Image hosted by servimg.com

Image hosted by servimg.com
Image hosted by servimg.com
Estreno Glee 5x17
"Opening Night" en:
Image hosted by servimg.com
Últimos temas
» [Resuelto]BRITTANA: La Clausula. Cap. 10
Hoy a las 1:16 am por marthagr81@yahoo.es

» [Resuelto]Brittany: GP Brittany: ATREVIDA JEFA. Cap. 18
Hoy a las 12:54 am por marthagr81@yahoo.es

» [Resuelto]Brittana: (Adaptación) El Oscuro Juego de SATANÁS... (Gp Santana) Cap. 4
Hoy a las 12:43 am por marthagr81@yahoo.es

» FanFic Brittana: Tal Vez(Adaptada) Sinopsis
Ayer a las 11:23 pm por Isabella28

» FanFic Brittana: Contrato (Adaptada) Cap 29
Ayer a las 11:21 pm por Isabella28

» [Resuelto]FanFic Brittana: De Noche (Adaptada) Epílogo
Ayer a las 11:00 pm por Isabella28

» Fic BASADO en bad moms
Ayer a las 4:32 pm por BrittanaBrittana

» (FIC-Klaine) "Escenas borradas" Glee «The Dolby theatre» Part IV
Ayer a las 8:00 am por Klainefan

» Fic BASADO en Fault the same star
Miér Feb 21, 2018 9:48 am por BrittanaBrittana

» [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo
Mar Feb 20, 2018 1:43 am por monica.santander

» Brittana: Destino o Accidente (GP Santana) Actualizado 17-07-2017
Dom Feb 18, 2018 9:20 pm por micky morales

» [Resuelto]Brittana: GP SANTANA: SU PRINCESA. cap. 12, 13 y Epilogo
Miér Feb 14, 2018 11:30 am por 3:)

» [Resuelto]Brittana: La Gestante Subrogada de la Millonaria López. Cap. 25 (FINAL) Y EPILOGO
Miér Feb 14, 2018 7:07 am por micky morales

» Fanfic Brittana Gp: Salvajemente 3. Epílogo.
Mar Feb 13, 2018 8:56 pm por Tati.94

» FIC Brittana -Decisiones - Capitulo 97º
Vie Feb 09, 2018 2:39 am por perez102

» FanFic Brittana: La Granja (Adaptada) Epílogo
Jue Feb 08, 2018 7:18 pm por 23l1

» [Resuelto]Fanfic Brittana Gp: La otra. Epílogo
Dom Feb 04, 2018 5:30 pm por Tati.94

» FanFic Brittana: Acuerdo (Adaptada) Epílogo
Miér Ene 31, 2018 7:21 pm por 23l1

» BRITTANA CUCapitulo 14 fin
Lun Ene 22, 2018 5:14 pm por JVM

» BRITTNA _CURSO_DE_ACCIóN capitulo 14,15,16,17,18,19y20
Lun Ene 22, 2018 1:16 pm por 3:)

Sondeo

Musical Favorito Glee 5x15 Bash

11% 11% [ 4 ]
19% 19% [ 7 ]
11% 11% [ 4 ]
24% 24% [ 9 ]
27% 27% [ 10 ]
8% 8% [ 3 ]

Votos Totales : 37

Image hosted by servimg.com
Disclaimer
Image hosted by servimg.com
·Nombre: Gleek Latino
·Creación: 13 Nov 2009
·Host: Foroactivo
·Versión: GS5
Glee
Image hosted by servimg.com

[Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

[Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Sáb Feb 10, 2018 1:29 am


UN RAPIDITO (BRITTANA)
SINOPSIS


Se suponía que era un rapidito. Ahora hay un anillo en mi dedo.
¿Qué consigues si mezclas una noche en Vegas con una pizca de auto odio porque tu prometido huyó con tu hermana?
Una excusa para tomar malas decisiones.
Cuando mis amigas me atraen sobre el regazo de una desconocida en el club, sigo el rollo. Seguí la corriente porque se sintió bien dejarse llevar.
Estaba soltera… estaba enojada… ¿no merecía un rapidito caliente?
Entonces desperté en la misma cama que una sexy extraña—con un anillo en mi dedo.
Ella me dice que estamos casadas. Que soy su esposa, y que no tiene intención de dejarme ir. Mi misteriosa morena con ahumados ojos y afilada sonrisa está acostumbrado a salirse con la suya.
Esto se suponía era una diversión rápida.
¿Podría un diminuto error durar toda la vida?


Última edición por marthagr81@yahoo.es el Lun Feb 19, 2018 4:01 am, editado 7 veces
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3549
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Sáb Feb 10, 2018 3:21 am

UNO


Esta es una terrible idea. Lo sé en el momento que la nueva bebida es puesta frente a mí, pero la recojo de todos modos, haciendo muecas ante el fuerte sabor del vodka en contraste con la dulzura del arándano. Debería sorber, lentamente. Pero a la mierda, esto es Las Vegas, ¿cierto? Golpeo el vaso vacío sobre la mesa y me entrego a la fiesta. Es imitado por mis amigas, todas tan ebrias como yo. No estamos totalmente idas, pero puedo sentirlo. El zumbido perfecto para pasar un buen rato.

—¿Cómo te sientes, Brittany? —la voz es fuerte en mi oído. Rachel es mi mejor amiga sin mierdas y todo este viaje fue su idea.

—Estoy bien —grito de vuelta.

Está ruidoso en este club y gritar es la única manera en que me escuche. Quinn se inclina sobre la mesa. De todas nosotras, ella es la que mejor luce esta noche, cabello rubio rebotando en enormes rizos y un vestido de lentejuelas que hace que su cuerpo luzca fantástico. Ella agarra mi mano

—. ¡Necesitamos que estés mejor que bien! ¡Necesitamos que te sientas jodidamente increíble! A la mierda Sam. No necesitas a ese pedazo de mierda.

Mi estómago cae. Por algunos minutos en realidad me había olvidado de la mierda que es mi vida. Las dos últimas semanas parecen haber sido una especie de pesadilla. Pero si no puedes despertar de la pesadilla, ¿cómo puedes llamarle? Esa es la pregunta que me he estado haciendo, porque no puedo jodidamente despertar. Hace dos semanas, estaba sentada en una pastelería, esperando que Sam se uniera a mí para ayudarme a elegir nuestro pastel de bodas.

Estaba llegando tarde y no respondía mis mensajes. Y luego, una llamada de mi mamá para que fuera a casa de inmediato. La ola de rabia que me golpeó en el estómago fue tan fuerte que creí que podría derribarme. No lo vi venir a pesar de que sentí que debía. Sam se había ido, y también Kitty. Mi hermana menor. Juntos, en un viaje a México. Mierda. Siento que voy a vomitar de nuevo. El mismo sentimiento que tengo cada vez que pienso en eso. Eso, junto con una paralizante rabia que me hace querer estrangular la vida fuera de Sam. Mi hermana. ¿Mi hermana?


Mercedes golpea a Quinn en el brazo

—. No estamos mencionando la palabra con S, ¿recuerdas?

—Mierda —Quinn ve la mirada en mi rostro, probablemente nauseabunda—, lo siento Brittany.
Ondeo una mano

—. Está bien.

—Hablando en serio —dice ella—, sé que lo hemos dicho demasiado, pero este hecho es un desastre. Si tú fueras mi hermana…

—¿Qué se supone que haga? —pregunto, rodando mis ojos—. Ella es mi hermana, y no soy dueña de Sam. Quizá sean más felices juntos —aunque real y jodidamente lo dudo. No puedo decir que estaré sorprendida cuando le haga la misma mierda que me hizo a mí. Es algo bueno que no tengamos otra hermana. Supongo que necesitará encontrar una nueva familia para traumatizar.

—Bueno —dice Mercedes—, sé de hecho, que serás más feliz sin ese idiota. Aunque sólo sea por esta noche.

Me las arreglo para reír

—. ¿Y cómo sabes eso?

Ella mueve su cabeza intencionadamente a través del club

—. Señorita morena, posiblemente latina de sangre caliente, oscura y deliciosa de por allí te está mirando. He estado haciendo un seguimiento y ella apenas te ha quitado los ojos de encima.

—Hay cuatro de nosotras aquí, Mercedes. Ella podría estar viendo a cualquiera.

—No, ella te está viendo a ti.

Sé que está intentando distraerme, y está funcionando

—. No puedes saber eso.

—Puedo. Porque cuando fui a conseguir la última ronda de bebidas, le pregunté.

Quinn jadea

—. ¿Hiciste qué?

Mercedes le da una mirada

—. El objetivo de este viaje es cuidar de Brittany. Dejarla pasar un buen rato, emborracharse y ser follada. Bueno, esta noche es nuestra última noche y como su compañera de cuarto, puedo decirte que ser follada no ha sucedido. Así que estoy tomando la situación en mis propias manos.

Rachel tiene las manos sobre su boca, sofocando la risa. No estoy segura si quiero unirme a ella o si debería estar en shock como Quinn. Estoy en un punto intermedio. El alcohol en mi torrente sanguíneo es suficiente para relajarme. Y para ser honesta, aunque estábamos comprometidos, Sam y yo no habíamos tenido sexo en un tiempo. Probablemente porque estaba teniendo sexo con mi hermana. Otra ola de ansiedad me golpea. Me reenfoco en la morena que Mercedes apuntó a través de la habitación. Está oscuro y las personas pasan entre nosotras, pero siento un choque de electricidad entre nosotras. Probablemente lo imaginé, todo se siente más dramático desde la declaración de Mercedes. Pero ella definitivamente me está mirando. Una mezcla extraña de ansiedad y anticipación me recorre la espalda.

