Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Justicia III (Adaptada) Cap 29
Hoy a las 6:15 pm por micky morales

» FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26
Hoy a las 6:03 pm por micky morales

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «The rain of stars»
Hoy a las 8:01 am por Klainefan

» BRITTANA Si fueras mía capitulo 18
Lun Sep 10, 2018 10:05 pm por 3:)

» BRITTNA Tatuaje para dos capitulo 9
Lun Sep 10, 2018 9:58 pm por 3:)

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:53 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Jue Ago 30, 2018 6:50 pm por 23l1

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:13 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Lun Ago 27, 2018 7:11 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:05 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Tal Vez (Adaptada) Epílogo
Lun Ago 27, 2018 7:03 pm por 23l1

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Lun Ago 27, 2018 8:57 am por SbQ_04

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Ago 10, 2018 1:00 am por Keniaortiz

» BUSCO FANFIC BRITTANA
Vie Jul 27, 2018 9:17 pm por Sanny25

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 7 Cont. Cap. 8
Sáb Jun 16, 2018 12:24 pm por Tati.94

» Fanfic: "One Shots Brittana"
Lun Jun 11, 2018 7:45 pm por 23l1

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 35 y prolongo fin
Lun Jun 04, 2018 10:30 pm por 3:)

» BRITTANA la guarda espaldas capiculo 7,8 y fin
Mar Mayo 22, 2018 11:41 pm por 3:)

» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 13
Lun Mar 19, 2018 6:38 pm por 3:)

» Fic BASADO en bad moms
Miér Mar 14, 2018 9:54 pm por BrittanaBrittana

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
23l1
 
Klainefan
 
3:)
 
micky morales
 
Gabriela Cruz
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Página 19 de 22. Precedente  1 ... 11 ... 18, 19, 20, 21, 22  Siguiente

Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 3

Mensaje por 23l1 el Dom Ago 05, 2018 8:35 pm

[center]Capitulo 3[/center]




Emily salió de la guarida de Kitty y se dirigió hacia el río, bordeando los bordes del parque de Washington, lleno de caminantes de última hora, paseadores de perros y padres empujando cochecitos.

Siguiendo las calles y callejones, se deslizaba hacia las sombras cada vez que un transeúnte le daba más que una mirada superficial.

Los humanos vieron lo que esperaban ver una, criatura peluda de cuatro patas con una cola y una cara canina de un perro, a pesar de que su lobo era más grande que el tamaño promedio.

Era más rápida que un perro, más ágil, y, a diferencia de los perros, capaz de evaluar y hacer estrategias también en cuatro patas como pudo en dos.

Su lobo quería correr, cazar, y sabía dónde tenía que ir. En cuestión de minutos había llegado a orillas del Hudson y se volvió hacia el norte. El terreno que bordeaba el río, a medida que entró en las montañas de Adirondack estaba en gran parte sin desarrollar, bordeada por bosques, tierras de cultivo de primera, y la cabaña ocasional verano frente al mar.

Las granjas se sentaron muy atrás del río, por encima de las llanuras aluviales donde el río arrojó su rico lodo cuando se desbordó de su ribera después de que una fuerte lluvia o nieve primaveral derretida.

Los senderos—ciervos, zorros, lobos, y gatos—pasaron por los bosques y los pastos, invisibles para la mayoría de los humanos, pero tan familiares para Emily como las autopistas en las que viajaba en automóvil.

Corrió como nunca pudo en la piel—sus miembros se extendían al ritmo de la tierra que se ondulaba bajo sus patas, con la boca abierta, saboreando el aire, los árboles, la maleza—absorbiendo el mundo a través de sus poros y limpias sin barreras artificiales para aislarla.

Su lobo, desatado después de semanas de dolor y encarcelamiento, corrió con una alegría desenfrenada y feroz deseo de libertad.

Cada instinto la llevó a norte, hacia la tierra de la Manada, hacia su casa.

Hogar, pero ya no santuario.

El compuesto, refugio amurallado de la Alpha en el corazón de la tierra de la Manada, estaba cerrado para ella.

Había pedido por su libertad, pidió ser liberada de su juramento a la Alpha con el fin de servir a otro, y la Alpha había concedido su petición. Ya no era el centuri de la Alpha— sino la Warlord de Wilde.

Aunque cazaba en la piel, ella era más que lobo, más que un Were ahora, y bordeaba las fronteras de la tierra de la Manada, cientos de hectáreas de bosque virgen denso patrullado sólo por una red de sentries.

Una gama cruzó en su camino, vaciló ante el olor del depredador cerca, y, con un rollo salvaje de sus ojos y un chasquido de su cola nevada, juntó sus músculos y se metió más profundo en el bosque.

Su lobo tomó nota, pero no dio persecución.

No tenía hambre. Su sangre no se elevó a la llamada a la caza. Confundida, pero sin protestar, su lobo dejó que el ciervo fuera y siguió adelante. El ácido ardía en sus músculos, la respiración recorrió sus pulmones. Su lengua colgaba, su pecho se agitaba.

Y aun así corrió, desesperada por la libertad, salvaje para purgar el dolor que laceraba su corazón. La débil luz del sol parpadeaba a través de los árboles, adelgazando filamentos de oro que entrelazaban su piel al entrar y salir de la sombra.

Los dedos de calor se deslizaron a través de su pelaje, pero ella no se quemó. Así como el fuego que había atravesado para rescatar a la Alpha y a la Lieja no había podido tocarla, la luz del sol no tuvo efecto sobre ella.

Letal para los Vampiros, la radiación UV parecía incapaz de dañarla.

No Were, no Vampiro.

No temía a la verdadera muerte, pero la muerte se negaba a reclamarla.

Se detuvo una vez por un arroyo que corría por un barranco para beber agua fría y cristalina de la montaña de una reluciente piscina. Un búho ululó desde lo más profundo en el bosque, los conejos y las ardillas se agitaban en la maleza, y una vez que olisqueo un susurro de lobo—uno de los sentries en patrulla, custodiando las tierras de la Alpha.

El aroma oscuro y picante de la Manada provocaba sus sentidos, agitó una oleada de respuesta en sus células.

Haciendo caso omiso de la llamada, se sacudió una vez más, permaneciendo a favor del viento de la ubicación del sentrie. No estaba segura de su bienvenida—un lobo dominante en la tierra de la Manada, un aliado, tal vez, pero no más de la Manada.

Su presencia puede ser vista como un desafío para la Alpha, y si se desafiaba, la Alpha no mostraría sin cuartel.

Esa era la ley de la Manada.

No había venido a desafiar, y pronto tendría funciones en otros lugares.

Kitty se levantaba a la caída del sol y se alimentaba, primero de su consorte Marley y, si las heridas que había sufrido en la incursión en los laboratorios humanos no estaban totalmente curados, de Zahn u otro de sus sirvientes humanos.

La Warlord tenía que estar ahí cuando Kitty estuviera lista para convocar sus fuerzas.

No era un guardia, Rafaela estaba a cargo de los guardias Vampiro de Kitty, y Zahn supervisó la seguridad del clan. Pero todos los soldados de la ojiverde, tanto humanos como vampiros, eran a los que mandaba.

No habría abandonado la guarida, ni siquiera por la fiera necesidad de su lobo, si pensaba que la ojiverde podría estar en peligro.



En los últimos minutos de la luz del día, subió una escarpa, escabulléndose sobre rocas sueltas, empujando a través de maleza, luchando para llegar a la cima, necesitando ver el bosque que se extendía sin cesar delante de ella, anhelando una visión de la grandeza que siempre había sido su hogar.

Agazapada sobre una roca en el borde de un acantilado, observaba el sol ponerse y la luna alzarse, corazones gemelos destinados a compartir el universo, siempre separados al pasar sobre los bordes del día.

El primer rayo de luz de la luna plateada a través del crepúsculo gris, y su sangre se removió por fin.

Levantó la cabeza y aulló, atravesada por la belleza primitiva. Sus gritos cayeron en el valle del río abajo, se hicieron eco de ella, triste y solitarios, desde de los picos de las montañas que la rodeaban.

Cuando silencio era todo lo que quedaba, bajó por la empinada pendiente por donde había llegado. Si corriera todo el camino de vuelta, llegaría a la casa de la ciudad de Kitty sólo un poco después de la noche llena.

A medida que bordeaba la maleza hacia el agua, un sonido cortó el aire quieto. Con los pelos de punta en aumento, se calmó, las orejas erguidas, su nariz probando el aire. Había oído el grito de un gato.

El territorio del gato Catamount Weres estaba a unas pocas millas al este, y ocasionalmente sus grupos de ataque incursionaron en terrenos de la Manada.

En la piel, los gatos se asemejaban a los enormes leones de montaña—capa leonado dorado, colmillos de cuatro pulgadas, gruesas patas musculares y hombros poderosos.

Más salvaje que los lobos, los gatos eran enemigos jurados de los lobos Weres. Los gatos nunca habían estado bien organizados y, como resultado de sus luchas internas y la falta de una presencia militar unida, nunca se había considerado una gran amenaza para la seguridad de la Manada—lo cual explicaba por qué Santana no los había aniquilado.

Pero la indulgencia de la Alpha sólo se extendió hasta ahora. Los grupos de caza de gatos eran conocidos por atacar a lobos jóvenes y solitarios soldados, y la orden permanente a todos los lobos era a atacar a la vista, y el ataque a matar.

Se agachó y se deslizó por el matorral en la dirección de la que había oído el sonido. El viento había cambiado, y no olía nada que no pudiera reconocer—ninguna marca extranjera que no le perteneciera.

Giró la cabeza de lado a lado pero no oyó nada inusual. El sonido transportado en las montañas era tan fácilmente distorsionado y redirigido.

Podría estar persiguiendo a un fantasma, pero necesitaba estar segura. Puede que no sea centuri, ni siquiera podría ser lobo, pero su deber permaneció.

No se apartaría de un enemigo.

La orilla del río se estrechaba en un tramo rocoso bordeado por un acantilado escarpado entrecruzado por estrechas salientes, afloramientos de matorrales escamosos y montones de piedras rotas.

Las estrechas hendiduras cosían la cara de la roca, proporcionando la cobertura perfecta para el ataque desde arriba.

Desaceleró y escudriñó las sombras alargadas. Animó a sus oídos, no oyó nada. Levantó su hocico, olfateó el aire húmedo.

Nada.

A través del agua otro búho ululó. Agitó las orejas.

Tal vez eso era lo que había oído. Caminó lentamente hacia adelante, buscando. Una pequeña lluvia de piedras cayó por la pendiente. Uno rebotó sobre su hombro.

Se congeló.

¿Algo moviéndose por arriba?

No podía ver nada.

No olía nada.

Pero el instinto le dijo que no estaba sola. Se agachó y se movió hacia adelante.

Un paso.

Otro.

Un chillido de furia cortó el aire, afilado como una cuchilla. Se quedó inmóvil un instante.

Un instante que le costó como un peso aplastante aterrizó sobre su espalda y la golpeó contra el suelo.

Rocas rasparon su hocico y le rasparon el pecho.

La mandíbula se clavaban en su cuello, los dientes rasgaron los músculos de su hombro. Las garras le rozaron los flancos.

El dolor explotó en una docena de lugares a la vez.

Gruñó, con las garras rotas y los caninos chasqueando. Incapaz de alcanzar el vientre vulnerable o la garganta, rodó para desalojar a su atacante. La bestia le montó la espalda, con las extremidades envueltas alrededor de sus hombros y cuartos traseros, sacudiendo y torciendo su cuello con poderosas mandíbulas.

El fuego rugió a través de su pecho, llovió por su espalda, y gruñó y se retorció.

Su lobo era un luchador experimentado, y ahora era más que lobo.

Más fuerte, más rápida.

Girando con la velocidad de Vampiro, cogió una pata en su boca y cerró su mandíbula, torciendo y rasgando. Una cálida, rica y potente sangre llenó su boca. Su clítoris se tensó, su sexo se llenó. Sus dientes se encontraron con los huesos.

Otro grito rasgó a través de la noche y la presión sobre su cuello cedió. Sus patas traseras hicieron el agarre en el banco de piedra, y ella apalancó su cuerpo en una curva aguda, rompiendo el hueso entre sus mandíbulas. Las garras rasgaron a través de su costado, atravesaron los músculos, y ella soltó la pata, gruñendo salvajemente.

Arqueó la espalda y el peso desapareció. Girando rápidamente, se enfrentó a su atacante.

Un enorme león de montaña, con las orejas puestas atrás, los ojos azules casi negro de rabia, gritó un desafío.

Era una bestia hermosa, elegante y musculosa, sus mandíbulas anchas, caninos letales brillante, cubiertos de sangre.

Su sangre.

Ella era más pequeña pero más rápida, y saltó, hambrienta de sangre, preparada para matar. Enterró sus dientes en la garganta del gato, presionando su cuerpo cerca de la parte inferior del gato.

Si expuso su vientre a los miembros agitados y las garras mortales, el gato le arrancaría sus entrañas y le arrancaría la garganta mientras estrangulaba su propia sangre.

Un gato de este tamaño podría incluso ser capaz de matarla, pero no hoy.

Hoy la matanza era suya.

Apretó la tráquea del gato y clavó sus garras en los costados del gato, atándose a sí misma, negándose a ser desalojada, incluso cuando gritaba y rodaba, golpeando, luchando, un torbellino de poder furioso.

Pero incluso el enemigo más fuerte no podía luchar para siempre sin aire.

Su vientre ardía, su hombro emanaba sangre, pero ella se aferró. El gato se debilitó, cayó y no se levantó. Aullando triunfantemente, se montó a horcajadas sobre el cuerpo tendido, sacudiendo la cabeza gigante del gato en sus mandíbulas.

Su sexo palpitaba, al borde de la liberación. Su vientre se estremeció, apretado de necesidad.

Sintió que el latido del corazón del gato se ralentizaba, probó la vida succionada de la sangre que le caía por la garganta.

Otros segundos, y tendría su matanza.

Otros pocos segundos y…

Un sonido extraño cortó la furia de su sed de sangre. Un grito débil, delgado y desamparado.

Se quedó quieta y escuchó.

El grito volvió, se unió a otro.

Soltó su agarre en la garganta del gato, levantó la cabeza, miró hacia la oscuridad. Otra forma se materializó, llegando rápidamente, silenciosamente, otro lobo.

Saltó del gato y se agachó junto al cuerpo ensangrentado, inmóvil, frente al intruso. Gruñó una advertencia.

Su matanza.

Suya.

El lobo, una esbelta hembra gris y blanca, vacilaba, con los oídos hacia atrás, la cola recta, los pelos levantados.

Gruñó un reto.

Una sentrie, una joven, y una que conocía.

Miró al gato. Apenas respirando, apenas vivo. Volvió a olfatear el aire, capturó otro olor bajo la sangre y las feromonas nublando su mente.

Cachorro.

El gato tenía cachorro.

—Espera—señaló a la sentrie—Vigílala. Si se mueve, mátala.

El lobo más joven se agachó, gruñó suavemente, se adelantó un centímetro a la vez. Preparándose para brincar. Rechazo una orden. Ella gruñó.

Debería matar a este lobo, pero...algo estaba mal. Cambió, se puso en pie.

—Lexa, quédate abajo.

La sentrie se estremeció, se quejó, y sacudió. Un instante después Lexa se agachó sobre las rocas, con la cabeza baja.

—Lo siento, Centuri, no lo hice...no sé qué... No te reconocí.

—No importa eso ahora. Vigila a esta...

—¡Emily!—advirtió Lexa, con los ojos oscuros muy abiertos.

Se dio la vuelta.

El gato Were había cambiado como lo hacían los Weres a menudo cuando estaban muriendo. Su cabello era del mismo color leonado rubio salvaje como su pelaje había sido, situada en rizos enredados alrededor de sus hombros. La sangre seguía goteando por los cortes en su garganta y su largo vientre inclinado. Las marcas de los dientes anotaron sus pechos llenos. El hueso sobresalía de su antebrazo derecho.

