Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Prólogo
Hoy a las 1:24 pm por 3:)

» FanFic Brittana: A Un Ángel (Adaptada) Cap 10
Hoy a las 12:49 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Mientras II (Adaptada) Epílogo
Hoy a las 1:07 am por monica.santander

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee “Finally in Carburé!” Part III
Sáb Ago 19, 2017 8:46 am por Klainefan

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 3, 4, 5 y 6
Vie Ago 18, 2017 11:51 pm por monica.santander

» [Resuelto]BRITTANA: NO LE RECLAMES AL AMOR. Epilogo
Mar Ago 15, 2017 8:24 pm por micky morales

» Brittana: Toda la Rabia. Epilogo y Bonus
Dom Ago 13, 2017 4:03 am por marthagr81@yahoo.es

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Mis Sueños II (Adaptada) Epílogo
Dom Ago 06, 2017 8:06 pm por 23l1

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 14 y 15
Sáb Ago 05, 2017 2:53 pm por JVM

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Mar Jul 25, 2017 6:07 pm por monica.santander

» [Resuelto]Brittana: Hermanastras con Beneficios.. Actualizado 20-07-17
Jue Jul 20, 2017 6:12 pm por JVM

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Jue Jul 20, 2017 9:44 am por micky morales

» [Resuelto]EL EJERCITO VERSION BRITTANY. cap. 16
Sáb Jul 15, 2017 12:57 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Qué (Adaptada) Epílogo
Dom Jun 25, 2017 8:14 pm por 23l1

» [Resuelto]Brittana: Seductora Irresistible (adaptación. GP Brittany) cap. 20 mas Epilogo
Sáb Jun 24, 2017 7:06 pm por micky morales

» [Resuelto]FanFic Brittana: La Obsesión (Adaptada) Epílogo
Vie Jun 09, 2017 8:27 pm por 23l1

» [Resuelto]Mándame al Infierno pero Besame (adaptación) Gp Santana Cap. 18 y Epilogo
Dom Jun 04, 2017 1:07 am por monica.santander

» [Resuelto]FanFic Brittana: Respiro (Adaptada) Epílogo
Jue Jun 01, 2017 11:11 pm por 23l1

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 96º
Miér Mayo 31, 2017 9:18 pm por MarisaParedes

» *FanFic* -A Punto Cero- Capitulo 77- Cuenta regresiva- Parte 2-*Nuevo*
Miér Mayo 31, 2017 9:05 pm por MarisaParedes

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
monica.santander
 
3:)
 
JVM
 
micky morales
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

[Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Cap 24

Mensaje por 23l1 el Miér Oct 26, 2016 11:05 pm

Capitulo 24


Brittany



Abro mis ojos lentamente, aún sumida en el exquisito sopor provocado por la noche de pasión vivida.

Estoy recostada sobre mi lado derecho y veo que mi mano izquierda está firmemente sujeta y entrelazada con la mano de Santana.

Me remuevo un poco entre sus brazos y ella hunde su nariz en mi cuello. Siento su respiración acompasada sobre mi piel, aún está dormida.

Cierro mis ojos recordando todo lo vivido la noche anterior.

Mi piel se eriza al recordar la boca de Santana por mi cuerpo y, de pronto, escucho que susurra mi nombre en sueños.

―Britt…

Mi corazón da un vuelco y en mi boca se dibuja una sonrisa de satisfacción al saber que sus sueños me pertenecen… y que me ha llamado “Britt”.

No quería que esto sucediera.

Que una persona como Santana entrara en mi vida y la pusiera de cabeza, porque aunque traté de huir de ella con todas mis fuerzas, he caído bajo el hechizo de Santana López.

Sé que tal vez para ella esto no signifique nada más que una noche de sexo.

Que lo más seguro es que no vayamos a ninguna parte con esta seudo relación, pero no es momento de arrepentirse de lo vivido, porque reconozco que me ha gustado.

La verdad es que me encantaría tener a una persona como Santana revoloteando en mi vida por siempre, pero como ella me dijo claramente hace un tiempo atrás, ella no es la princesa que una tonta romántica como yo desea.

Porque admito que, aunque me haga la fuerte y diga que no es verdad, he soñado con el día en que esa princesa o un príncipe llegue a mi vida…y lástima que no sea Santana.

Suelto un suspiro de resignación y siento que es verdad cuando dicen eso de que no se puede tener todo en la vida, pero por otro lado pienso que, mientras esto dure, lo disfrutaré.

Me vuelvo a remover entre sus brazos y trato de hacerlo despacio a ver si logro zafarme de su agarre y salir de la cama para ir hasta el baño, pero me es imposible ya que Santana se pega más a mí y suelta un suave gemido.

―Santana―susurro.

―Buenos días―dice y me da un suave mordisco en el hombro.

Un delicioso escalofrío me recorre de pies a cabeza.

Esto no puede ser.

No puede ser que, con solo una de sus caricias, ya esté perdida… Esta mujer será mi perdición.

Me va besando el cuello y, de pronto, y sin darme cuenta, en un solo movimiento, logra que yo quede sobre ella. Miro directamente a sus ojos que lucen adormilados.

Me regala una sexy y traviesa sonrisa que hace que mi corazón lata más rápido.

Con su mano va acariciando de arriba abajo mi espalda desnuda y no puedo evitar cerrar los ojos ante el placer que ese contacto provoca en mí.

―Eres tan hermosa―dice.

Yo abro los ojos y ella coloca un mechón de cabello tras mi oreja.

―Mentirosa. Debo estar horrorosa, toda despeinada.

Ambas sonreímos, pero de pronto deja de hacerlo y me observa de una forma que no lo había hecho antes.

―Digo la verdad―ahora acaricia el contorno de mi rostro―Eres hermosa. Y así, despeinada y desnuda sobre mí, lo eres aún más.

Noto cómo mis mejillas se calientan, me he sonrojado como una quinceañera al escuchar lo que me ha dicho Santana.

Se incorpora en la cama con prisa y hace que me siente a horcajadas sobre ella. Se acerca más a mí y me sostiene la mirada por unos segundos. Yo trago en seco al notar que me mira de manera distinta.

Aunque sus ojos conservan la picardía y el brillo lujurioso de siempre, hay algo en ellos que no sé bien cómo explicar.

Se acerca y me besa lentamente y le respondo de igual forma, tomándonos todo el tiempo del mundo, como si yo no tuviese una hija que me espera en casa, como si solo existiéramos Santana y yo en el mundo.

El beso ahora se vuelve más profundo y puedo notar que ha provocado mucho en Santana. No puedo dejar de sentirme excitada al saber que soy la responsable de su estado.

Creo que no saldremos tan rápido de la cama.

Santana baja una mano hasta mi trasero y me da un apretón y, es en ese preciso minuto, que mi estómago decide protestar haciendo un ruido horrible.

Ambas reímos, pero no separamos nuestras bocas.

La verdad es que tengo hambre, anoche solo me alimenté de sexo y es obvio que hoy mi estómago me exija que coma algo.

―Deberíamos levantarnos e ir a desayunar por ahí―dice Santana apartándose de mi boca y mirando fijamente cada facción de mi cara.

―Sí, tienes razón―digo y, aunque no quiero romper el contacto, tengo que hacerlo―Voy a la ducha.

Anuncio y trato de levantarme, pero me toma del brazo y me devuelve a mi lugar.

―Vamos a la ducha―dice lentamente y en tono autoritario.

―Pero…―balbuceo.

―Pero, nada.

Santana corre las sábanas que, escasamente nos cubren, mueve sus piernas y se baja de la cama, todo esto conmigo aún a horcajadas sobre ella.

Y así, con mis piernas enrolladas en su cintura, me lleva a la ducha.

Santana da el agua y yo aún sigo aferrada a ella, es como que no pesara nada entre sus brazos.

Entramos en la ducha y el agua tibia nos moja la cabeza y me deja sobre mis pies. Se lanza a mi boca y ahora me besa con desesperación mientras el agua va cayendo por nuestros cuerpos.

Esto me gusta y pienso que, estar aquí con ella, me ha hecho olvidar todo lo malo que ha pasado estos días, toda la angustia vivida.

Su presencia me hace sentir segura, protegida y confiada, pero también hace que dentro de mí se encienda una alarma, es por eso que tengo que estar alerta si no quiero sufrir otra vez.

Santana ahora me mueve hasta que mi espalda choca con la pared de la ducha. Doy un gritito cuando mi piel hace contacto con la fría superficie de baldosas.

―Ahora, Brittany, enrolla tus piernas en mi cintura.

Hago lo que me pide, sin pensarlo siquiera, y colgándome a su cuello para estabilizarme, me toma por los muslos y enrollo mis piernas en su cintura.

―Ni te imaginas la de veces que he soñado con tenerte así―me dice jadeando sobre mi boca y lentamente hace que nuestros sexos se rocen.

Ambas gemimos perdidas de placer.

Y ahí, en esa ducha, Santana me vuelve a hacer suya.





Estamos sentadas a la mesa de un pequeño restaurante que vimos en el camino.

El lugar resultó muy agradable, así que aquí desayunaremos. Muero de hambre y, cuando la mesera trae nuestra orden, comienzo a poner en mi boca todo lo que veo ante mis ojos.

Apenas si hablo y de pronto me encuentro con la mirada de Santana que me mira con expresión divertida.

―Lo siento―digo cuando logro tragar.

―No te preocupes. Tienes que recuperar fuerzas. Lo entiendo―dice guiñándome un ojo y sonriendo mientras bebe de su vaso de jugo de naranja.



El desayuno transcurre tranquilo y se ha notado que tenemos hambre ya que apenas intercambiamos algo de conversación.



Luego de desayunar él me lleva de paseo por la costa.

El día está soleado y agradable, pero me impaciento ya que creo que debería volver a casa.

Hace mucho que no pasaba una noche completa fuera de casa y con otra persona. La última vez fue con Sam, pero él era "mi novio".

En cambio Santana … ¿qué es Santana?

Nada.

Santana no es nada, solo una buena amiga.



Ella estaciona su auto frente a la playa y puedo ver a algunos tímidos bañistas que se meten en el mar y a otras personas trotando por la orilla o paseando a sus perros.

Estamos ahí, tranquilas, observando el hermoso paisaje que me encanta, pero ya debo volver con mi hija.

―Creo que es hora de que me lleves a casa, por favor.

―Yo pensaba que tal vez podríamos almorzar juntas.

―No lo creo, Santana. Por si no lo recuerdas tengo una hija de la cual soy responsable.

―Lo sé, Brittany, pero solo te pido un rato más, solo el almuerzo―con sus hermosos ojos me ruega dulcemente pasar unas horas a su lado, pero ya debo volver.

―Santana, tengo que volver. Mi mamá…

―Tu mamá está encantada de que estés aquí conmigo―dice sonriendo socarronamente de lado―No creo que le moleste cuidar de Susan por un par de horas más.

―Pero…es que…no. Santana, de verdad…

Sin hacer caso a mis reclamos toma su teléfono, marca un número y lo pone en alta voz. Escucho un par de tonos y oigo la voz de quien atiende la llamada.

―Hola―dice la voz tan conocida para mí…

La voz de mi mamá.

―Buenos días, señora Pierce ¿Cómo está usted hoy?

―Buenos días, Santana. Yo muy bien. ¿Y ustedes? ¿Todo bien? ¿ Britty está bien?

―Hola, mamá. Estoy bien
―digo enfurruñada, enojada por la encerrona de la que estoy siendo víctima.

―La llamo porque Brittany está preocupada por Susan. ¿Ella está bien?

―Sí, muy bien. Ahora está jugando en el patio.

―Genial. Señora Pierce, ¿usted tendría algún problema para cuidar a Susan por un par de horas más en lo que Brittany y yo vamos a almorzar?


Mi mamá se queda muda por unos segundos.

De seguro debe estar dando saltitos de felicidad por la sala.

―Claro. Por mí no hay problema. Diviértanse y cuídame mucho a Britty, Santana.

―Por supuesto. La entregaré de una pieza en la puerta de su casa.

―Mamá…
―digo tratando de replicar algo, pero es inútil.

―Diviértete y cuídate, hija. Adiós―dice y corta la llamada para no oírme.

No sé qué piensa mi mamá.

No sé qué pretende.

Se me había olvidado que ella es la presidenta del fans club de Santana López.

―Bien, ¿estás más tranquila? Susan está bien.

―Sí, estoy genial―respondo un poco molesta.

Ah, pero cuando llegue a casa mi mamá me va a oír.



Santana me lleva a un restaurante cerca de la playa donde la comida es espectacular.

La conversación ahora es distendida y agradable y debo reconocer que me he divertido como hace tiempo no lo hacía.



Ya es tiempo de volver a casa y Santana conduce por la carretera hasta que llegamos a destino.

Nos estacionamos fuera de mi casa y nos quedamos dentro del auto, creo que ninguna de las dos quiere despedirse, no queremos que este día termine, pero debo entrar en casa.

Voy abrir la boca para decir adiós cuando veo que la puerta de casa se abre y Susan sale y corre hasta llegar el auto.

―¡Hola, Sanny!―saluda metiendo su cabeza por la ventana del auto.

―Hola, pequeña hada ¿Cómo estás?

―Muy bien. Mamá, ¿invitaste a Sanny?

¿Invitación?

¿Qué invitación?

No sé a qué se refiere mi hija.

Frunzo el ceño y pienso en qué invitación es esa.

Santana sale del auto y llega hasta ella para saludarla con un beso en la mejilla. Yo también bajo del auto y llego a su lado.

―Mamá, ¿no invitaste a Sanny a mi cumpleaños?

Ah, era eso.

Pero no, no he invitado a Santana.

¿Por qué tendría que hacerlo?

―Bueno, Susan yo…

―No importa mami. Sanny, ¿quieres venir a mi cumpleaños?

La morena la mira risueña.

De seguro nunca la han invitado a un cumpleaños de niños. Luego me mira a mí para ver mi reacción.

Yo estoy con el ceño fruncido, algo me molesta de esta invitación.

―Claro, Susan. Estaré encantada de venir a tu cumpleaños.

―¡Genial!―dice Susan entusiasmada.

―Bien, Santana―me acerco a ella para despedirme―Creo que es hora de que entre en casa.

―Está bien. Susan, ¿podrías dejarme a solas con tu mamá, por favor?

―¿Ya te vas? ―le pregunta mi hija con un poco de desilusión.

―Sí. Tengo que ir a casa, pero pronto vendré a verte, ¿está bien?

―Bien―dice y se despide besando la mejilla de Santana y corriendo de vuelta a casa.