—¿Qué le dijiste? —le pregunto a Mercedes.

—Le pregunté si te estaba mirando a ti. Ella dijo que sí. Así que le dije que mirar desde el otro lado de la habitación no le haría ningún bien a nadie. Entonces si lo decía en serio, necesitaba comprarnos una ronda de bebidas y venir.

—Oh Dios mío —dice Quinn.

Miro de nuevo y realmente miro. Puedo ver porque Mercedes la llamó latina caliente, oscura y deliciosa. Cabello oscuro y ondulado que es un poco demasiado largo, y rasgos afilados que se transmiten incluso a través de la habitación. Mi imaginación se hace cargo, y puedo vernos juntas, enredadas en la oscuridad y jadeando. Una aguda necesidad se abre paso a través de mí, y la actual posibilidad de esto me golpea. Si ella está decidiendo que sí viene, quiero asegurarme de que luzco bien

—. Iré al baño para un retoque —digo levantándome y yéndome de la mesa antes de que alguien se ofrezca a acompañarme.

Mi instinto me dice que necesito unos segundos a solas para evaluar la situación. Seguro, ella es caliente. Puedo ver eso a través de la habitación. ¿Pero estoy lista para una aventura de una noche con una chica?

Retoco mi lápiz labial en el espejo, saboreando los minutos de tranquilidad, la música del club es amortiguada aquí. La confianza llega, rápida y repentinamente. ¿Por qué no estaría lista? Sam ni siquiera me dio la cortesía de romper conmigo antes de seguir adelante. ¿Por qué debería de guardar algún tipo de ridículo periodo de luto sobre una relación que claramente está rota? A la mierda Sam.

Quizá Mercedes tiene razón y necesito ser follada. Y quizá la señorita deliciosa es la indicada para hacerlo.

Sam nunca me habría dejado hacer esto, Las Vegas. El pensamiento de mí en Las Vegas sin él lo hubiera vuelto loco. A él apenas le gustaba que saliera con Rachel, siempre preguntando con quién estaba realmente y a veces apareciendo inesperadamente. Pero no tenía nada de qué estar celoso. Nunca lo engañé, y no soy exactamente del tipo fiestero. Tal vez me lo he estado perdiendo. Rebeldía crece en mí como una marea. Creo que debería salir y tener algo de diversión, aunque sea para demostrarle a ese cerdo que es un idiota. Se supone que debería esperar que haga feliz a Kitty, pero no soy una persona lo suficientemente grande para sentir eso ahora mismo. Tal vez llegue al 5 momento en el que pueda. Justo ahora, sólo quiero patearlo en las pelotas. Repetidamente.

Poniéndome un poco más de rimel, me doy una última mirada. Ajusto mi vestido un poco, pero no hay nada más que pueda ver que esté mal. Mis chicas y yo hicimos un buen trabajo en nuestras habitaciones de hotel esta noche. Luzco bien. Salgo del baño y me congelo. Señorita deliciosa está sentada en nuestra mesa. En mi lugar. Si vuelvo a sentarme, estaremos apretadas juntas. Lo cual probablemente Mercedes sugirió.

Me aproximo a la mesa lentamente, y Rachel me ve primero. Hay
una enorme sonrisa en su rostro mientras grita

—. ¡Bienvenida! —

La chica misteriosa se gira y… Santo infierno. Mercedes estaba en lo correcto. Esta chica es un bombón. Puedo decir que era hermosa desde el otro lado de la habitación, pero de cerca, es feroz y poderosa. El traje que lleva puesto, está esculpido a ella, enfatizando sus hombros y poderosos pechos. Y sus ojos… oscuros, profundos y enfocados directamente en mí. Calor fluye a través de mí y juro que el tiempo se detiene por un segundo. O al menos se siente de esa forma.

Mercedes se inclina hacia ella y dice

—: Esta es Brittany.

Hay un destello de calor en sus ojos, y extiende una mano hacia mí

—. Hola, Brittany. Soy Santana —esa voz es caramelo suave y desearía poder envolverla para siempre.
Probablemente sea el alcohol, pero maldita sea. Encuentro su mano con la mía y ella tira de ella, presionando sus labios en ella. Escalofríos vuelan por mi piel y, oh Dios, nunca pensé que un beso en la mano pudiera sentirse tan íntimo. Guau.
Hay una pequeña sonrisa jugando en sus labios

—. Parece que tomé tu asiento.

—Parece que sí.

—Podemos compartir, si quieres.

Todavía sostiene mi mano, y es muy distractor

—. ¿Quieres que me siente en tu regazo?

Detrás de él, Rachel y Mercedes están haciendo caras de gritos y me están gesticulando desesperadamente para que lo haga. Quinn luce menos segura. Santana solo sonríe

—. Me han dicho que es muy cómodo. Puedo proporcionar referencias, si quieres.

Ladeo mi cabeza, devolviéndole la sonrisa


—. ¿Vas a proporcionar los números telefónicos y los correos electrónicos de otras mujeres que has tenido en tu regazo para convencerme? No parece ser el mejor primer movimiento.

Ella se ríe, un rico y gutural sonido que hace cosas interesantes en mi cuerpo

—. De hecho, iba a sugerir a mi sobrina y sobrino. Es su lugar favorito para sentarse siempre que estoy disponible.

—Bueno —digo sonrojándome—, si es suficientemente bueno para ellos.

No estoy muy segura de cómo sentarme en el regazo de alguien, considerando que no lo he hecho desde el jardín de niños. A Sam nunca le gustó ese tipo de abrazos. Me inclino y me poso en la rodilla de Santana. Es incómodo y no exactamente cómodo, pero no hay manera de que pueda estar de pie en estos tacones.

—Prometo que no muerdo —dice con esa perfecta voz melosa y tan cerca.

Sus manos se envuelven alrededor de mi cintura, acercándome, así estoy actualmente sentada sobre su regazo. Todavía estamos apretadas, y puedo sentir mi hombro rozando a Mercedes detrás de mí, pero tiene razón, esto es de hecho muy cómodo. Miro hacia arriba y me doy cuenta de que nuestros rostros están a centímetros de distancia. Mi corazón se dispara a toda velocidad y mi respiración se ha ido por completo. Santana sonríe otra vez como si supiera

—. ¿Mejor?

—Mucho.

—Bien

Santana se acerca a la mesa con el brazo que no está cómodamente alrededor de mi cintura y agarra un vaso

—Como fui instruida, les traje bebidas a ti y tus amigas.

Lo tomo de ella y bebo. Una ráfaga de fruta dulce salpica a través de mi lengua, y sólo se hace más profunda

—. Esto es realmente bueno —ya tengo unos tragos encima, y no estoy segura de cuánto más debería tener. Pero entonces nuevamente, estoy intentando divertirme, ¿cierto? miro a sus ojos, y a esta corta distancia, puedo ver que son de un rico color marrón—, ¿qué tipo de nombre es Santana, de todos modos?

Ella se ríe, y siento la vibración a través de su pecho. Lo cual me hace notar sus pechos y lo cerca que estoy de ella—. Uno familiar —dice—, de mi abuelo. Pero la mayoría de las personas me llama San.

—Bien, San —digo tomando otro sorbo de mi bebida—, ¿qué te trajo a Las Vegas?

—Creo que probablemente la misma razón que a ti, para tener un poco de diversión.

Una risa estalla de mí, más fuerte de lo que esperaba

—. Claro, vine aquí a divertirme, pero ciertamente espero que no hayas venido por la misma razón.

—¿Por qué no? —su pregunta es sincera, y sé que probablemente no debería decirle algo tan personal a una completa extraña, pero mi filtro se está rompiendo. Y francamente, se siente bien poder decirlo en voz alta. Decir lo que pasó sin ser consumida por el dolor y la ira. —Bueno —digo—, si viniste por la misma razón que yo, entonces tu novia de dos años y prometida de seis meses, tendría que haber escapado con tu hermano menor. Así que espero que eso no te haya pasado a ti también —tomo otro trago de mi bebida, y San toma mi mano.

—¿Él te dejó por tu hermana?

La voz de Mercedes viene detrás de mí

—. Seguro que lo hizo, ese idiota.

Estoy lo suficientemente cerca para ver su mandíbula apretarse, y una ira aparecer en sus ojos

—. Siento que eso te haya pasado. Él no te merecía.

Tomando otro trago, miró hacia otro lado

—. Gracias.

—Te vi en el momento en que entraste y no he sido capaz de alejar la mirada —me dice tan suavemente que sólo yo puedo escuchar—, no he conocido a este chico, pero fue un tonto al dejarte ir —sus manos se aprietan en mi cadera, y mi cuerpo se estremece con su toque.

—Nos acabamos de conocer —digo—, ¿cómo puedes decir eso?

—¿Alguna vez has conocido a alguien y sabido inmediatamente que estaría en tu vida? ¿Que te afectaría?

No puedo apartar la mirada de sus ojos y estoy hipnotizada por ella y sus palabras.

Asiento.

—Ahí tienes. Nos acabamos de conocer, pero sé que nunca te merecerías algo como eso.

Calor fluye a través de mi cuerpo, y estoy repentinamente muy consciente de todos los lugares donde estamos tocándonos. La pregunta burbujea en mis labios y me aprieto aún más cerca de ella

—. ¿Y qué es lo que merezco?

Los ojos de San bajan a mis labios y de regreso a mis ojos. El tirón en mi estómago me dice que va a besarme, y las mariposas me dicen que yo también quiero hacerlo

—. Algo más —dice, y luego sus labios se reúnen con los míos.