Había luchado ferozmente, incluso al morir, y seguía siendo hermosa en la muerte.

La miró fijamente. Había vencido a un enemigo y todo lo que ella sentía era un vacío aplastante.

Dentro, su lobo aullaba de dolor y furia.

Se arrodilló junto a la hembra caída.

¿Quién eres tú?

Ojos del color del cielo, brillantes de dolor, se encontraron con los suyos. La sangre salía de la esquina de su boca ancha y generosa.

—Por favor.

Se inclinó más cerca, sin estar segura de que no hubiera imaginado el sonido, apenas un suspiro.

—¿Quién eres tú?

—Mátame, no a ellos. Por favor, no a ellos.

—No—susurró, las palabras un juramento—A ellos no.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Lun Ago 06, 2018 7:58 pm

vaya, que paso aqui, que fue todo eso, quien era????
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Lun Ago 06, 2018 8:36 pm

micky morales escribió:vaya, que paso aqui, que fue todo eso, quien era????




Hola, jajajajaj xD ajajjajaajaj como fue que fue a pasar algo q paso y donde fue¿? Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 4

Mensaje por 23l1 el Lun Ago 06, 2018 8:37 pm

Capitulo 4



Hanna miró a la cara de su enemigo, luchando con su última onza de fuerza para mantenerse con vida.

Débil.

Tan débil.

Y en todas partes, el dolor.

Tan poco le quedaba después de que había luchado tanto, durante tanto tiempo. Nunca una vez había rogado, nunca una vez había negociado. Su orgullo, su honor, su furia no le permitía doblegarse.

Y casi había ganado.

Casi.

Hasta este enemigo había salido de la niebla transmitiendo tal poder mortal que había tenido que pararse y luchar. Había luchado hasta lo último y perdió, y ahora su orgullo no significaba nada.

Así como su vida no significaba nada. No tenía nada más que dar, excepto su vida, e incluso eso no era suficiente.

Esperó el último golpe, la última agonía abrasadora.

Los ojos de su enemigo eran llamas gemelas, llamas carmesí bailando en una llamarada color ámbar, profundidades interminables que atrapaban y sostenían.

Moriría cautiva en esos ojos.

Su visión se atenuó y se obligó a moverse. Al instante, ríos de dolor inundaron su conciencia de todas las direcciones, alejándose de la niebla de la muerte.

Más allá de sus propios gritos silenciosos no oyó nada, un silencio tan absoluto que casi sonrió. Los cachorros habían aprendido, casi demasiado tarde.

Se estarían ocultando ahora, como les había enseñado.

Cuidadoso, vigilante, inmóvil. Esperando a que regresara. El dolor en su corazón era peor que cualquier cosa que su cuerpo soportó.

—Encuentra a los jóvenes—la centuri ordenó, sin mover la mirada de ella.

—No—jadeó, el más mínimo movimiento insoportable.

Pero forzó su cabeza hacia atrás, le dio la garganta, incluso mientras sentía la sangre de sus heridas cayendo por su pecho.

—Mi vida...a cambio de las suyas.

—Ya tengo tu vida—gruñó su enemigo.

Su mirada nunca vaciló. Ojos duros y sin piedad. Duro, frío, mortal belleza.

Se estremeció. No tenía nada que ofrecer, pero por ellos sacrificaría su honor.

—Yo sé cosas. Dile a tu Alpha…

—¿Quién eres tú?

Las palabras hicieron eco en su mente como si las hubiese oído antes. Pero eran sólo los ecos de la pregunta que se había hecho a sí misma cuando se había escondido sola en las montaña, hambrienta, perseguida, sin hogar.

—Soy Hanna. Alpha de los gato Weres.

Su enemigo, con los ojos encendidos y el cabello negro, la agarró por la garganta.

—Debería matarte ahora.

Gimió, lágrimas de angustia escapando de sus ojos.

No podía usar su brazo derecho. El más mínimo movimiento la empujó al borde de la inconsciencia.

Débilmente, utilizó su izquierda para agarrar el brazo de su enemigo. Sin honor, sin orgullo.

—Santuario. Busco el santuario.

La centuri giró la cabeza y escupió una orden.

—Llama a Mike ya Quinn. Diles que tenemos un prisionero—el rostro de piedra, completamente frío, dolorosamente hermoso en su austeridad remota, se volvió hacia ella—Si mueres, Gato, daré de comer a tus cachorros a nuestros cachorros.

Gruñó.

—Un día, Lobo, te quitaré el corazón del pecho.

La belleza fresca sonrió y apretó su agarre.

—Eres bienvenida a intentarlo, pero soy difícil de matar.

Jadeó, luchando por el aire. Su pecho se contrajo, su visión nublada. Si muriera, este lobo mataría a sus cachorros.

Intentó sentarse, falló.

Tan débil.

Y la sangre todavía brotaba de sus heridas.

—Centuri—una joven hembra dijo—, Están llegando. Emma también.

—Bien.

—Voy a buscar a los cachorros.

—¡No!—se agito—No.

—Quédate quieta—rompió su captora—Tienes que detener el sangrado. ¿Puedes cambiar?

—Demasiado débil—mintió.

Podría cambiar, pero la energía para transformar debilitaría su última reserva y probablemente se quedaría inconsciente hasta que se curara.

No podía confiar en estos lobos con sus cachorros.

—¿Qué clase de Alpha eres tú?—dijo el lobo burlonamente.

Sus ojos brillaron.

—Alpha suficiente para…

—No luches. No eres rival para mí con toda tu fuerza—los ojos inquietantes se estrecharon—Si sangra hasta morir, los jóvenes morirán.

—Cuando estén a salvo…

—No tienes tanto tiempo. No pelees conmigo.

Se tensó cuando el lobo se inclinó sobre ella, mechones de pelo negro cayendo sobre su pecho, el efecto fantasma sobre su mejilla. Algo muy dentro de ella se agitó, cobró vida de una manera que nunca había conocido.

—No.

Quédate quieta.

Las palabras, una orden sensual, resonaron dentro de su cabeza. Y entonces estaba corriendo a través de prados de oro bajo un sol de verano, sus cachorros a sus talones.

Eran jóvenes y fuertes, retozando, dando tumbos, llenos de vida y de espíritu salvaje.

El viento agitaba su piel, y respiró sol y trébol dulce. Cálidos labios se deslizaron sobre su cuello, una boca lujosa acarició su piel.

Se estremeció.

El calor inundó su cuerpo, se curvó en sus profundidades. Sus lomos se llenaron, llenos de vida y poder.

Rugió y estaba corriendo de nuevo, libre y fuerte. Sus extremidades se estiraron, sus músculos se elevaron, y los llamados de sus jóvenes, vibrante y hermosa, llenaron sus sentidos.

Sus pezones se tensaron.

Su vientre se tensó.

Los zarcillos del placer patinaban sobre su piel, burlándose y atormentando, prometiendo una emoción insoportable. Un segundo de dolor penetrante en su cuello la hizo tensa, y el fuego regresó, quemándola a cenizas.

Gritó mientras el orgasmo la consumía.

Emily le lamió la incisión que había hecho en el cuello de la rubia, sellando las heridas con las hormonas de alimentación que llenaban su boca. Ésta se arqueó bajo ella, cálida y viva—tan hermosa, tan tentadora.

Sus pechos rozaron y sus pezones se apretaron. El orgasmo del gato la inundó, y bebió su placer, luchando por no beber su sangre.

La rubia no tenía ninguna para dar, estaba al borde de la muerte, y ella no quería dejarla ir.

El gato era el enemigo, pero había luchado con valentía, y ella todavía estaba luchando. Luchando para vivir, para proteger a sus crías.

Sus ojos, vidriosos por el dolor, se habían llenado con la fuerza y de una soledad sin fin.

Reconoció la profunda tristeza del alma.

Gruñendo, forzó la imagen de los ojos azules heridos lejos de su mente. El gato podría ser útil para la Alpha, la única razón por la que necesitaba mantenerla viva.

La mordió, infundiendo el sistema de la rubia con la esencia de curación única de Vampiros. Rehusó alimentarse, pero no pudo rechazar la llamada de la carne de Hanna.

La marea creciente de la pasión de la rubia encendió su sed de sangre. Se mantenía a sí misma de beber con las últimas correas de su control, pero no podía negar la necesidad encendida por la caza y encendida por el atractivo.

Ella tenía que liberarse.

A horcajadas entre el muslo de la rubia, abandonó el cuello y le perforó el pecho con sus colmillos. Ésta, perdida en esclavitud, arañó su espalda, el dolor tan exquisito como una mordedura.

Se corrió en un torrente tan feroz que apenas pudo evitar colapsar sobre la forma inmóvil de Hanna.

Jadeante, empapada en sangre y sexo, tiró de su boca lejos y se apoyó sobre los brazos extendidos. Sus músculos temblaron y su sexo golpeó.

Gimió

Los ojos azules, cubiertos de placer, recorrían su rostro.

—¿Quién eres tú?"

—No lo sé—murmuró.





*****



Marley estaba sentada en el lado de la enorme cama con dosel, desnuda a excepción de las sábanas de seda crema, unos tonos más claro que su piel, cubierta sobre sus muslos, y terminó la comida que los sirvientes de Kitty habían traído a la puerta no mucho antes.

No se había acostumbrado a dormir durante el día, sin embargo, y se había despertado antes de caer al sol.

No había esperado para compartir la comida con Kitty.

La rubia comía y bebía, pero cuando se despertara, ella no tendría hambre por comida.

Ella sería hambrienta para alimentarse, lujuria de sangre, especialmente porque había sido herida tan recientemente.

Había enviado a los sirvientes de sangre de la rubia lejos, a pesar de que no estaría feliz de encontrarla sola en el dormitorio. Quién fue recientemente resucitada, y la mayoría de los vampiros no podía controlar su sed de sangre tan pronto después de hacer la transición final.

La ojiverde temía perder el control cuando se alimentaba de ella y tomar demasiada sangre.

No estaba preocupada.

La rubia tenía el control de un Vampiro mucho más antiguo y más fuerte.

Empujó la bandeja de servicio lejos y se giró sobre la cama, apoyándose en un brazo para verla despertar. Ella vivía y temía este momento todos los días.

Mientras dormía, la rubia estaba perdida para ella, tan profunda en la somnolencia de la luz del día que apenas respiraba, su latido del corazón tan lento y suave que era imposible de sentir.

Todavía estaba aterrorizada de que la rubia no se despertara y ella sería incapaz de alcanzarla.

La ojiverde era tan hermosa, su piel de porcelana sin defectos, sus atrevidos rasgos tallados en marfil, su cabello tan claro como el sol.

Se inclinó y la besó, y cuando se retiró, los ojos verdes de obsidiana estaban fijos en su rostro. Donde una vez había visto sólo una noche interminable en esos ojos, ahora fragmentos escarlata cortaban través de ellos, un recordatorio siempre presente de que Kitty era Vampiro.

—Hola—dijo.

La rubia sonrió.

—Hola.

Sus incisivos brillaban contra su labio inferior y sus ojos eran repentinamente más llama que obsidiana.

—Marley—Kitty murmuró, medio advirtiendo, medio invitación.

—He estado esperando por ti—le tomó la mano y tiró de ella mientras yacía de espaldas, atrayéndola encima.

—Queriéndote. Necesitándote.

La mano de la rubia entró en su cabello y apretó, guiando su cabeza hacia atrás, dejando al descubierto su cuello.

Envolvió sus piernas alrededor de las delgadas caderas pálidas. El cuerpo estaba frio y liso como el mármol contra el calor de su carne.

Su corazón choco en su pecho, pero no sintió el pulso de respuesta de la rubia. Le agarró los hombros.

—Necesito todo de ti. Toma lo que necesitas. Tómame.

La rubia estaba en su cuello tan rápido que sólo sintió el rápido destello de dolor cuando le perforó la piel y sólo un placer insoportable.

—Oh Dios—gritó, hundiendo sus dedos en los hombros.

Su orgasmo explotó a través de ella, exquisitamente crudo, indescriptiblemente intenso. La rubia cabalgaba entre sus muslos, sacando vida de su vida, corriéndose con ella.

Sus cuerpos, sus latidos del corazón sintonizados con cada pulso de su sangre en las células de la rubia.

Profundamente en la sed de sangre, la garganta de Kitty trabajó convulsivamente, sus caderas bombeando al ritmo de la sangre fluyendo en ella.

Ella sólo quería beber, para evitar el frío y oscuro vacío del que acababa de salir. Marley era calor, luz y vida.

Marley.

Su consorte.

Su consorte humana.

Arrastró su boca lejos, cortando la exquisita conexión—eligiendo el amor sobre la sangre.

—Te amo.

Los ojos celestes estaban vidriosos, su boca hinchada. Ella sonrió perezosamente y le pasó las manos por su espalda.

—Mmm. Me di cuenta de eso.

Se rió y la besó en la boca. Su clítoris pulsaba contra el centro de la castaña.

Llena de sangre, la sangre de la ojiceleste, era potente, fuerte.

Le enmarcó la cara y la besó de nuevo, balanceándose contra ella.

—¿Cómo te sientes?

—Como que quiero más—Marley le apartó el cabello de la frente, tiró de un mechón entre sus dedos—Al igual que quiero tu boca en mí otra vez. Al igual que quiero tu mordida.

—¿Lo haces?—preguntó deslizándose lentamente entre sus muslos.

—Sabes que lo hago—Marley se arqueó, se frotó los pechos y su vientre sobre—Ahora, Vampiro.

—Con placer—besó el camino por el cuerpo y, acomodándose entre sus piernas, la tomó en su boca. Lamiendo lentamente, succionando suavemente, bebió su esencia como tenía su sangre, dándose un banquete en ella.

—Vas a hacer que me corra—advirtió Marley sin aliento.

Le acarició el abdomen y ahuecó su pecho, apretando suavemente mientras cerraba sus labios alrededor del clítoris y la chupaba para que estuviera lista.

—Oh, sí... lo estás haciendo—las piernas de Marley temblaron, torciendo incesantemente contra las sábanas—Pronto, querida. Por favor.

Le acarició los pechos y en el instante en que la castaña llegó a su clímax, cuidadosamente perforó la carne a ambos lados del clítoris. Sus hormonas la convirtieron en un crescendo de orgasmos, aumentando en espiral cada vez más alto hasta que gritó y se quedó inerte.

La abrazó y la besó.

—¿Mejor?

La castaña se rió suavemente.

—Mejor...hmm. Sí—apoyó la cabeza en su hombro—¿Cómo te sientes?

—Estoy curada. Estoy bien. Estás…

—Estupenda. Deja de preocuparte.

—¿No hay dolor de cabeza ni debilidad?

Marley hizo un puño y le golpeó ligeramente el hombro, ganando una ceja levantada de su elegante amante Vampiro.

—Te lo dije. Eso No me hace daño alimentarte. De ningún modo.

La rubia frunció el ceño.

—Si no lo supiera mejor, pensaría que naciste para esto.

—Puede que lo fuera. Es posible, ¿no? ¿Podría haber sirvientes humanos que ni siquiera saben que tienen la capacidad? ¿Sólo porque nunca han estado con un Vampiro?

—Supongo que es posible—dijo Kitty, rodando sobre su espalda y atrayéndola a sus brazos—Siempre hemos asumido que los Vampiros y nuestros sirvientes han estado juntos desde el principio, vinculados genéticamente. Hay muy poco cruce entre los sirvientes en diferentes clanes, y como resultado, nuestras líneas han evolucionado juntos. Pero podría haber habido humanos que nunca sirvieron, y sus líneas permanecieron...inactivas.

—Tal vez ciertos humanos tienen la capacidad genética, y se expresa de manera diferente en algunas generaciones o se desencadena en algunos individuos—reflexionó—No soy una experta en ese tipo de cosas, pero conozco a alguien en la universidad…

—Marley—dijo Kitty, su voz repentinamente plana y fría—Hay razones por las que no nos exponemos a los humanos. Recuerda, hemos sido cazados casi hasta la extinción. Debemos tener cuidado con lo que permitimos que los humanos sepan.

