Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» Fanfic Brittana Gp: La otra. Cap 16
Hoy a las 5:06 pm por Tati.94

» Comprar Pasaportes,licencia de Conducir,DNI,TOEFL,IELTS
Hoy a las 3:54 pm por 0leocadio

» FanFic Brittana: El Final (Adaptada) Cap 5
Hoy a las 3:51 pm por JVM

» FanFic Brittana: Del Amor (Adaptada) Cap 25
Hoy a las 3:13 pm por JVM

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «20 days for Christmas»
Sáb Dic 09, 2017 8:02 am por Klainefan

» [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo
Jue Dic 07, 2017 7:30 pm por 23l1

» Fanfic Brittana -Give me love- noticias 13/5/16
Mar Dic 05, 2017 8:33 pm por Tati.94

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Sinopsis, Cap. 7, 8, 9 y 10
Sáb Dic 02, 2017 2:55 am por Isabella28

» BRITTANA Midnight Liaisons 01 capitulo 28 FIN
Lun Nov 27, 2017 6:18 pm por 3:)

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 10,11,12Y13
Lun Nov 27, 2017 5:55 pm por 3:)

» BRITTANA CUCapitulo 10,11,12 Y 13
Lun Nov 27, 2017 5:14 pm por JVM

» FanFic Brittana: Sin Compromiso (Adaptada) Epílogo
Jue Nov 16, 2017 10:18 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ti (Adaptada) Epílogo
Lun Nov 13, 2017 8:44 pm por 23l1

» FanFiction Brittana: "You Are My Best Mistake" (Segunda Parte) cap. 22 y 23
Jue Nov 09, 2017 1:44 am por Guzco2129

» [Resuelto]FanFic Brittana: Arco Iris (Adaptada) Epílogo
Vie Oct 20, 2017 9:21 pm por 23l1

» [Resuelto]FanFic Brittana: Comportamiento (Adaptada) Epílogo
Mar Oct 17, 2017 11:15 pm por 23l1

» Brittana: "La Laguna Azul" G!P (Adaptación) Capitulo 20 (08/10/17)
Mar Oct 10, 2017 10:26 pm por 3:)

» Yo no me rindo!! (Quinntana- Brittana)
Dom Oct 08, 2017 11:45 pm por Maira_Faberrytana

» BRITTANA The Camp capitulo 17,18,19 y Epílogo fiN
Sáb Sep 23, 2017 9:38 pm por 3:)

» [Resuelto]FanFic Brittana: Por Ahora (Adaptada) Epílogo
Mar Sep 19, 2017 7:35 pm por 23l1

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Los posteadores más activos de la semana
Tati.94
 
JVM
 
micky morales
 
Isabella28
 
3:)
 
0leocadio
 

Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

[Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Cap 20

Mensaje por 23l1 el Vie Dic 01, 2017 8:26 pm

Capitulo 20


En La Actualidad…



Santana


Santiago yacía tumbado sobre mí, profundamente dormido mientras Darth Vader pateaba traseros en la televisión.

El plan original era ver Piratas del Caribe. Pero Santiago dijo que a su mamá le gustaba el Capitán Jack y que teníamos que esperarla para comenzar la película.

Y diablos, Brittany no iba a sentarse aquí y ver a al jodido Johnny Deep. Saqué el DVD jodidamente rápido y metí uno de La Guerra de las Galaxias.

Ni siquiera me importó cuál era. Solo era para que Brittany no estuviese pensando en ninguna otra persona.

Brittany entró en la habitación con una pequeña bata de seda envuelta a su alrededor y su cabello con rizos húmedos; su rostro se hallaba libre de maquillaje.

—¿Se durmió?—preguntó, moviéndose hacia nosotros.

—Sí—dije, preguntándome si tendría algo puesto bajo esa bata.

—Vamos a meterlo en la cama—dijo, inclinándose para recogerlo.

—Lo tengo —le dije.

—De acuerdo—dio un paso atrás y me dejó levantarlo, luego guió el camino a su habitación y sacó las mantas para que pudiera acostarlo.

Nos aseguramos que estuviese bañado y en pijamas antes de la película.

Brittany se inclinó y besó su pequeña mejilla.

—Te quiero, mamá—murmuró Santiago con los ojos cerrados.

—Te quiero más —respondió esta.

Mientras Brittany se daba la vuelta para salir de la habitación, me agaché y revolví su cabello.

Era tan pequeño. Igual que su papá a esa edad.

—Te quiero, tía Tana—dijo con una vocecita adormilada.

Mi garganta se cerró, y tuve que tragar saliva para aflojarla antes de poder hablar.

—Te quiero, chico —le dije.

Se tapó con las sábanas hasta debajo de la barbilla y se acurrucó más en su cama.

Este momento era todo gracias a Brittany. Hizo esto posible.

Mierda, la amaba.

No solo porque me dio a este chico para ayudarme a sanar lo que perdí, sino porque se robó un pedazo de mi alma con esos grandes ojos y esa dulce sonrisa cuando tenía catorce.

Había querido estar cerca de ella y mantenerla a salvo. En ese entonces no sabía exactamente por qué, solo sabía que quería hacerla feliz.

Era importante para mí.

Pero ahora sabía el motivo.

Era especial.

Del tipo que es difícil de encontrar en esta vida. El tipo que la mayoría de personas no logran tener. De la rara especie que, cuando lo encuentras, sabes que vale la pena luchar.

Su mano tocó mi brazo.

—Hoy todo salió bien—su voz era un susurro.

Envolví los dedos alrededor de su pequeña mano y salí de la habitación con Brittany a mi lado.

Cuando cerró la puerta detrás de sí, fui capaz de mirar hacia abajo, a la parte delantera de la bata y ver que, de hecho, se hallaba desnuda.

Diablo, sí.

—Espero que tenga el sueño pesado, porque tengo algunos planes que te involucran a ti desnuda con esas largas piernas sobre mis hombros.

Me miró con los ojos muy abiertos.

—¿Esta noche?

—Joder, sí, esta noche. Espero que no creas que voy a ir a casa sin ti. Te dije que no iría a ningún lado sin ti y, Britt-Britt, hablaba en sentido literal. Si estás aquí, entonces yo estoy aquí.

—Oh—dijo mientras se balanceaba ligeramente hacia mí.

—Sí, oh. Mete tu culo en esa habitación y déjame desenvolver mi regalo—dije, girándola hacia la puerta de su habitación y llevándola dentro, luego bloqueé la puerta detrás de mí.

La cama de tamaño doble que estaba en el medio de la habitación era tan malditamente pequeña. Dormir en eso iba a ser duro, pero mudaría mi cama extra grande en la mañana.

Esta noche podríamos lidiar con una cama doble.

—¿San?

Aparté la vista de la pequeña cama y mis planes, y me enfoqué en la belleza casi desnuda frente a mí.

—¿Sí?

Jugueteó con el cinturón de satén, impidiéndome ver toda su pálida piel cremosa debajo.

—Que te quedes aquí es un movimiento rápido. No quiero que Santy se haga ilusiones si en un par de semanas te das cuentas que esto no es lo que quieres.

No lo entendía. Por supuesto que no.

Brittany Pierce no entendía que era especial. Tenía todo una vida para demostrarle cuán especial era.

—Esto no es algo que estoy probando, Britt. No pongo esta mierda a prueba. Tampoco lo está si quiero esto o no. Y te he querido desde que tenía diecisiete años. Admitir esa mierda no fue fácil. Se sintió mal por mucho tiempo porque amaba a Alfonso. Voy a amarlo siempre y a extrañarlo todos los días hasta que muera. Pero él tuvo lo que yo deseaba, y más que nada quería que fueras feliz. Pensaba que era Alfonso quien te haría sonreír. Que era a quien amabas. Así que me aseguré de que consiguieras lo que querías. Pero no vio lo que tenía. No tuvo cuidado con eso. No lo apreció, y al final lo perdió todo demasiado joven. Por lo que no voy a cambiar de opinión en unas semanas. No tengo relaciones. Nunca tuve esa mierda. Porque ellas nunca eran tú—inhaló hondo mientras me miraba.

Esperé a que dijera algo, cualquier cosa, para asegurarme de que no estaba solo en eso.

Que también sentía algo más.

Que esto era diferente para ella.

Agarró el cinturón de su bata y lo abrió, dejándolo caer y dándome una vista que estuve esperando.

—Muéstrame —dijo en voz baja.

Confundida, levanté la mirada de sus tetas a sus ojos.

—¿Mostrarte?

Asintió.

—Muéstrame con tu cuerpo cuán diferente es esto para ti.

Oh, mierda, sí. Podría hacer eso.

—Reto aceptado—dije, cerrando el espacio entre nosotras, sacándole la bata de los brazos y dejándola caer al piso.

Se estremeció cuando pasé un dedo desde el valle entre sus pechos a su ombligo, y luego hacia arriba otra vez.

Tan suave.

Tan perfecta.

—Mía—le dije.

Su aliento se atoró, e hizo que sus tetas se agitaran.

Joder, eso era lindo.




Brittany


Cuando llegué a la entrada, el auto de mi papá se hallaba estacionado justo detrás de la camioneta de Santana.

Estuve en el trabajo solo cuatro horas, y no me llamó para avisarme que mi mamá se hallaba aquí.

Porque era la única persona que podría ser.

No la había visto en seis años, y esos últimos recuerdos nos eran de los felices.

Y se encontraba en esa casa con mi bebé.

Ni siquiera agarré mi cartera antes de saltar del auto y salir corriendo. Cuando llegué a la puerta, se hallaba cerrada. Tenía las llaves en las manos.

Al menos las quité del encendido en mi apuro. Desbloqueando la puerta, corrí al interior.

—¿Santy?—llamé—¿San?

Sin respuesta. No podía llamarla.

¿Cómo siquiera la llamaba?

¿Mamá?

No estuvo cuando más la necesité.

Caminé por la casa, pero se encontraba vacía. No había nadie aquí.

¿Podrían estar en lo de los López?

La puerta principal se abrió, y fui de prisa hacia la sala. Pero verla me hizo parar. Su cabello era gris ahora. Completamente gris.

Mis padres eran mayores cuando me tuvieron y mi mamá ya empezaba a tener el cabello gris cuando vivía en casa. Verlo completamente gris ahora era sorprendente.

Su rostro lucía como si hubiese envejecido diez años en vez de seis, y se encontraba más delgada.

—Brittany—dijo con una sonrisa incomoda—Te ves preciosa.

Yo también lucía diferente.

Se deshizo de una niña de dieciséis años. Era una mujer ahora. Una mujer con un niño.

—¿Dónde se encuentran Santiago y Santana? —pregunté.

Parecía dolida, pero lo cubrió rápidamente. No me sentiría culpable por eso.

Me abandonó.