La morena se gira y queda frente a mí. Me mira fijo y yo le sostengo la mirada.

―¿Qué pasa, Brittany? ¿Por qué estás molesta?

―¿Molesta? Yo no estoy molesta.

―Molesta, sí. Qué pasa. ¿No te gustó que Susan me invitara a su cumpleaños? ¿Es eso?

―No.

―¿Entonces?―pregunta acercándose un poco más a mí y ya no queda espacio entre nosotras.

―¿Cuándo es el cumpleaños?

―En dos semanas. Santana, sé que nunca antes te habían invitada a un cumpleaños infantil. Susan aún no entiende que tú eres una mujer sumamente ocupada, pero debiste decirle que no podías venir y no ilusionarla con…

―¿Y cómo sabes que no quiero venir?

―Bueno… yo…creo

―Brittany, voy a venir. Se lo prometí a Susan y aquí estaré. ¿Cuál es tu problema? ¿O no quieres que venga? ¿Es eso?

Bajo la mirada a mis pies.

La verdad es que me encantaría creer en todas y cada una de las palabras que salen de su boca, pero aún hay cierta desconfianza dentro de mí que no me deja del todo.

―Santana, si quieres venir al cumpleaños estás cordialmente invitada, pero si no puedes o no quieres venir, no le mientas a Susan. Una cosa que no aguanto es la mentira, menos a ella que se ha encariñado mucho contigo…no quiero verla sufrir.

Me toma la cara entre sus manos, me besa la punta de la nariz y me dice:

―Dije que iba a venir, y voy a venir. Si no quisiera estar aquí se lo hubiera dicho a Susan. Yo no podría engañarla porque igual me he encariñado mucho con ella…y contigo.

Mi corazón da un vuelco al escuchar eso, pero la odiosa voz de la razón me dice que vaya con cautela y no crea todo lo que oigo.

Santana se acerca a mi boca y me besa suavemente y yo vuelo por sobre las nubes, como si ese fuera nuestro primer beso.

Luego se aparta y me mira fijamente a los ojos, presiento que ya es la despedida.

No, no quiero que se vaya.

―Ahora me voy. Este ha sido un día magnífico. Te dejo para que estés con Susan. Te llamo.

Me vuelve a besar y me suelta para caminar hasta su auto. Se sube, lo pone en marcha y levanta la mano para despedirse.

Me quedo parada observando cómo se aleja calle abajo y un extraño sentimiento se apodera de mí. Sacudo mi cabeza y me dispongo a caminar hasta la entrada de mi casa.

Entro en la sala y no veo a mi mamá. Llego hasta la cocina y ahí la encuentro.

Ella está feliz preparando un postre, tarareando una canción.

―Hola, hija―saluda con una amplia sonrisa en la cara―¿Y Santana?

―Se fue.

―Ah, qué mal. Y yo que quería hablar con ella.

Doy un suspiro cansado.

Se nota que a mi mamá le encanta el que Santana y yo estemos juntas. Pero tengo que aclararle algo a esta señora y será ahora. Además no se me olvida la encerrona que me hizo junto con Santana el día de hoy.

―Whitney Pierce. Tú y yo tenemos una conversación pendiente. Y la tendremos ahora.






*****************************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D
avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4442
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Miér Oct 26, 2016 11:19 pm

Jajajaja le toca regañó a la mamá de Britt :D
Siento que San se esta abriendo mas con sus sentimientos con Britt, la forma de mirarla, de besarla , y aunque ahora le cause duda a la rubia el amor o las intenciones de San al final creo que lo demostrara con hechos.
Espero que sigan viéndose antes de la fiesta de Susan!
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 971
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Miér Oct 26, 2016 11:47 pm

Hola morra...

Es normal que britt todavia desconfie... san no le da al 100% la confianza que necesita...
Amo la complicidad df la madre se britt jajaj..ya se gano a la suegra y a la hija!!... !
A ver como va el cumple de su??

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4940
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Jue Oct 27, 2016 8:05 pm

No es facil confiar en san cuando todo se reduce a sexo sin palabras pero britt deberia disfrutar el momento y ver que pasa, creo que se podria sorprender!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6359
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Jue Oct 27, 2016 11:02 pm

JVM escribió:Jajajaja le toca regañó a la mamá de Britt  :D
Siento que San se esta abriendo mas con sus sentimientos con Britt, la forma de mirarla, de besarla , y aunque ahora le cause duda a la rubia el amor o las intenciones de San al final creo que lo demostrara con hechos.
Espero que sigan viéndose antes de la fiesta de Susan!




Hola, uyy si xD jajajajajajajaja. Mmm si, es vrdd. Si, tarde, pero mejor que nunca, no¿? Ahora ai q esperar que la rubia empiece a confiar mas o que lo haga jajaajaja. Espero lo mismo la vrdd, si ya estan re bien jajaja. Saludos =D





3:) escribió:Hola morra...

Es normal que britt todavia desconfie... san no le da al 100% la confianza que necesita...
Amo la complicidad df la madre se britt jajaj..ya se gano a la suegra y a la hija!!... !
A ver como va el cumple de su??

Nos vemos!!



Hola lu, siii... no, cuando puedo desperdicio su oportunidad =/ Jajajajajajajaj esk la morena es al debilidad de esas rubias jajajajaajajajaj. Esperemos y bn, pero aquí el siguiente cap para saber mas jajaja. Saludos =D





micky morales escribió:No es facil confiar en san cuando todo se reduce a sexo sin palabras pero britt deberia disfrutar el momento y ver que pasa, creo que se podria sorprender!!!!!



Hola, mmm o cuando pudo no aprovecho su opotunidad =/ Jajajaja esk cuando lo hizo la morena justo el fallo xD aiaia jajajajaja. Esperemos y si lo haga jajajaja. Saludos =D




avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4442
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Cap 25

Mensaje por 23l1 el Jue Oct 27, 2016 11:04 pm

Capitulo 25


Mi mamá sigue afanada en la cocina, preparando una cantidad de postre como para un ejército, sin siquiera levantar su vista hacia mí, como si yo no estuviera en la misma habitación que ella.

Apoyo mi cadera en la mesada y comienzo a mover uno de mis pies con impaciencia. Hasta que ella se digna a levantar su mirada y a fijarla en la mía.

―¿Pasa algo? Pareces molesta―dice con toda tranquilidad.

―Mamá, ¿se puede saber qué te dio a ti con Santana?

―A mí, nada ¿Por qué?―dice mientras sigue batiendo la mezcla que está frente a ella.

―Ah, claro…Nada―digo irónica.

―Hija, ¿Qué tiene de malo Santana?

―Mamá…―la reprendo, pero ella sigue.

―Yo la encuentro perfecta. Además de guapa que, es más que obvio, se ve que es una muy buena mujer. Se preocupa por ti y por Susan. Sí, me gusta y qué ¿Algún problema con eso?―dice eufórica y sin pausa.

―Pero, mamá, es que ella…

―Pero nada, Britty. No me puedes culpar por querer una buena persona para ti y mi nieta. Y a mí, Santana me encanta.

―No, si no me he dado cuenta que te encanta y mucho―digo poniendo los ojos en blanco y alzando las manos al cielo.

―Sí, me gusta. Ah―suspira―Si tuviera treinta años menos, esa morenaza no se me escapa.

―¡Mamá!―grito sorprendida.

Nunca antes había visto a mi mamá suspirar por una persona que no que no fuera mi papá, y muchos menos por una mujer.

―Ay, hija, a qué viene tanto escándalo. Mejor cuéntame, cómo lo pasaste con Santana.

Suelto un suspiro de resignación.

No quiero contarle a mi mamá cómo lo pasé con Santana en la cama, ni cómo me besó, ni cómo…

No, no puedo contarle todo eso.

―Mamá, yo solo quiero que sepas que, no me gustó lo encerrona que me hiciste esta mañana. Debiste negarte cuando Santana preguntó si podías quedarte con Susan por unas horas más y…

―A ver, Brittany Susan Pierce―dice poniendo sus manos en jarras―, ¿Eres o no eres mayor de edad?

―Sí. Pero, qué tiene que ver eso con…

―Te quedaste con Santana porque quisiste y no porque yo te hiciera una encerrona como estás diciendo. Si no hubieses deseado quedarte con ella anoche hubieras venido a casa en el acto. Si estuviste con ella fue por voluntad propia, así que a mí no me vengas a echar la culpa, ¿entendiste?

Boqueo como un pez fuera del agua buscando palabras para replicar a esta señora, pero nada sale de mi garganta y me quedo muda mirándola.

―Hija, creo que deberías darte una oportunidad con Santana. Se nota que le gustas y se nota también que, a ti, te trae loquita, y no me lo niegues. Así que, ¿por qué no?

―¡Porque no, mamá! Porque Santana y yo somos totalmente opuestas. Porque queremos cosas distintas en nuestras vidas. Porque ella no toma nada en serio…porque ella… porque ella es una mujeriega.

―¿Quién dice eso?

―Mamá, no me digas que no la has visto en esas revistas de chismes que tanto te gusta leer. Aparece cada semana con una mujer distinta. ¿Te parece que necesito una persona así en mi vida? Yo no lo creo.

―Querida. El papel aguanta mucho. Y, como tú dices, son solo chismes. Solo te diré una cosa… No dejes pasar lo mejor que puede sucederte en la vida, Britty.

―Pero, es que…

―Sé que tienes miedo a sufrir, hija. Pero no puedes saber si eso pasará con Santana. Es el riesgo que se corre en toda relación.

Pienso en lo que me acaba de decir mi mamá.

Me encantaría que todo fuera así de fácil.

Desear que Santana estuviera en mi vida y ya.

Yo deseo tenerla en mi vida, pero sé que, tal vez, Santana solo esté de
paso por ésta.

―Voy a ver a Susan―digo, porque no quiero seguir hablando de Santana con mi mamá que lo ve todo tan sencillo.



Llego al cuarto de mi hija donde ella está sentada en el suelo con "El manual de las hadas" en su regazo. Me siento a su lado y ella sonríe al verme a su lado.

Luego comienza a leer en voz alta de ese libro que tanto le encanta.


Escucho por una hora sobre cómo pedirles con el corazón deseos a las hadas mágicas.


Luego cenamos y más tarde cada una se va a su cuarto.

Sobre mi cama miro el techo como si éste me pudiera dar alguna respuesta para lo que estoy sintiendo.

Mi pecho se aprieta al pensar en Santana y me siento inquieta al recordar en todo lo que viví junto a ella horas atrás. Mi cuerpo se estremece al recordar cada beso y cada caricia.

Cada sonrisa y mirada de Santana.

Cada gesto y cada palabra que tiene hacia mí y hacia Susan.

Me siento en las nubes cuando estoy con ella, aunque trato de no sentirme así, aunque trato de negarlo todo.

Me hago un ovillo en la cama y cierro los ojos y la maravillosa mirada de Santana aparece ante mí.

Con mis dedos recorro mis labios, imaginando que es ella quién lo hace.

Desearía que ella estuviera aquí, abrazándome y haciendo que pierda la razón.

Creo que esta noche será una muy larga y de insomnio pensando en ella.

Ahora, en mi mente, resuenan las palabras de mi mamá.

Para ella todo se ve tan fácil, desearía poder verlo de igual forma, pero no puedo.

Porque tengo miedo, sí.

Miedo de entregarle mi corazón por completo a una persona que lo puede destruir en mil pedazos…

Ay, Brittany, de nada te sirve luchar, ya estás perdida.

En este momento me gustaría creer en la hadas, como lo hace Susan.

Pedirles con todo el corazón que me cumplan un deseo…Que Santana López me ame con la misma intensidad con la que yo lo hago.





Santana


Estoy muy nerviosa.

Ya estamos en el despacho del juez Will Schuester, el amigo de mi papá.

Digo estamos, porque me acompaña Artie, como mi abogado, y mi papá que insistió en acompañarme, para que no la cagara, según él.

Estamos esperando a que el cabrón de Sam Evans haga su aparición, ya lleva 10 minutos de retraso.

Mi papá me ha preguntado más de 20 veces si estoy seguro de lo que estoy haciendo y yo le he respondido que sí, que muy segura cada una de las veces.

Las manos me sudan, ya quiero que Sam aparezca y firme de una puta vez, entregarle el cheque y que se vaya a la mismísima mierda.

Pienso en Susan y en Brittany, en qué pensaría ésta última si se enterara de todo esto y un escalofrío me recorre la espalda, pero no se enterará… nunca.


Por fin Sam hace su aparición y viene acompañado de otro hombre que él ha presentado como su abogado.

Miro en su cara que aún lleva el recuerdo de la golpiza que le di.

De seguro mi papá debe haber llegado a la conclusión de que, el golpe que tengo en mi cara, es por haberme peleado con Sam.

―Bien, dama y caballeros. Todos sabemos para qué estamos aquí―nos dice el juez Will Schuester―Le pido al abogado del señor Evans que lea el documento redactado por el abogado de la señorita López.

El abogado de Sam se acerca a tomar el papel donde pone que, él renuncia a los derechos como papá biológico de Susan.

Mis manos están en puños, estoy tenso por la situación, furiosa por tener a este hombre frente a mí que me mira con cara de nada, como si lo que fuéramos a firmar se tratara de la compra de un auto y no de su propia sangre.

Un odio va creciendo en mi interior y desearía poder golpearlo hasta que dejara de respirar.

De pronto siento la mano de mi papá apretando mi hombro y él me dice:

―Tranquilo, hija.

De seguro ha notado lo enrabiada que estoy y trata de calmarme para que no cometa un asesinato.

El abogado de Sam se acerca a él y le dice algo en voz baja. Le muestra el papel y luego asiente.

―Mi cliente está de acuerdo con todo―dice el abogado.

―Bien―dice el juez―, Señor Evans, tengo que preguntarle esto para que no quede duda de su decisión. Está usted renunciando a los derechos de papá biológico que tiene sobre la menor Susan Pierce, ¿entiende eso?

―Sí, señor juez.

―Bueno, entonces si no hay nada más que quieran discutir, le pido firme este documento.

Cuando Sam pone su firma en el papel, suelto el aire que había estado conteniendo mientras el juez le hacia la pregunta a este imbécil.

El juez observa el documento y luego de poner su firma nos dice:

―Todo está en orden.

Miro a Artie que saca desde el interior de su chaqueta un sobre con el cheque para Sam. Se lo entrega al hijo de puta que lo recibe con los ojos brillantes y, al verlo, me entran unas enormes ganas de matarlo.

Doy un paso al frente, pero mi papá me toma por el brazo y me detiene. Giro mi cara y me encuentro con sus ojos tan parecidos a los míos y que me piden que me calme.