En algún lugar puedo escuchar los vítores de mis amigas, pero estoy perdida, ahogándome en la sensación. Los labios de San son suaves y firmes, presionándose contra los míos y persuadiéndolos para abrirse. Su mano se desliza por mi espalda para ahuecar mi cuello y me acerca más. No puedo recordar ser besada así antes. Se ha abierto un incendio forestal dentro de mí, y quiero más.
Más.
Nos separamos y ambas jadeamos por aire.

—¿Tal vez deberíamos ir a un lugar más privado?

Mercedes escucha y siento sus manos en mi espalda, presionándome, diciéndome que vaya. Mi mente sigue nadando con el beso, y no puedo apartar la mirada de ella.
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3549
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por Isabella28 el Sáb Feb 10, 2018 4:55 am

Siempre sam cagandola pero es mejor para mis brittana, se viene bueno esto.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 320
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por 3:) el Sáb Feb 10, 2018 4:02 pm

Hace unos días termine de leer el libro... (No diré nada mas)
No ahí nada mejor que ir a las vegas... A enterrar un desamor!!!!
Pero cuidado como amaneces al otro día!!! Jajaja
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5434
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por 23l1 el Sáb Feb 10, 2018 7:56 pm

Holas, aquí leyendo como siempre..., pero no comentando como siempre XD jajajajaaj. Se ve interesante...muy la vrdd. Saludos =D
avatar
23l1
-*-*-*
-*-*-*

Mensajes : 5270
Fecha de inscripción : 12/08/2013
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por micky morales el Sáb Feb 10, 2018 8:56 pm

Ya me encanta la historia, a ver que tal su noche!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6831
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por Tati.94 el Sáb Feb 10, 2018 9:36 pm

Jajaj buenisimo ese comienzo. No puedo esperar para saber como se desarrollarán las cosas entre las brittana
avatar
Tati.94
---
---

Femenino Mensajes : 551
Fecha de inscripción : 08/12/2016
Edad : 23
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Dom Feb 11, 2018 2:54 am

Tati.94 escribió:Jajaj buenisimo ese comienzo. No puedo esperar para saber como se desarrollarán las cosas entre las brittana

jajajaj pues ya estan amarradas lo que de ahi salga es ganancia no crees???
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3549
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Dom Feb 11, 2018 2:56 am

Isabella28 escribió:Siempre sam cagandola pero es mejor para mis brittana, se viene bueno esto.


jajajajaj parece que siiiiii,, jajaj ese es el papel que le toca siempre, jajajaj me gusto mucho el comentario....
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3549
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Dom Feb 11, 2018 2:58 am

3:) escribió:Hace unos días termine de leer el libro... (No diré nada mas)
No ahí nada mejor que ir a las vegas... A enterrar un desamor!!!!
Pero cuidado como amaneces al otro día!!! Jajaja

Lastimaaa.. ,, (No me hagas spoiler) ya estare subiendo otra historia, espero no la hayas leido aun....... esta por el momento no creo que la sigas leyendo por que ya sabes toda la historia... y no es lo mismo... ya me ha pasado....
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3549
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Dom Feb 11, 2018 3:00 am

23l1 escribió:Holas, aquí leyendo como siempre..., pero no comentando como siempre XD jajajajaaj. Se ve interesante...muy la vrdd. Saludos =D

gracias gracias, ya sabes que el sentimiento es mutuooooo, igualmente estoy leyendo tus adaptaciones pero no he comentado en todas,,, saludossssss
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3549
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Dom Feb 11, 2018 3:01 am

micky morales escribió:Ya me encanta la historia, a ver que tal su noche!!!! " alt="" title=""> " alt="" title=""> " alt="" title=""> " alt="" title=""> " alt="" title="">



Ojala disfrutes la historia y te llegue a gustar, realmente ese es mi mayor objetivo..... gracias por el apoyo...
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3549
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Dom Feb 11, 2018 3:07 am

DOS


—. Sí. Rachel me avienta mi bolso con una sonrisa

—. No te esperaremos despiertas.

Le sonrío mientras San me pone de pie y toma mi mano, no puedo creer que en realidad esté haciendo esto. Pero ese beso… sí, creo que va a ser una noche divertida. A la mierda Sam y sus celos. Que se joda él y el hecho de que haya succionado la diversión fuera de mi vida por los últimos dos años mientras apenas me daba cuenta. Esta noche estaré con la Srita. Deliciosa, y será glorioso. Pensé que volveríamos a su antiguo puesto a través del club, pero no. San me guía a través del club hacia la parte trasera, donde un gorila que es al menos del doble de mi tamaño, acecha frente a una cortina. Él ni siquiera pestañea mientras San la empuja y me lleva con ella.

Está oscuro por un segundo, y luego San aparta otra cortina para revelar una alcoba privada, una cabina que es toda nuestra. No es que lleguemos tan lejos. Mi espalda está contra la pared dentro de la alcoba tan pronto como atravesamos las cortinas, sus labios están sobre los míos al instante. Dios, ¿qué me estuve perdiendo con Sam todo este tiempo? Él nunca me besó así, e incluso si lo hizo, no creo que se haya sentido de esta manera. Me siento doblemente ebria ahora, tanto por mis bebidas y sus labios

—. Me gusta tu boca —digo. No es el sentimiento más elocuente, pero creo que la elocuencia está un poco más allá de mí justo ahora.

San hace un sonido bajo en su garganta

—. Tu boca me vuelve loca. Me empuja en el sofá, y noto que hay una botella y vasos en la mesa que no creo hayan estado ahí antes. Alguien debe haber entrado cuando estábamos pegadas contra la pared. Me sonrojo porque alguien nos vio, me vio, así. Ella sirve una copa de champagne y me la ofrece—. ¿Deberíamos brindar por las reuniones casuales y seguir adelante de las malas situaciones?

—Eso suena perfecto —me bebo la copa, añadiendo otra capa de bruma a mi ya nublado cerebro. Pero me siento bien. No me he sentido así de bien en mucho tiempo y todos tienen razón. Lo merezco. Merezco tener una aventura de una noche con una de las chicas más calientes que he visto. San me está mirando, y esa mirada hambrienta en sus ojos hace que el calor baje directamente a mi centro. Ha pasado mucho tiempo desde que estuve así de encendida por alguien, especialmente por Sam.

—Quiero saber más de ti, Brittany.

Pongo mi copa en la mesa, y me inclino hacia ella

—. Quiero saber más de ti, también. Pero creo que eso puede esperar, ¿no crees?

—Absolutamente.

Nuestros labios chocan entre sí y gimo, porque ella sabe tan bien, a dulce champaña y algo que mi ebrio cerebro dice puede ser esperanza. Sus manos recorren mi costado, acariciando de mi cadera hasta el dobladillo de mi vestido y provocando mi piel. Los labios de San pasan a mi cuello y luego a mi hombro, y me doy cuenta de que estamos recostados en el sofá cuando regresa a mis labios. Me está dejando sin respiración de la mejor manera. Como si hubiera estado corriendo un maratón y no pudiera esperar para hacerlo de nuevo. Su mano recorre la parte interior de mi pierna, y las separo para ella. Sus dedos tocan la tela de mi ropa interior y ya estoy tan mojada, tan lista, tan sensible, que me estremezco. Ella profundiza nuestro beso, persuadiendo mis labios a abrirse con su lengua, imitando el movimiento con sus dedos ahí abajo. Ni siquiera va debajo de mis bragas, sólo me acaricia sobre ellas, y quiero más. Me empujo en sus manos y sus dedos encuentran mi clítoris a través de la tela, acariciándolo en círculos.

Dios, se siente tan bien. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que tuve sexo? Ni siquiera puedo recordar. ¿Qué tipo de relación era, que ni siquiera puedo recordar la última vez que tuve sexo? Porque mi prometido estaba follando a mi hermana. Conocida ira me inunda y me empujo más insistente contra San, la fuerza de mi ira me hace desearla mucho más. Los dedos de San no se detienen, acariciando en círculos y el orgasmo estalla a través de mí, rápido e inesperado. Grito en su boca, sacudiéndome y sintiendo mi ropa interior humedecerse aún más.

Oh Dios, es como una explosión de placer a través de mis nervios, y sé que sólo fue una probada. Envuelvo mis brazos alrededor de sus hombros y jalo su cuerpo contra el mío. La deseo. Deseo esto. Puedo sentir la tensión de su cuerpo presionando contra mí a través de sus ropas, sus pezones y su caliente y humeda entrepierna, y le sonrío, amando que ella también quiera esto.

—Puedo pensar en un lugar que es mejor para hacer esto —dice. Me rio

—. Ya nos hemos movido una vez.

—Es cierto, pero creo que subestimé la línea de tiempo. No es muy lejos, lo prometo.

—Mejor que no lo sea

No quiero esperar. Quiero sentirla en mí, sobre y dentro de mí. Quiero montar este nivel de confianza y placer el mayor tiempo posible.