—Lo entiendo—dijo apreciando que hasta hace muy poco tiempo, todas las especies Praetern habían vivido en absoluto secreto, ocultándose a plena vista durante miles de años.

Pero para ella, la información no fue sólo el conocimiento, sino la vida. Y si había cosas que pudiera descubrir que ayudarían a mantenerla segura y fuerte, encontraría una manera de obtener la información.

—Te lo prometo, tendré cuidado—continuo.

—Y me dirás qué…

Un golpe sonó en la puerta, y Zahn llamó:

—Lo siento, Lieja, pero una llamada urgente.

—Adelante—arrojo la sábana sobre su castaña.

Zahn, vestida con una camisa de seda negra y pantalones, llevaba un teléfono celular y se lo tendió a Kitty.

—La Alpha López.

Tomó el teléfono.

—Wilde.

—Tienes que venir al Compuesto—
Santana dijo.

—¿Qué es?

—Emily está aquí, y ha habido avances.

—Estaré ahí dentro de una hora—
puso fin a la llamada y se quedó mirando a Zahn—¿Por qué está Emily en el compuesto y no aquí?

—Se fue, Lieja. Poco después de que se alimentara—Zahn hizo una mueca—Me temo que yo estaba...incapacitada, y ella ordenó a los guardias que abrieran las barricadas.

—¿Antes del sol?

—Sí, Lieja.

—Dile a Rafaela que recoja a mis guardias y traiga un coche.

Zahn inclinó la cabeza.

—Sí, Lieja. ¿Necesita alimentarse?

Marley levantó la cabeza de su hombro y le sonrió.

—No, Zahn. Gracias. Kitty ya ha sido atendida.

—Déjanos—dijo.

—Como desee— Zahn se inclinó ligeramente hacia ella y se marchó.

—No tienes necesidad de estar celosa—murmuró.

—Ella es muy hermosa.

—Y tú eres mi consorte.

La castaña suspiró.

—Lo sé. Dame un siglo o dos y me acostumbraré.

Se rió.

—Tómate todo el tiempo que necesites—apartó las sábanas—Debo irme.

—Iré contigo.

Vaciló, sin estar acostumbrada a compartir su vida con nadie.

—Soy tu consorte, Kitty. Yo te pertenezco.

—Sí—le extendió una mano—Ven.

—¿Emily salió durante el día?—Marley preguntó mientras recogía su ropa.

—Aparentemente.

—¿Cómo?

Su mandíbula se apretó.

—No lo sé.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Lun Ago 06, 2018 8:59 pm

hola morra,...

ya me puse al dia!!!
emy ya encontró bando,.. en serio lobo, vampiro!! ahora gato!!! como quien dice emily si sabe saltear en las gamas jajaja
a ver que pasa ahora?? nuevos aliados??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5723
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Mar Ago 07, 2018 6:40 am

Pobre Emily pero parece que ya encontro a alguien!!! a ver que hay de nuevo en el dichoso compuesto!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Tati.94 el Miér Ago 08, 2018 7:23 pm

Por fin!! Por fin se le apareció Hanna a Emily jajajajaj para qe controle a esa fiera vampireza no? Y de paso con cachorros también. Extrañe a las faberry.y las brittana por supuesto. Todavía estoy esperando el parto
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 566
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Lun Ago 13, 2018 6:50 pm

3:) escribió:hola morra,...

ya me puse al dia!!!
emy ya encontró bando,.. en serio lobo, vampiro!! ahora gato!!! como quien dice emily si sabe saltear en las gamas jajaja
a ver que pasa ahora?? nuevos aliados??

nos vemos!!!






Hola lu, eso es muy bueno...espero no pase otra vez ¬¬ nah, mentira no pasa nada, mientras no te pierdas jaajajjajaj. Eso parece...lo mejor de dos mundos¿? jajajajajaajaj. JAjajaajaja cada una con lo suyo¿? jaajajajaj. Aquí dejo otro cap para saber mas! Saludos =D






micky morales escribió:Pobre Emily pero parece que ya encontro a alguien!!! a ver que hay de nuevo en el dichoso compuesto!!!!





Hola, oooh si...nada puede ser tan malo, no¿? jajajaajaj. Jajajajajaja aki dejo algo para saber mas! Saludos =D







Tati.94 escribió:Por fin!! Por fin se le apareció Hanna a Emily jajajajaj para qe controle a esa fiera vampireza no? Y de paso con cachorros también. Extrañe a las faberry.y las brittana por supuesto. Todavía estoy esperando el parto






Hola, jajaajajaja dices q saldría en algún momento¿? Jajajajajaj todos tenemos nuestra horma del zapato, no¿? jajajaajajaja. Q mejor¿? mmm¿? SI! esk no es un cap sin ellas, no¿? espero y al menos de un saludo en este jajajaaj. Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 5

Mensaje por 23l1 el Lun Ago 13, 2018 6:51 pm

Capitulo 5



—Sentrie—Emily llamó.

Lexa se acercó rápidamente a su lado. "

—Sí, Centuri?

—Warlord.

La ojiverde agachó la cabeza.

—Sí, Warlord.

—¿A qué distancia está tu arma?

—Sólo unos pocos cientos de metros. No estaba lejos cuando oí la lucha y esperé a cambiar hasta que estuve cerca.

—Bueno. Cógelo y vigila a la prisionera.

—Sí, Warlord—corrió lejos.

Se agachó junto a su prisionera. El sangrado de Hanna se había detenido, pero sus heridas no se habían curado y no lo haría hasta que pudiera cambiar de nuevo.

Todos excepto los lobos más fuertes necesitarían horas si no días para sanar las heridas tan malas como las de la ojiazul, pero era una Alpha y seguramente se curaría más rápido que cualquier otro gato.

El efecto de la infusión de las hormonas de vampiro era incierto también.

Si la rubia recuperó su fuerza y desafiaba de nuevo antes de que llegaran los otros centinelas, tendría que matarla.

Un gato tan poderoso no se podía permitir vivir, incluso si ella hubiera invocado santuario. Su encarcelamiento voluntaria debía durar hasta que la Alpha pronunciara la sentencia, pero no se podía confiar en que los gatos mantuvieran su palabra a diferencia de los lobos, los felinos eran sin ley y sin honor.

Si la rubia podía escapar, no tenía ninguna duda de que lo haría.

—¿Dónde están tus guardias?—le preguntó.

La mandíbula de la rubia se tensó, su mirada directa fue un desafío. La miró fijamente.

—No me hagas volver a hacerte daño, acabo de salvarte la vida.

—Estoy sola.

—¿Por qué?—sacudió la cabeza—Ningún Alpha viaja sin guardias.

—Estoy sola.

—Sola en la tierra de la Manada, con cachorros.

Los ojos azules se estrecharon y gruñó.

Casi sonrió. El gato no podía hacer nada y todavía ella desafió.

—¿Dónde están ellos?

—Déjame que los consiga—dijo Hanna.

—Estás demasiado débil para ir a ninguna parte.

—Creo que sé de lo que soy capaz de hacer, Lobo—dijo Hanna, un gruñido subrayando sus palabras.

—Te olvidas, gato, eres una prisionera. Incluso si no fueras tan débil como uno de tus cachorros, ya no estarías a cargo. Soy tu nuevo amo.

—No soy esclava de nadie—los caninos de Hanna destellaron, y sus ojos se oscurecieron hasta el azul del océano después de una fuerte lluvia.

Sus pómulos arqueados, afilados y atrevidos bajo su piel rojiza. Una llamarada de oro pulió su vientre. Se acercó a cambiar, no importaba que nunca pudiera soportar un desafío.

—Enjaula a tu gato, Hanna—murmuró, su sangre agitando el inconfundible sabor del poder en el aire.

La rubia era apenas consciente, pero su llamada era fuerte. No la quemadura salvaje de la llamada de la Alpha, sino una oscura y seductora caricia que prometía placeres secretos.

Nunca se había enredado con un gato, ningún lobo haría, y el endurecimiento de su clítoris la enfureció.

—No estás en condiciones de desafiarme.

—Déjalos en paz.

—¿Prefieres que mueran?

El dolor cruzó el rostro de la ojiazul. Ella era intrépida para su propia seguridad, pero frenética por sus jóvenes.

Aplastó una oleada de simpatía y se levantó mientras Lexa se acercaba, rifle automático en la mano.

—Si ella se mueve, dispararle en el corazón.

La barbilla de Lexa se alzó y ella hizo un saludo, con el puño en el corazón.

—Sí, Warlord.

Se alejó.

La gata puede ser hermosa, pero todavía era una enemiga. Deslizó las yemas de sus dedos sobre la línea de pelaje que dividió sus abdominales y desapareció entre sus muslos, tragando el pulso de las hormonas de alimentación que cubrían su lengua.

Sus pezones estaban tensos, las glándulas profundas bajo su clítoris palpitaban. Todavía saboreaba la sangre de Hanna, todavía olía su almizcle.

Quería aullar.

Quería alimentarse.

De ella.

Desde que despertó para descubrir que había muerto y había sido resucitada Vampiro, el sexo y la sangre habían sido todo lo que había anhelado.

La sangre de alguien.

El cuerpo de cualquiera.

Hanna podría ser un gato, pero su sangre era la de una Alpha—potente, erótico, adictivo. Tal vez debería haberla matado. La gata era peligrosa.

Deslizó su mano más abajo, rozando la prominencia hinchada en el vértice de sus muslos.

Pronto, encontraría otra de la que alimentarse.

Pronto.

Alargando su zancada, forzó los pensamientos de Hanna y sexo y sangre de su mente. Necesitaba encontrar a los cachorros antes de que el área estuviera inundada de lobos y los cachorros murieran en el acto.

Una vez que estuvo lo suficientemente lejos que el distintivo aroma del gato de montaña era sólo una nota persistente burlándose de sus sentidos, se detuvo y amplio su conciencia hacia el exterior del cañón escarpado.

Después de un segundo, detectó el aroma de hojas trituradas de gato y sintió los latidos de los corazones rápidos y asustados. Silenciosamente, seguido las vibraciones hacia arriba, deslizándose sobre la superficie de la roca tan rápidamente en la piel como lo había hecho en el pelaje, más rápido en cualquiera de las formas que cuando ella había sido completamente Were.

Las tres cuartas partes de la altura del acantilado alcanzó una estrecha saliente de menos de un pie de ancho, que terminó en un giro ciego. Supuso que los cachorros estaban protegidos por esa curva, probablemente en un nicho en la pared de roca.

Una posición muy defendible. Hanna había elegido bien.

Disminuyó a lo largo de la cornisa y se agazapó en la curva, agarrando la superficie de la piedra en bruto con una mano y se inclinó para mirar alrededor de la esquina.

Cuatro brillantes ojos brillaron en las sombras.

—Hola, pequeños—murmuró.

El eco de sus latidos del corazón se intensificó en su sangre. Llegó a su alrededor y diminutas garras rastrillaron su antebrazo. Riendo, agarró al cachorro por el cuello y lo sacó. Cuatro miembros diminutos se agitaron y dientes en miniatura destellaron.

Un luchador.

Después de meter al cachorro entre su cadera y la pared, recuperó a su compañero de camada. Eran prácticamente recién nacidos, apenas más grandes que la palma de su mano.

Hanna debió haber dado a luz hace poco, no es de extrañar que hubiera estado demasiado débil para luchar.

Sus pieles eran de plumas suaves, el pelaje más fino que el de su mamá y salpicado de débiles manchas marrones, mientras que el pelaje de Hanna era un oro. Sus ojos eran de ella, sin embargo, un azul brillante distintivo.

Uno tenía fragmentos de oro resonando sus iris, como había notado en los ojos la mamá cuando bajó la guardia.

Sostuvo a los jóvenes escarbando en el aire, uno en cada mano, y examinó sus suaves y redondos vientres.

Un macho, una hembra.

La hembra de ojos azules y dorados desnudó los dientes y le golpeó la muñeca con una pata del tamaño de un guisante. Ella sacudió suavemente y gruñó.

—Al igual que tu Alpha, tonta, pero valiente—se levantó, metió los dos en la curva de un brazo y comenzó a bajar.



Un momento después se paró sobre Hanna.

—Ellos son sólo cachorros.

La mirada de la ojizaul se disparó a sus cachorros. Un retumbar protector se levantó de su pecho. Los cachorros maullaron y lucharon con más fuerza.

Apretó su agarre.

—Un poco más de una semana—dijo Hanna al fin.

—Los has dado a luz aquí, ¿verdad?—sacudió la cabeza—¿Por qué? Tú tenías que saber lo vulnerable que estarías con dos cachorros indefensos y no con toda tu fuerza—se arrodilló, observándola por cualquier agresión repentina—¿Por qué? ¿De quién estás huyendo?

La boca de la rubia se puso en una línea apretada.

—Hablaré con tu Alpha y nadie más.

Oyó el sonido de los vehículos acercándose rápidamente. Pronto el destino de Hanna estaría fuera de sus manos. La idea de que alguien, incluso la Alpha, haciéndose cargo de la rubia y sus cachorros la hizo gruñir.

Ésta se tensó, mostró sus caninos.

—Ahorra tu energía. Tendrás la oportunidad de enfrentar a la Alpha lo antes posible.

—Déjame tener a los cachorros.

Se echó a reír.

—No estás en condiciones de hacerte cargo de ellos. Además, puede ser que quiera jugar con ellos.

—Bastarda—Hanna medio se incorporó, y Lexa niveló la automática en ella.

Sonrió mientras la rubia cedía y volvía a caer al suelo.

—¿Has olvidado las reglas de la guerra, Hanna? Perdiste. Tú no tienes poder aquí.

Dos Rovers se detuvieron a pocos metros, y las puertas de ambos vehículos se abrieron.

Esperaba ver a Mike, el capitán de los centinelas, encabezando el escuadrón de recuperación, pero para su sorpresa, Quinn, la segunda de la Alpha, saltó del primer vehículo blindado.

Una media docena de soldados armados salieron del segundo y se extendieron hacia el bosque. Sin camisa en uniforme de campaña de camuflaje, la ojiverde, con un rifle automático colgado sobre su espalda, caminó hacia delante y le asintió con brusquedad.

Una hilera de quemaduras apenas cicatrizadas cruzó su pecho y su hombro izquierdo. Con las manos en las caderas, miró fijamente a Hanna, sus labios hacia atrás y caninos relucientes.

Las feromonas agresivas nublaron el aire.

—No lo creí cuando lo escuché. Un gato Were. ¿Por qué no está muerta?

Sus caninos cayeron y su línea de pelaje se encendió. Se deslizó entre las rubias y retumbó una advertencia.

—Tiene información para la Alpha.

—Por lo que ella dice. ¿Cómo sabes que no es una trampa?

—Mírala. ¿Qué clase de trampa podría lanzar?

—¿Cómo sabes que ella es quien dice ser?—resopló Quinn—Una Alpha no se dejaría superar, por supuesto, éste es un gato, pero aun así—empujo a Hanna con su bota—¿Quién eres tú?

—Quinn—susurró—, Ella es mi cautiva.

—Estás en la tierra de la Manada—dijo Quinn, empujando en su espacio, su tono emitiendo una advertencia—No tienes ningún derecho aquí, Vampiro.

Luchó contra su furia, la ojiverde era la segunda de la Alpha, y si decidió que la ojiazul era una amenaza, ella tenía el poder para ordenar su ejecución.

Entendía el instinto de la ojiverde para proteger la Manada, pero ya no estaba obligada por la ley de la Manada, ella era la Warlord de los Night Hunters primero.

Su larga amistad, los momentos en que se habían enredado, tanto desesperadas por la liberación como alguna apariencia de conexión, no significaban nada ahora.

Esta era una zona de guerra, y ellas eran soldados.