Nunca la podría lastimar más de lo que me lastimó. No se comparaba.

—No sé. Toqué y nadie respondió, así que entré, luego escuché un coche llegar. No reconocí el auto lujoso, pero parece que te va bien ahora.

Eso significaba que Santana y Santiago se hallaban donde los López, y en el momento en el que Santana mirara hacia afuera y viera el auto de mi papá, estaría aquí rápido.

La quería aquí.

Solo quería que Santiago se quedara ahí.

Ella nos dio esta casa y le dio a Santiago ese cuarto, pero al verla ahora y recordar, no me hallaba lista para perdonarla.

—Nunca llamaste. Tenía la esperanza de que llamaras —dijo.

—Sé lo que se siente. Tenía la esperanza de que ustedes llamaran alguna vez también. O por lo menos que les importe.

Se encogió.

Otra vez, no me sentiría culpable. Nos hizo esto. Me hizo esto.

—Los López saben de Santiago, ¿supongo? Ya que Santana está con ella.

—Sí. Se perdieron cinco años de su vida por que las cartas que les envié nunca les llegaron. La tía Holly dice que tengo que hablar contigo sobre eso.

Pareció que eso no la sorprendió. Debe haber recibido una llamada de su hermana al respecto.

La puerta se abrió, y Santana llenó el espacio. Tenía una mirada ferozmente protectora en el rostro, y su cuerpo se hallaba tenso y listo para defenderme. Rodeó a mi mamá y se paró frente a mí.

—¿Te encuentras bien?—preguntó, mirándome suavemente.

Asentí, luego le agarré la mano. Su mano envolvió la mía.

—Debería haberme imaginado que esto sucedería. Lo supe cuando viniste a verla el día antes de que la lleváramos a Texas, que era más que solo ver como estaba—la voz de mi mamá no era condenatoria o juzgadora.

Era más como aliviada.

—Usted me dijo que ya se había ido—dijo Santana, volviéndose hacia mi mamá.

Al menos parecía arrepentida.

—Tenía una hija de dieciséis años embarazada, y el papá de su hijo se encontraba muerto. No sabía qué hacer. Intentaba salvar su futuro. Era demasiado joven para tomar la decisión correcta.

¿La decisión correcta?

Arrastrarme e intentar obligarme a renunciar a mi bebé no era la decisión correcta.

—Mantener a Santy fue la mejor decisión de mi vida—grité, incapaz de controlar la ira ardiendo dentro de mí ante la idea de que ella no quisiera a mi hijo.

Asintió.

—Sí, lo fue. Sabías más que nosotros. Sabías que podías ser una buena mamá. Una mejor mamá de lo que fui para ti. Nos mostraste que podías luchar para darle una vida. Y has hecho un trabajo increíble. Estoy orgullosa de ti. No te hice la mujer que eres, pero aun así estoy orgullosa de ti.

Mis ojos se llenaron de lágrimas, y tragué aire para contener los sollozos.

—No tienes idea de cómo fue. Amarlo sola. Tratar de ser suficiente para él. Intentar ser papá y mamá. Decirle lo especial que era y que era mi mundo mientras preguntaba por qué no tenía una familia como los otros niños. ¡No sabes! ¡No sabes cómo fue! Él te necesitaba. Yo te necesitaba.

Los sollozos me impidieron seguir hablando. Luego los brazos de Santana me rodearon, me sostuvieron.

Imaginé este momento un millón de veces desde el día en que salió de mi vida.

Nunca lo imaginé así.

En mi imaginación nunca me rompía de esta manera.

Siempre era decidida y fuerte.

Siempre me hallaba orgullosa de mí misma y le demostraba que no los necesité.

Que no la necesité. Pero nunca me venía abajo y lloraba.

La niña perdida que no sabía cómo iba a lograr tener un bebé sola volvió.

No desapareció.

No realmente.

Desde el principio estuvo debajo de la superficie. Esa chica era una luchadora, pero también escondía mucho dolor.

Por tanta traición.

—Tu papá… se hallaba devastado. Intentamos protegerte muchísimo. Mantenerte a salvo y lejos de las malas decisiones. Confiábamos en Alfonso. Confiábamos en ti. Pero entonces Alfonso se fue, y tú te encontrabas embarazada. No podíamos verlo de otra manera.

Me limpié los ojos, y Santana me tranquilizó con movimientos lentos desde la cabeza hacia la espalda.

Tenía que calmarme.

Tenía que salir de esto.

Era fuerte. Había crecido rápido, y por un momento necesité ser esa chica otra vez.

Necesitaba decirle lo que me hizo. Y decirle lo que hice por mí misma.

Me moví, y Santana aflojó su agarre en mí pero mantuvo su mano en mi espalda, haciéndome saber que estaba ahí.

Ella no me iba a dejar, y no estaba sola.

Ella también habría estado ahí en ese entonces, si tan solo se le hubiera dado la oportunidad de saberlo.

De poder estar ahí. Habría estado.

Cuán diferente habría sido la vida de Santiago.

Mis padres le quitaron tanto.

No sabría si sería capaz de perdonar eso. Herirme era una cosa, pero herir a Santiago era muy diferente.

—Santy merece conocer a los López. Le arrebataron eso. A ellos se les arrebató eso por cinco años. ¿Qué fue lo que hiciste con las cartas, mamá? ¿En dónde están si nunca le llegaron a los López? Escribí por lo menos unas cien. Mandé fotos. He tratado de hablar con ellos por años. Y todo ese tiempo mis cartas nunca les llegaron.

Mi mamá suspiró con cansancio y cruzó los brazos sobre el pecho de manera defensiva. Luego volteó a ver a Santana.

—No quería que ellos te usaran o a tu bebé. Perdieron a Alfonso, y sufrieron ese golpe de la chica Bart abortando a su nieto. No quería que el mundo supiera que tú también estabas embarazada de él. Si sabían, entonces los demás lo sabrían. No solo serías una mamá adolescente, sino que serías una de las tantas chicas de Alfonso López. No podía dejar que eso te pasara. Mereces algo mejor.

Escuchaba lo que decía, pero…no lo entendía.

No tenía sentido.

—¿Kimmy?—pregunté, tratando de entender porque pensaba que Kimmy Bart abortó al bebé de Alfonso.

Por los ojos de mi mamá pasó algo que no entendí mientras ella volteaba a ver a Santana.

—No le dijiste—la acusó mi mamá.

Santana no dijo nada. No habló, y mi mamá estaba enojada.

Estaba enojada con Santana.

Sobre Kimmy Bart. Y un bebé.

—¿Kimmy también estaba embarazada?—pregunté, aún tratando de procesarlo.

Los ojos de mi mamá se suavizaron con simpatía y algo cercano a lástima.

—Lo siento, Brittany. Pensé que para este momento ya te habrías enterado. No sabía que te ocultaron eso. Ya eres lo suficiente mayor y ha pasado demasiado tiempo para que puedas superar la verdad. Alfonso López no solo dormía contigo. Kimmy Bart también estaba embarazada de él. Solo que ella estaba más avanzada, y Alfonso lo sabía cuándo murió. Kimmy se aseguró de que todos en el pueblo supieran que él te lo ocultaba.

Algo dentro de mí murió en ese momento.

Algo que nunca recuperaría.




********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Vie Dic 01, 2017 11:07 pm

La vieja sapa!! Tan bien que estaban y la vieja en tres tiempo la caga...ahora britt se va a enojar con la pobre santana :-\
avatar
Isabella28
***
***

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Sáb Dic 02, 2017 8:03 am

Condenada anciana, pq tenia que llegar???? Bueno Bittany tiene que entender que San jamas le contaria eso, siempre la proteguio y no hiba a causarle ese dolor!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6607
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Sáb Dic 02, 2017 10:53 am

Hola morra...

Tenía que venir la vieja a cagar todo... Se iba a enterar de la peor manera!!
Espero que britt pueda escuchar a san y le explique todo lo que paso... Y no la culpe!! Ahota ya depende de san!!

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5190
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Dic 02, 2017 7:36 pm

Isabella28 escribió:La vieja sapa!! Tan bien que estaban y la vieja en tres tiempo la caga...ahora britt se va a enojar con la pobre santana :-\



Hola, o no¿?! quien la llamo¿?! A no si no ¬¬...a ver como sale de esta la morena...q le paso xq no dijo antes las cosas ¬¬ Saludos =D





micky morales escribió:Condenada anciana, pq tenia que llegar????  Bueno Bittany tiene que entender que San jamas le contaria eso, siempre la proteguio y no hiba a causarle ese dolor!!!!!





Hola, nadie lo sabe ¬¬ nose quien la nombro ¬¬ Mmm esperemos q lo vea, pero tmbn la entiendo y creo q la morena tenia q hablar =/ Saludos =D






3:) escribió:Hola morra...

Tenía que venir la vieja a cagar todo... Se iba a enterar de la peor manera!!
Espero que britt pueda escuchar a san y le explique todo lo que paso... Y no la culpe!! Ahota ya depende de san!!

Nos vemos!!!





Hola lu, XD ajajajajaj esk nose kien la nombro xD Esk le paso a esa morena x no contar antes las cosas ¬¬ Esperemos y tengas razón...aunk esa morena tendra q jugar todas sus cartas! Un poco si, tiene q lograr q la escuche y decir q se equivoco tmbn, no¿? Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Cap 21

Mensaje por 23l1 el Sáb Dic 02, 2017 7:37 pm

Capitulo 21



Santana


Brittany se apagó justo frente a mis ojos.

Toda clase de emociones se fueron de su cara, y solo miraba hacia un punto frente a ella.

Lo único que no quería que supiera, su maldita excusa de mamá se lo dijo sin advertencia o preparación. Traté de detenerla, pero la cara de horror de Brittany me robó las palabras.

Me congelé ante esa horrible realidad.

—Britt-Britt, mírame—dije, tratando de alcanzarla, pero se echó para atrás.

No me miró, y se alejó. Eso fue peor que alguien cortándome con una navaja.

—Tú fuiste mejor que Alfonso. Él era débil—empezó a decir su mamá, pero me volteé y la miré con ira.

—¡CIERRE LA MALDITA BOCA!—grité.

Ya había dicho suficiente. No quería escucharla hablar nunca más.

—No lo defiendas. Él la usó —dijo.

—¡No lo defiendo! La protejo a ella. ¡Cállese! Ella no necesitaba escucharlo de esta manera. Nunca necesitó saberlo. Él se ha ido. Eso se acabó. Ella tiene sus recuerdos, y estaba feliz. ¿No notó eso? ¿Cuál es su problema, mujer? ¿Disfruta de verla sufrir?

Al menos tuvo la decencia de encogerse.