San me levanta y se mueve antes de que pueda incluso parpadear. Apenas soy consciente del viaje. Sé que hay toques. Un ascensor donde dejamos los espejos empañados antes de salir. Sus dejos rozando debajo del dobladillo de mi vestido para tocar mi trasero. Y por supuesto, los gloriosos besos. Incluso si no hiciéramos nada más, perdería la cabeza por sus labios y la manera en que se siente como si besara mi cuerpo entero. Estamos en la habitación de hotel ahora, y es hermosa, pero honestamente no me importa eso. Me importa el hecho de que ahora estamos solas y no hay nada que me detenga de tener exactamente lo que quiero.
Empujo la chaqueta de su traje al suelo y deshago los botones de su camisa uno por uno, revelando unos tonificados y bronceados pechos, perfección. La camisa se une a la chaqueta en el suelo y me inclino para usar mi boca en ella. Quiero probar su piel. Pero San me detiene

—. Mi turno. Me hace girar, deshaciendo el cierre de mi vestido y dejándolo caer al suelo. Sus manos rozan mi cintura, y me jalan contra su pecho. Soy alta comparada con ella. Incluso en mis tacones. Su pelvis está presionando contra mi trasero, y ahora puedo sentir cuán caliente es, en una manera que no podía antes. Sus manos ascienden para ahuecar mis pechos, y los aprieta, haciéndome gemir. Mi sujetador se une al resto de nuestra ropa en un montón en el suelo mientras me gira

—. Eres perfecta —todavía me sonrojo mientras me levanta y me coloca sobre la cama. Su boca está en mi estómago, saboreando mi piel, y haciéndome imaginar su boca y lengua explorando otros lugares. Como me rompería si sólo se moviera un poco más abajo. Probándome. Los dedos de San agarran los lados de mis bragas y las sacan lentamente, devorando cada centímetro de mí con sus ojos mientras finalmente estoy desnuda frente a ella.

Sosteniendo mi ropa interior en su mano, la acerca a su nariz e inhala profundamente. El gemido que hace es mortificante y excitante. El rubor que me recorre parece que pone mi cuerpo entero rojo de vergüenza, pero de alguna manera, estoy más que encendida

—. Embotellaría este olor si pudiera —dice metiendo mis bragas en su bolsillo—, nada en el mundo huele mejor como lo hace una mujer cuando está mojada por ti.

Sus palabras y el tono crudo de su voz abren aún más mi deseo, y estoy frotando mis piernas juntas, intentando ocultarlo y sentirla todo a la vez. Me muevo para quitarme mis tacones, pero San atrapa mi tobillo

—. Déjalos. Amo los tacones, y quiero sentirlos cavando en mi espalda para cuando hayamos terminado.

Apenas tengo tiempo para absorber sus palabras mientras empuja mis piernas abriéndolas y me devora por completo. No recuerdo donde estoy o quién soy, nada más que el placer de su boca en mí, mientras me desmorono. Estaba tan lista que todo lo que necesité fue un toque y me vine, fluyendo en su boca y rogando por más mientras ella bebe de mí.
No paro de venirme tampoco. Ola tras ola llevan mi cuerpo y mi mente lejos de la habitación hasta que estoy jadeando. El suave sonido de metal tintineando me trae de vuelta y miro hacia abajo para ver a San deshaciendo su cinturón y empujando sus pantalones hacia abajo. Mis ojos siguen las líneas de sus pechos hacia abajo. Nada sobre ella parece ser real, dura y perfecta. He tenido tantos orgasmos que debo estar imaginando su coño, ¿cierto? Saca un aceite para incrementar la lubricación y estimular el climax que ya de por si incendia la habitación, y no, no me lo estoy imaginando. Se sube a la cama conmigo, y se desliza por mi cuerpo, la sensación de su piel en la mía es el calor perfecto. Abro mis piernas mientras ella se acomoda entre ellas, deslizándose sobre mí como si ella perteneciera ahí.

Me siento estirada de la mejor manera posible. Miro hacia ella justo cuando se retira para mirarme, y hay algo en su rostro que no puedo describir. Tal vez estoy imaginando cosas. Estoy irremediablemente ebria, y me encanta. San comienza a moverse. No es el empuje fuerte que estoy esperando, en cambio es una lenta ola demoledora. La presión se construye en mi coño y detrás de mi clítoris hasta que no puedo soportarlo más. Levanto mis caderas para encontrarme con las suyas, la jalo más cerca con mis piernas, y finalmente pido

—. Por favor.

—Por favor, ¿qué? —hay una sonrisa traviesa en su rostro.

—Por favor, más.

Ella se inclina y roza sus labios contra los míos, el breve destello de su lengua añade una ráfaga de fuego directamente a mi espina y hacia mi clítoris.

—Más, puedo hacerlo —el siguiente empuje es duro, profundo y veo estrellas. No se detiene ahora, su ritmo duro y seguro, montándome de manera espectacular uniendose más profundo hasta que se vuelve difícil saber dónde nos separamos. La fricción entre nosotras es como magia y sólo pasan minutos antes de que me tambalee al borde nuevamente, lista para sobrevolar. Intento mover mis manos, para acercarla aún más, pero siguen atrapadas en las suyas y tengo la sensación de estar completamente rodeada por ella. Es abrumador.

Realmente la última persona en quien quiero pensar en este momento es Sam, pero es sólo un destello.
De como él nunca se comparó con esto. El siguiente empuje evapora a Sam de mi mente, y el siguiente me envía a un orgasmo tan bueno que grito, arqueando mi espalda a San mientras el placer se expande, atravesando mi cuerpo con la fuerza de un tren. Cada nervio en mi cuerpo es empapado, sacudido y abrumado con ella. Y luego estoy lánguida y jadeante bajo San, ella sigue húmeda y caliente sobre de mí.

San se desliza perdiendo contacto sólo por un momento, lo suficientemente largo para girarme sobre mi estómago antes de reclamar mis manos y deslizarse dentro de mí. Un gemido escapa de mis labios mientras entra en mí, estoy hinchada, sensible y no tan lista para que termine. Y juzgando por el estado excitación y el movimiento de sus manos, no está ni siquiera cerca de terminar. El cuerpo de San es duro y caliente contra mi espalda mientras empuja dentro de mí

—. ¿Sientes lo que me haces? —pregunta rodando sus caderas para así golpear ese punto profundo dentro de mí. La manera en que se siente con esta posición es exactamente lo que estaba pidiendo: más.

Se siente profundo y más explosivo y estoy aún más rodeada por ella.

—Me pones tan caliente, bebé. No vamos a parar hasta que me lo pidas.

Me rio, moviendo mi trasero contra ella y disfrutando el gutural gemido que sale de su boca

—. Puede ser un tiempo —digo—, ¿estás en forma para eso?

San se ríe también, una risa con promesas no dichas que me hacen temblar

—. Averigüémoslo. Ella golpea su cuerpo contra mí, y mi mundo se vuelve cegadoramente blanco mientras soy atraída hacia el mundo del placer interminable.

La calidez del sol en mi espalda es lo que me despierta. La vista de Las Vegas que me saluda cuando abro los ojos es impresionante. Una pared de ventanas que da a la calle. Guau. Pero sé que no estoy sola. Lentamente, me volteo, y ahí está. Hermosa, perfecta y aún dormida. Su cabello cae sobre su frente mientras su cabeza está volteada hacia mí. Las sábanas están enredadas alrededor de sus piernas, dejando absolutamente nada a la imaginación. No es que necesite imaginarlo, siendo que ya he visto todo.

Pero verla así a la luz del día es otra experiencia, tal vez de otro mundo. No puedo creer que tuve una aventura de una noche. Es tan inusual en mí, pero al mismo tiempo, estoy tan feliz de que me dejé llevar.

Me divertí, y Dios mío, los orgasmos. Nunca hubo un momento con Sam donde nuestra vida sexual fuera así de… explosiva. Siento como que siempre estoy enojada ahora, e incluso el pensamiento de Sam entrometiéndose en esta mañana perfecta, me hace ver rojo. Pero tengo un desahogo justo aquí, y mi cuerpo ya está anhelando la experiencia de nuevo.

Hay una pequeña voz en mi mente. ¿Por qué no un poco más de diversión antes de irme? El coño bien depilado de San está humedo y brillante mientras duerme, y me deslizo acercándome a ella a través de la cama. Su respiración es profunda y uniforme, y no puedo mantener la sonrisa fuera de mi rostro. Siempre quise despertar a alguien de esta forma. Sam nunca quiso que perturbara su sueño y nunca le gustó el sexo mañanero.

Tengo un presentimiento de que el sexo mañanero podría ser el favorito de San. Ella se agita mientras envuelvo mis dedos alrededor de su coño, miro sus pechos y después su rostro mientas su respiración se dificulta. Su coño palpita bajo mi mano, y hace un sonido bajo que me dice que se está despertando y que le gusta esto. Me rio suavemente mientras muevo mi cuerpo para tener un mejor acceso a su humedad y calentura. Esto es algo que no pude hacer anoche, y quiero hacerlo. Quiero probarla. ubico mis labios alrededor de su clitoris, y de repente, soy cegada por un destello en mi dedo, enredado alrededor de abertura.

¿Qué mierda?




Me alejo de San y miro hacia mi mano, un muy grande diamante y de aspecto real brilla en mi mano izquierda. Oh Dios mío, ¿qué hice? Recuerdo besar a San, la recuerdo follándome en un olvido placentero, pero no recuerdo esto.
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3549
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por Isabella28 el Dom Feb 11, 2018 8:34 am

Te duermes como señorita y despiertas como señora jajajaja que bonita las vegas.
avatar
Isabella28
******
******

Mensajes : 320
Fecha de inscripción : 12/10/2017
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por micky morales el Dom Feb 11, 2018 8:54 am

jajajajajajajajaja que excelente consecuencia!!!!!!
avatar
micky morales
-*-*-*-
-*-*-*-

Femenino Mensajes : 6831
Fecha de inscripción : 03/04/2013
Edad : 51
Club Brittana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por BrittanaBrittana el Dom Feb 11, 2018 11:45 am

HAHAHAHAHA!!! me encanto! "lo que pasa en las vegas queda en las vegas", eso dicen. Bueno, definitivamente tener una noche así con santana lopez y después despertarme siendo la señora lopez, eso sí que es tener SUERTE! y que definitivamente sobre pasa los limites de las vegas hahaha eso es a lo que yo llamo NOCHE INTENSA hahahaha
avatar
BrittanaBrittana
*
*

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 10/02/2018
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por 3:) el Dom Feb 11, 2018 4:59 pm

Si vas a las vegas... NUNCA PERO NUNCA combines alcohol y una mujer/hombre caliente por que entre otras cosas terminas como la señora de alguien!!! EH dicho!! Y lo peor que no se queda en las vegas!!!