—No sabemos qué información puede tener, pero yo represento a Lieja Kitty Wilde, aliada jurada de tu Alpha, y bajo los términos de nuestra alianza, reclamo jurisdicción sobre esta prisionera.

—No puedes…

—Quinn—una suave voz femenina dijo—, Nadie va a luchar por ella ahora. Muévete fuera del camino para que pueda atenderla.

Miró a la médico de pelo castaño.

—Pensé que vendría Emma.

—Lo estaba—dijo Rachel—Hasta que Quinn decidió que tenía que ser la encargada de evaluar la situación—apretó una delgada palma en el pecho de la ojiverde y la empujó—Dame un poco de espacio aquí, Imperator.

Ésta retumbó pero se apartó, mirándola.

—¿Qué tienes ahí?—hizo un gesto hacia los cachorros, que se retorcían contra su pecho.

—Suyos.

—Por lo menos déjame arrojarlos al río—murmuró Quinn.

Hanna rugió y se empujó hacia arriba, tratando de poner sus piernas debajo de ella. Quinn saltó y le enterró sus garras en el hombro, sujetándola de espaldas al suelo.

Instantáneamente enojada, pasó un brazo alrededor del cuello de la ojiverde la arrastró, aplastándole la garganta con su antebrazo.

—¡Retírate! ¡Ella es mía!

La ojiverde tosió y le rastrilló los brazos con sus garras, torciéndose para soltarse.

—¡Es suficiente!—Rachel se inclinó sobre Hanna y miró a los luchadores lobos dominantes—Ella es mía ahora, y ambas necesitan retroceder. Emily, lleva a los cachorros al Rover. Quinn, monta guardia mientras le examino si está preocupada, pero no la toques.

Respiró profundamente y su visión se aclaró.

Rachel era Omega, ni dominantes ni sumisa, y sus poderes empáticos calmaban incluso hasta el lobo más agresivo. También era la compañera de Quinn, y el instinto de ésta era complacerla.

Alivió su agarre cuando sintió que la tensión disminuía en los hombros de la ojiverde.

Los cachorros que había sujetado contra su costado protestaron contra su firme agarre con gritos indignados.

Hanna luchó débilmente, la sangre goteando de las marcas de garra que Quinn había puesto en su pecho.

—¿Están heridos?

—Los tengo—espetó—Rachel, ella está sangrando y ya ha perdido mucha sangre. Probablemente tiene lesiones internas. No puede cambiar.

—Yo me encargaré de ella—Rachel abrió el botiquín médico que había transportado del Rover—Lleva a los jóvenes al vehículo y envuélvelos en una manta. Deben mantenerse calientes. También hay ropa para ti.

No pensó en su desnudez, sólo se preocupaba por proteger a su cautiva. Le tendió a los jóvenes a la castaña.

—Tú los llevas.

Rachel sacudió la cabeza.

—Necesito verla. Adelante, la gata estará a salvo hasta que regreses.

Miró a Quinn, no confiaba en ella con Hanna, pero Rachel, como todos los médicos, era ferozmente protectora de sus pacientes.

—No la toques.

La ojiverde levantó un labio, sus ojos brillantes mientras miraba a la ojizaul, ésta luchó para empujarse sobre sus codos, sus labios retrocediendo en un gruñido.

Ella estaba gravemente herida, pero era una Alpha y no retrocedía a un desafío.

—Basta—Rachel sostuvo a Hanna con una mano en su hombro—No tienes fuerzas para esto.

—No me conoces—gruñó Hanna, concentrada en Quinn.

—No—murmuró Rachel, presionando sus dedos contra el pulso en la garganta—Pero conozco a dominante Weres y exactamente lo obstinados que pueden ser. Ahora calla y déjame verte. Tienes cachorros que te necesitan.

La ojiazul se estremeció, demasiado débil para sostenerse, y cayó hacia atrás, su mirada se dirigió a ella.

—Los aseguraré—dijo con brusquedad.

Con un último gruñido de advertencia a la ojiverde, se dirigió al SUV y se metió en la parte trasera. Después de vaciar uno de los cajones de equipos, lo alineó con una manta y puso a los cachorros. Arrodillándose, dijo:

—Quédense aquí.

Los pequeños cachorros dorados se presionaron juntos en una esquina, sus ojos muy abiertos, sus capas suaves rígidas. Los gruñidos agudos reverberaban en sus pechos.

Ellos estaban asustados, pero estaban dispuestos a luchar, los dos. Sonrió.

—Tu mamá estaría orgullosa—bajó la cara y gruñó, enseñándoles quién estaba a cargo. Sus orejas aplastaron y se agacharon más atrás en la esquina—No se muevan.

Un sonido detrás de ella la hizo girar alrededor, lista para luchar. Lexa estaba de pie en la puerta abierta, observándola.

—¿Crees que te entienden?

Sacó un par de BDU negro de una pila en el suelo y se metió en ellos. Las heridas de las garras que Hanna había hecho en sus costados habían sido curadas.

—No lo sé. Ellos entienden quién está a cargo. Algunas crías jóvenes son sensibles. Los cachorros de la Alpha por lo general lo son, y Hanna es una Alpha.

—Sí, pero ella es una gata. No son tan fuertes como nosotros.

Pensó en la ferocidad y el poder de la ojiazul, a pesar de su estado debilitado, y se preguntó qué tan bien los lobos realmente conocían a los gatos.

—¿Qué haces aquí sola?

—Cuando los laboratorios fueron atacados, Mike duplicó las patrullas. La mayoría de nosotros estamos aquí—se subió y se arrodilló junto a los cachorros—¿Qué pasa si ellos cambian a la piel? ¿Estarán bien?

—No creo que lo hagan hasta que su mamá los llame a cambiar. Nuestros cachorros incluso no cambian a la piel hasta que sean mayores y más fuertes. Sospecho que Hanna los quería en la piel porque llevaban mucho tiempo fuera.

—¿Que está haciendo ella aquí?

—No sé—miró hacia donde estaba inyectando Rachel a Hanna con algo de su botiquín—Pero de lo que huya, debe ser mortal si se arriesga a venir aquí.

—Si la hubiera visto antes, le habría disparado.

—Como deberías haberlo hecho.

—Ellos habrían muerto—Lexa miró fijamente a los diminutos cachorros que la miraban cautelosamente. Extendió un dedo y un cachorro lo golpeó. Se rió—Un cachorro habría intentado morder.

—Los gatos luchan con sus garras primero, nosotros luchamos con nuestros dientes—consideró a los cachorros y se negó a pensar en Hanna fuera, sangrado, confiándoselos a ella—Ellos no pertenecen aquí. Este es el territorio Timberwolf. Ella violó las fronteras de la Manada. Tus órdenes son justas.

—Sí, cent....Warlord—Lexa se enderezó—¿Qué va a pasar con ella ahora?

—No lo sé. Ella no debería estar aquí, pero lo está. Estamos en guerra con los humanos. Y yo...—negó con la cabeza—Nada es como era antes. La Alpha tendrá que interrogarla—saltó del Rover y se dirigió hacia Hanna.

No le estaba dejando fuera de su vista.

No importaba lo que decidiera la Alpha, Hanna era suya.








*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Lun Ago 13, 2018 9:17 pm

hola morra,...

suya!!!mmmmmmm suya!!!
guerra de poderes!!
a ver que decide san??? y no va a ser la decisión importante!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5723
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Mar Ago 14, 2018 4:23 am

Me molesta tanto que ahora Emily sea un vampiro, tengo mas simpatia por los were!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Mar Ago 14, 2018 6:39 pm

3:) escribió:hola morra,...

suya!!!mmmmmmm suya!!!
guerra de poderes!!
a ver que decide san??? y no va a ser la decisión importante!!!







Hola lu, mmm¿? mmm¿? eso dice...sera así¿? jajajaaj. Oooh si que si!...pero kien gana¿? Esk se esta poniendo muy bueno. ajajajaja. Saludos =D






micky morales escribió:Me molesta tanto que ahora Emily sea un vampiro, tengo mas simpatia por los were!!!!





Hola, a mi tmbn =/ osea q lo sea y todo, pero ella es la q elije siempre a los vampiros, si tmbn es un lobo ¬¬ Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 6

Mensaje por 23l1 el Mar Ago 14, 2018 6:40 pm

Capitulo 6



La Dra. Clara Standish miró a su guardaespaldas con un resurgimiento del deseo mientras la Vampiro conducía el Town Car hacia Nocturne a lo largo de la carretera industrial adyacente al Hudson.

El perfil cincelado de Luce era la perfección, como el de todos los otros vampiros que había conocido. La belleza de cabello negro de carbón, ojos azules iridiscentes, rasgos esculpidos, habría sido desconcertante sintiera al menos intimidada por cualquier persona bajo cualquier circunstancia o menos que supremamente confiada en su propia belleza y habilidad.

Los vampiros eran hermosos y astutos-incluso, en algunos casos, inteligentes-pero en el fondo, todavía eran depredadores, controlados por impulsos primitivos.

Los impulsos incontrolables eran debilidades y, una vez comprendidos, susceptibles a la manipulación. Las mismas cosas que hacían que los vampiros fueran tan interesantes-su poder sexual y seductor señuelo también resultaron ser herramientas muy útiles para aquellos que sabían aprovecharlas.

Como ella.

Acababan de dejar su cama. Luce había aparecido en su puerta, hambrienta del sueño del día e irradiando tal compulsión sexual, que había llegado al borde del orgasmo sin un solo toque.

Se había corrido en el instante en que los incisivos de Luce le atravesaron el cuello y no se detuvo hasta que Luce la soltó. Cuando en la esclavitud de la sed de sangre, se vio obligada a ceder el control, y esos momentos de placer insoportable eran aún más adictivos para esa experiencia totalmente desconocida.

Pero no tenía la intención de dejar que Luce o cualquier otra persona creyera que tenían poder verdadero sobre ella.

—¿No apruebas esta pequeña visita, verdad?—preguntó.

Nada de lo que Luce estaba pensando acerca de su viaje improvisado al club de sangre de Vampiro se mostraba en su cara, y ese supremo control fascinaba y molestaba.

Se inclinó y deslizó su mano entre los muslos, dejando su mano apoyada en el interior de la pierna. Raspó ligeramente sus uñas en los pantalones de seda negra y fue recompensada con el menor parpadeo de músculos bajo las yemas de los dedos.

Sonrió para sí misma.

No tan imperturbable después de todo.

Luce cortó la mirada de la carretera, sus ojos azules encendidos por el fuego. Llamas que telegrafían su necesidad.

—¿Te importa lo que yo piense?

Se rió.

—Soy curiosa.

—Nocturne no es un lugar seguro para hacer turismo.

—¿No temes por tu trabajo? ¿Que si me molestas, podría reemplazarte?

Luce volvió a mirar a la carretera, elevando el hombro en un insolente encogimiento de hombros.

—Puedo pensar en una docena de razones por las que me podrías haber reemplazado. Pensé que preferirías la honestidad.

—Lo que yo prefiero—murmuró, ahuecando a Luce ligeramente—Es mantenerte en mi cama y a mi lado.

Luce silbó suavemente.

—Cuando me desperté, te quería. El sabor de ti era todo en lo que podía pensar.

—¿Y pensaste en mí mientras estabas saciando tu hambre en los primeros minutos?

—No lo hice—Luce murmuró—Tomé suficiente de un esclavo de sangre cuyo nombre ni siquiera sé para mantener mi cordura. Luego vine por ti.

—Me encanta cuando vienes a mí hambrienta—normalmente ella se habría sentido irritada si un amante se complaciera en otros lugares.

No compartía sus posesiones y quería que sus amantes se centraran en ella, y ella sola. A la inversa no era cierto, por supuesto, nunca permitió que alguien hiciera una reclamación sobre ella.

Pero la idea de que Luce se alimentara de la desesperación mientras la deseaba la hizo mojarse de inmediato.

—Me encanta cuando te entierras en mí.

Luce sonrió, deslizó una mano del volante, y cubrió la de ella. Su piel estaba fresca, suave, y cuando presionó los dedos la hendidura entre sus muslos, el calor floreció por debajo de los dedos.

—¿Lo haces?— murmuró Luce.

De repente, estaba de vuelta en su dormitorio, desnuda en su cama, con los brazos extendidos y las muñecas atadas con cuerdas de seda, los muslos extendidos alrededor de los hombros de Luce.

La boca estaba sobre ella, brillantes puntos de placer perforando su clítoris, atándola mientras Luce se alimentaba y ella se corría y se corría. Más duro, más largo, tan intensamente que cada pensamiento fue limpiado de la superficie de su mente.

Jadeó, sintiéndose como si estuviera desarmada, en peligro de ser arrastrada al mar. Moviéndose verticalmente, miró a su alrededor. Luce sólo estaba tirando en el estacionamiento de un edificio que habría pasado sin aviso si no hubiera conocido su destino.

Un edificio de una sola planta, de techo plano, sin ventanas, pintado de negro mate-una especie de almacén abandonado, lo más probable.

El enorme aparcamiento, a pesar de estar lleno de vehículos, estaba completamente oscuro. Sin iluminación, sin aparcacoches, no hay seguridad visible.

Ninguna indicación de que este era el club más popular del vampiro en el estado.

Estaba sentada en su asiento, con las manos en el regazo. Su clítoris hormigueó, y se preguntó si su orgasmo había sido recordado o real.

Nunca había experimentado la esclavitud del Vampiro de manera tan descarada, y si no se había sentido tan excitada por ella, podría estar enojada.

Luce tomó una ventaja peligrosa, algo con lo que tendría que lidiar cuando llegara el momento adecuado. Ella tomó aire para estabilizarse.

—¿Te alimentas aquí?

—A veces—Luce se detuvo el coche, apagó el motor, y giró en el asiento. Escarlata eclipsó por completo sus brillantes iris azules—Pero en este momento, todo lo que quiero es a ti.

—¿Otra vez?—ronroneó, segura de sí misma, una vez más.

Luce podría haberla momentáneamente cautivado, pero era la prisionera de su pasión, no ella.

No necesitaba alimentarse para vivir. Su existencia no estaba ligada al sexo.

Oh, disfrutaba del sexo, el sexo era muy a menudo el último poder, y nunca más cierto que cuando se trataba de vampiros, pero podía alejarse. En cualquier momento en que ella eligiera.

Pero Luce, Luce literalmente moriría sin el intercambio de sangre que era una parte integral del sexo de Vampiro.

—Llévame dentro, y si tienes hambre otra vez, podría incluso alimentarte.

Luce corrió sus largos y flexibles dedos por su pelo retorciendo una de las suaves olas oscuras alrededor de sus dedos.

—Tendrás muchos para elegir.

Sus pezones se apretaron.

—¿Lo haré?

—Eres muy hermosa—Luce se acercó y la besó, la punta de sus incisivos presionando en su labio.

Su clítoris saltó y abrió la boca para profundizar el beso. Oyó un gemido, se dio cuenta de que era de ella, y endureció su mente para no perder por completo ante los poderes de Luce de nuevo. Se apartó con una mano sobre el pecho.

Rompió el beso, pero no podía escapar de la vibración inquietante del latido del corazón de Luce que tamborileaba lentamente bajo sus yemas de los dedos.

La vida, su sangre le había dado a Luce eso. Su cabeza nadó con un torrente de poder tan emocionante que casi gritó.

—Puedo saborear tu deseo—susurró Luce contra la boca.

—Vas a tener que esperar—dijo manteniendo su voz incluso con esfuerzo.

Si no hubiera aprendido a una edad temprana a contener sus emociones con un control férreo, fácilmente podría encontrarse completamente indefensa con Luce.

Pero había tenido un montón de práctica manteniendo la ventaja con todo tipo de adversarios-primero su papá, que había sido tan fácil de manipular una vez que ella había recogido en su apenas contenida y bastante no paternal obsesión con ella, entonces los hombres y las mujeres que había seducido y desechado al subir la escalera profesional, y ahora aquellos crédulos, como Hiram Corcoran, cuyo ego les impedía ver, sólo les permitía creer que estaban a cargo.