—Para—dijo Brittany, atrayendo mi atención de nuevo hacia ella—Tiene razón. Debía saberlo. Es algo que debieron decirme desde hace tiempo. No me derrumbo. He demostrado eso. Tiene sentido, en realidad. Él siempre estaba cerca de ella, y viceversa. Confié en él. Lo hice. Pero tiene sentido—su voz sonaba vacía.

Lo odiaba.

Prefería sus lágrimas. Incluso sus gritos. Pero esto no.

Era como si se cerrara, alejando a los demás.

No me iría.

No me alejaría.

—Quería evitar que fueras lastimada por los López. Así que hice que tu tía revisara el correo todos los días y me mandara las cartas que les escribías. Las tengo todas si las quieres. Sin embargo me quedaré con las fotos. Las quiero, si eso está bien. Así fue como vi crecer a Santiago. Pero las cartas, puedes dárselas a Maribel. Las tengo en el carro.

Tomó las cartas porque nos castigaba por el engaño de mi hermano.

¿Qué tan enfermo era eso?

Mis padres perdieron a su hijo. Luego se enteraron de que embarazó a Kimmy, y ella tuvo un aborto un día después de su funeral.

Se esparció como fuego salvaje por todo el pueblo. Un año después, Kimmy se mudó lejos con un tipo y nunca regresó a Sea Breeze.

No tener que verla, ayudó.

Cuando veía su rostro, todo lo que veía era a la chica que mató al hijo de mi hermano.

La odiaba.

No podía perdonarla. Ni siquiera quería. Me daba asco.


—Váyanse. Las dos, váyanse. Déjame las cartas en la entrada. No estoy lista para esto. Tal vez algún día pueda encontrar una forma de perdonarte, mamá, pero hoy no es ese día.

Ella no volteó a ver a ninguno de las dos. Sus ojos seguían sin enfocarse mientras veía hacia la nada.

—Dame una hora, después trae a Santy a casa, por favor. Pero necesito que te vayas.

Me hablaba a mí. Quería que me fuera.

Maldición, no. No me alejaría.

—No te voy a dejar —le dije.

Suspiró, luego finalmente volteó a verme.

—¿Lo sabías?

Quería mentir.

Quería mentir como nunca antes.

—Sí—admití la verdad porque me oponía a mentirle.

—Entonces tienes que irte. Quiero que te vayas.

—Britt, tenía mis motivos. Te protegía…

—No me importa. Quiero que te vayas. Déjenme. Ambas—luego se dio la vuelta y se alejó, encerrándose en su cuarto.

Me quede ahí mirando su puerta, con ganas de quitarla de sus bisagras y hacer que me permitiera sostenerla.

Explicarle lo que hice. Por qué lo hice.

—Necesita tiempo. No hagas nada estúpido. Nunca fuiste tan estúpida como tu hermano. Eras la lista. No la dejes caer, como lo hicimos nosotros—entonces Whitney Pierce se dio la vuelta y se fue.

Me quedé parada en la sala, esperando escuchar sollozos, o algo que me diera una excusa para entrar a su cuarto y sostenerla.

No había nada más que silencio.

Quería tiempo a solas. Podía darle eso.

Pero esto no se acabó.

Solo era el comienzo.

Ella tenía que verlo así.




Hace Seis Años…



—Tranquilízate, morena. Diablos, tienes que calmarte. No puedes matarla. Tienes una vida, amiga. Ella es una niña. Una estúpida, pero aun una niña—las palabras de Kitty iban a oídos sordos.

No me importaba un carajo.

Si Kimmy Bart abortó al bebé de mi hermano, iba a matarla con mis propias manos.

—Trae tu trasero a la casa de la hermandad Alpha—dijo Kitty al teléfono—San va tras Kimmy, hay rumores de que está aquí. No puedo detenerla.

Sabía que tenía como cinco minutos antes de que Quinn llegara. Porque si alguien iba a detenerme, Quinn era la única persona que tenía la fuerza.

Tenía una zorra a la cual encontrar.

Perdí a mi hermano, y Brittany se había ido. Desapareció. Y ahora esta mierda.

Alcancé mi punto de quiebre; todo me importaba un carajo.

Que trajeran mi sentencia. Todo esto era mi culpa de todos modos.

Pelearme con un chico de dieciséis años borracho fue estúpido. Era un niño, y lo amenacé mientras estaba borracho con lo único que no quería perder.

Brittany.

Todo esto se podría haber evitado si tan solo hubiera salido de esa casa y hablado con él cuando estuviera sobrio.

Tal vez él habría estado listo para dejar ir a Brittany. Si hubiera estado sobrio y tomado esa decisión, entonces lo hubiera dejado en paz.

Si él no sabía lo afortunado que era, no la merecía. Pero no tenía por qué morir por eso.

Todo fue culpa mía. Maldita sea yo.

—Kimmy se acostó con la mayoría del equipo de baloncesto. Demonios, hasta yo dormí con ella, creo. Ese pudo ser el bebe de cualquiera. No sabemos si era de Alfonso. Solo porque ella dijera que lo era, no significa que fuera verdad—dijo Kitty.

Sabía eso.

Pero también sabía que vi a mi hermano tener sexo con ella sin protección. Las probabilidades de que fuera su bebé eran altas.

Todo lo que me quedaba de mi hermano, y ella lo mató. Merecía morir también.

—¿Y si ni siquiera estaba embarazada? ¿Pensaste en eso? Tenía celos de Brittany. Alfonso no iba terminar con ella. Amaba a Brittany. Solo quería follar a Kimmy. Nosotras hacemos ese tipo de cosas cuando estamos desesperadas o enojadas. Pudo mentir. No jodas tu vida por una adolescente mentirosa.

Quería culpar a alguien, alguien que no fuera yo, porque ese dolor y arrepentimiento era demasiado.

Si Kimmy abortó al bebé de Alfonso, entonces podía depositar todo este odio y culpa en ella.

Lo merecería.

Y necesitaba liberarme de eso. Solo quería tomar un gran respiro de nuevo.

Quería ser capaz de ver la cara de mis padres y no sentirme como una bastarda por ser la razón de que sus ojos se encontraran llenos de dolor.

Tanto dolor.

—¿Dónde está Kimmy?—escuché que preguntaba Kitty a algún chico que se tambaleaba hacia afuera.

—No sé —dijo.

—Ve a buscarla y dile que esconda su lamentable trasero antes de que Santana la encuentre.

Kitty estaba decidido a detenerme de cualquier manera posible. Tenía que encontrarla.

Se me acababa el tiempo antes de que llegara Quinn, pero la iba a encontrar.

Si esta noche no, alguna otra.

—No debí dejar que tomaras tanto maldito whiskey. Siempre hace que te pongas agresiva—dijo Kitty, aún junto a mí.

No me ayudaba toda su palabrería.

—Oye, Santana, lamento lo de Alfonso, amiga—gritó un chico.

Ninguno de ellos conocía al verdadero Alfonso.

Conocían al niño con demasiada presión por ser el mejor. El chico que trataba de encontrarse a sí mismo.

No conocían su corazón.

Ninguno de ellos.

—Encuentra a Kimmy Bart y dile que corra y se esconda—le gritó Kitty. La imbécil no ayudaba.

—La encontraré. Recuérdalo. La encontraré y pagará—juré.

—No lo dudo. Solo espero que Quinn llegue antes—me respondió Kitty.

Puse ambas manos en las puertas dobles de la casa de la fraternidad y las empujé para que se abrieran, luego entré dando zancadas.

Kimmy ya bajaba las escaleras, mirándome fijamente. Su cabello grasoso, y sus ropas arrugadas como si se las hubiera puesto con prisa.

¿Qué mierda vio mi hermano en ella?

—¿Me buscabas?—preguntó, luego se tambaleó un poco y se rio antes de agarrarse del barandal.

Se encontraba hecha una mierda.

—Sálvate y ve a esconder tu estúpido trasero—gritó Kitty, atrayendo, a propósito, la atención a lo que sucedía.

—No le tengo miedo a un López. Solo los dominas con una vagina. Quizás la mujer López sea mejor—dijo, luego me miró con lujuria.

Como si fuera a tocar a esa perra asquerosa.

—No me acercaré a tu asquerosa vagina—dije; la repugnancia emanaba de mi voz.

Me gruñó.

—¿Qué, no soy tan buena como la dulce Brittany Pierce? Estás tan mal como él. La “nunca hago nada malo” Brittany. A la mierda. La perra era mala para follar. Alfonso odiaba el sexo con ella. Solo lo hacía porque ella quería. Pero era pésima para eso. Él vino a mí por algo realmente bueno—espetó agresivamente Kimmy.

—Creo que acabo de vomitar en mi boca—dijo a mi lado Kitty, y varios chicos se rieron.

—¿Era él bebe de Alfonso?—pregunté.

No quería volver a escucharla hablar sobre Brittany de nuevo. No era digna de decir su nombre.

Alzó los brazos.

—Era con el único con el que tenía sexo sin protección, y era el único con el que follé por meses. Él y yo seríamos una pareja pronto. Solo tenía que deshacerse de Brittany antes.

Él nunca planeó dejar a Brittany. Se mató tratando de llegar a ella antes que yo.

—Y mataste a su bebé—dije, necesitando escucharla admitirlo.

Se encogió de hombros como si lo que hizo no significara nada.

—No iba a tener un bebé sin que me ayudara a cuidar de él. Tengo mi vida por delante.

Eso era todo lo que necesitaba saber.

Caminé dos pasos hacia ella mientras la sangre se aceleraba en mis venas. Después, brazos que solo podían pertenecer a Quinn se envolvieron alrededor de los míos y jalaron mi espalda hacia su pecho.

—No voy a dejar que hagas esto—dijo en mi oído—Vas a olvidar esta mierda durmiendo, y después irás a terapia. Está muy drogada. ¿Crees que ella habría parado eso mientras estuviera embarazada? Puedo contestar eso. ¡No! No lo haría. Ese bebé no tenía oportunidad. Habría nacido adicto si hubiera nacido.

La fulminé con la mirada.

La odiaba.

Odiaba todo lo que representaba.

Pero Quinn tenía razón.

Ella habría matado al bebé de alguna manera u otra.

Era basura.

Mi hermano cometió errores, y una chica dispuesta a satisfacer cada capricho sexual que tenía fue su perdición.

—Vamos a largarnos de aquí—dijo Kitty.

—¿Saldrás caminando de aquí, o tendré que sacarte a rastras? Podemos tener una pelea justo aquí, pero estoy sobria y voy a ganar. No dejaré que tires tu vida por la borda solo por vengarte. Tienes que pensar en tus padres. Te necesitan.

Mis padres.

Yo era todo lo que tenían.

La hija sin la areola dorada.

El error.

Yo.

Era todo lo que les quedaba.