Pd: tengo suerte de leer varios libros a la semana algunos me quedan y otros no jajajajja.... Y no voy a decir nada!!!
avatar
3:)
-*-*-*
-*-*-*

Femenino Mensajes : 5434
Fecha de inscripción : 06/11/2013
Edad : 26
Club Naya/Santana

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por JVM el Mar Feb 13, 2018 4:54 pm

jajajaja ese anillo desvio la atencion de Britt y del mañanero que iba a tener jajaja
y bueno ahora juntas para siempre¡¡¡¡
avatar
JVM
-
-

Mensajes : 1178
Fecha de inscripción : 20/11/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Mar Feb 13, 2018 8:51 pm

Isabella28 escribió:Te duermes como señorita y despiertas como señora jajajaja que bonita las vegas.

o vaya sorpresa verdad???
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3549
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Mar Feb 13, 2018 8:51 pm

micky morales escribió:jajajajajajajajaja que excelente consecuencia!!!!!!

vamos a ver que pasa....
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3549
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Mar Feb 13, 2018 8:53 pm

BrittanaBrittana escribió:HAHAHAHAHA!!! me encanto! "lo que pasa en las vegas queda en las vegas", eso dicen. Bueno, definitivamente tener una noche así con santana lopez y después despertarme siendo la señora lopez, eso sí que es tener SUERTE! y que definitivamente sobre pasa los limites de las vegas hahaha eso es a lo que yo llamo NOCHE INTENSA hahahaha

Hola,, oh por supuesto que si... y creo que todo estará llena de sorpresa, espero disfrutes la historia, igualmente esta historia es corta desde ya les aviso creo que en la otra semana la estaremos terminando... ok asi que disfrutenla....
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3549
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Mar Feb 13, 2018 8:55 pm

3:) escribió:Si vas a las vegas... NUNCA PERO NUNCA  combines alcohol y una mujer/hombre caliente por que entre otras cosas terminas como la señora de alguien!!! EH dicho!! Y lo peor que no se queda en las vegas!!!

Pd: tengo suerte de leer varios libros a la semana algunos me quedan y otros no jajajajja.... Y no voy a decir nada!!!

Gracias por la nota de la PD. de no decir nada, cuento con ello.... y si sea donde sea cuando sales con tus amigas lo que ahi pasa ahi muere, y se olvida.... en este caso pues no es tan facil, aparecer casada de repente,,,, no es una cosa de una noche, y parece que Santana tiene un poder de convencimiento brutal......
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3549
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Mar Feb 13, 2018 8:56 pm

JVM escribió:jajajaja ese anillo desvio la atencion de Britt y del mañanero que iba a tener jajaja
y bueno ahora juntas para siempre¡¡¡¡

Jajajajaj pues el anillo la cego por un momento y apago el incendio o calentura del momento pero vamos a ver si es tan asi, despecho y alcohol no es una buena combinación.....
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3549
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Mar Feb 13, 2018 8:57 pm

TRES


—No creo que haya una mejor manera de despertar que con la boca de una hermosa mujer en tu coño, hasta que se detiene. Me encantaría si continuaras —su voz es áspera por el sueño y miro hacia arriba para encontrar un brillo travieso en sus ojos.
Mi boca sigue abierta y me giro para enfrentarla
—. ¿Qué es esto?
—Un anillo.
—¿Por qué parece un anillo de compromiso?
Ella sonríe
—. Porque no pudimos conseguir bandas de matrimonio a juego, así que decidimos ir con eso por ahora.
—No creo que hayamos decidido nada. Por favor dime que esto es una broma o algo así.

Ella deja de sonreír por un segundo
—. ¿Qué es lo que recuerdas de anoche?
—Recuerdo el club, venir aquí y —me sonrojo—, mucho sexo. Eso hasta ahora.
—Hmmm —San rueda hacia mí, me empuja hacia abajo y me da la vuelta, así se cierne sobre mí. Su mano acaricia mi mejilla, e incluso ese pequeño toque hace que mi corazón se acelere. Sé lo que sigue de sus simples toques y mi cuerpo entero anhela el exquisito placer
—. Entonces tengo la feliz tarea —dice—, de recordarte que ahora eres mi esposa. Ahora y siempre.
Mi estómago cae, y me rio. Sale un poco histérico
—. Ni siquiera conozco tu apellido. ¿Cómo puedo posiblemente estar casada contigo?
—Bueno, supongo que deberías saberlo, desde que es tú apellido también, Sra. López.
—Esto es una locura.
San me besa suavemente
—. ¿Es tan loco? Creo que cosas más extrañas han pasado.
—Yo sólo, no puedo…
—¿Recuerdas lo que dije anoche? ¿Que conoces alguien que va afectarte? Tú me afectas, Brittany. ¿Nos conocemos la una a la otra bien? No. Pero no se puede negar la química que tenemos. Y eso sólo va a crecer con el tiempo.
Sacudo mi cabeza, intentando aclararla. Ella está muy cerca, y me encanta que esté tan cerca. Pero, ¿casadas? ¿Casadas?
—. Esto es mucho para procesar.
—Me lo puedo imaginar —sonríe, y eso transforma su rostro en algo aún más impresionante— tú y yo —dice—, somos increíbles.
—No lo sé, San.
Se inclina más cerca y presiona un beso en mi cuello
—. Espero poder tomarte y follarte cada noche y cada mañana —sus palabras son bajas y roncas, su respiración causándome piel de gallina—, nuestros cuerpos ya se conocen mejor de lo que conozco a nadie, y eso es todo lo que necesito por ahora. Todo lo demás vendrá con el tiempo. Y como tu esposa, prometo hacerte venir más veces de las que nunca imaginaste que podrías.
Sus palabras inician un fuego en mi bajo vientre. Esto es una locura, ¿cierto? ¿Cómo puedo estar encendida por esto, cuando acabo de sufrir el segundo shock más grande de mi vida? San nos cambia de lugar, quedando yo encima
—. Espero nada menos que un matrimonio lleno de placer. Para ambas. Cada día. Una y otra vez.
El calor en sus ojos es suficiente para hacer que mi estómago de vueltas en anticipación, y una pequeña y perversa sonrisa aparece en sus labios
—. Pero para mostrarte exactamente lo que quiero decir, regresemos a donde lo dejamos. Ella me guía hacia abajo por su cuerpo, y mi imaginación está corriendo salvajemente con sus palabras. Es difícil para mí imaginar coronar la cadena de orgasmos aparentemente interminables de la noche anterior, pero creo que ese es un campo que San definitivamente podría demostrar que estoy equivocada. Estoy muy ocupada recordando la forma en que me complació la noche anterior, con su boca, sus manos, con su coño, que me toma un segundo darme cuenta que estoy cara a cara nuevamente con la misma vagina. Miro hacia arriba a su rostro y su perversa sonrisa. Hay dos opciones. Puedo negarme. Irme. Exigir una inmediata anulación y nunca volver a verla. O puedo quedarme un poco más. Puedo dejarla darme el placer que mi cuerpo desesperadamente desea. Sólo por hoy. Puedo encontrar una respuesta a este problema un poco más tarde. Honestamente, no hay dudas. Nunca sentí lo que siento con San, y si hay una última oportunidad de tener una experiencia con ella, voy a tomarla. Y como si San repentinamente sintiera mi decisión, su sonrisa crece
—. Dame tu boca, bebé. Lo hago. Desciendo sobre ella y dejo que me llene, el gemido gutural que hace envía una oleada de excitación directamente a mi coño. Envuelvo mis manos sobre sus zonas mas adiestradas otra vez, apretando. Está tan excitada, suave y mojada. Me encanta la sensación de ella. No pude conseguir tocarla así anoche, y no puedo negar que me gusta.
—Dios, eres tan buena en esto —dice mientras arrastro mis labios por su eje chupando—, usa tu lengua en mí. Lámeme. Enfocando mi lengua, la giro alrededor de su entrada, de su pera, burlándome de ella. Lamo todo el camino hasta el final de su entrada y de regreso, su cuerpo se sacude con cada pequeño movimiento de mi lengua. La tomo duramente chupando con fuerza otra vez, y ella gime
—. Amo tu boca. Amo que ahora me pertenezca.
Las manos de San están en mi cabello, guiándome más profundo, ayudándome a mantener el ritmo. Me mueve más rápido, y yo la dejo, excitada por sus palabras y el hecho de que está mostrándome exactamente lo que quiere de mí. La respiración de San es rápida, y sus caderas se mueven hacia mi boca mientras mantiene mi cabeza quieta. Estoy tan mojada que lo siento entre mis muslos. Sam nunca me encendió así, y no estoy segura porque estoy tan excitada con San tomando el control, tomando su reclamo. Pero lo estoy
—. Mi perfecta, cachonda esposa con sus labios envueltos alrededor de mi coño —dice su voz tensa mientras folla mi boca más rápido. Succiono su clítoris y labios vaginales duro, mientras ella folla mi boca, empuja en mi boca y gime, sus caderas sacudiéndose. Se desliza de mi boca mientras se viene, y salpica a través de su estómago. Gime nuevamente, y veo el desastre hecho, fascinada mientras pinta su piel bronceada. Ella se relaja, sus ojos abriéndose para mirarme, sus manos aún en mi cabello
—. Quiero que me pruebes —dice—, lámeme hasta limpiarme. Y a pesar de que me sonrojo, hago exactamente lo que pide. No sé si es la sensual promesa en sus ojos, la manera en que mi cuerpo se siente al borde del orgasmo o simplemente que quiero probarla desesperadamente, pero lo hago. El sabor de su orgasmo y el sabor de su piel se mezclan perfectamente, y lamo cada gota. Estoy caliente, avergonzada y excitada. Por no mencionar jodidamente casada. San me atrae a su cuerpo
—. Tienes una sucia boca, esposa —el cumplido me hace sonrojar y sonrío, incluso ser llamada su esposa es confuso e irreal
—. Tu turno.
No es la primera vez que soy impresionada por su fuerza.
Ella me levanta como si no pesara nada, levantando mis caderas y plantando mi coño firmemente sobre su boca. No pierde el tiempo, y la embestida de sus labios y lengua me hace jadear. Siento como si estuviera en llamas, placer lamiendo su camino hasta mis extremidades hasta que no puedo ver con claridad. San se enfoca en mi clítoris, girando su lengua alrededor y trayendo sus labios para chupar justo ahí. Tengo que extenderme y agarrar la cabecera para mantenerme erguida. Y justo cuando creo que estoy casi ahí, ella me mueve nuevamente, tirándome más alto, y de repente su boca y lengua se deslizan hacia mi trasero. Jadeo e intento levantarme, pero ella no me deja, sus dedos sólo se tensan en mis piernas. Nadie nunca me hizo esto. Nunca los hubiera dejado. Hay nervios despertándose que nunca pensé que pudieran ser complacidos. La lengua de San lame y tienta, explorando, y me mueve, dejando que su lengua se deslice en caricias desde mi culo hasta mi clítoris. El remolino de sensaciones es demasiado, la combinación me lleva hasta el borde. Sus labios sellan mi clítoris de nuevo, y tengo que cerrar mis ojos. Casi estoy ahí, tan cerca que se siente como si pudiera estirarme y tocarla. El placer está rebotando a través de mí, esa gloriosa cuenta regresiva hasta la explosión. San me aleja de ella por un segundo