Suelto un bufido y me quedo en mi lugar.

―Es hora de que me vaya―dice Sam.

Sé que está impaciente por salir de aquí para ir al banco a cobrar el dinero

―Que tengan buenos días, dama, caballeros.

―Espero no volver a verte en mi vida, maldito bastardo―digo con los dientes apretados, mientras mi papá se pone delante de mí para que no salte sobre él.

Sam se retira con su abogado y a mí la vena del cuello me late desbocada por la rabia que se ha apoderado de mí. Trato de respirar hondo para calmar mi estado porque, si no lo hago, sé que iré tras ese imbécil para golpearlo otra vez.

Todo ha terminado y vuelvo a pensar en Susan.

No puedo creer que, el hombre que acaba de salir de este despacho, no quiera tenerla en su vida.

A mí que, no me gustan los niños, reconozco que esta pequeña rubia me ha robado el corazón.



Luego de agradecer al juez Will Schuester por toda su ayuda, salimos con mi papá y con Artie del despacho.

Artie se despide y mi papá y yo regresamos al Holding a trabajar.


Ya en mi oficina me vuelco al trabajo.

Me siento más liviana y feliz al saber que Sam ya no rondará más a Brittany.


Estoy revisando una carpeta y siento la enorme necesidad de saber cómo está Brittany. Tomo mi teléfono y le envió un mensaje.


«¿Cómo estás?»
―le pregunto y de inmediato recibo su respuesta.


«Muy bien, ¿y tú?»


«Excelente. ¿Quieres almorzar conmigo?»
―le digo y mientras espero su respuesta acaricio la pantalla y sonrío como una tonta…

Qué bajo he caído, ya estoy como Quinn.



«No puedo. Estoy en un casting»



Me decepciona leer su respuesta.

Yo quiero estar con ella.




«Qué lástima y yo que quería verte»




Me sorprendo a mí misma con esta declaración.

Ahora la respuesta de Brittany se demora un poco más.



«¿Te parece almorzar mañana? Yo invito»
/b]



Sonrío ante esa invitación y mis dedos se hacen pocos para responder.



[b]«Acepto encantada. Pasa por mí al Holding»




«Hecho. Te dejo, entro al casting. Nos vemos mañana»





«Nos vemos. Suerte en el casting»





Los mensajes se acaban y me pregunto si seré capaz de aguantar hasta mañana para volver a verla.

Esto de estar enamorada es un estado inquietante de necesidad constante de estar con la otra persona… un estado de mierda.



Salgo a almorzar sola.

Quinn ahora se la pasa a todas horas con Rachel, como si no la viera nunca, como si no vivieran juntas.

Me voy al restaurante de siempre. Uno que queda a unas calles del holding.

Es un día soleado y me siento en una de las terrazas a disfrutar del clima.


Luego de terminar, camino con calma en dirección a mi trabajo.

Cuando llevo unos minutos caminando, reparo en una tienda, una joyería. Había estado pensando en qué regalarle a Susan por su cumpleaños. Solo
espero que tengan lo que necesito.

Entro en el lugar y miro todo con detención hasta que, una amable mujer, me pregunta:

―¿Puedo ayudarlo en algo, señorita?

―Sí. Estoy buscando un regalo.

―Bien. ¿Qué tiene en mente? ¿Un anillo? ¿Una pulsera?

Niego con la cabeza.

Nada de eso es lo que quiero.

Lo que necesito es algo especial, algo para la pequeña hada.

―Lo que necesito es algo muy especial.

―Bien. Dígame qué es lo que necesita y lo buscaré.

―Deseo un colgante con un dije en forma de hada.

La mujer me mira, se gira y se mueve hasta un mostrador. Saca una cajita roja y luego vuelve hasta a mí.

―¿Le gusta este, señorita?

Miro la pequeña hada que cuelga de una fina cadena. Sonrío satisfecha porque es justamente lo que deseaba.

―Sí, me gusta este. Me lo llevo.

La mujer lo envuelve y yo lo pago. Luego salgo de la tienda y vuelvo a mi trabajo.

Guardo la cajita de terciopelo rojo en un cajón de mi escritorio. Esperando a que sea el cumpleaños de Susan. Sonrío al imaginar la cara que pondrá la pequeña rubia al ver su regalo.





*****************************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4442
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Vie Oct 28, 2016 12:27 am

Que bueno que Sam ya renunció a Susan, ya obtuvo lo que quería así que espero que no siga rondando en la vida de Britt y su pequeña....
Y bueno las chicas avanzando poco a poco :)
Jajajaja y San ya lista para la fiesta de la pequeña hada.
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 971
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Oct 28, 2016 1:40 am

Hola morra....

El imbecil ya no es un problema...
Estoy con la mama de britt jajaja... quien no quiere edtar con san!! Pero ya decidio la morena en si ahi que decirlo en palabras por que los hechos estan!!!
San ya va lista para la guerra con el regalo de su!!!.... lo mejor para la hiaj no???

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4940
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Vie Oct 28, 2016 2:14 am

JVM escribió:Que bueno que Sam ya renunció a Susan, ya obtuvo lo que quería así que espero que no siga rondando en la vida de Britt y su pequeña....
Y bueno las chicas avanzando poco a poco :)
Jajajaja y San ya lista para la fiesta de la pequeña hada.




Hola, si! ese interesado mejor que se fuera de la vida de las pierce-lópez ¬¬ Si! otra vez van bn encaminadas jajajajaja. Jajajajaja si!!! que sea ya! jajajajaja. Saludos =D






3:) escribió:Hola morra....

El imbecil ya no es un problema...
Estoy con la mama de britt jajaja... quien no quiere edtar con san!! Pero ya decidio la morena en si ahi que decirlo en palabras por que los hechos estan!!!
San ya va lista para la guerra con el regalo de su!!!.... lo mejor para la hiaj no???

Nos vemos!!




Hola lu, menos mal ¬¬ Jajajajajaajajajajajajajajajajjaaja si que si! jajaajajajajajajajaj. Jajajajaa que la fiesta sea ya jajajajaja, jajajaja exacto, pero que razón tienes jajajajajaja. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4442
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Cap 26

Mensaje por 23l1 el Vie Oct 28, 2016 2:17 am

Capitulo 26



Brittany



Estoy frente al espejo mirando con detalle cómo luce el vestido que he decidido usar hoy.

Es un simple vestido de fondo blanco con un estampado de pequeñas flores en color rojo.

Me subo sobre mis tacones negros y me dejo el cabello suelto. Solo un poco de maquillaje y ya estoy lista para empezar el día.

Desayuno junto a Susan en la cocina.

Tengo que dejarla a ella primero en el colegio, luego pasaré por la agencia de modelos para ver si tengo respuesta del casting que realicé ayer y, después de eso, iré a almorzar con Santana.

De solo pensar en la morena siento mil mariposas en mi estómago.

Toda la noche tuve excitantes sueños con ella. Sueños que, en su mayoría, eran imágenes de nuestros encuentros sexuales ya vividos.



Dejo a Susan en el colegio y luego tomo un taxi que me lleva hasta la agencia.

Una vez ahí, me dicen que conseguí el casting y que, dentro de unas semanas, participaré del desfile de una diseñadora que hace los más bellos vestidos de novia.


Salgo feliz de la agencia por haber conseguido un nuevo trabajo y decido ir caminando hasta el edificio del Holding López.

Es un poco lejos mi destino, pero tengo tiempo de sobra para llegar. Además, el día está tan lindo que, sería un pecado no disfrutar de él.

Entro en una cafetería y, estoy comprando una botella de agua, cuando escucho el sonido de mi teléfono celular. Busco el aparato dentro de mi bolso hasta que lo encuentro. Miro la pantalla, pero el número no me resulta conocido, de igual forma decido contestar, no vaya ser algún cliente.

―Hola―digo con voz alegre.

―Hola, Britty-Britt. ¿Cómo estás?

Un escalofrío me recorre todo el cuerpo cuando escucho la voz burlona de Sam al otro lado del teléfono.

―Sam…―digo casi en un susurro.

―Sí, querida. Es bueno saber que no te has olvidado de mi voz.

Siento flaquear mis piernas y me tengo que apoyar en uno de los mostradores de la cafetería para no desestabilizarme.

De seguro Sam sigue con la idea de querer quitarme a Susan.

No, no, no.

Eso no puede ser.

Jamás dejaré que me quite a mi hija.

Pelearé con uñas y dientes por ella.

―¿Qué es lo quieres?―digo con la voz temblorosa mezcla de miedo y de ira.

―La verdad, amor, solo te llamo para despedirme de ti.

―¡¿Despedirte?!
―pregunto casi en un grito.

―Sí. Ya que me obligaron a salir del juego…bueno me voy.

―¿Te obligaron a salir del juego?

―Ay, querida Brittany. Si tú supieras…

―Sam…

―La verdad, querida, es que me veo obligado a irme del país. Así que no te veré más. Agradécele todo esto a tu novia millonaria.

―¿Mi novia millonaria?


Hago cada pregunta sin entender nada.

Tratando de encajar en el puzle que hay en mi cabeza, cada palabra que
sale de la boca de Sam.

―Sí, tu novia, Santana López.

Siento una gran punzada en mi corazón y un nudo aprieta mi garganta cuando escucho el nombre de Santana.

―¡¿Qué Santana hizo qué?!―vuelvo a gritar.

―Ay, Britty-Britt, Britty-Britt. Pensé que lo sabías. ¿Qué las parejas no se
cuentan todo?

―Santana, no…no…es…

―Bueno, el asunto es que Santana me está pagando para alejarme de ti.


Parpadeo rápido un par de veces y mi boca está abierta de par en par.

¿Qué Santana hizo qué?

―¿Hola? ¿Hola? Brittany, ¿sigues ahí?―pregunta Sam y yo suelto el aire que estaba reteniendo.

―Sí, estoy aquí―digo con voz temblorosa―¿Me estás diciendo que Santana te pagó para que te alejaras de mí?

―Sí, lo que oyes. Pero antes me dio una paliza que casi me manda al hospital.


Así es que por eso Santana tenía un golpe en su cara, porque se peleó con Sam.

―Luego me amenazó para que me alejara de ti y la niña. Yo le dije que no quería y fue ahí que me ofreció una muy buena suma de dinero para desaparecer.

―Cuánto… ¿cuánto dinero te ofreció Santana?

―Dos millones de dólares.


Trago en seco al escuchar la cantidad de dinero que Sam dice que Santana le ha pagado.

―Eso… es…

―Es demasiado dinero, ¿verdad? Vaya, Brittany, me imagino que la has vuelto loca en la cama. De otra forma no me explico que la mujer soltara semejante suma de dinero.

―Imbécil…tú…tú no sabes…no sabes nada.

―Ah, bueno. Yo solo quería decirte adiós. Voy a aprovechar la oportunidad que me brinda el gentil auspicio de Santana López y voy a comenzar un negocio, no sé, ¿en Europa tal vez? Sabes que siempre me ha gustado París.

―¡Todo esto es mentira! ¡Lo que tú quieres es atormentarme! ¡Herirme!
―grito fuerte, sin importarme que haya gente dentro del local y que me mira como si estuviera loca―Por qué volviste para hacerme daño ¿Por qué?

―Pero ya me voy. Y no te preocupes, que no me volverás a ver… bueno, a menos que tú quieras.

―Púdrete, imbécil.

―Bueno, bueno, yo te digo la verdad y me gano los insultos…hay que ver. No tengo por qué inventarte una historia tan truculenta. Ve y pregúntale a tu novia y verás que no miento.

―No, no puede ser
―susurro y siento que mis ojos se llenan de lágrimas.

―Ahora te tengo que dejar, amorcito. Hay un avión que debo tomar. Adiós, Brittany.

Sam termina la llamada mientras yo me quedo petrificada con los pies anclados al suelo sin saber qué debo hacer.

¿Será cierto todo lo que me dijo Sam?

¿Le habrá pagado Santana semejante suma de dinero?

Y si fue así, ¿por qué no me dijo nada?


Por fin logro mover mis pies y salgo de la tienda.

Siento que me falta el aire, pero comienzo a caminar lentamente por las calles, mientras en mi cabeza siguen resonando todas las palabras de Sam lo que hace que la ira se apodere de mí.

Necesito salir de esta duda.

Necesito saber si todo esto es verdad y el único que puede aclararme todo este lío es Santana López.

Camino con rapidez las calles que me separan del edificio del Holding López, con un nudo en la garganta, dolida y furiosa a la vez.

Me siento engañada y defraudada.

Pero además en deuda con esta mujer que ha pagado una gran suma por mí y un extraño sentimiento, como si me hubiera pagado cada noche de sexo, me invade y me siento peor aún.



Llego al edifico del Holding y trato de respirar hondo cuando entro en el ascensor.

Mi corazón late cada vez más rápido cuando veo pasar los números de los pisos y el número quince ya está más cerca… hasta que llego a destino.

Las puertas del ascensor se abren y ya estoy en el vestíbulo del piso de Santana.

Camino rauda hasta llegar a la recepcionista. Vengo más de una hora adelantada a mi cita con Santana y tal vez no me esté esperando.

Pero, no me importa, necesito verlo ya.

Tina, la recepcionista, me recibe con una amable sonrisa, pero su gesto cambia de inmediato a uno de preocupación cuando no le sonrío de vuelta.

―Señorita Pierce, ¿se encuentra usted bien?―me pregunta, porque de seguro mi cara no es de lo mejor.

―¿Podría avisarle a la señorita Santana López que estoy aquí y que necesito verla enseguida?

―Claro, de inmediato―Tina marca el número de la extensión y le responde.




Santana



Tina me anuncia que Brittany está en el vestíbulo preguntando por mí.

Es temprano para nuestra cita, pero no importa y le digo a Tina que la haga pasar de inmediato a mi oficina.

Me levanto de la silla para recibirla.

Deseo tanto verla y besarla que, solo quiero que llegue rápido hasta aquí.

Escucho dos golpes en mi puerta y aclarándome la garganta digo:

―Pase.

La puerta se abre y veo a Brittany, enfundada en un vestido que destaca su hermosa figura. Entra en mi oficina y me acerco con rapidez.

Quiero estrecharla entre mis brazos y comerle a besos esa boca que tiene.

―Hola―digo contenta.

Pero al llegar frente a ella, Brittany levanta una mano y yo me detengo en el acto.

―¡No te me acerques!―me grita.

Nunca antes la había visto así.

―Brittany, ¿qué pasa? ¿Estás bien?