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Sáb Dic 02, 2017 9:51 pm

hola morra,..

reacciono bastante bien britt por ahora,..
san hizo y hace todo para cuidarla,.. a ver si deja que le explique!!
ya dije odio que san se menosprecie!!

nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5190
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Dom Dic 03, 2017 12:08 am

Santana se tiene tan poca fe que me desespera, tiene al hermano en un pedestal pero todos saben que alfonso valía callampa, Sorry es que me da rabia!!
avatar
Isabella28
***
***

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Dom Dic 03, 2017 7:06 am

Hasta cuando el perfecto alfonso??? que obstinacion, es que no piensan dejar que salga toda su porqueria a la luz, no digo que fuese totalmente malo, pero por supuesto totalmente bueno tampoco, asi que ya bajen a ese ser de su pedestal por favor!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6607
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Dom Dic 03, 2017 7:31 pm

3:) escribió:hola morra,..

reacciono bastante bien britt por ahora,..
san hizo y hace todo para cuidarla,.. a ver si deja que le explique!!
ya dije odio que san se menosprecie!!

nos vemos!!!



Hola lu, la vrdd esk si...esperemos y siga así, no¿? Si que si. Tiene q o ella hacer de todo para q lo haga! SI :@ a mi tmpoco me gusta ¬¬ Saludos =D





Isabella28 escribió:Santana se tiene tan poca fe que me desespera, tiene al hermano en un pedestal pero todos saben que alfonso valía callampa, Sorry es que me da rabia!!



Hola, siii! :@ SI! ajajaj todo bn. Ella lo tiene muy arriba y se menosprecia, cuando tiene q ser todo al reves ¬¬ Esperemos y ahora abra los ojos =/ Saludos =D





micky morales escribió:Hasta cuando el perfecto alfonso??? que obstinacion, es que no piensan dejar que salga toda su porqueria a la luz, no digo que fuese totalmente malo, pero por supuesto totalmente bueno tampoco, asi que ya bajen a ese ser de su pedestal por favor!!!!!




Hola, nose ¬¬ y de perfecto nada :@ SI! Para britt lo era, no es bueno quien miente o engaña! San si lo es! asik q cambie ya de canción ¬¬ San tiene q abrir los ojos y jugar por lo suyo. Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Cap 22

Mensaje por 23l1 el Dom Dic 03, 2017 7:32 pm

Capitulo 22


En la Actualidad…



Brittany


¿Siempre lo supe?

Me encontraba sentada a la mitad de la cama, viendo la pared.

En ese entonces Alfonso se comportaba raro cuando Kimmy estaba cerca. Y ella siempre me odió.

Sabía que iba a las fiestas a las que iba él. Siempre me ponía a pensar si ellos habrían hecho algo. Porque Alfonso era su Dios. Ellos mantenían sus secretos.

¿Pero por qué mantenerlo en secreto?

¿Por qué no solo romper conmigo?

Si dormía con Kimmy y la deseaba, ¿entonces por qué seguía conmigo?

¿Siempre fue amistad entre nosotros?

¿Alguna vez hubo amor?

Porque ciertamente eso no era lo que sentía por Santana.

Santana.

Envolví los brazos en mi estómago mientras el dolor comenzaba de nuevo.

Me mintió. Confié en ella y me mintió.

¿Todos me mintieron?

¿Acaso así era como funcionaba la vida?

No podía confiar en nadie más que en mí.

Santana me hizo feliz.

Me quería, ¿pero yo sería suficiente para ella?

No fui suficiente para su hermano. Era posible que no fuera suficiente para nadie.

Debía haber algo malo en mí.

Mis padres me dejaron sola. Me traicionaron.

Alfonso me traicionó de la peor manera.

Y ahora Santana me ocultó eso.

Lo esperaba de los demás, pero lo que me dolió más fue que Santana no me lo dijera.

Quería ser más importante para ella de lo que Alfonso. Eso era egoísta y malo, pero era verdad.

Quería ser lo más importante para ella, porque aparte de Santiago, estaba dispuesta a ponerla antes que cualquiera.

Ella no sentía lo mismo.

Protegió el recuerdo de su hermano. No quería que supiera la verdad sobre Alfonso.

Sin mencionar todas las cartas que mi mamá les ocultó a los López por eso.

No quería que fuera otra chica que Alfonso López dejó embarazada. En una manera retorcida, entendía su lógica.

Pero yo tomé esa decisión, y a diferencia de Kimmy, fui la novia de Alfonso.

No su amiga secreta para follar. Tenía más sentido que yo hubiera sido la embazada.

Ella abortó.

Abortó él bebé de Alfonso.

Imágenes de Santiago recién nacido cuando lo pusieron en mis brazos me vinieron a la mente, y mi corazón se rompió.

Él era tan hermoso y perfecto. Se parecía mucho a Alfonso.

¿El bebé de Kimmy también se habría parecido a él?

¿Alguna vez se preguntó eso?

¿Le importó?

¿O era Alfonso López y cada recuerdo de él una parte de su pasado en la que rara vez pensaba?

Yo lo recordaría cada día de mi vida. Mi hijo era mi recordatorio.

Y me sentía agradecida por eso.

Incluso si mis recuerdos se hallaban manchados.

Incluso si no fui suficiente para Alfonso y él nunca me amó de verdad. Yo lo amé.

Tal vez no era amor verdadero, pero sí un puro amor juvenil.

Y amaba a nuestro hijo. Lo suficiente por los dos.

Hubo un golpe en la puerta principal, y supe que Santana estaba aquí con Santiago.

Tenía que mostrar compostura y pasar tiempo con Santiago hasta su hora de dormir.

Poniéndome de pie, caminé hacia la puerta principal y la abrí. Sin decir nada, me estiré por mi hijo, lo jalé a mis brazos, y lo abracé con fuerza.

La sensación de su corazoncito latiendo era como un bálsamo. Se encontraba aquí.

Era mi mundo.

Lo tenía. Gracias a Alfonso López, tenía a este niño precioso.

—También te extrañé, mami—dijo Santiago mientras palmeaba mi espalda con sus manitas.

Aflojé mi agarre en él y presioné un beso en su cabeza antes de volver a levantarme.

—Ve adentro y limpia tu habitación. Dejaste un desastre esta mañana. Jugaremos Monopolio cuando termines—le dije.

Me sonrió, y me di cuenta de que no era la sonrisa de su papá. Era su sonrisa. Su propia y única sonrisa.

Una que era una mezcla de Alfonso y yo.

Era parte de mí.

Yo también era una buena persona. Tenía buenas cualidades. Cosas que esperara que Santiago tuviera de mí.

—Britt—dijo Santana, y alcé la mirada a ella, deseando no tener que hacer esto.

Todavía no me sentía lista para enfrentarla.

—Me mentiste. Protegiste el recuerdo de tu hermano. Entiendo eso, pero también entiendo que elegiste proteger su recuerdo sobre mí. Necesito más que eso. Necesito saber que puedo confiar en la persona con la que estoy. Que nunca me traicionará. Tal vez esa persona no existe, y si no es así, está bien. Estoy bien sola. Pero no puedo hacer esto contigo.

El rostro de Santana palideció, y el deseo de envolver mis brazos a su alrededor y confortarlo fue fuerte.

Pero no lo haría.

Hoy me protegería a mí. Me confortaría a mí.

Era hora.

—Te protegía. Si me dejas explicarte. Verás que fuiste tú todo el tiempo.

No.

No iba a escuchar nada más. Sabía la verdad ahora.

—Vete, Santana. Eres bienvenida a visitar a Santy. Él te necesita. Pero por un tiempo, es mejor que hagas eso en casa de tus padres—entonces cerré la puerta y la bloqueé.

Santiago corrió de regreso a la sala y frunció el ceño.

—¿Dónde está la tía San? ¿No va a jugar Monopolio también?

No, ella no iba a jugar Monopolio. El juego terminó.

—Solo tú y yo, As. Pero somos un buen equipo, ¿verdad?

Santiago frunció el ceño y luego asintió.

—Sí, mami. Lo somos. Pero me gusta cuando también la tía San se une a nuestro equipo.





Luego de tres horas de Monopolio en el centro de mi cama, un gran tazón de macarrones con queso, convencer a Santiago de que necesitaba una ducha, y me sentía agotada.

Era hora de dormir.

Nunca necesité la hora de dormir más que hoy.

Santiago sabía que algo pasaba.

Seguía besándome y abrazándome. Necesitaba todos estos abrazos y besos, pero me hacía esforzarme más por seguir sonriendo.

—Mami, ¿por qué la tía San y está sentada en un saco de dormir en nuestro patio delantero? ¿Puedo salir ahí con ella? Creo que tiene galletas—gritó Santiago desde la sala.

¿Qué?

Dejé caer la toalla que usaba para secar mi cabello y caminé hacia la sala.

Santiago tenía su rostro presionado contra la ventana, saludando a Santana. Quien se hallaba sentada en un saco de dormir de camuflaje verde y comiendo galletas con un termo a su lado.

¿Perdió la razón?

—Santy, ve a la cama. Estaré ahí en un minuto para meterte en ella. Veré si la tía Santana se confundió y cree que vamos a acampar fuera esta noche—dije.

—Oh, hombre, eso sería divertido. Quiero dormir en el patio.

Apuesto que sí.

—A la cama, Santy. Ahora.

Agachó la cabeza y volvió a su habitación, mirando con anhelo hacia la ventana.

Santana no podía hacerle esto.

Tenía que irse. Esto jugaba con las emociones de Santiago, y no lo permitiría.




Santana


Estaba enojada.

Bien, podía estar enojada.

Viviría en este patio si tenía que hacerlo. La mujer iba a escucharme. No la dejaría.

No permitiría que esta mierda me la quitara.

No cuando finalmente era mía.

No me daría por vencida.

Esta vida con ella era mi futuro.

Así que podía estar enojada. Esperaría afuera. Tenía galletas, café y un saco de dormir.

Que comience el juego.

—¿Qué haces?—demandó mientras salía al patio y cerraba la puerta detrás de ella.

—Quedándome tan cerca de lo que es mío como puedo —respondí.

Eso la afectó.

No se me escapó el destello en sus ojos antes de que lo alejara. Iba a tomar lo que me diera.

Solo la quería a ella.

—Esto juega con las emociones de Santy. No entiende esto. No puedes simplemente hacer esto sin preocuparte por cómo luce para él.

Un día cuando conozca a la persona indicada para él, sin la que no pudiera vivir, le recordaría este momento y él sabría que luchas por lo que quieres.

Que no la dejas ir.

Las personas éramos jodidamente complicadas, pero la correcta volvía la mierda de la vida en oro con una simple sonrisa.

—Creo que le enseño una lección de vida—respondí, dejando mi termo y levantándome—Verá que si amas a una persona, luchas contra todo para aferrarte a ella. Y, maldición, no te alejas cuando las cosas se ponen difíciles.


Brittany se quedó tan quieta que casi aseguraba que dejó de respirar.