Los vampiros pudieron ser seductores y fuertes, pero al final seguían siendo vulnerables a sus necesidades.

A diferencia de ella.

—Primero tengo negocios con tu señora.

—Lo que tú digas—Luce se acomodó en su asiento.

—Asegúrate de que recuerdas eso, mi querida Luce—deslizó una mano detrás de la cabeza y tiró de ella más cerca, sin querer dejar que la despidiera. Pasó el pulgar por la boca de Luce, frenando para presionar la almohadilla carnosa contra el incisivo, ésta gruñó y se rió—Ahora llévame adentro y déjame ver con quién podría jugar esta noche.





*****



Hanna probado lentamente las correas que la sostenían a la camilla cuando el vehículo rebotó y se sacudido por el terreno salvaje, midiendo la fuerza de las fijaciones de cuero.

Sus cachorros estaban cerca, sus latidos de sus corazones y eran un estribillo constante en el trasfondo de su conciencia, pero no podía verlos.

No parecían asustados, sólo cautelosos, como les había enseñado. Pero estaban indefensos mientras ella estuviera prisionera.

Las restricciones a través de su pecho desnudo y muslos eran cinco pulgadas de ancho y por lo menos una pulgada de grosor. Incluso en su estado debilitado, podría romperlos si flexionaba sus músculos con fuerza suficiente, pero el vehículo estaba lleno de lobos, y la que la observaba desde unos pocos metros de distancia claramente quería matarla.

Podría no ser capaz de inmovilizar a todos ellos antes de que la dominaran, y esta vez no habría ninguna segunda oportunidad.

Conocía a la rubia, la que había amenazado a sus cachorros, por su reputación la segunda de la Alpha, Quinn Fabray. La imperator de la Manada era según se informa tan feroz como la Alpha, y vivía para la matanza.

Esperaba matarla por la amenaza que había hecho a sus cachorros, pero había que elegir su tiempo cuidadosamente.

No podía arriesgar sus vidas al intentar escapar.

Aún no.

Luego estaba la otra, con la que había luchado, la que no era lobo, sino algo más, algo aún más poderoso- que se arrodillaba a su lado, con una mano estabilizando la camilla.

Emily, la llamaron.

Emily no la miraba con la misma mirada plana, mortal como Quinn, pero no era lo bastante tonta como para confiar en ella, tampoco.

Cualquiera de ellas la mataría a ella y a sus cachorros sin un segundo de arrepentimiento si creyeran que no tenía nada de valor que ofrecer.

Si no podía escapar, podría tener que sacrificar todo lo que le quedaba, pero antes de que eso sucediera, lucharía.

No había gobernado a trescientos gatos medio salvajes por más de una década por ser indulgente o temerosa de arriesgar su vida. Gobernaba por la astucia y la fuerza.

Pero no había tenido a sus cachorros para pensar, aquellas veces que había defendido su gobierno con dientes y garras. Y por ellos, por primera vez en su vida, conocía el miedo.

Una cosa con la que nació un gato fue la paciencia.

Podía quedarse inmóvil en una rama de árbol todo el día, esperando a que un ciervo se acercara al campo, o se agachara en la hierba y observara una bandada de gansos durante horas, escogiendo la más lenta.

Esperaría a que se moviera y, mientras tanto, evaluaría a su enemigo. Cada enemigo tenía una debilidad.

Y se estaba haciendo más fuerte por segundo.

Sus heridas cicatrizaban, lentamente, pero más rápidamente de lo que tendría normalmente sin un cambio. Algo se había roto en su interior cuando Emily la había arrastrado hacia abajo, había sentido la sangre llenando su vientre, sabía que se estaba muriendo.

Ahora el dolor había disminuido, la presión en ella cediendo.

Emily le había hecho algo, algo que nunca había experimentado antes. Y cuando había tomado su garganta, debería haber muerto, pero había soñado con ser libre en su lugar.

Había estado febril, como si hubiera estado en celo, pero nunca se había quemado así antes. Se había acoplado cuando su cuerpo anuló todo el pensamiento y la razón, cuando el fuego que ardía en sus lomos la llevó a aceptar cualquier gato disponible hasta que la locura la liberó.

No había tomado un compañero, no se habría sometido a ningún varón, y nadie se sometería a ella. Las hembras que podría haber querido se sometieron con demasiada facilidad, y después de un acoplamiento o dos, su interés desaparecido junto con el desafío.

El acoplamiento era un imperativo biológico, y lo suficientemente placentero, pero ninguno de su Orgullo la había encendido de la misma manera que Emily.

Quería preguntarle lo que le había hecho, pero no con los demás a su alrededor. Fuera lo que hubiera sucedido, era algo inusual, algo que podría ser capaz de utilizar para ganar su libertad.

Necesitaba un aliado, y usaría cualquier cosa a su disposición para obtener una.

Dio un respiro y se relajó bajo las restricciones.

—Gracias—murmuró.

—¿Por qué?—Emily respondió con la misma suavidad.

Se había puesto los pantalones, pero su pecho estaba desnudo, sus pequeños senos una sorprendente suavidad contra los músculos cincelados de su pecho.

Ni un rasguño ensombreció su piel dorada, a pesar de que sabía que la había marcado profundamente.

—Me salvaste la vida.

Los ojos eran del color marrón de nuevo, un hermoso color dorado. El fuego que había saltado en ellos cuando se cernía sobre ella, antes de que hubiera llevado su boca a su cuello, antes de que hubiera hecho lo que había hecho que la llenaba de tal placer, estaba ausente.

La arrogancia, sin embargo, se mantuvo.

—Te habría matado si no hubieras reclamado santuario.

—¿Lo harías?—dijo tomando la posibilidad de que había tenido razón cuando había sentido la más mínima vacilación anterior.

Había estado indefensa, incapaz de luchar por más tiempo, y Emily no había dado el golpe mortal. Otro lobo probablemente cualquier otro lobo lo habría hecho.

—Entonces estoy en deuda contigo.

Los ojos marrones se estrecharon y sus caninos destellaron contra de su labio inferior.

—Puede que no pienses que te haya hecho algún favor en poco tiempo.

—Lo sé. Tu Alpha puede no ser tan misericordiosa—miró a Quinn, que se apoyaba en la parte lateral del vehículo, ningún arma a la vista, pero las garras y los caninos extendidos. La furia nubló el aire a su alrededor—Ella me quiere muerta.

—¿Y si encontraras un lobo en tu territorio? ¿Serías diferente?

Resopló.

—¿Quién sabe lo que cualquiera de nosotros podría hacer ahora? Los gatos no querían el Éxodo, pero no fuimos consultados. Tu Alpha habló por todos los Weres, pero no nos preguntó lo que queríamos.

—Los gatos nunca se han organizado lo suficiente como para tener una voz.

—Eso es lo que crees—suspiró—Ya está hecho ahora, y todos debemos vivir con los cambios.

Una sombra oscureció el ámbar de los ojos de la morena.

—Sí. Todos debemos vivir con el cambio.

El dolor en su pecho se encendió, y deslizó su mano sobre la que sostenía la camilla. La desesperación, pesada y sombría, la inundó. La angustia de la morena le golpeó el corazón y exclamó:

—Qué han hecho…

Gruñendo, la pelinegra sacudió su mano.

Quinn saltó hacia adelante y apretó un cuchillo en su garganta.

—Déjame que la destripé y salve a todos la molestia de escuchar sus mentiras.

Emily apartó a Quinn a un lado, enfurecida por la amenaza, furiosa por su propia debilidad.

De alguna manera había vislumbrado su vergüenza.

—Déjala sola. No matamos prisioneros indefensos."

—Es una gata.

—Te dije que la dejaras—Emily empujó su rostro hacia Quinn, sus dientes descubiertos.

La ojiverde gruñó.

Rachel se levantó de su asiento en el otro lado de la camioneta.

—Ella no va a ninguna parte y no es ninguna amenaza. Estaremos en el compuesto en un minuto—se acercó a Quinn y le acarició el abdomen—La Alpha querrá un informe. Entonces harás lo que ella ordena.

La ojiverde pasó un brazo por los hombros de la castaña y se frotó la mejilla contra el cabello, con la mirada fija en la de la pelinegra.

—Esto no está terminado.

—Bien—gruñó Emily.

Quinn se alejó y la morena se arrodilló de nuevo.

—¿Estás bien?

—Sí—asintió en dirección a sus cachorros—Si soy ejecutada, ¿pondrás a mis cachorros a salvo?

Emily se echó a reír.

—¿Por qué habría de hacer eso?

—Son inocentes.

—¿Lo son?—Emily miró fijamente a los dos cachorros, envueltos uno en el otro en la esquina del cajón, inmóviles, los ojos del color de su mamá, cautelosos y vigilantes—¿Es alguien alguna vez inocente?

—Puedes tener el placer de matar. A cambio.

—Crees que tienes algo con lo que negociar. No lo haces. Tu destino ya no es algo que puedas controlar.

El león que vivía en su alma gritó en protesta, feroz y orgulloso. Gruñó, desafiante, un gato dominante que no sería cortado de las garras.

La morena se rió de nuevo y trazó un dedo sobre la curva rígida de su mandíbula.

—Si luchas, sólo te traerás más daño—inclinó la barbilla hacia el cajón a pocos metros—Y a ellos.

—Mataré a cualquiera que los toque—sus garras rompieron a través de la punta de los dedos. Pelaje brillaba sobre su torso.

Incluso a la tenue luz del Rover era de oro, un animal magnífico.

—No hay nada podrás hacer—Emily resistió el impulso de acariciarle—Eres una prisionera. Vas a tener que aceptar eso.

—¿Lo harías tú?—jadeó, luchando para someter a su bestia.

La morena sonrió sombríamente.

—Ya lo he hecho.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Mar Ago 14, 2018 10:56 pm

hola morra,...

su guerra de poderes!!!
a ver que decide san,espero que le de carta blanca!!
emily se esta tomando muchos permisos!!es un vampiro ahora no!!! es mas razonable de quinn!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5723
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Miér Ago 15, 2018 5:03 pm

Como siempre Quinn y su salvajismo!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Miér Ago 15, 2018 7:05 pm

3:) escribió:hola morra,...

su guerra de poderes!!!
a ver que decide san,espero que le de carta blanca!!
emily se esta tomando muchos permisos!!es un vampiro ahora no!!! es mas razonable de quinn!!!

nos vemos!!!






Hola lu, uuuuuhh q cosas, no¿? jajajajaja. Espero lo mismo...xq ella tmbn es bn cabezota, no¿? XD Esk con eso q es de ambos lados no sabe cual va primero...creo q se complica cuando puede hacer q las cos calcen =/ JAjajaajaj un poco si xD Saludos =D







micky morales escribió:Como siempre Quinn y su salvajismo!!!!!





Hola, jajaajajajaj y nos damos cuenta q no es solo con san...o rachel xD ella es así jajajaja xD Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 7

Mensaje por 23l1 el Miér Ago 15, 2018 7:06 pm

Capitulo 7





Francesca sintió la conmoción fuera de su tocador y mentalmente transmitió su molestia a Betty.

Sea lo que sea, puede esperar.

Ésta había sido su senechal, su ejecutora, durante más de ocho siglos y debería saber mejor que nadie no molestarla durante su primera alimentación de la noche.

Cuánto más vieja se volvía, menos necesitaba dormir, pero cada vez más en los últimos tiempos, cuando despertó incluso después de la somnolencia de unas pocas horas, estaba plagada por un vacío interior, un vacío en constante expansión que amenazaba con consumirla.

Su hambre se hacía más feroz con cada semana que pasaba, mitigado con la sangre ni el sexo. No importaba cuántos anfitriones trajera a su cama, o cuánta sangre consumía, o cuántos orgasmos incitaba en sus donantes de sangre o experimentaba durante las profundidades de su sed de sangre, no podía borrar completamente el presentimiento que la atormentaba.

Y hoy quería perderse en el ardiente olvido de la sed de sangre aún más de lo habitual. Necesitaba romper su ira con placer.

Hoy, se alimentaba sola, y no por elección.

Betty había estado de mal humor, retraída, desde su visita al Compuesto de Santana, pero ella negó rotundamente estar preocupada. También negó su nueva y obvia predilección por la alimentación de mujeres jóvenes Weres.

Esta noche, cuando fue convocada, la rubia había optado por alimentarse arriba en el club en lugar de hacerlo, y sin duda estaba saciando su hambre con otro Were.

Mantuvo sus incisivos enterrados en el cuello del joven Were, ignorando el rápido acercamiento. Estaba muy lejos de estar satisfecha, y el macho que estaba debajo de ella, enterrado hasta la empuñadura dentro de ella, estaba lejos de estar vacío.

Sus ojos marrones estaban vidriosos de placer, sus caninos extruidos, su abdomen duro como una roca cubierto de un suave pelaje de color rojo marrón. Su pene era tan rígido como su pesada mandíbula y casi tan inmóvil, el núcleo grueso que lo acuñaba rápidamente.

Dibujó en su vena y sintió a chorro de nuevo. Su orgasmo fluía lánguidamente, una ola continua de liberación que se hacía más fuerte a medida que sus células revitalizaban, alimentándose de su sangre.

Apenas había tomado nota de él en el Compuesto, pero cuando vio su perfil en la cámara de seguridad en la entrada del club, había sabido que era uno de los soldados de Santana y envió por él.

Le gustaba la idea de tomar algo que Santana no querría que tuviera. No hubo ningún edicto contra los Weres que alimentaban a los Vampiros de hecho, el número que visitaba Nocturne por esa misma razón parecía estar aumentando, pero Santana no aprobaría que uno cercano a su círculo íntimo fuera tan vulnerable.

Él era agradable, pero sólo sería el primero de la noche.

Ningún Were, y ciertamente ningún humano, varón o mujer, estuvo cerca de proveer la rabia de poder que una sangre de Alpha llevaba.

Santana nunca había permitido que la mordiera, pero había permitido que la probara, y eso había sido suficiente. Ahora tenía una compañera y ya no necesitaba nada que pudiera proporcionar, y todos los demás Weres palidecieron en comparación.

Este varón no tenía nada cerca de la potencia o poder de su Alpha, pero su resistencia era admirable. Mientras se alimentaba, tirando cada vez más fuerte de su garganta, vació con poderosos empujones y no mostró ningún signo de desaceleración.

No se preocupaba por drenarlo como pudiera si fuera humano. Podía cambiar y reponerse en cuestión de horas.

Lo siento, Regent—Betty telegrafió—Debo hablar contigo. Es urgente.

Se retiró de su cuello, selló las punciones, y se sentó, todavía a horcajadas sobre él.

—Adelante.

Las puertas de madera adornada a su dormitorio se abrieron, y Betty se deslizó dentro, cerrando las puertas detrás de ella. La sala de estar más allá ya estaba preparada para el baño y el té para ella.

La rubia llevaba pantalones negros, una camisa de seda negra abierta entre sus pechos y brillantes botas negras hasta la rodilla, examinó el cuadro en la cama.

Estaba pálida y ella sospechaba que no se había alimentado mucho. Sus ojos azules adriáticos ardían mientras contemplaba al aturdido joven macho, la sangre manchando su pecho y la polla gruesa capturada por las caderas agitadas lentamente.

—¿Qué es?—preguntó lánguidamente, pasándose los dedos por el pelo y arqueando la espalda para levantar sus pechos desnudos.

Los ahuecó y apretó los pezones, un recordatorio para la rubia de exactamente lo que había rechazado, suspirando mientras otro orgasmo subía lentamente por su vientre y se extendía hacia fuera.

Sonrió mientras oleadas de lujuria salían de la rubia después de todos estos años, estaban tan sintonizadas que su orgasmo agitaría sin importar cuán fuertemente se abstuviera.

Al otro lado de la habitación, ésta apretó la boca y sus manos se cerraron en puños. Sus ojos brillaban de color carmesí y sus incisivos relucieron, pero sus rasgos finamente tallados no registraban nada.