―¿Por qué no me contaste?―pregunta con la voz entrecortada―¿Por qué, Santana? ¿Por qué?

Alargo una mano para acariciarla, pero ella retrocede.

Eso me desconcierta.

―Brittany…

―Santana, quiero que me digas que no es verdad lo que me contó Sam. Que no es verdad que le pagaste para que desapareciera. ¡Dime que no es verdad!

Me grita y por sus mejillas comienzan a caer lágrimas.

Maldito Sam, debí tener más cuidado con él.

Debí matarlo cuando tuve la oportunidad.

―Quieres calmarte y explicarme todo.

―¡No me pidas que me calme! ¡Quiero que me digas la verdad!―me grita descontrolada.

―¡Pero es que no sé qué te contó el maldito de Sam!

―¡Dime que Sam miente!

Me quedo callada mirando cómo Brittany llora, escogiendo en mi cabeza cuidadosamente las palabras que debo decir para que, Brittany entienda las razones que tuve para pagar a Sam.

―Brittany…yo…

Maldición, no sé ni por dónde empezar.

―¡Es verdad!―vuelve a gritar―¡Le pagaste dos millones de dólares a Sam y no me contaste nada! ¿Cuándo pensabas hacerlo?

―¡Nunca! Se suponía que jamás te enterarías.

―Maldición, maldición. ¡¿Por qué lo hiciste, Santana?! ¿Por qué? ¿Por qué?

―Bueno, no lo sé. Te vi tan mal ese día en el despacho de Artie y no era justo que Sam viniera y te amenazara con Susan y bueno… yo… yo…

―Te voy a devolver hasta el último céntimo del dinero que le pagaste a Sam.

―Brittany, no…

Vuelvo a estirar la mano para tocarla, pero ella me vuelve a esquivar.

―Aunque me demore mil años. Te voy a pagar ese dinero.

―Creo que debemos hablar de esto con calma. Por favor, escucha…

―No, no quiero escucharte, nunca más. Me mentiste y sabes que no me gustan las mentiras…

―Pero, Brittany, ¿cuál es el problema con que le haya pagado a ese imbécil? Es solo dinero, no importa…

―Pero a mí sí me importa. No vez que me siento comprada… casi como una puta.

―Brittany, no…―digo y ahora me acerco a ella y la abrazo aunque se remueva entre mis brazos.

―¡Suéltame!

―¡No hasta que me escuches!

La aprieto fuerte contra mi pecho, ella mantiene las manos a sus costados, no me abraza y eso me duele en lo más profundo.

―Por qué no me dejaste a mí solucionarlo…

―¡Pero es que no podía ser de otra forma con Sam!―la suelto para mirarla a la cara―¿Es que no puedes entender eso?

Me mira con tristeza, no me gusta verla así.

Pero tampoco quiere escuchar razones y la verdad, yo nunca he sido del tipo que va explicando por ahí lo que hago o dejo de hacer.

―Te voy a pagar, Santana. Así tenga que vender un riñón, te voy a pagar.

―Otra vez con eso. ¡Es que a mí no me interesa el dinero, Brittany! Y sabes qué… haz lo que quieras. Me cansé de tratar de explicarte algo que no quieres escuchar.

Abre mucho los ojos, pero es verdad.

Por eso nunca he tenido una novia formal, porque no me gusta estar explicando lo que hago, pero a Brittany quería explicarle, es ella la que se ha negado a escuchar razones.

―Bien―dice y se gira para salir de mi oficina.

Apenas sale por la puerta de mi despacho siento que el corazón se me parte en dos y me arrepiento de haber dicho esas palabras.

Mis pies se ponen a caminar rápido tras ella que ya está cerca del ascensor.

―Brittany, escucha, por favor―ruego, pero ni siquiera se gira a mirarme.

El ascensor llega al piso y las puertas se abren. Ella va a entrar en el aparato, pero yo la tomo de un brazo. Solo mira mi mano por donde la tengo sujeta.

―Brittany, hablemos de esto en otra parte. Más tranquilas, por favor, no hagas esto.

―Suéltame…suéltame―dice y se trata de soltar de mi agarre.

―Brittany, yo…

Y ella se zafa de mi mano y entra en el ascensor que se cierra de inmediato.

―¡¡¡Brittany!!!―grito y doy un manotazo en la fría puerta de acero.

No puedo creer que esta mujer no haya querido escucharme.

Y no puedo creer la sensación de vacío que ahora siento en mi interior.

Me giro y veo cómo toda la gente que trabaja en el piso quince me observa con curiosidad.

Camino de vuelta hasta mi oficina y me encuentro a Quinn que me espera en la puerta.

―Ahora no, Quinn. Ahórrate el discurso, ¿quieres?

No dice nada solo me ve entrar en la oficina y entra tras de mí cerrando la puerta a sus espaldas. Me tiro en la silla y me agarro la cabeza con ambas manos.

―San…

―Te dije que no te quiero escuchar. Es más, no sé qué haces aquí.

No quiero hablar con Quinn de esto.

Con ella ni con nadie.

No quiero dar lástima hablando de despecho y pérdida de amor.

No quiero que nadie me vea así.

Menos Quinn, al que he molestado más de una vez por su amor a Rachel.

―Vamos. Las copas corren por mi cuenta―dice mi amiga y yo la miro con detenimiento.

Quizá Quinn tenga razón.

Lo que necesito ahora es beber algo y calmar esta rabia que me está carcomiendo el alma.

―Bien―digo mientras me levanto de la silla―, Vamos por esas copas. Solo espero que lleves para pagar, ya que quiero el escocés más caro que me puedan dar a beber.





*****************************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4442
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Oct 28, 2016 8:43 am

Hola morra...

Ojala que a ese imbecil se le caiga en avion en medio del oceano grandicimo hijo de perra....
La omicion de san por la buena causa le salio extremadamente mal!!!
Las acciones y omiciones ya eetubieron.... joder ahora falta que principalmente san le diga britt que la ama!!!...
A ver como termina el dia????.... ademas de la cruda de san!!

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4940
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Vie Oct 28, 2016 8:49 am

Bueno tampoco es tan grave, san solo estaba tratando de ayudar, brittany me saca de mis casillas!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6359
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Vie Oct 28, 2016 11:03 am

Bueno Sam tenía que regar su mierda antes de irse, cuando todo parecía que iba bien entre las chicas abre su bocota y cambia mas cosas a su conveniencia :/
Ojala Britt hubiera dejado a San explicarse, pero no creo que la morena se quede así....
Mientras haber como le va embriagándose :( y espero que no haga ninguna tontería!
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 971
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por monica.santander el Vie Oct 28, 2016 5:56 pm

Hola!!! Que le pasa a Britt? tendría que estar saltando en una pata por San.
Saludos
avatar
monica.santander
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4226
Fecha de inscripción : 26/02/2013
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Vie Oct 28, 2016 7:11 pm

3:) escribió:Hola morra...

Ojala que a ese imbecil se le caiga en avion en medio del oceano grandicimo hijo de perra....
La omicion de san por la buena causa le salio extremadamente mal!!!
Las acciones y omiciones ya eetubieron.... joder ahora falta que principalmente san le diga britt que la ama!!!...
A ver como termina el dia????.... ademas de la cruda de san!!

Nos vemos!!!




Hola lu, SI!!!! y se lo coman los tiburones o que se yo! :@ Uyyy por intentar hacer algo bn, lo dicen mal y hacen que quede mal =/ Si =/ =O nononononono ni lo digas que pasa! =O Aquí el siguiente cap para saber... y de eso tmbn jajajaja. Saludos =D





micky morales escribió:Bueno tampoco es tan grave, san solo estaba tratando de ayudar, brittany me saca de mis casillas!!!!!



Hola, mmm no vrdd¿? Mmmm sip, creo que tantas cosas y en tan poco tiempo la saturaron y exploto con san =/ Saludos =D





JVM escribió:Bueno Sam tenía que regar su mierda antes de irse, cuando todo parecía que iba bien entre las chicas abre su bocota y cambia mas cosas a su conveniencia :/
Ojala Britt hubiera dejado a San explicarse, pero no creo que la morena se quede así....
Mientras haber como le va embriagándose :( y espero que no haga ninguna tontería!



Hola, sip :@ eso "#$%$" Uyy si todo esta de vuelta como debía ir encaminado, y si, él y su gran, pero gran boca! :@ Esk cuando uno esta enojad@ no entiende razones =/, pero pienso igual, no creo que se quede sin hacer nada. Ufff lo que le espera a la pobre al otro dia =S Uyyy nononononono ni lo digas q pasa!!! Saludos =D





monica.santander escribió:Hola!!! Que le pasa a Britt? tendría que estar saltando en una pata por San.
Saludos



Hola, nose =/ Mmmm sip, pero pienso que le pasaron tantas cosas y en tan poco tiempo que no supo como reaccionar =/ Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4442
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Cap 27

Mensaje por 23l1 el Vie Oct 28, 2016 7:13 pm

Capitulo 27


Llegamos a un bar el cual hace mucho tiempo que no visitaba junto a mi amiga.

Nos sentamos a una mesa y yo pido de inmediato me traigan una botella de licor.

Al cabo de un par de minutos, llega el mesero con mi pedido, dos vasos y una cubitera con hielo. Y como si fuera una sedienta en pleno desierto, al cual se le pone una botella con agua en frente, pongo dos hielos dentro de mi vaso y abro la botella para luego servir el licor de color ámbar que paso a beber de inmediato.

Quinn solo me mira. Aún no se ha atrevido a sacar el tema de Brittany y se lo gradezco, aunque sé que, luego de que me beba el segundo whisky, no me escaparé de su interrogatorio.

―¿No vas a beber?―pregunto a Quinn mientras yo me voy sirviendo ya el segundo vaso y la ojiverde ni siquiera ha probado el primero.

―Creo que una de las dos debe conducir de vuelta.

―Bien. Así más beberé yo.

―Ni aunque te bebieras una destilería completa la vas a olvidar, ¿sabes?

―Quinn, te traje para que me apoyaras, no para que me hundieras más el dedo en la llaga.

Quinn mueve la cabeza de un lado a otro y sonríe divertida. De seguro le encanta verme así de jodida.

―¿Por qué no hablaste con Brittany? ¿Por qué no le explicaste todo? Y lo más importante ¿Por qué no le dijiste que la amabas?

―Bueno, Quinn. Tú que, tienes más experiencia con la bruja de tu mujer, y sabes muy bien que es casi imposible hablar con cuando estamos furiosas. Apenas si pude soltar cuatro palabras. Y, cuando ya tenía todo ordenado en mi cabeza para decirle algo, ella se había ido. Además al parecer todo el mundo se ha dado cuenta que la amo. Todos, menos ella. Esto es una mierda de vida.

Me bebo lo que queda de mi segundo vaso y ya voy a comenzar a servir el tercero. La idea es que el licor aplaque la furia y el dolor que estoy sintiendo dentro de mí.

Nunca antes había experimentado semejante estado y debo decir que realmente es lo peor.

―¿Y qué vas a hacer con ella? ¿Te vas a quedar así como así?

―Ni idea, amiga. No sé qué debería hacer. Es la primera vez que me bloqueo de esta manera.

―Ay, Tanita. Quién diría que te vería así alguna vez.

―Aprovecha a reírte ahora, porque yo mañana estaré bien―digo con un convencimiento que ni yo me creo.

―San, esto no es como un dolor de estómago que si te tomas algo se te pasa. Mañana te sentirás igual o tal vez peor.

―Gracias, Lucy. Por eso eres mi mejor amiga, siempre sabes qué decirme para hacerme sentir mejor.

Quinn se ríe de mí.

La verdad es que tiene razón, nunca me ha visto así por nadie, por ninguna mujer.

Brittany es la primera y será la última.

―San, deberías ir y arreglar esto con Brittany…

―No sé, Q. Creo que mejor lo dejamos hasta aquí.

―No. Escucha, lo que tienes que hacer es darle unos días a que ella se calme y luego hablar de todo lo sucedido…

―¿Y si me manda a la mierda?

―No sería la primera vez, ¿no? Anda, no seas cobarde―dice Quinn irónica.

―Qué graciosa, Quinny. Muy graciosa.

―Disculpa, no lo puede evitar. Pero ya, hablando en serio. No creo que te mande a la mierda. Ahora está confundida y dolida, quizá qué mentiras le inventó ese cabrón. Dejar pasar un tiempo es lo que debes hacer.

―La última parte te salió como el maestro Yoda.

―Imbécil. Ya, ponte seria que estamos hablando de la mujer de tu vida.

Me estremezco al escuchar lo que me ha dicho Quinn.

Brittany es la mujer de mi vida.

Sí, sí lo es y la necesito conmigo.

Pero en este momento está enojada y yo me siento impotente y furiosa a la vez. Creo que Quinn tiene razón y debería dejar que pasen unos días a que las aguas se calmen para hablar con ella.

Sigo bebiendo aunque sé que, con eso, no ganaré más que una resaca al día siguiente. Pero, necesito aplacar un poco la extraña sensación en mi interior y el alcohol adormece un poco mis sentimientos.



Quinn me sigue aconsejando qué hacer con respecto a Brittany. Yo escucho cada una de sus palabras cada vez más atontada por el licor, escuchando cada vez más lejos la voz de Quinn.

―San, ¿estás bien?―escucho preguntar a Quinn, pero no logro enfocar muy bien su cara―Será mejor que nos larguemos de aquí.

Todo se vuelve un poco más borroso.

Y siento que Quinn me saca del bar hasta su auto. Quiero llamar a Brittany y lo hago, Quinn me regaña, pero no puede evitar que le diga algo a ella.

―¿Santana?―escucho que me dice al otro lado del teléfono.

―Britt …perdóname. Britt, ¡te amo! ¡Te amo!

―Santana…


Y no escucho más ya que Quinn me ha quitado el teléfono.

―¿Qué haces, idiota?―digo confundida.

―No, ¿qué crees que haces tú, idiota? Llamando ebria a Brittany. Vamos, súbete al auto.

Siento que Quinn me ayuda a subir a su auto, me pone el cinturón de seguridad y yo cierro los ojos.

Escucho el ronronear el motor del auto de mi amiga y siento que el vehículo se mueve mientras voy cayendo en un pozo negro donde no veo nada y quedo inconsciente.




Debo estar en el hospital.

No me atrevo a abrir los ojos, pero debe ser así.

El dolor que atraviesa mi cerebro es insoportable. Sí, de seguro tuve un accidente y estoy en la cama de un hospital.

Trato de hacer memoria del día de ayer y lo último que llega a mi mente es que Quinn y yo estábamos bebiendo en un bar.

