placer que tengo la intención de reservar hasta que no tenga que apresurarme.

—Entonces no deberíamos perder tiempo ahora. Bajamos juntas, salimos juntas—se volvió hacia Emily—Dirige el camino, Señora de la Guerra.




****


Brittany no quería lastimarlas, pero no le dejaron ninguna opción.

Una vez que dejó que Quinn y Rafe la arrastraran lo suficientemente lejos del edificio para que no estuvieran en peligro de ser inmoladas, sacudió los brazos y dejó que su lobo se saliera.

Su piel se estiró, sus huesos se espesaron, y la ira que coincida con el fuego detrás de ella se derramó.

Dejó su cambio en la mitad.

Necesitaría la fuerza y maniobrabilidad de su lobo pronto, pero primero necesitaba ver a su Manada.

—El Rover está al otro lado del estacionamiento. Aria está ahí. Evacuen esta zona. Todo el mundo, vuelvan al Compuesto.

—Tienes que venir con nosotros—dijo Quinn.

—Sabes que no puedo—le bloqueó el brazo cuando intentó agarrarla y la llevó al suelo. La sostuvo con una mano en su cuello, pero no rompió en la piel. La necesitaba de la ojiverde para escuchar, no para someterse—Una fuerza de ataque puede estar en el camino hacia el Compuesto, y ellos necesitan ser alertados. Tú necesitas estar ahí para asegurar a la Manada hasta que la Alpha y yo regresemos.

Los ojos verdes brillaron con la ferocidad de un lobo dominante, pero asintió.

—Sí, Prima.

Se puso en pie y giró sobre Rafe. La Vampiro estaba sangrando, el pecho y el hombro con costras y agrietados con quemaduras de tercer grado.

Se tambaleó, debilitada, pero sus ojos estaban claros, y no dio ningún signo de la agonía que debía sufrir.

—¿Dónde están?

—La Lieja estaba detrás de mí cuando empecé a regresar—dijo Rafe—Los demás estaban en una habitación contigua, más lejos, bajo tierra, creo. Si no han salido de la escalera ahora, debe haber sido demasiado peligroso. Estarán buscando otra salida.

Luchó contra el deseo ciego de regresar corriendo al edificio, correr a través del fuego, a encontrar a Santana.

El pánico desgarraba su garganta.

Tenía que pensar.

Su compañera estaba dentro, en peligro, herida, posiblemente muriendo. No podía dejarla más de lo que podía dejar de respirar.

—Llama a Marley por teléfono—dijo a Quinn mientras otra sección del edificio se derrumbaba y un géiser de llamas disparaba al cielo.

Se tragó la bilis.

Nadie podría haber sobrevivido a esa conflagración.

—La tengo—dijo Quinn unos segundos más tarde, extendiendo el teléfono.

—Marley—dijo bruscamente—Necesito que estudies los planes. Necesito rutas de salida alternativas, algo no conectado al núcleo central. Lo necesito ahora, Marley.

—Todo lo que tengo es incompleto, especialmente en lo que respecta a las áreas subterráneas. Podría haber pasillos, entradas que no puedo ver
—su voz se elevó, apretada de ansiedad—¿Por qué, qué está pasando?

—Ha habido una explosión. Algunos de nuestro equipo están atrapados dentro y las escaleras principales son intransitables. Necesito otra forma de entrar. ¿Puedes ver algo que parezca una ruta directa a la parte subterránea del complejo?

—Oh Dios
—dijo Marley[/i]—Déjame levantar las antenas de nuevo.

—Apresúrate. Explora el terreno para detectar señales de otros caminos. Algo sin desarrollar, caminos de tractores, senderos de ATV, cortafuegos.

—Sólo hay una carretera que baja de la montaña. No hay nada más desarrollado en esta área. No veo...Espera, hay una rotura bastante lineal en los árboles al norte del complejo.

—¿Un camino?

—Tal vez—
dijo Marley—Una especie de arteria no pavimentada que se desvía de la carretera principal a una media milla de la instalación. Simplemente va al bosque, no parece que vaya a ninguna parte.

—Eso es porque probablemente termina en la entrada al complejo subterráneo. Dame coordenadas.

—Estas imágenes de satélite podrían ser viejas. Esto no puede ser nada.

—Es todo lo que tenemos
—miró a Quinn—Dame tu GPS—ésta sacó el localizador de su cinturón—Adelante.

—Espera, espera
—dijo Marley frenéticamente—Todo bien. Lo tengo.

Marcó las coordenadas GPS que Marley leía en el ordenador.

—Sigue mirando. Si encuentras algo más, llama a Quinn.

—¿Deberíamos enviar respaldo de seguridad?
—preguntó Marley.

—No—dijo al instante. Necesitaban retirarse, cuidar a sus heridos y reagruparse—¿En dónde estás exactamente?

—En Albany. En la casa de Kitty.

—¿Quién está contigo?

—Ahora mismo, nadie. Pero Zahn está aquí en alguna parte. Dave, creo.

—Quédate ahí y avisa a tu seguridad que hemos sido atacados. Puede ser el amanecer antes de que tu gente regrese. Asegúrate de tener anfitriones disponibles.

—Brittany, quién…

—Los sacaremos, Marley.

—Es Kitty, ¿no?

—No sólo Kitty
—dijo sombríamente.




*****


Las lágrimas inundaron los ojos de Santana, el humo carbonizó su garganta.

Sus pulmones ardían.

La chica en sus brazos se había quedado floja y callada, pero su corazón latía, débil pero firme contra el pecho.

La chica olía enferma, pero olía como Were también, no la dejaría morir.

—Kitty, ¿estás bien?

—He perdido mucha sangre—dijo Kitty, su voz sonó hueca—El envenenamiento por radiación se está extendiendo, afectando mis sentidos. Santana, si no lo hago…

—Lo harás—gruñó Santana—Si no salimos en otro minuto, te alimentare.

—Te doy las gracias—dijo Kitty—, Pero está cerca del levantamiento, esto daño, necesito sangre vinculada.

—Entonces te llevaré con Marley—empujó el aire con tanta fuerza que se sentía como si estuviera atravesando el lodo.

La impotencia le arañó las entrañas.

Tal vez Kitty tenía razón.

Tal vez debería dejar que su lobo saliera.

Pero la ojiverde no podía llevar a una de estas chicas enfermas, y Emily podría tener que llevarla.

Si las abandonaba, podría perderlas todas.

Su lobo rugió, atrapado en una trampa y decidido a escapar. Brittany estaba afuera en alguna parte, tal vez bajo ataque.

El dolor atravesó el vientre de Santana mientras luchaba contra el imperativo de proteger a su pareja a toda costa.

—Alpha—Emily apareció fuera de la oscuridad—Escaleras que conducen, justo delante. Están bloqueadas con escombros, pero esto debe ser una salida.

—Deja a la chica aquí con Kitty y ven conmigo—colocó suavemente a la humana inconsciente en el suelo al lado de la que Emily llevaba y saltó sobre el revoltijo de hormigón retorcido y acero hasta las escaleras.

A medio camino, una viga de acero envuelta en escombros bloqueó la escalera.

—Vamos a tener que despejar esto—arrojó un trozo de concreto suelto y lo dejó caer detrás de ella.

Emily se apretó a su lado, y pusieron los hombros debajo de la viga y levantaron. Se movió unos centímetros. Ya el hueco de la escalera estaba inundado de calor y humo que se filtraba desde abajo.

Kitty la llamó:

—El túnel detrás de nosotras está ardiendo. Está arriba o en ninguna parte.

—No vamos a morir aquí. Necesito tu fuerza, Emily. Ayúdame a mover esto.

—Sí, Alpha.





*****


Brittany corría a lo largo del camino cubierto de vegetación por el bosque, el suelo irregular iluminado por un resplandor que pintaba el cielo de los colores de un amanecer sangriento.

Los dedos de humo gris indicaban que estaba cerca del complejo ardiente.

Repentinamente, salió de los árboles a un pequeño claro. Un claro vacío.

Ninguna choza de centinela, ni muelle de carga, ni cobertizo ni unidad de almacenamiento.

Había jugado y se había equivocado.