—Clara Standish está arriba. He ordenado a nuestros soldados que la mantuvieran alejada de la clientela, pero ella parece decidida a hospedar a alguien.

Echó hacia atrás la cabeza y se rió.

—¿De Verdad? Y sólo le costó a Luce unos días. Clara podría haberte querido, querida, pero no se resistió a los encantos de Luce por mucho tiempo. ¿Raymond está con ellas?

—No. Informó que Clara le despidió justo antes de que Luce llegara por sus servicios nocturnos. Está en el estacionamiento si lo necesitamos.

—Bien. Dile que espere.

Se deslizó del macho debajo de ella y se levantó, ignorando su gemido incoherente mientras su cuerpo se contrajo a su retirada repentina.

—Y que alguien mueva este a otra habitación hasta que esté lo suficientemente recuperado como para marcharse.

—¿Y Clara?

—La Dra. Standish es una mujer muy inteligente. Ella finge ser nuestra confidente, pero su trabajo en el laboratorio secreto de Hiram sugiere que quiere controlar, quizás erradicar, a los Weres—se puso un vestido de seda color marfil y la ató holgadamente en la cintura—Ella es humana y nosotros somos Praetern, como los Weres que ella considera menos que animales. Quizá esté aquí para espiar por Hiram.

Betty se echó a reír en seguida, su ardiente mirada siguiendo sus movimientos.

—No es tan inteligente si cree que puede venir a nuestro territorio y mejor a nosotros.

—Mmm—lentamente se acercó y la besó.

La rubia se tensó y ella olisqueó su hambre. Trazando una uña esculpida por la mejilla, dejando un rastro de sangre débil detrás en el corte superficial, murmuró:

—Deberías haberte unido a mí antes, querida podríamos habernos divertido tanto. Él era realmente muy incansable.

—Tenía negocios con algunos de mis soldados—Betty se acercó y la besó de nuevo, la herida en su cara ya cerrada. Su mano se deslizó por su espalda y sobre su culo—Standish es una científica de alto perfil con una presencia nacional. Ella será difícil de contener.

Probó necesidad de la ojiazul, pero la distancia todavía estaba ahí. Se frotó en contra hasta que los pezones de ésta se endurecieron y sus muslos se tensaron.

Satisfecha de haber obtenido la respuesta que quería se apartó.

—La Dr. Standish está en la posición única de ser capaz de decirnos lo que está pasando en los laboratorios de Hiram, y los otros planes de Hiram también. No perdemos nada permitiéndole satisfacer su curiosidad aquí—miró al Were, que aún no había salido de su letargo postorgásmico—Pero tenemos que mantenerla a salvo. Ella piensa que tiene el control, y debemos dejarla que siga pensando eso. Envía a alguien con quien confías para jugar con ella. Alguien que tenga cuidado de no herirla.

—¿Hablarás con ella?

—Si ella solicita una audiencia, sí. Por ahora, permítele creer que ella está a cargo.

—Puedo enviar a Henry.

—Sí, Henry sería una buena elección y...Daniela. Ella puede utilizar la experiencia y Standish parece que le gusta mezclar a sus compañeros de juego.

La rubia asintió con la cabeza.

—Como desees, Regente—se volvió hacia la puerta.

—¿Y Betty?

Ésta la quedo mirado por encima del hombro.

—¿Sí?

—No me gusta que estés ausente de mi cama.

—Perdóname.

—Por supuesto—sonrió, sus incisivos brillando como diamantes contra sus labios rojo sangre—Esta vez.





******


—Estamos casi ahí—dijo Emily mientras se abrían las puertas de la empalizada en la cerca de dos metros de altura que rodeaba al Compuesto.

Hanna gruñó, su pelaje se encendió y el aroma almizclado de la agresión salió de su piel empapada de feromonas. El sonido del corazón acelerado le golpeó en la cabeza y su pecho se apretó.

Siglos antes de las guerras de los Vampiros-Were, milenios antes de esta nueva amenaza humana, los gatos y los lobos habían luchado por la supremacía sobre el territorio y el juego que todos ellos necesitaban para sobrevivir.

Ahora la rubia, una depredadora instintiva, fue atrapada y amenazada por un enemigo ancestral, y su impulso primitivo para luchar gobernó su razón.

—Enjaula a tu gato, Hanna. La Alpha no hará un juicio precipitado, pero no puedes luchar contra ella. Ninguno de nosotros puede.

Ésta jadeó, sus garras salieron y sus ojos se estrecharon a relucientes rendijas.

—Te serviría de buena gana si te pones por nosotros ahora. Cualquier cosa…

Quería decir que ella ya era de su propiedad, pero sabía que eso no era cierto.

La ojiazul estaba cautiva, pero ella no era esclava de nadie. La gata tenía miedo, no por ella misma, sino por los cachorros, y dispuesta a vender su alma por ellos.

Recordó una vez que había hecho lo mismo por una persona cuya vida significaba más que la suya. Su pánico y su valentía, despertaron sus instintos protectores, pero resistió el impulso de consolarla.

La rubia y sus cachorros no eran su responsabilidad, no podía ser su responsabilidad.

Un vampiro poseía lo que quedaba de su alma.

—No puedo.

La ojiazul goleó y las fijaciones de cuero crujieron, los remaches de metal que los aseguraban a la camilla chillando en protesta.

Quinn estaba al lado de ellas al instante, su rifle automático preparado en el pecho de la ojiazul.

—Rompe una correa y nunca saldrás de este vehículo.

El Rover ralentizo.

Sólo quedan segundos.

Su corazón se apretó. Si Hanna no se sometió, alguien le haría daño.

—Hanna…

Rachel empujó entre ella y Quinn y presionó su mano entre los pechos de la ojiazul, sobre su corazón.

—Hanna, todo está bien. Yo me ocuparé de ellos, lo prometo.

—Aléjate de ella—replicó Quinn—Es peligrosa.

—Quinn—dijo Rachel en voz baja, apartando el pelo húmedo de la cara de Hanna con la otra mano—, Ella está indefensa. Estoy bien. Por favor, sólo...—miró a la ojiverde, sonriendo suavemente—No es una amenaza para mí ni para nadie más. Si lo es, te encargarás de ello.

Con las mandíbulas rígidas, ésta se apartó.

El Rover se detuvo, y Quinn abrió la puerta trasera y saltó al Compuesto. Hogueras iluminaban el grupo de troncos y edificios de piedra que rodeaban un patio central tallado en el bosque.

Olía Were, y los restos de caza de la última comida, y casa, olía a casa.

Los reflejos de los fuegos llenaron la parte trasera del vehículo con lenguas de fuego. La Alpha y su compañera, flanqueadas por los centuris, salieron de la sede a través de la extensión abierta de la tierra.

Se metió entre la camilla y los que están fuera.

Rachel dijo detrás de ella:

—Me quedaré con los cachorros hasta que la Alpha de permiso para llevarlos a la guardería.

—Ellos necesitan alimentarse—dijo Hanna con voz tensa y áspera.

Había empezado a cambiar y su gato aún rondaba cerca de su piel.

—Hablaré con la Alpha—murmuró Rachel.

—No haga promesas que no puedas mantener, Rachel—observó a la ojiverde dirigiéndose a la Alpha, sus palabras inaudibles, pero su lenguaje corporal enojado.

Cuando se dio la vuelta para enfrentar al Rover, su rostro contorsionado de furia.

—Tu compañera parece tener otros planes—saltó, bloqueando el compartimiento trasero mientras la Alpha y su grupo caminaban hacia delante.

No tenía ningún plan, sólo sabía que no iba a permitir que le arrancaran a Hanna y la ejecutaran, que las leyes sean condenadas.

—Warlord—dijo Santana, con los ojos enrojecidos de oro, su llamada tan fuerte que luchó por permanecer de pie—Es costumbre pedir permiso para entrar en la tierra de la Manada.

—Mis disculpas, Alpha—jadeó, luchando por mantener la cabeza erguida.

No miraría a la morena en los ojos, pero tendría que mantenerse firme si ella esperaba mantener a Hanna a salvo.

—Fui a correr y no pretendía faltar el respeto.

—¿Dónde encontraste al gato?

—En la frontera noreste con el territorio de Catamount.

—¿Estaba dentro de nuestras fronteras?

Se puso tensa.

Nunca había mentido al Alpha, e incluso considerando que iba en contra de todo lo que había sido alguna vez. Pero no era lo que había sido.

De todos modos, sabía que no había manera de ocultar donde Hanna había dado a luz a sus cachorros o donde habían luchado.

—No muy adentro, pero sí, dentro de la tierra de la Manada.

Santana miró más allá de ella en el Rover, contemplando a la mujer contenida, el olor de la agresión, y Rachel sentada junto a los dos cachorros, con una expresión casi tan protectora como la de la mamá gata. Cambió su atención de nuevo a ella.

—¿Cómo ha sobrevivido a un encuentro contigo?

Sonrió.

—Ella es rápido y ágil.

—¿Y aun así la dominaste?

—Sí, probablemente porque estaba debilitada por dar la luz.

—¿Y tú estimación cuando recupere toda su fuerza?

—Ella es una Alpha y poderosa—se encogió de hombros—Ella va a estar fuerte, pero es todavía un gato.

Santana observaba cómo las llamas parpadeaban en las profundidades de los ojos de la otra morena, sintiendo su cautela y algo que no había esperado, protección.

Ésta no había matado al gato cuando había tenido todas las oportunidades para hacerlo.

Cualquier otro lobo le habría terminado.

—Kitty está en camino. Puede esperarla en el cuartel general.

—Reclamo el gato como mi prisionera—dijo Emily—Quiero estar presente cuando ella es interrogada.

Gruñó suavemente.

—Te he dado más libertad de lo que te mereces, Warlord. ¿Te has infiltrado en mi tierra y ahora apoyas a un enemigo?

—Yo reclamo el derecho a participar en su sentencia.

—Mi imperator quiere desafiarte por tu desprecio por la ley de la manada.

—Estoy lista—gruñó Emily y Quinn dio un paso hacia delante, sus caninos parpadeando.

Retumbó suavemente y rozó la mejilla de la otra morena con el dorso de los dedos.

Quinn retrocedió.

—No he olvidado que alguna vez fuiste mía, y no te he liberado de tu juramento a mí, no importa que tu primera lealtad sea a la Vampiro. Todavía eres mi lobo, y mientras eso sea verdad, eres bienvenida en la tierra de la Manada. Pero la próxima vez, me déjamelo saber.

Emily estremecido cuando el calor y el poder del toque de pelinegra corrió a través de ella. Se apoyó en la mano de la Alpha y frotó su mejilla sobre sus dedos. Parte de la oscuridad en su corazón retrocedió.

—Sí, Alpha. Mi palabra.

Ésta asintió con la cabeza.

—Quinn, Aria, Jake, lleven a la prisionera a las celdas.

Se puso rígida.

—Hanna dice que ella tiene información, sería conveniente escucharla.

—Hanna—murmuró Santana mientras los centuri, armados con pistolas paralizantes y un collar de contención, clamaban en el Rover—Ella acaba de entrar en el poder durante el gobierno de mi mamá. Nunca la conocí, pero mi mamá pensó que Hanna podría traer orden a los gatos. Y sin embargo, aquí está, corriendo por su vida.

—Ella no es cobarde—tembló ante las oleadas de furia que salían del vehículo.

Su lobo arañó y mordió su psique, exigiendo que respondiera. Ignoró el impulso desgarrador, negando su lobo la reclamación que no tenía derecho a hacer.

Santana observó a la prisionera siendo arrastrada a la enfermería.

—Pronto averiguaremos de lo que el gato está hecho.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Miér Ago 15, 2018 9:48 pm

hola morra,...

reclaman poderes y dominación jajaja
emily esta recuperando a su lobo!!!
a ver que hace san con hanna,... sabiendo que tiene pasado con sus padres??

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5723
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por micky morales el Jue Ago 16, 2018 7:07 am

Hanna no me parece un peligro en potencia, solo quiere proteger a sus cachorros!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-*
-*-*-*-*

Femenino Mensajes : 7108
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Vie Ago 17, 2018 7:16 pm

3:) escribió:hola morra,...

reclaman poderes y dominación jajaja
emily esta recuperando  a su lobo!!!
a ver que hace san con hanna,... sabiendo que tiene pasado con sus padres??

nos vemos!!!






Hola lu, jajajajaja esk yo creo q ni sikiera se entienden la vrdd xD SI!! lo cual me encanta la vrdd! ajajajaj q siga esa sensación noma. Mmmm interesante pregunta xD mmmm =/ Saludos =D







micky morales escribió:Hanna no me parece un peligro en potencia, solo quiere proteger a sus cachorros!!!!!





Hola, la vrdd esk no y tampoco creo q lo sea =/ eso mismo! sus bbs siempre estaran primero, n0¿? Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 8

Mensaje por 23l1 el Vie Ago 17, 2018 7:18 pm

Capitulo 8




Brittany observó cómo los centuri descargaban a la prisionera del Rover.

Andrew agarró un brazo y Jake otro a una rubia de ojos azules que tenía un collar de retención incrustado con plata rodeaba su cuello, atado a un bastón corto y robusto que Quinn utilizaba para controlar a la hembra que tropezaba mientras el grupo se movía hacia la enfermería.

Las heridas abiertas debajo del collar rezumaban sangre y líquido. Tenía que sentir dolor, pero el único sonido que hizo fue un bajo y firme retumbar de ira, no de angustia.

—¿Es todo eso necesario?—dijo en voz baja a su morena.

—Ella es un enemigo, invadiendo nuestra tierra, por razones que no conocemos—Santana le agarró la nuca y apretó suavemente—La mayoría de mis soldados y todos mis centuri preferirían que la mataran sin discusión.

—Está obviamente muy herida.

Su morena sonrió débilmente.

—Eres cien por ciento Were, Prima, pero no has vivido a la sombra del enemigo toda tu vida. Las heridas de ese tipo no me impedirían buscar mi libertad, sin importar con cuantos captores tuviera que luchar o cuánta sangre derramara.

Envolviendo un brazo alrededor la cintura, frotó la mejilla contra el moreno hombro desnudo.

—Ella no eres tú.

—No sabemos quién es.

—Tienes razón. Debes mirar primero a la seguridad de la manada—le besó el costado del cuello—Voy a la enfermería a verla.

Su morena se puso rígida.

—No. Tú no estás yendo.

Sacudió la cabeza.

—De alguna manera tu vocabulario se ha vuelto extraordinariamente limitado en la última semana o así. ¿Te das cuenta de que la mayoría de tus oraciones empiezan con la palabra no?

—No encuentro nada gracioso en esto—Santana frunció el ceño, los huesos ásperos en su rostro se destacaban bajo su piel bronceada.

Ella estaba casi siempre en medio cambio en estos días, su lobo tan cerca de la superficie que estaba operando en instinto más que la razón, y siempre estaba a un suspiro de luchar contra cualquier cosa o alguien que percibía como una amenaza para su pareja.

Ella fue gloriosa en su furia, y normalmente la habría calmado arrastrándola lejos donde ellas pudieran estar solas.

Había aprendido a calmar a la morena con su cuerpo y, aún más importante, ofreciéndole un lugar seguro para expresar sus temores la única cosa que nadie más podía darle.

Hoy, no tenía tiempo para la intimidad o lentas garantías.

Se acercó más, dejando que la morena sintiera el calor de su cuerpo.

—Ella es inofensiva en este momento. Quinn estará ahí. Estaré perfectamente a salvo.

Los caninos de la morena resplandecían, largos y pesados. La sombra de su línea de pelaje se extendía y engrosaba. Trazó sus dedos por el suave sendero plateado que cruzaba el vientre.

—San, tienes otros asuntos. Kitty estará aquí pronto, tienes otro prisionero, y Emily, ella te necesita.