—. Eres mi sucia esposa, ¿no? Mi cachonda y pequeña esposa. Su boca se estrella contra mi otra vez, y estoy tan deshecha por la sensación que apenas puedo formar palabras
—. Sí.
—Dilo —se queda inmóvil. Estoy tan cerca de terminar, de llegar al límite que gimo. Muevo mis caderas para tratar de acercarme a ella, pero no funciona. Me mira expectante, y sé que no me dejará venir hasta que lo diga
—. Soy tu sucia esposa —le digo.
Sale jadeante. San pasa su lengua a través de mi en una larga y lenta lamida, dando vueltas alrededor de mi clítoris hasta que me vengo. Ardiente placer me atraviesa, y colapso encima de ella. Santana se burla de mi con su lengua hasta que estoy temblando, deliciosas explosiones de placer acompañando cada golpe. Cuando el placer me abandona, estoy jadeando. San me da la vuelta sobre la cama, acariciando mi cuerpo con sus manos antes de besarme. El sabor de mí aún permanece en su lengua, es tan extraño y tan jodidamente caliente
—. Quizá te tomaré así cada mañana —murmura sus labios ahora en mi oído—. O por detrás. O mientras te retuerces debajo de mí. Como sea, planeo darte miles de orgasmos en el futuro.
Sigo sorprendida por la idea de estar ligada a esta mujer, a pesar de que el pensamiento de miles de orgasmos no suene terrible.
—Hay dos baños en la suite. Puedes usar uno y yo tomaré el otro —tiene una sonrisa, está de pie, mostrando ese maravilloso cuerpo y el hecho de que está completamente lista para continuar nuevamente
—. Ofrecería compartir, pero parece que no puedo tener suficiente de ti.
Asiento, completamente sin palabras. La vista de su trasero mientras camina hacia el baño podría ganar premios; es tan buena. Dios, ¿qué está pasando ahora? Vuelvo a caer en la cama y me cubro el rostro con las manos. ¿En realidad me casé? ¿Es legal? Quiero decir, es una boda en Las Vegas. No creo que los matrimonios ebrios pasen así en la vida real. Sólo en las comedias románticas y series. ¿No podrían las personas en la capilla o donde infiernos nos casáramos decir que estábamos ebrias? ¿O que yo estaba ebria?
Me levanto y miro alrededor. Mi vestido está arrojado sobre una silla, que es diferente a lo que recuerdo, porque la primera vez que tuvimos sexo, toda nuestra ropa terminó en el suelo. Están los restos del servicio de habitación, champaña, fruta y lo que parece ser restos de hamburguesa. Veo mi bolso en el sillón a través de la habitación y lo agarro. Buscando dentro de él, saco mi teléfono. No tengo ni la menor idea de que hora es.
Mierda. Son casi las diez treinta y tengo aproximadamente un millón de mensajes de Rachel, Quinn y Mercedes, todos preguntando si sigo viva y si deben o no llamar a la policía.
Selecciono el nombre de Rachel y lo dejo sonar.
—Oh, Dios —responde ella—, no estás muerta.
—Nop, no estoy muerta —digo, tratando de sonar optimista—. Desperté hace poco. Ella se ríe—. ¿Sigues con la Srita. Deliciosa?
—Sí, está en la ducha, donde estoy a punto de estar.
—Bien. Estamos pensando tener un desayuno tardío en el lugar de ayer antes de ir al aeropuerto. ¿Te unes?
Asiento a pesar de que no puede verme
—. Sí. Déjame juntar mi mierda, y estaré allí. Pídeme un omelette si llego tarde.
—Lo haré. Te veo en un rato.
Me meto en la ducha y paso un tiempo sólo descansando bajo el flujo de agua caliente. El anillo brilla en la corriente de agua. Sigo buscando en mi memoria por cualquier signo de esto, por algo de cómo lo comencé a llevar, pero no hay nada. Justo lo que se siente como un espacio en blanco. Es desconcertante. Es aún más desconcertante y triste que me perdí mi propia boda. Pasé mucho tiempo planeando mi boda con Sam y nunca la tuve, y ahora, despierto casada con San y es como si nunca hubiera tenido esa boda tampoco. Quizá me maldije de alguna manera. Golpeo los azulejos del baño. Una vez. Y otra vez, se siente bien dejar salir algo de ira. Cada vez que pienso en él está ahí, y dado el hecho que estuvimos juntos por casi tres años, todos esos recuerdos se mezclan con él y viene a mi mente mucho.
Golpeo la pared de nuevo. Lo que sea que pasara anoche, esto no puede ser. Tendremos que lidiar con una anulación después, pero no puedo estar casada con una mujer he conocido por menos de doce horas, no importa que tan buena sea en la cama.
Me quito la toalla y me pongo mi sostén. Sin embargo, parece que no puedo encontrar mi ropa interior. Me inunda el recuerdo de San sosteniéndola en su nariz y poniéndola en su bolsillo. Oh, bueno. Tengo más ropa interior en mi hotel. Me deslizo en mi vestido y vuelvo a la sala principal para buscar mis tacones.
Muchas primeras veces hoy: primera vez yendo a comando en un vestido, primera vez haciendo la caminata de la vergüenza, primer día de estar casada…
—Entregaron esto anoche, así que no tienes que usar la misma ropa —la voz de San viene detrás de mí y salto.
Cuando me doy vuelta, ella está sonriendo
—. Lo siento, no quería asustarte.
Está sosteniendo un vestido de verano en un perchero. Es simple y bonito, un verde intenso que en realidad creo que lucirá bien en mí
—. Gracias —digo, tomándolo de ella. Entro al baño para ponérmelo, y escucho su voz afuera
—. Pensé que sería divertido ir de compras hoy. Las Vegas está llena de tiendas increíbles, y no puedo imaginar un mejor inicio de luna de miel que consintiéndote.
El vestido me ajusta perfectamente, y doblo el otro para poder guardarlo en mi bolso. No encuentro sus ojos mientras me dirijo hacia el sofá y mis zapatos
—. No puedo ir de compras hoy. Me reuniré con mis amigas para un desayuno tardío en unos minutos y mi vuelo a casa sale esta tarde —siento una rara burbuja de ansiedad mientras termino de abrocharme mis zapatos y me paro frente a ella.

—. Esto fue un error. Tuve un muy buen momento contigo, pero no te conozco. No puedo estar casada con una chica que ni siquiera conozco de un día. Esto no es una película. Estoy segura que ninguna capilla en el mundo permitiría a las personas casarse cuando están tan ebrias. Esto puede deshacerse y ambas podemos regresar a nuestras vidas separadas. Te prometo que no quieres estar casada conmigo —me quito el enorme anillo y lo extiendo hacia ella.

San se queda en silencio por un segundo antes de dar un paso hacia mí y tomar mi mano. Envuelve el anillo dentro de mi palma, negándose a tomarlo. Luego, repitiendo el gesto de la noche anterior cuando me conoció, levanta mi mano hacia sus labios. No puedo evitar notar que está recién bañada y en un nuevo traje color claro, luciendo tan tentadora como siempre.