Santana seguía atrapada en alguna parte y ella le había fallado. Aulló y cayó de rodillas. Jadeando, llamó a su lobo y se abrió a la noche.

Si Santana vivía, la encontraría.

La aceleración aterrorizada de criaturas que huían de las llamas la golpeó primero, y su piel hormigueó con el impulso de correr con ellos, para proteger a los jóvenes en su vientre.

El pelaje se espesó en su torso mientras su lobo luchaba por ascender.

Cerró su mente ante los gritos de los animales heridos y los furiosos gruñidos de su lobo y se centró en su morena, en su olor de pino silvestre, su sabor afilado terroso, la fuerza de su esencia inundando dentro de ella.

Una oleada de conexión la atrajo hacia su conciencia y ella se giró a su izquierda.

Corrió a través del claro y arrancó los arbustos y los escombros a un lado.

Ahí, escondido en la maleza. Un portal construido en el lado de la montaña, lo suficientemente grande como para acomodar un pequeño camión.

Dos grandes puertas de metal fueron colocadas en la ladera, aseguradas por una cadena pesada y un candado. Agarró la cadena y sacudió, rompiendo los eslabones. El metal arañaba grietas en sus palmas.

Lo que estaba abajo estaba ardiendo. Cualquiera dentro podría estar muerto.

Abrió las puertas y entró.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5648
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por micky morales el Dom Jun 17, 2018 6:53 am

Ahora solo espero que no le pase nada a Brittany y pdan encontrar una salida la alpha y la lieja!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7022
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 3:) el Dom Jun 17, 2018 2:47 pm

Hola morra,...

Espero que no llegue a ser peor!!!
Que a Britt no le pase nada grave y encuentre a san!! Y al resto!

Nos vemos!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5630
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 23l1 el Dom Jun 17, 2018 8:02 pm

micky morales escribió:Ahora solo espero que no le pase nada a Brittany y pdan encontrar una salida la alpha y la lieja!!!!!




Hola, oooh como quiero que repitas todo el tiempo esa frase para q se cumpla y tengas toda la razón! Saludos =D






3:) escribió:Hola morra,...

Espero que no llegue a ser peor!!!
Que a Britt no le pase nada grave y encuentre a san!! Y al resto!

Nos vemos!




Hola lu, espero lo mismo la vrdd =S SI!, como dije, dilo todo el rato para q eso pase! Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5648
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 19

Mensaje por 23l1 el Dom Jun 17, 2018 8:04 pm

Capitulo 19





Francesca se echó hacia atrás en su silla de escritorio del siglo XVIII tapizado en piel, escuchando desde el teléfono las excusas de su capitán en Nueva Orleáns y contemplando el techo dorado que había sobre ella.

Flores delicadas con centros marrón que parecían gotas de sangre bordeaban los paneles de marfil. Los filamentos del oro puro funcionaron con el modelo de encaje a lo largo de las molduras talladas a mano de la corona.

Después de tantos siglos, la belleza ordinaria raramente la movía más, y encontrar artistas capaces de proporcionarle placer, estético o de otro tipo, se había convertido cada vez más difícil.

Cuando se mudó la última vez y creó su nueva guarida bajo Nocturne, ella esperaba estar aquí por tres o cuatro décadas hasta que se viera obligada a seguir adelante y restablecerse con una nueva identidad social en otra ciudad.

Sin embargo, había prometido hace mucho tiempo que no viviría como un transitorio para la eternidad. Se rodearía de esplendor y se sumergiría en el placer.

Ahora que el Éxodo había hecho innecesario que los vampiros ocultaran los signos de su inmortalidad, ya no tendría que moverse periódicamente. Podía dedicarse a preservar su verdadero poder de pasión.

Cuando le había permitido a su subordinado hablar en una posición insostenible, finalmente interrumpió.

—La cosa es, cariño, estás corriendo un casino protegido por mis soldados, financiado por mi dinero y recursos, y me debes el diezmo. Has perdido dos pagos.

Esperó a ver si él ofrecía otra excusa. No sabía si lo haría, estaría firmando su orden de muerte. La inmortalidad era relativa, y un Vampiro sin su cabeza nunca vería otra salida de la luna.

Cuando sabiamente permitió que realmente le debía todo, agregó:

—Y la cantidad apropiada sería el sesenta y cinco por ciento de tu consumo trimestral. Estoy segura de que no quieres que envíe a alguien para revisar los términos contigo.

Su rápido y ansioso acuerdo la hizo sonreír. Engendrando el miedo era tan satisfactorio como el placer que precipitaba. Tal vez más, ya que el clímax era tan dulce.

—Estoy segura de que te encargarás de ello con prontitud. Te dejaré volver a trabajar—colgó e hizo una nota para que Betty le hiciera una pequeña visita.

Una gota de la autoridad de la Viceregal aseguraba generalmente que ella no tendría que hacer una repetición de la llamada telefónica. Un calor gratificante se extendió por su vientre.

Hacer negocios la satisfacía.

Limpio, despiadado y violento, pero poco sentimental y práctico. Al igual que el sexo.

El teléfono sonó y contestó por sí misma en lugar de dejarlo pasar al buzón de voz o esperar a que Daniela lo recoja.

—¿Sí?

—¿Estás libre?
—preguntó Hiram abruptamente.

—No exactamente. Esta es la mitad de mi jornada de trabajo—le disgustaba su actitud, él parecía sentir que era el líder de su pequeño grupo, cuando de hecho, de todos los Señores de la Sombra los Vampiros tenían más riesgo.

Cuando su floja alianza de humanos y Praeterns había decidido frustrar la misión de Santana López y la Coalición Praetern por todos los medios posibles, todos aceptaron la posibilidad de repercusiones mortales.

No tenía ninguna duda de que Santana iría a la guerra con ella si descubrió que se había aliado con los enemigos de la Manada.

Lo más que Hiram podría sufrir si su participación fue expuesta sería la sanción social y quizás la pérdida de algunas de sus asociaciones empresariales.

Una gran proporción de la población humana podría ser opuesta a la soberanía de Praeterns, pero los humanos no irían en el registro como genocidio de apoyo, y sus atavíos de civilidad por lo general les impide matarse unos a otros sobre las diferencias ideológicas.

Al menos abiertamente.

Los Fae eran en gran parte intocables, nadie había ido con éxito a la batalla con ellos en milenios.

En cuanto a Bernardo y sus Weres, Santana lo aplastaría y buena salida. Era un patético pretendiente al lado de una verdadera Alpha como la Alpha.

Hiram estaba lejos de ser el líder de este grupo, pero todavía necesitaba cultivar su confianza. Su dinero, su control sobre HUFSI, sus muchos contactos en Albany y Washington lo habían convertido en el arquitecto de sus planes.

Su obsesión por destruir a los Weres era sólo un aliento de extensión para exterminar a todos los Praeterns, y ella no tenía la intención de permitir que él la tomara por sorpresa.

Ocultando su molestia, preguntó:

—¿Qué es lo que necesita?

—Para hablar contigo unos instantes.

—Está bien.

—En persona.

—¿No puede esperar esto?

—No creo que lo quieras.


Francesca suspiró.

Como Viceregal y Canciller, supervisó uno de los territorios más grandes del mundo y controlar la mitad de un país lleno de despiadados e independientes depredadores no fue fácil.

A diferencia de los Weres, los Vampiros sentían muy poco sentido de comunidad o lealtad que no se impuso por la fuerza. Algunos Vampiros, los jóvenes o los ancianos, acogieron con beneplácito la protección de un Vampiro más poderoso y se congregaron en grupos controlados por un líder dominante, pero en general los Clanes se segregaron a lo largo de las líneas de sangre y funcionaron como estados feudales.

Los seis líderes de los clanes norteamericanos eran Vampiros agresivos y dominantes, y cada uno de ellos tenía un ojo puesto en su posición. No quería una guerra, sino hasta que hubiese tenido la oportunidad de construir un ejército, y teniendo en cuenta que los Vampiros rara vez murieron y tan rara vez producían crías, reclutar soldados de las limitadas filas de los que podían calificar era un desafío.

Si Hiram logró crear sus Weres híbridos o encontrar una forma de controlar a Weres nacidos, tendría acceso al soldado perfecto. El vínculo genético que unía a Weres y Vampiros hace siglos se rompió, pero la ciencia posiblemente podría forjar una nueva, y con filas ilimitadas de feroz combatientes, ella no tendría que preocuparse por asegurar su soberanía.