Por todos los cielos, ¿habremos tenido un accidente con Quinn?

Espero que no.

Pero si fue así, de seguro yo saqué la peor parte, ya que el dolor en mi cabeza solo se puede deber a un fuerte golpe.

Trato de agudizar mi oído, pero no escucho nada. Ningún sonido de máquinas de signos vitales, ni movimiento de gente.

Decido abrir un ojo, lentamente y lo primero que veo es el techo, pero este no es el techo de un hospital. No me es conocido, pero ciertamente no es un una habitación de un hospital.

Abro por completo los dos ojos y giro la cabeza de golpe hacia un lado. De inmediato me doy cuenta que ha sido una mala idea, una fuerte punzada me atraviesa de lado a lado la cabeza.

Veo una ventana por donde observo que ya es de día, y muy soleado por lo demás.

Me trato de incorporar, pero la habitación me da vueltas.

¿Dónde estoy?

Esta no es mi habitación.

Nada en ella me resulta familiar.

Levanto las sábanas y veo que estoy solo vestida con mi ropa interior.

¿Qué sucedió anoche?

¿Será esta la casa de alguna mujer que ligué en el bar?

No recuerdo nada y no quiero seguir haciendo memoria ya que la cabeza no me da más.

De pronto escucho que la puerta de la habitación se abre. Levanto la vista y veo que es Quinn quien entra en el cuarto.

―Hola, Tana.

―Quinn…―digo en una especie de gruñido.

Y a la vez siento un poco de alivio.

Estoy en casa de mi ojiverde amiga.

―¿Cómo amaneciste?

―Como si mil elefantes me hubieran pisoteado la cabeza.

―No me extrañaría después de que te bebieras una botella de escocés tú solo.

―¿Solo una? Cualquiera diría que me tomé una botillería completa.

―Toma, te traje esto para el dolor de cabeza―Quinn pone en la mesa de noche a mi lado una botella con agua y dos píldoras.

Tomo la botella, ya que tengo mucha sed y luego de dar un largo sorbo, tomo también las dos píldoras y me las meto en la boca.

Solo espero que esto haga muy pronto efecto.

―¿Qué hora es?

―Pasan de las once.

―Vaya. Voy a llegar muy tarde al Holding, mi papá me va a matar.

―No te preocupes. Alfonso está al tanto de todo.

Me incorporo más en la cama buscando con mis ojos de un lado al otro dónde está mi ropa.

―¿Qué dijo Rachel? De seguro debe estar furiosa porque trajiste aquí a tu amiga borracha.

―Bueno, no es que estuviera encantada, pero al ver tu estado…

―Disculpa, Q y gracias por todo.

―De nada. Ahora ve a la ducha. En media hora salgo para el Holding y te paso a dejar a la mansión.

Entro en la ducha tal cual Quinn me ha pedido. Y noto que mi cabeza se aclara una vez el agua cae sobre ella.


Luego me visto rápidamente y salimos junto con mi amiga hasta llegar a su auto.

Quinn me deja en casa y se va para el Holding.

Apenas pongo un pie en la mansión me encuentro con mi mamá. Ella se acerca a mí con cara de preocupación y con sus manos me acaricia el rostro.

―Hija, ¿estás bien?

―Sí, mamá. Estoy bien.

Me sigue mirando seria, escrutándome la cara y de seguro esperando a que yo le cuente algo, pero no quiero. Así que una vez ella me deja de acariciar, camino rumbo a la cocina en busca de agua.

―Hija, Lucy nos contó que anoche te emborrachaste y tu papá me dijo por qué hiciste tal cosa…

―Pero bueno con mi papá y con Quinn. ¿Qué acaso no tienen vida?

―No digas eso. Se preocupan por ti. Hija, también sé lo de Brittany y el papá de Susan.

Me quedo inmóvil en medio de la cocina mirando a mi mamá.

Se suponía que nadie sabría lo sucedido con Sam y el pago que hice. Pero
mi papá es un bocón de aquellos.

―No puedo creer que mi papá te contara esto.

―Cariño, tu papá no puede ocultarme nada.

―Y Quinn a Rachel tampoco. ¿Quiero saber cómo ustedes lo hacen?

Ella sonríe y ahora se acerca más a mí, me toma de una mano y me dice:

―¿Qué pasa con Brittany?

Al escuchar el nombre de la rubia siento cómo un pinchazo me cruza el corazón.

―Se enteró del pago al papá de Susan y llegó furiosa al Holding a decirme un millón de cosas. Yo quería explicarle con tranquilidad, decirle el porqué le pagué a ese hombre para que se alejara de ellas, pero no me quiso escuchar.

―Ay, hija mío. Siempre supe que te enamorarías de Brittany.

―¿Cómo es que todos saben? Todos menos ella.

―Pero tienes qué hablar con ella, explicarle todo.

―Quinn me dice que le debo dar unos días.

―Bueno, sí. Dale un par de días. Tana, solo espero que todo se solucione. Es lo que más deseo en este mundo.

―Igual yo, mamá, igual yo.


Me voy a mi habitación y duermo hasta bien entrada la tarde.



Gracias al cielo, al despertar, mi cabeza ya no duele.

Mi papá llega y tengo una larga conversación con él sobre lo que tengo y lo que no tengo qué hacer con respecto a Brittany.

Luego me regaña por la borrachera del día anterior y me hace jurar que no volveré a dejar el trabajo tirado.


Con todo eso dando vueltas en mi cabeza me quedo dormida y sueño con ella. Con su sonrisa y su cuerpo y con que me dice que me ama cuando le digo que la amo con mi alma.





Comienzo una nueva semana en el Holding.

Llego temprano y comienzo mi día laboral con una tediosa reunión.

Estoy de mal humor.

He tratado de hablar con Brittany, pero ella no me ha contestado ni una sola de mis llamadas.

Deseo verla, necesito saber cómo está y toda esta situación me está comenzando a sacar un poco de quicio y estoy llegando al punto de mandar todo a la mierda.

¿Cuánto tiempo puede durarle el enojo a mi rubia de ojos azules?

Eternamente al parecer.



Reviso algunos documentos que hay sobre mi escritorio. Luego abro un cajón del mismo y el estuche de terciopelo rojo, donde se encuentra el regalo para Susan, aparece ante mis ojos.

La risa de la pequeña hada llega a mi mente y recuerdo que juré ir a su cumpleaños.

Algo tengo que hacer.

No puedo faltar a esa celebración, no puedo fallarle a Susan.

Abro el estuche y el dije en forma de hada brilla a la luz.

Algo tengo que hacer.

Sí o sí debo entregar este dije a Susan.

Aunque Brittany continúe enojada y tal vez me mande a la mierda.

Una idea cruza mi mente.

Necesito tener información y sé quién me la dará.

Tomo el teléfono marco el número esperando que, la persona que deseo sea la que conteste al otro lado.

Cuatro tonos y me contestan la llamada y es justo la persona que esperaba.

―Hola.

―Buenos días, señora Pierce.

―¿Santana?

―Sí, soy yo. ¿Cómo está usted?

―Muy bien.

―Me alegro muchísimo. La llamo para pedirle un favor. Quiero que me dé información sobre el cumpleaños de Susan, ¿cree que me pueda ayudar con eso?

―Claro que sí. ¿Qué necesitas saber?


Sonrío ampliamente.

Porque sé que, al otro lado del teléfono, tengo a mi mejor aliada.





*****************************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4442
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Vie Oct 28, 2016 8:44 pm

Hola morra....

Cruda era poco lo que se gano san su ahogos de penas...
Bueno los borrachos y los niños dicen la verdad no???... tecnicamentr ya se lo dijo el vendito TE AMO!!!!
A ver que se le ocurre a san y su suegra???

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4940
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Vie Oct 28, 2016 9:54 pm

Se acerca el momento de que se aclare todo, ese cumpleaños deberia traer cosas buenas, o no?????
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6359
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Vie Oct 28, 2016 11:56 pm

Jajajaja me encanta la mamá de Britt siendo cómplice de San en todo para que éste con su hija :D
Espero que estos días hayan servido para que Britt se tranquilizara. Y como San llegara a la fiesta de la pequeña hada espero que le oportunidad y la escuche!
P.d. Maratón!! Jajaja
avatar
JVM
********-*-
********-*-

Mensajes : 971
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Oct 29, 2016 1:02 am

3:) escribió:Hola morra....

Cruda era poco lo que se gano san su ahogos de penas...
Bueno los borrachos y los niños dicen la verdad no???... tecnicamentr ya se lo dijo el vendito TE AMO!!!!
A ver que se le ocurre a san y su suegra???

Nos vemos!!



Hola lu, jajajajajaja pobre morena ¬¬ Eso mismo digo yo jajajajaja toda la razón jsjajajajaja. Si!!!! jajajaj bn aii!!! jajajajajaaj. Esperemos y sea algo buenooo jjajajaajjaja. Saludos =D




micky morales escribió:Se acerca el momento de que se aclare todo, ese cumpleaños deberia traer cosas buenas, o no?????



Hola, siiii vamoss x ellll!!!! pienso igual! jajajjajajaja. Saludos =D





JVM escribió:Jajajaja me encanta la mamá de Britt siendo cómplice de San en todo para que éste con su hija :D
Espero que estos días hayan servido para que Britt se tranquilizara. Y como San llegara a la fiesta de la pequeña hada espero que le oportunidad y la escuche!
P.d. Maratón!! Jajaja




Hola, jajaj a mi tmbn jajajajaajaj. JAjajajaaja un buen trio a jajajajajajaaja. Espero lo mismo la vrdd. Espero tmbn lo mismo aii osea se merecen un tiempo de paz jajajajaja. Saludos =D

Pd: Jajajaa aquí lo dejo jajajajaja.



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4442
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Cap 28

Mensaje por 23l1 el Sáb Oct 29, 2016 1:05 am

Capitulo 28


Brittany



Hoy es el cumpleaños de Susan, y la casa es un caos total.

Hay niños corriendo por todas partes del patio donde se encuentran unos juegos inflables más una cama elástica.

Mi pequeña está feliz.

Todo el año ha esperado por su fiesta de cumpleaños.

Estoy en la cocina, llenando una bandeja de pastelillos para llevarlos hasta la mesa.

Hablo con las otras madres que han venido acompañando a sus hijos y veo a mi mamá que se mueve entre los invitados ayudándome a que todo esté perfecto.

Susan salta en la cama elástica junto a una de sus amiguitas. Sonríe con ganas, feliz, me encanta verla así. Solo espero que la distracción con sus invitados le dure toda la fiesta y no comience a preguntar por Santana.

Hoy se levantó emocionada haciendo toda clase de comentarios sobre la morena. Diciendo que se la quería presentar a sus amigos.

Se me parte el corazón escucharla y no sé cómo decirle que no vendrá a su fiesta.

Tomo una honda respiración al pensar en Santana.

La verdad es que no puedo dejar de pensar en mi linda morena aunque trato y trato, pero siempre termina por colarse en mis pensamientos.

Todos estos días le he dado vueltas en mi cabeza a todo lo sucedido con ella.

No puedo evitar sentir dolor por todo lo que pasó con Sam y por todo lo que hizo Santana.


Vuelvo a la cocina y apoyando las manos en la mesada, cierro los ojos y un profundo suspiro se escapa de mi interior.

La verdad es que estoy muy enfadada con Santana por su forma de actuar. Por haberme ocultado lo que tramaba Sam y la cantidad de dinero que le dio a éste con tal de que se fuera para siempre.

Además de todo lo sucedido, está la llamada que me hizo estando ebria, donde me decía que me amaba.

Pero, ¿cómo puedo creerle una cosa así y en ese estado?

Luego me ha seguido llamando, pero no le he devuelto ni una sola llamada, no quiero hablar con ella, aún estoy muy enojada y dolida.

Abro los ojos al escuchar sonar el timbre de casa.

Me encamino hasta la puerta pensando quién falta que llegue de los invitados, pero creo que ya han llegado todos.

Llego a la puerta, la abro y mi corazón se detiene al ver quién está al otro lado… Santana.

Trago en seco al verlo frente a mí, mirándome con sus hermosos ojos oscuros que pueden conmigo y está tan guapa como la última vez que la vi…como siempre.

Va vestida con unos ajustados jeans azules oscuros, una camisa blanca y una chaqueta de cuero de color café. Su cabello suelto ordenadamente despeinado y le dan un aspecto demasiado sexy…

Esta mujer es un peligro andante.

―Hola, Brittany―saluda con su voz profunda que hace que mis piernas flaqueen.

No le digo nada ya que me he quedado muda al verla y creo que tengo la boca abierta hasta el piso.

Me mira con una expresión que no sé bien como definir. Puede ser de preocupación o tal vez nerviosismo.

―Santana…―logro decir casi en un susurro―Qué… ¿Qué haces aquí?

―Hoy es el cumpleaños de Susan y ella me invitó, ¿recuerdas?

―Claro…claro―digo parpadeando rápidamente un par de veces.

―¡Santana! ¡Bienvenida!―la voz de mi mamá interrumpe el momento―Pero, vamos, entra, qué esperas. Susan estará feliz de que hayas llegado.

Santana me mira como pidiéndome permiso para pasar ya que yo estoy bloqueando la puerta. Da un paso al frente, dudosa de mi reacción.

Pero como no quiero ser una mal educada y, como tengo a mi mamá tras mi espalda, me hago a un lado y dejo que entre.

―Ven, Santana, sígueme. Susan está en el patio con sus amiguitos.

La morena me da una última mirada y luego sigue a mi mamá que no para de hablar mientras la va guiando hasta el patio trasero.

Yo voy tras de ellas a cierta distancia.

Cuando Santana entra en el patio trasero, observo cómo varias de las personas ahí presentes, la repasan de arriba abajo con la mirada sin ningún pudor.

Santana camina con desplante por entre los invitados, mientras yo, la miro con deleite observando su espalda y su…

¡Por todos los cielos!

Yo sí que estoy fatal.

Susan, al ver a la morena, sale desde la cama elástica para correr a hasta sus brazos. Santana la toma en vilo y se funden en un gran abrazo, se nota que ambas se han extrañado mucho.

Luego, la pelinegra la deja en el suelo y se agacha hasta quedar a la altura de Susan. Santana mete una de sus manos en el bolsillo interior de su chaqueta y saca una cajita de terciopelo de color rojo. Susan toma la cajita entre sus manos y nos mira a mi mamá y a mí pidiendo con eso permiso para aceptar y abrir el regalo.

―Feliz cumpleaños, Susan. Anda, ábrelo―dice Santana con una sonrisa nerviosa en la cara esperando la reacción de Susan.