Extiende su otra mano, acercándome a ella y enreda su mano en mi cabello. Mi cuerpo reacciona antes de que pueda detenerla, fundiéndose en el beso que coloca en mis labios. Al principio es casto, nada más que labios sobre labios, pero eso no dura mucho. Ella profundiza el beso, trayendo toda la pasión de la noche anterior en el, y me encuentro devolviéndole el beso, un gemido saliendo de mi garganta. Me obligo a romper el beso, pero San no me deja ir

—. Sé que no me conoces bien, Brittany. Pero hay una cosa que deberías saber sobre mí. Nunca hago algo de lo que no estoy completamente segura. Ni siquiera si estoy muy ebria que no puedo ponerme de pie. Así que sé esto, te conozco o te conozco lo suficiente para estar absolutamente segura que esto es lo correcto, así que estamos a medias ahí. Y estoy dispuesta a pasar cada día por el resto de nuestras vidas asegurándome de que conozcas cada parte de mí —sonríe— , especialmente las partes traviesas. Así que vamos a ir a ese desayuno juntas y puedes interrogarme con mimosas.

Su discurso despierta algo profundo en mis entrañas. Su absoluta confianza en que esto no es un error, hay algo fascinante al respecto.
—No tienes que venir conmigo. ¿Y cómo es que estás tan segura sobre una persona después de sólo doce horas? Este tipo de cosas no pasan en la vida real. Estuve con alguien por dos años y resultó que no lo conocía en absoluto.

Hay una mirada tormentosa en sus ojos

—. Nunca te haría eso.

San se da la vuelta y miro la alfombra. Hace mucho tiempo, Sam había jurado eso también. Pensé que estaríamos juntos por siempre

—. En cuanto a la vida real —dice ella, levantando un paquete de papeles de la mesa—, me temo que somos legítimas.

Me entrega los papeles, a pesar de que ya sé lo que son. Una licencia de matrimonio recién impresa del estado de Nevada, con nuestros nombres prominentemente expuestos. Y en una de las líneas inferiores, un garabato que es inconfundiblemente mi firma, incluso si es un poco más desordenada de lo normal

—. No entiendo —digo—, por mucho que digas que me conoces, no lo haces. No en realidad. ¿Por qué querrías estar casada con una extraña? Es fácil arreglar esto.

—No quiero arreglarlo —dice San simplemente.

—¿Pero, por qué?

La sonrisa se desvanece de su rostro, sumiéndose en algo absolutamente sincero

—. ¿Qué sientes cuando me ves? —mis ojos parpadean hacia todo en la habitación excepto a ella, pero todo me recuerda a ella, la cama sin hacer, la comida sobrante, su camisa todavía colgando de una silla.

—Brittany —sus dedos se posan suavemente bajo mi barbilla y guían mi rostro hacia ella—, ¿qué sientes cuando me ves?

—No lo sé —admito—, estoy confundida y ansiosa, pero aún me siento atraída hacia ti.

La más leve sonrisa aparece
—. Hay algo entre nosotras. Ambas lo supimos anoche. Esto siempre iba a ser algo más que una aventura de una noche —me atrae hacia ella de nuevo, y la dejo. Su mejilla se presiona contra la mía y sus palabras son suaves, reconfortantes—. Olvídate del matrimonio por un segundo. Aparte de eso, estoy segura que quiero estar contigo. Para que me conozcas, y para que te conozca mejor. Ambas sabemos que, si no voy contigo, desaparecerás. Por favor, déjame ir contigo. Veamos a donde va esto antes de terminar algo que podría ser increíble.

Sus palabras alivian el nudo de ansiedad que se había construido en mi pecho y puedo respirar de nuevo. Puedo hacer eso. No es un compromiso para siempre. Aún no. Sólo ver a dónde va. Desayuno tardío.

—Bien.
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3549
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por marthagr81@yahoo.es el Mar Feb 13, 2018 9:15 pm

Cap 4


El pequeño restaurante elegante donde mis amigas y yo hemos tenido desayuno los últimos días está a sólo unas cuantas cuadras del hotel de Santana, pero incluso así de temprano, el sol de Nevada es caliente. Desearía que tuviera zapatos más cómodos para caminar, pero el vestido que Santana me dio es ligero y fresco y mantiene el calor de ser demasiado opresivo.

Antes de que dejáramos el hotel, Santana me pidió que todavía usara el anillo, sólo para ver cómo me sentía al respecto. Acepté porque el anillo es hermoso, y los diamantes son, después de todo, el mejor amigo de una chica. Resplandece tan brillante en el sol desértico que estoy convencida de que todos en la calle van a estar cegados por él. No puedo dejar de mirarlo, asombrada de que me guste tanto


—. Tú lo elegiste —dice Santana a un lado de mí, tomando mi mano—. Creo que te va, pero fue enteramente tu elección.

—Desearía recordar… —digo.

Sí deseo eso. Deseo recordar algo de ese feliz frenesí que conduciría a esta extraña situación. Entonces quizás sentiría un poco de alegría en lugar de sentirme mayormente confundida. Santana besa mi mano

—. Tal vez lo hagas.

—Tal vez… Hábilmente cambia de tema—. ¿Vas a volar a casa en económico?

—Sí —digo, haciendo una cara y ella ríe


—. Probablemente tendré a alguien recargándose en mí, boca abierta, durmiendo.

—Bueno —dice, una sonrisa maquiavélica en su rostro—, iba a ofrecer llevarte a casa en mi avión privado, si eso es algo en lo que estarías interesada. Al menos es mejor que estar abarrotado en económico.

Tengo que recoger mi mandíbula del piso

—. ¿Tienes un avión privado?

—Tengo varios

—¿Entonces eres millonaria? ¿Me casé con un millonaria? —le doy una mirada acentuada de arriba abajo, levantando una ceja.

Un lado de su boca se curva hacia arriba

—. He sido suficientemente afortunada de ser exitosa.

—Pero en serio, dime.

—Lo haré —dice, riendo—, pero en este momento tus amigas nos han visto, y por las miradas en sus rostros ellas esperaban que estuvieras sola.

Sigo su mirada, y veo a Rachel, Quinn y Mercedes, todas congeladas a media conversación. Ellas no están mirándome, están mirando a Santana. No que las culpe. En la luz del día y no en la atmósfera oscura de un club ella casi es demasiado perfecta para ser verdad. Un pinchazo de orgullo aparece en mi pecho de que está sosteniendo mi mano, de que me eligió. ¿De dónde vino eso?

Su silencio continúa mientras nos aproximamos a la mesa, y me siento en el lugar que guardaron para mí mientras Santana desliza una silla de una mesa cercana y se sienta junto a mí

—. Buenos días, señoritas —dice, la dama perfecta.

Las tres miradas cambian a mí, y entonces Mercedes estalla en risas

—. Maldición, chica.

Rachel está riendo también

—. Supongo que entiendo por qué despertaste tan tarde.

Me sonrojo

—. No tengo idea de lo que estás hablando —aunque siento una ráfaga de humedad entre mis piernas mientras lo recuerdo sosteniéndome contra su boca. Si me levanto de esta mesa y hay un lugar mojado en la parte trasera de este nuevo vestido, nunca lo olvidaré

—. Tal vez San sólo estaba siendo una dama y dejó que me quedara a dormir.

—Oh —dice Rachel

—. San. ¿Pensé que era Santana? ¿O ella es tan bueno que no puedes hacerte hablar de su coño ? Lo siento, quiero decir su Cox.

Sorprendiéndome completamente, San estalla en carcajadas

—. De verdad nunca he escuchado esa antes. Felicidades.

Rachel hace un arco fingido en su silla. Quinn todavía no ha dicho nada. Ella es por mucho la más tímida de nosotras, incluso aunque todas sabemos que puede ser salvaje cuando tiene unas cuantas bebidas. Sé que la idea de siquiera tener un acostón de una noche sería lo más remoto en su mente. Aparecer para desayunar con ella, básicamente probando que tuviste sexo, debe ser levemente mortificante

—. ¿Estás bien, Quinn? — pregunto, estirando mi mano por el vaso en frente de mi plato, y ella jadea.
Mierda. Se me olvidó que tenía puesto el anillo, y ahora sus ojos están enganchados en él, y escucho el eco de jadeos de mis otras amigas. No exactamente la forma en la que estaba planeando decirles. San toma mi mano izquierda y entrelaza sus dedos a través de los míos, manteniendo mi mano y al anillo, de frente y visible

—. Supongo que pueden ser las primeras en felicitarnos.

La boca de Mercedes está ampliamente abierta

—. Eso es…

—Un anillo de bodas, sí —Santana termina su pregunta—. Pasó anoche.

Rachel me mira, claramente queriendo preguntar qué diablos está pasando, pero no queriendo hacerlo en frente de Santana. Ella ha pasado de ser objeto de bromas a un objeto de sospecha, y la atmósfera claramente indica eso. San se aclara la garganta

—. Si me disculpan, regresaré en unos minutos —presiona un beso en mi mejilla y se va, ambulando hacia el baño en la parte trasera del restaurante. Tan pronto como ella está fuera de alcance auditivo, Mercedes salta

—. Cuando dije que quería que pasaras un buen momento, eso no es lo que quería decir.

—Lo sé, lo sé —digo—. No recuerdo que pasara. Desperté y el anillo estaba en mi dedo.

—¿Entonces por qué no estás en la capilla deshaciéndolo? —pregunta Rachel, todavía incapaz de quitar sus ojos del anillo.

Miro al anillo también, destellando como un guía y una advertencia. Hay un maldito faro en mi dedo

—. Ella dice que no quiere arreglarlo. Ella quiere quedarse casada.