Con su base de poder inatacable, podría mirar a Europa e incluso una mayor influencia. Para lograrlo, necesitaba saber lo que Hiram había planeado.

Entonces podría protegerse a sí misma y a sus Vampiros de la lluvia si los planes fallaran.

—Por supuesto que voy a hacer tiempo, entonces, para ti. ¿Dónde te gustaría reunirte?

—Estoy afuera en el estacionamiento.


Rió.

—De Verdad. ¿Estás seguro de que no te gustaría entrar? Puedo prometerte una experiencia agradable.

—Estoy seguro de que podrías
—dijo, con un tono cálido—Lamentablemente, tengo que rechazar.

—En otro momento, entonces.

—Sí—
dijo Hiram—Sé que estás ocupada. Diez minutos debería ser suficiente.

—Te veré en dos. Y puedes tener todo el tiempo que necesites
—colgó y mentalmente llamó a Betty.

Un momento después, la puerta de su despacho se abrió.

—¿Tienes necesidad de algo, señora?—preguntó Betty.

—Sí—dijo levantándose para cruzar el cuarto—Hiram está afuera. Necesito verlo.

—¿No tienes la intención de reunirte con él sola?

—Querida, puedo cuidarme.

—Estoy segura de que puedes. Pero no hay razón para ponerte en peligro sólo para demostrarlo. Iré contigo.

Riéndose, deslizó su brazo por el de Betty y se inclinó para besarla.

—Mmm. ¿Dónde has estado?

La rubia frunció el ceño, abriendo el camino a través de los pasillos subterráneos a una salida que sólo ellas utilizaban.

—Yo estaba en el club. No creí que me necesitaras esta noche.

—Así que has estado follando Weres. ¿Alguien que yo conozca?

—No—dijo Betty abruptamente, tecleando el código para soltar las cerraduras de la puerta de seguridad. Subió las escaleras primero, comprobó el exterior de cualquier signo de peligro, luego bajó la mano para Francesca—Nadie importante.

—Estás inquieta—murmuró, acariciando sus uñas por el costado del cuello—Creo que tendremos que encontrar a alguien para que lo mates.




*****


Kitty se apoyó contra la pared mientras unos trozos de roca y metal retorcidos llovían desde la escalera a pocos metros de distancia.

Recordó haber muerto la primera vez, el dolor ardiente, el embotamiento de sus sentidos, el dolor agonizante de dejar a Marley.

No había luchado.

No había querido que su castaña intentara salvarla.

Esta vez luchó por mantenerse con vida. Marley había hecho el último sacrificio, arriesgando su propia vida por ella, y no podía dejar que terminara así.

Se había abierto a su castaña y había dejado que fuera vulnerable a ella. Y ahora, sin su mordida, sin su sangre, Marley podría acabar siendo la víctima de un deseo de sangre sin sentido, y no podía permitir que eso sucediera.

No dejaría que eso sucediera.

El aire lleno de humo no la molestaba. No obtuvo la mayor parte de su oxígeno del aire que respiraba, sino de la sangre que ingería, rica en portadores ferrosos.

Estaba mejor equipada que las otras para resistir las llamas que incluso ahora consumían el túnel detrás de ella, pero la radiación ya había hecho su daño.

Sus órganos se cerraban, sus sistemas fallaban. No estaba segura de poder aguantar.

De cerca, un gemido débil apartó su atención de su propio cuerpo moribundo. Una de las cautivas estaba despierta.

—Por favor—dijo una débil voz en la oscuridad. La chica tosió, su voz se quebró—¿Por favor, quién eres?

Una mano encontró su muslo y débiles dedos tiró de sus pantalones. Se cubrió la mano de la chica con la suya. La muchacha estaba caliente, ardiendo por dentro, como ella. Un tipo diferente de fiebre, pero muriendo de todos modos.

—Una amiga—dijo con la voz vacía como un pozo seco.

—¿Vamos a morir?

—No. La ayuda está en camino.

—Por favor, no me dejes.

Antes de Marley, a ella le habían importado poco los humanos. Como todos los Vampiros, los vio sólo como presa. La castaña le había enseñado que los humanos podían ser físicamente frágiles, pero podían ser valerosos y tontamente valientes.

Apretó la mano de la chica.

—No lo haré.

Sólo esperaba poder cumplir su palabra.





*****


En el oscuro espacio excavado en la ladera de la montaña, Brittany buscó alguna indicación de un camino adentro.

El área de carga era del tamaño de un campo de fútbol, con guinches, montacargas y ascensores neumáticos. Tres nuevos vehículos todo terreno estaban estacionados contra una pared. Claramente, los artículos fueron descargados aquí y luego profundizados en el complejo.

El lugar entero estaba oscuro, oscuro y vacío.

Inclinó su barbilla, olía a humo. La montaña estaba ardiendo. Un rumor ominoso surgió de todo a su alrededor, y el hormigón bajo sus pies se movió.

La inestabilidad del momento le recordó el tiempo que había estado en la costa oeste durante un terremoto. Todo este lugar estaba a punto de colapsar.

Percibió el olor de alguien que se acercaba por detrás y giró alrededor. Rafe saltó a través de las puertas abiertas de la bodega.

—La mayor parte del terreno del complejo está completamente involucrado—gritó Rafe—El subterráneo también debe ser. Necesitas irte.

—¿Dónde está Quinn?

—Cogió el Rover de vuelta al Compuesto, como ordenaste.

—¿Qué estás haciendo aquí?

—He venido a buscar a mi Lieja. Vete—dijo Rafe—Si están aquí, las encontraré.

—Las encontraremos. Debe haber una escalera o un pozo de ascensor. Ve a la derecha, yo iré a la izquierda.

Una grieta enorme apareció en el centro del piso de hormigón, y un rugido como una avalancha que caía en cascada por la ladera de una montaña precedía al crujido y al gemido de roca y metal que cambiaban.

La estructura se doblaba sobre sí misma, tal como las torres de Manhattan habían acordado cuando la temperatura en sus núcleos había alcanzado un nivel crítico, destruyendo la infraestructura del acero y literalmente derritiendo los edificios de adentro hacia afuera.

—Ahí—gritó con la esperanza en el pecho.

Señaló una puerta con una señal, casi borrada por el hollín, advirtiendo que una alarma sonaría si se abría. Al lado, un ascensor, sin duda inoperable ahora.

Empujó contra la barra que sostenía la puerta cerrada y se movió una pulgada. Reuniendo todas sus fuerzas, volvió a cargarlo y sintió un obstáculo en el otro lado que le impedía abrirse más.

—Déjame ayudar—dijo Rafe, acercándose.

—No con esas quemaduras en los hombros. Te quitarás la carne de tus huesos.

Rafe sonrió.

—Si no vuelvo con mi Lieja, no importará. Si muere, su guardia personal será sacrificada. Nuestra lealtad a ella es para toda la vida. Su vida.

—Entonces usa tu cadera, porque si las encontramos, tal vez tengas que llevarlas.

—Buen pensamiento—dijo Rafe, y juntas empujaron de nuevo.

Finalmente, encastraron la puerta lo bastante abierta para deslizarse, pero cuando empezó a abrirse paso, Rafe la detuvo.

—Humo—dijo Rafe, jadeando. La sangre fluía por sus brazos y su pecho. Señaló las plumas grises que flotaban a través de las grietas de las paredes y espacios entre los escombros que bloqueaban la escalera—Si vinieran por aquí, estarían atrapadas en el túnel ardiente.

—Vendrán por aquí—dijo agarrando un pedazo de metal y piedra y tirándolo a la habitación detrás de ellas—Santana está ahí abajo. Y tu Lieja también. Si puedes caminar, debes salir de aquí.

El rostro de Rafe se fijó con determinación.

—Ya he llevado su cadáver una vez. No lo haré de nuevo.

—Entonces tenemos que bajar la escalera. Esta tiene que ser la única manera de salir.

—Si Kitty estuviera viva, me sentiría—dijo Rafe, ayudándola a apartar un trozo de pared rota—Ella me alcanzaría con su mente, y yo no la siento.