Mi hija abre la caja y luego la mira con cara de asombro y alegría con los ojos muy abiertos y sin decir nada.

―¿Te gustó?―pregunta Santana un poco dudosa.

―Me gusta mucho, mucho. ¡Es un hada! Gracias, Sanny―Susan se cuelga a su cuello, agradecida por el obsequio de cumpleaños que, he descubierto, es un colgante en forma de hada.

Mi corazón da un vuelco dentro del pecho al ver tal clase de cariño entre las dos, como el de una mamá a una hija y, viendo eso, no puedo evitar que de mis ojos se deslicen un par de lágrimas.

Me giro bruscamente y entro en la casa hasta llegar a la cocina, ocultándome ahí para que nadie me vea llorar.

Saco un vaso desde uno de los muebles y me sirvo un poco de agua, la cual, me bebo de un largo sorbo a ver si así, el nudo que se ha instalado en mi garganta, desaparece de una vez.

Tomo una honda respiración y trato de volver rápidamente a la normalidad aunque sé que me costará…

Mi vida ya no es normal desde que conocí a Santana.

Y como si lo hubiera estado invocando, ella aparece en la cocina. Se acerca muy lento, cautelosa, de seguro temerosa de que le tire algún objeto de la cocina por la cabeza.

―Vine…vine por un vaso―dice, y yo, nerviosa, comienzo a mover platos y bandejas que hay sobre la mesada.

―En el mueble de la izquierda, arriba―digo sin mirarla, tratando de aparentar normalidad, como si nada hubiera pasado entre nosotras.

Santana camina hasta el mueble que le he indicado y saca un vaso. Noto que se queda inmóvil y de seguro está observándome ya que puedo sentir el peso de su mirada sobre mí.

―Esperaré a que le canten el cumpleaños a Susan y me marcharé―anuncia y yo levanto mi mirada para encontrarme con la suya.

―No…no tienes por qué marcharte. Puedes quedarte todo el tiempo que desees.

―Brittany, sé que estás enojada porque aparecí por aquí hoy y no quiero incomodarte más y…

―No incomodas…

―No me digas eso cuando se nota a leguas que no quieres que esté aquí. Aún estás enfadada por lo que sucedió y me pregunto hasta cuándo mierda te va a durar el enfado.

―Lo que pasó fue muy grave, ¿sabes?

―Y deberíamos hablar ahora para aclarar todo.

Santana se acerca un poco más a mí y quedamos a poca distancia y noto que sus ojos brillan de enojo.

―No creo que sea el momento ni el lugar, Santana.

―¿Y entonces cuándo, Brittany? ¿Cuándo va a ser el momento y el lugar adecuados? Te he llamado un sinfín de veces y ni siquiera te has dignado a contestarme una sola. Esto tenemos que aclararlo ahora ya.

Retrocedo un poco para apartarme de ella que, enojada, se ve más sexy e imponente. Doy un paso atrás, pero no avanzo más allá, ya que mi cuerpo choca con el mueble de la mesada. Da un paso al frente y estoy perdida ya que, he quedado atrapada entre Santana y el mueble de cocina.

―Santana… creo… que…―titubeo.

―¿Es que no entiendes por qué lo hice?

―Bueno…yo…

―Cuando te encontré en el despacho de Artie te vi aterrorizada por la posibilidad de perder a Susan. Actué sin pensar, sí, pero no quería que aquel cabrón te siguiera amenazando con quitarte a Susan.

―Debiste decírmelo…ahora estoy en deuda contigo y nada menos que por dos millones…

―Brittany, eso no importa. El dinero no sirve de nada en los bancos.

―Pero a mí sí me importa. No quiero deberte nada…

―¡Ah, Brittany! ¡Por qué eres tan cabeza dura!―dice subiendo el volumen de su voz y con la mandíbula apretada.

―¡Santana, no me grites!

―¡Te grito, sí, a ver si así logras escucharme!

―¡Pero qué te has creído, no me grites en mi casa!

―¡¿Es que no puedes ver lo mucho que te amo?! ¡¿Que si Sam viniera y, Susan o tú estuvieran en peligro, sería capaz de entregarle todo lo que poseo para que las deje en paz?!

Mi respiración se vuelve agitada y entreabro la boca, tratando así, de que el aire llene mis pulmones. Mi cabeza da vueltas y dentro de ella resuenan las palabras que me acaba de decir Santana.

Me quedo muda, un poco incrédula, un poco emocionada y un poco atontada.

―Te importa una mierda―dice cuando ve que no le digo nada.

―Mami, Sanny, vengan. Van a cantar el cumpleaños―Susan ha entrado en la cocina interrumpiendo el momento.

Santana se aleja, claramente enfadada ante mi nula respuesta, pero la verdad es que de mi garganta no sale nada.

Todo me ha sorprendido de sobremanera, su declaración me ha dejado anulada.

―Claro―dice Santana, aclarándose la garganta y apartándose de mí―, Vamos a pedir el deseo de cumpleaños.

Susan le toma la mano y juntas salen al patio. Yo las sigo, aún con la sorpresa en mi cuerpo, caminando lento para no tropezar con nada ya que mis piernas tiemblan.

Nos reunimos alrededor de Susan y su torta y le cantamos el cumpleaños feliz. Ella pide un deseo, cierra los ojos y apaga las velitas que están sobre el pastel.

Todos aplaudimos y ella sonríe ampliamente y noto que de su cuello cuelga el dije en forma de hada que le ha obsequiado Santana.

Todos los niños gritan y vuelven a correr por todos lados.

Mi mamá comienza a repartir pastel a quien quiera y veo que Santana aparta a Susan y le dice algo. Mi hija asiente con la cabeza y luego se funden en un abrazo. Santana se separa y mi hija vuelve a jugar con sus amigos.

Santana llega hasta mi mamá, le dice algo a lo que ella mueve la cabeza negativamente. Veo que le trata de explicar a lo que ella replica, pero al final ella asiente y la morena camina en mi dirección, pero pasa por mi lado como si yo fuera invisible.

Voy tras ella que camina rápido, se nota que está enojada.

―¡Santana!…¡¿Qué haces?!―grito mientras me acerco a ella que ha llegado a su auto.

―Te lo dije. Le cantaban el cumpleaños a Susan y me marchaba.

―Pero… pero…

―Pero nada. Ya dije lo que tenía que decir y tú no dijiste nada, así es que será mejor que me vaya.

―Pero, ¿no entiendes que esto es difícil para mí?

―¿Y para mí no lo es?―dice y acciona el mando a distancia de su Aston Martin.

―Santana…

―Adiós, Brittany. Lamento haberte jodido el día.

Abre la puerta del auto y entra en él. Luego lo pone en marcha y sale a toda velocidad por la calle, como si fuera un circuito de la fórmula uno.

Me siento triste y molesta por ser tan estúpida.

Debería haberle gritado que la amaba cuando ella me lo dijo de manera tan clara.

Debería haberme colgado a su cuello y besarla como estaba deseando hacer.

Ahora se fue enojada, furiosa más bien y de seguro no querrá verme nunca más en su vida.

Pero qué es lo que he hecho.

Yo y mi manía de quedarme muda en situaciones importantes.


Entro en la casa y trato de animarme un poco.

Pero la verdad es que quiero que esta celebración termine pronto.




Ya estoy despidiendo a los últimos invitados.

Estoy cansada y lo único que quiero en este momento es darme un relajante baño de tina.

Susan se va a su cuarto feliz con sus regalos, mientras mi mamá y yo levantamos lo que queda de fiesta.

Ella me mira callada. Sé que quiere peguntarme qué sucedió con Santana, aunque sospecho que ya sabe todo.

―Anda, pregunta―digo y ella me mira en silencio.

―¿Qué es lo que tengo que preguntar? ¿Por qué eres tan cabezota y te niegas a ser feliz?

―Mamá…―la reprendo.

―Mamá qué. Yo estaba callada, tú sacaste el tema, así que ahora te aguantas lo que diga.

―Pero, mamá…

―Pero, nada, Brittany. No puedo creer que no fueras capaz de entender a Santana, a esa mujer que te ama con toda su alma. Tanto así que, llegó a pagarle al gusano de Sam para que se alejara de ti. Y no solo eso, lo hizo firmar la renuncia sobre sus derechos paternales sobre Susan…

―¡¿Qué Santana hizo qué?!―grito y siento cómo mi cuerpo tiembla de pies a cabeza.

―Lo que oyes. Sam nunca tuvo la intención de quedarse con Susan. Él solo quería acercarse a ti por Santana y su dinero. Santana lo hizo porque vio que él no quería a la niña y no quería que Sam les hiciera daño, hija.

―¿Por qué no me dijo nada, mamá? ¿Por qué?

―Sabía que te enfadarías y se suponía que nunca te enterarías, pero el idiota de Sam abrió la boca y ahora hasta yo me he enterado de todo.

―Ay, mamá, no sé qué pensar…

―No hay nada que pensar, Brittany. Santana te ama…mejor dicho las ama y haría lo que fuera por ustedes.

―Creo que metí la pata hasta el fondo con ella. Estaba enojada y no pude creerle cuando dijo que me quería…qué tonta.

―Hija, sé que piensas que soy una metiche y tienes razón, pero quiero lo mejor para ti en esta vida y lo mejor es Santana López. Ahora piensa en algo porque a esa mujer no la puedes dejar escapar.

Mi mamá me besa la mejilla y me deja sola con mis pensamientos.


Luego de ordenar la casa me voy a mi cuarto y lleno la tina para darme un delicioso baño de inmersión con espuma aromática que me ayude a calmar mi ánimo.

Ya está todo listo y me meto a la tina, gozando de la temperatura del agua y del aroma de la espuma. Cierro los ojos y veo a Santana y en mi mente vuelve a resonar el "Te amo" dicho por su boca.

Algo tengo que hacer y pronto.

Tomo mi teléfono celular y la llamo, pero luego de cuatro tonos la llamada se corta. Lo intento nuevamente y obtengo el mismo resultado…no quiere hablar conmigo.

Lo intento una vez más, pero ahora me salta directamente al buzón de voz.

No me quiero dar por vencida, así es que ahora, le envió un mensaje de texto.



«Santana, sé que estás enojada, pero, podemos hablar, por favor»



Nada, ni una sola sílaba de respuesta, pero no claudico y le mando otro mensaje.


«Hablemos, ¿quieres? »



«No quiero, déjame en paz»



Me responde y mi corazón se oprime por esas palabras.


«Por favor, Santana. Solo hablemos»



«No. Cuando yo quise hablar contigo tú me mandaste a freír espárragos. Ahora es tu turno de ir a freírlos»



Aunque estoy triste y desesperada, no puedo evitar sonreír ante esta respuesta que es como la de un niño con berrinche.


«Bien, ¿quieres un tiempo?
―le pregunto.


«No. Ya te dije, déjame en paz»



Respiro hondo y trago en seco el llanto que viene subiendo por mi garganta.

Quiero estar con ella.

Quiero que Santana forme parte de mi vida y de la de mi hija, pero tal vez ya perdí esa oportunidad…maldición.

Tal vez ella tenga razón y deba dejarla en paz.

Le envió un último mensaje:


«Está bien, no te molestaré más. Adiós, Santana»



Dejo que el teléfono caiga al suelo y me hundo más bajo el agua, llorando por Santana.

Porque no sé si volveremos a estar juntas.

Porque algo dentro de mí me dice que esto no se solucionará tan rápido.

Algo me dice que tal vez haya perdido a Santana para siempre.






*****************************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4442
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Cap 29

Mensaje por 23l1 el Sáb Oct 29, 2016 1:08 am

Capitulo 29



Santana


Una nueva semana laboral comienza y ya estoy caminando por el vestíbulo del piso quince del Holding López.

Hoy traigo un humor de perros y solo espero a que nadie se cruce en mi camino o le va a pesar.

Llego hasta el escritorio de Tina que, se me queda mirando un poco ceñuda, de seguro le ha sorprendido la cara con que he aparecido hoy en el trabajo.

―Buenos días―digo corta, seca y precisa.

―Bueno días, señorita López―me contesta Tina y me extiende mis mensajes―Aquí están sus mensajes.

―Gracias, Tina―digo, porque podré estar enojada, pero mis padres me enseñaron modales.

―¿Necesita algo, señorita? Un jugo, agua, ¿o un café tal vez?

Ella está preocupada.

Nunca me ha visto de este humor.

Trato de sonreírle un poco.

No es justo que sea desagradable con ella.

Sé que no es justo para nadie que me comporte así.

―Un café bien negro estaría perfecto. Gracias.

―En un momento se lo llevo a su oficina.

Le guiño un ojo a Tina y comienzo a caminar en dirección a mi oficina. Entro en ella y dejo los mensajes sobre el escritorio. Me siento en mi silla ejecutiva de cuero negro y, luego de mirar un documento que tengo en mis manos, paso a revisar mis mensajes.

La verdad es que hoy han sido muchos los mensajes que he recibido y todo eso se debe a que mi teléfono se encuentra apagado.

Lo dejé así luego de que Brittany me enviara su último mensaje.

Estoy muy enojada y dolida por todo lo sucedido en el cumpleaños de Susan, por eso no le quiero contestar ni una sola llamada aunque me esté muriendo por escuchar su voz.

Sé que mi actitud es la de una niña mimada con una rabieta terrible, pero me siento impotente y no sé cómo actuar.

Nunca me había pasado esto con otra mujer.

Me daba lo mismo lo que pensaran o sintieran con respecto a mí, pero lo que sienta o piense Brittany, me interesa y me afecta de sobremanera.

Comienzo a revisar mis mensajes y, luego de leer tres, llego a uno que me deja paralizada.

Es de Brittany pidiéndome que la llame.

Suelto un gran suspiro y miro con detenimiento cada letra del mensaje. Luego lo paso y miro el siguiente.

Cuatro mensajes más y aparece nuevamente el nombre de Brittany.

Mi corazón late más rápido dentro del pecho, ella quiere hablar… ahora quiere hablar.

Tomo el papel entre mis manos y, arrugándolo, lo tiro a la papelera.

Escucho tres golpes en mi puerta y, luego de pedir a la persona que está al otro lado que entre, la puerta se abre y Tina entra en mi oficina con una humeante taza café entre sus manos.

―Su café, señorita.

―Gracias, Tina. Es usted un sol―digo y ella me sonríe coqueta.

―¿Desea algo más?―me pregunta y yo niego con la cabeza mientras le doy un sorbo a mi café.

Está exquisito.