No estaba segura de qué demonios dije para que pusiera esa mirada en su cara, pero no se movía.

—Respira, Pequeña Rubia—la mujer intentaba darme un susto de muerte.

Respiró profundo y sacudió la cabeza, entonces se giró para mirar al patio. Luego de vuelta a mí, y de nuevo al patio.

—No puedes decir eso—dijo finalmente después de todo ese enredo.

—¿Qué no puedo decir, Britt-Britt?—pregunté.

Observar su aturdida reacción era malditamente lindo.

Si no era cuidadosa, iba a cerrar esta distancia que ponía entre nosotras.

—No puedes, simplemente…no puedes decir que me amas—dijo, poniendo sus pequeños puños en las caderas, tratando de mirarme con furia.

—Creo que puedo decirte que te amo si quiero. Puedes echar mi culo de tu casa. Puedes estar enojada conmigo, y hacerme dormir en este maldito patio. Pero no puedes evitar que te diga que te amo. A cada centímetro de ti. Amo tu sonrisa, tu risa, la forma en que iluminas una habitación, tu amabilidad, tu fuerza, tu terquedad, tu jodido coño mágico. Amo todo de ello.

Un sollozo se le escapó, y después lloraba.

¡Mierda!

Qué se joda este espacio de mierda. Di tres largas zancadas hacia ella y la jalé a mis brazos.

—Te digo que te amo y lloras. No soy tan mala. Tengo algunas cualidades buenas. Número uno, eres la única mujer que he amado. Te amé cuando eras una niña, y te amo ahora. Siempre te amé.

Sollozó más fuerte, pero esta vez sus manos agarraron mi camisa y se aferró a mí fuertemente.

Eso era un comienzo.

—Amo a mi hermano. Pero él lo arruinó. Todo. Tomó malas decisiones y no sabía lo que tenía. Esa noche, la noche que murió, fui a encontrarlo. Escuché que estaba bebiendo y de fiesta, tenía partido al día siguiente. Y lo encontré con ella. Me cabreé. Él te tenía. ¿Por qué necesitaba a alguien más? Dije cosas que no debí decirle a un chico de dieciséis años borracho, y él iba a buscarte esa noche porque le dije que te lo diría. No lo dejaría hacerte eso. Entró en pánico, salió corriendo y se puso detrás del volante antes de que pudiera detenerlo—me detuve y respiré profundo. La opresión en mi pecho volvió. Esa noche era una pesadilla que viviría toda mi vida—Me encontraba como a cinco minutos detrás de él. Me quedé encerrada en la fiesta, y para el momento que saqué mi auto, él ya había chocado el de suyo alrededor de un árbol. Llegué demasiado tarde para salvarlo. No fui inteligente. Me enojé y dije cosas que no puedo retirar.

Brittany ya no lloraba. Se quedó quieta y en silencio en mis brazos.

Esta era la verdad.

Ella quería la verdad, y era fea.

Algo que yo nunca sería capaz de superar. Pero era la jodida verdad.

—Él se puso detrás de ese volante. Él fue el que se emborrachó. Tú no le hiciste hacer ninguna de esas cosas—dijo, y se movió para mirarme.

Sabía eso, pero también sabía que él era demasiado joven para tomar las decisiones correctas.

Así que básicamente fue mi culpa. No lo manejé bien, y él perdió la vida.

—Te amaba entonces—le dije de nuevo.

Necesitaba que entendiera.

Por años me culpé por eso.

Follé a mujeres. Muchas rubias, tratando de olvidar que ella existió.

Pero mi mundo se iluminó como un jodido árbol de Navidad cuando rodeó esa esquina en esos pantalones cortos.

Verla de nuevo; fue una sacudida que no supe que necesitaba.

Solo estuve sobreviviendo. No vivía realmente. Observaba a mis amigos vivir a mi alrededor, pero yo no vivía.

Me las arreglaba.

Lográndolo día a día.

Brittany me hizo querer vivir de nuevo.

Santiago me hizo querer vivir.

Eran míos, y no iba a dejarlos ir.

—Te amo—dijo—Te amé desde el momento que encontraste mi casillero en mi primer día de preparatoria. Me sentía tan asustada y perdida. Y tú te abalanzaste y salvaste el día. Nunca me sentí asustada con tu presencia. Me hacías feliz.

La puerta mosquitera se abrió y Brittany saltó en mis brazos. Ambas miramos mientras Santiago salía al pórtico, frotando sus ojos adormilados.

—¿Vamos a acampar en el patio ahora? —preguntó.

Brittany comenzó a reír, luego sacudió la cabeza.

—Esta noche no, pequeño. Tal vez otra noche. Hoy dormiremos en nuestras cómodas camas.

Santiago asintió y miró de Brittany a mí, luego de vuelta a su mamá.

—¿La tía San va a venir dentro a dormir también?

Brittany volvió a levantar la vista hacia mí.

No quería que tomara esta decisión solo porque no quería confundir al niño, pero en este momento tomaría cualquier ventaja que pudiera conseguir.

Quería entrar en la cama de mi mujer.

—Sí, tía San irá dentro a dormir.

Santiago bostezó.

—Tienes que conseguirle una cama—dijo, luego se giró y volvió a entrar—Ven a meterme en la cama. Estoy adormilado.

—Voy—respondió Brittany.

—La tía San también. Quiero que ella también me meta en la cama—gritó Santiago desde adentro.

—Ya vamos—dije, entonces le guiñé a Brittany, que solo sonrió.



********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!

avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Dom Dic 03, 2017 11:25 pm

Jajajaja santana acampando me causó mucha risa...asi me gusta que luche por britt, san es tan romantica, me tiene enamorada.
avatar
Isabella28
***
***

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Lun Dic 04, 2017 7:44 am

Esta Santana enamora a cualquiera, es tan tierna y decidida, bien por ella!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6607
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Lun Dic 04, 2017 10:40 am

Hola morra...

Si que sabe hacer las cosas san... Jajaja
Bueno ya sabe la verdad britt... Ahora a ver como toma el resto de que ¿estan juntas?...

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5190
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Lun Dic 04, 2017 7:42 pm

Isabella28 escribió:Jajajaja santana acampando me causó mucha risa...asi me gusta que luche por britt, san es tan romantica, me tiene enamorada.



Hola, jaajajaja es una loquilla y una ternurita jajaajajajajaja. SI! si q si! eso es lo q tenía q hacer desde un principio! Y creo q no eres la única jaajja. Saludos =D




micky morales escribió:Esta Santana enamora a cualquiera, es tan tierna y decidida, bien por ella!!!!!




Hola, si que si! cuando quiere es la mejor cosita linda del mundo ajajajja. Eso es lo q faltaba y ya esta! vamos por ese feliz! Saludos =D





3:) escribió:Hola morra...

Si que sabe hacer las cosas san... Jajaja
Bueno ya sabe la verdad britt... Ahora a ver como toma el resto de que ¿estan juntas?...

Nos vemos!!!




Hola lu, cuando quiere se puede! y san quiere todo con la rubia ajajajaj. Si! lo cual es lo mejor! De lo mejor y si no es así..pues adioss q ellas son felices! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Cap 23 - Último

Mensaje por 23l1 el Lun Dic 04, 2017 7:43 pm

Capitulo 23 - Último



Dos Meses Después…



Brittany


Porque buscaba a esa chica con la coleta rubia que cruzaba la calle cada maldito día.


[juntify]Me detuve y recogí el trozo de papel de la almohada vacía de Santana. Las palabras no tenían sentido.

¿Esperaba que cruzara la calle?

¿Cuándo?

Me levanté y estiré.

Fue a trabajar temprano. Me dijo anoche que tenía que ir a trabajar temprano esta mañana.

Al gran proyecto de departamentos que consiguió López Construcciones, le completarían un nivel hoy.

Esto era importante para el futuro de Santana.

Su papá nunca consiguió trabajos como este, pero Santana llevaba el negocio al siguiente nivel.

Me sentía tan orgullosa de ella.

Metí el trocito de papel con la extraña nota en el bolsillo de mi bata y fui al baño.

La llamaría y le preguntaría por eso más tarde. Tal vez lo entendería una vez que tuviera café.

Nos acostamos un poco tarde anoche. Ella fue incapaz de sacar sus manos de mí, y lo disfruté mucho.

Otra notita se hallaba en el espejo. Me acerqué y la arranqué.


Porque esos grandes ojos perdidos me miraban con confianza y se iluminaban cuando encontraban los míos.


¿Qué hacía?

Esto era loco.

Lo leí de nuevo y reí, entonces la metí en mi bolsillo antes de cepillar mis dientes y luego mi cabello.

No tenía que trabajar hoy. Era lunes y estaba libre.

Tenía que levantar a Santiago y alistarlo, pero establecí la alarma para poder beber mi café antes de tener que despertar a mi bola de energía.

Deslicé los pies en mis pantuflas peludas ahora que las noches se volvían más frías y enfriaban los pisos de madera dura en la mañana.

Abrí la puerta en silencio y fui a la cocina. Lo primero que noté fue otro trozo de papel como los otros al lado de la cafetera.


Porque escuchar tu risa lo arregla todo.


Ese era dulce y tenía más sentido.

Lo entendía ahora.

Me dejaba notas de por qué me amaba.

Los dos últimos meses, Santana López se convirtió en la Señora Romántica. Lo cual era algo que Kitty, Hanna y Quinn pensaban que era lo más divertido que habían visto.

Aunque Santana tomaba sus burlas con tranquilidad. Parecía gustarle. No estaba segura de qué le sucedía.

Abriendo la nevera, alcancé la crema solo para encontrar otra nota.


Porque me sanaste. Cuando nadie más pudo.


Se me llenaron los ojos de lágrimas con esa, la doblé cuidadosamente y la añadí a las otras.

Esa mujer. La amaba.

No parecía verlo, pero ella también me sanó.

Sanó mi dolor pasado y mi amargura.

Fui capaz de dejarlo ir.

Mamá incluso vendría de visita el mes próximo para quedarse unos días y conocer a Santiago.

La vida era corta, y yo le recriminaba algo y evitaba que mi hijo conociera a su abuela.

Ella no estaría siempre ahí.

Mi papá perdió su oportunidad de conocer a Santiago. Pero mi mamá todavía se hallaba aquí y quería conocerlo.

Llegando al armario, agarré mi taza favorita y dentro vi otra nota. Esto era como una búsqueda del tesoro sorpresa.

Conocía mi rutina matutina tan bien. Sonriendo, la recogí.


Porque eres la mujer y mamá más increíble que he conocido.


Las lágrimas regresaron.

Joder, iba a ser un desastre llorón para el momento que tuviera que despertar a Santiago.

Sorbí y limpié mi cara, luego metí la nota con las otras. Tendría que ponerlas en algún lugar especial.