—Tal vez ella no puede—casi se ahogó con las palabras.

Excepto ese breve susurro de conexión en el claro, no podía sentir a Santana tampoco. Incluso antes de que se aparearan, ella había sido capaz de sentirla en algún nivel profundo.

Desde su apareamiento, su morena siempre llenó su mente, cuerpo y conciencia. Si pensaba en lo que podría haber cortado su conexión ahora, se asfixiaría con desesperación.

Así que hizo lo único que pudo hacer.

Borró su mente y se hundió hacia las llamas.





[center]*****[/center



Rachel salió corriendo del cuartel cuando sonó la alarma general.

Weres salieron corriendo detrás de ella, apresurándose para tomar posiciones en las murallas en la parte superior de la empalizada.

Se dirigió a través del Compuesto a la enfermería, pero se detuvo cuando las puertas se estrellaron y el Rover entró. Sentries saltaron a un lado mientras el vehículo avanzaba a través del patio hasta el edificio de la sede.

Las puertas se abrieron y Quinn saltó, seguida por la otra centuri. Sacaron a alguien de la parte trasera del Rover y arrastraron a quien fuera al edificio.

Cambió de rumbo y corrió para alcanzarlas, al ojiverde detuvo su precipitada prisa en el porche.

—Tenemos que prepararnos para un ataque—dijo Quinn—Deberías quedarte en la enfermería en caso de que tengamos heridos.

—Estás herida—dijo. El lado izquierdo entero de la ojiverde estaba quemado. Grandes manchas de piel en su hombro y cadera estaban quemadas e incrustadas con escombros—Necesitas atención.

—Más tarde—gruñó Quinn, volviéndose.

Le cogió el brazo intacto.

—Quinn, ¿dónde está la Alpha? ¿Y la Prima?

Ésta giró alrededor, sus dientes descubiertos, sus ojos vidriosos de dolor y furia.

—Desaparecida.

La respiración tartamudeó hasta detenerse en su pecho, pero forzó el oleaje de pánico a un lado. Deslizó los dedos por el brazo de Quinn y apretó los dedos, dejando que sintiera cuánto confiaba y creía en ella.

—¿Qué puedo hacer?

Por un segundo, la ojiverde se balanceó y ella se acercó, protegiéndola de cualquier persona que pudiera estar mirando.

Ésta estaba en el mando ahora, y la Manada necesitaba un líder fuerte. No podía parecer débil.

—Tenemos que estar listos para cualquier cosa—dijo Quinn—La Alpha puede resultar herida. Posiblemente la Prima también.

—Oh Dios—murmuró—Quinn, ¿qué pasó?

—Una explosión—negó con la cabeza como si tratara de aclarar sus pensamientos—Tenemos un prisionero, un humano. Necesito interrogarlo ahora. Puede que sepa a qué nos enfrentamos.

—Por lo menos, déjame limpiar tus heridas.

—No—le tomó la mejilla—Si nos atacan, Mike tiene órdenes de evacuar el Compuesto. Quiero que vayas con los otros.

Se puso rígida.

—Soy un médico, Quinn. No puedo dejar la pelea. Tú lo sabes.

Ésta gruñó, su lobo bajo control. Pelaje claro se extendía por su pecho, sobre su abdomen. Sus caninos sobresalían, volvió a gruñir.

—Quinny, tendré cuidado—dijo con dulzura, acariciándole la cara hasta que se su lobo se relajó—No te preocupes por mí.

—Tuve que dejarla—dijo Quinn con aire vacío—Tuve que dejar atrás a la Alpha.

—No lo harías si hubiera habido otra opción—la besó—Yo sé eso. Hubiera querido que nos protegieras.

—No quiero dejarte.

—No lo estás haciendo—sonrió, aunque tomó cada onza de fuerza de voluntad que tenía—Estaré a través del Compuesto en la enfermería. Espero que me informes para que pueda cuidar esas heridas en cuanto estés libre.

La rubia asintió.

—Tal vez necesite que traigas a Verónica ya Toni aquí. ¿Están bien?

—Lexa las llevó a correr. Estaban mucho mejor cuando regresaron. ¿Por qué?

—Este prisionero. Dice que las conoce.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5648
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por monica.santander el Dom Jun 17, 2018 10:56 pm

Hola!!! Todo es una maldita locura!!!!
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4408
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por micky morales el Lun Jun 18, 2018 7:51 am

Esto esta buenisimo, no puedo esperar a ver que pasa!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7022
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 3:) el Lun Jun 18, 2018 9:00 am

Hola morra,....

Que Kitt no empiece con las alucinaciones de muerte jaja
Quinn se tiene que sentar y armar todo!!!
A ver cuánto tarda britt y Rafe en llegar???

Nos vemos!!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5630
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 23l1 el Lun Jun 18, 2018 7:49 pm

monica.santander escribió:Hola!!! Todo es una maldita locura!!!!
Saludos





Hola perdida, o no¿?! jajajaaj las cosas se ponen mejor, pero peor a la vez, no¿? XD Saludos =D






micky morales escribió:Esto esta buenisimo, no puedo esperar a ver que pasa!!!!





Hola, jajaaja que bueno q te lo parezca! JAjajaaj bueno aquí acabo la espera! Saludos =D







3:) escribió:Hola morra,....

Que Kitt no empiece con las alucinaciones de muerte jaja
Quinn se tiene que sentar y armar todo!!!
A ver cuánto tarda britt y Rafe en llegar???

Nos vemos!!!!





Hola lu, =O jajajajajaajaj xD dices tu¿? jajaajajajaj. Ooooh si! y espero lo haga ya! Nada espero xD Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5648
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 23l1 el Lun Jun 18, 2018 7:51 pm

Capitulo 20



Betty abrió la parte trasera del Town Car y Francesca entró.

Hiram se sentó en el lado lejano del asiento de cuero de felpa exudando el aire de confianza y derecho de un hombre acostumbrado a ocupar la silla central en la sala de juntas de una compañía Fortune 500.

Su traje a rayas de carbón, camisa de seda monocromática, y corbata a juego con sutiles rayas complementaban su melena plateada. Su pelo estaba cuidadosamente diseñado, y su línea de mandíbula apretada y su frente libre de arrugas sugerían un mejoramiento quirúrgico.

Hiram Corcoran, líder secreto de Humanos Unidos por la integridad de las especies, fue vano.

Francesca sonrió para sí misma. El narcisismo era una debilidad que debía explotarse.

Betty cerró la puerta del coche detrás de ella y Francesca se deslizó al centro del asiento.

La noche era cálida y no se había molestado con ningún tipo de envoltura. Hiram luchó, y fracasó, no mirar a sus pechos, apenas contenidos en un bustier de satén rojo, suelto, antes de que su mirada se dirigiera hacia sus pantalones negros y su abdomen expuesto.

Se había alimentado bien al levantarse, pero la presencia de una presa tan vulnerable despertó su deseo de cazar. Apoyó una punta del dedo en la parte superior de su mano.

—Sé que no has venido todo esto sólo para hablar conmigo—se rió—Por supuesto, siempre podía esperar.

—Me temo que esta noche se trata de negocios—dijo Hiram, sonando casi como si realmente lo lamentara.

Sabía que odiaba a Praeterns, pero como tantos humanos parecía fascinado por lo que odiaba.

—Bueno, supongo que tendremos que dejar de lado el placer—Francesca deslizó su mano entera sobre su muslo y lo envolvió en una esclavitud sutil.

Su ritmo cardíaco se aceleró instantáneamente. Su sangre se precipitó más rápido por sus arterias, pulsando caliente y gruesa bajo sus dedos. Su polla se tensó, y por el rígido conjunto de su mandíbula, no estaba acostumbrado a que su cuerpo respondiera sin su permiso.

—Por ahora.

Hiram se aclaró la garganta y se empujó hacia atrás en su asiento, casualmente doblando el frente de su chaqueta de traje sobre el montículo en su entrepierna.

—Tuvimos una entrada en una de nuestras instalaciones anoche. Santana López lideró el ataque.

—Realmente—esperó, preguntándose cuánto de la verdad él tenía la intención de decirle.