Asiente con la cabeza y se gira para retirarse, pero cuando va a medio camino le digo:

―La verdad, Tina, sí quiero pedirle algo

―Usted dirá, señorita.

―Vi que la señorita Pierce me ha dejado varios mensajes. Quiero pedirle que, si ella vuelve a llamar otra vez, usted le diga que no la puedo atender, que estoy en reunión, que estoy muy ocupada…

―Pero, señorita…

―Ahora si se llega a aparecer por el Holding, usted le inventa que yo me fui del país, no sé, a la China o a donde a usted se le ocurra.

―¿Está segura de lo que me está pidiendo?―pregunta desconcertada por mi petición.

La verdad es que no estoy segura de nada en este momento con la rabia instalada dentro de mí, pero de todos modos le respondo:

―Sí, estoy segura. Ahora si la que me llegará a llamar es la señorita Susan Pierce, usted no dude en pasarme la llamada, ¿está bien?

―Sí, señorita.

Tina sale de mi oficina y yo me agarro la cabeza con ambas manos.

Esto es una gran locura.

Esto será una guerra de cabezas duras y ya veremos quién gana.

No daré mi brazo a torcer…no tan rápido por lo menos.

Yo le confesé todo lo que siento a Brittany, a la única mujer que ha logrado que le diga que la amo y no conseguí ni media palabra de su parte.

¿Y ahora quiere hablar?

Bueno, querida Brittany, te tocará esperar un buen rato para que yo vuelva a ceder.




Camino hasta la sala de juntas donde pronto comenzará una nueva reunión, se ha atrasado un poco ya que ni Quinn ni Rachel han llegado aún.

Mi papá me dice que Quinn viene en camino y que la esperará para comenzar la reunión.


Unos minutos después, Quinn entra apresurada, pero con una gran sonrisa que le cruza la cara de lado a lado.

Verla tan feliz me da una envidia terrible.

Mi amiga se acerca a nosotros, nos mira y luego suelta de golpe:

―Es una niña.

Noto que sus ojos se vuelven brillosos, esta cabrona va a llorar aquí delante de todos.

―Rach y yo tendremos una niña.

―¡Felicitaciones, hija!―dice mi papá que le abre los brazos.

Quinn lo abraza y puedo ver la emoción entre ambos.

―Perdón por el retraso, pero no podía perderme el ultrasonido de mi hija.

―No te preocupes. Te estábamos esperando. Y Rachel, ¿todo bien con ella?

―Sí. Aunque se tomó el día, así es que se fue a casa.

Mi papá se ve muy feliz por Quinn que es casi su hija.

Yo me acerco y la felicito por su pronta maternidad.

―Felicidades, rubia. Ahora tendrás dos brujas esperándote en casa.

―Idiota―me dice sonriendo―, Ríete ahora que yo me reiré después.

―Te tocará esperar sentada, imbécil.

Ambas reímos.

Estoy contenta por mi amiga y por la familia que formará con Rachel y no puedo evitar pensar si yo alguna vez lograré hacer lo mismo.

¿Pero desde cuándo me importa eso a mí?



La reunión comienza y todos estamos pendientes de mi papá que nos explica cómo ha crecido el Holding ese mes.



Luego de que todo termina vuelvo a mi oficina donde recibo la llamada de Marley que me dice que todo está listo y que me puedo mudar a mi nueva casa cuando quiera.

La verdad es que me encantaría hacerlo de inmediato.

Le pido que se ocupe de ver los muebles y todo lo concerniente a la decoración ya que yo no tengo cabeza para eso.

Ahora me tengo que preparar para lo que me espera en la mansión…mi mamá.




―¿Estás seguro, hija?―pregunta mi mamá cuando le cuento que ya pronto me iré de su lado.

―Sí, mamá, segura.

―Sabes que…―y se pone a llorar otra vez.

Como si yo fuera su pequeña niña que le va a ser arrebatada.

―Mamá, por favor, ya hablamos de esto…

―Lo sé, lo sé. Pero no puedo dejar de sentirme triste. Sé que estoy actuando como una tonta. Que ya estás lo suficientemente grande para vivir sola como dice tu papá, pero hija…

―Mamá, ya te dije que me verás seguido por aquí.

―Sí, hija ya dijiste eso… No te preocupes, es solo cosa de que me acostumbre.

Abrazo a mi mamá y agradezco al cielo que me haya tocado ella en esta vida. Ha sido una mujer cariñosa y comprensiva, aunque mi papá le diga que me ha malcriado y mimado en demasía.





El día de la mudanza llega.

Ya estoy con Marley en mi nuevo hogar y debo decir que me ha gustado mucho como ha quedado todo.

La decoración es elegante y sencilla, justo como quería que fuera.

Me tiro sobre un gran sofá que está en la sala y echo la cabeza hacia atrás, cierro mis ojos y la imagen de Brittany aparece ahí, justo ahora.

Pienso en si le gustará a ella esta casa.

Es grande y espaciosa y… pero qué rayos.

Ella ya no está conmigo.

Han pasado semanas sin verla y, aunque no ha claudicado en su intento de poder hablar conmigo, yo sigo empeñada en no escucharla.

Como si con eso la estuviera castigando, pero al final, y si lo pienso bien, la única castigada sigo siendo yo.


Marley me propone hacer una inauguración a mi nuevo hogar y le digo que lo pensaré.




Llego a mi oficina y cuando entro en ella me encuentro con algo que me deja paralizada en la puerta.

Un enorme ramo de rosas rojas está sobre mi escritorio.

De seguro Tina se ha equivocado y lo dejó en mi oficina…Rosas rojas.

Me acerco lento, como temiendo que desde las rosas fuera a salir algo inesperado, hasta que al fin llego al ramo. Tiene tarjeta y mi nombre está puesto en ella.

Las rosas son para mí…pero qué mie…

Tomo la tarjeta, la abro y leo lo que está escrito en ella.


«¿Podemos hablar? Brittany.»



Así que es ella.

Sonrío al ver lo ingeniosa que ha sido.

Mandarme flores a mí.

Y así sonriendo como una tonta me encuentra Quinn.

―Vaya, así que ahora tienes un admirador secreto..

―Qué graciosa, Quinny.

―De seguro Tina se equivocó de oficina, ¿verdad?

―No. Estas rosas son para mí.

Me siento a mi escritorio guardando la tarjeta en mi bolsillo.

Quinn se sienta frente a mí mirándome con curiosidad. Divertida y esperando a que le cuente quién ha osado en enviarme flores.

―¿Necesitas algo, Quinn?―digo sin mirarla, con mi vista fija en unos papeles sobre el escritorio.

―Deja ya de jugar al misterio y cuenta quién te envió flores.

Levanto la mirada y veo a Quinn sonriendo guasonamente…

Ahhh, cómo va a disfrutar esta imbécil riéndose de mí.

―Fue Brittany. Ella me envió este gran ramo de rosas.

Quinn estalla en risa y escucharla me hace reír a mí también.

―Vaya con Brittany. Sí que es ingeniosa. Y tú, ¿qué esperas para ir por ella?

―No sé. Quiero esperar un poco más y ver si…

―¡Maldita cabezona! Vas a perder a la segunda mujer más sorprendente de este planeta.

―¿La segunda?―pregunto desorientada ya que no recuerdo a la primera.

―Sí, la segunda. La primera es mía.

Ambas volvemos a reír como hace mucho tiempo no lo hacíamos y luego Quinn se aclara la garganta y me dice en tono serio.

―Ya en serio, Tana. No dejes escapar a Brittany. Ve a buscarla pronto antes que sea tarde para ustedes.

Las palabras de Quinn son como un golpe en el centro de mi estómago.

No quiero perder a Brittany, pero tampoco sé cómo volver a acercarme a ella y decirle que la amo con locura, porque de pronto, me he vuelto una verdadera idiota.

Al ver que no digo nada mi amiga se da por vencida y dando un sonoro suspiro se levanta de la silla para irse de mi oficina.

―Ah, te informo, hoy inauguramos tu nuevo hogar. Marley se ha encargado de todo, así que, no faltes.

¿Qué se le habrá ocurrido a mi amiga?

No estoy de humor como para aguantar a gente que no conozco en mi casa.

Quiero llamarla y decirle que suspenda todo lo que tiene en mente, pero sé que será batallar con una gran muralla.

Así que al final, me resigno a que hoy será la inauguración de mi casa.




A los veinte minutos de poner un pie en casa, llega mi amiga Marley cargando una botella de champaña en una mano y una de vino en la otra.

―¡Hola, guapa!―dice sonriendo y me besa una mejilla para luego entrar en mi casa.

―Hola, cariño. ¿Vienes sola? ¿Y tu esposa?

―Se quedó en casa. Quería pasar tiempo a solas con mis amigas. Hace mucho que no hablamos las tres.

―Sí, tienes razón. Pero, pensé que tu idea de inauguración para mí, era una fiesta con Dj incluido y muchas chicas corriendo desnudas por el lugar.

―Eso hubiera sido antes, pero ahora que te has enamorado no creo que esa idea te guste mucho.

Me sonríe pícara y comienza a caminar hasta la cocina. Se detiene en la nevera y comienza a sacar cosas de ella. Luego prepara algo para comer y yo la miro con asombro, ya que, en poco tiempo, tiene montados varios platos.

El timbre suena, ese debe ser Quinn y no me equivoco, ya que, al abrir la puerta, es quien me saluda.

―Pensé que Rachel te había amarrado a la pata de la cama para que no salieras.

―Necesitaba salir. Rach y sus hormonas la tienen de un genio terrible…

―Vaya, entonces esa bruja nació embarazada. Siempre ha sido una pesada

Me gano un manotón de mi amiga por ese comentario, pero luego ambas reímos con ganas.

Ya estamos las tres en el salón de mi nueva casa.

Brindamos con champaña y mis amigas me desean lo mejor para la nueva vida que comienzo.

―Y bien, San. ¿Qué piensas hacer con respecto a Brittany? Que a todo esto muero por conocer. Quinn y yo hemos pensado que…

―¿Cómo que Quinn y tú, Marley? ¿A qué hora se juntan ustedes para hablar de mi vida?

―Ya, no seas tonta, San―dice Quinn en tono cansado―Estás sufriendo porque quieres. Porque podrías ir hasta su casa o dejar que ella hablara y todo este lío se solucionaría. Pero, no. Tú prefieres seguir con el berrinche.

―Quinn tiene razón. Vamos, San, busca a Brittany. Se me ocurren muchas formas en las que te puedes acercar a ella y…

―Déjenme en paz…

―Te dije que sería una pérdida de tiempo hablar con esta cabezona de mierda, Mar.


Mis amigas siguen hablando entre ellas sobre mi persona.

Como si yo no estuviera presente en la misma habitación. Opinan sobre lo que tengo y no tengo que hacer respecto a Brittany y yo escucho todo en un
mutismo total.

―Bueno, solo por si te interesa, Brittany tiene un desfile mañana a las tres en el Gran central.

Dice Quinn y yo archivo esa valiosa información.



Luego deciden que es hora de irse y yo se los agradezco.

Quiero mucho a mis amigas, pero pueden llegar a ser unas pesadas cuando se lo proponen.

Marley me vuelve a decir que ella tiene muchas ideas y que si quiero su ayuda no dude en llamarla.



Me voy a la cama pensando en Brittany y en si debería ir a verla al desfile y terminar de una vez por todas esta situación de mierda.




Y, como soy una masoquista de primera, estoy sentada en la última fila del desfile de una nueva diseñadora de vestidos de novia.

La primera modelo sale con un bello vestido tipo sirena. Estoy ansiosa y me muerdo el labio inferior de vez en cuando esperando a que Brittany salga.

Ella aparece en la pasarela.

Vestida con un vaporoso vestido blanco.

Camina lento como si fuera al altar, se ve bella, hermosa, magnífica. Como si estuviera flotando sobre una nube blanca.

Mi corazón da un vuelco.

La amo demasiado y tengo que estar con ella, no puedo seguir con esta tontería.

Brittany gira al final de la pasarela para hacer su recorrido de vuelta y luego desparece tras el escenario.

Me levanto de mi puesto y salgo al vestíbulo del local donde se realiza el desfile.

Saco mi teléfono y marco un número.

Me responden de inmediato.

―Hola, guapa ¿Qué tal?

―Marley, te espero dentro de diez minutos en mi casa. Necesito tu ayuda. Quiero oír qué plan tienes en mente para que yo vuelva con Brittany.






*****************************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4442
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Cap 30

Mensaje por 23l1 el Sáb Oct 29, 2016 1:10 am

Capitulo 30


Brittany


Convencer a Santana para que hable conmigo, resultó más difícil de lo que pensaba.

No ha contestado a ninguna de mis llamadas y mensajes que le he dejado.

Si hasta en un intento desesperado, le envié un gran ramo de rosas rojas a ver si así conseguía algo, pero nada.

Al parecer esta mujer ya se ha olvidado de todo el amor que decía sentir por mí y estoy pensando seriamente en darme por vencida y no molestarlo más aunque mi corazón se parta en miles de pequeños pedacitos.



Me preparo para llevar a Susan al colegio.

Susan ha sido una de las que no me ha permitido olvidar a Santana. Me pregunta por la morena a menudo y me pide la llame para que venga a verla.

No sé cómo decirle que, la muy testaruda, no se digna a contestarme ni un mísero llamado.

Pero, ya.

Ya está bueno.

Será mejor que no siga pensando en ella y siga con mi vida…sí, eso es lo mejor, ¿o no?



Llego al colegio y dejo a Susan que corre hasta la entrada y se pierde entre la multitud de niños que a esa hora ingresan al recinto.

Tomo un taxi y me dirijo a mi agencia para ver si tengo algún nuevo trabajo para esta semana.

Solo espero que así sea.

Mientras más ocupada me encuentre, menos pensaré en Santana.



Entro en la oficina de Mercedes y ella me pide que me siente y comienza a explicarme que, una nueva diseñadora de ropa interior, quiere hacer un catálogo, que pagan muy bien y que está interesada en que yo sea la modelo.

―Genial. ¿Y para cuándo sería?

―Bueno la diseñadora me dijo que pasado mañana estuvieras a las once de la mañana en esta dirección―Mercedes me entrega un papel donde aparece la dirección donde tengo que llegar.

Veo que el sitio elegido es en un condominio.

La diseñadora no me suena de nada, pero trabajo es trabajo así que, doblo el papel y lo meto en mi agenda.

Mercedes me da todas las indicaciones y luego me despido de ella y salgo de la agencia.

Estoy en la calle y camino lento, disfrutando del sol y la brisa que golpea suavemente mi cara.