Guardarlas.

Me acerqué e hice mi café, entonces me volví hacia el azúcar, ya preparada para encontrar otra nota.

No me decepcionó. Ahí estaba.


Porque no puedo imaginar una vida sin ti.



No lloraría esta vez. Luché contra las lágrimas y guardé la otra nota.

La follaría tanto cuando llegara a casa. Tal vez incluso una increíblemente buena experiencia con mi lengua…sus pechos…su sexo.

Caminé hacia la mesa, me senté con mi café y, justo cuando saqué la silla, me sorprendió de nuevo con una nota en el asiento.

Yo era realmente predecible en la mañana. Incluso supo en cuál silla ponerla.


Porque tú, Santiago y los otros hijos que tengamos son mi futuro.



Guau.

Vale.

Eso era…guau.

Lo releí de nuevo, luego la metí con las otras. No habíamos hablado de niños.

No nuestros, al menos.

Pasábamos un montón de tiempo con sus amigos y un montón de tiempo acurrucadas hablando de la vida.

Pero no sacábamos mucho a colación el futuro. Solo sabía que lo quería a ella ahí.

Ella y Santiago eran mi corazón. Me llenaban.

La puerta de Santiago se abrió, y él salió viéndose como si hubiera estado despierto desde hacía rato.

Raro.

Sonreía como si tuviera el mejor secreto en el mundo.

—Bien, buenos días, guapo—dije, abriendo mis brazos para que entrara.

En vez de eso, tendió su mano, y en ella vi otra nota. Santana le dio una a Santiago también.


Porque desde que tenía diecisiete solo hubo una chica para mí.



Sorbí y le sonreí a Santiago.

—¿San te dio esto antes de irse o anoche?—le pregunté, tratando de averiguar por qué Santiago se encontraba levantado y vestido tan temprano.

—Esta mañana —respondió Santiago.

Entonces la puerta de Santiago se abrió de nuevo, y Santana salió.

No vestía para trabajar en lo absoluto. Me dio una sexy sonrisa y un guiño.

Esta mujer estaba loca. Amaba cada pizca de su locura.

—Estás aquí—dije, y Santiago se corrió para pararse a mi lado justo cuando Santana llegó a mí y tendió su mano.

Otro trozo de papel.


Porque eres mía. Y soy jodidamente tuya.



Comencé a reír y apreté la nota para que Santiago no pudiera verla.

No lo necesitaba diciendo la palabra con J en la escuela. Pero Santana se bajó al suelo, y se puso sobre…una rodilla.

Oh por Dios.

Tendió su otra mano, y en ella había un hermoso anillo de diamante corte de princesa.

—Porque quiero que tomes mi apellido. Porque quiero que Santy tome mi apellido. Porque yo quiero tomar tú y su apellido. Y porque no soy nada sin ti. Brittany Pierce, ¿te casarías conmigo?

Esta vez no contuve las lágrimas. Las dejé fluir libremente mientras asentía, luego grité mi:

—¡SÍ!

Santana se puso de pie, me levantó y me dio vueltas en un círculo mientras Santiago vitoreaba y reía, observándonos.

Nunca esperé esto.

Nunca la esperé a ella.

Nadie podría haberme dicho que esta maravillosa y hermosa mujer me amaría de esta forma.

No les habría creído. Era más de lo que podría pedir.

No podría escribir un final más perfecto para la historia de mi vida. Porque incluso con todos esos malos tiempos y momentos en que pensaba que las cosas no podrían ser peor, los buenos tiempos, los momentos de alegría y el amor eran mucho más.

Hacían que valiera la pena.

El viaje puede que no sea fácil, pero cuando encuentras a ese con quien hacerlo, entonces puedes hacer cualquier cosa.[/justify]





********************************************************************************************************************************

Hola, como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!


avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Mar Dic 05, 2017 12:15 pm

Hola morra....

Definitivamente san es una romántica empedernida jajaja...
Me encanto la forma en que lo hizo!
Ya termina... Se me hizo jodidamente corto!

Nos vemos!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5190
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Mar Dic 05, 2017 8:13 pm

Sencillamente espectacular, como me gusto esta historia, mejor final no pudo tener!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6607
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Mar Dic 05, 2017 10:14 pm

3:) escribió:Hola morra....

Definitivamente san es una romántica empedernida jajaja...
Me encanto la forma en que lo hizo!
Ya termina... Se me hizo jodidamente corto!

Nos vemos!!



Hola lu, si que si!!!! y es lo mejor ajjaajj. Y ami tmbn! si es una ternurita ajajajja. Si, suele pasar con las adaptaciones brittana! Saludos =D






micky morales escribió:Sencillamente espectacular, como me gusto esta historia, mejor final no pudo tener!!!!!




Hola, si q lo fue! Y a mi tmbn!! bueno es el efecto brittana jajaajaj. Pienso igual! Saludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Mar Dic 05, 2017 10:17 pm

Epílogo



Santana


Un sonido que ninguna persona quiere escuchar me sacó con un sobresalto de mi sueño.

Mientras me frotaba los ojos, intentado despertar, el ruido de vómito vino otra vez.

Arrojando las mantas, me levanté de un salto y corrí al baño para hallar a Brittany sosteniendo su cabello hacia atrás mientras se abrazaba al inodoro.

Me moví rápido, agarrando un trapo y humedeciéndolo mientras me inclinaba para tomar su cabello, así podía sostenerse al inodoro con las dos manos.

Le di al trapo un apretón con una sola mano.

—¿Por qué no me despertaste?—pregunté, frustrada de que estuvo aquí vomitando sola.

—No. No quiero que veas esto—dijo con un gruñido.

—Tienes razón, no quiero verte enferma, pero por supuesto que no voy a dejarte vomitando sola.

Se alejó del inodoro.

Estiré una mano y tiré la cadena, entonces me dejé caer de rodillas y comencé a limpiar su cara con el trapo en mis manos. Lucía pálida, pero tenía una mirada aliviada en sus ojos mientras me dio una sonrisita.

—Gracias. Estoy mejor ahora. Solo desperté y fui a hacer café, cuando lo olí, me dieron ganas de vomitar—dijo, bajando la vista como si no pudiera mirarme.

Me puse de pie y la ayudé a levantarse también.

—Vamos a meterte en la cama. Llamaré a Sue y le diré que no irás hoy.

Sacudió la cabeza.

—No. Tengo que hacer dos colores y algunas extensiones hoy. Estoy bien. Estaré bien.

Tiré el trapo en el cesto de ropa sucia y la conduje al lavabo con mis brazos aún alrededor de ella.

—Acabas de devolver, Britt-Britt. No estás bien. Anda y cepíllate los dientes. Entonces puedes volver a acostarte. Pondré el cesto de basura al lado de la cama. Una vez que lleve a Santy a la escuela, les avisaré que no puedo ir hoy y estaré aquí.

Brittany tenía el síndrome supermamá.

Siendo una mamá soltera tan joven y sin tener a nadie que la ayudase, aprendió a pasar por mierda como esta ella sola.

Yo estaba aprendiendo que tenía que ser firme con ella. Ella intentaría continuar cuando tenía fiebre.

Una vez la mujer loca intentó volver a trabajar el día después de que le sacaron la muela del juicio.

Nadie hace eso.

—En serio. Me encuentro excelente. Yo… yo estoy bien.

—Eres contagiosa. Si vas a trabajar, vas a enfermar a todas esas personas. Preferirían no hacerse el color hoy que conseguir un virus estomacal. Lo prometo.

La única forma de lidiar con ella era señalar cómo su decisión afectaba a otros.

Se preocupaba sobre todos los demás. Pensaba que ella podía luchar a través de cualquier cosa.

—No lo soy—discutió.

Puse la pasta dental en su cepillo y se lo entregué.

—Quítate el sabor desagradable de la boca. Te compraré un nuevo cepillo hoy—terminé de discutir.

Lo agarró obedientemente y se cepilló los dientes. Llené una taza con agua y se la entregué para que pudiera enjuagarse. Mientras se cepillaba, continuó mirándome nerviosamente.

Una vez que finalizó, dejó la taza.

—Voy a trabajar—repitió—Estoy bien. Eso fue un… no estoy enferma. Ahora me encuentro bien.

Ignorándola, puse una mano en su espalda y suavemente la empujé hacia la habitación.

—Hice que Santy empacara su almuerzo anoche. Está listo para llevar y en el refrigerador. Tenemos esto controlado. Ve a la cama.


Cuando llegamos ahí, se dio la vuelta e inclinó la cabeza hacia atrás de modo que pudo verme a los ojos.

—San. No estoy enferma… estoy embarazada.

Me quedé ahí.

Sin palabras.

No sabía si en verdad me encontraba despierto.

Brittany esperaba que hablara. Necesitaba hacerlo.

Al no decir nada iba a preocuparla.

Me obligué a respirar, entonces logré formar palabras.

—¿Embarazada?

Hace un tiempo decidimos que ella sería la primera en quedar embarazada y luego yo.

Entonces nos sometimos al tratamiento, pero no pensé que funcionaria la primera vez.

Asintió y me dio una sonrisa nerviosa.

—Tuve un atraso. Me hice una prueba la semana pasada. En realidad me hice cuatro. Con toda seguridad, estoy embarazada. Tengo una cita con el médico la semana siguiente. Pensé que esperaría hasta entonces para decirte. Pero al igual que con Santy, me dieron náuseas al inicio. Me dan náuseas en las mañanas. Y luego solo cuando huelo ciertas cosas. Hoy fue café. Mañana podría ser crepés. Nunca sé.

Estaba embarazada.

Con mi bebé.

Íbamos a tener un bebé.

—Un bebé—dije, sin saber qué más decir.

Teníamos a Santiago, mi sobrino, pero no estuve ahí para él cuando era un bebé.

Me perdí esos años.

Todos nos lo perdimos. Mis padres. Mi hermano. Yo.

Pero ahora… íbamos a tener un bebé.

La emoción apretó mi pecho y sentí que mi garganta se oprimió.

Alcanzando a Brittany, la atraje a mi pecho y la sostuve. Mi corazón latía tan malditamente fuerte que tuve miedo de que escapara si no me calmaba.

¡Pero un bebé!

¡Santo infierno!

Iba a tener un bebé.

—¿Esto significa que estás feliz? Sé que aún no estamos casadas, y planeábamos la boda y esas cosas.

¿Me sentía feliz por ello?

¿Estaba loca?

No podía creer que tuviera que preguntarme eso.

—Britt-Britt, no he estado más feliz en mi vida—dije, con mi voz gruesa por la emoción. Metí la cara en la curva de su cuello y la sostuve—Vamos a tener un bebé—repetí anonadada.

Brittany se echó a reír y acunó la parte posterior de mi cabeza con sus manos.

—Sí. Vamos a tenerlo.