Hasta ahora, había guardado los detalles específicos de lo que sus experimentos implicaban de los otros Señores de la Sombra. No le había importado, porque cuanto menos supiera, menos culpable sería si estuvieran expuestos.

Por otro lado, el conocimiento era el poder, y ella quería tanto de lo que podía obtener.

—Santana no parece del tipo de burlarse de la ley sin una buena razón. Ella es, después de todo, una figura pública y la representante de todas las especies Praetern en Washington. ¿Cómo sabes que fue ella?

—Tenemos...testigos.

Asintió con la cabeza, insegura si sabía que Betty había estado ahí cuando llegaron las fuerzas de Santana, y si lo hizo, si lo reconocería.

Clara Standish era consciente de la participación de Betty, por supuesto, pero dudaba de que Clara compartiera todo lo que sabía con Hiram, o cualquier otra persona.

En este elaborado juego, todos tenían secretos.

—Ya veo. ¿Qué estaba buscando?

—No podemos estar seguros, por supuesto, pero creemos que ella estaba actuando en la desinformación. Tenía la falsa impresión de que de alguna manera había detenido a algunos de sus...Manada.

—¿Por qué alguien querría que ella pensara eso?—sabía de los experimentos de Hiram con hembras humanas destinadas a producir una toxina sintética que causaría la fiebre Were casi universalmente fatal en los humanos.

El desencadenar una sustancia tan virulenta entre la población humana induciría el pánico mundial y convertiría a los humanos contra los Weres.

Incluso Santana abandonaría su intento de trabajar con los humanos si la autonomía de la especie Were estuviera en peligro.

Betty había informado de que varias hembras Were habían sido encarceladas y eran objeto de experimentación.

Hiram y Clara Standish no habían compartido esa información con nadie.

Si mantenía a Hiram hablando, tal vez descubriría por qué.

—¿Cuál sería el posible uso de Weres para ti?

—Ninguno, por supuesto—Hiram mintió.

—¿A menos que, por supuesto, esperas encontrar algún modo de controlarlos?

Hiram hizo una mueca.

—Como si eso fuera posible. La única manera de controlar un Were es con balas de plata.

—¿Y qué podría esperar Santana por una maniobra tan obvia como atacar uno de tus laboratorios?

—¿Quién puede saber qué motiva a las criaturas irracionales como estos Weres?—Hiram se encogió de hombros—La cuestión es que es peligrosa y necesita ser detenida.

—Estoy de acuerdo—dijo trazando lentamente las yemas de sus dedos a lo largo del pliegue agudo de sus pantalones—Santana López es una oponente formidable e impredecible. Pero es muy visible, y cualquier ataque contra ella es muy probable que traiga un clamor público y un escrutinio intenso. Habíamos acordado que intentaríamos disuadirla de perseguir los objetivos de la Coalición y convencerla de nuestra agenda antes de recurrir a más...medios enérgicos.

—Es cierto—dijo Hiram suavemente—Pero eso fue antes de este acto abierto de agresión. No sabemos qué podría hacer a continuación.

—¿Cuánto sabe Santana?—dudaba de que Hiram tuviera idea de lo agresiva que podía ser la Alpha.

Betty había dicho que había mujeres Were jóvenes en ese laboratorio, y si eran de Santana o no, no importaba. Ésta nunca descansaría hasta que descubriera quién era el responsable.

Hiram los ponía a todos en gran riesgo, su utilidad estaba llegando rápidamente a su fin.

—¿Sabe quién estaba detrás del trabajo ahí?

—No hay manera de que ella pudiera—dijo Hiram—Hemos hecho todo lo posible para proteger las identidades de los investigadores. Ninguno de los científicos conoce la naturaleza exacta de nuestros experimentos. Incluso la ubicación de los laboratorios está camuflada.

—Alguien debe estar proporcionándole información, o ¿por qué habría roto dentro?

—Como dije—Hiram dijo lentamente, ajustando los puños. Los eslabones de diamantes brillaban en sus mangas—Desinformación. De todos modos, tenemos que suponer que determinado sitio ya no es viable. También tenemos que asumir que López comenzará a buscar otros laboratorios.

—Me imagino que tu seguridad es muy vigorosa.

—Oh, lo es. Todos los que trabajan en proyectos sensibles son monitoreados constantemente, su acceso a los laboratorios está limitado a áreas específicas de trabajo, y cualquier tipo de transmisión de datos, dentro o fuera del sitio.

—Entonces no es probable que descubra nada.

—Improbable, pero no imposible.

Se cansó de su juego.

—Tú, por supuesto, tienes un plan.

Él sonrió y miró su Rolex de platino.

—Hemos tenido que abandonar la instalación. Desafortunado, pero necesario. Mi preocupación ahora es evitar nuevas interferencias de Santana López.

Por fin, estaba llegando a la razón de su visita.

Se acercó hasta que su muslo descansó contra el suyo y sus pechos le rozaron la manga. Lo cautivó lo suficiente como para nublar su pensamiento, pero no lo suficiente como para que lo notara y tratara de resistirse.

Podía dominarlo mentalmente, pero no quería despertar sus sospechas.

Sólo quería que se desinhibiera lo suficiente como para revelar sus intenciones.

—¿Cómo?

—Tenemos que matarla o neutralizarla...—dijo Hiram, su atención cambiando lentamente de su rostro a sus pechos, sus palabras frenando—Si la matamos...Si la matamos, ella se convierte en una mártir. Pero si la desacreditamos, la tenemos retirada de la Coalición...

—¿Qué, querido?—murmuró rozando sus labios por la parte inferior de su mandíbula—¿Qué necesitas hacer?

—Todo el mundo vio esa foto de ella cuando perdió el control.

Hiram pareció perder el curso de su pensamiento, y ella encontró su mano y la guio hasta su parte superior.

—¿Qué pasa con la imagen, Hiram?

—Animales. Sólo son animales.

—Lo sé—casi sonrió.

Los humanos eran tan terriblemente fáciles y, en última instancia, tan terriblemente aburridos. Nunca había sido capaz de capturar la mente de Santana y habría sido decepcionada si hubiera sido capaz de hacerlo.

La Alpha se había acercado a dominarla más que a cualquier ser que hubiera conocido, y después de una época de cautivar a otros, se había sentido encantada de ser embelesada.

Ahora mismo, sin embargo, le dio la bienvenida a su habilidad para manipular a su presa.

Rozó sus incisivos sobre el pulso que le rodeaba la garganta y él jadeó.

—¿Qué es lo que quieres hacer, querido Hiram?

—Obligarla a mostrar al mundo lo que realmente es.

—¿Cómo?

—Matar a todos los que ama.

—¿Por qué me lo dices?—perforó la piel de su cuello y permitió una infusión lenta de sus hormonas de alimentación para entrar en su torrente sanguíneo.

Si se alimentaba de él plenamente, él lo haría, y no quería que recordara que estaba esclavizado.

Su sangre se deslizó en su boca y tragó. Tanto más delgada que la de un Were, pero la sangre era siempre placentera. Su clítoris se tensó con la primera oleada de sangre. Él jadeó y su polla se hinchó contra su cadera.

Sólo un momento más y ella tendría que parar.

—¿Qué es lo que quieres?

—Tú ayuda.

—Dime.





*****


—Una vez más—dijo Santana—Casi lo hemos conseguido. Empuja otra vez, Emily.

Ésta gruño, y ella sintió la presencia de otra Alpha lobo en el espacio a su lado. Su propio lobo cargando a la invasión, gruñó una advertencia.

El cuerpo de Emily se volvió más grande, más pesado, una forma aplastante en el aire húmedo y lleno de polvo. Incluso en la tenue luz, podía ver la transformación de la otra morena, una transformación que no podría hacer.

Ella no estaba cambiando, fue detenida a medias, era un lobo híbrido completamente funcional, un retroceso a milenios pasados, cuando los progenitores de la especie caminaron sobre dos piernas mientras se transformaron parcialmente.

Ahora sólo los Alphas más fuertes y sus compañeros conservaron esa habilidad.

Hasta Emily.

Pero incluso en su media-forma, la moren era diferente a cualquier otro Were que hubiera visto.

Las características de Emily estaban ausentes, su pelaje escondido, sus garras y colmillos enfundados. Excepto por su tamaño, sus rasgos eran más Vampiro que lobo.