A media calle saco el teléfono desde mi bolso y marco el número de Santana con la esperanza de que, esta vez, la muy cabezota se digne a contestar mi llamado, pero nada.

Su teléfono suena y suena hasta que me envía a buzón de voz.

Tomo una honda respiración, cansada ya con esta situación. Llego a un parque y me siento en uno de los bancos que ahí se encuentran.

¿Qué debo hacer en este caso?

La extraño y la deseo tanto.

Tal vez debería ir hasta el Holding y hacer un gran escándalo para que me oiga de una buena vez.

Pero, no.

Ella se niega a verme, Tina me ha informado que esa es la orden que le ha dado, no quiere verme ni en pintura.

Sé que está dolida.

Sé que la decepcionó el que yo no reaccionara a su declaración de amor, pero quería remediarlo.

Quería que ella me escuchara y supiera que la amo con todo mi ser, pero al parecer, ya es demasiado tarde.


Tomo mi teléfono nuevamente y ahora le mandaré un mensaje de texto. Uno largo y donde me pueda despedir.

Con un nudo en la garganta comienzo a escribir.



«Santana:

Como no has respondido a ninguna de mis llamadas ni a ninguno de mis mensajes, he decidido que éste sea el último intento que haga para hablar contigo.

Solo quería que supieras lo mucho que te amo y que sepas que, si el día del cumpleaños de Susan no dije nada, no era porque no sintiera nada hacia ti, si no porque no encontraba las palabras para responder a tu declaración de amor.

Pero eso ya no importa, ¿verdad?

Estaba enojada por lo de Sam y por lo del dinero, pero entendí, cuán profundo es tu amor hacia mi hija y hacia mí que, le pagaste a ese hombre para que no entrara a molestar en nuestras vidas…Gracias por eso.

Gracias por todo.

Por querer a mi hija y por quererme a mí.

Siento no haber hablado a tiempo.

Ahora me despido, no te volveré a molestar con mis llamados y mensajes.

Cuídate mucho…Te amo.

Brittany»


Le doy enviar al mensaje pensando si habré dicho lo suficiente y claramente no.

Nunca será como gritarle en la cara lo mucho que la quiero en mi vida.

Una lágrima corre por mi mejilla y la seco con el dorso de mi mano.

Desde hoy pierdo toda esperanza con Santana.

Desde este instante vuelvo a ser Brittany, la mamá de Susan, la pequeña que lo es todo en mi vida.



Vuelvo a la calle y camino mirando el paisaje.

No sé cuánto tiempo llevo recorriendo las calles, pero ya me duelen los pies, así que debe de haber pasado un buen rato.

Entro a una cafetería y me pido un té helado. Me lo bebo con calma, pensando en qué será de mi vida de ahora en adelante y vuelvo a suspirar por mi morena.

Me tomo el último poco de té helado y salgo de la cafetería, ya es hora de que vaya por Susan al colegio.




Ya es tarde y estoy en mi habitación tirada sobre la cama mirando el techo como cada noche.

Reviso una vez más mi teléfono para ver si mi morena me ha contestado algo, pero nada.

Me giro a un costado y llorando me quedo dormida.





Ya estoy camino a la dirección que me ha dado Mercedes y donde haré la sesión fotográfica para el catálogo de una nueva diseñadora.

Entro en el bello condominio y miro la majestuosidad del lugar. Con muchas áreas verdes y grandes y hermosas casas. Y sobre la colina, está el número al que yo debo ir.

Llego a destino y, al tocar la puerta, una bella y risueña mujer me recibe.

―¿Brittany?―asiento con rapidez―¡Bienvenida!―dice dándome un fuerte abrazo.

Se separa y me escruta la cara con su mirada verde chispeante y pícara, como la que pone Susan cuando va a cometer alguna travesura.

―Gracias.

―Pero, ven, entra. Vamos a donde haremos la sesión. Pero qué tonta, ni siquiera me he presentado. Mi nombre es Marley, Marley Wilde-Rose.

―Encanta, Marley―digo sonriendo ya que esta mujer me ha contagiado de su buen humor.

Marley me guía por un vestíbulo y observo lo maravillosa que es esta casa por dentro.

Todo decorado con buen gusto y muy bien iluminado.

Luego llegamos a una habitación donde hay una enorme cama cubierta por una colcha blanca. Esta habitación tiene una gran ventana que muestra la panorámica de una majestuosa montaña. Me imagino que, en invierno y nevada, debe ser una hermosa postal para ver desde esa cama.

Marley me presenta a un grupo de gente que está a cargo de la producción.

Una maquilladora, un estilista y una encargada de vestuario.

―Bien, Brittany. Te prepararemos con el maquillaje y peinado, estamos esperando a la fotógrafa que viene un poco retrasada.

―Bien―digo y las mujeres a mi alrededor se comienzan a hacer cargo de mí.

Luego acompaño al vestuarista que me muestra los hermosos conjuntos que están colgando en un perchero. Me pide me ponga primero un conjunto de color negro que tiene un hermoso corsé de encaje y seda complementado con un tanga a juego y medias de seda.

Me miro al espejo y compruebo que es perfecto y que…

¿No he visto antes yo este conjuntito?

Debo estar equivocada, pero me es muy familiar a uno que ya usé antes.

Me giro tratando de buscar la etiqueta, pero no hay nada… qué raro, debo de haberme confundido.


Ya estoy lista y salgo del vestidor para entrar en el dormitorio donde un hombre está preparando el equipo.

―Estás maravillosa, Brittany. La fotógrafa te va a amar―dice Marley y me guiña un ojo.

Me pongo una bata blanca encima mientras esperamos. Con el ayudante del fotógrafo comprobamos la luz y ya todo está listo, solo falta que esa mujer aparezca.

―Bien, ¿estamos todos listos?―escucho de pronto y pienso que estoy alucinando ya que, la que entra en la habitación es Santana.

¿Qué hace aquí?

―¡Por fin llegas! Pensé que tendría que cancelar todo―dice Marley mientras se acerca y le besa una mejilla.

―Disculpa, querida. Ya estoy aquí, así que empecemos.

Parece que soy invisible, porque ni se ha inmutado con mi presencia.

¿Y desde cuándo que Santana es fotógrafa?

Esto es una broma de seguro.

―¿Lista, Brittany? Ella es Santana López una muy buen amiga mía y nuestra fotógrafa esta tarde. Ya verás las maravillas que hace con la lente.

No puedo evitar sonrojarme cuando Santana me mira y me guiña un ojo.

Estoy parada como una estatua, no puedo creer lo que está sucediendo en esta habitación.

―¿Me disculpan un minuto?―digo aún medio atontada―Tengo que hacer una llamada urgente.

―Claro, querida―dice Marley y yo camino hasta el vestidor donde saco mi teléfono desde el bolso.

Marco el número de Mercedes y la lleno de preguntas sobre esta sesión fotográfica. Ella me contesta que el cliente pagó por adelantado y que pidió expresamente que fuera yo la modelo ya que me había visto en algunos anuncios de Pleasuraments.

Camino de un lado a otro dentro del vestidor pensando en qué hacer.

¿Por qué Santana está haciendo esto?

¿Acaso quiere jugar conmigo?

Miro todo a mi alrededor, y de pronto, fijo mi vista en un tacho de basura que hay en un rincón del vestidor casi escondido. Me acerco, pero no sé qué quiero encontrar.

Lo abro y encuentro lo que ya imaginaba.

Ahí, en la basura, están las etiquetas de cada conjunto que está colgado en los percheros. Marley Wilde-Rose no es una diseñadora, es la cómplice de Santana en esta broma que me están haciendo.

Pero si Santana quiere reírse de mí tendrá que aguantarse lo que vaya de vuelta.

Veremos quién se ríe de quién.

Y, decidida a seguirle el juego a Santana, vuelvo a la habitación.

Quiero ver qué saldrá de todo esto.

―Disculpen la demora―digo cuando entro en la habitación―¿Estamos listos?

―Sí―contesta Santana que se quita la chaqueta y queda con una camisa de Jeans clara y se arremanga las mangas hasta los codos…

Maldita mujer sexy.

―Bien, ¿dónde quieres que me ponga?―digo casi en un ronroneo y noto que traga en seco.

―Creo…creo que cerca del ventanal.

Camino hasta donde me indica y veo que me mira fijo. Yo le sostengo la mirada y hago que la bata blanca se deslice por mi cuerpo hasta caer a mis pies. Los ojos de Santana brillan de deseo.

Ella quería jugar, ahora jugaremos.

Santana toma la cámara y comienza a disparar. Yo me muevo con soltura, dándole poses una más sexy que la otra y noto que tiene la mandíbula tensa.

Sonrío con malicia al verla tan afectada.

Luego me giro dándole la espalda y miro por sobre mi hombro.

―¡Por Dios!―escucho que exclama y no puedo evitar sonreír con ganas.

Me vuelvo a girar, ella ha bajado la cámara y me observa con detención.

Noto que ahora solo somos Santana y yo en esta habitación, todos los demás se han marchado.

―¿Pasa algo, señorita fotógrafa?―pregunto mordiéndome el labio inferior y veo que se desabotona dos botones de su camisa.

―No, es solo que hace un poco de calor, ¿no crees?

―No, creo que no, señorita fotógrafa. Bueno, dígame, ¿cómo me quiere?

Santana vuelve tragar en seco ante mi pregunta. Veo que deja la cámara sobre su soporte y se va acercando a mí, lentamente, como una fiera observando a su presa.

Mi pulso se acelera y comienzo a respirar entrecortado, ansiosa y expectante por saber qué hará esta fiera.

―Así que ahora eres fotógrafa, ¿eh?―digo levantando una ceja y mirándola de arriba abajo.

―Bueno, sí. Es un hobby que tengo desde hace años.

―Y tú amiga no es diseñadora, ¿verdad?

―No, ella…ah… veo que ya descubriste todo.

Se acerca más a mí, ahora es poca la distancia que nos separa.

Quiero lanzarme sobre ella y besarla largamente.

Que me tome entre sus brazos y me lleve a las nubes.

Pero antes tenemos que hablar.

―Y armaste todo esto solo para verme semidesnuda. Vaya, me sorprendes, Santana.

―Britt…yo…

―Santana, ¿por qué no contestaste mis llamadas? ¿Te gustaron las rosas?

―Estaba dolida, Britt. Nunca me había declarado a una mujer y tú no dijiste nada. Y sobre las rosas, le has dado un arma muy poderosa a Quinn para que se burle de mí de por vida.

Ahora doy un paso hacia mi morena y puedo sentir su respiración cerca de mi piel.

Nos miramos por unos segundos.

Pasa su lengua por sus gruesos labios y no puedo evitar jadear suave al verla.

―Santana, no pude hablar, pero no era porque no te ame, es solo que no encontré las palabras para decirte que te amaba. Estaba en shock…

―Terminemos con todo esto.

No me deja terminar de hablar, se abalanza sobre mí y cubre mi boca con la suya. Con sus manos toma mi cara, y yo bajo las mías a su cintura.

Luego, deja de besarme y tomando una honda respiración me dice sobre mi boca.

―Britt, Britt… te he extrañado tanto, mi amor.

Mi corazón brinca dentro del pecho, feliz por lo que oye de la boca de la mujer que amo con todo mi ser.

Me vuelve a besar y ahora nuestras lenguas chocan y las hacemos danzar un baile apasionado y excitante.

Mi piel se eriza y ahora con mis manos comienzan a abrir los botones de su camisa uno a uno.

―Britt, te amo tanto, como nunca pensé que podría llegar a amar a alguien. Siento que te molestaras por lo de Sam, pero como te dije ese día, si Susan o tú estuvieran en peligro, no duraría en darlo todo…hasta mi vida. Porque las amo, las amo mucho, mucho…

―Yo también te amo, cabeza dura. Me hiciste sufrir, ¿sabes? Ya había perdido toda esperanza de recuperarte.

Me abraza con más fuerza y me besa profundamente. Ahora sus manos están en mi trasero el cual aprieta y me acerca para que, con mi pelvis, se roce con la suya.

―Santana, compórtate. No creo que sea el lugar para esto. El dueño de esta casa puede llegar en cualquier momento, no le causará ninguna gracia que hagamos el amor en su cama.

―LA dueña de esta casa es una cabrona y cabeza dura que puede irse a la mierda. Te deseo demasiado y te haré mía ahora.

Me toma en vilo y me lleva hasta la cama.

Me vuelve a besar y luego me deposita en el centro de ésta. Se quita la camisa junto con el sujetador y los tira al suelo y luego se desabotona el jeans, pero no se lo quita. Va subiendo lento sobre mí, acariciándome con todo su cuerpo.

Me besa y ya estoy perdida.

Y dentro de mí sé que, esta mujer, siempre hará lo que quiera conmigo en una cama.

Me comienza a besar el cuerpo de arriba abajo, mientras yo gimo de placer, deseosa de que ya entre en mí.

Se quita el jeans y lentamente me comienza a desvestir. Quisiera que lo hiciera más de prisa, pero lo está gozando y dejo que siga a su ritmo.

Ahora, no queda nada, ninguna barrera de ropa que nos separe.

Se coloca sobre mí y yo lo recibo gustosa, deseosa de que me haga el amor
de una vez.

Escucha el reclamo de mi cuerpo y comienza a unirse en mí. Un gemido se escapa desde su interior, mientras que un gemido mío es acallado en su cuello.

Se comienza a mover suavemente y yo cierro los ojos y me dejo llevar, sintiéndola, amándola.

―Jura que nunca me vas a dejar, amor. Júralo, Britt.

―No es justo. Sabes que te juraré lo que sea si me tienes así en una cama.

―Júralo, Brittany. Anda.

―Te amo, Santana. Ya nada podrá alejarme de ti. Salvo tú misma.

―Nunca más, Brittany. Nunca más dejaré que te alejes de mí.

Me besa profundamente, lentamente, entregándome todo el amor que tiene para mí.

No quiero separarme jamás de esta mujer que ha llegado a ser la princesa que necesitaba en mi vida.





*****************************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4442
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Sáb Oct 29, 2016 1:50 am

Holap morra....

Ya era hora!!!!... en competencia a lo cabeza dura las dos no se quien gana!!!
Ame san con su en el cumple... no obstante tenia ganas dr matar a britt cuandobnoble contesto a san... pero bue!!!
Valio la pena.. y me gusto el plan de marley y san jajajja...

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-
-*-*-

Femenino Mensajes : 4940
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 25
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Sáb Oct 29, 2016 9:00 am

sencillamente espectacular, ya era hora!!!! ahora a ver como les va en su vida como familia!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6359
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Pequeño Amor (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.