—¿Quién va a tener un bebé? ¿Nosotros?—preguntó la voz soñolienta de Santiago, y ambas nos sacudimos.

Me giré para verlo en su pijama de Miami Heat. Con su cabello levantado por todas partes, entrecerraba los ojos como si aún no hubiera sido capaz de abrir los ojos completamente.

Brittany se movió rápido y se acercó hacia él. Se agachó y lo besó en la mejilla.

—Buenos días, guapo.

Puso sus bracitos alrededor de ella y la abrazó.

—¿Vamos a tener un bebé? ¿Está en tu pancita o en la de Tana?—preguntó de nuevo, con sus ojos más alertas ahora mientras miraba a su mamá.

Este era uno de esos momentos cuando yo no tenía respuesta.

No sabía cómo tomaría la noticia Santiago. Quería que estuviese tan entusiasmado como yo.

Brittany agarró sus pequeñas manos en las suyas y le dio esa sonrisa que se hallaba llena de amor y tranquilidad.

—Sí. Y esta en mi pancita. Vamos a tener un bebé. Serás un hermano mayor. ¿Te gusta la idea?

Los ojos de Santiago se agrandaron.

—¿De verdad? ¿Puede ser un niño? Quiero enseñarle a jugar básquetbol y también puede jugar en mi cuarto.

Su mamá rió por lo bajo.

—No sabemos qué será. No podemos elegir eso. Si pudiéramos, escogería un niñito igual a ti, porque te amo muchísimo. Pero lo que sea que consigamos, lo amaremos.

Él pensó sobre eso por un minuto, y entonces frunció el ceño.

—¿Este bebé te dirá mamá?—me preguntó, esta vez luciendo pensativo.

Necesitaba que Brittany me sacara de aquí.

No estaba segura de que contestar sí era lo que él necesitaba en este momento. O si se suponía que lo introdujéramos con cuidado en el hecho.

—Sí, el bebé le dirá mamá.

Santiago no miró a su mamá cuando ella contestó. Siguió mirándome. Luego infló el pecho como si sacara coraje de muy dentro suyo.

—¿Puedo… puedo decirte mamá también?

No era una mujer que llorara. Las lágrimas no me venían fácilmente.

Pero en ese momento, la habitación se puso borrosa y tuve que parpadear para aclarar mi visión.

Las lágrimas llenaron las esquinas de mis ojos y sorbí por la nariz.

—Sí, amigo. Puedes decirme mamá también—logré decir con voz ahogada.

Brittany me echó vistazo, y supe que la sorpresa en su cara no era debido a que le dije que sí a Santiago.

Era porque una lágrima bajaba por mi cara.




Brittany


Mis emociones ya se encontraban sensibles.

Las hormonas en mi cuerpo alcanzaron el nivel demencia de embarazo. Así que ver a mi mujer, más fuerte que la vida, llorar por el hecho que su sobrino le pidió llamarlo mamá era demasiado.

Me eché a llorar y me cubrí la boca en un sollozo. Sentí la manito de Santiago en mi espalda al instante.

—Lo siento, mami. No quise angustiarte. No tengo que decirle mamá.

Sacudí la cabeza y jadeé por respirar.

—No. Sí. Quiero decir, deseo que lo llames mamá si es lo que quieres. Estoy muy feliz. Son lágrimas de felicidad. Haré un montón de esto mientras el bebé esté en mi vientre. Lo hice contigo también.

El cuerpo de Santana se acercó a nosotros, se agachó y nos atrajo en sus brazos.

—Tenemos un trabajo muy difícil, amigo. Ella va a ser un terremoto—bromeó y, Santiago soltó risitas.

Santana nos sostuvo así por varios minutos.

Fue perfecto.





Santiago llegaba tarde a la escuela y yo al trabajo.

Pero Santiago y Santana decidieron que debían hacerme el desayuno, luego decidieron que necesitaban empacar mi almuerzo.

Fue lindo.

Pero si intentaban asfixiarme así por nueve meses, tendría que detenerlos.

Que comiera mi tostada y tomara mi jugo de naranja no era lo más importante en el mundo.

Aún no quería decirle a Sue ni a los otros en el salón. Recién me acostumbraba a la idea de que Santana y Santiago lo supieran.

Desde que las pruebas me mostraron esas dos líneas, no fui capaz de aceptarlo. Mi última experiencia con el embarazo fue mala.

Muy mala.

Mi novio murió, mis padres me sacaron de mi casa y me mandaron a vivir con mi tía, quien me trató como una mera conocida. Sobreviví a las náuseas matutinas por mi cuenta.

Nadie sostuvo mi cabello y lavó mi cara.

Nadie me hizo el desayuno y empacó mi almuerzo.

Aquellas no eran las cosas en las que siquiera pensé. Hasta ahora.

Santiago fue mío. Sufrí a través de los malos momentos para que me concedieran un bebé hermoso que hizo que luchar valiese la pena.

Lo superamos juntos.

Ver a Santana y a él trabajar juntos, hablar sobre el bebé y cuidar de mí esta mañana conmovió algo en mí que no pude explicar.

Supe que ahora éramos una familia, que nuestro dos se convirtió en tres. Y amé tener a Santana en nuestro pequeño mundo.

Lo completó.

La idea de tener un bebé de Santana y saber que no estaría sola, que ella estaría ahí a través de todo, casi me asustaba.

O me asustó.

Porque me hizo querer eso tantísimo que tenía miedo de perderlo.




Santana


Sostuve la mano de Santiago en la mía mientras cruzábamos la calle para ver a mis padres.

Después de recogerlo de la escuela lo llevé a una de las tiendas en la ciudad que tenían cosas de bebé. Le di la misión de encontrar algo para el bebé que pudiéramos darle a sus abuelos.

Se suponía que se aferrara al regalo que se hallaba metido en la bolsa marrón hasta que llegara su mamá.

Era la cena de los martes en la noche con mis padres.

Mamá vivía por los martes y por los domingos, cuando veníamos a comer. Santiago venía por galletas casi cada tarde, pero a ella le gustaba tenernos a todos juntos.

Cuando vio el anillo en la mano de Brittany la primera vez, estalló en lágrimas y aplaudió, después la abrazó hasta dejarla sin aliento.

Solo pude imaginar cuál sería su reacción a esto. Seguro, todavía no nos casábamos, pero iba a lidiar con eso mañana.

Quería disfrutar esta noticia primero antes de adelantar la fecha de la boda.

No iba a esperar otros dos meses. Quería que Brittany fuera mi esposa ahora.

—¿Cuándo llegará mami?—preguntó Santiago mientras subíamos los escalones hasta la casa.

—En…—hice una pausa mientras el auto de Brittany estacionaba en la entrada—Ahora—terminé.

Santiago hizo un sonido de festejo y soltó mi mano para correr hacia ella.

—¡Adivina qué compramos!

Ella le sonrió y salió del auto. Su cabello recogido con un lazo en su cuello, el escote profundo de su blusa me dio un dulce destello mientras se agachaba para abrazarlo.

—Sé lo que compraron. San me mandó una foto. Muy buena elección—dijo, besando su cara, entonces entrelazó sus dedos a través de los suyos antes de pararse para mirarme.

Su sonrisa se volvió suave y sexy. Esa era la sonrisa que era solo mía. Nadie más conseguía esa sonrisa.

Y maldición, nunca lo harían.

—¿Estás lista para esto?—me preguntó a medida que caminaban para unírseme.

Reí por lo bajo.

—Sí. Van a estar emocionados.

Presionó un rápido beso en mi mejilla.

—Necesito besar a mis dos amores cuando llego a casa.

Santiago gruñó y jaló su brazo.

—¡Vamos!

Mamá ya nos había visto venir. La puerta se abrió y salió al pórtico, sonriéndonos mientras nos hacía señas para que entráramos.

—Entren aquí todos.

Santiago soltó la mano de Brittany, subió las escaleras y entró directo a la casa.

—Está tan ansioso de contarles—susurró Brittany a mi lado.

—Debiste verlo decidiendo qué comprar—le dije.

Se rió en voz baja, entonces apoyó la cabeza en mi hombro.

—Gracias. Quiero que se sienta involucrado. Como si este fuera su bebé también.

—Lo es —le aseguré.

—Detente. Vas a hacerme llorar de nuevo—dijo, dándole un golpe a mi pecho, y después besó mi mejilla.

—Dejen de besarse y entren a la casa—dijo mamá mientras llegábamos a la puerta. Sonreía de oreja a oreja cuando lo dijo.

—Lo hacen todo el tiempo—espetó Santiago—Nos hace llegar tarde a todo.

—Oye, basta. No nos delates—reprendí y le guiñé un ojo.

—¿Podemos dárselos ahora?—preguntó, ondeando la bolsa.

La sonrisa de mamá se convirtió a una confundida.

—Sí. ¿Dónde está papá?—le pregunté.

—En la sala. Vamos—dijo, dirigiendo el camino—¡Pedro, los niños están aquí!—gritó mientras nos aproximábamos a la sala de estar—Deberías recibirlos en la puerta.

Papá estaba en su sillón reclinable. Se volvió para mirarnos y sonrió.

—¿Por qué? Casi los tacleaste cuando llegaron aquí. No creo que necesiten que revolotee sobre ellos también.

Mamá le dio un golpecito en el brazo y él le guiñó un ojo mientras Santiago le daba un abrazo.

Ese pequeño era lo mejor que alguna vez le sucedió a mis padres. Especialmente a mi papá. Ahora sonreía mucho más. Además salía y jugaba con él.

Era lindo verlo.

—Les tenemos un regalo—anunció Santiago, levantándolo—Es uno muy bueno también.

—¿Un regalo? Bueno, ¿qué día es? ¿Olvidé algo? —preguntó papá, alzando la vista a mamá.

Ella negó con la cabeza y se encogió de hombros.

—No sé. No creo.

—Toma—Santiago lo empujó en las manos de papá—, Ábrelo.

Papá me echó un vistazo y me encogí de hombros. Pero la sonrisa en mi cara fue difícil de disfrazar.

Mamá se acercó para pararse atrás de papá.

—Anda, Pedro. Ábrelo.

Lo levantó en sus manos como si tuviera miedo de que ardiera en llamas.

—Oh, por el amor de Dios. Abre la bolsa—dijo mamá, quitándosela y abriéndola ella misma. Metió la mano y sacó la caja blanca que se encontraba adentro.

Brittany deslizó una mano en la mía mientras mamá levantó la tapa.

No habló al principio. Entonces una mano fue a su boca mientras se quedó mirando el babero que Santiago eligió con cuidado. Cuando lo levantó, se lo mostró a papá y entonces rompió a llorar, riendo y llorando al mismo tiempo.

Papá leyó el babero en voz alta.