—Si ella te está presionando a hacer esto, juro por Dios, Brittany…

—No lo está haciendo, Rachel —dijo, incluso aunque no puedo siquiera creer que lo estoy diciendo—. Está tan segura que estoy… intrigada.

Mercedes ni siquiera luce impresionada

—. ¿En serio?

—En serio —digo—. Pidió que pusiéramos toda la cosa de estar casadas a un lado y simplemente ver cómo va. Como… salir, supongo.

—¿Pero se quedan casadas mientras lo hacen?

Asiento, tomando un trago de agua. Hay una confianza creciendo en mi voz, y de pronto me siento más cómoda. Hablándolo con mis amigas, pudo de repente ver los beneficios

—. Honestamente, ¿sería muy malo?

—Podría serlo —Quinn interviene suavemente.

—Tal vez —admito, empujo a través el enojo que burbujea ante mi siguiente pensamiento—. Pero también podría ser genial. Estuve con Sam dos años y terminé sorprendida. Tal vez hay algo sobre instinto aquí que vale la pena ponerle atención. Y además, incluso quedarme casada por sexo sería tentador.


La sonrisa regresa a los rostros de mis amigas

—. ¿Así de bueno? —pregunta Mercedes.

—Oh. Mi. Dios. Ni siquiera se imaginan.

Rachel se echa a reír

—. Bueno, una cosa segura es que te mereces algo de increíble sexo.

No puedo evitar sonreír

—. Realmente estoy confundida —digo honestamente—. Esto no es algo que quisiera, y no puedo creer que pasara. Pero cuando ella dice que cree que hay algo entre nosotras más que una noche, le creo. Así que voy a darle una oportunidad. Lo que necesito de ustedes es que le den una oportunidad también, pero también díganme lo que de verdad piensan de ella, una vez que lleguen a conocerla un poco mejor.

Todas se miran de allá para acá entre ellas antes de Quinn sea la voz de su consentimiento

—. Podemos hacer eso.

—Pero si te lastima, reservo el derecho a patearlo en sus partes y destrozarlas y hacer que tenga su periodo de por vida —dice Rachel.

Me rio, levantando mi vaso hacia ella

—. No querría nada menos.

El mesero aparece y sirve a cada uno su comida, incluyendo el omelet que Rachel pidió para mí. Pronto después, reaparece Santana

—. Lo siento —le dice Rachel—. Te habríamos ordenado algo si supiéramos que ibas a venir.

Santana ondea una mano

—. Fue último minuto. Puedo agarrar algo en el avión. Hablando de… —estira su mano bajo la mesa y aprieta mi rodilla, y mi estómago vuelca ante la casual forma en que me toca—. Ya le pregunté a Brittany. Le ofrecí llevarla a casa en mi avión privado. Son más que bienvenidas a unírsenos. Probablemente será más cómodo.

Mercedes me mira y levanta una ceja como si estuviera regañándome por dejar fuera el hecho de que ella es rica. Sólo me puedo encoger de hombros porque yo misma apenas lo he procesado

—. Diablos, sí —dice ella—. Siempre he querido saber cómo luce realmente uno de esos aviones privados —las otras dos dijeron que sí también.

—Entonces, San —dice Rachel—. ¿Qué es lo que haces que te permite jets privados?

—Recientemente tomé el control del negocio familiar.

—¿El cual es qué? —presiona ella. ella sonríe

—. Hoteles. Mi familia y yo poseemos la cadena de hoteles Emerald y varios otros. El Emerald es donde nos conocimos anoche y donde desperté esta mañana. No es de extrañar que consiguiéramos la cabina VIP con tal facilidad y ella tuviera tal increíble habitación. La cadena de hoteles Emerald es internacional y son conocidos por tener unas de las más exclusivas y lujosas propiedades en el mundo.

Santa mierda.

La mirada en los rostros de mis amigas es probablemente igual que la mía. Mientras estuve inconsciente de borracha, me casé con una de las mujeres más ricas del mundo. No puedo si quiera comenzar a saber cómo procesar eso.

—¿Qué te trajo a Vegas? —pregunta Quinn.

—Honestamente —dice San, sólo estaba descargando un poco de vapor. No había tenido la mejor semana, y quería relajarme. Entonces vi a Brittany, y el resto es historia —la forma en que me está mirando hace volcar a mi estómago otra vez. Como fue prometido, ella nos deja que la interroguemos durante la comida. Tiene una hermana menor, su madre murió hace unos años, no viene muy seguido a Vegas, pero su fin de semana fue conveniente porque ella había estado en California la semana antes. Su color favorito es el verde oscuro, y me sonrojo cuando me doy cuenta de que el color de mi vestido es su favorito. El hecho de que luzca increíble, pero que también sea su favorito es de alguna manera una dulce coincidencia. No miré el vestido cuando me lo puse, no miré la etiqueta, y estaba tan abrumada de que ni siquiera pensara realmente en el hecho de que ella había recibido un vestido para mí a mitad de la noche o que ella me había dejado escoger un diamante–cualquier diamante–sin preguntas

—. ¿De dónde obtuviste el vestido? —pregunto.

—Marchesa —dice—. Su tienda está cerca de la joyería y me dio la idea.

Lo cual significa que el vestido que estoy usando está fácilmente sobre mil dólares. Al menos. Guao. Me reclino en mi silla

—. Esto es una locura.

San sonríe—. ¿Por qué?

—Porque soy contadora. Hago los impuestos de las personas y no me pagan mucho por ello. No estoy acostumbrada a usar vestidos que cuestan un mes de salario.

Ella no dice nada, sólo sonríe de lado. Sé lo que esa pequeña sonrisa dice también, que mientras esté con ella, podría muy bien acostumbrarme a ello. Todos terminan sus comidas y San llama a un taxi para todos nosotras, moviéndose por nuestro (muy menos caro) hotel para pagar la cuenta y recoger nuestras cosas. Y yo finalmente me pongo ropa interior y no me preocupo por el hecho de que podría arruinar la más cara pieza de ropa que alguna vez tuve porque San me excita inesperadamente o que me dejo llevar demasiado recordando anoche y cómo me hizo sentir.

Carro es una pobre excusa para lo que nos lleva al aeropuerto. Es una limosina, y el conductor lleva nuestras bolsas y las arregla en la parte trasera mientras todas nosotras nos apilamos adentro. Santana pone su brazo alrededor de mi cintura, atrayéndome cerca, y me gusta. Me gusta la forma en que nuestros cuerpos se comportan el uno con el otro, la íntima familiaridad. Tal vez es algo bueno que nos hayamos conocido de la manera en que lo hicimos, cuando nuestra intención era sólo sexo.

Sacamos la tensión fuera del camino, y por lo menos, tocarse es terreno común. Es fácil. No creo que el resto de ello vaya a ser fácil como ella piensa, pero una puede esperar. Como si estuviera leyendo mis pensamientos, San gira su cabeza y presiona un beso en mi frente. Cierro mis ojos, examinando las sensaciones que se elevan en mi pecho. Anhelo y deseo y confort.

Es extraño que esas cosas sean fuertes. Sam nunca me hizo sentirlas con este tipo de intensidad. No sé si es porque me rompió el corazón que no puedo recordar o porque él nunca en realidad inspiró ese tipo de emoción en mí. Lo que hace que me pregunte, si alguna vez lo hizo, ¿por qué estuve con él por tanto tiempo? ¿Qué tipo de relación teníamos si una chica que he conocido por un día puede hacerme sentir más que Sam en dos años?

El enojo burbujea, pero ahora está aferrándose por atención con mi propia confusión y el deseo que tengo por Santana. Es agotador. Abro mis ojos para ver a Rachel mirándonos a las dos. Ella está apreciando todo desde la forma en que el brazo de Santana está puesto alrededor de mi cintura a la forma en que me he relajado contra ella. Viéndome mirarla, me da una pequeña sonrisa. Entiendo su cautela y estoy agradecida por ella. Si alguien va a mantenerme segura, es Rachel. Ella habría asechado a Sam y le habría hecho algún serio daño físico si la hubiera dejado.

Paramos en el aeropuerto, pero no en la terminal como pasajeros regulares. Es exactamente como en las películas donde nos dirigimos directamente sobre la pista donde el avión está esperando. El conductor del coche pasa nuestras maletas al personal de vuelo mientras abordamos. Mis amigas están susurrando y riendo entre dientes, y no las culpo. Esto no es exactamente en lo que pensé que regresaríamos a casa hoy. Es más que abrumador. Mientras abordamos el avión detrás de ellas, un pensamiento me golpea, y me giro para encarar a Santana mientras ella termina de subir las escaleras

—. Si vamos a darle una oportunidad a esto, ¿cómo va a funcionar si estamos a larga distancia?

—No lo estamos —dice ligeramente—. Soy de Nueva York también.

—¿Cómo sabes que soy de Nueva York?

—Tú me dijiste —dice—, anoche, sobre champaña y fresas. Esto fue antes de la boda. Es una de las razones por las que acepté.

Ella se mueve para pasar por de mí, y tomo su brazo, deteniéndola

—. Espera, ¿’acepté’?

—Acepté casarme contigo. Fue tu idea. Se mueve más allá de mí y le dice al piloto que estamos listas para despegar, dejándome boquiabierta en la galera del avión.
avatar
marthagr81@yahoo.es
-*-*
-*-*

Femenino Mensajes : 3549
Fecha de inscripción : 26/09/2013
Edad : 36
El mundo de Brittany

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Resuelto]Brittana: Un Rapidito.. Cap. 9, 10 y Epilogo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.