Nunca había visto a nadie, ni siquiera a otro Alpha, liberar a su lobo mientras todavía estaba en la piel.

El lobo de Emily gruñó, sus ojos destellaron de oro.

Rugió en reto y sujetó una garra completamente formada alrededor del cuello de la otra morena. Apretó hasta que la respiración se detuvo en la garganta y tiró de ella hasta que estuvieron ojo a ojo.

Soltó a su lobo y dejó que Emily viera el poder de un Alpha de sangre completa.

—Sujeta a tu lobo o te arrancaré la garganta.

Ésta se estremeció, sus ojos parpadeaban carmesí y lentamente se desvaneció el café de lobo.

Aflojó su agarre y Emily jadeó y se estremeció. Lentamente, su cuerpo se acomodó en su forma normal.

—¿Qué pasó? No recuerdo ¿Alpha?

—Tu lobo quiere salir de aquí. Yo también—dijo dejándolo ir. Se preocuparía más tarde por lo que acababa de presenciar—Ahora ayúdame a sacar este maldito trozo de acero de nuestro camino.

Juntó todas sus fuerzas, y esta vez cuando ellas empujaron hacia arriba, la viga se movió otra pulgada.

La oscuridad parecía iluminarse.

Percibió un aroma de aire fresco, la primera respiración libre de humo que había tenido en lo que parecían horas.

El velo gris que había caído sobre ella desde la explosión comenzó a levantar.

El efecto de la plata que la había debilitado y embotado sus sentidos se estaba disipando.

Oía la brisa que crujía entre los árboles, la vida perfumada que corría por el bosque. Su piel hormigueaba y cada sentido se afilaba. Su lobo se alzó, alerta y buscando.

¡Brittany!

Brittany estaba cerca.

Su lobo rasgó su interior en un frenesí.

—Brittany—rugió—¡No! Regresa.

—¿San? ¡San!—la voz de Brittany se alzó en triunfo y alegría—San, estamos casi a ti. ¿Estás herida? ¡San!

—Regresa—gritó furiosamente—Saldremos. No estás a salvo aquí.

—Me iré tan pronto como estés libre.

—Están a sólo unos metros de distancia—dijo Emily—Brittany y Rafe.

—¿Las sientes a ambas?

Emily asintió.

—Sí.

—¿Justo encima de nosotras?

—Sí.

—Britt, espera donde estés hasta que movamos este último obstáculo. La escalera podría colapsar. Tienes que ser despejada.

—Ve lentamente—dijo Brittany—Hemos reforzado las paredes encima de ti lo mejor que podemos. Seguiremos apoyándonos desde nuestro lado.

—Maldita sea, Brittany.

—No pierdas el tiempo, San. No te estoy dejando.

—Sólo ten cuidado—miró a Emily—Esto puede caer sobre nuestras cabezas cuando movamos esta última viga del camino.

Ésta sonrió.

—Entonces supongo que averiguaremos cuál de las dos puede saltar más lejos. ¿Estás preparada para un desafío, Alpha?

Gruñó y miró las manchas del cielo que se mostraban a través de las grietas en la barrera que había sobre ella. Olía a su rubia, sentía los latidos del corazón de sus jóvenes ecos en su pecho.

Presionó sus hombros magullados y sangrantes contra el acero dentado y llamó a la voluntad y fuerza de su lobo.

—Ten cuidado con lo que pides, señor de la guerra. Ahora déjame ver lo fuerte que realmente eres.

Su respiración se convirtió en fuego en su pecho, sus músculos se estiraron y se arrancaron de sus huesos, su conciencia se estrechó hasta que todo lo que sabía era dolor y furia y la loca necesidad de llegar a su compañera.

El metal gritó, piedra agrietada y destrozada, y un torrente de roca llovió sobre ellas.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5648
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 3:) el Lun Jun 18, 2018 9:06 pm

hola morra,...

es bueno que llegaran a una especie de salida,..
ahora falta ver como esta kitt??
y sobretodo descuartizan a san??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5630
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por micky morales el Miér Jun 20, 2018 10:03 am

Esa traidora de la viceregal con ese loco de Hiran se merecen lo peor, solo queda que San, Britt, emily y Rafe salgan bien de todo eso para salvar a Kitty!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7022
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 23l1 el Miér Jun 20, 2018 8:29 pm

3:) escribió:hola morra,...

es bueno que llegaran a una especie de salida,..
ahora falta ver como esta kitt??
y sobretodo descuartizan a san??

nos vemos!!!





Hola lu, algo es algo, no¿? Espero y este cap nos de buenas noticias...en todos los sentidos xD Saludos =D






micky morales escribió:Esa traidora de la viceregal con ese loco de Hiran se merecen lo peor, solo queda que San, Britt, emily y Rafe salgan bien de todo eso para salvar a Kitty!!!!




Hola, a mi tmbn :@ que se creen¿? ¬¬ Espero que se cumpla lo q pides xq ellos no se pueden salir con la suya, menos si estan haciendo mal a la gente buena ¬¬ Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5648
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 23l1 el Miér Jun 20, 2018 8:31 pm

Capitulo 21




Rachel llamó suavemente a la puerta de la habitación de Toni y Verónica.

Estaban físicamente lo suficientemente bien para regresar al cuartel, pero ninguna de las dos parecía ansiosa por salir de la enfermería, y eso la preocupaba.

No era natural para cualquier Were escoger estar separado del resto de la manada, pero particularmente no de los adolescentes.

Weres muy jóvenes dormían juntos en el vivero en un revoltijo, a menudo cuatro o seis en una cama, muchos cambiando involuntariamente mientras dormían.

La presencia de cuerpos cálidos y familiares y aromas reconfortantes ayudó a disipar el efecto a veces desorientador de despertar como un lobo. A medida que crecían y aprendían a controlar sus cambios, los adolescentes se consumieron con la definición de sus lugares en la jerarquía de la Manada, formando intensas amistades con Weres de ambos sexos, pelear, enredar, evaluar posibles compañeros.

Verónica y Toni habían pasado tiempo en el entrenamiento de sentrie, donde habían vivido, comían, trabajaban y dormían con sus compañeros de manada en los cuarteles.

Para ellas querer quedarse solas ahora no era saludable.

Volvió a llamar.

Ellas sabían que era ella por su olor, pero no iba a meterse sin permiso. Habían tenido demasiado de eso en las últimas semanas.

Toni retumbó:

—Entre.

—¿Tuvieron una buena carrera?—preguntó.

La habitación estaba iluminada por la luz de la luna plateada que fluía a través de la ventana abierta, y Toni, desnuda a excepción de un par de vaqueros, parecía cautelosa y desconfiada. Ocupaba su posición habitual con la espalda contra la pared, mirando la puerta, poniéndose entre Verónica y cualquier amenaza potencial.

Verónica, con una camiseta negra y BDUs de camuflaje, yacía acurrucada en la parte superior de su camilla, con los brazos envueltos alrededor de la almohada y las rodillas extendidas hasta su sección media.

Parecía pequeña y herida, y su corazón lloraba.

—Mike nos llamó para regresar antes de que llegáramos muy lejos.

Los ojos de Toni relucían de oro, su lobo rondaba, inquieto.

—Entonces escuchamos la alarma. Podemos luchar. Estamos listas.

—Todavía no hay pelea—dijo, considerando cuánto decirles. Dolía por protegerlas, pero ese tiempo había pasado—Quinn tiene un cautivo, un humano. No sabemos mucho de él, pero él dice que te conoce. Desde el laboratorio.

Verónica jadeó y Toni saltó a sus pies, gruñendo.

—La Alpha no está aquí ahora, pero es posible que quiera que lo veas—habló con calma, ignorando que Toni estaba a punto de cambiar.

Ésta era volátil, apenas en control, pero tenía que darle la oportunidad de controlarse. Tenía que saber que ella y su lobo eran uno, como siempre lo habían sido, y la Manada confió en ella.

—Sé que no te acuerdas mucho de los humanos que te encarcelaron, y eso está bien.

—Sólo recuerdos rotos—murmuró Verónica. Se sentó, con los brazos firmemente doblados alrededor de su cintura, y miró a Toni—¿Qué es lo que la Alpha necesita que hagamos?