Éste le agarró la muñeca, la atrajo hacia las sombras de la empalizada y la apoyó contra los toscos postes de madera. Presionando todo su cuerpo cubrió su boca con un beso duro. Cuando se apartó, sus dientes rasparon por su cuello, su aliento le quemaba la piel:

—Te diré lo que necesito. Necesito que vayas a casa con Aria y quédate ahí. Necesito que cuides a los jóvenes en tu vientre. El gato y sus cachorros no son tu preocupación. Probablemente estarán muertos por la mañana—los senos estaban apretados, sus pezones duros nudos contra su pecho.

Sus muslos eran columnas de piedra atrapándola hacia la barricada. Las feromonas sexuales salían de la piel de la morena, cubriéndola forzando su sexo a hincharse y a pulsar.

Su estómago se apretó, y no quería saber nada más que su morena entre sus piernas. Ésta era muy buena en hacerla desear, y si se lo permitía, la controlaría con placer.

Le agarró las caderas y clavó sus garras a través de sus pantalones de mezclilla, enterrándolos en el culo.

—Te daré todo lo que necesites, pero no siempre puedo darte lo que quieres. Emma y Rachel son médicos, y yo confiaría en su valoración de cualquier lobo, pero esta es una gata, y hay jóvenes involucrados. Soy doctor. Quiero verlos. Y…—cuando su morena empezó a protestar, raspó sus garras más arriba, haciendo que retumbara profundamente en su pecho—No quiero que la interrogues hasta que haya tenido la oportunidad de estar segura de que ella está estable.

—¿Por qué te importa?—Santana gruñó, su voz apenas audible a través de las cuerdas vocales engrosadas. Incluso en la débil luz del fuego, sus ojos resplandecían de oro brillante.

Su lobo la gobernó.

—Porque no somos animales sin ley, San.

—¿No?—gruñendo le sacudió la camisa lejos de su hombro y presionó su boca contra el mordisco en el hombro que la marcaba como de su morena.

Se arqueó, la mordida de su compañera inundando su sistema con feromonas. Su orgasmo fue rápido e intensa y la dejó jadeando.

Todavía en la cresta de la liberación, le agarró el pelo y tiró de la cabeza lejos. Empujando lejos de la pared, ella giró hasta que la espalda estaba contra los troncos toscos y deslizó su mano entre las piernas.

Le mordió el labio inferior y la morena se apretó debajo de ella, con los músculos rígidos.

Atrapo la pesada prominencia entre los muslos de morenos en su puño y lentamente apretó. Las caderas de Santana se sacudieron y ella echó la cabeza hacia atrás con un rugido.

Le besó la garganta, la piel suave entre sus pechos, la sombra oscura de la mordedura mate sobre su corazón.

Su morena se estremeció y suspiró.

—Tú me domas, Prima—gruñó Santana.

—Difícilmente—murmuró—Kitty estará aquí en cualquier momento. Ve a cuidar de los negocios. Voy a estar bien.

—Diez minutos. Eso es todo lo que tienes antes de que vaya por ti.

Sonrió contra el pecho de su morena, el corazón de ésta redujo la velocidad y se estabilizó, las oleadas de hormonas agresivas retrocedieron. Ella estaba calmada por el momento.

—Sí, Alpha.

Los brazos de morenos la rodearon le enterró su cara en su cuello.

—Ten cuidado. Te amo.

—Lo sé—le acarició el pelo—Lo tendré.






*****


Hanna permaneció inmóvil, esperando su oportunidad.

La habitación parecía una enfermería, con gabinetes de vidrio llenos de medicamentos y equipos a lo largo de una pared, un mostrador cubierto con cajas de guantes, vendajes, pilas de bolsas intravenosas y luces brillantes colgadas del techo, pero en realidad era una celda de prisión.

Estaba desnuda sobre una fría mesa de acero inoxidable, con las esposas esposadas a los lados de la mesa. El collar de restricción, de cuero y metal, estaba sujeto en su cuello. Su piel ardía bajo los puños y el cuello.

Plata.

Contuvo un gruñido, incluso la más mínima señal de agresión y la pelirroja que estaba a pocos pies de la mesa con el bastón de control en su mano apretaría la soga en su garganta.

—Quítale esa cosa—la pelirroja llamada Emma estaba parada junto a la mesa, con los brazos cruzados sobre sus pechos, su expresión furiosa. Señaló con su dedo a Quinn—Te lo digo, ella no necesita eso y no puedo examinarla apropiadamente mientras eso está en su lugar. Quítaselo.

La ojiverde frunció el ceño.

—No.

La puerta se abrió y otra mujer de cabello rubio entró. Ésta tenía ojos de color azul, y al contrario de la médico sumisa que quería tocarla, ésta era dominante.

Muy dominante.

Incluso la guardia de ojos duros que quería destrozar su corazón no podía convocar tanto poder.

Su gato goleó, gruñendo en desafío hasta que la plata mordió en su cuello.

—Quinn, por favor—dijo Emma.

—Es peligrosa—dijo bruscamente Quinn—Mírala. Ella iría tras la prima si pudiera.

—Entiendo lo que quieres hacer, Emma—dijo la dominante mientras acariciaba el cabello del médico—, Pero no podemos dejar que te pongas en peligro.

—Mírala—dijo Emma—No hay nada que ella pueda hacerme. Ya está contenida.

Prima. La compañera de la Alpha.

Esperaba que le desgarrara la garganta, pero ella se acercó a la mesa y se encontró con su mirada en su lugar. Aunque irradiaba el mando, sus ojos carecían de la enemistad fría y dura de la guardia.

—Quinn, afloja la sujeción del cuello para que pueda hablar.

Su gato se enroscó en su interior, un desafío retorciéndose en su garganta.

—Prima…—dijo Quinn.

—Todo está bien. Deja que hable.

El dolor ardiente en su garganta se alivió.

El lobo dijo:

—Yo soy Brittany Pierce López, Prima de la Manada Timberwolf.

—Hanna. Alpha de los gatos Weres. ¿Dónde están mis cachorros?"

Brittany miró a Emma.

—Rachel los tiene en la guardería.

—Están a salvo—dijo Brittany.

—¿Por qué debería confiar en ti?

La ojiverde gruñó y la ojiazul suspiró:

—Debido a que no estás muerta todavía.

Inclinó la cabeza hacia atrás tanto como el collar permitía y olisqueo el aire.

La compañera de la Alpha tenía un olor de vino envejecido, casi embriagante, de roble, pero tejido a través de él era un filamento de canela y espuma de hoja quemada.

Complejo y convincente.

—Eres embarazada.

La ojiverde siseó y sacudió en el collar.

Se arqueó y cerró sus mandíbulas. No daría a los lobos la satisfacción de escuchar su grito.

—Quinn—Brittany dijo en voz baja—Quítate el collar.

—Prima…

—Todo está bien—la ojiverde vaciló y la ojiazul gruñó—Ahora, Quinn.

Su pelaje fluyó, el tono dominante era un desafío.

—Sí, Prima—retumbando, Quinn abrió el collar y separó las dos mitades, sacándola de su cuello.

—¿Dónde estás herida?—preguntó Brittany.

Sacudió la cabeza.

—No hablaré con nadie sobre nada hasta que haya visto a mis cachorros.

—Tan pronto como hayamos determinado que tus heridas están sanando, puedes verlos—Brittany miró a la pelirroja, quien asintió—¿Qué sabemos hasta ahora?

—He sacado sangre. Ella muestra signos de infección, probablemente después del parto, los antibióticos deben aclarar eso. Sus heridas no sanan, pero al menos ya no están sangrando.

La rubia más alta la estudió.

—¿Por qué no cambias?

Sus mandíbulas se amontonaron, pero ella permaneció en silencio.

La Prima miró desde la ojiverde a la pelirroja:

—¿Quieren salir las dos por un momento?

—Por supuesto—dijo Emma y se dio la vuelta.

—Absolutamente no—dijo Quinn.

—Quinn, no me hagas repetirme de nuevo.

Un fino estremecimiento pasó a través del marco de la ojiverde y agacho su cabeza.

—Sí, Prima.

Un segundo después, estaba sola con el lobo Prima.

—Ahora—dijo la Prima—Dime por qué no has cambiado para curar tus heridas.

—Los cachorros—dijo después de un largo momento de vacilación—Han estado en el pelaje durante mucho tiempo. Necesitan cambiar, y si estoy en el pelaje, no lo harán.

—¿Cuánto tiempo llevas ahí afuera?

—Una semana.

—¿Y han estado en el pelaje la mayor parte de ese tiempo?

Suspiró.

—Sí.

—Déjame examinarte y te llevaré a ellos—Brittany hizo una pausa—Voy a ver que estén a salvo.

—Puede que tu Alpha no esté de acuerdo.

La más alta sonrió levemente.

—Los Timberwolves no matan a los niños.

—Eso no es lo que dicen las historias.

—Tal vez—Brittany dijo en voz baja—, Ninguno de nosotros sabe tanto como nosotros pensamos.

—Mis costillas están rotas. Pensé que mi pulmón estaba perforado, pero...—podría confiar en la palabra de esta, pero no quería mencionar la extraña infusión de poder que había sentido cuando Emily la había cuidado—Pero ahora mi respiración es mejor.

—Tan pronto como Emma termine su examen, te llevaré a tus cachorros. Pero...Quiero tu palabra de que no intentarás nada en la guardería que pondrá en peligro a nuestros jóvenes. Si rompes tu palabra, yo misma guiaré la caza y no seré tan misericordiosa como Emily.

Nunca había esperado que confiar en un lobo, pero por segunda vez en ese día, tuvo que hacerlo.

—Tienes mi palabra.





*****


Emily se paseaba en la enorme sala de reuniones en el primer piso del cuartel general de la Alpha.

Un fuego ardía en la enorme chimenea, el hogar tan ancho como una carretera y tan alto como un granero. Su piel palpitaba con urgencia, y una inquietud abrasadora arañaba sus entrañas.

Quería peinar el Compuesto por Hanna, para ver que estaba a salvo.

No había estado tan agitada cuando había estado en celo. Ni siquiera la sed de sangre vampírica que podía llevarla a la locura creó tal compulsión implacable.

Se abrió la puerta detrás de ella y se dio la vuelta. Santana entró y cerró la puerta.

—¿Dónde está?—exigió—¿Te has olvidado de todo?

Santana rugió.

—¿Qué estabas haciendo ahí afuera?

Se preparó para la embestida de la otra morena, sintiendo ya los dientes en su garganta, arrastrándola hacia abajo, las garras rastrillando sus entrañas.

—Tenía que venir.

Santana gruñó y giró en círculos, sus ojos de oro clavados y duros.

—No puedes desobedecer nuestras leyes, no puedo hacer excepciones, ni siquiera por ti.

—Lo sé, lo siento.

Santana sacudió la cabeza y le acunó la mejilla en su palma.

—Yo también. Te extraño. Todos lo hacemos.

Hizo una mueca:

—Quinn quiere mi sangre.

—Quinn quiere que seas lo que eras—Santana suspiró—Lo siento por el precio que pagaste.

Cerró los ojos.

El tacto de la Alpha la inundó de una paz fugaz.

—Haría la misma elección de nuevo.

Santana la acercó, deslizó un brazo alrededor de sus hombros.

—Lo sé. ¿Cómo es, con los Vampiros?

Apoyó su mejilla contra el hombro de la morena.

—No lo sé. Yo estoy con ellos, pero no de ellos—suspiró—Todavía no, pero cada día más.

—Tu lobo parece sano.

Rió tristemente.

—Más feliz. Ni siquiera pensé en retenerla. Necesitaba correr, correr aquí, y...lo acabamos de hacer.

—Debes haber empezado antes del atardecer.

—Sí.

—¿Cómo…—Santana giró hacia las pesadas puertas dobles—Viene tu Lieja.

Las puertas se abrieron hacia adentro, y Kitty y Marley, flanqueadas por los soldados de Santana, barrieron dentro. La guardia personal de la vampiro las seguía.

—Liege Wilde—dijo Santana.

—Alpha López—dijo Kitty bruscamente—Emily, espera afuera.

Se apartó de la Alpha, puede que no sabía quién o qué era, pero conocía su deber.

Se enderezó.

—Sí, Lieja.

Mientras se dirigía hacia la puerta, Zahn se unió a ella a una señal de Kitty. Entraron en el amplio pasillo de piedra, y las puertas se cerraron, dejándolas solas.

—¿Cómo estás?—preguntó Zahn.

Su visión vaciló y el hambre golpeó. Apretó los dientes.

No dejaría que Zahn viera su debilidad.

—Bien.

Zahn se acercó, sus pechos rozando los suyos.

—Es una carrera larga aquí desde la casa de la ciudad. Necesitas alimentarte.

Sus caninos perforaron y las hormonas de la alimentación entraron en erupción.

—Sí.

Zahn sonrió, el pulso en su cuello saltando.

—Bueno, llegué justo a tiempo.






*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Vie Ago 17, 2018 9:48 pm

hola morra,...

britt mucho mas tajante que san en sus decisiones!!!
a ver como usa hanna la carta blanca de britt??
a ver como va la reunión de san y kitt???
emily emily,... por que se me hace que encontró su tope!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5723
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Sáb Ago 18, 2018 6:53 pm

3:) escribió:hola morra,...

britt mucho mas tajante que san en sus decisiones!!!
a ver como usa hanna la carta blanca de britt??
a ver como va la reunión de san y kitt???
emily emily,... por que se me hace que encontró su tope!!

nos vemos!!!





Hola lu, jajajajaaj y las piensa y no por impulso...la otra mitad de san x eso son perfectas juntas jajajajaja. Mmm algo difícil, pero no imposible. Interesante encuentro...esperemos y bn, esa es una buena alianza. Jajajajajaajajaj yo tmbn lo pienso...y kiero la vrdd jajaajajaj. Saludos =D





avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 9

Mensaje por 23l1 el Sáb Ago 18, 2018 6:54 pm

Capitulo 9




Cuando la puerta se cerró detrás de Zahn y Emily, señaló a Kitty para caminar con ella lejos de los demás.

Se quedaron junto a las ventanas abiertas mirando a través del compuesto hacia el bosque oscuro. El olor a presa y pino la llamaba, y deseaba poder dejar atrás la amenaza de la guerra y correr con su compañera a la luz de la luna.

Pensó en el gato herida y sus cachorros, y su pecho le dolía al pensar en sus propios jóvenes en peligro. Simpatizaba con Hanna, pero su deber exigía que pusiera sus sentimientos a un lado.

Su rubia probablemente diría que sería un mejor líder si dejara que sus sentimientos la guiaran, pero los instintos de la ojiazul no nacieron de milenios de lucha para sobrevivir. Aunque había heredado de su papá la misión de unir a los Praeterns en la lucha por la libertad, no podía permitirse ignorar sus instintos con el bienestar de su familia y su Manada en el equilibrio.

—¿Estás bien?—preguntó.

Kitty había sido gravemente herida mientras la ayudaba en una incursión en una instalación secreta donde sus lobos habían sido mantenidas en cautiverio.

Otra deuda que le debía.

El rostro pálido y frío de la ojiverde era ilegible como de costumbre, pero una débil sonrisa suavizó sus rasgos esculpidos por un segundo.

—¿Te preocupas por mí, Lobo?

Retumbó, la irritación ondulando sobre su piel.

—No tengo ningún uso para un aliado que no puede ponerse de pie en una pelea.

—Puedo luchar con la luz del sol, así como con cualquier lobo.

Resopló.

—No durarías una ronda, dentro o fuera de la luz.

—Algún día, tal vez probemos eso.

—Tal vez, cuando necesite entretenimiento.

La rubia se rió.

—Serías una mascota interesante.

Su inquietud se alivió. La ojiverde estaba bien.

—Emily entró en el área de la Manada esta noche.

—¿Necesita permiso para entrar?

—Ella conoce la ley—gruñó, su lobo todavía insatisfecho—Cuando ella eligió ser tu Warlord, se convirtió en un lobo solitario.

—¿Qué significa?