—“Soy perfecto. Solo pregúntenle a mis abuelos”—entonces se volvió para mirarnos. Su mirada fue al vientre de Brittany y lego en el mio, y Santiago no pudo aguantar esperar a que hablaran.

Así que anunció:

—¡Vamos a tener un bebé! Mamá lo tiene en su pancita.

El rostro de papá se volvió una gran sonrisa y sus ojos se empañaron. A ellos también les robaron esto con Santiago. Conseguirían experimentarlo todo con este bebé.

—Estoy tan…—chilló mamá y corrió para envolver a Brittany en sus brazos—Gracias. Gracias. No puedo pedir por una mejor mamá para mis nietos.

Cuando terminó con Brittany, me agarró por la cintura y me sostuvo con fuerza.

—Mi chica va a tener un bebé—sollozó en mi pecho.

Papá caminó y abrazó a Brittany.

—Si esto no es una sorpresa—rió entre dientes, intentando ocultar el hecho de que se puso un poco emocional.

—¿Mamá San, podemos comer ahora? Tengo hambre—preguntó Santiago.

Mis dos padres se paralizaron al escucharlo llamarme mamá por primera vez.

Honestamente, también fue un poco intenso para mí. Era el hijo de mi hermano. Pero en mi corazón, él era mío.

—Sí, hijo, podemos ir a comer ahora —respondí.

Entonces mi mamá sin demora rompió en una nueva ronda de lágrimas de felicidad.




Brittany


Cuando salté de la cama y corrí al baño dos días después, Santana estaba justo detrás de mí.

Sostenía mi cabello hacia atrás y humedecía un paño para cuando mis rodillas tocaron el baño.

Ayer lo hice bien en la mañana hasta que el olor del tocino que Santiago pidió de desayuno pasó por mi nariz y me tuvo corriendo hacia el baño.

Pero hoy amanecí así.

—Te amo—dijo Santana sinceramente mientras sostuvo mi cabello en tanto yo tenía arcadas.

Si no estuviera vomitando mis tripas, me reiría.

Este no era el momento en el que las mujeres más esperaban oír que sus hombres les dijeran que las amaban.

Una vez que terminé, Santana tiró de la cadena del baño y comenzó a limpiar mi cara por mí.

Esto iba a arruinarme.

Me ayudó a ponerme de pie y empezó a preparar el cepillo de dientes por mí.

—Puedo hacerlo—le dije.

—Lo sé—fue su respuesta mientras continuaba colocando pasta dental en el cepillo, luego me lo entregó.

Me reí cuando llenó el vaso con agua para que me enjuagara y esperó pacientemente a que terminara como si fuera una niña.

Cuando acabé y me sequé la boca, tomó mis brazos y me volteó para quedar frente a ella.

—Cásate conmigo —dijo simplemente.

—Ya me lo preguntaste. Y dije que sí.

Me dio una sonrisa torcida.

—Quiero decir hoy. Ya. Mañana. Pronto.

¿Hoy?

¿Se ha vuelto loca?

No podía organizar una boda para hoy o mañana.

—Solo porque estoy embarazada no significa que tenemos que apurarnos y casarnos. Dos meses no es tanto tiempo para esperar.

Sacudió la cabeza como si fuera la respuesta incorrecta.

—Quiero un anillo de boda en tu dedo. Quiero que tu apellido sea el mío. Quiero poder decir: “¿Ya conoces a mi esposa, Brittany?”—dijo, viéndose exasperado.

—¿Entonces voy a ser tu esposa trofeo? —bromeé por su último comentario.

Sonrió con suficiencia.

—Vamos, Britt. Cásate conmigo. No esperemos.

Cuando la personas más perfecta y hermosa del mundo, a quien amas más que a la vida, te pide que te apresures y te cases con ella, es difícil decir que no.

Especialmente cuando usaba solo un pantalón de chándal.

—Dos semanas —dije, tratando de sonar firme.

Gruñó.

—¿Dos semanas? Eso es una eternidad.

Riéndome porque así sonaba como Santiago, deslicé mis brazos alrededor de su cintura.

—La próxima semana es importante porque vamos al doctor. Necesito tiempo para adaptarme al embarazo y planear al mismo tiempo. No quiero nada extremo, pero incluso una pequeña boda toma algo de tiempo.

Suspiró, luego por fin asintió.

—Bien. Dos semanas. Pero en dos semanas desde hoy serás la señora Brittany López Pierce.

—De acuerdo.




Una Semana y Seis Días Después…



Observaba mientras Santana llevaba a Santiago a la casa de sus padres.

La pequeña maleta azul rodante que mamá M le dio era arrastrada detrás. Él iba a quedarse con ellos durante la próxima semana.

Mañana en la tarde Santana y yo nos comprometeríamos a estar siempre juntas en una boda sencilla en la playa.

Luego, para nuestra luna de miel, íbamos a algún lado… pero no sabía a dónde porque ella no me lo diría.

Si Santiago no amara tanto a Maribel y a Pedro, no habríamos sido capaces de dejarlo tanto tiempo.

Pero sería cuidado y consentido mientras nos encontrábamos lejos; sabía que todo estaría bien.

Esta noche, Santana quería que fuéramos solo nosotras.

Si no lograba verme mañana hasta la boda, entonces quería pasar la noche anterior conmigo.

Solas.

Sonriendo para mí misma, fui a la habitación y me quité la ropa que usé hoy para el trabajo y abrí el grifo para llenar la bañera.

Necesitaba estar limpia.

Me sentía asquerosa de trabajar todo el día. Antes de que Santana pasara su maravillosa boca por todas partes, necesitaba un baño.

Una vez el agua estuvo lo suficientemente caliente, me metí y me hundí. Con un suspiro, cerré los ojos y recosté la cabeza.

Meterme en la bañera era una de mis cosas favoritas para hacer.

La puerta principal se abrió. Ella regresó.

Tendría que tomar este baño rápidamente porque, incluso con Santiago aquí, estuvo juguetona esta tarde.

Sus manos siguieron deslizándose debajo de mi camiseta mientras hacía la cena.

Sentí su presencia al momento en que llegó a la entrada. Abriendo los ojos, giré la cabeza para mirarlo.

—Necesitaba estar limpia.

Sonrió con suficiencia.

—Te tomaré limpia o sucia, Britt-Britt. De hecho, me gustas sucia.

Riendo, levanté los dedos de los pies y cerré el agua. Santana caminó hacia la bañera y tomó el paño puesto a mi lado, luego mi jabón para el cuerpo.

—Pero bañarte también tiene sus ventajas—dijo mientras metía el paño al agua y lo pasaba por mi muslo mientras sus ojos vagaban por mi cuerpo—Estoy ansiando ver ese estómago plano volverse lindo y redondo—dijo rozando el paño sobre él.

Disfrutando su toque, cerré los ojos y la dejé jugar todo lo que quería. Su respiración estaba en mi cara justo antes de que sus labios tocaran los míos.

Lamió mi labio inferior, luego lo mordió antes de dejar besos por mi mandíbula y bajar por mi cuello.

—Hueles bien cuando estás sucia—susurró—Pero te haré oler mejor.

Temblando, esperé que el paño tocara de nuevo mi cuerpo. Pero en cambio lo que sentí fue mejor.

Santana enjabonó sus dos manos y las usó para lavar mi cuerpo meticulosamente.

Esta mujer me derrumbaba con cosas como estas.

Nunca me hacía cuestionar si me amaba.

Nunca me hacía preguntar si esto era para siempre.

Con cada mirada y cada toque, Santana López me probaba lo que yo era para ella.

Que nuestra historia iba a estar llena de felicidad y amor.

Nuestra casa estaría llena de risa mientras criábamos a nuestros hijos juntas.

Entonces un día, cuando estuviéramos viejas y grises, nos sentaríamos en el columpio de la entrada, sosteniendo nuestras manos y hablando sobre todas los recuerdos que habíamos creado.




FIN






********************************************************************************************************************************

Hola, aquí les dejo el final de otra linda historia. MUCHAS GRACIAS! a todas las personas que se dieron el tiempo de leerla y mucho más por comentarla!

GRACIAS!

Ya les subo el inicio de la siguiente!

Pd: como se dieron cuenta si cambio el nombre del foro xD pero no pasa nada, solo es el nombre SIGAN! publicando, leyendo y comentando. Solo cambien "gleeklatino.com" por "gleelatino.forosactivos.net"

Pero, como les digo SIGAN! comentando, publicando y leyendo! Saludos =D

Pd 2: Se sacan las historias del foro y las publican en otras partes. Por MI parte y MIS adaptaciones, cópienlas si quieren, pero al menos NOMBREN AL FORO! Minino en agradecimiento a las personas del foro. SI NO NOMBRAN AL FORO, AL MENOS, VOY A ELIMINAR MIS ADAPTACIONES!



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Isabella28 el Miér Dic 06, 2017 12:28 am

Que hermosa historia,santana no es mas perfecta porque no puede.
Gracias infinitas, siento que te amo :-* :-D .
avatar
Isabella28
***
***

Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por micky morales el Miér Dic 06, 2017 5:49 am

gracias !!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6607
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 50
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 3:) el Miér Dic 06, 2017 11:03 am

Hola morra....

La perfección de san es de otro mundo jajaja
Como siempre me gusto la historia!!!

Nos vemos!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5190
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por JVM el Miér Dic 06, 2017 3:27 pm

Como siempre ame la historia .... Y bueno las chicas haciendo crecer la familia y disfrutando cada segundo juntas :D
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1116
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por 23l1 el Miér Dic 06, 2017 8:36 pm

Isabella28 escribió:Que hermosa historia,santana no es mas perfecta porque no puede.
Gracias infinitas, siento que te amo  :-* :-D .



Hola, que bueno que te gusto! Jajaj eso mismo...cuando llegara para mi¿? jajaaj. De nada, pero gracias a ti por leer y comentar...es el efecto que casuo





micky morales escribió: gracias !!!!!




Hola, jajaaj si esas son las caritas q suelen causar los finales de las brittanas jajaaj. De nada, gracias a ti por leer y comentar! SAludos =D





3:) escribió:Hola morra....

La perfección de san es de otro mundo jajaja
Como siempre me gusto la historia!!!

Nos vemos!!!



Hola lu, o no¿?!!! es la mejor! yo la kiero!!!!! Que bueno! y como siempre espero siga siendo así ajajaj. Saludos =D






JVM escribió:Como siempre ame la historia .... Y bueno las chicas haciendo crecer la familia y disfrutando cada segundo juntas :D




Hola, lo cual es muy bueno y siga siendo a´si ajajajajaj. Aii q bueno!! q siga asi noma! jajajaajj. Sn perfectas! SAludos =D



avatar
23l1
-*-*-
-*-*-

Mensajes : 4929
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Finalizado Re: [Resuelto]FanFic Brittana: Agárrate (Adaptada) Epílogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.