—Quinn está hablando con él ahora. Si lo ves, puede que recuerde más—no vio ningún punto al decir que la Alpha estaba desaparecida. La Alpha volvería. Cualquier otra posibilidad era impensable—¿Cómo te sientes sobre eso?

—Haremos lo que el Alpha necesite—dijo Toni.

—Sé que lo harán—sonrió suavemente—Pero yo quiero saber cómo se sienten acerca de hacerlo.

—¿Qué importa cómo nos sentimos?—Toni gruñó—Somos guerreras. Seguimos la orden de la Alpha.

—¿Crees que no le importa cómo te sientes? ¿Que no me importa?

—No nos importan los sentimientos—dijo Verónica con aplomo, sonando amarga pero más fuerte que antes.

—Te han hecho daño—le dijo—Lo sabemos. Todos dolemos por ti.

—No lo hagas—dijo Verónica—No queremos que tengas piedad de nosotras.

—La piedad no es lo mismo que el amor—quería reunir a las dos para calmarlas, curarlas. Su vergüenza, su dolor y su culpa la ahogaban, y estaban tan equivocadas. Fueron tan desgarradoramente valientes. Pero no necesitaban sus lágrimas—La Alpha decidirá qué hacer con él. Y sé que harán lo que ella pida.

—¿Adónde se fue?—preguntó Verónica.

La Manada tenía pocos secretos, viviendo como lo hacían en una comunidad intensa, conscientes de los impulsos y deseos y necesidades de cada uno.

No solía discutir los planes de batalla con los adolescentes, pero éstas no eran sólo los adolescentes. Estos eran dos lobos jóvenes que ya no eran jóvenes en nada excepto años, ya sazonadas en la peor clase de batalla.

Necesitaban honestidad y respeto.

—La Alpha volvió a la instalación donde las retuvieron. Puede haber otros cautivos.

Verónica gimió, un grito angustiado atrapado en su garganta.

—No. La Alpha no habría dejado a nadie.

—No podemos estar seguras. Ellos podrían estar escondidos en alguna otra parte de la instalación. Tus captores encontraron una manera de evitar que la Alpha te detecte.

Toni se estremeció y sus ojos brillaron.

—No podía sentir al Alpha, no podía sentir la Manada. El aire estaba...mal. Punzante, amargo.

—Te envenenaron.

—Debería haber vuelto con ellos esta noche—dijo Toni—Recuerdo...algunas cosas. Lugares que nos llevaron. Podría haber ayudado.

—¿Recuerdas a un humano, un hombre grande con el cabello negro largo y los ojos oscuros?

Toni sacudió la cabeza, paseándose de un lado a otro delante de su estrecha cama.

—Caras. No puedo ver las caras.

—Lo harás, lo estás haciendo bien.

—Maté a uno. Recuerdo su sangre en mi boca—Toni la miró, preguntas en sus ojos atormentados.

—Sí, lo hiciste. Cualquiera de nosotros habría hecho lo mismo. No hay vergüenza en eso.

—Todavía quiero matarlos.

—Por supuesto que sí. Nosotros también—le tomó el rostro y se quedó muy quieta, pero no se alejó. Acarició sobre el borde afilado del pómulo, apartó el pelo de sus ojos—Lo que sientes es importante. Lo que haces acerca de lo que sientes es lo que te define. Eso depende de ti, Toni. Confío en ti. Todos lo hacemos.

—Recuerdo olores, toques. Dolor, recuerdo el dolor, y—Toni abruptamente gruñó tan violentamente, ella casi gruñó una advertencia.

No era dominante, pero su lobo instintivamente respondió a la amenaza. Calmó a su lobo, esperando que Toni se asentara. Había sentido una oleada de rabia y, inesperadamente, emoción.

Lo que recordaba la había despertado.

—Quiero verlo—dijo Toni con un tono bajo y fuerte en su voz.

Sus ojos brillaron oro de nuevo y sus caninos sobresalieron por detrás de su labio superior. Las feromonas nublaban el aire.

Toni era una joven dominante madura, y ella estaba en celo.

Retrocedió un paso.

—No, Toni. Ahora no.

Ésta gruñó, su rostro se hizo más agudo, su piel resplandeciente de brillo sexual.

—Escúchame—dijo suavemente—No quiero que respondas a mi llamada.

—No me importa—Toni se acercó, su línea de pelaje se encendió.

La más alta era ferozmente hermosa, potente y preparada.

Caminó una fina línea entre continuar estimulándola si se quedaba, animándola por su misma presencia y arriesgándose a sufrir una lesión adicional a la autoestima de Toni negándole la oportunidad de refrenar a su lobo.

Ni siquiera estaba segura de que pudiera contener sus impulsos, pero necesitaba darle la oportunidad. Con suavidad, dijo:

—Conoces las reglas. Mi elección quién responde a mi llamada.

Toni se estremeció y jadeó.

Repentinamente se calentó, la piel hormigueó como si hubiera sido electrificada, y su cuerpo se aceleró. Su necesidad aumentó, alimentada por la inundación de los neuro-estimulantes establecidos por el Were que se dirigía hacia ellas.

Quinn estaba llegando.

La percibió desde el otro lado del patio.

La ojiverde se acercó más, posesiva y agresiva. Si se echaba sobre ellas ahora, Toni atacaría y Quinn probablemente la mataría.

Proyectó sus pensamientos, nunca cuestionando si podía llegar a la rubia.

Estoy bien. No le hagas daño.

Ella está desafiando.

No. No, no lo hace. Quinn, no le hagas daño.

La puerta detrás de ella se abrió de golpe y giró alrededor, la ojiverde estaba enmarcada por el resplandor dorado de las luces en el pasillo detrás de ella.

Sus cabellos brillaban y sus ojos verdes resplandecían tan calientes como brasas. Tenía el pecho desnudo, los pechos apretados, la pesada línea de pelaje cruzando su rígido abdomen. Sus garras estaban abajo y los caninos extruidos.

Goteaba sexo y adrenalina.

—Mía—gruñó Quinn.

Toni levantó la cabeza y un retumbar se alzó de su garganta.

Quinn, espera. Por favor.

Detrás de ella, la rubia gruñó de nuevo, un tono tan peligroso y tan primitivo que quería estar debajo de ella, sus dientes enterrados en la garganta, Quinn enterrada dentro de ella.

Luchó por el control, luchó para proyectar la calma. Su lobo aulló para liberarse, por una compañera.

—Toni—murmuró, sosteniendo su lugar entre las dos—Toni, yo elijo a Quinn.

El pelaje de Toni rodó bajo su piel, su mandíbula alargada, sus ojos inclinados.

Comenzó a cambiar.

—Toni—dijo Quinn bruscamente—Sostén a tu lobo. Te necesitamos aquí.

Contuvo la respiración, viendo cómo Toni luchaba por obedecer a la imperator de la Manada.

Ésta aspiró con una respiración temblorosa y su lobo retrocedió. Suavemente, susurró:

—Sí, Imperator.

—La próxima vez, cuida tu lugar, cachorro—Quinn se acercó detrás de ella y envolvió un brazo alrededor de su cintura empujándola contra su pecho.

El calor se derramó desde el torso desnudo de la rubia a través del cuerpo como si estuvieran piel a piel.

Gracias—arqueó la espalda, exponiendo su cuello, y la rubia rozó su garganta con sus caninos.

No volveré a ser tan generosa.

Sabía que Toni estaba observando, sabía que necesitaba que le recordaran una de las reglas más básicas de la Manada una mujer siempre eligió quién contestó a su llamada.

Su mente evaluó el bienestar de su paciente, pero su cuerpo se rindió al placer abrumador de las manos de Quinn en ella. Sus pechos hormigueaban, su vientre rodaba de necesidad, y su clítoris se expandió.

Balanceó sus caderas en la entrepierna de la rubia, invitándola a tomar más. Por más que pudiera, no podía resistir la necesidad de rugir a través de ella.

—Rachel es mía—dijo Quinn a Toni, pasando ambas manos arriba y abajo del cuerpo de la castaña, le sacó la camisa de la cintura de los pantalones y deslizó la mano por debajo—Recuerda eso.