—Significa que renunció al derecho de ir y venir sin previo aviso.

—¿Incluso considerando quién es ella?

—Especialmente, por quién es ella—apretó las mandíbulas—Como mi centuri, ella era dominante en la mayor parte de mi Manada. Ellos seguirían sus órdenes sin cuestionar. Su estado ha cambiado, y la Manada necesita ver lo que eso significa. Sin leyes, tenemos caos.

La ojiverde sonrió débilmente.

—¿Y qué crees que tenemos ahora?

—Ahora más que nunca, necesitamos preservar el orden. Nuestras leyes nos han servido bien durante siglos. Las especies Praetern han sobrevivido en la coexistencia pacífica, respetando las fronteras, y reforzándolas cuando son violadas.

—Siempre ha habido disputas territoriales—señaló Kitty—, Tanto entre especies dentro como especies fuera. Puedo pensar en media docena de vampiros que estarían contentos de verme convertirme en cenizas.

—No es sorprendente—murmuró y de nuevo, la ojiverde sonrió—Somos depredadores, siempre tendremos que luchar para mantener nuestra regla. Y mientras más de una especie depredadora sobreviva, siempre nos desafiaremos mutuamente por el dominio.

—No necesariamente—dijo Kitty—En el pasado, los Vampiros gobernaron a los Weres, y todos tuvieron suficiente presa. Una situación muy viable.

Se rió.

—Los Weres nunca serán esclavos de los Vampiros de nuevo. Esos tiempos han pasado, podríamos ofrecerte nuestra sangre, pero no nuestra servidumbre. Además, ahora los humanos son presa voluntaria para los vampiros, ¿planeas que se conviertan en esclavos?

La ojiverde miró por la ventana, los fuegos nocturnos reflejando el rojo en sus ojos.

—Haces preguntas que ningún Vampiro respondería.

—Y sin embargo, somos más parecidos de lo que no—dijo en voz baja—A veces pienso que todo lo que nos espera es la destrucción. Nuestro camino puede no ser uno que podamos cambiar.

—Pero lo intentarás.

—Haré lo que sea necesario para proteger a mis lobos.

La rubia asintió con la cabeza.

—Como yo, por mi Clan.

—No somos una amenaza para los vampiros. No los cazamos como presa.

—No, pero puede llegar el momento en que nuestra presa se convierta en su aliado, y nos convertimos en cazados.

Se apartó de la noche.

Al otro lado de la habitación, la compañera de la rubia, Marley, estaba sentada frente al fuego, frente a ellas. Un círculo de soldados vampiro la rodeó a la izquierda, vigilando cautelosamente a sus guardias.

Dos grupos de depredadores letales, y todo lo que podría estar entre los Praeterns y aquellos que los destruirían.

—Tienes mi palabra, los Weres nunca cazarán a los Vampiros, excepto en represalia por un ataque.

—Tú no hablas por todos los Weres.

Pensó en Hanna y en los gatos que vivían cerca de la anarquía en las montañas vecinas, en los enclaves más pequeños de coyotes que vagaban por el norte y en los otros dispersos que vivían en un escondite aún más profundo.

Solos, sin líderes, serían presas fáciles.

Unidos, estarían protegidos.

—Planeo cambiar eso.

—Creo que podrías—Kitty dijo en voz baja—Pero eso supone, mi amiga Santana, que sobrevivirás el tiempo suficiente.

—Y mientras lo haga, te contaré mi aliada.

La ojiverde dejó escapar un largo suspiro.

—Si debo tener un aliado, no puedo pensar en ninguno mejor.

Se rió suavemente.

—Un cumplido de la Lieja. Me siento honrada.

—¿Por qué me querías aquí esta noche?

—Emily es un vampiro, ¿no?

—Sí.

—Entonces, ¿por qué estaba en la tierra de la Manada antes del atardecer?

—Emily es vampiro, pero también es un lobo dominante, y ella se convirtió en una manera inusual—Kitty sacudió la cabeza, vaciló. En una rara muestra de emoción, frunció el ceño con impaciencia—Estas no son cosas que generalmente se discuten con los de afuera.

—Estas no son tiempos habituales.

—No. No lo son—Kitty miró por encima del hombro hacia donde Marley esperaba, todavía protegida por un grupo de guardias. Luego se volvió hacia la morena—Nunca esperé tener un consorte o un Dominio para proteger. O un aliado que conté como un amigo.

—Ten cuidado, Vampiro—dijo Santana suavemente—Me estropearás.

Sonrió, sus incisivos destellando.

—Tenía la esperanza por saborear.

Santana gruñó y su sonrisa se ensanchó.

—¿Qué hay de Emily? Guardaré tu consejo.

—Lo sé—se puso seria—Ordinariamente, el convertirse es un proceso deliberado y controlado. El ARN del Vampiro es transportado en la sangre y las hormonas e inyectado en el anfitrión lentamente, permitiendo que la mutación tome el asimiento en la médula y substituya finalmente las células mamá del anfitrión con los progenitores Vampíricos. El anfitrión se beneficia de la longevidad hasta el punto de inmortalidad virtual. La desventaja, por supuesto, es el defecto en la propia célula sanguínea, que requiere la infusión de portadores de oxígeno a través de la alimentación.

—¿Hay alguien compatible con el proceso?

Suspiró.

—Te doy mi palabra de que la información permanece conmigo y con mi compañera—dijo Santana.

—No. En algunos anfitriones no hay una respuesta inmunológica rápida que destruye la introducción del ARN del Vampiro, impidiendo que la mutación se establezca. En esencia, esos anfitriones son resistentes a la conversión—miró por la ventana—En muchos casos, el anfitrión está tan agotado de sus propias células naturales que mueren.

—¿Hay alguna manera de saberlo de antemano?

—No que hayamos sido capaces de descubrir. Es por eso que estamos en convertir a tan pocos anfitriones, incluso aquellos que presentan peticiones para ello—suspiro—Hasta ahora, antes de que los anfitriones de sangre humana fueran tan abundantes, también nos resistimos en convertir por razones prácticas, no queríamos demasiados novatos compitiendo con nosotros por presas.

La morena se apoyó en la ventanilla abierta.

—¿Por qué algunos anfitriones son tan susceptibles a la esencia del Vampiro que se convierten rápidamente adictos?

—Las hormonas de alimentación normalmente se eliminan del sistema del anfitrión lentamente, durante unos pocos días a una semana. En algunos, se descomponen tan rápidamente que el anfitrión sufre la retirada sin una nueva infusión y después experimenta placer extremo con cada nueva exposición, causando un ciclo adictivo. Y de nuevo, imposible predecir.

—¿Y qué hay de Emily?

—El volumen sanguíneo de Emily fue completamente reemplazado por el mío, como un trasplante de médula ósea, sólo bajo circunstancias rápidas y traumáticas. Mi conjetura es que sus secuencias genéticas Were se fusionaron de alguna manera imprevista con los genes Vampiro. Eso podría explicar por qué ella no responde a la radiación ultravioleta como la mayoría de los vampiros.

—No estoy segura de que sus características Were no hayan sido alteradas también—dijo Santana, recordando la extraña transformación que había visto cuando estaban atrapadas bajo tierra. Emily había tomado una media forma, normalmente algo que sólo un Alpha Were podría asumir—Ella puede ser más fuerte que nunca asumir.

—Parece que ambas tenemos algo nuevo y potencialmente peligroso para lidiar.

—¿Todavía la reclamas como tuya?

La ojiverrde sonrió.

—Ella es mía.

Gruñó suavemente.

—Y mía.

—¿Qué hay del prisionero?

Gruñó.

—Tenemos más de uno. Un humano que atrapamos cuando atacamos el centro investigación que jura que es un amigo, pero no revelará con quién trabaja, con las dos hembras humanas con fiebre Were, y ahora esta maldita gata.

—Cuéntame sobre ella.

—No sé mucho. Un Alpha con cachorros recién nacidos, escondiéndose en la tierra de la Manada. No tiene ningún sentido en absoluto.

—Me sorprende que todavía está viva.

—Por lo general, no lo sería. Pero ella dice que tiene información para nosotros y...—sacudió la cabeza—Emily la ha reclamado como su prisionera. Ella está en su derecho, mientras te representa, pero todavía existe el problema de Emily estando en la tierra de la Manada sin sanción oficial.

—Vamos a ver lo que el gato tiene que decir, y entonces podemos decidir qué hacer con ella.

—Entonces podemos decidir qué hacer con todos ellos.





*****


—Tienes razón acerca de la curación—dijo Brittany a Hanna, colgando el estetoscopio en el poste IV junto a la mesa de tratamiento—Hay evidencia de sangre en la cavidad torácica, probablemente de un pulmón perforado. Sin embargo, no estás mostrando los síntomas que esperaría. ¿Cómo te sientes?

—El dolor casi ha desaparecido—había sido cautelosa al someterse al examen, pero el lobo había sido minuciosa.

Y gentil.

En el momento en que todo había terminado, se sentía más fuerte. Ya no le dolía respirar profundamente.

La presión en su vientre había desaparecido.

La debilidad estaba empezando a disminuir también. Su gato merodeaba nervioso, inquieto por ser libre.

Le habían quitado el collar, pero sus manos todavía estaban esposadas. Debería ser capaz de deslizarse fuera de ellos si cambiaba, pero una vez que lo hiciera, tendría que atacar rápida y letalmente.

No atacaría a una Were embarazada, aunque fuera un lobo, a menos que no tuviera otra opción.

—No habría esperado que te curaras tan rápido sin cambiar—dijo Brittany.

No dijo nada.

No debería haberse curado tan rápidamente, incluso si hubiera sido capaz de cambiar.

Emily fue la causa. Se estremeció ligeramente, recordando la boca de la morena en su garganta, el cuerpo moviéndose sobre el suyo, reviviendo el calor, la liberación violenta, terriblemente placentera.

La más alta frunció el ceño.

—¿Qué más sucedió ahí afuera?

—Nada.

—Eso no es lo que dice tu cuerpo.

Miró hacia abajo.

Su pelaje se había engrosado por el centro de su torso, su piel brillaba, resbaladiza con el brillo del sexo. Su gato paseaba y siseaba, deseando unirse.

En el fondo, ella sintió una llamada, diferente a lo que había conocido. Un desgarre y agarre duro para montar y unirse y reclamar. Su respiración se volvió irregular, y amarro a su gato antes de que rompiera sus ataduras y arañó su salida del cautiverio.

—No es nada.

Brittany se quedó en silencio. No podía forzar a la otra rubia a decirle que había provocado la respuesta fisiológica, pero la naturaleza de la respuesta era inconfundible.

Algo había movido los instintos de apareamiento del gato. Incluso podía sentir la urgencia de Hanna, y su lobo se agito, a pesar de estar apareada y embarazada.

—Si tienes un compañero ahí afuera, alguien que intente encontrarte…

—Yo no lo tengo.

—Otro gato en la tierra Timberwolf será asesinado a primera vista.

—No. Nadie está por venir—los miembros de Hanna temblaron, su vientre se apretó con necesidad—Necesito ver a mis cachorros.

—Recuerda tu promesa…

—Mi palabra.

Brittany tomó la llave que Quinn había dejado, abrió los puños y deslizó su brazo por detrás de sus hombros.

—Déjame ayudarte a incorporarte. Te llevaré a ellos.

—¿Por qué me estás ayudando?—se estremeció por el poder que salía del lobo, pero no era ella lo que ansiaba.

La mordida de su cuello flameó. Su gato gritó de rabia, y cerró los ojos, sosteniendo a su bestia.

—Los estoy ayudando—Brittany dijo en voz baja—Son inocentes en esta lucha.




*****


Emily agarró el brazo de Zahn y tiró de ella a través del enorme suelo de piedra de la sede de Santana a las puertas delanteras masivas.

Los abrió de un empujón con el hombro y arrastró a Zahn hacia el porche.

Un sentrie apareció de la oscuridad, su torso desnudo iluminado por los dedos de llama arrojados por los pozos de fuego en el patio. Bloqueó su camino, con un rifle cruzado sobre su pecho.

—Mis órdenes son que nadie sale del edificio.

Emily gruñó.

El rico aroma cítrico de Zahn llenó sus fosas nasales, el hierro de la sangre de Zahn era un poderoso señuelo que la inflamaba. Su boca se llenó con el sabor de las hormonas de alimentación. El hambre palpitaba en su vientre y su sexo.

Podía cautivarle, pero el asalto sería una violación del tratado de Kitty con los lobos. Podría llevárselo junto con Zahn, tenía suficiente hambre como para beberlos a ambos secos. Si él no cedía.

—Warlord—murmuró Zahn, su tono era una advertencia silenciosa.

Sin decir palabra, tiró de Zahn por el largo porche hasta una esquina más allá del alcance de la luz del fuego, en los oscuros rincones de la noche. Le abrió su camisa, exponiendo sus pechos y la elegante columna de su garganta, su corazón un fuerte y seductor pulso en la cabeza.

—Aliméntate, Warlord—susurró Zahn, pasando su mano por la nuca, atrayéndola cada vez más hacia las sombras.

Empujó a Zahn contra la pared, sujetándola a los troncos ásperos con su cuerpo. Deslizó sus colmillos sobre los pechos, casi rompiendo la piel. Ésta gimió, con la espalda arqueada.

Le chupó el hueco de la garganta de Zahn, la promesa de la sangre tan cerca de conducirla a un frenesí. El brillo del sexo enrojeció su piel. Su clítoris estaba listo. La necesidad era tan grande que ella se estremecido, la sed de sangre y el frenesí guerreaban en sus entrañas.

Zahn gimió y empujó sus dedos en el cabello, tirando de la boca al pulso en su cuello. Sus caderas empujaron contra la tela áspera de BDU.

—Bebe.

Logró contener el tiempo suficiente para deslizar su mano entre ellas y abrir los pantalones de Zahn y los suyos. En cuestión de segundos, ella estaba desnuda entre las piernas con sus colmillos enterrados en la garganta.

Zahn gimoteó una vez y llego orgasmo, su cabeza echada hacia atrás contra la pared, sus puños apretados en su cabello.

Tragó, el calor eléctrico de la vida fluyendo a través de ella. Se balanceó entre las piernas de Zahn, la esencia resbaladiza de la liberación caliente y gruesa en su carne hinchada.

Gimió, su culo se endureció. Tragó y empujo.

Tanto poder llenándola, tanta necesidad. Su lobo arañó y gruñó por la libertad, salvaje para enredarse, para unirse. Puso sus garras en los músculos firmes del culo de Zahn y tiró de ella más aún más cerca, montándola, lista para correrse.

Su fuerza magnifica con cada trago, pero su hambre crecía. El placer la burlaba, escurridizo y cruel. Necesitaba correrse. Necesitaba vaciar su mente y el cuerpo de la furia y el deseo, la ira y la necesidad. Sus garras rompieron la piel, sus caderas se agitaron.

Tan cerca.

Zahn gritó y se corrió de nuevo. Bebió más profundo. La sangre de era rica, potente, afinada por siglos de crianza para este destino único. Presa era presa.

Su presa.

La bebería, la drenaría. Su lobo festejaría. La agonía terminaría.

Arrancó su boca y la sangre fluía por el cuello de Zahn y sobre su pecho, aulló de rabia y necesidad. A su alrededor se percibían lobos.

Manada.

Y un aroma que se retorcía en su interior por encima de todos los demás.

Gato.

Su lobo rugió y explotó, su mente un vacío misericordioso.







*******************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5828
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 3:) el Sáb Ago 18, 2018 8:58 pm

hola morra,...

es cuestión de ver lo que dice hanna para ver como termina!!!
lo que hace britt es entendible,.. consciente o inconsciente se esta poniendo en el lugar de hanna!!!
el lobo ya decidió y quiere a SU gato!!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5723
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Activo Re: FanFic Brittana: Medianoche IV (Adaptada) Cap 26

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 19 de 22. Precedente  1 ... 11 ... 18, 19, 20, 21, 22  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.