—Sí, Imperator—Toni retrocedió hasta que sus piernas golpearon la cama y se sentó, sus manos entre sus rodillas, sus ojos bajaron el foco en algún lugar entre ellas.

Rachel alcanzó detrás de la cabeza de Quinn y pasó sus dedos por el cabello, girando su cabeza para morderla en la mandíbula.

—Ella no me tocó.

Quinn la besó.

—Si lo hubiera hecho, estaría sangrando en el suelo debajo de mí ahora mismo.

—Tú reclamas derechos que no tienes.

—Entonces dámelos—extendió su mano sobre su bajo vientre, sus garras presionando su vientre.

Sus dientes le penetraron en el hombro tan rápido como un relámpago, y el sexo de Rachel se preparó.

No podía luchar contra su lobo, sus instintos y su corazón a la vez.

—Sí—susurró—Sí.




*****


Brittany tosió el polvo de sus pulmones, su corazón latiendo furiosamente.

—¡San!

El ruido de la piedra y el chirrido de un metal moviéndose finalmente se detuvo, y ella escuchó, dispuesta para responder con cada pizca de su ser.

El silencio era sofocante.

Incluso el rugido crepitante del fuego que asolaba el bosque circundante y los gritos de animales aterrorizados habían desaparecido. Sacudiendo la arena de sus ojos con la parte de atrás de su brazo, comenzó a bajar lo que quedaba de las escaleras.

—Espera—grito Rafe, agarrando su brazo—Déjame ir primero.

—No—sacudió con fuerza su brazo libre.

Había esperado bastante.

Su morena estaba cerca y nada se interponía entre ellas ahora. Saltó sobre una brecha en la escalera agrietada e inclinada, aterrizando en una estrecha cornisa de piedra que daba a un abismo.

Miró hacia abajo.

—¿San?

Sólo la oscuridad la aguardaba.

La desesperación, negra y pesada, se filtraba por ella como veneno. Lo único que le impedía saltar a la caverna bostezando en busca de su morena era la presencia cada vez mayor de los cachorros que llevaba.

No le importaba nada, sino por ellos, por los herederos de Santana y suyos, no daría el último paso.

Un aullido se alzó de su pecho, atormentado por la pena y la furia. Solo un eco, solitario y desolado, llenó su alma maltratada.

—Voy a bajar—Rafe se detuvo al borde de lo impenetrable—Si no vuelvo, hay algo que debes saber. Cuando nos separamos en el laboratorio de la noche anterior, el Vampiro que estaba ahí antes que nosotros era la senechal de la Viceregal. Betty.

Asintió con la cabeza.

—Gracias. Cuando las encuentres, llámame.

—Por supuesto.

Rafe desapareció y el tiempo se detuvo, ella volvió a gritar:

—¿San?

No podía sentirla, no podía sentirla. Cada respiración era una espada que le perforaba el corazón.

—Brittany—llamó Rafe—Hay un rellano a quince pies debajo de ti.

Instantáneamente, saltó.

La oscuridad era absoluta. Incluso sus ojos de lobo no podían ver lo que la rodeaba. Extendió una mano y sintió rocas, espigas de acero, leña ardiendo.

Su hombro tocó el de Rafe.

—Sientes…

—¿Rafe? ¿Brittany?—gruñó una voz desencarnada.

—¡Lieja!—gritó Rafe y desapareció en dirección a la voz de Kitty.

Otra grieta como un trueno, y las nubes de polvo de piedra se levantaron alrededor de sus pies. Rocas rodaron por lo que debe haber sido los restos de un pasillo.

Alguien gimió. Alguien cerca.

—¡San!—se arrodilló y pasó las manos por la irregular superficie de los montículos de escombros.

Tocó carne caliente. La carne de Santana.

Apartó las rocas a un lado, sintió que su morena se movía, y luego estaba arrodillada delante de ella, cálida, viva. Le agarró los hombros y la besó, desesperada por el sabor, el olor de ella, la presión de su carne.

Su aliento se produjo en raspones dentados. Su rostro estaba mojado de lágrimas que no se molestó en ocultar.

Santana se agarró a su cabello, la besó con un rápido y caliente golpe de su lengua, magullando su boca, bebiéndola.

Se abrió, absorbiendo el feroz poder de la Alpha, su compañera. Su vida.

—Pensé...—no pudo tocarla lo suficiente.

No podía formar palabras.

Todo lo que necesitaba era Santana bajo sus manos.

Le pasó las manos por el rostro, por su cuello y sus hombros.

—No podía sentirte. ¿Por qué no podía...?

—¿No te dije que te fueras?—Santana murmuró contra su boca, incapaz de dejar de besarla—¿Nunca escucharás?

—¿Estás herida?—raspó sus garras por la espalda de la morena. Suya otra vez—San, ¿estás herida?

—Nada serio.

—Estas sangrando.

—Sólo cortes y raspaduras. Tenemos heridas, humanas.

—¿Qué? ¿Por qué?

—Tienen fiebre—dijo Santana—Ambas están en la mitad de la transición.

—Dios. ¿Qué estaban haciendo aquí? ¿Dónde está Emily?

—Aquí—gruñó Emily—Mi brazo estaba roto pero ahora está curado. Voy a buscar a la Lieja.

—El aire aquí abajo es tóxico. Tenemos que salir de aquí.

Rafe y Emily se agolpaban junto a ellas, cada una con una chica en sus brazos.

—Estas dos siguen vivas—dijo Emily—¿Todavía quieres sacarlas?

—Sí—dijo Santana—¿Dónde está Kitty?

—Ella está...herida—dijo Rafe—Volveré por ella.

—No—dijo Santana—Britt, vuelve a la superficie. Emily, Rafe, lleva a las humanos contigo. Kitty y yo estaremos detrás de ti.

—No—dijo Emily—Llevaré a mi Lieja. Tomas a esta humana.

Santana gruñó.

—¿Tú desobedeces mis órdenes?

—Señora de la Guerra—dijo Kitty en una voz tonta y plana—Toma a las humanas, sube primero. Limpia el camino para todos nosotras.

—Sí, Lieja.

Brittany esperó a que Rafe y Emily desaparecieran en el precipitado hueco de escalera.

—¿Qué sucede?

—Kitty tiene una exposición severa a los rayos UV—dijo Santana—Necesita sangre.

—Puedo esperar—dijo Kitty.

—Ni siquiera puedes estar de pie—le agarró el hombro—Necesito alimentarla, o ella no sobrevivirá para obtener sangre unida.

—Entonces hazlo—rodeó su mano sobre el centro de la espalda de su morena—No tenemos mucho tiempo.

Santana le tomó la mano y se relajaron sobre las porciones de una pared colapsada hasta donde Kitty yacía. Juntas la levantaron hasta que estaba acunada contra el pecho de su morena.

Ella guio la cabeza de la ojiverde al cuello de su morena.

—Kitty, debes detenerte antes de debilitarla.

Ésta estaba más allá de oír. Su boca ya estaba contra el cuello de Santana, sus dientes en su garganta, ésta jadeó y la alcanzó.

—Ven aquí, compañera—murmuró, acariciándole la mejilla. La besó y su morena gimió contra su boca.

Probó su poder, el calor de ella, y su cuerpo se agitó. La besó y la besó hasta que la ojiverde se alejó con un jadeo.

—Gracias—dijo Kitty—Estoy en deuda contigo.

Santana se estremeció, sus manos temblando en sus hombros, ella le acarició la cara.

—Tenemos que irnos ahora.

—Sí—dijo Santana con voz ronca.

Emily dijo:

—El bosque está ardiendo. Deprisa.

Kitty desapareció en la escalera por encima de ellas.

—Britt—dijo Santana—Eso no fue…

—Lo sé—la besó—Vamos a casa, Sanny.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5648
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 3:) el Miér Jun 20, 2018 9:50 pm

hola morra,...

bueno al fin las tienen,...
a ver que pasa con verónica y toni???
bueno tres de tres!! al fin cedió rachel!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5630
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por micky morales el Jue Jun 21, 2018 7:39 am

Al fin Rachel, pense que se resistiria para siempre, por suerte ya van hacia la salida, ahora a casa!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7022
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche III (Adaptada) Cap 21

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 15 de 15. Precedente  1 ... 9 ... 13, 14, 15

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.